P. 1
EL ESPIRITU DE LA ENSEÑANZA

EL ESPIRITU DE LA ENSEÑANZA

|Views: 43|Likes:
Published by AdanRichard

More info:

Published by: AdanRichard on Nov 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/27/2013

pdf

text

original

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA

DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
(Extractos de Conferencias)

OM-16

Centre

OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus

DOCUMENTO ESPECIAL PARA LOS HERMANOS QUE NO CONOCEN LA ENSEÑANZA DEL MAESTRO
El espíritu de la Enseñanza. Omraam Mikhaël Aivanhov - Extractos de conferencias

“¿Que es un Maestro espiritual? Una cabeza. Una verdadera cabeza, una cabeza que es consciente del valor del trabajo divino y que siempre está unida al Cielo. Gracias a esta unión, incluso cuando él tenga que ausentarse, su lugar no permanece vacío en realidad. Siempre habrá entidades luminosas del mundo invisible que vienen a manifestarse para representarle, para mantener y sustentar la colectividad. Una cabeza, un Maestro, nunca está ausente: los seres divinos a los que él está unido vienen a ocupar su lugar. He aquí porqué es tan importante tener un Maestro, seguirle, amarle, confiar en él; vosotros siempre os sentiréis apoyados, esclarecidos, ayudados, vivificados, si no es por vuestro Maestro en persona, lo seréis por aquellos a los cuales él está unido y que siempre están ahí.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov Pensamiento cotidiano, 12 de Abril, 1997

Ver sobre el mismo tema: (en idioma francés) “el examen debido a la ausencia del Maestro”, Conferencia Nº 1019 del 1 de Enero, 1959 “Algunas palabras acerca de los Maestros”, Conferencia Nº 40 del 4de Marzo, 1939

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA
2

(1)

Existe en la naturaleza humana una tendencia que consiste en querer aportar siempre algo nuevo, algo diferente, un deseo de mostrarse original, de cambiar y remover las cosas desde el propio punto de vista. Esto es muy normal y lo podéis ver por doquier, todos quieren expresar e imponer su punto de mira. Si os analizáis vais a encontrar que en todos los temas y ámbitos os gustaría tener algo que decir, modificar, refutar o cambiar... De hecho es algo natural, aceptable al menos en el terreno mundano. Pero dentro de la Fraternidad la cuestión se presenta de otro modo. En el pasado, han venido muchas gentes que traían ya sus gustos, sus opiniones y, al llegar aquí entre nosotros, intentaron cambiar algunas cosas determinadas. Incluso llegaban a poner en juicio lo que yo decía o dejaba de decir en mis conferencias... si les hubiera permitido seguir adelante esto hubiera sido el final de la Enseñanza. Me diréis: “Si, pero esto es lo que ocurre en todas partes, todo el mundo tiene derecho a discutir y a exponer sus ideas”. En el mundo de fuera puede estar bien que las gentes se manifiesten, que indaguen y discutan, es algo magnífico. Ellos no conocen aún las verdades iniciáticas, esta Ciencia todavía no les ha llegado y es normal que cada uno se crea autorizado a mantener y expresar su propia opinión. Mientras los humanos no han llegado a encontrar la verdad, es necesario que investiguen, que hablen entre sí y discutan, es algo natural e indispensable para avanzar. A fuerza de afilar sus armas, de cruzar sus aceros y hacer salir chispas, puede que ellos lleguen a encontrar algo mejor, acercándose así poco a poco a la verdad. Esto lo comprendo perfectamente. Pero una vez que se ha entrado en una Escuela y se han recibido las grandes verdades iniciáticas, si se sigue discutiendo, criticando e intentando imponer los propios enfoques, esta será una actitud muy negativa. He aquí algo que vosotros nunca habéis entendido. Os repito: en el mundo es deseable la pluralidad, la diversidad. Hace falta que haya muchos pensadores, investigadores, profesores... y que ellos discutan entre sí está bien. Un día descubrirán la verdad y se acabarán las discusiones, todos estarán de acuerdo pero, mientras esto suceda, el mundo seguirá siendo un magnífico terreno que el Cielo ha dado a los humanos para que puedan decir toda clase de tonterías, antes de encontrar la verdad. Cada vez más se promueve en la gente una actitud crítica: protestar. Oponer, refutar... Lo entiendo, es importante que haya discernimiento. Pero dentro de una Escuela donde se trabaja con verdades eternas,
3

conservar esta actitud es la peor de las aberraciones. Y si aquí solo hay un instructor es porque ya es suficiente con él, si es veraz, para llevaros hacia la unidad. Pero a la gente le gusta cambiar, necesitan ver caras distintas, ir de una enseñanza a otra, ellos aman la variedad... como en los music-halls, les gusta que haya vedettes de todo tipo. Pero, ¿Acaso esto les servirá para descubrir la verdad? Seguramente no, pero les da igual, ellos se contentan incluso con engaños, siempre y cuando sean de su agrado. Así que si vosotros preferís la variedad podéis ir a los cabarets y estaréis siempre satisfechos, allí veréis todo tipo de números, exhibiciones, muecas... Pero aquí, es preciso que aceptéis las “muecas” de uno sólo si queréis conocer la verdad. A menudo, veo los debates en la televisión y, cuando reflexiono en lo que cada uno dice allí a la luz de esta Filosofía que me ha sido dada de lo alto, me digo: “¡Cuan lejos están aún! Pero por lo menos lo intentan los pobres y puede ser que un día, luego de haber discutido durante miles de años, ellos encuentren la verdad”. Ellos vienen y se ponen ante las cámaras para debatir lo que sea, y terminan sin haber resuelto nada. Si supieran que muchos de los problemas que son motivo de discusión se pueden explicar a través de la reencarnación... Pero la mayoría no cree en ella y he aquí el porqué de tantas preguntas sin respuesta. A veces incluso me pregunto si los humanos buscan realmente la verdad.

A todo el mundo le gusta el cambio: cambiar de alimentación, de trajes, de diversiones, de casa, de amigos, de pareja... Si, variar continuamente sin parar... hasta dentro de una Escuela iniciática se exige esta variedad. Es por esto que he tenido que poner freno a muchas personas que venían aquí en el pasado, queriendo transformar y reformarlo todo. Yo me decía: “Si les dejo hacer, no quedará huella alguna del espíritu de esta Enseñanza, así que debo enviarles a exponer sus ideas fuera de aquí!” Y se han marchado.

Aún hoy en día, hay quienes vienen ala la Fraternidad y ya de entrada, sin comprender la naturaleza del trabajo que estamos haciendo aquí, empiezan a sugerir mejoras. Y, ¿cuáles son estas mejoras? Introducir prácticas provenientes de otras enseñanzas, incluso cantos y danzas de Africa o de Haití... Está bien tener el deseo de mejorar las cosas pero ¿harán falta cambios como estos? Allí donde nada está bien y todo se encuentra estancado sí que son necesarios los cambios. En tal caso, cabe emprenderlos por todos los medios. Pero, por ejemplo, ¿Habéis pensado que hay alguien a la cabeza de esta Fraternidad, que la dirige y es

4

responsable de ella y que, si está en ese lugar, es porque ha sido preparado y calificado para este trabajo? Ah, pero no, por lo visto no vale la pena consultarle ni darle explicaciones, ni pedirle permiso... es mejor ir directamente a hablar y gesticular ante los hermanos y hermanas, para eso se es libre! Pues bien, es esta actitud anárquica tan extendida en el mundo de hoy la causa de tantos hechos catastróficos. Las gentes se niegan a respetar las normas, no importa que estas sean magníficas, divinas... Por eso, cuan vienen aquí entre nosotros, que conocemos y acatamos estas normas, ellos intentan propagar la anarquía como ocurre por doquier. Pero como yo estoy ahí vigilando, observo sus movimientos, sus teorías y su forma de actuar, puesto que ellos podrían llegar a desunir y acabar con todo lo que hemos logrado realizar hasta ahora, de modo que finalmente he decidido intervenir para decirles: “Bueno, id a donde queráis, hay muchos otros sitios. Resulta fácil llegar a una colectividad que ya está funcionando de una manera organizada y querer dirigirla, gobernarla y mandar en ella... Id y haced el mismo trabajo que yo estoy haciendo aquí, esforzaos en fundar una Fraternidad, a ver si lo podéis lograr. ¡Si ni tan siquiera os escucha vuestra mujer ni vuestros hijos! Es obvio que es demasiado fácil andar por un camino que otros han construido con grandes esfuerzos y sacrificios. Ensayad construir vosotros una Fraternidad, es entonces cuando podréis demostrar vuestra capacidad, vuestros conocimientos, vuestro amor... Pero si pretendéis sembrar allí donde ya otros han preparado el terreno, lo menos que podéis hacer es pedirles permiso.” Si los hermanos y hermanos empiezan a aceptar sin más los cantos y gestos de cualquier parte del mundo, sin discernir lo que ello puede aportar, terminarán por evocar toda clase de espíritus tenebrosos. Y esto es triste porque demuestra el riesgo de que, si yo no estoy aquí para vigilar, os dejareis influenciar por el primero que venga a mostraros a saber que gestos mágicos o ceremoniales de otras religiones, y le seguiréis sin reflexionar, sin razonar a donde puede conduciros todo aquello. Siempre debéis tener el deseo de innovar y crear, pero estaréis en el error si pensáis que todo lo que os viene a la mente es sublime. Es necesario verificar con alguien competente si vuestros proyectos son verdaderamente maravillosos, si van a contribuir a crear armonía, o por el contrario van a destruirla. Pero las gentes no preguntan nada a nadie y, puesto que aún no han llegado a un nivel superior de consciencia que les permitiría discernir entre lo que es bueno o malo, lo mezclan todo: Ellos no entienden cual es nuestro objetivo, nuestra labor, ni en que dirección nos orientamos, por eso quieren cambiarlo todo aquí. El hecho de que yo haya
5

sido designado por el Maestro Peter Deunov para impedir que nunca nadie venga a pretender cambiar el espíritu de esta Enseñanza les tiene sin cuidado... Ellos quieren traernos toda clase de métodos de espiritualidad: japoneses, congoleses, marroquíes... Todo aquello está bien, pero no para nuestra Enseñanza. Pero ¡intentad enseñarles a los humanos a discernir! Hay una joven de unos veinte años de edad que viene hace algún tiempo a la Fraternidad. Hasta hace un año, era ciertamente encantadora, con un aire fresco, puro, gracioso. Hace unos días pude percibir con sorpresa que ella había cambiado, algo en la expresión de su mirada, en la forma de moverse... se diría que había envejecido diez años. Hablé un momento con ella y me contó que ahora estaba practicando la danza. “Ah, le pregunté, ¿y qué tipo de danza practicas? “ -“Bailes de Marruecos, me respondió, y en particular la danza del vientre” Esto me dejó estupefacto y le dije: “Pero ¿cómo no te has dado cuenta de que estos bailes despiertan en vosotras fuerzas que no están en armonía con nuestra Enseñanza, hasta el punto de que todo tu encanto ha desaparecido? No es que yo esté en contra de la danza, siempre y cuando sus movimientos despierten impulsos divinos, pero, en el caso de aquellos bailes, lo que promueven son los impulsos sensuales y sexuales!” Dejemos estas danzas para los africanos que las han inventado, ellas pueden ser válidas allí, pero no lo son para nosotros ni para nuestro ideal. Nosotros tenemos otras formas de desarrollar las facultades aún dormidas en el hombre. Si aún no habéis entendido que nuestra labor aquí es bastante especial, entonces podéis ir a buscar otros grupos, yo no voy a reteneros, hay grupos magníficos. Pero dejadme hacer mi trabajo. El Maestro Peter Deunov me ha estado preparando durante años y años para que pudiese guardar el espíritu de esta Enseñanza, pero veo que ni los propios hermanos y hermanas han comprendido bien lo que es este espíritu, por eso se dejan embaucar por cualquiera y en cualquier parte, sin esforzarse por saber realmente lo que es mejor para su avance. Así que, mis queridos hermanos y hermanas, entendedme bien. Nunca me he opuesto a quienes toman iniciativas constructivas, todo lo contrario, necesito hermanos y hermanas dinámicos, activos, enérgicos, capaces de crear, de producir grandes obras... ellos son bienvenidos. Pero cuando algunos intentan introducir prácticas que contradicen el espíritu de nuestra Enseñanza o que falsean nuestra orientación, esto es otra cosa: si yo lo aceptara sería el primero en recibir las reprimendas de lo alto. El hecho de

6

que ciertas prácticas rituales como por ejemplo las del Vudú se hayan puesto de moda en Occidente, no implica que tengamos que adoptarlas. Dejémoslas en su sitio, en aquellas tribus o aquellas islas... no tengo nada en contra, pero no las quiero aquí donde trabajamos exclusivamente para la luz, para la Gran Fraternidad Blanca Universal. Y bien, podré parecer muy estricto, pero estoy obligado a velar por la Fraternidad. Aunque vinieran a ofrecerme millones para cambiar de orientación o cambiar el espíritu de nuestra Enseñanza, jamás los aceptaría, y lo he demostrado. En varias ocasiones en el pasado, hombres y mujeres con dinero han querido comprarme y nunca he accedido a ello. Yo no estoy aquí para complacer a quienes pretenden sacar provecho de la espiritualidad para complacer a quienes pretenden servirse de la espiritualidad para obtener sus fines, sino para cumplir la voluntad de los Espíritus de lo alto que me han enviado. Os lo repito, sólo hay un caso en el cual tenéis derecho a proponer cambios: cuando seáis un modelo de honestidad, de integridad y desinterés, cuando hayáis vencido vuestros defectos y no quede nada oscuro en vosotros, entonces la Inteligencia cósmica os otorgará el derecho de aportar reformas y mejoras por doquier. Pero hasta que no estéis a punto, no tendréis tal derecho. Un día le dije a alguno: “Usted tiene todo el derecho de dar de golpes y bofetadas a otro, sí, tiene derecho; pero a condición de que con esto logre transformarle. Usted tiene derecho a poner a alguien en una parrilla y freírlo, siempre y cuando sea capaz de sacarlo luego rejuvenecido y mejorado. De no ser así, usted no tiene ningún derecho...” Si usted le da a alguien una bofetada, los testigos que lo ven pueden escandalizarse... Pero si el otro tenía torcida la mandíbula y su bofetada la pone en su lugar, entonces ¿donde está el crimen? Alguien dirá: “Pero esto va en contra de la ley, no es necesario dar bofetadas!” De acuerdo, pero pensad cómo estaba su mandíbula y cómo le ha quedado ahora... Así, ¿Cuál es la ley que hay que aplicar en estos casos? ¿La que rige sobre los actos o la que gobierna los resultados? ¿Acaso está permitido tirar abajo la casa de alguno? Sí, siempre y cuando podáis construirle otra mejor, de lo contrario os recomiendo permanecer quietos y no intervenir. Hay que saber reparar: algunos que han incendiado la casa del vecino vienen a darle excusas, a pedir perdón y creen que es suficiente con esto. No. Ellos tendrían que reconstruirle su casa y es sólo así como podrían ser perdonados. El perdón no se obtiene mientras que la falta no ha sido reparada. La gente cree que basta con dar excusas.

7

No, presentar una excusa puede estar bien, pero cuando la casa ha sido destruída y reducida a cenizas no es suficiente. Ya veis cómo se trata de un tema amplio y vasto, así que ahora sois vosotros quienes debéis discernir cuando podéis aportar cambios y cuando carecéis del derecho a emprenderlos.

Omraam Mikhaël Aïvanhov Le Bonfin, Enero 4 de 1980

SALA GRANDE DE CONFERENCIAS

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA

8

( 2 )

Hasta en la vida espiritual los humanos buscan la facilidad. Quieren obtenerlo todo sin hacer el menor esfuerzo de voluntad, de concentración. Pero aquí, dentro de nuestra Enseñanza, no es así. Aquí se os muestra el camino más difícil que requiere de un constante esfuerzo pues es así precisamente como uno se transforma, llegando a ser poderoso y a tener el dominio de sí. ¡ Está claro ahora? Esta es la razón por la que yo no acepto otras filosofías. Aquellos que quieran otra cosa ya pueden ir a fundar su escuela fuera de aquí, pero que no vengan a introducir elementos extraños en nuestra Enseñanza. Aquí ponemos énfasis en la voluntad, en la práctica y la aplicación. Veamos un ejemplo: Si considerais lo que es una naranja, la ciencia y todos los sistemas filosóficos os van a decir una cantidad de cosas respecto a ella, acerca de su origen, de los elementos químicos que la componen, su peso, su forma, sus propiedades, su historia, las distintas formas de utilizarla, su simbolismo...etc. Todo tipo de conocimientos teóricos sobre ella, pero olvidan lo más esencial: Cómo hay que comerla! Y yo que no se nada de todo aquello, como la naranja y me deleito día y noche. Haced lo mismo que yo, no os preocupéis tanto por las teorías y comedla! Pero incluso cuando los humanos quieren comprometerse con la espiritualidad, siguen estando deformados por este hábito universitario de acumular conocimientos, de querer informarse de esto y de aquello, de querer tocarlo todo y estar al corriente de todo, sin realizar jamás un trabajo sobre sí mismos. No niego que, gracias a esta curiosidad la humanidad ha logrado hacer grandes progresos intelectuales, pero de cara a la vida espiritual, esta actitud resulta ser muy perniciosa. Para realizar un auténtico trabajo espiritual, hay que tener una filosofía, un sistema, y profundizar en ellos. Si no es así, ocurrirá con el organismo psíquico exactamente lo mismo que con el organismo físico: Si vosotros consumís todo tipo de alimentos heterogéneos, entonces os sentiréis enfermos y los vomitareis. De un modo análogo, el estómago psíquico puede indigestarse con todo aquello que le aportáis indiscriminadamente, ¿Qué pensáis que puede ocurrirle acaso si le dais una mezcla de radiaciones egipcias, hindúes, tibetanas, chinas, gnósticas, aztecas... a todo lo cual podéis añadir la teosofía, la antroposofía y otras cosas más? ¡Si al menos vuestra estructura mental tuviera la solidez suficiente para saber como
9

orientaros en medio de todo aquello! El hecho es que la mayoría no es capaz siquiera de hacerse una idea clara de un sólo sistema filosófico y sin embargo quieren mezclarlo todo: la Kábala, el Zen, el Vudú, la Alquimia, los Druidas, el Catarismo. La Francmasonería, el Tarot...! Y luego se dirá que la espiritualidad extravía a la gente! Pero no es culpa de la espiritualidad que los humanos se obstinen en ignorar que no se trata de una feria donde pueden encontrar toda clase de atracciones, e incluso las más peligrosas, como es el caso de la droga, la magia negra o el erotismo. La verdadera espiritualidad, mis queridos hermanos y hermanas consisten en que vosotros mismos lleguéis a ser una viva expresión de la divina Enseñanza que estáis recibiendo. Cuándo empezamos las reuniones -esto era en París, por el año 1938-, acudía una multitud de hombres y mujeres que habían pasado ya por no sé cuantas enseñanzas, así que ellos estuvieron un tiempo con nosotros y luego, creyendo que ya habían aprendido todo lo que podían aprender partieron... ¡buscando aún mas cosas diferentes! Pero ¿Qué clase de trabajo interno puede llevarse a cabo en tales condiciones? Años más tarde volví a encontrarme con algunos de ellos, que no habían hecho más que ir a la deriva por doquier, y su rostro mostraba que en realidad no habían hecho ningún progreso en el sentido de la verdadera espiritualidad. No niego que puede resultar interesante e incluso útil conocer todas las tentativas que los humanos han venido haciendo durante siglos y milenios para entender los misterios del Universo y aproximarse a la Divinidad, pero esto no basta. Estas religiones y sistemas filosóficos sólo hablan de la perfección, del esplendor, de la divinización, pero es preciso hacer un esfuerzo para realizar este ideal... Cuando vemos a algunos haciendo discursos sobre la grandeza y sabiduría de los antiguos Iniciados, mientras que ellos mismos siguen siendo débiles, pequeños, mezquinos e incapaces de orientar su vida de una forma razonable, esto es algo que nos deja estupefactos. ¿Cómo no se dan cuenta de que sólo están haciendo el ridículo y que esto no tiene nada que ver con la espiritualidad verdadera? Espero que ahora entendáis porqué no quiero que la Fraternidad se convierta en una feria donde es posible encontrar de todo lo referente a las teorías y prácticas religiosas. Ahora bien, es posible que encontréis en nuestra Enseñanza algunas ideas o métodos que existen en otras formas de espiritualidad, puesto que hay algunas verdades fundamentales que son válidas por doquier, pero no hace falta es mezclarlo todo. Y lo esencial sigue siendo el trabajo sobre uno mismo.

10

La diferencia entre un intelectual y un auténtico espiritualista radica en que el primero ha escogido el plano horizontal: al querer aumentar sin medida el campo de sus conocimientos, él ha evolucionado de una manera superficial, mientras que el espiritualista ha elegido la línea vertical y se ha dedicado a perforar y perforar hasta ver brotar el petróleo que lo ha hecho multimillonario, en tanto que los otros siguen estando en la miseria a pesar de la extensos que puedan ser sus campos. He aquí pues, si queréis trabajar como nosotros, a profundidad, hallareis el petróleo y, dentro de algún tiempo, este llegará a distribuirse por el mundo entero de forma gratuita. Lo siento por Irán y Arabia Saudita, porque les haremos competencia... ¡petróleo gratuito!... en fin, entendedme como prefiráis. Cada día, vosotros podéis constatar hasta que punto estoy deformado, pero se trata de una deformación que os hará llegar muy lejos en la felicidad, la liberación y la paz. Por ahora, los científicos, intelectuales y eruditos están en primer plano, pero en el futuro esto va a cambiar y se pondrán delante aquellos que han trabajado para desarrollar cualidades como la bondad, la pureza, la integridad, la nobleza... todo el mundo se inclinará ante ellos. Ahora sabéis poco pero, llegad a ser los amos de vosotros mismos y entonces hasta la propia naturaleza os rendirá pleitesía y os obedecerá, puesto que ella os escucha y aprecia. Contar con su ayuda, unida a vuestras cualidades de carácter y a un extenso saber, esto sería lo ideal. Si, pero no hay mucho tiempo... la vida es muy corta! Consideremos los dos triángulos, uno de color azul con el vértice hacia y el otro de color rojo con el vértice hacia arriba En muchas abajo ocasiones os he mostrado cómo estos dos triángulos pueden instruirnos en ciertas cuestiones particularmente difíciles de resolver y hoy nos pueden ser útiles nuevamente: El triángulo rojo nos muestra cómo, en el pasado, el hombre debía orientarse hacia lo alto, es decir, desarrollar su cerebro y sus facultades intelectuales. El triángulo azul con la punta hacia abajo, nos indica que el hombre debe ahora realizar a través de sus actos todo lo que ha concebido en su pensamiento. No basta con entender intelectualmente y exponer brillantemente aquello que se ha entendido; es preciso que toda esta comprensión descienda a nuestra vida cotidiana. No sólo son nuestras palabras sino también nuestros actos, nuestros gestos y nuestra actitud en la vida diaria lo que debe dar testimonio de aquello que hemos entendido. Es en este sentido que nuestra Enseñanza es única. *

11

Omraam Mikhaël Aïvanhov Le Bonfin, Agosto 10 de 1980

-------------------------------• Ver: “El lenguaje simbólico”, Editorial Prosveta, Col. “Obras completas”,
Vol. VIII (en francés).

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA ( 3 )

12

Cada vez más, los países occidentales están siendo invadidos por enseñanzas que provienen del Oriente. No voy a negar el valor de estas enseñanzas y disciplinas milenarias. Todas las grandes religiones y filosofías de la India, del Tibet, de China y Japón representan las cumbres del pensamiento y la espiritualidad. Ahora bien, lo que sí pongo en duda es la eficacia de estos “Yogas” para los occidentales, sobre todo viendo la forma en que los practican incluso cuando son Hindús, Tibetanos o Japoneses los que vienen a enseñarlos. Observo que para la gran mayoría, todo se reduce a lo externo, a lo superficial. ¿Cómo pueden pensar que con sólo practicar unos cuantos asanas (posturas), mudras (gestos), o recitar algunos mantras van a verse transformados? Hay quien dirá que estas eran las posturas del Buda cuando meditaba bajo una higuera y que allí recibió la iluminación... Es posible, por supuesto, pero ante todo hay que considerar que aquel ser era Buda y no depende de las posturas o los gestos que asumiera lo que le convirtió en un Iluminado. Se trata aquí de cualidades excepcionales que se hubieran manifestado sin importar las posturas que se adoptaran. Es verdad que ciertas posturas y movimientos pueden contribuir a sensibilizar al hombre frente a unas energías particularmente poderosas o benéficas, pero esto no es lo esencial. Si el hombre no dispone de auténticas condiciones para la vida divina, no hay ejercicio que pueda suplir esta carencia. Por eso no dejo de insistir sobre el papel predominante de la madre para el futuro destino de su hijo: Si ella no siembre en él los gérmenes de ciertas cualidades, ya pueden venir la lluvia y sol (simbólicamente hablando), pero aquel árbol no dará fruto alguno. Y a la inversa, a pesar de las condiciones más desfavorables que les rodean, hay quienes han llegado a ser héroes o santos, porque llevaban en ellos el germen del heroísmo y la santidadísmo y la santidad. Es así como vemos a ciertas personas que con un mínimo esfuerzo tienen éxito en cualquier empresa que acometan, mientras que otros que han estudiado mucho, con buenos profesores, aunque lo intentan día y noche no hay nada a hacer, puesto que carecen de una semilla apropiada. Cuando estuve en el Japón, pasé unos días en un monasterio budista Zen. Había allí una docena de monjes muy amables y simpáticos, incluso pusieron a mi disposición un pequeño templo aislado para que no me distrajera el ruido. Cada mañana participaba en sus ejercicios de meditación y en sus ceremonias. Os sorprenderá saber, mis queridos hermanos y hermanas que cada mañana y estando reunido todo el personal del monasterio, se escuchaba la Marsellesa en homenaje a los dos visitantes

13

que veníamos de Francia, al tiempo que se izaba la bandera francesa! Sí, aunque no lo creáis, cada día se repetía esta breve ceremonia donde un gramófono nos dejaba escuchar primero la Marsellesa y luego el himno del Japón, antes de izar las dos banderas. Esto no lo esperábamos. Pero volvamos sobre el ejercicio de meditación Za-Zen: En un salón cuyas paredes estaban desnudas por completo, cada uno se sentaba en la postura del loto, sobre un cojín y mirando a la pared. No entraré ahora en los detalles de esta postura (cómo hay que mantener la cabeza, la espalda, las manos... etc.) ya que ahora no es útil. Lo interesante en cambio era la presencia de un monje provisto de un bastón con el que golpeaba en la espalda a cualquiera que empezara a dormirse o que no mantuviese una correcta postura. Por lo visto, el hombre tiene en la espalda un importante centro nervioso y un golpe preciso del bastón en este lugar va a armonizar sus energías, despertando a los somnolientos y apaciguando a quien se encuentre nervioso... Para experimentar sus efectos, le pedí al monje que me golpeara con el bastón, Al principio se negó a hacerlo, diciendo que a mí no me hacía falta, pero finalmente y ante mí insistencia accedió... No sentí nada extraordinario -quizás porque no lo necesitaba-, pero algún efecto debió tener aquello. Lo que más me llamó la atención de aquellos monjes y de todos los practicantes serios del Zen que luego he conocido, era la inexpresividad de sus facciones después de la meditación, como si se quedaran sin luz y sin vida... incluso a veces, sus rasgos eran de una gran dureza. Por supuesto, no pretendo ahora pronunciarme sobre una disciplina que no conozco a fondo, sólo diré que desde el enfoque de la verdadera Ciencia iniciática, una meditación debe promover un contacto con el mundo divino, impregnando al que medita con los rasgos de un inmenso amor y una gran luz.... de lo contrario no le veo mayor utilidad. Ahora bien, me direis que el objetivo del Zen es hacer el vacío mental, detener el pensamiento... Por desgracia, encuentro que en algunos casos este vacío se nota demasiado. Puede ser que sea útil de vez en cuando, no lo niego, pero habría que decir tantas cosas sobre la práctica del vacío... ya lo haremos más adelante. * • Ver: “Lo lleno y lo vacío: La copa del Grial”, Prosveta Francia, Col. Obras
completas, Vol XV. (en francés)

En fin, os lo repito, no quiero pronunciarme sobre un tema que no conozco suficientemente, pero pienso que el Zen lo mismo que el Yoga son disciplinas muy antiguas, que fueron implantadas por seres de un elevado nivel espiritual, pero que hoy en día ya no se practican con el mismo espíritu, ni siquiera en su país de origen. Pienso también que la forma como

14

los occidentales se acercan a estos temas es inquietante en muchos casos. No deja de ser una ilusión creer que sin una Ciencia exacta que trate de la estructura del hombre y sus relaciones con el Universo, sin ciertas normas de vida muy estrictas, sin un alto ideal de amor y fraternidad, el sólo de adoptar unas determinadas posturas corporales va a posibilitar grandes resultados espirituales como algunos piensan. Es una ilusión parecida a la de los que creen que por el hecho de asistir a misa los domingos, arrodillarse, tocar el agua bendita, hacer el signo de la cruz y recibir la comunión, los cristianos van a ser visitados por el Espíritu Santo! Hay que trabajar sobre la vida misma. ¿Y porqué? Os daré un ejemplo: Vamos a suponer que estáis leyendo una novela. La lectura va despertando vuestra inteligencia, vuestra sensibilidad y también vuestra voluntad... ¡aunque sea sólo para sostener el libro sin que caiga de vuestras manos! Pero de repente cae sobre vuestra cabeza un cuadro que estaba colgado en la pared y os desmayáis... Dejan de funcionar vuestra inteligencia, sensibilidad y voluntad, pero seguís estando vivos y gracias a ello, pronto podréis recobraros y continuar vuestra actividad... Puesto que hay un movimiento (la vida) en el hombre que nunca se interrumpe, los Iniciados han hecho de ella su principal centro de interés. Por eso enseñaron a sus discípulos que, pase lo que pase, nunca deben olvidar que la Inteligencia cósmica les ha dado la posibilidad de proseguir su actividad Todo lo demás resulta incierto, algo puede caerse de un momento a otro, pero el impulso y la vibración de la vida siguen estando ahí y es sobre ella que debemos trabajar, ya que de ella provienen el verdadero conocimiento y los auténticos poderes. Es por esto que ninguna gimnasia, ningún Yoga, ninguna postura corporal de cualquier disciplina va a aportar una solución ciertamente eficaz y definitiva. ¡Hay que ir a buscarla más lejos! Hay que buscar la vida que emana de la Fuente. El cuerpo físico sólo es una formación posterior del espíritu y no hay que ilusionarse demasiado sobre sus posibilidades, como tampoco hay que hacerlo sobre las posibilidades de la materia: sean cuales sean las riquezas que esta contenga - y no son pocas ciertamente -, tales riquezas son limitadas. Si observáis el cuerpo físico, sabréis que este sólo puede manifestarse cuando está animado por aquello que llamamos espíritu o aliento vital, ya que si el espíritu le abandona, el cuerpo ya no será capaz de nada. Así que no hay porqué equivocarse. El espíritu puede habitar en un árbol o una piedra y trabajar con ellos pero cuando él se retira, todo acaba.

15

Entonces, a todos los adeptos del Hatha-Yoga o del Za-Zen puedo decirles que todo aquello que aprenden como una práctica es magnífico, pero que no son las posturas corporales lo que hará de ellos un Buda o un Iluminado... Se puede llegar incluso a ser un Buda sin necesidad de practicar ninguna de estas disciplinas. Hasta se puede ser aún más que un Buda, cuando se está encendido por el fuego del Amor divino... Sí, esto es posible. Pero este amor no es algo que se extrae del cuerpo físico, ya que este se limita sólo a recibirlo como algo que proviene de muy alto y que le beneficia. Siempre me ha sorprendido observar cúan pocos han entendido que la vida espiritual es precisamente eso, la vida del Espíritu. La mayoría se interesan por todo tipo de cosas que más bien van a limitarles a ellos y al espíritu. En la existencia pueden producirse circunstancias que imposibilitan la práctica de los ejercicios espirituales que nos son habituales cada día, pero ¿acaso esta es una razón para perder el contacto con el mundo espiritual? ¿Porqué se le da tanta importancia a la misa, por ejemplo, o a otras ceremonias? El espíritu no necesita de estas formas, él está por encima de ellas puesto que es él quien las ha creado, por eso no depende de ellas. Podéis entrar en contacto con el espíritu sin importar la situación en que estéis ni la postura que adoptéis... Mientras que uno permanece atado a ciertas formas va a estar limitado, pero en cambio la vida espiritual no conoce límites. Hay que insistir sobre la vida, puesto que ella pertenece a todas las criaturas. Aunque no todas tengan inteligencia, amor, belleza o fe, todas ellas están vivas. Por eso hay que empezar por la vida pues será gracias a ella que luego podremos avanzar en todas las direcciones. Sí, ante todo la vida. Limpiad la fuente, para que la vida pueda brotar y enseguida gozareis de sabiduría, poder, amor, belleza, riqueza y felicidad.

Omraam Mikhaël Aïvanhov Le Bonfin, Julio 17 de 1970

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA ( 4 )

16

La medicina tiene mal acostumbrados a los humanos. Ya se trate de un dolor de cabeza, de una crisis hepática, de molestias estomacales u otras dolencias, ellos van a encontrar siempre en una farmacia algo que va a aliviarles. Incluso hay píldoras para ponerse contentos cuando están tristes... Desgraciadamente, en la vida espiritual no existen las píldoras. La clarividencia, los poderes mágicos, las virtudes que pueden convertiros en Iniciados, tenéis que desarrollarlas vosotros mismos. Incluso si os servís de los libros, estos van a indicaros hacer ciertos ejercicios. Ahora bien, si lo buscáis, sin duda que vais a encontrar algún charlatán que os prometerá el Cielo y la Tierra... comenzará por despojaros de vuestro dinero y luego “¡adiós!” Nunca más le volveréis a ver. Un verdadero Maestro os puede explicar los métodos, pero corresponde a vosotros hacer el trabajo para obtener lo que deseáis. El no va a hacerlo en vuestro lugar, porque esto no os serviría de nada. Para que perdure una adquisición espiritual o un don psíquico cualquiera, deben provenir de vuestro esfuerzo y trabajo interno. Un Maestro puede abriros la puerta, pero sois vosotros quienes tenéis que entrar y él no va a empujaros ni a forzar las cosas... Si él ve que avanzáis, entonces os irá abriendo nuevas puertas. Cada vez que el Maestro observa algún progreso en vosotros, os propone subir un peldaño más en vuestra evolución, pero tenéis que dar vosotros el paso para subir a este nuevo grado. Pero igual que los niños que siempre quieren que se les lleve en brazos, la mayoría de los humanos no se esfuerzan en absoluto por avanzar, es algo que les produce miedo! Sienten miedo ante aquella perfección que sin embargo desean y anhelan, pero que nunca llegan a conseguir porque en su interior hay aún demasiadas cosas que no están claras para ellos. Basta pues de esperar que llegue alguien y, de un sólo golpe, poniendo su mano sobre vosotros y pronunciando alguna fórmula mágica os traiga la iluminación! Nadie va a hacerlo, ni siquiera el Maestro que podéis tener a vuestro lado... no esperéis milagros. Los mayores milagros ya están allí, alrededor vuestro, en cada minuto de cada día. La gente siempre espera que ocurran cosas sensacionales pero incluso cuando esto sucede, los testigos lo olvidan demasiado pronto. En el pasado hubo Iniciados que hacían verdaderos prodigios y ¿qué pasaba entonces? las gentes permanecían impresionadas durante un tiempo, pero esto no les impedía seguir llevando una vida disoluta ni dejar de cometer crímenes.. Pensad que el mismo Jesús realizó milagros ante una multitud maravillada... Y después de acogerle triunfalmente en Jerusalén clamando
17

“¡Hosanna al hijo de David!” A los pocos días aquella misma multitud gritaba “¡Crucificadle!” A veces, hacer milagros sólo sirve para divertir al público... Para mi un milagro es el Sol que se levanta, una flor que se abre, un niño que sonríe, un insecto que se abre camino en la hierba... Los milagros son las estrellas, es el hombre mismo y la forma en que ha sido construido... Y el más grande de los milagros es la transformación del corazón humano. ¿Por qué? Porque es la cosa más difícil. ya que la Para transformarse, cada uno debe hacer esfuerzos, transformación no puede llegarle automáticamente del exterior. Cuando entendáis bien esto, habremos resuelto algo muy importante dentro de la Fraternidad. Los hindús afirman que “Cuando el discípulo está dispuesto, el Maestro viene a él”. Es una frase muy profunda que nos indica que siempre es el discípulo quien tiene que esforzarse para atraer la ayuda. Una vez que se ha realizado el esfuerzo, la ayuda llega. Es cierto. Existe una ley universal del Amor y de la entrega, pero esta no puede actuar si uno mismo no se esfuerza. No esperéis que vuestro Maestro haga milagros por vosotros, que os harían avanzar rápidamente. En este momento, vuestro Maestro tiene otras formas mejores de ayudaros. Hay algo que parece misterioso y es que, de hecho cuando alguien se pone a esperarlo todo de otro, le paraliza. Entonces él no puede hacer nada por vosotros y permanecéis estériles. Así que trabajad, preparaos; cuando estéis listos recibiréis la ayuda. Ocurre exactamente como en el proceso alquímico: Cuando la materia está lista, el espíritu universal desciende para vivificarla y enseguida, basta con una pequeña cantidad de esta materia para que el alquimista pueda transformar en oro todos los metales. Mirada a los cristianos, tan orgullosos de Jesús: Ellos dicen “Nuestro Señor Jesús, nadie hay más grande que él!” Si, pero Jesús es Jesús y ellos ¿qué son ellos? Unos tontos y perezosos que nada hacen para llegar a ser como Él. No basta con regocijarse por el hecho de que Jesús haya sido una Divinidad, pues su grandeza no autoriza a los cristianos a permanecer como pigmeos...Ellos también deben llegar a ser como Él. He aquí la verdadera filosofía. Y no sólo los cristianos: También los musulmanes, los budistas y los judíos están orgullosos por tener tras ellos a Mahoma, al Buda, a Moisés y a todos los libros sagrados... El hecho de que ellos mismos sigan siendo débiles, crueles, tenebrosos, parece no tener importancia, puesto que ellos pertenecen a una religión formidable y no dejan de pavonearse de ello. Basta por ejemplo con ver la forma en que los cristianos celebran un

18

acontecimiento tan extraordinario como el nacimiento de Jesús, bebiendo y atiborrándose!... Jesús debe estar muy contento al ver que su nacimiento se celebra con actos radicalmente opuestos a su Enseñanza! Pero llegará el tiempo en que el hombre dejará de dar importancia a la grandeza de su religión o de los fundadores de la misma, para preocuparse de lo que es él mismo. Ahora bien, el hecho de que él se apoye en los Iniciados y en los libros sagrados es normal e incluso deseable, pero que se limite a jactarse de su religión siendo él mismo el más mediocre de los seres, no, esto no debería existir. También observo que muchos de vosotros decís: “¡ Ah, nuestro Maestro es formidable, hace esto, hace aquello.. ! Pero no hacéis nada por ser mejores. Por supuesto, no me hace muy feliz que os refiráis a mí de este modo, sin hacer esfuerzo alguno por imitar mi forma de actuar o de ver las cosas. Para los hermanos y hermanas, lo que yo haga es asunto mío! Pero ellos siguen tranquilamente haciendo lo que les place. Ponen por todas partes mi fotografía e irían a batirse si hiciera falta para afirmar que tienen el mejor Maestro, el más grande, el más extraordinario... pero cuando se trata de imitarlo en su actitud y en su filosofía, esto no. Para ellos, el Maestro está ahí para ser glorificado pero eso es todo, no hay porqué imitarle... ¡Dios mío, qué mentalidad! Y vosotros no podéis negar lo que estoy diciendo ahora. Más vale que dejéis de glorificarme y os decidáis a adoptar algunas de mis ideas y aplicarlas. Esto será lo mejor. Ya es tiempo de que dejéis de conduciros como niños. ¿De qué os sirve tener un Maestro si continuáis viviendo de cualquier manera y haciendo todo lo que os apetece? El Maestro es irreprochable -como debe serlo un auténtico Maestro- y esto ya os basta. Pero bien sé que si fuera yo quien me permitiera la menor transgresión, estaríais indignados y me dejaríais alegando que yo os habría decepcionado por no corresponder a la imagen que os habíais hecho de un Iniciado o un Maestro. ¡Así que yo tengo que ser impecable mientras que vosotros os podéis permitirlo todo! Estáis colocando a los Iniciados en un mundo aparte, lo cual no deja de ser honorífico y conmovedor para ellos, pero sería preferible que os decidierais a entrar en su mundo... entonces os sentiríais obligados a mejorar vuestra forma de vivir. Vosotros pensáis que los Iniciados tienen que ser muy puros, muy nobles, y que esto debe ser así pero, ¿acaso no tiene importancia lo que hacéis vosotros mismos? Pues sí que la tiene y esto es justamente lo importante.

19

En lo sucesivo debéis aprender a exigir de vosotros mismos aquello que exigís de los Iniciados. ¿Deseáis que ellos sean honestos y que no os engañen sino que os ayuden? Pues bien, exigiros a vosotros mismos igual que lo hacéis a los demás. Así, mis queridos hermanos y hermanas, si os tomáis en serio todas las verdades que os he venido exponiendo durante tantos años, si cada día os detenéis a considerar una idea como si fuera un ser que os llega del Cielo, entonces un mundo nuevo va a revelarse ante vosotros. No olvidéis que las entidades de lo alto están observando en qué forma consideráis las verdades que os presenta un Maestro. Él es como un enviado, un embajador que representa todo un país (el Cielo), de manera que al tomarle en consideración, también lo estaréis haciendo con la elevada región que le envía. El Cielo me inspira a deciros lo que es necesario para vuestra evolución y, si vosotros no tomáis en serio mis palabras, ¿Cómo podréis demostrar entonces vuestro respeto y vuestro amor hacia él? No podréis hacerlo y al ver tanta negligencia, el Cielo os va a retirar su ayuda. Para atraer las bendiciones del Cielo hay que empezar por el principio: Hay que tomar en serio a sus enviados. Vosotros ignoráis cuantos espíritus están dispuestos a ayudaros a través mío. Sí, hay miles y miles de entidades que han venido para hacheros evolucionar... pero si os tomáis todo esto a la ligera, tanto peor para vosotros. Yo seguiré con mi trabajo incluso si no me entendéis. Mi labor continuará a pesar vuestro y seré yo quien se verá beneficiado por ella. Quisiera que también vosotros pudierais recibir este beneficio pero sabedlo: Esto sólo será posible cuando empecéis a daros cuenta de la cantidad de entidades y fuerzas que han sido incorporadas en esta labor de la Gran Fraternidad Blanca Universal, y cuando os decidáis a cambiar vuestra forma de vivir para participar seriamente en este trabajo.

Omraam Mikhaël Aïvanhov Le Bonfin, Julio 21, 1962

EL ESPÍRITU DE LA ENSEÑANZA ( 5 ) Advertencia
20

El presente resumen de conferencia ha sido elaborado a partir de notas taquigráficas y su contenido no ha sido revisado por el autor, lo cual podría dar lugar a algunos errores en la transcripción.

... Me ocurre que a veces me veía distraído por revelaciones, de modo que encontré un medio para evitarlo. He inventado el silencio para mi propio placer, no para vosotros... Esta mañana he sentido una gran necesidad de recogerme y de ponerlo todo en orden...

Si hay algo que vigilo cuidadosamente, es el espíritu de la Enseñanza, tal y como debe preservarse hasta ahora. Hay quienes han intentado introducir cosas increíbles... Tengo que estar siempre atento pues de no ser así, al cabo de una semana ya no existiría tal espíritu. En cambio, nos aportarían las cosas más extrañas sin saber que ello traería consigo otros efectos... En ocasiones, alguno ha intentado traer cosas de otras culturas y civilizaciones, de matices diversos, en fin, cosas ajenas...

No estoy en contra de la amistad ni del amor, pero entiendo que es necesario dar una orientación a esos sentimientos que son normales. Estoy por el amor, es algo que Dios ha creado, pero me gustaría aconsejarle a la gente diciéndole: En lugar de que este amor os destruya, en vez de poneros a experimentar con una fuerza y una tensión extraordinarias que no podréis soportar y que va a provocaros daños por no saberlas dirigir, amaos y sed felices pero haciendo que esta fuerza produzca frutos, que despierte todo lo que hay de maravilloso en vosotros, para que todos los seres de lo alto puedan también aprovecharla, puedan regar su jardín y hacer que vuestras facultades se despierten. La gente no sabe nada de esto. Ellos piensan que saben cómo amarse y, cuando han pasado unas semanas pueden ya verse los daños que sufren los dos miembros de la pareja al darse cuenta de que no han sabido trabajar con este amor. Es entonces cuando se separan con insultos y hostilidades, no saben qué hacer con su amor. Yo estoy aquí para ayudarles a dirigirlo, a orientarlo en una dirección adecuada, para que ese amor pueda producir manifestaciones comparables a las que habitaban en la mente de Dios cuando el creó todos estos órganos.

21

Pero los humanos no reflexionan en esto; ellos se dejan llevar por su naturaleza animal sin pensar en nada. Si reflexionaran, podrían utilizar esto para hacer cosas maravillosas.

Es preciso que yo vigile. Vosotros sabréis excusarme si intervengo de cuando en cuando... porque si yo cierro los ojos y no hago nada para impedirlo, pronto veríais las consecuencias sobre vosotros mismos, esto se tornaría inarmónico, caótico. Es necesario que lo comprendáis: tengo una tarea muy importante y es la de no atender a todos los caprichos ni a las tendencias que provienen de un pasado remoto, mientras las gentes no sean conscientes... Se me pide que lo acepte todo, de modo que se me pone siempre entre la espada y la pared: Por un lado, intento no causaros disgustos, pero al mismo tiempo tengo que cuidar que el lado divino no se vea obstaculizado. He aquí mi papel: Conservar intacto el espíritu de la Enseñanza tal y como me fuera legado por mi Maestro, puesto que a mí me tomó 22 años llegar a percibir cual era este espíritu y darme cuenta que a las gentes no les interesa el espíritu (ellos se contentan con el lado externo, superficial)... Si, llegar a descubrir este espíritu no es nada fácil, es como un perfume que se refleja y se condensa, hasta que uno puede afirmar: “El espíritu de aquella época era así y así...” Pero incluso a los grandes críticos les cuesta llegar a definirlo... Se dice por ejemplo: “Es el siglo del maquinismo” o “es la época de la electricidad”... pero resulta muy difícil resumir el espíritu de esta época. Es un tema que yo he trabajado durante unos veinte años, agudizando mi olfato para poder saber lo que conviene y lo que no al espíritu de nuestra Enseñanza. Respecto al naufragio del Titanic, en la película no han revelado la verdadera causa que le llevó a hundirse: Un pequeño trozo de hierro en la brújula movió ligeramente la aguja en otra dirección, de modo que la brújula estaba un poco alterada... En todas las Fraternidades, en todas las enseñanzas, en todas las sociedades y épocas hay algo, un germen, una semilla, un elemento perturbador que atrae y hace que las cosas se desvíen, tomando otra dirección... esto hace que, pasados unos cuantos años, la misma enseñanza sea irreconocible puesto que se ha degradado! Es el caso

22

de la francmasonería, que ya no es lo que era, lo mismo podríamos decir de la Teosofía o de los Rosa-Cruces, ya no son los mismos... En cuanto a los discípulos de Yogananda puede ocurrir también que hayan perdido su espíritu inicial. Es muy difícil que el espíritu de una Enseñanza pueda sobrevivir. Para ello, debe estar al frente alguien preparado y sólo será idóneo aquel que la haya vivido a fondo, que la haya comido y bebido hasta impregnarse totalmente de ella, que haya sido formado, moldeado en ella, llegando a identificar su aroma y su gusto, y que sepa también compararla. Pero aquellos que no han llegado a sentirla y a paladearla de esta forma, ¿Cómo queréis que sepan cuidarla? Es imposible. En este caso, es indispensable la confianza. Por otra parte, si yo no logro complacer a la personalidad humana, no hay que disgustarse por ello, sino más bien pensar: “Si nuestro Maestro no acepta esto o aquello, es porque hay algo contrario al espíritu de la Enseñanza” por eso es preciso corregir, indagar, encontrar y al final cambiar lo que no encaja, aquello que vibra de forma inarmónica. Mi tarea es muy difícil. Os invito a que la hagáis durante sólo tres días... y ya luego me contareis! Os pido que en adelante, cuando yo me oponga a un capricho o a un deseo, reflexionad. En vez de decir “soy un genio incomprendido”. Ya sé que la Tierra está llena de genios mal comprendidos por su público, pero de momento debéis aceptarlo. Porque si no lo hacéis me veré en un gran dilema: elegir entre mi deber que es el de preparar bien el terreno para miles de personas que vienen y todos los que vendrán luego... o complacer solamente a una o dos personas.

Ha sido en Suiza donde he llegado a explicar todo esto en una breve conferencia. Y también he hablado del porqué hago las charlas y de la forma como hablo, dejando a un lado el estilo académico. Lo he explicado todo en detalle y es importante que lo comprendáis bien. Con ello vamos a evitar malentendidos y todo marchará mejor. ¿De donde he sacado estos métodos? Es algo que también he explicado, mostrando la diferencia respecto a otros métodos que podrían parecer mejores en apariencia, pero ¿Qué importa saber de donde han salido?

23

Entre otras cosas, he explicado también porqué no recibo a los hermanos o hermanas antes de las conferencias. Incluso cuando me desplazo voy en silencio, sin decir nada a los que me acompañan, y esto es porque estoy pensando en todos vosotros: en esos momentos, mis pensamientos y sentimientos están totalmente concentrados en vosotros... ¿Por qué? Porque trato de evitar todo lo que podría impedirme comunicaros mucho de lo que he acumulado y aprendido. Si no lo hiciera así, estaría gastando esta energía con una sola persona, en detrimento de todas las demásAsí, la razón de todo este silencio y renunciamiento es para poder complacer a cientos de personas, en lugar de una o dos. Es mejor así. Aunque alguno pueda pensar: ¡Qué egoísmo tan terrible! ¿Qué buscará con tanto egoísmo? ¿Porqué no será más altruista?... Les decía que si yo hubiera preparado una conferencia leyendo muchos libros de ciencias y matemáticas, anotando muchos nombres y datos... etc., esta sería una conferencia prodigiosa. Si, estaría un mes entero preparándola hasta que todo estuviera a punto, para luego hacer una gira por toda Francia con esta conferencia...pero he aquí que no tendría interés para los oyentes, no sería algo viviente! Por eso yo no trabajo con los métodos llamados académicos, porque están muertos, y lo que nos interesa a nosotros es lo que está vivo. Y es algo vivo porque brota de mi corazón. Cuando rechazo algo, es porque pienso en una mayor cantidad de hermanos y hermanas. Reflexionad ahora y preguntaos: “¿Todo lo que yo quiero crear, aportar, cantar... está de acuerdo con el espíritu de la Enseñanza? Y, si veis que no es el caso, entonces mejor que os olvidéis de ello. Aquí sólo debéis aportar lo que es como el oro. Vosotros todavía no os dais cuenta del valor que puede tener lo que consiga, si hacéis lo que os pido. Yo imploro a la Madre divina para que os conceda sólo una cosa, y es la de haceros ver el futuro lejano de vuestro trabajo. Sí, al menos por un minuto, que podáis contemplar las cosas ya terminadas... nunca podríais olvidar tanta belleza y, una vez que lo hayáis visto, nada os detendrá ni os retrasará, no habrá quien os obligue a dejarlo... entonces acometeréis todo y superareis todos los obstáculos pues se trata de algo tan bello que valdrá la pena sacrificarlo todo. Aquel que ha visto la verdadera belleza aunque sólo sea por un segundo es él mas desgraciado de los hombres. ¿Por qué? Porque ahora es otra cosa

24

la que le hace sufrir, y es verse tan alejado de aquello, es saber que no puede transformarse lo suficientemente rápido puesto que no se llega a ser divino de un momento a otro! No obstante, tal sufrimiento le ennoblece porque es un sufrimiento divino, bendito, magnífico. Así que os deseo que sufráis sólo por este anhelo y por saber que las cosas sean tan lentas para llegar a ser así... Pero si me creéis, no tenéis porqué sufrir. Debéis creerme pues lo que os digo es justo. Hay aún cosas más sutiles de las que no os puedo hablar, ya que es preciso verlas y sentirlas. Como el espíritu de nuestra Enseñanza: es algo muy sutil, algo que posee un color, una naturaleza, unas vibraciones... es como un perfume que no se parece a ningún otro. Incluso nuestro ideal es también diferente al de otras enseñanzas del pasado. Aquellas tenían como fin el propio desarrollo, para llegar a fundirse con Dios y no tener que volver sobre la Tierra. En cambio el ideal de nuestra Enseñanza es precisamente retornar a la Tierra, no huir de ella ni abandonarla. De otra manera, ella seguiría siendo eternamente un valle de lágrimas y muerte. Pero no, hay que trabajarla para hacer de ella un jardín... Así que ¡estad dispuestos a trabajar! ¡Necesitamos voluntarios! Hay que llegar a ser perfectos aquí, sobre la Tierra. ¡He aquí el nuevo ideal! Muchos trabajan pensando sólo en desarrollarse ellos mismos y en adquirir poderes mágicos. No! El objetivo de nuestra Enseñanza es la colectividad, la universalidad, la sociedad! No es el individuo sino el mundo entero, lograr que todo el mundo llegue a ser una Fraternidad. Resulta demasiado fácil ocuparse sólo de uno mismo, y hasta llegar a ser un yogui. Mientras las gentes se ocupan de sí mismas, el mundo sigue pudriéndose con las mismas cosas... No! Nosotros sobrepasamos el ideal de toda aquella gente. Nuestra Enseñanza es algo nuevo, único, que no había existido antes, está hecha para el mundo entero, para toda la Tierra, y no exclusivamente para unos orgullosos privilegiados! He visto que la mayoría de la gente aún no tiene este ideal. Son pocos los que hoy piensan en términos de la humanidad entera. Pero es necesario que todo el mundo llegue a pensar así. Entonces el mundo cambiará. El Maestro nos ha legado un ideal que sobrepasa todos los demás... Si nos fijamos por ejemplo en otras enseñanzas como la Rosa-Cruz... etc., encontramos que sus representantes son magníficos, pero ninguno lo abarca todo, de la forma en que lo hace la Fraternidad Blanca Universal: Ya solamente este nombre que nos legó el Maestro de “Fraternidad Blanca

25

Universal” es un indicio de que nuestra Enseñanza abarca a todas las otras enseñanzas. Todas las demás enseñanzas desapareceran en el futuro. Ha sido nuestro Maestro quien nos ha dado este nombre... Él sabía y medía lo que hacía, él tenía todo el derecho a escoger cualquier nombre, pero él sabía que se trataba de algo que se haría para el Universo entero y así llegará a ser! ¿Porqué ¿Porque el ideal que está contenido aquí es el más bello y él mas grande de todos. He conocido gentes que trabajaban para ellos mismos y que tenían poderes... Bien pero ¿Porqué no ampliar su campo de acción, buscar una mayor expansión, añadiendo así una nueva dimensión a todo esto? El Maestro Philippe de Lyon, por ejemplo, no ha dejado nada. Con los poderes que tenía hubiera podido hacer cosas extraordinarias, pero el hecho es que no dejó nada, ni una enseñanza, ni una fraternidad, nada en absoluto.. Casarse, tener hijos, morirse de pesar... esto no tiene nada de extraordinario. Teniendo los poderes que él tenía, ¡Cuanto de habría podido hacer! Y ¿Por qué no lo hizo? ¿Puede ser que el no tuviera este ideal o esta misión? Bien, no es mi intención criticar a estas personas, al contrario, les respeto, pero me pregunto ¿De qué sirve tener tantos poderes, cuando todo ello es casi inútil?... Otros con mucho menos han hecho más cosas para bien de la colectividad”. Omraam Mikhaël Aïvanhov
Notas taquigráficas de la conferencia que dió el Maestro en la mañana del 13 de Abril de 1960

Resumen de una conversación Con el Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov, en el año 1972

Pregunta: “Maestro, me gustaría crear una biblioteca para poder estudiar la Enseñanza con un grupo de jóvenes hermanos y hermanas... Además de sus libros hemos pensado traer otros libros de ocultismo... ¿Cómo ve Usted esta idea?” Respuesta: ¿Habéis comprado ya los libros? “No, Maestro, aún no.” “Y ¿Porqué no?”
26

“Porque primero hemos querido consultárselo”. “Ah, está bien, está bien... Yo tengo también algunos libros y hay varios de ellos que son muy interesantes. Hubiera podido ponerlos a disposición de la Fraternidad, pero no lo he hecho... hay varias razones... Escuchadme, ahora no es el momento para esto. Los hermanos y hermanas de la Fraternidad aún no están listos. Algún día futuro puede ser, si Dios quiere, habrá una biblioteca... pero de momento no es necesaria ni aconsejable... Conozco la mentalidad humana y sus tendencias, y veo de antemano las consecuencias que esto podría traer... Querido hermano, es preciso que sepáis una cosa: La Enseñanza contiene los mejores elementos, el mejor ideal, los mejores métodos. Yo no doy nada sin antes haberlo experimentado y verificado conmigo mismo. He realizado una selección para descartar lo que es peligroso o nocivo, para resguardar aquello que es puro, luminoso y eficaz. He escogido todo lo mejor. Nuestra Enseñanza aporta algo nuevo, algo distinto que no se encuentra en ninguna otra parte... Si vosotros añadís otros elementos a los que yo os he dado, entonces ya no seré yo el Maestro, sino que os convertiréis vos mismo en Maestro, con lo cual yo sería relevado de mis responsabilidades y seriáis vos quien se haría responsable de estos jóvenes... A partir de ahí, tendríais la responsabilidad de su evolución y deberíais instruirles, guiarles y ocuparos de ellos hasta el final. En tal caso, yo me dejaría de ocupar de ellos y de vos, pues estaría liberado de mi cargo. Aún debo añadir algo: “Cuando un ciego guía a otros ciegos, todos ellos corren el riesgo de caer al precipicio”. Bien, ya os he dicho lo que pienso. Estáis advertidos. Sois libres, pues yo no tengo derecho a forzar nada. Así que elegid VOISOTROS MISMOS.”

27

DOMINIO DEL BONFIN FREJUS FRANCIA
OFRECIDO POR

Centre OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus

28

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->