[La Danza Macabra

]

El hijo del papá del Ahuizote por el momento es una publicación quincenal encaminada a la difusión de textos literarios de diferente índole. Los autores que contribuyen en la creación de esta publicación son, al igual que tú, querido lector, personajes que en el ejercicio pleno de sus habilidades lúdicas alimentan el imperioso modus vivendi que es la creatividad. El contenido vertido en cada uno de los textos, así como del material gráfico que se presenta en esta publicación, nada tiene que ver con el criterio de AL FIN LIEBRE ediciones digitales, salvo en las ocasiones en las que la edición participa como un autor más. El hijo del papá del Ahuizote es una publicación sin fines de lucro, de manera que, si te intentan cobrar por la visualización, lectura, difusión o reproducción del material aquí vertido, avísanos y haremos lo necesario para partirles su madre. El hijo del papá del Ahuizote No. 10: Totentanz [La Danza Macabra]: Portada: «Danza macabra» Autor: Froy-Balam Técnica: tinta y acuarela sobre opalina Año: 2011 Medidas: 21 x 29.7 cm. Autores: § Al fin liebre § Claudia Coyotzi § Edwina Miralda [a.k.a. Wina Obake] § ElvirÁvila § Enrique Peko § Gumaro ―Gumarindo, Gumis, Don Gume‖ Güigüí § Froy-Balam § Hernän Brizuela C. § José Carlos Ramírez § Julio César Suárez Cervantes § Lulú Melón § M. de la Luz Hernández O. § Melina Cometa § Rosario Carmona § Talia Lilith

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

EDITORIAL
«Esperanzas nunca pierdas de que Dios te vuelva rico o que te clave de hocico Jesucristo en una mierda.» Así versaba el abuelo en aquel tiempo lejano, versaba desde temprano, versaba al amor o al duelo; versaba con voz del pueblo —el que habla de cosas ciertas—. Los versos le daban cuerda pa’ seguir en el camino, pa’ decir con cierto atino: Esperanzas nunca pierdas. Pero este mundo matraca no aguanta las hondas huellas de las personas aquellas que no temen a la parca; mandáronle a la calaca pa’ que le cerrara el pico. Le dijo: ¿Cómo te explico? Pa’ hacer honor a la verdad te daré la oportunidad de que Dios te vuelva rico. —Alberto, ya estás abuelo. —habló la muerte sabihonda, con cierta modestia horonda— despídete de tu pueblo. —Eso que pides no puedo realizar en un ratito —contestó firme, el viejito— ¡A la chingada la muerte! ¿Quieres que te chingue fuerte o que te clave de hocico? Si no pudieron los años hacer mella en mi figura, ¿dime quién con su flacura vendrá aquí a hacerme daño? SOY EL PUEBLO y no es extraño que conmigo siempre pierdas, así que mueve tus piernas y al pueblo no subestimes si no quieres que te empine Jesucristo en una mierda. Título: «Chapito Guzmán» Autor: Lulú Melón

En memoria del Profr. Alberto Hernández Torres

AL FIN LIEBRE ediciones digitales Estridentópolis, noviembre de 2011
1

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Logotipo del Festival Mictlan de la ciudad de Xalapa, Ver.
2

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

YO HABLABA DEMASIADO DE LA MUERTE
Se contempla que la muerte es un suceso cotidiano, siempre reconocido desde afuera, aun cuando a todos nos desafíe diariamente: el que muere es ―el otro‖ y para nada ―el yo‖. Distingamos la impresión de la muerte en México —aquí me tocó vivir— por ser un país con altas tasas de homicidios, suicidios y desaparecidos, por poseer una herencia prehispánica y colonial, la primera de sacrificios, la segunda de sumisión y dependencia concluyendo en la elaboración cultural e histórica distinta en México de otros países. La muerte siempre como una idea o muchas ideas. La idea de la muerte como sentimientos: dolor, alegría, fallo, desprecio, enojo, melancolía, deuda, alivio, culpa, a u s e n c i a, etc. todos creados desde los albores de el que se queda. A entender que, la esencia de ese morir físico, biológico, médico, espiritual, ha sido otorgado a lo largo de los años, siempre por aquel que queda vivo y que escribe, actúa, pinta, esculpe, ritualiza, compone, canta, grita, llora y analiza acerca de su sentir personal en torno a él o los ya ausentes. ¿Por qué o para qué estamos vivos?, ¿cuál es la manera correcta de vivir y de morir?, ¿cuánto tiempo es ―permisible‖ existir?, ¿qué sucede después de la muerte? Pareciera que el pensamiento alrededor de la muerte y de las posibles explicaciones acerca del devenir de la misma, está relacionada con otros mundos posteriores a éste y/o con seres superiores al hombre —dioses, espíritus, enviados, fuerzas, energías— que se encargan de crear una armonía entre la existencia terrenal y la supuesta o
3

desconocida, para otorgarle sentido a sus vidas, pero siempre ligada a las vivencias personales en conjunto con la enseñanza social. Uniendo ambos se logra la construcción del pensamiento relacionado en este análisis con la vida y la muerte; no hay más realidad que la que tenemos dentro y que muchos han logrado materializar en auténticas obras de arte, literatura, cultos, filosofías, tradiciones y costumbres bien acogidas por las sociedades de acuerdo a la necesidad de la época y el tiempo. El pensamiento acerca de la muerte denota una inquietud, principalmente por la duda de lo desconocido y por la manera de morir. Cuando se habla de una muerte con carga negativa, de alguna forma se expone el placer de vivir, pues en este caso la muerte vendría adquiriendo el papel de represor de lo gustoso, agradable, deseable. Y así en su contrario. La muerte —paradójicamente— adquiere vida propia, pues, se entiende como una personificación de castigo, de arrebato y si se desea también de descanso. Nuestros muertos son invocados en sueños, memorias, poemas, escritos y en cada momento que se pueda o quiera. La muerte tan acogedora, tan linda, tan única, pero hoy se prefiere la ¡Condenación en Vida! y se escupe el privilegio del suicida. Es un placer hablar de la muerte… pero aún, sin decirlo, vas, sigues y seguirás muriendo. CLAUDIA COYOTZI

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Título: «Sin título/clementina disfrutando su mandarina, después de retar a la muerte.» Autor: Edwina Miralda [Wina Obake]
4

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

DÍA DE MUERTOZ: [DUAR]TERROR I
Era una vez un país en ―vías de desarrollo‖, aumentos y desempleos lo mantenían en el hoyo.

V
Secuestros y encapuchados son el menú cotidiano [metralletas, balas, bombas] para un país maniatado.

II
De repente una mañana la cosa se puso choncha, un enemigo silente se esparcía como roncha.

VI
Sangre brota desde el PRI, sangre brota desde el PAN, piden posada aterrados los maderos de San Juan.

III
Comenzaron con las drogas, después se amplió el changarrito; compra de cuerpos y muerte es el aullido y el grito.

VII
Romperemos un pilar, no tardes, nos faltas tú, ¿quién se ha robado la ―paZ‖? ¿Acaso fue JaviDu?

IV
A pesar de los pesares la muerte no está contenta, con tantos ejecutados ―ya le subieron la renta‖.

VIII
Descanse en paz el país, vuelve pronto, hasta luego, esquirlas con mucha sangre son las piezas de este juego. ELVIRÁVILA 2011

5

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Título: «Calavera Zapatista» Autor: Enrique Peko Técnica: Grabado en linóleo Año: 2011
6

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

UNA PA’L “EZ” Marcos en la lucha andaba sin saber que la maquiavélica huesuda bajo el disfraz de autoridad, tras de él conspiraba. Al grito de: ¡Zapata vive, la lucha sigue! al pueblo animaba, pero papá gobierno y la flaca; no daban muestras de querer apoyarla* Con todo y chivas, estalló una revuelta armada bajo la consigna de querer tierras para trabajarla, muchos a la causa se sumaban; para que al final, todo volviera a estar de la chingada. Ahora, a los caracoles ellos y ellas realizan la retirada, ¿Qué se ganó? Se preguntarán los compas camaradas, y yo les respondo: el reconocimiento de la INDIADA. Afortunadamente la calaca no llevó el movimiento al camposanto, pero cuidado pueblo, ¡DESPIERTA! ¡DESPIERTA! Si no querés que la muy canija te lleve de paseo de donde no hay vuelta!!! POR EL PEKO *a la causa (esto no va, pero por si no quedaba claro)
7

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

2 CALAVERITAS 2
Que llega un día la calaca a la casa del Gumaro Y le dijo claramente, mijito hazme un paro. Quiero que vayas en mi lugar por el alma de la Amparo Y yo extrañado me dije esto sí que está bien raro. Toqué a su puerta y le dije, la huesuda te está esperando. Pero si yo fuera tu ahoritita ya me estaba pelando. La Amparito bien gacho se estaba espantando Y yo le dije no te preocupes vecina, que yo soy de tu bando. Y se fue la muchacha, corre que corre bajando el cerro. Por ahí dicen que hasta envejeció en su eterno encierro. Lo que sí sé es que desde ese día vivo en el destierro. Pues la calaca de pura venganza me mandó a mi entierro.

FIN 1.
Estaba un día el Gumarindo queriendo regresar al feisbu. Pensaba la manera de volver a reunirse con su tribu. Ya había visualizado que quería cotorrear en el pusyaísmo, Pero un represor lo eliminó del feis desde otro ismo. Lloró de congoja porque perdió su cuenta y sus contactos. Y anduvo tristeando porque nunca hizo malos actos. Ni su abue pudo rescatar la cuenta, los del feis no respondieron. Y de un boicot muy lero los Güigüís se sorprendieron. Dicen que las calaveritas sirven para declarar injusticias. Y que ponen frente a los ojos de los hojaldres sus malicias. Sea como sea que fuere o que haya sido, me dieron cuello en automático Todo por ser un personaje sencillo y carismático. Anda calaquita, llévate a tu terruño A ese querubín al que tanto bruño. Yo claro que reclamo, denuncio y refunfuño No me dejó mudo la intolerancia y su horrible puño.

FIN 2.
GUMARO “GUMARINDO, GUMIS, DON GUME” GÜIGÜÍ . octubre de 2011

8

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Título: «Danza macabra/Totentanz» Autor: Froy-Balam Año: 2011
9

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

¡EL CICLO!
Cinco…. La visión la tengo nublada ya. El espacio que antes se llenaba de luz, hoy decrece. Se lleva todo lo visto y lo que jamás podré ver. Se encierra lentamente en los bazos de esa muerte mujer. Cuatro… La cobardía me abandonó también. El valor me llegó tarde en este último suspiro de vida. Nada quiero ahora, solo caminar en paz ese túnel. Llegar a su corazón y recostarme para dormir me despido. Tres… El cielo se empieza a ennegrecer. La noche es vertida lentamente para que tome mi cuerpo y alma. Viajaré por las nubes en vela, buscando el sosiego. Y los anillos de la luna serán mi abrigo. Dos… El cuerpo ya empieza a pedir tierra encima. Adolorido de tantos años, hoy me llegó el día de partir. Amado y odiado por el mundo fui, y hoy vengo a ofrecer mi vida. A esparcir mi esencia en la madre tierra. Uno… Polvo seré: polvo bendito, polvo infinito. Recorreré los rincones más inhóspitos, como manda, para renacer. Después de algunos cientos de años volveré a la tierra para despertar Y repetir así nuevamente mi ciclo de vida… HERNÁN BRIZUELA CASIMIR

10

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

DE AÑOS DE OLVIDO
Cerrar los ojos. Dormir. Nuevamente abandonar el cuerpo y divagar los cielos en forma de ave nocturna. Ver selvas, ríos, sombras, fantasmas ocultos de alguien. Ir tras sus huellas. Recuperar el tiempo perdido que deja la espera de años de olvido. Cerrar los ojos. Pensar en todo lo vivido. Naufragar en los mares mentales, en un bote pesquero que se hunde lentamente. Contemplar la calma que se asoma a los barrios del sueño. Recorrer entonces calles y ciudades atentas a algo que no llegará jamás. Cerrar los ojos. Acostarse. Desdoblarse. Morir en cuerpo y alma. Ser nada y todo para el mundo. Un cigarro, un espejo, oro, diamantes, riqueza: todo lo material que quiere el hombre ya. Un recuerdo, un dios, aire, agua, alimento: todo lo necesario que no tiene el hombre ya. Cerrar los ojos. Buscar a ego. Espantarlo. Acecharlo. Eliminarlo. Acostarse en la arena caliente del desierto y despertar al tercer día. Ser santo y diablo, brujo y curandero. Hombre, mujer, paz y guerra. El ying y el yang. Ser el otro desde adentro. Cerrar los ojos. Sentir la tierra. Besarla. Acariciarla. Ser parte de ella. Volverse polvo. Cenizas. Abono de cementerio. Platicar con la muerte. Guiñarle un ojo. Besar su mejilla. Darle calor y un hijo. Cerrar los ojos nomás. Es todo lo que se necesita para recuperar el tiempo perdido Que deja la espera de años de olvido. De tantos años de morido. HERNÁN BRIZUELA CASIMIR

11

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

VARIA CALVERA I CALAVERA DE LA LIEBRE
Brinca que brinca andaba la Liebre Feliz por su número diez. Reuniendo poetas de grueso calibre Desde guarros hasta el más cortés. Juntos todos en su décimo número Festejando a calacas y muertos. Tocando tambores con un fuerte húmero Llamando al festín en abierto. Sin embargo que se entera la muerte Y subió a jalarle una pata. Y bien cabresta acabó con su suerte Matando a la Liebre en una caminata.

II CALAVERITA DEL BALÁM
Al calor de las brasas y de las fogatas El buen Froy andaba, peor que chango, casi a gatas. El mawis era delicia, un manjar de los dioses. Pero el puerquecillo ya no quería más esos goces. Salucita con don Chulex, el Yunuen y otros compas Y el Mawis ardiendo desde las tripitas hasta las trompas. De tanto jijiji y de tanto jajaja de pronto que se acaban la caña Qué gran dilema, qué calamidad, no veían que llegara la mañana. Diez litros, ¡que diez litros! todo un rotoplás completo Hasta se evaporó en su pancita un guardadito secreto. Cuando la huesuda quiso echarse un alipús para el desempache Notó que la última garrafa de su reserva especial se la cambiaron [por tepache. Bien fúrica, la muerte, llegó de volón a la fiesta. Todos los antropólogos bailaban buena salsa con la orquesta. Y como no encontró a los causantes de su desgracia cañera Se cargó a toditos y la fiesta antropológica la hizo su calavera. HERNÁN BRIZUELA CASIMIR Feliz día del antropólogo 2 de noviembre 2011

12

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

PONIENDO LÍMITES AL INFINITO
El abrazo del viento que nos abarcaba Las vacas desflorando hambre clorofílica Querías tu casa en el campo mientras tomabas fotografías De árboles altos Sintiéndote pirruña Desglosabas identidades de tus Guías Hablabas y tus labios gruesos explicaban otras cosas Diferentes de las que decías No temblabas, te adherías a mí Entre hierbas, ramas, diminutas migraciones de hormigas No me seguiste hasta la roca Deriva que debí leer como oracular fuga de que ya no estarías allí No es que quiera llorarte Ha llovido demasiado Se está cerrando el círculo No hay nada que agregar ¿Por qué cuando el adiós quise velarte instantáneamente? Cuando se te muere alguien que sigue vivo Allí se origina la falla que no comprenderás No es que te sientas muerto para ese ser Pero lo que vives ahora es otra vida Un cauce artificial que no te debió concernir Sin ludismo, sin rimas que quieran abrir la carcajada Simplemente ya no estás Ya no estamos Nada se puede hacer Por las vías del tren tu cuerpo atendía su gravedad hacia mí El viento narraba tras de nosotros las primicias de lo que nunca llegó a suceder Quise que habitaras una casa donde tampoco tuve realidad No fue cosa de fantasmas Ver la oscuridad atenazar las discusiones sin sentidos que arriesgar Los caminos, los muros, las sombras quieren gritar tu voz Poniendo límites al infinito Ya no hay nada que decir Sólo el odio que acaparó tu humanidad El odio Ese si tiene mucho qué expresar Pero sólo desde ti Me he ido con el viento que contra la roca todo tiende a sacrificar. JOSÉ CARLOS RAMÍREZ
13

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

00

Millones de personas mueren todos los días en todas las formas y lugares posibles, dentro de ésta hecatombe de remolinos de huesos, músculo y átomos solo 1, o 2, o 3, mueren durante unos minutos / después, abren la boca de nuevo y regresan a la vida.. . millones de personas no pueden estar equivocadas La muerte es un lugar agradable, lleno de muertos. JULIO CÉSAR SUÁREZ CERVANTES

14

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

FROY BALAM
Tantas veces la muerte lo rondaba pues lo quería de chalán con ese rango crujiente lo honraba al declarado escritor Froy Balam. Nunca le fue fácil cercarlo ―era un hueso duro de pelar‖ ni con trucos pudo llevarlo pues siempre se le vio escapar. ¡Ah, muerte, inocente custodia! ¿Cómo que llevarlo a trabajar? si al trabajo le tuvo fobia… le era mejor… ―liebrerear‖ Le mandó enfermedades deveras pero lo curó el doctor Simi sin dificultades severas.. pues era el ―Rey de los Nini‖. Y el viento cayó al vacío… viendo fallar cada intento la muerte quedó en hastío Y su afán sobre Balam … lo lanzó al viento. Pasó el tiempo de pruebas de alegrías y desconfianzas El Froy jamás se inmutaba pues seguía en sus andanzas. La noticia llegó de repente: ―Hoy murió al amanecer absorto en la tecnología, especialista de Antropología‖ Más dicen que cuenta la gente: —―Eso no puede ser, pues era muy listo… Se ha cuidado para no fenecer‖. Yo les paso un chisme nuevo ―Al Froy le dio hasta sed cuando su madre pues ―a huevo‖ lo mandó a trabajar a la SEV. Lloró de angustia y desvelo para evitar la mal querencia de ―Madre mía‖ que hasta el suelo lo bajó con su sentencia. Subía y bajaba las calles de su apurada nini-rutina alzando plegarias al cielo y hasta llegó a cortarse el pelo en la estética de la esquina. Murió… Y qué fácil! Si la muerte hubiera sabido que perdería su energía vital con sólo saber que en la SEV a diario checaría ¡con su huella digital! M. DE LA LUZ HERNÁNDEZ O.

15

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Ahora que ya no estás, ahora que tu cuerpo es ceniza Ahora que te fuiste para siempre amado mío: Me quedaré con el recuerdo de tus besos adheridos a mi alma, me quedaré con el suspiro de tu piel y con el recuerdo de tu ojos que con esa mirada penetrante abrieron la puerta de mi corazón.

MELINA COMETA En Memoria de Roberto Robles Q.E.P.D.

16

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

UN PASEO CON LA MUERTE
Era una noche tan común como todas, el frío se colaba por mi ventana, la ligereza del viento hizo ondear la cortina de la intriga para despertar la conciencia de mi cerebro entumecido. Una sombra larga sin cuerpo, oscura, espantosamente escalofriante, me miraba. Quise tratar de saciar mi curiosidad, qué importaba si el Gato Negro, que habita en mí, moría por su capricho. Alargando su huesuda mano me tomó del hombro y me hizo una pregunta: ¿Vienes o mueres? Yo respondí con la tartamudez más necesaria: ¿Si no voy muero? Y si voy ¿da lo mismo? No hay opción, entonces te sigo. Me envolvió en su capa, en un abrir y cerrar de ojos llegamos a un cementerio, me dijo: Observa. Pude apreciar las tumbas, los nombres de todos mis seres queridos. ¿Qué es esto? ¿Me trajiste aquí para decirme que ya estoy muerta? Ella con su voz espeluznante, me dijo: No tonta, en este momento eres la reencarnación de vidas pasadas, a cada persona grabada en estas criptas, les robaste algo de su interior, menciona una que no hayas olvidado jamás; tómate tu tiempo, tenemos una eternidad para que pienses muy bien lo que contestarás, de ti depende si regresas al mundo de los vivos o permaneces en este sueño eterno. Después de siete lustros AL FIN pude articular palabra y dije: No olvido los tamales de pipián, el pan de muerto, el champurrado, los tejocotes, el membrillo, los altares, las calabazas, las flores amarillas, las velas encendidas y la convivencia entre familia para hacer nuestro altar. Y entonces exclamó: Oh, puedes regresar, pensé que me hablarías de rencores, o de alguien que te hubiera hecho algo y que jamás lo perdonaste. Puedes irte, yo sólo vengo por los cacahuates y las almas negras de conciencia. Desperté de un sobresalto, todo estaba tan normal, como siempre, la cama sin hacer y una extraña araña saliendo cerca del orificio donde permanece el foco de luz tenue. Parecía todo tan real. ¡Qué bueno que sólo fue un sueño!, y agregué: ¡ya la LIEBRÉ! ROSARIO CARMONA

17

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

MUERTE

Entra Te estaba esperando Como espera el perro fiel la llegada de su amo Siento tus pasos aproximarse a mí Los poros de mi piel pueden sentir El indescriptible frío de tu presencia Llega No tengo miedo Que en esta vida di lo mejor de mí He ajustado cuentas con los años (Respiro lentamente) Envíame ese último halo de luz para que pueda pasar Me he despedido prontamente y, sin embargo, No sé a dónde voy y eso me intriga En las buenas y malas experiencias Jamás me di por vencida. Ven Toma mi mano Condúceme por ese túnel que ya puedo ver Para no regresar jamás Pero antes, Déjame encomendar mi espíritu al Dios que te creó Sólo un instante Un respiro Y nada más. ROSARIO CARMONA

18

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.
Abríme la puerta, amada —No puedo abrir la ventana mi madre está levantada —Si no me abrís esta noche no me mirarás mañana. —Mi padre está levantado no puedo abrir la ventana —Prenda amada, prenda amada, Viene tras de mí la muerte, si me refugio en tus brazos puede cambiarse mi suerte. —Ven a mi lecho, adorado, ven a mi cama, querido, te haré una escala de seda con mi trenza y mis vestido. Sube, sube, enamorado, por esa escalera extraña, que perderás a tu amada si te alcanza la mañana. La fina seda se rompe, la muerte su hombro ha tocado, —Vamos ya con Dios, amante, que el tiempo ya está contado.

EL ENAMORADO Y LA MUERTE1
Powered by Talia Lilith De otro orden son los antiguos romances europeos que trajeron historias de la Muerte cegadora, que en forma de canto o recitado se difundieron en América. El tema, tiene la misma intención de los grabados que sentencian con la guadaña y el reloj. -Recuérdese aquella sucesión de personajes-horas, cuya marcha detiene la Muerte al dar las doce en el viejo reloj de Praga-. El texto siguiente es guatemalteco, pero se han obtenido fragmentos sueltos en San Cristóbal, Chiapa de Corzo y Comtitlán. Sobre él escribo, citando a Menéndez Pidal; un romance de Juan de la Encina muy divulgado en el siglo XVI. No hay aquí ninguna alusión al culto, pero su antigua radicación lo hace formar parte del contexto histórico-cultural en el que se produjo el fenómeno de San Pascualito-Muerte. Anoche estaba soñando un lindo sueño soñaba, soñaba que me querías y en tus brazos me dormía. Una sombra apareció y ya ansiaba merecerte, —¿Eres mi amor?— pregunté y me dijo —Soy la muerte. —Vengo a llevarme tu alma y por tu soplo de vida. —Si Dios mis horas termina déjame vivir un día. —Un día nunca sería, la tendrás por una hora. El amante se vestía corriendo a la casa en deshora —Abríme la puerta, linda,
1

Navarrete, Carlos, San Pascualito Rey y el Culto a la Muerte en Chiapas, UNAM, 1982, pág 116-118

19

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.
no tardarás en conocer. Asy que concluyó el diablo de dezir e de facer, desperté de mi mal sueño e me encontré a una mugier. E me fabló de este modo: —Reçeby de Lucifer mandato de conducirte al infierno a padecer. «Dime antes tu nombre cierto» así pude responder. —Mi nombre cierto es La Muerte. «Divinal nombre de mujer»

LA MUERTE DEL ABATE ASPARAGUS [fragmento]2
Powered by AL FIN LIEBRE Un sueñol soñaba anoche, soñaba que una mugier, o mundo caduco, breue, mi coraçon va a querer E después de esto soñaba que en mis braços la mugier, gemía muy dulcemente de luxuria e de placer. Luego soñaba ase mesmo que el demonio Lucifer a la virgen desnudaba para a mí me la ofrecer. E soñé toda la noche con la fermosa mugier, que Blanca Luz se llamaba, por como el sol esplender. E seguí soñando entonces que el demonio Lucifer en el lecho se aposenta junto a la blanca mugier. E mudé de la color, e quise aquello entender. E dize el diablo bermejo: —Blanca Luz es mi mugier, que tiene el vellaco vicio de a los frailes corromper; nos fagas mucho cuidado, que antes del atardecer, el su nombre verdadero
2

Ninguna noticia concreta poseemos acerca de Alfonso Álvarez (O Alvarés) de Oliva, el autor de «La muerte del abate Asparagus», excepto que vivió entre la segunda mitad del siglo XIV y la primera década del siglo siguiente. No se ha excluido la hipótesis (Stricker) de que Álvarez o Alvarés sea el mismo De Álvarez que en 1392, siendo clérigo en Sansueña (actual Zaragoza) publicó con licencia un largo romance titulado «Las Tarascas». No han faltado críticos (como Ochoa de la Vega y Núñez Pereda) que le atribuyen a nuestro autor el deplorable poema «Panegyricus in Renatum» escrito en latín macarrónico y publicado anónimamente en Sansueña en 1380. [Tomado de: NOGUERAS, Luis Rogelio. Las quince mil vidas del caminante. «colecc. GATO NEGRO». [en línea] Xalapa, Ver., AL FIN LIEBRE EDICIONES DIGITALES. 2011. pp. 54 y 55 [ref. –aquí se pone la fecha de consulta: día del mes de año-]. Disponible en Web: < www.alfinliebre.blogspot.com >]

Este verso, el que sigue y el último del pequeño romance están mal medidos.

20

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

ANUNCIOS CLASIFICADOS

FLOR DE IZOTE Lee la nueva publicación electrónica. Se trata de una magna producción de «El Ánima de San Bruno» a través del Huacal de investigaciones Chintoístas de la Comunidad Chinta y AL FIN LIEBRE EDICIONES DIGITALES bajo el cuidado de Jackalope de Vega. Visita nuestro primer número en < http://alfinliebre.blogspot.com/2011/05/ano-iii-no-10.html >

Libretas artesanales chidisisisímas para sorprender, hechas a mano; personalizadas. Contáctanos en: < http://libretasporinventar.wordpress.com/ > O búscanos en

21

El hijo del papá del Ahuizote

Estridentópolis, La Vieja. miércoles, 2 de noviembre de 2011.

Al centro el Profr. Alberto Hernández Torres con alumnos de una de las escuelas primarias rurales federales fundadas por él entre las décadas de los 60’s y 70’s.

«
Es muy profunda su huella, pero yo piso más fuerte; tráiganme ahorita a la muerte que quiero bailar con ella»
D. P.

22

Se terminó de digitalizar el miércoles, 02 de noviembre de 2011 en Estridentópolis, La vieja.

Powered by

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful