You are on page 1of 25
Teerie Antologia poética 1002 @ rasenatone POCA COMET ViEIA LAVANDO ROPA emimadie im No son solo las manos (da hoja, apenas perfilada, del plitano, en la fronda, cra! ) sino sus idas y venidas waquée: Camisas y bombachas, trapos sanitarios, mierda: ay qué? Un pifano podria artojar locamente todo a.una tierra elevada, melédica, de univoco limo. (Abt, topos de epifanta! «Pour moi, nerveux...» cundo la destruccién; amo el perfil evanescente del estruje : ceftido de las telas miserable en las manos poderosas que oprimen, exprimen, drenan la muerte. No la vida, su limite. La manzana, ya comida apaladeads?, muerta ‘en sangre final, consanguinea —tenacidad del geis—. El dolor sometido en la obra, LA CAZA DE LA MOSCA EN VUELO. Hidrdgeno 1000 Oxigeno. Y la explosion del 6jido pautante que dibujé la mano. Ese es el ojo. Ese, que mira ta palabra we fa tremare de chiaritate Varen. La edulce vor, en.cuya oreja sucnay? Esa es la oreja, un ojo ebuirneo, originario, melancélico, ciego, clarividente: ‘como la mano que ahora dibujé Ja pautada explosion del silencioxi dado. pAsertar es el certero toque en el blanco, osu deflagracién, blanguisima, méscaramagma de la tiniebla? MEMENTO MORt, Vuela, vuela la mosca, sin embargo; punto negro, desazén; linea negra, desaforeda, cexangiie, del simétrico esplin del coraz6n, ‘Sonreirfa la mosca, al moris, si amara, si supiera lo efimero? ‘Vuela la mosea, sin embargo, y entenebrece la palabra. Mano desaforada, letreando en la tiniebla, ahora tiemblas y ternes 1a fosa luminosa de un sesgo de certeza, En la luz, por ella, mueres. Avlew Gaus, Potlech, EL ESCRIBA RELEE Pringles, julio, 1954, perro Pe xo 40 0 rosa careta —ahorro—arruga paral arriba parrilla La carreta va totalmente cargada iAhorral La Caja Nacional de Ahorro Postal espera tu depésito, iHazlo ahora que puedes! Te lo devolveré cuando més lo ecesites. EL ESCRIBA ESCRIBIA. Pringles, febrero, 1954, muheca Nana chuto motto pafal pafuelo aria Aandi ‘SUENO FELIZ Lidia Tufién so6 que Evita le mandaba una mutica. Le conté a ella su suefio en una carta y afin de alfo tuvo Ia muheca sofiads. Desde entonces Lidta es muy fellz.