Barrenas e Hidráulica de Perforación

Barrenas e Hidráulica de Perforación
ÍNDICE
I. INTRODUCCIÓN Y DEFINICIÓN Información requerida y principios II. TIPOS DE BARRENAS Barrenas tricónicas Barrenas de cortadores fijos Barrenas especiales III. MECÁNICA DE ROCAS Objetivo Introducción Evaluación de formaciones Conceptos básicos Propiedades mecánicas de las formaciones Medición de las propiedades mecánicas de las rocas Aplicación a selección de barrenas Referencias IV. SELECCIÓN DE BARRENAS Criterios de selección de barrenas Selección por medio de registros geofísicos Selección en función a la formación que se va a perforar Factores que afectan el desgaste de barrenas Evaluación del desgasgte de barrenas Evaluación económica de rendimientos V. OPTIMIZACIÓN DE LA PERFORACIÓN Introducción Modelos matemáticos de perforación Derivación de ecuaciones básicas VI. FACTORES QUE AFECTAN LA VELOCIDAD DE PENETRACIÓN Introducción Variables inalterables Variables alterables VII. HIDRÁULICA DE LA PERFORACIÓN 2 2 3 3 8 12 12 12 13 13 16 24 26 27 39 30 30 33 36 38 39 41 47 47 47 58 60 60 61 66 80

1

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Barrenas e Hidráulica de Perforación
I. INTRODUCCIÓN Y DEFINICIONES El método rotatorio de perforación de un agujero implica invariablemente el empleo de una barrena. Es la herramienta clave para el ingeniero de perforación: su correcta selección y las condiciones óptimas de operación son las dos premisas esenciales para lograr éxito en el proceso. En la actualidad existe gran variedad de barrenas fabricadas por varias compañías para diferentes procesos del trabajo. Por ello, el diseñador debe examinar adecuadamente las condiciones de la formación que se pretende perforar y el equipo disponible. Es imprescindible, por lo tanto, que el ingeniero en perforación domine los fundamentos del diseño de las barrenas y sea capaz de entender sus comportamientos para lograr una adecuada selección. Definición Barrena es la herramienta de corte localizada en el extremo inferior de la sarta de perforación que se utiliza para cortar o triturar la formación durante el proceso de la perforación rotatoria. Información requerida Para seleccionar la barrena adecuada se deben analizar un gran número de variables que interactúan entre sí. Por esta razón es indispensable conocer: · La evaluación del desgaste de las barrenas previamente empleadas. · Los rendimientos obtenidos en pozos vecinos. · Los registros geofísicos de pozos vecinos y del mismo pozo (si se tienen). · Los datos sísmicos del área. · El software especializado en cálculo y análisis para la selección. · Las propiedades de los fluidos de perforación por · · · · · emplearse en función de la barrena elegida. Las tablas e información geológica. Los catálogos de barrenas. Los boletines sobre las características de las barrenas. Las tablas comparativas de barrenas. Las clasificaciones de barrenas (ejemplo del IADC) International Association of Drilling Contractors.

Principios Para realizar la perforación, las barrenas funcionan con base en dos principios esenciales: fallar la roca venciendo sus esfuerzos de corte y de compresión. El principio de ataque de la barrena se realiza mediante la incrustación de sus dientes en la formación y posteriormente en el corte de la roca al desplazarse dentro de ella; o bien, mediante el cizallamiento generado por los cortadores de la barrena y que vence la resistencia de la roca. De ahí que se distingan dos tipos fundamentales de barrenas: de dientes y de arrastre. La forma de ataque dependerá del tipo y características de la roca que se desea cortar, principalmente en función de su dureza. Este factor resulta muy importante en la clasificación de las barrenas. Por ejemplo, para formaciones suaves la mecánica preferencial es el paleado y escareado que proporcionan las barrenas de dientes; mientras que en formaciones duras es preferible usar barrenas de arrastre; sin embargo, es el grado de dureza lo que determinará el tipo de barrena y el principio de ataque. II. TIPOS DE BARRENAS Las patentes de las primeras barrenas para perforación surgieron en 1901 paralelamente a los primeros descubrimientos de yacimientos petroleros. En cuanto a su diseño e ingeniería, en la actualidad han mejorado notablemente sus características físicas y mecá-

2

Barrenas e Hidráulica de Perforación

nicas; su duración y funcionamiento también han evolucionado y así se ha logrado un mejor rendimiento y desempeño en la perforación de los pozos. Durante casi una década la industria petrolera utilizó de manera rudimentaria, pero efectiva, la perforación con pulseta y con diferentes tipos de barrenas: las de arrastre, de discos, de rodillos en cruz, de uno y dos conos, así como las de diamantes que han sido empleadas extensamente. En las barrenas de diamantes, recientemente se han logrado algunos progresos. Sin embargo, la barrena tricónica se emplea de manera universal y casi exclusivamente en la perforación rotaria. En este trabajo sólo se describirán las barrenas usadas en la actualidad. Los tipos de barrenas más utilizados para la perforación de pozos petroleros, así como el empleo de barrenas para operaciones especiales, se clasifican genéricamente de la siguiente manera: Barrenas tricónicas · Antecedentes · Principios de diseño · Código IADC para barrenas tricónicas Barrenas de cortadores fijos · Código IADC para barrenas de cortadores fijos · Barrenas de diamante natural · Barrenas de diamante policristalino térmicamente estable (TSP) = thermally Stable polycrystaline · Barrenas compactas de diamante policristalino (PDC)= polycrystaline diamond Compact Barrenas especiales · Barrenas desviadoras · Barrenas monocónicas · Barrenas especiales Barrenas tricónicas Las patentes de las barrenas tricónicas datan de antes de 1866. Sin embargo, solamente tres fueron emitidas antes del descubrimiento del Yacimiento de Spindletop, cerca de Beaumont, Texas, en 1901. En ese lugar se hicieron evidentes las ventajas del proceso rotario de

perforación, y así fue reemplazando a los métodos anteriores. Su aceptación se debe a que es universal, tiene gran versatilidad y por sus buenos resultados en la perforación de pozos petroleros. Por esta razón, en este trabajo nos enfocaremos a este tipo de barrenas. Antecedentes Las barrenas tricónicas, como su nombre lo indica, tienen tres conos cortadores que giran sobre su propio eje, fueron introducidas entre 1931 y 1933. Básicamente similares a las modernas barrenas (fig. 1), fueron empleados para su construcción cojinetes antifricción y, en vez de tener los dientes en línea

Figura 1 Barrena tricónica.

sobre la longitud de un cono, cada hilera de dientes fue producida separadamente y escalonada con los dientes de las otras hileras. La figura 2 ilustra el escalonamiento de los dientes de acero de la hilera anterior respecto de la exterior. Esta característica dobla la velocidad de penetración y los metros (pies) por barrena; así, sucesivamente siguieron muchas mejoras en los cojinetes y en la estructura cortadora hasta 1948 con la introducción

3

Barrenas e Hidráulica de Perforación

de las barrenas a chorro (fig. 1). Las toberas en las barrenas de este tipo envían el fluido de perforación a alta velocidad contra el fondo del pozo para remover y levantar las partículas a medida que la barrena afloja el terreno. Una importante modificación de las barrenas fue el empleo de insertos de carburo de tungsteno como elementos cortantes. Dichas barrenas, aparecidas en 1951, tenían insertos cilíndricos de carburo de tungsteno que estaban redondeados en sus extremos, colocados a presión en agujeros patrones y hechos en los conos para formar la estructura cortadora. El primitivo extremo ovoide del inserto tenía la resistencia y capacidad de trituración necesarias para perforar de tres a diez veces más que las barrenas con dientes de acero en la formación más dura como pedernal. Generalmente, duraban más que los mejores cojinetes disponibles hasta entonces. En 1959, la primera aplicación práctica del balero sellado, del compensador de presión y del sistema de autocontenido de lubricación, proporcionó a los cojinetes de rodillos la ayuda necesaria para prolongar la vida de la barrena (fig. 5). Pero esto no fue adecuado para las barrenas con insertos de carburo de tungsteno. El más reciente y espectacular progreso llegó en 1969 con la introducción del cojinete de fricción (chumacera sellada). La duración de este cojinete fue pareja a la de los insertos de carburo de tungsteno en la estructura cortadora. Gracias a este adelanto, la vida de la barrena llegó a cuadruplicarse. Principios de diseño de las barrenas tricónicas Las barrenas tricónicas cuentan con tres conos cortadores que giran sobre su propio eje. Varían de acuerdo con su estructura de corte, y pueden tener dientes de acero fresados o de insertos de carburo de tungsteno. También cambian en función de su sistema de rodamiento que puede tener balero estándar, balero sellado, chumacera, etc. Las barrenas tricónicas constan de tres importantes componentes: la estructura cortadora, los cojinetes y el cuerpo de la barrena. La estructura de corte, o cortadores, está montada sobre los cojinetes, los cuales corren sobre pernos y constituyen una parte integral del cuerpo de la barrena (figura 4).
Figura 3 Balero sellado.

Figura 2 Escalonamiento de los dientes de acero.

4

Barrenas e Hidráulica de Perforación

tes más pequeños, menor espesor de conos y la sección de las patas más delgada que la de las barrenas para formaciones duras. Esto permite más espacio para dientes largos. Las barrenas para formaciones duras, que deben perforar bajo grandes pesos, tienen elementos de corte más robustos, cojinetes más grandes y cuerpos más vigorosos. La estructura de corte. Para entender cómo la geometría del cono puede afectar la forma en que los dientes cortan el terreno, se muestra esquemáticamente un cono en la figura 3. Dado que el cono tiene una superficie cónica única, con su eje en el centro de rotación de la barrena, rodará en el fondo del pozo sin ninguna acción de deslizamiento o arrastre. Los conos de las barrenas para formaciones blandas (fig. 5) se apartan sustancialmente de un verdadero rodamiento debido a que tienen dos ángulos de cono básicos, ninguno de los cuales tiene su centro en el centro de rotación de la barrena. La superficie exterior cónica tiende a rotar aproximadamente alrededor de su eje teórico y las hileras interiores cerca de un centro de su propio eje.

Figura 4 Cuerpo de la barrena.

Las cargas radiales son absorbidas por el elemento exterior más grande de los cojinetes, ya sea de rodillos, de balero sellado o de chumacera sellada, cerca de la punta del cono o de la base del mismo. Los cojinetes de balines sirven para retener los conos y, en algunos casos, para absorber ambas cargas, radiales y de hincamiento. La capacidad adicional del empuje hacia afuera del cojinete es proporcionada por superficies planas en el extremo interior del perno que sostiene el cojinete, entre el hombro de la pista de los rodillos y el cojinete de nariz. Los elementos del corte de la barrena de conos son hileras circunferenciales de dientes extendidas sobre cada cono, y entrelazadas entre las hileras de dientes de los conos adyacentes. Actualmente se emplean en las barrenas dos distintos tipos de elementos de corte y tres tipos de cojinetes. Los elementos cortadores son los dientes de acero, maquinados desde un cono básico de material, o los insertos de carburo de tungsteno, colocados a presión en agujeros perforados en la superficie de los conos. Los cojinetes son de balines y rodillos, o sólo de balines, de balero sellado y de chumacera sellada. Aunque hay muchas diferencias en las barrenas, las consideraciones sobre el diseño básico son similares para todas. El espacio permitido a los diferentes componentes depende del tipo de formación que perforará la barrena. Por ejemplo, las barrenas para formaciones blandas, que requieren poco peso, tienen los cojine-

Figura 5 Diseño del cono.

Como los conos están forzados a rotar alrededor del centro de la barrena, resbalan a medida que rotan y producen el escariado y paleo, que es la mejor manera de perforar en forma efectiva los terrenos blandos. Una acción más efectiva para incrementar la penetración en formaciones blandas, se obtiene con la excentricidad de los ejes de los conos (figura 6).

5

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Sistemas de rodamiento. Existen tres diseños principales: Estándar con rodillos y balines Autolubricados con rodillos y balines De fricción autolubricados. El tipo de sistema depende de la economía de aplicación, y en función del lugar donde deberán ser empleados. Los cojinetes estándar aparecieron para reemplazar a los primeros cojinetes de fricción. Fueron lanzados al mercado en un momento en que solamente se podían conseguir barrenas de dientes de acero. Estos cojinetes operaban en contacto con el fluido de perforación y, en muchos casos, duraban tanto o más que la estructura cortadora. Sin embargo, en algunas zonas, y con algunos tipos de barrenas, estos cojinetes eran inadecuados en distintos grados. En las barrenas actuales, los cojinetes estándar se emplean en la parte superior de los pozos, en donde el tiempo de maniobras no es excesiva; además, en algunos casos, cuando la velocidad de rotación es alta, la pista de los rodillos absorbe la mayor porción de los empujes radiales sobre los cortadores y el cojinete de nariz absorbe una pequeña parte. Las superficies de empuje perpendicular al perno del cono y la del fondo están diseñadas para realizar los empujes hacia afuera. La pista de los balines mantiene los cortadores unidos y recibe los empujes de afuera hacia adentro. Cuando algunas partes del cojinete están gastadas, la pista de los balines también absorbe algunas cargas radiales y algunos empujes hacia afuera. No obstante que se realiza investigación permanente para solucionar el problema de los cojinetes, la introducción de los insertos de carburo de tungsteno como dientes lo ha agudizado. Además de los elementos del cojinete (balines y rodillos), éste requiere un depósito para la grasa, un compensador de presiones, un conducto que comunique a ambos y un sello. Aun en un ambiente lubricado, los cojinetes de rodillos después de un determinado tiempo fallarán por la propia fatiga del material. Sin embargo, la vida del cojinete es suficiente para algunas barrenas con dientes de acero. Así este tipo de cojinetes todavía se

EXCENTRICIDAD

Figura 6 Excentricidad de los ejes de los conos.

El cono que se muestra esquemáticamente en la figura 7 es el típico para formaciones duras. Los conos de una barrena para formación dura deben estar más cerca de un movimiento circular y, por lo tanto, tienen muy poca o ninguna excentricidad.

Figura 7 Barrena para formaciones duras.

6

Barrenas e Hidráulica de Perforación

emplea en las barrenas para formaciones más blandas. Las estructuras cortadoras de insertos de carburo de tungsteno todavía duran más que el cojinete de rodillos y balines lubricados. Esto condujo al desarrollo de cojinetes de chumacera y de un nuevo sello. Como puede verse, el sistema depósitocompensador es similar al de los tipos de dientes. La diferencia más importante es que se emplea el anillo de goma ("O" ring) y además una superficie metal-metal reemplaza a los rodillos. El cojinete a fricción se vuelve el componente principal que soporta las cargas. Las superficies hermanadas de este cojinete son recubiertas con metales especiales que agregan una resistencia adicional al desgaste y mayor protección contra el engranamiento. Estos cojinetes son de vida más larga que la mayoría de las estructuras cortadoras actuales. Una variación del cojinete de chumacera se está empleando cada vez más en algunos de las barrenas con dientes de acero. La diferencia estriba en que, en este caso, no tienen las incrustaciones de aleación y que se le hace un tratamiento especial al metal del cojinete. Las superficies donde el perno del cojinete de chumacera hace contacto con el interior del cono son carburizadas, y luego, boronizadas o tratadas especialmente para aumentar la resistencia al desgaste y proporcionar mayor protección contra el engranamiento. Estos tratamientos son generalmente suficientes para equilibrar la vida del cojinete y de la estructura cortadora de dientes de acero. Cuerpo de la barrena. El cuerpo de la barrena consiste en: · Una conexión roscada que une la barrena con la tubería de perforación. · Tres ejes del cojinete en donde van montados los conos. · Los depósitos que contienen el lubricante para los cojinetes. · Los orificios a través de los cuales el fluido de perforación fluye para limpiar del fondo el recorte.

Uno de los propósitos del cuerpo de la barrena es dirigir el fluido de perforación hacia donde hará la limpieza más efectiva del fondo del pozo. Anteriormente, estos orificios estaban ubicados para dirigir el fluido de perforación de forma tal que limpiaban los conos de la barrena. En la actualidad, la mayoría de las barrenas son del tipo a chorro, el cual apunta el fluido hasta el fondo del pozo (fig. 1). Las bombas modernas tienen suficiente potencia como para limpiar el fondo del pozo y también los cortadores. En algunas formaciones blandas, los chorros del fluido de perforación remueven el material por su propia fuerza. La erosión del fluido sobre el cuerpo de la barrena, proveniente de altas velocidades, se reduce a un mínimo con el empleo de las toberas de carburo de tungsteno. Las barrenas tricónicas, como se mencionó, son las más utilizadas en la actualidad para la perforación petrolera, y para otras aplicaciones como: pozos de agua, minería y geotermia. Cada compañía tiene sus propios diseños de barrenas tricónicas con características especificas del fabricante, pero de acuerdo con un código de estandarización emitido por la Asociación Internacional de Contratistas de Perforación (IADC). A continuación se explica la clasificación, selección y uso de las barrenas tricónicas de acuerdo con este código. EL Código IADC para barrenas tricónicas La Asociación Internacional de Contratistas de Perforación (IADC) ha desarrollado un sistema estandarizado para clasificar las barrenas tricónicas de rodillos (para roca). Se clasifican de acuerdo con el tipo (dientes de acero o de insertos), la clase de formación para la cual fueron diseñadas (en términos de serie y tipo), las características mecánicas, y en función del fabricante. El sistema de clasificación permite hacer comparaciones entre los tipos de barrena que ofrecen los fabricantes. Para evitar confusión entre los tipos de barrenas equivalentes en relación con sus distintos fabricantes la IADC creó el sistema (código IADC), de clasificación de tres dígitos, como se relaciona a continuación. El primer dígito. Identifica el tipo de estructura de corte y también el diseño de la estructura de corte

7

Barrenas e Hidráulica de Perforación

con respecto al tipo de formación, como se relaciona a continuación: 1. Dientes fresados para formación blanda. 2. Dientes fresados para formación media. 3. Dientes fresados para formación dura. 4. Dientes de inserto de tugsteno para formación muy blanda. 5. Dientes de inserto de tugsteno para formación blanda. 6. Dientes de inserto de tugsteno para formación media. 7. Dientes de inserto de tugsteno para formación dura. 8. Dientes de inserto de tugsteno para formación extra dura. El segundo dígito. Identifica el grado de dureza de la formación en la cual se usará la barrena. Varía de suave a dura, como se relaciona a continuación: · Para formación suave · Para formación media suave · Para formación media dura · Para formación dura El tercer dígito. Identifica el sistema de rodamiento y lubricación de la barrena en ocho clasificaciones, como se indica a continuación: 1. Con toberas para lodo y balero estándar 2. De toberas para aire y/o lodo con dientes diseño en T y balero estándar 3. Balero estándar con protección en el calibre 4. Balero sellado autolubricable 5. Balero sellado y protección al calibre 6. Chumacera sellada 7. Chumacera sellada y protección al calibre 8. Para perforación direccional 9. Otras La tabla 1 muestra en forma esquemática y generalizada, el código IADC descrito anteriormente para la selección y clasificaciones de barrenas tricónicas. Las barrenas de cortadores fijos Las barrenas de diamante tienen un diseño muy elemental. A diferencia de las tricónicas, carecen de partes moviles, aunque esta característica sería deseable. El material usado para su construcción, además de los diamantes, puede variar según el tipo de las barrenas y de las características de los fabrican-

tes. Normalmente el cuerpo fijo de la barrena puede ser de acero o de carburo de tungsteno (matriz) o una combinación de ambos. Estas barrenas de diamante son fabricadas con diamante natural o sintético, según el tipo y características de la misma. La dureza extrema y la alta conductividad térmica del diamante lo hacen un material con alta resistencia para perforar en formaciones duras a semiduras, y en algunos tipos de barrenas, hasta formaciones suaves. Las barrenas de diamante, a excepción de las barrenas PDC, no usan toberas de lodos para circular el fluido de control para aprovechar su hidráulica. Están diseñadas de tal manera que el fluido de perforación pueda pasar a través del centro de la misma, alrededor de la cara de la barrena y entre los diamantes por unos canales llamados vías de agua o de circulación (figura 8).

Figura 8 Barrena de diamantes.

Los conductos para encauzar el fluido de perforación (vías de agua), en las barrenas de diamantes no son tan variables como los de las barrenas de chorro con toberas. Estas tienen dos configuraciones básicas, el flujo contramatriz y el flujo radial, también existen variaciones de cada tipo, así como combinaciones de ambos.

8

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Por la configuración de este tipo de barrenas, el fondo del agujero se encuentra junto a las vías de circulación para crear restricciones al flujo, y así forzar el fluido de perforación a través del diamante para limpiar y enfriar la barrena y, a la vez, cortar la roca por fricción y compresión. Por lo general entre mas dura y más abrasiva sea la formación, más pequeño será el diamante que se debe usar en la barrena. Código IADC para barrenas de cortadores fijos La IADC desarrolló un sistema de codificación para la identificación de barrenas de cortadores fijos que incluye a todos los tipos: diamante natural, compactos de -diamante policristalino (PDC) o de diamante térmicamente estable (TSP). Este código consiste en cuatro caracteres (una letra y tres números) que describen siete características básicas: 1. Tipo de cortadores. 2. Material del cuerpo de la barrena. 3. Perfil de la barrena. 4. Diseño hidráulico para el fluido de perforación. 5. Distribución del flujo. 6. Tamaño de los cortadores. 7. Densidad de los cortadores.

1er Dígito Sistema de Corte Dientes de acero para formación blanda 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4

2do Dígito Dureza Suave Media Suave Media Dura Dura Suave Media Suave Media Dura Dura Suave Media Suave Media Dura Dura Suave Media Suave Media Dura Dura Suave Media Suave Media Dura Dura Suave

1

1 Dientes de Acero

Dientes de 2 acero para formación media Dientes de 3 acero para formación dura 4

T O B E R A S P A R A L O D O Y B A L E R O S E S T A N D A R

T O B E R A S A I R E / L O D O Y B A L E R O E S T A N D A R

3er Dígito Sistema de rodamiento 2 3 4 5 6 7 8
P R O T E C C I Ó N A L C A L I B R E Y B A L E R O E S T A N D A R B A L E R O S E L L A D O A U T O L U B R I C A B L E B A L E R O S E L L A D O Y P R O T E C C I Ó N A L C A L I B R E C H U M A C E R A S E L L A D A C H U M A C E R A S E L L A D A Y P R O T E C C I Ó N A L C A L I B R E

P A R A P E R F O R A C I Ó N D I E R E C C I O N A L

O T R O S

9

Dientes

5

de 6 Insertos 7

1 Dientes de 2 inserto para 3 formación 4 muy blanda 1 Dientes de 2 inserto para 3 formación 4 blanda 1 Dientes de inserto para formación media Dientes de 1 inserto para 2 formación dura 3

Suave

Media Suave Media dura 4 Dura

Dientes de 1 Suave 8 inserto para 2 Media formación Suave extra 3 Media dura dura 4 Dura

En función de la identificación con el código IADC, existen por lo menos cinco aspectos fundamentales Tabla 1. Código IADC (tres dígitos) para clasificación de barrenas en el diseño de barrenas de diatricónicas. mante: la forma de los cortadores, ángulos de inclinación lateral y de retardo, tipo En la tabla 2. se muestra la identificación de barrenas de protección al calibre y longitud de la sección de diamante mediante el código IADC para barrenas del calibre. Si bien todos ellos son factores im- de cortadores fijos. Cabe hacer notar, que a diferencia portantes en el desarrollo de las barrenas de dia- del código IADC para barrenas tricónicas, el código mante, lo que se pretende con este código IADC IADC para barrenas de diamante no los relaciona con es dar una idea del tipo de barrena y lograr que la formación por perforar. Únicamente, como ya se se identifiquen fácilmente sus principales carac- mencionó, se pueden identificar sus características más elementales. terísticas.

9

Barrenas e Hidráulica de Perforación

desviadoras (Side Track), para desviar pozos en formaciones muy duras y abrasivas (figura 10).

Figura 10 Barrenas desviadoras (SIDE TRACK).

Tabla 2 Código IADC, para identificación de barrenas de diamante.

El mecanismo de corte de este tipo de barrenas es por fricción y arrastre, lo cual genera altas temperaturas. El tipo de diamante utilizado para su construcción es el diamante en su forma natural y no comercial; el tamaño varía de acuerdo con el tipo de diseño de la propia barrena: entre más dura y abrasiva sea la formación, más pequeño será el diamante que se debe usar. Los diamantes utilizados para este tipo de barrenas son redondos, pero de forma irregular. El diamante natural es una forma cristalina y pura de carbón con una estructura cúbica de cristal. Es el material más duro hasta ahora conocido y en su forma natural el 80% de los diamantes es para uso industrial, mientras que sólo el 20% son para gemas de calidad tras varios procesos de limpieza y depuración. Barrenas de diamante térmicamente estable (TSP) El diseño de las barrenas de diamante térmicamente estable (TSP), al igual que las de diamante natural, es de un solo cuerpo sin partes móviles. Son usadas para perforación de rocas duras como caliza dura, basalto y arenas finas duras, entre otras. Son un poco más usadas para la perforación convencional que las barrenas de diamante natural. La figura. 11 muestra el tipo de una barrena de diamante TSP . El uso de las barrenas TSP también es restringido porque, al igual que las de diamante natural, presentan dificultad en su uso por restricciones de hidráulica. Así las vías de circulación están prácticamente en contacto directo con la formación y, además, se generan altas torsiones en la tubería de perforación por la rotación de las sartas, aunque en la actualidad se pueden usar con motores de fondo.

Barrenas de diamante natural Las barrenas de diamante natural, al igual que las de otros tipos de diamante, tienen un cuerpo fijo cuyo material puede ser de matriz o de acero (ver figura 8). El tipo de flujo es radial o de contramatriz, y el tipo de cortadores es de diamante natural incrustado en el cuerpo de la barrenas, con diferentes densidades y diseños como se clasifica en el código IADC. El uso de estas barrenas es limitado en la actualidad salvo en casos especiales para perforar formaciones muy duras, y cortar núcleos de formación con coronas de diamante natural (figura 9). Otro uso práctico es la aplicación de barrenas

Figura 9 Coronas de diamante natural.

10

Barrenas e Hidráulica de Perforación

lico se realiza con sistema de toberas para lodo, al igual que las barrenas tricónicas. El mecanismo de corte de las barrenas PDC es por arrastre. Por su diseño hidráulico y el de sus cortadores en forma de pastillas tipo moneda y, además, por sus buenos resultados en la perforación rotatoria, este tipo de barrena es la más usada en la actualidad para la perforación de pozos petroleros. También representa muchas ventajas económicas por su versatilidad. Por su diseño y características, las barrenas PDC cuentan con una gran gama de tipos y fabricantes, especiales para cada tipo de formación: desde muy suaves hasta muy duras, y en diferentes diámetros según el diseño de los pozos. Además, estas barrenas pueden ser rotadas a altas velocidades, utilizadas con turbinas o motores de fondo, con diferentes pesos sobre barrena y por su alta resistencia, así como fácil manejo según las condiciones hidráulicas. La experiencia de campo con estas barrenas ha creado entre el personal operativo la creencia de que contribuyen al incremento del ángulo de desviación del pozo. Esto no ha sido comprobado totalmente; lo cierto es que la teoría de fabricación de estas barrenas es de efecto contrario, pues por su cuerpo fijo, tiende a la estabilización del pozo. Una desventaja de este tipo de barrenas son los problemas de acuñamiento en formaciones deleznables y en pozos en donde se debe repasar el agujero por constantes derrumbes de la formación. Este fenómeno contribuye a que la formación las atrape más fácilmente que una barrena tricónica. Una secuencia lógica para la selección adecuada de una barrena PDC contempla los siguientes pasos: a). Obtener información de los pozos prospecto: identificar el objetivo del pozo, diámetro del agujero, datos del intervalo a perforar, tipo de formación, contacto geológico, litología, condiciones y requerimientos especiales del pozo, determinación de restricciones e indicaciones de la perforación. b). Seleccionar la estructura de corte, cuerpo y perfil de la barrena: identificar el tipo, tamaño, densidad, distribución e inclinación de los cortadores.

Figura 11 Barrenas de diamante TSP .

Este tipo de barrenas usa como estructura de corte, diamante sintético en forma de triángulos pequeños no redondos, como es el caso de las barrenas de diamante natural. La densidad, tamaño y tipos son características que determinan cada fabricante. Estas barrenas también tienen aplicación para cortar núcleos y desviar pozos cuando así lo amerite el tipo de formación. Las barrenas TSP originalmente fueron diseñadas con diamante sintético fabricado en 1955, por la General Electric. Esta enorme compañía diseñó aparatos capaces de obtener presiones de 100,000 psi y más de 70,000°F de temperatura simultáneamente. Esto no fue fácil, sin embargo se tuvo éxito en la sintetización de diamantes que es, precisamente, otra forma de carbón. Barrenas de compacto de diamante policristalino (PDC) Las barrenas PDC pertenecen al conjunto de barrenas de diamante con cuerpo sólido y cortadores fijos y, al igual que las barrenas TSP utilizan diamante , sintético. Su diseño de cortadores está hecho con diamante sintético en forma de pastillas (compacto de diamante), montadas en el cuerpo de los cortadores de la barrena, pero a diferencia de las barrenas de diamante natural y las TSP su diseño hidráu,

11

Barrenas e Hidráulica de Perforación

También el tipo de perfil y cuerpo de la barrena lo cual ayudará a la óptima estabilización y agresividad durante la perforación. c). Elaborar análisis económicos: identificar la ganancia o ahorro esperado con el uso de este tipo de barrenas con base en el costo por metro y rentabilidad económica, entre otros. d). Seleccionar el diseño hidráulico: identificar la hidráulica óptima para perforar, así como el tipo de fluido de control usado, con base en la limpieza de los recortes y el enfriamiento de la barrena. Barrenas especiales · Barrenas desviadoras · Barrenas monocónicas · Barrenas especiales Las barrenas de chorro desviadoras a veces se emplean para la perforación direccional de formaciones blandas durante operaciones de desviación del agujero. La tubería de perforación y la barrena especial son bajadas dentro del agujero; y el chorro grande es apuntado de modo que, cuando se aplica presión de las bombas, el chorro deslava el lado del agujero en una dirección específica. Una barrena considerada para trabajar en condiciones especiales es la barrena para perforar con aire. Las barrenas de chorro de aire están diseñadas para la perforación con aire, gas o neblina, como medio de circulación. Estas barrenas están provistas de conductos para circular parte del aire, gas o neblina a través de los cojinetes no-sellados, con el fin de enfriarlos y mantenerlos limpios. Los filtros de tela metálica colocados sobre la abertura de la entrada de aire evitan que los ripios, u otras materias extrañas, obstruyan a los cojinetes. Además, existen otros tipos de barrenas especiales que, como su clasificación lo indica, se usan para operaciones muy específicas y, por lo tanto, no se considera su análisis económico comparativo para su aplicación directa. Entre estas se pueden mencionar: las barrenas ampliadoras, las barrenas para cortar tuberías de revestimiento, barrenas para perforar diámetros demasiado grandes o pequeños, con aplicación de tubería flexible etcetera.

Preguntas y respuestas 1. ¿Qué es una barrena? La herramienta de corte localizada en el extremo inferior de la sarta de perforación, utilizada para cortar o triturar la formación durante el proceso de la perforación rotaria. 2. ¿Qué información se necesita para seleccionar una barrena ? · Evaluación de desgaste de barrenas empleadas previamente. · Evaluación de rendimiento de pozos vecinos. · Registros geofísicos de pozos vecinos y del mismo pozo (si se tienen ). · Datos sísmicos del área. · Software especializado de cálculo y análisis para la selección. · Propiedades de los fluidos de perforación por emplearse con esta barrena. · Tablas e información geológica. · Catálogos de barrenas. · Boletines sobre las características de las barrenas. · Tablas comparativas de barrenas. · Clasificaciones de barrena (ejemplo del IADC). 3.¿Cuál es la función de la barrena? Remover a la roca (ripios de ésta) mediante el vencimiento de su esfuerzo de corte, o bien, removerla mediante el vencimiento de su esfuerzo de compresión 4.¿Cuáles son los tipos de barrenas? · Barrenas tricónicas · Barrenas de cortadores fijos · Barrenas especiales III. MECÁNICA DE ROCAS Objetivo En este capítulo se presentan los conceptos básicos para entender el comportamiento mecánico de las rocas, las constantes elásticas dinámicas de una determinada formación, así como los problemas fundamentales con la selección de barrenas.

12

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Introducción En sus inicios, la mecánica de rocas aplicada a la ingeniería petrolera se enfocó básicamente a explicar la orientación de las fracturas. Fue a principios de los años 80 cuando se empezó a dar importancia a la mecánica de rocas, aplicada a otras áreas de la industria. La Academia Nacional de las Ciencias define a la mecánica de rocas como: "La ciencia teórica y aplicada del comportamiento mecánico de la roca. Es una rama de la mecánica que trata con la respuesta de la roca a un campo de fuerzas aplicado en su medio ambiente físico." Una investigación sobre la mecánica de rocas debe cubrir un amplio panorama, no sólo debido a las varias ramas de la ingeniería involucradas, sino a los muchos materiales clasificados como "roca". Algunas pueden mostrar una naturaleza elástica y quebradiza a presiones de confinamiento de miles de libras por pulgada cuadrada (psi), mientras que otras pueden ser poroelásticas a una presión muy inferior. Otras rocas, como las arcilla, se debilitan con la presencia de agua. La sal y el yeso responden de manera plástica a bajas presiones de confinamiento y son altamente solubles. Esas diferencias son sólo una pequeña muestra de la amplia gama de conocimientos y tecnologías que rodean la aplicación de la mecánica de rocas a la industria petrolera. En este capítulo se presenta un amplio panorama de las características que conforman a las rocas encontradas durante el proceso de perforación. Se tratará de explicar de manera sencilla los conceptos y conocimientos básicos necesarios para comprender los esfuerzos, su distribución, los modos de falla de la roca, los criterios de falla, la manera de obtener los parámetros y la influencia en la selección de barrenas tricónicas y PDC. Evaluación de formaciones
1

Es importante estudiar las propiedades y características físicas de los minerales que conforman a las rocas encontradas durante el proceso de perforación, así como su influencia en la selección de barrenas y en la velocidad de penetración. Mineralogía La mineralogía es el estudio de la composición química, estructura cristalina, propiedades físicas y ocurrencia de los minerales. Un mineral se define como un sólido cristalino homogéneo que se forma a partir de los procesos inorgánicos de la naturaleza. La tabla 3 muestra las propiedades físicas de algunos de los minerales encontrados durante la perforación.
MINERAL DUREZA DENSIDAD (MOHS) COLOR

BARITA CALCITA CLORITA

3.0-3.5 3.0 1.0-2.5

4.3-4.7 2.72 2.6-3.0 2.9 2.2-2.4 2.1 2.2-2.6 4.9-5.2

GRIS BLANCA O AMARILLA VERDE PASTO COMUNMENTE BLANCO BLANCO BLANCO BLANCO AMARILLO

DOLOMITA 3.5-4.0 YESO HALITA 2 2.0-2.5

KAOLINITA 1.0-2.0 PIRITA 6.0-6.5

Tabla 3 Propiedades físicas de algunos minerales.

Como minerales, las características individuales de cada roca varían mucho, tanto en apariencia, como en composición. Aun la arcilla parece ser una masa sin forma regular pero, en realidad, es una masa regular. La arenisca está compuesta por una parte de silicio y puede contener kaolinita.

Propiedades físicas Clivaje Son los bordes de separación en donde un material regularmente falla cuando se aplica una carga por compresión.

13

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Términos tales como perfecto, desigual, duro y fácil se aplican a la habilidad para fracturarse de un mineral. Los minerales tienen diferentes niveles de clivaje en una o hasta tres direcciones. Fractura Son aquellos minerales sin planos de clivaje que se rompen de manera irregular cuando se perforan. Los términos usados para la descripción incluyen concoidal, tenue, parejo y fibroso. Dureza Se define como la habilidad de un material para ser rayado por otro. La escala de Mohs es la medida estándar. Utiliza el valor de 1 para el material más suave y el de 10 para el más duro. Tipos de rocas Las rocas encontradas en la naturaleza se clasifican en ígneas, sedimentarias y metamórficas dependiendo de su forma de aparición. Rocas sedimentarias Para el caso de la perforación, las rocas sedimentarias cubren el 75% de la corteza terrestre y varían de centímetros a casi 12000 m de espesor. Por esta razón sólo se presentará una descripción general de su clasificación en función de su origen, tamaño y características principales. a) Clasificación por origen

TIPO
CANTO RODADO PEDRUSCOS GUIJARROS GRANULOS ARENA ,ARENISCA CIENO ARCILLA

DIAMETRO (mm)
265 64-265 4-64 2-4 0.062-2 0.004-0.062 MENOR A 0.004

Tabla 4 Tamaño de algunas rocas sedimentarias.

Origen químico Las rocas sedimentarias de origen químico se forman en el lugar debido a reacciones inorgánicas de las sales disueltas o como resultado de los precipitados de la evaporación. Origen orgánico Los materiales orgánicos forman un pequeño porcentaje de las rocas sedimentarias. Esas partículas se forman de las plantas terrestres y marinas, y de los animales. Son ricas en carbón, y si existen condiciones muy especiales, este carbón puede transformarse en diamante y petróleo. La tabla 5 muestra una descripción general de la clasificación de las rocas sedimentarias por origen.

Incluye a las rocas sedimentarias formadas ya sea por el asentamiento de materiales en el agua, o por precipita- CLÁSTICO QUÍMICO ción. También a partir del intemperismo en las rocas creaCARBONATOS do por el viento o la lluvia. Las rocas clásticas se describen a partir de su forma y tamaño. La forma se define como angular, subangular o redondeada. El tamaño se define en la tabla 4.
CONGLOMERADOS CALIZA ARENISCA CIENO LUTITA DOLOMITA

ORGÁNICO EVAPORITAS YESO ANHIDRITA SAL TURBA CARBÓN DIATOMITA CALIZA

Tabla 5 Clasificación por origen.

14

Barrenas e Hidráulica de Perforación

b) Características Brecha Fragmentos angulares cementados de otras rocas que crean una nueva roca compuesta cerca de las fallas. Conglomerados Se trata de una roca compuesta de fragmentos redondeados, menos angulares que las brechas, que se mantienen juntas por medio de un agente cementante como una lutita o una arcilla. Calizas Están compuestas, principalmente, por carbonato de calcio o por materia orgánica como conchas o esqueletos, también como precipitados del agua de mar. Están formadas por grandes cantidades de materiales clásticos interdigitados. Margas Son lutitas calcáreas con grandes cantidades de conchas porosas y mezcladas con arcilla. Dolomita Es una caliza en donde la mayor parte del calcio ha sido reemplazado por magnesio. Tiene una mayor porosidad que la caliza, aunque es más dura. Esquisto Es un tipo especial de caliza; es suave, porosa, de color blanco o gris. En zonas donde está bien compactada, se vuelve más densa y tiene la perforabilidad de una caliza. Pedernal Material silíceo, denso y duro que se encuentra en forma de guijarros o en distintas capas dentro de otras rocas.
CARACTERÍSTICA
CLIVAJE DUREZA

Lutita Estratos compactados de lodo y arcilla conforman una lutita. Las lutitas arenosas contienen arena, lutita calcárea y carbonato de calcio. Arenisca Cuando una masa de arena se cementa se vuelve una arenisca. La mayoría de las areniscas se encuentran comprimidas con fragmentos de cuarzo cementados con carbonato de calcio, sílice o arcilla. En la medida en que los granos se tornan más grandes, se aproxima al conglomerado. Impacto geológico en la perforabilidad La perforabilidad indica el grado de facilidad de una roca para perforarse. El hecho de incrementar la perforabilidad implica la falla de la roca con menos fuerza y una mayor velocidad de perforación. Muchos factores afectan la perforabilidad y, como resultado, comprendemos por qué la selección de las barrenas y los parámetros de operación se evalúan continuamente buscando la optimización. La tabla 6 muestra el impacto geológico en la perforabilidad.

CAMBIO
INCREMENTO INCREMENTO INCREMENTO INCREMENTO

EFECTO
INCREMENTO DECREMENTO DECREMENTO INCREMENTO EN INCREMENTO AUMENTA LA ABRASIVIDAD

GRAVEDAD ESPECÍFICA TAMAÑO DEL CRISTAL FORMA DEL CRISTAL

INCREMENTO ANGULARIDAD

POROSIDAD PRESIÓN DE PORO

INCREMENTO INCREMENTO

INCREMENTO INCREMENTO

Tabla 6 Impacto geológico en la perforabilidad.

15

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Conceptos básicos

2

Los problemas asociados a la perforación de los pozos, como pérdidas de circulación, inestabilidad de las paredes, pobre rendimiento de barrenas y control direccional, no se habían relacionado con el estado de esfuerzos y así, a su vez, éste era poco comprendido. En 1948 se introdujo la técnica de fracturamiento. En ese tiempo, y hasta principios de 1985, la creencia popular era que al aplicar presión, la formación se "rompía" a lo largo del plano de estratificación. Esto implicaba que la sobrecarga tenía que ser levantada en su totalidad. En 1953, Hubbert apuntó que el estado normal de esfuerzos es uno de los esfuerzos principales; en áreas relajadas, caracterizadas por fallas normales, el esfuerzo mínimo debe ser horizontal. De las observaciones anteriores se dedujo que el campo de esfuerzos era cercano a la columna hidrostática; esto significa que los esfuerzos principales deberían ser iguales y con un valor cercano a la sobrecarga. Esta suposición era común en los primeros intentos de comprender el comportamiento mecánico de la roca. Sin embargo, las rocas no son idealmente homogéneas, continuas, isotrópicas, lineales y elásticas. Se requieren diferencias sustanciales en los esfuerzos principales para que el fallamiento y el plegamiento de la corteza tenga lugar. Por lo tanto, la condición general de esfuerzos "in situ" es aquélla en la que existen tres diferentes esfuerzos principales perpendiculares. Es necesario comprender la condición del esfuerzo para proporcionar las bases de la mecánica de rocas. Definición de esfuerzo El análisis de los esfuerzos es materia de la estática pura, e independiente de las propiedades plásticas, elásticas, viscosas u otras supuestas para el material. La letra griega "sigma" (s) se utiliza para designar las componentes del esfuerzo normal (sx,sy,sz), así como los esfuerzos principales (s1,s2,s3). Una componente del esfuerzo que actúa perpendicular (normal) a un plano se designa como el esfuerzo normal. Una componente del esfuerzo también actúa paralela a un plano y representa a las fuerzas que tienden a separar el material en el plano. Este componente del esfuerzo se llama el esfuerzo de corte y se designa por la letra griega "tao" (t).

Considere un plano de área dA orientado de manera aleatoria en una superficie (figura 12).

Figura 12 Plano orientado.

Este plano tiene un punto "O" en su interior. Existe, además, una línea OP a través de "O". Suponga que el material está siendo cortado a través de una pequeña área de dA en un plano a través de "O", el cual es normal a la dirección de OP La su. perficie de corte en el lado de P es el lado positivo y el lado opuesto es el lado negativo. El efecto de las fuerzas internas que existen en el cuerpo de la dA es igual a una fuerza dF ejercida por el material en el lado positivo de la superficie sobre el lado negativo, y de igual manera una fuerza opuesta ejercida en el lado negativo sobre la superficie positiva. Por lo tanto, esta cantidad de esfuerzo se expresa como una fuerza por unidad de área. El límite de la relación dF/dA a medida que dA tiende a cero es el vector esfuerzo en el punto O a través del plano que es normal en la dirección OP Mate. máticamente
lim d A ®

pOP =

d F ..........5.3.4.1.1 0d A

Observando lafigura 12, puede existir un número infinito de planos a través del punto O.

16

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Aunque la fuerza resultante en esos planos es la misma, los esfuerzos actuantes en los diferentes planos son distintos debido a las diferentes inclinaciones. Además, para una completa definición del estado de esfuerzos es necesario especificar la magnitud, dirección, sentido y superficie en las cuales actúan los esfuerzos. Para esta situación considere la figura 13 la cual es un sistema rectangular de ejes.

Considere una sección de formación en forma de una barra con extremos infinitamente grandes sujeta a la acción de esfuerzos biaxiales, sx y sy, aplicados sobre un par de ejes normales. El análisis se llevará a cabo sobre un plano inclinado (plano de fractura) que divide al cuerpo en dos bloques (figura 14).

ˆ y

ˆ n

Z

ox P
ˆ

ˆ x

t

xz s x t

xy

Y

ˆ
Figura 14 Sección de formación sujeta a sx y sy.

X
Figura 13 Sistema rectangular de ejes.

Estas condiciones finales se deben a dos esfuerzos resultantes: Un esfuerzo normal, sn, al plano inclinado; es decir, actúa perpendicularmente sobre las caras de la fractura. Se llamará f al ángulo que forma la dirección de este esfuerzo con la horizontal. Un esfuerzo de corte, t, que tiende a provocar un efecto de cizallamiento, y estará aplicado sobre la intersección. La descomposición de los esfuerzos sx y sy se ilustra en la figura 15.

Dirija OP en el sentido del eje X y el vector POX, tendrá componentes en las direcciones x, y, z que pueden escribirse como tx, txy y txz. Como el área dA es perpendicular a Ox, el esfuerzo dx es el esfuerzo normal. Note que txy y txz están en el plano de área dA y son los ejes fuerzos de cizallamiento que tienden a separar el material en el plano dA. Para los ejes y y z existen las mismas componentes. Existen entonces nueve cantidades que se llaman las componentes del esfuerzo en el punto O. El sistema se reduce a seis componentes y el vector de esfuerzos POP puede expresarse en cualquier dirección de OP en términos de esas 6 componentes. (Se deja al lector la deducción). Análisis de esfuerzos
3

ˆ y ˆ '' ˆ

ˆ n'' ˆ n ˆ n' ˆ ˆ ˆ ' ˆ x

Con el fin de facilitar la comprensión y el planteamiento matemático del sistema básico de esfuerzos se recurrirá a un modelo teórico simple en un plano bidimensional. El sistema bidimensional utiliza sólo al plano xy y todo es independiente de z. Considere al plano xy como el plano del papel.

Figura 15 Descomposición de esfuerzos sx y sy .

17

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Debemos recordar que un esfuerzo es una fuerza aplicada en un área. Por lo tanto se transformará el sistema de esfuerzos en su sistema correspondiente de fuerzas (figura 16) y los resultados se expresarán en función de los esfuerzos. Esfuerzo normal.

La fuerza normal estará definida por:

Px =σxAv....................5.3.4.2.2 Px =σxAv....................5.3.4.2.3
Observando las figura 17 la relación de áreas es la misma por tratarse de un cuerpo homogéneo e isotrópico o sea aquél cuyas propiedades son idénticas en todas direcciones; es decir, que sus propiedades no dependen de la dirección en que se miden. Por lo tanto:

Py Pˆ '' ˆ

Pn'' Pn ˆ Pˆ Pn' Px Pˆ '

Px =σxAnCosφ...................5.3.4.2.4 Py =σyAnSenφ....................5.3.4.2.5
Con esto tenemos para analizar el sistema correspondiente de fuerzas. Primeramente debe notarse que la fuerza normal PN es igual a la suma algebraica de Pn' y Pn'' que son las componentes de Px y Py respectivamente en la dirección de PN. Entonces:

Figura 16 Sistema equivalente de fuerzas.

En la figura 17 se observa que el esfuerzo x actúa perpendicular sobre la proyección vertical del plano de fractura Av.
ˆ y

Ah ˆ n

Pn=P’n+P’’n.....................5.3.4.2.6
Y teniendo
ˆ x An Av ˆ

Lv

ˆ Ln Lh W

P’n =Px Cosφ...................5.3.4.2.7
Sustituyendo las ecuaciones anteriores tenemos:

Figura 17 Áreas de aplicación de fuerzas.

P’’n =PySenφ...................5.3.4.2.8
Trabajando con la ecuación anterior, tenemos:

Por lo tanto la fuerza horizontal Px estará dada por:

σnAn=(σxAncosφ) cosφ + (σyAnsenφ)senφ
Factorizando y aplicando las identidades trigonométricas correspondientes, se tiene:

Px =σxAv....................5.3.4.2.1
De manera análoga obtenemos Py.

σn =σx cos2 φ + σy sen2 φ .........5.3.4.2.10

18

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Que es la ecuación para el esfuerzo normal al plano de fractura.

σn=

(

σx + σy 2

)(

σx - σy 2

)

cos 2φ ...5.3.4.2.11

Donde t’se toma como el esfuerzo positivo.

al del esfuerzo, el desplazamiento positivo corresponde a esfuerzos positivos. El objetivo final es determinar el desplazamiento inicial de cada punto a partir de los esfuerzos y las condiciones de frontera. Las cantidades intermedias, llamadas deformaciones, se deben tomar en cuenta para llevar a cabo esta determinación. La translación de un cuerpo rígido es una forma simple de desplazamiento en la cual la posición relativa de los puntos no se altera. La rotación de un cuerpo sólido alrededor de un eje fijo es otra forma de desplazamiento. Si las posiciones de los puntos dentro de un cuerpo sufren variación de la posición inicial a la posición final, entonces se considera que el cuerpo está deformado y la medición de esta deformación es necesaria. La figura 18 ilustra los métodos más comunes para medir la deformación. Un método es el cambio de longitud; el otro, es el cambio de ángulo.

τ = τ’ − τ’’ ...................5.3.4.2.12
Las expresiones t’ para las componentes Pt. Donde se toma como el esfuerzo positivo. Las expresiones para las componentes Pt’ y Pt'' en función de Px, Py y f son:

Pτ ’=Pxsenφ...................5.3.4.2.13 Pτ ’’=Pycosφ....................5.3.4.2.14
La fuerza resultante de esas dos componentes, dividida entre su área de aplicación, An, dará por resul tado el esfuerzo cortante t :

P l O ORIGINAL P' Q'

Q

O

ˆ ˆ

τ = τ’ − τ’’ = Pτ’ − Pτ’’ ......5.3.4.2.15 An
Realizando las sustituciones necesarias (Se deja de ejemplo al lector) se tiene:

P

l' DEFORMADO O'
Figura 18 Medición de esfuerzo.

O'

P'

τ=

(

σx - σy cos 2φ ........5.3.4.2.16 2
Por lo tanto, si l es la distancia entre los puntos O y P en el cuerpo sin deformar y l' es la distancia en la condición deformada, se tiene:

)

Que es la ecuación para el esfuerzo cortante, en el plano de fractura. Definición de deformación2 La posición relativa de los puntos dentro de un cuerpo se alterará cuando el cuerpo se someta a un campo de esfuerzos. En términos de la mecánica del medio continuo, es el desplazamiento de todos los puntos del cuerpo. La posición inicial (x, y, z) de cada punto se conoce y las fuerzas aplicadas originan el desplazamiento a una posición final. Como el signo usado para el desplazamiento debe ser similar

ε=

De esta manera se define la elongación de O en la dirección OP El otro método contempla el cambio . de ángulo entre dos direcciones perpendiculares. (OP ,OQ) y se utiliza para calcular la deformación en el punto O. Ahora, considerando que el ángulo entre P'O'Q' es y', se tiene:

l - l’ ......................5.3.4.2.1 l

γ =tan(ψ’ - ψ)...................5.3.4.3.2

19

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Lo anterior se denomina el esfuerzo de deformación. Debido a que los esfuerzos se consideraron positivos en compresión, este esfuerzo de deformación positiva refleja un incremento en el ángulo y la deformación lineal positiva ( ε ) corresponde a un decremento en longitud. Efecto del módulo de Poisson2 Un espécimen de roca, tal como un cilindro cuya longitud es de dos a tres veces su diámetro, se deformará cuando esté sujeto a compresión axial. Entre más alto sea el nivel de esfuerzos, mayor deformación experimentará la roca. Las deformaciones axiales y laterales para cualquier campo de esfuerzos aplicado, se pueden medir con manómetros de deformación fijados a la muestra de roca. La gráfica del esfuerzo aplicado contra la deformación producirá una curva similar a la de la figura 19.
Fuerza ˆ Co B* Desplazamiento C Falla de la roca

Esta forma lineal se representa por un coeficiente de proporcionalidad, E, el cual se llama módulo de Young y se define como:

σ = Eε........................5.3.4.3.3
La mayoría de las rocas presentan esta respuesta en un amplio rango de carga y, por lo tanto, el módulo de Young es una medición de la rigidez de la roca o el parámetro que expresa la resistencia a la deformación que una tiene para una determinada condición de carga. Continuando más allá del punto B con la aplicación de la carga, se origina un daño que no es reversible debido a que ocurren grandes deformaciones y el módulo total es más alto. De esta manera la descripción del comportamiento de la roca se vuelve más difícil usando un modelo elástico constante. Sin embargo, el uso de una secante así como un módulo tangente pueden hacerlo más sencillo. La diferencia en esos dos módulos puede ser significativa y debe tenerse cuidado al utilizar los datos reportados. Una forma más clara de visualizar la relación esfuerzo/deformación se tiene al analizar la figura 20 (a, b y c).
ˆ F ˆ P Q F ˆ P Q' F

ˆ * o Es ˆ p

A Ef ˆ

Deformación permanente
Figura 19 Curva típica esfuerzo/deformación.
o (a) ˆ o (b) ˆ o (c) ˆ

Esta curva tiene distintas regiones. En la región no lineal (OA) la roca tiende a comprimirse debido a las microfracturas preexistentes que se cierran y a los minerales que se comprimen ligeramente. Si la roca se removiera, la mayoría de las microfracturas permanecerían cerradas y resultaría en una deformación neta. La porosidad de las fracturas está relacionada con esta deformación. Continuando con la aplicación de carga (A a B), la mayoría de las fracturas cerradas producen la compresión neta de la roca y donde los poros se deforman y los granos se comprimen a un ritmo lineal.

Figura 20 Esfuerzo/deformación región 1.

La curva esfuerzo/deformación(a) es lineal para la mayoría de las rocas y finaliza en forma abrupta en el punto F Anteriormente se mencionó que la rela. ción lineal esta representada por E (módulo de Young). Sin embargo, esta relación sólo es cierta si el material es linealmente elástico. La figura 20 muestra que la curva tiene varias regiones antes de la falla. La figura (b) muestra un material perfectamente elástico. Esto está definido por una única relación entre el esfuerzo y la deformación que no necesita ser lineal. La elasticidad perfecta se tiene cuando el

20

Barrenas e Hidráulica de Perforación

material se somete gradualmente a un esfuerzo y cuando se libera éste la ruta sigue la misma tendencia en sentido inverso. Además, la energía almacenada en la carga se disipa en la descarga. Por lo tanto, no hay un modulo único, sino que para cualquier valor correspondiente a un punto P la pendiente PQ , de la tangente a la curva es el modulo tangente de Young y la pendiente de la secante OP s/e, se llama , el módulo secante. La figura c muestra el comportamiento del material elástico. Un material se llama elástico si después del esfuerzo y liberación, antes de la falla, la deformación va a cero, aunque no necesariamente por la ruta de carga. Este efecto se llama histeresis y es causado por la disipación de energía de procesos tales como la creación de nuevas microfracturas. Al inicio se mencionó que una fuerza compresiva aplicada en un cilindro de roca causará deformación. Si la roca se comprime en una dirección, se acortará en esa dirección y se expandirá en forma lateral. La figura 21 ilustra el cambio en diámetro con el cambio de longitud debido a una fuerza compresional.

to, la otra deformación principal llamada e1 es contracción y tiene signo positivo. La relación de la expansión lateral a la contracción longitudinal es la relación de Poisson y se expresa como:

v=-

ε2 ....................5.3.4.3.4 ε1

Esfuerzos efectivos 2 Al aplicar un esfuerzo total en una porción de roca que contenga fluidos, parte de éste será soportado por el fluido contenido en los poros. Como el fluido soporta parte del esfuerzo, la matriz de la roca sólo está afectada por la componente del esfuerzo efectivo. Al ocurrir el movimiento de fluidos en un yacimiento ocurre un efecto en la respuesta mecánica. La difusión del fluido en los poros también alterará los resultados, por lo tanto, puede haber una gran diferencia en los resultados si las pruebas se realizan en condiciones drenada y no drenada. La velocidad a la cual se aplique la carga a una muestra porosa puede hacer que la roca se comporte de una manera rígida o suave. El concepto de esfuerzo efectivo fue introducido originalmente por Terzaghi en 1923, cuando sugirió una relación lineal entre el vacío del material y el logaritmo de la presión aplicada. La ley de esfuerzos efectivos de Terzaghi dice que una presión p en el fluido de los poros de una roca causará la misma reducción en el pico del esfuerzo normal ( esfuerzo requerido para crear la falla) de la misma manera que lo crearía una reducción en una presión de confinamiento igual a p. Por lo tanto, el esfuerzo efectivo se expresa como:

Fuerza Geometría Original

d1 Geometría Deformada

σ’ = σ − p...........................5.3.4.4.1
Donde s es el esfuerzo total aplicado. Este esfuerzo efectivo requiere de un valor para tomar en cuenta el proceso de deformación/difusión y el hecho de que la cementación entre los granos puede reducir el efecto del fluido poroso de contrarrestar la carga aplicada. Esta corrección se llama constante poroelástica, a, y es el parámetro que describe la eficiencia del fluido de los poros para contrarrestar la carga aplicada. La expresión modificada es:

d2
Figura 21 Cambio de longitud por compresión.

Por definición, la fuerza es positiva. De tal forma que en el caso de el cambio lateral, o deformación principal (e2), debe ser negativo porque el cambio es en expansión. El esfuerzo aplicado para causar compresión es en este caso s1 y es positivo; por lo tan-

σ’ = σ − αp...........................5.3.4.4.2 21

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Y gobierna la deformación del medio poroso mientras la falla se controla por el esfuerzo efectivo dado en la ecuación 5.3.4.4.1. Típicamente el valor de a es 0.7. Criterios de falla Existe una relación entre el esfuerzo principal efectivo, el cual representa el límite a partir del cual la inestabilidad o la falla ocurre. Si la roca se encuentra bajo confinamiento estos esfuerzos serán máximos. La variación del esfuerzo máximo (s1) con la presión de confinamiento ( s3) se conoce como criterio de falla. Existen varios criterios de falla en la literatura, aquí sólo se presentará el panorama general de cada uno de ellos. Para mayor profundidad en el tópico refiérase a la bibliografía reportada. Criterio de Mohr2 En 1900 Mohr propuso que cuando una falla por cizallamiento sucede en un plano, el esfuerzo normal y de cizallamiento en ese plano se da en función de las características del material. El diagrama de Mohr es probablemente el método gráfico más importante para representar la variación de los esfuerzos en dos dimensiones, la figura 22 ilustra el círculo de Mohr.

representa al esfuerzo y el origen es la intersección. De manera convencional se designan a los esfuerzos principales mayor, intermedio y menor con s1,s2 y s3 respectivamente. La falla de la roca tendrá lugar cuando la relación s1 y s3 sea critica. Sin embargo, como este es bidimensional, ?3 no se usa y s1>s2. Analizando la figura, s1 está representado por OP y s2 está representado por OQ. El siguiente paso es trazar un circulo de diámetro PQ, donde el centro, C; está definido por: t=1/2(s1-s2). Por lo tanto, la intersección de este circulo con el eje horizontal proporciona los valores máximo y mínimo del esfuerzo normal. El ápice (extremo superior) da el valor máximo del esfuerzo de cizallamiento. La manera en que se usa el círculo de Mohr es a través del trazo de varios círculos con base en los datos obtenidos de una serie de pruebas triaxiales. Las pruebas triaxiales se llevan a cabo bajo diferentes presiones de confinamiento hasta que la falla ocurre y se obtiene una envolvente de falla particular para cada tipo de roca. De aquí se define que los esfuerzos normales y de cizallamiento están normalmente relacionados de tal forma que t=f(s). La figura 23 muestra cómo esta relación está representada como al curva AB.

t

s
B
O

s

Q 2

C

P

s

1

s

A O

s 3

C

s 1 s

Figura 23 Envolvente de falla de Mohr.

Figura 22 Círculo de Mohr.

El primer paso es dibujar en coordenadas cartesianas donde el eje y representa al cizallamiento y el eje x

La falla no tendrá lugar cuando los valores de s y t estén por debajo de la curva AB. La falla tomará lugar si el círculo con centro C con un diámetro s1 y st3 toca a la curva AB. La envolvente de Mohr es usualmente cóncava hacia abajo, de tal manera

22

Barrenas e Hidráulica de Perforación

que a medida que el esfuerzo promedio se incrementa el plano de fractura se torna más inclinado en dirección creciente a s1.El punto en el cual la envolvente de Mohr intersecta al eje t es la resistencia al cizallamiento de la roca. La figura 24 es una envolvente típica de Mohr mostrando varias pruebas.
t

Este criterio correlaciona razonablemente a la falla quebradiza pero da pobres resultados con fallas dúctiles. Los parámetros Im, Is y Co se determinan en el laboratorio. De manera general, para rocas débiles Im es menor a 0.1, Is es menor a 0.0001; sin embargo, para rocas duras Im varía de 5 a 15 y Is es igual a 1. Criterio de Drucker-Prager4 Este criterio está basado en la suposición de que el esfuerzo de corte octaedro alcanza un valor crítico:

To Resistencia uniaxial a la tensión. Co Resistencia uniaxial a la compresión. 1 Circulo de Mohr para una prueba a tensión uniaxial ´ 2 Círculo de Mohr para una prueba a compresión uniaxial 3 Circulo de Mohrs para una prueba Triaxial (s 2= Presión de ´ confinamiento) 3

αI1 + J2 - K = 0 ..........5.3.4.5.4 J2 = 1/6 (σ1 -σ2)2 + (σ2 -σ3)2 + (σ3 -σ1)2

1 s 2' To

2 s 1' s

Co

Y

I1= σ1 + σ2 +σ3 ...................5.3.5.5.6
Figura 24 Envolvente típica de falla.

La cual es la primera invariante del tensor de esfuerzos. Los parámetros del material, a y K están relacionados al ángulo de fricción interna , f y a la cohesión C en una condición lineal de la siguiente manera:

La expresión matemática relaciona a la resistencia al cizallamiento con las fuerzas de contacto, la fricción y la cohesión que existe entre los granos. Una aproximación lineal de la curva AB es:

τ = C+σntanφ...................5.3.4.5.1
Donde t el esfuerzo de cizallamiento, C es la resistencia cohesiva, f el ángulo de fricción interna y s n es el esfuerzo normal efectivo. La expresión matemática en términos de s1y s3 es: Y

α=

2 sen φ 3(3 - sen φ) 6C cos φ 3(3 - sen φ)

..............5.3.4.5.7

K=

..............5.3.4.5.8

σ1 =

1+sen φ σ3 + Co................5.3.4.5.2 1- sen φ

Criterio de Hoek y Brown Este criterio es empírico y tiene una mayor aplicación a los yacimientos naturalmente fracturados. El criterio establece que:

Una gráfica de la raíz de J2 vs I1 a las condiciones de falla permite la evaluación de un problema dado con relacion a la falla de la roca. Poroelasticidad4 Dentro de la proximidad de la pared del pozo, la Poroelasticidad se examina con base en la teoría expuesta por Terzaghi y Biot. Este concepto, como ya se indicó, sugiere que la presión de poro ayuda a contrarrestar el esfuerzo mecánico del con-

σ1’= σ’3 + ImCoσ’3 + IsC2o...................5.3.4.5.3
Donde Im es el índice friccional y Is es el índice de intacto. Ambos son dependientes del material.

23

Barrenas e Hidráulica de Perforación

tacto entre granos. La constante poroelástica se puede determinar a partir de :

Módulo de cizallamiento Es el efecto de los esfuerzos paralelos compresionales que se producen al contacto de la barrena con la cara de la formación y se define como la fuerza tangencial sobre la cara de la roca. Su expresión es:

α = 1-

Cma Cb

....................5.3.4.5.9

Donde Cma es la compresibilidad de la matriz de la roca y Cb la compresibilidad total está dada por:

G=

Esfuerzo aplicado Deformación de corte

Cb =

3(1 - 2υ) ....................5.3.4.5.10 E

Módulo volumétrico Es el cambio de volumen que producen los esfuerzos compresionales derivados del peso sobre barrena a la cara de la roca y se expresa como:

Si la roca no tiene porosidad, Cma es igual a Cb y alfa es cero. Por otro lado, con alta porosidad, la compresibilidad de la matriz es pequeña con relación a la compresibilidad total, y alfa se aproxima a la unidad. Propiedades mecánicas de las formaciones Constantes elásticas dinámicas5,7 Al someter una roca a diferentes esfuerzos tiende a deformarse de una manera previsible. Por lo tanto, las relaciones que describen este comportamiento reciben el nombre de constantes elásticas. A continuación se da una definición general de las relaciones básicas. Relación de Poisson Es una constante definida por la relación que existe entre la deformación lateral y la deformación longitudinal que sufre una roca. Matemáticamente se expresa:

Kb =

Esfuerzo aplicado Deformación volumétrica

Módulo de compresibilidad Es el cambio fraccional del volumen de roca por unidad de incremento de esfuerzo compresivo aplicado a la formación. Se expresa como:

Cb =

Deformación volumétrica Esfuerzo aplicado

Compresibilidad de la roca Es la relación que existe entre el cambio volumétrico de la matriz generado por la carga compresiva de una columna hidrostática. Se expresa como:

υ=

Deformación lateral Deformación longitudinal

Cambio volumétrico de la matriz Cr = Presión hidrostática
Constante elástica de Biot Parámetro que define la eficiencia del fluido poroso para aplicar una carga aplicada. Ángulo de fricción interna6 Partiendo de la ecuación que describe linealmente la envolvente del circulo de Mohr y que a su vez

Módulo de Young Es una relación entre los esfuerzos y deformaciones longitudinales. Este efecto obedece a la propiedad elástica de la roca al estar sometida a los esfuerzos compresivos por la barrena. Se expresa como:

( =

Esfuerzo aplicado Deformación normal

24

Barrenas e Hidráulica de Perforación

separa los planos de fractura se puede reescribir la resistencia al cizallamiento como:
t

t

R=c+

(P + P 2
1

3

P1 - P3 cos2α tanφ 2
f f

)

Y la diferencia entre la resistencia al cizallamiento y el esfuerzo de cizallamiento como:

C

C

∆τ = c +

(

P1 + P3 2

P1 - P3 2

cos2α tanφ−

)

P1 - P3 sen2α 2

s

s

Figura 25 Ángulo de fricción interna.

En los planos donde esta diferencia se vuelve mínima el material se romperá, por lo tanto cuando:

d(∆τ) dα
Se tiene que:

=0

tanφ (P1- P3 )sen2α -(P1- P3 )cos2α = 0
Ó

tan2α = cotφ
Y

Entre mayor sea el ángulo de fricción interna se necesita más esfuerzo de cizallamiento para incrementar la ruptura al incrementarse la presión de confinamiento. Por lo tanto, diversos materiales tienen una curva tipo para el ángulo de fricción interna (figura 26). Entre más pendiente tenga la curva mayor es la diferencia en la resistencia al cizallamiento con el incremento de la presión de confinamiento. Así, la resistencia a la tensión es más pequeña que la resistencia a la compresión. Cuando la diferencia entre la resistencia a la compresión y a la tensión es grande se dice que el material es quebradizo y cuando es pequeña el material es dúctil. Al incrementar la presión de confinamiento la curva del ángulo de fricción interna tiende a achatarse, el ángulo del plano de cizallamiento se incrementa y la diferencia entre dúctil y quebradizo desaparece.

φ 2 φ = 90° - 2α α = 45° De acuerdo con las consideraciones anteriores, el ángulo entre el plano de ruptura y el esfuerzo de deformación será por lo general menor a 45°; esto es, el plano de cizallamiento depende del ángulo de fricción interna y que a su vez es una propiedad del material el cual puede variar con el esfuerzo normal (figura 25). El ángulo de fricción interna es grande para las areniscas y pequeño para las arcillas; además, se incrementa rápidamente al crecer la presión de confinamiento en las areniscas y poco en las arcillas.

LUTITA

CALIZA

ARENSICA

Figura 26 Envolventes típicas de ruptura.

25

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Resistencia compresiva7 Como se mencionó anteriormente al aumentar la presión de confinamiento, la resistencia y la ductilidad de la roca se incrementan. La estimación de la resistencia compresiva de la roca depende de las condiciones según las cuales se calcule. Para obtener la resistencia compresiva sin confinamiento (presión atmosférica), basta con obtener las lecturas del registro de densidad y de porosidad para establecer la relación. Smorodinov y colaboradores determinaron dos relaciones entre el esfuerzo compresivo para un grupo de rocas carbonatadas:

Para un material idealmente elástico, las constantes estáticas y dinámicas son las mismas. Para las rocas no es el caso. Las constantes elásticas dinámicas son más altas que las estáticas La diferencia es mayor a bajas presiones de confinamiento. Por otro lado, a bajas presiones de confinamiento las rocas exhiben una relación no lineal de esfuerzo/deformación. A altas presiones de confinamiento el comportamiento se vuelve más lineal y hay una mejor concordancia entre ambas constantes. Desde el punto de vista práctico, varias consideraciones importantes favorecen el uso de las mediciones dinámicas obtenidas de los registros. Primero, las mediciones son hechas in situ y deben ser más representativas del estado de esfuerzos de confinamiento. Por otro lado, las mediciones estáticas requieren el corte de un núcleo de formación que mantenga las propiedades originales. En segundo lugar, los registros proporcionan una medida continua y permiten establecer una tendencia. Medición a partir de registros geofísicos11 Si los valores de los tiempos de tránsito compresional y sónico en conjunción con la densidad están disponibles, las constantes elásticas dinámicas se pueden obtener para formaciones homogéneas e isotrópicas a partir de las siguientes relaciones básicas.

Co = - 0.88e2.85ρ Co = 2590e-0.91Θ
La densidad y la porosidad. Si se toman muestras de formación y se realizan pruebas triaxiales a la presión de confinamiento se obtiene la resistencia compresiva in situ o confinada. La relación de la resistencia compresiva como una función de la presión de confinamiento está dada por la envolvente de Mohr. A partir de la intercepción de la falla de la roca a una presión de confinamiento con la aproximación lineal de la envolvente puede ordenarse para calcular la resistencia compresiva confinada. Esto es:

C + p tanφ Coc= p + 2 cos φ - tanφ + senφ - tanφ
Medición de las propiedades mecánicas de las rocas11 Existen dos enfoques en el campo de la mecánica de rocas para determinar las constantes elásticas. El primer método requiere colocar un espécimen de roca bajo una carga en una máquina de prueba para determinar las constantes elásticas a partir de la relación de deformaciones. Las constantes obtenidas por este método se llaman constantes elásticas estáticas. El segundo método involucra la medición de las velocidades de las ondas acústicas y determina los valores a partir de la relación de la propagación de las ondas. Estas se llaman constantes elásticas dinámicas.

G=

ρb
∆ts2

.........................5.3.6.1.1

λ+2G =

ρb
∆tc2

..................5.3.6.1.2

Kb =

cb
λ

1

=

3λ +2G

3

.....5.3.6.1.3

µ=

.....................5.3.6.1.4 2(λ +G)

Ε = 2G(1+µ)....................5.3.6.1.5

26

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Aplicación a selección de barrenas7,9,10,12 De manera general, la metodología para la selección de barrenas, con base en la determinación de algunas de las propiedades mecánicas, establece una correlación entre la litología de la formación, la resistencia a la compresión de la roca y el tipo de barrena recomendado por el IADC. De los métodos más simples para la selección de barrenas se encuentra el de Mason. Este método correlaciona la dureza de la formación y el esfuerzo compresivo contra el tiempo de cizallamiento. Aquí se da una descripción de la metodología y sus posibles resultados: 1.- Obtenga los datos del tiempo de tránsito sónico del fluido poral en función de la profundidad. Considere los cambios en salinidad, presión y temperatura. La figura 27 es un ejemplo ilustrativo para el agua dulce en función de la temperatura y sólo es útil para ilustrar el método.
Tiempo de viaje en fluido por al msec/pie

210

200

34 34 34 34 34
190

34

dientes fresados

34

34 3434 3434 34
80

34

insertos de carburo de Tugsteno

80 90 100110 120 130 140150 160 170 180 190 200 Tiempo de viaje de cizallamiento, msec/pie

Figura 28 Guía universal de selección.

2000

4000

2000

Profundidad, pies

6000

34 3223 21

13

12

dientes 11 fresados insertos de carburo

Profundidad, pies

4000

8000

83 73 63 61

53

51

43

6000 8000

10000

10000 12000

12000 80 90

100 110 120 130

´
180
185 190

Tiempo de viaje sonico msec/pie

140 150 160 170

180 190 200

Tiempo de viaje sonico msec/pie

195

200

205

210

Figura 29 Guía de selección para el ejemplo.

Figura 27 Tiempo de tránsito para agua dulce.

3.- Grafique el tiempo tránsito sónico de un registro de correlación con la misma escala, figura 30. 4.- Sobreponga 30 y 29 y realice la selección. Tome en cuenta intervalos de similar tiempo de tránsito y optimice de acuerdo con rendimientos, figura 31. Otro de los métodos para la selección de barrenas consiste en estimar la resistencia compresiva uniaxial sin confinamiento y establecer la relación existente con la velocidad de penetración.

2.- Combine los datos anteriores con los datos de la gráfica universal (figura 28) para desarrollar la guía de selección (figura 29). Ejemplo: de la figura 27 se tiene que a 8000 ft el tiempo de tránsito es de 197 mseg/ft (microsegundos/pie). De la figura 28 se tiene que para ese tiempo sónico del fluido existen 3 tiempos sónicos de 95, 104.4 y 113.1 mseg/ft. De esta manera se trazaron las 7 líneas de la figura 29.

27

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Co
2000

4000

EXTREMADAMENTE DURAS DURAS

Profundidad, pies

6000

8000

10000

MEDIANAMENTE DURAS MEDIANAMENTE DEBILES DEBILES
150 160 170 180 190 200 210

12000 90 100 110 120 130 140

EXTREMADAMENTE DEBILES
Correlación para estimar ROP .

Tiempo de viaje sonico msec/pie

ROP

Figura 30 Gráfico del tiempo de tránsito sónico.

TIPO DE LITOLOGIA

´

RESISTENCIA COMPRESIVA
<1500 1500-3000 3500-7500

CODIGO IADC

´

2000
Roca débil, Alta plasticidad Formación Débil, baja resistencia Medianamente débiles, baja resistencia, intercalaciones duras. Medianamenete duras, alta densidad, alta resistencia, sin intercalaciones duras. Formaciones duras, Alta resistencia, lentes abrasivos. Extremadamente duras, alta resistencia, muy abrasivas. 111-114 121-127 131-137/415-527

4000

Profundidad, pies

6000

34 3223 21

13

12

dientes 11 fresados insertos de carburo

7500-15000

211-217/527/637

8000

83 73 6361

53 51

43

15000-30000 >30000

437-637 837

10000

12000 80 90

100 110 120 130 140 150 160 170 180 190 200

Figura 32 Selección con base a Co.

Tiempo de viaje sonico msec/pie

Figura 31 Gráfico de selección de barrenas.

En la figura 32 se muestra la correlación realizada por Roca 7 para estimar la influencia de la compresibilidad a la velocidad de penetración. Analizando los resultados se determinó que el mejor ajuste es de tipo hipérbolico y la relación obtenida es:

A partir de dichos resultados se ha desarrollado una tabla que clasifica el tipo de litología y la resistencia a la compresión, que sirve como guía para determinar el tipo de barrena que se va a usar. Una extensión al trabajo de Mason fue desarrollada para barrenas PDC, el cual se utiliza actualmente se utiliza en el software comercial de los proveedores de barrenas.10. El método parte de la identificación de litologías, basado en el análisis del registro de rayos Gamma y en

ROP = a + b ....................5.3.6.1.6 Co 28

Barrenas e Hidráulica de Perforación

el registro sónico. Posteriormente se debe evaluar la resistencia compresiva uniaxial sin confinamiento de cada formación y seleccionar la barrena. El autor desarrolló unas guías de selección que se ajustan a tres diferentes escalas de registro (1", 3" y 5"). Con ayuda de los registros anteriores, y con base en el apoyo del tiempo de tránsito sónico del método de Mason, se desarrollaron las guías de selección para barrenas PDC. La selección de las barrenas PDC está agrupada por cortadores. Se considera al método como propietario ya que la disponibilidad de las guías de selección es limitada. Se recomienda utilizar el método de Mason. Para el caso de las barrenas PDC y TSP se trata de , establecer la resistencia al cizallamiento de la formación con el diseño geométrico de los cortadores de la barrena para lograr las adecuadas velocidades de penetración. Los criterios que deberán seguirse para lograr una óptima selección son: 1.- Conocer la resistencia compresiva confinada de la roca. 2.- Definir la resistencia inicial al cizallamiento de la roca. 3.- Determinar el ángulo de fricción interno de la roca. 4.- Observar las características geométricas de los cortadores de la barrena. 5.- Evaluar el trabajo por cortador para determinar la cantidad de roca removida por revolución y determinar el trabajo de la barrena. 6.- En función de la dureza de la roca y de la agresividad de los cortadores, la fuerza resultante neta generará dos reacciones: el torque reactivo y la fuerza reactiva de cizallamiento. Estas fuerzas deben evaluarse para conocer el posible comportamiento dinámico de la barrena en el fondo del pozo y determinar así la mejor barrena en función de la geometría, las propiedades mecánicas de la roca, así como la fuerza neta de desbalanceo. Nomenclatura sn= Esfuerzo normal. t = Esfuerzo de corte.

f = Ángulo de fricción interna. Px = Fuerza horizontal en dirección X. Av = Area vertical de influencia del esfuerzo en X. Py = Esfuerzo horizontal en dirección Y. sx, y, z = Esfuerzo normal en x, y,z. Ah = Area horizontal de influencia del esfuerzo en Y. E = Deformación lineal. G = Esfuerzo de deformación. y = Angulo de deformación. E = Módulo de Young. v = Relación de Poisson. s' = Esfuerzo normal efectivo. a = Constante poroelástica de Biot. P = Presión del fluido poral. s1,2,3 = Esfuerzos principales. C = Resistencia cohesiva de la formación. G = Módulo de cizallamiento Kb = Módulo volumétrico Cb = Módulo de compresibilidad. Cr = Compresibilidad de la roca. Co = Resistencia cohesiva sin confinamiento. Coc = Resistencia cohesiva confinada. pb = Densidad de la formación. Dts = Tiempo sónico de cizallamiento. Dtc = Tiempo sónico compresional. l = Constante de Lamé. ROP = Velocidad de penetración. A,b =Constantes en función del tipo de formación. Referencias 1.- Baker, Hughes. Fixed Cutter Bit Technology, p:5-21, 1987. 2.- Dowell Schlumberger, Fracturing Engineering Manual, p, 1-25, 1992. 3.- Tesis Profesional, IPN, Fundamentos de estimulación de pozos, p:59-67, 1987. 4.- Michael J. Economides, Petroleum Well Construction, Wiley,149-151,1998. 5.- Sclumberger, Well Evaluation Conference, Mexico, VI-9,1984. 6.- Jaegger, Fundamentals of Rock Mechanics, Wiley, 26-27,1987. 7.- IMP, Desarrollo de un Método Práctico de Selección de Barrenas, 7-27,1994. 8.- B.H.Walker, A.O.Black,W.P Klauber, Roller Bit . Penetration Rate Response as a Function of Rock Properties and Well Depth, paper SPE 15620, N.Orleans,1986. 9.- K.L. Mason, Tricone Bit Selection Using Sonic

29

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Logs, paper SPE 13256, September 16-19, 1984. 10.- Kingsolver, Jim, Lithology Interpretation, Bit Selection using Sonic Logs, Paper CADE/ CAODC 95-35, April 19-21, 1995. 11.- M.P.Tixier, G.W.Loveless. Estimation of Formation Strength from the Mechanical Properties Log, paper SPE 4532, September 30-October 3, 1973 12.- Castillo, Roberto, Dinámica de Barrenas PDC, Tesis de Maestría, UNAM, 1999. IV. SELECCIÓN DE BARRENAS Criterios de selección de barrenas Objetivos de perforación Para el proceso de selección es fundamental conocer los objetivos de perforación, que incluyen todo tipo de requisitos especiales del operador para perforar el pozo. Esta información ayudará a determinar las mejores características de la barrena que requiere la aplicación y a concentrar sus esfuerzos en satisfacer las necesidades de la compañía perforadora y sus requisitos de perforación. Rendimiento. Uno de los principales objetivos del operador es perforar el pozo en el menor tiempo posible. Esto significa orientar la selección de barrenas hacia la búsqueda del tipo que más duración tenga; se busca principalmente la máxima cantidad de metros en un tiempo de rotación aceptable, eliminando así el costoso tiempo del viaje. Direccional. El tipo de pozo direccional es un criterio importante cuando se deben seleccionar las características de las barrenas ya sean tricónicas o de diamante. Una ventaja específica de las barrenas de diamante es su gran alcance y sus posibilidades para perforar en sentido horizontal. Estos tipos de pozos, por lo general, tienen secciones homogéneas muy prolongadas que son óptimas para las aplicaciones con barrenas de diamante. La densidad de los cortadores, la cantidad de aletas, el control de la vibración y el calibre de la barrena son, todos ellos, parámetros de selección fundamentales cuando se estudian las aplicaciones direccionales. Economía. El medio ambiente económico es un factor fundamental para la aceptación de los diseños con diamante, siempre y cuando los análisis de cos-

to así lo determinen; en caso contrario se deben seleccionar barrenas tricónicas. Análisis históricos Un análisis objetivo de los pozos de correlación (pozos offset) ofrece la oportunidad de comprender las condiciones en el fondo del pozo, las limitaciones de su perforación y en algunos casos la adecuada selección de barrenas. Los análisis históricos comienzan con una colección de registros o récords de barrenas e información relacionada con el pozo, tal como se explicó anteriormente en este capítulo. Se debe tener la precaución de que los registros de barrenas sean representativos de lo que será perforado en el pozo objetivo. La información también debe ser actualizada y reflejar los tipos de barrenas recientes, es decir, de menos de dos años de antigüedad. Por supuesto, esto no es posible en el caso de pozos de exploración o en los pozos de campos más antiguos que no han sido perforados recientemente. En estos casos, se dependerá principalmente de la información geológica y debería considerar el primer pozo como una referencia para las recomendaciones de las aplicaciones futuras. El análisis de los registros de las barrenas puede ofrecer datos de gran valor si éstos se registran en forma precisa y completa. Coeficiente de penetración típico. El coeficiente de penetración es una indicación de la dureza de la roca; no obstante una selección inadecuada de la barrena puede ocultar las características de dureza de la roca. Esto es particularmente válido cuando se elige una barrena demasiado dura para una aplicación. La barrena más dura, debido a la densidad de sus cortadores o la proyección de sus dientes, tiene un límite superior de coeficiente de penetración determinado por su diseño. Por lo general, a medida que se perfora más profundo, se espera utilizar barrenas cada vez más duras. El análisis de la resistencia de las rocas ha revelado que este paradigma no siempre es válido y, en muchos casos, las barrenas más blandas pueden utilizarse con éxito en las partes más profundas del pozo. Fluidos de perforación. El tipo y la calidad del fluido de perforación que se utiliza en el pozo tienen un efecto muy importante en el rendimiento de la barrena. Los fluidos de perforación con base de aceite mejoran el

30

Barrenas e Hidráulica de Perforación

rendimiento de las estructuras de corte de PDC; el rendimiento del diamante natural y del TSP varía según la litología. El fluido de perforación base de agua presenta más problemas de limpieza debido, en gran parte, a la reactividad de las formaciones a la fase acuosa del fluido de perforación. Los récords pueden determinar la variación y el nivel de efectividad de los fluidos de perforación que se usan en el campo. Energía hidráulica. La energía hidráulica, de la cual el régimen de surgencia es un componente integral, proporciona la limpieza y enfriamiento a la barrena. Se refiere en términos de caballos de fuerza hidráulica por pulgada cuadrada ("hydraulic horse power per square inch", HSI) de superficie en todas las secciones del pozo. Los análisis históricos mostrarán los parámetros comunes utilizados en el campo y qué oportunidades existen para una mejor utilización de la energía hidráulica por medio de la selección de las barrenas o de los parámetros de operación. Las barrenas de diamante deben funcionar de acuerdo con escalas hidráulicas específicas para asegurar su eficiente limpieza y enfriamiento. Los regímenes de surgencia insuficientes y el índice de potencia hidráulica (HSI) afectan el enfriamiento y pueden provocar daños térmicos en la estructura de los cortadores. La falta de limpieza sólo hará que la barrena se embole, lo que provocará un rendimiento deficiente o nulo. Existen diseños de barrenas que aliviarán parcialmente algunas de estas condiciones, pero para alcanzar un rendimiento óptimo se deben utilizar los mejores parámetros de hidráulica en las aplicaciones de barrenas de diamante. Énfasis en los costos. Indica la sensibilidad del operador con respecto al costo. La mayoría de las veces esto se traduce en barrenas de menor precio. Los ingenieros de diseño y operación deben tomar en cuenta el número de oportunidades que afectan los costos de un pozo y que dependen del tiempo. Se debe recordar siempre que esto mejoraría si se selecciona una barrena de perforación de alta calidad. La barrena se debe tener las cualidades que satisfagan las necesidades de la aplicación de la compañía perforadora sin aumentar indebidamente su costo. Una barrena de diamante que pueda volver a utilizarse da lugar a costos más bajos de perforación. Así la compañía perforadora tendrá la oportunidad de utilizar un producto de alta tecnología que, en otro caso, sería una situación económica marginal.

Restricciones de perforación Los parámetros operativos deben corresponder a una escala aceptable para que una barrena de diamante ofrezca los mayores beneficios. Por lo general, los parámetros que no se corresponden con escalas reducirán la eficiencia de costo del producto. Cuando se encuentran estas situaciones se debe considerar una barrena de roles. Por el contrario, algunas restricciones brindan oportunidades para seleccionar una barrena de diamante. Limitaciones de peso sobre barrena. Cuando se encuentran situaciones de PSB limitado, una estructura de corte eficiente como un PDC tiene posibilidades de ofrecer un mayor Ritmo de Penetración (ROP) que una barrena de roles. Escalas de revoluciones por minuto (RPM). La velocidad que la Compañía. perforadora espera utilizar en la barrena indica los parámetros de vibración y resistencia al desgaste que se necesitarán para mantener un desgaste parejo de la barrena y prolongar su duración. Las barrenas de diamante se pueden utilizar mejor que las barrenas de roles a altas velocidades de rotación. Formaciones nodulares. Las formaciones de ftanita, pirita y conglomerados se denominan comúnmente formaciones nodulares. Por lo general, en este tipo de formaciones no se puede utilizar la mayoría de las barrenas de diamante debido al daño por impacto en la estructura de sus cortadores. Sin embargo, existen estructuras de corte que pueden perforar eficazmente en estas aplicaciones. Ampliación. Si se planifican más de dos horas de operaciones de ampliación, se debe considerar seriamente la corrida de una barrena de roles. El ensanche excesivo puede dañar la superficie del calibre de una barrena de diamante porque las cargas de la barrena se concentran en una superficie muy pequeña. La vibración lateral también se debe considerar. La estructura de corte está sólo parcialmente engranada y, por lo tanto, hay escasas oportunidades, o ninguna, para que las características del diseño de la barrena puedan funcionar. Pozos profundos. Estos pozos pueden resultar en una cantidad desproporcionada de tiempos de viaje con

31

Barrenas e Hidráulica de Perforación

respecto al tiempo de perforación. Como resultado, la eficiencia de perforación es extremadamente reducida. Se debe considerar una barrena de diamante para ofrecer mayor duración de la barrena (menos viajes) y una mejor eficiencia general de la perforación. Pozos de diámetro reducido. Si el pozo tiene menos de 6 ½ pulgadas, se necesita una reducción física del tamaño de los cojinetes en todas las barrenas de roles. Estas limitaciones requieren una reducción de PSB, que resultará en un mayor coeficiente de penetración. Se debe considerar una barrena de diamante para aumentar el coeficiente de penetración y para permanecer en el pozo durante periodos prolongados. Aplicaciones con motores. Algunos motores dentro del pozo funcionan a altas velocidades (>250 R.P .M.). Las excesivas R.P .M. aumentan la carga térmica en los cojinetes y aceleran las fallas de la barrena. Se debe considerar una barrena de diamante, que no tiene partes móviles, para optimizar las R.P .M. y los objetivos de perforación. Atributos del medio ambiente Para lograr una solución total de barrenas para el pozo que se va a perforar es necesario analizarlo por secciones que se puedan manejar. El más evidente es, por supuesto, el diámetro del pozo. Luego se podrá subdividir cada sección del pozo en intervalos con atributos comunes respecto a su medio ambiente. El rendimiento económico es una función del costo operativo, el costo de las barrenas, el coeficiente de penetración y el intervalo perforado. Los atributos del medio ambiente pueden dividirse según categorías de parámetros en cuanto al tipo de roca, medio ambiente y operativos. Un análisis detallado de cada una de estas categorías indicará los parámetros individuales de selección de barrenas tricónicas o de diamante. En formaciones en donde pueden perforar las barrenas de diamante con ritmos de penetración mucho mayores que las barrenas tricónicas es indiscutible su utilización. Debido a lo anterior en los últimos años cuando se selecciona una barrena, antes que nada se hacen estudios para seleccionar las de diamante. Tipo de roca Si se cuenta con datos precisos sobre las formacio-

nes que deberán perforarse en el intervalo objetivo, se podrá seleccionar con más facilidad la estructura óptima de corte y la densidad que requiere la aplicación, ya sea barrena tricónica o de diamante. Litología. Por lo general, la información litológica es la primera que se necesita para determinar la mejor selección. Definidos los tipos de rocas se asocian más con la mecánica de corte de las barrenas de diamante. Sin embargo, para las aplicaciones de diamante quizás sean aún más importantes los tipos litológicos desfavorables, que seguramente provocarán fallas graves. El tipo de roca ayuda a determinar el tipo de corte necesario para vencer su resistencia: corte, surcado o molido. Características litológicas. Definen aún más los parámetros de selección para la barrena una vez que se eligió. Para las barrenas de diamante indican la densidad requerida para los cortadores, la configuración hidráulica y permiten estimar la duración de la barrena y su coeficiente de penetración: De transición. Indica cambios en la dureza de la formación del intervalo objetivo. Provocará cargas disparejas en el perfil de la barrena a través de la transición. Las vibraciones axiales, de torsión y laterales son, posiblemente, factores en este medio ambiente. La calidad y la densidad específicas de los cortadores constituirán el criterio de selección. Homogeneidad. Indica la consistencia de la formación. Existe más flexibilidad de selección con respecto a características agresivas de la barrena, como menor densidad de los cortadores. Para las barrenas tricónicas sólo basta escogerlas de acuerdo con la dureza de la roca. Interestratificación. Esta característica se relaciona con las formaciones de transición e indica cambios en la litología del intervalo en estudio. Se deberá considerar la selección de tipos específicos de cortadores o dientes, así como su calidad y densidad. Fracturados o nodulares. A este indicador se le debe prestar mucha atención. Es una situación de alto impacto para la cual, por lo general, no se recomiendan las barrenas de diamante. Sin embargo, determinadas estructuras de corte, como las barrenas de diamante natural con fijaciones dorsales y las barrenas impregnadas pueden perforar eficazmente en estas aplicaciones.

32

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Tendencias de desviación. Normalmente esto se relaciona con formaciones de buzamiento y perforación de transición. El tipo de calibre es el criterio de selección fundamental para estas aplicaciones. Vibración. La vibración en el proceso de perforación ha demostrado tener una función fundamental en el rendimiento y la duración de las barrenas de perforación. En realidad, el control de las vibraciones forma, en la actualidad, parte integral de la tecnología y el diseño de las barrenas. Existen parámetros de selección de barrenas que se refieren especialmente al control de la vibración. La selección del calibre también desempeña una función importante para determinar el nivel de control de la vibración de acuerdo con el diseño de barrena ya sea tricónica o de diamante. Selección por medio de registros geofísicos Los registros geofísicos de los pozos son una importante fuente de información sobre las características de las formaciones que se perforan en un pozo. Existe una gran variedad de registros, cada uno diseñado para medir diferentes propiedades de las rocas. Algunos de estos registros son utilizados cuando se evalúa principalmente una aplicación de barrena de diamante. Los registros necesarios son: neutrones, rayos gamma, sónico y densidad. A continuación se describe cada uno de ellos. Registro de neutrones Mide la capacidad de las formaciones para atenuar los flujos de neutrones. Puesto que la masa atómica está muy cercana al hidrógeno, los neutrones no pueden fluir fácilmente a través de formaciones que tengan alto contenido de hidrógeno, lo cual permite medir el hidrógeno de la formación. Esta medida se puede usar para computar la porosidad de la formación (Figura 33). Registro de rayos gamma Detecta el grado de radiación gamma natural que emiten las formaciones. Esto permite identificar los intervalos de lutita que emiten altos niveles de radiación. El registro diferencia las lutitas de las areniscas y de los carbonatos y es lo bastante preciso para detectar lechos delgados de lutitas y arcillas (Figura 33)

Registro sónico Depende de la propagación de las ondas acústicas a través de la formación. Las ondas las genera un transmisor situado en la herramienta. Receptores, también puestos en la herramienta, vigilan las ondas de retorno y calculan el tiempo de desplazamiento. Mientras más corto sea el intervalo entre la emisión y la recepción de las ondas, más densa es la formación (Figura 34). Registro de densidad Mide la densidad en masa de la formación. La herramienta de registro tiene una fuente de rayos gamma y algunos detectores. Formaciones de baja porosidad dispersan los rayos gamma y así pocas logran ser detectadas por la instrumentación de la herramienta. Las formaciones de alta porosidad tendrán menor efecto de dispersión que los rayos, y así logran que mayor cantidad llegue a ser detectada (Figura 33). Análisis de resistencia a la compresión Es un método cualitativo, relativamente nuevo para calcular la dureza de la roca, muy útil para determinar cuándo se deben usar barrenas PDC. Antiguamente, el análisis de dureza de las rocas se basaba en el uso de registros de la velocidad de las ondas sonoras, obtenidos de registros sónicos, como medio para reemplazar la medición directa o el cálculo de la dureza. Recientemente se han desarrollado programas para obtener el valor correspondiente a la resistencia a la compresión de rocas no confinadas (a presión atmosférica), usando la información de la velocidad sónica para computar un valor correspondiente a la dureza de la roca no confinada. Aunque este enfoque es mejor que el del usar directamente las velocidades sónicas, el cálculo de la dureza de rocas no confinadas así obtenido es frecuentemente mucho más bajo que el de las rocas comprimidas (confinadas) que se perforan. La resistencia de la roca no confinada es su dureza a presión atmosférica. Algunas compañías de barrenas han desarrollado un programa de cómputo que ayuda a seleccionar barrenas PDC. Los datos de los registros se introducen en dichos programas en código ASCII; esta información es la base para calcular la resistencia a la

33

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 33.

34

Barrenas e Hidráulica de Perforación

´

Figura 34.

35

Barrenas e Hidráulica de Perforación

compresión de la roca a condiciones de fondo. Estos programas definen con mayor precisión la dureza de la roca en lo referente a su dureza confinada, valor que se aproxima a la dureza de las formaciones en el fondo del pozo. Los programas utilizan los registros sónico y de rayos gamma, así como gran número de datos de ingreso de registros del lodo. Dentro de la escala de litologías, para la cual son válidos los programas, la dureza de las rocas se puede determinar con más precisión. El programa genera gráficos, en formato de registros, que muestran trazas de los datos originales de los registros del lodo, la litología interpretada por las computadoras, los valores calculados de la resistencia de la roca confinada y otros datos opcionales sobre las características mecánicas de la roca (figura 35). Con el fin de tener un panorama de cómo funcionan los programas de cómputo para obtener la resistencia de las rocas a partir de los registros antes mencionados, en la figura 36 se ilustra un diagrama de flujo. Selección en función de la formación que se va a perforar La primera y más importante tarea para seleccionar y utilizar una barrena en una aplicación específica es realizar la completa descripción de las formaciones que se han de perforar. El conocimiento de sus propiedades físicas puede demostrar algunos indicativos sobre el tipo de barrena que se debe seleccionar en intervalos determinados. Si la formación es muy elástica, tiende a deformarse cuando se comprime en lugar de fracturarse. Aunque la roca tenga resistencia a la compresión relativamente baja, es posible que la barrena no genere recortes fácilmente. En estas situaciones cuando se perfora con barrenas PDC se recomiendan cortadores grandes. Las barrenas PDC se desarrollaron primordialmente para perforar formaciones sedimentarias blandas a medianas que antes se perforaban con barrenas de dientes fresados y con barrenas con insertos de carburo de tungsteno. En estas formaciones blandas, las barrenas PDC han logrado ritmos de penetración hasta tres veces más altos que con barrenas de rodillos.

El incremento de los ritmos de penetración se debe al mecanismo de corte por cizallamiento de las barrenas PDC, a su más larga duración efectiva, a la resistencia de los diamantes a la abrasión y al hecho de que las barrenas PDC carecen de piezas móviles que puedan fallar. La siguiente lista resume los principales tipos de formaciones, en orden decreciente de dificultad para perforarlas. Las formaciones que se consideran aptas para perforarse con barrenas PDC son las de tipos 1 a 7, si bien en ciertas aplicaciones se pueden usar para perforar areniscas blandas (tipo 8) y algunas evaporitas (tipos 9, 10 y 11). Las formaciones de tipo 12 o de números más altos aún no se pueden perforar con barrenas PDC. ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ Arcilla Barro compacto (mudstone) Marla Evaporita Yeso Lutita Limo Arenisca Anhidrita Caliza Dolomita Conglomerado Horsteno Rocas volcánicas

Debe recordarse que dentro de cada grupo de formaciones hay "subgrupos", algunos de los cuales no se pueden perforar con barrenas PDC, al menos hasta ahora con la tecnología existente. La resistencia de la roca puede estar relacionada con la litología. Se debe tener cuidado de no equiparar el nombre de la formación con el tipo de roca, especialmente cuando se trata de lutitas. Algunas formaciones denominadas "lutitas" no coinciden con la definición. Ejemplos de esas anomalías son las lutitas Laffan de Dubai y las lutitas Wolfcamp de Texas, las cuales son rocas de carbonato. Para ejemplificar el uso de las propiedades de la roca en la selección de barrenas, refierase a la sección de mecánica de rocas. En esa parte se detalla la metodología para la selección y se detalla una guía con base en la resistencia compresiva sin confinamiento (Figura 32).

36

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 35

37

Barrenas e Hidráulica de Perforación

gía del sitio que se va a perforar; es decir las propiedades físicas de la formación, entre las que se pueden mencionar: Abrasividad. La composición de materiales abrasivos en la constitución de la roca (pirita, pedernal, magnetita, etc) son la causa del desgaste prematuro en toda la estructura de una barrena; el calibre es el parámetro más afectado. Resistencia específica de la roca. Está relacionada con la litología y los eventos geológicos que se hayan experimentado. Existen rocas que fueron confinadas a gran profundidad y que posteriormente quedaron a profundidades someras debido a levantamientos tectónicos. Por esto son más compactas que a las de tipos similares pero que no han cambiado de profundidad. La resistencia específica de la roca también depende de la cementación de los granos, forma y tamaño. Una clasificación de dureza se presenta en la sección: Mecánica de rocas. Factores operativos Estos factores deben ser diseñados de acuerdo con la geología por atravesar y con la geometría del agujero. Pueden ser modificados en el campo en función del desempeño observado. A continuación se mencionan los principales factores operativos así como las consecuencias inherentes a una inadecuada selección: Peso sobre barrena A medida que la barrena perfora, los dientes o cortadores se desgastan, por lo que generalmente se le aplica cada vez más peso. Éste es recibido por los conos o por la cara de la barrena. Este aumento de peso puede hacerse hasta lograr un ritmo de penetración aceptable o hasta llegar al límite prescrito en las recomendaciones de operación de la barrena; en caso contrario la barrena, de conos o de diamante, tendrá un desgaste prematuro.

Figura 36

Factores que afectan el desgaste de las barrenas Los factores que afectan el desgaste de las barrenas se pueden dividir en: geológicos, operativos, de manejo y de transporte. Los dos últimos parámetros pueden obviarse; pero el primero debe ser bien estudiado antes de definir el tipo de barrena que se va a utilizar. Esto permitirá minimizar el desgaste y determinar su rendimiento de operación sobre las formaciones que se van a perforar. Factores geológicos El factor más importante para la selección y operación de una barrena es el conocimiento de la geolo-

38

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Velocidad de Rotación La velocidad de rotación suele expresarse con el término "RPM", o sea Revoluciones Por Minuto. La alta velocidad de rotación, por sí sola, no limita el funcionamiento de las barrenas, principalmente a las de diamante, ya que por su diseño pueden ser usadas con motor de fondo o turbina. En cuanto a las barrenas de conos hay algunas especiales para altas velocidades de rotación; sin embargo, hay otros factores que imponen un valor práctico máximo de RPM en ciertas aplicaciones. Las causas de la limitación son la sarta de perforación y el mecanismo impulsor. Para evitar velocidades críticas debe usarse el sentido común: la velocidad de rotación más adecuada es aquella que produzca un máximo ritmo de penetración, pero sin causar problemas. Debe observarse que en formaciones blandas el aumento de la velocidad de rotación resulta en un aumento proporcional del ritmo de penetración. Es posible que en algunas formaciones más duras ocurra lo contrario debido a que los dientes o cortadores no pueden perforar la roca si se sobrepasa cierto límite de velocidad de rotación y se afecte así el desgaste de las barrenas. Un caso particular son las barrenas de conos diseñadas para ser usadas con motor de fondo o turbina. En estas condiciones la velocidad de rotación es alta (los motores de fondo, dependiendo de su diámetro, tipo, gasto, marca, etc., pueden dar una velocidad de rotación de 50 hasta 600 rpm, mientras que las turbinas pueden dar una velocidad de rotación mayor a 1000 rpm), y el diseño específico consiste en mejoras en el sistema de rodamiento e hidráulica; recubrimiento de carburo de tungsteno para proteger de la abrasión las piernas; y mantener el sello durante condiciones de carga extrema: sello y grasa para operar en condiciones de alta temperatura, permite operarlas con seguridad. Limpieza en el fondo del pozo La limpieza de fondo es también uno de los puntos que afectan el desgaste de las barrenas debido a que el fluido de perforación limpia el pozo al desalojar los recortes. De esta manera evita que la barrena se embole y se deban usar entonces otros parámetros de perforación. También enfría los dientes o cortadores para que permanezcan a menor temperatura; efectúa, además, el enfriamiento y lubricación de la barrena y evita el desgaste por exceso de temperatura.

Geometría del agujero En función de la experiencia, en ciertas situaciones como la de empezar a desviar un pozo, es necesario utilizar condiciones de operación no tan recomendables como el peso sobre barrena, revoluciones por minuto, la utilización de sartas navegables para aumentar, disminuir o mantener ángulo. En estos casos el desgaste prematuro de la barrena es inevitable, por lo que la experiencia de campo es indispensable para detectar el desgaste que se está ocasionando. Manejo - Transporte Otro factor no menos importante de desgaste de las barrenas es su manejo y transporte. Sin importar el tipo de barrena, de conos o de diamante, debe tratarse bajo ciertos cuidados: se debe remover de su embalaje y colocarse sobre madera o alguna alfombra de caucho; nunca se debe rodar una barrena sobre la cubierta metálica del piso de perforación porque en el caso de las barrenas de diamante los cortadores son muy frágiles y pueden astillarse fácilmente. Si la barrena se deja caer por descuido y se rompen algunos dientes o cortadores, es posible que se acorte drásticamente su duración. En ese caso se deben anotar su número de serie, así como su tipo y su diámetro; revisarla en busca de daños que le pudieron haber ocurrido en tránsito y finalmente inspeccionar su interior para determinar si hay objetos extraños que puedan obstruir las toberas. Evaluación del desgaste de barrenas Sistema IADC de clasificación de desgaste El análisis y evaluación de cada barrena gastada puede ser de mucha utilidad para decidir el tipo de barrena que se va a utilizar después y si, en su caso, la práctica de operación debe ser modificada. Quien aprenda a "leer" el desgaste de cada barrena y entienda bien que significa su aspecto, estará muy cerca de obtener el máximo rendimiento de cada una de ellas. La información que se obtiene al evaluar el desgaste de las barrenas puede ser muy significativa. Este valor fue reconocido por la Asociación Internacional de Contratistas de Perforación (IADC International Association of Drilling Contractors) hace algunos años,

39

Barrenas e Hidráulica de Perforación

cuando se estableció un sistema mundial para la evaluación de desgaste de las barrenas de conos. Para las barrenas de cortadores fijos, este sistema de evaluación del desgaste no pudo ser aplicado y se tuvo que establecer un nuevo sistema. El sistema de evaluación de desgaste para cortadores fijos fue desarrollado por el Subcomité de Barrenas de Perforación de la IADC en 1987, y revisado en 1991. La tarea de evaluar y clasificar el desgaste de las barrenas representa un punto de gran importancia en aspectos clave para las operaciones de perforación: las revoluciones por minuto; la hidráulica y el peso sobre barrena que influyen en su rendimiento; para aprovechar al máximo su vida útil y así seleccionar mejor el tipo de barrena idóneo para la formación que se va a perforar. El sistema de evaluación de desgaste puede ser utilizado para todas las barrenas de conos, incluyendo a las de diamante natural (ND), de compactos de diamante policristalino (PDC), de diamante policristalino térmicamente estable (TSP), barrenas impregnadas, coronas y otras barrenas que no son de rodillo y que no utilizan el diamante como elemento cortador. La tabla de evaluación de desgaste adoptada por la IADC incluye todos los códigos necesarios para analizar el desgaste tanto de barrenas de conos como de barrenas de cortadores fijos. En este sistema, el desgaste se divide en ocho factores: las primeras cuatro columnas describen la estructura cortadora; las dos primeras columnas definen el grado de desgaste de los dientes, insertos o cortadores fijos de las hileras interiores y exteriores ya sea para barrenas de conos o de diamante, en escala de 0 a 8, con base en la cantidad del desgaste comparada con el tamaño original del diente o el cortador, los números aumentan con la cantidad de desgaste, el "cero" representa sin desgaste y el "ocho" indica desgaste total de los dientes o cortadores. La primera columna representa los cortadores situados dentro de los dos tercios del radio de la barrena para las de diamante, y para las barrenas de conos representa las hileras de dientes interiores.

Al evaluar una barrena de diamante desgastada, se debe registrar el promedio de desgaste de los dos tercios del radio, que representa las hileras internas, suponiendo que tenga 6 cortadores con desgaste 8, 6, 7, 4, 2 y 3 respectivamente, el desgaste de la hilera interior será:

(8+6+7+4+2+3) 6
La segunda columna para las barrenas de diamante comprende el tercio restante y para las barrenas tricónicas la hilera de dientes exteriores, si los desgastes de una barrena de diamante son 2, 1 y 3 entonces el desgaste de la hilera exterior es:

(2+1+3) =2 3
En las barrenas de dientes la experiencia de campo es fundamental para evaluar su desgaste, ya que al analizar la barrena se definirá el desgaste tanto de las hileras interiores como exteriores. La tercera y séptima columnas sirven para anotar las características de desgaste de la barrena, o sea, los cambios físicos más notorios desde su condición de nueva, como pueden ser: tobera perdida, cono roto, embolamiento, interferencia de conos. La cuarta columna se refiere a la ubicación. Se utiliza para indicar la localización de la característica de desgaste primaria anotada en la tercer columna. La columna número cinco (B), se refiere a los sellos del cojinete, cuando se trata de barrenas de cortadores fijos se marca siempre con una X, puesto que las únicas barrenas que tienen cojinetes son las de rodillos. La columna número seis (G) se refiere al calibre. Se utiliza para registrar la condición del calibre de la barrena. Se registra "I" si la barrena permanece calibrada, de lo contrario, se registra lo descalibrado que está la barrena utilizando una medida lo más cercana posible a 1/16 pg. La última columna del sistema de evaluación de desgaste de la IADC se utiliza para registrar la razón de

40

Barrenas e Hidráulica de Perforación

salida de la barrena. Los puntos anteriores para su mejor comprensión se ilustran en la figura 37. Otro punto fundamental y casi no usado es el análisis de los récords de barrenas. Ahí, además de anotar datos como la profundidad inicio y término de perforar, las condiciones de operación, el tipo, las toberas utilizadas, el tiempo de perforación, etc., se incluyen las observaciones, en las donde se pueden explicar las condiciones en las que fue operada la barrena, que en muchos casos son especiales, tales como: ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ Inicio de desviación. Mantener, incrementar o reducir ángulo. Velocidad de perforación controlada por pérdida de circulación, cambio de formación, etc. Utilización de motores de fondo, turbinas y/o sartas navegables. Utilización de martillo en casos de atrapamiento. Perforar con pérdida total de circulación. Perforar con presencia de gases amargos como ácido sulfhídrico y bióxido de carbono. Perforar con condiciones no óptimas de cualquier tipo por incapacidad del equipo de perforación, como el gasto, las revoluciones por minuto, etcetera.

estándar" de una barrena, sin importar dónde, o bajo qué circunstancias ha sido utilizada. Algunas compañías que fabrican barrenas efectúan otras evaluaciones de desgaste apegadas a la IADC, con la finalidad de llevar un control más estricto y así efectuar las mejoras necesarias. Como ejemplo se puede mencionar que algunas compañías evalúan los tres conos de las barrenas de rodillos y para las barrenas PDC califican cada uno de los cortadores y la información se divide en nueve categorías. Las dos primeras categorías, las cuales se enumeran, indican la ubicación del cortador en la barrena respecto a las aletas; la tercera categoría identifica el porcentaje de desgaste del cortador mediante un calibrador especial de desgaste. Las dos siguientes categorías indican la condición general de cada cortador y de su soporte; las categorías seis y siete se relacionan con la erosión y las dos últimas con los postes impregnados de diamantes y con cualquier otra observación pertinente. Lo anterior con la finalidad de continuar con las mejoras en el rendimiento con base en el diseño. Ejemplos de evaluación de desgaste se pueden observar en la figuras 38 y 39. Evaluación económica de rendimientos Costo por metro Aunque representan apenas una fracción del costo total del equipo, las barrenas son uno de los elementos más críticos para calcular el aspecto económico de la perforación. El costo de una barrena de diamante puede ser varias veces más alto que el de una barrena tricónica de dientes fresados o de insertos; de ahí que sólo pueda justificarse su uso con base en su rendimiento. Con el fin de evaluar su desempeño, se han usado varios parámetros de comparación como el costo de la barrena, velocidad de perforación, longitud perforada, etc. La utilización de estos parámetros como indicadores de rendimiento, podrían ser apropiados sólo en los casos cuyas características especiales lo justifiquen. En forma individual no es recomendable utilizarlos ya que se deben tomar en cuenta otros factores también importantes. El objetivo es lograr el menor costo de perforación sin poner en riesgo las operaciones; además se deben cumplir las especificaciones de perforación e inclusive observar las restricciones que pudieran existir.

Con las observaciones mencionadas anteriormente, se tendrá un mejor criterio para evaluar el desgaste y no se sacrificará el uso de un tipo de barrena que ha sido seleccionado correctamente. Esto podría suceder en el caso de una barrena de conos que se ha utilizado para iniciar a desviar, y al evaluarla tenga un excesivo desgaste en los baleros y los metros perforados sean pocos. A simple inspección se supondría que tuvo un bajo rendimiento, pero la realidad es que se utilizó con operaciones drásticas con un fin especifico. En el mismo caso podría estar una barrena de diamante; por esta razón se recomienda llevar los récords de las barrenas que se van a evaluar. Aplicaciones prácticas El sistema de evaluación de desgaste de la IADC puede ser utilizado con varios propósitos. Los fabricantes evalúan el diseño y aplicación de las barrenas, los operadores evalúan y mejoran sus programas de perforación. El sistema puede ser computarizado para construir una base de datos mundial para coordinar las aplicaciones de las barrenas. El objetivo principal de este sistema es obtener un "cuadro

41

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 37.

42

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 38 Ejemplos de evaluación de barrenas de arrastre (diamante y PDC).

Figura 39 Ejemplos de evaluación de barrenas de conos.

43

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Por lo antes expuesto el método más aceptado hoy en día es el COSTO POR METRO. Para su cálculo se usa la siguiente ecuación:

C= B+R(T+Tv+Tc)
M
De donde: C= B= R= Costo por metro perforado ($/m) Costo de la barrena ($) Costo de operación del equipo de perforación por hora ($/Hr) T = Tiempo transcurrido durante la perforación (Hrs) Tv = Tiempo de viaje de la sarta de perforación (Hrs) Tc = Tiempo de conexión (Hrs) M = Metros perforados por la barrena (m) Como se observa, se incluye un parámetro denominado tiempo de conexión (Tc), el cual se calcula de la siguiente manera: se divide la longitud perforada (M) entre 9.30, debido a que es la longitud estándar de un tubo de perforación. Con la operación anterior se calcula el número de conexiones, posteriormente se multiplica por el tiempo en que se efectúa una conexión; éste es variable de acuerdo con la experiencia del personal, el equipo utilizado y las condiciones de operación. A continuación se presenta un ejemplo del cálculo del tiempo de conexión: M = 850 m Tiempo en efectuar una conexión = 7 minutos Tc = 850 m / 9.30 m = 91.39 conexiones x 7 min = 639.73 min Tc = 639.73 min / 60 = 10.66 Hrs Para determinar el tiempo de viaje, como una práctica de campo, se utiliza la siguiente fórmula: Tv = 0.004 (Hrs/m) x Prof (m) Para determinar el factor 0.004 se supone que en 4 horas la tubería viaja 1000 m (4 Hrs/1000 m = 0.004 Hrs/m), sin embargo como ya se mencionó anteriormente, esto depende totalmente de la experiencia del personal, el equipo utilizado y las condiciones de operación.

La ecuación de costo por metro de perforación es válida para cualquier tipo de barrena, incluso las de diamante. La fórmula se puede usar al terminar una corrida de perforación usando datos reales de la operación para calcular el costo por metro de perforación, o se puede usar antes de iniciar la corrida asumiendo valores para calcular dicho costo. La fórmula se puede emplear para comparar costos usando barrenas de diamante contra barrenas convencionales o comparar las ventajas económicas relativas con tipos diferentes de barrenas de diamante. Anteriormente, a raíz de la introducción de las barrenas de diamante, casi todas las comparaciones se hacían con barrenas convencionales. Hoy, sin embargo, un creciente número de las evaluaciones se hacen para comparar el rendimiento de diversas barrenas de diamante. El costo previsto por metro perforado para una barrena propuesta suele compararse con el costo real de otras barrenas empleadas para perforar en la misma región y bajo condiciones similares de perforación. Los pozos que se usan para hacer las comparaciones suelen denominarse "vecinos", o pozos de correlación (pozos offset). En general, la comparación es más válida mientras más cercano esté el pozo vecino a la localización propuesta y mientras más parecidos sean los parámetros de perforación. Cuando se propone usar una barrena de diamante en regiones donde se usan barrenas tricónicas convencionales, es muy útil efectuar un análisis de "IGUALDAD DE COSTO", también conocido como "NI GANAR, NI PERDER" (BREAK EVEN). El punto breakeven se refiere simplemente a los metros perforados y las horas requeridas a tratar de igualar el costo por metro que se pudiera obtener para un pozo en particular si no se hubiese usado una barrena de diamante. Para obtener la "igualdad de costo", se tiene que usar, para fines comparativos, un buen récord de barrenas de un pozo vecino. Si se usa el siguiente registro de barrenas de 8 ½ pg tipo 517 que perforaron de 4000 a 4915 m, se puede determinar si una barrena de diamante resulta económica.

44

Barrenas e Hidráulica de Perforación

T = 11 Hr B = $ 15700 M = 915 m Así:

ROP= 90.92 Rendimiento de pozo vecino: Total de horas de rotación = Tiempo total de viaje = Costo del equipo = Costo total de barrenas = Total de metros perforados = 96 51 horas 500 $/Hr $ 11,700 915 m

500 =7.3m/hr (500x11+15700) 915

La barrena PDC tiene que perforar los 915 m a un ritmo de penetración de 7.3 m/Hr para igualar el costo por metro del pozo vecino de $ 90.92 para los mismos 915 m. Si la velocidad de perforación se asume, se usa la siguiente fórmula para calcular el break even de metros perforados:

Entonces, el costo por metro del pozo vecino para el intervalo de 4000 a 4915 m es:

C/P = 9700+500(96+51) =90.92$/m 915
Para determinar si una aplicación es apta para una barrena de diamante, los rendimientos del pozo vecino se conocen, pero el rendimiento de la barrena se estima. Así, se tienen que asumir cuántos metros hay que perforar o el ritmo de penetración (ROP) que debe lograr la barrena en cuestión. Suponiendo los metros perforados se emplea, entonces, la siguiente fórmula para calcular el ritmo de penetración para ni ganar, ni perder:

Fbe=
Donde:

RT+B C/P-R/ROP

Fbe = Metros perforados para igual costo ROP= Régimen de penetración supuesto (m/Hr) Entonces: en el ejemplo anterior, si se asume un ritmo de penetración de 30 m/Hr tenemos:

Fbe = 500x11+15700 =285m 90.92-500/30
En este caso la barrena de diamante solamente tiene que perforar 285 m para llegar al punto de igualdad de costo. Determinación del momento óptimo para el cambio de barrena Un método experimentado para determinar el momento preciso para suspender la perforación y efectuar un cambio de barrena consiste en ir calculando los costos por metro parciales y graficar (figura 40) los mismos contra el tiempo. El costo por metro perforado al inicio de la perforación con cualquier tipo de barrena representará siempre el costo por metro más alto debido a que los metros perforados son pocos. Lo anterior se ob-

C=

C/P-

R (RT+B) M

Donde: R = Costo del equipo ($/Hr) C/P= Costo por metro del pozo vecino ($/Hr) T = Tiempo de viaje, barrena de diamante B = Costo de la barrena de diamante M = Metros perforados por la barrena de diamante asumido Entonces, si se tiene: R = 500 $/Hr C/P = $ 90.92

45

Barrenas e Hidráulica de Perforación

se está utilizando puede perforar en el cambio de contacto geológico. Otros puntos que se deben considerar pues suelen dar un indicio equivocado de que la barrena utilizada no es la más adecuada, son los siguientes: ⋅ ⋅ ⋅ Efectuar un cambio de fluido por alguna razón operativa. Iniciar a desviar, incrementar, disminuir o mantener ángulo y rumbo. Cambiar los parámetros de perforación por alguna circunstancia obligada, como el peso sobre barrena, revoluciones por minuto, gasto, etcétera. La inclusión o eliminación de sartas navegables, puesto que en la sarta de perforación pueden incluir motores de fondo o turbinas y lógicamente esto modifica las condiciones de operación.

Figura 40.

serva en la figura 40: conforme se incrementa la longitud perforada y el tiempo, se tendrá una tendencia a disminuir el costo por metro, como se muestra en la región 0A de la figura 40. Posteriormente tendrá un comportamiento más o menos constante, después la estabilización del costo por metro (región AB) y, finalmente, se observará que se incrementa el costo por metro (de la región B en adelante). Esto podría indicar que la vida útil de la barrena ha terminado. El costo por metro aumenta en razón del grado de desgaste que ha alcanzado la barrena en su estructura de corte, en el caso de barrenas de diamante o en el sistema de rodamiento para el caso de barrenas de conos. De lo anterior se concluye que el momento óptimo para efectuar el cambio de barrena es el punto B. Es obvio que a partir de éste, el costo por metro se empieza a incrementar porque se incrementa el tiempo de perforación y no así los metros perforados. La aplicación de este método puede complicarse si no se tiene la experiencia de campo suficiente para visualizar qué está pasando con todos los parámetros involucrados: si el contacto geológico es el mismo, puesto que tienen propiedades en algunos casos totalmente diferentes, y la dureza, el factor más importante en cuanto al rendimiento de barrena. Lo que no sería recomendable es cambiar de barrena si los tiempos de perforación se incrementan y mucho menos si la barrena que

Una vez mencionado lo anterior y tomando en cuenta que no siempre será fácil elaborar la gráfica del costo por metro parcial contra el tiempo de perforación en el pozo, por las condiciones propias del trabajo, se ha definido un parámetro llamado "TIEMPO MÁXIMO PERMISIBLE" (TMP), el cual se calcula con la siguiente fórmula: TMP = (Cp / R) (60) El Tiempo Máximo Permisible se refiere a que se debe detectar el punto de menor costo por metro parcial para dar por terminada la vida de la barrena, pero CON UNA TOLERANCIA para compensar los errores en la medición y registro de los datos puesto que en el equipo de perforación no puede tenerse exactitud al marcar un metro sobre la flecha y se perdería tiempo. De esta manera cuando ya se tiene calculado el costo por metro parcial en un momento dado, simultáneamente se calcula el tiempo máximo permisible correspondiente, que será la base de comparación para los metros que se perforen a continuación. Este tiempo máximo promedio expresa los minutos que deberán emplearse para perforar el o los metros siguientes. Cuando la penetración real en minutos por metro es mayor que el tiempo máximo permisible indi-

46

Barrenas e Hidráulica de Perforación

ca que el costo por metro parcial está aumentando y el momento de sacar la barrena para cambiarla se aproxima. Por lo contrario, si la penetración real es menor que el tiempo máximo permisible, entonces indica que el costo por metro parcial sigue disminuyendo y la perforación aún es costeable. Ahora, si la tolerancia que se mencionó se aplica como igual a un 10 % se podría decir que a 3185 m el TMP que es 13.3 min/m más el 10 % de tolerancia, significa que los siguientes metros deberán perforarse en un tiempo máximo de 14.6 minutos cada uno para que sea aún costeable continuar perforando con esa barrena. Sin olvidar que los aspectos prácticos mencionados anteriormente se deben tomar en cuenta para tomar decisiones. V. OPTIMIZACIÓN DE LA PERFORACIÓN Introducción El concepto optimización de la perforación fue aplicado originalmente al procedimiento de selección de la hidráulica en las barrenas. Posteriormente incluyó procedimientos propios de la selección del peso sobre barrena y velocidad de rotación. Recientemente se ha utilizado en un sentido más amplio pues incluye a la planeación, selección y propiedades del lodo, tipo de barrena y condiciones de operación, así como los tipos de tubería de revestimiento y profundidades de asentamiento. Sin embargo, sólo se puede manejar un número limitado de variables de perforación utilizando procedimientos matemáticos formales de optimización. Las ecuaciones derivadas a partir del modelo de perforación que se presentará en este inciso se enfocan al proceso de la optimización del peso sobre barrena, velocidad de rotación, hidráulica y diámetro de las toberas de la barrena. Modelos matemáticos de perforación Los modelos matemáticos que simulan el comportamiento de la perforación de pozos petroleros iniciaron su desarrollo durante el periodo denominado "Científico" (1948-1968). En esta época se efectuaron los primeros trabajos encaminados a optimizar los costos de perforación.

Las teorías sobre la perforación al mínimo costo están basadas en una combinación de datos históricos y técnicas de predicción empíricas para seleccionar la combinación óptima de peso sobre la barrena y la velocidad de rotación. En general, la obtención del mínimo costo de perforación no es más que un compromiso entre dos respuestas opuestas: el ritmo de penetración puede ser incrementado mediante un aumento en el peso sobre la barrena y la velocidad de rotación, o ambos. Un incremento en el peso sobre la barrena o en la velocidad de rotación, o en ambos, producirá una reducción en la vida útil de la barrena. Además, un cambio en el peso sobre la barrena y/o en la velocidad de rotación produce diferentes resultados sobre el ritmo de penetración y el ritmo de desgaste de la barrena, en función de sus condiciones en el momento en que esos cambios se realicen. La obtención del costo mínimo de perforación requiere de una evaluación cuantitativa de las variables involucradas. Varias formas de los modelos matemáticos básicos se han sugerido, pero todos ellos están expresados en cuatro relaciones básicas: Ecuación del costo de perforación Ecuación del ritmo de penetración Ecuación del ritmo de desgaste del diente (estructura de corte). Ecuación del ritmo de desgaste del balero (rodamientos) La solución a estas cuatro relaciones básicas está sujeta a varias suposiciones: × El costo de perforación es la suma del costo de la barrena, el costo de rotación y el costo de viaje. × Las barrenas de diamante policristalino compacto (PCD) y de diamantes no están incluidas. × La vida de la barrena se encuentra limitada ya sea por la vida del diente, la vida del balero o una combinación de los factores operacionales, que

47

Barrenas e Hidráulica de Perforación

hace necesario sacar la barrena antes de que se desgaste totalmente. × La hidráulica de perforación es la adecuada y no limita el ritmo de penetración. × Las consideraciones del peso sobre la barrena y velocidad de rotación excluyen problemas del agujero. × Las características de perforabilidad de una formación pueden expresarse como un valor promedio para un intervalo perforado. × Las expresiones matemáticas y sus derivadas son correctas. Modelo de Bourgoyne y Young Este modelo fue desarrollado con base en sistemas de monitoreo de localización de pozos, que a su vez han permitido el desarrollo de rutinas para la determinación de mejores modelos matemáticos para la optimización de la perforación. El modelo propuesto se realizó a través de un análisis de regresión múltiple de datos minuciosamente tomados de la perforación a intervalos cortos. En el análisis se incluyen los efectos: Resistencia de la formación Profundidad de la formación Compactación de la formación Presión diferencial en el fondo del agujero Diámetro y peso sobre la barrena Velocidad de rotación Desgaste de la barrena Hidráulica de la barrena En este inciso se presentará un procedimiento de regresión para resolver las ecuaciones del modelo propuesto para: × La selección del peso sobre barrena, velocidad de rotación e hidráulica de la barrena. × El cálculo de la presión de formación a partir de datos de perforación. La aplicación del procedimiento se ilustra utilizando datos de campo. Inicialmente, se emplearon modelos para cada parámetro; esto es, un modelo para la

optimización del peso sobre barrena y la velocidad de rotación; otro diferente para la optimización de la hidráulica de la barrena y otro más para la detección de presiones anormales a partir de datos de perforación. Cada uno de estos modelos se basaron en información de campo y laboratorio. Aquí se conjunta en uno solo todos los parámetros involucrados, tratando de: × Combinar el conocimiento acerca del proceso de perforación rotatoria en un solo modelo. × Desarrollar las ecuaciones para el cálculo de la presión de formación, el peso sobre barrena, la velocidad de rotación, y la hidráulica de la barrena, óptimos y consistentes con el modelo. × Proporcionar un método sistemático para la calibración del modelo de perforación utilizando datos de campo. Ecuación del ritmo de penetración El modelo de perforación seleccionado para predecir el efecto de varios de los parámetros de perforación x j, sobre el ritmo de penetración dD/dt, está dado por:
8 dD =Exp a +Σa x 1 j=2 j j dt

[

]

Donde Exp (z) se usa para indicar la función exponencial e t. El comportamiento del modelo de perforación en un tipo de formación dada se resuelve seleccionando y determinando las constantes a1 la a8 en la ecuación 1. Ya que la ecuación es lineal, estas constantes se pueden estimar a partir de un análisis de regresión múltiple con datos de campo. Efecto de la resistencia de la formación La primera constante representa el efecto de la resistencia de la formación sobre el ritmo de penetración. Ésta es inversamente proporcional al logaritmo natural del cuadrado del parámetro de resistencia de perforabilidad tratado por Maurer. También incluye el efecto sobre el ritmo de penetración de los parámetros de perforación que no han sido matemáticamente modelados, por ejemplo el efecto de los sólidos perforados.

48

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Efecto de Profundidad y Compactación Los términos a2 x 2 y a3 x 3 representan el efecto de la profundidad y de la compactación, respectivamente, sobre el ritmo de penetración, x2 está definido por:

Efecto de la presión diferencial. El término a4 x4 representa el efecto de la presión diferencial a través del fondo del agujero sobre el ritmo de penetración, x4 esta definido por:

x2 = 10,000.0-D

x4 = D(gp-ρc)
de esta manera se supone una disminución exponencial en el ritmo de penetración con el incremento de la presión diferencial en el fondo del agujero. Los datos de campo presentados por Vidrine y Benit, y por Combs, así como los datos de laboratorio presentados por Cunningham y Eenink, y Garnier y Van Lingen indicaron una relación exponencial entre el ritmo de penetración y el incremento de la presión diferencial en el fondo del pozo de alrededor de 1000 psi (ver figura 42).

y de esta manera se supone una disminución exponencial en el ritmo de penetración con la profundidad en una formación normalmente compactada. La naturaleza exponencial de la tendencia de compactación normal se indica en la publicación de microbarrenas y datos de campo de Murria, así como en los datos de campo de Combs (ver figura 41), x3 está definida por:

x3 = D0.69(gp-9.0)
lo que representa un incremento exponencial en el ritmo de penetración con respecto al gradiente de presión de formación. La naturaleza exponencial del efecto de baja compactación sobre el ritmo de penetración se sugiere con base en la teoría de compactación, pero esto no ha sido verificado experimentalmente. Para poder resolver la ecuación, se ha normalizado el efecto de compactación sobre el ritmo de penetración, e igualado a 1 para una formación normalmente compactada a 10,000 pies.

Figura 42 Efecto de la presión diferencial sobre el ritmo de penetración.

Vidrine y Benit también notaron una aparente relación entre el efecto de la presión diferencial sobre el ritmo de penetración y el peso sobre barrena. Sin embargo, no se pudo obtener una correlación consistente a partir de los datos disponibles; por esta razón no se incluyó el término del peso sobre barrena en la ecuación de X4. Efecto del Diámetro y el Peso sobre Barrena, W/d.
Figura 41 Efecto de la compactación normal sobre el ritmo de penetración.

El término a5 x5 representa los efectos del peso sobre barrena y del diámetro de la barrena sobre el

49

Barrenas e Hidráulica de Perforación

ritmo de penetración, x5 está definido por:

x5 = ln

[ ]
w- w d d w 4.0d

( ) ( )

t

t

se supone que el ritmo de penetración es directamente proporcional a (W/d)a5 como indican varios autores. El término ea5x5 es normalizado e igual a 1.0 para 4,000 lb/pg de diámetro de la barrena. El peso sobre barrena para iniciar, (W/d)t, se debe estimar con pruebas de perforación. Los valores reportados del exponente del peso sobre barrena están en el rango de 0.6 a 0.2. Efecto de la velocidad de rotación, N. El término a7 x7 representa el efecto de la velocidad de rotación sobre el ritmo de penetración, x6 esta definido por:

luar la constante a7 a partir de datos de campo. La figura 43 muestra una comparación típica entre otras relaciones publicadas y el valor 7 depende principalmente del tipo de barrena y en menor grado del tipo de formación. Cuando se utilizan barrenas con insertos de carburo de tungsteno, el ritmo de penetración no varía significativamente con el desgaste del diente. De esta manera se asume un valor del exponente del desgaste del diente a7, de cero y los exponentes desde a1 hasta a6 y a8 son los que entran en la regresión. Observe que ed7x7 es igual 1.0 cuando h ó a7 son cero.

x6= ln

( )
N 100
Figura 43 Efecto del desgaste del diente sobre el ritmo de penetración.

se asume que el ritmo de penetración es directamente proporcional a Na6 como afirman varios autores. El término ea6x6 está normalizado e igual a 1.0 para 100 rpm. Valores reportados del exponente de la velocidad de rotación está en un rango a partir de 0.4 para formaciones muy duras hasta 0.9 para formaciones muy blandas.12 Efecto del desgaste del diente, h El término d7 x7 representa el efecto del desgaste del diente sobre el ritmo de penetración. x7 está definido por:

Efecto de la hidráulica de la barrena Los términos a8x8 representan el efecto de la hidráulica de la barrena sobre el ritmo de penetración, x8 está definido por:

x7 = -h

X8 =

ρq 350µdn

donde h es la altura del diente en fracción que ha sido gastada sin parar. Otros autores8, 9 han utilizado expresiones más complejas para modelar el desgaste del diente. Sin embargo, esas expresiones no fueron idealmente ajustadas para el procedimiento de análisis de regresión múltiple utilizado para eva-

y está basada en experimentos con microbarrenas realizados por Eckel. Como se muestra en la figura 44, Eckel encontró que el ritmo de penetración es proporcional al número de Reynolds  ρ T  eleva  do a una potencia de 0.05.  

 µ GQ 

50

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Debido a que la viscosidad aparente a 10,000 seg-1 no se mide y registra habitualmente, ésta puede ser estimada utilizando la siguiente relación:

en tamaños comunes. Los datos que no están listados pueden encontrarse en otros tamaños. Ecuación para simular el desgaste de los baleros de la barrena. El desgaste del diente se determina utilizando:

µ = µp+

20

τy

G% 1  1   Z  = GW τ % 100   4G    

E

Figura 44 Ritmo de perforación vs. función del número de ReynoldsI.

Ecuación para simular el desgaste de dientes de la barrena Además del modelo del ritmo de penetración, también se necesitan ecuaciones para estimar las condiciones de la barrena a cualquier tiempo. El desgaste del diente se determina utilizando:

donde la constante b depende del tipo de baleros y del tipo de lodo (ver tabla 4) y la constante del balero se calcula a partir de la medida del desgaste de la barrena. Observe que la ecuación 10 está normalizada para que el factor de abrasividad, H, sea numéricamente igual a las horas de vida del diente que resultaría si una barrena de Clase 1 funcionara a condiciones estándar, es decir, a un peso sobre barrena de 4,000 lb por pg de diámetro de barrena y una velocidad de rotación de 100 rpm. Del mismo modo, la ecuación 11 está normalizada para que la constante del balero B sea numéricamente igual a las horas de vida del balero que resultaría si la barrena funcionara en condiciones estándar. Normalizando de esta manera las ecuaciones de desgaste de la barrena, el personal de campo puede darle un significado físico a las constantes de desgaste de la barrena y detectar más fácilmente las anomalías en el desgaste. (Estes, J.C., 1971) puntualizó que el ritmo de desgaste de la barrena será excesivo si se le aplica mucho peso. Él recomienda pesos sobre barrena máximos basados en la capacidad de los baleros para barrenas de dientes maquinados y en las estructuras de corte para barrenas de insertos. Técnica de regresión múltiple Las primras 7 ecuaciones definen las relaciones funcionales generales entre el ritmo de penetración y otras variables de perforación, pero las constantes a2 a a8 se deben determinar antes de que estas ecuaciones puedan ser aplicadas. Las constantes a2 a a8 se determinan a través de un análisis de regresión múltiple de datos de perforación específicos tomados a intervalos cortos de profundidad. Desde hace tiempo se utiliza el análisis de regresión basado en los datos históricos de la perforación para

dh dt

H3
H

() [ ] (d ) N 100
H1

[ ][
W -4 d max W
max

W d

H 1+ 2 2

1+H2h

]

donde H1,H2,H3 y (W/d)max depende del tipo de barrena (ver tablas 1, 2 y 3) y la constante de abrasión (H se calcula a partir de la medida del desgaste de la barrena). Los datos anteriores están generalmente disponibles

51

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Tabla 1 Guía para la clasificación de barrenas (ejemplo).

Tabla 2 Parámetros de desgaste recomendados para barrenas.

pg

Tabla 3. Peso máximo diseñado en una barrena,* 1,000 lb/in (Estes, J.C., 1971). * Barrenas con cojinetes sellados son de un 8 a 10 % más bajas; barrenas con cojinetes de fricción son 10 a 12 % más altas. **El máximo para barrenas de insertos se basa en la estructura de corte y no en la capacidad del cojinete.

52

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Tabla 4 Parámetros recomendados para el cojinete en barrenas.

evaluar las constantes de la ecuación del ritmo de perforación. En 1959, Graham y Muench10 lo propusieron en uno de los primeros artículos sobre la optimización de perforación. Esta propuesta fue utilizada por Combs 4 en su trabajo sobre la detección de la presión de formación a partir de datos de perforación. Sin embargo, gran parte de los trabajos previos en esta área se ha visto obstaculizado por la dificultad para obtener datos de campo precisos y, además, porque el efecto de muchos de los parámetros de perforación discutidos anteriormente han sido ignorados. Los progresos recientes en el monitoreo de pozos in situ han permitido la utilización de una ecuación de perforación más compleja (ecuación 1). La derivación de un procedimiento de análisis de regresión múltiple se presenta a detalle en el punto. Derivación de ecuaciones básicas. Teóricamente se requieren sólo ocho datos puntuales para resolver las ocho constantes desconocidas a 1 a a 8. Sin embargo, en la práctica esto sería verdad siempre y cuando la ecuación 1 representara el proceso de perforación rotatoria con una precisión del 100%, aunque esto no significa que alguna vez suceda en la realidad. Cuando se utilizan sólo pocos puntos de datos en el análisis de datos de campo, suelen calcularse valores negativos para una o más de las constan-

tes de regresión. Un estudio de sensibilidad del procedimiento de análisis de regresión múltiple indicó que el número de puntos dato requeridos para arrojar resultados significativos no sólo depende de la precisión de la ecuación 1, sino también del rango de valores de los parámetros de perforación x2 a x8. La tabla 5 resume los rangos mínimos recomendados para cada uno de los parámetros de perforación y el número mínimo recomendado de puntos dato para ser utilizados en el análisis. Cuando cualquiera de los parámetros de perforación xj, se han mantenido esencialmente constantes a través del intervalo analizado, se debe estimar un valor para la constante de la regresión múltiple correspondiente, aj, a partir de estudios históricos y el análisis de la regresión se realiza para las constantes restantes de la regresión. Cuando el número de parámetros de la perforación incluidos en el análisis disminuye, el mínimo número de puntos dato que se requiere para calcular las restantes constantes de regresión también disminuye (ver tabla 5). En muchas aplicaciones, datos de más de un pozo se han combinado para calcular las ocho constantes de la regresión. El ritmo de penetración, el peso sobre barrena y la velocidad de rotación se deben monitorear a

Tabla 5 Rango de datos mínimos recomendados para un análisis de regresión.

53

Barrenas e Hidráulica de Perforación

través de intervalos cortos de profundidad para asegurar que la mayoría de la información registrada sea representativa de un mismo tipo de formación. Se encontró que un intervalo de 2 a 5 pies proporciona datos representativos y todavía mantiene la cantidad de datos dentro de los límites razonables. Datos de campo tomados en lutitas de un pozo costafuera de Louisiana se muestran en la tabla 6. Observe que las principales variables de perforación requeridas para el análisis de la regresión son: profundidad, ritmo de penetración, peso sobre la barrena por pulgada de diámetro, velocidad de rotación, desgaste de dientes (en fracción), parámetro del número de Reynolds, densidad del lodo y gradiente de presión de formación. Para calcular los mejores valores de las constantes de la regresión a 1 a a 8 .se utilizaron los datos mostrados, los

parámetros x 2 a x 8 se calculan aplicando las ecuaciones 2 a 8 para cada dato de entrada. Entonces se pueden obtener ocho ecuaciones con ocho incógnitas, a1 a a8. para los valores x2 a x8 utilizando el procedimiento descrito en el punto 3. Por ejemplo la primera de las ocho ecuaciones definidas en el punto Derivación de ecuaciones básicas está dada por: na1+a2x2+a3x3+a4x4+a5x5+ a6x6+a7x7+a8x8=Ln dD
dt

Así usando los 30 puntos dato de la tabla 6 en esta ecuación tenemos: 30 a1 - 0.89 x 105 a2+ 0.94 x 10 5 a3 - 0.36 x 10 6 a420 a5 - 7.4 a6 - 12 a7 - 6.3 a8= 85

Tabla 6. Ejemplo de datos para un análisis de regresión múltiple.

54

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Cuando se resuelve el sistema resultante de las ocho ecuaciones, para las ocho incógnitas, se obtienen las constantes a1 a a8, para el pozo 1, las cuales se muestran en la Tabla 7. Los resultados obtenidos de lutitas de varios pozos de la misma área de la Costa de Louisiana, también se muestran en la tabla 7 para poder hacer una comparación de los resultados. Las derivaciones de las ecuaciones de optimización se dan en los punto Derivación de ecuaciones básicas. Condiciones óptimas de operación: peso sobre barrena y velocidad de rotación Sustituyendo en la ecuación 1, una forma integrada de las ecuación 11 y la correspondiente al costo por metro conduce a la siguiente expresión, para el costo por metro, para un peso sobre barrena por pulgada de diámetro, W/d, velocidad de rotación, N, y tiempo de rotación, tb.

Si se supone que la vida de la barrena tb, está limitada por el desgaste de los dientes o el desgaste de los baleros, entonces, el tiempo de rotación tb, se puede obtener a partir de una forma integrada de la décima y onceava ecuación. Por lo tanto se debe utilizar en la catorceava ecuación, el valor más pequeño de los dos tiempos de rotación, tb, dados por:

tb=J2[1+H2/2]
ó

tb=τB

[ ] [100] N
4d W
b

Cf=

J1J2H2 a7
2

[

Cb+Cr(tt+tc+tb)

1+ a7 +(U-1).Exp H2

a [ H +U ]]
7 2

Una tabla de costo por pie para varias combinaciones de peso sobre barrena y velocidad de rotación, se puede generar aplicando las ecuaciones anteriores. La tabla 8 contiene el costo por pie para un problema ejemplo. Observe que en la tabla del costo por pie se pueden identificar rápidamente: × La mejor combinación peso sobre barrena y velocidad de rotación × La mejor velocidad de rotación para un peso sobre barrena dado × El mejor peso sobre barrena para una velocidad de rotación dada El desgaste de los dientes limita la vida de la barrena Las ecuaciones analíticas, relativamente simples, para obtener la mejor combinación de peso sobre barrena y velocidad de rotación se

donde:

J1=Exp

( a +Σa x
6

1

j=2

j j+ 8 8

ax

)
1

τ J2= ΗH 3

[ ]
( )(d )
W
max

W W d max d -4

[ ]
N 100

H1

[ ]
1+H2/2

U =-

a7 1+2H2tb/J2 H2

Tabla 7 Resultados del análisis de regresión para un ejemplo del área de la Costa del Golfo

55

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Tabla 8. Ejemplo de evaluación del costo por pie.

derivaron (ver el punto Derivación de ecuaciones básicas), para el caso en que el desgaste del diente limita la vida de la barrena, utilizando el procedimiento descrito por Maratier. El peso sobre barrena por pg de diámetro de la barrena óptimo, (W/d)opt, está dado por:

( )=
w d
opt

w a5H1 d

( )

a5H1+a6

max

+a6

w (d)

de la medida del desgaste de la barrena y la ecuación 10. Cuando se utilizan las ecuaciones para obtener el peso óptimo sobre barrena y la velocidad de rotación, el costo por metro se debe calcular para un desgaste de dientes H, de 1 y 0.95 para asegurar la validez de la suposición de que la vida de la barrena está limitada por el desgaste del diente. Desgraciadamente, expresiones analíticas simples para calcular el mejor peso sobre barrena constante y velocidad de rotación no se han podido obtener en el caso de que el desgaste del balero limite la vida de la barrena. Ante esta situación se debe construir una tabla del costo por metro aplicando las ecuaciones anteriores en forma iterativa. Hidráulica óptima La ecuación del costo por metro utilizada no incluye los costos provocados por el bombeo asociados con la optimización de la hidráulica de la barrena. Sin embargo, puesto que el costo del bombeo es generalmente pequeño comparado con el costo diario del aparejo, esto no es una limitación seria. Nelson18 demostró que los gastos debidos al bombeo se pueden relacionar con los caballos de fuerza hidráulicos desarrollados por la bomba. Observando la ecuación 1, podemos ver que el ritmo de penetración será máximo cuando el término a8 x8 sea máximo. Como se muestra en el punto Derivación de ecuaciones básicas, esto se logra seleccionando el tamaño de toberas y las condiciones

t

donde la constante H1 y (W/d)max se puede obtener de la tabla 2 y las constantes a5 a a6 se obtienen del análisis de regresión. El valor esperado de la vida de la barrena está dado por:

H tb= [ C +tt+tc][ a -1]
1 r 6

Cb

y la velocidad de rotación óptima, Nopt, está dada por:

τ Nopt=100 t H b

[

w w (d) - (d) w H [ ( d ) -4 ]
max opt

3

max

]

Donde el factor de abrasividad H, se obtiene a partir

56

Barrenas e Hidráulica de Perforación

PRESIÓN (lb/pg2)

5000 PRESIÓN

∆Pb=

mpp m+2

OPTIMO 1000

2Pp m+2

Rango de profundidad Velocidad de rotación (rpm) Peso sobre barrena por pulgada de diámetro de la barrena (1,000lb/pg) Donde m es la pendiente de una gráfica de caída de presión parásita contra gasto de flujo en papel doble logarítmico. Observe que de acuerdo con la ecuación anterior, la fuerza de impacto en las toberas, así como la función del número de Reynolds x 8 es maximizada. Las consideraciones teóricas indican un valor de 1.8 para m. Sin embargo, Scott ha reportado valores calculados de m tan bajos como 1.0.

FLUJO MIN.

de operación de bombas para que las caídas de presión a través de la barrena, Pb, estén relacionadas con la máxima presión de bombeo, Pp, por:

m=1.2

100

10

50

100

500
GASTO (GPM)

FLUJO MAX.

1000

Figura 45 Cálculo de la hidráulica óptima en la barrena.

La caída de presión a través de la barrena se estima a un gasto normal de circulación y a un gasto de circulación reducido, aplicando la ecuación de orificio o la regla de deslizamiento hidráulico. La pérdida de presión parásita total se determina como la diferencia entre la presión en la tubería vertical y la caída de presión a través de la barrena. Conociendo las caídas de presión parásita a 2 gastos se puede estimar gráficamente el exponente m (ver figura 45). El gasto de flujo óptimo y la caída de presión a través de la barrena se puede calcular con la última ecuación. Detección de la presión de formación El parámetro de diseño más importante para asegurar un bajo costo y operaciones libres de problemas es la presión de poro de las formaciones atravesadas. Debido a que la perforabilidad para un tipo de formación dada es afectada, tanto por la presión diferencial en el fondo como por la compactación efectiva de la formación, un registro del ritmo de penetración normalizado se puede usar para estimar la presión de formación.

Las constantes de la regresión y los datos de perforación son utilizados para el cálculo y graficación del parámetro de perforabilidad, Kp, definido por:

Kp= Log10

[

dD dt /Exp (a5x5+a6x6+ a7x 7+a8x 8

]

el parámetro de perforabilidad está basado en la ecuación del ritmo de penetración, que es análogo al exponente "d" desarrollado por Jorden y Shirley11 utilizando una ecuación del ritmo de penetración más simplificada. El registro de perforabilidad se analiza para determinar el tipo de formación que está siendo perforada. El gradiente de presión de formación puede ser relacionado con el parámetro de perforabilidad, Kp, para un tipo dado de formación por:

gp =(2.3Kp-a1-a2x2+9a3D0.69+ρca4D) /(a3D0.69+a4D)
Para suavizar las variaciones de litología, normalmente se grafican para un promedio de 25 pies los valores de la presión de formación. También, la presión

57

Barrenas e Hidráulica de Perforación

de formación es estimada con base en la densidad de los recortes recuperados en superficie. Sin embargo el registro del ritmo de penetración normalizado nos provee de información más exacta. Esta aproximación se ha probado en el área de la costa del Golfo de México. La respuesta de la perforabilidad a un incremento en la presión de formación debe ser más alta porque las zonas de alta presión de formación están bajo compactadas. Nomenclatura a1 = Parámetro de resistencia de la formación a2 = Exponente de la tendencia de compactación normal a3 = Exponente de bajo compactación a4 = Exponente de presión diferencial a5 = Exponente del peso sobre barrena a6 = Exponente de la velocidad de rotación a7 = Exponente del desgaste de dientes a8 = Exponente hidráulico b = Constante de baleros B = Desgaste de baleros en fracción Cb = Costo de la barrena en dólares Cf = Costo de perforación por pie dls/pie Cr = Costo del equipo en Dls/hr d = Diámetro de la barrena dn = Diámetro de las toberas de la barrena D = Profundidad del pozo g p = Gradiente de presión de poro de la formación H1,H2,H3= Constantes que dependen del tipo de barrena i,j = Índices de la sumatoria J = Una función del peso por pulgada y velocidad de rotación kp = Parámetro de perforabilidad normalizado K = Constante m = Exponente del gasto de flujo n = Número de datos puntuales Nopt = Optimización de la velocidad de rotación Pp = Presión de bombeo q = Gasto de flujo t = Tiempo en horas tt = Tiempo de viaje en horas W/d= Peso sobre barrena por pulgada de diámetro de la barrena x2 = Parámetro de perforación de compactación normal x3 = Parámetro de perforación de bajo compactación x4 = Parámetro de perforación de presión diferencial

x5 = Parámetro de perforación de peso sobre barrena x 6 = Parámetro de perforación de velocidad de rotación x 7 = Parámetro de perforación de desgaste de dientes x8 = Parámetro de perforación de hidráulica de la barrena m = Viscosidad aparente r = Densidad del lodo rc = Densidad equivalente de circulación del lodo tB = Constante de vida de los baleros a condiciones estándar en horas tH = Constante de abrasividad de la formación o vida de los dientes a condiciones estándar en horas Derivación de ecuaciones básicas Derivación del procedimiento de análisis de regresión múltiple.

1n dD =a1+Σajxj j=2

8

dt

ri =a1+Σajxj -1n dD j=2 dt aΣri2 n ari i=1 =Σ2ri i=1 aaj =Σ2rixj=0 aaj
a1n+a2Σx2+a3Σx3+....+a8Σx8 Σ1n
n

8

....+a 8Σx 2x 8 =Σx 21n dD

dD dt

a1Σx2+a2Σx22+a3Σx2x3+

dt

a 1 Σx 3+a 2 Σx 3x 2+a 3Σx 32....+a 8 Σx 3 x 8= Σx 3 1n

dD dt

a 1 Σx 8+a 2 Σx 8x 2+a 3Σx 8x 3....+a 8Σx 82 = Σx 8 1n

dD dt

58

Barrenas e Hidráulica de Perforación

G = 1.0 -

Σ (1n dD )OB - (1ndD )C dt dt Σ (1n dD )OB - (1ndD ) dt dt

[

2

]
2

[

]

[
(

Cf=

Cb +t +t ∫ (1+H2h)dh Cr t c + J1J2 J1

∫e-a7h (1+H2h)dh

Cr

]
t

Optimización del peso sobre barrena y velocidad de rotación

Cf =

Cb +t +t +t t c b Cr

W Cb ( +tt+tc )(a5 - d Cr W d max a5J2∫ (1+H2h)dh=0

W -(d ) + ( ) -(W ) d

1 ∆D C
r

Cb +t +t )(1 - H1) +J2∫(1+H2h)dh=0 Cr t c a6

∆D = Exp(a1 + J1 = Exp(a1 +

Σa x +a x )∫
j j j j 8 8

tb 8 8 ο

e -a7hdt

Optimización de la hidráulica

Σa x +a x )

dn=K1( ρq )0.25 ∆pb
2

∆D = J1 ∫οtbe -a7hdt........(b - 2b) τH ( W) d max

∆pb= PP-K2qm 1 ) ea8x8=

W

dt =

H3 ( W ) d max - 4

d (100 ) H .(

N

1

1+H2 / 2

[ ρ µΚ ]
.75 350
1

[Pq2-K2qm+2]0.25a8

∫οh(1 + H2h ) dh dt = J2 ∫οh(1 + H2h ) dh ∆D = J1 J2 ∫ο h e -a7h(1 + h2h ) dh tb = J2 ∫οh(1 + H2h ) dh

2Ppq-(m+2)K2qm+1=0 2Pp-(m+2)∆Pd=0 ∆Pd= 2Pp m+2

59

Barrenas e Hidráulica de Perforación

N J2τH=Η3(100

)

H1

() . (d ) W d max-4 W
max

W d

H 1+ 2 2 ( ) tb h+H2h2/2

DPd=

2Pp 2(3000) = =1875 m+2 1.2+2

Donde: W = peso sobre la barrena, en miles de libras M = peso sobre la barrena extrapolada a un ritmo de perforación de cero l = exponente expresando los efectos de la velocidad de la rotaria sobre el ritmo de perforación C2 = constante H = altura normalizada del diente, igual a cero para un diente afilado (nuevo sin desgaste) y uno para un diente totalmente desgastado * Desde el punto de vista práctico, una barrena nunca podrá ser sacada debido al ritmo de penetración, uno incrementaría W y/o N hasta la destrucción de la barrena. Nomenclatura K = Perforabilidad de la formación. N = Velocidad de la rotaria, RPM. b = Constante del balero de la barrena. Referencias Young, F S., Jr., y Tanner, K. D.: Recent Developments . in On-Site Well Monitoring Systems, Petroleum Short Course, Texas Tech U., Lubbock (April 1972). Maurer, W. C.: "The 'Perfect Cleaning' Theory of Rotary Drilling", J. Pet. Tech. (Noviembre 1962) 12701274; Trans., AIME, Vol. 225. Edwards, J. H.: "Engineering Design of Drilling Operations", Drill. and Prod. Prac. API (1964) 39. Galle, E. M., y Woods, A. B.: "Best Constant Weight and Rotary Speed for Rotary Rock Bits", Drill. and Prod. Prac. API (1963) 48. Graham, J. W., y Muench, N. L.: "Analytical Determination of Optimum Bit Wieght and Rotary Speed Combinations" paper SPE 1349-G presented

at SPE-AIME 34th Annual Fall Meeting, Dallas, Octubre 4-7, 1959. Jorden, J. R., y Shirley, O. J.: "Application of Drilling Performance Data to Overpressure Detection", J. Pet. Tech. (Noviembre 1966) 1387-1394. Maratier, J.: "Optimum Rotary Speed and Bit Weight for Rotary Drilling", MS thesis, Louisiana State U., Baton Rouge (junio 1971). Eckel, J. J.: "Microbit Studies of the Effect of Fluid Properties and Hydraulics on Drilling Rate", J. Pet. Tech. (Abril 1967) 541-546, Trans., AIME, Vol. 240. Estes, J. C.: "Selecting the Proper Rotary Rock Bit", J. Pet. Tech. (Noviembre 1971) 1359-1367. Lummus, J. L.: "Acquisition and Analysis of Data for Optimized Drilling", J. Pet. Tech. (Noviembre 1971) 1285-1293. Young, F S., Jr.: "Computerized Drilling Control", J. . Pet. Tech. (Abril 1969) 483-496, Trans., AIME, Vol. 246. Nelson, J. K.: "What Mud Pump Horsepower Costs", Pet. Eng. (Octubre 1965) 71. Bourgoyne, A. T., Rizer, J. A., y Myers, G. M.: "Porosity and Pore Pressure Logs", The Drilling Contractor (Mayo-Junio 1971) 36. VI. FACTORES QUE AFECTAN LA VELOCIDAD DE PENETRACIÓN Introducción Durante varias décadas, la industria petrolera consideró a la perforación de pozos como un "arte", no como una "ingeniería". En los inicios de la perforación de pozos petroleros tal aseveración pudo haber tenido algo de verdad. Sin embargo, desde principios de los años 20 hasta finales de los 40, la Tecnología de la Perforación de Pozos Petroleros vivió un importante periodo de desarrollo. Actualmente no se puede concebir la perforación de pozos sin un diseño y planeación previos a su realización en los que se vean involucradas gran cantidad de tecnologías en un avanzado proceso. Afirmandose que la perforación de pozos petroleros ha evolucionado hasta convertirse en una verdadera ingeniería. Lo anterior no significa necesariamente que el arte involucrado en la perforación de pozos haya dejado de existir, sino más bien se ha conjuntado con las diferentes disciplinas de la ingeniería.

60

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Generalmente, las prácticas y procedimientos de la planeación y perforación de un pozo están determinados, entre otros aspectos, por las prácticas comunes del área, experiencia y habilidad del personal así como los procedimientos y políticas de la empresa. La seguridad del pozo, que incluye tanto al personal como a las instalaciones y al medio ambiente, es un factor de primordial importancia, por no decir que es el factor principal. A continuación se plantearán aquellas variables que afectan a la velocidad de perforación, debido a que este es el factor que mayor influencia tiene sobre los costos, aun cuando esto no significa que la mayor velocidad de penetración produzca como resultado el menor costo en la perforación. En términos generales, las variables que afectan a la velocidad de penetración pueden ser clasificadas en dos grandes grupos: Variables Inalterables y Variables Alterables. Variables inalterables Son todas aquellas variables que no pueden ser modificadas o cambiadas por el operador. En su mayoría son todos los factores o propiedades inherentes a la localización del pozo y a la formación. A) Personal × Habilidad × Experiencia × Relación Empresa-Trabajador × Motivación B) Equipo de Perforación × Capacidad × Flexibilidad y Automatización × Potencia C) Características de la Formación × Resistencia a la Compresión × Elasticidad × Tendencia al Embolamiento × Permeabilidad × Contenido de Fluidos × Presión de Formación × Porosidad × Temperatura A) Personal

Indiscutiblemente el personal, tanto el que labora en el equipo (cuadrilla de perforación, técnicos, perforadores, etc.) como los encargados de la planificación y supervisión de las operaciones, constituyen el factor más importantes en el proceso de la perforación del pozo y por lo tanto ejercen gran influencia sobre la velocidad de penetración. Los dos principales factores que afectan el rendimiento de las operaciones de perforación son: Habilidad La eficiencia del personal depende en gran medida de su habilidad para realizar las operaciones en el equipo. Estrictamente hablando, habilidad puede definirse como la aptitud o talento para realizar una tarea dada o comprender bien las cosas; es decir, es el medio para ejecutar una tarea. En la realización de cualquier actividad es conveniente contar siempre con personal capacitado. Así las labores de perforación pueden ser ejecutadas con mayor eficacia y por lo tanto las operaciones no se verán limitadas por problemas de incapacidad del elemento humano. La capacidad de los trabajadores es un factor íntimamente ligado con la experiencia y el entrenamiento. Experiencia La experiencia se define como el conjunto de conocimientos prácticos adquiridos a causa de presenciar, conocer o sentir un hecho; por lo tanto, es sumamente necesaria en las operaciones de perforación, las cuales son actividades de alto riesgo. Debido a la cantidad de riesgos y a su magnitud, las operaciones de perforación deberán ser realizadas y supervisadas por personal ampliamente experimentado. Esto es aún más evidente por el hecho de que la perforación se realiza a miles de metros de la superficie, basada en datos superficiales; es decir, la perforación de pozos petroleros se realiza casi a "ciegas". Entrenamiento Se entiende por entrenamiento la práctica repetida de cualquier actividad para mejorar su ejecución. En

61

Barrenas e Hidráulica de Perforación

un sentido más amplio puede llamarse capacitación; de este modo el personal será más competente en la realización de su trabajo. Por este motivo, es necesaria la programación de prácticas de campo, cursos de capacitación y/o entrenamiento en forma periódica; de tal manera que se logre conjuntar un nivel de eficiencia uniforme entre todo el personal que labora en el equipo. Además, de esta manera el personal inexperto de nuevo ingreso tiene la posibilidad de adquirir los conocimientos necesarios que le permitan su integración plena al trabajo en equipo. Factores psicológicos Incluyen a todos los factores internos o externos que de alguna manera afectan el comportamiento del personal. Posiblemente sean estos factores los que determinen, en un momento dado, la eficiencia o capacidad de las personas. Relación Empresa-Trabajador Desde cualquier punto de vista, la relación entre la empresa y cada uno de los trabajadores redundará en su buen desempeño y, en consecuencia, en el beneficio o perjuicio de la compañía. Como resultado de una buena relación empresatrabajador, se tendrá un incremento en la productividad por parte de los trabajadores. Esto se logrará en la medida en que las relaciones entre ambas partes sean satisfactorias. De otra manera, el resultado de una mala relación entre ambos repercutirá en un bajo nivel de la productividad y eficiencia. Orgullo por el trabajo El orgullo es una parte esencial del ser humano. Cuando el orgullo está bien encaminado es posible motivar a una persona hacia la búsqueda de un mayor nivel de efectividad. Es decir, cualquier persona que se sienta orgullosa de las actividades que realiza, tratará de que éstas sean de mayor calidad y eficiencia. Motivación (Oportunidad de Desarrollo) Una forma eficaz de obtener un alto nivel de rendimiento por parte del personal es motivar a cada

uno de ellos. Una persona motivada realizará su trabajo con mayor eficacia, al saber que su esfuerzo será reconocido tanto por sus compañeros como por la empresa. Esto brinda a los trabajadores la oportunidad de desarrollarse y destacar dentro de su ámbito laboral. B) Equipo de perforación El equipo de perforación es empleado para perforar el agujero, bajar y cementar las tuberías de revestimiento y proporcionar un medio para llevar a cabo varias funciones auxiliares. Por lo tanto, es muy importante la capacidad y flexibilidad del equipo para lograr un programa de perforación eficiente. En muchas ocasiones, el programa se modifica para ajustarse a las características de un equipo en particular. Otras veces se reduce la eficiencia de la perforación debido a que los equipos presentan severas limitaciones sobre el control de una o más de las variables. Antes de seleccionar un equipo de perforación específico se deben determinar los requerimientos del pozo por perforar. Se deben tomar en cuenta otros factores importantes, como los diámetros de los agujeros que se van a perforar, requerimientos de potencia hidráulica, tipo y configuración de las sartas de perforación, programas de tuberías de revestimiento, problemas potenciales del agujero. De esta manera es posible determinar la capacidad del equipo propuesto para realizar el trabajo, bajo las condiciones de operación esperadas. Pero si el equipo seleccionado es inadecuado para el trabajo que se va a realizar, existe la posibilidad de perforar un agujero en el cual las operaciones de terminación y producción sean deficientes. Por esta razón, el proceso de selección del equipo de perforación es vital para la planificación y ejecución adecuada de las operaciones de perforación de un pozo petrolero. C) Características de la formación Sobre el efecto de las características de las formaciones atravesadas durante la perforación del pozo se han realizado una gran cantidad de investigaciones, principalmente al nivel de laboratorio; sin embargo, las propiedades de la formación que gobiernan la velocidad de penetración no han sido modeladas en forma cuantitativa.

62

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Esto se debe a la falta de correlación entre las propiedades elásticas y resistencia de la roca medidas a condiciones de laboratorio y a las condiciones de presión y temperatura existentes a la profundidad a que se encuentran sometidas en el subsuelo (condiciones in situ). En las rocas sedimentarias comunes el modo de falla puede variar desde un tipo frágil hasta una de tipo plástico. Esto depende de la magnitud de la diferencia entre la presión de confinamiento y la presión de formación (estado de esfuerzos del subsuelo). Experimentos realizados en el laboratorio han demostrado que cuando la presión de confinamiento y la presión de formación son de igual magnitud, la roca presentará un tipo de falla frágil. Sin embargo, cuando este diferencial de presión se incrementa (presión de confinamiento mayor que la presión de la formación), la falla de la roca cambia gradualmente de frágil a plástica. Lo anterior indica que las propiedades elásticas de las formaciones son determinadas principalmente por el estado de esfuerzos del subsuelo al cual están sujetas (figura 46).

Con base en la figura 46 y en el modo de falla que presentan las formaciones, se puede expresar que la presión de confinamiento al afectar a las características elásticas de las formaciones, influye en la velocidad de penetración y la reduce a medida que la presión de confinamiento se incrementa (figura 47). En formaciones suaves el efecto de la presión de confinamiento es más notable que en formaciones duras (figura 48). Permeabilidad El efecto de permeabilidad de la formación sobre su perforabilidad se debe principalmente a su tendencia para aliviar las presiones impuestas en el fondo del pozo gracias al peso de la columna del fluido de perforación, al permitir que penetre dentro de los poros de la formación. Considérese la figura 49, en la cual se muestra un elemento de formación debajo de la barrena. Si el agujero está lleno de fluido, la parte superior del elemento estará sujeta a una presión hidrostática que depende de la densidad del lodo y la profundidad; en tanto que la parte inferior estará sujeta a la presión de la formación. De esta manera existe una fuerza resultante sobre el recorte que trata de mantenerlo pegado al fondo del pozo. En operaciones normales de campo, esta diferencial de presión, la cual actúa en el sentido de la gravedad, dificulta la remoción del elemento de formación y reduce así la velocidad de penetración. Si la roca fuera lo suficientemente permeable al fluido de perforación (filtrado del lodo), la presión diferencial a través del elemento de formación no existiría, debido a un equilibrio hidrostático de las presiones; por lo que este efecto de retención del recorte en el fondo del pozo sería eliminado o minimizado. Por lo tanto, se puede concluir que las rocas permeables, que permiten una igualación de la presión a través de la formación inmediatamente enfrente de la barrena, son perforadas con una mayor rapidez debido a que el recorte puede ser removido con facilidad y, por lo tanto, la velocidad de penetración no experimentará cambios significativos por los efectos de la presión diferencial.

Figura 46 Estado de esfuerzos del subsuelo.

63

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Contenido de fluidos Pruebas de laboratorio y campo han demostrado que una roca completamente saturada con fluidos incompresibles (agua) es menos sensitiva a los efectos de la presión diferencial en el fondo del pozo (ver figura 49), que en el caso de una formación que contiene fluidos compresibles (gas). Este efecto se debe a que en la primera, una pequeña cantidad de filtrado del lodo es suficiente para lograr un equilibrio hidrostático de las presiones.
Figura 47 Reducción de la velocidad de perforación contra la presión de confinamiento.

En cuanto a la presión de la formación es un hecho plenamente comprobado que cuando está es igual o mayor que la presión hidrostática impuesta por la columna del fluido de perforación, la velocidad de penetración se incrementa. Esto se debe a que no existe una diferencial de presión en el fondo del agujero o bien ésta es negativa (figura 50). Diversas pruebas de laboratorio (parte a) y de campo (parte b) han determinado la existencia de este efecto; es decir, han demostrado que la velocidad de penetración se reduce cuando la diferencial de presión entre la presión hidrostática en el agujero y la presión de formación se incrementa. Asimismo, es un hecho conocido las altas velocidades obtenidas en la perforación cuando se emplea aire o gas o bien cuando se perforan formaciones con presión de formación anormal alta (quiebre de perforación). Porosidad Una práctica de perforación muy empleada en el campo para la detección de la zona de presión de formación anormal alta, es la presencia de un incremento en la velocidad de penetración. Estas zonas geopresionadas se encuentran asociadas a formaciones con porosidades anormalmente altas para la profundidad a la cual se encuentran confinadas. Naturalmente, una zona porosa presenta una

Figura 48 Variación de la velocidad de perforación con la presión de confinamiento para varios tipos de rocas.

64

Barrenas e Hidráulica de Perforación

perforabilidad mayor que una zona densa de la misma roca. Este efecto probablemente se deba a que la resistencia a la compresión de las formaciones se incrementa con la reducción en la porosidad. Temperatura El efecto de esta variable sobre la velocidad de penetración no está bien definido puesto que en el rango de temperaturas encontradas en la perforación de pozos petroleros, el efecto de esta variable sobre las propiedades de la roca es generalmente despreciable; no obstante, se ha comprobado que la falla de la roca se torna cada vez más plástica conforme la temperatura se incrementa. Por lo tanto, la velocidad de penetración se reducirá a medida que la plasticidad de la formación aumenta con la temperatura. Sin embargo, este efecto debe ser analizado en un futuro próximo con mayor profundidad y detenimiento pues la perforación de los pozos petroleros se realiza cada vez a mayores profundidades. Tendencia de embolamiento El embolamiento de la barrena ocurre cuando los fragmentos Figura 50 Efecto de la presión diferencial (Ph -P) Sobre la velocidad de de la formación, generados por perforación. la barrena, se aglutinan y se adhieren entre los dientes. En casos severos llega a cubrir Sin embargo, existen formaciones que presenparcial o totalmente a la barrena hasta que no es capaz tan una marcada tendencia de embolamiento de "cortar" más formación. Esto se atribuye comúnmen- debido a su composición mineralógica. Así, te a un problema de falta de limpieza del fluido de perfo- formaciones con alto contenido de arcillas ración, tanto en el fondo del pozo como en la barrena. hidratables, particularmente del tipo de las
INVASIÓN

Figura 49 Elemento de formación debajo de la barrena .

65

Barrenas e Hidráulica de Perforación

bentonitas, en contacto con el agua del fluido de perforación forman una mezcla pastosa y pegajosa que se adhiere a la barrena. Esto trae como consecuencia una reducción en la acción cortadora de la barrena y por consiguiente, un decremento en la velocidad de penetración. Profundidad Indudablemente la profundidad a la cual se encuentra una formación en el subsuelo no es una propiedad de la misma. Por el contrario, casi todas las características de las formaciones dependen en gran medida de la profundidad a la cual se encuentran al ser penetradas por la barrena. Un hecho ampliamente conocido es que una roca perforada a condiciones atmosféricas presenta características de perforabilidad mayores que cuando la formación se encuentra a una cierta profundidad. En términos generales esto se debe a que la presión de confinamiento, dureza, resistencia a la compresión, plasticidad, compactación, temperatura, etcétera, se incrementan con la profundidad y de esta manera se reduce la velocidad de penetración. En la figura 51 se representa la reducción de la velocidad de penetración con respecto a las propiedades de la formación, expresadas en función de la profundidad.

Variables Alterables Como su nombre lo indica, comprende a todas aquellas variables que se pueden cambiar, modificar y/o alterar de acuerdo con las necesidades de la perforación. A) Propiedades del fluido Densidad Viscosidad Contenido de sólidos Pérdida de filtrado Contenido de aceite B) Hidráulica Gasto de fluido Potencia hidráulica Velocidad del fluido en las toberas C) Barrena Tipo de barrena Desgaste de la barrena D) Factores mecánicos Peso sobre barrena Velocidad de rotación A) Propiedades del fluido de perforación El fluido de perforación es considerado el factor simple más importante que afecta a la velocidad de penetración; de aquí que para un área en particular la selección apropiada, diseño y mantenimiento de las propiedades del fluido de perforación permitirá el empleo de una hidráulica óptima para obtener una limpieza eficiente tanto de la barrena como del fondo del pozo; así como la definición óptima de la relación peso sobre barrenavelocidad de rotación, a fin de lograr velocidades de penetración adecuadas. Los fluidos de perforación se diseñan y seleccionan de acuerdo con las características de la formación que se va a perforar. Deben cumplirse al menos una o varias de las siguientes funciones: × Enfriar y lubricar la barrena y la sarta de perforación × Remover los recortes del fondo del agujero × Transportar los recortes del fondo del agujero × Minimizar el daño a la formación × Controlar las presiones de formación × Mantener la estabilidad del agujero × Permitir las operaciones de toma de registros

Figura 51 Efecto de la profundidad sobre la velocidad de perforación.

66

Barrenas e Hidráulica de Perforación

× Minimizar la corrosión de las sartas de tuberías × Minimizar los problemas de contaminación e impacto ambiental × Reducir la torsión, fricción y tendencias de pegaduras de las tuberías × Incrementar la velocidad de perforación Estas funciones son realizadas por el fluido mediante sus propiedades físicas, químicas o fisicoquímicas. Densidad del fluido (presión diferencial) La reducción en el ritmo de penetración por efecto de las propiedades del fluido de perforación se originan principalmente por la presencia de una presión diferencial, entre la presión hidrostática del fluido y la presión de poro de la formación, que actúa sobre el fondo del pozo.

del fluido sobre el tiempo de rotación en dos pozos perforados en el sur de Mississipi, en los cuales la única variante fue la densidad del fluido.

POZO A 10.4 lb/gal 0.541 psi/ft

Presión diferencial = Ph - Pf
Donde: Ph = Presión hidrostática Pf = Presión de formación Con: Presión diferencial > 0 Presión diferencial < 0 Presión diferencial = 0 si si si Ph > Pf Ph < Pf Ph = Pf
Figura 52 Efecto de la densidad del lodo sobre la velocidad de perforación.

La presión diferencial positiva actúa en el sentido de la gravedad, y su valor, para una formación dada depende del peso específico de la columna de fluido. De esta manera, la fuerza neta que se ejerce sobre los recortes generados por la barrena trata de mantenerlos en el fondo del pozo. La presencia de esta presión retarda la remoción de los recortes y, por lo tanto, los dientes de la barrena remuelen los recortes ya generados sin penetrar roca virgen, lo que obviamente produce una reducción en la velocidad de penetración. A este fenómeno se le conoce como efecto de retención en el fondo (efecto de "Hold Down"), y aun cuando este concepto no está claramente definido, su existencia es indudable y pruebas de campo controladas lo han comprobado. En la figura 52 se muestra el efecto de la densidad

Esta prueba por sí sola no demuestra que la totalidad del incremento en la velocidad de penetración obtenida en el pozo B se debió a la menor densidad del fluido empleado, sino que probablemente esta reducción en densidad permitió que se mejoraran otras propiedades del fluido. En el laboratorio, el efecto de la densidad del fluido sobre la velocidad de penetración ha sido demostrado en función de la presión hidrostática (figura 53). Por otra parte, la figura 54 presenta una comparación entre las velocidades de penetración obtenidas empleando diferentes tipos de fluidos. Esta figura demuestra que las velocidades de perforación obtenidas cuando se emplea aire o gas como fluido de perforación es mucho mayor que las obtenidas empleando agua o fluido de perforación. Esto se debe a la menor densidad del aire y gas. Lo anterior se demuestra en la figura 55, la cual fue obtenida a partir de datos de campo en pozos perforados en el oeste de Texas. En este caso, la reducción en el tiempo de perforación ocurrió principalmente porque la presión hidrostática del

67

Barrenas e Hidráulica de Perforación

gas y aire fue menor que la presión de poro de la formación; así se ha establecido que el efecto de la densidad probablemente no esté completamente expresado en términos de la presión hidrostática ejercida por la columna de fluido, sino que se deberá de considerar en términos de la presión diferencial entre la presión hidrostática del fluido y la presión de poro de la formación. A pesar de los numerosos estudios realizados a este respecto, el efecto de la densidad del fluido sobre la velocidad de penetración no ha sido universalmente definido en forma cuantitativa; pero este efecto puede ser para cualquier profundidad empíricamente expresado mediante:

R2 = R10.000208(Ph -Ph )
1 2

Donde:
Figura 53 Efecto de la densidad del lodo sobre la velocidad de perforación.

R= Velocidad de penetración, pies/hr Ph= Presión hidrostática, psi Con el siguiente significado para los subíndices: 1: Condición inicial 2: Condición final y para profundidades entre 8,000 y 12,000 pies, por:

R2 = R1e0.382(P -P )
1 2

Donde:

ρ =Densidad del fluido, lb/gal.
Viscosidad En las operaciones normales de perforación se genera un problema de limpieza del fondo del pozo debido al efecto de la densidad del fluido sobre los recortes generados por la barrena. De aquí que el efecto de la viscosidad del fluido sobre la velocidad de penetración puede ser visualizado como un problema de limpieza (barrido) de los recortes.
Figura 54 Comparación de la velocidad de perforación para diferentes tipos de fluidos.

Con base en lo anterior, es lógico suponer que la eficiencia del fluido de perforación para limpiar de

68

Barrenas e Hidráulica de Perforación

recortes el fondo del pozo es mayor cuando se utilizan fluidos de baja viscosidad en un flujo altamente turbulento, que cuando se emplea un fluido muy viscoso fluyendo en régimen laminar. Pruebas de perforabilidad en el laboratorio sobre muestras de rocas en las que se emplearon microbarrenas han demostrado que la velocidad de penetración era una función directa del grado de turbulencia del fluido (figura 56), expresado en términos de un parámetro adimensional semejante a un número de Reynolds en las toberas de la barrena.; es decir:

R = f(NReb) =f [
Donde:

Qρ dnµ

]

Nreb = Número de Reynolds en la barrena Q = gasto volumétrico de flujo =Densidad del fluido
Figura 55 Efecto del gas y lodo sobre el tiempo de perfora-

ρ µ

dn = Diámetro equivalente de las toberas fluido =Viscosidad del

Nótese en la expresión anterior que si el valor de la viscosidad se incrementa el número de Reynolds disminuye; así se reduce el nivel de turbulencia del fluido en el fondo del pozo. Consecuentemente se tiene una reducción en la limpieza del fondo del pozo y por lo tanto de la velocidad de penetración.
Figura 56 Velocidad de penetración contra el número de Reynolds en la barre-

69

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Por otro lado, diversos trabajos de investigación, a nivel experimental y de laboratorio, han demostrado que la remoción de los recortes de la interfase roca-barrena es una función de la velocidad del fluido a lo largo del fondo del pozo (velocidad del flujo cruzado-"crossflow-velocity"); la cual a su vez es una función de la velocidad del fluido a través de las toberas de la barrena. Así, para una potencia hidráulica superficial disponible, la velocidad del fluido a través de las toberas y de aquí a lo largo del fondo del pozo será mayor cuanto menor sea la viscosidad. Una probable segunda causa de la reducción en la velocidad de penetración con la viscosidad se debe a la restricción del flujo del fluido a través de las fracturas generadas por la barrena. La velocidad a la cual el fluido pueda llegar a las fracturas y reducir el efecto de la presión diferencial y de esta manera reducir el efecto de retención del recorte depende principalmente de la viscosidad. Debido a que la viscosidad del fluido está íntimamente ligada al contenido de sólidos, se ha pensado que la reducción en la velocidad de penetración es causada por los sólidos presentes en el fluido. Sin embargo, pruebas de laboratorio realizadas empleando fluidos con sólidos (agua-bentonita) y sin sólidos (agua-glicerina) demostraron que esto no era correcto y que la viscosidad por si sola sí tiene un efecto perjudicial sobre la velocidad de penetración (figura 57). Pruebas de laboratorio demostraron que el efecto de la viscosidad realmente existe a valores menores de 40 cp; a valores superiores este efecto es insignificante. El efecto de la viscosidad sobre la velocidad de penetración puede ser expresado matemáticamente por medio de una relación empírica, vá-

lida para valores de viscosidad menores de 40 cp (figura 58):

R2 = R1100.003(µp1−µp2)
Donde:

µS

=Viscosidad plástica del fluido, cp. (centipoises)

Con respecto al efecto de las propiedades del fluido de perforación, el efecto de la viscosidad es de lo más difícil de explicar debido a que no puede modificarse sin alterar otras propiedades, pues depende del contenido y tipo de sólidos, atracción o repulsión entre partículas sólidas y viscosidad de la fase líquida, entre otros factores. Contenido de sólidos De manera similar a la densidad del fluido, el contenido de sólidos es la propiedad que más efecto tiene sobre el ritmo de penetración. Separar el efecto del contenido de sólidos del efecto de la densidad y otras propiedades del fluido es difícil, debido a que existe una relación muy estrecha entre el contenido

Figura 57 Efecto de la viscosidad sobre la velocidad de perforación.

70

Barrenas e Hidráulica de Perforación

En resumen, el contenido, distribución del tamaño, tipo y estado de dispersión de las partículas sólidas en el fluido ejercen una gran influencia sobre la velocidad de penetración. Empíricamente, esto puede ser representado mediante:

R2 = R1100.0066(%Vs1 -%Vs2)
Figura 58 Viscosidad contra velocidad de perforación.

de sólidos, densidad, viscosidad, pérdida de filtrado, formación del enjarre, etc., de tal manera que es casi imposible separar de los datos obtenidos en pruebas de campo y laboratorio el efecto de los sólidos para aislar completamente este factor. Para incrementar el peso del fluido es necesario agregar sólidos, así ambos efectos siempre estarán presentes (figura 59). No obstante lo anterior, es un hecho ampliamente aceptado que un incremento en el contenido de sólidos por sí solo reduce sustancialmente la velocidad de penetración (figura 60). Además se ha comprobado que no solamente el contenido de sólidos reduce la velocidad de penetración, sino que también el tipo y estado de dispersión de los sólidos tienen un efecto significativo( figuras 61 y 62). Por lo tanto, a partir de observaciones de campo y resultados de laboratorio se ha determinado que para lograr una perforación eficiente, en cuanto a la velocidad de penetración se refiere, es necesario mantener el contenido de sólidos tan bajo como sea posible (valores menores del 6% en volumen). Se ha comprobado también que las partículas de tamaño submicron (menores de 1 micrón), tienen un efecto adverso sobre la velocidad de penetración 12 veces mayor que las partículas de mayor tamaño (figura 63). Por lo que una buena práctica de perforación es mantener el tamaño de las partículas lo más grande que sea posible.

o bien, sobre la base de la prueba de azul de metileno (MBT):

R2 = R1log [
Donde:

MBT1 ] MBT2

%Vs = Contenido de sólidos en % MBT = Prueba de azul de metileno Pérdida de filtrado El concepto de que la velocidad de penetración se incrementa cuando la pérdida de filtrado del fluido de perforación aumenta, fue el resultado de observaciones de campo. Esta pérdida de filtrado depende principalmente del contenido y tipo de sólidos presentes en el fluido. De acuerdo con el contenido y tipo de sólidos, el fluido de perforación tenderá a filtrar la fase líquida hacia la formación y a depositar una película impermeable en las paredes del pozo (enjarre). Esta filtración es una función de la permeabilidad de la formación, la diferencial de presión y el contenido de sólidos del fluido. La invasión del filtrado hacia las formaciones se inhibe al formarse el enjarre que retarda así la igualación de presiones a través de los recortes generados. Esto los mantiene en el fondo del pozo (efecto de retención). El efecto se ilustra en la figura 64. Al retardarse la igualación de presiones, la velocidad de penetración se incrementa.

71

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 59 Efecto del lodo sobre la velocidad de perforación.

Figura 60 Contenido de sólidos contra la velocidad de perforación.

72

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Figura 61 Efecto de dispersión de los sólidos sobre el ritmo de penetración.

Figura 62 Efecto del tipo de sólidos sobre la velocidad de penetración.

73

Barrenas e Hidráulica de Perforación

estabilidad del agujero y embolamiento de la barrena. En términos generales, el efecto del contenido de aceite es más notable en formaciones suaves, mientras que en formaciones duras el efecto es más reducido. Las razones por las cuales el contenido de aceite en el fluido incrementa la velocidad de penetración, se cree que son: Las características de lubricación del aceite reducen la tendencia de embolamiento, evitando que los recortes se adhieran a la estructura de corte de la barrena (dientes, insertos, etcétera.). La misma lubricidad del aceite promueve la aplicación de un mayor peso sobre barrena en el fondo, para un peso sobre barrena aplicado en la superficie. Esto resulta debido a la disminución de la fricción entre la sarta de perforación y las paredes del agujero. Sin embargo, cuando el contenido de aceite se incrementa más allá de un 20% en volumen, su efecto sobre la velocidad de penetración se invierte reduciendo esta última. Posiblemente esto sea el resultado de un incremento en la viscosidad del fluido o bien por un bloqueo por emulsión de los poros de la formación.

Figura 63 Sólidos coloidales.

Paradoja del control del fluido: Se desea una pérdida inicial de filtrado baja para minimizar el daño a la formación y mejorar la estabilidad del agujero. Pero es deseable una pérdida inicial de filtrado elevada para efectos de incrementar la velocidad de penetración El efecto de la pérdida de filtrado sobre la velocidad de penetración puede ser empíricamente expresado por:

R2 = R1 [
Donde:

ML1+35 ] ML2+35

WL= Pérdida inicial de filtrado, cm3/ 30 min Contenido de aceite Observaciones de campo indican que la adición de aceite, en fluidos base agua, tiende generalmente a incrementar la velocidad de penetración en casi todo tipo de formaciones, especialmente en formaciones con alto contenido de arcillas, en donde la hidratación de la lutita representa un serio problema para la

Figura 64 Teoría del efecto de retención (chip hold down).

74

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Posiblemente, en lo que a perforación se refiere, la razón de la existencia de este desacuerdo se deba a que no existe una respuesta universalmente aceptada a las siguientes preguntas: ¿Qué cantidad de limpieza del fondo del agujero se requiere para una formación y área determinada? ¿Cuál es el método de diseño hidráulico que permitirá incrementar la limpieza de la barrena y del fondo del agujero? ¿Qué parámetro emplear para representar un cierto nivel de limpieza? Es pertinente aclarar que el fluido de perforación, independientemente de la velocidad de éste a través Figura 65 Efecto de la pérdida de filtrado sobre la velocidad de de las toberas de la barrena, no perforación. destruye la roca consolidada El efecto del contenido de aceite en el fluido sobre la ve- significativamente en ningún grado. locidad de penetración se muestra en las figuras 67 y 68. Se expresa matemáticamente por la siguiente relación Por lo tanto, en lo que a "hacer agujero" se refiere, la función de la hidráulica y fluido de perforación es empírica: únicamente eliminar los recortes del fondo del pozo y del agujero.

R2 = R1 [ seno(10.6Vac 2-4.83)+10.33
1

seno(10.6Vac -4.83)+10.33

]

Donde: Vac = Contenido de aceite, % en Volumen La expresión anterior es válida únicamente para aquellos fluidos con un contenido de aceite menor del 30% en volumen. B) Hidráulica de Perforación Uno de los aspectos más estudiados sobre los factores que afectan a la eficiencia de la perforación ha sido el efecto de la hidráulica de perforación. No obstante la gran cantidad de estudios e investigaciones realizadas, aún existe una gran falta de entendimiento de los fundamentos; a la fecha existe aún desacuerdo entre los llamados expertos.

La remoción instantánea de los recortes debajo de la barrena es prácticamente imposible; sin embargo, la utilización apropiada de la energía hidráulica disponible puede minimizar la permanencia de los recortes en el fondo y evitar sean remolidos por la barrena y de esta forma incrementar la velocidad de penetración. Por lo tanto, se puede establecer que la aplicación de la hidráulica no tiene como función perforar el agujero, sino acelerar la remoción de los recortes. Generalmente se ha aceptado el hecho de que se requiere de un gasto de flujo suficiente para limpiar la barrena y que la velocidad del fluido a través de las toberas sea la necesaria a fin de liberar los recortes debajo de la barrena, que son retenidos contra el fondo del pozo por efectos de la presión diferencial. Por otra parte, se ha establecido que la velocidad del fluido debajo de la barrena tiene un mayor efec-

75

Barrenas e Hidráulica de Perforación

to sobre la velocidad de penetración que el gasto de flujo. En muchas formaciones suaves y medias es difícil determinar el límite de limpieza del fondo necesaria para obtener una mayor velocidad de penetración. En muchos casos, la velocidad de penetración es tan alta que parece que el agujero está siendo excavado por la acción del fluido y la hidráulica. La figura 69 y 70 ilustran el efecto de la hidráulica sobre la velocidad de penetración para diferentes pesos sobre barrena. En el caso real, se ha establecido que la velocidad de penetración es directamente proporcional al peso sobre barrena aplicado, siempre y cuando se tenga una limpieza perfecta del fondo del pozo; situación que no se cumple en la mayoría de los casos. Obsérvese, en la figura 71 la curvatura de las líneas que indican una limpieza deficiente y tendencias de embolamiento de la barrena, lo cual llega a ser más severo conforme el peso sobre barrena se incrementa. Obviamente, esto indica un problema de limpieza del fondo del agujero. Datos de campo en formaciones suaves y medias parecen indicar que el ritmo de penetración se incrementa cuando la potencia hidráulica en la barrena se incrementa, aun cuando existe controversia sobre si estos aumentos correlacionan mejor con la fuerza de impacto hidráulico. Es decir, la velocidad de penetración es una función de la potencia hidráulica en la barrena:

Figura 66 Efecto de la pérdida de filtrado y permeabilidad de la formación.

R = f (HHPb)=f(QV2n)
o una función de la fuerza de impacto hidráulico en el fondo del pozo:
Figura 67 Efecto del aceite emulsionado sobre el ritmo de penetración.

R = f (Fb)=f(QVn)
Parece que en formaciones duras el incremento en la velocidad del fluido a través de las toberas mejora la velocidad de penetración debido a que minimiza el remolido de los recortes:

76

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Donde: dn Q = Diámetro equivalente de toberas, pg = Gasto volumétrico de flujo, GPM.

O bien, en términos de la potencia hidráulica específica en la barrena (Potencia hidráulica en la barrena por pulgada cuadrada de área del agujero, HPb/pg2), mediante curvas hidráulicas de perforabilidad como la que se ilustra en la figura 71. Nótese que el punto de una limpieza completa de la barrena y el fondo del pozo varía con la dureza de la formación y es ilustrada por la envolvente del lado derecho de las curvas; en tanto que el área de limpieza incompleta está limitada por la envolvente del lado izquierdo.

Figura 68 Incremento en el ritmo de penetración con el contenido de aceite.

R = f(Vn)
Donde: HHPb = Potencia hidráulica en la barrena, HP Fb = Fuerza de impacto hidráulico, lbf. Vn = Velocidad del fluido en las toberas, pies/seg. Q = Gasto volumétrico de flujo, GPM. Una relación matemática entre la hidráulica y la velocidad de penetración es muy difícil de obtener. No obstante, como una indicación, esta relación puede ser expresada como:
Vn 0 286 pies/seg Vn 0 226 pies/seg

Vn 0 186 pies/seg

R2 = R1

[350dn] Q [350dn]

Q

0.5 2

0.5

1

Figura 69 Efecto de la velocidad del fluido en las toberas.

77

Barrenas e Hidráulica de Perforación

C) Barrenas Tipo de barrena En el proceso de la perforación de pozos petroleros, la selección adecuada del tipo de la barrena es un factor tan importante como cualquier otro. La selección de la barrena deberá estar basada en varios factores tales como el tipo y características de la formación, fluido de perforación, condiciones de operación, entre otros. Además, deberá fundamentarse en el análisis de registros de corridas de barrenas en pozos vecinos o agujeros similares, predicción de la litología, etcétera. D) Factores Mecánicos Teóricamente, de todos los factores discutidos, el peso sobre barrena y la velocidad de rotación son los factores que se pueden alterar o modificar más fácilmente, por lo que algunas veces son considerados entre los más importantes en la perforación de cualquier tipo de formación. Prácticamente en todas las áreas, la velocidad de penetración está gobernada por el peso sobre barrena y/o la velocidad de rotación. Por supuesto que existen limitaciones en la aplicación de cualquiera de estos dos factores y están principalmente relacionadas con la capacidad del equipo, potencia hidráulica disponible, consideraciones de desviación del agujero, falla de la barrena, falla estructural de la sarta de perforación, etcétera. El efecto del peso sobre la barrena y la velocidad de rotación han sido ampliamente estudiados en el laboratorio y comprobados mediante pruebas de campo (pruebas de

Figura 70 Efecto de la potencia hidraulica sobre la velocidad de perforación.

2

Figura 71 Curvas de perforabilidad hidráulica.

78

Barrenas e Hidráulica de Perforación

perforabilidad); pero aún existen dudas acerca de cómo estos dos parámetros puede ser optimizados. Esto se debe principalmente a su efecto sobre el desgaste de la barrena y a lo complejo del proceso mismo de perforación. Peso sobre barrena El efecto del peso sobre la velocidad de penetración está muy bien entendido y demostrado. Pruebas de laboratorio y de campo han demostrado que la velocidad varía en proporción directa con el peso sobre barrena; siempre y cuando se tenga una limpieza eficiente de la barrena, del fondo del pozo y todos los demás factores se mantengan constantes (figura 72). Velocidad de rotación La velocidad de rotación es la velocidad a la cual la mesa rotatoria hace girar la sarta de perforación y ésta a su vez a la barrena. La velocidad de rotación se expresa comúnmente en revoluciones por minuto. El efecto de la velocidad de rotación sobre la velocidad de penetración no está tan bien definido como el efecto del peso sobre barrena. No obstante, el ritmo de perforación se incrementa a medida que la velocidad de rotación se incrementa (figura 73). Nótese en la figura 73 que en formaciones suaves la velocidad de penetración es directamente proporcional a la velocidad de rotación; es decir, existe una relación lineal entre ambas. En formaciones duras, la relación entre la velocidad de penetración y la velocidad de rotación de la barrena está mejor definida por una relación de tipo exponencial. Por este motivo, cuando se perforan formaciones duras no deberán
Figura 73 Efecto de la velocidad de rotación sobre el ritmo de perforación.

Figura 72 Peso sobre barrena contra velocidad de perforación.

79

Barrenas e Hidráulica de Perforación

emplearse altas velocidades de rotación (superiores a 150 rpm), aun cuando se trate de formaciones medias; ya que la velocidad de penetración tiende a reducirse rápidamente a valores elevados de velocidad de rotación. Efecto combinado del peso sobre barrena y velocidad de rotación Se ha establecido que un incremento en el peso sobre barrena y/o la velocidad de rotación producen un incremento en la velocidad de penetración. El peso sobre barrena y la velocidad de rotación son dos parámetros interrelacionados, por lo que un incremento en cualquiera de la variables requiere normalmente de una disminución en la otra para obtener una operación económica. Por lo tanto, estos dos parámetros deberán ser discutidos en forma conjunta. El incremento en el nivel de energía mecánica sobre la barrena (incremento en el peso sobre barre-

na y/o velocidad de rotación) dará como resultado un aumento de la velocidad de penetración; siempre y cuando exista la energía hidráulica apropiada para lograr una limpieza eficiente del fondo del pozo (figura 74 ). Por otro lado, un incremento en el nivel de energía mecánica tendrá efectos negativos sobre la velocidad de penetración, ya que ello origina un desgaste acelerado o prematuro de la estructura de corte y rodamientos de la barrena. Referencias Lummus, J.L. Drilling Optimization, JPT, Nov. 1970, pp 1379 León Loya, J.G. Optimización de la Perforación, Factores que Afectan la Velocidad de la Perforación, CIPM, 1993 VII. HIDRÁULICA DE PERFORACION En cuanto a la mecánica de perforación, el fluido tiene como función la limpieza del fondo del pozo y el acarreo de los recortes hasta la superficie. La capacidad de remoción de los recortes por el fluido de perforación, se da en función de la presión a la salida de las toberas y del gasto de circulación. Estos parámetros se ligan con el concepto de potencia hidráulica. Cuando la potencia hidráulica, producto de presión por gasto, es la máxima, la capacidad de remoción de recortes será óptima. El gasto es proporcional a la velocidad de fluido de perforación a la salida de las toberas; por otra parte, la presión representa la energía necesaria para impulsar la masa de fluido contra el fondo del pozo. Por lo tanto, debe hacerse el cálculo hidráulico del circuito del fluido de perforación, para así poder definir el diámetro óptimo de las toberas; esto es, aquél que dé lugar a la máxima potencia hidráulica del flujo del fluido de perforación a la salida de las toberas. El cálculo toma en cuenta una serie de parámetros, como son, entre otros, la densidad y viscosidad del fluido de perforación, geometría del pozo y sarta de perforación.

Figura 74 Velocidad de rotación contra velocidad de perforación para diferentes pesos sobre la barrena.

80

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Situaciones imprevisibles, cuyo efecto no es cuantificable, como la erosión de las paredes del pozo, derrumbes o perforación de formaciones extremadamente suaves o poco consolidadas. Ninguna de éstas se toman en cuenta para definir el diámetro de las toberas. La máxima potencia hidráulica en la barrena depende de la efectividad de la bomba, debido a que la velocidad de la penetración aumenta; sin embargo, una vez que se llega al nivel de "limpieza perfecta" (recortes que se levantan del fondo a medida que se generan), cualquier incremento en la potencia hidráulica deja de afectar un aumento en los avances. La potencia hidráulica desarrollada por la bomba se utiliza, en parte, para vencer la resistencia ofrecida al fluido de perforación por el sistema circulatorio y, también, para la misma barrena. En general, si se aumenta indiscriminadamente la potencia superficial, crecerá el gasto y, por lo tanto, se incrementarán las caídas de presión en el sistema. Esto trae como consecuencia (para una misma combinación de toberas) que aumente la potencia destinada a vencer la resistencia por circulación en todo el circuito, pero sin mejorar en forma significativa la potencia hidráulica en la barrena. Esto significa que la optimización de la potencia hidráulica en la barrena se logra a través del diámetro de las toberas. En general, se obtiene la máxima potencia hidráulica en la barrena cuando las caídas de presión son del 65% de la presión de bombeo. De este criterio se ha derivado lo que se conoce como índice de caballaje hidráulico aplicado al fondo del pozo. Se expresa como potencial hidráulico en el fondo del pozo (H.P .H.)/pg2 del área del fondo. Los métodos hidráulicos están directamente relacionados con el diámetro de las toberas o con el gasto de la bomba. El tamaño de las toberas es uno de los factores que afecta directamente la velocidad de penetración, mientras que el gasto para la limpieza del agujero estabiliza en las paredes (un gasto excesivo puede provocar derrumbes) una densidad equivalente de

circulación y de velocidad de penetración. Por lo tanto, para llegar a una optimización hidráulica se debe determinar correctamente el gasto necesario. La pérdida de presión en la barrena puede ajustarse mediante la selección de las toberas, para lograr así una adecuada presión de bombeo. Existen limitaciones en cuanto al gasto de la bomba: si hay un gasto excesivo puede provocar derrumbes, agujeros erosionados, disminución en la vida de la barrena, aumento en la densidad equivalente de circulación en los H.P hidráulicos. Un gasto . bajo o deficiente ocasiona: falta de limpieza del agujero, remolienda de recortes, embolamiento de la :

Tabla 12 Criterio para gasto mínimo y máximo

barrena y precipitación de recortes. Existen muchas técnicas útiles para lograr el gasto adecuado para perforar. Una de ellas, que se ha comprobado en el campo con buenos resultados, es la relacionada con la velocidad de penetración y el diámetro de la barrena; su lineamiento es el siguiente: * al multiplicar el (30,35,40 a 45 gal/min/P .D.B) parámetro por el diámetro de la barrena, se obtiene el gasto adecuado. Lo primero que se debe considerar en cualquier programa de hidráulica es la máxima presión disponible. Esto requiere una investigación, no únicamente del tamaño de la bomba, si no también del de la máquina. Una vez establecido que se deben utilizar barrenas con toberas y que el equipo tiene las bombas ade-

81

Barrenas e Hidráulica de Perforación

cuadas, el principal problema es cómo diseñar el programa de hidráulica óptima. Así se podrán cumplir los siguientes objetivos: - Incrementar la velocidad de penetración, en función de una efectiva limpieza del fondo del agujero. - Evitar o disminuir la excesiva erosión de las paredes del agujero, y no provocar derrumbes o deslaves. - Controlar las pérdidas de presión en el sistema de circulación. Existen varias alternativas para la lograr la optimización hidráulica, basadas en datos experimentales. En forma jerárquica de efectividad, de mayor a menor, se pueden mencionar: - Impacto hidráulico (I.H) o máxima fuerza de impacto. - Caballos de fuerza hidráulicos (H.P o máximo .H) caballaje hidráulico. - H.P .H/pulg2 en la barrena o índice de caballaje hidráulico. - Velocidad del fluido de perforación en las toberas Posiblemente no se cumpla con todos los puntos anteriores, pero gracias a los conocimientos y experiencia del ingeniero o técnico, se podrán combinar en una forma óptima los métodos hidráulicos, y así acercarse lo más posible al logro de estos objetivos. Debemos considerar que las propiedades del fluido de perforación en un cálculo hidráulico son importantes: si se presentan altas densidades o viscosidades, es bien sabido que los efectos sobre las pérdidas de presión por fricción son altas. Impacto hidráulico (Porcentajes de las pérdidas de presión) Ps=0.51 x Pm Pb=0.49 x Pm

Caballos de fuerza hidráulicos (Porcentajes de las pérdidas por presión) Ps = 0.35 x Pm Pb =0.65 x Pm

En este caso, de la presión Pm, el 35% para Ps y el 65% restante para la barrena. Este parámetro es aplicable cuando una caída de presión por fricción, por dentro y fuera de la sarta, es baja como, por ejemplo, al inicio de la perforación. Velocidad del fluido de perforación en las toberas La velocidad del fluido en las toberas recomendable es de 200 a 300 pies/s. H.P HIDRÁULICO POR pulg2 EN LA BARRENA . H.P .H/pulg2 Índice de caballaje hidráulico En la figura 71, de acuerdo con la velocidad de penetración, se verifica los H.P .H./ pulg2 adecuados. Por ejemplo: para una velocidad de penetración promedio de 0.1 m/min (6 m/hr) se requiere 1.5 H.P pulg 2 aplicados en la barrena y máximo .H/ 4.5 H.P pulg2. .H/ Velocidad anular La fórmula 9 se puede tomar como un lineamiento de una velocidad anular adecuada o normal en el pozo. Por ejemplo si se tiene un lodo de 1.42 gr/cm 3 y un agujero de 8 ½", la velocidad anular entre T.P y aguje. ro que se requiere es :

Va =

1416 1416 = = 117pies/min. Da x DI 8.5 x 1.42

Pm = Pérdida de presión por fricción total en el sistema de circulación (presión de bombeo). Ps = Pérdida de presión por fricción por el interior y fuera de la sarta de perforación. Pb = Pérdida de presión por fricción en la barrena. Se estima que el 51% de la presión limitante en la superficie debe ser para Ps y el restante (49%) de la presión disponible se aplica a la barrena.

Recomendaciones previas al diseño hidráulico: 1.- Seleccionar la presión de trabajo o de bombeo de acuerdo con sus limitantes en la superficie: a) Si la pérdida de presión por fricción en la sarta de perforación y por fuera de ella es de 85 kg/cm2, entonces se puede aplicar a la barrena una presión de 82 kg/cm2, para estar dentro del impacto hidráulico y tener una presión de bombeo de 167 kg/cm2.

82

Barrenas e Hidráulica de Perforación

b) Si la caída de presión es de 130 kg/cm2, y por limitaciones en la superficie se puede tener una presión de bombeo de 210 kg/cm2 , se proporciona la diferencia a la barrena de 80 kg/cm2 para buscar otros parámetros hidráulicos. 2.- En caso de que se rebasen las máximas emb/ min. de la bomba para obtener un gasto alto, es necesario trabajar las bombas en paralelo 3.- Al inicio de la perforación, las caídas de presión por fricción son bajas; si se desea se puede trabajar con la regla señalada para el H.P hidráulicos. . 4.- El cálculo de la caída de presión por fricción es considerado hasta donde se requiere terminar de perforar con el programa hidráulico propuesto. Puede ser cada 500 ó 700 metros, o en función de los programas de operación. 5.- Recopilar la información que se describe en la siguiente página para el diseño hidráulico. 6.- Revisar el formulario para realizar los cálculos hidráulicos. 7.- Al aplicar la fórmula 4 para el cálculo de las caídas de presión, usar el factor que se calcula al inicio para evitar operaciones repetitivas. Las variaciones son las longitudes y diámetros interiores de tuberías. 8.- Seleccionar el modelo reológico de acuerdo con el tipo de fluido de perforación. Lodo bentónico-fórmula 4 Lodo polimérico- ley de potencias modificado Lodo emulsión inversa- plástico de Bingham Ley de Poseville (fluido newtoniano) Flujo laminar

Bingham Flujo laminar

2)

P=

Ypx 68.6 x Di Vi x Vp x L 27,432 x Di2

+

P=

P=

YpxL + 68.6 x (Da-Dt) Va x Vp x L 27,432 x (Da-Dt)2

P=

Fanning Flujo turbulento

3)

2 P = DI x Vi x L x f 3397.2 x Di

2 P = DI x Va x L x f 3397.2 x Di

1)

P=

Vi x Vp x L 27,432 x Di2 Va x Vp x L 27,432 x (Da-Dt)2

P=

83

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Flujo turbulento

Velocidad del fluido de perforación

4)

P=

vp

0.18

x DI

0.82

xQ

1.82

xL

700.3 x Di
0.18

4.82

7)

Pb =

24.5 x Q Da2 - Dt2 24.5 x Q Di2 1416 Di x Da 0.32 x Q At 500 x V 1.52 + V

(P = vp

x DI

0.82

xQ

1.82

xL

700.3 x Di

4.82

)

X

8)

Pb =

Va =
Factor para evitar operaciones repetitivas

9)

(
Pa =

L Di4.82

)

10)

Vt =

Vp 0.18x DI0.82 x Q1.82x L 700.3 x (Da-Dt)3 (Da+Dt)1.82

11)

Vt =

Flujo turbulento

12)

P=

DI x Lx Q1.82 600 x Di4.82 DI x L x Va2 255,362 ( Da-Dt)

Vc=

7.78 x Vp + 7.78 x

Vp2 +77.5(Da-Dt)2Vp x DI

DI(Da-Dt)

Pa =

13)

69, 250 x t2 x Va x(Dp-DI) Vp x Va + 39*9 x Vp x (Da-Dt)

Pérdida de presión en la barrena Número de Reynolds

6)

145 x Q2 x DI Pb = J4

Pb =

DI x Q2 1303 x At2

14)

NR =

128.9 xDI x Va2 x (Da-Dt) Vp x Va + 399 x Vp x (Da-Dt)

84

Barrenas e Hidráulica de Perforación

15)

P.H. =

P.B. x Q
1714

23)
K=

5.11(Yp+Vp)

511n

Qd =

(2xD2-d2)x1
148

16)

Nomenclatura P = Pérdida de presión en T.P o D.C. en lbs/pulg2 . Pa= Pérdida de presión en el espacio anular, en lbs/ pulg2 Vi = Velocidad del fluido de perforación en el interior de la tubería en pies/min. Vp= Viscosidad plástica, en cps. L = Longitud de tubería o espacio anular en m. Di = Diámetro interior del tubo, en pulg. Va=Velocidad del fluido de perforación en el espacio anular , en pies/min. Da= Diámetro del agujero , en pulg. Dt= Diámetro de la tubería, en pulg. F = Factor de fricción, adimensional. DI= Densidad del fluido de perforación, en gr/cm3. Q= Gasto de la bomba, en gal/min. Vc= Velocidad crítica de fluido, en pies/min. Vo= Velocidad anular óptima en pies/min (fullerton). Vt o Vn= Velocidad del fluido de perforación en las toberas en pies/s. At = Área total de las toberas, en pulg2. NR=Número de Reynolds, adimensional. Qd= Gasto de una bomba dúplex, en gal/emb (100 % ef. Vol) Qt= Gasto de una bomba tríplex, en gal/emb (100 ef. Vol). A3= Área de tres toberas iguales , en pulg. A1= Área de una tobera , en pulg2 X = Número de 32 avos. De una tobera (ejemplo: si es 16/32, entonces x = 16). t = Tamaño o diámetro de la partícula, en pulg. Lec600= Lectura del viscosímetro fann a 600 r.p.m. Lec300= Lectura del viscosímetro fann a 300 r.p.m. D = Diámetro de la camisa, en pulg. d = Diámetro del vástago, en pulg. I = Carrera de la bomba, en pulg. P .B.= Presión de la bomba, en lbs/ pulg2 P .H.= Potencia hidráulica, en H.P . Pb=Pérdida de presión en la barrena, en lbs/ pulg2 J =Diámetro de las toberas, en número de 32 avos. (si son tres toberas de 12/32", entonces J= 12). J2 =Diámetro de dos toberas, en número de 32 avos. Vj =Velocidad de chorro necesario en las toberas en pies/seg.

Qd =

D2x1
98

17)

Diámetro de toberas Qx DI
Pb

18)

J3=3.469x

Ats= 0.027 xQ x

DI
Pb

18 A)

19)

J2=4.249x

Q x DI
Pb

20)

A3= 434.6

x2

21)

A1= 1,303.8

x2

Comportamiento y consistencia de un fluido Vd = 36.32xlog Yp+2Vp YpVp ó n = 3.32xlog Lec 600 Lec 300

22)

85

Barrenas e Hidráulica de Perforación

V =Velocidad de penetración, en m/hr. Vd=Velocidad de desliz de la partícula, en pies/min. T = Tamaño o diámetro de la partícula, en pulg. Dp= Densidad de la partícula, en gr/cm3. n = Índice de comportamiento del flujo, adimensional K = Factor de consistencia, en dinas-seg2/cm2 ó lbsseg2/100 pies2 Ats= Área de toberas en una barrena PDC, en pulg2. Yp= Punto de cedencia, en lbs/100 pies2 Caída de presión en el interior de la tubería

(Flujo turbulento si NR es mayor de NRC)

f

=

a NRb=

fxDIxVi2XL P= 3404 x Di Caída de presión en el interior de la tubería. K= 24.5 x Q Di2

n=3.32

(

L -Go log 600 L300-Go

)

K= 300n GT.P

L300-Go NR =
1/n

129.9x - DIxVi2xDi Vp x Vi + 399x Pc x Di

( 3n+1 )x8.13xnx(0.123) 4n
Log(n)+3.93 50

a=

Si NR es mayor de 2100, se considera flujo turbulento. 0.56 fD = 0.0056 + N0.32 =R

b=

1.75-Log(n) 7

Para valores de NR mayores de 3000, y menores de 1,000,000. P= fD x DI x Vi2 x L 13,588 x Di

Vi= Di2 θT.P=Go+k

24.5xQ Nomenclatura
T.P

G ( 0.939 xDi

x Vi

)

n

Vi=

0.403xDIxVi2 θT.P

NRc= 4270 - 1370 (n)

n= Índice del comportamiento del flujo, adimensional L600 = Lectura en el viscosímetro fann a 600 r.p.m. L300= Lectura en el viscosímetro fann a 300 r.p.m. Go= Gel a cero minutos, en lbs/100 pies2 K= Índice de consistencia, en lb x segn/100 pie2 Vi= Velocidad del fluido en el interior de la tubería, en pies/min. Di= Diámetro interior del tubo, en pulg. G.T.P .=Factor geométrico para el interior de la tube ría , adimensional

86

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Q= Gasto de bomba, en gal/min. qT.P .=Lectura equivalente del viscosímetro fann, en lb/100 pies2. Yb= Coeficiente del factor de fricción, adimensional Log= Logaritmo decimal NR= Número de Reynolds, adimensional. DI= Densidad del fluido de perforación, en gr/cm3. NRc= Número de Reynolds crítico, adimensional. f= Factor de fricción , adimensional P= Caída o pérdida de presión en la tubería, en lb/pulg2 Yp= Viscosidad plástica, en cps. Pc= Punto de cedencia, en lb/100 pie2 fD= Factor de fricción, adimensional (ecuación de drew-tubería lisas). L= Longitud de tubería, en m. Ejemplo de cálculos de un diseño hidráulico, aplicando el modelo reológico de «Ley de potencias modificado» y el de «plástico de Bingham» Aplicación del modelo reológico "ley de potencia modificado" Geometría del pozo Etapa "2da. profundidad 2650 m. Bna 17 ½"-121 T.P .5"-19.5 lb/pie, D.I.-4.276"-2458.0m D.C.- 8"x 3"-82.0 m T.P extrapesada (H.W)- 5" x 3"-110.0 m. . T.R.-20", zapata -1000.0 m. Equipo superficial: D.I. promedio 3.2", long.-45.0 m. Fluido de perforación Densidad: 1.45 gr/cm3 L600=88 Vp-32 cps L300=56

Tríplex-ideco, t-1300 12" x 6" Máxima presión y emb/min. 3793 lb/pulg2-120 emb/ min. Información complementaria Velocidad de penetración promedio- 15 min./ m.(4m/hr) Cálculo hidráulico de: 1950 m. A 2650 m. Presión limitante en la superficie - 3500 lb/ pulg2 Cálculos Pasos del procedimiento 2- Aplicando el 35 gal/min/P barrena .D. 35 gal/min/P Bna. X 17.5"=613 gal/min. .D 3.-Fórmula del modelo reológico "ley de potencias modificado"

N=3.32

( log 88-4 )=0.69 56-4
=1.015

K=

56-4

3000.69

G3T.P=

( 3x0.69+1 ) X8.13x0.69x(0.123) 4x0.69

1/0.69

G3T.P= 0.299

a=

Log(0.69)+3.93 = 0.0753 50

Pc-24 lb/100 pie2 Gel a 0 min.- 4 lb/100pie2 Bomba de lodo

b=

1.75-Log0.69 7

=0.273

87

Barrenas e Hidráulica de Perforación

(el log 0.69 es negativo, se suma a 1.75 aplicando la ley de los signos) Equipo superficial

NR=

0.403x1.45x8212 =14,204 27.73

NR = 14,204mayor NR= 3,325flujo turbulento
Vi= 24.4x613 =1467pies/min 3.22 0 0.0753 = 0.0055 14,2042

f=

θT.P=4+1.015

(0.939x0.299x1467) 3.2

0.69

P=
θT.P=32.98

0.0055x1.45x8912x2458 3,404x4.276

P=908lb/pul2
0.403x1.45x14672 NR = = 38,131 32.98

D.C. y H.W.

NRC=4270-1370(0.69)=3,325 NR=38,131 mayor de NRC=3,325 flujo turbulento
f= 0.0753 = 0.0042 38,1310.273

Vi= 24.5x613 =1669pies/min 2
3

2 p= 0.0042x1.45x1467 x45 = 54lb/pul2 3404x3.2

θT.P=4+1.015 θT.P=37.12

(0.939x0.299x16669 )0.69 3

Tubería de perforación
Vi= 24.5x613 =821pies/min 4,7262

NR=43,851mayor NR=3,325flujo turbulento

θT.P=4+1.015

(0.939x0.299x1669) 4,276

0.69

0.0753 f= 43,8510.273 =0.0046

θT.P=27.73

P=

0.0046x1.45x16692X192 =349 lb/pul2 3404x3.2

88

Barrenas e Hidráulica de Perforación

Espacio anular Na= 17.52-52 = 53.4pies/min
24,5x613

Diámetro de toberas

J3= 3.469x

613

1214

1.45=15.96

128.9x1.45x53.42x(17.5-5) NR= = 55 32x53.4+399x24(17.52-5)

2t-16/32"; 1t-15/32" Ó 3t-16/32"= ½" Tomando 3T-16/32" At=0.5890 pg2 (ver tabla de áreas de toberas, indagar ) Vt = 0.32 x 613 0.5890 = 333pies/seg (aceptable) 1214 x 613 = 434H.P, en la barrena 1714

NR=55menor de 2100 flujo laminar

Aplicar la fórmula no. 2) de flujo laminar 2) P= 24x2650 +

P.H=

68.6(17.5-5)

Área de la barrena =0.7854 x Db2=0.7854 X 17.52= 240.5 pulg2 434 H.P /240.5 pulg= 1.80 H.P . ./pg2 (aceptable, se requiere un mínimo aproximado de 1.2). Va= 53.4 pies/min. Comparándola con la normal (formula 9). Va=
1416 1.45 x 17.5

53.4x32x2650 27,432(17.5-5)2

Pa= 74.169 + 1.056= 75 lb/pulg2 54+908+349+75= 1386 lb/pulg2 de pérdida de presión en el sistema de acuerdo con la presión máxima limitante en la superficie, es conveniente meter una presión de bombeo de 2600 lb/pg2, en lugar de una presión próxima a las 3500 lb/pg2, esto evita que nuestra bomba trabaje con los altos esfuerzos y/o posibles problemas en el equipo superficial. Presión disponible para la barrena=2600-1386= 1214 lb/pulg2

= 55.8pies/min

Es mínima la diferencia y por lo tanto es aceptable dicha velocidad De= 0.703 xPa + DI
Prof

Donde. De = densidad equivalente de circulación, en gr/cm3 Pa = caída de presión en el espacio anular, en lb/pg2. Prof = profundidad del pozo , en m. DI = densidad del fluido de perforación, en gr/cm3 De = 0.703 x 75 +1.45 = 1.468 = 1.47gr/cm3
2650

1214 2600

x 100 ó 46.7 % de la presión de bombeo para

La barrena Aproximadamente se tiene el criterio hidráulico del impacto, como parámetro se requiere para la barrena el 49%

89

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful