P. 1
mef

mef

|Views: 64|Likes:
Published by Carlos Padilla

More info:

Published by: Carlos Padilla on Nov 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/08/2013

pdf

text

original

Capítulo 1 Métodos de residuos ponderados

Funciones de prueba continuas
por A. Brewer
1.1. Introducción
Para establecer una descripción cuantitativa de un problema físico es necesario, en primer
lugar, plantear un sistema de ecuaciones diferenciales (ordinarias o en derivadas parciales) válidas
en cierta región (o dominio) y sujetas a determinadas condiciones iniciales y de borde. En segundo
lugar, se necesita resolver el sistema planteado. Las mayores dificultades surgen en esta instancia,
ya que sólo las ecuaciones más simples pueden ser resueltas en forma exacta. Las ecuaciones
diferenciales ordinarias con coeficientes constantes son uno de los pocos casos para los cuales
existen soluciones preestablecidas (aun en estos casos, la solución se complica considerablemente
cuando aumenta el número de variables dependientes).
Con el propósito de salvar estas dificultades y aprovechar las enormes ventajas de la computa-
dora digital, se hace necesario replantear el problema matemático dándole una forma puramente
algebraica que involucre solamente las operaciones matemáticas básicas. Para lograr este objetivo,
el problema continuo debe ser discretizado, entendiéndose como tal el procedimiento en el que se
reemplazan los infinitos puntos en los que se necesita conocer la función incógnita por un número
finito de ellos, dando lugar a un número finito de parámetros desconocidos. Este proceso conlleva,
en general, cierto grado de aproximación.
Entre los distintos métodos utilizados para discretizar un problema nos referiremos a aquellos
que emplean distintas funciones de prueba para materializar la aproximación y que se conocen
como métodos de elementos finitos.
Antes de continuar, nos detendremos en algunos problemas que servirán como base para ejem-
plos posteriores. Es imposible tratar en detalle el amplio rango de los problemas físicos, por lo que
se han elegido algunos pocos ejemplos para introducir los principios generales de la aproximación.
1.2. Ejemplos de ecuaciones diferenciales
1. Conducción del calor en un medio continuo
En la Fig. 1 se ha representado un problema de flujo de calor en un dominio bidimensional Ω.
Si llamamos σ
x
y σ
y
el calor que fluye en las direcciones x e y por unidad de longitud y unidad de
tiempo, entonces la diferencia D entre el flujo que ingresa y egresa del elemento de tamaño dx dy
está dada por
D = dy
_
σ
x
+
∂σ
x
∂x
dx −σ
x
_
+dx
_
σ
y
+
∂σ
y
∂y
dy −σ
y
_
(1.1)
Por conservación del calor, esta cantidad debe ser igual a la suma del calor generado en el elemento
en la unidad de tiempo, F dx dy, donde F puede variar con la posición y el tiempo (t), y al calor
absorbido en la unidad de tiempo debido al cambio de temperatura, −ρc (∂u/∂t) dxdy, en la que c
es el calor específico, ρ es la densidad y u(x, y, t) es la distribución de temperatura. Esta condición
de igualdad conduce a la siguiente ecuación diferencial
∂σ
x
∂x
+
∂σ
y
∂y
−F +ρc
∂u
∂t
= 0 (1.2)
que debe satisfacerse en todo el dominio, Ω, del problema.
1
Figura 1 Problemas continuos. Conduccion del calor en 2D
Introduciendo una ley física que gobierne el flujo de calor en un medio isótropo, se puede escribir
para la componente del flujo en la dirección n
σ
n
= −k
∂u
∂n
(1.3)
en la que k es una propiedad conocida como conductividad. Específicamente, la ec.(1.3) en las
direcciones x e y conduce a las siguientes:
σ
x
= −k
∂u
∂x
σ
y
= −k
∂u
∂y
(1.4)
Las ecuaciones (1.2) y (1.4) definen un sistema de ecuaciones diferenciales en las incógnitas σ
x
, σ
y
y u. Para resolver el problema deben especificarse las condiciones iniciales para el tiempo t = t
o
(p.e., puede especificarse la distribución de la temperatura en todo el dominio Ω) y las condiciones
de borde en la superficie o borde Γ del dominio. Existen dos clases de condiciones de borde. Una
de ellas, aplicable al borde Γ
u
, especifica los valores de la temperatura
_
u(x, y, t), es decir
u −
_
u = 0 en Γ
u
(1.5)
Una condición de borde de este tipo se conoce como condición de borde de Dirichlet.
El segundo tipo de condición de borde, aplicable al resto del borde Γ
σ
, fija los valores del flujo
de calor en el borde en la dirección normal al mismo
σ
n

_
σ = 0 en Γ
σ
(1.6)
o alternativamente
−k
∂u
∂n

_
σ = 0 en Γ
σ
(1.7)
Este tipo de condición de borde se conoce como condición de borde de Neumann.
El problema queda completamente definido por las ecuaciones (1.2, 1.4, 1.5 y 1.7). Una forma
alternativa se obtiene reemplazando la ec. (1.4) en la (1.2), con lo que resulta una única ecuación
diferencial de mayor orden y en una variable independiente
2

∂x
_
k
∂u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂u
∂y
_
+F −ρc
∂u
∂t
= 0 (1.8)
que también requiere la especificación de las condiciones iniciales y de borde. Las variables in-
dependientes en la ec. (1.8) son x, y y t, correspondiendo las condiciones de contorno al dominio
espacial (x, y) y las condiciones iniciales al dominio temporal (t). Si el problema entre manos puede
ser considerado estacionario, (el problema es invariante con el tiempo y ∂ ( ) /∂t = 0) entonces la
ec. (1.8) queda

∂x
_
k
∂u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂u
∂y
_
+F = 0 (1.9)
y las condiciones de contorno necesarias son sólo las (1.5) y (1.7). Este tipo de problemas (esta-
cionarios) serán el objeto de gran parte de este curso. Si el problema es unidimensional (es decir
que las condiciones no varían en una de las direcciones) la (1.9) se reduce a una ecuación diferen-
cial ordinaria que puede ser resuelta analíticamente, lo que nos permitirá comparar las soluciones
aproximadas con la exacta. La ecuación (1.9) que describe el flujo de calor, aparece también en
otras ramas de la física:
2. Flujo de un fluido ideal irrotacional.
Si hacemos k = 1 y F = 0 en la ec. (1.9), ésta se reduce a la ecuación de Laplace:

2
u
∂x
2
+

2
u
∂y
2
= ∇
2
u = 0 (1.10)
que gobierna la distribución del potencial durante el flujo de un fluido ideal irrotacional.
3. Flujo de un fluido a través de un medio poroso.
Si F = 0 e identificando a k con la permeabilidad del medio, la ec. (1.9) describe el compor-
tamiento de la presión hidrostática u.
4. Pequeñas deformaciones de una membrana bajo carga lateral.
Si k = 1 y se asume que F es la relación de la carga lateral a la tensión interna en la membrana,
entonces la ec. (1.9) describe la deflección u transversal de la membrana.
5. Torsión sin restricción de alabeo de una pieza prismática.
En este caso la ecuación que debe resolverse toma la forma

2
ϕ
∂x
2
+

2
ϕ
∂y
2
= −2αG con ϕ = 0 en Γ (1.11)
en la que α y G representan el giro por unidad de longitud y el módulo de torsión respectivamente.
A partir de determinar los valores de la función ϕ(x, y) en Ω, es posible obtener los valores de la
tensión de corte.
Aunque el origen y derivación de estas u otras ecuaciones que se presenten posteriormente
puedan resultar un tanto oscuras al lector no familiarizado con las mismas, esperamos que los
procedimientos matemáticos de discretización utilizados para resolverlas sean lo suficientemente
claros.
1.3. Aproximación de funciones
Trataremos de mostrar que la clave de la solución de ecuaciones diferenciales utilizando métodos
numéricos está en la capacidad para desarrollar buenas funciones de aproximación.
Supongamos que queremos aproximar una función u (conocida) en una región Ω encerrada
por una curva Γ. Un primer intento de aproximación se basa en la condición de que la función
propuesta satisfaga exactamente los valores en el borde Γ. Si puede encontrarse una función ψ (que
llamaremos solución particular) tal que ψ|
Γ
= u|
Γ
y además se propone un conjunto de funciones
de prueba (φ
m
, m = 1, 2, ...M) tales que φ
m
|
Γ
= 0 para todos los m, entonces, para todos los
puntos de Ω, puede aproximarse a u mediante la siguiente
3
u ≃ ˆ u = ψ +
M

m=1
a
m
φ
m
(1.12)
en la que ˆ u es la aproximación de u y a
m
(m = 1, 2, ...M) son algunos parámetros que deben
calcularse de modo de lograr un buen ”ajuste”. Estas funciones de prueba se conocen también
como funciones de base o de forma y deben elegirse con la condición de que a medida que
se aumenta M se garantice una mejor aproximación en (1.12). Una condición para lograr esta
convergencia es que las funciones utilizadas puedan representar cualquier variación de la función
u en el dominio Ω, lo que conduce al concepto de completitud.
1.3.1. Aproximaciones por residuos ponderados
A continuación se presenta un método general para determinar las constantes a
m
en las apro-
ximaciones de la forma (1.12). Se define el error o residuo R

de la aproximación (1.12) como
R

= u − ˆ u (1.13)
De la definición se observa que R

será función de la posición en Ω. Al intentar disminuir el residuo
sobre el dominio Ω, surgen expresiones integrales del error que ponderan a R

de distintas maneras
y cuya forma general es la siguiente
_

W
l
(u − ˆ u) dΩ ≡
_

W
l
R

dΩ = 0 l = 1, 2, ..., M (1.14)
W
l
es un conjunto de funciones de peso independientes. La condición general de convergencia
enunciada anteriormente, es decir, que ˆ u → u cuando M → ∞ puede ser expresada alternativa-
mente mediante la ec. (1.14) exigiendo que la misma se satisfaga para todo l para M →∞. Esto
sólo será cierto si R

→0 en todos los puntos del dominio como es lo deseable. Reemplazando la
ec. (1.12) en la (1.14) resulta el siguiente sistema lineal de ecuaciones
Ka = f (1.15)
que permite determinar los parámetros a
m
y donde
a
T
= (a
1
, a
2
, a
3
, ..., a
M
)
K
lm
=
_

W
l
φ
m
dΩ, 1 ≤ l, m ≤ M
f
l
=
_

W
l
(u −ψ) dΩ, 1 ≤ l ≤ M (1.16)
En la práctica pueden utilizarse distintos tipos de funciones de peso y cada una dará lugar a un
método de residuos ponderados en particular. A continuación se presentan algunas de las opciones
más comúnmente utilizadas en el contexto de sistemas unidimensionales.
1.3.1.1. Métodos de colocación
En este caso, las funciones de peso W
l
están dadas por
W
l
= δ (x −x
l
) (1.17)
donde δ (x −x
l
) es la función delta de Dirac definida por sus propiedades
4
δ (x −x
l
) = 0 para x = x
l
δ (x −x
l
) = ∞ para x = x
l
_
x>x
l
x<x
l
G(x) δ (x −x
l
) dx = G(x
l
)
(1.18)
Elegir estas funciones de peso equivale, ecuación (1.14) mediante, a que R

sea cero (ˆ u = u) en
los puntos x
l
elegidos, es decir, que ˆ u aproxima exactamente a u en M puntos elegidos. La matriz
K y el vector f en la ecuación (1.16) resultan
K
lm
= φ
m
|
x=x
l
, f
l
= [u −ψ]
x=x
l
(1.19)
1.3.1.2. Colocación en subdominios
En este caso las funciones de peso quedan definidas por
W
l
=
_
_
_
1, x
l
≤ x ≤ x
l+1
0, x < x
l
, x > x
l+1
(1.20)
por lo que las componentes de la matriz K y el vector f son
K
lm
=
_
x
l+1
x
l
φ
m
dx
f
l
=
_
x
l+1
x
l
(u −ψ) dx (1.21)
1.3.1.3. El método de Galerkin
En este, el más popular de los métodos de residuos ponderados, se eligen como funciones de
peso a las mismas funciones utilizadas como funciones de prueba
W
l
= φ
l
(1.22)
La matriz K y el vector f tienen la siguiente forma
K
lm
=
_

φ
l
φ
m
dx
f
l
=
_

φ
l
(u −ψ) dx (1.23)
Se observa que una ventaja computacional de este método es que, en general, la matriz K resulta
simétrica.
1.3.1.4. Otras funciones de peso
Existen muchas otras posibilidades al momento de elegir funciones de peso. Citemos una de
ellas (que conduce al método de los momentos) que utiliza al conjunto de funciones W
l
= x
l−1
, l =
1, 2, .., M, que obligan a que el área bajo la curva de error y sus momentos respecto del origen sean
nulos.
Observemos, por último, que el método de mínimos cuadrados puede ser considerado como
perteneciente al grupo de métodos basados en residuos ponderados. La aproximación estándar
trata de minimizar el cuadrado de la función de error en cada punto del dominio Ω minimizando
la expresión
5
I(a
1
, a
2
, a
3
, ..., a
M
) =
1
2
_

(u − ˆ u)
2
dΩ (1.24)
es decir, que se deben satisfacer las siguientes igualdades
∂I
∂a
l
= 0, l = 1, 2, ...M (1.25)
Cumpliéndose según la ec. (1.12) que
∂ˆ u
∂a
l
= φ
l
(1.26)
la ec.(1.25) conduce a
_

φ
l
(u − ˆ u) dΩ = 0 (1.27)
que en este caso resulta idéntica a la que se obtiene mediante el método de Galerkin.
1.3.2. Ejercicios:
Ejercicio N

1: Dada la función
u(x) = 0,05 −1,5x + 4x
2
−1,5x
3
−0,7x
4
con 0 ≤ x ≤ 1
se desea aproximarla utilizando los siguientes conjuntos de funciones de aproximación:
a) φ
m
= x
m
(1 −x); m = 1, 2, ...
b) φ
m
=sin(mπx); m = 1, 2, ...
En ambos casos, la solución particular ψ(x) queda definida por la recta que une los extremos
de u(x).
Para minimizar el error utilice:
1. El método de colocación con un punto (x = 0,5) y con dos puntos (x = 0,3 y x = 0,7).
2. El método de Galerkin con uno y dos términos.
Saque conclusiones comparado los resultados obtenidos al usar las distintas aproximaciones.
Ejercicio N

2: Un problema unidimensional de calor produjo los siguientes resultados:
Distancia 0,0 0,2 0,4 0,6 0,8 1,0
Temperatura 20 30 50 65 40 30
Ajuste una curva suave a estos datos utilizando el método de Galerkin y un conjunto admisible
de funciones de prueba.
Ejercicio N

3: Resolver el ejercicio 1 utilizando el método de colocación en subdominios. Utilizar
como funciones de peso W
l
dos subregiones ([0,0.5] y [0.5,1]) y como funciones de prueba las
propuestas en 1.a).
1.4. Aproximación a la solución de ecuaciones diferenciales
1.4.1. Condiciones de borde satisfechas por elección de las funciones de prueba
Consideremos la ecuación general
A(u) = L(u) +p = 0 en Ω (1.28)
en la que L es un operador diferencial lineal y p es independiente de u. Por ejemplo, en el caso
de la ecuación diferencial del calor (1.9) que representa el flujo bidimensional se tiene
L(u) =

∂x
_
k
∂u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂u
∂y
_
6
p = F (1.29)
en la que k y F no dependen de u. A su vez, las condiciones de borde se pueden expresar como
B(u) = M(u) +r = 0 en Γ (1.30)
en la M es un operador lineal adecuado y r es independiente de u. Por ejemplo, las condiciones
de borde de Dirichlet y Neumann asociadas con la ecuación (1.9) se escriben como
M(u) = u r = −
_
u en Γ
u
M(u) = −k
∂u
∂n
r = −
_
σ en Γ
σ
(1.31)
Siguiendo las ideas anteriores, se propone una solución de la forma (1.12)
u ≃ ˆ u = ψ +
M

m=1
a
m
φ
m
(1.32)
en la que la funciones ψ y φ
m
son tales que
M(ψ) = −r
M(φ
m
) = 0
_
_
_
en Γ (1.33)
y en consecuencia ˆ u satisface las condiciones de borde de la ecuación (1.28) para todos los valores
de a
m
. Entonces, asumiendo que las funciones son suficientemente continuas y diferenciables en
todo Ω, podemos escribir
∂u
∂x

∂ˆ u
∂x
=
∂ψ
∂x
+
M

m=1
a
m
∂φ
m
∂x

2
u
∂x
2


2
ˆ u
∂x
2
=

2
ψ
∂x
2
+
M

m=1
a
m

2
m
φ
∂x
2
(1.34)
y asi sucesivamente.
Las condiciones de que las funciones de prueba sean continuamente diferenciables será relajada
más adelante.
En lo que sigue, debemos asegurar que ˆ u satisfaga solamente a la ecuación diferencial (1.28) ya
que la expansión ˆ u se construyó satisfaciendo las condiciones de borde (1.30). Sustituyendo ˆ u en
la ec.(1.28) resulta el siguiente residuo
R

= A(ˆ u) = L(ˆ u) +p = L(ψ) +
M

m=1
a
m
L(φ
m
) +p (1.35)
Este residuo puede minimizarse, utilizando el método de residuos ponderados, a fin de lograr que
R

≃ 0 en todo punto de Ω
_

W
l
R

dΩ ≡
_

W
l
_
L(ψ) +
M

m=1
a
m
L(φ
m
) + p
_
dΩ = 0 (1.36)
Evaluando la integral (1.36) para l = 1, 2...M, se obtiene un sistema de M ecuaciones algebraicas
lineales
Ka = f (1.37)
7
en la que
K
lm
=
_

W
l
L(φ
m
) dΩ, 1 ≤ l, m ≤ M
f
l
= −
_

W
l
p dΩ −
_

W
l
L(ψ) dΩ, 1 ≤ l ≤ M (1.38)
Resuelto este sistema, se puede completar la solución ˆ u propuesta. En general, la matriz K así
obtenida será llena, sin mostrar una estructura bandeada. Las funciones de peso, como ya se viera,
pueden ser elegidas de distintas formas.
1.4.1.1. Ejemplos
Ejemplo N

1: Resolver la ecuación
d
2
u
dx
2
−u = 0
sujeta a las condiciones de borde
u = 0 en x = 0
u = 1 en x = 1
Estas condiciones pueden expresarse en la forma de las ec.(1.30) tomando M(u) = u y r = 0 en
x = 0 y r = −1 en x = 1.
Entonces, según las ec. (1.33), las funciones de prueba φ
m
deben satisfacer las condiciones
ψ = φ
m
= 0 en x = 0; ψ = 1, φ
m
= 0 en x = 1
Adoptamos ψ = x y φ
m
=sin(mπx), m = 1, 2...M de donde la solución aproximada
será de la forma ˆ u = x + Σa
m
φ
m
. Podemos utilizar los resultados obtenidos (1.38) identificando
como L(.) = d
2
(.) /dx
2
−(.) y p = 0. Tomaremos M = 2 y resolveremos utilizando el método de
colocación y Galerkin. El sistema a resolver queda
_
k
11
k
21
k
21
k
22
_ _
a
1
a
2
_
=
_
f
1
f
2
_
donde para l, m = 1, 2,
k
lm
=
_
1
0
W
l
_
1 + (mπ)
2
¸
sin(mπx) dx
f
l
= −
_
1
0
W
l
x dx
Para el método de colocación (con R

= 0 en x = 1/3, x = 2/3) resultan
k
11
= (1 +π
2
) sin
π
3
k
12
= (1 + 4π
2
) sin

3
k
21
= (1 +π
2
) sin

3
k
22
= (1 + 4π
2
) sin

3
f
1
= −
1
3
f
2
= −
2
3
mientras que por Galerkin
k
11
=
1
2
(1 +π
2
) k
12
= 0
k
21
= 0 k
22
=
1
2
(1 + 4π
2
)
f
1
= −
1
π
f
2
=
1

8
La solución de los sistemas conduce a los siguientes resultados
a
1
a
2
Colocación −0,05312 0,004754
Galerkin −0,05857 0,007864
Ejemplo N

2: La aplicación de los métodos de residuos ponderados a problemas en dos dimen-
siones será ejemplificada resolviendo un problema de torsión definido por la ecuación

2
ϕ =

2
ϕ
∂x
2
+

2
ϕ
∂y
2
= −2αG con ϕ = 0 en Γ
donde ϕ(x, y) es una función de tensión que permite encontrar las componentes de los esfuerzos
de corte en la sección mediante las siguientes expresiones
σ
yz
= −
∂ϕ
∂x
, σ
xz
=
∂ϕ
∂y
α es el giro por unidad de longitud α = dθ/dz.
G es el módulo de elasticidad transversal.
Obtenida la solución, se puede determinar el valor del momento torsor T aplicado resolviendo
la integral
T = 2
_
ϕ(x, y) dx dy (1.39)
Adoptemos como valor αG = 1 y como dominio, la región rectangular −3 ≤ x ≤ 3 y −2 ≤ y ≤
2. La solución es simétrica respecto de los ejes x = 0 e y = 0, por lo que restringiremos la elección
a las funciones de prueba pares que satisfacen esta condición:
φ
1
= cos
_
πx
6
_
cos
_
πy
4
_
φ
2
= cos
_
3πx
6
_
cos
_
πy
4
_
φ
3
= cos
_
πx
6
_
cos
_
3πy
4
_
con estas funciones, la aproximación ˆ ϕ = Σa
m
φ
m
, m = 1, 2, 3, automaticamente satisface las
condiciones de borde requeridas. Nuevamente, el problema puede escribirse en la forma (1.28)
haciendo L(ϕ) =

2
ϕ
∂x
2
+

2
ϕ
∂y
2
, y p = 2. Una vez elegidas las funciones de forma, se pueden
aplicar directamente las ecuaciones (1.38) para obtener un sistema de tres ecuaciones con las tres
incógnitas a
i
. Si utilizamos el método de Galerkin, resultan las siguientes componentes para los
elementos de la matriz K y el vector f
K
lm
= −
_
3
−3
_
2
−2
φ
l
_

2
φ
m
∂x
2
+

2
φ
m
∂y
2
_
dy dx
f
l
=
_
3
−3
_
2
−2
2 φ
l
dy dx (1.40)
Debido a la ortogonalidad de las funciones de prueba, el sistema de ecuaciones resulta diagonal y
la solución es inmediata
a
1
=
4608
13π
4
a
2
= −
4608
135π
4
a
3
= −
4608
255π
4
9
El momento torsor se obtiene aplicando la ec. (1.39)
T = 2
_
3
−3
_
2
−2
ˆ ϕ dy dx = 74,26
que puede compararse con el valor exacto T = 76,4. El valor de la tensión de corte máxima resulta
en |τ| = 3,02, mientras que el valor exacto es |τ| = 2,96.
De los ejemplos presentados destaquemos nuevamente que el método de Galerkin produce
(generalmente) sistemas de ecuaciones simétricos, a diferencia del método de colocación que da
matrices no simétricas. Cuando hay que resolver grandes sistemas este aspecto resulta de singular
importancia.
1.4.1.2. Ejercicios
Ejercicio N

4: a partir del Ejemplo N

1
a) Obtener la solución exacta de la ecuación diferencial planteada.
b) Completar los detalles en la obtención de las expresiones generales de k
lm
y f
l
. Verificar los
valores para el método de colocación y Galerkin. Para este último caso resulta útil recordar que
I
lm
=
_
L
0
sin
_
lπx
L
_
sin
_
mπx
L
_
dx =
_
L
2
, l = m
0 l = m
c) Obtener una aproximación utilizando M = 1.
d) Graficar la solución exacta y las aproximaciones obtenidas para M = 1 y 2 y los dos métodos
de residuos ponderados utilizados.
En una tabla comparar los valores de la solución exacta y las aproximaciones obtenidas (con
M = 2) en los puntos x = 1/3 y x = 2/3.
Ejercicio N

5: a partir del Ejemplo N

2
a) Verificar las expresiones de k
lm
y f
l
en las ec. (1.40).
b) Las curvas ϕ = cte tienen un significado importante en el problema que se trata ya que en
ellas el módulo de la tensión de corte
τ =
_
σ
2
zx

2
zy
=
_
_
∂ϕ
∂y
_
2
+
_

∂ϕ
∂x
_
2
se mantiene constante y la dirección del vector resultante coincide con la tangente a dicha curva.
La tangente de la función ϕ = cte se obtiene de la derivada total de ϕ respecto a x

dx
=
∂ϕ
∂x
+
∂ϕ
∂y
dy
dx
= 0
Entonces
1) graficar las curvas resultante ϕ = cte que pasan por los puntos de abcisas: x = 0,5, 1, 1,5, 2, 2,5, 3
y ordenada y = 0.
2) Verificar que el valor de la tangente a la curva ϕ =cte. obtenida a partir de la anterior,
coincide con la pendiente que se obtiene como relación de las componentes de la tensión de corte
τ.
3) Obtenga el valor de la tensión de corte máxima haciendo pasar una parábola y encontrando
su máximo.
Ejercicio N

6: La distribución del momento flector M (x) en una viga cargada con w(x) =
sin
_
πx
L
_
por unidad de longitud, satisface la ecuación
d
2
M
dx
2
= w(x)
10
Una viga de longitud 1 está simplemente apoyada (M = 0 en x = 0 y x = 1). Calcular la
distribución de momento flector, utilizando el método de Galerkin y mínimos cuadrados. Compare
los resultados con la solución exacta.
Nota: para plantear el problema por mínimos cuadrados, se hace necesario minimizar
I (a
1
, a
2
, ..., M) =
_

R
2

dΩ =
_

_
L(ψ) +
M

m=1
a
m
L(φ
m
) +p
_
2
dΩ (1.41)
haciendo ∂I/∂a
l
= 0, l = 1, 2...M, que conduce al sistema
_

R

∂R

∂a
l
dΩ = 0 l = 1, 2...M (1.42)
que se puede enmarcar dentro de los métodos de Residuos Ponderados definiendo W
l
=
∂R

∂a
l
=
L(φ
l
).
Ejercicio N

7: Un problema de transferencia de calor unidimensional estacionario, con una fuente
de calor distribuida, esta gobernado por la ecuación
d
2
ϕ
dx
2
+ϕ + 1 = 0
Las condiciones de borde son
ϕ = 0 en x = 0;

dx
= −ϕ en x = 1
Buscar una solución utilizando el método de Galerkin y comparar los resultados con la solución
exacta.
Ejercicio N

8: La ecuación que gobierna el desplazamiento transversal de una viga sobre una
fundación elástica de rigidez k es
EI
d
4
u
dx
4
+k u = w(x)
donde EI es la rigidez flexional de la viga (constante) y w(x) la carga distribuida por unidad
de longitud. Si la viga (de longitud unitaria) está empotrada en ambos extremos (u = du/dx = 0
en x = 0 y x = 1), determinar el desplazamiento utilizando los métodos de colocación y Galerkin
para el caso en que w/EI = k/EI = 1. Comparar con la solución exacta.
Ejercicio N

9: Cierto problema bidimensional de conducción del calor (estacionario) tiene lugar
en un cuadrado. Las temperaturas en los lados x = ±1 varía con la ley 1 −y
2
; en los lados y = ±1
con la ley 1 − x
2
. Obtener una aproximación a la distribución de temperatura en el cuadrado
utilizando el método de Galerkin.
Ejercicio N

10: La deflección normal u de una placa elástica delgada de rigidez flexional D
simplemente apoyada en los bordes y sujeta a carga transversal p (por unidad de superficie)
uniforme, está gobernada por la ecuación diferencial

4
u
∂x
4
+ 2

4
u
∂x
2
∂y
2
+

4
u
∂y
4
=
p
D
en Ω y las condiciones de borde u = ∂
2
u/∂n
2
= 0 en Γ. Utilizar el método de colocación y Galerkin
para aproximar la deflección de la placa en el dominio Ω definido por |x| ≤ 3, |y| ≤ 2. Tomar
p = 1 y utilizar como funciones de forma las generadas por cos
_
iπx
6
_
y cos
_
jπy
4
_
.
11
1.4.2. Aproximación simultánea de la ecuación diferencial y de las condiciones de
borde
En esta sección se admitirá como función de prueba una aproximación que no satisfaga iden-
ticamente las condiciones de borde, lo que permitirá ampliar el rango de funciones admisibles
u ≃ ˆ u =
M

m=1
a
m
φ
m
(1.43)
La expansión (1.43) no satisface alguna o ninguna de las condiciones de borde, por lo que el residuo
en el dominio
R

= A(ˆ u) = L(ˆ u) +p en Ω (1.44)
debe complementarse con un residuo en el borde
R
Γ
= B(ˆ u) = M(ˆ u) +r en Γ (1.45)
A fin de reducir los residuos en el dominio y en el borde, se propone el siguiente planteo en residuos
ponderados
_

W
l
R

dΩ +
_
Γ
__
W
l
R
Γ
dΓ = 0 (1.46)
en donde las funciones de peso, W
l
y
__
W
l
, pueden ser elegidas en forma independiente. Resulta claro
que a medida que aumenta el número de funciones para las cuales se satisface la expresión (1.46),
mejor será la aproximación de ˆ u a u, asumiendo que la ec. (1.43) se ha elegido en forma adecuada.
Sustituyendo la aproximación (1.43) en la ec. (1.46) resulta un sistema idéntico a (1.37) en el
que la matriz de coeficientes y el término independiente resultan
K
lm
=
_

W
l
L(φ
m
) dΩ +
_
Γ
__
W
l
M(φ
m
) dΓ
f
l
= −
_

W
l
p dΩ −
_
Γ
__
W
l
r dΓ (1.47)
1.4.2.1. Ejemplos
Ejemplo N

3: Resolveremos nuevamente el Ejemplo 1 pero en este caso no satisfaceremos las
condiciones de borde con las funciones de prueba:
ˆ u =
M

m=1
a
m
φ
m
; φ
m
= x
m−1
m = 1, 2...
El borde Γ son dos puntos (x = 0, x = 1) y la ec.(1.46) queda
_
1
0
W
l
R

dx +
_
__
W
l
R
Γ
_
x=0
+
_
__
W
l
R
Γ
_
x=1
= 0
Si tomamos W
l
= φ
l
;
__
W
l
= −φ
l
|
Γ
, la anterior queda
_
1
0
φ
l
_
d
2
ˆ u
dx
2
− ˆ u
_
dx −[φ
l
ˆ u]
x=0
−[φ
l
(ˆ u −1)]
x=1
= 0
Con tres términos, ˆ u = a
1
+a
2
x +a
3
x
2
, que conduce a un sistema Ka = f donde
K =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
3
3
2

2
3
3
2
4
3
1
4
4
3
5
4
8
15
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
; f =
_
¸
¸
¸
¸
_
1
1
1
_
¸
¸
¸
¸
_
12
Notar que K es no simétrica aun cuando se utilizó el método de Galerkin. La solución es
a
1
= 0,068 a
2
= 0,632 a
3
= 0,226
La convergencia en la aproximación a las condiciones de borde en x = 0 y x = 1 se observa en la
siguiente tabla con aproximaciones usando 1,2 o 3 términos
N

términos 1 2 3 exacto
x=0 1/3 −0,095 0,068 0
x=1 1/3 0,762 0,925 1
Ejemplo N

4: resolveremos nuevamente el ejemplo 2 utilizando nuevamente funciones pares
pero relajando la condición de que las funciones de prueba satisfagan las condiciones de borde.
Elegimos el conjunto de funciones
φ
1
= 4 −y
2
; φ
2
= x
2
φ
1
; φ
3
= y
2
φ
1
φ
4
= x
2
y
2
φ
1
; φ
5
= x
4
φ
1
. . .
que para una aproximación en 5 términos conduce a
ˆ ϕ =
_
4 −y
2
_ _
a
1
+a
2
x +a
3
x
2
+a
4
x
3
+a
5
x
4
_
que satisface las condiciones de borde en y = ±2 pero no en x = ±3. En consecuencia, esta
condición debe incorporarse al problema a través del enunciado de residuos ponderados
_
3
−3
_
2
−2
_

2
ϕ
∂x
2
+

2
ϕ
∂y
2
+ 2
_
W
l
dydx+
_
2
−2
_
¯
W
l
ˆ ϕ
¸
x=3
dy −
_
2
−2
_
¯
W
l
ˆ ϕ
¸
x=−3
dy = 0
Adoptando W
l
= φ
l
;
¯
W
l
= φ
l
|
Γ
, resulta
K =
_
¸
¸
¸
¸
_
6,7 −44 43,7 80 813,6
−12 −333,6 105,6 355,2 −5748,7
11,7 −16 159,1 389,5 −547,2
9,6 −163,2 433,4 1971,6 −3932,4
−237,6 −3156,7 432 1473,7 −46239,4
_
¸
¸
¸
¸
_
; f =
_
¸
¸
¸
¸
_
12
36
16
48
194,4
_
¸
¸
¸
¸
_
A continuación se presentan la máxima tensión de corte τ y momento actuante T obtenidos con
2 y 5 términos
N

términos 2 5 exacto
T 58,94 73,6 76,40
|τ| 3,52 3,33 2,96
1.4.2.2. Ejercicios.
Ejercicio N

11: graficar la solución obtenida en el ejemplo 3 conjuntamente con la exacta y las
obtenidas en el ejemplo 1.
Ejercicio N

12: con los datos del ejemplo 4 verifique el valor del momento T que figura en la
tabla y obtenido con 5 términos.
Ejercicio N

13: Utilizar el método de Galerkin para resolver el siguiente ejercicio y comparar
con la solución exacta
d
2
u
dx
2
+u = 0 con
_
u = 1 en x = 0
u = 0 en x = 1
13
Usar funciones de forma que satisfagan las condiciones de borde y funciones que no.
Ejercicio N

14:resolver el Ejercicio N

6 usando una aproximación que satisfaga la condición en
x = 0 y no en x = 1. Usar funciones de peso
¯
W
l
= α φ
l
|
Γ
, donde α es una constante, y comparar
los resultados obtenidos con α = ±0,1, ±10, ±100. con los obtenidos en el Ej.N

6 en el que las
aproximaciones satisfacían las condiciones de borde.
Ejercicio N

15: resolver el Ejercicio N

9 utilizando una aproximación que satisfaga solamente
las condiciones de borde en los lados x = ±1. Analice la convergencia de la aproximación a las
condiciones de borde en los lados y = ±1.
Ejercicio N

16: resolver el Ejercicio N

10 utilizando funciones de aproximación que satisfagan
solamente la condición de desplazamiento nulo en los bordes de la placa. Analice la mejora en la
aproximación de las condiciones de borde con el aumento de términos incluidos en la aproximación.
1.4.3. Forma débil del problema. Condiciones de borde naturales.
Los ejemplos de la sección previa han mostrado que es posible evaluar los coeficientes de
la expansión (1.43), y por lo tanto obtener una solución aproximada, sin satisfacer a priori las
condiciones de borde. Sin embargo, la formulación expresada en la ec. (1.46) puede dificultarse
cuando las integrales de borde, que pueden contener derivadas de ˆ u, deban evaluarse en bordes
curvos o de forma complicada.
En esta sección se verá cómo evitar este tipo de cálculos y proponer un tratamiento más general
de las condiciones de borde.
Retomando el planteo en residuos ponderados (1.46), se observa que el primer término de la
primer integral
_

W
l
R

dΩ =
_

W
l
[L(ˆ u) +p] dΩ (1.48)
puede ser reescrito mediante una integración por partes como:
_

W
l
L(ˆ u) dΩ =
_

[CW
l
] [D(ˆ u)] dΩ +
_
Γ
W
l
E (ˆ u) dΓ (1.49)
en la que C, D,y E son operadores diferenciales lineales de un orden de diferenciación menor que el
correspondiente al operador L. La expresión obtenida se conoce como forma débil del problema
de residuos ponderados.
Entonces, al reemplazar la ec.(1.49) en la (1.46) es posible adecuar el último término de la
ec. (1.49) para que se cancele con parte del último término de la ec. (1.46). Esto puede realizarse
eligiendo convenientemente la función de peso
__
W
l
, con lo que desaparecen las integrales de borde
que involucran a ˆ u o sus derivadas. Este procedimiento es aplicable sólo con algunas de las condi-
ciones de borde que llamaremos naturales. En general, las condiciones de borde esenciales, que
fijan los valores de la función en el borde, no se benefician de este tratamiento.
Una ventaja adicional, al hecho de que el orden de las funciones de aproximación es menor, es
que el sistema de ecuaciones finales será, en general, simétrico.
Ejemplo N

5: sea la ecuación diferencial
d
2
u
dx
2
−u = 0 con
_
u = 0 en x = 0
du
dx
= 20 en x = 1
y la aproximación ˆ u = ψ +

M
m=1
a
m
φ
m
elegida de tal forma que la condición en x = 0 sea
automaticamente satisfecha. Tomemos ψ = 0 y φ
m
= x
m
para m = 1, 2, ...M. Entonces, la
minimización del error por residuos ponderados toma la forma:
_
1
0
W
l
_
d
2
ˆ u
dx
2
− ˆ u
_
dx +
_
__
W
l
_
dˆ u
dx
−20
__
x=1
= 0
14
integrando por partes el primer término
_
1
0
W
l
d
2
ˆ u
dx
2
dx = W
l
dˆ u
dx
¸
¸
¸
¸
1
0

_
1
0
dW
l
dx
dˆ u
dx
dx
que reemplazada en la anterior

_
1
0
dW
l
dx
dˆ u
dx
dx −
_
1
0
W
l
ˆ u dx + W
l
dˆ u
dx
¸
¸
¸
¸
x=1
− W
l
dˆ u
dx
¸
¸
¸
¸
x=0
+
_
__
W
l
_
dˆ u
dx
−20
__
x=1
= 0
como W
l
y
__
W
l
son funciones arbitrarias elegimos a W
l
de tal modo que W
l
|
x=0
= 0 y
__
W
l
= −W
l
en x = 1.

_
1
0
dW
l
dx
dˆ u
dx
dx −
_
1
0
W
l
ˆ u dx + 20 W
l
|
x=1
= 0
que se puede escribir como Ka = f con
K
lm
=
_
1
0
dW
l
dx

m
dx
dx +
_
1
0
W
l
φ
m
dx ; f
l
= 20 W
l
|
x=1
Utilizando Galerkin y usando dos términos, resultan a
1
= 11,75 y a
2
= 3,4582. Los valores de ˆ u
en x = 1/2 y x = 1 se contrastan con los valores exactos
N

términos 2 exacto
x = 1/2 6,7435 6,7540
x = 1 15,2161 15,2319
Las derivadas dˆ u/dx con 1 y 2 términos en x = 1 resultan
N◦ términos 1 2 exacto
dˆ u
dx
¸
¸
x=1
15 18,67 20
1.4.4. Condiciones de borde naturales para la ecuación de conducción del calor
Consideremos la ecuación del calor

∂x
_
k
∂u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂u
∂y
_
+F = 0 (1.50)
sujeta a las condiciones de borde esenciales
u =
_
u en Γ
u
(1.51)
y naturales
σ
n
= −k
∂u
∂n
=
_
σ en Γ
σ
(1.52)
y
σ
n
= −k
∂u
∂n
= p (u −u

) en Γ
c
(1.53)
en donde el tilde significa que la variable es conocida. La condición σ
n
= −k
∂u
∂n
=
_
σ dice que el flujo
en dirección de la normal a la curva Γ
σ
es conocido, mientras que la condición σ
n
= p (u −u

)
representa una condición de convección en la que p es una constante (dato) que depende del medio
y de las condiciones en que tiene lugar la convección, u es el valor de la temperatura (incógnita)
en el borde Γ
c
y u

es la temperatura del medio próximo (dato).
15
Se propone una aproximación de la forma
u ≃ ˆ u = ψ +
M

m=1
a
m
φ
m
(1.54)
en la que se han elegido a las funciones ψ y φ
m
para que se satisfagan las condiciones de borde
esenciales, es decir, ψ =
_
u y φ
m
= 0, (m = 1, 2...M) en Γ
u
. El problema de residuos ponderados
correspondiente resulta
_

W
l
_

∂x
_
k
∂ˆ u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂ˆ u
∂y
__
_dx dy +
_

W
l
F dx dy+
+
_
Γσ
__
W
l
_
k
∂ˆ u
∂n
+
_
σ
_
dΓ +
_
Γc

W
l
_
k
∂ˆ u
∂n
+p (u −u

)
_
dΓ = 0
l = 1, 2...M
(1.55)
que para M → ∞ asegura la satisfacción de la ecuación diferencial en Ω y de las condiciones de
borde naturales. La primer integral en la ec.(1.55) puede ser ”debilizada” utilizando el lema de
Green que establece las siguientes identidades para las funciones α y β
_

α
∂β
∂x
dx dy = −
_

∂α
∂x
β dx dy +
_
Γ
α β n
x
dΓ (1.56)
_

α
∂β
∂y
dx dy = −
_

∂α
∂y
β dx dy +
_
Γ
α β n
y
dΓ (1.57)
en la que n
x
y n
y
son los cosenos directores de la normal n (saliente) al contorno cerrado Γ que
rodea al dominio Ω en el plano x y. La integración sobre Γ se realiza en sentido antihorario.
Utilizando estas identidades y notando que
∂α
∂n
=
∂α
∂x
n
x
+
∂α
∂y
n
y
(1.58)
la ec. (1.55) puede reescribirse

_

_
∂W
l
∂x
k
∂ˆ u
∂x
+
∂W
l
∂y
k
∂ˆ u
∂y
_
_dx dy +
_

W
l
F dx dy+
+
_
Γ
σ

u

c
W
l
_
k
∂ˆ u
∂n
_
dΓ +
_
Γ
σ
__
W
l
_
k
∂ˆ u
∂n
+
_
σ
_
dΓ+
+
_
Γ
c

W
l
_
k
∂ˆ u
∂n
+p (u −u

)
_
dΓ = 0 (1.59)
Limitando ahora la elección de las funciones de peso de tal modo que
W
l
= 0 en Γ
u
;
__
W
l
= −W
l
en Γ
σ
; y

W
l
= −W
l
en Γ
c
(1.60)
se observa que el término que contiene al gradiente de ˆ u desaparece y la ec.(1.59) queda
_

_
∂W
l
∂x
k
∂ˆ u
∂x
+
∂W
l
∂y
k
∂ˆ u
∂y
_
dx dy −
_

W
l
F dx dy+
+
_
Γ
σ
W
l
_
σdΓ +
_
Γ
c
W
l
p (u −u

) dΓ = 0 (1.61)
16
La sustitución de la aproximación (1.54) en la ec. (1.61) conduce al ya conocido sistema
Ka = f (1.62)
en el que
K
lm
=
_

_
∂W
l
∂x
k
∂φ
m
∂x
+
∂W
l
∂y
k
∂φ
m
∂y
_
dx dy+
+
_
Γc
W
l
p φ
m
dΓ ; l, m = 1, 2, ...M
f
l
=
_

W
l
F dx dy −
_

_
∂W
l
∂x
k
∂ψ
∂x
+
∂W
l
∂y
k
∂ψ
∂y
_
dx dy−

_
Γσ
W
l
_
σdΓ −
_
Γc
W
l
p (ψ −u

) dΓ ; l = 1, 2, ...M (1.63)
Es posible elegir como funciones las correspondientes a Galerkin W
l
= φ
l
ya que las condiciones
(1.60) impuestas a las funciones de peso de anularse sobre Γ
u
ya son satisfechas por las φ
l
utilizadas
en la expansión (1.54). Se observa que esta alternativa produce una matriz K que resulta simétrica
ya que
K
lm
= K
ml
(1.64)
En conclusión, se ha mostrado cómo la condición de borde (1.52) es una condición natural para
este problema ya que la formulación débil pudo eliminar la necesidad de evaluar la derivada en
el contorno. Por otro lado si
_
σ = 0, entonces esta condición no aparece en forma explícita en la
formulación.
Ejemplo N

6: un material de conductividad k = 1 ocupa una región cuadrada definida en
−1 ≤ x ≤ 1, −1 ≤ y ≤ 1. Los lados y = ±1 se mantienen a temperatura de 0

, mientras se
suministra calor en la relación cos(πy/2) por unidad de longitud en los lados x = ±1. Se pide
resolver la ecuación de calor estacionario

∂x
_
k
∂u
∂x
_
+

∂y
_
k
∂u
∂y
_
+F = 0
sujeta a las condiciones de borde
u = 0 en Γ
u
definido por y = ±1
¯ σ = −cos
_
πy
2
_
en Γ
σ
definido por x = ±1
Si adoptamos como funciones para aproximar la temperatura a
φ
1
= 1 −y
2
; φ
2
= x
2
φ
1
; φ
3
= y
2
φ
1
φ
4
= x
2
y
2
φ
1
; φ
5
= x
4
φ
1
; ψ = 0
con lo cual ˆ u = Σa
m
φ
m
satisface las condiciones de borde esenciales. Si adoptamos a W
l
= φ
l
,
entonces W
l
también satisface la condición necesaria para utilizar la formulación anterior. Las
componentes de la matriz K y el vector f resultan
K
lm
=
_
1
−1
_
1
−1
_
∂φ
l
∂x
∂φ
m
∂x
+
∂φ
l
∂y
∂φ
m
∂y
_
dx dy ; l, m = 1, 2, ..,5
f
l
= 2
_
1
−1
φ
l
|
x=1
cos
_
πy
2
_
dy ; l = 1, 2, ..,5
17
de donde
K =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
16
3
16
9
16
15
16
45
16
15
176
45
16
45
976
1575
2192
525
176
105
176
315
16
75
Sim.
2224
4725
16
25
5168
945
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
; f =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
64
π
3
64
π
3
320π
2
−3072
π
5
320π
2
−3072
π
5
64
π
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
y los valores de a
i
obtenidos al resolver el sistema Ka = f son
[a]
T
=
_
0,276308, 0,339251, −0,05875, −0,09221, 0,077615
¸
1.4.4.1. Ejercicios
Ejercicio N

17: a partir del Ejemplo 6
a) Graficar la distribución de la temperatura en la placa.
b) Calcule la derivada direccional ∂ˆ u/∂n en el contorno Γ
σ
y verifique la condición de borde.
Ejercicio N

18: la ecuación que gobierna la variación de temperatura T de un fluido viscoso
fluyendo entre dos placas paralelas (y = 0 e y = 2H) está dada por
d
2
T
dy
2
= −
4u
2
µ
H
4
k
_
H −y
2
_
donde µ, k, y u son la viscosidad, conductividad térmica y velocidad máxima del fluido respecti-
vamente. Si µ = 0,1, k = 0,08, H = 3,0 y u = 3,0, entonces
a) Utilizando el método de Galerkin calcular la distribución de la temperatura cuando una
placa se mantiene a una temperatura T = 0, mientras en la otra no hay flujo de calor (es decir,
dT/dy = 0)
b) Comparar con la solución exacta del problema.
Ejercicio N

19: Sea el problema de flujo de calor unidimensional de una barra de longitud 10
cm y diámetro 1 cm., uno de cuyos extremos se mantiene a 50

C mientras en el otro se introduce
calor en la relación de 200W/cm
2
. Si k = 75W/cm

C y si se genera calor en la proporción de
150T W/cm
2
por unidad de longitud, donde T es la temperatura,
a) Utilizando el método de Galerkin, calcule la distribución de temperaturas en la barra.
b) Compare con la solución exacta y muestre la convergencia de la solución a medida que se
aumenta el número de términos en la aproximación.
Ejercicio N

20: resolver el Ejercicio N

8 utilizando Galerkin con una formulación débil y una
aproximación que no satisfaga automáticamente las condiciones de borde naturales. Adoptar como
condición de borde la de una viga simplemente apoyada, es decir, u = d
2
u/dx
2
= 0 en ambos
extremos.
Ejercicio N

21: una barra larga de sección rectangular, con una conductividad térmica de k =
1,5W/m

C está sujeta a las condiciones de borde que se muestran en la figura Fig. 1.2: dos lados
opuestos se mantienen a temperatura uniforme de 180

C, un lado está aislado y el restante posee
una condición de convección con T

= 25

C y p = 50W/m
2 ◦
C. Determinar la distribución de
temperatura de la barra. Nota: en un modelo por E.F., la temperatura en los nodos 1, 2, y 3 fueron
de 124,5, 34,0, y 45,4

C respectivamente.
18
Figura 2 Ejercicio 21. a) Problema b) Discretizacion por E.F.
Ejercicio N

22: resolver la ecuación del calor en una región cuadrada −1 ≤ x, y ≤ 1 si los
lados y = ±1 se mantienen a 100

C mientras los lados x = ±1 están sujetos a la condición
∂u/∂n = −1 −u.
Ejercicio N

23: mostrar que en el problema del Ejercicio N

10 la condición de borde ∂
2
u/∂n
2
=
0 en Γ es una condición de borde natural. Resolver el problema y comparar con la respuesta
obtenida en el Ej. N

10.
Ecuación diferencial ay
′′
+b y

+cy = 0
Ecuación característica a m
2
+b m +c = 0
Raíces de le ecuación característica Discriminante Solución Completa
Reales y distintas m
1
= m
2
b
2
−4ac > 0 y = C
1
e
m
1
x
+C
2
e
m
2
x
Reales e iguales m
1
= m
2
b
2
−4ac = 0 y = C
1
e
m
1
x
+C
2
e
m
2
x
Compl. Conjug. m
1−2
= p +i q b
2
−4ac < 0 y = e
px
(A cos qx +B sin qx)
Cuadro 1.1 Solución para la ecuación homogénea
Ecuación diferencial ay
′′
+b y

+cy = f(x)
f(x) forma de la integral particular
1. α A
2. αx
n
A
0
x
n
+A
1
x
n−1
+... +A
n−1
x
1
+A
n
(n entero positivo)
3. αe
rx
A e
rx
(r real o complejo)
4. αcos(kx) Acos(kx) +Bsin(kx)
5. αsin(kx)
6. α x
n
e
rx
cos(kx) (A
0
x
n
+... +A
n−1
x
1
+A
n
) e
rx
cos(kx)+
7. α x
n
e
rx
sin(kx) (B
0
x
n
+... +B
n−1
x
1
+B
n
) e
rx
sin(kx)
Cuadro 1.2 Solución para la ecuación no homogénea
19
Cuando f (x) está formada por la suma de varios términos, la solución particular de la suma
es las soluciones particulares correspondientes a cada uno de estos términos
Siempre que un término en cualquiera de las soluciones particulares enumeradas esté con-
tenida también en la solución de la homogénea, hay que multiplicar todos los términos de
esa solución particular por la menor potencia entera positiva de x que permita eliminar la
duplicación.
20
Capítulo 2 El método de elementos finitos
Funciones de prueba por tramos
por A. Brewer
2.1. Introducción
El método de Galerkin es una poderosa herramienta para proponer soluciones aproximadas a
problemas de contorno, pero presenta una seria limitación: el método no establece un procedimiento
sistemático para la construcción de las funciones de prueba φ
j
necesarias para determinar la forma
de las aproximaciones ˆ u. Salvo los requerimientos de independencia, continuidad y derivabilidad,
estas funciones son arbitrarias por lo que el analista debe enfrentar el problema de elegir entre
distintas posibilidades alguna de las cuales pueden resultar no tan claras. Lo que si está claro es
que la calidad de la solución dependerá fuertemente de las propiedades de las funciones elegidas.
La situación empeora en problemas de dos (2D) y tres dimensiones (3D) en los que las φ
j
deben
diseñarse para satisfacer las condiciones de borde en contornos que pueden presentar geometrías
complicadas. Por otro lado, una mala elección de las funciones φ
j
puede producir matrices K mal
condicionadas que hagan dificil o imposible la solución del problema Ku = f dentro de los límites
de la precisión esperada.
La alternativa es dividir el dominio Ω en subdominios o elementos Ω
e
no superpuestos y
entonces construir una aproximación ˆ u por tramos sobre cada subdominio; e inclusive, se pueden
utilizar distintas expresiones en cada uno de los subdominios en que se ha particionado Ω. En
este caso, las integrales definidas sobre todo el dominio pueden obtenerse como la suma de las
contribuciones de cada uno de los elementos
_

W
i
R

_dΩ =
E

e=1
_

e
W
i
R

_dΩ (2.1)
_
Γ
__
W
i
R
Γ
_dΓ =
E

e=1
_
Γ
e
__
W
i
R
Γ
_dΓ (2.2)
asumiendo, claro está, que
E

e=1

e
= Ω,
E

e=1
Γ
e
= Γ (2.3)
En estas expresiones E representa el número de subdivisiones de la región Ω y Γ
e
la parte del
contorno de Ω
e
que se solapa con Γ. De esta manera, pueden modelarse dominios cuyos contornos
sean más o menos complicados.
La definición de funciones de prueba por tramos puede significar la aparición de discontinui-
dades en la función o sus derivadas. Algún grado de discontinuidad puede ser admitido, pero esto
condicionará el tipo de formulación utilizada.
Por último notemos que si la evaluación de las integrales en las ec.(2.1) y (2.2) se realiza
sobre los subdominios resultará muy ventajoso definir las funciones de forma utilizando un soporte
compacto de tal modo que su valor sea nulo en todas partes a excepción del elemento en cuestión
y de los adyacentes al mismo.
21
2.2. Aproximación mediante funciones de forma de soporte compacto
En la Fig.1 se muestra la aproximación de una función arbitraria en un dominio unidimen-
sional Ω = [0, L]. La división de Ω en E elementos (E = M − 1) se realiza eligiendo puntos x
i
(x
i
= 1, 2, ...M ) en Ω, con x
1
= 0 y x
M
= L y definiendo el elemento Ω
e
como el intervalo
x
e
≤ x ≤ x
e+1
.
En la Fig.1.a se muestra como puede aproximarse una función u utilizando el método de
colocación mediante el cual se construye la aproximación ˆ u que toma valores constantes en ca-
da elemento. La función obtenida no es continua en los puntos de conexión de los elementos
(x
i
; i = 2, ...M −1). Se han elegido como puntos de colocación los puntos medios de cada ele-
mento; estos puntos reciben el nombre de nudos o nodos. En el método de elementos finitos se
numeran los elementos y los nudos. En este caso la numeración es bastante obvia numerándose
como nudo j el correspondiente al elemento j. La función ˆ u puede escribirse en forma estándar
como
u ≃ ˆ u = ψ +
M−1

j=1
a
j
φ
j
en Ω (2.4)
que particularizada al presente caso resulta en
u ≃ ˆ u =
M−1

j=1
ˆ u
j
φ
j
en Ω (2.5)
en la que se ha omitido la función ψ.; φ
j
representa una función de forma global discontinua
definida para tomar el valor 1 sobre el elemento j y cero sobre los otros elementos; y ˆ u
j
es el valor
que toma la función u en el nodo j. Desde un punto de vista elemental, la aproximación resulta
u ≃ ˆ u = ˆ u
e
N
e
= ˆ u
e
en el elemento e (2.6)
La aproximación ˆ u no coincidirá en los extremos del dominio (x = 0, x = L) con los valores que
toma la función original u en los mismos, sin embargo, estos valores pueden aproximarse tanto
como se quiera reduciendo la longitud de los elementos para x = 0 y x = L.
En la Fig.1.b se ha utilizado la misma subdivisión del dominio pero se mejoró la discretización
adoptando una variación lineal en cada elemento. En este caso los nudos se definen coincidentes
con los extremos del elemento y se asocia una función de forma global φ
i
a cada nudo i con la
propiedad de que φ
i
es no nula en los elementos conectados por este nudo, vale 1 sobre el nudo i
y cero en los otros nudos. Entonces, desde un punto de vista global se puede escribir
u ≃ ˆ u =
M

j=1
ˆ u
j
φ
j
en Ω (2.7)
con
φ
j
_
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
_
x −x
j−1
h
j
para x
j−1
≤ x ≤ x
j
x
j+1
−x
h
j+1
para x
j
≤ x ≤ x
j+1
0 para x ≤ x
j−1
y x ≥ x
j+1
(2.8)
en la que ˆ u
j
es valor que toma u en el nodo j. En consecuencia, la aproximación (2.7) automáti-
camente coincide en los extremos de Ω con los valores de u y no es necesario utilizar una función
ψ. Si la aproximación se considera desde el elemento entonces
u ≃ ˆ u = u
i
N
e
i
+u
j
N
e
j
en el elemento e (2.9)
en la que u
i
y u
j
son los valores de u en los nodos i y j y N
e
i
y N
e
j
las funciones de interpolación
lineales definidas como:
22
Figura 1 Aproximación de una función mediante:
a) elementos constantes y
b) elementos de variación lineal
N
e
i
=
h
e
−(x −x
i
)
h
e
N
e
j
=
x −x
i
h
e
(2.10)
en la que h
e
= x
j
−x
i
.
Las dos aproximaciones presentadas permiten aproximar la función propuesta tanto como se
quiera en la medida en que se aumente el número de subdivisiones del dominio.
23
Finalmente, los coeficientes de la aproximación se obtienen minimizando el residuo,
_
L
0
φ
i
(u − ˆ u) dx = 0 (2.11)
en donde se ha usado como función de peso las mismas funciones de prueba que las usadas en la
aproximación (2.7). Los pasos restantes son idénticos a los ya utilizados en el capítulo anterior.
2.3. Aproximación a la solución de ecuaciones diferenciales —
condiciones de continuidad
Las funciones de aproximación definidas en la sección anterior, pueden ser utilizadas en la
solución de ecuaciones diferenciales. Recordemos la forma general de una ecuación diferencial en
una dimensión
A(u) = L(u) +p = 0 en Ω (2.12)
sujeta a las condiciones de borde
B(u) = M(u) +r = 0 en Γ (2.13)
de la que podemos obtener una forma discreta a partir del método de residuos ponderados
_

W
i
R

dΩ +
_
Γ
__
W
i
R
Γ
dΓ = 0 (2.14)
con
R

= L(ˆ u) +p (2.15)
R
Γ
= M(ˆ u) +r (2.16)
En la sección anterior se aproximó, una función utilizando funciones discontinuas, y funciones
continuas con derivadas discontinuas. La pregunta es: ¿pueden utilizarse estas funciones habida
cuenta que la ecuación (2.14) contiene derivadas de las funciones de aproximación? Para contestar
esta pregunta, consideremos el caso de tres tipos de funciones de aproximación φ cerca del punto
A de unión de dos elementos unidimensionales. La primera función es discontinua en el punto A,
mientras que la segunda muestra una discontinuidad en la derivada primera, en el mismo punto,
y la tercera una discontinuidad en la derivada segunda. En consecuencia, las funciones ilustradas
darán valores infinitos para la primera, segunda, y tercera derivada respectivamente en los puntos
donde dicha discontinuidad ocurre.
Si vamos a evaluar la integral de residuos ponderados (2.14), es deseable que dichos valores
infinitos sean evitados, ya que de otra forma la integral puede quedar indeterminada. Entonces,
si aparecen derivadas de orden s en las integrales (2.14) (es decir, que los operadores L o M
contienen dichas derivadas), debemos asegurar que las derivadas de orden s − 1 sean continuas
en las funciones de prueba φ
j
utilizadas en la aproximación. En otras palabras, diremos que es
necesario que las funciones utilizadas muestren continuidad C
s−1
.
Por ejemplo, si estamos aproximando una función y no hay operadores diferenciales entonces s =
0 y podremos utilizar las funciones de forma de la Fig.2.a. Si en cambio aparecen derivadas primeras
en los operadores L o M, entonces s = 1, y necesitaremos continuidad C
0
como la mostrada en la
Fig.2.b. Si aparecen derivadas segundas, entonces s = 2, y será necesaria continuidad C
1
, como se
muestra en 2.c.
Las condiciones de continuidad impuestas a las funciones de prueba son aplicables también
a las funciones de peso W
i
. Por lo que en el caso de la ec. (2.14), podrán tomarse como válidas
funciones de peso discontinuas con discontinuidades finitas. En rigor, hemos utilizado funciones de
Dirac cuando definimos la aproximación por colocación. En este caso se ha violado claramente la
regla recién enunciada, pero esta excepción es permisible en la medida que la integral del residuo
adopte un valor finito. En general, este tipo de funciones de peso especiales no se utiliza y las
reglas expuestas son suficientes.
24
Figura 2 Comportamiento de tres funciones de forma y sus derivadas
en la unión A de dos elementos unidimensionales
2.4. Cálculos básicos en el método de elementos finitos
A fin de poder exponer claramente los aspectos más relevantes del método de elementos finitos,
analizaremos un ejemplo sencillo. Sea resolver la siguiente ecuación diferencial, cuya formulación
fuerte es encontrar la función u que satisfaga la siguiente ecuación diferencial y condiciones de
borde:

d
2
u(x)
dx
2
+u(x) = f(x) para 0 ≤ x ≤ 1
y f(x) = x, u(0) = 0, u(1) = 0
_
¸
_
¸
_
(2.17)
La minimización del residuo de esta ecuación conduce a la expresión
_
1
0
W
i
_

d
2
ˆ u
dx
2
+ ˆ u −f(x)
_
dx = 0 (2.18)
25
cuya forma débil resulta de la integración por partes del primer término
_
1
0
dW
i
dx
dˆ u
dx
dx − W
i
dˆ u
dx
¸
¸
¸
¸
1
0
+
_
1
0
W
i
ˆ u dx =
_
1
0
W
i
f(x) dx (2.19)
Finalmente, si las funciones de peso se eligen de tal forma que W
i
(0) = W
i
(1) = 0, entonces resulta
_
1
0
_
dW
i
dx
dˆ u
dx
+W
i
ˆ u
_
dx =
_
1
0
W
i
f(x) dx (2.20)
En la Fig.3 se ha dividido el dominio en 4 elementos denotados Ω
i
= 1, 2, 3, 4. Tomemos como
aproximación para la función incógnita la definida en la ec. (2.7)
ˆ u =
3

j=1
u
j
φ
j
(2.21)
y para la función de peso la siguiente
W
i
= φ
i
i = 1, 2, 3 (2.22)
en las que u
j
son los valores de u en los nudos y las φ
j
las funciones de interpolación globales
definidas en ec. (2.8) y representadas en la Fig.4. Reemplazando las ec. (2.21) y (2.22) en la (2.20)
se obtiene
_
1
0
_
_
φ
i,x
_
3

j=1
u
j
φ
j
_
,x

i
_
3

j=1
u
j
φ
j
_
_
_
dx =
_
1
0
φ
i
f(x) dx ; i = 1, 2, 3 (2.23)
donde (.)
,x
= d (.) /dx. Esta expresión se puede escribir como
3

j=1
__
1
0
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx
_
u
j
=
_
1
0
φ
i
f(x) dx (2.24)
o en forma compacta
3

j=1
K
ij
u
j
= F
i
; i = 1, 2, 3 (2.25)
con
K
ij
=
_
1
0
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx (2.26)
F
i
=
_
1
0
f(x) φ
i
dx (2.27)
Figura 3 Discretización en 4 elementos
26
2.4.1. Propiedades de la matriz K y del vector F
Examinemos algunas de las propiedades de la matriz K y del vector F.
a) Aditividad de la matriz K: esta es una de las propiedades más importantes en el método
de elementos finitos. Esta propiedad se deriva de la propiedad que poseen las integrales respecto a
su dominio, es decir
K
ij
=
_
1
0
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx =
=
_
h
0
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx +
_
2h
h
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx+
+
_
3h
2h
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx +
_
1
3h
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx =
=

4
e=1
_
Ωe
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx =

4
e=1
K
e
ij
(2.28)
en la que
_

e
denota integración sobre el elemento Ω
e
. Pero en el interior del elemento (ver ecs.2.8
y 2.10) se satisfacen las igualdades φ
i
= N
i
y φ
j
= N
j
. Entonces, podemos escribir
K
e
ij
=
_
Ωe
_
φ
i,x
φ
j,x

i
φ
j
_
dx =
_
Ωe
(N
i,x
N
j,x
+N
i
N
j
) dx (2.29)
representa las componentes de la matriz de “rigidez” elemental para el elemento Ω
e
, y en
consecuencia
K
ij
=
4

e=1
K
e
ij
(2.30)
En forma análoga,
F
i
=
4

e=1
F
e
i
, F
e
i
=
_

e
f(x) N
i
dx (2.31)
en donde F
e
i
son las componentes del vector de “cargas” para el elemento Ω
e
y N
i
son las funcio-
nes elementales definidas en (2.10). Debido a esta propiedad, es posible generar K y F calculando
solamente las matrices K
e
y F
e
para un elemento típico Ω
e
y sumar luego las contribuciones según
las ec.(2.30) y (2.31). Este procedimiento se conoce como ensamble y será elaborado más adelante.
b) La matriz K es bandeada: para el ejemplo planteado, y las funciones de interpolación de
la fig. 4 resulta que φ
i
y φ
j
= 0 cuando i = j o cuando i = j con la condición de que los elementos
compartan un nudo. Lo mismo sucede con las derivadas, por lo que cuando i, j no satisfacen las
condiciones anteriores resulta K
ij
= 0, lo que origina una matriz que presentará elementos no nulos
en y próximos a la diagonal, zona esta que se conoce como banda de la matriz. Fuera de la banda
los elementos son nulos. En general, el ancho de banda depende de la numeración de los nodos
por lo debe prestarse especial atención a este aspecto.
c) Simetría de K: Intercambiando los índices i, j en las expresiones integrales que definen
la matriz de rigidez (2.29) , se obtiene el mismo resultado por lo que K
ij
= K
ji
, es decir que la
matriz de rigidez es simétrica.
Las propiedades descriptas anteriormente son importantes a la hora definir la estrategia de
cálculo y programación del método.
2.4.2. Descripción global y local del elemento.
Retomemos el problema de calcular la contribución de cada elemento a: la matriz de rigidez K
global del sistema (2.30) y al vector de cargas F (2.31).
27
Figura 4 Funciones de base y sus derivadas
A partir de la propiedad de aditividad, se observa que los cálculos son esencialmente repetitivos
para cada elemento, por lo que sólo necesitamos realizarlos sobre un elemento típico. A tal fin, es
conveniente introducir un punto de vista local del elemento, ver fig. 5 . Para resaltar las diferencias
con el punto de vista global, enunciemos las propiedades del elemento desde ambos enfoques:
a) Descripción global del elemento
1. Dominio [x
i
, x
j
]
2. Nudos {i, j}
3. Grados de libertad {u
i
, u
j
}
4. Funciones de forma {N
e
i
(x), N
e
j
(x)} definidas en las ec. (2.10)
5. Función de interpolación:
ˆ u
e
(x) = N
e
i
(x) u
i
+N
e
j
(x) u
j
en donde u
i
, u
j
son los valores de la función u en los nudos i y j.
Las cantidades anteriores están en función de parámetros globales, y las cantidades correspon-
dientes en coordenadas locales se escriben
b) Descripción local del elemento
1. Dominio [ξ
1
, ξ
2
]
2. Nudos {1, 2}
3. Grados de libertad {u
1
, u
2
}
4. Funciones de forma {N
e
1
(ξ), N
e
2
(ξ)}
5. Función de interpolación: ˆ u
e
(ξ) = N
e
1
(ξ) u
1
+N
e
2
(ξ) u
2
; en donde u
1
, u
2
son los valores
de la función u en los nudos 1 y 2.
28
Figura 5 Descripción local y global del elemento
Notar que en la descripción local, los nudos se empiezan a numerar desde 1.
Para relacionar los dominios local y global, utilizaremos una transformación afín definida como:
ξ : [x
i
, x
j
] →[ξ
1
, ξ
2
] tal que ξ(x
i
) = ξ
1
y ξ(x
j
) = ξ
2
(2.32)
Es corriente adoptar ξ
1
= −1 y ξ
2
= 1, y entonces ξ puede escribirse como
ξ(x) = c
1
+c
2
x (2.33)
en la que c
1
y c
2
se determinan al resolver el siguiente sistema
c
1
+c
2
x
i
= −1
c
1
+c
2
x
j
= 1
(2.34)
que conduce a
ξ(x) =
2 x −x
i
−x
j
h
e
(2.35)
en la que h
e
= x
j
−x
i
. La función inversa de ξ(x) se obtiene resolviendo x de la anterior
x(ξ) =
h
e
ξ +x
i
+x
j
2
(2.36)
Utilizando esta expresión es posible definir las funciones de forma locales a partir de las corres-
pondientes globales. Reemplazando la ec. (2.36) en las ec. (2.10) se obtienen
N
e
1
(ξ) =
1
2
(1 −ξ) N
e
2
(ξ) =
1
2
(1 +ξ) (2.37)
29
que permiten completar el punto de vista local del elemento. Notemos que, usando estas funciones
de interpolación, la ec. (2.36) se puede reescribir como
x(ξ) = N
e
1
(ξ) x
i
+N
e
2
(ξ) x
j
(2.38)
lo que muestra que la interpolación utilizada en el dominio es idéntica a la utilizada en la interpo-
lación de la función u.
Calculemos para uso posterior las siguientes derivadas
N
e
1,ξ
(ξ) = −
1
2
; N
e
2,ξ
(ξ) =
1
2
(2.39)
x

(ξ) =
h
e
2
; ξ
,x
(x) =
2
h
e
= [x

(ξ)]
−1
(2.40)
2.4.3. Cálculo explícito de la matriz de rigidez y del vector de fuerzas elementales
Antes de entrar de lleno en el cálculo recordemos algunos resultados preliminares
Fórmula para el cambio de variables:
Sea una función integrable f : [x
1
, x
2
] → R y sea x : [ξ
1
, ξ
2
] → [x
1
, x
2
] una función
continuamente diferenciable con x(ξ
1
) = x
1
y x(ξ
2
) = x
2
. Entonces
_
x
2
x
1
f(x) dx =
_
ξ
2
ξ
1
f(x(ξ)) x

(ξ) dξ (2.41)
Regla de la cadena:
Sean f y x las mismas funciones anteriores y asumamos que f es diferenciable. Entones
d

f(x(ξ)) = f
,x
(x(ξ)) x

(ξ) (2.42)
2.4.3.1. Cálculo de la matriz de rigidez elemental
A partir de estos resultados podemos resolver la matriz, ec. (2.29), del elemento como sigue
K
e
ij
=
_
Ωe
[N
i,x
(x)N
j,x
(x) +N
i
(x)N
j
(x)] dx
=
_
1
−1
[N
i,x
(x(ξ))N
j,x
(x(ξ)) +N
i
(x(ξ)) N
j
(x(ξ))] x

(ξ)dξ
=
_
1
−1
N
i,ξ
(ξ) N
j,ξ
(ξ) [x

(ξ)]
−1
dξ +
_
1
−1
N
i
(ξ) N
j
(ξ) x

(ξ) dξ
(2.43)
obtenida por un cambio de variables, con x(ξ) definida en la ec. (2.36), y el uso de la regla de la
cadena (2.42). Resolviendo estas integrales resulta la siguiente matriz elemental
K
e
=
_
¸
¸
¸
_
1
h
e
+
h
e
3

1
h
e
+
h
e
6

1
h
e
+
h
e
6
1
h
e
+
h
e
3
_
¸
¸
¸
_
(2.44)
30
2.4.3.2. Cálculo del vector de cargas
Para nuestro ejemplo el vector de cargas esta dado por la ec. (2.31)
F
e
i
=
_

e
f(x) N
i
(x) dx (2.45)
en la que para nuestro caso f(x) = x. Antes de resolver esta integral es conveniente aproximar la
función f(x) escribiéndola globalmente como
f(x) =
4

e=1
f
e
(x) =
4

e=1
[N
i
(x) f
i
+N
j
(x) f
j
] (2.46)
en la que f
i
= f(x
i
) y f
j
= f(x
j
). Llevando la ec. (2.46) a la ec. (2.45) y haciendo el cambio de
variables globales a locales resulta
F
e
i
=
_
1
−1
N
i
(ξ) [N
i
(ξ) f
i
+N
j
(ξ) f
j
] x

(ξ) dξ
F
e
j
=
_
1
−1
N
j
(ξ) [N
i
(ξ) f
i
+N
j
(ξ) f
j
] x

(ξ) dξ
que integradas conducen al siguiente vector de fuerzas elemental
F
e
=
_
_
F
e
i
F
e
j
_
_
=
h
e
6
_
_
2 f
i
+f
j
f
i
+ 2 f
j
_
_
(2.47)
Tomando h = 1/4, y utilizando los resultados obtenidos resultan las siguientes matrices elementa-
les:
Elemento Ω
1
K
1
=
_
K
1
ij
¸
=
1
24
_
¸
¸
¸
¸
_
98 0 0
0 0 0
0 0 0
_
¸
¸
¸
¸
_
; F
1
=
_
F
1
i
_
=
1
96
_
¸
¸
¸
¸
_
2
0
0
_
¸
¸
¸
¸
_
Elemento Ω
2
K
2
=
_
K
2
ij
¸
=
1
24
_
¸
¸
¸
¸
_
98 −95 0
−95 98 0
0 0 0
_
¸
¸
¸
¸
_
; F
2
=
_
F
2
i
_
=
1
96
_
¸
¸
¸
¸
_
4
5
0
_
¸
¸
¸
¸
_
Elemento Ω
3
K
3
=
_
K
3
ij
¸
=
1
24
_
¸
¸
¸
¸
_
0 0 0
0 98 −95
0 −95 98
_
¸
¸
¸
¸
_
; F
3
=
_
F
3
i
_
=
1
96
_
¸
¸
¸
¸
_
0
7
8
_
¸
¸
¸
¸
_
31
Elemento Ω
4
K
4
=
_
K
4
ij
¸
=
1
24
_
¸
¸
¸
¸
_
0 0 0
0 0 0
0 0 98
_
¸
¸
¸
¸
_
; F
4
=
_
F
4
i
_
=
1
96
_
¸
¸
¸
¸
_
0
0
10
_
¸
¸
¸
¸
_
y de acuerdo a las ec. (2.30) y (2.31) resulta
K =[K
ij
] = K
1
+K
2
+K
3
+K
4
=
1
24
_
¸
¸
¸
¸
_
196 −95 0
−95 196 −95
0 −95 196
_
¸
¸
¸
¸
_
F = {F
i
} = F
1
+F
2
+F
3
+F
4
=
1
96
_
¸
¸
¸
¸
_
6
12
18
_
¸
¸
¸
¸
_
que conducen, luego de resolver el sistema, a los siguientes valores nodales
u = [0,0353, 0,0569, 0,0505]
T
que permite escribir la solución aproximada como
ˆ u = 0,0353 φ
1
+ 0,0569 φ
2
+ 0,0505 φ
3
(2.48)
Ejercicio N

24: Calcular el vector de cargas F y la matriz de rigidez K para un modelo de
elementos finitos de 4 elementos igualmente espaciados con funciones de base lineales para el
siguiente problema
−u
,xx
= 1 , con 0 ≤ x ≤ 1
u(0) = u(1) = 0
Graficar la solución exacta y la aproximada.
2.5. Estimación del error en el MEF
La necesidad de estimar el error aparece en forma natural, ya que de partida estamos obte-
niendo soluciones aproximadas. Además, debemos establecer la forma en que dicho error se verá
afectado a medida que el número de elementos se incremente. Se define el error, e (x), de una
aproximación como la diferencia entre el valor exacto y el aproximado
e(x) = u(x) − ˆ u(x) (2.49)
Es obvio que el verdadero error no podrá ser evaluado si no se conoce la solución exacta; sin embar-
go, aun cuando u(x) sea desconocido, es posible construir estimaciones del error y determinar
si éste decrece a medida que aumenta el número de elementos. Tener información al respecto es de
gran utilidad cuando se debe elegir entre varios elementos o cuando habiendo elegido elemento, se
desea conocer la influencia que tendrá en la solución el duplicar o triplicar su número. De hecho,
un análisis del error puede mostrar la incapacidad de algún elemento para resolver el problema
entre manos.
De la definición de error se observa que éste es una función, y en consecuencia, si vamos a
hablar de la exactitud de nuestra solución, debemos ser capaces de cuantificar o medir el tamaño
32
de funciones. Una medida universalmente aceptada como la magnitud de una función g, es un
número positivo que se conoce como norma de g y se escribe g. Si g ≡ 0, entonces g = 0;
recíprocamente, si g = 0, entonces se interpreta que g es cero. De esto surge que para poder
estimar el error debemos elegir la norma con la que mediremos nuestra aproximación.
Las normas comúnmente utilizadas en conjunción con el MEF son tres: la norma basada en la
energía e
E
, la norma media cuadrática e
0
y la norma infinita o máxima e

.
a) La definición de la norma energética e
E
está asociada a la forma que toma la energía
elástica del problema entre manos. Tomemos por ejemplo el problema definido en la sección anterior
mediante la (2.17) y cuya solución esta dada en la expresión (2.48). Esta solución se puede escribir
en forma compacta como
u (x) = φ u = u
T
φ
T
en donde φ =[φ
1
, φ
2
, φ
3
] y u =[u
1
, u
2
, u
3
]
T
contienen las funciones de forma y los desplazamientos
nodales respectivamente. Mostremos que la energía de deformación aproximada es
U =
1
2
_
1
0
_
(ˆ u
,x
)
2
+ ˆ u
2
¸
dx
=
1
2
_
1
0
_
u
T
φ
T
,x
φ
,x
u +u
T
φ
T
φ u
¸
dx
=
1
2
u
T
_
_
1
0
_
φ
T
,x
φ
,x

T
φ
¸
dx
_
u
=
1
2
u
T
K u
Entonces, se define a la norma energética del error como la raíz cuadrada del doble de la energía
de deformación producida por el error
e
E
=
__
1
0
_
(e
,x
)
2
+e
2
¸
dx
_
1/2
(2.50)
Esta norma es una de las formas mas naturales y significativas de cuantificar el error. Si la aproxi-
mación adoptada muestra un buen comportamiento respecto de esta norma a medida que se refina
la malla, podemos, en general, asegurar que tenemos un método de aproximación aceptable.
b) La norma media cuadrática (L
2
o “L-dos”) mide la raíz media cuadrática del error de
una función en su dominio y se define por
e
0
=
__
1
0
e
2
dx
_
1/2
(2.51)
c) La norma infinita o máxima mide el máximo valor absoluto de la función en su dominio
e

= max|e (x)| 0 ≤ x ≤ 1 (2.52)
2.5.1. Estimaciones asintóticas del error
En las aplicaciones del MEF es común buscar “estimaciones asintóticas” de las normas recién
definidas, es decir, estimaciones de la forma
e ≤ Ch
p
(2.53)
en las que h es la longitud de los elementos utilizados para discretizar el dominio, C es una
constante que depende de los datos del problema y p es un entero que depende de las funciones de
base adoptadas en los elementos. El exponente p es una medida de la velocidad de convergencia del
método respecto a una norma en particular. Es posible que existan situaciones en las que se obtiene
33
convergencia respecto a una norma y no respecto a otra; de hecho la noción de convergencia es,
sin dudas, dependiente de la norma adoptada.
Las estimaciones del error que como la (2.53) no requieren información de la solución, se conocen
como estimaciones a priori. En contraposición, las estimaciones que necesitan de la solución para
ser evaluadas, se conocen como estimaciones a posteriori. Para el problema planteado, se puede
demostrar que las estimaciones a priori, para funciones de interpolación lineales, son
e
E
≤ C
1
h
e
0
≤ C
2
h
2
e

≤ C
3
h
2
(2.54)
Existen otras medidas del error que pueden ser de interés, como por ejemplo
e
,x


= max
¸
¸
¸e (x)
,x
¸
¸
¸ 0 ≤ x ≤ 1
o
e
,xx


, e
,x

0
o e
,xx

0
Inclusive, se puede evaluar el error puntualmente calculando |e (ξ)|, donde ξ es un punto del
dominio de la solución. Digamos que muchos elementos presentan puntos de superconvergencia,
en los que se observa altas velocidades de convergencia (y en consecuencia elevada exactitud). De
todos modos, las normas (2.54) son las más útiles cuando se utiliza el MEF.
Volviendo a la expresión (2.53) destaquemos que una ecuación de la forma
E(h) = C h
p
es una recta cuando se grafica en coordenadas log-log esto es
log E = p log h + log C
de donde si graficamos log e versus logh obtendremos la velocidad de convergencia para la norma
˙ _ ya que ésta coincide con la pendiente de la recta. En la Fig.6 se muestra el comportamiento
del error energético y medio cuadrático para el ejemplo considerado.
Ejercicio N

25: Calcular la solución exacta y la solución con dos, cuatro y seis elementos para
el problema de contorno definido por
−u
,xx
= 1 −x
2
; 0 ≤ x ≤ 1
u(0) = 0 ; u (1) = 0
a) Calcular las normas del error e
E
y e
0
para cada malla y graficar log e vs log h. Indique
las velocidades de convergencia para cada norma.
b) Calcule el error puntual en x = 1/8 para cada malla. Cual es la velocidad de convergencia en
ese punto?
c) Idem para el punto de coordenada x = 1/2. Que encuentra de particular en este punto?
Nota: este resultado no es habitual y no tipifica a las aproximaciones por EF.
34
Figura 6 Curvas del error utilizando ejes log-log
35
36
Capítulo 3 Formulación del problema de segundo
orden con dos condiciones de contorno
por A. Brewer
3.1. Introducción
Trataremos de establecer algunas resultados generales del MEF utilizando un problema unidi-
mensional caracterizado por la siguiente ecuación diferencial
a
0
(x)
d
2
u(x)
dx
2
+a
1
(x)
du(x)
dx
+a
2
(x) u(x) = f(x) (3.1)
en la que u(x) es la función incógnita, a
0
, a
1
y a
2
son coeficientes que, como la función f, dependen
de la variable utilizada para describir el dominio. La ec. (3.1) es lineal debido a que la incógnita
u(x) y sus derivadas aparecen linealmente en la ecuación. Como consecuencia inmediata de la
linealidad, se puede aplicar el principio de superposición: si u = u
1
es solución de la ec. (3.1) para
determinada función f = f
1
y u = u
2
es la solución obtenida para f = f
2
entonces para constantes
arbitrarias α y β resulta que α u
1
+β u
2
es la solución del problema cuando f = α f
1
+β f
2
. La
ecuación se dice de segundo orden por el máximo orden de derivación de la incógnita presente.
Trataremos en seguida el caso en el cual la ecuación diferencial (3.1) se satisface solamente
en los subdominios del problema y determinaremos las condiciones que deben satisfacerse en las
interfaces de estos subdominos.
Es sabido que la integración de la ec. (3.1) en un subintervalo conducirá a una solución general
que contiene dos constantes arbitrarias. Una especificación completa del problema, deberá entonces
incluir, además de la ecuación diferencial, información adicional que permita determinar estas dos
constantes. Esta información es lo que se conoce como condiciones de borde en el intervalo. En
estas notas, se tratarán problemas de contorno elípticos en los que el coeficiente a
0
(x) nunca
cambia de signo o se anula en el dominio y además, las condiciones de borde se fijan una en cada
extremo del intervalo e involucran solamente los valores de la función y/o sus derivadas primeras.
En consecuencia, las condiciones de borde más generales asociadas con la ec. (3.1), que satisfacen
las imposiciones anteriores y que preservan la linealidad del problema, pueden escribirse como
α
0
du(0)
dx

0
u(0) = γ
0
α
L
du(L)
dx

L
u(L) = γ
L
(3.2)
en la que α
0
, β
0
, γ
0
, α
L
, β
L
, y γ
L
son constantes.
3.2. Origen físico del problema
En la primera parte, se muestra cómo debe formularse un problema que posee algunas dis-
continuidades y posteriormente se presenta la formulación débil, que incluirá en forma natural las
discontinuidades presentes.
En general, la ec. (3.1) tiene su origen en la descripción matemática de fenómenos físicos que no
dependen del tiempo. A continuación haremos una descripción en abstracto de dichos problemas (es
decir, sin una referencia específica a ninguno de ellos). Mostraremos cómo se obtienen la ecuación
diferencial y las demás condiciones necesarias para la definición del problema a partir de imponer
una condición de “suavidad” sobre la solución que se busca, y de un principio físico al que nos
37
referiremos como ” ley de conservación”. Estos resultados serán de aplicación a un amplio rango de
problemas prácticos que serán identificados asociando los coeficientes y funciones de la ec. (3.1) con
las variables físicas apropiadas al problema entre manos. Muchos problemas se formulan utilizando
dos variables: las variable de estado u y el flujo σ. Estas variables se relacionan entre si mediante
una ecuación constitutiva, que contiene una descripción del material en el cual se desarrolla el
proceso en estudio.
La ecuación constitutiva que describe el comportamiento para materiales lineales es de la forma
σ(x) = −k(x)
du(x)
dx
(3.3)
en la que k(x) se conoce como módulo del material y es un dato del problema. Asumiremos que
k(x) es siempre positivo o negativo.
La ley de conservación es un enunciado que condiciona al flujo en el sentido de que para un
determinado subdominio el flujo neto que entra al subdominio es cero (es decir, el flujo se conserva).
El flujo puede estar presente en el sistema de dos formas: una a través de una distribución interna
de fuentes, descriptas por la función f (x), y otra a través del borde de la región. En la tabla3.1 se
muestran distintas interpretaciones de u, σ, k, y f para distintos problemas físicos.
A parte de la ley de conservación y de la ecuación constitutiva, aparecen condiciones sobre
la variable de estado u: en todos los problemas de interés se requiere que u(x) sea una función
continua de x. A esta condición, se le puede agregar que u(x) tome un valor determinado en uno
o ambos extremos. Esta condición se llama condición de borde esencial. Toda otra condición
en problemas de contorno, son derivables a partir del principio de conservación.
Para fijar ideas, consideremos un problema unidimensional que sea representativo de las con-
diciones recién enunciadas. Sea por ejemplo una barra en el dominio [0, L] como se muestra en la
Fig. 1. El cuerpo esta formado por dos materiales, uno en el intervalo [0, x
1
] y otro en el intervalo
[x
1
, L]. Si bien el módulo k sufre una discontinuidad en x
1
, se asume que es continuo en cada uno
de los subdominios.
Variable Módulo del Ecuación
Problema Principio de de estado Flujo material Fuente Constitutiva
físico conservación u σ k f σ = −ku

deformación
de una
barra
elástica
equilibrio
de fuerzas
(conservación
de la
cantidad de
movimiento)
desplazamiento tensión módulo de
elasticidad
de Young
fuerzas
másicas
ley de Hooke
conducción
del calor en
una barra
conservación
de la
energía
temperatura flujo de
calor
conductividad
térmica
fuentes de
calor
ley de Fourier
flujo de un
fluido
conservación
de la
cantidad de
movimiento
velocidad tensión de
corte
viscosidad fuerzas
másicas
ley de Stokes
electrostática conservación
del flujo
eléctrico
potencial
eléctrico
flujo
eléctrico
permisibidad
dieléctrica
carga ley de
Coulomb
flujo en
un medio
poroso
conservación
de la masa
carga
hidráulica
velocidad
del flujo
permeabilidad fuente de
fluido
ley de Darcy
Cuadro 3.1 Valor de las constantes para distintos problemas físicos
38
Figura 1 a) Problema unidimensional dividido en cuatro subregiones;
b) flujos en el interior de los elementos y
c) flujo en el borde de un elementos
Por otro lado, se observa que la distribución f de las fuentes internas es continua en todos los
puntos salvo en x = x
2
, donde se encuentra una fuente concentrada de intensidad
ˆ
f, representada
por una función δ de Dirac, y en el punto x = x
3
donde la función f presenta una discontinuidad
simple. Entonces, los datos conducen naturalmente a la definición de cuatro subdominios Ω
i
, i = 1,
2, 3, 4, dentro de los cuales los datos son suaves, y cinco puntos (incluidos los extremos) x
i
, i = 0,
1, 2, 3, 4, en los cuales existen discontinuidades en alguno de los datos. Diremos que cada uno de
los subdominios Ω
i
es un subdominio suave.
A continuación formularemos una descripción matemática clásica (formulación fuerte), utili-
zando solamente las condiciones esenciales de u, la ley de conservación, la ecuación constitutiva, y
los datos del problema unidimensional
1. El flujo debe conservarse en todo punto. Consideremos un punto
_
x en el interior de un subdo-
minio suave [a,b] como el indicado en la Fig. 1.b. El flujo está indicado por flechas en la figura. El
elemento contiene además una fuente interna de intensidad f(x). Entonces, por conservación de
flujo resulta que
σ(b) −σ(a) =
b
_
a
f(x) dx (3.4)
2. Para determinar la forma que adopta la ley de conservación en el punto, tomamos límites en
39
ambos miembros haciendo tender el punto a desde la izquierda de
_
x y a b desde la derecha. Debido
a que f(x) es acotada, en el límite la integral desaparece y se obtiene
l´ım
b→
_
x
+
σ(b) − l´ım
a→
_
x

σ(a) = l´ım
a→x

b→x
+
_
b
a
f (x) dx = 0
o
_
σ(
_
x)
¸
= l´ım
b→
_
x
+
σ(b) − l´ım
a→
_
x

σ(a) = 0 (3.5)
donde
_
σ(
_
x)
¸
es el salto de σ en
_
x. En consecuencia, la ec. (3.5) establece que si no hay disconti-
nuidades, el flujo resulta continuo en todos los puntos de los subdominios suaves Ω
i
, i = 1, 2, 3, 4.
3. A partir de que f(x) en la sec. (3.4) es continua, podemos aplicar el teorema del valor medio del
cálculo integral
_
b
a
f(x) dx = (b −a) f(ζ) siendo ζ un punto que pertenece al intervalo a < ζ < b
y f(ζ) es el promedio de f(x) sobre este intervalo. Entonces
σ(b) −σ(a) = (b −a) f(ζ)
Dividiendo por b −a y tomando límite por izquierda y derecha obtenemos
l´ım
a→x

b→x
+
σ(b) −σ(a)
(b −a)
= l´ım
a→x

b→x
+
f(ζ), a < ζ < b
Debido a la continuidad de f(x) el límite del segundo miembro existe y por ende el izquierdo y en
consecuencia para todo punto interior de una región suave se cumple

dx
= f(x) (3.6)
La sustitución de la ecuación constitutiva (3.3) en la ec. (3.6) conduce una ecuación diferencial
lineal de segundo orden

d
dx
_
k(x)
du(x)
dx
_
= f(x) (3.7)
que en los puntos en los cuales el módulo del material k(x) es suave, (3.7) puede expandirse como
−k(x)
d
2
u(x)
dx
2

dk(x)
dx
du(x)
dx
= f(x) (3.8)
ecuación que tiene la misma forma que la ec. (3.1).
4. Consideremos ahora puntos, como x = x
3
, en los que algunos datos son discontinuos pero
finitos. La discusión del punto 2 es todavía válida, y el principio de conservación del flujo conduce
al resultado
[σ(x
3
)] = 0
que muestra que el flujo es continuo aunque f(x) no lo sea. La consecuencia de la discontinuidad
de f(x) se refleja en el hecho de que el teorema del valor medio no puede ser aplicado en este
caso; ku

(el flujo) es continuo pero (ku

)

(que definiría a f(x)) no existe por no existir el lí mite.
En consecuencia en el punto x = x
3
no tenemos ecuación diferencial. En el punto x = x
1
donde
f(x) es continua pero k(x) es discontinuo, el principio de conservación conduce nuevamente a la
condición (3.5), es decir, [σ(x
1
)] = 0. También se verifica la ecuación diferencial (3.6) pero como
k(x) no es continua, no posee derivada, y no se puede expandir la ec. (3.7) para obtener la (3.8)
en este punto.
40
5. En el punto x
2
donde aparece una fuente concentrada de valor f =
ˆ
fδ(x − x
2
) escribimos la
ecuación de balance del flujo en una región que contiene al punto x
2
σ(b) −σ(a) =
b
_
a
¯
f(x) dx +
b
_
a
ˆ
fδ(x −x
2
) dx (3.9)
en la que
¯
f(x) es la parte suave de f(x). Tomando límites por izquierda y derecha del punto x
2
se
obtiene una condición de salto no homogénea
[σ(x
2
)] =
ˆ
f
A su vez, debido a que la última integral no depende de los límites a y b, no podemos obtener una
ecuación diferencial en el punto x = x
2
.
6. Finalmente consideremos los bordes del cuerpo, x = x
0
y x = x
4
. En todo problema físico existe
una definición de las condiciones de borde originadas por la interacción que el sistema en estudio
tiene con el medio que lo rodea. Los efectos del medio son incorporados al modelo matemático
prescribiendo en los bordes del sistema ya sea la variable de estado o el valor del flujo. Entonces,
por lo general es necesario hacer una modelización del medio adyacente para proveer una condición
de borde. La fig.1.c muestra el extremo izquierdo del cuerpo. El flujo en el borde se denota como
σ
0
. En este segmento el flujo se conserva, y en consecuencia
σ(a) −σ(o) =
a
_
0
f(x) dx
Tomando límites cuando a → 0 resulta σ(0) = σ
0
constituyendo esta igualdad una condición de
borde. Cuando se define el flujo en el borde, debemos reconocer que estamos asignando un sentido
a la derivada de u en estos puntos para representar el hecho de que el flujo está entrando o saliendo
del cuerpo. Específicamente, si se fija el flujo σ = σ
0
y σ = σ
L
en los extremos x = 0 y x = L,
tomaremos
−k(0)
_

du(0)
dx
_
= σ
0
−k(L)
_
du(L)
dx
_
= σ
L
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
(3.10)
A través de la ecuación constitutiva se observa que estas condiciones están fijando el valor de la
derivada de la variable de estado. Este tipo de condiciones de borde se denominan naturales. En
otras situaciones típicas (transferencia de calor por convección), el flujo se asume como proporcional
a la diferencia entre el valor de la variable de estado en el borde y su valor a alguna distancia en
el interior del medio. Por ejemplo, en x = 0 esta condición se escribe
σ
0
= p
0
[u(0) −u

] (3.11)
en la que p
0
es una constante que depende del módulo del material del medio adyacente y u

es
un valor de referencia de la variable de estado en el medio. La sustitución de la condición (3.11)
en la ecuación anterior conduce a
k(0)
du(0)
dx
= p
0
[u(0) −u

] (3.12)
Debido a que nuevamente aparece la derivada de u, la ec. (3.12) es también una condición de borde
natural de la ec. (3.7). Es obvio que el tipo de condición de borde será propio del problema físico
que se esté abordando. Resumiendo digamos que las condiciones de borde que consideraremos son:
41
1. Condiciones de borde esenciales, en las que se especifican los valores que adopta la variable de
estado u.
2. Condiciones de borde naturales en las que:
a) se especifica el valor del flujo o
b) se especifica una combinación lineal del flujo y de la variable de estado.
Por último notemos que en el caso de problemas en los cuales se especifiquen condiciones de
borde naturales en ambos extremos, deberá satisfacerse una condición global de conservación que
está dada por
σ
0

L
=
_
L
0
f (x) _dx (3.13)
3.3. Formulación variacional del problema
Resulta claro que el enunciado clásico del problema de contorno (3.1) y (3.2) implica condiciones
sobre la solución que pueden resultar muy difíciles de satisfacer aun para situaciones en las que
los datos resulten razonables. Lo que se pretende con una formulación variacional es obtener un
enunciado propicio para poder aplicar el método de elementos finitos. Es deseable además que
la formulación posea simetría y preferiblemente que las funciones de prueba y de peso posean el
mismo grado de suavidad, es decir, que el orden de derivación, que presenten ambas funciones en
el enunciado del problema, sea el mismo. Reescribamos nuestro problema

d
dx
_
k(x)
du(x)
dx
_
+c(x)
du(x)
dx
+b(x)u(x) = f(x)
x ∈ Ω
i
, i = 1, 2, 3, 4
_
k(x)
du(x)
dx
_
= 0 en x = x
1

_
k(x)
du(x)
dx
_
=
ˆ
f en x = x
2
_
k(x)
du(x)
dx
_
= 0 en x = x
3
α
0
du(0)
dx

0
u(0) = γ
0
, α
L
du(L)
dx

L
u(L) = γ
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.14)
en donde las condiciones de borde son la expresión general de alguna de las siguientes situaciones
• u(0) = ¯ u
0
; u(L) = ¯ u
L
• k(0)
du(0)
dx
= ¯ σ
0
; −k(L)
du(L)
dx
= ¯ σ
L
• k(0)
du(0)
dx
= p
0
[u(0) −u

] ; −k(L)
du(L)
dx
= p
0
[u(L) −u

]
Recordemos que el dominio Ω se ha dividido en cuatro subdominios como se indica en la fig.1.
Como en cada subdominio la función incógnita debe ser suave, podemos construir la función de
error para cada uno de ellos
R

i
= −[k u
,x
]
,x
+c u
,x
+b u −f
42
que puede minimizarse utilizando una función de peso
_

i
W R

i
dx =
_

i
W
_
−[k u
,x
]
,x
+c u
,x
+b u −f
_
dx
que se puede integrar por partes
_

i
W R

i
dx = − kWu
,x
|
x
i
x
i−1
+
_

i
(kW
,x
u
,x
+cWu
,x
+bWu) dx −
_

i
Wfdx (3.15)
Si u es solución del problema entonces
_

i
W R

i
dx = 0 y
4

i=1
_

i
W R

i
dx = 0 (3.16)
La sustitución de (3.15) en la ec. (3.16) resulta en
_
L
0
(kW
,x
u
,x
+cWu
,x
+bWu) dx +k (0) W (0) u
,x
(0) +
+[k (x
1
) u
,x
(x
1
)] W (x
1
) + [k (x
2
) u
,x
(x
2
)] W (x
2
) +
+[k (x
3
) u
,x
(x
3
)] W (x
3
) −k (L) W (L) u
,x
(L) =
_
L
0
W
¯
fdx
(3.17)
en donde
[k (x
i
) u
,x
(x
i
)] = l´ım
x→x
+
i
k (x
i
) u
,x
(x
i
) − l´ım
x→x

i
k (x
i
) u
,x
(x
i
)
La función
¯
f que aparece en el segundo miembro es la parte suave (es decir la parte integrable) de
la función f. A partir de las condiciones impuestas en los puntos de discontinuidad, ec. (3.14), la
ec. (3.17) queda
_
L
0
(kW
,x
u
,x
+ cWu
,x
+bWu) dx =
_
L
0
W
¯
fdx +
ˆ
fW (x
2
) −

k (0)
α
0

0
−β
0
u(0)] W (0) +
k (L)
α
L

L
−β
L
u(L)] W (L)
(3.18)
válida para toda función W admisible.
La ec. (3.18) contiene la ecuación diferencial, las condiciones de salto y las condiciones de borde
especificadas en (3.14). El problema variacional (3.18) caracteriza a la solución como una función
definida sobre todo el dominio [0, L] a diferencia de la definición por partes en (3.14). Algunas
observaciones de la forma variacional (3.18) son
1. Al integrar por partes se obtiene una integral que contiene derivadas primeras de las funciones
de peso y de forma. Esto significa que las funciones u y W deben ser miembros de una clase de
funciones, denominada H
1
, cuyas derivadas primeras al cuadrado sean integrables sobre Ω, es decir
deben satisfacer la condición
L
_
0
_
(u
,x
)
2
+u
2
¸
dx < ∞ (3.19)
Por otro lado, si el problema posee condiciones de borde esenciales, entonces a parte de la condición
anterior, debe exigirse a las funciones de peso que satisfagan las condiciones W(0) = W(L) = 0.
43
2. Las condiciones de borde no pueden construirse en forma arbitraria, sino que deben ser compati-
bles con la ecuación diferencial que gobierna el problema. En este sentido la formulación variacional
posee la ventaja de que cualquier condición de borde que pueda incorporarse naturalmente al pro-
blema, como consecuencia de la integración por partes, será automaticamente compatible con la
ecuación diferencial.
3. Recordemos que las condiciones de borde entran en la definición del problema variacional
(3.18) en dos formas: las condiciones de borde esenciales, que son la especificación del valor de la
solución, entran en el problema a partir de la definición del espacio admisible de las funciones del
problema, mientras que las condiciones naturales, que conllevan la especificación de las derivadas
de la solución, determinan la forma de la ecuación variacional.
Ejemplos:
i)
−u(x),
xx
+u(x) = f(x) 0 < x < L
u(0) = 0, u(L) = 0
ii)
−u(x),
xx
+u(x) = f(x) 0 < x < L
u(0),
x
= γ
0
, u(L),
x
= γ
L
Los enunciados variacionales de estos problemas son
V-i) Encontrar u en H
1
0
(es decir que u satisface las condiciones (3.19) y además u(0) = u(L) = 0)
tal que
L
_
0
(W
,x
u
,x
+Wu) dx =
L
_
0
Wfdx, ∀ W ∈ H
1
0
V-ii) Encontrar u ∈ H
1
tal que
L
_
0
(W
,x
u
,x
+Wu) dx =
L
_
0
Wfdx −γ
0
W(0) +γ
L
W(L), ∀ W ∈ H
1
Estos ejemplos muestran que las condiciones esenciales se introducen en V-i) a partir de la defini-
ción de la clase de funciones admisibles para proponer las funciones de prueba y las naturales como
datos en el segundo miembro de la ecuación en V-ii).
4. Por último, en analogía con la energía U definida anteriormente, podemos escribir la norma
energética para el problema (3.18) (con b(x) > 0)
e
E
=
__
L
0
_
k e
2
,x
+b e
2
_
dx
_
1/2
(3.20)
También puede utilizarse la norma H
1
equivalente
e
1
=
__
L
0
_
e
2
,x
+e
2
_
dx
_
1/2
(3.21)
Ejercicio N

26: Construir la forma débil indicando en cada caso el espacio de funciones de prueba
admisibles.
44
a)
−(k(x) u(x) ,
x
) ,
x
+u(x),
x
+u(x) = 0
en
0 < x < 1; 1 < x < 2; 2 < x < 3; 3 < x < 4;
con
[k (1) u
,x
(1)] = [k (2) u
,x
(2)] = 0; [k (3) u
,x
(3)] = 10
y
k(x)
_
_
_
1 0 ≤ x < 1
2 1 ≤ x < 2
1 2 < x < 4
;
_
_
_
u(0) = 0
u(4) ,
x
= 3
b)
−u(x)
,xx
+u(x) = δ (x −1) 0 < x < 2
u(0)
,x
= 2, u(2)
,x
+u(2) = 3
c)
u(x)
,xx
+u(x) = 0 0 < x < 1; 1 < x < 2
[u
,x
(1)] = 1; u(0) = u(2) = 0
Ejercicio N

27: los problemas de valores de contorno siguientes están mal condicionados o no
satisfacen las hipótesis descriptas en las notas. ?‘Qué está mal en ellos?
a)
1
(x −1)
u(x)
,xx
+u(x) = sen(x) 0 < x < 2
y u(0) = u(2) = 0
b)
(1 −x
2
) u(x)
,xx
+u(x)
,x
= 3 0 < x < 2
y u(0) = 0 ; u(2)
,x
= 1
c)
u(x)
,xx
+x u(x)
,x
= 3 0 < x < 1
y u(0)
,xx
= 0 ; u(1) = 0
d)
−u(x)
,xx
+u(x)
,x
= x 0 < x < 1
y
1
2
u(0)
,x
+u(1)
,x
= u(1) ; u (0)
,x
+ 2 u(1)
,x
= u(0)
3.4. Funciones de aproximación basadas en la interpolación de
Lagrange
En esta sección extenderemos las ideas respecto a las funciones de interpolación elementales
introduciendo una técnica que conduce a lo que se conoce como elementos finitos Lagrangeanos,
nombre que deriva del conceptos de interpolación utilizando polinomios de Lagrange:
1. Consideremos un elemento típico Ω
e
, aislado de la malla, y establezcamos un sistema local de
coordenadas ξ, cuyo origen se ubica en el centro del elemento, escalado de tal forma de satisfacer
que ξ = −1 en el extremo izquierdo y ξ = 1 en el derecho, Fig.2.a. Esto se realiza mediante la
transformación general que para el caso de un elemento de k + 1 nodos se escribe
ξ(x) =
2 x −x
e
1
−x
e
k+1
h
e
(3.22)
45
de tal modo que todo punto x en el intervalo x
e
1
≤ x ≤ x
e
k+1
se transforma en un punto ξ tal que
−1 ≤ ξ ≤ 1. Los cálculos serán realizados sobre este elemento “maestro” y denotaremos N
i
(ξ) a
sus funciones de interpolación. El grado de estas funciones será k, es decir que cada función N
i
(ξ)
del elemento contiene monomios en ξ hasta el orden ξ
k
, con k > 0.
Figura 2 (a) Elemento maestro con k+1 nodos;
(b) funciones de forma lineales para k=1;
(c) elemento de tres nodos con funciones cuadráticas (k=2).
2. Para obtener funciones de forma de grado k, identificamos k + 1 nodos (incluyendo los ex-
tremos) que dividen al elemento en k segmentos iguales. Sea ξ
i
, i = 1, 2, ..., k + 1, la coordenada ξ
correspondiente a cada nodo. Para cada nodo ξ
i
formamos el producto de las k funciones lineales
_
ξ −ξ
j
_
, j = 1, 2, ...k +1, j = i. Notar que este producto es cero en todos los nodos excepto en el
nodo i. Estas funciones son de la forma
nodo 1: (ξ −ξ
2
) (ξ −ξ
3
) ... (ξ −ξ
i
) ...
_
ξ −ξ
k+1
_
nodo 2: (ξ −ξ
1
) (ξ −ξ
3
) ... (ξ −ξ
i
) ...
_
ξ −ξ
k+1
_
.
.
.
.
.
.
nodo i: (ξ −ξ
1
) (ξ −ξ
2
) ...
_
ξ −ξ
i−1
_
...
_
ξ −ξ
i+1
_
...
_
ξ −ξ
k+1
_
(3.23)
3. Para cada nodo i se debe evaluar el correspondiente producto (3.23) en ξ = ξ
i
y dividir el
producto de las funciones por este valor. De esta manera se obtiene el polinomio N
i
normalizado
de tal modo que N
i

i
) = 1. La forma general resulta
N
i
(ξ) =
(ξ −ξ
1
) (ξ −ξ
2
) ...
_
ξ −ξ
i−1
_
...
_
ξ −ξ
i+1
_
...
_
ξ −ξ
k+1
_

i
−ξ
1
) (ξ
i
−ξ
2
) ...
_
ξ
i
−ξ
i−1
_
...
_
ξ
i
−ξ
i+1
_
...
_
ξ
i
−ξ
k+1
_ (3.24)
Estas funciones tienen la propiedad que
N
i
_
ξ
j
_
=
_
1 si i = j
0 si i = j
(3.25)
46
que muestra que las N
i
(ξ) son linealmente independientes. Estas k + 1 funciones definen una
base completa para el conjunto de polinomios de grado k. Esto significa que cualquier polinomio
de grado k o menor, puede ser generado univocamente utilizando como base los polinomios de
Lagrange. A su vez, esta propiedad se traslada a las funciones globales φ
i
generadas a partir de
estos polinomios, es decir, que todo polinomio de grado ≤ k puede expresarse en una única forma
como combinación lineal de las funciones φ
i
generadas por las funciones de forma (3.24).
Figura 3 a) Elemento de tres nodos con funciones cuadráticas
b) malla con tres elementos
c) funciones de base generadas por estos tres elementos
Para k = 1 (funciones de forma lineal), el elemento presenta 2 nodos y las funciones de inter-
polación resultan las ya conocidas
47
N
1
(ξ) =
(ξ −ξ
2
)

1
−ξ
2
)
=
1
2
(1 −ξ)
N
2
(ξ) =
(ξ −ξ
1
)

2
−ξ
1
)
=
1
2
(1 +ξ)
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
(3.26)
Para k = 2 (funciones de forma cuadráticas), el elemento presenta tres nodos y las funciones de
forma (ver Fig. 2.c) son
N
1
(ξ) =
1
2
ξ (1 −ξ) , N
2
(ξ) =
_
1 −ξ
2
_
, N
3
(ξ) =
1
2
ξ (1 +ξ) (3.27)
Las correspondientes funciones globales φ
i
se muestran en la Fig. 3.
Ejemplo: sea interpolar la función g(x) = sen(x) en el intervalo 0 ≤ x ≤ 1, utilizando dos
elementos cuadráticos como se muestra en la Fig. 4
Figura 4 Interpolación de g(x) usando 2 elementos cuadráticos.
Los nodos están ubicados en x = 0, 0,25, 0,5, 0,75 y1. Los valores de la función en estos
puntos son 0, 0,707, 1,0, 0,707, 0, por lo que la función interpolante puede escribirse
ˆ g (x) = 0,707φ
2
(x) +φ
3
(x) + 0,707φ
4
(x)
en donde las funciones φ
i
están graficadas en la Fig. 3.
Se puede mostrar que el error e (x) = u(x)−ˆ u (x) entre una función exacta u y la aproximación
ˆ u obtenida utilizando polinomios de Lagrange puede estimarse como
m´ax
0≤x≤L
|e (x)| ≤
h
2
8
m´ax
0≤x≤L
¸
¸
¸u(x)
,xx
¸
¸
¸ (3.28)
Para elementos que emplean polinomios completos de mayor orden, el error asume la forma
e

= m´ax
0≤x≤L
|e (x)| ≤ Ch
k+1
(3.29)
en la que C es independiente de h.
48
Es importante la completitud de los polinomios usados para interpolar: si, por ejemplo, las
funciones de forma contienen términos proporcionales a x
0
(constantes), x
2
, x
3
, ..., x
k
, pero ninguno
proporcional a x
1
, entonces el error será proporcional a h y no a h
k+1
como indica la expresión
(3.29). Si las constantes no están presentes en las funciones de interpolación, la aproximación puede
no converger en absoluto. Observación: para deducir (3.29) es necesario que u presente derivadas
continuas de orden ≤ k. Si la función usólo posee derivadas de orden s con 0 < s ≤ k, entonces
no importa cuanto aumentemos el grado de k en la aproximación ˆ u ya que sólo sus primeros s
términos serán efectivos al aproximar u. Entonces, en lugar de (3.29) tendremos
e

= m´ax
0≤x≤L
|e (x)| ≤ Ch
s
(3.30)
y en consecuencia no podremos mejorar la convergencia aumentando el orden del polinomio pero
si disminuyendo el tamaño h del elemento.
Ejercicio N

28: si un conjunto de funciones de forma es completo hasta el orden k, entonces
puede interpolarse exactamente cualquier polinomio de igual o menor grado que k.
a) Mostrar porque (para k ≥ 1) todo conjunto completo de funciones de forma debe satisfacer
k+1

i=1
N
i
(ξ) = 1 y
k+1

i=1
dN
i
(ξ)

= 0
b) Para las siguientes funciones determinar el grado del polinomio completo contenido en el
conjunto. Cada conjunto de funciones de forma tiene la propiedad que N
i
_
ξ
j
_
= 1 si i = j y
N
i
_
ξ
j
_
= 0 si i = j.
1.
N
1
(ξ) =
1
4
(1 −ξ)
2
; N
2
(ξ) =
1
4
(1 +ξ)
2
ξ
1
= −1, ξ
2
= 1
2.
N
1
(ξ) = −
1
2
(1 −ξ) ξ ; N
2
(ξ) =
_
1 −ξ
2
_
2
; N
3
(ξ) =
1
2
(1 +ξ) ξ
ξ
1
= −1, ξ
2
= 0, ξ
3
= 1
Ejercicio N

29: utilizar una malla de 3 elementos y construir interpolaciones para las funciones
f (x) = x +x
2
y g (x) = cos πx
para 0 < x < 1
usando (a) funciones lineales, (b) funciones de Lagrange cuadráticas.
Ejercicio N

30: Derive las ecuaciones explícitas para las funciones de interpolación de La-
grange cúbicas y grafíquelas para un elemento típico. Ilustre la forma de las funciones de base φ
i
generadas por tales funciones para una malla consistente de tres elementos.
Ejercicio N

31: Es posible representar una función g (x) sobre un elemento interpolando los
valores que toma la función y sus derivadas en los extremos.
a) muestre que, a tal fin, resultan funciones de forma cúbicas.
b) Grafique estas funciones para un elemento típico.
Las funciones de aproximación que resultan de esta forma se llaman polinomios de Hermite.
3.5. Aproximación por elementos finitos
El dominio Ω se particiona en un número finito de elementos Ω
e
de longitud h (

h
e
= L).
Por definición, el problema presenta cuatro subdominios en los que la solución es suave. Pero en la
unión de estos subdominios pueden ocurrir discontinuidades (p.ej. x = x
2
) a las que las funciones
de interpolación no podrán acomodarse. Por tal motivo, la malla siempre se construirá de tal
49
modo de ubicar un nodo en todo punto en donde se produzca una discontinuidad en los datos. Los
términos tales como
ˆ
fW(x
2
) que representan un salto, nunca entrarán en la descripción local que
caracteriza la aproximación elemental. Estos términos aparecerán cuando se sume la contribución
de cada uno de los elementos.
Para cada subdominio elemental Ω
e
de extremos s
e
1
y s
e
2
se puede formular el siguiente enunciado
variacional
s
e
2
_
s
e
1
_
kW
e
,x
u
e
,x
+cW
e
u
e
,x
+bW
e
u
e
_
dx =
s
e
2
_
s
e
1
W
e
¯
fdx +σ (s
e
1
) W (s
e
1
) −σ (s
e
2
) W (s
e
2
) (3.31)
en el que σ (s
e
1
) y σ (s
e
2
) representan los valores verdaderos del flujo (y no aproximaciones) en los
extremos del elemento. Las cantidades σ (s
e
i
) representan las condiciones de borde naturales del
elemento Ω
e
. Este enunciado se hace independientemente de las condiciones de borde reales en
x = 0 y x = L. Recordemos que aunque estamos planteando el problema en el dominio elemental,
los cálculos los realizaremos en el dominio mapeado como ya se viera anteriormente. Proponemos
como función de aproximación elemental
u
e
(x) =
N
e

j=1
u
e
j
N
e
j
(x) (3.32)
y para la función de peso
W
e
(x) =
N
e

i=1
w
e
i
N
e
i
(x) (3.33)
en las que N
e
es la cantidad de nodos que tiene el elemento (dos si las funciones de interpolación
son lineales, tres si son cuadráticas, etc.). Por otro lado, u
e
(x
j
) = u
e
j
y W
e
(x
i
) = w
e
i
. Finalmente,
reemplazando (3.32) y (3.33) en (3.31) resulta el siguiente sistema de ecuaciones lineales
N
e

j=1
k
e
ij
u
e
j
= f
e
i
+σ (s
e
1
) N
e
i
(s
e
1
) −σ (s
e
2
) N
e
i
(s
e
2
) , i = 1, 2, ..., N
e
(3.34)
con
k
e
ij
=
s
e
2
_
s
e
1
_
kN
e
i,x
N
e
j,x
+cN
e
i
N
e
j,x
+bN
e
i
N
e
j
_
dx (3.35)
f
e
i
=
s
e
2
_
s
e
1
¯
f(x) N
e
i
dx i, j = 1, 2, ..., N
e
(3.36)
en donde k
e
ij
son los elementos de la matriz de rigidez elemental y f
e
i
las componentes del vector
de cargas del elemento Ω
e
. En la práctica, las integrales (3.35) y (3.36) raramente se evalúan en
forma cerrada, siendo en cambio común el uso de reglas de integración numéricas suficientemente
exactas. Además, también es corriente la utilización de una interpolación para definir la función
¯
f(x) en el elemento
f
e
h
=
N
e

j=1
¯
f(x
e
j
)N
e
j
(x) (3.37)
por lo que la ec. (3.36) se calcula como
f
e
i
=
s
e
2
_
s
e
1
_
N
e

j=1
¯
f(x
e
j
)N
e
j
(x)
_
N
e
i
(x) dx (3.38)
De esta forma, la carga se define mediante su valor en los puntos nodales.
50
3.5.1. Ensamble de las matrices elementales
Consideremos el caso en que se hallan elegido funciones de interpolación lineales. En tal caso,
las ec. (3.34) originan dos ecuaciones por elemento de la forma
k
e
11
u
e
1
+k
e
12
u
e
2
= f
e
1
+σ (s
e
1
)
k
e
21
u
e
1
+k
e
22
u
e
2
= f
e
2
−σ (s
e
2
)
(3.39)
en la que los subíndices 1 y 2 hacen referencia al nudo izquierdo y derecho del elemento. Cuando
se realiza el ensamble es necesario asignar a estos nudos una numeración que sea coincidente con
la que le corresponde a los nudos del elemento en el sistema global de referencia. Por ejemplo, si
el elemento está ubicado entre los nodos 6 y 7 en la malla, entonces u
e
1
es u
6
y u
e
2
es u
7
; σ (s
e
1
) es el
valor de −ku
,x
en el nudo 6 aproximándose desde la derecha y σ (s
e
2
) el valor de −ku
,x
en el nudo
7 aproximándose desde la izquierda.
Consideremos una malla con N nodos y N − 1 elementos. Esto significa que el ensamble de
los elementos originará un sistema de N ecuaciones con N incógnitas. En consecuencia, deberá
preverse una matriz de rigidez K = [K
ij
] de N ×N elementos. El ensamble consiste en recorrer la
malla elemento por elemento, calcular los valores en ec. (3.39) y sumar la contribución de la matriz
elemental k
e
y del vector de cargas f
e
a la matriz global K y vector global F según la numeración
de los nodos del elemento en la malla (ver Fig. 5).
Antes de iniciar el proceso de ensamble, deben ponerse a cero la matriz K y el vector de cargas
F haciendo K
ij
= 0 y F
i
= 0. Para el elemento Ω
1
, ubicado entre los nudos 1 y 2 la ec.(3.39)
conduce a
k
1
11
u
1
1
+k
1
12
u
1
2
= f
1
1
+σ (0)
k
1
21
u
1
1
+k
1
22
u
1
2
= f
1
2
−σ
_
x

1
_
(3.40)
donde σ (0) = σ (0
+
) es el flujo en el nudo 1 desde la derecha y σ
_
x

1
_
el flujo en el nudo 2 de
coordenadas x
1
aproximándonos desde la izquierda. Estas ecuaciones se suman en la primera y
segunda fila del sistema N ×N que describe la malla completa.
El elemento Ω
2
, cuyos extremos son los nudos 2 y 3 se suma en las filas 2 y 3. Habiéndose
considerado dos elementos se tiene el sistema
k
1
11
u
1
+ k
1
12
u
2
+ = f
1
1
+σ (0)
k
1
21
u
1
+ (k
1
22
+k
2
11
) u
2
+ k
2
12
u
3
= f
1
2
+f
2
1
−σ
_
x

1
_

_
x
+
1
_
+ k
2
21
u
2
+ k
2
22
u
3
= f
2
2
−σ
_
x

2
_
Continuando este proceso para todos los elementos se obtiene
k
1
11
u
1
+ k
1
12
u
2
+ = f
1
1
+σ (0)
k
1
21
u
1
+ (k
1
22
+k
2
11
) u
2
+ k
2
12
u
3
= f
1
2
+f
2
1
+ [σ (x
1
)]
+ k
2
21
u
2
+ (k
2
22
+k
3
11
) u
3
+ k
3
12
u
4
= f
2
2
+f
3
1
+ [σ (x
2
)]
.
.
.
k
N−1
21
u
N−1
+ k
N−1
22
u
N
= f
N−1
2
−σ (L)
(3.41)
donde [σ (x
j
)] = σ
_
x
+
j
_
− σ
_
x

j
_
es el salto de σ en el nudo j (j = 1, 2, ..., N − 1). Recordemos
que en todos los puntos interiores en los que el flujo es continuo, se cumple [σ] = 0. Si en cambio,
existe una fuente puntual
ˆ
f
j
δ (x −x
j
)en el nudo j deberemos hacer [σ (x
j
)] =
ˆ
f
j
en (3.41). Estas
ecuaciones pueden reescribirse como
Ku = F
51
Figura 5 Malla de N nudos y N-1 elementos y matriz de coeficientes en la que
se ha representado la contribución de los elementos. Fuera de la banda
los valores son cero.
donde la matriz K es
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
k
1
11
k
1
12
0 . . . 0 0
k
1
21
k
1
22
+k
2
11
k
2
12
. . . 0 0
0 k
2
21
k
2
22
+k
3
11
. . . 0 0
0 0 k
3
21
. . . 0 0
· · · · · ·
0 0 0 . . . k
N−2
22
+k
N−1
11
k
N−1
12
0 0 0 · · · k
N−1
21
k
N−1
22
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.42)
y los vectores u y F resultan
u =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
u
2
u
3
.
.
.
u
N−1
u
N
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
, F =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
F
1
F
2
F
3
.
.
.
F
N−1
F
N
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
f
1
1
+σ (0)
f
1
2
+f
2
1
f
2
2
+f
3
1
.
.
.
f
N−2
2
+f
N−1
1
f
N−1
2
−σ (L)
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.43)
El sistema Ku = F planteado no contiene las condiciones de borde. Las modificaciones que deben
realizarse al mismo serán discutidas a continuación.
3.5.2. Condiciones de borde
Consideremos los siguientes casos:
1. Condiciones naturales generales: Estas condiciones corresponden al caso general (3.2) en
la que se prescriben u y u
,x
. De estas condiciones resultan
u
,x
(0) =
γ
0
−β
0
u(0)
α
0
, u
,x
(L) =
γ
L
−β
L
u(L)
α
L
(3.44)
52
en la que u(0) = u
1
y u(L) = u
N
. Recordando la relación constitutiva (3.3) resultan las siguientes
σ(0) = −k(0)
_
γ
0
−β
0
u(0)
α
0
_
, σ(L) = −k(L)
_
γ
L
−β
L
u(L)
α
L
_
que reemplazadas en (3.43) modifican a este vector y a la matriz de rigidez (3.42) quedando
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
k
1
11

k(0)β
0
α
0
k
1
12
0 . . . 0 0
k
1
21
k
1
22
+k
2
11
k
2
12
. . . 0 0
0 k
2
21
k
2
22
+k
3
11
. . . 0 0
0 0 k
3
21
. . . 0 0
· · · · · ·
0 0 0 . . . k
N−2
22
+k
N−1
11
k
N−1
12
0 0 0 · · · k
N−1
21
k
N−1
22
+
k(L)β
L
α
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
× (3.45)
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
u
2
u
3
.
.
.
u
N−1
u
N
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
f
1
1

k(0)γ
0
α
0
f
1
2
+f
2
1
f
2
2
+f
3
1
.
.
.
f
N−2
2
+f
N−1
1
f
N−1
2
+
k(L)γ
L
α
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.46)
sistema que puede resolverse para las N incógnitas u.
2. Condiciones esenciales o de Dirichlet: en este caso se especifican los valores de la incógnita
en los extremos
u(0) =
γ
0
β
0
, u(L) =
γ
L
β
L
(3.47)
En este caso el número de incógnitas se reduce en dos, ya que u(0) = u
1
y u(L) = u
N
, lo que
permite reducir el sistema (3.42) en dos ecuaciones (la primera y la última). Los valores conocidos
(3.47) se reemplazan en la ecuaciones restantes quedando el siguiente sistema
_
¸
¸
¸
¸
_
k
1
22
+k
2
11
k
2
12
. . . 0
k
2
21
k
2
22
+k
3
11
. . . 0
0 k
3
21
. . . 0
· · · ·
0 0 . . . k
N−2
22
+k
N−1
11
_
¸
¸
¸
¸
_
× (3.48)
_
¸
¸
¸
_
u
2
u
3
.
.
.
u
N−1
_
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
f
1
2
+ f
2
1
−k
1
21
γ
0
β
0
f
2
2
+f
3
1
.
.
.
f
N−2
2
+f
N−1
1
−k
N−1
12
γ
L
β
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.49)
de donde surgen las N − 2 incógnitas. A partir de esta solución y de las condiciones de borde
(3.47) se pueden determinar los valores del flujo en los extremos utilizando las ecuaciones 1 y N
eliminadas al imponer las condiciones de borde
k
1
11
γ
0
β
0
+k
1
12
u
2
= f
1
1
+σ (0)
k
N−1
21
u
N−1
+k
N−1
22
γ
L
β
L
= f
N−1
2
−σ (L)
(3.50)
53
3. Condiciones naturales de Neumann: bajo este nombre se encuentran las condiciones que
fijan el valor de la derivada en los extremos
u
,x
(0) =
γ
0
α
0
, u
,x
(L) =
γ
L
α
L
(3.51)
Este tipo de condiciones puede requerir ciertas consideraciones de acuerdo al tipo de ecuaciones
que se este resolviendo. En particular, si el problema (3.14) es tal que c(x) = b(x) = 0, el problema
se reduce a la ecuación diferencial

d
dx
_
k(x)
du(x)
dx
_
= f(x) (3.52)
Entonces, si u es solución de la ec. (3.52) con las condiciones (3.51) entonces u + C
0
, con C
0
una
constante arbitraria, también es solución del mismo problema. Por la analogía con los sistemas
mecánicos que representa este problema, se dice que C
0
está asociado con un movimiento de
cuerpo rígido. Como consecuencia de esto, la formulación de elementos finitos correspondiente
tampoco dará lugar a una única solución, lo que significa que la matriz de rigidez K es singular.
La presencia de un movimiento de cuerpo rígido permite hacer otra consideración importante:
las constantes que definen las condiciones de borde (3.51), γ
0
, α
0
, γ
L
, α
L
, no pueden elegirse
arbitrariamente, sino que deben satisfacer una condición que se obtiene a partir de la formulación
variacional del problema (3.52) planteado. El enunciado variacional es: encontrar u ∈ H
1
tal que
_
L
0
(k W
,x
u
,x
) dx =
_
L
0
W
¯
f dx +
ˆ
f W (¯ x) −k (0)
γ
0
α
0
W (0)
+ k (L)
γ
L
α
L
W (L)
(3.53)
para toda función W ∈ H
1
. Como u = C
0
es una solución del problema (3.52), también lo será de
(3.53), para p.ej. W = 1, lo cual conduce a
L
_
0
¯
f dx +
ˆ
f −k (0)
γ
0
α
0
+k (L)
γ
L
α
L
= 0 (3.54)
que es la condición que deben satisfacer las constantes que definen las condiciones de borde del
problema. La condición (3.54) es una condición necesaria para la existencia de la solución de
(3.53). Desde un punto de vista físico, (3.54) representa una ley de conservación global que
refleja la necesidad de que se conserve el flujo σ en todo el cuerpo Ω. Para el caso descripto por la
ec. (3.52), esta condición toma la forma (ver ec.(3.43))
N

i=1
F
i
= 0 (3.55)
Para eliminar el movimiento de cuerpo rígido se debe asignar un valor especifico a u
j
correspondi-
ente a un nudo j arbitrario. Por ejemplo, si tomamos u
1
= c
0
, se obtiene el sistema
_
¸
¸
¸
¸
_
k
1
22
+k
2
11
k
2
12
· 0 0
k
2
21
k
2
22
+k
3
11
· 0 0
·
· · · · ·
0 0 · k
N−1
21
k
N−1
22
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
u
2
u
3
·
·
u
N
_
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
f
1
2
+f
2
1
−k
1
21
c
0
f
2
2
+f
3
1
·
f
N−1
2
+
k(L)γ
L
α
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(3.56)
54
y la ecuación
k
1
11
c
0
+k
1
12
u
2
= f
1
1
+σ (0) (3.57)
Se observa que el valor de u
2
puede obtenerse tanto del sistema (3.56) como de la ec.(3.57), ya que
la condición de compatibilidad (3.54), garantiza que ambos valores u
2
sean iguales.
4. Condiciones de borde mixtas: cuando el problema presenta una condición de borde esencial
en un extremo y una natural en el otro, se dice que las condiciones de borde son mixtas. Por
ejemplo:
u(0) =
γ
0
β
0
, u
,x
(L) =
γ
L
α
L
(3.58)
α
0
u
,x
(0) +β
0
u(0) = γ
0
, β
L
u(L) =
γ
L
β
L
(3.59)
son dos condiciones de borde mixtas. Su tratamiento es similar a los ya expuestos por lo que no
se entrará en mayores detalles.
3.5.3. Estimaciones del error
Supongamos que la solución exacta u del problema de contorno tenga la propiedad de que sus
derivadas de orden s al cuadrado son integrables en Ω, pero que las de orden s + 1 y superiores
no lo son (s es un entero mayor que 1). Además, supongamos que estamos utilizando funciones de
forma que contienen polinomios completos de grado ≤ k y una malla uniforme de elementos de
igual longitud h. Entonces, una aproximación del error, medido en la norma H
1
definida por la ec.
(3.21) satisface la aproximación asintótica
u − ˆ u
1
≤ Ch
µ
(3.60)
en donde C es una constante independiente de h y µ es
µ = m´ın (k, s) (3.61)
es decir, que la velocidad de convergencia es k si k < s o s si s < k. El comportamiento respecto
de la norma media cuadrática es un orden mejor
u − ˆ u
0
≤ C
1
h
µ+1
(3.62)
con C
1
una constante.
Las estimaciones (3.60) y (3.62) indican que cuando la solución u es regular (es decir, s > k),
entonces se puede mejorar la velocidad de convergencia aumentando el orden k de los polinomios
utilizados en la aproximación. Sin embargo, para s < k, la velocidad de convergencia es indepen-
diente de k y no hay mejora al incrementar k.
Ejercicio N

32: Considere el problema de contorno siguiente definido por la ecuación diferen-
cial
−u (x)
,xx
+b
0
u(x) = 10δ(x −1) ; 0 < x < 2
con b
0
una constante, y los conjuntos de condiciones de borde:
(i) u(0) = 1, u(2) = 3
(ii) u(0)
,x
= 2, u(2)
,x
= g
0
(g
0
=constante)
(iii) u(0)
,x
+u(0) = 1, u(2) = 1
(a) Utilizando cuatro elementos de igual longitud y funciones de base lineales evaluar numérica-
mente la matriz de rigidez global y el vector de cargas para esta clase de problemas tomando
b
0
= 1 y b
0
= 0.
(b) Desarrollar la forma reducida (no singular) de las ecuaciones para los problemas (i) y (iii).
57
(c) Considere las condiciones (ii) y b
0
= 0. ?‘Qué valor debe tener la constante g
0
?
(d) Obtener la forma reducida de las ecuaciones para el caso (ii) con b
0
= 0 y el valor de g
0
determinado en la parte (c) del enunciado.
58
Capítulo 4 Elementos unidimensionales
por F. Flores
4.1. Introducción
En este capítulo se presentan elementos estructurales unidimensionales sencillos orientados al
análisis de estructuras espaciales de barras articuladas, cables y vigas. Inicialmente se retoma el
problema de la conducción del calor a los fines de mostrar como imponer la continuidad interele-
mento de la primera derivada de la variable. Luego se introducen problemas de continuidad C
1
como paso previo a la introducción de los elementos estructurales. Las matrices de rigidez que se ob-
tienen son idénticas a las obtenidas en los cursos de Análisis Matricial de Estructuras. Finalmente
se muestra como desarrollar elementos de viga que consideren las deformaciones transversales por
corte.
4.2. Grado de continuidad entre elementos
Para el análisis del problema de conducción del calor en una dimensión hemos utilizado ele-
mentos de 2, 3 y 4 nudos (lineales, cuadráticos y cúbicos respectivamente) con derivadas continuas
en el interior del elemento, pero que entre elementos sólo aseguran continuidad de la variable (u)
pero no de su derivada (du/ds). Esta última está ligada al flujo a través de la relación “consti-
tutiva” σ = −k du/ds . Es decir que no se asegura la continuidad del flujo entre elementos y no
necesariamente se cumple la condición de que el salto [|σ · ν|] entre elementos sea nulo.
Una posibilidad para mejorar la aproximación anterior es utilizar como incógnitas nodales la
variable u y su derivada u′
s
. Por ej. usando un elemento de dos nodos se tendrían las siguientes
incógnitas:
x
1
x
2
u
u
’s
2
u
u
’s
1
ξ=−1
ξ=0 ξ=1
Figura 1 Elementos Hermíticos
La aproximación a u dentro del elemento dependerá de cuatro parámetros (u
1
, u
1

s
, u
2
, u
2

s
) y
resulta entonces una interpolación cúbica de la forma
u(s) = φ
1
u
1

1
u
1

s

2
u
2

2
u
2

s
59
los polinomios de interpolación indicados (φ
1
, ϕ
1
, φ
2
, ϕ
2
) se conocen como polinomios de Hermite
de 1er. orden. Por ser cúbicos su forma general será
f = a +bξ +cξ
2
+dξ
3
ξ =
2x −(x
2
+x
1
)
(x
2
−x
1
)
donde (x
1
, x
2
) son las coordenadas de los nodos del elemento (ξ ∈ [−1, 1]).
Para obtener los coeficientes (a, b, c, d) recordemos que para que las incógnitas tengan el sig-
nificado físico deseado, exigíamos que las funciones de interpolación satisfagan:
f
I
_
x
J
_
= δ
IJ
_
u
_
x
J
_
= u
j
u′
s
_
x
J
_
= u
j

s
En este caso al tener las derivadas como incógnitas resultan necesarias condiciones similares. Para
las funciones de forma asociadas al nudo 1, resultan las siguientes condiciones:
φ
1
(x
1
) = 1 φ
1

s
(x
1
) = φ
1
(x
2
) = φ
1

s
(x
2
) = 0
ϕ
1

s
(x
1
) = 1 ϕ
1
(x
1
) = ϕ
1
(x
2
) = ϕ
1

s
(x
2
) = 0
y otras similares para las funciones asociadas al nudo 2. Luego los coeficientes de la función φ
1
se
obtiene de resolver las siguientes ecuaciones (siendo φ
1

s
=
_
b + 2cξ + 3dξ
2
_
2/L)
φ
1
(ξ = −1) :
φ
1

s
(ξ = −1) :
φ
1
(ξ = 1) :
φ
1

s
(ξ = 1) :
a − b + c − a = 1
2b
L

4c
L
+
6d
L
= 0
a + b + c + d = 0
2b
L
+
4c
L
+
6d
L
= 0
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
a =
1
2
b = −
3
4
c = 0
d =
1
4
similarmente se obtienen los coeficientes del resto de las funciones, que resultan
φ
1
=
1
4
_
2 −3ξ +ξ
3
_
φ
2
=
1
4
_
2 + 3ξ −ξ
3
_
ϕ
1
=
1
4
_
1 −ξ −ξ
2

3
_
L
2
ϕ
2
=
1
4
_
−1 −ξ +ξ
2

3
_
L
2
Notar sin embargo que la continuidad de la derivada no siempre es una ventaja y presenta
problemas precisamente en aquellos puntos donde esta es discontinua, por ej:
Si hay un cambio en las características del material (conductividad k), ya que en tal punto
si la derivada es continua el flujo no puede ser continuo
σ
+
= k
+
du
ds
= k

du
ds
= σ

Cuando hay una fuente puntual q que implica una discontinuidad en el flujo
_
σ
+
−σ

¸
= q
4.2.1. Ejercicios
1. Plantear las condiciones necesarias para obtener los polinomios de Hermite de 1er orden y
resolverlos. Graficar las funciones de interpolación.
2. Usando esta aproximación cúbica, calcular la matriz de coeficientes del problema de conduc-
ción del calor.
60
4.3. Problemas de cuarto orden
Son problemas menos comunes pero muy importantes, surgen (entre otras posibilidades) al
considerar teorías clásicas de vigas y placas (y/o láminas). Recordemos por ejemplo la ecuación
diferencial que gobierna el comportamiento de una viga continua en flexión
dQ
dx
+p (x) = 0
dM
dx
+Q = 0
M = EIχ = EI
d
2
u
dx
2
d
2
dx
2
_
EI
d
2
u
dx
2
_
= p (x)
usando el método de residuos ponderados (con v la función de ponderación) e integrando dos veces
por partes resulta la siguiente formulación débil:
_
L
v
_
d
2
dx
2
_
EI
d
2
u
dx
2
_
−p (x)
_
dx =
_
L
_
d
2
v
dx
2
EI
d
2
u
Dx
2
−v p (x)
_
dx+
+ v
d
dx
_
EI
d
2
u
dx
2
__
L
0

dv
dx
EI
d
2
u
dx
2
_
L
0
= 0
donde podemos reconocer en los términos evaluados en los extremos al momento flector y al esfuerzo
de corte:
EI
d
2
u
dx
2
= M y −
d
dx
_
EI
d
2
u
dx
2
_
= −
dM
dx
= Q
Luego la expresión del residuo puede escribirse como
_
L
_
d
2
v
dx
2
EI
d
2
u
Dx
2
_
dx =
_
L
v p (x) dx + vQ]
L
0
+
dv
dx
M
_
L
0
Notemos que para poder realizar la integral del primer miembro es necesario que u
′′
(y v
′′
)
exista, es decir que u

(y v

) debe ser por lo menos continua. Este tipo de problemas donde la
formulación requiere que las derivadas primeras de la variable sean continuas en todo el dominio
(y por lo tanto entre elementos) se denominan de continuidad C
1
. Aquellos donde sólo se requiere
que la variable sea continua se denominan de continuidad C
0
.
Las condiciones de continuidad tienen siempre una fuerte interpretación física, en este caso la
continuidad C
1
resulta de la hipótesis de conservación de las secciones planas y de que dicha sección
se mantiene normal al eje deformado. Esta hipótesis expresa el campo de desplazamientos normales
a la sección transversal de los puntos fuera del eje baricéntrico proporcionales a la distancia al
mismo y al giro de la sección. Si el giro no es continuo, los desplazamientos tampoco lo serán y se
pierde la compatibilidad.
Si utilizamos en el presente problema un elemento similar al descripto en el punto anterior,
usamos la aproximación de Galerkin para las funciones de prueba (es decir la mismas funciones
que para las variables) tendremos (que para EI constante en cada elemento):
una aproximación cúbica para u que implica aproximación cuadrática para el giro, lineal
para el momento y corte constante.
El elemento puede modelar en forma exacta una viga sin carga de tramo (ecuación ho-
mogénea).
Veamos como evaluar la matriz de rigidez del elemento de viga, sea entonces
u(ξ) = φ
1
(ξ) u
1

1
(ξ) β
1

2
(ξ) u
2

2
(ξ) β
2
donde hemos denominado β = du/dx al giro de la sección. Similarmente la función de prueba será
v (ξ) = φ
1
(ξ) v
1

1
(ξ) θ
1

2
(ξ) v
2

2
(ξ) θ
2
61
La derivada segunda de u respecto a x dos veces (curvatura del eje medio) es
u
′′
=
d
2
u

2
d
2
ξ
dx
2
=
4
L
2
_
φ
1

ξξ
, ϕ
1

ξξ
, φ
2

ξξ
, ϕ
2

ξξ
¸
. ¸¸ .
B(ξ)
_
¸
¸
_
u
1
β
1
u
2
β
2
_
¸
¸
_
. ¸¸ .
u
= B(ξ) u
similarmente para la función de peso
v
′′
=
d
2
v

2
d
2
ξ
dx
2
=
4
L
2
_
φ
1

ξξ
, ϕ
1

ξξ
, φ
2

ξξ
, ϕ
2

ξξ
¸
. ¸¸ .
B(ξ)
_
¸
¸
_
v
1
θ
1
v
2
θ
2
_
¸
¸
_
. ¸¸ .
v
= B(ξ) v
La integral
_
L
d
2
v
dx
2
EI
d
2
u
dx
2
dx = v
T
_
L
B
T
(ξ) (EI) B(ξ) dx
. ¸¸ .
K
u = v
T
K u
haciendo el cambio de variable en la integral (dx =
L
2
dξ e integrando entre -1 y 1) obtenemos K
K =
EI
L
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
12 6L −12 6L
4L
2
−6L 2L
2
sim. 12 −6L
4L
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
4.3.1. Condiciones de Dirichlet no-homogéneas
Resulta importante notar como se tratan las condiciones de contorno esenciales no homogéneas
(desplazamiento prescriptos), sea por ej. (β
1
=
¯
β
1
). Recordemos que en el método de Galerkin las
condiciones de contorno no homogéneas se satisfacían mediante una solución particular, en este
caso la aproximación en el elemento resulta
u(ξ) = φ
1
(ξ) u
1

1
(ξ)
¯
β
1

2
(ξ) u
2

2
(ξ) β
2
donde ϕ
1
(ξ)
¯
β
1
es ahora nuestra solución particular y el elemento queda entonces con sólo tres
parámetros independientes. La matriz de rigidez del elemento queda ahora reducida a 3 × 3 y
resulta de
_
v
1
, v
2
, θ
2
¸
_ _
16
L
4
_
_
_
φ
1

ξξ
φ
2

ξξ
ϕ
2

ξξ
_
_
(EJ)
_
φ
1

ξξ
, φ
2

ξξ
, ϕ
2

ξξ
¸
dx
_
_
u
1
u
2
β
2
_
_
que es equivalente a eliminar la 2 fila y la segunda columna de la matriz completa
K =
EI
L
3
_
¸
¸
¸
¸
_
12 −12 6L
sim. 12 −6L
4L
2
_
¸
¸
¸
¸
_
notar que para ello la función de peso se ha escrito ahora
v (ξ) = φ
1
(ξ) v
1

2
(ξ) v
2

2
(ξ) θ
2
62
pues debe satisfacer las condiciones homogéneas de contorno (θ = 0 donde β =
¯
β ⇒ θ
1
= 0). La
solución particular contribuye al término independiente de la forma
_
v
1
, v
2
, θ
2
¸
_
L
_
16
L
4
_
_
_
φ
1

ξξ
φ
2

ξξ
ϕ
2

ξξ
_
_
(EI) ϕ
1

ξξ
dx
¯
β
1
que no es otra cosa que la segunda columna de la matriz original multiplicada por el valor conocido
¯
β
1
.
Ejercicio 1: Calcular los autovalores y autovectores de la matriz K
Ejercicio 2: Calcular el término independiente debido a una carga uniforme
4.3.2. Formulación débil a partir del Principio de Trabajos Virtuales
Si bien el método de residuos ponderados se presenta como una técnica numéricas consistente
para resolver una ecuación diferencial con valores en el contorno, resulta ilustrativo y muy con-
veniente asociarla con principios físicos conocidos, de tal forma de poder dar una interpretación
conceptual a distintos aspectos del método.
Recordemos rápidamente el principio de trabajos virtuales, definamos primero un sistema vir-
tual de desplazamientos δu. Conceptualmente un desplazamiento virtual es un incremento posible
de desplazamientos a partir de una posición dada. Posible de ocurrir significa en este caso dos
cosas
1. que satisfaga las ecuaciones de compatibilidad interna del problema, para el problema en
estudio esto significa que la derivada segunda
d
2
u
ds
2
exista (y sea finita).
2. que satisfaga las condiciones esenciales homogéneas del problema, es decir que tomado co-
mo desplazamiento incremental a partir de un campo de desplazamientos que satisface las
condiciones esenciales no-homogéneas, la suma también satisfaga estas últimas.
δu = 0 donde u = ¯ u
El principio de trabajos virtuales (desplazamientos virtuales) dice que un sistema de fuerzas
internas (momentos y esfuerzos de corte en este caso) está en equilibrio con un conjunto de acciones
externas (cargas y momentos) si para cualquier (es decir para todo) desplazamiento virtual se
satisface que el trabajo virtual de las fuerzas internas es igual al de las fuerzas externas.
Escribamos el principio de trabajos virtuales para el problema en estudio:
T.V.I. =
_
L
_
d
2
δu
dx
2
_
M dx =
_
L
δu q(x) dx +
_
dδu
dx
_
¯
M
_
L
0
+ δu
¯
Q
¸
L
0
= T.V.E.
reemplazando la ecuación constitutiva en el primer miembro, el T.V.I. resulta
T.V.I. =
_
L
_
d
2
δu
dx
2
_
(EI)
_
d
2
u
dx
2
_
dx
donde podemos reconocer la misma forma que la formulación débil obtenida por residuos ponder-
ados con la diferencia que aquí v = δu. Si ahora comparamos las condiciones que impusimos a
la función de peso v en residuos ponderados con las condiciones impuestas a los desplazamientos
virtuales δu vemos que no hay ninguna diferencia y ambos formulaciones conducen a las mismas
ecuaciones.
Notar que estamos hablando de las ecuaciones de trabajos virtuales en forma discreta, es decir
que buscamos la solución u dentro de una familia discreta de funciones (descripta por las funciones
de forma utilizadas y sus parámetros asociados) y exigimos que se satisfaga la igualdad T.V.I. =
T.V.E. para esa misma familia de funciones δu y no para cualquier función admisible.
63
4.3.3. Formulación a partir del Principio de Mínima Energía Potencial Total
La ventaja de utilizar este principio reside en la fuerte interpretación física de la formulación
resultante. En este aspecto resulta idéntica al método de Rayleigh-Ritz. Por otro lado desde un
punto de vista más general tiene el inconveniente de que requiere que exista un potencial expresado
en función de los desplazamientos. Este potencial no existe si hay disipación, por ejemplo cuando
el material no es elástico (y en consecuencia no se puede escribir la energía interna de deformación
en términos exclusivamente de los desplazamientos y se requiere conocer otras variables) o cuando
las cargas dependen de la configuración (cargas seguidoras), vínculos unilaterales, problemas de
contacto con y sin fricción.
En el presente problema la energía potencial total Π(u) se escribe para un material lineal
elástico
Π(u) =
1
2
_
L
EI
_
d
2
u
dx
2
_
2
dx −
_
L
q(x)u dx −
¯
M
_
du
dx
__
L
0

¯
Qu
¸
L
0
Aplicando el principio de mínima tendremos:
δΠ(u, δu) =
_
L
EI
_
d
2
u
dx
2
__
d
2
δu
dx
2
_
dx −
_
L
q(x)δu dx −
¯
M
_
dδu
dx
__
L
0

¯
Qδu
¸
L
0
= 0
Si comparamos esta expresión con el P.T.V. veremos que es la misma, la diferencia está en que
aquí δu representa la 1ra variación de los desplazamientos, pero que formalmente debe satisfacer
las mismas condiciones que un desplazamiento virtual, es decir ser un desplazamiento incremental
admisible.
4.4. Elemento de barra articulada
Los elementos estructurales de barras articuladas son los más sencillos. Son desde el punto de
vista espacial bi o tridimensionales. Sin embargo desde el punto de vista de la ecuación diferencial
que gobierna su comportamiento son undimensionales, en el sentido de que dependen de una única
coordenada espacial (la longitud de arco a lo largo de su eje).
Por otro lado, muchas veces resulta más sencillo calcular las matrices elementales de coeficientes
(matrices de rigidez) y los vectores elementales de términos independientes respecto a un sistema
coordenado local o en función de un conjunto de variables locales. Posteriormente, el ensamble de
la matriz y vector elemental deben llevarse a cabo sobre un sistema coordenado común (global) a
todos los elementos, lo que hace necesario referir matrices y vectores a este sistema global.
Consideremos entonces como determinar la matriz de rigidez de una barra de reticulado plano,
para lo cual utilizaremos el principio de trabajos virtuales, en particular la matriz de rigidez
provendrá del trabajo virtual interno, además como ejemplo mostraremos como ir introduciendo
aquí la notación que se usa habitualmente en el método de elementos finitos al considerar elementos
más complejos.
Si se define un sistema local (¯ x
1
, ¯ x
2
) (con una barra encima de la variable representaremos
valores en el sistema local) en cada barra de forma que el eje de la barra coincida con la dirección
¯ x
1
, es posible calcular la longitud de la barra y su orientación respecto al sistema global en función
de las coordenadas de los nudos
L =
__
x
2
−x
1
_
·
_
x
2
−x
1
_¸1
2
=
_
_
x
2
1
−x
1
1
_
2
+
_
x
2
2
−x
1
2
_
2
_1
2
cos α =
(x
2
1
−x
1
1
)
L
sinα =
(x
2
2
−x
1
2
)
L
Los desplazamientos se interpolan en forma lineal
64
X
1
X
2
X
1
1
X
1
2
X
2
1
X
2
2
1
2
X
1
X
2
1
2
X
2
X
1
-1
1
0
ξ
L
Figura 2 barra de reticulado en coordenadas locales
¯ u = N
1
(ξ) ¯ u
1
+N
2
(ξ) ¯ u
2
La única variable de deformación relevante en este caso es la deformación longitudinal en la
dirección del eje de la barra
ε =
d¯ u
1
d¯ x
1
= N
1

1
(ξ) ¯ u
1
1
+N
2

1
(ξ) ¯ u
2
1
N
I

1
=
dN
I
(ξ)
d¯ x
1
=
dN
I
(ξ)


d¯ x
1
= N
I

ξ
2
L
Para este caso de dos funciones lineales
N
1
(ξ) =
1
2
(1 −ξ) N
1

ξ
= −
1
2
N
1

1
= −
1
L
N
2
(ξ) =
1
2
(1 +ξ) N
2

ξ
= +
1
2
N
2

1
= +
1
L
(4.1)
Si agrupamos los desplazamientos de los nudos en un vector de incógnitas elementales
¯ u
e
=
_
¯ u
1
1
, ¯ u
1
2
, ¯ u
2
1
, ¯ u
2
2
¸
T
la deformación axial puede escribirse
ε =
_
N
1

1
, 0, N
2

1
, 0
¸
¯ u
e
=
1
L
[−1, 0, 1, 0] ¯ u
e
= B ¯ u
e
La variable de tensión asociada a esta deformación es la fuerza axial sobre la barra resultante de
integrar las tensiones normales sobre el área de la sección.
S =
_
A
σ
11
dA = (EA) ε = Dε
En forma similar, los desplazamientos virtuales conducen a una deformación virtual
δε =
_
N
1

1
, 0, N
2

1
, 0
¸
δ¯ u
e
=
1
L
[−1, 0, 1, 0] δ¯ u
e
= B δ¯ u
e
La matriz de rigidez resulta entonces del trabajo virtual interno
T.V.I. =
_
L
0
δε S ds =
_
L
0
(B δ¯ u
e
)
T
D B ¯ u
e
ds
= δ¯ u
e
_
L
0
B
T
D B ds ¯ u
e
= δ¯ u
e
¯
K ¯ u
e
65
¯
K =
_
L
0
B
T
D B d¯ x
1
=
_
+1
−1
B
T
D B
L
2

¯
K =
EA
L
_
¸
¸
_
1 0 −1 0
0 0 0 0
−1 0 1 0
0 0 0 0
_
¸
¸
_
Recordemos entonces que esta matriz representa el trabajo virtual interno a través de la expresión
T.V.I. = (δ¯ u
e
)
T
¯
K ¯ u
e
Para reescribir esta expresión en términos de desplazamientos respecto al sistema global de coor-
denadas debemos expresar los ¯ u
e
y δ¯ u
e
en función de u
e
y δu
e
referidos al sistema global
α
X
1
X
2
U
1
U
2
X
1
X
2
U
1
U
2
Figura 3 barra de reticulado en coordenadas globales
¯ u
e
=
_
¸
¸
_
¯ u
1
1
¯ u
1
2
¯ u
2
1
¯ u
2
2
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
_
cos α sin α 0 0
−sin α cos α 0 0
0 0 cos α sin α
0 0 −sin α cos α
_
¸
¸
_
_
¸
¸
_
u
1
1
u
1
2
u
2
1
u
2
2
_
¸
¸
_
= Λ u
e
similarmente
δ¯ u
e
= Λ δu
e
La matriz Λ tiene la forma
Λ =
_
R 0
0 R
_
donde R es en este caso particular la matriz de rotación del sistema global al local y se cumple
que Λ
−1
= Λ
T
(en un caso general las matrices de transformación no son sencillamente matrices
de cambio de coordenadas entre dos sistemas ortogonales). Luego el T.V.I. puede escribirse
T.V.I. = (δu
e
)
T
Λ
T
¯
K Λ
. ¸¸ .
K
u
e
= (δu
e
)
T
K u
e
notar entonces que para transformar la matriz de rigidez la expresión correcta es con Λ
T
y no con
Λ
−1
, por ser la matriz de rigidez un tensor y no una aplicación lineal
Similarmente para el trabajo virtual externo notar que:
T.V.E. = (δ¯ u
e
)
T
¯
f =(δu
e
)
T
Λ
T
¯
f
.¸¸.
f
= (δu
e
)
T
f
66
Notar como es la matriz R, si definimos por t
1
al versor orientado del nudo 1 al nudo 2, y por
t
2
al versor normal a t
1
de tal forma que t
3
= t
1
×t
2
, sea la normal saliente al plano, entonces es
fácil ver que
t
1
=
_
cos α
sin α
_
t
2
=
_
−sinα
cos α
_
que son precisamente las columnas de R
R =[t
1
, t
2
]
En forma completamente similar puede obtenerse las matriz de un elemento de barra en 3
dimensiones. Ahora hay 3 componentes de desplazamiento por nudo y la matriz de rigidez en
coordenadas locales resulta
¯
K =
EA
L
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
1 0 0 −1 0 0
0 0 0 0 0 0
0 0 0 0 0 0
−1 0 0 1 0 0
0 0 0 0 0 0
0 0 0 0 0 0
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Llamando nuevamente por t
1
al versor orientado del nudo 1 al 2, y t
2
y t
3
a dos versores
ortogonales a t
1
, tales que t
1
×t
2
= t
3
, entonces la matriz de rotación resulta
R = [t
1
, t
2
, t
3
]
Λ =
_
R 0
3×3
0
3×3
R
_
y finalmente la matriz de la barra en coordenadas globales es
K = Λ
T
¯
K Λ (4.2)
Los elementos de barra articulada, además de utilizarse para modelos estructurales de enrejado,
suelen utilizarse para modelar cables en general y tensores en particular. En estos casos debe notarse
que los cables suelen presentar grandes desplazamientos, por lo cual el problema es no lineal y la
matriz de rigidez debe actualizarse a la configuración deformada.
4.4.1. Ejercicio
Calcular la matriz de rigidez de la barra articulada en coordenadas globales usando (4.2),
mostrar que sólo depende de t
1
, es decir que no es necesario definir las direcciones t
2
y t
3
4.5. Elemento de viga en 3 dimensiones
4.5.1. Hipótesis más significativas (teoría clásica)
Las secciones se mantienen planas
Los desplazamientos son pequeños
La geometría inicial y final son indistinguibles
Las secciones son indeformables
Las únicas tensiones relevantes son las que actúan en el plano de la sección (σ
11
, σ
12
, σ
13
)
Se desprecian las deformaciones asociadas al corte transversal.
67
Las cargas normales al eje de la viga actúan en el centro de corte, si no es necesario reem-
plazarla por una carga equivalente actuando en el centro de corte más un momento torsor
distribuido.
La pieza es prismática
El eje de la viga es recto
La sección es constante
4.5.2. Definición del sistema local de coordenadas y el elemento maestro
Debido a que toda la descripción de la viga esta referida a su eje baricéntrico (t
1
) y a sus dos
ejes principales de inercia (t
2
y t
3
), resulta conveniente definir un sistema local de coordenadas
que coincida con dichos ejes. Esto permite trabajar con expresiones sencillas para las relaciones
cinemáticas y constitutivas, y desacoplar los diferentes comportamientos (flexión en dos planos
ortogonales, torsión y fuerza axial)
La coordenada x
1
local coincide entonces con el arco a lo largo del eje de la viga, en tanto que
las coordenadas x
2
y x
3
se miden a partir del baricentro de la sección en las direcciones principales
de inercia. La coordenada x
1
se encuentra en el intervalo [0, L], con L la longitud de la viga. Las
coordenadas x
2
y x
3
dependen de la forma de la sección. La elección de cual de los ejes principales
de inercia asociar a x
2
es arbitraria.
1
2
L
-1
1
0
X
1
X
2
X
3
ξ
Figura 4 Coordenadas locales en un elemento de viga
Computacionalmente el eje t
1
se calcula a partir de las coordenadas de los nudos extremos, en
tanto que la orientación del eje t
2
, queda (en la práctica) definido por un nudo auxiliar, de tal
forma que el plano definido por (t
1
, t
2
) sea paralelo al plano que contiene a los nudos extremos de
la viga y el nudo auxiliar. Finalmente t
3
= t
1
×t
2
.
El elemento maestro es entonces unidimensional, y la variable local ξ está restringida al intervalo
[−1, 1].
El elemento de viga estándar está definido por dos nudos extremos que llamaremos 1 y 2.
Denominaremos con u
i
al desplazamiento en la dirección i local, y con θ
i
al giro alrededor del eje
local i. Esto permite desacoplar el comportamiento en 4 partes
1. -Esfuerzo normal N asociado a los desplazamiento u
1
2. -Torsión M
t
asociado a los giros θ
1
3. -Flexión en el plano x
1
−x
2
, Q
2
y M
3
asociado a u
2
y θ
3
68
4. -Flexión en el plano x
1
−x
3
, Q
3
y M
2
asociado a u
3
y θ
2
4.5.3. Relaciones Cinemáticas y Constitutivas
N = EAε = EA
du
1
dx
1
M
t
= αGI
p
χ
1
= αGI
p

1
dx
1
M
3
= EI
3
χ
3
= EI
3
_

3
dx
1
_
= EI
3
_
d
2
u
2
dx
2
1
_
M
2
= EI
2
χ
2
= EI
2
_

2
dx
1
_
= EI
2
_

d
2
u
3
dx
2
1
_
Donde E es el módulo de elasticidad longitudinal (módulo de Young) y G es el módulo de
elasticidad transversal o de corte. A es el área transversal de la sección, I
p
, es el momento de inercia
polar de la sección y I
i
es el momento de inercia de la sección respecto al eje i. El coeficiente α
modifica la rigidez torsional en función de la forma de la sección.
Las variables de deformación generalizada son: ε es la deformación axial, χ
1
es el cambio de
ángulo de torsión por unidad de longitud y χ
i
son las curvaturas de flexión.
Notar que la denominación del momento flector y su curvatura asociada está referida al eje
normal al plano de flexión, y la convención de positivo/negativa a que coincida con la dirección
positiva del eje correspondiente.
4.5.4. Funciones de Interpolación
El análisis de las ecuaciones diferenciales que gobiernan el comportamiento indica que la función
solución para el caso homogéneo (sin carga de tramo) del comportamiento axial (esfuerzos axiales y
torsión) es una recta. Por lo tanto basta con considerar una aproximación lineal para u
1
y para θ
1
.
En tanto que para la flexión la correspondiente función solución (del desplazamiento transversal)
es un polinomio cúbico (sin carga de tramo), por lo que una aproximación cúbica es adecuada.
De la aproximación por residuos ponderados tras la correspondiente integración por partes
resulta que el problema es de continuidad C
0
para el problema axial y C
1
para la flexión. En
definitiva en los nudos deben ser continuos, además de los desplazamientos, θ
1
,
du
2
dx
1
= θ
3
y
du
3
dx
1
=
−θ
2
. Es decir que por lo menos debemos tener 6 grados de libertad por nudo (las tres componentes
de desplazamiento y las tres componentes del giro).
Denominaremos con u
I
i
al desplazamiento del nudo I en la dirección i local, y con θ
I
i
al giro
del nudo I alrededor del eje local i. Luego:
1. -Para los fuerzas axiales tenemos como grados de libertad u
1
1
y u
2
1
suficientes para definir la
recta solución de la ecuación homogénea
2. -Para la torsión tenemos como grados de libertad θ
1
1
y θ
2
1
suficientes para definir la recta
solución de la ecuación homogénea
3. -Para la flexión en el plano x
1
−x
2
, tenemos los grados de libertad u
1
2
, θ
1
3
, u
2
2
y θ
2
3
suficientes
para definir el polinomio cúbico solución de la ecuación homogénea
4. -Para la flexión en el plano x
1
−x
3
, tenemos los grados de libertad u
1
3
, θ
1
2
, u
2
3
y θ
2
2
suficientes
para definir el polinomio cúbico solución de la ecuación homogénea
Luego las funciones de interpolación propuestas son:
1. u
1
(ξ) =
1
2
(1 −ξ) u
1
1
+
1
2
(1 +ξ) u
2
1
= N
1
(ξ) u
1
1
+N
2
(ξ) u
2
1
=

2
I=1
N
I
(ξ) u
I
1
69
2. θ
1
(ξ) =

2
I=1
N
I
(ξ) θ
I
1
3. u
2
(ξ) = φ
1
(ξ) u
1
2

1
(ξ) θ
1
3

2
(ξ) u
2
2

2
(ξ) θ
2
3
4. u
3
(ξ) = φ
1
(ξ) u
1
3
−ϕ
1
(ξ) θ
1
2

2
(ξ) u
2
3
−ϕ
2
(ξ) θ
2
2
Donde puede verse que hemos usado para el comportamiento axial los polinomios de Lagrange
de grado 1 y para el comportamiento flexional los polinomios de Hermite de orden 1.
4.5.5. Desarrollo
Recordando que
d
dx
1
=
d


dx
1
=
d

2
L

dx
1
=
_
dx
1

_
−1
= J
−1
tenemos que las deformaciones generalizadas resultan
ε =
du
1
dx
1
= N
I

ξ
2
L
u
I
1
=
_
u
2
1
−u
1
1
_
1
L
χ
1
=

1
dx
1
= N
I

ξ
2
L
θ
I
1
=
_
θ
2
1
−θ
1
1
_
1
L
χ
3
=
d
2
u
2
dx
2
1
=
d
2
u
2

2
1
_

dx
1
_
2
=
4
L
2
_
φ
1

ξξ
u
1
2

1

ξξ
θ
1
3
+ φ
2

ξξ
u
2
2

2

ξξ
θ
2
3
¸
=
_

L
2
,
−1 + 3ξ
L
, −

L
2
,
1 + 3ξ
L
_
_
¸
¸
_
u
1
2
θ
1
3
u
2
2
θ
2
3
_
¸
¸
_
χ
2
= −
d
2
u
3
dx
2
1
= −
d
2
u
3

2
1
_

dx
1
_
2
= −
4
L
2
_
φ
1

ξξ
u
1
3
−ϕ
1

ξξ
θ
1
2

2

ξξ
u
2
3
−ϕ
2

ξξ
θ
2
2
¸
= −
_

L
2
, −
−1 + 3ξ
L
, −

L
2
, −
1 + 3ξ
L
_
_
¸
¸
_
u
1
3
θ
1
2
u
2
3
θ
2
2
_
¸
¸
_
Que puede resumirse en la siguiente expresión matricial
_
¸
¸
_
ε
χ
1
χ
3
χ
2
_
¸
¸
_
=
1
L
_
¸
¸
_
−1 +1
−1 +1

L
−1 + 3ξ −

L
+1 + 3ξ


L
−1 + 3ξ

L
+1 + 3ξ
_
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
1
u
1
2
u
1
3
θ
1
1
θ
1
2
θ
1
3
u
2
1
u
2
2
u
2
3
θ
2
1
θ
2
2
θ
2
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
70
ε
.¸¸.
4×1
=B(ξ)
. ¸¸ .
4×12
a
e
.¸¸.
12×1
En tanto que la relaciones constitutivas pueden escribirse matricialmente como
_
¸
¸
_
N
M
t
M
3
M
2
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
_
EA
αGI
p
EI
3
EI
2
_
¸
¸
_
_
¸
¸
_
ε
χ
1
χ
3
χ
2
_
¸
¸
_
σ
.¸¸.
4×1
= D
.¸¸.
4×4
ε
.¸¸.
4×1
Finalmente la matriz de rigidez (en el sistema local) resulta de integrar a lo largo de la viga
K
L
.¸¸.
12×12
=
_
L
0
B
T
.¸¸.
12×4
D
.¸¸.
4×4
B
.¸¸.
4×12
dx
1
=
_
1
−1
B(ξ)
T
D B(ξ)
L
2

Notar que como máximo en B(ξ) hay polinomios de orden 1, luego en el producto B
T
D B
hay como máximo polinomios de orden 2 en ξ, por lo cual bastan dos puntos de integración si se
va a realizar una integración numérica. La integral puede hacerse en este caso en forma analítica
sin ningún problema.
La matriz de rigidez (cuya obtención se deja como ejercicio) es idéntica a la obtenida en
los cursos de cálculo matricial de estructuras. Esto es así porque las funciones de interpolación
utilizadas son capaces de reproducir la solución exacta de las ecuaciones diferenciales (homogéneas).
4.5.6. Término independiente (vector de cargas)
Supongamos que las cargas están representadas localmente (es decir respecto al sistema local)
y varían en forma lineal dentro del elemento
q(ξ) =
_
_
q
1
q
2
q
3
_
_
=
2

I=1
N
I
(ξ) q
I
El trabajo virtual externo se puede escribir como
T.V.E. =
_
L
0
δu
T
q(ξ) dx
1
=
_
L
0
[δu
1
, δu
2
, δu
3
]
_
_
q
1
(ξ)
q
2
(ξ)
q
3
(ξ)
_
_
dx
1
= [δa
e
]
T
_
L
0
_
_
N
1
N
2
φ
1
ϕ
1
φ
2
ϕ
2
φ
1
0 −ϕ
1
φ
2
0 −ϕ
2
_
_
T
×
_
_
N
1
N
2
N
1
N
2
N
1
N
2
_
_
dx
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
q
1
1
q
1
2
q
1
3
q
2
1
q
2
2
q
2
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
(4.3)
= [δa
e
]
T
. ¸¸ .
1×12
_
L
0
Φ
T
(ξ)
. ¸¸ .
12×3
N(ξ)
. ¸¸ .
3×6
dx
1
_
q
1
q
2
_
. ¸¸ .
6×1
= [δa
e
]
T
. ¸¸ .
1×12
F
L
.¸¸.
12×1
Donde F
L
es el término independiente referido al sistema de coordenadas locales.
71
4.5.7. Cambio de base
La expresión de la matriz de rigidez en coordenadas globales sigue el procedimiento general.
Referida a un sistema coordenado local la matriz de rigidez que es de 12 ×12 tiene la forma
K
L
=
_
k
11
k
12
k
21
k
22
_
asociada con un vector de desplazamientos en coordenada locales de forma
a
L
=
_
¸
¸
_
u
1
θ
1
u
2
θ
2
_
¸
¸
_
L
u
I
L
=
_
_
u
I
1
u
I
2
u
I
3
_
_
L
θ
I
=
_
_
θ
I
1
θ
I
2
θ
I
3
_
_
L
donde u
I
L
son los desplazamientos del nudo I referidos a la terna local y θ
I
L
es el vector de
giros (donde cada componente es la proyección del vector rotación) referido a la terna local. Las
submatrices k
ij
son de 6 ×6 y los únicos valores no nulos son los que se indican con una X
k
ij
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
X
X X
X X
X
X X
X X
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Para realizar el cambio de coordenadas resulta necesario observar (ver figura 4) que las relaciones
que ligan ambos sistemas tienen para cada nodo la forma
u
I
L
= R u
I
θ
I
L
= R θ
I
donde la matriz rotación R es
R =
_
t
1
t
2
t
3
¸
La matriz de transformación Λ resulta entonces de
a
e
L
=
_
¸
¸
_
u
1
θ
1
u
2
θ
2
_
¸
¸
_
L
=
_
¸
¸
_
R
R
R
R
_
¸
¸
_
_
¸
¸
_
u
1
θ
1
u
2
θ
2
_
¸
¸
_
= Λ a
e
las expresiones de cambio de la matriz de rigidez y el vector de términos independientes tienen la
misma forma que antes, es decir:
K = Λ
T
K
L
Λ F = Λ
T
F
L
4.5.8. Matriz de masa
Habitualmente se considera la masa de la viga concentrada sobre el eje baricéntrico (es decir se
desprecia la energía cinética asociada a la velocidad de rotación de la sección transversal). La matriz
de masa aparece en problemas no estacionarios (dependientes del tiempo) y resulta consistente-
mente de aplicar residuos ponderados sobre la ecuación de equilibrio dinámico (o alternativamente
como expresión de la energía cinética).
72
Suponiendo una interpolación para las velocidades y aceleraciones del eje baricéntrico, similar
a los desplazamientos. La velocidad (y la aceleración) de un punto del eje de la viga es (referido
al sistema local):
_
_
˙ u
1
˙ u
2
˙ u
3
_
_
=
_
_
N
1
N
2
φ
1
ϕ
1
φ
2
ϕ
2
φ
1
0 −ϕ
1
φ
2
0 −ϕ
2
_
_
_
¸
¸
¸
_
˙ u
1
˙
θ
1
˙ u
2
˙
θ
2
_
¸
¸
¸
_
L
= Φ(ξ) ˙ a
e
L
de donde resulta
M =
_
L
0
ρA Φ
T
Φ dx
1
=
ρAL
2
_
1
−1
Φ
T
(ξ) Φ(ξ) dξ (4.4)
Que permite escribir la energía cinética de la viga como
T =
1
2
_
˙ u
1
˙
θ
1
˙ u
2
˙
θ
2
_
L
M
_
¸
¸
¸
_
˙ u
1
˙
θ
1
˙ u
2
˙
θ
2
_
¸
¸
¸
_
L
4.5.9. Ejercicios
1. Calcular los coeficientes de la matriz de rigidez de la viga espacial en coordenadas locales.
2. Calcular la matriz de masa (expresión 4.4 ) para una viga continua en 2-D.
3. Calcular el vector independiente para un carga lineal arbitraria (expresión 4.3)
4.6. Elementos con deformación de corte
Los elementos con deformación de corte son aquellos basados en la teoría de vigas de Timo-
shenko y sus extensiones a problemas en 3-D. Además de poder considerar modelos flexibles al
corte su mayor ventaja radica en la facilidad de su extensión al rango no-lineal y en el tratamiento
de geometrías curvas. Tienen la ventaja también de ser de continuidad C
0
, aunque esto no es
importante en vigas en el campo lineal.
Si consideramos el comportamiento de una viga en el plano x
1
-x
2
(con eje baricéntrico en
correspondencia con el eje x
1
) las relaciones cinemáticas son:
γ
2
=
du
2
dx
1
−θ
3
χ
3
=

3
dx
1
ε =
du
1
dx
1
Supongamos un elemento de 3 nudos (1 en cada extremo y un nudo central). En cada nudo
nuestras incógnitas serán los desplazamientos en las dos direcciones del plano (u
1
, u
2
) más el giro
alrededor del eje normal al plano (θ
3
). La aproximación resulta entonces cuadrática para las tres
variables. Recordando entonces que
N
1
=
ξ
2
(ξ −1) N
2
= 1 −ξ
2
N
3
=
ξ
2
(1 +ξ)
N
1

x
1
=
2ξ −1
L
N
2

x
1
= −

L
N
3

x
1
=
2ξ + 1
L
73
Figura 5 Viga con deformación de corte
las deformaciones generalizadas resultan
_
_
ε
χ
3
γ
2
_
_
=
_
_
2ξ−1
L
0 0 −

L
0 0
2ξ+1
L
0 0
0 0
2ξ−1
L
0 0 −

L
0 0
1+2ξ
L
0
2ξ−1
L
ξ
2
(1 −ξ) 0 −

L
ξ
2
−1 0
2ξ+1
L

ξ
2
(1 +ξ)
_
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
1
u
1
2
θ
1
3
u
2
1
u
2
2
θ
2
3
u
3
1
u
3
2
θ
3
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε = B(ξ) a
e
Las relaciones constitutivas para este caso son:
_
_
N
M
3
Q
2
_
_
=
_
_
EA
EI
GA
2
_
_
_
_
ε
χ
3
γ
2
_
_
σ = D ε
donde A
2
es el área de corte en la dirección 2, definida convenientemente.
En el caso de vigas de eje curvo, es necesario una interpolación adecuada de la geometría (en el
caso anterior asumíamos que el nudo central estaba ubicado exactamente en el punto medio entre
los extremos). Una opción sencilla y conveniente es la interpolación isoparamétrica, luego el eje
baricéntrico de la viga queda descripto por
x(ξ) =
3

I=1
N
I
(ξ) x
I
Paralelamente resulta conveniente definir un sistema coordenado local. En la geometría inde-
formada (libre de tensiones) dicho sistema local tiene el vector t
1
coincidente con la tangente al
eje baricéntrico, que forma un ángulo α con el eje x
1
global, en tanto que el vector t
2
es normal al
anterior:
Λ(ξ) = [t
1
, t
2
] (ξ) =
_
cos α −sin α
sin α cos α
_
Las deformaciones generalizadas normal y de corte resultan ahora
ε =
d(x +u)
ds
· t
1
γ
2
=
d(x +u)
ds
· t
2
74
donde s es la longitud de arco medido sobre el eje baricéntrico de la viga.
Debido a que la viga tiene ahora una curvatura inicial, debemos hablar de cambio de curvatura.
La curvatura original se mide como
κ
(0)
3
=

ds
y la curvatura del eje deformado es
κ
3
=
d (α +θ
3
)
ds
luego el cambio de curvatura resulta
χ
3
= κ
3
−κ
(0)
3
=
d (α +θ
3
)
ds


ds
=

3
ds
En problemas tridimensionales, la teoría que gobierna el problema es similar. Por supuesto
ahora x y u tienen tres componentes. Por otro lado el sistema coordenado local se escribe ahora
Λ(s) = [t
1
, t
2
, t
3
]
donde t
1
coincide con la tangente al eje baricéntrico, en tanto que t
2
y t
3
están dirigidos en
las direcciones principales de inercia de la sección transversal. Las deformaciones generalizadas
asociadas a los esfuerzos normal y de corte se escriben ahora
ε =
d(x +u)
ds
· t
1
γ
2
=
d(x +u)
ds
· t
2
γ
3
=
d(x +u)
ds
· t
3
Las curvaturas del eje baricéntrico resultan ahora de la siguiente expresión
K = Λ
T

ds
=
_
_
0 −κ
3
κ
2
κ
3
0 −κ
1
−κ
2
κ
1
0
_
_
donde los κ
i
serán curvaturas iniciales si Λ es la original o serán las curvaturas del eje deformado si
Λ corresponde a la estructura deformada. La diferencia entre ambas permite calcular los cambios
de curvatura, que incluye deformación de torsión (χ
1
) y deformaciones de flexión (χ
2
y χ
3
).
_
_
χ
1
χ
2
χ
3
_
_
=
_
¸
_
κ
1
−κ
(0)
1
κ
2
−κ
(0)
2
κ
3
−κ
(0)
3
_
¸
_
= κ −κ
(0)
Si mantenemos los giros en cada punto de la viga referidos al sistema local (recordando la
relación que los liga con los globales)
θ
G
= Λθ
L
θ
L
= Λ
T
θ
G
la linealización de la expresión anterior conduce a
ε =
_
_
ε
γ
2
γ
3
_
_
= Λ
T
du
ds
+e
1
×θ
L
=
_
_
t
1
·
du
ds
t
2
·
du
ds
−θ
3
t
3
·
du
ds

2
_
_
χ =
_
_
χ
1
χ
2
χ
3
_
_
=

L
ds

(0)
×θ
L
=
_
_

1
ds

2
ds

3
ds
_
_
+
_
_
κ
2
θ
3
−κ
3
θ
2
κ
3
θ
1
−κ
1
θ
3
κ
1
θ
2
−κ
2
θ
1
_
_
de donde pueden particularizarse las expresiones para la viga en el plano obtenidas antes.
75
4.6.1. Matriz de rigidez de una viga recta en 2-D
Si nos restringimos al caso plano y una viga de eje recto. Usando una aproximación cuadrática
(3 nudos), con el nudo interno en el centro del elemento, la matriz de rigidez en coordenadas locales
resulta de la integral
K
L
=
_
L
B
T
(ξ) D B(ξ) ds =
_
1
−1
L
2
B
T
(ξ) D B(ξ) dξ
_
1
−1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
EA
2L
_
N
1

ξ
_
2
EA
2L
N
1

ξ
N
2

ξ
GAc
2L
_
N
1

ξ
_
2
GAc
2
N
1

ξ
N
1 GAc
3L
N
1

ξ
N
2

ξ
GAc
2
N
1

ξ
N
2
EI
2L
_
N
1

ξ
_
2
+
GA
c
L
2
(N
1
)
2
EI
2L
N
1

ξ
N
2

ξ
+
GAcL
2
N
1
N
2
EA
2L
_
N
2

ξ
_
2
GAc
2L
_
N
2

ξ
_
2
GAc
2
N
2

ξ
N
2
EI
2L
_
N
2

ξ
_
2
+
GA
c
L
2
(N
2
)
2
Simétrica
EA
2L
N
1

ξ
N
3

ξ
GAs
2L
N
1

ξ
N
3

ξ
GAc
2
N
1

ξ
N
3
EI
2L
N
1

ξ
N
3

ξ
+
GA
c
L
2
N
1
N
3
EA
2L
N
2

ξ
N
3

ξ
GAc
2L
N
2

ξ
N
3

ξ
GAc
2
N
2

ξ
N
3
EI
2L
N
2

ξ
N
3

ξ
+
GAcL
2
N
2
N
3
EA
2L
_
N
3

ξ
_
2
GAc
2L
_
N
3

ξ
_
2
EI
2L
_
N
3

ξ
_
2
+
GAcL
2
(N
3
)
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_

Notar que todos los términos a integrar son polinomios en ξ, luego se pueden integrar en forma
analítica sin problemas. Notar además el orden de los polinomios a integrar:
de 2do orden para productos de derivadas entre si
de 3er orden para producto de función y derivada
de 4to orden para productos de funciones entre sí
Recordar que si se integra numéricamente con dos puntos de integración se puede integrar
exactamente un polinomio cúbico. De lo cual surge que si se integra con dos puntos de integración
se integrará en forma exacta todos los términos salvo los asociados a productos de funciones
nodales entre sí (términos que relacionan las rotaciones entre sí, asociados al corte transversal) .
Por ejemplo la integral exacta de (N
1
)
2
es
4
15
e integrando con dos puntos es
2
9
, lo que es un 20%
menos que la integral exacta.
76
Por otro lado, experimentos numéricos primero y desarrollos teóricos posteriores mostraron
que era conveniente una sub-integración de los términos asociados al corte a los fines de evitar el
bloqueo numérico. El bloqueo numérico se produce debido a una imposibilidad de las funciones de
forma de representar correctamente el comportamiento de todas las variables con el consiguiente
aumento de la rigidez asociado a un incremento espurio de la energía de deformación asociada al
corte transversal.
Usando integración numérica con dos puntos de integración se tiene
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
EA
2L
14
3
EA
2L
_

16
3
_
GAc
2L
14
3
GAc
2
(−1)
GAc
3L
_

16
3
_
GAc
2
_

4
3
_
EI
2L
14
3
+
GAcL
2
2
9
EI
2L
_

16
3
_
+
GAcL
2
2
9
EA
2L
32
3
GAc
2L
32
3
GAc
2
(0)
EI
2L
32
3
+
GAcL
2
8
9
EA
2L
_
2
3
_
GAs
2L
_
2
3
_
GAc
2
_
1
3
_
EI
2L
_
2
3
_
+
GAcL
2
_

1
9
_
EA
2L
_

16
3
_
GA
c
2L
_

16
3
_
GA
c
2
_

4
3
_
EI
2L
_

16
3
_
+
GAcL
2
2
9
EA
2L
14
3
GA
c
2L
14
3
EI
2L
14
3
+
GAcL
2
2
9
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Notar que la solución exacta de las ecuaciones homogéneas de la viga de Timoshenko, requiere
una aproximación cúbica para el desplazamiento y cuadrática para el corte, por lo que el elemen-
to desarrollado no resuelve exactamente los problemas, por lo cual, si el objetivo es obtener la
solución exacta, es necesario usar más de un elemento finito por tramo de viga (a diferencia de la
teoría clásica). Una segunda posibilidad es utilizar una interpolación cúbica para el desplazamiento
transversal (por ejemplo utilizando cuatro nudos para el desplazamiento y sólo 3 para el giro). Por
otro lado dado que los nudos internos no se comparten con otros elementos, es posible previo al
ensamble eliminar dichos grados de libertad usando “condensación”, con lo cual sólo permanecen
como grados de libertad los de los nudos extremos, en tal caso la matriz de rigidez resulta de 4 ×4
(viga continua) y coincide con la matriz de rigidez (incluyendo deformaciones por corte) obtenida
en los cursos de cálculo matricial de estructuras.
4.6.2. Ejercicio:
Calcular la matriz de rigidez de un elemento de viga de dos nudos (sólo flexión, sin axial)
utilizando un único punto de integración
v (x) =
_
N
1
(ξ) u
1
+N
2
(ξ) u
2
¸
θ (x) =
_
N
1
(ξ) θ
1
+N
2
(ξ) θ
2
¸
77
Donde las funciones de forma son:
N
1
(ξ) =
1
2
(1 −ξ)
N
2
(ξ) =
1
2
(ξ + 1)
y cuyas derivadas (constantes) valen
N
1

ξ
= −
1
2
N
2

ξ
= +
1
2
N
1

x
= −
1
L
N
2

x
= +
1
L
La matriz B resulta (evaluada en ξ = 0)
B =
_
0 −
1
L
0
1
L

1
L
+
1
2
1
L
1
2
_
En tanto que la matriz de rigidez resulta del producto
K = L
_
¸
¸
_
0 −
1
L

1
L
+
1
2
0
1
L
1
L
1
2
_
¸
¸
_
_
EI 0
0 GA
c
_ _
0 −
1
L
0
1
L

1
L
+
1
2
1
L
1
2
_
=
_
¸
¸
_
GA
c
L

GA
0c
2

GA
c
L
GA
c
2

GAc
2
EI
L
+
GAcL
2
GAc
2

EI
L
+
GAcL
2

GAc
L
GAc
2
GAc
L
GAc
2
GA
c
2

EI
L
+
GA
c
L
2
GA
c
2
EI
L
+
GA
c
L
2
_
¸
¸
_
4.7. Problemas de convección-difusión
Consideremos la siguiente ecuación diferencial (no autoadjunta)
d
dx
_
ρuφ −Γ

dx
_
−q = 0 (4.5)
con u la velocidad conocida, en este caso unidimensional u debe ser constante.
Las condiciones de contorno (extremos del dominio) admisibles son:
φ =
¯
φ o ρuφ −Γ

dx
= ¯ σ
es decir que en los extremos o se conoce φ o se conoce el flujo σ. Con el objetivo de ejemplificar el
tratamiento de las condiciones de contorno en un dominio de longitud L , supondremos que φ es
conocido en x = 0 y que σ es conocido en x = L.
Si subdividimos el dominio en N segmentos y proponemos entonces una aproximación para la
variable φ en el dominio en función de las variables nodales φ
I
(I = 0..N)
φ(x) =
N

I=0
ϕ
I
(x) φ
I
(4.6)
Reemplazando en la expresión 4.5, se obtiene
N

I=0
d
dx
_
ρuϕ
I
(x) −Γ

I
(x)
dx
_
φ
I
−q = r(x)
78
N

I=0
_
ρu

I
(x)
dx
−Γ
d
2
ϕ
I
(x)
dx
2
_
φ
I
−q = r(x) (4.7)
La última expresión es el “residuo” (r(x)), y es lo que el método numérico intentará minimizar
para obtener una solución aproximada del problema. Por otro lado no deben olvidarse las condi-
ciones de contorno, que pueden escribirse
¯
φ −
N

I=0
ϕ
I
(x)|
x=L
φ
I
= s
0
(4.8)
¯ σ −
N

I=0
_
ρuϕ
I
(x) −Γ

I
(x)
dx
_
x=L
φ
I
= s
L
(4.9)
Definido entonces el residuo, el objetivo de máxima sería lograr que dicho residuo se anulara
en todo punto, esto normalmente no es posible, y lo que se busca es anularlo en promedio, es decir
en forma integral. El método de residuos ponderados propone definir una función de ponderación
w(x)
w(x) =
N

I=0
W
I
(x) β
I
donde W
I
(x) son funciones elegidas adecuadamente y β
I
son parámetros arbitrarios. Definida esta
función se propone que
_
L
r(x)w(x)dx +s
0
w
0
+s
L
w
L
= 0 (4.10)
para todo valor de los parámetro β
I
. Como se ve en la definición de la función de peso, la cantidad de
parámetros arbitrarios es igual al número de incógnitas del problema φ
I
. Entre las aproximaciones
habituales se exige que la aproximación a φ satisfaga en forma exacta las condiciones de borde
sobre la propia variable (condiciones esenciales), en nuestro caso eso significa que la aproximación
satisfaga exactamente la primera condición de contorno, lo que conduce a que
φ
1
=
¯
φ
s
0
= 0
Luego nuestra aproximación se puede escribir
φ(x) = ϕ
0
(x)
¯
φ +
N

I=1
ϕ
I
(x) φ
I
(4.11)
donde hemos separado el primer término de la sumatoria que ahora es conocido. Este primer
término se conoce como solución particular y satisface en forma exacta las condiciones de contorno
esenciales, el resto de la aproximación satisface las mismas condiciones de contorno pero en forma
homogénea. Simétricamente en la función de ponderación se elimina el primer sumando para
mantener igual la cantidad de incógnitas φ
I
y la cantidad de parámetros arbitrarios β
I
.
Reemplazando entonces la aproximación a φ y la función de ponderación en la integral pon-
derada, tenemos
N

J=1
β
J
__
L
W
J
r(x)dx +W
J
L
s
L
_
= 0
N

J=1
β
J
_
_
L
W
J
_
N

I=0
_
ρu

I
(x)
dx
−Γ
d
2
ϕ
I
(x)
dx
2
_
φ
I
−q
_
dx +W
J
L
s
L
_
= 0
Lo que se pide es que lo encerrado entre llaves sea cero, es decir que independientemente del valor
de los parámetros arbitrarios β
I
, se satisfaga la igualdad. Esto implica entonces N condiciones
79
(una para cada W
J
) en función de las N incógnitas φ
I
. Resulta entonces un sistema lineal de
ecuaciones
A Φ+F = 0
donde Φ es un vector de dimensión N que agrupa a las incógnitas φ
I
, la matriz de coeficientes A
se calcula como
A
JI
=
_
L
W
J
_
ρu

I
(x)
dx
−Γ
d
2
ϕ
I
(x)
dx
2
_
dx +W
J
L
_
−ρuϕ
I
(x) + Γ

I
(x)
dx
_
x=L
(4.12)
F
J
=
_
L
W
J
__
ρu

0
(x)
dx
−Γ
d
2
ϕ
0
(x)
dx
2
_
¯
φ −q
_
dx +W
J
L
_
¯ σ −
_
ρuϕ
0
(x) −Γ

0
(x)
dx
_
x=L
_
(4.13)
La elección de la función de ponderación conduce a formulaciones diferentes. En principio las
W
I
(x) sólo requieren como condición indispensable la de independencia lineal, sin embargo una
adecuada elección es crucial desde el punto de vista numérico.
La aproximación de Galerkin (método de elementos finitos estándar) propone usar como función
de peso una forma idéntica a la función de interpolación de la variable (4.11)
w(x) =
N

I=1
ϕ
I
(x) β
I
Donde N es aquí el número de puntos en la grilla, es decir la expresión anterior es formal, no
estamos utilizando un único elemento en toda la grilla.
El término de la solución particular (como se explicara antes) por supuesto no aparece aquí.
Utilizando una grilla con puntos igualmente espaciados (incluyendo los puntos extremos). Las
ecuaciones podrían calcularse de evaluar consistentemente las expresiones 4.12 y 4.13. Sin embargo
resulta más conveniente realizar previamente una integración por partes, en este caso esta inte-
gración por partes se restringe al término difusivo que es el que tiene la derivada de mayor orden.
El objetivo de esta integración por partes como ya hemos visto es disminuir el orden de derivación
que aparecen en las ecuaciones discretas a resolver.
N

J=1
β
J
_
_
L
W
J
_
N

I=0
_
ρu

I
(x)
dx
−Γ
d
2
ϕ
I
(x)
dx
2
_
φ
I
−q
_
dx +W
J
L
s
L
_
= 0
(4.14)
N

J=1
β
J
_
N

I=0
_
_
L
_
W
J
ρu

I
dx
+
dW
J
dx
Γ

I
dx
_
dx −
_
W
J
Γ

I
dx
_
L
0
_
φ
I

_
L
W
J
qdx +W
J
L
s
L
_
= 0
Al integrar por partes hemos disminuido entonces el máximo orden de derivación de la variable
φ, con lo que ahora alcanza con proponer una aproximación continua para φ, esto ha sido a costa
de aumentar el orden de derivación de la función de peso (que ahora deberá ser derivable, es decir
continua) y de la aparición de términos sobre el contorno.
Para fijar ideas, supongamos la aproximación más sencilla que corresponde a una interpolación
lineal entre nudos (4.1). En un intervalo cualquiera J la variable φ y la función de peso resultan
φ(x) = (1 −ξ) φ
J
+ξφ
J+1
w(x) = (1 −ξ) β
J
+ξβ
J+1
Reemplazando en (4.14), y separando la integral sobre el segmento J tenemos
J

K=J−1
β
K
_
J

I=J−1
_
x
J
x
J−1
_
ϕ
K
ρu

I
dx
+

K
dx
Γ

I
dx
_
dx φ
I

_
x
I
x
I−1
ϕ
K
qdx
_
= Int(J)
80
Llamando
H
KI
= C
KI
+D
KI
q
K
=
_
x
I
x
I−1
ϕ
K
q dx
Donde
C
KI
=
_
x
J
x
J−1
ϕ
K
ρu

I
dx
dx (4.15)
D
KI
=
_
x
J
x
J−1

K
dx
Γ

I
dx
dx (4.16)
Luego
Int(J) =
J

K=J−1
β
K
_
J

I=J−1
(C
KI
+D
KI
) φ
I
−q
K
_
=
_
β
J−1
β
J
¸
__
H
J−1,J−1
H
J−1,J
H
J,J−1
H
J,J
_ _
φ
J−1
φ
J
_

_
f
J−1
f
J
__
El resto de los términos (integrales sobre el contorno resultan)
Int (C) =
N

J=1
β
J
_
N

I=0

_
ϕ
J
Γ

I
dx
_
L
0
φ
I

J
L
_
¯ σ −
N

I=0
_
ρuϕ
I
(x) −Γ

I
(x)
dx
_
x=L
φ
I
__
Debe notarse aquí que w(x = 0) = 0, además todas las ϕ
J
(x = L) = 0, salvo ϕ
N
(x = L) = 1,
luego
β
N
_
N

I=N−1
−Γ

I
dx
φ
I
+ ¯ σ −ρuφ
N
+
N

I=N−1
Γ

I
L
dx
φ
I
_
= β
N
_
¯ σ −ρuφ
N
_
La integral de residuos ponderados (4.14) puede escribirse ahora
N

J=1
Int(J) +Int(C) = 0
N

J=1
_
β
J−1
β
J
¸
__
H
J−1,J−1
H
J−1,J
H
J,J−1
H
J,J
_ _
φ
J−1
φ
J
_

_
f
J−1
f
J
__

N
_
¯ σ −ρuφ
N
_
= 0
Esta expresión debe verse como un conjunto de N ecuaciones (una para cada β
J
) con N
incógnitas (las φ
I
). La matriz de coeficientes resulta de ensamblar las matrices “elementales” H.
A esta última contribuye también en la posición (N,N) el término del contorno −ρu. El vector
término independiente resulta de ensamblar los vectores “elementales” f, también contribuyen aquí
los términos asociados a la solución particular (la primera columna de la primera matriz elemental
H, multiplicada por φ
0
=
¯
φ).
Esta aproximación corresponde a una de las posibilidades del método de Elementos Finitos.
La matriz H elemental consta de dos partes, C debida al término convectivo y es no-simétrica y D
debida al término difusivo que es simétrica. La aproximación de Galerkin es óptima para problemas
difusivos puros (problemas espacialmente elípticos) asociado a operadores auto-adjuntos (matrices
simétricas). Para problemas dominantemente convectivos se usan normalmente aproximaciones
diferentes.
Para la aproximación propuesta, la matriz elemental resulta
H =
ρu
2
_
−1 1
−1 1
_
+
Γ
∆x
_
1 −1
−1 1
_
81
Ejercicio
1-Sea el problema de convección difusión gobernado por la ecuación 4.5. Con una aproximación
lineal para la variable (4.1) en cada intervalo
φ(x) = (1 −ξ) φ
I
+ξφ
I+1
ξ =
_
x −x
I
_
x
I+1
−x
I
=
_
x −x
I
_
∆x
0 ≤ ξ ≤ 1
Usar el método de residuos ponderados con función de ponderación
w(x) = [(1 −ξ) +αξ (1 −ξ)] β
J
+ [ξ −αξ (1 −ξ)] β
J+1
donde α es un parámetro fijo que puede variar entre 0 y 1. Este permite dar más peso al residuo
en la parte inicial del intervalo (una forma de upwinding). De hecho para α = 0, se obtiene la
aproximación habitual de Galerkin y para α = 1 se obtiene una aproximación conocida como
Petrov-Galerkin.
Graficar las funciones de peso asociadas a β
J
en el intervalo
_
x
J−1
, x
J+1
¸
para los valores
α = 0,
1
2
, 1.
Calcular la integral del residuo en un intervalo genérico
_
x
I
, x
I+1
¸
, expresado en la forma
_
β
J−1
β
J
¸
__
H
J−1,J−1
H
J−1,J
H
J,J−1
H
J,J
_

_
ˆ
H
J−1,J−1
ˆ
H
J−1,J
ˆ
H
J,J−1
ˆ
H
J,J
___
φ
J−1
φ
J
_
Escribir la ecuación de balance asociada a un β
J
cualquiera para los 3 valores de α indicados
arriba.
82
4.8. Análisis de cables
En general el análisis de estructuras de cables implica importantes desplazamientos y preten-
siones, por lo cual es necesario plantear el equilibrio en la configuración deformada e incluir el efecto
de las tensiones iniciales. En forma similar a una barra articulada los cables no tienen rigidez flex-
ional apreciable y sólo transmiten esfuerzos normales. Más aún, si no se considera el peso propio
es inmediato asimilar el comportamiento de un sector de cable al de una barra articulada, con-
siderando cada tramo de cable entre dos cargas como una barra. Como una introducción al tema
aquí se mostrará con un ejemplo sencillo los principales elementos a tener en cuenta. Supongamos
entonces una estructura sencilla de un cable (ver figura) bajo tres cargas puntuales, geométrica-
mente simétrica respecto al centro. Definamos la geometría inicial del cable, puesto que el cable no
tiene tensión inicial, cualquier configuración está en equilibrio y lo único importante es la longitud
inicial del cable. Definamos entonces la configuración inicial como formada por dos tramos rectos
de la misma longitud (ver figura) y supongamos que las cargas aplicadas corresponden a la mitad
de cada tramo y a la unión de los dos tramos. De esta forma el cable ha sido discretizado por
cuatro elementos de barra-cable de igual longitud inicial
L
o
=
_
1
2
+ 0,5
2
¸1
2
1
2
3
4
5
4.0
1.0
150
100
100
+
100
Figura 6 Estructura de cables
Podemos entonces definir las coordenadas iniciales o originales de los nudos
Nudo 1 2 3 4 5
X
1
0.0 1.0 2.0 3.0 4.0
X
2
0.0 -0.5 -1.0 -0.5 0.0
Dado un estado de solicitaciones definido por las cargas en los 3 nudos libres de desplazarse
(dos componentes por nudo),
f
T
=
_
p
2
1
, p
2
2
, p
3
1
, p
3
2
, p
4
1
, p
4
2
¸
Y dada una configuración deformada, definida por los desplazamientos de los nudos a partir de
la configuración original
u
T
=
_
u
2
1
, u
2
2
, u
3
1
, u
3
2
, u
4
1
, u
4
2
¸
83
o directamente las coordenadas nodales actualizadas
x
I
i
= X
I
i
+u
I
i
(4.17)
donde X
I
i
es la coordenada original del nudo I en la dirección i y x
I
i
es la coordenada actual del
nudo I en la dirección i.
Para saber si la configuración actualizada corresponde al equilibrio utilizamos el Principio de
Trabajos Virtuales, el cual puede escribirse
TV I = TV E
NB

K=1
N
K
δε
K
L
K
0
=
NP

N=1
2

i=1
p
N
i
δu
N
i
(4.18)
donde N
K
, δε
K
, y L
K
0
son respectivamente el esfuerzo axial, la deformación virtual y la longitud
inicial de la tramo K, en tanto que NB es el número de tramos en que se ha dividido al cable.
En el segundo miembro aparece el trabajo virtual de las fuerzas externas y NP es el número de
nudos donde se aplican cargas.
Consideremos un tramo cualquiera de cable, por ejemplo el 1-2, y evaluemos el trabajo virtual
interno que allí se produce. Para ello tenemos que evaluar:
La longitud actual:
L =
__
x
2
−x
1
_
·
_
x
2
−x
1
_¸1
2
(4.19)
=
__
X
2
−X
1
+u
2
−u
1
_
·
_
X
2
−X
1
+u
2
−u
1
_¸1
2
La deformación longitudinal
ε =
L
L
0
−1 (4.20)
El esfuerzo axial
N = EAε (4.21)
La deformación virtual
δε =
∂ε
∂u
δu =
1
L
0
_
∂L
∂u
2
δu
2
+
∂L
∂u
1
δu
1
_
=
1
L
0
∂L
∂(u
2
−u
1
)
_
δu
2
−δu
1
_
∂L
∂(u
2
−u
1
)
=
1
L
_
x
2
−x
1
_
= t (dirección actual del tramo)
δε =
1
L
0
1
L
_
x
2
−x
1
_
·
_
δu
2
−δu
1
_
=
1
L
0
t ·
_
δu
2
−δu
1
_
(4.22)
En consecuencia la contribución de una barra al trabajo virtual interno resulta
TV I = N
1
L
0
t ·
_
δu
2
−δu
1
_
L
0
=
_
δu
2
−δu
1
_
· t N (4.23)
En el ejemplo considerado las contribuciones de las tres barras resultan (notar que δu
1
= δu
5
=
0, pues u
1
= u
5
= 0)
TV I =
_
δu
2
_
· t
1
N
1
+
_
δu
3
−δu
2
_
· t
2
N
2
+
_
δu
4
−δu
3
_
· t
3
N
3
−δu
4
· t
4
N
4
(4.24)
sacando factor los δu
I
, la expresión anterior puede escribirse (notar que δu · t = δu
T
t )
TV I =
_
δu
2T
, δu
3T
, δu
4T
¸
_
_
N
1
t
1
−N
2
t
2
N
2
t
2
−N
3
t
3
N
3
t
3
−N
4
t
4
_
_
(4.25)
84
a su vez el trabajo virtual externo puede escribirse
TV E =
_
δu
2T
, δu
3T
, δu
4T
¸
_
_
p
2
p
3
p
4
_
_
(4.26)
haciendo la diferencia entre la segunda y la primera e igualando a cero
TV E −TV I = 0
_
δu
2T
, δu
3T
, δu
4T
¸
_
_
_
_
_
N
2
t
2
−N
1
t
1
N
3
t
3
−N
2
t
2
N
4
t
4
−N
3
t
3
_
_
+
_
_
p
2
p
3
p
4
_
_
_
_
_
= 0 (4.27)
Como los δu
I
son arbitrarios, para asegurar la igualdad, cada una de las ecuaciones entre llaves
debe anularse. Puede verse fácilmente que estas ecuaciones no son otra cosa que las ecuaciones de
equilibrio en cada nudo.
Las ecuaciones planteadas son no-lineales en los desplazamientos, pues tanto N
K
como t
K
dependen en forma no-lineal de los desplazamientos. Los problemas no lineales se resuelven habit-
ualmente en forma incremental. Un forma común es escribir las acciones externas en función de
un escalar λ
_
_
p
2
p
3
p
4
_
_
= λ
_
_
f
2
f
3
f
4
_
_
= λf (4.28)
y obtener la solución (u
i
) para valores crecientes de λ
i
partiendo de la posición de equilibrio
sin tensiones (u
0
= 0, λ
0
= 0). Supongamos entonces que se conoce una posición de equilibrio
(u
i
, λ
i
) y queremos conocer una nueva posición de equilibrio (u
i+1
= u
i
+ ∆u, λ
i+1
= λ
i
+ ∆λ),
donde λ
i+1
es dato e interesa determinar u
i+1
. Es decir que se ha llegado a un punto i donde se
satisface
_
δu
2T
, δu
3T
, δu
4T
¸
_
_
_
_
_
N
2
t
2
−N
1
t
1
N
3
t
3
−N
2
t
2
N
4
t
4
−N
3
t
3
_
_
i

i
_
_
f
2
f
3
f
4
_
_
_
_
_
˜ = 0 (4.29)
[δu]
T
{g (u
i
) +λ
i
f } ˜ = 0
y se busca un nuevo u
i+1
que satisfaga
[δu]
T
{g (u
i+1
) +λ
i+1
f} ˜ =0 (4.30)
Para ello se utiliza un esquema predictor-corrector, es decir se propone un valor inicial (predic-
ción) de u
i+1
y luego se corrige hasta convergencia. Uno de los esquemas predictor-corrector más
utilizados es el de Newton-Raphson, el cual consiste en realizar la siguiente aproximación
g (u
i+1
) = g (u
i
) +
∂g
∂u
|
i
∆u = g (u
i
) −K
i
∆u (4.31)
donde se ha introducido a
K = −
∂g
∂u
(4.32)
que es el ‘Hessiano’ o derivada del sistema de ecuaciones no-lineales o simplemente la matriz
tangente. reemplazando en la anterior
[δu]
T
{g (u
i
) −K
i
∆u +λ
i+1
f} ˜ =0
de donde la predicción resulta
∆u =[K
i
]
−1
[g (u
i
) +λ
i+1
f] = [K
i
]
−1
[r] (4.33)
85
donde r es el residuo que se quiere anular
Veamos como obtener la matriz tangente para un elemento de cable o barra articulada. Notar
que hasta ahora hemos escrito
TV I =
NB

K=1
N
K
δε
K
L
K
0
= −[δu]
T
g (u) (4.34)
Para cada barra interesa calcular su contribución a
−[δu]
T
∂g
∂u
|
i
∆u =[δu]
T
K
i
∆u =
∂ (TV I)
∂u
∆u (4.35)
Evaluemos entonces
L
0
∂ (N δε)
∂u
∆u = L
0
_
∂N
∂u
δε +N
∂δε
∂u
_
∆u
= L
0
δε
∂N
∂u
∆u +NL
0
∂δε
∂u
∆u (4.36)
La derivada en el primer término es
∂N
∂u
=
∂EAε
∂u
= EA
∂ε
∂u
(4.37)
a su vez la derivada
∂ε
∂u
∆u = ∆ε es formalmente idéntica a δε =
∂ε
∂u
δu (expresión 4.22) es decir
∂ε
∂u
∆u =
1
L
0
t ·
_
∆u
2
−∆u
1
_
Con lo cual una primera contribución a K
δu
T
K
M
∆u = L
0
δε
∂N
∂u
∆u =
_
δu
2
−δu
1
_
· t
EA
L
0
t ·
_
∆u
2
−∆u
1
_
=
_
δu
1T
, δu
2T
_
EA
L
0
_
t t
T
−t t
T
−t t
T
t t
T
_ _
∆u
1
∆u
2
_
(4.38)
Notar que la matriz K
M
obtenida es formalmente idéntica a la matriz de rigidez de la barra
en un análisis lineal, la diferencia es que aquí t corresponde a la geometría actual y no a la inicial.
Esta primera contribución se denomina ‘Matriz de rigidez material’ (K
M
).
La segunda contribución resulta de
δu
T
K
G
∆u = NL
0
∂δε
∂u
∆u
que será no nula sólo si existen esfuerzos N, esta componente K
G
se denomina matriz de rigidez ‘ge-
ométrica’, de ‘carga-geometría’ o debida a los ‘esfuerzos iniciales’. Para evaluarla debemos obtener
∂δε
∂u
∆u =

_
1
L
0
(δu
2
−δu
1
)
T
t
_
∂u
∆u =
1
L
0
_
δu
2
−δu
1
_
T
∂t
∂u
∆u (4.39)
A su vez
∂t
∂u
∆u =

_
x
2
−x
1
L
_
∂u
∆u =
1
L
_
1 −t t
T
¸
∆u (4.40)
con lo cual
L
0
N
∂δε
∂u
∆u =
_
δu
2
−δu
1
_
T
N
L
_
1 −t t
T
¸ _
∆u
2
−∆u
1
_
(4.41)
86
de donde las segunda contribución a la matriz de rigidez resulta
δu
T
K
G
∆u =
_
δu
1T
, δu
2T
_
N
L
__
1 −t t
T
−1 +t t
T
−1 +t t
T
1 −t t
T
___
∆u
1
∆u
2
_
(4.42)
A la suma de las matrices 1 −t t
T
se la denomina matriz de proyección ortogonal, pues el
producto de esta matriz por un vector v cualquiera conduce a la proyección del vector v sobre
el plano normal a t. Esto puede verse como quitarle a v su componente en la dirección t. La
operación de quitarle a un vector vsu proyección v
t
sobre t, se hace habitualmente como
v
t
= t · v = t
T
v
v
n
= v −t v
t
= v −t
_
t
T
v
_
= v −tt
T
v =
_
1 −tt
T
_
v
La aparición de esta matriz se debe a que en 4.40 se está derivando un versor (vector unitario)
y la dirección de esta derivada debe ser normal al versor, lo cual puede verse fácilmente a partir
de que
t · t = 1
∂ (t · t)
∂u
= 2 t ·
∂t
∂u
= 0
4.8.1. Ejemplo
Supongamos que la sección del cable es A = 1cm
2
y el módulo de elasticidad es E = 2 ×
10
6
kg/cm
2
. El cable sometido al siguiente estado de cargas
f =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
p
2
1
p
2
2
p
3
1
p
3
2
p
4
1
p
4
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
0
−100
0
−150
0
−100
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
[N]
está en equilibrio para los siguientes desplazamientos:
u =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
2
1
u
2
2
u
3
1
u
3
2
u
4
1
u
4
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
−0,073927
−0,12672
0,00000
0,061802
0,073927
−0,12672
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
[m]
Si al sistema de cargas previos se le agregan en el punto central las siguientes

_
p
3
1
p
3
2
_
=
_
100
−100
_
[N]
Las matrices tangentes elementales son
K
1−2
=
_
¸
¸
_
1,2260 −0,8295 −1,2260 0,8295
0,5616 0,8295 −0,5616
1,2260 −0,8295
0,5616
_
¸
¸
_
×10
6
K
2−3
=
_
¸
¸
_
1,6489 −0,4781 −1,6489 0,4781
0,1389 0,4781 −0,1389
1,6489 −0,4781
0,1389
_
¸
¸
_
×10
6
87
K
3−4
=
_
¸
¸
_
1,6489 0,4781 −1,6489 −0,4781
0,1389 −0,4781 −0,1389
1,6489 0,4781
0,1389
_
¸
¸
_
×10
6
K
4−5
=
_
¸
¸
_
1,2260 0,8295 −1,2260 −0,8295
0,5616 −0,8295 −0,5616
1,2260 0,8295
0,5616
_
¸
¸
_
×10
6
La matriz global ensamblada es;
K
i
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
2,8749 −1,3077 −1,6489 0,4781
0,7005 0,4781 −0,1389
3,2978 0,0000 −1,6489 −0,4781
0,2778 −0,4781 −0,1389
2,8749 1,3077
0,7005
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
×10
6
en tanto que los desplazamientos y los esfuerzos en las barras, una vez alcanzada convergencia
son
u
i+1
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
2
1
u
2
2
u
3
1
u
3
2
u
4
1
u
4
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
−0,045848
−0,083259
0,004578
0,033147
0,065921
−0,114780
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
[m]
_
¸
¸
_
N
1−2
N
2−3
N
3−4
N
4−5
_
¸
¸
_
i+1
=
_
¸
¸
_
476,2
432,6
322,7
366,7
_
¸
¸
_
[N]
4.8.2. Ejercicio
A partir de los desplazamientos indicados, calcular la configuración actual, los vectores t
2
y t
3
y comprobar el equilibrio del nudo 3
81
82
Capítulo 5 Problemas de valores en el contorno
en 2 y 3 dimensiones
por F. Flores
5.1. Introducción
En el presente capítulo se presenta en forma resumida el conjunto de las ecuaciones de la
mecánica que es de interés resolver en este curso. En general sólo se presentan las ecuaciones más
relevantes y no se incluye su deducción, pues no es el objeto del curso y demandaría mucho espacio,
por lo cual aquellos interesados en su deducción deben dirigirse a textos específicos.
Existen diferentes problemas en la mecánica cuyo comportamiento puede representarse por la
ecuación de Helmholtz, que en su forma más sencilla conduce a la ecuación de Laplace. Este tipo
de problemas se expresa en función de una variable escalar, lo que permite una primera aplicación
del MEF, antes de abordar problemas donde la variable incógnita es vectorial.
5.2. Transferencia de calor
Recordemos primero el problema de transferencia de calor en 2 dimensiones. Definamos previ-
amente el operador ∇(nabla)
∇=

∂x
1
t
1
+

∂x
2
t
2
=
_
¸
_

∂x
1

∂x
2
_
¸
_
aplicado sobre una función escalar u (la temperatura en nuestro caso) se obtiene el gradiente
espacial de la misma
∇u =
∂u
∂x
1
t
1
+
∂u
∂x
2
t
2
=
_
¸
_
∂u
∂x
1
∂u
∂x
2
_
¸
_
La derivada direccional de u en una dirección cualquiera ν = (ν
1
, ν
2
) que escribiremos
∂u
∂ν
se calcula
como
∂u
∂ν
= ∇u · ν = ∇
T
u ν =
∂u
∂x
1
ν
1
+
∂u
∂x
2
ν
2
donde se ha escrito el producto punto entre dos vectores como el producto matricial de un vector
fila (transpuesta del primer vector) y el segundo vector. La utilización de productos matriciales es
una forma muy conveniente para el desarrollo del método de elementos finitos.
Una segunda magnitud física de interés en nuestros problema de valores en el contorno es el
flujo σ. El flujo es una función vectorial o un campo vectorial lo mismo que el gradiente.
Sea Ω un dominio cerrado con un contorno suave ∂Ω con normal saliente n(s) en cada punto
de dicho contorno. El flujo que atraviesa el contorno en cada punto es:
σ
n
(s) = σ(s) · n(s) = σ
T
(s) n(s)
si se desea evaluar el flujo total (neto) que ingresa o egresa en un subdominio cualquiera ω ⊂ Ω
basta integrar sobre el contorno del subdominio ∂ω
Σ
ω
=
_
∂ω
σ
n
d∂ω
83
Figura 1 Conducción del calor en 2 dimensiones
dividiendo por el área (volumen) A
ω
de ω y tomando límite para A
ω
que tiende a 0, se obtiene
(usando el teorema del valor medio del cálculo integral) la fórmula de la divergencia del campo
vectorial σ en el punto x =(x
1
, x
2
)
div(σ) =
∂σ
1
∂x
1
+
∂σ
2
∂x
2
= ∇· σ
como la densidad de flujo neto en el punto. El flujo total Σ

a través del contorno de Ω se puede
escribir
Σ

=
_

∇· σ dΩ =
_
∂Ω
σ · n ds
En el caso general del teorema de la divergencia σ puede ser tanto un campo vectorial (tensor
de 1er. orden) como un campo tensorial (2do. orden), en el segundo caso Σ es un vector.
Los problemas físicos que nos interesa resolver están gobernados por relaciones “constitutivas”
(en el sentido de que dependen del material que “constituye” el dominio) lineales de la forma
σ(x) = −k (x) ∇u (x) k > 0 ∀x
_
σ
1
σ
2
_
= −k
_
u′
1
u′
2
_
= −
_
k
11
k
12
k
21
k
22
_ _
u′
1
u′
2
_
En la segunda expresión se ha generalizado la ley constitutiva al escribir el escalar k (conduc-
tividad o permeabilidad térmica) como un tensor de segundo orden k. Esto permitiría tratar medios
que tuvieran diferentes conductividades en diferentes direcciones del espacio. El caso isótropo se
recupera escribiendo
k = k
_
1 0
0 1
_
=
_
k 0
0 k
_
El principio de conservación (o ley de balance) establece que dentro de cualquier porción del
dominio, el flujo neto a través del contorno de dicho subdominio debe ser igual a la cantidad
producida por las fuentes internas. Si f denota la fuente por unidad de área (volumen) tenemos
_
∂ω
σ · n d∂ω =
_
ω
f dω
usando el teorema de la divergencia
_
ω
(∇· σ−f) dω = 0
En consecuencia la ley local de balance resulta
∇· σ(x) = f (x)
84
para cualquier subregión ω en Ω. Podríamos agregar (por completitud) fuentes internas de inten-
sidad proporcional a u , en tal caso la ley de balance local es
∇· σ(x) +b (x) u(x) = f (x)
La expresión matemática final de nuestro problema de valores en el contorno se obtiene elimi-
nando σ y σ
n
usando la relación constitutiva. Los datos que definen el problema son entonces:
1. Los contornos ∂Ω
u
(donde u es conocido) y ∂Ω
σ
(donde σ es conocido)
2. La distribución de fuentes f (x) en Ω
3. Las características (conductividad térmica) del material k (x)
4. Los valores prescriptos en ∂Ω
u
u(s) = ¯ u(x)
5. En ∂Ω
σ
los valores prescriptos de ¯ σ(s) o el coeficiente de borde p (s) y ˆ u(s)
Dados los datos anteriores, el problema es entonces encontrar la función u(x) que satisface
1. La ley de balance local
−∇· [k(x) ∇u(x)] +b (x) u(x) = f (x) en Ω
_

∂x
1
,

∂x
2
_ __
k
11
k
12
k
21
k
22
_ _
u′
1
u′
2
__
+b (x) u(x) = f (x)
2. La condición de salto en interfaces interiores
[|k∇u · n|] = 0
3. Las condiciones esenciales de borde
u(s) = ¯ u(s) en ∂Ω
u
4. Las condiciones naturales de borde
−k(s)
∂u(s)
∂n
= p (s) [u (s) − ˆ u(s)]
o
−k(s)
∂u(s)
∂n
= ¯ σ (s)
_
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
_
en ∂Ω
σ
La forma diferencial del problema en el caso isótropo y homogéneo, con b (x) = 0 , conduce a
la ecuación de Laplace.
_

∂x
1
,

∂x
2
_ _
k
_
u′
1
u′
2
__
= k
_

2
u
∂x
2
1
+

2
u
∂x
2
2
_
= k∇· ∇u = f (x)
85
5.3. Forma variacional del problema de valores en el contorno
La construcción de la forma variacional del problema de valores en el contorno comienza
definiendo el residuo r
r (x) = −∇· [k(x) ∇u (x)] +b (x) u(x) −f (x)
multiplicando el residuo por una función de ponderación o prueba v suficientemente suave, inte-
grando en el dominio e igualando a cero dicha integral. En la integral del residuo ponderado es
necesario realizar una integral por partes, para ello notemos que:
∇· (vk∇u) = ∇u · (k∇v) +v∇· (k∇u)

T
(vk∇u) = ∇
T
u k ∇v +v ∇
T
(k∇u)
y de aquí
v∇· (k∇u) = ∇· (v k∇u) −∇u · (k∇v)
v ∇
T
(k∇u) = ∇
T
(vk∇u) −∇
T
u k ∇v
reemplazando el segundo miembro por el primero en la integral del residuo conduce a:
_

(∇u · (k∇v) +b u v −f v) dΩ −
_

∇· (v k∇u) dΩ = 0
La segunda integral puede ser transformada en una integral sobre el contorno usando el teorema
de la divergencia

_

∇· (v k∇u) dΩ = −
_
∂Ω
vk
∂u
∂n
ds
∂u
∂n
= ∇u · n
En forma consistente al realizar la integral por partes aparecen las condiciones de contorno que
es posible fijar en el problema en estudio. Además de la propia variable del problema u , en la
última expresión aparece en el contorno el término −k
∂u
∂n
= σ
ν
(que es la condición de contorno
natural del problema), multiplicando a la función de ponderación v.
Notar que el problema de transferencia de calor en 3 dimensiones se plantea en forma idéntica,
es decir:
x = (x
1
, x
2
, x
3
) y ∇=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_

∂x
1

∂x
2

∂x
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
La ecuación de campo es igual que antes
−∇· [k(x) ∇u(x)] +b (x) u(x) = f (x)
y las condiciones de contorno
u (A) = ¯ u(A) en ∂Ω
u
−k(A)
∂u(A)
∂n
= p (A) [u(A) − ˆ u(A)]
o
−k(A)
∂u(A)
∂n
= ¯ σ (A)
_
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
_
en ∂Ω
σ
86
Figura 2 Membrana traccionada sometida a una presión lateral
5.4. Membrana traccionada
El comportamiento de una membrana plana traccionada sometida a una presión lateral uni-
forme responde también a la ecuación de Helmholtz. Supongamos que el estado tensional de la
membrana sea
σ =
_
σ
11
σ
12
σ
12
σ
22
_
Este estado tensional es uniforme en toda la membrana y no hay cargas másicas actuando en
el plano de la membrana, por lo cual se cumplen en forma trivial las ecuaciones de equilibrio en
el plano de la membrana. Notar que es posible determinar las direcciones principales (ν
1
, ν
2
) del
tensor de tensiones σ , de tal forma que la expresión del tensor de tensiones en dicho sistema sea
diagonal. Esto simplifica un poco las expresiones que se presentan a continuación, sin embargo
no iremos en esa dirección, para mostrar la facilidad que tiene el método para tratar este tipo de
problemas.
Al aplicar una presión lateral p (uniforme) sobre la membrana, esta debe desplazarse lateral-
mente u(x) (dejando de ser plana) a los fines de restablecer el equilibrio. Como la membrana no
puede desarrollar momentos flectores (en forma análoga a un cable), es a través de sus esfuerzos
en el plano como puede equilibrar fuerzas normales. La ecuación de equilibrio transversal a la
membrana, debida a la presión lateral es:

∂x
1
_
σ
11
_
∂u
∂x
1
_

12
_
∂u
∂x
2
__
+

∂x
2
_
σ
21
_
∂u
∂x
1
_

22
_
∂u
∂x
2
__
+
p
e
= 0
Donde e es el espesor de la membrana. La expresión anterior puede escribirse como
∇·
__
σ
11
σ
12
σ
21
σ
21
_
∇u
_
+
p
e
= 0
En este problema las condiciones de contorno son exclusivamente esenciales (Dirichlet). En
todo el contorno u =cte. (o 0).
Si la tensión sobre la membrana es igual en todas las direcciones del plano (σ
11
= σ
22
= σ ,
σ
12
= 0), llamando N = σe al esfuerzo membranal, entonces la ecuación de equilibrio se resume a
la ecuación de Laplace (no-homogénea)
∇· ∇u = −
p
N
La ecuación a resolver resulta muy sencilla y es completamente similar al caso anterior. Notar
la similitud formal entre el tensor de tensiones σ de este caso con el tensor k que define la
conductividad térmica en el caso anterior. La forma variacional se obtiene de la misma forma que
en el caso anterior.
87
5.5. Flujo en un medio poroso
El flujo laminar a través de un medio poroso está gobernado por la ley de Darcy, la velocidad
del flujo (o caudal por unidad de área) es para un medio isótropo:
σ =
_
σ
1
σ
2
_
= k∇u
donde k es la permeabilidad del medio y u es la carga hidraúlica. Reemplazando en la ecuación de
continuidad (divergencia de la velocidad igualada a 0 para un fluido incompresible)
∇· σ = 0
resulta
∇· (k∇u) = 0
Figura 3 Flujo en un medio poroso
Si el material es homogéneo (k constante)se obtiene nuevamente la ecuación de Laplace
k∇· ∇u = 0
En el caso de medios estratificados, la permeabilidad es diferente en las distintas direcciones,
el material presenta características ortótropas. En tal caso es posible reemplazar la permeabilidad
k por un tensor de permeabilidad k (simétrico) en la ley de Darcy
_
σ
1
σ
2
_
=
_
k
11
k
12
k
21
k
22
_ _
∂u
∂x
1
∂u
∂x
2
_
Por otro lado si existen fuentes o sumideros puntuales, es posible incluirlos en la ecuación
diferencial.
Las condiciones de borde pueden ser de dos tipos
a) que se conozca el nivel de la carga hidraúlica u
b) que se conozca el flujo normal al contorno (caudal). Es habitual en este tipo de problemas la
existencia de paredes impermeables como condición de contorno, allí se impone que el flujo
normal a la pared sea nulo.
5.6. Torsión de una viga prismática sin restricción de alabeo
El estudio del alabeo de una sección de una viga prismática sometida a un momento torsor, es
un tema clásico de la mecánica. Las hipótesis cinemáticas son:
1. La sección no se deforma (en el plano de la sección) al aplicar el torsor
88
2. La sección gira alrededor de G (centro de corte) un valor θ que por unidad de longitud de
viga denominaremos β, de tal forma que usando como referencia la sección en z = 0
θ = βz
en función ello los desplazamientos en el plano de la sección resultan
u(x, y, z) = −θ (z) y = −βzy
v (x, y, z) = θ (z) x = βzx
3. La sección no tiene restricción al alabeo, lo cual conduce en general a que:
w(x, y, z) = 0
luego veremos que w es sólo función de (x, y)
Figura 4 torsión de una pieza prismática
5.6.1. Deformaciones
ε
xx
=
∂u
∂x
= 0
ε
yy
=
∂v
∂y
= 0
ε
zz
=
∂w
∂z
= 0 (la justificación es posterior)
γ
xy
= 2ε
xy
=
∂u
∂y
+
∂v
∂x
= −βz +βz = 0
γ
xz
= 2ε
xz
=
∂u
∂z
+
∂w
∂x
= −βy +w′
x
γ
yz
= 2ε
yz
=
∂v
∂z
+
∂w
∂y
= βx +w′
y
5.6.2. Tensiones
Las tensiones resultan de las ecuaciones constitutivas, luego considerando un material elástico
y lineal (isótropo u ortótropo, en este último caso supondremos que las direcciones principales de
89
ortotropía coinciden con las direcciones coordenadas).
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
σ
xx
σ
yy
σ
zz
τ
xy
τ
xz
τ
yz
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
C
xx
C
xy
C
xz
C
xy
C
yy
C
yz
C
xz
C
yz
C
zz
G
xy
G
xz
G
yz
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
xx
ε
yy
ε
zz
γ
xy
γ
xz
γ
yz
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Al no haber restricción al alabeo, en los extremos se cumple que σ
zz
= 0, por otro lado si
consideramos un estado tensional uniforme a lo largo de la pieza, entonces σ
zz
= 0 en toda la
pieza, lo cual sumado a que ε
xx
= ε
yy
= 0, conduce
σ
zz
= 0 = C
zz
ε
zz
de donde resulta ε
zz
= 0 que justifica lo dicho antes y conduce a que w = w(x, y) es decir que w
no depende de z. Consecuencia de lo anterior es que σ
xx
= σ
yy
= 0, resultando además τ
xy
= 0.
Luego las únicas tensiones no nula son
τ
xz
= G
xz
γ
xz
= G
xz
(−βy +w′
x
) (5.1a)
τ
yz
= G
yz
γ
yz
= G
yz
(βx +w′
y
)
5.6.3. Equilibrio
Las únicas fuerzas actuantes son las aplicadas en las secciones extremas a los fines de imponer
el momento torsor T. Este momento torsor se equilibra con el momento que producen las tensiones
rasantes de corte respecto al centro de corte según la siguiente expresión (con r =(x, y) la posición
de cada punto respecto al centro de corte y τ = (τ
xz
, τ
yz
))
T =
_
A
r ×τ dA =
_
A
(−τ
xz
y +τ
yz
x) dA
Reemplazando τ en función de 5.1a
T =
_
A
[−G
xz
(−βy +w′
x
) y +G
yz
(βx +w′
y
) x] dA
=
_
A
_
β
_
G
xz
y
2
+G
yz
x
2
_
+ (−G
xz
w′
x
y +G
yz
w′
y
x)
¸
dA
Notar que si particularizamos esta expresión para una material isótropo (G
xz
= G
yz
= G)
T = βG
_
A
_
y
2
+x
2
+ (w′
y
x −w′
x
y)
¸
dA
= G
_
Jβ +
_
A
(w′
y
x −w′
x
y) dA
_
Y para el caso de una sección circular que se sabe que no alabea w(x, y) = 0, se obtiene el
resultado conocido T = GJβ.
Las ecuaciones de equilibrio en el dominio se satisfacen en forma trivial para las direcciones x
e y, pues ni β ni w dependen de la coordenada z.
∂σ
xx
∂x
+
∂σ
xy
∂y
+
∂σ
xz
∂z
+F
x
= 0 + 0 +

∂z
[G
xz
(−βy +w′
x
)] + 0 = 0
∂σ
xy
∂x
+
∂σ
yy
∂y
+
∂σ
yz
∂z
+F
y
= 0 + 0 +

∂z
[G
yz
(βx +w′
y
)] + 0 = 0
90
La ecuación de equilibrio en la dirección z es la que gobierna el alabeo
∂σ
xz
∂x
+
∂σ
yz
∂y
+
∂σ
zz
∂z
+F
z
=

∂x
[G
xz
(−βy +w′
x
)] +

∂y
[G
yz
(βx +w′
y
)] = 0 (5.2)
G
xz
∂w′
x
∂x
+G
yz
∂w′
y
∂y
= G
xz

2
w
∂x
2
+ G
yz

2
w
∂y
2
= 0 (5.3)
Donde en la segunda expresión se ha supuesto que el material es homogéneo
Si el material además es isótropo G
xz
= G
yz
= G se obtiene la ecuación de Laplace
G
_

2
w
∂x
2
+

2
w
∂y
2
_
= G ∇· ∇w = 0
5.6.4. Condiciones de contorno
Figura 5 Condición de contorno en la torsión
Las condiciones de contorno son exclusivamente naturales (Neumann). La tensión de corte
normal al contorno debe ser cero τ
ν
= 0. Denominando con α al ángulo que forma la normal al
contorno ν con el eje x, tenemos que (llamando s a lo longitud de arco sobre el contorno
ν
x
= cos α =
dy
ds
ν
y
= sinα = −
dx
ds
la tensión de corte normal es
τ
ν
= τ · ν = τ
xz
dy
ds
−τ
yz
dx
ds
(5.4)
reemplazando las expresiones 5.1a
τ
ν
= [G
xz
(−βy +w′
x
)]
dy
ds
−[G
yz
(βx +w′
y
)]
dx
ds
= −β
_
G
xz
y
dy
ds
+G
yz
x
dx
ds
_
+G
xz
w′
x
dy
ds
−G
yz
w′
y
dx
ds
(5.5)
Si el material es isótropo
τ
ν
= −Gβ
_
y
dy
ds
+x
dx
ds
_
. ¸¸ .
1
2
dr
2
ds
+G
_
w′
x
dy
ds
−w′
y
dx
ds
_
91
5.6.5. Forma débil de la ecuación de alabeo
Aplicando residuos ponderados sobre la expresión 5.2, con v la función de ponderación
_
A
v
_

∂x
[G
xz
(−βy +w′
x
)] +

∂y
[G
yz
(βx +w′
y
)]
_
dA = 0
_
A
v
_

∂x
(G
xz
w′
x
) +

∂y
(G
yz
w′
y
)
_
+vβ
_


∂x
(G
xz
y) +

∂y
(G
yz
x)
_
dA = 0
Notar que el segundo término es necesario sólo cuando el material no es homogéneo, es decir
cuando hay una variación de la matriz constitutiva del material. Esta formulación permite entonces
tratar el alabeo de secciones compuestas de distintos materiales. Notar además que el segundo
término incluye sólo valores conocidos, por lo cual podríamos separar en dos miembros la ecuación,
de tal forma que el segundo miembro es nulo para materiales homogéneos
_
A
v
_

∂x
(G
xz
w′
x
) +

∂y
(G
yz
w′
y
)
_
dA =
_
A

_

∂x
(G
xz
y) −

∂y
(G
yz
x)
_
dA
Integrando por partes ambos miembros
_
A
v
_

∂x
(G
xz
w′
x
) +

∂y
(G
yz
w′
y
)
_
dA =
_
S
v [G
xz
w′
x
ν
x
+G
yz
w′
y
ν
y
] ds −
_
A
[G
xz
w′
x
v′
x
+G
yz
w′
y
v′
y
] dA
_
A

_

∂x
(G
xz
y) −

∂y
(G
yz
x)
_
dA =
_
S
vβ [G
xz

x
−G
yz

y
] ds −
_
A
β [G
xz
yv′
x
−G
yz
xv′
y
] dA
Reemplazando en la expresión anterior y notando que los términos en el contorno se anulan
entre si (ver ecuación 5.5)
_
S
v {G
xz
w′
x
ν
x
+G
yz
w′
y
ν
y
−β [G
xz

x
−G
yz

y
]} ds =
_
s

ν
ds = 0
resulta
_
A
[G
xz
w′
x
v′
x
+G
yz
w′
y
v′
y
] dA =
_
A
β [G
xz
yv′
x
−G
yz
xv′
y
] dA
_
A
[v′
x
, v′
y
]
_
G
xz
G
yz
_ _
w′
x
w′
y
_
dA =
_
A
β [v′
x
, v′
y
]
_
G
xz
G
yz
_ _
y
−x
_
dA
Notar que para la solución del problema es necesario fijar en algún punto el valor de w, además
habitualmente se resuelve el problema para un valor unitario de β. En secciones simétricas es
suficiente con discretizar una de las porciones simétricas, en este caso deben imponerse condiciones
de contorno sobre w (esenciales), w = 0 en las líneas de simetría.
La formulación presentada hasta aquí sigue los lineamientos del método de los desplazamientos
(o método de rigidez) consistente en resolver las ecuaciones de equilibrio del problema expresadas
en función de las incógnitas de desplazamiento. Una vez obtenida la solución del problema la deter-
minación de deformaciones y tensiones es directa. A continuación veremos una solución alternativa,
consistente en resolver ecuaciones de compatibilidad, lo que se asocia habitualmente con el método
de las fuerzas, contraparte de esta formulación
5.6.6. Función de tensión
La formulación más renombrada para el análisis del problema de alabeo está asociada a la
solución de una ecuación de compatibilidad. Esto es así porque, como veremos, para materiales
isótropos y homogéneos , resulta como ecuación de gobierno la ecuación de Laplace con condiciones
de contorno sólo esenciales y homogéneas (secciones simplemente conexas). Esto permite hacer
analogías con otros problemas mecánicos, como por ejemplo la membrana traccionada que se
describió antes (“analogía de la membrana” debida a Prandtl).
92
Para resolver el problema se propone una función φ (función de tensión) que satisfaga en forma
implícita las ecuaciones de equilibrio del problema en el dominio. Habíamos visto que en este caso
la única ecuación de equilibrio no trivial es
∂σ
xz
∂x
+
∂σ
yz
∂y
= 0
Definiendo φ tal que
τ
xz
=
∂φ
∂y
τ
yz
= −
∂φ
∂x
reemplazado en la ecuación de equilibrio del dominio la satisface en forma idéntica. A su vez si la
reemplazamos en la ecuación de equilibrio en el contorno τ
ν
= 0 (5.4) resulta
τ
ν
=
∂φ
∂y
dy
ds
+
∂φ
∂x
dx
ds
=

ds
= 0
La expresión anterior indica que φ(s) =cte. en el contorno. Para dominios simplemente conexos
basta con fijar un valor constante arbitrario para la función incógnita sobre todo el contorno, valor
que se elige igual 0 por comodidad.
Si escribimos ahora las deformaciones en términos de la función de tensión, tenemos
γ
xz
=
τ
xz
G
xz
=
1
G
xz
∂φ
∂y
= −βy +w′
x
γ
yz
=
τ
yz
G
yz
= −
1
G
yz
∂φ
∂x
= βx +w′
y
Derivando la primera respecto a y , la segunda respecto a x

∂y
_
1
G
xz
∂φ
∂y
_
= −β +w′
xy


∂x
_
1
G
yz
∂φ
∂x
_
= β +w′
yx
y observando que debe cumplirse que para que la función de alabeo w sea compatible w′
xy
= w′
yx
,
restando la segunda de la primera resulta

∂x
_
1
G
yz
∂φ
∂x
_
+

∂y
_
1
G
xz
∂φ
∂y
_
= −2β (5.6)
Que es una ecuación de compatibilidad (w′
xy
= w′
yx
) en función de φ. Si el material es homogé-
neo e isótropo resulta la ecuación de Laplace con condiciones de contorno homogéneas (dominios
simplemente conexos)
∇· ∇φ = −2Gβ
φ(s) = 0
5.6.7. Forma débil de la ecuación de compatibilidad
Para obtener la forma débil multiplicamos la ecuación 5.6 por una función de peso ψ e inte-
gramos por partes el primer miembro
_
A
ψ
_

∂x
_
1
G
yz
∂φ
∂x
_
+

∂y
_
1
G
xz
∂φ
∂y
__
dA =
_
A
−ψ2β dA (5.7)
_
S
ψ
__
1
G
yz
∂φ
∂x
_
ν
x
+
_
1
G
xz
∂φ
∂y
_
ν
y
_
ds −
_
A
∇ψ ·
__
1
G
xz
∂φ
∂y
_
,
_
1
G
yz
∂φ
∂x
__
dA = −2β
_
A
ψ dA
(5.8)
93
Como φ es conocida sobre el contorno (0) la función de peso ψ vale 0 sobre el contorno y la
integral sobre el contorno se anula. En consecuencia la forma débil resulta
_
A
_
∂ψ
∂x
,
∂ψ
∂y
_
_
¸
_
1
G
xz
0
0
1
G
yz
_
¸
_
_
¸
_
∂φ
∂x
∂φ
∂y
_
¸
_dA = −2β
_
A
ψ dA (5.9)
En el caso de dominios multiplemente conexos debe cumplirse que la función de tensión sea
constante en cada contorno. Fijando el valor φ = 0, en el contorno exterior, en cada contorno
interno S
i
la función valdrá
¯
φ
i
. Estos valores de
¯
φ
i
son ‘a priori’ desconocidos y se obtienen de la
solución numérica. Lo que debe imponerse es que en todos los puntos j de cada contorno interno
i el valor de φ sea el mismo φ
j
=
¯
φ
i
(∀j ∈ S
i
)
5.7. Flujo potencial
En el caso de flujos potenciales las condiciones que debe cumplir el campo de velocidades son
dos
1. continuidad, asociado con que la divergencia del campo de velocidades u sea nula
∇· u = 0
2. irrotacionalidad, asociado a que el rotor del campo de velocidades sea nulo
∇×u = 0
Hay dos formas equivalentes de abordar el problema, con diferentes ventajas de acuerdo al
problema que se intenta analizar. La variable fundamental del problema no es el campo de ve-
locidades, sino que éste (como todos los flujos tratados hasta ahora) se derivan de una variable
(escalar).
5.7.1. Función potencial
Una primera posibilidad es utilizar como variable independiente al potencial ϕ, de esta manera,
el campo de velocidades resulta
u = −∇ϕ
Naturalmente si el campo u se deriva de un potencial, entonces satisface en forma explícita la
condición irrotacionalidad y lo único que resta imponer es que satisfaga continuidad, es decir
∇· u = −∇· ∇ϕ = 0
con lo cual se obtiene la ecuación de Laplace.
Las condiciones de contorno que pueden imponerse en este caso son:
1. esenciales, es posible fijar el valor de ϕ (potencial hidráulico)
2. naturales, es posible fijar el valor de la velocidad normal al contorno u
ν
= ν · ∇ϕ
5.7.2. Función líneas de corriente
La segunda posibilidad es utilizar como variable independiente la función línea de corriente ψ
que es conjugada de la función potencial ϕ. El campo de velocidades u queda ahora definido por
u =
_
u
1
u
2
_
=
_
¸
_
∂ψ
∂x
2

∂ψ
∂x
1
_
¸
_
94
La definición de este campo de velocidades hace que se cumpla explícitamente la condición de
continuidad, por lo cual ahora la condición a cumplir es que el campo u sea irrotacional
∇×u = ∇×
_
¸
_
∂ψ
∂x
2

∂ψ
∂x
1
_
¸
_
=

∂x
1
−∂ψ
∂x
1


∂x
2
∂ψ
∂x
2
= −
_

2
ψ
∂x
2
1
+

2
ψ
∂x
2
2
_
= 0
nuevamente obtenemos la ecuación de Laplace, cuyas condiciones de contorno pueden ser
1. esenciales, es posible fijar el valor de ψ (valor de la línea de corriente)
2. naturales, es posible fijar el valor de la velocidad tangencial al contorno u
t
= ν · ∇ψ. Notar
que
ν · ∇ψ = [ν
1
, ν
2
]
_
−u
2
u
1
_
= [−ν
2
, ν
1
]
_
u
1
u
2
_
= t · u = u
t
5.8. Ecuación de convección - difusión
Las ecuaciones diferenciales tratadas hasta aquí conducen a la ecuación de Laplace, donde el
orden de derivación de la variable incógnita es par en todos los casos. Esto ha conducido, al realizar
la integral por partes, a una simetría del operador respecto a la variable incógnita y a la función
de ponderación. Las ecuaciones diferenciales con estas características se denominan auto-adjuntas.
En este caso, nos interesa resolver la siguiente ecuación diferencial que aparece principalmente
el área de mecánica de los fluidos
∇· [ρuφ −Γ∇φ] +q = 0
donde u es el campo de velocidades (conocido)
u(x
1
, x
2
) =
_
u
1
u
2
_
que satisface la ecuación de continuidad
∇· (ρu) = 0
φ es la variable (incógnita) del problema, es una variable escalar
Γ es la difusividad, en general en un medio isótropo ésta es un escalar. En algunos problemas
que interesa abordar, resulta necesario escribir a Γ como un tensor de segundo orden (simétrico)
Γ =
_
Γ
11
Γ
12
Γ
21
Γ
22
_
q es un escalar y representa una fuente (o un sumidero) distribuido en el dominio.
La diferencia fundamental entre esta ecuación diferencial y las que se han tratado hasta ahora
es el término ∇ · [ρuφ] (término convectivo), si se omite este término se tiene nuevamente la
ecuación de Laplace. En este término la variable incógnita aparece derivada sólo una vez, por lo
cual el operador ya no resulta autoadjunto y en las discretizaciones numéricas dará lugar a matrices
no-simétricas (independientemente de la función de ponderación elegida).
Las condiciones de contorno que pueden imponerse son
1. el valor de la variable φ en parte del contorno S
φ
2. el valor del flujo normal al contorno σ
ν
= [ρuφ −Γ∇φ] · ν en la parte del contorno S
σ
95
La formulación débil que resulta para este problema se obtiene como siempre de aplicar resid-
uos ponderados sobre la ecuación de balance en el dominio y sobre las condiciones de contorno.
Multiplicando entonces por una función de peso arbitraria ϕ
_
A
ϕ{∇· [ρuφ −Γ∇φ] +q} dA +
_

ϕ[¯ σ
ν
−(ρuφ −Γ∇φ) · ν] dS
σ
+
_
S
φ
ϕ
_
¯
φ −φ
_
dS
φ
= 0
integrando por partes en el dominio el término difusivo y notando que
_
¯
φ −φ
_
= 0, pues las
aproximaciones satisfacen en forma exacta este tipo de condiciones
_

ϕ[¯ σ
ν
−ρuφ · ν] dS
σ
+
_
A
ϕ∇· (ρuφ) dA+
_
A
∇ϕ · Γ∇φ dA+
_
A
ϕqdA = 0
Finalmente notando que el campo de velocidades debe satisfacer la condición de incompresibilidad
∇· (ρu) = 0
entonces
∇· (ρuφ) = φ∇· (ρu) + (ρu) · ∇φ = (ρu) · ∇φ
de donde la integral del residuo resulta
_

ϕ[¯ σ
ν
−ρuφ · ν] dS
σ
+
_
A
ϕ(ρu) · ∇φdA+
_
A
∇ϕ · Γ∇φ dA+
_
A
ϕqdA = 0
5.9. Elasticidad lineal
5.9.1. Ecuaciones básicas de la elasticidad lineal
A continuación se describen las ecuaciones básicas de la elasticidad lineal con el objeto de
obtener una formulación débil que luego pueda discretizarse usando el método de elementos finitos.
La ecuación de equilibrio (o ley de balance local) es de la forma
∇· σ +ρ (x) [b(x) −a(x)] = 0 en Ω (5.10)
_

∂x
1
,

∂x
2
,

∂x
3
_
_
_
σ
11
σ
12
σ
13
σ
21
σ
22
σ
23
σ
31
σ
32
σ
33
_
_
+ρ (x)
_
_
b
1
−a
1
b
2
−a
2
b
3
−a
3
_
_
= 0
donde σ es el tensor de tensiones de Cauchy que es simétrico, ρ es la densidad de masa, b es la
fuerza másica por unidad de masa (ρb = F es la fuerza másica por unidad de volumen) y a es la
aceleración. Las condiciones de contorno del problema son:
σ n = f en ∂Ω
σ
u = ¯ u en ∂Ω
u
donde n es la normal en el contorno, f es la fuerza aplicada sobre el contorno, ¯ u son desplazamientos
prescriptos y ∂Ω
σ
es la parte del contorno donde se conocen las fuerzas externas, ∂Ω
u
es la parte
del contorno donde se conocen los desplazamientos, que cumplen que ∂Ω = ∂Ω
σ
+ ∂Ω
u
y
∂Ω
σ
∩ ∂Ω
u
= ∅ . Las ecuaciones constitutivas y cinemáticas son
σ = D : ε ε = ∇
s
u =
1
2
_

T
u +∇u
_
σ
ij
= D
ijkl
ε
ij

T
u =(∇u)
T
donde ε es el tensor de pequeñas deformaciones, D es el tensor de elasticidad de cuarto orden (liga
dos tensores de 2do. orden) y ∇
s
u es la parte simétrica del gradiente de desplazamientos.
96
Figura 6 Elasticidad tridimensional
Las ecuaciones anteriores desarrolladas para el problema tridimensional resultan:
∇· σ =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
∂σ
11
∂x
1
+
∂σ
12
∂x
2
+
∂σ
13
∂x
3
∂σ
21
∂x
1
+
∂σ
22
∂x
2
+
∂σ
23
∂x
3
∂σ
31
∂x
3
+
∂σ
32
∂x
2
+
∂σ
33
∂x
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
∂σ
ij
∂x
j
t
i
=
∂σ
ji
∂x
j
t
i
∂σ
ij
∂x
j
+ρ (b
i
−a
i
) = 0
σ · n = σ
T
n =
_
¸
¸
¸
¸
_
σ
11
ν
1
+ σ
12
ν
2
+ σ
13
ν
3
σ
21
ν
1
+ σ
22
ν
2
+ σ
23
ν
3
σ
31
ν
1
+ σ
32
ν
2
+ σ
33
ν
3
_
¸
¸
¸
¸
_
= σ
ij
ν
j
t
i
= σ
ij
ν
i
t
j
σ
ij
ν
j
= f
i
(∇u)
ij
=
∂u
i
∂x
j
ε
ij
= (∇
s
u)
ij
=
1
2
_
∂u
j
∂x
i
+
∂u
i
∂x
j
_
Para un material isótropo, el tensor de elasticidad depende de sólo dos constantes y puede
escribirse
D =2µ I+λ 1 ⊗1
D
ijkl
= µ(δ
ik
δ
jl

il
δ
jk
) +λ δ
ij
δ
kl
µ =
E
2 (1 +ν)
λ =

(1 +ν) (1 −2ν)
donde µ y λ son los parámetros de Lamé, E es el módulo de elasticidad de Young y ν es la relación
de Poisson. I es el tensor identidad de cuarto orden, 1 es el tensor identidad de segundo orden y
⊗ denota el producto tensorial
σ
ij
= D
ijkl
ε
kl
= [µ(δ
ik
δ
jl

il
δ
jk
) +λ δ
ij
δ
kl
] ε
kl
σ
ij
= 2µ ε
ij

ij
λ ε
kk
97
5.9.2. Formulación débil usando residuos ponderados
Apliquemos el método de residuos ponderados a la ecuación de equilibrio (5.10) con una función
de ponderación w =(w
1
, w
2
, w
3
) donde los w
i
son funciones independientes una de otra y ponderan
cada componente de la ecuación de equilibrio
_

w· {∇· σ +ρ (x) [b(x) −a(x)]} dΩ = 0
_

w· (∇· σ) dΩ = −
_

ρ (x) w· [b(x) −a(x)] dΩ
Integremos por partes el primer miembro, para lo cual recordemos que:
w· σ = w
T
σ = w
i
σ
ij
t
j
∇· (w· σ) =

∂x
j
(w
i
σ
ij
)
=
∂w
i
∂x
j
σ
ij
+w
i
∂σ
ij
∂x
j
= ∇w : σ +w· (∇· σ)
la última expresión permite escribir el primer miembro del residuo como
_

w· (∇· σ) dΩ =
_
∂Ω
w·(σ · n)
. ¸¸ .
f (s)
d∂Ω −
_

∇w : σ dΩ
donde el operador “:” es el producto punto entre tensores de segundo orden, similar al de vectores
(por ej.: σ : ε = σ
ij
ε
ij
=

3
i=1

3
j=1
σ
ij
ε
ij
). Notando además que debido a la simetría del tensor
de tensiones ∇w : σ = ∇
s
w : σ la integral ponderada del residuo puede escribirse:
_


s
w : σ dΩ =
_

w·ρ (x) [b(x) −a(x)] dΩ +
_
∂Ω
w· f (s) d∂Ω
Reemplazando la ecuación constitutiva tenemos:
_


s
w : D : ∇
s
u dΩ =
_

w·ρ (x) [b(x) −a(x)] dΩ +
_
∂Ω
w· f (s) d∂Ω
Las condiciones sobre la solución u son: continuidad (compatibilidad), derivabilidad (∇u debe
existir y poder ser calculado) y u = ¯ u en ∂Ω
u
. Al usar Galerkin e integrar por partes, las condicio-
nes sobre w resultan similares: continuidad y derivabilidad (∇w debe existir y poder ser calculado)
y w = 0 en ∂Ω
u
. Esta última condición permite dividir la segunda integral del segundo miembro
en dos partes, dividiendo el contorno en dos partes (∂Ω
σ
y ∂Ω
u
) en la segunda parte la integral
resulta entonces identicamente nula. Finalmente si llamamos
¯ ε = ∇
s
w
_

¯ε
ij
D
ijkl
ε
kl
dΩ =
_

w
i
ρ (x) [b
i
(x) −a
i
(x)] dΩ +
_
∂Ωσ
w
i
f
i
(s) d∂Ω
s
donde en el primer miembro se puede reemplazar el tensor D
_

¯ε
ij
D
ijkl
ε
kl
dΩ =
_

(2µ ¯ε
ij
ε
ij
+λ ¯ε
kk
ε
ll
) dΩ
98
5.9.3. Formulación a partir del Principio de los Trabajos Virtuales
Si bien el método de residuos ponderados representa una forma directa para la discretización
numérica de la ecuaciones de equilibrio de un sólido elástico cuando se usa el método de elementos
finitos, existen otras formas para obtener ecuaciones equivalentes. Estas otras formas presentan
las ventajas de su más fácil interpretación mecánica. Aquí mostraremos como es posible obtener
ecuaciones de equilibrio discretas (es decir en términos de un conjunto finito de parámetros) a partir
del Principio de Trabajos Virtuales (P.T.V.). Básicamente el P.T.V. dice que para que un sólido
elástico esté en equilibrio debe satisfacerse que para todo campo de desplazamientos virtuales δu
(compatible con los vínculos)
_

σ
ij
δε
ij
dΩ −
_

ρb(x) δu dv −
_
∂Ω
σ
f δu d∂Ω
σ
= 0 (5.11)
Si reemplazamos
σ
ij
= 2µε
ij

ij
λε
kk
δε
ij
=
1
2
(δu
i,j
+δu
j,i
)
obtenemos ecuaciones similares al método de residuos ponderados donde podemos asimilar el
desplazamiento virtual a la función de peso ya que las condiciones sobre ambas son las mismas.
5.9.4. Notación matricial de los tensores involucrados
En este tipo de problemas resulta necesario manejar tensores de 4to. orden, desde el punto de
vista computacional esto no es deseable, y si bien analíticamente y conceptualmente es conveniente
y necesario trabajar con ellos, a veces es más visual manejarlos en la forma que se detalla a
continuación. Los tensores de segundo orden se manejan como vectores y los tensores de 4to orden
como matrices, así al tensor de deformaciones que tiene 9 componentes, pero sólo seis diferentes
debido a su simetría, lo manejaremos como un arreglo (vector) de seis componentes ordenados de
la forma
ε =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
11
ε
22
ε
33

12

23

13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
la razón de por qué considerar dos veces las deformaciones de corte quedará claro más adelante.
Este tensor que depende de tres componentes de desplazamiento puede escribirse como un operador
lineal B sobre el vector u
ε =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
11
ε
22
ε
33

12

23

13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_

∂x
1
0 0
0

∂x
2
0
0 0

∂x
3

∂x
2

∂x
1
0
0

∂x
3

∂x
2

∂x
3
0

∂x
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
_
u
1
u
2
u
3
_
_
= B u (5.12)
Similarmente el tensor de tensiones lo podemos expresar como un vector de seis componentes
ordenado de la siguiente forma
99
σ =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
σ
11
σ
22
σ
33
σ
12
σ
23
σ
31
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
La relación que liga tensiones con deformaciones está definida por el tensor de elasticidad D, esta
relación cuando se expresa en términos de los tensores de 2do orden expresados como arreglos de
una dimensión conduce a la siguiente expresión:
σ =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
σ
11
σ
22
σ
33
σ
12
σ
23
σ
31
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
E
1 +ν
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
1−ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
1−ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
1−ν
1−2ν
1
2
1
2
1
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
11
ε
22
ε
33

12

23

13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
= Dε
σ = DBu
Dado que tratamos con deformaciones lineales, las deformaciones virtuales pueden escribirse
de la misma forma que las reales
δε =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
δε
11
δε
22
δε
33
2δε
12
2δε
23
2δε
13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
= Bδu (5.13)
Notar que en la expresión del trabajo virtual interno (primer término de la expresión 5.11)
podemos escribir en lugar del producto interno de tensores de 2do. orden σ :δε ≡ σ·δε = σε,
donde en el primer miembro de la equivalencia estamos considerando tensores y en el segundo
miembro la notación vectorial. El segundo miembro de esta igualdad indica la forma estándar de
expresar un producto interno de dos vectores columnas como una multiplicación de matrices. Si
reemplazamos (5.12 y 5.13) este producto interno puede escribirse finalmente:
σ
T
δε = u
T
B
T
DBδu
5.9.5. Elasticidad Plana
Listamos a continuación las principales ecuaciones de la elasticidad plana, en la notación previa,
correspondientes a los estados:
5.9.5.1. Estado plano de tensión (σ
i3
= 0):
ε =
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_

∂x
1
0
0

∂x
2

∂x
2

∂x
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
u
1
u
2
_
σ =
_
_
σ
11
σ
22
σ
12
_
_
=
E
1 −ν
2
_
_
1 ν
ν 1
1
2
(1 −ν)
_
_
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
100
ε
33
= −
ν
(1 −ν)

11

22
)
5.9.5.2. Estado plano de deformación (ε
i3
= 0):
ε =
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_

∂x
1
0
0

∂x
2

∂x
2

∂x
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
u
1
u
2
_
σ =
_
_
σ
11
σ
22
σ
12
_
_
=
E(1 −ν)
(1 +ν) (1 −2ν)
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
1
ν
(1 −ν)
ν
(1 −ν)
1
(1 −2ν)
2 (1 −ν)
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
σ
33
= ν (σ
11

22
)
5.9.5.3. Estado de deformación axilsimétrico:
ε =
_
¸
¸
_
ε
11
ε
22

12
ε
33
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_

∂x
1
0
0

∂x
2

∂x
2

∂x
1
1
x
1
0
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
u
1
u
2
_
σ =
_
¸
¸
_
σ
11
σ
22
σ
12
σ
33
_
¸
¸
_
=
E(1 −ν)
(1 +ν) (1 −2ν)
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
1
ν
(1 −ν)
ν
(1 −ν)
ν
(1 −ν)
1
ν
(1 −ν)
(1 −2ν)
2 (1 −ν)
ν
(1 −ν)
ν
(1 −ν)
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
_
ε
11
ε
22

12
ε
33
_
¸
¸
_
5.10. Flexión de Placas
5.10.1. Teoría clásica de placas (Love-Kirchhoff)
En la teoría clásica de placas (delgadas) se asume en forma similar a la teoría clásica de vigas:
1. que la placa funciona en un estado plano de tensión (se desprecian los esfuerzos normales al
plano de la placa)
2. la fibra que en la configuración indeformada, era normal al plano de la placa, en la configu-
ración deformada:
se mantiene recta
se mantiene normal a la superficie deformada, y en consecuencia el giro de la fibra (θ)
coincide con el giro de la normal a la superficie media
θ = −∇u = −
_
∂u
∂x
1
,
∂u
∂x
2
_
101
Figura 7 Teoría de placas clásica
Estas hipótesis conducen a despreciar las deformaciones debidas al corte transversal γ, y a que
todo el comportamiento flexional quede descripto por el desplazamiento transversal a la placa u.
El plano medio se mantiene indeformado (membranalmente) y las deformaciones en puntos fuera
del plano medio son proporcionales a su distancia al mismo (x
3
) según una ley lineal en el espesor
de la placa (h):
ε
ij
= χ
ij
x
3

h
2
≤ x
3

h
2
χ
ij
= −

2
u
∂x
i
∂u
j
i, j = 1, 2
Los momentos flectores se relacionan con las curvaturas del plano medio mediante las siguientes
ecuaciones constitutivas
M =
_
_
M
11
M
22
M
12
_
_
=
Eh
3
12 (1 −ν
2
)
_
¸
_
1 ν
ν 1
1 −ν
2
_
¸
_
_
_
χ
11
χ
22

12
_
_
= D χ
Al igual que en el caso de vigas sin deformación cortante, los esfuerzos de corte transversal
Q ={Q
1
, Q
2
} no tienen ecuaciones constitutivas asociadas sino que estos se obtienen de las ecua-
ciones de equilibrio, en función de derivadas de los momentos. La ecuación de trabajos virtuales
se escribe:
_

(M
11
δχ
11
+M
22
δχ
22
+ 2M
12
δχ
12
) dΩ =
_

p δudΩ +
_
∂Ω
_
−M
νν
∂δu
∂n
−M
νs
∂δu
∂s
+Q
ν
δu
_
d∂Ω
Donde n es la normal al contorno y s es la tangente al mismo (ambas en el plano de la lámina).
En la última integral podemos reescribir los últimos dos términos en la forma
_
∂Ω
_
−M
νs
∂δu
∂s
+Q
ν
δu
_
dΩ = −M
νs
δu]
s
0
+
_
∂Ω
_
∂M
νs
∂s
+Q
ν
_
δudΩ
El término entre paréntesis en la integral del segundo miembro se conoce como corte efectivo
o de Kirchhoff. El primer término del 2do. miembro se anula en el caso de contornos suaves y da
lugar a valores puntuales en caso contrario. Notar que el problema de flexión de placas requiere
poder evaluar derivadas segundas de la variable, y por lo tanto conduce a elementos de continuidad
C
1
. A diferencia del caso de vigas, donde esta condición es relativamente sencilla de cumplir, en
el caso de placas la continuidad C
1
trae muchos problemas. La mayoría de los elementos finitos
102
basados en esta teoría no satisfacen en forma completa la continuidad de las derivadas primeras a
lo largo de los contornos inter-elementos. Aquellos elementos que no satisfacen en forma completa
los requisitos de continuidad se denominan “no-conformes”
5.10.2. Teoría de placas incluyendo deformaciones transversales de corte (Reissner-
Mindlin)
Figura 8 Teoría de placas con deformaciones de corte
Esta teoría se diferencia de la anterior en la segunda parte de la 2da hipótesis, en forma similar
a la diferencia que existe entre la teoría de vigas clásicas y la que se conoce como teoría de vigas de
Timoshenko. En este caso entonces no se exige que la fibra normal a la superficie media indeformada
se mantenga normal a la superficie media deformada. En consecuencia el giro de la fibra no resulta
igual al gradiente de u, es decir
θ = −∇u
Aparecen ahora deformaciones asociadas al corte transversal relacionadas precisamente con la
inequidad anterior, que se suponen constantes en el espesor.
γ =
_
γ
1
γ
2
_
=
_
¸
_
θ
1
+
∂u
∂x
1
θ
2
+
∂u
∂x
2
_
¸
_= θ +∇u
Al igual que antes el plano medio se mantiene indeformado (membranalmente) y las deforma-
ciones en puntos fuera del plano medio son proporcionales a su distancia al mismo (x
3
) según una
ley lineal en el espesor de la placa (h):
ε
ij
= χ
ij
x
3

h
2
≤ x
3

h
2
pero ahora
χ
ij
=
1
2
_
∂θ
i
∂u
j
+
∂θ
j
∂u
i
_
= ∇
s
θ i, j = 1, 2
Los momentos flectores se relacionan con las curvaturas del plano medio mediante las mismas
ecuaciones constitutivas que antes
M =
_
_
M
11
M
22
M
12
_
_
=
Eh
3
12 (1 −ν
2
)
_
¸
_
1 ν
ν 1
1 −ν
2
_
¸
_
_
_
χ
11
χ
22

12
_
_
= D χ
103
Los esfuerzos de corte transversal se relacionan con las deformaciones de corte transversal
mediante
Q =
_
Q
1
Q
2
_
= Ghκ
_
γ
1
γ
2
_
Donde G es el módulo de corte y κ es un factor de forma que normalmente se toma κ =
5
6
.
Notar que planteada así esta teoría no satisface las condiciones de tensiones de corte nulas en las
caras de la placa. El equilibrio requiere una variación parabólica de las deformaciones y tensiones
de corte, el coeficiente κ precisamente resulta de igualar la energía de deformación asociada a
ambos casos. La ecuación de trabajos virtuales tiene ahora la forma
_

(M
11
δχ
11
+M
22
δχ
22
+ 2M
12
δχ
12
+Q
1
δγ
1
+Q
2
δγ
2
) dΩ =
_

p δudΩ +
_
∂Ω
(M
νν
δθ
ν
+M
νs
δθ
s
+Q
ν
δu) d∂Ω
Notar que el problema resulta ahora de continuidad C
0
.
103
104
Capítulo 6 Elementos finitos en dos dimensiones
por F. Flores
6.1. Introducción
En el capítulo precedente se han descripto en forma sucinta los principales problemas de in-
terés que se pretende resolver usando la técnica de elementos finitos. Las ecuaciones diferenciales
que gobiernan estos problemas son, a diferencia de las abordadas en el Capítulo 4, a derivadas
parciales. El dominio es bi o tridimensional y el contorno entre elementos resulta una curva (en
dos dimensiones) o una superficie (en 3 dimensiones). Esto implica una diferencia substancial
con los problemas unidimensionales, donde las fronteras entre elementos eran puntos, e incluso
muchas veces era factible integrar en forma exacta la ecuación diferencial (ordinaria) que gobierna
el problema. De esta forma el análisis de estructuras de barras articuladas y vigas conducía a la
solución exacta (en el marco de la teoría lineal) de los problemas en estudio. En el caso de pro-
blemas a derivadas parciales, no es posible resolver tales ecuaciones en forma exacta para un caso
general, por lo cual las soluciones numéricas que se obtienen son aproximadas y dependen de la
discretización realizada.
En el presente capítulo se verá como aplicar el método de elementos finitos a problemas bidimen-
sional de clase C
0
. Los elementos posibles corresponden a triángulos y cuadriláteros. Se comenzará
con elementos con lados rectos, y luego se introducirán los de lados curvos que permiten tratar
geometrías más generales, particularmente contornos. Luego se muestra su aplicación a la ecuación
de Laplace, a problemas de elasticidad lineal y al problema de convección difusión. La extensión
de las ideas a problemas tridimensionales es inmediata.
6.2. Condiciones de las funciones de aproximación
Recordemos las condiciones que deben cumplir las funciones de forma φ
I
(x) a los fines de que
las incógnitas del problema tengan el significado físico deseado y que se satisfagan las condiciones
de continuidad entre elementos (continuidad C
0
). Sea la variable u (vector) aproximada por:
u(x) =
NN

I=1
φ
I
(x) u
I
se debe satisfacer
a)- φ
I
_
x
J
_
= δ
IJ
b)-

NN
I=1
φ
I
_
x
I
_
= 1
c)-

NN
I=1
∂φ
I
_
x
I
_
∂x
ı
= 0 (consecuencia de (b))
Estas condiciones tienen el siguiente objetivo:
La condición (a) asegura el significado físico de la variable, es decir que el parámetro u
I
corresponde al valor de la variable en el nudo I. Por otro lado es necesario asegurar la
continuidad de la variable no sólo en los nudos sino en todo el contorno entre elementos,
es decir que el valor de u a lo largo de una línea que limita dos elementos debe tener un
único valor independientemente de cual de los dos elementos se considere. Dado que dos
105
Figura 1 Triángulo Maestro, y triángulo en el espacio coordenado físico
elementos tendrán como parámetros comunes las variables asociadas a sus nodos comunes
(los que definen geométricamente su contorno común) es necesario que el valor de la variable
u a lo largo de dicho contorno común sólo dependa de las variables asociadas a los nudos
que lo definen. En consecuencia la función de interpolación debe valer 0 no sólo en los otros
nudos (condición (a)) sino también a lo largo de el(los) lado(s) que no lo incluyan.
La condición (b) asegura que si el valor de la variable es constante en todo los nodos, entonces
es constante en todo el elemento. La condición (c) consecuencia de la anterior dice que, en
tal caso, el gradiente en todo el elemento será cero.
Además resulta conveniente que las funciones de aproximación sean capaces de representar
un estado de gradiente constante, que es el límite que debe alcanzarse cuando de refina la
discretización.
6.3. Elementos triangulares
Empecemos viendo el elemento más sencillo para problemas planos que es el triángulo lineal.
Definamos inicialmente un elemento maestro, en forma similar a como hicimos en el problema
unidimensional. En este caso el elemento maestro se define como un triángulo rectángulo con
el ángulo recto en el origen de coordenadas, lados paralelos a los ejes y de longitud unitaria.
Numeremos además sus vértices en la forma indicada, 1 de coordenadas (ξ = 1, η = 0), 2 de
coordenadas (ξ = 0, η = 1), y 3 de coordenadas (ξ = 0, η = 0)
En el elemento así definido llamemos ξ al eje horizontal y η al eje vertical. Observemos las
siguientes funciones lineales definidas sencillamente como:
L
1
(ξ, η) = ξ
L
2
(ξ, η) = η
L
3
(ξ, η) = 1 −ξ −η
Notemos que estas funciones satisfacen todas las condiciones pedidas anteriormente. La (a) resulta
inmediata de evaluar en los nudos, en tanto que para la (b) basta ver la definición de la 3ra.
función. Observemos además que el gradiente de la variable es constante para cualquier valor que
tomen las parámetros nodales.
Trataremos ahora de darle un significado geométrico a las funciones de forma L
I
, tomemos
un punto cualquiera “p” de coordenadas (ξ, η) dentro de elemento y unamos este punto con los 3
vértices lo que nos define 3 triángulos. Si observamos el triángulo inferior definido por el eje ξ y
106
el punto p (ξ, η), y calculamos su área (llamemos a esta área A
2
por ser la del triángulo opuesto
al nudo 2) vemos fácilmente que vale la altura del mismo dividido 2 pues el largo de la base vale
1, que no es otra cosa que A
2
= η/2. Si hacemos lo mismo con el formado por el eje η y el punto
p tendremos que el área (A
1
) de este vale A
1
= ξ/2. Finalmente el triángulo restante tendrá por
área el valor A
3
= (1 −ξ −η) /2 lo que resulta de que el área total del triángulo (A) vale 1/2.
Vemos entonces que es posible asociar las funciones de forma L
I
con el doble del área del triángulo
definido por el punto p (ξ, η) y el lado opuesto al nudo, o puesto de otra forma la función de forma
L
I
define la relación entre el área del triángulo opuesto al nudo A
I
y el área total del triángulo A.
L
I
= A
I
/A
Si aplicamos esta misma idea a un triángulo cualquiera en el plano (x
1
−x
2
), de coordenadas
nodales x
1
, x
2
y x
3
, podemos obtener el mismo resultado. Para ello recordemos que el área de un
triángulo puede evaluarse como la mitad del módulo del vector obtenido como el producto vectorial
de dos de sus lados. Por ejemplo para el área de todo el triángulo podemos usar como vectores los
definidos por los lados 31 y 32:
2A = 31 ×32 =
_
x
1
−x
3
_
×
_
x
2
−x
3
_
=
_
x
1
1
−x
3
1
_ _
x
2
2
−x
3
2
_

_
x
1
2
−x
3
2
_ _
x
2
1
−x
3
1
_
En tanto que para un punto genérico p (x), dos veces del área del triángulo 1 resulta entonces
2A
1
= p2 ×p3 =
_
x
2
−x
_
×
_
x
3
−x
_
=
_
x
2
1
−x
1
_ _
x
3
2
−x
2
_

_
x
2
2
−x
2
_ _
x
3
1
−x
1
_
y dividiendo ambas expresiones tenemos
L
1
=
1
2A
_
x
2
1
x
3
2
−x
2
2
x
3
1
+
_
x
2
2
−x
3
2
_
x
1
+
_
x
3
1
−x
2
1
_
x
2
¸
que hemos escrito como una función lineal de las coordenadas del punto (x
1
, x
2
). Similarmente (o
por permutación de índices) se pueden encontrar las expresiones para los otros dos nodos.
L
2
=
1
2A
_
x
3
1
x
1
2
−x
3
2
x
1
1
+
_
x
3
2
−x
1
2
_
x
1
+
_
x
1
1
−x
3
1
_
x
2
¸
L
3
=
1
2A
_
x
1
1
x
2
2
−x
1
2
x
2
1
+
_
x
1
2
−x
2
2
_
x
1
+
_
x
2
1
−x
1
1
_
x
2
¸
Llamando a las constantes que aparecen en las funciones de forma
a
1
= (x
3
1
−x
2
1
) b
1
= (x
2
2
−x
3
2
) c
1
= x
2
1
x
3
2
−x
2
2
x
3
1
a
2
= (x
1
1
−x
3
1
) b
2
= (x
3
2
−x
1
2
) c
2
= x
3
1
x
1
2
−x
3
2
x
1
1
a
3
= (x
2
1
−x
1
1
) b
3
= (x
1
2
−x
2
2
) c
3
= x
1
1
x
2
2
−x
1
2
x
2
1
éstas se pueden escribir como
L
I
=
1
2A
[c
I
+b
I
x
1
+a
I
x
2
]
Otros elementos triangulares incluyendo polinomios de mayor grado en x
1
y x
2
pueden cons-
truirse fácilmente. Primero mostremos en forma tabular los términos que aparecen en los polinomios
de varios grados
1 grado 0
x
1
x
2
grado 1
x
2
1
x
1
x
2
x
2
2
grado 2
x
3
1
x
2
1
x
2
x
1
x
2
2
x
3
2
grado 3
x
4
1
x
3
1
x
2
x
2
1
x
2
2
x
1
x
3
2
x
4
2
grado 4
107
Este arreglo triangular se denomina triángulo de Pascal. Notar que un polinomio completo de
grado k en x
1
y x
2
tendrá exactamente
1
2
(k + 1) (k + 2) términos. En consecuencia un polinomio de
grado k, puede ser unívocamente determinado especificando los valores en
1
2
(k + 1) (k + 2) puntos
en el plano. Además, las posiciones en el triángulo de Pascal sugieren una posición simétrica de los
nudos en un elemento triangular que conducirá al número exacto de nodos necesarios para definir
el polinomio completo del grado deseado. Por ejemplo, los seis términos del polinomio cuadrático
quedan determinados si se especifican seis valores nodales, uno en cada vértice y uno a la mitad de
cada lado, precisamente las posiciones definidas por el triángulo de Pascal cuadrático. La familia
de elementos finitos generados de esta forma se ilustra en la figura.
En función de las coordenadas de área estos polinomios resultan
Figura 2 (a) Uso del triángulo de Pascal para generar varios elementos triangulares sobre los cuales
se definen polinomios completos de orden k, (b) ilustración para el caso k = 2 que las funciones de
forma producidas por estos elementos son continuas en los bordes inter elementos.
108
Para el caso cuadrático
(ξ, η) = (1, 0) N
1
(L
ı
) = 2L
1
_
L
1

1
2
_
(ξ, η) = (0, 1) N
2
(L
ı
) = 2L
2
_
L
2

1
2
_
(ξ, η) = (0, 0) N
3
(L
ı
) = 2L
3
_
L
3

1
2
_
(ξ, η) =
_
1
2
,
1
2
_
N
4
(L
ı
) = 4L
1
L
2
(ξ, η) =
_
0,
1
2
_
N
5
(L
ı
) = 4L
2
L
3
(ξ, η) =
_
1
2
, 0
_
N
6
(L
ı
) = 4L
3
L
1
Para el elemento cúbico
(ξ, η) = (1, 0) N
1
(L
ı
) =
9
2
L
1
_
L
1

1
3
_ _
L
1

2
3
_
(ξ, η) = (0, 1) N
2
(L
ı
) =
9
2
L
2
_
L
2

1
3
_ _
L
2

2
3
_
(ξ, η) = (0, 0) N
3
(L
ı
) =
9
2
L
3
_
L
3

1
3
_ _
L
3

2
3
_
(ξ, η) =
_
2
3
,
1
3
_
N
4
(L
ı
) =
27
2
L
1
L
2
_
L
1

1
3
_
(ξ, η) =
_
1
3
,
2
3
_
N
5
(L
ı
) =
27
2
L
1
L
2
_
L
2

1
3
_
(ξ, η) =
_
0,
2
3
_
N
6
(L
ı
) =
27
2
L
3
L
2
_
L
2

1
3
_
(ξ, η) =
_
0,
1
3
_
N
7
(L
ı
) =
27
2
L
3
L
2
_
L
2

2
3
_
(ξ, η) =
_
1
3
, 0
_
N
8
(L
ı
) =
27
2
L
1
L
3
_
L
1

2
3
_
(ξ, η) =
_
2
3
, 0
_
N
9
(L
ı
) =
27
2
L
1
L
3
_
L
1

1
3
_
(ξ, η) =
_
1
3
,
1
3
_
N
10
(L
ı
) = 27L
1
L
2
L
3
La utilización de las funciones de forma para triángulos en términos de las coordenadas trian-
gulares, permite escribir las derivadas en términos de la regla de la cadena, es decir dado:
u(x) =
NN

I=1
N
I
_
L
J
_
u
I
entonces
∂u
∂x
1
=
NN

I=1
3

J=1
_
∂N
I
∂L
J
_
L
1
, L
2
, L
3
_
b
J
2A
_
u
I
∂u
∂x
2
=
NN

I=1
3

J=1
_
∂N
I
∂L
J
_
L
1
, L
2
, L
3
_
a
J
2A
_
u
I
6.4. Elementos rectangulares
Similarmente al caso unidimensional los elementos se definen sobre un dominio normalizado,
en este caso dicho dominio es equivalente al unidimensional pero extendido en ambas direcciones,
es decir un cuadrado de lado 2 centrado en el origen de coordenadas locales (ξ, η).
Si nos inclinamos por los elementos del tipo Lagrangeano, es decir aquellos obtenidos usando
los polinomios de Lagrange, entonces las funciones de forma nodales se pueden obtener realizan-
do el producto tensorial de los correspondientes polinomios unidimensionales evaluados sobre las
variables locales (ξ, η). Dados los vértices del rectángulo,(x
1
, x
2
, x
3
, x
4
) las coordenadas locales se
definen por
ξ =
2x
1
−(x
3
1
+x
4
1
)
(x
3
1
−x
4
1
)
=
2x
1
−(x
2
1
+x
1
1
)
(x
2
1
−x
1
1
)
=
2x
1
−x
0
1
a
η =
2x
2
−(x
4
2
+x
1
2
)
(x
4
2
−x
1
2
)
=
2x
2
−(x
3
2
+x
2
2
)
(x
3
2
−x
2
2
)
=
2x
2
−x
0
2
b
109
Figura 3 Cuadrado Maestro, y rectángulo en el espacio coordenado
donde los nudos están en correspondencia con las siguientes coordenadas locales
Nudo ξ η
1 -1 -1
2 1 -1
3 1 1
4 -1 1
y x
0
son las coordenadas del centro del rectángulo y a y b son la las longitudes de sus lados en las
direcciones x
1
y x
2
respectivamente.
El elemento rectangular más sencillo resulta entonces el bilineal obtenido de multiplicar los
polinomios lineales en ambas direcciones
N
1
(ξ, η) =
1
4
(1 −ξ) (1 −η)
N
2
(ξ, η) =
1
4
(1 +ξ) (1 −η)
N
3
(ξ, η) =
1
4
(1 +ξ) (1 +η)
N
4
(ξ, η) =
1
4
(1 −ξ) (1 +η)
o englobando las cuatro en una única expresión
N
I
(ξ, η) =
1
4
_
1 +ξ
I
ξ
_ _
1 +η
I
η
_
De la misma forma puede encontrarse el elemento cuadrático Lagrangeano de 9 nodos y el cúbico
de 16 nodos. Que las funciones propuestas cumplen con las condiciones expresadas inicialmente es
muy fácil de demostrar y se deja como ejercicio.
La utilización de las funciones de forma para rectángulo en términos de las coordenadas locales,
permite escribir las derivadas en términos de la regla de la cadena, es decir dado:
u(x) =
NN

I=1
N
I
(ξ, η) u
I
entonces
∂u
∂x
1
=
NN

I=1
_
∂N
I
∂ξ
(ξ, η)
2
a
_
u
I
110
∂u
∂x
2
=
NN

I=1
_
∂N
I
∂η
(ξ, η)
2
b
_
u
I
Notemos que a diferencia del triángulo, en donde cuando se genera un elemento (cuadrático
por ejemplo) aparece la cantidad exacta de coeficientes necesarios para dicha aproximación (6 en
el caso cuadrático), para los elementos rectangulares aparece una cantidad de coeficientes (9 en
el caso cuadrático) mayor que el número indispensable, asociados con términos de orden superior
(x
2
1
x
2
, x
2
1
x
2
2
, x
1
x
2
2
). Además dado que en la matriz global de coeficientes, los parámetros asociados
a los nudos internos del elemento sólo tienen contribución del mismo elemento, muchas veces
suelen eliminarse estos grados de libertad por “condensación”. Estos considerandos han llevado a
desarrollar elementos cuadráticos de mayor orden con sólo nudos en el contorno, estos elementos se
conocen como “serendípitos” y se obtienen por inspección de las funciones de forma. Por ejemplo
el elemento rectangular de 8 nodos en el que se ha eliminado el nudo central del elemento de 9
nodos y con él el término x
2
1
x
2
2
, de forma que del triángulo de Pascal sobreviven los siguientes
1
x
1
x
2
x
2
1
x
1
x
2
x
2
2
x
2
1
x
2
x
1
x
2
2
La forma estándar de encontrar estas funciones de forma es escribirlas de la forma
N
I
(x
1
, x
2
) = a
1
+a
2
x
1
+a
3
x
2
+a
4
x
2
1
+a
5
x
1
x
2
+a
6
x
2
2
+a
7
x
2
1
x
2
+a
8
x
1
x
2
2
e imponer las condiciones correspondientes de que N
I
_
x
J
_
= δ
IJ
que conduce a invertir un sistema
de 8 ×8, que nos da simultáneamente los 8 coeficientes de cada una de las 8 funciones de forma.
La otra forma es armarlas directamente inspeccionando la forma que deberían tener (de allí su
nombre ‘serendipity’ en inglés). Estas funciones resultan de esta forma
N
I
(ξ, η) =
1
4
_
1 +ξ
I
ξ
_ _
1 +η
I
η
_ _
ξ
I
ξ +η
I
η −1
_
nudos esquina
N
I
(ξ, η) =
1
2
_
1 −ξ
2
_ _
1 +η
I
η
_
nudos medios η = ±1
N
I
(ξ, η) =
1
2
_
1 +ξ
I
ξ
_
(1 −η
2
) nudos medios ξ = ±1
6.5. Mapeamiento de la geometría
Hasta ahora hemos considerado elementos con geometrías sencillas. En principio hemos definido
las funciones de forma a partir de elementos “maestros” definidos sobre un dominio normalizado.
En el caso del triángulo ha sido posible pasar fácilmente a un elemento triangular general de lados
rectos, en tanto que para el caso de elementos cuadriláteros nos hemos restringido a elementos
rectangulares. Desde el punto de vista práctico el elemento rectangular resulta muy limitado para
el modelado de geometrías reales, para lo cual si resulta conveniente el elemento triangular que
es mucho más versátil en ese aspecto, sin embargo en ambos casos debe aproximarse el contorno
mediante segmentos de recta.
Los inconvenientes anteriores pueden resolverse si se recurre a mapear al elemento “maestro”
sobre el plano x
1
−x
2
en una forma más general que la usada hasta ahora. La idea es interpolar la
geometría del elemento usando aproximaciones similares a las usadas para interpolar las variables
nodales, es decir si describimos la geometría del elemento mediante
x(ξ, η) =
NN

I=1
N
I
(ξ, η) x
I
Haciendo uso del concepto ya conocido de las funciones de forma resulta que:
111
Un nudo definido sobre el elemento maestro con coordenadas
_
ξ
I
, η
I
_
se corresponderá en el
plano con el par coordenado x
I
.
Las coordenadas del contorno quedan definidas exclusivamente por las coordenadas de los
nudos que forman el lado, lo que asegura continuidad de la geometría entre elementos sin
solapamientos ni brechas
Figura 4 Elemento finito Ω
e
en el plano (x, y) obtenido como la imagen del mapeamiento T
e
del
correspondiente elemento maestro
¯
Ω en el plano (ξ, η). También se indica el mapeamiento inverso T
−1
e
de Ω
e
a
¯
Ω.
En el caso del triángulo (lineal) de 3 nodos esto no representa ningún cambio práctico pero
si desde el punto de vista formal, en tanto que para el cuadrilátero bilineal si hay un cambio
substancial que permite utilizar ahora elementos cuadriláteros de forma arbitraria (aunque vere-
mos más adelante que los ángulos interiores no deben superar los 180
o
en ningún caso) y ya no
exclusivamente rectangulares.
Resulta entonces posible ahora utilizar elementos de lados curvos (en elementos con más de
dos nudos en cada lado), en particular esto resulta útil en los contornos exteriores de la geometría
del problema, ya que para la interface entre elementos es conveniente utilizar contornos rectos.
Veamos como interviene esta parametrización de la geometría (el dominio) en la generación de
las ecuaciones del problema. Para la obtención del gradiente de la variable tendremos ahora que:
∇u =
_
∂u
∂x
1
,
∂u
∂x
2
_
=
_
NN

I=1
∂N
I
(ξ, η)
∂x
1
u
I
,
NN

I=1
∂N
I
(ξ, η)
∂x
2
u
I
_
donde la aplicación de la regla de la cadena supone
∂N
I
(ξ, η)
∂x
1
=
∂N
I
(ξ, η)
∂ξ
∂ξ
∂x
1
+
∂N
I
(ξ, η)
∂η
∂η
∂x
1
112
Figura 5 Mapeamientos para funciones de forma cuadráticas sobre los elementos maestros triángulo
y cuadrado. La curva cuadrática entre dos elementos en el plano (x, y) queda definida unívocamente
por el mapeamiento.
∂N
I
(ξ, η)
∂x
2
=
∂N
I
(ξ, η)
∂ξ
∂ξ
∂x
2
+
∂N
I
(ξ, η)
∂η
∂η
∂x
2
que escrito en forma matricial es
_
¸
¸
¸
¸
_
∂N
I
(ξ, η)
∂x
1
∂N
I
(ξ, η)
∂x
2
_
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
_
∂ξ
∂x
1
∂η
∂x
1
∂ξ
∂x
2
∂η
∂x
2
_
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
∂N
I
(ξ, η)
∂ξ
∂N
I
(ξ, η)
∂η
_
¸
¸
¸
¸
_
o en forma compacta
_
_
N
I

1
N
I

2
_
_
= J
−1
_
_
N
I

ξ
N
I

η
_
_
donde J es la matriz jacobiana de la transformación T
e
J =
_
¸
¸
¸
_
∂x
1
∂ξ
∂x
2
∂ξ
∂x
1
∂η
∂x
2
∂η
_
¸
¸
¸
_
El cálculo de la matriz de coeficientes (rigidez) en un problema gobernado por la ecuación de
113
Laplace resulta entonces
K
IJ
=
_

e
_
N
I

1
N
I

2
¸
_
k
11
k
12
k
21
k
22
_ _
N
J

1
N
J

2
_
dΩ
e
=
_

e
_
N
I

ξ
N
I

η
¸
J
−T
_
k
11
k
12
k
21
k
22
_
J
−1
_
N
J

ξ
N
J

η
_
dΩ
e
donde hemos puesto de evidencia la dependencia de la integral del mapeamiento geométrico utiliza-
do a través de la inversa de la matriz jacobiana. De esta forma es posible expresar todas las variables
dentro de la integral en función de las variables locales (ξ, η), por lo cual resulta conveniente al
momento de realizar la integral, modificar los límites y el diferencial dΩ
e
= |J| dξ dη. Respecto a
esta última expresión (fórmula que escribiremos sin demostración) relaciona el diferencial de área
en el plano (x
1
, x
2
) con el diferencial de área en el elemento maestro a través del determinante
jacobiano. Claramente para que esta expresión tenga sentido físico resulta necesario que el deter-
minante jacobiano sea siempre positivo, en el caso de cuadriláteros esto impone la condición de
que los ángulos internos sean menores a 180
0
y para elementos cuadráticos es necesario que los
nudos sobre los lados estén ubicados en el tercio central del lado.
Notar que la existencia de la inversa de la matriz jacobiana hace muy dificil (tal vez imposible)
realizar la integral indicada en forma explícita y resulta en general necesario recurrir a técnicas de
integración numérica.
La inversa de la matriz jacobiana puede evaluarse en forma explícita en la medida en que
esta sea constante en todo el elemento, así ocurre para triángulos de lados rectos (lineales) o
paralelogramos.
Las reglas de integración numérica en dominios bidimensionales son similares conceptualmente
a las de dominios unidimensionales. Las reglas de cuadratura para elementos cuadriláteros se
derivan usualmente tratando la integración sobre el elemento maestro como una doble integral. Si
escribimos
_
ˆ

G(ξ, η) dξ dη =
_
−1
−1
__
1
−1
G(ξ, η) dξ
_

y aproximamos las integrales con respecto a ξ y con respecto a η usando una regla de integración
unidimensional con N puntos como se discutiera antes, se tiene:
_
ˆ

G(ξ, η) dξ dη =
N

m=1
_
N

n=1
G(ξ
n
, η
m
) w
n
_
w
m
donde los ξ
n
y η
m
son las coordenadas de los puntos de muestreo y las w
n
y w
m
los respectivos
pesos. Estas reglas de integración, evalúan en forma exacta polinomios de grado (2N −1) en cada
dirección. Notar que el integrando G(ξ, η) incluye dos veces la inversa de la matriz jacobiana (una
función racional en general) y no resulta obvio el grado del polinomio involucrado. Los puntos de
muestreo y sus respectivos pesos se dan a continuación para una dimensión
Elemento ξ
l
w
l
Lineal 0,0 2,0
Cuadrático −1/

3 1,0
1/

3 1,0
_
3/5 5/9
Cúbico 0,0 8/9
_
3/5 5/9
Para elementos triangulares las reglas de integración no pueden deducirse de la regla unidi-
mensional. Los puntos de muestreo y su respectivos pesos se dan a continuación en forma de
tabla.
114
Elemento (L
1
, L
2
, L
3
) w
l
Lineal
_
1
3
,
1
3
,
1
3
_
1
2
_
1
2
, 0,
1
2
_
1
6
Cuadrático
_
1
2
,
1
2
, 0
_
1
6 _
0,
1
2
,
1
2
_
1
6
_
1
3
,
1
3
,
1
3
_

27
96
Cúbico
_
2
15
,
2
15
,
11
15
_
25
96 _
11
15
,
2
15
,
2
15
_
25
96 _
2
15
,
11
15
,
2
15
_
25
96
6.6. Aplicación a la ecuación de Laplace
A continuación se presentan en forma más detallada las expresiones necesarias para resolver la
ecuación de Laplace en un dominio bidimensional. La forma débil de la ecuación de transferencia
del calor tiene la forma
_

[∇v · (k∇u) +bvu −vf] dΩ −
_
∂Ω
v (k∇u) · ν d∂Ω = 0
La variable incógnita u se interpola como
u=
NN

I=1
φ
I
(ξ, η) u
I
donde NN es el número de nudos del elemento considerado. u
I
es la temperatura de cada nodo
y las φ
I
son las funciones de interpolación elegidas convenientemente. Para la función de peso
proponemos una interpolación similar.
v =
NN

I=1
φ
I
(ξ, η) v
I
Ambas aproximaciones pueden escribirse matricialmente como el producto entre dos vectores
u(ξ, η) =
_
φ
1
(ξ, η) , φ
2
(ξ, η) , ..., φ
NN
(ξ, η)
¸
_
¸
¸
_
u
1
u
2
...
u
NN
_
¸
¸
_
= Φ(ξ, η) u
e
v (ξ, η) = Φ(ξ, η) v
e
El gradiente de u resulta
∇u
(2×1)
=
_

∂x
1

∂x
2
_
(2×1)
Φ(ξ, η)
(1×NN)
u
e(1×NN)
=
_
∂φ
1
∂x
1
∂φ
2
∂x
1
...
∂φ
NN
∂x
1
∂φ
1
∂x
2
∂φ
2
∂x
2
∂φ
NN
∂x
2
_
(2×NN)
u
e(1×NN)
Donde como se explicara antes, las derivadas de las funciones de forma resultan
_
_
φ
I

1
φ
I

2
_
_
= J
−1
_
_
φ
I

ξ
φ
I

η
_
_
Notar las dimensiones de las matrices y vectores involucrados en la expresión del gradiente. En
forma completamente similar es posible expresar al gradiente de la función de ponderación
115
Reemplazando en la forma débil las expresiones anteriores para un elemento genérico,las inte-
grales necesarias son
_
¸
¸
_
v
1
v
2
...
v
NN
_
¸
¸
_
T
_

e
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
_
∂φ
1
∂x
1
∂φ
1
∂x
2
∂φ
2
∂x
1
∂φ
2
∂x
2
... ...
∂φ
NN
∂x
1
∂φ
NN
∂x
2
_
¸
¸
¸
_
_
k
1
0
0 k
2
_
_
∂φ
1
∂x
1
∂φ
2
∂x
1
...
∂φ
NN
∂x
1
∂φ
1
∂x
2
∂φ
2
∂x
2
...
∂φ
NN
∂x
2
_
u
e
+
b
_
¸
¸
_
φ
1
φ
2
...
φ
NN
_
¸
¸
_
_
φ
1
, φ
2
, ..., φ
NN
¸
u
e

_
¸
¸
_
φ
1
φ
2
...
φ
NN
_
¸
¸
_
f
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
dΩ
e
Se ha sacado fuera de la integral al vector v
e
, cuyos valores no dependen de la integral, de la
misma forma puede hacerse con el vector u
e
. En la integral aparecen tres términos
1. Es el que resulta del producto punto de los gradientes (a través de la matriz de conductividad
k), que da lugar a una matriz cuadrada simétrica de orden NN que multiplica al vector de
incógnitas del elemento u
e
, es el término habitual que proviene del Laplaciano.
K =
_

e
_
¸
¸
¸
_
∂φ
1
∂x
1
∂φ
1
∂x
2
∂φ
2
∂x
1
∂φ
2
∂x
2
... ...
∂φ
NN
∂x
1
∂φ
NN
∂x
2
_
¸
¸
¸
_
_
k
1
0
0 k
2
_
_
∂φ
1
∂x
1
∂φ
2
∂x
1
...
∂φ
NN
∂x
1
∂φ
1
∂x
2
∂φ
2
∂x
2
...
∂φ
NN
∂x
2
_
dΩ
e
2. Es el que resulta del producto bvu, este es un término “no estándar” en la ecuación de
Laplace. Da lugar también a una matriz cuadrada simétrica de orden NN que multiplica a
u
e
. Formalmente la expresión que tiene esta segunda matriz es igual a la matriz de masa que
aparece en problemas dependientes del tiempo
M =
_
Ωe
b
_
¸
¸
_
φ
1
φ
2
...
φ
NN
_
¸
¸
_
_
φ
1
, φ
2
, ..., φ
NN
¸
dΩ
e
3. El último término no está asociado a las incógnitas u
e
, y forma parte del segundo miembro
(término independiente) del sistema de ecuaciones a resolver. Es un vector (columna) de
orden NN.

_

e
_
¸
¸
_
φ
1
φ
2
...
φ
NN
_
¸
¸
_
f dΩ
e
La integral sobre el contorno se realiza sólo sobre aquellos elementos que efectivamente tienen
un lado sobre el contorno del dominio. El contorno ∂Ω a su vez se ha dividido en una parte donde
u es conocido (∂Ω
u
) y otra parte donde el flujo σ es conocido (∂Ω
σ
). En la primera parte al ser
conocido u, la función de peso v se anula, lo cual anula la integral en esta parte. En tanto que la
segunda parte se reemplaza el valor del flujo conocido, σ = −(k∇u) · ν de tal forma que la integral
resulta

_
∂Ωσ
v (k∇u) · ν d∂Ω
σ
=
_
∂Ωσ
v σ d∂Ω
σ
En cada elemento que tenga una parte común con el contorno del dominio resulta necesario
realizar esta integral. Dado un elemento en estas condiciones la función de ponderación v, resulta
116
ahora dependiente sólo del valor de los parámetros v
I
, de los nudos ubicados sobre dicho contorno.
En el caso de elementos lineales (triángulos de 3 nudos o cuadriláteros de 4 nudos), la función de
peso se expresa en cada lado exclusivamente en función de las funciones de forma de los nudos
extremos del lado. De esta forma, denominando con 1 y 2 a tales nudos, con s a la coordenada a
lo largo del lado resulta
v (s) =
_
φ
1
(s) , φ
2
(s)
¸
_
v
1
v
2
_
y la integral es
_
∂Ωσ
v σ d∂Ω
σ
=
_
v
1
, v
2
¸
_
S
_
φ
1
(s)
φ
2
(s)
_
σ (s) ds =
_
v
1
, v
2
¸
_
f
1
f
2
_
De tal forma que los valores calculados f
I
sumarán al término independiente en las ecuaciones
asociadas a los v
I
correspondientes.
6.7. Aplicación a problemas de elasticidad lineal
Trataremos de fijar las ideas anteriores abordando el problema de elasticidad lineal en base
al Principio de Trabajos Virtuales. Restrinjamos entonces nuestra atención a un subdominio (ele-
mento). Supongamos que los campos de desplazamientos virtuales que vamos a considerar tienen
la forma
δu =
NN

I=1
φ
I
δu
I
donde NN es el número de nudos del elemento considerado. δu
I
son los desplazamientos virtuales
del nodo y las φ
I
son las funciones de interpolación elegidas convenientemente. Para el campo de
desplazamientos reales proponemos una interpolación similar.
u =
NN

I=1
φ
I
u
I
Notar que esta definición del campo de desplazamientos virtuales representa una restricción a las
ecuaciones de T.V. ya que el P.T.V. exige que la igualdad se satisfaga para cualquier desplazamiento
y aquí estamos proponiendo un campo de desplazamientos que depende de un número finito de
parámetros y por ende no puede representar todos los campos de desplazamientos virtuales posibles.
Esto, de hecho, es lo que ocurre en cualquier discretización numérica.
Recordemos que una de las condiciones pedidas a las funciones de interpolación era que deben
ser continuas y derivables hasta por lo menos el orden de derivación en que aparecen en las
ecuaciones a resolver. Por ejemplo en la ecuación de Trabajos virtuales aparece
δε
ιj
=
1
2
_
∂δu
j
∂x
i
+
∂δu
i
∂x
j
_
por lo que los δu deben poderse derivar al menos una vez. Además se les pedirá que el cuadrado
de la derivada integrado en el subdominio o elemento conduzca a un valor finito.
Resulta importante hacer notar que si bien se han propuesto campo similares para la inter-
polación de los desplazamientos reales y virtuales, en los puntos donde los desplazamientos reales
son conocidos (S
d
) los desplazamientos virtuales son nulos (recordar definición de campo de des-
plazamientos virtuales). En consecuencia en dichos puntos ni el desplazamiento real es incógnita
del problema, ni el desplazamiento virtual tiene ecuación de equilibrio asociada.
117
6.7.1. Deformaciones y tensiones, notación matricial
Definido el campo de desplazamientos es posible encontrar las deformaciones asociadas
ε
ij
=
1
2
_
∂u
j
∂x
i
+
∂u
i
∂x
j
_
=
1
2
NN

I=1
_
∂φ
I
∂x
j
u
I
i
+
∂φ
I
∂x
i
u
I
j
_
Por razones de conveniencia escribiremos las deformaciones ε
ij
en forma de un arreglo unidi-
mensional (vector)
ε =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
11
ε
22
ε
33

12

23

13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
NN

I=1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
φ
I

1
φ
I

2
φ
I

3
φ
I

2
φ
I

1
φ
I

3
φ
I

2
φ
I

3
φ
I

1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
_
u
I
1
u
I
2
u
I
3
_
_
ε =
NN

I=1
B
I
u
I
= B u
e
donde hemos usado la notación φ
I

i
=
∂φ
I
∂x
i
y se han agrupado los desplazamientos nodales del
elemento en un vector u
T
e
=
_
u
1
, u
2
, ...., u
NN
¸
. La matriz B que relaciona deformaciones con
desplazamientos se obtiene agrupando en forma similar las B
I
:
B =
_
B
1
, B
2
, ...., B
NN
¸
En cuanto a las deformaciones virtuales, dada la similitud de las definiciones de δu y u resulta:
δε = B δu
e
A continuación resulta necesario incluir las relaciones constitutivas del problema. Aquí nos
restringiremos a un material isótropo lineal elástico, sin embargo es posible utilizar cualquier
relación elasto-plástica válida (es decir que satisfaga las leyes de la termodinámica). Para el caso
de que la relación constitutiva fuera no lineal, es necesario un proceso incremental iterativo. Al
igual que con las deformaciones, agrupemos las componentes del tensor de tensiones en un vector
σ =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
σ
11
σ
22
σ
33
σ
12
σ
23
σ
31
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
=
E
1 +ν
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
1−ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
1−ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
ν
1−2ν
1−ν
1−2ν
1
2
1
2
1
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ε
11
ε
22
ε
33

12

23

13
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
= Dε
De esta forma se ha escrito la relación entre dos tensores de segundo orden, que involucra al
tensor constitutivo que es de cuarto orden, como una relación entre vectores a través de una matriz.
6.7.2. Matrices de rigidez elemental y global
Veamos entonces como introducir estas definiciones en la expresión del T.V.Interno, recordemos
que el Trabajo Virtual Interno es
_
v
σ
ij
δε
ij
dv =
_
v

11
δε
11

22
δε
22

33
δε
33
+ 2σ
12
δε
12
+ 2σ
23
δε
23
+ 2σ
13
δε
13
) dv
donde hemos hecho uso de la simetría de los tensores de tensión y deformación. Es fácil ver que a
partir de la definición de los vectores ε y σ en las ecuaciones precedentes podemos escribir
118
_
v
σ
ij
δε
ij
dv =
_
v
δε
T
σ dv =
NE

e=1
δu
T
e
_
v
e
B
T
D B dv u
e
donde NE es el número de elementos en que se ha dividido el dominio. La integral indicada en
el último miembro es una matriz simétrica (lo que surge de que D es simétrica), se la denomina
matriz de rigidez elemental y se la denota por:
K
e
=
_
ve
B
T
D B dv
El trabajo virtual interno del sólido a partir de la suma de las contribuciones elementales resulta
_
v
δε
T
σ dv =
NE

e=1
δu
T
e
K
e
u
e
= δu
T
G
K u
G
donde u
G
es un vector donde se han ordenado los desplazamientos de todos los nudos y K es
la matriz de rigidez global del sólido, la cual se obtiene mediante un proceso de ensamble de las
matrices elementales.
6.7.3. Trabajo virtual externo, vector de cargas nodales
La contribuciones al trabajo virtual externo (fuerzas másicas y de contorno) resultan:
6.7.3.1. Fuerzas másicas
_
v
F δu dv =
NE

e=1
_
v
e
F δu dv
Supongamos para las fuerzas másicas una variación dentro del elemento similar a la de los
desplazamientos (normalmente las fuerzas másicas son uniformes, constantes, de valor igual al
peso específico del material y con la dirección del campo gravitatorio), esto es:
F =
NN

I=1
φ
I
F
I
= Φ F
e
en forma desarrollada
F =
_
_
φ
1
φ
2
φ
NN
φ
1
φ
2
... ... ... φ
NN
φ
1
φ
2
φ
NN
_
_
. ¸¸ .
Φ
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
F
1
1
F
1
2
F
1
3
...
...
F
NN
1
F
NN
2
F
NN
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
. ¸¸ .
F
e
donde las F
I
i
es el valor de la fuerza másica por unidad de volumen en la dirección i evaluada en
las coordenadas del nudo I. De esta forma el trabajo virtual de las fuerzas másica resulta
_
v
e
F δu dv = δu
T
e
_
v
e
Φ
T
Φ dv F
e
= δu
T
e
M F
e
= δu
T
e
G
e
donde hemos introducido la matriz M =
_
ve
Φ
T
Φ dv
119
6.7.3.2. Fuerzas de contorno
El trabajovirtual de las fuerzas de contorno, sólo se considera sobre aquellos elementos que
tengan un lado o cara coincidente con el contorno donde se conocen las fuerzas exteriores. Sea
entonces un elemento cualquiera sobre el contorno del cuerpo que tiene cargas actuantes sobre una
de sus caras. Dicha cara estará definida por un subconjunto de los nudos del elemento NC. Notar
que debido a las exigencias impuestas sobre las funciones de interpolación, los desplazamientos
sobre una cara del elemento dependen sólo de los nudos sobre la cara es decir sobre el subconjunto
NC. Los desplazamientos virtuales pueden entonces escribirse:
δu =
NC

I=1
φ
I
δu
I
De la misma forma es posible describir la carga externa
f =
NC

I=1
φ
I
f
I
f =
_
_
φ
1
φ
2
φ
NC
φ
1
φ
2
... ... ... φ
NC
φ
1
φ
2
φ
NC
_
_
. ¸¸ .
¯
Φ(ξ)
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
f
1
1
f
1
2
f
1
3
...
...
f
NC
1
f
NC
2
f
NC
3
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
. ¸¸ .
fe
Reemplazando en la expresión del trabajo virtual de las fuerzas de contacto, tenemos que:
_
Se
f δu dS
e
= δu
T
e
_
Se
˜
Φ
T
˜
Φ dS f
e
= δu
T
e
˜
M f
e
= δu
T
e
g
e
Similarmente al caso de la matriz de rigidez, se obtiene un vector global de cargas nodales
equivalentes r ensamblando las contribuciones de las fuerzas másicas elementales y de las fuerzas
de contacto. El trabajo virtual externo puede escribirse en forma compacta como:

_
v
F δu dv −
_
S
σ
f δu dS
σ
= −δu
T
G
r
Sumando entonces trabajo virtual interno mas externo e igualando a 0.
_
v
σ
ij
δε
ij
dv −
_
v
F δu dv −
_
S
σ
f δu dS
σ

= δu
T
G
K u
G
−δu
T
G
r = 0
Finalmente la condición impuesta por el P.T.V. requiere que los δu
G
puedan tomar cualquier
valor en forma independiente lo que conduce al siguiente sistema de ecuaciones lineales algebraicas
simultáneas
K u
G
= r
6.8. Elemento cuadrilátero de cuatro nodos
Como ejemplo de un elemento sencillo obtendremos la matriz de rigidez y el vector de car-
gas nodales equivalentes de un elemento cuadrilátero de 4 nodos para estados planos (problemas
bidimensionales)
120
6.8.1. Funciones de interpolación, geometría y desplazamientos
Lo primero que haremos será recordar el elemento maestro definido por un cuadrado de lado 2
centrado en el origen, sobre el que se definen dos coordenadas locales (ξ, η). Sobre este cuadrado
resulta sencillo definir funciones de interpolación que satisfagan los requisitos pedidos. Para ello
utilizaremos los polinomios de Lagrange de grado 1 (que tienen la característica de valer 1 en el
punto al que esta asociado el polinomio y 0 en el resto de los puntos que lo definen) que tienen la
forma indicada en la figura
L
1
=
1
2
(1 −ξ)
L2 =
1
2
(1 +ξ)
Como explicáramos antes el producto de los polinomios de Lagrange expresadas en ambas
coordenadas locales permite obtener las 4 funciones de interpolación
φ
1
=
1
4
(1 −ξ)(1 −η)
φ
2
=
1
4
(1 +ξ)(1 −η)
φ
3
=
1
4
(1 +ξ)(1 +η)
φ
4
=
1
4
(1 −ξ)(1 +η)
Tales que se satisface que φ
I
_
ξ
J
, η
J
_
= δ
IJ
, y además son continuas y lineales a lo largo del
contorno.
Podemos ahora definir la geometría del elemento a partir de las coordenadas de los nodos. Esto
es establecer una correspondencia entre las coordenadas locales (ξ, η) y las coordenadas físicas
(x
1
, x
2
)
x(ξ, η) =
4

I=1
φ
I
(ξ, η) x
I
Existirá una relación biunívoca entre (x
1
, x
2
) y (ξ, η) si y sólo si el determinante de la matriz
de la transformación (jacobiana) es positivo en todo punto.
J =
_
¸
_
∂x
1
∂ξ
∂x
2
∂ξ
∂x
1
∂η
∂x
2
∂η
_
¸
_
Si el determinante de J es positivo en todo punto, lo que ocurrirá siempre que todos los ángulos
internos del cuadrilátero sean menores que π, es posible calcular la matriz inversa
J
−1
=
_
¸
_
∂ξ
∂x
1
∂η
∂x
1
∂ξ
∂x
2
∂η
∂x
2
_
¸
_
Para los desplazamientos usaremos la misma aproximación, es decir las mismas funciones de
interpolación
u(ξ, η) =
4

I=1
φ
I
(ξ, η) u
I
121
que en forma desarrollada podemos escribir
_
u
1
u
2
_
=
_
φ
1
φ
2
φ
3
φ
4
φ
1
φ
2
φ
3
φ
4
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
1
u
1
2
u
2
1
u
2
2
u
3
1
u
3
2
u
4
1
u
4
2
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
= Φ u
e
En un estado plano de tensión o deformación las deformaciones que interesan son:
ε =
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
=
_
_
∂u
1
∂x
1
∂u
2
∂x
2
∂u
1
∂x
2
+
∂u
2
∂x
1
_
_
Notemos que
∂ ( )
∂x
1
=
∂ ( )
∂ξ
∂ξ
∂x
1
+
∂ ( )
∂η
∂η
∂x
1
luego
_
∂( )
∂x
1
∂( )
∂x
2
_
= J
−1
_
∂( )
∂ξ
∂( )
∂η
_
En consecuencia si queremos calcular
∂u
i
∂x
j
=
4

I=1
∂φ
I
∂x
j
u
I
i
para lo cual necesitamos las
∂φ
I
∂x
j
que podemos calcular mediante la regla de la cadena
_
∂φ
I
∂x
1
∂φ
I
∂x
2
_
= J
−1
_
∂φ
I
∂ξ
∂φ
I
∂η
_

_
φ
I

1
φ
I

2
_
= J
−1
_
φ
I

ξ
φ
I

η
_
6.8.2. Cálculo de la matriz de rigidez elemental
Reemplazando la anteúltima expresión en las deformaciones, estas se pueden escribir
ε =
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
=
_
_
φ
1

1
φ
2

1
φ
3

1
φ
4

1
φ
1

2
φ
2

2
φ
3

2
φ
4

2
φ
1

2
φ
1

1
φ
2

2
φ
2

1
φ
3

2
φ
3

1
φ
4

2
φ
4

1
_
_
. ¸¸ .
B(ξ,η)
u
e
= B u
e
En un Estado de Tensión Plana las ecuaciones constitutivas lineales para un material elástico
e isótropo son:
σ =
_
_
σ
11
σ
22
σ
12
_
_
=
E
1 +ν
_
_
1 ν
ν 1
1−v
2
_
_
_
_
ε
11
ε
22

12
_
_
= D ε
Siguiendo el procedimiento descripto anteriormenete la matriz de rigidez elemental se obtiene
como la integral
K
e
=
_
v
B
T
(ξ, η) DB(ξ, η) dv
122
Siendo todas las variables constantes en el espesor h entonces
_
v
( ) dv = h
_
A
( ) dA
La matriz B es función de (ξ, η) luego resulta necesario cambiar las variables de integración,
para ello es necesario reconocer que dA = |J| dξ dη , reemplazando y cambiando los límites de
integración correspondientes resulta
K
e
= h
_
1
−1
_
1
−1
B
T
(ξ, η) D B(ξ, η) |J| dξ dη
En general la matriz J cambia de punto a punto (salvo que el cuadrilátero sea un paralelepípedo)
por lo que el determinante |J| y B serán variables. Esto hace imposible evaluar la integral en forma
explícita por lo que es necesario recurrir a técnicas de integración numérica para el cálculo de K
e
,
en general para un elemento bilineal será necesario y suficiente usar una regla de integración de
2 ×2 puntos
6.8.3. Cálculo de las fuerzas nodales equivalentes
Supongamos un valor uniforme de la fuerza másica en la dirección −x
2
.
F =ρg
_
0
−1
_
_
v
δu F dv = δu
T
e
hρg
_
1
−1
_
1
−1
Φ
T
_
0
−1
_
|J| dξ dη = δu
T
e
G
e
Puede verse que el vector de fuerzas másicas resulta
G
e
= −ρgh
_
1
−1
_
1
−1
_
0 φ
1
0 φ
2
0 φ
3
0 φ
4
¸
T
|J| dξ dη
6.9. Problemas de convección-difusión
Analicemos ahora un problema con un operador diferencial que no es auto-adjunto. La apli-
cación del método de residuos ponderados sobre la ecuación diferencial de convección difusión
conduce a
_

ϕ[¯ σ
ν
−ρuφ · ν] dS
σ
+
_
A
ϕ(ρu) · ∇φdA+
_
A
∇ϕ · Γ∇φ dA+
_
A
ϕqdA = 0
Utilizando una aproximación
φ =
NN

I=1
N
I
(ξ, η) φ
I
=
_
N
1
, ..., N
NN
¸
_
_
φ
1
...
φ
NN
_
_
= NΦ
ϕ =
NN

I=1
W
I
(ξ, η) ϕ
I
=
_
W
1
, ..., W
NN
¸
_
_
ϕ
1
...
ϕ
NN
_
_
= WΨ
Donde habitualmente en este tipo de problemas no se adopta la aproximación de Galerkin
(N
I
= W
I
). En el contorno S
φ
se ha impuesto como siempre que la solución propuesta satisface
identicamente φ =
¯
φ y consecuentemente allí ϕ = 0, de tal forma que la integral sobre el contorno
sólo aparece la parte donde se conoce el flujo
_
S
σ
ϕ[¯ σ
ν
−ρuφ · ν] dS
σ
123
El gradiente de la variable incógnita φ y de la función de ponderación se escribe
∇φ =
_
N
1

1
... N
NN

1
N
1

2
... N
NN

2
_
_
_
φ
1
...
φ
NN
_
_
=
_
N′
1
N′
2
_
Φ = J
−1
_
N′
ξ
N′
η
_
Φ
∇ϕ =
_
W
1

1
... W
NN

1
W
1

2
... W
NN

2
_
_
_
ϕ
1
...
ϕ
NN
_
_
=
_
W′
1
W′
2
_
Ψ = J
−1
_
W′
ξ
W′
η
_
Ψ
Las integrales sobre el dominio de los términos convectivo y difusivo toman la forma
_
A
ρ
_
ϕ
1
, ..., ϕ
NN
¸
1×NN
_
_
W
1
...
W
NN
_
_
NN×1
_
u
1
u
2
¸
1×2
_
N
1

1
... N
NN

1
N
1

2
... N
NN

2
_
2×NN
_
_
φ
1
...
φ
NN
_
_
NN×1
dA
+
_
A
_
ϕ
1
, ..., ϕ
NN
¸
1×NN
_
_
W
1

1
W
1

2
... ...
W
NN

1
W
NN

2
_
_
NN×2
_
Γ
11
Γ
12
Γ
21
Γ
22
_
2×2
_
N
1

1
... N
NN

1
N
1

2
... N
NN

2
_
2×NN
_
_
φ
1
...
φ
NN
_
_
NN×
o en forma compacta
Ψ
T
_
A
_
ρW
T
u
T
+
_
W
T

1
, W
T

2
¸
Γ
_
_
N′
1
N′
2
_
dA Φ = Ψ
T
[C+D] Φ
con
C =
_
A
ρW
T
u
T
_
N′
1
N′
2
_
dA
D =
_
A
_
W
T

1
, W
T

2
¸
Γ
_
N′
1
N′
2
_
dA
Notar que aunque se utilice la aproximación de Galerkin, el término convectivo conduce a una
matriz de coeficientes no simétrica. La asimetría si bien representa un mayor costo computacional,
no es un problema importante, el mayor problema se da en los problemas fuertemente convectivos
(C dominante) que presentan grandes inestabilidades numéricas.
El término debido a fuentes internas (q) admite múltiples aproximaciones, la más sencilla es
suponer que dentro de un elemento el valor es constante, en tal caso la integral resulta
_
A
ϕqdA = Ψ
T
_
A
W
T
dA q
Una segunda posibilidad es interpolar el valor de q en la misma forma que φ, en tal caso
q = N
_
_
q
1
...
q
NN
_
_
donde q
I
es el valor de la fuente interna (distribuida) en el nudo I , luego
_
A
ϕqdA = Ψ
T
_
A
W
T
N
_
_
q
1
...
q
NN
_
_
dA
Interpolaciones de mayor orden para el término de fuente no tienen mucho sentido. Finalmente
si lo que existe es una fuente puntual Q, lo más sencillo es hacer coincidir un nudo de la malla
124
(el I por ejemplo) con dicha fuente puntual, de tal forma que el término correspondiente resulta
sencillamente
ϕ
I
Q
La integral sobre el contorno puede dividirse en dos partes
_

ϕ[¯ σ
ν
−ρuφ · ν] dS
σ
=
_

ϕ¯ σ
ν
dS
σ

_

ϕρφ u · ν dS
σ
Las aproximaciones sobre el contorno de φ, ϕ, u, resultan de particularizar las aproximaciones
sobre el dominio de cada elemento al contorno correspondiente. Recordar que las funciones de
forma utilizadas conducen a que el valor de las variables dependa sólo de las variables sobre el
contorno.
En el primer término aparecen todos valores conocidos, definido el flujo ¯ σ
ν
su integral es in-
mediata y contribuye al término independiente. El segundo término implica valores de la incógnita
del problema, por lo cual contribuye a la matriz de coeficientes del problemas, este término resulta

_

ϕρφ u · ν dS
σ
= −Ψ
T
_

(ρu · ν) W
T
N dS
σ
Φ
El término entre paréntesis no es otra cosa que el flujo de masa a través del contorno.
Particularizado para el caso de elementos lineales, donde cada contorno elemental está formado
por una segmento de dos nudos, localmente los designaremos con 1 y 2, de coordenadas x
1
y x
2
,
en los cuales los valores del flujo y la velocidad son respectivamente ¯ σ
1
ν
u
1
y ¯ σ
2
ν
u
2
. El orden en
que se definen los nudos 1 y 2 supone que al moverse del nudo 1 al 2 el dominio del problema está
a la izquierda, esto conduce a que
l =
_
_
x
2
−x
1
_
_
ν =
x
2
−x
1
l
Las aproximaciones (lineales) sobre el contorno son (con ξ en [0,1])
φ = (1 −ξ) φ
1
+ξφ
2
u
ν
= (1 −ξ)
_
u
1
· ν
_

_
u
2
· ν
_
¯ σ
ν
= (1 −ξ) ¯ σ
1
ν
+ξ¯ σ
2
ν
ϕ =
¯
W
1
(ξ) ϕ
1
+
¯
W
2
(ξ) ϕ
2
Luego la integral del primer término resulta
_

ϕ¯ σ
ν
dS
σ
=
_
ϕ
1
, ϕ
2
¸
_
1
0
_
¯
W
1
¯
W
2
_
[(1 −ξ) , ξ]
_
¯ σ
1
ν
¯ σ
2
ν
_
l dξ
y la del segundo

_
S
σ
ϕρφ u · ν dS
σ
= −
_
ϕ
1
, ϕ
2
¸
_
1
0
ρ
_
(1 −ξ) u
1
ν
+ξu
2
ν
¸
_
¯
W
1
¯
W
2
_
[(1 −ξ) , ξ] l dξ
_
φ
1
φ
2
_
125
126
Capítulo 7 Aspectos generales asociados a la
implementación
por F. Flores
7.1. Generación de mallas
En la modelización por elementos finitos, la tarea que más tiempo consume y la más costosa,
corresponde a la generación del conjunto de datos necesarios para describir al modelo. Esto es así
porque requiere del tiempo del analista que en general es caro frente al costo computacional, que
ha bajado en forma vertiginosa en la última década dada la alta velocidad de proceso y el fácil
acceso a la memoria central con que cuentan las computadoras actuales.
En general la mayoría de los programas de elementos finitos (PEFs) han sido diseñados para
leer los datos del modelo en forma ordenada y con una estructura (sintaxis) no muy flexible desde
un fichero ASCII. La mayoría de los PEFs no tienen opciones de generación de mallas, y cuando
las tienen son muy limitadas y sencillas. En general para la definición geométrica del modelo
se utilizan programas específicos para tal fin (similares a sistemas CAD en muchos aspectos) y
luego esos mismos programas presentan un menú de opciones que permitan trasladar el modelo
generado a un archivo ASCII que pueda ser leido por el PEF propiamente dicho. Muchos de estos
programas de generación de datos tienen la suficiente flexibilidad como para que el usuario indique
como deben ser presentados estos datos para que puedan ser correctamente leidos por el PEF.
Actualmente muchos PEFs presentan un ambiente de trabajo integrado para generar el modelo,
para realizar el análisis por elementos finitos y visualizar los resultados, lo que se presenta como
un único programa, sin embargo esto no es así internamente, en general las distintas partes de los
paquetes están desarrolladas por grupos diferentes.
Dado el alto grado de avance que han logrado los PEFs para resolver problemas multifísica,
ha resultado imprescindible el desarrollo de interfaces suficientemente inteligentes que permitan a
usuarios no muy calificados desarrollar, dentro de un ambiente amigable y con muchas facilidades,
el modelo deseado. De esta forma algunos PEFs denominados de Propósito General, es decir que
pueden resolver problemas muy variados (dentro de digamos el área de mecánica de sólidos),
pueden tener más de una interfaz de acuerdo al tipo de problema que se esté intentando modelar.
La necesidad de la existencia de una interfaz suficientemente inteligente, está no sólo asociada a la
generación de la malla, si no a presentar las mejores opciones de los parámetros que gobiernan el
modelo numérico. Esto es particularmente cierto en procesos no-lineales u otros procesos complejos,
que requieren el ajuste de un conjunto de valores, lo cual requeriría por parte del usuario un
conocimiento de los algoritmos y una especialización no muy comunes en un usuario medio.
En problemas complejos suelen haber distintos “dominios” ligados entre sí, por ejemplo si
interesa estudiar el comportamiento completo de la estructura de un edificio, esto puede abarcar
la combinación de diferentes medios, con diferentes modelos de comportamiento. Así por ejemplo
puede ser necesario incluir el suelo, la estructura de hormigón, la cual puede estar formada por
elementos de viga y tabiques que puede ser necesario modelar como láminas, los entrepisos, que
pueden considerarse como flexibles o rígidos, los cerramientos laterales en caso de que quiera
estudiarse su influencia en el comportamiento, etc. El modelado requieren entonces dividir al objeto
en estudio en sus distintas partes, definir claramente cada una de ellas, describir su comportamiento
material, discretizar (mallar) cada parte y luego unir coherentemente las mismas. Para cada parte,
en general asociada a un único material constitutivo, se siguen en general las siguientes etapas:
1. Descripción de la geometría. Esto es similar a cualquier sistema CAD.
127
a) se empieza por la definición de puntos,
b) se sigue con la definición de líneas y/o curvas para lo cual se utilizan como referencia los
puntos previos
c) luego se definen planos y/o superficies cuyos contornos son las líneas o curvas definidas
previamente
d) finalmente se definen volúmenes delimitados por las superficies hasta entonces descriptas.
2. Para la imposición de condiciones de contorno, sean esenciales o naturales, se definen puntos,
líneas o superficies donde se vayan a imponer tales condiciones. También aquí es necesario
considerar como cada parte se va a unir con otras partes del modelo global, para satisfacer
condiciones de compatibilidad.
3. Se elige un tipo de elemento finito adecuado (Por ejemplo en problemas 2-D, pueden ser
triángulos o cuadriláteros, lineales, cuadráticos, etc.)
4. Se indica el tamaño de los elementos que se quiere utilizar. Este tamaño puede ser uniforme
o no, en general deben usarse elementos más pequeños donde se esperan mayores gradientes,
y pueden usarse discretizaciones más gruesas donde los gradientes son menores. Esto por
supuesto requiere por parte del usuario un criterio basado en el conocimiento ‘a priori’ del
comportamiento de lo que se quiere modelar, de forma que pueda indicar en los distintos
puntos valores razonables para el tamaño de los elementos
5. Finalmente el generador de malla en función del tipo de elemento y la definición del tamaño
de los elementos procede a discretizar el dominio. Los procesos de mallado siguen la misma
secuencia de la definición geométrica, empiezan discretizando las curvas (respetando la posi-
ción de los puntos específicamente descriptos), luego discretizan las superficies (para lo cual
ya disponen de las discretizaciones de sus contornos) y finalmente discretizan los volúmenes
encerrados por las superficies.
El traspaso de los datos del mallador al PEF implica básicamente tres aspectos asociados a la
topología de la malla y las condiciones de contorno:
las coordenadas de cada nudo necesario para la definición del modelo, a cada nudo debe
asignársele una etiqueta (un número)
las conectividades de los elementos, es decir cuales son los nudos (sus etiquetas o números)
que definen cada elemento (el que a su vez también se etiqueta). El orden en que dan estos
nudos es importante, cada tipo de elemento requiere un orden especial. Por ejemplo si se trata
de un cuadrilátero, si tiene 4 nudos (sus vértices), estos deben darse siguiendo el perímetro
del mismo en sentido antihorario. No tiene habitualmente importancia con cual se empieza
, pero sí su orden. Si el elemento fuese un cuadrilátero de 8 nudos (vértices y nudos sobre
los lados), hay distintas posibilidades (lo cual está definido en el manual de usuario y debe
consultarse este), podría ser que se dieran los 8 nudos en sentido antihorario en la forma que
aparecen empezando por un vértice, o podría ser que primero deban entrarse los vértices y
luego los medios (empezando por el que está entre los primeros dos vértices)
los puntos sobre los que se han impuesto condiciones de contorno esenciales (desplazamientos
o velocidades en problemas de mecánica de sólidos) indicando las condiciones asociadas. Los
puntos, líneas o superficies con condiciones naturales (fuerzas puntuales, de línea o presiones
respectivamente, en problemas de mecánica de sólidos)
128
7.2. Imposición de restricciones nodales
En esta sección intentaremos mostrar como imponer condiciones de borde esenciales de una
cierta generalidad. Si bien hablamos de “condiciones de contorno” las técnicas que se describen
corresponden al tratamiento de restricciones cinemáticas que pueden tener interpretaciones más
generales, y permiten imponer hasta hipótesis de comportamiento en el modelo. Supondremos que
esta condición puede escribirse de la siguiente forma:
u
k
= ¯ u
k
+

i=k
a
i
u
i
(7.1)
esta expresión dice que un grado de libertad genérico u
k
puede escribirse como una constante ¯ u
k
más una combinación lineal de otros grados de libertad (donde por supuesto no aparece el grado
de libertad u
k
) a través de coeficientes a
i
(que eventualmente pueden ser 0 la mayoría o todos
ellos). Este tipo de restricción puede representar muchos casos prácticos entre ellos:
Desplazamiento prescripto de valor ¯ u
k
(a
i
= 0 en tal caso)
Apoyos que no coinciden con las direcciones del sistema global de coordenadas.
Nudos maestros
Modelado de dominios con simetría cíclica.
Unión de elementos finitos con distintos grados de interpolación en el contorno o con dife-
rentes grados de libertad.
Articulaciones en pórticos
Rigidizadores de láminas
En la expresión que define la restricción (7.1) si introducimos un coeficiente a
k
= −1 la podemos
escribir
¯ u
k
+

a
i
u
i
= ¯ u
k
+a · u = 0 (7.2)
Existen diferentes formas de imponer este tipo de restricciones en el sistema de ecuaciones, con
diferentes ventajas y desventajas. Notemos antes que no es posible simplemente adicionar al sistema
de ecuaciones existente esta nueva ecuación pues tendríamos más ecuaciones que incógnitas.
7.2.1. Imposición exacta de la condición
Dado que u
k
no resulta independiente el problema puede verse como de orden n−1. De acuerdo
a la formulación utilizada para obtener nuestro sistema de ecuaciones podemos suponer que la
función de ponderación asociada, o el desplazamiento virtual, o la variación de desplazamiento
tiene la misma dependencia, es decir
v
k
=

i=k
a
i
v
i
δu
k
=

i=k
a
i
δu
i
a · v = 0 a · δu = 0
El sistema de ecuaciones de que disponemos puede escribirse
v
T
Ku −v
T
f = 0
en forma desarrollada
[v
1
, ..., v
k
, ...v
n
]
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
k
11
... k
1k
... k
1n
: :
k
k1
... k
kk
... k
kn
: :
k
n1
... k
nk
... k
nn
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
u
1
:
u
k
:
u
n
_
¸
¸
¸
¸
_

_
¸
¸
¸
¸
_
f
1
:
f
k
:
f
n
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
= 0
129
pero ahora v
k
y u
k
no son independientes y podemos reemplazarlos por su definición anterior:
_
v
1
, ...,

i=k
a
i
v
i
, ...v
n
_
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
k
11
... k
1k
... k
1n
: :
k
k1
... k
kk
... k
kn
: :
k
n1
... k
nk
... k
nn
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
u
1
:
¯ u
k
+

i=k
a
i
u
i
:
u
n
_
¸
¸
¸
¸
_

_
¸
¸
¸
¸
_
f
1
:
f
k
:
f
n
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
_
= 0
Si operamos sobre la expresión anterior, podemos escribir
[v
1
, ..., v
k−1
, v
k+1
, ...v
n
]
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¯
k
11
...
¯
k
1(k−1)
¯
k
1(k+1)
...
¯
k
1n
: :
¯
k
(k−1)1
...
¯
k
(k−1)(k−1)
¯
k
(k−1)(k+1)
¯
k
(k−1)n
¯
k
(k+1)1
...
¯
k
(k+1)(k−1)
¯
k
(k+1)(k+1)
...
¯
k
(k+1)n
: :
k
n1
...
¯
k
n(k−1)
¯
k
n(k+1)
... k
nn
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
u
1
:
u
k−1
u
k+1
:
u
n
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_

_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¯
f
1
:
¯
f
k−1
¯
f
k+1
:
¯
f
n
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
= 0
que corresponde a un sistema de (n −1) ecuaciones con (n −1) incógnitas donde en forma explícita
tenemos
¯
k
ij
= k
ij
+ a
i
k
kj
+k
ik
a
j
+a
i
k
kk
a
j
¯
f
i
= f
i
+a
i
f
i
−k
ik
¯ u
k
7.2.2. Técnica de penalización
Esta técnica es muy utilizada porque requiere una lógica de programación más sencilla y si
bien las restricciones no se imponen en forma exacta se puede obtener resultados suficientemente
buenos.
Para darle una interpretación matemática sencilla, supongamos que nuestro sistema de ecua-
ciones resultó de la minimización del siguiente funcional
Π(u) =
1
2
u
T
Ku −u
T
f
Aumentemos este funcional con un término de la forma
1

(¯ u
k
+a · u)
2
que no es otra cosa que la restricción elevada al cuadrado. Donde ǫ es un valor constante suficien-
temente pequeño (coeficiente de penalización) de forma tal que si ahora escribimos un funcional
aumentado
ˆ
Π(u) =
1
2
u
T
Ku −u
T
f +
1

(¯ u
k
+a · u)
2
la minimización de este nuevo funcional conducirá a la solución de nuestro problema. El grado
de cumplimiento de la restricción impuesta dependerá del valor de ǫ. Cuando este valor tiende a
0, un mínimo incumplimiento de la restricción incrementa notoriamente el valor de
ˆ
Π, por lo que
la condición de mínimo está gobernada por la primera parte del funcional. Por otra parte valores
muy pequeños de ǫ (y en consecuencia muy grandes de su inversa) pueden producir problemas
numéricos debido a la precisión de las computadoras. La condición de mínimo resulta ahora

ˆ
Π(u)
∂u
i
=
n

j=1
k
ij
u
j
−f
i
+
a
i
ǫ
_
¯ u
k
+
n

j=1
a
j
u
j
_
= 0
si el nuevo sistema se escribe
¯
Ku =
¯
f
130
entonces
¯
k
ij
= k
ij
+
1
ǫ
a
i
a
j
¯
f
i
= f
i

a
i
ǫ
¯ u
k
El caso sencillo de un desplazamiento prescripto u
k
= ¯ u
k
conduce a los siguientes cambios
¯
k
kk
= k
kk
+
1
ǫ
¯
f
k
= f
k
+
¯ u
k
ǫ
Notar que en este caso el sistema de ecuaciones se mantiene de orden n.
7.2.3. Método de multiplicadores de Lagrange
Una tercera posibilidad muy utilizada es la siguiente: agregar al sistema de ecuaciones inicial
la ecuación de restricción e incluir una nueva variable de forma de igualar número de ecuaciones
((n + 1) ahora) con el número de incógnitas. Para ello similarmente al caso anterior agreguemos
al funcional Π(u) un término de la forma:
λ(¯ u
k
+a · u)
luego el funcional aumentado es ahora
ˆ
Π(u, λ) =
1
2
u
T
Ku −u
T
f +λ(¯ u
k
+a · u)
La nueva variable incorporada λ se conoce en la literatura como “multiplicador de Lagrange”
ya que multiplica a la ecuación de restricción y muchas veces es posible asignarle una interpretación
física (por ejemplo es la reacción en el caso de un desplazamiento prescripto). El nuevo sistema de
ecuaciones resulta ahora de

ˆ
Π(u, λ)
∂u
i
=
n

j=1
k
ij
u
j
−f
i
+λa
i
= 0

ˆ
Π(u, λ)
∂λ
= ¯ u
k
+
n

j=1
a
j
u
j
= 0
La segunda ecuación no es otra cosa que la ecuación de restricción, por lo que la resolución del
sistema de ecuaciones la cumplirá en forma exacta. El sistema de ecuaciones sigue siendo simétrico,
el costo adicional proviene de que hay una ecuación más y que esta tiene un cero en la diagonal, lo
que puede en algunos casos puede traer problemas. El sistema resultante tiene entonces la siguiente
forma
_
¸
¸
_
K a
a
T
0
_
¸
¸
_
_
¸
¸
_
u
λ
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
_
f
−¯ u
k
_
¸
¸
_
7.3. Una aplicación no-estándar
En esta sección se mostrará como las ideas expresadas antes pueden utilizarse con diferentes
objetivos, obteniendo en forma consistente las modificaciones necesarias en la matriz de coeficientes
y el término independiente.
131
Analicemos como pasar la matriz de rigidez de una viga espacial de su sistema local al sistema
global. Para realizar un cambio de coordenadas entre dos sistemas es posible observar (ver figura)
que las relaciones que ligan ambos sistemas tienen para cada nodo la forma
¯ u
i
= R u
i
¯
θ
i
= R θ
i
donde la matriz rotación R es
R =
_
t
1
t
3
t
3
¸
Figura 1 Cambio de sistema en una viga
La matriz de transformación Λ resulta entonces de
¯ u
e
=
_
¸
¸
_
¯ u
1
¯
θ
1
¯ u
2
¯
θ
2
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
_
R
R
R
R
_
¸
¸
_
_
¸
¸
_
u
1
θ
1
u
2
θ
2
_
¸
¸
_
= Λ u
e
Las expresiones de cambio de la matriz de rigidez y el vector de términos independientes tienen
la forma vista antes, es decir:
K = Λ
T
¯
K Λ f = Λ
T
¯
f
Notar que la relación ¯ u
e
= Λ u
e
puede verse como doce relaciones de restricción de los grados
de libertad en ¯ u
e
en función de los grados de libertad en u
e
. La aplicación de la primera de las
metodologías explicadas para tratar restricciones conduce a las mismas expresiones obtenidas aquí.
Conceptualmente la misma idea puede aplicarse a otras condiciones o dependencias. Veamos
un ejemplo de características distintas. Sea la intersección ortogonal de un elemento de viga (hor-
izontal) con otros dos verticales (columnas), dentro de un pórtico plano
La discretización habitual supone a los elementos unidos en la intersección de sus respectivos
ejes baricéntricos. Obviamente esto no es así en la realidad. La utilización de la longitud de cada
elemento como la distancia entre los nudos conduce a que
1. se incluya más masa que la real al haber un solapamiento de los dominios (parte sombreada)
2. la viga resulte más flexible debido a que la longitud de cálculo L es mayor que la real.
Supongamos que la rigidez de las columnas es significativamente mayor que la de la viga, una
mejora en la formulación consiste en evaluar las rigideces de las columnas usando la distancia
entre nudos L y para las vigas usar como longitud de cálculo la distancia efectivamente libre
132
Figura 2 viga flexible entre columnas
entre columna y columna. Llamemos como hasta ahora
¯
K y
¯
M las matrices de rigidez y masa
del elemento de viga usando la longitud efectiva L
e
, que estarán referidas a los desplazamientos
(y giros) de los puntos
¯
1 y
¯
3 (¯ u
1
, ¯ u
2
). Desde el punto de vista operativo los nudos
¯
1 y
¯
3 son
sólo auxiliares y no intervienen en el sistema de ecuaciones a resolver que sólo incluye los nodos
ubicados en la intersección de los ejes de vigas y columnas. Resulta entonces necesario determinar
la relación que existe entre los desplazamientos de estos nudos ficticios y los de los nudos 1 y 2.
Observemos en la siguiente figura como dependen los desplazamientos del nudo
¯
1 de los del
nudo 1. Notar que por las hipótesis de Navier, la línea que une los nudos 1 y
¯
1 se mantiene recta
y normal a la curva deformada de la columna
Figura 3 relación entre grados de libertad
En base a consideraciones geométricas sencillas tenemos que
¯ u
1
1
= u
1
1
+e
1
_
cos β
1
−1
_
¯ u
1
2
= u
1
2
+e
1
sin β
1
en tanto que la hipótesis de pequeños desplazamientos y giros conduce a las siguientes relaciones
lineales
¯ u
1
1
= u
1
1
¯ u
1
2
= u
1
2

1
e
1
¯
β
1
= β
1
133
En forma similar en el extremo opuesto tendremos las siguientes relaciones
¯ u
2
1
= u
2
1
¯ u
2
2
= u
2
2
−β
2
e
2
¯
β
2
= β
2
La matriz de transformación Λ resulta entonces
Λ =
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
1
1 e
1
1
1
1 −e
2
1
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Notar que en este caso Λ no es ya una simple matriz de rotación y de hecho su inversa no es
igual a su traspuesta.
7.4. Solución del sistema de ecuaciones
La matriz de coeficientes K de los sistema de ecuaciones resultantes (Kx = f) en el método
de elementos finitos (en problemas autoadjuntos basados en la aproximación de Galerkin en el
método de residuos ponderados), normalmente goza de las siguientes propiedades:
1. Es simétrica k
ij
= k
ji
2. Está bien condicionada, por lo que no requiere de cuidados especiales en la resolución.
3. Es definida positiva x
T
Kx > 0 ∀x = 0
4. Muchos de sus coeficientes son nulos, y los coeficientes no nulos forman una banda alrededor
de la diagonal
La resolución de este sistema de ecuaciones puede hacerse por métodos directos o iterativos
(gradientes conjugados). Los directos están basados en el algoritmo de Gauss, consistente en con-
vertir el sistema de ecuaciones a una forma triangular superior mediante operaciones de fila y una
posterior substitución hacia atrás. Los métodos iterativos tienen mayor competencia en problemas
tridimensionales con gran cantidad de coeficientes nulos (matrices ralas) y tienen la ventaja de que
no requieren la construcción de la matriz, lo que puede ser muy importante cuando no se dispone
de suficiente memoria. Los métodos directos tienen la ventaja de que permiten resolver con el
mismo esfuerzo computacional múltiples estados de carga y para el caso bidimensional resultan en
general más económicos. En los métodos directos resulta de particular importancia la numeración
de los grados de libertad del problema, pues esto afecta a la demanda de memoria necesaria para
almacenar la matriz K por un lado y por otro a la cantidad de operaciones necesaria para re-
solver el sistema. Esto es importante cuando se resuelven sistemas con gran cantidad de grados de
libertad o problemas no-lineales, por ello existen algoritmos que optimizan la numeración de las
incógnitas a los fines de disminuir tanto la necesidad de almacenamiento como el tiempo necesario
para resolver el sistema. Estos algoritmos de optimización están presentes en la mayoría de los
códigos a este efecto y de tal forma que el usuario no tenga que preocuparse por como numerar
los nudos.
De los métodos directos el más utilizado es el de factorización que consiste en los siguiente:
1. Descomponer la matriz K en factores
K = LDU
donde
134
D Matriz diagonal (definida positiva en este caso)
_
d
ii
> 0
d
ij
= 0 i = j
L Matriz triangular inferior
_
l
ii
= 1
l
ij
= 0 i < j
U Matriz triangular superior
_
u
ii
= 1
u
ij
= 0 i > j
que para el caso de K simétrica resulta U = L
T
2. Modificar el término independiente mediante una substitución hacia adelante
(LDU) x = f
(LD) (Ux) = f
(LD) y = f
en la última expresión el producto (LD) es una matriz triangular inferior y la obtención de
la variable intermedia y es inmediata mediante una substitución hacia adelante.
3. Resolver x mediante una substitución hacia atrás
Ux = y
En el caso que nos interesa
_
U = L
T
_
el detalle de los pasos es el siguiente:
1-Descomposición en factores
k
ij
=
n

r=1
l
ir
n

s=1
d
rs
u
sj
=
i

r=1
l
ir
n

s=j
d
rs
u
sj
los cambios en los límites de las sumatorias surgen de las características de L y U. Introduciendo
ahora el hecho que D es diagonal y la simetría de la matriz u
sj
= l
js
, tenemos
k
ij
=
m´ın(i,j)

r=1
l
ir
d
rr
l
jr
Veamos como calcular los coeficientes l
ir
y d
rr
. Para ello tomemos la parte inferior de K es
decir i ≥ j , la expresión anterior puede escribirse (l
jj
= 1)
k
ij
= l
ij
d
jj
+
j−1

r=1
l
ir
d
rr
. ¸¸ .
g
ir
l
jr
luego separando los casos en que los índices son iguales y cuando no lo son
i = j k
ii
= d
ii
+
i−1

r=1
g
ir
l
ir
i > j k
ij
= l
ij
d
jj
+
j−1

r=1
g
ir
l
jr
135
Siguiendo ahora un orden creciente para j primero (bucle externo de 1 a n) y para i después
(interno de j a n) podemos ir evaluando cada término de la factorización. Es decir para la primera
columna j = 1
d
11
= k
11
l
i1
= k
i1
/d
11
para cada columna posterior j se conocen entonces todos los valores de d
kk
y l
ik
de las columnas
anteriores (k < j). Podemos escribir
l
ij
=
1
d
jj
_
k
ij

j−1

k=1
g
ik
l
jk
_
pero todavía no conocemos d
jj
por ello en vez de calcular l
ij
evaluemos primero para i de 1 a j −1
g
ij
= l
ij
d
jj
=
_
k
ij

j−1

k=1
g
ik
l
jk
_
(1)
y una vez obtenidos los valores de la columna completa podemos ahora calcular
d
jj
= k
jj

j−1

k=1
g
jk
l
jk
l
ij
= g
ij
/d
jj
y pasar a la siguiente columna hasta completar el cálculo de todos los coeficientes. Resulta muy
importante notar en este algoritmo que en (1) g
ij
será nulo si inicialmente k
ij
y todos los términos
previos de la fila k = 1, j − 1 son nulos, es decir que la matriz K y L tendrán el mismo perfil.
Además una vez calculado el valor de l
ij
no resulta ya necesario mantener el correspondiente valor
de k
ij
y por lo tanto puede utilizarse las posiciones de memoria de K para guardar los de L.
Finalmente los coeficientes de la matriz diagonal D pueden guardarse en las posiciones diagonales
de K ya que los elementos diagonales de L valen 1 y no requieren ser recordados.
2-Substitución hacia adelante para i de 1 a n
y
i
= f
i

i−1

k=1
l
ik
y
k
3-Substitución hacia atrás para i de n a 1
x
i
=
1
d
ii
_
y
i

i+1

k=n
l
ki
x
k
_
Una descripción más detallada de la base teórica del presente algoritmo y su programación en
códigos de elementos finitos puede verse en las referencias
K.J.Bathe y E.L.Wilson, Numerical methods in finite element analysis, Prentice-Hall, En-
glewood Cliffs, 1976.
T.R.Chandrupatla y A.D.Belegundu, Introduction to finite element in engineering, Prentice-
Hall, Englewood Cliffs, 1991.
El presente algoritmo no está condicionado a que la matriz sea definida positiva y sólo requiere
que sea no-singular. También puede adaptarse a matrices no simétrica sin ninguna dificultad.
136
7.5. Suavizado de Variables
En el método de elementos finitos se asegura continuidad de las variables principales del pro-
blema (los desplazamientos en un problema de elasticidad), pero en general las variables derivadas
resultan discontinuas entre elementos. Resulta necesario, a los fines de visualizar las variables o
estimar errores de la solución, un valor único y continuo de las variables derivadas de la misma for-
ma que uno conoce las variables principales. El flujo σ en los nodos puede calcularse directamente
de la relación
σ
_
x
I
_
= σ
I
= DB
_
x
I
_
u
e
sin embargo es más común su evaluación a partir de extrapolaciones desde los puntos de integración
debido a que son los puntos óptimos (en el sentido de que tienen el menor error) de evaluación de
las variables derivadas.
Sean σ
G
los valores de las variables que interesa suavizar evaluadas en los puntos de inte-
gración.
Sea ˜ σ(ξ) con valores dentro de cada elemento, las variables extrapoladas a partir de los
valores σ
G
˜ σ(ξ) =
NG

G=1
Φ
G
(ξ) σ
G
donde NG es el número de puntos de integración en el elemento y las Φ
G
son funciones de
forma definidas similarmente a las funciones nodales pero ahora con la condición:
Φ
G
_
ξ
A
_
=
_
1 si A = G
0 si A = G
con A un punto de integración.
Interesa obtener las variables derivadas en los nudos en función de las variables en los puntos de
integración. Denominaremos con σ
I
a las variables suavizadas, (incógnitas por ahora) en los nudos.
Dentro de un elemento cualquiera, el valor de estas variables se puede interpolar en la forma:
ˆ σ(ξ) =
NN

G=1
N
I
(ξ) σ
I
donde NN es el número de nudos del elemento y las N
I
son las tí picos funciones de interpolación
nodales.
Debemos ahora fijar algún criterio que nos permita obtener las σ
I
a partir de las σ
G
. Dicho
criterio puede ser que resulte mínima la integral del cuadrado de la diferencia entre las variables
interpoladas a partir de los valores nodales y a partir de los valores en los puntos de integración,
es decir minimizar:
R =
1
2
_
V
(ˆ σ − ˜ σ)
2
dV
R =
1
2
NE

E=1
_
V
E
_
NN

I=1
N
I
σ
I

NG

G=1
Φ
G
σ
G
_
2
dV
E
donde NE es el número de elementos en la discretización. La condición de mínimo es:
∂R
∂σ
I
= 0 =
NE

E=1
_
V
E
N
I
_
NN

I=1
N
J
σ
J

NG

G=1
Φ
G
σ
G
_
dV
E
137
Por supuesto para cada valor nodal σ
I
la suma se realiza sobre los elementos donde sea no trivial,
es decir que incluyan al nodo I (proceso de ensamble habitual). La condición de mínimo puede
escribirse una vez realizadas las integrales como:
∂R
∂σ
I
=
NE

E=1
M
IJ
σ
J
−Q
I
donde
M
IJ
=
_
V
E
N
I
N
J
dV
E
Q
I
=
_
V
E
N
I
˜ σ dV
E
Integrando numéricamente las expresiones de M
IJ
y Q
I
notemos que si usamos la misma regla
de integración que para la evaluación de las variables σ
G
resulta:
Q
I
=
NG

A=1
N
I

A
) ˜ σ(ξ
A
) Jac
A
W
A
y que siendo ˜ σ(ξ
A
) = σ
A
no resulta necesario conocer en forma explícita las funciones Φ
G
definidas anteriormente, luego:
Q
I
=
NG

A=1
N
I

A
) σ
A
Jac
A
W
A
Por otro lado la evaluación consistente de M
IJ
conduce a un sistema de N (número de nudos
en la discretización) ecuaciones con N incógnitas. Para evitar tanto cálculo, se suele aproximar la
matriz M
IJ
como diagonal. Una forma muy usada de realizar esto es sumando sobre la diagonal
todos los elementos de la fila (o columna), es decir:
D
II
=
NN

J=1
M
IJ
=
_
V
E
N
I
NN

J=1
N
J
. ¸¸ .
1
dV
E
=
NG

A=1
N
I

A
) Jac
A
W
A
de esta forma el sistema de ecuaciones a resolver es diagonal, resulta de un ensamble muy sencillo
y su resolución es inmediata.
137
138
Capítulo 8 Elementos de placas y láminas
por F. Flores
8.1. Introducción
El desarrollo de elementos finitos eficientes y confiables para el análisis de láminas ha sido un
tema de investigación constante desde los comienzos del método. Esto debido a un conjunto de
problemas numéricos que surgen de la discretización de las ecuaciones de gobierno. A su vez las
aplicaciones cada vez más complejas demandan una mayor robustez en diferentes condiciones de
comportamiento. Elementos que muestra un buen comportamiento en ciertas condiciones, no lo
hacen en otros. Así elementos confiables en régimen lineal, pueden no ser fácilmente expandibles a
comportamiento no-lineal (geométrico o material), o elementos que muestran buen comportamiento
en mallas estructuradas con elementos con buena relación de aspecto, no lo hacen cuando las mallas
presentan elementos distorsionados.
En régimen lineal en general es posible distinguir elementos de placa (inicialmente planos, con
sólo flexión) y elementos de lámina (en general de doble curvatura, con esfuerzos de flexión y
esfuerzos membranales). En régimen no lineal (salvo no linealidades muy bajas) un elemento de
placa se convierte en una lámina de doble curvatura y no es necesario hacer distinción alguna,
sin embargo de acuerdo al tipo de formulación, el partir de una configuración original plana tiene
algunas ventajas.
Los diferentes aspectos que deben considerarse en el desarrollo (o en su elección para modelar)
de un elemento de lámina están condicionados por los objetivos que se trate de cumplir, por
ejemplo:
Esbeltez de la lámina, asociado a la relación entre el espesor de la lámina y la menor dimensión
en el plano
h
a
o el menor radio de curvatura
h
R
m´ın
. De acuerdo a esto puede ser necesario
considerar la influencia de las deformaciones cortantes en caso de láminas gruesas. En general
la influencia de las deformaciones cortantes es muy baja.
No linealidad geométrica asociado a problemas con grandes desplazamientos y giros. En es-
tructuras esbeltas no puede prescindirse de la no-linealidad, pues debe recordarse que las
teorías lineales son válidas para desplazamientos menores que el espesor. El estudio de pro-
blemas de pandeo o inestabilidad requiere la utilización de elementos que sean capaces de
representar adecuadamente grandes desplazamientos y rotaciones sin que aparezcan defor-
maciones espurias.
Nivel de deformaciones y no linealidad material. El modelado de embutición de láminas
metálicas, por ejemplo, requiere poder considerar niveles altos de deformación, o el estudio
de estructuras inflables donde se utilizan elementos membranales que representan un caso
particular de láminas.
Capacidad para poder combinar elementos de láminas con elementos estructurales de otras
características. En estructuras laminares es muy común el uso de rigidizadores, que suelen
modelarse utilizando elementos de vigas, en tal caso debe ser posible compatibilizar los des-
plazamientos de ambos. También suele ser necesaria la existencia de elementos de transición
desde láminas delgadas a elementos de sólidos, por ejemplo si se modela una cubierta de
hormigón para grandes luces que se engrosa sustancialmente en la zona de apoyo.
Quiebres, cambios de espesor u otras discontinuidades en la superficie media.
139
Difícilmente se pueda encontrar un elemento que pueda satisfacer todas las aplicaciones posi-
bles, por ello algunos son adecuados para algunos modelos y otros no.
8.2. Elementos de placa basados en la teoría de Kirchhoff
Desde el punto de vista del MEF, la teoría de placas clásica, esto es sin deformaciones transver-
sales por corte, presenta el importante inconveniente de requerir continuidad C
1
. Por lo tanto
requiere, no sólo que los desplazamientos transversales sean continuos, sino que además deben
ser continuas sus derivadas (giros). Esto está asociado a la necesidad de mantener la continuidad
estructural pues los desplazamientos en el plano de placa fuera de la superficie media dependen de
los giros. Es decir a lo largo de una fibra normal a la placa
u(z) = β
x
z = −
∂w
∂x
z
v (z) = β
y
z = −
∂w
∂y
z
La continuidad C
1
aparece también en problemas de teoría clásica de vigas, sin embargo allí
debido a que las vigas dependen de una única variable espacial y la unión entre elementos se realiza
en puntos (nudos) y no a lo largo de una curva (lados), el problema es de solución sencilla. En tal
caso es posible imponer la continuidad de los giros en los nudos fácilmente, colocando precisamente
como variable nodal la derivada o giro.
En problemas de placas la continuidad C
1
implica dos cosas:
1. debe satisfacerse a lo largo de los contornos inter-elementos, es decir que deben coincidir las
interpolaciones a lo largo de una curva.
2. debe satisfacerse para ambas direcciones del plano. En el contorno esto a su vez puede
expresarse localmente exigiendo la continuidad de la derivada en la dirección al contorno y
la derivada normal al contorno.
Para que se cumpla estas condiciones es necesario que a lo largo de cualquier lado del elemento,
el desplazamiento w y sus derivadas dependan exclusivamente de los parámetros nodales asociados
a los nodos que conforman el lado. Esto trae en general consecuencias insalvables para elementos de
geometría arbitraria, en particular en lo que se refiere a la derivada normal al contorno que involucra
a la interpolación del desplazamiento en el interior del elemento, lo cual hace necesario utilizar
como incógnitas nodales las derivadas segundas (cruzadas) del desplazamiento transversal. Esto
último sólo resuelve el problema en mallas estructuradas (por ejemplo en elementos rectangulares),
pero no en elementos con geometría arbitraria.
Si bien es posible la definición de elementos de placa “conforme”, es decir que satisfagan todas
las condiciones de continuidad C
1
, esto no asegura un buen comportamiento y puede convertirlo
en un elemento oneroso desde el punto de vista computacional. Esto ha llevado a la búsqueda de
otro tipo de soluciones, entre las que se encuentran: a) las aproximaciones “mixtas”, en el sentido
de que no todas las incógnitas son desplazamientos, sino que aparecen deformaciones o tensiones
como incógnitas; b) elementos “no conformes”, que no satisfacen en forma explícita todas las
condiciones de continuidad. Por ejemplo pueden satisfacer la continuidad del desplazamiento w
(y con ello implícitamente la derivada en la dirección del contorno) pero sólo satisfacen en forma
discreta (digamos en los nudos y a la mitad del lado) la condición de continuidad de la derivada
normal al contorno. Lo importante en estos casos es mostrar que al refinar la malla las soluciones
obtenidas convergen a la solución correcta.
Un análisis detallado del problema de continuidad C
1
y de las distintas soluciones propuestas
escapa al objetivo de estas notas y puede verse en distintos textos del método, por ejemplo:
Oñate Eugenio, Cálculo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos, CIMNE, Barcelona,
1992.
140
Zienkiewics, O.C. y Taylor R.L., The Finite Element Method, 4ta edición, Vol II, Mc. Graw
Hill, Londres, 1991.
8.2.1. La prueba de la parcela (“patch test”)
En problemas sencillos y con aproximaciones estándar como los vistos en los capítulos anteri-
ores, los elementos finitos presentados cumplen con un conjunto de condiciones que aseguran su
convergencia al refinar la malla. Cuando las ecuaciones que gobiernan el comportamiento son más
complejas y particularmente cuando se proponen soluciones que no satisfacen en forma exacta los
requisitos previos, es necesario demostrar que el comportamiento del elemento es satisfactorio y
que converge a la solución correcta. Una de las pruebas más sencillas para evaluar esto se conoce
como “prueba de la parcela”. En general cuando se aumenta la discretización para un problema
dado, se espera que en el límite el estado de deformaciones (y tensiones) dentro de un elemento sea
constante. Por ello se impone como condición básica que todo elemento sea capaz de representar
un estado de deformación constante y más aún, que un pequeño grupo (parcela) de elementos,
sometido a fuerzas asociadas a un estado tensional uniforme, pueda hacerlo. Se toma entonces
una problema muy sencillo (un dominio rectangular por ejemplo), con un estado de carga que
conduzca a un estado tensional constante y se pide que la parcela sea capaz de reproducirlo. Ha-
bitualmente se intenta mostrar que al distorsionar los elementos dentro de dominio, no se deteriore
el comportamiento.
8.3. Elementos de placa basados en la teoría de Reissner
A diferencia de la teoría de Kirchhoff, la teoría de Reissner-Mindlin conduce a problemas de
continuidad C
0
, por lo cual los problemas asociados a la continuidad de la derivada menciona-
dos anteriormente no aparecen y es posible satisfacer con facilidad las condiciones de continuidad
inter-elementos. Esto debido a que las variables independientes del problema son ahora no sólo
el desplazamiento transversal w sino también los giros θ, que son independientes entre sí. En
consecuencia cualquiera de las aproximaciones utilizadas para problemas 2-D presentadas oportu-
namente pueden ser utilizadas y pasan la prueba de la parcela pues es posible representar estados
de deformación (curvatura) constante.
Debe hacerse notar que al aproximar ahora tres variables (w, θ
1
y θ
2
) en vez de una (w), la
cantidad de parámetros necesarios para obtener una solución similar aumenta considerablemente.
Por lo tanto para lograr aproximaciones similares resulta necesario utilizar mallas más densas.
Por otro lado los elementos de continuidad C
1
, utilizan en general polinomios de mayor orden lo
que conduce naturalmente a una mejor aproximación con menor cantidad de elementos, es decir
convergen más rápidamente, por lo cual desde el punto de vista de la cantidad de grados de libertad,
la utilización de elementos de tipo C
0
resulta doblemente inconveniente.
La utilización de elementos basados en esta teoría presentan la ventaja de considerar la in-
fluencia de la deformación del corte transversal. Esto es efectivamente una ventaja cuando esta
influencia es realmente apreciable. Por el contrario cuando la influencia del corte empieza a ser
despreciable (placas esbeltas y muy esbeltas) se convierte en una desventaja que incluso conduce
a hacer inservibles estos elementos debido a que se produce un “bloqueo” numérico (hay formas
de solucionar esto). Este bloqueo numérico se produce debido a la imposibilidad de las funciones
de forma de acomodar adecuadamente la condición
∇w −θ

= 0
lo que se traduce en un aumento espurio de la energía de deformación debida al corte transversal.
Esto puede verse en los distintos términos que componen la energía interna de deformación de una
placa, donde la rigidez a la flexión está definida por D =
Eh
2
12(1−ν
2
)
en tanto que la rigidez al corte
es C = Gh. En función de la mínima dimensión de la placa L es posible definir un coeficiente
adimensional
α =
C
D
L
2
=
12Gh L
2
(1 −ν
2
)
Eh
3

_
L
h
_
2
141
que para el caso de placas esbeltas
_
L
h
≃ 100
_
, conduce a valores de α del orden de 10.000.
Este problema fue rápidamente detectado y se propusieron distintas aproximaciones para solu-
cionarlo
Subvaluar el término asociado al corte. Esto se conoce como “integración reducida”. Ha-
bitualmente las matrices de rigidez de los elementos se obtienen por integración numérica,
donde la cantidad de puntos de integración depende del orden de los polinomios a integrar
y se elige de tal forma de integrarlos en forma lo más exacta posible, de tal forma de evitar
modos de deformación espurios sin energía asociada. Integrar en forma reducida consiste en
usar menor cantidad de puntos que los necesarios, lo que puede verse como disminuir el valor
de energía asociada o como permitir la existencia de modos de deformación con baja energía
asociada. Esta “subintegración” se realiza exclusivamente sobre los términos asociados al
corte pues de otra manera conduce a singularidades (modos de cuerpo rígido) mayores que
las necesarias. Esta técnica fue ampliamente utilizada (y lo sigue siendo en muchos casos)
pero no funciona en todos los casos, resultando en elementos que no son robustos.
Aproximaciones mixtas. Tienen una mejor fundamentación desde el punto de vista teórico,
por lo cual permiten una mayor justicación. Los resultados obtenidos son en general muy
buenos y han dado lugar a un avance significativo de este tipo de elementos, que en general
se presentan como los de uso estándar a pesar de las desventajas mencionadas.
Finalmente se hace notar que en general los elementos que incluyen deformaciones transversales
de corte, son más sencillo de llevar al rango no-lineal geométrico. Por otro lado los elementos más
eficientes en el análisis de problemas elasto-plásticos son aquellos de bajo orden de interpolación.
8.3.1. Elemento de placa con deformaciones por corte
Debido a que la formulación resulta de continuidad C
0
su desarrollo no presenta ninguna
dificultad. Observemos como obtener las expresiones para un elemento isoparamétrico en general
y para un cuadrilátero de cuatro nudos en particular.
Para una aproximación isoparamétrica tendremos (con NN el número de nudos)
_
_
w
θ
x
θ
y
_
_
=
NN

I=1
N
I
(ξ, η)
_
_
w
I
θ
I
x
θ
I
y
_
_
_
x
y
_
=
NN

I=1
N
I
(ξ, η)
_
x
I
y
I
_
La relación deformación-desplazamiento puede escribirse como
_
¸
¸
¸
¸
_
χ
11
χ
22
χ
12
γ
1
γ
2
_
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
0

∂x
0
0 0

∂y
0

∂y

∂x

∂x
−1 0

∂y
0 −1
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
_
w
θ
x
θ
y
_
_
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
0

∂x
0
0 0

∂y
0

∂y

∂x

∂x
−1 0

∂y
0 −1
_
¸
¸
¸
¸
¸
_
NN

I=1
N
I
(ξ, η)
_
_
w
I
θ
I
x
θ
I
y
_
_
= B u
e
=
_
B
b
B
s
_
u
e
donde el vector u
e
(3NN ×1) incluye las variables nodales incógnitas del elemento y en la matriz
B se han distinguido la parte asociada a la flexión (B
b
) y la parte asociada al corte (B
s
). Para el
elemento de cuatro nudos estas matrices resultan
[B
b
]
3×12
=
_
_
0 N
1

x
0 0 N
2

x
0 0 N
3

x
0 0 N
4

x
0
0 0 N
1

y
0 0 N
2

y
0 0 N
3

y
0 0 N
4

y
0 N
1

y
N
1

x
0 N
2

y
N
2

x
0 N
3

y
N
3

x
0 N
4

y
N
4

x
_
_
142
[B
s
]
2×12
=
_
N
1

x
−N
1
0 N
2

x
−N
2
0 N
3

x
−N
3
0 N
4

x
−N
4
0
N
1

y
0 −N
1
N
2

y
0 −N
2
N
3

y
0 −N
3
N
4

y
0 −N
4
_
La matriz que relaciona esfuerzos integrados en el espesor con las deformaciones generalizadas
tiene la forma
_
M
Q
_
=
_
¸
¸
¸
¸
_
M
xx
M
yy
M
xy
Q
x
Q
y
_
¸
¸
¸
¸
_
=
_
¸
¸
¸
¸
_
Eh
3
12(1−ν
2
)
_
_
1 ν 0
ν 1 0
0 0
1−ν
2
_
_
0
3×2
0
2×3
Ghκ
_
1 0
0 1
_
_
¸
¸
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
_
χ
11
χ
22
χ
12
γ
1
γ
2
_
¸
¸
¸
¸
_
σ = D ε
Finalmente la matriz de rigidez resulta de la integral
K =
_
A
B
T
D B dA =
_
A
_
B
T
b
, B
T
s
¸
_
D
b
0
0 D
s
_ _
B
b
B
s
_
dA
=
_
A
B
T
b
D
b
B
b
dA +
_
A
B
T
s
D
s
B
s
dA
= K
b
+K
s
Donde pueden distinguirse las distintas contribuciones de flexión y corte a la matriz de rigidez.
8.3.2. Técnica de deformaciones impuestas.
Como se mencionó anteriormente el elemento descripto presenta problemas de bloqueo numérico
debido al corte transversal para placas delgadas. Una de las técnicas utilizadas para aliviar este
problema se conoce como “Técnica de Deformaciones Impuestas”, que se describe sucintamente a
continuación.
El basamento teórico de este tipo de aproximaciones se encuentra en la utilización de funcionales
de tres campos, conocidos como funcionales de Hu-Washizu. En el caso general de un sólido elástico
es posible escribir a la energía potencial total como
Π(u, ε, σ) =
_
V
_
w(ε
ij
) −σ
ij
_
ε
ij

1
2
_
∂u
i
∂x
j
+
∂u
j
∂x
i
___
dV −V (u)
=
_
V
_
1
2
ε
T
D ε −σ
T
_
ε −∇
S
u
¸
_
dV −V (u)
donde w es la energía interna de deformación por unidad de volumen y V (u) es el potencial de
fuerzas externas. Notar que el segundo término dentro de la integral se anula si las deformaciones
ε
ij
satisfacen las ecuaciones cinemáticas.
La solución del problema se obtiene como la condición de minimización del funcional respecto
a los distintos campos de variables involucrados (u, σ y ε), así resulta
δ
u
Π =
_
V
σ
ij
_
1
2
_
∂δu
i
∂x
j
+
∂δu
j
∂x
i
__
dV −δV (u) = 0
δ
ε
Π =
_
V
_
δε
ij
_
∂w
∂ε
ij
−σ
ij
__
dV = 0
δ
σ
Π =
_
V
δσ
ij
_
ε
ij

1
2
_
∂u
i
∂x
j
+
∂u
j
∂x
i
__
dV = 0
Notar que la primera ecuación es sencillamente la condición de mínimo de la energía poten-
cial total escrita en función de tensiones y desplazamientos. La segunda ecuación indica que para
143
cualquier variación de deformaciones debe satisfacerse la definición de las tensiones a partir de
la energía interna de deformación, esto es las ecuaciones constitutivas del problema. En tanto
que la tercera condición indica que para cualquier variación de tensiones deben satisfacerse las
ecuaciones cinemáticas. En definitiva que para que un conjunto de valores (u, ε, σ) sean solución
del problema, deben satisfacerse identicamente las condiciones de equilibrio, constitutivas y cin-
emáticas. Planteado así el problema establecido es formalmente idéntico al reemplazo habitual de
constitutivas y cinemáticas sobre la energía potencial total a los fines de que esta quede expresada
sólo en función de los desplazamientos. Sin embargo el mantener en forma independiente los tres
campos de variables permite distintas aproximaciones numéricas a la solución del problema.
La técnica de deformaciones impuestas consiste en:
1. Establecer una interpolación independiente para el campo de deformaciones ε,
2. Escribir al campo de tensiones en función de las constitutivas. En tal caso estas se cumplen
en forma exacta y las tensiones no son una variable independiente.
3. Relacionar las deformaciones con los desplazamiento en un conjunto de puntos arbitraria-
mente elegidos. Esto permite eliminar a las deformaciones como variables globales, quedando
el problema final exclusivamente en término de los desplazamientos.
Mostraremos como ejemplo como aplicar la técnica bosquejada para el término de corte transver-
sal en un elemento cuadrilátero de placa de cuatro nudos (bilineal).
Consideremos el elemento maestro correspondiente al cuadrilátero, es decir un cuadrado de lado
dos. En este elemento impondremos la siguiente interpolación para las deformaciones transversales
de corte
_
γ
ξ
γ
η
_
=
1
2
_
0 1 −η 0 1 +η
1 −ξ 0 1 +ξ 0
_
_
¸
¸
_
γ
A
η
γ
B
ξ
γ
C
η
γ
D
ξ
_
¸
¸
_
= P(ξ, η) ˆ γ (8.1)
donde las deformaciones de corte han sido definidas en el sistema de coordenadas locales (ξ,η)
del elemento maestro, en función de las deformaciones tangenciales al contorno en cuatro puntos
indicados como A(ξ = −1, η = 0), B(ξ = 0, η = −1), C(ξ = 1, η = 0) y D(ξ = 0, η = 1) (ver Figura
1). Según se ve cada componente de deformación se mantiene constante en una dirección y varía
linealmente en la otra.
Figura 1 Puntos de evaluación del corte transversal en cuadriláteros
144
A continuación veremos como expresar estas deformaciones respecto al sistema coordenado
físico, observemos que la definición de las deformaciones respecto al sistema natural son:
_
γ
ξ
γ
η
_
=
_
∂w
∂ξ
−θ
ξ
∂w
∂η
−θ
η
_
= ∇
(ξ,η)
w −θ

= γ

con el cambio local de coordenadas
_
θ
ξ
θ
η
_
=
_
∂x
∂ξ
∂y
∂ξ
∂x
∂η
∂y
∂η
_
_
θ
x
θ
y
_
= Jθ = θ

en tanto que las deformaciones respecto al sistema cartesiano resultan:
_
γ
x
γ
y
_
=
_
∂ξ
∂x
∂η
∂x
∂ξ
∂y
∂η
∂y
_ _
γ
ξ
γ
η
_
= J
−1
_
γ
ξ
γ
η
_
(8.2)
= J
−1
_

(ξ,η)
w −θ

¸
= J
−1

(ξ,η)
w −θ
Las deformaciones en el sistema natural en los puntos de muestreo (A,B,C y D) son
_
¸
¸
_
γ
A
η
γ
B
ξ
γ
C
η
γ
D
ξ
_
¸
¸
_
=
_
¸
¸
_
w′
η
(ξ = −1, η = 0) −θ
η
(ξ = −1, η = 0)
w′
ξ
(ξ = 0, η = −1) −θ
ξ
(ξ = 0, η = −1)
w′
η
(ξ = 1, η = 0) −θ
η
(ξ = 1, η = 0)
w′
ξ
(ξ = 0, η = 1) −θ
ξ
(ξ = 0, η = 1)
_
¸
¸
_
(8.3)
Evaluando en los puntos de muestreo resultan
_
¸
¸
_
γ
A
η
γ
B
ξ
γ
C
η
γ
D
ξ
_
¸
¸
_
=
1
4
_
¸
¸
_
−1 x
4
−x
1
y
4
−y
1
0 0 0
−1 x
2
−x
1
y
2
−y
1
1 x
2
−x
1
y
2
−y
1
0 0 0 −1 x
3
−x
2
y
3
−y
2
0 0 0 0 0 0
1 x
4
−x
1
y
4
−y
1
0 0 0
0 0 0 0 0 0
0 0 0 1 x
3
−x
2
y
3
−y
2
1 x
3
−x
4
y
3
−y
4
−1 x
3
−x
4
y
3
−y
4
_
¸
¸
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
w
1
θ
1
x
θ
1
y
w
2
θ
2
x
θ
2
y
w
3
θ
3
x
θ
3
y
w
4
θ
4
x
θ
4
y
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
ˆ γ =
ˆ
Bu
e
(8.4)
de esta forma, hasta ahora, hemos escrito las deformaciones (naturales) en los puntos de muestreo
en función de las coordenadas nodales y los desplazamientos nodales.
Las deformaciones de corte transversales respecto al sistema cartesiano resultan de reemplazar
las 8.4 en las 8.1 y estas en las 8.2
γ (ξ, η) = J
−1
P(ξ, η)
ˆ
Bu
e
=
¯
B
s
(ξ, η) u
e
(8.5)
145
donde se ha introducido la matriz B substituta o
¯
B (B-barra)
¯
B
s
(ξ, η) = J
−1
P(ξ, η)
ˆ
B
Los esfuerzos transversales de corte valen
Q =
_
Q
x
Q
y
_
= Ghκ
_
1 0
0 1
_ _
γ
x
γ
y
_
= D
s
¯
B
s
u
e
Finalmente la energía interna de deformación resulta
W
s
=
1
2
_
A
u
T
e
¯
B
T
s
D
s
¯
Bu
e
dA
=
1
2
u
T
e
ˆ
B
T
_
A
P
T
(ξ, η) J
−T
_
Ghκ 0
0 Ghκ
_
J
−1
P(ξ, η) dA
ˆ
Bu
e
=
1
2
u
T
e
K
s
u
e
donde K
s
es la contribución del corte transversal a la matriz de rigidez, que se calcula usando
integración numérica estándar como:
K
s
=
ˆ
B
T
_
A
P
T
(ξ, η) J
−T
_
Ghκ 0
0 Ghκ
_
J
−1
P(ξ, η) dA
ˆ
B
o si se escribe en función de la matriz substituta
¯
B
s
directamente
K
s
=
_
A
¯
B
T
s
(ξ, η)
_
Ghκ 0
0 Ghκ
_
¯
B
s
(ξ, η) dA
8.4. Elementos de lámina
El desarrollo de elementos de lámina presenta, por lo menos, los mismos problemas que el
desarrollo de elementos de placa. Lo interesante es que habitualmente las soluciones son las mismas,
por lo que en general lo que hay que solucionar son nuevos problemas si los hubiere. Una forma
de generar elementos de lámina es precisamente tomar un buen elemento de placa y agregarle la
contribución membranal. Esto es inmediato en elementos triangulares de 3 nodos, que son planos.
Básicamente existen tres aproximaciones para el desarrollo de elementos de láminas, dos aso-
ciados a las teorías vistas para placas planas y una tercera asociada a la imposición de restricciones
cinemáticas en elementos de sólido. Tenemos entonces
Elementos basados en la teoría de láminas clásica (Love-Kirchhoff)
Elementos que incluyen deformaciones transversales de corte (Reissner-Mindlin)
Elementos de sólido degenerado, que resultan muy similares a los basados en la teoría de
Reissner-Mindlin
Algunos características distintivas de los teorías de láminas respecto a las de placas planas es
que:
1. Requieren la definición de un sistema coordenado curvilíneo. Habitualmente este sistema
coordenado se particulariza en un sistema cartesiano local (dos ejes sobre el plano tangente a
la lámina y el tercero normal a la lámina) en los puntos de integración. Esto debe interpretarse
cómo que el sistema coordenado no queda definido en forma explícita en todo el elemento
sino sólo en los puntos de integración.
146
2. Los elementos tienen curvatura inicial, lo que traduce en dos aspectos: a)un acoplamiento
del comportamiento flexional y membranal y b)en la forma de medir las deformaciones como
el cambio de curvatura.
3. En elementos inicialmente curvos, es necesario que la definición de los desplazamientos per-
mita los movimientos de cuerpo rígido sin la aparición de energía. Esto es dificil de lograr si
los desplazamientos se definen en los sistemas de coordenadas locales y aún cuando se definan
en sistemas globales es posible un aumento espurio de la energía de deformación membranal
(“bloqueo membranal”) cuando no se pueden modelar correctamente los movimientos de
cuerpo rígido. Este último problema aparece en elementos inicialmente curvos, no en elemen-
tos inicialmente planos.
Dado el carácter introductorio de estas notas, no se avanzará más sobre el tema.
147
148
Capítulo 9 Combinación de Elementos Finitos y
Volúmenes Finitos
por F. Flores
A continuación de presenta una formulación para la solución numérica de un problema de
convección difusión, en la cual se utiliza la noción de volúmenes de control para establecer las
ecuaciones de balance y se utiliza una malla de elementos finitos arbitraria a los fines de definir
los volúmenes de control y las contribuciones correspondiente. Esta técnica numérica puede verse
como una combinación de la técnica de volúmenes finitos, en la cual se discretiza el dominio
en subdominios a los fines de que en tales subdominios se cumpla la ecuación de balance, y la
técnica de elementos finitos, donde se discretiza el dominio, en subdominios a los fines de evaluar
las contribuciones de equilibrio en cada nudo de la malla. Como se verá en este caso, no son
los elementos finitos los volúmenes de control (podría plantearse de esa manera), si no que los
volúmenes de control están asociados a los nudos del la malla.
Básicamente consiste en:
1. Plantear una malla arbitraria de E.F., en general “no estructurada”
2. En cada elemento definir funciones de interpolación, las estándar del MEF, a los fines de
aproximar la variable incógnita
3. Alrededor de cada nudo de la malla definir un Volumen Finito sobre el cual plantear la
ecuación de balance
4. Para la evaluación de las integrales que dan lugar a la ecuación de balance se utilizan las
aproximaciones del punto 2.
Figura 1 Definición de la celda elemental
Normalmente se usan aproximaciones sencillas. En Problemas 2-D, la aproximación más sencilla
y versátil es el triángulo lineal. Si denominamos con φ a la incógnita (escalar) del problema
φ(x) =
3

I=1
L
I
φ
I
149
en tanto que las velocidades (conocidas) pueden escribirse
u(x) =
3

I=1
L
I
u
I
donde
φ
I
: son las incógnitas nodales
L
I
: son las coordenadas triangulares (ξ, η, ζ)
u
I
: son las velocidades en los nudos (conocidas), que satisfacen ∇u = 0
Para cada elemento finito triangular hay que calcular las 3 contribuciones correspondientes a las
celdas de volumen finito asociadas a cada nudo del triángulo. Estas contribuciones corresponden
a las interfaces internas indicadas como 1, 2 y 3 en la Figura 2
Figura 2 Interfaces internas de cada triángulo
A su vez cada una de esas contribuciones se sumará o restará en cada nudo según la definición
que se utilice de la normal a la interfaz.
Denominando con x
I
al par coordenado de cada nudo y orientando los lados del triángulo en
sentido antihorario
l
1
= x
3
−x
2
l
2
= x
1
−x
3
l
3
= x
2
−x
1
y llamando a
I
y b
I
a las proyecciones del lado I según las direcciones coordenadas
a
I
= l
I
· t
1
b
I
= l
I
· t
2
a
1
= x
3
1
−x
2
1
b
1
= x
3
2
−x
2
2
a
2
= x
1
1
−x
3
1
b
2
= x
1
2
−x
3
2
a
3
= x
2
1
−x
1
1
b
3
= x
2
2
−x
1
2
En base a las definiciones anteriores es fácil demostrar que el duplo del área del triángulo vale
2A = a
1
b
2
−a
2
b
1
y además que para un punto genérico de coordenadas (x
1
, x
2
) las funciones de forma valen
L
1
=
1
2A
_
−b
1
x
1
+a
1
x
2
+b
1
x
2
1
−a
1
x
2
2
¸
= ξ (x
1
, x
2
)
L
2
=
1
2A
_
−b
2
x
1
+a
2
x
2
+b
2
x
3
1
−a
2
x
3
2
¸
= η (x
1
, x
2
)
L
2
=
1
2A
_
−b
3
x
1
+a
3
x
2
+b
3
x
1
1
−a
3
x
1
2
¸
= ζ (x
1
, x
2
)
150
En la Figura 1 la definición de la celda o volumen finito se ha hecho en función de las “medianas”
de cada triángulo que parten de la mitad de cada lado y se cortan en el centro del elemento. Esto
hace que a lo largo de cada mediana dos de las coordenadas triangulares (asociadas a los nudos
extremos del lado) tengan el mismo valor (
1
2
sobre el lado y
1
3
en el centro del elemento), en tanto
que la coordenada triangular restante varíe entre 0 (sobre el lado) y
1
3
en el centro del elemento.
Las coordenadas del centro del triángulo son
C
x =
1
3
_
x
1
+x
2
+x
3
_
en tanto que las del centro de cada lado son sencillamente (notar que con un supraíndice a la
derecha se indican valores nodales, como se ha hecho habitualmente, y con supraíndice izquierdo
se indican las coordenadas del centro del lado, opuesto al nudo correspondiente)
1
x =
1
2
_
x
2
+x
3
_
2
x =
1
2
_
x
3
+x
1
_
3
x =
1
2
_
x
1
+x
2
_
A partir de estas coordenadas, cada interfaz queda definida por el vector orientado del centro
del triángulo al centro del lado
s
1
=
1
x−
C
x = −
1
3
x
1
+
1
6
x
2
+
1
6
x
3
s
2
=
2
x−
C
x = −
1
3
x
2
+
1
6
x
3
+
1
6
x
1
s
3
=
3
x−
C
x = −
1
3
x
3
+
1
6
x
1
+
1
6
x
2
A la longitud de cada interfaz la denominarse como |s
I
| en tanto que el vector normal a la
misma se expresa como
n
I
=
1
|s
I
|
_
−s
I
2
, s
I
1
_
=
_
n
I
1
, n
I
2
_
(9.1)
de tal forma que el producto s
I
×n
I
sea saliente al plano.
Figura 3 η como función de ξ en cada interfaz interna
Observando el elemento maestro y el elemento en el plano real resulta
151
Interfaz 1 ξ en [
1
3
, 0] η en [
1
3
,
1
2
] η =
1
2
(1 −ξ)
Interfaz 2 ξ en [
1
3
,
1
2
] η en [
1
3
, 0] η = 1 −2ξ
Interfaz 3 ξ en [
1
3
,
1
2
] η en [
1
3
,
1
2
] η = ξ
Tenemos entonces definidas las interfaces.
La ecuación de balance en cada volumen finito o celda es:
_
S
[ρφu −Γ ∇φ] · ν dS = 0
u y φ hemos visto que varían en forma lineal, en tanto que ∇φ es constante para cada elemento
(pero tiene valores distintos dentro de la celda)
∇φ =
_
φ′
1
φ′
2
_
=
1
2A
_
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
Consideremos la interfaz 1
_
s
1
[ρφu −Γ ∇φ] · n
1
dS =
_
0
1
3
_
ρ
1
φ
_
1
u · n
1
_
−n
1
· Γ ∇φ
¸
3|s
1
| dξ
donde hemos realizado el cambio de variable de integración y hemos introducido las definiciones
1
φ(ξ) = ξφ
1
+
1
2
(1 −ξ) φ
2
+
_
1 −ξ −
1
2
(1 −ξ)
_
φ
3
= ξφ
1
+
1
2
(1 −ξ) φ
2
+
1
2
(1 −ξ) φ
3
1
u(ξ) = ξu
1
+
1
2
(1 −ξ) u
2
+
1
2
(1 −ξ) u
3
correspondientes a los valores de φ y u a lo largo de la interfaz 1 (por ello el supraíndice izquierdo
asociado)
El primer término de la integral puede expresarse
ρ
1
φ
_
1
u · n
1
_
= ρ
_
n
1
1
, n
1
2
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_
_
_
ξ
(1−ξ)
2
(1−ξ)
2
_
_
_
ξ
(1−ξ)
2
(1−ξ)
2
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
En tanto que el segundo término es
−n
1
· Γ ∇φ = −
_
n
1
1
, n
1
2
_
_
Γ
11
Γ
21
Γ
12
Γ
22
_ _
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
En esta última integral todo es constante luego la integral vale sencillamente
_
0
1
3
−n
1
· Γ ∇φ 3|s
1
| dξ =
|s
1
|
2A
_
n
1
1
, n
1
2
_
_
Γ
11
Γ
21
Γ
12
Γ
22
_ _
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
φ
1
φ
2
φ
3
Que contribuye al balance del nudo 2 con el signo que está y al balance del nudo 3 cambiándole el
signo. Recordar además la relación entre las componentes del vector normal y la interfaz (ecuación
9.1).
152
La integral del primer término es más laboriosa pero sencilla. Puede escribirse como
ρ
_
s
1
2
, −s
1
1
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_ _ 1
3
0
_
¸
_
ξ
2 (1−ξ)ξ
2
(1−ξ)ξ
2
(1−ξ)ξ
2
(1−ξ)
2
4
(1−ξ)
2
4
(1−ξ)ξ
2
(1−ξ)
2
4
(1−ξ)
2
4
_
¸
_

_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
Observando que
_ 1
3
0
ξ
2
dξ =
_
ξ
3
3
_
1
3
0
=
1
81
_ 1
3
0
(1 −ξ) ξ
2
dξ =
_
ξ
2
4

ξ
3
6
_
1
3
0
=
7
324
_ 1
3
0
(1 −ξ)
2
4
dξ =
_
ξ −ξ
2
+
ξ
3
3
_
1
3
0
=
19
324
La integral del primer término puede escribirse ahora
_
0
1
3
_
ρ
1
φ
_
1
u · n
1

3|s
1
| dξ = ρ
_
s
1
2
, −s
1
1
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_
1
108
_
_
4 7 7
7 19 19
7 19 19
_
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
En forma similar, a lo largo de la interfaz 2 es posible definir
2
φ(ξ) = ξφ
1
+ (1 −2ξ) φ
2
+ξφ
3
2
u(ξ) = ξu
1
+ (1 −2ξ) u
2
+ξu
3
La forma de la parte difusiva es similar al caso anterior
_ 1
2
1
3
−n
2
· Γ ∇φ 6|s
2
| dξ =
1
2A
_
−s
2
2
, s
2
1
_
_
Γ
11
Γ
21
Γ
12
Γ
22
_ _
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
que contribuye al nudo 3 y al nudo 1 (cambiada de signo). En tanto que la parte convectiva resulta
de
ρ
_
s
2
2
, −s
2
1
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_
6
_ 1
2
1
3
_
_
ξ
2
ξ −2ξ
2
ξ
2
ξ −2ξ
2
(1 −2ξ)
2
ξ −2ξ
2
ξ
2
ξ −2ξ
2
ξ
2
_
_

_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
Realizando las integrales tenemos
ρ
_
s
2
2
, −s
2
1
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_
1
108
_
_
19 7 19
7 4 7
19 7 19
_
_

_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
Finalmente en la interfaz 3 las partes difusiva y convectiva resultan respectivamente
1
2A
_
−s
3
2
, s
3
1
_
_
Γ
11
Γ
21
Γ
12
Γ
22
_ _
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
φ
1
φ
2
φ
3
ρ
_
s
3
2
, −s
3
1
_
_
u
1
1
u
2
1
u
3
1
u
1
2
u
2
2
u
3
2
_
1
108
_
_
19 19 7
19 19 7
7 7 4
_
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
De esta forma, agrupando los resultados obtenidos para cada interfaz, las contribuciones resul-
tan:
153
Parte Difusiva
1
2A
_
_
s
2
2
−s
3
2
s
3
1
−s
2
1
s
3
2
−s
1
2
s
1
1
−s
3
1
s
1
2
−s
2
2
s
2
1
−s
1
1
_
_
_
Γ
11
Γ
21
Γ
12
Γ
22
_ _
−b
1
−b
2
−b
3
a
1
a
2
a
3
_
φ
1
φ
2
φ
3
(9.2)
Parte Convectiva: Definiendo
v
1I
=
_
s
3
2
−s
2
2
_
u
I
1
+
_
s
2
1
−s
3
1
_
u
I
2
v
2I
=
_
s
1
2
−s
3
2
_
u
I
1
+
_
s
3
1
−s
1
1
_
u
I
2
v
3I
=
_
s
2
2
−s
1
2
_
u
I
1
+
_
s
1
1
−s
2
1
_
u
I
2
donde los supraíndices en v
IJ
están asociados a I: interfaz, J: nudo. Tendremos
ρ
108
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
v
11
v
12
v
13
¸
_
_
4 7 7
7 19 19
7 19 19
_
_
+
_
v
21
v
22
v
23
¸
_
_
19 7 19
7 4 7
19 7 19
_
_
+
_
v
31
v
32
v
33
¸
_
_
19 19 7
19 19 7
7 7 4
_
_
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
En la parte difusiva es posible incluir una “difusión de balance” Γ
b
para mejorar el compor-
tamiento numérico. Esta puede calcularse de la siguiente forma
Γ
b
= β [n ⊗n]
donde
n =
u
|u|
α =
1
2
|u|h
Γ
= Pe
β = coth (α) −
1
α
Como u es variable punto a punto, Γ
b
también lo será. Sin embargo utilizaremos un valor único
en cada elemento. Razonablemente el valor a utilizar será el del centro del elemento
¯ u =
1
3
_
u
1
+u
2
+u
3
_
|¯ u| =
_
¯ u
2
1
+ ¯ u
2
2
¸1
2
¯ n =
¯ u
|¯ u|
El valor de h (dimensión del elemento en la dirección ¯ n puede aproximarse por
h =
1
2
3

I=1
|l
I
· ¯ n|
Finalmente notar que
s
3
−s
2
= −
1
3
x
3
+
1
6
x
1
+
1
6
x
2
+
1
3
x
2

1
6
x
1

1
6
x
3
=
1
2
_
x
2
−x
3
_
= −
l
1
2
= −
1
2
_
b
1
, a
1
_
s
1
−s
3
= −
l
2
2
= −
1
2
_
b
2
, a
2
_
s
2
−s
1
= −
l
3
2
= −
1
2
_
b
3
, a
3
_
154
de donde
_
_
s
2
2
−s
3
2
s
3
1
−s
2
1
s
3
2
−s
1
2
s
1
1
−s
3
1
s
1
2
−s
2
2
s
2
1
−s
1
1
_
_
=
1
2
_
_
−b
1
a
1
−b
2
a
2
−b
3
a
3
_
_
Lo cual, reemplazado en 9.2 muestra la simetría de la parte difusiva
Condiciones de contorno
En los triángulos que están en contacto con el contorno del dominio hay que considerar las
condiciones de contorno del problema que allí existan.
Básicamente el contorno lo podemos dividir en dos partes
S
φ
donde se conoce el valor de la variable φ
S
σ
donde el valor de la variables φ es incógnita. Esta parte puede a su vez dividirse en dos
partes
- donde se conoce el valor del flujo ¯ σ
ν
(incluida aquella parte donde ¯ σ
ν
= 0)
¯ σ
ν
= [ρuφ −Γ ∇φ] · ν
- donde se conoce el valor de ∇φ · ν pero no φ misma. Habitualmente ∇φ · ν = 0 en el
“campo lejano”
En S
φ
se trabaja de la siguiente manera
1. No es necesario plantear el balance en dicho punto. Luego no hay ecuación de balance asociado
a los puntos donde φ es conocido.
2. Un triángulo que esté asociado con un contorno así tendrá en general tres contribuciones (a
cada uno de sus vértices) en la forma
_
_
Contr. 1
Contr. 2
Contr. 3
_
_
=
_
_
C
11
C
12
C
13
C
21
C
22
C
23
C
31
C
32
C
33
_
_
_
_
φ
1
φ
2
φ
3
_
_
Supongamos que φ
2
=
¯
φ es conocido, entonces la segunda fila (la que contribuye alrededor
del nudo 2) no es necesaria. Las contribuciones C
12
¯
φ (al nudo 1) y C
32
¯
φ (al nudo 3) al ser
valores conocidos pasan al término independiente
En S
σ
tenemos dos posibilidades
1. Conocemos σ
ν
: Interpolamos linealmente el valor de σ
ν
entre los nudos del lado del elemento.
Llamando (ver figura 4) |l| = |x
2
−x
1
|, la contribución a cada celda o volumen es
nudo 1 :
|l|
6
_

1
ν

2
ν
_
nudo 2 :
|l|
6
_
σ
1
ν
+ 2σ
2
ν
_
que contribuye al término independiente. El signo de σ
ν
depende de que el flujo conocido sea
entrante o saliente.
155
Figura 4 Borde donde el flujo σ
ν
es conocido
2. El caso ∇φ · ν = 0 conduce a considerar sólo la influencia del término convectivo. La con-
tribución al nudo 1 resulta
|l|
_ 1
2
0
ρ
_
(1 −ξ) u
1
ν
+ξu
2
ν
¸ _
(1 −ξ) φ
1
+ξφ
2
¸

|l|ρ
_
u
1
ν
, u
2
ν
¸
_ 1
2
0
_
(1 −ξ)
2
ξ (1 −ξ)
ξ (1 −ξ) ξ
2
_

_
φ
1
φ
2
_
|l|ρ
24
_
u
1
ν
, u
2
ν
¸
_
7 2
2 1
_ _
φ
1
φ
2
_
similarmente la contribución al nudo 2 resulta
|l|ρ
24
_
u
1
ν
, u
2
ν
¸
_
1 2
2 7
_ _
φ
1
φ
2
_
Estas contribuciones son dependientes de las incógnitas φ
1
y φ
2
y se suman sobre la matriz
de coeficientes
Ejemplo
Con el objetivo de mostrar el comportamiento de la formulación presentada se considera el
transporte de una cantidad escalar en un campo de velocidades conocido. Este último está dado
por u
x
= x y u
y
= −y que representa el flujo cerca de un punto de estancamiento. Las líneas de
corriente son líneas de xy =cte. y cambian de dirección respecto a la grilla cartesiana. El dominio
considerado es un cuadrado de lado unitario. Las condiciones de borde a ser aplicadas son (ver
figura 6
1. φ = 0 a lo largo del borde superior (entrada)
2. variación lineal de φ desde φ = 0 en y = 1 hasta φ = 1 en y = 0 a lo largo del borde izquierdo
3. condición de simetría (gradiente nulo a través del contorno) en el borde inferior
4. gradiente nulo en la dirección del flujo en el borde de salida (derecha)
156
Figura 5 Borde donde el gradiente es nulo
Se ha discretizado el dominio con dos mallas uniforme de 800 elementos y 3200 elementos
respectivamente. En las figuras 7 y 8 se muestran las curvas de igual concentración. Se observa
un fuerte gradiente en la zona cercana a los ejes coordenados, en tanto que lejos de ellos el valor
de la variable es casi nulo. En base al conocimiento de la zona de mayores gradientes es posible
definir que la malla sea más densa donde los gradientes son importantes y que la malla sea más
gruesa donde el gradiente es bajo. En la figura 9 se muestran las curvas de nivel para una malla
no-uniforme de 832 elementos. El esfuerzo computacional en este caso es similar al de la primera
malla uniforme y los resultados son mejores.
159
φ=0
φ=1
simetría
gradφ=0
Figura 6 Campo de velocidades y condiciones de borde
Figura 7 Curvas de nivel de la concentración para la primera malla uniforme
160
Figura 8 Curvas de nivel de la concentración para la segunda malla uniforme
Figura 9 Curvas de nivel de la concentración para la malla no-uniforme
161
162
APENDICE:
Descripción del programa GAMMA
por F. Flores
Introducción
Los desarrollos del método de Elementos Finitos están íntimamente ligados con la forma de
programarlo (codificarlo), y no es posible una comprensión cabal del método sin programarlo, o
por lo menos entender claramente como se lo hace y cuales son las dificultades que surgen y la
forma de solucionarlas.
El lenguaje de programación que tradicionalmente se ha usado para el M.E.F. ha sido el FOR-
TRAN (FORmula TRANslation), que es un lenguaje de alto nivel. El lenguaje ha ido progresando
paulatinamente aunque más lentamente que otros lenguajes. Desde el original FORTRAN IV ( o
66) pasando por el FORTRAN’77 que intenta ser ya un lenguaje estructurado, más fácil de depu-
rar de errores, hasta el actual FORTRAN’90 que ha tomado muchos elementos de lenguajes más
versátiles lo cual lo convierte actualmente en muy potente. La evolución del lenguaje, y de la forma
de programar, puede verse en los distintos textos de elementos finitos, donde en general aparecen
programas demostrativos en lenguaje FORTRAN. En esos textos puede también notarse una serie
de falencias, en lo que a técnicas de programación se refiere, de quienes codificaron el método,
muchas veces debido a la limitaciones intrínsecas del lenguaje, otras debido a una tradición en la
forma en que se venía haciendo y que no ha sido fácil modificar.
Existen múltiples formas de programar el M.E.F., lo que depende de una serie de aspectos,
entre ellos:
1. El tipo de resolvedor de ecuaciones que se vaya a utilizar, que condiciona la forma de alma-
cenar los elementos de la matriz de coeficientes que generalmente resulta muy voluminosa,
además de ocupar en problemas significativos el mayor tiempo de C.P.U. en la solución del
problema.
2. La variedad de elementos que se intente incluir, la factibilidad de usar modelos mixtos.
3. La generalidad de las condiciones de borde esenciales y la posibilidad de combinar estados
de solicitaciones.
4. Posibilidades futuras de ampliar el código a otro tipo de problemas.
5. Grado de eficiencia requerida (en tiempo de C.P.U. o en requerimiento de memoria R.A.M.)
6. Portabilidad del código, independencia de sistemas operativos o extensiones locales de los
lenguajes.
GAMMAes un programa de elementos finitos orientado a resolver problemas bidimensionales
(es decir dominios planos) lineales (las coeficientes de la ecuación diferencial no dependen del valor
de la variable). El programa GAMMA ha sido codificado en FORTRAN’90, el presente texto no
intenta explicar el lenguaje, de manera que para un comprensión del mismo deberán dirigirse a
textos especializados o los manuales de referencia del lenguaje.
Se ha intentado mantener una cierta claridad de programación sin renunciar a la eficiencia de la
misma. Se ha tratado de hacer eficiente sólo las partes más importantes (en este caso el resolvedor
163
de ecuaciones), de tal forma de hacer más sencilla la comprensión de la mayor parte del código
para facilitar la ampliación por parte de usuarios no-expertos.
El código que se presenta aquí está de alguna forma incompleto con el objetivo de que el estudi-
ante genere las partes que pudieran faltar a manera de ejercicio. Esas partes faltantes corresponden
a:
Generación automática de datos y verificaciones previas.
Generación del vector de términos independiente debido a condiciones de contorno naturales
o debido al término independiente de la ecuación diferencial.
Evaluación del flujo o estado tensional en los puntos de integración una vez conocidas las
variables nodales y evaluación de los valores nodales mediante suavizado.
Evaluación del error aproximado y con él los valores del tamaño de la malla para generar
una malla adaptable.
Básicamente se han incluido la posibilidad de analizar los siguientes problemas físicos:
Ecuación de Laplace, que representa una buena cantidad de problemas dependiendo del
significado que se le den a los coeficientes y a sus condiciones de borde (flujo irrotacional,
flujo en un medio poroso, torsión sin restricción de alabeo ya sea usando la función de alabeo
o la de tensión, transmisión del calor, etc.)
Elasticidad bidimensional, incluyendo típicamente los casos de:
1. Tensión Plana
2. Deformación Plana
3. Sólidos Axilsimétricos
Flexión de placas planas incluyendo deformaciones de corte transversales
Base de datos
De hecho una parte imprescindible para entender un programa es saber como están almacenados
los datos. La presente versión del programa incluye sólo dos elementos finitos, un triángulo de
seis nodos y un cuadrilátero de nueve nodos, ambos cuadráticos (en este caso el programa no está
orientado a tener una variada biblioteca de elementos sino que se supone que sólo tendrá estos dos).
En base a ello se definen algunas variables escalares, las que pueden ser parámetros independientes
del tipo de problema, parámetros dependientes del tipo de problema, o variables dependientes de
la características geométricas de la malla o de las condiciones de borde y del material constitutivo.
Se definen las siguientes:
parámetros
DIMEN indica la dimensión espacial del problema, que en este caso está restringido a 2 (bidimen-
sional), esta variable y otras, aunque no son imprescindibles, se definen por una cuestión de
orden y de claridad de lectura del código.
NODET es el número de nudos que tiene el triángulo que es 6.
NODEQ es el número de nudos que tiene el cuadrilátero que es 9.
TYPEP indica el tipo de problema físico que se intenta resolver
0 Ecuación de Laplace
164
1 Estado plano de tensión
2 Estado plano de deformación
3 Estado de deformación axilsimétrica
4 Flexión de placas
NDOFN es el número de grados de libertad que puede haber en cada nudo, este valor depende del
tipo de problema, en general para problemas de continuidad C
0
corresponde al número de
variables del problema.
1 Ecuación de Laplace
2 Estado plano de tensión
2 Estado plano de deformación
2 Estado de deformación axilsimétrica
3 Flexión de placas
NSTRE es el número de variables que definen el flujo en cada punto
2 Ecuación de Laplace
3 Estado plano de tensión
3 Estado plano de deformación
4 Estado de deformación axilsimétrica
5 Flexión de placas
NRENU bandera que indica si se desea optimizar la numeración de las ecuaciones de forma de
disminuir el tamaño del perfil del sistema de ecuaciones
Variables que definen el problema, introducidas al programa
NODES es el número de nudos total de nudos para el tratamiento del problema, esto puede incluir
nudos auxiliares que no tengan variables asociadas pero que resulten útiles por alguna razón
(por ejemplo al momento de generar la malla)
NMATY es el número de materiales con características diferentes que van a definirse
NPROP es el número de características o propiedades que tiene cada material
NTRIA es el número de triángulos que hay en la malla
NQUAD es el número de cuadriláteros que hay en la malla
NGAUT es el número de puntos de integración que van a utilizarse en los triángulos
NGAUQ es el número de puntos de integración que van a utilizarse en los cuadriláteros
NKNOW es el número de nudos de la malla donde van a introducirse condiciones esenciales de borde
165
1
2
5
3
4
6
7
8
9
1 2
3
4
5
6
Figura 10 Orden de numeración (conectividades) de los nudos de triángulos y cuadriláteros
Arreglos de datos
Los arreglos que se definen a continuación contienen la información que permite realizar el
análisis. Previamente a guardar información en ellos es necesario reservar el espacio de memoria
para ellos. Notar que este espacio depende del problema en estudio y por lo tanto se hace en forma
“dinámica” es decir una vez que se han leído los parámetros anteriores. Estos arreglos son:
COORD(dimen,nodes) son las coordenadas de los puntos que definen la malla.
CONTR(nodet,ntria) son las “conectividades” de los triángulos, es decir los nudos que definen a
cada elemento. Estos nudos se definen en un orden prefijado, en este caso siguiendo un sentido
antihorario y comenzando en cualquier nudo vértice van primero los tres nudos vértices y a
continuación los tres nudos sobre los lados comenzando por el primer nudo consecutivo al
primer vértice guardado.
CONQD(nodeq,nquad) son las “conectividades” de los cuadriláteros, es decir los nudos que definen
a cada elemento. Estos nudos se definen en un orden prefijado, en este caso siguiendo un
sentido antihorario y comenzando en cualquier nudo vértice van primero los cuatro nudos
vértices y a continuación los cuatro nudos sobre los lados comenzando por el primer nudo
consecutivo al primer vértice guardado. Finalmente va el nudo central.
MATRI(ntria) indica para cada triángulo el material del que está constituido.
MATQD(nquad) indica para cada cuadrilátero el material del que está constituido.
PROPS(nprop,nmaty) almacena para cada tipo de material las características del mismo
KNOWN(ndofn*nknow) Guarda el valor conocido de cada grado de libertad donde se ha establecido
una condición de borde esencial
IDNOD(ndofn,nodes) relaciona cada grado de libertad de cada nodo con una ecuación global.
MAXAV(neq+1) Debido a la forma de almacenamiento de la matriz de coeficientes, que en este caso
consiste en guardar en forma secuencial (en un arreglo unidimensional) los coeficientes ubi-
cados debajo del perfil de la matriz, este arreglo indica la posición que ocupan los elementos
de la diagonal de la matriz de coeficientes en el vector donde está almacenada.
De los últimos tres arreglos hablaremos más en detalle más adelante. Finalmente digamos que
la variable escalar NEQ indica el número de ecuaciones independientes una vez introducidas las
condiciones de borde (calculada automáticamente por el programa).
166
Descripción global del programa
A continuación se desarrolla una descripción del significado de cada rutina del programa según
el orden en que van apareciendo. El flujo global del programa se controla desde el programa
principal donde se definen la variables indicadas en la sección anterior.
Rutina OPENFI
Esta rutina aglutina los comandos necesarios para abrir los archivos a ser usados. Los archivos
son de tipo ASCII, es decir que pueden verse y editarse con cualquier editor. Lee interactivamente
los nombres de los mismos, verifica su sintaxis y les asigna las características adecuadas. Los
archivos que abre son los siguientes
unit 3 Archivo de salida, el nombre de este archivo es ingresado por el usuario. Allí van a parar
el eco de la entrada de datos, valores generados y resultados de las variables nodales. Poste-
riormente también se escriben allí las reacciones nodales, el valor del flujo en los puntos de
integración y los valores suavizados en los nodos.
unit 4 Archivo de salida donde se escriben algunos mensajes de advertencia o para escribir valores
auxiliares en la fase de depuración del programa.
unit 5 Archivo de datos (ingresado por el usuario) primero verifica su existencia y concatena
(agrupa) los archivos en que pueden estar separados los datos en un único archivo GAMMA.DAT,
a estos fines llama a las rutinas GENFIL, RANDWR
unit 7-9 Archivos ASCII de salida orientados a ser usados como interfaces con programas de
visualización (Tecplot, GiD).
unit NN Archivo auxiliar
Rutina MATPRO
Lee de la unidad 5 las características de los materiales y las almacena en la variable PROPS(nprop,nmaty
Esta rutina (como otras) se controla según el caracter que aparece en la primera columna:
si ese carácter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de materiales.
si ese carácter es una “m” o “M” entiende que se empezarán a leer datos de un nuevo material,
y lee el número del material correspondiente.
cualquier otro caracter hace que lea el valor de una característica (en forma consecutiva) del
material a partir de la columna 31, sirviendo las 30 primeras columnas como un espacio para
comentario.
Una vez terminada la lectura la rutina verifica que se hayan leído valores para todos los mate-
riales (arreglo EXIST(nmaty)) y si no imprime una advertencia.
Rutina COORDG
Lee de la unidad 5 las coordenadas de los nudos y las almacena en la variable COORD(dimen,nodes).
Esta rutina se controla según el caracter que aparece en la primera columna:
si ese caracter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de coordenadas
nodales.
si ese caracter es un espacio en blanco entiende que se leerán datos de un nodo, y lee el
número del nodo y su DIMEN coordenadas correspondientes.
si el caracter no es alguno de los anteriores asume que la línea es un comentario y pasa a la
siguiente.
167
Esto esta así pensado para que luego puedan construirse alguna forma sencilla de generación de
coordenada nodales estructuradas. Lo que se controlaría con alguna letra adecuada. Por ejemplo se
podría leer en la primera columna una “L” y a continuación hacer una interpolación lineal entre dos
nudos previamente leídos, o una “C” e interpolar nudos sobre un arco de círculo, etc. Al respecto
en la versión actual del programa hay algunas opciones de generación sencillas.
Finalmente la rutina va verificando de que nudos se ha leído o generado coordenadas y en caso
de haber coordenadas faltantes (arreglo EXIST(nodes)) se imprime un mensaje de advertencia.
Rutina ELMDAT
Lee de la unidad 5 las conectividades de los elementos y las almacena en la variable CNODS-
(nnode,nelem). Donde NNODE es el número de nudos del elemento y NELEM es la cantidad de ele-
mentos de este tipo. Lee también el tipo de material del que está compuesto en NUMAT(nelem).Esta
rutina se controla según el caracter que aparece en la primera columna:
si ese caracter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de conectividades
elementales.
si ese caracter es un espacio en blanco entiende que se leerán datos de un elemento, y lee
el número del elemento, el material del que está constituido y sus NNODE nodos en el orden
correspondiente.
si el caracter no es alguno de los anteriores asume que la línea es un comentario y pasa a la
siguiente.
Esto esta así pensado para que luego puedan construirse alguna forma sencilla de generación
de conectividades nodales estructuradas. Lo que se controlaría con alguna letra adecuada.
La rutina verifica que se hayan leído o generado las datos de todos los elementos (arreglo
EXIST(nelem)) y si no fuese así detiene la ejecución. En caso de que las coordenadas de sus nudos
medios falten se generan equidistantes de los vértices. Finalmente para cada nudo asociado a un
elemento se dan de alta los NDOFN parámetros nodales como potenciales grados de libertad del
problema en el arreglo IDNOD(ndofn,nodes)(condición que luego podrá cambiar al introducir las
condiciones esenciales de borde).
Rutina KNOWNV
Esta rutina lee los valores de la variable en aquellos puntos donde es conocida (condiciones
esenciales de borde). Estos valores se van ordenando en forma secuencial y para cada valor conocido,
el grado de libertad asociado se da de baja. El valor conocido (nulo o no) se guarda en el arreglo
KNOWN y en la posición correspondiente del arreglo IDNOD se guarda la posición en el arreglo anterior
pero con signo cambiado. De esta forma en IDNOD tendremos hasta ahora:
1 grados de libertad que no han sido dados de alta
0 grados de libertad dados de alta (efectivos)
-? grados de libertad con valores conocidos
Notar que las condiciones de borde aquí incluidas no son generales. Por ejemplo para problemas
de elasticidad los grados de libertad que se pueden imponer deben coincidir con las direcciones del
sistema global de coordenadas, es decir no es factible en la presente implementación incluir apoyos
inclinados respecto a dicho sistema. Tampoco es posible incluir restricciones conocidas como nodos
“maestros” o restricciones donde un grado de libertad depende de otro(s) en forma lineal.
168
Rutina SKYLIN
Esta rutina evalúa el perfil “skyline” de la matriz de coeficientes. Para ello previamente (a)
llama a la rutina RENUMN que optimiza la numeración de los nudos de la malla en función de las
conectividades de forma de minimizar la cantidad de elementos que existirán bajo el perfil, (b)
numera los grados de libertad efectivos. Esta segunda tarea consiste en asociar a cada elemento de
IDNOD con valor 0 una ecuación. Una vez numerados los grados de libertad el perfil de la matriz de
coeficientes se determina con la rutina UBICMX que devuelve el número de elementos bajo el perfil
MAXV y las posiciones que ocupan los elementos diagonales de la matriz de coeficientes en el vector
donde se almacenan MAXAV(neq+1).
Rutina SOLVES
Esta rutina ordena los pasos necesarios para resolver el problema planteado. Calcula la matriz
de rigidez STIFF y el término independiente asociado a los valores nodales conocidos (rutina
STIFFG), lee las condiciones de borde naturales (rutina PTLOAD), que en la presente versión sólo
incluye valores puntuales de cargas o fuentes. Realiza la descomposición en factores (LDL
T
) de
la matriz (rutina COLSOL con índice 1), y la sustitución hacia atrás (rutina COLSOL con índice 2)
que nos provee de los valores buscados de los grados de libertad efectivos. Finalmente en la rutina
PRINTD se imprimen los valores de las variables nodales.
Notar que en la presente versión “faltan” algunos elementos imprescindibles en un análisis por
elementos finitos, que se proponen como ejercicio de desarrollo y programación.
Las siguientes variables se definen localmente
NDOFE número de grados de libertad del elemento
POSGT(dimen,ngaut) posición de los puntos de integración en el triángulo maestro.
WEIGT(ngaut) peso de los puntos de integración para triángulos
SHAPT(nodet,ngaut) funciones de forma del triángulo evaluadas en los puntos de integración
DERIT(nodet,dimen,ngaut) derivadas de las funciones de forma del triángulo respecto a las
coordenadas locales (ξ, η) evaluadas en los puntos de integración
POSGQ(dimen,ngauq) posición de los puntos de integración en el cuadrado maestro.
WEIGQ(ngauq) peso de los puntos de integración para cuadriláteros
SHAPQ(nodeq,ngaut) funciones de forma del cuadrilátero evaluadas en los puntos de integración
DERIQ(nodeq,dimen,ngauq) derivadas de las funciones de forma del cuadrilátero respecto a las
coordenadas locales (ξ, η) evaluadas en los puntos de integración
STIFF(maxv) matriz de rigidez global almacenada como un vector.
F(neq) vector global de términos independientes
R(nknow) vector global de reacciones (grados de libertad restringidos)
Rutina STIFFG
Esta rutina ordena la evaluación de las matrices de “rigidez” elementales (rutina STIFFE), el
ensamble sobre la matriz global y el ensamble sobre el término independiente debidos a condiciones
esenciales de contorno. Para ello se definen localmente las siguientes variables
S(ndofe,ndofe) matriz de rigidez elemental
FL(ndofe) vector local de términos independientes debido a condiciones esenciales de contorno
169
LM(ndofe) arreglo que relaciona cada grado de libertad local con las ecuación global correspon-
diente, si es un valor positivo corresponde a un grado de libertad efectivo y si es un valor
negativo corresponde a un grado de libertad restringido asociado con el correspondiente valor
en KNOWN.
Rutina STIFFE
Esta rutina calcula la matriz de rigidez de un elemento por integración numérica usando la
expresión
K
e
=
NGaus

G=1
B
T

G
, η
G
) D B(ξ
G
, η
G
) w
G
|J
G
|
Las variables definidas localmente son:
JAC determinante jacobiano de la transformación, luego multiplicado por el peso del punto de
integración.
ELCOD(dimen,nnode) coordenadas nodales del elemento considerado
D(nstre,nstre) matriz de elasticidad (o la correspondiente para problemas de campo) evaluada
en la rutina DMATRX en función de las características del material. Constante en cada elemento.
B(ndofe,nstre) traspuesta de la matriz B en el punto de integración considerado, evaluada en
la rutina BMATRX en función del gradiente cartesiano de las funciones de forma (y del tipo de
problema)
Rutina BMATRX
Esta rutina evalúa en cada punto de integración el operador B
T
que relaciona las variables
nodales con las variables derivadas asociadas al flujo mediante las ecuaciones constitutivas.
Ecuación de Laplace
B
I
=
_
N
I

1
N
I

2
_
Estado plano de tensiones y deformaciones
B
I
=
_
_
N
I

1
0
0 N
I

2
N
I

2
N
I

1
_
_
Estado de deformación axilsimétrica
B
I
=
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
N
I

1
0
0 N
I

2
N
I

2
N
I

1
N
1
x
1
0
_
¸
¸
¸
¸
¸
¸
_
Flexión de placas incluyendo el corte
B
I
=
_
¸
¸
¸
¸
_
0 N
I

1
0
0 0 N
I

2
0 N
I

2
N
I

1
N
I

1
N
I
0
N
I

2
0 N
I
_
¸
¸
¸
¸
_
170
Las variables que se definen localmente son:
XJ(dimen,dimen) matriz jacobiana de la transformación y luego su inversa
XG(dimen) coordenadas del punto de integración (en el plano (x
1
, x
2
)
CARTD(nnode,dimen) derivadas de las funciones de forma respecto a las direcciones cartesianas
en el plano (x
1
, x
2
), N
I

i
Rutina SHAPES
Esta rutina calcula la posición de los puntos de integración para los elementos maestros y
calcula las funciones de forma y sus derivadas respecto a las coordenadas locales. De acuerdo a
que se trate de elementos triangulares o cuadriláteros llama respectivamente a las rutinas SHAPE6
y SHAPE9.
171

Figura 1 Problemas continuos. Conduccion del calor en 2D Introduciendo una ley física que gobierne el flujo de calor en un medio isótropo, se puede escribir para la componente del flujo en la dirección n ∂u (1.3) ∂n en la que k es una propiedad conocida como conductividad. Específicamente, la ec.(1.3) en las direcciones x e y conduce a las siguientes: σ n = −k σ x = −k ∂u ∂x σ y = −k ∂u ∂y (1.4)

Las ecuaciones (1.2) y (1.4) definen un sistema de ecuaciones diferenciales en las incógnitas σ x, σ y y u. Para resolver el problema deben especificarse las condiciones iniciales para el tiempo t = to (p.e., puede especificarse la distribución de la temperatura en todo el dominio ) y las condiciones de borde en la superficie o borde Γ del dominio. Existen dos clases de condiciones de borde. Una _ de ellas, aplicable al borde Γu , especifica los valores de la temperatura u(x, y, t), es decir u−u =0
_

en Γu

(1.5)

Una condición de borde de este tipo se conoce como condición de borde de Dirichlet. El segundo tipo de condición de borde, aplicable al resto del borde Γσ , fija los valores del flujo de calor en el borde en la dirección normal al mismo σn − σ = 0 o alternativamente ∂u _ −σ = 0 en Γσ (1.7) ∂n Este tipo de condición de borde se conoce como condición de borde de Neumann. El problema queda completamente definido por las ecuaciones (1.2, 1.4, 1.5 y 1.7). Una forma alternativa se obtiene reemplazando la ec. (1.4) en la (1.2), con lo que resulta una única ecuación diferencial de mayor orden y en una variable independiente −k
2
_

en Γσ

(1.6)

∂ ∂x

k

∂u ∂x

+

∂ ∂y

k

∂u ∂y

+ F − ρc

∂u =0 ∂t

(1.8)

que también requiere la especificación de las condiciones iniciales y de borde. Las variables independientes en la ec. (1.8) son x, y y t, correspondiendo las condiciones de contorno al dominio espacial (x, y) y las condiciones iniciales al dominio temporal (t). Si el problema entre manos puede ser considerado estacionario, (el problema es invariante con el tiempo y ∂ ( ) /∂t = 0) entonces la ec. (1.8) queda ∂ ∂u k ∂x ∂x + ∂ ∂y k ∂u ∂y +F =0 (1.9)

y las condiciones de contorno necesarias son sólo las (1.5) y (1.7). Este tipo de problemas (estacionarios) serán el objeto de gran parte de este curso. Si el problema es unidimensional (es decir que las condiciones no varían en una de las direcciones) la (1.9) se reduce a una ecuación diferencial ordinaria que puede ser resuelta analíticamente, lo que nos permitirá comparar las soluciones aproximadas con la exacta. La ecuación (1.9) que describe el flujo de calor, aparece también en otras ramas de la física: 2. Flujo de un fluido ideal irrotacional. Si hacemos k = 1 y F = 0 en la ec. (1.9), ésta se reduce a la ecuación de Laplace: ∂2u ∂2u + = ∇2 u = 0 (1.10) ∂x2 ∂y 2 que gobierna la distribución del potencial durante el flujo de un fluido ideal irrotacional. 3. Flujo de un fluido a través de un medio poroso. Si F = 0 e identificando a k con la permeabilidad del medio, la ec. (1.9) describe el comportamiento de la presión hidrostática u. 4. Pequeñas deformaciones de una membrana bajo carga lateral. Si k = 1 y se asume que F es la relación de la carga lateral a la tensión interna en la membrana, entonces la ec. (1.9) describe la deflección u transversal de la membrana. 5. Torsión sin restricción de alabeo de una pieza prismática. En este caso la ecuación que debe resolverse toma la forma ∂ 2ϕ ∂ 2ϕ + 2 = −2αG ∂x2 ∂y con ϕ = 0 en Γ (1.11)

en la que α y G representan el giro por unidad de longitud y el módulo de torsión respectivamente. A partir de determinar los valores de la función ϕ (x, y) en , es posible obtener los valores de la tensión de corte. Aunque el origen y derivación de estas u otras ecuaciones que se presenten posteriormente puedan resultar un tanto oscuras al lector no familiarizado con las mismas, esperamos que los procedimientos matemáticos de discretización utilizados para resolverlas sean lo suficientemente claros.

1.3.

Aproximación de funciones

Trataremos de mostrar que la clave de la solución de ecuaciones diferenciales utilizando métodos numéricos está en la capacidad para desarrollar buenas funciones de aproximación. Supongamos que queremos aproximar una función u (conocida) en una región encerrada por una curva Γ. Un primer intento de aproximación se basa en la condición de que la función propuesta satisfaga exactamente los valores en el borde Γ. Si puede encontrarse una función ψ (que llamaremos solución particular) tal que ψ|Γ = u|Γ y además se propone un conjunto de funciones de prueba (φm , m = 1, 2, ...M ) tales que φm |Γ = 0 para todos los m, entonces, para todos los puntos de , puede aproximarse a u mediante la siguiente
3

a2 .12).. Aproximaciones por residuos ponderados A continuación se presenta un método general para determinar las constantes am en las aproximaciones de la forma (1.M u≃u=ψ+ ˆ am φm m=1 (1. Una condición para lograr esta convergencia es que las funciones utilizadas puedan representar cualquier variación de la función u en el dominio .M) son algunos parámetros que deben ˆ calcularse de modo de lograr un buen ”ajuste”. Al intentar disminuir el residuo sobre el dominio .. . Esto sólo será cierto si R → 0 en todos los puntos del dominio como es lo deseable. M (1. Se define el error o residuo R de la aproximación (1. . 2.14) Wl es un conjunto de funciones de peso independientes. 1. que u → u cuando M → ∞ puede ser expresada alternativaˆ mente mediante la ec. Reemplazando la ec.12).3. .12) en la que u es la aproximación de u y am (m = 1.13) De la definición se observa que R será función de la posición en . Métodos de colocación En este caso. m ≤ M 1≤l≤M (1.14) resulta el siguiente sistema lineal de ecuaciones Ka = f que permite determinar los parámetros am y donde aT = (a1 . 2. Wl (u − ψ) d . las funciones de peso Wl están dadas por Wl = δ (x − xl ) donde δ (x − xl ) es la función delta de Dirac definida por sus propiedades 4 (1..14) exigiendo que la misma se satisfaga para todo l para M → ∞.1. es decir. lo que conduce al concepto de completitud. aM ) 1 ≤ l.12) en la (1.12) como R = u−u ˆ (1. (1....1. surgen expresiones integrales del error que ponderan a R de distintas maneras y cuya forma general es la siguiente Wl (u − u) d ≡ ˆ Wl R d = 0 l = 1. 1. (1. A continuación se presentan algunas de las opciones más comúnmente utilizadas en el contexto de sistemas unidimensionales.1.16) (1.17) .15) Klm = Wl φm d . fl = En la práctica pueden utilizarse distintos tipos de funciones de peso y cada una dará lugar a un método de residuos ponderados en particular... Estas funciones de prueba se conocen también como funciones de base o de forma y deben elegirse con la condición de que a medida que se aumenta M se garantice una mejor aproximación en (1.3. a3 . La condición general de convergencia enunciada anteriormente.

23) (1.1. 1. Colocación en subdominios fl = [u − ψ]x=xl (1. x < xl . la matriz K resulta simétrica. Citemos una de ellas (que conduce al método de los momentos) que utiliza al conjunto de funciones Wl = xl−1 .18) G(x) δ (x − xl ) dx = G(xl ) Elegir estas funciones de peso equivale. que el método de mínimos cuadrados puede ser considerado como perteneciente al grupo de métodos basados en residuos ponderados. 2. M . el más popular de los métodos de residuos ponderados.2. l = 1.. Observemos. Otras funciones de peso Existen muchas otras posibilidades al momento de elegir funciones de peso.16) resultan Klm = φm |x=xl .δ (x − xl ) = 0 δ (x − xl ) = ∞ x>xl x<xl para para x = xl x = xl (1.3. x > xl+1 Klm = xl xl+1 (1. que obligan a que el área bajo la curva de error y sus momentos respecto del origen sean nulos.1..21) fl = xl (u − ψ) dx 1.3. en general. .22) φl (u − ψ) dx Se observa que una ventaja computacional de este método es que.20) φm dx (1. se eligen como funciones de peso a las mismas funciones utilizadas como funciones de prueba W l = φl La matriz K y el vector f tienen la siguiente forma Klm = fl = φl φm dx (1.4. ecuación (1.19) por lo que las componentes de la matriz K y el vector f son xl+1 En este caso las funciones de peso quedan definidas por  xl ≤ x ≤ xl+1  1. a que R sea cero (ˆ = u) en u los puntos xl elegidos. Wl =  0.1. es decir. por último. El método de Galerkin En este. La matriz ˆ K y el vector f en la ecuación (1.3. La aproximación estándar trata de minimizar el cuadrado de la función de error en cada punto del dominio minimizando la expresión 5 .3.14) mediante. 1. que u aproxima exactamente a u en M puntos elegidos.

2 0. El método de colocación con un punto (x = 0. a2 .2..3. 1.5x + 4x2 − 1.25) conduce a φl (u − u) d = 0 ˆ que en este caso resulta idéntica a la que se obtiene mediante el método de Galerkin..26) (1.0 Temperatura 20 30 50 65 40 30 Ajuste una curva suave a estos datos utilizando el método de Galerkin y un conjunto admisible de funciones de prueba.. En ambos casos.4 0.5.7x4 con 0≤x≤1 (1..27) se desea aproximarla utilizando los siguientes conjuntos de funciones de aproximación: a) φm = xm (1 − x). . Condiciones de borde satisfechas por elección de las funciones de prueba Consideremos la ecuación general A (u) = L (u) + p = 0 en (1. El método de Galerkin con uno y dos términos. Ejercicio N◦ 2: Un problema unidimensional de calor produjo los siguientes resultados: Distancia 0.6 0. . 2.1.4.. Ejercicio N◦ 3: Resolver el ejercicio 1 utilizando el método de colocación en subdominios.. Ejercicios: Ejercicio N◦ 1: Dada la función u(x) = 0. 2. a3 .0.28) en la que L es un operador diferencial lineal y p es independiente de u. Saque conclusiones comparado los resultados obtenidos al usar las distintas aproximaciones. .7).5] y [0.5x3 − 0.1]) y como funciones de prueba las propuestas en 1. que se deben satisfacer las siguientes igualdades I(a1 . 2.. .M (1. Para minimizar el error utilice: 1.5) y con dos puntos (x = 0. (1.4.24) (1.25) ∂u ˆ = φl ∂al la ec. en el caso de la ecuación diferencial del calor (1. 1.(1. Por ejemplo. Aproximación a la solución de ecuaciones diferenciales 1.9) que representa el flujo bidimensional se tiene L (u) = 6 ∂ ∂u k ∂x ∂x + ∂ ∂y k ∂u ∂y . m = 1.1 (u − u)2 d ˆ 2 es decir. aM ) = ∂I = 0.0 0.8 1.05 − 1.a). b) φm =sin(mπx).. la solución particular ψ(x) queda definida por la recta que une los extremos de u(x). ∂al Cumpliéndose según la ec.12) que l = 1. 2.3 y x = 0. Utilizar como funciones de peso Wl dos subregiones ([0.. m = 1.

31) _ ∂u M (u) = −k r = −σ en Γσ ∂n Siguiendo las ideas anteriores.35) Este residuo puede minimizarse.36) Evaluando la integral (1. debemos asegurar que u satisfaga solamente a la ecuación diferencial (1.28) para todos los valores ˆ de am .p=F (1.12) M u≃u=ψ+ ˆ en la que la funciones ψ y φm son tales que M (ψ) am φm m=1 (1. 2.28) resulta el siguiente residuo M R = A(ˆ) = L (ˆ) + p = L (ψ) + u u m=1 am L (φm ) + p (1.M .32) M (φm ) =  = −r  0  en Γ (1. utilizando el método de residuos ponderados.29) en la que k y F no dependen de u. Entonces. asumiendo que las funciones son suficientemente continuas y diferenciables en todo .36) para l = 1. Por ejemplo.34) y asi sucesivamente..28) ya ˆ que la expansión u se construyó satisfaciendo las condiciones de borde (1. se propone una solución de la forma (1. Las condiciones de que las funciones de prueba sean continuamente diferenciables será relajada más adelante.37) 7 . En lo que sigue. a fin de lograr que R ≃ 0 en todo punto de M Wl R d ≡ Wl L (ψ) + m=1 am L (φm ) + p d =0 (1. A su vez.30). podemos escribir M ∂u ∂u ˆ ∂ψ ∂φ am m ≃ = + ∂x ∂x ∂x m=1 ∂x ∂ 2u ∂ 2u ˆ ∂ 2ψ ∂2 φ ≃ 2 = + am m 2 ∂x2 ∂x ∂x2 m=1 ∂x M (1. Sustituyendo u en ˆ ˆ la ec.33) y en consecuencia u satisface las condiciones de borde de la ecuación (1.. las condiciones de borde se pueden expresar como B (u) = M (u) + r = 0 en Γ (1.9) se escriben como M (u) = u r = −u _ en Γu (1. las condiciones de borde de Dirichlet y Neumann asociadas con la ecuación (1.30) en la M es un operador lineal adecuado y r es independiente de u.(1. se obtiene un sistema de M ecuaciones algebraicas lineales Ka = f (1.

4.30) tomando M (u) = u y r = 0 en x = 0 y r = −1 en x = 1. Las funciones de peso. como ya se viera.33).38) Wl p d − Wl L (ψ) d . El sistema a resolver queda k11 k21 k21 k22 donde para l.1.M de donde la solución aproximada será de la forma u = x + Σam φm . se puede completar la solución u propuesta. m ≤ M 1≤l≤M (1.(1. pueden ser elegidas de distintas formas. sin mostrar una estructura bandeada. 2. Podemos utilizar los resultados obtenidos (1. Entonces. 2.. (1.) /dx2 − (..38) identificando ˆ como L (. las funciones de prueba φm deben satisfacer las condiciones ψ = φm = 0 en x = 0.) y p = 0. En general. ψ = 1.en la que Klm = fl = − Wl L (φm ) d . x = 2/3) resultan π 2π k11 = (1 + π 2 ) sin k12 = (1 + 4π 2 ) sin 3 3 k21 = (1 + π 2 ) sin f1 = − 1 3 1 (1 + π 2 ) 2 2π 3 k22 = (1 + 4π 2 ) sin f2 = − 2 3 4π 3 mientras que por Galerkin k11 = k12 = 0 k22 = 1 π f2 = 1 (1 + 4π 2 ) 2 1 2π k21 = 0 f1 8 = − . klm = 0 1 1 a1 a2 = f1 f2 Wl 1 + (mπ)2 sin(mπx) dx fl = − Wl x dx 0 Para el método de colocación (con R = 0 en x = 1/3. la matriz K así ˆ obtenida será llena. Resuelto este sistema.1. φm = 0 en x = 1 Adoptamos ψ = x y φm =sin(mπx). 1. según las ec. Tomaremos M = 2 y resolveremos utilizando el método de colocación y Galerkin. m = 1.) = d2 (. m = 1. 1 ≤ l. Ejemplos d2 u −u=0 dx2 en en x=0 x=1 Ejemplo N◦ 1: Resolver la ecuación sujeta a las condiciones de borde u=0 u=1 Estas condiciones pueden expresarse en la forma de las ec.

Una vez elegidas las funciones de forma. se puede determinar el valor del momento torsor T aplicado resolviendo la integral T=2 ϕ (x. ∂x σ xz = ∂ϕ ∂y α es el giro por unidad de longitud α = dθ/dz.05312 −0.38) para obtener un sistema de tres ecuaciones con las tres incógnitas ai .007864 Ejemplo N◦ 2: La aplicación de los métodos de residuos ponderados a problemas en dos dimensiones será ejemplificada resolviendo un problema de torsión definido por la ecuación ∇2 ϕ = ∂ 2ϕ ∂ 2ϕ + 2 = −2αG ∂x2 ∂y con ϕ = 0 en Γ donde ϕ(x. la región rectangular −3 ≤ x ≤ 3 y −2 ≤ y ≤ 2. y) dx dy (1. Si utilizamos el método de Galerkin. el sistema de ecuaciones resulta diagonal y la solución es inmediata a1 = 4608 13π4 a2 = − 4608 135π4 a3 = − 4608 255π4 9 . m = 1. La solución es simétrica respecto de los ejes x = 0 e y = 0.40) Debido a la ortogonalidad de las funciones de prueba. la aproximación ϕ = Σam φm . G es el módulo de elasticidad transversal. 2. el problema puede escribirse en la forma (1.39) Adoptemos como valor αG = 1 y como dominio. resultan las siguientes componentes para los elementos de la matriz K y el vector f 3 2 Klm = − φl −3 −2 3 ∂ 2 φm ∂ 2 φm + ∂x2 ∂y 2 2 dy dx fl = −3 −2 2 φl dy dx (1.05857 a2 0. por lo que restringiremos la elección a las funciones de prueba pares que satisfacen esta condición: φ1 = cos φ2 = cos φ3 = cos πy πx cos 6 4 3πx πy cos 6 4 πx 3πy cos 6 4 con estas funciones. 3. se pueden ∂x2 ∂y 2 aplicar directamente las ecuaciones (1.28) ∂ 2ϕ ∂ 2ϕ haciendo L (ϕ) = + . y) es una función de tensión que permite encontrar las componentes de los esfuerzos de corte en la sección mediante las siguientes expresiones σ yz = − ∂ϕ . automaticamente satisface las ˆ condiciones de borde requeridas. Nuevamente.La solución de los sistemas conduce a los siguientes resultados Colocación Galerkin a1 −0. y p = 2.004754 0. Obtenida la solución.

1.40). 2. En una tabla comparar los valores de la solución exacta y las aproximaciones obtenidas (con M = 2) en los puntos x = 1/3 y x = 2/3. 1.39) 3 2 T=2 −3 −2 ϕ dy dx = 74. d) Graficar la solución exacta y las aproximaciones obtenidas para M = 1 y 2 y los dos métodos de residuos ponderados utilizados. a diferencia del método de colocación que da matrices no simétricas. Para este último caso resulta útil recordar que L Ilm = 0 lπx sin L mπx sin L dx = L 2 0 . 3 y ordenada y = 0. 1. coincide con la pendiente que se obtiene como relación de las componentes de la tensión de corte τ. 3) Obtenga el valor de la tensión de corte máxima haciendo pasar una parábola y encontrando su máximo.5.4. La tangente de la función ϕ = cte se obtiene de la derivada total de ϕ respecto a x ∂ϕ ∂ϕ dy dϕ = + =0 dx ∂x ∂y dx Entonces 1) graficar las curvas resultante ϕ = cte que pasan por los puntos de abcisas: x = 0. b) Completar los detalles en la obtención de las expresiones generales de klm y fl .96.02. 2. Ejercicio N◦ 5: a partir del Ejemplo N◦ 2 a) Verificar las expresiones de klm y fl en las ec. l=m l=m c) Obtener una aproximación utilizando M = 1. Verificar los valores para el método de colocación y Galerkin.5. obtenida a partir de la anterior. Cuando hay que resolver grandes sistemas este aspecto resulta de singular importancia.2. De los ejemplos presentados destaquemos nuevamente que el método de Galerkin produce (generalmente) sistemas de ecuaciones simétricos.El momento torsor se obtiene aplicando la ec. (1.26 ˆ que puede compararse con el valor exacto T = 76. 2) Verificar que el valor de la tangente a la curva ϕ =cte. mientras que el valor exacto es |τ | = 2.4. b) Las curvas ϕ = cte tienen un significado importante en el problema que se trata ya que en ellas el módulo de la tensión de corte τ= σ2 zx + σ2 zy = ∂ϕ ∂y 2 ∂ϕ + − ∂x 2 se mantiene constante y la dirección del vector resultante coincide con la tangente a dicha curva. satisface la ecuación L d2 M = w(x) dx2 10 .5. Ejercicios Ejercicio N◦ 4: a partir del Ejemplo N◦ 1 a) Obtener la solución exacta de la ecuación diferencial planteada. 1. El valor de la tensión de corte máxima resulta en |τ | = 3. (1. Ejercicio N◦ 6: La distribución del momento flector M (x) en una viga cargada con w (x) = πx sin por unidad de longitud.

. está gobernada por la ecuación diferencial ∂ 4u ∂ 4u ∂ 4u p +2 2 2 + 4 = ∂x4 ∂x ∂y ∂y D en y las condiciones de borde u = ∂ 2 u/∂n2 = 0 en Γ.42) ∂R = ∂al que se puede enmarcar dentro de los métodos de Residuos Ponderados definiendo Wl = L (φl ). determinar el desplazamiento utilizando los métodos de colocación y Galerkin para el caso en que w/EI = k/EI = 1. |y| ≤ 2. con una fuente de calor distribuida..M (1. . se hace necesario minimizar M 2 I (a1 . 2. Si la viga (de longitud unitaria) está empotrada en ambos extremos (u = du/dx = 0 en x = 0 y x = 1). 6 4 11 .M . Tomar iπx jπy p = 1 y utilizar como funciones de forma las generadas por cos y cos . Nota: para plantear el problema por mínimos cuadrados. Compare los resultados con la solución exacta. que conduce al sistema R ∂R d =0 ∂al l = 1. Ejercicio N◦ 9: Cierto problema bidimensional de conducción del calor (estacionario) tiene lugar en un cuadrado. utilizando el método de Galerkin y mínimos cuadrados. esta gobernado por la ecuación d2 ϕ +ϕ+1=0 dx2 Las condiciones de borde son ϕ = 0 en x = 0.. en los lados y = ±1 con la ley 1 − x2 . Ejercicio N◦ 8: La ecuación que gobierna el desplazamiento transversal de una viga sobre una fundación elástica de rigidez k es d4 u EI + k u = w (x) dx4 donde EI es la rigidez flexional de la viga (constante) y w(x) la carga distribuida por unidad de longitud. Obtener una aproximación a la distribución de temperatura en el cuadrado utilizando el método de Galerkin. 2.41) haciendo ∂I/∂al = 0. l = 1....Una viga de longitud 1 está simplemente apoyada (M = 0 en x = 0 y x = 1). M ) = R d = 2 L (ψ) + m=1 am L (φm ) + p d (1. Calcular la distribución de momento flector. a2 . Ejercicio N◦ 10: La deflección normal u de una placa elástica delgada de rigidez flexional D simplemente apoyada en los bordes y sujeta a carga transversal p (por unidad de superficie) uniforme. Comparar con la solución exacta. Las temperaturas en los lados x = ±1 varía con la ley 1 − y 2 . Utilizar el método de colocación y Galerkin para aproximar la deflección de la placa en el dominio definido por |x| ≤ 3.. dϕ = −ϕ dx en x=1 Buscar una solución utilizando el método de Galerkin y comparar los resultados con la solución exacta. Ejercicio N◦ 7: Un problema de transferencia de calor unidimensional estacionario.

47) Ejemplo N◦ 3: Resolveremos nuevamente el Ejemplo 1 pero en este caso no satisfaceremos las condiciones de borde con las funciones de prueba: M u= ˆ m=1 am φm .1. se propone el siguiente planteo en residuos ponderados Wl R d + __ Γ Wl RΓ dΓ = 0 (1. por lo que el residuo en el dominio R = A(ˆ) = L (ˆ) + p u u en (1.46) queda 1 0 __ __ __ x=0 Wl R dx + Wl RΓ + Wl RΓ x=1 =0 Si tomamos Wl = φl .46) en donde las funciones de peso. φm = xm−1 m = 1. Ejemplos Wl r dΓ Γ (1. lo que permitirá ampliar el rango de funciones admisibles M u≃u= ˆ am φm m=1 (1. Resulta claro que a medida que aumenta el número de funciones para las cuales se satisface la expresión (1. ˆ Sustituyendo la aproximación (1. f = 1   2    3 4        4 1 5 8  3 4 15 12 .46) resulta un sistema idéntico a (1. Wl = −φl |Γ .44) RΓ = B(ˆ) = M (ˆ) + r u u __ en Γ (1.(1. pueden ser elegidas en forma independiente.2. 2. u = a1 + a2 x + a3 x2 .2.43) no satisface alguna o ninguna de las condiciones de borde.4. (1.45) A fin de reducir los residuos en el dominio y en el borde.43) se ha elegido en forma adecuada.46). la anterior queda 1 0 φl d2 u ˆ −u ˆ dx2 dx − [φl u]x=0 − [φl (ˆ − 1)]x=1 = 0 ˆ u Con tres términos.. asumiendo que la ec. que conduce a un sistema Ka = f donde ˆ   3 2   −   3 2 3  1       3   4 1   K= .43) debe complementarse con un residuo en el borde La expansión (1.43) en la ec.4. (1.1. x = 1) y la ec.37) en el que la matriz de coeficientes y el término independiente resultan __ Klm = Wl L (φm ) d + Wl p d − Γ Wl M (φm ) dΓ __ fl = − 1. El borde Γ son dos puntos (x = 0. Aproximación simultánea de la ecuación diferencial y de las condiciones de borde En esta sección se admitirá como función de prueba una aproximación que no satisfaga identicamente las condiciones de borde. mejor será la aproximación de u a u.. Wl y Wl .

Notar que K es no simétrica aun cuando se utilizó el método de Galerkin. Wl = φl |Γ .      . Ejercicio N◦ 13: Utilizar el método de Galerkin para resolver el siguiente ejercicio y comparar con la solución exacta d2 u +u=0 dx2 con u = 1 en u = 0 en x=0 x=1 13 . En consecuencia.40 |τ | 3. φ2 = x2 φ1 .7 −46239.925 exacto 0 1 Ejemplo N◦ 4: resolveremos nuevamente el ejemplo 2 utilizando nuevamente funciones pares pero relajando la condición de que las funciones de prueba satisfagan las condiciones de borde. Ejercicios.2 o 3 términos N◦ términos x=0 x=1 1 1/3 1/3 2 −0.4. que para una aproximación en 5 términos conduce a ˆ ϕ = 4 − y2 a1 + a2 x + a3 x2 + a4 x3 + a5 x4 que satisface las condiciones de borde en y = ±2 pero no en x = ±3.2 −5748.6  −12 −333.6 355.4       Ejercicio N◦ 11: graficar la solución obtenida en el ejemplo 3 conjuntamente con la exacta y las obtenidas en el ejemplo 1.94 73. resulta  6.6 −163. Ejercicio N◦ 12: con los datos del ejemplo 4 verifique el valor del momento T que figura en la tabla y obtenido con 5 términos. esta condición debe incorporarse al problema a través del enunciado de residuos ponderados 3 −3 2 −2 2 −2 ∂ 2ϕ ∂ 2ϕ + 2 + 2 Wl dydx+ ∂x2 ∂y 2 ¯ ˆ Wl ϕ dy − x=3 ¯ ˆ Wl ϕ −2 x=−3 dy = 0 ¯ Adoptando Wl = φl .33 2.068 0.1 389.632 a3 = 0.7 80 813. φ5 = x4 φ1 φ3 = y 2 φ1 .7  −16 159. φ4 = x2 y 2 φ1 ..6 105.4 −237.2..52 3. La solución es a1 = 0.4  A continuación se presentan la máxima tensión de corte τ y momento actuante T obtenidos con 2 y 5 términos N◦ términos 2 5 exacto T 58.6 −3932.762 3 0.6 76.6 −3156.2 433. f =      12 36 16 48 194.7 −44 43.2.068 a2 = 0.2 K =  11.226 La convergencia en la aproximación a las condiciones de borde en x = 0 y x = 1 se observa en la siguiente tabla con aproximaciones usando 1.96 1.095 0.7   9. Elegimos el conjunto de funciones φ1 = 4 − y 2 .7 432 1473.4 1971.5 −547.

46) puede dificultarse cuando las integrales de borde.46) es posible adecuar el último término de la ec. Forma débil del problema. y por lo tanto obtener una solución aproximada.Usar funciones de forma que satisfagan las condiciones de borde y funciones que no. Condiciones de borde naturales. al reemplazar la ec. la minimización del error por residuos ponderados toma la forma: 1 Wl 0 d2 u ˆ −u ˆ dx2 __ dx + Wl dˆ u − 20 dx =0 x=1 14 . ±10. Ejercicio N◦ 16: resolver el Ejercicio N◦ 10 utilizando funciones de aproximación que satisfagan solamente la condición de desplazamiento nulo en los bordes de la placa. Esto puede realizarse __ eligiendo convenientemente la función de peso Wl . que fijan los valores de la función en el borde. Tomemos ψ = 0 y φm = xm para m = 1. .48) puede ser reescrito mediante una integración por partes como: Wl L (ˆ) d = u [CWl ] [D (ˆ)] d + u Γ Wl E (ˆ) dΓ u (1. Retomando el planteo en residuos ponderados (1.49) en la (1. En general. ±100.4. en general. que pueden contener derivadas de u. En esta sección se verá cómo evitar este tipo de cálculos y proponer un tratamiento más general de las condiciones de borde.. D.46). donde α es una constante. no se benefician de este tratamiento.49) para que se cancele con parte del último término de la ec. Ejercicio N◦ 14:resolver el Ejercicio N◦ 6 usando una aproximación que satisfaga la condición en ¯ x = 0 y no en x = 1. es que el sistema de ecuaciones finales será. 2.43). Ejemplo N◦ 5: sea la ecuación diferencial d2 u −u =0 dx2 con u=0 en du = 20 en dx x=0 x=1 y la aproximación u = ψ + M am φm elegida de tal forma que la condición en x = 0 sea ˆ m=1 automaticamente satisfecha. Los ejemplos de la sección previa han mostrado que es posible evaluar los coeficientes de la expansión (1.N◦ 6 en el que las aproximaciones satisfacían las condiciones de borde. simétrico.49) en la que C. (1. Entonces. Entonces. (1.3.M . sin satisfacer a priori las condiciones de borde. (1.. y comparar los resultados obtenidos con α = ±0. Una ventaja adicional. Analice la convergencia de la aproximación a las condiciones de borde en los lados y = ±1. Ejercicio N◦ 15: resolver el Ejercicio N◦ 9 utilizando una aproximación que satisfaga solamente las condiciones de borde en los lados x = ±1. con lo que desaparecen las integrales de borde que involucran a u o sus derivadas. Usar funciones de peso Wl = α φl |Γ . con los obtenidos en el Ej. 1. La expresión obtenida se conoce como forma débil del problema de residuos ponderados. la formulación expresada en la ec. se observa que el primer término de la primer integral Wl R d = Wl [L (ˆ) + p] d u (1.1.46). deban evaluarse en bordes ˆ curvos o de forma complicada. Analice la mejora en la aproximación de las condiciones de borde con el aumento de términos incluidos en la aproximación. Sin embargo. Este procedimiento es aplicable sólo con algunas de las condiˆ ciones de borde que llamaremos naturales. las condiciones de borde esenciales.(1.y E son operadores diferenciales lineales de un orden de diferenciación menor que el correspondiente al operador L. al hecho de que el orden de las funciones de aproximación es menor.

53) ∂n _ ∂u en donde el tilde significa que la variable es conocida. fl = 20 Wl |x=1 Utilizando Galerkin y usando dos términos.4.2319 Las derivadas dˆ/dx con 1 y 2 términos en x = 1 resultan u N ◦ términos dˆ u dx x=1 1 15 2 18.51) en Γσ (1. mientras que la condición σ n = p (u − u∞ ) representa una condición de convección en la que p es una constante (dato) que depende del medio y de las condiciones en que tiene lugar la convección.50) en Γu (1.7540 15. u es el valor de la temperatura (incógnita) en el borde Γc y u∞ es la temperatura del medio próximo (dato).4. La condición σ n = −k ∂n = σ dice que el flujo en dirección de la normal a la curva Γσ es conocido.52) ∂u = p (u − u∞ ) en Γc (1.7435 15.75 y a2 = 3.integrando por partes el primer término 1 Wl 0 d2 u ˆ dˆ u dx = Wl dx2 dx 1 0 1 − 0 dWl dˆ u dx dx dx que reemplazada en la anterior − 1 0 u dWl dˆ dx − dx dx dˆ u dx 1 0 Wl u dx + Wl ˆ dˆ u − 20 dx dˆ u dx x=1 __ − Wl __ + Wl x=0 =0 x=1 __ como Wl y Wl son funciones arbitrarias elegimos a Wl de tal modo que Wl |x=0 = 0 y Wl = −Wl en x = 1.67 exacto 20 1. Condiciones de borde naturales para la ecuación de conducción del calor Consideremos la ecuación del calor ∂ ∂u k ∂x ∂x sujeta a las condiciones de borde esenciales u=u y naturales σ n = −k y σ n = −k ∂u _ =σ ∂n _ + ∂ ∂y k ∂u ∂y +F =0 (1.2161 exacto 6. resultan a1 = 11.4582. Los valores de u ˆ en x = 1/2 y x = 1 se contrastan con los valores exactos N◦ términos x = 1/2 x=1 2 6. 15 . 1 1 dWl dˆ u − dx − Wl u dx + 20 Wl |x=1 = 0 ˆ dx dx 0 0 que se puede escribir como Ka = f con 1 Klm = 0 dWl dφm dx + dx dx 1 0 Wl φm dx .

57) α β ny dΓ Γ en la que nx y ny son los cosenos directores de la normal n (saliente) al contorno cerrado Γ que rodea al dominio en el plano x y..M que para M → ∞ asegura la satisfacción de la ecuación diferencial en y de las condiciones de borde naturales. La integración sobre Γ se realiza en sentido antihorario.55) + Γσ Wl ∂u _ ˆ k + σ dΓ + ∂n Γc ∂u ˆ k + p (u − u∞) dΓ = 0 ∂n l = 1..59) Wl k ∂u ˆ + p (u − u∞ ) dΓ = 0 ∂n Limitando ahora la elección de las funciones de peso de tal modo que __ Wl = 0 en Γu .. 2.. ψ = u y φm = 0. y Wl = −Wl en Γc se observa que el término que contiene al gradiente de u desaparece y la ec. La primer integral en la ec.M ) en Γu . es decir.54) en la que se han elegido _ las funciones ψ y φm para que se satisfagan las condiciones de borde a esenciales. El problema de residuos ponderados correspondiente resulta Wl __ ∂ ∂x k ∂u ˆ ∂x + ∂ ∂y k ∂u ˆ ∂y Wl _dx dy + Wl F dx dy+ (1.61) Wl σdΓ + Γc _ Wl p (u − u∞ ) dΓ = 0 16 . Utilizando estas identidades y notando que ∂α ∂α ∂α = nx + ny ∂n ∂x ∂y la ec.59) queda ˆ ∂Wl ∂ u ∂Wl ∂ u ˆ ˆ k + k ∂x ∂x ∂y ∂y + Γσ (1. 2. Wl = −Wl en Γσ .(1.55) puede ser ”debilizada” utilizando el lema de Green que establece las siguientes identidades para las funciones α y β α α ∂β dx dy = − ∂x ∂β dx dy = − ∂y ∂α β dx dy + ∂x ∂α β dx dy + ∂y α β nx dΓ Γ (1.55) puede reescribirse − + Γσ +Γu +Γc (1.60) dx dy − Wl F dx dy+ (1.(1.Se propone una aproximación de la forma M u≃u=ψ+ ˆ am φm m=1 (1.58) ∂Wl ∂ u ∂Wl ∂ u ˆ ˆ k + k ∂x ∂x ∂y ∂y Wl k + Γc _dx dy + __ Wl F dx dy+ ∂u _ ˆ +σ ∂n ∂u ˆ ∂n dΓ + Γσ Wl k dΓ+ (1. (1.56) (1. (m = 1.

Si adoptamos a Wl = φl .M dx dy− (1.5 17 . φ4 = x2 y 2 φ1 . φ2 = x2 φ1 .M Es posible elegir como funciones las correspondientes a Galerkin Wl = φl ya que las condiciones (1.5 fl = 2 −1 φl |x=1 cos πy 2 dy . dx dy+ l..61) conduce al ya conocido sistema Ka = f en el que Klm = + Γc (1. Ejemplo N◦ 6: un material de conductividad k = 1 ocupa una región cuadrada definida en −1 ≤ x ≤ 1. 2.. . l. Los lados y = ±1 se mantienen a temperatura de 0◦ . Se observa que esta alternativa produce una matriz K que resulta simétrica ya que Klm = Kml (1.. Las componentes de la matriz K y el vector f resultan 1 1 −1 Klm = −1 ∂φl ∂φm ∂φl ∂φm + ∂x ∂x ∂y ∂y 1 dx dy . (1. . .63) fl = − Wl F dx dy − Wl σdΓ − _ ∂Wl ∂ψ ∂Wl ∂ψ k + k ∂x ∂x ∂y ∂y Γσ Γc Wl p (ψ − u∞) dΓ . −1 ≤ y ≤ 1.54) en la ec.54). .62) ∂Wl ∂φm ∂Wl ∂φm k + k ∂x ∂x ∂y ∂y Wl p φm dΓ .60) impuestas a las funciones de peso de anularse sobre Γu ya son satisfechas por las φl utilizadas en la expansión (1. l = 1. φ5 = x4 φ1 . l = 1.. 2. 2. m = 1. mientras se suministra calor en la relación cos(πy/2) por unidad de longitud en los lados x = ±1.52) es una condición natural para este problema ya que la formulación débil pudo eliminar la necesidad de evaluar la derivada en _ el contorno. entonces esta condición no aparece en forma explícita en la formulación. Por otro lado si σ = 0.La sustitución de la aproximación (1. φ3 = y 2 φ1 ψ=0 con lo cual u = Σam φm satisface las condiciones de borde esenciales. m = 1..64) En conclusión. Se pide resolver la ecuación de calor estacionario ∂u ∂ k ∂x ∂x sujeta a las condiciones de borde u =0 πy σ = − cos ¯ 2 en Γu en Γσ definido por definido por y = ±1 + ∂ ∂y k ∂u ∂y +F =0 x = ±1 Si adoptamos como funciones para aproximar la temperatura a φ1 = 1 − y 2 .. 2.. se ha mostrado cómo la condición de borde (1.. ˆ entonces Wl también satisface la condición necesaria para utilizar la formulación anterior.

2: dos lados opuestos se mantienen a temperatura uniforme de 180◦ C. mientras en la otra no hay flujo de calor (es decir.. 16 45 976 1575 176 315 2224 4725    2192   525     16  . Nota: en un modelo por E. −0. conductividad térmica y velocidad máxima del fluido respectivamente.4. H = 3.077615 Ejercicio N◦ 17: a partir del Ejemplo 6 a) Graficar la distribución de la temperatura en la placa. con una conductividad térmica de k = 1. b) Calcule la derivada direccional ∂ u/∂n en el contorno Γσ y verifique la condición de borde.0. Si µ = 0. b) Compare con la solución exacta y muestre la convergencia de la solución a medida que se aumenta el número de términos en la aproximación. donde T es la temperatura. Determinar la distribución de temperatura de la barra. Ejercicios  16 9 176 45 16 15 16 45 176 105 Sim. calcule la distribución de temperaturas en la barra. −0.de donde 16  3          K =          [a]T = 1. 34. uno de cuyos extremos se mantiene a 50◦ C mientras en el otro se introduce calor en la relación de 200W/cm2 . k. y 3 fueron de 124.0 y u = 3. es decir.5. un lado está aislado y el restante posee una condición de convección con T∞ = 25◦ C y p = 50W/m2 ◦ C. 2.. a) Utilizando el método de Galerkin. 1.1.4 ◦ C respectivamente.09221. la temperatura en los nodos 1. ˆ Ejercicio N◦ 18: la ecuación que gobierna la variación de temperatura T de un fluido viscoso fluyendo entre dos placas paralelas (y = 0 e y = 2H) está dada por 4u2 µ d2 T = − 4 H − y2 dy 2 H k donde µ.5W/m ◦ C está sujeta a las condiciones de borde que se muestran en la figura Fig.1.276308. 0. Ejercicio N◦ 19: Sea el problema de flujo de calor unidimensional de una barra de longitud 10 cm y diámetro 1 cm.08. 0. k = 0. Adoptar como condición de borde la de una viga simplemente apoyada.F. entonces a) Utilizando el método de Galerkin calcular la distribución de la temperatura cuando una placa se mantiene a una temperatura T = 0.339251. y u son la viscosidad.4. 18 . y 45.05875. Si k = 75W/cm ◦ C y si se genera calor en la proporción de 150T W/cm2 por unidad de longitud. u = d2 u/dx2 = 0 en ambos extremos.0. 75    16   25    5168  945 16 15          64     π3       2  320π − 3072  f =    π5      320π 2 − 3072      π5       64 π3  64 π3  y los valores de ai obtenidos al resolver el sistema Ka = f son 0. Ejercicio N◦ 21: una barra larga de sección rectangular. Ejercicio N◦ 20: resolver el Ejercicio N◦ 8 utilizando Galerkin con una formulación débil y una aproximación que no satisfaga automáticamente las condiciones de borde naturales. dT /dy = 0) b) Comparar con la solución exacta del problema.

Figura 2 Ejercicio 21. N◦ 10. a) Problema b) Discretizacion por E. Ecuación diferencial ay ′′ + b y ′ + cy = 0 Ecuación característica a m2 + b m + c = 0 Raíces de le ecuación característica Discriminante Solución Completa 2 Reales y distintas m1 = m2 b − 4ac > 0 y = C1 em1 x + C2 em2 x 2 Reales e iguales m1 = m2 b − 4ac = 0 y = C1 em1 x + C2 em2 x Compl. m1−2 = p + i q b2 − 4ac < 0 y = epx (A cos qx + B sin qx) Cuadro 1.2 Solución para la ecuación no homogénea 19 .F. 7. Resolver el problema y comparar con la respuesta obtenida en el Ej. 3. Ejercicio N◦ 22: resolver la ecuación del calor en una región cuadrada −1 ≤ x. Ecuación diferencial ay ′′ + b y ′ + cy = f (x) f (x) forma de la integral particular α A αxn A0 xn + A1 xn−1 + . 2..1 Solución para la ecuación homogénea 1. Conjug.. y ≤ 1 si los lados y = ±1 se mantienen a 100◦ C mientras los lados x = ±1 están sujetos a la condición ∂u/∂n = −1 − u. 4... 6. + Bn−1 x1 + Bn ) erx sin(kx) Cuadro 1. 5. + An−1 x1 + An ) erx cos(kx)+ α xn erx sin(kx) (B0 xn + .. Ejercicio N◦ 23: mostrar que en el problema del Ejercicio N◦ 10 la condición de borde ∂ 2 u/∂n2 = 0 en Γ es una condición de borde natural.. + An−1 x1 + An (n entero positivo) αerx A erx (r real o complejo) α cos(kx) A cos(kx) + B sin(kx) α sin(kx) n rx α x e cos(kx) (A0 xn + .

Cuando f (x) está formada por la suma de varios términos. la solución particular de la suma es las soluciones particulares correspondientes a cada uno de estos términos Siempre que un término en cualquiera de las soluciones particulares enumeradas esté contenida también en la solución de la homogénea. hay que multiplicar todos los términos de esa solución particular por la menor potencia entera positiva de x que permita eliminar la duplicación. 20 .

La definición de funciones de prueba por tramos puede significar la aparición de discontinuidades en la función o sus derivadas. Brewer 2.3) En estas expresiones E representa el número de subdivisiones de la región y Γe la parte del contorno de e que se solapa con Γ. se pueden ˆ utilizar distintas expresiones en cada uno de los subdominios en que se ha particionado .2) asumiendo.1) y (2. e=1 Γe = Γ (2. e inclusive.2) se realiza sobre los subdominios resultará muy ventajoso definir las funciones de forma utilizando un soporte compacto de tal modo que su valor sea nulo en todas partes a excepción del elemento en cuestión y de los adyacentes al mismo. 21 . Por otro lado. que E e e=1 E = . La alternativa es dividir el dominio en subdominios o elementos e no superpuestos y entonces construir una aproximación u por tramos sobre cada subdominio.1. las integrales definidas sobre todo el dominio pueden obtenerse como la suma de las contribuciones de cada uno de los elementos E Wi R _d = e=1 E Γe e Wi R _d (2. Algún grado de discontinuidad puede ser admitido. La situación empeora en problemas de dos (2D) y tres dimensiones (3D) en los que las φj deben diseñarse para satisfacer las condiciones de borde en contornos que pueden presentar geometrías complicadas. Lo que si está claro es que la calidad de la solución dependerá fuertemente de las propiedades de las funciones elegidas. Salvo los requerimientos de independencia.(2. ˆ estas funciones son arbitrarias por lo que el analista debe enfrentar el problema de elegir entre distintas posibilidades alguna de las cuales pueden resultar no tan claras. pero esto condicionará el tipo de formulación utilizada. continuidad y derivabilidad. pero presenta una seria limitación: el método no establece un procedimiento sistemático para la construcción de las funciones de prueba φj necesarias para determinar la forma de las aproximaciones u. De esta manera.Capítulo 2 El método de elementos finitos Funciones de prueba por tramos por A. una mala elección de las funciones φj puede producir matrices K mal condicionadas que hagan dificil o imposible la solución del problema Ku = f dentro de los límites de la precisión esperada. pueden modelarse dominios cuyos contornos sean más o menos complicados. Por último notemos que si la evaluación de las integrales en las ec.1) __ __ Wi RΓ _dΓ = Γ e=1 Wi RΓ _dΓ (2. En este caso. claro está. Introducción El método de Galerkin es una poderosa herramienta para proponer soluciones aproximadas a problemas de contorno.

6) La aproximación u no coincidirá en los extremos del dominio (x = 0. Si la aproximación se considera desde el elemento entonces u ≃ u = ui Nie + uj Nje ˆ en el elemento e (2. En este caso la numeración es bastante obvia numerándose como nudo j el correspondiente al elemento j. con x1 = 0 y xM = L y definiendo el elemento e como el intervalo xe ≤ x ≤ xe+1 .7) automátiˆ camente coincide en los extremos de con los valores de u y no es necesario utilizar una función ψ.a se muestra como puede aproximarse una función u utilizando el método de colocación mediante el cual se construye la aproximación u que toma valores constantes en caˆ da elemento. Entonces.b se ha utilizado la misma subdivisión del dominio pero se mejoró la discretización adoptando una variación lineal en cada elemento.. sin embargo.1.7) x − xj−1 para xj−1 ≤ x ≤ xj hj xj+1 − x para xj ≤ x ≤ xj+1 hj+1 0 para x ≤ xj−1 y x ≥ xj+1 (2.8) en la que uj es valor que toma u en el nodo j. 2. . la aproximación (2. la aproximación resulta u ≃ u = ue N e = ue ˆ ˆ ˆ en el elemento e (2. Se han elegido como puntos de colocación los puntos medios de cada elemento. i = 2. x = L) con los valores que ˆ toma la función original u en los mismos.4) que particularizada al presente caso resulta en M−1 ˆ u≃u= uj φj ˆ j=1 en (2.2.2. Aproximación mediante funciones de forma de soporte compacto En la Fig.. y uj es el valor ˆ que toma la función u en el nodo j. L].5) en la que se ha omitido la función ψ. estos valores pueden aproximarse tanto como se quiera reduciendo la longitud de los elementos para x = 0 y x = L.. . estos puntos reciben el nombre de nudos o nodos. vale 1 sobre el nudo i y cero en los otros nudos. En la Fig. En el método de elementos finitos se numeran los elementos y los nudos.. Desde un punto de vista elemental. En la Fig. La división de en E elementos (E = M − 1) se realiza eligiendo puntos xi (xi = 1. desde un punto de vista global se puede escribir M u≃u= ˆ con φj          uj φj ˆ j=1 en (2. En este caso los nudos se definen coincidentes con los extremos del elemento y se asocia una función de forma global φi a cada nudo i con la propiedad de que φi es no nula en los elementos conectados por este nudo.1. La función obtenida no es continua en los puntos de conexión de los elementos (xi . En consecuencia.9) en la que ui y uj son los valores de u en los nodos i y j y Nie y Nje las funciones de interpolación lineales definidas como: 22 . La función u puede escribirse en forma estándar ˆ como M−1 u≃u=ψ+ ˆ aj φj j=1 en (2.M − 1).. φj representa una función de forma global discontinua definida para tomar el valor 1 sobre el elemento j y cero sobre los otros elementos.1 se muestra la aproximación de una función arbitraria en un dominio unidimensional = [0.M ) en .

23 . Las dos aproximaciones presentadas permiten aproximar la función propuesta tanto como se quiera en la medida en que se aumente el número de subdivisiones del dominio.Figura 1 Aproximación de una función mediante: a) elementos constantes y b) elementos de variación lineal Nie = Nje he − (x − xi ) he x − xi = he (2.10) en la que he = xj − xi .

las funciones ilustradas darán valores infinitos para la primera.2.14) contiene derivadas de las funciones de aproximación? Para contestar esta pregunta. entonces s = 2. En este caso se ha violado claramente la regla recién enunciada. Si en cambio aparecen derivadas primeras en los operadores L o M. y necesitaremos continuidad C 0 como la mostrada en la Fig.16) con RΓ = M (ˆ) + r u R = L (ˆ) + p u En la sección anterior se aproximó. En otras palabras. 2. Por ejemplo. segunda. debemos asegurar que las derivadas de orden s − 1 sean continuas en las funciones de prueba φj utilizadas en la aproximación. diremos que es necesario que las funciones utilizadas muestren continuidad C s−1 . Recordemos la forma general de una ecuación diferencial en una dimensión A (u) = L (u) + p = 0 en (2. Si vamos a evaluar la integral de residuos ponderados (2. entonces s = 1. una función utilizando funciones discontinuas.14) (es decir. los coeficientes de la aproximación se obtienen minimizando el residuo.c. En consecuencia.2. este tipo de funciones de peso especiales no se utiliza y las reglas expuestas son suficientes. como se muestra en 2. (2. Por lo que en el caso de la ec.11) en donde se ha usado como función de peso las mismas funciones de prueba que las usadas en la aproximación (2. y funciones continuas con derivadas discontinuas. Si aparecen derivadas segundas.b.13) de la que podemos obtener una forma discreta a partir del método de residuos ponderados __ Wi RΓ dΓ = 0 (2. podrán tomarse como válidas funciones de peso discontinuas con discontinuidades finitas.14).Finalmente. En general. Las condiciones de continuidad impuestas a las funciones de prueba son aplicables también a las funciones de peso Wi . Aproximación a la solución de ecuaciones diferenciales — condiciones de continuidad Las funciones de aproximación definidas en la sección anterior. y tercera derivada respectivamente en los puntos donde dicha discontinuidad ocurre.7). mientras que la segunda muestra una discontinuidad en la derivada primera. pueden ser utilizadas en la solución de ecuaciones diferenciales. La pregunta es: ¿pueden utilizarse estas funciones habida cuenta que la ecuación (2. L 0 φi (u − u) dx = 0 ˆ (2. 24 . consideremos el caso de tres tipos de funciones de aproximación φ cerca del punto A de unión de dos elementos unidimensionales.12) sujeta a las condiciones de borde B (u) = M (u) + r = 0 Wi R d + Γ en Γ (2. pero esta excepción es permisible en la medida que la integral del residuo adopte un valor finito.a. Los pasos restantes son idénticos a los ya utilizados en el capítulo anterior.3. y la tercera una discontinuidad en la derivada segunda. ya que de otra forma la integral puede quedar indeterminada.15) (2. que los operadores L o M contienen dichas derivadas). si aparecen derivadas de orden s en las integrales (2.14). Entonces. es deseable que dichos valores infinitos sean evitados. y será necesaria continuidad C 1 .14) (2. La primera función es discontinua en el punto A. hemos utilizado funciones de Dirac cuando definimos la aproximación por colocación. En rigor. si estamos aproximando una función y no hay operadores diferenciales entonces s = 0 y podremos utilizar las funciones de forma de la Fig. en el mismo punto.

analizaremos un ejemplo sencillo. u(1) = 0 La minimización del residuo de esta ecuación conduce a la expresión 1 Wi 0 − d2 u ˆ + u − f (x) dx = 0 ˆ dx2 (2. cuya formulación fuerte es encontrar la función u que satisfaga la siguiente ecuación diferencial y condiciones de borde:  d2 u(x)  − + u(x) = f (x) para 0 ≤ x ≤ 1  dx2 (2. Cálculos básicos en el método de elementos finitos A fin de poder exponer claramente los aspectos más relevantes del método de elementos finitos.18) 25 . u(0) = 0.4. Sea resolver la siguiente ecuación diferencial.17)   y f(x) = x.Figura 2 Comportamiento de tres funciones de forma y sus derivadas en la unión A de dos elementos unidimensionales 2.

j=1 i = 1. 3 (2. 3 (2. 3. 2.25) con Kij = 0 1 φi. 3 (2. 4. Reemplazando las ec.cuya forma débil resulta de la integración por partes del primer término 1 0 dWi dˆ u dˆ u dx − Wi dx dx dx 1 1 1 + 0 0 Wi u dx = ˆ 0 Wi f(x) dx (2.19) Finalmente. si las funciones de peso se eligen de tal forma que Wi (0) = Wi (1) = 0.).x uj φj + φi j=1 . (2.x = d (. 2.x j=1 uj φj  dx = 1 0 φi f (x) dx .22) en la (2.21) y (2.4.24) o en forma compacta 3 Kij uj = Fi .) /dx.26) (2.23) φi.x + φi φj 1 dx (2. (2.20) se obtiene   1 3 3 0 donde (. 2.3 se ha dividido el dominio en 4 elementos denotados aproximación para la función incógnita la definida en la ec. (2.xφj. Esta expresión se puede escribir como 3 0 1 1 φi.22) en las que uj son los valores de u en los nudos y las φj las funciones de interpolación globales definidas en ec. Tomemos como u= ˆ j=1 uj φj (2.27) Fi = 0 f(x) φi dx Figura 3 Discretización en 4 elementos 26 .7) 3 = 1.21) y para la función de peso la siguiente Wi = φi i = 1.x + φi φj dx uj = j=1 0 φi f (x) dx (2.20) En la Fig. i = 1. 2.8) y representadas en la Fig. entonces resulta 1 0 u dWi dˆ + Wi u ˆ dx dx 1 dx = 0 Wi f (x) dx i (2.x φj.

27 Fie . Lo mismo sucede con las derivadas.30) y (2. j no satisfacen las condiciones anteriores resulta Kij = 0.x + φi φj dx+ (2.30) En forma análoga. por lo que cuando i. Fuera de la banda los elementos son nulos.10) se satisfacen las igualdades φi = Ni y φj = Nj . podemos escribir e Kij = e φi.x + φi φj dx = 2h = 0 3h φi.1. Debido a esta propiedad. c) Simetría de K: Intercambiando los índices i.4. b) La matriz K es bandeada: para el ejemplo planteado.31). es decir que la matriz de rigidez es simétrica.30) y al vector de cargas F (2. 4 Fi = e=1 Fie . Este procedimiento se conoce como ensamble y será elaborado más adelante. Descripción global y local del elemento.x φj. es decir 1 Kij = 0 h φi.x φj.x + φi φj dx + 3h = en la que e 4 e=1 e φi. a) Aditividad de la matriz K: esta es una de las propiedades más importantes en el método de elementos finitos. Las propiedades descriptas anteriormente son importantes a la hora definir la estrategia de cálculo y programación del método.(2.x + φi φj dx = 4 e=1 e Kij + 2h φi. el ancho de banda depende de la numeración de los nodos por lo debe prestarse especial atención a este aspecto.31).x φj. denota integración sobre el elemento Pero en el interior del elemento (ver ecs. En general. se obtiene el mismo resultado por lo que Kij = Kji .4.x + φi φj dx + h 1 φi. es posible generar K y F calculando solamente las matrices Ke y Fe para un elemento típico e y sumar luego las contribuciones según las ec.31) en donde son las componentes del vector de “cargas” para el elemento e y Ni son las funciones elementales definidas en (2. j en las expresiones integrales que definen la matriz de rigidez (2.x + φi φj dx = e.x φj.8 y 2. zona esta que se conoce como banda de la matriz.10). 2.xφj.x + Ni Nj ) dx (2. Fie = e f (x) Ni dx (2.2. representa las componentes de la matriz de “rigidez” elemental para el elemento consecuencia 4 y en Kij = e=1 e Kij (2. Esta propiedad se deriva de la propiedad que poseen las integrales respecto a su dominio.x φj. Entonces. 4 resulta que φi y φj = 0 cuando i = j o cuando i = j con la condición de que los elementos compartan un nudo. Propiedades de la matriz K y del vector F Examinemos algunas de las propiedades de la matriz K y del vector F.x + φi φj dx = e (Ni.28) φi.xφj.2.29) . Retomemos el problema de calcular la contribución de cada elemento a: la matriz de rigidez K global del sistema (2. y las funciones de interpolación de la fig.29) e.x Nj.2. lo que origina una matriz que presentará elementos no nulos en y próximos a la diagonal.

Las cantidades anteriores están en función de parámetros globales.Figura 4 Funciones de base y sus derivadas A partir de la propiedad de aditividad.10) 5. Funciones de forma {Nie (x). Para resaltar las diferencias con el punto de vista global. en donde u1 . 2} 3. Grados de libertad {ui . ver fig. 28 . enunciemos las propiedades del elemento desde ambos enfoques: a) Descripción global del elemento 1. Funciones de forma {N1 (ξ). y las cantidades correspondientes en coordenadas locales se escriben b) Descripción local del elemento 1. xj ] 2. u2 } e e 4. j} 3. por lo que sólo necesitamos realizarlos sobre un elemento típico. Dominio [ξ 1 . se observa que los cálculos son esencialmente repetitivos para cada elemento. 5 . uj } 4. es conveniente introducir un punto de vista local del elemento. Nudos {i. uj son los valores de la función u en los nudos i y j. Nudos {1. (2. Dominio [xi . u2 son los valores ˆ de la función u en los nudos 1 y 2. Función de interpolación: ue (ξ) = N1 (ξ) u1 + N2 (ξ) u2 . Nje (x)} definidas en las ec. ξ 2 ] 2. A tal fin. N2 (ξ)} e e 5. Grados de libertad {u1 . Función de interpolación: ue (x) = Nie (x) ui + Nje (x) uj ˆ en donde ui .

37) 29 .33) (2. (2. xj ] → [ξ 1 . (2.36) Utilizando esta expresión es posible definir las funciones de forma locales a partir de las correspondientes globales. los nudos se empiezan a numerar desde 1. La función inversa de ξ(x) se obtiene resolviendo x de la anterior ξ(x) = he ξ + xi + xj x(ξ) = 2 (2.10) se obtienen 1 e N1 (ξ) = (1 − ξ) 2 1 e N2 (ξ) = (1 + ξ) 2 (2.35) (2. Para relacionar los dominios local y global.Figura 5 Descripción local y global del elemento Notar que en la descripción local. Reemplazando la ec.34) (2.32) (2.36) en las ec. utilizaremos una transformación afín definida como: ξ : [xi . ξ 2 ] tal que ξ(xi ) = ξ 1 y ξ(xj ) = ξ 2 Es corriente adoptar ξ 1 = −1 y ξ 2 = 1. y entonces ξ puede escribirse como ξ(x) = c1 + c2 x en la que c1 y c2 se determinan al resolver el siguiente sistema c1 + c2 xi = −1 c1 + c2 xj = 1 que conduce a 2 x − xi − xj he en la que he = xj − xi .

x (x) + Ni (x)Nj (x)] dx 1 = −1 1 [Ni.ξ (ξ) Nj. x2 ] → R y sea x : [ξ 1 . Notemos que. usando estas funciones de interpolación.ξ (ξ) = he .42). (2. Cálculo de la matriz de rigidez elemental (2.ξ (ξ)dξ −1 1 (2.ξ (ξ) dξ 2. ξ 2 ] → [x1 .ξ (ξ) dξ (2. del elemento como sigue e Kij = e [Ni.1. ec.42) A partir de estos resultados podemos resolver la matriz.43) = −1 Ni. x2 ] una función continuamente diferenciable con x(ξ 1 ) = x1 y x(ξ 2 ) = x2 .ξ (ξ) dξ obtenida por un cambio de variables.36) se puede reescribir como e e x(ξ) = N1 (ξ) xi + N2 (ξ) xj (2. Entones d f (x(ξ)) = f.3.3.x (x)Nj.40) 2.ξ (ξ) = 1 2 (2.ξ (ξ) = − 1 .que permiten completar el punto de vista local del elemento.x (x(ξ)) + Ni (x(ξ)) Nj (x(ξ))] x.ξ (ξ)]−1 e h (2. Calculemos para uso posterior las siguientes derivadas e N1.4.39) x.ξ (ξ)] dξ + −1 Ni (ξ) Nj (ξ) x.x (x(ξ)) x. (2. Resolviendo estas integrales resulta la siguiente matriz elemental 1 he  he + 3  e K =  1 he − e+ h 6   1 he − e+ h 6    e  1 h + he 3 (2. y el uso de la regla de la cadena (2.44) 30 .41) Regla de la cadena: Sean f y x las mismas funciones anteriores y asumamos que f es diferenciable. 2 2 = [x. con x(ξ) definida en la ec. Entonces x2 ξ2 f (x) dx = x1 ξ1 f(x(ξ)) x.x (x) = e N2.4.x (x(ξ))Nj.ξ (ξ) [x. la ec. (2. 2 ξ . Cálculo explícito de la matriz de rigidez y del vector de fuerzas elementales Antes de entrar de lleno en el cálculo recordemos algunos resultados preliminares Fórmula para el cambio de variables: Sea una función integrable f : [x1 .36).38) lo que muestra que la interpolación utilizada en el dominio es idéntica a la utilizada en la interpolación de la función u.29).

4.46) a la ec. Llevando la ec.2. y utilizando los resultados obtenidos resultan las siguientes matrices elementales: Elemento 1     98 0 0 2      1  1   1  0  0  0 0 .ξ (ξ) dξ que integradas conducen al siguiente vector de fuerzas elemental   e   Fi 2 fi + fj e  = h  Fe =  6 e Fj fi + 2 fj (2.   0 0  0  F = 2 Fi2   1    5  = 96     0  0   4  Elemento 3 K = 3 3 Kij  1   0 = 24   0 98 −95   −95  .3. (2.45) y haciendo el cambio de variables globales a locales resulta 1 Fie = −1 1 Ni (ξ) [Ni (ξ) fi + Nj (ξ) fj ] x.47) Elemento Tomando h = 1/4. Antes de resolver esta integral es conveniente aproximar la función f(x) escribiéndola globalmente como 4 4 f(x) = e=1 f (x) = e=1 e [Ni (x) fi + Nj (x) fj ] (2. (2.   98 F = 3 Fi3   1    7  = 96     8 31 . (2.31) Fie = e f (x) Ni (x) dx (2.45) en la que para nuestro caso f (x) = x. Cálculo del vector de cargas Para nuestro ejemplo el vector de cargas esta dado por la ec.46) en la que fi = f (xi ) y fj = f(xj ).2.ξ (ξ) dξ Fje = −1 Nj (ξ) [Ni (ξ) fi + Nj (ξ) fj ] x. K1 = Kij = F1 = Fi1 =  24  96       0 0 0 0 2 K = 2 2 Kij  1   −95 = 24   0  0 0  98 −95 98 0   0 .

Elemento 4 K = 4 4 Kij y de acuerdo a las ec.0505 φ3 ˆ (2. Además. e (x). De hecho.31) resulta  1   0 = 24   0  0 0 0 0   0 . si vamos a hablar de la exactitud de nuestra solución. de una aproximación como la diferencia entre el valor exacto y el aproximado e(x) = u (x) − u (x) ˆ (2. 2.0353. y en consecuencia.30) y (2. Estimación del error en el MEF La necesidad de estimar el error aparece en forma natural. es posible construir estimaciones del error y determinar si éste decrece a medida que aumenta el número de elementos.49) Es obvio que el verdadero error no podrá ser evaluado si no se conoce la solución exacta. sin embargo.0505]T que permite escribir la solución aproximada como u = 0.   98 0  F = 4 Fi4    1   0  =   96   10 −95 196 −95  6   12    18 0   0   1   −95 K = [Kij ] = K + K + K + K = 24   1 2 3 4  196 0 que conducen. Tener información al respecto es de gran utilidad cuando se debe elegir entre varios elementos o cuando habiendo elegido elemento. debemos ser capaces de cuantificar o medir el tamaño 32 . aun cuando u (x) sea desconocido. 0. ya que de partida estamos obteniendo soluciones aproximadas. (2.5. luego de resolver el sistema. se desea conocer la influencia que tendrá en la solución el duplicar o triplicar su número. debemos establecer la forma en que dicho error se verá afectado a medida que el número de elementos se incremente. 0.0569. Se define el error.xx = 1 . a los siguientes valores nodales u = [0.48)  1   F = {Fi } = F + F + F + F = 96   1 2 3 4    −95    196 Ejercicio N◦ 24: Calcular el vector de cargas F y la matriz de rigidez K para un modelo de elementos finitos de 4 elementos igualmente espaciados con funciones de base lineales para el siguiente problema −u.0569 φ2 + 0.0353 φ1 + 0. con 0 ≤ x ≤ 1 u(0) = u(1) = 0 Graficar la solución exacta y la aproximada. De la definición de error se observa que éste es una función. un análisis del error puede mostrar la incapacidad de algún elemento para resolver el problema entre manos.

17) y cuya solución esta dada en la expresión (2. a) La definición de la norma energética e E está asociada a la forma que toma la energía elástica del problema entre manos. El exponente p es una medida de la velocidad de convergencia del método respecto a una norma en particular. entonces se interpreta que g es cero.1.x )2 + u2 dx u ˆ uT φT φ.x 1 0 1 = uT 2 φT φ.x + φT φ dx u . asegurar que tenemos un método de aproximación aceptable. C es una constante que depende de los datos del problema y p es un entero que depende de las funciones de base adoptadas en los elementos. la norma media cuadrática e 0 y la norma infinita o máxima e ∞ . Las normas comúnmente utilizadas en conjunción con el MEF son tres: la norma basada en la energía e E . es un número positivo que se conoce como norma de g y se escribe g .x ) + e 2 2 dx (2. Si g ≡ 0. Tomemos por ejemplo el problema definido en la sección anterior mediante la (2. recíprocamente.48).de funciones.50) Esta norma es una de las formas mas naturales y significativas de cuantificar el error. en general. Mostremos que la energía de deformación aproximada es U = = 1 2 1 2 1 0 1 0 (ˆ.x u + uT φT φ u dx .52) 2.x 1 = uT K u 2 Entonces.51) c) La norma infinita o máxima mide el máximo valor absoluto de la función en su dominio e ∞ = max |e (x)| 0≤x≤1 (2.5. estimaciones de la forma e ≤ Chp (2. De esto surge que para poder estimar el error debemos elegir la norma con la que mediremos nuestra aproximación. u3 ]T contienen las funciones de forma y los desplazamientos nodales respectivamente.53) en las que h es la longitud de los elementos utilizados para discretizar el dominio. Estimaciones asintóticas del error En las aplicaciones del MEF es común buscar “estimaciones asintóticas” de las normas recién definidas. se define a la norma energética del error como la raíz cuadrada del doble de la energía de deformación producida por el error 1 1/2 e E = 0 (e. u2 . si g = 0. Si la aproximación adoptada muestra un buen comportamiento respecto de esta norma a medida que se refina la malla. φ3 ] y u = [u1 . podemos. Esta solución se puede escribir en forma compacta como u (x) = φ u = uT φT en donde φ = [φ1 . entonces g = 0. Una medida universalmente aceptada como la magnitud de una función g. Es posible que existan situaciones en las que se obtiene 33 . φ2 . es decir. b) La norma media cuadrática (L2 o “L-dos”) mide la raíz media cuadrática del error de una función en su dominio y se define por 1 1/2 e 0 = 0 e dx 2 (2.

En la Fig. se puede evaluar el error puntualmente calculando |e (ξ)|. son e e e E ≤ C1 h ≤ C2 h2 ≤ C3 h2 (2. Ejercicio N◦ 25: Calcular la solución exacta y la solución con dos.xx 0 0 Inclusive. de hecho la noción de convergencia es. Que encuentra de particular en este punto? Nota: este resultado no es habitual y no tipifica a las aproximaciones por EF. En contraposición. donde ξ es un punto del dominio de la solución.54) son las más útiles cuando se utiliza el MEF. cuatro y seis elementos para el problema de contorno definido por −u.53) destaquemos que una ecuación de la forma E (h) = C hp es una recta cuando se grafica en coordenadas log-log esto es log E = p log h + log C de donde si graficamos log e versus logh obtendremos la velocidad de convergencia para la norma _ ya que ésta coincide con la pendiente de la recta. para funciones de interpolación lineales. 34 . b) Calcule el error puntual en x = 1/8 para cada malla. Cual es la velocidad de convergencia en ese punto? c) Idem para el punto de coordenada x = 1/2. Para el problema planteado. en los que se observa altas velocidades de convergencia (y en consecuencia elevada exactitud). como por ejemplo e. u (0) = 0 .6 se muestra el comportamiento ˙ del error energético y medio cuadrático para el ejemplo considerado. 0≤x≤1 u (1) = 0 a) Calcular las normas del error e E y e 0 para cada malla y graficar log e vs log h. se conocen como estimaciones a posteriori. Las estimaciones del error que como la (2. se conocen como estimaciones a priori. Volviendo a la expresión (2. Indique las velocidades de convergencia para cada norma. las normas (2. sin dudas.convergencia respecto a una norma y no respecto a otra.x o e. De todos modos.xx ∞.x o 0≤x≤1 e. se puede demostrar que las estimaciones a priori.54) 0 ∞ Existen otras medidas del error que pueden ser de interés. Digamos que muchos elementos presentan puntos de superconvergencia.xx = 1 − x2 . ∞ = max e (x).53) no requieren información de la solución. las estimaciones que necesitan de la solución para ser evaluadas. dependiente de la norma adoptada.x e.

Figura 6 Curvas del error utilizando ejes log-log 35 .

36 .

se puede aplicar el principio de superposición: si u = u1 es solución de la ec.1) en la que u(x) es la función incógnita. las condiciones de borde se fijan una en cada extremo del intervalo e involucran solamente los valores de la función y/o sus derivadas primeras. En general. (3. β L .1.1) para determinada función f = f1 y u = u2 es la solución obtenida para f = f2 entonces para constantes arbitrarias α y β resulta que α u1 + β u2 es la solución del problema cuando f = α f1 + β f2 . pueden escribirse como α0 αL du(0) + β 0 u(0) = γ 0 dx (3. La ec. En estas notas. β 0 .2. En consecuencia. Una especificación completa del problema. Origen físico del problema En la primera parte. (3. a0 . (3. αL . Brewer 3. (3. Introducción Trataremos de establecer algunas resultados generales del MEF utilizando un problema unidimensional caracterizado por la siguiente ecuación diferencial a0 (x) du(x) d2 u(x) + a1 (x) + a2 (x) u(x) = f (x) 2 dx dx (3. dependen de la variable utilizada para describir el dominio. las condiciones de borde más generales asociadas con la ec. Esta información es lo que se conoce como condiciones de borde en el intervalo.1) se satisface solamente en los subdominios del problema y determinaremos las condiciones que deben satisfacerse en las interfaces de estos subdominos.1) es lineal debido a que la incógnita u(x) y sus derivadas aparecen linealmente en la ecuación. y γ L son constantes. se muestra cómo debe formularse un problema que posee algunas discontinuidades y posteriormente se presenta la formulación débil. 3. que incluirá en forma natural las discontinuidades presentes.1) en un subintervalo conducirá a una solución general que contiene dos constantes arbitrarias. a1 y a2 son coeficientes que. deberá entonces incluir. Trataremos en seguida el caso en el cual la ecuación diferencial (3.1). como la función f . la ec. sin una referencia específica a ninguno de ellos).Capítulo 3 Formulación del problema de segundo orden con dos condiciones de contorno por A. Como consecuencia inmediata de la linealidad.1) tiene su origen en la descripción matemática de fenómenos físicos que no dependen del tiempo. que satisfacen las imposiciones anteriores y que preservan la linealidad del problema. Es sabido que la integración de la ec. información adicional que permita determinar estas dos constantes. La ecuación se dice de segundo orden por el máximo orden de derivación de la incógnita presente. se tratarán problemas de contorno elípticos en los que el coeficiente a0 (x) nunca cambia de signo o se anula en el dominio y además.2) du(L) + β L u(L) = γ L dx en la que α0 . y de un principio físico al que nos 37 . además de la ecuación diferencial. (3. A continuación haremos una descripción en abstracto de dichos problemas (es decir. γ 0 . Mostraremos cómo se obtienen la ecuación diferencial y las demás condiciones necesarias para la definición del problema a partir de imponer una condición de “suavidad” sobre la solución que se busca.

descriptas por la función f (x). y otra a través del borde de la región. σ.1) con las variables físicas apropiadas al problema entre manos.1 se muestran distintas interpretaciones de u. Muchos problemas se formulan utilizando dos variables: las variable de estado u y el flujo σ. Si bien el módulo k sufre una discontinuidad en x1 . El flujo puede estar presente en el sistema de dos formas: una a través de una distribución interna de fuentes. k. consideremos un problema unidimensional que sea representativo de las condiciones recién enunciadas. (3. Sea por ejemplo una barra en el dominio [0. el flujo se conserva). Variable de estado Flujo u σ desplazamiento tensión Módulo del material k módulo de elasticidad de Young Ecuación Constitutiva σ = −ku′ ley de Hooke Problema Principio de físico conservación deformación equilibrio de una de fuerzas barra (conservación elástica de la cantidad de movimiento) conducción conservación del calor en de la una barra energía flujo de un conservación fluido de la cantidad de movimiento electrostática conservación del flujo eléctrico flujo en conservación un medio de la masa poroso Fuente f fuerzas másicas temperatura flujo de calor tensión de corte flujo eléctrico velocidad del flujo conductividad fuentes de térmica calor viscosidad fuerzas másicas carga ley de Fourier velocidad ley de Stokes potencial eléctrico carga hidráulica permisibidad dieléctrica ley de Coulomb ley de Darcy permeabilidad fuente de fluido Cuadro 3. Estas variables se relacionan entre si mediante una ecuación constitutiva. se le puede agregar que u(x) tome un valor determinado en uno o ambos extremos. Para fijar ideas. L]. se asume que es continuo en cada uno de los subdominios.1 Valor de las constantes para distintos problemas físicos 38 . La ecuación constitutiva que describe el comportamiento para materiales lineales es de la forma σ(x) = −k(x) du(x) dx (3.3) en la que k(x) se conoce como módulo del material y es un dato del problema. La ley de conservación es un enunciado que condiciona al flujo en el sentido de que para un determinado subdominio el flujo neto que entra al subdominio es cero (es decir.referiremos como ” ley de conservación”. aparecen condiciones sobre la variable de estado u: en todos los problemas de interés se requiere que u(x) sea una función continua de x. Esta condición se llama condición de borde esencial. uno en el intervalo [0. y f para distintos problemas físicos. x1 ] y otro en el intervalo [x1 . A esta condición. que contiene una descripción del material en el cual se desarrolla el proceso en estudio. En la tabla3. L] como se muestra en la Fig. Asumiremos que k(x) es siempre positivo o negativo. El cuerpo esta formado por dos materiales. Toda otra condición en problemas de contorno. Estos resultados serán de aplicación a un amplio rango de problemas prácticos que serán identificados asociando los coeficientes y funciones de la ec. A parte de la ley de conservación y de la ecuación constitutiva. son derivables a partir del principio de conservación. 1.

dentro de los cuales los datos son suaves. i = 0. Para determinar la forma que adopta la ley de conservación en el punto. 1. y los datos del problema unidimensional _ 1. la ley de conservación. 4. donde se encuentra una fuente concentrada de intensidad f. representada por una función δ de Dirac. b) flujos en el interior de los elementos y c) flujo en el borde de un elementos Por otro lado.b] como el indicado en la Fig. Entonces. utilizando solamente las condiciones esenciales de u. y en el punto x = x3 donde la función f presenta una discontinuidad simple. Consideremos un punto x en el interior de un subdominio suave [a. El elemento contiene además una fuente interna de intensidad f(x). i = 1.Figura 1 a) Problema unidimensional dividido en cuatro subregiones.b. y cinco puntos (incluidos los extremos) xi . tomamos límites en 39 . por conservación de flujo resulta que b σ(b) − σ(a) = f (x) dx a (3. se observa que la distribución f de las fuentes internas es continua en todos los ˆ puntos salvo en x = x2 . 4. 3. A continuación formularemos una descripción matemática clásica (formulación fuerte). El flujo está indicado por flechas en la figura. 2. Diremos que cada uno de los subdominios i es un subdominio suave. 3. los datos conducen naturalmente a la definición de cuatro subdominios i . 2. El flujo debe conservarse en todo punto. en los cuales existen discontinuidades en alguno de los datos. 1. la ecuación constitutiva. Entonces.4) 2.

ku (el flujo) es continuo pero (ku ) (que definiría a f(x)) no existe por no existir el lí mite. La discusión del punto 2 es todavía válida.ambos miembros haciendo tender el punto a desde la izquierda de x y a b desde la derecha.7) para obtener la (3. También se verifica la ecuación diferencial (3. Consideremos ahora puntos. (3. En el punto x = x1 donde f (x) es continua pero k(x) es discontinuo. En consecuencia. el flujo resulta continuo en todos los puntos de los subdominios suaves i . La consecuencia de la discontinuidad de f (x) se refleja en el hecho de que el teorema del valor medio no puede ser aplicado en este ′ ′ ′ caso. 2. (3. la ec.8) ecuación que tiene la misma forma que la ec.8) en este punto.3) en la ec.5) establece que si no hay discontinuidades.7) puede expandirse como −k(x) d2 u(x) dk(x) du(x) − = f (x) dx2 dx dx (3. 40 . no posee derivada. 4.6) La sustitución de la ecuación constitutiva (3. 3.4) es continua.6) pero como k(x) no es continua.5). En consecuencia en el punto x = x3 no tenemos ecuación diferencial. (3. en los que algunos datos son discontinuos pero finitos. es decir. como x = x3 . i = 1. y el principio de conservación del flujo conduce al resultado [σ(x3 )] = 0 que muestra que el flujo es continuo aunque f(x) no lo sea. Entonces Dividiendo por b − a y tomando límite por izquierda y derecha obtenemos a→x b→x+ l´ − ım σ(b) − σ(a) = l´ − f(ζ). 4. (3.1). (3. ım a→x (b − a) b→x+ a<ζ<b Debido a la continuidad de f (x) el límite del segundo miembro existe y por ende el izquierdo y en consecuencia para todo punto interior de una región suave se cumple dσ = f (x) dx (3. (3. podemos aplicar el teorema del valor medio del b cálculo integral a f (x) dx = (b − a) f (ζ) siendo ζ un punto que pertenece al intervalo a < ζ < b σ(b) − σ(a) = (b − a) f (ζ) y f (ζ) es el promedio de f (x) sobre este intervalo. en el límite la integral desaparece y se obtiene b b→ x _ l´ _ + σ(b) − l´ _ − σ(a) = l´ − ım ım ım a→ x a→x b→x+ _ f (x) dx = 0 a o _ _ σ(x) = l´ _ + σ(b) − l´ _ − σ(a) = 0 ım ım b→ x a→ x (3.7) − dx dx que en los puntos en los cuales el módulo del material k(x) es suave. 3.6) conduce una ecuación diferencial lineal de segundo orden d du(x) k(x) = f(x) (3. y no se puede expandir la ec. [σ(x1 )] = 0. el principio de conservación conduce nuevamente a la condición (3. A partir de que f(x) en la sec. Debido a que f (x) es acotada.5) donde σ(x) es el salto de σ en x.

debemos reconocer que estamos asignando un sentido a la derivada de u en estos puntos para representar el hecho de que el flujo está entrando o saliendo del cuerpo. En todo problema físico existe una definición de las condiciones de borde originadas por la interacción que el sistema en estudio tiene con el medio que lo rodea. Por ejemplo. en x = 0 esta condición se escribe σ 0 = p0 [u(0) − u∞ ] (3.1.12) Debido a que nuevamente aparece la derivada de u. Finalmente consideremos los bordes del cuerpo. x = x0 y x = x4 . no podemos obtener una ecuación diferencial en el punto x = x2 .ˆ 5. (3. (3. Específicamente.c muestra el extremo izquierdo del cuerpo.9) ¯ en la que f (x) es la parte suave de f (x). la ec. En otras situaciones típicas (transferencia de calor por convección). Los efectos del medio son incorporados al modelo matemático prescribiendo en los bordes del sistema ya sea la variable de estado o el valor del flujo.11) en la que p0 es una constante que depende del módulo del material del medio adyacente y u∞ es un valor de referencia de la variable de estado en el medio.7). si se fija el flujo σ = σ 0 y σ = σ L en los extremos x = 0 y x = L. Cuando se define el flujo en el borde.12) es también una condición de borde natural de la ec. 6. En este segmento el flujo se conserva. Es obvio que el tipo de condición de borde será propio del problema físico que se esté abordando.10)   du (L)  −k(L) = σL   dx A través de la ecuación constitutiva se observa que estas condiciones están fijando el valor de la derivada de la variable de estado. El flujo en el borde se denota como σ 0 . tomaremos  du (0)  −k(0) − = σ0     dx (3. Entonces. debido a que la última integral no depende de los límites a y b. La sustitución de la condición (3. Tomando límites por izquierda y derecha del punto x2 se obtiene una condición de salto no homogénea ˆ [σ(x2 )] = f A su vez. La fig. por lo general es necesario hacer una modelización del medio adyacente para proveer una condición de borde. el flujo se asume como proporcional a la diferencia entre el valor de la variable de estado en el borde y su valor a alguna distancia en el interior del medio. Este tipo de condiciones de borde se denominan naturales. y en consecuencia a σ(a) − σ(o) = f(x) dx 0 Tomando límites cuando a → 0 resulta σ(0) = σ 0 constituyendo esta igualdad una condición de borde. En el punto x2 donde aparece una fuente concentrada de valor f = f δ(x − x2 ) escribimos la ecuación de balance del flujo en una región que contiene al punto x2 b b σ(b) − σ(a) = ¯ f (x) dx + a a ˆ f δ(x − x2 ) dx (3. Resumiendo digamos que las condiciones de borde que consideraremos son: 41 .11) en la ecuación anterior conduce a k(0) du(0) = p0 [u(0) − u∞ ] dx (3.

podemos construir la función de error para cada uno de ellos R 42 i = − [k u. deberá satisfacerse una condición global de conservación que está dada por L σ0 + σL = 0 f (x) _dx (3. 2. 3. αL + β L u(L) = γ L  dx dx en donde las condiciones de borde son la expresión general de alguna de las siguientes situaciones • • • u (0) = u0 ¯ k(0) k(0) du(0) = σ0 ¯ dx .13) 3.x ]. Lo que se pretende con una formulación variacional es obtener un enunciado propicio para poder aplicar el método de elementos finitos.1. Reescribamos nuestro problema  d du(x) du(x)  k(x) + c(x) + b(x)u(x) = f(x)  −   dx dx dx         x ∈ i. que presenten ambas funciones en el enunciado del problema.1) y (3.14)  du(x)  ˆ en x = x2  − k(x) =f   dx         du(x)   = 0 en x = x3 k(x)   dx         du(0) du(L) α0 + β 0 u(0) = γ 0 . Condiciones de borde esenciales. Condiciones de borde naturales en las que: a) se especifica el valor del flujo o b) se especifica una combinación lineal del flujo y de la variable de estado. Es deseable además que la formulación posea simetría y preferiblemente que las funciones de prueba y de peso posean el mismo grado de suavidad. que el orden de derivación. −k(L) du(L) = σL ¯ dx du(0) du(L) = p0 [u(0) − u∞ ] . i = 1. u (L) = uL ¯ . en las que se especifican los valores que adopta la variable de estado u. sea el mismo.3. Por último notemos que en el caso de problemas en los cuales se especifiquen condiciones de borde naturales en ambos extremos.x + b u − f .x + c u. −k(L) = p0 [u(L) − u∞ ] dx dx Recordemos que el dominio se ha dividido en cuatro subdominios como se indica en la fig.2) implica condiciones sobre la solución que pueden resultar muy difíciles de satisfacer aun para situaciones en las que los datos resulten razonables. 2. Formulación variacional del problema Resulta claro que el enunciado clásico del problema de contorno (3.1. 4         du(x)   k(x) = 0 en x = x1   dx   (3. Como en cada subdominio la función incógnita debe ser suave. es decir.

x + bW u) dx + k (0) W (0) u. (3.x + cW u.18) contiene la ecuación diferencial.x u.x + cW u.15) Si u es solución del problema entonces i W R 4 i dx = 0 y W R i=1 i i dx = 0 (3. La ec.17) queda L L (kW.18) − k (0) k (L) [γ 0 − β 0 u(0)] W (0) + [γ L − β L u(L)] W (L) α0 αL válida para toda función W admisible.18) caracteriza a la solución como una función definida sobre todo el dominio [0. (3.18) son 1.x (xi )] = l´ + k (xi ) u. Algunas observaciones de la forma variacional (3.14).x (xi ) ım ım x→xi x→xi ¯ La función f que aparece en el segundo miembro es la parte suave (es decir la parte integrable) de la función f .x |xi + xi−1 i (kW.x )2 + u2 dx < ∞ (3.x (x2 )] W (x2 ) + L (3. Al integrar por partes se obtiene una integral que contiene derivadas primeras de las funciones de peso y de forma. debe exigirse a las funciones de peso que satisfagan las condiciones W (0) = W (L) = 0.x (0) + 0 + [k (x1 ) u. (3.que puede minimizarse utilizando una función de peso W R i i dx = i W − [k u.x (L) = en donde ¯ W fdx 0 [k (xi ) u. (3. 43 .x (x3 )] W (x3 ) − k (L) W (L) u. L] a diferencia de la definición por partes en (3.14).x (xi ) − l´ − k (xi ) u.x + bW u) dx = 0 0 ¯ ˆ W f dx + f W (x2 ) − (3.15) en la ec.x + cW u.16) resulta en L (kW.16) La sustitución de (3.x + bW u) dx − i W f dx (3. es decir deben satisfacer la condición L 0 (u.x u. A partir de las condiciones impuestas en los puntos de discontinuidad. si el problema posee condiciones de borde esenciales. Esto significa que las funciones u y W deben ser miembros de una clase de funciones. las condiciones de salto y las condiciones de borde especificadas en (3.19) Por otro lado.14).17) + [k (x3 ) u. entonces a parte de la condición anterior.x + c u.x u. ec.x + b u − f dx que se puede integrar por partes W R i i dx = − kW u. denominada H 1 .x]. El problema variacional (3.x (x1 )] W (x1 ) + [k (x2 ) u. cuyas derivadas primeras al cuadrado sean integrables sobre . la ec.

x + W u) dx = 0 0 W f dx. Ejemplos: i) −u(x). podemos escribir la norma energética para el problema (3.20) También puede utilizarse la norma H 1 equivalente L 1/2 e 1 = 0 e2 + e2 dx . 44 . Las condiciones de borde no pueden construirse en forma arbitraria.x u. determinan la forma de la ecuación variacional.x (3. entran en el problema a partir de la definición del espacio admisible de las funciones del problema. En este sentido la formulación variacional posee la ventaja de que cualquier condición de borde que pueda incorporarse naturalmente al problema. sino que deben ser compatibles con la ecuación diferencial que gobierna el problema.xx +u(x) = f (x) u(0) = 0.x = γ 0 .21) Ejercicio N◦ 26: Construir la forma débil indicando en cada caso el espacio de funciones de prueba admisibles. Los enunciados variacionales de estos problemas son 1 V-i) Encontrar u en H0 (es decir que u satisface las condiciones (3. 4.19) y además u(0) = u(L) = 0) tal que L L 0<x<L u(L) = 0 0<x<L u(L). como consecuencia de la integración por partes. 3. ii) −u(x). en analogía con la energía U definida anteriormente.x u. que conllevan la especificación de las derivadas de la solución. 1 ∀ W ∈ H0 V-ii) Encontrar u ∈ H 1 tal que L L (W.18) en dos formas: las condiciones de borde esenciales.2. ∀ W ∈ H1 Estos ejemplos muestran que las condiciones esenciales se introducen en V-i) a partir de la definición de la clase de funciones admisibles para proponer las funciones de prueba y las naturales como datos en el segundo miembro de la ecuación en V-ii).x +be 2 dx (3. Recordemos que las condiciones de borde entran en la definición del problema variacional (3.18) (con b(x) > 0) L 1/2 e E = 0 k e2 . que son la especificación del valor de la solución.x = γ L (W. mientras que las condiciones naturales. Por último.x + W u) dx = 0 0 W fdx − γ 0 W (0) + γ L W (L). será automaticamente compatible con la ecuación diferencial.xx +u(x) = f (x) u(0).

u (2).xx + x u (x).x = 3 −u (x). nombre que deriva del conceptos de interpolación utilizando polinomios de Lagrange: 1.x ) . 0 < x < 1. cuyo origen se ubica en el centro del elemento.x = 1 0<x<2 u (0) = u (2) = 0 3.a. 3 < x < 4. Fig.x = u (0) u (0). 2 < x < 3.xx + u (x).x = x y 1 u (0).xx = 0 .   1 2<x<4 u (4) . con [k (1) u. 2 0<x<1 u (0).2.xx + u (x) = δ (x − 1) u (0).xx + u (x).x + u (1).x = u (1) .x (1)] = 1.22) 45 . [k (3) u.x +u (x) = 0 en 0 < x < 1. Funciones de aproximación basadas en la interpolación de Lagrange En esta sección extenderemos las ideas respecto a las funciones de interpolación elementales introduciendo una técnica que conduce a lo que se conoce como elementos finitos Lagrangeanos.x (1)] = [k (2) u.xx + u (x) = sen (x) 0<x<2 (x − 1) y b) (1 − x2 ) u (x). 1 < x < 2 u (0) = u (2) = 0 0<x<2 u (2).a) − (k(x) u (x) . escalado de tal forma de satisfacer que ξ = −1 en el extremo izquierdo y ξ = 1 en el derecho.x = 3 y d) −u (x).x = 2.x +u(x). ?‘Qué está mal en ellos? a) 1 u (x).x + 2 u (1). c) u (x). Esto se realiza mediante la transformación general que para el caso de un elemento de k + 1 nodos se escribe ξ(x) = 2 x − xe − xe 1 k+1 he (3. 1 < x < 2.xx + u (x) = 0 [u.4.x = 3 y c) u (x). 0<x<1 u (1) = 0 u (0) = 0 .x (3)] = 10 y   0≤x<1  1  u (0) = 0 1≤x<2 k(x) 2 . y establezcamos un sistema local de coordenadas ξ.x (2)] = 0. Consideremos un elemento típico e .x + u (2) = 3 b) Ejercicio N◦ 27: los problemas de valores de contorno siguientes están mal condicionados o no satisfacen las hipótesis descriptas en las notas. aislado de la malla.

... ξ − ξ k+1 (ξ i − ξ 1 ) (ξ i − ξ 2 ) .. 2.24) 1 0 si i = j si i = j (3. identificamos k + 1 nodos (incluyendo los extremos) que dividen al elemento en k segmentos iguales. ξ − ξ i+1 . .de tal modo que todo punto x en el intervalo xe ≤ x ≤ xe se transforma en un punto ξ tal que 1 k+1 −1 ≤ ξ ≤ 1.25) . . Para obtener funciones de forma de grado k.. Los cálculos serán realizados sobre este elemento “maestro” y denotaremos Ni (ξ) a sus funciones de interpolación. Para cada nodo ξ i formamos el producto de las k funciones lineales ξ − ξ j ...23) 3... ξ − ξ k+1 nodo 2: (ξ − ξ 1 ) (ξ − ξ 3 ) ...... De esta manera se obtiene el polinomio Ni normalizado de tal modo que Ni (ξ i ) = 1.. i = 1. (ξ − ξ i ) . ξ − ξ i−1 . Figura 2 (a) Elemento maestro con k+1 nodos. (ξ − ξ i ) .. Para cada nodo i se debe evaluar el correspondiente producto (3. 2. k + 1. (c) elemento de tres nodos con funciones cuadráticas (k=2). j = 1... la coordenada ξ correspondiente a cada nodo. . j = i. La forma general resulta (ξ − ξ 1 ) (ξ − ξ 2 ) .23) en ξ = ξ i y dividir el producto de las funciones por este valor. Estas funciones son de la forma nodo 1: (ξ − ξ 2 ) (ξ − ξ 3 ) . ξ i − ξ i+1 . ξ i − ξ i−1 .k + 1. . ξ − ξ k+1 . Sea ξ i .... Notar que este producto es cero en todos los nodos excepto en el nodo i. .. nodo i: (ξ − ξ 1 ) (ξ − ξ 2 ) .... es decir que cada función Ni (ξ) del elemento contiene monomios en ξ hasta el orden ξ k ... ξ i − ξ k+1 Estas funciones tienen la propiedad que Ni (ξ) = Ni ξ j = 46 (3. ξ − ξ i−1 . ξ − ξ k+1 (3. . 2. con k > 0.. El grado de estas funciones será k. .... ξ − ξ i+1 . (b) funciones de forma lineales para k=1.

A su vez. que todo polinomio de grado ≤ k puede expresarse en una única forma como combinación lineal de las funciones φi generadas por las funciones de forma (3. esta propiedad se traslada a las funciones globales φi generadas a partir de estos polinomios. Figura 3 a) Elemento de tres nodos con funciones cuadráticas b) malla con tres elementos c) funciones de base generadas por estos tres elementos Para k = 1 (funciones de forma lineal). puede ser generado univocamente utilizando como base los polinomios de Lagrange.que muestra que las Ni (ξ) son linealmente independientes. el elemento presenta 2 nodos y las funciones de interpolación resultan las ya conocidas 47 .24). Esto significa que cualquier polinomio de grado k o menor. es decir. Estas k + 1 funciones definen una base completa para el conjunto de polinomios de grado k.

48 ∞ = m´x |e (x)| ≤ Chk+1 a 0≤x≤L (3.707φ2 (x) + φ3 (x) + 0. 0. Los nodos están ubicados en x = 0. ˆ Se puede mostrar que el error e (x) = u (x)− u (x) entre una función exacta u y la aproximación u obtenida utilizando polinomios de Lagrange puede estimarse como ˆ m´x |e (x)| ≤ a h2 m´x u (x).75 y 1.5. el elemento presenta tres nodos y las funciones de forma (ver Fig.28) 0≤x≤L Para elementos que emplean polinomios completos de mayor orden.27) Las correspondientes funciones globales φi se muestran en la Fig. el error asume la forma e en la que C es independiente de h. 3. 0. 0.707φ4 (x) ˆ en donde las funciones φi están graficadas en la Fig. 4 Figura 4 Interpolación de g(x) usando 2 elementos cuadráticos. por lo que la función interpolante puede escribirse g (x) = 0. 2.29) . 2 N2 (ξ) = 1 − ξ 2 .xx a 8 0≤x≤L (3.(ξ − ξ 2 ) N1 (ξ) = = 1 (1 − ξ) 2 (ξ 1 − ξ 2 ) (ξ − ξ 1 ) N2 (ξ) = = 1 (1 + ξ) 2 (ξ 2 − ξ 1 )            (3. 0.0. Ejemplo: sea interpolar la función g(x) = sen (x) en el intervalo 0 ≤ x ≤ 1.c) son 1 N1 (ξ) = ξ (1 − ξ) . 1 N3 (ξ) = ξ (1 + ξ) 2 (3.25. 1. 3.26) Para k = 2 (funciones de forma cuadráticas). 0.707. 0. Los valores de la función en estos puntos son 0.707. utilizando dos elementos cuadráticos como se muestra en la Fig.

Si la función u sólo posee derivadas de orden s con 0 < s ≤ k. (b) funciones de Lagrange cuadráticas. x = x2 ) a las que las funciones de interpolación no podrán acomodarse. a) Mostrar porque (para k ≥ 1) todo conjunto completo de funciones de forma debe satisfacer k+1 k+1 Ni (ξ) = 1 i=1 y i=1 dNi (ξ) =0 dξ b) Para las siguientes funciones determinar el grado del polinomio completo contenido en el conjunto.. N3 (ξ) = (1 + ξ) ξ 2 2 ξ 1 = −1. Si las constantes no están presentes en las funciones de interpolación. ξ 2 = 0. por ejemplo. b) Grafique estas funciones para un elemento típico. Pero en la unión de estos subdominios pueden ocurrir discontinuidades (p. entonces puede interpolarse exactamente cualquier polinomio de igual o menor grado que k. . Ejercicio N◦ 28: si un conjunto de funciones de forma es completo hasta el orden k. N2 (ξ) = 1 − ξ 2 . en lugar de (3.29).30) y en consecuencia no podremos mejorar la convergencia aumentando el orden del polinomio pero si disminuyendo el tamaño h del elemento. N1 (ξ) = 2. Ejercicio N◦ 31: Es posible representar una función g (x) sobre un elemento interpolando los valores que toma la función y sus derivadas en los extremos. 3.Es importante la completitud de los polinomios usados para interpolar: si. Las funciones de aproximación que resultan de esta forma se llaman polinomios de Hermite. 4 ξ 1 = −1. la aproximación puede no converger en absoluto. pero ninguno proporcional a x1 ..5. entonces no importa cuanto aumentemos el grado de k en la aproximación u ya que sólo sus primeros s ˆ términos serán efectivos al aproximar u. x3 . Por tal motivo.29) tendremos e ∞ = m´x |e (x)| ≤ Chs a 0≤x≤L (3. Entonces. resultan funciones de forma cúbicas. a) muestre que. el problema presenta cuatro subdominios en los que la solución es suave. xk . a tal fin. ξ3 = 1 f (x) = x + x2 y para 0<x<1 Ejercicio N◦ 29: utilizar una malla de 3 elementos y construir interpolaciones para las funciones g (x) = cos πx usando (a) funciones lineales. 1 (1 − ξ)2 .. las funciones de forma contienen términos proporcionales a x0 (constantes). Ejercicio N◦ 30: Derive las ecuaciones explícitas para las funciones de interpolación de Lagrange cúbicas y grafíquelas para un elemento típico. Por definición.29) es necesario que u presente derivadas continuas de orden ≤ k. Aproximación por elementos finitos El dominio se particiona en un número finito de elementos e de longitud h ( he = L). 1. Observación: para deducir (3. Ilustre la forma de las funciones de base φi generadas por tales funciones para una malla consistente de tres elementos. N2 (ξ) = ξ2 = 1 1 (1 + ξ)2 4 1 1 2 N1 (ξ) = − (1 − ξ) ξ . entonces el error será proporcional a h y no a hk+1 como indica la expresión (3. Cada conjunto de funciones de forma tiene la propiedad que Ni ξ j = 1 si i = j y Ni ξ j = 0 si i = j. la malla siempre se construirá de tal 49 . x2 .ej.

Recordemos que aunque estamos planteando el problema en el dominio elemental...32) y (3. 2. etc.33) en (3. .36) se calcula como se 2 Ne fie = se 1 j=1 ¯ f(xe )Nje (x) j Nie (x) dx (3. Finalmente. N e (3. 50 .36) e en donde kij son los elementos de la matriz de rigidez elemental y fie las componentes del vector de cargas del elemento e .. 2.38) De esta forma. Las cantidades σ (se ) representan las condiciones de borde naturales del i elemento e .modo de ubicar un nodo en todo punto en donde se produzca una discontinuidad en los datos. Para cada subdominio elemental e de extremos se y se se puede formular el siguiente enunciado 1 2 variacional se 2 e kW. j = 1. ue (xj ) = ue y W e (xi ) = wi .35) fie = se 1 ¯ f (x) Nie dx i. Este enunciado se hace independientemente de las condiciones de borde reales en x = 0 y x = L. las integrales (3.34) j=1 con (3. también es corriente la utilización de una interpolación para definir la función ¯ f (x) en el elemento Ne e fh = j=1 ¯ f (xe )Nje (x) j (3.. .x Nj..35) y (3. Proponemos como función de aproximación elemental Ne u (x) = j=1 e ue Nje (x) j (3. los cálculos los realizaremos en el dominio mapeado como ya se viera anteriormente.). j reemplazando (3.31) e en el que σ (se ) y σ (s2 ) representan los valores verdaderos del flujo (y no aproximaciones) en los 1 extremos del elemento.x + bNie Nje dx (3.32) y para la función de peso W e (x) = Ne e wi Nie (x) i=1 (3. siendo en cambio común el uso de reglas de integración numéricas suficientemente exactas. tres si son cuadráticas.37) por lo que la ec. Los ˆ términos tales como fW (x2 ) que representan un salto. Además. En la práctica..31) resulta el siguiente sistema de ecuaciones lineales Ne e kij ue = fie + σ (se ) Nie (se ) − σ (se ) Nie (se ) .33) en las que N e es la cantidad de nodos que tiene el elemento (dos si las funciones de interpolación e son lineales. nunca entrarán en la descripción local que caracteriza la aproximación elemental. la carga se define mediante su valor en los puntos nodales.x + cNie Nj. Por otro lado.36) raramente se evalúan en forma cerrada.x ue + cW e ue + bW e ue dx = . i = 1.x se 1 se 1 se 2 ¯ W e fdx + σ (se ) W (se ) − σ (se ) W (se ) 1 1 2 2 (3.x . N e j 1 1 2 2 se 2 e kij = se 1 se 2 e e e kNi. Estos términos aparecerán cuando se sume la contribución de cada uno de los elementos. (3.

se cumple [σ] = 0. Cuando se realiza el ensamble es necesario asignar a estos nudos una numeración que sea coincidente con la que le corresponde a los nudos del elemento en el sistema global de referencia. 5). cuyos extremos son los nudos 2 y 3 se suma en las filas 2 y 3.. En consecuencia. las ec.x en el nudo 2 7 aproximándose desde la izquierda. entonces ue es u6 y ue es u7 . deben ponerse a cero la matriz K y el vector de cargas F haciendo Kij = 0 y Fi = 0.40) − 1 1 1 1 1 k21 u1 + k22 u2 = f2 − σ x1 donde σ (0) = σ (0+ ) es el flujo en el nudo 1 desde la derecha y σ x− el flujo en el nudo 2 de 1 coordenadas x1 aproximándonos desde la izquierda.41). Si en cambio. calcular los valores en ec. ˆ ˆ existe una fuente puntual fj δ (x − xj )en el nudo j deberemos hacer [σ (xj )] = fj en (3. Antes de iniciar el proceso de ensamble.41) N−1 + k22 uN = donde [σ (xj )] = σ x+ − σ x− es el salto de σ en el nudo j (j = 1.34) originan dos ecuaciones por elemento de la forma e e e k11 ue + k12 ue = f1 + σ (se ) 1 2 1 (3. .x en el nudo 6 aproximándose desde la derecha y σ (se ) el valor de −ku. ubicado entre los nudos 1 y 2 la ec. deberá preverse una matriz de rigidez K = [Kij ] de N × N elementos. Esto significa que el ensamble de los elementos originará un sistema de N ecuaciones con N incógnitas.3.(3.39) y sumar la contribución de la matriz elemental ke y del vector de cargas f e a la matriz global K y vector global F según la numeración de los nodos del elemento en la malla (ver Fig.1. si el elemento está ubicado entre los nodos 6 y 7 en la malla. . Ensamble de las matrices elementales Consideremos el caso en que se hallan elegido funciones de interpolación lineales. . σ (se ) es el 1 2 1 valor de −ku..39) conduce a 1 1 1 k11 u1 + k12 u1 = f1 + σ (0) 1 2 (3.39) e k21 ue 1 + e k22 ue 2 = e f2 − σ (se ) 2 en la que los subíndices 1 y 2 hacen referencia al nudo izquierdo y derecho del elemento. Estas ecuaciones se suman en la primera y segunda fila del sistema N × N que describe la malla completa.5. Por ejemplo. 2.. El elemento 2 . En tal caso. Habiéndose considerado dos elementos se tiene el sistema 1 1 1 k11 u1 + k12 u2 + = f1 + σ (0) 1 1 2 2 1 2 k21 u1 + (k22 + k11 ) u2 + k12 u3 = f2 + f1 − σ x− + σ x+ 1 1 2 2 2 + k21 u2 + k22 u3 = f2 − σ x− 2 Continuando este proceso para todos los elementos se obtiene 1 1 k11 u1 + k12 u2 + 1 1 2 2 k12 u3 k21 u1 + (k22 + k11 ) u2 + 2 2 3 + k21 u2 + (k22 + k11 ) u3 + . (3. Consideremos una malla con N nodos y N − 1 elementos. N−1 k21 uN−1 1 = f1 + σ (0) 1 2 = f2 + f1 + [σ (x1 )] 2 3 = f2 + f1 + [σ (x2 )] N−1 f2 − σ (L) 3 k12 u4 (3. Recordemos j j que en todos los puntos interiores en los que el flujo es continuo. N − 1). (3. El ensamble consiste en recorrer la malla elemento por elemento. Para el elemento 1 . Estas ecuaciones pueden reescribirse como Ku = F 51 .

0 0 · · · N−2 N−1 N−1 k12 .  .x . α0 u. k22 + k11 N−1 N−1 ··· k21 k22              (3. 0 0 .5.2) en la que se prescriben u y u. ..x (L) = γ L − β L u(L) αL (3.2. 0 0 .         =     N−2 N−1   f2 + f1 N −1 f2 − σ (L) 1 f1 + σ (0) 1 2 f2 + f1 2 3 f2 + f1 . 3. De estas condiciones resultan u.  .x(0) = 52 y los vectores u y F resultan  u1  u2   u3  u = .Figura 5 Malla de N nudos y N-1 elementos y matriz de coeficientes en la que se ha representado la contribución de los elementos.         (3.. . Fuera de la banda los valores son cero.. .  uN −1 uN      .43) γ 0 − β 0 u(0) ..42) El sistema Ku = F planteado no contiene las condiciones de borde. Condiciones naturales generales: Estas condiciones corresponden al caso general (3.. donde la matriz K es           1 1 k11 k12 0 1 1 2 2 k21 k22 + k11 k12 2 2 3 0 k21 k22 + k11 3 0 0 k21 · · · 0 0 0 0 0 0 .. . 0 0 .        F =    FN−1 FN  F1 F2 F3 . Las modificaciones que deben realizarse al mismo serán discutidas a continuación. ... .44) . Condiciones de borde Consideremos los siguientes casos: 1.

3) resultan las siguientes σ(0) = −k(0) γ 0 − β 0 u(0) α0 . . 0 (3. =  .    N−2 N−1   uN−1   f2 + f1    k(L)γ L  uN N−1 f2 + αL sistema que puede resolverse para las N incógnitas u.  .  . k22 + k11   1 2 1 γ   f2 + f1 − k21 0 u2 β0   2 3   u3   f2 + f1     (3. ya que u(0) = u1 y u(L) = uN . .48)     · · · · N−2 N−1 0 0 .49)  . u(L) = L (3. 0 0 (3. . σ(L) = −k(L) γ L − β L u(L) αL que reemplazadas en (3.47) se reemplazan en la ecuaciones restantes quedando el siguiente sistema  1  2 2 k22 + k11 k12 .50) N−1 N−1 γ L N−1 k21 uN−1 + k22 = f2 − σ (L) βL 53 . . .42) en dos ecuaciones (la primera y la última). k22 + k11 k12  k(L)β L  N−1 N−1 ··· k21 k22 + αL   k(0)γ 0   1 f1 −   u1 α0  1 2  u2     f2 + f1     2 3  u3    f2 + f1     (3..en la que u(0) = u1 y u(L) = uN . . 0 0   .42) quedando  . 2... 0   3  × 0 k21 . 0 2 2 3   k21 k22 + k11 ... lo que permite reducir el sistema (3.45) ×  · · ·   N−2 N−1 N−1 . A partir de esta solución y de las condiciones de borde (3... .46)  .43) modifican a este  k(0)β 0 1 1 k11 − k12 0  α0  1 1 2 2 k21 k22 + k11 k12   2 2 3 0 k21 k22 + k11   3 0 0 k21   · · ·   0 0 0   0 0 0 vector y a la matriz de rigidez (3. 0 0   .. Los valores conocidos (3.. Condiciones esenciales o de Dirichlet: en este caso se especifican los valores de la incógnita en los extremos γ γ u(0) = 0 .. = .   ..   N−2 N−1 N−1 γ L uN−1 f2 + f1 − k12 βL de donde surgen las N − 2 incógnitas.47) β0 βL En este caso el número de incógnitas se reduce en dos.   . Recordando la relación constitutiva (3.   .. .47) se pueden determinar los valores del flujo en los extremos utilizando las ecuaciones 1 y N eliminadas al imponer las condiciones de borde 1 γ 1 1 k11 0 + k12 u2 = f1 + σ (0) β0 (3. . 0 0   .

52).14) es tal que c(x) = b(x) = 0. αL .x (0) = γ0 . γ 0 .x u.43)) N Fi = 0 i=1 (3.51) Este tipo de condiciones puede requerir ciertas consideraciones de acuerdo al tipo de ecuaciones que se este resolviendo.53).ej. Por la analogía con los sistemas mecánicos que representa este problema. La presencia de un movimiento de cuerpo rígido permite hacer otra consideración importante: las constantes que definen las condiciones de borde (3. γ L . (3. Como consecuencia de esto.54) representa una ley de conservación global que refleja la necesidad de que se conserve el flujo σ en todo el cuerpo . La condición (3. también es solución del mismo problema.53) γ + k (L) L W (L) αL para toda función W ∈ H 1 . Para el caso descripto por la ec. para p. el problema se reduce a la ecuación diferencial − du(x) d k(x) = f(x) dx dx (3. se obtiene el sistema  1  2 1  1   f2 + f1 − k21 c0 2 2 k22 + k11 k12 · 0 0 u2 2 3   f2 + f1 2 2 3   k21 k22 + k11 · 0 0   u3          ·  =   · (3. no pueden elegirse arbitrariamente. (3.52) con las condiciones (3. Como u = C0 es una solución del problema (3. si el problema (3.x (L) = γL αL (3. si tomamos u1 = c0 . Condiciones naturales de Neumann: bajo este nombre se encuentran las condiciones que fijan el valor de la derivada en los extremos u.54) es una condición necesaria para la existencia de la solución de (3. (3. sino que deben satisfacer una condición que se obtiene a partir de la formulación variacional del problema (3. En particular. El enunciado variacional es: encontrar u ∈ H 1 tal que L L (k W.55) 54 Para eliminar el movimiento de cuerpo rígido se debe asignar un valor especifico a uj correspondiente a un nudo j arbitrario. esta condición toma la forma (ver ec. Desde un punto de vista físico.56)      ·    ·   · · · · ·  N−1 k(L)γ L  N−1 N−1 uN 0 0 · k21 k22 f2 + αL .52) Entonces. lo que significa que la matriz de rigidez K es singular. W = 1.51). la formulación de elementos finitos correspondiente tampoco dará lugar a una única solución. se dice que C0 está asociado con un movimiento de cuerpo rígido.3.x) dx = 0 0 γ ¯ ˆ W f dx + f W (¯) − k (0) 0 W (0) x α0 (3.(3. también lo será de (3. α0 u. si u es solución de la ec. α0 . lo cual conduce a L 0 γ γ ¯ ˆ f dx + f − k (0) 0 + k (L) L = 0 α0 αL (3.52). con C0 una constante arbitraria. Por ejemplo.51) entonces u + C0 .53).52) planteado.54) que es la condición que deben satisfacer las constantes que definen las condiciones de borde del problema.

5. Por ejemplo: γ γ u(0) = 0 . u (2) = 1 (a) Utilizando cuatro elementos de igual longitud y funciones de base lineales evaluar numéricamente la matriz de rigidez global y el vector de cargas para esta clase de problemas tomando b0 = 1 y b0 = 0.57). Ejercicio N◦ 32: Considere el problema de contorno siguiente definido por la ecuación diferencial 0<x<2 −u (x). Las estimaciones (3. la velocidad de convergencia es independiente de k y no hay mejora al incrementar k.60) en donde C es una constante independiente de h y µ es µ = m´ (k.xx + b0 u (x) = 10δ(x − 1) .y la ecuación 1 1 1 k11 c0 + k12 u2 = f1 + σ (0) (3. medido en la norma H 1 definida por la ec.(3.56) como de la ec. se dice que las condiciones de borde son mixtas. supongamos que estamos utilizando funciones de forma que contienen polinomios completos de grado ≤ k y una malla uniforme de elementos de igual longitud h. 4.54).58) β0 αL γ α0 u. β L u(L) = L (3. pero que las de orden s + 1 y superiores no lo son (s es un entero mayor que 1). con b0 una constante. (b) Desarrollar la forma reducida (no singular) de las ecuaciones para los problemas (i) y (iii).21) satisface la aproximación asintótica u−u ˆ 1 ≤ Chµ (3. entonces se puede mejorar la velocidad de convergencia aumentando el orden k de los polinomios utilizados en la aproximación. u (2). u.x = 2. Sin embargo. Además.3. El comportamiento respecto de la norma media cuadrática es un orden mejor u−u ˆ 0 ≤ C1 hµ+1 (3.x (0) + β 0 u(0) = γ 0 . s > k). Su tratamiento es similar a los ya expuestos por lo que no se entrará en mayores detalles.x = g0 (g0 =constante) (iii) u (0).x(L) = L (3.57) Se observa que el valor de u2 puede obtenerse tanto del sistema (3. s) ın (3. Entonces. Estimaciones del error Supongamos que la solución exacta u del problema de contorno tenga la propiedad de que sus derivadas de orden s al cuadrado son integrables en . que la velocidad de convergencia es k si k < s o s si s < k. 57 .60) y (3. y los conjuntos de condiciones de borde: (i) u (0) = 1.x + u (0) = 1. Condiciones de borde mixtas: cuando el problema presenta una condición de borde esencial en un extremo y una natural en el otro.61) es decir. para s < k. (3. una aproximación del error. ya que la condición de compatibilidad (3.62) indican que cuando la solución u es regular (es decir.59) βL son dos condiciones de borde mixtas. 3. u (2) = 3 (ii) u (0).62) con C1 una constante. garantiza que ambos valores u2 sean iguales.

?‘Qué valor debe tener la constante g0 ? (d) Obtener la forma reducida de las ecuaciones para el caso (ii) con b0 = 0 y el valor de g0 determinado en la parte (c) del enunciado.(c) Considere las condiciones (ii) y b0 = 0. 58 .

Una posibilidad para mejorar la aproximación anterior es utilizar como incógnitas nodales la variable u y su derivada u′ s . Flores 4. Introducción En este capítulo se presentan elementos estructurales unidimensionales sencillos orientados al análisis de estructuras espaciales de barras articuladas. pero que entre elementos sólo aseguran continuidad de la variable (u) pero no de su derivada (du/ds). cuadráticos y cúbicos respectivamente) con derivadas continuas en el interior del elemento. usando un elemento de dos nodos se tendrían las siguientes incógnitas: u u’s x1 1 u u’s x2 2 ξ=−1 ξ=0 ξ=1 Figura 1 Elementos Hermíticos La aproximación a u dentro del elemento dependerá de cuatro parámetros (u1 . cables y vigas. Inicialmente se retoma el problema de la conducción del calor a los fines de mostrar como imponer la continuidad interelemento de la primera derivada de la variable. Finalmente se muestra como desarrollar elementos de viga que consideren las deformaciones transversales por corte. Por ej. Luego se introducen problemas de continuidad C1 como paso previo a la introducción de los elementos estructurales. Grado de continuidad entre elementos Para el análisis del problema de conducción del calor en una dimensión hemos utilizado elementos de 2. u1s . Las matrices de rigidez que se obtienen son idénticas a las obtenidas en los cursos de Análisis Matricial de Estructuras. Es decir que no se asegura la continuidad del flujo entre elementos y no necesariamente se cumple la condición de que el salto [|σ · ν|] entre elementos sea nulo. Esta última está ligada al flujo a través de la relación “constitutiva” σ = −k du/ds .2.Capítulo 4 Elementos unidimensionales por F. u2s ) y ′ ′ resulta entonces una interpolación cúbica de la forma u(s) = φ1 u1 + ϕ1 u1s + φ2 u2 + ϕ2 u′2s ′ 59 . u2 . 4.1. 3 y 4 nudos (lineales.

exigíamos que las funciones de interpolación satisfagan: f I xJ = δ IJ u xJ = uj u′ s xJ = ujs ′ En este caso al tener las derivadas como incógnitas resultan necesarias condiciones similares.2. Para las funciones de forma asociadas al nudo 1. Por ser cúbicos su forma general será f = a + bξ + cξ 2 + dξ 3 ξ= 2x − (x2 + x1 ) (x2 − x1 ) donde (x1 . 2. d) recordemos que para que las incógnitas tengan el significado físico deseado. resultan las siguientes condiciones: φ1 (x1 ) = 1 φ1s (x1 ) = φ1 (x2 ) = φ1s (x2 ) = 0 ′ ′ ϕ1 (x1 ) = ϕ1 (x2 ) = ϕ1s (x2 ) = 0 ′ ϕ1s (x1 ) = 1 ′ y otras similares para las funciones asociadas al nudo 2. Para obtener los coeficientes (a. ya que en tal punto si la derivada es continua el flujo no puede ser continuo σ+ = k+ du du = k− = σ− ds ds Cuando hay una fuente puntual q que implica una discontinuidad en el flujo σ+ − σ− = q 4. ϕ2 ) se conocen como polinomios de Hermite de 1er. ϕ1 . Graficar las funciones de interpolación. Usando esta aproximación cúbica. Plantear las condiciones necesarias para obtener los polinomios de Hermite de 1er orden y resolverlos. orden. b.1. 60 . 1]). por ej: Si hay un cambio en las características del material (conductividad k). c. calcular la matriz de coeficientes del problema de conducción del calor.los polinomios de interpolación indicados (φ1 . Luego los coeficientes de la función φ1 se obtiene de resolver las siguientes ecuaciones (siendo φ1s = b + 2cξ + 3dξ 2 2/L) ′  1 a − b + c − a = 1  a =  1  2 φ (ξ = −1) :      2b 4c 6d  1 − + = 0  b = −3  φ′ s (ξ = −1) :  L L L 4  a + b + c + d = 0  c = 0 φ1 (ξ = 1) :        1  2b 4c 6d φ′ s (ξ = 1) :  + + = 0  d = 1 L L L 4 similarmente se obtienen los coeficientes del resto de las funciones. x2 ) son las coordenadas de los nodos del elemento (ξ ∈ [−1. φ2 . Ejercicios 1. que resultan φ1 = ϕ1 = 1 4 1 4 2 − 3ξ + ξ 3 1 − ξ − ξ2 + ξ3 L 2 φ2 = ϕ2 = 1 4 1 4 2 + 3ξ − ξ 3 −1 − ξ + ξ 2 + ξ 3 L 2 Notar sin embargo que la continuidad de la derivada no siempre es una ventaja y presenta problemas precisamente en aquellos puntos donde esta es discontinua.

Esta hipótesis expresa el campo de desplazamientos normales a la sección transversal de los puntos fuera del eje baricéntrico proporcionales a la distancia al mismo y al giro de la sección. Problemas de cuarto orden Son problemas menos comunes pero muy importantes.3. usamos la aproximación de Galerkin para las funciones de prueba (es decir la mismas funciones que para las variables) tendremos (que para EI constante en cada elemento): una aproximación cúbica para u que implica aproximación cuadrática para el giro. Las condiciones de continuidad tienen siempre una fuerte interpretación física. Similarmente la función de prueba será v (ξ) = φ1 (ξ) v 1 + ϕ1 (ξ) θ1 + φ2 (ξ) v2 + ϕ2 (ξ) θ2 61 . Este tipo de problemas donde la formulación requiere que las derivadas primeras de la variable sean continuas en todo el dominio (y por lo tanto entre elementos) se denominan de continuidad C1 . Si el giro no es continuo. los desplazamientos tampoco lo serán y se pierde la compatibilidad. es decir que u′ (y v ′ ) debe ser por lo menos continua. Aquellos donde sólo se requiere que la variable sea continua se denominan de continuidad C0 . sea entonces u (ξ) = φ1 (ξ) u1 + ϕ1 (ξ) β 1 + φ2 (ξ) u2 + ϕ2 (ξ) β 2 donde hemos denominado β = du/dx al giro de la sección. Veamos como evaluar la matriz de rigidez del elemento de viga. surgen (entre otras posibilidades) al considerar teorías clásicas de vigas y placas (y/o láminas). en este caso la continuidad C1 resulta de la hipótesis de conservación de las secciones planas y de que dicha sección se mantiene normal al eje deformado. lineal para el momento y corte constante. El elemento puede modelar en forma exacta una viga sin carga de tramo (ecuación homogénea).4. Recordemos por ejemplo la ecuación diferencial que gobierna el comportamiento de una viga continua en flexión + p (x) = 0 d2 u M = EIχ = EI 2 dx dQ dx d dx2 2 dM dx +Q=0 d2 u EI 2 = p (x) dx usando el método de residuos ponderados (con v la función de ponderación) e integrando dos veces por partes resulta la siguiente formulación débil: v L d2 dx2 EI d2 u dx2 − p (x) dx = L d2 v d2 u EI − v p (x) dx+ dx2 Dx2 L 0 d d2 u + v EI 2 dx dx dv d2 u − EI 2 dx dx L =0 0 donde podemos reconocer en los términos evaluados en los extremos al momento flector y al esfuerzo de corte: d2 u d d2 u dM EI 2 = M y − EI 2 = − =Q dx dx dx dx Luego la expresión del residuo puede escribirse como d2 v d2 u dx = EI dx2 Dx2 L L v p (x) dx + vQ]L + 0 dv M dx L 0 Notemos que para poder realizar la integral del primer miembro es necesario que u′′ (y v ′′ ) exista. Si utilizamos en el presente problema un elemento similar al descripto en el punto anterior.

La matriz de rigidez del elemento queda ahora reducida a 3 × 3 y resulta de  1   1  φ′ ξξ u 16  2  1 2 2 1 2 2  u2  φ′ ξξ (EJ) φ′ ξξ .1. ϕ1ξξ .θ L4 β2 ϕ2ξξ ′ que es equivalente a eliminar la 2 fila y la segunda columna de la matriz completa   12 −12 6L    EI  12 −6L  K = 3  sim.La derivada segunda de u respecto a x dos veces (curvatura del eje medio) es  1  u  β1  4 d2 u d2 ξ u′′ = 2 2 = 2 φ1ξξ .  L    2 4L notar que para ello la función de peso se ha escrito ahora v (ξ) = φ1 (ξ) v 1 + φ2 (ξ) v 2 + ϕ2 (ξ) θ2 62 1 haciendo el cambio de variable en la integral (dx = L dξ e integrando entre -1 y 1) obtenemos K 2   12 6L −12 6L     2 2   4L −6L 2L   EI  K= 3   L   sim. Condiciones de Dirichlet no-homogéneas Resulta importante notar como se tratan las condiciones de contorno esenciales no homogéneas ¯1 (desplazamiento prescriptos). φ2ξξ . ϕ′ ξξ dx v . en este caso la aproximación en el elemento resulta ¯1 u (ξ) = φ1 (ξ) u1 + ϕ1 (ξ) β + φ2 (ξ) u2 + ϕ2 (ξ) β 2 ¯ donde ϕ1 (ξ) β es ahora nuestra solución particular y el elemento queda entonces con sólo tres parámetros independientes. ϕ2ξξ ′ ′ ′ ′ 2 2 L dξ dx B(ξ) v ′′ =  v1  θ1   2  = B (ξ) v  v  θ2  v La integral L d2 u d2 v EI 2 dx = vT dx2 dx BT (ξ) (EI) B (ξ) dx u = vT K u L K 4. ϕ2ξξ  2  = B (ξ) u ′ ′ ′ ′  u  L dξ dx β2 B(ξ) u similarmente para la función de peso 4 d2 v d2 ξ = 2 φ1ξξ . Recordemos que en el método de Galerkin las condiciones de contorno no homogéneas se satisfacían mediante una solución particular. 12 −6L      4L2 .3. ϕ1ξξ . (β 1 = β ). φ2ξξ .v . sea por ej. φ′ ξξ .

definamos primero un sistema virtual de desplazamientos δu.2.I. que satisfaga las condiciones esenciales homogéneas del problema. Si ahora comparamos las condiciones que impusimos a la función de peso v en residuos ponderados con las condiciones impuestas a los desplazamientos virtuales δu vemos que no hay ninguna diferencia y ambos formulaciones conducen a las mismas ecuaciones. Posible de ocurrir significa en este caso dos cosas 1.v . para el problema en 2 estudio esto significa que la derivada segunda d u exista (y sea finita). ds2 2. δu = 0 donde u=u ¯ El principio de trabajos virtuales (desplazamientos virtuales) dice que un sistema de fuerzas internas (momentos y esfuerzos de corte en este caso) está en equilibrio con un conjunto de acciones externas (cargas y momentos) si para cualquier (es decir para todo) desplazamiento virtual se satisface que el trabajo virtual de las fuerzas internas es igual al de las fuerzas externas.I.E. Conceptualmente un desplazamiento virtual es un incremento posible de desplazamientos a partir de una posición dada. = T. de tal forma de poder dar una interpretación conceptual a distintos aspectos del método.V. resulta T.V. es decir que buscamos la solución u dentro de una familia discreta de funciones (descripta por las funciones de forma utilizadas y sus parámetros asociados) y exigimos que se satisfaga la igualdad T. resulta ilustrativo y muy conveniente asociarla con principios físicos conocidos. el T.V. La solución particular contribuye al término independiente de la forma  1  φ′ 16  2ξξ  1 2 2 ¯1 φ′ ξξ (EI) ϕ′1ξξ dx β v .E. para esa misma familia de funciones δu y no para cualquier función admisible. Formulación débil a partir del Principio de Trabajos Virtuales Si bien el método de residuos ponderados se presenta como una técnica numéricas consistente para resolver una ecuación diferencial con valores en el contorno. es decir que tomado como desplazamiento incremental a partir de un campo de desplazamientos que satisface las condiciones esenciales no-homogéneas.V. = L d2 δu (EI) dx2 d2 u dx2 dx donde podemos reconocer la misma forma que la formulación débil obtenida por residuos ponderados con la diferencia que aquí v = δu.I.3. 63 .I.θ 4 L L ϕ2ξξ ′ que no es otra cosa que la segunda columna de la matriz original multiplicada por el valor conocido ¯1 β .V. Escribamos el principio de trabajos virtuales para el problema en estudio: T.¯ pues debe satisfacer las condiciones homogéneas de contorno (θ = 0 donde β = β ⇒ θ1 = 0). = L d2 δu dx2 M dx = L δu q(x) dx + dδu dx L ¯ M 0 ¯ + δu Q L 0 = T. reemplazando la ecuación constitutiva en el primer miembro.V. Recordemos rápidamente el principio de trabajos virtuales. Notar que estamos hablando de las ecuaciones de trabajos virtuales en forma discreta. la suma también satisfaga estas últimas. Ejercicio 1: Calcular los autovalores y autovectores de la matriz K Ejercicio 2: Calcular el término independiente debido a una carga uniforme 4. que satisfaga las ecuaciones de compatibilidad interna del problema.

Por otro lado desde un punto de vista más general tiene el inconveniente de que requiere que exista un potencial expresado en función de los desplazamientos. pero que formalmente debe satisfacer las mismas condiciones que un desplazamiento virtual. Sin embargo desde el punto de vista de la ecuación diferencial que gobierna su comportamiento son undimensionales. En el presente problema la energía potencial total Π (u) se escribe para un material lineal elástico 2 L 1 d2 u ¯ du ¯ L Π (u) = EI dx − q(x)u dx − M − Qu 0 2 2 L dx dx 0 L Aplicando el principio de mínima tendremos: d2 u dx2 d2 δu dx − dx2 dδu dx L 0 δΠ (u. 4. Consideremos entonces como determinar la matriz de rigidez de una barra de reticulado plano. es posible calcular la longitud de la barra y su orientación respecto al sistema global en función ¯ de las coordenadas de los nudos L = = cos α = x2 − x1 · x2 − x1 x2 1 (x2 − x1 ) 1 1 L − 2 x1 1 1 2 1 2 + x2 2 − 2 x1 2 sin α = (x2 − x1 ) 2 2 L Los desplazamientos se interpolan en forma lineal 64 . En este aspecto resulta idéntica al método de Rayleigh-Ritz.4.V. x2 ) (con una barra encima de la variable representaremos x ¯ valores en el sistema local) en cada barra de forma que el eje de la barra coincida con la dirección x1 . muchas veces resulta más sencillo calcular las matrices elementales de coeficientes (matrices de rigidez) y los vectores elementales de términos independientes respecto a un sistema coordenado local o en función de un conjunto de variables locales. vínculos unilaterales. en el sentido de que dependen de una única coordenada espacial (la longitud de arco a lo largo de su eje). problemas de contacto con y sin fricción. veremos que es la misma. para lo cual utilizaremos el principio de trabajos virtuales. lo que hace necesario referir matrices y vectores a este sistema global.3.T. Formulación a partir del Principio de Mínima Energía Potencial Total La ventaja de utilizar este principio reside en la fuerte interpretación física de la formulación resultante.4. el ensamble de la matriz y vector elemental deben llevarse a cabo sobre un sistema coordenado común (global) a todos los elementos. además como ejemplo mostraremos como ir introduciendo aquí la notación que se usa habitualmente en el método de elementos finitos al considerar elementos más complejos. Por otro lado. Posteriormente. por ejemplo cuando el material no es elástico (y en consecuencia no se puede escribir la energía interna de deformación en términos exclusivamente de los desplazamientos y se requiere conocer otras variables) o cuando las cargas dependen de la configuración (cargas seguidoras). Si se define un sistema local (¯1 . la diferencia está en que aquí δu representa la 1ra variación de los desplazamientos. es decir ser un desplazamiento incremental admisible.3. Este potencial no existe si hay disipación. Elemento de barra articulada Los elementos estructurales de barras articuladas son los más sencillos. Son desde el punto de vista espacial bi o tridimensionales. en particular la matriz de rigidez provendrá del trabajo virtual interno. δu) = L EI L ¯ q(x)δu dx − M ¯ − Qδu L 0 =0 Si comparamos esta expresión con el P.

0. S= A σ 11 dA = (EA) ε = Dε En forma similar. los desplazamientos virtuales conducen a una deformación virtual δε = N′1 . 1. u2 .I.1) Si agrupamos los desplazamientos de los nudos en un vector de incógnitas elementales ue = u1 . = 0 δε S ds = 0 L (B δ¯e )T D B ue ds u ¯ = δ¯ e u 0 BT D B ds ue = δ¯e K ue ¯ u ¯ ¯ 65 . u2 . 0] δ¯e = B δ¯ e u u L L La matriz de rigidez resulta entonces del trabajo virtual interno L T. 0] ue = B ue ¯ ¯ L La variable de tensión asociada a esta deformación es la fuerza axial sobre la barra resultante de integrar las tensiones normales sobre el área de la sección. 1.X2 X 2 2 X1 X2 1 2 X1 ξ X1 -1 0 L 1 2 X2 X1 2 1 X 1 1 X 2 1 Figura 2 barra de reticulado en coordenadas locales u = N 1 (ξ) u1 + N 2 (ξ) u2 ¯ ¯ ¯ La única variable de deformación relevante en este caso es la deformación longitudinal en la dirección del eje de la barra ε = N′I1 d¯1 u = N′1 (ξ) u1 + N′2 (ξ) u2 ¯1 ¯1 1 1 d¯1 x dN I (ξ) dξ 2 dN I (ξ) = = N′Iξ = d¯1 x dξ d¯1 x L 1 2 1 2 N′ ξ = + 2 N′1 = − ξ T Para este caso de dos funciones lineales 1 N 1 (ξ) = (1 − ξ) 2 1 N 2 (ξ) = (1 + ξ) 2 1 L 1 2 N′ 1 = + L N′1 = − 1 (4. 0. 0. N′2 . 0. N′2 .V. 0 ue = ¯ 1 1 1 [−1. u2 ¯ ¯ 1 ¯1 ¯1 ¯ 2 la deformación axial puede escribirse ε = N′1 . 0 δ¯e = u 1 1 1 [−1.

¯ K = L 0 B D B d¯1 = x T ¯ K = Recordemos entonces que esta matriz representa el trabajo virtual interno a través de la expresión ¯ ¯ T.I. puede escribirse ¯ T.I. = (δue )T ΛT K Λ ue = (δue )T K ue K notar entonces que para transformar la matriz de rigidez la expresión correcta es con ΛT y no con Λ−1 . = (δ¯e )T K ue u Para reescribir esta expresión en términos de desplazamientos respecto al sistema global de coordenadas debemos expresar los ue y δ¯e en función de ue y δue referidos al sistema global ¯ u L BT D B dξ 2 −1  1 0 −1 EA  0 0 0  L  −1 0 1 0 0 0 +1  0 0   0  0 X2 X2 X1 U1 U2 U2 α X1 U1 Figura 3 barra de reticulado en coordenadas globales   u1 ¯1 cos α sin α 0 0  u1   − sin α cos α ¯ 0 0 ue =  2  =  ¯  u2   ¯1 0 0 cos α sin α u2 ¯2 0 0 − sin α cos α δ¯e = Λ δue u La matriz Λ tiene la forma Λ= R 0 0 R    1 u1 1   u2    2  = Λ ue   u1  2 u2 similarmente donde R es en este caso particular la matriz de rotación del sistema global al local y se cumple que Λ−1 = ΛT (en un caso general las matrices de transformación no son sencillamente matrices de cambio de coordenadas entre dos sistemas ortogonales). por ser la matriz de rigidez un tensor y no una aplicación lineal Similarmente para el trabajo virtual externo notar que: T.E. Luego el T.V. = (δ¯e )T ¯ = (δue )T ΛT ¯ = (δue )T f u f f f 66 .V.V.I.V.

es decir que no es necesario definir las direcciones t2 y t3 4.2) Los elementos de barra articulada. t2 ] En forma completamente similar puede obtenerse las matriz de un elemento de barra en 3 dimensiones. Ejercicio Calcular la matriz de rigidez de la barra articulada en coordenadas globales usando (4.1. t2 . t3 ] Λ= R 03×3 03×3 R y finalmente la matriz de la barra en coordenadas globales es ¯ K = ΛT K Λ (4. Elemento de viga en 3 dimensiones 4. 67 . mostrar que sólo depende de t1 .5. 4. Hipótesis más significativas (teoría clásica) Las secciones se mantienen planas Los desplazamientos son pequeños La geometría inicial y final son indistinguibles Las secciones son indeformables Las únicas tensiones relevantes son las que actúan en el plano de la sección (σ 11 . sea la normal saliente al plano.Notar como es la matriz R. y t2 y t3 a dos versores ortogonales a t1 . entonces es fácil ver que cos α − sin α t1 = t2 = sin α cos α que son precisamente las columnas de R R = [t1 . por lo cual el problema es no lineal y la matriz de rigidez debe actualizarse a la configuración deformada. además de utilizarse para modelos estructurales de enrejado. suelen utilizarse para modelar cables en general y tensores en particular.1.5. y por t2 al versor normal a t1 de tal forma que t3 = t1 × t2 . σ 12 . entonces la matriz de rotación resulta R = [t1 . si definimos por t1 al versor orientado del nudo 1 al nudo 2.2). Ahora hay 3 componentes de desplazamiento por nudo y la matriz de rigidez en coordenadas locales resulta   1 0 0 −1 0 0  0 0 0 0 0 0    EA  0 0 0 0 0 0    ¯ K= 1 0 0  L  −1 0 0    0 0 0 0 0 0  0 0 0 0 0 0 Llamando nuevamente por t1 al versor orientado del nudo 1 al 2.4. tales que t1 × t2 = t3 . σ 13 ) Se desprecian las deformaciones asociadas al corte transversal. En estos casos debe notarse que los cables suelen presentar grandes desplazamientos.

resulta conveniente definir un sistema local de coordenadas que coincida con dichos ejes. y con θi al giro alrededor del eje local i. La pieza es prismática El eje de la viga es recto La sección es constante 4. con L la longitud de la viga. -Esfuerzo normal N asociado a los desplazamiento u1 2. Q2 y M3 asociado a u2 y θ3 68 . de tal forma que el plano definido por (t1 . El elemento maestro es entonces unidimensional. -Torsión Mt asociado a los giros θ 1 3. Definición del sistema local de coordenadas y el elemento maestro Debido a que toda la descripción de la viga esta referida a su eje baricéntrico (t1 ) y a sus dos ejes principales de inercia (t2 y t3 ).2. en tanto que la orientación del eje t2 . en tanto que las coordenadas x2 y x3 se miden a partir del baricentro de la sección en las direcciones principales de inercia. t2 ) sea paralelo al plano que contiene a los nudos extremos de la viga y el nudo auxiliar. El elemento de viga estándar está definido por dos nudos extremos que llamaremos 1 y 2. -Flexión en el plano x1 − x2 . 1]. torsión y fuerza axial) La coordenada x1 local coincide entonces con el arco a lo largo del eje de la viga. y la variable local ξ está restringida al intervalo [−1. La elección de cual de los ejes principales de inercia asociar a x2 es arbitraria. Esto permite trabajar con expresiones sencillas para las relaciones cinemáticas y constitutivas. X2 2 1 L X 3 X1 -1 0 1 ξ Figura 4 Coordenadas locales en un elemento de viga Computacionalmente el eje t1 se calcula a partir de las coordenadas de los nudos extremos. La coordenada x1 se encuentra en el intervalo [0. Denominaremos con ui al desplazamiento en la dirección i local. Esto permite desacoplar el comportamiento en 4 partes 1. Las coordenadas x2 y x3 dependen de la forma de la sección. queda (en la práctica) definido por un nudo auxiliar. y desacoplar los diferentes comportamientos (flexión en dos planos ortogonales. si no es necesario reemplazarla por una carga equivalente actuando en el centro de corte más un momento torsor distribuido. L].5.Las cargas normales al eje de la viga actúan en el centro de corte. Finalmente t3 = t1 × t2 .

u2 y θ2 suficientes 3 2 3 2 para definir el polinomio cúbico solución de la ecuación homogénea Luego las funciones de interpolación propuestas son: 1 1. Es decir que por lo menos debemos tener 6 grados de libertad por nudo (las tres componentes de desplazamiento y las tres componentes del giro). -Para los fuerzas axiales tenemos como grados de libertad u1 y u1 suficientes para definir la 1 recta solución de la ecuación homogénea 2. -Flexión en el plano x1 − x3 . Q3 y M2 asociado a u3 y θ2 4. y la convención de positivo/negativa a que coincida con la dirección positiva del eje correspondiente. u1 (ξ) = 1 (1 − ξ) u1 + 1 (1 + ξ) u2 = N 1 (ξ) u1 + N 2 (ξ) u2 = 1 1 1 2 2 2 I=1 N I (ξ) uI 1 69 . Notar que la denominación del momento flector y su curvatura asociada está referida al eje normal al plano de flexión.4. dx1 dx1 −θ2 . Luego: 2 1. por lo que una aproximación cúbica es adecuada. Ip . tenemos los grados de libertad u1 . además de los desplazamientos.3. u2 y θ2 suficientes 2 3 2 3 para definir el polinomio cúbico solución de la ecuación homogénea 4.4. Denominaremos con uI al desplazamiento del nudo I en la dirección i local. θ1 . En tanto que para la flexión la correspondiente función solución (del desplazamiento transversal) es un polinomio cúbico (sin carga de tramo). y con θI al giro i i del nudo I alrededor del eje local i. -Para la flexión en el plano x1 − x2 . -Para la torsión tenemos como grados de libertad θ 1 y θ2 suficientes para definir la recta 1 1 solución de la ecuación homogénea 3. El coeficiente α modifica la rigidez torsional en función de la forma de la sección. Funciones de Interpolación El análisis de las ecuaciones diferenciales que gobiernan el comportamiento indica que la función solución para el caso homogéneo (sin carga de tramo) del comportamiento axial (esfuerzos axiales y torsión) es una recta. A es el área transversal de la sección. Por lo tanto basta con considerar una aproximación lineal para u1 y para θ1 . es el momento de inercia polar de la sección y Ii es el momento de inercia de la sección respecto al eje i. tenemos los grados de libertad u1 . θ1 .5. χ1 es el cambio de ángulo de torsión por unidad de longitud y χi son las curvaturas de flexión.5. Las variables de deformación generalizada son: ε es la deformación axial. θ1 . 4. Relaciones Cinemáticas y Constitutivas du1 dx1 dθ1 dx1 dθ 3 d2 u2 = EI3 dx1 dx2 1 d2 u 3 dθ 2 = EI2 − 2 dx1 dx1 N = EAε = EA Mt = αGIp χ1 = αGIp M3 = EI3 χ3 = EI3 M2 = EI2 χ2 = EI2 Donde E es el módulo de elasticidad longitudinal (módulo de Young) y G es el módulo de elasticidad transversal o de corte. En du3 du2 = θ3 y = definitiva en los nudos deben ser continuos. De la aproximación por residuos ponderados tras la correspondiente integración por partes resulta que el problema es de continuidad C0 para el problema axial y C1 para la flexión. -Para la flexión en el plano x1 − x3 .

2. θ 1 (ξ) =

2 I=1

N I (ξ) θ I 1

3. u2 (ξ) = φ1 (ξ) u1 + ϕ1 (ξ) θ1 + φ2 (ξ) u2 + ϕ2 (ξ) θ 2 2 3 2 3
2 4. u3 (ξ) = φ1 (ξ) u1 − ϕ1 (ξ) θ1 + φ2 (ξ) u2 − ϕ2 (ξ) θ2 3 2 3

Donde puede verse que hemos usado para el comportamiento axial los polinomios de Lagrange de grado 1 y para el comportamiento flexional los polinomios de Hermite de orden 1. 4.5.5. Desarrollo Recordando que d dξ d 2 d = = dx1 dξ dx1 dξ L −1 dξ dx1 = = J −1 dx1 dξ tenemos que las deformaciones generalizadas resultan ε = χ1 2 du1 = N′Iξ uI = u2 − u1 1 1 dx1 L 1 dθ1 2 = = N′Iξ θI = θ2 − θ1 1 1 dx1 L 1 dξ dx1
2

1 L 1 L

χ3 =

d2 u 2 d2 u 2 = dx2 dξ 2 1 1

=

4 1 φ1ξξ u2 + ϕ′1ξξ θ1 + φ2ξξ u2 + ϕ2ξξ θ2 ′ ′ ′ 3 2 3 L2  1  u2 6ξ −1 + 3ξ 6ξ 1 + 3ξ  θ1   3  , ,− 2,  u2  L2 L L L 2 2 θ3 = dξ dx1
2

χ2 = −

Que puede resumirse en la siguiente expresión matricial

4 φ1ξξ u1 − ϕ1ξξ θ1 + φ2ξξ u2 − ϕ2ξξ θ2 ′ ′ ′ ′ 3 2 3 2 L2  1  u3 6ξ −1 + 3ξ 6ξ 1 + 3ξ  θ1   2  ,− 2,− = − 2,−  u2  L L L L 3 θ2 2 =−  u1 1 u1 2 u1 3 θ1 1 θ1 2 θ1 3 u2 1 u2 2 u2 3 2 θ1 2 θ2 2 θ3                    

d2 u3 d2 u 3 =− 2 dx2 dξ 1 1

  −1 ε   χ1  1    χ3  = L  χ2

+1
6ξ L

−1 − 6ξ L −1 + 3ξ

−1 + 3ξ

− 6ξ L

6ξ L

70

         +1  +1 + 3ξ     +1 + 3ξ      

ε =B (ξ) ae
4×1 4×12 12×1

En tanto que la relaciones constitutivas pueden escribirse matricialmente como      N EA ε  Mt     χ1  αGIp    =  M3     χ3  EI3 EI2 χ2 M2 σ = D
4×1 4×4

ε
4×1

Finalmente la matriz de rigidez (en el sistema local) resulta de integrar a lo largo de la viga
L 1

KL =
12×12 0

B

T

D

B dx1 =
−1

B (ξ)T D B (ξ)

12×4 4×4 4×12

L dξ 2

Notar que como máximo en B(ξ) hay polinomios de orden 1, luego en el producto BT D B hay como máximo polinomios de orden 2 en ξ, por lo cual bastan dos puntos de integración si se va a realizar una integración numérica. La integral puede hacerse en este caso en forma analítica sin ningún problema. La matriz de rigidez (cuya obtención se deja como ejercicio) es idéntica a la obtenida en los cursos de cálculo matricial de estructuras. Esto es así porque las funciones de interpolación utilizadas son capaces de reproducir la solución exacta de las ecuaciones diferenciales (homogéneas). 4.5.6. Término independiente (vector de cargas) Supongamos que las cargas están representadas localmente (es decir respecto al sistema local) y varían en forma lineal dentro del elemento   2 q1  q2  = q (ξ) = N I (ξ) qI I=1 q3 El trabajo virtual externo se puede escribir como
L L

T.V.E. =
0

δuT q (ξ) dx1 =
0 L 0

= [δae ]T

  N1

N1 φ1 φ N2

 q1 (ξ) [δu1 , δu2 , δu3 ]  q2 (ξ)  dx1 q3 (ξ)  N2 ϕ1 φ2 
1 q1 1 q2 1 q3 2 q1 2 q2 2 q3

1

0 −ϕ

1

×

N1 N
L 1

N2

= [δae ]

T 0

ΦT (ξ) N (ξ) dx1
12×3 3×6

q1 q2

    dx1    N2  

       

φ

2

0 −ϕ

2

ϕ2 

T

(4.3)

= [δae ]T FL

1×12

1×12 12×1 6×1

Donde FL es el término independiente referido al sistema de coordenadas locales.
71

4.5.7. Cambio de base La expresión de la matriz de rigidez en coordenadas globales sigue el procedimiento general. Referida a un sistema coordenado local la matriz de rigidez que es de 12 × 12 tiene la forma KL = k11 k12 k21 k22

asociada con un vector de desplazamientos en coordenada locales de forma  1   I   I  u θ1 u1 1   θ I I  2   uI   θI  aL =  uL = θ = 2 2 u  I u3 L θI L 2 3 θ L
I donde uL son los desplazamientos del nudo I referidos a la terna local y θ I es el vector de L giros (donde cada componente es la proyección del vector rotación) referido a la terna local. Las submatrices kij son de 6 × 6 y los únicos valores no nulos son los que se indican con una X   X  X X      X X   kij =   X     X X X X

Para realizar el cambio de coordenadas resulta necesario observar (ver figura 4) que las relaciones que ligan ambos sistemas tienen para cada nodo la forma uI = R uI L θI = R θI L donde la matriz rotación R es R = t1 t2 t3 La matriz de transformación Λ resulta entonces de  1   u R  θ1   R ae =  2  =  L  u   R R θ2 L   u1   θ1    2  = Λ ae  u  θ2

las expresiones de cambio de la matriz de rigidez y el vector de términos independientes tienen la misma forma que antes, es decir: K = ΛT KL Λ F = ΛT FL

4.5.8. Matriz de masa Habitualmente se considera la masa de la viga concentrada sobre el eje baricéntrico (es decir se desprecia la energía cinética asociada a la velocidad de rotación de la sección transversal). La matriz de masa aparece en problemas no estacionarios (dependientes del tiempo) y resulta consistentemente de aplicar residuos ponderados sobre la ecuación de equilibrio dinámico (o alternativamente como expresión de la energía cinética).
72

similar a los desplazamientos. 2.4 ) para una viga continua en 2-D.4) Que permite escribir la energía cinética de la viga como  T = 1 1 ˙1 2 ˙2 u θ u θ ˙ ˙ 2 L 4.5. Elementos con deformación de corte Los elementos con deformación de corte son aquellos basados en la teoría de vigas de Timoshenko y sus extensiones a problemas en 3-D.Suponiendo una interpolación para las velocidades y aceleraciones del eje baricéntrico. En cada nudo nuestras incógnitas serán los desplazamientos en las dos direcciones del plano (u1 . Calcular la matriz de masa (expresión 4. 3. Recordando entonces que N1 = N′1 1 x ξ (ξ − 1) 2 2ξ − 1 = L N 2 = 1 − ξ2 N′2 1 = − x 4ξ L N3 = N′3 1 x ξ (1 + ξ) 2 2ξ + 1 = L 73 .3)   M   u1 ˙ ˙1 θ u2 ˙ ˙2 θ      L 4. Calcular el vector independiente para un carga lineal arbitraria (expresión 4. La velocidad (y la aceleración) de un punto del eje de la viga es (referido al sistema local):   ˙   1  u1  N N2 u1 ˙  ˙1  1 2 1 2  θ   u2  =  ˙ φ ϕ φ ϕ  2  ˙  u  u3 ˙ φ1 0 −ϕ1 φ2 0 −ϕ2 ˙2 θ L = Φ (ξ) ae ˙L de donde resulta L M= 0 ρAL ρA Φ Φ dx1 = 2 T 1 ΦT (ξ) Φ (ξ) dξ −1 (4. aunque esto no es importante en vigas en el campo lineal. Calcular los coeficientes de la matriz de rigidez de la viga espacial en coordenadas locales. u2 ) más el giro alrededor del eje normal al plano (θ3 ). Ejercicios 1. Además de poder considerar modelos flexibles al corte su mayor ventaja radica en la facilidad de su extensión al rango no-lineal y en el tratamiento de geometrías curvas.6. La aproximación resulta entonces cuadrática para las tres variables. Tienen la ventaja también de ser de continuidad C0 .9. Si consideramos el comportamiento de una viga en el plano x1 -x2 (con eje baricéntrico en correspondencia con el eje x1 ) las relaciones cinemáticas son: du2 − θ3 dx1 dθ3 χ3 = dx1 du1 ε = dx1 γ2 = Supongamos un elemento de 3 nudos (1 en cada extremo y un nudo central).

Figura 5 Viga con deformación de corte las deformaciones generalizadas resultan      0  1+2ξ   L ξ − 2 (1 + ξ)       u1 1 u1 2 θ1 3 u2 1 u2 2 θ2 3 u3 1 u3 2 θ3 3              

  ε  χ3  =  γ2

2ξ−1 L

0 0

0 0
2ξ−1 L

− 4ξ 0 0 L 0 0 − 4ξ L ξ (1 − ξ) 0 − 4ξ ξ 2 − 1 2 L 0
2ξ−1 L

2ξ+1 L

0 0

0 0
2ξ+1 L

ε = B (ξ) ae Las relaciones constitutivas para este caso son:      N EA ε  M3  =    χ3  EI Q2 GA2 γ2 σ = Dε

donde A2 es el área de corte en la dirección 2, definida convenientemente. En el caso de vigas de eje curvo, es necesario una interpolación adecuada de la geometría (en el caso anterior asumíamos que el nudo central estaba ubicado exactamente en el punto medio entre los extremos). Una opción sencilla y conveniente es la interpolación isoparamétrica, luego el eje baricéntrico de la viga queda descripto por
3

x (ξ) =
I=1

N I (ξ) xI

Paralelamente resulta conveniente definir un sistema coordenado local. En la geometría indeformada (libre de tensiones) dicho sistema local tiene el vector t1 coincidente con la tangente al eje baricéntrico, que forma un ángulo α con el eje x1 global, en tanto que el vector t2 es normal al anterior: cos α − sin α Λ (ξ) = [t1 , t2 ] (ξ) = sin α cos α Las deformaciones generalizadas normal y de corte resultan ahora ε = γ2
74

d(x + u) · t1 ds d(x + u) = · t2 ds

donde s es la longitud de arco medido sobre el eje baricéntrico de la viga. Debido a que la viga tiene ahora una curvatura inicial, debemos hablar de cambio de curvatura. La curvatura original se mide como dα (0) κ3 = ds y la curvatura del eje deformado es d (α + θ3 ) κ3 = ds luego el cambio de curvatura resulta d (α + θ 3 ) dα dθ3 − = ds ds ds En problemas tridimensionales, la teoría que gobierna el problema es similar. Por supuesto ahora x y u tienen tres componentes. Por otro lado el sistema coordenado local se escribe ahora χ3 = κ3 − κ3 =
(0)

Λ (s) = [t1 , t2 , t3 ] donde t1 coincide con la tangente al eje baricéntrico, en tanto que t2 y t3 están dirigidos en las direcciones principales de inercia de la sección transversal. Las deformaciones generalizadas asociadas a los esfuerzos normal y de corte se escriben ahora d(x + u) · t1 ds d(x + u) γ2 = · t2 ds d(x + u) · t3 γ3 = ds Las curvaturas del eje baricéntrico resultan ahora de la siguiente expresión   0 −κ3 κ2 dΛ  κ3 0 −κ1  K = ΛT = ds −κ2 κ1 0 ε =

donde los κi serán curvaturas iniciales si Λ es la original o serán las curvaturas del eje deformado si Λ corresponde a la estructura deformada. La diferencia entre ambas permite calcular los cambios de curvatura, que incluye deformación de torsión (χ1 ) y deformaciones de flexión (χ2 y χ3 ).     (0) κ1 − κ1 χ1  χ2  =  κ2 − κ(0)  = κ − κ(0)  2  (0) χ3 κ3 − κ3 θ G = ΛθL θ L = ΛT θG la linealización de la expresión anterior conduce a     t1 · du ε ds du ε =  γ 2  = ΛT + e1 × θL =  t2 · du − θ3  ds ds γ3 t3 · du + θ2 ds    dθ1    χ1 κ2 θ3 − κ3 θ2 ds dθ L χ =  χ2  = + κ(0) × θ L =  dθ2  +  κ3 θ1 − κ1 θ3  ds ds dθ3 χ3 κ1 θ2 − κ2 θ1 ds

Si mantenemos los giros en cada punto de la viga referidos al sistema local (recordando la relación que los liga con los globales)

de donde pueden particularizarse las expresiones para la viga en el plano obtenidas antes.
75

4.6.1. Matriz de rigidez de una viga recta en 2-D Si nos restringimos al caso plano y una viga de eje recto. Usando una aproximación cuadrática (3 nudos), con el nudo interno en el centro del elemento, la matriz de rigidez en coordenadas locales resulta de la integral
1

KL =
L

BT (ξ) D B (ξ) ds =
−1

L T B (ξ) D B (ξ) dξ 2

        1    −1        

EA 2L

N′1 ξ

2 GAc 2L

N′1 ξ

2

EA 1 N′ ξ N′2 ξ 2L GAc N′1 N 1 ξ 2 EI 1 2 N′ ξ + 2L 2 GAc L (N 1 ) 2 GAc N′1 N′2 ξ ξ 3L GAc N′1 N 2 ξ 2 EI 1 N N2 + 2L ′ ξ ′ ξ GAc L 1 2 N N 2 GAc N′2 N 2 ξ 2 2 EI N′2 + ξ 2L 2 GAc L (N 2 ) 2

EA 2L

N′2 ξ

2 GAc 2L

N′2 ξ

2

Simétrica

EA 1 N′ ξ N′3 ξ 2L

GAs N′1 N′3 ξ ξ 2L

EA 2 N′ ξ N′3 ξ 2L

GAc N′2 N′3 ξ ξ 2L

EA 2L

N′3 ξ

2 GAc 2L

N′3 ξ

2

         GAc N′2 N 3  ξ 2  EI N 2 N 3 +  dξ 2L ′ ξ ′ ξ GAc L 2 3  N N  2       2 EI N′3 +  ξ 2L 2 GAc L (N 3 ) 2
GAc N′1 N 3 ξ 2 EI N′1 N′3 + ξ ξ 2L GAc L 1 3 N N 2

Notar que todos los términos a integrar son polinomios en ξ, luego se pueden integrar en forma analítica sin problemas. Notar además el orden de los polinomios a integrar: de 2do orden para productos de derivadas entre si de 3er orden para producto de función y derivada de 4to orden para productos de funciones entre sí Recordar que si se integra numéricamente con dos puntos de integración se puede integrar exactamente un polinomio cúbico. De lo cual surge que si se integra con dos puntos de integración se integrará en forma exacta todos los términos salvo los asociados a productos de funciones nodales entre sí (términos que relacionan las rotaciones entre sí, asociados al corte transversal) . 2 4 2 Por ejemplo la integral exacta de (N 1 ) es 15 e integrando con dos puntos es 9 , lo que es un 20 % menos que la integral exacta.
76

2. por lo que el elemento desarrollado no resuelve exactamente los problemas. es posible previo al ensamble eliminar dichos grados de libertad usando “condensación”. requiere una aproximación cúbica para el desplazamiento y cuadrática para el corte. es necesario usar más de un elemento finito por tramo de viga (a diferencia de la teoría clásica).Por otro lado. Usando integración numérica con dos puntos de integración se tiene                   EA 14 2L 3 EA 2L GAc 14 2L 3 GAc (−1) 2 EI 14 + 2L 3 GAc L 2 2 9 − 16 3 GAc 3L − 16 3 EA 32 2L 3 GAc −4 2 3 EI − 16 + 2L 3 GAc L 2 2 9 GAc (0) 2 EI 32 + 2L 3 GAc L 8 2 9 GAc 32 2L 3 EA 2L 2 3 GAs 2L 2 3 EA 2L − 16 3 GAc 2L − 16 3 EA 14 2L 3 GAc 14 2L 3         GAc 4  −3 2  EI 16 −3 +   2L GAc L 2   2 9     EI 14  + 2L 3 GAc 1 2 3 EI 2 + 2L 3 GAc L −1 2 9 GAc L 2 2 9  Notar que la solución exacta de las ecuaciones homogéneas de la viga de Timoshenko. Por otro lado dado que los nudos internos no se comparten con otros elementos. 4. por lo cual. sin axial) utilizando un único punto de integración v (x) = θ (x) = N 1 (ξ) u1 + N 2 (ξ) u2 N 1 (ξ) θ1 + N 2 (ξ) θ2 77 . experimentos numéricos primero y desarrollos teóricos posteriores mostraron que era conveniente una sub-integración de los términos asociados al corte a los fines de evitar el bloqueo numérico. Ejercicio: Calcular la matriz de rigidez de un elemento de viga de dos nudos (sólo flexión. si el objetivo es obtener la solución exacta. en tal caso la matriz de rigidez resulta de 4 × 4 (viga continua) y coincide con la matriz de rigidez (incluyendo deformaciones por corte) obtenida en los cursos de cálculo matricial de estructuras.6. El bloqueo numérico se produce debido a una imposibilidad de las funciones de forma de representar correctamente el comportamiento de todas las variables con el consiguiente aumento de la rigidez asociado a un incremento espurio de la energía de deformación asociada al corte transversal. con lo cual sólo permanecen como grados de libertad los de los nudos extremos. Una segunda posibilidad es utilizar una interpolación cúbica para el desplazamiento transversal (por ejemplo utilizando cuatro nudos para el desplazamiento y sólo 3 para el giro).

Con el objetivo de ejemplificar el tratamiento de las condiciones de contorno en un dominio de longitud L . Si subdividimos el dominio en N segmentos y proponemos entonces una aproximación para la variable φ en el dominio en función de las variables nodales φI (I = 0. Problemas de convección-difusión d dφ ρuφ − Γ −q =0 dx dx (4.5) Consideremos la siguiente ecuación diferencial (no autoadjunta) con u la velocidad conocida.. supondremos que φ es conocido en x = 0 y que σ es conocido en x = L.Donde las funciones de forma son: N 1 (ξ) = 1 (1 − ξ) 2 1 N 2 (ξ) = (ξ + 1) 2 y cuyas derivadas (constantes) valen N′1 = − ξ N′1 x 1 2 1 = − L N′2 = + ξ 1 2 1 2 N′ x = + L La matriz B resulta (evaluada en ξ = 0) B= 1 0 −L 1 −L +1 2 0 1 L 1 L 1 2 En tanto que la matriz de rigidez resulta del producto   1 0 −L 1  − 1 + 1  EI 0 0 −L K = L  L 12  1   0 −L +1 0 GAc L 2  =    1 L GAc L − GAc 2 − GAc L GAc 2 1 2 GAc 2 − EI + GAc L L 2 0 1 L 1 L 1 2 − GA0c 2 EI + GAc L L 2 − GAc L GAc 2 GAc L GAc 2 GAc 2 − EI + GAc L L 2 GAc 2 EI + GAc L L 2     4. en este caso unidimensional u debe ser constante. Las condiciones de contorno (extremos del dominio) admisibles son: ¯ φ=φ o ρuφ − Γ dφ =σ ¯ dx es decir que en los extremos o se conoce φ o se conoce el flujo σ.6) Reemplazando en la expresión 4.N) N φ (x) = I=0 ϕI (x) φI (4. se obtiene N I=0 d dϕI (x) I ρuϕI (x) − Γ φ − q = r(x) dx dx 78 .5.7.

Como se ve en la definición de la función de peso. la cantidad de parámetros arbitrarios es igual al número de incógnitas del problema φI . Simétricamente en la función de ponderación se elimina el primer sumando para mantener igual la cantidad de incógnitas φI y la cantidad de parámetros arbitrarios β I . lo que conduce a que ¯ φ1 = φ s0 = 0 Luego nuestra aproximación se puede escribir N ¯ φ(x) = ϕ (x) φ + 0 I=1 ϕI (x) φI (4. en nuestro caso eso significa que la aproximación satisfaga exactamente la primera condición de contorno. es decir que independientemente del valor de los parámetros arbitrarios β I . Por otro lado no deben olvidarse las condiciones de contorno. y es lo que el método numérico intentará minimizar para obtener una solución aproximada del problema.11) donde hemos separado el primer término de la sumatoria que ahora es conocido.7) La última expresión es el “residuo” (r(x)). tenemos N βJ J=1 N N L J W J r(x)dx + WL sL =0 βJ J=1 L WJ I=0 ρu dϕI (x) d2 ϕI (x) −Γ dx dx2 J φI − q dx + WL sL =0 Lo que se pide es que lo encerrado entre llaves sea cero. Reemplazando entonces la aproximación a φ y la función de ponderación en la integral ponderada. El método de residuos ponderados propone definir una función de ponderación w (x) N w (x) = I=0 W I (x) β I donde W I (x) son funciones elegidas adecuadamente y β I son parámetros arbitrarios.8) (4. que pueden escribirse N ¯ φ− N ϕI (x)|x=L φI = s0 I=0 (4.9) σ− ¯ I=0 ρuϕI (x) − Γ dϕI (x) dx φI = sL x=L Definido entonces el residuo. el resto de la aproximación satisface las mismas condiciones de contorno pero en forma homogénea. Definida esta función se propone que r(x)w(x)dx + s0 w0 + sL wL = 0 L I (4. el objetivo de máxima sería lograr que dicho residuo se anulara en todo punto. esto normalmente no es posible.10) para todo valor de los parámetro β . y lo que se busca es anularlo en promedio. Este primer término se conoce como solución particular y satisface en forma exacta las condiciones de contorno esenciales. es decir en forma integral. Esto implica entonces N condiciones 79 . se satisfaga la igualdad. Entre las aproximaciones habituales se exige que la aproximación a φ satisfaga en forma exacta las condiciones de borde sobre la propia variable (condiciones esenciales).N ρu I=0 dϕI (x) d2 ϕI (x) I −Γ φ − q = r(x) dx dx2 (4.

14) βJ J=1 I=0 L W J ρu dϕI dW J dϕI + Γ dx dx dx dx − W J Γ φI − L J W J qdx + WL sL = 0 Al integrar por partes hemos disminuido entonces el máximo orden de derivación de la variable φ. esto ha sido a costa de aumentar el orden de derivación de la función de peso (que ahora deberá ser derivable. Resulta entonces un sistema lineal de ecuaciones AΦ+F=0 donde Φ es un vector de dimensión N que agrupa a las incógnitas φI . Para fijar ideas. y separando la integral sobre el segmento J tenemos J J xJ xJ−1 β K=J−1 K I=J−1 dϕI dϕK dϕI ϕ ρu + Γ dx dx dx K dx φ − I xI ϕK qdx xI−1 = Int(J) 80 .13. En un intervalo cualquiera J la variable φ y la función de peso resultan φ (x) = (1 − ξ) φJ + ξφJ+1 w (x) = (1 − ξ) β J + ξβ J+1 Reemplazando en (4. El término de la solución particular (como se explicara antes) por supuesto no aparece aquí.12) x=L 0 FJ = L WJ d2 ϕ0 (x) dϕ0 (x) −Γ dx dx2 dϕ (x) J ¯ φ − q dx + WL σ − ρuϕ0 (x) − Γ ¯ dx (4. Utilizando una grilla con puntos igualmente espaciados (incluyendo los puntos extremos). en este caso esta integración por partes se restringe al término difusivo que es el que tiene la derivada de mayor orden. Las ecuaciones podrían calcularse de evaluar consistentemente las expresiones 4.1).12 y 4.13) La elección de la función de ponderación conduce a formulaciones diferentes. es decir la expresión anterior es formal.14). con lo que ahora alcanza con proponer una aproximación continua para φ. supongamos la aproximación más sencilla que corresponde a una interpolación lineal entre nudos (4. no estamos utilizando un único elemento en toda la grilla. es decir continua) y de la aparición de términos sobre el contorno. La aproximación de Galerkin (método de elementos finitos estándar) propone usar como función de peso una forma idéntica a la función de interpolación de la variable (4.11) N x=L w (x) = I=1 ϕI (x) β I Donde N es aquí el número de puntos en la grilla. N N β J=1 N N J L W J I=0 ρu dϕI (x) d2 ϕI (x) J −Γ φI − q dx + WL sL 2 dx dx dϕI dx L 0 = 0 (4.(una para cada W J ) en función de las N incógnitas φI . la matriz de coeficientes A se calcula como AJI = L W J ρu ρu dϕI (x) d2 ϕI (x) dϕI (x) J −Γ dx + WL −ρuϕI (x) + Γ dx dx2 dx (4. En principio las W I (x) sólo requieren como condición indispensable la de independencia lineal. Sin embargo resulta más conveniente realizar previamente una integración por partes. El objetivo de esta integración por partes como ya hemos visto es disminuir el orden de derivación que aparecen en las ecuaciones discretas a resolver. sin embargo una adecuada elección es crucial desde el punto de vista numérico.

J φJ−1 φJ − f J−1 fJ + β N σ − ρuφN = 0 ¯ Esta expresión debe verse como un conjunto de N ecuaciones (una para cada β J ) con N incógnitas (las φI ).J−1 HJ−1. luego N N dϕI I dϕI N N β −Γ φ + σ − ρuφ + ¯ Γ L φI = β N σ − ρuφN ¯ dx dx I=N−1 I=N−1 La integral de residuos ponderados (4. multiplicada por φ0 = φ). C debida al término convectivo y es no-simétrica y D debida al término difusivo que es simétrica. La matriz H elemental consta de dos partes.N ) el término del contorno −ρu.14) puede escribirse ahora N Int(J) + Int(C) = 0 J=1 N β J−1 β J J=1 HJ−1.J HJ.Llamando HKI = CKI + DKI xI q Donde K = xI−1 ϕK q dx xJ CKI = xJ−1 xJ ϕK ρu dϕI dx dx (4.16) DKI = xJ−1 dϕK dϕI Γ dx dx dx Luego J J Int(J) = K=J−1 βK I=J−1 (CKI + DKI ) φI − q K HJ−1. salvo ϕN (x = L) = 1. Para la aproximación propuesta.15) (4. El vector término independiente resulta de ensamblar los vectores “elementales” f. La matriz de coeficientes resulta de ensamblar las matrices “elementales” H.J φJ−1 φJ − f J−1 fJ = β J−1 β J El resto de los términos (integrales sobre el contorno resultan) N J Int (C) = J=1 β dϕI − ϕ Γ dx I=0 J N L N φ + 0 I ϕJ L σ− ¯ I=0 ρuϕI (x) − Γ dϕI (x) dx φI x=L Debe notarse aquí que w(x = 0) = 0.J−1 HJ−1. también contribuyen aquí los términos asociados a la solución particular (la primera columna de la primera matriz elemental ¯ H. Esta aproximación corresponde a una de las posibilidades del método de Elementos Finitos. A esta última contribuye también en la posición (N.J HJ. además todas las ϕJ (x = L) = 0. la matriz elemental resulta H= ρu 2 −1 1 −1 1 + Γ ∆x 1 −1 −1 1 81 . Para problemas dominantemente convectivos se usan normalmente aproximaciones diferentes.J−1 HJ.J−1 HJ. La aproximación de Galerkin es óptima para problemas difusivos puros (problemas espacialmente elípticos) asociado a operadores auto-adjuntos (matrices simétricas).

expresado en la forma β J−1 β J HJ−1.J φJ−1 φJ Escribir la ecuación de balance asociada a un β J cualquiera para los 3 valores de α indicados arriba.5. xJ+1 para los valores α = 0. xI+1 . se obtiene la aproximación habitual de Galerkin y para α = 1 se obtiene una aproximación conocida como Petrov-Galerkin. Este permite dar más peso al residuo en la parte inicial del intervalo (una forma de upwinding). Graficar las funciones de peso asociadas a β J en el intervalo xJ−1 . 2 Calcular la integral del residuo en un intervalo genérico xI .1) en cada intervalo φ (x) = (1 − ξ) φI + ξφI+1 x − xI x − xI ξ = I+1 = 0≤ξ≤1 x − xI ∆x Usar el método de residuos ponderados con función de ponderación w (x) = [(1 − ξ) + αξ (1 − ξ)] β J + [ξ − αξ (1 − ξ)] β J+1 donde α es un parámetro fijo que puede variar entre 0 y 1.J−1 HJ.J−1 HJ−1.J−1 HJ−1. De hecho para α = 0. 1.J HJ.J +α ˆ ˆ HJ−1. Con una aproximación lineal para la variable (4. 1 . 82 .J ˆ ˆ HJ.Ejercicio 1-Sea el problema de convección difusión gobernado por la ecuación 4.J−1 HJ.

Definamos la geometría inicial del cable. p3 .0 -0. u3 . Como una introducción al tema aquí se mostrará con un ejemplo sencillo los principales elementos a tener en cuenta. p3 . puesto que el cable no tiene tensión inicial. En forma similar a una barra articulada los cables no tienen rigidez flexional apreciable y sólo transmiten esfuerzos normales. Más aún.4. u3 . considerando cada tramo de cable entre dos cargas como una barra.0 100 100 3 150 + 100 Figura 6 Estructura de cables Podemos entonces definir las coordenadas iniciales o originales de los nudos Nudo 1 2 3 4 5 X1 0.52 1 2 4.0 2.0 -0.0 3.5 0.0 Dado un estado de solicitaciones definido por las cargas en los 3 nudos libres de desplazarse (dos componentes por nudo). p2 . por lo cual es necesario plantear el equilibrio en la configuración deformada e incluir el efecto de las tensiones iniciales.8. geométricamente simétrica respecto al centro.0 X2 0. definida por los desplazamientos de los nudos a partir de la configuración original uT = u2 . u4 .0 1. Supongamos entonces una estructura sencilla de un cable (ver figura) bajo tres cargas puntuales. p4 1 2 1 2 1 2 Y dada una configuración deformada. si no se considera el peso propio es inmediato asimilar el comportamiento de un sector de cable al de una barra articulada.5 -1. De esta forma el cable ha sido discretizado por cuatro elementos de barra-cable de igual longitud inicial Lo = 12 + 0. f T = p2 . Definamos entonces la configuración inicial como formada por dos tramos rectos de la misma longitud (ver figura) y supongamos que las cargas aplicadas corresponden a la mitad de cada tramo y a la unión de los dos tramos. Análisis de cables En general el análisis de estructuras de cables implica importantes desplazamientos y pretensiones.0 4.0 1 2 4 5 1. u4 1 2 1 2 1 2 83 . cualquier configuración está en equilibrio y lo único importante es la longitud inicial del cable. u2 . p4 .

y LK son respectivamente el esfuerzo axial. Para ello tenemos que evaluar: La longitud actual: L = = x2 − x1 · x2 − x1 1 2 1 2 (4. la expresión anterior puede escribirse (notar que δu · t = δuT t )  1  N t1 − N 2 t2 T V I = δu2T .21) El esfuerzo axial N = EAε La deformación virtual ∂ε 1 ∂L 2 ∂L 1 1 ∂L δu = δu + δu = δu2 − δu1 2 1 2 − u1 ) ∂u L0 ∂u ∂u L0 ∂(u ∂L 1 2 = x − x1 = t (dirección actual del tramo) 2 − u1 ) ∂(u L 1 1 2 1 δε = x − x1 · δu2 − δu1 = t · δu2 − δu1 L0 L L0 δε = En consecuencia la contribución de una barra al trabajo virtual interno resulta TV I = N 1 t · δu2 − δu1 L0 = δu2 − δu1 · t N L0 (4.17) donde XiI es la coordenada original del nudo I en la dirección i y xI es la coordenada actual del i nudo I en la dirección i.20) (4. el cual puede escribirse TV I = TV E NB NP 2 N K=1 K δε K LK 0 = N =1 i=1 pN δuN i i (4. Consideremos un tramo cualquiera de cable. en tanto que NB es el número de tramos en que se ha dividido al cable.o directamente las coordenadas nodales actualizadas xI = XiI + uI i i (4.24) (4. por ejemplo el 1-2. δεK . Para saber si la configuración actualizada corresponde al equilibrio utilizamos el Principio de Trabajos Virtuales. En el segundo miembro aparece el trabajo virtual de las fuerzas externas y N P es el número de nudos donde se aplican cargas.22) En el ejemplo considerado las contribuciones de las tres barras resultan (notar que δu1 = δu5 = 0. δu3T . la deformación virtual y la longitud 0 inicial de la tramo K.23) (4. δu4T  N 2 t2 − N 3 t3  N 3 t3 − N 4 t4 84 (4.25) .18) donde N K . pues u1 = u5 = 0) T V I = δu2 · t1 N 1 + δu3 − δu2 · t2 N 2 + δu4 − δu3 · t3 N 3 − δu4 · t4 N 4 sacando factor los δuI . y evaluemos el trabajo virtual interno que allí se produce.19) X2 − X1 + u2 − u1 · X2 − X1 + u2 − u1 ε= L −1 L0 La deformación longitudinal (4.

a su vez el trabajo virtual externo puede escribirse T V E = δu2T . δu4T (4. pues tanto N K como tK dependen en forma no-lineal de los desplazamientos. reemplazando en la anterior K=− [δu]T {g (ui ) − Ki ∆u + λi+1 f} =0 ˜ de donde la predicción resulta ∆u = [Ki ]−1 [g (ui ) + λi+1 f] = [Ki ]−1 [r] (4. δu . λ0 = 0). λi+1 = λi + ∆λ). Uno de los esquemas predictor-corrector más utilizados es el de Newton-Raphson. el cual consiste en realizar la siguiente aproximación g (ui+1 ) = g (ui ) + donde se ha introducido a ∂g |i ∆u = g (ui ) − Ki ∆u ∂u (4. para asegurar la igualdad.33) 85 . cada una de las ecuaciones entre llaves debe anularse. Supongamos entonces que se conoce una posición de equilibrio (ui . Los problemas no lineales se resuelven habitualmente en forma incremental. Puede verse fácilmente que estas ecuaciones no son otra cosa que las ecuaciones de equilibrio en cada nudo. Un forma común es escribir las acciones externas en función de un escalar λ  2   2  p f  p3  = λ  f 3  = λf (4. δu4T   p2  p3  p4 (4. es decir se propone un valor inicial (predicción) de ui+1 y luego se corrige hasta convergencia.27) Como los δuI son arbitrarios. δu3T .31) ∂g (4.26) haciendo la diferencia entre la segunda y la primera e igualando a cero T E VI  2  V  −2T = 0 1 p   N t2 − N t1  N 3 t3 − N 2 t2  +  p3  = 0   N 4 t4 − N 3 t3 p4 δu2T . donde λi+1 es dato e interesa determinar ui+1 . Es decir que se ha llegado a un punto i donde se satisface  2   2  f  N t2 − N 1 t1  2T 3T 4T  N 3 t3 − N 2 t2  + λi  f 3  δu .32) ∂u que es el ‘Hessiano’ o derivada del sistema de ecuaciones no-lineales o simplemente la matriz tangente. δu3T . λi ) y queremos conocer una nueva posición de equilibrio (ui+1 = ui + ∆u.28) p4 f4 y obtener la solución (ui ) para valores crecientes de λi partiendo de la posición de equilibrio sin tensiones (u0 = 0. δu = 0 ˜ (4.30) Para ello se utiliza un esquema predictor-corrector.29)   N 4 t4 − N 3 t3 i f4 [δu]T {g (ui ) + λi f } = 0 ˜ y se busca un nuevo ui+1 que satisfaga [δu]T {g (ui+1 ) + λi+1 f} =0 ˜ (4. Las ecuaciones planteadas son no-lineales en los desplazamientos.

37) ∂ε δu ∂u = ∆ε es formalmente idéntica a δε = ∂ε 1 ∆u = t · ∆u2 − ∆u1 ∂u L0 (expresión 4. δu2T ∆u2 L0 −t tT t tT (4.34) Para cada barra interesa calcular su contribución a − [δu]T Evaluemos entonces L0 ∂ (N δε) ∂N ∂δε ∆u = L0 δε + N ∆u ∂u ∂u ∂u ∂δε ∂N = L0 δε ∆u + NL0 ∆u ∂u ∂u ∂ (T V I) ∂g |i ∆u = [δu]T Ki ∆u = ∆u ∂u ∂u (4.35) (4.22) es decir Con lo cual una primera contribución a K δuT KM ∆u = L0 δε = EA ∂N ∆u = δu2 − δu1 · t t · ∆u2 − ∆u1 ∂u L0 EA t tT −t tT ∆u1 δu1T . Para evaluarla debemos obtener ∂ ∂δε ∆u = ∂u A su vez ∂ ∂t ∆u = ∂u con lo cual L0 N 86 x2 −x1 L 1 L0 (δu2 − δu1 ) t ∂u T ∆u = 1 δu2 − δu1 L0 T ∂t ∆u ∂u (4. la diferencia es que aquí t corresponde a la geometría actual y no a la inicial. Notar que hasta ahora hemos escrito NB TV I = K=1 N K δεK LK = − [δu]T g (u) 0 (4.36) La derivada en el primer término es ∂N ∂EAε ∂ε = = EA ∂u ∂u ∂u a su vez la derivada ∂ε ∆u ∂u (4.40) (4. Esta primera contribución se denomina ‘Matriz de rigidez material’ (KM ).donde r es el residuo que se quiere anular Veamos como obtener la matriz tangente para un elemento de cable o barra articulada. de ‘carga-geometría’ o debida a los ‘esfuerzos iniciales’.39) ∂u ∆u = T 1 1 − t tT ∆u L ∆u2 − ∆u1 (4.41) ∂δε ∆u = δu2 − δu1 ∂u N 1 − t tT L . La segunda contribución resulta de δuT KG ∆u = N L0 ∂δε ∆u ∂u que será no nula sólo si existen esfuerzos N.38) Notar que la matriz KM obtenida es formalmente idéntica a la matriz de rigidez de la barra en un análisis lineal. esta componente KG se denomina matriz de rigidez ‘geométrica’.

5616  0. se hace habitualmente como vt = t · v = tT v vn = v − t vt = v − t tT v = v − ttT v = 1 − ttT v La aparición de esta matriz se debe a que en 4.2260 −0. δu2T N L 1 − t tT −1 + t tT −1 + t tT 1 − t tT ∆u1 ∆u2 (4.4781  0.6489 −0.12672  2    u3   0.12672 u4 2 ∆ p3 1 p3 2 = 100 −100  Si al sistema de cargas previos se le agregan en el punto central las siguientes [N]     [m]    Las matrices tangentes elementales son   1. pues el producto de esta matriz por un vector v cualquiera conduce a la proyección del vector v sobre el plano normal a t.6489 0.5616   1.073927 u1  u2   −0.40 se está derivando un versor (vector unitario) y la dirección de esta derivada debe ser normal al versor.1389 87 .8295  0.de donde las segunda contribución a la matriz de rigidez resulta δuT KG ∆u = δu1T .6489 −0. La operación de quitarle a un vector v su proyección vt sobre t. El cable sometido al siguiente estado de cargas  2    p1 0  p2   −100   2     p3   0   1 =  [N] f = 3   p2   −150   4   p1   0  p4 −100 2 está en equilibrio para los siguientes desplazamientos:  2   −0.4781 −0.8295  0.2260 0.1389  0.5616  × 106 K1−2 =   1.4781  0.42) A la suma de las matrices 1 − t tT se la denomina matriz de proyección ortogonal.1.8. Esto puede verse como quitarle a v su componente en la dirección t.00000 u = 1  =   u3   0.8295 −1. lo cual puede verse fácilmente a partir de que t·t = 1 ∂t ∂ (t · t) = 2t· =0 ∂u ∂u 4.061802  2    u4   0.1389  × 106 K2−3 =   1.4781 −1.073927 1 −0.8295 −0.2260 −0. Ejemplo Supongamos que la sección del cable es A = 1cm2 y el módulo de elasticidad es E = 2 × 106 kg/cm2 .

los vectores t2 y t3 y comprobar el equilibrio del nudo 3 81 .045848 −0.8295  0.4781   × 106 Ki =   0.3077  0.8295 −0.2978 0.083259 0.8749 −1.8749 1.004578 0.7005 0.6489 0.1389   × 106 =  1.6489 0.2260 0.0000 −1.8.2260 0.   2.4781 −0.5616   × 106 =  1.5616  en tanto que los desplazamientos y los esfuerzos en las barras.6  N 2−3   3−4  =    322.K3−4 K4−5 La matriz global ensamblada es.114780      [m]      476.4781 −1.7  N 4−5 366. una vez alcanzada convergencia   [N]  4.4781 −0.7005 son    ui+1 =      u2 1 u2 2 u3 1 u3 2 u4 1 u4 2       =         −0.1389     2.8295  0. calcular la configuración actual.5616 −0.033147 0.1389 −0. Ejercicio A partir de los desplazamientos indicados.2.1389    3.7 N i+1    1.2260 −0.8295 −1.6489 0.4781  0.4781  0.1389   1.3077 −1.6489 −0.065921 −0.2778 −0.2 N 1−2  432.6489 −0.4781   0.4781 −0.

82 .

por lo cual aquellos interesados en su deducción deben dirigirse a textos específicos. La utilización de productos matriciales es una forma muy conveniente para el desarrollo del método de elementos finitos. Existen diferentes problemas en la mecánica cuyo comportamiento puede representarse por la ecuación de Helmholtz. En general sólo se presentan las ecuaciones más relevantes y no se incluye su deducción. El flujo es una función vectorial o un campo vectorial lo mismo que el gradiente. que en su forma más sencilla conduce a la ecuación de Laplace. Introducción En el presente capítulo se presenta en forma resumida el conjunto de las ecuaciones de la mecánica que es de interés resolver en este curso. El flujo que atraviesa el contorno en cada punto es: aplicado sobre una función escalar u (la temperatura en nuestro caso) se obtiene el gradiente espacial de la misma   ∂u ∂u ∂u   ∇u = t1 + t2 =  ∂x1  ∂u ∂x1 ∂x2 ∂x2 σ n (s) = σ (s) · n (s) = σ T (s) n (s) si se desea evaluar el flujo total (neto) que ingresa o egresa en un subdominio cualquiera ω ⊂ basta integrar sobre el contorno del subdominio ∂ω Σω = ∂ω σ n d∂ω 83 . pues no es el objeto del curso y demandaría mucho espacio.1. antes de abordar problemas donde la variable incógnita es vectorial. lo que permite una primera aplicación del MEF.Capítulo 5 Problemas de valores en el contorno en 2 y 3 dimensiones por F. Definamos previamente el operador ∇ (nabla)   ∂ ∂ ∂   ∇= t1 + t2 =  ∂x1  ∂ ∂x1 ∂x2 ∂x2 ∂u La derivada direccional de u en una dirección cualquiera ν = (ν 1 .2. 5. Sea un dominio cerrado con un contorno suave ∂ con normal saliente n (s) en cada punto de dicho contorno. ν 2 ) que escribiremos ∂ν se calcula como ∂u ∂u ∂u = ∇u · ν = ∇T u ν = ν1 + ν2 ∂ν ∂x1 ∂x2 donde se ha escrito el producto punto entre dos vectores como el producto matricial de un vector fila (transpuesta del primer vector) y el segundo vector. Este tipo de problemas se expresa en función de una variable escalar. Una segunda magnitud física de interés en nuestros problema de valores en el contorno es el flujo σ. Flores 5. Transferencia de calor Recordemos primero el problema de transferencia de calor en 2 dimensiones.

El flujo total Σ a través del contorno de escribir Σ = ∇·σ d = σ · n ds ∂ En el caso general del teorema de la divergencia σ puede ser tanto un campo vectorial (tensor de 1er. se obtiene (usando el teorema del valor medio del cálculo integral) la fórmula de la divergencia del campo vectorial σ en el punto x = (x1 .Figura 1 Conducción del calor en 2 dimensiones dividiendo por el área (volumen) Aω de ω y tomando límite para Aω que tiende a 0. orden) como un campo tensorial (2do. Esto permitiría tratar medios que tuvieran diferentes conductividades en diferentes direcciones del espacio. orden). el flujo neto a través del contorno de dicho subdominio debe ser igual a la cantidad producida por las fuentes internas. Si f denota la fuente por unidad de área (volumen) tenemos σ · n d∂ω = f dω ω ∂ω usando el teorema de la divergencia (∇ · σ−f ) dω = 0 ω En consecuencia la ley local de balance resulta ∇ · σ (x) = f (x) 84 . en el segundo caso Σ es un vector. El caso isótropo se recupera escribiendo 1 0 k 0 k=k = 0 1 0 k El principio de conservación (o ley de balance) establece que dentro de cualquier porción del dominio. Los problemas físicos que nos interesa resolver están gobernados por relaciones “constitutivas” (en el sentido de que dependen del material que “constituye” el dominio) lineales de la forma σ (x) = −k (x) ∇u (x) σ1 u′ 1 = −k =− σ2 u′ 2 k > 0 ∀x k11 k12 u′ 1 k21 k22 u′ 2 En la segunda expresión se ha generalizado la ley constitutiva al escribir el escalar k (conductividad o permeabilidad térmica) como un tensor de segundo orden k. x2 ) div (σ) = ∂σ 1 ∂σ 2 + =∇·σ ∂x1 ∂x2 se puede como la densidad de flujo neto en el punto.

Las condiciones naturales de borde ∂u (s) −k (s) = p (s) [u (s) − u (s)] ˆ ∂n o ∂u (s) −k (s) = σ (s) ¯ ∂n          en ∂ u en ∂ σ La forma diferencial del problema en el caso isótropo y homogéneo. Los contornos ∂ u (donde u es conocido) y ∂ σ (donde σ es conocido) 2. ∂x1 ∂x2 k11 k12 k21 k22 u′ 1 u′ 2 en + b (x) u (x) = f (x) 2.para cualquier subregión ω en . Podríamos agregar (por completitud) fuentes internas de intensidad proporcional a u . Los valores prescriptos en ∂ 5. Los datos que definen el problema son entonces: 1. con b (x) = 0 . Las características (conductividad térmica) del material k (x) 4. La distribución de fuentes f (x) en 3. La condición de salto en interfaces interiores [|k∇u · n|] = 0 3. En ∂ σ u ¯ u (s) = u (x) ¯ ˆ los valores prescriptos de σ (s) o el coeficiente de borde p (s) y u (s) Dados los datos anteriores. ∂x1 ∂x2 k u′ 1 u′ 2 =k ∂ 2u ∂ 2u + ∂x2 ∂x2 1 2 = k∇ · ∇u = f (x) 85 . en tal caso la ley de balance local es ∇ · σ (x) + b (x) u (x) = f (x) La expresión matemática final de nuestro problema de valores en el contorno se obtiene eliminando σ y σ n usando la relación constitutiva. el problema es entonces encontrar la función u (x) que satisface 1. ∂ ∂ . La ley de balance local −∇· [k (x) ∇u (x)] + b (x) u (x) = f (x) ∂ ∂ . Las condiciones esenciales de borde u (s) = u (s) ¯ 4. conduce a la ecuación de Laplace.

x3 ) y ∇ =   ∂x2   ∂  ∂x3 La ecuación de campo es igual que antes −∇· [k (x) ∇u (x)] + b (x) u (x) = f (x) y las condiciones de contorno u (A) = u (A) ¯ en ∂ u ∂u (A) −k (A) = p (A) [u (A) − u (A)] ˆ ∂n o ∂u (A) −k (A) = σ (A) ¯ ∂n 86          en ∂ σ . para ello notemos que: ∇· (vk ∇u) = ∇u · (k∇v) + v∇· (k∇u) ∇T (vk ∇u) = ∇T u k ∇v + v ∇T (k∇u) y de aquí v∇· (k∇u) = ∇· (v k ∇u) − ∇u · (k∇v) v ∇T (k∇u) = ∇T (vk ∇u) − ∇T u k ∇v reemplazando el segundo miembro por el primero en la integral del residuo conduce a: (∇u · (k∇v) + b u v − f v) d − ∇· (v k ∇u) d = 0 La segunda integral puede ser transformada en una integral sobre el contorno usando el teorema de la divergencia − ∇· (v k ∇u) d = − vk ∂ ∂u ds ∂n ∂u = ∇u · n ∂n En forma consistente al realizar la integral por partes aparecen las condiciones de contorno que es posible fijar en el problema en estudio. integrando en el dominio e igualando a cero dicha integral.5. En la integral del residuo ponderado es necesario realizar una integral por partes. es decir:   ∂  ∂x1   ∂    x = (x1 . Forma variacional del problema de valores en el contorno La construcción de la forma variacional del problema de valores en el contorno comienza definiendo el residuo r r (x) = −∇· [k (x) ∇u (x)] + b (x) u (x) − f (x) multiplicando el residuo por una función de ponderación o prueba v suficientemente suave. multiplicando a la función de ponderación v. en la ∂u última expresión aparece en el contorno el término −k ∂n = σ ν (que es la condición de contorno natural del problema). Notar que el problema de transferencia de calor en 3 dimensiones se plantea en forma idéntica.3. x2 . Además de la propia variable del problema u .

Como la membrana no puede desarrollar momentos flectores (en forma análoga a un cable). Membrana traccionada El comportamiento de una membrana plana traccionada sometida a una presión lateral uniforme responde también a la ecuación de Helmholtz. En todo el contorno u =cte. La forma variacional se obtiene de la misma forma que en el caso anterior. llamando N = σe al esfuerzo membranal. Notar que es posible determinar las direcciones principales (ν 1 . La ecuación de equilibrio transversal a la membrana. Al aplicar una presión lateral p (uniforme) sobre la membrana. 87 . por lo cual se cumplen en forma trivial las ecuaciones de equilibrio en el plano de la membrana.4. para mostrar la facilidad que tiene el método para tratar este tipo de problemas. esta debe desplazarse lateralmente u (x) (dejando de ser plana) a los fines de restablecer el equilibrio.Figura 2 Membrana traccionada sometida a una presión lateral 5. es a través de sus esfuerzos en el plano como puede equilibrar fuerzas normales. Esto simplifica un poco las expresiones que se presentan a continuación. Notar la similitud formal entre el tensor de tensiones σ de este caso con el tensor k que define la conductividad térmica en el caso anterior. de tal forma que la expresión del tensor de tensiones en dicho sistema sea diagonal. Si la tensión sobre la membrana es igual en todas las direcciones del plano (σ 11 = σ 22 = σ . (o 0). sin embargo no iremos en esa dirección. La expresión anterior puede escribirse como ∇· σ 11 σ 12 σ 21 σ 21 ∇u + p =0 e En este problema las condiciones de contorno son exclusivamente esenciales (Dirichlet). debida a la presión lateral es: ∂ σ 11 ∂x1 ∂u ∂x1 + σ 12 ∂u ∂x2 + ∂ σ 21 ∂x2 ∂u ∂x1 + σ 22 ∂u ∂x2 + p =0 e Donde e es el espesor de la membrana. Supongamos que el estado tensional de la membrana sea σ 11 σ 12 σ= σ 12 σ 22 Este estado tensional es uniforme en toda la membrana y no hay cargas másicas actuando en el plano de la membrana. ν 2 ) del tensor de tensiones σ . entonces la ecuación de equilibrio se resume a la ecuación de Laplace (no-homogénea) ∇ · ∇u = − p N La ecuación a resolver resulta muy sencilla y es completamente similar al caso anterior. σ 12 = 0).

la permeabilidad es diferente en las distintas direcciones.5. Las hipótesis cinemáticas son: 1. Reemplazando en la ecuación de continuidad (divergencia de la velocidad igualada a 0 para un fluido incompresible) ∇·σ =0 resulta ∇· (k∇u) = 0 Figura 3 Flujo en un medio poroso Si el material es homogéneo (k constante)se obtiene nuevamente la ecuación de Laplace k∇ · ∇u = 0 En el caso de medios estratificados. es un tema clásico de la mecánica.5. 5. allí se impone que el flujo normal a la pared sea nulo. Torsión de una viga prismática sin restricción de alabeo El estudio del alabeo de una sección de una viga prismática sometida a un momento torsor. la velocidad del flujo (o caudal por unidad de área) es para un medio isótropo: σ= σ1 σ2 = k∇u donde k es la permeabilidad del medio y u es la carga hidraúlica. el material presenta características ortótropas.6. Es habitual en este tipo de problemas la existencia de paredes impermeables como condición de contorno. Flujo en un medio poroso El flujo laminar a través de un medio poroso está gobernado por la ley de Darcy. La sección no se deforma (en el plano de la sección) al aplicar el torsor 88 . Las condiciones de borde pueden ser de dos tipos a) que se conozca el nivel de la carga hidraúlica u b) que se conozca el flujo normal al contorno (caudal). es posible incluirlos en la ecuación diferencial. En tal caso es posible reemplazar la permeabilidad k por un tensor de permeabilidad k (simétrico) en la ley de Darcy σ1 σ2 = k11 k12 k21 k22 ∂u ∂x1 ∂u ∂x2 Por otro lado si existen fuentes o sumideros puntuales.

6.6.1. de tal forma que usando como referencia la sección en z = 0 θ = βz en función ello los desplazamientos en el plano de la sección resultan u (x. La sección gira alrededor de G (centro de corte) un valor θ que por unidad de longitud de viga denominaremos β. y. luego considerando un material elástico y lineal (isótropo u ortótropo. La sección no tiene restricción al alabeo. en este último caso supondremos que las direcciones principales de 89 . y) Figura 4 torsión de una pieza prismática 5. Deformaciones ∂u =0 ∂x ∂v =0 ∂y ∂w = 0 (la justificación es posterior) ∂z ∂u ∂v 2εxy = + = −βz + βz = 0 ∂y ∂x ∂u ∂w 2εxz = + = −βy + w′ x ∂z ∂x ∂v ∂w 2εyz = + = βx + w′ y ∂z ∂y εxx = εyy = εzz = γ xy = γ xz = γ yz = 5.2. lo cual conduce en general a que: w (x. y. y. Tensiones Las tensiones resultan de las ecuaciones constitutivas.2. z) = θ (z) x = βzx 3. z) = 0 luego veremos que w es sólo función de (x. z) = −θ (z) y = −βzy v (x.

3. se obtiene el resultado conocido T = GJβ.1a) ortotropía coinciden con las direcciones coordenadas). y) = 0.1a T = A [−Gxz (−βy + w′ x ) y + Gyz (βx + w′ y ) x] dA β Gxz y 2 + Gyz x2 + (−Gxz w′ x y + Gyz w′ y x) dA A = Notar que si particularizamos esta expresión para una material isótropo (Gxz = Gyz = G) T = βG A y 2 + x2 + (w′ y x − w′ x y) dA A = G Jβ + (w′ y x − w′ x y) dA Y para el caso de una sección circular que se sabe que no alabea w (x. Equilibrio Las únicas fuerzas actuantes son las aplicadas en las secciones extremas a los fines de imponer el momento torsor T . conduce σ zz = 0 = Czz εzz de donde resulta εzz = 0 que justifica lo dicho antes y conduce a que w = w (x. pues ni β ni w dependen de la coordenada z.Al no haber restricción al alabeo.    σ xx Cxx Cxy Cxz  σ yy   Cxy Cyy Cyz     σ zz   Cxz Cyz Czz     τ xy  =  Gxy     τ xz   Gxz τ yz Gyz         εxx εyy εzz γ xy γ xz γ yz         5. entonces σ zz = 0 en toda la pieza. lo cual sumado a que εxx = εyy = 0. y) la posición de cada punto respecto al centro de corte y τ = (τ xz . Este momento torsor se equilibra con el momento que producen las tensiones rasantes de corte respecto al centro de corte según la siguiente expresión (con r = (x. Consecuencia de lo anterior es que σ xx = σ yy = 0.6. resultando además τ xy = 0. τ yz )) T = A r × τ dA = (−τ xz y + τ yz x) dA A Reemplazando τ en función de 5. y) es decir que w no depende de z. por otro lado si consideramos un estado tensional uniforme a lo largo de la pieza. Luego las únicas tensiones no nula son τ xz = Gxz γ xz = Gxz (−βy + w′ x ) τ yz = Gyz γ yz = Gyz (βx + w′ y ) (5. ∂σ xx ∂σ xy ∂σ xz + + + Fx = 0 + 0 + ∂x ∂y ∂z ∂σ xy ∂σ yy ∂σ yz + + + Fy = 0 + 0 + ∂x ∂y ∂z 90 ∂ [Gxz (−βy + w′ x )] + 0 = 0 ∂z ∂ [Gyz (βx + w′ y )] + 0 = 0 ∂z . Las ecuaciones de equilibrio en el dominio se satisfacen en forma trivial para las direcciones x e y. en los extremos se cumple que σ zz = 0.

tenemos que (llamando s a lo longitud de arco sobre el contorno ν x = cos α = la tensión de corte normal es τ ν = τ · ν = τ xz reemplazando las expresiones 5.2) (5.6.4) dy ds ν y = sin α = − dx ds (5.La ecuación de equilibrio en la dirección z es la que gobierna el alabeo ∂σ xz ∂σ yz ∂σ zz ∂ ∂ + + + Fz = [Gxz (−βy + w′ x )] + [Gyz (βx + w′ y )] = 0 ∂x ∂y ∂z ∂x ∂y ∂w′ y ∂ 2w ∂2w ∂w′ x Gxz + Gyz = Gxz 2 + Gyz 2 = 0 ∂x ∂y ∂x ∂y Donde en la segunda expresión se ha supuesto que el material es homogéneo Si el material además es isótropo Gxz = Gyz = G se obtiene la ecuación de Laplace G 5. ∂2w ∂2w + ∂x2 ∂y 2 = G ∇ · ∇w = 0 (5. La tensión de corte normal al contorno debe ser cero τ ν = 0. Denominando con α al ángulo que forma la normal al contorno ν con el eje x.4.1a τ ν = [Gxz (−βy + w′ x )] dy dx − [Gyz (βx + w′ y )] ds ds dy dx dy dx = −β Gxz y + Gyz x + Gxz w′ x − Gyz w′ y ds ds ds ds dy dx − τ yz ds ds (5.3) Condiciones de contorno Figura 5 Condición de contorno en la torsión Las condiciones de contorno son exclusivamente naturales (Neumann).5) Si el material es isótropo τ ν = −Gβ y dy dx dx dy +x + G w′ x − w′ y ds ds ds ds 1 dr2 2 ds 91 .

de tal forma que el segundo miembro es nulo para materiales homogéneos v A ∂ ∂ (Gxz w′ x ) + (Gyz w′ y ) dA = ∂x ∂y vβ A ∂ ∂ (Gxz y) − (Gyz x) dA ∂x ∂y Integrando por partes ambos miembros v A ∂ ∂ (Gxz w′ x ) + (Gyz w′ y ) dA = ∂x ∂y ∂ ∂ (Gxz y) − (Gyz x) dA = vβ ∂x ∂y A S v [Gxz w′ x ν x + Gyz w′ y ν y ] ds − vβ [Gxz yν x − Gyz xν y ] ds − A [Gxz w′ x v′ x + Gyz w′ y v′ y ] dA A S β [Gxz yv′ x − Gyz xv′ y ] dA Reemplazando en la expresión anterior y notando que los términos en el contorno se anulan entre si (ver ecuación 5.6.5.6. Esto es así porque. Notar además que el segundo término incluye sólo valores conocidos.6.5. Forma débil de la ecuación de alabeo Aplicando residuos ponderados sobre la expresión 5. para materiales isótropos y homogéneos . En secciones simétricas es suficiente con discretizar una de las porciones simétricas. como veremos. con v la función de ponderación ∂ ∂ [Gxz (−βy + w′ x )] + [Gyz (βx + w′ y )] dA = 0 ∂x ∂y A ∂ ∂ ∂ ∂ v (Gxz w′ x ) + (Gyz w′ y ) + vβ − (Gxz y) + (Gyz x) dA = 0 ∂x ∂y ∂x ∂y A v Notar que el segundo término es necesario sólo cuando el material no es homogéneo. contraparte de esta formulación 5. lo que se asocia habitualmente con el método de las fuerzas. como por ejemplo la membrana traccionada que se describió antes (“analogía de la membrana” debida a Prandtl). v′ y ] Gxz Gyz y −x dA [v′ x . La formulación presentada hasta aquí sigue los lineamientos del método de los desplazamientos (o método de rigidez) consistente en resolver las ecuaciones de equilibrio del problema expresadas en función de las incógnitas de desplazamiento. w = 0 en las líneas de simetría. Función de tensión La formulación más renombrada para el análisis del problema de alabeo está asociada a la solución de una ecuación de compatibilidad. es decir cuando hay una variación de la matriz constitutiva del material. consistente en resolver ecuaciones de compatibilidad. A continuación veremos una solución alternativa. Una vez obtenida la solución del problema la determinación de deformaciones y tensiones es directa. 92 .2. resulta como ecuación de gobierno la ecuación de Laplace con condiciones de contorno sólo esenciales y homogéneas (secciones simplemente conexas). por lo cual podríamos separar en dos miembros la ecuación. Esta formulación permite entonces tratar el alabeo de secciones compuestas de distintos materiales. en este caso deben imponerse condiciones de contorno sobre w (esenciales). Esto permite hacer analogías con otros problemas mecánicos.5) v {Gxz w′ x ν x + Gyz w′ y ν y − β [Gxz yν x − Gyz xν y ]} ds = vτ ν ds = 0 s S resulta [Gxz w′ xv′ x + Gyz w′ y v′ y ] dA = A A β [Gxz yv′ x − Gyz xv′ y ] dA β [v′ x . v′ y ] A Gxz Gyz w′ x w′ y dA = A Notar que para la solución del problema es necesario fijar en algún punto el valor de w. además habitualmente se resuelve el problema para un valor unitario de β.

Forma débil de la ecuación de compatibilidad Para obtener la forma débil multiplicamos la ecuación 5. valor que se elige igual 0 por comodidad.6.Para resolver el problema se propone una función φ (función de tensión) que satisfaga en forma implícita las ecuaciones de equilibrio del problema en el dominio.7. Para dominios simplemente conexos basta con fijar un valor constante arbitrario para la función incógnita sobre todo el contorno.6 por una función de peso ψ e integramos por partes el primer miembro ψ A ∂ ∂x 1 ∂φ Gyz ∂x + ∂ ∂y 1 ∂φ Gxz ∂y dA = A −ψ2β dA (5.8) 93 . Gxz ∂y Gyz ∂x dA = −2β ψ dA A (5. Si el material es homogéneo e isótropo resulta la ecuación de Laplace con condiciones de contorno homogéneas (dominios simplemente conexos) ∇ · ∇φ = −2Gβ φ (s) = 0 5. restando la segunda de la primera resulta ∂ ∂x 1 ∂φ Gyz ∂x + ∂ ∂y 1 ∂φ Gxz ∂y = −2β (5.6) Que es una ecuación de compatibilidad (w′ xy = w′ yx ) en función de φ. en el contorno. Habíamos visto que en este caso la única ecuación de equilibrio no trivial es ∂σ xz ∂σ yz + =0 ∂x ∂y Definiendo φ tal que ∂φ ∂φ τ yz = − ∂y ∂x reemplazado en la ecuación de equilibrio del dominio la satisface en forma idéntica. Si escribimos ahora las deformaciones en términos de la función de tensión. la segunda respecto a x ∂ ∂y ∂ − ∂x 1 ∂φ Gxz ∂y 1 ∂φ Gyz ∂x = −β + w′ xy = β + w′ yx y observando que debe cumplirse que para que la función de alabeo w sea compatible w′ xy = w′ yx. A su vez si la reemplazamos en la ecuación de equilibrio en el contorno τ ν = 0 (5.7) ψ S 1 ∂φ νx + Gyz ∂x 1 ∂φ Gxz ∂y ν y ds − A ∇ψ · 1 ∂φ 1 ∂φ .4) resulta τ xz = τν = ∂φ dy ∂φ dx dφ + = =0 ∂y ds ∂x ds ds La expresión anterior indica que φ (s) =cte. tenemos γ xz = γ yz τ xz 1 ∂φ = = −βy + w′ x Gxz Gxz ∂y τ yz 1 ∂φ =− = βx + w′ y = Gyz Gyz ∂x Derivando la primera respecto a y .

con diferentes ventajas de acuerdo al problema que se intenta analizar.1. En consecuencia la forma débil resulta  1   ∂φ 0 ∂ψ ∂ψ  Gxz   ∂x  . en el contorno exterior.Como φ es conocida sobre el contorno (0) la función de peso ψ vale 0 sobre el contorno y la integral sobre el contorno se anula. asociado con que la divergencia del campo de velocidades u sea nula ∇·u=0 2. es posible fijar el valor de ϕ (potencial hidráulico) 2. naturales. es posible fijar el valor de la velocidad normal al contorno uν = ν · ∇ϕ 5. irrotacionalidad. Función potencial Una primera posibilidad es utilizar como variable independiente al potencial ϕ. 5. Fijando el valor φ = 0. Las condiciones de contorno que pueden imponerse en este caso son: 1. continuidad. La variable fundamental del problema no es el campo de velocidades.7. el campo de velocidades resulta u = −∇ϕ Naturalmente si el campo u se deriva de un potencial. Lo que debe imponerse es que en todos los puntos j de cada contorno interno ¯ i el valor de φ sea el mismo φj = φi (∀j ∈ Si ) 5. El campo de velocidades u queda ahora definido por   ∂ψ u1   u= =  ∂x2  ∂ψ u2 − ∂x1 94 . esenciales. Función líneas de corriente La segunda posibilidad es utilizar como variable independiente la función línea de corriente ψ que es conjugada de la función potencial ϕ. Estos valores de φi son ‘a priori’ desconocidos y se obtienen de la solución numérica. de esta manera. dos Flujo potencial En el caso de flujos potenciales las condiciones que debe cumplir el campo de velocidades son 1. ψ dA (5. entonces satisface en forma explícita la condición irrotacionalidad y lo único que resta imponer es que satisfaga continuidad. en cada contorno ¯ ¯ interno Si la función valdrá φi . asociado a que el rotor del campo de velocidades sea nulo ∇×u = 0 Hay dos formas equivalentes de abordar el problema.7.9)  1   ∂φ  dA = −2β A ∂x ∂y A 0 Gyz ∂y En el caso de dominios multiplemente conexos debe cumplirse que la función de tensión sea constante en cada contorno. sino que éste (como todos los flujos tratados hasta ahora) se derivan de una variable (escalar).7. es decir ∇ · u = −∇ · ∇ϕ = 0 con lo cual se obtiene la ecuación de Laplace.2.

si se omite este término se tiene nuevamente la ecuación de Laplace. donde el orden de derivación de la variable incógnita es par en todos los casos. En este caso. es una variable escalar Γ es la difusividad. x2 ) = que satisface la ecuación de continuidad ∇ · (ρu) = 0 φ es la variable (incógnita) del problema. Las ecuaciones diferenciales con estas características se denominan auto-adjuntas. el valor del flujo normal al contorno σ ν = [ρuφ − Γ∇φ] · ν en la parte del contorno Sσ 95 . En algunos problemas que interesa abordar. por lo cual ahora la condición a cumplir es que el campo u sea irrotacional   ∂ψ ∂ −∂ψ ∂ ∂ψ ∂ 2ψ ∂ 2ψ   ∇ × u = ∇ ×  ∂x2  = − =− + 2 =0 ∂ψ ∂x1 ∂x1 ∂x2 ∂x2 ∂x2 ∂x2 1 − ∂x1 nuevamente obtenemos la ecuación de Laplace. ν 1 ] = t · u = ut u1 u2 5. resulta necesario escribir a Γ como un tensor de segundo orden (simétrico) Γ= Γ11 Γ12 Γ21 Γ22 u1 u2 q es un escalar y representa una fuente (o un sumidero) distribuido en el dominio. La diferencia fundamental entre esta ecuación diferencial y las que se han tratado hasta ahora es el término ∇ · [ρuφ] (término convectivo). naturales. Esto ha conducido. el valor de la variable φ en parte del contorno Sφ 2. Las condiciones de contorno que pueden imponerse son 1. cuyas condiciones de contorno pueden ser 1. En este término la variable incógnita aparece derivada sólo una vez. Ecuación de convección . es posible fijar el valor de la velocidad tangencial al contorno ut = ν · ∇ψ. esenciales.8. Notar que −u2 u1 ν · ∇ψ = [ν 1 . nos interesa resolver la siguiente ecuación diferencial que aparece principalmente el área de mecánica de los fluidos ∇ · [ρuφ − Γ∇φ] + q = 0 donde u es el campo de velocidades (conocido) u (x1 . ν 2 ] = [−ν 2 . a una simetría del operador respecto a la variable incógnita y a la función de ponderación.difusión Las ecuaciones diferenciales tratadas hasta aquí conducen a la ecuación de Laplace. al realizar la integral por partes.La definición de este campo de velocidades hace que se cumpla explícitamente la condición de continuidad. en general en un medio isótropo ésta es un escalar. es posible fijar el valor de ψ (valor de la línea de corriente) 2. por lo cual el operador ya no resulta autoadjunto y en las discretizaciones numéricas dará lugar a matrices no-simétricas (independientemente de la función de ponderación elegida).

La formulación débil que resulta para este problema se obtiene como siempre de aplicar residuos ponderados sobre la ecuación de balance en el dominio y sobre las condiciones de contorno. Multiplicando entonces por una función de peso arbitraria ϕ ϕ {∇ · [ρuφ − Γ∇φ] + q} dA + ϕ [¯ ν − (ρuφ − Γ∇φ) · ν] dSσ + σ ¯ ϕ φ − φ dSφ = 0 A Sσ Sφ ¯ integrando por partes en el dominio el término difusivo y notando que φ − φ = 0.10) donde σ es el tensor de tensiones de Cauchy que es simétrico. b es la fuerza másica por unidad de masa (ρb = F es la fuerza másica por unidad de volumen) y a es la aceleración.9. D es el tensor de elasticidad de cuarto orden (liga dos tensores de 2do. 96 . orden) y ∇s u es la parte simétrica del gradiente de desplazamientos.1. pues las aproximaciones satisfacen en forma exacta este tipo de condiciones ϕ [¯ ν − ρuφ · ν] dSσ + σ ϕ∇ · (ρuφ) dA + ∇ϕ · Γ∇φ dA + ϕqdA = 0 A Sσ A A Finalmente notando que el campo de velocidades debe satisfacer la condición de incompresibilidad ∇ · (ρu) = 0 entonces ∇ · (ρuφ) = φ∇ · (ρu) + (ρu) · ∇φ = (ρu) · ∇φ de donde la integral del residuo resulta ϕ [¯ ν − ρuφ · ν] dSσ + σ ϕ (ρu) · ∇φdA + ∇ϕ · Γ∇φ dA + ϕqdA = 0 A Sσ A A 5. . ∂ u es la parte del contorno donde se conocen los desplazamientos. Las condiciones de contorno del problema son: σn = f u = u ¯ en ∂ en ∂ σ u donde n es la normal en el contorno. La ecuación de equilibrio (o ley de balance local) es de la forma ∇ · σ + ρ (x) [b (x) − a (x)] = 0 en     σ 11 σ 12 σ 13 b1 − a1 ∂ ∂ ∂  σ 21 σ 22 σ 23  + ρ (x)  b2 − a2  = 0 . Ecuaciones básicas de la elasticidad lineal A continuación se describen las ecuaciones básicas de la elasticidad lineal con el objeto de obtener una formulación débil que luego pueda discretizarse usando el método de elementos finitos.9. ∂x1 ∂x2 ∂x3 σ 31 σ 32 σ 33 b3 − a3 (5. f es la fuerza aplicada sobre el contorno. Elasticidad lineal 5. ρ es la densidad de masa. Las ecuaciones constitutivas y cinemáticas son σ = D:ε σ ij = Dijkl εij ε = ∇s u = 1 ∇T u + ∇u 2 ∇T u = (∇u)T donde ε es el tensor de pequeñas deformaciones. que cumplen que ∂ = ∂ σ + ∂ u y ∂ σ ∩ ∂ u = ∅ . u son desplazamientos ¯ prescriptos y ∂ σ es la parte del contorno donde se conocen las fuerzas externas.

I es el tensor identidad de cuarto orden. E es el módulo de elasticidad de Young y ν es la relación de Poisson. 1 es el tensor identidad de segundo orden y ⊗ denota el producto tensorial µ= σ ij = Dijkl εkl = [µ (δ ik δ jl + δ il δ jk ) + λ δ ij δ kl ] εkl σ ij = 2µ εij + δ ij λ εkk 97 .Figura 6 Elasticidad tridimensional Las ecuaciones anteriores desarrolladas para el  ∂σ 11 ∂σ 12  ∂x1 + ∂x2 +    ∂σ ∂σ 22  21 ∇ · σ = + +  ∂x1 ∂x2    ∂σ 31 ∂σ 32 + + ∂x3 ∂x2  problema tridimensional resultan:  ∂σ 13 ∂x3    ∂σ ji ∂σ 23  ∂σ ij  ti = ti = ∂xj ∂xj ∂x3    ∂σ 33  ∂x3  ∂σ ij + ρ (bi − ai ) = 0 ∂xj   σ · n = σ n =  σ 21 ν 1 + σ 22 ν 2 + σ 23 ν 3   σ 31 ν 1 + σ 32 ν 2 + σ 33 ν 3 T σ 11 ν 1 + σ 12 ν 2 + σ 13 ν 3 σ ij ν j = fi    = σ ij ν j ti = σ ij ν i tj   ∂uj ∂ui + ∂xi ∂xj (∇u)ij = ∂ui ∂xj εij = (∇s u)ij = 1 2 Para un material isótropo. el tensor de elasticidad depende de sólo dos constantes y puede escribirse D =2µ I+λ 1 ⊗ 1 Dijkl = µ (δ ik δ jl + δ il δ jk ) + λ δ ij δkl E Eν λ= 2 (1 + ν) (1 + ν) (1 − 2ν) donde µ y λ son los parámetros de Lamé.

w3 ) donde los wi son funciones independientes una de otra y ponderan cada componente de la ecuación de equilibrio w· {∇ · σ + ρ (x) [b (x) − a (x)]} d w· (∇ · σ) d = 0 = − ρ (x) w· [b (x) − a (x)] d Integremos por partes el primer miembro. Notando además que debido a la simetría del tensor s de tensiones ∇w : σ = ∇ w : σ la integral ponderada del residuo puede escribirse: ∇s w : σ d = w·ρ (x) [b (x) − a (x)] d + w · f (s) d∂ ∂ Reemplazando la ecuación constitutiva tenemos: ∇s w : D : ∇s u d = w·ρ (x) [b (x) − a (x)] d + w · f (s) d∂ ∂ Las condiciones sobre la solución u son: continuidad (compatibilidad). para lo cual recordemos que: w · σ = wT σ = wi σ ij tj ∂ ∇ · (w · σ) = (wi σ ij ) ∂xj ∂wi ∂σ ij = σ ij + wi ∂xj ∂xj = ∇w : σ + w· (∇ · σ) la última expresión permite escribir el primer miembro del residuo como w· (∇ · σ) d = w·(σ · n) d∂ − f (s) ∇w : σ d ∂ donde el operador “:” es el producto punto entre tensores de segundo orden.9. Esta última condición permite dividir la segunda integral del segundo miembro en dos partes. dividiendo el contorno en dos partes (∂ σ y ∂ u ) en la segunda parte la integral resulta entonces identicamente nula. Al usar Galerkin e integrar por partes.10) con una función de ponderación w = (w1 .2. similar al de vectores 3 (por ej. derivabilidad (∇u debe existir y poder ser calculado) y u = u en ∂ u . Finalmente si llamamos ¯ ε = ∇s w ¯ij Dijkl εkl d = ε wi ρ (x) [bi (x) − ai (x)] d + wi fi (s) d∂ ∂ σ s donde en el primer miembro se puede reemplazar el tensor D ¯ij Dijkl εkl d = ε 98 (2µ ¯ij εij + λ ¯kk εll ) d ε ε .5. Formulación débil usando residuos ponderados Apliquemos el método de residuos ponderados a la ecuación de equilibrio (5. w2 .: σ : ε = σ ij εij = 3 i=1 j=1 σ ij εij ). las condicio¯ nes sobre w resultan similares: continuidad y derivabilidad (∇w debe existir y poder ser calculado) y w = 0 en ∂ u .

dice que para que un sólido elástico esté en equilibrio debe satisfacerse que para todo campo de desplazamientos virtuales δu (compatible con los vínculos) σ ij δεij d − Si reemplazamos σ ij = 2µεij + δ ij λεkk 1 (δui.12) 2  2ε12  =  ∂  ∂    0  u3   2ε23   ∂x2 ∂x1  ∂ ∂    2ε13  0   ∂x3 ∂x2   ∂ ∂  0 ∂x3 ∂x1 Similarmente el tensor de tensiones lo podemos expresar como un vector de seis componentes ordenado de la siguiente forma 99 . a veces es más visual manejarlos en la forma que se detalla a continuación.5. Los tensores de segundo orden se manejan como vectores y los tensores de 4to orden como matrices. Aquí mostraremos como es posible obtener ecuaciones de equilibrio discretas (es decir en términos de un conjunto finito de parámetros) a partir del Principio de Trabajos Virtuales (P. existen otras formas para obtener ecuaciones equivalentes.3. Estas otras formas presentan las ventajas de su más fácil interpretación mecánica. Básicamente el P.T.4.i ) 2 obtenemos ecuaciones similares al método de residuos ponderados donde podemos asimilar el desplazamiento virtual a la función de peso ya que las condiciones sobre ambas son las mismas. y si bien analíticamente y conceptualmente es conveniente y necesario trabajar con ellos. Este tensor que depende de tres componentes de desplazamiento puede escribirse como un operador lineal B sobre el vector u   ∂ 0 0   ∂x1   ∂     0   0 ε11   ∂x2  ε22    ∂      u1 0  ε33   0  ∂x3   u  = B u   ε = (5.11) la razón de por qué considerar dos veces las deformaciones de corte quedará claro más adelante. así al tensor de deformaciones que tiene 9 componentes. δεij = 5. lo manejaremos como un arreglo (vector) de seis componentes ordenados de la forma   ε11  ε22     ε33    ε = 2ε12     2ε23  2ε13 ρb (x) δu dv − f δu d∂ ∂ σ σ =0 (5.V.9.j + δuj. pero sólo seis diferentes debido a su simetría. Notación matricial de los tensores involucrados En este tipo de problemas resulta necesario manejar tensores de 4to.T. Formulación a partir del Principio de los Trabajos Virtuales Si bien el método de residuos ponderados representa una forma directa para la discretización numérica de la ecuaciones de equilibrio de un sólido elástico cuando se usa el método de elementos finitos. orden.).V. desde el punto de vista computacional esto no es deseable.9.

5. orden σ :δε ≡ σ·δε = σε.13)  2δε12  = B δu    2δε23  2δε13    σ =     σ 11 σ 22 σ 33 σ 12 σ 23 σ 31         Notar que en la expresión del trabajo virtual interno (primer término de la expresión 5. donde en el primer miembro de la equivalencia estamos considerando tensores y en el segundo miembro la notación vectorial.11) podemos escribir en lugar del producto interno de tensores de 2do. Si reemplazamos (5.La relación que liga tensiones con deformaciones está definida por el tensor de elasticidad D.5. Estado plano de tensión (σ i3 = 0):  ∂ 0     ε11  ∂x1 ∂  u1   ε =  ε22  =  0   ∂x2  u2 2ε12  ∂ ∂  ∂x2 ∂x1      σ 11 1 ν ε11 E    ε22  ν 1 σ =  σ 22  = 1 − ν2 1 σ 12 (1 − ν) 2ε12 2  100 .12 y 5.9. El segundo miembro de esta igualdad indica la forma estándar de expresar un producto interno de dos vectores columnas como una multiplicación de matrices. correspondientes a los estados: 5.13) este producto interno puede escribirse finalmente: σ T δε = uT BT D B δu 5.1. esta relación cuando se expresa en términos de los tensores de 2do orden expresados como arreglos de una dimensión conduce a la siguiente expresión:   1−ν    ν ν σ 11 ε11 1−2ν 1−2ν 1−2ν 1−ν ν  σ 22   ν   ε22     1−2ν 1−2ν 1−2ν   ν ν 1−ν   ε33   σ 33  E  1−2ν 1−2ν 1−2ν     σ = 1   2ε12  = Dε  σ 12  = 1 + ν       2 1    2ε23   σ 23  2 1 σ 31 2ε13 2 σ = DBu Dado que tratamos con deformaciones lineales.9. las deformaciones virtuales pueden escribirse de la misma forma que las reales   δε11  δε22     δε33   δε =  (5. Elasticidad Plana Listamos a continuación las principales ecuaciones de la elasticidad plana. en la notación previa.

ν (ε11 + ε22 ) (1 − ν) Estado plano de deformación (εi3 = 0): ∂    ε11  ∂x1  ε22  =  0 ε=   2ε12  ∂ ∂x2  1    ν E (1 − ν)  =  (1 + ν) (1 − 2ν)  (1 − ν)   0 ∂ ∂x2 ∂ ∂x1        u1 u2  σ 11 σ =  σ 22 σ 12  ν (1 − ν) 1 σ 33 = ν (σ 11 + σ 22 )    ε11   ε22   (1 − 2ν)  2ε12 2 (1 − ν) 5.1. Estado de deformación axilsimétrico:  ∂   ∂x1     0 =   ∂   ∂x2  1 x1 1 ν (1 − ν) ν (1 − ν) 0 ∂ ∂x2 ∂ ∂x1 0           u1 u2 ε11  ε22 ε =  2ε12 ε33    σ 11   σ 22   E (1 − ν)  =  σ = σ 12  (1 + ν) (1 − 2ν)    σ 33     ν (1 − ν) 1 ν (1 − ν) (1 − 2ν) 2 (1 − ν) ν (1 − ν) ν (1 − ν) 1  5.9. Flexión de Placas           ε11 ε22   2ε12  ε33 5.5.3. que la placa funciona en un estado plano de tensión (se desprecian los esfuerzos normales al plano de la placa) 2.10. la fibra que en la configuración indeformada. Teoría clásica de placas (Love-Kirchhoff) En la teoría clásica de placas (delgadas) se asume en forma similar a la teoría clásica de vigas: 1.2.ε33 = − 5. en la configuración deformada: se mantiene recta se mantiene normal a la superficie deformada. era normal al plano de la placa.10.9.5. ∂x1 ∂x2 101 . y en consecuencia el giro de la fibra (θ) coincide con el giro de la normal a la superficie media θ = −∇u = − ∂u ∂u .

En la última integral podemos reescribir los últimos dos términos en la forma −Mνs ∂δu + Qν δu d = −Mνs δu]s + 0 ∂s ∂Mνs + Qν δu d ∂s ∂ ∂ El término entre paréntesis en la integral del segundo miembro se conoce como corte efectivo o de Kirchhoff. y a que todo el comportamiento flexional quede descripto por el desplazamiento transversal a la placa u.Figura 7 Teoría de placas clásica Estas hipótesis conducen a despreciar las deformaciones debidas al corte transversal γ. Notar que el problema de flexión de placas requiere poder evaluar derivadas segundas de la variable. donde esta condición es relativamente sencilla de cumplir. La mayoría de los elementos finitos 102 . miembro se anula en el caso de contornos suaves y da lugar a valores puntuales en caso contrario. 2 Los momentos flectores se relacionan con las curvaturas del plano medio mediante las siguientes ecuaciones constitutivas      1 ν M11 χ11 3 Eh  ν 1  M =  M22  =   χ22  = D χ 1−ν 12 (1 − ν 2 ) M12 2χ12 2 Al igual que en el caso de vigas sin deformación cortante. La ecuación de trabajos virtuales se escribe: ∂δu ∂δu − Mνs + Qν δu d∂ ∂n ∂s (M11 δχ11 + M22 δχ22 + 2M12 δχ12 ) d = p δu d + ∂ −Mνν Donde n es la normal al contorno y s es la tangente al mismo (ambas en el plano de la lámina). Q2 } no tienen ecuaciones constitutivas asociadas sino que estos se obtienen de las ecuaciones de equilibrio. en función de derivadas de los momentos. El plano medio se mantiene indeformado (membranalmente) y las deformaciones en puntos fuera del plano medio son proporcionales a su distancia al mismo (x3 ) según una ley lineal en el espesor de la placa (h): εij = χij x3 χij = − ∂ 2u ∂xi ∂uj − h h ≤ x3 ≤ 2 2 i. j = 1. en el caso de placas la continuidad C1 trae muchos problemas. los esfuerzos de corte transversal Q = {Q1 . y por lo tanto conduce a elementos de continuidad C1 . El primer término del 2do. A diferencia del caso de vigas.

2. j = 1. que se suponen constantes en el espesor. En este caso entonces no se exige que la fibra normal a la superficie media indeformada se mantenga normal a la superficie media deformada. Teoría de placas incluyendo deformaciones transversales de corte (ReissnerMindlin) Figura 8 Teoría de placas con deformaciones de corte Esta teoría se diferencia de la anterior en la segunda parte de la 2da hipótesis. En consecuencia el giro de la fibra no resulta igual al gradiente de u. es decir θ = −∇u Aparecen ahora deformaciones asociadas al corte transversal relacionadas precisamente con la inequidad anterior.basados en esta teoría no satisfacen en forma completa la continuidad de las derivadas primeras a lo largo de los contornos inter-elementos.   ∂u θ + γ1  1 ∂x1  γ= = ∂u  = θ + ∇u γ2 θ2 + ∂x2 Al igual que antes el plano medio se mantiene indeformado (membranalmente) y las deformaciones en puntos fuera del plano medio son proporcionales a su distancia al mismo (x3 ) según una ley lineal en el espesor de la placa (h): εij = χij x3 pero ahora 1 ∂θi ∂θj + = ∇s θ i.10. 2 2 ∂uj ∂ui Los momentos flectores se relacionan con las curvaturas del plano medio mediante las mismas ecuaciones constitutivas que antes      1 ν M11 χ11 3 Eh  ν 1  M =  M22  =  χ22  = D χ 2)  1−ν 12 (1 − ν M12 2χ12 2 χij = 103 − h h ≤ x3 ≤ 2 2 . en forma similar a la diferencia que existe entre la teoría de vigas clásicas y la que se conoce como teoría de vigas de Timoshenko. Aquellos elementos que no satisfacen en forma completa los requisitos de continuidad se denominan “no-conformes” 5.

6 Notar que planteada así esta teoría no satisface las condiciones de tensiones de corte nulas en las caras de la placa. La ecuación de trabajos virtuales tiene ahora la forma (M11 δχ11 + M22 δχ22 + 2M12 δχ12 + Q1 δγ 1 + Q2 δγ 2 ) d = p δu d + ∂ (Mνν δθν + Mνs δθ s + Qν δu) d∂ Notar que el problema resulta ahora de continuidad C0 . 103 . El equilibrio requiere una variación parabólica de las deformaciones y tensiones de corte. el coeficiente κ precisamente resulta de igualar la energía de deformación asociada a ambos casos.Los esfuerzos de corte transversal se relacionan con las deformaciones de corte transversal mediante Q= Q1 Q2 = Ghκ γ1 γ2 Donde G es el módulo de corte y κ es un factor de forma que normalmente se toma κ = 5 .

104 .

a diferencia de las abordadas en el Capítulo 4. a derivadas parciales. a problemas de elasticidad lineal y al problema de convección difusión. no es posible resolver tales ecuaciones en forma exacta para un caso general. Flores 6. De esta forma el análisis de estructuras de barras articuladas y vigas conducía a la solución exacta (en el marco de la teoría lineal) de los problemas en estudio. es decir que el parámetro uI corresponde al valor de la variable en el nudo I. Introducción En el capítulo precedente se han descripto en forma sucinta los principales problemas de interés que se pretende resolver usando la técnica de elementos finitos. Por otro lado es necesario asegurar la continuidad de la variable no sólo en los nudos sino en todo el contorno entre elementos. por lo cual las soluciones numéricas que se obtienen son aproximadas y dependen de la discretización realizada. Se comenzará con elementos con lados rectos. La extensión de las ideas a problemas tridimensionales es inmediata. Sea la variable u (vector) aproximada por: NN u (x) = I=1 φI (x) uI se debe satisfacer a).2.Capítulo 6 Elementos finitos en dos dimensiones por F. Los elementos posibles corresponden a triángulos y cuadriláteros.φI xJ = δIJ b)c)NN I=1 NN I=1 φI xI = 1 ∂φI xI = 0 (consecuencia de (b)) ∂xı Estas condiciones tienen el siguiente objetivo: La condición (a) asegura el significado físico de la variable. Luego se muestra su aplicación a la ecuación de Laplace. es decir que el valor de u a lo largo de una línea que limita dos elementos debe tener un único valor independientemente de cual de los dos elementos se considere. y luego se introducirán los de lados curvos que permiten tratar geometrías más generales. Condiciones de las funciones de aproximación Recordemos las condiciones que deben cumplir las funciones de forma φI (x) a los fines de que las incógnitas del problema tengan el significado físico deseado y que se satisfagan las condiciones de continuidad entre elementos (continuidad C0 ). 6. e incluso muchas veces era factible integrar en forma exacta la ecuación diferencial (ordinaria) que gobierna el problema. Esto implica una diferencia substancial con los problemas unidimensionales. El dominio es bi o tridimensional y el contorno entre elementos resulta una curva (en dos dimensiones) o una superficie (en 3 dimensiones). Las ecuaciones diferenciales que gobiernan estos problemas son.1. Dado que dos 105 . En el caso de problemas a derivadas parciales. particularmente contornos. donde las fronteras entre elementos eran puntos. En el presente capítulo se verá como aplicar el método de elementos finitos a problemas bidimensional de clase C0 .

Observemos las siguientes funciones lineales definidas sencillamente como: L1 (ξ. Numeremos además sus vértices en la forma indicada. 2 de coordenadas (ξ = 0. y 3 de coordenadas (ξ = 0. entonces es constante en todo el elemento. que es el límite que debe alcanzarse cuando de refina la discretización. tomemos un punto cualquiera “p” de coordenadas (ξ.Figura 1 Triángulo Maestro. La condición (b) asegura que si el valor de la variable es constante en todo los nodos. En este caso el elemento maestro se define como un triángulo rectángulo con el ángulo recto en el origen de coordenadas. en tanto que para la (b) basta ver la definición de la 3ra. 1 de coordenadas (ξ = 1. Observemos además que el gradiente de la variable es constante para cualquier valor que tomen las parámetros nodales. η = 0) En el elemento así definido llamemos ξ al eje horizontal y η al eje vertical. η) = 1 − ξ − η Notemos que estas funciones satisfacen todas las condiciones pedidas anteriormente. Elementos triangulares Empecemos viendo el elemento más sencillo para problemas planos que es el triángulo lineal. La condición (c) consecuencia de la anterior dice que. En consecuencia la función de interpolación debe valer 0 no sólo en los otros nudos (condición (a)) sino también a lo largo de el(los) lado(s) que no lo incluyan. Si observamos el triángulo inferior definido por el eje ξ y 106 . 6.3. y triángulo en el espacio coordenado físico elementos tendrán como parámetros comunes las variables asociadas a sus nodos comunes (los que definen geométricamente su contorno común) es necesario que el valor de la variable u a lo largo de dicho contorno común sólo dependa de las variables asociadas a los nudos que lo definen. Trataremos ahora de darle un significado geométrico a las funciones de forma LI . Además resulta conveniente que las funciones de aproximación sean capaces de representar un estado de gradiente constante. η = 0). η = 1). η) dentro de elemento y unamos este punto con los 3 vértices lo que nos define 3 triángulos. La (a) resulta inmediata de evaluar en los nudos. η) = ξ L2 (ξ. Definamos inicialmente un elemento maestro. en forma similar a como hicimos en el problema unidimensional. η) = η L3 (ξ. el gradiente en todo el elemento será cero. lados paralelos a los ejes y de longitud unitaria. función. en tal caso.

dos veces del área del triángulo 1 resulta entonces 2A1 = p2 × p3 = x2 − x × x3 − x = x2 − x1 1 y dividiendo ambas expresiones tenemos L1 = 1 3 3 x2 x3 − x2 x1 + x2 − x3 x1 + x1 − x2 x2 2 2 2 1 2A 1 2 que hemos escrito como una función lineal de las coordenadas del punto (x1 . Si hacemos lo mismo con el formado por el eje η y el punto p tendremos que el área (A1 ) de este vale A1 = ξ/2. x2 y x3 . Por ejemplo para el área de todo el triángulo podemos usar como vectores los definidos por los lados 31 y 32: 1 2A = 31 × 32 = x1 − x3 × x2 − x3 = x1 − x3 1 x2 − x3 − x1 − x3 2 2 2 2 x3 − x2 − x2 − x2 2 2 x2 − x3 1 1 x3 − x1 1 En tanto que para un punto genérico p (x). podemos obtener el mismo resultado. η).el punto p (ξ. o puesto de otra forma la función de forma LI define la relación entre el área del triángulo opuesto al nudo AI y el área total del triángulo A. x2 ). LI = AI /A Si aplicamos esta misma idea a un triángulo cualquiera en el plano (x1 − x2 ). η) y el lado opuesto al nudo. Finalmente el triángulo restante tendrá por área el valor A3 = (1 − ξ − η) /2 lo que resulta de que el área total del triángulo (A) vale 1/2. de coordenadas nodales x1 . Vemos entonces que es posible asociar las funciones de forma LI con el doble del área del triángulo definido por el punto p (ξ. que no es otra cosa que A2 = η/2. L2 = L3 = 1 1 1 x3 x1 − x3 x1 + x3 − x1 x1 + x1 − x3 x2 2 2 2 1 2A 1 2 1 2 2 x1 x2 − x1 x1 + x1 − x2 x1 + x1 − x1 x2 1 2 2 2 2 1 2A Llamando a las constantes que aparecen en las funciones de forma a1 = (x3 − x2 ) 1 1 a2 = (x1 − x3 ) 1 1 a3 = (x2 − x1 ) 1 1 éstas se pueden escribir como b1 = (x2 − x3 ) 2 2 b2 = (x3 − x1 ) 2 2 b3 = (x1 − x2 ) 2 2 LI = c1 = x2 x3 − x2 x3 1 2 2 1 1 c2 = x3 x2 − x3 x1 1 2 1 c3 = x1 x2 − x1 x2 1 2 2 1 1 [cI + bI x1 + aI x2 ] 2A Otros elementos triangulares incluyendo polinomios de mayor grado en x1 y x2 pueden construirse fácilmente. Similarmente (o por permutación de índices) se pueden encontrar las expresiones para los otros dos nodos. Para ello recordemos que el área de un triángulo puede evaluarse como la mitad del módulo del vector obtenido como el producto vectorial de dos de sus lados. y calculamos su área (llamemos a esta área A2 por ser la del triángulo opuesto al nudo 2) vemos fácilmente que vale la altura del mismo dividido 2 pues el largo de la base vale 1. Primero mostremos en forma tabular los términos que aparecen en los polinomios de varios grados 1 x1 x2 x1 x2 x2 2 3 2 x1 x1 x2 x1 x2 x3 2 2 x4 x3 x2 x2 x2 x1 x3 x4 1 1 1 2 2 2 2 x1 grado grado grado grado grado 0 1 2 3 4 107 .

(b) ilustración para el caso k = 2 que las funciones de forma producidas por estos elementos son continuas en los bordes inter elementos. En función de las coordenadas de área estos polinomios resultan Figura 2 (a) Uso del triángulo de Pascal para generar varios elementos triangulares sobre los cuales se definen polinomios completos de orden k. En consecuencia un polinomio de 2 1 grado k. Por ejemplo. La familia de elementos finitos generados de esta forma se ilustra en la figura. uno en cada vértice y uno a la mitad de cada lado. Además. los seis términos del polinomio cuadrático quedan determinados si se especifican seis valores nodales. puede ser unívocamente determinado especificando los valores en 2 (k + 1) (k + 2) puntos en el plano.Este arreglo triangular se denomina triángulo de Pascal. Notar que un polinomio completo de grado k en x1 y x2 tendrá exactamente 1 (k + 1) (k + 2) términos. precisamente las posiciones definidas por el triángulo de Pascal cuadrático. las posiciones en el triángulo de Pascal sugieren una posición simétrica de los nudos en un elemento triangular que conducirá al número exacto de nodos necesarios para definir el polinomio completo del grado deseado. 108 .

η). 1 2 2 (ξ. 0) (ξ. Dados los vértices del rectángulo. 3 1 (ξ. η) = 3 . η). 0) (ξ. 0 1 (ξ. η) = (1. 0 2 (ξ. 0) (ξ. 1 3 3 1 (ξ. η) = (0.Para el caso cuadrático (ξ. 2 3 2 (ξ. η) = 0. η) = 0. η) = (1. η) = (0. η) = 1 . Elementos rectangulares Similarmente al caso unidimensional los elementos se definen sobre un dominio normalizado.L .(x1 . 0 2 Para el elemento cúbico (ξ. x2 . es decir un cuadrado de lado 2 centrado en el origen de coordenadas locales (ξ.L . 0) (ξ. η) = 2 . η) = 3 . es decir dado: NN u (x) = I=1 N I LJ uI entonces ∂u = ∂x1 ∂u = ∂x2 NN 3 I=1 J=1 NN 3 ∂N I 1 2 3 bJ L . en este caso dicho dominio es equivalente al unidimensional pero extendido en ambas direcciones. 1 2 (ξ. es decir aquellos obtenidos usando los polinomios de Lagrange. η) = 0.4.L uI ∂LJ 2A ∂N I 1 2 3 aJ L . entonces las funciones de forma nodales se pueden obtener realizando el producto tensorial de los correspondientes polinomios unidimensionales evaluados sobre las variables locales (ξ. η) = 3 . η) = (0. x3 . 1 3 N 1 (Lı ) N 2 (Lı ) N 3 (Lı ) N 4 (Lı ) N 5 (Lı ) N 6 (Lı ) N 7 (Lı ) N 8 (Lı ) N 9 (Lı ) N 10 (Lı ) = 9 L1 L1 − 1 L1 − 2 3 = 9 L2 L2 − 1 L2 − 2 3 = 9 L3 L3 − 1 L3 − 2 3 = 27 L1 L2 L1 − 1 2 3 = 27 L1 L2 L2 − 1 2 3 = 27 L3 L2 L2 − 1 2 3 = 27 L3 L2 L2 − 2 2 3 = 27 L1 L3 L1 − 2 2 3 = 27 L1 L3 L1 − 1 2 3 = 27L1 L2 L3 2 3 2 3 2 3 N 1 (Lı ) N 2 (Lı ) N 3 (Lı ) N 4 (Lı ) N 5 (Lı ) N 6 (Lı ) = = = = = = 2L1 L1 − 2L2 L2 − 2L3 L3 − 4L1 L2 4L2 L3 4L3 L1 1 2 1 2 1 2 La utilización de las funciones de forma para triángulos en términos de las coordenadas triangulares. 3 1 (ξ. η) = (0. permite escribir las derivadas en términos de la regla de la cadena. Si nos inclinamos por los elementos del tipo Lagrangeano. 1) (ξ. η) = 3 . η) = 1 . 1) (ξ. x4 ) las coordenadas locales se definen por 2x1 − (x3 + x4 ) 2x1 − (x2 + x1 ) 2x1 − x0 1 1 1 1 1 ξ= = = (x3 − x4 ) (x2 − x1 ) a 1 1 1 1 η= 3 2x2 − (x4 + x1 ) 2x2 − (x2 + x2 ) 2x2 − x0 2 2 2 2 = = 1 (x4 − x2 ) (x3 − x2 ) b 2 2 2 109 .L uI ∂LJ 2A I=1 J=1 6.

Figura 3 Cuadrado Maestro. η) uI entonces ∂u = ∂x1 110 NN I=1 ∂N I 2 I (ξ. η) = = = = 1 4 1 4 1 4 1 4 (1 − ξ) (1 − η) (1 + ξ) (1 − η) (1 + ξ) (1 + η) (1 − ξ) (1 + η) o englobando las cuatro en una única expresión N I (ξ. η) u ∂ξ a . El elemento rectangular más sencillo resulta entonces el bilineal obtenido de multiplicar los polinomios lineales en ambas direcciones N 1 (ξ. La utilización de las funciones de forma para rectángulo en términos de las coordenadas locales. η) = 1 1 + ξI ξ 4 1 + ηI η De la misma forma puede encontrarse el elemento cuadrático Lagrangeano de 9 nodos y el cúbico de 16 nodos. η) N 3 (ξ. η) N 2 (ξ. es decir dado: NN u (x) = I=1 N I (ξ. y rectángulo en el espacio coordenado donde los nudos están en correspondencia con las siguientes coordenadas locales Nudo ξ η 1 -1 -1 2 1 -1 3 1 1 4 -1 1 y x0 son las coordenadas del centro del rectángulo y a y b son la las longitudes de sus lados en las direcciones x1 y x2 respectivamente. η) N 4 (ξ. Que las funciones propuestas cumplen con las condiciones expresadas inicialmente es muy fácil de demostrar y se deja como ejercicio. permite escribir las derivadas en términos de la regla de la cadena.

η) u ∂η b Notemos que a diferencia del triángulo. que nos da simultáneamente los 8 coeficientes de cada una de las 8 funciones de forma. η) = I=1 N I (ξ. x2 ) = a1 + a2 x1 + a3 x2 + a4 x2 + a5 x1 x2 + a6 x2 + a7 x2 x2 + a8 x1 x2 1 2 1 2 e imponer las condiciones correspondientes de que N I xJ = δ IJ que conduce a invertir un sistema de 8 × 8. para lo cual si resulta conveniente el elemento triangular que es mucho más versátil en ese aspecto. en donde cuando se genera un elemento (cuadrático por ejemplo) aparece la cantidad exacta de coeficientes necesarios para dicha aproximación (6 en el caso cuadrático). Por ejemplo el elemento rectangular de 8 nodos en el que se ha eliminado el nudo central del elemento de 9 nodos y con él el término x2 x2 . Los inconvenientes anteriores pueden resolverse si se recurre a mapear al elemento “maestro” sobre el plano x1 − x2 en una forma más general que la usada hasta ahora. η) xI Haciendo uso del concepto ya conocido de las funciones de forma resulta que: 111 . es decir si describimos la geometría del elemento mediante NN x (ξ.5. los parámetros asociados 1 1 2 2 a los nudos internos del elemento sólo tienen contribución del mismo elemento. Estos considerandos han llevado a desarrollar elementos cuadráticos de mayor orden con sólo nudos en el contorno. En principio hemos definido las funciones de forma a partir de elementos “maestros” definidos sobre un dominio normalizado. Desde el punto de vista práctico el elemento rectangular resulta muy limitado para el modelado de geometrías reales. η) = 1 4 1 2 1 2 1 + ξI ξ 1 − ξ2 1 + ηI η 1 + ηI η ξ I ξ + ηI η − 1 nudos esquina nudos medios η = ±1 nudos medios ξ = ±1 1 + ξ I ξ (1 − η 2 ) 6. η) = N I (ξ. Estas funciones resultan de esta forma N I (ξ. x2 x2 . sin embargo en ambos casos debe aproximarse el contorno mediante segmentos de recta. La idea es interpolar la geometría del elemento usando aproximaciones similares a las usadas para interpolar las variables nodales.∂u = ∂x2 NN I=1 ∂N I 2 I (ξ. En el caso del triángulo ha sido posible pasar fácilmente a un elemento triangular general de lados rectos. estos elementos se conocen como “serendípitos” y se obtienen por inspección de las funciones de forma. asociados con términos de orden superior (x2 x2 . en tanto que para el caso de elementos cuadriláteros nos hemos restringido a elementos rectangulares. muchas veces suelen eliminarse estos grados de libertad por “condensación”. Mapeamiento de la geometría Hasta ahora hemos considerado elementos con geometrías sencillas. x1 x2 ). La otra forma es armarlas directamente inspeccionando la forma que deberían tener (de allí su nombre ‘serendipity’ en inglés). para los elementos rectangulares aparece una cantidad de coeficientes (9 en el caso cuadrático) mayor que el número indispensable. Además dado que en la matriz global de coeficientes. de forma que del triángulo de Pascal sobreviven los siguientes 1 2 1 x1 x2 x2 x1 x2 x2 1 2 x2 x2 x1 x2 1 2 La forma estándar de encontrar estas funciones de forma es escribirlas de la forma N I (x1 . η) = N I (ξ.

Las coordenadas del contorno quedan definidas exclusivamente por las coordenadas de los nudos que forman el lado. También se indica el mapeamiento inverso Te de e a ¯ .Un nudo definido sobre el elemento maestro con coordenadas ξ I . ya que para la interface entre elementos es conveniente utilizar contornos rectos. η I se corresponderá en el plano con el par coordenado xI . η) ∂η = + ∂x1 ∂ξ ∂x1 ∂η ∂x1 112 . ∇u = ∂x1 ∂x2 NN = I=1 ∂N I (ξ. u ∂x1 ∂x2 I=1 NN donde la aplicación de la regla de la cadena supone ∂N I (ξ. Veamos como interviene esta parametrización de la geometría (el dominio) en la generación de las ecuaciones del problema. y) obtenido como la imagen del mapeamiento Te del −1 correspondiente elemento maestro ¯ en el plano (ξ. Para la obtención del gradiente de la variable tendremos ahora que: ∂u ∂u . η). η) ∂N I (ξ. en tanto que para el cuadrilátero bilineal si hay un cambio substancial que permite utilizar ahora elementos cuadriláteros de forma arbitraria (aunque veremos más adelante que los ángulos interiores no deben superar los 180o en ningún caso) y ya no exclusivamente rectangulares. η) I u . Resulta entonces posible ahora utilizar elementos de lados curvos (en elementos con más de dos nudos en cada lado). η) ∂ξ ∂N I (ξ. η) I ∂N I (ξ. en particular esto resulta útil en los contornos exteriores de la geometría del problema. En el caso del triángulo (lineal) de 3 nodos esto no representa ningún cambio práctico pero si desde el punto de vista formal. lo que asegura continuidad de la geometría entre elementos sin solapamientos ni brechas Figura 4 Elemento finito e en el plano (x.

η) = + ∂x2 ∂ξ ∂x2 ∂η ∂x2 que escrito en forma matricial es    ∂N I (ξ. ∂N I (ξ. η) ∂ξ    ∂x ∂x1 1     =    ∂N I (ξ. η) ∂x2 ∂η  N′Iξ N′Iη         o en forma compacta donde J es la matriz jacobiana de la transformación Te  ∂x 1  ∂ξ  J =  ∂x 1 ∂η  = J−1  ∂x2  ∂ξ    ∂x2  ∂η 113 El cálculo de la matriz de coeficientes (rigidez) en un problema gobernado por la ecuación de . y) queda definida unívocamente por el mapeamiento. η)   ∂ξ ∂x2 ∂x2   N′I1 N′I2   ∂N I (ξ. La curva cuadrática entre dos elementos en el plano (x. η) ∂η ∂N I (ξ.Figura 5 Mapeamientos para funciones de forma cuadráticas sobre los elementos maestros triángulo y cuadrado. η) ∂η ∂ξ ∂x1      ∂η   ∂N I (ξ. η) ∂ξ ∂N I (ξ.

ηm ) wn wm donde los ξ n y η m son las coordenadas de los puntos de muestreo y las wn y wm los respectivos pesos. Los puntos de muestreo y sus respectivos pesos se dan a continuación para una dimensión Elemento ξl Lineal 0. por lo cual resulta conveniente al momento de realizar la integral.0 5/9 8/9 5/9 Para elementos triangulares las reglas de integración no pueden deducirse de la regla unidimensional. η) dξ dη y aproximamos las integrales con respecto a ξ y con respecto a η usando una regla de integración unidimensional con N puntos como se discutiera antes. se tiene: N ˆ N G (ξ. Las reglas de cuadratura para elementos cuadriláteros se derivan usualmente tratando la integración sobre el elemento maestro como una doble integral.0 1. La inversa de la matriz jacobiana puede evaluarse en forma explícita en la medida en que esta sea constante en todo el elemento. η) dξ dη = m=1 n=1 G (ξ n .0 1. Las reglas de integración numérica en dominios bidimensionales son similares conceptualmente a las de dominios unidimensionales. evalúan en forma exacta polinomios de grado (2N − 1) en cada dirección. Notar que la existencia de la inversa de la matriz jacobiana hace muy dificil (tal vez imposible) realizar la integral indicada en forma explícita y resulta en general necesario recurrir a técnicas de integración numérica. η) incluye dos veces la inversa de la matriz jacobiana (una función racional en general) y no resulta obvio el grado del polinomio involucrado. Respecto a esta última expresión (fórmula que escribiremos sin demostración) relaciona el diferencial de área en el plano (x1 . en el caso de cuadriláteros esto impone la condición de que los ángulos internos sean menores a 1800 y para elementos cuadráticos es necesario que los nudos sobre los lados estén ubicados en el tercio central del lado. así ocurre para triángulos de lados rectos (lineales) o paralelogramos. Notar que el integrando G (ξ. Si escribimos −1 1 ˆ G (ξ. 114 .0 3/5 wl 2. η) dξ dη = −1 −1 G (ξ. modificar los límites y el diferencial d e = |J| dξ dη.0 √ Cuadrático −1/ 3 √ 1/ 3 3/5 Cúbico 0. Claramente para que esta expresión tenga sentido físico resulta necesario que el determinante jacobiano sea siempre positivo. Estas reglas de integración. De esta forma es posible expresar todas las variables dentro de la integral en función de las variables locales (ξ. η).Laplace resulta entonces K IJ = e N′I1 N′I2 N′Iξ N′Iη k11 k12 k21 k22 J−T k11 k12 k21 k22 N′J 1 N′J 2 J−1 d e = e N′J ξ N′J η d e donde hemos puesto de evidencia la dependencia de la integral del mapeamiento geométrico utilizado a través de la inversa de la matriz jacobiana. Los puntos de muestreo y su respectivos pesos se dan a continuación en forma de tabla. x2 ) con el diferencial de área en el elemento maestro a través del determinante jacobiano.

η)   . La forma débil de la ecuación de transferencia del calor tiene la forma [∇v · (k∇u) + bvu − vf ] d − La variable incógnita u se interpola como NN ∂ v (k∇u) · ν d∂ =0 u= I=1 φI (ξ. Para la función de peso proponemos una interpolación similar.  = Φ (ξ. 1 2 2 1 1 . 3 3 3 1 . φNN (ξ. las derivadas de las funciones de forma resultan   φI1 ′ φI2 ′   = J−1   φIξ ′ φIη ′   Notar las dimensiones de las matrices y vectores involucrados en la expresión del gradiente... . η) v I Ambas aproximaciones pueden escribirse matricialmente como el producto entre dos vectores  1  u  u2   u (ξ. η) = φ1 (ξ. η) . η)(1×NN) ue(1×NN) = (2×1) ∂φ1 ∂x1 ∂φ1 ∂x2 ∂φ2 ∂x1 ∂φ2 ∂x2 . . η) ue uNN v (ξ. η) uI donde N N es el número de nudos del elemento considerado. 1 2 2 1 1 1 . 1 . 3 3 2 2 11 Cúbico . L3 ) 1 1 1 . 0..6. 3. 15 15 15 2 11 2 . 15 15 15 11 2 2 . φ2 (ξ. η) = Φ (ξ. . NN v= I=1 φI (ξ. 0 Cuadrático 2 0... η) ve El gradiente de u resulta ∇u(2×1) = ∂ ∂x1 ∂ ∂x2 Φ (ξ. Aplicación a la ecuación de Laplace A continuación se presentan en forma más detallada las expresiones necesarias para resolver la ecuación de Laplace en un dominio bidimensional. 2.. En forma completamente similar es posible expresar al gradiente de la función de ponderación 115 . η) . ∂φN N ∂x1 ∂φN N ∂x2 ue(1×NN) (2×NN) Donde como se explicara antes.(L1 . L2 .. . 15 15 15 Elemento Lineal wl 1 2 1 6 1 6 1 6 − 27 96 25 96 25 96 25 96 6. . uI es la temperatura de cada nodo y las φI son las funciones de interpolación elegidas convenientemente.

. . v   . la función de peso v se anula. φ . En la primera parte al ser conocido u.. Formalmente la expresión que tiene esta segunda matriz es igual a la matriz de masa que aparece en problemas dependientes del tiempo  1  φ  φ2  1 2 NN  M = b d e  .... cuyos valores no dependen de la integral..   e   φ1 φ e      vNN    φ2  1 2  2        φ . Da lugar también a una matriz cuadrada simétrica de orden N N que multiplica a ue.. que da lugar a una matriz cuadrada simétrica de orden N N que multiplica al vector de incógnitas del elemento ue .  1  φ  φ2    −  .  0 k2 . lo cual anula la integral en esta parte.Reemplazando en la forma débil las expresiones anteriores para un elemento genérico...  φ .... El contorno ∂ a su vez se ha dividido en una parte donde u es conocido (∂ u ) y otra parte donde el flujo σ es conocido (∂ σ ).. ∂φN N ∂x1 ∂φN N ∂x2 d e 2. Es el que resulta del producto bvu.las integrales necesarias son     ∂φ1 ∂φ1     ∂x1 ∂x2    ∂φ2 ∂φ1 ∂φ2 ∂φN N   ∂φ2     .  f d e e φN N La integral sobre el contorno se realiza sólo sobre aquellos elementos que efectivamente tienen un lado sobre el contorno del dominio.. φNN ue −  φ  f   b     .. Es un vector (columna) de orden N N. .. En la integral aparecen tres términos 1. ∂x2   ∂x2 ∂x2    v2  ∂φNN ∂φN N   d ∂x1  ∂x2   1   .... de la misma forma puede hacerse con el vector ue . es el término habitual que proviene del Laplaciano... El último término no está asociado a las incógnitas ue . φ e φNN 3.... Dado un elemento en estas condiciones la función de ponderación v... y forma parte del segundo miembro (término independiente) del sistema de ecuaciones a resolver. Es el que resulta del producto punto de los gradientes (a través de la matriz de conductividad k). En tanto que la segunda parte se reemplaza el valor del flujo conocido.. φ .    .  ∂φ1  ∂φ1 K= e     ∂x1 ∂φ2 ∂x1 ∂x2 ∂φ2 ∂x2 . ∂φN N ∂x1 ∂φN N ∂x2     k1 0 0 k2 ∂φ1 ∂x1 ∂φ1 ∂x2 ∂φ2 ∂x1 ∂φ2 ∂x2 ... resulta 116 .. σ = − (k∇u) · ν de tal forma que la integral resulta − v (k∇u) · ν d∂ σ = v σ d∂ σ ∂ σ ∂ σ En cada elemento que tenga una parte común con el contorno del dominio resulta necesario realizar esta integral.     NN NN φ φ Se ha sacado fuera de la integral al vector ve .. este es un término “no estándar” en la ecuación de Laplace. ∂x1 k1 0   ∂x1 ∂x1 ∂x2     ∂x1  1 T ue +    ∂φ2 ∂φN N ∂φ1    .. . .

ya que el P. es lo que ocurre en cualquier discretización numérica.ahora dependiente sólo del valor de los parámetros v I . φ2 (s) v2 y la integral es v σ d∂ ∂ σ σ = v1. En consecuencia en dichos puntos ni el desplazamiento real es incógnita del problema. la función de peso se expresa en cada lado exclusivamente en función de las funciones de forma de los nudos extremos del lado. 117 . v2 S φ1 (s) φ2 (s) σ (s) ds = v 1 . de los nudos ubicados sobre dicho contorno. Esto. Resulta importante hacer notar que si bien se han propuesto campo similares para la interpolación de los desplazamientos reales y virtuales. En el caso de elementos lineales (triángulos de 3 nudos o cuadriláteros de 4 nudos).T. Supongamos que los campos de desplazamientos virtuales que vamos a considerar tienen la forma NN δu = I=1 φI δuI donde N N es el número de nudos del elemento considerado. Por ejemplo en la ecuación de Trabajos virtuales aparece δειj = 1 2 ∂δuj ∂δui + ∂xi ∂xj por lo que los δu deben poderse derivar al menos una vez. 6. δuI son los desplazamientos virtuales del nodo y las φI son las funciones de interpolación elegidas convenientemente.V. Recordemos que una de las condiciones pedidas a las funciones de interpolación era que deben ser continuas y derivables hasta por lo menos el orden de derivación en que aparecen en las ecuaciones a resolver.7. en los puntos donde los desplazamientos reales son conocidos (Sd ) los desplazamientos virtuales son nulos (recordar definición de campo de desplazamientos virtuales). ni el desplazamiento virtual tiene ecuación de equilibrio asociada. De esta forma. Restrinjamos entonces nuestra atención a un subdominio (elemento). Además se les pedirá que el cuadrado de la derivada integrado en el subdominio o elemento conduzca a un valor finito. exige que la igualdad se satisfaga para cualquier desplazamiento y aquí estamos proponiendo un campo de desplazamientos que depende de un número finito de parámetros y por ende no puede representar todos los campos de desplazamientos virtuales posibles. NN u= I=1 φI uI Notar que esta definición del campo de desplazamientos virtuales representa una restricción a las ecuaciones de T. Para el campo de desplazamientos reales proponemos una interpolación similar. v2 f1 f2 De tal forma que los valores calculados f I sumarán al término independiente en las ecuaciones asociadas a los v I correspondientes. de hecho. con s a la coordenada a lo largo del lado resulta v1 v (s) = φ1 (s) . denominando con 1 y 2 a tales nudos. Aplicación a problemas de elasticidad lineal Trataremos de fijar las ideas anteriores abordando el problema de elasticidad lineal en base al Principio de Trabajos Virtuales.V.

Interno. Matrices de rigidez elemental y global Veamos entonces como introducir estas definiciones en la expresión del T.6.... Al igual que con las deformaciones. sin embargo es posible utilizar cualquier relación elasto-plástica válida (es decir que satisfaga las leyes de la termodinámica). que involucra al tensor constitutivo que es de cuarto orden. uNN . Para el caso de que la relación constitutiva fuera no lineal. Aquí nos restringiremos a un material isótropo lineal elástico. recordemos que el Trabajo Virtual Interno es σ ij δεij dv = v v (σ 11 δε11 + σ 22 δε22 + σ 33 δε33 + 2σ 12 δε12 + 2σ 23 δε23 + 2σ 13 δε13 ) dv donde hemos hecho uso de la simetría de los tensores de tensión y deformación.7. agrupemos las componentes del tensor de tensiones en un vector     1−ν  ν ν ε11 σ 11 1−2ν 1−2ν 1−2ν 1−ν ν  ν   ε22   σ 22   1−2ν 1−2ν 1−2ν     ν 1−ν   ε33   ν  σ 33  E  1−2ν 1−2ν 1−2ν    σ = 1   2ε12  = Dε  σ 12  = 1 + ν       2 1    2ε23   σ 23  2 1 2ε13 σ 31 2 De esta forma se ha escrito la relación entre dos tensores de segundo orden. . B2 . Deformaciones y tensiones. dada la similitud de las definiciones de δu y u resulta: δε = B δue A continuación resulta necesario incluir las relaciones constitutivas del problema.2. BNN En cuanto a las deformaciones virtuales.. u2 .... . como una relación entre vectores a través de una matriz. notación matricial Definido el campo de desplazamientos es posible encontrar las deformaciones asociadas 1 εij = 2 ∂uj ∂ui + ∂xi ∂xj 1 = 2 NN I=1 ∂φI I ∂φI I u + u ∂xj i ∂xi j Por razones de conveniencia escribiremos las deformaciones εij en forma de un arreglo unidimensional (vector)    I  φ′ 1 ε11  ε22    I  φI2 ′   NN   u I    ε33  φ′ 3   1  I  =  I ε =  φ′ φI  u2 2ε12  ′1   2 I  uI  I  3  2ε23  I=1  φ′ 3 φ′ 2 2ε13 φI3 φI1 ′ ′ NN ε= I=1 I BI uI = B ue donde hemos usado la notación φIi = ∂φi y se han agrupado los desplazamientos nodales del ′ ∂x T 1 elemento en un vector ue = u .1. La matriz B que relaciona deformaciones con desplazamientos se obtiene agrupando en forma similar las BI : B = B1 .. 6.7. es necesario un proceso incremental iterativo. Es fácil ver que a partir de la definición de los vectores ε y σ en las ecuaciones precedentes podemos escribir 118 .V.

NE σ ij δεij dv = v v δε σ dv = e=1 T δuT e BT D B dv ue ve donde N E es el número de elementos en que se ha dividido el dominio....7. 6. La integral indicada en el último miembro es una matriz simétrica (lo que surge de que D es simétrica).3. φ2 Φ             φN N φNN donde las FiI es el valor de la fuerza másica por unidad de volumen en la dirección i evaluada en las coordenadas del nudo I.7.. vector de cargas nodales La contribuciones al trabajo virtual externo (fuerzas másicas y de contorno) resultan: 6. la cual se obtiene mediante un proceso de ensamble de las matrices elementales. Fuerzas másicas NE F δu dv = v e=1 ve F δu dv Supongamos para las fuerzas másicas una variación dentro del elemento similar a la de los desplazamientos (normalmente las fuerzas másicas son uniformes.. esto es: NN F= I=1 φI FI = Φ Fe en forma desarrollada             1 F1 1 F2 1 F3 . Trabajo virtual externo. ...3.. N F1 N N F2 N N F3 N Fe F=   φ1 φ 1 φ2 φ φ1 2 φNN . se la denomina matriz de rigidez elemental y se la denota por: Ke = ve BT D B dv El trabajo virtual interno del sólido a partir de la suma de las contribuciones elementales resulta NE δεT σ dv = v e=1 T δue Ke ue = δuT K uG G donde uG es un vector donde se han ordenado los desplazamientos de todos los nudos y K es la matriz de rigidez global del sólido. constantes. .1. . De esta forma el trabajo virtual de las fuerzas másica resulta F δu dv = δuT e ΦT Φ dv Fe = δuT M Fe = δuT Ge e e ve ve ve donde hemos introducido la matriz M = ΦT Φ dv 119 .. de valor igual al peso específico del material y con la dirección del campo gravitatorio)..

σ ij δεij dv − F δu dv − f δu dSσ ∼ δuT K uG − δuT r = 0 = G G v v Sσ Finalmente la condición impuesta por el P.T. tenemos que: f δu dSe = δuT e ˜ ˜ ˜ ΦT Φ dS fe = δuT M f e = δuT ge e e Se Se Similarmente al caso de la matriz de rigidez.7.. NC f1 NC f2 NC f3 fe f =  φ1 φ1 φ1 φ2 φ2 φ2 ¯ Φ(ξ) φNC . Notar que debido a las exigencias impuestas sobre las funciones de interpolación.8. los desplazamientos sobre una cara del elemento dependen sólo de los nudos sobre la cara es decir sobre el subconjunto N C.. Sea entonces un elemento cualquiera sobre el contorno del cuerpo que tiene cargas actuantes sobre una de sus caras. Fuerzas de contorno El trabajo virtual de las fuerzas de contorno. .2. .. sólo se considera sobre aquellos elementos que tengan un lado o cara coincidente con el contorno donde se conocen las fuerzas exteriores.6. Dicha cara estará definida por un subconjunto de los nudos del elemento NC.V. φNC φNC                        Reemplazando en la expresión del trabajo virtual de las fuerzas de contacto. se obtiene un vector global de cargas nodales equivalentes r ensamblando las contribuciones de las fuerzas másicas elementales y de las fuerzas de contacto.. El trabajo virtual externo puede escribirse en forma compacta como: − F δu dv − f δu dSσ = −δuT r G v Sσ Sumando entonces trabajo virtual interno mas externo e igualando a 0...3.... requiere que los δuG puedan tomar cualquier valor en forma independiente lo que conduce al siguiente sistema de ecuaciones lineales algebraicas simultáneas K uG = r 6. . Elemento cuadrilátero de cuatro nodos Como ejemplo de un elemento sencillo obtendremos la matriz de rigidez y el vector de cargas nodales equivalentes de un elemento cuadrilátero de 4 nodos para estados planos (problemas bidimensionales) 120 . Los desplazamientos virtuales pueden entonces escribirse: NC δu = I=1 φI δuI De la misma forma es posible describir la carga externa NC f= I=1 φI f I  1 f1 1 f2 1 f3 ..

y además son continuas y lineales a lo largo del contorno. η) si y sólo si el determinante de la matriz de la transformación (jacobiana) es positivo en todo punto.8. es posible calcular la matriz inversa   ∂ξ ∂η   J−1 =  ∂x1 ∂x1  ∂ξ ∂η ∂x2 ∂x2 4  ∂ξ J =  ∂x 1 ∂η ∂ξ  ∂x2  ∂η Para los desplazamientos usaremos la misma aproximación. Para ello utilizaremos los polinomios de Lagrange de grado 1 (que tienen la característica de valer 1 en el punto al que esta asociado el polinomio y 0 en el resto de los puntos que lo definen) que tienen la forma indicada en la figura L1 = L2 = 1 (1 − ξ) 2 1 (1 + ξ) 2 Como explicáramos antes el producto de los polinomios de Lagrange expresadas en ambas coordenadas locales permite obtener las 4 funciones de interpolación φ1 = φ2 = φ3 = φ4 = 1 (1 − ξ)(1 − η) 4 1 (1 + ξ)(1 − η) 4 1 (1 + ξ)(1 + η) 4 1 (1 − ξ)(1 + η) 4 Tales que se satisface que φI ξ J . η). Funciones de interpolación. η) xI Existirá una relación biunívoca entre (x1 . η) = I=1 φI (ξ. Sobre este cuadrado resulta sencillo definir funciones de interpolación que satisfagan los requisitos pedidos. η) y las coordenadas físicas (x1 .  ∂x ∂x  1 2 Si el determinante de J es positivo en todo punto. x2 ) y (ξ. x2 ) 4 x (ξ. η J = δ IJ . Podemos ahora definir la geometría del elemento a partir de las coordenadas de los nodos. Esto es establecer una correspondencia entre las coordenadas locales (ξ. es decir las mismas funciones de interpolación u (ξ. η) = I=1 φI (ξ.1. lo que ocurrirá siempre que todos los ángulos internos del cuadrilátero sean menores que π.6. sobre el que se definen dos coordenadas locales (ξ. geometría y desplazamientos Lo primero que haremos será recordar el elemento maestro definido por un cuadrado de lado 2 centrado en el origen. η) uI 121 .

que en forma desarrollada podemos escribir  u1 u2 = φ1 φ1 φ2 φ2 φ3 φ3 φ4 φ4            u1 1 u1 2 u2 1 u2 2 u3 1 u3 2 u4 1 u4 2       = Φ ue      

En un estado plano de tensión o deformación las deformaciones que interesan son:   ε11 ε =  ε22  =  2ε12 Notemos que ∂( ) ∂ ( ) ∂ξ ∂ ( ) ∂η = + ∂x1 ∂ξ ∂x1 ∂η ∂x1 luego
∂( ) ∂x1 ∂( ) ∂x2

∂u1 ∂x2

∂u1 ∂x1 ∂u2 ∂x2

+

∂u2 ∂x1

 

= J−1

∂( ) ∂ξ ∂( ) ∂η

En consecuencia si queremos calcular ∂ui = ∂xj para lo cual necesitamos las
∂φI ∂x1 ∂φI ∂x2 ∂φI ∂xj 4

I=1

∂φI I u ∂xj i

que podemos calcular mediante la regla de la cadena
−1 ∂φI ∂ξ ∂φI ∂η

=J

φI1 ′ φI2 ′

=J

−1

φIξ ′ φIη ′

6.8.2. Cálculo de la matriz de rigidez elemental Reemplazando la anteúltima expresión en las deformaciones, estas se pueden escribir    1  φ′ 1 φ21 φ31 φ41 ε11 ′ ′ ′ φ12 ε =  ε22  =  φ22 φ32 φ42 ue = B ue ′ ′ ′ ′ 2ε12 φ12 φ11 φ22 φ21 φ32 φ31 φ42 φ41 ′ ′ ′ ′ ′ ′ ′ ′
B(ξ,η)

Siguiendo el procedimiento descripto anteriormenete la matriz de rigidez elemental se obtiene como la integral Ke =
v

En un Estado de Tensión Plana las ecuaciones constitutivas lineales para un material elástico e isótropo son:      1 ν σ 11 ε11 E    ε22  = D ε ν 1 σ =  σ 22  = 1+ν 1−v σ 12 2ε12 2 BT (ξ, η) D B (ξ, η) dv

122

Siendo todas las variables constantes en el espesor h entonces ( ) dv = h
v A

( ) dA

La matriz B es función de (ξ, η) luego resulta necesario cambiar las variables de integración, para ello es necesario reconocer que dA = |J| dξ dη , reemplazando y cambiando los límites de integración correspondientes resulta
1 1 −1

Ke = h
−1

BT (ξ, η) D B (ξ, η) |J| dξ dη

En general la matriz J cambia de punto a punto (salvo que el cuadrilátero sea un paralelepípedo) por lo que el determinante |J| y B serán variables. Esto hace imposible evaluar la integral en forma explícita por lo que es necesario recurrir a técnicas de integración numérica para el cálculo de Ke, en general para un elemento bilineal será necesario y suficiente usar una regla de integración de 2 × 2 puntos 6.8.3. Cálculo de las fuerzas nodales equivalentes Supongamos un valor uniforme de la fuerza másica en la dirección −x2 . F =ρg
1 1

0 −1 ΦT 0 −1 |J| dξ dη = δuT Ge e

δu F dv =
v

δuT e

hρg
−1 −1

Puede verse que el vector de fuerzas másicas resulta
1 1 −1

Ge = −ρgh

0 φ1 0 φ2 0 φ3 0 φ4

T

−1

|J| dξ dη

6.9.

Problemas de convección-difusión

Analicemos ahora un problema con un operador diferencial que no es auto-adjunto. La aplicación del método de residuos ponderados sobre la ecuación diferencial de convección difusión conduce a ϕ [¯ ν − ρuφ · ν] dSσ + σ ϕ (ρu) · ∇φdA + ∇ϕ · Γ∇φ dA +  ϕqdA = 0
A

A

A

Utilizando una aproximación  φ1 φ = N I (ξ, η) φI = N 1 , ..., N NN  ...  = NΦ I=1 φNN   NN ϕ1 ϕ = W I (ξ, η) ϕI = W 1 , ..., W NN  ...  = WΨ I=1 ϕNN
NN

Donde habitualmente en este tipo de problemas no se adopta la aproximación de Galerkin (N I = W I ). En el contorno Sφ se ha impuesto como siempre que la solución propuesta satisface ¯ identicamente φ = φ y consecuentemente allí ϕ = 0, de tal forma que la integral sobre el contorno sólo aparece la parte donde se conoce el flujo ϕ [¯ ν − ρuφ · ν] dSσ σ
123

Las integrales sobre el dominio de los términos convectivo y difusivo toman la forma    1  φ W1 1 NN N′ 1 ... N′ 1  ...  ρ ϕ1 , ..., ϕNN 1×NN  ...  u1 u2 1×2 dA N′1 ... N′NN 2×NN NN NN 2 2 A W φ NN×1 NN×1    1  1 1 φ W′ 1 W′ 2 1 NN Γ11 Γ12 N′ 1 ... N′ 1 1 NN  ...   ...  ... + ϕ , ..., ϕ 1×NN Γ21 Γ22 2×2 N′1 ... N′NN 2×N N 2 2 A W′NN W′NN NN×2 φNN NN× 1 2 o en forma compacta ΨT
A

El gradiente de la variable incógnita φ y de la función de ponderación se escribe  1  φ 1 NN N′ 1 ... N′ 1  ...  = N′ 1 Φ = J−1 N′ ξ Φ ∇φ = N′1 ... N′NN N′ 2 N′ η 2 2 φNN   ϕ1 1 NN W′ 1 ... W′ 1  ...  = W′ 1 Ψ = J−1 W′ ξ Ψ ∇ϕ = 1 NN W′ 2 ... W′ 2 W′ 2 W′ η ϕNN

ρWT uT + W′T , W′T Γ 1 2

N′ 1 N′ 2

dA Φ = ΨT [C + D] Φ

con C =
A

ρWT uT

N′ 1 N′ 2

dA N′ 1 N′ 2 dA

D =
A

W′T , W′T Γ 2 1

Notar que aunque se utilice la aproximación de Galerkin, el término convectivo conduce a una matriz de coeficientes no simétrica. La asimetría si bien representa un mayor costo computacional, no es un problema importante, el mayor problema se da en los problemas fuertemente convectivos (C dominante) que presentan grandes inestabilidades numéricas. El término debido a fuentes internas (q) admite múltiples aproximaciones, la más sencilla es suponer que dentro de un elemento el valor es constante, en tal caso la integral resulta ϕqdA = ΨT
A A

WT dA q

Interpolaciones de mayor orden para el término de fuente no tienen mucho sentido. Finalmente si lo que existe es una fuente puntual Q, lo más sencillo es hacer coincidir un nudo de la malla
124

donde qI es el valor de la fuente interna (distribuida) en el nudo I , luego  1  q T T  ...  dA ϕqdA = Ψ W N A A q NN

Una segunda posibilidad es interpolar el valor de q en la misma forma que φ, en tal caso  1  q q = N  ...  q NN

ξ] l dξ φ1 φ2 125 . Recordar que las funciones de forma utilizadas conducen a que el valor de las variables dependa sólo de las variables sobre el contorno. por lo cual contribuye a la matriz de coeficientes del problemas. de tal forma que el término correspondiente resulta sencillamente ϕI Q La integral sobre el contorno puede dividirse en dos partes ϕ [¯ ν − ρuφ · ν] dSσ = σ ϕ¯ ν dSσ − σ ϕρφ u · ν dSσ Sσ Sσ Sσ Las aproximaciones sobre el contorno de φ. El orden en ¯ν ¯ν que se definen los nudos 1 y 2 supone que al moverse del nudo 1 al 2 el dominio del problema está a la izquierda. u. ϕ σ Sσ 1 2 0 ¯ W1 ¯ W2 [(1 − ξ) . Particularizado para el caso de elementos lineales.(el I por ejemplo) con dicha fuente puntual. ϕ. El segundo término implica valores de la incógnita del problema. ξ] σ1 ¯ν σ2 ¯ν l dξ y la del segundo 1 − Sσ ϕρφ u · ν dSσ = − ϕ1 . este término resulta − ϕρφ u · ν dSσ = −ΨT (ρu · ν) WT N dSσ Φ Sσ Sσ El término entre paréntesis no es otra cosa que el flujo de masa a través del contorno. en los cuales los valores del flujo y la velocidad son respectivamente σ 1 u1 y σ 2 u2 . En el primer término aparecen todos valores conocidos. localmente los designaremos con 1 y 2. donde cada contorno elemental está formado por una segmento de dos nudos. de coordenadas x1 y x2 .1]) φ uν σν ¯ ϕ = = = = (1 − ξ) φ1 + ξφ2 (1 − ξ) u1 · ν + ξ u2 · ν (1 − ξ) σ 1 + ξ¯ 2 ¯ν σν 1 1 ¯ ¯ W (ξ) ϕ + W 2 (ξ) ϕ2 Luego la integral del primer término resulta 1 ϕ¯ ν dSσ = ϕ . ϕ2 0 ρ (1 − ξ) u1 + ξu2 ν ν ¯ W1 ¯ W2 [(1 − ξ) . resultan de particularizar las aproximaciones sobre el dominio de cada elemento al contorno correspondiente. esto conduce a que x2 − x1 x2 − x1 ν = l l = Las aproximaciones (lineales) sobre el contorno son (con ξ en [0. definido el flujo σ ν su integral es in¯ mediata y contribuye al término independiente.

126 .

corresponde a la generación del conjunto de datos necesarios para describir al modelo. que pueden considerarse como flexibles o rígidos. definir claramente cada una de ellas. Para cada parte. Flores 7. Generación de mallas En la modelización por elementos finitos. la estructura de hormigón. con diferentes modelos de comportamiento. por ejemplo si interesa estudiar el comportamiento completo de la estructura de un edificio. Descripción de la geometría. En problemas complejos suelen haber distintos “dominios” ligados entre sí. que requieren el ajuste de un conjunto de valores. Esto es particularmente cierto en procesos no-lineales u otros procesos complejos. en general las distintas partes de los paquetes están desarrolladas por grupos diferentes. Así por ejemplo puede ser necesario incluir el suelo. la tarea que más tiempo consume y la más costosa. si no a presentar las mejores opciones de los parámetros que gobiernan el modelo numérico. describir su comportamiento material. De esta forma algunos PEFs denominados de Propósito General. los entrepisos. es decir que pueden resolver problemas muy variados (dentro de digamos el área de mecánica de sólidos). pueden tener más de una interfaz de acuerdo al tipo de problema que se esté intentando modelar. En general la mayoría de los programas de elementos finitos (PEFs) han sido diseñados para leer los datos del modelo en forma ordenada y con una estructura (sintaxis) no muy flexible desde un fichero ASCII. etc.Capítulo 7 Aspectos generales asociados a la implementación por F. y cuando las tienen son muy limitadas y sencillas. ha resultado imprescindible el desarrollo de interfaces suficientemente inteligentes que permitan a usuarios no muy calificados desarrollar. La mayoría de los PEFs no tienen opciones de generación de mallas. lo que se presenta como un único programa. sin embargo esto no es así internamente. está no sólo asociada a la generación de la malla. se siguen en general las siguientes etapas: 1. esto puede abarcar la combinación de diferentes medios. lo cual requeriría por parte del usuario un conocimiento de los algoritmos y una especialización no muy comunes en un usuario medio. 127 . En general para la definición geométrica del modelo se utilizan programas específicos para tal fin (similares a sistemas CAD en muchos aspectos) y luego esos mismos programas presentan un menú de opciones que permitan trasladar el modelo generado a un archivo ASCII que pueda ser leido por el PEF propiamente dicho. Esto es similar a cualquier sistema CAD. dentro de un ambiente amigable y con muchas facilidades. Actualmente muchos PEFs presentan un ambiente de trabajo integrado para generar el modelo. Esto es así porque requiere del tiempo del analista que en general es caro frente al costo computacional. la cual puede estar formada por elementos de viga y tabiques que puede ser necesario modelar como láminas.1. en general asociada a un único material constitutivo. para realizar el análisis por elementos finitos y visualizar los resultados. El modelado requieren entonces dividir al objeto en estudio en sus distintas partes. Dado el alto grado de avance que han logrado los PEFs para resolver problemas multifísica. el modelo deseado. La necesidad de la existencia de una interfaz suficientemente inteligente. los cerramientos laterales en caso de que quiera estudiarse su influencia en el comportamiento. Muchos de estos programas de generación de datos tienen la suficiente flexibilidad como para que el usuario indique como deben ser presentados estos datos para que puedan ser correctamente leidos por el PEF. que ha bajado en forma vertiginosa en la última década dada la alta velocidad de proceso y el fácil acceso a la memoria central con que cuentan las computadoras actuales. discretizar (mallar) cada parte y luego unir coherentemente las mismas.

) 4. es decir cuales son los nudos (sus etiquetas o números) que definen cada elemento (el que a su vez también se etiqueta). líneas o superficies donde se vayan a imponer tales condiciones. Para la imposición de condiciones de contorno. Se indica el tamaño de los elementos que se quiere utilizar.a) se empieza por la definición de puntos. El traspaso de los datos del mallador al PEF implica básicamente tres aspectos asociados a la topología de la malla y las condiciones de contorno: las coordenadas de cada nudo necesario para la definición del modelo. lineales. hay distintas posibilidades (lo cual está definido en el manual de usuario y debe consultarse este). Finalmente el generador de malla en función del tipo de elemento y la definición del tamaño de los elementos procede a discretizar el dominio. podría ser que se dieran los 8 nudos en sentido antihorario en la forma que aparecen empezando por un vértice. líneas o superficies con condiciones naturales (fuerzas puntuales. Este tamaño puede ser uniforme o no. estos deben darse siguiendo el perímetro del mismo en sentido antihorario. pueden ser triángulos o cuadriláteros. Se elige un tipo de elemento finito adecuado (Por ejemplo en problemas 2-D. en problemas de mecánica de sólidos) 128 . No tiene habitualmente importancia con cual se empieza . b) se sigue con la definición de líneas y/o curvas para lo cual se utilizan como referencia los puntos previos c) luego se definen planos y/o superficies cuyos contornos son las líneas o curvas definidas previamente d) finalmente se definen volúmenes delimitados por las superficies hasta entonces descriptas. y pueden usarse discretizaciones más gruesas donde los gradientes son menores. 2. pero sí su orden. empiezan discretizando las curvas (respetando la posición de los puntos específicamente descriptos). Los puntos. El orden en que dan estos nudos es importante. etc. en general deben usarse elementos más pequeños donde se esperan mayores gradientes. luego discretizan las superficies (para lo cual ya disponen de las discretizaciones de sus contornos) y finalmente discretizan los volúmenes encerrados por las superficies. si tiene 4 nudos (sus vértices). para satisfacer condiciones de compatibilidad. Por ejemplo si se trata de un cuadrilátero. Si el elemento fuese un cuadrilátero de 8 nudos (vértices y nudos sobre los lados). sean esenciales o naturales. También aquí es necesario considerar como cada parte se va a unir con otras partes del modelo global. a cada nudo debe asignársele una etiqueta (un número) las conectividades de los elementos. cada tipo de elemento requiere un orden especial. o podría ser que primero deban entrarse los vértices y luego los medios (empezando por el que está entre los primeros dos vértices) los puntos sobre los que se han impuesto condiciones de contorno esenciales (desplazamientos o velocidades en problemas de mecánica de sólidos) indicando las condiciones asociadas. de línea o presiones respectivamente. 3. Esto por supuesto requiere por parte del usuario un criterio basado en el conocimiento ‘a priori’ del comportamiento de lo que se quiere modelar. se definen puntos. Los procesos de mallado siguen la misma secuencia de la definición geométrica. de forma que pueda indicar en los distintos puntos valores razonables para el tamaño de los elementos 5. cuadráticos.

. knk . Notemos antes que no es posible simplemente adicionar al sistema de ecuaciones existente esta nueva ecuación pues tendríamos más ecuaciones que incógnitas..... Imposición exacta de la condición Dado que uk no resulta independiente el problema puede verse como de orden n−1.. Nudos maestros Modelado de dominios con simetría cíclica. De acuerdo a la formulación utilizada para obtener nuestro sistema de ecuaciones podemos suponer que la función de ponderación asociada.1) ¯ esta expresión dice que un grado de libertad genérico uk puede escribirse como una constante uk más una combinación lineal de otros grados de libertad (donde por supuesto no aparece el grado de libertad uk ) a través de coeficientes ai (que eventualmente pueden ser 0 la mayoría o todos ellos). Si bien hablamos de “condiciones de contorno” las técnicas que se describen corresponden al tratamiento de restricciones cinemáticas que pueden tener interpretaciones más generales... Imposición de restricciones nodales En esta sección intentaremos mostrar como imponer condiciones de borde esenciales de una cierta generalidad.2.. o el desplazamiento virtual.. con diferentes ventajas y desventajas. k1k ...1) si introducimos un coeficiente ak = −1 la podemos escribir uk + ¯ ai ui = uk + a · u = 0 ¯ (7..1... kkn : : kn1 .2.vn ]       k11 .2) Existen diferentes formas de imponer este tipo de restricciones en el sistema de ecuaciones. knn       u1 : uk : un   f1 : fk : fn        =0          −     129 . vk . kkk . . y permiten imponer hasta hipótesis de comportamiento en el modelo. . 7. Este tipo de restricción puede representar muchos casos prácticos entre ellos: Desplazamiento prescripto de valor uk (ai = 0 en tal caso) ¯ Apoyos que no coinciden con las direcciones del sistema global de coordenadas. es decir vk = i=k ai vi a·v = 0 δuk = i=k ai δui a · δu = 0 El sistema de ecuaciones de que disponemos puede escribirse vT K u − vT f = 0 en forma desarrollada       [v1 ..7. Unión de elementos finitos con distintos grados de interpolación en el contorno o con diferentes grados de libertad. Supondremos que esta condición puede escribirse de la siguiente forma: uk = uk + ¯ i=k ai ui (7.. Articulaciones en pórticos Rigidizadores de láminas En la expresión que define la restricción (7. k1n : : kk1 . o la variación de desplazamiento tiene la misma dependencia.

knk . ......2.... vk+1 . k(k+1)(k−1) k(k+1)(k+1) .. k(k−1)(k−1) k(k−1)(k+1) k(k−1)n ¯ ¯ ¯ ....... ¯ k1(k−1) anterior.vn   : i=k :    kn1 . ...Si operamos sobre la expresión  ¯ k11     :    ¯ k [v1 ... k k . un mínimo incumplimiento de la restricción incrementa notoriamente el valor de Π. Por otra parte valores muy pequeños de ǫ (y en consecuencia muy grandes de su inversa) pueden producir problemas numéricos debido a la precisión de las computadoras.. podemos escribir ¯ k1(k+1) reemplazarlos por su definición anterior:     u1 f1      :   :       uk +    =0 i=k ai ui  −  fk   ¯     :  :    fn un . . kkn v1 .. knn . ai vi .. .. El grado de cumplimiento de la restricción impuesta dependerá del valor de ǫ... por lo que la condición de mínimo está gobernada por la primera parte del funcional.vn ]  ¯(k−1)1  k(k+1)1     :    kn1 pero ahora vk y uk no son independientes y podemos   k11 .... k1n    :  :  kk1 .. ¯ k1n :         u1 : uk−1 uk+1 : un        −        ¯ f1 : ¯ fk−1 ¯ fk+1 : ¯ fn          =0        ¯ ¯ ¯ . Cuando este valor tiende a ˆ 0. Para darle una interpretación matemática sencilla. La condición de mínimo resulta ahora ˆ ∂ Π (u) = ∂ui si el nuevo sistema se escribe ¯ Ku = ¯ f 130 ai kij uj − fi + uk + ¯ ǫ j=1 n n a j uj = 0 j=1 .2... k1k .. kkk . Técnica de penalización Esta técnica es muy utilizada porque requiere una lógica de programación más sencilla y si bien las restricciones no se imponen en forma exacta se puede obtener resultados suficientemente buenos. Donde ǫ es un valor constante suficientemente pequeño (coeficiente de penalización) de forma tal que si ahora escribimos un funcional aumentado 1 1 ˆ u Π (u) = uT K u − uT f + (¯k + a · u)2 2 2ǫ la minimización de este nuevo funcional conducirá a la solución de nuestro problema.. knn que corresponde a un sistema de (n − 1) ecuaciones con (n − 1) incógnitas donde en forma explícita tenemos ¯ kij = kij + ai kkj + kik aj + ai kkk aj ¯ fi = fi + ai fi − kik uk ¯ 7. k(k+1)n : ¯n(k−1) ¯n(k+1) ... supongamos que nuestro sistema de ecuaciones resultó de la minimización del siguiente funcional 1 Π (u) = uT K u − uT f 2 Aumentemos este funcional con un término de la forma 1 (¯k + a · u)2 u 2ǫ que no es otra cosa que la restricción elevada al cuadrado. vk−1 ..

Una aplicación no-estándar En esta sección se mostrará como las ideas expresadas antes pueden utilizarse con diferentes objetivos. 7.3. El nuevo sistema de ecuaciones resulta ahora de ˆ ∂ Π (u. λ) = uk + ¯ ∂λ a j uj = 0 j=1 La segunda ecuación no es otra cosa que la ecuación de restricción. λ) = uT K u − uT f + λ (¯k + a · u) u 2 La nueva variable incorporada λ se conoce en la literatura como “multiplicador de Lagrange” ya que multiplica a la ecuación de restricción y muchas veces es posible asignarle una interpretación física (por ejemplo es la reacción en el caso de un desplazamiento prescripto). lo que puede en algunos casos puede traer problemas. Para ello similarmente al caso anterior agreguemos al funcional Π (u) un término de la forma: λ (¯k + a · u) u luego el funcional aumentado es ahora 1 ˆ Π (u.2. El sistema de ecuaciones sigue siendo simétrico. El sistema resultante tiene entonces la siguiente forma         K aT a  u   f    =       0 λ −¯k u 7. obteniendo en forma consistente las modificaciones necesarias en la matriz de coeficientes y el término independiente. por lo que la resolución del sistema de ecuaciones la cumplirá en forma exacta. Método de multiplicadores de Lagrange Una tercera posibilidad muy utilizada es la siguiente: agregar al sistema de ecuaciones inicial la ecuación de restricción e incluir una nueva variable de forma de igualar número de ecuaciones ((n + 1) ahora) con el número de incógnitas.entonces 1 ¯ kij = kij + ai aj ǫ ai ¯ fi = fi − uk ¯ ǫ El caso sencillo de un desplazamiento prescripto uk = uk conduce a los siguientes cambios ¯ 1 ¯ kkk = kkk + ǫ uk ¯ ¯ fk = fk + ǫ Notar que en este caso el sistema de ecuaciones se mantiene de orden n.3. 131 . el costo adicional proviene de que hay una ecuación más y que esta tiene un cero en la diagonal. λ) = ∂ui n j=1 kij uj − fi + λai = 0 n ˆ ∂ Π (u.

Veamos un ejemplo de características distintas. La aplicación de la primera de las ¯ metodologías explicadas para tratar restricciones conduce a las mismas expresiones obtenidas aquí. Supongamos que la rigidez de las columnas es significativamente mayor que la de la viga. se incluya más masa que la real al haber un solapamiento de los dominios (parte sombreada) 2. la viga resulte más flexible debido a que la longitud de cálculo L es mayor que la real. una mejora en la formulación consiste en evaluar las rigideces de las columnas usando la distancia entre nudos L y para las vigas usar como longitud de cálculo la distancia efectivamente libre 132 . Sea la intersección ortogonal de un elemento de viga (horizontal) con otros dos verticales (columnas). Conceptualmente la misma idea puede aplicarse a otras condiciones o dependencias.Analicemos como pasar la matriz de rigidez de una viga espacial de su sistema local al sistema global. es decir: ¯ K = ΛT K Λ f = ΛT ¯ f Notar que la relación ue = Λ ue puede verse como doce relaciones de restricción de los grados ¯ e de libertad en u en función de los grados de libertad en ue . La utilización de la longitud de cada elemento como la distancia entre los nudos conduce a que 1. dentro de un pórtico plano La discretización habitual supone a los elementos unidos en la intersección de sus respectivos ejes baricéntricos. Obviamente esto no es así en la realidad. Para realizar un cambio de coordenadas entre dos sistemas es posible observar (ver figura) que las relaciones que ligan ambos sistemas tienen para cada nodo la forma ¯ ui = R ui ¯i θ = R θi donde la matriz rotación R es R = t1 t3 t3 Figura 1 Cambio de sistema en una viga La matriz de transformación Λ resulta entonces de  1   u ¯ R ¯  θ1   R ue =  2  =  ¯  u   ¯ R ¯2 R θ   u1   θ1    2  = Λ ue  u  θ2 Las expresiones de cambio de la matriz de rigidez y el vector de términos independientes tienen la forma vista antes.

que estarán referidas a los desplazamientos (y giros) de los puntos ¯ y ¯ (¯1 . Resulta entonces necesario determinar la relación que existe entre los desplazamientos de estos nudos ficticios y los de los nudos 1 y 2. u2 ).Figura 2 viga flexible entre columnas ¯ ¯ entre columna y columna. Desde el punto de vista operativo los nudos ¯ y ¯ son 1 3 u ¯ 1 3 sólo auxiliares y no intervienen en el sistema de ecuaciones a resolver que sólo incluye los nodos ubicados en la intersección de los ejes de vigas y columnas. Observemos en la siguiente figura como dependen los desplazamientos del nudo ¯ de los del 1 ¯ nudo 1. Notar que por las hipótesis de Navier. la línea que une los nudos 1 y 1 se mantiene recta y normal a la curva deformada de la columna Figura 3 relación entre grados de libertad En base a consideraciones geométricas sencillas tenemos que u1 = u1 + e1 sin β 1 ¯2 2 u1 = u1 + e1 cos β 1 − 1 ¯1 1 en tanto que la hipótesis de pequeños desplazamientos y giros conduce a las siguientes relaciones lineales u1 = u1 ¯1 1 1 u2 = u1 + β 1 e1 ¯ 2 ¯1 = β1 β 133 . Llamemos como hasta ahora K y M las matrices de rigidez y masa del elemento de viga usando la longitud efectiva Le .

normalmente goza de las siguientes propiedades: 1. por ello existen algoritmos que optimizan la numeración de las incógnitas a los fines de disminuir tanto la necesidad de almacenamiento como el tiempo necesario para resolver el sistema. y los coeficientes no nulos forman una banda alrededor de la diagonal La resolución de este sistema de ecuaciones puede hacerse por métodos directos o iterativos (gradientes conjugados). lo que puede ser muy importante cuando no se dispone de suficiente memoria. Solución del sistema de ecuaciones La matriz de coeficientes K de los sistema de ecuaciones resultantes (K x = f) en el método de elementos finitos (en problemas autoadjuntos basados en la aproximación de Galerkin en el método de residuos ponderados). Descomponer la matriz K en factores K = LDU donde 134 . Muchos de sus coeficientes son nulos.En forma similar en el extremo opuesto tendremos las siguientes relaciones u2 = u2 ¯1 1 u2 = u2 − β 2 e2 ¯2 2 ¯2 = β2 β La matriz de transformación Λ resulta entonces  1  1 e1   1 Λ=  1   1 −e2 1         Notar que en este caso Λ no es ya una simple matriz de rotación y de hecho su inversa no es igual a su traspuesta.4. Los directos están basados en el algoritmo de Gauss. Los métodos directos tienen la ventaja de que permiten resolver con el mismo esfuerzo computacional múltiples estados de carga y para el caso bidimensional resultan en general más económicos. De los métodos directos el más utilizado es el de factorización que consiste en los siguiente: 1. Es definida positiva xT K x > 0 ∀x = 0 4. Esto es importante cuando se resuelven sistemas con gran cantidad de grados de libertad o problemas no-lineales. Es simétrica kij = kji 2. Estos algoritmos de optimización están presentes en la mayoría de los códigos a este efecto y de tal forma que el usuario no tenga que preocuparse por como numerar los nudos. pues esto afecta a la demanda de memoria necesaria para almacenar la matriz K por un lado y por otro a la cantidad de operaciones necesaria para resolver el sistema. por lo que no requiere de cuidados especiales en la resolución. 3. consistente en convertir el sistema de ecuaciones a una forma triangular superior mediante operaciones de fila y una posterior substitución hacia atrás. 7. Los métodos iterativos tienen mayor competencia en problemas tridimensionales con gran cantidad de coeficientes nulos (matrices ralas) y tienen la ventaja de que no requieren la construcción de la matriz. En los métodos directos resulta de particular importancia la numeración de los grados de libertad del problema. Está bien condicionada.

D Matriz diagonal (definida positiva en este caso) dii > 0 dij = 0 L Matriz triangular inferior lii = 1 lij = 0 U Matriz triangular superior uii = 1 uij = 0 que para el caso de K simétrica resulta U = LT 2.j) kij = r=1 lir drr ljr Veamos como calcular los coeficientes lir y drr . Resolver x mediante una substitución hacia atrás Ux = y En el caso que nos interesa U = LT el detalle de los pasos es el siguiente: 1-Descomposición en factores n n i n i=j i<j i>j kij = r=1 lir s=1 drs usj = r=1 lir s=j drs usj los cambios en los límites de las sumatorias surgen de las características de L y U. Modificar el término independiente mediante una substitución hacia adelante (LDU) x = f (LD) (Ux) = f (LD) y = f en la última expresión el producto (LD) es una matriz triangular inferior y la obtención de la variable intermedia y es inmediata mediante una substitución hacia adelante. 3. Introduciendo ahora el hecho que D es diagonal y la simetría de la matriz usj = ljs . la expresión anterior puede escribirse (ljj = 1) j−1 kij = lij djj + r=1 lir drr ljr gir luego separando los casos en que los índices son iguales y cuando no lo son i−1 i = j i > j kii = dii + kij = lij djj + gir lir r=1 j−1 gir ljr r=1 135 . Para ello tomemos la parte inferior de K es decir i ≥ j . tenemos m´ ın(i.

Bathe y E. T.J. Podemos escribir 1 lij = kij − djj j−1 gik ljk k=1 pero todavía no conocemos djj por ello en vez de calcular lij evaluemos primero para i de 1 a j − 1 j−1 gij = lij djj = kij − gik ljk k=1 (1) y una vez obtenidos los valores de la columna completa podemos ahora calcular j−1 djj = kjj − gjk ljk k=1 lij = gij /djj y pasar a la siguiente columna hasta completar el cálculo de todos los coeficientes. 1976. Introduction to finite element in engineering. j − 1 son nulos.D. 2-Substitución hacia adelante para i de 1 a n i−1 yi = fi − lik yk k=1 3-Substitución hacia atrás para i de n a 1 xi = 1 yi − lki xk dii k=n i+1 Una descripción más detallada de la base teórica del presente algoritmo y su programación en códigos de elementos finitos puede verse en las referencias K. Además una vez calculado el valor de lij no resulta ya necesario mantener el correspondiente valor de kij y por lo tanto puede utilizarse las posiciones de memoria de K para guardar los de L.R. El presente algoritmo no está condicionado a que la matriz sea definida positiva y sólo requiere que sea no-singular. Englewood Cliffs.Siguiendo ahora un orden creciente para j primero (bucle externo de 1 a n) y para i después (interno de j a n) podemos ir evaluando cada término de la factorización. Numerical methods in finite element analysis.Belegundu. PrenticeHall.L. También puede adaptarse a matrices no simétrica sin ninguna dificultad. es decir que la matriz K y L tendrán el mismo perfil. Resulta muy importante notar en este algoritmo que en (1) gij será nulo si inicialmente kij y todos los términos previos de la fila k = 1. Prentice-Hall. Englewood Cliffs. 136 . Es decir para la primera columna j = 1 d11 = k11 li1 = ki1 /d11 para cada columna posterior j se conocen entonces todos los valores de dkk y lik de las columnas anteriores (k < j). 1991. Finalmente los coeficientes de la matriz diagonal D pueden guardarse en las posiciones diagonales de K ya que los elementos diagonales de L valen 1 y no requieren ser recordados.Wilson.Chandrupatla y A.

El flujo σ en los nodos puede calcularse directamente de la relación σ xI = σ I = DB xI ue sin embargo es más común su evaluación a partir de extrapolaciones desde los puntos de integración debido a que son los puntos óptimos (en el sentido de que tienen el menor error) de evaluación de las variables derivadas. Interesa obtener las variables derivadas en los nudos en función de las variables en los puntos de integración. La condición de mínimo es: ∂R =0= ∂σ I E=1 NE NN NG N VE I I=1 N σ − J J ΦG σ G G=1 dV E 137 . Dentro de un elemento cualquiera.5. Debemos ahora fijar algún criterio que nos permita obtener las σ I a partir de las σ G . es decir minimizar: R = 1 2 ˆ ˜ (σ − σ)2 dV NN VE NG 2 V NE 1 R = 2 E=1 I=1 N σ − I I Φ σG G=1 G dV E donde NE es el número de elementos en la discretización. Suavizado de Variables En el método de elementos finitos se asegura continuidad de las variables principales del problema (los desplazamientos en un problema de elasticidad). Sean σ G los valores de las variables que interesa suavizar evaluadas en los puntos de integración. el valor de estas variables se puede interpolar en la forma: NN 1 si A = G 0 si A = G ˆ σ (ξ) = G=1 N I (ξ) σ I donde NN es el número de nudos del elemento y las N I son las tí picos funciones de interpolación nodales. ˜ Sea σ (ξ) con valores dentro de cada elemento. Resulta necesario. a los fines de visualizar las variables o estimar errores de la solución. las variables extrapoladas a partir de los valores σ G NG ˜ σ (ξ) = G=1 ΦG (ξ) σ G donde NG es el número de puntos de integración en el elemento y las ΦG son funciones de forma definidas similarmente a las funciones nodales pero ahora con la condición: ΦG ξA = con A un punto de integración. Dicho criterio puede ser que resulte mínima la integral del cuadrado de la diferencia entre las variables interpoladas a partir de los valores nodales y a partir de los valores en los puntos de integración. pero en general las variables derivadas resultan discontinuas entre elementos.7. un valor único y continuo de las variables derivadas de la misma forma que uno conoce las variables principales. Denominaremos con σ I a las variables suavizadas. (incógnitas por ahora) en los nudos.

luego: NG QI = A=1 N I (ξ A ) σ A JacA WA Por otro lado la evaluación consistente de M IJ conduce a un sistema de N (número de nudos en la discretización) ecuaciones con N incógnitas. resulta de un ensamble muy sencillo y su resolución es inmediata. es decir que incluyan al nodo I (proceso de ensamble habitual). se suele aproximar la matriz M IJ como diagonal. La condición de mínimo puede escribirse una vez realizadas las integrales como: ∂R = M IJ σ J − QI ∂σ I E=1 donde M IJ = VE NE N I N J dV E ˜ N I σ dV E VE QI = Integrando numéricamente las expresiones de M IJ y QI notemos que si usamos la misma regla de integración que para la evaluación de las variables σ G resulta: NG Q = A=1 I ˜ N I (ξ A ) σ (ξ A ) JacA WA ˜ y que siendo σ (ξ A ) = σ A no resulta necesario conocer en forma explícita las funciones ΦG definidas anteriormente. es decir: NN D II = J=1 M IJ NN = VE N I J=1 N J dV E 1 NG = A=1 N I (ξ A ) JacA WA de esta forma el sistema de ecuaciones a resolver es diagonal. Una forma muy usada de realizar esto es sumando sobre la diagonal todos los elementos de la fila (o columna).Por supuesto para cada valor nodal σ I la suma se realiza sobre los elementos donde sea no trivial. 137 . Para evitar tanto cálculo.

138 .

En régimen no lineal (salvo no linealidades muy bajas) un elemento de placa se convierte en una lámina de doble curvatura y no es necesario hacer distinción alguna. Quiebres.1. En estructuras esbeltas no puede prescindirse de la no-linealidad. requiere poder considerar niveles altos de deformación. cambios de espesor u otras discontinuidades en la superficie media. con sólo flexión) y elementos de lámina (en general de doble curvatura. sin embargo de acuerdo al tipo de formulación. el partir de una configuración original plana tiene algunas ventajas. pues debe recordarse que las teorías lineales son válidas para desplazamientos menores que el espesor. No linealidad geométrica asociado a problemas con grandes desplazamientos y giros. Los diferentes aspectos que deben considerarse en el desarrollo (o en su elección para modelar) de un elemento de lámina están condicionados por los objetivos que se trate de cumplir. Introducción El desarrollo de elementos finitos eficientes y confiables para el análisis de láminas ha sido un tema de investigación constante desde los comienzos del método. A su vez las aplicaciones cada vez más complejas demandan una mayor robustez en diferentes condiciones de comportamiento. En general la influencia de las deformaciones cortantes es muy baja. También suele ser necesaria la existencia de elementos de transición desde láminas delgadas a elementos de sólidos. no lo hacen en otros. o el estudio de estructuras inflables donde se utilizan elementos membranales que representan un caso particular de láminas. o elementos que muestran buen comportamiento en mallas estructuradas con elementos con buena relación de aspecto.Capítulo 8 Elementos de placas y láminas por F. De acuerdo a esto puede ser necesario a ın considerar la influencia de las deformaciones cortantes en caso de láminas gruesas. En régimen lineal en general es posible distinguir elementos de placa (inicialmente planos. por ejemplo. asociado a la relación entre el espesor de la lámina y la menor dimensión h en el plano h o el menor radio de curvatura Rm´ . por ejemplo: Esbeltez de la lámina. no lo hacen cuando las mallas presentan elementos distorsionados. Elementos que muestra un buen comportamiento en ciertas condiciones. El estudio de problemas de pandeo o inestabilidad requiere la utilización de elementos que sean capaces de representar adecuadamente grandes desplazamientos y rotaciones sin que aparezcan deformaciones espurias. Flores 8. Capacidad para poder combinar elementos de láminas con elementos estructurales de otras características. Esto debido a un conjunto de problemas numéricos que surgen de la discretización de las ecuaciones de gobierno. en tal caso debe ser posible compatibilizar los desplazamientos de ambos. por ejemplo si se modela una cubierta de hormigón para grandes luces que se engrosa sustancialmente en la zona de apoyo. En estructuras laminares es muy común el uso de rigidizadores. Así elementos confiables en régimen lineal. con esfuerzos de flexión y esfuerzos membranales). que suelen modelarse utilizando elementos de vigas. El modelado de embutición de láminas metálicas. 139 . pueden no ser fácilmente expandibles a comportamiento no-lineal (geométrico o material). Nivel de deformaciones y no linealidad material.

es decir que deben coincidir las interpolaciones a lo largo de una curva. sino que aparecen deformaciones o tensiones como incógnitas. en particular en lo que se refiere a la derivada normal al contorno que involucra a la interpolación del desplazamiento en el interior del elemento. Barcelona. no sólo que los desplazamientos transversales sean continuos. sin embargo allí debido a que las vigas dependen de una única variable espacial y la unión entre elementos se realiza en puntos (nudos) y no a lo largo de una curva (lados). en el sentido de que no todas las incógnitas son desplazamientos. esto no asegura un buen comportamiento y puede convertirlo en un elemento oneroso desde el punto de vista computacional. presenta el importante inconveniente de requerir continuidad C1 . por ello algunos son adecuados para algunos modelos y otros no. por ejemplo: Oñate Eugenio. Un análisis detallado del problema de continuidad C1 y de las distintas soluciones propuestas escapa al objetivo de estas notas y puede verse en distintos textos del método. Por lo tanto requiere. entre las que se encuentran: a) las aproximaciones “mixtas”. debe satisfacerse a lo largo de los contornos inter-elementos. En el contorno esto a su vez puede expresarse localmente exigiendo la continuidad de la derivada en la dirección al contorno y la derivada normal al contorno. Cálculo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos.2. Si bien es posible la definición de elementos de placa “conforme”. sino que además deben ser continuas sus derivadas (giros). En problemas de placas la continuidad C1 implica dos cosas: 1.Difícilmente se pueda encontrar un elemento que pueda satisfacer todas las aplicaciones posibles. En tal caso es posible imponer la continuidad de los giros en los nudos fácilmente. es decir que satisfagan todas las condiciones de continuidad C1 . 140 . Es decir a lo largo de una fibra normal a la placa u (z) = β x z = − ∂w z ∂x ∂w v (z) = β y z = − z ∂y La continuidad C1 aparece también en problemas de teoría clásica de vigas. Esto ha llevado a la búsqueda de otro tipo de soluciones. debe satisfacerse para ambas direcciones del plano. Esto último sólo resuelve el problema en mallas estructuradas (por ejemplo en elementos rectangulares). esto es sin deformaciones transversales por corte. Esto está asociado a la necesidad de mantener la continuidad estructural pues los desplazamientos en el plano de placa fuera de la superficie media dependen de los giros. la teoría de placas clásica. colocando precisamente como variable nodal la derivada o giro. Lo importante en estos casos es mostrar que al refinar la malla las soluciones obtenidas convergen a la solución correcta. Esto trae en general consecuencias insalvables para elementos de geometría arbitraria. Elementos de placa basados en la teoría de Kirchhoff Desde el punto de vista del MEF. Por ejemplo pueden satisfacer la continuidad del desplazamiento w (y con ello implícitamente la derivada en la dirección del contorno) pero sólo satisfacen en forma discreta (digamos en los nudos y a la mitad del lado) la condición de continuidad de la derivada normal al contorno. que no satisfacen en forma explícita todas las condiciones de continuidad. 8. CIMNE. Para que se cumpla estas condiciones es necesario que a lo largo de cualquier lado del elemento. el problema es de solución sencilla. lo cual hace necesario utilizar como incógnitas nodales las derivadas segundas (cruzadas) del desplazamiento transversal. 2. el desplazamiento w y sus derivadas dependan exclusivamente de los parámetros nodales asociados a los nodos que conforman el lado. b) elementos “no conformes”. pero no en elementos con geometría arbitraria. 1992.

2. por lo cual los problemas asociados a la continuidad de la derivada mencionados anteriormente no aparecen y es posible satisfacer con facilidad las condiciones de continuidad inter-elementos. pueda hacerlo. la cantidad de parámetros necesarios para obtener una solución similar aumenta considerablemente. Por lo tanto para lograr aproximaciones similares resulta necesario utilizar mallas más densas. sometido a fuerzas asociadas a un estado tensional uniforme. 4ta edición. Habitualmente se intenta mostrar que al distorsionar los elementos dentro de dominio. es decir convergen más rápidamente. En general cuando se aumenta la discretización para un problema dado. utilizan en general polinomios de mayor orden lo que conduce naturalmente a una mejor aproximación con menor cantidad de elementos.. la teoría de Reissner-Mindlin conduce a problemas de continuidad C0 . Vol II. Una de las pruebas más sencillas para evaluar esto se conoce como “prueba de la parcela”.1. En consecuencia cualquiera de las aproximaciones utilizadas para problemas 2-D presentadas oportunamente pueden ser utilizadas y pasan la prueba de la parcela pues es posible representar estados de deformación (curvatura) constante.3. con un estado de carga que conduzca a un estado tensional constante y se pide que la parcela sea capaz de reproducirlo. los elementos finitos presentados cumplen con un conjunto de condiciones que aseguran su convergencia al refinar la malla. En función de la mínima dimensión de la placa L es posible definir un coeficiente adimensional 2 C 12Gh L2 (1 − ν 2 ) L α = L2 = ≈ D Eh3 h 141 .Zienkiewics. 1991. Cuando las ecuaciones que gobiernan el comportamiento son más complejas y particularmente cuando se proponen soluciones que no satisfacen en forma exacta los requisitos previos. la utilización de elementos de tipo C0 resulta doblemente inconveniente. Se toma entonces una problema muy sencillo (un dominio rectangular por ejemplo). La prueba de la parcela (“patch test”) En problemas sencillos y con aproximaciones estándar como los vistos en los capítulos anteriores. θ1 y θ2 ) en vez de una (w). Por ello se impone como condición básica que todo elemento sea capaz de representar un estado de deformación constante y más aún. O. Este bloqueo numérico se produce debido a la imposibilidad de las funciones de forma de acomodar adecuadamente la condición ∇w − θ ∼ 0 = lo que se traduce en un aumento espurio de la energía de deformación debida al corte transversal. Elementos de placa basados en la teoría de Reissner A diferencia de la teoría de Kirchhoff. Debe hacerse notar que al aproximar ahora tres variables (w. Por el contrario cuando la influencia del corte empieza a ser despreciable (placas esbeltas y muy esbeltas) se convierte en una desventaja que incluso conduce a hacer inservibles estos elementos debido a que se produce un “bloqueo” numérico (hay formas de solucionar esto). 8. se espera que en el límite el estado de deformaciones (y tensiones) dentro de un elemento sea constante. Londres.C. The Finite Element Method. no se deteriore el comportamiento. 8. Por otro lado los elementos de continuidad C1 . que son independientes entre sí. por lo cual desde el punto de vista de la cantidad de grados de libertad. Esto debido a que las variables independientes del problema son ahora no sólo el desplazamiento transversal w sino también los giros θ. Esto es efectivamente una ventaja cuando esta influencia es realmente apreciable. y Taylor R. donde la rigidez a la flexión está definida por D = 12(1−ν 2 ) en tanto que la rigidez al corte es C = Gh. Graw Hill. es necesario demostrar que el comportamiento del elemento es satisfactorio y que converge a la solución correcta. Esto puede verse en los distintos términos que componen la energía interna de deformación de una Eh2 placa. Mc. que un pequeño grupo (parcela) de elementos.L. La utilización de elementos basados en esta teoría presentan la ventaja de considerar la influencia de la deformación del corte transversal.

Los resultados obtenidos son en general muy buenos y han dado lugar a un avance significativo de este tipo de elementos. Esta “subintegración” se realiza exclusivamente sobre los términos asociados al corte pues de otra manera conduce a singularidades (modos de cuerpo rígido) mayores que las necesarias. que en general se presentan como los de uso estándar a pesar de las desventajas mencionadas. Esta técnica fue ampliamente utilizada (y lo sigue siendo en muchos casos) pero no funciona en todos los casos.3. Aproximaciones mixtas. η) xI yI La relación deformación-desplazamiento puede escribirse como       ∂ ∂ 0 ∂x 0 0 ∂x 0 χ11    I  ∂  ∂   0 0  χ22  w w   0 0 ∂y  NN ∂y     ∂ ∂  ∂ ∂   χ12  =  0 N I (ξ. η)  θI    θx  =  0 ∂y ∂x  x    ∂ ∂y ∂x   ∂   γ1  θI  ∂x −1 0  θy  ∂x −1 0  I=1 y ∂ ∂ γ2 0 −1 0 −1 ∂y ∂y = B ue = Bb Bs ue donde el vector ue (3N N × 1) incluye las variables nodales incógnitas del elemento y en la matriz B se han distinguido la parte asociada a la flexión (Bb ) y la parte asociada al corte (Bs ). conduce a valores de α del orden de 10. lo que puede verse como disminuir el valor de energía asociada o como permitir la existencia de modos de deformación con baja energía asociada. Tienen una mejor fundamentación desde el punto de vista teórico. de tal forma de evitar modos de deformación espurios sin energía asociada. Por otro lado los elementos más eficientes en el análisis de problemas elasto-plásticos son aquellos de bajo orden de interpolación. Finalmente se hace notar que en general los elementos que incluyen deformaciones transversales de corte. Esto se conoce como “integración reducida”. Para el elemento de cuatro nudos estas matrices resultan   0 N′1 0 0 N′2 0 0 N′3 0 0 N′4 0 x x x x [Bb ]3×12 =  0 0 N′1 0 0 N′2 0 0 N′3 0 0 N′4  y y y y 0 N′1 N′1 0 N′2 N′2 0 N′3 N′3 0 N′4 N′4 y x y x y x y x 142 . 8.1. η)  θI  x I=1 θy θI y x y NN = I=1 N I (ξ. Habitualmente las matrices de rigidez de los elementos se obtienen por integración numérica. resultando en elementos que no son robustos. h Este problema fue rápidamente detectado y se propusieron distintas aproximaciones para solucionarlo Subvaluar el término asociado al corte. donde la cantidad de puntos de integración depende del orden de los polinomios a integrar y se elige de tal forma de integrarlos en forma lo más exacta posible.que para el caso de placas esbeltas L ≃ 100 . Para una aproximación isoparamétrica tendremos (con NN el número de nudos)    I  w NN w I  θx  = N (ξ.000. Integrar en forma reducida consiste en usar menor cantidad de puntos que los necesarios. son más sencillo de llevar al rango no-lineal geométrico. por lo cual permiten una mayor justicación. Observemos como obtener las expresiones para un elemento isoparamétrico en general y para un cuadrilátero de cuatro nudos en particular. Elemento de placa con deformaciones por corte Debido a que la formulación resulta de continuidad C0 su desarrollo no presenta ninguna dificultad.

Notar que el segundo término dentro de la integral se anula si las deformaciones εij satisfacen las ecuaciones cinemáticas. El basamento teórico de este tipo de aproximaciones se encuentra en la utilización de funcionales de tres campos.[Bs ]2×12 = N′1 −N 1 0 N′2 −N 2 0 N′3 −N 3 0 N′4 −N 4 0 x x x x 1 1 2 2 3 3 4 N′ y 0 −N N′ y 0 −N N′ y 0 −N N′ y 0 −N 4 La matriz que relaciona esfuerzos integrados en el espesor con las deformaciones generalizadas tiene la forma        Mxx 1 ν 0 χ11  Myy   Eh3 2  ν 1 0    χ22  03×2     12(1−ν )  M 1−ν   χ12  =  Mxy  =  0 0 2      Q  Qx   1 0   γ1  02×3 Ghκ Qy 0 1 γ2 σ = Dε Finalmente la matriz de rigidez resulta de la integral K = A BT D B dA = A BT . La solución del problema se obtiene como la condición de minimización del funcional respecto a los distintos campos de variables involucrados (u. Como se mencionó anteriormente el elemento descripto presenta problemas de bloqueo numérico debido al corte transversal para placas delgadas.2. Una de las técnicas utilizadas para aliviar este problema se conoce como “Técnica de Deformaciones Impuestas”. La segunda ecuación indica que para 143 . σ) = V w (εij ) − σ ij εij − 1 2 ∂ui ∂uj + ∂xj ∂xi dV − V (u) = V 1 T ε D ε − σ T ε − ∇S u 2 dV − V (u) donde w es la energía interna de deformación por unidad de volumen y V (u) es el potencial de fuerzas externas. Técnica de deformaciones impuestas. así resulta δuΠ = V δεΠ = V δσ Π = V ∂δui ∂δuj + dV − δV (u) = 0 ∂xj ∂xi ∂w δεij − σ ij dV = 0 ∂εij 1 ∂ui ∂uj δσ ij εij − + dV = 0 2 ∂xj ∂xi σ ij 1 2 Notar que la primera ecuación es sencillamente la condición de mínimo de la energía potencial total escrita en función de tensiones y desplazamientos. ε. 8.3. que se describe sucintamente a continuación. En el caso general de un sólido elástico es posible escribir a la energía potencial total como Π (u. BT b s Db 0 0 Ds Bb Bs dA = A BT Db Bb dA + b A BT Ds Bs dA s = Kb + Ks Donde pueden distinguirse las distintas contribuciones de flexión y corte a la matriz de rigidez. σ y ε). conocidos como funcionales de Hu-Washizu.

ε. Mostraremos como ejemplo como aplicar la técnica bosquejada para el término de corte transversal en un elemento cuadrilátero de placa de cuatro nudos (bilineal). esto es las ecuaciones constitutivas del problema. es decir un cuadrado de lado dos. En definitiva que para que un conjunto de valores (u.η) del elemento maestro. En este elemento impondremos la siguiente interpolación para las deformaciones transversales de corte  A  γη  γB  1 γξ 0 1−η 0 1+η  ξ  = ˆ (8. 2. η = 1) (ver Figura 1). La técnica de deformaciones impuestas consiste en: 1.1)  γ C  = P (ξ. En tanto que la tercera condición indica que para cualquier variación de tensiones deben satisfacerse las ecuaciones cinemáticas. B(ξ = 0. Figura 1 Puntos de evaluación del corte transversal en cuadriláteros 144 . quedando el problema final exclusivamente en término de los desplazamientos. C(ξ = 1. Según se ve cada componente de deformación se mantiene constante en una dirección y varía linealmente en la otra. Esto permite eliminar a las deformaciones como variables globales. Planteado así el problema establecido es formalmente idéntico al reemplazo habitual de constitutivas y cinemáticas sobre la energía potencial total a los fines de que esta quede expresada sólo en función de los desplazamientos. η = 0). Relacionar las deformaciones con los desplazamiento en un conjunto de puntos arbitrariamente elegidos. η) γ γη 0 1+ξ 0 2 1−ξ η γD ξ donde las deformaciones de corte han sido definidas en el sistema de coordenadas locales (ξ. Establecer una interpolación independiente para el campo de deformaciones ε. constitutivas y cinemáticas. deben satisfacerse identicamente las condiciones de equilibrio. 3.cualquier variación de deformaciones debe satisfacerse la definición de las tensiones a partir de la energía interna de deformación. η = −1). Escribir al campo de tensiones en función de las constitutivas. Sin embargo el mantener en forma independiente los tres campos de variables permite distintas aproximaciones numéricas a la solución del problema. Consideremos el elemento maestro correspondiente al cuadrilátero. σ) sean solución del problema. En tal caso estas se cumplen en forma exacta y las tensiones no son una variable independiente. en función de las deformaciones tangenciales al contorno en cuatro puntos indicados como A(ξ = −1. η = 0) y D(ξ = 0.

C y D) son   A   γη w′ η (ξ = −1.η) w − θ Las deformaciones en el sistema natural en los puntos de muestreo (A. η = 1) γD ξ Evaluando en los puntos de muestreo resultan   γA η  γB    ξ  = 1  γC  4 η D γξ  (8.2) = J−1 ∇(ξ. η = 0) B  γ ξ   w′ ξ (ξ = 0. hemos escrito las deformaciones (naturales) en los puntos de muestreo en función de las coordenadas nodales y los desplazamientos nodales. η = 1) − θ ξ (ξ = 0. η = 0)  w′ ξ (ξ = 0.1 y estas en las 8. η = −1) − θ ξ (ξ = 0.5) 145 . η = 0) − θ η (ξ = 1. observemos que la definición de las deformaciones respecto al sistema natural son: γξ γη = ∂w ∂ξ ∂w ∂η − θξ − θη ∂y ∂ξ ∂y ∂η = ∇(ξ. η = 0) − θ η (ξ = −1. η) Bue = Bs (ξ.4) de esta forma. Las deformaciones de corte transversales respecto al sistema cartesiano resultan de reemplazar las 8. η) = J−1 P (ξ. hasta ahora. η = −1)   C =   γ η   w′ η (ξ = 1.A continuación veremos como expresar estas deformaciones respecto al sistema coordenado físico.2 ˆ ¯ γ (ξ.η) w − θ′ = J−1 ∇(ξ. η) ue (8.3) −1 x4 − x1 y 4 − y 1 0 0 0 2 1 2 1 2 1 2 −1 x − x y − y 1 x − x y − y1 0 0 0 −1 x3 − x2 y 3 − y 2 0 0 0 0 0 0         0   0  y3 − y2    y3 − y4        1 x4 − x1 y 4 − y 1 0 0 0 0 0 0 0 3 0 0 0 1 x − x2 3 4 3 4 1 x − x y − y −1 x3 − x4 w1 θ1 x θ1 y w2 θ2 x θ2 y w3 θ3 x θ3 y w4 θ4 x θ4 y                     ˆ γ = Bue ˆ (8.4 en las 8.B.η) w − θ′ = γ ′ con el cambio local de coordenadas θξ θη = ∂x ∂ξ ∂x ∂η θx θy = Jθ = θ′ en tanto que las deformaciones respecto al sistema cartesiano resultan: γx γy ∂ξ ∂x ∂ξ ∂y ∂η ∂x ∂η ∂y = γξ γη = J−1 γξ γη (8.

los mismos problemas que el desarrollo de elementos de placa. η) dA B ¯ o si se escribe en función de la matriz substituta Bs directamente Ks = A ¯s BT (ξ. η) Ghκ 0 0 Ghκ ¯ Bs (ξ. Lo interesante es que habitualmente las soluciones son las mismas. Una forma de generar elementos de lámina es precisamente tomar un buen elemento de placa y agregarle la contribución membranal. que resultan muy similares a los basados en la teoría de Reissner-Mindlin Algunos características distintivas de los teorías de láminas respecto a las de placas planas es que: 1. Habitualmente este sistema coordenado se particulariza en un sistema cartesiano local (dos ejes sobre el plano tangente a la lámina y el tercero normal a la lámina) en los puntos de integración. Esto debe interpretarse cómo que el sistema coordenado no queda definido en forma explícita en todo el elemento sino sólo en los puntos de integración. Básicamente existen tres aproximaciones para el desarrollo de elementos de láminas. dos asociados a las teorías vistas para placas planas y una tercera asociada a la imposición de restricciones cinemáticas en elementos de sólido.4. por lo que en general lo que hay que solucionar son nuevos problemas si los hubiere. η) B Los esfuerzos transversales de corte valen Q= Qx Qy = Ghκ 1 0 0 1 γx γy ¯ = Ds Bs ue Finalmente la energía interna de deformación resulta Ws = 1 ¯ ¯ uT BT Ds Bue dA 2 A e s 1 T ˆT = ue B PT (ξ. η) J−T Ghκ 0 0 Ghκ ˆ J−1 P (ξ. Elementos de lámina El desarrollo de elementos de lámina presenta. η) J−T 2 A 1 T = u Ks ue 2 e Ghκ 0 0 Ghκ ˆ J−1 P (ξ. por lo menos.¯ donde se ha introducido la matriz B substituta o B (B-barra) ¯ ˆ Bs (ξ. Esto es inmediato en elementos triangulares de 3 nodos. 146 . η) dA 8. η) dA Bue donde Ks es la contribución del corte transversal a la matriz de rigidez. η) = J−1 P (ξ. Tenemos entonces Elementos basados en la teoría de láminas clásica (Love-Kirchhoff) Elementos que incluyen deformaciones transversales de corte (Reissner-Mindlin) Elementos de sólido degenerado. Requieren la definición de un sistema coordenado curvilíneo. que son planos. que se calcula usando integración numérica estándar como: ˆ Ks = BT A PT (ξ.

es necesario que la definición de los desplazamientos permita los movimientos de cuerpo rígido sin la aparición de energía. En elementos inicialmente curvos. no se avanzará más sobre el tema. 3. Dado el carácter introductorio de estas notas. Este último problema aparece en elementos inicialmente curvos.2. no en elementos inicialmente planos. lo que traduce en dos aspectos: a)un acoplamiento del comportamiento flexional y membranal y b)en la forma de medir las deformaciones como el cambio de curvatura. 147 . Esto es dificil de lograr si los desplazamientos se definen en los sistemas de coordenadas locales y aún cuando se definan en sistemas globales es posible un aumento espurio de la energía de deformación membranal (“bloqueo membranal”) cuando no se pueden modelar correctamente los movimientos de cuerpo rígido. Los elementos tienen curvatura inicial.

148 .

Capítulo 9 Combinación de Elementos Finitos y Volúmenes Finitos
por F. Flores
A continuación de presenta una formulación para la solución numérica de un problema de convección difusión, en la cual se utiliza la noción de volúmenes de control para establecer las ecuaciones de balance y se utiliza una malla de elementos finitos arbitraria a los fines de definir los volúmenes de control y las contribuciones correspondiente. Esta técnica numérica puede verse como una combinación de la técnica de volúmenes finitos, en la cual se discretiza el dominio en subdominios a los fines de que en tales subdominios se cumpla la ecuación de balance, y la técnica de elementos finitos, donde se discretiza el dominio, en subdominios a los fines de evaluar las contribuciones de equilibrio en cada nudo de la malla. Como se verá en este caso, no son los elementos finitos los volúmenes de control (podría plantearse de esa manera), si no que los volúmenes de control están asociados a los nudos del la malla. Básicamente consiste en: 1. Plantear una malla arbitraria de E.F., en general “no estructurada” 2. En cada elemento definir funciones de interpolación, las estándar del MEF, a los fines de aproximar la variable incógnita 3. Alrededor de cada nudo de la malla definir un Volumen Finito sobre el cual plantear la ecuación de balance 4. Para la evaluación de las integrales que dan lugar a la ecuación de balance se utilizan las aproximaciones del punto 2.

Figura 1 Definición de la celda elemental Normalmente se usan aproximaciones sencillas. En Problemas 2-D, la aproximación más sencilla y versátil es el triángulo lineal. Si denominamos con φ a la incógnita (escalar) del problema
3

φ (x) =
I=1

LI φI 149

en tanto que las velocidades (conocidas) pueden escribirse
3

u (x) =
I=1

LI uI

donde φI : son las incógnitas nodales LI : son las coordenadas triangulares (ξ, η, ζ) uI : son las velocidades en los nudos (conocidas), que satisfacen ∇u = 0 Para cada elemento finito triangular hay que calcular las 3 contribuciones correspondientes a las celdas de volumen finito asociadas a cada nudo del triángulo. Estas contribuciones corresponden a las interfaces internas indicadas como 1, 2 y 3 en la Figura 2

Figura 2 Interfaces internas de cada triángulo A su vez cada una de esas contribuciones se sumará o restará en cada nudo según la definición que se utilice de la normal a la interfaz. Denominando con xI al par coordenado de cada nudo y orientando los lados del triángulo en sentido antihorario l2 = x1 − x3 l3 = x2 − x1 l1 = x3 − x2 y llamando aI y bI a las proyecciones del lado I según las direcciones coordenadas aI = lI · t1 a1 = x3 − x2 1 1 a2 = x1 − x3 1 1 a3 = x2 − x1 1 1 bI = lI · t2 3 b1 = x2 − x2 2 1 b2 = x2 − x3 2 2 b3 = x2 − x1 2

En base a las definiciones anteriores es fácil demostrar que el duplo del área del triángulo vale 2A = a1 b2 − a2 b1 y además que para un punto genérico de coordenadas (x1 , x2 ) las funciones de forma valen L1 = L2 L2
150

1 2 −b1 x1 + a1 x2 + b1 x1 − a1 x2 = ξ (x1 , x2 ) 2 2A 1 3 = −b2 x1 + a2 x2 + b2 x1 − a2 x3 = η (x1 , x2 ) 2 2A 1 1 = −b3 x1 + a3 x2 + b3 x1 − a3 x1 = ζ (x1 , x2 ) 2 2A

En la Figura 1 la definición de la celda o volumen finito se ha hecho en función de las “medianas” de cada triángulo que parten de la mitad de cada lado y se cortan en el centro del elemento. Esto hace que a lo largo de cada mediana dos de las coordenadas triangulares (asociadas a los nudos extremos del lado) tengan el mismo valor ( 1 sobre el lado y 1 en el centro del elemento), en tanto 2 3 1 que la coordenada triangular restante varíe entre 0 (sobre el lado) y 3 en el centro del elemento. Las coordenadas del centro del triángulo son
C

x=

1 1 x + x2 + x3 3

en tanto que las del centro de cada lado son sencillamente (notar que con un supraíndice a la derecha se indican valores nodales, como se ha hecho habitualmente, y con supraíndice izquierdo se indican las coordenadas del centro del lado, opuesto al nudo correspondiente)
1

1 2 x + x3 2 1 3 2 x = x + x1 2 1 1 3 x = x + x2 2 x =

A partir de estas coordenadas, cada interfaz queda definida por el vector orientado del centro del triángulo al centro del lado s1 = s2 s3 1 x−C x = − x1 + 3 1 = 2 x−C x = − x2 + 3 1 = 3 x−C x = − x3 + 3
1

1 2 x + 6 1 3 x + 6 1 1 x + 6

1 3 x 6 1 1 x 6 1 2 x 6

de tal forma que el producto sI × nI sea saliente al plano.

A la longitud de cada interfaz la denominarse como |sI | en tanto que el vector normal a la misma se expresa como 1 (9.1) nI = I −sI , sI = nI , nI 2 1 1 2 |s |

Figura 3 η como función de ξ en cada interfaz interna Observando el elemento maestro y el elemento en el plano real resulta
151

0] η en [ 1 .n 2A 1 2 Γ11 Γ21 Γ12 Γ22 −b1 −b2 −b3 a1 a2 a3 Que contribuye al balance del nudo 2 con el signo que está y al balance del nudo 3 cambiándole el signo. 0] 3 ξ en [ 1 . 152 . 1 ] 3 2 η = 1 (1 − ξ) 2 η = 1 − 2ξ η=ξ Tenemos entonces definidas las interfaces. 2 ] 3 1 η en [ 3 . 1 ] 3 2 ξ en [ 1 . en tanto que ∇φ es constante para cada elemento (pero tiene valores distintos dentro de la celda)  1  φ 1 2 3 1 φ′ 1 −b −b −b  2  = ∇φ = φ φ′ 2 a1 a2 a3 2A φ3 Consideremos la interfaz 1 0 s1 [ρφu − Γ ∇φ] · n1 dS = ρ 1φ 1 3 1 u · n1 − n1 · Γ ∇φ 3|s1 | dξ donde hemos realizado el cambio de variable de integración y hemos introducido las definiciones 1 1 (1 − ξ) φ2 + 1 − ξ − (1 − ξ) φ3 2 2 1 1 = ξφ1 + (1 − ξ) φ2 + (1 − ξ) φ3 2 2 1 1 1 u (ξ) = ξu1 + (1 − ξ) u2 + (1 − ξ) u3 2 2 1 φ (ξ) = ξφ1 + correspondientes a los valores de φ y u a lo largo de la interfaz 1 (por ello el supraíndice izquierdo asociado) El primer término de la integral puede expresarse ρ 1φ 1 1 u · n1 = ρ n1 . La ecuación de balance en cada volumen finito o celda es: [ρφu − Γ ∇φ] · ν dS = 0 S u y φ hemos visto que varían en forma lineal. 1 ] 3 2 1 η en [ 1 . n1 1 2 Γ11 Γ21 Γ12 Γ22 −b a1 1 −b a2 2 −b a3 3  En esta última integral todo es constante luego la integral vale sencillamente 0 1 3  φ1  φ2  φ3 φ1 φ2 φ3 |s1 | 1 1 −n1 · Γ ∇φ 3|s1 | dξ = n . Recordar además la relación entre las componentes del vector normal y la interfaz (ecuación 9.Interfaz 1 Interfaz 2 Interfaz 3 ξ en [ 1 .1). n2 1 u1 u2 u3 1 1 1 u1 u2 u3 2 2 2   ξ (1−ξ) 2 (1−ξ) 2   ξ (1−ξ) 2 (1−ξ) 2   φ1  φ2  φ3 En tanto que el segundo término es −n1 · Γ ∇φ = − n1 .

−s1 2 1 u1 1 u1 2 u2 1 u2 2 u3 1 u3 2 En forma similar. −s1 2 De esta forma. −s1  2  dξ φ 1 2 3 2 1 4 4 u2 u2 u2 0 (1−ξ)ξ (1−ξ)2 (1−ξ)2 φ3 2 4 4 Observando que 1 3 ξ dξ = 0 1 3 2 ξ3 3 1 3 = 0 1 81 1 3 0 1 3 (1 − ξ) ξ dξ = 2 (1 − ξ) dξ = 4 2 ξ2 ξ3 − 4 6 2 = 0 1 3 7 324 = 19 324  0 ξ3 ξ−ξ + 3 0 La integral del primer término puede escribirse ahora 0 ρ 1φ 1 3 1 u · n1 3|s1 | dξ = ρ s1 . a lo largo de la interfaz 2 es posible definir 2  1  φ 4 7 7 1    φ2  7 19 19 108 7 19 19 φ3 φ (ξ) = ξφ1 + (1 − 2ξ) φ2 + ξφ3 2 u (ξ) = ξu1 + (1 − 2ξ) u2 + ξu3 La forma de la parte difusiva es similar al caso anterior 1 2 1 3 −n2 · Γ ∇φ 6|s2 | dξ = 1 −s2 .La integral del primer término es más laboriosa pero sencilla. s3 2 1 2A Γ11 Γ21 Γ12 Γ22 3 u1 u2 u1 1 1 1 2 3 u2 u2 u2 3 ρ s3 . −s2 2 1 u1 1 u1 2 u2 1 u2 2 u3 1 u3 2   1  19 7 19 φ 1   dξ  φ2  7 4 7 108 19 7 19 φ3 −b1 −b2 −b3 a1 a2 a3  φ1 φ2 φ3   φ1  φ2  φ3 Finalmente en la interfaz 3 las partes difusiva y convectiva resultan respectivamente 1 −s3 . agrupando los resultados obtenidos para cada interfaz. Puede escribirse como     (1−ξ)ξ (1−ξ)ξ ξ2 1 φ1 2 2 1 2 3 3 u1 u1 u1  (1−ξ)ξ (1−ξ)2 (1−ξ)2   2  ρ s1 . s2 2 1 2A Γ11 Γ21 Γ12 Γ22 −b a1 1 −b a2 2 −b a3 3  que contribuye al nudo 3 y al nudo 1 (cambiada de signo). En tanto que la parte convectiva resulta de    1  1 ξ2 ξ − 2ξ 2 ξ2 φ 2 3 1 2 u1 u1 u1 2 2  ξ − 2ξ 2 (1 − 2ξ)2 ξ − 2ξ 2  dξ  φ2  ρ s2 . las contribuciones resultan: 153  1  φ 19 19 7 1  19 19 7   φ2  108 7 7 4 φ3 . −s1 6 u1 u2 u3 1 2 2 2 3 φ3 ξ2 ξ − 2ξ 2 ξ2 Realizando las integrales tenemos ρ s2 .

Parte Difusiva Parte Convectiva: Definiendo  3 2 s2 − s3 s1 − s1 2 2 1  3 s2 − s1 s1 − s3  2 1 1 2A s1 − s2 s2 − s1 2 2 1 1 v 1I = v 2I = v 3I =  Γ11 Γ21 Γ12 Γ22 −b1 −b2 −b3 a1 a2 a3 φ1 φ2 φ3 (9. Razonablemente el valor a utilizar será el del centro del elemento 1 1 u + u2 + u3 u = ¯ 3 |¯| = u u2 + u2 ¯1 ¯ 2 u ¯ n = ¯ |¯| u 1 h= 2 Finalmente notar que 1 1 1 1 1 1 1 2 l1 1 s3 − s2 = − x3 + x1 + x2 + x2 − x1 − x3 = x − x3 = − = − b1 . Esta puede calcularse de la siguiente forma Γb = β [n ⊗ n] donde n = u |u| 1 |u|h α = = Pe 2 Γ 1 β = coth (α) − α donde los supraíndices en v IJ están asociados a I: interfaz. J: nudo.2) I 2 s2 − s1 u1 + s1 − s1 uI 2 2 1 2 3 s1 − s3 uI + s1 − s1 uI 2 2 1 1 2 I 3 s3 − s2 u1 + s2 − s1 uI 2 2 1 2 En la parte difusiva es posible incluir una “difusión de balance” Γb para mejorar el comportamiento numérico. Γb también lo será. a 2 2 l3 1 s2 − s1 = − = − b3 . a3 2 2 154 3 1 2 El valor de h (dimensión del elemento en la dirección n puede aproximarse por ¯ |lI · n| ¯ I=1 . Sin embargo utilizaremos un valor único en cada elemento. Tendremos       4 7 7 19 7 19       v 11 v 12 v 13  7 19 19  + v 21 v 22 v 23  7 4 7  +   1      φ    ρ 7 19 19 19 7 19  φ2    19 19 7  108    φ3     v 31 v32 v 33  19 19 7        7 7 4 Como u es variable punto a punto. a1 3 6 6 3 6 6 2 2 2 l2 1 2 2 s1 − s3 = − = − b .

3 C31 C32 C33 φ3    s2 − s3 s3 − s2 −b1 a1 2 2 1 1  s3 − s1 s1 − s3  = 1  −b2 a2  2 2 1 1 2 s1 − s2 s2 − s1 −b3 a3 2 2 1 1 ¯ Supongamos que φ2 = φ es conocido. Luego no hay ecuación de balance asociado a los puntos donde φ es conocido.de donde  Lo cual. Conocemos σ ν : Interpolamos linealmente el valor de σ ν entre los nudos del lado del elemento. Llamando (ver figura 4) |l| = |x2 − x1 |. No es necesario plantear el balance en dicho punto. Esta parte puede a su vez dividirse en dos partes . 1 C11 C12 C13  Contr. Las contribuciones C12 φ (al nudo 1) y C32 φ (al nudo 3) al ser valores conocidos pasan al término independiente En Sσ tenemos dos posibilidades 1. la contribución a cada celda o volumen es nudo 1 nudo 2 : : |l| 2σ 1 + σ 2 ν ν 6 |l| 1 σ ν + 2σ 2 ν 6 que contribuye al término independiente. entonces la segunda fila (la que contribuye alrededor ¯ ¯ del nudo 2) no es necesaria.donde se conoce el valor del flujo σ ν (incluida aquella parte donde σ ν = 0) ¯ ¯ σ ν = [ρuφ − Γ ∇φ] · ν ¯ . reemplazado en 9. Un triángulo que esté asociado con un contorno así tendrá en general tres contribuciones (a cada uno de sus vértices) en la forma     1  φ Contr. 155 .donde se conoce el valor de ∇φ · ν pero no φ misma. Básicamente el contorno lo podemos dividir en dos partes Sφ donde se conoce el valor de la variable φ Sσ donde el valor de la variables φ es incógnita.2 muestra la simetría de la parte difusiva Condiciones de contorno En los triángulos que están en contacto con el contorno del dominio hay que considerar las condiciones de contorno del problema que allí existan. 2. 2  =  C21 C22 C23   φ2  Contr. El signo de σ ν depende de que el flujo conocido sea entrante o saliente. Habitualmente ∇φ · ν = 0 en el “campo lejano” En Sφ se trabaja de la siguiente manera 1.

Las líneas de corriente son líneas de xy =cte. El caso ∇φ · ν = 0 conduce a considerar sólo la influencia del término convectivo.u 24 ν ν 1 2 2 7 φ1 φ2 Estas contribuciones son dependientes de las incógnitas φ1 y φ2 y se suman sobre la matriz de coeficientes Ejemplo Con el objetivo de mostrar el comportamiento de la formulación presentada se considera el transporte de una cantidad escalar en un campo de velocidades conocido. condición de simetría (gradiente nulo a través del contorno) en el borde inferior 4. φ = 0 a lo largo del borde superior (entrada) 2.Figura 4 Borde donde el flujo σ ν es conocido 2. y cambian de dirección respecto a la grilla cartesiana. Las condiciones de borde a ser aplicadas son (ver figura 6 1. u2 ν ν 0 (1 − ξ)2 ξ (1 − ξ) ξ (1 − ξ) ξ2 7 2 2 1 φ1 φ2 |l|ρ 1 2 u . variación lineal de φ desde φ = 0 en y = 1 hasta φ = 1 en y = 0 a lo largo del borde izquierdo 3. La contribución al nudo 1 resulta |l| |l|ρ 1 2 0 ρ (1 − ξ) u1 + ξu2 ν ν 1 2 (1 − ξ) φ1 + ξφ2 dξ dξ φ1 φ2 u1 . El dominio considerado es un cuadrado de lado unitario. gradiente nulo en la dirección del flujo en el borde de salida (derecha) 156 . Este último está dado por ux = x y uy = −y que representa el flujo cerca de un punto de estancamiento.u 24 ν ν similarmente la contribución al nudo 2 resulta |l|ρ 1 2 u .

en tanto que lejos de ellos el valor de la variable es casi nulo. 159 . El esfuerzo computacional en este caso es similar al de la primera malla uniforme y los resultados son mejores. Se observa un fuerte gradiente en la zona cercana a los ejes coordenados.Figura 5 Borde donde el gradiente es nulo Se ha discretizado el dominio con dos mallas uniforme de 800 elementos y 3200 elementos respectivamente. En la figura 9 se muestran las curvas de nivel para una malla no-uniforme de 832 elementos. En base al conocimiento de la zona de mayores gradientes es posible definir que la malla sea más densa donde los gradientes son importantes y que la malla sea más gruesa donde el gradiente es bajo. En las figuras 7 y 8 se muestran las curvas de igual concentración.

φ=0 grad φ=0 φ=1 simetría Figura 6 Campo de velocidades y condiciones de borde Figura 7 Curvas de nivel de la concentración para la primera malla uniforme 160 .

Figura 8 Curvas de nivel de la concentración para la segunda malla uniforme Figura 9 Curvas de nivel de la concentración para la malla no-uniforme 161 .

162 .

La evolución del lenguaje.P.P. La generalidad de las condiciones de borde esenciales y la posibilidad de combinar estados de solicitaciones. Existen múltiples formas de programar el M.M. y de la forma de programar. la factibilidad de usar modelos mixtos. en lo que a técnicas de programación se refiere.E. en la solución del problema.E. GAMMA es un programa de elementos finitos orientado a resolver problemas bidimensionales (es decir dominios planos) lineales (las coeficientes de la ecuación diferencial no dependen del valor de la variable). otras debido a una tradición en la forma en que se venía haciendo y que no ha sido fácil modificar. El programa GAMMA ha sido codificado en FORTRAN’90. Portabilidad del código. 3. El lenguaje ha ido progresando paulatinamente aunque más lentamente que otros lenguajes. Se ha tratado de hacer eficiente sólo las partes más importantes (en este caso el resolvedor 163 . La variedad de elementos que se intente incluir. o en requerimiento de memoria R. que es un lenguaje de alto nivel.APENDICE: Descripción del programa GAMMA por F. entre ellos: 1. que condiciona la forma de almacenar los elementos de la matriz de coeficientes que generalmente resulta muy voluminosa. y no es posible una comprensión cabal del método sin programarlo. de quienes codificaron el método. Flores Introducción Los desarrollos del método de Elementos Finitos están íntimamente ligados con la forma de programarlo (codificarlo).F. muchas veces debido a la limitaciones intrínsecas del lenguaje. El lenguaje de programación que tradicionalmente se ha usado para el M. Desde el original FORTRAN IV ( o 66) pasando por el FORTRAN’77 que intenta ser ya un lenguaje estructurado.F.) 6. puede verse en los distintos textos de elementos finitos. Posibilidades futuras de ampliar el código a otro tipo de problemas. independencia de sistemas operativos o extensiones locales de los lenguajes. más fácil de depurar de errores.. Grado de eficiencia requerida (en tiempo de C. o por lo menos entender claramente como se lo hace y cuales son las dificultades que surgen y la forma de solucionarlas. hasta el actual FORTRAN’90 que ha tomado muchos elementos de lenguajes más versátiles lo cual lo convierte actualmente en muy potente. lo que depende de una serie de aspectos. de manera que para un comprensión del mismo deberán dirigirse a textos especializados o los manuales de referencia del lenguaje. 4. el presente texto no intenta explicar el lenguaje. 5. El tipo de resolvedor de ecuaciones que se vaya a utilizar.U. 2.A. ha sido el FORTRAN (FORmula TRANslation).U. En esos textos puede también notarse una serie de falencias. donde en general aparecen programas demostrativos en lenguaje FORTRAN. Se ha intentado mantener una cierta claridad de programación sin renunciar a la eficiencia de la misma. además de ocupar en problemas significativos el mayor tiempo de C.

Generación del vector de términos independiente debido a condiciones de contorno naturales o debido al término independiente de la ecuación diferencial. Se definen las siguientes: parámetros DIMEN indica la dimensión espacial del problema. que representa una buena cantidad de problemas dependiendo del significado que se le den a los coeficientes y a sus condiciones de borde (flujo irrotacional. incluyendo típicamente los casos de: 1. transmisión del calor.) Elasticidad bidimensional. de tal forma de hacer más sencilla la comprensión de la mayor parte del código para facilitar la ampliación por parte de usuarios no-expertos. torsión sin restricción de alabeo ya sea usando la función de alabeo o la de tensión. ambos cuadráticos (en este caso el programa no está orientado a tener una variada biblioteca de elementos sino que se supone que sólo tendrá estos dos). un triángulo de seis nodos y un cuadrilátero de nueve nodos. TYPEP indica el tipo de problema físico que se intenta resolver 0 Ecuación de Laplace 164 . Esas partes faltantes corresponden a: Generación automática de datos y verificaciones previas. aunque no son imprescindibles. flujo en un medio poroso. NODEQ es el número de nudos que tiene el cuadrilátero que es 9. El código que se presenta aquí está de alguna forma incompleto con el objetivo de que el estudiante genere las partes que pudieran faltar a manera de ejercicio. esta variable y otras. La presente versión del programa incluye sólo dos elementos finitos. parámetros dependientes del tipo de problema. Tensión Plana 2. que en este caso está restringido a 2 (bidimensional). NODET es el número de nudos que tiene el triángulo que es 6. Evaluación del flujo o estado tensional en los puntos de integración una vez conocidas las variables nodales y evaluación de los valores nodales mediante suavizado. En base a ello se definen algunas variables escalares. Deformación Plana 3.de ecuaciones). Evaluación del error aproximado y con él los valores del tamaño de la malla para generar una malla adaptable. las que pueden ser parámetros independientes del tipo de problema. o variables dependientes de la características geométricas de la malla o de las condiciones de borde y del material constitutivo. Sólidos Axilsimétricos Flexión de placas planas incluyendo deformaciones de corte transversales Base de datos De hecho una parte imprescindible para entender un programa es saber como están almacenados los datos. Básicamente se han incluido la posibilidad de analizar los siguientes problemas físicos: Ecuación de Laplace. etc. se definen por una cuestión de orden y de claridad de lectura del código.

este valor depende del tipo de problema. 1 Ecuación de Laplace 2 Estado plano de tensión 2 Estado plano de deformación 2 Estado de deformación axilsimétrica 3 Flexión de placas NSTRE es el número de variables que definen el flujo en cada punto 2 Ecuación de Laplace 3 Estado plano de tensión 3 Estado plano de deformación 4 Estado de deformación axilsimétrica 5 Flexión de placas NRENU bandera que indica si se desea optimizar la numeración de las ecuaciones de forma de disminuir el tamaño del perfil del sistema de ecuaciones Variables que definen el problema. introducidas al programa NODES es el número de nudos total de nudos para el tratamiento del problema. esto puede incluir nudos auxiliares que no tengan variables asociadas pero que resulten útiles por alguna razón (por ejemplo al momento de generar la malla) NMATY es el número de materiales con características diferentes que van a definirse NPROP es el número de características o propiedades que tiene cada material NTRIA es el número de triángulos que hay en la malla NQUAD es el número de cuadriláteros que hay en la malla NGAUT es el número de puntos de integración que van a utilizarse en los triángulos NGAUQ es el número de puntos de integración que van a utilizarse en los cuadriláteros NKNOW es el número de nudos de la malla donde van a introducirse condiciones esenciales de borde 165 .1 Estado plano de tensión 2 Estado plano de deformación 3 Estado de deformación axilsimétrica 4 Flexión de placas NDOFN es el número de grados de libertad que puede haber en cada nudo. en general para problemas de continuidad C0 corresponde al número de variables del problema.

4 3 6 5 4 2 8 9 5 7 3 6 2 1 1 Figura 10 Orden de numeración (conectividades) de los nudos de triángulos y cuadriláteros Arreglos de datos Los arreglos que se definen a continuación contienen la información que permite realizar el análisis.ntria) son las “conectividades” de los triángulos. Estos nudos se definen en un orden prefijado. que en este caso consiste en guardar en forma secuencial (en un arreglo unidimensional) los coeficientes ubicados debajo del perfil de la matriz.nmaty) almacena para cada tipo de material las características del mismo KNOWN(ndofn*nknow) Guarda el valor conocido de cada grado de libertad donde se ha establecido una condición de borde esencial IDNOD(ndofn. Finalmente va el nudo central. es decir los nudos que definen a cada elemento. Finalmente digamos que la variable escalar NEQ indica el número de ecuaciones independientes una vez introducidas las condiciones de borde (calculada automáticamente por el programa). es decir los nudos que definen a cada elemento.nodes) relaciona cada grado de libertad de cada nodo con una ecuación global. Estos arreglos son: COORD(dimen. Notar que este espacio depende del problema en estudio y por lo tanto se hace en forma “dinámica” es decir una vez que se han leído los parámetros anteriores. CONTR(nodet. 166 . Estos nudos se definen en un orden prefijado. MAXAV(neq+1) Debido a la forma de almacenamiento de la matriz de coeficientes. en este caso siguiendo un sentido antihorario y comenzando en cualquier nudo vértice van primero los cuatro nudos vértices y a continuación los cuatro nudos sobre los lados comenzando por el primer nudo consecutivo al primer vértice guardado. De los últimos tres arreglos hablaremos más en detalle más adelante. Previamente a guardar información en ellos es necesario reservar el espacio de memoria para ellos. MATQD(nquad) indica para cada cuadrilátero el material del que está constituido.nodes) son las coordenadas de los puntos que definen la malla. CONQD(nodeq. MATRI(ntria) indica para cada triángulo el material del que está constituido. en este caso siguiendo un sentido antihorario y comenzando en cualquier nudo vértice van primero los tres nudos vértices y a continuación los tres nudos sobre los lados comenzando por el primer nudo consecutivo al primer vértice guardado. PROPS(nprop.nquad) son las “conectividades” de los cuadriláteros. este arreglo indica la posición que ocupan los elementos de la diagonal de la matriz de coeficientes en el vector donde está almacenada.

nodes). 167 . y lee el número del nodo y su DIMEN coordenadas correspondientes. Rutina COORDG Lee de la unidad 5 las coordenadas de los nudos y las almacena en la variable COORD(dimen. unit NN Archivo auxiliar Rutina MATPRO Lee de la unidad 5 las características de los materiales y las almacena en la variable PROPS(nprop. Una vez terminada la lectura la rutina verifica que se hayan leído valores para todos los materiales (arreglo EXIST(nmaty)) y si no imprime una advertencia. a estos fines llama a las rutinas GENFIL. Esta rutina se controla según el caracter que aparece en la primera columna: si ese caracter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de coordenadas nodales. RANDWR unit 7-9 Archivos ASCII de salida orientados a ser usados como interfaces con programas de visualización (Tecplot. verifica su sintaxis y les asigna las características adecuadas.nmaty Esta rutina (como otras) se controla según el caracter que aparece en la primera columna: si ese carácter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de materiales. cualquier otro caracter hace que lea el valor de una característica (en forma consecutiva) del material a partir de la columna 31. Los archivos son de tipo ASCII. Posteriormente también se escriben allí las reacciones nodales. Rutina OPENFI Esta rutina aglutina los comandos necesarios para abrir los archivos a ser usados. si el caracter no es alguno de los anteriores asume que la línea es un comentario y pasa a la siguiente. GiD). Lee interactivamente los nombres de los mismos. unit 5 Archivo de datos (ingresado por el usuario) primero verifica su existencia y concatena (agrupa) los archivos en que pueden estar separados los datos en un único archivo GAMMA. el nombre de este archivo es ingresado por el usuario. valores generados y resultados de las variables nodales. unit 4 Archivo de salida donde se escriben algunos mensajes de advertencia o para escribir valores auxiliares en la fase de depuración del programa. sirviendo las 30 primeras columnas como un espacio para comentario.Descripción global del programa A continuación se desarrolla una descripción del significado de cada rutina del programa según el orden en que van apareciendo. si ese carácter es una “m” o “M” entiende que se empezarán a leer datos de un nuevo material. si ese caracter es un espacio en blanco entiende que se leerán datos de un nodo. Los archivos que abre son los siguientes unit 3 Archivo de salida. es decir que pueden verse y editarse con cualquier editor. Allí van a parar el eco de la entrada de datos. El flujo global del programa se controla desde el programa principal donde se definen la variables indicadas en la sección anterior. el valor del flujo en los puntos de integración y los valores suavizados en los nodos. y lee el número del material correspondiente.DAT.

Estos valores se van ordenando en forma secuencial y para cada valor conocido. 168 . Lee también el tipo de material del que está compuesto en NUMAT(nelem). Rutina ELMDAT Lee de la unidad 5 las conectividades de los elementos y las almacena en la variable CNODS(nnode. Finalmente la rutina va verificando de que nudos se ha leído o generado coordenadas y en caso de haber coordenadas faltantes (arreglo EXIST(nodes)) se imprime un mensaje de advertencia. Tampoco es posible incluir restricciones conocidas como nodos “maestros” o restricciones donde un grado de libertad depende de otro(s) en forma lineal. Esto esta así pensado para que luego puedan construirse alguna forma sencilla de generación de conectividades nodales estructuradas. De esta forma en IDNOD tendremos hasta ahora: 1 grados de libertad que no han sido dados de alta 0 grados de libertad dados de alta (efectivos) -? grados de libertad con valores conocidos Notar que las condiciones de borde aquí incluidas no son generales. Donde NNODE es el número de nudos del elemento y NELEM es la cantidad de elementos de este tipo. etc. Lo que se controlaría con alguna letra adecuada. o una “C” e interpolar nudos sobre un arco de círculo. si ese caracter es un espacio en blanco entiende que se leerán datos de un elemento. Lo que se controlaría con alguna letra adecuada. Rutina KNOWNV Esta rutina lee los valores de la variable en aquellos puntos donde es conocida (condiciones esenciales de borde).nodes)(condición que luego podrá cambiar al introducir las condiciones esenciales de borde).nelem). En caso de que las coordenadas de sus nudos medios falten se generan equidistantes de los vértices. Por ejemplo para problemas de elasticidad los grados de libertad que se pueden imponer deben coincidir con las direcciones del sistema global de coordenadas. El valor conocido (nulo o no) se guarda en el arreglo KNOWN y en la posición correspondiente del arreglo IDNOD se guarda la posición en el arreglo anterior pero con signo cambiado.Esta rutina se controla según el caracter que aparece en la primera columna: si ese caracter es una “e” o “E” entiende que se ha terminado con los datos de conectividades elementales. el grado de libertad asociado se da de baja. Al respecto en la versión actual del programa hay algunas opciones de generación sencillas. es decir no es factible en la presente implementación incluir apoyos inclinados respecto a dicho sistema. y lee el número del elemento. si el caracter no es alguno de los anteriores asume que la línea es un comentario y pasa a la siguiente. Finalmente para cada nudo asociado a un elemento se dan de alta los NDOFN parámetros nodales como potenciales grados de libertad del problema en el arreglo IDNOD(ndofn. Por ejemplo se podría leer en la primera columna una “L” y a continuación hacer una interpolación lineal entre dos nudos previamente leídos. el material del que está constituido y sus NNODE nodos en el orden correspondiente. La rutina verifica que se hayan leído o generado las datos de todos los elementos (arreglo EXIST(nelem)) y si no fuese así detiene la ejecución.Esto esta así pensado para que luego puedan construirse alguna forma sencilla de generación de coordenada nodales estructuradas.

el ensamble sobre la matriz global y el ensamble sobre el término independiente debidos a condiciones esenciales de contorno. (b) numera los grados de libertad efectivos. lee las condiciones de borde naturales (rutina PTLOAD). Para ello previamente (a) llama a la rutina RENUMN que optimiza la numeración de los nudos de la malla en función de las conectividades de forma de minimizar la cantidad de elementos que existirán bajo el perfil. η) evaluadas en los puntos de integración STIFF(maxv) matriz de rigidez global almacenada como un vector. Calcula la matriz de rigidez STIFF y el término independiente asociado a los valores nodales conocidos (rutina STIFFG). Las siguientes variables se definen localmente NDOFE número de grados de libertad del elemento POSGT(dimen.ngaut) posición de los puntos de integración en el triángulo maestro. F(neq) vector global de términos independientes R(nknow) vector global de reacciones (grados de libertad restringidos) Rutina STIFFG Esta rutina ordena la evaluación de las matrices de “rigidez” elementales (rutina STIFFE). WEIGQ(ngauq) peso de los puntos de integración para cuadriláteros SHAPQ(nodeq.Rutina SKYLIN Esta rutina evalúa el perfil “skyline” de la matriz de coeficientes.ngaut) funciones de forma del cuadrilátero evaluadas en los puntos de integración DERIQ(nodeq. η) evaluadas en los puntos de integración POSGQ(dimen.ngaut) derivadas de las funciones de forma del triángulo respecto a las coordenadas locales (ξ.dimen.ndofe) matriz de rigidez elemental FL(ndofe) vector local de términos independientes debido a condiciones esenciales de contorno 169 . Notar que en la presente versión “faltan” algunos elementos imprescindibles en un análisis por elementos finitos. Realiza la descomposición en factores (LD LT) de la matriz (rutina COLSOL con índice 1). Rutina SOLVES Esta rutina ordena los pasos necesarios para resolver el problema planteado. y la sustitución hacia atrás (rutina COLSOL con índice 2) que nos provee de los valores buscados de los grados de libertad efectivos.ngauq) derivadas de las funciones de forma del cuadrilátero respecto a las coordenadas locales (ξ.ngaut) funciones de forma del triángulo evaluadas en los puntos de integración DERIT(nodet. Una vez numerados los grados de libertad el perfil de la matriz de coeficientes se determina con la rutina UBICMX que devuelve el número de elementos bajo el perfil MAXV y las posiciones que ocupan los elementos diagonales de la matriz de coeficientes en el vector donde se almacenan MAXAV(neq+1).ngauq) posición de los puntos de integración en el cuadrado maestro. Esta segunda tarea consiste en asociar a cada elemento de IDNOD con valor 0 una ecuación. que se proponen como ejercicio de desarrollo y programación. Finalmente en la rutina PRINTD se imprimen los valores de las variables nodales. Para ello se definen localmente las siguientes variables S(ndofe. WEIGT(ngaut) peso de los puntos de integración para triángulos SHAPT(nodet.dimen. que en la presente versión sólo incluye valores puntuales de cargas o fuentes.

Ecuación de Laplace BI = Estado plano de tensiones y deformaciones  N′I1 0 BI =  0 N′I2  N′I2 N′I1  Estado de deformación axilsimétrica    BI =    1  N x1 Flexión de placas incluyendo el corte   B =   I N′I1 N′I2  N′I1 0 0 N′I2 N′I2 N′I1 0                0 N′I1 0 0 0 N′I2 0 N′I2 N′I1 N′I1 N I 0 N′I2 0 N I 170 .LM(ndofe) arreglo que relaciona cada grado de libertad local con las ecuación global correspondiente. Constante en cada elemento. B(ndofe. si es un valor positivo corresponde a un grado de libertad efectivo y si es un valor negativo corresponde a un grado de libertad restringido asociado con el correspondiente valor en KNOWN.nnode) coordenadas nodales del elemento considerado D(nstre. luego multiplicado por el peso del punto de integración.nstre) traspuesta de la matriz B en el punto de integración considerado. evaluada en la rutina BMATRX en función del gradiente cartesiano de las funciones de forma (y del tipo de problema) Rutina BMATRX Esta rutina evalúa en cada punto de integración el operador BT que relaciona las variables nodales con las variables derivadas asociadas al flujo mediante las ecuaciones constitutivas.nstre) matriz de elasticidad (o la correspondiente para problemas de campo) evaluada en la rutina DMATRX en función de las características del material. ηG ) D B (ξ G . ELCOD(dimen. ηG ) wG |JG | Las variables definidas localmente son: JAC determinante jacobiano de la transformación. Rutina STIFFE Esta rutina calcula la matriz de rigidez de un elemento por integración numérica usando la expresión N Gaus K = G=1 e BT (ξ G .

171 .dimen) derivadas de las funciones de forma respecto a las direcciones cartesianas en el plano (x1 .Las variables que se definen localmente son: XJ(dimen.dimen) matriz jacobiana de la transformación y luego su inversa XG(dimen) coordenadas del punto de integración (en el plano (x1 . x2 ) CARTD(nnode. x2 ). N′Ii Rutina SHAPES Esta rutina calcula la posición de los puntos de integración para los elementos maestros y calcula las funciones de forma y sus derivadas respecto a las coordenadas locales. De acuerdo a que se trate de elementos triangulares o cuadriláteros llama respectivamente a las rutinas SHAPE6 y SHAPE9.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->