PLANTEAMIENTO DE HABERMAS PARA REESTRUCTURAR EL MATERIALISMO HISTÓRICO POR CRISTIAN GILLEN

Habermas trata de replantear el materialismo histórico en base, principalmente, a la reformulación de dos áreas teóricas centrales de éste: la relación dialéctica fuerzas productivas-relaciones sociales, y la vinculación infraestructura-superestructura. En lo que atañe a la primera, Habermas señala que el desarrollo de las fuerzas productivas y la transformación de las estructuras normativas siguen lógicas distintas. En algunos casos, visualiza a estos dos aspectos como estando totalmente disociados, y en otros con cierta vinculación. Por lo general, sin embargo, considera a las fuerzas productivas y las estructuras normativas como campos disociados. Por otro lado, formula que si bien el desarrollo de las fuerzas productivas puede desencadenar una crisis, son básicamente las estructuras normativas las que permiten resolver los problemas de regulación institucional. Además, serían estas últimas las que abrirían la vía a la evolución social. La base del sistema teórico de Habermas, que es la distinción entre sistema y mundo de la vida, la conceptúa tomando como eje la diferenciación entre fuerzas productivas y relaciones sociales. Habermas reconstituye las categorías fuerzas productivas y relaciones sociales. En las fuerzas productivas considera: la fuerza de trabajo, el conocimiento técnico en tanto se convierta en medios y técnicas, el conocimiento organizacional mientras sea empleado en la movilización, calificación, y la organización de la fuerza de trabajo. Las relaciones sociales son para Habermas las instituciones y mecanismos sociales que determinan como la fuerza de trabajo puede combinarse con los medios de producción a un cierto nivel de desarrollo de las fuerzas productivas1. La teoría de la evolución social de Habermas intenta alejarse supuestamente del énfasis productivista del marxismo, por cuanto le asigna a Marx el tratar de racionalizar la sociedad en base al desarrollo de las fuerzas productivas. Para Habermas, la racionalización se daría en dos dimensiones de aprendizaje: el cognitivo-técnico y el moral-práctico. Estos dos tipos de aprendizaje generarían una evolución que ocasionaría nuevos niveles de aprendizaje. En lo que se refiere a la relación infraestructura-superestructura, Habermas parte del supuesto de que Marx hizo depender la superestructura del desarrollo de la infraestructura, sólo para la fase inicial en que la sociedad estaba pasando a un nuevo nivel de desarrollo. Es decir que Marx no le habría dado un carácter permanente al primado de lo económico. Ello podría variar con el desarrollo del capitalismo. Además, Habermas señala que el núcleo institucional en función al cual las relaciones de producción son organizadas, no pertenece al subsistema económico en forma estricta. Por ejemplo, la familia formaría parte de este subsistema.

1

Thomas Mc Carthy. The critical theory of Jürgen Habermas. MIT Press. Massachusetts. 1996

Para Habermas, la familia desempeña un papel central en la lógica de la vida. Esta sólo se puede caracterizar adecuadamente si el concepto de trabajo se articula con la organización basada en la familia. Por otro lado, Habermas manifiesta que no se debe continuar otorgándole al factor económico un rol dominante en la determinación de las otras instancias de la sociedad. Igual importancia tendría la política, el cuidado de la juventud, entre otros, en la reproducción de la sociedad.