You are on page 1of 5

Liceo Augusto D’Halmar Literatura e Identidad El Género Narrativo La narración, relato o texto narrativo implica la presencia de hechos inspirados

en la realidad o completamente imaginarios, ocurridos a ciertos personajes, a través de la prosa, y estructurados en torno a una idea o tema central. Las obras narrativas más importantes son el cuento y la novela. También pertenecen a este género literario la leyenda, la fábula, el mito y el microcuento. Elementos del mundo narrado Autor: es la persona que escribe una obra literaria. Es el creador del mundo narrativo, escribe el relato creando los elementos del mundo narrado: el narrador, los personajes, el espacio, el tiempo y los acontecimientos. El lector es el receptor de la obra narrativa y cumple un rol muy importante, porque la obra narrativa se escribe para ser leída. El narrador El autor no es lo mismo que el narrador. El narrador es quien cuenta la historia. Puede situarse dentro del acontecer como un personaje que participa de los hechos del mundo narrado y contar en primera persona o puede estar fuera del relato y narrar en tercera persona. a) Dentro del relato: forma parte de la historia o interviene en los sucesos narrados, se denomina homodiegético (homo: igual; diéresis: historia) y puede ser: Narrador protagonista: es un personaje que participa en el relato. Narra desde dentro del relato, su propia historia, en consecuencia, la narración es personalizada y marcadamente subjetiva. La acción principal le ocurre a él. Ejemplo: “Corrí para alcanzar el autobús. Me senté adormecido sin duda por la prisa y la carrera, añadidas a los barquinazos, al olor a gasolina y a la reverberación del camino y del cielo. Dormí casi todo el trayecto.” (El extranjero, Albert Camus) Narrador testigo: también se sitúa dentro de la historia y relata en primera persona los hechos en que él participa. Sin embargo, este narrador no es el protagonista del relato. Se presenta como un espectador del acontecer, por lo tanto, la narración no es tan subjetiva. Ejemplo: “Me contó que era jubilado de la municipalidad y que su mujer se había vuelto con sus padres por una temporada, un modo como otro cualquiera de admitir que lo había abandonado. Era un tipo nada viejo, de cara reseca y ojos tuberculosos”. (Una flor amarilla, Julio Cortázar). Monólogo interior (también conocido como flujo de conciencia), modo narrativo en el que se reproducen los pensamientos que en forma desordenada pasan por la mente de los personajes debido a una situación límite o una emoción fuerte que los obliga a dialogar consigo mismos. b) Fuera del relato: el narrador heterodiegético (hetero: diferente) no forma parte del relato y cuenta el acontecer desde fuera; por lo general, utiliza la tercera persona gramatical. Se caracteriza por poseer mayor objetividad y distancia respecto de los hechos narrados. Puede adoptar dos puntos de vista: Narrador omnisciente: es el narrador que estando fuera de la historia, sabe todo lo que va a ocurrir y conoce perfectamente a los personajes, cómo piensan,

1

sienten o ven el mundo; da explicaciones al lector, desaparece cuando quiere dar paso a la acción directa y vuelve a aparecer. Conoce el pasado, presente y futuro del mundo que narra. Ejemplo: “Pasada la primera satisfacción del triunfo, Leonor habla pensando en Martín. Halló cierta orgullosa satisfacción en la idea que en ese momento le ocurría, de desdeñar la admiración de todos, para ocuparse de un joven tosco y oscuro”. (Martín Rivas, Alberto Blest Gana) Narrador de conocimiento relativo o limitado: domina parte de los acontecimientos y sólo narra aquello que ve; no emite juicios ni comentarios acerca de los personajes. Ejemplo: Unas mesas de bridge surgieron de las paredes del patio. Los naipes revolotearon en el tapete en una lluvia de figuras. En un banco de roble aparecieron martines y sándwiches de tomate, lechuga y huevo. Sonó una música. Pero en las mesas silenciosas nadie tocaba las cartas. (Ray Bradbury, Crónicas marcianas) La focalización, perspectiva o punto de vista Es el foco, el ángulo de visión del narrador; el personaje cuya óptica orienta el enfoque narrativo. Existen tres tipos básicos: focalización cero, focalización interna y focalización externa. La focalización no tiene que mantenerse constante a lo largo de un texto narrativo, sino que puede cambiar durante el desarrollo de la historia. Focalización cero: el narrador conoce los sentimientos más íntimos de sus personajes y sabe más que todos ellos. Sabe su pasado, presente y futuro, lo que piensan y sienten. Es equivalente al narrador omnisciente. Focalización interna: el narrador filtra su relato por uno de los personajes (y siempre el mismo), cuya óptica se convierte en un punto de vista de referencia. Es equivalente al narrador protagonista. Focalización externa: el narrador queda ajeno a los hechos narrados y no comunica su punto de vista. Es una mera y escueta descripción de lo que está pasando, sin comentarios ni juicios de valor. Equivale a narrador de conocimiento relativo. El estilo narrativo Es la forma en que el narrador relata lo que sucede en la historia. Existen tres estilos narrativos: el estilo directo, el estilo indirecto y el estilo indirecto libre. En el estilo directo el narrador introduce el diálogo para relatar los hechos y, de esta manera, hace participar a los personajes, los que narran con sus propias palabras lo que ocurre, sienten o piensan. La intervención de los personajes se marca con un guión. Ejemplo: “-¿Adónde vamos? –dijo Georgia. -A caminar un poco –le contesté- y a videar qué pasa, oh hermanitos míos. Así que nos largamos a la gran noche invernal y descendimos por el bulevar Margarita…” (La naranja Mecánica, Anthony Burgess) En el estilo indirecto el narrador se encarga de relatarnos los hechos; es él quien nos cuenta lo que sienten y piensan los personajes. Ellos no participan de la historia directamente; se presentan sólo a través del narrador. Ejemplo: Estábamos yo, Álex, y mis tres amigos, Pete, Georgia y el Lerdo, que realmente era lerdo, sentados en el bar lácteo Korova, exprimiéndonos los cerebros y decidiendo

2

qué podríamos hacer esa noche, en un invierno oscuro, helado y bastardo, aunque seco”. (La naranja Mecánica, Anthony Burgess) En el estilo indirecto libre el narrador transmite mediante su voz lo que es el personaje propiamente dicho. En otras palabras, se produce una identificación del narrador con el interior del personaje, reproduciendo sus palabras o pensamientos como si ambos fuesen el mismo ente. Ejemplo: “…Christum, dominum Nostrum –oyó que decían sus labios. ¿Qué era esto? ¿Qué era? Ah, sí: terminaba la Epístola…” (Misa de Réquiem, Guillermo Blanco) Los personajes En toda obra literaria son los que realizan las acciones o reciben las consecuencias de éstas. Pueden parecerse a las personas de la realidad y actuar como tales, o pueden ser puramente fantásticos. Los personajes, según su gradación jerárquica, pueden ser: Personaje principal: es el protagonista de la obra literaria, es decir, es el personaje más importante. Puede haber más de uno. Personaje secundario: es el de una importancia menor. Su participación puede ser momentánea o prolongarse durante toda la obra. Generalmente, hay varios personajes secundarios. Personaje incidental o también llamado episódico, es aquel que aparece en la historia solo en una oportunidad, para algo específico. Esto puede ser: entregar un dato, hacer una pregunta o, simplemente observar una situación. Personajes aludidos o mencionados: sólo son aludidos en el relato, no realizan ninguna acción. Los personajes también pueden clasificarse de acuerdo a su evolución durante la historia, considerando su génesis y desarrollo. Personajes estáticos: se caracterizan por permanecer sin cambio alguno en su ser y actuar en el mundo. Personajes dinámicos: evolucionan en el transcurso del relato. También pueden clasificarse de acuerdo a cómo se les presenta en el relato: Personajes planos: está creado en torno a una sola idea o cualidad, presenta un solo aspecto. Personajes redondos: presenta un mayor grado de complejidad, ambigüedad y consistencia psicológica. Finalmente pueden clasificarse en: Personaje tipo: es el portador de rasgos psicológicos y morales reconocidos por los lectores como propios de un modelo impuesto por la tradición. Ej.: el provinciano en Martín Rivas, el caballero andante en El Quijote de la Mancha. Personaje estereotipo: son seres que responden a una imagen prefijada y reiterada en formas conductuales y expresivas. Ej.: la mujer dominante, el anciano avaro, etc.

3

El narrador es quien se encarga de hacer una descripción de los personajes. Esta caracterización puede ser: Caracterización física: se describen los rasgos exteriores del personaje, todo lo que lo distingue corporalmente. Caracterización psicológica: se describe y analiza la forma de ser, actuar, pensar y sentir del personaje.

El espacio narrativo Comprende el lugar donde se realizan los hechos de una narración, éste puede ser real, imaginario o una combinación de ambos. Cuando se habla del espacio de una narración debemos considerar tres aspectos: Espacio físico o geográfico: es el lugar concreto donde se realiza la acción. Puede ser abierto (paisaje), o cerrado (escenario). Ej.: una cuidad, una calle, el campo. Espacio psicológico o ambiental: corresponde al ambiente dado por el medio o entorno donde se desenvuelven los personajes. Puede ser ambiente de alegría, de tristeza, de estudio, de afecto, de compañerismo, de confianza, etc. Ej.: en una sala de clases habrá un ambiente de aprendizaje; en una fiesta, de alegría; en un funeral, de tristeza y dolor. Ambiente social: es el entorno social, cultural y económico en el que se desenvuelven los personajes. Ej.: el ambiente social de un matrimonio de gente adinerada será distinto al de un matrimonio con escasos recursos. La acción narrativa y el motivo Las acciones son los acontecimientos, hechos o sucesos que ocurren en un relato. Se caracterizan por tener inicio, desarrollo y desenlace. El hecho más importante o relevante de llama acción principal y las acciones que se derivan de ésta, secundarias. El momento de máxima tensión que se produce en la narración se llama clímax. Motivo: es la idea que se manifiesta en la obra y se desarrolla en situaciones, problemas, conflictos y aciertos vividos por los personajes; es decir, los motivos son las situaciones que se repiten, llenas de significado y que dan origen a las acciones. Generalmente el autor expresa un motivo central acompañado de motivos secundarios. Juntos mueven la acción de la historia o relato. Ej.: “Le dijo todo lo que sentía; no guardó nada para sí. Le reveló hasta lo más íntimo de sus sentimientos, todo lo que guardaba en su corazón enamorado…” Motivo: el amor. El motivo principal es aquel que tiene mayor significación dentro de una obra. Los motivos secundarios, en cambio, originan acciones de menos importancia en el relato. Argumento (trama) y tema El argumento es el contenido de una obra. Es una selección de los acontecimientos más importantes y la relación entre ellos. Para resumir el argumento de un texto, podemos responder a la interrogante: ¿qué dice el texto? El tema es el sentido último del relato, la idea o sentimiento principal que transmite y que da coherencia al relato. Es el motivo principal. Podemos responder a la pregunta ¿de qué se trata el texto? Por ejemplo, en La Odisea, el regreso a la patria. Tiempo narrativo

4

El tiempo narrativo puede clasificarse en: Tiempo de la historia: es la manera lógica y causal en que ocurren los hechos, uno tras otro, cronológicamente. No siempre coincide con el tiempo del relato. Tiempo del relato: es el orden estético de la acción. Es la manera en que se cuenta la historia: puede ser en orden cronológico, invertido, mezclado, etc. es el tiempo interno del relato. Puede estar contado AB-OVO (de principio a fin, se privilegia el desenlace); IN MEDIA RES (partiendo desde el medio de la historia, se privilegia el desarrollo); o IN EXTREMA RES (partiendo por el final, privilegia un hecho en particular). Tiempo referencial histórico: es el tiempo “real” en el cual se desarrollan las acciones del relato. Por ejemplo: la Edad Media, principios del siglo XVIII, año 2000, etc. Disposición de los acontecimientos Anacronía: Corresponde a las alteraciones en la temporalidad de la narración. Ocurre cuando se rompe la linealidad del relato, provocando un salto atrás o adelante en el curso de las acciones. Analepsis: cuando se produce un salto hacia atrás. Flash Back: es un retroceso temporal breve y retorno rápido al presente. Racconto: retroceso extenso en el tiempo y retorno al presente. Proplepsis: también llamado Flash Forward, es una mirada del narrador hacia el futuro. Se narra un acontecimiento que ocurrirá después del tiempo del relato.

5