P. 1
Adán El Hombre-Larry E. Dahl

Adán El Hombre-Larry E. Dahl

|Views: 2,717|Likes:
Adán: El Hombre (Buenos Aires: Deseret Sudamerica, 1991) editado por Joseph F. McConkie and Robert L. Millet.
Larry E. Dahl, The Man Adam, ed. Joseph F. McConkie and Robert L. Millet (Salt Lake City: Bookcraft, 1990), p. 121.
Adán: El Hombre (Buenos Aires: Deseret Sudamerica, 1991) editado por Joseph F. McConkie and Robert L. Millet.
Larry E. Dahl, The Man Adam, ed. Joseph F. McConkie and Robert L. Millet (Salt Lake City: Bookcraft, 1990), p. 121.

More info:

Published by: The Anti-nephi-lehite on Nov 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

Existen sobradas evidencias en el mundo de que la
humanidad se encuentra en un estado de decadencia. Sabemos
que la familia humana es hija de la Deidad, no sólo una de sus
creaciones,

sino literalmente sus hijos del espíritu, sus hijos e
hijas. Por lo tanto, el hombre tiene una relación con Dios diferente
de la que tienen los animales, la tierra y los planetas y estrellas.
Aquellas cosas son obra de sus manos; el hombre es su progenie.
Aún así, a pesar de su linaje divino, el hombre ha desplegado
mucho odio, egoísmo, codicia, guerras, enfermedades y otras
característica que van más allá de la majestuosidad y del elevado
carácter moral de un Dios pleno de sabiduría, conocimiento,
perfección y benevolencia. Una breve reflexión acerca de la historia
de la humanidad y de la naturaleza de la sociedad humana nos
llevaría a la conclusión de que o bien el hombre no desciende de
una Deidad noble, o el hombre se hsr apartado de los caminos de
Dios y ha caído desde una posición sagrada y justa que una vez
sustentó. De cuálquier modo, el hombre mortal, pasado o presente,
no ha desplegado en forma coherente las características de virtud
o la perfección física, moral, espiritual e intelectual que
naturalmente se esperaría encontrar en la familia de un Dios
perfecto y glorioso.

El Señor ha explicado a través de sus profetas cómo se
produjo esto. Es el resultado de la caída de Adán, o de la caída del
hombre.

En Doctrina y Convenios, leemos:"sabemos que hay un Dios
en el cielo, infinito y eterno, de eternidad en eternidad el mismo
Dios inmutable...; y que creó al hombre, varón y hembra, según su
propia imagen y a su propia semejanza él los creó; y les dio
mandamientos de que lo amaran y lo sirvieran a él, el único Dios
verdadero y viviente...Pero por transgredir estas santas leyes, el

48

hombre se volvió sensual y diabólico, y llegó a ser hombre caído".
(DyC 20:17-20)

Aarón, hijo de Mosíah enseñó esta misma doctrina:

Y aconteció que al ver que el rey creería sus palabras, Aarón
empezó por la creación de Adán, leyendo al rey las Escrituras, de
cómo creó Dios al hombre a su propia imagen, y que Dios le dio
mandamientos, y que, a causa de la transgresión, el hombre había
caído.

Y Aarón le explicó las Escrituras, desde la creación de Adán,
exponiendole la caída del hombre, y su estado carnal, y también el
plan de redención que fue preparado desde la fundación del
mundo, por medio de Cristo, para cuantos quisieran creer en su
nombre.

Y en vista de que el hombre había caído, éste no podía
merecer nada de sí mismo; más los padecimientos y muerte de
Cristo expían sus pecados mediante la fe y el arrepentimiento.
(Alma 22:12-14)

Hay muchas otras declaraciones en las Escrituras,
particularmente en las escrituras de los Ultimos Días, que
describen los efectos de la Caída. El relato de la caída de Adán se
narra en el Génesis, capítulo 3, y en Moisés, capítulo 4. El relato de
la caída de Adán también figura en el Libro de Mormón, que nos
dice que Lehi, habiendo recibido las planchas de bronce, leyó
acerca "de Adán y Eva, nuestros primeros padres" (1 Nefi 5;10-11,
ver también 2 Nefi 2:17-20).

Además, el Libro de Mormón contiene gran cantidad de
referencias a la tentación de Adán y Eva por parte de Satanás en el
Jardín de Edén.

Resulta claro que los profetas Nefitas estaban familiarizados
con el relato de las Escrituras sobre la Creación y Adán, Eva, el
árbol de la vida, el árbol de la ciencia, Lucifer, la tentación, la
transgresión, la expulsión del Edén y los efectos de la Caída en
Adán y Eva y en toda su posteridad. Estos temas en particular son
tratados con detalle por Lehi, Jacobo, Benjamín, Abinadí, Alma,
Amulek, Aarón, Ammon, Samuel el Lamanita y Moroni. Incluso el
apóstata Antiona muestra cierta familiaridad con el contenido de
la escritura Nefita, cuando le pregunta a Alma sobre la espada

49

encendida, el Jardín de Edén y el libro de la vida (ver Alma 12:20-
21).

A partir de los detalles que figuran en el Libro de Mormón,
podemos arribar a la conclusión de que el relato de la Caída que
figura en las placas de bronce era más completo que el de nuestro
libro del Génesis. Evidentemente, las planchas de bronce
contenían un registro similar al que se encuentra en el libro de
Moisés, que es un extracto de la inspirada traducción del Profeta
José Smith del relato del Génesis. Es obvio que al relato bíblico de
la Caída le faltan algunos temas preciosos y sencillos, lo que ha
conducido a un empañamiento y debilitación del mensaje.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->