por Luz Pearson para cursada 2011 de Educación II, Cs.

De la Educación UBA

Reseña de Dubet, Francois (2004) “Mutaciones institucionales y/o neoliberalismo?” en: Tenti; E (org) Gobernabilidad de los sistemas educativos de América Latina. Buenos Aires: IIPE – UNESCO . El texto corresponde al de la conferencia inaugural del Seminario sobre "Gobernabilidad de los sistemas educativos en América Latina" organizado por Unesco en Buenos Aires en 2003. Lo que el autor realiza es una advertencia: en los años sesenta la interpretación general era que los problemas escolares se debían a la dominación de clases de las sociedades capitalistas. Se identificaba a la escuela con la cultura burguesa a la vez que se dejó a la escuela impotente frente a sus problemas: para solucionarlos era necesario cambiar la sociedad. Ahora (en 2003) corremos el mismo riesgo: realizar una operación similar con la critica radical al neoliberalismo. Dubet argumenta que la ofensiva liberal no puede ser la única causante de los problemas de la escuela y, por otra lado, no conviene que así sea. De nuevo conduciría a la escuela a estar impotente frente a sus problemas. Su crisis tiene que ver con sus propias mutaciones institucionales, una prueba que debe afrontar. No aceptar un mal único permite dominar el cambio en vez de resistirse a él "es preciso saber qué escuela construir y no defender una escuela idealizada" cuyas tareas y debilidades han ya sido demostradas por las teorías críticas de los sesenta-setenta. La tesis que Dubet presenta es que la escuela moderna asumió un "programa institucional" en la formación de los individuos, una forma escolar y un modelo de socialización sumamente estable e independiente de su contenido cultural. Esta estructura se define por cuatro características que a su vez son independientes de las ideologías escolares: escuelas rusas, chilenas o religiosas la comparten. Las características del “programa institucional” son: 1) Valores y principios "fuera del mundo". Un modelo cultural ideal que sustrae a los niños del mundo, de "la evidencia exclusiva de las cosas, las tradiciones y las costumbres". En esto, Dubet responsabiliza a la iglesia, evidentemente, como madre del programa, una institución que tuvo como eje aislar a sus sujetos de la cultura profana. Los revolucionarios franceses hicieron lo mismo en sus escuelas republicanas para la creación del "hombre nuevo". En ambos casos son principios "sagrados, homogéneos, fuera del mundo y que no debían ser justificados". 2) La vocación. El proyecto escolar es definido como trascendente por lo que los profesionales de la educación poseen una vocación más que un oficio. Virtudes y convicciones respecto al proyecto de la ciencia, la cultura y la razón más que talentos pedagógicos. Cita a Weber para decir que los maestros

Detalla esta caída de nuevo con cuatro características.cuentan con una legitimación "carismática": su autoridad está basada en principios y valores. la cultura de masas debilita el monopolio cultural de la escuela. Se erosionan los muros del santuario y entran los problemas que antes podían externalizarse. Este modelo tiene tres ventajas que hoy están amenazadas: el maestro dispone de una autoridad que es la de la misma institución. La disciplina escolar se rige por una ley propia. los problemas de la adolescencia. en tanto santuario. es decir. Y aquí Dubet se diferencia de Foucault en tanto que él no cree que se trate de "una astucia de poder" sino en una construcción histórica de formación del sujeto a través de un programa que ha permanecido estable por mucho tiempo. la desigualdad social. fallas de familias. surge la idea de realización propia del profesional. Desde la segunda guerra mundial se ha dado un proceso de masificación escolar ampliando el acceso a la escuela secundaria. Ya no hay protección contra el mundo. la violencia física y simbólica. autónoma y "racional". A su vez. Se trata de la paradoja según la cual la libertad nace del sometimiento a un universal. . Un ejemplo que da es clave: se pensaba que la masificación escolar y la democratización eran equivalentes. el sentido ya no se establece a través de una trascendencia postulada sino por construcciones locales de valores y acuerdos sociales y políticos. serán las opuestas a las que hacían al propio programa: 1)El desencantamiento del mundo. Pierde fuerza la justificación "clerical". el encierro. se trata de un orden mecánico más que orgánico. los padres y la cultura juvenil quedan en el mundo. La cara oscura de las que podrían considerarse virtudes es el silencio. 3)La escuela es un santuario: si los principios de la escuela están "fuera del mundo" y sus profesionales sólo rinden cuanta a la institución. Entre ellos. "engendra autonomía y libertad". Si los valores de la institución ya no tienen la autoridad de antes. la experiencia actual muestra que son no lo son. En sociedades actuales. la socialización. políticas públicas. las reglas compartidas de la institución facilitan su organización. etc. surge la competencia en el "mercado escolar". la escuela puede externalizar sus problemas: el medio ambiente es el que causa las desigualdades sociales. Por su efecto. el trabajo docente se volvió más profesional. y la causa de su problema es un "virus" que le ha inyectado la propia modernidad. quizás hasta sean contradictorias (si la escuela sigue siendo la misma). además. el abuso de la autoridad. 4)La escolarización también es una subjetivación: el sometimiento a la disciplina racional escolar. Se da una paradoja: "se espera que la escuela de masas tome en cuenta la singularidad del individuo" porque justamente. la producción masiva de diplomas modifica su naturaleza. 2)La profesión reemplaza a la vocación. no entran a la escuela. tampoco obtienen autoridad los maestros basándose en ellos. produce su declive. 4)La autonomía del individuo. La escuela muta de orden regular a burocracia profesional. Dubet considera que este programa institucional está en declive. niños y adolescentes. ahora hay individuos en la escuela. 3)El fin del santuario. etc. sujetos que preexisten al trabajo de socialización escolar.

Efectivamente se formaron sujetos autónomos y libres. Frente a esta crisis que denomina endógena Dubet interpela a las izquierdas políticas: se montan en la crítica anti-neoliberal por falta de ideas. La regulación mediante la demanda es una solución liberal frente a la caída de anteriores fundamentos del programa institucional de la escuela. pueden entenderse las ideas del autor como pronunciándose en contra de cometer nuevamente este error. rol de la evaluación.Entonces. Depender de los cambios en la sociedad para solucionar los problemas invisibiliza las causas internas de las desigualdades y la exclusión. sus nuevas fronteras. pero la escuela también crea las suyas. Cabe preguntarse cómo podrá construirse un nuevo fundamento que constituya una alternativa a la lógica de mercado liberal sin caer de nuevo en un programa institucional sagrado. el cual ahora está vacío. el oficio del docente. y otras externas que tiene que ver con finalidades de la escuela y su lugar en la sociedad: a quién pertenece la escuela. el neoliberalismo con su lógica de mercado seguirá obrando como solución. existen desigualdades sociales. cultura común. Dentro de las cuestiones a tener en cuenta plantea algunas internas: autonomía de los actores. La postura de Dubet es clara: si no se observa lo que sucede y se "domina el cambio". desigualdades por el efecto de sus propios métodos. cuáles son las desigualdades justas. Pareciera que en el pasaje de la Fe a la Razón se dio en una fuerte continuidad estructural. ¿se trata de la culpa del neoliberalismo que destruye la escuela o más bien de un cambio endógeno? Dubet responde que la crisis escolar se debe a una mutación institucional. Concluye Dubet que contra la respuesta liberal es preciso tener una propuesta. no se puede seguir pretendiendo que dentro de la escuela no lo sean. ¿cuáles son las características de “las salidas por arriba”? Hacia allá hay que enfocar la mirada. Una pérdida de inocencia. . evitando así reformarlas. Sí. Es interesante el planteo del autor en tanto insta a empoderar a la escuela frente a sus problemas. el territorio de la escuela. Se trata de un cambio endógeno producido por el triunfo del proyecto cultural de la escuela moderna. dice Dubet. Pero resulta muy difícil pensar más allá de nosotros mismos. Se debe salir de la simple "resistencia de la escuela" hacia proponer alternativas. Se trata de una "salida por arriba" que precisa gran capacidad política y esto es lo que falta.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.