CONCLUSIONES DE LA UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID* SOBRE EL CASO DIARIO EL UNIVERSO

A continuación reproducimos las últimas páginas del análisis jurídico auspiciado por la Universidad Carlos III de Madrid, España, que contienen las conclusiones sobre las sentencias dictadas contra Emilio Palacio, los directivos de EL UNIVERSO y la Compañía Anónima EL UNIVERSO a la luz de la dogmática del Derecho Penal. Este dictamen jurídico de la Universidad Carlos III fue conducido por el Prof. Abraham Castro Moreno, catedrático de Derecho Penal de dicho centro de estudios, prestigioso tratadista y autor de varios libros y artículos especializados en Derecho Penal.

ESTUDIO JURÍDICO

ESTUDIO JURÍDICO

de multa de 240 euros al autor de injurias al Rey, que se había dirigido a él llamándolo «cabrón, hijo de puta», y CERO euros de indemnización. Dicho en otros términos: ninguna de las sentencias que existen en España por injurias graves al Rey, ha otorgado jamás un solo céntimo de indemnización a favor del Jefe del Estado. Frente a ello, los 40.000.000 USD otorgados en el presente caso, que convierten en multimillonario al Jefe de Estado, resultan totalmente disparatados. o0o A la vista de cuanto se ha expuesto a lo largo del Dictamen, se pueden extraer las siguientes

CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA, ni de la SOCIEDAD ANÓNIMA EL UNIVERSO, como autores coadyuvantes. 4ª.- La condena como autores coadyuvantes de DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA incurre en el grave e incompresible error de confundir la línea editorial de un medio de comunicación social, con el hecho de que un articulista pudiera hipotéticamente llegar a injuriar o calumniar a alguien, atentando de este modo contra los pilares esenciales de una sociedad democrática. 5ª.- Carece totalmente de sentido jurídico alguno pretender establecer responsabilidad criminal contra DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA sobre la base de los Estatutos Sociales de la COMPAÑÍA SOCIEDAD ANÓNIMA EL UNIVERSO. 6ª.- El título penal en que se funda la condena a DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA y DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA constituye un imposible penal. La sentencia de instancia mezcla arbitrariamente figuras penales y conceptos jurídicos muy diferentes, desconociendo aspectos elementales de la dogmática penal. Todos los cuales son introducidos en la misma coctelera, agitados fuertemente, y el resultado de tal mezcla son las consideraciones en las que se basa la condena. 7ª.- La Sentencia del Juzgado Décimo Quinto de Garantías Penales de Guayas, de 20 de julio de 2011, crea una nueva figura criminal desconocida en la dogmática penal universal, la del «autor mediato coadyuvante», que ni existe en la legislación penal ecuatoriana, ni en la española, ni en la de ningún otro país del mundo. La condena se impone sobre la base de una nueva e imposible figura penal, la del «autor mediato coadyuvante omisivo», que constituye un verdadero disparate dogmático que desconoce las reglas y principios más elementales de la Ciencia penal. Desde luego, el autor del presente Dictamen puede afirmar categóricamente, que nunca ha visto ni tenido conocimiento de una condena a alguien por semejante título penal. 8ª.- La condena impuesta a DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA y DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA desconoce criterios esenciales del Derecho Penal, como la imposibilidad de cometer el delito de injurias calumniosas en comisión por omisión, ni la posible aplicación del referido delito por la vía de la culpa in eligendo ni in vigilando.

1ª.- Las condenas impuestas a DON EMILIO PALACIO URRUTIA, DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA y la SOCIEDAD ANÓNIMA EL UNIVERSO, por las Sentencias de 20 de julio de 2011 y 22 de septiembre de 2011 dictadas por el Juzgado Décimo Quinto de Garantías Penales de Guayas y por la Sala de lo Penal de la Corte Provincial de Justicia de Guayas, resultan incompatibles con la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal Constitucional Español en materia de conflicto entre los derechos fundamentales a la libertad de expresión y de información y el derecho al honor, siendo contrarios a las libertades consagradas en los artículos 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y, al principio 13 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos. 2ª.- El análisis particularizado de las distintas expresiones contenidas en el artículo «NO a las mentiras» realizado por DON EMILIO PALACIO URRUTIA, no puede ser catalogado como constitutivo de delito de injurias calumniosas ni no calumniosas. La comparación del contenido del artículo con otras expresiones similares enjuiciadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y por los Tribunales Constitucional y Supremo españoles, ponen de manifiesto su irrelevancia penal. 3ª.- Con independencia de lo anterior, y en el hipotético y negado caso de que se admitiera a efectos dialécticos que el contenido del artículo «NO a las mentiras» resulta injurioso, no sería posible deducir ninguna responsabilidad penal por el mismo de DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON
71

72

ESTUDIO JURÍDICO

ESTUDIO JURÍDICO

9ª.- La condena impuesta a DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA y DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA, inaplica incorrectamente el artículo 384 del Código de Procedimiento Penal del Ecuador, en cuanto dispone un régimen específico de responsabilidad penal para los directores, editores, dueños o responsables de un medio de comunicación cuando se tratare de presuntas infracciones penales cometidas a través de medios de comunicación social, que es totalmente ignorado por la Sentencia. 10ª.- El régimen de responsabilidad civil ex delicto que establece la legislación de Ecuador, tanto en el Código Penal (artículo 52), como en el Código de Procedimiento Penal (artículo 41.III) y el Código Civil (artículos 2214 y siguientes), no permite condenar a la Compañía SOCIEDAD ANÓNIMA EL UNIVERSO a indemnizar al querellante. La Sentencia dictada por el Juzgado Décimo Quinto de Garantías Penales de Guayas y confirmada posteriormente por la Sala de lo Penal de la Corte Provincial de Justicia de Guayas se aparta abiertamente del régimen de responsabilidad ex delicto que establece la legislación del Ecuador. 11ª.- Las sentencias condenatorias de 20 de julio de 2011 y de 22 de septiembre de 2011, incurren en el grave e incomprensible error de confundir institutos absolutamente elementales de la dogmática penal, como son los del concurso de leyes/normas con el concurso de infracciones/delitos. El error dogmático cometido es ciertamente grave, resultando más propio de estudiantes de los primeros cursos de Derecho que de magistrados profesionales en ejercicio. Ello da lugar a la anulación de la condena impuesta por aplicación indebida del artículo 493 CP, con violación del principio de legalidad penal consagrado por el artículo 76.3 de la Constitución del Ecuador. 12ª.- La imposición de la pena máxima de tres años de prisión a DON EMILIO PALACIO URRUTIA, DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA resulta arbitraria en Derecho, al carecer de la menor motivación, e infringe de este modo la obligación impuesta por el artículo 76.7, letra l) de la Constitución del Ecuador. 13ª.- La condena a tres años de prisión impuesta a DON EMILIO PALACIO URRUTIA, DON CARLOS NICOLAS PÉREZ LAPENTTI, DON CARLOS EDUARDO PÉREZ BARRIGA, DON CÉSAR ENRIQUE PÉREZ BARRIGA ha ido más allá que la propia acusación, con violación del principio acusatorio, porque se establece una pena que sólo fue solicitada por acusación para la concurrencia de unas circunstancias agravantes por las que el Juez no condena. 14ª.- Las circunstancias agravantes en las que la acusación justificaba la petición máxima de pena, demuestran un profundo, grave y alarmante
73

desconocimiento de cuestiones esenciales de la dogmática penal. Las circunstancias agravantes en que el querellante basaba su petición de pena máxima son abiertamente incompatibles con los delitos de injurias. Nunca se ha visto en la historia del Derecho Penal de ningún país democrático, que alguien haya sido condenado por injurias con alevosía, ni con injurias con ensañamiento, ni con injurias con traición, fraude o disfraz, cuya aplicación al delito de injurias calumniosas constituye un disparate jurídico tan descomunal que no se puede calificar sino de brutal y directa agresión a la más elemental dogmática penal. 15ª.- La indemnización global establecida en 40.000.000 USD es tan brutalmente astronómica, que ha dado la vuelta al Mundo entero donde muchos millones de personas (sobre)viven con 1 USD al día , que contempla con enorme asombro, cuando no escalofrío, tan disparatada indemnización. Los argumentos empleados por la sentencia a este respecto, resultan denigrantes, por partir de un clasicismo social inadmisible en una sociedad democrática, y conceder un privilegio exorbitante, que sitúa a la persona del querellante por encima de la dignidad de los demás ciudadanos del Ecuador. La Sentencia del Juzgado 15º de Garantías Penales de Guayas viene a declarar indirectamente que los ecuatorianos y ecuatorianas que carecen de títulos académicos y posibilidades de estudiar dentro y fuera del país, y que no ejercen responsabilidades políticas, tienen menos dignidad y honor que el Sr. CORREA DELGADO. 16ª.- La querella interpuesta por el Sr. CORREA DELGADO contiene numerosas expresiones que podrían resultar constitutivas de delito contra el honor. Y así, acusa a los querellados de hacer «apología a los delitos cometidos ese día» (pp. 2 y 25). Del mismo modo, contiene numerosos insultos y menosprecios hacia los querellados, a quienes califica de «mentes aviesas y torcidas» (p. 18), «perversa y desmoralizada» (pp. 20 y 55), «maquiavélicos» (p. 51), «de la más baja calaña», «criminales» o «delincuentes» (p. 141), entre otros calificativos. Tal es mi Dictamen que someto gustoso a cualquier otro mejor fundado en Derecho, y que doy y firmo en Madrid (España), a 10 de noviembre de 2011.

Dr. Abraham Castro Moreno Catedrático de Derecho Penal
74

Vea el estudio completo de la Universidad Carlos III de Madrid y el curriculum vitae del Dr. Abraham Castro Moreno en:

www.rafaelcorreacontraeluniverso.eluniverso.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful