You are on page 1of 22

LA INDAPTACIÓN SOCIAL Y SU CORRELACIÓN CON LA DELINCUENCIA JUVENIL

II Jornadas de Grafología Forense y Criminología
OVIEDO (Asturias) 2.005

José Gabriel García Guirao
CRIMINÓLOGO PERITO CALÍGRAFO FORENSE

josejalu@telefonica.net http://www.telefonica.net/web/pericali http://www.criminologiaweb.hostrocket.com

J. Gabriel García Guirao
Diplomado en Criminología por la Universidad de Alicante Grafólogo Judicial en los Tribunales de Justicia

Educador Social en los Centros Educativos de Menores “La Zarza” y “La Villa” y Coordinador de los Centros “Pí Margall” y “Els Reiets”, dependientes de la Fundación Diagrama Intervención Psicosocial

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

En más de una ocasión hemos oído que un individuo cuyo comportamiento en la prisión era ejemplar, durante un permiso penitenciario ha cometido cierto/s hecho/s delictivos. ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo pueden explicarse esos comportamientos que van de uno a otro extremo? La respuesta a esas preguntas la encontramos en lo que puede definirse como un INADAPTADO SOCIAL. Un individuo inadaptado es aquel individuo tan adaptado que se inadapta para adaptarse; sin embargo, antes de referirnos a esta definición, es conveniente que conozcamos y nos familiaricemos con otros aspectos. En primer lugar hay que tener en cuenta la SOCIALIZACIÓN, entendiendo ésta como el proceso mediante el cual, el individuo, pasa a formar parte del grupo y llega a asumir las normas, valores, etc. El objetivo de la SOCIALIZACIÓN consiste en facilitar la convivencia social y el desarrollo de la comunidad por parte del individuo mediante la aceptación, por su parte, a través del lugar que ocupa en el contexto social. Todos y cada uno tienen un papel que desempeñar, tanto al nivel individual como colectivo por el bien y para el buen funcionamiento de la comunidad. Otro punto de vista sería el proceso que posibilita la comunicación entre los miembros de una misma comunidad y sienta las bases de la solidaridad (SOCIABILIDAD); que, junto a la socialización, aún pareciendo estar unidas, están a menudo opuestas. La SOCIALIZACIÓN podemos verla desde tres perspectivas diferentes: A) Enculturación (antropología cultural) B) Sociología (participación social) C) Psicología (adquisición de normas para controlar los impulsos) A) Enculturación: Es la adquisición cultural del individuo debido al patrón en el cual se desenvuelve dentro del grupo social. Si esto se da en una cultura intacta y estable, darán como resultado un individuo maduro e integrado en el grupo social, sino, se producen alteraciones en el proceso de enculturación y se inicia un proceso de inadaptación social, es decir, una desviación con respecto a las normas del grupo. El proceso se produce mediante la transmisión al niño, a través de la enseñanza y de la experiencia social, de las creencias y pautas culturales del grupo en el que se encuentra. A destacar: A.1.- Aceptación de una determinada estructura social “reglas”. Hacer aceptar al individuo la estructura social y su papel en ella. A.2.- Absorción de mensajes por parte del individuo (mensajes latentes). A.3.- Consistencia general en la diversidad de metas a alcanzar; si la consistencia fracasa, conlleva a la inadaptación. A.4.- Relación armónica entre las fases del proceso de socialización y el proceso cognitivo del sujeto.

2

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

B) Sociología: La Sociología o Participación social (enseñanza de la función) consiste en garantizar que cada individuo cumple con su papel dentro de la estructura social o grupo en que se encuentra. Si esto no lo consigue, la unidad se rompe y provoca el fracaso. Para conseguirlo es necesario que existan dos elementos como mínimo: B.1.- Reclutamiento: Atraer y canalizar a las personas hacia funciones concretas. B.2.- Selección: Colocar a cada individuo en su sitio, equiparando capacidad con las exigencias de la función. Existe una relación entre conformidad social y satisfacción individual: Individuos conformados socialmente y satisfechos individualmente. Individuos conformados socialmente pero no satisfechos individualmente. Individuos satisfechos individualmente pero no conformados socialmente. Individuos no conformados socialmente y no satisfechos individualmente. En resumen, dicha relación dependerá, en gran parte, del entorno social en que se mueve el individuo. C) Psicología: La forma más temprana de aprendizaje es la imitación de otras personas (conducta) que se encuentran a su alcance. Si la conducta imitada es recompensada, esta tiende a repetirse. La imitación de la conducta supone una identificación. C.1.- Adquirir conciencia de sí mismo primero antes de relacionarse con los demás. C.2.- Admirar al modelo para, al mismo tiempo, poseer algo que pueda ser admirado. C.3.- Sentir seguridad en el modelo; para poder sentirla él también, conocer si la acción a realizar agradará o desagradará, de forma que podrá controlar su conducta con antelación. La Psicología prenatal es muy importante pese a que en muchos libros no le dediquen más que una sola mención; sin embargo, y aunque las conclusiones a las que se ha llegado en este sentido son aún muy imprecisas y están poco sistematizados, sí hay algunos descubrimientos de gran importancia y conforme avance la tecnología, esos avances irán en aumento. Algunos psicólogos afirman que muchos problemas psíquicos y traumas de los adultos tienen su origen en la vida intrauterina, es decir, cuando todavía se encuentran en el útero de la madre. ¿Cómo es esto posible? Según el Dr. Jordi del Rey (especialista destacado en la técnica denominada "anatheóresis”, creada por el español Joaquín Grau), el niño no está aislado del exterior en el claustro materno, ya que la sonoridad del útero es de 68 dB (decibelios) y además se encuentra en un líquido (el amniótico), donde se transmite el sonido mucho mejor que en un medio gaseoso.

3

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

El sentido del oído es el primero que se desarrolla en el niño; por lo tanto, el feto oye y memoriza los ruidos y voces del exterior, por lo que nada más nacer, el bebé ya es capaz de reconocer, incluso, la voz de su madre. Todas estas cosas, le generan distintas sensaciones: “más o menos quedan grabadas en su psique y pueden aflorar en forma de traumas o enfermedades” (Martínez, Luis. Psicólogo). Existen unas sensaciones positivas, según dice Aguirre de Cárcer, los niños que han recibido afectividad táctil en el útero, “son mucho más tranquilos de lo normal y sus capacidades intelectuales más elevadas, ya que, son mucho más despiertos, más atentos”; tocando el feto, por ejemplo, se hizo un seguimiento a niños cuyos padres han interactuado con ellos a diario. En un caso, empezó a chocarles que a una hora determinada (aproximadamente las 23 horas) una niña se despertaba todas las noches e iba a la habitación de sus padres y los despertaba. Al preguntarles a qué hora practicaban el contacto afectivo con la niña cuando estaba en el útero, estos respondieron que sobre las 23 horas. En consecuencia, quedaba probado que el feto tiene memoria y recuerda. Por otro lado, en cuanto a los abortos fallidos, un médico sueco, Bertil Jacobson ha relacionado el suicidio infantil con el trauma de un parto difícil. Según este médico, “para el feto, nacer es morir; va a cambiar su modo de vida y tiene miedo, por eso sufre traumas. El niño no quiere nacer porque “capta” un mal ambiente por fuera, ruidos o situaciones emocionales que vive la madre. Tiene miedo a dejar el medio en el que se encuentra a salvo y protegido e ir a otro que intuye que es negativo y/o peligroso para él”. Existe ya, desde el momento de la concepción, la doble influencia de la herencia genética de los padres y el medio ambiente en el que se desarrolla la concepción. Por esa misma razón, la inadaptación del menor puede venir asociada desde ese tiempo en que el menor está dentro del útero, al sentir o notar el ambiente que se puede generar a su alrededor. PAUTAS PRINCIPALES DE LA SOCIALIZACIÓN: A) Internalización de mecanismo de control: A.1.Internalización: Una vez que el individuo asume como suyas las pautas de comportamiento, lo motivarán de una forma que se adapta a las normas y leyes vigentes; así podremos entonces identificarlo de un grupo y diferenciarlo de otros.

A.2.- El estilo de disciplina y el desarrollo moral: Nivel 1.- PREMORAL: Castigo y orientación a la obediencia. Hedonismo instrumental ingenuo.

4

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Si el estilo de disciplina de los padres es autoritario, en el niño no existirá sentimiento de culpabilidad y, en consecuencia, no ha de llegar a internalizar las pautas de comportamiento moral. Nivel 2.- MORALIDAD DE CONFORMIDAD con el rol convencional: Moralidad de “buen muchacho”, mantener las buenas relaciones y buscar la aprobación de los demás. Autoridad mantenedora de la moralidad. Es un estilo de disciplina más concreto. El niño internaliza las normas y las acepta, pero de una forma pasiva y no de una manera madura. Nivel 3.- MORALIDAD DE PRINCIPIOS morales de la autoaceptación: Modalidad de contrato, de derechos individuales y de la ley democráticamente aceptada. Modalidad de los principios individuales de conciencia. Se trata de un estilo de disciplina basado en explicaciones razonadas. El afecto de los padres y la identificación del hijo con ellos, provoca sentimientos de culpa cuando existe un comportamiento no acorde con las expectativas paternas; así mismo existe una aceptación de perspectivas diferentes por parte de los padres. A.3.Control externo frente a control interno: Conforme avanza el proceso de socialización, el niño va adoptando las normas de adaptación como suyas debido a una coacción por parte de los adultos. A veces, esto sucede tan rápido o su escasa preparación (laboral, educacional,...), que parece que “la vida camina por delante de ellos” y tropieza nuevamente, pues les viene muy cuesta arriba esa adaptación. Ajuste temporal del comportamiento: En los muchachos inadaptados, no se puede demorar una gratificación, en consecuencia, la conducta debe planificarse en el momento.

A.4.-

B) Estimulación temprana: Según la pobreza o riqueza del entorno primario del individuo, las estimulaciones que reciba le prepararán para triunfar o fracasar en su relación con el medio ambiente social. La complejidad del contexto, primero familiar y más tarde escolar y social estará en relación directa con el éxito que pueda alcanzar el individuo. En consecuencia, un entorno carencial dificultará su desarrollo y supondrá un serio obstáculo para su adaptación activa como adulto. C) Desarrollo de la afectividad: Es otro aspecto importante que va a influir en la forma en que se establecen las relaciones del individuo con el entorno, y ello dependerá de sus experiencias emocionales durante los años infantiles, especialmente de las relaciones afectivas en el entorno familiar, del equilibrio, madurez y constancia de esas relaciones.

5

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

La afectividad del niño es educada o modelada, dependiendo de que los modelos básicos de identificación sientan unas bases sólidas y proporcionan una seguridad emocional al niño. Es necesario, por lo tanto, que exista un equilibrio en los modelos, en el contexto y en las relaciones entre ambos. Cuando ese equilibrio se rompe, o simplemente nunca se ha establecido, la identificación con los modelos primarios no sólo no proporcionará al niño esa seguridad básica necesaria, sino que creará en él un desconcierto y una inseguridad emocional que afectará, a veces profundamente, a su capacidad de comunicarse afectivamente. D) Motivación del logro: Son las metas que se propone el individuo, definidas por él y por la cultura en que vive (éxito social, dinero, etc.). Los principales elementos son: Experiencias de éxito de los padres: Si el balance es positivo, los padres transmitirán a sus hijos una seguridad básica, una confianza, estabilidad, etc., con respecto al entorno que los rodea. Si el balance es negativo, el resultado a transmitir es totalmente el contrario. El aprendizaje vicario: Referente a la comunicación verbal u otros tipos de comunicación. Mientras que los hijos de los grupos más o menos acomodados son preparados para el éxito, los de los grupos sociales en situación de pobreza, son preparados para resistir el fracaso.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL PROCESO DE SOCIALIZACIÓN: A) Efectos de un hábitat carencial: Efectos sobre la salud: Enfermedades relacionadas con las malas condiciones de la vivienda. A.2.- Efectos sobre el desarrollo psicológico: Hábitat y percepción del YO: Las condiciones de estrechez del hábitat provocan una situación en el individuo de no interiorización. Sale a la calle y forma parte de “ella”; de esa forma se siente parte de los problemas, deficiencias y diferencias del barrio. En este caso, el modelo que adopta el niño no es el de los que adoptan una postura de conformismo, sino la de aquellos que se enfrentan, los que consiguen las metas sociales por medios alternativos: los inadaptados. Hábitat y tensión: Son todas aquellas características de la vivienda que afectan a los individuos. Dicha situación de tensión se verá reflejada en el comportamiento del individuo (bien buscando alternativas, bien mediante conformismo). A.1.B) El espacio familiar: B.1.- Tamaño de la familia: Una variable de la INADAPTACIÓN puede ser el gran número de miembros de una familia unida a unas condiciones de hábitat precarias.

6

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

B.2.- Enfermedades familiares: Sobre todo las enfermedades físicas, el alcoholismo del progenitor unido a las precarias condiciones de la vivienda reduce los ingresos de la familia, esto no se soluciona estatalmente (pensiones). ¡Buscan otros medios! B.3.- Estructura familiar: Alteración o desaparición de alguno de los miembros (sobre todo del padre) temporal o permanentemente (abandono, cárcel, divorcio,...). B.4.- La familia en el contexto social: - Hábitat. - Situación económica. - Nivel cultural y educativo. C) Ambiente escolar: C.1.- Marco social: La escuela es, junto con la familia, la instancia socializadora básica de la que dependerá tanto la madurez intelectual como su ajuste en el contexto social. La escuela se configura para todo un grupo, con los mismos objetivos, planteamientos,..., pero si un menor no está interiorizado con las pautas de ese colectivo, existe pues una distancia entre individuo - escuela muy difícil de salvar. Se necesitaría adaptarse a cada individuo, sino se produciría el fracaso. C.2.- Influencia de la escuela: en la inadaptación social debemos distinguir: Ausencia de escolaridad: Sólo a través del éxito, o del no fracaso, es posible conseguir una adaptación activa. Si las posibilidades se les niega o le son dificultadas, les llevan al fracaso o al conformismo pasivo. También si se desvalora su autoestima en la escuela, éste tiende a rechazar las pocas oportunidades que se le ofrecen desde la misma. La escuela como fuente de inadaptación: Desde las primeras etapas de la escuela, se les ponen trabas a los pertenecientes a grupos carenciales; de esa forma vivirán la escuela de forma conflictiva, pues el ritmo que se les impone les traumatiza: Rechazo a la educación: Se exige mucho. Imposibilidad de integración escolar: Rinden por debajo del ritmo. Variable de edad. C.3.- Características de la relación del niño carencial con el entorno escolar: Distancia entre el entorno escolar y el entorno familiar. Desarrollo intelectual: en familias de baja renta económica hay poca motivación y casi nula estimulación temprana. Desarrollo lingüístico: palabras con significados distintos según el medio en que se pronuncie. Bajo nivel lingüístico, nula dimensión cultural y ello conduce a una gran desventaja. Motivación hacia el rendimiento escolar: no atrae el interés del menor desadaptado por: interés paterno, sensación de fracaso, objetivos a largo plazo,... El problema de la disciplina: necesidad de acatar normas y comportamientos y hábitos. La negativa a ello como oposición para defensa de su propia autoestima.

7

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

D) Ambiente laboral: D.1.- Trabajo y socialización: El individuo se incorpora al mundo laboral con los conocimientos adquiridos en la fase educativa. Dependiendo de cómo haya sido ésta, así será la adaptación o no al trabajo: una carencia educativa supone una baja preparación laboral y repercute en la aceptación de cualquier trabajo; normalmente ésta se inicia a una edad ilegal, llevando consigo un bajo rendimiento económico, y en consecuencia, a una frustración. D.2.- El primer empleo: Como consecuencias positivas tenemos el temprano reconocimiento de la madurez social que se adquiere. Esto reportará una mayor capacidad para autogestionarse. Como consecuencias negativas, el joven llega al trabajo no por la culminación de su proceso de aprendizaje, sino como último recurso (fracaso escolar previo); y debido también a que las posibilidades de seguir cursando (BUP, COU, FP,...) son reducidas (escasez de centros, necesidad de aportar dinero a la familia, bajas posibilidades de conseguir becas,...). A menudo llega al primer empleo ilegalmente, lo cual se traduce en una explotación laboral, baja remuneración, sin Seguridad Social,...

INADAPTACIÓN SOCIAL:
Un individuo inadaptado es aquel individuo tan adaptado que se inadapta para adaptarse; es decir, es una persona que se encuentra en un entorno, y al sacarlo de él se amolda al nuevo ambiente durante un determinado tiempo para volver a ser el que era cuando vuelva al suyo. Es un concepto relativo a conductas. Existen dos niveles de inadaptación: Inadaptación OBJETIVA: Se caracteriza por un comportamiento desadaptado de tipo utilitario (inadaptación a los medios, pero no a las metas y tiene su origen en la situación en la que vive el sujeto por su pertenencia a un grupo socio-económico y cultural bajo). Dichos medios, el sistema social lo considera ilegal. Inadaptación SUBJETIVA: La inadaptación no sólo afecta a los medios sino también a las metas culturales. A partir de ese momento aparecen agresiones mutuas, etc.; que acabarán deteriorando la conducta y personalidad del individuo. La inadaptación del individuo puede darse como resultado de una relación conflictiva con el medio y también como resultado de una relación conflictiva con la familia. En cuanto al proceso de “Personalización” e “Institucionalización” del conflicto INDIVIDUO-SITUACIÓN, en una situación de inadaptación, el individuo se verá envuelto en ella como en una “situación de normalidad”. Esa conducta desadaptada provoca la intervención de las instituciones de control social y esa intervención se centra, no sobre el entorno, sino sobre el individuo en concreto. De esa forma se produce una progresiva personalización del conflicto, de manera que el individuo, al sentir sobre sí mismo la presión marginadora de las instituciones de control social, va considerándose a sí mismo como más inadaptado cada vez, y en consecuencia,

8

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

tenderá a alejarse progresivamente de las normas de conducta convencionales y desarrollará unas pautas de comportamiento acordes con la dinámica conflictiva en que se ve envuelto. Referente al proceso de “Inadaptación Social”, existen unas soluciones al conflicto INDIVIDUO-SITUACIÓN: A) Conformismo PASIVO: El individuo no se adapta incorporándose al grupo normativo, sino “resignándose” a considerar a ese grupo como un modelo a imitar, pero inalcanzable. Es una situación de adaptación social, pero a costa de una inadaptación personal. B) Conducta ANTISOCIAL OBJETIVA: La manifiesta aquel individuo que no acepta la imposibilidad de acceder a las metas sociales y busca caminos alternativos para alcanzarlos. C) Conducta de RETIRADA: La manifiestan aquellos muchachos que no acepta ninguna de las dos anteriores y, es aquel que abandona las metas culturales y que, en cierta medida, se aísla de la sociabilidad. Ante esta “frustración”, el individuo utiliza otras vías de escape (drogas,...). El objetivo de la intervención debe ser no la de doblegar al individuo, sino la de posibilitar su desarrollo, ayudándole a conseguir una adaptación crítica a la realidad mediante el desarrollo de sus capacidades, para que sea capaz de modificar su propio entorno. Es bastante inútil intentar transmitir algo cuando ya no hay receptividad, cuando las capacidades asimilativas están atrofiadas. Aquel menor de edad que vive en una situación de inferioridad social es considerado como un MENOR MARGINADO. En ellos, la posición social viene dada por la familia, etc.; y, ante ese sentimiento de inferioridad que tienen, caben dos posturas: A) SUMISIÓN: Es la aceptación propia y acrítica de la inferioridad y del propio hecho marginante. Externamente aceptan su realidad y se someten al orden establecido, pero a costa de negarse interiormente sus deseos, caprichos, ilusiones,... B) RECHAZO: Es la sublevación ante la propia inferioridad y disconformidad con el hecho marginante. Aparecen comportamientos de desconfianza y recelo hacia otros grupos sociales, y con frecuencia, las conductas agresivas, verbales, físicas,... Este tipo de conductas le llevará a un nuevo rechazo por parte de la sociedad. Es como la pescadilla que se muerde la cola. El conflicto de este tipo suele ser “extrapsíquico” “Los menores marginados, como grupo, presentan una percepción de las imágenes paterna y materna mucho más conflictiva que los muchachos de clase media de su misma edad y ahí se constata la mayor ejecución de conductas antisociales”. (Bueno A., 1.990 a).

PERSONA Y PERSONALIDAD:

9

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

La personalidad también es designada como el carácter de una persona; en consecuencia, persona y personalidad son dos conceptos íntimamente ligados. Hay dos tipos de elementos que constituyen la personalidad: a) Elementos Físicos b) Elementos Psíquicos ELEMENTOS FÍSICOS: El conjunto de todos los elementos físicos que forman la persona recibe el nombre de temperamento. Actualmente engloban los elementos: constitución anatómica, constitución morfológica, constitución química, constitución del sistema neurovegetativo y la constitución del sistema cerebro - espinal. ELEMENTOS PSÍQUICOS: Unido a los anteriores, dan como resultante la personalidad del individuo. Podemos dividirla en tres grupos: Elementos naturales: Son aquellas que el individuo hereda de su familia o su patrimonio de su raza: inteligencia, memoria, emotividad, voluntad,... Elementos adquiridos por aprendizaje: El hábito es una forma de comportamiento adquirido por aprendizaje. Como afirma Watson, no existe la herencia de aptitudes, talentos,... Estas cosas dependen del aprendizaje. La influencia del medio ambiente: Todo individuo es más o menos el reflejo de su medio social. La influencia del ambiente en la personalidad del individuo es indudable; sin embargo, existen individuos con más o menos resistencia a dejarse influir por el medio ambiente que les rodea. A pesar de ello, hay disposiciones que solamente afloran en el individuo cuando el medio ambiente es favorable. La personalidad también evoluciona y, como consecuencia, los elementos que la constituyen y el tipo de organización varía constantemente, ya que, las personas y cosas que rodean al individuo imponen unas condiciones a las cuales tiene que ir adaptándose. En ese proceso evolutivo, el hombre ha de organizar en su “yo” personal, dos grupos de factores: los impulsos procedentes de su constitución temperamental heredada y los estímulos del medio social, y las normas y pautas que este medio social le impone. Estos dos factores (persona y personalidad), a veces en conflicto, deben ser integradas de una forma adecuada en el interior del individuo porque sino, su ajuste al medio será defectuoso. Podremos encontrarnos, dependiendo de cómo se interioricen esos dos grupos en el individuo, con una personalidad impulsiva antisocial; una personalidad pobre, encogida, un tipo obsesivo,..., o una personalidad equilibrada. El logro de una solución no está sólo en esos dos grupos, sino también en la capacidad personal para conseguir esa integración y de un factor decisivo en la formación de la personalidad: EDUCACIÓN.

10

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Cuando hablamos de tipologías de base psicológica, encontramos que Jung distingue, en principio, dos tipos fundamentales de individuos: el introvertido y el extrovertido. Esta clasificación, también puede aplicarse a los niños: Niños extrovertidos: Más comunicativos con el mundo. No cavilan acerca de los problemas de la vida. Niños introvertidos: Huyen del trato con los demás, se encolerizan y buscan querellas unas veces, y otras son demasiado insensibles a lo que les hacen. Künkel, basándose en las ideas de Adler sobre el complejo de inferioridad y la voluntad del poder, ha elaborado una tipología muy aplicable a la infancia: ♦ Tipo ESTRELLA: Es el individuo que cree que todos le deben admiración. Se cree importante y tiende a rodearse de admiradores de los que se hace servir y mimar. ♦ Tipo CENICIENTA: Alimenta su egocentrismo inspirando lástima o fingiéndose más débil de lo que es. Encuentra protectores en el tipo estrella. Cree que sus deseos deben ser cumplidos por su debilidad. ♦ Tipo CÉSAR: Cree bastarse a sí mismo en la vida y que los demás son instrumentos para conseguir sus fines. Se da con frecuencia en niños educados por procedimientos duros o que viven muy abandonados. Experimenta una ruptura social muy temprana y pronto comienza a desconfiar de los adultos. ♦ Tipo TARUGO: Ha comprendido que no puede contar con la ayuda de los adultos, pero no le interesa triunfar, por lo que renuncia a la lucha. No tiene motivación ninguna para buscar su felicidad. Cuando la evolución supone un progreso en la adaptación del individuo al medio, se llama maduración, y cuando esa maduración se logra gracias a los factores ambientales (independientes de la herencia), se llama aprendizaje. Félix Rodríguez de la Fuente, en uno de sus trabajos sobre naturaleza, elaboró un estudio sobre la herencia y el medio ambiente en los alimoches (aves capaces de utilizar instrumentos). El experimento, filmado en directo, consistió en secuestrar un polluelo del nido y aislarlo del mundo sin que tuviera contacto con sus progenitores africanos, en un recinto preparado para ello y dándole de comer a mano. A dicho polluelo se le llamó “Gaspar” ya que en las ciencias de la conducta, a las criaturas que se desarrollan separadas de los miembros de su especie se les llama así, porque en Alemania apareció un famoso muchacho que no sabía hablar y había sido criado separado de todo el resto de los hombres en un negro y oscuro habitáculo. Se comprobó que la conducta de los alimoches era congénita y no aprendida, ya que, transcurridos ocho meses del cuidado del animal y dejarle en libertad, éste fue capaz de abrir los huevos de avestruces, preparados con moldes de escayola a propósito para el experimento, con las piedras que habían a su alrededor y lanzarlas con su pico hasta romperlo al igual que hacen todos los de su especie, amén de volar sin que nadie le instrumentara acerca de cómo hacerlo. La personalidad del inadaptado social es el resultado de un diálogo conflictivo entre el individuo y un entorno socialmente empobrecido e institucionalmente anormalizado.

11

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Las características básicas del menor inadaptado son la inmadurez y la inseguridad. A) INMADUREZ: Debido a las presiones para conseguir gratificaciones, que casi siempre son inalcanzables por su situación anómica, el individuo se opone y esa conducta le lleva a pensar a sí mismo como víctima y al entorno como agresor. De ahí que, a menudo prefiera verse como “malo” o “justiciero” antes de ser ignorado. Otro factor es la existencia de un “profundo vacío de sí mismos” mediante: Ausencia de historia personal (pasado) Aquí y ahora (limitación del presente) Inexistencia de perspectivas (futuro) A) INSEGURIDAD: B.1.- Inseguridad Situacional: Descontrol del comportamiento: - Manipulación - Respuestas exageradas - Imprevisibilidad de la conducta Desvinculación del entorno: - Indiferencia - Desapego por las cosas - Desvinculación de sí mismo B.2.- Inseguridad Relacional: Desconfianza Indiferencia afectiva Resistencia a la afectividad Labialidad afectiva Dificultad para expresar las emociones CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE PERSONALIDAD: En cuanto a la afectividad: Dureza emocional, indiferencia, ansiedad, etc. En cuanto a la relación interpersonal y social: Descarga la responsabilidad en los demás, agresividad, resentimiento, rechazo de la autoridad, ausencia de sentimiento de culpabilidad, inferioridad, rigidez, impulsividad, etc. En cuanto a la capacidad cognoscitiva: Bajo nivel de inteligencia, bajo rendimiento escolar, dificultad de aprendizaje, fantasías exageradas, inmediatez de objetivos, falta de previsión de futuro, etc. En cuanto al funcionamiento cognoscitivo, los objetos de intervención dirigidos a mejorar su capacidad Cognitivo - Social, según Robert Ross, son:

12

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Impulsividad: Actúan en base a sus emociones, no a su razonamiento. Externalidad: Creen que lo que ocurre está determinado por los demás y los acontecimientos externos o por el destino. Se marcan muy pocos objetivos a medio plazo y casi ninguno a largo plazo. Viven el momento. Pensamiento concreto y abstracto: Comprenden lo que ven, oyen, etc.; pero si no comprenden lo que ven o piensan otros, creen que no podrán relacionarse adecuadamente con ellos. Rigidez: No son capaces de abrirse a nuevas ideas. Están encerrados en las suyas y persisten en comportamientos que les ocasionan problemas. No parecen aprender. Resolución cognitiva de problemas interpersonales: No reconocen el problema Si lo reconocen, no son capaces de pensar en soluciones No son capaces de calcular las consecuencias No comprenden la relación causa-efecto y echan la culpa a los demás.

TRASTORNOS:
Según el DSM IV, los trastornos de personalidad derivados de la inadaptación de la persona, pueden venir derivados por varios puntos, a saber: A) Trastornos adaptativos B) Trastornos de personalidad (encuadrados dentro del grupo B) C) Trastorno límite de la personalidad. A) Trastornos adaptativos: Motivados por un deterioro significativo de la actividad social o laboral. Estado de ánimo depresivo Ansiedad (nerviosismo, preocupación,...) Trastorno de comportamiento (alteración del comportamiento: hay una violación de los Derechos de los demás o de las normas que se traducen en vandalismo, conducción irresponsable, peleas,...) B) Trastornos de personalidad: Grupo B: Trastorno antisocial de la personalidad. B.1.Patrón general de desprecio y violación de los Derechos de los demás que se presentan desde los 15 años. Fracaso para adaptarse a las normas sociales respecto al comportamiento legal (robos, hurtos, delinquir en general,...) Deshonestidad (miente repetidamente). Uso de un alias Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro Irritabilidad y agresividad (peleas,...) Despreocupación por él mismo y por los demás Irresponsabilidad (incapaz de mantener un trabajo o hacerse cargo de obligaciones económicas) Falta de remordimientos

13

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

B.2.- Pruebas de trastorno disocial (desde antes de los 15 años) en el que se violan los Derechos básicos de otras personas o normas sociales importantes propias de la edad. Agresión a personas y animales: Fanfarronea, amenaza,... Inicia peleas físicas Utiliza armas que pueden hacer daño (bate, ladrillo, navaja, pistola,...) Manifiesta crueldad con personas y animales Robos con violencia enfrentándose a las víctimas Forzar a alguien a una actividad sexual contra su voluntad Destrucción de la propiedad: Provocación de incendios con la intención de causar daños graves Destruir propiedades de otras personas (coches, motos, puertas,...) Fraudulencia o robo: Violentando el hogar, casa o coche de otra persona Miente para obtener favores o evitar obligaciones (tima) Robos sin enfrentarse a víctimas (en tiendas, falsificaciones,...) Violaciones graves de las normas: A menudo permanece fuera de casa sin consentimiento de los padres (antes de los 13 años) Se escapa de su casa u hogar sustituto por la noche y no regresa en un largo período Suele hacer novillos en la escuela (antes de los 13 años) C) Trastorno Límite de la personalidad: Patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, autoimagen y efectividad. Son muy impulsivos (gastos, sexo, conducción temeraria,...) y con comportamientos de amenazas suicidas y de autolesión. Por otra parte, tienen una inestabilidad afectiva y una ira inapropiada (enfado constante, peleas físicas, muestras frecuentes de mal genio,...). Hasta este momento hemos tratado la delincuencia venida desde dos focos principalmente; por un lado los grupos marginales que viven o, que subsisten con unos recursos muy por debajo de sus necesidades y que se apoyan en la delincuencia para conseguir esa falta de recursos que por otras vías legales se ven imposibilitados. El otro gran foco viene dado por la clase media de nuestra sociedad donde la delincuencia también se ha asentado. Son varias y diferentes las causas por las que se ha

14

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

afianzado en la misma, y por supuesto, muy diversas las familias que se ven involucradas. No es tanto esa falta de recursos como en el primer foco; sin embargo, a veces, resulta más fácil y cómodo el conseguir unos resultados beneficiosos, para ellos en particular y para la familia en general, en el menor tiempo posible y con el menor esfuerzo, sin pararse a pensar en las consecuencias que pueden derivarse de sus actos, no ya para ellos, sino para toda su familia, que son los que al final se ven inmersos en una desgracia que se traducirá en más delincuencia puesto que en su gran mayoría, es el cabeza de familia quien aporta el sustento para la misma y el que dejará de hacerlo por intentar conseguir “extras” de forma ilegal; por ello, el resto de miembros de la familia, que en la inmensa mayoría son menores, dejarán sus estudios, trabajarán de forma ilegal, a veces a edades tempranas y sin la preparación necesaria, con lo que al final volverán a intentar lo mismo que sus progenitores y esperando hacerlo con más suerte. Sin embargo, en nuestros días debemos ir mentalizándonos de un tercer foco de delincuencia infantil que se está introduciendo en toda la sociedad independientemente de la clase social a la que se pertenezca: padre que trabaja, madre que trabaja, niño que se cría con los abuelos o algún otro familiar. Los motivos también pueden ser muy diversos, aunque da la sensación de que puede ser una forma de llamar la atención por un abandono afectivo por parte de los padres y que se traduce en una tiranía por parte de los hijos que entienden la sociedad del bienestar como “hacer lo que les da la gana”. ¿Por qué se produce esto? Nos encontramos en una sociedad donde el estatus socioeconómico de la familia lo es todo, donde no queremos perder el hilo de una posición acomodada y donde siempre tendemos a crecer socialmente (mejor ropa, mejor casa, mejor coche,…) y nos olvidamos de lo más importante: la familia. La terapia de corregir esto consiste no solamente en trabajar con el niño, sino también de hacerlo con los padres, enseñándoles otras habilidades de comunicación con su hijo que, normalmente, debido al poco tiempo de atención que se les da por cuestiones laborales, son necesarias y fundamentales. A la vista de lo conocido y expuesto, y ante la disyuntiva de saber si la delincuencia es un fenómeno heredado o viene dado por el ambiente que nos rodea, ambos vienen interrelacionados entre sí, sin que uno pueda darse sin el otro; es decir, los humanos somos animales y nos distinguimos del resto de animales por nuestra capacidad de razonamiento mientras que ellos se basan por instinto. Y es por naturaleza que tengamos un instinto de agresividad, aunque esa agresividad está oculta en nosotros y aflora cuando se dan las circunstancias necesarias. Pongamos un ejemplo: Se puede ser una persona muy pacífica y dialogante, sin embargo, eso no quiere decir que si llega a casa y hay alguien intentando violar a una hija suya, no coja una escopeta de caza o algún otro instrumento que pueda tener a su alcance y mate al agresor. En ese momento de rabia, ha salido a flote ese instinto animal de defensa de su prole, al igual que cualquier otro animal si en algún momento intentan atacar a alguna de sus crías. Janette, en una de sus canciones, lanza un mensaje en el que intenta abrirnos los ojos y concienciarnos de que la falta de afecto conlleva a veces a un fracaso y a unas marcas imborrables, culpando al medio que nos rodea y a la sociedad en general, de esa falta de sintonía entre nosotros mismos, que somos los que, en definitiva, creamos ese ambiente tan inhóspito en el que tenemos que convivir.

15

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así. Porque nadie me ha tratado con amor. Porque nadie me ha querido nunca oír. Yo soy rebelde porque siempre sin razón. Me negaron todo aquello que pedí. Y me dieron solamente incomprensión. Y quisiera ser, como el niño aquel, como el hombre aquel, que es feliz. Y quisiera dar lo que hay en mí. Todo a cambio de una amistad. Y soñar, y vivir, y olvidar el rencor; y cantar, y reír, y sentir solo amor. Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así. Porque nadie me ha tratado con amor. Porque nadie me ha querido nunca oír. Y quisiera ser, como el niño aquel, como el hombre aquel, que es feliz. Y quisiera dar lo que hay en mí. Todo a cambio de una amistad. Y soñar, y vivir, y olvidar el rencor; y cantar, y reír, y sentir solo amor. La, la, la, la, la, la, la, la. La, la, la, la, la,...

Tal y como se ha reflejado anteriormente, aunque las características genéticas influyen, puesto que se llevan dentro de uno mismo aunque de una forma oculta y no afloran hasta que se dan las circunstancias adecuadas, estaremos de acuerdo, entonces, con Watson sobre que es el medio ambiente el que, en definitiva, marca la pauta.
“Dadme una docena de niños sanos, bien formados, y, para criarlos, un mundo como yo especifique, y garantizo que cogeré uno al azar y le adiestraré para convertirle en un especialista del campo que yo seleccione –médico, abogado, artista, jefe de ventas y sí, incluso, un ladrón o un mendigo-, con independencia de sus talentos, predilecciones, tendencias, capacidades, vocaciones y raza de sus antepasados”

Con el fin de completar en mayor grado este trabajo de investigación, se han realizado una serie de entrevistas dentro de la Comunidad Valenciana a menores de entre catorce y dieciséis años. El objetivo es buscar algún vínculo de unión entre todos ellos y ver la posibilidad de que tal situación se pudiera erradicar, sino totalmente, sí en parte, de nuestra sociedad.

16

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Los datos que a continuación mostraremos se han extraído sobre la base de una plantilla que previamente se ha preparado, ya que el incidir con preguntas directas a los propios individuos supondría la huida del mismo o bien la poca o nula fiabilidad de los mismos. La entrevista semiestructurada se ha dividido en varias partes, si bien todas ellas están bastante interrelacionadas y en muchas ocasiones se repiten.

DATOS A NIVEL DELICTIVO
100 50 0

Edad inicio temprana

Abandono de la escuela

Consumo de drogas

Mismo grupo de amigos

Grupo formado

Al tratarse de menores, lógicamente, la edad de inicio suele ser temprana, sin embargo, no siempre es así, ya que ello depende de otros muchos factores que iremos viendo paulatinamente; eso sí, prácticamente todos ellos han abandonado la escuela antes de tiempo o han sido expulsados en algún momento de su etapa escolar. Los motivos suelen ser bastante distintos. La apatía, el escaso interés tanto en él como en la propia familia donde no se le incentiva para continuar,... No siempre delinquen antes de abandonar la escuela, en ocasiones una cosa lleva a la otra, pero no siempre es así. Otras veces el motivo viene de la influencia que ejercen sobre ellos otros chavales de su entorno y su escasa capacidad de resistencia ante tales estímulos. Su grupo de iguales lo forman, entorno al 80 % de los casos, aquellos con los que convive la mayor parte del tiempo, es decir, tanto de la escuela como de su barrio. A la hora de delinquir, no tienen una base fija de actuación, no siempre tienen un grupo formado para ello, sino que, una minoría tiene tan arraigado dicha conducta que ante aquel que primero se lo proponga, actúan; por eso, la idea del liderazgo entre ellos es algo secundario. Todos se equiparan a la hora de decir qué lugar ocupan dentro de ese grupo y la iniciativa tampoco suele ser algo que les separe porque si no les atrae a todos, alguno puede que se apunte a la idea que surja. Con respecto a las drogas, el consumo suele ser de pastillas, Tranquimazines, éxtasis,... En algunos casos llegan a consumir cocaína, y algunos están tan enganchados que no sólo ya no la fuman en base, sino que llegan a inyectarse en vena. Estos son la excepción a la regla de, a mayor edades, mayor gravedad e intensidad en los delitos y derivados; sin embargo, la gran mayoría de ellos son los que tienen una familia desestructurada, familiares

17

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

con antecedentes y algunos hasta ni siquiera tienen una vivienda propia y viven de la mendicidad. A estas edades, los delitos que suelen cometer, son pequeños robos o hurtos: A medida que van creciendo, estos delitos aumentan en intensidad y gravedad.

DATOS SOCIALES Y FAMILIARES
Padres flexibles Barrio marginal Aportaciones a casa Ingresos económ. Bajos Vivienda unifamiliar Familia numerosa Antecedentes familiares Familia desestructurada

0

20

40

60

80

100

En un 70 % de la investigación realizada, la familia de estos chavales se encuentra desestructurada, entendiendo como tal aquella en la que alguno de sus miembros se encuentra ausente (separación, encarcelación,...) o bien porque ha fallecido. Un 50 % tiene antecedentes familiares que, como hemos dicho anteriormente, algunos se encuentran cumpliendo condena, o bien tienen, han tenido o se encuentran enganchados a la droga, que es lo más común. Sin embargo, no todos tienen una familia numerosa, excepto un 30 %, incluido alguno, como es el caso de un chaval donde son trece hermanos. Son casos en los que, en la gran mayoría, viven todos en una misma vivienda, incluidos los cónyuges e hijos de algunos de ellos y que viven el día a día con unos ingresos económicos bajos o muy bajos e incluso se han resignado a convivir con la ausencia de sus miembros por la comisión de delitos, encontrándose resignados e incluso evadiéndose de la situación familiar en la que viven y buscándose sus propios recursos fuera de conductas socialmente admitidas por la sociedad en general. Sólo el 40 % de los casos entrevistados reconocen que aportan a sus casas parte de lo conseguido en la comisión de delitos, mientras que la otra parte se la guardan para sus gastos personales y adquisición de droga para su consumo propio. De los que no aportan nada en casa, se encuentra un 90 %, los cuales son individuos cuyo nivel de ingresos familiares es alto o muy alto, entrando en aquellos en los que no tienen un desarraigo familiar evidente. Aquí, lo más frecuente es que los jóvenes canjeen los objetos sustraídos en los Cash de compra y venta por cantidades irrisorias de dinero; locales que, por otra parte, no tienen reparos en ser receptores de esa mercancía y se aprovechan de la ocasión para “sacar partido”. ¿Qué hacen al respecto para enmascarar lo que compran a menores? Fotocopian únicamente el anverso del DNI y se escudan en que el programa informático que utilizan, por defecto, coloca como

18

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

fecha de nacimiento el 1 de enero de 1.970. De esa forma, un menor de 14 años pasa a tener 35 años en el momento de vender cualquier objeto. Posteriormente, ese objeto es trasladado a otro establecimiento de la misma cadena pero en otra comunidad, siendo casi imposible la posterior identificación de ese material presuntamente robado o sustraído. Por otra parte, no todos viven en zonas marginales, tan sólo es un 40 %; sin embargo, sólo un 20 % tienen una vivienda digna y carente de los servicios básicos. Algunas de las viviendas se encuentran en cascos viejos de la ciudad y en la mayoría de ellas hay un gran deterioro de las mismas, sin que los ingresos sean suficientes para hacerlas más habitables. El 90 % admite la flexibilidad de los padres, así como la permisibilidad y escaso interés que se les presta. En ocasiones, cuando el padre es autoritario, recurren a la madre para encontrar un apoyo que les refuerce esas conductas antisociales, sin que esta sea reprimida y reprobada conjuntamente. En la mayoría de los casos, estos chavales pasan gran parte del día fuera de casa, llegan a altas horas de la madrugada y son escasos los padres que se interesan por lo que han estado haciendo o dónde han estado; algunas veces, incluso llegan a pasar días o semanas fuera de su entorno familiar y viviendo con “colegas” en casas que, en ocasiones sirven de refugio tras la comisión de delitos. Todos, viendo que la sociedad no aprueba sus conductas, tienen intención de no volver a delinquir y poder disfrutar de la compañía de sus familias y amistades en lugar de verse privados de su libertad por un tiempo determinado. Admiten que tienen planes de futuro e incluso si se le ofrecen los recursos necesarios, llevarían una vida más normalizada. Sin embargo, algunos creen que han tenido mala suerte y esperan dar un golpe que les resuelva la vida y retirarse. Otros comentan que pese a tener ese golpe de suerte, sería tal el “gusanillo” que se les quedaría que incluso volverían a probar nuevamente. En mi experiencia profesional, he podido comprobar que muchos, al ofrecérseles oportunidades laborales muestran gratitud e interés por el mismo, pero tan sólo un 1 % de ellos es capaz de aferrarse a él e incluso luchar para mantenerlo. El resto abandona prontamente argumentando que no necesita esforzarse tanto para conseguir un dinero durante un mes cuando en uno o dos “palos” consiguen sacarse lo mismo o más. ¿Cómo afecta esto a la sociedad? Es la gran pregunta. En algunos casos desconcierto, otros, perplejidad; indiferencia en algunos sectores, preocupación en una gran minoría, sin embargo, en todos los sectores causa una alarma social, sobre todo en aquellos que han sido víctimas alguna vez. Son pocos los que intentan dar soluciones dignas y eficaces, sin embargo todos parecen preocuparse más por ellos mismos y resguardarse y protegerse ante eventuales o posibles ataques. Indudablemente, la delincuencia es, no uno, sino el más problemático quizá de los comportamientos juveniles. El complejo proceso que lleva a la delincuencia, no se puede explicar desde un solo plano de causalidad, sea éste individual, microsocial o macrosocial, o desde una sola perspectiva, sea ésta cognitiva, social o afectiva, pero lo cierto es que no podemos olvidar que la adolescencia es un momento de la vida en el que pueden darse, y de hecho se dan, con cierta frecuencia, conductas desviadas como la delincuencia

19

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

La situación conflictiva de los menores, empieza desde los inicios. Desde que se empieza a moldear al niño. La vida familiar y entorno es el que van calando hondo en él y aprende por imitación. Si en esos momentos, tal y como dice Watson, pudiéramos darles todo lo que necesitan, supiéramos inculcarles los valores sociales, éticos y morales, forjaríamos, por lo menos, conciencia en cada uno de ellos para distinguir el bien del mal. No obstante, si como dice Watson “pudiéramos darles todo lo que necesitan”, considero que generaríamos sujetos que sólo vivirían para la pura satisfacción. Asimismo, Watson sostenía que “lo que se denomina instinto es en realidad aprendizaje”. Freud, por su parte, decía que “el instinto es un estímulo que procede del interior y tiende siempre a la satisfacción”. Si entonces, como decía Freud, “no son las motivaciones aparentes las que en realidad motivan su conducta, sino las motivaciones reales que subyacen en el inconsciente”, el sólo hecho de modificar el entorno del sujeto no sería suficiente para obtener un cambio; y es cierto, puesto que en el delincuente, la finalidad del acto es lo que satisface la necesidad (apoderarse), puesto que es necesario que exista una motivación que impulse hacia esa actuación. El problema radica en que no podemos, porque no hay medios suficientes ni ganas de que eso se plantee, erradicarlo de una manera eficaz, ya que, habría que empezar por una educación a los propios padres. Es difícil, sobre todo porque ellos mismos se creen capaces de educar a sus hijos, sin pararse a pensar en los valores subculturales que, en la mayoría de las veces subyacen dentro del lugar donde viven. La fórmula para intentar cambiar mentes educativas no pasa, en cierta medida, por inculcarles el uso de preservativos con el fin de evitar traer niños al mundo indeseadamente, porque ello choca con los propios valores ideológicos, ni tampoco con el de prevenir enfermedades. Una solución válida es el rellenar el hueco que estos individuos tienen, como es el del amor y el cariño, el del apoyo y la reeducación, pero esta es más difícil cuanto más tarde se intenta darle al menor. La experiencia me ha demostrado que cuando una persona se encuentra a gusto en un sitio, hace lo imposible para permanecer allí. He podido ver varios casos de ellos, la familia se despreocupa, son muchos, apenas hay para todos y cada uno se busca la vida como puede. El desinterés está por las nubes, y llegan a inadaptarse para adaptarse a algo que ellos consideran que vale la pena, y algunos hasta aprenden las normas y llegan a interiorizarlas. Lógicamente, no todo es de color de rosas, y la gran mayoría suele reincidir, pero el problema sigue estando en el mismo sitio. Un chaval donde en casa y en el entorno no tiene freno, donde la sociedad le margina, donde el único modo de subsistir que tiene es robando, donde la única vivienda que tiene es la calle, en un solar, en una casa abandonada, donde las condiciones higiénicas son totalmente nulas,... ¿Qué hace? Ante ello, hay dos posibles claves: Una es que el chaval vuelva a delinquir para volver a un lugar donde se le trata bien, tiene comida, se puede duchar, aprende unas normas de respeto, aprende a escribir, leer, avanzar en aquello en lo que no tuvo oportunidades mientras estaba en la calle... La otra clave se encuentra en la desestructuración familiar, en hogares rotos, donde la única forma de evadirse y llamar la atención a la sociedad de su situación es volviendo a hacer aquello que los demás reprueban. No ha sido una ni dos veces las que los propios chavales han propuesto ir a Centros para evitar delinquir.

20

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

Como conclusión final, reincidir nuevamente en lo expuesto, es decir, mucha unión en el seno de la familia, mucho amor, mucha comprensión, mucha atención desde el primer momento,… y, sobre todo, mucha comunicación entre todos los miembros. No todo en esta vida se centra en mantener, asegurar o escalar posiciones en un status social o económico en detrimento de una vida familiar desatendida e inmersa en conflictos asociales.

21

La Inadaptación Social y su correlación con la Delincuencia Juvenil

J. Gabriel García Guirao

BIBLIOGRAFIA:
Papalia, D. E. y Wendkos Olds, Sally. (1.987). Psicología. Mc Graw-Hill. Madrid. Domhan, M. y Burkhard, B. (1.992). Principios de aprendizaje y de conducta. Editorial Debate. Madrid. Velasco de Frutos, C. (1.975). Psicología general y evolutiva. Editorial Lex-Nova. Valladolid. Ruse, Michael. (1.989). Sociobiología. Cátedra. Madrid. Rojo Sierra, M. (1.984). Lecciones de Psiquiatría. Promolibro. Valencia. Bueno, A. (1.996). Intervención Social con menores. Univ. Alicante – Secretariado de Publicaciones. DSM IV (Abreviado). Garrido, V.; Ross; Robert; y otros... (1.987). Curso Básico para formación de Educadores del C. E. La Zarza. Módulo II: Aspectos básicos para la comprensión del menor inadaptado. Valverde, J.; Palacios, J.; y otros... (1.988). Curso Básico para formación de Educadores del C. E. La Zarza. Módulo III: Modelo de intervención con menores y jóvenes conflictivos. Félix Rodríguez de la Fuente. El Buitre Sabio. El hombre y la tierra. Serie Fauna Ibérica. Salvat Editores, S. A. 1.992. (Vídeo). Verny, T. y Kelly, J. (1.988). La vida secreta del niño antes de nacer. Urano. Barcelona. Verny, T. y Weindtranb, P.(1.994). El vínculo afectivo con el niño que va a nacer. Urano. Barcelona. Gold, C. y Gold, E. J. (1.989). Nacimiento feliz. Triangle. Barcelona. Gómez, Luis. (14 / 11 / 99). Desbordados por sus hijos. Diario El País, pág. 33 / Sociedad. Editado en Madrid. Pardo, J. A.(03 / 05 / 01). Un menor pide seguir en La Zarza para escapar de la delincuencia y las drogas. Diario La Opinión, pág. 9 / Murcia. Editado en Murcia.

-

-

22