If we could trade the mistakes.

Siu-ling Hung III°B Sí, lo admito, no fue la mejor pregunta que pude haber hecho, pero siento y estoy seguro de que si no hubiera preguntado nada hubiera sucedido y nuestras vidas seguirían igual de monótona y distantes como lo han estado últimamente, porque vale la pena decir que ella prefería a sus amigas y amigos, evitando hasta el más mínimo contacto conmigo, se acabaron las anécdotas, los secretos y vivencias ocurridas en su familia, pero si no la invitaba, si no preguntaba jamás entendería el porqué de su reacción y mucho menos aclararía lo que estaba sucediendo. “¿Quieres venir a mi casa, como solías hacerlo antes?”, sí esa fue la pregunta y no creí que esa mínima frase nos llevaría a algo completamente nuevo para nosotros. Una vez dentro de la casa saludó como siempre a mi madre, ya que, siempre ha habido un afecto entre ellas, subimos a mi cuarto, no pasaron siquiera 5 minutos a los que mi madre sube diciendo que le había surgido cierto inconveniente, que si queríamos comer algo estaba en la cocina y que no nos preocupáramos por el desorden, que cuando ella volviera se encargaría, asique, se despidió y se fue, quedando completamente solos en mi habitación. Admito que no me atreví a aclarar ni a preguntar el porqué de su reacción frente a mí, siendo que, antes fuimos amigos inseparables, pero poco a poco conversaciones comenzaron a surgir (fuera de lo que yo quería hablar obviamente) y en eso se nos comenzó a ir el tiempo, pero poco a poco, sin darnos cuenta los temas cambiaron radicalmente y fue ella quien preguntó el porqué, repentinamente porqué quise volver a retomar nuestra amistad, si jamás fui capaz de darme cuenta de cosas importantes para ella, que son las cuales llevaron a la distancia entre ambos. Aunque ella no quiso decirme aquellas cosas, poco a poco, fuimos acercándonos lentamente, su mirada estaba fija en mi, cubrió mis ojos como solía hacerlo en sus momentos de vergüenza y sentí una leve presión sobre mis labios, fue algo inocente, algo de lo que ella quizás se “arrepintió” y pidió disculpas, sin entender el porqué las pidió, no supe cómo reaccionar, pero no negaré que fue algo que no me llamó la atención, no negaré que correspondí aquel contacto y tampoco negaré que sentí una linda sensación en aquel momento, solo fui capaz de abrasarla y besarla nuevamente, y bueno como podrán imaginarlo, nos dejamos llevar, es increíble como de ser amigos inseparables, pasamos a evitarnos por alguna misteriosa razón y ahora aquí estamos dejándonos llevar entre besos y caricias, sin temor alguno, aunque no se va de mi cabeza el intentar imaginar o pensar los motivos o las cosas que a ella le importaban y por las cuales terminamos tan distantes.

y quizás por eso temía a la misteriosa separación que sufrimos. . quizás por eso temía a esta lejanía. quizás a eso se le llame “amor” no negaré que aún no entiendo cómo llegamos a tal punto. nos llevaría a tal punto y a descubrir. entre caricias las cuales jamás sentimos anteriormente. quizás eso sea lo que siento por esta persona. lentamente llegamos al momento en que nos despojamos de nuestras ropas. sí. un calor increíble se apodero de la habitación y nuestros cuerpos se “juntaron” en un acto el cual se puede llamar amor. lo hace aún más especial.Lentamente sin darnos cuentas. fue nuestra primera experiencia de ese tipo. entre besos y caricias. y haberla vivido juntos. pero tampoco que me desagrado. lo importante que somos el uno para el otro. quien diría que una simple pregunta tan común entre nosotros. nos envolvimos entre besos increíbles. llegando a un punto en el cual ya nada nos importaba y el pudor ya no estaba presente en la habitación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful