You are on page 1of 21

1

Introducción

En este trabajo podemos encontrar información valiosa sobre lo que es la

salud mental. Abundaremos en diferentes definiciones de lo que es salud mental.

Entre estas definiciones se encuentra la salud física, salud emocional y salud

espiritual. Se discutirán las leyes que protegen a los pacientes de salud mental.

Agencias donde los pacientes y familiares pueden buscar ayuda y derechos que los

protegen. Ya que estos paciente no saben donde buscar ayuda ya que no saben que

tipo de salud mental tiene. Se le proveerá algunos tipos de evaluaciones sobre

trastornos mentales en general. Se conocerán los factores que contribuyen a los

problemas de salud mental y como la cultura visualiza estos pacientes. Además

como la familia apoya a estos pacientes y los integran al núcleo familiar. Se

conocerán sus efectos en el paciente. Como afecta a la familia y quienes sufren la

perdida de salud mental. Sus síntomas y lo que se puede hacer para tener una

buena salud mental. También se encuentra los factores protectores de la salud

mental de los pacientes. Encontraras información adicional sobre este interesante

tema que es muy importante para completar una buena calidad de vida. Entre esta

información se encuentra: federal salud mental, salud total, apuesta por la salud

mental, establecimiento para la atención de salud mental y el equipo

multidisciplinario de salud mental entre otras investigaciones encontradas. Este es

un trabajo muy interesante ya que conoceremos mas a la población que tenemos

cerca y conoceremos sus factores de riesgo.


2

La salud mental es la capacidad del individuo para interactuar

de manera armónica con su ambiente. La salud integral de todo ser

humano se compone de tres elementos básicos: la salud física, la salud

mental y la armonía social. La salud mental permite al ser humano

enfrentar las tensiones de la vida diaria, realizar mejor su trabajo, tener

mejores relaciones con las personas de nuestro entorno y estar

satisfecho de ello. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): La

capacidad para mantener relaciones armoniosas con los demás,

satisfacer necesidades instintivas potencialmente en conflicto sin

lesionar a los demás y ser capaz de participar en las modificaciones

positivas del ambiente físico y social. Es la habilidad de aprender y

poseer capacidades intelectuales, procesar información y actuar en base

a ella, clarificar valores y creencias, ejecutar tu capacidad de hacer

decisiones y entender las ideas nuevas. Las características: excite un

equilibrio interior, intelectual y afectivo. El individuo: vive satisfecho

bien con relación a las demás personas y pueden hacer frente a las

exigencias de la vida.

Hay distintas maneras de conceptualizar una buena salud mental. No es solamente la

ausencia de una enfermedad. Algunos indicadores de buena salud mental son los

siguientes: autonomía personal, capacidad de trabajar, capacidad para asumir

responsabilidades, confiabilidad, capacidad de demostrar amistad, tolerancia a las

frustraciones, buen sentido del humor y capacidad para divertirse. Es un estado que se

caracteriza por el bienestar psíquico y el auto aceptación. Desde una perspectiva clínica,

la salud mental es la ausencia de enfermedades mentales. Es el estado de bienestar

resultante de la interacción funcional entre la persona y su ambiente, y la integración


3

armoniosa en su ser de un sinnúmero de factores, entre los que se encuentran; su

percepción de la realidad y su interpretación de la misma; sus necesidades biológicas

primarias y la forma de satisfacerlas; su potenciales psíquicos, mentales y espirituales y el

modo de elevarlos a su máximo nivel; su sentido del humor y su capacidad para disfrutar

de los placeres genuinos que la vida nos ofrece; su confianza en sí mismo y el

reconocimiento de sus limitaciones; su satisfacción ante sus logros y su entereza ante sus

fracasos; su reconocimiento de sus derechos y obligaciones sociales como necesidades

básicas para la convivencia sana y pacífica; su solidaridad con los valores en que cree y

su respeto y tolerancia con los que discrepa; su capacidad para crecer y madurar a la luz

de las experiencias de su propia vida y la de otros; su resonancia afectiva ante los sucesos

alegres y tristes; y finalmente, su capacidad para dar y recibir amor generosamente.

La salud mental es como pensamos, sentimos, y actuamos cuando lidiamos con la

vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con otras

personas y tomamos decisiones. Al igual que la salud física, la salud mental es

importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad

adulta. Es la capacidad del ser humano de amar, trabajar y disfrutar de su tiempo libre.

El estado de bienestar que resulta de la interacción adecuada entre la persona y su

ambiente. Todas las personas se sienten preocupadas, ansiosas, tristes o estresadas

algunas veces. Pero en el caso de una enfermedad mental, estos sentimientos no

desaparecen y son lo suficientemente severos para interferir con la vida cotidiana. Puede

dificultar hacer amigos y conservar amistades, mantener un trabajo o disfrutar de la vida.

Es el cristal con que se mira tiene que ser positivo. Se trata de mantener el equilibrio

afectivo ante los sucesos alegres y tristes. Se trata de tener la capacidad para crecer y

madurar a la luz de las experiencias de su propia vida y la de otros.


4

Las enfermedades mentales son comunes afectan aproximadamente a una de cada

cinco familias en los Estados Unidos. Usted no es culpable si tiene una. Estos trastornos:

depresión, fobias, trastorno bipolar, esquizofrenia y muchos otros son enfermedades

reales que no desaparecerán por su voluntad. Afortunadamente, suelen ser tratables. Las

medicinas y las terapias pueden mejorar la vida de la mayoría de las personas con

enfermedades mentales. Se trata de reconocer nuestros derechos, pero también nuestras

obligaciones sociales como una necesidad básica para la convivencia sana y pacífica. Es

el sentido del humor y la capacidad para disfrutar de los placeres genuinos que la vida

nos ofrece. La confianza en uno mismo y el reconocimiento de nuestras limitaciones. La

satisfacción ante nuestros logros y la entereza ante nuestros fracasos. Las personas

mentalmente sanas son capaces de desempeñar con éxito las actividades de la vida diaria,

solucionar problemas, establecer metas, adaptarse al cambio y disfrutar de la vida. Son

conscientes de sí mismas, manifiestan capacidad de autocontrol y son responsables de sus

actos. Es pocas palabras, las personas mentalmente sanas reaccionan bien. Está influida

por tres factores: características herederas, educación durante la infancia y circunstancias

de la vida. Cuando surge un problema en alguna de estas tres áreas, aumenta el riesgo de

desarrollar comportamientos ineficaces para afrontarlos. Si estas conductas ineficaces o

mal adaptativos interfieren en las actividades diarias, dañan la capacidad de juicio o

alteran la realidad, se considera entonces a la personas como paciente mental. Es decir,

un trastorno mental es una alteración de la capacidad de la persona para reaccionar de

manera eficaz. La historia está llena de ejemplos de cambios de actitud del ser humano

con respecto a las personas con problemas de salud mental. Como también, son factores

de riesgo que afectan al funcionamiento de toda persona. La Ley de Salud Mental en

Puerto Rico de 2000. Ley Núm. 408 del 2 de octubre de 2000: Para establecer las
5

necesidades de prevención, tratamiento, recuperación y rehabilitación en salud mental;

crear las “Cartas de Derecho” para adultos y menores que reciben servicios de salud

mental; uniforme lo relativo a los procedimientos relacionados con estos derechos;

establecer los principios básicos de los niveles de cuidado en el ofrecimiento de servicios

de salud mental; derogar la Ley Núm. 116 de 12 de junio de 1980, conocida como

“Código de Salud Mental de Puerto Rico” y establecer penalidades. El código de Salud

Mental de Puerto Rico fue creado en virtud de la Ley Núm. 116 de 12 de junio de 1980,

según enmendada. Desde entonces, los cambios en la vida del ciudadano puertorriqueño

durante las últimas décadas han sido significativos. Estos cambios se han caracterizado

por un aumento significativo en la incidencia de trastornos mentales en adultos y

menores. Para enfrentarse a las exigencias del aumento de esos trastornos y a la

necesidad de proveer servicios de salud mental adecuados a las personas que necesiten de

éstos, han surgido una serie de reformas, incluyendo la Reforma de Salud en Puerto Rico,

con la incorporación del cuidado coordinado (manager Care), y de seguros y cubiertas de

salud mental para toda la población médico indigente, lo que ha tenido un efecto

trascendental en los servicios de salud mental que se ofrecen en Puerto Rico, dando paso

así a nuevas opciones de tratamiento, recuperación y rehabilitación en el campo de la

salud mental. Para garantizar que estos servicios se ofrezcan dentro de los criterios de

calidad que se establece en esta Ley, es importante que el estado intervenga en la

implantación de los procesos de asistencia técnica, facilitación, monitoria durante el

proceso, evaluación, licenciamiento de todas las instituciones proveedores de servicios de

salud mental. También se destaca en esta Ley, la importancia y trascendencia que tiene

las organizaciones de base comunitaria y pastoral, en lo concerniente a la prevención,

tratamiento, recuperación y rehabilitación de las personas que padecen de problemas


6

relacionadas al abuso de sustancias controladas y alcohol. Estas organizaciones,

históricamente, han probado ser altamente eficaces en su manejo de este problema de

índole social y han evidenciado ser celosas gendarmes del bienestar de nuestro Pueblo.

La Ley sobre los centros de salud mental comunitarios: al tiempo que la población con

enfermedades mentales se desplazaba de la institución a la comunidad (des

institucionalización), se amplió la demanda de servicios comunitarios de salud mental.

Para hacer frente tal demanda, el gobierno federal propuso establecer una red nacional de

centros de salud mental comunitarios. La Ley sobre Centros de Salud Mental

Comunitarios (ley pública 88 – 164) fue aprobada por el Congreso en octubre de 1963. El

objetivo de esta ley era promover la construcción de centros de salud mental en las

comunidades de todo el país. Allí se cubrirían las necesidades de todos los afectados por

problemas mentales o emocionales, así como las de los enfermos mentales agudos y

crónicos. Médicos (psiquiatras), personal de enfermería y otros terapeutas desarrollarían

relaciones terapéuticas con sus pacientes y controlarían la evolución a lo largo del tiempo

en el marco de la comunidad. Cada centro debía proporcionar servicios globales en la

salud mental para todos los residentes de una determinada región geográfica, denominada

área de influencia. La Ley # 408 de 2 de octubre de 2000: Ley# 408 del 2 de octubre de

2000, ley de salud mental de Puerto Rico. Esta es una ley para casos de salud mental. Se

ha estipulado que muchos de los casos de suicidios son cometidos por personas con

problemas de salud mental. A través de esta ley se pueden prevenir casos de suicidio en

personas que se niegan rotundamente a ser atendidas o a buscar ayuda ya que esta provee

una orden judicial en el cual la persona por obligación quedan recluida por 24 horas y se

le da seguimiento.
7

La Ley # 183 de 6 de agosto de 2008: Incluye a las personas que sufren trastornos

relacionados a uso y abuso de sustancias controladas y alcohol. Este es un trastorno

mental. Significa el abuso y/o dependencia del alcohol, medicamentos de prescripción,

solventes, drogas ilegales, etc., según definidas por el Manual Estadístico de Trastornos

Mentales en su cuarta y subsiguiente revisiones, por sus siglas en inglés (DSM-IV-TR).

Los servicios comunitarios de salud mental se basan en las necesidades que se identifican

en poblaciones específicas. Por otra parte, y en la medida de lo posible, hay que tratar a

los enfermos mentales de la manera menos restrictiva posible. Se ofrece, por

consiguiente, una amplia variedad de servicios en los diversos establecimientos de la

comunidad. Las clínicas psiquiátricas de urgencia de las grandes ciudades y las salas de

urgencia de los hospitales comunitarios locales ofrecen atención psiquiátrica de urgencia.

Su objetivo fundamental consiste en estabilizar al paciente, prestarle asistencia en las

crisis y localizar en la comunidad los recursos apropiados para su derivación. Hay

clínicas que suelen atender por las tardes, las noches y los fines de semana, cuando los

demás organismos no están disponibles. Entre los miembros del personal hay enfermos,

psicólogos, asesores, terapeutas y asistentes sociales. Muchos enfermos crónicos utilizan

los establecimiento psiquiátricos de urgencia como puerta de entrada en la red de los

servicios se salud mental. Los programas residenciales se están generalizando en muchas

comunidades. Estos programas ofrecen al enfermo mental crónico un ambiente protegido

y supervisado de la comunidad global. Entre los servicios que prestan figuran la

provisión de alimentos, ropa y alojamiento, la supervisión del cuidado personal y la

asesoría. También suele existir un servicio de formación profesional. Muchos programas

incluyen actividades de ocio y de relación social. Los tipos de programas residenciales

van desde los hogares para grupos hasta las habitaciones ocupadas por una sola persona,
8

aunque en todos ellos se presta apoyo terapéutico y tratamiento directo a los enfermos

mentales crónicos. Los centros comunitarios de salud mental (CCSM) prestan servicios

importantes al público en general y a las personas con enfermedades mentales crónicas en

particular. El objetivo de un CCSM es “desarrollar programas comunitarios dirigidos a

disminuir el estrés psicológico y a ayudar a los individuos y a sus familias a adaptarse a

las dificultades de la vida. Se crearon también para facilitar la rehabilitación de las

personas más gravemente afectadas; ambas finalidades requería que los servicios se

prestaran de la manera menos restrictiva posible. “Werner y Tyler, 1993”.

Lamentablemente, la financiación de muchos programas comunitarios de salud mental ha

sido esporádica, con la correspondiente fragmentación de los servicios. Mientras que los

que formulas las políticas del país se esfuerza por definir una política sanitaria nacional,

los usuarios y los profesionales de la salud mental siguen enfrentándose con el problema

cotidiano que representan las enfermedades mentales en sus comunidades. Es que aunque

ninguna sociedad es inmune a los trastornos mentales, los investigadores deben aún

estudiar la enfermedad mental desde una perspectiva universal. Al evaluar a un

refugiado, hay que estar especialmente atentos a la posibilidad de que existan problemas

relacionados con el estrés. Además de la valoración cultural de rutina, debe obtenerse

con mucho taco la siguiente información: historia de la inmigración, período de tiempo

en el nuevo país, la historia del recorrido y la llegada a la nueva nación y a quién o qué ha

perdido el refugiado. La historia suele ser traumática, dado que en los grupos de

refugiados existen mayores incidencias de depresión, ansiedad y alteraciones ocasionadas

por el estrés. El personal de enfermería que trabaja con refugiados debe ser sensible a las

circunstancias especiales que éstos presentan. Hay muchas opiniones acerca del por qué

las personas tienen problemas mentales. Los estudios científicos sugieren que muchos
9

problemas mentales serios implican disturbios bioquímicos en el cerebro. Profesionales

en el ramo agregan que nuestro bienestar es afectado por factores psicológicos, sociales y

del medio ambiente. Así como también por las condiciones físicas, mentales,

emocionales y espirituales de nuestra propia vida. El estrés puede afectar la capacidad de

enfrentar cualquiera o todas estas áreas y puede dificultar el manejo de las actividades

diarias. Puede que tú estés lidiando con dificultades porque no cuentas con nuevas

herramientas o la información que te pueda ayudar. Las dificultades con las cuales,

quizás estas enfrentándote, puede ser tales como: problemas de divorcio, la muerte de un

ser querido, un accidente automovilístico, problemas físicos de salud, atormentado por la

guerra en tu país de origen, el cual has tenido que abandonar, emigrando a uno nuevo (lo

cual a menudo involucran trámites con los diferentes medios de inmigración y con las

experiencias de adaptación), puede que estés luchando con problemas de racismo y otros

prejuicios (debido a tu orientación sexual, edad, religión, cultura, clase social, etc.), bajos

ingresos o falta de vivienda, falta de acceso equitativo a la educación, trabajo y salud,

historia familiar de problemas mentales y estés siendo víctima de violencia, abuso y otros

traumas. Tu salud mental puede también estar siendo afectada por el nivel de cariño,

apoyo y aceptación que recibes de parte de tu familia y otros. Es importante saber que no

todas las culturas perciben la salud mental de la misma forma. Por ejemplo, en algunos

países, las personas que sufren de esquizofrenia son consideradas de tener poderes e

intuiciones especiales. El alcohol y otro uso de drogas generalmente no causan

problemas mentales, pero si estos son abusados pueden contribuir a la agudización de

dichos problemas. Tú conjuntamente con la persona que te proporciona servicio de salud

necesitan identificar el problema que esté causando tus dificultades y ver como tú puedes

ser ayudado. Cualquiera que sea la causa, debes saber que los problemas de salud mental
10

no son tu culpa. Nadie elige tener problemas. Toman diferentes formas y características

en diferentes circunstancias. Algunas personas se sienten deprimidas. Otras se sienten

angustiadas y temerosas. A algunos les baja el apetito, otros comen demasiado. Algunos

dependen del alcohol y las drogas para adormecer sus sentimientos dolorosos. Otros

pierden el contacto con la realidad, por ejemplo, puede que escuche voces, vea cosas que

no existen o crean en cosas que no son reales. Algunos piensas en el suicidio e incluso

tratan de cometerlo. Algunos se sienten mal genio y agresivos. Hay personas que son

traumatizadas por algunos eventos, como por ejemplo un accidente automovilístico muy

serio o por problemas de más larga duración tale como años de abuso durante su niñez.

Muchas personas tienen más de uno de estos problemas al mismo tiempo. Algunas

personas se sienten aliviadas de saber que los doctores pueden identificar sus problemas.

Se alegran de obtener un diagnóstico que provee una teoría acerca de cuál es el problema

y de recibir sugerencias para un tratamiento. Otros encuentran que un diagnóstico no les

ayuda, lo ven como ser encasillados en una situación que no es la suya. O creen que su

condición se debe a determinada situación difícil en su vida en vez de ser una

enfermedad. Las principales manifestaciones de la pérdida de la salud mental, se

expresan con la aparición de las enfermedades mentales, las cuales se caracterizan por la

alteración de las funciones mentales y a veces cerebrales, entre otras que afectan no sólo

la vida y productividad del individuo, sino también la de su familia. El estrés, cuando no

se atiende a tiempo, se puede convertir en un síndrome de estrés postraumático que por su

gravedad puede llegar a incapacitar a la persona en su vida productiva, social y afectiva;

el caso de una depresión aguda no atendida, igualmente puede terminar en intentos de

suicidio y desconexión de la realidad. Algunas veces, cuando estas enfermedades no son

tratadas de manera efectiva y veraz, pueden desembocar en trastornos mentales más


11

graves, por eso es muy importante que tratemos de conservar nuestra Salud Mental,

practicando estilos de vida sanos, es esencial: hacer ejercicio, descansar y dormir bien,

tener buenos hábitos alimenticios y abordar los problemas diarios con paciencia y

tolerancia. Diariamente trate de programar tiempo para descansar y relajarse (aunque sea

algunos minutos), durante este tiempo trate de no pensar en sus problemas. Haga

ejercicios por lo menos tres veces por semana; si no tiene tiempo, camine quince minutos.

Reserve tiempo para comer y mantenga buenos hábitos alimenticios, no se mal pase y

trate de conservar su salud física, esto también favorecerá su autoestima y auto

percepción. Cuando sienta preocupación, ansiedad, miedo o tristeza, trate de identificar

cuáles son las causas que le originan esas molestas sensaciones; de no haber motivos

aparentes para estar alterado y esas sensaciones se vuelven frecuentes, entonces solicite

ayuda, reflexione sobre qué alternativas tiene para solucionar sus problemas. Sea

tolerante con las personas con las que convive diariamente, esta actitud fomenta y

promueve un clima de respeto. Mantenga la comunicación abierta y directa con sus hijos

y su familia, conviva con ellos. En caso de existir conflictos laborales que no lo afecten

directamente, manténgase al margen y no tome partido. Medite sobre las decisiones

difíciles que tiene que tomar tratando de apreciar con anticipación las consecuencias que

su solución pueda traer consigo. Es muy importante saber que la detección temprana de

las enfermedades mentales favorece el que pueda proporcionarse una atención oportuna,

con el objetivo de limitar los daños y repercusiones. De esta manera se puede cambiar

drásticamente el curso de la mayoría de los trastornos mentales. Es muy importante

reconocer que hay muchos valores de la propia sociedad, que pueden convertirse en

factores protectores que mejoran nuestra salud mental y apoyen la rehabilitación de lo

que ya están enfermos; entre ellos se encuentran su alegría y optimismo, la solidaridad, la


12

tolerancia, la hospitalidad, las costumbres y la fácil comunicación que le caracterizan. El

rechazo al internado permanente en psiquiátricos ha provocado, sin embargo, la aparición

de problemas significativos en los propios enfermos y en las comunidades en las que

residen, porque muchas veces no hay servicios de seguimientos adecuados o éstos viven

en centros asistenciales poco equipados para atender su necesidades. La mayoría han

sido diagnosticados de esquizofrenia y sólo una minoría de ellos viven integradas en la

comunidad y alcanzan un nivel adecuado de adaptación. En algunos países, los enfermos

deben acudir a la clínica periódicamente para pasar consulta y controlar la medicación

prescrita. Diversas ciencias han contribuido al estudio de la salud y las enfermedades

mentales. En décadas recientes, se ha profundizado más en los procesos biológicos,

psíquicos y sociales básicos, y ha mejorado la aplicación de estos conocimientos a los

problemas propios de la salud mental. Algunos de los avances más prometedores

proceden de la biología; por ejemplo, el estudio del cerebro y los neurotransmisores

compuestos químicos que llevan mensajes de una célula nerviosa a otra., revela aspectos

desconocido del funcionamiento normal y anormal del cerebro que pueden ayudar a

mejorar el tratamiento de algunos trastornos mentales. Otros investigadores intentan

descubrir cómo se desarrolla el cerebro comprobando, por ejemplo, que algunas células

nerviosas se regeneran parcialmente después de haber sido dañadas, incluso en los

adultos, conocimiento que ayudaría a la compresión mayor de algunas trastornos, como la

deficiencia mental, o algunas formas de deterioro cerebral sin tratamiento hasta hoy. La

investigación psicológica relevante para la salud mental incluye el estudio de la

percepción, el procesamiento de la información, el pensamiento, el lenguaje, la

motivación, la emoción, las diversas capacidades intelectuales, las actitudes, la

personalidad y el comportamiento social. Por ejemplo, los investigadores están


13

estudiando el estrés y cómo controlarlo, estudio que permitiría, por ejemplo, ayudar a

prevenir algunos trastornos mentales. La investigación en las ciencias sociales se centra

en los problemas de los individuos en distintos contextos como el familiar o el laboral.

Ejemplo de este trabajo es la investigación epidemiológica, que consiste en elaborar

estadísticas de incidencia de las distintas enfermedades en un área geográfica concreta y

su relación con otras variables de índole psicosocial, económica, ambiental o cultural.

Que el compromiso es promoverle acceso a los cuidados necesarios para que logrestu

bienestar, físico, mental y emocional. Por que nos ha tocado vivir en una época llena de

retos. El programa de salud mental para Empleados Federales tiene como objetivo

proveer cuidado adecuado a las condiciones de salud mental y abuso de substancias, que

ayuden a mejorar la salud general del asegurado. El programa está disponible las 24

horas del día e incluye visitas al psiquíatra, trabajadores sociales y psicólogos,

hospitalización parcial y regular.

Puerto Rico tiene la responsabilidad de sacudirse de la inercia y enfrentar con

determinación la crisis de salud mental y de violencia que azota a nuestra población y la

va mermando. Ante los casos que estremecen a nuestra sociedad cada día, es necesario

de todas las aportacionesun grano de arena. Y en ese marco, la Asociación de Psicología

de Puerto le ha ofrecido al País preparar un conjunto de propuestas, basadas en evidencia

científica y totalmente fuera de líneas partidistas, con la esperanza de que ayuden a

encender una luz al final del túnel en el que estamos metidos.

Los profesionales que ejercen su labor dentro del sistema de salud mental tienen

antecedentes educativos muy variados. En tiempos pasados, cada profesional enfocaba

su trabajo con los pacientes desde su punto de vista o especialidad particular. El

resultado de este enfoque era un cuidado inconexo y fragmentado. En ciertos casos, los
14

profesionales sanitarios parecían trabajar en cosas distintas, con lo cual los pacientes se

sentían inseguros y confusos. La necesidad de una valoración y un tratamiento

coordinado se satisfacecon la aplicación del concepto de equipo multidisciplinario de

salud mental. El objetivo principal de este enfoque es prestar una atención eficaz del

paciente. El equipo de salud mental “constituye un foro en el que psiquiatras, asistentes

sociales, psicólogos, personal de enfermería y otros puedan compartir democráticamente

sus conocimientos profesionales y desarrollar planes terapéuticos integrales para los

pacientes”. El enfoque de equipo también puede ser rentable al evitar duplicaciones de

servicios y la fragmentación de la atención. Los pacientes y las personas significativas

para los mismos participan en el plan de cuidados y se implican activamente en el mismo

durante el tratamiento.

Ningún análisis del equipo de salud mental se considera completo si no se incluye al

paciente. Al ser usuarios de los servicios y objetivo de las intervenciones terapéuticas,

los pacientes aportan información importante que puede marcar la diferencia entre el

éxito o el fracaso de los planes terapéuticos. La inclusión de los pacientes y de sus

familiares en el proceso de tratamiento “refleja un cambio fundamental en la actitud

hacia los enfermos mentales y su familia”. La enfermedad mental ya no suscita imágenes

de posesión demoníaca. Hoy en día, la enfermedad mental se considera como un

conjunto de trastornos manejable, e incluso tratable.

Las enfermedades mentales pueden afectar a todos: adultos, niños, ancianos, adolescentes

y jóvenes, ricos y pobres, de todos los países; en este proceso influyen directamente los

factores de riesgo como son: una mala calidad de vida, el estrés, los problemas

económicos, la excesiva carga de trabajo, la falta de descanso, el tener prisa siempre,

etcétera.
15

La ausencia de la salud mental ocasiona trastornos mentales; estos trastornos son

enfermedades que causan sufrimiento y discapacidad ocasionando problemas al paciente

y a su familia. Existe una serie de estigmas y mitos para poder comprender y tratar a las

personas que padecen estas enfermedades, por lo que muchos pacientes se ven excluidos

de las actividades normales de la familia y la sociedad, lo cual complica la situación del

paciente.

Los pacientes de salud mental tienen derecho a ser tratado con dignidad y respeto en un

ambiente humanitario. A participar en el desarrollo de su plan de tratamiento

individualizado. A rehusar restricciones excesivas o aislamiento, excepto en casos de

emergencias. A un ambiente seguro mientras permanece hospitalizado en la Institución.

A la privacidad (llamadas telefónicas, visitas, correspondencia y otros) y a recibir

información sobre sus derechos durante el proceso de admisión. A consultas con

psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales.

A formular querellas en relación a la violación de sus derechos sin que se tomen

represalias en su contra. A tener acceso a cualquier servicio de protección de derechos

disponibles en la Institución o fuera de ésta. A un plan de tratamiento adecuado al ser

dado de alta. Durante los últimos años de la década de 1960, la Welfare Rights

Organización inició una campaña a favor de los derechos de las personas en desventaja.

Como secuela de esta campaña, apareció el movimiento por los derechos de los

pacientes, que centra su atención en la asistencia sanitaria y en los profesionales de la

salud. Se abordaron temas como el consentimiento, la ansiedad y el desequilibrio de

poder en la relación sanitario - pacientes. La gente deseaba relacionarse con los

profesionales de la salud en términos de cooperación, y no en términos de paternalismo

(es decir, el padre es quien más sabe). Temas tales como la confidencialidad, el
16

consentimiento informado y el derecho a rechazar el tratamiento fueron considerados

como parte de los derechos del paciente. En esencia, esta declaración establece que todos

los pacientes tienen derecho a una asistencia respetuosa, a la intimidad, a la

confidencialidad, a la continuidad en la atención y a recibir la información pertinente. Se

abordan también los derechos de los enfermos a examinar sus facturas, a rechazar

tratamientos y a participar en las investigaciones. La declaración de los derechos del

paciente sirve de modelo para las declaraciones de derechos de muchas organizaciones

sanitarias. Desde que se publicó la misma se han elaborado muchas otras declaraciones

especializadas, por ejemplo, relacionadas con ancianos, jóvenes, minusválidos,

embarazadas, moribundos, retrasados y enfermos mentales; es decir, para los miembros

más vulnerables de la sociedad.

A lo largo de la historia las enfermedades mentales, al igual que el resto de las

enfermedades, pero en mayor grado que estas has sido abordada dentro del terreno de la

magia y la religión. Su condición misma de enfermedad se cuestionaba atribuyéndole un

origen diabólico, en los tiempos antiguos, o un origen netamente social para aquellas que

cuestionaban la psiquiatría. La historia de la psiquiatría es larga pues podemos trazar sus

orígenes desde la edad antigua. La acumulación de conocimiento y las dificultades que

han tenido que atravesar, y que atraviesa aún son evidentes en esta época. El desarrollo de

los servicios de la salud mental de Puerto Rico, a través de su historia, ha sido

influenciado por el desarrollo cultural, social, económico y político de la Isla. Al revisar

la historia de la evolución de los servicios de salud mental podemos identificar eventos o

circunstancias que entorpecen sus logros y los elementos y acciones que se deben de

mantener, mejorar o modificar para que se produzcan avances y se minimicen errores.

Debemos utilizar esas experiencias y conocimientos en la planificación y ejecución de


17

mejores servicios de salud mental. La planificación de servicios no se puede dar en un

vació. La experiencia acumulada que tiene la Isla en el área de salud mental debe ser

tomada en consideración para delinear planes de trabajos y diseñar programas o

proyectos que vayan acorde con nuestra realidad social. Se debe poner un alto a adoptar

modelos sin la evidencia empírica de que son efectivas y capaces de lograr las

transformaciones necesarias.

El desarrollo histórico de los servicios de salud mental en Puerto Rico, lo podemos ubicar

desde sus inicios a partir de los años 1820 al 1828. Los mismos fueron dirigidos a servir

la población que vivía en San Juan la cual carecía de vivienda, sustento, salud física y

mental. La caridad y la conciencia moral fue el motor que movilizó y sostuvo la creación

de los servicios de salud mental que se comenzaron a ofrecer en la capital. Los llamados

“locos” que estaban junto con los presidiarios se lograron separar. Se les ubicó en un

edificio construido para ellos. Se clasificó la población por edad y sexo y se les atendió

de acuerdo al respaldo económico del gobierno.


18

Agencias

1. Oficina del Procurador de las Personas con Impedimentos (OPPI)

Tels. (787) 725-2333 / 1-800-981-4125 / TTY (787) 725-4012

2. Oficina Regional del Sur (Ponce)

Tels. (787) 840-2444 / 1-800-981-1211

3. Oficina Regional del Este (Humacao)

Tels. (787) 850-1993 / 1-800-984-1992

4. Oficina Regional del Oeste (Aguada)

Tels. (787) 868-1993 / 1-800-980-1909

5. Oficina Regional del Norte (Arecibo)

Tels. (787) 815-2550 / 1-800-208-1747

6. Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA)

Tel. (787) 763-7575

7. Programa de Apoyo Sicosocial Línea de PAS (ASSMCA)

Tels. (787) 773-0334 / 1-800-981-0023

8. National Association for Mental Illness (NAMI)

Tel. (787) 783-6200

9. Asociación de Padres Pro Bienestar de Niños con Impedimentos (APNI)

Tels. (787) 763-4665 / 1-800-981-8492 / 1-800-981-8393 / TTY-753-7185

10. Oficina de la Procuradora del Paciente (OPP)

Tel. (787) 977-0909

11. Hospital de Psiquiatría General

Tel. (787) 766-4646


19

12. Hospital Mepsi Center

Tel. (787) 793-3030

13. Hospital San Juan Capestrano

Tel. (787) 760-0222

14. Hospital Panamericano

Tel. (787) 739-5555

15. Unidad Psiquiátrica Hospitalaria de Adolescentes (UPHA)

Tel. (787) 798-1547

16. Unidad Psiquiátrica Hospitalaria de Niños

Tel. (787) 798-1547


20

Conclusión:

A nuestro grupo nos ha servido de mucha ayuda realizar este trabajo. Hemos

aprendido muchísimo sobre la salud mental y lo importante que es tener un buen estado

mental, así podemos interactuar de una mejor manera con los demás. Podemos servir de

gran ayuda en un futuro como trabajadores sociales. Conocimos los diferentes factores

que pueden traer las enfermedades mentales y debemos cuidarnos de ellas, ya que pueden

afectar nuestra vida y podemos afectar la de los demás, incluyendo nuestra familia, en

adición no podemos ser seres productivos para la sociedad. No existe persona común que

pueda ser afectada por las enfermedades mentales, por ende debemos conocer cuanto

tiempo duran nuestros síntomas, si alguno, y si estos persisten debemos buscar un

profesional de la salud que pueda ayudarnos a tratar el problema. Es importante practicar

actividades o hábitos en nuestro tiempo libre ya que nos ayudara a evitar problemas de

esta índole.
21

Bibliografía

1. Análisis de la Salud de Puerto Rico, Salud Mental. Rivera Mass E., M.D., Fernández N.,
Torres A. y Parrilla C. E.

2. Biblioteca de Consulta Microsoft. Encarta. 2005

3. Desarrollo Humana. Octava Edición. Papalia D. E., Wendkos Olds S,


Duskin Feldman R.

4. DSM-IV-TR Manual Diagnósticos y Estadísticos de los Trastornos Mentales. Texto


Revisado. El Sevier Masson

5. Enciclopedia Textual Pemanente Salvat

6. Fundamentos de enfermería Morison: en Salud Mental (Harcourt Brace Mmosby)

7. https://www.achievesolutions.net/sss/com

8. “http://es.wikipedia.org/wiki/Salud_mental’’

9. “http://www.google.com.pr/search?q=futuro+psiquiatra&ie=utf-8&oe=utf-
8&rls=org.mozilla:en-US:official&client=firefox-a

10. Integrado a la Persona con Trastorno Mental a una Vida Plena: Vida Plena es Igual a
Salud Mental. Lcda. Rita Rodríguez – Falciani

11. Issste, Programa Nacional de Preservación de la Salud Mental y la Preservación y


Control de las Adicciones 2005

12. Oficina del Procurador de las Persnoas con Impedimentos (OPPI)

13. www.camh.net

14. www.camh.net/About_Addiction_Mental
_Health/Multilingual_Rouserces_about_mentalhealth.idf

15. www.elnuevodia.com/diario/columna/357095-40K

16. www.federales@valueoptions.com

17. www.LexJuris de Puerto Rico seimpre está bajo construccion.com

18. www.ocasi.org