Carta a mis Secretarios Chicos, hoy es el último día de campaña, y no quiero perder la oportunidad para agradecerles.

Cuando comenzó el ciclo nunca me imaginé que conocería personas tan increíbles, tan decididas, con tantas ganas de trabajar y con tanta determinación. Es sorprendente ver lo rápido que se ha pasado todo, y gracioso recordar los primeros días, cuando la lista aún no estaba armada y junto con un grupo de muchachos empezamos a buscar la pieza que falta. Pasaron montones de cosas, preocupaciones, discusiones, pero también cosas muy buenas, ustedes son la razón que me impulsó a seguir paso a paso y a superar todos los obstáculos que se nos presentaron. Suceda lo que suceda el jueves, yo sé que igual ustedes seguirán trabajando por el bien de su facultad, por el bien de las personas y tratando de hacer las cosas cada vez mejor. ¿Cómo lo sé? Porque me lo han demostrado día a día. Hoy les puedo revelar mi gran secreto, ¿Por qué les hice tomar decisiones? ¿Por qué los hice trabajar en todo lo que hacíamos? ¿Por qué? Muy simple, porque quería que aprendan que cada opinión es importante, y que nada grande se puede lograr si uno trabaja solo. Y es por eso que les voy a estar eternamente agradecida, porque no podría haber logrado nada de esto sin ustedes. El ver que tanta gente se uniera y nos quisiera apoyar me da una esperanza de que las cosas en verdad si pueden mejorar, de que las personas si están dispuestas a hacer un cambio y a hacer valer sus derechos, a no conformarse y siempre buscar cómo hacer las cosas mejor. Ver a tanta gente de azul, firmando los papelógrafos, preguntándonos cómo nos podían apoyar y participando con nosotros de las ideas locas que teníamos, me hizo darme cuenta que no estábamos solos, que no somos los únicos que soñamos con una facultad mejor y que definitivamente el cambio se puede dar. Pero esta carta no quiero que sea solo para las 10 personas que me acompañan en la lista, porque sería tonto pensar que hubiéramos podido lograr lo que logramos sin el apoyo de la gente de UNES, de nuestros amigos y de todas esas personas que creen en nosotros. Nos apoyaron antes y durante la campaña y no solo con ideas y trabajo, también con su energía y con sus pilas, motivándonos día a día a no bajar los brazos. Recuerdo los primeros días de campaña, en los que tenía una cara de cansancio y sentía que no podía más, pero luego me daba cuenta que no tenía que encargarme de todo yo sola, que siempre tendría gente ayudando y apoyando en lo que se necesitará y que por todas esas personas que nos apoyaban y por todas las personas que creen que las cosas pueden mejorar es que valía la pena dar todo de mí, dar todo mi esfuerzo hasta no poder más.

Algo que me parece muy gracioso es que yo toda la vida pensé que los slogans de campaña y ese tipo de frases eran pura propaganda, que simplemente era un floro bonito que a la gente le gustaba. Pero esta semana pude aprender que no es así, que definitivamente tenemos un futuro por armar, y que necesitamos de todas las piezas para poder lograrlo, y que cada uno es la pieza que falta, que “UNIRSE” no es simplemente una palabra, sino que son seis letras que conllevan a un compromiso, un compromiso con nosotros mismos, con las personas y con la facultad. Para no hacerla más larga, quería compartir con ustedes que este año cuando llegué a la universidad, esperaba aprender un montón de cosas, sabía que había cursos bravazos y me moría de ganas de llevar cursos nuevos, de cosas que tal vez nunca había visto en el colegio. Y definitivamente aprendí un montón, pero fue más lo que aprendí fuera de clases. Aprendí que uno puede lograr todo lo que se propone. Aprendí que cada persona que vemos pasar, que vemos sentada en nuestras clases, que nos encontramos en las fotocopiadoras, es una gran persona que puede aportar mucho a mi vida. Aprendí que no por ser joven, no por ser menor, mi opinión también lo es, y que todos tenemos derecho a ser escuchados. Aprendí que si tienes críticas, si hay algo que no te gusta, no basta con pensarlo, no basta con quejarte, debes proponer soluciones, ideas y buscar la manera de cambiarlo. Aprendí que el cambio empieza por uno mismo y que un grupo de personas totalmente desconocidas pueden volverse grandes amigos al día siguiente. Chicos yo simplemente escribí esto porque quería decirles que sean cuales sean los resultados, espero que sigan con la misma seguridad y convicción que han tenido durante todo este tiempo, que sigan aportando ideas y que nunca olviden que uno no puede cambiar el mundo, pero juntos podemos lograr cosas increíbles. Demuéstrenle a las personas que nosotros no postulamos al centro federado por figurar, por perder el tiempo o porque no teníamos nada que hacer, demuestren que tenemos un objetivo y que es algo que se puede lograr desde cualquier posición, ya que el centro federado somos todos. Para terminar, quiero agradecerles nuevamente por toda esta experiencia y por todo lo que estoy segura vendrá después, animarlos una vez más a innovar, a arriesgar y a siempre buscar la pieza que falta. Por si no sabían, les resalto que cuentan conmigo siempre para lo que necesiten, sea un consejo, ayuda en un proyecto o simplemente ir a comer un tío bigote. Yo siempre he dicho que las cosas pasan por algo, y sé que por algo los he conocido, y espero que no olviden que más que su presidenta, siempre voy a ser su amiga. Camila Freire

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful