BATMAN DE ENGLEHART Y ROGERS – Introducción (págs.

 6 y 7) 
  UNA ETAPA DEFINITIVA      No hay nada definitivo en esta vida.      Relaciones, trabajos, compañeros, conocidos, hogares, edificios... todo lo que conforma  la  vida  misma  es  efímero,  en  mayor  o  menor  medida.  Solemos  engañarnos  creyendo  que  algunas cosas durarán para siempre, y a veces se consigue... en base a esfuerzo y voluntad.       Nos marcamos reglas, normas, leyes... con tal de afianzar el concepto definitivo de casi  todo lo que nos rodea, sin darnos cuenta de que es una tarea fútil. Intentamos controlar rasgos  que definen nuestra vida, sin caer en la cuenta de que la vida misma no es definitiva. La clave  precisamente no es buscar lo definitivo, sino lo definitorio. Una vida se compone de multitud  de etapas o momentos que definen y rigen el camino a seguir, que marcan las pautas para la  siguiente  vivencia.  Una  conclusión  nos  conduce  a  otra,  y  así  hasta  que  poco  a  poco  damos  forma, sentido y significado a nuestra vida.      En  alguna  que  otra  ocasión,  surge  un  momento  en  la  vida  inigualable  e  incomparable  con cualquier otro que hayamos vivido previamente. Es entonces cuando lo definitorio surge  para  enseñarnos,  aprender,  experimentar  y  seguir  adelante,  más  sabios  y  preparados  para  continuar  construyendo  nuestra  vida...  hasta  que  lleguemos  al  auténtico  momento  definitivo  que todos conocemos y del que no hay marcha atrás.      Es  por  esa  necesidad  de  marcar  algo  concluyente  en  nuestras  vidas  más  allá  de  ese  momento  final  que  todos  tenemos  en  mente,  que  disfrazamos  las  etapas  definitorias  con  máscaras definitivas, para darle más valor y relevancia al camino que recorremos. Esto mismo  lo  aplicamos  también  a  cualquier  tipo  de  arte,  ya  sea  al  cine,  a  la  literatura,  al  teatro  o  a  los  cómics,  enmarcando  aquello  definitorio  en  uno  u  otro  campo  como  si  se  tratara  de  algo  definitivo.       Cuando  se  trata  de  personajes  de  ficción  en  apariencia  inmortales  al  paso  del  tiempo  como  pueda  ser  Batman,  la  necesidad  de  encontrar  etapas  absolutas  que  sirvan  de  guía  a  futuros autores es pan de cada día.       En los años 70, Steve Englehart y Marshall Rogers consiguieron lo que muchos críticos  han definido como el “Batman definitivo”. Un conjunto de capítulos que parecen un libro de  estilo en sí mismo sobre cómo tratar, enfocar y narrar las aventuras del Caballero Oscuro. Este  “Batman  definitivo”  muestra  en  realidad  unos  rasgos  definitorios  muy  claros  que  van  en  consonancia con las historias originales y esenciales del personaje. Lo que Bob Kane, Bill Finger  y  demás  autores  de  los  años  30  y  40  consiguieron  se  ve  de  nuevo  reflejado  en  estos  pocos  números  aplicando  todo  el  conocimiento  adquirido  durante  las  décadas  que  han  pasado.  El  medio  del  cómic  superheroico  evolucionó  en  los  años  70  como  no  lo  había  hecho  desde  sus  orígenes.  Englehart  y  Rogers  captaron  la  esencia  de  Batman  en  apenas  seis  entregas,  reflejando  la  ciudad  de  Gotham,  su  corrupción,  sus  pintorescos  villanos  y  su  excéntrico  justiciero como pocos lo habían hecho antes. Todo ello formó una de las mejores etapas que ha  vivido el personaje en toda su historia.       Por suerte, no estuvieron solos. Tanto a Englehart como a Rogers les acompañaron, en 

un momento u otro, Walter Simonson y Len Wein, con tal de acabar de redondear una etapa  que  no  llega  ni  a  la  decena  de  episodios  pero  que  consiguen  encerrar  más  momentos  definitorios que épocas más longevas.       Sin embargo, como si probaran que en efecto lo definitivo no existe, Englehart y Rogers  volvieron al personaje en 2005 para narrar una secuela de la mítica etapa conjunta que vivieron  en los años 70. El resultado dista mucho de ser equiparable al que le precedió casi 30 años, pero  mantienen la esencia del personaje intacta. El paso del tiempo obviamente se deja notar en las  páginas de dicha secuela, provocando que su impacto sea mucho menor que la anterior, por lo  que  no  consiguió  dejar  ninguna  huella  definitoria  en  su  camino.  El  personaje  había  evolucionado  mucho  más  allá,  gracias  en  parte  a  la  definición  que  marcaron  los  propios  Englehart y Rogers a finales de los años 70.      Con  este  volumen,  Planeta  DeAgostini  Cómics  cumple  por  fin  una  tarea  pendiente  en  nuestro mercado: recopilar en un único volumen las dos etapas de Steve Englehart y Marshall  Rogers (la segunda de ellas inédita hasta ahora en nuestro idioma) en su formato original y a  todo color, sin olvidar los capítulos de Walter Simonson y Len Wein, igual de necesarios para  entender  la  trama  narrada  entre  1977  y  1978,  tan  bien  urdida  que  marcó  para  muchos  un  Batman  definitorio  por  antonomasia.  En  retrospectiva,  el  trabajo  conseguido  por  Englehart  y  Rogers en tan solo seis números es encomiable y merece figurar en esta línea de Clásicos DC  por todo lo alto, junto a su inesperado regreso años después. Poco podían imaginar entonces  que seis números harían historia.      Seis  es  también  el  número  de  años  que  Planeta  DeAgostini  ha  editado  DC  Comics  en  nuestro país, una etapa que concluye precisamente con este volumen de Batman con el que no  solo se cumple una tarea pendiente, como decíamos, sino que también da cierre a una etapa  editorial  que,  si  bien  no  puede  llamarse  definitiva  (eso  solo  el  paso  del  tiempo  lo  puede  marcar), sin lugar a dudas ha tenido más de un momento definitorio en la trayectoria de DC en  nuestro país.     David Hernando       

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful