Un panorama de las lenguas indígenas de México

Søren Wichmann Leiden University & Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology

Las lenguas indígenas en la República Mexicana y estadística de hablantes En el cuadro abajo se da una lista de lenguas indígenas de la República Mexicana con indicación de los números de hablantes que cada una tiene. En la mayoría de los casos, esta información proviene del Censo Nacional de la República de 20001. Cuando se ha utilizado otra fuente de información, ésta se indica en una nota a pie de página. En cuanto a la pertenencia genealógica de cada lengua sólo se distingue dos niveles: la familia y un solo nivel de clasificación en cuanto a subgrupos. Se ha seleccionado el nivel de clasificación interna más obvio y menos controvertido de cada familia. Hay que sobrayar que en el alistado sólo se dan las lenguas que se hablan en México. Se encuentran más miembros de las familias algic, hokano y yutoazteco en los Estados Unidos que en México; la familia maya también tiene una presencia bastante fuerte en Belice y Guatemala, y varias de las lenguas mayas alistadas para México, es decir chuj, q’anjob’al, jakalteko, mame, aguacateco, ixil, kaqchikel, k’ichee’ y q’eqchii’, sólo se hablan en ese país por refugiados u otros inmigrantes recientes de Guatemala, el país donde tienen una presencia mucho más amplia.

1

Quiero agradecer a Yásnaya Elena Aguilar quién me ha ayudado hacer una búsqueda preliminar de los datos del Censo Nacional de la Población. Se debe mencionar que estos datos sólo toman en cuenta hablantes mayores de 5 años.

FAMILIA Algic

SUBGRUPO Algonquino

LENGUA Kikapú Paipai (akwa’ala) Cucapá (cocopa) Kumiai (diegeño, tipay) Kiliwa Seri Chontal de Oaxaca (tequistlateco) [2 variantes] Maya yucateco Lacandón Tzotzil Tzeltal Chol Chontal de Tabasco Huasteco Tojolab’al Chuj Q’anjob’al Jakalteko Motocintleco (mochó) Mame Aguacateco Ixil Kaqchikel K’ichee’ Q’eqchii’

HABLANTES 1382 201 594 161 52 458 4,9595 800,291 1,0006 297,561 284,826 161,766 38,704 150,257 37,986 1,7967 9,0158 5299 174 7,58010 2311 9012 21013 24614 67715

Yuma3 Hokano Seri Tequistlateco Yucatecano Tzeltalano Cholano Maya Huastecano Chujeano Q’anjob’alano

Mameano

K’iche’ano

2 3

Este número probablemente está muy exagerado. El censo de 2000 también registra 82 hablantes de “cochimí”, pero probablemente son hablantes de Kumiai, cf. Gordon (ed.) (2005). Tal vez implica que el número de 161 hablantes de Kumiai se debe incrementar. 4 Observación personal. El censo registra 178, número que con certeza está exagerado y que probablemente se debe a un sentimiento fuerte de etnicidad. Al lado estadounidense de la frontera también hay unos cuantos hablantes, pero probablemente menos que en México. 5 En el censo hay aproximadamente 814 personas que declararon hablar chontal sin especificar si de Oaxaca o Tabasco y que se encuentran fuera de Tabasco y de Oaxaca, por lo que es imposible saber dónde sumarlos. 6 Este número proviene de Gordon (ed.), mientras que el censo indica sólo 40 hablantes. Es muy probable que este número tan bajo se debe a que algunos lacandones se consideran ‘mayas’ dando lugar a una confusión de mayas yucatecos y lacandones en los datos del censo. 7 Hay una población de 41,588 en Guatemala según Gordon (2005). 8 Hay una población de 77,700 en Guatemala según Gordon (2005). 9 Hay una población de 88,700 en Guatemala según Gordon (2005). 10 La población de hablantes de diferentes dialectos de mame de Guatemala llega a más que 500,000 (Gordon 2005). 11 Hay una población de alrededor de 18,000 en Guatemala (Gordon 2005). 12 Hay una población de alrededor de 231,000 en Guatemala (Gordon 2005). 13 Hay una población de 450,900 en Guatemala (Gordon 2005). 14 Hay una población de 2,333,026 en Guatemala (Gordon 2005). 15 Hay una población de alrededor de 400,000 en Guatemala (Gordon 2005).

2

317 31.722 452. 19 Egland (ed.448.374 99.224 Huave 16 17 Smith Stark (1994). 23 Me refiero a las 6 variantes de Weathers (1976) más él de Azoyú.722 133.544 14.302 466 8.410 75. pima alto) Pima (pima bajo) Tepehuano Huave 1.936 30.712 41.425 40.686 16. 22 Merrifield (1994:189).389 Tepimano Náhuatl Huichol Cora Tarahumara Guarijío Yaqui Mayo Pápago (tohono o’odham. 1978).671 13. 3 . Smith Stark (1994:26).545 1.312 1. 24 Existe un número más grande de hablantes en EEUU. 18 Egland (ed. 1978).Popolocano Mixtecano Otomangue Zapotecano Otopame Chinanteco TlapanecoSubtiaba Náhuatl Corachol Yutoazteco Taracahita Mazateco Popoloca Chocho Ixcateco Mixteco [32 variantes16] Triqui (trique) [2-3 variantes17] Amuzgo [2 variantes18] Cuicateco Chatino [5 variantes19] Zapoteco [38 variantes20] Otomí [6 variantes21] Mazahua Matlatzinca Ocuilteco (tlahuica) Pame [diferentes variantes] Chichimeco (chichimeco-jonaz) Chinanteco [14 variantes22] Tlapaneco [7 variantes23] 214.513 14124 741 25.892 291..236 20.645 133. 1978).. 20 Egland (ed.430 1.455 13.111 992 351 446.477 16. 21 Bartholomew (1994:335-6)..

034 3. 27 Para todas cuatro lenguas “mixes”.409 240. Ambos números con certeza están exagerados. El número dado corresponde al del censo para las comunidades donde se habla Sierra Popoluca más 87. Este porcentaje corresponde a la proporción total de “popoluca”hablantes que hablan Sierra Popoluca.74731 100-20032 233 121. 29 Hablantes de “zoque” en San Miguel Chimalapa (1757) más 3. 31 El censo no distingue entre las cuatro diferentes lenguas que llevan “popoluca” como parte de sus designaciones.9% de los 6423 “zoques” fuera de las regiones “zoque”-hablantes. 32 Estimado personal.54428 2. El censo de 2000 da el número 436. 33 Observación personal. El censo no reconoce más que una sola lengua “mixe”. que representa un incremento respecto al censo de 1990.7% de los “popolucas” no especificados que residen fuera de las zonas donde se hablan las lenguas “popolucas”. Adicionalmente puede haber algunos medio-hablantes.847 27.7% de los 6423 “zoques” fuera de las regiones “zoque”-hablantes.4% de hablantes de “zoque” fuera de zonas zoques = la proporción de hablantes de zoque de Chiapas entre la totalidad de “zoques”.00729 1.544 4. 4 . 34 Según datos de Gordon (2005). 28 Hablantes de “zoque” en Chiapas (41609) más 92.Mixeano Mixe-zoque Zoqueano Popoluca de Oluta (oluteco) Popoluca de Sayula (sayulteco) Mixe bajo Mixe medio Mixe alto del sur Mixe alto del norte Zoque de Chiapas Zoque de Santa María Chimalapa Zoque de San Miguel Chimalapa Popoluca de la Sierra Popoluca de Texistepec (texistepequeño) Zoque de Ayapa Purépecha Totonaco Tepehua Lengua de signos yucateco34 20-3025 4. es decir lenguas que pertenecen a la rama mixeana de Oaxaca de las lenguas mixe-zoques hemos sumado números de hablantes de los diferentes municipios y pueblos que corresponden a estas lenguas según Wichmann (1995). Hablantes de “popoluca” en Sayula de Alemán según el censo más 10.6% de hablantes de “popoluca” fuera de zonas “popolucas” = la proporción de hablantes de popoluca de Sayula entre la totalidad de “popolucas”. 30 Hablantes de “zoque” en San Miguel Chimalapa (1675) más 3.09126 32.086 16 Purépecha Totonaco 25 26 Estimado personal.545 47.91330 33. Se utiliza también la lengua entre muchas personas no sordas.26427 25.

Por ejemplo. Fig. Sin embargo. Las lenguas indígenas de México Las lenguas indígenas más amenazadas y la necesidad de documentación La situación de las lenguas indígenas de México generalmente es mejor que en muchas partes de las Américas. paipai.35 Por razones prácticas se ha basado el mapa en los datos de Gordon (2005). Es decir. kumiai. motocintleco. donde en muchos casos lo que normalmente se considera un dialecto se trata como una lengua. 1. seri. A veces un número muy bajo de hablantes no automáticamente implica que la lengua se va a desaparecer dentro de la generación actual de hablantes.Un mapa El mapa en fig. lacandón. 1 da una impresión de las localizaciones de las diferentes lenguas indígenas de México. cucapá. kiliwa. texistepequeño. hubo una populación de 215 35 Le debo muchas gracias a Hans-Jörg Bibiko por su ayuda en la producción del mapa. zoque de Ayapa. oluteco. 5 . ixcateco. se encuentran un buen número de lenguas que van a desaparecer dentro de pocas décadas. Para la mayoría de las lenguas el número de hablantes sigue creciendo. ocuilteco. Las posiciones de los puntos corresponden aproximadamente a los centros de las regiones donde se hablan las lenguas. Podemos mencionar los que tienen menos de 500 hablantes: kikapú. el mapa es menos conservadora en cuanto a la cantidad de lenguas distintas que el alistado que dimos arriba. Cada punto en el mapa corresponde a una ‘lengua’ en Gordon (2005).

son los siguintes: (1) posesión nominal al estila su6 . zapoteco. kiliwa. La existencia de tantas variantes. motocintleco. el lenguaje de niños. chinanteco o tlapaneco en vía de extinción. pero la situación con las lenguas yumas allá no es menos dramática. Sin embargo. Se encuentran también lenguas yumas al lado estadounidense de la frontera. Algunos rasgos estructurales típicos Como se sabe desde el estudio de Campbell. discurso ritual. Sólo una lengua. havasupai-walapai-yavapai. sean lenguas o dialectos. lo hace difícil ver con claridad dónde urge más la documentación. como el diálogo. Los rasgos compartidos más importantes según Campbell et al. tiene más que 1. incluso diferentes géneros de habla. Mientras que sí existen gramáticas. y el estado de documentación de kikapú. Entre estas lenguas. etc. oluteco y texistepequeño todavía hay más que se puede hacer. y adicionalmente se incluye xinca también. ocuilteco y zoque de Ayapa es muy pobre. ixcateco. Es de igual importancia documentar lenguas que todavía se utilizan en la comunicación diaria y que prestan la posibilidad de mirar todos los aspectos de la lengua. Las demás lenguas de México están incluídas. lacandón. Kaufman y Smith-Stark (1986) hay un número de rasgos lingüísticos que generalmente están compartidos por las lenguas dentro del área llamada Mesoamérica. aunque son muy pocos. Mesomérica no corresponde exactamente a las fronteras políticas de la República Mexicana ya que excluye una parte del norte del país y cruza las fronteras de países al sur. seri. quechan) todos tienen menos que 200. Se excluyen las lenguas kikapú. las yumas y todas las lenguas yutoaztecas menos náhuatl. otomí.000 hablantes. las demás (mohave.seris en 1951 según Gordon (2005). Y los hablantes de cucapá. paipai. todas las lenguas mencionadas están en peligro más o menos inmediato de desaparecer. kumiai. Obviamente urge con la documentación de las lenguas más amenazadas que todavía no están descritas de manera suficiente. maricopa. Hoy en día el número se ha más que doblado. tienen una edad promedio de 41 años y la lengua todavía se aprende por unos pocos niños. Documentación de lenguas amenazadas sólo es un aspecto del trabajo lingüístico necesario. diccionarios y collecciones de textos sobre cucapá. Existen también diferentes lenguas o dialectos de los grupos grandes como mixteco. las del grupo yuma se destacan por constituir una entidad genética entera en vía de desaparición.

3 y 4 de Campbell et al.. (4) posición no final del verbo dentro de la claúsula.perro el hombre. (3) sistema de enumeración vigesimal. es decir el uso de partes del cuerpo en formas poseídas para expresar relaciones espaciales. aunque el sistema en la mayoría de las lenguas se puede caracterizar como una mezcla entre base decimal y base vigesimal más bien que base vigesimal pura. 2. Ahora vamos a ver algunos mapas de esta publicación. también se puede confirmar la observación respecto al sistema vigesimal como un rasgo areal mesoamericano.. por ejemplo mi-cara = ‘en frente de mí’. (el segundo y quinto rasgo no están incluídos en Haspelmath et al. (2) nombres relacionales. 3. (5) un número de calcos. Orden de poseedor y poseído en las lenguas del mundo (Dryer 2005a) En cuanto a sistemas de enumeración. donde ‘veinte’ es la base más importante para la composición de números grandes. como se puede ver en el mapa en fig. eds. Acaba de publicarse un atlas de estructuras lingüísticas del mundo (Haspelmath et al.. por ejemplo ‘boa’ = serpiente-venado. Empezamos con los que tienen a ver con los rasgos 1.) El orden poseído-poseedor de hecho es muy característico de las lenguas de Mesoamérica y ausente en lenguas avecinadas. 2005) que nos deja examinar la hipótesis de la existencia de un área lingüística mesoamericana desde un perspectiva mundial. eds. Fig. 7 . 2. o sea expresiones que se han traducido de una lengua a la otra. véase fig.

Sistemas de enumeración en las lenguas del mundo (Comrie 2005) La afirmación de que el verbo normalmente se encuentra en posición no final se dejar averiguar en el mapa en fig. Si echamos una vista sólo a Mesoamerica 8 . Fig. en parte porque en muchas otras áreas del mundo la predominación de un solo orden preferido es mucho más claro. 4. 3. Pero el rasgo no tiene mucho peso. 4.Fig. Orden de palabras en las lenguas del mundo (Dryer 2005b) Parece cierto que el tipo verbo-final está ausente y que está presente en varias lenguas avecinadas. en parte por ser negativamente definido.

De esa manera destaca más claramente un área mesoamericana. 5.vemos mucha variación en cuanto al orden de palabras. 5. como se puede ver en figs. 9 . Orden de palabras en las lenguas de Mesoamérica según datos en Dryer (2005b) Entonces tenemos dudas en cuanto al valor del orden entre el sujeto. objeto y verbo como rasgo importante para la definición de un área lingüística mesoamericana. Pero podemos reformular el rasco. incluso varias lenguas que no tienen un solo orden preferido. Fig. véase fig. reduciendo el enfoque sólo al orden entre objeto y verbo. 6-7.

Fig. casi siempre va a ser idéntico a la palabra para ‘uno’. Si hay tal pronombre. que se pueden añadir al cuadro. 8). Orden de verbo y objeto en las lenguas de Mesoamérica (Dryer 2005c) Hay otros rasgos no considerados por Campbell et al. pero que sí es muy típico en Mesoamérica. 7). A partir del World Atlas of Linguistic Structures podemos identificar tres nuevos rasgos cuyas distribuciones coinciden con el área lingüística mesoamericana ya establecida y un cuarto rasgo que hace destacar varias lenguas de Mesoamerica respecto al mundo entero aunque no cualquier lengua mesoamericana lo tiene. El primer rasgo nuevo tiene a ver con pronombres indefinidos. Orden de verbo y objeto en las lenguas del mundo según datos en Dryer (2005c) Fig. Vamos primero a ver la distribución mundial de este rasgo (fig. 10 . 6. 6. Luego se ve que este rasgo casi no se encuentra en las Américas fuera de Mesoamérica. y después hacemos un close-up a Mesoamérica (fig.

según datos en Haspelmath (2005a) Un segundo rasgo es la presencia de preposiciones. 7. 8. 9-10 muestran la distribución de este rasgo. Es típico para lenguas mesoamericanas utilizar sustantivos relacionales para expresar relaciones espaciales. Pronombres indefinidos en las lenguas de Mesoamérica. Pero al lado de este tipo de expresión también suele encontrarse por lo menos una preposición con uso general. 11 . Pronombres indefinidos en las lenguas del mundo (Haspelmath 2005a) Fig.Fig. Los mapas en fig.

La posición de adposiciones en las lenguas del mundo (Dryer 2005c) Fig. Igual como en español. 12 . 11-12. 9. La posición de adposiciones en las lenguas de Mesoamérica según datos en Dryer (2005c) El tercer rasgo mesoamericano nuevo sería la posición de elementos interrogativos en la oración. 10. véase figs. donde se tiene expresiones como ¿qué hiciste? o ¿dónde vas? se suele poner el elemento interrogativo al inicio de la oración.Fig.

11. donde una negación está combinada con un pronombre negativo indefinido. Posición de frases interrogativas en las lenguas del mundo (Dryer 2005d) Fig. En Mesoamerica también hay 13 . donde se encuentra oraciones como Ich habe nichts gesehen. según datos en Dryer (2005d) Un rasgo que es interesante por ser raro en el mundo pero común en Mesoamérica es la ausencia de expresiones del tipo no vi nada. Tales expresiones son comunes en las lenguas del mundo. pero varias lenguas mesoamericanas parecen evitar la presencia de una negación cuando está presente un pronombre negativo. Se portan como alemán.Fig. 12. Posición de frases interrogativas en las lenguas de Mesoamérica.

según datos de Haspelmath (2005b) Algunas contribuciones a la teoría lingüística de las lenguas de México Durante los casi cinco siglos en que han sido estudiadas las lenguas de México han proporcionado valiosos conocimientos a la ciencia de lingüística. Fig. 13.lenguas que sí las permiten. La estructura de negación de predicados en las lenguas de Mesoamérica. La estructura de negación de predicados en las lenguas del mundo (Haspelmath 2005b) Fig. como se puede ver en las mapas en figs. 13-14. pero la concentración más fuerte de lenguas en el mundo que las evitan está en Mesoamérica. Voy a dar algunos 14 . 14.

a quien juntamente de nota.y un sufijo –lia. pero en la forma ditransitiva ni-c-tla-qua-lia ‘se lo como (algo de él/ella)’ el prefijo refiere al objeto ‘indirecto’. que semánticamente representa un beneficiario o maleficiario de la acción o que está involucrado indirectamente como poseedor del paciente de la acción. existe una serie de gramáticas tempranas del náhuatl.14. Pero no dejó de conducir a nuevos descubrimientos lingüísticos. como en ni-cpoloa ‘lo pierdo’. como si tenia fruta. Como es bien sabido. La construcción aplicativa contribuyó al reconocimiento de mecanismos formales de cambio de valencia ya en el siglo XVI. Si enfocamos en la forma verbal ni-c-tla-qua-lia en comparación ni-tla-qua (yo-algo-como) vemos que se ha añadido un prefijo c. y se la como”. Entre estos procesos de derivación se encuentra un mecanismo para añadir un objeto. Rincón nos proporciona la siguiente definición: “Verbo applicatiuo es. donde destacan por calidad las de los jesuitas Rincón (1595) y Carochi (1645). como algo.5). como algo a mi padre. atribuiendosela por via de daño o provecho quitandosela o poniendosela” (Rincón 1595:3. donde desciende perteniciente a otro.1) básicamente repite la definición de Rincón y da el siguiente ejemplo: “nitlaqua. de donde también proviene el término que hoy en día se ocupa para denominarlo en otras lenguas del mundo: ‘aplicativo’. su aplicatiuo es nictlaqualia in notàtzin. que 15 . o otra cosa. La primera gramática de una lengua indígena de América que todavía se conoce es el Arte de la lengua mexicana por el fraile franciscano Andrés de Olmos (1547). donde este último marca el aplicativo. Eso quiere decir que náhuatl es una lengua que agrupa objetos ‘directos’ y objetos ‘indirectos’ en una sola categoría. el que significa la action del verbo. Demoró cuatro siglos hasta que se llegó a comprender que el aplicativo y construcciones relacionadas nos proporcionan pruebas para distinguir entre dos tipos de lenguas fundamentalmente distintos: lenguas de objeto primario y lenguas de objeto directo. Tal categoría no se conoce en lenguas europeas y fue registrado por la primera vez en el estudio de Rincón.ejemplos mostrando que la tipología lingüística ha sido influido o informado por el estudio de lenguas de esa parte del mundo. Náhuatl es una lengua donde las relaciones entre el predicado y sus argumentos – el sujeto y los objetos – se marcan de una manera muy rígida por medio de elementos prefijados al predicado y donde hay procedimientos morfológicos plenamente productivos para incrementar o disminuir el número de objetos que toma el predicado. El prefijo c. haciendo mención especial de relaciones gramaticales.normalmente refiere a un objeto directo de tercera persona. Carochi (1645:3.

otra lengua yutoazteca de México. comunicación personal) la manera de expresar el argumento de un verbo intransitivo depende del grado de agentividad que expende el actor al realizar la acción. otomí (Palancar 2005) y matlazinca (T. Dentro de Europa este fenómeno ya se había identificado en el vasco y en la vecindad de Europa en groenlandés y algunas lenguas del Caucasus. a aparecer). Dayley 1981. Se ha reconocido que en las lenguas mocho (Mock 1982). una manera muy diferente de las lenguas ergativas. Al principio de la década de los setenta varios lingüístas se lanzaron a estudiar las propiedades sintácticas de las lenguas llamadas ergativas. ofrecen un campo rico de investigación de la naturaleza de alineamiento semántico y van a poder proporcionar una contribución al entendimiento de este tipo de lengua en una medida 16 . amuzgo (Smith-Stark y Tapia García 2002). especialmente las de la familia otomangue. y otros). pero apenas se ha empezado a estudiar de una manera sistemática. es decir lenguas donde el objeto de un verbo transitivo recibe el mismo tratamiento gramatical como el sujeto de un verbo intransitivo y donde los dos están diferenciados del sujeto de un verbo transitivo. 1982. Varias lenguas mexicanas. mientras que un argumento intransitivo pacientivo comparte rasgos de su expressión con el paciente de un verbo transitivo. que se comporta igual come náhuatl respecto a los objetos del verbo (Comrie 1982). de tal manera que la expresión de un argumento agentivo de un verbo intransitivo tiene semejanzas con la del agente de un verbo transitivo. tlapaneco (Wichmann 1996). Otro aspecto de la tipología de relaciones gramaticales al cual se han mostrado importantes algunas lenguas de México es el de ergatividad. es bastante común entre las lenguas indígenas de las Americas. También se encuentran casos relacionados en lenguas mayas de las Tierras Bajas como mopan (Danziger 1996) y chol (Gutiérrez y Zavala 2005). que recientemente se ha denominado ‘alienamiento semántico’ (Donohue & Wichmann. Un paso fundamental hacía el descubrimiento de esta distinción tipológica fue un estudio de Huichol.. popoloca (Swanton 2005). Kaufman. Este tipo de organización gramatical. Si las lenguas mayas se han hecho famosas por ser ergativas. Pero en lenguas mayas se descubrió un rico laboratorio para estudiar el fenónemo en más detalle (Smith-Stark 1978. algunas lenguas otomangues apenas están ganando reconocimiento por tener otra manera de expresar relaciones entre argumentos verbales.se ha llamado ‘objeto primario’ (Dryer 1986). pero quizá aún más exótica en comparación con una lengua típica de providencia europea. eds. Larsen y Norman 1979.

La lengua que sirvió a von Humboldt como prototipo era náhuatl. las lenguas indígenas de la República Mexicana han enriquecido nuestro conocimiento de fenómenos que tienen a ver con relaciones gramaticales muchísimo. Otro tipo de lengua que cabe mencionar es el tipo de marcación inversa. El estudio de esta lengua por Zavala (2000) ha desarrollado nuestro conocimiento de la tipología de inversión bastante. Cuando se invierte esa relación. donde la expresión de las relaciones gramaticales involucra una jerarquía fija entre participantes. Se podría mencionar varias ramas más de la teoría lingüística que se han alimentado de datos de lenguas mexicanas. donde el segundo muestra la incorporación del objeto dentro del verbo. aglutinantes y flexivas. Entre las lenguas que se comporten de tal manera se encuentran las de la familia totonaca y las lenguas de la rama mixe de la familia mixe-zoque. En fin. donde el caso más profundamente estudiado es el del oluteco. que ha servido como un fundamento para esta rama de la lingüística. Sin embargo. la tipología lingüística hubiera sido bastante empobrecido sin ellas. Teorías sintácticos no se han informado tanto de lenguas de la region. La fonología de las lenguas tonales de la familia otomangue han sido y sigue siendo una gran fuente de fenómenos nuevos e interesantes. En la relación no marcada un participante de rango mayor actúa sobre un participante de rango mayor. se introduce una marcación especial ‘inversa’. Wilhelm von Humboldt desarrolló su visión de la tipología lingüística. Siguiendo haciendo mención de la contribución de las lenguas indígenas de México a la tipología se puede proporcionar otro ejemplo donde nos encontramos al náhuatl jugando un papel importante. ninaca-qua ‘yo-carne-como’. Uno de los logros de von Humboldt fue él de ampliar el eschema de tres tipos distintos de lenguas que había introducido August Wilhelm Schlegel (1767-1845). también existen ejemplos de influencia a teorías 17 . Algunas descripciones clásicas dentro del marco teórico de morfología estructuralista estaban dirigidas a lenguas como zoque de Chiapas. En un obra famosa publicado en 1836. añadiendo un cuarto tipo. por ejemplo primera persona sobre tercera persona. las lenguas incorporantes.comparable con la contribución que han proporcionado lenguas mayas al estudio de ergatividad. y cita en su libro (Humboldt 1998[1836]:263-266) los ejemplos ni-c-qua in nacatl ‘yo-la-como la carne’ vs. popoluca de la Sierra y totonaco. pero esto generalmente se debe a la orientación anglocéntrico de muchas teorías de síntaxis. es decir las lenguas aislantes.

mayas. Para la lingüística histórica el encuentro con las lenguas indígenas de México y regiones avecinadas también ha sido importante. sigue siendo poco descifrada debido. a la falta de textos extensos. la epigrafía mesoamericana sigue atrayendo mucha atención científica. Mauricio Swadesh. Recientemente se han criticado las propuestas de Justeson y Kaufman. afirmando que el texto está escrito en una forma temprana de las lenguas zoques. El descubrimiento en 1986 de la extensa inscripción de La Majorra (Veracruz) representando la entonces poco conocida escritura epi-olmeca rápidamente llevó al anuncio de su desciframiento por dos eruditos norteamericanos (Justeson & Kaufman 1997). Cada año surgen importantes descubrimientos tanto del contenido y funcionamiento de estas escrituras como de muestras de textos. confirmando la validez de estos métodos más allá de la familia indoeuropea. Mesoamérica representa la parte de las Américas donde más se ha hecho en cuanto a clasificación y reconstrucción utilizando métodos tradicionales. como por ejemplo estudios sobre propiedades de lenguas a verbo inicial dirigidos al zapoteco. se han hecho importantes avances en la documentación y sistematización de los datos (Urcid 2001).formales de síntaxis de datos de lenguas mexicanos. Es probable que futuros intentos de descifrar la escritura epi-olmeca (también 18 . ya que sus lecturas de signos individuales no se han mostrado compatibles con un texto epiolmeca descubierto después de la publicación del “desciframiento” (Houston & Coe 2004). Debido a la independencia entre las escrituras de Mesomerica y cualquier otra tradición de escritura en el mundo. el inventor de la glotocronología y lexicoestadística trabajaba en México y en los 1950’s desarrolló sus nuevos métodos utilizando datos de las lenguas del país. y otras. en primer lugar. Sin embargo. que a menudo se considera las escritura más antigua de Mesoamérica. nahuas. El estudio de sistemas escriturárias del México precolombino Una íntima relación existe entre el estudio diacrónico de las lenguas mexicanas y el proceso de desciframiento de las antiguas inscripciones asociadas con las culturas de los zapotecas. Pero también se ha desarrollado métodos nuevos trabajando sobre todo lenguas de México. Aunque se recibieron críticamente por la comunidad de lingüísticas históricas estos métodos siguen utilizarse y un gran número de investigadores han propuesto varias maneras de amejorarlos. zoques. Por años. La escritura zapotecana.

este campo de investigación ahora se encuentra en una fase de refinamiento de interpretaciones lingüísticas de la escritura (Wichmann. El estudio de la escritura nahua también ofrece descubrimientos recientes. sobre todo. s. Uno de los hechos que – de manera positiva – impide tal desarrollo es que casi mensualmente surgen sorpresas. (Saturno. pero tales obras van a aparecer en un futuro no muy lejana. ed. por supuesto. Después de los grandes avances en el desciframiento dentro de los últimos décadas del siglo pasado. 19 . Lacadena. Todavía cabe consolidar la información epigráfica en forma de obras de referencia. En una serie de escritos aún no publicados (p. Guatemala. el epigrafista español Alfonso Lacadena ha mostrado la naturaleza logosilábica de la escritura nahua. más textos.ej. pero no cabe duda que avances reales en el desciframiento van a requerir más tiempo. o en su totalidad o por lo menos parcialmente.llamada “isthmica”) van a confirmar algunas de las propuestas de Justeson y Kaufman respecto a lecturas individuales de signos. Una fecha tan temprana posiciona de la escritura maya temporalmente antes de la escritura epi-olmeca y le proporciona una ancianidad que probablemente es comparable con la de los zapotecas. otras escrituras de la gran tradición mesoamericana. Cabe la pregunta si existe una forma aún más temprana de escritura que sea el ancestro común a las escrituras de los mayas y los zoques. 2004) y una exploración de los diversos aspectos históricos y antropológicos de los textos. que se data a 300-200 A.C. Ahora queda claro que esta escritura se comporta de una manera muy parecida a la de la escritura maya y. aunque éstos tienen a ver con avances en cuanto a la metodología aplicada al tratamiento de textos ya conocidos más bien que hallazgos de nuevos materiales. Stuart & Beltrán 2006). más cuidado con la argumentación y.f. También muestra que los signos fonéticos todos están derivados de una manera muy sistemática por medio de la técnica llamada acrofonía. como últimamente la de una inscripción del sitio de San Bartolo. El estudio de la escritura maya ha llegado a un punto donde casi todas las inscripciones se pueden leer. Tradicionalmente la escritura se había considerado una especie de semi-escritura haciendo uso de “idiogramas” y rebus. utilizando como evidencia el uso de signos de valor silábica como complementos fonéticos a signos que representan morfemas enteras (logogramas). por ejemplo dando transliteraciones y comentarios del corpus.).

En: Bartholomew. Panorama de los estudios de las lenguas indígenas de México. Campbell. Bibliografía Bartholomew. no cabe duda que el valor que tienen las lenguas indígenas de México para el entendimiento del lenguaje en general no es nada en comparación con el valor que tienen para los que las manejan en sus vidas diarias. Syntax and Semantics 15. Hasta ahora he tomado la posición del científico. haciendo referencia a algunos aspectos de las lenguas de México que han atraído la atención de la comunidad científica. 335-377. En: Hopper. incluso diversidad lingüística. Para fines educativos y laborales es útil manejar el español. New York: Academic Press. 20 . Doris.Palabras finales Pasamos de las muestras más ancianas del cultivo de lenguas indígenas en México a la época actual. sería un error fatal. La mayoría de la humanidad maneja dos o más lenguas y siempre ha sido así. pero para comunicarse con la familia y socios del pueblo no se necesita una lengua nacional. 95-115. Studies in Transitivity. Tratando de negar que va a existir un futuro en que de repente no se necesitaría diversidad cultural. and Sandra Thompson (eds. Grammatical relations in Huichol. Quisiera hacer mención final a los hablantes mismos de las lenguas.). Language 62:530-570. Quito: Ediciones Abya-Yala. Lyle. Contribuyen a sus identidades. 1994. Pero se olvidan el hecho de que se puede manejar diferentes lenguas para diferentes fines. Comrie. Personas mal informadas suelen pensar que la existencia de lenguas minoritarias representan un obstáculo para progreso en la sociedad. Refleja diferentes adaptaciones al ambiente social que son tan importantes como las diversas adaptaciones al ambiente natural que siempre ha sido el talento especial de la humanidad. pp. Sin embargo. Panorama of studies in otopamean languages. 1982. a la conservación de sus valores culturales y a sus maneras de entender el mundo. Bernard. pp. Paul J. Esta diversidad nos presenta con perspectivas alternativas del pensamiento y interacción que son vitales para la humanidad. Mesoamerica as a linguistic area.). Terrence Kaufman y Thomas Smith-Stark. Yolanda Lastra y Leonardo Manrique (eds. Doris. 1986. Dado mi propio contexto no puedo representar el punto de vista del hablante.

(eds. Dryer. Dryer. Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology. En: Haspelmath et al. 2004. and antidative. pp. Three alignment subsystems in Chol. 2005b.). 466-70. Houston. 1986. Dallas: SIL International. Leipzig. (eds. Matthew S. object. pp. Order of interrogative phrases in content questions. Matthew S. 2005. 21 . Dayley. (eds. Ethnologue: Languages of the World. Stephen & Michael Coe. Order of adposition and noun phrase. Indefinite pronouns. Order of genitive and noun.). a Mayan language. International Journal of American Linguistics 62(4):379-414.com.. En: Haspelmath et al. David Gil. pp. Voice and ergativity in Mayan languages. Egland. Online version: http://www. 1996. Martin. pp. (ed.) 2005. Haspelmath. 190-93. Has Isthmian writing been deciphered? Mexicon 25: 151-161. Jon P. 2005d. En: Haspelmath et al. Eve. Matthew S. Donohue. Dryer. pp. En: Haspelmath et al. Matthew S.). Order of subject. 2005. Dryer. La integibilidad interdialectal en México: resultados de algunos sondeos.) 1978. Steven (ed. 350-53.). 2005b.). Matthew S. Fifteenth edition. and verb. A aparecer. Pedro y Roberto Zavala. pp. Oxford: Oxford University Press. Gordon. ILV-SEP.). 2005a. The World Atlas of Language Structures. Bernard. The Typology of Semantic Alignment. Numeral bases. 2005. Matthew S. (eds. secondary objects. Martin. mayo 20-22.2:3-82. 2005c. Gutiérrez. 530-33. Split intransitivity and active-inactive patterning in Mopan Maya. 378-81. Journal of Mayan Linguistics 2.Comrie. Martin. (eds. Primary objects. En: Haspelmath et al. En: Haspelmath et al. 2005a. Raymond G.). Negative indefinite pronouns and predicate negation. Dryer. Trabajo presentado en el congreso The Typology of StativeActive Languages. 2005.ethnologue. pp. 330-33. 1981. Haspelmath. En: Haspelmath et al. Dryer. Jr. 346-50. (eds. Language 62:808-845. Haspelmath. and Bernard Comrie (eds. Mark y Søren Wichmann (eds.). (eds.). Danziger.

reflexiones y propuestas. Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology. www. 187-236. 2001. Javier. pp. En: Frans Plank (ed. William R. Otomi split intransitivity and other related constructions. Progress in Chinantec language studies. Leipzig. Studies in Mayan Linguistics.Humboldt. Enrique. Revista Española de Antropología Americana. Carol. 1978. Larsen. 2005. Michael. Missouri: Museum of Anthropology. University of Missouri. pp. Semantic motivations of Otlaltepec Popoloca split intransitivity. Lacadena. Trabajo presentado en el congreso The Typology of StativeActive Languages. John and Terrence Kaufman. No. Columbia. 1982.1121745. Trabajo presentado en el congreso The Typology of Stative-Active Languages. Swanton. 1979. Science 259:1703-1711. Miscellaneous Publications in Anthropology. Leipzig. Thomas W.). Papers in Mayan Linguistics. S. 6. Yolanda Lastra y Leonardo Manrique (eds. Los casos morfosintácticos del chocho. 34.2: 345-378. 1993. Early Maya writing at San Bartolo. mayo 20-22.: Dumbarton Oaks. Norman.1126 / Science. Merrifield. Doris. Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology. En: Nora C. Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology. William A. Anales de Antropología 19. 2005. Saturno. Über de Verschiedenheit des menschlichen Sprachbaues und ihren Einfluß auf die geistige Entwicklung des Menschengeschlechts.org / 5 January 2006. David Stuart & Boris Beltrán.C. Correlates of ergativity in Mayan grammar. 1994. 2005. En: Bartholomew.scienceexpress. London: Academic Press. A decipherment of epi-Olmec hieroglyphic writing. The Mayan antipassive: some facts and fictions. 347-370. Palancar. 1998[1836]. 2. Alfonso. Urcid. 22 . Smith-Stark. Mock. Paderborn: Ferdinand Schöningh. England (ed. Panorama de los estudios de las lenguas indígenas de México.).). Washington. Wilhelm von. 2006. Thomas C. Justeson. 10.f. 2005. mayo 20-22. y William M. Quito: Ediciones Abya-Yala. Ergativity. Zapotec Hieroglyphic Writing. La escritura de tradición náhuatl: comentarios. D. Guatemala.

University of Oregon. International Journal of American Linguistics 42:367-371. The Relationship among the Mixe-Zoquean Languages of Mexico.Weathers. Michael Fortescue. Wichmann. 1976. Amsterdam/ Philadelphia: John Benjamins. 2000. Content. Søren. 23 . Zavala. The degrammaticalization of agentivity in Tlapanec. 2004. En: Elisabeth Engberg-Pedersen. Peter Harder. Salt Lake City: University of Utah Press. Tésis de doctorado. Mark L. Salt Lake City: University of Utah Press. 1995. 1996. 343-360. Wichmann.). Tlapanec 1975. pp. The Linguistics of Maya Writing. Inversion and Other Topics in the Grammar of Olutec (Mixean). Studies in Languages Companion Series. Søren (ed. Wichmann. Lars Heltoft y Lisbeth Falster Jakobsen (eds. Roberto. Expression and Structure: Studies in Danish Functional Grammar. Søren.).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful