P. 1
Diccionario lacaniano

Diccionario lacaniano

|Views: 585|Likes:
Published by Taso Der Müde

More info:

Published by: Taso Der Müde on Jan 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

DICCIONARIO LACANIANO

Taso Perticus

¿SsS o SSs? ¿Y si sSS? Creo que SSs. No caben dudas.

La difusión difusa.

La mentira no sólo tiene patas cortas. Tiene, además, que caminar.

El sentido sentido.

Lo que tiene aquel que aquel otro no tiene, que no es lo que éste cree, y por eso nunca tendrá. Cantor.

Aparecen las civilizaciones precolombinas en esos chistes procaces. Sus costumbres aparecen. Lo dice aquel al que el chiste le repulsa.

Nacimos a los techos; desde cada vecino salía la distancia, y dimos con los policías.

Dicen que, en presencia de lo que desaparece, el mundo cuenta toda esta historia.

Ordena lo que puede todo, dice que se va a morir.

El lujo de la tristeza. El sancocho de Roberto Arlt.

Representado Nietzsche como el quería: ____....................

Básicamente, el problema no es conformarse, sino hacerlo. Básicamente.

En mi nueva selección no está mi antigua antología. Pero no sé porqué.

El perro empetrolado de la familia. Jugara en el charco de aceite. La ternura es una sonrisa de sus ojos. Respiraran sus patas.

De vos en voz, la femme que te habla de su ex. El peligro de la cercanía.

El culturgen, el meme, el Momo o simplemente... adorable Memé.

Quitar el "es" en el "es a x lo que x a x" por mor de una conciencia que se llame actualidad.

La satisfacción, espejismo que se paga sin expiación.

Tres horas para ver un bellísimo documental de una hora. Propongo que no era que no se entendiera, o bueno, sí lo propongo.

¿Cómo que va a mandar una carta documento? ¿Y si lo viera el dignísimo mercader de Venecia, si lo viera el precioso cuerno (que es) Shylock?

En el espíritu de Bunge, –algo, a penas un poco fundamentalista, o si se prefiere purista–, permítanos no decirle doctora, doctora, sino licenciada.

Malentendimiento. Palabras que merecen más que su sueño.

Por cada intelectual que crea un término, millones de personas que no son otra cosa.

Una de tantas leyes de la lectura según la cual la cabeza hace de las lecturas más largas resultados más cortos y de las lecturas más cortas resultados más largos.

Yo lo (re)comiendo. Yo lo regurgito. Yo lo adobo. Hacía falta la inspiración para encontrar una etimología.

Algún alumno que no solamente se esté entreteniendo.

El psicótico no como aquel hombre del que predican, poéticamente, que busca su alma sino precisamente como el que no obtendrá sino un alma que no es suya so pena de no obtener ninguna.

Expulsado. Expulsado porque una palabra bastaría para sanarlo.

Una foto, una imagen, como el mundo: fascista.

Lo que pasa con el suicidio es que tiene la forma de una puerta. Lo que pasa con la vida es que a pesar de tener forma de puerta no tiene aquello que tiene el suicidio.

El sistema no caducó y es preciso que no lo hiciera como precioso dar de una vez con sus caminos sin más remedio que partir.

Las ciudades como avenidas que te dejan cerca de Gilles Deleuze.

Explicar las razones de nuestras equivocaciones. Quedarse a esperar calmarse quedándose a esperar que el otro se calme.

En mi otra vida, fui alguien famoso que no ha sido.

La metáfora al hombre lo que el Lenguaje al Deus. Doctrina social estructuralista.

La vida, afán numérico de ninguna especie.

No entender cosas, diversas cosas, se me ocurre el psicoanálisis. No entender esas cosas. Como no estar de acuerdo con ellas.

¿Querrá decir algo una frase como: unos engañan para desengañar, otros desengañan para desengañar?

Habrían querido corregir un epíteto de Borges diciendo: "Todo milagro es secreto".

Ocultas mostraciones. A la vista de próximas computadoras.

A la luz de la vida de la luna de la tristeza.

Revbelaciones de hoy. Palabras que merecen más que su sueño.

Recordar–cuando–nuestra–sombra–escribe–una–elegía.

Alma de alas de cárcel. Alma nueva sin raíces. Oh alma nueva en esta vida tan vieja.

El amor como el humo. Que no calienta pero que consagra.

Que nada hay que no se parezca a nada viene después. Quedará después.

La impenetrabilidad del hombre sincero. Cascarudo de aquellos. Caparazón de diamante.

Te maldigo, camino, si es que te me pusiste por delante.

La revolución es un sueño moderno, –corrigió uno de los Nietzsche. Tal vez el que le gusta a Sebreli.

Si no lo dijo Wittgenstein, lo dijo de todas formas: "La verdad de una afirmación no radica en que sea verdadera sino en que antes hubiera sido falsa."

Ser libre o correr una carrera con el destino y salir empatado.

Un impertinente, uno de esos cómicos que no hacen reír. De esos que se comunican con otro espíritu santo.

De tal palo a tal rebenque. De tal guasca a tal guascazo. De tal guascazo, a tal ese urticante dolor. De tal urticante dolor a tal mordisco que te dio la yegua que castigaste de ese modo.

O sea sí: la esencia precedería a la existencia, pero sería tan esencial, que la existencia precedería a la esencia.

Las tramas de la intriga. Los tijeretazos de haber pasado por allí.

¿Quién es el pájaro nocherniego que toca la campana de la catedral a esta hora? ¿Y si fuera latinista?

¿Quién dijo que tus ideas son mías como para haber deformado las tuyas?

¿Por qué todos los amores son de verano, pregunta?

Envuelto en una nube que desplaza la significación de un modo por el que después de leer este libro todo uno es toda sensación de que se va a transformar la sensación en no se sabe qué clase de... etc.

Un dejo de lirio. Un lejos aquí.

Siempre pirata el bajel.

Me da impresión, me da cosa. Freudiana.

El deseo, límite, libertad. El deseo, mundo cartesiano. Haciendo que haga tanto que el hombre es libre. Hombre que sabe que es libre y que tiene qué hacer, y tiene que siempre haber existido cuando sabe qué hacer. Hombre que sabe las cosas y las cosas se olvidan de él. El conocimiento, biología. El estímulo de la respuesta que no importa. La esperanza que se llama la que espera, y la esperanza que no se llama.

Conclusión... no tenemos, –"se puede adobar la carne con pólvora"–. O la fórmula escéptica de Hamlet: "The rest is silence".

Los que se sienten menos, amigos de alguien. Los que no se sienten, tienen amigos.

Ya te dijo aquel gran viejo asentado. Que no orinaras de cara al sol te dijo y ahora ¡y ahora! (subiendo el tono hasta el grito) ¡¿qué hacemos?!

Eso que hacía Wilde en sus dramas. Contrapunto con eco. Contrapunto.

Ojalá me diera un ataque de pánico. Así después se me pasa.

Todas las frases injustas que daban en el clavo.

Siempre que encuentro una sospecha, la persigo con un soplete y una paranoia.

El mundo se dividía cada vez menos entre las mujeres que se depilan y las que alguna vez se volverán a depilar.

Cuidado con esa mujer. Viene del este. Y jamás no se saca el sombrero.

Cuando quiero saber qué es lo que sos, siempre sos lo que más temo.

¿Dónde está el anatomista que trabajÓ con tu esperanza?

... y el pasado cioranesco del fascismo.

Eso es un insulto le dijo Dylan a un salvador.

No me pelee por favor que si no el yo sí existe.

Es que la mayoría habla como si no tuviera c*ulo. Eso no es soberbia.

Lo terrible de la filosofía. Lichtenberg dice "El americano que descubrió a Colón hizo un pésimo descubrimiento." Por gracia y culpa de la filosofía podemos decir "El americano descubierto por Colón fue un pésimo descubrimiento. Sobre todo para los dos". Y a pesar de que estén muy pegadas esas dos frases y muestren así su dependencia, lo que lo hace un hallazgo pobre, la filosofía es tan terrible que siempre hace eso.

Por las dudas no tomemos partido.

En la revista Qué noticia se lee: "La retórica la inventó un pícaro."

La fe renovable, aquella con la que el mundo nos perdona el haber nacido.

Ellos eran los propietarios del robo. Por eso los acusaban.

Canetti contiene la respiración y dice cosas que Borges no se calló.

Una idea canettiana. Como se murieron menos de los que viven, cada uno de los que vive tiene metidos en sí mismo unos cuantos de aquellos muertos. Pero pura falacia. También porque los que ni siquiera se murieron seguirán siendo legión. ¿Quienes son los que no se murieron?

Se pueden hacer aforismos rarísimos, meramente agrícolas, por ejemplo este: la tortura sirve para darse cuenta que Sarmiento no se refería a las ideas cuando escribió la frase de Lamartine.

Una de las pruebas de la existencia de Dios, además de Nietzsche. Nuevamente, Los Simpson, al preguntar: ¿porque si es tan omnipotente, necesita que lo adoremos?

Como lee lo que lee.

Un tratado que describa la revolución metabólica que se produce cuando se reza.

La nueva moral reza: "si quieren tener una secta que tenga fecha de vencimiento y que por sobre todas las cosas no sea masiva".

Todas las enfermedades son mentales. O no hay enfermedades.

Una pasión jamás es modesta, y bla bla blá.

Un ojo compuesto de ojos de todas las especies de ojos... Y de repente, ya no se ve nada. Y de repente el ojo que se intentó diseñar ya no se parece en nada a un ojo.

La inteligencia en falta, la esfera inexacta de Wikipedia.

Según Canetti, en el laboratorio y en el quirófano sucede cualquier cosa y no ciencia.

Contador dé visitas.

Nadie explica –es justo dicen, justo y necesario– en los mitos porqué la Esfinge se precipitó tras escuchar la orma de sus zapatos de su pretensión: el zapato de Cenicienta, la palabra de la cosa, la correspondencia exacta, la ecuación alquímica de Amor. La esfinge olvidaba, como todos los que viven, el terror de los dioses cuando vieron perecer tanto a sus pares como a mortales, olvidaba a Tiresias, por ejemplo, olvidaba a Medea. A ese inmortal que pidió morir, metáfora de infierno, que conmueve enormemente. Vio el futuro de Edipo de un sólo golpe porque el asombro detiene los ojos y los ciega (temporalmente) para aquel que observa en la apariencia. Vio el futuro y en el futuro olvidó la Esfinge.

Se pelean para probar a ese pedazo de mundo quién es menos humano. Los mazos con que se golpean, indignos, llenos de bondad.

Como quien dice "¡Yo he leído La ciencia y sus demonios!"

Tenía una memoria asociativa, típicamente computacional. Podía hablar durante siete horas sin que le ocurriese nada.

"El arte de tener razón" es un extraordinario título que lleva en español un recorte de la totalidad de la obra de Schopenhauer. Es extraordinario porque es trágico. Porque pudiera ser el resumen de todo lo que el hombre cree haber entendido, por ejemplo, de Adorno. Huelga decir que eso, "el arte de tener razón" acaba en esta frase de Bruce Lee: "Yo no represento un estilo sino todos los estilos. Ustedes no saben lo que yo estoy a punto de hacer, pero yo tampoco lo sé. Mí movimiento es el resultado del vuestro y mí técnica es el resultado de vuestra técnica." Enseguida se pensará que no es más que una frase y que se remite sólo al arte marcial. Sin embargo: todo arte es marcial no porque "marcial" quiera decir mucho sino porque "arte" no significa nada.

Escribir un tratado filosófico y al final de cada punto colocar ©. Luego no conformarse con ello y poner un © detrás de cada neologismo inventado. Luego irse todavía más al cuerno y colocar © detrás de cada palabra. Finalmente colocar © detrás de cada letra.

Ubi dubium ibi libertas. Oh Roma. Hamlet. ¿Entonces Macbeth? ¿Cioran entonces?

Demasiado menos le habrá importado a Iris Murdoch que al mismo Canetti, ese retrato "inmisericorde" que refiere el diccionario.

No se desesperanzó cuando se dio cuenta de que no era el único hombre que le hizo caso a Schopenhauer y se puso una careta.

La paranoia. Es seria y temible esta palabra porque se pretende universal, porque es una potencia en cada hombre: cualquier hombre que se torturase devendría en paranoia. Como cualquier hombre que se drogase con mucha morfina y la soportase, su corazón deliraría.

Existe la fe. Pregúntenle a mis conquistas. (Don Juan)

El hombre entristecido, un hombre que, al fin y al cabo, no sabe simplificar.

Cosas que se dicen al calor del calor.

Sucede que uno cree que sabe el significado de una palabra y no lo sabe, y otras, que no sabe el significado y sí lo sabe. ¿Por qué sucede esto? Porqué dimos por seguro el significado. Esa idea contiene la estructura de todos los aforismos o paradojas, de la cual Agustín hizo la suya sobre el tiempo.

Los primeros libros filosóficos, como se desprende de Colli, fueron las fábulas, cuando estas integraron la moraleja edificante.

El mal. No en la ignorancia, sino en no creerle a Sócrates.

Cuando más se engaña. Cuando más de acuerdo consigo mismo.

Reglamentario brote psicótico. Piensa, mirando a su mujer: demasiado buenas tetas para dormir.

La paranoia de tener uno de los mejores discípulos pero no la de tener un maestro.

Una invasión de no dar por sentado nada.

Ideas que hemos triunfalmente negado y sin embargo recordado, esas, ¿qué quieren? Vencedoras desde siempre profieren en la hora sin nombre que nunca habían sido… bla bla blá

¿Es que la mujer más inteligente llega hasta el borde de las cosas, es decir los símbolos, todavía?

Nada explica nada. No. Shhhh. Calle. No diga lo que iba decir: no hay círculo vicioso. El círculo vicioso es la tentación.

No basta con leer. No basta con releer. No basta con haber leído. Nada basta.

Es la vieja retahíla de que las cosas no son como están escritas y que por eso se escriben.

Un descanso impuesto. Es mucho que dar. Y si no hay qué dar, es mucho que dar de todos modos.

La mayor parte del tiempo dejando de leer todos los libros.

Existen los fantasmas si existe quién los ve.

La madre se fabrica, la cara en el espejo. Luego sale con el espejo, como quién tomara con él el sol. Siempre fue así.

Una pesadilla llena de aforismos. Pero de los que valen.

Una persona que decía "¿Por qué no te vas a chotear monos al África?". Era una declaración de independencia.

Una de las razones de que los negros jueguen mejor al básquet –no la única, las hay que no son sólo plásticas–: fondo negro sobre fondo blanco. Fondo negro sobre fondo blanco es una de las definiciones de la elegancia.

Le pediste que te recogiera el pelo. Lo hizo. Mirabas la pantalla y no giraste para verlo. Te quiero –te dijo–, las palabras que hieren porque ya no tienen caso. Hizo ruido el alrededor, cayó la noche de repente desde el cuarto. Fue perverso. El mundo podía pasar de largo y él estaría todavía esperando. Tomando la forma que la espera le impusiera. Se apresuró a acallarlo entonces, porque supuso –suponía demasiado bien– que no dirías nada. Te quiero–, repetió entonces y todo volvió a su lugar.

La pregunta "¿qué soy?". Cuando ya no sirve de nada ser el hombre invisible.

Se supone y se supone bastante bien que unas ganas ubérrimas de no haber escrito nada es lo mismo que decimos cuando se dice que pudiera lo escrito haber sido infinitamente mejor.

Pascal o el tupí guaraní: nunca dar nada por sentado es su resumen.

Cuando Orquídea salvaje no fue entremés.

Fue más fácil para él hacerse un nombre entre los hombres. Ya lo tenía. Tenía la voluntad de tener un nombre, que es un nombre.

Jura que no sabía qué dijo allí pero jura que venía en la cresta de la ola.

Un disparo a la sien de las muñecas.

Que todo lo que tenga que decir ya lo hayan dicho. Sobre todo en esta época.

Ficción científica demasiado histórica.

La aprobación de la frase escrita, signo manifiesto de una emoción.

La neurosis, al fin y al cabo, la pasión misma.

Allá por los remotos mundos pascalianos conjura una célula. En su bote con un balde que es su bote y ella misma, se hincha y expulsa el agua.

Tiene enemigos, se opone a que le ofrezcan piedad.

La metáfora, el más intelectual de los recursos. Descubierta por un pícaro llamado Homo Habilis.

Soy más inteligente que un tal Torcuato Chas. La única razón de que lo sepa: que me lo hayan dicho.

No, morir. Cuesta la de seguir viviendo después de haber sido amenazados por algo que solemos llamar la muerte.

Notas personales de otras notas personales de otra persona notable.

El sistema judicial chino habría albergado una premisa bastante sabia a su desempeño: Quienes confiesan su crimen recibirán clemencia. Esto lleva a cualquier tipo de injusticia desde el punto de vista occidental y es en sí mismo atroz para la individualidad, lo cual es totalmente cierto. Pero no hunde sus raíces sólo en su episódico sistema nacional– socialista sino en su tradición cultural. Premisa que sacada de contexto parece una axioma psicoanalítico, y por albergar al mismo tiempo el otro sentido, un chiste.

Cerrado por duelo. De guitarras.

Esa película en la que vampiros se las ingenian para matar un vampiro.

Dar la cara con la valentía.

Escritura decimonónica. En armenio, talón de Aquiles se traduce por tortuga.

Así no hablaba Zarathustra. Así habló Zarathustra.

El fantasma de Lacan le dijo que primero tenía que hablar con él si quería hablar con otra persona, la que buscaba. Como aquella escena temblorosa en La casa de los espíritus.

La vida existe para oponerse a las pastillas, siempre del abuelo.

Siempre lleva la contraria porque siempre sabe que el otro tiene razón.

Ciertas posturas en las mujeres que dicen "Bésame". De las mejores cosas que han ocurrido nunca.

Haga el mártir. No firme la retractación.

Aquel miedo que nos entregó a nuestra opinión en relación a aquel otro que no nos salvó la vida.

Cree que comprueba pero su paranoia comprueba.

Pensar el alma como pensamos astro–no–mía.

Trasplante de villas.

El enojo le da créditos.

El mundo, modalidad de la pregunta.

No sólo es lo que parece, parece lo que es.

El ingenio se detuvo en las intenciones.

Barney, justamente Barney, totalmente lúcido, imposibilitado de beber, escucha el desvarío de todos los demás: "Oh dulce charla de borrachos", rezonga ensoñadoramente.

El sentimiento más grande se llama Regresar. Ya no se sabría dónde. Había muerto o había nacido, (se podía decir de las dos formas). Pero morir antes de tiempo, nacer después de haber nacido, era eso mismo, era esa necesidad de castigar al mundo, lo que fuera que sea.

Mía desde mi todo mío punto de vista, indiscutiblemente mía, ¿quién podría conformarse con tan poco?

Por cómo sostiene el cigarrillo, fumador consumado.

Todas esas cosas que se refieren a la vida. Hay un punto en que uno se cae de la canoa. Siempre se aleja la canoa. Hay un punto en que elegimos que la canoa se vaya.

Lo importante es decir algo que no tenga nada que ver con lo que se dijo inmediatamente antes, porque así uno empieza a recordar.

Privilegio habérselas con lo que pasa y en ello privilegios de la necedad. Con ningún beneficio en ello.

Todo lo que usted quiera. Se arrepentirá. Sólo para tomar impulso cobarde.

Más –allá– del lugar, del que seguimos –viviendo, después de cada siesta–. Cavar.

Queda toda una metáfora por delante, que es toda una vida. Mañana será mañana es hoy. El perro comerá su cola, de pronto una serpiente alada. Tu hijo será tu padre sin la burla de la vejez. No será verdad sobre todo eso en que te empeñas en que no sea verdad. Yo... yo no estaré allí para verlo. Mi representante lo hará por mí. Habla, habla con él. Dile a tu representante que hable con él.

¿Cavar donde no hay profundidad? Dijo mejor el poeta: "hay lo arrancado".

Llama enterrar sus muertos la peste–la condena–antigua de evitar la muerte mientras– tanto. Allí es la esperanza–donde hemos cambiado los crímenes. Allí es la esperanza– donde sólo sea la esperanza.

–Algo hay que solucionar, pero ¿qué era? –Algo, hay que solucionarlo. –¿Qué es algo? –Hay que solucionar. –¿Qué es solucionar? –Hay algo. –Lo sabes. –Sí. Lo sé. –¿Es suficiente?

De repente usted tiene razón. De repente –y los dos lo sabemos– su culo es más limpio, más perfumado, más impresionante, más sacro, más soleado.

Dios existe cuando se le cae la piedra a Sísifo.

La vida, por lo general, es una estafa. Para saberlo sólo se requiere una cosa: enojarse.

Dice después "o no" y antes escribe impunemente.

Kafka también como precursor del también arte también moderno: Yo, como una estaca clavada en medio de la nieve. Yo, como un tendedero en una habitación vacía.

Mi sueño repite oh. Mi sueño. Yo seré difunto. Mi sueño repite oh seré. Mi sueño difunto.

Cometí procacidades en el pasado de la ira y el retozo.

Sólo el Espíritu Santo es real, tal es la sugerencia del fulano Bloy... (Aporte para el artículo sobre Lacan en la Frikipedia o la Incipedia).

Alguien no presiente nada lo que está pasando donde está pasando lo que pasa, bla bla blá.

¿Cómo es eso de arrepentirse de haber cerrado una puerta, de mirar por la ventana, de haber dicho algo que se dice naturalmente? ¿No son otras las cosas de las que hay que arrepentirse?

Hago aquí lo que entre esta gente me ha saludado.

La belleza, con un acíbar tan antiguo que ya no le pertenece.

La belleza es común porque es la objetividad de la subjetividad, bla bla blá.

Ya que Shakespeare es Shakespeare, un mito, y x, que ganó el Nobel de medicina es una x sin incógnita.

Toda vez que tiene oportunidad, nunca habla de menos.

La música, un paisaje que miran los oídos, claro que literalmente.

Luego, la vista al oído, lo que el oído al tacto. También literalmente.

Jesús quiso darle pruebas de su divinidad y se las dio sólo a él. Pero él no quiso pruebas, ni tampoco las quiso sólo para él.

Apartó el velo de muselina, y rozó su frente con los dedos. "Quede en paz", le había dicho. Y ella recibió esa paz de rodillas. Dar aquello que a nosotros nos falta. Un milagro de nuestras manos vacías.

Sé que desear rezar equivale a rezar y que Dios no pide más –objetó Lutero, preso de sus remordimientos e insatisfacciones.

Cual sea el origen del caparazón, el caparazón pesa y hace que todo cuanto gusta de fluir, no fluya. Sin el caparazón, todo fluye con la constante persistencia del detalle, y no habrá detalle que persista en su manifestación.

Le dije a mi víctima que no se preocupara, que su dios ya me había castigado y que el mío no me deja de olvidar.

La vida quiere tener sentido cuando lo elogian. Pero no es la vida la que hace eso.

21 gramos. Tiene un deseo inmenso de acusarse, de arrojarse al fuego, valientemente. Pero no. La acusación no tiene esos planes para él.

Y como el que es reconocido en una falta, niega, como si con eso dejara intacto el camino hecho, como si le hiciera una justicia que el camino no le pide.

La única razón por la que quiere estar ahí es porque no está. Si estuviera ahí querría estar en otro lado, o más preciso sería decir que sólo querría no estar ahí.

Una persona real se vuelve un personaje de una novela de Dostoievski en la vida producto de la consumición diaria y progresiva de un tónico natural que lleva en su cerebro. Es un fanático de la ejercitación gimnástica del cerebro al punto de rebasar sus posibilidades de pensar, y entrar así, en recurrentes posibilidades de rezar.

"No vamos a entrar en detalles" porque no los conocemos. Los detalles eran cualquier cosa menos lo que nos imaginamos.

Justicia spinoziana. La exageración, la justicia del exagerado. La justicia "demasiado" justa.

Y dado los tiempos consabidos de ejecución de las condenas que suelen ocupar su considerable tiempo, la justicia comienza a vaciarse de su esencia e importancia de ser, por lo cual se cae en un refinamiento social que trae como consecuencia la condenación de un hombre que ya no es el hombre a quién debía aplicársele la pena, sino otro, es decir, una persona inocente.

Enero de 2012

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->