You are on page 1of 435
Traduccién de Horacio Pons MICHEL FOUCAULT EL PODER PSIQUIATRICO Curso en el Collége de France (1973-1974) Edicién establecida por Jacques Lagrange, bajo fa diteccién de Frangois Ewald y Alessandro Fontana . s € Fonpo pr CULTURA ECONOMICA MEXICO - ARGENTINA - BRASIL - COLOMBIA - CHILE - Espana, EsTADOS UNIDOS DE AMERICA - PERU - VENEZUELA Primera edicién en francés, 2003 Primera edicion en espafiol, 2005 Primera teimpresion, 2007 Foucault, Michel E} poder psiquiatrico - 1a ed. 1a reimp. - Buenos Aires : Fondo de Cultura Reonémica, 2007. 448 p. ; 23x16 cin. (Filosofia) ‘Traducido por: Horacio Pons ISBN 978-950-557-637-1 1. Filosofia Modeena . J, Pons, Horacio, trad. IL. Titulo CDD 190 Titulo original: Le pouvoir paychiatrigue. Cours au Collige de France, 1973-1974 ISBN de la edicion oxiginal: 2-02-030769-3 © 2003, Scuil/Galtimard D.R. © 2005, FONDS pe CULTURA ECONOMICA DE ARGENTINA S.A. El Salvador 5665; 1414 Buenos Aices fondo@fce.com.ar / www.fce.comar ‘Av. Picacho Ajusco 227; 14200 México D. F. ISBN: 978- 950-557-637-1 Se tecmind de impcimic en el mes de junio de 2007 en los Talleres Graficos Nueva Offset, Viel 1444, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fotocopiar libros esti penado por la ley. Prohibida su reproduccién total o parcial por cualquier medio de impresién o digital, en forma idéntica, cxtractada o modificada, ea castellano 0 en cualquier otro idioma, sin la autorizaciéa expresa de la editorial IMpRESO EN ARGENTINA - PRINTED IN AKGENTINA Hecho el depdsito que macca la ley 11.723 ADVERTENCIA Michel Foucault ensefié en el Collége de France desde enero de 1971 hasta su muerte, en junio de 1984, con la excepcién de 1977, cuando disfrucé de un afio sabdtico. El titulo de su cdtedra cra “Historia de los sistemas de pen- samiento”. Esta catedra fue creada el 30 de noviembre de 1969, seguin una propues- ta de Jules Villemin, por la asamblea general de profesores del College de France, en reemplazo de la catedra de “Historia del pensamiento filoséfico” que ocupé hasta su muerte Jean Hyppolice. El 12 de abril de 1970, la misma asamblea etigid a Michel Foucault, que por entonces tenfa 43 afios, como ticular de la nueva catedra.! Foucault diced la leccion inaugural el 2 de diciembre de 1970.? La ensefianza en el Collége de France obedece a reglas particulares. Los pro- fesores cienen la obligacién de dictar 26 horas de cdtedra por afio (la mitad, como maximo, puede adeptar la forma de seminarios).? Cada afio deben ex- poner una investigacién original, lo cual les exige una renovacién constante del contenido de su ensefianza. La asistencia a los cursos y seminarios es - completamente libre; no requiere ni inscripcién ni titulo alguno. El profesor ' Boucaule habla concluido con esta formula un opitsculo redactado en apoyo de su can- didatura: “Habria que emprender Ia historia de los sistemas de pensamiento” (“Titres et cra- vaux”, en Dits et Berits, 1954-1988, edicion establecida por Daniel Defers y Francois Ewald, con la colaboracién de Jacques Lagrange, Parls, Gallimard, 1994, cuacto voltimenes; cf. vol. L, p. 846). ? Seria publicada en mayo de 1971 por la editorial Gallimard, con ef titulo de L’Ordre die discours [ttad. esp.: Ef orden def discurso, Barcelona, Tusquers, 1987]. > Cosa que hizo Michel Foucauic hasta principios de la década de 1980. 8 EL PODER PSIQUIATRICO tampoco los encrega.4 En el vocabulario del Coilége de France se dice que los profesores no tienen alunos sino oyentes Los cursos de Michel Foucault se reatizaban todos los miércoles, desde principios de enero hasta fines de marzo. La concurrencia, muy numerosa y compuesta por estudiantes, docentes, investigadores y simples curiosos, mu- chos de ellos exccanjeros, ocupaba dos anficeatros del Collége de France. Foucault se quejé con frecuencia de la distancia que solia haber entre él y su “publico” y de los escasos intercambios que la forma del curso hacia posi- bles.? Sofiaba con un seminario que fuera ef ambito de un verdadero trabajo colectivo. Hizo para ello diferentes intentos. Los ultimos afios, a la salida del curso, dedicaba bascance tiempo a responder las preguntas de los oyentes. En 1975, asi retrataba ct periodista Gérard Petitjean, de Le Nouvel Obser- vateur, la atmésfera reinante en esos cursos: Cuando Foucault entra en ¢] anficeatro, ripido, precipitado, como alguien que se arroja al agua, pasa por encima de algunos cuerpos para llegar a su si- lis, aparta los grabadores para colocar sus papeles, se saca la chaqueta, en- ciende una lmpara y arranca, a cien por hora, Una vor. fuerte, eficaz, repro- ducida por los alroparlantes, unica concesidn al modernismo en una sala apenas iluminada por la luz que se cleva de unos pilones de estuco. Hay tres- ciencos lugares y quinientas personas apifiadas, que ocupan hasta el mas mi- nimo espacio libre (...] Ningdn efecto de oratoria. Es limpide y tremenda- “mente eficaz. Sin la menor concesién a fa improvisacién. Foucault dene doce horas para explicar, en un curso puiblico, el sentido de su investigacién du- rante el ato que acaba de terminar. Enconces, se cifie al maximo y llena los margenes como esos corresponsales que todavia tienen demasiado que decir cuando Iegan al final de Ja hoja. A las 19:15, Foucaule se detiene. Los estu- ‘En el marco del Collége de France. > En 1976, con la esperanza ~vana— de que la concurrencia disminuyera, Michel Foucault cambié el horario del curso, que pasé de las 17:45 a las 9:00 de la maitana, C£ el comienzo de la primera clase (7 de enero de 1976) de "Hd fue défendre la société.” Cours axt College de France, 1975-1976, edicion establecida por Mauro Bertani y Alessandro Fontana, bajo la di- reccién de Francois Ewald y Alessandro Fontana, Paris, Gallimard/Seuit, 1997 [erad. esp.: De- fruder ta sociedad, Curso en el College de France (1975-1976), Buenos Aires, Fonde de Cultura Econémica, 2000]. ADVERTENCIA 9 diantes se abalanzan sobre su escritoriy, No para hablarle, sino para apagar los grabadores. No hay preguntas. En el cropel, Foucault esta solo. Y Foucault comenta: Seria conveniente poder discucir lo que he expuesto. A veces, cuando la clase no fue buena, bastaria poca cosa, una pregunta, para volver a poner todo en su lugar. Pero esa pregunta nunea se plansea. En Francia, el efec- co de grupo hace imposible cualquier discusién real. Y como no hay un canal de retorna, ef curso se teacraliza. Tengo una relacién de actor o de acrébaca con las personas presences. Y cuando termino de hablar, una sensacidn de soledad total...6 Michel Foucault abordaba su ensefianza como un investigador: exploraciones para un libro futuro, desciframiento, también, de campos de problematiza- cién, que solfan formularse mds bien como una invitacién lanzada a eventua- les investigadores. Por eso los cursos en el Collége de France no duplican los libros publicados. No son su esboz0, aunque haya temas comunes entre unos y otros. Tienen su propio estarus. Competen a un régimen discursivo espect- fico en el conjunto de los actos filosdficos efectuados por Michel Foucaule. En ellos, él despliega muy particularmence el programa de una genealogia de las relaciones saber/poder en funcién del cual, a partir de principios de la década de 1970, pensara su trabajo, en oposicién al programa de uma arqueologia de Jas formaciones discursivas hasta entonces predominante.” Los cursos también cenfan una funcidn en la actualidad de! momenco. El oyente que participaba en ellos no se sencia tiaicamence cautivade par el re- lato que se construfa semana tras semana, no sdlo era seducido por el rigor de la exposicién; también encontraba en ella una dilucidacién del presence. El arte de Michel Foucault consistia en abordar en diagonal la actualidad a través de la historia. Podia hablar de Nietzsche o de Aristételes, de la pericia psiquidcrica en el siglo x:x 0 de la pastoral cristiana: el oyente siempre extraia © Gérard Peticjean, “Les Grands Prétres de I'universiré frangaise”, en Le Mouvel Observa- seny,7 de abril de 1975. 7 CE en particular “Nietzsche, fa généalogie, !’histoire”, en Dit et Eerits, op. cét., Ul, p. 137 (crad. esp.: Nieresche, la yeneatogia, la historia, Valencia, Pre~Textos, 1988).