P. 1
Trabajo FinaL Romano2

Trabajo FinaL Romano2

|Views: 6,232|Likes:
Published by David Omar Jimenez

More info:

Published by: David Omar Jimenez on Jan 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/18/2013

pdf

text

original

Contrato de mutuum: Contrato por el cual una parte transfiere a otra la propiedad de cierta
cantidad de cosas que se aprecian al peso, al número o a la medida, con la obligación de restituir al
cabo de cierto tiempo la misma cantidad de cosas de la misma especie y calidad.

De la formación del mutuum: Para que haya contrato de mutuum hace falta una mutui datio, es
decir, un traslado de propiedad, a titulo de préstamo, en beneficio del prestatario, y es preciso
que esta datio tenga por objeto no cosas consideradas en su individualidad, sino apreciadas en el
numero, en el peso o en la medida.

Del objeto del mutuum: Las cosas que pueden ser objeto del mutuum son las que por su naturaleza
no tienen valor individual, sino que son susceptibles de ser sustituidas por otras de la misma
especie.

Efectos y modalidades: El mutuum es un contrato unilateral. Engendra una sola obligación a cargo
del prestatario, que queda obligado a restituir el equivalente de lo que ha recibido. El prestatario
no puede estar obligado a devolver mas, pues no hay contrato. La ejecución de la obligación no
puede exigirse más que al vencimiento.

De los intereses en el mutuum: Hasta el día de la restitución es prestatario saca de las cosas
prestadas toda la utilidad que pueden procurarle, y el que presta esta privado de esta utilidad. Así
es, que en Roma, antes como hoy, los prestamistas tenían costumbre de hacerse pagar interese,
que representaban el equivalente del uso que les ha privado el mutuum.

De la tasa del interés: Al préstamo de dinero se liga, naturalmente la cuestión, de la tasa del
interés. En Roma, durante los tres primeros siglos, ninguna ley regula esta tasa, que queda
abandonada al arbitrio de los acreedores. En efecto, la unidad por excelencia entre los romanos es
el as, que se divide en doce onzas. Es, pues, natural que el unciarium fenus sea el interés de una
onza, o de un dozavo del capital ósea, ocho y un tercio por un capital de ciento.

Derecho actual

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->