LA "GEGENSTANDSTHEORIE

"
DE MEINONG
A, Meillong, catedrático de. agudo sentido CI'ítico y
efectivo influjo en los círculos filosóficos europpm¡,
fundamentó con solidl'z y originalidad la "teoría d·)l
()bjeto" (Gegenstandstheorie), especip de penda:J.t, en
Austria, de la lógica pura de Husserl en Alpmania,
Si su maestro Brentano estuvo bajo la influeneia
de AriRtóteles, cuyo pensamiento l'evalora y actuali-
za, lVIcinong, en eambio, parte de Hume y de indaga-
ciones detalladas acerca de la filosofía de éste, con-
sagrándole una serie de (Hume - Studinn
1877 - 1882), Su punto de vi.:,ta fundamental es de que
todo objeto, eon preseindl'ncia de si existe o no, y aún
en el caso de que su existencia no sea posible, puelb
ser objeto de indagación científica, Este conocimient.o
de objetos exentos de existencin, permite conocer tam-
bién, como se comprueba tanto en la matemática pura
como en la aplicada, los ohjetos reales y posibles,
Este enfoque del problema del objeto hace de Mei-
nong un eslahón muy importante en el desarrollo del
objetivisll1o gnOl'wológico; ndl'uuís es de tener en cuen-
ta que, a pesllJ' de la repulsa de Kant por parte de la
escuela austríaca, posición tan acentuada en Brenta-
no, lVIeinong incorpora ciertos aspectos del apriorismo
kantiano en su teoría del objeto, modificándose la re-
lación del oh;ietivismo de esta última con la filosofía
59
e .\ R 1. o s A s 'r a A D .\
crít icll. En este 8pnt ido 61 St' aparta de Brentano, nI
que, por ot.ril pm'te le hace la justificada obj eción de
adoptar ulla posición desde el momento
que, al dividir su psicología descriptiva en una cien-
cia a priori de los fenómenos como obj etos y una ciell-
cia empírir<! de llls vivencia,; anímicas como conteni-
dos, incurre en el error de confundir obj eto y conte-
nido. Ante todo, In teoría d 1 objeto de lVIeinong tiene
su punto de partida justamente allí donde comienza
la psicología descl'iptivtL de Brentano, es decir en d
"principi o de la illtencionnlid ad": No se puede cono-
cer sin conocer al go, no se puede juzgar ni l'epreSe l1-
tal' sin al go soIn'e lo cu111 juzgar y algo de lo que quu-
pa La t eoría del ohjeto comienza con dos
distinciones, de las cuales ull a se refiere al concep:,o
de obj et o y la otra al concepto de ser. Meinong
ra el obj eto COIlJO el objeto de la r epresentación, de
lo objetivo como objeto del juicio. No es lo mi smo h
r epresenta rión de un a piedra combust ible que el jui-
cio "hay piedras combustibles". Este último es un co-
nocimiento y lo que en fil es conocido no es el objeto
"piedras combustibles", si no el hecho de que hay ta-
les piedras; sin duda, se juzga sobre el obj eto "pie-
dr as combustibles", pero, según l\leinong, "aquello so-
bre lo cual se juzga es difer ente que aquello que es
j uzgado. Nosotros j uzgamos sobr e objetos, sin embar-
go estos no son el objeto propiamente de nuestro jui-
cio, sino algo de natural eza objetiva, lo obj etivo".
Para :Melnong, así como el obj eto es aprehendido por
la r epr esent ación, igua lmente lo objetivo es aprehen-
dido por el juicio. Y aquí él hace una segunda
renciación de car ácter decisivo para su t eoría, la qnc
surge de examlnar de más cerca lo que se oculta en la
objetivación elel contenido del juicio : no hay ningu-
na duda de que aquello que debe ser obj eto del cono-
cer, no t iene por eso de ningún modo que exist ir.
exist encia de la piedra combustible es algo objetivo
60
EXSAYOS FILOSOFICOS
desde que ('Ua PS l'e('.onocida y aprellPndida pn el jui-
cio, pero pvidentementp no tiPJW sentido atribuir exis-
tencia a I'sto propiamente objetivo. Los entes objeti-
vo¡,; po;;pen un ser de otra espeeie que el ser eonereto.
Según Bret:mo, p l l o ~ tj¡>nen un ser fictieio, y según Mei-
nong, un Sl'l' exento de la existencia, el que a su VP7. pue-
dEl ser objl'to del cOllocimiellto. El principio de In. inde-
pendf'llcia de la !'spneia con rpspeeto al ser PS reforzado
pOI' Meinong en el sPlltido de qu!' están hajo este principio
110 sólo meramente objetos que no existen de hecho, fac-
ticaIlH'nte, sino c¡ue el dehe valer también para objeto;:;
que no pueden pxistir, porque ellos SOIl imposibles. Por
ejemplo, podemos enunciar que pI círculo cuadrado es
cuadrado y redondo, y que el monte áureo es dc oro.
No obstante que la teoría del objeto ps de por si ba'!-
tante sobria en sus lineamientos, la admisión por par-
te de ella de objetos "imposibles" plantea una cues-
tión que In (emparenta COIl la vieja ontolog'ía, la que
parte de tales conocimiento,! de esencias, a los que
Leibniz dpsignÍl con el nomhre de "verdades de rll7.ón".
Mninong estuvo lejoS' de sospechar que ~ u teoría del
objeto ofl'PcÍa eoincideneias con In ontología de W' olff,
la que no tenía por tarea, COIllO aquel creyó, única-
mente el wl1ocimiento de lo existente y lo real, sino
también de lo no real. Es así que para '" olff la on·
tOlOgÍIl. es asimismo scientia pO:lsibiliuID, es decir, eipn-
(·.in o eonorilllieuto de los objetos pmühll".,. Para MeinoI1g-
"lo que por la naturaleza de un objeto puede ser co-
nocido, eso pertenece a la teoría del objeto"; supera
o quiebra así el prejuicio de lo real en favor de lo po-
sihle, representando un apriorismo, el que, por la re-
lación con el conjunto sistemático de los objetos, es
también un racionalismo. En concepto de Meinong, los
objetos (Objekte) y los entes objetivos (Objektive)
son sólo dos clases de objetos (Gegenstande); pero hay
todavía otras que son los "dignitativos" y los "deside-
rativos", esto eR, los objetos del sentir y del apetecer.
61
CARLOS ASTRAIJA
El llega a esta ampliación de la teoría del objeto m f ~ ­
diante su psicología, la cual de acuerdo a la época es
una psicología analítiea de los elementos, conteniendo
aquella la simiente de la psicología contempol'ánea de
la forma (Gestaltpsychologie), la que conoce cuatro ClH-
ses principales de vivencias elementales, que son re-
presentar, pensar, sentir y apetecer. Mientras Brentano
hace coincidir apetecer y sentir, Meinong, como vemos,
los separa y diferencia. Este, por otra parte, no limita
las vivencias del pensar a los juicios, sino que a ellas
agrega las suposiciones como una especie de eslabón
intermedio entre representacionef! y juicios. Precisa-
mente, con su ohra Ueber Annhmen (Sobre las supo-
siciones) (1902), uno de los más importantes de sus
trabajos, Meinong resuelve una de las cuestiones más
discutidas pntre las diferentes escuelas gnoseológicas,
la relativa a la significación de las ficciones, a su V"-
101' funcional, para el conocimiento. El gran mérito jo
Meinong es el de habl'l' dado carta de ciudadanía psi-
cológica a las ficciones considerándolas suposiciones,
a las que !laractpl'iza como ".inicios sin convicción", des-
cribiendo estos comportamientos intelectuales sui ge-
neris en el importante papel que ellos juegan en el pro-
ceso del conocimiento. Las suposiciones tienen una sig-
nificación sistemática en la con"trucción de la teoría
del objeto; y cabe señalar que pocos años después R.
Vahinger había de fundamentar su "Filosofía del co-
mo sí" (Philosophie des Als Ob) en el cOllcepto de
ficción. En última instancia, !lomo toda representación
objetiva va acompañada de suposiciones afÍl'm:l tivas,
la idea fundamental de la teoría <lel objeto es cons-
truir la ohjetividad sobre la suposición en lugar llc
construirla sobre el ,iuicio.
(1930)
62

según l\leinong. así como el obj eto es aprehendido por la r epr esen tación . de lo objetivo co mo objeto del juicio.e ..\ crít icll. la qnc surge de exam lnar de más cerca lo que se oculta en la objetivación elel contenido del juicio : no h ay ninguna duda de que aquello que debe ser obj eto del conocer. No es lo mi smo h r epresenta rión de un a piedra combu stible que el juicio "ha y piedras combustibles". "aquello sobre lo cual se juzga es difer ente que aquello que es j uzgado. Para :Melnong.o de obj et o y la otra al concepto de ser. La teoría del ohjeto comienza con dos distin ciones. E ste último es un conocimiento y lo que en fil es con ocido no es el objeto "piedras combustibles".\ R 1. anímicas como contenidos. nI que. En este 8pntido 61 S t' aparta de Brenta no. In teoría d 1 objeto de lVIeinong tiene su punto de partida jus ta mente allí donde comienza la psicología descl'iptivtL de Brentano. L ~! existen cia de la piedra combu stible es algo objetivo 60 . si no el hecho de qu e hay tales piedras. lo obj etivo". incurre en el error de confundir obj eto y contenido . Ante todo. al divid ir su ps icología descriptiva en una ciencia a priori de los fenómeno s como obj etos y una ciellcia empírir<! de llls vivencia. sin embargo estos no son el objeto propiamente de nu estro juicio. o s A s 'r a A D . no t iene por eso de ningún modo que exist ir. Y aquí él h ace un a segunda di:E·~ ­ renciación de car ác ter decisivo para su t eoría. sin duda. no se puede juzgar ni l'epreSe l1tal' sin algo soIn'e lo cu111 juzgar y algo de lo que quupa l' epl' e~e nt al'. sino algo de n a tural eza objetiva. Meinong sep ~­ ra el obj eto CO IlJO el objeto de la r epresen tación . por ot. se juzga sobre el obj eto "piedr as combustibles". de la s cuales ulla se refiere al concep:.ril pm'te le hace la justificada objeción de adoptar ulla posición p ~ i co l og i s t a desde el momento que. pero. es decir en d "principi o de la illtencionn lid ad": No se pu ede conocer sin conocer algo. igua lmente lo objetivo es aprehendido por el juicio. Nosotros j uzgamos sobr e objetos.

ón". sino c¡ue el dehe valer también para objeto. po. Mninong estuvo lejoS' de sospechar que ~u teoría del objeto ofl'PcÍa eoincideneias con In ontología de W' olff. sino también de lo no real. Por ejemplo. pero pvidentementp no tiPJW sentido atribuir existencia a I'sto propiamente objetivo. Según Bret:mo. Los entes objetivo¡. Es así que para '" olff la on· tOlOgÍIl. eipn(·. y que el monte áureo es dc oro. es asimismo scientia pO:lsibiliuID. el que.! de esencias.in o eonorilllieuto de los objetos pmühll". que no pueden pxistir. los objetos del sentir y del apetecer. es decir.:. El principio de In. representando un apriorismo. facticaIlH'nte.. eso pertenece a la teoría del objeto". En concepto de Meinong. podemos enunciar que pI círculo cuadrado es cuadrado y redondo. pllo~ tj¡>nen un ser fictieio. el que a su VP7. independf'llcia de la !'spneia con rpspeeto al ser PS reforzado pOI' Meinong en el sPlltido de qu!' están hajo este principio 110 sólo meramente objetos que no existen de hecho.EXSAYOS FILOSOFICOS desde que ('Ua PS l'e('. los objetos (Objekte) y los entes objetivos (Objektive) son sólo dos clases de objetos (Gegenstande). y según Meinong. COIllO aquel creyó. No obstante que la teoría del objeto ps de por si ba'!tante sobria en sus lineamientos. Para MeinoI1g"lo que por la naturaleza de un objeto puede ser conocido. puedEl ser objl'to del cOllocimiellto. es también un racionalismo.onocida y aprellPndida pn el juicio. un Sl'l' exento de la existencia. a los que Leibniz dpsignÍl con el nomhre de "verdades de rll7. la que no tenía por tarea. la que parte de tales conocimiento. la admisión por parte de ella de objetos "imposibles" plantea una cuestión que In (emparenta COIl la vieja ontolog'ía. 61 . supera o quiebra así el prejuicio de lo real en favor de lo posihle. esto eR.pen un ser de otra espeeie que el ser eonereto. por la relación con el conjunto sistemático de los objetos. porque ellos SOIl imposibles.. únicamente el wl1ocimiento de lo existente y lo real... pero hay todavía otras que son los "dignitativos" y los "desiderativos".

Vahinger había de fundamentar su "Filosofía del como sí" (Philosophie des Als Ob) en el cOllcepto de ficción. Precisamente. la relativa a la significación de las ficciones. con su ohra Ueber Annhmen (Sobre las suposiciones) (1902). para el conocimiento. la idea fundamental de la teoría <lel objeto es construir la ohjetividad sobre la suposición en lugar llc construirla sobre el . sino que a ellas agrega las suposiciones como una especie de eslabón intermedio entre representacionef! y juicios. la cual de acuerdo a la época es una psicología analítiea de los elementos. como vemos. a su V"101' funcional. Las suposiciones tienen una significación sistemática en la con"trucción de la teoría del objeto.CARLOS ASTRAIJA El llega a esta ampliación de la teoría del objeto mf~­ diante su psicología. Meinong. los separa y diferencia. (1930) 62 . Meinong resuelve una de las cuestiones más discutidas pntre las diferentes escuelas gnoseológicas. describiendo estos comportamientos intelectuales sui generis en el importante papel que ellos juegan en el proceso del conocimiento. la que conoce cuatro ClHses principales de vivencias elementales. !lomo toda representación objetiva va acompañada de suposiciones afÍl'm:l tivas. no limita las vivencias del pensar a los juicios.iuicio. que son representar. En última instancia. conteniendo aquella la simiente de la psicología contempol'ánea de la forma (Gestaltpsychologie). y cabe señalar que pocos años después R.inicios sin convicción". pensar. El gran mérito jo Meinong es el de habl'l' dado carta de ciudadanía psicológica a las ficciones considerándolas suposiciones. Mientras Brentano hace coincidir apetecer y sentir. sentir y apetecer. por otra parte. a las que !laractpl'iza como ". Este. uno de los más importantes de sus trabajos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful