.:

Fundamentos

de la Ciencia

Josí A. D í a (Barcelona, 1961) es Doctor en Filosofía por la Universidad de Barcelona con una tesis sobre la teoría de la medición. Ha publicado numerosos artículos en revistas y antologías nacionales e internacionales y en la actualidad es Profesor Titular de Lógica y Filosofia de la Ciencia de la Universitat Rovira i Virgili.

C. ULISESMOULINES (Caracas, 1946) es Doctor en Filosofía por la Universidad de Munich con una tesis sobre las teorías termodinámicas. Ha sido profesor en diversas universidades de México, California y Alemania y en la actualidad es Catedrático de Teoría de la Ciencia de la Universidad de Munich, donde dirige el instituto de Filosofía, Lógica y Teoría de la Ciencia. Es coautor, junto con W. Balzer y J. D. Sneed de An Architectonic for Science. The Structuralist Program (Dordrecht, 1987) y ha publicado, además de numerosos artículos en las principales revistas internacionales, varias obras en castellano, entre otras, La estructura del mundo sensible (Barcelona, 1973), Exploraciones metacientíficas (Madrid, 1982) y Pluralidad y recursión (Madrid, 1991).

l alguna ni pr ningun medio. A. S. Sacho Soriano k c c . pucdc rcr rcprojuci3~.Dirño c~tncrtl. dc gnbaci6n o de foiocopia. quinii:~. incluido el diseño dc 12 cuSicm. ya sea eléctrico. . rilmacenadn o transmitida cn rn2ncr. h i n r*r.niw prrvio del cdrior. mccfrnuo. h uclurirw dc cdicibn en espafiol r . 6p:ico.r r \ d s para ( d o CI mundo: a O 1997: Edriorial Antl. C 6 r a g r 270 OSDOS Barcelona Singuru pyu dc publicuibn.

SÓCRATES: aquí lo que me llena de perplejidad y no He acierto a comprender suficientemente: ¿qué puede ser la ciencia? ¿Encontraremos una respuesta a esta pregunta? ¿Qué contestáis vosotros? ¿Quién de entre nosotros será el primero en hablar? PLATÓN, Teeteto

Prólogo

............................................

9
15 15 19

CAPÍTULO. Introducción: Naturaleza y función de la filosofía de la ciencia . . . . . 1 1. La ciencia como objeto. Los estudios sobre la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . 2 . La ciencia como objeto de estudio filosófico. La filosofía de la ciencia . . . . . . ? . Nuestro tema: Filosofía general de la ciencia empírica . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Panorama sucinto de la historia de la filosofía de la ciencia . . . . . . . . . . . . CAPÍTULO. Argumentos deductivos y argumentos inductivos . . . . . . . . . . . . . 2 1. Argumentos. validez y verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . Argumentos deductivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . Argumentos inductivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . CAP~TULO Contrastación de hipótesis . 3. 1. Algunos episodios históricos . . . 2 . Elementos de :a contrastación . . . 3 . Condiciones para la contrastación . 4 . Resultado de la contrastación . . . 5 . Consideraciones finales . . . . . .

25
27

35 35 41

50
61 63 71 75 79 8s 91 91 101 108 112 125

......................... ......................... ......................... ......................... ......................... .........................

CAPÍTULO. LOSconceptos científicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1. ¿Qué es un concepto? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . Conceptos clasificatorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . Conceptos comparativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Conceptos métricos: estudio preliminar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . CAPITULO . Las leyes científicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1. Tipos de generalizaciones y de leyes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . Leyes y regularidades accidentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . Acaecimientos, causalidad y leyes causales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Cláusulas cererisparibus y leyes no estrictas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Probabilidad y leyes probabilistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 . La naturaleza de las leyes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

126
136
144 149

156 166

CAP~TULO La medición en la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. 1 . Magnitudes. Medición y metrización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . Función de la medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Metnzación fundamental (*) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Metrización derivada (*) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . :. . . . . 5 . Procedimientos de medición directa (*) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 . Procedimientos de medición indirecta (*) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 . Consideraciones finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
CAP~TULO La explicación científi.ca . . .'. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. 1 Explicación y explicación científica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . Cobertura Iegal inferencia1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . Relevancia estadística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Pragmática de la-explicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Explicación y causalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . ... . . ... . r . 6. Unificación teófha . . . . . .. . ... . .... . . . . . . .....";)"? . . .: . . .. . . P! . . ...... . .. . . . .< 7 . Apéndice: Explisación t e l e o l ó ~ ~ % ~ ~ ~ n . ;... o . .a .;~ ~ ~ '... :. . @ ' ~ . ~ .] . . " ."... ! . < ..... ... ! e .

173 173
180 184

199
205 211 215
219 219 224 243

.

$ "

. . . . s .

S

i

l i

.

s

.

t

"

.

.

.

<

CAP~LO 8

. Análisis sincrónico ded.teVfí%@L eb&ckpriióna%iOiii&ti"d: La ~la&eon'":s' ' t i como cálculos interpretados. Y . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Teorías axiomáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. * ; 2. Teorías y modelos . . . . . . .'L.?... . . . . . . . . . . +.* ! - . . . . . . . . . ? . . . 3. Caracterización general de las teorías empíricas camo~&rul'os irite~retados. : . 4 . Las regIas de correspondencia y la cuestión de la elirninabiridz~d los t6rmintG de teóricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. La distinción teórico/observaciona1 y la naturaleza de la base empírica . . . . . . .. ....... . . . . : . . . . . . . 6 . Consideraciones finales . . . . . . . . . . . . . . : . e .
i
S . . . .

.

: : \

C A P ~ ~ 9.L Análisis si.ncrónico de teorías 1 Las concdpkiartes hf%@rlcista$: . ~ O 1 4% <> teorías como proyectos de investigación . . . . . . . . . . . . . . . .*: . . . . . . . . 1. La revuelta historicista y la naturaleza sincrónica de las t ~ o d b. . . . . . . . . . . . 2. Los paradigmas-matrices disciplinares de Kuhn . . . . . . . . . . . 1 . . 1 ' 3 . Los programas de investigación de Lakatos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 . Las tradiciones de investigación de Laudan . . . . : . . . . P . . . . . . . . . . . : . : 5 . Consideraciones finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...... . . . . . . ... - + ...... CAPIWLO . Análisis. sincrónico de teorías 111 Las comcepcioneS &iaSW&: 'lag 10 ...... . teorías como entidad'esmodeloteóricas . . . . . ; . . . .. . . . . <. . .. . ?. . . . . : .. .. 1. Teorjas, enunciados y modelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. " . " 2 . La noción de teorla de Suppes ... : . ; . . . . . . . . . . ..r . . . ..L .. . ... ........ . . " ! . .. . ,!. . .. ... .. . .... .: ......... . . 3 . Adams.y las aplicaciones intencionales . . . . . : . .. +-, .. I 4 . La familia sernanticista . . . . . . . . . . . . . . ... . .< . . . . . . . . . . . . . . . i : . \: i" .8 .. ::....:.. 5 . La concep<riónestmct."ralista de ]as teoría&:: : . .*.> i :" . 6. Consideraciones finales . . . . . . . . . . . . . 4 . .;2!.G . . . . ... . .. ... +. . .. .: I. . . .

.

?.i :

.

S

.

'

...L....

.

"

P.....

:2

. 'i .

S-

C A P ~ V L1 1 . Relaciones interteóricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . E 367 O 1 Concepto general de relación interteórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367

.

+-

'..,5?d7,"
251 256 . . 261

..

\

.

?

267 267 .283 886 993 299 '397 309 309 311 318 320 325

.

tíeq

I

il

.

.VI

.>S.

.

-Y;

327 328

?,

533
337 341

i

. .
.

.o.

.

. . . , S .

351
365

'*$o>

.

.

..f.

4

.-

. . . . . . . . . . . . . El problema de la inducción .. . . . .. . . . 3. . . . Reducció . 1. . . .. Conjuntos . . . . . . . . .. . .. . 3 . . . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . CAP~TULO. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . .. . . .. .. . .. . ... .. . . .. . . . 4 CAP~TULO .. . . . Ciencia especial y ciencia básica. .. . . . . . . . .. . . .. . .. . Funciones . . . . .. . . 2 . . . . .. . . . . . . . 2 . . La evaluación de teorías y el problema de la inducción . .. . . . ... . . . . .. . . . .. . Falsacionismo.. . . . . . . Aproximaciones al problema de la inducción . . .. . . . . .. . .2 . .. reducción.. . . . 6. . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . .. . 12 1. . grado de confirmación y lógica inductiva . 13 1. . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . .. .. . . . 4 . . ... . Sistemas y morfismos . . .. Cambio interteórico como incorporación . . . . .. ... . . . . Cambio interteórico en general .. . . . . . . .. .. . . . ... . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . . 5 ... . Consideraciones finales: Las formas del progreso científico . . . . . . . . . .. ... . . grado de corroboración y verosimilitud (*) . . .. . . . . . . . . .. Teorización . . . . . . Relaciones . . ... . . . 5 .. . . . . . . . . .. . .. . . . . . . .. . . 6. . . . Cambio intrateórico . . . . . . . .. .. . . Análisis diacránico de teorías: El cambio teórico . . La perspectiva diacrónica en filosofía de la ciencia . . 4 . . . . . . . . . .. . . Equivale cia . . . . .. . . 5 . .. . 2 . . . . . . . . . Índice temático expandido . . . . . . .. . . . . . . . . . . .. 3 . . .. ... . .. . .. .. .. . . . . Cambio interteórico como suplantación . . . . . . . . . . . .. . . . . . . ... . . . Evaluación epistémica.. anomalías y falsación . Consideraciones finales . . . .. . . . . APÉNDICE Recordatorio de teoría de conjuntos . . . . . .. . . . . . .. . . . . . .. .. Referencias bibliográficas Índice onornástico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . .. . . .. . 3 .. . . . . . . . . . . 4 .. . múltiple realizabilidad y superveniencia (*) . . . . .. . . . . . Apéndice . . . . . . . . .. . .. . 4 .. .. .. . .. . Justificaciones. Complejidad de las teorías.

por necesidad conceptual: ellas recogen las intuiciones más inmediatas y las expresan de la forma en principio más natural. En estos casos. las características más destacadas de la obra que se derivan de las opciones tomadas por los autores son las siguientes. Las alternativas posteriores sz encargan de corregir las eventuales deficiencias. Éste es el motivo por el que en algunos capítulos seguiremos en la exposición un orden parcialmente coincidente con el histórico. las referencias históricas a las diferentes tradiciones y escuelas. el éxito de la empresa. requiere haber percibido antes claramente el núcleo del problema en su versión más simple. reformar alguna de las intuiciones originales. como los de la explicación y la estructura de las teorías. Cuando eso sucede. un "libro de texto" para la enseñanza universitaria de la materia Filosofía de la Ciencia. Además. En segundo lugar. En este caso. el estudio de los mismos sigue aproximadamente el orden histórico de las diferentes alternativas propuestas. el motivo de que la presentación temática siga el orden histórico es que la historia misma del problema tiene algo que enseñarnos. Aunque ambas aproximaciones son legítimas.La obra que el lector tiene en sus manos es. en algunos de los temas. en una introducción general a esta materia. una comprensión cabal de las propuestas ulteriores. La puesta en obra de un proyecto como éste exige por parte de los autores una serie de decisiones y compromisos de los que depende. las primeras propuestas filosóficas no son las primeras por casualidad sino. básicamente. Eso quiere decir que 10s . no a la filosofía de las diferentes ciencias específicas. se trata de una introducción temática. obviamente. y cada una tiene sus propias ventajas e inconvenientes. más desarrolladas y en cierto sentido "mejores". poner de manifiesto aspectos más profundos y. es una introducción temática a la filosofía general de la ciencia. Eso no excluye. Su finalidad principal es servir de guía a alumnos y profesores en un curso introductorio general de dicha materia. creemos que. no histórica. llegado el caso. es más conveniente centrarse en "los problemas mismos". casi podría decirse. X veces. para bien o para mal. En primer lugar. a la materia. Ésta es la finalidad que ha determinado tanto la selección de los temas como el desarrollo de los mismos.

~onsidera'bl-e:.$&icad&.&Mp es cieqp.~lnds~q~&ienfh!rne?t~eventuales 4%* i -'*-. En 1dg6r.m3chus.ea b q i i e se $roJuc.clubs irnspr% .muchos aspectos de ids ~ & ~ d o l l a & s p r o r s o c ~ G ~iiqsic61ii& de 1%ei&énxia gps 8on relevante.r&papuntada? +. . y . lai leyes.o. para qire 21' estrrdio tal@s%uestiones~noLresulte que. nb !son. para la fiFosofíaJf&t?ral de la oiencia.-~. perd j s Ba paiecido un precio ex&six9.gbq pn.sawificcar alsrligdD \os.$e&asi.~lb~Bil~~fda.Oa. Defendemos la legitimidad de una filosofía general de la ciencia en el capítulo 1 ($3). @ . la meaición. . cok& el piiigrd de qukd&i&ie:riipidanient'e ~&%sadasi. Qefensa. aunque cl6sica.heni4 intentado'que ik~p%senke&~Bl. lzwes~cpgr&~ gvoluci4$ipx red~cc* de teokis. r . teó<~$~@e cjepcia. \ s .&~o aqui i e b tkPid6 $< llegar a un equilibrio entre la exhaustividad del estudio y el espacio dispo$~le.. inüodyciops ~ p g e t q l ~ s t CP. aúiique ie~a~iona&~s.he~~~kgq las*Ú&qa+ cpntribb$nes de interés en los dike~ehds áfhbitl. Es clásica en el sentido en que su núcleo principal se centra en temas y problemas "clásicos" de ]a filosofía de la ciencia.s como los aquí tan priorizados. ia contrahacihn y el problema de la hducci6r9. la explica&.fib pretende serlo en o&b befitido.vezsqq :'aGfual:' y a .a la1rnateria.>-> +&%.allgunos temes que hctualme~fe dd&t&&Yando "h a~eenci8n &. . un ritmo b inclux. nos hemos limitado al ámbito de la filosofía general de la ciencia por considerarlo el más acorde con los intereses del lector al que esta obra va dirigida (para una buena introducción a la filosofía de las ciencias particulares. s~ . n 2s ?.III y IV). "clásica". 3 nqestmpyeoib.4ra. ésta es una obra. . Algunos filósofos que se dedican a la filosofía de una ciencia en especial ponen en duda que haya problemas filosóficos comunes a todas las ciencias.temas elegidos se centran en problemas comunes a las diferentes ciencias y no en problemas específicos de algunas de ellas (como el de la medición en mechica cuántica.t$do*a la falta de p&specti& para Valorar su asenta&bwto en la commi&d mtacigntíf$ila..E9 d. &$ a v I . Presuponiendo dicha defensa..&mps exige ~ a ' ~ s í m i 1 ~ c i ó n previa + * bl .de .es ~oi$eniehte tantes. . $Le .?llcuando menos debatibld @re dicho5 sspectOs deban pr$q@tarp y" ra@l&a(s6 'en detalje en un estudib introauctOrio d6~2bisoiplina.ttiL . diiciPlina tan joven codó la1&or8fí%*ds~ oY. iues '&a apoxihicidn adecuada a:los . cos. .. en esta introducción general no dirigida específicamente a estudiosos de una ciencia en particular.-&t& obra p$etmd~ .... En cuarto lugar. superior al de las restahte3ai5diplhas filos6fi6aaFZps. partes I1. que condderarnos 6ásicos en una intpbducci6n.temas . en cieno sentido. Ips .quieh las abordqciisponga ya de un bagaje sólido considerable en "los p&ble. prtsende nex $@tualen-. ..'adnque la dbr. " 1992. En tercer lugar. plesorientad~q. y a ~isn&mente. ~ ~ ~ n ~ ~ m i ~ ~ ~ . la obra también pretende ser "completa" en tanto pretende abarcar los pfi:ncipaleS'de~e$os ~ o b h sb4nsa&walejictde ccmcqgtos científíp . aun.acnializaciones. lx? principalmente s o c f ó l o ~ s psio%ogo$ ddeak'oiemia. o el de la información en biología). Salmon et al. niás ~ s ~ ~ ~ i ~ e . capiiulo pnrnqq defe'ndey mos qbe. aquí simplemente dejamos constancia de que.d seatido.q enalguqos @m*sa costa dé a prescindir de &os. en %PPgunos idsor. pretensi-64 cornpletud también lo es regPec\o del deSgriollo iblxio de los. ab\$r&.ionQ~ndf?ca. aspecto&wtfnf~guq bási(.m& ' ' ~ l á ~ i c o 'En~este sentida. 'IndF$@n%ietr&~mente tal. Podriam6s h a b ~ r p f u n d i z a d m4. Por otro lado. + . @ soaii~bgía J a psi~glsrgí?d~ fa Eiencja y san disciplinas aferentes. cf. s e $uedeadbci.

incluso si no se pretende defender la propia opinión sino tan sólo presentar las diferentes alternativas. ante los necesarios límites de espacio. Bloor. Las correspondientes secciones se han marcado con un asterisco. se incluye un apéndice sobre las nociones generales de la teoría de conjuntos en el que se presenta todo el instrumental necesario. y las principales posiciones en cada uno. Para el lector que carezca de él. más breve. En cualquier caso. El resultado. pues los problemas mismos son complejos. aunque la mayor parte de la obra es de nivel introductorio. En cuanto al aparato técnico. Knorr-Cetina. conocimiento que muchos lectores deben haber adquirido en cursos previos. Únicamente algunas partes de algunos capítulos requieren cierto conocimiento del instrumental de la teoría intuitiva de conjuntos.de otros más fundamentales. la exposición de los mismos presupone ya cierto posicionamiento ante las diversas alternativas y los autores de esta obra no coinciden siempre en sus opiniones al respecto. para ello. Johnson-Lair. aunque la obra pretende ser relativamente completa en el tratamiento de cada tema. Latour. de carácter filosófico general en la que se expresen y defiendan las diversas posiciones sobre estas cuestiones. En séptimo lugar. pero lo único que cabe es asumirla y dar las referencias bibliográficas para que el lector interesado pueda completar nuestra presentación con el estudio de las fuentes correspondientes. el lector puede acudir a las entradas de los siguientes autores que se incluyen en la bibliografía: Barnes. . Obviamente esto supone en ocasiones cierta complejidad. Somos conscientes de que ello supone cierta insuficiencia. Estas secciones exceden ligeramente el nivel introductorio general y se pueden usar como guía pira cursos más especializados. En octavo lugar. es mucho más difícil de realizar conjuntamente en un espacio razonable. Dos tipos de consideraciones han hecho aconsejable prescindir de tal estudio: por un lado. Mulkay. La naturaleza de estos problemas es tal que. la naturaleza de la observación en el conjunto de la ciencia o el realismo científico. las eventuales dificultades en el manejo del instrumental formal no debe afectar la comprensión y aprovechamiento de la mayor parte de la obra. pero se ha intentado en todo momento simplificar la exposición siempre que ello no afectase a la comprensión de las cuestiones involucradas. dada la naturaleza de los problemas filosóficos a tratar. frecuentemente. esta tarea. el grueso de la obra apenas requiere ninguno y es por tanto accesible a cualquier lector sin formación específica previa. Todo ello ha hecho aconsejable aplazar dicho estudio para una publicación futura. esta obra no incluye un estudio específico de las consecuencias de los temas tratados en relación a cuestiones filosóficas generales como las del significado de los términos teóricos. del modq más básico posible. Se ha procurado presentar los diferentes problemas. ha sido su exclusión. bien como profundización de algunas de las cuestiones vistas (como la medición o la inducción). Thagard y Woolgar. por otro. En sexto lugar. o para el que lo tenga olvidado. bien como extensión de ellas (como la explicación teleológica o el problema de la reducción de las ciencias especiales a la ciencia básica). el nivel general es introductorio. algunas secciones se han concebido para que puedan utilizarse. Merton. la obra ya resulta considerablemente extensa en su presente forma y una exposición mínimamente adecuada de los problemas que se debían tratar superaba los límites exigidos.

las propias opiniones filosóficas de los autores no han influido en el desarrollo de la obra. Por ello. hemos presentado con detenimiento el análisis estructuralista de la estructura de las teorías (cap. 5 (leyes). sino presentar del modo más claro y neutral posible las de aquellos filósofos o corrientes que han realizado contribuciones de reconocida importancia en los diversos ámbitos tratados. La primera parte. Como única concesión a la propia posición filosófica de los autores. inducción y cambio teórico. ley. 6 (medición) y 7 (explicación). 11 (relaciones interteóricas). relaciones interteóricas. expuesta explícitamente en el capítulo 1 ($2).) y de los productos resultantes de dicha actividad. Las citas se han realizado. El núcleo temático lo conforma la tríada "conceptos-leyes-teorías". sobre muchos de los problemas y cuestiones que se analizan. 10 $5). además de una idea común sobre cuáles son los temas centrales para una introducción a la disciplina y qué es lo fundamental en cada uno de ellos. susceptible cada una de ser trabajada en un curso semestral. Por ello. 13). quizás deba contarse la presentación detenida que en tres cuestiones se hace del análisis estructuralista de las mismas. centrada en las teorías. el texto contiene numerosas referencias bibliográficas complementarias en cada uno de los temas. centrada en los conceptos y las leyes científicas. y no por mera profesión de fe. salvo que se advierta lo contrario. explicación. Éstos son los principales criterios que se han seguido en la elaboración de este texto. Lo único que ha determinado la concepción y desarrollo de la obra es cierta posición metafilosófica general. ha sido la condición de posibilidad para realizar una obra como ésta conjuntamente. las teorías científicas. que entiende la filosofía de la ciencia como el análisis de los principales conceptos vinculados a la actividad científica (como los de aplicación. sección o apartado es suficientemente precisa. en esta obra no se defienden tesis filosóficas sustantivas. la segunda. sobre las ediciones originales. 11) y de los aspectos estructurales d. o al menos así se ha pretendido. El contenido está pensado para poder agruparse en dos partes. Una última observación relativa a las referencias bibliográficas.el cambio teórico (cap. Obviamente los autores tienen sus propias opiniones. contrasración. no se puede negar que el estructuralismo es la escuela metacientífica que más ha desarrollado tal análisis y que más rico instrumental reconstructor ofrece. Ambos autores son de la opinión que el estructuralismo metacientífico proporciona un análisis particularmente interesante de los aspectos estructurales de las teonas y de sus relaciones mutuas. dado su carácter de libro de texto. Pero la finalidad principal no es exponer las propias ideas. etc. La finalidad de tales referencias es que el lector pueda completar o ampliar el estudio de la parte correspondiente acudiendo a las fuentes. Compartir esta perspectiva metafilosófica general. incluye los capítulos 4 (conceptos científicos). la referencia de la cita no menciona la página de la edición original sino sólo la sección (parágrafo o apartado). Para facilitar el acceso a las fuentes a lectores que manejan ediciones traducidas. 12 (evalua- . de las relaciones interteóricas (cap. únicamente cuando tal procedimiento dejaba la referencia bibliográfica impracticablemente amplia se ha indicado la paginación original. y cuando la mención del parágrafo. en tomo a cuyos componentes se presentan los restantes temas: medición. los capítulos 8 a 10 ( e s t ~ c t u r a sincrónica de teorías).En noveno lugar. Lndependientemente del acuerdo o no con esta comente. Por otro lado. muchas veces coincidentes.

El lector familiarizado con las mismas puede prescindir de él.ción de teorías y el problema de la inducción) y 13 (cambio teórico). Eulalia Pérez Sedeño. en el capítulo 3 se realiza una presentación muy básica y estrictamente metodológica de los procedimientos de contrastación de hipótesis. bien como tema aislado en cursos metodológicos generales de otras disciplinas. A ellos debemos agradecer la mayoría de mejoras introducidas en la versión definitiva. presenta las nociones de argumento deductivo y argumento inductivo que se van a usar por extenso a lo largo de la obra. correcciones y sugerencias. A todos ellos queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento. Joan PagCs. no se puede abordar satisfactoriamente el estudio de un tema sin haber realizado previamente el del otro. Javier Donato ha realizado una cuidada revisión de las pruebas de imprenta. Por último. El capítulo 2 es instrumental. La señora Margrit Barrios ha transcrito parte del material. bien como introducción metodológica al capítulo 12 en la segunda parte. Josep Macih. Ivféxico y Alemania en las que los autores han . Manuel García-Carpintero. Andoni Ibarra. Durante la elaboración de una obra como ésta. Manuel Pérez Otero y David Pineda han leído versiones previas de la obra y han realizado numerosas y detalladas críticas. pues se incluyen algunas consideraciones sobre estos argumentos a las que se recurre en varios lugares de la obra y que no suelen tratarse en las exposiciones introductorias usuales. en el siguiente gráfico. Muchas otras personas han contribuido a la gestación y desarrollo de este proyecto. Francesc Pereña y Daniel Quesada han leído partes de la obra y han realizado también importantes correcciones y sugerencias. en particular sobre los argumentos inductivos. especialmente los alumnos de las diversas universidades de España. que contiene la introducción conceptual a la disciplina y un breve repaso de su historia. Las dependencias conceptuales e instrumentales entre los capítulos se expresan. el estudio previo de un tema es conveniente. Ramon Cirera. En este capítulo no se abordan los aspectos filosóficos de la contrastación. Maria Ramon Cubells. o de la parte que considere conocida. cuyo estudio se pospone hasta el capítulo 12. Las Iíneas continuas indican que la dependencia es fundamental. Este capítulo metodológico puede tratarse. las líneas discontinuas indican que la dependencia es sólo parcial. además de la inestimable ayuda que su buena disposición y paciencia han representado para la ardua tarea de revisar el mecanuscrito original. bien como uno de los capítulos introductorios en la primera parte. En la primera parte se puede incluir también el primer capítulo. pero no imprescindible. José Luis Falguera. pero debe asegurarse bien de que conoce lo que a q u í se expone. de derecha a izquierda. muchas son las personas e instituciones que han contribuido a que la tarea inicialmente concebida Ilegue a su fin. para el del otro.

julio de 1997 . proyectos PB92-0846-C06-06 y PB95-0125C06-05). a la CIRIT (Comissionat per a Universitats de la Generalitat de Catalunya) y a la Fundación BBV la ayuda económica con la que a través de diferentes proyectos han contribuido a la consecución de esta obra. Barcelona / Munich. Por último. deseamos agrddecer a la DGICT (Ministerio de Educación español.impartido sus cursos de filosofía de la ciencia.

y se puede argumentar correctamente sin ser capaz de explicar qué es una argumentación correcta. teorización. Eso es lo que hace la Grarnática en el caso de las preferencias gramaticales. Una cosa es saber realizar estas actividades correctamente y otra muy distinta es saber en qué consiste realizar estas actividades correctamente. hechos tales como el desarrollo histórico de las prácticas. Por otro lado. en sentido amplio. Consideremos. es posible que alguien conozca explícitamente las reglas que rigen la argumentación correcta . por tanto.1. Se puede saber hablar correctamente sin saber formular en qué consiste ello exactamente. no basta por sí sola para poder formular explícitamente en qué consiste la práctica correcta de dicha actividad. o la Lógica en el caso de las argumentaciones. es igualmente cierto que lo primero tampoco es condición necesaria para lo s e p d o . pero hace falta realizar una tarea adicional para ser capaz de hacer explícito dicho conocimiento implícito. Y hay por supuesto muchos otros hechos relativos a estas prácticas que. o sus características o variaciones etnosociales. En un primer sentido. el saber relativo a una actividad consiste simplemente en realizar dicha actividad satisfactoriamente. o la de argurnetztar. el saber relativo a una actividad consiste en conocer y ser capaz de formular explícitamente determinadas propiedades o características de esa actividad. si bien quizás menos manifiesto. en otro sentido. Para clarificar la naturaleza y función de la filosofía de la ciencia es preciso distinguir dos sentidos en que se puede hablar de "saber" en reIación con una práctica o actividad. la actividad de proferir oraciones gramaticales. ni siquiera se conocen implícitamente. L a ciencia como objeto. por no consistir en reglas para su correcta realización. Aunque poco probable. Debe quedar claro que lo primero no es condición suficiente para lo segundo. Los estudios sobre la ciencia El conocimiento científico es el resultado de determinada práctica o actividad específica que podemos denominar. por ejemplo. y la filosofía de la ciencia consiste en un determinado tipo de saber reIativo a dicha práctica. puesto que la actividad se realiza correctamente. La capacidad de realizar correctamente una actividad. En ambos casos se tiene cierto conocimiento implícito.

El conocimiento formulado explícitamente en cierto teorizar no consiste en la explicitación de las prácticas seguidas implícitamente en ese teorizar. a esa actividad que hemos denominado. Esta distinción. El resultado de este nuevo teorizar es también un saber en sentido estricto. el de la segunda son teorías históricas. un saber que tiene otro saber por objeto. filosofía de la física e historiografía de la filosofía de la física. tcori:ar. biología y filosofía de la biología. El resultado de realizar correctamente un actividad no consiste en general en la formulación explícita de cierto saber sobre determinado ámbito. No nos referimos sólo a la iteración de estudios de segundo orden. Decimos que es un'saber de segundo orden. o que se puede ser uti comperente crftica de arte y ser un perfecto desastre como artista. En este sentido se puede considerar que teorizar es (genera) saber explícito. como hablar o argumentar. pues el resultado que genera es la formulación explícita de cierto conocimiento sobre determinado ámbito. teorizar. 0. mientras que proferir oraciones gramaticales. como las deportivas o las artísticas. ni por supuesto otros hechos histónco-sociales relativos a ella. no. en este aspecto la práctica de teorizar es peculiar. Teorizar. sea lo que sea el resultado que genera practicar correctamente un deporte. Ahora bien. por ejemplo debido a algún tipo de disfunción cognitiva. en sentido amplio. ni tampoco en la formulación de Estas cosas son (o pueden ser) objeto de estudio y de sus peculiaridades socio-históri~as. etc. no sea capaz de aplicarlas y argumente en general incorrectamente. los saberes de primer y segundo orden son. formulación explícita de otro teorizar.y que. por ejemplo: economía y sociología de la economía. y éstas no consisten en saber explícito sobre determinado ámbito. diferentes. sino sobre otro objeto o dominio. es una práctica que genera un cuerpo de saber explícitamente formulado acerca de cierto ámbito. pero es un saber de otro orden o nivel. entonces teorizar produce saber en sentido estricto. el resultado de argumentar correctamente produce argu1nentacioizes correctas. en cada contexto. En general. y éstas no tienen por qué consistir en general en la formulación explícita de saber sobre cierto ámbito. el contenido del saber explícitamente formulado en cierta teorización espec9ca no versa (en general) sobre la teorización misma. y tambien estudios históricos de los estudios históricos de las teorías biológicas. en . Se pueden hacer estudios históricos de las teorías biológicas. si denominamos "saber" en sentido estricto a la formulación explícita de cierto conocimiento. y ése es la filosofía. El resultado de realizar correctamente la proferencia de oraciones gramaticales produce proferencias correctas. en el sentido de que se estudia a s í mismo. argumentar o practicar un deporte. a diferencia de proferir oraciones gramaticales o argumentar. Estas consideraciones se aplican también. es claro que no consiste en la formulación de un cuerpo de conocimiento. Esto es todavía más claro de otras prácticas. Así. el saber-objeto de la primera son teorías biológicas. es claro que se puede ser un excelente entrenador de un deporte y ser un pésimo jugador del mismo. saber-objeto que se considera en ese contexto un saber de primer orden. Pues bien. que toma así el primero como su objeto. en principio. Pero la historiografía biológica y la historiografía de la historiografía biológica son disciplinas diferentes. Sin embargo. también es una actividad que se puede realizar correctamente sin saber formular explícitamente las reglas que la guían. Pero hay al menos un tipo de saber que parece reflexivo. para tomar ouos ejemplos menos controvertidos.

la teorización científica sobre los diferentes ámbitos de la realidad genera diversos saberes. y a nuestro juicio lo son. Ia iteración no parece generar un nuevo nivel de teorización. Así. Es inadecuado tomar estas distinciones de un modo rígido. en filosofía. el histórico y el filosófico. Una justificación precisa de la naturaleza y límites de estas distinciones . etc. la filosofía de la ciencia pertenece también al campo de los estudios filosóficos. carácter que se deriva de la naturaleza de la filosofía como análisis conceptual. En principio parecería que sí. mientras que el de la segunda son las teorías filosóficas sobre las teorías biológicas. mientras que la historiografía de la disciplina x y la historiografía de la historiografía de la disciplina x son teorizaciones de segundo orden diferentes. Entre el sueño ilusorio de las distinciones rígidas y el caos paralizante de la indistinción absoluta se encuentra el mundo real de las distinciones graduales. Llamaremos esrudios rnetacientcjkos. Así. incorrecto es negarlas. Por otro lado. el sociológico. que el objeto de la primera son las teorías biológicas. La distinción entre los correspondientes ámbitos metacientíficos no se pretende tajante sino gradual. apenas tiene sentido hablar de la filosofía de la filosofía de la biología (o del derecho. pertenece al campo de los estudios metacientíficos. por tanto. Como se ha sugendo en el párrafo anterior. ni filosofía del lenguaje. parece reflexiva en un sentido específico que la distingue de las demás disciplinas de segundo orden. pero es sólo una parte de ellos. no es ni historiografía de la ciencia. cada uno de los aspectos de la actividad científica abre una dimensión desde la que se puede estudiar dicha actividad. La actividad científica es una de las formas de esa práctica que hemos denominado genéricamente teorización. ello no está nada claro en el caso de la filosofía. La investigación metacientífica tiene por objeto determinar ciertos hechos o propiedades de la investigación científica y no todos esos hechos o propiedades. Como toda teorización. ni filosofía de la mente. o etc. los cuales pueden a su vez ser objeto de estudio de nuevas teorizaciones (científicas o no). Es cierto que "todo es cuestión de grado". pero igualmente. da lugar a un saber de segundo orden específico. hay por lo general más de una dimensión desde la que se pueden estudiar las teorizaciones científicas. pero es sólo una parte de ellos. son exactamente del mismo tipo. a las diversas teorizaciones de segundo nivel sobre las teorizaciones científicas de primer nivel. ni sociología de la ciencia. requieren del mismo tipo de investigación. pero no por ello es menos importante. pero conviene recordarlas. Pero en este caso el estudio filosófico de las teorías biológicas no se distingue del estudio filosófico de las teorías filosóficas de las teorías biológicas. pero no todo es lo mismo. La fluidez de estas distinciones sólo supone una mayor dificultad en su fundamentación. y que todo tiene que ver con todo. no es ni lógica.) misma. cuando se itera. aunque está relacionada con todas ellas. no puede trazarse de manera tan tajante en filosofía. y lo mismo sucede por ejemplo con la sociología. o más. y distinguiremos al menos cuatro aspectos diferentes de la actividad científica susceptibles de investigación metateórica: el psicológico. o estudios sobre la ciencia. ni psicología de la ciencia. En esto consiste el carácter reflexivo de la actividad filosófica. aunque indudablemente interrelacionados. la cual.cambio. no su inexistencia. ni filosofía de la técnica. Estas afirmaciones pueden parecer obvias. Por ejemplo.) como algo diferente de la filosofía de la biología (del derecho. La filosofía de la ciencia. aunque está relacionada con todas ellas.

Parte de esta tarea es común a toda disciplina explicativa: a partir de ciertos casos paradigmáticos se desarrolla una "teona" que los explique y. puede ser suficiente ilustrar las diferencias que se quieren destacar mediante la presentación de algunos ejemplos paradigmático~. por más que estén estrechamente relacionadas y de que respecto de otros ejemplos nos sería más difícil establecer. las intuiciones que queremos destacar. ¿qué muestran. Estas observaciones muestran que. y a la vez. explicarlas. Los que siguen son ejemplos claros d e cuestiones que corresponden a diferentes disciplinas. por lo que a la filosofía de la ciencia se refiere. siempre como última instancia. a la vez. jcuáles son los criterios de aceptación de un nuevo miembro de una comunidad científica? Psicología de la ciencia: ¿hay algún patrón común de comportamiento individual asociado a la pérdida de confianza en una teoría en los períodos de crisis científica? Filosofía de la ciencia: ¿cuál es la diferencia entre una generalización accidental y una ley?. Historiografía de la ciencia: ¿a quién corresponde la prioridad histórica en el establecimiento del principio de conservación de la energía?. jcómo influyó el descubrimiento del telescopio en el debate entre geocentristas y heliocentristas? Sociología de la ciencia: ¿qué papel juegan las instituciones estatales en la constitución de las comunidades científicas?. fuera de toda duda. Nos limitaremos pues a unas breves consideraciones para motivar nuestra posición. en tanto que análisis conceptual. El método correcto en filosofía. tanto metacientíficas como filosóficas. la revisión de algunas de nuestras intuiciones originales. modificar a lo largo de este proceso nuestras ideas originales sobre algunos de los casos paradigmáticos. y muestran que tenemos conceptos diferentes de cada una.Tal es nuestro caso. "teorizando" sobre ellas. al menos a veces. Lo peculiar de la filosofía es. siendo posible. ¿en qué consiste la distinción entre términos teóricos y términos no teóricos? Filosofía del lenguaje: ¿depende el valor veritativo de una oración sólo de las entidades denotadas por las partes de la oración. exige fijar la atención en las intuiciones más firmes sobre nuestros conceptos y. que los datos básicos que en ella manejamos son las intuiciones que tenemos sobre nuestros propios conceptos. nos limitaremos a presentar unos pocos ejemplos que expresan. jllevan asociados los nombres propios modos de presentación? Filosofía de la mente: jtienen los estados mentales poder causal?. para ciertos fines. jexpresan los predicados mentalistas conceptos funcionales? Podríamos seguir con más ejemplos. por supuesto. en nuestra opinión de forma clara. un temtorio por lo general más movedizo que el del resto de disciplinas. Pues bien.requiere una discusión metafilosófica que excede los límites de esta introducción. pero los mencionados bastan para mostrar que. pueda dar cuenta de nuevos casos menos claros. independientemente de que incluso para responder "hasta el final" a cuestiones como las planteadas sea preciso muchas veces usar conocimiento de las otras disciplinas). No vamos a intentar siquiera ofrecer Q e s b u a r una teoría metafilosófica sobre la natural. las diferencias.%zrtde la filosofía de la ciencia y sii diferencia respecto de otras disciplinas. fundamentalmente. la asignación a una disciplina dada. proceso éste que puede exigir. estos ejemplos?. arrojar nueva luz sobre otras "situaciones conceptuales" menos claras. aunque inusual. aunque graduales. son claras (y ello. ¿en . o depende también de los modos en que éstas denotan a aquéllas?.

en cualquier caso. ¿quién mejor para saber lo que es la ciencia que el que la practica?. L a ciencia como objeto de estudio filosófico. sociología). técnica y lenguaje son todos ellos productos culturales humanos íntimamente relacionados. ser capaz de formular las reglas o principios que se siguen. Está justificada en la medida en que. saberes que corresponden a niveles o ámbitos diferentes. ¿Qué más hay que saber de la ciencia que lo que ellos ya saben?. así como otras áreas de la filosofía. como los de le)?. explicacidn o medición. esto es. y reordenar conceptu2lhente o reconstruir esos sistemd de" conceptos producidos por la ciencia que son las teorías científicas. Esto distingue la filosofía de la ciencia de la historiografía. ¿quién que no sea un científico consumado puede decir algo sensato sobre la ciencia? Esta actitud está en parte justificada y en parte no. y debe tomar en cuenta. queda todavía saber en qué consiste practicarla. es un saber sustantivo de segundo orden. ¿qué la distingue de las otras disciplinas? La respuesta general más apropiada. elucidar conceptos fundamentales de la actividad científica. no se puede decir nada sensato sobre la ciencia siendo un ignorante en ella. una vez más. por regla general. tanto otros estudios de la ciencia (historiografía. muchos de los más importantes filósofos de la ciencia han dispuesto de una formación científica considerable. interrelacioptilo tanto con otros saberes de segundo orden como con losb saberes usuales de primer orden. pero no son el mismo producto. la sociología y la psicología de la ciencia. 2. Pero no está justificada en tanto confunde saber ciencia con saber qué es la ciencia. como hay algo más que saber de una lengua que el hablarla. aunque parezca tautológica es: del resto de los estudios sobre la ciencia se distingue por su carácter filosófico. de arrojar luz sobre los conceptos relativos al objeto en cuestión. ciertamente. no presupone tampoco que haya una distinción rígida entre cuestiones de hecho y cuestiones conceptuales. psicología. y del resto de disciplinas filosóficas se distingue porque su objeto es la ciencie Que su carácter es filosófico significa que se ocupa principalmente de problemas conceptuales. ciertamente. La filosofía de la ciencia tiene por objeto poner de manifiesto o hacer explícitos los aspectos filosófico-conceptuales de la actividad científica. el saber relativo a una actividad no se agota en practicarla. de hecho. esto es. Hemos visto que en un sentido importante de 'saber'. pero ello no la vacía de contenido ni la disuelve en otros saberes. hay que suponer el conocimiento implícito o inconsciente de las reglas involucradas. Hay algo más que saber de la ciencia que sus contenidos. En ambas tareas se ve influida por. la filosofía. Veamos ehora con un poco más de detenimiento en qué consiste la tarea específica de nuestra disciplina. como las ciencias mismas. Resumiendo. suelen mirar con cierta desconfianza a los filósofos de la ciencia. y la mayoría de gente que argumenta bien no ha estudiado .qué consiste su especificidad?. Que su objeto es la ciencia la distingue de otras disciplinas filosóficas y en especial de la filosofía de la técnica y del lenguaje: ciencia. Lo primero no es condición suficiente de lo segundo. todos hablamos correctamente antes de recibir cursos de gramática. en tanto que análisis conceptual. La filosofía de la ciencia Los científicos. ello. se puede realizar correctamente la práctica sin ser capaz de explicitar las reglas seguidas. si bien. contrastacián.

Junto a ellos. cf. a diferencia de los mandatos explícitos.. estos aspectos no cubren sino parcialmente la función de la filosofía de la ciencia.con tales normas. domina la dimensi6n interpretativa (p. O bien. si la normativa o la descriptiva . al caso de la práctica científica y su relaci6n con los principios que la rigen. cap. La tarea del filósofo de la ciencia es investigar los principios que rigen esta actividad. y en otras. estrictamente. Vamos a ver a continuación que esta tarea involucra tres dimensiones diferentes pero. En nues& opinión. sobre todo. principios que. significa investigar y hacer explícitas las reglas. descripción y prescripción no siempre se oponen.TOS DE F I L O S O F DE LA CIENCIA ~~ jamás lógica. el análisis y reconstrucción de teorías). la segunda sí. esta disciplina tiene también una dimensión interpretativa fundamental.. ejemplos paradigmáticos de ello son algunas normas de circulación o. La primera tarea no es a la vez descriptiva (en el sentido interesante de 'descripción'. reglas o mandatos para dirigir una actividad o conducta previamente no regulada. el análisis de la explicación científica o el de la evaluación teórica). 'establecer prescripciones-normas' es una expresión ambigua. en casi todas están presentes ambas dimensiones. la "invención" de un juego. a saber. ya vimos que. normas. viéndolo desde el otro lado.convenciones que rigen ya de hecho cierta actividad o conducta. La clave para comprender el segundo tipo de tarea es el concepto de convención (para un análisis exhaustivo de este concepto. lo primero tampoco es condición necesaria de lo segundo. 1969). este modo de plantear la cuestión es completamente confundente. no se oponen cuando son relativas a las prácticas convencionales: . prescripriva e interpretativa. cf. no son excluyentes. las prácticas convencionales se atienen a convenciones o reglas. Lewis. Según los partidarios de la perspectiva normativa. A veces se intenta caracterizar la naturaleza de la filosofía de la ciencia en el contexto de la dicotomía "descripción/prescripción" y se discute cuál de las dos funciones ha de desempeñar la disciplina. Para los partidarios del descnptivismo. En otro sentido. 12 $5). fakatos y Kuhn sobre la falsación. por último. descripción y prescripción. No se trata de dos cuernos' de un dilema sino de dos caras de una misma moneda. Contra lo que muchas veces se ha sugerido.ej. ante el estudio de la contrastación de hipótesis). son normas que han devenido tales sin que medie . contra lo que se suele sugerir.(un caso notorio de discusión en estos términos lo representa la polémica entre Pofiper. si suponemos que son seguidos implícitamente por 10s científicos. las reglas de un juego no son descriptivas). en unas prima más el aspecto descriptivo-normativo (p. Por decirlo brevemente: algunas de las tareas de la filosofía de la ciencia son a la vez descriptivo-normativas. O más exactamente. aplicados al análisis de la actividad científica. En concreto. eso no tiene ningún sentido y lo tlIlico que cabe es describir cómo operan de hecho los científicos. normas o . En un sentido significa imponer. Y aunque es obvio que ser un practicante competente de una actividad facilita por lo general la investigación sobre la misma. En primer lugar. y ''juzgarles" o evaluarles de acuerdo.\i\lEir.ej. la tarea de la filosofía de la ciencia consiste en imponer normas que se supone deben seguir los científicos en su práctica. la hacen comprensible. y la descripción de tales convenciones tiene implicaciones normativas.ej. las dimensiones descriptisa. mutatis mutandis. En segundo lugar. complementarias. Las convenciones. en otras ambos tienen análoga presencia (p. y otras son interpretativas.20 FüND. Lo misma se aplica.

Hablar consiste en (intentar) seguir unas reglas implícitas en la comunidad en la que se desarrolla la actividad y por ello es una actividad que se puede desarrollar correcta o incorrectamente. Cada una de esas actividades tiene una finali- . pero desde luego no es eso lo interesante. no todo comportamiento guiado por reglas se puede calificar de convencional. Sólo son convencionales las conductas reguladas cuya realización supone el uso de representaciones de segundo orden específicas. involucren o no la conciencia. op. una actividad susceptible de evaluación. La actividad humana convencional más paradigmática es sin duda el uso del lenguaje. esto es. Podemos hablar como queramos. 1957). con el lenguaje. cit. Una actividad convencional es pues una actividad que está regida por normas seguidas implícita o inconscientemente por los que llevan a cabo dicha actividad. en particular capaces de tener determinado tipo de representaciones de segundo orden. El Ienguaje es convencional y por eso es normativo. Es claro que 'convencional' sólo se aplica a actividades de seres susceptibles de desarrollar capacidades representacionales especialmente complejas. hay que tener además representaciones de segundo orden: creencias sobre las creencias y deseos de otros. Hay muchas actividades humanas convencionales. y por mucho que. el caso es que claramente no todos los seres con capacidades representacionales disponen de este tipo de representaciones de segundo orden. No se suele usar así el término. que la actividad de estos seres es convencional. caso de que la involucren. o la mencionada práctica entre los conductores de indicar mediante ráfagas la presencia de la policía. ni siquiera cualquier actividad regulada que requiera alguna capacidad representacional. Hablar un lenguaje es fundamentalmente seguir reglas. tampoco lo &cimos de una bacteria o un perro. pues "siguen" estas leyes-reglas inconscientemente. y también Grice. Hay muchas otras actividades humanas convencionales reIacionadas. aunque al menos este último es probablemente un ser con cierta capacidad cognitiva. 5.ej. las reglas lingüísticas gramaticales. por ejemplo. la convención de 34 2 los conductores de avisar mediante ráfagas luminosas la presencia de la policía). en cualquier caso. incluso aunque se les atribuya ciertas capacidades cognitivas o representacionales. porque está sometido a reglas. parece que sólo el ser humano dispone de estados representacionales con esas características. no afecta lo que sigue). Lewis. Para seguir una convención no basta tener estados representacionales conativos (deseos) y doxásticos (creencias) básicos.ningún acto de imposición arbitraria o decisión explícita colectiva (p. no sólo para los entes inanimados. Por tanto. sino tampoco para muchos seres animados. no tengamos mucha idea de qué es la conciencia. etc. que son convencionales en el sentido apuntado (cf. Por lo que sabemos. en sentido más o menos laxo según el caso. y por tanto que sólo él es capaz de desarrollar conductas convencionales (ésta es una cuestión empírica abierta que. el tipo de saludo específico de cada comunidad. Esto es lo fundamental. Quizás se diga que en este sentido las leyes naturales que rigen todos los entes sin conciencia son convenciones. Pero las convenciones son normas y por tanto las actividades convencionales son susceptibles de llevarse a cabo correcta o incorrectamente. No sólo no decimos que la actividad de un átomo sigue una convención. semánticas y pragmáticas. creencias sobre las creencias de otros acerca de nuestras creencias y deseos. siguiendo las reglas o no. y sean lo que sean estos estados.. el hablar determinada lengua. cap.

En consecuencia. a los que practican correctamente la actividad hay que atribuirles el conocimiento implícito de las reglas. evalúa o casos concretos de esa actividad. dar explicaciones. las reglas que rigen la actividad. una actividad humana regida también por ciertas reglas-convenCiones'implícitas. Actividades de ese 'tipo son. ésa es la tarea del filósofo de la ciencia (y si algún científico realiza esta tarea. hace explícitas las cowenciones que siguen implícitamente los cientrficos. también la filosofía de la ciencia (o.4MEh'TOS DE FILOSOF~ LA CIENCIA DE dad y está regida por un sistema implícito de reglas que. real~:ar~proferenciasgramaficdt?~ hablar un lenguaje). en 'el sentido indicado. parte de ia Lógica. Pero no es normativa en olro sentido más radical. a -argumentar o hablar una lengua. Estas consideraciones dan cuenta de la naturaleza de parte de la filosofia de la . no dlce cómo hay que hacerlas porque ella lo diga. especifica cómo hay que hacerlas porque ésas son las reglas qrie rigen dehecho la práctica científica. a saber. ja contrastación correcta. realizar experimentos. Y al igual que los buenos argumentadores saben argumentar sin ser por ello capaces de decir en qué cOnsiste argumentar bien' (tarea del 16~ic8). no lo hace qwa 'cfentífico sino qua Pilóso$o ¿Fe la ciencia). Pues bien. inde. etc. El sesundo es conocimiento exptíciio. contrastar hipótesis. autónomamente. En este sentido e's pre~erfptiva normativa: dice cómo hay que hacer las cosas. buenos científicos que. conducen a la consecuci6n de la finalidad en cuesti6n. Justamente lo contrario. si la actividad se ha llevado a cabo correctamente. esto es. parte de E Gra*tica) a es hacer' explkitas las reglas que rigen las actividades m cuestión.. por ejkmplo. PeW entonces es' cl&o qke $ la función de tales disciplinas es a la ves descriptiva y no?-mativa (o evaluativa). saber en qué consiste practicar correctamente la actividad.ej.FUND.de segundo orden.' pendientemente 'de Ia actividad científica por así decir.al menos parte de ella) es a la vez descriptiva y normativa: describiendo las reglas que rigen. p. al describir. que consiste en realizar con éxira la actividad.ej. El primero es un conocimiento implícito. En este sentido. este caso se trata de una maero-activiEn dad que consta de un cúmu'lo de otras actividades menores. argurnenrar. y a él se llega mediante una tarea o investigación . en relación a estas actividades regidas por reglas hay dos sentidos en que se puede hablar de1 conocimienfo d$ las reglas. al menos parte de la filosofía de la ciencia tiene por tarea hacer'explícitas las reglas que rigen las diversas partes de esa actividad que es hacer ciencia. en seguir las reglas. de seguirse correctamente. expli~ar seoricar. formular teonáS. La función de las disciplinas que+IlEviina cabo esta investigación (p. Al hacer explícitas. o Como ya señalamos más arriba. Resumiendo: describir normas o convenciones en cuyo intento de seguimiento consiste una actividad es a la vez dar criterios de evaluación sobre la realización correcta o incorrecta de dicha actividad (y por tanto tabbién sobre el éxito o fracaso del fin perseguido con ella). por (que es parte constituyente de la actividad de ejemplo. porque ella "lo decida". saben contrastar (cdkectamen. hacer explícitas las reglas y evaluar la actividad son en este caso dos caras de la misma finalidad. O mejor dicho. descubrir y d%ribir el conyunto de normas~conv~ncione~en cuy* seguimiento consiste e1 de$'atrolJo e#itosoUde actividad. permiten evaluar si tales reglas se han seguido o no en un caso concreto. los te) sus hip6tesis no tienen por ello por qué ser capacés de decir en qué consiste realizar una buena contrastación. sucede que hacer ciencia es parcialmente semejante. por ejemplo.

Ya hemos visto con cierto detalle en qué consiste su carácter descriptivo-normativo. Como en muchos otros campos. la filosofía de la ciencia tiene también una dimensión interpretativa fundamental. asentado este punto hay que advertir inmediatamente que la dimensión descriptivo-normativa no es la única. ni siquiera en su versión sintética descriptivo-prescriptiva que hemos visto para el caso de las prácticas científicas. constructos científicos. conceptos. y la filosofía de la ciencia es una de ellas. Pero la actividad científica no sóio involucra prácricas convencionales. Por ejemplo. además de su dimensión descriptivo-normativa. de reconstruir bajo cierta óptica determinados aspectos de los constructos científicos que nos parecen especialmente reveladores para entender lo que es esencial de ellos. en alguna de sus partes. La forma de discurso que conviene a tales modelos no es ni la forma prescriptiva ni la descriptiva. Como cualquier otra ciencia de la cultura que haya alcanzado un mínimo nivel de abstracción y de articulación sistemática. la filosofía de la ciencia se caracteriza por construir modelos interpretativos de las entidades estudiadas. De lo que se trata es de modelar. La filosofía de la ciencia tiene por objeto la actividad científica. una de las tareas de la filosofía de la ciencia es el análisis y reconstrucción de las teorías científicas y. Diversas corrientes.ciencia y sugieren que la mayoría de las polémicas sobre el presunto dilema descriptivismo-prescriptivismo son vacuas. El análisis metacientífico de las prácticas tiene un carácter descriptivo-prescriptivo. que usan conceptos específicos. escuelas y autores en filosofía de la ciencia han propuesto . medición o experimentación son ejemplos de prácticas científicas. la investigación teórica de cierto ámbito de la realidad y de las entidades presentes en el mismo (investigación que en nuestro caso es metateórica. a la vez descriptivas y normativas. por su naturaleza más propia. nos detendremos ahora brevemente en la dimensión interpretativa. ese análisis no es una tarea descriptivo-normativa sino inrerpretnriva. generalmente de un considerable nivel de abstracción e "idealización". pues estos dos conceptos conforman una dualidad pero no un dilema. Las entidades o constructos científicos constituyen un ámbito de la realidad específico. pero tampoco de establecer una lista de enunciados que reflejen especularmente supuestos "hechos puros" relativos a dichas entidades. como veremos. también involucra esencialmente entidades. Contrastación. Así. Ahora bien. por el contrario. el análisis metacientífico de las entidades científicas es esencialmente interpretativo. leyes y teorías son ejemplos de constructos científicos. Por lo que a las entidades o constructos científicos se refiere. se trata de marcos teóricos. y su estudio es pues fundamentalmente interpretativo. pues se trata de formular teorías -filosóficassobre las teorías científicas y sus diversos componentes) consiste en desarrollar cierta interpretación de dicho ámbito. ni recuentos de datos. Esta actividad involucra prácticas regidas por normas-convenciones y la explicitación de estas convenciones constituye la parte descriptivo-normativa de la filosofía de la ciencia. cuya finalidad es hacer inteligibles las estructuras esenciales de ese vasto edificio que es la ciencia. Estos modelos interpretativos no son. o al menos partes de él. ni códigos de conducta. un ámbito que en este caso es parte de la realidad culrural. Algunas disciplinas pueden ser. en nuestro caso los constructos científicos. no se trata de normar el modo como "deben ser".

n. la constnicción dq teoías :ii~mlucr+ ~Ie. y. un ejemplo de I.eleyes.rliimayor medida.resulta&+de+i~rtas.jpti~o-noxmativas y no .<-one. m es éste . por. lo de&..la aceptabiÍidad de los modelos o metateorías es de su perspicuidad. El motivo e s que 1 prdaicas científicas siernpxe iny~luqan . .int~rpret&v# pero .naturales a so~igle.. cn . intexpretar el .tia~as.ofí~'~de la ciencia.ía. .~y viceversa.daqtp~al. a- s3 I % . previamente dada. ni tampoco de que reflejen fielmente ciertos "'hechas puros:' V r c a 4e los coinstmqtqs científicos (siendo.psác$c. Esto o&dg d<l& ciencias e-~píricas* de "primer ordeny' (sean. rn4s. 'que es .gitede.gna~erialde s s t u d i ~ d@rg.lo. el componente desajpbiuo-normativo. desla filo*. restantes sexían .s. como el análisis de la explicaciba cjentíiica.o á menos p ~ s i s o s .osofia de la gknci..-. y e110 vale naturalmente. muy dudoso que puedan dete~tqse +les hechos con independenya d e toda teoría. otlo ausente. los4 O ~ S E ~ ~ C ~ Ocientíficos ~a el .. e .eaa Es sierto que: . a-la hma de egiplicitar las eonveqcigpes qu$ rigen la a&ivhM contrastacional. a ~gu~os~oonstru~tos~~teOri~~. descriptivo-nomUiva y intete~pretativa.as cientxcq. C S PQZ cidn de hi@tesis suponei entre otra$ co~as.Bues bien. . Y lo que es rnás*importa~&e.e(.. de 1 capacidadq que tengan para hacemos comprender J esencial de Jos constructos cientíijws al nivel . A l g u m de las tareas deswqlb5idagj p o ia. coalo J Qlosof@ de-la cimc~a~~Te@~izar. dicección.la natpmlwa de l~s. .l wálisis de b.de la ciencia).~kyes.preciral.".afh de la ciencia.ual.& funciones+stán práctiqamena s te a la gag. .. e 9 ganicular. Peso hay casos. si:cabe.mcxbs.que. incluso $n p5.que-gstablezcannormas del :by Zco@ponapi~nto l. Las @meras tendríanique ver.es .s seguia.se~ían ~ defi~r. m á s o m y o s *pipsjbJgs.alrnes. pomo pue* decese) de.fiEw. pa~4 y las ci~ncias "segundo cyden':. las teorías que para produce la fil. .n"aq.i. o sea.O d & ~ c r i ~ t i v ~ ~ ~ q p a las tivas. valet6. enel que .s).q w J g ~ k r . una teoría tal que su cmlrastacjón pre+uRone inmediatamqnte su ya&i#ez. de a simplementaen explio3tar. Toda mor@ res interpretación.tqo..está dispuesto a seguir-de todos . das segundas con el-de los cons&pctoscjentíficps.ek."@lps case& 6 que uno de .~fas á c t i ~ a s .w' cie~tífico .tambitn. la ' -'i " ciencia y.más profwds posible.p penñde quqdctt dedegigqadp eI-constm~$o r~s&@nte a taotp que teoria cientíe fica.@enos que nadielof practirantes.'~ "qeconso truir". regla8 ~se. ciept&-$% %\ot más modelos pueden ser m s o menos adecuados a su o%etg.lp segundoresel+nális&sy recenstw$in de.corzcept.b las teorias.l-trs.. depende de .)os campeneptee. esto es.ne%k lo que ll@~namog':una teoría.la + su % . autojustificativa.pás o menos g e ~ a ! e s .tceptc&&ddad no.tener consecuencias.práS.~econstwyen y agliqans7$eo.el interpretativs. ejempl-o9la contmsta. Cualquiq actiqidad t e & i ~ pqr-medii\o-d~ cval.nmas ni en íegistrqr hecho^ consiste m "Conceptudizar.interggt&ativas.($ye. da que hemos afrecido parece sugerir. es deck@de todo @arco @eiweqxetaciónh. de sur conat~ctTi iqport&tes.no.. f _ > . la.oxcluyemtes..de cierto:. centra lo que la exposición si~plifjqa. en otra+ . eomp?ement@rias sois: peFo . .marc¿p . y +wsyz. es decir. En Ja otra. nqd.Pera.en algunas de las tareas.dq?xn ~~ Guya. y. De JQ cpue .especiaImente.s de &ns&tos con~epruales d.~ la tiene unadimensión interpretativa fu:n.cieqtíe4 fica y un ejemplo de .es-el fundamqptal. u ~ y y una difaente interpretación de. Lo dicho hasta aqui puede 8ugerir que a&& djrnensione~.consjstp1. casp .de:i&de .o primer^-lo con~t~itpye+tudio deda eontrasta~ió.diltersos modelos de interpretación (divgrsas "metqorías':. .pqece el f~ndarneqta4~%1 nunca-e$S jt~~.~. Si un científico construye una supuesta teoría que resuita ser directamep..

a veces algunos filósofos de la ciencia han defendido la prioridad. psicología. estos dos aspectos de la actividad metacientífica no son excluyentes. esto es sólo indicativo. los partidarios del descriptivismo exclusivista reducen la tarea de la filosofía de la ciencia a la simple descripción de los avatares científicos sin prestar especial atención a las normas que rigen implícitamente la práctica científica. química. lógica. frente a la última. aunque eso no significa que no sea . En un primer nivel de abstracción tendríamos las teorías agrupadas por disciplinas: física. Nuestro tema: Filosofía general d e la ciencia empírica Hemos visto que la filosofía de la ciencia tiene por objeto poner de manifiesto o hacer explícitos los aspectos filosófico-conceptuales de la actividad científica. Y todavía en otro grado de abstracción podríamos reunir las dos primeras. Aunque en algunos ámbitos metacientíficos es más explícito el componente descriptivo-normativo y en otros el interpretativo. determinar las normas que rigen esa actividad y reordenar conceptualmente o reconstruir esos sistemas de conceptos producidos por la ciencia que son las teorías. ya de la interpretativa. la ciencia social y la ciencia formal. elucidar conceptos fundamentales de la actividad científica. En primer lugar. de alguna de estas funciones. ya de la prescriptiva. no es exclusiva sino que se combina con otra interpretativa. son posibles grados intermedios de abstracción y las diferencias en cada grado son muchas veces fluidas. esta función descriptivonormativa. Puesto que las manifestaciones de la actividad científica son múltiples y variadas. quizás en diverso grado. la filosofía de la ciencia es una actividad a la vez interpretativa y descriptivo-normativa. ya sea de la descriptiva. no se van a tratar problemas especrjTcos de las ciencias formales. Si no abstraemos nada en absoluto nos encontramos con la total diversidad de sistemas conceptuales y teorías. Ias dimensiones descriptiva y prescriptiva no se oponen sino que son dos aspectos de la misma función. es extremadamente amplia y diversificada. Debe quedar claro que tal actitud es un error. de la naturaleza de cada una de estas funciones y de sus relaciones mutuas. también lo serán sus análisis filosóficos si no hacemos abstracción de algunas diferencias entre las diversas manifestaciones científicas. tal como la hemos caracterizado. NATURALEZA Y mxcrbn DE LA RLOSOF~ADE LA CIENCIA 25 comunidad no aceptará esa entidad como una genuina teoría empírica. 3. biología. los correspondientes a la ciencia natural. ciencia empírica.IYT'ROD~~CCIÓ'I. La filosofía de la ciencia. o incluso la exclusividad. como apuntaremos en la breve revisión histórica. Resumiendo: adecuadamente consideradas. puede determinar ciertas constricciones a las que toda reconstrucción se debe atener. El nivel de abstracción que va a guiar en general nuestro estudio de la materia es el que corresponde a lafilosofín general de la ciencia empírica. por ejemplo. En otro nivel se agruparían las diversas disciplinas en diversos grupos. además. formal. la determinación dz ciertas condiciones en las prácticas de contrastación de las teorías tiene consecuencias para la tarea reconstructiva. etc. Es cierto que. esto es. Así pues. economía. por lo que a la actividad metacientífica se refiere. Así pues. Por supuesto. matemática. lingüística. derivado de una inadecuada concepción. ambos están siempre presentes.

otra en biología. otra la radiante. Esto es. por lo que a la abstracción de las diferencias se refiere. la ciencia. Es parcialmente cierto. ¿Qué es eso de "el problema de la justificación". La crítica es infundada en ambos casos. la información en biología o el probletna de la predictibilidad en economía. sino ni siqaieka l&tgaaje.aplicable a ellas nada de lo que aquí se estudie (como se verá. se hará abstracción de las diferencias entre las diversas ciencias empíricas. Y. la medición en mecánica cuántica. Nadie duda de que. pues lo anterior no excluye que. todo (lo interesante) es diferente. hay algo común que es merecedor de estudio (metacientífico). Es obvio que en este ámbito la crítica es claramente infundada. pues no sólo hay problemas específicos de cada ciencia sino que los problemas coinunes a las diversas ciencias presentan algunos elementos específicos en cada una de ellas. etc. cuando se analice la estructura axiomática de las teorías). Y lo es por el mismo motivo. o "el problema de la explicación"? Una cosa es en física. otra en las aves. etc. Aunque las leyes científicas presenten aspectos específicos en las teorías mecánicas y en las económicas. otra en termodinámica. lo mismo es cierto de la explicación. el estudio lo será de sus aspectos comunes. en la medida en que las ciencias sociales requiriesen un análisis adicional por disponer de características específicas. a menos que se aduzcan motivos adicionales relativos a la especificidad de la investigación metacientífica. cuando pretendemos lo contraio nos vemos forzados. y si nos apuran. Quien abunda en esta línea de crítica olvida que lo mismo podría decirse respecto de las ciencias mismas. si se nos obliga a precisar. En nuestra opinión. como es el caso. el análisis filosófico de la ciencia empínca se va a desarrollar a nivel general. busca lo general en lo particular. aunque la herencia genética presente aspectos específicos en los animales y en las plantas. Pues bien. otra en economía. pensar que porque algo es diferente. una cosa es en mecánica. es claro que no hay un único modo de hacerlo. como el espacio-tiempo en la teoría de la relatividad. lo similar en lo diferente. las naturales y las sociales. otra la calórica. Como estableció Aristóteles. toda theoria. va a versar sobre los aspectos comunes a (la mayor parte de) la ciencia empínca. por ejemplo. Pues bien. En segundo lugar. la especificidad de la investigación metateórica no proporciona tales motivos. En eso. como en muchas otras cosas. no tiene por qué ser diferente en nuestro ámbito. en ambos casos se comete el mismo error. hay algo común que es merecedor de estudio (científico). pues sin abstracción no hay. Ante esta alternativa se puede objetar que no hay tal cosa. la filosofía no difiere apenas de otras disciplinas. otra en cosmología. a saber. . que la filosofía general de la ciencia es un mito. de modo que el estudio se aplique por igual a ambos tipos. ¿Qué es eso de la energía? Una cosa es la energía mecánica. ello no se hará aquí. En tercer lugar. Pero para ello es necesario abstraer las diferencias. o de las leyes. que los únicos problemas interesantes tienen que ver con las ciencias especiales y que. ¿Qué eso de la herencia genética? Una cosa es en los mamíferos. ello es parcialmente cierto. y parcialmente falso. no ya ciencia alguna. incluso. No se van a tratar problemas específicos de ciencias o teorías empíricas particulares. Pero es parcialmente falso. el científico y el metacientífico. un único grado de abstracción. etc. otra en las legumbres. algunos otros elementos de esos problemas sí sean comunes a toda manifestación científica. a descender a ciencias específicas. Bien.

7 a 10 y 12). aunque sin pretensiones historiográficas. A él se debe la primera concepción del método axiomático en general. de toda su historia. ya estaba presente en algunas de sus formas en la Antigüedad (especialmente geometría. Panorama sucinto d e la historia de la filosofía de la ciencia I I ! i I 1 En sentido estricto. Ahora bien. como modo de sistematizar el conocimiento científico. principalmente en Aristóteles. el cual. Bacon no fue en rigor un científico profesional. divulgado e influyente de metodología científica en esta época fue el Novum Organon de Francis Bacon. aunque especialmente importante a partir de la Revolución Científica del siglo xvrr. ya fueran ellos mismos científicos practicantes o no. El tratado más sistemático. tarea que exigiría por sí misma un tratado de la misma extensión. Brown. Aquí sólo podemos señalar muy someramente los hitos más sobresalientes en el desarrollo de nuestra disciplina (para un estudio más detenido. sino precisamente alguien que hoy día consideran'amos como un especialista en filosofía de la ciencia. 1972. Losee.ej. 1989). 1977 y Echeverría. cf.4. concepción que luego fue aplicada (con ligeras variantes) por Euclides a la geometría y por Arquímedes a la estática. aunque todavía abreviado. como disciplina filosófica específica y sociológicamente identificable. en diversas partes de esta obra (cf. No podemos exponer aquí la historia de la filosofía de la ciencia con mínimo detenimiento. cf. cuya concepción puede considerarse precursora de una curiosa combinación de la metodología inductivista con la hipotético-deductivista en el sentido actual. astronomía y estática). se pusieran a reflexionar sobre lo que ellos u otros hacían al hacer ciencia empírica. si no más. es relativamente joven. la filosofía de la ciencia. Los dos casos . la filosofía de la ciencia es tan antigua como la filosofía misma. siendo la pregunta fundamental: jcuáles son las reglas que determinan el buen método de investigación científica? Por eso podemos caracterizar estos primeros conatos de una reflexión de segundo orden sobre la ciencia como una filosofía principalmente normativista. que el presente. una porción considerable de la evolución de tzmas. fenómeno cultural cuyos inicios pueden fecharse con los trabajos de Simon Stevin en mecánica y Johannes Kepler en astronomía. parece hoy día generalmente admitido que el conocimiento humano encuentra su máxima expresión en el conocimiento científico. Pero también algunos de los grandes campeones de la ciencia del momento dedicaron una porción considerable de su esfuerzo intelectual a la reflexión de segundo orden sobre lo que ellos mismos estaban haciendo. corrientes y autores a partir de la Segunda Guerra Mundial se tratará con detalle. se origina en el cambio de siglo y se asienta definitivamente en el período de entreguerras. Uno de los principales fenómenos objeto de la reflexión filosófica casi desde los inicios de la filosofía es el conocimiento humano. p. Por lo demás. a principios del siglo xvri. El advenimiento de la llamada "Revolución Científica" (no discutiremos aquí la pertinencia o no de esta denominación). especialmente caps. proporcionó pronto material científico suficiente como para que algunos pensadores. Las cuestiones de método pasaron al primer plano de esta reflexión. Este conocimiento científico fue objeto de especial atención en una reflexión de "segundo orden" ya en algunos pensadores griegos. Sin embargo. y cuya conclusión puede verse en la síntesis newtoniana al final del mismo siglo. en un sentido más amplio. para la historia reciente.

De hecho. y se pregunta por la estructura esencial que "se esconde" detrás de estas teorías. Estas Regulae pueden entenderse como un "mini-tratado" de filosofía de la ciencia. en el siglo siguiente. Lo que hay en ellos es una teoría crítica del conocimiento humano en general. una metateoría sistemática de las teorías científicas. cambio. Kant se encuentra ya con dos teorías bien establecidas. aun siendo tan altamente abstractas o "ideales". las filosofías de Berkeley y Hume no planteaban tesis precisamente constructivas con respecto a la ciencia establecida de su tiempo: Berkeley no creía en la relevancia de la matemática para el conocimiento empírico. quiere establecer lo que hace comprensible por qué ellas proporcionan conocimiento genuino de la realidad empírica. inducción) y en el sentido de que si se cuestiona toda forma de conocimiento humano.ode la ciencia. En contra de lo que a veces se supone. al principio de la Tercera Parte de su obra cumbre. y que está paradigmáticamente contenido en la geometría y la mecánica. Ello es particularmente manifiesto en los enciclopedistas. La filosofía de la ciencia no recibe un nuevo impulso hasta finales del siglo XVIII con la obra de Immanuel Kant. constituían los pivotes de la síntesis newtoniana (y no sólo de ella). Se intenta dar aquí una visión sistemática y de conjunto de las diversas disciplinas científicas y sus interrelaciones. la cual tiene implicaciones para la filosofía de la ciencia sólo en la medida en que ciertos temas muy generales de la filosofía de la ciencia son también temas de la teoría del conocimiento (por ejemplo. ello obviamente también tiene consecuencias para la forma específícamente científica del mismo. De manera explícita y sistemática formuló Newton su metodología genera] bajo el título Regitlae Philosopllandi (o sea "Reglas para filosofar". causalidad e inducción. donde 'filosofar' significa aquí "hacer investigación empírica"). la geometría euclídea como teoría del espacio físico y la mecánica newtoniana como teoría del movimiento. y Hume no creía ni en la causalidad ni en la inducción. los Philosophiae Narurafis Principia hfatheinatica. pero precisamente estos tres elementos. de las categorías del enterzdimienro y de las formas pul-as de la intuición (espacio y tiempo) puede verse como una propuesta de interpretación general de aquello que es esencial en el conocimiento científico. sino también porque es el primer ejemplo histórico de lo que hemos denominado antes un modelo i11terpretatir. La filosofía trascendental kantiana (especialmente en sus planteamientos de la Crítica de la Razón Pura y los Fu?tdarnenros Meraflsicos de la Ciencia Natural) representa un hito importante en la "protohistoria" de nuestra disciplina y ello no sólo por su influencia en las discusiones posteriores hasta bien entrado el siglo xx. no hay una filosofía de la ciencia verdaderamente tal en los empiristas británicos del siglo XVIII. La respuesta kantiana en sus rasgos específicos probablemente ya no sea aceptada hoy día por ningún filósofo de la .más notables son René Descartes e Isaac Newron. especialmente D'Alembert y Diderot. En efecto. ambos impulsores del método axiomático en física. causalidad. La teoría kantiana de los juicios sintéricos a priori. percepción. es más bien el punto de vista descriptivista el que predomina en los estudios sobre la ciencia. Si la actitud normativista es lo que caracteriza estos primeros conatos de la filosoen fía de ]a ciencia en el siglo xvi~. matematización. cuando la idea general de una ciencia matemático-experimental ya estaba bien establecida.

estos filósofos se mostraron muy escépticos. al espíritu de la ciencia empírico-matemática moderna. que posteriormente iban a tener bastante influencia en los practicantes mismos de algunas disciplinas. Más bien se trató en ellos. quienes trataron de compaginar del mejor modo posible los principios de la teoría kantiana original con los nuevos desarrollos de las ciencias. el instrrcmentalismo de Pierre Duhem. En realidad. del espacio y del tiempo. De esta plétora de enfoques aquí sólo podemos mencionar unos pocos. los neokantianos.. Ahora bien. Los planteaniientos kantianos. con Ernst Cassirer a la cabeza. basada en sus propios sistemas metafísicos. proyecto que al final condujo a un callejón sin salida. el pragrnatisrno de .. en quien. el fundador del positivismo. Un enfoque parecido puede verse en otro autor de mediados del siglo xrx. especialmente de la física. como la medicina y las ciencias sociales. escuelas y autores que. y con ello elaboran enfoques más bien interpretativos (metateóricos) en el sentido apuntado más arriba. sin embargo. con una serie de corrientes. la problemática metodológico-normativa iba a jugar un mayor papel. Con cierta benevolencia. Sin embargo. carácter de las regularidades nómicas. de una filosofía de la naturaleza. por supuesto. Comte saca también algunas consecuencias normativas acerca de cómo hacer "buena ciencia". . Los filósofos de la ciencia más obviamente influidos por Kant fueron. tanto en perspectiva sincrónica como diacrónica. y a tener una influencia posterior más profunda. que en el caso de Comte.). sobre todo en Hegel y Schelling. aquellos que mayor influencia tuvieron en la filosofía de la ciencia posterior: el ')sercdo-kantismo" empirista de Hermann von Helmholtz. John Stuart Mill. De los filósofos del idealismo alemán posteriores a Kant no puede decirse propiamente que hicieran contribuciones significativas a la filosofía de la ciencia. cuando no abiertamente opuestos. toman su fuente de inspiración más de Kant que del positivismo inmediatamente anterior. aun siendo más o menos críticos (a veces radicalmente críticos) de Kant. ella marcó la pauta de la discusión de una serie de temas y conceptos que han jugado un papel central en la filosofía de la ciencia de la época contemporánea (relación teoría-experiencia. una especulación filosófica directa (de "primer orden") sobre la realidad empírica. que habían quedado eclipsados por largo tiempo. Dentro de la clasificación general de enfoques que hemos presentado más arriba cabría considerar el enfoque comtiano como primordialmente descriptivista: se trata de presentar la totalidad de las disciplinas establecidas de su tiempo dentro de un esquema jerárquico general. retornaron las preocupaciones y el modo de encarar los problemas de éste y elaboraron sus propias metateorías en el sentido de modelos acerca de la estructura esencial del conocimiento científico. podría verse en sus especulaciones el intento de formular un programa alternativo al de la ciencia moderna. es decir. además de los neokantianos. de su descripción general de lo que considera el estado de la ciencia de su época. naturaleza de la causalidad. aunque muy distintos entre sí. retornan con vigor a finales del siglo xut y principios del xx. a esta época pertenecen una serie de autores que. Pero.ciencia. La filosofía de la ciencia cpmo explícita reflexión de segundo orden sobre la ciencia retorna vuelo en la primera mitad del siglo xrx con la obra de Auguste Comte. al menos tal como entendemos ésta hoy en día. función de las matemáticas en la ciencia empírica. tal como ella se desarrolló a partir del siglo xvrr. sobre todo de la física. el convencionalismo de Henri Poincaré.

(Otros pensadores importantes en este proceso de zestación de la disciplina.de nuestra disciplina. En este período. debido a los físicos-filósofos de fines del XIX y principios del xx. El otro gran puntal para la constitución de nuestra disciplina fue la Iógica moderna. tienen. la nueva disciplina de la filosofía de la ciencia. suele subsumirse bajo el epíteto de "positivismo lógico" o "empirismo lógico". Jevons. La Estructura de la . a pesar de las innumerables y a veces agrias controversias que tuvieron lugar (tanto con los adversarios de la filosofía de la ciencia así entendida como entre los propios representantes de la misma) y de que la casi totalidad de las tesis sustantivas sostenidas entonces (como el verificacionismo. sino por muchos otros autores. problemas y análisis que siguen presuponiéndose hoy día. debido a los lógicos y fundamentadores de las matemáticas. Sobre estos dos puntales . sino en el de la fiIosofía en general para el resto del siglo: el Círculo de Viena.+i IE~~S CIENCIA Charles S. los autores más destacados son Karl R. intereses y objetivos que comparten. que siguen haciendo aportaciones importantes e influyentes (sobre todo el primero.odo clásicc~~. Ello es obra principalmente (aunque no exclusivamente) de dos grupos de investigadores que iban a causar un impacto duradero y profundo no sólo en el desarrollo de la filosofía de la ciencia.se constituye. Rudolf Carnap y Otto Neurath como figuras señeras. A ~ DE FILOSOF~ADE ~. sino la filosofía de la Iógica y las investigaciones sobre fundamentos de las matemáticas iniciadas en esa época por los propios Frege y Russell. el fenomenalismo. son Herschel. de manera bastante laxa.e l del contenido de los temas y planteamientos.En él se articularon de manera definitiva muchos de los conceptos. en el que se acuña y desarrolla lo que se conocefá && Pción Heredada ('Received I. A este período constituyente siguió. Aunque existen profundas discrepancias entre estos pensadores. Por ello puede considerarse esta fase como el período constituyente o "germinal" de la actual filosofía de la ciencia. el fisicalismo y el sintactismo) han sido rechazadas posteriormente. establecida de nuevo cuño por Gottlob Frege en el último cuarto del siglo XIX. se establecieron los temas principales de la filosofía de la ciencia y sobre todo el modo de abordarlos. en realidad. Nelson Goodman y Emest Nagel. Peirce y el emnpirio-criticismo (quizás sería más adecuado calificarlo de "operacionalismo radical") de Ernst hlach. Carl G. y que iba a ser consolidada y propagada por los Principia Mathematica de Bertrand Russell y Alfred N. entre los que cabe mencionar a David Hilbert y Ludwig Wittgenstein. de la filosofía de la ciencia tal como la entendemos hoy día como disciplina relativamente autónoma. Herbert Feigl. con Moritz Schlick. Hempel. Whitehead a principios del siglo xx. un indudable "aire de familia". Como parte de este otro puntal habría que incluir. y el del método. Por las preocupaciones. Whewell. que duró aproximadamente hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial y al que. puede considerarse a estos autores uno de los puntales para la formación. pues el segundo morirá apenas iniciado este período). Hertz y Campbell). en la ~eneracióninmediatamente posterior. y el Grupo de Berlín. no obstante. lo que suele calificarse como per. inmediatamente después de la Primer Guerra Mundial. con Hans Reichenbach a la cabeza. Además de los ya citados Carnap y Reichenbach. pero no sólo por ellos. no sólo la lógica en sentido estricto. a los que sólo podemos aludir aquí. El extenso tratado de este último.30 F U N D . Popper."ied)). después de la Segunda Guerra Mundial y hasta mediados de los años sesenta.

constituyen buena parte dzI contenido de este libro. 12 y 13. y por otro. Estos . Paul K. pero de momento no disponemos de otras mejores. más numerosos y significativos de lo que con frecuencia se piensa.Ciencia. Aquí indicaremos sucintamente sus rasgos más sobresalientes. Por supuesto que. en los enfoques posteriores y resulta imprescindible para comprender y valorar cabalmente estos últimos. Por otro lado. e independientemente de su diferente origen e intereses. Aparte de ciertos desarrollos colaterales. 10. especialmente los caps. los elementos de estas nuevas concepciones que provienen de la etapa clásica son. de manera implícita o explícita. 8 y 12. por su oposición a una serie de elementos. Tanto los elementos controvertidos o superados de la filosofía clásica de la ciencia.ticcrs de Kuhn. aparecido en 1962. en los enfoques semánticos la oposición es más sutil. en el caso de algunos enfoques particulares de una y otra línea (como el kuhniano y el estructuralista) puede hablarse de un acercamiento o principio de síntesis. su trasfondo conceptual y temático está presupuesto. y sin negar los elementos reales de crítica profunda presentes en estas nuevas orientaciones. en la filosofía "posclásica" de la ciencia pueden identificarse dos líneas claramente distinguibles: por un lado. quizás algún futuro historiador de las ideas logre forjar una clasificación más adecuada). esta filosofía de la ciencia puede considerarse hoy en día como "superada". aunque sólo sea para "refutarlos".7. pero no por ello son necesariamente incompatibles. Estas dos líneas tienen orígenes y motivaciones muy diferentes. 9 . Sin embargo. entre los que destaca de modo particular La estrrtctura de Las revollrciones ciet1tr. en muchos aspectos. principalmente con los trabajos de Thomas S. Por lo que a la revuelta historicista se refiere. incluso en el caso de los historicistas. la corriente historicista. Sobre las contribuciones de los enfoques posteriores a la filosofía clásica de la ciencia nos extenderemos en los capítulos 7 . Por lo demás. a pesar de todas las "superaciones" y "refutaciones" posteriores. como veremos en diversas partes de esta obra. aunque en las décadas anteriores hay al. si no mis. las concepciones llamadas frecuentemente semdnticas. no obstante. tanto de contenido como de forma. Feyerabend e Imre Lakatos. 3. aunque quizás sería más propio calificarlas de modeloteóricas o representacionalistns (ninguna de estas denominaciones es completamente apropiada. la corriente historicista se hace fuerte como nueva alternativa a partir de los años sesenta. d e principios de los sesenta. principalmente respecto del ámbito de problemas abordados y de algunos de los conceptos más básicos utilizados para el análisis. En la corriente historicista. como los resultados firmemente asentados de la misma. representa la síntesis más completa de la filosofía "clásica" de la ciencia. Kuhn. diferentes en cada caso. hay una serie de resultados y conceptos característicos de esta época que pueden considerarse sólidamente establecidos y que no pueden pasarse por alto en un estudio mínimamente completo de la disciplina. Ninguna persona seriamente interesada en la filosofía de la ciencia actualmente puede permitirse desconocer los elementos esenciales de las aportaciones de dicho periodo.ur?os precursores de la crítica historicista a la filosofía clásica de corte "positivista" (principalmente Ludwik Fleck y Michael Polányi). considerados esenciales de la concepción clásica. la ruptura es menos drástica de lo que a veces se pretende. pero en algunos de sus aspectos igual de radical. la oposición es mucho más manifiesta y genera abierta polémica. ambas líneas se caracterizan en buena medida por su vocación de ruptura.

la fmmalizscióo en ci~ de b ~ @ ' & x.s de *ataque+ p m .nna fanU. aún menos que Ja filasoEa.:. prqanian yna imagcq muy pobre. esta im~vación la a Gap.Jínea de que la nfieva fiIosofía de la ciencia. primitiva e inadecuadb a lai&m@ejidad est@c%u$akdc"las 60rías. u. Pox-ello. lal. .también interp~etadas el pqbIjco interssado) como por una "rebelión" contra la filosofia de. par.Pw5ello. en IQS... ~ ~ ~ á c t e r d-p@igr&r. Por-otra.de los hlst&~cistas).kicj~ncia ~ a M ~ $ i & + + ~su n ~ e en a ~q@iei$e..modelok6ric~q:la .n (y así.i . es decir.t.x La-estfwcrura de la ciencia de Na-1 (qw .yae~jíuita hace la otra.de dqa dicha filosofía. t o d ~ los whres.i .:grar+@gr~i6n sus de de esfuerzos at análisis muy. Eero no menos importante: la~:eseasa~imp~ancclja rBvistsnrea:fbfi$osofía ~lásjca Ja ciencia qve Qa los estudios de cases. IjR rekidad. La ló$rca de !a i t s cie@t&&q1& P@pp@.pos su j&q$3nqv h a z a n $ 0principio./ específico en que sus adversarios "elásiws"10 hiqjexw.bien de .suelen consideqame corno 9bjeFito.Jos~~í~cl6sicnla ciencia bic&r>& uso de sistemático de métodos formales.cap. .trabajos se autoconeibe. . .. aitxnenos mucho q6s que la cadente clásica. .taíces coaunes e s t h en los trabaj.ibg a . . Se f rata más.es ~ax$cIen'ostic~ 1. la oportunitE~d..úno. -el anAlisisypla recons~ciión~detallados ejeslpl~s Q e reQles de teorías cientificas..6~1pte-~eatradas cueptioen oqas nes (efi.'por oposici6n a la . c El 6nfasis puesto en k relevancia2 de los e s t u d i o s h i s t a r i ~ r á f i e ~ ~ ~ ~ ~ a la filosofía de la ciemaia parece ir atinad&. P O Pladg no:@do&-los tes dentro de lo que hemos dado ea HamwJ..&i.apñmkra vista.óa.idea clásica de: tomar las (teorías cientifica6 s i m p l e ~ t e ~ m o sistemas axio&~co&. e consecuancia.& -las c o n @ q c ~ w s semántigw >o.ihq8tpcia es Fenos~significativa_de lo ~ autqes o cnijquqs importanque pue&. de la dinámica del ~xao&nienso i ~ i f i m .de del teorfa comdn .seha . .w u l t w a -La Jqga más profunda: los histoficiistas proponen una mción ktuitivaade teo& ciephf£ica* mucha' más compleja..*. 9-@e$$ ~ v g e w & s e dos F .Csi de de jio todas. Coh esta crítica ]general está empar&ad~ a&a d ~ .~&~inaahistoriciqta.&lifica$p a veces &ql+ filosofía historicista' de lasi&cia como una filcwofia "a~ti-formalistp'.@j~er~lpIo.wcomeepciones &ernán&i~at+.divwgeocia coa la?&los~fia~dásfka la'cíe~)cikgue. Esta úIri:malestambién la hjeción más fum$e.. dep&Ea$o.e~~a. d hace&a la filmofia cl6sica de la cienciq estrib? en q& es& no se tqrnara-~a historia de la ciencia en serio .@o. autores hismic%ista&. Más dgnificativa esLotre.parece~.apenas uf i alguna fumalizaci.K&k y L&stos.tanto a carna@ano~coa@:gioppe$an@s>~&f 9). da aunque planteada de manera ings implícita qas eXpliQjtta. 12 35).on.:s8& fi modo t-o~ . m s cista se temicman t&UItem@Q@ adYwd. y también que 3a hist.eista.c~sica de5l&~ien~ia.deteorías concaeras.de enunciado$'es demasibdo. .aggg difusa de enfoquq?.y que. puede habjage -uí'de que-19 un% concepción unitaria.filosofía -"formalista" cltlsica. .tot&nente n inadecuada.~ca$~@ana" como en la Ypapperjana".a n-k$FSJdm fomaEes. r *s.. Sin embargo. - ( - .historiz1 . p q e. I . gsta di. ~ ' . al menos si de unLr7grt-q parte:* ellas)-eI'hgheq$qibado una.bs detecofisrncción de tegriaide Patriqk S q e s y sus colhoraIr 5.y hjggicista.s. es que se encuentra d a s veces &as polémicas ap&~t. up desprec@ total por el con< uso de métados farmaks e8 mesira discipkina.declara expEcíta y &&*me d@@miallaEa. Sus. i 1>11ngipaly .1~i. Esta línea es en parte anterior y en psne po$~. &LQS más cgrackrí6tiqos tratados. que pone de mqifies$o>eicarkter ex@$~1i!r7'mesik~simp~stacoq6epto.mApteqJlcito repmh&g6e estos autoles.

Sneed y Wolfgang Stegmülier en los años setenta y del etnpirisnzo constntctivo de Bas van Fraassen en los años ochenta. es decir. Éstos inspiraron la ' . y los de la Escuela Italiana de Toraldo di Francia y Mana Luisa Dalla Chiara. inspiradas de modo implícito o explícito en las metateorías generales. teoría de categorías. los enfoques de la familia semanticista han seguido desarrollándose y articulándose como metateorías generales de la ciencia. la cual. conviene utilizar porciones "más fuertes" de las ciencias formales: teoría de modelos. Carecemos todavía de la suficiente perspectiva histórica para presentar una evaluación mínimamente ajustada de los desarrollos en la filosofía general de la ciencia de los últimos años. en cuanto que estos últimos son representaciones conceptuales (más o menos idealizadas) de "pedazos" de la realidad empío rica (de ahí la denominación sernbrlticas o nlodeloteóric~~s representclcionnles para estas concepciones). A esta familia pueden asignarse también los trabajos de Frederick Suppe y Ronald Giere en EE. de un desarrollo acelerado de lo que más arriba hemos caracterizado como filosofía especial de la ciencias. no es tema de este libro. métodos y tesis sustantivas. estos enfoques no ven ninguna dificultad en el uso de instrumentos formales en el análisis de las teorías científicas: al contrario. del gmpo polaco alrededor de hlarian Przelecki y Ryszard Wójcicki. a diferencia de los historicistas. al menos como propuesta de metateorías generales. etc. la lógica de primer orden) eran demasiado primitivos y por ello inapropiados a la tarea. más que sistemas de enunciados. o bien en un sociologismo radical de corte relativista y frontalmente adverso a cualquier teorización sistemática (que no sea sociológica). o bien en una pura historiografía de la ciencia. A pesar de las considerables diferencias que existen entre estos enfoques en cuanto a intereses. . consisten en sistemas de niodelos. su reproche a la filosofía clásica de la ciencia no es que ésta haya usado (a veces) métodos formales. coino hemos advertido. pero que también pueden llevar a una revisión de estas últimas. la filosofía historicista de la ciencia parece haber dado todo lo que podía dar de sí. Ella parece haber desembocado. de interpretaciones y reconstrucciones de teorías particulares de las diversas disciplinas. En cambio. sino que los utilizados (en lo esencial.UU. todos emergentes más o menos por las mismas fechas. topología. parecen ser rasgos notorios de la situación actual.dores (especialmente Ernest N Adams) en los años cincuenta y sesenta. Por un lado. Concluiremos este breve recuento histórico señalando solamente lo que. una tendencia que parece cada vez más fuerte dentro de al menos parte de esa familia estriba en combinar la línea modeloteórica general con conceptos y métodos de las ciencias cognitivas y de programas computacionales de simulación. pues. su "aire de familia" les proviene de que en ellos juega un papel central la idea de que las teorías científicas. análisis no-estándar.. al menos a primera vista. Y. Se trata en lo esencial. emergencia del estr~~ctcirnlisino metateórico de Joseph D. Asimismo es notoria la proliferación cada vez mayor de estudios de casos. teoría de conjuntos.

sin pérdida de continuidad. específicamente las de argrrmentación. inferencia y argumento. El lector al que le resulte insuficiente puede consultar cualquier manual de lógica al uso.7. argumento deductivo y argumento inductivo. ARGUMENTACIONES. 1. es irrelevante para nuestros intereses actuales. de modo que no vamos a distinguir aquí entre estas nociones y las utilizaremos indistintamente como variantes estilísticas. en la medida en que exista. tienden a considerarse procesos más simples que son los componentes o "pasos" de una argumentación compleja. Argumentos. el lector ya familiarizado con estas nociones. o con alguna de ellas. inferencia) es un tipo especial de acto de habla y. El lenguaje cotidiano distingue a veces ligeramente entre las dos primeras y las dos últimas. sobre todo quizá las inferencias. A veces las primeras tienen cierta connotación de extensión o complejidad respecto de las segundas. 5. como tal.1. RAZONA?V~~E~TOS.CAP~TULO 2 ARGUMENTOS DEDUCTIVOS Y ARGUMENTOS INDUCTIVOS Este capítulo está destinado a presentar. mientras que los argumentos y. Los razonamientos o argumentaciones tienden en ocasiones a identificarse con procesos argumentativos relativamente largos y complejos. Esta diferencia no es ni mucho menos general y.8 y 12). puede prescindir de este capítulo. validez y verdad 1. enunciados o proposiciones. o de la correspondiente sección. es algo esencialmente pragmático caracterizado por la pretensión del hablante de llevar a cabo determinada finalidad. argumentación. algunas nociones lógicas fundamentales. argurnentación. Un argumento (razonamiento. Puesto que éste no es un texto de lógica no podemos detenemos por extenso en ellas y la presentación de las mismas va a ser muy introductoria. cuyo conocimiento se presupone en varios lugares de esta obra (especialmente en los capítulos 3. Aunque la diferencia entre enunciados y proposiciones es fundamen- . los argumentos se pueden ver como secuencias de (al menos dos) afirmaciones. En relación con dicha finalidad. a modo de recordatorio. ARGUMENTOS E INFERENCIAS Aquí vamos a considerar equivalentes las nociones de razonamiento.

Algonos de en6s mG2adbf~s. .: . S . . . . * A2 "Todos 10. ' T ~ ~ $dS presi@ntei O ~ @s~bdd&iil~$~kish~st~a a$i)li&$&n varonkr. . . -: m. . * .. Debe 'quedx d ' desh$%i -cokier"izoque los árguméaios no 'kofi' verdaderos' ni & falsos. u. A l "Seguro que su marido está con otra. 'por e ~ l o ' .( \ - : C.:! .<el trabajo. puestoque o está En casa. etc. * *a:.. como proposicionales.. .afii.. Por tanto. .$ & $ i h:k#.El'pr6*im0... 'i : . siiuiéntes &S casos son ejemplos de las diversas posibilidades.'2.~"~i?ie alguna de faliar las piemisas. A4 . .efA..la llama conclusión.. ' i lesu. y a e j ~ t o p u r ~ ~ m ~ y p i c t o g r 6 fsp@e colocarse la s i~os.no una v ~ ~ a ~ ~ o h & $ .. o 8:h4* keguro . . . A la afirmación de la que se pretende que recibe apoyo se.. &ba.*. . d ' 'i '.".i& \C~mpll~o'i.fciiqid&i'. .~ar~*~..*e11"~&. . .! . usaremos en general 'afirmación' para referirnos indistintamente a ambas posibilidades..*. . . .. expresiones como 'por tanto'.~gJa . ." ' . Si bien tendemos a preferir la segunda versió-n. vamos a considerar que los constituyentes de los argumentos pueden considerarse [anto entidades lingüísticas. la pretensión de que una de ellas "se sigue".idía. las proposicioñes) o .tal. Ae .v: < . . 'ya que'. a los efectos presentes no vamos a distinsuir entre ambos.'como'por lanton..s$k y despliés p&Ia kon&5sión: A i.Xi . o eii ellfibajo o con otra. ty. y no está en casa ni en.En oc$si~dt?sbasta.predd6*te'. . : !... ..:. .sirve en el lenguaje natural para identificar la conclusión es cierto tipo de "marcadores" que se usan al efecto.r.: < .Hitler. si el contdto hace suficientemen~e cfka su'Ijresbniia impi~=ita. . . dkh6iap&+a . he io@ado Ylasta ahbra en'la'&iciteria Pfe ~ i ~ e m me han dado un excelente resultado.-e. Lo que . . " . 'en consecuencia'..? ."indicanque esto lo que' le'antecede só~ilas pkmisasy lo qukqsigue la:conclusión: otros~corno 'puesto &e7.t.::: . ' ' ". un argumento es una secuencia de afirmaciones caracterizada por cierta pretensión. y a las afirmaciones de las que se pretende que se sigue la conclusión se las llamapremisas. aunque comúnmente suele estar al principio o al final.. . 'iiiprioridad* y tlri*o.! U* . *.+en.. .&3&hs g ~ e h ' 6 . ..' . ~ .. . $ + & ' ee$ar@fi!i . 'p~~est&~:qüe'e5 aiti . comp. : ' " ...* .~~k d .. pem también ptledkn iniciii-'el !ariu&it<r esrhda segbigiúool primero por l"'$terni.. .'S' " *a . . d. . Incluso puede &e& oaya m8ca&reS kxp!kitos y que Sea el kmtexto' el $e clarifipue cuáles s6n las prernisas y fa conclu&ón.:. Pues bien. . conclusión como Últiíllla afihaci6n be la secuencfa. A oi.&ceSYif bhklusión éstd eii ihedió. pero én el lengua$ hatTG"3la con~lusión puede estar en cualquier lugar de la serie. los enunciados. . . Sólo 'las afirmaciones (1os'-muhcihd0~. furicionan en general inversamente.$Los lIeT. ". los contenidos de los enunciados._asiiíh." I = ~ G +.:. ? . combin@d~>e%ai*riboS*ti~ós de marcadores. En la reconstrucción foqal . .. .. o mejor dicho.'"i.? . prec&dos por la. .' . c66clusión y seguidbs Por las preiIusao. * ~ ~ que'. : . -16 qui! ellos eipfe$afi. . za@foi 66. . -.l. A 3 ZWpue~t&q$cf&s 'tir&&~y~&&fiieomp. . : . c f * . .ii$*tes tieh .&s.. ! . .. "se infiere". . . ! .a.' . : . *-.!/?.. . los zapatos que me acabo de ta&~:~~lel$~tee. "recibe apoyo" o "recibe justificación" de las restantes. Por tanto..$Srl dap& kh/3#3tQ'&.

pues obviamente puede haber afirmaciones injustificadas que sean conclusiones de argumentos válidos. y para que la intención de justificar la afirmación se realice satisfactoriamente no basta que el argumento sea válido. Por tanto. no en térmi- . Una cosa es un argumento y otra la afirmación de que el argumento es válido. por tanto. en el sentido de que caso de estar las premisas justificadas.. pues es esto lo que asevera dicha afirmación. en una afirmación. Pero ello no hace que podamos considerar al argumento mismo como verdadero o falso en ningún sentido interesante. a. y es incorrecto o inválido si no la apoyan. Hay dos sentidos en que se puede decir que un argumento es un "buen argumento". En una afirmación. Pues bien. .pueden ser verdaderas o falsas. Un argumento es correcto o válido si efectivamente las premisas apoyan la conclusión.. ella misma sí verdadera o falsa. En un primer sentido. Los argumentos no son pues verdaderos o falsos. Las mismas consideraciones se pueden hacer presentando la cuestión.. aunque la conclusión se infiera efectivamente de las premisas. La diferencia entre verdad/falsedad de las afirmaciones involucradas (premisas y conclusión) y validez/invalidez del argumento muestra lo que son los dos componentes de la adecuación o "bondad" de un argumento. en un acto de habla asertorico cuya finalidad es describir cómo son las cosas. y lo es dependiendo de la validez del arsumento: la afirmación 'el argumento "a. El hecho de que la segunda sea verdadera si y sólo si el primero es válido no convierte al primero en una afirmación. cuando alguna de las premisas es ella misma injustificada. por tanto B" es válido. salvo quizá en cursos de lógica. puede carecer de justificación si alguna de las premisas carece de ella. la conclusión queda también justificada. a saber. Los argumentos son correctos o incorrectos. son series de afirmaciones con cierta característica. se satisface dicha finalidad si las cosas son efectivamente como se asevera que son.. aquí consideraremos en general sinónimos ambos términos). que no podamos hablar en ellos de "éxito" o "fracaso".. válidos o inválidos (algunos autores prefieren hablar de validez sólo para los argumentos deductivos. las premisas y la conclusión pueden ser verdaderas o falsas. la conclusión del argumento.. a saber. no argumentamos por el placer de hacerlo sino con la intención de establecer o justificar ante la audiencia cierta afirmación. que de esas afirmaciones se pretende que una de ellas se sigue de las restantes. esto es. el "éxito" es la verdad y el "fracaso" es la falsedad. Ahora bien. .. muy general. Puesto que los argumentos se caracterizan por la pretensión de que la conclusión recibe apoyo de las premisas. un argumento es "bueno" (exitoso) simplemente si es válido. Que el argumento es válido significa que las premisas apoyan o justifican la conclusión.. también los argumentos son exitosos o no. por tanto p" es válido' es verdadera si y sólo si el argumento "a.. es válido o inválido. a+. el acto es exitoso si la afirmación es verdadera y no exitoso si es falsa. el éxito o fracaso de un argumento dependerá de que tal pretensión sea o no acertada. y los argumentos no son afirmaciones.. los argumentos válidos "trasladan" la justificación de las premisas a la conclusión. Es obviamente cierto que la afirmación que asevera que determinado argumento es válido. El éxito de un acto de habla es la consecución o logro efectivo de la finalidad pretendida mediante su realización. La validez de un argumento no justifica por sísola la conclusión. el argumento mismo no. Por tanto. sólo que ahora el éxito no consiste en la verdad sino en la corrección o validez. Pero eso no quiere decir que todos los argumentos sean iguales.

Si. para ello es necesario además que las premisas sean verdaderas. la validez del argumento por sí sola no "apoya" ]a verdad de la conclusión. las premisas. Aquí es donde es importante insistir en que los argumentos se caracterizan por cierta pretensión de quien lo realiza. sino semánticos. un buen argumento es un argumento formalmente correcto. para mostrar que incluso una afirmación verdadera que es conclusión de un argumento válido puede no estar "bien apoyada" en el contexto de ese argumento. los deductivos y los inductivos. cada tipo con sus correspondientes criterios de validez." Hemos elegido intencionadamente un caso en el que la conclusión es verdadera.e.dmás fuerte. pues en tanto no se precise esa noción. más exigente. e. podremos considerar justificada una afirmación presentada como conclusión de un argumento en la medida en que estemos justificados en considerar satisfactorio el argumento. Pues bien. válido. Ahora podemos precisar el segundo sentido en que se puede decir que un argumento es un "buen argumento": en este segundo sentido. con premisas verdaderas. Estos dos ámbitos están íntimamente relacionados. según esta acepción. pues hay diferentes sentidos en los que se puede pretender que una afirmación se sigue de. planteada la cuestión en términos semánticos. Hasta ahora hemos hablado de corrección o validez de argumentos d e un modo muy general e impreciso: un argumento es válido si la conclusión es apoyada por. lo que se pretende al argumentar es simplemente persuadir a la audiencia de que forme cierta creencia. la noción de validez permanecerá imprecisa. hablando de justificación. Esto es. Distinguiremos en general la corrección f o m l de un argumento d e su correccidn inarerial. estamos justificados en creer en la verdad de la conclusión de un argumento en la medida en que (estemos justificados en creer que) el argumento es válido y estemos justificados en creer en la verdad de las premisas. no lo está si alguna de las premisas es falsa. como en las "argumentaciones" ad baculurn ("la Tierra no se mueve. En función de cuál sea ese sentido tenemos diferentes tipos de argumentos. hablando de verdad. otras.28 FiJNDlrSIEhTOS DE RLOSOF~A L. El siguiente ejemplo es un caso de argumento válido con premisab) falsa(s): 'fxodos los atenienses son fil6sofos. y que es materialmente correcto si sus prernisas son verdaderas. e. puesto que implica elApr2mero). que además es materialmente correcto.4CIENCIA DE nos epistemológicos. En una acepción extremadamente amplia de 'argumento' habría más tipos de argumentos.e. pues por 'justificación de una afirmación' se entiende "justificación de la creencia en su verdad". La cuestión es cómo hay que entender la noción de seguirse de o apojar. apelando a la fuerza mediante amenaza. Sócrates es fi~ósofo. si no te lo crees verás lo que es bueno"). Diremos que un argumento es formalmente correcto si es válido. o es apoyada por. o se sigue de. o . por ejemplo. entonces hay muchas formas de pretender "apoyar" la "conclusión". Sócrates es ateniense. Por tanto. Aquí examinaremos los dos tipos clásicos de argumentos. Para no confúndir estos dos sentidos de 'buen argumento' utilizaremos 'válido' para el primero y 'satisfactorio' para el segundo.Así.

De los segundos diremos algo en el capítulo 12.mático de ello). Pero aunque hay mucha gente que "argumenta" así (los demagogos son un caso paradi. como el de la retórica. Hay casos intermedios difíciles de clasificar. ¿cómo pueden pensar lo contrario de un amante padre de familia y respetado benefactor de la ciudad?')).que hemos pretendido que tiene cada uno y que el Iector ha adivinado). el de los abogados ante los jurados). es deductivo (válido o inválido) en virtud de su forma. Pero ése es un efecto ilusorio derivado de que los ejemplos son todos argumentos válidos (según el tipo -no declaradc. que constituyen una especie argumentativa peculiar. es conveniente insistir en que su diferencia radica exclusivamente en la pretensión del hablante. cuáles eran deductivos y cuáles inductivos sin que le hayamos informado de nuestras pretensiones. pues no le habrá sido difícil adivinar. que no son meramente persuasivos o retóricos y que muchos autores consideran "legítimos" en contextos científicos. principalmente los argumentos por analogía y por abducción. en principio diferentes de los deductivos e inductivos. P. si es válido. la deductiva y la inductiva. el tercer ordenador que me compre me dará buen resultado. aquí vamos a considerar sólo dos tipos de argumentación.a cienas emociones ("jmi defendido es inocente de la acusación de abusos deshonestos!." . sólo son argumentos en apariencia. dependen de fenómenos pragmáticos muy complejos que exceden los límites de nuestro estudio. mientras que en los inductivos se pretende que las premisas apoyan la conclusión sólo en cierto. Por tanto. Es cierto que hay otros tipos de argumentos. la diferencia es intencional. y salvo convenciones que siempre podemos adoptar. radica exclusivamente en las intenciones del hablante respecto del sentido pretendido en que la conclusión se sigue de las premisas. Son formas de "discurso persuasivo" no argumentativas. si es deductivo. Antes de pasar a ver ambos tipos de argumentos con más detalle.ej. en cualquier caso. para las necesidades de la presente obra su estudio no es imprescindible y bastará con limitar la actual revisión a los argumentos deductivos e inductivos. donde veremos que se pueden considerar inductivos. Como hemos indicado. es válido en virtud de su forma. pero no es cierto que un argumento. A7 "El primer coche de Fernando le dio buen resultado. La segunda casa de Luis le dio buen resultado. de entre los ejemplos que hemos puesto más arriba. Es cierto que un argumento deductivo. Considere dicho lector los siguientes argumentos (que no contienen premisas implícitas). no se pueden considerar argumentos en sentido propio. que en parte parece una forma específica de discurso argumentativo y en parte una variante sofisticada de la mera persuasión. o a otros variados recursos. nada formal o estmctural distingue los argumentos deductivos de los inductivos. Aunque a veces en el lenguaje común se tiende a utilizar 'argumentar' para cualquier forma de discurso persuasivo (p. en sentido estricto los argumentos son sólo una de las formas del mismo. grado. El lector avisado con nociones previas sobre estos tipos de argumentos quizá se sorprenda.emen principio. Los argumentos deductivos se caracterizan porque en ellos se pretende que la verdad de las premisas hace segura la de la conclusión. en el sentido amplio de 'inducción' como "inferencia ampliativa". la forma más racional en tanto que intenta persuadir mediante razones. Los primeros.

Al3 ''Juaaa.es aqwitecio,,&q$a:as ~ ~ L % c , Por tanto, Fernando p s . c c ~ i t ~ ~- .." , Q. . A9 , " l tiltimo presidmte ,sst.ad,ouaidmse es -~~\i;u;6n. tanto, .el :pr6~imp E Por presj. den& es3adouinide~sa se~&;var6n,". . . * & , A 10 'E úIt4dmo2 !1 p~esideak ~sfiad~unideme@epóqr&i.a.P Q tantp, el. ~g¿jximo &S ~ presiden&e+:es~iido~i;defibe~swd* demóqs~tl.' . .. Al 1 "Algunos homb~esson mp@&&~ Por.t@nto.todos los,hgBbres son ~@nal~+... A12 ."Algunos hombres s~,rai.olrtaIes. SÓcrates es-hombre. Par @ntoL S6craacs es mortal." , '
, ! . .
+

.

4

iS.

e

~

p

. " .' , Seguramente ahora ya:nrii Fi pabecer4aal4ao~que puede: idmti$car tm fácilmente cuáles son deductivos y cuáles inductiveg: S i m p k m n ~ e n o poslbfe+eo1xyoO es tampoco 1 0 era antepcon A I-A&(a n@.sezque nos dijera&, o w ~ r e ~ i ~ p u s i ~ a ; ~ c c ~ n . oel lector, ha beaho qiile eran válidos). L~lrque hw.,q@n.agumeTito.indbi&~13 o deduetivoes la natwale~ti del apoyo pretendido enge*prem?tsas y oonc&asi6n.Fw&m"que d i c k ap@y<o petendido *es diferente, los criterios .de corrección también son difterenteg; un:argumento puede ser dedudvmente inválido pero indupivaniente ~@ido.&ra~eya$uar valide& de un argula mento es preciso entonces conocer mtes si es deductivo winductivo; ymda en la forma del arp-nto (si incluirncs ros amv5lidos.) indica taL sosa, .Eso.,sdi~ se,puede saber conoc i e a o las pretensionqs &l.hablanted Esto es asi~hth-iando estdctimente, p a c o a es que s el contexto sugiera de algún rnok2!l t i p de akgum~o:dsquiese trate, .e& e ?sugiem las intenciones del hablarlte o proponente-dslarguheni@xz . Aunque ya se ha sugerido en la exposición, conviene aclarar explícitamente-que*las antabares consideraciones+sa~refiízren difere13@;tmm,argumentw~ a la ded;i~ctivos arguy mentos Pnductivm, no a la- difereiieiamtre argammros J&dadws x&lidw y, agurnmms induetiv@& -r;flrá.Ei&st. :L&a#@f w& ~ ~ % ~ ~ Q S ~ S ~ e ilEkWhs,ka&~a-ea.~&s e9cia @&.%VOS intémioaes del hamnt@s&d .Per~ ~ - ra,.,& ;-,+ ,s-~ k ai.9&.1af&fe~cj,~imtrew~& e $ A & &'.. .. ~ mmtos de1.i"m*fgs; y&~i$as*p O $ ~ & B ~ ~ ~ ~ ~ V &s~ $ O P ~ ~ %.S,e & a & ~ e m t e $+ra :iiP d i l i s in&&i&es o : ! dmtegta Esrrnegmda &&e~&:w~&Lf:mene~.a .& agetixa,+iin&pendiente de4 h ~ i n t y del contexto,-y consiste m@d.~ntre.~&$&as. ~k&usi6x.ee'& e y una de dos ~elaciones objetivamente diferentes.-Un~a~~imenW~:com~~ricto de hab1a.de .un hablante*es~deductivoLo.induc~vo h a b l a n t e . p ~ ; e W q u c : ~ ~ t r e Si el pzemikas y condEsi6n se da .fa relgción objetiva de apoy&tde$ncrivo o si pktende qrsiw:se da la relación ~bje$iva de apojlo iZductivo; .y el argurnentiocse~i$ ..vgiido si Ba;rekación- obj&vaa eatre .pemisa-sc y conchrsien es dehekho-l,aque el-h~blai?te.pmten&~~qx& tanto-quewto~d~~habl;a; ES: En no hay modo de sabersi unL argummP&.eodedwctive aindvctivo .sin ~anocerlais iaten&ne,s del hablante; perobuna.vea~ o ~ o c k i a ~ ~ qváEidaa,h~4lido,es ae~ka pe&ctamenze objetivo . .,;". , e independiente de sus jnteneknes y del :contexto: . Un posible muda altemivo de seii~~lar mis&@ eb punto'es c~nsidsrzir-Que los argumentos no son actos de hablapsino entidades oh$itivas y-qOe~.los actos da ~hzbla consisten en intentar expresar argumentos. Así, entre todas las posibles secuencias de qiie.serííi.n t~cjuellas las en premisas más conclusión, rendrhmos. a~nhentczs=d~ctvctivo% que entre prem~isas~y conclusiónse da Iti~rtlmión ap;O)~d~$eduesu'wa~at~zs, antes de lo que hemos llamado argumentos deductivos válidos); argumentos indmtivos, aquellas en las
L

1

I&

I

.%

(

L A , . r

v

S

Y ,4

?%b

d

ARGUMENTOS DEDUCTIVOS E INDL%TIVOS

41

que entre premisas y conclusión se da la relación de apoyo inductivo (esto es, lo que antes hemos llamado argumentos jnductivos válidos); y pseudo-argumentos, aquellas en las q u e

entre premisas y conclusión no se da ninguna relación de apoyo. Los hablantes, al argumentar, intentarían expresar argumentos, unas veces argumentos deductivos y otras inductivos; y, por ejemplo, si un hablante intenta expresar un argumento deductivo y lo logra, el acto de habla es exitoso, y si no lo logra (si expresa uno inductivo o un pseudoargumento), el acto es fallido. Es esencial darse cuenta de que este modo de presentar las cosas es equivalente al anterior. En ambos casos el hablante, al argumentar, tiene la pretensión de que entre premisas y conclusión se da una determinada relación .objetiva de apoyo (de entre dos posibles) y la argumentación es exitosa si su pretensión es correcta, si efectivamente se da la relación que según él se da. La diferencia entre ambos modos es meramente terminológica. En general aquí seguiremos usando el primer modo de expresión, aquel que considera los argumentos mismos como actos de habla y considera por tanto la diferencia entre argumentos deductivos e inductivos (tanto válidos como inválidos) relativa a las intenciones del hablante.

2. Argumentos deductivos

En los argumentos deductivos el sentido pretendido en que las premisas apoyan o j'istifican la conclusión es el más fuerte posible. Estos argumentos se caracterizan por la pretensión de que la verdad de las premisas garantiza plenamente la verdad de la conclusión. Un argumento deductivo es válido si efectivamente las premisas apoyan la conclusión de tal modo, si no puede ocrcrrir que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa. Recuérdese que para la validez o corrección formal no importa que las premisas sean o no de hecho verdaderas, lo que se pretende es que si las premisas fuesen verdaderas entonces la conclusión también sería verdadera. Por tanto, en los argumentos deductivos no se puede dar cualquier combinación entre validezlinvalidez y verdadlfalsedad de premisas y conclusión. Si el argumento es inválido se puede dar cualquier combinación de verdad y falsedad de premisas y conclusión, pero no si es válido. Puede haber argumentos deductivos válidos con premisas verdaderas y conclusión verdadera, como el siguiente A13 referente a la humanidad de Sócrates (en lo que sigue, en el resto de esta sección pretendemos que los argumentos son deductivos); o con premisas falsas y conclusión verdadera, como A14; o con premisas falsas y conclusión falsa, como A 15. A13 "Todos los hombres son mortales. Sócrates es hombre. Por tanto, Sócrates es mortal." A14 "Todos los hombres son griegos. Sócrates es hombre. Por tanto, Sócrates es griego." A15 "Todos los hombres son rusos. Sócrates es hombre. Por tanto, Sócrates es ruso.''

42

FUNDAMLXTOS DE FILOSOFL.~ L CIENCIA DE A

Pero no puede haber un argumento deductivo i.álido con premisas \.erdaderas y conclusión falsa. Esa es la única combinación excluida pues la validez deductiva significa precisamente eso, que caso de ser verdaderas las premisas la conclusión también lo es. En adelante, cuando queramos esquematizar los argumentos deductivos escribiremos en serie las afirmaciones involucradas separando la conclusión de las premisas mediante una línea continua para connotar que el apoyo pretendido es el máximo.

La disciplina que se ocupa de investigar los criterios de validez de los argumentos deductivos es la lógica deductiva. Como ya hemos indicado, la validez deductiva se entreJa verdad de las premisas y la de la conclusión: un y&r&s@y,g#&?@&3$&-!1&$ * r e ~ h a s.sean wdap @h0"p~ed' i66 ~&a~bft?ii%2%1 4 h u m e n t o s deductivos depende validez de "%e 1% aigúmentos. La estructura o forma Iógica de un argurnento es el resultado de abstraer o "vaciar" del argumento sus expresiones no lógicas, o como se dice técnicamente, de convertir el argumento en un esquema argumentativo sustituyendo las expresiones no lógicas por variables. Las expresiones lógicas son expresiones como 'todos', 'algunos', 'y', 'no', 'si ... entonces', etc. Aunque no podemos extendemos aquí en ello, estas expresiones se consideran partículas lógicas porque de ellas depende la validez de los argumentos (deductivos) en el siguiente sentido: si en un argumento sustituimos alguna de estas expresiones por otra de la misma categoría sintáctica (p.ej. 'y' por 'o', o 'todos' por 'algunos', etc.), la validez del argumento puede verse afectada, mientras que la sustitución de las otras expresiones (p.ej. 'Sócrates' por 'Platón', o 'mortal' por 'griego') no afecta a la validez. Así, por ejemplo, si en A l cambiamos todas las ocurrencias de 'y' por ocurrencias de 'o', el argumento pasa de ser válido a ser inválido, y si en A13 sustituimos 'todos' por 'algunos' (e.e. A12) ocurre lo mismo; contrariamente, si en A13 sustituimos 'mortal' por 'griego' (e.e. A14) o 'Sócrates' por 'Platón', no se altera su validez. Los esquemas argumentales que usaremos en adelante se obtendrán de sustituir en los argumentos las expresiones no lógicas por variables apropiadas que indiquen el tipo sintáctico de la expresión no Iógica, Cuando 10s esquemas argumentales de dos argumentos coinciden diremos que los argumentos tienen la misma forma lógica. Por ejemplo, los tres últimos argumentos, y A3, tienen la misma forma lógica:

el propio lector habrá demostrado que el esquema en cuestión es inválido. entonces p no P Como éste no es un libro de lógica. lo haremos presentándolo como válido o inválido sin ulterior justificación. Cuando sea necesario hacer mención a algún esquema concreto. entonces B a o el rnodrrs tollens: si u. Los dos esquemas indicados se adecuan a esos criterios. es útil que el lector no avezado. o mejor.Todos los S son P aesS A 1 tiene la forma: La lógica deductiva se ocupa de estudiar los esquemas o patrones de deducción válida. si tiene alguna duda. no establece en concreto todos y cada uno de los (infinitos) esquemas válidos posibles. intente encontrar un caso del mismo en el que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa. sino que estudia los criterios generales en virtud de los cuales unos esquemas son válidos y otros no. recurrir a algún texto de lógica deductiva elemental. no vamos a detenemos en los criterios generales ni en más esquemas específicos. Otros esquemas válidos son el modr<sponens: si a. En cualquier caso. de modo que el lector sin conocimiento lógico previo deberá apelar a sus intuiciones o. cuando se le presente un esquema supuestamente inválido. entonces p P . Si da con un caso así. Puede practicar con el siguiente (conocido como falacia de afirmación dé1 consecuente): si a.

c~sas...4. entonces es falso. cuenta dé 16 gue ' s i deduce de ciertas otras. sólo que implícitamente.qde@k darse.'. muchas buece.$ti. Pero además también hay . pa ampliativo.. En 10s argumentos deductivos.o explicita '. como en A13 (y sus equivalentes). ES eq. dan conocimiento sólo en e1 sentido en que hacen explícita cierta información contenida en otra. o poco interesante.s." I i i L t f Hay un sentido en que sí se puede cxnsiderar que la deducción va de lo general a lo particular. en s reaIidad son muy raros y poco interesantes los argumentos deductivos válido)de ese tipo. el error consiste como hemos visto en que las premisas pueden ser verdaderas y la conclusión falsa. los siguientes A16 y A17. Hay por supuesto muchas formas de argumentar inválidae .%i@dfidscs soh hambres.* /. este seatidq que se puede de?if<uizb que la'dk$~cciónv i kid lo general a lo particular. no proporcionan conocimiento fáctico nuevb. idee el lector otro argumento válido con conclusión general existe!~cial)..4 FUNDAhZE$JTQS DE~JLOSñrFh L4 CIENCIA DE A veces se caracteriza la dedp~cián o ( . calificar de meramei~f~ex~li~aties que . $' Casi todos cometemos errores en la argumentación en algunas ocasiones:*algunos en muchas ocasiones y unos pocos. Si con ello se quiere decir que en los argumentos deductivos válid~laspremisas todas afirmaciones geneson rales y la conclusión es una afirmación particurk. w por oposición a la inducción que p r o c e d a ep sentido contrario.la cm. justamente.'" A 17 "Todos 10s hombres.ej. Por tanto todos los dioses son moqales.~Pero 6n c o q o c i ~ i y t o cab.Bdte & rosa. ~3 3 r .dq cotidiana.. La d$duc&5np&te d d ~ o n i e n i d ~ gefieial o t6tai &ela'infohaCióG presente en las piekisas j> ex_trae.@ysg de la<deducci$n la ciencia.ssas ja $&mi tasce. c m o muestrq. justamente por eso no puede ocumr que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa. Lo usual es que. ' @ paso de lo general a lo particular". hacer expIikii@ eske hecha En términos tradicionales podemos decir que los argumentos deductivos no son ampliativos sino explicativos (explicitativos). p. vo. eso es lo que ciracterisa a un argumento qüe pretende ser deductivo y que es inválido.. o que todas las premisas sean panicul&~s como en A l . la filosofía y la vida en . No siempre k así. la información que da la conclusión ya está contenida.%' A18 "Todos los hombres son mortaleK TodOs.* .'unapartene. 'Par tifrlto. Éste no es un conocimiento banal.amente @c. En los argumentos deductivos válidos. y lo que hace el argumento es.'del mismo. I h premisas combinen afirmaciones generales y particulares. Por tanto el GMtlefi.7ba? argumentos deductivos válidos con conclusion geizeral. son mort8te. sl Espeto 'es hohbr-e entonces > es morta1. siempre. A1 6 "Todo es rosa.clpsi6n no dice nada que no esté implícitamente contenido en las premisas. en las premisas conjuntamente consideradas. cuando la conclusión eb'$artic&lar. como A1 8 (en A 18 la conclusión general es universal. Al "decir" las premisas ya "hemos dicho" implícitamente la conclusión.

Se trata de la petición de principio @etitio principii). aunque trivial. Aquí aplicaremos el término sólo cuando esté presente la intención de producir un argumento en sentido estricto. aunque sutiles. cuando se incluye (quizá subrepticiamente) la conclusión como una de las premisas. esto es. pues después de todo en los argumentos deductivos válidos siempre ocurre que la información de la concIusión "ya está de algún modo contenida en las prernisas". 1970). A veces también se denominan así esas otras formas de "argumentar" a que nos referíamos más arriba. 4 x Quizá se piense que no se puede ser muy estricto en este punto. Comentaremos brevemente sólo las más conocidas e importantes para nuestros intereses. en cualquier caso. de este truco argumentativo. pero es un argumento insatisfactorio por trivial. pero si deducir satisfactoriamente consiste en hacer explícitas consecuencias implícitas. sin embargo. Por lo general. Hackett. A estas formas típicas o usuales de argumentar inválidamente se las denomina falacias. Por supuesto que es un argumento formalmente válido. Bien. Tampoco éste es el criterio definitivo. en las que no se pretende propiamente construir un argumento en sentido estricto sino utilizar alguna otra forma de persuasión. Antes de ver las falacias propiamente dichas. Esta caracterización es reconocidamente vaga. Brevemente. pues constituye de hecho un patrón formalmente válido. Petición de principio.ARGUMENTOS DEDUCTIVOS E INDUCTiVOS 45 mente. y se han identificado más de cien (cf. pues responde al patrón de inferencia válido indicado a continuación. En las deducciones interesantes la conclusión se obtiene por el efecto combinado de varias premisas. a veces no está claro si se comete esta irregularidad o no. pues hay deducciones con una única premisa y. muchos esquemas de inferencia inválidos. ni siquiera quienes casi siempre argumentan mal producen argumentos totalmente descabellados. no haría falta mucho para argumentar satisfactoriamente. Con frecuencia las argumentaciones inválidas siguen ciertos patrones típicos. Aristóteles menciona trece en sus Refutaciones sofísticas. Y ni siquiera vamos a ver aquí todas las falacias correspondientes a estos argumentos. pero hay casos claros. El discurso filosófico contiene interesantes ejemplos en los que se pretende que se están usando ciertas prernisas para establecer determinada conclusión. Hay muchos tipos de falacias. Se comete petición de principio cuando la conclusión está en prácticamente su misma forma como una de las prernisas. todo argumento se puede reescribir siempre como constituido de una única premisa conyuntando las que tenga originalmente. cuando en realidad ésta se presupone "casi en su 3 : $ . hay una diferencia entre estar implícitamente y ser directamente una de las premisas. limitándonos además de momento a los argumentos deductivos. se comete una petición de principio cuando se da por probado lo que se quiere demostrar. Si éstos se considerasen satisfactorios. mencionaremos un tipo de argumentación "insatisfactoria" que no es exactamente una falacia en el sentido indicado.

El siguiente grupo importante de falacias tiene que ver con alguna forma de indeterminación de algunas de las afirmaciones involucradas. en algunas interpretaciones. La más renombrada de este tipo es la falacia de ajinnación del consecuente. Los casos de ambigüedad formal son aquellos en los que no está clara la forma lógica de alguna de las afirmaciones involucradas. el famoso circulo cartesiano que. por tanto. cuyo esquema presentamos más arriba. Estas falacias corresponden a esquemas argumentativos cuya estructura "está clara" (no hay p. ha llovido". Pasemos ahora ya a las falacias propiamente dichas. quizá a veces como premisa oculta (por ejemplo.ej. se puede interpretar de varios modos y en alguno de esos modos el argumento es inválido. Un ejemplo típico es la afirmación de la forma . Falacias formales.misma forma". la ambigüedad a su vez puede ser formal o material. por tanto Deep Thinking no 4 fl( . que se puede interpretar como "no todos los P son Q ' o corno "to86s 10sP son*&-p. Un ejemplo típico es el siguiente: "si ha llovido las calles están mojadas. las calles están mojadas. Deep Thinking es un programa informática. Así. presupone la existencia de un Dios no engañador en la "demostración" de sil existencia a partir del cogito). problemas de ambigüedad) y tales que muchos usuarios no adiestrados en lógica tienden a considerar esquemas de inferencia válidos. Esta indeterminación puede ser debida a ambigüedad o a vaguedad. Que este esquema es inválido se muestra fácilmente (como proponíamos de ejercicio al lector) construyendo un argumento de esa forma en el que las premiras puedan ser verdaderas y la conclusión falsa. es sencillo pensar en una situación en que las premisas son verdaderas y la conclusión falsa. pero no las vamos a ver aquí. un argumento como "todos los programas informáticos no son infalibles. pero no lo son. Otra falacia muy similar es la de negación del antecedente (piense el lector un ejemplo que muestre su invalidez): si a.todos-los P no son Q . Si interviene más adelante alguna otra lo indicaremos en su momento. entonces no aí no P Los siguientes dos esquemas también son tomados muchas veces erróneamente como válidos (compruebe el lector que no lo son): algunos P son Q algunos Q son R algunos P son R ningún P es Q ningún Q es R ningún P es R B Hay muchas más falacias formales. Ambigüedad e imprecisión. El primer grupo de falacias a destacar son las estrictamente formafes.

algunos animales son metálicos". Juan y Luis son alumnos. pero entonces las prernisas ya no serían aceptables. un obispo español concluía a principios de los noventa que la campaña del gobierno en favor del uso del preservativo . como en la primera premisa del siguiente argumento: "los alumnos admiran siempre a un profesor. los patos son metálicos.Este ejemplo es muy tonto. el argumento puede ser inválido. las de vaguedad o imprecisión. abundan en filosofía (por ejemplo. que pueden significar dos cosas diferentes (palabras como 'banco' o 'gato'). El argumento tiene dos interpretaciones. Si alguien pretende que es adecuado materialmente. en argumentos que confunden diversos sentidos de 'posible'). En estos casos se dice que se ha cometido una falacia de equivocidad. por tanto. se podrían precisar de modo que el argumento fuese una inferencia válida. pero inadecuado materialmente al ser falsa la segunda premisa. llamadas a veces anfibologías. puede corresponder a uno de los dos patrones siguientes. no todos los P son Q aesP anoes Q . Muchos argumentos inadecuados parecen adecuados porque contienen premisas imprecisas.es infalible". Considérese el siguiente caso: "algunos animales son gatos.L La 3 E6 cw algunos A son G todos los T son M algunosA son M . estamos pues ante un típico error de argumentación. le corresponde la segunda forma. Otro caso típico de ambigüedad formal tiene que ver con la acción conjunta de dos cuantificadores. pero si no se precisan más el argumento es formalmente inválido. Las falacias de ambigüedad material se deben a la ambigüedadde alguna de las expresiones no lógicas del argumento. Si en una de las afirmaciones la expresión significa una cosa y en otra significa otra cosa diferente. Las premisas parecen aceptables justamente por su imprecisión. pero falacias de equivocidad más sutiles. En la primera versión el argumento es formalmente válido.Ld$ ) Cuando se argumenta de esa forma y la primera premisa significa lo primero y no lo segundo. sólo el segundo de los cuales es válido. correspondientes a los siguientes esquemas: l algunos A son G todos los G son M algunos A son llf S 3 . . que las premisas son verdaderas. Mediante una argucia semejante. Juan y Luis admiran al mismo individuo" (reconstruya el lector las dos interpretaciones posibles y determine cuál es la válida). puede creerse que es válido por serlo en la otra interpretación. pero entonces es inadecuado formalmente pues se trata de un esquema inválido. - todos los P son no-Q a es P . es ambiguo. Las falacias de ambigüedad material se parecen a otro tipo de falacias materiales. en las que muchas veces es muy difícil identificar el doble sentido de las expresiones utilizadas. Esto basta de momento para ilustrar las falacias de ambigüedad formal.

No atinencia. la campaña favorece el contagio del SIDA. pero el aumento de promiscuidad sexual favorece la expansión del SDA. pero la cuestión es si entonces es materialmente adecuado. Es claro que. 'as verdades son verdades aunque * 14s lpa-ql diablo. Por ejemplo: "no hay un peligro real de desertización por efecto del agujero de ozono. esto es. Pero muchas veces la apelación a la supuesta autoridad carece de fundamento. de diversos modos. Algunos creyentes en la astrología defienden su tesis de que las posiciones astrales determinan el futuro de las personas apelando a que no se ha demostrado que no sea así. Los argumentos ad verecundiam son en cierto modo opuestos a los anteriores. ad verecundiam e ignorario elenchi. El uso del preservativo disminuye el riesgo de contagio. o "no es verdad que. de la ausencia de prueba en contra sóIo se sigue la (provisional) posibilidad de que la afirmación sea verdadera. como los comentados más arriba en los que se apelaba a la fuerza o a las emociones. sin precisarlas más. si en dicha interpretación más precisa las premisas siguen siendo verdaderas. como dice Fidel Castro. pero también la promiscuidad sexual." Así de vagas las premisas parecen verdaderas. +i . Estas falacias se conocen por sus nombres latinos: ad ignoranriam. ¡qué va a decir un comunista!". cuando está justificada la premisa implícita de que los juicios del experto sobre el tema en cuestión son correctos. A veces esos argumentos son legítimos. no su verdad efectiva. la pretensión de muchos tiranos de que "las cosas son así porque lo digo yo" es un ejemplo extremo. es sencillo diseñar una situación en la que todas las premisas son verdaderas y la conclusión falsa (cualquiera en la que el efecto positivo del preservativo supere el efecto negativo de la promiscuidad. pero con estas premisas. esto es. Otro tipo de falacia se caracteriza porque las premisas son. es una mera argucia. pues ya se sabe que eso sólo lo defienden los ecologistas". por supuesto. ad hominem. en cuyo caso estamos ante una falacia ad verecundiam. Estos argumentos son un caso degenerado de la argumentación por autoridad. o si son más bien recursos no argumentativos para la persuasión. el lector puede diseñar una situación tal como ejercicio). Se pueden precisar las premisas de modo tal que el argumento sea formalmente válido. lo ha dicho el presidente de la Organización Mundial de la Salud". de argumentos que apelan a la opinión de un experto en el tema. En los argumentos ad hominem se pretende establecer cierta afirmación atacando o desautorizando a quien defiende la contraria. Pero. "no atinentes". En el argumento ad ignorantiam se pretende establecer cierta afirmación sobre el único fundamento de que no se ha demostrado que es falsa. insuficientes o irrelevantes para establecer la conclusión. como decían los clásicos. como por ejemplo: "el SIDA crece más en América que en Europa. el argumento es claramente inválido. muy próximo a la mera persuasión por la fuerza (o "argumentaciones" ad baculum).48 FUNDAMEhTOS DE FILOSOF~A LA CIENCIA DE producía un aumento del SDA: "La campaña aumenta el uso del preservativo. en Latinoamérica hay explotación. estos argumentos son falaces pues. No es claro si se trata de falacias en sentido estricto de 'argumentación'. sin premisas adicionales. En cualquier caso son recursos muy usuales en muchas discusiones y polémicas pretendidamente argumentativas. Por tanto.

como la ruptura del medio familiar del adicto. Si completamos el argumento con esas premisas ocultas obtenemos un esquema válido. en este aspecto la penalización es perjudicial. producción y venta de droga. aunque en cierto sentido son "incompletos". cuando en un argumento cuyas premisas establecerían correctamente que el consumo de heroína es pernicioso. Algunas de esas consecuencias son producto de la penalización. este tipo de consecuencias. Nos referimos a los argumentos con premisas ocultas o elípticas. como la delincuencia vinculada al tráfico ilegal. se pretende concluir que el consumo de cualquier droga es pernicioso. En la mayoría de los argumentos que realizamos no explicitamos todas las premisas y dejamos que el contexto indique cuáles son las premisas elípticas que presuponemos. se les denomina entimemas. conviene distinguir los argumentos falaces de otros que. El discurso social proporciona buenos ejemplos de ambos casos. otras más específica. o la tensión internacional entre países productores y consumidores. que se pueden completar adecuadamente explicitando prernisas implícitas ocultas." Según esa interpretación. si lo formalizáramos resultaría un esquema inválido. Y en e1 segundo caso. sólo debe prohibir acciones individuales que tengan consecuencias directas o indirectas contra terceros. Pero . por ejemplo. luego existo. los robos para poder costearse el precio derivado de su prohibición. siendo pues beneficiosa en este aspecto. la penalización tiende a reducir el consumo y." Independientemente de que pueda rechazarse por desacuerdo con alguna de las premisas. siendo por tanto un argumento deductivo válido. unas veces más general. Por tanto. El motivo es que no menciona explícitamente toda una serie de premisas que supone compartidas por la audiencia del contexto. El caso más famoso es cierta interpretación del cogito cartesiano: "Pienso. este argumento tiene toda la apariencia de ser formalmente correcto. por ejemplo. Considérese el siguiente argumento: A19 "El Estado no debe ser paternalista.La falacia ignoratio elenchi se produce cuando en un argumento que procede correctamente hacia determinada conclusión se cambia al final la legítima conclusión por otra ilegítima diferente pero relacionada. A estos argumentos. las acciones incontroladas bajo efectos de la droga. hay que despenalizar el consumo. Otras consecuencias no se deben a la penalización. Las conclusiones pretendidas no se siguen sin premisas adicionales. Para concluir. El consumo de drogas tiene consecuencias contra terceros. con ello. se trata de un entimema que tiene como segunda premisa. Nos encontramos en el primer caso. Pero los perjuicios de la prohibición son mayores que los que cabe esperar del aumento de consumo que se derivaría de la despenalización. Sin embargo. Premisas ocultas. la afirmación "todo lo que piensa existe". oculta. su bajo rendimiento laboral. o la carga económica que representa para el sistema sanitario público. la degradación y coste del sistema carcelario. cuando en un argumento que concluiría válidamente que se debe rebajar el déficit se concluye que hay que subir los impuestos. no son inválidos.

c~@ e%elIrnihe d & l ' u sleg6~mob<le ~ este recurro. pero ello y sj$i!!ca"&e no &iYá&"~i .d.~n argumento inductiun vo válido es posible cualquier Fqn$:nacidn de v&&d y'falseaad d&lks afirhaciones involucradas. . rne&$n'te ellos no se~establepe infomacióaG material nueva. " " 4 . de acuerdo con las intencipnes can q y r 1.rt los argumentos válidos.+ D=fi&hb. i 6% S < A I & ' . &S dirícil prec8ar. en e% l se fuede pieie~akr la verdad l% % que de las premisas garantiFanp?enameq$ija verdad de la hon&lu$dii. f a a " . in81iso e. <<. aeelantd.-he 6 Comq.constituyesem 'el 82&6 dpo . I *y :b ~%i&66? ef~cfof. que la verda~~kL18s$re'misas'h%Ce "probable" la concjusión.etf~d ii2ilia4i f i e ~ i t i ~ o s i e ~ r n ~ i e e ~ en * con las ppni+as adjcio%les neosanas.p6dd'an inválido.> . Esta Faracterhiica supone qtie '& $fiio de' vdlide~ puede ser el .& ?&zumentdd6n.en y A5 era de este tipo:'ambi(sxin. sean ve~&a~lk&.kro. el de las delSl.si $ aee$r este expediente~iridlrcriminada! hay que tener cuidado on e i p situación.C mos esquemati. no podríamosestablecer justifica r&riinenrativarnd$e k f o ~ ~ c i 6 & r?u&g?.tos &gumentos? ¿Queti36 de ap6yo se pretende que confieren las p ~ e m i ~ a s . il&&nios:los &€id&ds se pueden -.% Pw tanto.los aigumentos i~ductivas ~u~adas'separando cQiClusión de las préfiisas rrikd~~€e'ud&'r'$í~ea'discontinua 14 para csnnotar que el apoyo 6reteRdido e$ sólo parefal. S i ellos'.ctivos: si la conclusión' coiicene.ta30:argumenro En mente enmnces todos laq~b&~Ú~entos . Nuestra pretensión .@menpyJ. cuando quera~$.?.'rnU~fibi 'perssnás *irra&iaraIesa. .r8icld$~ónfalsa. o mejor ase' poniendo y qkitaidu..mismo que. hasta C m+ d e s f i a b d ~ a d q ~ $ g e ~ ~ i cont. argumentos inductivos se caracterizan por los no ser awnentarivos..ori prhniiitls~aY6lhfirad. incluida e qtík 1 p& a & s r $s .deductivos. . más infomnicirín que las pgnisas. 3. en cie~to s e ~ t i d o hay &e pl&isar. Argumentos ind"&ivos ' Los argumentos dediictivos son <&lo explic~tivos. que . :( L. a veCe~j'u$fi~amos&&earaifhente'infomae~il nueva.*. ter meramente explicativo d~los.todo fenákepa p r a g d i c o . aun siendo cb?rectoi'la CdnclPsidn contiene más información que las premisas son los argumentos ind&ti~os:Así.. ". ¿Qué preteqsión caracteriza ento?ces .d9bl)er. .s f i e ~ e ~ r a ~aigumentb~lnd~&ivuss.? conclúsi6n? Se preteiide s b b 'que"l~s*~&ihisas la apoyan o j~stifiiowla conclusián en &e60 @do. hay argqlgcnfos~ustificativpsno deductivos: Estos argumentbs en 18s que. En escribirédos'en sarie'las afirmaciones invo.?:~' lá.M w i a m = n r e al c ~ á c .t .' . en pneral ca>s&rar f?laces o i1:gítirnos si 1.z&.s premisakocultas+no~ rlaráihente-consideradas justificadas por la audiencia.

Por tanto. Puede parecer que hay argumentos inductivos que contienen esencialmente alguna premisa general no estadística y no equivalente a una conyunción de afirmaciones particulares. A20 "Sócrates es filósofo. el A20 a continuación. Por tanto. 5 también. Quizá se piense que en los casos con premisas generales mencionados (A5. las prernisas pueden ser generales y no equivalentes a una conjunción finita de particulares. como la segunda premisa de A26. y también con conclusión general universal. no siempre que aparecen prernisas probabilistas el argumento es (pretende . Por tanto. 5 también. alguien es filósofo. Además. como A23. no es cierto. los argumentos A24-A30 que siguen a continuación). aunque existencial. 13 también. tienen premisas particulares y conclusión general universal." En los argumentos inductivos válidos. La caracterización de la inducción como "paso de lo particular a lo general". Por otro lado.\. 13 también.. 9 también. Por otro lado. que son deductivamente válidos. éstas son generales sólo en apariencia. Pero estos casos no son inductivos "puros". es posible cualquier combinación de afirmaciones particulares y generales en premisas y conclusión. y lo que es realmente importante.. pero es cierto que esos casos no serían esenciales pues siempre se podrían sustituir por otros argumentos equivalentes. por tanto. como A5. aplicada a estos argumentos. como en los casos A24 y A25 (para esto y lo que sigue.. 4817 también. hay argumentos con premisas particulares y conclusión general. expresa sólo que en ellos la conclusión contiene información nueva respecto de las premisas. todos los cuervos son negros. 7 también.. pues aunque la pretensión última es inductiva contienen algún paso intermedio que es deductivo. 9 también. se pueden expresar como combinación de un argumento inductivo y otro deductivo (hágalo el lector con A26). 11 también.lEhTOS DEDUCTIVOS E ISDUCnVOS 51 3." A22 "3 es la suma de dos primos. 4819 es la suma de dos primos.rtRGU. En segundo lugar. 7 también. cf. ARGUMENTOS INDUCnVOS Y FORMA DE PREMISAS Y CONCLUS(ÓN Como ya mencionamos. la conclusión puede ser también particular. no siempre es así. como en A21. Si con ello se quiere decir que en un argumento inductivo válido las premisas son siempre todas afirmaciones particulares y la conclusión es una afirmación general (esto es. 4817 tambikn. hay argumentos inductivos con premisas generales y conclusión particular. sólo en ese sentido es más general que aquéllas. contrariamente a la primera." A23 "Todos los cuervos observados son negros. aunque muchos argumentos inductivos. 11 también. pues son equivalentes a una conjunción finita de afirmaciones particulares (como en A2l)." A21 "3 es la suma de dos primos. "va de lo particular a lo general". En primer lugar. todo impar mayor que 1 es la suma de dos primos.ej. estos argumentos son mixtos. a veces se expresa la diferencia entre deducción e inducción diciendo que la segunda. cuantificacional). Estos son los casos que incluyen premisas probabilistas o estadísticas.1. como A22. dicha equivalencia no las convierte formalmente en particulares. Por tanto. . p. Para empezar. A23). .

Por tapo." ' A26 'Todos los't%ros que ha kscrip hani ahofaS.". y i.x*$\<**" m&cfador gendricapara indicar qüe~el' aigumbhio $reteade sirxfnbucti?~~por tanto' se al añade '(muy) probablemefite' -(o (oal&n'dnPo~ra~~x~~iók~d?~cida).'" A28 "La probabilidad de que al extraer una cana de una baraja salga osos es de 1/4. vez jugando alehativamenb F A L A24 *.< -. .Mis alumnos de este año son todos obesos.'&gu~entosque preteg&iamcwposentar como tales. la pmWilidid de aceiai I a rojos y negros dt!trhte armenos cincuent%t'paftidas.6h es ecfhbística. por ejemplo A25pretende ser inductii~o Sii c6nclus. >-. sí motiíficainos A5' t"o este eipediente:h6 háy.* * / J 1' . .tica.D. la probabilidad . En gk&ril e l i&unb' funciona bastante bien2 por ejenipro." 1 A25 "La probabilidad de que un obeso tenga problefnas cardíads'es de 03. Los besi-sellers 'acaban convk%itndoie en &i8nés 'cin&m&togrf$icos. icen6 alguna vez. hay mdy divgrsas c6m6inach~esake argumedfos'-&educti~9~ %~ *b E'J induchvos con premisas o conBlirion2s @robabilistds"~ pr@enciazdc@rnac@n&sproh babiiistas no sirve por ianto pifa fbkntifichri in geaeih~. ~amp6Eb 6f caso que siémpre is' hay pretiiisas probabilistas 'y la t*n&tslón tarnbié$es pr6bat$fista o estadíitic9. tanto: juán &de+& &&*a enferT por medaddpulmonat. la probabilidad Juan @iigaproblemas O [< > cardiacbs es mayor que 0. ninguna duda de quC pr'etendernos ipease%'ind~cii~o: ~&dktltndo'Pas p'reniitas incluyen ' i" 6 . %y e$actamen&*200diputados.duráción.'~inghan sido beir-sellers." "' . Fiefior uñdb.5.dfpntaddssocia~ist'as. " de que salga él as &e*oros de 1148. En general.m~kadbr espétid para laexpre&"S J ' "'.. Por libró deJ%King re l l w & ' ~ i ' ~ i k " ~ tanto.t . como en la pretChsión ' deductiva. La probabilidad de que salga un as es de 1/12. # + ser) inductivo. pses.dk '¶ue un fuimador d/ i&zaaduiacid*-p~deLa2g&p enfermedad pulmonar crórrica> exttf'e~a'da'@eniz h& 1 s fuP36r"lcfe e< alta. En general. 3 ' larga .5.o nuistras' declgaciones explícitas.quinento será (preTende s&). A29 es%edÜc%+6 Una koii premisa estadística y tmc~dsiód*~o'es~diS.Enla ruleta." A30 "La pdikibikd8@i>. que el t6riteXfo. ' " Por tanto. : i trata.&Y. -~uy'~robh6lemen'te.f.' 4 a " .* I \n\J a . .es mhy cei~an9. c'% * .'y hetlibs dejadi. el'iiib deba&urnenfo de. el . el 50 % de ellos tendrá m l problemas cahíados. En la p~áCticP'argurnení~~iva co&iána$%cha~veces se añade algo gI . d . crdfiica. Juan-es obeso. el A27 "La probabilidad ae que un obeso tea& pioblemas cardfacos es mayor que 0. pero ho %eh$tk o@& así.a 1.. incfiquen la ñafira-l&a indpciida d e los. HastahA29no hemos utilizdo en 16sej&rkplos~un. sión de h pretensi6n iifthkfiva en lenguajen&ciral. Por tanto. Juan jugó cien partidas altemativamen~k'h %j6s-y ndkros. es A29 "E40 % be los diputados son sbcjal!!?tas. hay R). ' Se se Y%. é1 generico *poi tantb7. 21'iiigúrnhto es deductivo. por t&to. .%?ductí+o c@ndu alguna$' ~ & m i ~ d s " + s ~ n ~ * ~o ~ ~ b i ~ ~ estadística y-la coiclusión n6 lo &S. Por tanto. A27 y A2gatienen premisi%~robab?listas'ys6n &cüvo?(en el casó &e A28 con premisas ocultas pertenecientes a la teoría de la probabilidad).

....... Pero para ello basta cualificar el tipo de validez. Aquí seguiremos ateniéndonos a esta práctica.... Por el momento bastarán como introducción las consideraciones siguientes... Por otro lado... Juan es fumador de larga duración.. y usar 'validez deductiva' y 'validez inductiva' según sea el caso.... Por ejemplo.... y en función de ello se consideran válidos o inválidos. Como ya mencionamos... ambos válidos. aunque en cada caso ésta sea distinta. como en los deductivos...... se abren dos posibilidades interpretativas: que dicha expresión forme propiamente parte de la conclusión. La probabilidad de que Juan padezca alguna enfermedad pulmonar crónica es extremadamente alta. el primero deductivo y el segundo inductivo. el expediente puede no ser suficiente y a veces son posibles las dos interpretaciones.. es la lógica inductiva.. Hemos dicho que lo que se pretende en los argumentos inductivos no es que la . .... A30-1 La probabilidad de que un fumador de larga duración padezca alguna enfermedad pulmonar crónica es extremadamente alta......... o que no forme parte propiamente de ninguna afirmación y sea una marca de la pretensión de que la inferencia es inductiva... Si en la formulación del argumento se usan expresiones como 'probablemente' al presentar la conclusión.. ni siquiera sabiendo que el argumento es válido es siempre posible identificar si es deductivo o inductivo.. pues 'válido' no se dice igual de los argumentos inductivos que de los deductivos.. Esta disciplina es mucho más difícil y problemática que la lógica deductiva. En cierto sentido ello es preferible.. que se ha satisfecho adecuadamente cierta pretensión...... Por tanto. La pretensión que caracteriza a los argumentos inductivos también puede ser. utilizar en ambos casos la misma expresión (adecuadamente cualificada en cada caso) expresa la idea de que hay algo común en los dos tipos de validez. tanto que para muchos autores está condenada al fracaso. La disciplina que se ocupa de los criterios de validez de los argumentos inductivos. Juan padecerá alguna enfermedad pulmonar crónica. A30-D La probabilidad de que un fumador de larga duración padezca alguna enfermedad pulmonar crónica es extremadamente alta. De algunos de esos problemas nos ocuparemos por extenso en el capítulo 12..... A30 se puede interpretar naturalmente de cualquiera de los dos modos indicados a continuación.ARGUMENTOS DEDUCI-IVOS E ISDUCnVOS 53 afirmaciones probabilistas. Juan es fumador de larga duración... satisfecha o no... algunos autores prefieren reservar 'válido' s610 para los argumentos deductivos y utilizar 'correcto' o 'fuerte' para los inductivos.............. de las condiciones en las que se cumple efectivamente su pretensión... a saber.

Los argumentos inductivos son válidos si es efectivamente satisfecha la pretensión de que la verdad de las premisas hace probable lanohcbk6h.* Hemos dicho que lo cyacterístjcq de la. Pero como. si_ el primer%las premjsas confieren mávqpoyo a la cbnclusión que en el segundo.&bide apoyo o prohabilidad que.Iaiqrie a? h importa aquí> es la piobabilid. ' j . 12): ~r~vi.conclu$6n..-la p~ohqbiiiw6 es+?lgoque no se da bipolarmente segíin un "todo o nada". Una afirmación verdadera no puede ser más verdadera que otra también vesdadera. Un argummtcrimililcrÉro pu. i"b-1 . . La v a 1 i ~ ~ d k d u c esv a ~ cuestión de todo.cp$fi.np. ese carácter . verdad m q e s p a ? d ~ g.Q~Qea6% vAlidos. . "más b he68~~~&$dkza: o "verdaden en notes cierto grado". que IasLpp@sa%. .iliB~8'hij n~?á. 9+c&.la probabilidad.wgurnentas de&@iv&&más. > :: . í a l ? S . En cualquier acepción que se q$e&q. independientemente de las premisas (incluso si $iane~senti& .las premisas .acteqización es-unapqpjon p ~ e t e ó ~ 5 ~ a ~ i n @@wal.. el lectos deber4 recurri~sólo~a sus propias intuiciones sobre esta noción.s&m6sSo meno~i:.de ser mejor (másfuerte) que otro.&&h~rsLis no gi.los ~gprn~ntes. p válido +. la conclusión puede ser más o menos probabb. relativamente a la vedad de las premisas. $er~.-Eso no gas&&pxJa vali&+&dustiva. a l ~ l i d e induc$va.o .cjuel$a.&s ~~~~aciones bipolannente. : se dgbe medir dicho arad9 spn dos princi~alqs pmblmas +b 16gio*in4t1@tiw (sobre los. L o esencial es &e.$uo. $" . La primera se deriva del carácter gradual de la probabilidad.a.induc~~~os. ~ ~ ~ t ~ i t j . 5 $5). una afirmación 8s ~erdadeia o~?I~~Io'&s.es-el gñ. & ~ssino U6S~~ ~ Be & t ~ ~ e ~ . %. . @e quedar qlam que!.gr$duaz\deda p&$l$lidad se mats1adit~:la~satisf~ción18.jtbbaS. ~ u i z f i$beda haber un askn@do'n que una 'arihaci6n ' ' simplemente es probable D nÓ lb e$.quere~qn~ndi~~ e cyie la-noWrjsedeprqbab'iJidad &&da en esta caI. Lo que importa es la probabilidad de la conclusión relativamente a (la .~ ~ ~ s .e~.&q@ció.n la .?~e.si6s3@e y laZgar. Ésto tiene consecuencias para la noción de validez inductiva. .i~nalmente. .detexyhe&s en. un argumento deductivo vábdo n o gueda settm4s vl41ida que . Y ya la noción intuitiva de probabilidad muestra algunas peculiaridades de. esto es.) --: z? \ .9.preten&e sión.bndu~tiva . ~obresesho sin volvefemos en el cap.inducUwi. e ql si ¿il~ en cierto grado.afgumenta tk~fieien~eme~re @q m&1idoSJ y cámo .uolencia. IIO la conc-sión "en si misma". inductivos válidos / inválidos sin más.. a no ser que ello sea justamente s610 oúó'&o6"0 de dicii que es probable. o un ~gu3nen(o. mas3:ap imparta ruáa prohab1e. ' virdad d e las prqtaise&vanti=? p l e p p q ~ la ~ e ~ dLde&+jcoRFhisi6n. e t r Cuél e& el gado minini6 )deapoyo d c l a s ' ~ premisas a la 2~onclusión c@wjderp:al. del laitpr. y a$ beee. Estas nocipoes tépicas spr+ juspm~nte&g@pp@ niediaofe &gur a l g i n a ausoEs construyen su propia EQgjcq@duc<ixa:$pmoe1. hablar de probabilidad de una a f q m q i 6 ~ re]a$y\mla a otras.v?ljdez.o nada. Este senGdo e~xinzyeptablemente yago y de momento sóld podemos apelar 8 las intuiciones.'~&dóla...q ~ ~ ~ + ) ~ .d 49 la coqclusi6n si.ac@ rización general que hemos dado. conwpeih~anioularde .(qgy.fvexw).dos: una afirmación probable puede ser más probable que otra también probable.pfetende ~ef&iiú~p alguoa noción técnica específica4q +gyg-.s. v Hs. No a z ..~beroun sentido es" es derivado del sentido usual. haWaremos aqii6 d e argumento&que nos . De momento.ta@a-o. C CI s obr ~ e d i a n t el entrecomil~d~.p"osede l .só+-wt poco%$ido (muy débil). > . por tanto.-gradual.p&ecj.siibna afibación es probable (tiene prob8bi~idad nula)~psbede. Ello no ocune con' la' probabilidad. en el sentido de "el grado de apoyo es claram&nte suficiente I ksuficieqte".n.

no son interesantes. salvo los componentes de los que depende la validez de la inferencia. A2 y A5 tienen la misma estructura. a su forma lógica deductiva. es la probabilidad de la conclusión relativamente a la verdad de las premisas (lo que más adelante denominaremos probabilidad condicionada. los sistemas de lógica inductiva toman en cuenta el número de casos particulares que sustentan una afirmación general (como las primeras premisas de A2 y A5). la misma forma Iógica. puede haber argumentos deductivos inválidos con conclusión verdadera (y premisas también verdaderas). por tanto el próximo par de zapatos que me compre me dará buen resultado". caps. Por ejemplo. Hemos visto que la dificultad más inmediata de la Iógica inductiva es el carácter primafacie gradual de la validez inductiva. sino que la forma lógica inductiva es extremadamente compleja y toma en consideración algunos aspectos que en la lógica deductiva tienden a considerarse materiales. Por tanto. por ejemplo A2 y A5. Por tanto. puede haber argumentos inductivos inválidos con conclusión muy probable (y premisas verdaderas). En la Iógica inductiva. las afirmaciones de A2 y A5 tienen la misma forma Iógica. sin embargo. de algunos aspectos "cuasi-materiales" y que por tanto la lógica inductiva no es exactamente formal. como ejemplo.de inferencia válida.ARGUMENTOS DEDUCTIVOS E I S D U ~ V O S 55 verdad de) lus prernisas. No se estudia tanto la validez de inferencias concretas cuanto patrones o esquemas. no es que la lógica (validez) inductiva no sea formal. Pero imaginemos. insistimos. es claro que en tal caso no se pueden equiparar ambos argumentos en validez o fuerza inductiva. en los argumentos inductivos la alta probabilidad de la conclusión "en si misma" no determina que el argumento sea válido. Considérese. La forma Iógica es el esquema que queda cuando abstraemos todas las expresiones salvo las partículas lógicas. toda lógica es formal. En los argumentos deductivos la verdad de la conclusión no determina la validez del argumento. La invalidez inductiva absolrcta sí parece ser formal en un sentido inmediato pero poco interesante. La Iógica deductiva es el mejor ejemplo de ello. sólo si por forma Iógica de una afirmación entendemos aquí aproximadamente lo mismo que entendemos en la lógica deductiva. respecto de la primera premisa de A2." Lo que importa para la validez inductiva. 5 y 12). El problema lo plantean argumentos mínimamente interesantes. esto es. pues los componentes de los que dependen ambos tipos de inferencias no son los mismos. supongamos. . o el siguiente (también. por absurdos. Pero estos casos tan claros. que la validez inductiva depende. por ejemplo. Parecería. que sólo he comprado un único par de zapatos antes en dicha zapatería. el siguiente es inductivamente inválido y la conclusión es muy probable (caso de que tenga sentido hablar de probabilidades absolutas): "Todos los días hasta la fecha ha salido el sol. pues la validez no depende de los aspectos materiales de las inferencias. entonces. pretendidamente inductivo): "los presidentes estadounidenses han sido todos varones hasta el momento. o aproximarse. en algún sentido a precisar. Otra no mznos importante tiene que ver con la cuestión de su carácter "formal". el "argumento" (supuestamente inductivo) mencionado en el párrafo anterior. Pero en ese caso la forma lógica indrictiva de una afirmación no tiene por qué coincidir. En principio. en la próxima tirada de la ruleta saldrá un número diferente de 1. ambos argumentos tendrían la misma estructura. Análogamente. cf. La anterior conclusión es sin embargo apresurada. no está claro en qué consiste exactamente su carácter formal. Según qué entendamos por forma lógica.

Vimos que una inferencia deductiva inválida tomada a menudo por válida es la falacia de afirmación del consecuente. la verdad de las premisas no hace (muy. algo se puede decir... apenas haya avanzado y no se disponga todavía de una versión estándar aceptable para todos.. Pero no...... fase avanzada de la sífilis que desarrolla un porcentaje muy pequeño de hombres que han-contraído dicha enfermedad.. Todo ello hace que esta disciplina sea extremadamente difícil de desarrollar satisfactoriamente. que no sea totalmente descabellado.. bastante) probable la conclusión.. con todos los matices derivados de la discusión anterior. Todavía lo es más establecer patrones de inferencias inductivas inválidas típicas.. con premisas estadístico-probabilistas. y que reaparecerá más adelante..... la ocurrencia del consecuente no hace altamente probable el antecedente. Contra lo que se suele creer. Supongamos que Juan tiene sífilis y consideremos el siguiente argumento: I ~ L L mw Si Juan tiene paresis entonces tiene sífilis Juan tiene sífilis . si sólo pretendemos que la afirmación del consecuente hace altamente probable el antecedente... es (suficientemente) válido o no... Juan tiene paresis Las premisas son verdaderas y sin embargo la conclusión es muy improbable (relativamente a las premisas). incluso si la correlación probabilista es tan alta como queramos. y que.algunos de ellos toman en cuenta además la calidad de los casos particulares. Y lo mismo ocurre con la versión. La afirmación del consecuente no es ni un argument'o deductivo válido ni tampoco un buen argumento inductivo...... es el de la paresis. y en este sentido es una falacia. Las dificultades para el estudio de la validez inductiva se trasladan al de las falacias de este tipo de argumentos....... Un ejemplo típico para mostrar esto.. Es difícil establecer en muchos casos si un argumento inductivo.. otros incluso el nexo causal involucrado. a pesar de haber nacido casi al mismo tiempo que la lógica deductiva. EI primer error inductivo sobre el que hay que advertir tiene un patrón similar a una de las falacias deductivas. A pesar de ello..... un poco más sofisticada.. Quizá se piense que la falacia se deriva de que la pretensión deductiva es excesiva.. La inferencia inductiva es pues inválida..do Domingo es inglés . Considérese el siguiente caso: El 99 % de loS ingleses admira a Mana Callas Plácido Domingo admira a Maria Callas Pláci.. que la inferencia sí es legítima en su versión inductiva.. esto es...

Un modo usual de confusión se da cuando coinciden accidentalmente hechos inesperados. la investigación científica o la práctica deportiva. En tanto que inferencia inválida. Pero que las tres primeras piezas musicales de cierto compositor sean obras maestras confiere suficiente fundamento inductivo a que la próxima al menos no sea mala. Estas cuestiones nos introducen ya en problemas filosóficos sustantivos relacionados con la causalidad. está inductivamente fundado esperar. incluso si el número de casos previos es relativamente escaso. No vamos a detenemos ahora en ellas puesto que serán tratadas en otros lugares (caps. "aceptablemente válida". De todas formas nuestras intuiciones no son totalmente claras al respecto. sugiere a algunos autores que el peso de la validez / invalidez inductiva no descansa sólo en e1 número de caso previos sino en la calidad de los mismos. Por ejemplo.ARGUMENTOS DEDUCTIVOS E INDtiCnVOS 57 Otra falacia inductiva típica es la de insuficiencia de datos. 5. El único caso de P conocido hasta el momento es Q Todos los P son Q Sin embargo a veces estamos dispuestos a considerar la inferencia no totalmente desencaminada. tras otro desastre deportivo de igual magnitud alguien puede concluir apresuradamente que también bajará la bolsa. por ejemplo. principalmente la explicación estadística. son indicio de que la "causalidad económica es a veces inescrutable". El caso límite de generalización inadecuada responde al siguiente esquema. Las falacias por erróneas conexiones causales se pueden producir incluso si las relaciones estadísticas son extremadamente altas. comentaremos un patrón argumentativo inductivo inválido cuya invalidez es particularmente interesante para cuestiones que hemos de ver más adelante. Una versión específica de ello es tomar en consideración nexos causales. es sabido que ciertos acontecimientos no directamente económicos. enfermedad de un mandatario es muchas veces seguida de una bajada de la bolsa. consideremos resultados de actividades que requieren calidad y adiestramiento. como ocurriría con A2 en el caso de que la muestra previa haya sido escasa. las leyes. Este tipo de argumentos. Por ejemplo. si no son falaces sin añadir premisas adicionales. actividades como la producción artística. etc. y otros más raros. se trata de una i 1 . la explicación. y tales que normalmente sus autores mantienen durante cierto tiempo la capacidad de realizarlas satisfactoriamente. Si después de un desastre deportivo nacional hay una bajada súbita de la bolsa. 7 y 12). como una repentina. a no ser que se interpreten como conteniendo premisas ocultas consideradas ausentes en los otros casos que sí nos parecen claramente falaces. Que las tres primeras monedas que he extraído de mi bolsillo sean plateadas no es motivo inductivo suficiente para que lo sea la próxima. si en las primeras tres carreras de 100 m un atleta baja de 10 S. Entonces. cuyo estudio excede la finalidad introductoria de este capítulo.. aunque no grave. quizá podría pensarse que estos casos también son falaces. otra forma típica de inducción errónea consiste en errar en los nexos causales. estos casos. las leyes probabilistas y el problema de la inducción. que en la siguiente no supere los 11 s. sobre todo si la conclusión no es general sino sólo acerca del próximo caso. Para concluir.

" Lo mismo sucede con un ~ a t r ó n ~ c o n anterior: Todos los A son B aesAyaesC Sin embargo.58 FUND. sor Remedios tiene hijos. etc. todos los filósofos alemanes conclusión particular derivado d. Por tanto." Y sin embargo el siguiente patrón s í es inductivamente válido: Prácticamente todos los A son B aesA aes B Quizá se piense que el ejemplo de sor Remedios muestra lo contrario: "La gran mayoría de las mujeres tienen hijos. Precisamente así habíamos introducido la diferencia entre validez deductiva e inductiva. Pero esto ya lo sabíamos. por tanto." Pero no es así.el son aburridos. si uno es inductivamente válido y el otro no. sor Remedios tiene hijos. Muy probablemente. la verdad de las premisas no garantiza la verdad de la conclusión. en lógica inductiva el patrón análogo al segundo no es válido: Prácticamente todos los A son B Por ejemplo: "La gran mayoría de las mujeres tienen hijos. Sor Remedios es mujer y monja. a diferencia de los deductivos. Muy probablemente. este argumento inductivo es perfectamente (muy) válido (a no ser que consideremos que la partícula 'sor' en el nombre de la mujer introduce como premisa implícita la premisa adicional de que sor Remedios es monja). En los argumentos deductivos el siguiente patrón arsiimentativo de inrrodircción de coizdiciórt arttecedertte es válido: Todos los A son B Todos los A y C son B Por ejemplo: "Todos los filósofos son aburridos. Pues bien. el 99 %. Sor Remedios es mujer. mientras que de "la práctica totalidad (la mayoría. Que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa sólo muestra que en los argumentos inductivos válidos. es justamente porque de "todos los A son B se deduce "todos los A y C son B .) de los A son B" ni se deduce ni se irzduce "la práctica totalidad (la . por tanto.4SIEhTOS DE FILOSOF~A LA CIENCIA DE falacia inductiva (aunque no está claro que sea un error ar~umentativo"típico" en el sentido de que las personas no adiestradas suelen cometerlo).

y P2>'." se concluye deductivarnente b.mayoría... aunque de "ul y .. y a"se concluye deductivamente Di. y a. Sin embargo.. y a" concluy se ye deductivamente "P1 y P..' y .. Esta peculiaridad es lo que Hernpel denomina ambigüedad inductiva. y CL+I y . etc. y de ' ' ~ yi ...'. cap. diferencia que en el fondo no es más que otra versión de la anterior: mientras que en la lógica deductiva podemos "conyuntar" las conclusiones de diversos argumentos si combinamos las prernisas.' se concluya inductivamente p2. mente Di..) de los A y C son B". y cr.no necesariamente de "aly . . Si de "al y .. 12 sobre la inducción)... entonces necesariamente de "al y . y u. el 99 %... 7' sobre la explicación y cap. y a'se concluya inductiva. en la lógica inductiva no.. ya. sobre la cual nos extenderemos en otros lugares (cf. y a"se concluye inductivamente "P. y afii ... Este hecho tiene como consecuencia otra diferencia entre la validez deductiva y la inductiva. y de "a.

.

esto es. como la de Semmelweis sobre el origen de la fiebre puerperal.9. c) La naturaleza de los datos. Algunos comentarios que haremos sobre las hipótesis auxiliares mostrarán ya que este supuesto es discutible. e ) Aspectos específicos de la contrastación de las hipótesis cuya predicción es esencialmente estadística o probabilista. 4 . pero pospondremos la discusión explícita del mismo a los capítulos 8 y 12. Vamos a suponer que lo que se somete a contrastación son "hipótesis" (empíricas) en el sentido más general del término.El carácter aproximativo que. b) La naturaleza de las hipótesis. como las relativas a la causalidad. De las leyes nos ocuparemos en el capítulo 5 y de las teorías en los capítulos 8. 10 y 13. o hipótesis en un sentido más básico que no reciben el calificativo de ley. En particular. su organización en teorías. y su contrastación.En este capítulo vamos a estudiar los procedimientos de contrastación d-. plantean numerosas cuestiones filosóficamente sustantivas. Supondremos que los datos en relación a los cuales se contrasta la hipótesis son "neutrales" o "aproblemáticos". Las hipótesis científicas. como la de dilatación de los metales. como ocurre por ejemplo en las hipótesis causales sobre las correlaciones entre el consumo de tabaco y algunas formas de cáncer y . tienen las afirmaciones o hipótesis así como las observaciones y mediciones mediante las que aquéllas se contrastan. que tenga consecuencias empíricas constatables. Esta primera aproximación pretende ser estrictamente rnetodológica. en la actividad científica real. No vamos a distinguir de momento entre grandes agregados de hipótesis. hipótesis científicas. este estudio puramente metodoló. las leyes científicas. como la teoría newtoniana. cualquier afirmación. etc. vamos a limitarnos aquí a analizar la metodología de la contrastación de hipótesis sin entrar en problemas epistemológicos y ontológicos sustantivos. o leyes aisladas. la inducción.oico va a obviar las siguientes cuestiones: a ) La elaboración o invención de hipótesis. simple o compleja. Esto se tratará parcialmente en el capítulo 12 dedicado a la inducción.

Quizá tengan después buenos motivos para relativizar los efectos de esa evidencia en sus acciones y actitudes. caso de que quepa tal atribución. y reconocen que la presencia o ausencia za del hecho predicho constituye p r i ~ ~ facie evidencia a favor o en contra de sus afirmaciones. 1979.afecciones de corazón. 4 ) Relacionado con el punto anterior. las preferencias responden en gran medida a criterios estéticos o de orientación metacientífica general (logicistas iSerszrscognitivistas). Pero antes de estas importantes cuestiones hay que clarificar los elemzntos. quizá los filósofos tengan o no razón acerca de si en base a esa evidencia es o no posible atribuir a las afirmaciones determinadas propiedades epistémicas. 3. Se puede presentar la estructura de tales procesos en forma de un argumento o de una serie de ellos. Estas cuestiones se tratarán en e1 capítulo 12 dedicado al problema de la inducción y la evaluación de teorías y en el capítulo 13 dedicado al cambio teórico. Aunque los aspectos filosóficamente más interesantes queden provisionalmente aplazados.e. p. ni de si. así como la supuesta fundamentación. La caracterización de los procesos de contrastación se puede presentar de diversos modos. revisión sustancial en términos cognitivistas del original. Veremos primero cuáles son . De ello se tratará en el capítulo 12. Originalmente se tendía a presentarlo del primer modo (cf.. Realizan sus afirmaciones de modo tal que de ellas se siguen ciertas predicciones sobre hechos empíricos particulares constatables. A esto nos referimos con la dimensión puramente metodológica de la contrastación. Lo importante. y especialmente de las dos últimas? Pues quedan los aspectos puramente estructurales y metodológicos. cap. o no. se dirá. 1966a. la evaluación epistemológica de la contrastación. Salmon. de la "puesta a prueba" con la experiencia. que estos elementos están en ciertas relaciones y que en el proceso se han de satisfacer una serie de condiciones. No hay grandes o sustantivas diferencias entre uno y otro modo de presentar o reconstruir el proceso de contrastación. caps. 1966. Popper. cap. este estudio previo contiene ya suficientes elementos de interés para la comprensión de una parte esencial de la práctica científica. IV y X y 1963. 1979). 1991. estructura y procedimientos de la práctica en cuestión. cap. independientemente de la presentación que se prefiera. Algunos aspectos de esta cuestión se tratarán en el capítulo 5 dedicado a las leyes y en el 7 dedicado a la explicación. de dichas acciones y actitudes en los resultados de la contrastación. pero la generalización en los últimos años de los modelos cognitivos y computacionales ha motivado enfoques más algorítmicos (el caso paradigmático es Giere. e. después de prescindir de todas estas cuestiones. es que en el proceso de contrastación intervienen una serie de elementos. Hempel. 6). y el clásico Giere. cuáles son esas propiedades y qué problemas filosóficos suscitan. No vamos a tratar aquí de si cabe o no atribuir ciertas propiedades epistémicas a las hipótesis en función del resultado de la contrastación. las ) acciones que realizan o actitudes que adoptan los científicos tras la contrastación.ej. Los científicos siguen aproximadamente una misma práctica a la hora de contrastar sus afirmaciones con la experiencia. o presentarlo más bien como un programa o proceso algorítmico de decisión. j Las consecuencias de la contrastación para la dinámica científica. 19351958. 1 y Apéndice. Las dos últimas restricciones son especialmente importantes ¿Qué queda.

no debería apreciarse ningún cambio de brillo en la observación nocturna. velocidades y direcciones que se van acumulando. esta teoría era completada con una hipótesis "de umbral": dados un cuerpo y un medio. un barco totalmente cargado en el puerto de Siracusa. deferentes y excéntricas. mediante un sistzma de poleas. Sin embargo. La presentación de la metodología de la contrastación va precedida de una serie relativamente amplia y variada de episodios históricos. En este modelo la distancia de cada uno de los planetas a la Tierra es por tanto siempre la misma. principalmente sobre la tracción (dos bueyes mueven más rápido un carro que uno. Puesto que se aceptaba que el brillo de los astros depende sólo dc su distancia a la Tierra. en el que la distancia de los planetas a la Tierra es .esos elementos y condiciones. y con ellos reconstruiremos después el proceso de contras(ación. por debajo de cierto umbral la fuerza no produce movimiento (un hombre sólo tirando de un barco no lo mueve). Algunos episodios históricos Como es sabido. los diferentes planetas están "clavados" en algunas de esas esferas. El sistema. con movimientos rotacionales con diferentes ejes. refutó dicha hipótesis al mover (según la tradición) con una sola mano. y desarrollado posteriormente por Aristóteles. Arquímedes. la palanca y la estática de sólidos. ideado para dar cuenta de los movimientos aparentes de los astros. que tienen la función de servir de 'ejemplos para la presentación de las diversas nociones y de proporcionar material para que el lector contraste su comprensión de los conceptos básicos aplicándofos a esos casos a modo de ejercicios. Este hecho fue considerado un problema para el modelo homocéntrico por Apolonio e Hiparco. El primer modelo de sistema astronómico geocéntrico es el de las esferas hornocéntricas. un buey mueve más rápido un carro que dos carros). al menos Venus y Marte manifestaban un claro cambio de brillo a lo largo del año. Este sistema es propuesto inicialmente por Eudoxo y Calipo. vamos a seguir aquí en general el modelo argumentativo clásico. Para esto último. discípulos de Platón. Para dar cuenta de hechos conocidos. Generalizando sobre efectos dinámicos cotidianos. pero incluiremos también una versión algorítmica simplificada a modo de resumen final. Aristóteles formula una especie de ley mecánica general: la velocidad es directamente proporcional a la fuerza actuante e inversamente proporcional a la cantidad de materia y a la resistencia o rozamiento del medio. el creador de la polea. consiste en una serie de esferas concéntricas encajadas unas en otras. 1. para Aristóteles el movimiento sólo se produce ante la presencia de una fuerza actuante. quienes propusieron y desarrollaron como alternativa el modelo de epiciclos. En el siglo siguiente.

Este hecho ya era conocido por el primer defensor conocido del heliocentrismo. disponiendo pocos años después de observaciones incomparablemente más precisas. El sistema heliocéntrico sustituye el movimiento de las esferas celestes en tomo a la Tierra estática e inm6vil por el movimiento de rotación diario de la Tierra sobre sí nlisma y el de traslación anual alrededor del Sol?en tomo al cual giran también los otros planetas. la objeción pierde su peso.e. Pero nada así se observaba. aumentando para ello casi doscientas veces el diámetro del universo estimado hasta entonces. Al girar la Tierra en tomo al Sol. Si.63 FCSDAI\iEI\TOS DE FILOSOFL~ LA CIENCIA DE variable. esta objede ción descansa sobre el supuesto cuestionable de que los movimientos no se acumulan. pero fue desestimado por presentar diversas dificultades empíricas. Pero nada así se observaba. Otros astrónomos consideraron sin embargo que la evidencia se podia acomodar haciendo depender el brillo no sólo de la distancia sino de la densidad de las esferas y postulando diferentes densidades. e. se deberían observar modificaciones en la forma aparente de muchas constelaciones por efecto de la perspectiva. sujeto a la superficie de la Tierra.c.). desde posiciones opuestas de la órbita. se objetaba desde la física aristotélica dominante.c. cuya posibilidad planteó por primera vez Heráclides de Ponto (siglo IV a. Copémico utiliza la misma defensa en el siglo XVI. y para muchos definitiva. quien parece ser que justificó esta evidencia contraria a su teoría postulando que el radio de la órbita terrestre era despreciable comparado con la distancia a la esfera de las estrellas fijas (la esfera en la que se suponía que estaban "incrustadas e inmóviles" las estrellas). Ya en la antigüedad Aristarco (siglo III a. Esto le parecía una estrategia inaceptable a Tycho Brahe.3. PARALAJE ESTELAR Otra objeción tradicional.c. seguía sin observar paralaje.). 1. quien. El movimiento de rotación da cuenta de los movimientos aparentes diarios y el de traslación de los movimientos anuales a través de la eclíptica. al lanzar un objeto hacia arriba debería caer al suelo en un punto diferente y retrasado respecto del original. Una de las principales objeciones iba dirigida contra la rotación de la Tierra. con el Sol y la Luna girando en tomo a la Tierra y el resto . Si la Tierra girase constantemente sobre su eje. en este caso a su hipótesis del movimiento anual de la Tierra en tomo al Sol. al sistema heliocéntrico. Como mostraron los físicos del í~nperus final de la Edad Media. tenía que ver con la aparente ausencia de paralaje estelar. cada seis meses. De ahí no infería Tycho la validez del sistema geocéntrico tradicional. pues durante el intervalo temporal el lanzador. como se manifiesta en los barcos en movimiento al dejar caer un objeto desde el mástil. Aristarco (siglo 111 a. Tycho propuso un sistema geocéntrico mixto. el movimiento de traslación horizontal se conserva y "combina" con el moviniiento vertical de caída. se habría movido con ella.) había propuesto el modelo heliocéntrico.

propuso siguiendo a Baliani la siguiente explicación: el mar de aire que rodea la tierra ejerce. pues la columna de aire envolvente decrece con la altura. al invertirse y sumergirse en un recipientz con esa sustancia. lo que se consideró una victoria definitiva del heliocentrismo. deben observarse fases crecientes y menguantes muy marcadas. Según el modelo heliocéntrico. Torricelli. la ausencia de paralaje. En 1610 Galileo observó con su telescopio que la forma luminosa de Venus cambiaba desde un disco prácticamente negro hasta otro iluminado casi en su totalidad. el fenómeno sólo constituye evidencia clara contraria del modelo geocéntrico tradicional no tycheano. muerto en 1601. Para contrastar su conjetura.de planetas girando en tomo al Sol. Venus debe presentar cambios considerables en la superficie iluminada. El fenómeno. y ya desde antes. Según la hipótesis de Torricelli. Por eso los partidarios del heliocentrismo recibieron como una confirmación definitiva la observación por Galileo en 1610 de las fases de Venus. Años más tarde Pascal (que había repetido el experimento de Torricelli con vino obteniendo la altura predicha de aproximadamente 18 m) realizó una confirmación adicional. Es tradicional considerar que con las observaciones de los cielos mediante telescopio realizadas por Galileo el heliocentrismo recibe un impulso definitivo. predijo que en un tubo lleno de mercurio. el límite de altura se debe a que para esa altura la presión del agua iguala la del aire. sin embargo. La prueba resultó exactamente como había predicho. discípulo de Galileo. Algunos aristotélicos explicaban el fenómeno apelando al horror vncrri. como el tradicional. Venus debería verse desde la Tierra. se sabía que en un pozo la bomba no puede elevar la columna de agua mucho más de 10 m por encima de la superficie. como la de las lunas de Júpiter. En la época de Galileo. Galileo ensayó contra ellos cierta explicación. Predijo que la diferencia debería ser aproximadamente de 1 cm por cada 200 m de . la columna de mercurio descendería hasta alcanzar 1/14 de la altura para el agua. que es la que empuja el agua hacia arriba cuando se libera el pistón. Según el modelo geocéntrico tradicional. Así pues. con la misma forma luminosa siempre. muchas de esas observaciones. pues la densidad del mercurio es 14 veces la del agua. pero no tuvo éxito. una presión sobre la superficie del pozo. no proporciona una evidencia clara favorable al sistema heliocéntrico. no le hubiera parecido tan definitivamente favorable al heliocentrismo a Tycho Brahe. por su peso. la columna de mercurio debe ser mayor en la base de una montaña que en su cima. pues su propio sistema mixto también predecía fases en Venus. que implicaba también. aproximadamente. no eran directamente contrarias al modelo geocéntrico tradicional. Sin embargo. que no sería detectado sino hasta 1838. Ni siquiera Galileo con su telescopio pudo observar este fenómeno.

con más de veinte visitas de cometas. el flogisto. El episodio se consideró una validación no sólo de la hipótesis sobre la órbita elíptica del cometa sino también. El día de Navidad de 1758 apareció efectivamente de nuevo un cometa en el cielo visible. mercurio) sobre un sólido flotante en agua y se encierra bajo una campana de cristal. explicaba que una vela encendida encerrada en un recipiente acabara apagándose puesto que el aire se satura de flogisto y ya no permite más liberación de esa sustancia proveniente de la vela. Una consecuencia inmediata de la teoría es que los cuerpos combustibles pierden materia al quemarse. De acuerdo con la teoría se tendrían que observar dos cosas: a) el cuerpo 'flotante está menos sumergido tras la combustión. observó y anotó cuidadosamente los datos del mismo. La teoría del flogisto. se cuerpos celestes tradicionalmente considerados misteriosos por sus apariciones aparentemente irregulares. diseña un experimento para contrastarla. Sobre la base de esos datos predijo que el cometa aparecería nuevamente a finales de diciembre de 1758. pues la cantidad restante de sustancia junto con las cenizas debe pesar menos que la cantidad inicial.desnivel. explica la combustión atribuyendo a los cuerpos combustibles una sustancia. En 1648 su cuñado Périer (Pascal era un enfermo crónico) realizó la prueba en el Puy-de-Dome y observó los resultados esperados. en el segundo no. b) el volumen de aire dentro de la campana debe aumentar como efecto de la asimilación de flogisto. algunos aristotélicos se defendieron apelando a una supuesta disminución del horror ilacrri con la altura. y con . Repasó los datos astronómicos disponibles de los 150 años anteriores. La teoría es compatible tanto con que los cometas describan elipses muy excéntricas (con los focos muy separados) como con que describan parábolas. que se oponía a la teon'a del flogisto. La teoría daba cuenta de diferentes fenómenos. A finales de siglo. que se identificó con los anteriores y que desde entonces lleva su nombre. y vio que al menos en dos casos (1530 y 1606) podría tratarse del mismo cometa. desarrollada durante el siglo XVIII por Stahl. de toda la teoría newtoniana. A finales del siglo xv~r aplica la teoría newtoniana al estudio de los cometas. y Halley. entre otros. que éstos liberan al arder. por tanto. por lo que los restos más las cenizas deben pesar menos que el cuerpo íntegro antes de la combustión. en general. Mediante una lupa se enciende el mercurio. por ejemplo. Sin embargo. en el primer caso el astro pasa varias veces por una misma región. En el experimento de Lavoisier se coloca una determinada cantidad de sustancia combustible (p. Pascal consideró el resultado una refutación decisiva de la teoría aristotélica y una confirmación de la de Torricelli. En 1682 se produjo la visita de uno de esos cometas.e. Halley defendía la hipótesis de que al menos ese cometa era de órbita elíptica y. recurrente. Lavoisier.

si se desinfectaban antes de intervenir. en la Primera División de Maternidad del Hospital General de Viena.6. Neptuno. Durante los siglos XVIII y xuc la dinámica newtoniana. los astrónomos aplicaron el mismo expediente a otra anomalía recalcitrante. Aplicando las leyes de la mecánica celeste a los datos de la órbita de Urano. en 1847 Semmelweis. En 1848 la mortandad fue de 1. con su teoría de la gravitación. mientras que en la División Segunda eran atendidas mayoritariamente por comadronas.ello el nivel del líquido encerrado debe ser más bajo que al comienzo. un fuerte desinfectante. que difería de los valores previstos por la teoría bastante más de lo que eventuales errores de medida podían explicar. antes de atender a las pacientes. La realización del experimento produjo justamente los resultados opuestos. Ordenó que todo el personal se lavara con sal clorada. e incluso bajar algo el nivel de la Segunda.3. sus colegas y sus alumnos intervenían a las mujeres de la División Primera inmediatamente después de realizar autopsias. se había aplicado desde sus inicios con notable ésito a la astronomía.4 en 1846). Las diferencias se deberían a que a menudo él. en una posición y momento acordes con la órbita prevista. Si ésa era la causa. de modo que tenía que haber una solución acorde con la teoría. En 1846 Leverrier descubrió el nuevo planeta.33 7é en la Segunda. Bajo la influencia del notable éxito obtenido en el caso de la órbita anómala de Urano y el descubrimiento de Neptuno. realizó una nueva conjetura al observar que un colesa había muerto con síntomas parecidos tras cortarse con un bisturí usado para realizat una autopsia de una embarazada: las muertes podían deberse a la irrupción de "materia cadavérica" (infecciosa) en la sangre. Mercurio. En la Segunda División de Maternidad. calcularon cuál debía ser la órbita aproximada del supuesto astro. aunque presentaba tambiér. la órbita del planeta más interno. Las anomalías serían explicables si existiera otro planeta entre Mercurio y el Sol. Algunos astrónomos (Adams y Leverrier) conjeturaron que las anomalías en la órbita de Urano podían deberse a la presencia en sus alrededores de un astro de gran tamaño hasta entonces desconocido. uno de los médicos de la División Primera. La mecánica celeste estaba bastante bien contrastada.2 % de muertes en 1844. deberían desaparecer las diferencias entre ambas divisiones.27 70en la División Primera y de 1.8 en 1845 y 1 1. Hacia 1830. Después de buscar durante años la causa y probar soluciones infructuosamente.7 respectivamente). el porcentaje era muy inferior y aproximadamente estable (2. algunas anomalías importantes.2 y 2. Leverrier calculó de . Ellos eran los transmisores de la materia infecciosa. Uno de los principales problemas a mediados del siglo XIX era el de la órbita de Urano. había una mortandad alarmante producto de una enfermedad que por su sintomatología se denominabafiebre puerperal o posparto (8.

Ia teoría ondulatoria concebía la luz como una vibración transversal en un medio universal. montado sobre un flotador de . pero a principios del siglo XIX la teoría ondulatoria recibió nuevo impulso de la mano de Young y Fresnel. Desde los orígenes de la revolución científica? la naturaleza de la luz ha sido motivo de fuerte controversia. De existir. La diferencia detiempos debe manifestarse (de un modo que no podemos explicar ahora) en un desplazamiento de las bandas de interferencia al rotar el sistema de espejos. Durante el siglo X\~III. ni nadie después de él. difracción). Esta dominancia se quiebra a principios del siglo xx. considera a la luz un fenómeno ondulatorio análogo al sonido. Si el éter es el medio permeable estacionario en el que se propaga la luz con velocidad finita. pero ni él. Algunos fenómenos eran explicados igual de.en alto hasta mediados de siglo. Y MORLEY 1. reforzado por su congmencia con los trabajos postrriores de Maxwell sobre electromagnetismo. se impuso en general la teoría corpuscular. al que llamó 'Vulcano'. El aparato consta (aproximadamente) de un emisor de Iuz hacia dos espejos a igual distancia y que forman con él un ángulo recto. y bajo la influencia de la estela de Newton. Según la teoría corpuscular. esto es. unos los explicaba de forma más natural la teoría corpuscular (polarización) y otros la ondulatoria (superposición. refracción).4hIEh'TOS DE RLOSOFí4 DE LA CIENCIA nuevo la supuesta órbita del nuevo planeta. Las espadas se mantuvieron. de los restantes. A partir de entonces se impuso casi unánimencnte el modelo ondulatorio de la luz. EL ÉTER Y LOS EXPERIMEhTOS DE MICHELSON A finales del siglo x r x . de ida y regreso de un rayo de luz lanzado en dirección del movimiento de la Tierra debe ser diferente que el del otro perpendicular. bien por ambas (reflexión. A finales del siglo XVII se establecen dos teorías de la luz rivales. el éter constituye entonces un sistema de referencia absoluto respecto del cual medir el movimiento "real" de los cuerpos. la teoría ondulatoria iniciada por Huygens. cuando se descubren nuevos fenómenos aparentemente explicables sólo en :Crxinos corpusculares.12. que tenía dos características fundamentales: debía ser penetrable por la materia y estacionario. la velocidad de la luz debe ser mayor en vidrio o agua que en aire. y aproximadamente en la cantidad predicha por la teoría ondulatoria. de acuerdo con la teoría ondulatoria. el éter. Cuando en 1850 Foucault realizó la prueba comparando las velocidades e n el aire y en el agua. ocurre justo lo contrario. Otra. perturbaciones en un medio que se transmiten como ondas. siguiendo una sugerencia teórica de Maxwell (quien no obstante la consideraba irrealizable prácticamente). Michelson diseña y realiza un experimento destinado a medir la velocidad absoluta de la Tierra. sostiene que los haces de luz están formados por "corpúsculos". En 188 1. lo ha descubierto. resultó ser mayor en el aire.68 FLIND. el tiempo. Una. pequeñas partículas luminosas. la teoría corpuscular defendida por Newton.

Michelson repitió el experimento tres veces en los años siguientes con igual resultado. sin embargo. motivo por el que abandonaron su primer modelo. el . en el segundo.mercurio para evitar distorsiones. base y fosfato). Ambas teorías predicen una presencia generalizada. Sin embargo. junto con ciertas propiedades y leyes químicas conocidas.. a partir de este desplazamiento se calcula la velocidad de la fuente de emisión. por efecto de la colisión y de la onda expansiva. el ADN se concebía como una cadena de nucleótidos. La consecuencia de la hipótesis de un éter estacionario se muestra incorrecta. de partículas de cuarzo fracturadas. Cuando propusieron en 1953 el modelo de doble hélice. que liberó una cantidad de energía 6. 1881. Esa imagen era justamente la que R. Pero hay un considerable desacuerdo sobre el origen de dicho calentamiento. Según una de ellas. por el efecto combinado de las erupciones y las altas presiones. consideraron una ventaja del mismo que las cantidades de agua predichas con el nuevo modelo coincidieran con las medidas experimentales. Éste es el informe de Michelson: "No hay desplazamiento de las bandas de interferencia. compuestos cada uno de tres moléculas (azúcar. Incluso si hay éter. p.000 millones de veces la bomba atómica de Hiroshima. y la conclusión que necesariamente sigue es que la hipótesis es errónea" (Michelson. el calentamiento fue producto del impacto contra la Tierra de un enorme meteorito. lo interpretaron de otro modo. en los estratos sedimentarios de aquella era en diversos lugares de la corteza terrestre. Franklin había obtenido en sus fotografías un año antes. El modelo de doble hélice predecía unas imágenes en rayos X específicas muy improbables si el ADN fuese otro tipo de cadena. o cometa. Hay acuerdo generalizado acerca de que los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años por los efectos de un calentamiento global extremadamente fuerte de la corteza terrestre. Dos son las hipótesis rivales. Según la otra. En el primer caso. fue el resultado de un período de numerosas. Algunos.El primer modelo de 1952 que Watson y Crick conjeturaron para la estructura del ADN era de triple hélice. Lo que sí consideraron definitivo fue el dato proveniente de las fotografías con rayos X. puede obtenerse ese resultado si los aparatos se "contraen" en la dirección del movimiento. Las medidas experimentales daban sin embargo como resultado cantidades diez veces mayores. pero no la tomaron como definitiva pues sabían que se podían obtener las mismas predicciones introduciendo diversas complicaciones en el modelo de triple hélice simple anterior. De la estructura y composición. En colaboración con Morley. Hasta los años cincuenta. Ésta es la tesis de la contracción de Lorentz y Fitzgerald. 128). intensas y extraordinariamente fuertes erupciones volcánicas. se podía inferir la cantidad de agua contenida en determinadas muestras del ácido.

Sin embargo. los continentes actuales no han tenido siempre la misma forma. Los datos geológicos más recientes. correspondientes a muy diferentes lugares de la corteza.tipo de fractura predicho no es exactamente igual. la teoría contraccionista tenía sus propias explicaciones de estos hechos. se contrae y se "resquebraja" dando lugar a las formas actuales de los continentes (que por tanto nunca se han "movido"). Esta dificultad queda subsanada por la teoría de las convecciones propuesta por Hess en los sesenta: en el interior del planeta hay corrientes geológicas de convección. Reciente- . Esta nueva versión de la teoría de la deriva predice la presencia de ciertos patrones magnéticos específicos en los sedimentos de los fondos marinos. y completamente improbable sin ella. había dos hipótesis rivales en pugna sobre el origen de los continentes. y la presencia de jóvenes cadenas montañosas a lo largo de la costa oeste americana. Una consecuencia de ello es la siguiente: si entre la Tierra y un emisor puntual de luz se encuentra un cuerpo de gran masa alineado con los anteriores. la fractura por impacto tiene unos patrones específicos muy improbables si se ha producido de otro modo. La explicación alternativa. extremadamente improbables y sorprendentes para los contraccionistas. La primera. Los datos sobre el magnetismo recogidos a mediados de los sesenta coinciden plenamente con los anunciados por la teoría de la deriva. desde la Tierra el punto emisor se observa en forma de anillo luminoso (e. Los principales indicios favorables a la deriva eran la complementariedad de muchas costas continentales. En las proximidades de una masa. de la teoría gravitatoria relativista es que la luz no viaja en línea recta en el sentido usual. Una de las afirmaciones más sorprendentes. surgida a finales del siglo pasado y ligeramente dominante entonces. la sección del cono convergente formado por los rayos curvados al pasar cerca de la gran masa). desarrollada por Wegener hacia 1915. los rayos de luz se curvan por los efectos gravitatorios. es la teoría contraccionista: la corteza estaba originalmente en estado líquido debido a las altas temperaturas y por efecto del enfriamiento se solidifica. que después de ello fue inmediata y generalmente aceptada por la comunidad científica. para la visión clásica. la presencia de registro fósil común en África y Sudamérica. y de hecho siguen en movimiento. - Hasta los años sesenta.e. coinciden en que el tipo de fractura de las partículas de cuarzo presente en los sedimentos es el predicho por la hipótesis del impacto. como en un líquido hirviendo. Ésta es una de las predicciones más extrañas de la teoría. La principal dificultad con la deriva radicaba en la aparente ausencia de fuerzas horizontales. es la teoría de la deriva continental: la primera masa sólida era al principio única (Pangea) y tras la fractura los trozos resultantes se desplazan horizontalmente.

el supuesto adicional es que la sal clorada elimina los agentes infecciosos. Como muestran los ejemplos. postulada para dar cuenta de determinado fenómeno y acerca de la cual buscamos evidencia a favor o en contra. como en el episodio de la fiebre puerperal.e. Elementos de la contrastación Esta larga serie de episodios históricos responden a un patrón de contrastación común. 2. Tras sucesivas pruebas. comparada con el diámetro de giro. Junto con supuestos específicos como éstos. Pero el éxito se extendió a la mecánica celeste en su totalidad. Por ejemplo. las teorías de la luz o la deriva continental. Es importante señalar que no siempre está claro cuál es la hipótesis que explícitamente se somete a prueba. En el experimento de Michelson. Halley supone que las perturbaciones debidas a Júpiter son despreciables. 2. En su estudio del cometa.1. respectivamente. el flogisto. H I P ~ T E S I S Y SUPUESTOS (H) AUXILLARES) (SA La hipótesis es la afirmación que se somete a prueba. Ya hemos indicado que no vamos a detenemos ahora en la estructura fina de las hipótesis. la observación del mismo no se sigue sólo de la teoría heliocéntrica. además de (muy implícitamente) que los materiales no se contraen con el movimiento. Esto nos conduce al siguiente elemento de la contrastación. en los casos del cometa Halley y de Neptuno. En el caso de la fiebre puerperal. Por ejemplo. las hipótesis pueden ser muy variadas: teorías enteras complejas. parece que las hipótesis en juego son. Empezaremos viendo aquí cuáles son los elementos involucrados en este tipo de episodios. Parece una de las confirmaciones más impresionantes de las teorías de Einstein. El lector debe tratar de identificar estos elementos en los ejemplos históricos que dejemos sin comentar. como la de la presión atmosférica. a efectos observacionales. como en el caso del anillo de Einstein o el del éter. los restos de una supernova). que de algún modo también se consideraba en juego. los investigadores han descartado que la imagen sea resultado de interferencia~o producto de una fuente directa de esas características (p. o incluso hipótesis concretas relativamente aisladas. o partes centrales de teorías. en el caso de la fiebre puerperal se supone . como en los casos de las fases de Venus. y que existe un nuevo planeta con determinada órbita. En el caso del paralaje. La hipótesis central sometida a prueba no basta en general para derivar una predicción contrastadora. que el cometa tiene órbita elíptica y no parabólica. se suponen ciertos hechos aceptados sobre la relación entre velocidad de transmisión y bandas de interferencia. hace falta suponer además que la distancia de la Tierra a la esfera de las estrellas fijas no es despreciable. o leyes más o menos específicas.mente se ha observado en un telescopio de radio un fenómeno con esa apariencia. las contrastaciones incluyen frecuentemente otros supuestos auxiliares muy generales del tipo "ningún factor extraño desconocido afecta el proceso".

Uno la presenta en forma de i~?zplicació~z contrastadora (1) (cf. La predicción constituye la "piedra de toque" de la contrastación. Hempel. a saber. En esta caracterización. No siempre es fácil distinguir entre hipótesis y supuestos auxiliares. lo que son hipótesis y supuestos auxiliares en un contexto pueden invertir su papel en otro. una parte clara de la hipótesis es que el cometa es de órbita elíptica. Éste es el motivo de la relativa indefinición de la hipótesis en algunos casos. importante para diferenciar la predicción de la hipótesis. Se puede caracterizar la predicción de dos modos. El lector debe ir acostumbrándose a que va a ser así en la mayoría de distinciones que seguramente considera nítidas. Aunque sea una trivialidad. o en el del cometa Halley se supone que la trayectoria no es afectada significativamente por otros cuerpos celestes desconocidos. pero el episodio de Vulcano muestra que en esos casos no se ponía a prueba la teoría con cuya ayuda se hace la predicción. Pero no está claro si el conjunto de las leyes de la mecánica celeste con cuya ayuda se realiza la predicción forma parte de la hipótesis o más bien de los supuestos auxiliares. cit. En el caso de Halley. En general. por lo que tomaríamos la mecánica newtoniana como parte de la hipótesis. Por tanto. por ejemplo. y un supuesto claramente auxiliar es que las perturbaciones debidas a los otros astros conocidos son despreciables.). contextual y fuertemente pragmática. Qué sea la hipótesis se deriva de las intenciones presentes en el contexto de la contrastación: la hipótesis es aquella afirmación (o conjunto de afirmaciones) para evaluar la cual se ha tenido la intención de realizar la contrastación. pues la no observación de Vulcano se consideró evidencia contraria sólo contra su existencia. ?nediaramente. Debe ser una afirmación empírica constatable experimentalmente de modo más o menos "inmediato". Por otro lado. simplemente hace las cosas más difíciles. parece que también estaba en juego la teoría general. p. no contra la teoría newtoniana.ej. Pero hay que tener cuidado con este tipo de cláusulas pues. El caso de Neptuno se parece al del cometa Halley. y también a que ello no disminuye un ápice su interés filosófico. op. Pero la vaguedad y la dependencia del contexto no elimina la distinción. la contrastación suele presuponer cláusulas como "si nada extraño se produce". algunas personas sostienen la hipótesis de las visitas extraterrestres para dar cuenta de ciertos restos arqueológicos. través de la predicción. En general. hay que insistir en la necesidad de que se realice una predicción si lo que queremos es contrastar. una hipótesis. como veremos. la diferencia entre hipótesis y supuestos adicionales específicos (leyes o teorías complementarias) es vaga.que ningún agente extraño anula el poder desinfectante de la sal clorada. la pre- . por su vaguedad y generalidad son susceptibles de usos perversos. pero no hacen la menor predicción constatable. pues en cierto sentido la hipótesis es ya ella misma a constatable empíricamente. y no meramente afirmar. la condición de inmediatez de la constatación experimental es. Pero no hay límites claros. La suposición de Michelson (si realmente era tan implícita) de que no se produce contracción podría colocarse en este cajón de sastre. A juzgar por la lección extraída del nuevo paso del cometa. aunque vaga.

En el caso de Arquímedes. en cuyo caso es especialmente necesario repetir la contrastación varias veces. y P es que aparecerá un cometa a finales de diciembre de 1758. en el caso de la fiebre puerperal. Una . I equivale a CI-+P. De todos modos. la presencia de un cuerpo en determinado lugar en determinado momento. "haciendo rotar el sistema d e espejos d e cierto modo. A veces. Al decir que la predicción es una implicación contrastadora estamos enfatizando el hecho de que lo que la hipótesis predice por sí sola (junto con S. de Neptuno o de la fiebre puerperal. sin embargo. cuanto más atómicamente puedan caracterizarse los elementos de la contrastación. se producirá antes de seis meses un descenso significativo de la mortandad". Por ejemplo. el caso del anillo de Einstein).4) es un estado de cosas condicional. la ausencia de un cuerpo tal. Es inmediato ver que estas primeras versiones generales de la predicción implican (un número ilimitado de) otras predicciones particulares que son las que se constatan empíricamente. Por ejemplo. su diferencia es sólo cuestión de matiz o énfasis. esto es. las condiciones iniciales (más destacadas) son que el personal se lava las manos . etc. en algunos episodios la predicción se describe en términos generales. 1606 y 1682. sin embargo. Ambas caracterizaciones son equivalentes. "según losdatos registrados en 1530. en el caso de Neptuno. La predicción se describe casi siempre como un hecho particular. y la predicción propiamente dicha es que se producirá un descenso significativo de la mortandad. en el caso del paralaje. y detectable si efectivamente ocurre. en ocasiones es relevante que la predicción sea general. estos dos modos de presentar las cosas son equivalentes. de b) las condiciones iniciales (CI). 1606 y 1652.dicción es una afirmación condicional del tipo "en tales y cuales circunstancias empíricas específicas se observará tal fenómeno". Por ejemplo: "al lavarse el personal las manos con sal clorada. cuya coincidencia o no con la predicción constituye la evidencia positiva o negativa para la hipótesis. vamos a seguir por lo general la segunda opción puesto que esquematiza de forma más transparente la compiéjidad de la implicación contrastadora. en el caso del cometa Halley CI son los datos observados en los años 1530. se observarán desplazamientos en las bandas de interferencia". los hechos-condiciones particulares antecedentes que deben darse para que se dé lo predicho. Como hemos dicho. la coincidencia en las formas aparentes de las constelaciones observadas con seis meses de diferencia. Los datos son los hechos efectivamente detectados en el momento de la contrastación. El otro modo de presentar las cosas consiste en separar el antecedente y el consecuente de la anterior implicación contrastadora distinguiendo a ) la predicción propiamente dicha (P). el cometa aparecerá en determinada región del cielo a finales de diciembre de 17. etc. el hecho observado es el movimiento del barco. como sucede por ejemplo en los casos del cometa Halley. "las imágenes fotográficas de ADN tienen tal patrón" o "los restos más las cenizas de un combustible inflamado pesan menos que la pieza original". La predicción es un hecho posible. el hecho simple que se espera observar.58". siendo un supuesto auxiliar que nada incontrolado produce la coincidencia de resultados (cf. en el de Vulcano. Aquí. tanto mejor.con sal clorada.

Halley tuvo que morir sin ver confirmada su hipótesis porque sólo le cabía esperar a 1758 para realizar la observación. 8 a 1 l). No podemos coger el cometa y moverlo de aquí para allá a discreción para contrastar nuestras predicciones. entre ellas el riesgo de caer en estrategias autojustificadoras. 1966a. . 33. y cuanto más experimental es una observación más parecen ser los supuestos teóricos auxiliares que intervienen en la contrastación. Éste es el tipo de limitaciones al que se refiere Hempel cuando habla de contrastaciones no experimentales (cf. Normalmente el proceso de recogida de datos es muy complejo y. accesibles o manipulables. es esencial que el análisis de la estructura de las teorías y de su base de contrastación recoja esta condición. por diferentes motivos. pues aunque no manipulara el cometa mismo la contrastación incluye muchos aspectos experimentales complejos que suponen la manipulación de ciertos aparatos. En ese caso se espera que las condiciones iniciales se produzcan espontáneamente comprobando luego si se da o no también la predicción. Como veremos en otros lugares (caps. Este riesgo es mayor en los casos de experimentos complicados.oquia1 del término. en caso contrario estaríamos ante estrategias autoconfirmadoras o autorrefutadoras. El motivo más inmediato es la imposibilidad física o tecnológica. pues en cierto sentido muchos afirmarían que sí hizo un "experimento" (quizá técnicamente mejorable) en la acepción col. volveremos más adelante en los capítulos dedicados a la estructura de las teorías y al problema de la inducción. La observación está vinculada casi siempre a la realización de un experimento. Los casos paradigm á t i c o ~corresponden a algunas ciencias sociales y a la investigación bioniédica. La distinción en cuestión es por tanto gradual. que aprovecha condiciones que ocurren espontáneamente. la posibilidad o no de observación pura y sus consecuencias epistemológicas. pero también está presente en la observación directa. en cuyo caso parte al menos de las condiciones iniciales las constituyen las condiciones de realización del experimento.1). Pero es obvio que este tipo de mejora experimental es considerado moralmente inaceptable. Entre los casos de Halley. pero entre medio hay muchos otros que no están tan claros. Esto ocurre cuando la realización de un experimento es técnicamente posible pero involucra la manipulación de personas u otras entidades de modos que se consideran inaceptables según los valores de la comunidad.condición esencial que han de satisfacer los datos es que los procedimientos para su recogida o detección no presupongan la verdad o la falsedad de la hipótesis. Pero a veces se observa sin experimentar en sentido estricto. Un ejemplo es el mismo caso del doctor Semmelweis. por ejemplo si hubiera mantenido como grupo de control a un grupo de pacientes de la División Primera tratadas con personal sin desinfectarse para ver si continuaban muriendo a igual ritmo. La contrastación del doctor Semmelweis podía haber tenido fácilmente un carácter experimental más riguroso. a veces se puede incumplir esta condición. que involucra un complejo experimento. muestras. O incluso el de Halley. Esto ocurre cuando algunos de los factores intervinientes no son. hay ciertamente una gran diferencia. Los datos se detectan mediante la observación. si no se va con cuidado. Pero muchas veces la imposibilidad no es tecnológica sino "moral". etc. y de Michelson. La distinción entre "simple observación" y "observación con experimento" es otra de las que no se pueden considerar radicales. Sobre estos temas.

quq fuese verdadera P. La implicación lógicamente verdadero. para que se satisficiera C1 bastaría. Condiciones para la contrastación En la presentación de los diversos elementos involucrados en la contrastación hemos mencionado de pasada algunas relaciones entre ellos. o que fuese falsa H.3.su condición es lógicamente equivalente Cl. que la predicción ocurra o que no ocurra. en cuyo caso SA y CI 4 E . En el ejemplo dado. la referencia elrplícita a algunos supuestos auxiliares sería superflua y. de todo ello se sigue que el cuerpo reaparecerá en nuestro cielo visible a fin les de diciembre de 1758. la esto es. Como veremos. C l tiene la siguiente forma: "Si el c erpo celeste en cuestión es un cometa de trayectoria elíptica. 1606 y 1652 so tales y cuales (y además no hay distorsiones en su trayectoria producidas por motivos d sconocidos). SA y CI: C1 H y SA y CI implican (conjuntamente) P. por ejemplo. esto es. con ello. Vamos a explicitar ahora en detalle qué relaciones deben mantener para que se den las condiciones apropiadas para una buena contrastación. la relación entre los diversos elementos en ambos casos es de diferente tipo. P debe indicada se infiere mediante un proceso de los cometas." ¿Qué estatuto lógi o debe tener C1 para que sea una buena condición de contrastación? Es absolutamente qsencial darse cuenta de que la implicación contenida en C1 no puede consistir meramende en una implicación (un condicional) material. y las posiciones del cuerpo celeste en 1530. en el caso del cometa Halley. de las leyes de intervienen factores extraños). En este primer ca o la condición es que la predicción debe ser un estado de cosas cuya ocurrencia es implic da por los restantes elementos H. Pero no es así. Si no se precisa este punto. SA y CI. por ejemplo. i l i (En la versión de Hem el la condición es "H y SA implican f'.) Así. La en cuestión debe ser material verdadero predicción no debe ser cuyo antecedente es condicional en cuestión debe ser una verdad lógica. de H. la identificación de los elementos involucrados en la contrastación sería incompleta. pero puesto que la implicación contrastadorq I dz Hempel es en realidad "si CI entonces P". para la caracterización de los procesos de contrastación que en la metodología de la contrastación es suficiente que C1 exprese simplemente un dondicional material verdadero. Las condiciones en cuestión se refieren a los dos resultados posibles que pueden proporcionar los datos. Si bastara que C1 expresaralun condicional material verdadero. la Y leyes de la mecánica celepte de Newton son correctas.

La relación entre hipótesis. Esto significa que P se deduce de todos ellos tomados conjuntamente pero de ninguno de ellos por separado. CONDICI~N C1 no es suficiente para una contrastación completamente satisfactoria. Ése no es el problema. han de ser esenciales en la derivación de la predicción. (1) es equivalente a (2) "si SA entonces: no-H implica que en condiciones CI no ocurre P". debe notarse que atendiendo a esta caracterización. supuestos auxiliares de este calibre no pueden permitirse en el proceso de contrastación.SA y CI ocurran esencialnzerzte. C1 es extremadamente sencilla de comprobar. al contrano. No es adecuado intentar contrastar una hipótesis mediante predicciones que comparte con otras hipótesis diferentes. y lo mismo respecto de las condiciones iniciales. Se trata de afirmaciones del tipo: "pero tales patrones de magnetismo en los sedimentos submarinos serían muy improbables de otro modo". explicación y deducción será estudiada en el capítulo 7. enfatizar que C1 no expresa un condicional materialmente verdadero sino lógicamente verdadero es enfatizar la necesidad de recoger en los supuestos auxiliares todas las hipótesis adicionales necesarias para inferir deductivamerzte la predicción. Otra característica que debe tener C1 para ser una condición adecuada de contrastación es que H. algo aparentemente próximo. Sólo hace falta saber si hemos deducido correctamente la predicción de los restantes elementos. nada malo hay en ello. RELATIVA A LA NO OCURRENCIA DE LA PREDICCI~N 3. En esas condiciones la contrastación es (parcialmente) insatisfactoria. pero en realidad mucho más débil y de naturaleza totalmente distinta. predice lo mismo que H. conocida o desconocida. No vamos a incluir ni comentar ahora esta exigencia. Sin embargo. La cuestión es la siguiente. de los supuestos auxiliares se infiere que ninguna otra hipótesis. La cuestión es cómo precisar esta segunda condición. Si sólo tenemos en cuenta las condiciones establecidas en ese caso para la ocurrencia de la predicción. sí parece que estamos dispuestos a aceptar al contrastar una hipótesis (aunque la naturaleza de esa aceptación es extremadamente difícil de precisar). ni siquiera de dos de ellos. Esta afirmación es extremadamente fuerte y difícilmente aceptable. La clave la dan algunos pasajes de los relatos de los episodios históricos. "la imagen anular en el ordenador del telescopio de radio era . dados SA y CI. el problema no es que una hipótesis prediga hechos que también predicen otras hipótesis alternativas. Una hipótesis puede por supuesto predecir hechos que también son predichos por otras hipótesis diferentes. Para una contrastación plenamente satisfactoria la predicción debe estar "especialmente ligada" a la hipótesis que se contrasta. la no ocurrencia de la predicción: (1) " no H y SA y CI implican (deductivamente) no Pt. Así es como se procede en los casos históricos. La condición no puede consistir en que de la falsedad de la hipótesis se deduzca. Por tanto. esto es. los resultados pueden ser muy limitados. Los tres elementos del antecedente. o simplemente "no estar". no sólo la hipótesis principal. 'sino usar esa clase de hechos como predicciones para realizar la contrastación. "no es esperable ese tipo de fracturas en el cuarzo por otros motivos".2.podrían ser cualquier cosa. Algunos autores añaden la exigencia de que la hipótesis en juego explique el hecho predicho. Por otro lado.

Popper. del siguiente modo: C2 Si no-H y SA y CI. exigida explícitamente por diversos autores (cf.inesperada". La condición en cuestión. y CI tampoco. 3 y 1991. Por tanto. 1979. apéndice *IX y 1963. esto es. 13). SA y CI. por eso se recoge como segunda condición. Pero ello parece excesivo. 1966. cap. presuponemos la validez del siguiente argumento inductivo: . pero ello no significa que sea una hipótesis auxiliar comparable al uso de leyes complementarias o incluso a las condiciones extraordinariamznte genrrales sobre la ausencia de perturbaciones desconocidas. Aquí haremos sólo unos comentarios generales y dejaremos la cuestión como un problema parcialmente abierto que se retomará en el contesto dzl probIema de la inducción (cap. e s q u e la predicción es muy improbable o inesperada de no ser por la hipótesis. Por tanto. sólo podría hacerlo Sit. Otra posibilidad sería que C2 exprese una inferencia lógico-inductiva. conocidas a desconocidas. que si la hipótesis no fuese correcta la predicción sería muy improbabie o inesperada. p. Esto es. Eso significaría que antes de la contrastación. 2. p. Otra cosa es que aceptemos entre los supuestos la afirmación de que muy probablemente la predicción sólo se sigue de nuestra hipótesis. 265 y Giere.ej. 6. Una cosa es que entre los supuestos auxiliares incluyamos afirmaciones vagas y extraordinariamente generales como "ningún cuerpo celeste desconocido afectará en estos años la órbita del cometa significativamente". Eso es efectivamente un "supuesto" en la contrastación. considerar que C2 expresa una inferencia deductiva es tanto como aceptar que entre los supuestos auxiliares se incluyan afirmaciones como "es muy probable que sólo H prediga que dadas CI ocurre P . Pero esto tampoco puede ser. en este caso no se puede tratar de que la alta probabilidad de no-P se deduce de no-H. como condición para someter a prueba la hipótesis. 1935-1 955. más SA y CI. En primer lugar. Esto supondría que mediantz H. determinar el estatuto exacto de la implicación involucrada en C2. No hay duda de que algo así se supone en los casos de contrastación.Salmon. si la improbabilidad de la predicción en caso de falsedad de la hipótesis no se puede considerar un supuesto auxiliar. o "ningún agente desconocido contrarrestar5 el efecto desinfectante de la sal clorada". el problema es dar una interpretación satisfactoria de ello. Podemos expresar esta condición. SA y CI. apéndice $3. que el "probablemente" pertenezca al condicional y que éste exprese entonces una inferencia inductiva: la no ocurrencia de la predicción se infiere inductivamente de la falsedad de la hipótesis. implícita en estos pasajes. cap. la improbabilidad de la predicción no se infiere deductivamente de no-H. no asimilable a los supuestos auxiliares. entonces muy probablemente no-P. Parece una expectativa de otro tipo. 48). Sil y CI estamos haciendo afirmaciones sobre lo que prediczn o dejan de predecir otras hipótesis. Puesto que H claramente no hace eso.

aunque resultaría muy complicado tendríamos al menos una idea de en qué consistiría su comprobación: consistiría en lo que la lógica inductiva (de haberla) dijera. Por tanto es fácil saber en algunos casos. que nadie había pensado que ocurriera. Pero no hay duda de que en algunos casos la aceptación de C2 es razonable.argumento equivale a este otro: Pero. recogidas en C1. en el caso de las fases de Venus. nótese que. Pero. Si la condición C2 para la contrastación no expresa ni una inferencia deductiva ni una inductiva. en especial cuando la predicción es un hecho completamente inesperado hasta entonces. jcuándo podemos establecer que se cumple? ¿Es suficiente simplemente que se desconozca la existencia de otras hipótesis incompatibles con H pero con las mismas predicciones para considerar bien fundada C2? La respuesta a esta cuestión depende de elementos pragmáticos muy difíciles de precisar.A pesar de que las intuiciones sobre lósica inductiva son débiles. éste es justamente (parte de) el argumento para la confirmación de hipótesis. ¿A quién se le podría haber ocumdo que a finales de 1758 aparecería un cometa en determinada región del cielo visible? Y sin embargo. o la misma reaparición del cometa Halley. la ocurrencia de este fenómeno se deriva tanto del sistema heliocéntrico de Copémico como del sistema mixto de Tycho. en la "preparación" de la A contrastación sí se realizan ciertas inferencias deductivas. junto con S y CI. pues expresa una inferencia deductiva. los patrones magnéticos de Hess. Por ejemplo. es cómo se comprueba su cumplimiento. Pero jcómo comprobar C2 en tanto que mera verdad material? En algunos casos es fácil comprobar que es falsa: cuando se conoce al menos otra hipótesis H' incompatible con H y de la cual también se infiere P. Vimos que C1 es muy sencillo de comprobar. se puede predecir la misma aparición conjeturando la existencia . los episodios históricos no presentan indicios para considerar que antes de que la contréstación tenga lu_oarse haya realizado ya alsún tipo de argumento i~zductivo. como éste. Si C2 expresara una inferencia inductiva. Así pues. La dificultad ahora con C2. el anillo de Einstein. entcjnces debe tomarse como un enunciado probabilista condicional simplemente verdadero. según qué lógica inductiva usemos. pues en los episodios históricos claramente se nos informa de que se ha calculado. Si en la 16gica inductiva vale la contraposición. Por otro lado. inferido o deducido cieno hecho a partir de la hipótesis. en tanto que enunciado probabilista que se pretende que es simplemente verdadero. C2 no expresa tampoco una inferencia inductiva. que es inducriva~nenteinválido a menos que incluyamos C2 como premisa adicional.Con C1 es diferente. Por ejemplo. y sabemos muy bien cómo comprobar esas cosas. si C2 expresara dicho q u m e n t o inductivo. que la condición no se cumple. ni siquiera en esos casos parece haber garantías plenas de que se cumple C2. entonces ese. Pero nada indica que en la preparación de la contrastación se realice tal inferencia inducuva. Por ejemplo. como veremos. podríamos estar ante una especie de petición de principio.

cuyo estudio queda aplazado a otros capítulos (cf. Resultado de la contrastación Veamos ya qué consecuencias tienzn los datos observados para la contrastación de hipótesis. 12). estrictamente hablando. ello no impide proceder a una buena contrastación con resultados limitados. Bien. C2 no. entonces C2 sí es necesaria. El problema radica en que no es razonable considerar que para determinar el cumplimiento o no de C2 debemos tomar en consideración cualquier hipótesis alternativa posible. Si nos limitamos a los casos de evidencia negativa o refutación. a posteriori siempre es posible idear hipótesis diferentes que predigan lo mismo. en que claramente es incumplida y. pues C2 ha de establecer que la falsedad de H implica muy probablemente la falsedad de P. C2 se ha de considerar relativa sólo a hipótesis alternativas que están en juego en el conte. Esto es. Se dirá que eso no es jugar limpio. Concluiremos comentando un tipo de contrastaciones específicas. y si C2 se considera relativa a cualquier hipótesis alternativa posible. la discusión muestra quz C1 y C 2 no son ambas igualmente imprescindibles para la realización de una buena contrastación. puesto que la finalidad en este capítulo es puramente metodológica. no vamos a ocuparnos aquí de estos problemas epijtemoló. Por último. Comenzaremos con el caso en que los datos constituyen evidencia en contra de la hipótesis. y presentaremos una especie de algoritmo a modo de resumen. aquellas en que un mismo dato se utiliza para contrastar hipótesis rivales. no demasiado extravasantes. cumpliéndose C 1. veremos después el opuesto. entonces C2 es falsa en ese caso. C1 es suficiente. Pero no es así. hipótesis alternativas presentes (o "fácilmente concebibles") y "aceptables como aIternativas" dados los presupuestos del contexto (esto es. Irt . 4.de una serie específica de diferentes cometas parabólicos (resultado quizá de la desinte- gración de cierto astro). De hecho hemos visto algunos episodios. Quizá se piense que por razones análogas se podría defender entonces que C 1 no es necesaria en los casos de evidencid positiva. aunque hayamos creído justificadamente en ella. ni claramente contradictorias con otras hipótesis muy bien asentadas. Pero si la contrastación ha de ser eficiente sean cuales sean los datos resultantes. en parte es cieno que es un expediente en principio ilegítimo. Mientras C1 es siempre necesaria.). siendo P un hecho predicho por la hipótesis H. como veremos. incIuida la evidencia positiva. Recuérdese que la condición C 1 ha de satisfacerse siempre. Pero eso no elimina e1 hecho de que. como el de las fases de Venus. Esto hace que las condiciones de aceptación de C2 sean relativamentz vasas y fuertemente dependientes del contexto y de sus presupuestos teóricos.oicos.rto en el que se reoliza la contrasración. Esto conduce de lleno a cuestiones filosóficas sustantivas sobre los presupuestos teóricos involucrados en los procedimientos de contrastación. esp. la evidencia a favor. la gracia es hacerlo "el primero". Reconstruiremos el establecimiento de estas consecuencias en forma de argumentos.esto es. etc. semejante al de las hipótesis ad hoc que comentaremos más adelante. cap.

J.TI\:4 ESTR~TEGI. hay que añadir como premisa adicional la ocurrencia de SA y CI: . El modo en que a la se establece que la evidencia es negativa o contraria a la hipótesis tiene la forma de un argumento que concluye que la hipótesis no es correcta. cuestionar o rechazar algcnas consecuencias epistemológicas que aparentemente se siguen de episodios como éste. y b) que el hecho no ocurre. Puede que haya buenos motivos filosóficos para matizar.para obtener legítimamente comoconclusjón la negación de la hipótesis. como vimos en el caso de Michelson: "90hay desplazamiento de las bandas de interferencia. la predicción no se sigue de la hipótesis sola.~ (REFLT~CI~S).-\S . por tanto la evidencia empírica es contraria a la teoría. Incluso a veces es formuIado explícitamente. Tendríamos entonces el siguiente argumento: (Cl) si H y Sil y CI entonces P (*) no P Pero ahora este argumento deductivo es inválido. la primera premisa es más complicada. y como conclusión c) que la hipótesis es errónea: si H entonces P (*) no P (#) no H Éste es efectivamente un argumento deducti\po válido. se hace el experimento y se encuentra que pesa m&. La primera premisa es en realidad la condición C1.4. Encontramos este arpmento formulado implícitamente en muchos episodios científicos. La consecuencia de la hipótesis de un éter estacionario se muestra incorrecta. Como vimos más arriba." El argumento contrario a la hipótesis que parece sugerir Michelson es un argumento deductivo muy sencillo que responde a la forma rnodus rollens. pero no es exactamente el qUe establece que la evidencia es negativa. NEG.1 . pero no hay duda de que la predicción incumplida constituyeprit~za facie evidencia c o ~ z r r a ~ a hipótesis en juego. y la conclusión que necesariamente se sigue es que la hipótesis es errónea.4D HOC Es difícil resistirse a la fuerza de episodios como los del flogisto: la teoría predice que el material pesará menos después de la combustión. EL-IDESCI. Lo que se sigue de las dos premisas por inodus roflens no es la falsedad de H sino de todo el antecedente complejo: (Cl) si H y SA y CI entonces P (*) no P i'iiesto que "no (H y SA y Ci)" es equivaIente a "no H o no SA o no CI". que tiene como premisas a ) que la hipótesis tiene como consecuencia cierto hecho.

P. una escapatoria ile. (*) no P (**) SA y CI Así. del éter.e. no se concluye (S). Rzcordemos que entre los S suele haber uno muy general y vazo del tipo "nada extraño ocurre o interfiere" o "nada más afecta al resultado predicho". el argumento [REF] para la refutación de hipótesis es un arjumento deductivo válido complejo que tiene como premisas CI (*) y (**). ¿Es eso una estrategia legítima o una simple estratasema elusiva? Seguramentz hoy nos parece legítimo. no mediante potentes telescopios (instrumentos que ni Copérnico ni Tycho conocían). Las hipótesis ad hoc explotan este cajón de sastre diciendo . pero no se observa. por Tycho.e. Éste es el patrón al que respondzn los episodios del flo_oisto y. decimos que se trata de hipótesis ad hoc. además de las CI. De las dos primeras establece provisionalmente (+) por rnodrls tollens. En este caso los copemicanos aceptan la validez del argumento [REF]. respondían los copemicanos (y parece que ya Aristarco). se infiere que en determinadas posiciones se debe observar paralaje. decían los geocentristas. e. los supuestos auxiliares. Entiéndase bien. según propio testimonio de Michelson. Pero en su época se corisideró. Cuando tras una contrastación negativa se apela a este tipo de hipótesis auxiliares para salvar la hipótesis central de la refutación. es falso. pero rechazan su conclusión al considerar que la tercera premisa es falsa. Del heliocentrismo. entrz ellos el referente a las distancias comparativas. S o . Que se deba observar paralaje se sigue de la hipótesis heliocéntrica y del supuesto adicional de que el diámetro de la órbita terrestre es significativo observacionalmente en comparación con la distancia a la esfera de las estrellas fijas. del heliocentrismo). Oitlma.no se acepta que la evidencia es contraria a la hipótesis. pero la observación del mismo no. es que o el heliocentrismo o el supuesto adicional sobre las distancias comparativas. Como se ve. ante aparentemente la misma situación. y de ésta conclusión intermedia y (**) establece finalmente (#). y de hecho así se detectó en 1538 (constituyendo una confirmación tardía. Y eso es precisamente lo que rechazaban los copemicanos. pero todo lo que se sisue de ello. Pero a él también deberían responder otros episodios en los que. y en ese momer:to completamente superflua. La existencia de paralaje en ciertas condiciones iniciales se sigue de la hipótesis sola.' . que uno de los supuestos auxiliares es falso. Contemplemos el caso del paralaje estelar. Para concluir que es la hipótesis heliocéntrica la que es falsa hay que establecer previamente que son verdaderos. por tanto la hipótesis heliocéntrica es errónea. no se introA ducen en sentido estricto después de la contrastación. suponiendo que las condiciones iniciales estén bien comprobadas. Es cierto que no se observa paralaje. al menos uno de ambos.(Cl) si H y S 4y C/ entonces P . especialmente destinadas a defenderse de la refutación. los supuestos auxiliares pueden dar mucho juego a la hora de no aceptar la refutación de una hipótesis. después de todo los copernicanos han acabado teniendo razón. La relación entre dichas distancias impedía la observación del paralaje a simple vista.

al menos uno de ambos es falso. de las posibilidades de integración teórica con hipótesis bien eitnbl~cidas. principalmente. Entre los supuestos auxiliares se puede considerar que. Hay algunos casos muy claros. dependiente del contexto cie!ztljíco. Efectivamente. La defensa de los copemicanos parece hoy bastante aceptable. claro. La estrategia es la siguiente. cuestión de grado. Otras veces se califica así a la hipótesis adicional sólo si su introducción se considera ilegítima. o el supuesto auxiliar oculto de que el flogisto tiene masa positiva. A veces se califica de ad hoc cualquier hipótesis introducida. aunque no olvidemos que hoy día hay teorías muy serias que lo hacen. si se les presenta un episodio refutador siempre se sacan una hipótesis ad koc de la manga. esto es. Un caso típico de hipótesis ad hoc ilegítima se produjo en el episodio de1 flogisto. utilizando los SA más genéricos mencionados.oisier diciendo que el flogisto tiene masa negativa. de nada más depende la predicción". como la quiromancia. ¿y en la de Aristarco? La defensa de los partidarios del flogisto parece inaceptable. Depende de elementos pragmáticos muy variables y difusos. si el flogisto tuviese masa negativa el experimento daría el mismo resultado aun siendo cierta la hipótesis de que los combustibles se inflaman liberando flogisto. Postular en aquella época masas nezativas parecía claramente una estratagema elusiva. Dan una propuesta específica. semejantes a los que más tarde se seguirían de las teorías de Einstein.que ?se es el supuesto auxiliar que ha fallado. pero suena bastante peor que aquélla. ¿como la del astrólogo? ¿Qué decir del experimento de Michelson? A él le pareció una refutación clara de las hipótesis centrales en juego. esto es. Cuestionar el cumplimiento de los supuestos auxiliares es la estrategia más común para eludir la refutación de la hipótesis. Usemos los nombres que usemos. Pero no es la única. la astrología y otras paraciencias. tiene masa positiva. esos supuestos no dicen simplemente de modo indeterminado que algo no contemplado originalmente influye en la predicción. En la (escasa) medida en que hacen predicciones concretas. Pero. debe quedar claro tras los ejemplos vistos que la diferencia entre hipótesis ad hoc legítimas e ilegítimas es. con lo que la hipótesis principal podía ser verdadera. por pragmático no hay que entender dependiente de cuaIquier aspecto contextual sino. hay uno que afirma que "el flogisto es normal". la posición razonable en cada caso depende de elementos pragmáticos muy variables de cada contexto específico. Pero usualmente no es tan claro. pero jnos lo parecería en su época?. son una precisión a posteriori de elementos (supuestamente) determinantes para la predicción cuya influencia se excluía por esa cláusula general en SA. camuflado en la cláusula "nada anormal pasa. Hubo defensores de la teoría del flogisto que la pretendieron defender de la refutación de La\. Esta estrategia es formalmente semejante (si ignoramos hechos posteriores) a la de los copernicanos con el paralaje. En este sentido sí son "post:riores" a la contrastación. Hemos dicho que casi siempre las condiciones iniciales de experimentación o simple observación son comproba- . Y los partidarios del flogisto mantienen que el supuesto falso es el segundo. pero a Maxwell le pareció que se podían salvar si se producían ciertos efectos de contracción con la velocidad. una vez más. De la contrastación negativa se sigue que o la hipótesis de la combustión liberando flogisto. Por supuesto que esto no quiere decir que "todo vale". No hay una respuesta general sencilla y nítida para este tipo de cuestiones. para salvar de la refutación la hipótesis principal.

inadvertidamente. Pero a veces. Puede que haya buenos motivos filosóficos para matizar. es un caso de falacia de afirmación del consecuente. Los creyentes del Tarot dicen que para que la lectura adivinatoria de las cartas sea conecta se deben mantener las piernas sin cmzar para dejar circular la energía vital. se realiza la comprobación y efectivamente la predicción es correcta. consistentes en fa medición de las velocidades de descenso y ascenso de partículas de aceite cargadas eléctricamente moviéndose entre las placas de un condensador. una estrategia muy utilizada ante predicciones mínimamente precisas que resultan. cuestionar o rechazar algunas consecuencias epistemológicas que aparentemente se siguen de episodios como éste. una y otra vez. Pero también puedz ser a veces una estrategia puramente elusiva. Pero. El argumento no es: (C 1) si H y S y CI entonces P A (*) P (#) HOI S A Y CI) Esto no es un argumento deductivo válido. como vimos en el capítulo precedente. Cuando Millikan presentó la hipótesis de la unidad de carga eléctrica. Ehrenhaft repitió los experimentos de Millikan. Los resultados posteriores mostraron que la actitud de Millikan era razonable. El modo en que se establece que la evidencia es positiva o favorable a la hipótesis tiene la forma de un argumento que concluye que la hipótesis es correcta. pero no hay duda de que la predicción exitosa constituye prima facie evidencia favorable a la hipótesis en juego. Éste. en algún momento se cruzaron las piernas. esto es. Quizá se piense que este argumento inductivo consiste simplemente en debilitar la pretensión del anterior. refutaban la hipótesis de Millikan. cuando la confianza en la hipótesis es extremadamente fuerte y no se ve ningún supuesto auxiliar que pueda ser incorrecto. que las partículas se habían desviado del foco óptico. El argumento utilizado en la confirmación de hipótesis no es deductivo sino inductivo. Es entonces cuando se insiste. que consideraba su hipótesis bien establecidaexperimentalmente. a diferencia del caso anterior. en la versión inductiva de la afirmación del consecuente: . por ejemplo. algo que parece completamente inesperado de otro modo. por tanto la evidencia empírica es favorable a la hipótesis. se puede llegar a replantear la aceptación del cumplimiento de las condiciones iniciales.incumplidas es que.das y aceptadas sin mayores problemas. Es difícil resistirse a la fuerza de episodios como el del cometa Halley: la teoría predice la aparición de cierto cuerpo celeste en una región precisa del cielo en un período determinado. Ehrenhaft obtuvo resultados que. en su opinión. el argumento ahora no es deductivo. en que algo ha ido mal en el diseño experimental. adujo en algunos de los casos el incumplimiento de las condiciones correctas de experimentación. o que habían perdido su forma esférica.

. [CONF] es por tanto un argumento mixto.. el paso inductivo imprime carácter inductivo a todo el argumento.... (#) H Éste es un argumento inductivo inválido..... Ahora bien............. Éste es el aspecto más problemático d e la .. Cuando estudiamos los argumentos inductivos vimos que la afirmación del consecuente no es tampoco en general una inferencia inductiva válida.....(C1) si H y SA y CI entonces P (*) p (#) H (YSA Y CI) Pero no es así. el argumento [CONF] para la confirmación de hipótesis es un argumento inductivo válido complejo que tiene como premisas C2.... Recuérdese que este argumento depende esencialmente de C2......... para obtener legítimamente H como conclusión hay que añadir como premisa adicional la ocurrencia segura de SA y CI: [CONF] (C2) si no H y SA y CI entonces muy probablemente no P (*> p (**) SA y CI (#> H Así..... Es aquí donde entra en juego el que la predicción sea improbable de ser falsa la hipótesis.... Lo que se sigue inductivamente de estas premisas es lo siguiente: (C2) si no H y SA y CI entonces muy probablemente no P (*> p (+) no (no Hy SA y CI) Puesto que "no (no H y SA y CI)" es equivalente a "H o no SA o no Cl"... El argumento inductivo que establece que la evidencia es favorable a la hipótesis no usa como premisa C1 sino C2.. (*) y (**)... El argumento completo se debe considerar inductivo puesto que al menos una de sus inferencias lo es. De las dos primeras se establece provisionalmente (+) por una inferencia iitductiva.. y será tanto mejor como argumento inductivo cuanto más justificada esté C2.... el argumento inductivo no concluye directamente H de C2 y P: (C2) si no H y S y CI entonces muy probablemente no P A (*> p ... y de ésta conclusión intermedia y (**) se establece finalmente (#) mediante una inferencia deductiva.. cuanto más improbable sea la predicción caso de ser falsa la hipótesis.... con una parte inductiva y otra deductiva..

no está en general claro cómo se establece C2. entonces la predicción exitosa no conduce a la conclusión de que la evidencia es favorable a la hipótesis. otro modo de eludir la conclusión de que la predicción exitosa constituye evidencia favorable a la hipótesis es objetar a la premisa (**). como en el caso de Halley. si la flecha es continua. y al igual que en la refutación. Este tipo de predicciones no cumplen C2: no es cierto que la predicción sea . en este caso que las posiciones astrales influyen causalmente en nuestras vidas. o "este mes recibirá apoyo de una persona cercana".metodología de la confirmación. Nótese que el diagrama incluye también los diversos modos en que la contrastación puede considerarse insuficiente. Lo que sí está claro a veces es que no se cumple. Es usual leer en las secciones de horóscopos de los periódicos "predicciones" del tipo "este mes le pasará algo importante". Por un lado. Si ése es el caso. si es discontinua. si hay buenos motivos para no aceptar C2. Predicciones tan vagas no sirven para la contrastación. La primera de estas condiciones que debe satisfacer la predicción P es la precisión. no mencionamos algiinas condiciones que es razonable exigir. de su "cumplimiento" no se puede concluir legítimamente apoyo alguno a la hipótesis. pues como vimos más arriba la naturaleza de C2 y de su comprobación es extremadamente problemática. Intuitivamente se ve que ello es así. Si la predicción es imprecisa o vaga la contrastación se presta a todo tipo de recursos ilegítimos. No las mencionamos entonces porque se percibe mejor su necesidad tras haber visto en detalle las condiciones y el mecanismo de la contrastación. esto es. Las flechas indican que el paso en cuestión es argumentativo. podemos establecer este punto con más precisión. las circunstancias en las que la predicción fallida no se considera evidencia contraria o la predicción exitosa no se considera evidencia favorable. Por otro. Aparte de las intuiciones. El incumplimiento de estas condiciones constituye un tipo de falacia de contrastación semejante en su carácter "tramposo" al uso ilezítimo de las hipótesis ad hoc. la contrastación no es concluyente. la inferencia es inductiva (las conclusiones están contenidas en las elipses). la infzrencia es deductiva. Por último. Éste es el caso de las fases de Venus. pero después de estudiar las condiciones para una contrastación satisfactoria. cuya observación Tycho no hubiera considerado suficiente para confirmar la hipótesis heliocéntrica pues también se predecían en su sistema mixto. Cuando presentamos la predicción como uno de los elementos de la contrastación. Un caso paradigmático lo constituyen los horóscopos. El cuadro de la página siguiente resume a modo de algoritmo la metodología de la contrastación. esto es. por su imprecisión es prácticamente imposible establecer firmemente que no se cumplen. sostener que algún supuesto auxiliar es incorrecto o alguna condición inicial ha fallado.

¿Se ded NO .... SA y CI? NO .............. Continstuciún de la Iripótesis H mediante la predicción P con supueslos uuxiliurrs S A y condiciones iniciufes C I ..3.. Datos inconcluyentes H o no SAo n o C I .......... ... Gont............ Datos inconcluyentes FIG...........astación inviable I ¿Es muy improbable Psi no H..........1... Datos inconcluyentes NO .

por su vaguedad. no se predice nada. La hipótesis rival H' predice. la estratagema no afecta a contrastaciones aisladas sino a series de ellas. la interpretación mínima les confiere tal amplitud que son altamente probables en cualquier circunstancia.. pero entonces sin más precisiones es un caso de vaguedad. no es una predicción vaga. En sentido estricto. Lo que hay entonces no es una predicción vaga o inaceptablemente amplia sino. simplemente. Una última observación sobre recursos ilegítimos que involucran la predicción. ausencia de predicción. En las contrastaciones cruciales las hipótesis rivales se enfrentan entre sí con respecto a la misma predicción. En realidad. o simplemente dos de ellas.. se predice simplemente una perogrullada.La ocurrencia o no de P debe eventualmente proporcionar evidencia en favor de una . se habla entonces de e-cperimentos cruciales. presente también a menudo en las paraciencias. Puede ser que la posibilidad se interprete como probabilidad. Los seguidores de muchos equipos de fútbol suelen predecir cada año que su equipo ganará el campeonato. Una de las hipótesis. Si la posibilidad se interpreta en sentido estricto. aquél en el que están en juego dos hipótesis alternativas rivales. que en las mismas condiciones iniciales CI se dará no-P. pues si cada Pi está bien determinada. H. A estas contrastaciones se las considera contrastaciones cruciales porque supuestamente deben servir para decidir entre ambas hipótesis. con A ayuda de sus propios supuestos SA'. Para concluir esta sección comentaremos brevemente un tipo especial de contrastación. también lo está la predicción global P. en estos casos se trata simplemente de varias contrastaciones sucesivas en las que los resultados refutadores son abrumadoramente más numerosos que los confirmadores. pues muchas veces la hipótesis en juego no desempeña un papel efectivo en el establecimiento de la predicción.improbable si la hipótesis es falsa. Cuentan que un futurólogo proclamó que había predicho el crack económico de 1929. o de amplitud inaceptable. y si efectivamente un año el equipo lo gana. pero su disyunción puede resultar inaceptablemente amplia si las Pi son muchas o parcialmente complementarias.. o P. Un caso semejante al anterior es el de la predicción múltiple disyuntiva P = P. De acuerdo con la metodología vista. La estratagema en cuestión consiste en repetir incansablemente la predicción hasta que sucede. pero resultaba que llevaba diez años prediciendo cada año que el año siguiente iba a haber un desastre financiero. pues P es una verdad lógica. En el caso que vamos a exponer. Cada Pi puede ser precisa. esto es. predice con ayuda de los supuestos auxiliares S que en las condiciones CI se dará P. cubran todas las alternativas posibles. consiste en predecir sólo posibilidades: "el año próximo puede hacer un viaje". o P2 o . En ese caso no se ha hecho ninguna predicción empírica propiamente dicha. cuando la comprobación de la ocurrencia o no de la predicción se realiza mediante experimentación. Un caso extremo de esta segunda posibilidad es que entre todas las Pi. en algunos casos no es claro que se satisfaga siquiera C1. no es extraño oír a algunos ufanarse del acierto. Otro caso de ausencia de predicción.

Otra cosa son las actitudes que se pueden tomar. Estaba de acuerdo en que las fases de Venus refutan el geocentrismo clásico. En principio se podría considerar una contrastación crucial entre el geocentrismo clásico y el heliocentrismo. a los experimentos cruciales se aplican también las posibles estrategias elusivas basadas en el rechazo de SA y CI. pero no en que confirman el heliocentrismo.i51E4.). cap. en cuanto resultado. entre otros. 3 53). los experimentos cruciales son imposibles en ciencia" (1966a.TOS DE F I L O S O F ~ LA CIENCIA DE y en contra de otra. estrictamente interpretados. que los científicos pueden tomar. se suele considerar necesario repetirlas un número sujciente de veces (de nuevo los límites de esta suficiencia son pragmáticos y . En este caso el resultado se aceptó en general como una confirmación de la teoría ondulatoria y una refutación de la teoría corpuscular. y puede proporcionar un fuerte apoyo a la teoría rival. Esta condición se debe cumplir respecto a cada una de las hipótesis para que el resultado. La aceptación de los resultados de la contrastación depende de muchos factores. El incumplimiento de esta condición hace que algunos casos que parecen contrastaciones cruciales en realidad no lo sean. Tycho no aceptaría en este caso C2 y defendería que por tanto la contrastación es inconcluyente a efectos confirinatorios. 5. siendo el resultado final contrario al primero y favorable al segundo. como en el caso de Michelson y Morley.88 T'L1ND. Esto es lo que ocurre en el episodio de las fases de \'enus. Pero Tycho no hubiera estado dispuesto a considerarlo así. o puedan no ser considerados así por quienes no reconocen que se cumple esta condición.. puede ejercer una influencia decisiva sobre el sesgo que tome la subsiguiente labor teórica y experimental" (ibid. Por ello. Usualmente una sola contrastación no basta. sea cual sea. Un ejemplo típico de contrastación crucial es el relativo a las teorías ondulatoria y corpuscular de la Iuz con el experimento crucial realizado por Foucault en 1850 sobre la velocidad de transmisión de la luz en aire y en agua. frente a sus resultados. Se aplica en especial lo relativo al cumplimiento de C2. Pero a continuación matiza: "un experimento como el de Foucault L. Consideraciones finales Hasta aquí hemos estudiado' la metodología de la contrastación de hipótesis. pueda considerarse la refutación de una y la confirmación de la otra. práctico: puede mostrar que una de entre dos teorias rivales es inadecuada en importantes aspectos. de la cantidad. la calidad y la variedad de las contrastaciones realizadas. Por tanto se aplica punto por punto todo lo que hemos visto en los apartados anteriores. pues el fenómeno observado es predicho también por su propia teoría geocéntrica mixta. Éste es el tipo de escapator i a ~ que piensa Hempel cuando niega la existencia de experimentos cruciales stricto en sensu: "ni siquiera la más cuidadosa y amplia contrastación puede nunca refutar una de entre dos hipótesis y probar la otra.] puede ser crucial en un sentido menos estricto. y. Además de lo relativo a C2. Técnicamente.. pues siempre hay lugar para las casualidades. por tanto. una contrastación crucial entre dos hipótesis no es más que la combinación de dos contrastaciones de dos hipótesis que hacen predicciones contradictorias sobre el nlismo fenómeno.

hay otros que. hasta ahora generalmente aceptada. su "belleza". prefiérase la hipótesis más sencilla. principalmente la simplicidad. Los principales resultados empíricos corresponden a unas pruebas realizadas sobre un tipo específico de bacterias. Algunos científicos han aconsejado prudencia hasta que no se comprueben resultados semejantes en otras bacterias o. como por ejemplo la predicción de la ausencia de paralaje). . según la cual las mutaciones biológicas son procesos azarosos. pero no inmediatamente favorable al heliocentrismo pues el sistema mixto de Tycho predecía lo mismo. Por último. Copérnico aducía como una de las fundamentales su simplicidad en comparación con el monstruo en el que se había convenido el modelo geocéntrico de epiciclos y deferentes. mejor todavía. Uno de los principales motivos de la rápida expansión y aceptación de la teoría newtoniana era la inmensa variedad de fenómenos a los que se aplicaba y con los que se podía contrastar. pueden ser en ocasiones determinantes. A veces. nuclear débil. a pesar de no h3ber evidencia en favor. Una de las cosas que convenció a Kepler de lo correcto de su hipótesis de las órbitas elípticas era la enorme simplificación del sistema heliocéntrico que permitía. Sin embargo casi nadie apostó por el sistema de Tycho por considerarlo innecesariamente más complicado (a pesar de que tenía algunas ventajas claras entonces. A finales del siglo xrs se consideró que 13 integración de la teoría ondulatoria de la luz en el electromagnetismo de hIa't\vell proporcionaba a aquélla nueva fuerza. aunque más subjetivos y variables. Pero la simpIicidad no es el único valor estético. belleza e iiltegración teórica. o realizar otras análogas si no se pueden repetir mediante experimento. sin embargo. Recientemente unos investigadores de Harvard han afirmado encontrar evidencia empírica contra la hipótesis. El principal motivo por el que. Hay sin embargo otros factores tambiín influyentes que no tienen que ver directamente con el proceso mismo de contrastación sino con algunas cualidades de la hipótesis. Entre las ventajas de su sistzma. En el episodio de las fases de Venus. algunos físicos actuales defienden la existencia del gravitón (partícula que transmitiría la fuerza gravitatoria) es la posibilidad de unificar el tratamiento de las cuatro fuerzas fundamentales (electromagnética. Estos factores que influyen en la aceptación o no de los resultados corresponden a características internas de las contrastaciones. La simplicidad parece ser un principio metodológico generalmente aceptado: si en todo lo demás son iguales. la evidencia empírica era contraria al geocentrismo tradicional. Por último. una contrastación se puede considerar suficiente si es de "extraordinaria calidad". en otros organismos. además de ventajas de cálculo confiere a la hipótesis cierta belleza. pues para que el sistema copemicano original funcionara había que complicarlo casi de igual modo. repetirlas si la contrastación es experimental y se puede reproducir. La calidad de las contrastaciones depende de muchos factores. nuclear fuerte y gravitatoria).difusos). La simplicidad es un valor a la vez epistémico y estético. otro valor fundamental es la posibilidad de integrar la hipótesis con otras hipótesis o teorías generales de1 mismo o diferente ámbito. aunque en este caso concreto se trató de una argucia propagandística. especialmente del rigor del diseño experimental y del grado de precisión de la predicción y lo inesperado de la misma. la variedad de las predicciones es también un valor fundamental. La simplicidad está relacionada con otro de los factores que puede influir en la suerte de una hipótesis.

estos factores sociales son los únicos realmente determinantes. como en el actual resurgir de las biologías creacionistas en Estados Unidos. En algunas ocasiones así lo parece. . Sobre algunas de estas cuestiones volveremos en el capítulo dedicado a la evaluación de las teorías y el problema de la inducción. En este caso. Pero en general son sólo elementos que se añaden a los factores anteriores más directamente determinantes. los sociologistas radicaIes. lo que se considera valioso de la hipótesis es su coherencia con determinadas creencias socialmente extendidas o con determinadas ideologías vinculadas con el poder político o económico (como el catolicismo en Europa hasta el siglo xvrr o el materialismo dialéctico en los países comunistas en el siglo XX).Otros factores que influ~enen las actitudes que los científicos tonian ante las hipótesis tienen un carácter más social. Para algunos teóricos de la ciencia actuaIes.

estando involucrados prácticamente todos los grandes temas de la filosofía teórica. es decir. En este capítulo. y en especial del conocimiento científico. que se remonta por lo menos a Platón. y es por ello que el estudio de las formas en que se presentan los conceptos científicos tiene una importancia de primer orden para la filosofía de la ciencia. nos limitaremos a una primera aproximación muy general a los mismos. En este capítulo trataremos primero someramente de la cuestión de la naturaleza de los conceptos en general. 6) se tratarán con más detalle tanto su estructura como su función. y sobre la que ha habido.Los conceptos son las unidades más básicas. sin embargo. conceptos comparativos y conceptos métricos. Esta correlación es especialmente válida para la forma de conocimiento que calificamos de "científica". sería "ciega". Esta cuestión atañe a aspectos centrales tanto de la ontología como de la teoría general del conocimiento. y continúa habiendo. si no pasara a través del tamiz de un sistema conceptual. Estos últimos. de toda forma de conocimiento humano.Qué es un concepto? La naturaleza de los conceptos en general es una de las cuestiones más difíciles de la filosofía y de más amplia tradición. Puesto que en este . para luego analizar los tres tipos principales de conceptos que pueden distinguirse en la articulación del conocimiento científíco: conceptos clasificatorios. los conceptos métricos. . y por ello mismo imprescindibles. un sinfín de controversias. En el capítulo dedicado específicamente a la medición (cap. tanto más articulado y eficaz será también nuestro conocimiento de la realidad derivado de esa parcela. Es una cuestión íntimamente ligada al llamado problema de los universales. son sin duda los más útiles para la articulación y desarrollo del conocimiento científico. Cuanto más articulado y complejo sea el sistema de conceptos que utilicemos para dar cuenta de una parcela determinada de nuestra experiencia. 1. Podemos concordar con Kant en que la experiencia humana. xracterísticos de las teorías cuantitativas. no nos permitiría comprender lo que experimentamos.

sí podemos decir que partimos del supuesto de que 120 son objetos elnpíricos. cuanto el carácter específico de los conceptos científicos y sus diferentes formas. Cuáles . soslayaremos en la medida de lo posible los aspectos estrictamente metafísicos y epistemológicos. Un sistema conceptual es uno de los dos constituyentes esenciales de todo sujeto epistémico. Sin embargo. y que es característico del conocimiento objetivo del ser humano. podemos decir que los conceptos son entidades abstractas. Nos limitamos a observar que por "mundo real" no ha de entenderse necesariamente s61o la totalidad de los objetos físicos ni mucho menos sólo la totalidad de los objetos detectables por nuestros sentidos. Las únicas posiciones filosóficas que rechazamos explícitamente son a ) un nominalismo extremo según el cual sencillamente no existen los conceptos o éstos no son sino expresiones verbales de los seres humanos. al modo por ejemplo de los objetos físicos o de los fenómenos psíquicos. y muy en especial del sujeto de conocimiento científico (el otro es un sistema de órganos o instrumentos sensoriales que canalizan la experiencia). cuestión que excede los presentes límites. de los que partimos para nuestra tarea de analizar los diversos tipos de conceptos científicos. 110necesitamos mayor precisión para lo que sigue. y b) la idea de que hay conocimiento "no conceptual". incluso si fuese defendible de algún tipo de conocimiento. y nos centraremos fundamentalmente en aspectos estructurales y metodológicos. tampoco pretenderemos aquí defender alguna posición determinada en la ontología y la epistemología de los conceptos. Aunque ya hemos dicho que aquí no podemos entrar en la discusión de qué son exactamente los conceptos como entidades. sino que nos limitaremos en este apartado a formular algunos supuestos. y que este mundo está compuesto de diversas clases de objetos. ni tampoco acotadas temporalmente como lo son las entidades del mundo psíquico. Por esta razón. éste no es el lugar para determinar lo que entendemos por "mundo real". Naturalmente. Printer supuesto: Los conceptos son entidades. podríamos adscribirlos al "reino de los sentidos" del que habla Frege o al "tercer mundo" (junto al mundo físico y al psíquico) del que habla Popper.I\íEhTOS DE FILOSOF~A LA CIENCIA DE libro no podemos entrar en los temas específicos de dichas ramas de la filosofía. La naturaleza exacta de estos objetos no es. Baste señalar que asumimos que los conceptos no son entidades localizadas espaciotemporalmente como lo son los objetos físicos. Por el momento. a modo de "hipótesis de trabajo". una cuestión relevante. en este contexto. Podemos contentamos con asumir que el mundo real ("externo") es todo aquello que no se identifica con el sujeto epistémico. en filosofía de la ciencia no interesa tanto la temática de los conceptos en general. Tentativamente. en principio identificables. y en especial del conocimiento científico. a las que tienen acceso los seres humanos en tanto sujetos epistémicos y que les permiten a éstos conocer el mundo real y orientarse en él. Seglrr~dosupuesto: Los sujetos epistémicos contraponemos en cierto modo un sistema de conceptos al "mundo real" que es su objeto. es claramente inadmisible en relación con el conocimiento científico.92 FUND. estas caracterizaciones deben quedar aquí al nivel de vagas metáforas. esta última posición. En este sentido. La presencia de conceptos es condición necesaria de todo conocimiento.

o que el concepto se aplica al objeto. 5.. diversos objetos de nuestra indagación matemática bajo el concepto nlímero prirno. Por ejemplo. entonces contendrá también números. los conceptos que interesan son aquellos que se usan con la pretensión de subsumir objetos realmente existentes. etc. Desde un punto de vista científico. Venus.. etc. o diversas relaciones identificables bajo el concepto simetría. Mercurio. diferenciar. Lo único que importa constatar aquí es que. que el concepto de simetría se aplica a las relaciones de fraternidad. entre otras cosas. 3. O también pueden usarse para fines estrictamente filosóficos. que el 3 cae bajo el concepto de número primo y que la fraternidad cae bajo el concepto de relación simétrica. comparar. Si creemos que los puntos espaciales son reales. Los conceptos vacíos. en estos casos el concepto no tiene valor epistémico pero sí artístico. subsumimos diversos objetos de observación nocturna bajo el concepto astro. etc. Todo objeto cae bajo algún concepto. aunque el primero es vacío y el segundo no (o eso creemos hoy). etc. un concepto srlbsurne uno o varios objetos (en general muchos). ante un objeto particular. Incluso si admitimos la posibilidad de objetos por principio inaccesibles al sujeto epistémico y que por tanto no caen bajo ningún concepto usual. si creemos que las formas geométricas. como el concepto flogisto. el concepto deja de interesar a fines científi- . sean cuales sean los objetos reales. 11. entonces el mundo real constará no sólo de cosas tales como astros. que ese objeto cae bajo el concepto correspondiente: por ejemplo. los objetos de los que consta el mundo real. si logramos conocerlos y reconocerlos es gracias.. por ejemplo en la ficción literaria. en cualquier caso. Podemos decir entonces. Los conceptos nos permiten identificar. Por ella. que el concepto de número primo se aplica a los números 1. Pero también pueden usarse para otros fines no epistémicos. igualdad. Ello ocurre fundamentalmente a través de una operación intelectual que llamamos subsunción. el concepto habitante del sol tiene perfecto sentido pero no subsume ningún objeto. las estmcturas formales. También podemos decir quz el concepto de astro se aplica a la Luna. el Sol. que la Luna cae bajo el concepto de astro. diversos objetos quedan subsumidos bajo un mismo concepto. A estos conceptos que no se aplican a ningún objeto se les suele denominar 'conceptos vacíos'. como cuando decimos que el concepto habitante del sol es vacío. y así sucesivamente. ellos serán subsumibles bajo el concepto objeto inaccesible al conocimiento humano. En cambio. hay muchos conceptos bien constituidos bajo los cuaIes es dudoso o probablemente falso que caiga algún objeto. entonces el mundo real también contendrá todas estas cosas. como los ccnceptos Jogisto y oxígeno. semejanza. 7. sino también de puntos espaciales. Debe quedar claro que si en su día se consideró interesante científicamente el concepto de flogisto fue porque se consideraba (erróneamente) que se aplicaba a algo. Una vez se demuestra que no es ése el caso. Otro modo equivalente de decir que un concepto subsume un objeto es decir que el objeto cae bajo el concepto. si creemos que los números son reales. las propiedades de los objetos físicos y las relaciones entre ellos son reales. por ejemplo.CONCEPTOS CIENT~FICOS 93 sean los "objetos reales" considerados dependerá. 2. patos y moléculas. cuando son usados con la pretensión de aplicarse de hecho a objetos. a los conceptos de que disponemos. como los artísticos. entre otras cosas. de convicciones ontológicas fundamentales que tampoco podemos discutir aquí. suponen un "acto epistémico fallido".

. en cierto modo. no obstante. las cuales son. o en general los términos de un lenguaje. a fin de cuentas. entre otras cosas. aunque quizá no en todos. Esquemáticamente podemos representar la correlación entre los dos "mundos".93 WND. es por ello que el análisis lingüístico a fin de cuentas sí puede resultar relevante para el análisis conceptual. el real y el conceptual. La relación que existe entre ambos tipos de entidades es una relación semanticamente muy importante: la expresión. también debemos advertir que hay una íntima conexión entre un sistema de conceptos y un sistema lingüístico. pero sí a las palabras. Dicho esto. en el sentido de que nos puede dar indicaciones acerca de la estructura conceptual subyacente al lenguaje. que los conceptos no deben con identificarse con palabras o en general expresiones de un lenguaje dado. Por ello tampoco debemos identificar la tarea del análisis conceptual con la de un análisis puramente lingüístico (como han querido algunos filósofos). son conceptos (pretendidarnente) no vacíos. Por tanto. SISTEMA CONCEPTUAL de aeirn --. R - concepto de número primo MUNDO REAL 3 objetos 17 101 Tercer supuesto: En el primer supuesto hemos establecido que los conceptos son. Y como no tenemos un acceso sensorial directo a los conceptos. no Iocalizables espaciotemporalmente y por tanto no identificable~ objetos físicos.4SlEI\TOS DE FILOSOF~A LA CIENCIA DE cos. Las palabras. los conceptos científicos. De ello se sigue. entidades abstractas. pues debemos admitir la posibilidad de conceptos inexpresables (o no bien expresables) mediante el repertorio de palabras existente en una lengua dada.1. entre conceptos y palabras. nos permiten apresarlos y comunicarlos en la mayoría de los casos. Las palabras nos remiten a los conceptos. Conviene notar que la . entidades físicas. expresan conceptos. como se muestra en la figura 4. supondremos que los conceptos con los que nos las tenenos que haber aquí.

2 recoge el hecho de que diferentes términos pueden expresar un mismo concepto. esto es lo que ocurre con las expresiones sinónimas. adjetivo. pero su combinación gramaticalmente correcta 'triángulo redondo' seguramente no expresa ninguno (de expresarlo sería un concepto necesariamente vacío). no todos los componentes de una lengua dada son aptos para expresar conceptos. . por así decir. esto es. pues puede haber palabras diferentes que expresen el mismo concepto. . tanto de diferentes lenguas como de una misma lengua (como 'burro' y 'asno' en castellano). la conversa no es cierta: la expresión no es una función biunívoca. Así. preposiciones.CONCEPTOS CIENT~FICOS 95 relación de expresibn es (idealmente) una función. También se suele admitir (aunque esto es más discuti- . por ejemplo conceptos como térinino predicativo. es muy dudoso que lo sean la mayoría de los llamados "términos sincategoremáticos" (artículos. Pertenecen también al mundo real. -. los términos mismos pueden ser subsumidos a su vez por otros conceptos.) SISTEMA CONCEPTUAL n conceptos . un mismo término lingüístico (idealmente) sólo expresa un único concepto. en caso contrario estamos ante un fenómeno de ambigüedad lingüística en el que la misma entidad físico-lingüística encubre. sus términos. en tanto que objetos del mundo real.el gráfico para no dificultar la visualización de los otros hechos que ahora queremos destacar. Por otro lado. etc.. las palabras castellanas 'redondo' y 'triángulo' expresan ciertamente cada una un concepto. Las expresiones lingüísticas de una lengua. expresión . aun cuando dos o más palabras expresen conceptos. etc. su combinación (aunque sea gramaticalmente conecta) no exprese ningún concepto. . término singular. 4. No incluimos este hecho en. dos significantes diferentes (como 'banco' o 'gato' en castellano).' / . palabras o frases. son objetos reales en principio comparables a otros objetos empíricos como astros o gatos. Pero la relación entre los términos del lenguaje y los conceptos que ellos expresan es muy distinta de la relación entre un objeto real y el concepto que lo subsume. También puede ocurrir que. Por ejemplo. Por otro lado. (La fig.). subsunción MUNDO REAL ( 1' ''1 términos 'A- Naturalmente. Por ello conviene enriquecer el esquema anterior del siguiente modo.

las expresiones que más interesan son las predicativas. si es binario. o incluso más complicados. o de los tríos. . desde el punto de vista de la teoría de conjuntos. con 11 2 1. por ejemplo. no todo conjunto es la extensión de un concepto. E Ahora bien. La razón de ello es que. esto es. de las disciplinas formales no es sólo la Iógica de predicados la que contribuye decisivamente al análisis conceptual. conviene sustituir el tratamiento de los conceptos mismos (o de los predicados que los expresan) por el de las exrensiones de los mismos. Por ejemplo. Por supuesto. éste es el caso de los conceptos clasificatorios). . el conjunto de 10s objetos que caen bajo él (o de los pares de objetos. aunque no para todos. triádicos. la relación entre los conceptos hurnailo y mol-tal quedará fijada en la fórmula predicativa 'dx (Hx -+ hfx). por el de los conjuntos de objetos que caen bajo cada concepto. donde ' H ' es la abrei~iacióndel predicado 'es hiclnaiio' y 'M' la de 'es mortal'. Con eso llegamos a nuestro último supuesto. que es el que a nosotros nos interesa aquí. y (. para muchos fines del análisis conceptual. los términos que expresan conceptos tienen (casi) siempre la forma Iógica de predicados n-ádicos. la segunda no lo será de la primera. que es el que fundamenta este recurso a las extensiones en el análisis conceptual. el número 3 y el planeta Neptuno no es la extensión de ningún concepto.).x Py -+ 7 y Px). podemos partir de la observación de que prácticamente todos los términos no-sincategoremáticos introducidos expresan un concepto. Con ello pasamos a nuestro siguiente supuesto. el conjunto formado por Marilyn Monroe. es la teoría de conjuntos. Y estos términos tienen casi unánimemente una determinada forma Iógica: son predicados. O bien podremos expresar la "verdad conceptual" de que.AI\lEI\TOS DE F I L O S O F ~ ~ LA CIENCIA DE ble) que los nombres propios o terminos singulares. En el contexto de los lenguajes científicos. podemos aplicar todo el arsenal simbólico de la Iógica de predicados para formalizar las conexiones entre conceptos en nuestro sistema conceptual. Los conceptos más simples serán aquellos expresables mediante predicados monádices (como luego veremos. mediante la fórmula vx.96 FL'SD. etc. si una persona es progenitora de otra. Cuarto supuesto: En los lenguajes científicos. otra rama de las ciencias formales muy útil a nuestros fines. sobre todo en un contexto científico. Qui~tto supuesto: Existen conjuntos (en el sentido de la teoría estándar de conjuntos) y la extensión de un concepto cualquiera es un conjunto en ese sentido. en un contexto científico. aunque. donde 'P' es la abreviación del predicado relaciona1 'es progenitor de'. En cualquier caso. dado que. los conceptos más complejos se expresarán mediante relatores diádicos. como 'Marilyn Monroe' o 'la capital de España' no expresan conceptos.

Por ejemplo. y establecer o revelar así indirectamente determinadas conexiones entre los conceptos que tienen tales extensiones. es que Judas puede no creer que de hecho ocurra 9 c fi. son los denominados contestos o discursos irztensionnles. a saber. sustitución de las relaciones entre extensiones por las relaciones entre los correspondientes conceptos. con lo cual .rtensionalista. o incluso "un mero predicado". y es más que dudoso que se pueda considerar siquiera un concepto legítimo. Es seguro que 3 éste no e s un concepto "razonable". sin embargo. Cuando disponemos de conjuntos que sí son extensiones de conceptos dados. Aunque muchas de las cuestiones metacientíficas son susceptibles de un andlisis puramente extensional. de nuestra actual finalidad. el concepto ser Marilyn Monroe o ser el nlí~nero o ser el planeta Neptuno. les podemos aplicar a ellos los principios y las operaciones de la teoría de conjuntos. "perversos". si Judas cree que Jesús es hombre entonces. así. entonces tambiin es cierto que Luisa tropezó con un mortal. En cualquier caso. Éste no es el caso. entonces una afirmación que incluye el predicado 'H'implica otra consistente en sustituir en la primera el predicado 'II' por el predicado 'M'. en algunos casos especialmente importantes. Pero no siempre ocurre así. el anUlisis de la estructura lógica de los diversos tipos de conceptos científicos. Por ejemplo. consideraremos siempre legítimo sustituir los conceptos por sus extensiones. Y el enunciado sobre la asimetría de la relación de prozenie se convierte en: Ahora bien. intervienen esencialmente fenómenos intensionales. consideraremos en general que tales supuestos conceptos son. Los contextos o formas de discurso en los que no es legítima la.rre~zsionales. como en el análisis de la explicación o de las leyes. por ejemplo. pues en cierto sentido se podría defender que s í hay un concepto correspondiente. por en oposición a los contextos e. no siempre es adecuado sustituir la consideración directa de los conceptos por la consideración sobre sus extensiones. podemos reformular conjuntistamente la relación entre el el signo concepto de humano y el de mortal mediante sus extensiones: 'e'. es decir. si es cierto que Luisa tropezó con un hombre. Por tanto. Denotaremos en general la extensión de un concepto C mediante Así. cuando menos. si vale fi M. Quizá seria más cauteloso decir sólo que conjuntos como ése no son la extensión de ningún concepto "razonable". Aclarar esta cuestión a fondo requiere un análisis del concepto de concepto en el que no podemos entrar aquí. más bien es algo así como "un conjunto disfrazado de concepto". (el motivo. en el resto de este capítulo adoptarelnos una perspectiva puramente e. obviamente. por mucho puede no ser cierto que Judas crea que Jesús es mortal que siga valiendo de hecho fi c iG. los que si vale tal sustitución.es un conjunto tan bien formado como cualquier otro. En general. o incluso creer que de hecho no ocurre). típicamente los contextos que incluyen operadores epistémicos (como 'creer') o modales (como 'posible' o 'necesario') son intensionales.

etc. diremos que representa a C. Desde esta perspectiva e~tensionalista. No incluimos este hecho en el gráfico para no dificultar la visualización de los otros hechos que ahora queremos destacar. conjunto infinito. refleja el diverso carácter y valor metodológico de cada una de estas clases de conceptos. como veremos. en tanto que objetos del mundo real. atendiendo a su estructura lógico-matemática característica. un mismo conjunto puede representar conceptos diferentes. Nótese que esta relación no es una función.tendremos siempre a nuestra disposición todo el instrumental de la teoría de conjuntos para llevar a cabo un análisis conceptual lo más sistemático y preciso posible. que se aplican a los mismos objetos. si bien. por ejemplo los conceptos aniirml racional y bípedo irnplume. si admitimos la hipótesis ontológica de que los conjuntos son entidades reales (al menos tan reales como los números y las formas geométricas). La distinción en cuestión está conectada con el tradicional problema de distinguir entre un sistema conceptual cualitativo y uno cuantitativo para las ciencias. a su vez. 4. (La fig.) n conceptos SISTEMA CONCEPTUAL MUNDO REAL LENGUAJE UNIVERSO DE objetos En 10s apartados que siguen estableceremos una distinción tripartita entre tres grandes clases de conceptos científicos (y los correspondientes términos que los expresan). entonces convendrá enriquecer nuestro esquema de la relación entre los conceptos y el mundo del siguiente modo. esto es. Pues bien. denominaremos 'representación' a la relación que se da entre un conjunto y el concepto del cual es extensión: si la extensión del concepto C es el conjunto t.3 recoge el hecho de que diferentes conjuntos pueden representar un mismo concepto. Por otro lado. . los conjuntos pueden a su vez ser subsurnidos por otros conceptos. El motivo es que puede haber diferentes conceptos con la misma extensión. por ejemplo conceptos como conjuntojnito. conjunto con inás de ocho elementos. la cual.

son "cuantitativos". consciente o inconscientemente. sobre si determinadas disciplinas deberían tender al uso de conceptos cualitativos o bien cuantitativos. que por su misma naturaleza no pueden ser tratados cuantitativamente. a) La distinción entre lo cualitativo y lo cuantitativo se ha tomado con frecuencia como una distinción fundamentalmente ontológica. Es tos tres grandes tipos de conceptos son: los clasflcatorios. TambiSn es frecuente que se haga una división entre disciplinas científicas según que estudien aspectos cuantitativos o bien cualitativos de la realidad. I . además. A los conceptos de los dos primeros tipos se les puede considerar "cualitritivos". b) A veces se otorga una prioridad absoluta a los conceptos cuantitativos frente a los cualitativos. antes de entrar a fondo en ella es conveniente hacer las siguientes aclaraciones. es decir. mientras que 10s del último. A veces se afirma que hay propiedades o fenómenos del mundo real que son en sí mismos cualitativos y otros que son en sí mismos cuantitativos. se supone que la realidad es en ciertas partes cualitativa y en otras cuantitativa. A veces es más provechoso. por lo que no podemos o no debemos aplicar conceptos cuantitativos a una parte cualitativa de la realidad. cuando debería en realidad tomarse como una distinción epistemológica. al menos de momento. Depende esencialmente del sujeto epistimico. Y. Carece de sentido decir que un fenómeno o proceso real es en sí mismo cualitativo o cuantitativo. es decir.CONCEPTOS CIENT~FICOS 99 permite reformular esta cuestión de manera más exacta y matizada que la formulación tradicional. en consecuencia. los cornpnrativos (o ropológicos) y los métricos. la idea kantiana de que en una disciplina hay tanta ciencia como matemáticas hay. o más sencillo. sea ésta lo que sea. e incluso se piensa que una disciplina cualquiera no es realmente científica mientras no use conceptos cuantitativos. etc. y no de la realidad misma. "no se dejan" conceptualizar cuantitativamente de modo interesante (sobre esto volveremos en la sección final del capítulo 6 dedicado a la medición). los métricos. se suele decir que la física es una ciencia que estudia los aspectos cuantitativos. Y en este contexto se suele seguir. aunque es cierto que hay aspectos de la realidad que. como veremos más adelante. Ni el mundo globalmente considerado. con lo cual. Sin pretender negar que en esta discusión se han señalado algunos aspectos que constituyen problemas genuinos de metodología. basada ante todo en la estructura conceptual con la que nosotros conceptualizamos la realidad. y que nuestro uso de conceptos cualitativos o cuantitativos depende del tipo de realidad que estemos investigando. el aparato conceptual que utilizanlos para aprehenderlo. el que usemos conceptos de una u otra clase para subsumirla bajo elIos. ni ninguna parcela del mismo es en sí misma cualitativa o cuantitativa. usar un tipo de conceptos que otro tipo. El dominio de experiencia de que se trate no es lo que decide por sí solo esta cuestión. Se ha discutido mucho sobre sus respectivas ventajas y desventajas. o a la inversa. por ejemplo. No es la realidad misma o un fenómeno particular lo que es cualitativo o cuantitativo. se suele identificar el nivel de matematización de una disciplina con su nivel de cuantificación. sino el modo como lo describimos. Todo esto son confusiones derivadas de la confusión básica entre el plano ontológico y el epistemológico. mientras que las ciencias sociales estudiarían aspectos puramente cualitativos.

si bien es cierto que los conceptos cuantitati~~os los más útiles para el desarrollo rápido de la ciencia (por razones que veremos más adelante). Estos últimos son. Como se verá. Pero matematizar no es equivalente a usar conceptos cuantitativos. como el de la taxonomía clásica en biología. y no rechazar dogmáticamente una disciplina como no-científica por el simple hecho de que no aparezcan conceptos cuantitativos en ella. como uno comparativo o como uno métrico.n~uchosinvestigadores de áreas aún poco desarrolladas. una forma muy especial de construcciones matemáticas. tratan de introducir conceptos cuantitativos aun cuando ello sea a veces muy forzado. Hay muchas ramas de las matemáticas. por lo menos dos confusiones que conviene aclarar. hay relaciones de correspondencia muy estrechas entre ellos. En este sentido el concepto de masa es a la i-ez de los tres tipos. Así pues. hay que juzgar con cautela y de modo pragmático en esta cuestión. En primer lugar. después vienen los comparativos y por último los clasificatorios. la introducción de conceptos cuantitativos no es la panacea que promueve automáticamente el desarrollo de una teoría. sí hay un sentido más lato en que ello es cierto: cada concepto métrico se corresponde con un concepto comparativo. el trabajo clásico es Hempel. Empezaremos nuestro análisis por estos últimos. se puede reconstruir metateóricamente como un concepto clasificatorio. Aunque en sentido estricto no podemos decir que un concepto métrico es también un concepto comparativo. Y hay casos. . Así. Hay muchos ejemplos de uso de conceptos cuantitativos en las ciencias sociales que no han aportado el desarrollo esperado. desde la topología hasta la teoría de grafos pasando por la teoría de grupos. y ello implica en muchos casos la necesidad o la conveniencia de utilizar un lenguaje matemático. Hay. los más débiles. y cada concepto comparativo con uno clasificatorio. es cierto que una disciplina científica se desarrollará tanto más rápida y eficientemente cuanto más claros y exactos sean sus conceptos y más rigurosa su construcción. en esta tendencia o actitud. como por ejemplo rttasa. las conversas no son ciertas. En segundo lugar. Ni siquiera son siempre necesarios. 1952). Tras estas consideraciones podemos iniciar ya el estudio de cada uno de los diferentes tipos de conceptos. hay conceptos comparati\~os a los que no corresponde ninguno métrico. y conceptos clasificatorios a los que no les corresponde ninguno comparativo. como veremos. Veremos que ello no siempre es posible: aunque a todo concepto métrico le corresponde otro comparativo y a todo comparativo uno clasificatorio. o que uno comparativo es también clasificatorio. En conclusión. y después iremos progresando en fuerza expresilva (como fuente histórica. que han significado grandes avances en el conocimiento científico sin que en ellos se haya hecho uso de conceptos cuantitatison vos. que pueden ser útiles a las ciencias empíricas (y que de hecho ya han sido aplicadas con éxito en algunas áreas) y que sin embargo no presuponen conceptos cuantitativos. especialmente en las ciencias sociales. los conceptos métricos son los más fuertes. un mismo concepto en términos intuitivos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful