El Rebe Najmán Sobre la Toráh

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]
Bereshit 49:1

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

2

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

Bereshit /Genesis 49:1 de los días”.

Iaacov llamó a sus hijos y

dijo: “Júntense y les haré conocer lo que sucederá al fin

Júntense... reúnanse y escuchen
Iaacov quiso revelar el Final de los Días, pero la Presencia Divina lo abandonó (Rashi). Al comienzo Iaacov reunió a sus hijos con el término heasfu (júntense), que connota la reunión de aquellos que están cerca. Esa reunión debía ser una reunión de Tzadikim. Iaacov pensó que una reunión de Tzadikim sería suficiente para traer el final del exilio. Pero cuando la Presencia Divina lo abandonó, comprendió que hacía falta más: era necesario asegurarse de incluir incluso a aquellos que están lejos de Hashem. Por lo tanto agregó hikabtzu (reúnanse), haciendo referencia a aquellos que están lejos de Hashem.

3

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

La compasión de Hashem no tiene límites y Él desea que todos sean rectificados y redimidos. La Redención vendrá debido a que la Comunidad de Israel crecerá y cada vez más gente se unirá a ella en su servicio a Hashem. Por lo tanto Iaacov les dijo a Shimón y a Leví, “Que mi alma no entre en su conspiración” (Génesis 49:6) (refiriéndose a la rebelión de Koraj y de Zimri). Cada alma que se une a la santa comunidad la realza, pero cada conflicto y rebelión la degrada y disminuye sus posibilidades de redención (Likutey

Halajot VI, p. 54-28a). En contraste, la bendición que
Iaacov le dio a Iehudá alude a las batallas que Iehudá librará para difundir la Divinidad “hasta la llegada de Shiló” (Génesis 49:10) - pues las enseñanzas de Iehudá acercarán a aquellos que están lejos de Hashem y formarán incluso prosélitos (Likutey Halajot VI, p. 29a-58).

Iaacov llamó a sus hijos... Rubén... Shimón... Leví... Iehudá
Cada error que encontramos en los grandes Tzadikim de la Torá surge de haber forzado la hora en lugar de haber esperado con paciencia a que Hashem
4

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

les respondiese. Adán erró en el mismo día en que fue creado - debería haber esperado hasta el comienzo del Shabat para unirse maritalmente con Eva. Abraham le dijo a Hashem, “¿Cómo sabré que la he de heredar [a la Tierra])?” (Génesis 15:8). Itzjak quería darle a Esaú las bendiciones para que Esaú ayudase a Iaacov y apoyase sus esfuerzos con la Torá - sin embargo, esto no sucederá sino hasta la llegada del Mashíaj. Iaacov quiso revelar el Fin de los Días y la Presencia Divina lo abandonó (ver Rashi sobre Génesis 49:1). Al comenzar a bendecir a sus hijos, Iaacov amonestó a las tres primeras tribus, Rubén, Shimón y Leví, para dejar grabada en ellos la importancia de la paciencia. Rubén forzó la hora al mover el lecho de Iaacov (ver Rashi sobre Génesis 35:22). Shimón y Leví atacaron a Shejem sin consultar con su padre (Génesis 34:25). Sin embargo, Iaacov vio en Iehudá al progenitor del Mashíaj, quien sería el ejemplo de la verdadera paciencia y del dominio del poder de la súplica y de la plegaria (Likutey Halajot VIII, p. 223a-223b-224a). No se debe nunca forzar la hora, especialmente cuando uno Le está orando a Hashem. En su lugar, se
5

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

debe apelar constantemente a Hashem con súplicas y pedidos para estar en condiciones de acercarse a Él y recibir la santidad de la Torá. Es necesario pasar por muchas pruebas para alcanzar la Torá; ser pacientes con la plegaria es la forma de ejercer la libertad de elección y de aprender a dirigir la voluntad hacia el servicio a Hashem (Ibid., p. 228a).

49:2

“Reúnanse y escuchen, hijos de Iaacov. Oigan

a su padre Israel”.

Reúnanse y escuchen, hijos de Iaacov
La unidad entre los judíos traerá la Redención. Así, Iaacov les indicó a sus hijos que debían “juntarse”. Continuó diciendo, “Reúnanse y escuchen, hijos de Iaacov” - porque la manera de alcanzar esa unidad es guardando su consejo. Busquen sólo el buen consejo de los verdaderos Tzadikim y tengan cuidado del consejo falso e inapropiado. Esto está aludido en el nombre IaACoV ( ), de la palabra EKeV ( ,

6

1 de enero de 2012

[EL REBE NAJMÁN SOBRE LA TORÁH]

talón), dado que el consejo es el “pie” sobre cuál se afirma la persona. Iaacov amonestó a las tres primeras tribus por seguir un consejo inapropiado. Rubén cambio de lugar el lecho de su padre y Shimón y Leví atacaron Shejem, en ambos casos, sin buscar el consejo apropiado. Iaacov le dio su bendición a Iehudá porque Iehudá confesó su pecado (Targúm Onkelos sobre Génesis 49:8). Confesar el pecado es el mejor consejo, pues ayuda a reconocer las propias faltas y a rectificarlas (Likutey

Halajot III, p. 390-196a-392).

www.breslovinstituto.blogspot.com

7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful