P. 1
Las Leyes Del Exito o Del Fracaso

Las Leyes Del Exito o Del Fracaso

|Views: 450|Likes:
Published by AdanRichard

More info:

Published by: AdanRichard on Nov 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/30/2015

pdf

text

original

Por el Maestro

Omraam Mikhaël Aïvanhov

LAS LEYES DEL ÉXITO O FRACASO Y LAS BAJEZAS HUMANAS
OM-43-Especial Seis conferencias fuera serie y muy especiales exclusiva de:

Centre OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

LISTADO CONFERENCIAS OM-43-ESPECIAL
No ha sido todavía editado en Castellano Contiene 6 conferencias seleccionadas

LAS LEYES DEL ÉXITO O DEL FRACASO
Las bajezas humanas

El Maestro a sus 46 años Primeros años Del Bonfin Sur de Francia

EL DESANIMO
Conferencia del 4 de Agosto de 1942

LA HOLGAZANERIA
Conferencia del 4 de mayo 1943

EL MIEDO
Conferencia del 19 de Abril de 1944

LA ENVIDIA
Conferencia del 24 de Marzo 1945

LA VANIDAD
Conferencia del 10 de Mayo 1945

LA CRITICA
Conferencia del 22 de Marzo 1952

+ Las siete Invocaciones Divinas

Centre OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Del 4 de agosto de 1942

EL DESCORAZONAMIENTO
“Tema: Las leyes del éxito o el fracaso”

Pensamiento del Maestro Petar Deunov: Los desánimos, las debilidades, las flaquezas, los desmayos, nos asaltan continuamente, aunque esto, no representa nada todavía. Podemos estar muertos uno o dos días, y después resucitar. El mejor arte que podéis manifestar es de saber cómo animaros a vosotros mismos, pues nadie es más fuerte que uno mismo para ayudarse. El hombre a veces, está construido, de órganos, de tejidos muy débiles y esto se puede reconocer muy a menudo por la simple apariencia. Los tejidos débiles se desaniman fácilmente. Hay, en efecto, tejidos tan duros, como aquel trozo de carne que quería cortar el célebre Lariflette (personaje de dibujos animados, que representa a un padre de familia) en donde se rompió su cuchillo. Después quiso hacer de él una suela de zapato, pero incluso allí los clavos se torcieron dentro y finalmente, tuvo que tirarla. Hay dos clases de carnes: unas tan dulces y tiernas y otras tan extremadamente duras. Las primeras son las que conocen muy a menudo, los descorazonamientos, los desánimos, las otras, no. Las primeras pertenecen a las personas que parecen piedras que giran, y después se paran. Debemos darles de nuevo otra patada, para que se pongan de nuevo a girar. Para llevarlas hasta la cima, debemos darles patadas, empujones de forma sucesiva, hasta que lleguen hasta arriba, y allí, ellas se quedaran inmóviles. El espíritu es eterno, poderoso, es él que debe ayudar a la personalidad. Esta representa el sexo débil; el espíritu, es el hombre que ayuda a la mujer, que le dice: “Vamos, avanza

2

todavía un poco mas.” Si dejamos la personalidad trabajar sola, al cabo de dos días, todo habrá acabado. Si el espíritu no abandona la personalidad, ella podrá vivir miles de años, tan pronto la abandonará, ella morirá. Debemos ayudar siempre a la personalidad, cuidarla, reforzarla, por la presencia del espíritu. El espíritu no debe nunca abandonarla a si misma. ****** Todos los seres humanos conocen el desánimo, ya sea observando a las personas, ya sea constatando, que les han sido colocados obstáculos en su camino. Cada quien tiene mil razones para estar deprimido o descorazonado, pero el arte consiste en empezar de nuevo sin cesar de trabajar animadamente. Si no podemos fabricar la piedra filosofal dentro de sí, no tiene importancia. Solo los alquimistas que conservan el fuego interior, llegan a vivir mucho tiempo debido a esto. No dejan de soplar sobre el fuego sagrado. Los verdaderos alquimistas no se desaniman; mientras que los que lo son solo por curiosidad, pronto paran de trabajar; ¿Para qué sirve intentar soldar dos cosas juntas, que siempre se separan? Se deben casar, unir los dos elementos antagónicos, a fin e que den nacimiento a un hijo. Debéis unirlos a la fuerza, calentarlos. La preparación de las condiciones necesarias, para que esta unión se vuelva posible, es la historia más larga que deberéis llevar a cabo, la más difícil que se conozca. Cuando se sabe despertar la atracción entre estas dos materias, acto seguido, nace el hijo. El alquimista entonces debe cuidar este hijo, que se volverá tan fuerte y grande, que podrá modificar todos los metales. Los alquimistas se parecen a la madre. Se requiere para esto la paciencia más grande. Sucede lo mismo para el espíritu

3

humano. Existen dos materias antagónicas en nosotros y debemos reconciliarlas. Esta reconciliación permitirá transformar las condiciones de la vida en oro. Las dos materias están en nosotros; ¡Cuántas veces intentaremos ponerlas en contacto una con la otra, pero el esfuerzo es en vano! ¿Cómo conseguirlo? Gracias a la esperanza absoluta, lo conseguiremos un día, a través de una fe inalterable en los poderes que Dios ha puesto en nosotros. Por el amor en estas cosas. Por la voluntad que debemos ejercer cada día. Por estos cinco elementos: esperanza, fe, amor, paciencia, y voluntad, lo conseguiremos, pues la paciencia nace del amor y de la fe, el saber, el conocimiento vendrán después por la voluntad. Palpando, probando, leyendo, descubriremos como actuar, escucharemos dentro de nosotros la voz de la sabiduría. Si estas cinco cualidades faltan, no podremos llegar hasta el final, por muchos libros que leáis que traten de este tema. Estos cinco elementos, son el pentagrama. Sin la voluntad, sin la paciencia, no hay nada que hacer. Estas son las cinco virtudes más necesarias. La sabiduría, el saber, no son una virtud, pero un resultado, una riqueza. La paciencia depende de nosotros. Si queréis ser pacientes inmediatamente, esto depende de vosotros; pero el saber no puede seré adquirido en un instante. Es algo que debe surgir, emanar de vuestro espíritu, es alguien que os lo da, mientras que la paciencia depende de vosotros. Entonces, si deseáis actuar, esto depende de vosotros. Pero el saber vendrá solo a causa de las virtudes puestas en acción, y cuando llegue, sabréis como trabajar. Esta es la razón por la cual el Maestro nos dice que estamos expuestos al descorazonamiento. Empezamos, trabajamos y todo

4

y así no lo conseguimos. Yo mismo tengo importantes problemas que resolver y así muchas veces me desanimo también; pero empiezo de nuevo y me animo de nuevo, practicando el arte que el Maestro me ha enseñado. Moisés, Mahoma, Jesús llegaron a sentirse muy desanimados, en ciertos momentos de su vida. No dijo Jesús a sus discípulos; “¿Hasta cuándo os tendré que soportar raza ingrata?” También, pienso en ellos y en el hecho que se debe conocer la ciencia que nos enseña el Maestro: que la personalidad se desanima fácilmente, y no podemos obtener nada así de un solo golpe, que hay ciertas cosas que son lentas para ver sus resultados y que debemos tener paciencia para esperar que aquellos a quienes instruimos, comprendan y acepten una enseñanza, y que debemos amarlos a pesar de sus debilidades; todas estas reflexiones que me hago, me dan ánimos para proseguir. Si estamos desanimados por la actitud de los otros, debemos ponernos a amarlos. Si estáis desanimados por vosotros mismos, debéis esperar y creer, tener fe. No es por el amor, que cambiareis vuestro propio desanimo pero, si este proviene de los otros, será amándolos que lo disipareis. Esperanza, fe, amor, voluntad, paciencia, he aquí las virtudes que pueden restablecer el coraje en vosotros, cuando llega el desanimo. Suponed que os sentís muy desanimados; ¿cuál es la virtud que os dará coraje? La fe. La voluntad. La esperanza. Cuando tendréis la fe, restableceréis la voluntad y la esperanza llegara enseguida. Si el descorazonamiento proviene de los otros, deberéis llamar a la paciencia y amareis a aquellos que os quitaban el poder de actuar. No hay nada que pueda resistir delante de estas cinco virtudes, dice el Maestro. Podéis si queréis darles otros nombres: bondad, justicia, amor, sabiduría y verdad.

5

Estos nombres son la traducción de las otras. La bondad es la voluntad, las dos son físicas, la paciencia, es la justicia. ¡El amor, sigue siendo el amor! La sabiduría y la verdad, son la fe y la esperanza que vienen a ser casi la misma cosa, pero una en el plano espiritual y la otra en el plano físico. (Consultar en la web, sección
Talismán – Las siete invocaciones divinas-. Si lo practicáis en voz alta o media voz, veréis los grandes resultados que conseguiréis.)

Sabiduría, es saber lo que es la verdad, pues, la sabiduría y la verdad se transforman a menudo en una o la otra. Sabemos lo que es verídico, mientras que ignoramos lo que es real. Las cinco virtudes pueden crear otras cinco, ellas tienen disfraces y gracias a estos, pueden introducirse por todos los sitios. Citadme alguna cualidad y os diré que la misma corresponde a la rama de una de estas cinco virtudes fundamentales. Analizándola, y clasificándola según sus manifestaciones, su naturaleza, constatareis que es hija de una de estas cinco virtudes, son madres de todas las demás. Podemos así clasificar todas las virtudes humanas. Podemos también hacer transposiciones. No os sorprendáis que podamos encontrar siempre cinco, siete, diez o veinte virtudes, pues todas tienen la misma raíz. Ellas manan como los ríos, puede que lleven nombre diferentes, pero su origen es siempre el mismo. Tengamos la misma confianza de las hormigas y las abejas. Observaremos pensando en estos insectos, como nos están dando

6

continuamente un ejemplo de seres incansables. Nunca se ha visto una hormiga descorazonarse. Las abejas tampoco se descorazonan nunca. Las células de la sangre, no se descorazonan nunca tampoco. Nunca paran, ni interrumpen su trabajo. Las células ignoran lo que es el cansancio, salvo cuando el espíritu las abandona, pero en este momento es que el hombre ha muerto. Cuando el hombre está herido, enfermo, las células de la sangre continúan su trabajo, a pesar de que las otras células, éstas si se desaniman, pero las de la sangre nunca. Las células de la sangre, o sea las del corazón, no paran nunca. Es por esta razón que se dice que el corazón es superior al cerebro que es egoísta y calculador. A menudo el cerebro dice: “Descansemos un poco, dejemos trabajar los otros” Pero el corazón dice lo contrario: “Cuando todos descansan, yo permanecerá vigilante sobre mis hijos, los lavaré, los purificaré, no los abandonaré nunca.” El corazón es la última instancia del amor, del sacrificio. Que el Señor os bendiga, queridos hermanos y hermanas.

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

Centre

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Del 4 de mayo de 1943

LA HOLGAZANERIA
“Los perezosos” “Tema: Las leyes del éxito o el fracaso”

Lectura del pensamiento del Maestro Petar Deunov: “El mundo actual está lleno de hombres razonables y no razonables, parecidos a las cinco vírgenes sabias y a las cinco vírgenes locas, que se mencionan en los evangelios. ¿Cómo se distinguen los hombres razonables de los hombres que no razonan, o los estúpidos? El hombre razonable es trabajador, está seguro de sí mismo; el que no es razonable, es perezoso. Se sienta, no trabaja y espera que los gorriones le caigan del cielo ya cocidos y a su boca, listos para comer. Tiene fe en la fortuna que llega sola a sus manos. Piensa: “Que lo que cae en el ya bien atado, sin que haya habido necesidad de trabajar, es eso ser afortunado” El holgazán no tiene ningún oficio y anda perdido de un lugar a otro. Arrastrando sus pies y frotándose las manos, sin ni tan siquiera saber porqué. En cambio el hombre razonable se mueve, pero sus movimientos difieren totalmente de los del perezoso. A menudo, los hombres religiosos hacen algunos gestos y dicen que ha sido el Espíritu que les ha tocado. Existe una diferencia esencial entre los movimientos del Espíritu y el de los hombres religiosos no razonables. Para no equivocarnos, el hombre debe conocer las cualidades de su espíritu, de su alma, de su inteligencia de su corazón. Los librepensadores, aún siendo hombres religiosos, deben poseer el saber, a fin de comprender las cosas y no ser como los Turcos que dicen que “el hombre no tiene necesidad de saber muchas cosas”. ******

2

¿Cómo saber distinguir entre los verdaderos o los falsos holgazanes? Esta cuestión fue presentada a un sultán de Constantinopla. En aquella época, se ocupaban de los holgazanes “tembère xané” que quiere decir los que eran débiles, perezosos, que no podían moverse. Tenían piedad de ellos, se les alimentaba, los ponían en casas especiales. “Xané” quiere decir hotel. Estas casas eran pues hoteles de perezosos. El sultán destinaba mucho dinero para poder entretener a estos hombres. Pero un día, ¿qué es lo que vio? Se dio cuenta que los perezosos, los holgazanes, eran tan numerosos que podía temerse que incluso toda la fortuna del Sultán fuese insuficiente para alimentarlos a todos. Hubo muchísimos holgazanes voluntarios que llegaron para así ser alimentados en forma gratuita. Un sabio le dijo al sultán: “Debéis poner fuego al Xané para así saber distinguir cuales son los holgazanes falsos de los verdaderos” Y así se hizo. Todos los habitantes del hotel al ver el fuego se salvaron, menos dos. El primero dijo al otro: “Hermano, todos se han escapado, ¿por qué quedarnos nosotros? Vayámonos nosotros también”. El otro respondió: “No entiendo ¿cómo todavía tienes fuerzas para hablar? En efecto era tan perezoso que ni tan siquiera podía entender que valía la pena abrir la boca para hablar. Viendo esto, el sultán salvó estos dos hombres. Los puso en una casa construida a su intención y despidió a todos los demás, digamos falsos holgazanes. El mundo invisible se pregunta también, cuáles son los verdaderos holgazanes y cuáles son los falsos. No puede distinguirlos los unos de los otros a simple vista. Así, pues de la misma manera que el sultán, puso fuego en la vida de estos hombres, a fin de poder distinguir los unos de los otros; los pone a prueba de privaciones, persecuciones, amenazas, y así observa los que son verdaderamente perezosos y los que no lo son. Los verdaderos holgazanes son fieles a su vocación de holgazán en todas las circunstancia de la vida, mientras que los otros se ponen a trabajar cuando se dan cuenta que el peligro los pone a prueba.

3

Había en Bulgaria una mujer tan perezosa que no sabía hacer la colada, ni encender el fuego, ni preparar la comida. Sus vecinos venían de vez en cuando para ayudarla y su marido siempre furioso quería separarse de ella. Existen muchas mujeres como esta, que dejan a su marido hacer todos los trabajos de la casa. No os penséis que solo se ven estas cosas en Bulgaria. Si procediéramos a hacer una verificación, llegaríamos a constatar que en las parejas, ya sea en el hombre, ya sea la mujer, uno de los dos es holgazán. Un día pues que esta mujer de la cual os he hablado, temblaba de frio en su habitación sin fuego, un vecino le dijo que fuera al bosque en donde encontraría otra mujer muy amable llamada “Necesidad” , que la ayudaría en muchas cosas que ella necesitaba. “Vd. recogerá ramas del suelo, con las que hará una fajo, y después llamará a esta mujer. Entonces ella vendrá y le ayudará a llevar este fajo de leña hasta su casa”. La mujer le hizo caso e hizo lo que le ordenó. Cuando terminó su fajo, se puso a llamarla hasta la noche, pero en vano no hubo respuesta de la mujer Necesidad. La mujer no llegó. Ella la estuvo llamando hasta bien entrada la noche, pero en vano. Cuando el crepúsculo empezó a descender, esta mujer entendió que la otra mujer no llegaría, que terminaría encontrándose sola, la noche le caía encima, en el bosque los lobos vendrían. Entonces, tomo el fajo de ramas se lo puso en la espalda y lo llevo hasta su casa. ¡No se había dado cuenta, que la mujer Necesidad se había escondido dentro de ella! La holgazanería es una enfermedad incurable; ningún medicamento puede curarla. Solo el mundo invisible puede hacerla desaparecer. Para esto, utiliza el hambre. Afortunadamente que existe el hambre: cuando el hambre aparece, uno se vuelve activo, intrépido, expeditivo. Sin el hambre, no se es activo. El mundo invisible tiene también otros métodos: las restricciones, la miseria, las enfermedades, para darnos fuerzas y volvernos activos. Sin estos males, nos adormeceríamos y nos entumeceríamos por toda la eternidad. Afortunadamente que estas cosas, nos empujan nos obligan, pues

4

sin ellas, nos quedaríamos ¡hambrientos y desnudos! Nadie nos da las gracias por estos medicamentos. Porque el Maestro nos dice: “¿A menudo los hombres religiosos haces algunos movimientos y dicen que es el espíritu que los ha tocado?” Había una hermana en la fraternidad de Bulgaria, que era muy amable y simpática y además se ocupaba de la adivinación. El Espíritu Santo venia hablarle, eso decía esta hermana, y así tenia montones de libretas con escritos dictados por el Espíritu. Ella siempre dibujaba dos peces muy grandes de formas diferentes y peces conteniendo caracteres y cifras que ni tan siquiera, quizás, no comprendía ella misma. Siempre dijo que era el Espíritu Santo, que le revelaba todas estas cosas. En el fondo siempre era la misma cosa: salud, plenitud, ventajas. Esta anciana mujer era tan buena, que nunca rechazo nada a nadie. Se pasaba toda la jornada ocupada en dibujar peces, por todos sitios de aquí para allá, en los unos y en los otros que la acompañaban. Tenia de que vivir y nunca trabajaba. Lo que era sorprendente, es que tenía tanta fe, tanta bondad, y amabilidad que siempre estaba sonriendo. Un día que subió al Musala (montaña muy alta de Bulgaria) y ya tenía más de 80 años. Ella estaba ya toda muy deteriorada y sin embargo subía hasta la cima de la montaña; era verdaderamente todo un ejemplo de mujer. Para que lleguéis a conocerla mejor, os contaré que incluso cuando el Maestro hablaba, levantaba las manos como si fueran antenas, para recibir, así, mejor las comunicaciones del mundo invisible. Todos los hermanos y hermanas estaban sorprendidos de estos gestos tan raros, que llamaban su atención; esto incluso molestaba mucho durante las conferencias. Nos preguntábamos como podía inventarse estos gestos. Algunos le rogaban que cesase de gesticular de esta manera; el Maestro, siempre permanecía calmado y la miraba de vez en cuando con una sonrisa. Incluso sonreía, cuando los hermanos y hermanas querían impedirle continuar con sus gestos.

5

Este duro años. El Maestro comentaba: “Son vuestros espíritus que os engañan y vienen para hablaros” Algunas veces esta hermana se acercaba al Maestro cuando hablaba, le tocaba y después se ponía a temblar. Intentábamos no mirarla, a pesar de que siempre se encontraba en la primera línea. Todos reían, ella fue siempre un tema de diversión en la Fraternidad. Si, algún día, esta pequeña conferencia de hoy, llega a conocerse, allí en Bulgaria, todos se reirán leyéndola y se acordarán de esta hermana tan atrevida. Ella me predecía muchas veces cosas fantásticas, que nunca dijo a nadie más. Inclusive la cuestioné varias veces, para darme cuenta que solo a mí me decía ciertas predicciones extraordinarias. Me caía muy bien, la encontraba incluso simpática, pero no por estos motivos. Es a causa de esta hermana que el Maestro dice aquí: A menudo los hombres religiosos hacen ciertos movimientos y dicen que es el Espíritu Santo que los ha tocado. Existe una diferencia esencial entre los movimientos del Espíritu y el de los hombres religiosos no razonables. Para no caer en errores, el hombre debe conocer las cualidades de su espíritu, de su alma, de su inteligencia y de su corazón. “El hombre debe pues saber de dónde llegan los telegramas que recibe.” Ahora bien, esta hermana ignoraba de donde venían los suyos. El Maestro dice además: “Los libre pensadores tanto como los hombres religiosos deben poseer el saber afín de comprender las cosas y no ser como los Turcos que dicen que el hombre no tiene necesidad de muchas cosas.” El Maestro dice bien lo contrario que debe estudiar y llegar a poseer un gran saber. Os digo lo que se debe conocer. Saber es la cosa más importante. Se deben conocer todos los “periodos” (ciclos) de su inteligencia, de su corazón, de su espíritu, de su cuerpo físico. Si hacemos observaciones, podremos constatar que las cosas se repiten y veremos en qué condiciones nos sentimos bien dispuestos, maravillados, y en cuales nos sentimos indispuesto, somnoliento.

6

Cuando sabemos las diferencias de las condiciones en las cuales vivimos de un estado a otro, podemos ir muy lejos en nuestro desarrollo. Toda una vida no es suficiente, para poderse conocer a sí mismo. Conozco personas que desde hace años viven en situaciones que les provocan migrañas, estreñimientos, perturbaciones cardiacas, y que siguen sin buscar en qué condiciones viven y trabajan, que pueda ser la causa de sus malestares y así poder llegar a conocer las causas de estos desordenes de salud. No se han entretenido nunca en pensar que estos desordenes provienen de sus ocupaciones cotidianas. Yo os digo que todo viene de allí. Todo lo que sentís como disgustos, estados de peligro, y perturbaciones, tiene que encontrar su remedio en una modificación de vuestras ocupaciones cotidianas. Nunca se piensa en ello. Más bien lo que se hace es ir a consultar al médico, o a ir a adquirir un medicamento, pero se continúa viviendo como antes. Reflexionad y os daréis cuenta, que olvidáis el verdadero remedio. Si algo no funciona en vuestro estomago, vuestra cabeza, vuestros intestinos, proviene de vuestros estados psicológicos, de vuestras ocupaciones, de vuestras costumbres o de vuestros contactos con la materia. Esto proviene ya sea del lado interior, ya sea del lado exterior. Debéis buscar la causa de estos estados. ¿Quizás no masticáis bien vuestros alimentos, o es que tomáis alimentos que no os convienen? ¿O quizás trabajáis demasiado... Quizás habláis demasiado, o dormís mucho, o no lo suficiente? Todo está unido a vuestras ocupaciones cotidianas, a vuestra actitud, a vuestra manera de vivir. Antes de ir a buscar remedios, medicamentos, cambiad vuestras habitudes y vuestras ocupaciones y constatareis bien pronto modificaciones en vuestra salud. Considerad por ejemplo el caso de un hermano que sufre del corazón. Se dedica mucho a la astrología. Muchos amigos tratan de ocuparse de él, de curarlo. Pero, si el mismo estuviera atento en la manera en que trabaja, piensa, actúa, encontraría el remedio;

7

es nuestra forma de vivir, que debe cambiar y adaptarse a las reglas más naturales de la vida. Señalándoos estas transformaciones que debéis efectuar en vuestros hábitos y ocupaciones para curar vuestros males, os estoy indicando un camino eficaz y extraordinario, válido para todo. En lugar de ir a buscar medicamentos, hierbas, colores para aliviaros, debéis observar si acaso no exageráis ciertas cosas, si acaso no hay un poco de desorden en vuestra manera de vivir. Hay días que os sentís bien, otros muy bien. Tomad como modelos estos días. Estudiad como habéis actuado estos días, de qué manera os habéis comportado, que personas habéis encontrado o visitado, cuáles han sido vuestros contactos con los otros. Hay días que son desastrosos, intolerables. Observadlos. Entonces la consciencia se aclarará en vosotros, comprenderéis y captareis tantas cosas en las cuales no habíais pensado nunca, que empezareis a evitar las causas que provocaban efectos nocivos y molestos. Uniendo las causas a los efectos, sabréis evitar unos y suprimir los otros. Un día que me encontraba invitado en una familia, donde el hijo tenía un comportamiento muy duro con sus padres, provocando, sin cesar, estados de desarmonía entre todos ellos. Estuve estudiando la cuestión bajo todos los puntos de vista. Encontré la causa, que realmente era muy singular. Había un cuadro en la casa, que se encontraba colgado en el muro del comedor, que provocaba todos estos encontronazos. Este cuadro, representaba jabalíes, multitudes de jabalíes todos bien horribles de ver, y estaba tan bien colocado a la vista de la sala que producía todos esos efectos negativos. Cuando les dije a los padres que tenían que sacar este cuadro, y esconderlo, no estuvieron muy contentos pues se trataba de una pintura de alto valor. Finalmente, conseguí que lo sacaran y el resultado fue que el muchacho había cambiado totalmente. Se produjeron cambios fantásticos entre ellos y la armonía fue restablecida.

8

En este caso la desarmonía provenía de una cosa exterior. Mientras que en la mayoría de los casos, proviene de nuestras actividades, de nuestra manera de actuar. Debemos pues tener nuestras experiencias. No tengo tiempo para citaros todos los casos, pues son muchísimos. Yo mismo, trabajo de esta manera; observo los días, los periodos de la luna creciente, quiero decir todo lo que crece, asciende, que se expande, se mueve, se eleva. Cuando decimos: “Me encuentro en el periodo de la luna descendente, menguante” esto significa que nos encontramos en el periodo donde todas las fuerzas, todas las energías disminuyen, donde la alegría, la actividad se para, etc.… Y así atravesamos periodos bien diferentes los unos de los otros. Observándonos, encontraremos cosas tan interesantes en la vida que los ojos se abrirán solos. En la actualidad, vivimos con los ojos cerrados, nunca buscamos en nuestra forma de vivir y de comportarnos, las causas de los estados que hemos atravesado. Sin embargo, saber conocerse es una gran ciencia. Ya sabéis que en la antigüedad, solo existía una inscripción escrita en los Templos: “Conócete tú a ti mismo”, o sea obsérvate, estúdiate atentamente, revísalo todo y mira como actúas. Haced una revisión de todos los años que habéis vivido. Acordaros en que estados habéis vivido y preguntaros porque habéis vivido en esos estados. Debéis verificar así toda vuestra vida enrollándola como en un film y estudiando todas vuestras estupideces, vuestros sufrimientos, y porque habéis estado enfermos, desesperados, o al contrario, iluminados o llenos de alegría. La vida nos proporciona una enseñanza considerable y extraordinaria cuando la observamos. En cada alma, podemos extraer informaciones; todo hombre puede sacar conclusiones de su propia vida. Por regla general, estas cosas no se hacen. Durante las vacaciones, estáis más libres para poder hacerlo: consagrad algunos días a revisar vuestra vida desde el principio hasta el día de hoy. Yo lo hago a menudo, pero

9

de forma incompleta bajo miedo de volver hacia atrás y de repetir las mismas equivocaciones. Esto a menudo es desagradable. Un año, sin embargo, revisé toda mi vida entera. Estábamos en el campamento de verano, en Rila Bulgaria. Consagre dos días que pase en el bosque acordándome con detalle de toda mi vida. Lo desperté todo en mí, los lugares, las personas. ¿Que vi? Haciendo esta revisión, me descubrí como en un espejo. Todas las acciones, las buenas y las malas, las nobles y las innobles, las justas y las injustas, las buenas y las malas, se veían todas. Nos presentamos delante de nosotros mismos, delante de una justicia que hemos creado nosotros mismos y os puedo asegurar, ¡cuántas lecciones y correcciones recibimos por este medio! Debéis hacer esto al menos una vez en vuestra vida. Debéis saber cómo camináis, habláis, coméis, leéis. Debéis ver como erais; estúpido, feo, osabais juzgar a los otros, amigos o enemigos. Podréis escribir volúmenes de libros sobre esta cuestión. No tengáis miedo de volver hacia atrás; sentiréis al contrario sensaciones nuevas y totalmente desconocidas en vosotros. Las personas viven cada día de manera inconsciente, sin extraer de la misma buenas lecciones, ni sacar conclusiones de lo que han atravesado. Las mismas cosas, producen los mismos efectos; y como repiten los mismos actos, obtienen constantemente los mismos fracasos, los mismos choques, los mismos golpes. Cuando durante tres días consecutivos hacéis esta revisión el principio de vuestra existencia se presenta, desde vuestro nacimiento hasta el día de hoy. Debéis unir juntos todos estos recuerdos. El Maestro, dice que podemos caer en estos errores cuando no nos conocemos. En este caso, ¿cómo triunfar? Cuando conozcamos estos periodos de debilidades, seremos más prudentes, no haremos cosas tan arriesgadas. Cuando conozcamos nuestras reservas, las habilidades de nuestro ser, podremos iniciar cosas extraordinarias. Las dudas, las suposiciones, los miedos provienen del hecho que no nos conocemos demasiado a nosotros mismos. El Maestro nos dice: “Los librepensadores,

10

tanto como el hombre religioso, debe poseer el saber, a fin de comprender las cosas y no ser como los Turcos que dicen que no hay necesidad de conocer muchas cosas.” Puede suceder también, que remontándoos de esta manera en el tiempo pasado, recordando todo lo vivido, saquemos grandes conclusiones. Esto sin embargo depende del grado de inteligencia y de evolución de la persona, que así, de esta manera esta evocando su vida. Si uno, no es capaz de sacar estas conclusiones por sí mismo, hay otro medio para hacerlo: es encontrar a alguien que conozca el ser humano, un Iniciado por ejemplo, y de pedirle que eche un vistazo a su vida. Yo le pedía constantemente al Maestro, que me revelase algo que yo no pudiera ver en mí mismo. Cada vez que lo encontraba, me señalaba alguna debilidad, que no conocía en mí mismo. Por eso, puede suceder igualmente, que algunos de vosotros no lleguéis a ver ciertas cosas en vosotros, ni a conoceros perfectamente. Pediréis al Maestro o a un Iniciado de revelároslo. Pero no os dirijáis a aquellos que no conocen nada del ser humano, que ni se conocen tan siquiera ellos mismos, pues de hacerlo cortaríais las mejoras ramas de vuestro ser. Muchas veces sucede en las familias que una hermana de más edad diga a sus hermanos menores que son tontos, estúpidos, incapaces, y así ella con estas palabras los paraliza. Esta influencia negativo persiste muchas veces durante largos periodos de la vida de la persona así influenciada. Algunas personas han venido a mí a quejarse de tales hechos: la madre o el padre les decía siempre, cuando eran niños, que eran incapaces o idiotas. Actuando de esta manera, esta madre o este padre sugestionan a los niños tan gravemente que después no han sabido vencer estas influencias de sus Padres. Es muy peligroso hacerse definir su carácter por gente ignorante, puede poner trabas a vuestra evolución. Un Maestro nos dirá nuestras debilidades, pero igualmente nos hará saber las cualidades que tenemos y no vemos. Cuando un Maestro nos enseña nuestros defectos, no debemos molestarnos, más bien debemos ponernos a trabajar a fin de corregirnos.

11

¿Porque los Iniciados no se atreven a revelar a los demás sus debilidades? Pues, porque temen ofenderlos, alejarlos, perderlos. El discípulo verdadero acepta entender la exposición de todas sus debilidades y así poderlas corregir. Inclusive es dichoso de poderlas conocer. Mientras que las personas, débiles, vanidosas o perezosas están tan molestos de entenderlas que se vuelven furiosas y cortan todos sus lazos entre ellos y su Maestro por haber osado revelarles lo que son en realidad. La más grande de las debilidades, la madre de todas las demás, es la pereza: es justamente ella que produce todas las otras faltas. Los Iniciados nos dicen y enseñan que es justamente la pereza, la que ha traído al mundo todos los vicios. Para luchar contra la pereza, no existe otro medio que el sufrimiento, las desgracias, la miseria. Si hay tantos seres que viven en estos estados, es porque fueron perezosos en un pasado. En otras vidas. Si ahora son activos es porque el mundo invisible ha venido para ayudarlos. El que trabaja no estará nunca en la miseria, tarde o temprano, adquirirá una gran fortuna. El trabajo, es el símbolo de la riqueza, la pereza es el de la miseria. Incluso si en la actualidad es rico, el perezoso está devorando su capital y terminara fatalmente un día en la indigencia. Por esta razón, si observáis la pereza en vuestros hijos, debéis saber que esto será el principio de su miseria. Podéis alimentaros de creencias ilusorias y pensar que tarde o temprano ¡ganareis a la lotería o que os casareis con una mujer rica! Este tipo de creencia no es la fe; esto puede llegar, pero también puede, que no se produzca nunca. La probabilidad de que esto suceda es minúscula; mientras que si alguien es activo y trabajador, incluso si actualmente es pobre, un día se volverá rico, ya sea en conocimientos, ya sea en virtudes, en talentos o en posesiones materiales. Terminará siendo rico en alguna cosa, esto es verídico y cierto. Hay en él, fuerzas que le empujan a trabajar. Todo lo que es genial, es el resultado del trabajo. Las debilidades, los pecados, los crímenes son el fruto de una pereza espiritual, intelectual, sentimental o física.

12

Un arado hablaba un día a un pedazo de hierro que colgaba suspendido de una viga, todo bien oxidado. El pedazo de hierro le decía al arado que volvía todo bien brillante y luciente, un día de su trabajo: “¿Como haces para estar siempre tan brillante?” El arado le respondió: “Estoy siempre brillante porque trabajo. Todo el día me lo paso cavando la tierra.” Todo lo que esta oxidado en el plano físico o intelectual, nos indica que algo se ha introducido en el de destructivo: significa que ¡no se ha trabajado! El trabajo es el cuerno de la riqueza, de la abundancia, de la salud, del bienestar. Muy a menudo se decía de Edison que era genial. Pero un día se molestó y contestó: “¿Sabéis como he obtenido este genio? ¡Trabajando catorce a quince horas diarias! Es el trabajo que me ha permitido alcanzar estos resultados.” El que tiene éxito muy rápido en esta vida, es el hombre que ha trabajado mucho en otras existencias. En esta vida actual es como si estuviera de vacaciones y así se toma un poco de reposo. De todas formas este reposo no debe durar mucho tiempo, de otra manera este hombre perderá todo su saber. La holgazanería, se reconoce muy a menudo, como una especie de estado que te recuerda a las mujeres en cinta. Un hombre gordo y barrigudo iba en un autobús. Un niño estaba que allí y viajaba junto con su madre, le dijo: “Mama, mira, debemos ceder un asiento a este hombre pues espera un bebe.” Todos los hombres perezosos son así; esperan un bebe: la pereza. ¿Cómo luchar contra ella? No hay remedio válido. Solo existe el ejemplo y las privaciones, que pueden conseguir convencer el perezoso que debe trabajar. En nuestra Enseñanza, cada uno debe hacerse su programa, adoptar una disciplina para cada día. Este programa debe comportar un poco de meditación, un poco de lectura, de trabajo físico, de limpieza, un poco de eso

13

y un poco de aquello… Es necesario de que haya un poco de todo, a fin de excitar las células, de removerlas todas. Conozco a personas que están según parece o dicen de la Fraternidad y que están completamente oxidadas. ¿Por qué? Pues porque empezaron con la pereza. Hasta el día de hoy, es en la cama que lo hacían todo: es allí que ellas, leían, comían, meditaba, escribían. Estaban bien calientes, ¡bajo las mantas! Ahora, estas personas tienen frio por todos los sitios y es la pereza que las ha llevado hasta allí. Se encuentran totalmente embotadas. Conozco una de ellas, entre otras, que fue cajera municipal: ella se encuentra en este estado. Ha visitado a todos los médicos, que no han sabido encontrar las causas de su estado. Cuando, es la pereza, la holgazanería, que la ha conducido a este estado actual. Yo que poseo aparatos parecidos a los microscopios, para observar, he encontrado que es justamente el microscopio de la pereza, que es el más peligroso de todos los demás conocidos. Esta hermana debe pues empezar a trabajar, para removerlo y sacudirlo todo en ella, si quiere dejar de sufrir. Hay personas que viven mucho tiempo, justamente gracias a su actividad, pero tampoco debéis sobrepasar los límites y agotaros. Mi abuela que vivió hasta los ciento quince años, fue un ejemplo de trabajo continuo. La actividad prolonga la vida. Es la fuente del mayor bienestar y del reposo. Si trabajáis, comprenderéis lo que es el reposo. En la pereza, el reposo os envenena y llega a ser tan molesto que no podéis sentir ninguna alegría prolongándolo. La alegría se encuentra gracias al trabajo y cesa en el reposo. En nuestra Enseñanza, reclamamos trabajadores, no holgazanes y perezosos. Cuantas personas vienen para decirme: “Hermano Mikhaël, estoy solo, deseo tener amigos a fin de poder visitarlos y que se ocupen de mi.” Si, es eso, habéis escogido la mejor parte, sois un holgazán que desea que los otros trabajen para él. Entiendo bien lo que buscáis: imbéciles, idiotas que os lo

14

procuren todo, que os alimenten durante toda vuestra vida, mientras que vosotros os quedáis todo el día envueltos en vuestras sabanas bien calientes, o abrigados en vuestros abrigos de piel. Invitareis a los demás en nombre de la Fraternidad, pero por vuestra manera de actuar, lo único que haréis es asustarlos y huirán de vosotros. Los que habrán contestado a vuestra llamada dirán: “Ya que esta Fraternidad es un hotel de holgazanes”, un “tembère xané”, yo no quiero quedarme en ella.” Entonces os ven como un ser muy peligroso y un mal ejemplo para todos. Diréis que amáis los intercambios y que es por eso que deseáis tener amigos, hermanos, pero las personas no tienen tiempo en la Fraternidad para ocuparse de vosotros; tiene otras cosas que hacer: estudiar. Son muchas las personas que me han propuesto hacer una fraternidad. Y me he dicho: “¿De qué fraternidad me están hablando? ¿Acaso seré yo, el jefe de de una fraternidad parecida? ¡Sería, verdaderamente bello!” Los que me proponen esto serian ciertamente los mayores holgazanes de este “tembère xané.” ¡Nos quedaríamos todo el día tumbados, seria glorioso! ¡Pero que gloria para los hermanos y hermanas! Vendrían incluso periodistas para hacer una película acerca de nosotros, esta maravillosa holgazanería no existe en ninguna parta todavía. ¡Vendrían desde los Estados Unidos para vernos! Una persona, un día, me hizo la siguiente reflexión: Fui a Estados Unidos de América, pero no me quede allí, pues no se puede hablar con nadie, tal como lo hacemos aquí. Todos trabajan como locos, hablan algunos minutos y seguidamente después vuelven corriendo a su trabajo. “Los Americanos no tienen tiempo ni de hablar, ni de charlar como lo hacemos aquí.” Estos Americanos, ¿ciertamente no son Búlgaros? … No sé si, en Francia, les gusta hablar sobre nada o estar sin hacer nada durante horas, pero si fueran así, los Americanos vendrían a admirar esta fraternidad de perezosos que seria para ellos una

15

gran distracción, una curiosidad. Los Búlgaros no vendrán, pues pensaran que ellos ¡ya son un ejemplo de eso que hablamos! No me digáis que si hablo así de los Búlgaros, es para hablar de ellos. Les gusta mucho hablar sin trabajar, pero tampoco es el caso para todos ellos; al contrario, en general, son activos, ya los sabéis. De vez en cuando dan buenos ejemplos de pereza, pero para la mayoría, son grandes laboriosos y grandes trabajadores. Todos los que tiene por ideal la pereza deben ahora renunciar a ella. Es muy fácil desear una fraternidad parecida en la cual muchas hermanas os servirán, pero ¿quién les pagará? En los hospitales, existe esto, hay religiosas para estos trabajos que os cuidan en forma gratuita. Todos los enfermos están acostados y esperan que se les traiga la comida. Los discípulos de la ciencia espiritual tienen otro ideal. Si, el ideal de trabajar sobre ellos mismos y sobre los otros y así cumplir con la voluntad de Dios. Para llegar hasta allí, debéis estudiaros a vosotros mismos, aprender muchas cosas, observarse, hacer ejercicios, a fin de no oxidarse. Debéis ser activos en todos los planos, de otra manera ciertas células se oxidarán y las consecuencias seguirán detrás. Trabajad todos con ardor en el ideal de la verdadera fraternidad, la fraternidad de la actividad. Que el Señor os bendiga, hermanos y hermanas.

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

Centre

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Del 19 de abril de 1944

EL MIEDO
“Miedo y oscuridad”

“Tema: Las del éxito o el fracaso””

Lectura del pensamiento del Maestro Petar Deunov: “Los hombres religiosos hablan de la Providencia Divina; pero muy pocos creen en ella. Todos afirman conocerla, pero solo teóricamente, pues tan pronto se enfrentan a una dificultad cualquiera, se olvidan de Dios y de Su Providencia y así intentan huir. Esto se puede demostrar con mucha facilidad. Imaginad que se declara un incendio en una gran sala, donde están reunidos religiosos y creyentes. ¿Qué sucederá? Todos huirán. Cada uno intentara ser el más rápido en salir. ¿Por qué huyen? Pues porque no han tenido tiempo de concentrarse, de pensar en Dios y en la Providencia Divina. Cada uno actúa según su instinto y no según su razonamiento. Muy a menudo el hombre salta violentamente sin ninguna causa visible. Esto es debido a sentimientos instintivos que actúan en él cuando le entra el miedo. Trabajad sobre vosotros mismos, dominaros, a fin de liberaros de estos sentimientos. Algunas personas tienen miedo de las ranas, otras de los ratones, sin tan siquiera preguntarse si este miedo tiene algún sentido. Es normal tener miedo de una serpiente, pero no de una rana o de un ratón. Estas saltaran o se esconderán sin haceros ningún mal. El miedo actúa en el hombre y lo paraliza. Es por eso que debe dominarlo y volverse valiente. Esto no quiere decir tampoco que no haya peligros en la vida. Los peligros existen, pero el hombre solo cae en ellos cuando trasgrede las leyes razonables de la naturaleza. Mientras viva en armonía con estas leyes, ningún peligro puede existir para él. ********

2

En esta página, el Maestro nos invita a reflexionar más a menudo sobre la Gran Ley de la Providencia Divina, no solamente cuando estamos libres para hacerlo, sino también en caso de peligro como es el caso del incendio, inundación, bombardeo. En estos casos, debéis uniros inmediatamente a la Providencia; es lo primero que debéis hacer. ¿Por qué? Porque hay un gran secreto escondido aquí, que os explicará muchas cosas al mismo tiempo. Observad un hombre que tiene miedo. El miedo dice el Maestro, es un instinto. Este hombre tiene miedo tanto de una rana, tanto de un ratón. Estudiemos el proceso psicológico del miedo que sufre. Esto nos explicará ciertas leyes. Estos animales a los cuales el hombre tiene miedo, no pueden hacerle daño; si reflexionase un poco, en lugar de dejarse llevar por su instinto de huir, seria ciertamente mejor. Son más bien las mujeres que pierden la cabeza en tales ocasiones. Un día, a Lariflette (personaje de dibujos animados, que representa a un padre de familia) le perseguía su mujer. Los dos trabajaban en un parque zoológico. Su mujer quería pegarle y él encontró refugio detrás de un león para poder escapar a sus castigos. Su mujer no tenía miedo de los leones, por lo tanto, iba directamente hacia él, haciendo caso omiso del león que allí se encontraba protegiendo a su marido. Arrogante y amenazante, tumbó al león y descubrió a su marido temblando detrás. Entonces se levantó corriendo y fue a refugiarse detrás de un elefante. Como su mujer tampoco tenía miedo del elefante, desesperado, ya no sabía dónde esconderse para estar protegido. Pero de repente la Providencia llego en su ayuda. Ella vio como salía un ratón de un agujero que atravesó el parque a toda velocidad. La mujer de Lariflette, asustada a morir, soltó a su marido que acababa de atrapar y empezó a huir a la carrera con gritos de desesperación. Chillaba: ¡A mí, a mí! Abriendo una enorme boca, en su huida. Lariflette estuvo muy orgulloso de sí mismo, por haber vencido. Ni el león, ni el elefante pudieron asustar a su mujer, pero el pequeño ratoncillo lo había podido conseguir.

3

Nos preguntamos ¿Porque la mayoría de las mujeres tiene tanto miedo de los ratones y de las ranas? Tengo una amiga en Bulgaria, que es terriblemente valiente. Cuando desea discutir con alguien, no hay quien se le resista. Es realmente brava. Sin embargo tiene una debilidad. Cuando una mosca empieza a girar en su entorno en la calle, se pone a chillar desesperadamente, y huye locamente, en todos los sentidos. Es capaz de tirarse debajo de un coche, para poder escapar a este peligro imaginario, que le da miedo. Pierde literalmente la cabeza y la razón por una abeja, o un insecto cualquiera. Le he hablado en numerosas ocasiones sobre este tema, explicándole como puede ser de ridículo su comportamiento en estos momentos. Pero nada que hacer. Si estudiamos la cuestión, podemos constatar que tales miedos provienen de un pasado del que lo resiente, o de la que lo resiente. Ciertamente esta amiga tuvo que ser picada con mucho dolor en por un insecto y así guardo un recuerdo que permaneció vivo. Este reflejo de terror quedo gravado en su sistema nervioso y es muy difícil de hacerlo desaparecer. Porque todas las mujeres o - casi todas – ¿Tienen miedo de los ratoncillos? Debemos suponer que esto viene de muy lejos, de otros tiempos, cuando vivían en el Paraíso. Si estudiamos el miedo, podemos constatar que paraliza la inteligencia y perturba mucho el sistema nervioso y el corazón. Todo estalla y se encadena en la persona que lo tiene y sufre del miedo. En lugar de salvarse, se precipita en los lugares más peligrosos. Se tira al fuego. Puesto que el miedo “paraliza” toda reflexión e incluso el cuerpo, lo mejor que podemos hacer es no hacer nada en absoluto, cuando aparece, por lo menos durante el primer momento, reflexionar, calmarse. La inteligencia estando paralizada en ese momento, se desatan otras facultades. Por ejemplo, hemos constatado que quien tiene miedo se pone a actuar, y en estos momentos comete acciones privadas de sentido y de la lógica. Como así le sucedió

4

al pasajero de un transatlántico en peligro que, una vez el peligro había pasado, se encontró con gran estupor suyo en el mismo puente del barco, teniendo en sus manos un plato que contenía un pollo asado que ciertamente durante el terror, fue el mismo a buscar a la cocina. A menudo el miedo paraliza los brazos y las piernas, y el hombre que así reacciona ya no puede actuar por sí mismo, lo que es muy grave. En general el miedo, no es que sea muy violento; tenemos la movilidad de las piernas y podemos huir, como así lo hacen los animales. Para vencer verdaderamente el miedo, no debemos darle la posibilidad de actuar. Debemos permanecer unos momentos inmóviles e inmutables interiormente. Todo el secreto está ahí. En este momento, dominamos las células del cuerpo y ellas obedecen. Podemos ordenar al corazón, al sistema nervioso. Todos los miembros que tiemblan pueden ser calmados. Debemos hacer una honda respiración, que lo apaciguará todo, a través de la voluntad consciente y después solamente, nos damos cuenta de lo que debemos hacer. Todo este proceso puede realizarse en algunos segundos. Después, todo lo que llevaremos a cabo será sensato y provechoso. Pero si dejamos que nuestros miembros hagan movimientos desordenados, después no podremos calmarlos. Todo acontece como si hubierais abierto las puertas a las fieras del parque zoológico. Después os será muy difícil hacerlas entrar de nuevo dentro de sus jaulas. Si dejáis que vuestros miembros se agiten, después no conseguiréis calmarlos. Mientras al contrario, si ponéis otros reflejos voluntarios en el lugar de esta agitación desordenada, os podréis calmar y todo irá bien. Aquí, hay tantos cañones de D.C.A. (cañones antiaéreos de la segunda guerra mundial, el Maestro está hablando en plena 2ª guerra mundial, año 1944) cerca de casa que sin cesar nos despiertan bruscamente toda la noche y el corazón se pone a palpitar. A cada detonación, sentimos una gran sacudida, pues en nuestro sistema nervioso todo esta desordenado y esto nos perturba todas las noches. Para

5

hacer frente a este brusco despertar de todas las noches, debéis poner dentro de vosotros cada noche antes de acostaros el pensamiento de que, incluso cuando haya detonaciones terribles, el sistema nervioso no se agitará, puesto que ya estará prevenido. Este pensamiento trabajará en el subconsciente y embotará, apaciguará, los ruidos insoportables para el sistema nervioso. Al principio de un bombardeo, como nadie se espera la caída de bombas, su explosión nos sacude violentamente. Cuando ya sabemos que podremos soportar el ruido, ya no estamos tan aturdidos. Suponed que habéis puesto la alarma de vuestro despertador, estáis ya advertidos de que sonará, y así, ya no estáis tan aturdidos cuando suena por la mañana. Este ruido ya os parece más desahogado. Pero si habéis preparado el despertador sin prestar atención y se pone a sonar cuando menos lo esperáis, estáis tan perturbados que vuestra agitación tardará más en calmarse. Sucede lo mismo, cuando en la calle, un amigo llega bruscamente y pone su mano en vuestra espalda y os hace saltar violentamente, pues no lo esperabais. Hoy vivimos ¡muy sensibles! Debemos pues estar preparados. Antes de dormiros, pensad que probablemente habrá sacudidas, bombardeos muy cerca de nosotros. Si la voluntad no la ponéis en acción, entonces puede producir en vosotros sacudidas violentas que quizás no podéis soportar. Dejadme que os cuente una experiencia que hice. Por regla general cuando me encuentro fuera de casa cuando la D.C.A. está tirando cañonazos, actúo con tranquilidad y confianza. Inclusive me he encontrado a veces volviendo de la estación en el camino de casa que los obuses caen por todos los lados y no siento ningún tipo de temor, os lo digo con toda sinceridad. Pero, un día, y sin saber por qué, decidí ponerme a ir deprisa, al oír los tiros de los cañones. Así pues, me puse a correr para poder evitar las explosiones que caían a mí alrededor. Caían por todos los lados. Mi rapidez desencadenó, contra mi voluntad, células miedosas que me hicieron poner a salvo con precipitación, constatando que un miedo instintivo se estaba apoderando de mí, que me impedía

6

ser dueño de mis actos y reflejos, y estos aumentaban a medida que avanzaba corriendo por la calle. Entonces, me detuve, indignado y descontento conmigo mismo, llame a mi propia voluntad para que me ayudara a calmarme. Así lo conseguí, pero con mucha dificultad. Esta experiencia me reveló lo que os estoy explicando hoy. Cuando me puse a correr, disparé el miedo que se encuentra adormecido en cada ser. Se trata de un miedo irreflexivo, pero cuando lo dominas, entonces no se vuelve a despertar. No creáis que los hombres llamados valientes no sean miedos y temerosos. Un día entendí que el miedo se encuentra en el interior de toda alma humana y es por eso que es el mayor enemigo del progreso, el mayor obstáculo y peligro en que podéis encontraros. Podéis pensar que el miedo no es nada. Pero cuando lo buscamos, la encontramos en el fondo de cada cosa. La cobardía, el egoísmo, la maldad, la vanidad, todo viene del miedo. Los hay que dicen que no tienen miedo de nada, pero tienen miedo de su mujer; tienen miedo de morir de hambre, temen las críticas de la opinión pública, de los amigos, o de la sociedad. Todos tienen miedo del ridículo, o miedo por su vida, o por el estomago, por sus amigos, por sus riquezas, por su salud, sus bienes, su belleza. En particular es del ridículo que la mayoría tiene miedo. Os contaré la historia de Nastradine Hodja (Mulla Nasrudin), cuando un día quería ganar mucho dinero. Y encontró el sistema. Se presento delante del rey y le dijo: “Señor su majestad, deme la posibilidad de viajar por todo su reino, y escriba para mí, en una hoja de papel con su sello real, que nada puede oponerse a mi paso y que todos aquellos que encuentre que tengan miedo, deben pagarme un céntimo de multa. En aquella época un céntimo, era ya una suma importante. El rey pensó que esta suma no era muy importante y aceptó. Nastradine Hodja salió, provisto de su salvoconducto real. Al cabo de cierto tiempo regresó, a la cabeza de una gran caravana de camellos. Fue a encontrar el rey y le dijo: “He viajado por todo tu reino y no he encontrado a ningún

7

hombre que no fuera miedoso. En consecuencia y en agradecimiento os vengo a entregar el diezmo de mis ganancias. Recorriendo todo el reino he encontrado a una mujer que es la personificación de la belleza y os la he traído como regalo en prueba de agradecimiento” Oyendo estas palabras el rey se asustó e inclinándose hacia Nastradine Hodja le susurro a su oído, “¡Cállate! No hables tan alto, que no te oiga la reina y ténganos problemas- ¡Ah! Respondió Nastradine Hodja, ve su majestad como también tiene miedo. ¡Deme Vd. también un céntimo!”. El rey tuvo que pagar también como todos los demás. Tuvo miedo de la reina que se encontraba cerca de él. Todos sus apetitos se habían despertado en el con el pensamiento de la bonita mujer que le ofrecía Nastradine Hodja y el temor de que si se enteraba su mujer la impediría su bella aventura. Nastradine Hodja considero que también el rey tenía que contribuir como todo el mundo y no dudó en reclamar su paga. Esta historia de Nastradine Hodja me recuerda la de Balzac. Balzac presumía de conocer bien el corazón femenino, y de poder decir inmediatamente, solo viendo a una mujer como había vivido desde su nacimiento. Girándose hacia una dama, en el salón en donde estaba hablando de este don que tenía, Balzac le dijo: “¿Desea, querida Señora, que le dé una prueba de este don que poseo?” Asustada, la señora le respondió: “No hable tal alto, por favor no hable tan alto, Señor Balzac.” Como veis pues todo el mundo tiene miedo. Hubo incluso generales que se lanzaban sin miedo a las batallas y que después temblaban delante de un cangrejo, incluso cuando ya estaba cocido y bien rojo. Otros tenían miedo de las arañas. Ya no hablo de las serpientes, pues casi todo el mundo las teme. Para vencer este terror, es costumbre en Bulgaria de pasear por todos los sitios serpientes a fin de que todo el mundo las toque, las acaricie. Esta sensación de de quedarse helado debe ser vencida. Cuantas veces, los alumnos se han burlado de su profesor haciéndole el regalo de una cajita de donde salía, cuando

8

la abrían, un ratoncito, o una lagartija o cualquier animal destinado a hacerle tener miedo. Vencer el miedo es toda una ciencia. Lo que os acabo de decir puede pareceros infantil, pero la cuestión es más profunda de lo que os podáis imaginar. Para los Iniciados, lo más difícil en el trayecto de la Iniciación, es encontrarse cara a cara con el espíritu que produce el miedo. Este espíritu se le llama “El Guardián del Umbral”. No deja pasar a nadie. Para vencer su guardián del umbral, se requiere estar provisto de conocimientos, conocer los remedios y sobretodo poseer el amor. Nada puede vencerlo salvo el amor. Eh aquí porque el Maestro, que conocía la profundidad de esta cuestión y que sabía en frente de que peligros se encontraba el alma humana, nos dio una formula. Entraba en la sala diciendo: “Sin miedo y sin oscuridad”. Los discípulos contestaban “Con amor y luz”, ya que el amor es el vencedor del miedo y la luz de las tinieblas. El Maestro sabe que todos los peligros y todos los obstáculos se pueden resumir en dos palabras: miedo y oscuridad. Todos los fracasos dependen de esto. Imaginaros lo extensa que sería la cuestión si tuviéramos que estudiar el miedo a través de los siglos, en el transcurso de la evolución, bajo el punto de vista esotérico. El miedo ha cambiado en el transcurso del tiempo. Ya hemos dejado de tener miedo a ciertos espíritus que en un “pasado” aterrorizaban a los humanos, pero tenemos miedo de otras cosas que los Antiguos no conocían. Cada siglo nos trae con él un miedo particularmente nuevo. Es esta una cuestión muy importante. De todas formas debemos hacer todo lo posible para vender el miedo. ¿Porque la gallina, que es pequeña, no tiene miedo de un animal diez veces más grande que ella? Cuando tiene pollitos que defender, se hincha y se lanza sobre los enemigos que la atacan o que ella cree tener que atacar. ¿Porque la perra se vuelve una tigresa cuando se trata de defender a sus cachorros? No se ha llegado a encontrar mejor remedio contra el miedo, que el amor. Si amáis, el miedo desaparece. El conocimiento disminuye,

9

igualmente el miedo, pero no es nunca tan eficaz como el amor, pues el miedo es instintivo. El amor estando profundamente enraizado en los instintos, es capaz de combatir el miedo. La luz que está en la inteligencia se encuentra un poco alejada del instinto. Así pues no es gracias a las explicaciones ni los razonamientos como podemos vencer y dominar un instinto, es a través de otro instinto que lo conseguiremos. Puede suceder que la razón apacigüe el miedo, pero el resultado final no es seguro. Tocad el corazón de alguien, haced aquello que ama y se tirara al fuego por vosotros. Si le habláis a través de la lógica, no obtendréis ningún resultado y su miedo subsistirá. Una joven cuando descubre que alguien está en peligro. Duda si debe salvarlo. Pero si se da cuenta que es su bien amado, ella estará dispuesta hacer cualquier esfuerzo para salvarlo. Si os creéis que pasareis así, sin problemas, al encontraros con el miedo en la Iniciación, os equivocáis. Todos deben vencer este espíritu y vencerlo. Es necesario pues, aumentar el Amor hacia Dios, el Maestro, la Enseñanza, se requiere trabajar con la ayuda de la voluntad, de la pureza y la justicia, y el miedo desaparecerá. El miedo tiene ordinariamente su origen en la ignorancia de la extensión de la vida. Todo el mundo ha sido instruido de esta manera, los hombres creen que después de la muerte física, no tendrán ninguna otra existencia. Todo se basa sobre el miedo, sobre la falta de fe. Cada quien intenta salvar alguna cosa, a prolongar y conservar lo que posee. Los que no creen en la extensión de la vida, en el más allá, la inmortalidad del alma, tiemblan por la mas mínima cosa. Los que creen que hay otra existencia y que somos inmortales, tienen menos miedo. Es por esta razón, que nuestra enseñanza hace disminuir el miedo, dando a los seres otra convicción relativa, de la vida en el más allá. ¿Porque los Hindúes no tiene miedo de marcharse, de perder sus vida? Esto les da lo mismo, pues han sido educados desde hace muchísimo tiempo y creen en la existencia del alma.

10

Los Japoneses, como los Orientales, inclusive desprecian a la muerte. No tienen este miedo que reina en Europa donde los hombres más civilizados, tienen miedo y tiemblan por su piel. Para salvarla (su piel), cometen toda clase de errores, falsedades, crímenes. Venderían hasta su padre. Y es justamente, para salvar su piel, ¡y qué piel! No dicen “que vieja piel”, pues, a menudo, ni vale la pena salvarla. El miedo es un enemigo muy grande, que se debe vencer. El Maestro dice: “Trabajad sobre vosotros mismos, disminuiros a vosotros, a fin de liberaros de estos sentimientos”. El método que os voy a dar, el secreto de esta pequeña charla, es el de unirse a la Providencia Divina. En lugar de dejarse ir y hacer movimientos bruscos, que precipitaran el miedo difícil de dominar, es necesario unirse a la Providencia Divina y esta unión paralizará el miedo, aclarará la inteligencia, y os dará la libertad de acción. En lugar de lanzarse en precipitaciones, de pronunciar palabras insensatas e incoherentes, lo primero que debéis hacer es establecer esta unión con Dios. Es como si se tomara un calmante. La luz aumenta, el dominio de sí mismos también, y la claridad se manifiesta en vosotros. La idea de la Providencia está unida a las células situadas en la parte más alta del cerebro. Son células que dan su acento, su impulso. Probadlo y lo constatareis. Cuando os encontréis frente un gran peligro, no olvidéis que lo que debéis hacer inmediatamente, es quedaros inmóviles, no hacer movimientos; es justamente en este mismo momento que debéis uniros a la Providencia Divina. La tercera cosa es utilizar la luz que se hace en vosotros y que nos aclarará en cuanto a la dirección que debemos adoptar para la salida. El Maestro dice: “Esto no significa que no haya peligros en la vida. Los peligros existen, lo que sucede es que el hombre no cae en ellos más que cuando transgrede las leyes razonables de la naturaleza. Mientras que esté en armonía con estas leyes, ningún peligro existirá para el.”

11

Lo que es extraordinario, es ver como el miedo aumenta a medida que aumentan el número de transgresiones cometidas. La prueba la tenéis en que el primer hombre no tenía miedo de nada. Mientras Adán vivió en los límites de la ley del amor y de la pureza y que escucho a Dios, no tuvo nunca miedo. La primera transgresión, introdujo el miedo en el alma humana. El origen del miedo es pues el pecado. Fuera de esta, no encontrareis ninguna otra explicación. Cualesquiera que sean las explicaciones de los sabios y de los psicólogos, nada en ellos prevalecerá más que cuando no se ha hecho ningún mal, solo entonces no se siente ningún tipo de miedo. Cuando se transgreden estas leyes, ya sea en el presente, como en el pasado, se tiene miedo, se es miedoso. Si queremos vencer el miedo, se debe vivir una vida exenta de pecados, de faltas, de transgresiones. Solo entonces, no se tendrá miedo de nada. De la misma manera no se temerá a ningún animal, ya que el Maestro, tanto como la Kabala, explica que en un principio, el hombre poseía una fisionomía Divina, cuyos rasgos eran tan armoniosos, remarcables y potentes, que todos los animales veían en él la imprenta divina sobre su cara y le obedecían. Después que el hombre perdió esta imagen, los animales empezaron a reírse de él. Le dijeron: “No tenemos miedo de ti puesto que eres débil y que has transgredido las leyes del amor.” Suponed que un discípulo desea restablecer su pureza primordial. A partir de este momento, todos los animales empezarán de nuevo a obedecerle, a someterse a él. Y lo mismo sucederá en cuanto a los hombres. Cuanto más se viva una vida pura, siguiendo las leyes sin transgredirlas, mas se respetan los hombres y empiezan a resentir un miedo sagrado delante de ellos. Mientras que más nos demos a los pecados y a las debilidades, más se ríen de nosotros y nos faltan al respeto. Nos volvemos el hazme reír de los niños. Si reflexionáis en estos hechos, os daréis cuenta de la verdad que se esconde tras ellos.

12

Que no os sorprenda que los otros no os quieran, que no os respeten, que no tengan miedo de vosotros. No hablo aquí del miedo que se puede sentir delante de un asesino o de una serpiente venenosa, sino mas bien del miedo que es sagrado, cuyas Escrituras nos dicen: “El miedo a Dios es el principio de la sabiduría” Solo existe un miedo legitimo y bienvenido que se debe tolerar en sí mismo, es el miedo a Dios. Ningún otro temor está permitido. Ninguno mas debe invadir el alma humana. Si tenemos miedo de morir de hambre o de sed, si tenemos miedo de la opinión de la muchedumbre, no somos un discípulo. Si tenemos miedo del rayo cuando truena y cae, no somos un discípulo. El discípulo solo teme trasgredir las leyes, pues en este momento nada puede salvarlo, más que la reparación de la falta que ha cometido. Aquí no se puede contar con la indulgencia, ni con el favoritismo de los suyos. No hay ayuda para nadie, todos los seres se encuentran iguales, inclusive los santos. Los Iniciados, incluso ellos son castigados cuando transgreden la ley. Inclusive lo son más severamente que los hombres ordinarios, pues ellos conocen más cosas y han sido instruidos sobre estas consecuencias. Un día, el Maestro dijo delante de los Hermanos bien sorprendidos: “Sabéis que yo, vuestro Maestro, no tengo derecho a cometer la mas mínima infracción de las leyes, por pequeña que sea. Estoy obligado a vigilar y estar atento sobre todos mis actos. Si transgredo las leyes, me volveré un carbón y me meterán bajo la tierra.” Si un Maestro como el nuestro, que ha hecho tantas cosas magnificas, corre el riesgo de ser castigado de esta manera por una falta, con más razón a los seres como nosotros, nos caería ¡la severidad del Cielo! “¿Acaso pensáis que yo puedo hacer lo que me plazca? Decía el Maestro. No en absoluto.” Observaros y constatareis que en el transcurso de los días, de las semanas y de los meses cuando empecemos a caminar sobre el camino de la verdad, vuestro miedo disminuirá, vuestro coraje aumentará y sobretodo, vuestra fe aumentará al mismo

13

tiempo que la esperanza, que el éxito, crecerá en vosotros. Cada día estaréis más animados para hacer esfuerzos. Mientras que cuando transgredís las leyes, vuestra fe disminuye, os sentís mas desanimados y dejáis de tener confianza en vuestra fuerza. Empezáis a sentir que os empiezan a pisotear. Otro pensamiento profundo es que el miedo atrae los peligros. Observad la cadena de los hechos. El pensamiento de que se comete una falta, unida al sentimiento y a la acción correspondiente, introduce el miedo. El miedo una vez ha nacido, atrae el peligro. Mientras que el pensamiento justo correcto, unido a los sentimientos y a los actos buenos, expulsa el temor, aumenta la fe y la confianza, y aleja los peligros. Esto es una verdad absoluta. Analizad los hechos y podréis constatar que digo la verdad. El miedo atrae los peligros. Para expulsarlos, no es posible actuar directamente sobre ellos. Es liberándonos del miedo que lo conseguiremos. Para liberarse del miedo, debéis trabajar con la luz y el amor y embarcaros en una vida verídica, conforme a las leyes. No existe otro método. La enseñanza puede liberarnos de muchas cosas, si la seguís tal como os la transmitimos. Os trae las llaves de los estados en que sufrís. Os deseo que sigáis la Enseñanza en su plenitud y de poner vuestra vida en acorde con todas las leyes. Entonces, conoceréis el pleno equilibrio en una confianza estable e iluminada. Acordaros que el ser humano no huye porque tiene miedo, tiene miedo porque huye. Que el cielo os bendiga.

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

Centre

CONFERENCIA DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAEL AIVANOHOV
Amanecer del 24 de marzo de 1945

LA ENVIDIA
“Tema: Las leyes del éxito o las bajezas humanas”

Lectura del pensamiento del Maestro Peter Deunov: “Se puede establecer una comparación entre el amor oculto, los celos y el conocimiento ¿porque el hombre es celoso? ¿Cual es la cualidad distintiva de un hombre celoso? Al celoso le gusta dar golpes o patadas, golpear con la mano o con su lengua. Si Ud. delante de un celoso habla bien de alguien, el manifestará sin duda lo contrario. El celoso es un hombre vanidoso. El es celoso pues él teme perder su “riqueza”, en el sentido amplio de la palabra. El celoso es fuerte exteriormente, débil interiormente. Si tiene a su disposición un centenar de panes, el hombre no puede ser celoso pero si el hombre posee un solo pan él es celoso. Cuanto más, disminuye el pan, más aumentan los celos. El celoso interiormente es un hombre pobre. No existe hombre más pobre y menos inteligente que un celoso. Difícilmente el hombre se libera de los celos; muy a menudo él es celoso por costumbre. Los celos son semejantes a los parásitos que se multiplican en la cabeza del hombre. Apenas coge uno, lo quiera o no él está obligado a rascarse. ¿Como liberarse de este parásito? Hay que agarrar un peine muy fino pasarlo varias veces en la cabellera y se resuelve el asunto. Los celos son un sentimiento anti-natural del cual el hombre debe liberarse.” *******

2

En esta página el Maestro nos habla de los celos. En francés existe también otra palabra similar: “ENVIDIA” ¿cuál es la diferencia entre un hombre envidioso y un hombre celoso? Entre los dos hay una pequeña diferencia; no es del todo lo mismo. No sé si les debo hablar de esta cuestión pues es muy conocida. Todo el mundo sabe más o menos lo que son los celos. El Maestro me decía:”los celos son un sentimiento del cual es difícil, muy difícil liberarse.” Aunque todo el mundo conozca los celos tratemos de hacer un pequeño análisis. El Maestro dice que el hombre sin inteligencia, estúpido, es siempre celoso y el añade: “El celoso es fuerte exteriormente, pero débil interiormente”. Es un vanidoso, no existe hombre más pobre y menos inteligente que un celoso. Un hombre es celoso porque es pobre y sin inteligencia. Con frecuencia se encuentran los celos entre los enamorados, igualmente entre los ricos que se esfuerzan por conservar sus riquezas, sus bienes, sus casas y que aunque estén muriendo no pueden dejarlos. Muchos no logran legar su fortuna aún estando en las puertas de la muerte. ¿Qué pasa luego? Desde el otro lado, ellos visitan sus propiedades sus casa, su dinero, hacen mucha bulla y ruido. Están tan apegados a todo lo que han dejado, que tratan de defenderlo y siguen preocupándose por eso y sufriendo. No pueden cortar las raíces y los lazos que los unen al mundo terrestre; no pueden ir a las regiones superiores, para estudiar cosas magníficas. Dan vuelta sin descanso alrededor de su casa, del dinero que han dejado en la tierra y son desdichados. Entonces viene alguien para liberarlos y explicarles que hay todavía otras cosas que aprender ver y comprender. Los celos que existen entre los sexos son todavía más extraños. Ellos provocan muchas desdichas, y malos entendidos, hacen la vida infernal. Cuantas parejas jóvenes vienen a verme y mutuamente se
2

3

acusan delante de mí. El primero acusa al segundo, y el segundo acusa al primero; es siempre así uno supone que el primero ama a una tercera persona, cuando yo verifico, constato que no es la verdad que es imaginación, exageración. Esta sospecha es entonces un trastorno cotidiano inútil; da lugar a escenas, historias, explicaciones. Lo que la gente no sabe, es que los celos llevan a la pareja a regiones muy inferiores muy sexuales, entonces si uno deja a los celos introducirse en el corazón no puede liberarse de una tremenda sensualidad. Vamos a ver porque el hombre celoso es estúpido e ignorante. En el fondo ¿por qué se hace tanto problema? Porque uno tiene miedo de perder al ser querido; entonces uno trata de trastornarlo, atormentarlo, hasta torturarlo. Con que gusto con que delicia uno lo hace “querido mío es porque yo te amo que te torturo” ¡que tal lógica! A veces la otra parte (sobre todo la mujer está descontenta y desdichada porque su amado no es celoso.) ¡Eso es todavía más extraño! La mujer ve que su amado, le ama, le quiere, la hace estar orgullosa y además le da libertad. Entonces ella se pregunta: “¿Pero, porque me da esta libertad? Hay algo de oculto en esto…” ¿Entonces es necesario tenerla encadenada, comportarse con ella como un dragón para que esté feliz? No; nada de eso, ya se han visto dragones cerca de mujeres que eran desdichadas. Nunca se contentará la naturaleza humana, créanlo. Si el marido da total libertad a su mujer ella se queja: “¿por qué no me cuida? ¿No será que tiene otra mujer?” Pero si él se comporta como un dragón, como un tirano, ella grita y busca otro hombre para liberarse. Todo eso es resultado de una falta de inteligencia. Cuando uno quiere poseer una cosa únicamente para sí mismo uno tiene miedo a perderla, darla a otros, entonces se crean los celos. En el fondo los celos son el miedo a perder el bien que aparentemente le pertenece. Pero ¿donde está escrito que vuestra mujer (o vuestro marido) os pertenece? Usted la conoce desde hace dos años, diez años
3

4

pero ella ha sido creada antes que usted la conozca. Ella tiene un Creador, parientes, ella existe hace millones de años; ella existía antes de usted y no le pertenece. Usted dirá “es mi mujer yo la puedo matar”. Si es su mujer, pero hasta cuándo será su mujer. Solo Dios lo sabe. Ustedes simplemente son socios y si quieren evitar grandes desgracias. Piensen de otra forma de la que piensan ahora. Si ustedes quieren evitar grandes catástrofes, graves malos entendidos, usted debe pensar que su mujer es una socia voluntaria…….. O involuntaria, ¡la historia no lo dice.! Los dos, son socios para emprender un trabajo para construir quizá una casa; porque procreando un niño ustedes construirán una casa. El niño es un espíritu que viene de muy lejos y del cual ustedes son preceptores y gobernantes, encargados de educarlo. Ustedes le construyen una casa, ladrillo por ladrillo y cuando el niño ha nacido (ustedes le han dado vida) ustedes pretenden también tener el mismo derecho de matarlo, porque Uds. lo han traído al mundo, en tanto que él es un hijo de Dios. Esta filosofía es una estupidez que da lugar a discusiones, dramas, tragedias entre padres e hijos. Todas estas desgracias llegan porque no se conoce a fondo el tema. ¡Cuántos cambios se deberán haber en la educación futura! Actualmente hay muchos inconvenientes y desórdenes, pero todo esto desaparecerá por sí mismo. Esta cuestión es muy amplia, no les podré hablar largamente de esto. Trataré solamente de dilucidar dos o tres puntos y cuando Uds. estén solos reflexionen y traten de profundizarlos. El miedo es la causa de todos los malos entendidos: miedo a perder a su bien amado que como Uds. se lo imaginan les pertenece. Es una falta de inteligencia creer eso: Su amado no les pertenece. Uds. emplean todos sus esfuerzos por conservarlo, Uds. lo atormentan, lo violentan, le imponen su voluntad, pero todas estas actitudes, crean
4

5

desorden. ¿En el fondo que conservan así? Supongan por ejemplo que Uds. tienen una mujer muy bonita, y que Ud. se pasea con ella. ¿Puede Ud. impedir que los hombres la miren? ¿Qué la admiren? ¿Y también que la sigan? Si Ud. no entiende este tema, Ud. va a tener muchos tormentos, porque las oportunidades no le van a faltar: en la calle, al teatro, en la sociedad, en la casa de los amigos, en todo lugar todo el mundo mirará a su mujer y Ud. sufrirá. Ud. es como alguien que posee flores en su jardín, no puede impedir que su perfume se expanda y que sea inhalado por todos, pero él quiere estar ahí para regocijarse. ¿Pues qué se pude tener para uno mismo? ¿El cuerpo, un caparazón, algo que no es nada que no vale nada? Pero lo que constituye realmente la riqueza del ser humano, su esencia, su inteligencia es libre como el viento. Es la más grande ilusión del hombre y de la mujer, imaginar que ellos unirán los granos de arena o que dirigirán el viento. Todo el mundo se rompe la cabeza buscando el modo de dominar un alma humana. Un alma humana, nunca podrá ser dominada. Hay que quitar esta idea del espíritu de todos lo que hagan magia. Por muy poco tiempo uno puede dominar el cuerpo físico, pero no al que habita adentro. Ahora les voy a develar un gran secreto. Supongan que alguno de éstos dichosos brujos que se encargan de embrujar, quieran forzar por magia a una mujer a amarlo. Existen muchas formas cabalísticas, alquímicas, etc., pero sobre ningún tema se encuentra tantas formulas para el amor, para hechizar a mujeres u hombres. Yo no aconsejo a nadie, a utilizar éstos métodos de hechicería. ¿Por qué? Supongamos que Ud. logra forzar a una mujer a amarlo, también puede suceder que ella se enamore locamente de Ud. todo es posible bajo el sol… pero cuando esta mujer quiera abrazarlo o besarlo y le dé lo que Ud. le pida, Ud. no sabrá lo que ella le aportará al mismo tiempo, Ud. ignora lo que hay en ella, ni a que espíritu Ud. ha invocado. ¡Y ahí está la desdicha
5

6

de todas las desdichas!, en efecto ciertos espíritus vendrán y desplazarán la mente de esta mujer por el poder de las fórmulas (hechizos) no será su espíritu quien vendrá a amarlo, es otro espíritu quien se instará en ella. Y si Ud. pudiera ver a éste espíritu, los cabellos se le pondrían de punta y Ud. suplicará al cielo que lo libere de eso, pero él (el espíritu) le engañará….sin que Vd. se aperciba de ello. Los Iniciados conocen este tema. Ellos saben que no es maravilloso tener éxito al hechizar a alguien. Ud. obtendrá lo que desea, pero Ud. tomará un veneno que no conoce. En la boca de ésta mujer Ud. tomará algo que se introducirá en Ud. Esto no lo dice la historia. Se puede llamar a otros espíritus, imponerles una voluntad extraña, pero el espíritu es libre, nunca podrá ser atado o encadenado, Uds. deben saberlo; esta es una ciencia que hemos recibido de los Grandes Maestros. Los pequeños brujos creen poder tener éxito porque solamente ven la apariencia, pero entre ésta apariencia y la realidad hay en el fondo la misma diferencia que entre la tierra y el cielo. He aquí porque el miedo de perder un caparazón, (por ejemplo la casa de otro) es una cosa, mientras que ganar el espíritu, tener al espíritu de su lado es otra historia. Alguien dirá: “pero hermano Mikhaël, tener los dos es preferible”, si lo entiendo solamente que hay otros métodos para obtener eso. No es ni con la ira, ni con la violencia, que Ud. lo logrará. Si Uds. tienen éxito así Uds. perderán ambas cosas (el espíritu y la casa) Hay otra actitud a adoptar para preservarlos a los dos, para que éste espíritu libre le esté tan ligado que nadie pueda despegarlo de Ud. precisamente ahí empieza la ciencia. Si Ud. puede obtener una influencia tal que Ud. sea amado libremente sin ejercer presión, es que Ud. tiene una ciencia efectiva y que Ud. es alguien, Ud. puede dormir tranquilo. Sin embargo esta ciencia se aprende no se explica ni en dos palabras. (No es tan sencillo) es una ciencia que la gente no conoce.
6

7

Ellos se equivocan queriendo conservar para ellos el cuerpo físico de una mujer. En Bulgaria en la fraternidad, conocí a un ruso que era tan celoso que durante la noche amarraba a su mujer a la cama, al lado de él para que no pudiera salir de la casa ni engañarlo, nunca había encontrado hombre tan celoso. Su pobre mujer era simpática, no era tan bonita, pero muy agradable, muy dulce, era ella la que trabajaba y lo alimentaba. El solamente tenía confianza en mí, no dejaba a su mujer con nadie salvo conmigo. En la noche la encadenaba de tal manera que no podía siguiera voltearse en la cama. Su confianza conmigo no era tan absoluta. Un día me quede solo con ella, el marido había salido. Ella se quejó y yo le expliqué ciertas cosas relativas a su karma y a sus precedentes encarnaciones. De repente la puerta se abrió bruscamente, el marido surgió, la cara trastornada por los celos. Súbitamente, ganado por la sospecha había llegado muy agitado y de improviso, para averiguar lo que yo hacía con su mujer, frente a nuestra actitud correcta y tranquila y en vista a la distancia que nos separaba se calmo, y tranquilizo. Los celos son unos sentimientos tan difíciles de vencer, solamente uno lo puede lograr iluminando su inteligencia y no simplemente esforzándose. Como se los dije ayer los esfuerzos que Ud. puede hacer en el plano inferior no sirven para nada, cuando una fuerza ya se ha desencadenado, cuando ejerce una presión y trastorna todo en su camino. No intenten parar el curso de un río cuando las compuertas ya están abiertas, es muy difícil, el agua arrastrará todo en su camino, lo que Ud. puede hacer es no abrir las compuertas, lo que le permitirá dominar la situación. Como todo está en el pensamiento, en la inteligencia humana, es ahí donde uno debe instruirse. Hay que comprender que somos víctimas de muchas ilusiones, cuando uno las
7

8

venza se volverá realmente rey y los celos, el miedo, el odio, la venganza, la ira, se borrarán por sí mismas. Los celos, el miedo, el odio, la venganza, la ira todo eso camina junto. Cuando uno es celoso, uno es preso de la cólera y al mismo tiempo tiene miedo, cuando uno tiene miedo, siempre es temeroso, y cuando uno es temeroso, se es débil. El Maestro dice que el hombre celoso, es fuerte exteriormente, pero débil en su interior. El parece fuerte porque el saca sus garras, sus dientes, da patadas. ¡Que fuerza!, (que debilidad y que mentalidad) hay que vencer todas las tendencias que nos vienen de nuestro lejano pasado, del tiempo donde nosotros estábamos en el reino animal. Como Uds. lo ven esto viene de muy lejos, conservamos todavía en nosotros un atavismo del cual debemos liberarnos, era bueno en el pasado, en la antigüedad, pero hoy no. A veces la gente no es celosa, ¿pero cuál es la razón? Yo sé porque, y es Nastradine Hodja, quien se los va a explicar. Un día lo casaron con una mujer a quien nunca vio antes de la boda, era la costumbre con la que se acordaban las bodas en la antigüedad, sin pedir opinión a los novios. A veces se le daba a un hombre una mujer algo extraña (rara) y luego se le decía “es su karma, Ud. no debe quejarse”, el hombre aceptaba a la mujer más mala, más fea, cubierta de vellos y de verrugas. En ésta época la costumbre Turca indicaba que la joven esposa pregunte a su esposo delante de quien él la autorizaba a quitarse el velo. Este respondía “delante de mi padre, delante de mi tío, delante de mi primo, pero delante de tal, tú no te mostrarás”, en cuanto a Nastradine Hodja, el fue muy abierto como Uds. lo verán. Cuando su mujer que era particularmente fea, le pregunto delante de quien ella podía mostrarse, él le contestó “a todo el mundo salvo a mi”

8

9

Esta historia explica porque algunos no son celosos. Alguien dijo: “Yo no soy celoso, yo dejo a mi mujer libre y también, la invito a que mire a los demás, yo soy muy inteligente” Si pero hay que estudiar este asunto. Este hombre pasa por inteligente pero cuando uno ve a su mujer uno entiende porque es tan inteligente. Muchas cosas deben verificarse en este dominio. Tener una mujer bonita y no ser celoso, he aquí lo que es magnífico. Ud. dirá “sí pero si uno no es celoso, si uno no guarda su mujer para sí mismo, ella cometerá tonterías”, desengáñese es justamente ahora que ella comete más tonterías ¿está Ud. en su cabeza? ¿En su corazón? ¿Para saber lo que pasa ahí? Ahí se encuentra el misterio. La mujer puede engañar hasta a Dios Mismo, ¡es tan capaz de mentir! Mientras tanto, el pobre marido crédulo se imagina tenerla bien guardada. Hay una sola cosa en la cual, yo no creo: es que un hombre pueda guardar a una mujer. Ella misma puede guardarse, pero su marido no lo puede hacer. El puede encerrarla en una torre, ella encontrará al diablo que enseguida, vendrá para distraerse con ella, para vengarse del marido. Los celos siempre traen consigo catástrofes. ¿Por qué? Porque al decirle continuamente -“me estas engañando”, algún día la mujer termina diciéndose: “A ver trataré de ver lo que es el engaño, debe de ser algo interesante.” Hasta entonces ella era fiel y no pensaba en engañar a su marido, pero desde el momento en el que ella decide de engañarlo, ella sabrá calmarle todas sus sospechas. Ella repetirá:” amado mío puedes estar tranquilo, yo te digo la verdad.” El marido que se imaginaba que podía matar a su mujer, ve que no puede hacer nada. Ustedes dirán:” ¡Oh! Hermano Mikhaël!, Ud. nos cuenta cosas que no pasan aquí en Francia; éste es un país donde no hay celosos.” Tal vez sea verdad, efectivamente. Si me refiero a lo que he visto, en un espectáculo de variedades, eso debe de ser cierto que Francia es un país único donde los celos empiezan a desaparecer….
9

10

Un día asistí a una representación de una escena clásica, que reunía los tres personajes tradicionales: el marido, la mujer y el amante: El interés de esta escena consistía en que se repetía varias veces pero en países diferentes: los mismos personajes figuraban, revestidos de los trajes del país representado y manifestaban el temperamento propio de cada país. Esta escena se daba en España, el marido sorprendía su mujer con un amante; el mataba a la mujer y al amante. En Rusia, eso ocurría casi de la misma manera, en Alemania, igualmente. En todo lugar la infelicidad de la mujer daba lugar al mismo drama y a la tragedia. Pero en Francia, los acontecimientos se desarrollaron de manera diferente; el marido llegaba de sorpresa, se precipitaba sobre el amante y le preguntaba:” ¿Ella le pertenece, ya?” El amante contestaba:” Si”. Uno espera que el marido mate al amante; pero para sorpresa de todos, él se aparto y dijo “ Entonces, puede quedársela!”El querría decir que “Ante el hecho consumado, para que romperse la cabeza”. Cuando uno reflexiona sobre esta situación, uno encuentra esta actitud misteriosa y se pregunta si el francés tiene más razón que los demás: Es un tema para resolver; no les daré mi opinión. Los celos se basan en la ignorancia, además se es necio, más uno es proclive a guardar su bien, porque uno no ve lo demás, es decir la existencia de un alma y de un espíritu que pueden hacer muchas cosas más, mientras que Ud. solamente posee el cuerpo físico. Para Ud. solo. Cuando uno toma conciencia que también existe otro lado más sutil con el cual uno debe arreglar sus relaciones y no solamente el cuerpo físico, el tema se agranda, uno mismo se vuelve más abierto y los métodos usados respecto al amado (o la amada) se vuelven más suaves, más inteligentes, más luminosos! Y el amado (o la amada) entonces, empieza a apegarse a Ud. con mayor fuerza. El miedo desaparece, porque frente a Ud. se ve alguien que razona, que ama, que es fiel, alguien en el cual Ud. puede tener confianza que Ud. puede mandar a
10

11

una misión en cualquier parte, del cual Ud. ya, puede estar seguro. Mientras que si Ud. no cree que haya un alma, un espíritu, y un mundo entero en el cual su bien amada puede pecar sin que Ud. no se lo pueda impedir, Ud. no podrá resolver este problema. Es por eso, que se debe eliminar (expulsar) el miedo por la inteligencia. Cuando desaparece el miedo, uno deja de estar tenso, grosero, malévolo, vengativo; uno se vuelve tranquilo y luego encuentra muchas más soluciones que las previstas...Ya que esta alma es libre, tal como Dios la creo, como no estará con Ud. eternamente, que antes de Ud. amó a centenares de maridos y que amará a otros después de Ud. porque romperse la cabeza, si desde ahora, ella ya no lo quiere más? Y Ud., ¿es quien siempre la va a amar?, y ¿acaso Ud. la amó desde la creación del mundo? No, entonces tranquilícese y sepa que es muy injusto exigir tanto de ella, mientras que Ud. mismo se considera libre de hacer todo lo que le viene en gana. Cuando uno entiende cuan injusto es todo esto, uno reconoce que los celos se basan en una injusticia. Cuando uno reflexiona, se vuelve más comprensivo, más magnánimo, más generoso y uno se libera de estos temores que carcomen el cuerpo del ser humano. Los celos, cualquiera que sea su objeto, es un sentimiento aterrorizador, en presencia del cual todo se obscurece en la cabeza. Uno se vuelve loco como si el mismo infierno estuviera en sí. No deseo a nadie el encontrarse en las garras de los celos: Es el mal consejero del infierno, el que empuja a la gente para hacer cosas insensatas, de las cuales luego uno se arrepiente cuando ya es muy tarde. Uno mata a su amada en un ataque de celos, uno llora, luego se suicida. Después de los celos, siempre viene un exceso de amor más temible que antes. Y si Ud. no quiere caer en las garras infernales del amor sexual hacia una mujer, no manifieste celos, pues, luego Ud. estará embrujado y no entenderá como eso pudo pasar.
11

12

Existen leyes psicológicas que conocemos, y si un día vuelven a leer estas páginas, y es necesario volver a leerlas, pues por el momento Ustedes no pueden todavía asimilarlas, no de un solo golpe, Ustedes notarán leyes psicológicas de una verdad y profundidad extraordinarias, hoy les explico como un estado provoca otro y deviene en otro. Después de un acceso de celos, sepan que Uds. se vuelven esclavos y que se arrodillarán delante de la que celaron, porque en Ud. se desencadenará un impulso sexual tan ardiente que le obligará a hacer las cosas las más humillantes y Ud. dejará de lado su nobleza y su dignidad.:” Ud. se preguntará ¿Cómo se produjo esto?, yo era el que amenazaba y ahora estoy llorando por una pequeña caricia de esta mujer a la que hace un rato, amenazaba y ¿ahora ella me domina?” Es la naturaleza de este sentimiento de celos que es así, los celos tienen una naturaleza especial; pero estas cosas la gente no las conoce, de otra manera, no estarían todos los días hundidos en las mismas historias. Ellos no tendrían el rasgo característico de los celos en la cara, rasgo con el cual puedo reconocer a todos los que son celosos. He aquí el medio de escapar de este sentimiento, que es estudiar, informarse. No existe otro método. No crean que existan píldoras que los van a tranquilizar, no deben engañarse. ¿Donde se encuentra el rasgo de los celos en la cara? Uds. me preguntan demasiado: Si yo les indico, Uds. dirán a su marido o a su mujer: “Eres celoso, yo lo veo en tu cara”. No, no se los indicaré. Hay por otra parte varios rasgos, unos más leves, unos más profundos, no hay solamente uno. Hay uno que está muy marcado, y también hay muy pequeños. El discípulo debe acabar con los celos: Es una vergüenza para él tener las mismas preocupaciones, las mismas angustias, los mismos miedos que tenía antes de ser discípulo. Si el discípulo reflexiona, por fin dirá:” Que quiere Ud., ella puede dejarme, o yo puedo perder tal o tal cosa. Es triste, por cierto! Yo
12

13

sufriré, pero me queda el Cielo, Dios, el Maestro, la Luz. Me quedan tantas cosas; no estaré tan pobre!” El Maestro dice:” Si Ud. posee solo un pan, Ud. no será muy generoso, Ud. será tacaño con los que se le acercarán, pero si Ud. tiene cantidades de panes, Ud. será generoso y dará porque Ud. sabe que no se quedará sin alimento.” Los celos son un signo de pobreza. El que se siente rico interiormente, no tiene miedo a quedarse solo, tampoco a que le falte cualquier cosa. Uno lo dejará físicamente, o no tendrá eso o aquello, pero existen centenares, miliares de espíritus: he aquí su riqueza. Vean Uds. como esto es lógico, el Maestro lo explica en un volumen completo. Sobre este tema, les puedo decir simplemente sobre lo que yo he visto tres volúmenes de lo más psicológicos, proponiendo los mejores métodos para salir de esta situación de celos, porque todas estas manifestaciones humanas representan un lenguaje para nosotros. Nosotros leemos en la vida humana como en un libro y a veces estamos obligados a no leer más, ¿Por qué? ¿Qué es lo que se ve?...no siempre son cosas bonitas. Si, queridos hermanos y hermanas, hay que acabar con los celos y dichosos son los que no son celosos. Les diré todavía una cosa más importante. Yo les pregunto: porque una mujer que ama a alguien espiritualmente (por su inteligencia, su ciencia, su espíritu, su bondad) quiere dar a conocer a su amado al mundo entero ¿Porque es feliz con que todo el mundo esté con él? Porque su amor está fijado en otra parte de la naturaleza y las manifestaciones están diametralmente opuestas a las que se encuentran en un amor común (ordinario) cuando la mujer ama al hombre físicamente, por sus pequeños bigotes, por su cuerpo físico, por los dulces, por la miel…etc. Este tipo de amor es sometido a los celos. La mujer puede odiar, erseguir a su amado, contratar detectives para seguirlo. Ud. no puede saber cuántos detectives trabajan en todo lugar por estos asuntos! Bajo las apariencias las más insignificantes, perdidos en la muchedumbre, ellos
13

14

vigilan y esperan a distancia. Tengan cuidado, tal vez algunos están contratados para seguirlos. Yo les aviso. Felizmente, no hay espías aquí en la Fraternidad, pero al final, quien sabe, tal vez haya?. Hay mujeres enfermas, otras que no son bonitas, gordas, envejecidas y que tienen rivales jóvenes. Para ellas, es un tormento. Yo conozco todos estos problemas. La pobre mujer se atormentaba todo el día, si tuvo la desdicha de casarse un hombre más joven que ella. Una mujer nunca debe hacer eso, porque se prepara desdichas. Ella debe conocer ciertas cosas que no les voy a decir y que son especiales a la mujer. Es más natural que una joven ame a un anciano, porque los hombres no cambian tan rápido como las mujeres. Cuando la mujer comete la imprudencia de unirse a un hombre más joven que ella, un día verá al joven empezando a buscar una presa más sabrosa y a dejarla de lado. Entonces, ella se atormentará y se torturará todo el tiempo. No hay que colocarse en tales situaciones. La cuestión que ahora es muy importante es la de cambiar la naturaleza del amor. Si el amor es muy sexual, sepan que los celos están inseparablemente ligados a este aspecto del amor, los dos se siguen. Más Ud. ama a alguien físicamente, más Ud. quiere que pertenezca solo a Ud. y aparecen los celos. Ud. no quiere ni presentárselo a los demás. Mientras que, más Ud. lo ama espiritualmente, más Ud. mismo lo entrega a los demás. Este es un método para liberarse de los celos. Traten de situar el amor en una región superior a la región dónde se encuentra. No hay que olvidarse de todas estas cosas, hay que volver a leer sus notas, pero nunca lo hacen. Algunos dicen:” Tengo una memoria esplendida!” Yo he averiguado que al contrario, uno no recuerda nada, si no vuelve a leerlas, todo se borra. Si yo les pregunto sobre qué tema les hablé el primer día de la primavera, Uds. no me lo podrán decir: Tienen que volver a leer sus notas, y verán que las consecuencias serán
14

15

considerables y progresarán muy rápido, se olvidarán del pasado, de las cosas que los atan a la materia. De otra manera, Uds. nunca podrán salir de todas estas tribulaciones; entonces no deben sorprenderse si me siento obligado a repetirles muchas veces las mismas cosas. No es que uno deba de conocerlas teóricamente, sino en la práctica; es el lado práctico el que más cuenta para nosotros. Yo les hablaré hasta que el lado práctico este en su punto. Desde hace siete años, siempre les hablo sobre los mismos temas: amor, correspondencia, etc.… Siempre hablo de eso bajo diferentes formas. Uds. Pueden decir:” El Hermano Mikhaël nos habla siempre de las mismas cosas.” Eso es porque siempre estamos en el mismo punto. Yo me oriento según su evolución; si veo que se avanza mucho, abro una nueva página. Yo les aseguro, eso depende de Ustedes. Cuando me dé cuenta que el nivel de conciencia colectiva sube, les desvelaré otras cosas. ¿Es verdad? ¡Cuántas cosas les he enseñado hasta la fecha y de qué importancia! Les diré también que solo con la centésima, milésima parte de lo que se les dio, uno puede construir toda su vida, toda su existencia. No es necesario leer todas las conferencias, simplemente tomen una en la cual están expuestos todos los principios, y si trabajan solamente sobre estos principios, toda su vida se iluminará. Pero si uno sigue estas conferencias teóricamente, siempre seguirá en los mismos problemas. Realmente es triste para mí decirlo, así lo percibo. No digo que no hay progreso, si lo hay .También yo hago progresos. Todos debemos de progresar y evolucionar, el mismo Maestro también; Dios El Mismo progresa, porque todo evoluciona y se manifiesta cada día de una manera diferente. Pero no podemos hablar de Dios, eso nos sobrepasa. Todo lo que conocemos en teoría, debemos ahora realizarlo y veremos que delante de nosotros se abrirá un mundo en el cual se mueven espíritus luminosos, dónde no hay enfrentamientos, tampoco sufrimientos. Uno se sentirá cada vez más en armonía con este mundo
15

16

y uno vera como esta unión entre los seres es extraordinaria: ninguna separación, ninguna maldad, ninguna violencia, ninguna venganza. Es el mundo luminoso dónde viven las mejores almas. De vez en cuando se nos permite entrar ahí por solamente dos o tres minutos, para que no nos desanimemos, para al menos sentir el gusto y el perfume de este mundo. Para que tengamos un impulso hacia estas alturas. Luego lo cierran delante de nosotros y de nuevo estamos en las tribulaciones. Pero, sí sé que hay una posibilidad para todos ustedes; yo se que varias veces se les dio la oportunidad de probar la existencia de este mundo maravilloso. De eso, si estoy cierto. Todos han tenido experiencias. Cierto, luego hay días dónde uno recae. Se vuelve triste, se desanima, eso no importa, hay que volver a levantarse y nuevamente todo se arreglará. Meditación Aprovechen cada momento libre durante el día, aunque sea uno o dos minutos, para sumergir su pensamiento en este mundo luminoso, para penetrarlo con la meditación. Es como si, colocaran una cosa en una cajita perfumada y cuando la vuelvan a sacar, huelen la persistencia del perfume que les habla del ambiente en el cual el objeto ha sido guardado. Ocurre lo mismo con nuestra inteligencia, sumérjanla uno o dos minutos en un mundo perfumado y luego se sentirán mejores. Sepan que, cuando no pueden soportar a alguien que huele feo interiormente, que tiene exhalaciones interiores, es porque mucho tiempo se quedó sumergido en un lugar que no puedo nombrar. Y si alguien le dice:” estimado, te quedas demasiado en el vacío”, eso es la prueba que no entiende estas cosas. Uds. no saben lo que ganan al venir al amanecer a la salida del sol. Durante los primeros días, uno se siente adormecido, pero pasada la semana, todo pasa y uno ve la llegada de los colores y de las fuerzas. Luego uno no puede parar y
16

17

encuentra que los demás son más bien pesados o densos como la tierra. Para la actividad, no hay nada más peligroso que una cama blanda. Si Ud. quiere perder toda su actividad, su voluntad y que su imaginación se vuelva desvergonzada, prepárense una cama blanda. ¡Dichosos los que pueden salir de su cama y venir al encuentro del sol! Cada mañana.

www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

OMRAAM Institut Solve et Coagula Por el nuevo equipo de traducción

Centre

17

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Del 10 de Mayo de 1945

VANIDAD Y ORGULLO
“Tema; Las leyes del éxito o el fracaso”

Cuantas cosas podríamos decir sobre estas dos palabras: “Vanidad” y “Orgullo”. A veces incluso muy a menudo se las confunde. Os hablare de ellas en otra ocasión con más detalle, pues será muy largo de explicar la diferencia que existe entre vanidad y orgullo. No debemos confundirlos. La vanidad y el orgullo son bien distintos. Y ¿cómo liberarnos de ellos? O más bien, ¿cómo transformarlos y ponerlos a trabajar? La vanidad entonces se volverá una gran virtud; ella es la que empuja a las personas hacer cosas magnificas. La vanidad es magnífica para los demás; la misma les es muy útil, pero no para el vanidoso mismo, pues se consume el mismo enormemente para hacerse ver a los otros, para ganar sus aprobaciones, sus aplausos. Mirad los artistas: todos son vanidosos, pero que bienestar, que alegría dan a los demás, cuando ellos mismos muchas veces están por los suelos. Siempre están tensos y, en algunos años, ya se ha agotado tanto que no les queda nada para seguir. Pero han dado mucha alegría y placer a los otros. Esto es un alto ideal. La vanidad es una cualidad magnifica. La vanidad es siempre buena, amable; tiene mucho amor y mucha ostentación. Quiere que todo el mundo la vea, ella está en todas partes, hace el bien, es servicial pero – como acabo de deciros – es muy dañina para quien la manifiesta.

2

En cuanto al orgullo, no es de ninguna utilidad para los demás. El orgulloso está lleno de desprecio, de odio, de dureza; es cerrado, no irradia nada, no da nada, quiere que todo el mundo lo aprecie, lo respete, así sin ninguna razón evidente, sin que haga nada de sí mismo para merecerlo. Es solitario, esta siempre solo, helado, frio. Cuando ve que los demás no lo buscan, no le dan su amor ni su aprobación, que no le reconocen por un ser único, empieza a detestar a todo el mundo y se vuelve oscuro, apagado. El vanidoso brilla al menos de una luz, un poco extraña es cierto; pero mira a pesar de todo de brillar. Mientras que el orgulloso es sombrío, taciturno como Saturno, el padre del orgullo. La vanidad puede ser utilizada para un gran trabajo. Se requiere solo cambiarla, pues es peligroso vanagloriarse de sí mismo: habrá caídas y trampas que os esperan. Debemos glorificar al otro, entonces nos glorificaremos cerca de él. He aquí una gloria que os será permitida: nadie os acusara de hacerlo y os volveréis gloriosos. ¿Acaso el mundo invisible nos acusa si glorificamos al Maestro, el Señor o la Enseñanza? Así pues, sois gloriosos, vosotros también, pero lo sois de vuestro propio derecho. Ya veis como podemos transformar vuestra vanidad. ¿Qué es la vanidad? “Vanitas, vanitas”, como dijo el Eclesiastés, vanidad de vanidades. Según él, un vanidoso es alguien que busca la gloria, la gloria terrestre, la gloria perecedera, la gloria temporal, la gloria que borra y de la cual no queda ninguna traza: ser rico, sabio, bello, ser un jefe, es tener una gloria de nada. Si deseamos todas estas cosas, somos vanidosos; pero si deseamos la gloria divina, la gloria de la eternidad, la gloria del amor divino, la gloria de la sabiduría divina, la gloria de la luz celeste, esto no es la vanidad; esta, está permitida e incluso, es necesaria. Todos los santos, todos los Maestros buscaban esta gloria; uniéndose a la Gloria de Dios, se

3

volvían gloriosos ellos también, pero no eran vanidosos. Ya veis la diferencia. Muy a menudo decimos de alguien: “¡Es vanidoso!” No, es orgulloso. Y para un vanidoso, decimos: “¡Que orgulloso!” No, es un vanidoso. Los confundimos, pero por eso debemos saber discernir. Entre las aves, ¿quién es vanidoso y quien es orgulloso? La gallina es vanidosa y el gallo es orgulloso. La gallina pone huevos y quiere que todo el mundo se entere. Le decimos: “Ya basta. Ya hemos entendido que has puesto un huevo” Si, pero ella continua; es necesario que esto se extienda y se sepa. Mientras que el gallo es orgulloso, noble, altivo, tiene una dignidad. Entre los animales domésticos, el caballo es vanidoso, el borrico es orgulloso; la vanidad se apodera de él solo de vez en cuando, cuando se pone a cantar; Entonces dice: “Soy yo” Pero si no, él es siempre terco, orgulloso y no tiene ninguna vanidad. Es sobrio, se contenta de algunas semillas, pero pide agua bien pura. Es todo. Entre los frutos, ¿cual es vanidoso y cual es orgulloso? El melón es vanidoso, mientras que la sandia es orgullosa. El melón es tan vanidoso que quiere que todo el mundo sepa que esta allí, que lo compren y que vengan a comerlo. Mientras que la sandia no nos muestra enseguida que hay algo en ella; lo enseña solo por su color. Y ¿entre las legumbres? El tomate es vanidoso y el pimiento es orgulloso. En el género humano, la mujer es vanidosa y el hombre es orgulloso. Y cuando la mujer es orgullosa, es que es un hombre disfrazado; y cuando el hombre es vanidoso, es una mujer

4

disfrazada. Para una mujer, es más conveniente ser vanidosa, mientras que el hombre es más orgulloso. Así de esta manera podemos buscar toda la creación y veréis que la vanidad y el orgullo se reflejan sobre todo lo que existe. El intelecto se vuelve orgulloso y el corazón vanidoso. El corazón no puede ser orgulloso; es vanidoso. Cuando se hincha, cuando ama, desea abrazar el mundo entero, quiere mostrar a todo el mundo que es tierno, gentil. Mientras que el intelecto, cuando se desarrolla demasiado, se vuelve tan orgulloso que se cierra y se seca, Afortunadamente que el corazón no le deja encerrarse en él y le dice: “¡Ven, ni amor! Enséñanos que tienes algo para dar.” Pero el intelecto se cierra a tres llaves y no desea dar nada. Todos estos secretos, los quiere guardar solo para él. En la Antigüedad, todos los misterios eran orgullosos; se guardaban muy celosamente, con fiereza y dignidad. Los Iniciados se liberaban muy difícilmente del orgullo. Todo los antiguos Iniciados sufrían sus consecuencias. Bastaba que se les dijera una palabra que no fuera correcta, y ya querían vengarse y se comportaban con mucha dureza, pues eran muy rencorosos. Mientras que los Iniciados modernos son más bien vanidosos; desean revelarlo todo, no guardan nada y dicen: “Hemos llegado a la época de las revelaciones” Todos intentan sobrepasarse en sus revelaciones: La Alquimia, la Kábala, la Quiromancia, la Cartomancia, todo lo ponen con claridad sobre la mesa. La vanidad y el orgullo juntos pueden ser enganchados como los bueyes para tirar del vehículo humano; pero solo en un caso: cuando nos hemos consagrado a una idea Divina. Entonces, los dos están obligados a caminar para tirar del coche. (Y esto es mejor ya que contrariamente, debería ser el discípulo que tiraría los animales domésticos, en lugar de que sean ellos que le arrastren.)

5

Yo, me siento más vanidoso, que orgulloso, y vosotros os aprovecháis de mi vanidad. Si fuera orgulloso, no entenderíais nada de lo que os digo. Yo no escondo nada: fui muy vanidoso antes de conocer al Maestro. Mi vanidad era que deseaba convertirme en un sabio. No era una vanidad peligrosa, pero a pesar de todo deseaba ser un gran sabio en la universidad. Después, comprendí que esto no era nada. Entonces, esta vanidad se transformó en un deseo de hablar de la Enseñanza del Maestro delante de todo el mundo y de glorificarlo. Y así entendí que cuando se prepara la miel, al mismo tiempo la probamos un poco nosotros mismos; de esta forma, pues, está permitido. Diréis: “¡Como se está justificando, este pobre Hermano Mikhaël!” Pues que queréis que os diga! No somos perfectos, tenemos siempre nuestras debilidades y buscamos siempre como engancharnos, como ponerlos a trabajar. Diréis: “Debemos arrancarlos completamente, liberarnos completamente, lanzarlos al suelo” Pues probad vosotros y ¿os daréis cuenta, si esto es fácil? Más bien os pondréis por los suelos vosotros mismos. Es muy peligroso. Y por todo lo demás es parecido: la gula, la pereza, el amor al dinero, la sensualidad. ¿Cómo liberarnos de ellos y ponerlos a trabajar? Pues simplemente, movilizándolos en lugar de estar solos, luchando contra ellos. Si expulsáis todos vuestros enemigos, ¿quién trabajara después para vosotros? Mirad los hombres, ¿acaso han expulsado a todos los animales? Solo las fieras y han domesticado a todos los demás, inclusive hasta han domesticado al león, al oso, al tigre, para ponerlos a trabajar. Pero como no se conoce este secreto, no llegamos a hacerlo, ni tan siquiera probarlo. Si encontráramos este secreto, ¡no os podéis imaginar cuantos servidores, a nuestro servicio encontraríamos!

6

El hombre no ha conseguido todavía domesticar todos los animales, pues no ha conseguido tampoco domesticar las fieras que están dentro de él. ¿Porque hemos conseguido domesticar el caballo que era salvaje y el perro que era como el lobo? Porque hemos desarrollado en nosotros mismos ciertas cualidades que corresponden a estos animales. No llegamos a dominar al tigre, por ejemplo, salvo algunas veces solamente y comenzando desde muy pequeño; sucede lo mismo que el discípulo cuando debe dominar y poner a trabajar a toda esta fauna que se encuentra dentro de él mismo. Esto lo conseguiremos estando y viviendo la Enseñanza, cuando se aprende, cuando nos instruimos. Tarde o temprano llegaremos a conseguirlo. Sabemos que los hay que son muy tenaces; otros son más flexible, mas comprensibles en donde haréis progresos más rápido, cuando los dominareis y vosotros mismos estaréis contentos de vuestros progresos. Diréis: “¡Ya está!, he dominado el lado sexual.” Y un día, de nuevo se despertará y os tirará por los suelos. Entonces no debéis descorazonaros, Se trata de puercos y cabras salvajes; debemos dominarlos. Un día, lo conseguiremos podéis estar seguros. La gente se imagina que son fáciles de dominar y algunas veces, parece que ya están domesticados en apariencia, pero al cabo de un tiempo, de nuevo, nos demuestran que todavía no nos hemos convertido todavía en Maestros. Pero este día deberéis perseverar y solo así lo conseguiréis. No debéis desanimaros, abandonarlo todo, dejarlo todo de lado, pues así no conseguiréis dejar de fumar. Si alguien es demasiado egoísta, trabajará sobre sí mismo. Si otro come demasiado; hará todo lo posible, pero cuando se encuentre en medio de los platos suculentos, pasteles, entonces, ¡todo empezara de nuevo! En este caso pronto su debilidad se manifiesta de nuevo. Otro pierde la cabeza tan pronto ve algunos billetes de banco, de dinero y esta pronto a vender su padre y su

7

madre para conseguirlos. Cada uno tiene su debilidad sobre la cual desea luchar, trabajar. Algunos son débiles con el vino, el agua de la vida; otros delante de las pieles, los vestidos. Y otros frente a los problemas de la sensualidad, muy difíciles de dominar, pero el día que lo consigáis os alzareis por encima de todos los demás. Deberéis dominarlo como el jinete domina a su caballo salvaje. Primero corre junto al caballo y así poco a poco consigue aminorar su marcha, hasta que puede subir sobre su grupa y entonces es el jinete quien marca el camino y la velocidad. Tenéis que continuar haciendo esfuerzos, hasta que lleguéis a dominaros. Esta es la razón por la cual, la esperanza renace, siempre cuando os encontráis en la Enseñanza. Debéis trabajar con persistencia y fe, sin dejar que os paren, sin cansaros, ni abandonaros. Convencidos de que un día lo conseguiréis. Este es mi deseo para vosotros hermanos y hermanos. Que el Señor os bendiga.

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

Centre

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Del 22 de Marzo de 1952

LA CRÍTICA
“Tema; Las leyes del éxito o las bajezas humanas”

Esta mañana, después de los cantos, hemos tomado el desayuno en un estado espiritual, con amor, con dulzura y con la decisión de salir de la vieja vida. Así pues, habéis abandonado muchas cosas nocivas de origen kármico. Os pediré tener más paciencia y menos críticas. Criticar sin parar, paraliza vuestra evolución. Debéis cerrar los ojos sobre vuestros vecinos y concentraros en vosotros mismos. Es dentro de cada uno de nosotros que el mal se ha instalado bajo diferentes formas; no podemos extirparlo. Debemos pues concentrarnos a fin de poderlo expulsar de mí mismo. Si no somos perfectos, miramos constantemente a los otros y nos imaginamos ser perfectos, una divinidad; entonces no hacemos ningún trabajo sobre nosotros mismos. Debéis al contrario imitar las cualidades de los otros y no criticar sus defectos. Si alguien tiene como cualidad, la de ser un ser trabajador, uno debe volverse tan trabajador como él. Si otro tiene métodos de trabajo, debe entonces no ser más desordenado y tener igualmente sus métodos de trabajo. Si otro todavía sabe dibujar o posee una bonita voz o cualquier otra cualidad, debemos entonces intentar imitarlo y así poderlo superar. Debéis ver el lado, bueno esto es lo que os salvará. ¿Por qué concentrarse constantemente sobre lo peor de los demás? Primero, no nos ayudamos a nosotros mismos actuando de esta manera; dos, concentrándonos sobre los defectos, es como si regáramos sus defectos, los alimentamos en lugar de hacerlos desaparecer, se vuelven siempre más grandes. Llegará un día en que el Mundo Invisible, nos acusará de haber aumentado lo peor de los demás.

2

Los humanos no tienen derecho a denunciarnos ni culparnos, el Mundo Invisible si puede. Nos acusará un día de haber agobiado a tal hermano o tal hermana, en lugar de ayudarles a liberarse de los defectos que les criticamos por haberos concentrado noche y día sobre ellos. ¿Qué dirán los Seres de arriba viendo vuestras maneras de actuar? Según nuestra manera limitada de ver, podemos imaginarnos que pensamos, sentimos y actuamos bien. Los niños piensan también que han hecho bien sus deberes, pero cuando llega el maestro, les pone un cero como nota. El pequeño dirá: “Me ha puesto mala nota, me tiene manía” Hay siempre otros Seres que verifican y juzgan nuestro trabajo; no penséis tener razón al alimentar los defectos de los otros, pues el Mundo Invisible verificará vuestros actos y dirá: “Tu te has concentrado obstinadamente sobre los defectos de tu semejante y te has olvidado de concentrarte sobre los tuyos” Ya sé que me contestaréis: “¡Pero yo, no tengo defectos!” Cuando es más bien el mayor defecto, no ver sus propios defectos. Es también la desgracia más grande pues entonces tus defectos estarán muy bien protegidos y tomaran una extensión tan grande que pueden terminar incluso por matar a alguno de vosotros; hemos dejado de ver cualquier cosa en nosotros. El mayor defecto es este: no ver sus propios defectos. La primera virtud es empezar a darse cuenta de la existencia de tus propios defectos, después actuar con humildad. El mayor defecto, es el orgullo, pues es el que nos impide de ver nuestras deficiencias. La mayor virtud es la humildad. El orgullo además de ciego, nos nubla la vista. Cierra los ojos de la persona que lo alimenta y así se pone a criticar a los demás, en lugar de dejarlos tranquilos. No corresponde a los humanos el ocuparse de criticar los defectos de unos y otros, es el Mundo Invisible que se ocupará de esto. Cada humano posee un

3

guía, su ángel guardián que tiene la responsabilidad de salvar a quien se ocupa de proteger. El ángel guardián hace todo para ayudar a su protegido. No son los humanos que deben ocuparse de este trabajo, la mayor parte de las veces las personas no tienen necesidad de las críticas de los otros. Necesitamos las críticas de las personas que nos sobrepasan, que están por encima de nosotros. Ser corregido por un ignorante, por el peor de los ignorantes, es lo peor de todo. El ignorante corta los brazos, las piernas, incluso las cabezas, diciendo solo que no le gustan. Os dice: “Vuestras orejas no me gustan, así pues las corto. Vuestras piernas me parece que están torcidas, así pues las corto también”. Etc... Quien tiene la responsabilidad de corregirnos no es un orgulloso, sabe lo que hemos sufrido, como hemos luchado, no nos juzga de esta manera. Por la forma, algunas veces, uno toma un aspecto rígido, se pone un sombrero de copa; pero dentro de el sabe lo que es y sabe que debe ir hacia Dios. Quien sabe que está iluminado en esta vía no puede ser orgulloso. Mientras que el que no tiene Maestro se concentra sobre los otros. Se compara siempre sobre los demás y así se encuentra siempre superior. No os comparéis nunca con los otros pues os retrasareis en vuestro camino. No toméis tampoco a los hombres como modelos, pero escoged por ideal el que nunca podréis igualar. En el fondo de vosotros, interiormente, seréis sencillos y únicos ya que el orgullo no es nada más que la ignorancia. Solo el ignorante puede ser orgulloso. La humildad es una sabiduría inmensa. Cuando nos comparamos con la multitud de seres que nos sobrepasan, decimos: “¿Quién soy?” Incluso entonces cuando nos comparamos con las otras personas nos encontramos muy pequeños. El más grande de los Maestros se ve pequeño, pues se compara con las Divinidades y no con los humanos. Quien se ve grande se compara con las hormigas, los microbios, los parásitos.

4

No olvidéis nunca que el orgullo es una ignorancia y que la humildad es la más grande de las sabidurías. Cuando hemos entrado en esta luz, en esta sabiduría, no se es orgulloso. No es la forma exterior que tomamos que indica la humildad. Para la educación de las masas, ciertos seres son algo orgullosos en apariencia, y otros son sencillos pero estos sencillos son muy orgullosos. He conocido seres humildes que tenían actuaciones de general o de rey. Ellos debían a través de las formas salvaguardar ciertas actitudes; pero de regreso a casa, rezaban durante horas, diciendo: “Yo soy el más pequeño, el más feo, el más ridículo. Soy un ignorante. Dios mío, Tu eres la luz. Yo soy pobre, Tu eres rico,” Estos seres sí que tenían una verdadera humildad. Otros también se muestran parecidos a los vagabundos, pero ¡que orgullo alimentan dentro de ellos! Se han reencarnado así para aprender la humildad. Solo esto nos atrasa todavía más. La evolución de unos hace la evolución de los otros. Adelantareis más, arrastrareis más a los otros. Cuando os discutís con alguien y os peleáis con otros, estáis interrumpiendo la evolución de toda la Fraternidad e incluso la del mundo entero. La filosofía más profunda reside en esto: la acción de cada uno actúa sobre el mundo entero. La ciencia lo ha clamado demostrando que las ondas se proyectan en el mundo en todas direcciones. Olvidemos pues de que manera actúan los otros y mirémonos un poco más a nosotros mismos. Veremos entonces cosas que deben ser afinadas, espiritualizadas, transformadas. Os puedo asegurar que si no se me hubiera dado este trabajo de ayudar a los demás, hay días que os hubiese abandonado, pues lloro por no poder trabajar más sobre mí mismo, para purificarme, elevarme. Se me ha encargado un trabajo ingrato y difícil, pues en lugar de estar contentos conmigo, a los que estoy ayudando están descontentos. El mejor camino es el de ocuparse de uno

5

mismo como yo lo he estado haciendo durante años. En esta época no me ocupaba de la Fraternidad. Podéis creerme, yo sigo teniendo deseos de ocuparme de mi mismo, pues no he trabajado todavía lo suficiente sobre mi mismo. Yo proseguiría este trabajo, si no tuviera esta gran carga de tener que ocuparme de los otros. Entonces, si vosotros estáis todavía en la posibilidad de ocuparos de vosotros mismos, hacedlo en plenitud. Olvidad las actuaciones de los otros y vigilaros vosotros mismos. Observaros, corregiros. Pretendéis querer hacer el bien y tener el cuidado, la preocupación de los otros. Para hacer el bien realmente, se debe saber hacer y esto no es fácil, no es un trabajo de principiantes. El que desea hacer el bien sin haber aprendido a hacerlo, puede hacer mucho daño. Todos los hermanos y hermanas se creen capaces de hacer el bien, pero dañan a los demás. Es muy difícil ayudar a los otros sin perturbarlos, sin perjudicarles su evolución. Es preferible enviar buenos pensamientos a alguien, antes que hacerle daño concentrándose en sus defectos. Existe un lazo magnético entre defecto y defecto tan fuerte, que cuando os rompéis la cabeza en pensar en los defectos de los demás, y a discutirlos, os parecéis a la persona a la que estáis atacando. Es muy malo para el discípulo, ensañarse criticando a los demás. Es una actitud basada en la ignorancia. En lugar de concentrarse en el comportamiento de los otros, es preferible concentrarse en los grandes Maestros, los Santos. Así de esta manera sus virtudes se instalaran en vosotros. ¿Por qué ensañarse sobre los hermanos y las hermanas que ya tienen problemas para resolver y no pueden hacerlo todo? Pretendemos tener amor, pero el amor no es un sentimiento estúpido, débil, indeterminado. Tenéis que saber que el amor es la más gran comprensión del prójimo. Amar, es comprender a los demás, su vida, sus dificultades y es tener hacia ellos sentimientos de ayuda y de delicadeza. La crítica no tiene nada de todo eso. La crítica es aumentar la carga de los demás, eso es realmente un amor nulo.

6

No digáis pues que ya que amáis a un hermano o una hermana lo aplastáis. No, esto no es el amor, es la antigua comprensión, la de la vieja vida. Un hombre reconoce haber matado a su mujer. Se le dice: ¿Por qué habéis cometido este crimen? Porque la amaba” Me podéis decir ¿qué clase de amor es ese? En la Fraternidad, muchos hermanos y hermanas son así. Para mostrarnos que aman a alguien, lo tiran al infierno, lo insultan, le hablan de forma grosera, lo pisotean. Nosotros conocemos bien este amor, es un amor violento: ¿por amor debemos matar? Yo no entiendo el amor de esta manera. El amor no se mancha con sangre; el amor es grande y luminoso. Por el nos unimos a Dios, y Dios que es luminoso nos aconseja buenas acciones. Pero, si bajo el nombre del amor os habéis unido por error a alguna divinidad del mundo astral, recibiréis muchos avisos procedentes de esta región, y os creeréis que vienen de Dios. Y no será así. ¡¿Como reconocer un árbol? Por sus frutos. Si el fruto del árbol es áspero, acido, envenenado, este fruto no viene de Dios. Los frutos de la crítica son así. Los frutos del amor son azucarados, dulces, curativos. No me corresponde a mí el ponerme en cólera y exterminar a las personas. Tomo mis cuadernos, me siento en un banco y me pongo a estudiar. Decidiros hoy de situaros en la Escuela como los niños pequeños. Tomad vuestros cuadernos, sentaros y olvidando a los demás, empezad a estudiar, a aprender. Diréis: “¡Y los otros!” Dejad a los otros que se las organicen sin vosotros. Cada uno pasara sus propios exámenes y cuando los paséis vosotros,

7

entonces veremos lo que habéis aprendido, retenido y sobre todo aplicado. No seré yo quien os hare pasar un examen. Este día cada uno constatará si es grande o pequeño, oscuro o luminoso, desembarazado, libre, obtuso o acartonado. Es por eso que, si hoy, decidimos aprender esta ley que dice: dejad de ocuparos de los otros hermanos y hermanas (salvo bien seguro casos excepcionales, donde os toque directamente o sea esté en vuestro deber), la Fraternidad avanzará considerablemente. Cuando decís: “Dejad de ocuparos de los otros”, esto no significa tampoco que debamos volvernos ciegos y sordos y que dejemos tranquilamente acercarse a los que nos vienen a robar. Comprendedme bien, correctamente y no exagerando. Si aprendéis a comprender exactamente lo que os digo, nosotros saldremos de todas las tribulaciones; Dios nos dará el bienestar y la alegría y nos volveremos verdaderos niños, lo que os deseo de todo corazón. Menos criticas, queridos hermanos y hermanas. Cuando os reunáis y tengáis alguna cosa negativa para deciros, habituaros a solo decir el cincuenta por ciento de lo que queréis decir: después solo un veinte por ciento, después solo un diez por cien y al final nada en absoluto, es lo mejor. Si un hermano o hermana quiere hablaros de cosas negativas, críticas, contestadle con palabras luminosas. Y así, en todos los sitios, apaciguareis, llenareis los vacios y os escogerán como conductores de aquellos que desean vivir la nueva vida. Desconfiad. Si os escogen para destruir (porque sois los mejor calificados en la calumnia, la crítica, o el descontento). Esto será terrible para vosotros y extremadamente grave por todo lo que le seguirá. Acordaros de esto: es necesario de que seáis ¡escogidos como constructores! No como destructores.

8

No son los acontecimientos exteriores, que deben impedir vuestros impulsos. Ya sabéis que incluso los Maestros los más grandes, como Jesús, han sido atrapados en el transcurso de los acontecimientos en que vivieron. Cuantos Maestros fueron ¡quemados, martirizados! Sin que esto les haya impedido ir hacia Dios. El Maestro nos dijo que actualmente las condiciones no son las mismas y esto nos permite manifestarnos con menos peligros. (Aquí el Maestro se refiere a los peligros de las épocas en que la iglesia perseguía y aniquilaba a los que pensaban de forma distinta). Hermanos y hermanas con oídos bien desarrollados, y provistos de fuertes conocimientos musicales me han confesado que después de haber conocido la música del Maestro, incluso la música clásica empieza a no gustarles como antes, a no ver en ella nada nuevo, que les pueda aportar alguna satisfacción. Que la encuentran humana, ordinaria, todo y a pesar de su belleza. Y esto es porque la música del Maestro es de otra naturaleza. Diré más todavía: si un día llegamos a presentar delante de todo el mundo la música del Maestro, daremos un golpe mortal a numerosas monstruosidades en el arte y a la música que no provenga de los mundos superiores. Hay músicas que se oyen que no son ni divinas ni tan siquiera humanas. Cuando la música del Maestro, bien presentada, amplificada, sea grandiosa, elevará a la humanidad hacia otras regiones superiores. La vida musical de una época actúa sobre su vida filosófica y sobre su vida religiosa. Cuando oigo formular estas opiniones sobre los efectos que produce la música y contemplo la del Maestro, digo: “Esto es muy cierto.” El mundo no sospecha todavía del valor de nuestra música. Esta música dará un golpe mortal a muchas pequeñas cosas, lacias, sentimentales, que no

9

tienen ni valor ni importancia y con las cuales las personas continúan disfrutando. ¿Que entendemos al cantar la Opera? Siempre las mismas pasiones, las perfidias, las traiciones. Ya estamos saciados de estar alimentados de todo esto. Debemos mostrar un nuevo mundo a la humanidad. Nosotros poseemos esta música que lo pude conseguir. Nos faltan solo medios muy grandes para poderlo probar. Esta música ennoblece a los seres, los engrandece. La música antigua y clásica produce también estos efectos; pero cada música tiene su sitio. Yo me guardaré mucho de decir que Mozart, Beethoven no sean Divinos. Sus obras son maravillosas; pero otras músicas vendrán que, en sus producciones, sobrepasarán su música. El desarrollo de la música no se ha terminado todavía, es infinito. La música ira por delante de todo como la filosofía y la ciencia. Por el momento ella más bien se encuentra en un punto muerto. Llegarán músicos que añadirán algunas armonizaciones a nuestros cantos y veréis que esta música un día dejará a las personas estupefactas. Incluso la música de los Cosacos del Don no puede compararse a la música del Maestro. Estos cantos provienen de otras regiones.
(Los Cosacos del Don eran cosacos que se asentaron a lo largo de la parte media y baja del río Don)

Id a escuchar conciertos y después, la música del Maestro. Verificad los efectos que hacen sobre vosotros estas dos clases de música. Cantad “Aum” y lo constatareis, concentrándoos sobre el bien que produce los efectos de este canto sobre vosotros. Cuando seamos capaces de tener un pensamiento libre de todo y trabajando para el bien, no tenéis todavía idea de los efectos benéficos que podemos producir. Cantando como los habéis hecho hoy, me habéis dado una gran alegría.

10

Que el Señor os Bendiga.

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus

Centre

www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española

Las siete Invocaciones Divinas

PETARD DEUNOV y OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Sobre el amor, la sabiduría, la verdad, la justicia La virtud, la gloria y la fuerza. En efecto hay siete formulas. Aquí las tenéis en búlgaro y en castellano: Repetirlas tres veces en Búlgaro y tu idioma natal. - Niama lioubov kato bogiata lioubov, samo bogiata lioubov è lioubov. No hay amor como el amor divino, sólo el amor divino es amor. - Niama mâdrost kato bogiata mâdrost, samo bogiata mâdrost è mâdrost. No hay sabiduría como la sabiduría divina, sólo la sabiduría divina es Sabiduría. -Niama istina kato bojiata istina, samo bojiata istina é istina No hay verdad como la verdad divina, solo la verdad divina es verdad. - Niama pravda kato bogiata pravda, samo bogiata pravda è pravda. No hay justicia como la justicia divina, sólo la justicia divina es Justicia. - Niama dobrodétel kato Xristovoto dobrodétel, samo hristovota dobrodétel è dobrodétel. No hay virtud como la virtud de Cristo, sólo la virtud de Cristo es Virtud. - Niama slava kato hristovata slava, samo hristovata slava è slava. No hay gloria como la gloria de Cristo, sólo la gloria de Cristo es gloria Divina. - Niama sila kato silata na Douha, samo silata na Douha è sila bogia. No hay fuerza como la fuerza del espíritu, sólo la fuerza del espiritu es fuerza Divina.
“Sobre todas estas fórmulas hemos trabajado, reflexionado y meditado. Nosotros hemos ahondado profundamente en ellas para poder penetrar en toda su sabiduría y toda su ciencia y poder llegar así a entender lo que el Maestro Petar Deunov quería decirnos con ellas. Vosotros conoceréis el amor humano pero no os equivoquéis, pues veréis que este amor no es el amor verdadero. Os decepcionará, sufriereis, y comprenderéis que nadie puede amaros como Dios os ama.” Omraam Mikhaël Aïvanhov
Proviene de la Conferencia nº 287 “SOLO LAS COSAS IMPOSIBLES SON REALES ” del 22 de Marzo de 1945

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->