P. 1
Análisis grupal "Ética para Amador"

Análisis grupal "Ética para Amador"

|Views: 2,038|Likes:
Published by tatiana2121

More info:

Published by: tatiana2121 on Dec 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2015

pdf

ETICA PARA AMADOR

Integrantes: - Paula Guzmán G. - Damaris González C. - Liliana Muñoz. - Yakelin Ordenes. - Francisca Ortega. - Tatiana Quiroz. - Francisca Romero B. - Carolina Salazar P. - Danitza Vicencio. Grupo: Lacus Felicitatis.

Introducción Ética para Amador, libro publicado por el escritor y filósofo español Fernando Savater para su hijo, que trata acerca de cosas que el autor quería expresar a su retoño pero que no se atrevió a hacerlo frente a frente, por lo cual utilizó esta vía de la comunicación. Vale destacar que no se trata de un manual de ética sino que de un texto que intenta instruir desde una perspectiva filosófica sobre como actuar frente a diversas situaciones cotidianas de la vida, considerando como base la “libertad” que tiene cada persona de escoger como actuar, así es como se aconseja de cómo poder llevar un buen vivir, como poder responder ante diversos obstáculos que se van presentando a lo largo de la vida de los seres humanos. Este texto se destaca por la gran creatividad con que son abordados los temas por el autor, en donde se deja entrever además un poco de ironía y humor, lo cual hace más entretenida su lectura, considerando que tiene gran cantidad de subjetividad ya que todo lo traduce en experiencias propias. La ética para este autor, es el “Saber vivir, el arte de vivir”, en el cual cada uno puede elegir por lo que le parece mejor, y así se va relacionando con cada situación que aparece cotidianamente, especificando que los errores que comenten los seres humanos, son por falta de valores éticos. A continuación en las siguientes páginas se expresará una síntesis y análisis de cada capitulo leído.

Capítulo I: “De qué va la ética” Síntesis: Entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible, del que podemos optar, el de que ciertas cosas nos convienen (lo “bueno”) y otras no (lo “malo”), en relación al saber vivir. Lo de saber vivir no resulta tan fácil porque hay diversos criterios opuestos respecto a qué debemos hacer. Nosotros los seres humanos realizamos actos porque queremos, podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida, por ende podemos equivocarnos, de modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar; en cambio, otros seres vivos (como animales) lo hacen porque están programados para ello, porque su naturaleza lo determina. Nosotros también tenemos cierta programación, cultural o biológica, pero la diferencia fundamental es que somos libres, podemos optar por algo que no esté en el programa. Cuando hablamos de libertad se refiere a poder responder a lo que nos pasa de tal o cual modo, y también, a intentar algo, que no quiere decir que debamos lograrlo. Es por ello que debemos ser conscientes de cuanta capacidad de acción tenemos, ya que todos poseemos limitaciones tanto internas como externas a nosotros mismos. A ese saber vivir, arte de vivir, es a lo que llaman ética. Análisis Lo que hace que seamos únicos, irrepetible en toda esta maravillosa aventura humana, es la manera como seleccionamos aquello que queremos, la forma como recibimos los estímulos, lo que rechazamos considerando lo agradable, lo desagradable, lo aburrido, lo bueno, lo malo bajo su nuestra propia perspectiva. Aunque compartamos una programación que es propia de la especie humana, siempre tendremos la posibilidad de realizar cambios porque somos seres libres. Pero debemos ser juiciosos y reflexivos antes de realizar actos, para que estos sean asertivos, sobre todo si son actos que involucran a segundas o terceras personas ya que estos actos estarían enfocados en beneficio de… y en caso de cometer algún error tenemos la opción de justificarnos, pero también de aceptar que cometimos una equivocación y quizás remediarlo si es posible. Todo esto considerando que somos seres imperfectos que muchas veces tendemos a pensar en pro de nosotros mismos,

tendemos a sentirnos omnipotentes, es por esto que debemos ser prudentes y actuar con calma al tomar decisiones, deliberando si somos capaces de asumirlas o no, según nuestras limitaciones. Pero si bien es cierto que tenemos limitaciones, acaso hemos pensado en ¿las fuerzas externas que puedan existir y que limiten nuestra libertad? Porque nuestra libertad no es más que una parte de la fuerza limitante del mundo. Capítulo II: Ordenes Costumbres y caprichos. Síntesis: Las personas generalmente no podemos elegir lo que nos pasa, pero si podemos elegir “que hacer” frente a aquello que nos pasa, es decir, preferimos hacer una cosa en vez de otra en base a la conveniencia. Esto va a depender de las circunstancias en que se nos imponen situaciones para elegir entre una cosa u otra. La mayoría de los actos de las personas son autónomos, incluso instintivos, dejando de lado la conveniencia, ya que al hacerlo constantemente generaría una especie de parálisis de pensamiento y acción. El actuar se ha clasificado de la siguiente forma: “motivo” razón o creencia, responde al ¿Por qué hago algo?: Porque te mandan a hacer algo, ORDENES; Porque el mundo alrededor se comporta así, COSTUMBRES; Luego viene el instintivo y espontáneo, CAPRICHOS. Cada uno inclina la conducta y las preferencias, influenciadas según obligatoriedad, las órdenes por ejemplo a través, miedo/represalias, afecto/confianza, y recompensas; las costumbres, según comodidad, presión externa, y modas. Ambas, son impuestas externamente; En cambio, los caprichos son internos, y libres. Finalmente hay ocasiones en que se romper estos patrones, y se debe actuar de una manera no convencional, actuando en libertad. Análisis Las personas tienen la capacidad de decidir sobre sus actos, es decir somos capaces de elegir que hacer frente a aquello que se nos presenta. Como grupo esto lo consideramos muy importante, ya que si lo llevamos a la práctica de enfermería, los pacientes son los que deciden frente a lo que nosotros como profesionales debemos hacer para que recuperen su

salud, y esto se hace tangible mediante el consentimiento informado, comités de éticas hospitalarios, etc. Además es importante considerar que desde la infancia, esa libertad que se nos da, es guiada y no totalmente autónoma, ya que desde pequeños debemos cumplir con ordenes buscando un bien u alguna recompensa, o simplemente para adquirir algo deseado, junto a esto además, interna e instintivamente somos guiados en base a nuestros caprichos los cuales siguen presentes en el transcurso de nuestras vidas, al igual que las costumbres que nos entrega el entorno, el cual puede ser familiar, comunidad, amistad, creencias religiosas, políticas, etc. Finalmente el ideal es tener una vida satisfactoria, sin redundar en la conveniencia de un acto u otro, ya que terminaría agotándonos y desprendiéndonos del vivir bien, en el cual se basa la ética. Capítulo III: “Haz lo que quieras” Síntesis: En síntesis éste capítulo trata de expresar nuestro derecho de libertad frente a nuestros actos. Las cosas que realizamos a diario siempre las hacemos por órdenes, costumbres o simple capricho, pero nunca nos hemos puesto a pensar el por qué realizamos dicha acción. Existen órdenes, costumbres y caprichos que nos puede llevar a obrar bien, sin embargo no en todas las ocasiones va a suceder esto, por lo que hay que comenzar a utilizar el razonamiento por nosotros mismos. La palabra moral tiene que ver con las costumbres y también con las órdenes, pero muchas veces estas últimas no son buenas o son “inmorales”, por lo que hay que profundizar en la moral de verdad y emplear de manera adecuada la libertad que tenemos. Así pues podremos entender que las palabras “bueno” y “malo” tienen distinto significado según la situación en la que se emplee, pero surge una interrogante ¿podremos definir a cabalidad que es ser un hombre bueno?. “Haz lo que quieras” el precepto escrito en la puerta de la abadía de Theleme nos hace reflexionar sobre la importancia de actuar como buenas personas y utilizar nuestra libertad

con la razón, pues así comprendiendo estos conceptos podremos hacer lo que queramos de una forma moralmente correcta. Análisis Al analizar el tercer capítulo, lo primero que se nos viene a la mente es el tema de la libertad. La libertad se define según la RAE como la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Concordamos con Savater cuando se refiere a que debemos usar el razonamiento por si mismos frente a nuestros actos y no esclavizarnos frente a las órdenes de los demás. Tampoco debemos dejarnos llevar por las costumbres y los caprichos ya que estos nos pueden llevar a una mala acción. En este capítulo un punto primordial es la frase “Haz lo que quieras” lo que va ligado completamente con lo dicho anteriormente sobre la libertad, ya que ésta debe entenderse como hacer lo que quiero hacer, pero teniendo en cuenta, bajo un claro razonamiento, lo que realmente quiero hacer y las posibles consecuencias. Como grupo consideramos que al decir “Haz lo que quieras” no se refiere a un actuar por actuar así sin más, puesto que uno siempre busca un producto de aquella acción, pero la idea es actuar bajo principios éticos que nos guían en el buen vivir, no nos restringen, sólo nos dan las pautas para el arte de vivir en armonía. Capítulo IV: “Date la Buena Vida” Síntesis: "Haz lo que quieras" como lema fundamental de la ética es sencillamente que hay que dejarse de órdenes y costumbres, de premios y castigos. Mejor dicho; no pregunten a nadie que es lo que se debe hacer con nuestra vida: Pregúntense a si mismo. Pero el lema "haz lo que quieras" parece que se está dando una orden de todas maneras, "haz esto y no lo otro", aunque sea la orden de quese actué libremente.

La aparente contradicción que encierra el lema "haz lo que quieras"no es sino un reflejo del problema esencial de la libertad misma, porque nos están indicando que hacer, más allá de que sea lo que uno quiera, y una cosa es que hagas “lo que quieras” y otra bien distinta que hagas “lo primero que te venga en gana” como un capricho. Cuando se dice “haz lo que quieras” lo que en el fondo se pretende es recomendar a atreverse a darse una buena vida humana entre seres humanos. Ser humano consiste principalmente en tener relaciones con los otros seres humanos con una realidad cultural y no solamente natural, ya que no hay humanidad sin aprendizaje cultural. Por lo tanto, darse la buena vida no puede ser algo muy distinto a dar la buena vida, y la ética no es más que el intento racional de averiguar cómo vivir mejor. Análisis En el cuarto capítulo se tocan temas de mucha importancia, como la de que hay que tomar decisiones por nuestra cuenta eligiendo lo que creamos que es más conveniente mediante nuestra libertad porque nosotras mismas somos protagonistas de nuestra vida, no poniéndola a disposición de otros, y no por un simple capricho, sino que estableciendo prioridades, entre lo que deseamos de pronto y lo que queremos realmente porque a veces con la “gana” no se gana sino que se pierde, por lo tanto, debemos vivir bien y no simplemente pasar el tiempo, como dice el autor no se debe vivir pensando en que nos moriremos pronto, como si la muerte llevara a pensar que la vida ya no vale la pena y que por eso no haremos las cosas correctamente sin pensar en una consecuencia posterior. Al decir que la ética es alcanzar la buena vida humana implica relacionarse con los otros seremos humanos, ya que es imposible darse una buena vida sin relacionarnos con los demás; puede que sea vida pero no será ni buena ni humana, muchas personas creen que no necesitan a nadie y quizás porque nunca han experimentado la soledad, se necesita de otros para fundamentar nuestra realidad cultural, sino no tendríamos ningún aprendizaje, ni llegaríamos a desarrollar el lenguaje para desenvolvernos nosotros mismos, ya que la base de nuestra cultura es el lenguaje, por lo que hablar y escuchar a alguien es tratarlo como persona, por eso darse la buena vida es también dar la buena vida.

Capítulo V: “DESPIERTA, BABY!” Síntesis: Este capítulo nos relata cómo dos hombres: Esaú y Kane, buscaban encontrar la buena vida, fijándose solo en un aspecto de la realidad o dejándose presionar por la muerte (que es una simplificadora de la vida, ya que sólo permite que te enfoques en las cosas que serán útiles antes de morir) y como sin embargo, no son felices al buscar la buena vida en esas “cosas”. Porqué la vida es mucho más que cosas tangibles o que puedan satisfacer nuestras necesidades del momento. Por lo que es importante no dedicarse sólo a poseer cosas ya que si los hombres fuésemos simples cosas, sólo con ellas nos bastaría. Pero he aquí complejidad y complicación de la vida, los seres humanos necesitamos abarcar muchos aspectos de la vida, especialmente la convivencia y relaciones interpersonales con otros. Ya que es allí donde verdaderamente encontramos felicidad al poder recibir de otros algo que solo una persona puede darte como: aprecio sincero o cariño espontáneo o simple compañía, amistad, respeto o amor en resumen esa complicidad que solo se da entre iguales. Por lo tanto el trato es importante ya que los humanos nos humanizamos unos a otros, al no tratarnos como cosas y sí como seres que necesitan ”cosas” que las cosas no nos pueden brindar. Análisis Este capítulo nos invita a reflexionar, sobre qué es lo que estamos buscando en esta etapa de nuestras vidas, ¿éxito en la universidad o profesional? ¿Éxito personal? ¿Dinero? ¿Ser buenas personas para el resto? ¿Ser buenas personas con nosotras mismas?, etc. Y tal cual como dice el titulo de este capítulo nos llama a despertar, nos dice fuerte: “YAKELIN, DANITZA, LILIANA, DAMARIS, TATIANA, FRANCISCAS, PAULA, CAROLINA… DESPIERTEN”, que la vida no va sólo en ganar o adquirir cosas, la buena vida va en saber establecer relaciones con personas, en poder en un futuro dar un trato justo y humanizante a la hora de asumir el rol profesional, que no estamos sólo trabajando para ganar dinero, sino que para ayudar a una persona con la misma complejidad, con las mismas complicaciones que puede tener todo ser humano en su vida y además que tiene un grado de dependencia relativo por presentar alguna enfermedad.

Teniendo claro que si bien no podemos prescindir de las cosas (alimentos, hogar, vestimenta, etc.), menos aún podemos pasar de ser personas y convivir con ellas, ya que es lo que verdaderamente nos ayuda a crecer, el poder entregar y recibir: respeto, amor, amistad, fidelidad, etc. Debemos en esta vida estar dispuestas a reflexionar sobre lo que hace y a intentar precisar lo mejor posible el sentido de esa “buena vida” que queremos llevar día a día. Una frase que nos quedo de este capítulo fue “Es la debilidad…lo que nos hace sociables…las comunes miserias las que inclinan nuestro corazón a la humanidad, si no fuésemos hombres, no le deberíamos nada a nadie…yo no concibo que quien no tiene necesidad de de nada pueda amar…y que quien no ame nada pueda ser feliz”. Capítulo VI: Aparece Pepito Grillo Síntesis: Una de las obligaciones más importantes de la vida: No ser imbécil, en decir quien necesita bastón, pero no por no caminar bien, sino a alguien que cojea del ánimo. Hay diferentes tipos de imbéciles desde los que no saben lo que quieren hasta los que todo quieren en la vida, ellos requieren apoyarse en cosas externas que no se relacionan con la libertad o reflexión propia y no logran vivir la buena vida. Hay personas que no son imbéciles para distintas áreas, pero imbéciles morales. Lo contrario es tener conciencia, que implica saber y querer el vivir bien y tener sentido moral. Además incluye ser egoísta en el sentido que quiere lo mejor para sí mismo. El buen vivir es saber que se requiere amor y respeto que solo otros humanos nos pueden dar y que no se obtiene por la fuerza. El pepito grillo es lo relacionado con la conciencia, que implica la responsabilidad y la culpa. El remordimiento, por el solo hecho de saber que hemos actuado mal utilizando la libertad y contraindicando lo que de verdad queremos, independiente de saber si seremos o no castigos, nos hace sentir estropeados a sí mismos. Por esto ha de tomarse con responsabilidad los actos, es decir saberse libre para bien y para mal. Si obramos bien, cada vez será más difícil que obremos mal.

Análisis Este capítulo nos llama a la reflexión acerca de la importancia de tener sentido moral, de saber cuándo y cómo actuar bien. Como profesionales de enfermería es muy importante, ya que cuidamos a personas, que en menor o mayor grado necesitan de nosotros. Nos demuestra que podemos ser brillantes en un área pero si no tenemos desarrollada la moral, no estamos viviendo bien. También nos hemos percatado de que si bien, hay que pensar en nosotros mismos, para obtener este buen vivir de forma consiente, no se puede llegar al extremo del egoísmo en donde ocupamos la fuerza para obtener todo lo que deseamos, al hacer esto sólo nos sentimos mal con nosotros mismos logrando que los demás se alejen y nos quedamos sin lo principal para estar bien, que es el amor, respeto y todo aquello que sólo puede ser entregado por las demás personas que nos rodean. Es por esto que debemos actuar con la mayor responsabilidad posible siendo conscientes, ya sean nuestros actos positivos o negativos, admitiendo los errores. El término Pepito Grillonos hace entender que cuando nos damos cuenta que hemos actuado mal nace el remordimiento, el cual nace de la misma libertad, al entender que la hemos ocupado de una mala forma, es así como nos interiorizamos con nosotros mismos y es este remordimiento el que debe aparecer en nosotros para consolidar nuestro sentido moral, el cual nos hará crecer como personas y futuros profesionales de enfermería. Capítulo VII: Ponte en su lugar Síntesis: ¿En qué consiste tratar a las personas como persona? “Consiste en que intentes ponerse en su lugar”. Reconocer al otro como semejante y comprenderle desde dentro y de adoptar por un momento, su propio punto de vista, lo cual lo cual es una característica propia de la especie humana. Para esto debemos reconocer al otro como un ser humano tal cual como yo. El ponerse en el lugar del otro es algo más que el comienzo de toda comunicación simbólica con él; se trata de tomar en cuenta sus derechos. Y cuando los derechos faltan; hay que comprender sus razones. Pues todo hombre tiene derecho a que otro hombre se ponga en su lugar aunque sea para condenarle ante la ley. Ponerse en el lugar del otro es esencialmente tomarle en serio, y considerarlo tan plenamente real como a uno mismo. Al mismo tiempo esto no significa que siempre debamos darle la razón o que

debamos considerarlos idénticos. Es hacer un esfuerzo de objetividad por ver las cosas como él las ve, no echar al otro y ocupar nosotros su lugar, o sea, él debe seguir siendo él, y yo seguir siendo yo. Para entender del todo lo que el otro puede esperar de ti, y para poder ponerse en lugar de él, no hay más remedio que amarle un poco, aunque ese poco no sea más que amarse solo porque él también es humano. Análisis El CapítuloVII resume lo que es básicamente el fundamento de la ética; “el ponerse en el lugar del otro” una vez que comprendemos al otro como alguien que es un ser humano igual que yo, y que solo por ser humano tiene los mismos derechos que tengo yo, podemos establecer las bases de nuestra ética, y comenzar a comportarnos de manera humana y a convivir entre humanos de mejor forma y no como si fuéramos caníbales o animales salvajes (por dar un ejemplo), por ende nos distingue del resto de las especies biológicas. Si bien tenemos que satisfacer nuestras necesidades básicas para sobrevivir, porque de otra forma se pierde la vida; si no tenemos una idea básica de la ética, malgastamos lo humano de nuestra vida. Comprendiendo que el otro es un ser que merece lo mismo que yo se nos facilita la convivencia y nos hace vivir y llevar la vida de mejor manera. Al ver las cosas desde el punto de vista del otro, podemos comprender su comportamiento y sus reacciones, al mismo tiempo podemos decidir que comportamiento vamos a tener frente al otro, ya que recién poniéndonos en los zapatos del otro podemos comprender que aquella persona también tiene derechos al igual que yo solo por ser humano; independiente si es un criminal o un sacerdote, y aquello que las leyes intentan determinar obligatoriamente es lo mínimo que las personas tienen derecho a exigir. Por otra parte tampoco debemos vivir todo el tiempo por el otro dejando de lado nuestros propios intereses y por sobretodo dejar de amarnos a nosotros mismos.

Capítulo IX “Tanto Gusto” Síntesis: “Inmoralidad” muchas veces (la mayoría de estas) está ligada al sexo y el placer que este conlleva; Sin embargo, según el autor, este es un comportamiento totalmente normal, pues “lo que hace disfrutar a dos y no daña a ninguno, no tiene nada de malo”. No hay que avergonzarse de sentir placer, pues está sujeto a las características innatas de nuestra especie, más allá de la biología y la función procreadora que tiene el sexo en todos los seres. Al disfrutarlo nos hacemos más humanos y menos animales. No obstante, la sociedad en general ha generado un miedo al placer, pues es visto como una distracción de nuestras “funciones” que debemos cumplir en la comunidad, es así que se han ido creando tabúes y restricciones en torno al sexo que han limitado la capacidad para que la gente se deleite con este. Existen personas (puritanos) que disfrutan no dejando disfrutar, vale decir, sienten tanto miedo de sentir regocijo, que se reprimen dicha capacidad, critican y penan a quienes lo hacen; ellos se consideran perfectamente “morales” y piensas que para vivir bien deben pasarlo mal. Por lo tanto, a juicio del autor, las personas deben entregarse al presente, gozarlo, obtener alegría para el crecimiento personal; pero siempre cuidándose de mantener el control sin que los placeres nos sobrepasen. Análisis: El sexo, no como manera de procrear, sino como un placer natural, innato, arraigado a cada ser humano, creado para ser vivido sin reprimendas y obtener de el alegría, regocijo y satisfacción personal. La sociedad impone ciertas normas que impiden que los hombres gusten libremente de dichos placeres, tachándolos de inmorales y generando tabúes que, muchas veces, hacen que las personas se sientan culpables de disfrutarlos, esperando sanciones o castigos; es por esto que existen personas denominados “puritanos” que califican el actuar de los demás, sin si quiera haber experimentado el placer ellos mismos, pues están constantemente negándoselo por el miedo que les genera el propio disfrute de su cuerpo, pues puede ser incontrolable para ellos, o por lo que la sociedad pudiese pensar; Por lo tanto, están constantemente juzgándose a sí mismos y al resto, atormentándose, ya que a su parecer siempre será mejor sufrir que gozar.

Es fundamental tener una actitud frente a la vida de disfrutar cada día (“carpe diem”), pero esto no quiere decir caer en los excesos, abusar del placer, sino más bien tener la sensatez de decidir qué es lo que me gusta y que no, aprovechar las cosas buenas que suceden a mi alrededor y deleitarse, enriquecerse, sin coartarse, ni avergonzarse, con cada sensación placentera que nuestra existencia nos entrega. Capítulo IX “Elecciones Generales” Síntesis: Durante este capítulo se hace un análisis de la relación que existe entre nuestro tema central que es la ética y un aspecto relevante de la sociedad como es la política. Primero hay que dejar bien claro, que “Para lo único que sirve la ética es para intentar mejorarse a uno mismo, no para reprender elocuentemente al vecino”, indicado textualmente en este capítulo, por lo que se entiende que la ética es para uno mejorar como persona para así uno “vivir bien”, o sea cada uno hace con su libertad inherente de ser humano lo que considere mejor, mientras que la política se preocupa de que todos como sociedad actúen bien para obtener un vivir bien colectivo, pero es aquí donde se encuentra la gran relación políticaética, ya que nadie vive aislado en el mundo, por lo que si uno quiere vivir bien, la base de esto será el respetar a nuestros semejantes. Por lo que todo aquel que desee tener una buena vida deberá tanto ética como políticamente tener en sus bases la “Libertad”, la “Justicia” y la “Asistencia comunitaria”. Análisis: Nuestra sociedad se basa en la crítica, especialmente hacia el régimen político imperante en el momento, pero hay que pensar que nunca nada ha sido perfecto, ni lo será, si bien en todas las sociedades existe la maldad, también en todas existen las personas que luchan por el bien, por el mejor vivir, esta en cada uno la responsabilidad de elegir sus actos, esta en cada uno por lo tanto la “Libertad”, sin la cual no hay vida buena que valga, pero ésta siempre debe ir de la mano de la “Justicia”, ya que debemos recordar que uno de los principios básicos de la vida es “tratar a las personas como personas”, y además cada uno puede exigir ser tratado de esa manera, por lo que cada uno tiene goza de “Dignidad”. Y así es posible ir formando una adecuada sociedad, en la cual tampoco se esta exento de

dificultades, por lo que se hace necesario que exista la “Asistencia comunitaria”, que es simplemente ayudar a los que lo requieren. Teniendo en cuenta lo anterior, es que las sociedades de hoy en día han intentado establecer esto mismo como una exigencia creando así los llamados “Derechos humanos”, los cuales aún siguen siendo más que nada buenas intenciones y no buenos logros, por lo que este es el mayor punto en el que confluyen ética y política, ya que esta primera no puede desentenderse de hacer todo lo posible para llegar a que se cumplan realmente. A modo de concusión queda decir que siempre existirán diversidad de opiniones y de formas de querer vivir bien, pero así mismo existe la tolerancia y vale decir que aunque no se este de acuerdo con la política imperante, hay ciertas exigencias generales que cualquier persona que desee el vivir bien no puede dejar de cumplir.

Conclusión El libro ética para amador, nos entrega las bases para entender a través de ejemplos claros y lenguaje sencillo muchos aspectos de la ética. Lo cual nos permite, entender de forma didáctica las bases de la moral y además nos hace reflexionar sobre el significado de la ética, la cual no debe ser considerada de manera racional como una palabra filosófica, sino que por el contrario, es una rama de esta ciencia, que estudia amplios aspectos de la vida, dando claves importantes para el buen vivir, sin sobrepasar los límites internos y externos. Nos hace reflexionar acerca de la importancia de utilizar nuestra libertad propia como ser humano de una forma responsable y consciente. Siempre teniendo en cuenta los demás y a la vez lograr que nosotros logremos ese tan anhelado buen vivir dentro de un marco moral. El autor, nos incentiva a reflexionar y analizar temas que generalmente no nos surgen interés ya que no nos detenemos a pensar en ellos, debido a que la mayor parte de nuestras actividades de la vida cotidiana las hacemos con una velocidad que nos da el tiempo de detenernos. Además nos aclara lemas que varias veces nos llevan a una mala comprensión de la vida, tratando de que no cometamos errores que podrían perjudicarnos en un futuro. Finalmente nos aconseja tener en cuenta que somos humanos entre seres humanos, a estar conscientes que solamente en contacto con el prójimo podremos desarrollarnos y hacernos personas, conociéndonos previamente a nosotros y al mundo que nos rodea para obtener un buen vivir.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->