5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 35, No. 1830, 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de conte ni do No. 1132, expe di dos por la Comi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informa ti vos y
fo to grá fi cos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin autori za-
ción ex pre sa de Comuni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agen cia pro ceso de información
agen cia de fotografía
CULTURA
60 La cultura pro PRI en la contienda de 2012
/Judith Amador Tello
63 Una bagatela para Daniel Sada
/José Emilio Pacheco
64 Premios Nacionales 2011 /Federico Campbell
y Raquel Tibol
Páginas de crítica
Arte: El emparedado del Museo Tamayo
/Blanca González Rosas
Música: Pegueros triunfa en el Vicenzo Bellini
/Francisco Núñez Montes
Nuevo documental sobre The Doors
/Ricardo Jacob
La fierecilla domada /Mauricio Rábago Palafox
Teatro: La dama de las Camelias
/Estela Leñero Franco
Cine: Monstruos: zona infectada
/Javier Betancourt
Televisión: Información y poderes fácticos
/Florence Toussaint
Libros: Novedades literarias de Paredes y Soler
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
72 Clamor en el FICA de Acapulco: “Más arte
y menos balas” /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES / PARAPANAMERICANOS
74 El topo que triunfó como arquero /Raúl Ochoa
76 “Sueño que corro...” /Beatriz Pereyra
78 Derroche de imaginación /Raúl Ochoa
80 Palabra del Lector
82 Mono sapiens: El pequeño Churchill
en “Hacen falta demócratas”
/Helguera y Hernández
74
60
50
36
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de informa ción y aná li sis
NARCOTRÁFICO
6 SINALOA: Invasión zeta /Alejandro Sicairos
/Ríodoce
12 JALISCO: Y el paraíso tapatío se derrumbó
/Alberto Osorio y Felipe Cobián
16 El Vicentillo, asunto de seguridad nacional
en Estados Unidos /J. Jesús Esquivel
18 Rápido y furioso: Armas para El Chapo
/Andrew Kennis y Jason McGahan
22 Fox ante el narco: “Ahi te la vas llevando...”
/Álvaro Delgado
DERECHOS HUMANOS
26 La “fiesta punitiva” de Calderón
/Gloria Leticia Díaz
30 La ley militar contra la ley zeta
/Juan Alberto Cedillo
JUSTICIA
32 El enjuiciamiento que viene /Julio Scherer Ibarra
ESTADOS
36 DURANGO: Una mafia estatalmente amparada
/Patricia Dávila
40 QUINTANA ROO: Los fantasmas de la Casa
Magna /Rosa Santana
ANÁLISIS
44 Los promocionales, las estrategias /Jesús Cantú
45 La gran esperanza /Naranjo
46 El voto de castigo /Axel Didriksson
47 ¿Hombres feministas? /Marta Lamas
48 El arte vacío se disipa /Sabina Berman
INTERNACIONAL
50 ESPAÑA: El hombre del “depende...”
/Alejandro Gutiérrez
54 EGIPTO: Revolución en suspenso
/Témoris Grecko
57 CHILE: Pinochetismo provocador
/Francisco Marín
Índice
27 de nov|embre de 2011 º No. 1830
54
32
14
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
El gobernador Mario López Valdez decía que en mate-
ria de seguridad él podía solo... El hallazgo de 16 cuer-
pos calcinados el miércoles 23 en Sinaloa lo obligó a
retractarse: tuvo que enviar al grupo estatal de élite
adonde no quería, Culiacán, y dejar que las fuerzas
federales le invadieran el territorio, pues hay indicios
de que la masacre sólo es el principio de una batalla
mayor. La información acerca del “calentamiento” de
esa entidad a raíz de la presunta incursión de grupos
de zetas es publicada en la edición de este domingo
27 de Ríodoce. Proceso la reproduce con autorización
del semanario sinaloense.
ALEJANDRO SICAIROS /RÍODOCE
C
ULIACÁN, SIN.- Tuvo que ocu-
rrir la siniestra incineración
de 16 cuerpos, el miércoles
23, y hubo de llegarle infor-
mación al gobierno de Sina-
loa de que un grupo criminal
ajeno penetró la capital del
estado –antes fortaleza del cártel de Si-
naloa–, para que el gobernador, Mario Ló-
pez Valdez, decidiera retirarle el veto po-
liciaco a Culiacán y ordenara la incursión
de 120 elementos del Grupo Élite.
Este municipio, gobernado por un al-
calde (Héctor Melesio Cuen Ojeda) que no
es del mismo grupo político que llevó al
poder a López Valdez, había padecido du-
rante ocho meses la ausencia de la poli-
Sacuden
la fortaleza de “El Chapo”
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 7
R
e
u
te
rs
/ F
id
e
l D
u

n
Las masacres perpetradas en Culiacán y
Guadalajara la semana pasada indican que
Los Zetas han lanzado una ofensiva a gran
escala contra sus enemigos, en particular
el cártel de Sinaloa. Sus acciones, sin em-
bargo, rebasan lo que podría llamarse una
venganza. En el trasfondo yacen asuntos de
envergadura binacional: la incapacidad del
gobierno mexicano para sacar adelante su
guerra contra el narcotráfico y las crecien-
tes sospechas acerca de la protección y
colaboración que parece recibir el cártel de
Sinaloa por parte de autoridades de Was-
hington, incluida la escandalosa entrega
de armamento de alto poder a través de la
operación Rápido y furioso. No en balde el
proceso contra el hijo del Mayo Zambada,
en Chicago, ha sido declarado un asunto de
“seguridad nacional”.
La
ofensiva
“zeta”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
puntos de control en lugares estratégicos.
En algunos casos, como en las sindica-
turas de los municipios de Angostura, Sal-
vador Alvarado y Guasave se “aconsejó” a
los presidentes municipales que recomen-
daran a la población extremar precaucio-
nes. Una de las sugerencias es que eviten
andar en las calles, carreteras y caminos
más allá de las ocho de la noche.
Trascendió que en la comunidad de Pal-
mitas, municipio de Angostura, el coman-
do que el lunes por la madrugada levan-
tó ahí a tres policías preventivos, mismos
que aparecieron incinerados en Culiacán
al amanecer del miércoles, dejó un mensa-
je amenazando a los pobladores de correr
la misma suerte si los encontraban por las
noches fuera de sus casas.
La sacudida violenta de ese día puso
a temblar a los sinaloenses. Incluso al go-
bierno porque el martes 22, a raíz de que
el periódico El Debate publicó que una hi-
ja de Gerardo Vargas Landeros, secretario
general de Gobierno, había sido traslada-
da de Culiacán a Los Mochis en el helicóp-
tero gubernamental, el gobernador dio a
conocer que la delincuencia acecha a los
funcionarios de su gabinete y los pone en
situación vulnerable.
Mario López Valdez reveló que sus hijos
se han ido de Sinaloa, “no están aquí, tie-
nen rato fuera”, agregó. Luego afirmó que
“hay señales, informaciones, conversacio-
nes de que cuando se detiene a alguien im-
Angostura, fueron identificados como un
matrimonio y un hermano de la fémina,
oriundos de Sinaloa de Leyva. Habían si-
do levantados en dos hechos, el primero
ocurrido el viernes 18 en la noche, en una
carreta de hot dogs, y la pareja, el martes
22 cerca de su domicilio.
“Es la lucha por la plaza”, declaró Ma-
rio López Valdez horas después del hallaz-
go esa mañana en la capital. “Es lo que está
pasando, un enfrentamiento entre grupos
con mensajes que se mandan de que nadie
es suficientemente fuerte o blindado para
no sufrir penetraciones, y esos son los des-
plazamientos que luchan por las plazas”.
“Todo mundo lo sabe”, dijo Malova.
Se refería a que la capital sinaloense y sus
alrededores son el principal baluarte del
cártel de Sinaloa comandado por Joaquín
El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zam-
bada. La plaza anteriormente “blindada”
por los equipos de seguridad de sicarios
fue vulnerada, prácticamente “incendia-
da” por los grupos contrarios.
La plaza es de quien la trabaja
Desde marzo pasado, el grupo criminal
que encabeza Fausto Isidro Meza Flores,
portante, tratan de atentar contra repre-
sentantes del Poder Ejecutivo del estado”.
Enseguida el secretario Vargas Lande-
ros declaró que también envió a sus hijos
fuera de Sinaloa debido a que él y su fami-
lia han sido amenazados y que se han re-
gistrado intentos de extorsión en su contra:
“Cuando hemos detenido a gente impor-
tante para ellos (los delincuentes) han tra-
tado de intercambiar a nuestros hijos por
las gentes que estamos encarcelando”.
En esa atmósfera de zozobra, los di-
rigentes de sectores productivos y de or-
ganismos ciudadanos alzaron la voz en
demanda de medidas más enérgicas del
gobierno de López Valdez. Mercedes Muri-
llo de Esquer, presidenta del Frente Cívico
Sinaloense, deploró de nuevo que los cri-
minales se paseen por la ciudad sin que
nadie los vea, haciendo lo que quieren y
sometan a la gente a estados de terror.
En el mismo ambiente de miedo, el
jueves 24 se ordenó en diferentes escuelas
públicas que reforzaran labores de seguri-
dad interna con tal de prevenir la presen-
cia de delincuentes que buscarían atacar
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 9
cía estatal especial creada para combatir
al crimen organizado.
Hasta que en la primera semana de es-
te mes, vía Inteligencia Militar, llegaron in-
formes al despacho de Malova en el senti-
do de que células delictivas que no habían
cobrado fuerza en el centro del estado lo-
graron introducir numerosos comandos
de sicarios al territorio controlado por la
organización liderada por Joaquín El Cha-
po Guzmán e Ismael El Mayo Zambada.
De acuerdo con la información que tie-
ne el gobierno estatal, se trata del grupo Los
Zetas, que desde mediados del año lucha
por violentar la plaza en alianza con los Bel-
trán Leyva, que han establecido sus centros
operativos en Ahome y Guasave, y los Carri-
llo Fuentes, que operaran parcialmente en
Navolato, Angostura y Salvador Alvarado.
Algunas células de Los Zetas, por su par-
te, habían tomado como foco de operacio-
nes el sur de Sinaloa y su aparente presen-
cia se especuló en Culiacán el 2 de julio de
2011, cuando los restos de dos cuerpos de-
capitados fueron arrojados en la escalinata
poniente de palacio de gobierno.
La sospecha del Ejército respecto “a la
presencia en Culiacán de un numeroso gru-
po de zetas” fue sustentada a raíz de que el
pasado 4 de noviembre un comando del
narco asesinó a ocho personas en una can-
cha de volibol en la colonia Pemex.
Aunque no especifica cuántos son ni
en qué zonas de Culiacán operan, la Nove-
na Zona Militar, en coordinación con el Gru-
po Élite y las Bases de Operaciones Mixtas
Urbanas, instrumentó desde inicios de no-
viembre un cerco en las zonas limítrofes de
la capital del estado tendente a contener la
entrada de más zetas. Sin embargo, el casco
urbano de la capital no fue cubierto.
El jueves 24, en reacción por los 24 ho-
micidios dolosos ocurridos un día antes, en-
tre éstos los 16 cadáveres calcinados, el go-
bernador confirmó que “todos sabemos que
aquí opera el cártel del Pacífico y que hay
otros cárteles o células locales que están
aliadas con algo de zetas, los Beltrán Leyva,
los Carrillo, que están en la disputa… Se tra-
ta de grupos, mensajes que se mandan, que
nadie es lo suficiente fuerte o blindado co-
mo para no sufrir penetraciones”, expresó.
Sinaloa en alerta
Bastó también la psicosis de terror que
impuso la quema de 16 cadáveres –12 en
la colonia Antonio Rosales y cuatro en el
Desarrollo Urbano Tres Ríos– para que el
mandatario diera la orden de que el Grupo
Élite, concentrado en Mazatlán y Los Mo-
chis, entrara a Culiacán.
En la misma mañana de ese miérco-
les negro, horas después de sacudirse an-
te la peor embestida delictiva sufrida en
el primer año del sexenio, Malova ordenó
al secretario de Seguridad Pública, Fran-
cisco Manuel Córdova Celaya, el desplie-
gue de más policías en la zona urbana y
rural de Culiacán.
El gabinete de seguridad se declaró en
alerta y dispuso que los 18 alcaldes estu-
vieran atentos en sus municipios para de-
tectar cualquier situación que signifique
riesgos para la población. Deberán avisar
de inmediato a la SSP para proceder a la
coordinación de operativos.
En Culiacán, ciudad desdeñada ante-
riormente en acciones de seguridad públi-
ca implementadas por policías estatales y
federales, se procedió a movilizar a alrede-
dor de 300 soldados que desde la tarde del
mismo miércoles 23 patrullan las zonas
consideradas más conflictivas e instalan
Se veía venir...
MARTÍN DURÁN /RÍODOCE
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
C
ULIACÁN, SIN.- Empezaba el gobier-
no de Malova a presumir la detención
de otro miembro clave en la estructu-
ra de Los Mazatlecos, clan de los Bel-
trán Leyva en alianza con Los Zetas vinculados
con la compra de protección policial que llevó
a la procuraduría estatal a arraigar a 32 agen-
tes municipales de Ahome, cuando los ríos de
sangre se dejaron venir a Culiacán, Mocorito y
Guamúchil, en un franco reto de parte de las
organizaciones criminales contra el estado y
sus rivales históricos: el cártel de Sinaloa.
La jornada del miércoles 23 fue funesta
en la zona centro del estado: en total fueron
contabilizados 25 muertos, 16 de los cuales
fueron calcinados en dos camionetas aban-
donadas en calles poco transitadas y aleja-
das de cámaras de vigilancia policial.
La primera unidad incendiada fue en la
calle Culiacancito de la colonia Antonio Ro-
sales, a una cuadra del Hospital General, y
la segunda, sobre el bulevar Isidro Salas Ba-
rrón, en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, a es-
paldas de Wal-Mart.
De acuerdo con fuentes militares, los
cuerpos encontrados en la camioneta Nis-
san tipo estaquitas, localizada en el sector
Rosales, tenían huellas de tortura y a algu-
nos de los hombres asesinados les aplica-
ron el método del torniquete.
Cuando esto sucede, detalla la fuen-
te, es que los ejecutores buscan informa-
ción de parte de las víctimas; información
que podría desencadenar más ejecuciones
al descubrirse delaciones, complicidades y
traiciones al interior de las organizaciones
criminales.
La Procuraduría General de Justicia del
estado informó el viernes 25 que 12 de los
cuerpos calcinados fueron identificados y
entregados a sus deudos, originarios de
Angostura, faltando por reconocer cuatro
cuerpos más. La PGJE confirmó que tres
víctimas eran de Sonora: una de Nogales y
padre e hijo de Caborca. Otro de los identifi-
cados era de Juan José Ríos, de Guasave.
De las otras víctimas acribilladas en el
poblado de Calomato, en Mocorito, también
se informó que se trataba de cuatro vecinos
de Navolato.
Por último, los dos hombres y la mujer
cuyos cuerpos fueron arrojados en las in-
mediaciones del poblado La Escalera, en
Malova. Se acabóel blindaje
8 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
J
u
a
n
C
a
rlo
s
C
ru
z
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to
madre y dos hijos, desapareció en el fue-
go cruzado, luego de pasar por la caseta de
peaje de Cuatro Caminos, en Guasave (Río-
doce 460).
Dos semanas después aparecieron los
cuerpos de los cuatro miembros de la fami-
lia, en avanzado estado de putrefacción, en
los límites de Sonora y Sinaloa. El vehículo
en el que viajaban no fue localizado.
Penetran el cerco
Fue Malova quien apuntaló las primeras hi-
pótesis del hallazgo de los 16 calcinados en
la capital: “Son mensajes de que nadie es
suficientemente fuerte o blindado para no
sufrir penetraciones”.
Aunque la procuraduría no destacó
ningún móvil de la masacre “todo mundo”
advirtió que se trataba de una afrenta a
las autoridades, primero al privar de la li-
bertad a nueve personas, incluidos el co-
mandante de Palmitas, Angostura, y dos
agentes que en ese momento estaban en
servicio, y luego en depositarlos en sen-
dos vehículos que con toda calma fueron
incinerados.
Ya la ciudad se había convertido en un
polvorín, desde que el 31 de octubre ejecuta-
ron a Francisco El Pancho Arce, del grupo de
sicarios Los Ántrax, en el deportivo de la co-
lonia Emiliano Zapata. A ese crimen le siguió
la matanza de ocho personas en las canchas
de la colonia Pemex, el viernes 4.
La información de estos hechos fue di-
fusa. El clima violento se crispó en la capital
una semana después, la noche del viernes
11, cuando reportes de balaceras cimbraron
la ciudad y las redes sociales se convirtieron
en la mejor defensa de la población civil, al
advertir de las zonas de tiroteo.
En la colonia Felipe Ángeles, un coman-
do cercó y ejecutó a cinco hombres y minu-
tos después por el bulevar Emiliano Zapa-
ta comenzó una persecución entre grupos
rivales que concluyó cerca del Aeropuer-
to Internacional, a la altura del fracciona-
miento Santa Rocío, sobre la carretera Cu-
liacán-Navolato. Los saldos fueron de tres
vehículos destrozados a balazos, una per-
sona herida y granadas, armas y municio-
nes aseguradas.
Versiones extraoficiales no confirmadas
por la procuraduría indican que un comando
de los Carrillo Fuentes ingresó a la ciudad
y protagonizó tales hechos en su retirada al
municipio de Navolato.
Las alertas del gobierno sobre este gru-
po se habían encendido desde que a finales
de septiembre mataron en La Palma, Na-
volato, a Francisco Vicente Castillo Carrillo,
sobrino del jefe del cártel de Juárez, Vicente
Carrillo Fuentes.
En Mazatlán la alerta roja dentro de los
grupos especiales cundió desde que a me-
diados de octubre descubrieron que tres de
los cinco muertos en la balacera de Lomas
del Mar eran oriundos de Zacatecas y per-
tenecían al cártel de Los Zetas, afincados en
ese estado del centro de la República.
Uno de los occisos, identificado como
Pedro Alvarado Sandoval, era uno de los
53 reos fugados del penal de Cieneguillas
en la primavera de 2009 y reclutados por
este grupo criminal tras el escape espec-
tacular del Cereso. Dentro de su historial,
según la fiscalía zacatecana, había delitos
de secuestro, asociación delictuosa, robo
y lesiones.
También hubo tres detenidos en los
hechos en el puerto. Uno de ellos, Juan
Carlos Álvarez Alvarado, El Negro, era de
nacionalidad hondureña. En los interroga-
torios a los detenidos salió a relucir que Los
Zetas están reclutando a centroamericanos
para formar células y enviarlas a Mazatlán
vía Zacatecas. O
rebasados por la delincuencia –respondió.
En el seno de la LX Legislatura local tam-
bién el gobierno del estado había sido cues-
tionado por la postura de Malova, insistente
en que puede solo contra los grupos del cri-
men organizado. El 7 de noviembre, el dipu-
tado Miguel Calderón Quevedo, presidente
de la Comisión de Seguridad Pública, pre-
guntó a Francisco Manuel Córdova Celaya,
secretario de Seguridad Pública: “¿En reali-
dad podemos solos? ¿En realidad, si es así
la premisa de que los sinaloenses podemos
solos, eso quiere decir entonces que Ahome
puede solo, que Mazatlán puede solo?”.
Córdova Celaya le respondió que “el
comentario del señor gobernador ha ido
en el sentido de que no vamos a esperar
a que la federación actúe… en las admi-
nistraciones pasadas vimos que le echá-
bamos la culpa a la federación, decíamos,
es una guerra entre capos grandes, gue-
rra entre grupos grandes, y el estado no
puede con el paquete y el estado no puede
sacar adelante esto, que venga el Ejérci-
to, que venga la Marina, que venga la PFP,
que venga la PGR y que limpien casas…
ya vimos que no han llegado… entonces
no nos podemos dar el lujo de decir, sabes
qué, vamos esperando a que llegue la fe-
deración, tenemos que actuar como esta-
do, como municipios y sacar adelante es-
ta tarea, la gente no quiere saber que es un
problema federal, la gente sabe que le es-
tá afectando la calidad de vida y ya están
hartos, como lo estamos todos, yo pienso
que podemos solos si nos agarramos de la
mano sociedad y gobierno.
“Aquí hay de dos sopas: seguir lamen-
tándonos, diciendo estamos superados y es
problema de la federación, o agarrar el toro
por los cuernos y buscar los mejores hom-
bres y mujeres que defiendan a Sinaloa. Los
sinaloenses van a tener que defender Sina-
loa, la federación no lo va hacer, la federa-
ción se va a ir a donde ellos estén viendo
que es la necesidad apremiante del mo-
mento, encuentran muertos acá, se arran-
can para allá…”, remató Córdova.
Sin embargo, las circunstancias die-
ron un vuelco inesperado. El Grupo Élite,
el Ejército y la Policía Federal recibieron la
orden de concentrarse en Culiacán al con-
tarse con información castrense que aler-
taba sobre el “calentamiento” de una pla-
za que durante 10 meses no ameritó la
atención del gobierno.
El gobierno de Mario López Valdez ya
no pudo solo. O
Los refuerzos federales
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 11
El Chapo Isidro, junto con sus socios, el clan
de Los Mazatlecos y las células de Los Zetas
del puerto de Mazatlán, comenzaron el re-
to frontal contra el gobierno de Malova y sus
cuerpos de seguridad.
La reacción de este grupo vinculado con
los hermanos Beltrán Leyva fue desde dis-
tintos flancos: 1) emboscadas sangrientas
contra policías de los grupos especiales de
la Policía Ministerial y Estatal Preventiva, que
arrojaron más de una veintena de agentes
muertos entre marzo y julio de 2011 en los
municipios de Guasave, Ahome y Mazatlán.
2) El inicio de una campaña mediática a tra-
vés de narcomantas a lo largo y ancho del
estado, acusando al gobierno del estado de
proteger a El Chapo y a su gente, así como
de supuestas reuniones del gobernador con
el capo. 3) El asedio cuasi terrorista al pala-
cio de gobierno cuando apareció una cabe-
za y manos cercenadas de un narcodistri-
buidor de la contra en El Fuerte, además del
“bombazo” a una plaza comercial frente a
dicho recinto gubernamental.
En medio de este asedio a las fuerzas
gubernamentales, el grupo criminal también
usó internet al subir a un blog el video del in-
terrogatorio forzado a un policía ministerial
secuestrado, en un set armado en cuyo fon-
do se observaba una manta de la campaña
política de Malova.
Todo esto ocurrió tras la detención del
primer jefe de Los Mazatlecos, Geovany Lizá-
rraga Ontiveros, quien en declaraciones mi-
nisteriales a las que tuvo acceso Ríodoce en
julio pasado (edición 440), dejó asentado que
“la guerra y tiroteos que se libra en la entidad
es entre Héctor Beltrán Leyva, El H, y el cár-
tel de Sinaloa, encabezado por El Chapo y El
Mayo, quienes mantienen el asedio a las pla-
zas del norte de la entidad, parcialmente el
centro y el sur del estado”.
Según los informes de la Policía Minis-
terial, después de que La Limpia Mazatleca
abriera plaza en el norte de Sinaloa a finales
de 2009 y parte de 2010, esporádicamente
los comandos del cártel de Sinaloa intenta-
ron penetrar en esa zona. En El Burrión, Gua-
save, se dio un fuerte tiroteo con el convoy
de las “equis”, que aparentemente fijó una
frontera entre los cárteles locales.
Pero este 2011, a partir de abril pasado,
el grupo de El Chapo Isidro ha tenido al me-
nos cuatro enfrentamientos con el que co-
manda el jefe de sicarios de El Chapo Guz-
mán que opera en Guamúchil y la región del
Évora, el exreo Orso Iván Gastélum, El Cholo.
Los informes de la Policía Ministerial
señalan que estos choques han ocurrido
cuando los de Guasave entran a Guamúchil.
En algunos de estos ingresos rafaguearon la
comandancia de la Policía Municipal, con-
tigua al edificio de palacio donde despacha
el alcalde Gonzalo Camacho, y sobre las ca-
lles dejaron regados varios cuerpos.
Los últimos dos enfrentamientos regis-
trados ocurrieron el 27 de octubre y el do-
mingo 6 de noviembre sobre las carreteras
estatales de la región. En el primero tres ci-
viles que venían con la familia de Tijuana a
Culiacán murieron en el fuego cruzado.
De acuerdo con datos de las corpora-
ciones, dos grupos rivales comenzaron la
balacera en las últimas colonias de Guamú-
chil, rumbo a la salida a Guasave, envolvién-
dose en una persecución que terminó en el
poblado de Tamazula Segundo, donde tam-
bién fallecieron tres sicarios.
En el segundo hecho aparentemente no
hubo bajas en el enfrentamiento que conclu-
yó en El Burrión, pero a las horas fue arroja-
do un hombre con un balazo en la cabeza a
la puerta del Seguro Social de Guasave. Re-
sultó ser El Güero McGyver, lugarteniente
de El Chapo Isidro.
Esa misma madrugada, la familia Caro
Haro originaria de Caborca, Sonora, padre,
a grupos numerosos de personas para “ca-
lentar la plaza” en Culiacán.
Capital vulnerada
Pese a ser la ciudad que tiene mayor ín-
dice delictivo en Sinaloa –aquí se ha co-
metido 40% de los mil 755 homicidios do-
losos registrados en todo el estado del 1
de enero al 24 de noviembre de 2011–, la
presencia de agentes estatales y federa-
les reporta un repliegue, a diferencia de
urbes como Mazatlán, Los Mochis y Gua-
save, que desde marzo de 2011 han tenido
el despliegue de elementos del Grupo Éli-
te, la Policía Federal y el Ejército.
De acuerdo con la información que la
Secretaría de Seguridad Pública del go-
bierno del estado entregó al Congreso lo-
cal, en Mazatlán, donde el Grupo Élite fue
destacado desde su creación, el robo de
vehículo bajó 40% de 2010 a 2011, el homi-
cidio doloso se abatió 21%, el robo a casa
habitación se redujo 31% y el robo banca-
rio descendió 83%.
En Ahome, que también ha recibido
atención especial del gobierno de Malova,
el informe de la SSP resalta que el índice
delictivo ha bajado 26%.
En cambio en Culiacán, adonde el Gru-
po Élite no había entrado sino que lo hi-
zo a partir del “miércoles negro”, la depen-
dencia estatal reporta que los delitos de
alto impacto han aumentado 44%, el robo
en comercios creció 138% y el robo de ve-
hículos subió 38%.
Aun cuando la capital sinaloense vi-
ve en las semanas recientes una situación
de violencia extrema, tampoco López Val-
dez ha solicitado la intervención del go-
bierno federal para que efectúe operativos
como los que realiza en Chihuahua, Vera-
cruz, Tamaulipas y Nuevo León. Ha dicho
que puede solo con el problema.
–Cuando ustedes dicen que pueden
solos con el problema de la delincuencia,
sobre todo los delitos de alto impacto, ¿a
qué se refieren? –se le preguntó a Gerardo
Vargas Landeros (entrevista publicada en
la edición 460 de Ríodoce).
–Lo que pasa es que se ha dicho que
por qué no se declara a Sinaloa como un
Sinaloa Seguro con el programa federal, es
decir, que vengan e invadan las fuerzas fe-
derales al estado, y nosotros decimos que
no, no consideramos todavía que estamos
G
ilb
e
rto
M
e
z
a
/ “
P
rim
e
ra
H
o
ra

Culiacán. Jornada funesta
10 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
ALBERTO OSORIO M. Y FELIPE COBIÁN R.
G
UADALAJARA, JAL.- En menos de
72 horas, y cuando la Policía
Federal se retiraba, se acabó el
“blindaje” en esta capital lue-
go de que, entre el lunes 21 y
el miércoles 23, comandos del
cártel Zeta-Milenio hicieron varios levanto-
nes. El desenlace se conoció el jueves 24
al amanecer: 26 cadáveres aparecieron en
tres camionetas abandonadas en la zona
de los Arcos del Milenio.
Más grande fue la indignación de los
tapatíos cuando se enteraron de que los
responsables de la multiejecución obraron
sin contratiempo alguno; más aún porque
la acción ocurrió en las confluencias más
saturadas y vigiladas de la zona metropo-
litana, a unos 400 metros de Expo Guada-
lajara, donde dos días después se inaugu-
ró la 25 edición de la Feria Internacional del
Libro (FIL).
La aparición de los cuerpos puso al des-
nudo la vulnerabilidad de la metrópoli, aun
cuando las autoridades pregonaban que el
entorno estaba bien protegido contra ata-
ques de la delincuencia organizada desde
mucho antes de la celebración de los Jue-
gos Panamericanos y Parapanamericanos.
Peor: ni siquiera la decena de denun-
cias presentadas entre el lunes 21 y el
miércoles 23 por la desaparición forzada
de un importante número de jóvenes de
distintas colonias de la zona metropolita-
na motivó a las autoridades para desple-
gar a los uniformados y diseñar una es-
trategia que protegiera a los habitantes;
tampoco el atentado del viernes 18 contra
el director operativo de la Policía Munici-
pal tapatía, Marco Antonio Castañeda, en
el que falleció un sicario.
Las numerosas ejecuciones previas en
Sinaloa y los 26 cuerpos encontrados en
esta ciudad parecen estar relacionadas con
la guerra entre los sicarios del cártel Zetas-
Milenio y los del cártel del Pacífico, según
se desprende de los mensajes colocados
junto a los cadáveres que aparecieron a un
costado de los Arcos del Milenio, obra mo-
numental inconclusa de Sebastián.
Las autoridades federales, estatales
y municipales reaccionaron con retraso.
Diez horas después del hallazgo de los 26
cuerpos, la Procuraduría de Justicia de Ja-
lisco ofreció la versión oficial en torno el
multiasesinato que no tiene precedentes
en la historia de Jalisco. Sólo entonces la
dependencia tuvo señales claras e inequí-
vocas de que algo muy grave sucedía en la
ciudad tras los levantones del lunes 21 y
del miércoles 23.
Los gatilleros tuvieron 45 segundos
para “sembrar” los tres vehículos con los
26 cadáveres justo cuando miles de per-
sonas atiborran el Mercado de Abastos,
situado a dos cuadras del lugar. La ope-
ración, perfectamente planificada y sin-
cronizada, se realizó a partir de las 6:11
horas, de acuerdo con el video de una cá-
mara de vigilancia, según informó el se-
cretario general de Gobierno, Fernando
Guzmán Pérez Peláez.
A las 16:00 horas del viernes 25, el pro-
curador Tomás Coronado Olmos admitió
ante los medios locales que entre el lunes
21 y el miércoles 23 la dependencia recibió
10 denuncias sobre personas desapareci-
das en los municipios de Zapopan, Tla-
quepaque y Guadalajara. Después se supo
que varios de los plagiados estaban entre
los ejecutados.
Coronado comentó que entre los falle-
cidos había un panadero, un conductor de
transporte de carga, un repartidor de una
empresa de agua purificada, un reparti-
dor de pizzas, un pintor, un mecánico, un
electricista, dos empleados de comercios,
un vendedor de autos y otro de chatarra,
este último originario de San Francisco de
Ramos, Aguascalientes.
También expuso que algunos quizá no
tenían nada que ver con el crimen organi-
zado, aunque identificó a seis que sí tenían
antecedentes penales por robo de autos e
incluso delitos contra la salud.
La identificación de los cuerpos
De acuerdo con la procuraduría, en una de
las camionetas –una Dodge Caravan azul
con número de placa JJC 44427 del estado
de Jalisco que había sido reportada como
robada–, se recuperaron los cadáveres de
Saúl Mendoza Jaso, de 21 años, quien vivía
en la colonia El Sáuz y trabajaba como ven-
dedor en una tienda departamental, y Ra-
món Mora Alonso, quien contaba con or-
den de aprehensión por robo de vehículos.
A la lista se sumaron los hermanos
Juan Pablo y Ramón Celis Velasco, resi-
dentes de la colonia Miravalle; el primero
era chofer. También fue identificado An-
drés Jaime Rivera, quien vivía en la colo-
nia Ayuntamiento y se dedicaba a la venta
de videojuegos en la colonia Constitución,
así como José Martínez Guzmán, de 23
años y de oficio electricista.
En la lista se hallan asimismo Luis Sán-
chez Quesada, a quien los peritos identifi-
caron por sus huellas dactilares; José Gua-
dalupe Amatón Ávila, de 23 años, habitante
de la colonia Constitución y pintor de ca-
sas, levantado el miércoles 23; José Guada-
lupe Buenrostro Calzada, de 29 años, tra-
bajador de una tienda de autoservicio y
vecino de Tlaquepaque; Juan Carlos Andra-
de Esquivel, de 40 años, vendedor de ham-
burguesas y residente de Jardines del Valle,
en Zapopan.
En otra camioneta –una Dodge Van
blanca, con placas MFK 1496 del Estado
de México– las autoridades reconocieron
a Alejandro Robles Vidal, de 22 años, y a
Édgar Ramón Chávez Martínez, ambos re-
sidentes de San Juan de Ocotán. También
estaba el cuerpo de José Antonio Parga
Guareño, de 23 años, de la colonia López
Portillo y chofer de camión de carga, quien
desapreció el martes 22.
La lista sigue: Óscar Octavio Gutiérrez
Rodríguez, un panadero de 36 años que
había desaparecido el lunes 21; Horacio
R
a
fa
e
l d
e
l R
ío
Arcos del Milenio. Depósito de cadáveres
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 13
Y el paraíso tapatío
se derrumbó
El paraíso jalisciense que el gobernador Emilio Gon-
zález Márquez no se ha cansado de pregonar se le
convirtió en infierno el jueves 24 con el hallazgo de
26 ejecutados en plena zona metropolitana de Gua-
dalajara. Su estado a prueba de narcos se desmoronó
cuando el mandatario aún se sentía envalentonado
por la presencia de miles de efectivos federales que
“blindaron” los pasados XVI Juegos Panamericanos
y los Parapanamericanos.
12 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
ciales, ocurrió una semana después de la
clausura de la IV edición de los Juegos Pa-
rapanamericanos, a menos de un mes del
término de los controvertidos XVI Juegos
Panamericanos y unos días antes de la
inauguración de la Feria Internacional del
Libro 2011, uno de los magnos eventos al
que asisten cientos de extranjeros y es-
te año tiene como invitado de honor a
Alemania
Al día siguiente, el viernes 25, el procu-
rador Coronado Olmos informó que de 19
de los 26 cuerpos habían sido identifica-
dos; también expuso que los familiares de
15 de ellos ya los habían reclamado.
Miguel Muñoz, coordinador de even-
tos especiales de la estación de radio W
Guadalajara, comenta a Proceso que fue
uno de los primeros que llegaron a la zona
donde los sicarios abandonaron las tres
camionetas.
Dice que tenían las puertas abiertas y
las luces encendidas, lo que le permitió ob-
servar los cadáveres apilados: “Algunos de
los muertitos estaban enterregados y semi-
desnudos, en trusa o short; otros tenían el
torso desnudo, casi ninguno traía zapatos”.
Muñoz relata que junto a la Nissan, so-
bre la banqueta había una narcomanta con
un mensaje “al parecer dirigido a las au-
toridades”. Estaba en una lona cuadrada,
“pero los policías de Guadalajara la quita-
ron cuando se dieron cuenta que trabajaba
en un medio de comunicación”, dice.
Otras personas consultadas por los re-
porteros aseguran haber visto cosas raras
en el lugar, entre ellas “un narcomensaje
que estaba a punto de caerse de una de las
camionetas”.
“No alcancé a leer todo lo que decía,
pero al parecer advertía algo así como ‘y
lo que viene’. En la primera parte mencio-
naba al gobernador (Emilio González Már-
quez) o al gobierno de Jalisco; no lo pude
leer todo porque estaba un poco doblada”,
afirma uno de los testigos.
Y aunque Guzmán Pérez Peláez habló
del narcomensaje, omitió hablar sobre su
contenido. En la conferencia de prensa que
ofreció el jueves 24 por la tarde en el salón
principal de Casa Jalisco, se limitó a decla-
rar: “No somos difusores de estos mensa-
jes (pero) están a su disposición para que
puedan ver literalmente lo que contenía”.
El mensaje estaba escrito en una ho-
ja tamaño carta y fue colocado de manera
discreta en algunas mesas del lugar en la
cual las autoridades estatales se pronun-
ciaron sobre esa masacre. Al día siguiente,
algunos medios locales lograron obtener
una imagen completa de la narcomanta y
difundieron su contenido.
El mismo viernes 25, el sector indus-
trial y los alcaldes de la zona metropoli-
tana demandaron la intervención direc-
ta de las fuerzas federales y pidieron que
el Ejército colocara retenes. El procurador
Coronado Olmos llamó a la población a
“autoprotegerse” ante posibles “condicio-
nes de riesgo”.
Dante Haro, investigador de la Uni-
versidad de Guadalajara, asegura que el
abandono de 26 cadáveres en plena zo-
na metropolitana es una muestra del re-
crudecimiento de la guerra entre el grupo
que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán y
Los Zetas y el cártel del Milenio. Asegura
también que las masacres de Sinaloa y Ve-
racruz tienen conexión directa con la de
Guadalajara.
R
a
fa
e
l d
e
l R
ío
Metrópoli vulnerada
NARCOTRÁFI CO
Oceguera López, de 31 años, se dedicaba
a la venta de autos usados y tenía antece-
dentes penales por delitos contra la salud.
Los dos últimos vivían en Santa Marga-
rita, en Zapopan; Salvador Zuno, acusa-
do de robo calificado, según la ficha de la
procuraduría.
En el tercer vehículo –una Nissan de
caja seca con placas KX 976 777– se locali-
zaron nueve cuerpos. Entre ellos el de Car-
los Celis Coronado, de 34 años, plagiado el
lunes 21 cuando circulaba en la camione-
ta en la cual fue abandonado. En el mo-
mento del levantón iba con un amigo a
vender chatarra.
Hasta el cierre de edición aún no ha-
bían sido identificados los otros ocho
cuerpos. Sólo se sabe que uno de ellos era
el del aguascalentense Juan Cázares Guz-
mán, quien estuvo preso por fraude.
El procurador Cornado Olmos decla-
ró el viernes 25 que nueve de las 26 víc-
timas murieron por contusión de cráneo,
17 por asfixia derivada de una estrangula-
ción indirecta. E insistió en que se investi-
ga la posible conexión de los hechos regis-
trados en Guadalajara con los 25 cuerpos
encontrados en Sinaloa (16 de ellos calci-
nados) el miércoles 23 y con los 35 aban-
donados el Boca del Río, Veracruz, el 20
septiembre.
Según el funcionario, en los videos que
analiza la procuraduría se observa cuan-
do menos a tres individuos en el momento
en que abandonan las camionetas con los
cuerpos.
Los medios locales informaron que
entre los ejecutados se encontraban tres
jóvenes que habían desaparecido de Lo-
mas del Colli, Zapopan, luego de una fies-
«ESTAMOS EN JALISCO Y NO NOS
VAMOS, EL PLEITO NO ES CON LA
POBLACION CIVIL. ES CON EL CHA-
PO, MAYO ZAMBADA, QUE ANDAN
QUERIENDO PELEAR Y NO DEFIEN-
DEN NI SU TIERRA, IGUAL QUE LOS
DE JALISCO CON SU NUEVA GENE-
RACIÓN, ES LO MISMO QUE EL CHA-
PO Y EL MAYO, QUE SON UNA BOLA
DE INFORMANTES DEL GOBIERNO
AMERICANO Y NO DE NOSOTROS,
LO DICE EL MISMO VICENTE ZAM-
BADA, EL HIJO DE MARIO ZAMBADA,
QUE ELLOS SON INFORMANTES DE
LOS GRINGOS PARA TODA LA GEN-
TE QUE TRABAJA CON EL CHAPO Y
EL MAYO, Y LOS DE JALISCO, QUE
NO CONTROLAN NI SU TIERRA, LES
VA PASAR LO MISMO QUE AL FLACO
«SALGIERO» Y A TODOS LOS QUE
HAN ENTREGADO EL CHAPO Y EL
MAYO. Y LOS DE JALISCO, QUÍTENSE
LA VENDA DE LOS OJOS, ESE CAR-
TEL DE SINALOA ES PURA HISTORIA,
IGUAL QUE EL DE JALISCO, NO CON-
TROLA NI SU TIERRA. LES TRAEMOS
UN COCHINERO Y NO SABEN NI POR
DONDE LES ESTA CAYENDO LA VO-
LADORA, ASÍ EL GOBERNADOR DE
JALISCO Y EL DE SINALOA SON ÍNTI-
MOS AMIGOS DEL MAYO ZAMBADA.
X ESO ESTABAN BIEN TRANQUILOS
JALISCO Y SINALOA, Y AHORA CON
SUS ARREGLOS NO SABEN NI QUE
HACER, MIREN AQUÍ LES DEJAMOS
ESTOS MUERTITOS, SÍ LOS LEVAN-
TAMOS NOSOTROS PARA QUE MI-
REN QUE SIN LA AYUDA DE NINGÚN
CABRON ESTAMOS METIDOS HASTA
LA COCINA, LES ESTAMOS DEMOS-
TRANDO QUE SIN EL APOYO DEL
EJERCITO MEX. MARINO, P.F.P. Y AL-
GUNA OTRA AUTORIDAD FEDERAL
NI ESTATAL Y ÉSTA ES UNA PRUEBA
QUE ESTAMOS HASTA LA COCINA»
ATTE: GRUPO «Z», EL CARTEL FUER-
TE A NIVEL NACIONAL, EL ÚNICO
CARTEL NO INFORMANTE DE LOS
GRINGOS. ESTE GRUPO EXISTE, LA
LEALTAD, HONOR, GRUPO Z, SIEM-
PRE LEALES.

El
mensaje
narco
ta particular en el extremo surponiente
del municipio.
Los reportes
En el primer reporte del jueves 24, el secre-
tario general de Gobierno, Fernando Guz-
mán Pérez Peláez, dijo que se investigaba
la relación del levantamiento de siete per-
sonas ocurrido los días previos en la zona
metropolitana con los hombres encontra-
dos en Los Arcos del Milenio. En realidad
fueron 10 los plagiados.
Apenas descubiertos los 26 ejecutados,
la noticia dio la vuelta al mundo. La ma-
sacre, decían los mensajes de las redes so-
R
a
fa
e
l d
e
l R
ío
N
o
tim
e
x
González Márquez. Quimera perdida
Guadalajara. 26 cuerpos
14 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 17
de 15 años, y la que les proporcionó El Vi-
centillo, los agentes antidrogas permitían al
cártel de Sinaloa realizar el trasiego de car-
gamentos de droga en territorio estaduni-
dense sin contratiempos.
Hasta el momento, el gobierno de Oba-
ma no ha desmentido el argumento de la
defensa de que El Vicentillo era informan-
te de la DEA, pero niega que haya alcanza-
do un acuerdo con el hijo del Mayo Zamba-
da tendiente a librarlo del proceso judicial
y anularle los cargos que le atribuyen.
Fitzgerald y los fiscales Thomas D.
Shakeshaft, Andrew C. Porter, Michael Fe-
rrara y Marc Krickbaum, involucrados en el
caso del Vicentillo, afirman en su respuesta
al juez Castillo que “un funcionario”del De-
partamento de Justicia “con conocimiento
suficiente y probado” sobre materiales cla-
sificados hizo ya una revisión minuciosa a
todos los expedientes del gobierno federal
relacionados con Zambada Niebla.
En la página número cinco de la res-
puesta que entregó a la Corte de Chicago, el
fiscal Fitzgerald subraya: “Con base en esta
revisión se concluyó que no hay materiales
clasificados que respalden el pedido de in-
munidad que hace el acusado”.
La negativa del Departamento de Jus-
ticia a que se hiciera una presentación “ex
parte” reservada de materiales secretos o
clasificados en los que se mencionara el
nombre del acusado abre más dudas res-
pecto a la presunta protección y relación
que pudiera tener el gobierno de Obama
con la organización del narcotráfico que
comanda El Chapo, a quien se considera en
Estados Unidos como el criminal más po-
deroso del planeta.
La negativa de la fiscalía no evita que sus
integrantes tengan que entregar a la Corte
El caso del Vicentillo, cuyo juicio se inicia el 13 de fe-
brero de 2012 en Estados Unidos, se le complica cada
vez más al Departamento de Justicia. Su respuesta a
la solicitud de la defensa de que esa instancia entre-
gue toda la información en que se aluda a la presunta
protección del gobierno de Estados Unidos al cártel de
Sinaloa y a sus principales capos –El Chapo y El Mayo,
padre del inculpado– no satisfizo al juez Rubén Cas-
tillo, quien preside las diligencias preparatorias en la
Corte Federal del Distrito Norte del estado de Illinois.
En el juicio está de por medio información sensible
que compromete al gobierno de Estados Unidos.
dad nacional”, anota el fiscal Fitzgerald en
la respuesta de siete cuartillas entregada
a la Corte de Chicago.
Los abogados del Vicentillo, George L.
Santangelo, Alvin S. Michaelson y Fernando
X. Gaxiola, encabezados por Edward Panzer,
solicitaban a la Corte federal que obligara al
Departamento de Justicia a desclasificar los
documentos que tiene en su poder para ci-
mentar su estrategia durante el juicio.
Y ante el juez Castillo han pedido para
su cliente la inmunidad total de los cargos
que le imputan. El argumento de la defen-
sa es que la DEA está protegiendo al cár-
tel de Sinaloa y a sus líderes por medio de
un acuerdo firmado (cuyas evidencias –ar-
guyen– están en la Corte) con Loya Castro,
a nombre del Chapo y de la organización
mencionada.
La respuesta de Fitzgerald dejó satisfe-
chos a los abogados del Vicentillo. Panzer y
Michaelson aseguran que las declaraciones
por escrito de Loya Castro abrirán una caja
de Pandora, la cual eventualmente obligará
al Departamento de Justicia a proveer la in-
formación que evidencie la relación con El
Chapo y la protección que ha dado la DEA al
cártel de Sinaloa.
Los documentos
En los documentos entregados a Castillo y
en los argumentos orales de las audiencias
preparatorias al juicio, los defensores han
insistido en que por intermediación de Lo-
ya Castro El Vicentillo trabajó como infor-
mante de la DEA, a cuyos agentes propor-
cionó información sobre las actividades
delictivas de las organizaciones rivales del
cártel de Sinaloa.
Asimismo, Panzer y sus colegas afir-
man que, a cambio de la información que
Loya Castro dio a la DEA durante más
será requerido o se le excusará como tes-
tigo en el juicio.
Castillo aún tiene en su mano la prerro-
gativa de pedir la desclasificación de los do-
cumentos que el gobierno insiste en man-
tener en secreto y se niega a entregar a la
defensa del Vicentillo, quien es hijo de Is-
mael El Mayo Zambada García, lugartenien-
te del Chapo y número dos en el mando del
cártel de Sinaloa.
En la audiencia preparatoria realiza-
da en Chicago para el juicio formal, el juez
dio a la defensa del Vicentillo hasta el 6 de
enero del próximo año para que presen-
te más información que sustente su pedi-
do de que el gobierno de Estados Unidos
abra sus archivos para explicar y detallar
su presunta relación con el cártel de Sina-
loa y sus principales capos.
Para evitar exhibir sus presuntos nexos
con El Chapo, el gobierno de Barack Obama
apeló a la “seguridad nacional” y rechazó
desclasificar documentos sobre la relación
entre El Vicentillo y la DEA que le solicitó la
defensa del hijo del Mayo.
“El gobierno tiene un interés y una le-
gítima obligación en proteger la seguridad
de la nación, lo cual está por encima de los
derechos de la defensa (del Vicentillo) y del
público a tener acceso a los documentos
clasificados en este asunto”, dice el docu-
mento enviado por el Departamento de
Justicia al juez Rubén Castillo.
En su solicitud, los abogados del Vicen-
tillo pedían al Departamento de Justicia el
acceso a los expedientes de todas las agen-
cias federales involucradas en la lucha
contra las drogas en los que se mencionara
el nombre de su cliente.
“Es impracticable la entrega o el sig-
nificado redactado en los materiales para
darle a la defensa una explicación cohe-
rente de las implicaciones para la seguri-
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
“El Chapo”. Escollo de Washington
16 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
C
HICAGO.– Arrinconado por los argu-
mentos de Jesús Vicente Zambada
Niebla según los cuales la DEA pro-
tege al cártel de Sinaloa, el gobierno
de Estados Unidos se negó a descla-
sificar documentos que aluden a su
relación con organizaciones de narcotrafican-
tes mexicanos, pero ofreció entregar declara-
ciones juramentadas por escrito del abogado
Humberto Loya Castro, su presunto enlace con
Joaquín El Chapo Guzmán Loera.
El miércoles 16, la Corte Federal del Dis-
trito Norte del estado de Illinois, con sede en
Chicago, recibió del Departamento de Justi-
cia la siguiente notificación: “Se entregarán
por escrito declaraciones juramentadas de
Humberto Loya Castro, quien bajo este com-
promiso podría ser justificado para no pre-
sentarse como testigo durante el juicio de
Zambada Niebla”.
Técnicamente, el documento firmado por
el fiscal federal Patrick Fitzgerald es una acep-
tación indirecta de que Loya Castro es el re-
presentante legal del Chapo (Proceso 1826),
enlace entre el cártel de Sinaloa y la Drug En-
forcement Administration (DEA), así como un
presunto criminal que colabora con el gobier-
no de Estados Unidos.
El juez federal Rubén Castillo, quien a
partir del 13 febrero del próximo año presi-
dirá el juicio contra El Vicentillo por delitos
relacionados con el narcotráfico, aceptó par-
cialmente la propuesta de Fitzgerald: “Tie-
nen hasta el 1 de diciembre de este año para
presentar las declaraciones juramentadas y
por escrito de Loya Castro”, respondió a los
fiscales.
En la sesión de la Corte de la semana an-
tepasada, el juez Castillo aclaró que, con base
en el contenido de las declaraciones por es-
crito de Loya Castro, podrá determinar si éste
Miguel Dimayuga
J. JESÚS ESQUIVEL
“El Vicentillo”,
en Estados Unidos
asunto
de seguridad nacional
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
balas. En el video, Mario González dijo que
su hermana había ordenado asesinatos a
petición del cártel de Juárez.
La procuradora rechazó el señalamien-
to. Afirmó que los plagiarios habían obli-
gado a su hermano a declarar eso. Sostu-
vo que el secuestro era una represalia por
la persecución que ella había encabeza-
do contra miembros del cártel de Sinaloa
y que se había realizado debido a la corrup-
ción de agentes policiacos.
Horas antes de que las autoridades
descubrieran el cadáver, agentes de la PF
irrumpieron en una casa de seguridad y
arrestaron a ocho presuntos miembros de
la banda que había secuestrado y asesi-
nado a Mario González. Les decomisaron
16 armas de grueso calibre.
Ese mismo 5 de noviembre, Tonya En-
glish, agente de la Oficina de Información
Estratégica e Inteligencia (OSSII, por sus
siglas en inglés), perteneciente a la Agen-
cia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y
Explosivos (ATF), envió un correo electró-
nico a David Voth, supervisor del Grupo VII
de la ATF en Phoenix, Arizona, para infor-
marle que su oficina había rastreado esas
armas decomisadas a los presuntos asesi-
nos de Mario González y que dos de ellas,
un par de rifles AK-47, habían llegado a
México como parte de la operación Rápi-
do y furioso.
La noticia pronto se regó dentro de la
ATF. “Empleados de la OSII contactaron
a sus colegas en Phoenix para alertarlos
de esta conexión. Agentes de la OSII tam-
bién se lo dijeron al personal de la oficina
de la ATF en México”.
Carlos Canino, agregado alterno de la
oficina de la ATF en México, se preocupó.
Temía que la prensa mexicana descubrie-
ra la conexión entre el asesinato de Mario
González y Rápido y furioso. Pidió a sus su-
periores que informaran de dicha conexión
a las autoridades mexicanas o que lo auto-
rizaran a hacerlo él mismo.
Consideraba que si los funcionarios
nacionales se enteraban de ese dato por
la prensa, y no por las autoridades estadu-
nidenses, les retirarían su confianza a los
agentes de la ATF, lo que les impediría tra-
bajar con ellos. En ese caso, razonó, “noso-
tros sólo podríamos hacer las maletas e ir
a casa”. Además, se afectarían aún más las
relaciones entre México y Estados Unidos,
de por sí tensas a causa de lo que se había
sabido de la operación Rápido y furioso.
Pero los directivos de la ATF no respon-
dían a las peticiones de Canino. Le daban
largas. Ocho meses después, en junio pa-
sado, el agregado alterno obtuvo “un tipo
de aprobación” de su superior inmediato,
Daniel Kumor, jefe de Asuntos Internacio-
nales de la ATF, y Canino se comunicó di-
rectamente con Marisela Morales, procu-
radora general de la República. Cuando le
soltó la noticia, dice, “ella quedó en shock”
y luego exclamó: “¡Híjole!”.
“Todo bajo control”
Esa información aparece en el informe
Operación Rápido y furioso del Departamen-
to de Justicia: alimentando la violencia de los
cárteles, elaborado por los congresistas Da-
rrell E. Issa, jefe del Comité de Vigilancia y
Reforma de Gobierno de la Cámara de Re-
presentantes, y Charles E. Grassley, miem-
bro del Comité de Justicia del Senado.
Ellos encabezan la investigación del
Congreso sobre Rápido y furioso, por lo que
llamaron a comparecer a agentes y fun-
cionarios de la ATF, lo mismo que del De-
partamento de Justicia. Además, tuvieron
acceso a documentos relativos a la opera-
ción elaborados por las dos dependencias
y por otras, como la DEA y el FBI.
El informe de 60 páginas, fechado el pa-
sado 26 de julio, describe cómo los funcio-
narios de la ATF en Estados Unidos oculta-
ron los detalles del operativo Rápido y furioso
a las autoridades mexicanas y a los agentes
de la ATF destacados en México, aunque és-
tos empezaron a notificar desde finales de
2009 un “incremento anormal” en el deco-
miso de armas relacionadas con “una in-
vestigación” que se llevaba a cabo en la di-
visión de la ATF en Phoenix, Arizona.
Darrell Gil, quien era el jefe de la ATF
en México, dijo a los investigadores del
Congreso que a finales de 2009 comuni-
có sus preocupaciones a los funcionarios
de la ATF en Phoenix y, como no le hacían
caso, lo hizo en enero de 2010 con sus su-
periores en Washington. En ambos casos
recibió respuestas similares: “Existe una
investigación en curso”, “estamos traba-
jando en eso” y “todo está bajo control”.
Gil contó que la división de la ATF en
Phoenix bloqueó a sus agentes en Méxi-
co el acceso a la base de datos del siste-
ma de rastreo de armas conocido como e-
Trace. Tanto Gil como Canino comentaron
que los funcionarios de la ATF en Phoenix
y Washington les ocultaban información
del operativo porque temían que los agen-
tes en México pudieran compartirla con
funcionarios del gobierno de Felipe Calde-
rón y éstos, a su vez –debido a la corrup-
ción imperante en el país–, la filtraran a los
cárteles de la droga, con lo cual fracasaría
la investigación.
Más aún, Gil relató que cuando el direc-
tor de la ATF, Kenneth Melson, y el subpro-
curador de Justicia de Estados Unidos,
Lanny Breuer, realizaron visitas por sepa-
rado a México en 2010, ambos intentaron
calmar las preocupaciones de los agentes
destacados en el Distrito Federal. Según
Gil, Melson les comentó: “Es una investi-
A
P
p
h
o
to
/ M
a
tt Y
o
rk
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 19
MarioÁngel González. Grabadoantes de su ejecución
E
l 5 de noviembre de 2010 agen-
tes de la Policía Federal (PF) y de
la Procuraduría General de la
República (PGR) encontraron el
cadáver de Mario Ángel González
Rodríguez –hermano de Patri-
cia González, que recién había terminado
El cártel de Sinaloa fue el principal destinatario de las ar-
mas de la operación estadunidense Rápido y furioso. Eso
lo supieron desde el principio el Departamento de Justi-
cia y varias agencias de inteligencia de Estados Unidos.
Pese a ello, continuaron con el operativo y lo ocultaron al
gobierno de México. Tal es la conclusión de un informe
realizado por los congresistas estadunidenses Darrell E.
Issa y Charles E. Grassley. Con base en éste y en otras
fuentes y documentos, los periodistas independientes
Andrew Kennis y Jason McGahan describen, en un tex-
to para Proceso, aspectos del operativo que terminó por
beneficiar al cártel del Chapo Guzmán.
ANDREW KENNIS Y JASON MCGAHAN *
Rápido y furioso:
Armas
para “El Chapo”
su gestión como procuradora de Justicia de
Chihuahua– en una fosa poco profunda, en
la colonia Granjas del Valle de la capital del
estado.
Fue “levantado” el 21 de octubre; días
después circuló en internet un video en el
que aparecía esposado y a merced de cinco
hombres armados que vestían uniformes
de camuflaje, máscaras y chalecos anti-
18 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
material secreto y clasificado. Bajo los es-
tatutos de la llamada Acta de Procedimien-
tos sobre Información Clasificada (CIPA, por
sus siglas en ingles), el juez Castillo podrá
revisar a su gusto cualquier documento en
poder del Departamento de Justicia.
Castillo también tiene la prerrogativa de
obligar al Departamento de Justicia a des-
clasificar documentos, aun por encima del
argumento de que se pone en riesgo a la se-
guridad nacional, para garantizar que bajo
su tutela se haga un juicio justo al Vicentillo.
En estos momentos tanto la defensa
como los representantes del gobierno de
Obama preparan su estrategia jurídica pa-
ra enfrentarse en el juicio al Vicentillo. Aun
con la entrega de declaraciones por escrito
y juramentadas, se mantiene latente la ex-
pectativa de que Loya Castro pueda ser so-
licitado como testigo por el juez o la defen-
sa. Lo que está claro hasta el momento es
que, para evitar exhibir los nexos de la DEA
con el cártel de Sinaloa, el Departamento
de Justicia hará todo lo necesario para im-
pedir que el abogado del Chapo acuda a la
Corte; incluso podrá recurrir al argumento
de “riesgos a la seguridad nacional”.
Como parte de las órdenes que dio Cas-
tillo a la defensa y a la fiscalía el pasado 27
de octubre (Proceso 1826), el próximo lunes
28, el Departamento de Justicia deberá en-
tregar por escrito a la Corte la lista de ex-
pertos y testigos para el juicio.
El miércoles 16, el juez Castillo le exi-
gió al Departamento de Justicia que a más
tardar el próximo 6 de enero entregue los
nombres de los 10 testigos que pretende
presentar en el juicio para invalidar el pe-
dido de inmunidad del Vicentillo respecto
de los cargos que le imputan.
El 1 de diciembre es la fecha límite para
que el gobierno de Obama entregue a la Cor-
te un expediente de 3 mil 500 páginas que
presuntamente tiene en su poder para sus-
tentar sus acusaciones contra El Vicentillo.
A su vez, el Departamento de Justicia
tiene hasta el próximo 12 de diciembre pa-
ra exhibir ante la Corte información adicio-
nal que considere pertinente para la reali-
zación del proceso.
El 3 de enero del próximo año el De-
partamento de Justicia debe presentar an-
te Castillo cualquier documento o ma-
terial en poder de las agencias federales
estadunidenses que tienen agentes ope-
rando en México y en los cuales se men-
cione el nombre del Vicentillo.
Finalmente, el 17 de enero de 2012 se
deben entregar las respuestas a las peti-
ciones de la defensa y la fiscalía.
La próxima sesión de preparación para
el juicio será el 13 de diciembre en Chicago.
Como ya es costumbre, y por cuestiones de
seguridad, El Vicentillo participará en la au-
diencia vía-teleconferencia, ya que se en-
cuentra confinado en una prisión de la ciu-
dad de Milán, en el estado de Michigan. O
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
gación en curso que está proveyendo de
alguna buena información de inteligencia
(…) Lo vamos a checar cuando regresemos
(a Washington), pero yo creo que está dan-
do algunos buenos resultados”.
Destino: el cártel de Sinaloa
Con base en documentos del Departamen-
to de Justicia, el informe de los congresistas
señala que hasta julio pasado se habían re-
cuperado 122 armas conectadas con la ope-
ración Rápido y furioso en 48 decomisos rea-
lizados por las autoridades mexicanas.
Sin embargo, los autores advierten:
“existen indicios de que ese número po-
dría ser mayor”. Citan como ejemplo el
correo electrónico que Bill Newell, agen-
te “en cargo” de la ATF, envió a su jefe, el
subdirector adjunto William McMahon,
según el cual hasta el 16 de diciembre de
2010 se habían recuperado 241 armas re-
lacionadas con Rápido y furioso en México
y 350 en Estados Unidos.
El informe de los congresistas estadu-
nidenses y otras fuentes consultadas por
los reporteros revelan que la mayoría de las
armas de Rápido y furioso aparecidas en di-
versas “escenas del crimen” en México es-
taba destinada al cártel de Sinaloa.
Por ejemplo, en el informe de los con-
gresistas aparecen extractos de la compa-
recencia de Steve Martin, director adjunto
de la OSII, quien sostuvo que hasta el 27 de
febrero de 2010 habrían terminado en ma-
nos del cártel de Sinaloa un total de mil 26
armas de Rápido y furioso, con un valor to-
tal de 650 mil dólares, y que de ello eran
conscientes los funcionarios de la ATF.
En su comparecencia Martin se refiere
a una “sesión informativa” sobre Rápido y
furioso que se llevó a cabo el 5 de marzo de
2010 y en la que participaron importantes
funcionarios de la ATF:
Pregunta: Después de esa sesión infor-
mativa no hay duda que las armas en este ca-
so estaban siendo vinculadas al cártel de Si-
naloa, con base en…
Respuesta: Con base en la información
presentada. Y podría decir que sí.
Pregunta: Y eso era, presumiblemente,
muy claro para todos en el salón (donde se
llevó la sesión informativa).
Respuesta: Con base en eso, se dice que
la gente (que compra las armas) está conec-
tada con el cártel de Sinaloa, y yo podría de-
cir que es cierto.
El citado informe señala que “el pri-
mer gran decomiso de armas ligadas a
Rápido y furioso ocurrió el 20 de noviembre
de 2009 en Naco, Sonora”. Se trató de 41
rifles AK-47 y un rifle Beowulf calibre.05.
Verónica Álvarez Toscano, una mujer de
21 años residente en DeLand, Florida, las
transportaba en un vehículo. Las había
comprado 24 horas antes en una tienda
de armas en Arizona. Lorren Leadman,
especialista de la OSII, dijo el 5 de julio a
los investigadores del Congreso que Álva-
rez Toscano admitió ante la policía mexi-
cana que todas las armas estaban desti-
nadas al cártel de Sinaloa.
Tres semanas después, el 9 de diciem-
bre de 2009, efectivos del Ejército Mexica-
no incautaron en una casa de seguridad
de Mexicali, Baja California, un arsenal si-
milar: 41 rifles AK-47, un rifle AR-15, una
pistola FN 5.7 y 392 cartuchos de diversos
calibres, así como 421 kilogramos de co-
caína, 60 kilogramos de metanfetaminas,
2 millones de dólares y 1 millón de pesos
en efectivo. Los militares detuvieron a 12
personas, varias de ellas sospechosas de
pertenecer al cártel de Sinaloa. “El rastro
de las armas recuperadas llevó a testafe-
rros que estaban siendo monitoreados por
la operación Rápido y furioso”, señala el in-
forme del Congreso.
Y añade: “Con una segunda gran in-
cautación de armas en menos de tres se-
manas, los agentes de la ATF que monito-
reaban la operación Rápido y furioso tenían
pocas dudas de lo que estaba pasando”. Y
cita lo que uno de éstos, José Wall, escri-
bió en un correo electrónico a su colega de
la agencia, Hope MacAllister: “(el liderazgo
del cártel de Sinaloa) se está armando pa-
ra una guerra”.
El 13 de enero de 2010 la policía de El
Paso, Texas, incautó 40 armas largas, car-
gadores y chalecos antibalas que se en-
contraban en un auto Volkswagen Jetta
abandonado en un estacionamiento de la
ciudad. La ATF rastreó los números de se-
rie de las armas. Eran de Rápido y furioso
y estaban destinadas a un importante je-
fe del cártel de Sinaloa en Ciudad Juárez.
El informe señala: “Este decomiso pudo re-
presentar un cambio en el movimiento de
las armas de Rápido y furioso destinadas a
la batalla del cártel de Sinaloa por el con-
trol del corredor de tráfico de drogas de
Ciudad Juárez”.
Hubo otro decomiso importante de ar-
mas relacionadas con Rápido y furioso que
no aparece en el informe de los congresis-
tas pero que el diario Los Ángeles Times dio
a conocer el pasado 8 de octubre con base
en los registros de una Corte federal y de
documentos de la ATF.
Según esa versión, en abril pasado
agentes de la PF tomaron por asalto una ca-
sa ubicada en la parte norte de Ciudad Juá-
rez. Los agentes recibieron el chivatazo de
que ahí vivían pistoleros. El inmueble, se
supo después, pertenecía a José Antonio To-
rres Marrufo, alias El Marrufo o El Jaguar, jefe
del cártel de Sinaloa en Ciudad Juárez
En el gimnasio que estaba en el sóta-
no de la casa, detrás de un muro cubier-
to por espejos de cuerpo entero los agen-
tes encontraron un cuarto en el que había
una ametralladora antiaérea calibre 30,
un lanzagranadas, dos docenas de AK-47,
rifles Barrett calibre .50 (conocidos como
“matapolicías”), 26 mil 708 cartuchos, 247
cargadores, lo mismo que 53 uniformes
de la Policía Militar, máquinas registrado-
ras y máscaras antigás. “Hemos confisca-
do el alijo de armas más importante en
la historia de Ciudad Juárez”, se jactó an-
te la prensa el gobernador de Chihuahua,
César Duarte.
Agentes de la ATF rastrearon el origen
de las armas. También eran de Rápido y fu-
rioso. Un “comprador civil” las adquirió en
Phoenix y, con la anuencia de la ATF, las
envió a El Paso, Texas, donde miembros
del cártel de Sinaloa las “cruzaron” por la
frontera.
En su comparecencia ante los congre-
sistas, el funcionario de la ATF Carlos Ca-
nino expresó su preocupación sobre los
efectos de Rápido y furioso: “Se alega que
más de 2 mil armas fueron traficadas en
esta operación. Para ponerlo en contexto:
el 75 regimiento de la armada de Estados
Unidos tiene aproximadamente 2 mil 500
efectivos. Eso significa que, como resulta-
do de esta operación (Rápido y furioso), el
cártel de Sinaloa ha recibido tantas armas
como las que se necesitan para equipar a
un regimiento entero”.
Y puso énfasis en los 34 rifles Barrett
calibre .50 que habrían terminado en ma-
nos del cártel de Sinaloa. Señaló que el po-
der de destrucción de estas armas es tal
que podría cambiar el desenlace de cual-
quier combate. O
*Andrew Kennis es un periodista independiente que
trabaja en Chicago y en la Ciudad de México y ha
colaborado en The Christian Science Monitor y
Al- Jazeera. Jason McGahan es maestro de literatu-
ra británica y estadunidense; formó parte del equipo
editorial de The Washington Post.
Issa. Destapóla cloaca
A
P
p
h
o
to
/ R
e
e
d
S
a
x
o
n
20 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
NARCOTRÁFI CO
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
llevando...”
–De resignación, de que no queda de
otra, de seguirle aquí, darle para adelante.
Entonces yo tengo la teoría de que Vicente
se encontró un monstruo que lo rebasaba
por mucho y que se la fue llevando a ver qué.
Aunque Livas no era militante del PAN,
apoyó a Fox radicalmente y, tras el triunfo
de éste, reabrió su despacho en Monterrey,
hasta que en la toma de posesión, el 1 de
diciembre de 2000, se dio cuenta de que el
futuro no sería halagüeño.
“Se transformó y no hizo lo que creí
que iba a hacer. ¿Sabes cuándo me di cuen-
ta? El día que improvisó la protesta consti-
tucional y pensé: ‘Esto ya valió madres’. Es
un acto solemne y las palabras tienen que
ser exactas.”
Todavía, a la mitad del sexenio, Livas
evoca otra reunión con Fox, gestionada con
El Negro Elizondo, para decirle “que no esta-
ba jalando su gobierno” y se ofreció a apo-
yarlo: “Oyó, nos dijo que no sabíamos lo que
estaba pasando, que todo estaba magnífico
y adiós, se acabó. Y se acabó”.
Por eso el 2 de julio de 2005, cuando el
PAN encabezado por Manuel Espino orga-
nizó un acto en el Ángel de la Independen-
cia para conmemorar el quinto aniversa-
rio del triunfo, un grupo de promotores de
Fox, algunos de ellos aún en el gobierno,
publicaron un desplegado cuyo título era
rotundo: “¿Hay algo que celebrar?”.
El desplegado expresaba la insatis-
facción por los logros alcanzados, pe-
ro pedía evitar el desánimo y el confor-
mismo. “La verdadera tarea sigue siendo
combatir la corrupción, la impunidad, la
pobreza y la indiferencia social”.
En ese entonces, en su calidad de vo-
cero del grupo, Livas dijo al reportero: “Es
pintar nuestra raya de manera muy clara.
Es un deslinde: Decir que lo que quería-
mos, lo que habíamos visualizado, no se
ha cumplido”. (Proceso 1496).
Activista por los derechos ciudada-
nos desde que renunció al PRI, en 1985, en
el Asamblea Democrática por el Sufragio
Efectivo (Adese), el Grupo San Ángel, y lue-
go promotor de leyes de transparencia y jui-
cios orales, Livas se atribuye haber contri-
buido a la concertacesión, como se conoce al
arreglo de la cúpula del PAN con Carlos Sali-
nas para hacer gobernador interino de Gua-
najuato a Carlos Medina Plascencia.
Tras la debacle del PAN en las eleccio-
nes de julio de 1991, y la derrota de Fox en
las de Guanajuato, en agosto de ese año, el
presidente del PAN, Luis Álvarez, rompió
relaciones con Salinas, como se lo comu-
nicó José Luis Salas Cacho, entonces influ-
yente panista, a Livas.
Livas revela que Salas Cacho le dijo que
el gobierno de Salinas y el presidente del
PRI, Luis Donaldo Colosio, proponían darle
al PAN 16 diputados más para sumar 101.
“No, le dije, no pidas eso, pide territorio, pi-
de Guanajuato. A los gringos no les impor-
ta si tienes control constitucional o no, lo
que les interesa es que el PRI consiga que
el PAN vote junto con el PRI, no importa si
tienes 85 o tienes 40. Tú pide territorio, por-
que es control electoral”.
Agrega: “Entonces van con Colosio y le
dicen que no quieren diputados, sino Gua-
najuato. Y se ponen tan perros que dicen
que sí, pero no a Vicente. Y se lo dan a Me-
dina Plascencia. Yo influí para la concerta-
cesión esa. Yo fui el que dije qué hacer”.
–Y ahí se engendró Fox.
–Exactamente, porque Vicente se queda
de víctima y luego regresa y nada más entra
y va por la grande, y ya nadie lo pudo parar.
Calderón no entiende
La irrupción de Livas Cantú como aspi-
rante a la candidatura presidencial del
PAN se produce cuando parecía que só-
lo la disputarían Josefina Vázquez Mota,
Santiago Creel y Ernesto Cordero, aunque
las reglas de la convocatoria lo colocan
en desventaja: Debe acreditar que cuenta
con el respaldo de por lo menos 30 mil fir-
mas de todos los estados.
“Es una circunstancia muy difícil, no
me hago”, reconoce Livas y, aunque dice
J
o
s
é
M
a
n
u
e
l J
im
é
n
e
z
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 23

¡
Yo soy líder de líderes! ¡De líde-
res, no de la raza de mero aba-
jo!”, se autodefine, con énfasis,
Javier Livas Cantú, el abogado re-
giomontano que hace 10 meses
recobró la militancia en el Parti-
do Acción Nacional (PAN) tras 15 años de
haber sido expulsado y que ahora irrum-
pe, en otra de sus audacias, para propo-
nerse como candidato a la Presidencia de
la República.
“México está en la rayita, al borde de
un barranco profundo y oscuro”, alerta Li-
vas, quien se proclama “el plan V” del PAN
–verdad, valentía, valores, victoria– para
un tercer periodo de gobierno de ese par-
tido, pese a que, juzga, los de Vicente Fox y
Felipe Calderón claudicaron en el objetivo
de cambiar el sistema priista.
Bronco, claridoso y desafiante, quien
hace 18 años disputó a Diego Fernández
de Cevallos la candidatura presidencial
–a quien luego criticó por dejar de hacer
campaña–, que se deslindó de Fox por in-
cumplir el cambio y que en 2006 pidió a
Calderón no aceptar la Presidencia por ser
una “designación formalmente válida, pe-
ro percibida como ilegítima”, Livas afirma:
“¡Me da vergüenza el país que tenemos!”.
Revela a Proceso que, inclusive, el pro-
pio Fox le confesó que fue omiso ante el
“Ahi te la vas
Abogado regiomontano que acaba de recobrar su mili-
tancia en el PAN tras 15 años de haber sido expulsado de
esa organización, Javier Livas Cantú se dice la “cuarta
opción” panista en busca de la candidatura presidencial
una vez que hizo el anuncio correspondiente el domingo
20. Nadie se salva de la crítica de este personaje –ni Fox
ni Calderón ni López Obrador…– cuyo estilo se asemeja
al de varios panistas altisonantes: bronco, desafiante, de
propuestas políticas facilonas…
ÁLVARO DELGADO
crimen organizado por ser “un problema
muy difícil” y por la corrupción de la Pro-
curaduría General de la República (PGR), la
Policía Federal, que entonces se llamaba
PFP, y la DEA, la agencia antinarcóticos de
Estados Unidos.
“Ahi te la vas llevando”, le dijo coloquial-
mente Fox a Livas en una reunión celebrada
hace un par de años, en el rancho San Cris-
tóbal, en Guanajuato, en la que descalificó a
Calderón: “Está haciendo muy mal en usar
al Ejército así”, censuró el expresidente.
“Yo le dije: ¿Y tú qué (hiciste)? Y me di-
ce Vicente: ‘No, mira, es un problema muy
difícil. Le preguntas a la PGR dónde está el
problema y te dicen que en la PFP, le pre-
guntas a la PFP y te dice que la PGR está
corrupta, le preguntas a la DEA y te dicen
que las dos están corruptas, y le preguntas
a éstos y te dicen que la DEA también está
corrupta. Total, no sabes ya ni qué está pa-
sando. Entonces –fíjate lo que me contes-
tó–, ahi te la vas llevando, te la vas llevan-
do’. ¡Te la vas llevando!”
–¿Eso textualmente le dijo Fox?
–Así: “Te la vas llevando”. O sea, todos
acusan a los demás de corruptos y tú te la
vas llevando.
–¿Y usted qué le respondió?
–Le dije: “Oye, ¿entonces no hay nadie
en qué confiar?”. “No, te digo, todos acusan
a todos los demás”. Y ya no supe qué frega-
dos. ¡Con razón se hizo el despiporre que
se hizo!
Pero la indolencia de Fox no fue sólo en
materia de seguridad, sino en todo, dice Li-
vas, porque delegaba el gobierno en Ramón
Muñoz Gutiérrez, el jefe de la Oficina de la
Presidencia, actual senador. “Hizo confesio-
nes de que cuando él se iba le encargaba a
Ramón el changarro”.
–¿Claudicó de su deber?
–Vicente llegó y fue impactado por el
tamaño del monstruo que él estaba here-
dando, y dijo: “aquí me la voy llevando”.
Arriando vacas
En entrevista con el reportero, la noche
del miércoles 23, el abogado regiomonta-
no de 65 años de edad revela otra estam-
pa de Fox en el ejercicio del poder, cuando,
con dos años en el gobierno, lo encontró
en Los Pinos, tras reunirse con Rodolfo Eli-
zondo, entonces vocero presidencial:
“¿Cómo te está yendo, Vicente?”, le pre-
guntó Livas. “¿Sabes qué gesto me hizo? Me
hizo el gesto de vamos arriando vacas. ‘Ahi
vamos’. Ese fue el gesto que me hizo. Fue in-
capaz de verbalizar una situación y me dijo:
‘ahi vamos’, como arriando vacas.”
–¿En qué sentido lo dijo?
Fox ante el narco:
A
g
e
n
c
ia
E
l U
n
iv
e
rs
a
l
Livas Cantú. “Yosoy líder”
22 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
sencia militar, sino ir a las causas, al fon-
do de la inseguridad”.
Y eso no se resuelve con la “obsesión
por las pruebas de confianza” ni con mul-
tiplicar el número de policías, que no se
sabe qué hacen y que cuando trabajan pa-
ra el narco es peor, valora.
–Pero Felipe Calderón dice apostar a la
depuración.
–No, señor, no es eso. Lo que hay que
hacer es poner sistemas de control en toda
la estructura. Es un sistema. Si no enten-
demos qué es un sistema entonces no po-
demos arreglar el problema. No entienden,
pero no entienden ni él ni los gobernadores
ni nadie. No entiende nadie.
“Toda la estrategia está mal. Me dio lásti-
ma cuando el presidente estaba casi implo-
rando a los gobernadores que cumplieran
con las metas de los controles de confianza.”
Yo sí sé cómo hacerlo
Hijo de Eduardo Livas Villarreal, goberna-
dor priista de Nuevo León, priista él mismo
hasta 1985, Livas fue precandidato a la gu-
bernatura de ese estado en 1991 y fue pre-
candidato a esa misma posición por Con-
vergencia, en 2009, y sólo hasta marzo fue
readmitido como militante del PAN.
Su reingreso tampoco fue fácil: En sep-
tiembre del año pasado, después de dos
solicitudes en siete años y dos litigios an-
te el Tribunal Electoral del Poder Judicial
de la Federación (TEPJF), el comité estatal
en Nuevo León lo aceptó.
Miembro de un grupo de intelectua-
les, que se reúnen al menos una vez al
año en Suiza, Livas analiza no sólo lo que
pasa en México, sino en el mundo y en
el caso del país sostiene que el problema
viene de los gobiernos del PRI, que creó
un sistema diseñado para la corrupción.
“Es el carro que no funciona. Y ese es
mi temor. No importa qué chofer le pon-
gas ahora, si no cambias el automóvil, si no
contratas a un chofer que sepa de mecáni-
ca y que se meta a arreglar el motor que es-
tá desbielado, no va a funcionar esto. Si an-
das en rines, con las llantas ponchadas, no
vas a agarrar velocidad, te vas a salir en la
primera curva. Tenemos que arreglarlo pri-
mero antes de ponerle piloto.”
–Siguiendo la metáfora, ¿usted sí sabe
de mecánica?
–Yo sé. ¿Cuál es la ciencia del gobier-
no? La palabra gobierno viene de la cien-
cia cibernética, la que nos dio computado-
ras, satélites, láser, Iphone y todo eso, esa
es la ciencia que yo he estudiado, esa es la
verdadera ciencia de gobierno, la ciencia
de cómo se obtienen resultados.
“La política es una insignificancia den-
tro de las ciencias, la política se ocupa úni-
camente de cómo escoges a los que toman
decisiones, pero no te dice nada de cómo
están conectadas todas las piezas de un sis-
tema complejísimo”, expone y reitera que el
sistema que opera en México está atrofiado.
Su propuesta es, una vez conquistada la
candidatura del PAN, “activar el potencial de
las redes sociales” para ciudadanizar el go-
bierno, combatir la pobreza, asegurar igual-
dad de oportunidades y reformar la justicia
para desterrar corrupción e impunidad.
Para Livas no hay duda: “El sistema no
ha cambiado. Vivimos el mismo que el PRI
confeccionó para mantenerse en el poder
y que se basa en simulaciones abundan-
tes, como nuestra Constitución”.
–¿Con qué argumentos el PAN pide
otra oportunidad?
–Vamos en un tronco principal: El PRI es
un retoño caracterizado por pura corrup-
ción y un desorden administrativo bestial,
y francamente yo creo que el socialismo es
una rama seca, el socialismo nunca generó
un Ipod ni un Ipad o un Iphone, nunca.
–¿Y quién habla de socialismo?
–¡Andrés Manuel López Obrador sigue
con sus ideas de izquierda! ¡La izquierda
no existe, no hay tal cosa ya! Es un con-
cepto que no tiene justificación.
NARCOTRÁFI CO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 25
que “sería una proeza” conseguir las fir-
mas antes del 7 de diciembre, cuando se
cierra el registro de candidaturas, confía
en obtenerlas, no sólo mediante la red de
líderes que ha conocido en más de 25 años
de activismo político en el PAN, aun cuan-
do tuvo 16 años sin militancia.
A pregunta expresa, acepta que una de
sus opciones es persuadir a Espino, el ex-
pulsado expresidente del PAN, de cederle
las firmas de los panistas que forman par-
te del movimiento Volver a Empezar (VAE).
“Puede ser”, dice.
Administrador de empresas por el Ins-
tituto Tecnológico de Monterrey y aboga-
do por la Universidad Autónoma de Nue-
vo León, experto en cibernética, Livas lanzó
su candidatura, vía su cuenta de Twitter, el
20 de noviembre, después de que hizo un
sondeo entre panistas prominentes que
no quisieron hacerlo, entre ellos a Francis-
co Barrio, embajador en Canadá, el senador
Ricardo García Cervantes y Fernando Cana-
les Clariond.
Se define como “una cuarta opción” y
“la esperanza para mucha gente”, por lo
que se propone “no atacar sino proponer”
en la contienda interna. “Voy a tratar de
apoyar al PAN para que gane en 2012. Hay
muchos cambios pendientes, eso sí.”
Y es que, dice Livas, con Calderón tam-
poco se han hecho cambios relevantes:
“Tiene puntos ciegos muy importantes,
como los tuvo Vicente”.
Él mismo había anticipado el futuro
de Calderón cuando, en 2006, antes del fa-
llo del TEPJF, publicó un desplegado titula-
do “Felipe” para pedirle, como “prueba de
lealtad a México”, renunciar a cualquier
designación de ese órgano, porque “nin-
gún tribunal podrá restaurar un resulta-
do electoral que nació asfixiado, evidente-
mente manoseado y turbio”.
Y luego de pedirle reconocer que “el
deplorable proceso electoral jamás dará
buenos frutos”, se pronunció por la nuli-
dad de la elección; “Si la falta de claridad
del Cofipe, sin embargo, lleva a que seas
declarado presidente electo, caeríamos en
una designación formalmente válida, pe-
ro percibida como ilegítima”.
Ese año, Federico Arreola publicó en su
libro 2006 La lucha de la gente contra el poder
del dinero una entrevista con Livas antes
de las elecciones, en la que advertía de lo
funesto de Calderón: “Fatal error de Méxi-
co sería caer en sus manos”.
–Pareciera que avizoras un mal futuro
si Calderón ganara –le preguntó Arreola.
–Mucho más malo de lo que imaginas.
Los panistas como él hablan de libertad,
pero son los campeones de la intolerancia.
Hablan de castidad, pero en la oscuridad
del closet panista practican lo contrario.
Hablan de honestidad, pero han refinado
los métodos para encubrir delincuentes…
Al margen de esas expresiones, Livas
atribuye los resultados de Calderón tam-
bién al sistema vigente:
“En un sistema que es presidencialis-
ta, el peso del estilo de la persona tiene
mucho que ver en el resultado. Le pasó a
Vicente, le ha pasado a Felipe. El sistema
es un auto que no funciona. No importa a
quién pongas de chofer, no va a caminar
el carro. ¿Por qué? Porque está desbielado,
porque no trae llantas, por lo que quieras.”
Con Fox, dice siguiendo la metáfora, el
auto caminó despacito, casi inmóvil en el
sexenio, y con Calderón paso algo análogo,
aunque convulso: “Se sube, le mete prime-
ra, le mete todo el acelerador y ahí vamos,
sin llantas, con los rines, sacando chispas.
Pura primera. Y se le dice: ‘Oye, Felipe, hay
segunda, hay tercera, hay quinta. O párate,
arregla el motor y luego le sigues’. Su carác-
ter lo está reflejando en la forma en que es-
tá conduciendo”.
En el caso de la guerra contra el narco-
tráfico, Calderón ha sido omiso en lo fun-
damental: “Ha dejado de hacer las cosas
importantes –meter segunda, meter ter-
cera–, no solamente contener con la pre-
24 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
DERECHOS HUMANOS
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 27
Abusos castrenses
Silvano Cantú Martínez comenta que su
organización solicitó un desglose más de-
tallado de las aprehensiones por delitos
federales.
Y apunta: “La cifra desproporcionada
implica que hay un uso privilegiado de la
restricción de libertades a través del uso
de la fuerza pública y militar sin estánda-
res establecidos”.
Cantú insiste en que la información
proporcionada por la PGR es una clara
muestra de que en México “hay un estado
de excepción institucionalizada en el que
las Fuerzas Armadas realizan detenciones
sin tener atribuciones para estar al frente
de persecuciones o acciones penales. Ese
es el botón de muestra más claro de la mi-
litarización de la justicia penal; ya se reba-
só la militarización de la seguridad públi-
ca, que de por sí era preocupante”.
Hasta ahora, dice, en el desarrollo de
su investigación la comisión no ha obteni-
do datos en torno al número de personas
detenidas por las Fuerzas Armadas que
fueron consignadas ante un juez; tampo-
co se sabe a cuántas de ellas se imputó al-
gún delito específico.
La proporción de mil detenciones ca-
da mes por miembros de la Marina y la
Defensa en lo que va de 2011 “es alarman-
te –insiste el activista–, sobre todo porque
las efectúan personas que carecen de ca-
pacitación y atribuciones legales. A ello
se debe también que se hayan presentado
más de 5 mil quejas ante la Comisión Na-
cional de los Derechos Humanos (CNDH)
contra las tropas de las Fuerzas Armadas
durante el actual sexenio”.
Preocupa aún más, según el abogado
de la CMDPDH, que al lanzar a las Fuerzas
Armadas a la calle con carta abierta pa-
ra realizar detenciones “no se haya toma-
do en cuenta el nivel de letalidad del Ejér-
cito, que en los últimos tres años y medio
aumentó 465%”.
Cita al respecto el estudio Uso y abu-
so de la fuerza letal por parte de las fuerzas
federales, realizado con base en la infor-
mación proporcionada por las depen-
dencias federales a partir de solicitudes
interpuestas ante el IFAI por Carlos Sil-
va, Catalina Pérez Correa y Rodrigo Gu-
tiérrez, adscritos al Instituto de Investi-
gaciones Jurídicas de la UNAM.
La investigación indica que entre ene-
ro de 2008 y mayo de 2011 la participación
del Ejército en la guerra contra el narco-
tráfico ha causado mil 598 muertes y 253
heridos; la relación es de 12 muertos por
cada herido.
“Estamos hablando de un nivel de le-
talidad que no debería deambular por las
calles. Esas cifras confirman los exhortos
de diferentes organismos internacionales,
entre ellos del Grupo de Trabajo de Nacio-
nes Unidas sobre Desapariciones Forza-
das e Involuntarias, cuyos integrantes pi-
dieron a Calderón regresar a los soldados
a los cuarteles”, resalta Cantú.
El informe de HRW
La estrategia de Calderón ha dejado un
saldo de violaciones a derechos huma-
nos alarmante. En su más reciente infor-
me titulado Ni seguridad ni derechos. Ejecu-
ciones, desapariciones y tortura en la “guerra
contra el narcotráfico de México”, presentado
el miércoles 9 por su director para Amé-
rica, José Miguel Vivanco, Human Rights
Watch (HRW) incluye expedientes de 170
casos de tortura, 39 desapariciones forza-
das y 24 ejecuciones extrajudiciales pre-
suntamente cometidas por miembros de
fuerzas de seguridad y castrenses en Ba-
ja California, Chihuahua, Guerrero, Nuevo
León y Tabasco.
Con base en información proporcio-
nada por la Sedena, el documento con-
firma que las aprehensiones que la de-
pendencia reporta en su sitio en internet
Con las detenciones, legales, ilegales y hasta arbitrarias, perpetra-
das por elementos de las Fuerzas Armadas –en los primeros ocho
meses de 2011 fueron privadas de su libertad 64 mil 820 personas–,
el país parece inmerso en una “fiesta punitiva”, dice a Proceso Silva-
no Cantú, abogado de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción
de los Derechos Humanos. Las cifras desusadas indican que en el
país prevalece, en los hechos, un estado de excepción…
DERECHOS HUMANOS
Yahir Ceballos
26 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
GLORIA LETICIA DÍAZ
L
as detenciones masivas de ciu-
dadanos presuntamente impli-
cados en delitos federales duran-
te la guerra emprendida por las
autoridades federales contra el
narcotráfico han derivado en una
“fiesta punitiva”, una muestra de que el go-
bierno de Felipe Calderón recurre más a “la
restricción de libertades y al uso despro-
porcionado de la fuerza” que al aparato de
inteligencia e investigación, considera Sil-
vano Cantú Martínez, abogado de la Comi-
sión Mexicana de Defensa y Promoción de
los Derechos Humanos (CMDPDH).
Director de Incidencia e Investigación
de la organización, Cantú es responsable
de la redacción de un informe financiado
por la Unión Europea en el cual aborda,
entre otros temas, esa “desproporciona-
da práctica” de arrestos por delitos fede-
rales durante la actual administración
por parte de las Fuerzas Armadas.
Con base en solicitudes de acceso a la
información, durante los primeros ocho
meses de 2011 la CMDPDH documentó los
casos de 64 mil 820 personas que fueron
privadas de su libertad. Además, según
datos proporcionados por la Procuraduría
General de la República (PGR), entre ene-
ro y septiembre último efectivos de las se-
cretarías de la Marina-Armada de México
(Semar) y de la Defensa Nacional (Sedena)
realizaron 8 mil 675 detenciones.
Y aun cuando las peticiones de la
CMDPDH tuvieron que ver con las perso-
nas que fueron puestas a disposición del
Ministerio Público durante ese periodo
por efectivos de la Semar y la Sedena (fo-
lios 000700172811 y 000700172711, respec-
tivamente), el pasado 20 de octubre, por
separado, la Coordinación de Planeación,
Desarrollo e Innovación Institucional de
la PGR emitió una sola respuesta para am-
bos casos:
“En relación a la solicitud de informa-
ción en comento, y una vez analizada la
información que posee esta Unidad Ad-
ministrativa me permito informar que en
el periodo enero-agosto de 2011, se con-
tabiliza un total de 64 mil 820 personas
detenidas a nivel nacional por los delitos
contemplados en el Código Penal Federal.”
Además, por separado, las respuestas
incluyen información de las 32 delegacio-
nes de la PGR acerca del número de per-
sonas puestas a disposición del Ministe-
rio Público federal por parte de soldados y
marinos en el periodo de enero a septiem-
bre de 2011.
De acuerdo con los documentos, la Se-
mar entregó a la PGR mil 84 personas en
18 entidades: 207 en Veracruz, 193 en Ta-
maulipas, 141 en Nuevo León y 91 en Gue-
rrero. La Sedena, a su vez, puso a disposi-
ción del MP a 7 mil 591 personas: 583 en
Baja California, 601 en Guerrero, 645 en
Nuevo León y mil 141 en Tamaulipas.
No obstante, los datos entregados por
la PGR a la organización difieren de los
que maneja la Sedena en su sitio en in-
ternet, en el que reporta 39 mil 120 cap-
turas durante el sexenio calderonista. De
éstas, 10 mil 363 fueron arrestos efectua-
dos entre enero y octubre de este año, lo
que significa que entre septiembre y octu-
bre la Sedena detuvo a 2 mil 772 personas,
o bien que no proporciona la información
completa a la PGR.
Aun así, la cifra de 64 mil 820 deten-
ciones proporcionada a la CMDPDH es
impresionante, sobre todo si se toma en
cuenta que en 2008 la PGR informó que del
1 de diciembre de 2000 al 30 de septiembre
de 2006 se capturó a 79 mil 595 miembros de
siete organizaciones delictivas, según los
datos entregados por la PGR al Instituto
Federal de Acceso a la Información y Pro-
tección de Datos (IFAI), que a su vez puso
a disposición de la comisión.
En otras palabras: los arrestos efectua-
dos durante los primeros ocho meses de
2011 equivalen a 81.43% de los que se hi-
cieron a lo largo del sexenio de Vicente Fox.
“fiesta punitiva”
La
de Calderón
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
DERECHOS HUMANOS
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 29
tuación de los derechos humanos en Méxi-
co. En estas semanas Vivanco se ha reunido
con funcionarios del Pentágono, el Departa-
mento de Estado, la Casa Blanca, igual que
con legisladores federales, para solicitar que
se bloqueen los fondos de la Iniciativa Méri-
da hasta que el gobierno mexicano someta a
juicio, bajo el fuero civil, a todos los militares
acusados de violación a los derechos huma-
nos en el contexto del combate al narco.
De acuerdo con Vivanco, Calderón no
está haciendo nada para procesar a los mili-
tares que violan derechos humanos y el go-
bierno de Estados Unidos tendrá pruebas
irrefutables de ello.
–¿Cambiarán las cosas? –se le pregunta.
–Tengo escepticismo porque se avecina
una etapa electoral tanto en México como
en Estados Unidos, y estos temas son de fá-
cil distorsión y manipulación en un contexto
donde se juegan las decisiones presidencia-
les en ambos países.
El lunes 14 visitó Washington Enrique
Peña Nieto, exgobernador del Estado de
México y precandidato a la Presidencia por
el PRI, al que Vivanco le preguntó qué ha-
ría distinto en materia de derechos humanos
en el marco del combate al narcotráfico si
ganara la elección de 2012. El mexiquense,
que asistió a un foro organizado por el Cen-
tro Woodrow Wilson, se limitó a decir que
él “gradualmente” ordenaría el regreso del
Ejército a sus cuarteles.
–¿Confía usted en los políticos mexica-
nos y en sus promesas de defender los de-
rechos humanos? –se le plantea.
Se le escapa una larga carcajada. Cuan-
do logra contenerse, respira y, nuevamente
entre risas pero menos intensas, responde:
“Nosotros tenemos la responsabilidad de se-
guir trabajando con el que esté al frente, del
color político que sea, tratando de reflejar en
los términos más objetivos la realidad de los
derechos humanos y formulando recomen-
daciones; buscando en lo posible una rela-
ción constructiva y eficaz. Pero no puedo ha-
cer un juicio genérico sobre el establishment
político en México o en cualquier país”.
–¿Es México el país de América Latina
con el peor récord en derechos humanos
durante los últimos cinco años?
–No hacemos comparaciones como esa
entre los países, pero México se convirtió la-
mentablemente en una de nuestras priorida-
des en América Latina.
Abunda que para HRW la situación de
los derechos humanos en México no tiene
remedio en lo que resta del sexenio de Cal-
derón, quien no mejorará su desempeño
mientras no enfrente el problema de fondo:
la falta de rendición de cuentas del Ejército y
la Marina frente a sus víctimas.
“Si no hay una reforma, como lo estable-
ció la Suprema Corte de Justicia de la Nación
en el caso de Rosendo Radilla Pacheco y el
fallo de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos y se deje de incluir a la violación de
derechos humanos en el fuero militar, este
problema va a continuar latente.
“El retorno de los militares a los cuarte-
les de aquí a un año, de forma gradual, no va
a esclarecer las causas de derechos huma-
nos ni va a reparar los daños a las personas
que han sido víctimas de hechos atroces
por parte del Ejército, la Marina y la policía
en México”, advierte Vivanco. O
parencia” del Ejército, no se sabe cuántas
denuncias recibe ni cuáles son los criterios
para actuar en consecuencia, pero “sí es
evidente que el Ejército no solicita autori-
zación judicial”. Además, mediante entre-
vistas con autoridades civiles los investiga-
dores del organismo confirmaron que “son
muy pocas las ocasiones que el Ejército las
consulta antes de poner en marcha este ti-
po de operativos, que suelen tener como
resultado detenciones en flagrancia”.
Y llama la atención que “el Ejército es-
té solicitando por su cuenta este tipo de
avisos y respondiendo a ellos sin supervi-
sión civil ni autorización judicial (lo que)
supone una ampliación significativa, y en
gran medida encubierta, de su rol en los
operativos de seguridad pública”.
Para ilustrar la forma en que actúa el
Ejército, la organización incluye dos ca-
sos en los que estuvieron implicadas cua-
tro personas detenidas “en flagrancia” en
Ciudad Juárez, Chihuahua, por tropas de
la Sedena.
El primero sucedió el 20 de febrero de
2010 y se refiere a la incursión de solda-
dos en un bar de la ciudad fronteriza. En
el operativo los soldados detuvieron a tres
personas, a las que golpearon, vendaron
los ojos y subieron a vehículos militares:
“Luego fueron trasladados a un lu-
gar donde, tras desnudarlos, recibieron
distintos tipos de tortura, como asfixia
con bolsas de plástico, descargas eléctri-
cas, golpizas y amenazas de muerte, has-
ta que aceptaran confesar que trabajaban
para un cártel.”
En la audiencia de garantía, los solda-
dos declararon que habían recibido una
llamada anónima según la cual en el bar
mencionado había dos sicarios de La Lí-
nea. Al llegar al sitio, agregaron, vieron a
dos hombres “cuyas características coin-
cidían con la descripción del informan-
te” que intentaron escapar, pero “fueron
aprehendidos en flagrancia”.
No obstante, cinco testigos respalda-
ron la versión de las víctimas y desmin-
tieron la versión de los soldados; además,
los certificados médicos confirmaron que
los detenidos presentaron huellas de tor-
tura, por lo que las autoridades castrenses
tuvieron que liberarlos.
El otro caso incluido en el informe de
HRW es el de Jesús Torrijos Barrón, cuya
casa fue allanada por soldados la madru-
gada del 11 de junio de 2008. Y a pesar de
que fue sacado de su domicilio con vio-
lencia por elementos del Ejército, éstos lo
presentaron tres días después y expusie-
ron en su reporte que lo habían detenido
en flagrancia.
Torrijos Barrón estuvo preso hasta
septiembre de 2008. Recuperó su libertad
luego de que se comprobó que el informe
de sus captores carecía de veracidad. O
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Complicidad
28 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 28 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
HRW: Obama solapa a Calderón
J. JESÚS ESQUIVEL
C
HICAGO.- Con el pretexto de la lucha
contra el narcotráfico, el gobierno de
Barack Obama solapa al de Felipe
Calderón al no hacerle ningún recla-
mo cuando el Ejército, la Marina y la Policía
Federal cometen violaciones a los derechos
humanos y gozan de impunidad, denuncia
la organización internacional Human Rights
Watch (HRW).
“El gobierno de Obama ha tenido un pa-
pel muy decepcionante en su política bilate-
ral con México y en el contexto de la lucha
contra los narcóticos”, dice en entrevista
con Proceso José Miguel Vivanco, director
de la División para las Américas de HRW.
“Hasta ahora (Obama) ha querido po-
ner oídos sordos al récord de impunidad y
de abusos cometidos en nombre de la lucha
contra los cárteles, teniendo a su alcance
instrumentos como las condiciones en ma-
teria de derechos humanos para suspender
el apoyo o ejercer una presión eficaz sobre el
gobierno de Calderón”, explica.
Una semana después de que HRW pre-
sentó su informe Ni seguridad ni derechos:
ejecuciones, desapariciones y tortura en la
“guerra contra el narcotráfico” de México, el
activista señala que desde 2007, cuando en
el Congreso federal estadunidense se de-
batía la aprobación de la Iniciativa Mérida,
la organización advirtió al Capitolio que con
esta medida se daría “un cheque en blanco”
al gobierno de México en materia de viola-
ciones de derechos humanos.
“En nuestro primer pronunciamiento ofi-
cial sobre la Iniciativa Mérida (octubre de
2007), dijimos que nos oponíamos a cual-
quier tipo de ayuda a México en el combate
al narcotráfico”, subraya Vivanco.
Creada por Calderón y el entonces pre-
sidente George W. Bush, e impulsada por
Arturo Sarukhán, embajador de México en
Washington y quien aseguraba que con es-
ta medida Estados Unidos se haría corres-
ponsable del problema, la Iniciativa Mérida
fue utilizada por Los Pinos para restarle im-
portancia a la muerte de decenas de miles
de personas desde que Calderón declaró la
guerra a los cárteles.
“Nos opusimos a la Iniciativa Mérida to-
mando en cuenta los antecedentes de impu-
nidad y abusos del Ejército mexicano contra
los derechos humanos”, dice Vivanco.
Recuerda que cuando el instrumento bi-
lateral se discutía en Estados Unidos, HRW
y otras organizaciones defensoras de los de-
rechos humanos convencieron al Capitolio
de que condicionara el paquete de ayuda a
que México sometiera al fuero civil los casos
de violación a derechos humanos cometidos
por integrantes de las Fuerzas Armadas invo-
lucradas en los objetivos del convenio.
Inicialmente el Capitolio accedió, pe-
ro Vivanco opina que el cabildeo del go-
bierno mexicano, posiblemente del propio
Sarukhán, impidió que se preservaran ade-
cuadamente las garantías individuales de los
mexicanos en la lucha contra las drogas. “Fi-
nalmente se aprobó el paquete de la Iniciati-
va Mérida con un lenguaje que era menos de
lo que hubiéramos querido en materia de de-
rechos humanos”, lamenta el activista.
El Congreso estadunidense únicamente
condicionó la entrega de 15% de los fondos
a que cada año el Departamento de Estado
le “notificara” que el gobierno y las Fuerzas
Armadas de México respetaban los dere-
chos humanos. Hasta la fecha el Departa-
mento de Estado no ha interpuesto objeción
a la entrega de apoyo antinarco al gobierno
de Calderón, pese a los aproximadamente
50 mil muertos que le han valido a esta ad-
ministración el apelativo de “el sexenio de la
muerte” por parte de varios analistas y co-
lumnistas mexicanos.
“Por lo que ha ocurrido en México desde
el inicio de la guerra contra el narcotráfico
que lanzó Calderón, un Congreso estaduni-
dense congruente nunca hubiera entrega-
do ni un solo recurso, dentro de la Iniciativa
Mérida, al gobierno mexicano –sostiene Vi-
vanco–. Calderón ha permitido un incremen-
to notable e impune por parte del Ejercito
en términos de las violaciones de derechos
humanos”. Añade que el gobierno federal
minimiza las denuncias constantes y “bien
fundadas” de delitos cometidos por milita-
res y policías.
Escepticismo
Con el gobierno de Obama la Iniciativa Méri-
da sólo cambió un poco de rumbo. En vez de
proveer de equipo militar a la Marina y al Ejér-
cito mexicanos como en tiempos de Bush, los
fondos que aprobará el Capitolio (unos 350
millones de dólares) se destinarán a fortalecer
a la sociedad civil, la reforma judicial y el inter-
cambio de información de inteligencia.
Este nuevo enfoque no es suficiente pa-
ra convencer a HRW de que cambiará la si-
fueron realizadas en “condición de fla-
grancia”. HRW aclara que “el Ejército no
pudo proporcionar registros de cuántos
de estos detenidos finalmente fueron
acusados de la comisión de delitos o fue-
ron condenados”.
En el momento en que la organización
con sede en Estados Unidos solicitó la in-
formación, la suma de detenciones en el
gobierno calderonista era de 31 mil 252
personas. Al terminar octubre la cifra so-
brepasaba los 39 mil.
“En la mayoría de los casos documen-
tados, los informes militares justificaban
las detenciones en flagrancia, alegando
que los soldados estaban respondiendo a
denuncias y avisos civiles, que llegaban
a ellos a través de números telefónicos y
direcciones de correo electrónico creadas
por el Ejército”, apunta el documento.
HRW agrega que “dada la escasa trans-
Juan Carlos Cruz
Detenciones arbitrarias. Impunidad
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
DERECHOS HUMANOS
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 31
DERECHOS HUMANOS
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 31
del pueblo tienen un familiar relacionado o
involucrado con alguno de los dos grupos de
la delincuencia organizada que se disputan
la plaza: El cártel del Golfo y Los Zetas.
“Eso fue lo que hizo que en la región se
recrudecieran los enfrentamientos y se vie-
ra afectada la población… los cárteles co-
braban piso y se vieron afectadas áreas de la
producción y cerraron negocios. En San Fer-
nando hay producción pesquera por la zona
de La Carbonera y a los pescadores también
les cobraban piso. También se vio afectada
la producción de sorgo, del que Tamaulipas
es uno de los principales productores en el
país”, enfatiza el general González.
“En esa época (cuando se dio el rompi-
miento entre el cártel del Golfo y Los Zetas)
todos conocimos, escuchamos o sabíamos
de personas levantadas”, señala una joven
mujer después de vencer su miedo a hablar.
“En una semana desaparecían siete u ocho”.
La narcoguerra provocó que el pueblo
se dividiera. Los vecinos, amigos e incluso
familiares se denunciaban mutuamente...
pero las acusaciones no se hacían ante las
autoridades, sino ante el cártel rival, ase-
guran habitantes del pueblo.
Los grupos marcaban su territorio e im-
ponían controles. En las principales carre-
teras que pasan por San Fernando se colo-
caron retenes. “Incluso clonaban uniformes
militares”, así que no se podía confiar ni en
los tradicionales puestos de revisión del
Ejército.
“Las autoridades nunca se preocupa-
ron por el crimen organizado”, dice una
mujer que voltea para asegurarse de que
nadie más la escucha, pese a que habla en
su propia casa. Agrega que varios funcio-
narios estaban implicados con alguno de
los grupos criminales.
Al final Los Zetas tomaron el control del
pueblo e impusieron sus reglas. Los jefes
del grupo, Heriberto Lazcano, El Lazca, y Mi-
guel Treviño Morales, el Z-40, nombraron a
Salvador Alfonso Martínez Escobedo, La Ar-
dilla, jefe de la región.
La Ardilla designó al exmilitar Édgar
Huerta Montiel, El Wache, lugarteniente pa-
ra San Fernando junto con Martín Omar Es-
trada Luna, El Kilo, pistolero formado en las
pandillas de Estados Unidos y quien en los
hechos era el verdadero jefe de la plaza.
El Kilo se dejaba ver armado en todos los
rincones del pueblo. Se bajaba de su vehícu-
lo con su arma a comprar en las tiendas de
la plaza principal, donde está la Presidencia
Municipal.Tenía en su nómina a 20 de los 34
policías municipales de San Fernando. En-
tre otras medidas impuso un toque de que-
da que obligaba a la población a meterse a
sus casas a la nueve de la noche.
También formó un ejército de jovenci-
tas que se desempeñaban como “guardias”,
como se llama aquí a quienes espían para
la delincuencia organizada. En otras locali-
dades se conocen como “halcones”, excepto
en Miguel Alemán, donde también son mu-
jeres jóvenes las que vigilan los movimien-
tos militares y ahí les dicen “panteras”.
“Se podían ver jovencitas paradas fren-
te a la Presidencia con su celular. Estaban
por todos lados y reportaban todo lo que es-
cuchaban”, comenta la mujer en voz baja.
La estricta vigilancia y los controles
eran para que los golfos no retomaran la
plaza. Los Zetas sabían que desde marzo de
2010 el cártel del Golfo había acordado una
alianza con La Familia Michoacana y con los
de Sinaloa para eliminarlos.
El estricto control impuesto por El Kilo
incluyó que todos los autobuses que llega-
ran desde el sur fueran revisados, princi-
palmente los de ADO, Ómnibus de México,
Transpaís y Futura. Tenía reportes de que
sicarios de los grupos rivales estaban lle-
gando a la región para matar zetas y arre-
batarles sus dos principales bastiones: Ta-
maulipas y Nuevo León.
“Todos los días llegaba un autobús (del
sur) y los investigaban por el lugar de pro-
cedencia. Se les revisaban los mensajes de
los celulares. A la gente que no estaba rela-
cionada se le dejaba ir. A los otros los ma-
tábamos”, contó El Wache durante su inte-
rrogatorio ante la Policía Federal.
Desde su paranoica visión, todos los jó-
venes que se dirigían a la frontera podrían
ser reclutados por el cártel rival. Huerta
Montiel confesó que mataron a los 72 mi-
grantes centroamericanos porque “iban
para el Metro 3”, el jefe del cártel del Gol-
fo en Reynosa.
Después de revisar durante semanas
una decena de autobuses ya tenían captura-
dos a 193 jóvenes de varios estados. Los que
venían de Michoacán o Sinaloa eran asesi-
nados de inmediato, estuvieran o no relacio-
nados con la delincuencia organizada.
A mediados de 2010 mataron a los 193.
Con una retroexcavadora abrieron los po-
zos para enterrarlos, cerca del ejido La Jo-
ya. Los 72 migrantes que asesinaron fueron
abandonados en el rancho San Fernando,
en las afueras del municipio.
“Los que tenían el control de San Fer-
nando eran Los Zetas cuando ocurrió la ma-
sacre de los migrantes y luego cuando apa-
recieron las fosas clandestinas”, recuerda
el comandante de la VIII Zona Militar.
En agosto de ese año la Marina des-
cubrió los 72 cuerpos de los migrantes, la
mayoría centroamericanos, y se lanzaron
a la captura de La Ardilla, El Wache y El Kilo.
Este último fue ubicado por la DEA en Ciu-
dad Victoria.
José Luis Vergara, vocero de la Secreta-
ría de Marina, anunció en abril de 2011 la
captura de Estrada Luna junto con 11 jóve-
nes, cinco mujeres y seis hombres, cuyas
edades iban de 18 a 25 años. “Intercambio
de información de agencias nacionales y
extranjeras llevaron a la ubicación y asegu-
ramiento de El Kilo en la capital de dicho es-
tado”, precisó en la conferencia de prensa.
Después capturaron a más de sus cómpli-
ces y comenzaron a llegar a San Fernando
alrededor de mil 500 efectivos del Ejército.
Veinte policías municipales fueron de-
tenidos por colaborar con la delincuencia
organizada; sólo quedaron 14, que luego
renunciaron.
El secretario de Seguridad Pública esta-
tal firmó un convenio con las fuerzas fede-
rales para integrar una policía que está for-
mada por 100 militares quienes patrullan
la ciudad desde junio pasado; incluso ha-
cen el papel de agentes de tránsito.
Durante el periodo de la narcoguerra
(es decir, el enfrentamiento entre zetas y
el cártel del Golfo), afirma el alcalde Tomás
Gloria, 10% de la población de San Fernan-
do emigró además de que se cerraron mu-
chos negocios, especialmente las agencias
automotrices. “También huyeron muchos
empresarios”. Las grandes líneas de au-
tobuses suspendieron sus corridas; unas
cuantas siguieron funcionando, pero sólo
durante el día.
Los hombres y mujeres que hablaron
con Proceso aseguran que los narcos no se
han ido, “sólo se replegaron”. Ahora operan
en los pueblos de las zonas aledañas. Un
soldado originario de Veracruz comenta
que recientemente han tenido tres enfren-
tamientos con jóvenes armados que llegan
en camionetas.
Lo que aún falta por saber, dicen los en-
trevistados, es dónde quedaron los cuerpos
de decenas de personas levantadas durante
la narcoguerra. Quizá no estén todos en una
fosa común pues, como confesó El Wache,
“fueron enterrados en todos lados”. O
H
a
n
s
-
M
a
x
im
o
M
u
s
ie
lik
La “nueva” autoridad
30 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
JUAN ALBERTO CEDILLO
S
AN FERNANDO, TAMPS.- En agosto de 2010 el
nombre de este pueblo saltó a los princi-
pales medios del mundo al conocerse la
matanza de 72 migrantes centroamerica-
nos perpetrada por el crimen organizado.
Pero ese asesinato múltiple no fue el úni-
co que cometieron Los Zetas: aún falta revelar mu-
chas de sus atrocidades.
La importancia de San Fernando para los cár-
teles del narcotráfico la resume el general Miguel
Ángel González, comandante de la VIII Zona Militar
con sede en Reynosa: “Es un nudo donde confluyen
varias carreteras” estratégicas para el trasiego de
drogas que ahora se realiza desde Centroamérica.
“Hay una que viene por el Golfo desde Chiapas
y Veracruz y pasa por Tampico y Soto la Marina. Es
una ruta muy importante hacia la frontera de Ta-
maulipas con Estados Unidos. Son casi 400 kilóme-
tros de una porosa línea fronteriza que ellos quie-
ren controlar para el trasiego de la droga, el tráfico
de personas y, a la inversa, el contrabando de armas
hacia México, así como una gran cantidad de mer-
cancías”, precisa el general González.
A pesar de su ubicación privilegiada, la de San
Fernando es una región en crisis y desatendida: es-
tá afectada por continuas sequías que han merma-
do su actividad agropecuaria, no tiene empresas
que generen empleos y, para colmo, su comercio
ha sido afectado por la violencia, al grado de que
los negocios se han ido del pueblo.
“La falta de oportunidades obligó a los jóvenes
de la región a involucrase con la delincuencia or-
ganizada”, enfatiza un hombre maduro, uno de los
pocos que aceptan hablar con Proceso bajo la con-
dición del anonimato.
Los cárteles representaron la única opción pa-
ra decenas de hombres y mujeres jóvenes, inclu-
so para muchas adolescentes, a quienes ofrecieron
trabajo como “guardias”, en sus “maquilas” –don-
de confeccionan sus uniformes– o en las “fábricas”
donde modifican vehículos para blindarlos arte-
sanalmente y convertirlos en los “monstruos” que
vigilan el traslado de narcóticos en las carreteras,
brechas y caminos vecinales.
Hasta el pasado octubre, el Ejército había ase-
gurado en este municipio 543 piezas de uniforme y
seis “monstruos” blindados, pocos para el total de
los que se modifican en Tamaulipas.
“En San Fernando era mínima la elaboración
de los ‘monstruos’. Donde se detectaron más fue
en los municipios de Miguel Alemán y Camargo.
Ahí se han decomisado 33, y los más importantes
son seis. Unos verdaderos monstruos con capaci-
dad para transportar a 12 tiradores. Usan esos ve-
hículos para cuidar sus rutas del trasiego de dro-
gas: las de China, Méndez, Miguel Alemán y hacia
Matamoros, que es una ciudad controlada por el
cártel del Golfo”, precisa González.
Extorsión masiva
La precaria situación económica de San Fernando
ayudó a que los cárteles reclutaran a población de
todos los niveles, especialmente a las mujeres. Fuen-
tes de la alcaldía calculan que unos 6 mil habitantes
En pocos meses el pueblo tamaulipeco de San
Fernando pasó de ser gobernado por Los Ze-
tas a estar completamente militarizado; tanto
que los soldados dirigen hasta el tránsito. Pese
a ello sus habitantes no se sienten seguros: si-
guen viviendo con mucho miedo, no salen de
sus casas y no quieren hablar. Sólo susurran:
“Aún faltan fosas clandestinas por descubrir;
pero si uno habla, todo se escucha”.
La ley militar
contra
la ley zeta
H
a
n
s
-
M
a
x
im
o
M
u
s
ie
lik
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 33
JUSTI CI A
apostó a su mejor carta y así, automáticamente, devaluó el
resto de la baraja.
Si bien es formalmente legítima, la utilización de la fuerza
pública puede convertirse, en los hechos, en otra forma extrema
de violencia. El poder no debe ir más allá de los parámetros éti-
cos y jurídicos que distinguen a un Estado de derecho, de suerte
que violentar o menospreciar estos límites daría origen a un
quiebre paulatino de las instituciones, fundamento real y visi-
ble del Estado de derecho.
La condena
(…)
Felipe Calderón hizo valer su cargo eminente y tomó deci-
siones sin sustento legal. A la vuelta de su historia, escucha ya
los más serios cuestionamientos acerca de su quehacer. ¿Cuál
es su responsabilidad?
Para establecerla, debemos examinar distintas clases de
responsabilidad. La responsabilidad política, en primer lugar,
“es aquella que tienen los funcionarios federales cuando con
su conducta violen los intereses públicos fundamentales y su
buen despacho, y también la que tienen los funcionarios esta-
tales cuando con su conducta incurran en violación a las leyes
federales y a las leyes que de ellas emanen, o por el manejo
indebido de fondos o recursos federales”.
2
Las responsabilidades jurídicas, por su parte, pueden ser
administrativas, civiles y penales. Por lo que respecta a las res-
ponsabilidades de los servidores públicos, la jurisprudencia de
nuestro país establece lo siguiente:
De acuerdo con lo dispuesto por los artículos 108 y 114
de la Constitución Federal, el sistema de responsabili-
dades de los servidores públicos se conforma por cuatro
vertientes: a) la responsabilidad política para ciertas ca-
tegorías de servidores públicos de alto rango, por la co-
misión de actos u omisiones que redunden en perjuicio
de los intereses públicos fundamentales o de su buen
despacho; b) la responsabilidad penal para los servidores
públicos que incurran en delito; c) la responsabilidad ad-
ministrativa para los que falten a la legalidad, honradez,
lealtad, imparcialidad y eficiencia en la función pública,
y d) la responsabilidad civil para los servidores públicos
que con su actuación ilícita causen daños patrimoniales.
Por lo demás, el sistema descansa en un principio de au-
tonomía, conforme al cual para cada tipo de responsabi-
lidad se instituyen órganos, procedimientos, supuestos
y sanciones propias aunque algunas de éstas coincidan
desde el punto de vista material, como ocurre tratándose
de las sanciones económicas aplicables tanto a la respon-
sabilidad política, a la administrativa o penal, así como
la inhabilitación prevista para las dos primeras, de modo
que un servidor público puede ser sujeto de varias res-
ponsabilidades y, por lo mismo, susceptible de
ser sancionado en diferentes vías y con distintas
sanciones.
3
Han sido múltiples las consecuencias derivadas de
la guerra, más allá de la flagrante violación cometi-
da en su origen. Entre esas consecuencias destacó la
forma como se hicieron llegar a las Fuerzas Armadas
caudales inmensos. El asunto es particularmente
grave para una sociedad con las enormes carencias
de nuestra cartera, insuficiente para atender los re-
zagos seculares que padecemos. Paralelamente a
tales cuestiones habría que esclarecer el soporte
legal con el que actuó Calderón y precisar el uso
que las Fuerzas Armadas dieron a la riqueza con-
fiada a sus manos. Todos deberíamos saber de qué
manera y conforme a qué criterios fueron utiliza-
dos los recursos públicos para emprender y sos-
tener durante tan largo tiempo la guerra sin el cabal sentido de
la coherencia.
Resulta válido vaticinar que estas tareas, apenas esbozadas
aquí, en su momento habrán de ser tomadas en sus manos por
grupos e instituciones que ya han expresado su malestar por el
comportamiento del Ejecutivo. En el tema se impone la ilega-
lidad en la que ha incurrido el Ejecutivo, comportamiento del
que pueden derivar responsabilidades administrativas, civiles y
penales, todas por dilucidar.
Desde el punto de vista administrativo, no podrían pasarse
por alto o minimizarse las faltas u omisiones del poder federal
en cuestiones internas que atañen a entidades estatales, como
ocurre con los bienes patrimoniales de éstas:
La responsabilidad administrativa es aquella en la que
incurren los servidores públicos cuando, en el desem-
peño de sus empleos, cargos o comisiones, su conducta
contraviene las obligaciones contenidas en el Código de
Conducta Administrativo que previenen las 24 fraccio-
nes del artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades
Administrativas de los Servidores Públicos.
4
Desde el punto de vista civil, la responsabilidad se da en aque-
llos casos en los que se afectan intereses de terceros. Como
mero ejemplo, llama la atención por su complicada sencillez el
caso siguiente: en el supuesto de que una mansión de narcos
hubiera sido vendida a precios irrisorios a una familia común y
corriente que sabía con quién negociaba, ¿qué destino tiene el
inmueble? El inmueble habría sido punto de partida de un es-
cándalo entre las familias enteradas del caso. ¿Debe el gobierno
o no hacerse del suntuoso bien? ¿Debe la familia pagar impues-
tos mínimos o sumas mayores? ¿Debe la familia pagar deudas
acumuladas y exigidas por la hacienda pública? ¿O sencilla-
mente nada ocurrió y el caso se archiva sin más? Como quiera
que sea, el juego sucio aparece por doquier. ¿Tiene el Estado de-
recho de intervenir en problemas que él mismo complicó? ¿Qué
papel habría de tener el Estado, visto que la autoridad desató
la contienda y se comprometió a asumir el costo de los daños
colaterales? La cita siguiente da luz sobre el tema:
Se entiende como responsabilidad patrimonial del Estado
la obligación que tiene éste, como ente jurídico, de reparar
a los particulares los daños causados con motivo de su ac-
tuación […]. Es evidente que existe una estrecha vinculación
entre la responsabilidad patrimonial del Estado y el régimen
de responsabilidades de los servidores públicos, toda vez
que la primera se genera por la actuación de los servidores
públicos en su calidad de autoridades o representantes del
Estado […]. Esta actuación de los servidores públicos puede
ser dolosa o por negligencia, pero en ambos casos el Estado
está obligado a reparar el daño causado a los particulares
por la conducta de sus servidores públicos.
5
Habría que agregar: es inexcusable la responsabilidad ob-
jetiva civil de los servidores públicos en aquellos
casos en que su conducta afecta a terceros.
En este capítulo, dicha responsabilidad es
regulada particularmente por la Ley de Res-
ponsabilidad Patrimonial del Estado. Final-
mente, es factible la intervención penal en
los casos de acción u omisión del servidor pú-
blico que incurre en delitos que sobrepasan
los límites administrativos.
No puede pasar inadvertido que, desde el
punto de vista penal, al presidente de la Repú-
blica, durante el tiempo en que funja como tal, no
se lo puede enjuiciar por traición a la patria y
delitos graves del orden común, tal y como lo
establece el segundo párrafo del artículo 108
constitucional. Sin embargo, al término de su
ejercicio sexenal podría comparecer ante la jus-
32 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
La cauda de víctimas de l a guerra de Felipe Calderón
contra el crimen organizado arrastra innegables respon-
sabilidades. La decisión unilateral de iniciar una espiral
de violencia tiene consecuencias para quien la tomó y
para quienes la ejecutaron. En el ordenamiento jurídico
nacional están claramente identificadas las de carácter
administrativo, civil y penal. Esta es, en resumen, la tesis
que expone Julio Scherer Ibarra en su libro de reciente
aparición El dolor de los inocentes (Grijalbo, 2011), obra
de la que –con autorización del autor y de la editorial–
se reproducen aquí fragmentos de la Introducción y del
Capítulo 4: “Las responsabilidades”.
L
os inocentes (sobre todo las madres, las embarazadas y
los niños) ya hacen sentir su presencia en el trasfondo
de la guerra iniciada por Felipe Calderón hace cuatro
años y medio. A decir de algunos, murieron a conse-
cuencia del azar; pero ocurre que el azar es un presente
cargado de historia. Ciertamente no fueron casuales la
presencia de las Fuerzas Armadas de México en la bati-
da contra el crimen organizado ni la respuesta de los delincuentes
a la movilización en su contra. Las personas que han muerto o
desaparecido desde el comienzo del conflicto son la cifra incierta
de una guerra que ha traído zozobra e incertidumbre al país.
Hoy nadie es capaz de predecir si la guerra se prolongará en
el fragor de la refriega terrible o si se apaciguará, poco a poco
o de manera súbita. Este libro, en su simple descripción de los
hechos, lleva, sin embargo, a una conclusión: la de que tarde o
temprano, antes o después, la voz acusadora de los muertos del
“azar” y los desaparecidos que no reaparecen habrá de resonar
en la República con el clamor de que se haga justicia y se actúe
contra los responsables de su tragedia.
Los antecedentes los conocemos todos: después de los comi-
cios del año 2006 y la llamada “guerra sucia” que los caracterizó,
plagada de abusos y francos desacatos a las leyes electorales,
1

Felipe Calderón Hinojosa se lanzó contra el crimen organizado y,
JULIO SCHERER IBARRA
enjuiciamiento
El
viene
que
R
ic
a
rd
o
R
u
iz

especialmente, contra el narcotráfico. En esta guerra vio la opor-
tunidad de acreditarse como un patriota que, desde la Presiden-
cia de la República, velaría como nadie por la seguridad del país.
Comandante supremo de las Fuerzas Armadas, recurrió al Ejérci-
to y la Marina para luchar contra los cárteles de la droga.
Sin embargo, el tiempo demostraría que el presidente, al co-
menzar su mandato, no tenía noción del conflicto descomunal que
desataría en la República. De los cárteles nada sabía; del narcotrá-
fico enquistado en las altas y bajas esferas del país tampoco tenía
noticia. Pronto ofrecería el espectáculo lamentable del hombre que
camina entre la bruma y regiría su actuación como gobernante en
principios distantes de la descarnada política. En los hechos, afir-
maría que la violencia se combate con la violencia y que a la postre
habría de ganar el más fuerte, en este caso el Estado.
Las consecuencias que siguieron a esta conducta pública
implican una alta responsabilidad por parte de la cabeza del
Ejecutivo. Si el Estado es el titular exclusivo y legítimo de la
fuerza, es inevitable, como corolario, que el uso de la desme-
surada capacidad bélica de la autoridad debe contemplarse
con prudencia. El recurso de las Fuerzas Armadas, el gran
aval del gobierno, subraya el fracaso de una política capaz
de ofrecer los niveles mínimos de seguridad y bienestar a
los que el pueblo tiene cabal derecho. El Estado, sin más,
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 35 34 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
JUSTI CI A
ticia, a fin de que respondiera por delitos graves acaecidos en
sus años de gobernante.
Durante esta guerra han sucedido innumerables hechos que
podrían constituir delitos. Los integrantes de la delincuencia
organizada, obviamente, son responsables plenos de sus accio-
nes. Simultáneamente, y como en toda guerra, existe la posibili-
dad de que los agentes del Estado (los miembros de las Fuerzas
Armadas y las fuerzas públicas de seguridad) también hayan
incurrido en hechos delictivos.
Los delitos que podrían haber cometido los agentes del
Estado se enmarcan, por ejemplo, en el ámbito de ilícitos
perpetrados contra el patrimonio de la Federación. Si los fun-
cionarios no hicieron nada para detener el despojo más allá de
las facultades de que estuvieran investidos para actuar, esta-
mos frente al ejemplo típico de la complicidad, moneda de uso
en las instituciones corruptas. Se da en los casos del servidor
público que ejerce violencia sobre terceros a los que pretende
someter a sus intereses, con lo que abre un espacio enorme a
la vejación y a la humillación. En un sistema como el nuestro,
la lacra del abuso de autoridad es parte ya de nuestra viscosa
cultura política.
Por el homicidio tendrían que responder las personas que
durante la guerra hubieran dado muerte a algún sujeto sin que
concurrieran en el hecho los argumentos del crimen per se, esto
es, la alevosía, la ventaja y la traición. La tortura, por su parte,
es en sí misma la expresión nítida del mal, la complacencia, el
gusto nefando en el sufrimiento del otro, y como tal debe ser
perseguida, no importa quién la haya ejercido.
Perogrullo diría que una guerra trae consigo, inevitablemente,
legiones de muertos, lesionados, desaparecidos y torturados, en-
tre ellos, muchos inocentes. Sin entrar en la miseria cuantitativa,
ese dolor podría adjudicarse a las partes en pugna. Al solo enun-
ciado de estas líneas se agrega, obvia, la consideración siguiente:
¿quién paga por los inocentes, quién reivindica su muerte, quién
los vela, quién debe quererlos para siempre por la sola y contun-
dente razón de que nada debían, de que tenían la conciencia en
paz y aun así cayeron abatidos? ¿Habrá manera de evitar un lla-
mado a cuentas a la autoridad que engendró tanto dolor? ¿Quién
podría detener el grito del infortunio y de qué manera habría que
proceder para encarar un futuro huérfano? Sólo queda un cami-
no a la vista: el alivio del hambre y la sed de justicia que padece
la República, entrañable y dolida.
1
Véase Julio Scherer Ibarra y Jenaro Villamil, La guerra sucia de 2006,
México, Grijalbo, 2007.
2
Sergio Monserrit Ortiz Soltero, Responsabilidades legales de los servido-
res públicos, México, Porrúa, 2007, pp. 90-91.
3
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, t. III (abril de 1996), p.
128.
4
Ibid., p. 127.
5
Alberto Gándara Ruiz Esparza, Responsabilidades administrativas de los
servidores públicos, México, Porrúa, 2007, pp. 107-108.
C
uando se cumplen casi cinco años de
que Felipe Calderón le declaró la guerra
al narcotráfico, con un saldo que bordea
los 50 mil muertos y miles de denuncias
por violaciones a los derechos humanos cometi-
das por miembros de las fuerzas armadas, abo-
gados de diversas instituciones demandaron al
presidente mexicano por crímenes de guerra y
de lesa humanidad ante la Corte Penal Interna-
cional (CPI), con sede en La Haya, Holanda.
Con la coordinación de Netzai Sandoval
Ballesteros, abogados del Instituto de Inves-
tigaciones Jurídicas de la UNAM, del Instituto
de Ciencias Penales de la PGR, así como de
organizaciones de derechos humanos e inclu-
so consultores de la Comisión Nacional de los
Derechos Humanos (CNDH), presentaron la
demanda el viernes 25.
El recurso pretende sentar en el banquillo
de los acusados a Calderón y también al líder
del cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera;
a los secretarios de Seguridad Pública y de la
Defensa Nacional, Genaro García Luna y Gui-
llermo Galván Galván “y demás autoridades,
militares y narcotraficantes” a quienes acusan
de crímenes de guerra y de lesa humanidad.
La demanda tiene sustento en 470 casos de
violaciones a los derechos humanos cometidas
por las fuerzas armadas desde que Calderón de-
claró la guerra contra el narcotráfico, expuestos
en más de 700 fojas y avalados por 23 mil mexi-
canos que firmaron la querella internacional.
Como reacción a la demanda, la Secreta-
ría de Gobernación (Segob) difundió un comu-
nicado el viernes 25 para rechazar la respon-
GLORIA LETICIA DÍAZ
también pactada con algunos cárteles del nar-
co y particularmente con el de Sinaloa”.
Esta afirmación se sostiene “en informa-
ción dada por el investigador Edgardo Busca-
glia y otros analistas que han planteado que
el gobierno de Calderón está llevando a ca-
bo una guerra sesgada que favorece al cártel
de Sinaloa”.
La decisión de recurrir a la CPI, explicó
Sandoval, surgió ante la “imposibilidad consti-
tucional de juzgar a Calderón y la ausencia de
un marco legal que tipifique los crímenes de
guerra y lesa humanidad”.
La CPI ha juzgado a jefes de Estado como
Slobodan Milosevic, de la extinta Yugoslavia,
acusado de genocidio y crímenes de lesa huma-
nidad y quien murió en 2006 durante su proceso.
La intervención de dicho tribunal interna-
cional es factible en el caso de Calderón, ya
que México reconoció en 2005 la competen-
cia de la CPI y del Estatuto de Roma que le da
origen, apunta el abogado.
Más aún, para el abogado egresado de la
Facultad de Derecho de la UNAM y especiali-
zado en administración de justicia, los hechos
de violencia desatados por el combate al cri-
men organizado, así como las agresiones con-
tra migrantes, se encuadran en los tipos pena-
les en los que la CPI tiene competencia.
La solicitud de intervención del tribunal in-
ternacional señala en la exposición de motivos:
“Calderón ordenó el empleo de estrate-
gias anticonstitucionales y violatorias del de-
recho internacional para i) combatir al narco-
tráfico y ii) restringir al máximo el tránsito de
migrantes hacia los Estados Unidos. Ello ha
llevado a la sistemática violación de los dere-
chos humanos en nuestro país. Bajo el artículo
7, párrafo 1, inciso a, c, d, e, f, i, k así como el
artículo 8, párrafo 2, inciso c, numerales I y IV,
inciso e, numerales I, IV y VIII todos del Esta-
tuto de Roma , debe ser juzgado por crímenes
de guerra y crímenes de lesa humanidad en la
Corte Penal Internacional.” O
Calderón, acusado formalmente
por crímenes de lesa humanidad
sabilidad del gobierno federal en el contexto
de la violencia generalizada.
En seis puntos la Segob negó que la violen-
cia que viven día a día los mexicanos se ape-
gue a “un conflicto armado no internacional de
carácter permanente”, una de las condiciones
que establece el Estatuto de Roma para que
sea objeto de revisión de la CPI; la dependen-
cia argumentó que lanzar a miles de militares a
la calle no es violatorio de los derechos huma-
nos y dijo que “sus acciones están encamina-
das a detener a las organizaciones criminales y
a proteger a todas y a todos sus ciudadanos”.
En cuanto a los abusos cometidos por las
fuerzas armadas en el combate al crimen orga-
nizado, Gobernación califica las actividades de
aquéllas como “una valiosa labor en la detención
de importantes líderes de organizaciones crimi-
nales” y para desmantelar sus “estructuras lo-
gísticas, financieras y administrativas”.
Tras esgrimir la reforma constitucional en
la materia y las visitas de relatores de la ONU
y de la OEA como pruebas de la disposición y
apertura del gobierno para respetar los dere-
chos humanos, la Segob sostiene que “el Esta-
do mexicano no está en guerra” y “no existe un
ataque generalizado o sistemático contra la po-
blación civil, ni una política de gobierno en ese
sentido”.
En entrevista con Proceso antes de pre-
sentar la demanda, Sandoval Ballesteros seña-
ló que la inclusión de Joaquín Guzmán Loera
como parte de la denuncia se explica porque
para cumplir algunos de los compromisos que
Calderón hizo con el gobierno de George W.
Bush, sobre todo el combate al narcotráfico y
el control de la frontera, “el gobierno federal ha
recurrido a una alianza, un poco de facto pero
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 37
tradores; éste se le acercó. Igual que hizo
cuando plagió a su padre, con el brazo le
rodeó el cuello y lo llevó a una mesa en
la que lo esperaban varios hombres: seis
tatuados, uno con cachucha roja y otro de
baja estatura. Le reclamaron haber llega-
do acompañado: “¿Quieres que hable para
que lo maten?”, amenazó.
Respondió el hijo: “¡Espera! No tienes
por qué ponerte así. Dijiste que eres coman-
dante, ¿por qué pides un rescate? ¿Por qué
lo trajiste a Durango?”. El hombre contestó:
“Siéntate cabrón, te lo vamos a decir…”.
Los acompañantes del secuestrador se
pusieron de pie, los rodearon y los despo-
jaron de celulares, radios y cámaras foto-
gráficas. Portaban armas a la cintura. En el
bar del hotel los clientes observaban im-
pactados pero nadie intervino. Ni el per-
sonal de seguridad.
El llamado comandante se presen-
tó: “Soy Marco Antonio de Haro Rosales,
primo hermano de Hugo Rosales Badillo,
exsecretario de gobierno del estado, que
tiene el despacho de abogados más pode-
roso de aquí. Te dije que de esto está ente-
rado el fiscal y también el gobernador. Si
no colaboran y nos dan los 13 millones, le
damos en la madre a tu papá”.
Germán sigue el relato: “Se puso de
pie el chaparrito. De Haro nos dijo que era
su colaborador. Él asintió y se identificó:
‘Soy Phillip Brubeck. Mira cabrón, pagas o
tu papá se muere. Queremos negociar con
ustedes, pero tanto Marco de Haro como
yo tenemos la facultad para hacer una lla-
mada y matarlo’”.
“De Haro aclaró: ‘En 2006 tu papá no
entregó unos equipos para la fabricación
de mezcal y el Consejo Estatal de Mezcale-
ros –con quien se firmó el contrato– quiere
su dinero’. Mi primo le dijo que sí estaban
instalados, que todavía en mayo vino mi
tío y que un ingeniero de la empresa ase-
soró a los ejidatarios para que manejaran
el equipo. Alfredo Conde y Valente Salas,
representantes de las empresas, firmaron
de recibido. Intervine: ‘De acuerdo, regre-
samos los 13 millones y nos entregan el
equipo’. Marco Antonio respondió: ‘No,
cabrón, esos equipos se quedan como pa-
go de daños y perjuicios’. Lo interrumpí:
‘¿Ves? Reconoces que sí existe el equipo’.”
Brubeck se dirigió a mi primo: “Eres un
chamaco pendejo. Para nosotros no exis-
te el equipo. Nos vas a pagar a la buena o
a la mala”. Todos se pusieron de pie. Los
hombres tatuados hicieron amago de sa-
car las armas. El bajito añadió: “Hijos de
la chingada, o pagan o se mueren ustedes
también. Rosales Badillo y el fiscal apoyan
esta causa”. Se jactó de ser quien propor-
cionó el domicilio del señor Morales.
Más tarde, al investigar los anteceden-
tes de los plagiarios, se enteraron de que
Brubeck es director de Mejora Regulatoria
de la Secretaría de Economía del estado y
que por su cargo tiene acceso a información
confidencial de proveedores y beneficiarios.
Los primos y el abogado se encamina-
ron al acceso del hotel para retirarse: “Al
abrir la puerta de cristal nos alcanzaron.
Marco sujetó a mi primo y le dijo: ‘Ven hi-
jo de la chingada’. Brubeck lo increpó: ‘Te
voy a dar una muestra de que nosotros sí
tenemos poder’. Tomó su celular, marcó un
número, puso el altavoz y preguntó: ‘¿Tie-
nen a ese cabrón con ustedes todavía?’. ‘Sí’,
le contestaron. ‘Si en tres minutos no te
hablo, lo matas’, agregó. Mi primo no pudo
más: soltó el llanto”, narra Germán.
José Morales se aprieta las manos y
se esfuerza por no llorar mientras sigue
atento el relato de su sobrino:
“De Haro le preguntó cuánto dinero
traía. Mi primo le dijo que 200 mil pesos.
Se los pidió y, benevolente, le concedió
un día más para reunir los 13 millones.
Además le ordenó pagar los 9 mil pesos
que consumieron en el bar. Los hampones
nos rodearon. Nos mostraban sus armas.
Se acercó el tipo que siempre permaneció
callado, el de la gorra roja. Se dirigió a mi
primo: ‘Es muy sencillo, si me da el 35%
de lo que le exigen los compadres, puedo
ayudar a su papá para que no le pase na-
da’. ‘¡¿Cómo?! No los tengo’, le respondió.”
De regreso al hotel notaron que eran
vigilados por una persona que conducía
un Grand Marquís oscuro, sin placas. Los
vigiló toda la semana que permanecieron
en Durango. Ya en la habitación, pasadas
las 21:00 horas José recibió otra llamada
telefónica. Con sorpresa escuchó la voz de
su papá. Cuando menos ahora sabía que
estaba vivo y bien, aunque preso. Don José
les habló de una amenaza de muerte que
recibió al entrar al penal. Se preocuparon
pues recordaron que dos semanas antes
ahí mataron a 20 reos.
Complicidad del juez
El 3 de junio muy temprano fueron a buscar
a don José al Cereso de Durango. Recorrie-
ron todos los juzgados. No estaba registra-
do. Por fin una abogada les comunicó que
estaba en el Juzgado Segundo de lo Penal y
que estaban por tomarle declaración pre-
paratoria. Encontraron a don José tras la
rejilla de prácticas y ahí fue cuando escu-
charon que lo acusaban de fraude genérico
por no instalar las fábricas mezcaleras.
“Pedí el expediente a la secretaria de
Acuerdos. De atrás de una puerta que está
dentro del juzgado salió un tipo y amones-
tó a la licenciada por prestarme el expe-
diente. Le dije: ‘¡Oye!, no sé de leyes pero
soy el acusado y tengo derecho a leer de
qué me acusan’. Después supe que el se-
ñor es el agente del Ministerio Público de
nombre Martín Hernández, el mismo de la
cachucha roja que la tarde anterior acom-
pañó a los secuestradores y le pedía 35% de
ESTADOS / DURANGO
Los plagiaros no hablaban. Los tres salieron
a buscarlo a la cárcel municipal, la fiscalía y
el penal estatal. No lo encontraron.
Después del mediodía sonó el celular
de José hijo. La misma voz quería saber si
traía el dinero. José le pidió una prueba de
vida de su padre. Fue una osadía: “Noso-
tros no tenemos que darte nada. ¿Pagas o
lo quieres muerto? Te lo voy a decir muy
claro. Si pudimos traernos a tu papá, ¡ima-
gínate lo que podemos hacer! El fiscal ge-
neral Ramiro Ortiz Aguirre está enterado
de este asunto”. No lo podían creer.
Recordaron que el pasado 31 de enero
Ortiz Aguirre y un agente del Ministerio
Público fueron acusados por el señor Polo
Valenzuela de proteger a los secuestradores
de su hijo Leo, a quienes él logró identificar
plenamente. Polo Valenzuela fue asesinado
la mañana del 4 de febrero. A casi un año de
su homicidio, su caso sigue archivado.
Estupefactos, José, Germán y el abo-
gado que los acompañaba regresaron al
hotel. A las 18:30 recibieron otra llamada.
José puso el altavoz: “Te esperamos a las
nueve de la noche en el bar del hotel Go-
bernador. Ven solo”, le ordenaron.
No fue solo. A la cita acudieron los tres.
En el lugar no sabían a quién dirigirse. De
pronto José reconoció a uno de los secues-
E
s
p
e
c
ia
l
El secuestrador Marco A. de Haro y el Ministerio
Público Martín Hernández. Cómplices
36 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
A
las seis de la tarde del 1 de
junio de 2011 José Morales y
su hijo –del mismo nombre–
daban un paseo a pie cerca
de su casa en la colonia La
Herradura, Estado de México,
cuando una camioneta doble
cabina color gris plata, sin placas, los in-
terceptó. Cuatro hombres armados baja-
ron de ella. El más alto y fornido preguntó
por José Morales. Éste respondió: “Soy yo”.
El hombre fornido lo sujetó con un brazo
por el cuello, le dijo que era comandante y
lo subió a la camioneta.
“Supe que era un secuestro. Mi hijo
intentó rescatarme. Lo contuve. Quise evi-
tar mayores males. Circulaban en sentido
contrario. Aunque me llevaron con la ca-
beza gacha, noté que tomamos hacia Que-
rétaro. Iba nervioso. Me quitaron el celular.
Les pedí que me permitieran llamar a mi
familia y se negaron. De pronto nos des-
viamos hacia un paraje antes o después de
Querétaro, no sé. Me dejaron en una cons-
trucción rodeada con barrotes.”
Cuenta la historia don José Morales,
quien –por conducto de su sobrino, el
abogado Germán Cruz– solicitó una en-
trevista con Proceso. Lleva en las manos
una carpeta de piel color azul marino. Lo
Parece el guión de una película de terror. No lo es. Es la historia
de José Morales, quien fue secuestrado, amenazado y chan-
tajeado por funcionarios y exfuncionarios del más alto nivel en
el estado de Durango, uno de los cuales ahora forma parte del
equipo del aspirante presidencial priista Enrique Peña Nieto.
Morales narra a Proceso la pesadilla que vivió pese a saber
que aún corre riesgos. “Tengo que denunciarlo”, afirma.
PATRICIA DÁVILA
mafia
estatalmente
amparada
Una
acompaña Cruz. En la carpeta está el cú-
mulo de hojas y fotografías que compo-
nen el expediente judicial 69/2010.
Mientras José Morales era trasladado
a Querétaro, su hijo daba a su primo Ger-
mán los detalles del secuestro. “Por la des-
cripción le dije que era un secuestro, pero
me recordó que el plagiario se identificó
como comandante. Hablé con un abogado
amigo de la familia y empezamos a bus-
car a mi tío en las procuradurías del Esta-
do de México y del Distrito Federal, en la
Cruz Roja y en hospitales. No estaba”.
Hacia las 20:30 el hijo recibió una lla-
mada a su celular: Escuchó la voz de un
hombre: “O nos pagas 13 millones de
pesos o vas a encontrar a tu papá en pe-
dacitos”. Colgó. A las 23:30, otra llamada:
“Junta 13 millones en efectivo. Te indica-
remos en dónde será la entrega”.
A las 0:30 horas otra llamada: “Ve a Du-
rango”. “¿A la calle de Durango?”, preguntó
José hijo. “No, pendejo. No es una broma. Al
estado de Durango. Cuando llegues te hablo
para decirte en dónde entregues el dinero”.
Amaneció el 2 junio.
José Morales sigue el relato de su se-
cuestro. Insaciable, una y otra vez bebe el
agua del vaso que tiene frente a él, sobre la
mesa de la sala de lectura del semanario.
Su boca seca le obliga a hacer pausas con-
tinuas. Reanuda el relato: “La mañana del
jueves 2 un hombre rapado llegó por mí
a la construcción. Me ordenó que subiera
a la camioneta. Poco después se unieron
dos de los hombres que me secuestraron.
Tomaron rumbo a Durango”.
Una vez en la capital del estado, para
su sorpresa lo llevaron a las oficinas de la
Fiscalía General. Ahí permaneció largo ra-
to. Cuando fueron por él, sin explicación
alguna lo condujeron nuevamente a la ca-
mioneta y en ella lo sacaron de la fiscalía.
Durante un tiempo dieron vueltas en las
cercanías del penal y finalmente lo lleva-
ron a la cárcel: “Me fotografiaron y toma-
ron huellas de toda mi mano. Me alegré.
Pensé que al menos quedó un registro de
dónde estaba”, dice.
Lo llevaron al área de reos de nuevo in-
greso. Sus compañeros le prestaron cobi-
jas, le regalaron un jabón y le dijeron que
después de las 21:00 horas los dejaban
usar el teléfono; le facilitaron una tarjeta.
Mientras tanto, ese mismo 2 de junio
su hijo y su sobrino, acompañados por un
abogado, iniciaban otro vía crucis: Tomaron
el primer vuelo que encontraron a Durango.
Llegaron a esa ciudad a las 11:30 de la ma-
ñana y se hospedaron en el hotel Milenio.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Los
fantasmas
de la Casa Magna
Desde hace 14 años un lujoso inmueble de Quintana
Roo conocido como Casa Magna, cuyo presunto pro-
pietario era el capo colombiano Pablo Escobar Gaviria,
ha estado envuelto en el misterio, detrás del cual po-
drían estar los hermanos Salinas de Gortari, asegura
el empresario de Tulum Juan Chío y varios lugareños
consultados por Proceso. Primero fue expropiado por
la PGR; pero hace tres años apareció una sinaloense a
la que nadie conoce –Sandra Eufrocina Chávez Vega–,
y tras presentarse como “legítima propietaria” recu-
peró el predio, que luego le arrebató su exapoderado
legal. Hoy, el abogado se ostenta como el dueño e in-
cluso puso en venta la enigmática Casa Magna.
ROSA SANTANA
T
ULUM, QR.- Aun cuando hace tres
años la Procuraduría General
de la República (PGR) restituyó a
Sandra Eufrocina Chávez Vega, su
“legítima propietaria”, la mítica
Casa Magna –que presuntamente
perteneció al extinto líder del cártel de Me-
dellín, Pablo Escobar Gaviria, a quien le fue
expropiada hace 14 años–, los enigmas que
rodean a ese búnker se profundizan.
La propiedad se ubica a la altura del
kilómetro 9.5 del camino Tulum-Punta
Allen, a 15 kilómetros de la zona arqueo-
lógica de Tulum y a uno del arco de acceso
a la reserva ecológica de Sian Ka’an, en el
municipio Felipe Carrillo Puerto, en la co-
diciada franja costera de José María Pino
Suárez. Cuenta con dos residencias que
ocupan tres hectáreas y, dicen los lugare-
ños, pertenece al expresidente Carlos Sa-
linas de Gortari y a sus hermanos.
El empresario Juan Chío, uno de los
consultores inmobiliarios más antiguos
de la zona, relata que tras la muerte del
capo colombiano en diciembre de 1993 y
al término del sexenio de Carlos Salinas,
la PGR aseguró la Casa Magna y ahora na-
die se atreve a hablar del asunto.
“Ya nadie comenta que era de Raúl,
Adriana y Carlos Salinas –dice Chío–. In-
cluso se perdieron los papeles. Sin embar-
go, hace tres años apareció Chávez Vega,
quien dijo ser la auténtica dueña y recupe-
ró la propiedad”. Hoy, la Casa Magna, que
Rosa Santana Sánchez
ESTADOS / QUI NTANA ROO
38 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
los 13 millones a mi hijo”, cuenta don José.
Interviene Cruz: “Me acerqué al juez
Juan Manuel Lira Gallegos, le comuniqué
lo sucedido con esa persona y respondió:
‘¿Qué quiere que haga? Ustedes hagan
lo que tengan que hacer’. Nos quedamos
pasmados. Perplejos”.
“Su señoría”, dijo Germán, “¿cómo es
posible que secuestren a mi familiar, lo
traigan sin una orden de aprehensión ni
de presentación ni de colaboración con
la Procuraduría de Justicia del Estado de
México? No existe ni el parte de la Policía
Judicial ¿Así lo va a declarar? ¿Sabe lo que
está haciendo? Viola los artículos 16 y 19
constitucionales”. El juez no respondió.
Continúa: “‘¡Ah!, por lo que veo es muy
claro que todos están confabulados’, le dije
al juez. Respondió: ‘No me ofenda’. ‘Están ra-
yando en lo absurdo: MP, jueces, autoridades
y exfuncionarios coludidos, ¿dígame mejor
de qué se trata y cuánto le dieron’. ‘Prosiga la
audiencia y platicamos’, respondió el juez”.
El abogado de la familia Morales ana-
lizó el expediente, notó que en el punto V
se señala que los equipos no fueron en-
tregados y vio que hay una pericial y una
inspección ministerial con fotos y algunas
cosas que no son congruentes con la reali-
dad. Además está asentado un avalúo de la
maquinaria de 12 millones 735 mil pesos
sin IVA, que un perito local realizó sin te-
ner la maquinaria a la vista. Germán soli-
citó de inmediato una inspección judicial.
El Ministerio Público (MP) se opuso a
la inspección, porque dijo que ya había
una en el expediente: “Le dije al juez que
no podía oponerse, de lo contrario me iría
al Distrito Federal a denunciar las irre-
gularidades. Se molestó, pero la otorgó”,
recuerda Cruz. Ese mismo día se hizo la
inspección: Acudieron al poblado de Pino
Suárez, en Durango, el MP, la secretaria de
Acuerdos y otros enviados del juzgado,
quienes dieron fe de la existencia de la
maquinaria instalada.
Al día siguiente, 4 de junio, fueron al
municipio de El Mezquital. Pero ahí, a la
fábrica llegaron hombres armados, entre
ellos Marco Antonio de Haro y el MP. El
primero aleccionaba al segundo. Germán
Cruz se atrevió a tomar algunas fotos que
entregó a Proceso junto con una copia ín-
tegra del expediente jurídico; una lista de
las placas de los seis automóviles desde
los que los vigilaron, todos registrados a
nombre de hermanos de Hugo Rosales,
exsecretario de Gobierno –quien ahora
forma parte del equipo de campaña de
Enrique Peña Nieto– y un legajo de copias
de notas periodísticas que mencionan se-
cuestros operados desde la fiscalía y en
contubernio con Rosales.
“El día 5 le pregunté: ‘Su señoría, de
cuánto será la fianza para sacar en li-
bertad bajo caución a mi tío; puesto que
acreditamos la existencia e instalación de
la maquinaria se desvanece el cargo que
le imputan en el punto V’. Nos pidió que
esperáramos y después de una hora nos
llamó para decirnos que la fianza era de
13 millones de pesos, más 60 mil por san-
ción pecuniaria y 10 mil por multa. ‘¿Es en
serio lo que dice?’, le pregunté. No recon-
sideró. Ésta es la fianza más alta que se ha
fijado en el estado”, asegura Cruz.
Al salir del juzgado, De Haro los inter-
ceptó una vez más: “Va a pagar o no va a
pagar”, le preguntó al hijo de don José.
Ya en la Ciudad de México “tuvimos
problemas para obtener una fianza tan
alta. Es fácil sacar una industrial para un
contrato de licitación o para ejecutar una
obra civil, pero no para esta causa. Por fin, la
afianzadora Sofimex la expidió, sólo había
que esperar la semana que lleva el trámite”.
Amenazas de muerte
Mientras tanto en el penal don José Mora-
les recibió una visita. Al llegar al locutorio
vio que lo esperaba De Haro y prefirió re-
gresar a su celda: “Después supe que este
señor solicitó que me pasaran a otra área.
Me dijeron que contrató a una persona
para que me matara. Afortunadamente
me dejaron en el mismo lugar. Ya conocía
a los presos. Me levantaba a las cinco de la
mañana a la fajina: limpiar, barrer… me
servía de distracción”, narra, perturbado.
Interviene su sobrino: “Nos preocupó
saber que seguían amenazándolo. Por fin
llevamos la fianza al juzgado, se la exhi-
bimos al juez y nos dijo que no podía en-
tregarlo porque faltaba un nombre de mi
tío. Le dije: ‘Señoría, ¿cómo es posible?, le
estoy trayendo una fianza con el nombre
exacto de mi tío y además aquí viene su hi-
jo y viene un representante de Sofimex y
puede avalar que es la persona’. Pidió que
regresáramos a México a cambiar el docu-
mento”.
Se alteró: “Le dije: ‘Juez, qué lastimoso y
qué doloroso saber que la delincuencia or-
ganizada no son los narcos, no es la gente
que anda afuera robando, extorsionando; la
delincuencia organizada son ustedes. Uste-
des se organizan aquí para que estos indivi-
duos secuestren y extorsionen, como lo hizo
Marco Antonio con mi tío. ¡No es posible que
no lo quiera liberar! Vamos a denunciar-
lo por privación ilegal de la libertad, por-
que usted sabe que existe jurisprudencia y
mientras no varíen los apellidos no hay pro-
blema’. En eso entraron De Haro y Brubeck;
lo presionaron para que no lo liberara”.
Interviene don José: “No se imagina-
ron que podíamos obtener la fianza. Su-
pusieron que me iban a tener guardado
un mes o mes y medio. Ganando tiempo
para que les diera el dinero en efectivo”.
Confirma su sobrino: “Cuando De
Haro y Brubeck se dieron cuenta de que
llevábamos la fianza nos pidieron que les
diéramos el dinero a ellos y que irían a en-
tregarlo a los ejidatarios”.
Abandonaron el juzgado. En la puerta
del penal los alcanzó el juez y les dijo que iba
a liberar al señor Morales y le fijó audiencias
mensuales. Después de media hora salieron
del penal con don José, en un coche rentado,
y se fueron directamente al aeropuerto. Con
militares custodiando la zona, lo considera-
ron el lugar más seguro para esperar durante
seis horas la salida del vuelo al DF.
En la primera audiencia, el pasado 8
de julio, estaban De Haro y Brubeck con
12 hombres armados en el juzgado: “Nos
interceptaron y amenazaron a mi primo
José: ‘Tú, pinche niño, también te vamos a
matar. ¿Piensas que lo tienes todo contro-
lado? Esa pinche fianza que metieron…’
“Esa vez llevamos a Carolina Alonso
Padilla, perito del Tribunal Superior de
Justicia del DF, especialista en el área. Rin-
dió un peritaje y avalúo de la maquinaria.
De Haro le dijo que era una cualquiera,
una pinche vieja y que le iba a dar en la
madre… La empujó, le alcanzó a pegar.
Ella le preguntó al juez que cómo era posi-
ble que permitiera que la agredieran. ‘No
puedo hacer nada’, respondió.”
Para el 12 de octubre, fecha de otra
audiencia, fueron con Sonia Yadira de la
Garza, fiscal general de Durango desde el
pasado 13 de julio. Fuentes de la Procura-
duría General de la República aseguran
que Ramiro Ortiz fue destituido por no
aprobar el examen de confiabilidad.
“Le narramos todo. Pidió copia del ex-
pediente. Notificó al gobernador que no
existían elementos para librar una orden de
aprehensión, tampoco de colaboración, de
detención ni presentación”. También acu-
dieron con el secretario de Gobierno, Héctor
Vela, a quien le solicitaron garantías.
–¿Pasó el peligro? ¿Está consciente de los
riesgos que corre al denunciar? –pregunta la
reportera a don José, quien suelta el llanto
contenido durante tres horas de entrevista.
–Tengo65 años. He vivido. La familia es lo
que me preocupa. Sé que habráreacciones.
Pierde un poco la compostura: “¡Mire, lo
que me hicieron no tiene madre! ¡Es inau-
dito! Mucha gente se calla por miedo. Estas
cosas se tienen que decir.Vivo de mi trabajo
y no puedo permitir que una bola de ma-
fiosos y rufianes abusen y traten de hacerse
ricos con el dinero de los demás. Sé el riesgo
que corro pero tengo que denunciarlo. Así
me educaron, para bien o para mal.”
El llanto es incontenible. Se disculpa
mientras limpia sus lágrimas. Le es im-
posible hilvanar una frase. Las palabras
le salen entrecortadas. “Decidí denunciar
porque nos enteramos de un caso similar,
el de don Polo…”.
En breve don José se presentará ante el
juez Lira Gallegos en Durango para solici-
tarle que se decrete su libertad por “des-
vanecimiento de datos”. O
ESTADOS / DURANGO
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
“Uno de los compradores de González
Avilés y Cámara Peón fue un gringo llamado
Eric Norton, excombatiente de la Segunda
Guerra Mundial, que llegó en la década de
los setenta. Le gustó la playa y le vendieron
varios kilómetros sin documentos, porque
le dijeron que aquí era territorio y no se re-
querían. Le sacaron un título ad perpetuam
para el cual sólo se necesitaba llevar al Re-
gistro Público de la Propiedad dos testigos
y el croquis de referencia”, recuerda el em-
presario Chío.
No obstante el estadunidense sospe-
chó que podía perder su inversión y decidió
vender su playa, también en fracciones, que
fueron compradas por gente de gran poder
adquisitivo. Se les advirtió a todos los clien-
tes sobre la situación jurídica de los predios,
“pero todo el mundo se hizo el guaje porque
significaban dinero y pensaron que nadie iba
a pelear un terreno en medio de una costa lle-
na de mosquitos, en la selva y casi inaccesi-
ble… y así se fue complicando la cosa”.
El origen de la violencia
En 1981 las autoridades decidieron ejecutar
la resolución presidencial de 1973 y sustituir
a los ejidatarios con pobladores de las zo-
nas aledañas mediante un acta de posesión
y deslinde. Para ese entonces González Avi-
lés ya había tramitado un título de propiedad
en el municipio de Felipe Carrillo Puerto,
dando como referencia Punta Piedra.
Señala López Joers que “Punta Piedra,
de acuerdo con las cartas marítimas y todas
las mediciones que se hacían en esa época,
está exactamente debajo de Punta Pájaros,
en otra zona, pero entonces a funcionarios
del gobierno del estado –quienes se perca-
tan de que los ejidatarios originalmente be-
neficiados con esas tierras decidieron no
quedarse– se les hizo fácil pasar el título de
propiedad a otro lado” y propiciaron un tras-
lape de predios que enredó más el conflicto.
“Eso no se debería hacer, pero en aque-
llos años las mediciones eran con coorde-
nadas geodésicas, no como ahora, que son
puntos únicos universales. Las coordena-
das geodésicas dependían de un punto de
referencia, que en este caso era Punta Pie-
dra, precisamente”, añade.
A principios de los noventa, continúa,
funcionarios de la SRA les dijeron a los nue-
vos ejidatarios que los terrenos de playas
son suyos y desde luego decidieron tomar
posesión del área.
Entonces, relata el abogado, “los parti-
culares iniciaron acciones penales de des-
pojo que nunca procedieron porque lo que
tutela el despojo es la posesión, no quién
tiene el mejor derecho que otro, y como
nunca pudieron acreditar que ellos tenían la
posesión previa sobre los predios, nunca tu-
vieron éxito por la vía penal. Entonces inten-
taron varios juicios civiles reivindicatorios”.
No obstante, explica, “las autoridades lo-
cales se dieron cuenta de que no estaba de-
finido si el conflicto es de materia agraria o
civil, entonces fueron muy prudentes para lle-
gar a resoluciones o sentencias cuyo efecto
hubiera sido ordenar el desalojo para entre-
gar (las tierras) a su supuesto propietario”.
Cuando los ejidatarios fueron a tomar
posesión de las playas –relata a su vez Juan
Chío–, encontraron ya operando varios pe-
queños hoteles cuyos propietarios compra-
ron los lotes a Cámara Peón y Eric Norton.
Finalmente llegaron a acuerdos con varios
de ellos.
“Estamos hablando de principios de los
noventa, cuando la plusvalía no era muy alta
acá. Playa del Carmen no existía, menos Tu-
lum. Hoy la zona ha ganado una gran plusvalía
y el metro lineal de playa llega a costar hasta 1
millón de dólares, pero ¿quién se mete a inver-
tir donde no hay seguridad jurídica?”
Los riesgos no son únicamente jurídi-
cos. Alrededor del caso han ocurrido muer-
tes e incluso desapariciones. Por ejemplo,
el periodista Alberto Velázquez, director del
diario Expresiones de Tulum, fue asesinado
de un balazo en diciembre del año pasado,
un día después de que publicó una serie de
reportajes sobre el despojo de tierras en la
zona. Antes de morir señaló como su homi-
cida a El Biónico, un escolta del exalcalde
Marciano Dzul.
El propio Antonio González Avilés des-
apareció sin dejar rastro en los noventa, du-
rante un viaje aéreo a Cozumel, municipio al
que entonces pertenecía Tulum. “Se presu-
me que fue arrojado al mar”, dice Juan Chío,
quien a su vez sufrió un intento de homicidio
por la misma disputa, el cual atribuye a los
Garza Ponce, quienes disputan sus tierras.
Narra que al principio arrendó un predio:
“Pagué por adelantado la renta de 10 años
y luego compré tierras. Establecí algunos
negocios, como el hotel Hemingway, Caba-
ñas Don Juan y varias cosas más, y no hubo
problemas”.
A partir de 2000, “cuando llevábamos
más de una década de posesión pacífica
de los terrenos –prosigue el hotelero–, un
grupo de judiciales estatales llegó a dete-
nerme por una averiguación previa de su-
puesto despojo. Me tuvieron en la cárcel,
me torturaron física y mentalmente para
que entregara las tierras. Argumentaban
que yo recientemente había llegado con
una bola de golpeadores y me había meti-
do en ellas ilegalmente, pese a que mostré
toda la documentación que amparaba que
desde 1996 me di de alta en el municipio y
estaba pagando impuestos.
“En otra ocasión, en 2002, un grupo de
choque que tuvieron aquí durante dos años
me golpeó, me tumbaron los dientes, me
rompieron las costillas y me arrojaron al mar
esperando que ahí muriera, pero sobreviví.”
Indica que los golpeadores fueron echa-
dos por los colonos y posesionarios, que se
armaron con palos, piedras y machetes.
Posteriormente “a mí me dieron un am-
paro y les gané a los Garza Ponce lo civil, lo
penal y lo agrario, pero el asunto no termina.
Creo que ahora me van a inventar un pleito
familiar o mercantil, como en el caso de los
hoteles aledaños a la Casa Magna, cuyos
propietarios recientemente fueron despoja-
dos por Carlos González Nuño”.
Entrampados
Justo cuando ya se vislumbra una solución
definitiva del conflicto, el despojo de tierra
se agrava.
El abogado López Joers expone que
entre los diversos juicios agrarios, en es-
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
J
o
s
é
M
a
n
u
e
l J
im
é
n
e
z
Hernández. Poder familiar
ESTADOS / QUI NTANA ROO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 41
comenzó a construirse en julio de 1992 y
quedó terminada en diciembre de 1993
(Proceso 1048), está en venta.
La publicidad virtual asienta que el in-
mueble tiene 300 metros de frente de pla-
ya por 100 de fondo y consta de dos villas.
Una de ellas tiene ocho recámaras y está
valuada en 7 millones de dólares; la otra
es de 13 habitaciones y su precio de venta
asciende a 10 millones de dólares.
Pistas confusas
La averiguación previa 215/MPFEADS /97
indica que el inmueble estuvo asegurado
de 1997 a 2008 por la PGR. El 23 de septiem-
bre de 2002 la dependencia lo entregó al
Servicio de Administración de Bienes Ase-
gurados, de acuerdo con el acta AV/PGR/
ATN/DRD/CUN/0286/02/09.
Y tras un abandono de tres años, en
2005 el Servicio de Administración Tribu-
taria (SAT) cedió la construcción a la em-
presa Amansala, S.A. de C.V., de las estadu-
nidenses Melissa Glee Perlman y Erica Joy
Gracc, para que la habilitaran como hotel.
El proyecto Casa Magna Amansala Eco Chic
Resort funcionó durante dos años.
“Asegúrese de visitar el techo de la ci-
ma de la mansión cuando se abre. Una vez
utilizado como un helipuerto para esca-
pes rápidos de (Pablo) Escobar, en su lugar
será sede para las sesiones de yoga Aman-
sala”, decía la propaganda del hotel. Las
tarifas eran variadas. La renta por habita-
ción iba de 185 a 300 dólares por noche;
quienes preferían rentar una villa com-
pleta por una semana pagaban 26 mil dó-
lares. Un monje lama limpió incluso “las
malas vibras”. Aun así, en 2008 las em-
presarias fueron lanzadas, pues según la
Secretaría de Hacienda y Crédito Público
apareció la “legítima propietaria” del pre-
dio. El 24 de abril de ese año emitió inclu-
so el oficio DCO/DECR/CRC/ATJR/0734/0,
en el que apuntó que un año antes Sandra
Eufrocina Chávez Vega reclamó el inmue-
ble por medio de su apoderado legal, el ja-
lisciense Carlos González Nuño, que ter-
minó por quedarse con él.
El acta DEV/A/PGR/CUN/0008/08/04 da
cuenta de la devolución del predio a Chávez
Vega, derivado de un acuerdo firmado el 10
de agosto de 2007 por Genaro García Cha-
cón, agente del Ministerio Público de la fe-
deración adscrito a la Unidad Especializa-
da en Investigación de Delitos Contra la
Salud de la Subprocuraduría de Investiga-
ción Especializada en Delincuencia Organi-
zada (SIEDO).
Durante dos años, a partir de que Ca-
sa Magna fue entregada a Amansala, la
periodista Fabiola Cortés Miranda, edito-
ra del portal electrónico local Noticaribe-
News, solicitó información en varias oca-
siones sobre la propiedad ante el Instituto
Federal de Acceso a la Información y Pro-
T
ULUM, QR.- Paraje de contrastes, Tulum
es motivo de una guerra de intereses
económicos. La batalla más encarni-
zada se libra en torno a los aproxima-
damente 10 kilómetros de playas del ejido
José María Pino Suárez, que de acuerdo con
el empresario hotelero y consultor inmobilia-
rio Juan Chío, pionero en el enclave turístico,
actualmente pueden costar hasta un millón
de dólares por metro lineal.
El conflicto, que a lo largo de los años
ha dejado una estela de muertos y des-
aparecidos, se debe a que no está definido
si esas tierras son ejidales o pertenecen a
particulares.
Ambos bandos incluyen a poderosos
personajes. Del lado del ejido pesan nom-
bres como los del hermano del exbanquero
Roberto Hernández, Pedro Hernández Ra-
mírez, y los hijos de éste: Pedro, Roberto y
Sol Hernández Madrazo, actualmente “eji-
datarios mayoritarios” que poseen decenas
de certificados parcelarios de Pino Suárez.
En el grupo de los particulares resaltan
los apellidos Garza Ponce, Montemayor y
Schiavón, entre otros.
Por eso el despojo de tierras en la zona
se ha recrudecido ahora, cuando el Tribu-
nal Unitario Agrario con sede en Chetumal
parece próximo a resolver la añeja disputa
por la posesión de las playas de Tulum, las
más codiciadas del Caribe mexicano.
La controversia surgió casi a la par que
el ejido. En el sexenio de Luis Echeverría
Álvarez el territorio federal de Quintana
Roo estaba en vías de erigirse en estado,
e inició el proceso de creación del Nuevo
Centro de Población Ejidal (NCPE) José
María Pino Suárez, que concluyó en la ad-
ministración de Carlos Salinas de Gortari.
“Los NCPE se les otorgaban a cam-
pesinos que pedían tierra dentro de su es-
tado y, al ya no haber disponibles, se les
ofrecía en otro. Como en los setenta to-
davía esto era territorio, lo que se preten-
día era alcanzar el número de población
suficiente para crear el estado”, explica el
abogado Álvaro López Joers.
En la zona se eligieron más de 6 mil hec-
táreas susceptibles de afectarse para el NC-
PE y se les asignaron al principio a campe-
sinos de Tenosique, Tabasco, con la idea de
que se dedicaran a la pesca. Posteriormente
ellos rechazaron asentarse ahí y se les reubi-
có cerca del río Hondo, en lo que hoy es el
municipio capital, Othón P. Blanco.
En el proceso de creación de Pino
Suárez, el cuerpo consultivo de la Secreta-
ría de la Reforma Agraria determinó que, a
fin de que el ejido tuviera salida al mar, se
afectaran los terrenos de la playa. El co-
rrespondiente decreto presidencial fue pu-
blicado en el Diario Oficial de la Federación
el 11 de diciembre de 1973.
Dicho decreto afectó los terrenos de la
playa que entonces usufructuaban Felipe
Hernández Colli y Antonio González Avilés,
quienes a cambio recibieron, cada uno,
200 hectáreas del nuevo ejido.
Ninguno de ellos se inconformó ni am-
paró contra ese mandato que canceló de
facto sus escrituras ad perpetuam sobre
los kilómetros de tierras afectadas, pero
como no fueron ocupadas en su momen-
to por los ejidatarios originalmente bene-
ficiados, González Avilés y el yucateco Ál-
varo Cámara Peón los fraccionaron para
venderlos como propiedad privada en 13
lotes, que luego se subdividieron en 25 y
después en 69.
Disputa por las tierras del millón
ROSA SANTANA
40 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
rían en el Distrito Federal para responder
al citatorio de la PGR, el actuario Luis Mi-
guel Escobedo Pérez, adscrito al Primer Juz-
gado Civil de Playa del Carmen, acompaña-
do por policías municipales y turísticos y
varios estibadores, consumó el despojo en
cumplimiento del exhorto 363/11 enviado
por el Juzgado 10 Mercantil de Guadalajara,
Jalisco, que ordenaba entregar la posesión
de esas tierras a González Nuño.
A partir de entonces, González Nuño,
quien ya no era representante legal de Eu-
frocina Chávez –a quien nadie conoce–, se
convirtió en “legítimo propietario” de Ca-
sa Magna y de esos terrenos aledaños. In-
cluso promovió en el referido juzgado ja-
lisciense el juicio ejecutivo mercantil
1705/09 sobre el lote 10 E de Punta Piedra
contra Roberto López Chávez. Los afecta-
dos sospechan que, por su apellido mater-
no, probablemente se trate de algún fami-
liar de Eufrocina Chávez, aunque tampoco
sabe quién es.
En pocas horas, los seis hoteles fue-
ron desalojados. Algunos tenían 14 años
y tenían sus permisos en regla. A rastras y
con gases lacrimógenos, los hoteleros, sus
familias y los huéspedes –la mayoría ex-
tranjeros– fueron lanzados a la calle. Las
imágenes del operativo, que dejó un heri-
do, dieron la vuelta al mundo a través de
las redes sociales.
“Esta mala propaganda, las imágenes
de los policías agrediendo y robando las
pertenencias de esos turistas nos causó
más cancelaciones de reservaciones que
la influenza”, lamenta Juan Chío, quien
atestiguó esos hechos.
Cuenta que ese día en que la autoridad
estatal consumó el despojo, y como los nú-
meros de los lotes de los hoteleros afecta-
dos no correspondían a los que reclamaba
González Nuño, a los uniformados “se les
hizo fácil pintarlos en ese momento en las
cercas para hacerlos coincidir”.
“¿Desde cuándo el Ejército, la Marina
y la Policía Federal son movilizados para
cobrar pagarés?”, pregunta. Según él, de-
trás de González Nuño se esconden pode-
rosos intereses.
Para Álvaro López Joers, abogado de
los hoteleros despojados, “lo que llama la
atención es que se cree la mecánica de lle-
var juicios civiles o mercantiles en un es-
tado diferente a Quintana Roo; aunque se
vale. Pero en la medida en que ese juicio
se siga contra la persona que se va a afec-
tar –que en ese caso no lo fue– eso consti-
tuye un fraude procesal”.
Dice que la querella contra López
Chávez –en caso de que éste exista– puede
ser un “juicio inventado” por ambos para
despojar a los hoteleros. En este caso hipo-
tético, dice, “López Chávez le firma un tí-
tulo ejecutivo a González Nuño –imagino
que un pagaré–, pero no le cumple. En con-
secuencia viene el juicio ejecutivo mercan-
til, que es una vía sumaria para garantizar
un embargo de principio.
“En estos casos se sigue el procedimien-
to: si el deudor no paga, se le embargan sus
bienes; se sacan a remate. De esa forme el
acreedor recupera su dinero, pero no se da
la posesión del bien al demandante.
“La trampa es que el Juzgado Civil de
Playa del Carmen se haya atrevido a diligen-
ciar o ejecutar una sentencia por exhorto de
un juzgado de otro lado sin verificar que la
persona a la que se fue a ejecutar es parte
del juicio. En este caso ninguno de los des-
pojados lo era”, sentencia López Joers.
E insiste: al no ser López Chávez el po-
sesionario de esas tierras, lo que procedía
era que el actuario suspendiera la diligen-
cia y levantara un acta e informara sobre
la situación.
“Sorprende que ya traigan todo un ope-
rativo a sabiendas que (los hoteleros) no
eran las personas que buscaban. El actua-
rio nada más hizo acto de presencia, pues
González Nuño era el que llevaba la batu-
ta. Esto deja en evidencia que aquí no está
involucrado sólo dinero, sino también po-
der”, comenta el abogado.
Para él, detrás de González Nuño “hay
gente poderosa”. Y se pregunta: “¿Cómo
pudo traer hasta a la AFI y al Ejército para
despojar a los ejidatarios?”.
En 2008, cuando las autoridades le qui-
taron Amansala a las empresarias esta-
dunidenses, González Nuño abrió en Ca-
sa Magna un nuevo hotel: El Mil Amores, y
organizó una fiesta privada en la que, se-
gún los lugareños consultados por la re-
portera, estuvieron los jóvenes Salinas.
Y al igual que en el caso de Amansala, la
propaganda del Mil Amores aludió al capo
colombiano. Pero el proyecto no le resultó a
González Nuño, por lo que este año lo ven-
dió. Los lugareños comentan también que
ya concretó la transacción de una de las vi-
llas, la de 7 millones de dólares, aunque na-
die sabe quién la compró.
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
Los Salinas. Menciones
ESTADOS / QUI NTANA ROO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 43
tección de Datos (IFAI). Sus intentos fue-
ron infructuosos.
En su petición del 29 de junio de 2006,
intentó saber sobre las circunstancias en
que se le entregó el inmueble a la empresa
Amansala. La Unidad de Enlace de la PGR
se negó, con el argumento de que la infor-
mación relacionada con “aseguramientos
efectuados dentro de las diligencias bási-
cas en la investigación ministerial como
medida cautelar en la indagatoria de un
delito” era “reservada y confidencial”.
El 14 de agosto siguiente Cortés Miran-
da insistió, esta vez ante el Servicio de Ad-
ministración y Enajenación de Bienes de
la Secretaría de Hacienda. La dependen-
cia respondió:
“El inmueble sobre el que solicita la
particular información es un bien asegu-
rado y afecto a un procedimiento penal fe-
deral, por lo que se requiere sigilo y total
discreción en el manejo de la información
relacionada con los mismos, en razón de
no entorpecer las actuaciones que inte-
gran las investigaciones.
“En razón de lo anterior, la respues-
ta que sugiere el peticionario de informa-
ción es en el sentido de que la misma se
encuentra RESERVADA.”
Después de un recurso de revisión, el
IFAI ordenó a la PGR liberar la información
a la solicitante. Diez meses después, el 21
de septiembre de 2007, llegó la respues-
ta, cuya copia fue facilitada a Proceso: “Se
realizó una minuciosa búsqueda en la ba-
se de datos con que cuenta la unidad ad-
ministrativa sin que se localizara regis-
tro alguno respecto del inmueble del que
se solicita información denominado Casa
Magna Amansala.
“En virtud de que en la resolución que
nos ocupa se menciona que el anterior di-
rector de Registro y Clasificación mostró
reporte individual del inmueble de refe-
rencia, se hizo la revisión a todos los regis-
tros de inmuebles asegurados ubicados en
Quintana Roo, detectándose el registro de
un terreno rústico en el municipio de Soli-
daridad, por lo que se presume fue éste el
reporte individual presentado por el cita-
do director, sin embargo, la denominación
y domicilio no corresponden al inmueble
denominado Casa Magna Amansala.
“Cabe agregar que, respecto de la si-
tuación jurídica del inmueble registrado
(terreno rústico), el agente del Ministerio
Público de la federación que conoce de la
averiguación previa a la que se encuentra
afecto, informó a esta unidad administra-
tiva que mediante acuerdo de fecha 10 de
agosto del año en curso, determinó levan-
tar el aseguramiento y devolver a su pro-
pietario, por lo que al quedar insubsisten-
te la calidad del bien asegurado no podría
proporcionarse la copia del reporte indi-
vidual, toda vez que sale de la esfera de
competencia de la DGCRAM (Dirección
General de Control y Registro de Asegu-
ramientos Ministeriales), cuyas atribucio-
nes de registro y control se limitan exclu-
sivamente a BIENES ASEGURADOS.”
Despojo a hoteleros
Originaria de Tacopaco, Choix, Sinaloa,
Sandra Eufrocina Chávez Vega no sólo re-
clamó la Casa Magna. Su apoderado, Car-
los González Nuño, también se apropió de
las tierras ocupadas por los seis pequeños
hoteles aledaños –Hamaca Loca, Xicho,
Casa del Jaguar, Tierras del Sol, Vía Láktea
y Las Nubes–, que en conjunto abarcan
medio kilómetro de playas cuyo valor es-
timado es de 50 millones de dólares.
El pasado 19 de octubre, los posesio-
narios actuales de esas tierras, quienes se
las compraron a los ejidatarios, fueron in-
timidados por elementos de la SIEDO de
la Ciudad de México, encabezados por el
agente del Ministerio Público federal Luis
Alberto Sánchez Gil, quien intentó desalo-
jarlos. Según él, los hoteleros habían inva-
dido terrenos que la autoridad federal te-
nía incautados por estar relacionados con
el crimen organizado.
Ellos le argumentaron al funcionario
que habían comprado los predios de ma-
nera legal; incluso le dijeron que los nú-
meros de sus lotes no correspondían a los
que reclamaba la autoridad federal. Sán-
chez Gil optó por retirarse, aunque les no-
tificó que abriría una averiguación previa
(PGR/SIEDO/UEICDCS/276/2011) y les ex-
tendió un citatorio para que comparecie-
ran en la Ciudad de México el 31 de octu-
bre. Sólo uno acudió; los demás optaron
por el amparo. De nada les sirvió.
Ese 31 de octubre por la noche, ya ini-
ciado el puente de Día de Muertos y cuan-
do se suponía que los seis hoteleros esta-
tos momentos se ventila uno que inició
en 2008. Como parte de éste, el Tribu-
nal Unitario Agrario, con sede en Che-
tumal, ordenó levantar un censo de los
posesionarios de la zona de playa para
llamarlos como terceros con interés ju-
rídico. Se espera que el conflicto sea re-
suelto a mediados de 2012.
En este litigio “el ejido lleva a juicio a
la SRA para que corrija su colindancia, el
posesionario demanda de manera indi-
vidual al ejido y el tribunal llama a todos
para llegar a un acuerdo”.
Explica que “el ejido percibe que por
esta vía se le ha complicado obtener una
sentencia porque también están citados
los particulares que están en posesión
de los terrenos y, obviamente, con cual-
quier tipo de sentencia que se dé habrá
amparos y será un juicio largo. Por eso
los ejidatarios acordaron con gente del
tribunal que los posesionarios de mane-
ra individual demanden al ejido, con el fin
de llegar a un convenio en una próxima
audiencia y tratar de resolver el conflicto
en una asamblea de formalidades espe-
ciales para asignar y emitir certificados
parcelarios”.
Además, comenta, “como los par-
ticulares, que también son parte de es-
te juicio, se percatan que ya el Tribunal
Agrario está avanzando a través de es-
te tipo de juicios individuales y a tra-
vés de convenios donde ellos no tie-
nen la posibilidad de avanzar, también
buscan cómo ganar mediante procedi-
mientos civiles, a los que tienen título
de propiedad”.
Para Chío, los particulares “andan
buscando apoderarse de toda la franja
costera a como dé lugar para meter me-
gadesarrollos. Yo me dedico a la consul-
toría y he traído inversiones por más de
500 millones de dólares a la zona, pe-
ro ahora que me preguntan los chinos,
los estadunidenses y los canadienses si
pueden invertir en Tulum, les digo que
no, primero que nada porque no es se-
gura su inversión”.
Agrega: “Acá nos crearon un parque
nacional a fuerzas. Tenemos una zona
en conflicto, que es el ejido Pino Suárez,
donde llevamos más de 20 años de jui-
cios agrarios, y después una reserva eco-
lógica: esa es toda nuestra costera. No se
puede hacer nada así.
“El nuestro fue el último ejido en cer-
tificarse –puntualiza–, apenas el año pa-
sado y con un chorro de condicionantes.
El ejido es manejado como una compa-
ñía, ya nadie trabaja la tierra y los dere-
chos ejidales se utilizan casi como accio-
nes ejidales; les estamos regresando las
tierras a los grandes caciques”… Con-
cretamente señala el caso del familiar de
Roberto Hernández, “pero ante esto mu-
chos se quedan callados”. O
Escobar. Presuntoexpropietario
42 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 45
llón y medio de spots por parte del Movi-
miento Progresista por haber optado por la
coalición total y no una parcial, que podía
haber incluido hasta 200 distritos electo-
rales y 22 fórmulas de senadores, puede
ser una manifestación de este desconoci-
miento. Haber ido a una parcial les hubiera
permitido tener derecho a más spots que el
mismo candidato blanquiazul.
Pero si los actores conocen bien las
reglas y ya tienen bien diseñadas sus es-
trategias, puede pensarse que aprovechan
el tema para evadirse de los reales pro-
blemas que evidencian la declinación de
Manlio Fabio Beltrones a contender por
la candidatura tricolor y la virtual decli-
nación de Marcelo Ebrard (al acordar un
método de selección que sabía de ante-
mano que no le favorecería) a la perredis-
ta. Las definiciones de las candidaturas en
ambas fuerzas políticas no resuelven sus
problemas reales.
En el caso del PRD y las distintas
fuerzas de izquierda (PT y Movimiento
Ciudadano), en el mejor de los casos, sim-
plemente posponen para después de la
jornada electoral las disputas de sus co-
rrientes internas. Y en del PRI, pretenden
dejar de lado las claras diferencias que
afloraron durante los foros organizados
por la Fundación Luis Donaldo Colosio
para placear a sus dos precandidatos; o
incluso para desviar la atención de las
irregularidades (presuntas ilegalidades)
en las que incurrió su dirigente nacional,
Humberto Moreira, cuando fue goberna-
dor de Coahuila. O
N A R A N J O
ANÁLI SI S
La gran esperanza
44 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
La definición de las candidaturas pre-
sidenciales de Andrés Manuel López Obra-
dor, por parte de la coalición Movimiento
Progresista, y de Enrique Peña Nieto, de la
coalición Compromiso por México, colocó
en la discusión mediática la consecuente
ausencia de sus promocionales en radio y
televisión durante los 60 días que duran
los procesos de elección interna de las
distintas fuerzas políticas.
Sorprende que el tema acapare la
atención de los virtuales candidatos úni-
cos y los dirigentes partidistas de los
integrantes de las respectivas coalicio-
nes, pues la presencia mediática de sus
candidatos está más que asegurada y su
ausencia temporal realmente no debe
representar ningún problema para sus
estrategias de campaña. Así que el plan-
teamiento más bien parece una estrategia
de los actores políticos para evitar anali-
zar los problemas de fondo que enfren-
tan las dos coaliciones o para tender una
cortina de humo y desviar la atención de
asuntos más trascendentales o incluso
una confusión de los responsables de de-
finir las estrategias electorales.
La pérdida de mensajes publicitarios
es cuantiosa en términos absolutos, pe-
ro menor en términos relativos, particu-
larmente por la exagerada presencia que
tendrán en los 90 días previos a la jornada
electoral. Para dar una idea del bombar-
deo que los televidentes y radioescuchas
soportarán en los 90 días previos (sin con-
tar los tres días de veda antes de la elec-
ción) a la jornada electoral del 1 de julio,
basta decir que se transmitirán más de
16.1 millones de promocionales de las
fuerzas políticas que participarán en la
próxima contienda electoral; de éstos, ca-
si 11.3 millones corresponderán a los tres
candidatos presidenciales.
Para ser más precisos, dado que las
fuerzas políticas pueden dedicar hasta
70% de sus promocionales a la contienda
por la Presidencia, Andrés Manuel López
Obrador tiene la posibilidad de aparecer
en 2.22 millones de promocionales; el o
la candidata blanquiazul, en más de 3 mi-
llones y Enrique Peña Nieto en más de 6
millones.
Pero incluso si el análisis se hace por
cada una de las más de 2 mil estaciones de
radio y televisión del país, para centrarlo
en aquellas que más interesan a los can-
didatos, los número son muy revelado-
res: en la contienda presidencial de 2006,
durante los últimos 60 días de campaña
todas las fuerzas políticas difundieron en
el canal 2 de televisión nacional (el me-
dio que más promocionales difundió) un
promedio de 22.5 minutos diarios de spots
publicitarios; en 2012 difundirán durante
90 días, 41 minutos de spots publicitarios
en todas y cada una de las estaciones de
radio y televisión.
Únicamente la coalición que postula a
Peña Nieto tendrá derecho a 22.3 minutos
diarios, de los cuales el mismo candida-
to tendrá derecho a 15.6 minutos diarios,
es decir, 31 promocionales diarios, lo cual
equivale a que por cada una de las 18 horas
en las que se transmitirán los mismos (de
las seis de la mañana a las 12 de la noche)
se transmitirán en promedio 1.72 spots del
candidato presidencial del tricolor.
Pero los números no son nada des-
preciables para el candidato panista que
tendrá 22 promocionales diarios y 1.2 por
cada hora de transmisión; y a López Obra-
dor (que colocó el tema en los medios al
quejarse de que perdería su presencia
durante las llamadas precampañas) le co-
rresponden 16 promocionales diarios, así
que casi en cada hora de transmisión se
transmitirá uno de él.
Pero además lo único que se perderán
López Obrador y Peña Nieto durante las
llamadas precampañas es su presencia
en los promocionales, pues en el párrafo
5 del artículo 15 del Reglamento de Radio
y Televisión del IFE se contempla que si
una fuerza política no realiza precampa-
ñas ocupará su tiempo con anuncios ge-
néricos. Así que deberían estar ocupados
en diseñar una buena estrategia para esos
momentos.
Precisamente por ello es sorprenden-
te que se dedique tanto espacio al tema,
cuando en términos relativos y de estrate-
gia electoral no es tan relevante. En cam-
bio sí puede ser una manifestación de un
desconocimiento de las reglas electorales
de parte de quienes deberían ser expertos
en las mismas, precisamente para tratar
de sacar el máximo provecho de sus opor-
tunidades y minimizar los impactos de
sus limitaciones, lo cual no parece ser lo
que está sucediendo en estos momentos.
En este sentido la pérdida de casi 1 mi-
Los promocionales, las estrategias
J E S Ú S C A N T Ú
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 47
Las organizaciones feministas insta-
laron hace tiempo el tema de la violen-
cia contra las mujeres en las agendas de
todo el espectro político, y hoy organi-
zaciones de hombres en distintos países
lo retoman como bandera propia. Auto-
denominándose “hombres por la igual-
dad” y también “profeministas” se han
organizado y establecido redes de gru-
pos de hombres on-line, foros de debate y
campañas de apoyo a las reivindicacio-
nes feministas, como la del rechazo a la
violencia contra las mujeres.
En México, hace tiempo algunos hom-
bres se constituyeron en un colectivo para
revisar sus conductas violentas y después
personajes famosos aportaron su imagen
a la campaña que echó a andar hace unos
años el Instituto Nacional de las Mujeres.
Pero los grupos de hombres organizados,
con un compromiso político real y una
alianza con las organizaciones de muje-
res, no tienen –si es que existen– el pro-
tagonismo público con las acciones de
apoyo como las que consigna la prensa en
otros países.
La relación de los hombres con la
violencia hacia las mujeres es problemá-
tica y la mayoría de las feministas des-
confía de los que se declaran aliados. Pero
aunque hay dudas e interrogantes sobre
el lugar que deben ocupar los hombres
en esa lucha, hoy se ve como necesaria
su colaboración. Además, el fenómeno de
los “hombres igualitarios” o “a favor de la
equidad” surge cuando algunos hombres,
luego de una reflexión sobre la necesidad
de construir una subjetividad masculina
alternativa al modelo autoritario tradicio-
nal, deciden hacer algo más que hablar
y consolida formas de organización que
llevan aparejadas acciones públicas. Un
ejemplo reciente es el de España. El mes
pasado se llevó a cabo el Primer Congre-
so Iberoamericano de Masculinidades y
Equidad de Género. En ese marco, la Red
de Hombres por la Igualdad hizo una
propuesta de agenda para ser suscrita por
las variadas asociaciones de hombres que
luchan contra la violencia sexista. Titula-
da la Declaración de Barcelona, ésta plantea:
Rechazo del ejercicio del poder pa-
triarcal y renuncia a los privilegios que de
él se derivan.
Denuncia de todas las formas de vio-
lencia machista hacia las mujeres, fo-
mentando la revisión crítica del sexismo
interiorizado y desarrollando un trabajo
de sensibilización y prevención de esta
violencia entre los hombres; apostando
por la defensa de los derechos humanos
y la resolución pacífica de los conflictos.
Rechazo de otras violencias machistas
(bullying, homofobia, transfobia).
Promoción de la corresponsabilidad
de los hombres y los cuidados comparti-
dos, con especial referencia a la respon-
sabilidad de los hombres en su propio
cuidado y el de las personas dependien-
tes, apoyando medidas de conciliación de
la vida laboral y personal.
Impulso a la paternidad activa y respon-
sable, y la mejora de las habilidades para la
crianza. Inclusión en los cursos de prepara-
ción al parto, primeros cuidados y cuidado
de la madre. Reivindicar que los permisos
de maternidad y de paternidad sean igua-
les, intransferibles y pagados a cargo de la
seguridad social al 100% del salario.
Apuesta por la coeducación en la co-
munidad para transmitir valores que ayu-
den a crecer a los chicos como agentes
ANÁLI SI S
¿Hombres feministas?
activos de igualdad. Prevenir el abando-
no escolar, las conductas disruptivas, el
maltrato entre el alumnado y las actitu-
des machistas que acaban perjudicando
la formación de la población adolescente.
Apuesta por un lenguaje igualitario,
que no represente ni sostenga el modelo
de dominación sexista.
Defensa de las cuotas paritarias y de
presencia de mujeres y hombres, tanto
en los cargos de responsabilidad pública
y empresarial como en las tareas de cui-
dado y enseñanza.
Reconocimiento de las diferentes
formas de ser hombre, así como de los
derechos cívicos y humanos de las dis-
tintas expresiones de la sexualidad.
Revisión de las expresiones de la sexua-
lidad masculina basada en el dominio,
para disfrutar de una sexualidad libre,
respetuosa y consentida. En contra de
la trata de seres humanos vinculada a la
prostitución y a la explotación sexual de
menores.
Propiciar la mejora de la salud física
y emocional de los hombres, visibilizan-
do los costes de las formas dañinas de
ser hombre, que reducen su esperanza y
calidad de vida, además de generar graves
problemas de salud pública.
Además, los “hombres igualitarios”
celebraron, por tercer año consecutivo, la
rueda de hombres contra la violencia ma-
chista, que se realiza en distintas ciudades
de España para comprometer a los demás
hombres en la lucha contra la violencia
hacia las mujeres. Se proponen la demo-
cratización de los vínculos y los roles (con
énfasis en la equidad de la distribución del
poder y los derechos) y se comprometen a
trabajar contra toda forma de discrimina-
ción, dominación y violencia. Además, di-
cen apoyar “las reivindicaciones históricas
del movimiento feminista” y participan en
apoyo a las actividades del 25 de noviem-
bre, Día Internacional de Lucha contra la
Violencia Hacia las Mujeres.
Sí, hay hombres a quienes el machis-
mo no les gusta, que anhelan relaciones
más igualitarias, que detestan la violen-
cia. Pero en el espacio público no se ven
grupos organizados, como los de España,
Argentina y otros países. Si me equivoco,
por favor manden una señal. O
MA R T A L A MA S
46 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
Junto con la impunidad, la pobreza
y la violencia que se ha propiciado en
el país, los niveles que ha alcanzado
la ignorancia no tienen límites. Éste el
resultado de la falta de un proyecto de
educación y de la inexistencia de un
sistema de innovación social susten-
tado en la investigación científica, que
tendrá terribles secuelas en la vida de
millones de jóvenes y adultos porque
nadie organizó alternativas para su
educación y su movilidad ocupacional.
La indignación que se propaga en
muchas ciudades del mundo tiene
como causa el masivo malestar de los
jóvenes respecto de la educación que
reciben, de las altas e incrementadas
cuotas que tienen que pagar por un
derecho que debería estar garantiza-
do por el Estado y de la precariedad de
los empleos que consiguen, cuando los
consiguen; y cuando no, el riesgo que
tienen de un futuro de sobrevivencia.
Esta condición de rechazo y abandono
hacia los jóvenes tiene un tiempo acu-
mulado y las perspectivas de las crisis
financieras que están agudizándose
no presentan, para ellos, un escenario
nada promisorio.
En el país, como se ha dado en reco-
nocer recientemente, junto a los más
de 7 millones de jóvenes, sobre todo
mujeres, fuera de la escuela (20% del
total del grupo de edad de entre 12 y 29
años), hay otros tantos millones que se
irán agregando año con año por efec-
to de la mala calidad y la baja cober-
tura educativa que se les ofrece, sobre
todo en relación con sus condiciones
socio-económicas, su lugar de origen
y el de su familia. Así, mientras más
se avanza en los grados de escolaridad,
menores oportunidades se les presen-
tan a los jóvenes y luego a los jóvenes
adultos de continuar sus estudios, tan
sólo por mantenerse con niveles de in-
greso bajos. La educación siguen siendo
un filtro que desecha a los más pobres y
beneficia y brinda mayores oportunida-
des a los más ricos, aunque en general
sea igual de mala en calidad para todos.
En las universidades públicas, la falta
de un proyecto educativo se ha manifes-
tado en su ubicación en la última fila de
las prioridades gubernamentales y pre-
supuestales. Los recursos del sistema se
concentran de forma mayoritaria en la
educación básica, terreno vedado de quie-
nes lucran con la educación y se benefi-
cian políticamente del control del aparato
de la SEP. Para 2012 esta política de con-
tracción de recursos hacia las universida-
des se ha repetido, con todo y los fuertes
reclamos que la ANUIES y varios rectores
y directores han sostenido ante la insufi-
ciencia de recursos que se otorgan, cuan-
do las demandas por educación superior,
como nunca antes, están elevándose. Y
así será en los próximos años. Ninguna
receptividad hacia estos reclamos.
Para la ciencia, menos. Se trata de
un sector tan descuidado y de tan bajo
interés por parte de los tomadores de
decisiones sobre sus recursos, que lle-
va décadas en el más absoluto estanca-
miento. México cuenta apenas con poco
más de 35 mil investigadores, mientras
que España tiene 122 mil, Brasil 106 mil,
Corea 221 mil y Estados Unidos 1 millón
430 mil (ONU-Cepal-AECID, 2010).
Los reclamos de la comunidad cien-
tífica para elevar las tasas de desarrollo
en conocimientos fundamentales para
el avance del país no han servido para
nada. Es por ello que ya se prepara una
iniciativa de consulta ciudadana para
que la sociedad pueda opinar sobre la
importancia que tiene la ciencia en un
país tan enfermo como en el que vivi-
mos. La iniciativa será anunciada desde
la Comisión de Ciencia y Tecnología de
la Cámara de Senadores junto con la
Academia Mexicana de Ciencias, y da-
rá mucho de qué hablar y ojala también
pueda llegar a ser motivo de reflexión y
de acción afirmativa.
Ante tales circunstancias, habrá un
voto educativo e intelectual de castigo
en las próximas elecciones federales ha-
cia quienes han ido en contra de las uni-
versidades, la ciencia, los jóvenes y su
educación. Este voto de castigo se orien-
tará hacia los personajes y partidos que
han propiciado políticas de fomento a la
ignorancia y la pobreza, al no-desarrollo
del intelecto o los que han sostenido po-
siciones contra la cultura, las artes, la
ciencia, las universidades, pero también
hacia quienes buscan aliarse con lo que
representa la corrupción y la manipula-
ción del sistema educativo, el SNTE y el
Panal con sus grotescos liderazgos, por-
que expresan lo peor de la política mexi-
cana, con todo y que hay tela de donde
cortar en la presente clase política.
A diferencia de otros lugares donde
la indignación social está en las calles y
en las plazas, en México los indignados
se organizarán en redes sociales alrede-
dor de un proceso electoral que puede
llegar a ser un parteaguas en la vida na-
cional. Pronto se verá cómo todo empie-
za a interconectarse. O
El voto de castigo
A X E L D I D R I K S S O N
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 49
cultura, ahora que los Ocupas y los Indig-
nados y los Anónimos están creando imá-
genes y frases que capturan el descontento
social. Las más memorables a mi parecer y
por lo pronto, aparecen en las pancartas de
las ocupaciones de espacios públicos.
En Nueva York, tres pancartas que se
han vuelto icónicas: “Somos el 99%”. “El 1%
se come la mitad del pastel”. “Tú me im-
portas”. En México, dos carteles pegados a
la acera frente a la Bolsa de Valores y pro-
tegidos con micas transparentes: “Antes de
pisarme, léeme”, “Me mataron los sueños,
entonces desperté”. En Tel Aviv otra pan-
carta: “El triunfo es habernos reunido”.
O el happening ocurrido en el Con-
greso de Chile: cuatro muchachas en fal-
da escocesa de preparatoria se subieron
a la mesa enmantelada en fieltro verde
alrededor de la cual conferenciaban ce-
ñudos congresistas y permanecieron ahí
de pie, aburridas, mientras los viejos se-
ñores continuaban su discusión através
de sus calcetas blancas: la fotografía dio
la vuelta al mundo.
Rivera estaría complacido y muy po-
cos extrañarán el arte del vacío, sus cajas
vacías, sus corderos en formol, sus pe-
rros gigantes recubiertos de margaritas,
las sonrisas bobaliconas que despiertan
en el público perplejo. El vacío fue su vo-
cación y se disipará sin dejar siquiera el
trazo de una nostalgia. Cabe la pregunta:
y si el arte vuelve a ser para los muchos,
¿quién pagará ese arte?
No es casual que sea la misma pre-
gunta que se hacen los editores de li-
bros y los grandes estudios de cine al
ver que millones de personas están
bajando del Internet de forma gratuita
libros y películas.
Quién sabe, pero a qué detenerse en
detalles insignificantes como el dinero si
se trata de regresar la cultura a los mu-
chos. O
ANÁLI SI S
Nota: En la edición anterior de Proceso (no. 1829) se eliminó
por error el “globo” del cartón de Naranjo que aquí reproduci-
mos. Ofrecemos disculpas al caricaturista y a los lectores.
Nueva alarma
N A R A N J O
48 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
1. Dentro del edificio de la pres-
tigiosa casa de subastas Sotheby’s su-
cedía este 17 de noviembre la subasta
anual de arte latinoamericano. Un Die-
go Rivera se subastaba entre un públi-
co ávido y las paletas subían, bajaban,
algunas volvían a subir, en cada ronda
unas cuantas menos, mientras se es-
calaba a un precio climático por la obra
del pintor, hasta hace unos meses me-
jor conocido en esta ciudad de Nueva
York como “el esposo de Frida Kahlo”.
En tanto, en la acera opuesta del
edificio, una decena de neoyorkinos,
empleados despedidos por la subasta-
dora en un reciente recorte de personal,
desfilaban con pancartas, en las que
sobresalía el retrato de Rivera. La más
memorable exponía, rotulado sobre el
retrato: “Rivera was for all workers”.
Y en los umbrales del mismo edifi-
cio, varios policías con macanas equi-
libraban su peso entre una pierna y
luego la otra, en espera de la anuncia-
da irrupción de ocupas en la subasta.
Rivera infecta a La Gran Manzana.
El Museo de Arte Contemporáneo de
Nueva York (MoMa), presenta, también
desde este noviembre y hasta mayo
del año siguiente, la exposición retros-
pectiva del muralista mexicano, por la
misma razón que a unas cuadras los
ocupas acampan en el Parque Zucco-
tti, a pesar de que fueron desalojados
hace tres semanas, supuestamente
para limpiar el sitio, y más probable-
mente para desalentar su ocupación.
Paul Jackson, director del departa-
mento de comunicaciones de MoMa,
lo explica así: “La crisis económica ac-
tual fue la razón principal para montar
una exposición de Rivera. Rivera es un
modelo para el presente. Fue capaz de
comunicar a las masas valores sociales
colectivos en tiempos de crisis”.
Algo está pasando en la cultura. Algo
está migrando a través de ella y surgirá
como arte social y político. No idéntico al
arte de Rivera, desde luego, pero tocado
por las mismas intenciones: movilizar
las conciencias a la acción.
2. ¿Cuántos años lleva Occidente es-
forzándose por no hacer arte político?
Esforzándose por no incomodar ni con el
pétalo de una rosa a la elite de ricos que
fondea los museos. Los mismos años que
los museos de las grandes metrópolis de
las democracias capitalistas se han deses-
tatizado total o parcialmente y dependen
de patronos ricos, no casualmente los úni-
cos que pueden comprar el arte actual.
Dos décadas, aproximadamente. Va-
sos comunicantes: los ricos han estado
comprando el arte que les complace, o por
lo menos no los irrita, y luego lo han esta-
do valuando a precios exorbitantes en sus
museos. Una transacción gano y vuelvo a
ganar, diría un financiero de Wall Street.
En el año 2007, en una entrevista a
Spencer Tunik, le pregunté si sus foto-
grafías de cientos de personas desnudas
en lugares públicos tenían una intención
social. Si eran una invitación a algo. “A na-
da”, respondió sonriendo. “¿Y qué signifi-
El arte vacío se disipa
can?” “Nada. Me gusta el color rosa de las
pieles, las formas redondas de los muslos
y las nalgas y las cabezas”. “¿No son una
invitación a la libertad del cuerpo?”, in-
sistí en traspasar su superficialidad. “¿No
son un reclamo de más erotismo y menos
represión en la vida pública?” “No. No.
No”: lo afirmó espantado.
“Mi sobrino se desnudó para una de
tus fotos”, le conté, “y dice que ha sido una
de las experiencias más poderosas que ha
tenido. Se sintió liberado. Se acordó que
desnudo es igual a cualquiera”. “Go figu-
re”, dijo Tunik encogiendo los hombros.
“Y si no son políticas”, volví a retar su li-
gereza, “¿por qué crees que el periódico
La Jornada, una publicación de izquierda,
le dio la portada a tu foto de mexican@s
desnud@s en el Zócalo de la capital del
país?” “Les gustó la foto”, contestó. “Qué
groovy”, añadió.
Esa noche en el Museo Tamayo lo reen-
contré en una exposición y le dije lo que
pensaba. “Tus fotos despiertan mucho
más intelectualmente de lo que te atreves
a comprender”. Fue muy cándido al repli-
carme: “Groovy. Pero si mis fotos en serio
dijeran algo político, no podría exponer en
ningún museo de prestigio internacional.
Decir algo con tu arte, hoy no es groovy”.
Y sí, durante dos décadas no ha sido
groovy expresar la dimensión social en la
plástica, salvo honrosas excepciones. Ya
incitar al cambio de lo social con una ima-
gen o una experiencia sensual, ha sido
calificado de pornografía para las masas.
Así lo expresa Damien Hirst, el artista
plástico vivo más caro del mundo, autor
de célebres tiburones y corderos sumergi-
dos en estanques llenos de formol y de ca-
laveras forradas de diamantes: “El arte (en
nuestra época) es lo que hace un artista
reconocido como artista”. O bien: el arte
es lo que no sirve para nada, sino para ser
colocado en el sitio donde se supone que
va una cosa llamada arte. O bien: el arte es
lo que cuesta como si fuera arte.
El arte vacío. El arte premeditadamen-
te hueco. O bien y en suma: el arte de no
molestar a los multimillonarios que com-
pran el arte y fondean los museos de arte.
3. Pero algo está, oh sí, cambiando en la
S A B I N A B E R MA N
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
El periódico británico The Guardian lo
describió como “el maestro de la ambigüe-
dad”. Es un político “con nervios de acero”,
que con el propósito de no “asustar” a los
votantes se abstuvo de dar a conocer su
verdadero plan de recortes para sacar a Es-
paña de la peor crisis de su historia.
Y aunque ni en la campaña develó cuál
era su plan concreto, los electores le dieron
amplias posibilidades de maniobra al con-
seguir 186 escaños, una holgada mayoría en
el Congreso de los Diputados, frente a los
110 del Partido Socialista Obrero Español,
que perdió 4.5 millones de votos.
Pero quién es Mariano Rajoy, el que ha
colocado en esta extraordinaria posición
al PP.
Él mismo se presenta en la introduc-
ción de su libro En confianza (Planeta,
2011): “Soy Mariano Rajoy, español y galle-
go nacido en Santiago de Compostela ha-
ce cincuenta y seis años. Estudié en un co-
legio público y en otro privado, en pueblos
de Galicia y en León, aunque mi pequeña
patria y la de mi mujer, Elvira –Viri–, es-
tá en Pontevedra y la zona de Sanxenxo”.
Además dice: “Mi filosofía personal se
resume en tener sensatez, razonar, pensar
las cosas con calma e intentar entender al
otro, hablaré de lo que nos una más, más
que de lo que nos separa. He gestionado
y resuelto crisis y dificultades de todo ti-
po, y me gustaría que todo este bagaje pu-
diera ser útil a mi país, en este momento
tan crítico y tan preocupante en la histo-
ria de España”.
Acusado de ser muy pasivo, él mismo
hablaba de ello en una entrevista con el do-
minical XL Semanal, del diario ABC en agos-
to pasado: “Hay veces que las cosas hay que
resolverlas en un segundo, que a veces hay
que esperar un mes y que otras, la mejor
decisión es no tomar ninguna decisión”.
–Los tiempos del señor Rajoy a veces
desesperan, ¿tiene la tensión tan baja como
los buenos ciclistas? –replicó el reportero.
–Le diré que a veces cuando muchos
piensan que me he tomado demasiado
tiempo, yo he pensado que me he tomado
muy poco tiempo.
Hombre del aparato del PP y alfil del ex-
presidente conservador José María Aznar
(1996-2004), en cuyos gobiernos ocupó di-
versos ministerios y la vicepresidencia de
España, Rajoy no tuvo una presencia des-
tacada; su actuación fue de bajo perfil. Con
Aznar compartió desde Alianza Popular, el
partido precursor del PP en los ochenta, y
fue miembro de la entonces nueva genera-
ción de la derecha española.
El impasible
“Es ante todo un señor de Pontevedra”, di-
ce el periódico de El País, que lo describe
como una persona que se formó en su ju-
ventud en el seno de una “burguesía de
altos funcionarios que llevaba una vida
apacible de tertulias, bailes de sociedad y
veraneos en la costa”. Lo dibuja como un
hombre “familiar, educado, estudioso, fiel
a las tradiciones… un hombre de orden”.
Manuel, un empresario inmobiliario
que fue su compañero en la universidad di-
ce a Proceso: “Era un chapón (destacado por
su tenacidad). Siempre estaba entre los cua-
tro mejores (de la clase) pero no era ni es bri-
llante. Es un tipo tenaz, muy constante, con
una voluntad de hierro, pero no propiamen-
te inteligente; pero, eso sí, siempre fue y ha
sido un tipo reservado; socializaba poco, só-
lo con dos o tres compañeros”.
Recuerda que llegó a vencer al político
en algunas partidas de cartas, y lo recono-
ce como un hombre de memoria fotográfi-
ca: “Es de los que memorizan todo”.
Amante de los deportes, en especial del
futbol, el político gallego es socio del equi-
po Real Celta de Vigo, que preside Carlos
Mouriño Atanes, padre del extinto secreta-
rio mexicano de Gobernación, Juan Camilo
Mouriño. Aunque también simpatiza con
el Deportivo La Coruña.
A los 23 años, casi al final de su carre-
ra de derecho en la Universidad de Santia-
go, Rajoy hizo los exámenes de oposición
y consiguió una plaza de registrador de la
propiedad; le otorgaron la titularidad del
registro en Santa Pola (Alicante).
Poco después descubrió la política. Em-
pezó pegando carteles de Alianza Popular
y desde entonces tuvo una fulgurante ca-
rrera cobijado por el dirigente Manuel Fra-
ga, ministro de Información y de Turis-
mo (1962-1969) en el régimen del dictador
Francisco Franco, y también ministro de
Gobernación y vicepresidente en el gobier-
no de Carlos Arias Navarro.
En Galicia logró ser diputado regional,
concejal, presidente de la diputación de Pon-
tevedra, diputado nacional y vicepresidente.
Acompañó el triunfo de Aznar en las
elecciones de 1996 ya con las siglas del PP,
como responsable de la campaña electo-
ral. Una vez ungido el gobierno, relata Ra-
joy en su libro, Aznar “me nombró ministro
de Administraciones Públicas”, responsa-
bilidad en la que desarrolló una intensa la-
bor con las comunidades autónomas, cu-
yo funcionamiento conocía ampliamente.
Debido al riesgo de que se difiriera la
entrada de España a la Unión Europea y
ante las condiciones que ésta le impuso
para que aplicara medidas que mejora-
ran su economía, a Rajoy le correspondió
“aplicar medidas duras, difíciles, pero ne-
cesarias”, dice. Entre ellas la congelación
de sueldos de los funcionarios, que derivó
en una huelga general y en intensas pro-
testas frente a su ministerio.
A principios de 1999, Rajoy fue nom-
brado ministro de Educación y Cultura.
Tras ocuparse de la campaña electoral de
2000, la que le permitió a Aznar reelegirse,
Rajoy ocupó la vicepresidencia primera del
gobierno y fue ministro de la Presidencia.
Y en febrero de 2001 el presidente le aña-
dió a sus responsabilidades la de ministro
del Interior, donde uno de los temas priori-
tarios eran las investigaciones y la ofensi-
va contra la ETA.
Tras el ataque terrorista del 11 de sep-
tiembre de 2001 en Estados Unidos, relata
en su libro, “fui el primer ministro europeo
que tuvo un encuentro con los responsa-
bles de la administración estadunidense”
para contribuir con “información sensi-
ble” en las investigaciones.
Rajoy justifica la intervención de Es-
paña en la guerra de Irak, aunque acepta
que “en aquellos momentos había dudas
sobre lo que estaba pasando” en ese país.
No obstante resalta que entonces cono-
cían la “información pormenorizada” que
presentó el entonces secretario de Esta-
do de Estados Unidos, Colin Powell, y exis-
Rajoy. Ambigüedad
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 51
El
hombre
del “depende...”
El domingo 20 España votó por Mariano Rajoy, quien el
próximo mes sustituirá a José Luis Rodríguez Zapatero
en la presidencia. Militante del derechista Partido Po-
pular, Rajoy ocupó diversos cargos públicos, sobre todo
al amparo del gobierno de José María Aznar, y escaló
puestos prácticamente por escalafón. Calificado uná-
nimemente como un personaje indeciso, ambiguo, so-
porífero, tibio y dado a escurrir el bulto ante preguntas
comprometedoras con el estribillo de “depende...”, el
próximo mandatario ha mantenido en secreto el tema
de mayor importancia ante la actual crisis económica:
cuál será su plan de choque.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
M
ADRID.- Mariano Rajoy Brey
salió sonriente al balcón del
edificio del Partido Popular
(PP), en la calle Génova, para
ser vitoreado por sus segui-
dores que la noche del do-
mingo 20 aseguraron su llegada al palacio
de La Moncloa, centro neurálgico del po-
der en España.
Derrotado electoralmente en 2004 y
2008, su tercer intento fue el exitoso. Le
benefició esperar pacientemente el hun-
dimiento y el duro castigo que las urnas
dieron al gobierno de José Luis Rodríguez
Zapatero y su partido, por su gestión de la
crisis económica y las medidas de choque
aplicadas. Pero Rajoy no se mostró eufóri-
co en su festejo. Incluso fue mesurado. Sa-
be lo que sufren más de 5 millones de espa-
ñoles por esa crisis.
A
P
p
h
o
to
/ E
m
ilio
M
o
re
n
a
tti
50 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
mo Zedillo, Fox y Calderón. En los tres ca-
sos me ha parecido que había una decidida
voluntad de tomar las medidas necesarias
y hacer progresar a México en la buena di-
rección, aunque luego cada presidencia ha
tenido lógicamente sus dificultades”, se-
ñala. Con Calderón al menos ha mante-
nido dos reuniones, una en enero de 2007
y la otra durante la visita de Estado que el
mexicano hizo a España en junio de 2008.
El pasado 19 de octubre, en un encuen-
tro con corresponsales latinoamericanos,
Rajoy dijo sobre la situación de la violen-
cia derivada de la guerra contra el narco-
tráfico en México que “en ningún Estado
democrático donde se defiendan los de-
rechos de las personas se puede permitir
que actúen unos señores que desprecian
la vida de los demás”.
“Eso es pura delincuencia”, dijo. Y agre-
gó que “la obligación del Estado es atacar
esas acciones (de la delincuencia organiza-
da)” y que el gobierno de México cuenta con
“la compañía, el apoyo y el ánimo de todos”
para combatir a los delincuentes organiza-
dos, a los que llamó “pequeños dictadores”.
Rajoy también aseguró que una de sus
prioridades en política exterior será Latino-
gún dijo María Dolores de Cospedal, la se-
cretaria general del partido.
Pero las amenazas de los mercados han
estado presentes desde antes de los comi-
cios. El viernes 18, dos días antes de las elec-
ciones, el político conservador cambió su ha-
bitual discurso y pidió a los mercados un mar-
gen de tiempo de “más de media hora” para el
nuevo gobierno, tras la jornada electoral.
Ese día se difundió la noticia de que la
prima de riesgo de la deuda española había
llegado a 503 puntos, un nivel que no se al-
canzaba en los últimos 14 años, y que la co-
locaba muy por encima de la italiana.
La ministra de economía, Elena Salgado,
se vio obligada a salir a aclarar después de
la reunión del Consejo de Ministros que esa
notable subida se debía a una cuestión téc-
nica. Las agencias calificadoras confirmaron
que, efectivamente, la deuda española no
había superado a la italiana; pero el hecho
generó una fuerte alarma.
Cuentas públicas bajo presión
Rajoy ha tenido un margen de maniobra re-
ducido. El martes 22 las agencias califica-
doras Standard & Poor’s y Fitch le fijaron las
reglas del juego.
Standard & Poor’s le reclamó “una reforma
estructural y fiscal ambiciosa y radical”, que
“sorprenda positivamente a los mercados”.
Sostuvo que la “clara mayoría” del PP
en la elección “podría facilitar la aplicación
de medidas de reforma a largo plazo”, pero
precisó que España sigue estando bajo pre-
sión debido al “alto desempleo”.
El mismo día la agencia calificadora
Fitch le recordó al próximo gobierno que tie-
ne “un compromiso con la disciplina fiscal”
y le pidió “una sólida demostración de me-
didas recientes adoptadas para cumplir sus
objetivos fiscales”.
Ambas calificadoras también señalaron
que la economía y las cuentas públicas es-
pañolas siguen bajo presión. “Las perspec-
tivas de bajo crecimiento debido al proceso
de desapalancamiento en curso del sector
privado, el alto desempleo y las rigideces en
el mercado laboral y una gran deuda externa
–lo que implica la vulnerabilidad a un dete-
rioro de la financiación externa– ha pesado
en la nota de España”, dijo Fitch.
El lunes 21 el próximo presidente espa-
ñol tuvo una conversación telefónica con la
canciller alemana, Angela Merkel, en la que
Rajoy había solicitado apoyo para España
argumentando que es un país que cumple
con sus compromisos.
Pero al día siguiente se dio a conocer un
telegrama que también fijó las reglas del jue-
go: “En este momento difícil para España y
para Europa, ha recibido usted un manda-
to claro de su pueblo para adoptar y aplicar
con rapidez las medidas necesarias”.
Por lo pronto, en los círculos financieros
y de prensa se espera que Rajoy difunda de
inmediato su “hoja de ruta”. Lorenzo Dávi-
la, director de Investigación del Instituto de
Estudios Bursátiles pidió que el futuro pre-
sidente deje de “sembrar incertidumbres” y
revele cuáles son sus medidas para luchar
contra la crisis y, sobre todo, que “defina el
equipo” que se encargará de aplicarlas, dio
a conocer el periódico Público.
“Arrojar transparencia sobre el balance
de la banca española es fundamental”, di-
jo y aseguró que los mercados esperan co-
nocer cómo va a conseguir Rajoy reducir el
déficit.
Por lo pronto, ante la posibilidad de
que el próximo 23 de diciembre el gobierno
quede conformado y se celebre la prime-
ra sesión del Consejo de Ministros, medios
especializados como el periódico financiero
Expansión adelantan que entre las primeras
medidas estaría una ley orgánica de estabili-
dad presupuestaria, que limitará el gasto del
Estado y de las comunidades autónomas,
imponiendo recortes, y que exigirá a cada
autonomía un programa de estabilidad eco-
nómica para tutelar la reducción del déficit.
Se flexibilizará la negociación colectiva,
como exige el sector patronal y, por último,
se terminará el proceso de concentración y
saneamiento de la banca. Incluso se habla
de la posibilidad de crear un llamado “banco
malo” para limpiar los activos inmobiliarios
que lastran los balances del sector financie-
ro. Y posteriormente, una medida más será
suprimir subvenciones, en especial las que
se entregan a los sindicatos. O
américa, donde el enfoque de su gobierno
será impulsar un “enfoque económico” de
la política exterior, por la importancia que
tienen los acuerdos comerciales y empresa-
riales de España en los países de la región.
Aseguró que España y sus empresas
“apuestan” por Iberoamérica porque “no
se trata de inversiones especulativas” si-
no que “fueron allá para quedarse”; son
inversiones “estables” que dan puestos de
trabajo y contribuyen al crecimiento eco-
nómico de los países del entorno. O
A
P
p
h
o
to
/ M
a
n
u
F
e
rn
á
n
d
e
z
Elecciones. Votos de castigo
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 53
tía la influencia de Estados Unidos y Gran
Bretaña para liberar a esa nación de “un
dictador sanguinario como Saddam (Hus-
sein), como un permanente obstáculo pa-
ra la estabilidad de la región”.
Otro problema que le tocó atender, y
que a la fecha es un tema duramente cri-
ticado en España al gobierno de Aznar por
su mala gestión, fue el hundimiento del
petrolero Prestige frente a la costa gallega,
que generó una catástrofe ambiental.
El periódico Público ironizó con una de-
claración de Rajoy en medio de esa crisis,
cuando declaró: “Del Prestige salen unos
hilitos… con aspecto de plastilina”, cuan-
do daba una explicación del derrame.
Designado por Aznar, Mariano Rajoy se
convirtió en el candidato en las elecciones
de 2004, cuando el Partido Socialista Obrero
Español le arrebató el triunfo al PP luego de
los atentados terroristas del 11-M en los tre-
nes de cercanías en Atocha y otros puntos.
Sostiene que el resultado electoral sig-
nificó “un cambio muy importante en las
expectativas y que produjo una lógica con-
moción dentro del partido. Vivimos unos
momentos particularmente amargos en
los que yo tuve la incertidumbre de si de-
M
ADRID.- En España aún no pasa-
ba la euforia en el Partido Popular
(PP) por su aplastante triunfo en las
elecciones generales, cuando los
mercados financieros le dieron su particu-
lar recibimiento a Mariano Rajoy: El lunes 21
una nueva tormenta amenazó a la economía
Un duro recibimiento
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
española con la caída bursátil en 3.48%,
el segundo de los peores resultados en las
bolsas europeas ese día, después de la de
Milán (que bajó 4.74%).
Ese mismo día, la prima de riesgo de
la deuda española, el mejor indicador pa-
ra medir la confianza en las finanzas de un
país, tuvo un salto desde los 441 hasta los
464 puntos, que la colocó en la frontera de
la prima de riesgo italiana, una de las peores
en el volátil panorama que viven las deudas
de los países europeos y ante la fragilidad
de la moneda común, el euro.
Los medios españoles advirtieron que
ese no era el “estreno soñado” por Rajoy,
quien prometió cumplir con los compromi-
sos adquiridos por España en niveles de
déficit público que lo obligan a recortar el
gasto en alrededor de 21 mil millones de
euros en 2012 y paliar la presión del eleva-
do desempleo que afecta ya a 5 millones de
españoles.
Por ello su plan de recorte es lo más es-
perado en España. “Futuro sin demoras”,
tituló El País su editorial del lunes 21, donde
señaló: “Rajoy debe desvelar su plan econó-
mico y Zapatero, dimitir al frente del PSOE.
“Una estrategia electoral de éxito no pue-
de prolongarse un día más. Los ciudadanos,
tanto los que le han votado como los que no,
necesitan conocer a la máxima brevedad el
plan de medidas urgentes que tan celosa-
mente ha escondido”, escribió en el mismo
matutino su exdirector Jesús Ceberio.
Sin embargo, hasta el miércoles 23, Ra-
joy no hacía ninguna aparición pública para
dar a conocer el esperado plan de recortes.
Tras su aparición en el balcón de la calle Gé-
nova y encabezar el lunes 21 una reunión
privada del Comité Ejecutivo Nacional del
PP, se encerró en sus oficinas a trabajar, se-
bía continuar como líder del partido o reti-
rarme de la política”.
Finalmente consideró que “no era mo-
mento de dar un paso atrás, sino darlo ha-
cia delante”. Reconoce que cometieron
errores: “Sin duda magnificados por la co-
rriente emocional generada por la guerra
de Irak y los horrorosos atentados de Ato-
cha. Se trataba de aprender de todo ello y
seguir adelante”.
Al ser derrotado nuevamente en 2008
hizo la misma reflexión: Permanecer o ir-
se. Pero igualmente, pese a la presión de
un sector de su partido para que abando-
nara la dirección del PP, fue ratificado en
un Congreso de su partido.
Conocida su negativa permanente a
cualquier acuerdo con el gobierno de Za-
patero, Rajoy cuestionó toda acción de los
socialistas. “Su estrategia siempre jugó al
derribo del gobierno de Zapatero”, dice un
periodista que lo cubre frecuentemente.
La crisis económica en que se sumió Es-
paña fue su principal argumento, como lí-
der de la oposición, contra el gobierno.
No obstante Rajoy fue criticado por los
otros partidos representados en el Con-
greso por su silencio y su inacción políti-
ca ante el mayor caso de corrupción polí-
tica por el que investigaron a importantes
miembros del PP, el llamado caso Gürtel.
Durante el reciente proceso electoral,
los reporteros que cubrían sus actividades
se quejaron de que no había conferencias
de prensa. Algunos encuentros con los me-
dios eran sin preguntas. Sólo ofreció dos y
todo estaba controlado, y en las pocas en-
trevistas o declaraciones eran frecuentes
sus indefiniciones, con su clásico recurso
dialéctico, “depende…”, con el que se iro-
nizó ampliamente en los medios.
México: socio estratégico
En su libro En confianza, el futuro presiden-
te español se refiere a la importancia es-
tratégica que dice le dará a Iberoamérica,
y de México asegura que “es un país al que
he ido en repetidas ocasiones porque es
un socio privilegiado para España”. Dice
que lo ha visto crecer, pero reconoce que
“también son complicados algunos de sus
principales problemas, como el narcotrá-
fico y las desigualdades sociales”.
“He tenido una buena relación perso-
nal con varios presidentes de México, co-
A
P
p
h
o
to
/ D
a
n
ie
l O
c
h
o
a
d
e
O
lz
a
España. Caída bursatil
52 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
presentó un itinerario político que le per-
mitiría conservarlo por dos años: prime-
ro se elegiría un poder legislativo en una
serie de elecciones parciales que deberían
empezar este lunes 28 y concluir en mar-
zo. El nuevo Congreso seleccionaría un co-
mité de 100 personas, encargado de redac-
tar una Constitución, que sería aprobada
en referéndum el próximo otoño o invier-
no. Con una nueva carta magna, se realiza-
rían elecciones presidenciales en 2013.
Pero el CSFA trató de imponer a los
partidos políticos –alrededor de 50, la ma-
yoría creados después de la revolución–
una serie de “principios” que colocarían a
las fuerzas armadas por encima del poder
civil: los militares quieren tener la capaci-
dad de supervisar y vetar normas en la re-
dacción del texto constitucional, y darle al
ejército un estatus especial que impediría
que los gobiernos tuvieran control sobre
él y su presupuesto, incluidos los mil 300
millones de dólares anuales que reciben
en virtud de los Acuerdos de Campo David
de 1977, firmado con Israel y Estados Uni-
dos y de los cuales no rinde cuentas.
Tales pretensiones generaron un ex-
tendido descontento tanto en los partidos
políticos como en la población.
El viernes 18, ElBaradei y numerosos
intelectuales firmaron una carta en la que
pidieron que el CSFA entregue el poder a
un gobierno de salvación nacional, el cual
debía incluir a todas las fuerzas políticas,
desde los laicos liberales e izquierdistas
hasta las organizaciones religiosas de cor-
te islamista, como los moderados Herma-
nos Musulmanes y los radicales de la sec-
ta salafista.
Ese mismo día iniciaron las manifesta-
ciones en la plaza de Tahrir; al siguiente la
policía inició la represión. Durante una se-
mana, El Cairo y otras ocho ciudades fue-
ron escenario de intensas batallas calleje-
ras, lo que ocasionó la renuncia, el lunes
21, del gobierno provisional civil encabe-
zado por el primer ministro Essam Sharaf.
El CSFA reaccionó: convocó a los diri-
gentes políticos a sostener un diálogo ur-
gente. Éste se llevó a cabo durante cinco
horas el martes 22. Se alcanzaron varios
acuerdos, entre ellos formar un gobierno
de salvación nacional, adelantar las elec-
ciones presidenciales para julio próximo y
la promesa, por parte de los militares, de
entregar el poder al gobierno civil que surja
de los comicios. Además, la CSFA se com-
prometió a respetar el derecho de manifes-
tación pacífica y a iniciar una investigación
para precisar las responsabilidades por la
violencia que se inició el sábado 19.
La prensa egipcia publicó que los mi-
litares pidieron que ElBaradei encabezara
ese gobierno de salvación nacional. Se tra-
ta de una figura polémica para los egip-
cios, un pueblo al que durante seis déca-
das le inculcaron que el ejército está ahí
para defenderlo de los extranjeros que
lo amenazan. ElBaradei vivió desde 1964
hasta el 27 de enero de 2011 en otros paí-
ses. De hecho, regresó dos días después
de que inició la revolución que derrocó a
Mubarak. Es desconocido o incluso sospe-
choso para muchos de sus compatriotas.
ElBaradei tiene a su favor el prestigio
internacional que adquirió de 1997 a 2009
como director del Organismo Internacio-
nal de la Energía Atómica (OIEA), un cargo
que desempeñó con disciplina, imparcia-
lidad y, sobre todo, independencia. ElBa-
radei se enemistó con Estados Unidos al
rechazar sus presiones para que los ins-
pectores de la OIEA confirmaran la acusa-
ción de que el régimen de Sadam Husein
tenía armas de destrucción masiva en su
país y para que se apresuraran a exhibir el
carácter bélico del programa nuclear ira-
ní, aunque no hubiera pruebas concluyen-
tes. En conjunto con el organismo que di-
rigía, ElBaradei recibió el Premio Nobel de
la Paz en 2005.
Es también un aspirante presidencial,
pero hasta ahora había recibido un respal-
do menor en las encuestas de opinión, su-
perado por figuras mejor conocidas den-
tro de Egipto como el exsecretario general
de la Liga Árabe, Amr Moussa, un hombre
carismático y con muchas conexiones. La
prensa egipcia difundió que el CSFA tam-
bién propuso a Moussa ser primer minis-
tro, pero hasta el jueves 24 tampoco ha-
bía aceptado.
La disputa por Tahrir
En la noche del miércoles 23, una tregua
puso fin a cinco días ininterrumpidos de
enfrentamientos que iniciaron en la ma-
drugada del sábado 19, cuando la policía
desalojó de la plaza Tahrir a 150 oposito-
res que allí pernoctaban. El jueves 24, el
Ministerio de Salud cifró los muertos en
35. Los médicos voluntarios de los distin-
La junta militar que gobierna Egipto tras la caída del
dictador Hosni Mubarak intentó preservarse atribucio-
nes que la colocarían por encima del poder civil. Ello
provocó la furia de partidos políticos y de la población
que –como en la primavera pasada– volvió a tomar la
simbólica plaza Tahrir y a protagonizar enfrentamien-
tos con la policía y el ejército. Pese a que la junta llegó a
un acuerdo con varios partidos –entre ellos los islamis-
tas–, existe el riesgo de que se descarrile el proceso
electoral que inicia este lunes 28 y de que el país entre
en una espiral de violencia y caos.
A
P
p
h
o
to
/ H
O
, M
id
d
le
E
a
s
t N
e
w
s
A
g
e
n
c
y
Tantawi. Prerrogativas militares
I NTERNACI ONAL / EGI PTO
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 55
E
l CAIRO.- Egipto se ha convertido
en un país de contundentes res-
puestas negativas: “No”, espeta-
ron los manifestantes de la pla-
za Tahrir a los militares y a los
políticos que el martes 22 pacta-
ron acelerar el proceso electoral que inicia
este lunes 28; “no”, dijo también el diplo-
mático Mohamed ElBaradei para rechazar
las invitaciones a encabezar un gobier-
no civil sujeto al poder de las fuerzas ar-
madas. “Se está usando gas lacrimógeno
con un agente nervioso y munición real
contra civiles en Tahrir. Una masacre es-
tá ocurriendo”, tuiteó ese mismo martes
22, a las 10:43 de la noche, desde su cuen-
ta @ElBaradei.
Y al cierre de esta edición (jueves 24),
el exsecretario general de la Liga Árabe,
Amr Moussa, visto como segunda opción
para asumir el puesto de primer ministro,
también parecía pensarlo.
El lunes 28 empieza un complejo y lar-
go proceso electoral que debería durar tres
meses, y cuya realización fue confirmada
el jueves 24, a pesar de que partidos lai-
cos solicitaron en varias ocasiones pospo-
nerlo. Las fuerzas del Estado, sin embar-
go, no sólo parecían incapaces de generar
el necesario clima de seguridad, sino que
se mostraban públicamente divididas: la
policía paramilitar, por un lado, y el ejér-
cito, por otro.
Sólo los grupos islamistas lograron el
jueves 24 calmar un poco los ánimos. Son
ellos los principales interesados en que los
comicios se lleven a cabo, pues están me-
jor organizados, han desarrollado campa-
ñas electorales de mayor alcance y esperan
obtener buenos resultados en los comi-
cios legislativos. Sus rivales –una miríada
de pequeños partidos laicos, tanto libera-
les como de izquierda– tendrán que medir-
se en las urnas en situación de desventaja.
Por eso varios de ellos prefieren posponer
las elecciones y ganar más tiempo.
En la plaza Tahrir, sin embargo, los ma-
nifestantes desconfían de todos: de los mi-
litares, de los islamistas y de los políticos
en general. La violencia –cuyo saldo provi-
sional era la semana pasada de al menos
35 personas muertas y 3 mil 200 heridas–
ha radicalizado las posiciones de los mani-
festantes y acentuado su escepticismo ha-
cia la política.
Un fracaso en las elecciones –ya sea
porque no se ha completado la logística
para las votaciones o porque éstas se vie-
ran alteradas por disturbios o porque los
desequilibrios en la competencia produje-
ran resultados que no representen la rea-
lidad política de Egipto– hará mucho más
difícil hallar una salida que no sea trau-
mática para todos.
El descontento
La revolución empezó el 25 de enero; 18
días después –11 de febrero– el Consejo
Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA)
depuso al dictador Hosni Mubarak como
quien se desprende de un lastre. Esa junta
militar –encabezada por el mariscal Moha-
med Hussein Tantawi– dijo que sólo reten-
dría el poder por unos meses. Sin embargo,
TÉMORIS GRECKO
AP photo / Khalil Hamra
Revolución
en suspenso
54 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Pinochetismo
provocador
Las heridas abiertas por la dictadura de Augusto Pi-
nochet en Chile aún no se cierran... y siguen sangran-
do. El homenaje público a uno de los peores repre-
sores del pinochetismo, Miguel Krassnoff, desató un
escándalo que implicó al presidente Sebastián Piñera
–quien aparentemente simpatiza con aquél– y derivó
en una zacapela en la que la policía apoyó a los de-
fensores del tirano. Finalmente lo que queda en en-
tredicho es la justicia chilena, incapaz hasta ahora de
castigar a los militares que durante 17 años tuvieron
el poder de matar y torturar.
FRANCISCO MARÍN
S
ANTIAGO.- Un homenaje en Chile
al exbrigadier Miguel Krassnoff
Martchenko –en prisión por deli-
tos de lesa humanidad– puso en
evidencia que las heridas provo-
cadas por la dictadura de Augus-
to Pinochet (1973-1990) siguen abiertas.
La ceremonia el lunes 21 en el club Pro-
videncia de esta capital –parte de la pro-
moción de la cuarta edición del libro Mi-
guel Krassnoff: prisionero por servir a Chile, de
la historiadora Gisela Silva– fue organiza-
da por excolaboradores de Pinochet, como
el otrora ministro del Trabajo Alfonso Mar-
qués de la Plata y el exagente de la Direc-
ción de Inteligencia Nacional (Dina) y actual
alcalde de Providencia, Cristián Labbé.
No es la primera vez que tiene lugar
un acto como éste, pero circunstancias es-
A
P
p
h
o
to
/ A
lio
s
h
a
M
á
rq
u
e
z
INTERNACIONAL / CHILE
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 57
tos puntos de atención médica (llamados
“clínicas” y “hospitales de campaña”) que
fueron improvisados en esa plaza asegu-
ran que fueron muchos más. “Sólo por
aquí han pasado 40 fallecidos”, dice Idris
Gaber, un cirujano de 45 años que cola-
bora en el “hospital” de la calle Mohamed
Mahmoud. Nadie es capaz de estimar con
certeza cuántos heridos hubo. El Ministe-
rio de salud aventuró 3 mil 200.
La represión estuvo a cargo de miem-
bros de las Fuerzas Centrales de Seguridad
(FCS), un organismo paramilitar normal-
mente utilizado para extinguir las protes-
tas. La mayor parte del tiempo estuvieron
presionando en la orilla de la plaza Ta-
hrir que da a la calle Mohamed Mahmoud,
donde a cuatro cuadras de distancia se en-
cuentra el Ministerio del Interior. Ahí reci-
bían la presión de los manifestantes, que
se aproximaban por todas las callejuelas
que intersectaban dicha calle.
Sin embargo, los paramilitares de la
FCS no tenían capacidad para tomar la pla-
za Tahrir. A las 5 de la tarde del domingo 20
recibieron ayuda de efectivos del ejército.
En una ofensiva precedida por gases lacri-
mógenos, arrasaron con la plaza y quema-
ron el campamento de los opositores.
Desde los edificios vecinos, con cáma-
ras profesionales o teléfonos móviles, pe-
riodistas y ciudadanos registraron escenas
de golpizas contra personas indefensas, de
agentes que arrastraban cadáveres de opo-
sitores para arrojarlos a pilas de basura, de
otros cuerpos que eran amontonados fren-
te a una popular agencia de viajes.
Media hora después, miles de personas
–muchas de las cuales se enteraron de lo
ocurrido por las redes sociales– se dirigie-
ron a la plaza. Eran muchas más que los pa-
ramilitares de la FCS y los efectivos del ejér-
cito. Recuperaron el territorio, a pesar de
que la policía –y posiblemente también el
ejército– utilizó en su contra armas que re-
sultaron mortales: un gas lacrimógeno que
afecta el sistema nervioso y provoca asfixia.
Cuando los agentes policiacos lanzan
ese gas lacrimógeno, las personas pierden
la orientación, corren entre nubes de humo
blanco sin ver en absoluto, con ojos inunda-
dos de lágrimas que arden y con una sensa-
ción de pánico y confusión. Los que tienen
suerte logran llegar a los brazos de alguien
que los ayuda a salir. Otros simplemente se
desploman de golpe y es necesario que al-
guien se arriesgue a rescatarlos.
Las víctimas se contaban por decenas
cada pocos minutos. Esto obligó a los ma-
nifestantes a improvisar un sistema de
motos-ambulancia: voluntarios con sus
vehículos llevaban heridos de los pun-
tos de enfrentamiento a las “clínicas” de
la plaza. El conductor necesitaba la ayuda
de una tercera persona para que sostuvie-
ra al herido, pues los afectados por el gas
perdían el control de su cuerpo: se des-
vanecían con los ojos abiertos, babeando
exánimes. El Ministerio de Salud informó
que al menos 20 de las 35 víctimas fatales
murieron a causa de ese gas.
Además los efectivos de la policía dis-
pararon balas de acero recubiertas de cau-
cho y perdigones de caza, que a corta dis-
tancia pueden ser mortales. “Nos llegaron
muchos casos de personas con heridas en
la frente, en el cuello en los ojos”, expli-
ca el doctor Gaber. “Evidentemente, esta-
ban apuntando al rostro. Y también tuvi-
mos muertos por munición real”.
Varias personas, como el conocido acti-
vista Malke Mostafa y el periodista del dia-
rio Al Masry Al Youm Ahmed Abdel Fattah
perdieron un ojo. El activista Ahmed Hara-
ra perdió el ojo izquierdo en los enfrenta-
mientos del pasado 28 de enero, antes de la
caída de Mubarak. El domingo 20 recibió un
disparo en el derecho. “Prefiero estar ciego,
pero vivir con dignidad y con la cabeza al-
ta”, dijo a las dos de la tarde del lunes 21,
de vuelta en la plaza Tahrir.
En febrero pasado, el ejército pudo des-
prenderse de Mubarak –uno de los suyos–
y continuar en el poder porque durante el
primer alzamiento le achacó el trabajo su-
cio a la policía. Dijo ser “neutral”y, después,
“defensor de la revolución”.
Sin embargo, en estos nueve meses apli-
có una represión brutal. Algunos ejemplos:
en abril soldados sometieron a 17 mujeres
jóvenes a exámenes públicos de virginidad
en plena plaza Tahrir; el 9 de octubre los mi-
litares reprimieron una manifestación de
cristianos con saldo de 28 muertos, y hasta
octubre pasado 12 mil civiles fueron some-
tidos a juicios en tribunales militares, según
datos de la organización Coalición de la Ju-
ventud Revolucionaria.
Sin embargo, el miércoles 23, el CSFA
volvió a lavarse las manos. En un comuni-
cado afirmó que los “rumores” de que las
fuerzas armadas habían usado gases lacri-
mógenos contra los manifestantes eran fal-
sos y estaban destinados a calumniarlas.
¿Quién tenía entonces la responsabili-
dad por las inmensas nubes letales que se
habían levantado sobre los egipcios? La po-
licía quedó expuesta como solitaria cul-
pable. El ejército hizo esto más evidente el
mismo miércoles 23, cuando un pelotón de
soldados y tres transportes blindados for-
maron una barrera entre los agentes poli-
ciacos y los manifestantes que se encon-
traban en la calle Mohamed Mahmoud. Fue
un intento de consolidar una tregua nego-
ciada por académicos musulmanes.
Era como si la policía no fuera parte del
gobierno que encabeza el CSFA, sino una
pandilla de vándalos indisciplinados. Y de
hecho, actuó de esa forma: pronto empezó
a arrojar granadas de gas y piedras por en-
cima de los cascos militares.
Pese a reportes de enfrentamientos en
otras ciudades, el jueves 24 fue un día tran-
quilo en la plaza de Tahrir. La policía se ha-
bía retirado y los soldados levantaron una
pared para proteger el Ministerio del Inte-
rior. Los Hermanos Musulmanes y los sa-
lafistas –las organizaciones islamistas que
esperan ganar más legisladores en las elec-
ciones– enviaron voluntarios a la calle Mo-
hamed Mahmoud para apaciguar los áni-
mos de los manifestantes.
Pero la ciudad era presa de los rumo-
res. Éstos aseguraban que no todo el mun-
do iba a sentarse a esperar que las eleccio-
nes del lunes 28 se realizaran en paz.
El conflicto está lejos de ser resuelto: en
un pueblo descontento que por décadas fue
obligado a decir “sí”, son muchos los que
quieren gritar “no”. O
A
P
p
h
o
to
/ K
h
a
lil H
a
m
ra
Represión en la plaza Tahrir
56 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Según relató el periodista Cristián Lei-
va, en una nota publicada en el diario La
Nación, dentro del salón donde se realiza-
ba el homenaje había gran nerviosismo.
Para que los asistentes no fueran vistos en
caso de vulnerarse la seguridad del recin-
to, los encargados bajaron la luz del salón
hasta dejarlo semioscuro.
Según Leiva, “un grupo de jóvenes pi-
nochetistas y algunos veteranos querían
guerra y gritaban: ‘¡dejen entrar de a uno
a esos comunistas conchasdesumadre, a
ver si son tan valientes!’ (…) irónicamen-
te una de las manifestantes se coló por la
entrada principal y alcanzó a gritar: ‘¡dón-
de están los asesinos!’, antes de ser expul-
sada en medio de insultos”.
El conductor del homenaje, Francisco
Silva, leyó una carta enviada por Krassnoff.
En ésta, el represor expresó su “esperanza”
de que el presidente Piñera “cumpla con su
público compromiso” de dejar en libertad a
los militares condenados en causas de vio-
laciones a los derechos humanos. El exbri-
gadier aludía a un supuesto compromiso
contraído por el mandatario chileno en su
campaña presidencial.
Krassnoff agregó en su carta que “es-
tá jurídica y legalmente mil veces compro-
bada mi inocencia (…) con el agravante de
que existen actualmente en Chile leyes to-
talmente vigentes que me benefician, in-
cluso en el caso hipotético de que yo efecti-
vamente hubiese cometido los peregrinos
delitos de los que me hacen responsable”.
A pesar de la represión, los manifes-
tantes se mantuvieron hasta después de
las 22:00 horas afuera del club Providencia.
Querían encarar a los asistentes al acto. Fi-
nalmente éstos fueron sacados en peque-
ños grupos dentro de vehículos policiales.
Justicia en la palestra
El episodio Krassnoff revivió, como pocas
veces, el tema de las violaciones a los de-
rechos humanos ocurridas durante la dic-
tadura de Pinochet.
En entrevista con Proceso, la abogada
del Instituto Nacional de Derechos Huma-
nos, Magdalena Garcés, expresa que la jus-
ticia chilena está actuando de la misma ma-
nera en que lo ha venido haciendo en los
últimos años: “Está condenando (a los viola-
dores de derechos humanos). No está apli-
cando ni la amnistía ni la prescripción. Está
haciendo un desarrollo muy bien funda-
mentado del derecho internacional de de-
rechos humanos. Sin embargo, a la hora de
imponer las penas, aplica casi sin excepción
la institución de la media prescripción”.
Garcés señala que, junto a esto, el máxi-
mo tribunal “otorga los beneficios asociados
a la irreprochable conducta anterior, que es
una atenuante que se reconoce siempre, to-
do lo cual implica que las penas que se apli-
can normalmente son de cinco años e in-
cluyen el beneficio de la libertad vigilada o
de remisión condicional de la pena”.
La abogada cita como ejemplo de es-
ta doctrina, conocida como “condena pero
no castiga”, el fallo condenatorio de la Cor-
te Suprema –el pasado 25 de octubre– en el
“caso San Bernardo”. Allí el máximo tribu-
nal castigó con cinco años de presidio, con
el beneficio de la libertad condicional, al
brigadier retirado Víctor Pinto Pérez, autor
de la detención, tortura y muerte de 13 opo-
sitores al régimen militar en hechos ocurri-
dos entre el 4 y el 8 de diciembre de 1973.
En el punto sexto de los considerandos
del fallo se explica la determinación: “El
delito de homicidio calificado tiene asig-
nada pena de presidio mayor en su grado
medio a presidio perpetuo. Por aplicación
de las modificatorias de responsabilidad
que le favorecen, en particular de la me-
dia prescripción, se le rebajará esa san-
ción en tres grados, quedando, por lo tan-
to, en presidio menor en su grado medio”.
Garcés señala que es injusta la apli-
cación de esta pena tan baja si se consi-
dera que Pinto Pérez “no es una persona
que fortuitamente se haya visto envuelta
en una situación que lo sobrepasó y nunca
más cometió delitos, sino que es alguien
que hizo carrera criminal en los organis-
mos represivos de la dictadura militar y,
sin embargo, es beneficiado con todas las
normas del sistema jurídico que permiten
que no cumpla un día preso”.
Subraya que la única excepción en lo
que va del año a esta doctrina se dio en el
caso de la matanza de campesinos de Chi-
huío (región de Valdivia), donde el oficial
de ejército en retiro Luis Osorio Gardasa-
nich fue condenado a 10 años y un día de
cárcel en su calidad de autor de 17 homi-
cidios calificados.
A pesar de todo lo anterior, Garcés hace
un reconocimiento al Poder Judicial. Des-
taca el hecho de que en diciembre pasado
la fiscal de la Corte de Apelaciones de San-
tiago, Beatriz Pedrals, presentó 726 reque-
rimientos judiciales por todos los casos de
víctimas de la represión cuyas causas no
habían sido investigadas por la justicia.
Recordó que “gracias a eso surgió la in-
vestigación de causas tan importantes co-
mo la muerte del presidente Salvador Allen-
de o la matanza de Fuente Ovejuna –el 7 de
septiembre de 1983–, en la que agentes de la
Central Nacional de Informaciones asesina-
ron a siete militantes del MIR.
De acuerdo con estadísticas del Pro-
grama de Derechos Humanos del Minis-
terio de Interior, en la actualidad hay 316
agentes de la dictadura condenados por
su participación en crímenes de lesa hu-
manidad. De éstos sólo 72 cumplen penas
de prisión.
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 59
peciales hicieron que ahora se volviera un
escándalo.
Un factor determinante fue la revela-
ción –publicada el martes 15 por el diario
electrónico Cambio 21– de la respuesta del
presidente Sebastián Piñera a la invitación
cursada por los organizadores del acto. En
carta firmada por su asesora personal An-
drea Ojeda, el mandatario expuso: “(Quiero
expresarle mis) felicitaciones y mejores de-
seos de éxito, como también un afectuoso
saludo a quienes asistan a este homenaje”.
Los “mejores deseos de éxito” de Piñe-
ra causaron revuelo en las redes sociales.
En Twitter, por ejemplo, (#ClubProviden-
cia) fue el tópico más comentado a esca-
la mundial el lunes 21.
El miércoles 16, un día después de que
Cambio 21 hiciera público el mensaje de Pi-
ñera, el ministro secretario general de Go-
bierno, Andrés Chadwick, deslindó al man-
datario. En diálogo con la prensa en La
Moneda negó que Piñera enviara dichos
saludos, asegurando que éstos habían obe-
decido a una “respuesta automática” de
Ojeda. Afirmó que “el gobierno no participa
ni menos incentiva homenajes a personas
con penas judiciales, menos aún por viola-
ciones a los derechos humanos”.
Pero el daño ya estaba hecho. El repu-
dio a este homenaje fue creciendo en la
medida en que se iban difundiendo masi-
vamente testimonios de los crímenes co-
metidos por Krassnoff, exjefe de la agrupa-
ción de exterminio Caupolicán de la Dina.
El jueves 17 se dio a conocer una de-
claración signada por 83 personas cuyo
único contenido era su contundente títu-
lo: “A mí me torturó Krassnoff”. Entre los
firmantes estaban el Premio Nacional de
Historia Gabriel Salazar y el director del
Servicio Médico Legal, Patricio Bustos.
Éste dijo al diario electrónico El Mos-
trador sentir “indignación” ante la reivin-
dicación del que definió como “icono de
la más brutal represión”. Añadió que el
homenaje era “una bofetada no sólo a las
víctimas, sino también al tipo de país y
democracia que queremos construir”.
En entrevista con Proceso, el abogado
de derechos humanos y diputado comu-
nista Hugo Gutiérrez da una interpretación
a lo sucedido. Sostiene que los violadores
de los derechos humanos que cumplen
condenas buscan –a través de éste y otros
actos– “que Piñera dicte en favor indultos o
algún otro beneficio que les permita recu-
perar la libertad”.
Agrega: “Las penas que está dictando la
Corte Suprema son una burla, puesto que
permiten a los violadores de derechos hu-
manos permanecer en libertad”. Y remata:
“Hasta un ladrón de bicicletas obtiene pe-
nas más altas que las impuestas a homici-
das, secuestradores y torturadores”.
Krassnoff cumple en la cárcel de Punta
Peuco 20 condenas que suponen un castigo
de 144 años por su participación como au-
tor en secuestros, torturas u homicidios de
27 personas. Además tiene tres condenas
en segunda instancia, otra en primera ins-
tancia y está procesado por otros 46 casos.
Entre los crímenes de este exbrigadier
destacan el asesinato del líder del Movi-
miento de Izquierda Revolucionaria (MIR),
Miguel Enríquez, el 5 de octubre de 1974.
Por este homicidio recibió una medalla al
mérito otorgada por el ejército.
Asimismo, es responsable del homici-
dio de la también militante mirista Lumi
Videla, concretado tras 40 días de torturas
dirigidas por él. Además el militar dispu-
so que el cadáver se arrojara al interior de
la embajada de Italia el 4 de noviembre de
1974. Tras esto, hizo circular la versión de
que Videla fue asesinada por otros asila-
dos en esa sede diplomática y que el cri-
men habría ocurrido después de que los
implicados participaran en una orgía.
La “funa”
Para manifestar su rechazo al homena-
je a Krassnoff, un grupo de estudiantes
del liceo Carmela Carvajal convocó a funar
(desen mascarar) a los asistentes al acto.
Un millar de personas llegó a la cita. Había
torturados, familiares de detenidos-desa-
parecidos y de ejecutados, además de estu-
diantes, trabajadores y dirigentes sociales.
Para evitar ser funados, muchos de los
casi 200 asistentes al homenaje –en su ma-
yoría excolaboradores de la dictadura– lle-
garon temprano. Sólo un puñado de ellos
llegó al inicio del acto, a las 19:00 horas.
Una mujer que participaba en la funa
se acercó a un invitado que entraba al club
Providencia. Le preguntó: “¿Por qué le va a
rendir honores a un asesino, a un tortura-
dor”. El hombre, sin responder, pedía que
lo dejaran pasar. Entonces la mujer em-
pezó a gritarle, con el rostro desencajado:
“¡Asesino!, ¡Tú también eres un asesino!”.
A otro de los asistentes le lanzaron hue-
vos, le rompieron la camisa y le pintaron
con aerosol la espalda.
Un policía le dio un empellón por la
espalda a uno de los manifestantes, cuyo
“delito” era mostrar una pancarta con la
imagen de una mujer que fue víctima de
Krassnoff. Los ánimos se calentaron y a eso
de las 20:00 horas, cuando oscurecía, los in-
cidentes derivaron en una batalla campal.
El aire era irrespirable por los gases lanza-
dos por los uniformados, que golpeaban a
quien se les pusiera enfrente.
El periodista de Radio ADN Esteban Sán-
chez fue pateado en el suelo y luego dete-
nido, lo que provocaría los reclamos del
Colegio de Periodistas.
Un grupo de manifestantes intentó en-
trar al club, para lo que golpeó furiosamen-
te una puerta metálica. Alertados, algunos
de los asistentes al homenaje acudieron a
enfrentarlos. Ayudados por funcionarios
del club Providencia y por carabineros con-
siguieron impedir su paso.
A
P
p
h
o
to
/ L
u
is
H
id
a
lg
o
h
ttp
://m
ig
u
e
lk
ra
s
s
n
o
ff.b
lo
g
s
p
o
t.c
o
m
ClubProvidencia. Manifestación de repudio
Krassnoff. Homenaje
58 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 61 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 61
del priato o del panismo, otros son mili-
tantes o simpatizantes del PRI y los menos
son de trayecto independiente.”
Y cita como ejemplo a los exdirectores
del INAH y del Instituto Nacional de Bellas
Artes (INBA), Teresa Franco; del mismo
INBA a Saúl Juárez; al antropólogo Leonel
Durán, actual director del Museo Nacional
de las Culturas y que ha ocupado cargos
en el INAH; la actriz Lilia Aragón, quien
contendió en las elecciones pasadas por
una diputación del PRI, y Beatriz Pagés Re-
bollar, exdiputada priista y miembro de la
Comisión de Cultura en la Legislatura pa-
sada. También exdirector del INBA y sub-
secretario de Cultura en los tiempos de Jo-
sé López Portillo y Miguel de la Madrid,
respectivamente, Juan José Bremer abrió
el foro con una conferencia magistral.
Vázquez identifica asimismo como
gente muy cercana al PRI a Jorge Esma Ba-
zán, director del Patronato Cultur de Yu-
catán, a quien llama discípulo de Víctor
Cervera Pacheco. Esma fue responsable
de cultura en el gobierno de Óscar Baylón
Chacón en Baja California y, según el se-
manario Zeta de aquella entidad, fue acu-
sado de peculado por el gobierno de Ernes-
to Ruffo. Partió hacia Yucatán para dirigir
el Instituto de Cultura estatal y años más
tarde regresó para sumarse a la campaña
política de Jorge Hank Rohn.
La vicepresidencia del foro es ocupa-
da por el ingeniero Agustín Gasca Pliego,
quien ha ocupado diversos cargos en el
Estado de México, entre ellos el de subse-
cretario y secretario de Educación Pública
con Arturo Montiel, y director del Instituto
Mexiquense de Cultura con Enrique Peña
Nieto y el actual gobernador Eruviel Ávila.
Los discursos inaugurales parecieron
prestar atención, cuando menos en el te-
rreno de las promesas, a las críticas he-
chas a las últimas gestiones culturales:
por ejemplo, la falta de una política cultu-
ral fundada en un proyecto de nación que
impulse el desarrollo. Así, se propuso a la
promoción cultural como una forma de
combatir y, sobre todo, prevenir la violen-
cia y la delincuencia, e impulsar al turis-
mo cultural “como un eje de desarrollo”.
En las propuestas consignadas en el
documento final se plantean tanto viejos
proyectos hasta aspectos tan obvios como
relacionar cultura e identidad: crear una
Secretaría de Cultura; un programa cultu-
ral de las zonas turísticas; un consejo de-
mocrático nacional que integre el progra-
ma de cultura del país, y pedir se otorgue
a la cultura 1% del PIB, entre otras ideas.
Alianzas estratégicas
Entrevistado por Proceso en los pasillos
del foro, Gasca Pliego justifica su partici-
pación como vicepresidente en la invita-
ción que le hizo Esma, “a quien conocía
desde la época de la Facultad”. Cuenta que
al titular de Cultur le interesó la forma en
que hicieron el Centro Cultural Mexiquen-
se Bicentenario, en Texcoco, inaugurado
en agosto pasado por Peña Nieto:
Fue bajo el esquema de Pagos por Ser-
vicios (PPS), en el cual se concesiona a pri-
vados la utilización a determinados años
de un espacio u obra de infraestructura a
cambio de que estos inviertan en el pro-
yecto. Según algunos medios, en el caso
mexiquense la inversión fue de 980 millo-
nes de pesos y se concesionó a empresas
españolas durante más de 20 años. Para
algunos críticos el esquema es legal pero
poco ético pues deja la deuda de una obra
a los siguientes gobiernos.
Bajo ese esquema se construye en las
inmediaciones del Centro de Convencio-
nes Siglo XXI, el Gran Museo del Mundo
Maya, cuyo contrato a 20 años se adjudi-
có la Promotora de Cultura Yaxché, S.A. de
C.V., propiedad de Carlos Hank Rohn. El
costo será de 143 millones de pesos.
En su participación en el acto inaugu-
ral del foro, Arturo Olvera Vega, director
general de Hermes Infraestructura Yax-
ché, se asumió como uno de los organiza-
dores del mismo, pero como el Gran Mu-
seo no está listo “le pide prestadas sus
paredes al Centro de Convenciones...”
Gasca Pliego relata que proyectó el fo-
ro con Esma pensando en incorporar a los
conceptos de cultura e identidad el tema
del turismo. Dice que así como la penínsu-
la cuenta con restos “mesoamericanos”, el
Estado de México tiene la Zona Arqueoló-
gica de Teotihuacán, aunque se deslinda
del proyecto del show de luz y sonido que
pretendió crear el gobierno de Peña Nieto;
pues, asegura, lo impulsó la Secretaría de
Turismo de la entidad y el propio INAH, que
administra la zona “de manera directa”.
A decir del funcionario mexiquense
es el momento coyuntural para hacer que
la cultura permee transversalmente otras
áreas de la esfera nacional como la econo-
mía, el medio ambiente, la salud y la segu-
ridad pública, entre otros, y vaya más allá
de los tiempos políticos.
–La gobernadora Ortega está de salida,
y el cambio político viene a nivel nacional.
¿Ustedes esperan que el próximo presiden-
te atienda las conclusiones de este foro?
–Eh, bueno, sí.
Se desvía enseguida para explicar que
Ortega ofreció hacer el encuentro en Yuca-
tán en su calidad de presidenta de la Co-
misión de Cultura de la Conferencia Na-
cional de Gobernadores (Conago). Añade
que primero intentan ponerse de acuerdo
en temas como si el Conaculta debe seguir
o crearse la Secretaría de Cultura.
Ya con un consenso pensarían en ha-
blar con diputados, gobernadores, parti-
dos políticos, a quienes siempre urge la
economía y la seguridad pública pero de-
bieran asumir que la cultura tiene su pro-
pio espacio y por tanto los candidatos,
sean del partido que fuere, tienen la “res-
ponsabilidad de hablar con la ciudadanía
alrededor del tema de la cultura”.
–Pero desean ser escuchados por quien
va a tomar las decisiones...
–Bueno, en su oportunidad por supues-
to que sí, pero aquí lo importante es que
hay gente de muchos estados de la repúbli-
ca, hay una representación del Caribe, es-
tuvo el embajador de Chipre, el de Egipto,
la UNESCO, la OCDE, la OEA. Qué mejor que
nos nutramos de todas esas consideracio-
nes que a nivel global se están haciendo y
logremos concretarlas para nuestro país.
–Se ha comentado que parte de los
participantes del foro, aunque no sean
priistas, estuvieron con el modelo cultural
del PRI hasta antes de la llegada del PAN.
–Bueno sí, está Tere Franco, Juan Jo-
sé Bremer... La puerta está abierta o estu-
vo abierta a cualquier tipo de participa-
ción con absoluta libertad. Efectivamente
no es un foro priista en términos de que...
bueno, yo tengo muchos amigos, Alejan-
dro Ordorica por ejemplo, él fue delegado
y secretario en una administración perre-
dista y estamos de la mano alrededor del
tema de la cultura. Lo peor que puede pa-
sar es que se ideologice la cultura. Hasta el
momento todo el mundo ha sido libre de
expresar en su estilo, en su forma, con sus
conocimientos, su experiencia, pero qué
bueno que se puedan nutrir en una pluri-
cultural y en ambiente pluripolítico, ¿no?
Ese es un acierto del foro.
–¿Se le está haciendo el proyecto cul-
tural a Enrique Peña Nieto?
–No, porque ahorita no hay candida-
tos, entonces no es esa la intención. Sí es
discutir alrededor del tema, pero eso se
plantearía ante un candidato provenien-
te de cualquier partido político, y no sola-
mente en términos de un candidato a la
presidencia, sino de candidatos a senado-
res, a diputados. Porque el año que entra
habrá la elección de una buena parte de
funcionarios, de la Cámara de Diputados,
de la de Senadores, muchas elecciones lo-
cales a gobernadores, a diputados locales,
a presidentes municipales.
Invitado a destiempo al foro, pero en-
trevistado cerca de su sede por Proceso, el
investigador Franco Cáceres evalúa que la
gobernadora Ortega (a quien se considera
pieza clave en la consolidación de la can-
didatura de Peña Nieto, y hasta se le lla-
mó en estos días “juanita” pensando que
sería comparsa en el juego de “precandi-
datos”, aunque se descartó la posibilidad)
tuvo interés en el encuentro en la recta fi-
nal de su gobierno para justificar, primero,
el cambio del Instituto de Cultura estatal a
Secretaría de Cultura. Así empezará a fun-
cionar a partir de enero próximo.
“Es el gran proyecto que se desprende
CULTURA
60 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 60 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
M
ÉRIDA, YUC.- A meses
de concluir su sexe-
nio como goberna-
dora de esta entidad,
Ivonne Ortega Pa-
checo organizó el Fo-
ro Mesoamericano de Cultura, Turismo e
Identidad. Ejes de la Integración Nacional
con el fin –según sus coordinadores– de
crear un proyecto de nación que tenga en
la cultura su piedra de toque y diseñar las
políticas culturales de los próximos años,
vinculadas al desarrollo económico y so-
cial del país.
Aún antes de iniciarse el encuentro en
el Centro de Convenciones Siglo XXI, en es-
ta ciudad, las preguntas en torno a sus ver-
daderos propósitos comenzaron a surgir. Y
es que en el juego político, la cultura no que-
da al margen. Al contrario, comienzan a per-
filarse los grupos de artistas, intelectuales,
promotores y funcionarios culturales que
podrían apoyar a determinados candidatos,
y hasta ocupar los próximos cargos de las
instituciones culturales.
Es “la cargada cultural” en favor, no só-
lo del Partido Revolucionario Institucional
(PRI), sino del grupo que impulsa la candida-
tura de Enrique Peña Nieto; así lo considera
el antropólogo y doctor en ciencias polí-
ticas Iván Franco Cáceres, investigador del
Centro Regional Yucatán del Instituto Na-
JUDITH AMADOR TELLO
Con mayoría de intelectuales y funcionarios que par-
ticiparon en las administraciones priistas –entre ellos
el exdirector del INBA Juan José Bremer–, un foro cul-
tural en Mérida delineó las propuestas en la materia
con visos electorales. Las ligas entre el gobierno de
Yucatán y del Estado de México se pusieron de mani-
fiesto ahí, con los organizadores Jorge Esma Bazán, di-
rector del Patronato Cultur de la península, y Agustín
Gasca Pliego, vicepresidente del foro y quien ha traba-
jado para los tres últimos mandatarios mexiquenses
(Arturo Montiel, Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila),
así como Carlos Hank Rohn, a quien se concesionó el
Gran Museo del Mundo Maya.
La cultura pro PRI
en la contienda de 2012
cional de Antropología e Historia (INAH).
Advierte también que se están redefi-
niendo los lineamientos de la política cul-
tural iniciada en el gobierno de Carlos Sa-
linas de Gortari, en los cuales –a raíz de
la firma del Tratado de Libre Comercio– la
cultura quedó inscrita en la categoría de
servicios, lo cual abrió la puerta a la explo-
tación turística y comercial tanto de las
tradiciones culturales como de los patri-
monios arqueológico, artístico e histórico.
El foro, realizado del jueves 17 al sába-
do 19, se destacó por la asistencia de in-
telectuales y promotores culturales que
ocuparon puestos claves durante los úl-
timos gobiernos priistas, si bien algunos
permanecieron durante las gestiones pa-
nistas que les sucedieron. Así lo señaló en
su columna “En el paredón” del diario El
Economista, el periodista y también pro-
motor cultural Eduardo Cruz Vázquez:
“… Acumulan una larga carrera en sus
especialidades, varios han sido funciona-
rios en distintas administraciones ya sea
Sandoval, Ortega y Bremer. “Cargada cultural”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
“Es lo que estamos viendo materia-
lizado aquí, con los proyectos de desa-
rrollo turístico, la recomposición de las
instituciones culturales y –pensando
en el gran público y el público extran-
jero– el Gran Museo del Mundo Maya y
el Palacio de la Civilización Maya (és-
te también en proceso de construcción
en terrenos selváticos, ubicados a unos
diez kilómetros de la Zona Arqueológi-
ca de Chichén Itzá).”
En su opinión, la creación de una
Secretaría de Cultura, que ya se logró a
nivel local, sería “la gran cosecha pero
a nivel federal”, avalada por las empre-
sas comerciales y las “grandes cliente-
las” beneficiarias de los recursos que
se otorgan vía el apoyo a los artistas
(esquema creado también en el gobier-
no de Salinas con el Fondo Nacional
para la Cultura y las Artes).
“Veo como muy inminente los
acuerdos que se están dando para lo-
grarlo, pese a la oposición que tenemos
algunos en cuanto a defender ese vie-
jo modelo que ni siquiera es naciona-
lista, se puede llamar un poquito más
humanista porque tiende a contener la
voracidad del mercado, que es lo que
vemos emerge por todo el país en esta
cuestión de la cultura...
“Un ejemplo: Televisa ya lleva por
lo menos seis meses o más crean-
do spots de Televisa Tradiciones, promo-
viendo unas tradiciones que además
ni son tales porque pone a sus artistas
vestidos allá, cobrando quien sabe qué
cantidad de dinero a los gobiernos es-
tatales por esos spots. Ya lo hizo para
Campeche, para Nayarit, para el Estado
de México, para Veracruz.”
El problema, a su juicio, es que se
entrega para uso y usufructo de gran-
des empresas el patrimonio cultural
del país. Recuerda que Peña Nieto de-
claró en una ocasión que insistiría en
el proyecto de Teotihuacán. Con Orte-
ga ya se han hecho varios conciertos
en Chichén Itzá. Y no descarta el an-
tropólogo que al final de todo esto la
gobernadora termine en una secreta-
ría de Estado:
“A lo mejor se sienten poderosos
para ganar, sobre todo con estos últi-
mos candados que quitaron y moles-
taron a Manlio Fabio muy claramente...
Se regresa al viejo esquema de las car-
gadas locales, dándole juego a este re-
corporativismo del PRI.”
–¿Y ésta sería la cargada cultural?
–Exactamente. O sea ¿con quién
contamos como grupo? Ni siquiera co-
mo PRI, y lógicamente están aprove-
chando el poder que tienen como fun-
cionarios para dar golpes de mano
frente a los otros que también quieren
pero no los dejan. O
CULTURA
A Daniel le gustaban los sonetos,
Los versos en sus muchos recipientes.
La prosa hecha de arroyos y torrentes
Fue para él un arte sin secretos.
Novelista del norte y sus desiertos,
Los hizo florecer con su lenguaje.
En ríos de arena levantó un paisaje
De enigmas y prodigios siempre inciertos.
Nunca se sabe la verdad, decía
En la que fue tal vez su gran novela.
El arte de narrar es la gran tela
Que él pintó con historias y poesía.
Será difícil ya no ver a Sada.
Nos queda su obra inmensa iluminada.
José Emilio Pacheco
para Daniel Sada
bagatela
(1953-2011)
Una
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 63 62 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 62 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
desde la creación del Conaculta: separar
educación y cultura... No deja de ser sino
el modelo anglosajón de vincular cultu-
ra con recursos económicos, que embona
también con el discurso de cultura y de-
sarrollo de la UNESCO. Es un pasito local.”
Y por otra parte, al hacerlo no al prin-
cipio de su gobierno, cuando se habrían
definido los compromisos, sino al final y
cuando está debatiéndose quiénes serán
los candidatos, habla de un vínculo fuerte
entre la gobernadora y Peña Nieto:
“Este es un foro oficial, convocado es-
pecíficamente desde instancias oficiales y
básicamente de políticos vinculados al PRI.
Con gente del PRI. Inclusive está en la vice-
presidencia el representante del gobierno
del Estado de México, que como bien se ha
comentado, habla de un vínculo muy fuer-
te. Después de aquellos conflictos de hace
unos meses entre Ivonne Ortega y el pro-
pio Peña Nieto, un distanciamiento que no
quedó muy claro a qué se debió, probable-
mente se han limado muchas asperezas y
están pensando a la larga crear una secre-
taría de cultura federal.”
Recuerda que desde hace tiempo exis-
te ese proyecto, y no ha encontrado eco ni
espacios en las diferentes Comisiones de
Cultura de la Cámara de Diputados:
“Parece claro que es un proyecto de un
grupo político vinculado al PRI, que ade-
más está armando su propia candidatura,
tomando como pivote la fuerza que tienen
como gobierno. A final de cuentas no sabe-
mos si todos los grupos del PRI que están
contendiendo tanto a nivel nacional como
local, estuvieron representados. No escu-
ché a nadie de Manlio Fabio Beltrones, por
ejemplo, ni de otros partidos políticos.”
Enfatiza que desde la firma del Trata-
do de Libre Comercio de América del Nor-
te (TLCAN), impulsado por el gobierno de
Salinas de Gortari (en cuya gestión se creó
el Conaculta), la cultura quedó en el sec-
tor de servicios, lo cual permitió a muchos
actores económicos generar proyectos sir-
viéndose de la cultura y las tradiciones:
P
ara el periodista Eduardo Cruz Váz-
quez, fundador del Grupo de Re-
flexión sobre Economía y Cultura
en la Universidad Autónoma Me-
tropolitana-Xochimilco, la forma en que se
concibió e instrumentó el Foro Mesoameri-
cano de Cultura, Turismo e Identidad. Ejes
de la Integración Nacional, realizado en Mé-
rida, Yucatán, “obedece a los viejos estilos
del dominio del partido único”.
Si bien no todos los participantes son
militantes priistas, es claro que se trató de
una especie de cónclave de personajes, que
han sido centrales en los últimos 30 años en
el ámbito de la cultura y lo más importante
no se discutió ni acordó en las mesas redon-
das o sesión plenaria, sino en los pasillos y
las comidas, destaca en entrevista telefóni-
ca el promotor cultural.
Este encuentro como, seguro, se organi-
zarán otros con diversos temas de la agen-
da nacional (derechos humanos, economía,
medio ambiente, etcétera), con miras a dis-
cutir una plataforma electoral, “en su caso la
del candidato del PRI”, han sido caracterís-
ticos en la forma de operar del partido.
Dice que no ocurrió así con Vicente Fox
ni con Felipe Calderón quienes estructura-
ron su política ignorando toda “esta trama
que las campañas imponen” y por tanto al fi-
nal se impusieron, no sin cuestionamientos,
Sari Bermúdez y posteriormente Consuelo
Sáizar al frente del Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Conaculta).
Es un estilo que, dice, conoce bien Jor-
ge Esma, director del Patronato Cultur y or-
ganizador del foro, por tanto a través de este
encuentro se mostraron “las muchas afinida-
des” de la gobernadora Ivonne Ortega con
JUDITH AMADOR TELLO
Los viejos tiempos
ponsables de cultura de las entidades de la
república asisten a la Cámara de Diputados
a negociar y cabildear sus presupuestos.
Cruz Vázquez considera que el foro no
fue un espacio para discutir el presupues-
to, que de cualquier modo se aprobó el 15 de
noviembre pasado. Aclara en este punto que
aunque el presupuesto aprobado por el Con-
greso para el subsector cultura se ha califica-
do como el más alto en su historia (un monto
total de 16 mil 663 millones de pesos para el
ejercicio fiscal 2012), hay que analizarlo, des-
glosarlo y esperar además a que los propios
congresos estatales autoricen el presupues-
to cultural para cada entidad y entonces sí
se tendría mayor certeza acerca de un incre-
mento en el presupuesto nacional.
Por su cuenta, encargó la elaboración de
un cuadro comparativo de los presupuestos
de los años 2010 y 2011 a cada una de las 32
entidades federativas. El resultado muestra
que en 2010 los estados recibieron 4 mil 179
millones 728 mil pesos, y en 2011 se aproba-
ron 4 mil 209 millones 384 mil pesos. En tan-
to que el Congreso de la Unión aprobó para
el 2010 un monto de 11 mil 459 millones 498
mil 804, y para el 2011 un total de 12 mil 59
millones 916 mil pesos.
Pero, insiste Cruz Vázquez, para tener
una idea más real de cuánto invierte el Es-
tado Mexicano en materia de cultura, en to-
do el país, es necesario hacer los desgloses,
sumar a lo recibido por las entidades lo que
se les destina vía Conaculta, y programas
de éste como los Fondos Estatales para la
Cultura y las Artes, los programas de apoyo
a las comunidades, los recurso del INAH a
las zonas arqueológicas, entre otros.
Y también falta desagregar lo que se
destina realmente a proyectos culturales y
generación de empleos, de lo que se gas-
ta en la operación de las instituciones, que
implica sueldos de los trabajadores, de los
funcionarios, renta de oficinas, pago de ser-
vicios de teléfonos, automóviles, celulares y
demás, pues es sabido que 72% del presu-
puesto es gasto de operación. O
Enrique Peña Nieto. Evidentemente, agre-
ga, no todos quienes acudieron harán la pro-
moción del precandidato, pero sí hay quienes
en el caso de que él gane serán ejes articu-
ladores y retomarán el Conaculta. Y aunque
pudiera haber sido un evento incluyente y
diverso, fue “eminentemente priista, de pre-
campaña, por los temas que se abordaron”.
Esma, añade Cruz Vázquez, es uno de
los promotores más activos que ha tenido el
priismo a lo largo de su historia reciente. Co-
menzó su trayectoria en los años setenta y
ha estado involucrado en numerosos pro-
yectos, como la creación de casas de cul-
tura. Víctor Cervera Pacheco fue uno de sus
grandes instructores, “no creo que Esma
esté en condiciones de ser presidente (del
Conaculta), pero sí será articulador de mu-
chos elementos”.
También, recuerda, se ha caracterizado
por sus grandes empresas culturales y me-
gaproyectos (como los conciertos de Elton
John y Sara Brightman en Chichén Itzá y los
museos que actualmente se construyen en
Yucatán):
“A la gobernadora le es muy útil ese patro-
nato que funciona como una especie de pa-
raestatal, reúne fondos de inversión para ha-
cer obra pública. Un mecanismo que empezó
con Camacho (Solís), con este tipo de contra-
tos de concesiones y es evidente que Cultur
es un brazo que se articula con la gobernado-
ra y que ella requiere ese andamiaje.”
Peso sobre peso
A decir del vicepresidente del foro, Agustín
Gasca Pliego, el espacio da más bien cuen-
ta de la necesidad de una mayor participa-
ción en la definición de las políticas cultu-
rales de otros actores. Puso como ejemplo
que ahora los propios gobernadores o res-
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 65 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 65
CULTURA
D
e los artistas plásticos
activos desde la segun-
da mitad del siglo XX
hasta el presente, qui-
zás Pedro Cervantes
(nacido en la Ciudad de
México el 2 de octubre de 1933) es se-
guramente uno de los más eclécticos:
ceramista, escultor en pequeño y gran
formato (figurativo y abstracto), dibu-
jante, escritor, pintor, caballista exper-
to en las más variadas suertes charras.
Por el tiempo que le ha tocado vivir, se
puede aplicar a lo más importante de su
producción un concepto enunciado por
Friederich Hegel: “La escultura surge
siempre, como expresión original, en la
madurez de un estado de cultura.”
Aunque cursó estudios en la Escuela
Nacional de Artes Plásticas (1951-1952),
pronto rompió con la academia, la hi-
Raquel Tibol
en Artes Plásticas
Pedro Cervantes
Cervantes. En su taller
Su caso supone una referencia obliga-
da a nuestro amplio condado literario del
Noroeste y del Norte sentimental. No se
refería directamente a la violencia porque
–como los camellos en la narrativa árabe–
la crueldad sangrienta allí estaba y por-
que Sada estaba consciente, por razones
de oficio, de que en nuestros días el narco-
tráfico no es el texto: el narco es el contex-
to, el tarro que contiene la cerveza, la taza
blanca que acoge al café negro, el cuerno
de la abundancia mexicana que cobija el
saqueo de este país de todos los demonios.
Tal vez quien mejor acertó a definir su
personalísimo estilo y su aportación más
importante al catálogo de la novela mexi-
cana fue Roberto Bolaño:
“Sada, sin duda, está escribiendo una
de las obras más ambiciosas de nuestro
español, parangonable únicamente con la
obra del cubano Lezama Lima, aunque el
barroco de Lezama, como sabemos, tiene
la escenografía del trópico, que se presta
bien a un ejercicio barroco, y el barroco de
Sada sucede en el desierto.”
Traía en la sangre su vocación de escri-
tor pero de nada le habría servido si no hu-
biera entendido la dificultad de la concen-
tración continua en el trabajo diario, de por
lo menos cinco horas, inventando sus sue-
ños. No leía periódicos ni revistas, creía que
la concentración en la escritura era lo más
parecido a la felicidad. No cubría el perfil tí-
pico de nuestro tiempo mexicano. No se-
guía el modelo Carlos Fuentes de carrera
literaria. Nunca le pareció elegante la au-
topromoción o “hacer carrera” ni se afana-
ba por ser novelista mediático, demasiado
vehemente en los medios audiovisuales o
vociferante en los periódicos. No era ése su
estilo ni iba con su carácter. No tenía la ob-
sesión de la buena ropa. No iba a cenas o
cocteles ni hacía vida social. Prefría la co-
mida china ( “comida típica de Baja Califor-
nia”, decía) a la que se sirve en El Cardenal.
Y fue, por otra parte, alguien que practica-
ba la ética del agradecimiento. Fue durante
más de 25 años muy generoso con el tiempo
que quiso compartir con los escritores jóve-
nes en sus talleres literarios de Culiacán, la
Casa Refugio Citlaltépetl de la colonia Con-
desa, Saltillo, Puebla, Tijuana.
El escritor bajacaliforniano durante to-
do este año, en los meses anteriores a su
muerte, pasaba por su gran momento: re-
cibía invitaciones de todas partes, de Ber-
lín, Buenos Aires, Nueva Delhi, Nueva York.
Horas antes de dejarnos se anunció que
había ganado el Premio Nacional de Letras.
Le gustaban mucho las novelas del inglés
Ian McEwan y de Rafael Chirbes. Sentía
que uno de los narradores más promete-
dores hoy en México es el hidalguense Yu-
ri Herrera, autor de Señales que precederán
al fin del mundo, y que dos de las mentes
más brillantes de la vida literaria mexica-
na hoy en día responden a los nombres de
Christopher Domínguez y Juan Villoro.
En Porque parece mentira la verdad nunca
se sabe, el novelista construye un universo
verbal que no reproduce –ni pretende pa-
rodiar– el habla norteña. La novela no es-
tá escrita en sonorense ni en sinaloense, ni
siquiera en coahuilense, como podría sos-
pecharse. El lenguaje es el que inventa Sada;
no tiene la cadencia de la prosa bonita “lati-
noamericana”, con sus frases memorables y
citables, ingeniosas o célebres, porque Sada
no le hacía concesiones a nadie.
No se había dado en nuestro medio un
proyecto novelístico tan ambicioso des-
de Terra Nostra, de Carlos Fuentes, o Noti-
cias del imperio, de Fernando del Paso. Pero
si su edificación es verbal eso no quiere de-
cir que Sada fuera un novelista meramen-
te verbal. Sin dejar de ser un mundo aparte,
situado en un estado imaginario, Capila, y
en un pueblecillo de la imaginación, Rema-
drin, la novela desde sus primeras líneas es
una ametralladora de imágenes:
“Llegaron los cadáveres. En una ca-
mioneta los trajeron –en masa, al descu-
bierto– y todos balaceados como era de
esperarse. Bajo el solazo cruel miradas
sorprendidas, pues no era para menos ver
así nada más paseando por el pueblo tan-
ta carne apilada…”
Un fraude electoral, el robo armado
de unas urnas en las narices mismas de
los votantes, la denuncia del fraude, las
protestas tumultuarias, la represión san-
grienta del ejército, caminos vecinales
bloqueados, los muertos, los despareci-
dos, van conformando el contexto que da
tensión a la historia.
Ninguna ilusión de denuncia por par-
te del novelista, ningún propósito de res-
cate: su trabajo es menos ingenuo –la lite-
ratura no sirve para eso– y más ambicioso:
la invención de un mundo propio y de un
lenguaje propio. ¿Quién habla en la nove-
la? Hablamos todos y ninguno. Habla el
autor y habla la muchedumbre anónima:
los mexicanos norteños pero también los
mexicanos degradados, humillados por la
matanza, la de la novela y la de los alma-
zanistas asesinados en julio de 1940 y que
Robert Capa inmortalizó en su Leica de 35
milímetros.
Porque en el fondo y en definitiva lo
que resta es la verdad, la “áspera verdad”
de Diderot: los crímenes políticos irresuel-
tos, el desencanto, la utilización política
del ejército que acribilla a cientos de ciu-
dadanos, a sangre fría, los encubrimientos,
el control de la prensa para que no se se-
pa nada fuera del pueblo. Y así, la verdad
–como siempre en los crímenes políticos–
nunca se sabrá, porque parece mentira. O
64 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
Dos vocaciones completas, dos artistas entregados, for-
man parte del cuadro de honor oficial de este año, no
obstante nada oficiales en su manera de enfrentar las
formas y los contenidos de la literatura y la escultura
mexicanas. Pedro Cervantes en ésta, Daniel Sada en
aquélla. El primero, con una obra consumada; el segun-
do, con una obra todavía de impulso ascendente, falle-
ció el mismo día en que sería anunciado su galardón.
Son estos perfiles de la crítica de arte Raquel Tibol y del
narrador Federico Campbell, bajacaliforniano como su
colega, los que se presentan a continuación.
C
uando Daniel Sada estaba
becado en el Centro Mexi-
cano de Escritores a Sal-
vador Elizondo le llamaba
mucho la atención el ma-
nejo del lenguaje que en
sus textos desplegaba el escritor nacido
en Mexicali, Baja California, en 1953 –pa-
sando después su adolescencia en Sacra-
mento, Coahuila– y que dejó de estar entre
nosotros el viernes 18. A Daniel, como no-
velista, lo que le importaba era el lenguaje
vivo, las palabras de la calle, porque sabía
que en el habla de la gente, transfigurada
por la literatura, residía el alma de los pue-
blos. No por nada el título de su novela ma-
yor, Porque parece mentira la verdad nunca se
sabe –traducida al francés por Claude Fell
como L’odissé barbare– lo oyó de casualidad
de una señora en la estación de autobuses
de Culiacán.
FEDERICO CAMPBELL
Daniel Sada
Premios
Nacionales 2011
en su gran momento
Sada. In memoriam
En su sintaxis personal, en su concep-
ción de la novela, en su arte poética, a Daniel
Sada no le importaba mucho lo que estuvie-
ra sucediendo en la trama; no era muy fijado
en la construcción anecdótica (preocupación
primera entre los guionistas cinematográfi-
cos) ni en los personajes ni en las situacio-
nes. Su interés se concentraba en la capaci-
dad del autor para proyectar un mundo o, lo
que a él le gusta decir, un paisaje interior.
Tal vez en ese arte poético narrativo
reside el legado literario y la originalidad
inimitable del escritor que dejó en prensa
su última novela: El lenguaje del juego, que
pronto pondrá en circulación la editorial
Anagrama de Barcelona. También, en la ca-
sa editora de Jordi Herralde, Daniel Sada
conoció el momento culminante de su tra-
yectoria: el Premio Herralde de Novela en
2008 por Casi nunca, recientemente tradu-
cida en Estados Unidos como Almost Never
por Catherine Silver. Luego, bajo el mismo
sello, ofreció a sus fieles lectores A la vista y
Ese modo que colma.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA CULTURA
Armando Bartra
E
nrique Krauze recula y posiblemente és-
te será mi último revire.
Cuando hay un golpe de Estado, como el
de Chile, los de izquierda, además de llamarlo
“terrible”, ubicamos y condenamos a sus eje-
cutores visibles y ocultos, internos y trasna-
cionales, no a la víctima. En cambio Krauze,
que es de derecha, responsabiliza del pino-
chetazo al “socialismo autoritario” de Allende.
Lo que opinara Cosío Villegas del proceso
chileno antes del golpe no viene a cuento.
Traer a colación que Maximiliano era
“sensible” a los indios que vino a gober-
nar como emperador extranjero y con un
ejército de ocupación por delante, mien-
tras que Juárez, que defendió como nadie
la soberanía nacional, los reprimía, exhibe
el peculiar modo como nuestro historia-
dor interpreta a los personajes y circuns-
tancias del pasado, pero no tiene que ver
con el tema a debate, que era el racista
rechazo de Krauze a que los indios de
hoy se autogobiernen... O a lo mejor sí
tiene que ver: el rubio y barbado “sensi-
ble”, el prieto pelosnecios “represor”...
¿qué pensaría Freud?
Después de que en Mira quién lo dice
y en Que no le dé pena, he documentado
el derechismo de Krauze citando en ex-
tenso sus propias palabras y ubicándolo
en perspectiva histórica; decir que no “ar-
gumento” sino que “descalifco” es escu-
Respuesta a Enrique Krauze:
“Nadie se abre ni se raja”*
rrir el bulto y apostar a la desmemoria de
los lectores. Apuesta al olvido de dichos
y su trayectoria subyace también en sus
recientes intentos de situarse en la iz-
quierda que votaría por Ebrard (¿ahora
votará por Obrador?). Asunto con el que
comenzó todo.
En Desarmando a Bartra, Krauze me
convocaba a un “diálogo civilizado entre
el liberalismo y la izquierda”, propuesta
que de inmediato acepté enviando un tex-
to más elaborado. Una semana después
Krauze me invita a tener ese diálogo “en
un café de la Condesa” para “no cansar
más a los lectores”. Esto se llama “rajar-
se”. Y si Krauze no entiende el concepto,
le sugiero que lo busque en El laberinto de
la soledad, si es que encuentra “un alma
caritativa que se acomida a leérselo”. O
*Octavio Paz: El laberinto de la soledad. FCE,
México, 1963, p. 71.
Arte
El emparedado del
Museo Tamayo
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
¿
Cuál es el uso que deben
dar los funcionarios guber-
namentales a las coleccio-
nes museísticas de arte moder-
no y contemporáneo: ubicar las
piezas principales y exponerlas
de manera permanente para
que se difundan y se construya
una identidad-marca del recin-
to, o guardar arbitrariamente las
piezas porque estorban para
el lucimiento de las muestras
temporales?
El descubrimiento forzoso
del espléndido mural-textil de
Joseph Grau Garriga que se
escondía –o resguardaba– tras
una enorme pared en el Museo
Internacional Rufno Tamayo,
exige la revisión y reestructu-
ración tanto de las políticas de
exposición como de adquisi-
ción. Solicitado por Rufno Ta-
mayo al catalán Grau Garriga
antes de la inauguración del
museo –mayo 1981–, el mural
se concibió y realizó para un
muro específco que el mismo
Garriga seleccionó.
Elaborada en el sitio especí-
fco con el apoyo de la también
artista en fbras Marta Palau, la
espectacular pieza de 5.50 me-
tros de altura por 13 metros de
largo, sobresale por su potente
y dramática fuerza expresiva.
Confgurada en dos planos en
los que se confrontan hilos y
cuerdas de henequén con frag-
mentos tejidos y entorchados
en lana y algodón, la también
denominada escultura blanda
se signifca a través de metáfo-
ras matéricas y cromáticas que
se reducen al rojo, negro y al-
gunos ocres y marrones. Dise-
ñada temáticamente en relación
con el Muralismo y la Revolu-
ción Mexicana, la instalación
rebasa toda localidad perci-
biéndose como una obra que
presenta la brutal homogenei-
dad de la violencia, represión y
ensangrentamiento humano.
De gran importancia en el
contexto de los lenguajes ex-
pandidos del arte textil –con-
ceptuales y tridimensiona-
les– que se desarrollaron en las
pasadas décadas de los años
sesenta y setenta, Joseph Grau
Garriga (1929 Barcelona, 2011
Francia) no merecía ser empare-
dado. Escondido bajo la gestión
de Cristina Gálvez (1986-1999)
al frente del Museo Internacio-
nal Rufno Tamayo, el neotextil
se suma al excesivo número de
obras que se mantienen en las
bodegas de los museos del
INBA en la Ciudad de México.
Liberado de su encierro gra-
cias a los trabajos de remoza-
miento y ampliación en los que
se encuentra el Museo, el mu-
ral-textil Henequén rojo y negro
de 1980-1981 tiene un futuro
incierto.
Con base en la información
de la actual directora del Museo
Tamayo, Carmen Cuenca, to-
davía no se ha defnido si per-
manecerá en algún muro del
recinto o si se colocará en otro
museo gubernamental o priva-
do. ¿No sería mejor dejarlo en
su lugar original y convertirlo en
una pieza emblemática?
Y por último, una refexión
obligatoria que provoca el caso
de este emparedamiento: ¿es
pertinente que la Comisión de
Cultura de la Cámara de Dipu-
tados, bajo la presidencia de la
panista Kenia López Rabadán,
asigne presupuestos tan exce-
sivos –como los 100 millones
de pesos otorgados en 2010
(Proceso 1817)– para que los
museos incrementen sus acer-
vos cuando el destino de estas
obras es mantenerse en una bo-
dega o entre dos muros? O
Música
Pegueros triunfa en
el “Vicenzo Bellini”
FRANCISCO NÚÑEZ MONTES
C
ALTANISSETTA,
ITALIA.- Habiendo
participado con la dis-
Henequén rojo y negro, de Grau
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 67 66 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 66 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
zo a un lado para consagrarse a
la nueva figuración, en la que ha
ocupado un lugar muy destacado
desde posiciones estéticas mar-
cadamente personales, intere-
sándose tempranamente por la
integración plástica. Si para mu-
chos los metales tensos o flexi-
bles de las fundiciones modernas
sólo tenían que ver con estructu-
ras funcionales, Cervantes com-
prendió que entre ellos se escon-
dían voces nuevas que esperaban
ser expresadas en toda su inten-
sidad por medio de invenciones
inéditas.
En tan sólo una docena de años,
Pedro Cervantes había pasado por
una etapa de materiales prefabri-
cados, por otra de chatarras, por
una más de técnicas mixtas co-
mo lo fueron las combinaciones de
metales y cerámica, metales y es-
pejos, metales y madera, pintura
con agregados metálicos. Las par-
tes automotrices se entrometieron
en su evolución escultórica hacia
1968. El cambio cualitativo fue tan
profundo que en los cementerios
de automóviles, y a los 34 años de
edad nació otro Pedro Cervantes. El
asombro primero ante los coches
que cortaban en ráfaga los planos
de la ciudad fueron el indicador
que lo llevaría a la fuente de su ma-
teria prima. Él, que había trabajado
con sustancias tantas veces cente-
narias como el barro, los pinceles,
las telas, los óleos, entraría de lle-
no a un material que los antepasa-
dos no habían conocido: el acero croma-
do o niquelado.
Una defensa de automóvil es una for-
ma que ha sido diseñada y calculada pa-
ra una función preestablecida; pero si se
aísla una defensa del cuerpo automotriz
aparecen en ella valores táctiles y visua-
les de gran pureza, sugestiones sensuales
implícitamente antropomorfas y género
femenino. Pedro Cervantes no tomó sen-
deros fáciles. Le atrajeron las elaboracio-
nes complejas y problemáticas, así como
la eficacia de los ensamblajes; pero no los
utilizó en función de la forma por la for-
ma, sino la forma en función de un sen-
tido, de un contenido humanista, aunque
ese humanismo no recurrió a la figura
convencional o anatómica, sino a una se-
rie de símbolos que equivalían a transfi-
guraciones. Aunque Pedro Cervantes des-
cubría su juego y hacía que algunas veces
aparecieran las formas originales de una
parte de las defensas. Después de forjar,
soldar y pulir las piezas automotrices, les
retituía lo más característico de ellas: el
cromado, para conservar los efectos de
luz, contraluz y reflejos.
cia planteamientos estéticos que
preocuparon a los futuristas y a
los surrealistas, a los neoexpre-
sionistas y a los neodadaístas, a la
vez que se han ubicado en terre-
nos avanzados del arte escultóri-
co del presente. En vez de abundar
en detalles artesanales ha tendi-
do a una síntesis en que la forma
aparece despojada de todo lo que
moleste o lastre el impacto expre-
sivo del bulto. Sus obras han esta-
do trabajadas metódicamente so-
bre módulos que al repetirse han
ido conformando su reconocible
lenguaje visual.
Memorable es la exposición
retrospectiva que con sólo doce
piezas presentó en 1986 en la Sala
Ollin Yoliztli. No eran obras en su
versión original, sino traducidas a
bronces fundidos y patinados con
calidades superiores. La calidad
impecable, sólida y refinada lo-
graba evocar las maneras tan cui-
dadas de Henry Moore o Bárbara
Hepworth, en piezas como Torso-
hueso, Bisección-binomio, Niké, Quet-
zalcóatl, Parábola, Sirena, Diámetros,
Géminis o Polinomio.
Pedro Cervantes no es un de-
voto de los impromptus. Aunque
a veces se ha lanzado directa-
mente sobre la materia, y bue-
na prueba de ello son los dibujos
esgrafiados en la pasta cromáti-
ca, no ha confiado demasiado en
la improvisación. Cada escultura
está antecedida por varias dece-
nas de dibujos. Al respecto ha ex-
presado:
“En arte no hay que confiar demasia-
do en la improvisación, sobre todo cuando
se quiere llegar a la síntesis de ciertos te-
mas. Me interesa trabajar un tema hasta
agotarlo, usar un material hasta agotarlo.
¡Sé que nunca se agota nada! Me refiero a
que se agota en uno mismo, en la percep-
ción personal.”
De la numerosa producción monu-
mental es esta hora del Premio Nacional
oportuna para evocar algunas: Sol de pie-
dra (Centro Ceremonial Otomí, Temoaya,
1980), Sinuosidad (Toluca, 1980), Trayecto-
ria del acero (Ciudad de México, 1978); Los
cuatro puntos cardinales (Ciudad de Méxi-
co, 1976, relieve en concreto en el edifi-
cio que fue del Instituto Mexicano de Co-
mercio Exterior y que hoy pertenece a la
Secretaría de Economía), El águila y la ser-
piente (Colegio de Arquitectos de la Ciu-
dad de México, relieve de acero y alumi-
nio, 1974)…
Su obra ha sido expuesta, entre otros
países, en Venezuela, Canadá y Japón;
en este último ganó el premio Nobutaka
Shikanai.
Con su obra Cervantes se ubicó en la
vanguardia porque expresó situaciones
del ser humano sin recurrir a su repre-
sentación convencional, porque se di-
vorció sin eufemismos de materiales y
concepciones plásticas, porque se colo-
có en el terreno de la incitación-provo-
cación con respecto al espectador. El en-
sueño, la metáfora no fueron más que
puntos de partida para llegar a objetos
que podían semejarse a un torso heroico,
a una pareja en carnal abrazo, a míticos
símbolos de virilidad, a organismos po-
tentes y frágiles a la vez. Ha sido el suyo
un homenaje al ser humano en la Tierra
y en el Cosmos en este tiempo de obse-
siones electrónicas. Es la suya una res-
puesta de la sensualidad agredida por el
orden mecanizado.
Aunque se identificó con los intere-
ses espirituales de su hora y de su gene-
ración, nunca perteneció a grupo alguno.
No estuvo con los del Salón Independien-
te ni contra ellos, siempre ha tratado de
rescatar para el observador una presen-
cia de sexualidad, de goce, de infinita
inestabilidad. Sus obras se polarizan ha-
CULTURA
Géminis. Pieza del mes en San Carlos
C
o
rte
s
ía
M
u
s
e
o
N
a
c
io
n
a
l d
e
S
a
n
C
a
rlo
s
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA
es la inclusión de imágenes en
35 milímetros tomadas del cor-
to experimental de 1967 estela-
rizado por Jim Morrison titula-
do HWY, en el que el cantante
atraviesa el desierto de Mojave
a bordo de un Mustang GT500.
“Cuando él y su novia Pam
murieron, todas sus pertenencias
y derechos pasaron a ser propie-
dad de la madre de Pam. Ella me
dejó usar los fragmentos con la
condición de que no menciona-
ra la adicción de su hija a la he-
roína. Eso me molestó un poco,
porque es un hecho que afectó
mucho su relación con Jim y lo
afectó a él directamente; pero fue
una concesión que tuve que ha-
cer para poder usar el material.”
Morrison vivió siempre criti-
cado por su padre, el almirante
naval George Morrison, quien
mientras The Doors triunfaban
en las listas de popularidad él
comandaba misiones en Viet-
nam y nunca aprobó su carrera,
desacreditando su talento por
muchos años.
–Pero fnalmente 10 años
después su padre aceptó que
Jim era muy talentoso, ¿no?
–Si, y me parece grandioso
que pudo verlo así, fnalmente.
“Lástima que no lo hizo
antes y creo que para él fue un
gran avance reconocer el gran
talento de su hijo”, concluye
DiCillo.
El título de su documental
When You’re Strange (Cuando
eres extraño) se inspiró en un
verso de la pieza de Morrison y
The Doors, People are Strange
(La gente es extraña). O
XXX
“La fierecilla domada”
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
L
a fierecilla domada es
una comedia de William
Shakespeare (1564-1616)
convertida por el coreógrafo su-
dafricano John Cranko (1917-
1973) en un extraordinario
ballet, que junto con Oneguin y
Romeo y Julieta forman la trilo-
gía dancística de éste.
La obra regresó a Bellas
Artes los días 15, 17 y 20 de
noviembre con la Compañía
Nacional de Danza del INBA
(CND), y para su montaje con-
tó con la asesoría del bailarín
Richard Gragun, quien trabajó
muy de cerca con Cranko en el
Ballet de Stuttgart y fue el pro-
tagónico del estreno. Gragun
dijo para esta columna:
“Aunque La fierecilla do-
mada es una comedia, los bai-
larines no tienen que ser chis-
tosos, es importante que sean
muy serios y que lo cómico sea
la situación. Los bailarines no
deben buscar la reacción del
público, tienen que estar con-
centrados en la interpretación
del personaje. John Cranko fue
famoso por inventar las carga-
das y los duetos más elabora-
dos. Le gustaba desafar a los
bailarines sobre lo que se po-
día hacer en escena, y varias
de sus coreografías surgieron
a partir de pruebas de acierto
y error.” 
La fierecilla domada aborda
la historia de Catalina, una mu-
jer malhumorada y violenta que
hace huir a sus pretendientes.
El asunto se complica cuando
Hortensio, Gremio y Lucen-
cio pretenden pedir la mano
de Bianca, su hermana menor,
pero el padre de ellas se niega
hasta que se case la mayor, lo
que desata una serie de enre-
dos en los que se ve involucra-
do Petruchio, un joven ambicio-
so y despreocupado dispuesto
a cortejar a Catalina.
Es famosa la versión fílmica
de Franco Zeffrelli con Elizabeth
Taylor y Richard Burton.
La primera representación
de esta obra a cargo de la CND
fue en 2008 con Agustina Ga-
lizzi y Erik Rodríguez, quienes
repitieron esta vez, y estuvie-
ron extraordinarios gracias a su
experiencia y al trabajo arduo
realizado con Gragun. Agustina
Galizzi declaró a Proceso:
“Es una obra lindísima que
disfruto mucho bailar, espere-
mos que nos den los derechos
nuevamente y poder hacerlo
otra vez, antes de que ya no
pueda bailarla.”
El maestro José Areán di-
rigió la orquesta del Teatro de
Bellas Artes y se anotó un triun-
fo más; Areán ha estado muy
activo últimamente. A su vez
Elisa Ramos y Jesse Inglis, la
pareja coprotagónica, desbor-
daron simpatía y destreza téc-
nica, incluso con su actuación
imprimieron a cabalidad el espí-
ritu del coreógrafo.
La fierecilla domada tiene
una fantástica música de Kurt-
Heinz Stolze (1926-1970), pia-
nista, clavecinista y compositor
alemán que se basó en obras
de Doménico Scarlatti. En su
montaje se trabajó durante me-
ses, y en realidad para tres pre-
sentaciones es muy poco, eso
justifcaría una transmisión por
televisión. O
Teatro
“La dama
de las Camelias”
ESTELA LEÑERO FRANCO
L
a dama de las camelias,
novela escrita por Ale-
jandro Dumas hijo, es un
clásico donde la pasión amoro-
sa rebasa los códigos sociales,
el mundo de las apariencias y
los intereses económicos.
El amor de dos jóvenes se
ve inmerso en un sinfín de obs-
táculos que impiden perpetuar
su entrega: ella, una prostituta
de alcurnia venida a menos, y
él, un joven dispuesto a dar to-
do por ella. Pero la trasgresión
tiene su precio, y el autor lleva a
la protagonista de una enferme-
dad constante a la muerte, y a
su amante a una culpa eterna.
El romanticismo de la novela
corresponde al París de mediados
del siglo XIX, donde la sexualidad
y el deseo que irradian los perso-
najes se estrellan con el rigor y la
condena social. Alejandro Dumas
hijo se inspira en una experiencia
propia y trasciende su encuentro
con Marie Duplessis –amante en
aquellos tiempos de personajes
como Ferninand de Montguyon,
Henri de Contades y Édouard De-
lessert–, para convertirlo en una
tragedia de amor. Poco tiempo
después de haber escrito la nove-
la, Dumas hijo la adapta al teatro
y el público la recibe en el estreno
con lágrimas en los ojos y un lar-
go aplauso; pero sufre la censura
moral de su tiempo y se le exige
un certifcado de moralidad, fr-
mado por tres autores conocidos.
La abierta sensualidad plas-
mada en la novela y la obra de
teatro de Alejandro Dumas hijo
es retomada por el autor y di-
rector inglés Neil Bartlett, para
hacer su propia adaptación tea-
tral a partir de la novela. Es esta
adaptación, titulada Camille, la
que es llevada al escenario bajo
la dirección de Artús Chávez
Novelo en el Teatro Julio Casti-
llo, Centro Cultural del Bosque.
Los protagonistas Mauricio
Ochmann y Alejandra Marín no
refejan la sensualidad y aún me-
nos, la sexualidad de la relación
entre aquellos dos personajes. Es
casi imposible ver en ella a una
prostituta cuya actitud y presencia
impresiona a sus pretendientes,
que utiliza su cuerpo para com-
prar y obtener lo que ella desea y
que mezcla la debilidad de su sa-
lud con el poderío de su pasión.
Ella, rígida en sus movimientos,
y él, impostando su ser, apenas
dejan ver la motivación sustancial
de sus vidas. El texto afrma esa
atracción y esa sexualidad; pero
en la escena, se desvanece.
La puesta de La dama de
las camelias utiliza la totalidad
del foro, a manera de cámara
negra, para representar la his-
toria. Unos cuantos muebles de
época  pueden compartir los
espacios en París o en sus alre-
dedores. Se mueven ligeramen-
te según se requiera y se ven
minimizados en tamañas dimen-
siones. La iluminación de Miguel
Molina juega con el contraluz,
los haces de luz y una nebulosa
puebla las imágenes dándoles
un halo etéreo. La música fun-
ciona muy bien con un piano
siempre presente –aunque poco
iluminado, al igual que su pia-
nista–, interpretado con contra-
puntos y fuidez por la pianista
Deborah Silberer.
“Camille” en el Julio Castillo
C
h
ris
ta
C
o
w
rie
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 69
tinción, una vez más, como
miembro del jurado del presti-
giado Concurso Internacional
Vincenzo Bellini, presento a
ustedes una pequeña reseña de
lo acontecido recientemente en
Caltanissetta, Sicilia, Italia. Este
concurso en su 42
a
Edición,
se llevó a cabo del 14 al 20 de
noviembre de este 2011.
Es importante resaltar y
aplaudir el logro que la soprano
mexicana, Ana Karina Pegue-
ros alumna del Cencrem (Centro
de Creación Musical) que dirige
quien estas notas redacta y que,
siendo ella la más joven de los
participantes del “Vincenzo Belli-
ni”, cantó “Una voce poco fa” del
Barbero de Sevilla, de Rossini; el
vals de Mussetta, de Puccini; “E
strano... Sempre libera”, de La
Traviata; y “Caro Nome”, de Ri-
goletto, obteniendo tercer lugar.
En los antecedentes de tan
prestigiado certamen se desta-
can, que el tenor Ramón Arturo
Vargas, obtuvo el primer lugar en
1987, situación que le ha proyec-
tado como uno de los mejores
a nivel internacional. Otras pre-
miaciones ocurrieron en 1999,
cuando se realizó en nuestro país
la eliminatoria para llevar como
semifnalistas en el área del can-
to y del piano, a 10 cantantes y a
10 pianistas, de los cuales ob-
tuvimos premios en el segundo
lugar con Grace Echauri y Felipe
Martínez y con el tercero a Clau-
dia López, por ex aequo.
Es la tercera oportunidad en
la cual, talentos mexicanos que
han participado en dicho cer-
tamen, obtienen distinciones,
lo cual señala que el Bel Canto
en nuestro país, sigue siendo
una de las áreas de competitivi-
dad internacional. He planteado
como miembro honorífco del
jurado de dicho Concurso Inter-
nacional, desde 1998, la posi-
bilidad de realizar un concurso
más en México para 2012 o
2013, con una insólita proyec-
ción hacia toda nuestra Améri-
ca, potenciando el que, desde
La Patagonia hasta Alaska, po-
damos interactuar en una com-
petencia del Concurso Vincen-
zo Bellini, que podría proyectar
los actuales niveles de nuestro
continente, en el Bel Canto, que
en mucho, superan ya a la Eu-
ropa en su conjunto. Una ini-
ciativa de tal naturaleza, es un
estímulo de primer orden para
todos aquellos que se desen-
vuelven en estos derroteros.
Habiendo participado como
miembro del jurado del Con-
curso Internacional María Ca-
llas en 1997, en Parma, y desde
1998 en el Vincenzo Bellini de
Sicilia, Italia, he podido consta-
tar, los niveles que los distintos
exponentes de todo el mundo,
refejan en estas contiendas, lo
cual nos permite promocionar
a nuestros talentos de México
y de América, con un potencial
superior al de los europeos.
Ello deriva de una técnica
equivocada que han venido os-
tentando desde los años de 1960
hasta los de 1990 o del siglo pa-
sado, que no aciertan a corregir
los vibratos distorsionadores, de
la colocación nasal de la másca-
ra, desconociendo los resonado-
res del tórax, que no favorecen
la afnación precisa y exacta de
las alturas sonoras, y que no nos
permiten apreciar la naturalidad
de la voz, ni la justeza de la afna-
ción. Casi todos desconocen ese
potencial del resonador del tórax
y de la boca, como único reso-
nador movible-fexible. Todos
quieren dar más voz de lo que su
potencial natural ofrece y distor-
sionan su propia emisión.
Este es ya un enorme pro-
blema técnico-vocal que se ha
generalizado, en los cantantes de
todo el mundo, independiente-
mente de su amplia preparación,
en el fenómeno musical, en sus
recientes y últimas visiones esté-
tico–técnicas, y que tiene como
consecuencia que la vida media
de la voz concluya prematura-
mente. Otra consecuencia de
esta técnica es la pésima dicción
que a todos los iguala, metien-
do la voz en un tubo, simulando
la voz cubierta. Estos problemas
han impedido que, desde hace
varios años, los concursantes
no logren los primeros lugares o
premios especiales como el Pre-
mio María Callas, que no se le ha
otorgado a nadie, pues ningún
cantante, de los que ha participa-
do en este concurso, ha demos-
trado tener un nivel superior que
lo proyecte como un cantante de
la altura de María Callas, entre
algunos más.
El canto ha sido la activi-
dad que conecta a todas las
culturas, pues es el instrumen-
to natural por excelencia en
cualquier civilización, univer-
salmente hablando, por ello, la
importancia de su vínculo con
la expresión, tanto con el habla
como con el canto, que son,
y serán siempre lo mismo. De
ahí el refrán popular que dice:
el que habla canta, nos colo-
ca en esa dimensión que nos
transporta a la suspensión en
el tiempo y en el espacio del
canto, como la exaltación de la
comunicación y expresión.
Se dice colateralmente tam-
bién que el que canta ora dos ve-
ces y que también proyecta y saca
su interioridad al descubierto. O
XXX
Nuevo documental
sobre The Doors
RICARDO JACOB
E
n uno de sus primeros
ensayos, en 1965, Jim
Morrison cantante de The
Doors pidió a sus compañeros
de banda que escribieran una
canción durante un fn de se-
mana y la presentaran al grupo
al lunes siguiente. Sólo el gui-
tarrista Robbie Krieger, cumplió
con lo acordado.
Esa canción fue Light my
fire (Enciende mi fuego), la pri-
mera que Krieger escribió en
su vida y que se convirtiera en
el primer gran éxito del grupo.
El dato es conocido entre los
seguidores del grupo, pero no
es del dominio público como
cuenta para Proceso Tom Di-
Cillo, director de When you’re
strange, el más reciente docu-
mental sobre el cuarteto de Los
Angeles, California:
“Los fans del grupo me
criticaron mucho por haber
puesto ese dato en mi película
pues según ellos, todo mundo
lo sabe. La realidad es que no,
y el propio Robbie Krieger se
acercó a mí después de la fun-
ción en el Festival de Sundan-
ce y me agradeció por haberlo
puesto en el documental.”
DiCillo pasó nueve meses
preparando el documental, revi-
sando los archivos de la familia
de Jim Morrison y entrevistando
a los miembros sobrevivientes
de The Doors (el ya mencio-
nado Krieger, Ray Manzarek y
John Densmore), y encontró
material de gran valor para la
historia del rock reivindicando
la imagen del cantante y poeta.
Dice DiCillo:
“Creo que este flme muestra
a Jim Morrison como nunca se le
ha visto. Por ejemplo, yo no creo
que él estuviera muy complacido
con la idea de que la gente visite
su tumba en París para alcoho-
lizarse. Honestamente no creo
que él lo hubiera aprobado. No
creo que el espíritu de Jim Mo-
rrison le diga a la juventud del
mundo vayan y tomen una bote-
lla de Jack Daniels. Creo que su
manera de beber viene de algo
mucho más profundo que eso.”
Uno de los mayores atracti-
vos del documental, a estrenar-
se el próximo 16 de diciembre,
Jim y Las Puertas
Ana Karina Pegueros, soprano
68 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA CULTURA
sino apenas 20%. El docu-
mento consultado no señala
el porqué de la diferencia.
En el grupo de TV Azteca
aparece una brecha similar.
Las ventas netas para 2010
fueron de 11 mil 554 millones
de pesos; su utilidad, de 4 mil
195 millones de pesos, y Ha-
cienda obtuvo 489 millones de
pesos. A lo anterior, hay que
agregar que ambas empresas
gozan de la prebenda de diferir
a dos o tres años el pago de los
impuestos, sin que por ello se
les carguen multas o intereses.
Por otro lado, la inversión
es, a todas luces, escasa. Tele-
visa declaró haber invertido en
2010 la cantidad de mil once
millones de dólares, la mayor
parte en compra de acciones
en la sexta, emisora española;
de Univisión, estadunidense, y
en infraestructura para el “Gru-
po de telecomunicaciones de
alta capacidad”, y para la com-
pañía aérea Volaris.
El Estado, haciendo caso
omiso de las transgresiones a la
Ley de los consorcios erogó en
publicidad, según afrma Azteca
en su informe anual, un porcenta-
je de 7.8 en 2008, 10 al año si-
guiente y 9 en 2010, sobre el total.
Estamos únicamente ante la
punta del iceberg que signifca el
apoyo estatal a la empresa priva-
da, a costa del ciudadano. O
Libros
Novedades literarias
de Paredes y Soler
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
P
ro Severino (Juan Pablos
Editor. México, 2010. 131
pp.) es una colección
de ensayos, notas, poemas,
apuntes y cartas que escribió
el poeta Alberto Paredes sobre
la obra del narrador Severino
Salazar (1947-2005). La lectura
invita a leer o releer Dónde de-
ben estar las catedrales (1984),
Las aguas derramadas (1986),
El mundo es un lugar extraño
(1989), Desiertos intactos (1990)
y El imperio de las flores (2004).
En la refexión de Paredes,
el escritor
zacatecano
es un au-
tor mítico
que escri-
be sobre
su pueblo
Tepetongo
y a partir
de ahí, compone una cosmolo-
gía con cada una de sus nove-
las, narraciones y cuentos para
recuperar lo esencial de nuestra
“suave patria”: ese lugar nos-
tálgico y contradictorio lleno de
odios, rencores… Pero, tam-
bién, de afecto y calidez.
La recopilación de Paredes
trata, además, de la amistad
que mantuvo con el escritor: de
los gustos, viajes y lecturas que
compartieron, así como de la sa-
na y crítica infuencia que ambos
tuvieron sobre sus respectivas
obras. Libro de lectura indispen-
sable para profundizar sobre la
narrativa de Severino Salazar
aunque, por ser una compilación,
muchas ideas y temas apunta-
dos por Paredes se repiten.
Por su parte, el escritor Jor-
di Soler da a conocer la novela
Diles que son cadáveres (Ed.
Mondadori. México, 2011. 195
pp.), en torno a las vicisitudes
por las que pasan un agregado
cultural de México (alter ego del
propio Soler), un homosexual
y un rico excéntrico al recupe-
rar el bastón del poeta Antonin
Artaud (Marsella, 1896-París,
1948), depositado en alguna
iglesia de Irlanda del Norte.
A fnales de los años treinta
el vate, en recorrido por Cuba
y México recibe de un brujo el
báculo que supuestamente per-
tenecía a san Patricio. La im-
portancia de la reliquia lo lleva
a emprender un viaje a Irlanda,
con la intención de devolverla.
Esta disparatada acción pro-
voca que el cayado sea arrum-
bado en una iglesia y las auto-
ridades lo expulsen del país, lo
que alterará la salud mental de
Artaud.
Para Soler, la empatía que
tienen sus personajes con Ar-
taud los lleva a vivir la cruzada
de recuperar el bastón y mante-
ner su ánimo. Por esta identif-
cación se salen de los patrones
de conducta normales y crean
un mundo diferente inspirado
en la incoherencia, la excentri-
cidad, el frenesí, el absurdo…
En aquella otra realidad viven
intensamente, porque
siguen sus impulsos;
sin embargo, chocan
con la normalidad, y
son contenidos para
evitar que el orden
sea alterado.
Es entonces que
se les margina, se-
para y relega de sus
trabajos, familias,
medios, grupos, o
en los casos ex-
tremos, como el
del propio Artaud,
sean internados en hospitales
psiquiátricos. El acto los lleva a
pensar que es una arbitrariedad
la postergación y decir
a la gente normal
que, por sus actos
y pensamientos,
“…son cadáveres
y que jamás resu-
citarán de entre los
muertos”, como les
señalaba el poeta a
sus custodios. Tema
intenso el de Soler
que falla en la narra-
ción, al disiparse en
algunas anécdotas
insustanciales. O
NIZA RIVERA
E
ste sábado 3 de diciembre, en el marco de la Feria
Internacional del Libro de Gudalajara, se realizará la
presentación del libro Nahui Olin, sin principio ni fin,
vida, obra y varia invención, cuya novedad es la prime-
ra reedición de los cinco libros publicados de Nahui Olin, y dar
“una mirada al universo de la esa mujer tan multifacética que
rompió con todos los parámetros de su época”, a decir de Pa-
tricia Rosas Lopátegui, autora del libro.
Con un prólogo del investigador Tomás Zurían, la publicación
es editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León y será
presentada por Cristina Rivera Garza, Rocío Luque y Rosas Lo-
pátegui en el Salón C de la Expo Guadalajara,
a las 16 horas.
El volumen se conforma con siete ca-
pítulos. El primero contiene los cinco libros
que publicó Nahui Olin, entre las décadas
de 1920 y 1930: Óptica cerebral. Poemas
dinámicos (1922), Cálinement je suis dedans
(1923), À dix ans sur mon pupitre (1924),
Nahui-Olin (1927), y Energía cósmica
(1937). El segundo es Nahui Olin en la obra
del Dr. Atl; le sigue Rescate hemerográfi-
co y otros documentos en torno a Nahui
Olin, el cuarto contempla Un poema y dos
semblanzas; después, Estudios biográfi-
cos sobre Nahui Olin; el sexto, Los años
noventa y el nuevo milenio, y el último, que a manera de Epí-
logo contiene cronología y bibliografía.
La publicación recoge textos, escritos y cartas en torno a
Nahui Olin desde las décadas de 1920 y 1930 hasta nuestros
días, los más recientes realizados por personas como Adriana
Malvido, Tomás Zurian y Elena Poniatowska.
“Además de recoger la obra lo que me interesa es presentar
su universo, no sólo la obra escrita sino dar una mirada global de
quién fue esa mujer tan multifacética; no sólo poeta sino artista
plástica, caricaturista, modelo de pintores y fotógrafos, una mu-
jer que rompió con todos los parámetros para la época en la que
vivió”, expresa la autora Patricia Rosas Lopátegui. O
Libro de
Nahui Olin
en la FIL
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 71
Al director se le difculta el
movimiento escénico en este
gran espacio y la dirección de
actores no consigue armonizar
los estilos. La intensidad que
requiere la obra se ve opacada
por un cansado medio tono con
arranques repentinos. El atina-
do tono fársico de Pilar Ixquic
Mata, como la amiga interesa-
da, nos hace reír. El padre se
queda a medias tintas y vuelve
hueca una de las escenas fun-
damentales de la obra, donde
se antoja llorar pues el padre le
pide a Margarite que deje a su
hijo y ella, por amor, lo hace.
A pesar de la transgresión a
las convenciones sociales de La
dama de las camelias, los roles
femeninos y masculinos perma-
necen intactos. Las cortesanas
dedicadas al placer son castiga-
das y el que se enamora de ellas
busca redimirlas. Ella se sacrifca
y él se venga. Una lectura con-
temporánea de la obra queda le-
jos no sólo por su moralidad, sino
porque la  acción dramática es
poca y está narrada, fundamen-
talmente; los acontecimientos se
dan por entendidos y no vemos
el desarrollo de los personajes ni
sus relaciones. El adaptador re-
produce los diálogos contenidos
en la novela original que intercala
con parlamentos literarios.
La dama de las camelias
fue controversial en su tiempo.
¿Cómo conservar esta actitud
transgresora en el lenguaje es-
cénico de hoy? O
Cine
“Monstruos:
zona infectada”
JAVIER BETANCOURT
E
n un futuro cercano, una
nave de la NASA se estrella
en alguna parte de México
con muestras vivas de seres ex-
traterrestres; la mitad del territorio
mexicano y toda Centroamérica
se convierten en una zona infecta-
da, puesta en cuarentena porque
el ejército es incapaz de acabar
con los monstruos. Atrapada en el
marasmo, una pareja circunstan-
cial –un fotógrafo (Scoot McNairy)
y la hija (Whitney Able)
de su jefe– intenta
escapar.
Sería una pena
que este trabajo del
joven realizador bri-
tánico Edward Ga-
reth pasara desaper-
cibido en su exhibición comercial
en las salas de la capital.
En tanto que película de
ciencia fcción y bajo presu-
puesto, Monstruos: zona in-
fectada (Monsters; E.U.-Reino
Unido, 2011) enfrenta dos tipos
de malentendidos: la de decep-
cionar al público acostumbrado
al mero espectáculo del cine de
desastre, y la de ser apreciada
por la crítica únicamente por su
condición de cine independien-
te. El comentario importa, por-
que Edward Gareth desarticula
y revitaliza el género de pelícu-
las de extraterrestres, como en
su momento Déjame entrar lo
hizo con el de vampiros.
Monstruos: zona infectada
combina diferentes géneros.
Road movie que sigue el viaje
de los reporteros enfrentados
al peligro de los monstruos que
proliferan y exterminan a quie-
nes se les opongan; la corrup-
ción de la policía y del ejército,
y la gente que van conociendo
a lo largo del viaje; historia de
amor de un par de extraviados
en el mundo y en la vida, todo
esto en un mundo post apoca-
líptico poblado por monstruos
donde las zonas de seguridad
se reducen rápidamente.
La historia de Monstruos
suena naturalmente a alego-
ría de la situación nacional con
el narcotráfco, el ejército y los
monstruos indestructibles. En
realidad, era la guerra de Afga-
nistán lo que este británico tenía
en mente; un residuo quizás in-
consciente del tema es la esce-
na climática de la película, que
ocurre en una gasolinera.
Fue la atracción y la facilidad
para flmar en México y Centro-
américa, el bajo costo, el apoyo
y la participación de dos actores
estadunidenses desconocidos
lo que facilitó encarnar la his-
toria por estas latitudes. Según
confesa Edward Gareth en una
entrevista de la BBC, la técni-
ca de flmación fue de guerrilla;
había que resolver estrategias
sobre la marcha,
aprovechar ele-
mentos que sa-
lían al paso, invitar
a colaborar a la
gente interesante
que encontraban y
convivían.
El resto del trabajo, parte de
la post producción y sobre todo,
los efectos especiales, fueron
elaborados en su computadora
personal. Gareth se vale de la
misma estratagema de Ridley
Scott (Alien), los monstruos van
apareciendo por fragmentos
hasta presentarlos completos
una vez que el espectador ha
llegado a sentir su presencia.
Pero como especialista que
es de los efectos especiales,
el director (también fotógrafo y
guionista) supo integrarlos en
una retórica de la imagen don-
de la sorpresa, el shock del cine
de espectáculo, se subordina a
la emoción de los protagonistas
y a una forma de poesía que
se va construyendo a pedazos
hasta revelarse en todo su es-
plendor y horror. O
Televisión
Información
y poderes fácticos
FLORENCE TOUSSAINT
L
as empresas mediáti-
cas que han crecido en
México al amparo del
poder presidencial pasaron de
ser testigos a actores de la vida
social y política del país. Su
infuencia sobre la población es
tal, que los sucesivos gobiernos
han aceptado una
alianza con los
concesionarios en
aras de transmitir
interpretaciones de
la realidad favora-
bles a su ejercicio,
a sus políticas, a su
imagen.
Pero sólo se
trata de una alianza
coyuntural y no, co-
mo se ha afrmado,
de la cesión del po-
der, ni de la supre-
macía de dichas industrias sobre
los gobernantes. Éstos conti-
núan con las prerrogativas que la
Ley les otorga y los concesiona-
rios, en caso de que el gobierno
decida aplicar los reglamentos,
deberán plegarse y acatar las
disposiciones jurídicas.
Desde la era del PRI y de
manera ampliada durante es-
te sexenio, parte de la política
pública consiste en apoyar a la
industria mediática con preben-
das consistentes en: subsidios
disfrazados de promocionales,
de campañas, de información;
quitar impuestos (por ejemplo,
con el decretazo de Vicente Fox
que redujo el pago en especie
de 12.5% del tiempo al 1.25%)
y mediante otras fórmulas para
que las aportaciones sean de
escasa monta. También acep-
tando medidas como el Teletón
e Iniciativa México. O por me-
dio de las Fundaciones.
Antes de que las industrias
de este tipo cotizaran en la Bol-
sa de Valores, era casi impo-
sible conocer sus condiciones
fnancieras. Hoy, el mecanismo
accionario les impone hacer pú-
blicas sus fnanzas. Y si bien los
documentos no exhiben con de-
talle el proceso que lleva a def-
nir cuáles son los impuestos que
declaran pagar, sí es al menos
posible exponer sus números
para mostrar la enorme brecha
entre ingresos e impuestos.
Televisa declaró ventas
netas en 2010 de 57 mil 856.8
millones de pesos, y la eroga-
ción para el erario fue de 3 mil
259 millones de pesos. La utili-
dad declarada consistió en 15
mil 582.6 millones de pesos. Es
decir por un mecanismo que no
conocemos, los impuestos no
alcanzan 30% sobre utilidades,
70 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 73
“La economía del estado depende del
turismo que acuda a Acapulco, Ixtapa y
Taxco, pero lo que se logra de beneficio
en una región como Acapulco permea y
es como si fuera arriando de buena forma
la economía del resto del estado. Recibi-
mos un Acapulco en condiciones muy di-
fíciles y de verdad es una cuestión de ce-
rrar filas, no es sólo el área de cultura o la
de turismo o la de desarrollo social, todos
estamos trabajando en conjunto para lo-
grar que esto se recomponga y un festi-
val es un marco genial para demostrarle
a la gente que perdió quizá la confianza
o las ganas de visitar Acapulco, que pue-
den venir artistas de todo el mundo, lu-
minarias muy reconocidas en la historia
del cine”.
A Delon y Loren les pagó el gobierno
guerrerense alrededor de cien mil dólares
a cada uno por asistir al FICA, que se efec-
tuó del viernes 18 al viernes 25.
Sotomayor, quien también maneja la
empresa Servicios Cinematográficos, de-
talla cómo se decidió traer a los tres acto-
res extranjeros:
“El FICA está inspirado en la Rese-
ña Cinematográfica de los años sesen-
ta, fue el gran acontecimiento, impulsada
por Miguel Alemán Velasco, y cabildean-
do un poco aquellas ideas con él y con el
propio gobernador una vez que ya entró
en abril pasado y definió el apoyo al festi-
val, se buscó hubiera esta gran oportuni-
dad de luminarias. El gobernador por ahí
se movió con su gente y afortunadamen-
te, mediante un enlace de amistad se les
hizo la convocatoria y contamos con esta
grandiosa oportunidad.”
(Esta reportera insistió en sostener
una charla con el gobernador sobre la re-
cuperación de Acapulco; sin embargo, no
obtuvo respuesta.)
–¿Se interponen en el FICA los intere-
ses de Alemán Velasco, Televisa y PRI o los
del gobierno de Guerrero?
–No ha sido fácil el poder entrar a los
diferente segmentos y conciliar intereses
comunes a favor de un proyecto, porque
han cruzado por el FICA tres adminis-
traciones municipales, dos del gobierno
del estado, y la iniciativa privada ha te-
nido cambios importantes. Pero me pa-
rece que la autonomía del FICA debe ser
vital, tienen que darnos el voto de con-
fianza para no perder la esencia del pro-
yecto, para operarlo.
Televisa brindó amplio espacio al FICA
en sus canales, sólo a Adela Micha se le
dio oportunidad de entrevistar a Loren, y
hubo maestros de ceremonia de esa em-
presa. Aunque Televisa difundió que hu-
bo lleno absoluto en los días que duró el
FICA, un recorrido de Proceso por Acapul-
co en la noche del sábado 19 halló el cen-
tro de esta ciudad vacío y un sinnúmero
de bares cerrados.
Recuperar espacios públicos
Varios afincados consultados mencionan
que la gente casi no sale de noche y los tu-
ristas se quedan a descansar en sus hote-
les. Los vendedores de artesanías, ropa tí-
pica y dulces del lugar se quejan que en
este año casi no han vendido por la ausen-
cia de turistas.
A su vez, Alejandra Frausto Guerre-
ro señala que “no podemos dejar que nos
venza el miedo, no podemos dejar que nos
encierren en nuestras casas”, por lo que
“parte de la estrategia es la recuperación
del espacio público a través del arte, la cul-
tura, la música y el entretenimiento”. Des-
taca la titular del IGC:
“Recuperamos un escenario que en-
frentaba una problemática delincuencial,
se llama Sinfonía del Mar, se ubica cer-
ca de La Quebrada. El escenario tiene co-
mo fondo el mar, es divino…. Los sábados
tenemos bandas de rock locales y los do-
mingos conciertos de la Filarmónica de
Acapulco.”
Asegura que la gente de Acapulco “no
tiene miedo de recuperar los espacios, ne-
cesita alternativas y opciones, a partir de
allí llevamos varios meses trabajando en
la recuperación de varios lugares”. Ello co-
rre paralelo “a políticas que ejecutamos en
este sentido en los barrios más difíciles de
Acapulco, como El Renacimiento y Zapa-
ta, estamos trabajando con los chavos de
allí en talleres de graffiti con un programa
llamado Caligrafías Urbanas y diseñando
con ellos su espacio cultural, además, que
se forme el colectivo cultural a partir de la
propia sociedad de estas zonas”.
No obstante, el domingo 20 pasado, an-
te los niveles de violencia e inseguridad,
las actividades conmemorativas por el 101
aniversario de la Revolución Mexicana se
suspendieron en Tlalchapa, región de Tie-
rra Caliente, y el martes 22, un hombre
mutilado dentro de una bolsa de plástico
fue localizado en Taxco por la mañana. El
miercoles 23, Día de la Armada en México,
se incrementó la vigilancia con el Ejército,
la Marina y la Policía Federal debido a que
el presidente Felipe Calderón estuvo en el
puerto para las celebraciones.
Frausto Guerrero apunta que si bien
“la cultura no ha tenido los presupuestos
más grandes”, su estrategia es que “el di-
nero del turismo se aplique al proyecto” e
informa que “ahí vamos en todas las dis-
ciplinas: literatura, pintura, música y tea-
tro”, ejemplifica:
“El 17 de noviembre terminó el primer
Festival del Libro y la Palabra en Acapul-
co. Vinieron escritores de varias partes de
México y el homenaje nacional fue para
José Emilio Pacheco. En artes plásticas no
había un espacio en Acapulco donde se
pudiera exhibir arte de primer nivel y se
abrió la Gran Galería en el Centro Cultu-
ral Acapulco, el mes pasado inauguramos
con obra de Leonora Carrington, muestra
que estará hasta el 31 d diciembre.”
Los festivales que se organizan en di-
versas regiones de Guerrero, afirma, “no
son afectados por el crimen, han resul-
tado con saldo blanco”. Recuerda que la
gente de teatro ha dicho: “Más teatro y
menos balas”, y que los músicos también
manifiestan: “Más música y menos balas”.
Ella cree que ese es el mensaje: “Más arte
y más cultura es terreno físico ganado al
miedo y a la oscuridad”.
Por su parte, Ausencio Cruz, quien des-
pués de 30 años como actor por primera
vez aparece en la pantalla grande con Los
fabulosos siete, de Fernando Sariñana, que
estrenó en el FICA, subraya:
“Independientemente de la situación
de la violencia en México, nosotros tene-
mos que seguir viviendo y no es hacer co-
mo que no está pasando nada, porque te-
nemos conciencia clara del problema;
pero no nos van a encerrar, es lo peor que
podríamos hacer.”
Finalmente, Arcelia Ramírez, también
protagonista de Los fabulosos siete, se une
a las voces de “más arte y cultura y me-
nos balas”, citando al autor de la tetralogía
La sangre de las promesas, Wajdi Mouawad:
“Es pertinente que se escuche esta voz.
Wajdi dice hay que lanzar bombas ¡pero a
la conciencia, hay que lanzarlas al espíri-
tu, al corazón, a las tripas! Hay que con-
tar nuestras historias para que sean bom-
bas en la cabeza. ¡Esas son las bombas que
hay que echar!”
ESPECTÁCULOS
Delon y Loren. Bien cotizados
P
a
u
lo
V
id
a
le
s
/Im
a
g
e
n
L
a
te
n
te
72 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
A
CAPULCO, GRO.- El go-
bernador Ángel Hela-
dio Aguirre Rivero inten-
ta consolidar este puerto,
considerado la segunda
ciudad más violenta del
país, como capital marina de la cultura, el
cine, el turismo y el entretenimiento, por
lo que aprovechó el séptimo Festival Inter-
nacional de Cine de Acapulco (FICA) para
traer al francés Alain Delon, la italiana So-
phia Loren y la española Paz Vega.
Víctor Sotomayor, director del FICA,
justifica que “no se le puede restar impor-
tancia a los acontecimientos que ha su-
frido en los últimos meses la bahía de la
costa sur de la República, pero el encuen-
tro del público con la comunidad cinema-
tográfica genera nota positiva, y eso es un
incentivo al corazón de los acapulqueños”.
En entrevista, Sotomayor invita a que
todos se sumen a la causa y encuentren el
lado positivo:
“No se puede recluir a un puerto tu-
rístico en el encierro y con la nota negati-
va, eso es darle un ultimátum cuando hay
mucho por forjar, empecemos por algo, y
el FICA está haciendo lo propio.”
–¿Es difícil organizar un festival en un
contexto violento?
–Definitivamente este puerto que vi-
ve del turismo está muy lastimado en su
economía, ánimo y espíritu. Deseo contri-
buir con mi granito de arena, porque para
mí representa un lugar muy querido des-
de mi primera infancia y aquí tengo amis-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Acapulco intenta recuperar su antiguo prestigio co-
mo meca fílmica, minada por los altos índices de
violencia que se han adueñado del puerto. Durante
el reciente festejo cinematográfico FICA 2011, su di-
rector Víctor Sotomayor y Alejandra Frausto, a la ca-
beza del Instituto Guerrerense de Cultura, detallan
para Proceso las estrategias artísticas emprendidas
con el gobierno estatal en pos de una mayor convi-
vencia pacífica en la región.
tades que he creado a lo largo de mi vida.
Como hijo nacido de la cuna cinematográ-
fica, las historias de películas y personajes
que han estado aquí me remiten a una so-
lidaridad incondicional.
“No me importa la corona y el cetro, si-
no hacer algo por el sitio que quiero. Me
parece que hemos logrado un acercamien-
to entre distribuidores y actores, entonces
aquí hay que formar también industria.”
Acapulco ha sido un set importante de
producciones hollywoodenses, europeas y
de diversas partes del mundo, “otro punto
a recuperar”. Alejandra Frausto Guerrero,
directora general del Instituto Guerreren-
se de la Cultura (IGC), comenta a Proceso
que esta reactivación del cine “no es una
ocurrencia, ni un capricho”, sino parte de
una estrategia:
“Si bien sabemos que hay ciertas bata-
llas que se libran en algunos terrenos co-
mo el de la seguridad, concretamente, la
estrategia debe ir acompañada de un pro-
grama en el cual la parte social esté des-
cansando de manera real y se vea en la
cultura, como una poderosa herramienta
de transformación, no como un accesorio
gracioso más del gobierno, sino como una
parte de la estrategia para recomponer es-
te tejido que existe en Guerrero.”
Destaca que Acapulco posee una infraes-
tructura “extraordinaria”. Aquí, las familias
más ricas de México y personas extranjeras
han podido comprar propiedades y sus ca-
sas; pero, al mismo tiempo, “Guerrero tiene
los municipios más marginados y con el más
alto índice de pobreza de Latinoamérica”. Se
pregunta, entonces:
“¿Cómo conciliar estas realidades?: y
¿cómo estrechar estas brechas tan dolo-
rosas en nuestro país? Afortunadamente
a la cultura la estamos viendo como una
forma de transformación. Tiene que ver
que Sophia Loren y Alain Delon acepten
la invitación del gobernador para recibir
aquí el reconocimiento ‘Acuérdate de Aca-
pulco’ con ir transformando la visión y la
percepción que hay afuera de Acapulco.
y menos balas”
Clamor en el FICA de Acapulco:
“Más arte
Frausto. Directora del IGC
P
a
u
lo
V
id
a
le
s
/Im
a
g
e
n
L
a
te
n
te
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
americano y al alpinismo e instructor de-
portivo del Grupo Alfa de la PGR, perdió la
cuenta de sus acciones humanitarias.
“Nos introducíamos como auténticos
topos entre las losas destruidas. Todo era
hermandad y el pueblo hizo la diferencia.
Las autoridades no estaban preparadas,
como tampoco lo están ahora. Vi sacar el
primer cadáver y fue impactante, me sen-
té en la banqueta y me quedé paralizado.
Durante toda una semana cumplimos con
la tarea hasta que ya no se podía respi-
rar ese aire y fue imposible rescatar más
cadáveres. Entonces fue el turno para las
máquinas de demolición”, refiere Báez.
Tres meses después el rescatado fue
otro... el propio José Antonio. El joven de
24 años cayó a un precipicio de 50 metros
desde un campamento en vísperas de rea-
lizar uno más de sus acostumbrados as-
censos semanales al Iztaccíhuatl.
A punto de saltar al profesionalismo
con el equipo de Roberto Morales, primer
montañista mexicano que encabezó una
expedición al Himalaya, José Antonio lle-
gó con el grupo de alpinistas el 7 de di-
ciembre a un pasadizo rocoso llamado Las
Cuevas. José Antonio nunca supo lo que
pasó: “Tal vez fue un resbalón”.
Sufrió dos hematomas cerebrales, dos
paros cardiacos y para rematar cayó en es-
tado de coma nueve días. La operación de
laminectomía fue inevitable para reaco-
modar las vértebras y literalmente soste-
nerlas con barras atornilladas. “Así es co-
mo traigo la espalda”.
La depresión
Llegó así la otra realidad: “Cuando una
persona se accidenta o cae en una con-
dición de discapacidad se desarma to-
do; se pierden el esquema corporal y la
disciplina. Vuelves a ser un niño: te tie-
nen que bañar con la esponja y vas al
WC en compañía de alguien, entre otras
limitantes. Debes aprender todo eso de
nuevo, pero bajo otra condición. Es un
shock tremendo, inimaginable.
“Mi madre, María Nieves Téllez
Guerra, quien en el segundo apellido
lleva lo grande, volvió a criarme a los
24 años. Mis padres, mis hermanas y
mi esposa han sido pilares en la pri-
mera etapa de mi segunda vida, la de
la rehabilitación.”
Cumplió la primera etapa de reha-
bilitación entre mimos de los vecinos
y familiares. Pero lo difícil fue recupe-
rarse, máxime que vivía en el segundo
piso de un edificio en la colonia Bal-
buena, donde José Antonio pasó los si-
guientes 10 años en su lucha “por ser
menos una carga, pues al principio
eras la novedad y toda la gente te ayu-
da de corazón, pero poco a poco todo
vuelve a la normalidad y no van a de-
jar sus actividades por ayudar a Toño Báez
a bajar de su casa. La vida sigue...”.
En consecuencia “uno empieza a que-
darse solo y ves a la familia cómo se des-
troza, lucha y se esmera por sacar adelan-
te a ese miembro caído. Todo se complica
cuando uno entra en estados de depre-
sión. Me acuerdo que a los dos años del
accidente bajaba cada tres meses de mi
departamento. En realidad ni quería ha-
cerlo, por el trauma”. A pesar de todo lo
hacía para impartir clases como instruc-
tor deportivo del ISSSTE.
Auténtico líder juvenil de la colonia
Balbuena, José Antonio solía organizar
eventos de rock, teatro, verbenas, una liga
de 20 equipos de futbol e igual número de
quintetas de basquetbol. Alguna vez lo pro-
pusieron como diputado juvenil, pero “tras
el accidente dejó de importarme. Lo único
que me interesaba era salir de esta situa-
ción. Viví en la soledad, en el aislamiento.
Fue un claustro después de que toda mi vi-
da se basó en el ejercicio”.
Como jugador de la Liga Mayor de fut-
bol americano –estuvo dos años en el equi-
po Guerreros Aztecas– añoraba ser nomi-
nado al Tazón Azteca, soñaba con “saltar a
las grandes ligas del montañismo con Ro-
berto Morales y convertirme en instructor
deportivo de la PGR”.
Especialista en recreación y deporte,
José Antonio recibió durante la rehabili-
tación su salario del ISSSTE por dos años.
Después le avisaron que dejarían de pa-
garle por cambios en la administración.
“Tienes que trabajar”, le advirtieron. Toño
regresó a las labores e ingresó en la Estan-
cia de Bienestar Infantil número 45 y 7 del
ISSSTE, donde atendió a unos 300 niños.
En 1996, y hasta 2008, coordinó el Pro-
grama de Educación Física y Recreación
para la Rehabilitación Integral de las Per-
sonas con Discapacidad, que él mismo
elaboró a petición de sus superiores y de-
nominó La Tribu. Su centro de trabajo fue
el Hospital General del ISSSTE en la zona
oriente, en Zaragoza.
Cuando al fin pareció entusiasmarse
por una disciplina, el basquetbol en silla
de ruedas, fue rechazado por los propios
atletas: “Por mi estatura y mi fuerza pensé
que me recibirían, pero son hermandades
muy cerradas en las que no cualquiera lle-
ga y es aceptado de inmediato”.
Intentó el lanzamiento de bala, pero
se desencantó de esa disciplina: “No era lo
mío”. Pasó el tiempo y descubrió el tiro con
arco. “Conocí a un loco, Juan Curiel, mi ini-
ciador y la persona que me enseñó el a-b-
c del tiro con arco. Fue prefecto de los cole-
gios de los Legionarios de Cristo. Son muy
disciplinados, con un carácter a veces has-
ta castrense”.
Arquería
Se aficionó al tiro con arco en 1998. Sus
tiempos coincidieron cuando el ISSSTE dis-
ponía de “una aplanadora de 140 atletas.
Lastimosamente ahora el único deportista
que les queda es José Antonio Báez”.
En 13 años en la arquería ha tenido 13
entrenadores, de tal suerte que viajó solo a
los Juegos Parapanamericanos de Guadala-
jara, únicamente con los consejos del en-
trenador del Centro Nacional de Desarrollo
de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento
(CNAR), Edecio Martín Rodríguez, y una guía
de entrenamiento que las últimas tres se-
manas le mandó por correo electró-
nico su entrenador virtual Alejandro
Vélez, quien apenas laboró tres días
con él en la capital de Jalisco.
Juan Curiel, quien era su entre-
nador hasta antes de la competen-
cia en Guadalajara, fue cesado sin
que hasta la fecha se sepa por qué.
“Dispusimos de poco tiempo pa-
ra ensamblarnos como parte de la
selección nacional. Nunca entrena-
mos juntos. Por eso la medalla tiene
mayor mérito. En lo personal tomé lo
que me gustó del programa, porque
traía mi propio programa con base
en los años de experiencia.”
El jueves 17, José Antonio se colgó
la presea dorada en la prueba de arco
recurvo, categoría W2/ST en la Unidad
Revolución, de Guadalajara, al impo-
nerse por 6-0 al estadunidense Michel
Lukow, para una puntuación total de
77-64 en los tres sets de la competen-
cia. Ganó con el arco que le regaló Juan
René Serrano, abanderado de la dele-
gación mexicana en los XVI Juegos Pa-
namericanos de Guadalajara 2011.
C
o
n
a
d
e
/ M
O
R
José Antonio Báez. Sin entrenador
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 75
DEPORTES / PARAPANAMERI CANOS
José Antonio Báez, joven dedicado a la activi-
dad física y rescatista del terremoto del 85, se
levantó literalmente del fondo de un precipi-
cio. Un accidente truncó sus sueños de desta-
car en el futbol americano y en el alpinismo, y
lo sumió en la depresión... pero el deporte lo
sacó del marasmo. Ahora puede presumir una
medalla de oro en tiro con arco que ganó pese
a la falta de apoyo del ISSSTE, la institución a
la que ha representado y para la que ha traba-
jado la mitad de su vida.
RAÚL OCHOA
D
os episodios marcan la
vida de José Antonio Báez
Téllez, quien ganó la pri-
mera medalla de oro en
tiro con arco en la his-
toria de los Juegos Para-
panamericanos: En septiembre de 1985
formó parte del grupo Topos, los que res-
cataron a víctimas del terremoto de la
Ciudad de México, y a finales de ese año
sufrió un accidente que lo dejó postrado
en una silla de ruedas.
Tras el sismo Toño Báez formó el Gru-
po de Acción Juvenil Balbuena. El enton-
ces joven estudiante de la Escuela Supe-
rior de Educación Física, trabajador del
ISSSTE y aficionado al patinaje, al futbol
El "topo" que
triunfó
como arquero
Conade / MOR
74 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
La señora dejó el hospi-
tal sin tener un dictamen de-
finitivo y con la advertencia
de que su hija pasaría el res-
to de sus días postrada en
una cama, inmóvil, con ape-
nas fuerza para voltearse ha-
cia sus costados.
Durante sus primeros cin-
co años, Amalia vivió casi de
tiempo completo en el hospi-
tal, sometida a tormentosas
cirugías que la dejaban enye-
sada durante meses. Pensar
en que siquiera pudiera ga-
tear era una ilusión. A pesar
de sus limitaciones, fue una
niña traviesa y juguetona que
siempre encontraba la forma
de divertirse.
“Como no movía la parte
de abajo me desplazaba como
podía y cargaba todo mi peso
con los brazos. Creo que de ahí
también me viene la fuerza.
En casa éramos 13 hermanos
y teníamos literas por las que
yo me descolgaba con los bra-
zos, bajaba como caracol. Me
sentía Batman o Supermán y me aventaba
desde arriba. Mis hermanos eran tremendos
y yo muy maldosa. A veces, estando enye-
sada, me subía a la litera y cuando pasaban
mis hermanos les dejaba caer las piernas
para golpearlos. Así me movía. Me las inge-
niaba para hacer mis maldades”, relata.
Cuando cumplió seis años, a Amalia
la inscribieron en la escuela de rehabilita-
ción del DIF donde, a la par de sus activi-
dades académicas, tomaba clases de na-
tación para darle movilidad a sus piernas.
Poco tiempo después comenzó a utilizar
los odiados pero útiles soportes metálicos
y también unos bastones ortopédicos. An-
tes de cumplir ocho años la pequeña echó
abajo el diagnóstico médico.
“Después de estar tanto tiempo sen-
tada en la cama, me paré y di mis prime-
ros pasos. Me costó mucho porque me caía,
pues no sabía usar los aparatos, pero cuan-
do empecé a caminar me sentí la mujer
más libre y feliz”, recuerda.
Pronto ya subía y bajaba escaleras; has-
ta se inscribió en el equipo de futbol. Era
feliz corriendo con la ayuda de esos fierros
horribles, anotaba goles y no le importaba
traer las piernas moreteadas por los golpes
que sin querer repartían sus compañeras.
En esas estaba cuando le llegó la ado-
lescencia. Amalia comenzó a usar sus apa-
ratos ortopédicos de forma intermitente.
Estaba cansada del dolor que le provoca-
ba la rigidez con la que le enderezaban las
piernas, del peso de cargarlos, del metal
que, sobre todo en invierno, le congelaba la
carne. Sentía que se veía fea. Los comple-
jos la acosaban.
Vencer a la realidad
“En el DIF estuve desde kínder y me acos-
tumbré al buen trato, a que nos ayudaran
a ir al baño, a movernos, hasta a levantar-
nos un lápiz. Mientras estuve ahí no sufrí
porque vi que no era la única persona dis-
capacitada. Como mis papás me exigían
igual que a mis hermanos, tenía que sacar
buenas calificaciones, ayudar en casa a la-
var trastes o tender camas.
“Nunca me sentí diferente. El hecho
de que no maximizaran mi discapacidad
y no me minimizaran como ser humano
me ayudó, pero cuando salí de la secun-
daria me di cuenta de que la sociedad y el
mundo no es como en mi casa o en la es-
cuela, entonces me enfrenté a la realidad.”
Amalia Pérez hizo examen en la UNAM
para ingresar al bachillerato, pero fue re-
chazada. Luego intentó entrar a la voca-
cional y, aunque sí se quedó, a los tres me-
ses dejó de asistir porque el plantel estaba
en el norte de la ciudad y el traslado des-
de su casa ubicada en el oriente implica-
ba subirse al transporte público en horas
pico. Sola, a paso lento, con su mochila en
la espalda y apoyada en sus bastones, mu-
chas veces terminó en el suelo.
Como no pudo estudiar, dedicó su tiem-
po a entrenar natación, basquetbol y atle-
tismo, y aunque destacó en las pruebas de
100 y 400 metros no pudo continuar en esta
disciplina, porque no tenía la silla de ruedas
que necesitaba para competir.
Entonces unos amigos la invitaron a
probarse en levantamiento de pesas. Ama-
lia no se concebía encerrada en un gim-
nasio, pero como la inscribieron para los
Juegos Nacionales de 1991, comenzó a pre-
pararse al menos para no quedar mal. No
obstante, cuando el entrenador Jesús Ro-
dríguez la vio, dice, “se me quedó vien-
do con cara de: ¿esta miniatura qué hace
aquí? Cuando le pregunté qué tenía que
hacer me dijo: ‘castígate tú sola’. Era ob-
vio, él ya tenía a su selección y no le in-
teresaba alguien que nunca había esta-
do en este deporte”.
Con la ayuda de sus amigos, Pérez
entrenó todos los días. Comenzó car-
gando 10, después 20, 30 y hasta 60
kilos, pesos sorprendentes para una
novata. Un día el entrenador aceptó
trabajar con ella y descubrió su talen-
to. En su primera competencia, con tan
sólo un mes de entrenamiento, Ama-
lia implantó récord nacional con 75 ki-
los y ganó la medalla de oro.
Dos años después representó a
México en un campeonato donde en
sus tres levantamientos implantó ré-
cord mundial. Ninguna competidora
internacional la conocía y por eso no
la veían como contrincante, pero de-
jó a todos con la boca abierta con los
85 kilos que levantó.
En su trayectoria de 20 años, Amalia
Pérez ha participado en cuatro Juegos Pa-
rapanamericanos, en tres Juegos Paralím-
picos y en un sinnúmero de competencias
internacionales. Ha cosechado 80 meda-
llas, de las cuales sólo seis son de plata.
“El bronce no lo conozco ni quiero cono-
cerlo”, asegura.
El 20 de noviembre pasado Amalia Pé-
rez fue en busca del récord mundial, sin
embargo los jueces no le dieron por bue-
no ninguno de los dos levantamientos de
136.5 kilos con los que hubiera desbancado
a la francesa Souhad Ghazouani. Con to-
do, el levantamiento de 132 kilos que con-
siguió le dio el título de campeona parapa-
namericana e implantó nueva marca.
“Esos levantamientos eran muy im-
portantes. Quería que en mi país la gente
viera el resultado de la tenacidad y el sa-
crificio. Desde Río 2007, entrené para ese
día, más bien para esos dos minutos que
dura la prueba. Sí fallé el primero; en el se-
gundo siento que lo hice perfecto, pero a
los jueces les pareció que me falló la pau-
sa. Voy a considerar que así fue y será mi
objetivo para los Paralímpicos de Londres
2012.”
Amalia Pérez, de 38 años, no lamen-
ta la condición con la que nació. Está con-
vencida de que su misión es enseñarle a la
gente que las discapacidades no disminu-
yen a las personas ni les prohíben el éxito:
“Literalmente no sé qué es caminar,
no sé qué es correr, pero no me hace fal-
ta porque corro con mi mente, camino con
el alma. Estoy viva. Eso para mí es ganan-
cia. Tengo una hija, que es otra bendición.
Y soy feliz. En mis sueños corro y camino.
Dentro de mi corazón siento esa libertad.
No me hace falta nada.” O
C
o
n
a
d
e
J
Z
S
Conade JZS
Amalia Pérez. Récord regional
DEPORTES / PARAPANAMERI CANOS
que corro..."
Lejos de toda retórica, al enfrentar sus desventa-
jas de nacimiento la atleta Amalia Pérez desarrolló
una enorme fuerza de voluntad, pero también un
asombroso poder muscular, que en su primera
competencia y con sólo un mes de entrenamiento
le valió una medalla de oro. Desde entonces se ha
impuesto altísimos retos y ha ganado 80 medallas,
seis de ellas de plata y ninguna de bronce, metal
desconocido para ella.
BEATRIZ PEREYRA
A
malia Pérez apenas mi-
de 1.40 metros, pero pue-
de cargar 135 kilos, más
de dos veces su peso. Dice
que eso de ser muy fuerte
seguramente lo desarro-
lló desde que tenía unos siete años, cuan-
do empezó a usar un pesado aparato orto-
pédico de metal que se fijaba a su cintura
y le sostenía las piernas hasta llegar a los
pies.
Desde hace casi dos décadas Amalia
cambió esos fierros –“de Robocop”, dice–
por las barras y los discos de powerlifting,
disciplina en la que durante los Juegos Pa-
rapanamericanos de Guadalajara 2011 ga-
nó medalla de oro e impuso nuevo récord
regional en la categoría de 44 a 60 kilos.
La vida de esta pesista mexicana tomó
rumbo desde que nació tras sólo seis me-
ses de gestación. Su madre dio a luz obli-
gada por una caída. Los huesos y músculos
de las piernas del bebé estaban muy débi-
les, parecían gelatinas. Los médicos de la
clínica 27 del IMSS no atinaban a dar un
diagnóstico preciso, y la mamá de la niña
escuchó palabras extrañas como artrogri-
posis congénita y distrofia muscular.
Toño Báez también ostenta dos meda-
llas de oro y una de bronce del campeonato
del mundo de Brasil en 2005. Su triunfo en
Guadalajara le dio el boleto a los Juegos Pa-
ralímpicos de Londres 2012. Además, “soy
el único latinoamericano que ha asistido a
Juegos Paralímpicos”. Ocupó el lugar 18 en
los de Atenas 2004 entre 32 participantes,
“pero tampoco tuve un entrenador de ba-
se. Jamás he tenido un entrenador de tiem-
po completo”.
Una confusión en el orden del ranking
mundial, aunado a la enfermedad de su
padre, quien “se debatió entre la vida y la
muerte, y fueron meses de incertidum-
bre”, le impidieron ir a los Paralímpicos de
Beijing 2008.
Sin apoyo
Antes de su participación en Guadalaja-
ra fue obligado por el responsable de Fo-
mento Deportivo del ISSSTE, Isidro Núñez,
a pedir un permiso sin goce de salario por
tres meses y medio: “¡Imagínate!, se cae el
avión en el que viajas y en qué problemas
nos vas a meter”, le dijo, según Báez.
“Todavía me recomendó: ‘Vete sin nin-
gún problema’. Me molesté. ‘¿Es decir que
las 53 medallas que le he dado al ISSSTE,
los 11 campeonatos nacionales al hilo,
hasta ese momento cuatro preseas inter-
nacionales, además de mi participación
en Juegos Paralímpicos, mundiales y el
Premio ISSSTE del Deporte no cuentan?’,
lo cuestioné. Me respondió: ‘Hazle como
quieras. Tú tienes que trabajar’. Me afec-
taron mi sueldo, mis vales, mis prestacio-
nes sociales y parte de mi aguinaldo. Real-
mente descapitalizaron a la familia por
mero capricho.”
Ahora Báez decidió ya no represen-
tar al instituto como atleta de alto rendi-
miento y advierte que al igual que el en-
trenador Jerzy Hausleber –quien rechazó
el Premio Nacional de Deportes 2010– “el
día que el ISSSTE me quiera dar una con-
decoración no me voy a presentar. No
quiero saber nada del ISSSTE, que pa-
ra mí es el TRISSSTE; es exactamente lo
que da”.
Se dice harto de sus dirigentes sindi-
cales y de las autoridades del ISSSTE, in-
cluidos el director interino Jesús Villalobos
López y el delegado regional Graco Arturo
Ramírez Garrido, a quienes les ha enviado
cartas para que lo ayuden a solucionar su
problema. “Y no me dieron más que puros
cuentos”. El primero argumentó que carece
de facultades para resolver el asunto y tur-
nó el caso a Graco.
“Firmé mi permiso. Quise hablar con el
licenciado Graco Arturo Garrido Ramírez,
hijo de Graco Ramírez, senador del PRD, y
a través de una tercera persona dijo que no
quería saber nada de mí; nunca tuvo el va-
lor y la cortesía de verme de frente.” O
"Sueño
76 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
lugar, aunque por lo general siempre
llegaba tarde al colegio. Sólo cuando
corría con suerte en la pesera llega-
ba temprano”, cuenta.
Pero para los directores y maes-
tros no había explicaciones del niño
Aarón que valieran. En las califica-
ciones cada vez aparecía más la pa-
labra “retardo”. Desde entonces sos-
pechó que sus estudios de primaria,
y luego de secundaria podrían que-
dar truncados en cualquier mo-
mento por cualquier contingencia.
“Y muy lejos que mis propios
profesores o el director entendie-
ran la situación, todo fue imposi-
ble”, insiste Aarón.
A los ocho años, cuando su dis-
capacidad la derrochaba en imagi-
nación y habilidades, él soñaba con
graduarse como ingeniero en cons-
trucción. “Me gusta la arquitectura
y todo lo relacionado con el diseño,
pero fue complicado por el proble-
ma del transporte y la escuela”.
Aarón perdió la fuerza de las
extremidades inferiores cuando
tenía un año y medio, víctima de la polio-
mielitis. Fue su padre, Flavio Gordián Ro-
bles, quien le ayudó a definir sus proyectos
de vida. El hijo aún tiene vivo el recuerdo:
“Tú eres tu propio ingeniero, tu propio ar-
quitecto, y únicamente tienes que cons-
truir tu propia vida, tu propio destino…”.
Rememora: “Con esas palabras he ca-
minado para construir mi vida, pero tam-
bién para construir la casa de mis padres;
Y aunque mi papá ya no está en vida, de al-
guna manera platico con él todos los días y
me encomiendo a él en todos mis esfuer-
zos, en todas mis oraciones y en todas mis
competencias”.
Como consumado atleta de alto ren-
dimiento para deportes con discapacidad,
Aarón Gordián pasó de los estudios a los
éxitos deportivos. Ha viajado por el mun-
do, participado en siete Juegos Paralímpi-
cos –con dos medallas incluidas: bronce
en Seúl 88 en 200 metros y plata en Atenas
2004 en 5 mil metros–. Ostenta un campeo-
nato del mundo –en mil 500 metros en Ed-
monton 2001– y el Premio Nacional del De-
porte 2009.
Ahora, a los 47 años, dice que va por su
octava participación paralímpica y anuncia
que se retirará de los Juegos Parapaname-
ricanos tras su logro en Guadalajara y que
desde ahora buscará hacerse de un lugar en
la prueba de bicicleta de mano (handbike).
El reciente monarca parapanamerica-
no en la prueba más extenuante de la com-
petencia –el maratón– acostumbra inter-
calar sus participaciones en competencias
internacionales, como el Maratón de Nue-
va York y el de Japón, con algunas carreras
del país en la que exista una buena com-
pensación monetaria.
La familia y el deporte
Gran parte del dinero producto de sus
triunfos deportivos lo ha invertido en la
edificación del hogar de sus padres, ya
que para “darle una mejor calidad de vida
opté por construirle su casa y ocupar todo
el presupuesto que en premios económi-
cos he recibido, aunque a veces me digan:
‘Aarón, tienes a tu familia, a tus hijos, ¿por
qué no inviertes en ellos?’”.
Y se explaya: “Les respondo que mis
padres fueron los que se encargaron de
construirme, de formarme y, obviamente,
primero tuve padres. Al año y seis meses
de edad sufrí el contagio de la poliomie-
litis y mis padres se encargaron de resol-
ver lo que estaba en sus manos como po-
dían. Mis hijos tienen un lugar importante
y gracias a Dios he aprendido a repartir es-
ta felicidad y lo que he obtenido del de-
porte también va para ellos.
“Mucha gente piensa que mi padre
– quien falleció en 2002– aún vive, porque
con frecuencia lo menciono como si estuvie-
ra presente en ese momento. Así lo siento y
así lo percibo. Siempre siento que él está en
ese momento conmigo, en el instante más
indicado y que de alguna manera es quien
me ayuda a empujar la silla de ruedas.”
Dice que aun cuando puede moverse y
deambular con muletas y aparatos ortopé-
dicos, fue a través de la rehabilitación que
se dio cuenta que también podía realizar
deporte de calidad: “Me fascinó muchísi-
mo porque entré por la puerta que efecti-
vamente me gusta, el deporte, en específi-
co el futbol”. Comenta que lo jugó durante
su estancia en el Instituto Mexicano de
Protección Infantil, antecesor del DIF.
Aarón también incursionó en la na-
tación y el basquetbol, hasta que cono-
ció el atletismo de silla sobre ruedas en
1984. Ese año logró su primera partici-
pación internacional en los Juegos Pa-
ralímpicos que se realizaron en Inglate-
rra, a diferencia de los convencionales,
cuya sede fue en Los Ángeles, California.
Fueron años difíciles en la integración,
ya que no se creaba una verdadera con-
ciencia en la sociedad, de tal suerte que
cuando abandonó la escuela de rehabili-
tación del DIF, dice, se enfrentó “a un mun-
do distinto, a muchas complicaciones”.
Expone Aarón: “No podía entender
que primero un camión pasaba por mí a
la casa para llevarme a la escuela prima-
ria y después tuve que enfrentar a una so-
ciedad con todos los riesgos, dificultades,
carencias y toda la situación que presen-
taba una ciudad grandísima que carecía
de lo que tiene ahora: espacios, vías, seña-
lamientos y transporte para personas con
discapacidad física, lo que originó que de
alguna manera hubiese un trato de indife-
rencia y a veces de rechazo a mi persona,
pero nunca me preocupó de ninguna for-
ma; mucho menos me ofendió”.
En 2007 decidió anunciar su retiro de
las competencias por una lesión en los bí-
ceps, derivado de un accidente que sufrió
en carretera mientras se dirigía con algunos
compañeros a celebrar la conquista del ma-
ratón Fiestas de Octubre, de Guadalajara.
“El doctor me dijo que mis bíceps esta-
ban incompletos porque de alguna mane-
ra me costaba mucho trabajo ejercitarlos,
sacar el conejo. Tenían que hacerme una
cirugía y me diagnosticaron que la reha-
bilitación sería de un año. Eran cosas que
me preocupaban, máxime que ya empe-
zaba a obtener resultados no muy positi-
vos que digamos...”, resume.
A ello se le agregó una operación de
peritonitis en 2001; “y como me quitaron
20 centímetros de intestino tenía muchas
complicaciones para mantenerme delga-
do, por cuidar la dieta. Era como encontrar
una media para que no pudiera sentir un
síntoma de dolor”, dice.
A base de trabajo y rehabilitación me-
joró su rendimiento para luego comunicar
que daba marcha atrás a sus intenciones de
dejar el deporte, hasta ahora que oficializó
su retiro de los Juegos Parapanamericanos.
Aarón ingresó al deporte adaptado en
1978. Aún le tocó convivir y hasta compe-
tir contras las figuras nacionales de la pri-
mera generación de atletas con discapaci-
dad. Él es uno de los pilares de la segunda
generación y por azares del destino y de
continuidad ya también recibió en los Jue-
gos Parapanamericanos de Guadalajara a
los que conforman la avanzada de la ter-
cera etapa, la cual encabeza la revelación
del certamen continental: la nadadora
Vianney Trejo, de apenas 17 años.
M
e
x
s
p
o
rt / A
d
riá
n
M
a
c
ía
s
Aarón Gordián. Víctima de la poliomielitis
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 79
DEPORTES / PARAPANAMERI CANOS
D
e niño, Aarón Gordián
vivía jornadas desfalle-
cientes. De lunes a vier-
nes, el día comenzaba a
temprana hora y expre-
sivamente intenso pa-
ra él. Siempre batallaba por hacerse de un
sitio en las combis del servicio de trans-
porte en la ciudad. Con su frágil cuerpo
apenas apoyado por un par de muletas
carecía de libertad de movimientos. Mu-
chas fueron las ocasiones en que llegó tar-
de a la escuela del Sistema Nacional para
el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).
“En ocasiones salía disparado para
un lado porque todo mundo nos aventá-
bamos para ganar un espacio en el trans-
porte; nunca me importó. Me levantaba y
algunas veces hasta llegaba a tomar un
Perteneciente a la segunda generación de
plusmarquistas, el atleta Aarón Gordián relata
las vicisitudes de su infancia y adolescencia,
cuando la poliomielitis que padece desde que
tenía año y medio le impedía llegar a tiempo a
su escuela. No obstante, dice, su padre fue -lo
sigue siendo aún después de muerto- la figura
que lo inspiró y a la que le dedica todo. A sus 47
años y después de incursionar en varias disci-
plinas y participar en siete Juegos Paralímpi-
cos, con varias preseas en su haber y el Premio
Nacional del Deporte 2009, Aarón ya piensa en
el retiro. Aunque quién sabe.
RAÚL OCHOA
Mexsport / Refugio Ruiz
de imaginación
Derroche
78 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011 81
PALABRA DE LECTOR
Sería imposible enumerar aquí los logros
y resultados de tantos años de trabajo. Entre
éstos destacan proyectos en aguas marítimas y
continentales; una intensa investigación de ar-
chivos en México, España y Cuba; transcripción
y análisis de documentos; prospección geofísica
con avanzado equipo de detección remota; pu-
blicaciones de libros, capítulos, artículos; produc-
ción de videos y documentales; trece tesis (de
licenciatura, maestría y doctorado) con temas de
arqueología subacuática…
La entrega, trabajo y compromiso de la doc-
tora Luna le valió haber sido premiada (en enero
de 2011) con la medalla J.C. Harrington, la pre-
sea más alta que otorga la Society for Historical
Archaeology de Estados Unidos a investigadores
que han dedicado su vida al área en la cual se
desarrollan. El único otro arqueólogo subacuático
que ha recibido tal reconocimiento es el doctor
George F. Bass, considerado “el padre de la ar-
queología subacuática en el mundo”. La arqueólo-
ga Luna es la cuarta mujer en el mundo y la prime-
ra investigadora de América Latina que la recibe.
Es una lástima que este tipo de infundios y
difamaciones ocurran dentro del propio Instituto.
Son precisamente las personas que se valen del
insulto y la falsedad quienes impiden que las
instituciones evolucionen y alcancen los objetivos
para los cuales fueron creadas. (Carta resumida)
(Se anexa lista con 28 firmas del per-
sonal de las áreas de arqueología, historia,
biología, geografía, técnica académica,
arquitectura, fotografías y video, bibliote-
ca y administrativa de la Subdirección de
Arqueología Subacuática del INAH)
Denuncia el deplorable estado del
sector cultural en Tlalpan
Señor director:
L
a ausencia de políticas culturales en el go-
bierno del Distrito Federal se manifiesta en
delegaciones como la de Tlalpan. A pesar de
que esta demarcación cuenta con diferentes
funcionarios en la Dirección de Cultura –ya que
finalmente quedó fuera José Luis Cruz, quien se
sentía dueño de la cultura oficial delegacional
durante casi dos administraciones–, continúan
las deficiencias.
Por ejemplo: el Museo de Historia no cum-
ple con su verdadera función de museo, pues
se usa para actividades administrativas, mien-
tras que en sus salones y patios se presentan
exposiciones de tutti frutti. La Casa Frisac, una
de sus casas de cultura, no cuenta con luces
suficientes en las salas de exposición y carece
de bases para esculturas y de paneles. Las ex-
posiciones ahí son escasas debido al bajo pre-
supuesto, en tanto que las muestras que llegan
a exhibirse distan de alcanzar cierta calidad,
salvo contadas excepciones…
El origen de estas deficiencias es que el
gobierno capitalino y sus delegaciones care-
cen de sensibilidad cultural para nombrar a
funcionarios con experiencia en la adminis-
tración del sector. Sólo son elegidos impro-
visados funcionarios por razones políticas...
Al PRD, como lo hemos visto desde tiempo
atrás, no le ha interesado la cultura.
Benjamín Romero
Artista plástico
Distrito Federal
80 1830 / 27 DE NOVIEMBRE DE 2011
Acerca de AMLO y la pasada
campaña de odio en su contra
Señor director:
L
a semana pasada se dio a conocer a través
de los diferentes medios de comunicación
que los partidos de izquierda finalmente avalarán
como candidato de unidad a Andrés Manuel
López Obrador.
Previamente a la elección presidencial de
2006 me empezó a llamar mucho la atención el
tema del desafuero, pues no me parecía ni ló-
gico ni normal que el entonces Presidente de la
República estuviera tan empecinado en llevar a
cabo esa medida por una situación que no lo jus-
tificaba. En esta campaña de desprestigio contra
El Peje, ¿por qué las televisoras se empeñaban
tanto en que la gente lo odiáramos?
Después de aquellas polémicas elecciones,
paradójicamente, se nos negó a los ciudadanos
que vivimos supuestamente en una democracia
el volver a hacer el conteo de los votos, como
lo planteó Proceso, lo que sería saludable para
despejar cualquier duda.
Vivo en el estado de Guanajuato, donde
hablar de López Obrador está prácticamente
prohibido: no se puede mencionar su nombre
ni en reuniones familiares ni en el trabajo ni en
ninguna parte sin que uno sea motivo de burla y
de descalificación. El odio y el miedo publicita-
rio fomentados por las televisoras y el gobierno,
y permitidos y aceptados por un gran número
de personas que se dejaron influir, lograron
penetrar de tal manera en sus ánimos que se
encuentran, por así decirlo, en la sangre y en el
corazón de muchos mexicanos.
Quiero resaltar que es de admirar que López
Obrador siga de pie y luchando, después de
una campaña de descalificación y de odio de tal
magnitud.
La pregunta que yo me hago es: ¿cómo
pretende Andrés Manuel revertir la campaña de
desprestigio en su contra? ¿Cómo borrar de la
mente y del corazón de un gran número de mexi-
canos el odio, el miedo y el prejuicio hacia su
persona? (Carta resumida)
Atentamente
Lourdes Herrera
Celaya, Gto.
Sobre el artículo Ni derechos,
ni seguridad, de Denise Dresser
Señor director:
E
n relación con el ar-
tículo Ni derechos,
ni seguridad, de la
señora Denise Dresser,
publicado en Proceso
1829, me surgió una
duda y quisiera expo-
nerla en este foro.
Desearía que la
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, telé-
fono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
autora explicara si su texto podría ser interpre-
tado como el señalamiento de que ha llegado a
su fin su postura de darle un voto de confianza a
Felipe Calderón, o si todavía confía en la posibili-
dad de dárselo, como lo manifestaba después de
las elecciones de 2006.
Baste recordar sus alegatos en contra de las
acciones y actitudes de López Obrador y el voto
de confianza que con sus artículos expresaba a
Felipe Calderón.
Atentamente
Jesús Morquecho Vega
Toluca, Estado de México
Respuesta de Denise Dresser
M
uchas gracias por su nota, señor
Morquecho, pero creo que su apreciación
sobre mi postura es errónea. Nunca le di mi “voto
de confianza” a Felipe Calderón, como tampoco
se lo di a Andrés Manuel López Obrador, ni pien-
so dárselo a cualquier otro político mexicano.
Creo que es tarea del analista y del ciudadano
vivir en el escepticismo permanente: exigiendo
más y tolerando menos.
Atentamente
Denise Dresser
En defensa de la subdirectora
de Arqueología Subacuática
Señor director:
L
os abajo firmantes le escribimos para ex-
presar nuestra sorpresa e indignación por
la carta de la doctora Elsa Hernández Pons,
arqueóloga e investigadora del INAH, que se
publicó en la edición 1829 de Proceso, en la que
se expresa de manera ofensiva contra la maestra
Pilar Luna Erreguerena, titular de la Subdirección
de Arqueología Subacuática (SAS), y mostrando
un absoluto desconocimiento de lo que esta área
del INAH ha hecho en los últimos 31 años.
Lamentamos profundamente esta situación,
y creemos indispensable rebatirla y aclararla,
no solamente por la trayectoria intachable de la
maestra Luna sino para dejar en claro nuestro
esfuerzo cotidiano y permanente en busca de la
excelencia para el desarrollo de la arqueología
subacuática mexicana y la preservación del patri-
monio cultural que yace en aguas nacionales.
La doctora Hernández Pons afirma: “La
arqueóloga omitió los créditos justos a un equi-
po importante de académicos, que por más
de tres décadas trabajo (sic) arduamente para
conformar la actual Subdirección de Arqueología
Subacuática, subsidiada por el INAH”. En este
sentido, deseamos señalar que la arqueóloga
Luna siempre ha estado preocupada y ocupa-
da del desarrollo profesional del equipo que
conformamos esta Subdirección. Todos hemos
participado, promovidos por ella, en cursos, co-
loquios, congresos y conferencias nacionales e
internacionales, y siempre hemos contado con su
reconocimiento y agradecimiento tanto en priva-
do como en público.
La entrevista que Jesusa Cervantes le hizo a
la maestra Luna, publicada en la sección cultural
del semanario (Proceso 1825), tuvo que ser re-
ducida debido a problemas de espacio, según le
refirió la reportera a la maestra Luna, por lo que
se eliminaron menciones a los investigadores res-
ponsables de los diferentes proyectos de la SAS.
Respecto al párrafo de la carta de la doc-
tora Hernández Pons: “Se está financiando
un hobby personal lleno de aventuras y muy
costoso para la institución. Sugiero que se
auditen sus dispendios que además, van en
detrimento financiero para otras áreas del
INAH que sí hacen investigación científica”,
queremos subrayar que, además del INAH, se
han recibido importantes y múltiples recursos
financieros y en especie de diversos fideico-
misos, instituciones y filántropos nacionales y
extranjeros; que nos consta que la maestra Luna
en muchas ocasiones ha cubierto gastos de su
propio bolsillo, y que cada año la Coordinación
Nacional de Recursos Financieros, a través de la
Subdirección de Fiscalización del INAH, realiza
la fiscalización correspondiente del ejercicio del
presupuesto autorizado para la SAS.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847107440cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful