P. 1
Mecanica cuantica

Mecanica cuantica

4.0

|Views: 524|Likes:
Published by maxiiit0

More info:

Published by: maxiiit0 on Nov 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/26/2013

pdf

text

original

Departamento de F´ ısica, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile. ˜ n Las Palmeras 3425, Nu˜oa.

Casilla 653, Correo 1, Santiago fono: 562 978 7276 fax: 562 271 2973 e-mail: secretaria@fisica.ciencias.uchile.cl

Apuntes de un curso de

´ ´ MECANICA CUANTICA I

Rodrigo Ferrer P. Herbert Massmann L. V´ ıctor Mu˜oz G. n Jaime R¨ssler B. o Jos´ Rogan C. e

´ Indice
0. La crisis de la f´ ısica cl´sica. a 0.1. La radiaci´n del cuerpo negro. . . . . . . . . . . . . . . . . . o 0.1.1. Teor´ cl´sica de Rayleigh-Jeans. . . . . . . . . . . . ıa a 0.1.2. Teor´ de Planck. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ıa 0.2. El efecto fotoel´ctrico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . e 0.3. Calor espec´ ıfico de un gas de mol´culas diat´micas. . . . . . e o 0.4. Los rayos X y el efecto Compton. . . . . . . . . . . . . . . . 0.5. La hip´tesis de Louis de Broglie. . . . . . . . . . . . . . . . . o 0.6. Principio de Complementariedad (dualidad onda-part´ ıcula). 0.7. Principio de correspondencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.8. El ´tomo de hidr´geno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a o 0.9. La regla de cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. . . . . . . . . o 0.10. El principio de incerteza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.11. Problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Introducci´n matem´tica. o a 1.1. Espacio vectorial sobre el cuerpo complejo C. . . . . . . . 1.2. Operadores lineales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.3. Vectores duales y producto interno. . . . . . . . . . . . . . 1.4. Base de un espacio vectorial. . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.5. Espacios vectoriales de dimensi´n continua. . . . . . . . . . o 1.6. La δ de Dirac. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.7. Norma. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.8. Ortonormalizaci´n de una base de dimensi´n discreta. . . . o o 1.9. Operadores de proyecci´n P. . . . . . . . . . . . . . . . . . o ˇ 1.10. El operador identidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.11. Operadores unitarios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.12. Cambio de base. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.13. Notaci´n de Dirac y la notaci´n convencional de matrices. o o 1.14. Autovalores de un operador. . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.15. El caso de operadores autoherm´ ıticos. . . . . . . . . . . . . 1.16. Conmutadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.16.1. Propiedades de los conmutadores. . . . . . . . . . . 1.17. Valor esperado y varianza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.18. Desigualdad de Schwartz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . iii 1 1 1 5 6 8 9 11 12 15 16 20 25 29 31 31 32 32 33 34 34 37 37 37 38 39 42 44 46 49 51 52 55 56

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

iv

´ INDICE 1.19. Teorema: Principio de incerteza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 1.20. Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59

2. Las 2.1. 2.2. 2.3. 2.4.

ecuaciones b´sicas de la Mec´nica Cu´ntica. a a a Introducci´n semicl´sica para part´ o a ıculas libres. . . . . Los postulados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conjunto completo de observables compatibles. . . . ˇ r. Los operadores p y ˇ . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.4.1. El conmutador ˇ p . . . . . . . . . . . . . . r, ˇ 2.4.2. El conmutador [ˇ i , xj ] y [ˇ i , pj ]. . . . . . . . x ˇ p ˇ 2.4.3. Otras relaciones que involucran a ˇ y p. . . . r ˇ 2.5. Uso del principio de correspondencia. . . . . . . . . . 2.6. Ilustraciones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.6.1. Teorema del virial. . . . . . . . . . . . . . . . 2.6.2. Regla de suma de Thomas-Reiche-Kuhn. . . . 2.7. Paquetes de ondas y transformada de Fourier. . . . . 2.7.1. Superposici´n de ondas planas. . . . . . . . . o 2.7.2. Transformada de Fourier. . . . . . . . . . . . . 2.7.3. Teorema de Parseval. . . . . . . . . . . . . . . 2.7.4. Propagaci´n de un paquete de ondas. . . . . . o 2.7.5. Dispersi´n de un paquete de ondas gaussiano. o 2.8. Normalizaci´n de una funci´n de estado. . . . . . . . o o 2.9. La funci´n de Green para la part´ o ıcula libre. . . . . . 2.10. La ecuaci´n de onda en presencia de fuerzas externas. o 2.11. Densidad y corriente de probabilidad. . . . . . . . . . 2.12. Propagador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.13. Un teorema importante. . . . . . . . . . . . . . . . . 2.14. El cuadro de Heisenberg. . . . . . . . . . . . . . . . . 2.15. Part´ ıcula libre en el cuadro de Heisenberg. . . . . . . 2.16. Leyes de conservaci´n y simetr´ . . . . . . . . . . . o ıas 2.17. Estados estacionarios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.17.1. Operador de Green. . . . . . . . . . . . . . . . 2.17.2. Funciones de onda reales. . . . . . . . . . . . 2.18. Degeneraci´n del espectro y simetr´ o ıas. . . . . . . . . 2.19. El Wronskiano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.20. Condiciones de borde. . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.20.1. Continuidad de la funci´n de onda. . . . . . . o 2.21. Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

61 61 66 70 73 76 77 78 79 85 86 86 88 88 90 92 93 95 100 101 103 105 108 109 113 116 117 121 123 124 125 127 129 134 135 139 139 139 142 143 145

3. Soluci´n de algunos problemas unidimensionales. o 3.1. El pozo infinito. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.1.1. Autofunciones y energ´ ıas. . . . . . . . . . . 3.1.2. Regla de cuantificaci´n de Bohr-Sommerfeld. o 3.1.3. Ensanchamiento repentino. . . . . . . . . . . 3.1.4. Ensanchamiento adiab´tico. . . . . . . . . . a

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

´ INDICE 3.1.5. Presi´n y trabajo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 3.2. Estados ligados en potenciales unidimensionales. . . . . . . . . . . . . . 3.2.1. An´lisis dimensional. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a 3.2.2. Potenciales singulares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2.3. Potenciales sim´tricos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . e 3.2.4. Ejemplo ilustrativo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2.5. Consideraciones semicl´sicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a 3.2.6. An´lisis num´rico de la ecuaci´n de Schr¨dinger. . . . . . . . . . a e o o 3.2.7. Resultados num´ricos para algunos pozos. . . . . . . . . . . . . e 3.3. Part´ ıcula ligada a un potencial delta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3.1. Estado ligado en la representaci´n de coordenadas. . . . . . . . o 3.3.2. Estado ligado en la representaci´n de momentos. . . . . . . . . . o 3.3.3. Cambio brusco de la intensidad V0 . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3.4. Relaci´n de completitud. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 3.3.5. Transformaci´n de Galileo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 3.3.6. Ionizaci´n tras una aceleraci´n repentina. . . . . . . . . . . . . . o o 3.4. Resonancias y decaimiento exponencial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.1. Estados estacionarios y resonancias. . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.2. La f´rmula de Breit-Wigner. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 3.4.3. Decaimiento exponencial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.4. Energias complejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.5. Consideraciones semicl´sicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a 3.5. Scattering sobre barreras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.1. La matriz de transferencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.2. El caso de dos barreras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.3. Transmisi´n resonante. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 3.6. Potenciales periodicos unidimensionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.6.1. Teorema de Bloch. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.6.2. Modelo de Kroning-Penney. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.7. Efecto Aharonov-Bohm. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.7.1. Part´ ıcula en movimiento circular. . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.7.2. Potencial vectorial magn´tico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . e 3.7.3. Part´ ıcula cargada movi´ndose en un campo potencial magn´tico. e e 3.8. Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. El oscilador arm´nico. o 4.1. Resultados aproximados. . . . . . . . . . . . . . . . 4.1.1. Energ´ de punto cero. . . . . . . . . . . . . ıa 4.1.2. Regla de Cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. o ˇ, a† y n. . . . . . . . . . . . . . . . ˇ ˇ 4.2. Los operadores a 4.3. Funci´n de onda del estado fundamental. . . . . . . o 4.4. Estados excitados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.5. Polinomios de Hermite. . . . . . . . . . . . . . . . . 4.6. Funci´n de Green. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 4.7. Representaci´n matricial de los operadores. . . . . . o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

v 147 148 149 150 152 153 156 159 163 166 166 168 170 171 173 175 177 179 180 183 186 188 189 189 192 196 197 197 199 201 202 203 204 207

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

. . . . . . . . .

209 . 209 . 209 . 210 . 211 . 218 . 219 . 223 . 225 . 226

vi 4.8. Evoluci´n cl´sica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o a 4.9. Cuadro de Heisenberg . . . . . . . . . . . . . . . . 4.9.1. Ecuaciones de movimiento. . . . . . . . . . . 4.9.2. Interpretaci´n del cuadro de Heisenberg. . . o 4.9.3. Descomposici´n de ΨH (ξ) en autoestados del o 4.10. Estados coherentes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.10.1. Definici´n. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 4.10.2. Valores promedios de algunos operadores. . . 4.10.3. Forma expl´ ıcita para |α . . . . . . . . . . . . 4.10.4. Evoluci´n temporal. . . . . . . . . . . . . . o 4.10.5. Comentarios. . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.10.6. Ilustraci´n 1: fuerza externa constante. . . . o 4.10.7. Ilustraci´n 2: l´ser. . . . . . . . . . . . . . . o a 4.11. El oscilador armonico en tres dimensiones . . . . . 4.12. Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . oscilador arm´nico. o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

´ INDICE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228 229 229 231 234 235 236 237 238 240 241 242 244 245 249

5. Momento angular. 251 5.1. Operadores de rotaci´n en el espacio de Hilbert. . . . . . . . . . . . . . . . . . 251 o 5.2. Momento angular orbital. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255 5.3. Invariancia rotacional. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256 5.4. Autovalores y autovectores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260 5.5. Autofunciones del momento angular orbital. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266 5.5.1. Los operadores de momento angular en la representaci´n de coordenadas.268 o 5.6. Los autovectores en la representaci´n de coordenadas. . . . . . . . . . . . . . . 271 o 5.6.1. Evaluaci´n de Y00 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 o 5.6.2. Evaluaci´n de Y . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272 o 5.6.3. Evaluaci´n de Y m . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273 o 5.6.4. Armonicos esfericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274 6. Problemas con simetria esferica 6.1. El problema de dos cuerpos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.2. Ecuacion radial de Schr¨dinger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 6.2.1. Propiedades Asint´ticas de la Ecuaci´n Radial de Schr¨dinger. o o o 6.3. La particula libre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.3.1. Funciones de Bessel esf´ricas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . e 6.3.2. Funci´n de onda para la part´ o ıcula libre. . . . . . . . . . . . . . 6.4. Particula en una caja esferica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.4.1. Inclusi´n de un carozo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 6.5. La funcion hipergeometrica confluente . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.6. Oscilador arm´nico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 6.6.1. Operadores de subida y bajada. . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.7. El atomo de hidrogeno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.7.1. Degeneraci´n accidental del ´tomo de hidr´geno. . . . . . . . o a o 277 . 277 . 279 . 283 . 284 . 284 . 286 . 287 . 289 . 290 . 292 . 296 . 300 . 304

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . .

Cap´ ıtulo 0 La crisis de la f´ ısica cl´sica. a
versi´n 8 mayo 2007 o

En este primer cap´ ıtulo mencionaremos los principales hechos que condujeron al desarrollo de la Mec´nica Cu´ntica. a a A fines del siglo XIX se hizo cada vez m´s evidente que la f´ a ısica desarrollada hasta entonces era completamente incapaz de dar cuenta de varios hechos experimentales. El estudio de estos problemas llev´ a un conjunto de principios y descripciones, a veces bastante forzados, o conocidos hoy en d´ con el nombre de Mec´nica Cu´ntica antigua. En el presente cap´ ıa a a ıtulo analizaremos algunos de estos problemas.

0.1.

La radiaci´n del cuerpo negro. o

Consideremos una cavidad cerrada con s´lo un peque˜o agujero y cuyas paredes se mano n tienen a una temperatura constante T . La energ´ emitida por las paredes en equilibrio ıa termodin´mico llenar´ la cavidad. Una porci´n despreciable de la radiaci´n escapa al extea a o o rior por el agujero. La radiaci´n emitida por este agujero se denomina radiaci´n del cuerpo o o 1 negro . Experimentalmente se encuentra que el espectro emitido por el agujero s´lo depende de o la temperatura T y no del material de la que est´ hecho la caja. a Veamos brevemente con qu´ dificultades se encontr´ la explicaci´n cl´sica de este fen´meno. e o o a o

0.1.1.

Teor´ cl´sica de Rayleigh-Jeans. ıa a

Consideremos una caja de paredes met´licas y de tama˜o Lx , Ly , Lz (ver figura 1). a n ¿Cu´les son los modos electromagn´ticos posibles dentro de esta cavidad? Para respona e der a esta pregunta, consideremos el campo el´ctrico de la radiaci´n. Que las paredes sean e o conductoras significa que el campo el´ctrico paralelo a la superficie debe anularse. Al interior e
Se denota cuerpo negro a cualquier cuerpo que absorbe toda la radiaci´n que choca contra ´l. Toda la o e radiaci´n que incide desde el exterior sobre el agujero de la caja penetrar´ al interior, no siendo reflejado o a nada.
1

1

2

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.
^ z Lz ^ y Ly

0 Lx ^ x

Figura 1: Caja met´lica usada para analizar la radiaci´n del cuerpo negro. a o

de la cavidad el campo el´ctrico satisface la ecuaci´n de ondas libres e o
2

E−

1 ∂2 E=0. c2 ∂t2

Busquemos soluciones del tipo E = Ex (x, y, z, t)ˆ + Ey (x, y, z, t)ˆ + Ez (x, y, z, t)ˆ , x y z con Ex (x, y, z, t) = cos(kx x) sen(ky y) sen(kz z) eiωt , Ey (x, y, z, t) = sen(kx x) cos(ky y) sen(kz z) eiωt , Ez (x, y, z, t) = sen(kx x) sen(ky y) cos(kz z) eiωt . El campo debe satisfacer las siguientes condiciones de borde Ex (x, y, 0, t) = Ex (x, y, Lz , t) = 0 ∀x, y, t Ex (x, 0, z, t) = Ex (x, Ly , z, t) = 0 ∀x, z, t Ey (0, y, z, t) = Ey (Lx , y, z, t) = 0 ∀y, z, t Ey (x, y, 0, t) = Ey (x, y, Lz , t) = 0 ∀x, y, t Ez (0, y, z, t) = Ez (Lx , y, z, t) = 0 ∀y, z, t y Ez (x, 0, z, t) = Ez (x, Ly , z, t) = 0 ∀x, z, t Estas ecuaciones se satisfacen si elegimos k de manera que sen(kx Lx ) = 0 , sen(ky Ly ) = 0

´ 0.1. LA RADIACION DEL CUERPO NEGRO. y sin(kz Lz ) = 0 .

3

En otras palabras, los vectores de onda ki (i = x, y, z) no son arbitrarios, sino que deben satisfacer ni π ki = , n i ∈ N∗ . (1) Li 2 2 2 Sea k 2 = kx + ky + kz el m´dulo al cuadrado del vector de onda. La relaci´n entre el vector o o de onda k y la frecuencia angular ω de la onda electromagn´tica es e k2 = ω2 c2 (relaci´n de dispersi´n) . o o

¿Cu´ntos modos hay que poseen un vector de onda con magnitud entre k y k + ∆k? A partir a de la ecuaci´n (1) se deduce que, para cada componente, la separaci´n entre vectores de onda o o contiguos es π π π ∆kx = , ∆ky = , ∆k2 = , Lx Ly Lz ya que ∆ni = 1 (nx , ny y nz pueden variar s´lo en un entero). Luego cada modo de oscilaci´n o o electromagn´tico “ocupa” en el espacio k un “volumen” e ∆kx ∆ky ∆kz = π3 π3 = . Lx Ly Lz V

kz
11 00

∆k ky

k 0

kx
Figura 2: Cascar´n esf´rico en el espacio k. o e

Para encontrar el n´mero de modos con vector de onda entre k y k + ∆k basta calcular el u volumen de la c´scara esf´rica mostrada en la figura 2 y dividirlo por el volumen que ocupa a e cada modo. En la figura 2 se considera s´lo un octante de la esfera, ya que ni s´lo toma o o valores enteros positivos. Sea n(k) ∆k el n´mero de modos con vector de onda entre k y u k + ∆k, entonces se tiene que n(k) ∆k = 1 4πk 2 ∆k V k 2 ∆k 2= . 8 π 3 /V π2 (2)

4

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

El factor 2 que aparece en la ecuaci´n anterior se debe a que, para cada k, existen dos o estados de polarizaci´n. (Una vez elegido k = (kx , ky , kz ), quedan s´lo dos grados de libertad o o para el campo el´ctrico ya que E necesariamente debe ser perpendicular a k.) A partir de e (2) y usando las relaciones ∆k n(ω) = n(k) ∆ω y 1 ∆k = , ∆ω c se obtiene, para la densidad de modos de frecuencia ω ω 2 V V k2 1 = . π2 c c π2c Para encontrar la densidad de energ´ u(ω) hay que multiplicar la densidad de modos n(ω) ıa ¯ por la energ´ promedio Eω que posee un modo con frecuencia ω: ıa n(ω) = ¯ u(ω) = n(ω)Eω . Seg´n la teor´ estad´ u ıa ıstica cl´sica, la probabilidad de que un oscilador tenga la energ´ entre a ıa E y E + dE, si la temperatura es T , viene dada por
∞ 0

exp (−E/kB T ) dE . (Distribuci´n de Boltzmann) o exp (−E /kB T ) dE

Usando este resultado podemos evaluar el valor promedio de la energ´ para el modo ω. Se ıa obtiene ¯ Eω =
∞ E exp (−E/kB T ) dE 0 ∞ exp (−E /kB T ) dE 0

=−

d log dβ

e−β d
0

d 1 1 = − log = , dβ β β donde β ≡ (kB T )−1 y kB es la Constante de Boltzmann. Con este resultado se obtiene para la densidad de energ´ la expresi´n ıa o u(ω) = ω 2 V kB T . F´rmula de Rayleigh-Jeans o π 2 c3 (3)

La energ´ interna total U de la radiaci´n al interior de la caja se obtiene integrando la ıa o densidad u(ω) V kB T ∞ 2 U= 2 3 ω dω = ∞ , π c 0 resultado obviamente absurdo. La ecuaci´n (3) no puede ser correcta. Esto se observa con o mayor claridad en la figura 3, donde se grafica la densidad de energ´ en funci´n de la ıa o frecuencia ω. Para peque˜os valores de ω el resultado de la teor´ de Rayleigh-Jeans concuerda n ıa bastante bien con los datos experimentales. Para valores grandes de ω la teor´ est´ en ıa a completo desacuerdo con los datos experimentales: Rayleigh-Jeans diverge, mientras que experimentalmente se encuentra que la densidad de energ´ tiende exponencialmente a cero. ıa Esta dificultad se conoce con el nombre de “cat´strofe ultravioleta”. a

´ 0.1. LA RADIACION DEL CUERPO NEGRO.

5

u(ω)
Rayleigh−Jeans

∼ω2
Resultado Experimental

− hω ∼ ω 3 e kBT
11111111111111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000000000000

hω ∼ kBT

Figura 3: Densidad de energ´ en funci´n de la frecuencia. La l´ ıa o ınea s´lida corresponde al o resultado experimental mientras que la l´ ınea cortada corresponde al resultado de la teor´ de ıa Raleigh-Jeans.

0.1.2.

Teor´ de Planck. ıa

Para evitar la aparici´n de la divergencia ultravioleta es necesario lograr que la energ´ o ıa ¯ω de un modo con frecuencia ω, sea menor que kB T para frecuencias altas. Max promedio E Plank logr´ precisamente esto introduciendo una hip´tesis bastante revolucionaria. Planck o o supuso que la energ´ de un oscilador siempre es un m´ltiplo entero de ω, donde es una ıa u constante y ω es la frecuencia angular del oscilador, es decir, E=n ω (n n´mero cu´ntico ∈ N∗ ). u a

¯ Ahora, para calcular Eω , en (17) hay que usar sumatorias, en lugar de las integrales. Luego: ¯ Eω =
n −k ω ∞ BT n=0 n ωe n −k ω ∞ BT n=0 e

=− ω

d e−nx log dx n=0 ω kB T ω si kB T si

x= k

ω BT

=

ω

 k T  B 

1, Rayleigh-Jeans (4) 1, Ley emp´ ırica de Wien

ω  e kB T − 1  ωe− kBωT 

´ Esta es la distribuci´n de Planck. o Usando (4) se obtiene una densidad de energ´ que est´ en completo acuerdo con los ıa a resultados experimentales: V ω2 ω u(ω) = 3 2 ω cπ e KB T − 1

6 si toma el valor:

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

= 1,0545887 × 10−27 [erg·s]

0.2.

El efecto fotoel´ctrico. e

Al iluminar una placa met´lica con luz, escapan electrones del metal (efecto fotoel´ctrico). a e Este hecho por s´ solo es f´cil de explicar: la luz que incide sobre la placa transporta una cierta ı a energ´ que la traspasa a los electrones. Algunos electrones adquieren suficiente energ´ como ıa ıa para sobrepasar la barrera de potencial que los mantiene dentro del metal. El estudio m´s a cuantitativo de este efecto trajo sin embargo algunos resultados completamente inesperados. Lenard encontr´ que la energ´ de los electrones emitidos no depend´ de la intensidad de o ıa ıa la luz incidente; al disminuir la intensidad de la luz, s´lo disminuye el n´mero de electrones. o u La energ´ de los electrones emitidos s´lo depende de la frecuencia de la luz y del metal ıa o considerado. Otro hecho experimental interesante es que aparecen electrones tan pronto como se hace incidir luz sobre la placa met´lica. a La teor´ electromagn´tica cl´sica es completamente incapaz de explicar estos resultados. ıa e a La intensidad de la luz es proporcional al cuadrado del campo electromagn´tico. Cl´sicamente e a la energ´ irradiada por una carga oscilante es proporcional a la energ´ del oscilador y ıa ıa viceversa. Por lo tanto, la energ´ absorbida por una carga es proporcional a la intensidad ıa del campo electromagn´tico a la que est´ expuesta. Luego se espera que la energ´ de los e a ıa electrones emitidos sea proporcional a la intensidad de la luz. Evaluemos el tiempo que requieren los electrones para absorber la energ´ observada de ıa −12 ∼ 1 [eV] = 1,60219 × 10 [erg], al ser iluminada una placa met´lica por una ampolleta de a 1 [W] = 107 [erg/s] situada a 1 [m] de distancia.

1[Watt] átomo −8 ~2x10 [cm]

100 [cm]
´ Figura 4: Atomo absorbiendo energ´ ıa.

Sobre un ´tomo de la placa met´lica inciden a a 107 erg · s π(10−8 )2 [cm2 ] 4π(100)2 [cm2 ] = 0,25 × 10−13 erg s .

El t´rmino en par´ntesis es el ´ngulo s´lido sustentado por el ´tomo. e e a o a

´ 0.2. EL EFECTO FOTOELECTRICO. Luego para absorber 1,6 × 10−12 [erg] se requiere un tiempo de al menos 1,6 × 10−12 [s] ∼ 60[s] = 1 [min] . 0,25 × 10−13

7

Esto est´ en contradicci´n con los hechos experimentales, pues los electrones aparecen inmea o diatamente. Pareciera ser que la energ´ de la luz no se distribuye homog´neamente sobre ıa e toda la placa (como lo requiere la teor´ electromagn´tica cl´sica), sino que “la onda colapsa”, ıa e a concentrando toda la energ´ y entreg´ndosela a un electr´n. ıa a o Planck tuvo que suponer que un oscilador de frecuencia ω s´lo puede tener energ´ En = o ıas ∗ n ω con n ∈ N , luego al absorber energ´ de un campo electromagn´tico la energ´ del campo ıa e ıa electromagn´tico s´lo puede cambiar en un m´ltiplo entero de ω. Estas consideraciones e o u hicieron postular a Einstein la siguiente hip´tesis para resolver el problema planteado por el o efecto fotoel´ctrico. e Hip´tesis: Una onda electromagn´tica de frecuencia ω y energ´ n ω colapsa en o e ıa (est´ compuesta de) n part´ a ıculas (llamadas fotones) de energ´ ω. ıa De esta hip´tesis se deduce inmediatamente que la cantidad de part´ o ıculas que aparecen por el colapso de la onda es proporcional a la intensidad de onda electromagn´tica. Note que e la energ´ de las part´ ıa ıculas, sin embargo, depende s´lo de la frecuencia. o Si φ es la funci´n de trabajo del metal (es decir, la energ´ necesaria para remover un o ıa electr´n de la superficie del metal) entonces la energ´ del electr´n emitido viene dada por o ıa o Ee = ω − φ .

Ee

φ

Figura 5: Energ´ de los electrones emitidos en funci´n de la frecuencia. ıa o

Este comportamiento lineal de Ee con ω (ver figura 5) predicho por Einstein, fue m´s tarde a verificado experimentalmente por Millikan. La teor´ de Einstein explica completamente todos ıa los hechos experimentales del efecto fotoel´ctrico. e Al iluminar una placa met´lica con luz coherente proveniente de un l´ser y medir el tiempo a a transcurrido entre la detecci´n de dos electrones emitidos por el metal se encuentra que ´stos o e est´n distribuidos seg´n una distribuci´n de Poisson. a u o El hecho de que la distribuci´n observada sea de Poisson indica que el proceso de colapso o es un proceso que ocurre completamente al azar (o sea intr´ ınsecamente irreproducible).

8

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

distribución de Poisson metal
n

Laser

luz coherente detector de e−

∆t

E=Eo cos(kz−ωt)
(Reproducible)

Multicanal

Figura 6: Distribuci´n temporal de electrones. o

0.3.

Calor espec´ ıfico de un gas de mol´culas diat´micas. e o

Cada ´tomo de un gas monoat´mico posee 3 grados de libertad traslacionales. De acuerdo a o con el teorema de la equipartici´n de energ´ de la mec´nica estad´ o ıa a ıstica cl´sica. (Ver por a ejemplo Reif: Fundamentals of Statistical and Thermal Physics, p´g. 248) cada uno de estos a 1 3 t´rminos contribuye con 2 kB T a la energ´ total (no relativista) del ´tomo: e ıa a 3 U = kB T , 2 donde kB es la constante de Boltzmann y T la temperatura. De (25) se obtiene para el calor espec´ ıfico: Cv ≡ ∂U ∂T 3 = kB , 2

v

valor que coincide con el resultado experimental para gases monoat´micos. o Para una mol´cula diat´mica hay 6 t´rminos de energ´ cin´tica, 3 de traslaci´n, 2 de e o e ıa e o rotaci´n y uno de vibraci´n, y un t´rmino de energ´ potencial (vibraci´n). Luego, de acuerdo o o e ıa o con el teorema de la equipartici´n de la energ´ se deber´ tener o ıa ıa 7 U = kB T , 2 y por lo tanto 7 Cv = kB . 2 Sin embargo, experimentalmente se obtiene que a temperatura ambiente, la mayor´ de los ıa gases diat´micos tienen un calor espec´ o ıfico. 5 Cv = kB . 2 Esta contradicci´n desaparece al considerar el hecho de que un oscilador (vibraci´n) de freo o cuencia ω s´lo puede tener una energ´ que es un m´ltiplo entero de ω. De acuerdo con la o ıa u

0.4. LOS RAYOS X Y EL EFECTO COMPTON. ecuaci´n (4), el grado de libertad vibracional contribuye en promedio, con una energ´ o ıa Enb = exp ω
ω kB T

9

−1

a la energ´ total de la mol´cula. A partir del espectro vibracional de la mol´cula se puede ıa e e obtener el valor de ω. Para mol´culas diat´micas tiene un valor del orden de 5000 [K]. Luego e o a temperatura ambiente (T ∼ 300 [K]). ω kB T 1.

Luego, el grado de libertad vibracional no contribuye a la energ´ total de la mol´cula (el ıa e grado de libertad vibracional est´ “congelado”), lo cual explica el valor experimentalmente a observado del calor espec´ ıfico para mol´culas diat´micas. e o

0.4.

Los rayos X y el efecto Compton.

En 1865 R¨ntgen observa por primera vez los rayos X. Experimentos posteriores demueso tran que los rayos X no son otra cosa que radiaci´n electromagn´tica igual que la luz pero de o e frecuencia mayor. Particularmente importantes son los experimentos de Von Laue y los hermanos Bragg, quienes obtienen diagramas de difracci´n de rayos X al hacerlos incidir sobre o cristales. De acuerdo con estos resultados, la longitud de onda para los rayos X es similar a las dimensiones at´micas: o 2πc c λ= = ∼ 10−8 [cm] , ν ω considerando que la longitud de onda de la luz visible es del orden λ ∼ 5 × 10−5 [cm]. Compton en 1923 retoma las ideas de Einstein y le asocia a los rayos X de frecuencia angular ω una part´ ıcula (fot´n) de energ´ ω y de masa nula y estudia la colisi´n el´stica o ıa o a entre tal fot´n y un electr´n. o o Suponiendo al electr´n inicialmente en reposo en el sistema de laboratorio se tiene: o
hω p= ___ c fotón E= hω p =0 e e− E=moc 2 e− Después de la colisión θ E= hω’

Antes de la colisión

Figura 7: Colisi´n fot´n-electr´n. o o o

Sea v la velocidad del centro de masas. Realizando una transformaci´n de Lorentz desde o el sistema del laboratorio al sistema del centro de masas se obtiene para la energ´ del fot´n ıa o

10

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

antes y despu´s de la colisi´n el resultado e o ω 1− ω= ¯ v c v 1− c ω
2

,

ω = ¯

v cos θ c v 2 1− c 1−

.

(5)

En el centro de masas la descripci´n de un choque el´stico de dos part´ o a ıculas es particularmente simple; las energ´ de las part´ ıas ıculas antes y despu´s de la colisi´n son las mismas, o sea e o ω= ω , ¯ ¯ luego, reemplazando (5) en (6) se obtiene ω − De (7) se obtiene que ∆λ = λ − λ = 2πc 1 1 − ω ω = 2πc  1 − cos θ  . c ω −1 v   v c =ω 1− v cos θ c . (7) (6)

Ejercicio: (Problema 1-1). Demuestre que la velocidad del centro de masas v viene dada por c m0 c2 =1+ . v ω Usando la ecuaci´n (8), ∆λ se puede reescribir de la forma o ∆λ = λc (1 − cos θ) , donde λc es una constante, denominada longitud de onda de Compton para el electr´n, o λc = 2π = 0,02426 [˚] . A mo c2 (9) (8)

La ecuaci´n (9) concuerda plenamente con las mediciones realizadas por Compton. M´s o a adelante incluso se midi´ la energ´ de retroceso del electr´n en una c´mara de Wilson, o ıa o a confirmando que se trata de un choque el´stico entre fotones y electrones. a Lo anterior reafirma el car´cter corpuscular de la radiaci´n electromagn´tica, entre ellos a o e la luz y los rayos X, en aparente contraposici´n con las propiedades ondulatorias obtenidas o de los experimentos de Von Laue. Paradojalmente fue el mismo Compton quien hizo uso de estas propiedades ondulatorias de los rayos X, al medir directamente sus longitudes de onda mediante el uso de una red de difracci´n ´ptica (1925). Este ultimo trabajo llev´ a una o o ´ o determinaci´n precisa de las dimensiones at´micas al combinarse con los resultados de Von o o Laue, W. Bragg y L. Bragg. Ejercicio: (Problema 1-2) Demuestre la ecuaci´n (9) usando directamente la conservaci´n o o de la energ´ y el momento lineal. ıa

´ 0.5. LA HIPOTESIS DE LOUIS DE BROGLIE.

11

0.5.

La hip´tesis de Louis de Broglie. o

Los experimentos y efectos descritos en las secciones anteriores demuestran que la luz tiene un comportamiento ondulatorio o corpuscular seg´n la situaci´n en que se observa. u o Para la luz se tiene E = ω (Postulado de Einstein) , luego p= donde k = vector de onda = k = ω/c ν = frecuencia = ω/(2π) λ = longitud de onda = c/ν h = 2π . En 1924 Louis de Broglie aventura la hip´tesis de que una part´ o ıcula material cualquiera (electr´n, prot´n, . . . ) se comporta tambi´n como onda, siendo la longitud de onda o o e λ= h , p (11) ω hν h = k= = , c c λ (10) E = pc ,

en concordancia con la ecuaci´n (10) para fotones. Tal hip´tesis no era m´s que una espeo o a culaci´n, pero en 1925 Davisson y Germer descubren accidentalmente que al hacer incidir o electrones de 40 [eV] sobre un monocristal de n´ ıquel se observan efectos de difracci´n. o

θ

Planos cristalinos d

Figura 8: Experimento de Thomson, Davisson y Germer.

En la Fig. 8, hay interferencia constructiva si 2d cos θ = nλ , con n ∈ N .

Casi al mismo tiempo que Davisson y Germer, Thomson hace incidir electrones de alta energ´ ıa (∼ 10,000 [eV]) sobre l´minas muy delgadas de oro, observando las mismas im´genes que a a aquellas obtenidas por rayos X. Por ultimo Rupp mide la longitud de onda de un electr´n ´ o

12

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

mediante una red de difracci´n, confirmando la ecuaci´n (11). ¡Y sin embargo el electr´n o o o muestra masa y carga definida, como cualquier part´ ıcula! Johnson observa propiedades ondulatorias de ´tomos de hidr´geno y m´s adelante Stern a o a y Frish (1937) observan difracci´n de ´tomos de He sobre cristales de fluoruro de litio. o a Tambi´n se ha observado la t´ e ıpica difracci´n de Fresnel en la difracci´n de neutrones o o lentos por un borde bien determinado (ver Am. J. Phys. 295, (1977)).

neutrones intensidad

11111111111111111 00000000000000000 11111111111111111 00000000000000000 11111111111111111 00000000000000000 11111111111111111 00000000000000000

Absorbente

Figura 9: Difracci´n de Fresnel de neutrones. o Estos experimentos confirman la idea de que las part´ ıculas poseen tambi´n propiedades e ondulatorias (difracci´n). Por otra parte el efecto fotoel´ctrico y el efecto Compton muestran o e que las ondas electromagn´ticas manifiestan adicionalmente propiedades de part´ e ıcula. As´ es ı como se lleg´ a la formulaci´n del principio de complementariedad. o o

0.6.

Principio de Complementariedad (dualidad ondapart´ ıcula).

“La materia posee naturaleza de part´ ıcula y de onda. Cu´l de ellas se manifiesta en un a experimento particular depende de qu´ propiedad es medida por el aparato”. e El siguiente diagrama representa al principio de complementariedad

Aparato que mide propiedad de partícula "colapso" onda "evaporación" Aparato para ondas
Figura 10: Diagrama de complementariedad. Apart´monos de la secuencia hist´rica que llev´ a la construcci´n de la Mec´nica Cu´ntie o o o a a ca, y analicemos el significado de la dualidad onda-part´ ıcula. Consideremos por ejemplo el

partícula

0.6. PRINCIPIO DE COMPLEMENTARIEDAD (DUALIDAD ONDA-PART´ ICULA). 13 siguiente experimento de interferencia: enviemos un onda luminosa sobre una l´mina con dos a rendijas.

intensidad

onda plana

direcciones en las que se superponen los máximos pantalla

Figura 11: Experimento de interferencia.

En el caso de dos rendijas es particularmente simple encontrar las direcciones de interferencia constructiva; ´stas deben satisfacer e d sen θ = nλ , n∈N.

A d B θ

Figura 12: Geometr´ del experimento de interferencia. ıa

La difracci´n de Bragg-Von Laue no es m´s que una versi´n microsc´pica de este efecto; o a o o all´ la luz se reemplaza por rayos X y las rendijas por la estructura peri´dica del cristal [ver ı o Ashcroft-Mermin, en Solid State Physics (Holt, Rinehart and Winston 1976) p´g. 96]. a

14

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

A nivel de la F´ ısica Cl´sica son totalmente incompatibles las caracter´ a ısticas corpusculares y ondulatorias; en efecto, imaginemos la onda ubicada a la izquierda de las rendijas como una distribuci´n homog´nea de fotones que viaja hacia la derecha; supongamos el flujo sufio e cientemente bajo, de modo que en cada momento se tenga a lo m´s un solo fot´n cruzando a o la rendija. De acuerdo a la imagen cl´sica de una part´ a ıcula, parece razonable suponer que los fotones que formar´n la imagen de interferencia cumplen con la siguiente proposici´n l´gica: a o o P 1 “Cada fot´n cruza o por la rendija A o por la rendija B ”. o Tal proposici´n parece confirmada al poner una fotoc´lula justo en frente de una de las o e rendijas; se detecta o bien un fot´n completo (de energ´ ω) o bien no se detecta nada. o ıa Nunca se detecta un fot´n de energ´ ω/2. o ıa Sin embargo, si suponemos cierta esta proposici´n debemos concluir que el diagrama foro mado sobre la pantalla no es m´s que la suma de los diagramas asociados a una y otra rendija. a El diagrama de intensidad obtenido por la proposici´n P 1 no concuerda con el experimeno talmente observado (ver figura); es decir, la proposici´n P 1 no contempla la interferencia o (superposici´n) de las ondas provenientes de cada una de las rendijas. o

intensidad

intensidad

A B

Intensidad si la rendija A está abierta y la rendija B está cerrada. Intensidad si la rendija B está abierta y la rendija A está cerrada.

Intensidad total en el caso que P1 sea cierta Intensidad total en el caso que P2 sea cierta

Figura 13: Experimento de dos fotones. Planteamos la proposici´n alternativa a P 1 adecuada a la imagen ondulatoria de la luz o (pero incompatible con el concepto cl´sico de part´ a ıcula). P 2 “Cada fot´n cruza a la vez por ambas rendijas ”. o Esta hip´tesis describe correctamente el diagrama de interferencia experimentalmente o observado pero no resulta adecuada para describir otros experimentos, por ejemplo, montar una fotoc´lula contigua a la rendija A, de acuerdo a lo indicado anteriormente. e

0.7. PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA.

15

Resumiendo: Si colocamos un fotodetector sobre la pantalla (alejada de las rendijas), es util la imagen del fot´n como onda hasta el momento de la medici´n (momento en el cual se ´ o o comporta como part´ ıcula), y por lo tanto pareciera cumplirse P 2. Pero al montar el fotode´ tector contiguo a una rendija pareciera cumplirse P 1. Este es el gran misterio que presenta la microf´ ısica: no es posible hacerse una imagen (´nica) de los procesos microsc´picos; la u o F´ ısica Cu´ntica nos exige renunciar a la intuici´n. Tan sorprendente situaci´n requiri´ un a o o o cambio fundamental de actitud en los f´ ısicos de la d´cada de 1920; ya no podr´ seguir e ıan buscando interpretaciones de la realidad microsc´pica-cu´ntica en t´rminos de concepcioo a e nes provenientes de nuestra experiencia macrosc´pica; en cambio hab´ que construir nuevas o ıa concepciones f´ ısicas capaces de describir esta nueva realidad. El enunciado del principio de complementariedad de Bohr mostraba este cambio de actitud; seg´n Bohr el hecho de que u un objeto cu´ntico tenga comportamientos diversos (aparentemente incompatibles desde el a punto de vista de nuestra intuici´n cl´sica) ante operaciones de medici´n mutuamente excluo a o yentes entre s´ no debe ser visto como contradictorio, sino que la informaci´n as´ obtenida ı, o ı debe considerarse como complementaria para el conocimiento del objeto cu´ntico. a La mec´nica cu´ntica plantea una situaci´n nueva; ya no es posible tener im´genes intuitia a o a vas de los distintos procesos cu´nticos; en cierta medida los distintos experimentos parecieran a proporcionalmente im´genes de “algunas facetas” del mundo cu´ntico; sin embargo, si trataa a mos de aunar toda la informaci´n experimental mediante una unica imagen cl´sica, nuestro o ´ a esquema resulta inevitablemente incoherente. Los aparatos de medici´n s´lo son capaces de darnos facetas parciales de un objeto cu´ntio o a co, dado el car´cter cl´sico de los primeros. S´lo tenemos acceso a la interrelaci´n objeto a a o o cu´ntico-aparato de medici´n; no tenemos acceso al objeto cu´ntico “en s´ a o a ı”.

0.7.

Principio de correspondencia.

En la ´ptica f´ o ısica, al considerar ondas electromagn´ticas de longitud de onda λ mucho e menor que las dimensiones t´ ıpicas de los elementos con que interact´a se obtiene lo que es u conocido como “´ptica geom´trica”. En la ´ptica geom´trica la naturaleza ondulatoria no o e o e entra en juego y perfectamente se puede considerar a la luz de naturaleza corpuscular. De la misma forma se puede pensar que la mec´nica cl´sica de Newton es el l´ a a ımite de longitudes de onda corta de la mec´nica cu´ntica. a a o ´ptica f´ ısica − → ´ptica geom´trica − o e mec´nica ondulatoria − → mec´nica cl´sica a − a a
λ→0 λ→0

Recordando la relaci´n de de Broglie (11) o λ= h , p (11)

se obtiene que si h → 0 entonces λ → 0. Podemos entonces enunciar el Principio de correspondencia en la siguiente forma:

16

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA. Consideremos un fen´meno cl´sico. Si en el problema cu´ntico an´logo que le o a a a corresponde se realiza el l´ ımite h → 0 (es decir, en el l´ ımite en que la mec´nica a se vuelve continua), los resultados cu´nticos deben coincidir con los resultados a cl´sicos. a

El proceso l´ ımite h → 0 de la mec´nica cu´ntica tiene varias sutilezas (en otras palabras, a a no es trivial), a las cuales nos dedicaremos en un cap´ ıtulo posterior. Adem´s, es conveniente hacer notar que no todo fen´meno cu´ntico tiene un an´logo a o a a cl´sico. Por ejemplo para el spin σ de un sistema cu´ntico que s´lo posee dos niveles, no a a o existe un an´logo cl´sico. a a Consideremos un sistema cu´ntico descrito por un n´mero cu´ntico n, entonces una forma a u a equivalente de enunciar el principio de correspondencia es: Al realizar el l´ ımite de grandes n´meros cu´nticos (n → ∞) en un problema u a cu´ntico, los resultados cu´nticos deben coincidir con los resultados cl´sicos. a a a El principio de correspondencia asegura que no haya contradicciones al aplicar la mec´nica a cu´ntica a problemas macrosc´picos bien descritos por la mec´nica cl´sica. a o a a

0.8.

El ´tomo de hidr´geno. a o

A principios del siglo XX se afianz´ la idea de que la materia macrosc´pica est´ en ultimo o o a ´ t´rmino formada por ´tomos, principalmente a ra´ de los trabajos de A. Einstein sobre el e a ız movimiento Browniano. Posteriormente Rutherford (1911) logr´ determinar la naturaleza de o estos ´tomos como resultado de sus experimentos de dispersi´n de part´ a o ıculas por delgadas l´minas de oro. En efecto, al combinar sus resultados con experimentos anteriores sobre la a carga y masa de un electr´n (Millikan, 1910, Thomson y Zeeman 1897) emergi´ la siguiente o o imagen de un ´tomo: su centro (n´cleo) tiene una dimensi´n del orden de 10−12 [cm], estando a u o all´ concentrada la mayor parte de su masa (m´s del 99.9 % de ella). La carga nuclear es ı a positiva y a su alrededor giran electrones de carga negativa, en ´rbitas de unos 10−8 [cm] de o di´metro (i.e. unas 10.000 veces mayor que el di´metro nuclear); en total la carga at´mica a a o es neutra. La imagen anterior estaba en principio de acuerdo con las leyes de Newton (esto al hacer una analog´ entre ´tomo y el sistema planetario), pero no as´ con las ecuaciones de Maxwell, ıa a ı seg´n las cuales una carga en movimiento circular deber´ irradiar luz (visible o no visible), u ıa perdiendo constantemente energ´ hasta precipitarse al n´cleo. La luz irradiada no formar´ ıa u ıa un espectro discreto (como el observado en los tubos de descarga), sino que uno continuo, es decir, el ´tomo de Rutherford no explica ni la estabilidad at´mica ni su espectro de emisi´n. a o o Evaluemos el tiempo que tarda un electr´n para precipitarse al n´cleo. La potencia irrao u diada viene dada por dW 2 e2 2 a = (12) dr 3 c3 (ver “Classical Electrodynamics”, Jackson, ec. 14.22), donde a es la aceleraci´n. o La fuerza centr´ ıfuga y la fuerza Coulombiana atractiva vienen dadas por Fcent = mv 2 , r Fcoul = − e2 . r2

´ ´ 0.8. EL ATOMO DE HIDROGENO.

17

e− v ao ao ~ 10 [cm]
−8

núcleo
Figura 14: Electr´n precipitandose al n´cleo. o u

Al imponer Fcent + Fcoul = 0 , se concluye mv 2 = La aceleraci´n a viene dada por o a= De (12), (13) y (14) se concluye que dW 2e6 = 3 2 4 dt 3c m r Por otra parte, la energ´ del sistema es ıa e2 1 e2 1 = − = − mv 2 , E = mv 2 − 2 r 2r 2 luego dE e2 dr = 2· (Variaci´n de la energ´ del sistema) . o ıa dt 2r dt Como, por conservaci´n de energ´ o ıa, dW dE + =0, dt dt se obtiene, sustituyendo (15) y (17) en (18) que dt = − 3c3 m2 r2 dr . 4e4 (17) (16) (Potencia irradiada). (15) v2 . r (14) e2 . r (13)

(18)

Finalmente, integrando, el tiempo de “decaimiento” resulta ser
t(r=0)

dt =
t(r=a0 )

1 c3 m2 3 r 4 e4

r=0

=
r=a0

c3 m2 a3 0 ∼ 10−5 [s] . 4e4

18

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

2s ~10 [s] 1s Átomo de H
−9

Figura 15: Vida media del primer estado excitado del hidr´geno. o

Es interesante hacer notar que la vida media del primer estado excitado en el ´tomo de a hidr´geno es aproximadamente igual a la vida media cl´sica (principio de correspondencia). o a Los problemas planteados por el ´tomo de Rutherford se pueden resolver introduciendo las a siguientes hip´tesis (´tomo de Bohr): o a 1. Existen ´rbitas (n = 1, 2, 3, 4, . . . ) que no irradian. o 2. El ´tomo irradia cuando el electr´n cambia de una ´rbita a otra. La frecuencia de la a o o radiaci´n en tal caso viene dada por: o ω = ∆E , = En − En−1 , diferencia de energ´ entre las 2 ´rbitas. ıa o para ´rbitas contiguas. o

3. Para n → ∞ la frecuencia de la radiaci´n debe coincidir con la cl´sica (Principio de o a correspondencia), o sea ω = En − En−1 = con ω= ¯ v , r En − En−1 n→∞ dE(n) −− −→ = ω, ¯ n − (n − 1) dn

frecuencia del electr´n orbitando. o

Usando (13) esta ecuaci´n se puede escribir de la forma o ω= ¯ Se tiene dE(n) mv 3 m 8 3/2 = 2 E , = ω= ¯ dn e2 e m3 donde la primera igualdad corresponde al principio de correspondencia, la segunda igualdad a la ecuaci´n (19) y la ultima a la ecuaci´n (16). Despejando o ´ o E −3/2 dE = −
2

mv 3 . e2

(19)

e2

8 dn . m

´ ´ 0.8. EL ATOMO DE HIDROGENO. Integrando se obtiene −2E o sea En = − e4 m 2 2
−1/2 2

19

=

e2

8 n, m n = 1, 2, . . . , (20)

1 R =− 2 2 n n

donde R, la constante de Rydberg es R≡ e2 e4 m = ≈ 13,6 [eV] . 2 2 2a0 (21)

En (21) a0 es el radio de Bohr y viene dado por
2

a0 ≡

m

≈ 0,53 × 10−8 [cm].

Los radios de las distintas ´rbitas de Bohr vienen dados por o rn = − e2 = a0 n2 . 2En

(Si el n´cleo tiene carga Ze hay que reemplazar en todas las ecuaciones e2 por Ze2 ). u

Energía 0 rn En e V(r) = _ ____ r2

r

Figura 16: Radio cl´sico de una ´rbita de Bohr. a o Al cambiar un electr´n de la ´rbita con n´mero cu´ntico n2 a la ´rbita n1 , la energ´ del o o u a o ıa fot´n asociado a la radiaci´n electromagn´tica es o o e ∆E = ω = R 1 1 − 2 2 n1 n2

Evaluemos el momento angular para las distintas ´rbitas: o L = rp = e2 e2 mv = = mv 2 v
2 n2

−m 2 e 2E

=

e4

e2 = n ,

20

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

E Paschen Balmer n=3 −1.51 [eV] n=2 −3.30 [eV]

0

Lyman

n=1 −13.6 [eV] Átomo de Hidrógeno

´ Figura 17: Atomo de hidr´geno, transiciones entre niveles. o

o sea, obtenemos el siguiente sorprendente resultado: Ln = n (Cuantizaci´n del momento angular). o (22)

En lugar de la hip´tesis iii, tambi´n se podr´ haber postulado (22) para encontrar la ecuaci´n o e ıa o (20) para la energ´ de los estados excitados del ´tomo de hidr´geno. ıa a o Hacemos notar que el resultado (22) resulta totalmente concordante con la hip´tesis de o De Broglie sobre la naturaleza ondulatoria de los electrones. En efecto, usando la hip´tesis o de De Broglie (11) se obtiene r o sea h h = rp = L = n = n , λ 2π

2πr n = 1, 2, 3, . . . . (23) λ Es decir, la longitud de onda de De Broglie asociada al electr´n est´ contenida un n´mero o a u entero de veces en la longitud de la ´rbita electr´nica. Lo anterior es una condici´n necesaria o o o para ondas estacionarias. De no ser as´ la onda auto-interferir´ aniquil´ndose. Resulta ı, ıa, a bastante dif´ compatibilizar la idea de part´ ıcil ıcula en una ´rbita definida con la de onda. Con o el establecimiento definitivo de la Mec´nica Cu´ntica (1924–1926) esta dificultad desapareci´, a a o pues se abandon´ completamente la idea de “trayectoria del electr´n” u “´rbita electr´nica”. o o o o n=

0.9.

La regla de cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. o

El razonamiento que nos llev´ a la ecuaci´n (23) lo podemos generalizar para cualquier o o movimiento peri´dico. o El n´mero de ondas a lo largo de una trayectoria peri´dica viene dado por la integral u o dq , λ(q)

´ 0.9. LA REGLA DE CUANTIZACION DE BOHR-SOMMERFELD.

21

rn
núcleo

´ Figura 18: Orbita electr´nica como onda estacionaria. o

donde q es la coordenada que mide la distancia a lo largo de la trayectoria. Para que la onda auto-interfiera constructivamente se debe tener que el n´mero de ondas a lo largo de la u trayectoria sea entero, es decir dq = n con n ∈ N. λ(q) Usando la relaci´n de De Broglie (11) se obtiene la as´ llamada regla de cuantificaci´n de o ı o Bohr-Sommerfeld: p(q)dq = nh Poniendo dq = vdt , la ecuaci´n (24) queda de la forma o p(q)dq = mv 2 dt = 2 T dt ≡ 2τ T = nh , (25) p = mv , (24)

1 ıa e donde · · · representa al promedio temporal, T = mv 2 es la energ´ cin´tica y τ es el 2 per´ ıodo del movimiento. Si el potencial es del tipo V (q) = Aq S (con A y S constantes), podemos usar el teorema del virial (ver por ejemplo Berkeley Physics Course I, p´g. 202 y 296). Seg´n el teorema del a u virial, para movimientos en un potencial del tipo arriba mencionado, se tiene que: T = S E, S+2 (26)

donde E es la energ´ total. ıa A partir de (24), (25) y (26) se deduce que 2τ S E = nh , S+2

22 o sea

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.
n

En = hνEn

S+2 2S

.

(27)

En (27) νEn es la frecuencia de la oscilaci´n que est´ relacionada con el per´ o a ıodo por la ecuaci´n o νE0 = 1 . τ

Apliquemos estas ultimas relaciones a algunos casos particulares: ´ 1. Oscilador arm´nico. o El potencial para el oscilador arm´nico es o 1 V (q) = mω 2 q 2 , 2 es decir en este caso S = 2. La frecuencia del oscilador arm´nico es independiente de la o energ´ Usando (27) con S = 2 se obtiene la forma en que est´n cuantizados los niveles ıa. a de energ´ de un oscilador arm´nico: ıa o En = nhν = n ω , resultado que est´ de acuerdo con la hip´tesis de Planck. Este resultado, de la mec´nica a o a cu´ntica antigua, difiere del obtenido rigurosamente dentro de la Mec´nica Cu´ntica a a a s´lo en la energ´ del punto cero, es decir un t´rmino aditivo adicional de tama˜o ω/2. o ıa e n 2. Part´ ıcula en una caja. Consideremos el potencial
11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0

−c

0

c

q

Figura 19: Potencial de pozo.

V (q) =

0 |q| ≤ c q = l´ ım n→∞ c ∞ |q| > c

n

.

´ 0.9. LA REGLA DE CUANTIZACION DE BOHR-SOMMERFELD. En este caso S = n y n → ∞.

23

Para la frecuencia se obtiene en este caso (usando un argumento puramente cl´sico) a que: 1 4c m τ= = = 4c . (28) νE v 2E Usando (27) con S → +∞ y sustituyendo (28) se obtiene En = hνE hn n= 2 8c 2En . m

Despejando En de esta ultima ecuaci´n se obtiene finalmente para los niveles de energ´ ´ o ıa cuantizados la ecuaci´n o h2 π2 2 2 En = n2 = n , 32mc2 8mc2 resultado que, como veremos m´s adelante, coincide con el obtenido rigurosamente a dentro de la Mec´nica Cu´ntica. a a 3. El ´tomo de hidr´geno. a o Para el ´tomo de hidr´geno el potencial es a o V (r) = − En este caso S = −1. Del teorema del virial (26) con S = −1 se obtiene que T = −E . Consideremos las partes radial y angular separadamente: T = Tr + Tθ . Para Tθ se tiene que ˙ Lθ 1 ˙ , Tθ = m (rθ)2 = 2 2 se obtiene usando (25) para la parte radial: Tr = hνE n nh = . 2τ 2 (31) (30) (29) e2 Z . r

mientras que Tr

(32)

Como ya sabemos el momento angular viene cuantizado por la ecuaci´n: o L= Tambi´n se tiene que e ˙ θ = ωE = 2πνE , (34) , = 0, 1, . . . . (33)

24

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA. luego a partir de (31), (33) y (34) se obtiene Tθ = 2πνE h νE = . 2 2 (35)

De las ecuaciones (29), (30), (32) y (35) resulta EN = − donde N ≡n+ = 0, 1, . . . , n = 1, 2, . . . . Falta evaluar νE . El per´ ıodo τ = 1/νE se obtiene de la tercera ley de Kepler: τ2 = 1 m2 π 2 3 R , = 2 νE 2Ze2 (37) hνE hνE (n + ) = − N , 2 2 (36)

donde R es el semieje mayor de las trayectorias el´ ıpticas. Adem´s, se sabe que para el a potencial coulombiano, el semieje mayor R y la energ´ E est´n relacionados por ıa a E=− Ze2 , R (38)

luego, de (36), usando (37) y (38) se obtiene E2 = o bien h2 N 2 2Ze2 h2 N 2 = , 4τ 2 4 mπ 2 R3 E=−

mZ 2 e4 1 . 2 2 N2 El espectro de energ´ que se obtiene es id´ntico al que se obtuvo anteriormente, pero ıa e el significado de los n´meros cu´nticos es diferente: u a N 1 2 3 n 1 0 1 1 2 0 1 2 2 1 3 0 degeneraci´n o 1 3 1 5 3 1 4 9

. . . Como se desprende de la tabla, en la presente soluci´n se puede tener = 0, m´s o a a´n, los niveles excitados del ´tomo de hidr´geno son degenerados, teniendo los estados u a o varios momentos angulares orbitales distintos. Esta soluci´n del problema del ´tomo o a de hidr´geno se asejema bastante m´s a la soluci´n cu´ntica rigurosa que la soluci´n o a o a o presentada en la secci´n anterior. o [Ver tambi´n L. Gottdiener, Am. J. Phys. 45, 771, (1977)]. e

0.10. EL PRINCIPIO DE INCERTEZA.

25

0.10.

El principio de incerteza.

Un concepto muy importante de la Mec´nica Cu´ntica es el de “observables complemena a tarios”. Esto se refiere a dos par´metros f´ a ısicos tales que la medici´n del primero altera el o resultado de una medici´n simult´nea del segundo. o a Un caso t´ ıpico de observables complementarios son la posici´n y el momento lineal en o una determinada direcci´n. Para ilustrar esto consideremos una rendija de di´metro d sobre o a la que incide un fot´n con momento lineal p en la direcci´n x. o o Al llegar a la rendija la “onda plana” asociada al fot´n, ´sta se difracta. Como es bien o e sabido de la ´ptica f´ o ısica, la direcci´n de propagaci´n de la onda no es estrictamente en la o o direcci´n x, sino que se difracta en un ´ngulo θ dado por o a λ = sen θ 2d con λ = h p .

intensidad onda plana d θ

y

x

Figura 20: Experimento de difracci´n. o

El hecho de que un fot´n particular cruce la rendija representa una medici´n de la cooro o denada y del fot´n, aunque con una imprecisi´n d, i.e. el error ∆y en la determinaci´n de y o o o es d ∆y = . (39) 2 Por otra parte el momento en la direcci´n y tampoco est´ bien definido. En vez de ser nulo o ˆ a (como antes de traspasar la rendija), ahora est´ acotado aproximadamente por los valores a py = ±p sen θ, i.e. ∆py ≈ p sen θ . (40) De (39) y (40) se obtiene d d h ∆y∆py ≈ p sen θ = h sen θ = . 2 2λ 4 Siguiendo un camino m´s riguroso se obtiene (como veremos m´s adelante) que siempre se a a cumple ∆y∆py ≥ 2 (41)

26

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

Esta relaci´n se conoce como el principio de incerteza de Heisenberg (1926). Su aceptaci´n o o elimina autom´ticamente el concepto de “trayectoria” en Mec´nica Cu´ntica: s´lo se puede a a a o conocer la posici´n y el momento de una part´ o ıcula en una direcci´n cualquiera con una precio si´n m´xima acotada por (41). Tal indeterminaci´n no es un problema de error experimental, o a o sino que, de acuerdo al formalismo de la Mec´nica Cu´ntica, es una indeterminaci´n esencial. a a o Como ilustraci´n consideremos: o 1. Un electr´n localizado en una zona de dimensiones at´micas. o o En este caso ∆x ∼ a0 ∼ 0,5 × 10−8 [cm] , luego ∆v = ∆p 1 =O =O me ∆x me a0 me 2 2 e e km =O =O c ∼ 2000 c s

,

lo que corresponde aproximadamente a la velocidad promedio de un electr´n at´mico. o o 2. Un prot´n localizado en una zona de dimensiones at´micas. o o En este caso ∆v = O ao mp ∼1 km s .

Esta velocidad es del orden de la velocidad t´rmica para el hidr´geno, obtenida de la e o “Teor´ cin´tica de gases” para la temperatura ambiente. ıa e Otra forma de visualizar el origen del principio de incerteza es el siguiente: Consideremos una part´ ıcula libre (en una dimensi´n) con un momento p1 bien definido. De acuerdo a o la hip´tesis de de Broglie, a tal part´ o ıcula se le asocia una onda (plana) de longitud de onda λ1 = h/p1 bien definida. Es claro que tal onda no est´ localizada. Para localizar la a part´ ıcula en una regi´n del espacio x hay que formar, como es bien sabido, un paquete o de ondas, es decir, hay que superponer ondas con distinto momento lineal. Consideremos la suma de 2 ondas planas (Fig. 21). Para obtener una interferencia destructiva en los extremos AB es necesario que el n´mero de ondas de las 2 ondas difiera en 1 en el intervalo ∆x, o sea u ∆x ∆x − ∼1, λ1 λ2 es decir ∆x · ∆ de donde nuevamente se deduce que ∆x∆p ∼ h . 1 λ 1 ∆x∆p ∼ 1 , h

=

0.10. EL PRINCIPIO DE INCERTEZA.

27

λ1

#1

+

λ2

#2

=

Superposición

∆x A B
Figura 21: Superposici´n de ondas. o

El principio de incerteza no s´lo rige para la coordenada espacial y el momento lio neal respectivo, sino que se cumple para cualquier par de coordenadas generalizadas can´nicamente conjugadas, por ejemplo: o ∆L∆θ ≥ 2 , ∆t∆E ≥ 2 , ∆y∆py ≥ 2 , etc.

Consideremos un observador situado en un lugar fijo que “ve” pasar un paquete de onda (Fig. 22). Para este paquete se tiene que ∆x∆px ∼ . Por otra parte

∆x x
Figura 22: Paquete de ondas.

E= o sea

p2 0 , 2m (42)

px ∆px = vx ∆px . m El observador est´ inseguro del instante en que pasa el paquete en la cantidad a ∆E = ∆t = ∆x . vx

(43)

28 De (42) y (43) se obtiene

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

∆E∆t = ∆x∆px ∼

.

(44)

Otra circunstancia en que interviene la relaci´n (44) es en el decaimiento de estados o cuasiestacionarios.

E

V(x)
estado cuasiestacionario
11111111111111111111111 00000000000000000000000 11111111111111111111111 00000000000000000000000 11111111111111111111111 00000000000000000000000

∆E

0

x
Figura 23: Estados cuasiestacionarios.

Tanto m´s demora el sistema en decaer tanto menor es ∆E. La raz´n de esto reside en a o que si el sistema se encuentra poco tiempo en el pozo no es necesario que la regla de cuantificaci´n de Bohr-Sommerfeld se cumpla con toda precisi´n. Si el sistema queda o o durante un tiempo τ en el pozo y el per´ ıodo del sistema en el pozo es T , entonces lo unico que debe satisfacerse es que al cabo del tiempo τ /T , la onda no se desincronice ´ en m´s de τ /2. Luego, tanto mayor es τ , tanto menor es la desincronizaci´n de la onda a o dentro del pozo.

0.11. PROBLEMAS.

29

0.11.

Problemas.

0-1) En la colisi´n de Compton, demuestre que la velocidad del centro de masa v viene dada o por c mc2 =1+ . v ω 0-2) Colisi´n de Compton, demuestre la ecuaci´n (9) o o ∆λ = λc (1 − cos θ) , usando directamente la conservaci´n de la energ´ y el momento lineal. o ıa 0-3) Muestre que en un scattering de Compton, producto del cual, respecto a la direcci´n de o incidencia del fot´n, el electr´n es dispersado en un ´ngulo φ y el fot´n en un ´ngulo θ, o o a o a la relaci´n entre estos ´ngulos viene dada por: o a cot φ = 1+ hν me c2 tan(θ/2) . (9)

30

´ CAP´ ITULO 0. LA CRISIS DE LA F´ ISICA CLASICA.

Cap´ ıtulo 1 Introducci´n matem´tica. o a
versi´n 5 junio 2007 o

En el cap´ ıtulo anterior revisamos ciertos hechos experimentales y te´ricos b´sicos que o a condujeron a la conclusi´n de que era necesario reformular la Mec´nica en el dominio de los o a fen´menos microsc´picos. Asimismo, se introdujo, de una manera heur´ o o ıstica, una teor´ que ıa permit´ describir dichos hechos experimentales, pero en realidad a´n necesitamos desarrollar ıa u un formalismo matem´ticamente satisfactorio. Por razones que ser´n evidentes m´s adelante, a a a dicha teor´ matem´tica se establecer´ en t´rminos de espacios vectoriales. En este cap´ ıa a a e ıtulo, se recopilar´n, entonces, algunos resultados matem´ticos —sobre todo del ´lgebra lineal— a a a que ser´n de mucha utilidad para el desarrollo del formalismo. Muchos resultados no ser´n a a demostrados, suponi´ndose que el lector ya los conoce de los cursos de matem´ticas. e a

1.1.

Espacio vectorial sobre el cuerpo complejo C.
H ≡ {| x , | y , . . .} .

Consideremos un conjunto de elementos

Supongamos que existen dos leyes de composici´n tales que: o i) A todo par | x ∈ H , | y ∈ H , la primera ley de composici´n (para la cual usaremos o el s´ ımbolo +), asigna un objeto (| x + | y ) ∈ H , y se cumple: a) | x + | y = | y + | x b) | x + (| y + | z ) = (| x + | y ) + |z c) Existe un elemento nulo |0 ∈ H , tal que |x + |0 = |x . d ) Todo | x puede ponerse en correspondencia con un elemento de H , que denotaremos por | −x , denominado opuesto de | x , tal que | x + | −x = | 0 . 31 (Ley conmutativa). (Ley asociativa).

32

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ii) A todo elemento | x ∈ H y a todo n´mero α ∈ C la segunda ley de composici´n (para u o la cual usaremos el s´ ımbolo ·), asigna un objeto α · | x ∈ H , y se cumple: a) b) c) d) 1 · |x = |x . α · (β · | x ) = (αβ) · | x , β∈C (Ley asociativa). (α + β) · | x = α · | x + β · | x α · (| x + | y ) = α · | x + α · | y

(Ley distributiva para la adici´n de escalares). o (Ley distributiva).

Diremos en tal caso que H es un espacio vectorial sobre el cuerpo de los n´meros complejos C. u Es inmediato ver que 0 · |x = |0 y (−1) · | x = −| x = | −x .

Es usual ignorar el s´ ımbolo · para la multiplicaci´n por un escalar. o

1.2.

Operadores lineales.
ˇ A| ψ ∈ H , ∀ |ψ ∈ H , ˇ ˇ ˇ A(α| x + β| y ) = αA| x + β A| y .

ˇ A es un operador lineal en H si es una aplicaci´n de H en H que cumple con o i) ii)

∀ α, β ∈ C y | x , | y ∈ H ,

1.3.

Vectores duales y producto interno.

A cada vector | x ∈ H le asociamos un vector dual {| x }† ≡ x |. Esta asociaci´n define o un espacio dual de H , denotado por H † , si tal asociaci´n cumple con: o {α| x + β| y }† = α∗ x | + β ∗ y | . Introducimos, adem´s, una aplicaci´n de H † × H −→ C, un producto interno entre los a o † elementos de H y H por: x | ∈ H † , | y ∈ H −→ x|y ∈ C .

La aplicaci´n H † × H −→ C debe cumplir con las condiciones siguientes: o i) ( α x1 | + β x2 | ) | y = α x1 | y + β x2 | y . ii) iii) iv) x | ( α| y1 + β| y2 ) = α x | y1 + β x | y2 . x | x ≥ 0. x | x = 0 si y s´lo si | x = | 0 . o

1.4. BASE DE UN ESPACIO VECTORIAL.

33

1.4.

Base de un espacio vectorial.
∈ H existen

Un conjunto de vectores {| mk } de H es una base de H si ∀ | ψ coeficientes unicos Ck ∈ C, tales que ´ |ψ =
k

Ck | mk .

Como aqu´ se trabaja siempre en espacios con producto interno, se dispone de una m´trica ı e y luego de conceptos adecuados de convergencia e integraci´n. Esto nos permite escribir sumas o como la anterior a´n en casos en que los Ck son no nulos para un conjunto infinito numerable u de ´ ındices k. Siempre que se escriba una tal suma, se supondr´ impl´ a ıcitamente que ´sta e converge. El n´mero de elementos de la base de H se denomina la dimensi´n de H o bien la u o cardinalidad de H . ˇ ˇ Sea A una aplicaci´n lineal de H en H . Al conocer el efecto de A sobre los vectores de o ˇ sobre cualquier vector | ψ . una base de H , podemos determinar f´cilmente el efecto de A a En efecto, sea ˇ A k| m , A| mk = y supongamos conocidos los coeficientes A k . Si | ψ = ˇ A| ψ =
k k

Ck | mk , se tiene

ˇ Ck A| mk =
,k

Ck A k | m |m

=
k

A k Ck

.

Una base {| mk } de H es ortonormal si cumple con mi | mj = δij , i, j = 1, . . . , n ,

donde n es la dimensi´n del espacio H . o En una base ortonormal {| mi }, el producto interno o “producto punto” de los vectores |x =
i

xi | mi ,

|y =
j

yj | mj ,

puede expresarse como sigue: x|y =
ij

x∗ yj mi | mj = i
ij

x∗ yj δij , i

o sea, x|y =
i

x∗ yi . i

De esta ultima ecuaci´n se deduce inmediatamente que ´ o x | y = ( y | x )∗ .

34

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

1.5.

Espacios vectoriales de dimensi´n continua. o

La dimensi´n de un espacio vectorial puede ser finita o infinita. En este ultimo caso la o ´ dimensi´n puede ser numerable (en cuyo caso el ´ o ındice k que rotula los vectores de una base es discreto) o no numerable (siendo el ´ ındice k que rotula un conjunto completo de vectores del espacio vectorial una variable continua). Para un espacio de dimensi´n no numerable, las ideas anteriores deben generalizarse. En o este caso la sumatoria debe reemplazarse por una integral, escribi´ndose la expansi´n de un e o vector | ψ en la forma |ψ = dk C(k) | m(k) .

A los valores que puede tomar el producto interno hay que agregarle el ∞. La ortonormalidad de un conjunto completo de vectores base de un espacio de dimensi´n continua queda o expresada por m(k) | m(k ) = δ(k − k ) , donde δ es la “delta de Dirac” (ver secci´n siguiente). o Consideremos los dos vectores |x = dk x(k) | m(k) , |y = dk y(k ) | m(k ) .

Si las funciones x(k) y y(k) son de cuadrado integrable, entonces es posible introducir una m´trica. En tal caso el producto interno de los dos vectores queda expresado por e x|y = = es decir, x|y = dk x∗ (k) y(k) = ( y | x )∗ . dk dk x∗ (k) y(k ) m(k) | m(k ) dk dk x∗ (k) y(k ) δ(k − k ) ,

Cuando un vector | x es no normalizable, impondremos al menos que |x(k)| sea acotado. Si bien este caso puede presentar dificultades formales, en lugar de presentar una teor´ ıa demasiado general que pueda sobrepasar el margen de inter´s f´ e ısico, trataremos de resolverlas en la situaci´n espec´ o ıfica donde ellas surjan.

1.6.

La δ de Dirac.

La δ de Dirac no es una funci´n en el sentido convencional, sino que est´ definida como o a una distribuci´n. Esto significa que δ(x) no viene definido por su valor en cada punto, sino o que solamente por los valores de la integral
+∞

f (t) δ(x − t) dt ,
−∞

1.6. LA δ DE DIRAC.

35

que se obtienen para un x arbitrario, cuando f (t) es cualquier funci´n continua. La “funo ci´n” δ(x) se puede interpretar como el l´ o ımite de una sucesi´n de funciones fn (x), con o ∞ dx | fn (x) | < A, con A fijo, y que satisface −∞
+∞ n→∞

l´ ım

fn (x − x ) dx = 1 ,
−∞

y que tienden a anularse en todo punto x, salvo para x = 0. Es f´cil mostrar que tal “funci´n” a o cumple con
+∞ n→∞

l´ ım

dx g(x ) fn (x − x ) = g(x) .
−∞

Algunas sucesiones que generan a la δ de Dirac son: i) δ(x) = l´ ım ii) δ(x) = iii) δ(x) = iv) 1 l´ ım π n→∞ 1 l´ ım π →0 sen (nx) x ,
a→∞

a/2 0

|x| ≤ 1/a , |x| > 1/a

2

+ x2

,

1 1 x2 δ(x) = √ l´ √ exp − ım π →0

.

Sea f (x) una funci´n con derivada continua en x = x0 . Entonces algunas propiedades de o la δ de Dirac son: i) ii) iii) iv) v) vi) vii) viii)
+∞ −∞ +∞ −∞ +∞ −∞

δ(x − x0 ) f (x) dx = f (x0 ). δ (x − x0 ) f (x) dx = −f (x0 ). δ (n) (x − x0 ) f (x) dx = (−1)n f (n) (x0 ).

δ(x) = δ(−x) = δ ∗ (x), o sea, la δ de Dirac es par y real. δ(x) = 0 en cada intervalo cerrado que no contenga el 0. f (x) δ(x) = f (0) δ(x). Como caso particular de la propiedad anterior: x δ(x) = 0. δ(ax) = δ(x) . |a|

36 ix) δ(f (x)) = 0 ∀ i. x) xi) xii)
+∞ −∞

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA. δ(x − xi ) , donde xi son ceros simples de f , es decir, f (xi ) = 0, f (xi ) = | f (xi ) |

i

δ(x − t) δ(s − t) dt = δ(x − s).

δ (x) = −δ (−x). La derivada de la δ de Dirac es impar. Si f (x) es una funci´n continua en x = 0, entonces o x
+∞ +∞

δ (x) f (x) dx = −
−∞ −∞

1 δ(x) f (x) dx . x

En tal caso se puede escribir 1 δ (x) = − δ(x) . x xiii) δ(x − x0 ) = 1 2π

+∞

eik(x−x0 ) dk .
−∞

Esta relaci´n es delicada. S´lo tiene sentido si se usa en una integral y luego se intero o cambia el orden de integraci´n (o si se usa con un factor de convergencia, como por o ejemplo, exp (−|k|η) con η −→ 0). xiv) Es c´modo imponer (y as´ se supondr´ durante el curso) que o ı a
∞ 0

1 dx f (x) δ(x) = f (0) . 2

Algunas relaciones utiles de la δ en tres dimensiones son: ´ δ(r ) = δ(x) δ(y) δ(z) = 1 (2π)3 eikr d3 k .

δ(r ) F (r ) d3 r = F (0) . δ(r ) = δ(r − r ) = donde δ(r) . 2πr2

1 δ(Ω − Ω ) δ(r − r) , r2

δ(φ − φ ) δ(θ − θ ) . sen θ La integraci´n de la variable radial, como es usual, se realiza partiendo de r = 0. o δ(Ω − Ω ) = δ(φ − φ ) δ(cos θ − cos θ ) =

1.7. NORMA.

37

1.7.

Norma.

La norma de un vector | x viene definida por  2   i |xi | |x| ≡ x|x =   dk |x(k)|2

caso discreto, caso continuo.

La norma de | x es siempre positiva o cero, y lo ultimo ocurre s´lo si | x = | 0 . ´ o

1.8.

Ortonormalizaci´n de una base de dimensi´n diso o creta.

Una vez definido el producto interno, una base discreta cualquiera puede ser ortonormalizada usando el m´todo de Gram-Schmidt. Para ello se procede como sigue: Sea {| mi }i una e base arbitraria. Comenzamos normalizando | m1 : | m1 −→ | m1 = | m1 m1 | m1 .

A continuaci´n, se construye un vector | m2 , que sea una combinaci´n lineal de | m1 y | m2 o o y sea ortogonal a | m1 . Es f´cil mostrar que el vector a | m2 = | m2 − m1 | m2 | m1 cumple con esos requerimientos. Normalizamos | m2 : | m2 −→ | m2 = Introducimos ahora | m3 dado por | m3 = Cte · [ | m3 − m1 | m3 | m1 − m2 | m3 | m2 ] . Este vector es ortogonal a | m1 y | m2 , etc. . . . | m2 m2 | m2 .

1.9.

Operadores de proyecci´n P. o ˇ
∈ H y m | ∈ H †.

Consideremos un espacio H provisto de una norma. Sea | m ˇ Definamos el operador P = | m m | como sigue: ˇ ∀ | ψ ∈ H , P : H −→ H , ˇ P| ψ = {| m

m |} | ψ ≡ | m { m | ψ } ∈ H .
∈H ∈H ∈C

operador

38 El operador | m |m

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA. m | es lineal. En efecto, m |(α| φ + β| ψ ) = ( α m | φ + β m | ψ ) | m = α( | m m | ) | φ + β( | m m | )| ψ .

ˇ Demostremos que cualquier operador lineal A es una combinaci´n lineal de operadores de o ˇ un operador lineal que sobre los vectores de una base ortonormal {| mk } proyecci´n. Sea A o act´a de la siguiente forma: u ˇ A| mk = A k| m , ˇ entonces, A se puede expresar en la forma ˇ A=
j

A j| m

mj | .

(1.1)

En efecto, ˇ A| mk =
j

A j| m

mj | mk A k| m .

=
j

A j | m δjk =

Los conceptos aqu´ desarrollados se pueden extender (en la medida que las expresiones ı involucradas se mantengan con sentido) para casos en que los vectores de la base est´n e normalizados a la δ de Dirac.

1.10.

El operador identidad.
|ψ =
k

Consideremos un vector | ψ ∈ H en la base ortonormal {| mk }: ψk | mk . (1.2)

Se tiene que m |ψ =
k

ψk m | mk =
k

ψk δ k = ψ , (1.3)

o sea, ψ = m |ψ . El resultado anterior nos dice simplemente que los coeficientes de la expansi´n de un vector o en una base se obtienen como el producto interno entre el vector y cada elemento de la base. Reemplazando (1.3) en (1.2), se obtiene |ψ =
k

mk | ψ | mk =
∈C ∈H k

| mk

mk | ψ

=
k

{| mk

mk |} | ψ
∈H

operador

=
k

| mk

ˇ mk | | ψ = 1| ψ .

1.11. OPERADORES UNITARIOS. Esto nos permite identificar | mk
k

39

ˇ mk | = 1

Operador identidad.

(1.4)

Esta ultima ecuaci´n tambi´n se llama relaci´n de completitud o de clausura y es v´lida al ´ o e o a usar una base ortonormal completa. Si la dimensi´n del espacio vectorial es continua, el operador identidad se escribe en la o forma ˇ dk | m(k) m(k) | = 1 .

1.11.

Operadores unitarios.

ˇ Consideremos los operadores U que “preservan” el producto punto, es decir, ∀ | ψ , | φ ∈ H cumplen con (1.5) ψ|φ = ψ|φ , donde, ˇ | ψ = U| ψ ˇ y | φ = U| φ . ˇ En tal caso decimos que U es un operador unitario. A partir de lo anterior podemos concluir que los operadores unitarios transforman una base ortonormal en otra base ortonormal. ˇ ˇ Sea A un operador y ψ | ∈ H † . Definimos el vector dual ψ |A por ˇ ψ |A = ψ |
j

A j| m

mj |


j

A j { ψ | m } mj | .
∈C ∈C ∈H †

ˇ ˇ Sea A un operador y | ψ ∈ H y evaluemos {A| ψ }† : ˇ {A| ψ }† = =
j

  
j

A j| m

mj | ψ
∈C

†  

A∗j { mj | ψ }∗ m | A∗j ψ | mj
j

=

m |

= ψ|
j

A∗j | mj

m |

,

es decir, ˇ ˇ {A| ψ }† = ψ |A† ,

40 donde ˇ A† =
j

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

A j| m

mj |


j

A∗j | mj

m |.

Resumen (del efecto de la operaci´n †): o i) ii) iii) iv) v) {| ψ }† = ψ |. { ψ |}† = | ψ . {| φ ψ |}† = | ψ φ |.

{ φ | ψ }† = { φ | ψ }∗ = ψ | φ . ˇ ˇ {A† }† = A.

ˇ Consideremos ahora la expresi´n ψ | { A| φ }. Tenemos o ˇ ψ | {A| φ } = ψ |
∈H † ∈H ij

Aij | mi 

mj | | φ 

= ψ|
∈H † ij

Aij | mi
∈C ∈H

mj | φ  =
∈C ij

Aij ψ | mi

mj | φ

=
ij

Aij ψ | mi ψ|
ij

mj | | φ mj | ˇ | φ = { ψ |A } | φ ,

= luego

Aij | mi

ˇ ˇ ˇ ψ |{A| φ } = { ψ |A}| φ ≡ ψ | A | φ . El trabajo reci´n realizado muestra las distintas posibilidades de la notaci´n que se e o est´ empleando. Esta poderosa notaci´n, que no presenta ambig¨edades, fue introducida a o u en la mec´nica cu´ntica por Paul Dirac. a a ˇ Evaluemos mi | A | mj . Tenemos ˇ mi | A | mj = mi |
k

A k| m

mk |

| mj A k δi δkj ,
k

=
k

A k mi | m

mk | mj =

y finalmente, ˇ mi | A | mj = Aij . ´ Estas son las componentes de un operador en la base {| mi }.

1.11. OPERADORES UNITARIOS. Expresemos ahora en componentes la acci´n de un operador sobre un vector: o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A| ψ = 1 · A · 1| ψ = 1 · A =
k

41

|m

m || ψ | m k Ak ψ
k

| mk | mk
k

ˇ mk | A | m ψ = Ak ψ .

=

Note que la expresi´n en el ultimo par´ntesis no es otra cosa que un producto matricial. o ´ e ˇ | φ )∗ . Se tiene Evaluemos ( ψ | A ˇ ˇ ˇ ( ψ | A | φ )∗ = ( ψ |{A| φ })∗ = {A| φ }† | ψ ˇ = φ |A† | ψ , de lo cual concluimos ˇ ψ|A|φ Usando esta relaci´n se obtiene o ˇ A∗ = m i | A | m j ij es decir, (A† )ji = A∗ . ij ˇ ˇ ˇ Ejercicio: (Problema 2-1) Sean A, B, C tres operadores. Demuestre que: i) ii) ˇˇ ˇ ˇ (AB)† = B† A† . ˇˇˇ ˇ ˇ ˇ (ABC)† = C† B† A† .
∗ ∗

ˇ = φ |A† | ψ .

ˇ = mj |A† | mi = (A† )ji ,

ˇ ˇ ˇ Definici´n 1.1 Un operador A es autoherm´ o ıtico si A† = A. Usando componentes se tiene: A∗ = (A† )ji = Aji , ij ˇ es decir, un operador A es autoherm´ ıtico s´lo si las componentes del operador en una base o ortonormal cualquiera cumplen con A∗ = Aji . ij ˇ Consideremos nuevamente un operador unitario U y una base ortonormal {| mi }. Denoˇ temos por | mi a los vectores que resultan al operar con el operador U sobre los vectores de ˇ la base, es decir, | mi ≡ U| mi . Se tiene, usando (1.5), δij = mi | mj = mi | mj ˇ ˇ ˇ ˇ = {U| mi }† {U| mj } = { mi |U† }{U| mj } ˇ ˇ = mi | U† U | mj ,

42 luego,

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ˇ ˇ mi | U† U | mj = δij . Por otra parte se tiene ˇ 1=
i

(1.6)

| mi δij | mi
ij

mi | =
ij

| mi

mi | mj

mj | (1.7)

=

mj | .

Reemplazando (1.6) en (1.7), se obtiene ˇ 1=
ij

| mi | mi
ij

ˇ ˇ mj |( mi | U† U | mj ) ˇ ˇ mi |U† U| mj ˇ ˇ mi | U† U
j

=

mj | | mj mj |

=
i

| mi

ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ = 1U† U1 = U† U . ˇ ˇ Concluimos que el inverso U−1 de un operador unitario U es igual a su herm´ ıtico conjugado: ˇ ˇ U−1 = U† . (1.8)

ˇ Rec´ ıprocamente, si un operador satisface la relaci´n (1.8), entonces U es unitario. En efecto, o ˇ ˇ sea | ψ = U| ψ y | φ = U| φ , entonces ˇ ˇ ˇ ψ | φ = ψ | U† U | φ = ψ | 1 | φ = ψ | φ .

1.12.

Cambio de base.

El poder de la notaci´n de Dirac se pone de manifiesto al cambiar de base, proceso que o en la notaci´n habitual resulta a veces un poco confuso. o ˇ Sean {| mi }i y {| tk }k dos bases completas y ortonormales de H y A un operador. Entonces se tiene ˇ ˇˇˇ A = 1A1 =
ij

| mi

ˇ mi | A | mj

mj |

=
ij

| mi (m A)ij mj |

ˇ El super´ ındice m se usa para recordar que (m A)ij son las componentes de A en la base | mi .

1.12. CAMBIO DE BASE. Por otra parte, ˇ ˇˇ ˇ ˇˇ A = 11A11 =
ikjl

43

| tk | tk
kl

tk | mi

ˇ mi | A | mj

mj | tl

tl | tl |

= =
kl

tk | mi (m A)ij mj | tl
ij t

| tk ( A)kl tl | ,

lo que nos permite identificar (t A)kl =
ij

tk | mi (m A)ij mj | tl .

(1.9)

ˇ Analicemos ahora la forma del operador U que realiza el cambio de base. Se tiene ˇ U| mk = | tk , por consiguiente ˇ U−1 | tk = | mk . Por otra parte ˇ U=
ki

| tk | tk
k,i

ˇ tk | U | mi tk | ti

mi | | tk δik mi | ,
k,i

= por lo tanto,

mi | =

ˇ U=
k

| tk

mk | . mk | aniquila un vector | mk .

El “ket” | tk crea un vector | tk An´logamente a

mientras que el “bra” ˇ U−1 =
k

| mk

tk | .

Adicionalmente, podemos escribir ˇ ˇˇ U = 1U =
jk

| mj | tk
k

mj | tk mk | t

ˇ mk | = (U en la base {| mk }) , ˇ t | = (U en la base {| t }) .

ˇ ˇˇ U = U1 =

ˇ ˇˇ U−1 = 1U−1 =
jk

| tj | mj
jk

tj | mk tj | mk

tk | mk | .

U

ˇ −1

=U 1=

ˇ −1 ˇ

44

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

De las relaciones anteriores se deduce que (m U )jk = mj | tk = (t U )jk = Ujk , y
−1 ∗ (m U −1 )jk = tj | mk = (t U −1 )jk = Ujk = Ukj ,

(1.10) (1.11)

ˇ es decir, las componentes del operador unitario U que realiza el cambio de base son las mismas en las dos bases. Al reemplazar las ecuaciones (1.10) y (1.11) en (1.9) se obtiene ( t A)k =
ij

(U −1 )ki (m A)ij (U )j ,

´ recuperando as´ un resultado conocido del Algebra Lineal. ı

1.13.

Notaci´n de Dirac y la notaci´n convencional de o o matrices.

Consideremos, por simplicidad, un espacio vectorial de dimensi´n finita N . Sean los veco tores {| 1 , | 2 ,. . . , | N } = {| i }, i = 1, . . . , N , una base ortonormal. Sin p´rdida de e generalidad, los vectores base pueden ser considerados como la base can´nica, en cuyo caso o podemos escribirlos como vectores columna:       1 0 0 0 1 0       | 1 = . , | 2 = . , . . . , | N = . . . . . . . . 0 0 1 ¿C´mo escribimos ahora la base del espacio dual, { 1 |, 2 |,. . . , N |}? Puesto que ( 1 |)(| 1 ) = o 1 | 1 = 1, es inmediato que lo que corresponde es asociar a 1 | un vector fila: 1 | = (1 0 ··· 0) .

De este modo, usando las reglas usuales de multiplicaci´n de matrices, o   1 0   1 | 1 = ( 1 |)(| 1 ) = (1 0 · · · 0)  .  = 1 · 1 + 0 · 0 + · · · + 0 · 0 = 1 . . . 0 Ahora es inmediato notar que un vector arbitrario | ψ = se escribe, en la i αi | i notaci´n usual, o         1 0 0 α1 0 1 0  α2          | ψ = α1  .  + α2  .  + · · · + αN  .  =  .  , . . . . .  .  . . 0 0 1 αN

´ ´ 1.13. NOTACION DE DIRAC Y LA NOTACION CONVENCIONAL DE MATRICES. 45 y su dual ψ | =
i ∗ αi i | en la forma ∗ ψ | = (α1 ∗ α2 i

···

∗ αN ) . i

Y el producto interno entre un vector | ψ =

∗ φ | ψ = (β1

∗ β2

···

αi | i y un vector dual φ | =   α1  α2   ∗  βi∗ αi , βN )  .  = .   . i αN

βi∗ i |:

lo cual es consistente tanto con nuestros resultados anteriores como con la notaci´n usual de o matrices. Ya hemos visto vectores (| ψ ), vectores duales ( φ |), y el producto interno ( φ | ψ ). S´lo o nos faltan los objetos de la forma | ψ φ |. Como ya hemos visto, estos objetos corresponden a operadores. Ahora podemos reencontrar ese resultado con la notaci´n convencional. Consio deremos, por ejemplo, | 1 2 |. Escribiendo | 1 como vector fila, y 2 | como vector columna, y usando las reglas usuales de multiplicaci´n de matrices, o     1 0 1 ··· 0 0 0 0 · · · 0     | 1 2 | =  .  (0 1 · · · 0) =  . . . . .  , . . . . . . . . . 0 0 0 ··· 0 lo cual es evidentemente una matriz, es decir, un operador. Es claro que, en general | i j | ser´ una matriz donde todos los elementos son nulos, excepto aij = 1. a ˇ ˇ Consideremos ahora un operador general A. Como ya hemos visto, A se puede expresar de la forma ˇ A= aij | i j | .
ij

Usando el resultado anterior, ˇ A = a11 | 1  1 | + a12 | 1 2 | + · · · + aN N | N   0 ··· 0 0 1 ··· 0 0 · · · 0 · · · 0   . . . .  + a12  . . . . . . . . . . . . . . 0 ··· 0 0 0 ···  a12 · · · a1N a22 · · · a2N   . .  . ... . .  . . aN 2 · · · aN N N|   0 0 0 0   .  + · · · + aN N  . . . . . 0 0

1 0  = a11  . . . 0 a11  a21  = .  . . aN 1 

 0 ··· 0 0 · · · 0  . .. . . . . . . 0 ··· 1

ˇ As´ los coeficientes aij forman una matriz cuadrada, que es la matriz de A en la base ı, {| i }i .

46

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA. 2 |. La matriz de

ˇ Ejemplo: En un espacio de dimensi´n 2 considere el operador A = α| 1 o coeficientes en este caso es 0 α ˇ A= . 0 0

Consideremos ahora el producto de operadores. En la notaci´n matricial, ´ste deber´ o e ıa escribirse simplemente como el producto de las matrices asociadas a cada operador. Reobˇ ˇ tengamos ese resultado con la notaci´n de Dirac. Sean A, B dos operadores que en la base o {| i } se expresan por ˇ A=
ij

aij | i bij | i
ij

j| , j| .

ˇ B= ˇˇ Para el operador AB tenemos entonces: ˇˇ AB =
ij

aij | i aij bk | i
ijk

j|
k

bkl | k |

|

=

j |k

=
i j

aij bj

|i

|.

Por otra parte, ˇˇ ˇ AB ≡ C =
i

ci | i

|.

De las expresiones anteriores se deduce que ci =
j

aij bj ,

ˇ ˇ ˇ o sea, la matriz de C es simplemente el producto de la matriz de A y la matriz de B, como esper´bamos. a

1.14.

Autovalores de un operador.
ˇ A| x = λ| x .

ˇ ˇ Dado un operador A, decimos que | x es un autovector de A, con autovalor λ ∈ C, si (1.12)

Si | x es un autovector, entonces α| x , con α ∈ C, tambi´n es un autovector. Usualmente e se considera a | x y α| x , como “un mismo autovector”.

1.14. AUTOVALORES DE UN OPERADOR.

47

Para el caso de un espacio de dimensi´n n finita, usando una base arbitraria del espacio o la ultima ecuaci´n se puede escribir de la forma ´ o      x1 x1 A11 A12 A13 . . . A1n  x2   A21 A22 A2n   x2        .  . =λ .  . . ... .  .  . .  .  .  . . xn xn An1 ... Ann De ac´ se deduce la ecuaci´n para λ: a o ˇ ˇ det (A − λ 1) = det (Aij − λ δij ) = 0 . Esta ecuaci´n, conocida como ecuaci´n secular, da lugar a un polinomio de grado n, llamado o o polinomio caracter´ ıstico, que satisface λn + cn−1 λn−1 + · · · + c0 = 0 . En los complejos C, esta ecuaci´n tiene n soluciones; cada soluci´n distinta da lugar a un o o autovector, de modo que si todos los autovalores son distintos tambi´n hay n autovectores. e Si hay autovalores que coinciden (en cuyo caso se dice que el autovalor es degenerado), puede ocurrir que el n´mero de autovectores sea menor que la dimensi´n del espacio. En todo caso, u o siempre existe al menos un autovector para cada autovalor. Veamos ahora el problema desde otro ´ngulo. Partamos con un operador diagonalizable, a y por simplicidad elijamos la base en que ya es diagonal, es decir,   λ1 0 0 . . .  0 λ2   ˇ = . A  .  . λ3  .  . .. . . . Tenemos λ1 − x 0 0 0 λ2 − x 0 0 0 λ3 − x . . . 0 . . . λn − x

ˇ ˇ det(A − x1) =

...

= (λ1 − x)(λ2 − x) · · · (λn − x) = P (x) , ˇ donde P (x) es un polinomio de grado n. Las ra´ de P (x) dan los n autovalores de A. ıces ˇ no es diagonal, pero diagonalizable (luego veremos que todo operador autoherm´ Si A ıtico ˇ tal que SAS−1 es diagonal, es ˇˇˇ es diagonalizable), entonces se tiene que existe un operador S decir,   λ1 0   λ2   ˇˇˇ SAS−1 =   . ...   0 λn

48

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ˇ ˇ Nuevamente calculemos det (A − x1). Usando dos de las propiedades de los determinantes: −1 −1 ˇ ˇ ˇˇ ˇ ˇ det S = (det S) y det (AB) = (det A)(det B), se obtiene: ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ det (A − x1) = (det S) det (A − x1)(det S−1 ) ˇˇˇ ˇ = det (SAS−1 − x1) λ1 − x = 0 λ2 − x ... λn − x 0

= (λ1 − x)(λ2 − x) · · · (λn − x) , o sea, ˇ ˇ det (A − x1) = (λ1 − x)(λ2 − x) · · · (λN − x) = P (x) . As´ pues, sea o no sea diagonal, al extraer las ra´ ı ıces del polinomio P (x) se obtienen los ˇ autovalores de A. Ejemplo Encontremos los autovalores y autovectores de ˇ A= Soluci´n: o ˇ ˇ det (A − x1) = −x 1/2 1/2 −x = x2 − 1 = 4 x+ 1 2 x− 1 2 , 0 1/2 1/2 0 .

es decir, los dos autovalores son λ1 = 1/2 y λ2 = −1/2. Para encontrar los autovectores | λ1 y | λ2 procedemos de la siguiente manera: Expresemos el vector | λ1 = α| 1 + β| 2 en notaci´n matricial: o α | λ1 = . β ˇ Entonces la ecuaci´n de autovalores A| λ1 = λ1 | λ1 se escribe de la forma o 0 1/2 1/2 0 α β = λ1 α β .

Para el autovalor λ1 = 1/2, la ultima ecuaci´n da la relaci´n ´ o o β/2 α/2 = 1 2 α β =⇒ α = β .

Como |α|2 + |β|2 = 1 (si los | λi est´n normalizados), se concluye que a 1 α=β= √ , 2

1.15. EL CASO DE OPERADORES AUTOHERM´ ITICOS. o sea, 1 1 | λ1 = √ (| 1 + | 2 ) −→ √ 2 2 1 1 .

49

An´logamente, para el otro autovalor, λ2 = −1/2, se obtiene a 1 1 | λ2 = √ (| 1 − | 2 ) −→ √ 2 2 1 −1 .

Note que no siempre una matriz no autoherm´ ıtica es diagonalizable. Por ejemplo ˇ M= λ b 0 λ .

ˇ ˇ no es diagonalizable. Demuestre como ejercicio (Problema 2-2) que M = M† y que s´lo el o 1 ˇ vector proporcional a es autovector de M. 0 Ejercicio: (Problema 2-3) ˇ ˇ ˇ ˇ Demuestre que si A = A† y B = B† , entonces los siguientes operadores son autoherm´ ıticos: ˇ i) An , ∀ n ∈ N.

ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ ii) C ≡ − 1 i [A, B] = − 1 i (AB − BA). 2 2
1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇ iii) D ≡ 1 {A, B}+ = 2 (AB + BA). 2

ˇˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Concluya de ac´ que AB = C + iD, con C y D autoherm´ a ıticos, no es autoherm´ ıtico aun ˇ ˇ cuando A y B lo sean.

1.15.

El caso de operadores autoherm´ ıticos.

ˇ ˇ Si A = A† , podemos hacer afirmaciones m´s fuertes que en el caso general. En efecto: a ˇ Proposici´n 1.1 Los autovalores de A son reales. o Demostraci´n Tomemos el dual de la relaci´n (1.12): o o ˇ x |A† = (λ| x )† = λ∗ x | . ˇ ˇ Realizando el producto punto con | x y usando el hecho que A = A† se deduce que ˇ x|A|x = ˇ x |A† | x ˇ x | A| x = λ∗ x | x = λ x|x = λ∗ =λ =⇒ λ = λ∗ .

q.e.d.

50

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ˇ Proposici´n 1.2 Si λi y λj son autovalores de A, y λi = λj , entonces los autovectores o asociados, digamos | ai y | aj , son ortogonales. Demostraci´n o ˇ ai | A | aj = ai | λj | aj = λj ai | aj Pero ˇ ˇ ˇ ( aj | A | ai )† = ai | A† | aj = ai | A | aj . De las dos ecuaciones anteriores se deduce que ˇ ai | A | aj = λi ai | aj . Restando (1.14) de (1.13) se obtiene 0 = (λi − λj ) ai | aj . Como λi = λj , se tiene que ai | aj = 0 . (1.15) q.e.d. ˇ Proposici´n 1.3 Los autovectores de A forman una base completa de H . o ˇ Demostraci´n Sea H1 el espacio generado por todos los autovectores de A y supongamos o que tal espacio no coincide con H . Sea H2 el complemento, es decir, H = H1 ⊕ H2 . Mostraremos que con esta hip´tesis se llega a una contradicci´n. o o Partimos construyendo una base ortonormal en H1 , es decir, en el espacio generado por los ˇ autovectores de A. Si los autovectores corresponden a autovalores distintos, los autovectores ya son ortonormales. Si algunos autovalores coinciden, por ejemplo, λ1 = λ2 = · · · = λs , entonces decimos que el subespacio con base {| a1 , | a2 , . . ., | as } es un subespacio de degeneraci´n del autovalor λ1 . Mediante el m´todo de Gram-Schmidt, siempre es posible o e encontrar una base ortonormal de vectores en el subespacio de degeneraci´n. As´ pues, todos o ı los {| ai } los podemos considerar ortonormalizados. Usando nuevamente el proceso de Gram-Schmidt, completamos ahora la base de H con vectores {| bj } que sean ortogonales a los {| ai }. Tales vectores pertenecen al espacio H2 . ˇ Mostraremos a continuaci´n que el operador A deja al espacio H2 invariante, es decir, o ∀ | b ∈ H2 , ˇ A| b ∈ H2 . (1.14) (1.13) ˇ ˇ ( aj | A | ai )† ≡ ( aj | A | ai )∗ = ( aj | λi | ai )∗ = (λi aj | ai )∗ = λ∗ ( aj | ai )∗ = λi ai | aj . i

En efecto, sea | aj un vector de la base del espacio H1 , entonces ˇ ˇ aj | A | b = aj |A | b ∗ = λ j aj | b = 0 , ˇ o sea, A| b no tiene componente en el espacio H1 . As´ pues, tanto H1 como H2 son espacios ı ˇ Esto permite operar con A por separado en ambos espacios. Pero en ˇ invariantes ante A.

1.16. CONMUTADORES.

51

ˇ ese caso, resolviendo la ecuaci´n secular del operador A en el espacio H2 podemos encono trar autovalores y, al menos, un autovector. ¡Contradicci´n! ya que supusimos que todos los o autovectores est´n en H1 . Luego la hip´tesis inicial, que H2 = ∅, es falsa. Concluimos que a o H1 = H , y por consiguiente la base {| aj } es completa, es decir,
n

| aj
j=1

ˇ aj | = 1 . q.e.d.

Resumen: ˇ La base formada por los autovectores de un operador autoherm´ ıtico A es completa y siempre se puede elegir de manera que sea ortonormal. Los conceptos anteriores, aunque analizados para espacios de dimensi´n finita, pueden o extenderse a espacios de dimensi´n infinita numerable o no numerable. o

1.16.

Conmutadores.
ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ A, B ≡ AB − BA .

ˇ ˇ ˇ ˇ Definici´n 1.2 El conmutador [A, B] de dos operadores A, B viene definido por o

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Se dice que dos operadores A, B conmutan si A, B = 0. ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Teorema 1.1 Sean A, B dos operadores autoherm´ ıticos, entonces A, B = 0 si y s´lo si o existe una base en H en que ambos operadores son diagonales (es decir, existe una base de ˇ ˇ H cuyos vectores son simult´neamente autovectores de A y B). a Demostraci´n o ˇ ˇ i) Supongamos que {| mj } son simult´neamente autovectores de A y B, es decir, a ˇ A| mi = ai | mi , ˇ B| mi = bi | mi . Entonces ˇˇ ˇˇ AB| ψ = AB
i

ψi | mi =
i

ˇˇ ψi AB| mi ψi ai bi | mi
i

=
i

ˇ ψi Abi | mi = ˇ ˇ ψi ai B| mi = B
i

= ˇ =B

ψi ai | mi
i

ˇ ˇˇ ψi A| mi = BA
i i

ψi | mi

ˇˇ = BA| ψ .

52 Luego, se deduce que

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ˇ ˇ A, B | ψ = 0 ,

∀ |ψ ∈ H

ˇ ˇ ˇ =⇒ [A, B] = 0 .

ˇ ˇ ˇ ˇ ii) Supongamos que A, B = 0 . Sea {| mi } una base en que A es diagonal, es decir, ˇ A| mi = ai | mi . Entonces ˇˇ ˇ BA| mi = ai B| mi ˇ A| mi = AB| mi ˇ ˇˇ B

ˇ ˇ ˇ =⇒ A(B| mi ) = ai (B| mi ) ,

ˇ ˇ ˇ es decir, B| mi tambi´n es un autovector de A con el autovalor ai . Si el espectro de A e ˇ no es degenerado se debe tener que B| mi es m´ltiplo de | mi , es decir, u ˇ B| mi = bi | mi . ˇ Se concluye que | mi tambi´n es autovector de B. En el caso en que el espectro de e ˇ A sea degenerado hay que buscar la combinaci´n lineal adecuada en el subespacio de o degeneraci´n. o q.e.d.

1.16.1.
i) ii) iii) iv) v) vi) vii) viii)

Propiedades de los conmutadores.

ˇ ˇ ˇ ˇ A, B = − B, A . ˇ ˇ ˇ A, A = 0. ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A, B + C = A, B + A, C . ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A + B, C = A, C + B, C . ˇ ˇˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A, BC = A, B C + B A, C . ˇˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ AB, C = A B, C + A, C B. ˇ ˇ ˇ A, B, C ˇ ˇ ˇ Si A, A, B ˇ ˇ ˇ + B, C, A ˇ ˇ ˇ + C, A, B ˇ = 0 (Identidad de Jacobi).

ˇ = 0, entonces se tiene que ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ B, An = nAn−1 B, A . (1.16)

ix)

ˇ ˇ ˇ ˇ A, f (A) = 0 para toda funci´n anal´ o ıtica f de A.

1.16. CONMUTADORES.

53

ˇ ¿Qu´ significa f (A)? Para comprender mejor el significado de esta composici´n de funci´n e o o y operador, tomemos la expansi´n de Taylor de f , o

f (x) =
n=0

xn (n) f (0) , n!

ˇ y reemplacemos x −→ xA, obteni´ndose e

ˇ f (xA) =
n=0

xn (n) ˇ n f (0)A . n!

Este operador plantea dudas de existencia, pero supongamos que est´ bien definido, al mea ˇ nos dentro de cierto radio de convergencia | x | < R. Sea A un operador autoherm´ ıtico y consideremos la base que lo hace diagonal. Entonces tenemos ˇ A=
j

aj | aj

ˇ aj | =⇒ An =
j

(aj )n | aj

aj |

y ˇ f (xA) =
j n

f (n) (0)

(xaj )n | aj n!

aj | =
j

f (xaj )| aj

aj | .

Haciendo una prolongaci´n anal´ o ıtica, podemos poner x −→ 1 y escribir ˇ f (A) =
j

f (aj )| aj

aj | .

Ejemplo: eiA =
j ˇ

eiaj | aj

aj | .

Si bien la primera parte del an´lisis parec´ delicada, hemos llegado a una forma plenamente a ıa satisfactoria que legitima la composici´n de funciones y operadores. o A continuaci´n, demostraremos algunos resultados importantes que involucran conmutao dores y funciones de operadores. Proposici´n 1.4 o 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eA B e−A = B + A, B + A, A, B 2! Demostraci´n Consideremos el operador o
ˇ ˇ ˇ ˇ(λ) = eλA B e−λA . f

+

1 ˇ ˇ ˇ ˇ A, A, A, B 3!

+ ··· .

(1.17)

(1.18)

Expandimos tal operador en serie de Taylor

ˇ(λ) = f
n=0

λn ˇ fn , n!

con ˇn = f

∂n ˇ f (λ) ∂λn

.
λ=0

54 Tenemos ∂ˇ f = ∂λ Pero

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

∂eλA ∂λ

ˇ

ˇ ˇ ˇ ˇ Be−λA + eλA B

∂e−λA ∂λ

ˇ

.

∂ λA ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ e = AeλA = eλA A , ∂λ (1.19) en las relaciones

luego ∂ˇ f ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ = eλA (AB − BA)e−λA = eλA A, B e−λA . ∂λ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Iterando esta relaci´n, es decir, cambiando B −→ A, B −→ A, A, B o (1.18) y (1.19) sigue: ∂ 2ˇ f ∂ = 2 ∂λ ∂λ ∂ˇ f ∂λ
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = eλA A, A, B e−λA ,

etc. La proposici´n queda demostrada al reemplazar estas relaciones, con λ = 1, en la expano si´n de Taylor. o q.e.d. ˇ ˇ ˇ ˇ Supongamos que A y B conmutan con el conmutador de A y B, es decir, supongamos que ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A, A, B = B, A, B = 0 , e introduzcamos la funci´n de operadores o
ˇ ˇ ˇ(x) = eAx eBx . f

Evaluemos sus derivadas. Tenemos ∂ˇ f = ∂x es decir, ∂ˇ f ˇ ˇ ˇ ˇ = A + eAx B e−Ax ˇ(x) . f ∂x Usando la proposici´n anterior se encuentra que o f dˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = (A + B) + A, B x ˇ(x) . f dx (1.20) ∂ Ax Bx ˇ ˇ ˇ e e + eAx ∂x ∂ Bx ˇ e ∂x
ˇ ˇ ˇ ˇ = eAx (A + B)eBx ,

ˇ ˇ ˇ ˇ Como (A + B) y A, B conmutan, estos operadores se pueden tratar como n´meros, es u decir, la ultima relaci´n es simplemente una ecuaci´n diferencial del tipo ´ o o du(x) = (α + βx) u(x) , dx cuya soluci´n es o u(x) = Ceαx+ 2 βx .
1 2

1.17. VALOR ESPERADO Y VARIANZA. La soluci´n de (1.20) viene, por lo tanto, dada por o
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ(x) = Ce(A+B)x+ 1 x2 [A,B] . 2 f

55

ˇ La constante C es igual a 1 ya que ˇ(0) = 1. De esta ultima relaci´n y la definici´n de f se f ´ o o obtiene: 1 2 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eAx eBx = e(A+B)x+ 2 x [A,B] . (1.21) A partir de este resultado ahora es f´cil demostrar las siguientes proposiciones: a ˇ ˇ ˇ ˇ Proposici´n 1.5 Si A y B conmutan con A, B entonces: o
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eA B e−A = B + A, B .

Demostraci´n Problema 2-4. o ˇ ˇ ˇ ˇ Proposici´n 1.6 Si A y B conmutan con A, B entonces: o
ˇ ˇ ˇ ˇ 1 ˇ ˇ ˇ ˇ 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eA eB = eA+B+ 2 [A,B] = eA+B e 2 [A,B] = eB eA e[A,B] .

(1.22)

Demostraci´n Problema 2-5. o

1.17.

Valor esperado y varianza.

ˇ Definici´n 1.3 El valor esperado de un operador A para un vector | ψ normalizado est´ dao a do por ˇ ˇ A ψ = ψ|A|ψ . (1.23) ˇ Cuando est´ claro cu´l es el vector | ψ que se usa, se puede omitir el r´tulo y poner A . e a o ˇ Mostremos que el valor esperado de un operador herm´ ıtico es real. Sean A un operador autoherm´ ıtico, {| an } una base ortonormal completa de autovectores y | ψ ∈ H . Entonces ˇ A
ψ

ˇ = ψ|A|ψ =
j

ˇ ψ | A | aj

aj | ψ ,

=
j

ψ | aj aj aj | ψ ,

es decir, ˇ A
ψ

=
j

aj | aj | ψ |2 ∈ R .

(1.24)

De (1.24) tambi´n se sigue que el valor esperado se puede interpretar como un promedio e ponderado de todos los valores posibles de aj , donde a cada aj se le asigna un peso | aj | ψ |2 . Definici´n 1.4 La varianza (∆A)2 o
ψ

ˇ de un operador A para un vector | ψ viene dada por
ψ

(∆A)2

ˇ ≡ A2

ψ

ˇ − A

2 ψ

.

(1.25)

56

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

Mostraremos que la varianza de un operador autoherm´ ıtico es siempre mayor o igual a ˇ ˇ ˇ cero. Evaluemos ( A − A ψ 1 )2 ψ . Se tiene: ˇ ˇ ˇ ( A − A ψ 1 )2
ψ

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = A2 − 2A A ψ + A 2 1 ψ ψ ˇ 2 − 2A A + A 2 . ˇ ˇ ˇ = A

Pero α ˇ

ψ

ˇ = ψ | α1 | ψ = α ψ | ψ = α, si α ∈ C, luego ˇ ˇ ˇ ˇ (A − A )2 = A2 − A
2

.

De esta ultima ecuaci´n y la definici´n (1.25), se obtiene ´ o o ˇ ˇ (∆A)2 = (A − A )2 ≥ 0 . Cuando no haya duda para qu´ vector se est´n evaluando los valores esperados, se usa tambi´n e a e la siguiente notaci´n: o ˇ ˇ ∆A = (∆A)2 = (A − A )2 .

1.18.

Desigualdad de Schwartz.

Teorema 1.2 Sean | ψ , | φ ∈ H y ψ |, φ | ∈ H † los vectores duales respectivos, entonces ψ | ψ φ | φ ≥ | ψ | φ |2 . (1.26)

Demostraci´n Consideremos el vector | f = | φ + λ| ψ . Como f | f ≥ 0 se tiene o 0 ≤ I ≡ f |f = ( φ | + λ∗ ψ | ) ( | φ + λ| ψ ) = φ | φ + λ∗ ψ | φ + λ φ | ψ + λ∗ λ ψ | ψ . Minimicemos I con respecto a λ y λ∗ : ∂I = 0 = φ | ψ + λ∗ ψ | ψ , (1.28) ∂λ ∂I = 0 = ψ|φ + λ ψ|ψ . (1.29) ∂λ∗ Luego el m´ ınimo de I se obtiene al reemplazar en (1.27) los valores de λ∗ y λ que se deducen de (1.28) y (1.29): Im´ = φ | φ + − ın φ|ψ ψ|ψ ψ|φ + − ψ|φ ψ|ψ φ|ψ + − φ|ψ ψ|ψ − ψ|φ ψ|ψ ψ|ψ .

(1.27)

Multiplicando por ψ | ψ se obtiene: 0 ≤ Im´ · ψ | ψ ın ≤ φ|φ ψ|ψ − ψ|φ ≤ φ|φ

ψ|φ − ψ|φ
2

ψ|φ

+ ψ|φ

ψ|φ

ψ|ψ − | ψ|φ | .

1.19. TEOREMA: PRINCIPIO DE INCERTEZA.

57

q.e.d. Ejercicio: (Problema 2-6) Poner λ = a + ib, con a, b ∈ R y, en lugar de (1.28) y (1.29), exigir ∂I/∂a = ∂I/∂b = 0. Mostrar que el resultado final es el mismo.

1.19.

Teorema: Principio de incerteza.

En el Cap´ ıtulo 0 vimos que el principio de incertidumbre de Heisenberg emerge como uno de los hechos m´s parad´jicos y, sin embargo, consistente con los resultados experimentaa o les con part´ ıculas elementales. Dentro del formalismo que hemos desarrollado, sin embargo, aparece un resultado an´logo, una mera consecuencia matem´tica de las definiciones que hea a mos introducido. M´s adelante ser´ clara la relaci´n entre el resultado que demostraremos a a a o continuaci´n y las observaciones del cap´ o ıtulo anterior. ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Teorema 1.3 Sean A y B dos operadores autoherm´ ıticos cuyo conmutador es A, B = i C. Sea | ψ un vector arbitrario, pero normalizado, de H . Entonces (∆A)(∆B) ≥ 2 ˇ C . (1.30)

ˇ ˇ Demostraci´n Consideremos los operadores a, b definidos por o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ a ≡ A − A ψ1 = A − A , ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ b ≡ B − B ψ1 = B − B . ˇ ˇ Si A y B son autoherm´ ıticos, tambi´n lo ser´n a y b. M´s a´n, tienen el mismo conmutador. e a ˇ ˇ a u En efecto, ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ a, b = A − A 1, B − B 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = A, B − B A, 1 − A 1, B + A B 1, 1 ˇ ˇ ˇ = A, B = i C Evaluemos (∆A)2 y (∆B)2 : ˇ ˇ ˇ ˇ (∆A)2 = ψ | (A − A 1)2 | ψ = ψ | a2 | ψ = ( ψ |ˇ† ) (ˇ| ψ ) = φ | φ , a a ˇ donde | φ ≡ a| ψ . An´logamente, a ˇ ˇ (∆B)2 = ( ψ |b† ) (b| ψ ) = χ | χ , ˇ con | χ ≡ b| ψ . Usando la desigualdad de Schwartz se encuentra que (∆A)2 (∆B)2 = φ | φ χ | χ ≥ | φ | χ |2 . (1.31)

58 Evaluemos φ | χ ,

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

ˇ ˇ ˇ φ | χ = (ˇ| ψ )† (b| ψ ) = ψ | a† b | ψ a ˇ ˇ ˇa ˇ ˇ ˇa ab − bˇ ab + bˇ ˇˇ = ψ | ab | ψ = ψ | + |ψ 2 2 ˇ ˇ ˇa ˇ ˇ ˇa ab − bˇ ab + bˇ = ψ| |ψ + ψ| |ψ 2 2 1 ˇ ˇ ψ | a, b | ψ + Γ , = 2 donde 2Γ ≡ ψ | (ˇb + bˇ) | ψ . Entonces aˇ ˇa φ|χ = 1 ˇ ˇ A, B 2 +Γ= i ˇ C +Γ . 2

Sustituyendo esta ultima relaci´n en (1.31), y suponiendo que Γ es un n´mero real (lo de´ o u mostraremos a la brevedad), obtenemos (∆A)2 (∆B)2 ≥ | φ | χ |2 =
2

i ˇ C +Γ 2
2

2

=

4

ˇ C

2

+ Γ2 ≥

4

ˇ C

2

,

y, extrayendo ra´ cuadrada en esta expresi´n, ız o (∆A)(∆B) ≥ 2 ˇ C ,

demostrando el teorema. S´lo falta falta demostrar que Γ es efectivamente real. Se tiene: o ˇˇ ψ | ab | ψ = ( ψ |ˇ) (b| ψ ) a ˇ ˇ a = {( ψ |b† ) (ˇ† | ψ )}∗ ˇa = ( ψ | bˇ | ψ )∗ , luego, ˇa ˇˇ 2 Γ = ψ | (ˇb + bˇ) | ψ = ψ | ab | ψ + ψ | bˇ | ψ aˇ ˇa ˇa ˇa = ψ | bˇ | ψ ∗ + ψ | bˇ | ψ ∈ R q.e.d.

1.20. PROBLEMAS

59

1.20.

Problemas
ˇˇ ˇ ˇ (AB)† = B† A† . ˇˇˇ ˇ ˇ ˇ (ABC)† = C† B† A† .

ˇ ˇ ˇ 1-1) Sean A, B, C tres operadores, demuestre que: i) ii)

1-2) Considere la siguiente matriz ˇ M= λ b 0 λ . 1 0 ˇ es autovector de M.

ˇ ˇ Demuestre que M = M† y que s´lo el vector proporcional a o

ˇ ˇ ˇ ˇ 1-3) Demuestre que si A = A† y B = B† , entonces los siguientes operadores son autoherm´ ıticos: ˇ i) An , ∀ n ∈ N. ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ ii) C ≡ − 1 i [A, B] = − 1 i (AB − BA).
2 2

ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ iii) Γ ≡ {A, B}+ = (AB + BA).
1 2 1 2

ˇˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Concluya de ac´ que AB = C + iD con C y D autoherm´ a ıticos, no es autoherm´ ıtico aun ˇ y B lo sean. ˇ cuando A ˇ ˇ ˇ ˇ 1-4) Demuestre que si A y B conmutan con A, B , entonces:
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eA B e−A = B + A, B .

ˇ ˇ ˇ ˇ 1-5) Demuestre que si A y B conmutan con A, B , entonces:
ˇ ˇ ˇ ˇ 1 ˇ ˇ ˇ ˇ 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ eA eB = eA+B+ 2 [A,B] = eA+B e 2 [A,B] = eB eA e[A,B] .

(1.22)

1-6) Poner λ = a + ib, con a, b ∈ R y, en lugar de (1.28) y (1.29), exigir ∂I/∂a = ∂I/∂b = 0. Mostrar que el resultado final es el mismo en la demostraci´n de la desigualdad de o Schwartz. 1-7) Considerar los polinomios con coeficientes reales de grado menor o igual que 4, definidos en −1 ≤ x ≤ 1, para los cuales se define el producto interno:
1

(P (x), Q(x)) =
−1

P (x) Q(x) dx .

A partir de la base {1, x, x2 , x3 , x4 } obtener una base ortonormal y representar el vector ψ(x) = x2 − 1 respecto a ella.

60

´ ´ CAP´ ITULO 1. INTRODUCCION MATEMATICA.

1-8) En el espacio vectorial del problema anterior, considere el operador dPn ˇ . APn (x) = dx ˇ Encontrar la matriz A que representa a A en la base {φn = xn /n!}. ˇ Encontrar la matriz B del operador A2 = d2 /dx2 y verificar que B = A2 . ˇ 1-9) Sea H un operador autoherm´ ıtico definido positivo, i.e. ˇ u|H|u ≥ 0 Demostrar que cualesquiera que sean | u y | v , ˇ ˇ | u | H | v |2 ≤ u | H | u ˇ v|H|v , ∀ |u .

ˇ ˇ y que la igualdad u | H | u = 0 implica necesariamente H| u = 0. Demostrar, por ˇ ˇ ˇ otra parte, que Tr( H) ≥ 0 y que la igualdad no se cumple m´s que si H = 0. a

Cap´ ıtulo 2 Las ecuaciones b´sicas de la Mec´nica a a Cu´ntica. a
versi´n 22 mayo 2007 o

2.1.

Introducci´n semicl´sica para part´ o a ıculas libres.

En esta secci´n mencionaremos algunos resultados de la Electrodin´mica Cl´sica y de la o a a as´ llamada F´ ı ısica Moderna (la Mec´nica Cu´ntica Antigua), resultados que motivar´n los a a a postulados de la Mec´nica Cu´ntica desarrollados en la secci´n siguiente. a a o Los trabajos de Max Planck sobre la radiaci´n del cuerpo negro (1900) y Albert Einstein o (1905) sobre el efecto fotoel´ctrico llevaron a la conclusi´n de que la radiaci´n electromagn´tie o o e ca (luz) posee ambas, propiedades ondulatorias y corpusculares. La emisi´n y absorci´n de o o radiaci´n ocurre en quanta, llamados fotones. o Analicemos brevemente las ecuaciones b´sicas que se tienen para las ondas electromagn´tia e cas y/o los fotones. La propagaci´n de las ondas electromagn´ticas (luz), viene determinada por la ecuaci´n o e o de onda 1 ∂2 2 (2.1) ψ(r, t) = 2 2 ψ(r, t) . c ∂t Una onda electromagn´tica monocrom´tica de frecuencia ν que se propaga en la direcci´n k e a o ˆ viene representada por una onda plana del tipo ψk (r ) = A ei(k·r−ωt) . (2.2)

ˆ Aqu´ ω = 2πν es la frecuencia angular y k = k k el vector de onda. De (2.2) se deduce que la ı magnitud del vector de onda k est´ relacionada con la longitud de onda λ por a λ= 2π , k k= k . (2.3)

Para las ondas electromagn´ticas, cada componente del campo el´ctrico y magn´tico viene e e e dada por una onda del tipo (2.2). Las densidades de energ´ y de momento lineal vienen dadas ıa 61

62

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

respectivamente por u(r, t) = y S(r, t) = 1 B×E 4πc (vector de Poynting) . 1 E 2 (r, t) + B 2 (r, t) , 8π

Como E es normal a B y el promedio temporal de la magnitud del campo el´ctrico es igual e a la del campo magn´tico, se tiene que e u(r) = c S(r ) . (2.4)

Ahora recordemos las observaciones del Cap. 0. Las ondas electromagn´ticas, en ciertas condie ciones, parecen comportarse como part´ ıculas. Si eso es cierto, los flujos de energ´ y momento ıa reci´n calculados corresponder´ a la energ´ E y momento p de ciertas part´ e ıan ıa ıculas, los fotones. (2.4) implica entonces que E fot´n = p fot´n c . (2.5) o o Este resultado es consistente con la mec´nica relativista. En efecto, la relaci´n general entre a o la energ´ y el momento para una part´ ıa ıcula con masa en reposo m, en la mec´nica relativista, a es E = c p2 + m2 c2 . Para viajar con velocidad c, s´lo es posible tener masa nula, en cuyo caso E se reduce o precisamente a (2.5). Es interesante notar que el modelo de la luz como fotones est´, en a germen, en un resultado como (2.5), puramente cl´sico. a Ya hemos conectado la Electrodin´mica Cl´sica con la Relatividad Especial. Ahora agrea a guemos un tercer elemento: los fen´menos contradictorios con la teor´ cl´sica, como la rao ıa a diaci´n de cuerpo negro y el efecto fotoel´ctrico. De acuerdo a Einstein, la energ´ de un o e ıa “quantum” de luz de frecuencia ν viene dada por E = ω = hν (relaci´n de Planck-Einstein). o (2.6)

Al sustituir la funci´n de onda dada por (2.2) en la ecuaci´n diferencial, se obtiene o o k= ω , c (2.7)

resultado conocido con el nombre de relaci´n de dispersi´n. El hecho de que la relaci´n entre o o o k y ω para las ondas electromagn´ticas sea lineal implica que la propagaci´n de las ondas es e o no dispersiva. De las ecuaciones (2.6) y (2.7) se deduce que E = c ( k) , o sea, usando (2.5) p= k. Vectorialmente esta ultima ecuaci´n queda como: ´ o p= k (relaci´n de Compton). o (2.8)

´ ´ 2.1. INTRODUCCION SEMICLASICA PARA PART´ ICULAS LIBRES.

63

Las magnitudes {E, pc} y {ω, kc} son cuadrivectores. Las relaciones de Planck-Einstein y de Compton simplemente dicen que estos cuadrivectores son proporcionales: {E, pc} = c {ω/c, k} . De la relaci´n de Compton y ecuaci´n (2.3) se deduce que o o p= h λ (relaci´n de de Broglie). o (2.10) (2.9)

Todos los resultados anteriores han sido obtenidos para ondas electromagn´ticas o, en el e nuevo lenguaje, para fotones, i.e., part´ ıculas de masa nula. Veamos ahora cu´l es la situaci´n a o para part´ ıculas con masa no nula m. Numerosos experimentos mostraron que part´ ıculas como los electrones, los protones, etc., bajo ciertas circunstancias manifestaban un comportamiento ondulatorio. El experimento de Davisson y Germer demostr´ claramente la hip´tesis de de o o Broglie, es decir, mostr´ claramente que una part´ o ıcula de masa m manifiesta un comportamiento ondulatorio, con longitud de onda λ= h , p

cuando interact´a con un dispositivo intermedio que pone de manifiesto propiedades onduu latorias. Pero 2π (k = k ) , λ= k luego la relaci´n o p= k, tambi´n es v´lida para part´ e a ıculas con m = 0. Aun cuando en estos apuntes comenzaremos desarrollando la mec´nica cu´ntica noa a relativista, para no imposibilitar un posterior desarrollo de una teor´ relativista, es sensato ıa postular tambi´n la proporcionalidad de la energ´ con la frecuencia angular, es decir, e ıa E= ω. Partiendo de la idea vaga de que la materia tiene propiedades ondulatorias, supongamos que para el caso de part´culas libres masivas la funci´n de onda que las describe, igual que ı o para los fotones, viene dada por una onda plana del tipo ψk (r ) = A ei(k·r−ωt) . (2.11)

En el caso electromagn´tico, el m´dulo al cuadrado de la onda es la intensidad, que uno e o puede reinterpretar como la probabilidad de que un fot´n est´ en un lugar dado. En aquellos o e lugares en que la intensidad sea mayor, habr´ m´s fotones. Guiados entonces por estas ideas a a vagas, supondremos, igual que en el caso electromagn´tico, que el m´dulo cuadrado de la e o funci´n de onda ser´ proporcional a la densidad de probabilidad de encontrar la part´ o a ıcula en un punto r: ρ(r ) = ψk (r, t)∗ ψk (r, t) = |A|2 . (2.12)

64

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Hasta este punto, todo lo hecho ha sido una analog´ exacta entre el caso electromagn´tico ıa e y el de part´ ıculas. Sin embargo, hay una diferencia importante. La relaci´n entre p y E para o part´ ıculas masivas, en el l´ ımite no relativista, no es (2.5), sino E= p2 . 2m

Luego, usando (2.6) y (2.8), la relaci´n de dispersi´n para part´ o o ıculas materiales toma la forma k2 = 2m ω. (2.13)

La dependencia cuadr´tica de ω con k implica que la propagaci´n de la onda de la part´ a o ıcula ser´ dispersiva. a ¿Cu´l ser´ la ecuaci´n de onda, an´loga a la ecuaci´n (2.1), que determina la evoluci´n a a o a o o temporal de la onda de una part´ ıcula no relativista de masa m? Para encontrarla, procedamos en la forma lo m´s an´loga posible al bien conocido caso de las ondas electromagn´ticas. Para a a e obtener la ecuaci´n din´mica para las ondas de part´ o a ıculas, derivemos (2.11) con respecto al tiempo t y a las coordenadas r. Se tiene: ∂ ψ (r, t) = −iω ψk (r, t) , ∂t k ψk (r, t) = +ik ψk (r, t) ,
2

(2.14) (2.15) (2.16)

ψk (r, t) = −k 2 ψk (r, t) .

Sustituyendo (2.13) en (2.16) y usando (2.14) se obtiene la ecuaci´n buscada: o
2

2

2m

ψ(r, t) = i

∂ ψ(r, t) . ∂t

(2.17)

´ Esta es la Ecuaci´n de Schr¨dinger para la part´ o o ıcula libre. Analicemos brevemente las diferencias m´s importantes que tenemos entre las ondas eleca tromagn´ticas y las ondas de part´ e ıcula. Una diferencia importante entre (2.1) y (2.17) reside en que en (2.1) aparecen segundas derivadas con respecto al tiempo, mientras que en (2.17) s´lo aparecen sus primeras derivadas. o As´ para obtener la evoluci´n de un sistema gobernado por la ecuaci´n (2.17) basta con ı, o o conocer ψ(r, t) en un instante t = t0 . Para un sistema gobernado por la ecuaci´n (2.1), o adem´s de conocer ψ(r, t0 ), tambi´n se requiere conocer (∂ψ(r, t)/∂t)t=t0 , ∀r. a e Para las ondas electromagn´ticas, tanto la velocidad de fase vf = ω/k como la de grupo e vg = dω/dk, son iguales a la velocidad de la luz c. Para las ondas de part´ ıculas se tiene que vf = y vg = dω d = dk dk k2 2m = p =v , m ω 1 = k k k2 2m = p v = , 2m 2

´ ´ 2.1. INTRODUCCION SEMICLASICA PARA PART´ ICULAS LIBRES.

65

donde v es la velocidad de las part´ ıculas. La velocidad de fase no transporta informaci´n, o por lo tanto, no importa que no coincida con la velocidad de la part´ ıcula; lo importante es que la velocidad de grupo coincida. Que vf sea distinto a vg para las ondas de part´ ıculas es justamente el origen de que la propagaci´n de la funci´n de onda ψk (r, t) sea dispersiva o o (como veremos m´s adelante). a Especifiquemos algunas ideas que emergen de (o sugieren) los resultados anteriores. 1. Igual que en el caso electromagn´tico, en que se pueden construir paquetes de onda, se e espera que tambi´n con las ondas planas de de Broglie se puedan construir paquetes de e ondas que permitan localizar (dentro de ciertos l´ ımites) a una part´ ıcula. Igual que en el caso electromagn´tico, se espera que la probabilidad de encontrar una part´ e ıcula en 3 un volumen de tama˜o d r centrado en r, sea proporcional al cuadrado de la funci´n n o de onda en ese lugar. (Lo anterior prepara el terreno para el postulado de Born.) 2. La ecuaci´n (2.15) la podemos reescribir de la forma o −i ψk (r, t) = k ψk (r, t) = p ψk (r, t) . (2.18)

Este resultado es muy interesante. Observemos que el momento p es una variable medible f´ ısicamente (un observable), mientras que −i es un operador diferencial. Sin embargo, la ecuaci´n (2.18) nos sugiere que tiene sentido identificar el gradiente con o un operador diferencial asociado al momento: −i ≡ p (op) . Algo parecido ocurre con la ecuaci´n (2.14). Al reescribirla queda como o i ∂ ψ (r, t) = ω ψk (r, t) = Eψk (r, t) . ∂t k (2.19)

La energ´ E es un observable mientras que −i ∂/∂t es un operador diferencial. Lo anıa terior prepara el terreno para el postulado 2 de la Mec´nica Cu´ntica: A cada observable a a hay asociado un operador. 3. Si el Hamiltoniano coincide con la energ´ (es decir, si ∂H/∂t = 0), entonces la ecuaci´n ıa o (2.19) puede escribirse como sigue i ∂ ψ (r, t) = Hψk (r, t) , ∂t k

preparando el terreno para el postulado 5. 4. Deteng´monos en la relaci´n a o (Operador) · ψ = (Observable) · ψ . Notando que un operador es escencialmente una matriz, y que un observable es un n´mero, la relaci´n anterior se ve simplemente como un problema de autovalores. Esto u o muestra la cercana conexi´n que habr´ entre la teor´ cu´ntica y el ´lgebra lineal. No o a ıa a a s´lo eso, sino que sugiere que una cantidad f´ o ısica medible, un observable, es siempre un autovalor del operador asociado a tal observable. Esta observaci´n prepara el terreno o para el postulado 3. Resolver un problema cu´ntico ser´, en alg´n sentido, equivalente a a u a resolver un problema de autovalores.

66

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. 5. Sea r (op) = (x(op) , y (op) , z (op) ) un operador que act´a en el espacio de funciones simu (op) plemente multiplicando tal funci´n por r. Evaluemos el conmutador x(op) , px . Se o tiene
(op) x(op) , px f (x) = x(op) p(op) − p(op) x(op) f (x) x x ∂ ∂ f (x) − −i = x −i ∂x ∂x = i f (x) .

[x f (x)]

Procediendo de manera an´loga para los otros conmutadores se demuestra que a −i x(op) , pβ α
(op)

= δαβ .

´ Este es el mismo resultado que se encuentra en la mec´nica cl´sica para el corchete de a a Poisson de xα y pβ . Este comentario prepara el terreno para el postulado 4. Nos avisa que hay una cierta estructura del sistema que se preservar´ al pasar desde la teor´ a ıa cl´sica a la cu´ntica. a a

2.2.

Los postulados.

Postulado 1: Cada sistema tiene asociado un determinado espacio de Hilbert H sobre los complejos; a cada estado posible del sistema le corresponde un vector de dicho espacio vectorial; a tal vector lo llamaremos “funci´n de estado”. Rec´ o ıprocamente, cada vector de H tiene asociado un estado f´ ısico posible del sistema. Dos vectores | ψ y | φ ∈ H corresponden al mismo estado f´ ısico si y s´lo si | ψ = α| φ , con α ∈ C. La funci´n de estado de un sistema contiene o o el m´ximo grado posible de informaci´n sobre el sistema. Usualmente se eligen normalizados a o los vectores de estado ( ψ|ψ = 1). Postulado 2: ˇ Cada observable f´ ısico Q tiene asociado un operador autoherm´ ıtico Q. Los unicos resulta´ ˇ dos posibles de la medici´n Q son los autovalores del operador Q. Denotemos tales autovalores o por {qn }. Si, como efecto de una medici´n del observable Q, se mide el valor qn , el sistema o ˇ queda representado, tras la medici´n, por un autovector | qn del operador Q, donde o ˇ Q | qn = qn | qn . (2.20)

ˇ Equivalentemente, si el sistema se encontraba “preparado” ya en un autoestado de Q, digamos | qm , entonces el proceso de medici´n no alterar´ su estado, de modo que el resultado de tal o a proceso de medici´n ser´ qm . o a ˇ Notar que los autoestados {| qn } del operador Q constituyen un conjunto completo, es decir, ˇ | qn qn | = 1 .
n

2.2. LOS POSTULADOS.

67

Postulado 3: Consideremos un sistema en el estado Ψ y sea | Ψ ∈ H su vector asociado. Sea A ˇ un observable f´ ısico y A = an | el operador asociado; (ac´ an y | an son los a n an | an ˇ Elijamos el vector correspondiente al estado inicial Ψ autovalores y autovectores de A). normalizado, i.e. Ψ | Ψ = 1. Entonces la probabilidad de obtener an como resultado de la medici´n es (Postulado de Max Born). o Pn = | an | Ψ |2 . Observaci´n: o Pn =
n n

(2.21)

| an | ψ |2 =
n

ψ | an

an | ψ

= ψ|(
n

| an

an |) | ψ = ψ | ψ = 1 ,

es decir, la suma de todas las probabilidades parciales de los posibles resultados es 1. Si ψ | ψ = 1, entonces (2.21) se reemplaza por Pn = | an | ψ |2 | an | ψ |2 . 2 = ψ|ψ n | an | ψ |

ˇ ˇ Si el espectro de A es continuo, es decir, A = dk a(k)| k k | y | Ψ = dk | k k | Ψ , entonces el rol de un aparato de medici´n es seleccionar estados en un margen (k, k + dk). o Pi´nsese, por ejemplo, en un im´n selector de velocidades de un haz de protones. En tal caso e a dk depende de la colimaci´n elegida para el haz emergente, la cual no puede ser arbitrariao mente chica. La probabilidad de observar los protones vendr´ dada por a
k+dk

P (k, k + dk) =
k

dk | k | ψ | .

2

Luego resulta natural extender el postulado de Born a este caso como sigue: Para el caso de un operador con espectro continuo, la probabilidad de que, como resultado de la medici´n, o se obtenga un valor entre k y k + dk es | k | ψ |2 dk = P (k) dk . Postulado 4: Consideremos dos observables cl´sicos A(qj , pj ), B(qj , pj ), cualesquiera. Ac´ qj son las a a coordenadas y pj los respectivos momentos can´nicamente conjugados, con j = 1, 2, 3, . . . , N , o ˇ ˇ donde N es el n´mero de grados de libertad del sistema. La asignaci´n de operadores A, B u o a los observables cu´nticos asociados se efect´a de modo que en el l´ a u ımite de condiciones macrosc´picas del sistema (es decir, para −→ 0) se tenga la siguiente correspondencia: o − i ˇ ˇ →0 A, B −→ {A, B} ,

donde {A, B} es el corchete de Poisson de las variables cl´sicas, es decir, a
N

{A, B} =
j=1

∂A ∂B ∂A ∂B − ∂qj ∂pj ∂pj ∂qj

.

68

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Postulado 5: ˇ Sean | ψ(t) la funci´n de estado y H el operador Hamiltoniano de un sistema f´ o ısico. La evoluci´n temporal de la funci´n de estado est´ gobernada por la ecuaci´n o o a o i d ˇ | ψ(t) = H| ψ(t) . dt (2.22)

Comentarios: El postulado 1 establece el marco formal de la Teor´ Cu´ntica. Todo estado de un sistema ıa a f´ ısico est´ representado por un vector en un determinado espacio vectorial. Esto est´ relaa a cionado con el principio de superposici´n: en un experimento de difracci´n de neutrones por o o dos rendijas, un unico neutr´n puede presentar efectos de interferencia (Fig. 11), lo cual ´ o unicamente tiene sentido si el neutr´n ha “pasado” por ambas rendijas al mismo tiempo. ´ o Su estado (la posici´n, en este caso) es la superposici´n de otros dos estados posibles (la o o posici´n de cada una de las dos rendijas). Emerge entonces la posibilidad de que un estado o f´ ısico sea la superposici´n de dos o m´s estados f´ o a ısicos, y de ah´ que el postulado 1 asocie ı estados f´ ısicos con vectores de un espacio vectorial, donde la suma de dos vectores es otro vector. Matem´ticamente, se postula que dicho espacio vectorial es un espacio de Hilbert, a esto es, un espacio vectorial en el cual hay definida una norma, y que es completo respecto a esa norma (es decir, que toda sucesi´n de Cauchy converge a un elemento del mismo espacio o vectorial). Esto es importante, pues permite asegurar, por ejemplo, que las series infinitas y las integrales existen, lo cual es importante para asegurar el sentido de la teor´ cuando la ıa dimensi´n del espacio es infinita o no numerable. o El hecho de que la dimensi´n del espacio pueda ser infinita y no numerable contrasta o enormemente con el marco formal de la Mec´nica Cl´sica, que se sit´a en el espacio de fase a a u {qj , pj } de dimensi´n 2N , donde N es el n´mero de grados de libertad del sistema. o u Tambi´n es interesante el hecho de que la Mec´nica Cu´ntica trabaje en forma necesaria e a a con n´meros complejos. A nivel de teor´ cl´sicas el uso de los complejos es simplemente un u ıas a artificio c´modo, pero no es una necesidad ineludible. o La relaci´n entre el formalismo cu´ntico y los observables f´ o a ısicos se hace en los postulados 2 y 3. F´ ısicamente, los unicos resultados posibles de una medici´n son n´meros reales. Esto ´ o u sugiere que tiene sentido, como dice el postulado 2, que los resultados de una medici´n s´lo o o pueden ser los autovalores de operadores autoherm´ ıticos (ver Proposici´n 1.1). Pero, ¿por o qu´ deber´ ser autovalores de alg´n operador? Supongamos un sistema en que una variable e ıan u f´ ısica puede tener s´lo dos valores posibles, que denotaremos + y − (pueden representar la o posici´n de cada rendija en un experimento de interferencia de neutrones, o las dos polario zaciones posibles de un fot´n). Y consideremos un proceso de medici´n en que se mide el o o estado del sistema dos veces consecutivas, usando el mismo experimento (Fig. 2.1). La primera medici´n tiene un resultado impredecible. Digamos que los dos resultados o posibles son equiprobables, y que el resultado de la primera medici´n fue +. Es evidente o que si medimos por segunda vez el sistema, y no hay ning´n agente externo que modifique u el estado del sistema, una segunda medici´n arrojar´ nuevamente el resultado +, con total o a certeza. Si representamos ahora cada estado como un vector, | + y | − , el estado inicial, corresponde a alguna superposici´n de | + y | − , y ello se refleja en el resultado incierto o de la primera medici´n. Pero una vez obtenido un resultado (+), el estado del sistema ya no o es una superposici´n, porque la segunda medici´n ser´ siempre +. El experimento se puede o o a

2.2. LOS POSTULADOS.

69

|+> ?
50%

|+>
100%

Q
50%

Q
0%

|−>

|−>
Figura 2.1: Dos mediciones consecutivas del mismo observable Q en un sistema con dos estados posibles. repetir muchas veces, y siempre el resultado ser´ el mismo, es decir, aplicar sucesivas veces el a ˇ deja el estado invariante, lo que es consistente con (2.20) (recordemos que mismo operador Q nos interesan los estados normalizados, de modo que multiplicar por un escalar no modifica el estado). En otras palabras, mientras el postulado 1 se relaciona con el hecho de que la medici´n o de una variable f´ ısica tiene un resultado en principio indeterminado (porque un sistema se encuentra en general en una superposici´n de estados), el postulado 2 nos asegura que dicha o superposici´n se destruye en cuanto realizamos una medici´n, y sucesivas mediciones de la o o misma variable dar´n siempre el mismo resultado. a El postulado 3, en tanto, establece claramente cu´l es la probabilidad de una medici´n, a o cuando el sistema se encuentra en un estado arbitrario | Ψ . Matem´ticamente, | Ψ es cierta a ˇ combinaci´n lineal de autovectores de un operador autoherm´ o ıtico A. Ello es siempre posible ˇ porque los autovectores de A forman una base de H . Los coeficientes de dicha combinaci´n o lineal corresponden f´ ısicamente, a la probabilidad de medir el autovalor correspondiente. En el caso de la Fig. 2.1, el estado inicial ser´ a 1 | Ψ = √ (| + + | − ) , 2 ya que la probabilidad de medir + y − es 1/2. Pero tras la primera medici´n, el estado es o necesariamente |Ψ = |+ , pues es la unica manera de asegurar que la segunda medici´n arroje con 100 % de certeza el ´ o valor +. El postulado 4 tiene por objeto asegurar el Principio de Correspondencia de Niels Bohr, entregando al mismo tiempo prescripciones precisas para asociar operadores con observables. Finalmente, el postulado 5 indica la ley de evoluci´n temporal del vector de estado en o ausencia de medici´n. En tal caso existe una ley perfectamente determinista que, conocieno do el estado en t = 0, permite predecir el estado del sistema en el instante t. En contraste a esta ley determinista, el postulado 2 habla de una variaci´n brusca de la funci´n de eso o tado al hacerse una medici´n (| Ψ −→ | an ); tal cambio no es determinista sino que de o naturaleza estad´ ıstica, pudiendo conocerse s´lo la probabilidad de un determinado resultado o (postulado 3).

70

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Este “doble standard” (evoluci´n determinista, medici´n probabil´ o o ıstica) de la teor´ cu´ntiıa a ca caus´ en un comienzo diversas controversias, present´ndose hip´tesis sobre “variables eso a o condidas” inobservables. El matem´tico von Neumann prob´ luego que tales variables no a o pueden aparecer si mantenemos el marco formal de la Mec´nica Cu´ntica. Hoy en d´ la a a ıa controversia ha cesado casi del todo, pues se entiende que la F´ ısica tiene por objeto central la descripci´n de los observables (si bien puede retener objetos inobservables directamente, o como la funci´n de onda o el potencial, en la medida que le den elegancia al formalismo). o Dentro de ese contexto, los postulados son consistentes con todos los hechos experimentales, y por ende constituyen una teor´ aceptable f´ ıa ısicamente.

2.3.

Conjunto completo de observables compatibles.

ˇ ˇ ˇ ˇ Diremos que {A, B, C, . . .} es un conjunto completo de observables compatibles si A, ˇ . . son operadores autoherm´ B,. ıticos tales que existe una base de autovectores comunes a todos (en otras palabras, son diagonalizables en una misma base). Para entender esta definici´n, construyamos un conjunto de tales operadores, para luego o discutir su significado f´ ısico. Consideremos un sistema cu´ntico cualquiera y sea H el espacio de Hilbert asociado. Sea a ˇ A un operador asociado a un observable A. Como hemos se˜alado anteriormente, es posible n ˇ sea diagonal. En principio, denotamos al autovector elegir la base de H de modo que A asociado a un autovalor α como | α . Sin embargo, pueden existir varios vectores base con un ˇ mismo autovalor para A. Para distinguir entre s´ autovectores dentro de un mismo subespacio ı de degeneraci´n, necesitaremos un ´ o ındice adicional, β. En general, ser´ necesario un cierto a ˇ conjunto de ´ ındices α, β, γ, etc., para rotular de modo un´ ıvoco los autovectores de A. Consideremos entonces la base {| α, β, γ, . . . }; esta base est´ formada por autovectores de a ˇ A: ˇ A| α, β, γ, . . . = α | α, β, γ, . . . . Es claro que ˇ A=
αβγ...

α| α, β, γ, . . .

α, β, γ, . . . | .

ˇ ˇ Ahora definamos operadores B, C, . . . , como sigue: ˇ B=
αβγ...

β| α, β, γ, . . . γ| α, β, γ, . . .
αβγ...

α, β, γ, . . . | , α, β, γ, . . . | , . . . etc.

ˇ C=

ˇ ˇ Si β, γ, etc., son reales, entonces es inmediato que B, C, etc. son operadores autoherm´ ıticos.

2.3. CONJUNTO COMPLETO DE OBSERVABLES COMPATIBLES. Adem´s, se tiene a ˇ A| α, β, γ, . . . = α| α, β, γ, . . . , ˇ B| α, β, γ, . . . = β| α, β, γ, . . . , ˇ C| α, β, γ, . . . = γ| α, β, γ, . . . , etc.

71

ˇ ˇ ˇ Es decir, {| α, β, γ, . . . } son autovectores de todos los operadores. {A, B, C, . . .} es, por lo tanto, un conjunto completo de observables compatibles. Es evidente que los operadores construidos conmutan todos entre s´ ı: ˇ ˇ A, B = 0 , ˇ ˇ B, C = 0 , ˇ ˇ C, A = 0 , etc.

La proposici´n inversa tambi´n es cierta: si dos operadores conmutan entre s´ entonces o e ı, existe una base de autovectores de ambos, es decir, una base en la cual ambos son diagonales simult´neamente. a Podemos pensar entonces el problema a la inversa: Consideremos un sistema f´ ısico, con sus observables f´ ısicos conocidos. Cada uno tiene asociado un operador autoherm´ ıtico. Escogemos ˇ uno (A). Existe una base de autovectores, y los autovalores respectivos permiten rotular la ˇ base. Si existen autovalores degenerados, escogemos otro operador (B) que conmute con el anterior. Entonces existe una base de autovectores comunes, pudiendo as´ rotularse la base con ı dos ´ ındices, lo cual romper´ las degeneraciones. Si a´n existen subespacios de degeneraci´n, a u o ˇ que conmute con los anteriores, y as´ sucesivamente. Al escogemos un tercer operador C ı final del proceso, obtendremos una base rotulada un´ ıvocamente, construida con autovectores comunes a todos los operadores compatibles. Observemos que en este proceso hay que evitar ˇ ˇ ˇ las redundancias, como {A, B, B2 }. Aun cuando todos los operadores conmutan entre s´ un ı, ˇ es tambi´n degenerado para B2 , luego los autovalores de B2 no ˇ ˇ subespacio degenerado de B e sirven como un r´tulo independiente. o ¿Cu´l es el significado f´ a ısico de dos observables compatibles? Recordemos la Fig. 2.1, pero modifiqu´mosla para considerar la medici´n de dos observables f´ e o ısicos. En la Fig. 2.2(a) se miden dos observables Q y P , no compatibles entre s´ Tras la primera ı. ˇ | Q+ (Postulado 2). La segunda medici´n medici´n, el sistema queda en un autoestado de Q, o o ˇ arroja un resultado P +, luego el sistema queda en el autoestado de P | P + . Sin embargo, los operadores no son compatibles, luego no tienen una base com´n de autovectores, y por u ˇ Luego, al medir nuevamente Q, el resultado no es tanto | P + no es un autovector de Q. unico. Esto significa que al medir P , se ha perdido la informaci´n que ya ten´ ´ o ıamos sobre Q. En otras palabras, si dos operadores no conmutan, de modo que no son compatibles, es imposible saber con precisi´n el valor de ambos observables simult´neamente. Observemos o a que esto es consistente con el Principio de Incerteza enunciado anteriormente (Sec. 1.19). Por el contrario, en la Fig. 2.2(b) se miden dos observables compatibles Q y R. Puesto ˇ que los operadores conmutan entre s´ un autoestado | Q+ es tambi´n autoestado de R. Por ı, e tanto, al medir R el sistema sigue en el estado | Q+ , la informaci´n obtenida en la primera o medici´n no se destruye, y es posible conocer el valor de ambos observables simult´neamente. o a

72

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.
(a)

Q+ ?
50%

P+
50%

Q+
50%

Q
50%

P
50%

Q
50%

Q+

Q−
(b)

P− R+
50%

Q+
100%

Q+ ?
50%

Q
50%

R
50%

Q
0%

Q+

Q−

R−

Figura 2.2: Mediciones consecutivas de dos observables (a) Q y P no compatibles, (b) Q y R compatibles. Cada observable puede asumir s´lo dos valores posibles, Q±, P ±, R±, con o probabilidad 1/2. Veamos un ejemplo concreto: consideremos un sistema de una sola part´ ıcula sin estructura interna (es decir, no posee spin ni se trata de una part´ ıcula compuesta 1 ). En tal caso todo observable f´ ısico A es funci´n de las variables can´nicas conjugadas r y p (afirmaci´n o o o v´lida tanto cl´sica como cu´nticamente). Estos dos observables dan origen a seis operadores: a a a ˇ = (ˇ , y, z) y p = (ˇ x , py , pz ). Sin embargo, si se incluyen (ˇ , y, z) dentro del conjunto comˇ r x ˇ ˇ p ˇ ˇ x ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ pleto de observables compatibles, ya no podemos incluir ni px , ni py , ni pz . (Efectivamente, como en la mec´nica cl´sica el par´ntesis de Poisson entre x y px es no nulo, de acuerdo al a a e ˇ ˇ principio de correspondencia se tiene entonces que los operadores cu´nticos asociados x y px a ˇ constituye un conjunto completo de observables compatibles no conmutan.) Por lo tanto r del sistema. As´ pues, para una part´ ı ıcula sin estructura interna, una base completa del espacio de ˇ Hilbert es {| r = | x, y, z , r ∈ R3 }, con xj | r = xj | r , j = 1, 2, 3 (ver Sec. 2.4). Otras posibles bases de H que se usan en ocasiones son la base de momento {| px , py , pz } y la ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ base {p2 , L2 , Lz }, donde L es el operador asociado al momento angular L = ˇ × p. Otra r ˇ opci´n, algo artificial, pero util si ∂H/∂z = 0, es {ˇ , y, pz }. o ´ x ˇ ˇ Generalizando el razonamiento anterior a un sistema de N part´ ıculas sin spin, tendremos ˇ1 , ˇ2 , . . . , ˇN } es un posible conjunto completo de observables compatibles, siendo la que {r r r
En realidad diversas part´ ıculas compuestas se pueden tratar como simples mientras las condiciones de energ´ disponibles no pongan de manifiesto tal estructura. Tal es el caso, por ejemplo, de las part´ ıa ıculas α; para energ´ bastante menores que 20.1 MeV (la energ´ del primer estado excitado) la part´ ıas ıa ıcula no revelar´ su estructura interna. a
1

ˇ r. 2.4. LOS OPERADORES p Y ˇ base asociada de H : {| r1 , r2 , . . . , rN , con ri ∈ R3 ∀i}.

73

2.4.

ˇ ˇ Los operadores p y r.

Los observables p y r tienen asociados, de acuerdo al postulado 2, operadores autoherm´ ıtiˇ y ˇ Cada uno de estos operadores posee un conjunto completo ortonormal de autoescos p r. tados. Sean {| r }r∈R3 y {| p }p∈R3 estos autoestados, es decir ˇ p| p = p | p , ˇ r = r |r . r| Ambos conjuntos de vectores son conjuntos completos del espacio de Hilbert H asociado al sistema de una part´ ıcula sin spin. Es importante darse cuenta de que la dimensi´n de H o 3 no es 3, sino que, abusando un poco del lenguaje, “corresponde a R ”; es decir, as´ como el ı conjunto {1, 2, 3} permite rotular una base completa del espacio tridimensional ordinario, el conjunto {R3 = los puntos del espacio ordinario} sirve para rotular H . Tambi´n es impore tante darse cuenta de que tanto {| r } como {| p } son bases del mismo espacio H , por lo tanto | r se puede expresar en t´rminos de combinaciones lineales de los | p y viceversa. La e completitud de estas bases la podemos expresar como sigue: d3 r | r
R3

ˇ r| = 1 =
R3

d3 p | p

p| .

Los vectores los supondremos ortonormalizados, es decir, r|r y p|p = δ(p − p ) . = δ(r − r ) ,

Si la part´ ıcula tiene un momento p0 bien definido, entonces el sistema estar´ representado a por el vector | p0 . Esto concuerda con el postulado de Born, pues p | p0 = δ(p − p0 ) , (2.23)

de modo que la densidad de probabilidad | p | p0 |2 de obtener un valor p = p0 es nula. Al efectuar una medici´n del momento se obtendr´ con certeza el valor p0 . o a Si la part´ ıcula tiene un momentum p = p0 bien definido, la densidad de probabilidad de encontrar la part´ ıcula en el lugar r vendr´ dada por | r | p0 |2 (postulado 3). De acuerdo a a la secci´n (2.1), es razonable el ansatz: o r | p0 = A e
i

p0 ·r

= ψp0 (r ) .

(2.24)

74

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Podemos verificar que (2.24) es una elecci´n correcta, reproduciendo (2.23): o

δ(p − p ) = p | p =

=

d3 r p | r

r|p

d3 r r | p d3 r e

r|p

= |A|2

i

(p −p)·r

= |A|2 (2π)3 δ

p−p

= |A|2 (2π )3 δ(p − p ) .

De paso, este resultado fija la constante A. Eligiendo la constante de normalizaci´n de manera o que sea real y positiva se obtiene A= 1 (2π )3/2 .

Resumiendo: La funci´n de onda de una part´ o ıcula libre con un momento bien definido p0 viene dada por r | p0 = 1 (2π )3/2 e
i

p0 ·r

= ψp0 (r ) .

(2.25)

Las expresiones (2.23) y (2.25) corresponden a representaciones concretas de la funci´n o de estado | p0 , en el espacio de momento y el espacio de coordenadas, respectivamente. Se trata, simplemente, del mismo vector | p0 , pero proyectado en dos bases distintas, {| r } y {| p }. Ambas funciones tienen el mismo contenido f´ ısico: son la funci´n de onda de una o part´ ıcula con momento lineal bien definido p0 . N´tese que cada una de las funciones es la o transformada de Fourier de la otra. Si una part´ ıcula libre tiene la posici´n bien definida, por ejemplo, si se tiene la certeza o de que la part´ ıcula se encuentra en el punto r = r0 , entonces el sistema viene descrito por el vector | r0 ∈ H . La densidad de probabilidad de obtener el valor p al medir el momento de la part´ ıcula, de acuerdo al postulado 3, es proporcional a | p | r0 |2 . A partir de (2.25) se obtiene que p | r0 = r0 | p

=

1 (2π )3/2

e−

i

p·r0

.

ˇ Sea | ψ ∈ H una funci´n de estado arbitraria y consideremos el estado | φ = p| ψ . o Conocido | ψ en una representaci´n concreta, ¿qu´ podemos decir de | φ en tal representao e

ˇ r. 2.4. LOS OPERADORES p Y ˇ ci´n? En la representaci´n de coordenadas se tiene: o o ˇ r|φ = r|p|ψ = = = d3 p ˇ r|p|p p |ψ p |ψ

75

d3 p p r | p d3 p

i p e p ·r p | ψ 3/2 (2π ) i 1 (−i ) e p ·r p | ψ = d3 p 3/2 (2π ) i 1 e p ·r p | ψ = −i d3 p 3/2 (2π )

= −i = (−i o sea,

d3 p

r|p

p |ψ

) r|ψ ,

ˇ r | p | ψ = (−i

) r|ψ .

(2.26)

ˇ Esto es, el operador p opera sobre funciones complejas de r como el operador −i , un resultado que hab´ ıamos obtenido de modo menos riguroso en (2.18). ˇ Repitamos el an´lisis, pero ahora en la representaci´n de momento. El operador p es a o autoherm´ ıtico, ya que corresponde a un observable f´ ısico (postulado 2), luego: ˇ ˇ p | p | ψ = (p | p )† | ψ = (p | p )† | ψ = p (| p )† | ψ = p p | ψ , resultando, ˇ p|p|ψ = p p|ψ , (2.27) ˇ El operador p opera sobre funciones complejas de p simplemente multiplic´ndolas por p. a ˇ Sea | ψ ∈ H una funci´n Podemos repetir lo anterior, pero ahora para el operador r. o de estado arbitraria y consideremos el estado | ϕ = ˇ | ψ . Conocido | ψ en una represenr taci´n concreta, ¿qu´ podemos decir de | ϕ en tal representaci´n? En la representaci´n de o e o o coordenadas se tiene: r | ϕ = r | ˇ | ψ = ( ˇ † | r )† | ψ r r = (ˇ | r )† | ψ = (r | r )† | ψ r = r (| r )† | ψ = r r | ψ , o sea, r|ˇ|ψ = r r|ψ . r (2.28) El operador ˇ opera sobre funciones complejas de r simplemente multiplic´ndolas por r. r a

76

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. Finalmente, evaluemos p | ϕ = p | ˇ | ψ , con | ψ ∈ H . Se tiene, r p|ˇ|ψ = r = = = d3 r p|ˇ|r r r |ψ r |ψ
i

d3 r r p | r 1 (2π 1 (2π )3/2
p)

)3/2

d3 r r e− d3 r (i d3 r p|r

p·r

r |ψ
i

p)

e−

p·r

r |ψ
p)

= (i es decir

r | ψ = (i

p|ψ ,

p | ˇ | ψ = (i r En (2.29) el operador diferencial
p p

p)

p|ψ .

(2.29)

viene dado por ∂ ∂ ∂ +y ˆ +z ˆ . ∂px ∂py ∂pz
p.

≡x ˆ

El operador ˇ opera sobre funciones complejas de p como el operador +i r

2.4.1.

El conmutador ˇ p . r, ˇ

ˇ ˇ a Denotemos por pi , con i = 1, 2, 3, a las componentes cartesianas del operador p, y an´loˇ gamente para r: ˇ ˇ = (ˇ1 , ˇ2 , ˇ3 ) . p = (ˇ 1 , p2 , p3 ) , p ˇ ˇ r r r r Evaluemos el conmutador [ˇi , pj ]. Sea | ψ ∈ H un vector arbitrario. Se tiene: r ˇ ˇ r r | [ˇi , pj ] | ψ = r | ˇi pj | ψ − r | pj ˇi | ψ . r ˇ rˇ Evaluemos separadamente los dos t´rminos del lado derecho de esta ecuaci´n: e o ˇ r | ˇi pj | ψ = ri r | pj | ψ = −i ri rˇ El otro t´rmino: e ˇ r r | pj ˇi | ψ = r |ˇ j (ˇi | ψ ) = −i p r = −i ∂ ( r | ˇi | ψ ) r ∂rj ∂ r|ψ . ∂rj (2.31) (2.30)

∂ (ri r | ψ ) ∂rj ∂ri ∂ = −i r | ψ + ri r|ψ ∂rj ∂rj ∂ = −i δij r | ψ − i ri r|ψ . ∂rj

(2.32)

ˇ r. 2.4. LOS OPERADORES p Y ˇ Sustituyendo (2.31) y (2.32) en (2.30) se obtiene r | [ˇi , pj ] | ψ = i δij r | ψ r ˇ ˇ = r | (i δij 1) | ψ .

77

Como r | es arbitrario, se sigue que el efecto del operador [ˇi , pj ] es igual al del operador r ˇ ˇ i δij 1: ˇ [ˇi , pj ] = i δij 1 . r ˇ (2.33) Este resultado es consistente con el postulado 4. En efecto, en la mec´nica cl´sica el corchete a a de Poisson de ri y pj es {ri , pj } =
k

∂ri ∂pj ∂ri ∂pj − ∂rk ∂pk ∂pk ∂rk

= δij .

En vista de este resultado queda plenamente justificado el ansatz (2.14) sobre las autofunciones de momento as´ como los resultados (2.26)–(2.29) para las representaciones de los ı operadores de posici´n y momento, respectivamente. o Las relaciones de conmutaci´n, en forma expl´ o ıcita, son ˇ [ˇ , py ] = [ˇ , pz ] = [ˇ , px ] = [ˇ , pz ] = [ˇ, px ] = [ˇ, py ] = 0 , x ˇ x ˇ y ˇ y ˇ z ˇ z ˇ y [ˇ , px ] = [ˇ , py ] = [ˇ, pz ] = i . x ˇ y ˇ z ˇ ˇ ˇ De estos resultados se sigue, por ejemplo, que x y px no pueden ser ambos parte de un conjunto completo de observables compatibles, es decir, es imposible medir al mismo tiempo la posici´n x y su momento conjugado px . o

2.4.2.

x ˇ p ˇ El conmutador [ˇ i , xj ] y [ˇ i , pj ].

El operador ˇ = (ˇ , y, z) = (ˇ 1 , x2 , x3 ) es un tr´ de operadores que es diagonal en una r x ˇ ˇ x ˇ ˇ ıo misma base, luego cada uno de estos operadores conmuta con los dem´s. Es decir, a [ˇ i , xj ] = 0 . x ˇ Esta relaci´n por supuesto es consistente con el postulado 4, ya que el par´ntesis de Poisson o e cl´sico de dos componentes de la posici´n es nulo. a o Por las mismas razones tambi´n las distintas componentes del operador momento conmue tan, teni´ndose e [ˇ i , pj ] = 0 . p ˇ Note que no siempre las distintas componentes de un operador vectorial conmutan entre ˇ ˇ ˇ ˇ s´ Por ejemplo, definamos el operador momento angular por L ≡ ˇ × p = (L1 , L2 , L3 ). Para ı. r ˇ este operador se cumple que (Problema 3-1): ˇ ˇ Li , Lj = i
ijk

ˇ Lk .

78

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

2.4.3.

r ˇ Otras relaciones que involucran a ˇ y p.

A continuaci´n encontraremos otras expresiones utiles que involucran a los operadores o ´ posici´n y momento. Consideremos una funci´n de estado | ψ ∈ H , normalizada (es decir, o o con ψ | ψ = 1). ˇ Evaluemos el efecto del operador p sobre el vector | ψ . Se tiene: ˇ ˇ p| ψ = p = = es decir, se puede hacer la identificaci´n o ˇ p= d3 p | p p p |. (2.34) d3 p | p ˇ d3 p p | p d3 p p | p p |ψ p |ψ p |ψ ,

ˇ Comparando con (1.1), esto dice simplemente que el operador p tiene, en la base de momentum, una representaci´n diagonal, con valores p sobre la diagonal. o Otra expresi´n se obtiene al expandir | ψ en t´rminos de los autovectores del operador o e posici´n. En ese caso se tiene: o ˇ ˇ p| ψ = p de donde, ˇ p |p|ψ = = = = Integrando por partes se obtiene ˇ p |p|ψ = Pero r | ψ
r=∞

d3 r | r

r|ψ ,

ˇ d3 r p | p | r d3 r p p | r 1 (2π 1 (2π )3/2 )3/2

r|ψ r|ψ
i

d3 r p e− d3 r (i

p ·r

r|ψ
i

) e−

p ·r

r|ψ .

i (2π )3/2

e−

i

p ·r

r|ψ
r=∞

d3 r e−

i

p ·r

r|ψ

.

= 0 (de lo contrario | ψ no estar´ normalizada), por lo tanto ıa ˇ p |p|ψ = = 1 (2π )3/2 d3 r e−
i

p ·r

(−i

) r|ψ

d3 r p | r (−i

) r|ψ ) r| |ψ ,

= p |

d3 r | r (−i

2.5. USO DEL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA. es decir, podemos hacer la identificaci´n o ˇ p = −i d3 r | r r| ,

79

(2.35)

An´logamente, para el operador ˇ se obtienen las relaciones a r ˇ=i r y ˇ= r d3 r | r r r | . (2.37) d3 p | p
p

p|

(2.36)

Como ejercicio, usemos la ecuaci´n (2.36) y deduzcamos nuevamente la ecuaci´n (2.29). o o Tenemos: p|ˇ|ψ = p| i r =i =i d3 p d3 p | p p|p
p p

p | |ψ

p |ψ
p

d3 p δ(p − p )

p | ψ = (i

p)

p|ψ .

2.5.

Uso del principio de correspondencia.

En esta secci´n usaremos el principio de correspondencia (postulado 4), para asignar o operadores cu´nticos a observables cl´sicos. Si bien es cierto este procedimiento no determina a a de manera un´ ıvoca el operador cu´ntico, ser´ suficiente para determinar la teor´ cu´ntica a a ıa a para los sistemas cl´sicos de inter´s. a e Supongamos que tenemos los operadores cu´nticos asociados a las variables can´nicas a o ˇ ˇ conjugadas x −→ x, p −→ p, cumpli´ndose e ˇ [ˇ , p] = i 1 . x ˇ Proposici´n 2.1 o ˇˇ ˇ ˇ pxn = xn p + O( ) . La demostraci´n de esta proposici´n es directa. o o Proposici´n 2.2 An´logamente a la proposici´n anterior se tiene que o a o ˇˇ ˇ ˇ xpm = pm x + O( ) , o m´s general: a ˇ ˇ ˇ ˇ xk pm = pm xk + O( ) . (2.38)

80

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Proposici´n 2.3 o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ p p, xj = p, xj p + O( 2 ) .

Demostraci´n Por inducci´n, para j = 1 se tiene o o ˇ p ˇ ˇˇˇ ˇˇˇ p [ˇ , x] = ppx − pxp ˇ ˇ p ˇ xˇ = p(ˇ p − i 1) − (ˇ p − i 1)ˇ xˇ = [ˇ , x] p p ˇ ˇ o sea, la hip´tesis se cumple para j = 1. Supongamos que la proposici´n es cierta para j = n, o o es decir, que se cumple ˇ p ˇ p [ˇ , xn ] = [ˇ , xn ] p + O( 2 ) , p ˇ ˇ y demostremos que entonces tambi´n es v´lida para j = n + 1. Se tiene: e a ˇ ˇ ˇ ˇ p ˇ ˇ p p, xn+1 = p [ˇ , xn x] ˇˇ p ˇ ˇ p ˇ ˇ = pxn [ˇ , x] + p [ˇ , xn ] x n ˇ ˇˇ = px (−i 1) + ([ˇ , xn ] p + O( 2 ))ˇ p ˇ ˇ x Por otra parte ˇ ˇ ˇ p, xn+1 p = [ˇ , xn x] p p ˇ ˇ ˇ ˇ p ˇ ˇ = xn [ˇ , x] p + [ˇ , xn ] xp p ˇ ˇˇ n ˇ ˇ ˇ = (−i ) x p + [ˇ , xn ] (ˇ x + i 1) p ˇ pˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = −i xn p + [ˇ , xn ] px + (ˇ xn − xn p)i p ˇ ˇˇ pˇ Pero ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ −i xn p + (ˇ xn − xn p)i = −i pxn + O( 2 ) , pˇ luego ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ p, xn+1 p = pxn (−i 1) + ([ˇ , xn ] p + O( 2 ))ˇ . p ˇ ˇ x Comparando las ecuaciones (2.39) y (2.40) se demuestra la proposici´n. o q.e.d. Proposici´n 2.4 Sea B(x, p) un observable cl´sico con el desarrollo o a B(x, p) =
k,

(2.39)

(2.40)

Bk xk p .

ˇ Introduzcamos el operador B = B(ˇ , p). Entonces x ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ p, B p = p p, B + O( 2 ) . La demostraci´n queda como ejercicio (Problema 3-2). o

2.5. USO DEL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA. Proposici´n 2.5 Sea B(x, p) un observable cl´sico con el desarrollo o a B(x, p) =
k,

81

Bk xk p .

ˇ Introduzcamos el operador B = B(ˇ , p). Entonces x ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ p , B = p −1 p, B + O( 2 ) . Note que esta ultima ecuaci´n tambi´n puede ser escrita en la forma ´ o e ˇ ˇ p ,B = ∂ (p) ∂p ˇ ˇ p, B + O( 2 ) .
ˇ p

(2.41)

Demostraci´n Por inducci´n, es evidente que la proposici´n se cumple para = 1. Supono o o gamos entonces que la proposici´n se cumple para = n, es decir, que o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ pn , B = n pn−1 p, B + O( 2 ) . y demostremos que entonces se cumple tambi´n para e = n + 1. Se tiene:

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ pn+1 , B = pn p, B ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = pn p, B + pn , B p ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = pn p, B + n pn−1 p, B + O( 2 ) p ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = pn p, B + n pn−1 p p, B + O( 2 ) ˇ ˇ ˇ = (n + 1) pn p, B + O( 2 ) . q.e.d. ˇ Se tiene tambi´n una ecuaci´n an´loga a la ecuaci´n (2.41) para el operador x: e o a o ˇ ˇ x ,B = ∂ (x) ∂x ˇ ˇ x, B + O( 2 ) .
ˇ x

(2.42)

Proposici´n 2.6 Sean A(x, p) y B(x, p) dos observables cl´sicos con los desarrollos o a A(x, p) =
k,

Ak x k p

y B(x, p) =
k,

Bk xk p .

ˇ ˇ Introduzcamos los operadores A = A(ˇ , p) y B = B(ˇ , p). Entonces x ˇ x ˇ ˇ ˇ ∂A ∂A ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ A, B = p, B + x, B + O( 2 ) . ∂p ∂x (2.43)

82

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Demostraci´n o ˇ ˇ A, B =
k,

ˇ ˇ ˇ Ak xk p , B Ak
k,

=

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ xk p , B + xk , B p ˇ xk ∂p ∂p
ˇp x,ˇ

=
k,

Ak

∂ (p ) ∂p

ˇ ˇ p, B +
ˇ p

∂ k (x ) ∂x Ak ∂xk p ∂x

ˇ p
ˇ x

ˇ ˇ x, B + O( 2 ) ˇ ˇ x, B + O( 2 )

=
k,

Ak x k ˇ ∂A ∂p

ˇ ˇ p, B +
k,

ˇp x,ˇ

= donde

ˇ ˇ p, B +

ˇ ∂A ∂x

ˇ ˇ x, B + O( 2 ) , ˇ ∂A ≡ ∂x

ˇ ∂A ≡ ∂p

∂A(x, p) ∂p

,
x→ˇ , p→ˇ x p

∂A(x, p) ∂x

.
x→ˇ , p→ˇ x p

q.e.d. Observemos que todos estos resultados son an´logos a los correspondientes en Mec´nica a a ˇ ˇ Cl´sica, reemplazando A y B por sus variables cl´sicas asociadas A y B, y los conmutadores a a por corchetes de Poisson. En realidad, son iguales, excepto por t´rminos de orden 2 . Por e tanto, el principio de correspondencia (Postulado 4) sigue cumpli´ndose, pero a nivel cu´ntico e a los resultados difieren. Proposici´n 2.7 Sea A(x, p) un observable cl´sico con el desarrollo o a A(x, p) =
k,

Ak x k p .

Entonces ˇ ∂A , ∂p ˇ ∂A ˇ ˇ p, A = −i . ∂x ˇ ˇ x, A = i Demostraci´n Consideremos (2.44). Se tiene o ˇ ˇ x, A =
k,

(2.44) (2.45)

ˇ ˇ ˇ Ak xk x, p

.

2.5. USO DEL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA. Notemos que ˇ ˇ [ˇ , [ˇ , x]] = p, −i 1 = 0 , p p ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ de modo que, poniendo A = p y B = x en (1.16), la expresi´n anterior se escribe o ˇ ˇ x, A =
k,

83

ˇ ˇ Ak xk p −1 [ˇ , p] x ˇ ˇ ˇ Ak xk p −1 i
k,

= =i

ˇ ∂A , ∂p q.e.d.

demostr´ndose as´ (2.44). De modo an´logo se demuestra (2.45). a ı a

Para magnitudes vectoriales las ultimas relaciones quedan de la forma ´ ˇ f (ˇ p ) = +i r, r, ˇ y ˇ r, ˇ p, f (ˇ p ) = −i ˇ f (r , p ) 1 .
p f (r, p )

ˇ 1

La Prop. 2.7 es, nuevamente, una relaci´n entre operadores que es id´ntica a la relaci´n o e o equivalente en Mec´nica Cl´sica, reemplazando los operadores por observables y los conmua a tadores por corchetes de Poisson. En este caso, las relaciones cl´sica y cu´ntica son iguales, a a sin t´rminos adicionales de orden . e Notemos, finalmente, c´mo todo lo que hemos dicho afecta la asociaci´n entre observables o o cl´sicos y operadores cu´nticos. Sea A(x, p) un observable cl´sico con el desarrollo a a a A(x, p) =
k,

Ak x k p ,

ˇ y consideremos el operador A que se obtiene al reemplazar los escalares x y p por los ope´ ˇ ˇ radores x y p en el argumento. Esta es, por cierto, la elecci´n natural. Pero no es la unica. o ´ por ejemplo, consideremos A(x, p) = xp = px; cl´sicamente el orden de los dos escalares p y a x no importa. Sin embargo, podemos construir dos operadores cu´nticos: a ˇ ˇˇ A1 = xp , y ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ A2 = px = xp − i 1 = A1 − i 1 . Ambos operadores son distintos, difiriendo en un t´rmino del orden de . El l´ e ımite cl´sico a ser´ el mismo, pero a nivel cu´ntico los resultados son distintos. Surge entonces el problema a a de c´mo asignar un operador cu´ntico a un observable cl´sico, y la prescripci´n para hacerlo o a a o est´ dada en el siguiente Teorema. a

84

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Teorema 2.1 Sean A(x, p) y B(x, p) dos observables cl´sicos, con corchete de Poisson a { A, B } = ∂A ∂B ∂A ∂B − = {A, p}{x, B} − {x, A}{B, p} . ∂x ∂p ∂p ∂x (2.46)

Para cuantizar A y B, es decir, para asociarles los respectivos operadores autoherm´ ıticos, ˇ ˇ basta con reemplazar los escalares x y p por los operadores x y p en el argumento, y posteriormente asegurar hermiticidad: 1 ˇ A(x, p) −→ A(ˇ , p) −→ A = x ˇ A(ˇ , p) + A† (ˇ , p) x ˇ x ˇ 2 (´ Idem para el operador B.) Demostraci´n Reemplazando (2.44) y (2.45) en (2.43) se obtiene o ˇ ˇ A, B = i ˇ ˇ ˇ ˇ ∂A ∂B ∂A ∂B + + O( 2 ) ∂p ∂x ∂x ∂p = i {A(x, p), B(x, p)}x→ˇ , p→ˇ . x p − q.e.d. Hemos demostrado que al sustituir en un observable cl´sico los escalares x y p por los a ˇ ˇ operadores cu´nticos x y p, entonces el operador cu´ntico cumplir´, excepto por t´rminos a a a e 2 del orden de , con el principio de correspondencia. Como ya hemos visto, a partir de un observable cl´sico, en ocasiones, se pueden obtea ner varios operadores cu´nticos que satisfacen el principio de correspondencia. Los distintos a operadores difieren en t´rminos del orden de . El hecho de que el operador asociado a un e observable tenga que ser autoherm´ ıtico frecuentemente (pero no siempre) restringe la elecci´n o a un operador unico. No obstante, en los casos de inter´s real (y no meramente acad´mico) ´ e e este tipo de ambig¨edades no se dan, al menos para el tipo de sistemas considerados en este u curso. Como ejemplo de cuantizaci´n de un observable cl´sico, consideremos la energ´ de una o a ıa part´ ıcula libre. En la mec´nica cl´sica la energ´ cin´tica viene dada por T = p2 /(2m). Esto a a ıa e sugiere usar en la mec´nica cu´ntica no relativista, para el operador asociado a la energ´ a a ıa cin´tica, la expresi´n e o ˇ p2 ˇ . T= 2m ˇ ˇ Cuando T opera sobre funciones complejas de r hay que sustituir p por el operador diferencial (−i ), obteni´ndose e 2 (−i )2 2 ˇ T −→ =− . 2m 2m Ahora bien, de acuerdo al postulado 5, la evoluci´n temporal de las funciones de estado o | ψ(t) viene dada por: d ˇ H| ψ(t) = i | ψ(t) . dt . (2.47)

2.6. ILUSTRACIONES. Para la part´ ıcula libre ˇ2 ˇ =T= p . ˇ H 2m Realizando el producto interno con r | se obtiene r| Pero r| y r| Luego, introduciendo la notaci´n o ψ(r, t) = r | ψ(t) , se obtiene
2 2 ˇ p2 | ψ(t) = − 2m 2m 2

85

ˇ p2 | ψ(t) = i 2m

r|

d | ψ(t) . dt

r | ψ(t) ,

d ∂ | ψ(t) = r | ψ(t) . dt ∂t

2

2m

ψ(r, t) = i

∂ ψ(r, t) , ∂t

(2.48)

que es la ecuaci´n de Schr¨dinger para la part´ o o ıcula libre, (2.17). Concluimos entonces que la ecuaci´n de Schr¨dinger para la part´ o o ıcula libre no es otra cosa que la forma que toma, en representaci´n de coordenadas, la ecuaci´n de evoluci´n temporal o o o del postulado 5. Resumen:

Variable din´mica Operador a

Operador en el espacio r r −i 2 2 − /(2m)

Operador en el espacio p i
2 p

Posici´n o Momento Energ´ cin´tica ıa e

ˇ r ˇ p ˇ T

p p /(2m)

2.6.

Ilustraciones.

Para familiarizarnos con los conceptos desarrollados en las secciones anteriores, us´molos e ˇ para obtener algunos resultados importantes. Para ello, consideremos H el Hamiltoniano del ˇ ˇ sistema, y {| Ψn } una base de autovalores de H, con H| Ψn = En | Ψn .

86

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

2.6.1.

Teorema del virial.
ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ Ψn | A, H | Ψm = Ψn | (AH − HA) | Ψm ˇ = (Em − En ) Ψn | A | Ψm = (Em − En ) Anm

ˇ Sea A un operador arbitrario, Entonces

ˇ ˇ ˇ Consideremos el caso particular en que A = −iˇ · p/ . Para el conmutador de A con H se r ˇ obtiene: i ˇ ˇ r ˇ ˇ A, H = − ˇ · p, H =− = i ˇ ˇ ˇ iˇ ˇ ˇ r, H · p − r · p, H
p

ˇ r ˇ H ·p−ˇ·

ˇ H

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Si el Hamiltoniano es de la forma H = T + V, con T el operador de energ´ cin´tica y V el ıa e operador asociado a un potencial, entonces ˇ2 ˇ H = p −ˇ· ˇ r A, m ˇ ˇ r ˇ V = 2T + ˇ · F ,

ˇ donde F es el operador asociado al observable fuerza. Evaluamos ahora el valor esperado del conmutador para autoestados del Hamiltoniano. Se tiene ˇ ˇ 0 = Ψn | A, H | Ψn ˇ r ˇ = Ψn | (2T + ˇ · F) | Ψn , es decir, ˇ 2T
Ψn

ˇ = − ˇ·F r

Ψn

.

Este resultado es conocido con el nombre de Teorema del Virial, y es el an´logo cu´ntico del a a teorema hom´nimo en mec´nica cl´sica. o a a

2.6.2.

Regla de suma de Thomas-Reiche-Kuhn.

Considere una part´ ıcula de masa m que se mueve, en una dimensi´n, bajo la influencia o de un potencial V (x) arbitrario. El Hamiltoniano en este caso es ˇ p2 ˇ + V (ˇ ) . x H= 2m Definamos f0→n ≡ 2m
2

ˇ (En − E0 ) | Ψn | x | Ψ0 |2 .

2.6. ILUSTRACIONES. Demostraremos que f0→n = 1 .
n

87

Este resultado es conocido por el nombre de Regla de suma de Thomas-Reiche-Kuhn. Demostraci´n o f0→n =
n

2m
2 n

ˇ (En − E0 ) | Ψn | x | Ψ0 |2 ˇ 2 (En − E0 ) Ψ0 | x | Ψn
n

= =

m
2

ˇ Ψn | x | Ψ0

m
2 n

ˇ ˇ ( (En − E0 ) Ψ0 | x | Ψn ) Ψn | x | Ψ0 + m
2 n

+ Pero

ˇ ˇ Ψ0 | x | Ψn ( (En − E0 ) Ψn | x | Ψ0 ) .

ˇ ˇ ˇ (En − E0 ) Ψ0 | x | Ψn = − Ψ0 | (E0 x − xEn ) | Ψn ˇx ˇˇ ˇ ˇ = − Ψ0 | Hˇ − xH | Ψn = − Ψ0 | H, x | Ψn . An´logamente, a ˇ ˇ ˇ (En − E0 ) Ψn | x | Ψ0 = Ψn | H, x | Ψ0 . Luego para la sumatoria se obtiene m ˇ ˇ f0→n = − 2 Ψ0 | H, x | Ψn
n n

ˇ Ψn | x | Ψ0

+

m
2 n

ˇ Ψ0 | x | Ψn m

ˇ ˇ Ψn | H, x | Ψ0

m ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = − 2 Ψ0 | H, x x | Ψ0 + 2 Ψ0 | x H, x | Ψ0 m ˇ ˇ ˇ = 2 Ψ0 | x, H, x | Ψ0 . Evaluemos el conmutador que aparece en la ultima ecuaci´n. Se tiene ´ o ˇ p 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ H, x = T, x = p2 , x = −i , 2m m luego, 2 i ˇ ˇ ˇ x, H, x = − [ˇ , p] = x ˇ . m m Con este resultado se obtiene, finalmente, f0→n =
n

m
2

2

Ψ0 |

m

| Ψ0 = 1 . q.e.d.

88

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

2.7.
2.7.1.

Paquetes de ondas y transformada de Fourier.
Superposici´n de ondas planas. o

Ya hemos visto que la ecuaci´n de evoluci´n para una part´ o o ıcula libre est´ dada por la a ecuaci´n de Schr¨dinger (2.48). Soluciones particulares de esta ecuaci´n son las ondas planas o o o monocrom´ticas a 1 ϕk (r, t) = r | k, t = ei(k·r−ωt) . (2π)3/2 Notar que ω = ω(k) es una funci´n de k. En efecto, ω est´ relacionada con k a trav´s de la o a e relaci´n de dispersi´n de la part´ o o ıcula libre (ecuaci´n 2.13) o ω = ω(k) = k2 . 2m

e La relaci´n de normalizaci´n k | k = δ(k − k ), en t´rminos de las funciones ϕk , es o o δ(k − k ) = k , t | k, t = = d3 r k , t | r r | k, t

d3 r ϕ∗ (r, t)ϕk (r, t) . k

Como la ecuaci´n de Schr¨dinger es lineal, una combinaci´n lineal o superposici´n de o o o o soluciones tambi´n ser´ soluci´n. e a o Las funciones ϕk (r, t) = r | k e−iωt son soluciones de la ecuaci´n de Schr¨dinger ∀k. o o Construyamos una superposici´n de tales ondas planas: o d3 k Ψ(k ) r | k e−iω(k)t = Ψ(r, t) . (2.49)

Estamos usando la misma letra Ψ para denotar dos funciones distintas: la funci´n Ψ(k), que o da las amplitudes de las distintas componentes de la superposici´n, y Ψ(r, t), que es la funci´n o o de estado resultante en la representaci´n de coordenadas. Como veremos en estas notas, usar o el mismo s´ ımbolo para estas dos funciones resultar´ muy c´modo. De hecho, las dos funciones a o simbolizan el mismo estado f´ ısico. (En la pr´ctica las dos funciones s´lo se distinguir´n por a o a su argumento.) Si la funci´n Ψ(k ) es continua (y tiende a 0 para |k| −→ ∞) entonces el resultado de la o superposici´n de ondas planas da origen a un paquete de ondas de “ancho” finito, es decir, o Ψ(r, t) tendr´ una distribuci´n espacial en cierto modo localizada. Esto es particularmente a o interesante, porque nos permite conectar la teor´ cu´ntica con nuestras experiencias cl´sicas. ıa a a En efecto, las ondas planas son soluciones particulares de la ecuaci´n de Schr¨dinger para la o o part´ ıcula libre. Sin embargo, una onda plana tiene momentum definido (algo adecuado para una part´ ıcula cl´sica), pero est´ completamente deslocalizada. La amplitud |ϕk (r, t)|2 , que a a mide la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en la posici´n r, es constante, y por lo tanto o la part´ ıcula est´ en todas partes con la misma probabilidad. Sin embargo, cl´sicamente las a a

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER.

89

part´ ıculas s´ est´n en un lugar definido. Esta aparente contradicci´n se resuelve si consideraı a o mos ahora una superposici´n de ondas planas. Como dicha superposici´n s´ tiene un ancho o o ı finito, concluimos que lo adecuado no es asociar una part´ ıcula cl´sica a una onda plana, sino a a un paquete de ondas. Obtengamos ahora algunos resultados utiles para paquetes de ondas. Como Ψ(r, t) es ´ la expresi´n en la representaci´n de coordenadas de una funci´n de estado | Ψ(t) ∈ H , o o o podemos usar la notaci´n Ψ(r, t) = r | Ψ(t) . o Para t = 0, (2.49) queda r | Ψ(0) = d3 k r | k Ψ(k ) .

Por otra parte, introduciendo el operador identidad en la base | k , se tiene r | Ψ(0) = d3 k r | k k | Ψ(0) .

De las dos ultimas ecuaciones se deduce que los coeficientes de expansi´n (o de superposici´n) ´ o o Ψ(k ) no son otra cosa que la funci´n de estado | Ψ en la representaci´n de momento, es o o decir, Ψ(k ) = k | Ψ(0) . As´ pues, para t = 0, en las dos notaciones, la convencional y la de Dirac, tenemos respectiı vamente r | Ψ(0) = d3 k r | k k | Ψ(0) , (2.50) y Ψ(r, 0) = 1 (2π)3/2 d3 k eik·r Ψ(k ) . (2.51)

Tambi´n podemos partir de k | Ψ(0) , e introducir el operador identidad en la base | r : e k | Ψ(0) = o, en la notaci´n convencional, o Ψ(k) = 1 (2π)3/2 d3 r e−ik·r Ψ(r, 0) . (2.53) d3 r k | r r | Ψ(0) , (2.52)

Las ecuaciones (2.51) y (2.53) dicen que Ψ(r, 0) y Ψ(k ) son una la transformada de Fourier de la otra. Obviamente ambas funciones, tanto Ψ(k ) como Ψ(r ), poseen la misma informaci´n acerca o del sistema. De hecho, toda la informaci´n est´ contenida en el vector | Ψ ∈ H . Ψ(r ) = o a r | Ψ es la expresi´n expl´ o ıcita del vector | Ψ en el espacio de coordenadas (es decir, son los coeficientes de expansi´n de | Ψ en la base {| r }) y Ψ(k) = k | Ψ es la expresi´n expl´ o o ıcita del vector | Ψ en la representaci´n de momento. Ψ(k ) y Ψ(r ) son las componentes del o mismo vector | Ψ en dos bases distintas, y est´n conectadas a trav´s de una transformada a e de Fourier.

90

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

2.7.2.

Transformada de Fourier.

Los resultados anteriores muestran que la transformada de Fourier juega un rol de gran importancia en la mec´nica cu´ntica. Por un lado, podemos interpretarla como la superpoa a sici´n de infinitas ondas planas, deslocalizadas, para formar un paquete de ondas localizado, o capaz de representar una part´ ıcula cl´sica. Por otro, corresponde simplemente a la operaci´n a o que permite pasar de una representaci´n de coordenadas a una de momentum. Notemos de o hecho, que, por lo tanto, la transformada de Fourier no es sino el operador de cambio de base entre las bases | r y | p . Por consiguiente, deber´ ser unitario. ¿Lo es? ¡Ciertamenıa ˇ es el “operador transformada de Fourier”, U† se obtiene simplemente cambiando ˇ te! Si U eik·r → e−ik·r , que es el unico factor complejo. Pero dicho cambio es equivalente a hacer la ´ ˇ ˇ transformada de Fourier inversa, luego U† = U−1 . Dada la importancia de la transformada de Fourier, entonces, recordemos algunas de sus propiedades. Por fijar ideas nos restringiremos a funciones en una dimensi´n, pero los o resultados son f´cilmente generalizables a tres. a Sea f (x) una funci´n compleja y f (k) su transformada de Fourier (insistimos en usar o el mismo s´ ımbolo para las dos funciones distintas, cu´l es cu´l se deduce del argumento). a a Entonces f (x) y f (k) est´n relacionadas por a 1 f (x) = √ 2π y 1 f (k) = √ 2π
+∞ +∞

dk f (k)eikx ,
−∞

dx f (x)e−ikx .
−∞

En la figura 2.3 se muestran algunos pares de funciones, tales que una es la transformada de Fourier de la otra. Propiedades importantes de la transformada de Fourier: 1. Tanto m´s continua es la funci´n f (x), tanto m´s r´pido decrece a cero su transformada a o a a de Fourier f (k) para k −→ ∞. Rec´ ıprocamente, tanto m´s r´pido decrece f (k) para a a k −→ ∞ tanto m´s continua es f (x). a Si f (x) −→ 0 como 1/x entonces f (k) es discontinua (pero con un salto de tama˜o finito). n Si f (x) −→ 0 como 1/x2 entonces f (k) es continua, pero su derivada f (k) es discontinua. Si f (x) −→ 0 como 1/x3 entonces f (k) y f (k) son continuas, pero f ”(k) es discontinua. Si la funci´n f (x) no tiende a cero, pero es acotada para |x| −→ ∞, entonces f (k) o es una funci´n (distribuci´n) que tiene discontinuidades del tipo δ de Dirac. o o Si existe (∂/∂k)n f (k), entonces xn f (x) −→ 0. Si f (k) −→ O(1/k)n+1 , entonces existe (∂/∂x)n f (x).
k→∞ x→∞ |x|−→∞ |x|−→∞ |x|−→∞

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER.

91

1 1

Gaussiana
−L +L

x

−1/L

+1/L

k

1

1

Fraunhofer
−L/2 L/2

x
−1/2L +1/2L

k

1 1

Lorentziana
−L +L

x

−1/L

+1/L

k

Figura 2.3: Transformada de Fourier de algunas funciones.

92

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. 2. Tanto m´s angosta es la funci´n f (x), tanto m´s ancha es su transformada de Fourier a o a f (k) y viceversa. Esto est´ vinculado con el Principio de Incerteza. Para una funci´n a o 1 f (x) y su transformada de Fourier se cumple rigurosamente que ∆x∆k ≥ 2 , donde
+∞

(∆x)2 = f | (x − x 2 ) | f =
−∞

dx (x − x )2 |f (x)|2 ,

con
+∞

x = f |x|f =
−∞

dx x |f (x)|2 ,

y expresiones an´logas para k. a

2.7.3.

Teorema de Parseval.

Teorema 2.2 Si un paquete de ondas Ψ(r, t) est´ normalizado en cierto instante t = 0, a entonces estar´ siempre normalizado, o sea, a d3 r |Ψ(r, t)|2 = d3 r|Ψ(r, 0)|2 = Ψ | Ψ = d3 k|Ψ(k )|2 .

Demostraci´n o d3 r |Ψ(r, t)|2 = = = = = = d3 r Ψ∗ (r, t)Ψ(r, t) d3 r d3 k d3 k d3 k d3 k d3 k d3 k r|k k | Ψ e−iω(k)t r|k Ψ|k

·

r|k

k | Ψ e−iω(k )t

d3 r k | r Ψ|k

k | Ψ ei(ω(k)−ω(k ))t

d3 k k | k

k | Ψ e+i(ω(k)−ω(k ))t k | Ψ ei(ω(k)−ω(k ))t

d3 k δ(k − k ) Ψ | k k|Ψ = d3 r Ψ | r

d3 k Ψ | k

d3 k|Ψ(k)|2 r|Ψ = d3 r|Ψ(r )|2 .

= Ψ|Ψ =

q.e.d.

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER.

93

Ψ( k )

k k
Figura 2.4: Distribuci´n en el espacio de momento de las amplitudes de las distintas compoo nentes de un paquete de ondas.

Una demostraci´n alternativa es: o d Ψ|Ψ = dt = ∂ Ψ| |Ψ + Ψ| ∂t ∂ |Ψ ∂t

∂ |Ψ ∂t ∂ |Ψ ∂t

|Ψ + Ψ|

† ˇ ˇ = −iH|Ψ | Ψ + Ψ | −iH| Ψ ˇ ˇ = i Ψ | H† | Ψ − i Ψ | H | Ψ = 0 ,

ˇ ˇ ya que H† = H.

2.7.4.

Propagaci´n de un paquete de ondas. o
Ψ(k, t) ≡ k | Ψ e−iω(k)t .

Volvamos a la ecuaci´n (2.49) que define la funci´n Ψ(r, t). Definamos Ψ(k, t) por o o

Entonces (2.49) queda Ψ(r, t) = 1 (2π)3/2 d3 k eik·r Ψ(k, t) ,

es decir, Ψ(k, t) es la transformada de Fourier de Ψ(r, t). La relaci´n inversa es o Ψ(k, t) = 1 (2π)3/2 d3 r e−ik·r Ψ(r, t) .

Supongamos que Ψ(k ) tiene la forma mostrada en la figura 2.4, y estudiemos c´mo el o paquete de ondas se propaga en el tiempo. Expandamos ω(k ) en torno a k : ω(k ) = ω( k ) +
k

ω(k )
k= k

· (k − k ) + · · · .

(2.54)

94

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Ψ( r ) vg t t=0 r
Figura 2.5: Propagaci´n de un paquete de ondas para tiempos no muy grandes. o

Usando esta expansi´n se obtiene para el paquete de ondas la expresi´n: o o 1 Ψ(r, t) = d3 k Ψ(k ) ei(k·r−ω( k )t e−i( k ω)·(k− k )t (2π)3/2 1 = ei( k ω( k ) k −ω( k ))t d3 k ei(k·r− k ω( k )kt) Ψ(k) 3/2 (2π) 1 d3 k Ψ(k ) eik·(r− k ωt) = (factor de fase) 3/2 (2π) = (factor de fase) Ψ(r − o sea, | Ψ(r, t) |2 ≈ | Ψ(r − (
k k

ω(k )|k= k t, 0) , ω)t, 0) |2 .

Para tiempos t no muy grandes, la funci´n de onda al cuadrado en un punto r es igual a o la funci´n de onda en el instante t = 0 pero desplazada en vg · t (figura 2.5), donde vg es la o velocidad de grupo vg ≡ ( k ω(k))k= k . Una vez m´s advertimos que un paquete de ondas se comporta precisamente como espea ramos de una part´ ıcula cl´sica: no s´lo est´ localizado, sino que, a medida que transcurre a o a el tiempo, se desplaza con velocidad constante, como corresponde a una part´ ıcula libre. Sin embargo, esta analog´ con nuestras experiencias cl´sicas es posible s´lo aproximadamente, ıa a o pues hemos despreciado t´rminos de orden superior en (2.54). Si mantenemos el t´rmino e e cuadr´tico en (2.54), entonces la velocidad de grupo depende de la frecuencia, y el paquete a de ondas ya no desplaza como un todo. En otras palabras, el paquete de ondas se dispersa. Un an´lisis crudo del rango de validez de la presente aproximaci´n es el siguiente: En la a o expansi´n de la frecuencia angular el t´rmino despreciado es o e (∆k)2 ∆v ≈ t, m ∆x donde ∆v = ∆k/m es la dispersi´n en velocidades y ∆x ∼ 1/∆k es la dispersi´n en posici´n. o o o Para que el t´rmino dispersivo sea peque˜o debe imponerse ∆x e n ∆v t. Esto es un resultado bastante natural, pues podemos concebir que la dispersi´n espacial se incrementa en ∆v t o para un tiempo t. Esta conjetura se verificar´ a continuaci´n para el paquete gaussiano. a o

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER.

95

2.7.5.

Dispersi´n de un paquete de ondas gaussiano. o
Ψ(r ) = Ψ(r, t = 0) = C e−r
2 /(2σ 0) 2

Consideremos un paquete de ondas gaussiano: = r|Ψ .

La transformada de Fourier, que nos da la distribuci´n de momentos del paquete de ondas, o tambi´n es una gaussiana: e 2 2 Ψ(k ) = C e−σ0 k = k | Ψ . Evaluando las varianzas para la componente x de este paquete de ondas, se obtiene: ˇ ˇ (∆ˇ )2 = x2 − x x y ˇ ˇ ˇ (∆kx )2 = k2 − kx x
2 2 2 = σ0 ,

=

1 . 2 4σ0

Se observa que tanto m´s ancho es el paquete en el espacio de coordenadas, tanto m´s angosto a a es en el espacio de momentos. Para paquetes de ondas gaussianos se cumple que ∆x ∆kx = (∆ˇ )2 x ˇ (∆kx )2 = 1 , 2

o sea, ocurre justamente el valor m´ ınimo que puede tener este producto de acuerdo al principio de incerteza. Demostraremos luego que el paquete de ondas gaussiano es el unico para el cual se satisface ´ ∆x∆kx = 1/2; para todos los dem´s se tiene siempre ∆x∆kx > 1/2. a Para el paquete de ondas en tres dimensiones se obtiene
2 (∆ˇ )2 = (∆ˇ )2 + (∆ˇ )2 + (∆ˇ)2 = 3σ0 , r x y z

y 3 ˇ (∆k )2 = 2 . 4σ0 Conociendo Ψ(r, 0) en un cierto instante podemos obtener Ψ(r, t) para cualquier instante t: Ψ(r, t) = 1 (2π)3/2 C = (2π)3/2 d3 k eik·r Ψ(k ) e−iω(k )t d3 k ei(k·r−
2 k2 t/(2m)) −σ0 k2

e

.

Al evaluar esta integral (y tambi´n la relaci´n entre C y C ) se obtiene el siguiente e o resultado (Problema 3-3): Ψ(r, t) = C donde β y γ vienen definidos por β≡ m 2π i t
3/2

γ −3 exp

iβr2 2 4σ0 γ

,

(2.55)

m , 2 t

96

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

σ(t) σo −ht/(2m σo ) 0 t
Figura 2.6: Ancho de un paquete de ondas gaussiano en funci´n del tiempo. o

y 1 − iβ . 2 4σ0 Para el m´dulo cuadrado de la funci´n de onda, es decir, para la densidad de probabilidad o o 2 ρ(r, t) = |Ψ(r, t)| , se obtiene γ= | Ψ(r, t) |2 ∝ 1 σ 3 (t) e−r
2 /(2σ 2 (t))

.

(2.56)

Note que la densidad de probabilidad es una gaussiana para todo t, a´n cuando la funci´n u o de onda Ψ(r, t) no lo es (tiene un factor de fase que depende de r ). Al evaluar las varianzas para Ψ(r, t), por no ser gaussiana, se obtiene que (∆x(t)) (∆kx (t)) > 1/2 , ∀t = 0. En (2.56) el ancho σ(t) viene dado por (demu´strelo como Problema 3-4) e
2 2 2 σ 2 (t) = σ0 +

t

2 4m2 σ0

.

Esta ecuaci´n muestra claramente que el paquete de ondas (para la part´ o ıcula libre) se dispersa. La figura 2.6 muestra el comportamiento del ancho del paquete de ondas en funci´n del o tiempo para varios valores de σ0 . Para tiempos grandes, la dispersi´n es proporcional a t. o Espec´ ıficamente t t→∞ σ(t) −→ ∼ ∆v0 t , 2mσ0 es decir, el ancho crece en forma proporcional a la dispersi´n de velocidades, como es natural o esperar semicl´sicamente. Tanto m´s peque˜o es el valor de σ0 , tanto m´s r´pidamente ocurre a a n a a posteriormente la dispersi´n (principio de incerteza). o Partiendo con un paquete de ondas gaussiano, ¿qu´ elecci´n de σ0 minimiza σ(t) a un e o ∗ tiempo t = t dado? Para responder esta interrogante derivemos la expresi´n para σ(t) con o

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER.

97

σ(t)

σmin 0 t*

envolvente t

Figura 2.7: Gr´fico de la envolvente σ(t∗ ). a

respecto a σ0 e igual´mosla a cero. De esta manera se obtiene que el valor de σ en t = 0 que e 2 genera el m´ ınimo ancho en t∗ es σmin = t∗ /(2m), estando el ancho en el instante t∗ dado por t∗ . m La figura 2.7 muestra una representaci´n gr´fica de estas relaciones. o a σ 2 (t∗ )|σmin = Ilustraciones: 1. Consideremos un paquete de ondas que se traslada a lo largo de una ´rbita circular. Para o que el concepto cl´sico de trayectoria tenga alg´n sentido se debe tener que durante a u una vuelta completa el paquete de ondas no se disperse por sobre toda la ´rbita, es o decir, si T es el per´ ıodo, se debe tener σ 2 (T ) r2 .

Partiendo de un paquete de ondas gaussiano, despu´s de una vuelta el ancho m´ e ınimo es T /m. Este ancho debe ser mucho menor que el radio de la ´rbita, o sea, o T m Multiplicando por 2πm/T se obtiene 2πm T · =h T m o sea, se debe tener 2πm 2 r = mr2 ω = L = momento angular , T L h. r2 .

El concepto de trayectoria cl´sica de un objeto en movimiento circular s´lo tiene sentido a o si el momento angular L es mucho mayor que la constante de Planck.

98

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. 2. Debido a la r´pida dispersi´n de los paquetes de ondas, no es posible identificar a las a o part´ ıculas at´micas y subat´micas con paquetes de onda. Estimemos el tiempo que o o tarda un paquete de ondas en duplicar su ancho si representa a un electr´n localizado o ˚. Se tiene t/(2mσ0 ) ∼ 10−9 cm, o sea, el tiempo que en una regi´n del tama˜o de 0.1 A o n tarda en duplicar su ancho es de aproximadamente t ∼ 3 × 10−18 s. Un electr´n que se o traslada con una velocidad v = c/10, alcanza a recorrer en ese tiempo una distancia de aproximadamente 6 ˚. A 3. Para una part´ ıcula microsc´pica de 10−3 g y localizada en una regi´n del tama˜o de o o n 0.1 mm, el resultado es bastante distinto. En ese caso el tiempo que tarda el paquete de ondas en duplicar su ancho es de aproximadamente 2 × 1020 s, o sea, ∼ 6 × 1013 a˜os. n

Para concluir esta secci´n demostraremos que s´lo para paquetes de ondas gaussianos se o o 1 cumple que (∆x)(∆kx ) = 2 . De la demostraci´n del principio de incerteza (cap´ o ıtulo 2) se observa que la igualdad se obtiene s´lo si se cumplen las siguientes relaciones: o i) 2Γ = ψ | (ˇb + bˇ) | ψ = 0. aˇ ˇa ii) | φ = λ| χ , λ ∈ C. En estas ecuaciones y en lo que sigue usaremos la misma notaci´n usada en la demostraci´n o o ˇ del principio de incerteza (cap´ ıtulo 2). La condici´n ii) nos dice que los vectores | φ = a| ψ y o ˇ ψ deben ser “paralelos”, pues en ese caso la desigualdad del Schwartz se transforma | χ = b| en igualdad. En lugar de λ introducimos c ∈ C definida por λ=− 2i . c

Entonces la condici´n ii) se puede escribir de la forma o ˇ ˇ (ˇ − x )| ψ = a| ψ = − x 2i ˇ ˇ p (ˇ x − px )| ψ = λb| ψ . c

Realizando el producto punto de esta ultima ecuaci´n con x | ∈ H † , se obtiene ´ o ˇ x | (ˇ − x ) | ψ = − x ˇ (x − x ) x | ψ = − 2i c 2i ˇ x | (ˇ x − px ) | ψ , p c −i ∂ ˇ − px ∂x x|ψ ,

ˇ (x − x )ψ(x) = − de lo cual se concluye,

2 ∂ψ(x) 2i ˇ + px ψ(x) , c ∂x c

∂ψ(x) c i ˇ ˇ = − (x − x ) ψ(x) + px ψ(x) . ∂x 2 ´ Esta es una ecuaci´n diferencial para ψ(x). Probemos una soluci´n del tipo o o ψ(x) = ef (x) .

2.7. PAQUETES DE ONDAS Y TRANSFORMADA DE FOURIER. Derivando,

99

∂ψ(x) = ef (x) f (x) = ψ(x)f (x) . ∂x Reemplazando las dos ultimas expresiones en la ecuaci´n diferencial se encuentra que f (x) ´ o debe cumplir con c i ˇ ˇ f (x) = − (x − x ) + px . 2 Integrando resulta c i ˇ ˇ f (x) = − (x − x )2 + px x + (Cte.) . 4 Luego, para ψ(x) se obtiene c i ˇ ˇ ψ(x) = (Cte.) exp − (x − x )2 + px x 4 .

A continuaci´n evaluamos el valor de la constante c usando la condici´n i). Para ello evaluemos o o ˇ | ψ y x | bˇ | ψ : ˇa ˇ previamente x | ab ˇˇ ˇ p ˇ x | ab | ψ = x | (ˇ − x )(ˇ x − px ) | ψ x ˇ ˇ = (x − x ) x | (ˇ x − px ) | ψ p ∂ ˇ ˇ − px ψ(x) = (x − x ) −i ∂x c ˇ = i (x − x )2 ψ(x) , 2 y por otra parte ˇa ˇa ˇ ˇ ˇ ˇ x | bˇ | ψ = x | (bˇ − ab + ab) | ψ ˇ ˇ ˇˇ = − x | a, b | ψ + x | ab | ψ c ˇ ˇ = − x | i 1 | ψ + i (x − x )2 ψ(x) 2 c ˇ = −i ψ(x) + i (x − x )2 ψ(x) . 2 De estas expresiones se deduce que 2Γ = ψ | (ˇb + bˇ) | ψ aˇ ˇa = = = −i dx ψ | x x | (ˇb + bˇ) | ψ aˇ ˇa

ˇ dx ψ | x {−i + i c (x − x )2 } x | ψ dx ψ | x x|ψ + i c ˇ dx (x − x )2 |ψ(x)|2

= −i (1 − c(∆ˇ )2 ) . x Luego, 2Γ = 0 s´lo si o c= 1 . (∆x)2

100

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Con este valor para c se obtiene ψ(x) = A exp − ˇ ˇ (x − x )2 px x +i 2 (2∆x) , (2.57)

que corresponde precisamente a una gaussiana. La constante A se determina normalizando ψ(x). El paquete de ondas dado por la ultima expresi´n es el unico para el cual ∆px ∆x = /2. ´ o ´ Paquetes de ondas de esa forma son los que llamaremos paquetes de ondas gaussianos o paquetes de Kennard.

2.8.

Normalizaci´n de una funci´n de estado. o o

Si bien frecuentemente no es necesario trabajar con funciones de estado expl´ ıcitamente normalizadas, en ocasiones este requerimiento puede ser util. ´ Sea | Ψ ∈ H un vector asociado a un cierto estado de una part´ ıcula. Deseamos normali˜ zar | Ψ . Si Ψ | Ψ = A con A finito, entonces el vector | Ψ = | Ψ / Ψ | Ψ s´ estar´ norı a malizado. En el caso en que Ψ | Ψ = ∞, por ejemplo, si | Ψ = | p ´ | Ψ = | r , entonces o hay que proceder con algo de cuidado. Una manera de resolver este problema consiste en suponer que la part´ ıcula no es libre sino que se encuentra en el interior de una caja de ancho L, con paredes impenetrables. Con este “truco”, el soporte de la funci´n de onda es necesariamente finito, siendo por tanto o normalizable. Luego se hace tender L → ∞. Otra manera consiste en suponer que la part´ ıcula no es libre sino que se encuentra en el interior de una caja de tama˜o L e imponer condiciones de borde peri´dicas, es decir, n o ψ(x) = ψ(x + L). Este problema es escencialmente equivalente al de paredes impenetrables (del mismo modo que el problema de una cuerda con extremos fijos es escencialmente el mismo que con extremos libres), y por ende nuevamente la funci´n de estado es normalizable. Al o final, L se hace infinito. Una tercera forma de proceder consiste en usar “sucesiones a la delta”. Por ejemplo, supongamos que | Ψ = | r . Entonces |Ψ = = d3 r | r d3 r | r 1 →0 (π )3/2 r || Ψ = l´ ım d3 r | r δ(r − r )

= l´ ım Pongamos =

1 |r − r |2 exp − →0 (π )3/2 |r − r |2 . d3 r | r exp −

0

fijo, muy chico, pero distinto de cero. Entonces |Ψ ≈ 1 (π 0 )3/2 d3 r | r exp − |r − r |2
0

.

´ 2.9. LA FUNCION DE GREEN PARA LA PART´ ICULA LIBRE. Esta expresi´n tiene la ventaja de que s´ es normalizable, en efecto o ı Ψ|Ψ ≈ 1 (π 0 )3 1 = (π 0 )3 1 = (π 0 )3 4π π3 3 0
∞ 0

101

d3 r dr
3

d3 r
3

r |r

exp −

|r − r|2 + |r − r |2
0

d r δ(r − r ) exp − =

|r − r| + |r − r |2
0

2

2 d3 r exp − |r − r |2
0

1 (π
0

)3
3/2

2 2 d3 r exp − r
0

= Definamos

2 dr r2 exp − r2
0

=

4 1 2 32 π 0

2 0

2

Γ

3 2

=

1 (2π 0 )3/2

.

˜ |Ψ = Esta expresi´n, con o
0

|Ψ Ψ|Ψ

=

2 π 0

3/4

d3 r |r exp −

|r − r |2
0

.

→ 0, representa bastante bien al vector | r normalizado a 1.

2.9.

La funci´n de Green para la part´ o ıcula libre.
d3 k | k

Consideremos un vector | ψ(t) ∈ H y expres´moslo en la forma e | ψ(t) = Note que k | ψ(t) = k | ψ(0) e−iω(k)t , o tambi´n e k | ψ(t) = k | ψ(t ) e−iω(k)(t−t ) . Sustituyendo la ultima ecuaci´n en la expresi´n para | ψ(t) se obtiene ´ o o | ψ(t) = d3 k e−iω(t−t ) | k k | ψ(t ) . k | | ψ(t) .

Definimos el operador de Green o propagador por: ˇ G0 (t0 ) ≡ entonces ˇ | ψ(t) = G(t − t ) | ψ(t ) . Debido a esta relaci´n, tambi´n G(t − t ) se denomina operador de evoluci´n temporal. Reao e ˇ o lizando el producto interno con r | se obtiene ˇ r | ψ(t) = r | G(t − t ) | ψ(t ) = d3 r ˇ r | G(t − t ) | r r | ψ(t ) . d3 k e−iω(k)t0 | k k| ,

102

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Definimos la Funci´n de Green o N´cleo o Kernel para la part´ o u ıcula libre por: ˇ G(r − r , t − t ) ≡ r | G(t − t ) | r .

Como luego constataremos, la funci´n de Green depende de r y r s´lo a trav´s de r − r , y o o e otro tanto ocurre con el tiempo. Esto es una consecuencia del hecho de que el espacio y el tiempo son isotr´picos, no hay puntos r “privilegiados” pues no hay potencial; tampoco hay o fuerzas tiempo-dependientes. Para la funci´n de onda se obtiene o ψ(r, t) ≡ r | ψ(t) = d3 r G(r − r , t − t ) ψ(r , t )

= G(r, t − t ) ∗ ψ(r, t ) , donde con el s´ ımbolo “∗” se ha denotado al producto de convoluci´n. o La ultima ecuaci´n muestra que, una vez conocida la funci´n de Green, se puede obtener ´ o o la funci´n de onda ψ(r, t) para todo t si se la conoce para t = 0; simplemente hay que evaluar o ψ(r, t) = d3 r G(r − r , t) ψ(r , 0) . (2.58)

Si ψ(r, 0) = δ(r − r0 ), es decir, si tenemos la certeza de que para t = 0 la part´ ıcula se encuentra en el lugar r = r0 , entonces para la funci´n de onda ψ(r, t) se obtiene o ψ(r, t) = d3 r G(r − r , t) δ(r − r0 )

= G(r − r0 , t) , o sea, la funci´n de Green es la funci´n de onda para la propagaci´n de una fuente puntual. o o o Desde este punto de vista la ecuaci´n (2.58) no es otra cosa que la superposici´n de numerosas o o fuentes puntuales, cada una de ellas con el peso ψ(r, 0). Evaluemos la funci´n de Green para la part´ o ıcula libre expl´ ıcitamente: ˇ G(r − r , t − t ) = r | G(t − t ) | r = r| = = d3 k e−iω(t−t ) | k k || r k|r k2 (t − t) 2m .

d3 k e−iω(t−t ) r | k 1 (2π)3

d3 k exp i k · (r − r ) +

Completando el cuadrado en el numerador, se sigue que G(r − r , t − t ) = de donde, finalmente G(r, t) = m 2πi t
3/2

m 2π i(t − t )

3/2

exp

im |r − r |2 2 (t − t ) mr2 2 t

,

exp i

.

´ 2.10. LA ECUACION DE ONDA EN PRESENCIA DE FUERZAS EXTERNAS.

103

T(r,t) t pequeño t grande 0 r

Figura 2.8: Evoluci´n temporal de la temperatura en un s´lido al depositar cierta cantidad o o de energ´ en r = 0. ıa

(Analice lo que ocurre con esta ultima ecuaci´n en el l´ ´ o ımite t −→ 0+ ; recuerde que la funci´n o de Green corresponde a la funci´n de onda de una part´ o ıcula que en el instante t = 0, con certeza, se encuentra en r = 0.) Observemos, finalmente, que hay una cercana analog´ entre el problema cu´ntico de una ıa a part´ ıcula libre y el problema de difusi´n del calor. En efecto, si T (r, t) es la temperatura en o el lugar r en el instante t y D es el coeficiente de difusi´n, la ecuaci´n de difusi´n del calor o o o en un cuerpo tridimensional homog´neo es e D
2

T (r, t) =

∂ T (r, t) , ∂t

(2.59)

que es de la misma forma que la ecuaci´n de Schr¨dinger (segunda derivada espacial, primera o o derivada temporal). La funci´n de Green para esta ecuaci´n diferencial es o o GD (r, t) = 1 4πDt
3/2

exp −

r2 4Dt

.

GD (r, t) da la temperatura en el lugar r en el instante t si para t = 0 se coloca una cierta cantidad de energ´ en el origen, ver figura 2.8. ıa La ecuaci´n de difusi´n y su funci´n de Green se transforman en la ecuaci´n de Schr¨dinger o o o o o con su respectivo n´cleo si el coeficiente D se sustituye por i /(2m). u

2.10.

La ecuaci´n de onda en presencia de fuerzas exo ternas.

Pretendemos generalizar la ecuaci´n de Schr¨dinger para la part´ o o ıcula libre, para el caso en que sobre la part´ ıcula act´an fuerzas externas. Para ello procedemos como sigue: u a) Consideramos el problema de una part´ ıcula sin spin que adem´s no posee “grados internos a de libertad”.

104

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

b) Suponemos que las fuerzas son conservativas, de modo de apuntar al problema cl´sico con a F = − V (r ) y un Hamiltoniano dado por H = T + V . c) Usamos el postulado 4 y los teoremas asociados para obtener el Hamiltoniano cu´ntico a ˇ a Hcl´sico (r, p ) −→ Hcu´ntico = Hcl´sico (ˇ p) = r, ˇ a a ˇ p2 + V (ˇ ) . r 2m

Nosotros supondremos (postulado 5) que la evoluci´n temporal de un vector | Ψ(t) viene o gobernada por la ecuaci´n o d ˇ H| Ψ(t) = i | Ψ(t) . dt ˇ En analog´ con lo que se tiene en la mec´nica cl´sica, el operador Hamiltoniano H lo escriıa a a bimos como ˇ ˇ ˇ H=T+V . Escribamos la ecuaci´n de evoluci´n en la representaci´n de coordenadas. Al realizar el o o o producto interno con r | se obtiene ˇ r | H | Ψ(t) = i r| d | Ψ(t) dt

∂ ˇ r | T | Ψ(t) + r | V (ˇ ) | Ψ(t) = i r r | Ψ(t) , ∂t de donde − es decir,
2 2 2

2m

r | Ψ(t) + V (r ) r | Ψ(t) = i

∂ r | Ψ(t) , ∂t

2

2m

+ V (r ) Ψ(r, t) = i

∂ Ψ(r, t) . ∂t

(2.60)

´ Esta es la ecuaci´n de Schr¨dinger en la representaci´n de coordenadas. o o o Para obtener la ecuaci´n de propagaci´n en la representaci´n de momento se realiza el o o o producto interno con p |. De esta manera se obtiene ˇ p | H | Ψ(t) = i ˇ p | T | Ψ(t) + p | V (ˇ ) | Ψ(t) = i r p| d | Ψ(t) dt

∂ p | Ψ(t) ∂t p2 ∂ p | Ψ(t) + p | V (ˇ ) | Ψ(t) = i r p | Ψ(t) . 2m ∂t Investiguemos el significado de la expresi´n p | V (ˇ ) | Ψ(t) . Escribimos o r p | V (ˇ ) | Ψ(t) = r d3 p p | V (ˇ ) | p r p | Ψ(t) .

(2.61)

(2.62)

2.11. DENSIDAD Y CORRIENTE DE PROBABILIDAD. Observemos que r p | V (ˇ ) | p (2π )3/2 = = = de modo que p | V (ˇ ) | p r donde V (p ) = 1 (2π )3/2 ≡ V (p − p ) , ˇ d3 r p | V(r ) | r r|p (2π )3/2 (2π )3/2 i (p − p ) · r ,

105

d3 r p | r V (r ) r | p d3 r V (r ) 1 (2π )3/2 exp

(2.63)

d3 r V (r )e−ip·r / . (2π )3/2 La funci´n V (p ) es la transformada de Fourier de V (r ), como corresponde, ya que, como o hemos visto, la transformada de Fourier es el operador que permite pasar de coordenadas en la base | r a la base | p . La transformaci´n inversa es o V (r ) = 1 (2π )3/2 d3 p V (p )e+ip·r / .

Usando las ecuaciones (2.61) y (2.63) se encuentra que la ecuaci´n de evoluci´n temporal o o para una funci´n de onda en la representaci´n de momentum, viene dada por la ecuaci´n o o o integrodiferencial p2 ∂ −i 2m ∂t Ψ(p, t) = 1 (2π )3/2 d3 p V (p − p ) Ψ(p , t) . (2.64)

Es importante enfatizar que (2.60) y (2.64) son la misma ecuaci´n. Corresponden simo plemente a la ecuaci´n vectorial (2.22), resuelta en dos bases distintas, | r y | p . ψ(r, t) y o ψ(p, t) son los coeficientes de la soluci´n en cada una de estas bases, y la relaci´n entre una o o y otra es un operador unitario de cambio de base [la transformada de Fourier, como indican (2.50)–(2.53)].

2.11.

Densidad y corriente de probabilidad.

Consideremos un vector | Ψ(t) ∈ H , asociado a cierto estado de una part´ ıcula, el cual est´ normalizado, es decir, Ψ | Ψ = 1. La magnitud | r | Ψ(t) |2 , de acuerdo al postulado 3, a es la densidad de probabilidad de encontrar la part´ ıcula en el lugar r si se realiza una medici´n o de su posici´n en el instante t. Denotemos esta densidad con la letra griega ρ, es decir, o ρ(r, t) = ρΨ (r, t) ≡ | r | Ψ(t) |2 = | Ψ(r, t) |2 . Como Ψ | Ψ = Ψ(t) | Ψ(t) = 1 ∀ t (teorema de Parseval), se tiene que d3 r ρ(r, t) = d3 r Ψ(t) | r r | Ψ(t)

= Ψ(t) | Ψ(t) = 1 .

106

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Partiendo de la ecuaci´n de evoluci´n temporal o o i d ˇ | ψ(t) = H| ψ(t) , dt

realizando el producto interno con r | se obtiene la ecuaci´n de Schr¨dinger o o i
2 ∂ Ψ(r, t) = − ∂t 2m 2

Ψ(r, t) + V (r )Ψ(r, t) .

(2.65)

Partiendo con el dual de la ecuaci´n de evoluci´n temporal o o −i d ˇ ˇ Ψ(t) | = Ψ(t) |H† = Ψ(t) |H , dt

y realizando el producto interno con | r , se obtiene −i es decir ∂ ∗ Ψ (r, t) = −i ∂t = ˇ p2 r| | Ψ(t) 2m
2 †

ˇ p2 d Ψ(t) | | r = Ψ(t) | | r + Ψ(t) | V (ˇ ) | r , r dt 2m

+ V (r )Ψ∗ (r, t)

2

2m
2 2

Ψ(r, t)

+ V (r )Ψ∗ (r, t) (2.66)

=−

2m

Ψ∗ (r, t) + V (r )Ψ∗ (r, t) .

Multiplicando (2.65) por Ψ∗ (r, t) y (2.66) por Ψ(r, t), se obtienen las ecuaciones
2 ∂ i Ψ (r, t) Ψ(r, t) = − Ψ∗ (r, t) ∂t 2m ∗ 2

Ψ(r, t) + V (r )|Ψ(r, t)|2 ,

y (la ecuaci´n compleja conjugada) o −i Ψ(r, t)
2 ∂ ∗ Ψ (r, t) = − Ψ(r, t) ∂t 2m 2

Ψ∗ (r, t) + V (r )|Ψ(r, t)|2 .

Restando las dos ultimas ecuaciones queda ´ −i Ψ∗ (r, t) ∂ ∂ Ψ(r, t) + Ψ(r, t) Ψ∗ (r, t) ∂t ∂t
2

=−

2m

Ψ∗ (r, t)

2

Ψ(r, t) − Ψ(r, t)

2

Ψ∗ (r, t)

. (2.67)

El lado izquierdo es simplemente la derivada temporal de la densidad: i ∂ ∂ (Ψ∗ (r, t)Ψ(r, t)) = i ρ(r, t) . ∂t ∂t (2.68)

2.11. DENSIDAD Y CORRIENTE DE PROBABILIDAD. Por otra parte, el lado derecho se puede escribir de la forma
2

107

2m

Ψ∗ (r, t) =

2

Ψ(r, t) − Ψ(r, t)

2

Ψ∗ (r, t) ·  (r, t) , (2.69)

i i 2m

· Ψ∗ (r, t) Ψ(r, t) − Ψ(r, t) Ψ∗ (r, t) = −i

donde  viene definido por  (r, t) ≡ − = i Ψ∗ (r, t) Ψ(r, t) − complejo conjugado 2m Im(Ψ∗ (r, t) Ψ(r, t)) . (2.70)

m

Reemplazando (2.69) y (2.68) en (2.67) se obtiene la ecuaci´n de continuidad o ∂ ρ (r, t) + ∂t ·  (r, t) = 0 . (2.71)

El vector  (r, t) corresponde a una corriente de probabilidad. Esto se observa con mayor claridad si se integra la ecuaci´n de continuidad sobre un volumen V. Se tiene: o −
V

d3 r

∂ ρ(r, t) = ∂t

d3 r
V

·  (r, t) .

Usando el teorema de Gauss se deduce que − d dt d3 r ρ(r, t) =
V S(V)

 (r, t) · dA .

(2.72)

La integral al lado izquierdo de la ultima ecuaci´n es la probabilidad de que la part´ ´ o ıcula est´ en el volumen V, por consiguiente el lado izquierdo representa la tasa con que var´ la e ıa probabilidad de encontrar la part´ ıcula en V. Por otra parte, el lado derecho de la ultima ecua´ ci´n corresponde a la corriente de probabilidad que atravieza la superficie S(V) que encierra o a V. As´ la ecuaci´n de continuidad, en su forma diferencial (2.71) o integral (2.71), dice que ı, o la probabilidad se conserva, en el sentido que no hay sumideros o fuentes de probabilidad, y que cualquier cambio en la densidad de probabilidad en un volumen dado se debe a un flujo de probabilidad a trav´s de la superficie que delimita dicho volumen. Esto, naturalmente, es e completamente an´logo a otras leyes de conservaci´n, como la conservaci´n de la masa o de a o o la carga el´ctrica. e ˇ ˇ La definici´n de corriente se puede hacer mas intuitiva al notar que p/m = v es el o “operador velocidad” y por lo tanto  (r, t) = Im(Ψ∗ (r, t) Ψ(r, t)) m 1 = Re(Ψ∗ (r, t) −i Ψ(r, t)) m 1 ˇ = Re Ψ(t) | r r | p | Ψ(t) m ˇ = Re Ψ(t) | r r | v | Ψ(t) .

108

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Usando esta ultima relaci´n se obtiene, por ejemplo, ´ o ˇ d3 r  (r, t) = Ψ | v | Ψ , lo que tiene sentido, ya que  es una densidad de corriente, de modo que su integral es una corriente. Podemos graficar los resultados de esta secci´n escribiendo expl´ o ıcitamente la densidad y la corriente de probabilidad para una onda plana: φp (r, t) = 1 (2π )3/2 exp i p·r − iωt .

En este caso, la densidad de probabilidad es ρ (r, t) = 1 , (2π )3

una constante, como debe ocurrir para una onda plana, completamente deslocalizada espacialmente, y la densidad de corriente es  (r, t) = un resultado esperable. p ρ (r, t) = v ρ (r, t) , m

2.12.

Propagador.
∂ ˇ | Ψ(t) = H| Ψ(t) . ∂t

Consideremos la ecuaci´n de propagaci´n o o i

Para un peque˜o incremento temporal δt se tiene n | Ψ(δt) = | Ψ(0) + δt o sea, iˇ | Ψ(δt) = 1 − H δt | Ψ(0) . (2.73) ∂ | Ψ(0) , ∂t

Observemos que la expresi´n entre par´ntesis es un operador cuyo efecto es trasladar temo e poralmente el vector | ψ , desde t = 0 a t = δt. Sea δt = t/N . Aplicando reiteradamente iˇ 1 − H δt , N veces, obtenemos iˇ | Ψ(t) = | Ψ(N δt) = 1 − H δt
N

| Ψ(0) .

2.13. UN TEOREMA IMPORTANTE. Para N → ∞ se sigue que ˇ | Ψ(t) = G(t)| Ψ(0) , con el Operador de Green o Propagador dado por
ˇ ˇ G(t) = e−iHt/ .

109

(2.74)

ˇ Note que G es un operador unitario. En efecto, ˇ ˇ G† = exp (+iH† t/ ) ˇ ˇ = exp(+iH t/ ) = G−1 . ˇ El operador G(t) necesariamente debe ser unitario, ya que s´lo en ese caso el vector | Ψ(t) o seguir´ normalizado si | Ψ(0) lo est´. a a

2.13.

Un teorema importante.

A continuaci´n, mostraremos el llamado Teorema Generalizado de Ehrenfest, que permite o completar la conexi´n entre la mec´nica cl´sica y la mec´nica cu´ntica, haciendo efectivo el o a a a a llamado “Principio de correspondencia de Niels Bohr”. ˇ Teorema 2.3 Sea H el Hamiltoniano de un sistema, | ψ(t) un vector de estado del sistema ˇ ˇ y F = F(t) un operador cualquiera. No estamos limitando de modo alguno nuestro sistema. ´ Este puede consistir de una o varias part´ ıculas, con o sin spin. Entonces i d ˇ F =i dt ˇ ∂F ∂t + ˇ ˇ F, H .

ˇ Demostraci´n Evaluemos la derivada temporal del valor esperado de F: o i d ˇ d F =i ψ(t) | F(t) | ψ(t) dt dt d ˇ =i ψ(t) | F| ψ(t) + ψ(t) | dt

∂ ˇ ˇ F(t) | ψ(t) + ψ(t) |F ∂t

d | ψ(t) dt

.

Usando la ecuaci´n que da la evoluci´n temporal de | ψ(t) o o i y la ecuaci´n dual correspondiente o −i d ˇ ˇ ψ(t) | = ψ(t) |H† = ψ(t) |H , dt d ˇ | ψ(t) = H| ψ(t) , dt

110

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

se obtiene que i d ˇ ˇˇ F = − ψ(t) | HF | ψ(t) + i dt ˇ ∂F ˇˇ ˇˇ = FH − HF + i ∂t ˇ ∂F ˇ ˇ = F, H + i . ∂t ˇ ∂F ∂t ˇˇ + ψ(t) | FH | ψ(t)

Dividiendo por i queda d ˇ i F =− dt ˇ ˇ F, H + ˇ ∂F ∂t . (2.75)

Para un sistema de N part´ ıculas sin estructura, este resultado establece un puente con la mec´nica cl´sica. En efecto, sea F (xj , pj , t), j = 1, . . . , 3N , el operador cl´sico asociado a a a a ˇ 1 , . . . , rN , p1 , . . . , pN , t). Entonces F(r ∂F dF = + dt ∂t = ∂F + ∂t ∂F ∂F xj + ˙ pj ˙ ∂xj ∂pj ∂F ∂H ∂F ∂H − ∂xj ∂pj ∂pj ∂pj ∂F . ∂t

j

j

= {F, H} +

Note la estrecha relaci´n que existe entre esta expresi´n y la ecuaci´n (2.75). De hecho, o o o este teorema establece de manera precisa la conexi´n que hay entre la teor´ cu´ntica y la o ıa a cl´sica. En Mec´nica Cu´ntica las part´ a a a ıculas se pueden comportar como ondas. Su evoluci´n o est´ determinada por la ecuaci´n vectorial (2.22), o equivalentemente por la ecuaci´n de a o o Schr¨dinger (2.60). ¿C´mo entender que uno pueda, sin embargo, describir la evoluci´n de o o o una part´ ıcula a trav´s de una ecuaci´n cl´sica, a trav´s de las leyes de Newton, en otras e o a e palabras? En (2.75) tenemos la clave: la evoluci´n de la funci´n de onda completa es descrita o o por las ecuaciones cu´nticas, pero al tomar promedios, dichos promedios satisfacen la ecuaci´n a o de evoluci´n cl´sica. o a Antes de estudiar ´stas y otras consecuencias de este teorema, evaluemos algunos conmue tadores que ser´n de gran utilidad. Sea a ˇ p2 ˇ ˇ ˇ + V (ˇ ) . r H=T+V = 2m Entonces ˇ H = ˇ T = 1 ˇ p2 = i ˇ ˇ2 i p , r, ˇ r, ˇ r, ˇ pp = 2m 2m m ˇ ˇ ˇ ˇ p, H = p, V (ˇ ) = −i V (ˇ ) = i F(ˇ ) , r r r

2.13. UN TEOREMA IMPORTANTE. y ˇ · p, H = ˇ · p, H + ˇ H · p r ˇ ˇ r ˇ ˇ r, ˇ ˇ ˇ i ˇ = i ˇ · F + p2 r m ˇ ˇ = i (ˇ · F + 2T) . r Consecuencias del Teorema:

111

a) Conservaci´n de la probabilidad. Rederivemos este resultado usando el teorema generalio ˇ ˇ zado de Ehrenfest con F = 1. Obtenemos d ˇ 1 =0, dt o sea, d ˇ d d 1 = ψ(t) | ψ(t) = dt dt dt d d3 r ρ(r, t) = 0 = dt d3 r |ψ(r, t)|2

La probabilidad de encontrar la part´ ıcula en alguna parte se conserva en el tiempo, en otras palabras, una funci´n normalizada en cierto instante seguir´ estando normalizada a o a medida que transcurre el tiempo. ˇ ˇ r, ˇ b) Conservaci´n de la energ´ Usemos el teorema con F = H(ˇ p, t). Obtenemos o ıa. i d ˇ H = dt ˇ ˇ H, H + ˇ ∂H ∂t .

ˇ ˇ Si ∂ H/∂t = 0, o sea, H no depende del tiempo, se encuentra d ˇ d ˇ H = E1 = 0 . dt dt Si el Hamiltoniano no depende expl´ ıcitamente del tiempo entonces el valor esperado de la energ´ se conserva, es decir, no var´ en el tiempo. Cuando el Hamiltoniano depende ıa ıa expl´ ıcitamente del tiempo, el sistema bajo estudio es un sistema abierto. En tal caso la energ´ no es constante. ıa c) Teorema de Ehrenfest. ˇ ˇ (i) Sea F = p, entonces i es decir, d ˇ ˇ p = F . dt (2.76) d ˇ p = dt ˇ ˇ p, H = i − V (ˇ ) , r

112

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. Otra forma de escribir esta ultima ecuaci´n se obtiene notando que ´ o ˇ F = − V (ˇ ) = − H(ˇ p ) , r r, ˇ luego d ˇ ˇ r, ˇ p = − H(ˇ p ) . dt ˇ r (ii) Usando el teorema con F = ˇ se obtiene i o bien, ˇ d ˇ p . r = dt m Otra forma de escribir esta ecuaci´n cl´sica se obtiene notando que o a ˇ p = m Luego d ˇ r = dt
p pT

(2.77)

d ˇ r = dt

ˇ H r, ˇ

=

i ˇ p , m

(2.78)

ˇ =

p

ˇ H.

ˇ r, ˇ H(ˇ p) .

(2.79)

Observemos que las ecuaciones (2.77) y (2.79) no son sino las ecuaciones de Hamilton para un sistema cl´sico. Nuevamente, vemos que, a pesar de la descripci´n cu´ntica subyacente, a o a los promedios del momentum y la posici´n satisfacen las ecuaciones cl´sicas usuales. o a Combinando las ecuaciones (2.76)) y (2.78) obtenemos una ecuaci´n an´loga a la ecuaci´n o a o de Newton: d2 ˇ r m 2 ˇ = F(r ) , dt Este resultado se conoce como Teorema de Ehrenfest y permite una conexi´n entre la o Mec´nica Cu´ntica y la Mec´nica Cl´sica. En efecto, si el “ancho medio” de una funci´n a a a a o de onda Ψ(r, t) es tal que sobre todo el ancho del paquete la fuerza es esencialmente constante, entonces ˇ F(r ) ≈ F ( ˇ ) . r (2.80) La ultima relaci´n es exacta para fuerzas constantes y arm´nicas. De cumplirse (2.80) se ´ o o tiene que el valor esperado de la posici´n r(t) cumple la ecuaci´n cl´sica de movimiento. o o a De esta manera queda establecido un puente entre la Mec´nica Cl´sica y la Mec´nica a a a Cu´ntica en el l´ a ımite cl´sico −→ 0 (´ m −→ ∞ ´ λde Broglie −→ 0). a o o ˇ r ˇ d) Teorema del virial. Usemos el teorema con F = ˇ · p. Obtenemos i d ˇ ˇ r · p = ˇ · p, H r ˇ ˇ dt ˇ ˇ = i 2 T +i ˇ·F , r

2.14. EL CUADRO DE HEISENBERG. o sea, d ˇ ˇ ˇ ˇ r · p = 2T + ˇ · F . r dt Esta relaci´n corresponde al Teorema del virial. o Consideremos ahora un estado cuya dependencia temporal es de la forma | ψ(t) = | ψ(0) e−iEt/ .

113

Un tal estado se llama estacionario (ver Definici´n 2.2. Para estados estacionarios el o ˇ que no depende expl´ valor esperado de cualquier operador A ıcitamente del tiempo, es independiente del tiempo. En efecto ˇ ˇ ˇ A = ψ(t) | A | ψ(t) = ψ(0) | eiEt/ Ae−iEt/ | ψ(0) ˇ = ψ(0) | A | ψ(0) = independiente de t. r ˇ Para estados estacionarios la derivada temporal de ˇ · p = 0 y, por consiguiente, el teorema del virial queda: ˇ 2 T = ˇ · V (ˇ . r r) ˇ ˇ r, ˇ ˇ e) Teorema general de conservaci´n. Si un operador A = A(ˇ p ) conmuta con H, entonces o ˇ A es constante en el tiempo. En efecto i luego, d ˇ A =0. dt En otras palabras, si un operador conmuta con el Hamiltoniano entonces su valor esperado es una constante de movimiento. De este modo, un conjunto de observables compatibles ˇ con H se obtiene considerando las distintas constantes de movimiento del problema, pero s´lo reteniendo aqu´llas que conmutan entre s´ Y as´ podremos encontrar un conjunto o e ı. ı, de r´tulos para etiquetar un´ o ıvocamente una base del espacio vectorial estableciendo las constantes de movimiento cl´sicas. a Si ˇ ˇ A, H = 0 entonces d ˇ A = dt ˇ ˇ A, H ˇ = 0 =0,

2.14.

El cuadro de Heisenberg.

ˇ Como ya hemos visto, el valor esperado de un operador FS = FS (ˇ p ), para un estado r, ˇ | ψ(t) , viene dado por ˇ ˇ FS = ψ(t) | FS | ψ(t) . Tambi´n sabemos que e ˇ | ψ(t) = exp −iHt/ luego, ˇ ˇ ˇ ˇ F = ψ(0) | exp +iHt/ FS exp −iHt/ | ψ(0) . | ψ(0) ,

114

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Definamos: ˇ r, ˇ ˇ ˇ r, ˇ ˇ FH (ˇ p, t) ≡ exp +iHt/ FS (ˇ p ) exp −iHt/ .

Entonces, llamando | ψ(t) = | ψS (t) y | ψ(0) = | ψH (por supuesto que | ψS (0) = | ψH ), se obtiene: ˇ ˇ ˇ F = ψS (t) | FS | ψS (t) = ψH | F(t)H | ψH . (2.81) Este resultado puede parecer una trivialidad, pero apunta a dos maneras distinas de formular la Mec´nica Cu´ntica. Hasta el momento, hemos considerado que un sistema f´ a a ısico est´ representado por estados | ψ(t) dependientes del tiempo, y cuya evoluci´n est´ dada a o a por (2.22). Sobre dichos estados pueden actuar operadores independientes del tiempo. Este modo de plantear la teor´ se conoce como cuadro de Schr¨dinger . ıa o Alternativamente, la relaci´n (2.81) nos dice que podr´ o ıamos formular todo en t´rminos e de estados | ψH independientes del tiempo, sobre los cuales act´an operadores dependientes u del tiempo. Los promedios, que es lo relevante cl´sicamente, no se ver´ afectados. Esta a ıan formulaci´n corresponde al cuadro de Heisenberg. o ¿Cu´l es la ecuaci´n din´mica que nos da la evoluci´n temporal de los operadores en el a o a o cuadro de Heisenberg? Para encontrarla evaluemos dˇ d ˇ ˇ ˇ FH (t) = exp +iHt/ FS exp −iHt/ dt dt ˇ ˇ Si H y FS no dependen expl´ ıcitamente del tiempo se tiene iˇ dˇ ˇ ˇ ˇ FH (t) = H exp +iHt/ FS exp −iHt/ dt i ˇˇ iˇ ˇ = HFH − FH H , ˇ ˇ ˇ + exp +iHt/ FS exp −iHt/ iˇ − H .

la cual constituye la ecuaci´n din´mica, conocida como ecuaci´n de Heisenberg o a o i dˇ ˇ ˇ FH (t) = FH , H . dt

Observamos que en el cuadro de Heisenberg la analog´ con la Mec´nica Cl´sica es evidenıa a a te a nivel de operadores, pues ´stos satisfacen la misma ecuaci´n de evoluci´n cl´sica que los e o o a observables del sistema, reemplazando el conmutador por el corchete de Poisson. Esto contrasta con el cuadro de Schr¨dinger, donde la formulaci´n cl´sica se recupera s´lo al hacer o o a o promedios (Teorema de Ehrenfest). En la siguiente tabla se resumen las principales caracter´ ısticas de ambos cuadros:

2.14. EL CUADRO DE HEISENBERG. Cuadro de Schr¨dinger o Operadores ˇ ˇ FS = F Los operadores son fijos No evolucionan con el tiempo Cuadro de Heisenberg

115

ˇ ˇ ˇ ˇ FH (t) = exp ( iHt )FS exp (− iHt )

Los operadores evolucionan temporalmente

Vectores

| ψS (t) El vector evoluciona temporalmente.

| ψH = | ψS (0) El vector | ψH es fijo, No evoluciona con el tiempo.

Ecuaci´n din´mica o a

i

∂ | ψS (t) ∂t

ˇ = H| ψS (t)

d ˇ F (t) dt H

ˇ ˇ = − i FH (t), H

Ecuaci´n de Schr¨dinger o o

Ecuaci´n de Heisenberg o

Note que el Hamiltoniano mantiene su forma en todos los cuadros ˇ ˇ ˇ H = HS = HH . ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Proposici´n 2.8 Sean AS , BS , CS tres operadores en el cuadro de Schr¨dinger y AH , BH , CH o o los operadores correspondientes en el cuadro de Heisenberg. Entonces se tiene que ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ AS , BS = CS ⇐⇒ AH , BH = CH .

Demostraci´n Introduzcamos la notaci´n o o iˇ exp − Ht y por definici´n o

ˇ =G,

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ AS , BS = AS BS − BS AS = CS . ˇ ˇ Multiplicando la ultima ecuaci´n a la derecha por G y a la izquierda por G−1 , se obtiene ´ o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ CH = G−1 CS G = G−1 AS BS G − G−1 BS AS G ˇ ˇ ˇˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇ ˇ = G−1 AS GG−1 BS G − G−1 BS GG−1 AS G ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ = AH BH − BH AH = AH , BH Demuestre como ejercicio (Problema 3-7) que si el operador en el cuadro de Schr¨dinger o depende expl´ ıcitamente del tiempo, entonces la ecuaci´n din´mica para el operador correso a pondiente en el cuadro de Heisenberg es dˇ ∂ ˇ ˇ ˇ i FH (t) = i FH (t) + [ FH , H ] . dt ∂t

116

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

2.15.

Part´ ıcula libre en el cuadro de Heisenberg.

Resolvamos el problema de la part´ ıcula libre en el cuadro de Heisenberg. El operador Hamiltoniano es: ˇ ˇ ˇS ˇH H = p2 /2m = p2 /2m = p2 /2m . ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Note que HS = HH = H ya que H conmuta con G = exp (−iHt/ ). Resolver un problema en el cuadro de Heisenberg significa encontrar expl´ ıcitamente la ˇ ˇ ˇ no depende de ˇ se tiene pS , H = 0. ˇ dependencia temporal de los operadores. Como H r, Para el operador momentum en el cuadro de Heisenberg se obtiene ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ pH (t) = G−1 pS G = pS G−1 G = pS , ˇ o sea, pH (t) no depende de t. El mismo resultado se encuentra usando la ecuaci´n de Heio ˇ ˇ ˇ ˇ senberg, pues, como [pH , H] = 0, se deduce que pH = constante. Para el operador de posici´n ˇH (t) la ecuaci´n de evoluci´n temporal es o r o o i dˇ rH (t) = − ˇH , H r ˇ dt Como ˇS , H r ˇ =
S i ˇ p m S

.
H

se tiene que ˇH , H r ˇ

=
H

i ˇ p . m H

Luego

ˇ pS dˇ ii ˇ 1ˇ rH (t) = − pH = pH (t) = . dt m m m Integrando se encuentra que ˇ ˇ ˇH (t) = ˇH (0) + pS t = ˇS + pS t . r r r m m Para el valor esperado de la posici´n se obtiene o ˇ r(t) = ˇ r
t=0

+

1 ˇ p m

t.
t=0

De esta manera se obtiene que los valores esperados de los operadores, para la part´ ıcula libre, se comportan como las variables cl´sicas correspondientes (ver tambi´n el teorema de a e Ehrenfest). En la ultima ecuaci´n los valores esperados vienen dados por ´ o ˇ r(t) = ψS (t) | ˇS | ψS (t) = ψH | ˇH (t) | ψH . r r Tambi´n se puede encontrar toda la distribuci´n de densidad de probabilidad. Para ello e o se deben previamente evaluar todos los dem´s momentos ˇ n de la distribuci´n. a r o

´ 2.16. LEYES DE CONSERVACION Y SIMETR´ IAS

117

2.16.

Leyes de conservaci´n y simetr´ o ıas

ˇ Si H no depende de ˇ por ejemplo, para la part´ r, ıcula libre, entonces el momento lineal ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ se conserva. En efecto, como p, H = p, H(p) = 0, usando el teorema generalizado de Ehrenfest de la secci´n anterior, se tiene que o d ˇ p =0. dt Sea {|r0 }r0 ∈R3 la base de autoestados del operador ˇ Se tiene r. ˇ | r0 = r0 | r0 . r Consideremos una traslaci´n espacial: r0 −→ Ta r0 ≡ r0 + a , donde Ta es el operador que o ˇ genera una traslaci´n en el espacio ordinario R3 . Sea Ua el operador unitario que transforma o los vectores de la base ˇ |r0 −→ Ua | r0 = | Ta r0 = | r0 + a . (2.82) Por supuesto, se tiene que ˇ | Ta r0 = ˇ Ua | r0 = ˇ | Ta r0 = ˇ | r0 + a = (r0 + a ) | r0 + a r rˇ r r ˇ = Ta r0 | Ta r0 = (Ta r0 ) Ua | r0 . ˇ Es importante notar que Ua es un operador unitario de H mientras que Ta es una traslaci´n o 3 en el espacio ordinario R . ˇ −1 r ˇ ˇ −1 ˇ Analicemos el efecto del operador Ua ˇ Ua , donde Ua = U−a . Se tiene, usando la relaci´n o anterior, ˇ −1 r ˇ ˇ −1 ˇ Ua ˇ Ua | r0 = Ua (Ta r0 )Ua | r0 ˇ ˇ = (Ta r0 )U−1 Ua | r0
a

ˇ = (Ta r0 )| r0 = (r0 + a)| r0 = (ˇ + a1)| r0 . r Siendo esta relaci´n v´lida para cualquier | r0 , dada la linealidad de los operadores, resulta o a v´lido para cualquier | ψ = d3 r0 | r0 r0 | ψ ; se concluye que a ˇ −1 r ˇ ˇ Ua ˇ Ua = ( ˇ + a 1 ) . r (2.83)

ˇ Hemos demostrado que si Ua es un operador de traslaci´n en H entonces se cumple (2.83). o ˇ Rec´ ıprocamente, mostremos ahora que si un operador cumple con (2.83) entonces Ua es un ˇ operador de traslaci´n en H . Hay que mostrar que si (2.83) se cumple entonces Ua | r0 es o ˇ con autovalor Ta r0 = r0 + a. Multiplicando (2.83) por Ua por la izquierda y ˇ autovector de r operando sobre un vector | r0 se tiene: ˇ Ua | r0 = Ua ˇ + a 1 | r0 = Ua (r0 + a )| ro ˇ r ˇ ˇ rˇ ˇ = (r0 + a ) Ua | r0 ,

118

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

ˇ de modo que podemos identificar Ua | r0 = | r0 + a , en concordancia con la relaci´n (2.82)). o ˇ En otras palabras, la relaci´n (2.83) es una condici´n necesaria y suficiente para que Ua sea o o un operador de traslaciones. ˇ Encontramos ahora una expresi´n expl´ o ıcita para el operador Ua . Para ello consideremos primero las traslaciones infinitesimales δa: ˇ Uδa | r0 = | r0 + δa . ˇ Proposici´n 2.9 Si δa es un vector infinitesimal entonces Uδa viene dado por: o ˇ ˇ ˇ i Uδa = 1 − δa · p . (2.85) (2.84)

Demostraci´n o ˇ i) Mostremos primero que Uδa es unitario. ˇ ˇ Uδa U† = δa ˇ ˇ i 1 − δa · p ˇ ˇ i 1 + δa · p†

ˇ i ˇ ˇ i = 1 − δa · p + δa · p† + O( (δa)2 ) . Como δa es infinitesimal, los t´rminos del orden (δa)2 se desprecian, quedando que es e unitario ˇ ˇ ˇ Uδa U† = 1 . δa ˇ ii) Mostremos ahora que Uδa cumple con (2.83). ˇ rˇ ˇ rˇ U−1 ˇ Uδa = U† ˇ Uδa δa δa ˇ ˇ i = 1 + δa · p

ˇ r

ˇ ˇ i 1 − δa · p

i ˇ r ir ˇ = ˇ + (δa · p) ˇ − ˇ (δa · p) r =ˇ+ r ˇ r Evaluemos el conmutador δa · p, ˇ . ˇ r ˇ ˇ r δa · p, ˇj = (δa · p)ˇj − ˇj (δa · p) r =
k

i

ˇ r δa · p, ˇ .

ˇ r ˇ r (δak pk ˇj − ˇj δak pk ) δak (ˇ k ˇj − ˇj pk ) p r r ˇ
k

= =
k

δak (−i ) δjk = −i δaj .

´ 2.16. LEYES DE CONSERVACION Y SIMETR´ IAS En forma vectorial, ˇ r ˇ δa · p, ˇ = −i δa 1 . Luego ˇ rˇ ˇ U−1 ˇ Uδa = ˇ + δa 1 , r δa

119

ˇ es decir, Uδa efectivamente es el operador unitario para traslaciones espaciales infinitesimales.

Mostremos la similtud que existe entre lo anterior y el operador de las traslaciones temporales infinitesimales. Para estas ultimas, hab´ ´ ıamos encontrado [ver (2.73)]: | ψ(t + δτ ) = ˇ i ˇ 1 − δτ H | ψ(t) ,

donde δτ es un desplazamiento temporal infinitesimal. Esta ecuaci´n se compara con o | r0 + δa = ˇ ˇ i 1 − δa · p | r0 . (2.86)

ˇ Podemos decir que H es el generador de las traslaciones temporales infinitesimales; por su ˇ parte p es el generador de las traslaciones espaciales infinitesimales. Observemos, incidentalmente, que este resultado es consistente con uno mucho m´s familiar: en representaci´n de a o coordenadas, y en una dimensi´n(2.86) es o ψ(r0 + δa ) = i 1 − δa · −i ψ(r0 ) = 1 − δa · ψ(r0 ) ,

que no es sino el primer t´rmino de una expansi´n de Taylor. e o ˇ Del mismo modo como exp (−iHt/ ) es el operador unitario para traslaciones temporales ˇ finitas, se espera que exp (−ia · p/ ) sea el operador unitario para traslaciones espaciales finitas. Para demostrar esto hay que probar que tal operador es unitario y adem´s cumple a con la relaci´n (2.83). Definamos o i ˇ ˇ Ua ≡ exp − a · p . (2.87)

ˇ ˇ Por ser p un operador autoherm´ ıtico, es inmediato que Ua , definido por (2.87), es un operador unitario. Demostremos que este operador satisface la relaci´n (2.83). Evaluemos primerameno te el conmutador ˇ Ua : r, ˇ ˇ exp − i a · p ˇ r, =i =i
p

i ˇ exp − a · p

ˇ 1 i − a

i ˇ exp − a · p

ˇ = a Ua .

120

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Usando este resultado se obtiene que: ˇ −1 r ˇ ˇ −1 Ua ˇ Ua = Ua ˇ r ˇ Ua ˇ + aUa ˇ = ˇ+ a1 . r

ˇ Concluimos que el operador Ua dado por (2.87) efectivamente es el operador unitario para traslaciones temporales finitas. Al mismo resultado se llega aplicando n transformaciones infinitesimales (con δa = a/n):
n→∞

l´ ım

ˇ ˇ i a ·p 1− n

n

ˇ = exp (−ia · p/ ) .

ˇ ˇ ˇ o Como Ua s´lo depende de p, conmuta con p y se tiene ˇ ˇ −1 ˇ ˇ ˇ −1 ˇ ˇ Ua p Ua = Ua Ua p = p , ˇ ˇ o sea, el operador p no es afectado por la transformaci´n de similitud con el operador Ua . o ˇ a? ¿Qu´ pasa con otros operadores? ¿C´mo son afectados por el operador de traslaci´n U e o o ˇ 2 ; se tiene: Consideremos el operador r ˇ −1 r ˇ ˇ −1 r ˇ ˇ −1 r ˇ Ua ˇ 2 Ua = Ua ˇ Ua · Ua ˇ Ua = ˇ + a1 ˇ r
2

.

ˇ ˇ r, ˇ En general, para un operador F = F(ˇ p ) se tiene ˇ −1 ˇ r, ˇ ˇ ˇ r ˇ ˇ Ua F(ˇ p ) Ua = F( ˇ + a1, p ) . ˇ ˇ Definici´n 2.1 Un operador F se dice que es invariante ante un operador unitario U si o ˇ ˇ r, ˇ ˇ ˇ r, ˇ U−1 F(ˇ p )U = F(ˇ p) . ˇ ˇ ˇ ˇ En otras palabras, si F es invariante ante U entonces F y U conmutan. ˇ Proposici´n 2.10 Sea F un operador arbitrario, entonces o ˇ ˇ ˇ ˇ F, Ua = 0 ∀ a ⇐⇒ F, p = 0 .

Demostraci´n o ˇ ˇ ˇ ˇ i) Supongamos que F, p = 0. Como F conmuta con p, tambi´n conmuta con el operador e ˇ ˇ Ua = exp (−ia · p/ ). ˇ ˇ ii) Supongamos que F, Ua = 0. Como esta relaci´n, en particular, se cumple para traslao ciones infinitesimales δa, se tiene ˇˇ ˇ ˇ 0 = FUδa − Uδa F ˇ ˇ ˇ i = F 1 − δa · p ˇ ˇ i − 1 − δa · p

ˇ F

i i ˇˇ ˇ ˇˇ ˇ = F − δa · (Fp ) − F + δa · (p F) i ˇˇ ˇˇ = − δa · (Fp − pF ) ,

2.17. ESTADOS ESTACIONARIOS. y finalmente ˇˇ ˇˇ ˇ ˇ Fp − p F = F, p = 0 .

121

Resumen: ˇ Si H es invariante bajo traslaciones, entonces d ˇ ˇ ˇ −1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Ua H Ua = H ⇐⇒ H, Ua = 0 ⇐⇒ H, p = 0 =⇒ p =0. dt Las relaciones anteriores constituyen el equivalente cu´ntico del Teorema de Noether en a ˇ Mec´nica Cl´sica: Si H es invariante ante el operador de traslaciones espaciales, entonces a a el valor esperado del operador can´nico conjugado respectivo (el operador de momentum) o se conserva. El mismo an´lisis se puede realizar para cualquier par de variables cl´sicas a a can´nicamente conjugadas. De hecho, en un cap´ o ıtulo posterior repetiremos lo hecho en esta secci´n, para un Hamiltoniano invariante bajo rotaciones. En ese caso, la cantidad conservada o ser´ el valor esperado del momento angular. a Finalmente note que para los operadores de traslaci´n Ua se cumple que o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Ua Ub = Ua+b = Ub+a = Ub Ua , de modo que los operadores de traslaci´n conmutan entre s´ Es lo esperado: cl´sicamente, o ı. a trasladar un sistema en a y luego en b es equivalente a trasladarlo primero en b y luego en a. Este hecho se preserva a nivel cu´ntico. a Adem´s, la relaci´n anterior nos muestra que el producto de dos operadores de traslaci´n a o o es un nuevo operador de traslaci´n, de modo que el conjunto de los operadores o ˇ Ua
a∈R3

forma un grupo. En el caso en que el Hamiltoniano es invariante ante dicho grupo, ´ste e se denomina grupo de simetr´a. En este caso particular el grupo es un grupo conmutativo ı isomorfo al grupo aditivo en R3 .

2.17.

Estados estacionarios.

En lo que queda de este cap´ ıtulo consideraremos sistemas descritos por un operador ˇ que no dependa expl´ Hamiltoniano H ıcitamente del tiempo. Definici´n 2.2 Una funci´n de estado es estacionaria si la dependencia temporal es factorio o zable de la manera | ψ(t) = | ψ(0) e−iEt/ = | ψ e−iEt/ . (2.88) Los estados | ψ(t) evolucionan seg´n la ecuaci´n de Schr¨dinger u o o i d ˇ | ψ(t) = H| ψ(t) . dt (2.89)

122

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Reemplazando (2.88) en (2.89) se obtiene d ˇ H| ψ e−iEt/ = i | ψ e−iEt/ dt i = i | ψ − E e−iEt/ , o sea, cancelando el n´mero complejo e−iEt/ , se obtiene u ˇ H| ψ = E| ψ , (2.90)

ecuaci´n que se conoce con el nombre “Ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente” o o o o ecuaci´n de autovalores de energ´ La ecuaci´n (2.90) representa un problema de valores o ıa. o ˇ ˇ propios. Como el Hamiltoniano es herm´ ıtico (H = H† ) los autovalores, es decir la energ´ E, ıa −iEt/ son reales. Una vez obtenido el espectro de energ´ basta multiplicar por e ıa, para tener la evoluci´n temporal de los autovectores. o ˇ Denotemos el autovector de H con autovalor E por | ψE . El valor esperado de la energ´ ıa ˇ = E, la varianza ∆H = ∆E = 0 (la demostraci´n de estas afirmaciones es directa). ˇ es H o Al realizar una medici´n de la energ´ a un sistema descrito por un estado estacionario | ψE , o ıa se obtiene con certeza el valor E. Para estados estacionarios, tanto la densidad ρ (r, t) como la corriente  (r, t) son independientes del tiempo. En efecto, ρ (r, t) = ψ(t) | r = ψ|e = ψ|r
iEt/

r | ψ(t) |r r | e−iEt/ | ψ r | ψ = | ψE (r ) |2 = ρ (r )

y an´logamente para  (r, t). a Ya lo hab´ ıamos mencionado anteriormente: Para estados estacionarios el valor esperado ˇ ˇ r, ˇ de cualquier operador A = A(ˇ p) que no depende expl´ ıcitamente de t, es independiente de ˇ t (aun cuando tal operador no conmute con H). Una combinaci´n lineal de estados estacionarios no es un estado estacionario si incluye o estados de energ´ distintas. Sea | Ψ = | Ψ(0) ∈ H una funci´n de estado arbitraria, en el ıa o ˇ instante t = 0. Adem´s sea {| φEn } una base de autovectores estacionarios de H, es decir, a ˇ H| φEn = En | φEn , | φEn (t) = | φEn e−iEn t/ . (2.91)

El vector | Ψ se puede desarrollar en t´rminos del conjunto completo de autofunciones de e ˇ teni´ndose H, e |Ψ = | φEn φEn | Ψ .
n

Dado el caracter lineal de la ecuaci´n de evoluci´n temporal, para | Ψ(t) se tendr´ o o a | Ψ(t) =
n

| φEn

φEn | Ψ e−iEn t/ ,

2.17. ESTADOS ESTACIONARIOS.

123

puesto que cada componente evoluciona seg´n (2.91). A pesar de que | Ψ(t) puede ser una u funci´n de estado del sistema, no es un estado estacionario ni un autovector del Hamiltoniano. o Al realizar una medici´n de energ´ del sistema descrito por la funci´n de estado | Ψ(t) , o ıa o de acuerdo al postulado 3, se obtendr´ siempre un autovalor del operador correspondiente, a en este caso del Hamiltoniano. El autovalor En se obtendr´ con probabilidad | φEn | Ψ |2 . a Para | Ψ(t) el valor esperado de la energ´ es: ıa E =
n,m

ˇ Ψ | φEn eiEn t/ φEn | H | φEm

φEm | Ψ e−iEm t/

=
n,m

Ψ | φEn ei(En −Em )t/ Em δnm φEm | Ψ Ψ | φEn En φEn | Ψ =
n n

=

En | φEn | Ψ |2 .

Es decir, el valor esperado de la energ´ es igual a la suma de cada valor que se puede ıa obtener en una medici´n multiplicado por la probabilidad de obtener ese valor. El resultado o es independiente del tiempo. Si la funci´n de estado de un sistema es | Ψ(t) , entonces el valor esperado de un operador o ˇ arbitrario, en general, s´ depende del tiempo. En efecto: A ı ˇ ˇ A (t) = Ψ(t) | A | Ψ(t) =
n,m

Ψ | φEn Anm φEm | Ψ ei(En −Em )t/ ,

ˇ donde Anm ≡ φEn | A | φEm .

2.17.1.

Operador de Green.

Encontremos el operador y la funci´n de Green en t´rminos de las funciones de onda o e tiempo independientes. Para ello consideremos la evoluci´n temporal de un estado | Ψ(0) : o | Ψ(t) =
n

| φEn e−iEn t/ φEn | Ψ(0) .

Se observa que definiendo el operador de Green por ˇ G(t) =
n

| φEn e−iEn t/ φEn | ,

(2.92)

se encuentra que ˇ | Ψ(t) = G(t) | Ψ(0) . Con esta definici´n, la funci´n de Green queda o o ˇ G(r, r , t) = r | G (t) | r =
n

r | φEn e−iEt/ φEn | r

.

(2.93)

124

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

En el l´ ımite t = 0, tal como debe ser, se recupera la delta de Dirac: G(r, r , 0) =
n

r | φEn

φEn | r

= r|r

= δ(r − r ) .

Mostraremos a continuaci´n que la expresi´n (2.92) coincide con el resultado obtenido en o o la secci´n 2.12. Se tiene o ˇ G(t) =
n

| φEn e−iEn t/ φEn | e−iEn t/ | φEn
n

= =
n

φEn | φEn | φEn | = e−iHt/ ,
ˇ

e−iHt/ | φEn
ˇ

ˇ

= e−iHt/
n

| φEn

resultado que coincide con la ecuaci´n (2.74). o

2.17.2.

Funciones de onda reales.

Finalmente, mostremos que si el Hamiltoniano es real en la representaci´n de coordenadas, o las autofunciones de la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente siempre se pueden elegir o o de manera que sean reales. ˇ Consideremos las autofunciones ψEn (r ) del Hamiltoniano tiempo independiente H, es decir, ˇ HψEn (r ) = En ψEn (r ) . ˇ ˇ Realizando una conjugaci´n compleja de esta ecuaci´n y usando la hip´tesis de que H = H∗ , o o o se deduce que ∗ ˇ ∗ HψEn (r ) = En ψEn (r ) ,
∗ o sea, ψEn (r ) tambi´n es soluci´n de la misma ecuaci´n de Schr¨dinger, con el mismo aue o o o tovalor. Por supuesto que una combinaci´n lineal de las dos funciones anteriores tambi´n es o e soluci´n. Luego, si el espectro de energ´ es no degenerado, usando una combinaci´n lineal o ıa o ∗ adecuada de las dos funciones ψEn (r ) y ψEn (r ), siempre se puede encontrar una autofunci´n o del autovalor En que sea real. De aqu´ en adelante siempre supondremos que elejimos las funı ciones de esa manera cuando el espectro es no degenerado. Note que si la funci´n de onda es o real, la corriente de probabilidad  (r ) = 0, o sea, para estados estacionarios no degenerados no hay corriente de part´ ıculas. Si el autovalor En es degenerado, siempre es posible elegir combinaciones lineales de manera de obtener una autofunci´n real, pero no siempre es conveniente hacerlo. o

Ejemplo: Consideremos el caso de una part´ ıcula libre en una dimensi´n. La ecuaci´n de autovalores es o o − ∂2 ψE (x) = EψE (x) , 2m ∂x2
2

´ 2.18. DEGENERACION DEL ESPECTRO Y SIMETR´ IAS. con soluciones ψE (x) = eikx , k=± √

125

2mE

.

En este caso el espectro es continuo: todos los valores positivos de E son autovalores del Hamiltoniano. La degeneraci´n de todos los autovalores es dos. Matem´ticamente, esto viene o a de que la ecuaci´n de autovalores es una ecuaci´n cuadr´tica para k. Las soluciones tiempo o o a dependientes asociadas son las ondas planas ΨE (x, t) = ψE (x)e−iEt/ , Ψ+ (x, t) = ei(kx−ωt) = Ψ+ (x) e−iωt , E E y Ψ− (x, t) = ei(−kx−ωt) = Ψ− (x) e−iωt . E E Cada una de ellas representa ondas que viajan en la direcci´n +ˆ y −ˆ, respectivameno x x te. Son dos autofunciones linealmente independientes correspondientes al mismo autovalor E = ( k)2 /2m (como debe ocurrir si el espectro es doblemente degenerado). A pesar de ser funciones complejas, son ´stas las funciones que deben usarse para representar ondas planas e con corriente no nula. Como demostramos reci´n, tambi´n podemos encontrar dos funciones reales, linealmente e e ˇ para el mismo autovalor E (pero de corriente nula). independientes, y autofunciones de H Una elecci´n posible es: o ΨE = Ψ+ + Ψ− , E E y ΨE = i Ψ+ − Ψ− E E
(2) (1)

.

2.18.

Degeneraci´n del espectro y simetr´ o ıas.

En esta secci´n repetiremos algunos de los desarrollos hechos en la secci´n 2.4, ilustrando o o los resultados con un ejemplo concreto. Comenzamos recordando un teorema que se demostr´ en la introducci´n matem´tica. o o a ˇ ˇ Teorema 2.4 Sean A y H dos operadores autoherm´ ıticos. Si los dos operadores conmutan entre s´ entonces existe una base de H , cuyos elementos son simult´neamente autovectores ı, a ˇ y H. ˇ de A ˇ ˇ Sea A un operador autoherm´ ıtico que conmuta con el Hamiltoniano H y consideremos el ˇ operador unitario asociado a A definido por ˇ ˇ Uλ ≡ exp (−iλA/ ) , λ ∈ R . ˇ La demostraci´n de que Uλ es unitario es directa. o ˇ o ˇ ˇ ˇ Como Uλ s´lo depende de A y el Hamiltoniano conmuta con A se tiene que H conmuta ˇ ˇ con Uλ . Es f´cil demostrar que en ese caso el Hamiltoniano es invariante ante Uλ y que, en a forma an´loga a las traslaciones temporales y espaciales, se cumple que a ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇ ˇ A, H = 0 ⇐⇒ U−1 HUλ = H . λ

126

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

ˇ El conjunto de operadores {Uλ }λ∈R ≡ GH forman un grupo 2 . ˇ ˇ Los operadores {Uλ } est´n estrechamente relacionados con la degeneraci´n del espectro a o ˇ de energ´ es decir, con la existencia de varias autofunciones del Hamiltoniano H que tienen ıa, el mismo autovalor de energ´ En efecto, sea | ψE un autoestado del Hamiltoniano con ıa. ˇ ˇ autovalor E. Mostremos que entonces Uλ | ψE tambi´n es un autovector de H con el mismo e ˇ λ conmuta con H): ˇ autovalor. En efecto (usando el hecho que U ˇ H ˇ Uλ | ψE ˇ ˇ ˇ = Uλ H| ψE = Uλ E| ψE = E ˇ Uλ | ψE .

Sin embargo, en general, no todos los vectores que se obtienen de un vector | ψE aplicando ˇ el operador Uλ son necesariamente linealmente independientes (l.i.), lo cual tiene incidencia en las propiedades de simetr´ de la funci´n ψE (r ). ıa o ˇ ˇ Denotemos por {| E, a } a los autovectores comunes de H y A, o sea, ˇ H| E, a = E| E, a ˇ A| E, a = a| E, a .

Si para E y a fijos existen dos o m´s autovectores l.i., entonces existe un observable que a ˇ permite distinguir esta degeneraci´n, o sea, existe otro operador autoherm´ o ıtico B que conˇ ˇ muta simult´neamente con A y H. Lo anterior se repite hasta que los n´meros cu´nticos a u a E, a, b, c, . . ., especifican un´ ıvocamente a los autovectores. Entonces tenemos que el conjunˇ A, B, C, . . . forman un conjunto completo de operadores compatibles. ˇ ˇ ˇ to de operadores H, ˇ Notamos que pueden existir operadores que conmuten con H, pero que deben excluirse del conjunto completo de operadores compatibles por no conmutar con todos los dem´s operadoa res del conjunto (tales operadores sin embargo pueden tener mucha importancia; por ejemplo, en el cap´ ıtulo de Momento Angular ´stos ser´n los operadores “de subida y de bajada”). e a Ejemplo: Consideremos el caso de una part´ ıcula libre en una dimensi´n. El operador Hao miltoniano es: ˇ p2 ˇ H= x . 2m Para cada valor positivo E, la ecuaci´n de autovalores o ˇ H| ψE = E| ψE tiene dos autovectores l.i. En la representaci´n de coordenadas dos vectores l.i. son o x | ψE
(1)

= cos (kx x) y

x | ψE

(2)

= sen (kx x) ,

√ ˇ con kx = 2mE/ . Como cada autovalor de H es doblemente degenerado, existe un observable, en este caso la direcci´n en que se mueve la part´ o ıcula, que permite distinguir estos dos estados. El operador autoherm´ ıtico asociado a este observable es ˇ ˇ kx px ˇ A= = . |kx | |px |
2 ˇ ˇ El grupo GH puede tener varios “generadores”, es decir, varios operadores A, B, etc., que conmutan con ˇ ˇ En tal caso los operadores unitarios son U(λ1 , λ2 , . . .) = exp[−i(λ1 A + λ2 B + · · · )]. ˇ ˇ ˇ H.

2.19. EL WRONSKIANO. ˇ ˇ ˇ ˇ En efecto, A, H = 0 y los autovectores comunes a A y H son
+ | ψE ≡ | E, + = | ψE (1)

127

+ i| ψE

(2)

− y | ψE ≡ | E, − = | ψE

(1)

− i| ψE

(2)

.

En la representaci´n de coordenadas estos estados corresponden a las ondas planas o
+ x | ψE = e+ikx x

y

− x | ψE = e−ikx x .

ˇ ˇ Los estados | E, + y | E, − son autovectores de A y H y se tiene ˇ A| E, + = +| E, + ˇ y A| E, − = −| E, − ,

ˇ ˇ H| E, + = E | E, + y H| E, − = E| E, − . ˇ ˇ Los operadores H y A forman un conjunto completo de operadores de H . ˇ ˇ ¿Qu´ autovectores se obtienen al operar con el operador unitario Uλ = e−iλA/ sobre el e (1) autoestado | ψE ?
ˇ (1) (1) ˇ Uλ | ψE = e−iλA/ | ψE 1 ˇ + − = e−iλA/ | ψE + | ψE 2 1 −iλA/ ˇ ˇ = | E, + + e−iλA/ | E, − e 2 1 −iλ/ = e | E, + + eiλ/ | E, − . 2 ˇ Variando λ ∈ R se obtienen los distintos autovectores de H con el autovalor E. En este caso s´lo dos de ellos son l.i. o

2.19.

El Wronskiano.

En lo que sigue y hasta el final de este cap´ ıtulo nos limitaremos a la ecuaci´n de Schr¨dino o ger en una dimensi´n. o Con la notaci´n o 2 2 k , E= 2m y 2m U (x) ≡ 2 V (x) , la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente en una dimensi´n es: o o o d2 + k 2 − U (x) ψ(x) = 0 . dx2 (2.94)

Definici´n 2.3 Sean ψ1 (x) y ψ2 (x) dos funciones continuas. El Wronskiano de ψ1 (x) y ψ2 (x) o es, ψ1 (x) ψ1 (x) W (ψ1 , ψ2 )(x) ≡ = ψ1 (x)ψ2 (x) − ψ2 (x)ψ1 (x) . ψ2 (x) ψ2 (x)

128

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

Propiedades: i) W (ψ1 , ψ2 ) = −W (ψ2 , ψ1 ). ii) Si ψ1 (x) y ψ2 (x) son linealmente dependientes entonces W (ψ1 , ψ2 ) = 0 ∀x. iii) Rec´ ıprocamente, si W (ψ1 , ψ2 )(x) = 0 ∀x entonces ψ1 (x) y ψ2 (x) son linealmente dependientes. Demostraci´n Por hip´tesis o o ψ1 ψ2 − ψ2 ψ1 = 0 . Dividiendo por ψ1 · ψ2 se obtiene ψ1 ψ = 2 , ψ1 ψ2 o sea, las derivadas logar´ ıtmicas de las dos funciones son iguales: d d ln ψ1 (x) = ln ψ2 (x) . dx dx Integrando se obtiene ln ψ1 (x) = ln ψ2 (x) + C , de donde, ψ1 (x) = λψ2 (x). iv) Si ψ1 (x) y ψ2 (x) son soluciones de la ecuaci´n (2.94) para el mismo valor de k 2 , entonces o el Wronskiano no depende de x. Demostraci´n Por hip´tesis o o d2 + k 2 − U (x) ψ1 (x) = 0 y 2 dx d2 + k 2 − U (x) ψ2 (x) = 0 . 2 dx

Multiplicando la primera de estas ecuaciones por ψ2 (x) y la segunda por ψ1 (x) se obtiene: ψ2 ψ1 = (U − k 2 )ψ2 ψ1 Restando una de otra se deduce que 0 = ψ2 ψ1 − ψ1 ψ2 d (ψ2 ψ1 − ψ1 ψ2 ) = dx d = − W (ψ1 , ψ2 ) , dx es decir, el Wronskiano W (ψ1 , ψ2 ) = constante. v) Si ψ1 (x) y ψ2 (x) son dos soluciones de la misma ecuaci´n de Schr¨dinger (2.94) y si el o o Wronskiano es cero en un punto, entonces ψ1 (x) y ψ2 (x) son linealmente dependientes. y ψ1 ψ2 = (U − k 2 )ψ2 ψ1 .

2.20. CONDICIONES DE BORDE.

129

U(x) U(x) M2 k2 0

xo

x

Figura 2.9: Representaci´n esquem´tica de la energ´ potencial y cin´tica para el caso en que o a ıa e 2 2 U (x) − k ≥ M > 0 ∀x > x0 .

2.20.

Condiciones de borde.

No todas las soluciones de la ecuaci´n de Schr¨dinger de un problema f´ o o ısico son soluciones f´ ısicamente aceptables. Para que lo sean las funciones deben ser normalizables, o al menos estar acotadas, es decir, |ψ(x, t)| < A ∀x, con A fijo. Esta restricci´n tiene consecuencias o importantes sobre el tipo de espectro de un problema f´ ısico. Analicemos el comportamiento de las soluciones de la ecuaci´n de Schr¨dinger para x −→ +∞. o o a) Caso en que U (x)−k 2 ≥ M 2 > 0 ∀x > x0 , es decir, el caso en que para x −→ ∞ la energ´ ıa cin´tica es menor que la energ´ potencial (regi´n cl´sicamente prohibida, ver figura 2.9). e ıa o a Escribimos nuevamente la ecuaci´n de Schr¨dinger en la forma (2.94): o o d2 − (U (x) − k 2 ) ψ(x) = 0 . dx2 Consideremos las soluciones particulares de esta ecuaci´n que satisfacen las condiciones o de borde φ1 (x0 ) = 1 , φ1 (x0 ) = 0 , y φ2 (x0 ) = 0 , φ2 (x0 ) = 1 . Note que tales soluciones existen. Por ser (2.94) una ecuaci´n diferencial ordinaria de o segundo orden, las dos funciones φ1 y φ2 forman un conjunto completo de soluciones. Toda soluci´n de la ecuaci´n (2.94) puede escribirse como combinaci´n lineal de tales o o o funciones. Las soluciones φ1 (x) y φ2 (x) tienen las siguientes propiedades: i) ∀x > x0 , φ1 (x) > 0 y φ2 (x) > 0, pues, de acuerdo a la ecuaci´n diferencial (2.94), las o segundas derivadas de la soluci´n tienen el mismo signo que la funci´n (ver tambi´n o o e figura 2.10). ii) Las funciones φ1 (x) y φ2 (x) crecen al menos exponencialmente para x −→ ∞. Demostraci´n Las funciones φ1 (x) y φ2 (x) cumplen con o φ1 ≥ M 2 φ1 ∀x > x0 y φ2 ≥ M 2 φ2 ∀x > x0 .

130

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

φ(x)

φ2

φ1

1 0 xo x

Figura 2.10: Comportamiento de las funciones φ1 (x) y φ2 (x) para x > x0 . Consideremos ahora las soluciones particulares de la ecuaci´n u = M 2 u, dadas por o u1 (x) = cosh [M (x − x0 )] y u2 (x) = Las condiciones de borde que satisfacen son u1 (x0 ) = 1 , u1 (x0 ) = 0 y u2 (x0 ) = 0 , u2 (x0 ) = 1 . 1 senh [M (x − x0 )] . M

Como u1 , u2 y φ1 , φ2 satisfacen las mismas condiciones de borde en x = x0 y las segundas derivadas de φ1 , φ2 son mayores que las de u1 , u2 para x > x0 , se tiene φ1 (x) ≥ u1 (x) = cosh [M (x − x0 )] ∀x > x0 , 1 senh [M (x − x0 )] ∀x > x0 , φ2 (x) ≥ u2 (x) = M o sea, para x > x0 , φ1 y φ2 crecen al menos como iii) El Wronskiano W (φ1 , φ2 )(x) = 1. Demostraci´n φ1 y φ2 son soluciones de la misma ecuaci´n de Schr¨dinger, luego, de o o o acuerdo a un teorema anterior, el Wronskiano W (φ1 , φ2 ) es constante. Basta evaluarlo en un punto. Evalu´moslo en x = x0 . Se obtiene e W (φ1 , φ2 )(x0 ) = φ1 (x0 )φ2 (x0 ) − φ2 (x0 )φ1 (x0 ) = 1 .
1 2

exp(M x).

La soluci´n general de (2.94) se puede, excepto por un factor multiplicativo, escribir de o la forma Ψ(x) = φ1 (x) + αφ2 (x) α ∈ C . Consideremos las funciones f (x) y g(x) definidas por f (x) ≡ φ1 (x) φ2 (x) y g(x) ≡ φ1 (x) . φ2 (x)

2.20. CONDICIONES DE BORDE. Derivando estas funciones se obtiene f (x) = y g (x) = φ1 φ2 − φ2 φ1 (φ2 )2 [U (x) − k 2 ]φ1 (x)φ2 (x) − [U (x) − k 2 ]φ2 (x)φ1 (x) = (φ2 (x))2 [U (x) − k 2 ] W (φ1 , φ2 )(x) = (φ2 (x))2 [U (x) − k 2 ] M2 ≥ > 0 ∀x > x0 , = (φ2 (x))2 (φ2 (x))2 W (φ1 , φ2 )(x) 1 φ1 φ2 − φ2 φ1 =− =− < 0 ∀x , 2 2 (φ2 ) (φ2 (x)) (φ2 (x))2

131

por lo tanto, f (x) es una funci´n decreciente para todo x y g(x) es una funci´n creciente o o para x > x0 . Para la diferencia f (x) − g(x) se tiene que f (x) − g(x) = φ1 (x) φ1 (x) φ1 φ2 (x) − φ1 (x)φ2 (x) − = φ2 (x) φ2 (x) φ2 (x)φ2 (x) W (φ1 , φ2 )(x) 1 x→∞ = = −→ 0 . φ2 (x)φ2 (x) φ2 φ2

Breves momentos de reflexi´n muestran que la unica posibilidad para que g(x) sea crecieno ´ te, f (x) sea decreciente y la diferencia f (x) − g(x) tienda a cero, es que ambas funciones, f (x) y g(x), tiendan a una constante Γ (ver figura 2.11).

f,g f(x) Γ g(x) 0 x

Figura 2.11: Comportamiento de las funciones f (x) y g(x) para x → ∞.

Resumiendo: Existe Γ ∈ C tal que l´ x→∞ f (x) = l´ x→∞ g(x) = Γ. ım ım Es claro que g(x) < Γ < f (x). Restando Γ, se obtiene g(x) − Γ < 0 < f (x) − Γ . (2.95)

132 Pero

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

f (x) − Γ = f (x) − g(x) + (g(x) − Γ) < f (x) − g(x) = y

1 , φ2 φ2 1 . φ2 φ2

g(x) − Γ = g(x) − f (x) + (f (x) − Γ) > g(x) − f (x) = − Reemplazando estas desigualdades en (2.95) se deduce que − 1 1 < g(x) − Γ < 0 < f (x) − Γ < . φ2 φ2 φ2 φ2

(2.96)

Consideremos ahora la soluci´n particular de (2.94) dada por o Φ(x) ≡ φ1 (x) − Γφ2 (x) = (f (x) − Γ) φ2 (x) . Entonces Φ (x) = φ1 (x) − Γφ2 (x) = (g(x) − Γ) φ2 (x) . Usando (2.96) se obtiene − 1 1 < Φ (x) < 0 < Φ(x) < . φ2 (x) φ2 (x)

Pero φ2 (x) y φ2 (x) tienden, para x → ∞, a ∞ en forma exponencial, luego Φ(x) es positivo y tiende a cero exponencialmente. Hemos encontrado entonces la soluci´n con o sentido f´ ısico para la ecuaci´n de Schr¨dinger. Cualquier otra soluci´n de (2.94) diverge, o o o y por tanto no es normalizable. En efecto, consideremos la soluci´n o ¯ Φ(x) = φ1 (x) − Cφ2 (x) , ¯ con C = Γ, entonces Φ(x) puede escribirse de la forma ¯ Φ(x) = φ1 (x) − Γφ2 (x) + (Γ − C)φ2 (x) = Φ(x) + (Γ − C)φ2 (x) −→ (Γ − C)φ2 (x) . Como φ2 (x) diverge, tambi´n Φ(x) diverge. e ¯ Resumen: Si U (x) − k 2 ≥ M 2 > 0 ∀x > x0 , entonces existe una soluci´n particular de la o ecuaci´n de Schr¨dinger (2.94) que decrece a cero a lo menos con la rapidez e−M x . o o Todas las dem´s soluciones divergen al menos como eM x . a Adicionalmente, si la soluci´n Ψ(x) es positiva, su curvatura es positiva, y si es o negativa su curvatura es negativa. Esto asegura que nunca Ψ(x) oscila para x −→ ∞, pudiendo a lo m´s cortar una vez el eje. a
x→∞

2.20. CONDICIONES DE BORDE.

133

b) Caso en que U (x) − k 2 < M 2 ∀x > x0 , es decir, el caso en que, para x −→ ∞, la energ´ ıa cin´tica es mayor que la energ´ potencial. En este caso la curvatura posee signo distinto e ıa a la funci´n, lo que necesariamente lleva a oscilaciones. o Si la energ´ potencial U tiende, para x −→ ∞, a una constante U0 lo suficientemente ıa r´pido (m´s r´pido que 1/x + U0 ), entonces la ecuaci´n de Schr¨dinger (2.94), para x −→ a a a o o ∞, queda como d2 + (k 2 − U0 ) Ψ(x) = 0 . dx2 La soluci´n general de esta ecuaci´n viene dada por o o Ψ(x) = A0 sen( donde A0 y φ0 son constantes. No consideraremos otros casos por el momento. Es importante hacer notar que los casos a) y b) no cubren todas las situaciones que se pueden dar. En particular, deja fuera el importante caso en que el potencial V (x) es peri´dico, situaci´n que se da con frecuencia en el estudio o o de la materia condensada. Hagamos algunas observaciones sobre el espectro de valores propios que presentan problemas unidimensionales que cumplen con las situaciones planteadas en a) y b). Supongamos, para fijar ideas, que el potencial U (x) para x → +∞ tiende a una constante + U y para x → −∞ tiende a U − . Supongamos adem´s que U + > U − y que U (x) tiene un a − m´ ınimo U0 , con U0 < U (ver figura 2.12). k 2 − U0 x + φ0 ) ,

U(x) U+

U(x) U− Uo x

Figura 2.12: Comportamiento esquem´tico de la energ´ potencial del ejemplo discutido en a ıa el texto para establecer las caracter´ ısticas del espectro de energ´ ıa. Podemos dividir el problema en tres regiones: a) k 2 > U + . Si la part´ ıcula es libre, tanto para para x −→ +∞ como para x −→ −∞, entonces el

134

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

ˇ espectro de H es continuo y degenerado de orden 2. En efecto, en este caso, cualquier soluci´n de (2.94) en las regiones asint´ticas oscila entre dos l´ o o ımites finitos. Tal funci´n o de onda se puede normalizar a la funci´n δ de Dirac. Como (2.94) tiene dos soluciones o linealmente independientes, el espectro resulta ser doblemente degenerado. b) U − < k 2 < U + . ˇ Si U − < k 2 < U + , entonces el espectro de H es continuo pero no degenerado. En efecto, para x → +∞ la unica soluci´n aceptable es la que decrece exponencialmente (´sta existe, ´ o e como se demostr´ al comienzo de esta secci´n). Tal soluci´n oscila para x → −∞, decrece o o o al menos exponencialmente para x → +∞ y es normalizable a la funci´n δ. Todas las o otras soluciones crecen al menos exponencialmente para x → +∞, por lo tanto no son aceptables, hay que descartarlas como soluciones f´ ısicas. El requerimiento de que la funci´n o de onda decrezca exponencialmente para x → +∞ impone, entonces, una condici´n de o borde adicional, determinando que exista s´lo una soluci´n para cada energ´ o o ıa. c) U0 < k 2 < U − . En este caso el espectro es discreto y no degenerado. En efecto, la soluci´n debe decrecer o al menos exponencialmente para x → ∞ y tambi´n para x → −∞. Esto impone dos e condiciones sobre la soluci´n, situaci´n que s´lo se satisface en casos muy excepcionales o o o (lo que da origen a los niveles de energ´ discretos). El n´mero de niveles discretos en un ıa u potencial puede variar entre 0 e ∞.

2.20.1.

Continuidad de la funci´n de onda. o

En una regi´n del espacio en que el potencial es finito, la funci´n de onda, como tambi´n o o e su derivada (gradiente), es siempre continua. En efecto, supongamos que el gradiente de la funci´n de onda φ(x) no es continuo en alg´n lugar. Entonces, al evaluar el Laplaciano o u 2 φ, se obtendr´n discontinuidades de tipo δ de Dirac, lo que estar´ en contradicci´n con a ıa o la ecuaci´n de Schr¨dinger o o d2 φ(x) = (k 2 − U (x))φ(x) . dx2 Si la energ´ potencial tiene saltos de tama˜o infinito (por ejemplo, el potencial consta de ıa n δ’s de Dirac o estamos en lugares donde el potencial representa a una pared impenetrable), entonces la derivada de la funci´n de onda en esos lugares s´ tendr´ discontinuidades. La o ı a funci´n de onda ah´ seguir´ siendo continua, pero es no derivable. o ı a

2.21. PROBLEMAS

135

2.21.

Problemas
ˇ ˇ Li , Lj = i ˇ Lk .

ˇ ˇ ˇ ˇ 2-1) Definamos el operador Momento Angular por L ≡ ˇ × p = (L1 , L2 , L3 ). Demuestre que: r ˇ
ijk

2-2) Demuestre que si B(x, p) es un observable cl´sico con el desarrollo a B(x, p) =
k,

Bk xk p .

ˇ El operador B = B(ˇ , p) cumple x ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ p, B p = p p, B + O( 2 ) . 2-3) Demuestre que la integral: Ψ(r, t) = 1 (2π)3/2 C = (2π)3/2 d3 k eik·r Ψ(k ) e−iω(k )t d3 k ei(k·r−
2 k2 t/(2m)) −σ0 k2

e

tiene como resultado m Ψ(r, t) = C 2π i t donde β y γ vienen definidas por β≡ y γ= encuentre la relaci´n entre C y C . o 2-4) Demuestre que en la ecuaci´n (2.56) el ancho σ(t) viene dado por: o
2 2 2 σ 2 (t) = σ0 + 3/2

γ

−3

exp

iβr2 2 4σ0 γ

,

m , 2 t

1 − iβ , 2 4σ0

t

2 4m2 σ0

.

2-5) Encuentre los tiempos de dispersi´n para un ´tomo localizado dentro de una regi´n del o a o ˚. tama˜o de 1 A n 2-6) Un virus, ¿se comportar´ ya definitivamente como un objeto cl´sico? a a 2-7) Demuestre que si un operador en el cuadro de Schr¨dinger depende expl´ o ıcitamente del tiempo, entonces la ecuaci´n din´mica para el operador correspondiente en el cuadro de o a Heisenberg es: dˇ ∂ ˇ ˇ ˇ i FH (t) = i F(t) + FH , H . dt ∂t H

136

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA.

ˇ ˇ 2-8) Considere el Hamiltoniano H = p 2 /(2m) + V (ˇ ), con su conjunto de vectores pror pios | k y valores propios Ek (espectro completamente discreto). Muestre que si | l es cualquier ket propio, asociado a un valor propio El , se cumple: (Ek − El )
k

ˇ k|X|l

2

2

=

2m

,

ˇ r. donde X es una componente cartesiana de ˇ 2-9) Una part´ ıcula est´ confinada al interior de una caja que est´ dividida en una parte a a izquierda y otra derecha por una membrana. Se cuenta con un detector que especifica totalmente el estado actual de la part´ ıcula, diciendo si se encuentra a la derecha o a la izquierda del recipiente. (A estos dos estados se les puede llamar | D y | I , respectivamente, y se les puede considerar base ortonormal.) El Hamiltoniano es ˇ H = E(| I D| + |D I |) .

a) Encuentre los autovalores y autovectores del sistema. b) Muestre que hay efecto t´nel, es decir, que si en t = 0 la part´ u ıcula est´ a la a izquierda, hay una probabilidad no nula de observarla a la derecha para t > 0. ¿Cu´l es la probabilidad de observarla a la derecha como funci´n del tiempo? a o ˇ c) Suponga que err´neamente se usa H = E(| D I |). Muestre que en tal caso no se o conserva la probabilidad. ˇ 2-10) Sea Aθ el operador asociado a la medici´n de cierta variable din´mica de un sistema o a dado en la direcci´n θ. En cierta base, este operador est´ representado por la matriz o a Aθ = 1 2 cos θ −i sin θ i sin θ − cos θ .

ˇ a) ¿Puede Aθ asociarse realmente a un observable f´ ısico? b) Calcular los autovectores, ortonormalizarlos y verificar la completitud de la base obtenida. c) ¿Cu´les son los valores posibles que se obtienen al medir este observable? a ˇ ˇ ˇ d ) Se mide Az (Aθ=0 ) y se obtiene como resultado a1 (≥ a2 .) Se vuelve a medir Az . ¿Cu´l es la probabilidad de obtener a2 ? a ˇ ˇ e) Se mide Az y se obtiene a1 . Luego se mide Aθ (θ arbitrario). ¿Qu´ se obtiene? e ¿Hay alg´n θ para el cual se obtenga a2 con certeza? u ˇ ˇ f ) Se mide Az y se obtiene a2 . Luego se mide Aπ/2 y se obtiene a1 . ¿Qu´ probabilidad e ˇ z? hay de obtener a2 al medir A 2-11) Normalice los siguientes paquetes de onda y calcule (∆x)2 y (∆p)2 : a) ψ(x) = e−| x |/L .

2.21. PROBLEMAS b) ψ(x) = Hn (x/L)e−x
2 /(2L2 )

137 , donde Hn es el polinomio de Hermite de orden n.

2-12) Muestre que ∆x es igual al valor de α que minimiza la expresi´n o

V (α) =
−∞

ψ ∗ (x + α)x2 ψ(x + α) dx ,

y que este m´ ınimo es Vmin = (∆x)2 = x2 − x
2

.

2-13) Considere una part´ ıcula cuya funci´n de onda asociada ψ(x, t) en t = 0 es o ψ(x, 0) = (2π∆x2 )−1/4 e−x 0
2 /(4∆x2 ) 0

.

Investigue la evoluci´n temporal (promedios, desviaciones cuadr´ticas) de este paquete o a si, para t > 0, la part´ ıcula se mueve bajo la acci´n de una fuerza constante. Interprete o en t´rminos de los resultados cl´sicos. Compare con los resultados obtenidos para una e a part´ ıcula libre. ˇ ˇ ˇ 2-14) Considere el Hamiltoniano H = H0 + H1 y su correspondiente operador de evoluci´n o ˇ t0 ). Sea U0 el operador de evoluci´n asociado al t´rmino H0 del Hamiltoˇ ˇ asociado U(t, o e niano. Se define el cuadro de interacci´n, intermedio o de Dirac, a trav´s de los kets: o e ˇ | ψI (t) = U† (t, t0 )| ψS (t) . 0 a) Demuestre que ellos satisfacen la ecuaci´n o i d ˇ | ψI (t) = HI | ψI (t) , dt ˇ ˇ ˇ ˇ donde HI = U† H1 U0 . 0

ˇ b) Encuentre el operador de evoluci´n de este cuadro, UI (t, t0 ) y demuestre que sao tisface la ecuaci´n o d ˇ ˇ ˇ i UI (t, t0 ) = HI UI . dt c) Demuestre que en este cuadro los operadores satisfacen la ecuaci´n de evoluci´n o o i d ˇ ˇ (I) ˇ ΩI = H0 , ΩI + dt ∂ ˇ ΩS ∂t ,
I

ˇ (I) ˇ ˇ ˇ donde H0 = U† H0 U0 . 0

ˇ d ) Demuestre que UI satisface la ecuaci´n integral o i ˇ UI (t, t0 ) = 1 − 2-15)
t

ˇ ˇ HI (t )UI (t , t0 ) dt .
t0

a) Para sistemas conservativos, muestre que si en t = 0 el vector de estado | ψ(t) ˇ es un autovector del observable A asociado al autovalor a, entonces, para t > 0, ˇ | ψ(t) ser´ un autovector del operador AH (−t) asociado al mismo autovalor a. a

138

´ ´ ´ CAP´ ITULO 2. LAS ECUACIONES BASICAS DE LA MECANICA CUANTICA. b) Eval´e los conmutadores u ˇ [ˇ H (t1 ), xH (t2 )] , p ˇ [ˇ H (t1 ), pH (t2 )] , p ˇ [ˇ H (t1 ), xH (t2 )] . x

2-16) Considere un sistema f´ ısico cuyo espacio de estados es Er . Se define el operador paridad ˇ a trav´s de su acci´n sobre los vectores base | r de Er : P e o ˇ P| r ≡ | −r (= −| r !!) .

ˇ ˇ a) Encuentre los elementos de matriz de P y de P † en la representaci´n {| r }. o ˇ b) Demuestre que r | P | ψ = ψ(−r ). ˇ ˇ c) Pruebe que P = P −1 . ˇ d ) Encuentre los autovalores de P. ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ e) Considere P± = 1 (1 ± P). Demuestre que P+ y P− son proyectores sobre dos 2 espacios E+ y E− ortogonales y complementarios. f ) Un vector | ψ+ (| ψ− ) se dice par (impar) si ˇ ˇ P| ψ+ = ψ+ ˇ (P| ψ− = −| ψ− ) .

Demuestre que todo ket de Er puede descomponerse como una combinaci´n lineal o de vectores pares e impares. Encuentre dicha expansi´n y muestre que es unica. o ´ ˇ g) ¿Es P un observable? Justifique su respuesta. 2-17) Muestre que la adici´n de una parte imaginaria al potencial en la ecuaci´n de onda o o describe la presencia de fuentes o sumideros de probabilidad. (Encuentre la ecuaci´n de o continuidad apropiada.) Resuelva la ecuaci´n de onda para un potencial de la forma V = V0 (1 + iζ), donde o V0 y ζ son constantes positivas. Si ζ 1, muestre que hay soluciones estacionarias que representan ondas planas con amplitud exponencialmente decreciente, describiendo absorci´n de las ondas. Calcule el coeficiente de absorci´n. o o

Cap´ ıtulo 3 Soluci´n de algunos problemas o unidimensionales.
versi´n 28 mayo 2007 o

En los cap´ ıtulos anteriores hemos expuesto en detalle el formalismo matem´tico de la a Mec´nica Cu´ntica. En principio, lo importante es encontrar las autofunciones del problema a a a estudiar, ya sea de modo abstracto, como kets en un espacio de Hilbert, o bien en alguna representaci´n particular. En la mayor´ de los problemas de inter´s f´ o ıa e ısico, sin embargo, el potencial es conocido como una funci´n de las coordenadas espaciales, de modo que usualo mente lo adecuado es resolver el problema de autovalores en representaci´n de coordenadas. o Tal ser´ la situaci´n en este cap´ a o ıtulo, restringi´ndonos espec´ e ıficamente a problemas en una dimensi´n. Ya sea a trav´s de la soluci´n exacta de algunos de ellos, de argumentos semicl´sio e o a cos o soluciones num´ricas, discutiremos una serie de resultados aplicables a potenciales m´s e a generales, y que nos permitir´n ganar intuici´n f´ a o ısica respecto a las soluciones de la ecuaci´n o de Schr¨dinger y, por tanto, respecto al comportamiento de sistemas cu´nticos en general. o a

3.1.

El pozo infinito.

Consideremos una part´ ıcula de masa m en un pozo de potencial (ver figura 3.1).  ∞ x≤0  V (x) = 0 0<x<L .   ∞ L≤x

3.1.1.

Autofunciones y energ´ ıas.

La funci´n de onda ser´ no nula s´lo en el intervalo ]0, L[. Si x < 0 ´ x > L la funci´n de o a o o o onda es id´nticamente nula debido al car´cter altamente prohibido de tales regiones. En el e a intervalo ]0, L[, la funci´n de onda ψ es soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger de la part´ o o o o ıcula libre, de modo que 0 x < 0, x > L ψ(x) = , (3.1) ikx −ikx Ae + Be 0<x<L 139

140

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00 11 00

V(x)

0

L

1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0

E

^ x

Figura 3.1: Pozo infinito. √ con k = 2mE/ . Hasta este punto, tenemos un espectro continuo (cualquier valor de E > 0 es posible), y doblemente degenerado (k y −k corresponden a funciones de onda distintas asociadas a la misma energ´ en concordancia con lo visto en la Sec. 2.20. ıa), ψ(x) debe ser continua, de modo que ψ(0+ ) = ψ(0− ) , ψ(L+ ) = ψ(L− ) . La continuidad en x = 0 lleva a la ecuaci´n o A−B =0 , de modo que podemos reescribir ψ(x) = C sin(kx) , con C = A/(2i). Notemos que imponer la continuidad de ψ(x) en x = 0 es, en este caso, equivalente a imponer que la funci´n de onda no explote para x → ∞. Recordando nuevamente o la Sec. 2.20, vemos c´mo la condici´n de que la funci´n de onda decaiga al menos expoo o o nencialmente para x → ∞, por encontrarse en una zona cl´sicamente prohibida de energ´ a ıa, hace que el espectro de energ´ sea continuo y no degenerado. Es continuo porque sigue sienıa do cierto que cualquier E > 0 da una soluci´n f´ o ısicamente aceptable, pero ahora el cambio k → −k deja invariante la funci´n de onda (en realidad, la modifica en un signo global, pero o el producto entre un escalar y un estado representa el mismo estado f´ ısico). Por tanto, ya no es cierto que hay dos soluciones linealmente independientes con la misma energ´ y por ende ıa, el espectro es no degenerado. Ahora imponemos la continuidad en x = L, que da la ecuaci´n: o sin(kL) = 0 , con soluci´n o k= nπ , L

n = 1, 2, 3 . . .

3.1. EL POZO INFINITO.

141

Ψ0 x 0 L Ψ1 0 L Ψ2 x 0 L

x

Figura 3.2: Funciones de onda de los tres primeros estados de un pozo infinito.

Notemos que n = 0 es tambi´n una soluci´n posible, pero en ese caso ψ(x) = 0. Lo cual e o evidentemente es una soluci´n de (cualquier) ecuaci´n de Schr¨dinger, pero representa un o o o estado en que no hay part´ ıcula, y por ende no es una soluci´n de inter´s f´ o e ısico. La relaci´n o anterior nos dice que la segunda condici´n de borde (continuidad en x = L o, equivalenteo mente, que la funci´n de onda decaiga al menos exponencialmente para x → ∞ por ser una o regi´n cl´sicamente prohibida), ha tenido el efecto de restringir k, discretiz´ndolo. o a a La soluci´n original (3.1) ten´ tres constantes indeterminadas, A, B y k. Hemos detero ıa minado dos usando las dos condiciones de borde, o bien las dos condiciones de continuidad de la funci´n de onda. La tercera se obtiene de la condici´n de normalizaci´n de la funci´n o o o o de onda, que en este caso se reduce a
L

dx |ψn (x)|2 = 1 .
0

El resultado final para las energ´ y las funciones de onda normalizadas es ıas En = y ψn (x) = 2 sen L (n + 1)π x L , x ∈ [0, L] . π (n + 1)2 , 2mL2
2 2

n = 0, 1, 2, 3, . . . ,

El espectro es no degenerado y discreto. En la figura 3.2 se muestran las funciones de onda de los tres estados de menor energ´ ıa.

142

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Observemos que la funci´n de onda designada con el r´tulo (n´mero cu´ntico), n tiene o o u a una paridad respecto al punto x = L/2 es (−1)n , y que el n´mero de nodos en el intervalo u (abierto) ]0, L[ es n. Es interesante notar que el espaciado entre estos niveles de energ´ depende inversamente ıa de la masa m y del cuadrado del ancho del pozo L. As´ si m → ∞ o L → ∞ el espectro ı, se torna cuasi continuo, en concordancia con lo que corresponde a este l´ ımite hacia el nivel cl´sico, donde imperan grandes masas y distancias. De hecho, L infinito corresponde a una a part´ ıcula libre, que tiene un espectro continuo. Tambi´n cabe destacar que la m´ e ınima energ´ no es cero, en contradicci´n con la mec´nica ıa o a cl´sica, sino que E0 = 2 π 2 /(2mL2 ) > 0. Esto corresponde a la “energ´a del punto cero”, la a ı que se puede entender en base al principio de incerteza. En efecto, en este caso la incerteza ˇ ∆x en posici´n es ∆x ≤ L/2, lo que implica que ∆p ≥ /(2∆x) = /L. Como p = 0, se o sigue que 2 (∆p)2 p2 = ≥ . 2m 2m 2mL2 Pero p2 /(2m) = T = E, ya que V (x) = 0 en la regi´n f´ o ısica. Luego este argumento muestra que E0 posee cierta cota inferior, 2 /(2mL2 ). En el presente caso hay un factor π 2 de por medio. Observamos entonces que una consecuencia adicional del principio de incerteza, es que s´lo por el hecho de localizar a una part´ o ıcula le estamos entregando energ´ cin´tica. ıa e Esto es completamente opuesto al comportamiento esperado cl´sicamente: una piedra puede a estar en reposo en el fondo de un pozo profundo. Pero cu´nticamente no es as´ en cuanto a ı: intentamos localizar una part´ ıcula en una regi´n de ancho ∆x adquiere una energ´ cin´tica, o ıa e para que el principio de incerteza siga cumpli´ndose, y por tanto la energ´ de la part´ e ıa ıcula, a´n en el estado de m´ u ınima energ´ ser´ distinta de cero. ıa, a

3.1.2.

Regla de cuantificaci´n de Bohr-Sommerfeld. o

La regla de cuantificaci´n de Bohr-Sommerfeld requiere que o p dx = (n + 1) h , con n ∈ N0 .

Esta regla, de importancia hist´rica, da buenos resultados para algunos sistemas simples; no o obstante, falla en sistemas m´s complejos. En el presente caso se tiene que a E= luego,
L

p2 2m √

y

√ p = ± 2mE ,

p dx = 2
0

√ 2mE dx = 2L 2mE = (n + 1) h .

A partir de esta ultima ecuaci´n se deduce que ´ o (n + 1)2 (2π )2 π 2 2 (n + 1)2 En = = , 8L2 m 2mL2 expresi´n que coincide con el resultado exacto. o n = 0, 1, 2, . . . ,

3.1. EL POZO INFINITO.

143

3.1.3.

Ensanchamiento repentino.

Consideremos ahora el caso en que el pozo de potencial se ensancha bruscamente de L a 2L en t = t0 . Digamos que la part´ ıcula se encuentra inicialmente en el estado fundamental. Dicho estado es naturalmente un autoestado del Hamiltoniano original, pero no del nuevo, y por lo tanto, para t > t0 , el sistema se encontrar´ necesariamente en una superposici´n de a o autoestados del nuevo Hamiltoniano. Por ende, al medir la energ´ se encontrar´ alg´n valor, ıa, a u de entre muchos posibles. Por tanto, tiene sentido hacernos la siguiente pregunta: Si el sistema se encuentra inicialmente en el estado fundamental, ¿cu´l es la probabilidad de encontrar a el sistema, para t > t0 , en el estado n? La respuesta, naturalmente, tiene relaci´n con la o combinaci´n lineal exacta que representa al estado original en la nueva base de autoestados. o Ahora bien, que inicialmente el sistema se encuentre en el estado fundamental significa que la funci´n de onda que describe la situaci´n f´ o o ısica es ψ0 (x) = πx 2 sen L L .

Desp´es de la expansi´n brusca las autofunciones y autoenerg´ del sistema son u o ıas ¯ Ψn = y ¯ En =
2

1 sen L

(n + 1)πx 2L

,

n = 0, 1, 2, . . . ,

(n + 1)2 π 2 = E0 2m(2L)2

n+1 2

2

.

Al realizar una medici´n de energ´ de acuerdo al postulado 3, la funci´n de estado “colapo ıa, o ¯ sar´” a uno de los estados Ψn , siendo la probabilidad de encontrar el sistema en el estado n, a despu´s de la expansi´n repentina, e o Pn =
2 ¯ Ψn | ψ0 √ (n + 1)πx 2 L πx = sen sen dx L 0 2L L  0 si n impar = 1   si n = 1 = 1/2 −2   −2 n+1 2 2π −1 si n par 2

2

Analicemos un momento estos resultados. La mayor probabilidad es que el sistema quede en el primer estado excitado del nuevo Hamiltoniano, y luego las probabilidades se reparten entre los modos con n par. Pero observemos que Pn 1/n, para n grande, de modo que, en realidad, el sistema tiene una probabilidad cada vez menor de quedar en un estado con n alto. Lo cual es razonable, porque si inicialmente el sistema se encontraba en un estado de m´ ınima energ´ es esperable que sea m´s probable encontrar, tras la expansi´n, al sistema ıa, a o en un estado de energ´ relativamente baja, y que sea muy poco probable que el sistema ıa adquiera tanta energ´ como para acceder a uno de los estados m´s altos. ıa a

144

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Un an´lisis cuantitativo de lo anterior se encuentra en el Cuadro 3.1, donde se eval´an a u num´ricamente las probabilidades para los primeros 6 estados. Observamos que bastan los e 6 primeros estados para dar cuenta del estado de la part´ ıcula con un error del 0.3 %, y dar cuenta de la energ´ con un error de 7 %. ıa M´s a´n, tambi´n es esperable que la mayor probabilidad sea de quedar en el primer esa u e tado excitado del nuevo sistema. En efecto, el estado fundamental del sistema inicial es nulo en x = L (panel superior de la Fig. 3.2. Por su parte, el primer estado excitado del sistema final es el segundo panel de la Fig. 3.2, pero con L → 2L. Que es exactamente la misma funci´n original, salvo que se le ha agregado un semiperiodo adicional. Las funciones son eso cencialmente iguales, y es por tanto completamente esperable que el sistema prefiera quedarse donde estaba. El hecho de que no lo haga con certeza tiene que ver con que las funciones no son realmente la misma. Los mismos argumentos nos permiten intuir que si ensanchamos bruscamente el pozo de L a 3L, el sistema se encontrar´, con la mayor probabilidad, en el a segundo estado excitado del nuevo sistema, que corresponde al estado fundamental del pozo con ancho L, pero con dos semiperiodos adicionales. Observemos que, como debe ser, la suma de todas las probabilidades es 1 (es decir, al medir la energ´ se obtiene alg´n autovalor del nuevo Hamiltoniano): ıa u

Pn = 1 ,
n=0

o sea, 1 2 + 2 2 π 1
n>0 n par (n+1)2 4 2

=1.

−1

Esta ultima relaci´n es verdadera, ya que, efectivamente, ´ o 1 π2 = . (n2 − 4)2 64

n>0 n impar

Ejercicio: (Problema 4-1) Verifique esta ultima expresi´n num´ricamente. ´ o e Debido a que la part´ ıcula no realiza ning´n trabajo (estamos esencialmente en presencia u de una expansi´n libre), el valor esperado de la energ´ de la part´ o ıa ıcula debe mantenerse constante. En efecto, antes de la expansi´n el sistema se encuentra en un autoestado de o energ´ E0 , teni´ndose, por consiguiente, para el valor esperado: ıa e ˇ H = E0 . ¯ Despu´s de la expansi´n el valor esperado de la energ´ es la suma de los autovalores En e o ıa multiplicada por la probabilidad de obtener tal autovalor en una medici´n de energ´ o sea, o ıa, ˇ H =
n

¯ Pn En .

La igualdad del valor esperado de la energ´ antes y despu´s de la expansi´n implica que ıa e o

E0 =
n=0

¯ En Pn .

3.1. EL POZO INFINITO.

145

Usando las expresiones que tenemos para las probabilidades Pn y energ´ En , la ultima ıas ¯ ´ ecuaci´n queda o (n + 1)2 4(n + 1)2 1 2 1= Pn = + 2 . 4 2 π n>0 ((n + 1)2 − 4)2 n
n par

Esta ultima relaci´n es verdadera ya que, efectivamente, ´ o π2 n2 = . (n2 − 4)2 4

n>0 n impar

Todo esto nos recuerda resultados conocidos de la Termodin´mica: para una expansi´n a o brusca, o expansi´n libre, la energ´ interna se conserva. Por otro lado, si el sistema fuera un o ıa gas de part´ ıculas, sabr´ ıamos que la entrop´ del sistema, en este proceso, aumenta. Cl´sicaıa a mente, esto tiene que ver con la p´rdida de informaci´n asociada a saber que las part´ e o ıculas siguen confinadas, pero en un espacio mayor, de modo que su posici´n se conoce con menos o certeza. En el problema cu´ntico, hemos encontrado que si antes de la expansi´n el sistema a o se encontraba en un estado bien definido, despu´s de la expansi´n el estado del sistema viene e o dado por una mezcla de autoestados, y s´lo podemos establecer probabilidades de encontrar o el sistema en uno u otro de los autoestados al realizar una medici´n de energ´ En cierto o ıa. modo, esta p´rdida de informaci´n sobre la energ´ puede vincularse tambi´n a un aumento e o ıa e de la entrop´ del sistema. ıa n 0 1 2 3 4 5 0→5 32/(9π 2 ) 1/2 32/(25π 2 ) 0 32/(21π 2 ) 0 Pn = = = = = = 0.36035 0.5 0.12969 0.0 0.00735 0.0 % (∼ 36 %) (50 %) (∼ 13 %) (0 %) (< 1 %) (0 %) (∼ 99.7 %) ¯ En /E0 1/4 1 9/4 4 25/4 9 ¯ Pn En /E0 0.09006 0.50000 0.29180 0.0 0.04594 0.0 0.92780 (∼ 93 %) Pn , la energ´ En y la suma ıa ¯

0.99729

Cuadro 3.1: La tabla muestra el resultado de Pn , la suma ¯ En Pn para los primeros 6 estados.

3.1.4.

Ensanchamiento adiab´tico. a

Supongamos ahora que el sistema se encuentra inicialmente en el estado fundamental y que procedemos a ensanchar el pozo de L a 2L adiab´ticamente. Esto lo realizamos moviendo a la pared derecha del pozo N veces bruscamente en L/N y pasando luego al l´ ımite N −→ ∞. ¿En qu´ estado se encontrar´ el sistema despu´s del ensanchamiento? e a e

146

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

¯ Ensanchemos el pozo lentamente, en N pasos, desde L a L ≡ L + ∆L = L + L/N = 1 L(1+ N ) ≡ L (1+ ) con 1. Despu´s de un ensanchamiento infinitesimal las autofunciones e y energ´ son ıas ¯ En =
2

(n + 1)2 π 2 , ¯ 2mL2

¯ Ψn (x) =

2 ¯ sen L

π(n + 1)x ¯ L

.

Calculemos la probabilidad de que el sistema siga en el estado fundamental despu´s del e ensanchamiento. Tal probabilidad viene dada por P = =
0

¯ Ψ0 | ψ0
L

2 2

¯ ψ0 (x)Ψ0 (x) dx
L 0

4 = ¯ LL Note que sen πx ¯ = sen L

πx πx sen sen ¯ dx L L

2

.

(3.2)

πx πx ∆L ≈ sen 1− ¯ L L L−L+L πx (1 − ) = sen L πx πx πx = sen + cos + O( 2 ) . L L L

(3.3)

Luego, reemplazando (3.3) en (3.2), se obtiene que P = ≈ 4 ¯ LL
L

dx sen2
0 L

πx π + L L

L

dx x sen
0 2

xπ πx cos L L

2

4 L π 2πx dx x sen + ¯ L LL 2 2L 0   L L2 π 2πx xL + √ − cos = ¯ L LL 4π 2 sen L ¯  L L ≈ L π L2 + √ · ¯ ¯ L L LL 2π L ¯ 1+ 2 L
2 2

2πx L

L

2  

0

≈ Pero

.

L L 1 1 2 ¯ = L − L + L = 1 + ∆L = 1 + ≈ 1 − + O( ) , ¯ L L P = √
2

luego,

1−

1+

2

∼ =

2

1−

2

1+

2

= 1 + O( 2 )

2

.

3.1. EL POZO INFINITO.

147

A partir de este resultado se deduce que, al ensanchar el potencial N veces, la probabilidad de que el sistema quede en el nivel fundamental es P = (1 + O( 2 ))2 · (1 + O( 2 ))2 · · · (1 + O( 2 ))2
N veces

≈ 1 + N O( ) −→ 1 ,
2

N →∞

pues = 1/N . Concluimos que al ensanchar el pozo adiab´ticamente no hay transiciones. El sistema a seguir´ en el estado en que se encuentra, y la funci´n de onda se ajustar´ adiab´ticamente a o a a a la nueva situaci´n. Que el sistema siga en el mismo estado, en cierto modo significa que la o entrop´ del sistema no cambia. ıa La energ´ del sistema, por otra parte, s´ cambia. Inicialmente era E0 = 2 π 2 /(2mL2 ), ıa ı ¯0 = 2 π 2 /(8mL2 ). mientras que al finalizar la expansi´n es E o Esto es an´logo a la expansi´n adiab´tica de un gas en un pist´n: la energ´ interna del gas a o a o ıa disminuye, pues el pist´n realiza trabajo, pero la entrop´ no var´ El proceso de expansi´n o ıa ıa. o adiab´tica es un proceso reversible. Tambi´n en este caso podemos comprimir nuevamente el a e pozo potencial adiab´ticamente y recuperar el estado inicial ψ0 . a

3.1.5.

Presi´n y trabajo. o

¿Qu´ “presi´n” ejerce la part´ e o ıcula sobre la pared del pozo? En el caso unidimensional considerado en el presente problema, el concepto de presi´n es equivalente al de fuerza proo medio. Supongamos que el sistema se encuentra en un estado, no necesariamente estacionario, dado por la superposici´n o |Ψ = Cn | ψn ,
n

con

n

|Cn | = 1. El valor esperado de la energ´ es entonces ıa E = Ei =
n

2

π2 2 |Cn | En = 2mL2
2

|Cn |2 (n + 1)2 .
n=0

Hemos denotado al valor esperado de la energ´ que el sistema tiene inicialmente por la letra ıa ¯ se calcula usando la expresi´n Ei . La presi´n, o fuerza promedio F o o ∂ E π2 2 2 ¯ F =− =+ · ∂L 2m L3 de donde, ¯ 2E . F = L Es interesante notar que cl´sicamente se puede obtener el mismo resultado con una ara gumentaci´n completamente distinta. Sea ∆p el cambio de momento que ocurre al chocar la o |Cn |2 (n + 1)2 ,
n

148

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

part´ ıcula el´sticamente contra la pared y sea ∆t el tiempo entre 2 colisiones (contra la misma a pared), entonces 2 ¯ ∆p = 2p = 2 pv = 2 p = 2E . F = ∆t (2L/v) L 2 L 2m L Calculemos ahora el trabajo realizado por el sistema al ensanchar adiab´ticamente el pozo a de L a 2L. Este viene dado por
2L

W =
L

¯ F · dL

(3.4)

¯ Escribimos la fuerza F de la forma ¯ F = π2 2 m

|Cn |2 (n + 1)2
n=0

A 2Ei 1 ≡ 3 = , 3 L L L

donde A es una constante que no depende de L (note que Ei s´ depende de L). Sustituyendo ı esta expresi´n en (3.4), se obtiene o W =A A dL = 3 L 2 L 3A 3 = = Ei . 8L2 4
2L

1 1 − 2 2 L 4L

Este resultado debe compararse con la energ´ perdida por el sistema, que viene dada por ıa Ei − Ef =
n ∞

|Cn |2 En −
n

¯ |Cn |2 En

=
n=0

¯ |Cn |2 (En − En )
2 2

=
n

|Cn | 3 4

2

π (n + 1)2 2m π n 2mL2
2 2 2

1 1 − 2 L (2L)2

=

|Cn |2
n

3 = Ei . 4 Ambas magnitudes coinciden.

3.2.

Estados ligados en potenciales unidimensionales.

M´s all´ de las consideraciones hechas en la secci´n 2.20, queremos entregar informaci´n a a o o adicional sobre los estados ligados a un potencial V (x). Consideraremos s´lo casos para los o cuales V (x) − − → 0. −−
|x|→∞

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

149

3.2.1.

An´lisis dimensional. a

Siempre es posible encontrar una escala t´ ıpica de distancia que caracteriza el intervalo de variaci´n del potencial. o En el caso homog´neo, V (x) = W0 |x|α , se puede usar el teorema del virial para encontrar e esta escala t´ ıpica de distancia. Seg´n dicho teorema, para estados estacionarios, u ˇ 2 T = x ∂V (x) ∂x .

Estimamos el lado izquierdo con el principio de incerteza
2 2

2T ∼ 2 Para el lado derecho se tiene x ∂V (x) ∂x

2m(∆x)2 ∂|x|α ∂x

=

ma2

.

∼ W0 x

∼ αW0 |x|α ∼ αW0 aα .

Con estas estimaciones y el teorema del virial se sigue que
2

aα+2 = y

αmW0
2

,

x α . αma2 a En el caso general, en que V (x) tiene una forma arbitraria, siempre podemos escribir V (x) = V0 v(x/a), donde v(ξ) es una funci´n adimensional y V0 contiene una magnitud t´ o ıpica del potencial. Definimos, en este caso, par´metros adimensionales ξ, λ y ν0 a trav´s de las a e relaciones x ξ= , a 2 2 λ E=− <0, 2m a y 2 ν0 2 V0 = − <0, 2m a donde hemos usado que buscamos estados ligados (E < 0), y que por tanto el potencial tambi´n es negativo. Con dichos par´metros adimensionales, la ecuaci´n de Schr¨dinger queda e a o o V (x) = ∂2 2 + ν0 v(ξ) Ψ(ξ) = λ2 Ψ(ξ) . ∂ξ 2 El espectro de autovalores de esta ecuaci´n viene dado por una secuencia de constantes o num´ricas λ1 < λ2 < λ3 < · · · , las cuales s´lo dependen del par´metro adimensional ν0 . e o a Conocidas estas constantes num´ricas tenemos el espectro de energ´ e ıas
2

En = −

2ma2

λ2 = −E0 λ2 . n n

150

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

As´ la secuencia de niveles En depende inversamente de la masa y del cuadrado del “ancho ı, medio” de la funci´n de onda. Esto ultimo indica que, para comprimir un sistema, es necesario o ´ entregarle energ´ ya que sus niveles de energ´ se incrementar´n. En el caso de potenciales ıa, ıa a homog´neos, el ancho a depende de la masa m, teni´ndose e e En = −(αW0 )
2 α+2

2

α α+2

m

λ2 . n

Ilustremos las ideas anteriores con un ejemplo. Para una part´ ıcula de masa m y carga −e interactuando con un n´cleo de carga Ze el potencial Coulombiano unidimensional es u 2 V (x) = −e Z/x, donde e es la unidad elemental de carga y Z es la carga nuclear. En este caso α = −1 y W0 = −e2 Z. En lo que sigue usaremos el radio de Bohr y la constante de Rydberg
2 2

a0 =

me e2

= 0,53 [˚] , A

Ry =

2me a2 0

= 13,6 [eV] ,

donde me es la masa del electr´n. Nuestras estimaciones provenientes del an´lisis dimensional o a arrojan para la escala t´ ıpica de distancia y el espectro de energ´ el resultado ıa a= y me a0 , Zm

m 2 Z R y λ2 . n me Al estudiar el at´mo de hidr´geno en un cap´ o o ıtulo posterior se encontrar´ que λn = 1/n y que a estos resultados siguen siendo v´lidos al extender el problema al espacio f´ a ısico R3 . Estos resultados son muy interesantes, pues permiten hacer predicciones m´s all´ de todo a a c´lculo detallado. Por ejemplo, permite predecir el orden de magnitud de las energ´ de los a ıas electrones at´micos, ∼ 10 [eV] para ´tomos livianos (Z ∼ 1) y unos 100 [keV] para los estados o a m´s ligados de los ´tomos estables m´s pesados (Z ∼ 100). a a a Las ecuaciones anteriores tambi´n muestran que la energ´ crece y el radio medio decrece e ıa al aumentar la masa m. Por ejemplo, en los ´tomos mu´nicos un electr´n es reemplazado a o o por un mu´n, de masa mµ ≈ 205 me . En ese caso los radios orbitales llegan a ser del tama˜o o n nuclear, teni´ndose, por consiguiente, un efectivo catalizador de las “reacciones de fusi´n fr´ e o ıa” del tipo d + t −→ 4 He + n. En =

3.2.2.

Potenciales singulares.
W0 , |x|β

Consideremos un potencial del tipo V (x) = −

con β > 0, de modo que V (0) = −∞. Un ejemplo de un potencial de este tipo es el potencial Coulombiano. En este caso no es obvio a priori que exista un tama˜o finito para la funci´n n o de onda de m´ ınima energ´ En la subsecci´n anterior utilizamos los resultados del an´lisis ıa. o a dimensional para α = −1 < 0, pero mostraremos a continuaci´n que, en principio, dicha o

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

151

extrapolaci´n no tiene sentido f´ o ısico, siendo el potencial Coulombiano precisamente un caso en que lo tiene. Estudiemos entonces el problema con mayor detalle. Sea Ψ(x) una funci´n de onda y pongamos o 1 x Ψ(x) = √ f a a ,

donde f (ξ) es una funci´n fija y a es una medida del ancho de la distribuci´n de probabilidao o des. Es inmediato concluir de ac´, y del hecho de que Ψ(±∞) = 0, las siguientes expresiones a para los valores esperados de la energ´ cin´tica y energ´ potencial: ıa e ıa ˇ T =− = y
+∞ 2 +∞

2ma2
2


−∞ +∞

f ∗ (ξ)
2

∂2 f (ξ) ∂ξ 2
2

2ma2


−∞

∂f ∂ξ W0 aβ

=
+∞

2ma2

Γ > 0,

ˇ V =
−∞

dx v(x) |Ψ(x)|2 = −


−∞

1 W0 |f (ξ)|2 = − β Ω , β |ξ| a

donde Γ y Ω son constantes num´ricas independientes de a. De ac´ se sigue para el valor e a esperado de la energ´ total ıa 2 W0 Γ− β Ω . (3.5) E = 2ma2 a Minimizando esta expresi´n respecto a a obtenemos el m´ o ınimo posible para la funci´n de o onda. Se verificar´ luego que todo autoestado satisface esta condici´n de m´ a o ınimo. En el presente contexto nos interesa saber si es f´ ısicamente posible el “colapso” de la funci´n de o onda a tama˜os puntuales. n Usando (3.5), el m´ ınimo de E se obtiene de 0= es decir, β ˇ ˇ T + V =0, (3.6) 2 esto es, cuando se cumple el teorema del virial. Sin embargo, este punto representa realmente un m´ ınimo si ˇ d2 E β V 0< = − 2 (2 − β) , da2 a ˇ < 0, el m´ es decir, puesto que V ınimo existe s´lo si β < 2. En este caso, el m´ o ınimo ancho posible de la funci´n de onda del estado fundamental es o amin = Γ 2mW0 Ω
2 1/(2−β)

dE 1 = da a

β ˇ ˇ T + V 2

,

.

β = 1 corresponde al potencial de Coulomb, y este resultado nos permite entender por qu´ un electr´n no cae al n´cleo at´mico: El ancho m´ e o u o ınimo (que es del orden del radio de

152

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Bohr) corresponde al estado de m´ ınima energ´ del electr´n. Si el tama˜o de la funci´n de ıa o n o onda continuara decreciendo, el t´rmino cin´tico en (3.5) aumentar´ m´s de lo que disminuye e e ıa a el t´rmino de potencial, y la energ´ crecer´ La condici´n (3.6) representa precisamente el e ıa ıa. o estado de balance entre la energ´ cin´tica y potencial que se establece cuando el sistema ıa e est´ en su estado de m´ a ınima energ´ ıa. Si β > 2, en tanto, el extremo dado por (3.6) no es un m´ ınimo, y la energ´ m´ ıa ınima es E min = −∞, que corresponde a a = 0, o sea, la funci´n de onda colapsa concentr´ndose en o a el punto x = 0. Lo que est´ ocurriendo en este caso es que, para a peque˜o, el t´rmino de a n e potencial (negativo) domina sobre el t´rmino cin´tico (positivo), de modo que E disminuye e e sin l´ ımite a medida que a decrece. Si nos imaginamos que la funci´n de onda parte de un cierto o ancho inicial, y comienza a acomodar su ancho, buscando el valor que minimice su energ´ el ıa, ancho continuar´ disminuyendo hasta llegar a a = 0, E = −∞. Tales potenciales carecen ıa de sentido f´ ısico, aunque existen fen´menos naturales reminiscentes de esta situaci´n. o o

3.2.3.

Potenciales sim´tricos. e

Consideremos una part´ ıcula movi´ndose bajo la influencia de un potencial sim´trico rese e pecto al origen, es decir, que cumple con V (x) = V (−x). La ecuaci´n de Schr¨dinger es o o − d2 + V (x) − E ΨE (x) = 0 . 2m dx2
2

Al realizar el cambio de variable x −→ −x en la ecuaci´n de Schr¨dinger y usando la simetr´ o o ıa del potencial, se obtiene − d2 + V (x) − E ΨE (−x) = 0 , 2m dx2
2

es decir, si ΨE (x) es soluci´n entonces tambi´n lo es ΨE (−x) para el mismo autovalor. o e Tambi´n ser´n soluciones las combinaciones lineales e a Ψ± (x) = E 1 [ΨE (x) ± ΨE (−x)] . 2 (3.7)

Por supuesto que estas funciones son autofunciones del Hamiltoniano H Ψ± (x) = E Ψ± (x) , E E y cumplen con Ψ± (−x) = ±Ψ± (x) . E E (3.8) De este modo, si V (x) = V (−x), los autoestados de energ´ pueden elegirse con paridad ıa definida ante la inversi´n. De este argumento parece desprenderse que el nivel E es degeneo rado, lo que es en general err´neo en el caso de espectro discreto. Lo que ocurre es que la o soluci´n posee una paridad definida a priori, siendo id´nticamente nula alguna de las dos o e combinaciones lineales de la relaci´n (3.7). Esto se visualiza mejor al resolver por separado o la ecuaci´n de Schr¨dinger para soluciones pares e impares; es extremadamente improbable o o esperar que los dos espectros as´ obtenidos tengan coincidencias. ı

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.
V(x)

153

1111111111111 0000000000000 1111111111111 0000000000000 11 00 111 000 1111111111111 0000000000000 1111111111111 0000000000000 11 00 111 000 1111111111111 0000000000000 1111111111111 0000000000000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 11 00 111 000 1111111111111111 0000000000000000 11 00 111 000 1111111111111111 0000000000000000 o 11 00 111 000 1111111111111111 0000000000000000 11 00 111 000 1111111111111111 0000000000000000 11 00 111 000 1111111111111111 0000000000000000

−a / 2

+a / 2

x

V

Figura 3.3: Gr´fico del potencial usado en el ejemplo ilustrativo. a

Notemos tambi´n que el presente resultado no son sino consecuencia del Teorema 2.4: Si e ˇ deja invariante el Hamiltoniano, entonces existen autofunciones comunes a un operador U ˇ ˇ ˇ ˇ H y U. En este caso, el operador que deja invariante a H es el operador de paridad P (ver Problema 2-16), ya que el potencial es sim´trico, y el laplaciano evidentemente tambi´n es e e invariante ante inversiones espaciales. Por lo tanto, existen autofunciones del Hamiltoniano ˇ que son tambi´n autofunciones del operador de paridad, esto es, como P tiene autovalores ±1, e autofunciones que cumplen (3.8). En esta secci´n hemos encontrado expl´ o ıcitamente dichas funciones, en (3.7).

3.2.4.

Ejemplo ilustrativo.

Para ilustrar algunos conceptos generales consideremos el potencial (ver figura 3.3) V (x) = 0 −V0 si si |x| > a/2 . |x| ≤ a/2

Recurriendo a los conceptos ya desarrollados, pongamos
2

E=− y

2ma2
2

λ2 ,

ν2 . 2ma2 0 Por estar interesados en estados ligados estamos restringi´ndonos a las soluciones con energ´ e ıa negativa. Introduzcamos tambi´n la coordenada espacial adimensional ξ = x/a y el vector e de onda adimensional k a trav´s de e V0 = k2 = 2ma2
2 2 (V0 + E) = ν0 − λ2 .

Como E > −V0 se tiene que k 2 > 0.

154

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Debido a que el potencial es sim´trico respecto a x = 0, basta resolver el problema para e ξ > 0 e imponer la condici´n Ψ(0) = 0 para las soluciones impares y ∂Ψ(0)/∂ξ = 0 para las o soluciones pares. Las soluciones satisfacen las siguientes ecuaciones diferenciales: − y − ∂2 + λ2 Ψ(ξ) = 0 ∂ξ 2 si ξ > 1/2 . ∂2 − k 2 Ψ(ξ) = 0 si ξ ≤ 1/2 , ∂ξ 2

Para ξ > 1/2 existe s´lo una soluci´n aceptable, teniendo ´sta la forma A exp (−λξ). La o o e exponencial asint´ticamente creciente debe ser descartada. En la regi´n 0 ≤ ξ ≤ 1/2, la o o soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger es sinusoidal y del tipo B cos (kξ) o B sen (kξ). Ambas o o o soluciones son aceptables, la primera dando origen a las soluciones pares y la otra a las impares. Sin embargo, no existen soluciones para cualquier valor de k. En efecto, en ξ = 1/2 la funci´n de onda y su derivada deben ser continuas, es decir, la derivada logar´ o ıtmica debe ser continua, condici´n que s´lo se cumple para ciertos valores discretos de k. Anal´ o o ıticamente, la condici´n de ensamble de la funci´n de onda entre las dos regiones lleva a las relaciones o o tan y tan k−π 2 = λ = k
2 ν0 − k 2 , k

k 2

=

λ = k

2 ν0 − k 2 , k

para las soluciones pares,

(3.9)

para las soluciones impares.

(3.10)

Estas ecuaciones se pueden resolver gr´ficamente (ver figura 3.4). a Se encuentra que siempre existe al menos una soluci´n. Las soluciones k0 , k1 , . . . , etc., o cumplen con 0 < k0 < π < k1 < 2π < · · · < kN < ν0 < (N + 1)π . (3.11) El n´mero total de estados ligados es N + 1 = [ν0 /π] + 1, donde con el s´ u ımbolo [. . .] se denota la parte entera. Usando la definici´n de ν0 se obtiene o No total de estados ligados = 1 + La energ´ de los estados ligados viene dada por ıa
2

2mV0 a2 2π2

.

(3.12)

En = −V0 + y las funciones de onda cumplen con

2ma2

2 kn < 0 n = 0, 1, . . . N ,

Ψn (−ξ) = (−1)n Ψn (ξ) . Conclusiones:

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

155

8 6 4 2

x1 x2
π 4

x3
8

x4
λο

k

Figura 3.4: Soluci´n gr´fica de la ecuaciones (3.9) y (3.10). La l´ o a ınea mon´tonamente decreo ciente corresponde al lado derecho de las ecuaciones. Las dem´s l´ a ıneas corresponden a los lados izquierdos, las l´ ıneas cortadas para las soluciones impares y las l´ ıneas llenas para las pares.

(a) En este ejemplo el n´mero de estados ligados es finito, y crece con V0 , m y el ancho a. u (b) El estado fundamental es par y no tiene nodos (no se consideran como nodos el cero que tiene la funci´n de onda para ξ → ±∞). A medida que las autoenerg´ aumentan, la o ıas paridad de las funciones de onda correspondientes se alterna, mientras que el n´mero de u nodos crece en una unidad de nivel a nivel. (c) Supongamos por un momento que se cambia el origen desde el cual se miden las energ´ ıas, ubic´ndolo en el m´ a ınimo del potencial. En ese caso las energ´ de los estados ligados ıas 2 ¯ vienen dadas por En = 2 kn /(2ma2 ). Usando la ecuaci´n (3.11) y comparando con las o ∞ autoenerg´ En que obtuvimos en la secci´n anterior para el pozo infinito se encuentra ıas o que las energ´ del pozo finito vienen acotadas superiormente por las del pozo infinito, ıas es decir, ∞ ∞ ∞ ¯ ¯ ¯ E0 < E0 < E1 < E1 < E0 < E0 < · · · . Esto puede explicarse recurriendo al principio de incerteza: En el caso del pozo infinito se cumple rigurosamente que Ψ(ξ) = 0 si |x| > a/2; en el pozo finito se permite que la part´ ıcula incursione fuera de la regi´n cl´sicamente permitida, lo que aumenta ∆x, o a bajando as´ la energ´ cin´tica. ı ıa e (d) Si V0 → ∞, los primeros estados ligados casi coinciden con los del pozo infinito; de hecho, en tal l´ ımite las funciones de onda se anulan muy r´pidamente al salir de la regi´n a o

156

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES. cl´sicamente permitida. Esto establece un puente entre el caso idealizado de la primera a secci´n (V0 = ∞) y el presente caso, m´s real. o a

(e) V0 → 0 deber´ corresponder a una part´ ıa ıcula libre. Sin embargo, haciendo el l´ ımite en (3.12) se encuentra que siempre persiste un estado ligado. Esto es una peculiaridad de los potenciales puramente atractivos en una dimensi´n, no siendo v´lida para potenciales o a tridimensionales. (f) La ecuaci´n (3.12) establece un criterio intuitivo para establecer cu´ndo un potencial es o a “d´bil” o “fuerte”. Llamando e 2 2 π ∆0 = , 2ma2 que es una especie de “energ´ del punto cero”, se tiene ıa No total de estados ligados − 1 = V0 /∆0 .

Si V0 < ∆0 hablamos de potenciales d´biles, pues ellos son “rebalsados” por la energ´ del e ıa punto cero. En dimensi´n 3 tales potenciales d´biles no tienen estados ligados y afectan o e muy poco a una part´ ıcula en un problema de scattering.

3.2.5.

Consideraciones semicl´sicas. a

En esta secci´n haremos algunas consideraciones no rigurosas, pero que nos aportar´n o a informaci´n cualitativa sobre los autoestados de energ´ ligados a un pozo atractivo unidio ıa mensional. De hecho recuperaremos varios resultados anteriores, ahora para un potencial un poco m´s general. a Cl´sicamente, el momento de una part´ a ıcula de energ´ E en el punto x viene dado por 1 ıa pclas (x) = 2m(E − V (x)) .

Usando el principio de de Broglie en este contexto semicl´sico, tenemos que la longitud de a onda de la part´ ıcula depende de x seg´n la relaci´n p(x) = h/λ(x). Aproximemos los puntos u o de retorno cl´sico, es decir, los puntos donde p(x) = 0, como nodos de la funci´n de onda a o (´sta es una consideraci´n completamente v´lida en el l´ e o a ımite m → ∞). En la figura 3.5 estos puntos son A y B. Debemos imponer, por lo tanto, que existe un n´mero entero de longitudes u de onda entre los puntos A y B, es decir,
B A

dx =n, λ(x)

n = 1, 2, 3, . . . .

Usando la relaci´n de de Broglie se sigue que o
Esta expresi´n tiene sentido cu´ntico en la medida que podamos construir paquetes de ondas suficienteo a mente estrechos en torno a x, y cuya dispersi´n de momentos sea despreciable en comparaci´n al momento o o ˇ medio p , de modo que ˇ ˇ p2 p2 ˇ T = ≈ = E − V(x) ≈ E − V (¯) , x 2m 2m donde x es la posici´n media del paquete. ¯ o
1

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

157

V(x)

xi

A E

B

xf x

Vmin

Figura 3.5: Potencial usado para discutir el comportamiento de las soluciones.

B

dx
A

2m(E − V (x)) = nh .

(3.13)

Esta condici´n es similar a la regla de cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. Las presentes cono o sideraciones tienen validez para los niveles muy excitados y m −→ ∞. Consideremos lo que ocurre con el ultimo nivel excitado que a´n est´ ligado. Asumiremos ´ u a que para tal nivel la energ´ E ya es muy cercana a cero en comparaci´n con la profundidad ıa o del potencial. De este modo, la ultima ecuaci´n se puede aproximar en la forma ´ o 1 h
+∞

dx
−∞

2m(−V (x)) = Ntot = No total de niveles ligados ,

(3.14)

donde se ha supuesto que V (x) < 0 ∀x y V (x) −→ 0 si x → ±∞, de modo que los puntos x→±∞ de retroceso est´n en ±∞. Sin embargo, V (x) − − → 0 no asegura que la integral sea finita. a −− Adem´s, debe decaer a cero suficientemente r´pido. El caso cr´ a a ıtico es 1/x2 , en cuyo caso la divergencia en infinito es logar´ ıtmica. La expresi´n (3.14), por tanto, sugiere que un pozo o posee un n´mero finito de niveles ligados si V (x) se anula m´s r´pido que 1/x2 . Es decir, u a a x2 V (x) − − → 0 ⇐⇒ Existe un n´mero finito de estados ligados . −− u
x→±∞

(3.15)

Si V0 es una profundidad caracter´ ıstica del potencial y a un ancho caracter´ ıstico, una grosera estimaci´n de este n´mero la tenemos al aproximar (3.14) por o u 1 h 2mV0 a = 2mV0 a2 = Ntot . 2π2

Esta expresi´n es muy similar a la relaci´n encontrada en la subsecci´n anterior. o o o Si el pozo no cumple con la relaci´n (3.15), entonces existe una secuencia infinita de o niveles ligados, al menos en el l´ ımite m → ∞. Consideremos ahora el potencial V (x) − − → −W0 −−
x→±∞

1 , xβ

158

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

con β < 2. Pensemos nuevamente en un nivel muy excitado con energ´ cercana a cero y ıa contemos el n´mero de nodos de la funci´n de onda asociada a ´l. Como ya hemos mencionado, u o e el n´mero de nodos ordena los niveles ligados del sistema, de modo que si los ordenamos en u orden creciente: E0 < E1 < E2 < · · · < En , al nivel En le corresponden n nodos. Los puntos de retorno cl´sico para esta energ´ vienen a ıa dados por 1/β W0 xR (E) = ± − . (3.16) E Aproximemos (3.13) por su forma asint´tica a partir de cierto punto x0 : o 2 h 2 h
xR

n(E) =

dx
x0

2mW0
1

1 x dξ

β

1 xR

β

+ (constante)

=

2mW0 xβ−2 R

ξ −β − 1 + (constante) .

(3.17)

x0 /xR

Cuando x0 /xR −→ 0 en la ecuaci´n (3.17), y dado que β < 2, se tiene o 2 n(E) ≈ h 2 ≈ h 2mW0 xβ−2 R
0 1

dξ Γ ·

ξ −β − 1 + (constante)
3 2

(2−β) 2mW0 xR

Γ
1 β

1 β− 1 2

.

Γ

+1

Usando (3.16), despejamos la energ´ en funci´n del n´mero de nodos, obteni´ndose para ıa o u e n→∞ E0 En ∼ − q , n con 2β q= . 2−β Ac´ E0 es a
2 E0 ∝ W0

m
2

1/(2−β)

.

En el caso l´ ımite β → 2 (y en el l´ ımite n → ∞) se verifica que En ∼ −E0 e−αn , con α= √ π , mW0

2√

E0 = W0 /x2 , siendo x0 una distancia t´ ıpica a partir de la cual vale la forma asint´tica. o 0

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

159

En el caso del potencial Coulombiano −Ze2 /|x| se tiene β = 1 y W0 = Ze2 , de modo que En = − con E0 = (cte.) E0 , n2 .

Z 2 e4 m
2

Al encontrar el resultado exacto, la constante resulta ser 2. Las consideraciones cualitativas desarrolladas en la presente subsecci´n se verificar´n con o a c´lculos num´ricos que se desarrollar´n a continuaci´n. a e a o

3.2.6.

An´lisis num´rico de la ecuaci´n de Schr¨dinger. a e o o

En la presente secci´n haremos una somera descripci´n de un m´todo num´rico para o o e e encontrar el espectro de los estados ligados a un potencial atractivo unidimensional. Como subproducto de este an´lisis confirmaremos algunos de los resultados adelantados en las a subsecciones anteriores. Escribamos el problema de autovalores en la representaci´n de posici´n o o ∂2Ψ 2m = 2 [V (x) − E]Ψ(x) ≡ U (E, x)Ψ(x) . 2 ∂x (3.18)

Como se mostr´ anteriormente, la funci´n de onda Ψ(x) se puede elegir siempre, y as´ lo o o ı supondremos aqu´ real. De la relaci´n (3.18) se concluye que la curvatura de la funci´n de ı, o o onda tiene el mismo signo de la funci´n de onda en una regi´n cl´sicamente prohibida y el o o a signo opuesto en una regi´n cl´sicamente permitida. o a Trabajemos con un ejemplo concreto: consideremos el potencial mostrado en la figura 3.5 e indiquemos una forma de proceder para encontrar los estados ligados a tal potencial. Las soluciones que buscamos deben tender a cero para |x| → ∞. Al tratar el problema en forma num´rica no se puede imponer esta condici´n (en x = ±∞), debi´ndose aplicar para valores e o e de x finitos. Para una energ´ fija, busquemos dos puntos, uno al lado izquierdo y el otro ıa al lado de la regi´n cl´sicamente permitida. Si esos dos puntos, llam´molos xi y xf , est´n o a e a ubicados en regiones altamente prohibidas, la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en la vecindad de esos lugares ser´ despreciable y, por lo tanto, podemos modificar el potencial a para x < xi y x > xf , reemplaz´ndolo por +∞, es decir, encerrando la parte relevante del a potencial entre paredes impenetrables. En otras palabras, en lugar de buscar las soluciones que para |x| → ∞ se anulen, buscaremos las soluciones que se anulen en xi y xf . Para integrar la ecuaci´n de Schr¨dinger, usamos la expansi´n de Taylor de segundo orden o o o para escribirla de la forma Φ(x + ∆) = Φ(x) + Φ (x)∆ + U (x)Φ(x) Φ (x + ∆) = Φ (x) + U (x)Φ(x) ∆ . ∆2 , 2 (3.19) (3.20)

Estas ecuaciones permiten, en principio, evaluar la funci´n de onda y su derivada en un o punto x + ∆ al ser conocidos sus valores en x. La integraci´n se comienza en xi con los o

160

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Región convexa Región cóncava

Región convexa Región cóncava

x xi
A

Región cóncava

B

xf
Región convexa

Figura 3.6: Comportamiento t´ ıpico de una soluci´n num´rica de la ecuaci´n de Schr¨dinger o e o o del potencial mostrado en la figura anterior.

valores Φ(xi ) = 0 y Φ (xi ) = 1. El valor que tiene la derivada en el punto inicial es irrelevante (mientras sea distinta de cero); esta observaci´n es evidente al recordar que un m´ltiplo de o u una soluci´n sigue siendo esencialmente la misma soluci´n. Conociendo la funci´n de onda y o o o su derivada en el punto inicial, usando las ecuaciones (3.19) y (3.20), es posible encontrar los valores de la funci´n de onda y su derivada en los puntos sucesivos xi + ∆, xi + 2∆, . . . hasta o llegar a xf . Es decir, contamos en principio con un m´todo para prolongar anal´ e ıticamente una soluci´n Φ(E, x) desde xi hasta xf . Para ∆ → 0, el m´todo deber´ ser exacto. Generalmente, o e ıa al seguir este procedimiento, la funci´n de onda que se obtiene no se anular´ en el punto final o a xf . En ese caso se deber´ repetir el procedimiento con una energ´ E diferente. Realizando a ıa numerosos c´lculos, variando la energ´ en forma sistem´tica, es posible encontrar las energ´ a ıa a ıas y las funciones de onda de los estados ligados. Trabajemos inicialmente a nivel conceptual y analicemos la soluci´n que se obtiene meo diante este proceso iterativo. Para ello notemos que en la figura 3.5, la regi´n entre A y B corresponde a la regi´n cl´sio o a camente permitida; las dem´s regiones son cl´sicamente prohibidas. Comenzamos integrando a a la ecuaci´n de Schr¨dinger desde x = xi con Φ(xi ) = 0 y Φ (xi ) = 1. El proceso iterativo o o lleva a una soluci´n c´ncava (esto se desprende de inmediato de la ecuaci´n de Schr¨dinger) o o o o en la regi´n cl´sicamente prohibida [xi , A]. Cuando pasamos a la regi´n cl´sicamente permio a o a tida, A < x < B, la funci´n de onda inicialmente se torna convexa, lo que la hace declinar, o eventualmente anul´ndose y cambiando de convexa a c´ncava cuando Φ(x) se hace negativa. a o Si el intervalo [A, B] es suficientemente ancho, y 0 ≤ E − V (x) suficientemente grande en tal regi´n, la funci´n Φ(x) puede cambiar varias veces de signo en esta regi´n cl´sicamente o o o a permitida, dado que all´ ser´ c´ncava si Φ(E, x) < 0, y convexa si Φ(E, x) > 0. La figura 3.6 ı a o ilustra esta situaci´n. Al pasar nuevamente a una regi´n cl´sicamente prohibida, B < x < xf , o o a se pierde el comportamiento oscilatorio, pudiendo a lo m´s tener un cero adicional en tal rea gi´n, cosa que s´lo puede ocurrir si la funci´n de onda y su derivada difieren en signo en o o o x = B. Despu´s de este posible cero la funci´n de onda tiende a diverger. As´ pues, en e o ı, general la funci´n Φ(E, x) tiende a oscilar en regiones cl´sicamente permitidas, y a diverger o a en regiones prohibidas. Luego, para una energ´ arbitraria E no se satisfar´ la condici´n de ıa a o borde Φ(xf ) = 0. Debemos ajustar cuidadosamente E para conseguir tal igualdad (asociada

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

161

a la condici´n f´ o ısica Φ(x = ∞) = 0). Las figuras 3.7 y 3.8 muestran esquem´ticamente lo que ocurre con la funci´n de onda a a o medida que aumenta la energ´ Cuando la energ´ es suficientemente baja, casos E1 , E2 y ıa. ıa E3 , la funci´n de onda no tiene nodos. Al incrementarse suficientemente la energ´ digamos o ıa, E = E4 , la funci´n de onda ya posee un nodo. o A primera vista podr´ pensarse que Φ(E, x) puede adquirir bruscamente dos nodos, al ıa seguir un proceso como el esbozado en la figura 3.8; no obstante, tal proceso es imposible, pues en alg´n momento la funci´n y su primera derivada ser´ nulas. Esto ultimo, a su vez, u o ıan ´ implica que la funci´n Φ es nula en todas partes, pues la funci´n de onda y su derivada en o o un punto determinan de manera un´ ıvoca la funci´n de onda en todas partes. Excluido este o tipo de procesos concluimos: El n´mero de nodos de Φ(E, x) aumenta mon´tonamente con E, increment´ndou o a se de 1 en 1. Los nuevos nodos deben surgir por x = +∞ (para evitar un cero doble) y se desplazan de derecha a izquierda a medida que E se incrementa. En realidad, la gran mayor´ de estas soluciones Φ(E, x) carecen de sentido f´ ıa ısico pues Φ(E, +∞) = ±∞; s´lo tienen sentido f´ o ısico aquellos valores cr´ ıticos de la energ´ donde ıa un nodo de Φ(E, x) se encuentra en x = +∞. En nuestro esquema de c´lculo num´rico, lo a e ultimo se aproxima por la condici´n Φ(E = εν , xf ) = 0. En la figura 3.7 se muestran algunas ´ o de estas situaciones (las energ´ denotadas por εn , n = 0, 1, 2, . . .). La primera soluci´n ıas o aceptable se obtiene para ε0 , con E3 < ε0 < E4 . Tambi´n se muestra un gr´fico de Φ(E5 , x), e a con E5 > E4 ; dicha curva ya empieza a sugerir la aparici´n de un nuevo nodo. Tambi´n se o e muestran los dos primeros estados excitados f´ ısicamente aceptables con energ´ ε1 y ε2 , con ıas E5 < ε1 < E6 < ε2 ; all´ se ve claramente c´mo los nodos se desplazan paulatinamente de ı o derecha a izquierda a medida que aumenta la energ´ apareciendo los nuevos nodos desde ıa, x = +∞. De este modo, se cumple que: La funci´n Φν (x) = Φ(εν , x) posee ν nodos, exceptuando los nodos en ±∞; o ac´ estamos ordenando los autovalores en orden creciente: ε0 < ε1 < ε2 < · · · . a Algunas consideraciones pr´cticas: a a) Dado que al interior de una regi´n cl´sicamente prohibida, la soluci´n Φ(E, x) tiende a o a o diverger, el esquema de integraci´n antes descrito resulta ser num´ricamente inestable en o e la regi´n B < x < xf , aunque hayamos ajustado relativamente bien la energ´ εν . De o ıa −κ(x) x +κ(x) x hecho, en la regi´n prohibida la soluci´n general es del tipo ae o o + be y aunque la soluci´n que se est´ encontrando num´ricamente ya involucre un valor despreciable de o a e b, tal t´rmino se incrementar´ para x → ∞ de modo de opacar la contribuci´n f´ e a o ısica que proviene del t´rmino ae−κ(x) x . e La forma de resolver esta dificultad num´rica consiste simplemente en iterar de derecha e a izquierda en tal intervalo, de modo que la soluci´n f´ o ısica ae−κ(x) x sea exponencialmente creciente en la direcci´n de la iteraci´n. De esta manera, el esquema de c´lculo num´rico o o a e involucra integraci´n desde los puntos xi y xf , hacia un punto intermedio xI , donde o se empalman las derivadas logar´ ıtmicas. As´ pues, si Φ(−) (E, x) y Φ(+) (E, x) son las ı,

162

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

E1 Φ(E1)
1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000 1111 0000

E2 Φ(E2)
xf

xi

región clásicamente permitida
1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000 1111111 0000000

E3
xf

xi

E4 ε0
xi
región clásicamente permitida Primera autoenergía

xf

E5

ε1 ε2
xi

E6
xf

Figura 3.7: Comportamiento de la funci´n de onda a medida que se aumenta la energ´ o ıa E1 < E2 < E3 < · · · . Las energ´ de los autoestados se denotan con εn , n = 0, 1, 2, . . . ıas

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

163

xo

E’ E" x

Figura 3.8: Gr´fico usado para mostrar que no puede aparecer un cero doble en la funci´n de a o onda.

soluciones obtenidas al iterar desde xi hacia la derecha, y desde xf hacia la izquierda, respectivamente, la ecuaci´n de autovalores es o ∂ ∂ log[Φ(−) (E, x)] − log[Φ(+) (E, x)] ∂x ∂x =0.
E=εν

b) Si V (x) = V (−x), el esquema iterativo se puede simplificar, dado que en tal caso la funci´n o de onda tiene una paridad bien definida. Se itera s´lo desde la izquierda hasta x = 0 y o se impone que Φ(E = εν , 0) = 0 (caso de soluci´n impar), o bien que Φ (E = εν , 0) = 0 o (caso de soluci´n par). Es f´cil convencerse de que en este caso se alternan las soluciones o a pares e impares, teni´ndose e Φν (−x) = (−1)ν Φν (x) , ν = 0, 1, 2, . . . .

c) Un esquema de iteraci´n mejor se consigue al efectuar una expansi´n de Taylor de m´s o o a alto orden, o esquemas m´s elaborados de integraci´n como Runge-Kutta. Para mayor a o detalle al respecto recomendamos las Tablas Matem´ticas de Abramowitz-Stegun. a

3.2.7.

Resultados num´ricos para algunos pozos. e

En las figuras siguientes mostramos resultados num´ricos para part´ e ıculas de diversas masas ligadas a diversos potenciales. En las figuras 3.9, se comparan las autoenerg´ para tres potenciales, los cuales se eligen ıas √ +∞ de igual profundidad V0 e igual “´rea” −∞ dx V (x) = −V0 a π. De este modo, nos asegua ramos que sus “anchos” sean similares, y que difieran principalmente en la forma como se anulan hacia ±∞. En las figuras 3.9 se usan: un potencial Gaussiano V (x) = −V0 exp x2 a2 ,

164
0

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
0

-4

-4

-8

-8

E

-12

E V(x)=-V0exp(-x2/π2) (α=1) -10 0 x 10 20

-12

V(x)=-V0exp(-x2/π2) (α=0.8) -10 0 x 10 20

-16 -20

-16 -20

0

0

-4

-4

-8

-8

E

-12

E V(x)=-V0/(1+x2/π) (α=0.8) -10 0 x 10 20

-12

V(x)=-V0/(1+x2/(4π))2 (α=0.8) -10 0 x 10 20

-16 -20

-16 -20

Figura 3.9: Niveles de energ´ para una part´ ıa ıcula ligada a varios potenciales que decaen con distinta rapidez a cero para |x| −→ ∞. que va a cero muy violentamente; un potencial Lorentziano V (x) = − V0 , 1 + πx2 /a2

que va a cero lentamente; y un caso intermedio V (x) = − V0 1 + π (x/(2a))2
2

,

que se anula en ±∞ como 1/x4 . En los ejemplos, V0 = 20, a = π, y la masa aparece a trav´s de la constante α = 2m/ . e Para un caso se consideran dos masas para la part´ ıcula, correspondientes a α = 1 y α = 0,8. Para m fijo se verifica que el n´mero de estados aumenta a medida que el potencial decae u m´s lentamente, sugiri´ndose un n´mero infinito de estados para el potencial Lorentziano a e u (este ultimo cumple con la ley Eν = E0 exp(−γν) para ν → ∞). ´

3.2. ESTADOS LIGADOS EN POTENCIALES UNIDIMENSIONALES.

165

De este modo, los resultados num´ricos confirman las conclusiones cualitativas del an´lisis e a semicl´sico para los potenciales que decaen lentamente; esto es razonable, pues en la regi´n a o asint´tica (alcanzada para los estados con ν → ∞) se cumple que la longitud de onda de de o Broglie es mucho menor que el rango de variaci´n del potencial. o Por el contrario, los potenciales de corto alcance tienen un n´mero finito de estados u ligados. La figura 3.9 muestra claramente que la separaci´n entre niveles decrece al aumentar la o masa. En la figura 3.9 se puede apreciar que los niveles m´s bajos aparecen casi equiespaciaa dos, cumpliendo aproximadamente la relaci´n εν = v0 + η(ν + 1/2). Como luego se ver´, ello o a se debe a que estos primeros estados ven aproximadamente un potencial parab´lico (oscilador o arm´nico). o En la figura 3.10 se analiza el potencial V (x) = K 1 2 x − b2 2 1 + x2 /a2 ,

el cual posee una barrera en x = 0, que da lugar a dos valles laterales. Se puede apreciar que los estados por debajo de esta barrera aparecen formando “dobletes” muy delgados, en especial cuando se incrementa la masa; este fen´meno es muy importante, dando lugar al “espectro o de inversi´n” del amon´ o ıaco, entre otras situaciones f´ ısicas. Estos dobletes est´n formados por a una soluci´n par, {Φν+ , εν+ }, y otra soluci´n impar {Φν− , εν− }. Se puede constatar que o o 1 ΦνR (x) = √ [Φν+ (x) + Φν− (x)] 2 es una funci´n de onda localizada casi completamente a la derecha del monte central, mientras o que 1 ΦνL (x) = √ [Φν+ (x) − Φν− (x)] 2 est´ localizada hacia la izquierda del mont´ a ıculo. Ejercicio: Verifique que si Φ(t = 0) = ΦνR (x), entonces Φ(t) se alterna peri´dicamente entre o los estados ΦνR y ΦνL , con un tiempo de intercambio τν = π . Eν− − Eν+

De acuerdo a este ejercicio, mientras m´s estrecho es el doblete, m´s tiempo permanece la a a part´ ıcula en cada valle lateral; este tiempo tiende a incrementarse si la masa de la part´ ıcula crece, como es natural esperar de tal l´ ımite semicl´sico, donde el “efecto t´nel” a trav´s del a u e monte se torna m´s improbable. a Ejercicio: Analice el potencial V (x) = +∞ W0 δ(x) si si |x| > a/2 |x| < a/2 .

Ponga W0 = 2 Q/m y tome el l´ ımite a −→ ∞. Haga ver que se obtiene un espectro similar al de la figura 3.10. Interprete sus resultados analizando las autofunciones de cada

166

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
α=0.5,K=1 α=0.5,K=0.5

4 2

4

2 0 -2 -4 -10 -5 0 x
α=0.1,K=0.5

E

E 0 -2 5 10 -10 -5 0 x 10
α=2,K=0.5

5

10

.4 .2 0 -.2 -.4 -10 -5 0 x 5 10 -10 -10 -5 0 x 5 10 E E 5

0

-5

Figura 3.10: Niveles de energ´ para una part´ ıa ıcula ligada a un potencial con un mont´ ıculo al centro. doblete Φν± (x). Este ejercicio (propuesto por P. W. Anderson) motiv´ en forma directa a o un alumno suyo (B. D. Josephson) a descubrir un interesante efecto observado en uniones superconductoras.

3.3.

Part´ ıcula ligada a un potencial delta.
V (x) = −V0 δ x x0 (Potencial delta atractivo).

Consideremos una part´ ıcula de masa m ligada a un potencial

3.3.1.

Estado ligado en la representaci´n de coordenadas. o

Encontremos el espectro y las funciones de onda ligadas realizando el c´lculo en la reprea sentaci´n de coordenadas. o

3.3. PART´ ICULA LIGADA A UN POTENCIAL DELTA.

167

Para x = 0 la part´ ıcula es libre. Estamos interesados en encontrar estados ligados, o sea, estados con energ´ negativa. Definamos κ por ıa κ = |E| = −E . 2m Para x > 0 la soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger que no diverge es o o o Ψ(x) = Ae−κx , mientras que para x < 0 ´sta es e ¯ Ψ(x) = Aeκx . ¯ La continuidad de Ψ exige que A = A. Podemos resumir entonces las dos ecuaciones anteriores escribiendo Ψ(x) = Ae−κ|x| . (3.21) Note que Ψ es continua en x = 0, pero que su derivada Ψ no lo es. La ecuaci´n de Schr¨dinger en el espacio de coordenadas es o o d2 − − V0 δ 2m dx2
2 2 2

x x0

Ψ(x) = EΨ(x) .

Para E < 0, con U0 ≡ 2mV0 / 2 , esta ecuaci´n queda de la forma o d2 + U0 x0 δ(x) + κ2 Ψ(x) = 0 . 2 dx Para x ≈ 0, la ecuaci´n es esencialmente o d2 Ψ(x) = −U0 x0 Ψ(0) δ(x) . dx2 A partir de esta ecuaci´n se deduce que la funci´n de onda en x = 0 debe satisfacer la relaci´n o o o Ψ (0+ ) − Ψ (0− ) = −U0 x0 Ψ(0) . Sustituyendo la expresi´n (3.21) para la funci´n de onda, se obtiene o o −2κA = −U0 x0 A . De esta manera, se encuentra que κ necesariamente debe satisfacer κ= U0 x0 . 2

Luego, este problema s´lo tiene un estado ligado (no degenerado). La energ´ del estado o ıa ligado es mV02 x2 0 E=− 2 2

168

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

y la funci´n de onda normalizada viene dada por o √ mV0 x0 mV0 x0 Ψ(x) = exp − |x| 2

.

Observemos que esta funci´n de onda no tiene nodos, como corresponde ya que es el estado o fundamental de este sistema. Ejercicio: Reproducir estos resultados usando la soluci´n del pozo cuadrado con a −→ 0, o V0 −→ ∞ de modo que aV0 = constante . Muestre que s´lo aparece una soluci´n y que ´sta o o e es par.

3.3.2.

Estado ligado en la representaci´n de momentos. o

Resolvamos nuevamente el mismo problema, es decir, encontremos la energ´ y la funıa ci´n de onda para el estado ligado, pero realizando ahora el c´lculo en la representaci´n de o a o momentos. La ecuaci´n de Schr¨dinger en la representaci´n de momento es o o o p2 −1 − E Ψ(p) = √ 2m 2π ˜ dp V (p − p )Ψ(p ) , (3.22)

˜ donde V (p) es la transformada de Fourier de V (x), es decir, 1 ˜ V (p) = √ 2π
+∞ −∞

−V0 x0 dx V (x) e−ipx/ = √ . 2π

En este caso particular la transformada de Fourier del potencial resulta ser una constante. Reemplazando este valor en la ecuaci´n de Schr¨dinger (3.22) se obtiene o o p2 E− 2m Definamos β y α por E≡− y α≡ mV0 x0 π
+∞

V0 x0 Ψ(p) = − 2π β2 <0 2m

+∞

Ψ(p ) dp .
−∞

(3.23)

Ψ(p ) dp .
−∞

Con estas definiciones la ecuaci´n (3.23) queda o (p2 + β 2 )Ψ(p) = α , o sea, Ψ(p) = p2 α . + β2

3.3. PART´ ICULA LIGADA A UN POTENCIAL DELTA.

169

Reemplazando este resultado en la definici´n de α se obtiene la condici´n de autoconsistencia o o α = mV0 x0 +∞ α dp 2 2 π −∞ p + β mV0 x0 α , = β mV0 x0

o sea, se debe tener que β= .

´ Conocido β se conoce la energ´ del unico estado ligado del problema. Esta resulta ser, como ıa ´ ya sab´ ıamos, 2 mV0 x0 1 mV02 x2 0 E=− =− . 2 2m 2 Para la funci´n de onda (en el espacio de momento) se tiene la expresi´n o o Ψ(p) = p | Ψ = α . p2 + β 2

El valor de α se obtiene normalizando la funci´n de onda: o
+∞ +∞

|Ψ(p)|2 dp = α2
−∞ −∞

dp α2 π = =1 , (p2 + β 2 )2 2β 3

o sea, 2 3/2 β . π As´ concluimos que la funci´n de onda del estado ligado de este problema, en la representaci´n ı, o o de momentos, viene dada por la Lorentziana α= Ψ(p) =
mV0 x0 2 π p2 + mV0 x0 3/2 2

.

(3.24)

La transformada de Fourier de Ψ(p) reproduce la funci´n de onda en el espacio de coordenadas o Ψ(x) = x | Ψ = mV0 x0
2

exp −

mV0 x0
2

|x|

.

En la ecuaci´n (3.24) p es una cantidad real, en contraposici´n a lo que err´neamente o o o ˇ podr´ haberse pensado al considerar el operador p → −i ∂/∂x aplicado sobre la funci´n ıa o Ψ(x). Esto ultimo lleva a: ´ ˇ x | p | Ψ = (i ) sgn(x) mV0 x0 /
2

Ψ(x) .

ˇ Esta relaci´n no implica que p posea autovalores imaginarios; lo ultimo es imposible. En esta o ´ 2 ultima expresi´n (i ) sgn(x) (mV0 x0 / ) no es un autovalor dado el factor sgn(x). ´ o

170

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

3.3.3.

Cambio brusco de la intensidad V0 .

Consideremos nuevamente la part´ ıcula ligada al potencial δ. Cl´sicamente, esperar´ a ıamos que hacer el potencial m´s profundo atrapara a´n m´s la part´ a u a ıcula. Sin embargo, esto no es cierto en el sistema cu´ntico. En efecto, un cambio en el potencial significa que si la part´ a ıcula se encuentra inicialmente en un estado ligado del sistema, despu´s del cambio ya no se e encuentra en un autoestado, y por tanto su funci´n de onda ser´ alguna superposici´n de o a o autoestados del nuevo sistema. En particular, si el nuevo sistema tiene un espectro continuo, es decir no ligado, es posible que si una part´ ıcula inicialmente est´ ligada a un potencial a atractivo, al hacer el potencial a´n m´s atractivo dicha part´ u a ıcula quede libre. Podemos entonces hacernos, por ejemplo, la siguiente pregunta: ¿Cu´l es la probabilidad de encontrar a la part´ ıcula en el continuo (es decir, con energ´ positiva) si la intensidad V0 del potencial ıa aumenta bruscamente a 2 V0 ? Con esto estamos simulando el problema f´ ısico de un ´tomo a de tritio. El tritio es una forma de hidr´geno, pero cuyo n´cleo, en lugar de un prot´n, tiene o u o adicionalmente dos neutrones. Tal n´cleo, sin embargo, no es estable; despu´s de cierto tiemu e u po (t´ ıpicamente 12 a˜os) el n´cleo de tritio decae por un proceso β − a un n´cleo de 3 He, que n u ahora posee carga nuclear Z = 2. Un electr´n ligado al tritio observa un brusco aumento de o la atracci´n del potencial, como en el presente s´ o ımil unidimensional. Inicialmente, la funci´n de onda viene dada por o Ψ0 (x) = mV0 x0
2

exp −

mV0 x0

|x|

.

¯ La probabilidad de encontrar la part´ ıcula en un autoestado del nuevo sistema es | Ψ0 | Ψn |2 . En principio, deber´ ıamos calcular esto y sumar sobre todos los (infinitos y continuos) n posibles. Sin embargo, podemos proceder de un modo mucho m´s sencillo: el espectro completo a del potencial con una delta est´ constituido por todo el espectro continuo, m´s un unico a a ´ estado ligado. Entonces basta con calcular la probabilidad P de que la part´ ıcula quede en el estado fundamental del nuevo sistema, y la probabilidad de que quede en el continuo ser´ 1 − P . a Ahora bien, la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en el estado ligado del pozo δ despu´s e de cambiar ´ste su intensidad de V0 a 2V0 es e ¯ P = | Ψ0 | Ψ0 |2 , ¯ ¯ donde | Ψ0 es el autovector del estado ligado posterior al cambio brusco. x | Ψ0 viene dado por 2mV0 x0 2mV0 x0 ¯ ¯ exp − |x| . Ψ0 (x) = x | Ψ0 = 2 2 Evaluando P se encuentra P = √ mV0 x0 2 2
+∞ 2

exp −
−∞

3mV0 x0
2

|x| dx

=

√ mV0 x0 2 2

2 2 3mV0 x0

2

=

8 . 9

Luego, la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en el continuo despu´s de la modificaci´n e o V0 → 2V0 es 1 ¯ P =1−P = . 9

3.3. PART´ ICULA LIGADA A UN POTENCIAL DELTA.

171

Por cierto, lo m´s probable es que la part´ a ıcula permanezca en el estado ligado, pero existe una probabilidad peque˜a, mas distinta de cero, de que la part´ n ıcula se deslocalice al hacer el pozo m´s profundo, en contraste con la intuici´n cl´sica. a o a

3.3.4.

Relaci´n de completitud. o

A continuaci´n encontraremos todas las funciones de onda del continuo (en el espacio de o coordenadas) y demostraremos que tales funciones de onda no forman un conjunto completo. Para obtener un conjunto completo se deber´ incluir adem´s una funci´n, que resulta ser igual a a o a la funci´n de onda del unico estado ligado del sistema. De esta manera quedar´ expl´ o ´ a ıcitamente demostrada, en este caso particular, la relaci´n de completitud. o La ecuaci´n de Schr¨dinger que estamos considerando es o o d2 + k 2 − 2W0 δ(x) Ψ(x) = 0 , dx2 donde W0 = − V0 x0 m
2

.

En lo que sigue permitiremos que W0 sea positivo o negativo. Si W0 > 0, entonces el problema ser´ el de una part´ a ıcula libre con un pozo delta en x = 0, mientras que, si W0 es negativo, en lugar del pozo se tendr´ una barrera delta en x = 0. a Para cada valor de la energ´ E > 0, hay dos soluciones linealmente independientes ıa (el espectro tiene degeneraci´n 2). Estas soluciones, que corresponden a estados no ligados, o pueden escribirse de la forma Ψk y Ψk
(par) (impar)

1 (x) = √ sin(kx) π sin(k|x|) + k cos(k|x|) W0 .

1 (x) = √ π

W0 k2 +
2 W0

Note que las funciones impares (respecto al origen x = 0) no son afectadas por la presencia de la delta. Por ser autoestados del espectro continuo, las funciones anteriores est´n normalizadas a a la delta de Dirac: +∞
−∞

Ψk

(µ)∗

(x) Ψk (x) dx = δµµ δ(k − k ) ,

(µ )

donde µ = impar o par. (La operaci´n * no tiene ning´n efecto ya que las funciones de onda o u son reales.) Evaluemos
∞ 0

Ψk

(impar)

(x) Ψk

(impar)

(x ) dk +
0

Ψk

(par)

(x) Ψk

(par)

(x ) dk

=
µ 0

Ψk (x) Ψk (x ) dk . (3.25)

(µ)

(µ)

172

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
(µ)

Si el conjunto de funciones {Ψk (x)} con µ par e impar y k ≥ 0 es completo, el resultado de (3.25) deber´ ser δ(x − x ). ıa Evaluemos separadamente las integrales con las funciones pares e impares. Se obtiene
∞ 0 (impar) (impar) Ψk (x) Ψk (x

1 ∞ sin(kx) sin(kx ) dk ) dk = π 0 1 = [δ(x − x ) − δ(x + x )] , 2

y
∞ 0

Ψk

(par)

(x)Ψk

(par)

(x ) dk =

1 ∞ cos(k|x|) cos(k|x |) dk π 0 dk W2 ∞ cos(k(|x| + |x |)) − 0 2 + W2 π 0 k 0 W0 ∞ k dk sin(k(|x| + |x |)) . + 2 π 0 k 2 + W0

1 La primera de las tres ultimas integrales vale 2 δ(|x| − |x |) + 1 δ(|x| + |x |), lo que es lo mismo ´ 2 que 1 1 δ(x − x ) + δ(x + x ) , 2 2 independiente del signo de x y x . Para evaluar las otras dos integrales realizamos una integraci´n de contorno en el plano o complejo k. Para ello:

(1) Reemplazamos

∞ 0

· · · por

1 2

+∞ −∞

· · · dk, ya que el integrando es par,

(2) escribimos las funciones seno y coseno en t´rminos de exponenciales y e (3) completamos el camino de integraci´n con semic´ o ırculos en el semiplano superior o inferior, seg´n corresponda. Los polos del integrando est´n ubicados en k = ±|W0 |i. u a La evaluaci´n de las dos ultimas integrales da o ´ 1 − |W0 |e−|W0 |(|x|+|x |) 2 y 1 − W0 e−|W0 |(|x|+|x |) , 2 respectivamente. De esta manera se obtiene que
∞ µ 0

Ψk (x)Ψk (x )dk = δ(x − x ) −

(µ)

(µ)

1 (|W0 | − W0 ) e−|W0 |(|x|+|x |) . 2
(µ)

Si W0 es positivo (o sea, V0 es negativo) entonces el conjunto Ψk (x)

efectivamente
µ,k

es completo (ya que el resultado coincide con la delta de Dirac). Note que si V0 es negativo no hay estados ligados.

3.3. PART´ ICULA LIGADA A UN POTENCIAL DELTA.

173

Sin embargo, si W0 es negativo (o sea, V0 es positivo, en cuyo caso el problema tiene un pozo delta con un estado ligado), entonces
∞ µ (µ) 0

Ψk (x)Ψk (x )dk = δ(x − x ) − W0 e−|W0 |(|x|+|x |) , o sea, {Ψk (x)}µ,k no es un conjunto completo. Para que sea completo hay que agregarle al conjunto anterior las funciones de onda correspondientes a los estados ligados. El conjunto (ligados) de todas las funciones de onda ligadas ΨEi (x) debe satisfacer
Ei <0

(µ)

(µ)

ΨEi
Ei

(ligados)

(x) ΨEi

(ligados)

(x ) = |W0 |e−|W0 |(|x|+|x |) .

Con x = x queda ΨEi
Ei (ligados) 2

(x)

= |W0 |e−2|W0 ||x| ,

e integrando de x = −∞ hasta x = +∞ se obtiene
+∞ −∞

ΨEi

(ligados)

2

(x) dx = 1 .

Ei

Se deduce, por lo tanto, que hay s´lo un estado ligado. o Resumiendo: Para V0 > 0 (o sea, para el caso en que el problema tiene un pozo delta), el ˇ conjunto de todas las autofunciones de energ´ positiva del operador H no forma un conjunto ıa completo mientras no se le agregue la funci´n de onda o ΨE
(ligado)

(x) =

|W0 |e−|W0 ||x|

del unico estado ligado del problema. Note que para W0 < 0, la definici´n de |W0 | coincide ´ o con la de κ y por consiguiente la funci´n de onda obtenida para el estado ligado coincide con o la obtenida en las partes 1) y 2) de este problema.

3.3.5.

Transformaci´n de Galileo. o

Consideremos una part´ ıcula de masa m ligada a un pozo potencial V (x − a) que se encuentra centrado en el lugar x = a, con a fijo. La ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo dependiente o o que describe el problema es 2m ∂ ∂2 + V (x − a) + i ∂x2 ∂t ΨE (x − a) e−iEt/ = 0 ,

donde ΨE (x − a) es soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger estacionaria o o o d2 + V (x − a) + κ2 ΨE (x − a) = 0 . 2 dx

174

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Supongamos ahora que la delta se traslada uniformemente con velocidad v0 , es decir, a(t) = a0 +v0 t. ¿C´mo deben modificarse las soluciones encontradas para el caso estacionario? o Como se espera que el m´dulo al cuadrado sea |ΨE (x−a(t))|2 , hacemos el siguiente Ansatz o para la soluci´n: o ΨE (x − a(t)) exp [−iEt/ + iξ(x, t)] , con ξ(x, t) real. Sustituyendo esta hip´tesis de trabajo en la ecuaci´n de Schr¨dinger se o o o obtiene que ξ(x, t) debe satisfacer la siguiente ecuaci´n: o ∂ξ 2iΨE − ΨE ∂x ∂ξ ∂x
2

+ iΨE

2m ∂2ξ ∂ξ 2m − iv0 ΨE − ΨE =0 . 2 ∂x ∂t

Como ξ y ΨE son funciones reales, se deduce que − ΨE ∂ξ ∂x
2

2m ∂ξ =0. ∂t ∂2ξ 1 − ΨE 2 = 0 . 2 ∂x

(3.26)

∂ξ mv0 − ∂x

Las funciones ΨE y ΨE son linealmente independientes, luego la ultima ecuaci´n se cumple ´ o s´lo si o mv0 ∂ξ − =0 (3.27) ∂x y ∂2ξ =0 . ∂x2 Integrando (3.27) se obtiene mv0 ξ(x, t) = x + f (t) , (3.28) donde f (t) es una funci´n arbitraria que se determina sustituyendo (3.28) en (3.26). De esa o manera se encuentra que f (t) debe satisfacer la ecuaci´n o
2 mv0

+2

df =0. dt

Integrando nuevamente se encuentra que f (t) es de la forma f (t) = −
2 mv0 t+C . 2

Eligiendo C = 0 (C = 0 s´lo contribuir´ con una fase global a la funci´n de onda), se obtiene o ıa o finalmente la expresi´n o 1 1 2 ξ(x, t) = mv0 x − mv0 t . 2 Usemos estos resultados, obtenidos para un potencial arbitrario, para encontrar la funci´n o de onda ligada a una funci´n delta que se traslada con velocidad uniforme v0 . Se tiene: o √ mV0 x0 − mV0 x0 |x−a(t)| i x mv0 − i (E0 + 1 mv0 )t 2 2 2 x | Ψ0 (t) = e e e . (3.29)

3.3. PART´ ICULA LIGADA A UN POTENCIAL DELTA. ˇ Para el valor esperado del operador energ´ i ∂/∂t 1 obtenemos ıa Ψ0 (t) | i ∂ˇ 1 2 1 | Ψ0 (t) = E0 + mv0 , ∂t 2

175

2 o sea, la energ´ es la energ´ intr´ ıa ıa ınseca del estado E0 m´s la energ´ de traslaci´n mv0 /2. a ıa o Por otro lado, en forma an´loga al operador de traslaci´n espacial a o
i ˇ ˇ Tx0 = e px0 ,

el operador
i ˇ ˇ Tp0 = e xp0

corresponde a un operador que traslada a la funci´n de estado en momento en una magnitud o p0 . Al observar una part´ ıcula de masa m desde un sistema de referencia que se mueve con velocidad v0 respecto al potencial, entonces la part´ ıcula adquiere un momento adicional mv0 . ´ Este es precisamente el origen del t´rmino exp (ix mv0 / ) en la funci´n de onda. e o As´ todos los factores en (3.29) tienen interpretaci´n: la primera exponencial asegura que ı, o cl´sicamente la part´ a ıcula se encuentre en x − a(t); las siguientes dos exponenciales son efectos cu´nticos: una traslaci´n en momentum y una en energ´ a o ıa.

3.3.6.

Ionizaci´n tras una aceleraci´n repentina. o o

Considere el sistema f´ ısico consistente en una delta ubicada en el origen y en reposo con una part´ ıcula de masa m ligada a ella. Supongamos que en el instante t = 0 una fuerza externa acelera bruscamente la delta, adquiriendo ´sta una velocidad constante. La posici´n e o de la delta viene dada por a(t) = v0 Θ(t) t , donde Θ(t) es la distribuci´n escal´n. Debido a la aceleraci´n brusca de la delta, la part´ o o o ıcula de masa m no necesariamente continuar´ ligada a ella; de hecho, con cierta probabilidad la a part´ ıcula pasar´ al continuo. El objetivo de esta parte del problema es calcular la distribuci´n a o espectral de la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en el continuo para t > 0. Este problema tiene una clara motivaci´n f´ o ısica. Por ejemplo, podemos pensar en un neutr´n que impacta un n´cleo at´mico, imprimi´ndole bruscamente un momento. Como o u o e consecuencia de este impacto el n´cleo perder´ parte de sus electrones externos. (De ac´ el u a a efecto biol´gico que tiene un fuerte flujo de neutrones.) o Denotemos por | Φ la funci´n de estado del sistema. Para t < 0 la funci´n de onda que o o describe la part´ ıcula de masa m es
E0 t |x| 1 x | Φ(t) = √ e− 2λ e−i , 2λ

donde hemos introducido la abreviaci´n o
2

λ=

2mV0 x0

.

176

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Para t > 0 las funciones de onda del estado ligado y los estados del continuo son
¯ mv0 E0 t |x−a(t)| 1 x | Ψ0 (t) = √ e− 2λ ei x e−i , 2λ ¯ Ek t mv0 1 x | Ψimpar (t) = √ sin [k(x − a(t))] ei x e−i k π

y x | Ψpar (t) = k donde 1 2 ¯ E0 = E0 + mv0 , 2
¯ cos [k |x − a(t)| + δk ] i mv0 x −i Ek t √ e , e π

( k)2 1 2 ¯ Ek = + mv0 , 2m 2

δk = arctan

1 2kλ

.

Para t > 0 expresemos la funci´n de estado de la part´ o ıcula como combinaci´n lineal de o las “autofunciones” del sistema, es decir:

| Φ(t) = A| Ψ0 (t) +
0

dk

Bk | Ψk

(impar)

(t) + Ck | Ψk

(par)

(t)

.

Debemos encontrar los coeficientes de expansi´n A, Bk y Ck , Se tiene que A = Ψ0 (t) | Φ(t) o y expresiones an´logas para Bk y Ck . Como los coeficientes son independientes del tiempo, a evalu´molos para t = 0. Se tiene: e A = Ψ0 (0) | Φ(0) = An´logamente, se encuentra que a Bk = Ψk y Ck = Ψk
(par) (impar)

1 2λ

∞ −∞

dx e− λ e−i

|x|

mv0 x

=

1 . 1 + (mv0 λ/ )2

(0) | Φ(0) = i

2λ π 1+

1
2mv0 λ

+ 2kλ

2

− 1+ Bk

1
2mv0 λ

− 2kλ

2

,

(0) | Φ(0) = i

2mv0 λ

1 + (2kλ)2

.

Para presentar los resultados es util medir la energ´ de la part´ ´ ıa ıcula en unidades de E0 . Definamos E . ≡ E0 Tambi´n introduzcamos un par´metro adimensional relacionado con la rapidez de la delta, e a Γ≡
1 2 mv0 2

E0

.

La probabilidad de encontrar la part´ ıcula para t > 0 en el continuo con una energ´ entre ıa y + d es P ( ) d = |Bk |2 + |Ck |2 dk ,

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL.
0.2

177

P(ε)

0.1 3 4 Γ=5

1 0 0 2 4

2

6 ε

8

10

Figura 3.11: Distribuci´n espectral de la densidad de probabilidad de encontrar la part´ o ıcula, para t > 0, en el continuo con energ´ = E/E0 . ıa o sea, P( ) = 8 = π dk d |Bk |2 + |Ck |2 √ Γ . [(1 + + Γ)2 − 4Γ ]2

Γ 1+ 1+

La figura 3.11 muestra la distribuci´n espectral de la densidad de probabilidad P ( ) para o varios valores de Γ. Para la probabilidad total de encontrar, para t > 0, la part´ ıcula en el continuo (es decir que se ionice), se obtiene P = d P ( ) = 1 − |A|2 = 1 − 1 . ( 1 + Γ/4 )2

Es decir, la probabilidad de tener la part´ ıcula en el continuo m´s la probabilidad de tenerla a ligada es 1. La figura 3.12 muestra P en funci´n de Γ. o

3.4.

Resonancias y decaimiento exponencial.

Resolvamos el problema de una part´ ıcula de masa m movi´ndose en el potencial (ver e figura 3.13) ∞ x<0 V (x) = . W0 δ(x − x0 ) x≥0 Este problema tiene relevancia para entender algunos fen´menos de la F´ o ısica Nuclear, como el decaimiento α y los fen´menos de resonancia en experimentos de scattering. o

178

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

1.0 0.8 0.6 P 0.4 0.2 0 0 2 4 Γ 6 8 10

Figura 3.12: Probabilidad de ionizaci´n en funci´n de Γ. o o

V(x)

111 000 111 000 111 000 I II 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 E 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000

O

x0

x

Figura 3.13: Potencial correspondiente a una pared dura con un barrera delta enfrente.

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL.

179

3.4.1.

Estados estacionarios y resonancias.

Es claro que el espectro es continuo y no degenerado. Para todo valor positivo de la energ´ ıa E existe una soluci´n. Consideremos la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente o o o − d2 + W0 δ(x − x0 ) − E Ψ(x) = 0 2µ dx2
2

y encontremos la soluci´n que satisface la condici´n de borde Ψ(0) = 0. o o Si W0 = 0 la soluci´n es o Ψk (x) =
(0)

2 i sin(kx) = √ e−ikx − e+ikx , π 2π

(3.30)

√ donde k = 2µE/ . Como el espectro es continuo y no degenerado, todos los estados del sistema se normalizan a la funci´n delta, es decir o
∞ 0

Ψk (x) Ψk (x) dx = δ(k − k ) . El primer t´rmino al lado derecho de la ecuaci´n (3.30) representa una onda incidente (una e o onda que se mueve desde +∞ hacia el origen), mientras que el segundo t´rmino corresponde e a una onda emergente. Si W0 = 0, es decir, cuando est´ presente en x = x0 una barrera delta, la soluci´n de la a o ecuaci´n de Schr¨dinger que cumple con las condiciones de borde, viene dada por o o Ψk (x) = donde δk y Ak vienen dados por δk = −kx0 + arctan y Ak = α sin (kx0 ) + cos(kx0 ) + sin (kx0 ) kx0
2 2 −1/2

(0)∗

(0)

2 iδk e · π

Ak sin(kx) sin(kx + δk )

0 ≤ x ≤ x0 , x0 ≤ x

(3.31)

tan (kx0 ) α 1 + kx0 tan (kx0 )

(3.32)

.

(3.33)

En las ecuaciones anteriores se introdujo el par´metro adimensional a α= 2µx0 W0
2

.

Notemos que δk es el corrimiento de fase que sufre la onda estacionaria para x > x0 debido a la barrera delta, mientras que Ak es la amplitud que la onda estacionaria adquiere en el interior del “pozo” formado por la pared en x = 0 y la barrera delta. Como se ver´ m´s a a adelante, α est´ relacionado con la “penetrabilidad” de la barrera delta. Para α = 0 la barrera a

180

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
10 α=40 8 δk+kx0 6 4 2 0 0 2 4 kx0 6 8 10 2π π 2π 3π 3π

π

Figura 3.14: Corrimiento de fase δk en funci´n del momento de la part´ o ıcula incidente. est´ ausente y, como se espera, en tal caso δk = 0 y Ak = 1 (es decir, Ψ(x) = Ψ(0) (x)), mientras a que para α = ∞ la barrera es impenetrable y, por lo tanto, δk = kx0 y Ak = 0 (es decir Ψ(x) = Ψ(0) (x − x0 )). En la figura 3.14 se muestra el corrimiento de fase δk en funci´n de kx0 para α = 40. o ´ En la vecindad de kx0 = nπ, con n ∈ N, la fase δk aumenta r´pidamente en π. Esta es una a caracter´ ıstica t´ ıpica de resonancias. Lo anterior es claro cuando calculamos R, la raz´n entre la probabilidad de encontrar la o part´ ıcula en la regi´n I y la probabilidad de encontrarla en la regi´n II en un intervalo de o o tama˜o x0 (esto es, del mismo tama˜o de la regi´n I). Para R se encuentra n n o R = A2 1 − k sin(2kx0 ) 2kx0 .

En la figura 3.15 se grafica R en funci´n de E para α = 40. Se observan resonancias que se o ensanchan a medida que la energ´ aumenta. ıa Estas resonancias est´n relacionadas con los estados cuasi-estacionarios que existen en a la regi´n I (ver figura 3.16). Si α = ∞, entonces en el pozo (entre x = 0 y x = x0 ) existen o estados estacionarios s´lo si kx0 = nπ (ver primer problema de este cap´ o ıtulo). Si α es finito, ¯n x0 ≈ nπ(1 − 1/α)) y adquieren un estos estados aparecen a energ´ levemente menores (k ıas cierto ancho Γn .

3.4.2.

La f´rmula de Breit-Wigner. o
2 −ikx e − e2iδk eikx . π

Para x > x0 , la funci´n de onda Ψk (x) se puede escribir de la forma o Ψk (x) = i
(0)

(3.34)

Comparando con Ψk (x) se encuentra (tal como era de esperar) que s´lo la parte emergente o de la funci´n de onda es modificada por el potencial. Espec´ o ıficamente, ´sta es multiplicada e

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL.

181

n=1 120

n=2

n=3 α=40

80 R 40 0 0

1 Ex0/W0

2

3

Figura 3.15: Probabilidad relativa de encontrar la part´ ıcula al interior del “pozo” en funci´n o de la energ´ incidente. ıa

V(x)

111 000 111 000 E3 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 Estados 111 000 111 000 cuasi−estacionarios 111 000 111 000 E2 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 111 000 E 111 000 111 000 111 000 E1 111 000 111 000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000 11111111111111111111111111111111 00000000000000000000000000000000 111 000

I

II

O

x0

x

Figura 3.16: Estados cuasiestacionarios. El ancho de cada nivel se muestra con una banda achurada.

182

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

por un factor, la as´ llamada matriz S: ı S = e2iδk . Para este problema la matriz S es un solo n´mero complejo y viene dada por u S = S (0) exp 2i arctan 1 2β = S (0) 2β + i 1 = S (0) 1 + i 2β − i β−
i 2

,

donde S (0) (que es una funci´n que var´ suavemente con k) y β vienen, respectivamente, o ıa dados por S (0) = e−2ikx0 y β= 1+
α kx0

tan(kx0 )

2 tan(kx0 )

.

(3.35)

Evaluemos β en la vecindad de una resonancia. Las resonancias ocurren cuando ¯ kn x 0 ¯ tan (kn x0 ) = − . α ¯ Si k es cercano al valor resonante kn , entonces ¯ kn x 0 ¯ ¯ tan(kx0 ) ≈ tan(kn x0 ) + x0 (k − kn ) = − + x0 ∆k . α (3.36)

Sustituyendo este resultado en la ecuaci´n que define β y reteniendo s´lo los t´rminos de o o e ¯ menor orden en ∆k = k − kn , se encuentra que β≈− ¯ ¯ α(α + 1)∆k α(α + 1) µ (E − En ) E − En , ≈− =− ¯2 ¯3 Γn 2 kn x 0 2 2 x 0 kn ¯3 2 2 kn x 0 α 1 2 2 π 3 n 3 . ≈ µα (α + 1) x2 µ α 2 0 (3.37)

donde Γn est´ definido por a Γn = (3.38)

¯ ¯ En el proceso de obtener la ecuaci´n (3.37) se tuvo que suponer que α · ∆k o k kn . Sustituyendo (3.37) en la expresi´n para la matriz S se obtiene la as´ llamada f´rmula de o ı o Breit-Wigner para una resonancia aislada: S = S (0) 1 − i Γn ¯n ) + i Γn (E − E 2 .

¯ El significado de Γn ahora es claro: es el ancho de la resonancia situada en E = En = 2 ¯2 kn /(2µ). En la figura 3.17 se grafica |S − S (0) |2 como funci´n de E para la primera y la tercera o resonancia. La l´ ınea llena corresponde al resultado exacto, mientras que la l´ ınea cortada corresponde al resultado que se obtiene usando la f´rmula de Breit-Wigner. o

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL.
5 4 |S-S(0)|2 3 2 1 0 0.22 0.23 Ex0/W0 0.24 0.25 α=40 n=1
Breit-Wigner Exacto

183

5 4 |S-S(0)|2 3 2 1 0 1.8 2.0 Ex0/W0 2.2 2.4 α=40 n=3
Breit-Wigner Exacto

Figura 3.17: Forma de la primera y tercera resonancia. Comparaci´n entre el resultado exacto, o y el obtenido con la f´rmula de Breit-Wigner. o

3.4.3.

Decaimiento exponencial.

Consideremos ahora el problema tiempo dependiente que se obtiene si el par´metro W0 a que mide la “intensidad” de la barrera delta, lo hacemos depender del tiempo: W0 (t) = ∞ W0 (0 < W0 < ∞) t<0 . t≥0

Para t < 0, la barrera delta en x = x0 es impenetrable, y en la regi´n I el sistema tiene o estados estacionarios discretos para las energ´ ıas En =
2 2 kn

=

n2 π 2 , 2µ x2 0 ·

2

n∈N,

con las autofunciones correspondientes dadas por φn (x, t) =
2 x0

sin

nπ x x0

e−

iEn t

0 ≤ x ≤ x0 x < 0, x > x0

.

0

Asumamos que para t < 0 el sistema se encuentra en un particular estado (ligado) n. Por supuesto que en tal caso uno tiene una probabilidad 100 % de encontrar la part´ ıcula en la regi´n I. Aqu´ la situaci´n f´ o ı o ısica que se est´ simulando podr´ corresponder a un n´cleo a ıa u inestable del cual tenemos seguridad que en el instante t = 0 no ha decaido radioactivamente, de modo que la part´ ıcula α est´ retenida dentro del potencial nuclear. a En el instante t = 0 la barrera se vuelve permeable y, a medida que el tiempo avanza, la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en la regi´n I disminuir´. Para encontrar la evoluci´n o a o temporal de esta probabilidad se debe estudiar la dependencia temporal del estado φn (x, t) para t > 0.

184

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Para t > 0 el potencial es nuevamente independiente del tiempo y las funciones ˜ Ψk (x) = e−iδk Ψk (x)

k>0

k>0

[donde Ψk (x) viene dado por la ecuaci´n (3.34)], es un conjunto completo y ortogonal de auo tofunciones para el problema. Hemos multiplicado las soluciones encontradas en las secciones anteriores por una constante, para as´ trabajar con funciones reales. Para 0 ≤ x ≤ x0 las ı ˜ funciones Ψk (x) simplemente vienen dadas por ˜ Ψk (x) = Ak 2 · sin(kx) , π

0 ≤ x ≤ x0 .

Expandiendo φn (x, 0) en t´rminos de este conjunto completo se obtiene e

φn (x, 0) =
0

˜ γk Ψk (x) dk ,

donde los coeficientes de expansi´n son o
x0

γk =
0

˜ φn (x, 0)Ψk (x) dx
x0

2Ak = √ πx0

sin
0

nπ x x0

sin(kx) dx .

(3.39)

El factor Ak es una funci´n que var´ fuertemente con k y es significativamente distinto de o ıa cero s´lo en la vecindad de una resonancia (esto es, en la vecindad de k = kn = nπ/x0 , n ∈ N). o Por otra parte, la integral que aparece en la ecuaci´n (3.39) var´ lentamente con k y tiene su o ıa m´ximo valor para k = nπ/x0 y vale cero para k = mπ/x0 , m ∈ N, m = n. A partir de estas a consideraciones deducimos que γk es significativamente distinto de cero s´lo en la vecindad o de kn = nπ/x0 . Para k en la vecindad de kn = nπ/x0 , la integral en la ecuaci´n (3.39) vale esencialmente o x0 /2, luego γx
k en vecindad de kn

x0 Ak . π

Conociendo γk podemos ahora obtener la evoluci´n temporal de φn : o

φn (x, t) =
0

k ˜ γk Ψk (x)ei 2µ t dk .

2

A partir de este resultado se puede evaluar aproximadamente la dependencia temporal de la

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL. probabilidad P (t) de encontrar la part´ ıcula en la regi´n I. Se tiene: o
x0

185

P (t) =
0 x0

dx |φn (x, t)|2

=
0 x0

dx
0

k ˜ γk Ψk (x) ei 2µ t dk

2

2


0

dx
k≈kn x0

x0 Ak π

Ak

k2 2 sin(kx) ei 2µ t dk π k2

2

≈ ≈

2x0 π2 x0 π

2

dx sin2 (kn x)
0 2 k≈kn

A2 ei 2µ t dk k
k≈kn 2

A2 ei k

k2 t 2µ

dk

.

La amplitud Ak y el corrimiento de fase δk est´n estrechamente ligados a trav´s de la contia e nuidad de la funci´n de onda en x = x0 . De la ecuaci´n (3.31) se encuentra que o o Ak = sin(kx0 + δk ) . sin(kx0 )

Evaluemos ahora A2 en la vecindad de la resonancia localizada en kn = nπ/x0 , n ∈ N, usando k las mismas hip´tesis que se usaron anteriormente para derivar la f´rmula de Breit-Wigner o o para la matriz S, esto es, α nπ y α∆k kn . De las ecuaciones (3.32) y (3.35) se encuentra que 2 sin(kx0 + δk ) = sin arctan β Tambi´n [en analog´ con la ecuaci´n (3.36)] e ıa o ¯ kx0 sin(kx0 ) ≈ − + x0 ∆k α Para la amplitud se obtiene entonces: A2 x ≈
α 2 nπ 2 + β4

=

β2 1+ 4

−1/4

.

α∆k

kn

¯ kn x 0 nπ ≈− . α α

1

=

ξ 1+ ξ 2 x2 (k 0 ¯ − kn )2

,

¯ donde kn da la posici´n de la resonancia y ξ viene dado por o α 2 ξ= . nπ Con estos resultados se encuentra para la probabilidad P (t) la expresi´n o P (t) ≈ x0 π x0 ξ π
2 ¯ k≈kn 2

ξ i 2 x2 (k − k )2 ¯n e 1+ξ 0
k2

2 k2 t 2µ

2

dk

2

+∞ −∞

ei 2µ t dk ¯ 1 + ξ 2 x2 (k − kn )2 0 (3.40)

= e−t/τn ,

186 donde

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

τn =

µ x2 α 2 0 . 2 n3 π 3

(3.41)

De la ecuaci´n (3.40) se deduce que la probabilidad de encontrar la part´ o ıcula en la regi´n o I decae exponencialmente con una vida media τn . Esto es por supuesto consistente con la observaci´n experimental de que el n´mero de ´tomos radiactivos decae exponencialmente. o u a Comparando (3.41) con (3.38) se obtiene una relaci´n entre la vida media τn y el ancho de o la resonancia Γn : τn = Γn . (3.42)

Este ultimo resultado es consistente con el principio de incerteza. En efecto, un estado re´ sonante tiene asociada una incerteza en energ´ ∆E ∼ Γn , mientras que el tiempo que el ıa sistema permanece en dicha resonancia (el tiempo que tarda en dejar la regi´n I, es decir en o “decaer”) es ∆t ∼ τn . As´ de (3.42), ∆t∆E ∼ . ı,

3.4.4.

Energ´ complejas. ıas

Deseamos nuevamente describir, procediendo de una manera distinta, el decaimiento de un estado para el caso en que la barrera delta es muy impenetrable. Al ser la barrera muy impenetrable, tendremos en la regi´n I estados cuasi-estacionarios. o Tratemos de describir estos estados usando la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo dependieno o te, buscando soluciones que cumplan condiciones de borde “adecuadas”. La ecuaci´n de o Schr¨dinger tiempo dependiente para este problema es: o − ∂ d2 + W0 δ(x − x0 ) Ψ(x, t) = i Ψ(x, t) . 2 2µ dx ∂t
2

Busquemos soluciones de esta ecuaci´n que en la regi´n I tengan la forma de las soluciones o o estacionarias, pero que en la regi´n II, despu´s de atravesar la barrera tienen la forma de o e ondas planas que se alejan hacia la derecha. √ Hacemos el Ansatz: Ψ(x, t) = ΨE (x) exp(−iEt/ ). Con k = 2µE/ , la ecuaci´n para o ΨE (x) es 2 d2 − + W0 δ(x − x0 ) − k 2 ΨE (x, t) = 0 . 2µ dx2 Busquemos soluciones que en las regiones I y II tengan la forma: ΨI ΨII = A sin kx . = B eik(x−x0 ) (3.43)

ΨI se anula en el origen y ΨII corresponde a una onda que se traslada hacia la derecha. La continuidad de la onda en x = x0 implica que A sin (kx0 ) = B .

3.4. RESONANCIAS Y DECAIMIENTO EXPONENCIAL. En x = x0 la derivada de la funci´n de onda debe cumplir o ΨII (x+ ) − ΨI (x− ) = 0 0 Esta condici´n nos da la relaci´n o o ik sin (kx0 ) − k cos (kx0 ) = 2µ
2

187


2

W0 Ψ(x0 ) .

W0 sin (kx0 ) .

Introduciendo nuevamente el par´metro adimensional α, la ultima ecuaci´n queda a ´ o ikx0 sin (kx0 ) − kx0 cos (kx0 ) = α sin (kx0 ) . (3.44)

La ecuaci´n anterior (3.44) es compleja, y por tanto su soluci´n ser´n k complejos. Por lo o o a tanto, las energ´ tambi´n ser´n complejas. Esto en principio es inaceptable, pues sabemos ıas e a que las energ´ son los autovalores de un operador autoherm´ ıas ıtico (el Hamiltoniano). El problema es que hemos impuesto, en (3.43), que la soluci´n en la regi´n I sea la soluci´n o o o estacionaria (real) de un pozo infinito, mientras en II sea una onda plana (imaginaria). Esta contradicci´n s´lo puede resolverse si k es imaginario. Veremos, sin embargo, que es posible o o interpretar adecuadamente estas energ´ complejas. ıas Para una barrera poco penetrable el valor de α 1. Las soluciones que buscamos deben tener un valor k cercano al que tienen los estados cuasi-estacionarios. Por eso ponemos kx0 = nπ + y esperamos poder encontrar soluciones con ,

1. Se tiene

cos(kx0 ) ≈ 1 y sin(kx0 ) ≈ Con estas aproximaciones la ecuaci´n (3.44) queda o i(nπ + ) − (nπ + ) = α . Despreciando frente a nπ la ecuaci´n se simplifica a o (α − inπ) = −nπ , de donde nπ nπ 2 −i . α2 α Para el vector de onda y la energ´ en el orden m´s bajo, se obtienen las expresiones ıa, a ≈− kx0 = nπ − i y nπ n3 π 3 2 E= −i 2 2 . 2µx2 µx0 α 0
2 2 2

.

nπ α

2

188

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

La parte real de la energ´ coincide con el resultado obtenido para los estados estacionarios ıa del pozo, cuando la barrera es impenetrable. Pero adem´s de tener una parte real, la energ´ a ıa tambi´n tiene una parte imaginaria. ¿Cu´l ser´ el significado de esto? e a a Para averiguarlo, escribamos la densidad de probabilidad en la regi´n I en funci´n del o o tiempo: ρI (x, t) ≈ = ΨI (x)e−iEt/ Ψ∗ (x)e+iE I
∗ t/

ΨI (x)e−iEt/ ΨI (x)e−iEt/ (3.45)

= |ΨI (x)|2 e2 Im(E)t/ .

Vemos que la probabilidad de encontrar la part´ ıcula en la regi´n I decae exponencialmente o con una vida media τ dada por τ = − 2 Im(E) µ x2 α 2 0 = , 2 n3 π 3

resultado que coincide con el obtenido en la subsecci´n anterior. Naturalmente, este artificio o de introducir energ´ complejas s´lo es una modalidad c´moda para describir procesos de ıas o o decaimiento, pero en rigor el Hamiltoniano del sistema persiste con todos sus autovalores ˇ ˇ reales, dado que se sigue cumpliendo que H† = H. Notemos tambi´n que en el Problema 2-17, un potencial imaginario permite representar e fuentes o sumideros de probabilidad, y que ondas planas son absorbidas con una tasa relacionada con la parte imaginaria del potencial. Esto es an´logo al resultado (3.45). En este caso, a la energ´ adquiri´ una parte imaginaria no porque el potencial la tenga, sino por efecto de ıa o introducir una soluci´n estacionaria en un problema no estacionario. o

3.4.5.

Consideraciones semicl´sicas. a

En ocasiones, recurriendo a argumentos semicl´sicos, es posible obtener, en forma sencilla, a resultados que al menos cualitativamente son correctos. Para mostrarlo resolveremos por tercera vez el problema del decaimento de las soluciones de la pared infinita con una delta enfrente (Fig. 3.13), esta vez pensando en t´rminos de part´ e ıculas y colisiones. 2 Consideremos una part´ ıcula cl´sica de masa µ y energ´ En = 2 kn /2µ, situada en el pozo a ıa (entre la pared en x = 0 y la delta en x = x0 ). El tiempo T entre colisiones sucesivas contra la delta viene dado por 2x0 2x0 = . (3.46) T = kn vn
µ

Un simple c´lculo (h´galo como ejercicio) muestra que la probabilidad de penetraci´n P de a a o una part´ ıcula a trav´s de una barrera delta aislada W0 δ(x − x0 ) viene dada por e P = 1+ 1
α 2kn x0 2 α

−→

2kn x0 α

2

.

(3.47)

3.5. SCATTERING SOBRE BARRERAS.

189

El tiempo medio τ se define como el tiempo para el cual la probabilidad de que la part´ ıcula se encuentre en la regi´n I ha decrecido a 1/e. Si P o 1 (lo que es el caso si α nπ), el n´mero u de colisiones N de la part´ ıcula contra la barrera para que esto ocurra viene impl´ ıcitamente dado por la relaci´n o 1 (1 − P )N = . e Tomando el logaritmo natural de esta expresi´n y usando la hip´tesis P o o 1, se encuentra que 1 . (3.48) N= P Multiplicando (3.48) por T , notando que τn = N T y usando las ecuaciones (3.46) y (3.47) en el l´ ımite P 1, se obtiene para τn la expresi´n o τn = T = p µα2 3 2 2 kn x 0 ,

resultado que coincide con el obtenido antes.

3.5.
3.5.1.

Scattering sobre barreras.
La matriz de transferencia.

Consideremos una barrera centrada en el origen, descrita por un potencial V (x), con V (x) = 0 si |x| > ∆. La soluci´n general con energ´ positiva E = 2 k 2 /(2m) para este problema es de la forma o ıa Φ(x) = Aeikx + Be−ikx Ceikx + De−ikx si x < −∆ , si x > ∆ (3.49)

es decir, ondas planas propag´ndose hacia la izquierda y la derecha, a ambos lados de la a barrera. Sin embargo, nos interesa modelar la situaci´n f´ o ısica en que una part´ ıcula incide desde la izquierda desde la barrera. En ese caso, es claro que D = 0, pues no tendr´ sentido una onda ıa plana propag´ndose desde +∞. Notemos que podemos interpretar el t´rmino Φi (x) = Aeikx a e −ikx como la onda “incidente”, Φr (x) = Be como la onda “reflejada”, y Φt (x) = Ceikx como la onda “transmitida”. (A pesar de la cercana analog´ con el problema an´logo de incidencia ıa a ´ sobre una interfase en Optica, los t´rminos “incidente”, “reflejada” y “transmitida” deben e ser usados con precauci´n, puesto que tienen una connotaci´n temporal —primero existe la o o onda incidente, que despu´s de chocar con la barrera se convierte en una onda reflejada y e transmitida— que no existe en el problema cu´ntico, ya que estamos resolviendo la ecuaci´n a o de Schr¨dinger tiempo independiente.) o Los coeficientes A, B, y C, en tanto, se deber´ obtener a partir de resolver la ecuaci´n ıan o de Schr¨dinger, m´s la condici´n de normalizaci´n de la funci´n de onda. Equivalentemente, o a o o o en vez de normalizar la funci´n de onda, y puesto que un factor global en Φ no afecta la o descripci´n f´ o ısica, pongamos A = 1.

190

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

En este caso, la soluci´n queda de la forma o Φ(x) = eikx + r→ e−ikx t→ eikx si x < −∆ . si x > +∆ (3.50)

(3.50) corresponde, entonces, a una onda monocrom´tica de energ´ E = 2 k 2 /(2m), y ama ıa plitud 1, que indice sobre la barrera por la izquierda. Ac´ los n´meros complejos r→ y t→ a u son las amplitudes o coeficientes de reflexi´n y transmisi´n de la barrera para una onda que o o incide por la izquierda. Observemos que, siendo el potencial real, la corriente de probabilidad debe conservarse a ambos lados de la barrera, j|x<−∆ = j|x>∆ , lo cual, puesto que Φ|x<−∆ = Φi +Φr , se reescribe, usando (2.70), ji + jr = jt , (3.51) con jp = y, en este caso, |r→ |2 + |t→ |2 = 1 . (3.53) m Im Φ∗ (x) p dΦp (x) dx , p = i, r, t , (3.52)

Como hemos indicado, conocido el potencial V (x) se pueden, en principio, evaluar expl´ ıcitamente las amplitudes r→ y t→ . En lo que sigue supondremos conocida esta parte del problema, y obtendremos resultados que son v´lidos para scattering sobre cualquier potencial a de soporte finito. Generalicemos un poco el desarrollo anterior. Si al lado izquierdo la funci´n de onda es o u1 eikx + u2 e−ikx , ¿c´mo ser´ la funci´n de onda al lado derecho de la barrera?, es decir, si a la derecha la o a o escribimos de la forma v1 eikx + v2 e−ikx , ¿cu´l es la relaci´n que hay entre los coeficientes u1 , u2 y v1 , v2 ? Para poder responder esta a o interrogante notemos primeramente que si Φ, dado por (3.50), es soluci´n de la ecuaci´n de o o ∗ Schr¨dinger, entonces Φ tambi´n ser´ soluci´n (con el mismo autovalor). Por supuesto que o e a o tambi´n lo ser´ la combinaci´n lineal ξΦ+ηΦ∗ . Escribamos expl´ e a o ıcitamente la forma que tiene esta ultima funci´n al lado izquierdo y derecho de la barrera: ´ o ξΦ + ηΦ∗ = Identificando
∗ u1 = ξ + ηr→ , u2 = ξr→ + η , ∗ (ξ + ηr→ )eikx + (ξr→ + η)e−ikx ξt→ eikx + ηt∗ e−ikx →

si x < −∆ . si x > ∆

(3.54)

3.5. SCATTERING SOBRE BARRERAS. y v1 = ξt→ , v2 = ηt∗ , → se deduce que
∗ r→ 1 v1 + ∗ v2 u1 = t→ t→

191

y u2 = r→ 1 v1 + ∗ v2 . t→ t→ v1 v2

El resultado anterior lo podemos resumir en forma matricial escribiendo u1 u2 con M= =M , (3.55)

∗ 1/t→ r→ /t∗ → r→ /t→ 1/t∗ →

.

(3.56)

La matriz M se denomina matriz de transferencia. Supongamos ahora que una onda plana de magnitud 1 incide sobre la barrera desde la derecha. La funci´n de onda en este caso tendr´ la forma o a e−ikx + r← eikx t← e−ikx si x > +∆ . si x < −∆

¿C´mo est´n relacionadas las amplitudes t← , r← y t→ , r→ ? Usando las ecuaciones (3.55) y o a (3.56) se tiene 0 t← =M = o sea, r← 1 r← 1 ,

∗ 1/t→ r→ /t∗ → r→ /t→ 1/t∗ → ∗ r← r→ + ∗ =0 t→ t→

y r← r→ 1 + ∗ = t← . t→ t→

De aqu´ se encuentran las relaciones buscadas ı t← = t→ y
∗ r← = −r→

(3.57)

t→ . t∗ →

(3.58)

192

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

x=0

x=a

Figura 3.18: Dos barreras, una centrada en x = 0 y la otra en x = a. Note que las probabilidades de reflexi´n y transmisi´n son independientes de si la part´ o o ıcula incide desde la izquierda o de la derecha. No obstante, existen “cambios de fase” en la funci´n o de onda al comparar uno y otro caso; como veremos, tales cambios de fase son altamente relevantes para la f´ ısica del problema. Al trasladar la barrera desde el origen a la posici´n a, el camino ´ptico de la onda reflejada o o aumenta en 2a; para la onda transmitida nada cambia. Luego, la unica modificaci´n que hay ´ o que hacer es: r→ −→ r→ e2ika .

3.5.2.

El caso de dos barreras.

Consideremos ahora un problema con dos barreras, una en torno a x = 0 y otra en x = a. Supongamos que las barreras no se interpenetran, o sea, no hay traslape entre V1 (x) y V2 (x) (ver figura 3.18). La matriz de transferencia de cada una de las barreras ser´ a M1 = y M2 =
(2) 1/t(2) e−2ika r→ /t(2) → → 2ika (2) (2) (2)∗ e r→ /t→ 1/t→
∗ ∗

(1) 1/t(1) r→ /t(1) → → (1) (1) (1)∗ r→ /t→ 1/t→

(3.59)

.

(3.60)

Podemos considerar ahora las dos barreras como una unica barrera de estructura m´s com´ a plicada y asociarle a ella una matriz de transferencia M=
∗ 1/t→ r→ /t∗ → r→ /t→ 1/t∗ →

.

3.5. SCATTERING SOBRE BARRERAS. Es claro que se tiene M = M1 M2 .

193

Realizando el producto matricial podemos identificar las amplitudes de reflexi´n y transmio si´n para la doble barrera, obteni´ndose o e t→ = y e2ika . (1) (2) (1)∗ (2) t→ t→ t→ t→ Estas expresiones, con la ayuda de las ecuaciones (3.57) y (3.58), se pueden reescribir de la manera siguiente: t(1) t(2) → → t→ = (3.61) 2ika r (2) r (1) 1−e → ← y t(1) r(2) t(1) e2ika (1) (3.62) r→ = r→ + → → ←(2) (1) . 1 − e2ika r→ r← Expandiendo estas expresiones en serie podemos identificar cada uno de los t´rminos con un e cierto proceso virtual. En efecto, r→ = −t→ − −
(2) (1) (2) (1) t→ = t(1) t(2) + e2ika t(1) r→ r← t(2) + e4ika t(1) r→ r← → → → → → 2 (2) t→ (1) r→ (2) 1 r→

1 t→ t→
(1) (2)

+

(1) (2) r→ r→

−1

e2ika (1)∗ (2) t→ t→

+ ··· .

(3.63)

La figura 3.19 muestra los procesos virtuales que corresponden a los primeros tres t´rminos e de la serie. Todo calza: el factor de fase da el largo del camino ´ptico, mientras que el o n´mero y la direcci´n de las reflexiones y transmisiones en cada t´rmino de (3.63) coincide u o e con el observado en la figura 3.19. Por ejemplo, consideremos el segundo t´rmino de (3.63), e (2) (1) e2ika t(1) r→ r← t(2) . Este proceso involucra, primero, la amplitud de transmisi´n de la primera o → → (1) (2) barrera, t→ , despu´s la amplitud de reflexi´n sobre la segunda barrera r→ , despu´s la reflexi´n e o e o (1) por la primera barrera de una onda que ahora viaja de derecha a izquierda, r← (de ac´ el a cambio de sentido en la flecha), y finalmente la transmisi´n por la segunda barrera de una o (2) onda que viaja de izquierda a derecha, t→ . Lo anterior aparece multiplicado por un factor de fase exp(2ika) asociado al camino ´ptico adicional, de valor 2a. Por lo tanto, este t´rmino o e corresponde a un “proceso virtual” correspondiente a un doble rebote entre las dos barreras, despu´s de lo cual la part´ e ıcula emerge a la derecha. Realizando lo mismo para la amplitud de reflexi´n se obtiene: o
(1) (2) (2) (1) (2) r→ = r→ + e2ika t(1) r→ t(1) + e4ika t(1) r→ r← r→ t(1) + · · · . → ← → ←

La figura 3.20 muestra los procesos virtuales que corresponden a cada uno de los primeros tres t´rminos de esta serie. e Evaluemos ahora las probabilidades de transmisi´n y reflexi´n. Denotemos por Tj y Rj las o o probabililidades de transmisi´n y reflexi´n por cada una de las barreras j = 1, 2 en ausencia o o de la otra: 2 (j) 2 Tj = t(j) , Rj = r→ , j = 1, 2. →

194

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

1

2

t (1)

t (2)

t (1)

e 2ika r (2) r (1)

t (2)

t (1) e 4ika (r (2) r (1) ) 2 a

t (2)

Figura 3.19: Representaci´n gr´fica de los procesos de transmisi´n con 0, 2, y 4 rebotes o a o virtuales entre ambas barreras.

1 r (1) t (1) t (1) t (1) e 4ika r (2) r (1) r (2) a e 2ika r (2)

2

t (1)

Figura 3.20: Representaci´n de los procesos de reflexi´n con 0, 1 y 3 rebotes virtuales entre o o ambas barreras.

3.5. SCATTERING SOBRE BARRERAS.

195

Para las probabilidades de transmisi´n y reflexi´n (a trav´s de la barrera doble) se obtiene o o e T1 T2 √ 1 + R1 R2 e−iθ √ √ R1 + R2 eiθ √ R= 1 + R1 R2 e−iθ T = donde θ = θ0 + 2ka , con θ0 una fase constante. Es f´cil verificar que a T +R=1 . Observemos que esto es equivalente a (3.51), definiendo T = jt , ji R= jr . ji (3.67) (3.66)
2 2

, ,

(3.64) (3.65)

(Esta precisi´n es importante. Aparentemente, (3.53) dice que podr´ o ıamos, equivalentemente, 2 2 haber definido T = |t→ | , R = |r→ | . Sin embargo, de (3.52) se sigue que jr = k|r→ |2 /m, jt = k|t→ |2 /m, ji = k/m, y por lo tanto (3.53) s´lo es correcta si a ambos lados de la o barrera k es el mismo, que corresponde al caso que estamos estudiando. Sin embargo, con la definici´n (3.67), (3.66) siempre es correcta.) o Al aleatorizar la fase correspondiente a la distancia a obtenemos el resultado cl´sico a T
promedio

=

1 2π


0

T1 T2 √ 1 + R1 R2 e−iθ

2

=

T1 T2 = Tcl´sico . a (1 − R1 R2 )

Mostremos que esta ultima expresi´n efectivamente es el resultado cl´sico, es decir, es ´ o a el resultado que se obtiene con la hip´tesis de que los m´ltiples procesos de reflexi´n y o u o transmisi´n son procesos reales (y no virtuales). Para ello, consideremos nuevamente dos o barreras con coeficientes de transmisi´n y reflexi´n T1 , R1 y T2 , R2 , respectivamente. Sumando o o los distintos procesos reales, mutuamente excluyentes, mostrados en la figura 3.5.2, se obtiene Tcl´sico = T1 T2 + T1 R2 R1 T2 + T1 R2 R1 R2 R1 T2 + · · · a = T1 ( 1 + R2 R1 + R2 R1 R2 R1 + R2 R1 R2 R1 R2 R1 + · · · ) T2 T1 T2 = . (1 − R1 R2 ) An´logamente, para el coeficiente de reflexi´n se obtiene a o Rcl´sico = R1 + a (T1 )2 R2 . 1 − R1 R2

Notemos que Tcl´sico < T1 y Tcl´sico < T2 , es decir, la transmisi´n cl´sica a trav´s de las o a e a a dos barreras es menor que la transmisi´n por cada una de las barreras por separado. Estas o

196

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
1 2

T1

T2

T1

R2 R1

T2

T1

( R 2 R 1 )2 a

T2

Figura 3.21: Representaci´n de los procesos de transmisi´n con 0, 2, y 4 rebotes reales entre o o ambas barreras. desigualdades son bastante intuitivas. El resultado cu´ntico, sin embargo, no cumple con a desigualdades an´logas. Esto se debe a que el razonamiento cl´sico asume que los distintos a a procesos (transmisi´n con cero, uno, dos, . . . rebotes) son opciones mutuamente excluyentes. o Cu´nticamente debe considerarse como que todas estas opciones est´n simult´neamente cona a a tribuyendo a un proceso real de transmisi´n. Esto es completamente ajeno a toda experiencia o macrosc´pica, y, sin embargo, da cuenta de notables efectos, como la transmisi´n resonante o o (ver siguiente secci´n). o

3.5.3.

Transmisi´n resonante. o

Supongamos que T1 1, es decir, supongamos que la primera barrera (en ausencia de la otra) es muy reflectante. A pesar de eso, ¿se podr´ obtener una transmisi´n importante a a o trav´s de las dos barreras? La respuesta es s´. En efecto, si T1 = T2 y θ = 2πn, con n entero, e ı entonces la doble barrera es totalmente permeable: T (T1 = T2 , θ = 2πn) = 1 . Lo anterior se conoce con el nombre de transmisi´n resonante. o Cl´sicamente, esto resulta muy asombroso, pues la condici´n de resonancia involucra a o informaci´n precisa sobre lo que ocurre al otro lado de una barrera casi impenetrable, y, sin o embargo, se puede llegar a una transmisi´n del 100 %. o Si las dos barreras tienen reflectividades muy distintas, no es posible conseguir una transmisi´n resonante. Esto guarda relaci´n con el hecho de que los estados de un sistema unidio o mensional desordenado son localizados —no hay posibilidad de transmisi´n por una barrera o de potenciales no equivalentes dispuestos desordenadamente. S´lo hay transmisi´n si existe o o una unidad b´sica que se repite id´nticamente o con una regularidad particular. a e

3.6. POTENCIALES PERIODICOS UNIDIMENSIONALES

197

V(x)

-2π

0

π

Figura 3.22: Potencial peri´dico. o

3.6.

Potenciales peri´dicos unidimensionales. o
V (x) = V (x − a) ∀x ,

Consideremos un potencial unidimensional peri´dico o

donde a es una distancia fija. Un potencial de este tipo modela a un electr´n en una red o cristalina unidimensional con sus ´tomos separados una distancia a. (Ver figura 3.22.) a

3.6.1.

Teorema de Bloch.

Consideremos una part´ ıcula de masa m en un potencial peri´dico unidimensional (la geo neralizaci´n a potenciales peri´dicos en dos o m´s dimensiones no presenta mayor dificultad). o o a En primer lugar, notemos que ˇ ˇ H(ˇ + a1, p) = H(ˇ , p) , x x ˇ ˇ o sea, el Hamiltoniano H es invariante frente a una traslaci´n x → x + a. Se tiene, por lo o tanto, que ˇ U−1 H(ˇ , p)Ua = H(ˇ , p) , x ˇ ˇ x ˇ a ˇ ˇ es decir, H conmuta con el operador de traslaciones Ua = exp(−iaˇ / ). Lo anterior nos p permite elegir las autofunciones del problema de manera que sean autofunciones simult´neaa ˇ y Ua . Todo esto es muy natural, por cierto: si el Hamiltoniano es invariante ˇ mente de H ˇ ante traslaciones, se pueden encontrar autofunciones simult´neas de H y del operador de a traslaciones (continuas); en este caso, el Hamiltoniano es invariante ante traslaciones en a, y ˇ las autofunciones lo ser´n del operador de traslaciones discretas Ua . a ˇ ˇ ¿Cu´les son las autofunciones de U−a ? Sea | Ψ una autofunci´n de U−a con autovalor a o λ, es decir ˇ U−a | Ψ = λ| Ψ .

198

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

ˇ Dado que U−a es un operador unitario, sus autovalores poseen m´dulo 1, siendo del tipo o λ ≡ eika , o sea, ˇ U−a | Ψ = eika | Ψ . Esta ultima relaci´n, en la representaci´n de coordenadas, queda ´ o o ˇ x | U−a | Ψ = x + a | Ψ = eika x | Ψ o Ψ(x + a) = eika Ψ(x) . Definamos uk (x) por uk (x) ≡ e−ikx Ψ(x) . Demostremos que entonces uk (x) es una funci´n peri´dica con per´ o o ıodo a. En efecto: uk (x + a) = e−ik(x+a) Ψ(x + a) = e−ikx e−ika eika Ψ(x) = e−ikx Ψ(x) = uk (x) . El vector de onda k es real, ya que, si no lo fuera, la onda diverger´ en una de las dos direcıa ciones x −→ ±∞, lo cual no es f´ ısicamente aceptable. Notemos adem´s que k no es la energ´ a ıa, pues no est´ relacionado con los autovalores del Hamiltoniano, sino con los autovalores del a ˇ operador de traslaciones discretas Ua . De los resultados anteriores concluimos: Teorema: Las autofunciones del Hamiltoniano correspondiente a una part´ ıcula en un potencial peri´dico siempre se pueden elegir de la forma uk (x) exp(ikx), donde k es real y uk (x) o es un funci´n peri´dica con el mismo per´ o o ıodo del potencial. La funci´n uk (x) se denomina o onda de Bloch. Note que las ondas de Bloch son funciones no localizadas (la probabilidad de encontrar la part´ ıcula est´ dispersa sobre toda la red), lo cual es muy natural, ya que el potencial es a peri´dico, y cualquier regi´n de ancho a es equivalente a todas las otras. o o Observemos, adem´s, que todos los vectores de onda k + 2πn/a, con n ∈ Z, dan origen a ika ˇ al mismo autovalor e de Ua , o sea, los valores de k en el intervalo −π π <k≤ a a (3.70) (3.69) (3.68) k∈R,

ˇ generan todos los autovalores posibles de Ua . Los resultados que hemos obtenido no son s´lo de inter´s acad´mico. Un cristal puede o e e ser modelado como un arreglo peri´dico de iones fijos, determinando as´ la red cristalina. o ı Dichos iones generan un potencial (el´ctrico) peri´dico, al cual est´n sujetos los electrones. e o a El problema de encontrar las energ´ de un electr´n en una red cristalina es precisamente el ıas o que hemos considerado en esta secci´n, y por tanto sus funciones de onda ser´n de la forma o a descrita por el Teorema de Bloch. Para encontrar los valores de k, en tanto, basta considerar la zona (3.70), que, en el contexto de F´ ısica del S´lido, se denomina la primera zona de o Brillouin.

3.6. POTENCIALES PERIODICOS UNIDIMENSIONALES

199

3.6.2.

Modelo de Kroning-Penney.

Existe un caso de un potencial peri´dico unidimensional que es relativamente f´cil de trao a tar: el modelo de Kroning-Penney. Este modelo consiste en un arreglo peri´dico de potenciales o tipo delta:
+∞

V (x) =
n=−∞

W0 δ(x − na) ,

donde W0 tiene las dimensiones de energ´ por unidad de longitud. La periodicidad del ıa potencial nos permite buscar soluciones del tipo (3.69). El problema se reduce a calcular las funciones peri´dicas uk (x) y encontrar la relaci´n entre k y la energ´ E. M´s a´n, basta o o ıa a u resolver el problema en 0 < x < a, ya que fuera de ese intervalo las soluciones se pueden encontrar usando (3.68). Pues bien, en el intervalo 0 < x < a, el potencial se anula y, por lo tanto, la soluci´n o general de la ecuaci´n de Schr¨dinger es: o o Ψ(x) = Aeiqx + Be−iqx , donde q = √ 2mE. Para la onda de Bloch se tiene, entonces: uk (x) = Aei(q−k)x + Bei(q+k)x . (3.71)

Para determinar los coeficientes de expansi´n A, B, imponemos las dos condiciones de borde o usuales: 1. La funci´n de onda Ψ(x) debe ser continua en x = na, n ∈ Z. Esto implica que tambi´n o e uk (x) debe ser continua en esos lugares, es decir: uk ( ) − uk (− ) −→ 0 . Pero recordemos que s´lo tenemos la funci´n de onda para 0 < x < a, dada por (3.71), o o entonces, en principio, no conocemos uk (− ). Sin embargo, usando la periodicidad de la onda de Bloch, uk (− ) = uk (a − ) de modo que la condici´n de continuidad queda o uk ( ) − uk (a − ) −→ 0 , y uk es evaluada s´lo en puntos en el intervalo (0, a). Usando la ecuaci´n (3.71), la o o condici´n de continuidad queda finalmente o A + B = Aei(q−k)a + Be−i(q+k)a . (3.72)
→0 →0

2. La funci´n de onda Ψ(x) debe ser soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger tambi´n sobre o o o o e los puntos de la red, es decir, E+ d 2m dx2
2 +∞

Ψ(x) =
n=−∞

W0 δ(x − na) Ψ(x) .

200

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES. Integrando esta ecuaci´n sobre un peque˜o intervalo − < x < , se encuentra o n
+

E

Ψ(x) dx +

dΨ(x) 2m dx

2


x=

dΨ(x) dx
→0

= W0 Ψ(0) .
x=−

(3.73)

Ahora bien:

dΨ(x) dx

= iqAeiq − iqBe−iq −→ iq(A − B) ,
x=

y, aprovechando la periodicidad de uk (x), para poder emplear (3.72), dΨ dx d uk (x)eikx dx x=− d = uk (x − a)eik(x−a) d(x − a) x=a− d uk (x)eikx e−ika = dx x=a− dΨ(x) →0 = e−ika −→ e−ika iq Aeiqa − Be−iqa . dx x=a− =
+ →0

x=−

Adem´s a E

Ψ(x)dx −→ 0

y Ψ(0) = A + B , luego (3.73) queda:
2

2m

iq A − B − Aei(q−k)a + Be−i(q+k)a = W0 (A + B) .

(3.74)

Las condiciones de borde anteriores nos dan un sistema homog´neo de dos ecuaciones e para los coeficientes A y B. De (3.72) se deduce que B=A 1 − ei(q−k)a , e−i(q+k)a − 1

y reemplazando este resultado en (3.74) se obtiene e−i(q+k)a 1 − ei(q−k)a A 2 1 − ei(q−k)a iq 1 + − ei(q−k)a − 2m 1 − e−i(q+k)a 1 − e−i(q+k)a de donde A eika − e−iqa − eiqa + e−ika = A o sea cos ka − cos qa − = W0 A 1 − 1 − ei(q−k)a 1 − e−i(q+k)a ,

mW0 iqa e − e−iqa 2 qi

,

mW0 sin qa A = 0 . 2q

3.7. EFECTO AHARONOV-BOHM.

201

3 2 1 0 -1 -2 π 2π 3π 4π qa

Figura 3.23: Gr´fico de la ecuaci´n (3.62) para mW0 a/ a o

2

= 3π/2.

Puesto que nos interesan las soluciones no triviales, el coeficiente de A en la ultima ecuaci´n ´ o debe anularse, lo que nos da la siguiente relaci´n entre q y k, es decir, entre la energ´ y el o ıa vector de onda: mW0 a sin qa . (3.75) cos ka = cos qa + 2 qa Esta ecuaci´n puede ser resuelta gr´ficamente. La figura 3.23 muestra el resultado que se o a obtiene para mW0 a 3π = . 2 2 Notando que para un dado valor de k el lado izquierdo no puede exceder el valor de uno, se obtiene que los valores de qa deben estar en las zonas “gruesas” del eje qa (ver figura). Ya hemos visto que, cuando tenemos una part´ ıcula con energ´ sobre el m´ximo de un potencial, ıa a el espectro es continuo. Para estados ligados, el espectro es discreto. Ahora encontramos que cuando el potencial es peri´dico, el espectro es continuo, pero existen zonas permitidas o (“bandas”), con zonas prohibidas (“brechas” —gaps) entre ellas. Utilizando que E = 2 q 2 /2m podemos graficar E en funci´n de k en la zona “reducida” o −π/a < k ≤ π/a. La figura 3.24 muestra las primeras dos bandas de energ´ E en funci´n ıa o de k, para los mismos par´metros de la figura anterior. Este gr´fico revela claramente la a a existencia de “gaps” o “zonas prohibidas” para la energ´ Esta es una caracter´ ıa. ´ ıstica general que se observa en todos los potenciales peri´dicos, ya sea en una o tres dimensiones. o Estas bandas de energ´ con sus zonas prohibidas, est´n estrechamente relacionadas con ıa, a el hecho de que algunos cristales son conductores y otros son aisladores.

3.7.

Efecto Aharonov-Bohm.

En esta secci´n analizaremos un problema que est´ relacionado con el efecto de Aharonovo a Bohm.

202

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

40 (3πa/V0)E=(qa)2 30 20 10 0 2a banda

gap 1a banda -π/a k 0 π/a

Figura 3.24: Bandas de energ´ del modelo de Kroning-Penney. ıa

3.7.1.

Part´ ıcula en movimiento circular.

Consideremos una part´ ıcula de masa µ y carga q que est´ constre˜ida a moverse en el a n plano x-y sobre una ´rbita circular de radio ρ0 alrededor del origen, pero que por lo dem´s o a est´ libre. Encontremos los autovalores de la energ´ y las correspondientes autofunciones. a ıa Usemos coordenadas cil´ ındricas con ρ = constante = ρ0 y z = 0: Ψ = Ψ(ρ, φ, z) = Ψ(φ) . La ecuaci´n de Schr¨dinger “libre”, en coordenadas polares, para ρ = ρ0 , viene dada por o o 1 ∂ 2 Ψ(φ) + EΨ(φ) = 0 . 2µ ρ2 ∂φ2 0
2

Dos soluciones linealmente independientes son:
√ 2µE 1 ρ0 φ , Ψ± (φ) = √ e±i 2π

soluciones que est´n normalizadas de acuerdo a a

|Ψ± (φ)|2 dφ = 1 .
0

La condici´n de que la funci´n Ψ(φ) no sea multivaluada da la cuantizaci´n de la energ´ o o o ıa: √ 2µEρ0 =n∈Z , Ψ(φ + 2π) = Ψ(φ) =⇒ o sea, el espectro de energ´ y autofunciones es ıas En = y 1 Ψ± (φ) = √ e±inφ . n 2π n 2µρ2 0
2 2

3.7. EFECTO AHARONOV-BOHM.
^ z P

203

θ b ^ y I ^ x

Figura 3.25: Espira circular de radio b por la cual circula una corriente I.

3.7.2.

Potencial vectorial magn´tico. e
Φˆ × r z 2π(ˆ × r )2 z

Introduzcamos ahora un campo magn´tico representado por el potencial vectorial: e A= (3.76)

y mostremos que el campo magn´tico B = × A asociado a tal potencial vectorial correse ponde aproximadamente al de un fino y largo solenoide con flujo Φ, colocado a lo largo del eje z . (En la subsecci´n siguiente estudiaremos el movimiento de una part´ ˇ o ıcula cargada en movimiento circular, en la presencia de tal campo.) El potencial magn´tico A en un punto P = (r, θ, φ), producido por una espira de radio b, e por la cual circula una corriente I, para r b, es (ver figura 3.25) ˆ A = A(r, θ) = Aφ (r, θ)φ , con Aφ (r, θ) = Iπb2 r sin θ . c (b2 + r2 + 2br sin θ)3/2

A partir de este resultado, para un solenoide que tiene n vueltas por unidad de longitud (ver figura 3.26), se deduce que
+∞

Aφ (r, θ) =
−∞

Iπb2 χ sin α n 2 dz . c (b + 2bχ sin α + χ2 )3/2

El campo magn´tico generado por tal solenoide es e B=
4πIn z ˇ c

0

en el interior . fuera del solenoide

Para el flujo magn´tico Φ se encuentra el resultado: e Φ = πb2 B = 4π 2 b2 n , c

204

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.
^ z P χ r α b dz θ ^ y ^ x

Figura 3.26: Solenoide (de longitud infinita) con n vueltas por unidad de longitud, por el cual circula una corriente I. Notar que r sin θ = χ sin α. o sea, Iπb2 n Φ = . c 4π Con esta expresi´n, para el potencial A se obtiene o Aφ (r, θ) = Φ r sin θ 4π
+∞ −∞

(b2

+

r2

+

z2

dz . + 2br sin θ − 2rz cos θ)3/2

En el l´ ımite b → 0, es decir, para un solenoide muy fino, queda Aφ (r, θ) = Φr sin θ +∞ dz 2 2 3/2 4π −∞ (r + z − 2rz cos θ) Φr sin θ 2 , = 4π r2 sin2 θ A= Φ z×r ˆ . 2π (ˆ × r )2 z

o sea,

As´ hemos demostrado que el potencial magn´tico dado por la ecuaci´n (3.76) da origen a ı, e o un campo magn´tico que es nulo en todas partes, excepto sobre el eje z . e ˆ

3.7.3.

Part´ ıcula cargada movi´ndose en un campo potencial magn´tie e co.

Volvamos al problema de la primera subsecci´n, es decir, consideremos nuevamente el o movimiento de una part´ ıcula de masa µ, restringida a moverse sobre un c´ ırculo de radio ρ0 . Adicionalmente, supongamos que la part´ ıcula posee una carga q y que normal a la espira, por el centro, pasa un solenoide del tipo analizado en la subsecci´n anterior. o Si bien, en todos los lugares por donde se encuentra la espira el campo magn´tico B es e nulo, no lo es el potencial magn´tico. e

3.7. EFECTO AHARONOV-BOHM.

205

Es nuestro objetivo determinar el espectro de energ´ y mostrar que ´ste coincide con el ıa e espectro que se obtuvo para Φ = 0 (primera subsecci´n de la presente secci´n) si el flujo Φ o o asume ciertos valores cuantizados. Al moverse una part´ ıcula cargada en presencia de un potencial magn´tico A, el momento e p en el Hamiltoniano debe ser reemplazado por q p→p+ A c (resultado bien conocido de la mec´nica cl´sica). a a 2 En lugar de − 2µ 2 , en la ecuaci´n de Schr¨dinger debe introducirse el operador o o 1 −i 2µ q + A c
2

.

La ecuaci´n de Schr¨dinger que debemos resolver es por lo tanto o o 1 2µ −i 1 ∂ q + Aφ ρ0 ∂φ c
2

Ψ(φ) = EΨ(φ) .

En el plano x-y, a una distancia ρ0 del origen, el potencial magn´tico es e Aφ = luego la ecuaci´n de Schr¨dinger queda o o 1 2µ o sea, 1 2µ − ∂2 qΦ ∂ q 2 Φ2 −i + 2 2 2 ρ2 ∂φ2 πρ2 c ∂φ 4π ρ0 c 0 0
2

Φ , 2πρ0

−i

qΦ 1 ∂ + ρ0 ∂φ 2πρ0 c

2

Ψ(φ) = EΨ(φ) ,

− E Ψ(φ) = 0 .

Esta ecuaci´n la reescribimos de la forma o α con α=− β=− y q 2 Φ2 γ = 2 2 2 −E . 8π ρ0 c µ Busquemos soluciones del tipo Ψ(φ) = eΓφ . ∂2Ψ ∂Ψ +β + γΨ = 0 , 2 ∂φ ∂φ
2

(3.77)

2µρ2 0

,

i qΦ 2πµρ2 c 0

206

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES.

Reemplazando este Ansatz en (3.77) se obtiene la relaci´n que debe satisfacer Γ: o αΓ2 + βΓ + γ = 0 . Resolviendo la ecuaci´n cuadr´tica se obtienen dos valores para Γ: o a Γ=− i qΦ 2πc ρ0 2µE .

La funci´n de onda para el problema es, por lo tanto, o 1 i Ψ± (φ) = √ exp − 2π qΦ ± ρ0 2πc 2µE φ .

La condici´n de que Ψ sea monovaluada (i.e., Ψ± (φ + 2π) = Ψ± (φ)) nos da ahora la cuantio zaci´n de la energ´ o ıa: qΦ 2π c es decir,
2

ρ0

2µEm
2

= m , con m entero ,

Em =

2µρ2 0

qΦ m− 2π c

2

,

m∈Z.

La funci´n de onda correspondiente viene dada por o 1 Ψm (φ) = √ eimφ . 2π Si qΦ =δ∈Z , 2π c entonces el espectro coincide con el que se obtuvo en la primera parte para Φ = 0. Caractericemos el flujo Φ con el par´metro de intensidad δ, es decir, escribamos a Φ = Φδ = 2π cδ . q

El espectro tiene degeneraci´n doble si δ es semientero. Con δ entero el espectro tambi´n es o e doblemente degenerado, con la excepci´n del estado fundamental (ver figura 3.7.3). En los o dem´s casos el espectro es no degenerado. a Note que los niveles de energ´ dependen de la intensidad del campo magn´tico B al cual ıa e la part´ ıcula no est´ expuesta. Contrariamente a lo que ocurre en la electrodin´mica cl´sica, a a a donde los potenciales el´ctricos y magn´ticos son s´lo magnitudes auxiliares que ayudan a e e o una formulaci´n m´s elegante de la teor´ en la mec´nica cu´ntica el potencial magn´tico A o a ıa, a a e genera un efecto observable (efecto de Aharonov-Bohm). Una referencia util sobre la verificaci´n experimental del efecto de Aharonov-Bohm se ´ o puede encontrar en el art´ ıculo “Quantum Interference and the Aharonov-Bohm Effect”, publicado en Scientific American, Abril 1989.

3.8. PROBLEMAS

207

10 8 2µρ02E/h2 6 4 2 0

3,-3 3 -2,3 -2 2,-2 2 -1,2 1,-1 0 0 0 -1 1 1/4 0,1 1/2 δ 2 0 3/4 1 -1 3 -2

4,-2

3,-1

0,2 1 1

Figura 3.27: Espectro de energ´ para diversas intensidades del flujo magn´tico. ıa e

3.8.

Problemas
1 π2 = . (n2 − 4)2 64

3-1) Verifique la siguiente expresi´n num´ricamente o e

n impar

n>0

√ 3-2) Considere el estado Ψ = (φ0 +φ1 )/ 2 en t = 0. Encuentre c´mo evoluciona Ψ temporalo mente y demuestre que es una funci´n peri´dica del tiempo con per´ o o ıodo T = h/(E1 −E0 ). Grafique |Ψ(x, t)|2 para t = 0, π/4 y π/2. Interprete semicl´sicamente la evoluci´n tema o poral como un “rebote”; calcule el per´ ıodo T y muestre que, en orden de magnitud, ˇ coincide con el de una part´ ıcula cl´sica de energ´ E = H . Usted concluir´ de este a ıa a iα ejercicio que un factor de fase en una superposici´n ψ0 + e ψ1 es altamente relevante: o ψ0 + eiα ψ1 = ψ0 + ψ1 . Ello, a pesar de que un factor global de fase es irrelevante: Ψ y eiβ Ψ describen al mismo estado. 3-3) Repita el an´lisis realizado para el potencial coulombiano en la subsecci´n 3.2.1 para el a o oscilador arm´nico. o 3-4) Verifique que si Φ(t = 0) = ΦνR (x), entonces Φ(t) se alterna peri´dicamente entre los o estados ΦνR y ΦνL , con un tiempo de intercambio τν = 3-5) Analice el potencial V (x) = ∞ |x| > a/2 W0 δ(x) |x| < a/2 . π . Eν− − Eν+

208

´ CAP´ ITULO 3. SOLUCION DE ALGUNOS PROBLEMAS UNIDIMENSIONALES. Ponga W0 = 2 Q/m y tome el l´ ımite a → ∞. Haga ver que se obtiene un espectro similar al de la figura 3.10. Interprete sus resultados analizando las autofunciones de cada doblete Φν± (x).

3-6) Reproducir los resultados para el potencial delta atractivo usando la solucin del pozo cuadrado con a → ∞, V0 → ∞, con aV0 = constante. Muestre que s´lo aparece una o solucin y que sta es par. 3-7) Una part´ ıcula (en dos dimensiones) est´ encerrada en una caja rectangular de lados a a y b, cuyas paredes son impenetrables, y dentro de la cual se puede mover libremente. Encuentre las autofunciones y autovalores del Hamiltoniano del sistema. ¿Qu´ se puede e afirmar acerca de la degeneraci´n de los autovalores? o 3-8) Encuentre las autofunciones y los autovalores del operador de Hamilton para el siguiente potencial:

V(x) V2

V1

0

a

x

3-9) Estudie los estados ligados y no ligados del potencial: V (x) = −V0 0 si|x| < a . si|x| > a

Haga el l´ ımite V0 → ∞, a → 0, con 2V0 a = V x0 y compare con el resultado para un potencial delta atractivo, V (x) = −V x0 δ(x). 3-10) Considere el pozo de potencial, nulo en el intervalo [0, a], infinito en el resto del eje real. a) Mostrar que para una part´ ıcula en este pozo infinito valen las siguientes relaciones, en el n-´simo estado: e 1 x = a, 2 a2 6 (∆x)2 = 1− 2 2 . 12 nπ ¿C´mo se entiende que la probabilidad de encontrar la part´ o ıcula en a/2 sea nula para los estados con n par? b) Determine la funci´n distribuci´n de probabilidad de momentum para una part´ o o ıcula en el n-´simo estado. e

Cap´ ıtulo 4 El oscilador arm´nico. o
versi´n 21 junio 2007 o

En muchos problemas de la F´ ısica se est´ interesado en analizar problemas para los cuales a el sistema s´lo est´ levemente fuera del equilibrio. En ese caso el problema generalmente se o a puede describir como un conjunto de osciladores independientes. Lo ultimo es cierto tanto en ´ Mec´nica Cl´sica como tambi´n en Mec´nica Cu´ntica, que es el formalismo que debe usarse a a e a a para estudiar las oscilaciones de n´cleos, mol´culas y s´lidos. u e o En este cap´ ıtulo consideraremos la soluci´n cu´ntica al problema del oscilador arm´nico o a o unidimensional, cuyo Hamiltoniano est´ dado por: a ˇ2 ˇ = H(ˇ , p) = p + 1 mω 2 x2 . ˇ x ˇ ˇ H 2m 2 (4.1)

4.1.

Resultados aproximados.

Antes de resolver el problema de manera formal, obtendremos un par de resultados menos rigurosos.

4.1.1.

Energ´ de punto cero. ıa

En esta secci´n estimaremos la m´ o ınima energ´ que puede poseer un oscilador arm´nico ıa o de acuerdo al principio de incerteza. Para ello notemos primeramente que ˇ ˇ (∆x)2 = x2 − x y ˇ ˇ (∆p)2 = p2 − p
2 2

ˇ = x2

(4.2)

ˇ = p2 ,

(4.3)

ˇ pues, por simetr´ x = p = 0. ıa, ˇ De acuerdo al principio de incerteza, siempre se tiene que
2

(∆x)2 (∆p)2 ≥ 209

4

.

210

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Supongamos que la funci´n de onda para el estado fundamental es tal que en la ultima o ´ ecuaci´n se puede usar el s´ o ımbolo de igualdad, o sea, que se tiene
2

ˇ ˇ x2 p2 =

4

.

(4.4)

Evaluemos el valor esperado de la energ´ A partir de (4.1), se obtiene ıa. 1 1 ˇ ˇ ˇ E = H = p2 + mω 2 x2 . 2m 2 Luego, usando (4.4) se obtiene
2

E =

8m

ˇ x2

1 ˇ + mω 2 x2 . 2

ˇ Minimizamos E con respecto a x2 :
2 dE =− ˇ ˇ d x2 8m x2 2

1 + mω 2 = 0 . 2

ˇ El valor de x2 que minimiza E es, por lo tanto,
2

x2 ˇ Con este valor se obtiene para E
min

2 min

=

4m2 ω 2 1 ω . 2

.

el resultado E
min

=

Como el valor esperado de la energ´ de un estado estacionario coincide con la autoenerg´ ıa ıa de tal estado, se tiene que 1 Emin = ω , 2 resultado que, como veremos, coincide con el resultado exacto. Es importante notar que la energ´ del estado fundamental del oscilador arm´nico no es ıa o nula. Esta energ´ m´ ıa ınima, que ning´n oscilador puede perder, se llama energ´a de punto u ı cero. Como vimos en el Cap´ ıtulo anterior, esta energ´ m´ ıa ınima aparece porque, en el estado ˇ fundamental, hay un compromiso entre la energ´ potencial y la cin´tica. Disminuir x2 es ıa e 2 ˇ conveniente porque disminuye la energ´ lo mismo ocurre al disminuir p . Sin embargo, no ıa; pueden ambos decrecer arbitrariamente, pues debe satisfacerse el principio de incerteza. De ˇ este modo, disminuir x2 aumenta el momentum, es decir la energ´ cin´tica, y finalmente ıa e el sistema se encuentra en un estado, el estado fundamental, de energ´ no nula. ıa

4.1.2.

Regla de Cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. o

El resultado anterior nos permite estimar la energ´ m´ ıa ınima. Para encontrar el espectro ´ de energ´ en tanto, podemos emplear la Regla de Cuantizaci´n de Bohr-Sommerfeld. Esta ıa, o exige que p(x) dx = nh , n∈N . (4.5)

ˇ ˇ ˇ 4.2. LOS OPERADORES a, a† Y n. Para el momento p, en funci´n de la coordenada x, se tiene la expresi´n o o √ p(x) = ± 2mE − m2 ω 2 x2 . Luego p(x) dx = 2
−x0 x0

211

2mE − m2 ω 2 x2 dx ,

donde x0 es la amplitud cl´sica del oscilador: a x0 = 1 ω 2E . m
m ωx. 2E

Para evaluar la integral realizamos el cambio de variable u = √ p(x) dx = 4 2mE Combinando este resultado con (4.5) queda 2πEn = n2π ω o sea, En = n ω , n = 0, 1, 2, . . . . , 2E 1 m ω
1 0

Se obtiene

1 − u2 du =

2πE . ω

(4.6)

Este resultado, por cierto, est´ de acuerdo con las observaciones experimentales, que indican a que para explicar fen´menos como la radiaci´n del cuerpo negro o el efecto fotoel´ctrico, es o o e necesario considerar que la energ´ de un campo electromagn´tico oscilatorio es un m´ltiplo ıa e u entero de ω. La regla de Bohr-Sommerfeld da cuenta de dicho resultado. De hecho, da (como veremos en la siguiente secci´n) el correcto espaciamiento de los niveles del oscilador o arm´nico, pero err´neamente la energ´ del punto cero. o o ıa

4.2.

ˇ ˇ ˇ Los operadores a, a† y n.

En principio, para resolver el oscilador arm´nico cu´ntico podemos proceder como en o a el Cap´ ıtulo anterior: escribimos la ecuaci´n de autovalores del Hamiltoniano, que en repreo sentaci´n de coordenadas ser´ cierta ecuaci´n diferencial. El problema se reduce entonces a o a o resolver una ecuaci´n diferencial. Esto se puede hacer por cierto, pero no procederemos as´ o ı. Haremos un desarrollo puramente formal, en el espacio de Hilbert, independiente de cualquier representaci´n particular. El proceso ser´ menos directo que resolver la ecuaci´n diferencial o a o directamente, pero aprenderemos mucho acerca de las soluciones, e introduciremos conceptos que son comunes a otros ´mbitos de la F´ a ısica (Teor´ Cu´ntica de Campos, en particular). ıa a Comenzamos el tratamiento formal del oscilador arm´nico introduciendo variables adio ˇ π y el escalar σ por mensionales. Definimos los operadores ξ, ˇ ˇ ξ≡ ˇ x /mω ,

212

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO. ˇ π≡√ ˇ p mω ,

y σ+ √ /mω y mω son la amplitud m´xima y el momento m´ximo que tiene un a a (Note que 1 oscilador cl´sico si su energ´ es E = 2 ω.) El conmutador de estos operadores viene dado a ıa por mω 1 i 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ξ, π = x, √ x ˇ =i . p = [ˇ , p] = mω Con estas definiciones el Hamiltoniano para el oscilador arm´nico queda expresado por o 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ H(ξ, π) = ω π2 + ξ2 2 , 1 E ≡ . 2 ω

ˇ mientras que la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente, H|ΨE = E|ΨE , queda o o 1 2 ˇ2 ˇ π + ξ |Ψσ = 2 ˇ Introduzcamos el operador a definido por 1 ˇ ˇ ˇ a ≡ √ ξ + iπ 2 Su herm´ ıtico conjugado es 1 ˇ ˇ ˇ a† = √ ξ + iπ 2

σ+

1 2

|Ψσ

.

.

(4.7)

1 ˇ 1 ˇ ˇ ˇ = √ ξ † − iπ † = √ ξ − iπ 2 2

,

(4.8)

ˇ ˇ ya que ξ y π son operadores autoherm´ ıticos. ˇ y π fuesen variables cl´sicas, ser´ natural la factorizaci´n Si ξ ˇ a ıa o 1 2 ˇ2 ˇ ˇ ˇ (π + ξ ) = a† a . 2 Sin embargo, debido a que los operadores momento y posici´n no conmutan hay un t´rmino o e correctivo adicional: 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ π 2 + ξ 2 + i[ξ, π ] ] , a† a = 2 de modo que 1 1 ˇ ˇ ˇ ˇ π 2 + ξ 2 = a† a + . 2 2 Vemos entonces que el Hamiltoniano se puede escribir de un modo m´s sencillo usando los a † ˇ ˇ operadores a y a . Observemos, incidentalmente, que hasta el momento siempre nos han interesado dos tipos de operadores en particular: los autoherm´ ıticos, pues corresponden a observables f´ ısicos, y los unitarios, que est´n asociados a cambios de base. Pero aqu´ hemos a ı † ˇ ˇ ˇ definido un operador a que no es autoherm´ ıtico ni unitario (si fuera unitario, a a = 1, en cuyo

ˇ ˇ ˇ 4.2. LOS OPERADORES a, a† Y n.

213

caso el Hamiltoniano ser´ s´lo un n´mero, lo cual no es cierto), y sin embargo muestra cierta ıa o u utilidad. De hecho, veremos m´s adelante que es un operador particularmente interesante, a a pesar de no corresponder a un observable. ˇ Conviene ahora definir el operador n por ˇ ˇ ˇ n = a† a . ˇ ˇ ˇ Este s´ es un operador autoherm´ ı ıtico (dado un operador A arbitrario, el producto A† A es siempre autoherm´ ıtico). Con esta definici´n el Hamiltoniano toma la forma o 1 ˇ ˇ H= ω n+ 2 .

ˇ Ahora podemos ver con claridad una de las ventajas de definir los operadores a: con ellos, es ˇ , que tiene precisamente la forma que tiene la energ´ posible definir un operador adicional, n ıa de acuerdo a lo visto en la secci´n 4.1. [Excepto, por supuesto, que aqu´ n es un operador, y o ıˇ en (4.6) es un n´mero entero.] u ˇ ˇ Por completitud, escribamos tambi´n las relaciones inversas de (4.7) y (4.8) (o sea, ξ y π e † ˇ ˇ en t´rminos de los operadores a y a ): e 1 ˇ ˇ ˇ ξ = √ a + a† 2 y 1 ˇ ˇ ˇ π = √ a − a† . i 2 ˇ o o o Usando el operador n y la definici´n de σ, la ecuaci´n de Schr¨dinger queda de la forma sencilla: ˇ n|Ψσ = σ|Ψσ . ˇ ˇ Para lo que sigue necesitamos evaluar el conmutador a, a† : ˇ ˇ a, a† 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ξ + iπ, ξ − iπ 2 1 ˇ 1 ˇ ˇ ˇ = ξ, −iπ + iπ, ξ 2 2 ˇ ˇ = −i ξ, π = 1 . =

Podemos demostrar ahora la siguiente interesante propiedad: Proposici´n 4.1 o ˇ a|Ψσ y ˇ a† |Ψσ ∝ |Ψσ+1 . (4.10) ˇ ˇ Es decir, el operador a nos permite descender en el espectro, y a† ascender. Debido a esta ˇ ˇ propiedad, en el lenguaje t´cnico se dice que a es el operador de bajada y a† es el operador e de subida. ∝ |Ψσ−1 (4.9)

214 Demostraci´n o

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

ˇ ˇ ˇ a ˇ ˇˇ ˇˇ n (ˇ|Ψσ ) = a† aa|Ψσ = aa† − 1 a|Ψσ ˇ aˇ ˇ ˇ n ˇ = a(ˇ† a)|Ψσ − a|Ψσ = a(ˇ − 1)|Ψσ ˇ = a(σ − 1)|Ψσ , es decir, ˇ a n (ˇ|Ψσ ) = (σ − 1) (ˇ|Ψσ ) . a ˇ Luego a|Ψσ es proporcional a |Ψσ−1 , pues, para el oscilador arm´nico, el espectro es no o degenerado (lo sabemos por la forma asint´tica del potencial en ±∞, ver Sec. 2.20). Esta o ˇ ultima relaci´n ense˜a que, si σ es autovalor de n, en general σ − 1 tambi´n ser´ autovalor ´ o n e a ˇ ˇ de n, a menos que a|Ψσ = 0. q.e.d. En forma an´loga se demuestra que a ˇ a† |Ψσ ∝ |Ψσ+1 .

ˇ Hasta el momento s´lo sabemos que σ es autovalor de n, y que los operadores de subida o y bajada nos permiten movernos a estados σ ± 1, σ ± 2, σ ± 3, etc. Esto en principio sugiere ˇ que los autovalores de n pueden ser arbitrariamente grandes o peque˜os. Sin embargo, dichos n autovalores tienen una cota inferior: Proposici´n 4.2 σ ≥ 0. o Demostraci´n 0 ≤ o Ψσ |ˇ† (ˇ|Ψσ ) = Ψσ |ˇ |Ψσ = σ. a a n q.e.d. Notar que el resultado anterior implica que E ≥ 1 ω, lo que concuerda con el resultado 2 estimado en Sec. 4.1.1. Este resultado tambi´n significa que existe un estado fundamental e —un autoestado con energ´ m´ ıa ınima. Ahora bien, como los autovalores σ deben ser positivos, y por otro lado (4.9) debe ser siempre cierto, el unico modo de compatibilizar ambos hechos ´ es el siguiente corolario: ˇ Corolario Sea |Ψσ un autoestado para el oscilador arm´nico, entonces la serie |Ψσ , a|Ψσ , o 2 ˇ a |Ψσ , . . . debe terminar, o sea, existe un σ0 > 0 tal que ˇ a|Ψσ0 = 0 . Por ende, σ0 es el menor autovalor posible, y entonces Ψσ0 corresponde al estado fundamental, que se obtiene a partir de sucesivas aplicaciones del operador de bajada (ver figura 4.1). Ahora ˇ ˇ debemos encontrar σ0 . Una vez determinado σ0 , sabemos (al aplicar a† ) que el espectro de n ˇ ser´ σ0 , σ0 + 1, σ0 + 2, . . . Otro autovalor de n llevar´ a la violaci´n del car´cter positivo de a ıa o a ˇ ˇ n, como se ve al aplicar reiteradamente el operador de bajada a. La siguiente proposici´n nos dice cu´l es este valor m´ o a ınimo de σ. Proposici´n 4.3 o σ0 = 0.

ˇ ˇ ˇ 4.2. LOS OPERADORES a, a† Y n.

215

σ σ−1 σ−2

a a

a

ˇ Figura 4.1: Una aplicaci´n sucesiva de a a un estado lleva al estado fundamental. o ˇ Demostraci´n Como a|Ψσ0 = 0, se tiene que o ˇ ˇ ˇ n|Ψσ0 = a† a|Ψσ0 = 0 . Por otra parte, ˇ n|Ψσ0 = σ0 |Ψσ0 luego σ0 = 0. q.e.d. Con todos estos resultados, podemos finalmente escribir el espectro de energ´ de oscilaıas dor arm´nico: o Corolario El autovalor σ de la ecuaci´n n|Ψσ = σ|Ψσ , es un entero no negativo, o sea, o ˇ En = ω n + 1 2 , con n = 0, 1, 2, . . . . (4.11) ,

1 Note que el estado fundamental tiene energ´ E0 = 2 ω, resultado que coincide con el obteıa nido en la primera secci´n de este cap´ o ıtulo usando el Principio de Incerteza.

Notaci´n: A σ, por ser un entero, de aqu´ en adelante lo denotaremos por n, mientras que o ı para los autoestados |Ψσ usaremos la notaci´n |n , con n = 0, 1, 2, . . . o De esta manera, la ecuaci´n de autovalores queda en una forma particularmente sencilla: o ˇ n|n = n|n .

Hemos encontrado el espectro de energ´ del oscilador arm´nico. Nos falta encontrar ıa o ˇ las autofunciones. Para ello, obervamos que sabemos que a|n es proporcional a |n − 1 . Evaluemos la constante de proporcionalidad, es decir, escribamos ˇ a|n = bn |n − 1 , y evaluemos bn . Se tiene n|ˇ |n = n|n|n = n n|n = n . n bn ∈ C ,

^ ^ ^

σ0

216 Por otra parte, n|ˇ |n n

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

= n|ˇ† a|n = (ˇ|n )† (ˇ|n ) aˇ a a ∗ = bn bn n − 1|n − 1 = |bn |2 .

De estas ecuaciones se deduce que |bn |2 = n, o sea, √ bn = neiβn , con βn ∈ R . Eligiendo los bn de manera que sean reales positivos, se obtiene finalmente √ ˇ a|n = n |n − 1 . ˇ Repitamos lo mismo pero para el operador a† . Escribamos ˇ a† |n = cn |n + 1 , y evaluemos cn . Se tiene n = n|ˇ |n n = = n|ˇ† a|n aˇ ˇ ˇˇ n| aa† − 1 |n

(4.12)

con cn ∈ C.

ˇ ˇ = a† |n a† |n − n|n ∗ = cn cn n + 1|n + 1 − 1 , o sea, |cn |2 = n + 1 . Eligiendo nuevamente los coeficientes de manera que sean reales y positivos, queda √ cn = n + 1 , obteni´ndose finalmente e ˇ a† |n = √ n + 1 |n + 1 . (4.13)

ˇ Otra manera de obtener este ultimo resultado es notar que (4.12) permite escribir a como ´ † ˇ matriz. Entonces, la matriz que representa a a se obtiene trasponiendo y conjugando la ˇ, y as´ ser´ posible determinar la imagen de los vectores de la base bajo a† . ˇ matriz de a ı ıa Implementemos dicho procedimiento. Sabemos que [ver ecuaci´n (4.12)] o √ (ˇ)mn ≡ m|ˇ|n = δm,n−1 n . a a Esta relaci´n implica que o √ √ (ˇ† )m,n = (ˇ)∗ = δn,m−1 m = δm,n+1 n + 1 , a a n,m o sea, ˇ a† |n =
m

(ˇ† )m,n |m = a
m

√ √ δm,n+1 n + 1|m = n + 1 |n + 1 .

ˇ ˇ ˇ 4.2. LOS OPERADORES a, a† Y n. ˇ El Hamiltoniano en t´rminos de n se puede escribir, entonces, en la forma e 1 ˇ ˇ ˇ H = ω a† a + 2 = ˇ n+ 1 2 ω .

217

ˇ Notemos que el operador n tiene como autovalor un n´mero entero, que es precisamente u igual al n´mero del nivel de energ´ correspondiente (0 para el estado fundamental, 1 para u ıa ˇ el primer estado excitado, etc.). Debido a ello, n se denomina el operador de n´mero (o de u cantidad). ˇ ˇ ˇ En una Teor´ Cu´ntica de Campos, los operadores n, a y a† se pueden reinterpretar de ıa a otro modo. En efecto, al cuantizar un campo (electromagn´tico, por ejemplo), sus oscilaciones e (las ondas electromagn´ticas) se tratan cu´nticamente, lo que lleva naturalmente a que el e a problema sea an´logo al de un oscilador arm´nico. En este contexto, el operador de n´mero a o u ˇ n cuenta el n´mero de cuantos de energ´ ω en el estado | n [ver (4.11)], es decir, cuenta u ıa el n´mero de fotones en un determinado modo de oscilaci´n. En particular, se dice que el u o ˇ estado fundamental | 0 es el “vac´ de excitaciones. Siguiendo la analog´ el operador a ıo” ıa, ˇ convierte un estado con n fotones en uno con n − 1 fotones, es decir a aniquila un fot´n, o ˇ y se le denomina operador de aniquilaci´n o de destrucci´n. Por su parte, a† convierte un o o ˇ estado con n fotones en uno con n + 1 fotones, esto es, a crea un fot´n, y se le denomina o operador de creaci´n. As´ pues, estos operadores tienen gran importancia en teor´ f´ o ı, ıas ısicas m´s elaboradas, que modelan cu´nticamente las interacciones entre part´ a a ıculas. ˇ ˇ ˇ Evaluemos los conmutadores de n con a y a† . Se tiene: ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇˇ ˇ [ˇ , a] = na − an = a† aa − aa† a n ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˇ = (ˇa† − 1) a − aa† a = −ˇ . aˇ a De manera an´loga se encuentra que a ˇ [ˇ , a† ] = a† . n ˇ La relaci´n (4.13) permite obtener las funciones de estado en funci´n del estado base | 0 . o o † ˇ En efecto, aplicando en forma consecutiva a sobre el estado fundamental se encuentra (ˇ† )n | 0 a = = = . . . = √ (ˇ† )n−1 1 | 1 a √ √ (ˇ† )n−2 1 2 | 2 a √ (ˇ† )n−3 1 · 2 · 3 | 3 a √ n! | n ,

o sea, 1 ˇ a† |n = √ n!
n

|0

.

(4.14)

218

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

4.3.

Funci´n de onda del estado fundamental. o

En la secci´n anterior se encontr´ el espectro de energ´ del oscilador. Encontremos ahora o o ıa las funciones de estado para el oscilador arm´nico en la representaci´n de posici´n. Comenzao o o mos el an´lisis encontrando la funci´n de onda ξ|0 = Ψ0 (ξ) del estado fundamental. Luego, a o usando (4.14), podremos encontrar las funciones de onda para los estados excitados. De momento, lo unico que sabemos del estado fundamental es que satisface: ´ ˇ a|0 = 0 . Proyectando esta relaci´n en representaci´n de coordenadas: o o ξ|ˇ|0 a 1 ˇ π = √ ξ|(ξ + iˇ )|0 2 i ξ π = √ ξ|0 + √ ξ|ˇ |0 2 2 ξ i d ξ|0 = √ ξ|0 + √ −i dξ 2 2 1 d = √ ξ+ Ψ0 (ξ) . dξ 2

De las expresiones anteriores se deduce que la funci´n de onda Ψ0 (ξ) satisface la ecuaci´n o o diferencial d ξ+ Ψ0 (ξ) = 0 . dξ Es inmediato ver que la soluci´n de esta ecuaci´n es la gaussiana o o Ψ0 (ξ) = Ae−ξ
2 /2

.

El valor de A = π −1/4 se obtiene normalizando la funci´n de onda. De esta manera se obtiene o Ψ0 (ξ) = π −1/4 e−ξ o Ψ0 (x) =
4 2 /2

= ξ|0

mω mω 2 exp − x = x|0 . π 2

Un gr´fico de la funci´n de onda del estado fundamental se muestra en la figura 4.2. a o ˇ Evaluemos el ancho (∆ξ)2 para el estado fundamental: ˇ (∆ξ)2 = ˇ ˇ ˇ ξ2 − ξ 2 = ξ2 1 ˇ = 0|ξ 2 |0 = 0|(ˇ + a† )2 |0 a ˇ 2 1 = 0|ˇ2 |0 + 0|ˇa† |0 + 0|ˇ† a|0 + 0|ˇ† 2 |0 a aˇ aˇ a 2 1 1 = 0|ˇa† |0 = aˇ . 2 2

4.4. ESTADOS EXCITADOS.

219

4 3 E/hω 2 1 0 -3

V(x)=mω2x2/2

-2

-1

0 x/x0

1

2

3

Figura 4.2: Estado fundamental del oscilador arm´nico. o o . 2mω ˇ An´logamente, se puede mostrar que (∆π)2 = 1/2, es decir a (∆ˇ )2 = p 1 mω . 2 (∆ˇ )2 = x

Se sigue entonces que el estado fundamental del oscilador arm´nico satisface ∆x∆p = /2, o es decir, satisface la igualdad el principio de incerteza. Esto era de esperar, por cierto, pues la funci´n de onda es una Gaussiana. Recordemos, adem´s, que en la Sec. 4.1.1 estimamos la o a energ´ del estado fundamental usando el principio de incerteza, y que obtuvimos el resultado ıa exacto dado por (4.11). Ahora nos damos cuenta de que esto no es ninguna sorpresa, ya que el estado fundamental del oscilador arm´nico es una Gaussiana, precisamente la funci´n de o o onda para la cual el principio de incerteza es una igualdad. La evoluci´n temporal de Ψ0 (ξ) viene dada por o Ψ0 (ξ, t) = π −1/4 exp − ξ2 i − 2 1 ω t 2

1 2 = √ e−ξ /2 e−iωt/2 . 4 π Es importante notar que, de acuerdo a la ultima ecuaci´n, el paquete de ondas Gaussiano ´ o que representa al estado fundamental no se dispersa a medida que transcurre el tiempo. Esto contrasta con la part´ ıcula libre, en que un paquete de ondas inicialmente Gaussiano sigue siendo Gaussiano, pero con una dispersi´n creciente con el tiempo. o

4.4.

Estados excitados.

Ya conocida la funci´n de onda del estado fundamental podemos, utilizando el operador o de subida, obtener todos los estados excitados.

220

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Comenzamos evaluando expl´ ıcitamente la funci´n de onda del primer estado excitado o (n = 1) en la representaci´n de posici´n. Se tiene: o o ξ|1 = Ψ1 (ξ) = ξ|ˇ† |0 , a o sea, 1 Ψ1 (ξ) = √ 2 1 = √ 2 1 = √ 2 √ 2 = √ 4 π ˇ π ξ|ξ − iˇ )|0 ξ − i −i ξ− ξ e−ξ d dξ . d ξ|0 dξ 1 2 √ e−ξ /2 4 π

2 /2

En general, para el n–´simo estado excitado, se obtiene: e Ψn (ξ) = 1 ˇ ξ| a† n |0 ξ|n = √ n! n 1 1 d = √ ξ− ξ|0 dξ n! 2n/2 n d 1 2 ξ− = √ √ e−ξ /2 . dξ n! 4 π 2n/2

Consideremos la expresi´n o − eξ
2 /2

d 2 e−ξ /2 φ(ξ) dξ

= −eξ =

2 /2

−ξe−ξ

2 /2

φ(ξ) + e−ξ

2 /2

dφ(ξ) dξ

ξ−

d dξ

φ(ξ) .

Deducimos que el operador diferencial ξ − d/dξ se comporta igual que el operador −eξ luego d ξ− dξ
n
2 /2

d −ξ2 /2 e , dξ

d −ξ2 /2 ξ2 /2 d −ξ2 /2 d 2 2 e ·e e . . . eξ /2 e−ξ /2 dξ dξ dξ n d 2 2 = (−1)n eξ /2 n e−ξ /2 . dξ = (−1)n eξ
2 /2

Con esta expresi´n, la n–´sima funci´n de onda del oscilador arm´nico se puede escribir de o e o o la forma n (−1)n 2 2 ξ 2 /2 d e−ξ /2 · e−ξ /2 . Ψn (ξ) = √ e n dξ 2 n n! π

4.4. ESTADOS EXCITADOS. Definici´n. o Hn (ξ) ≡ (−1)n eξ
2

221 d n −ξ2 e . dξ n

(4.15)

Breves momentos de reflexi´n muestran que los {Hn (ξ)}n , con n ∈ N, son polinomios, los o as´ llamados polinomios de Hermite. ı Con esta definici´n, las funciones de onda quedan o Ψn (ξ) = e−ξ
2 /2

√ Hn (ξ) = ξ|n . 2n n! π

(4.16)

Los polinomios de Hermite tienen paridad bien definida: Hn (−ξ) = (−1)n Hn (ξ) , luego, tambi´n la tendr´n las funciones de onda del oscilador arm´nico, e a o Ψn (−ξ) = (−1)n Ψn (ξ) . Esto coincide con un resultado general obtenido anteriormente, donde se not´ que todo o potencial par V (x) = V (−x), pose´ autofunciones con paridad definida. ıa La figura 4.3 muestra un gr´fico de las funciones de onda Ψn (ξ) y la densidad de probaa bilidad cu´ntica ρcuant (ξ) = | ξ|n |2 para varios estados. Con el fin de comparar, se muestra a tambi´n la densidad de probabilidad cl´sica de encontrar la part´ e a ıcula en el lugar ξ al oscilar ´ ´sta con una energ´ igual a la del n-´simo estado cu´ntico. Esta viene dada por e ıa e a ρcl (ξ) = donde ξn = 1 π √
2 ξn − ξ 2

,

2n + 1

es la amplitud cl´sica del oscilador. a Los aspectos de la figura 4.3 que valen la pena destacar son: El n´mero de ceros de las funciones de onda es igual al n´mero cu´ntico n que caracu u a teriza el estado. Cada estado tiene un cero m´s que el estado inmediatamente inferior a en energ´ (Ya hemos visto que ´sta es una propiedad general.) ıa. e Las funciones de onda tienen una paridad bien definida, siendo ´sta (−1)n . (Esto se e debe a que el Hamiltoniano conmuta con el operador de inversiones espaciales.) La distribuci´n cl´sica diverge en los puntos de retroceso ξ = ξn . Esto se debe a que el o a oscilador cl´sico pasa m´s tiempo en los extremos de la trayectoria. M´s all´ de estos a a a a puntos, la densidad de probabilidad cl´sica es nula. a La distribuci´n de probabilidad cu´ntica muestra oscilaciones y s´ penetra en la regi´n o a ı o cl´sicamente prohibida. a

222

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

n=0 Probabilidad

n=0

Ψ0 -4

-2

0 ξ

2

4

-4

-2

0 ξ

2

4

n=1 Probabilidad

n=1

Ψ1 -4

-2

0 ξ

2

4

-4

-2

0 ξ

2

4

n=8 Probabilidad

n=8

Ψ8

-4

-2

0 ξ

2

4

-8

-4

0 ξ

4

8

Figura 4.3: Funci´n de onda y distribuciones de probabilidad cl´sica (l´ o a ınea punteada) y cu´ntica (l´ a ınea llena) para varios estados del oscilador arm´nico. o

4.5. POLINOMIOS DE HERMITE.

223

Si bien, para los estados de menor energ´ las densidades de probabilidad cl´sica y ıa, a cu´ntica son muy distintas, a medida que n crece la distribuci´n cl´sica comienza a a o a representar bastante bien al promedio de la distribuci´n cu´ntica. Esto es justamente o a lo que esperamos, que el resultado cl´sico se obtenga como el l´ a ımite del cu´ntico para a energ´ grandes. ıas

4.5.

Polinomios de Hermite.

En esta secci´n resumiremos algunas de las propiedades que cumplen los polinomios de o Hermite. Partiendo de la definici´n que hemos dado, los polinomios de Hermite los podemos reeso cribir de la forma: Hn (ξ) = (−1)n eξ = (−1)n eξ
2 2

dn −ξ2 e dξ n
s=0

∂ n −(ξ−s)2 e ∂ξ n n 2 ∂ 2 e−(ξ−s) = (−1)n eξ ∂sn ∂ n ξ2 −(ξ−s)2 e . = ∂sn s=0

(−1)n
s=0

(4.17)

Definamos la funci´n generatriz (de los polinomios de Hermite) o F (s, ξ) ≡ eξ
2 −(ξ−s)2

= e−s

2 +2sξ

.

Al expandir F (s, ξ) en torno a s = 0 obtenemos

F (s, ξ) =
n=0

1 n!

∂n F (s, ξ) ∂sn

sn .
s=0

Pero los t´rminos e

∂n F (s, ξ) ∂sn

s=0

son precisamente los polinomios de Hermite (ver ecuaci´n (4.17)), luego o F (s, ξ) = e
−s2 +2sξ

=
n=0

1 Hn (ξ)sn . n!

(4.18)

Ejercicio: Demuestre que
√ 1 2 2 ¯ F (s, ξ) ≡ √ e−ξ /2 + 2sξ −s /2 = 4 π

n=0

Ψn (ξ) n s . n!

224

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

¯ (F (s, ξ) es la funci´n generatriz de las autofunciones del oscilador arm´nico). o o Partiendo de la definici´n de la funci´n generatriz podemos encontrar relaciones de recuo o rrencia. Por ejemplo, se tiene: ∂F = 2sF . ∂ξ Usando el desarrollo en serie de F dado por la ecuaci´n (4.18), esta relaci´n queda o o
∞ ∞

n=0

Hn (ξ)sn = n!

n=0

2Hn (ξ)sn+1 . n!

Igualando los t´rminos de la misma potencia sn , se encuentra la relaci´n de recurrencia e o Hn (ξ) = 2nHn−1 (ξ) . (Equivalentemente, podemos obtener la relaci´n de recurrencia aplicando el operador de o bajada a | n , escribiendo (4.12) en representaci´n de coordenadas.) o Del mismo modo, se obtiene que ∂F = (−2s + 2ξ)F . ∂s Luego, (usando (4.18))

n=0

Hn (ξ)nsn−1 = n!

n=0

Hn (ξ)(−2)sn+1 Hn (ξ)sn + 2ξ , n! n! n=0

de donde, igualando t´rminos de la misma potencia sn , se encuentra la relaci´n de recurrencia e o 2ξHn (ξ) = 2nHn−1 (ξ) + Hn+1 (ξ) . Tambi´n se tiene que e ∂F = ∂s 2ξ − d dξ F .

Procediendo en forma an´loga a los casos anteriores, se encuentra la relaci´n a o 2ξ − d dξ Hn (ξ) = Hn−1 (ξ) .

Los primeros polinomios de Hermite son: H0 (ξ) H1 (ξ) H2 (ξ) H3 (ξ) H4 (ξ) = = = = = 1 2ξ −2 + 4ξ 2 −12ξ + 8ξ 3 12 − 48ξ 2 + 16ξ 4

´ 4.6. FUNCION DE GREEN. La relaci´n de ortonormalizaci´n queda de la forma o o
+∞

225

n|m

= δnm = = 1 √ 2n n! π

dξ n|ξ ξ|m
−∞ +∞ −∞

dξ e−ξ Hn (ξ)Hm (ξ) ,

2

o sea,
+∞ −∞

√ 2 dξHn (ξ)Hm (ξ)e−ξ = 2n n! πδnm .

4.6.

Funci´n de Green. o

Si {En } y {φn (ξ)} son las autofunciones del Hamiltoniano de un sistema, la funci´n de o Green para ese sistema se escribe de la forma [ver ecuaci´n (2.93)] o

G(ξ, η, t) =
n=0

exp(−iEn t/ ) φ∗ (ξ) φn (η) . n

Usando (4.16) y (4.20), se encuentra

G(ξ, η, t) =
n=0

e−iω(n+1/2)t

2n n!

1 2 2 √ e−(ξ +η )/2 Hn (ξ) Hn (η) π

1 1 2 2 = √ e−iωt/2 e−(ξ +η )/2 n! π n=0

e−iωt 2

n

Hn (ξ) Hn (η) (4.19)

1 2 2 = √ e−iωt/2 e−(ξ +η )/2 F (ξ, η, e−iωt ) , π donde F (ξ, η, α) =
n=0 ∞

1 α n! 2

n

Hn (ξ) Hn (η) .

(4.20)

Ahora bien, de la definici´n de los polinomios de Hermite (4.15) y de la igualdad o e−ξ = se sigue que Hn (ξ) = Al usar (4.21),

2

1 π

+∞

dt exp −t2 ± 2iξt
−∞

1 π

+∞

dt ( 2it)n exp ξ 2 − t2 ± 2iξt
−∞

.

(4.21)

F (ξ, η, α) =
n=0

1 α n! 2
+∞

n

1 Hn (η) π

+∞

dt (2it)n exp ξ 2 − t2 − 2iξt
−∞

1 = π

dt
−∞ n=0

1 (iαt)n Hn (η) n!

exp ξ 2 − t2 − 2iξt .

226

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Usando ahora la funci´n generatriz (4.18) se obtiene o 1 F (ξ, η, α) = √ π
+∞

dt e−(1−α
−∞

2 )t2 +2i(αη−ξ)t+ξ 2

.

Completando cuadrado e integrando se obtiene F (ξ, η, α) = √ 1 −1 exp α2 (ξ 2 + η 2 ) − 2αξη 2 1 − α2 1−α . (4.22)

Ahora usamos (4.22) en (4.19), obteni´ndose la funci´n de Green para el oscilador arm´nie o o co, 1 e−iωt/2 e−(ξ +η )/2 · G(ξ, η, t) = √ π 1 − exp(−2iωt) (exp(−2iωt) (ξ 2 + η 2 ) − 2 exp(−2iωt)ξη) exp − 1 − exp(−2iωt) 1 i 1 2 (ξ + π 2 ) cos(ωt) − ξη = exp sin(ωt) 2 2πi sin(ωt)
2 2

.

(4.23)

Notemos que para tiempos peque˜os, la funci´n de Green debe corresponder a una delta n o de Dirac (para tiempos peque˜os, el sistema no evoluciona, de modo que el propagador debe n ser la identidad). En efecto, si 2ωt = → 0, entonces, 1 G(ξ, η, 0+ ) = √ exp πi De esta ultima relaci´n, a su vez, se sigue que ´ o

i

(ξ − η)2

= δ(ξ − η) .

n=0

1 Hn (ξ) Hn (η) = δ(ξ − η) , n!

la cual es una especie de relaci´n de clausura [ver (1.4)] para los polinomios de Hermite. o

4.7.

Representaci´n matricial de los operadores. o

Consideremos la base ortonormal del espacio vectorial H , formada por los autovectores ˇ del operador n. Evaluemos los elementos de matriz y escribamos la representaci´n matricial o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ de los operadores a† , a, π, ξ, n y H, en esta base. √ 1. (ˇ)nm = n|ˇ|m = mδn,m−1 a a √   0 1 √ 0 0 0 ···  0 0  2 √ 0 0    0 0  0 3 √ 0 (ˇ) =  a  .  0 0  0 0 4   . ... . .

´ 4.7. REPRESENTACION MATRICIAL DE LOS OPERADORES. Para el operador herm´ ıtico conjugado se  0 √  1   (ˇ† ) =  0 a  0  . . . ˇ 2. ξ =
1 √ (ˇ a 2

227

tiene 0 0 ··· 0 0 √ 2 √ 0 0 3 ...      .  

ˇ + a† ), luego √ 1 √ ˇ (ξ)n,m = √ nδm,n−1 + n + 1δm,n+1 . 2 √   0 1 √ 0 0 0 ··· √  1 0  2 √ 0 0   √  2 √ 0 3 √ 0 1  0   ˇ (ξ) = √  0  . 3 √ 0 4 0   2  0 0 4 0  0  . .. . . .

ˇ 3. π =

1 √ i 2

ˇ ˇ a − a† , luego   1   √  ˇ (π) = i 2  √ 0 1 0 0 ··· √ √ − 1 0 2 √ 0 √ 0 3 0 − 2 √ 0 0 − 3 0 . .. . . .      .  

4. (ˇ )nm = n|ˇ |m = mδnm , luego n n     (ˇ ) =  n   0 0 0 0 . . . 0 1 0 0 0 0 2 0 0 ··· 0 0 3 ...      .  

ˇ ˇ 5. H = ω n +

1 2

, luego    ˇ = ω (H)    1/2 0 0 0 ··· 0 3/2 0 0 0 0 5/2 0 0 0 0 7/2 . ... . .      .  

228 ˇ ˇ ˇ 6. ξ 2 = ξ · ξ.  ˇ ξ2  1  =  2 

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

1 0 3 √0 1·2 √0 0 2·3 . . .

1·2 √0 0 ... 0 2·3 √0 5 0 3·4 0 7 0 ...

     .  

4.8.

Evoluci´n cl´sica o a

En esta secci´n mostraremos expl´ o ıcitamente que la ecuaci´n del oscilador arm´nico cl´sica o o a se satisface al tomar promedios en la soluci´n cu´ntica. o a Consideremos un estado |Ψ , superposici´n de autoestados del oscilador arm´nico: o o

|Ψ =
n=0

|n n|Ψ .

La dependencia temporal de |Ψ viene dada por:

|Ψ(t) =
n=0

|n n|Ψ e−iω(n+1/2)t .

Evaluemos el valor esperado del operador posici´n y mostremos que ´ste satisface la misma o e ecuaci´n que la variable de posici´n cl´sica. Tenemos: o o a ˇ ξ(t) = =
n,m

ˇ Ψ(t)|ξ|Ψ(t) ˇ Ψ(t)|n n|ξ|m m|Ψ(t) ˇ Ψ|n n|ξ|m m|Ψ e−iω(m−n)t .
n,m

= ˇ Pero ξnm = n|ξ|m = ˇ ξ(t) =
n 1 √ 2

nδm,n−1 +

n + 1δm,n+1 , luego n+1 n + 1|Ψ e−iωt 2

Ψ|n √ 2nRe

n n − 1|Ψ eiωt + Ψ|n 2 Ψ|n n − 1|Ψ eiωt .

=
n

Tomando la segunda derivada se concluye que d2 ˇ ˇ ξ(t) + ω 2 ξ(t) = 0 , dt2 o sea, el valor promedio de la posici´n efectivamente cumple con la ecuaci´n cl´sica para el o o a oscilador arm´nico. o

4.9. CUADRO DE HEISENBERG

229

Estos resultados tambi´n se pueden obtener usando el teorema de Ehrenfest. En efecto, e de acuerdo a las ecuaciones (2.76) y (2.78), se tiene: m y ˇ d p ˇ = r . dt m Combinando estas ecuaciones y escribi´ndolas en t´rminos de las variables adimensionales, e e se encuentra d2 ˇ ˇ m 2 ξ = −ω 2 ξ . dt d ˇ ˇ ˇ p = F = −mω 2 x dt

4.9.

El oscilador arm´nico en el cuadro de Heisenberg. o

Cuando introdujimos el cuadro de Heisenberg (Sec. 2.14), observamos que la analog´ ıa cl´sica es m´s directa que en el cuadro de Schr¨dinger, pues los operadores mismos satisfacen a a o una ecuaci´n de evoluci´n cl´sica. Esto ser´ particularmente evidente en el caso del oscilador o o a a arm´nico. o Recordamos primero las expresiones que relacionan los operadores y funciones de onda en los cuadros de Schr¨dinger y de Heisenberg. Se tiene: o
ˇ ˇ ˇ ˇ AH (t) = eiHt/ AS e−iHt/

y ΨS (ξ, t) = e−iHt/ ΨS (ξ, 0) = e−iHt/ ΨH (ξ) . (Los dos cuadros coinciden en el instante t = 0.) En el cuadro de Heisenberg las funciones de estado no var´ en el tiempo; son los operadores los que evolucionan. La ecuaci´n din´mica ıan o a para los operadores es la ecuaci´n de Heisenberg: o i d ˇ ˇ ˇ AH = AH , H dt .
ˇ ˇ

4.9.1.

Ecuaciones de movimiento.

Escribamos la ecuaci´n de evoluci´n temporal para los operadores de posici´n y momento o o o en el cuadro de Heisenberg. Se tiene: i d ˇ ˇ ˇ ξH = ξH , H dt .

El Hamiltoniano para el oscilador arm´nico es o 1 ˇ2 ˇ ˇ2 H= ω ξH + πH 2 .

230 ˇ ˇ Para el conmutador entre ξH y H se tiene: ˇ ˇ ξH , H

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

1 ˇ ˇ2 ω ξH , πH 2 ˇ = i ω πH , =

luego, d ˇ ˇ ξH = ω πH . dt An´logamente, se deduce que a d ˇ ˇ πH = −ω ξH . dt Derivando respecto al tiempo las dos ultimas ecuaciones se obtiene ´ ˇ d2 ξH ˇ + ω 2 ξH = 0 dt2 y ˇ d2 πH ˇ + ω 2 πH = 0 , dt2 ecuaciones que son id´nticas a las ecuaciones cl´sicas de movimiento. Las soluciones de estas e a ecuaciones diferenciales son ˇ ξH (t) = = y ˇ ˇ ˇ πH (t) = πS cos(ωt) − ξS sin(ωt) . (4.25) De acuerdo a (4.24) y (4.25), los valores esperados de los operadores de posici´n y momento o vienen dados por ˇ ˇ ˇ ξH (t) = ξS cos(ωt) + πS sin(ωt) (4.26) y ˇ ˇ ˇ πH (t) = πS cos(ωt) − ξS sin(ωt) . Nuevamente, al tomar promedios vemos que los resultados concuerdan con los obtenidos anteriormente usando el teorema de Ehrenfest; es decir, el valor medio de la posici´n y el o momento evolucionan cl´sicamente, aunque, naturalmente, el sistema mantiene las peculiaria dades propias de los sistemas cu´nticos (principio de incerteza, espectro de energ´ discreto, a ıas etc.). Escribamos ahora las ecuaciones de movimiento para los operadores de subida y bajada. Se tiene: dˇH a 1 ˇ ˇ ˇ ˇH ˇ i = aH , H = ω aH , a† aH + = ωˇH , a dt 2 o sea, dˇH a = −iωˇH . a dt ˇ ˇ ξH (0) cos(ωt) + πH (0) sin(ωt) ˇ ˇ ξS cos(ωt) + πS sin(ωt)

(4.24)

4.9. CUADRO DE HEISENBERG En forma an´loga se obtiene a dˇ† aH aH = +iωˇ† . dt La soluci´n de estas ecuaciones viene dada por o ˇ ˇ aH (t) = aS e−iωt y ˇH ˇS a† (t) = a† e+iωt .

231

Hacemos notar que estas relaciones se pueden obtener directamente usando la definici´n o ˇ de aH y la ecuaci´n (1.17). En efecto, o
n n ˇ ˇ ˇ aH = eiHt/ aS e−iHt/ = eiωtˇ aS e−iωtˇ (iωt)2 ˇ = aS + iωt[ˇ , aS ] + n ˇ [ˇ , [ˇ , aS ]] + · · · n n ˇ 2! ˇ ˇ

Pero [ˇ , aS ] = −ˇS , luego, n ˇ a ˇ ˇ aH (t) = aS − iωtˇS + a Tomando el herm´ ıtico conjugado sigue ˇH ˇS a† (t) = a† e+iωt . Un tercer modo de obtener el mismo resultado es tomar las definiciones de los operadores de subida y bajada (4.7) y (4.8), escribirlas en el cuadro de Heisenberg, y reemplazar las ˇ ˇ dependencias temporales de ξ y π (4.24) y (4.25). Como sea, nos damos cuenta de un hecho interesante. Ahora, en el cuadro de Heisenberg, ˇ ˇ es claro que definir a y a† es equivalente a reemplazar funciones trigonom´tricas reales por e ˇ ˇ exponenciales complejas. Desde ese punto de vista, es completamente esperable que a y a† permitan resolver elegantemente el problema de un oscilador arm´nico, como vimos en la o Sec. 4.2. (iωt)2 ˇ ˇ aS − · · · = aS e−iωt . 2!

4.9.2.

Interpretaci´n del cuadro de Heisenberg. o

En el cuadro de Heisenberg no evoluciona la funci´n de onda, sino los operadores. Pero o dicha evoluci´n depende de la funci´n de onda inicial. o o Veamos qu´ sucede si para la funci´n de estado ΨH (ξ) se elige la funci´n de onda tiempo e o o independiente correspondiente al estado fundamental del oscilador arm´nico, es decir: o 1 ξ2 ΨH (ξ) = Ψ0 (ξ) = √ exp − 4 2 π .

Al aplicar la relaci´n (4.26) al estado fundamental, se obtiene que en todo instante los o valores esperados de los operadores momento y posici´n en el cuadro de Heisenberg son nulos, o es decir, ˇ ξH (t) = πH (t) = 0 ∀t . ˇ

232

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

4 3 E/hω 2 1 0 -3

V(x)=mω2x2/2

-2

-1

0 x/x0

1 ξ 2 0

3

Figura 4.4: Funci´n de estado correspondiente a la funci´n de onda del estado fundamental o o desplazado. Esto en realidad era lo que se esperaba. ¿Qu´ suceder´ si la funci´n de estado del sistema es la misma gaussiana, pero desplazada e a o en una cantidad ξ0 respecto al punto de equilibrio ξ = 0? Analicemos la situaci´n que se o obtiene en ese caso. Elijamos la funci´n de estado como sigue (ver figura 4.4): o 1 (ξ − ξ0 )2 ΨH (ξ) = √ exp − 4 2 π En este caso se tiene: ˇ ξH (t = 0) = ˇ ΨH |ξS |ΨH +∞ 1 = √ dξ ξ exp −(ξ − ξ0 )2 = ξ0 . π −∞ .

Tambi´n se demuestra que e ˇ πH (t = 0) = 0 . Ambos resultados concuerdan con la situaci´n cl´sica: inicialmente tenemos un oscilador o a en reposo, desplazado en ξ0 respecto al origen. Luego, la evoluci´n temporal de los valores esperados de los operadores posici´n y moo o mento viene dada por: ˇ ξH (t) = ξ0 cos(ωt) y ˇ πH (t) = −ξ0 sin(ωt) , ecuaciones que por supuesto son id´nticas a las correspondientes ecuaciones cl´sicas. e a Hemos resuelto el problema en el cuadro de Heisenberg. ¿Qu´ pasa con el paquete de e ondas ΨS (ξ, t) en el cuadro de Schr¨dinger? Ya sabemos que el valor esperado de la posici´n o o oscila igual que un oscilador cl´sico (resultado que obtuvimos en el cuadro de Heisenberg, a

4.9. CUADRO DE HEISENBERG

233

pero los promedios no cambian al cambiar de cuadro). Pero ¿el paquete de ondas cambiar´ su a forma a medida que oscila? Analicemos este problema en detalle. Se tiene: ΨS (ξ, t) = e−iHt/ ΨH (ξ) . Para la funci´n de onda de Heisenberg (que no depende del tiempo) estamos tomando el estao do fundamental desplazado en ξ0 , el cual podemos escribir, usando el operador de traslaci´n, o de la forma siguiente: 1 1 ΨH (ξ) = √ exp (ξ − ξ0 )2 4 2 π ˇ = e−iξ0 πS Ψ0 (ξ) , donde Ψ0 (ξ) es la soluci´n de la ecuaci´n de Schr¨dinger tiempo independiente correspono o o diente al estado fundamental del oscilador arm´nico. Luego, se obtiene: o
ˇ ΨS (ξ, t) = e−iHt/ e−iξ0 πS Ψ0 (ξ) ˇ = e−iHt/ e−iξ0 πS e+iHt/ e−iHt/ Ψ0 (ξ) ˇ = e−iξ0 πH (−t) e−iHt/ Ψ0 (ξ) ˇ = e−iξ0 πH (−t) e−iωt/2 Ψ0 (ξ) . ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ

Usando (4.26), se tiene que
ˇ ˇ e−iξ0 πH (−t) = e−iξ0 (ξS sin(ωt)+πS cos(ωt)) 2 ˇ ˇ ˇ ˇ = e−iξ0 ξS sin(ωt) e−iξ0 πS cos(ωt) e−(−iξ0 ) [ξS ,πS ] sin(ωt) cos(ωt)/2 2 ˇ ˇ = e−iξ0 ξS sin(ωt) e−iξ0 cos(ωt) πS eiξ0 sin(2ωt)/4 . ˇ

Observando que la segunda exponencial es el operador de desplazamiento en ξ0 cos(ωt), se obtiene, para la funci´n de onda, o 1 2 2 ˇ ˇ ΨS (ξ, t) = e−iωt/2 eiξ0 sin(2ωt)/4 e−iξ0 ξS sin(ωt) e−iξ0 cos(ωt) πS √ e−ξ /2 4 π 1 2 2 ˇ = e−iωt/2 eiξ0 sin(2ωt)/4 e−iξ0 ξS sin(ωt) √ e−(ξ−ξ0 cos(ωt)) /2 4 π 1 2 2 = e−i(ωt/2−ξ0 sin(2ωt)/4+ξ0 ξ sin(ωt)) √ e−(ξ−ξ0 cos(ωt)) /2 , 4 π y para la densidad de probabilidad se encuentra: 1 2 |ΨS (ξ, t)|2 = √ e−(ξ−ξ0 cos(ωt)) . π O sea, la densidad de probabilidad en todo instante es Gaussiana y oscila entre −ξ0 y +ξ0 , sin cambiar su forma. Tanto en el cuadro de Heisenberg como en el de Schr¨dinger, se verifica que este estado, o correspondiente al estado fundamental desplazado, es el que presenta la mayor analog´ con ıa el oscilador cl´sico: una Gaussiana inicialmente desplazada respecto al origen, en reposo, y a que oscila arm´nicamente respecto al origen sin deformarse. o

(4.27)

234

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

4.9.3.

Descomposici´n de ΨH (ξ) en autoestados del oscilador arm´nio o co.

ˇ ˇ Anteriormente obtuvimos que, en el estado fundamental, ξ = π = 0, lo que significa que, en el estado de m´ ınima energ´ el oscilador permanece en “reposo” en el origen (en ıa, realidad, su energ´ cin´tica es distinta de cero, y es un estado con un ancho finito, pero ıa e en promedio su momentum y su posici´n son cero). Tal estado no evoluciona, pues es un o autoestado del Hamiltoniano, y dichos promedios no cambian en el tiempo. La raz´n por o la cual la Gaussiana desplazada de la subsecci´n anterior evoluciona es porque ΨH (ξ) no o es un autoestado. Veamos qu´ podemos aprender de expandir ΨH (ξ) en autoestados del e Hamiltoniano. Escribamos la funci´n de onda del estado fundamental desplazado, o 1 2 ˇ ξ|ΨH = √ e−(ξ−ξ0 ) /2 = ξ|e−iξ0 π |0 , 4 π en t´rminos de las autofunciones del oscilador arm´nico {|n }, e o |ΨH =
n

cn |n ,

(4.28)

y evaluemos los coeficientes de expansi´n. Para ello expresamos el operador de traslaci´n o o como sigue: 1 ˇ e−iξ0 π = exp −iξ0 √ (ˇ − a† ) a ˇ i 2 = exp ξ √0 a† ˇ 2
2 ξ0 4

ξ0 ˇ exp − √ a 2 exp ξ √0 a† ˇ 2

exp

1 2

ξ √0 2 ,

2

ˇ ˇ a† , a

= exp − luego,
ˇ e−iξ0 π |0

ξ0 ˇ exp − √ a 2

= exp −

2 ξ0 4 ξ2 = exp − 0 4

exp exp

ξ √0 a† ˇ 2 ξ √0 a† ˇ 2

ξ0 ξ2 ˇ ˇ 1 − √ a + 0 a2 − · · · 4 2 |0 .

|0

Expandiendo la exponencial en series de Taylor, y usando (ˇ† )n a √ |0 = |n , n! concluimos |ΨH = e
2 −ξ0 /4

n=0

1 √ n!

ξ √0 2

n

|n ,

4.10. ESTADOS COHERENTES. de modo que cn = √
n ξ0 2 e−ξ0 /4 . n n! 2

235

(4.29)

Al realizar una medici´n de energ´ la probabilidad de encontrar el oscilador con energ´ o ıa, ıa (n + 1/2) ω es 2 n 1 ξ0 2 |cn |2 = (4.30) e−ξ0 /2 . n! 2 Esta distribuci´n es una Distribuci´n de Poisson. o o Reemplazando (4.29) en (4.28) se encuentra que el estado fundamental desplazado en ξ0 queda expresado por

|ΨH =
n=0

n ξ0 2 e−ξ0 /4 |n . n n! 2

(4.31)

As´ al hacer una medici´n de energ´ sobre la Gaussiana desplazada todos los valores ı, o ıa ω(n + 1/2) son posibles. ¿Pero cu´l es la energ´ m´s probable? Para saberlo, basta con maximizar la distribuci´n a ıa a o de probabilidades (4.30). La presencia de n! complica un tanto la tarea, pero ´sta se simplifica e en el caso de un oscilador con amplitud grande (es decir, ξ0 1). Eso equivale a darle gran cantidad de energ´ inicial al oscilador, y por tanto se espera que la probabilidad m´xima ıa a ocurra para n grande, de modo que podemos usar la f´rmula de Stirling, n! ∼ nn e−n . Se o encuentra que 2 n ξ0 ξ2 n→∞ exp − 0 − n . |cn |2 −→ 2n 2
2 El valor m´ximo de esta distribuci´n se obtiene para el valor n0 = ξ0 /2. El valor m´s probable a o a de la energ´ es, por lo tanto, ıa 2 1 ξ0 ω = mω 2 x2 , 0 2 2

E = (n0 + 1/2) ω ≈ n0 ω =

o sea, si desplazamos el estado fundamental del oscilador en una magnitud x0 , la energ´ ıa 1 2 2 m´s probable del oscilador ser´ 2 mω x0 , coincidiendo con el resultado que se obtendr´ a a ıa cl´sicamente. Esto es natural, puesto que hemos considerado grandes desplazamientos en a comparaci´n a la escala cu´ntica de distancia (ξ0 o a 1 si y s´lo si x0 o /mω).

4.10.

Estados coherentes.

El hecho de que una combinaci´n lineal infinita de autoestados (el estado fundamental o desplazado) evolucione de una manera tan sencilla, es decir, manteniendo su forma y dispersi´n, oscilando arm´nicamente, es sin duda altamente no trivial. En esta secci´n mostraremos, o o o no obstante, que ´ste no es el unico estado que presenta este comportamiento, sino que es e ´ com´n a una familia de estados llamados coherentes. u

236

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

4.10.1.

Definici´n. o

Definimos el espacio coherente por el conjunto {|α }α∈C de autoestados del operador de bajada: ˇ a|α = α|α . (4.32) ˇ Sean {|n } los autoestados del operador n. Supongamos que existen estos estados coherentes. Consideremos a uno de tales estados y supongamos que est´ normalizado, es decir, a supongamos que cumple con α|α = 1. Expandamos |α en la base {|n }:

|α =
n=0

|n n|α .

Evaluemos los coeficientes de expansi´n. Tenemos o ˇ αn an n|α = 0| √ |α = √ 0|α . n! n! Con este resultado, el estado coherente |α queda

|α = 0|α
n=0

αn √ |n . n!

Como |α est´ normalizado, usando esta ultima relaci´n se obtiene a ´ o α|α α∗m αn √ = | 0|α | m|n m!n! m,n=0
2 ∞ ∞

= | 0|α | De esta relaci´n se concluye que o

2 n=0

|α|2n 2 = | 0|α |2 e|α| = 1 . n!

0|α = e− 2 |α| , o sea, los estados coherentes normalizados se escriben de la forma

1

2

|α = e

−|α|2 /2 n=0

αn √ |n . n!

(4.33)

√ Note que esta expresi´n, con α = ξ0 / 2 es id´ntica a la ecuaci´n (4.31), o sea, el estado o e o fundamental desplazado es un caso particular de estado coherente. Observemos tambi´n que el estado fundamental del oscilador arm´nico | 0 es tanto un e o ˇ autoestado del Hamiltoniano (con autovalor ω/2) como un autoestado de a (con autovalor 0), y por tanto el estado fundamental es tambi´n un estado coherente. e

4.10. ESTADOS COHERENTES.

237

4.10.2.

Valores promedios de algunos operadores.
1 ˇ α|H|α = α| ω (ˇ + ) |α n 2 1 1 ˇ ˇ ω α| a† a + |α = ω |α|2 + 2 2
α

Calculemos el valor promedio de la energ´ para un estado coherente |α : ıa ˇ H
α

= =

.

ˇ Evaluemos tambi´n la varianza de la energ´ Para H2 e ıa. ˇ H2
α

se encuentra 1 2
2

= = =

ˇ α|H2 |α = α|
2

2

ˇ ω2 n + 1 4

|α |α 1 4

ˇ ˇˇ ˇ ˇ ˇ ω 2 α| a† aa† a + a† a +

2

ω 2 |α|2 α|ˇa† |α + |α|2 + aˇ ω 2 |α|4 + 2|α|2 + 1 4

= Para la varianza se tiene entonces

2

.

ˇ ˇ (∆H)2 = (H − H α )2 α

α

=

2

ω 2 |α|2 .

De los resultados anteriores tambi´n se deduce que e |α| ∆Hα = ˇ |α|2 + Hα
|α| grande 1 2

−→

1 |α|→∞ −→ 0 , |α|

es decir, para |α| 1 la desviaci´n de la energ´ relativa al valor promedio es muy peque˜a. o ıa n ˇ ˇ Calculemos los promedios n α y n2 α : ˇ n ˇ n2
α α

= α|ˇ† a|α = |α|2 aˇ

ˇ ˇ ˇ = |α|2 α|(1 + a† a)|α = |α|2 + |α|4 ,

luego para la varianza se obtiene: ∆nα = Tambi´n se tiene e ˇ n2
α

ˇ − n

2 1/2 α

= |α| .

1 ∆nα = , ˇ nα |α|

o sea, en el l´ ımite |α| → ∞ la dispersi´n es grande, ya que una gran cantidad de estados o participa en forma sustancial en la formaci´n del estado coherente |α . Sin embargo, la o dispersi´n relativa tiende a cero en este l´ o ımite. Un estado coherente es una superposici´n de infinitos autoestados del Hamiltoniano, de o modo que no tiene una energ´ definida; a lo sumo, al medir la energ´ se obtendr´ un ıa ıa, a

238

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

determinado valor promedio con alguna incerteza. La energ´ promedio est´ dada√ |α|2 , ıa a por de modo que, en promedio, un estado coherente se encuentra en el nivel n = α. Hay, sin embargo, una incerteza en el nivel ocupado dada por ∆n (o ∆H). El resultado que hemos obtenido es que dicha incerteza es cada vez menor mientras mayor sea α, es decir, mientras mayor sea la energ´ (promedio) del estado coherente, dicha energ´ se observa ıa ıa con una incerteza (relativa) cada vez menor. Esto sugiere una interesante analog´ con la ıa experiencia cl´sica, ya que un oscilador cl´sico tiene una energ´ grande comparada con ω a a ıa y, por otro lado, cl´sicamente la energ´ se puede medir con precisi´n infinita. Esta analog´ a ıa o ıa entre el oscilador cl´sico y los estados coherentes se manifiesta de muchos otros aspectos, a como veremos. Note que el valor esperado de la energ´ tambi´n se puede escribir de la forma ıa e ˇ H
α

= ω

ˇ n

α

+

1 2

.

Encontremos tambi´n los promedios de la posici´n y del momento para un estado cohee o rente. Tenemos α|ˇ|α = α a y α|ˇ† |α = α∗ , a √ 1 ˇ α|ξ|α = √ α|(ˇ + a† )|α = 2 Re(α) . a ˇ 2 Para los valores esperados del momento se encuentra √ ˇ α|π|α = 2 Im(α) . Esto es interesante, porque sugiere una interpretaci´n para α: Si representamos la evoo luci´n del oscilador en un espacio de fase de dimensi´n 2 o, equivalentemente, en el plano o o complejo, con abscisas (la parte real) representando la posici´n ξ y las ordenadas (la parte o imaginaria) representando el momentum π, α es el vector en el plano complejo que corresponde al estado (ξ, π). Hecho que no deber´ ser sorprendente, dada la definici´n (4.7). ıa o luego

4.10.3.

Forma expl´ ıcita para |α .

Determinemos la forma de los estados coherentes en representaci´n de coordenadas. De o (4.32), ξ|ˇ|α a 1 = √ 2 1 = √ 2 d dξ d ξ+ dξ ξ+ ξ|α Φα (ξ) = αΦα (ξ) .

Para encontrar la soluci´n de esta ecuaci´n diferencial, usamos el Ansatz o o Φα (ξ) = ξ|α = ef (ξ) .

4.10. ESTADOS COHERENTES. Para f (ξ) se encuentra la ecuaci´n diferencial o ξ + f (ξ) = cuya soluci´n es o √ 2α ,

239

√ 1 f (ξ) = − (ξ − 2α)2 + cte. . 2 La funci´n Φα (ξ), entonces, viene dada por o √ 1 Φα (ξ) = A exp − (ξ − 2 α)2 2 A se encuentra exigiendo que Φα (ξ) est´ normalizado: e
+∞

.

α|α =
−∞

dξ Φ∗ (ξ) Φα (ξ) = 1 . α

Eligiendo la fase arbitraria de A de manera que A sea real y positivo, se obtiene 1 2 A = √ e− Im(α) . 4 π De esta manera, en forma expl´ ıcita, en la representaci´n de coordenadas, el estado coherente o queda expresado por √ 1 1 2 Φα (ξ) = √ e− Im(α) exp − (ξ − 2 α)2 4 2 π . (4.34)

√ o Nuevamente es claro que con α = ξ0 / 2 se tiene el estado fundamental del oscilador arm´nico, desplazado en ξ0 respecto al origen. Proposici´n: o
a |α = eαˇ
† −α∗ a ˇ

ˇ |0 ≡ A|0 .

(4.35)

Demostraci´n: o
a eαˇ
† −α∗ a ˇ

|0

ˇ a = eαˇ eα a e|α|

2

[ˇ † ,ˇ ]/2 a a

|0

= e

−|α|2 /2 αˇ † a

e

= e−|α| = e−|α|

2 /2

|0 ˇ αn a† n |0 n! n=0 αn √ |n = |α n! q.e.d.

2 /2

n=0

Se deja como ejercicio (ver Problemas 4-1 y 4-2) demostrar una serie de propiedades del ˇ operador A.

240

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

4.10.4.

Evoluci´n temporal. o

Analicemos brevemente la evoluci´n temporal de un estado coherente |α : o |Ψα (t) = e− (Note que |Ψα (0) = |α .) Se tiene |Ψα (t) = e− = e
i i i

ˇ Ht

|α .

ˇ Ht

|α ˇ exp[αˇ† − α∗ aS ]|0 aS
i

ˇ − Ht
i

ˇ = e− Ht exp[αˇ† − α∗ aS ] e+ Ht e− Ht |0 aS † −iωt/2 ˇ = e exp[αˇH (t) − α∗ aH (t)] |0 . a ˇ ˇ ˇH ˇS Pero aH (t) = aS e−iωt y a† (t) = a† e+iωt , luego, ˇS ˇ |Ψα (t) = e−iωt/2 exp[α(t) a† − α∗ (t) aS ]|0 = e−iωt/2 |α(t) con α(t) ≡ αe−iωt . (4.36) Note que |Ψα (t) no es id´ntico a |α(t) ; casi coinciden, difieren en un factor de fase. Sin e embargo, al evaluar promedios de operadores, ambos estados dan el mismo resultado. De todos modos, es claro que la evoluci´n de un estado coherente es, aparte de un factor de fase o global, el mismo estado coherente, pero con α variando arm´nicamente, de acuerdo a (4.36). o Ya lo hab´ ıamos observado para el estado fundamental desplazado, y ahora verificamos que todos los autoestados del operador de bajada se comportan del mismo modo, evolucionando indeformados. Por su parte, todos los promedios temporales siguen de los promedios en el instante t = 0 al remplazar α por α(t) = α exp (−iωt). En particular se tiene ˇ ξ α(t) = y ˇ π
α(t)

ˇ

ˇ

i

ˇ

2 Re (α(t))

=

2 Im(α(t)) .

El gr´fico 4.5 es ilustrativo: El punto α(t) representa el estado coherente del oscilador en cada a √ instante, dando (excepto por un factor 2) la parte real e imaginaria de α(t) la posici´n y o momentum promedios. Al evolucionar, el punto α(t) rota con frecuencia angular ω sobre la circunferencia de radio |α|, con ω la frecuencia angular del oscilador cl´sico. Nuevamente a advertimos que esta particular combinaci´n lineal de autoestados, los estados coherentes, se o comporta cl´sicamente, describiendo en el espacio de fase una trayectoria igual a la de un a oscilador cl´sico. a Es posible mostrar que un estado coherente no s´lo satisface la igualdad en el Principio o de Incertidumbre, sino que al evolucionar no se dispersa y sigue satisfaciendo dicha igualdad (Ejercicio 4-3).

4.10. ESTADOS COHERENTES.
Im α ( t ) α ( t) |α |

241

Re α ( t )

Figura 4.5: Evoluci´n temporal del oscilador en el espacio α. o

4.10.5.

Comentarios.

ˇ Los estados coherentes son autoestados del operador de bajada a. Este operador no es herm´ ıtico. Como consecuencia de esto se tiene que: No existe un observable asociado a este operador. El autovalor α, por lo tanto, no necesariamente es real. En efecto, aun si en t = 0 es real, al transcurrir el tiempo α evoluciona de acuerdo a la ecuaci´n (4.36), siendo en general un n´mero complejo. o u El conjunto de vectores {|α } no tiene por qu´ ser ortogonal. De hecho, no lo es: e α|β = e− 2 |α|
1 1 2 − 1 |β|2 2

m,n

(α∗ )m β n √ m|n m!n! (α∗ β)n n! ,

= e− 2 (|α| = e o sea,

2 +|β|2 )

n
1 α∗ β− 2 (|α|2 +|β|2 )

| α|β |2 = e−|α−β| . Deducimos que la distancia entre los puntos α y β del plano complejo es una “medida de la ortogonalidad” de los estados coherentes |α y |β . A pesar que los estados coherentes no son ortogonales, s´ forman un conjunto completo. ı En efecto, se puede mostrar que 1 ˇ Q≡ π ˇ |α α| d(Re(α)) d(Im(α)) = 1 . (4.37)

2

Para ello, usemos la ecuaci´n (4.33) e introduzcamos coordenadas polares en el plano o

242 complejo α: 1 ˇ Q = π =
m,n

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

e

−|α|2 m,n

αm α∗n √ |m n| d(Re(α)) d(Im(α)) n!m!
∞ 0 ∞ 0

|m n| 1 √ m!n! π 1 |m m| m!

e−r rm+n r dr
0

2

dθ ei(m−n)θ
2πδnm

=
m

dr2 e

−r2

r2m

m!

=
m

ˇ |m m| = 1 .

Usando (4.37), cualquier vector de estado del oscilador arm´nico se puede expresar en o t´rminos de estados coherentes. En efecto: e ˇ |Ψ = 1 |Ψ = 1 π |α α|Ψ d2 α .

En realidad, el conjunto de estados coherentes es sobrecompleto. En efecto, como α puede tomar cualquier valor complejo, hay ℵ (infinito no numerable) estados coherentes. Pero las autofunciones del Hamiltoniano del oscilador arm´nico est´n rotuladas por un o a ´ ındice entero, de modo que la dimensi´n del espacio de Hilbert H del oscilador arm´nico o o es s´lo ℵ0 (infinito numerable). o ˇ El operador a† no tiene autoestados f´ ısicamente aceptables. En lugar de ser “gaussianas” ξ 2 /2 son proporcionales a e , y por ende divergen y no son normalizables. Hemos visto que los estados coherentes recuerdan, en muchos aspectos, al oscilador cl´sico. a Sabemos que, en general, el comportamiento cl´sico se deber´ recuperar al hacer → 0 a ıa (principio de correspondencia), o al aumentar en energ´ (Fig. 4.3). Sabemos, en general, ıa que un estado cl´sico ser´ la superposici´n de posiblemente infinitos autotestados de energ´ a a o ıa. Pues bien, hemos encontrado estos “estados coherentes”, que son justamente superposici´n de o infinitos autoestados, y que evolucionan precisamente de acuerdo a las ecuaciones cl´sicas. Es a en este punto que radica la importancia de los estados coherentes: correponden a la realizaci´n o que tienen los osciladores arm´nicos en el mundo macrosc´pico, y no simplemente el l´ o o ımite n −→ ∞ y −→ 0 de los autoestados |n . Podremos apreciar esto a trav´s del siguiente par e de ejemplos.

4.10.6.

Ilustraci´n 1: fuerza externa constante. o

En esta secci´n encontraremos la soluci´n a un problema que corresponde a un caso muy o o particular de un oscilador arm´nico forzado. o Consideremos un oscilador arm´nico sometido a la siguiente fuerza externa (ver figura o 4.6): F (t) = F0 Θ(−t) .

4.10. ESTADOS COHERENTES.
F (t )

243

F0

0

t

Figura 4.6: Fuerza externa que act´a sobre el oscilador analizado en el texto. u

Para t < 0 sobre el oscilador act´a una fuerza constante F0 que desaparece bruscamente u en t = 0. Esta fuerza, cl´sicamente, da origen a un potencial tiempo dependiente V (x, t) = a −F (t)x. Cu´nticamente ´ste queda representado por a e ˇ V=− F (t)(ˇ + a† ) . a ˇ

2mω

El Hamiltoniano para el problema es, por lo tanto, 1 ˇ ˇ ˇ H = ω a† a + 2 − F (t)(ˇ + a† ) . a ˇ (4.38)

2mω

ˇ Denotemos por |¯ , |¯ , . . ., |¯ , . . . a los autoestados de H para t < 0, y por |0 , |1 , . . ., 0 1 n ˇ para t > 0. Supongamos que para t < 0 el sistema est´ en su |n , . . . a los autoestados de H a ¯ . En el instante t = 0+ la funci´n de onda a´n ser´ ψ0 (ξ) = ξ|¯ , pero estado fundamental |0 o u a 0 los autoestados del Hamiltoniano ahora son los estados |0 , |1 , . . ., |n , etc. Como |¯ = |0 0 el sistema no estar´ en el estado fundamental para t > 0. a Reescribamos el Hamiltoniano (4.38) de manera de expresarlo, para t < 0, expl´ ıcitamente como un operador desplazado. Se tiene ˇ H = = ˇ ˇ ω a† a + ω 1 2 1 2 − a ˇ F (t)(ˇ + a† ) 2mω ξ0 − √ (ˇ + a† ) , a ˇ 2

ˇ ˇ a† a +

donde ξ0 es la posici´n cl´sica de equilibrio para t√ 0, es decir, ξ0 = o a < mω/ x0 con 2 ˇ = a −ξ0 / 2, el Hamiltoniano se puede reescribir ¯ x0 = F0 /(mω ). Introduciendo el operador a ˇ de la forma 1 ξ2 ˇ ˇ¯ ¯a H = ω a† ˇ + − ω 0 . 2 4 √ ˇ Consideremos el operador A(α), definido en la ecuaci´n (4.35), con α = ξ0 / 2: o
π ˇ A(α) = e−iˇ ξ0 .

De acuerdo al Problema 4-1, se tiene que √ ˇ ˇ ¯ ˇ A† (−α)ˇA(−α) = a − ξ0 / 2 = a . aˇ

244

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Usando este resultado, el Hamiltoniano para t < 0 se escribe de la forma 1 π ˇ ˇ ˇ H = e−iˇ ξ0 ω a† a + 2 siendo los autoestados
π |¯ = e−iˇ ξ0 |n . n π e+iˇ ξ0 ,

De la discusi´n anterior es claro que el estado inicial en que se encuentra el sistema para o t < 0 corresponde al estado fundamental desplazado ξ0 π ¯ |0 = e−iˇ ξ0 |0 = √ 2 ,

o sea, un estado coherente. √ En el instante t = 0+ el valor de α es ξ0 / 2, donde ξ0 es la amplitud de la oscilaci´n o que tendr´ el an´logo cl´sico. Esto era esperable: el problema planteado es equivalente, por ıa a a ejemplo, a una masa ligada a un resorte. Si la masa tiene carga y el sistema est´ inicialmente a en un campo el´ctrico constante, el estado de m´ e ınima energ´ est´ desplazado respecto al ıa a estado de m´ ınima energ´ en ausencia de campo el´ctrico. Al “apagar” el campo el´ctrico, el ıa e e sistema se encuentra s´bitamente en un estado “excitado”, y comienza a oscilar. Su amplitud u de oscilaci´n es precisamente igual al desplazamiento del estado de m´ o ınima energ´ inicial ıa respecto al estado de m´ ınima energ´ final. ıa La expansi´n de |¯ en t´rminos de los estados del oscilador arm´nico es o 0 e o

1 2 |¯ = e− 2 |α| 0

n=0

αn √ |n , n!

de modo que la probabilidad de encontrar, para t > 0, al sistema en el estado |n viene dada por la distribuci´n de Poisson: o Pn = 1 mω 2 x n! 2 0
n

exp −

mω 2 x 2 0

.

4.10.7.

Ilustraci´n 2: l´ser. o a

Los conceptos desarrollados en las subsecciones anteriores pueden ser verificados experimentales. Consideremos la luz de un l´ser. Este produce un onda electromagn´tica coherente, siendo a e los campos el´ctrico y magn´tico de la forma e e E = E0 cos(ωt) y B = B0 cos(ωt) , donde E0 y B0 son grandes, o sea, corresponden a un oscilador arm´nico desplazado en una o magnitud grande (cerca del l´ ımite cl´sico). a

4.11. EL OSCILADOR ARMONICO EN TRES DIMENSIONES

245

Hacemos incidir la luz sobre un fotoc´todo adosado a un fotomultiplicador. El voltaje del a pulso generado por el fotomultiplicador es proporcional al n´mero de fotoelectrones generados u en el fotoc´todo, el que, a su vez, es igual al n´mero de fotones que inciden sobre ´ste. En otras a u e ˇ palabras, el fotoc´todo corresponde al operador de n´mero n. La probabilidad de encontrar a u n fotones es |cn |2 , dado por la ecuaci´n (4.30). Al observar el resultado de este experimento o en un multicanal se encuentra una distribuci´n de Poisson. o La figura 4.7 muestra esquem´ticamente el experimento y resultado que finalmente se a observa en un multicanal para la distribuci´n de fotones de una onda electromagn´tica cl´sica, o e a resultado que est´ de acuerdo con la predicci´n cu´ntica. a o a

4.11.

El oscilador arm´nico en tres dimensiones. o

(Soluci´n en coordenadas cartesianas.) o Consideremos una part´ ıcula de masa m movi´ndose en el espacio tridimensional bajo el e efecto del potencial 1 V (r ) = mω 2 r2 . 2 En coordenadas cartesianas el Hamiltoniano de este problema es ˇ ˇ ˇ ˇ H = Hx + Hy + Hz , ˇ p2 1 ˇ ˇi Hi = i + mω 2 x2 , i = x, y, z , 2m 2 es el Hamiltoniano de un oscilador arm´nico para cada una de las tres direcciones espaciales. o La ecuaci´n de Schr¨dinger estacionaria que debemos resolver es o o ˇ H|ψ = E|ψ . ˇ ˇ ˇ Notemos que {Hx , Hy , Hz } es un conjunto (completo) de observables compatibles; adem´s a cada uno de estos operadores depende de variables mutuamente independientes, luego su diagonalizaci´n conjunta se obtiene multiplicando autofunciones independientes 1 . En otras o palabras, r |ψ = ψ(r ) se puede escribir de la forma ψ(r ) = ψx (x) ψy (y) ψz (z) . La ecuaci´n de Schr¨dinger queda o o
2

donde


1

2

2m

1 + mω 2 r2 − E ψx (x) ψy (y) ψz (z) = 0 . 2

Sea H un espacio de Hilbert constituido por el producto tensorial de espacios de Hilbert H1 y H2 , es ˇ decir, H = H1 ⊗ H2 . Denotemos por Aj , con j = 1, 2, a los conjuntos completos de operadores compatibles ˇ para cada uno de los espacios de Hilbert Hj , siendo |αj los autoestados, es decir, Aj |αj = αj |αj , j = 1, 2. Entonces una base de H viene dada por el producto tensorial {|α1 , α2 = |α1 ⊗ |α2 }. Esta base diagonaliza ˇ ˇ ˇ ˇ {A1 ⊗ 1, 1 ⊗ A2 }. En la representaci´n de coordenadas estos autoestados son representados por un producto o ordinario de funciones.

246

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Fotomultiplicador Láser

Fotocátodo

Voltaje

<n>

Tiempo

Multicanal

Número de cuentas Distribución de Poisson

Altura del pulso Canal
Figura 4.7: Luz coherente incidiendo sobre un fotoc´todo. Se muestra esquem´ticamente la a a disposici´n experimental y el resultado que finalmente se observa en un multicanal. o

4.11. EL OSCILADOR ARMONICO EN TRES DIMENSIONES Dividiendo por la funci´n de onda se obtiene o
2 2 1 ∂2 1 ∂2 1 1 − + mω 2 x2 ψx + − + + mω 2 y 2 ψy + 2 2 ψx 2m ∂x 2 ψy 2m ∂y 2
s´lo depende de x o s´lo depende de y o

247

+

2 1 ∂2 1 + mω 2 z 2 ψz −E = 0 . − 2 ψz 2m ∂z 2
s´lo depende de z o

Denotemos las constantes de separaci´n por Ex , Ey y Ez . Entonces o − con Ex + Ey + Ez = E . Hemos reducido el oscilador arm´nico tridimensional a tres osciladores en una dimensi´n, o o todos de la misma frecuencia. Los autoestados del oscilador tridimensional son, por lo tanto, ψnx ny nz (r ) = r |nx ny nz = ψnx (x) ψny (y) ψnz (z) = x|nx y|ny z|nz , ∂2 1 + mω 2 x2 ψj (xj ) = Ej ψj (xj ) , j 2 2m ∂xj 2
2

j = x, y, z ,

donde |n son los autoestados de un oscilador arm´nico. Para los autovalores se tiene: o E= ω
j=x,y,z

nj +

1 2

= ω nx + ny + nz +

3 2

.

La energ´ del punto cero (o sea la energ´ del estado fundamental) es E = 3 ω. La tabla 4.1 ıa ıa 2 da los niveles de energ´ que se obtienen con los distintos n´meros cu´nticos. Note que con ıa u a combinaciones de n´meros cu´nticos distintas es generalmente posible obtener reiteradas veu a ces el mismo valor para la autoenerg´ o sea, los niveles del oscilador arm´nico tridimensional ıa, o son degenerados (ver tambi´n figura 4.8). e Podemos introducir el n´mero cu´ntico N dado por u a N = nx + ny + nz , el cual puede tomar cualquier valor entero no negativo. La energ´ s´lo depende de N ; en ıa o efecto, EN = ω(N + 3/2). La paridad de los autoestados tambi´n s´lo depende de N , siendo e o (−1)N . Finalmente, la degeneraci´n del nivel EN es (N + 1)(N + 2)/2 (Problema 4-4). o La alta degeneraci´n que muestran los niveles de este oscilador tridimensional no es cao sual. Como hemos ya mencionado, cada simetr´ del problema suele estar asociado con una ıa degeneraci´n. El oscilador en tres dimensiones considerado en esta secci´n es isotr´pico y o o o ˇ ˇ adem´s es invariante ante el intercambio ξ y π, o sea, al intercambio de la posici´n y el a o momento. Estas simetr´ del Hamiltoniano dan origen a las degeneraciones de su espectro. ıas

248

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Cuadro 4.1: Oscilador arm´nico tridimensional en coordenadas cartesianas. o nx 0 1 0 0 2 0 0 1 1 0 3 0 0 2 2 0 1 1 0 1 ny 0 0 1 0 0 2 0 1 0 1 0 3 0 1 0 2 2 0 1 1 nz 0 0 0 1 0 0 2 0 1 1 0 0 3 0 1 1 0 2 2 1 N 0 1 1 1 2 2 2 2 2 2 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 EN
3 2

paridad degeneraci´n o + − − − + + + + + + − − − − − − − − − − 1

ω

5 2

ω

3

7 2

ω

6

9 2

ω

10

(10) 4 (6) (3) 2 (1)

3er nivel excitado 2o nivel excitado 1er nivel excitado Nivel fundamental

E/hω 0

Figura 4.8: Espectro de energ´ de un oscilador tridimensional. ıa

4.12. PROBLEMAS

249

4.12.

Problemas

ˇ 4-1) Demuestre que el operador A satisface las siguientes relaciones: ˇ ˇ a) A† (α) = A(−α) ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ b) A† (α)A(α) = A(α)A† (α) = 1 , ˇ es unitario. o sea, el operador A ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ c) A(−α)A(α) = A† (α)A† (−α) = 1 Esta propiedad es bastante esperable, recordando que el estado fundamental desplaˇ zado es un estado coherente. A(α) corresponde a desplazar el estado fundamental ˇ ˇ ˇ en α, y A(−α) en −α, de modo que naturalmente, al aplicar A(α) y A(−α) el estado original queda inalterado. ˇ ˇ ˇ d ) A† (α)ˇA(α) = a + α1 aˇ ˇ ˇ ˇ e) A† (α)ˇ† A(α) = a† + α∗ 1 a ˇ ˇ ˇ 4-2) Demuestre que el operador Q = αˇ† − α∗ a es antiherm´tico 2 . Por consiguiente, el a ı ˇ Q ˇ operador A = e es unitario. 4-3) Demuestre las siguientes relaciones, para un estado coherente | α : ˇ (a) ξ 2 ˇ (b) π 2
t t 1 = 2 (α2 e2iωt + α∗2 e−2iωt + 2|α|2 + 1)

= − 1 (α2 e2iωt + α∗2 e−2iωt − 2|α|2 − 1) 2

(c) Con los resultados anteriores eval´e las varianzas de la posici´n y el momento y u o demuestre que 1 . (∆ξ)2 = (∆π)2 = 2 De esta manera queda demostrado que en todo instante ∆ξ ∆π = 1/2 . 4-4) Demuestre que la degeneraci´n del nivel EN del oscilador tridimesional isotr´pico viene o o dada por (N + 1)(N + 2)/2. 4-5) Considere un oscilador bidimensional (isotr´pico). Encuentre el espectro y la degenerao ci´n de cada estado estacionario. o

2

ˇ ˇ ˇ Un operador Q se dice que es antiherm´ ıtico si Q† = −Q.

250

´ CAP´ ITULO 4. EL OSCILADOR ARMONICO.

Cap´ ıtulo 5 Momento angular.
versi´n 3 julio 2007 o

Hasta el momento, hemos aplicado el formalismo de la Mec´nica Cu´ntica a problemas a a en una dimensi´n, o a problemas, como el oscilador tridimensional, que se pueden reducir a o problemas unidimensionales. Aun cuando hemos ganado una gran cantidad de intuici´n f´ o ısica en el proceso, es un hecho que los sistemas f´ ısicos normalmente viven en tres dimensiones. Un hecho distintivo de un espacio de tres dimensiones versus un espacio unidimensional, es la posibilidad de realizar rotaciones en dicho espacio. Tal posibilidad tiene consecuencias f´ ısicas. En particular, es posible definir un observable adicional, el momento angular, asociado a las rotaciones. En este cap´ ıtulo estudiaremos las rotaciones en el espacio de Hilbert, definiremos el operador cu´ntico de momento angular, y encontraremos, de un modo completamente a general, su espectro de autofunciones y autovalores. Esta informaci´n nos permitir´ resolver o a problemas f´ ısicos en m´s de una dimensi´n, como veremos en el cap´ a o ıtulo siguiente.

5.1.

Operadores de rotaci´n en el espacio de Hilbert. o
r0 −→ Rφ r0 = r0 .

Consideremos una rotaci´n en R3 : o

ˆ ˆ Ac´ φ = φ φ, donde φ = |φ | indica la magnitud de la rotaci´n y φ es un vector unitario que a o apunta a lo largo del eje de rotaci´n (ver figura 5.1); el sentido de la misma se obtiene con la o “regla de la mano derecha” (de modo que φ es un pseudovector). ˇ Sea {|r0 }r0 ∈R3 la base de autoestados del operador r, es decir, ˇ |˜0 = ˜0 |˜0 . r r r r ˇ Introduzcamos el operador unitario de rotaciones Uφ , el cual definimos como el operador que transforma los vectores de la base de autoestados de posici´n del espacio de Hilbert H seg´n: o u ˇ |r0 −→ Uφ |r0 ≡ |Rφ r0 . Por supuesto que se tiene que ˇ |R ˜ ˜0 = ˇ U ˜|˜0 = (R ˜ ˜0 )|R ˜ ˜0 . r φr ˜ ˇφ r r φr φr 251 (5.1)

252

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

Figura 5.1: Rotaci´n del r0 . o De las relaciones anteriores concluimos que ˇ U ˜|˜0 = (R ˜˜0 ) U ˜|˜0 . ˇ r r ˇφ r φr φ ˇ Es importante hacer notar que Uφ es un operador unitario de H, mientras que Rφ es una rotaci´n en el espacio ordinario R3 , de modo que sus componentes son reales y conmutan con o los operadores de H 1 . ˇ ˇ Multiplicando la ultima ecuaci´n a la izquierda por U−1 = U−φ , se obtiene ´ o φ ˇ r ˇ˜r U−1 ˇ Uφ |˜0 φ ˇ ˇ = U−1 (Rφ r0 ) Uφ |r0 φ ˇ ˇ = (Rφ r0 ) U−1 Uφ |r0 φ = (Rφ r0 )|r0 = Rφˇ |˜0 . r r Siendo esta ecuaci´n v´lida para cualquier vector |r0 , dada la linealidad de los operadores, o a resulta v´lido para cualquier |ψ . Se concluye que a ˇ −1 r ˇ ˜ Uφ ˇ Uφ = Rφˇ . r ˜˜ (5.2)

ˇ Hemos demostrado que si Uφ es un operador de rotaci´n en H entonces se cumple (5.2). o ˇ cumple con (5.2), entonces es un Rec´ ıprocamente, mostremos ahora que si un operador Uφ ˇ operador de rotaciones en H. Hay que mostrar que si (5.2) se cumple, entonces Uφ |r0 es ˇ autovector de ˇ con autovalor Rφ r0 . Multiplicando (5.2) por Uφ y operando sobre un vector r arbitrario |r0 , se deduce que: ˇ U ˜|˜0 r ˇφ r ˇ = Uφ Rφˇ |˜0 r r ˇ = U (R r0 )|r0
φ φ

ˇ = (Rφ r0 )Uφ |r0 . c.q.d. ˇ Hemos demostrado, entonces, que (5.2) es una condici´n necesaria y suficiente para que Uφ o sea un operador de rotaciones en H.
1

Rφ puede ser representado por una matriz 3 x 3.

´ 5.1. OPERADORES DE ROTACION EN EL ESPACIO DE HILBERT.

253

Figura 5.2: Rotaci´n infinitesimal del r0 . o Notemos que la ecuaci´n (5.2) representa, en realidad, tres relaciones entre operadores, o una para cada componente vectorial: ˇ r ˇ U−1ˇi Uφ = φ
j

Rij (φ)ˇj . r

ˇ Encontremos ahora una expresi´n expl´ o ıcita para el operador Uφ . Para ello consideremos primeramente rotaciones infinitesimales δ φ en R3 , con δ φ = n δφ . Es f´cil convencerse de ˆ a que el efecto de tal rotaci´n infinitesimal sobre un vector arbitrario r0 es (ver figura 5.2) o ˆ Rδφ r0 = r0 + δr0 = r0 + δφ n × r0 . (5.3)

ˇ Consideremos ahora el operador Uδφ , asociado a Rδφ , que act´a en H. Usando la definici´n u o (5.1) y la relaci´n (5.3), obtenemos o ˇ Uδφ |r0 = |r0 + δφ n × r0 . ˆ Observemos que la rotaci´n infinitesimal es equivalente a una traslaci´n infinitesimal. Usando o o las propiedades de las traslaciones (ver ecuaciones (2.84) y (2.85)), se encuentra ˇ Uδφ |r0 = = = = ˇ ˇ i ˆ 1 − δφ n × r0 · p |r0 ˇ i ˆ ˇ r 1 + δφ n × p · ˜0 r0 ˇ i ˆ ˇ ˜ r 1 + δφ n × p · ˇ |r0 ˇ iˇ ˜ 1 + p × ˇ · δφ n |r0 . r ˆ

Dado que el vector base |r0 es arbitrario, se deduce que ˇ ˇ i Uδφ = 1 +
3 jk i,j,k=1

ˇ r pj ˇk δφ

ˇ i = 1+
i,j,k

jk

ˇj pk δφ r ˇ

.

(5.4)

254

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

Ac´ se us´ que [ˇj , pk ] = 0 si j = k. Podemos reescribir la ecuaci´n (5.4) de la forma a o r ˇ o ˇ ˇ ˇ i Uδφ = 1 − δ φ · L , ˇ donde L es el llamado operador de momento angular orbital, definido por ˇ L = ˇ×p . ˜ ˇ r ˜ ˇ El operador L es autoherm´ ıtico. En efecto, ˇ L† = j
k, jk

(5.5)

(5.6)

(ˇk p )† = r ˇ
k,

jk

ˇ rk p†ˇ†

=
k,

jk

ˇr p ˇk =
k,

jk

ˇ ˇk p = Lj , r ˇ

o sea, ˇ ˇ ˜ L† = L . ˇ De ac´ sigue trivialmente que Uδφ es un operador unitario. a Observemos adem´s la cercana analog´ entre los resultados actuales para la relaci´n entre a ıa o el momento angular y el operador de rotaciones, y los resultados del Cap. 2 para el momento lineal y el operador de traslaciones. ˇ Busquemos ahora una expresi´n expl´ o ıcita para el operador Uφ correspondiente a una rotaci´n finita en H. Para ello, usamos el hecho de que una rotaci´n finita se puede descomponer o o en un producto de rotaciones infinitesimales. Empezamos por notar la existencia de un homomorfismo entre el producto de rotaciones euclideanas en R3 y el producto de rotaciones en H. En efecto, sean Rφ1 y Rφ2 dos rotaciones en R3 , y sea Rφ la rotaci´n “producto” , es decir, o Rφ1 Rφ2 = Rφ , donde φ = φ φ1 , φ2 es el ´ngulo de rotaci´n resultante de componer las dos rotaciones sucea o sivas, y es en general una funci´n complicada de φ1 y φ2 . Consideramos ahora los operadores o de rotaciones en el espacio de Hilbert asociados a estas rotaciones en R3 . Tenemos ˇ ˇ Uφ1 Uφ2 |r0 ˇ = Uφ1 |Rφ2 r0 = |Rφ1 Rφ2 r0 ˇ = |R r0 = U |r0 ,
φ φ

donde |r0 es un vector arbitrario de la base de posici´n. De ac´ se deduce que o a ˇ ˇ ˇ Uφ1 Uφ2 = Uφ(φ1 ,φ2 ) , ˇ por lo tanto, los operadores {Uφ } sobre H preservan la ley de producto de las operaciones euclideanas propias sobre R3 (son grupos homomorfos de operadores).

5.2. MOMENTO ANGULAR ORBITAL.

255

ˇ T´cnicamente, el conjunto de operadores {Uφ }|φ|≤π forma un grupo, el as´ llamado grupo e ı de simetr´ de las rotaciones propias en H. Tal grupo es isomorfo al grupo de rotaciones en ıa R3 : {Rφ }|φ|≤π , y se denomina grupo SO3 . Dado que para dos rotaciones sobre el mismo eje se cumple Rφˇ Rθˇ = R(φ+θ)ˇ , se tiene n n n que una rotaci´n finita en φ se obtiene aplicando N veces una rotaci´n infinitesimal en φ/N : o o
N

Rφ = Rφ/N y por lo tanto, ˇ ˇ Uφ = Uδφ
N

,

con

δφ =

φ . N

En el l´ ımite N → ∞, δ φ es infinitesimal, de modo que ˇ Uφ = l´ ım Es inmediato que ˇ† ˇ ˇ −1 Uφ = U−φ = Uφ , ˇ o sea, Uφ es un operador unitario. Nuevamente, nuestros resultados son an´logos a los obtenidos anteriormente para el moa mento lineal y las traslaciones. Y es natural, porque esto es simplemente el an´logo cu´ntico a a de que el operador de momento (lineal/angular) es el generador de las traslaciones en la variable conjugada respectiva. i φ ˇ ·L 1− N
N

N →∞

= e−iφ·L/ .

ˇ

5.2.

Momento angular orbital.

Antes de continuar, analicemos algunas de las propiedades del operador momento angular ˇ orbital L. En particular, encontremos los conmutadores de este operador consigo mismo y con los operadores de posici´n y momento. o ˇ Las componentes cartesianas de L son: ˇ Lj =
k, jk

ˇk p r ˇ

j = 1, 2, 3 .

(5.7)

Consideremos la ecuaci´n (5.2) para el caso de una rotaci´n infinitesimal (dada por la o o ecuaci´n (5.5)). Se tiene o i ˜ ˇ ˇ ˜ ˜ ˜ ˇ i r 1 r ˜ r r 1 + δ φ · L ˇ ˇ − δ φ · L = Rδφˇ = ˇ + δ φ × ˇ . ˜˜ En primer orden en δ φ queda i ˇ δ φ · L, ˇ = δ φ × ˇ . ˜ r r

256 La componente j en esta igualdad da la relaci´n o δφk ˇj , Lk = i r ˇ
k

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

jk k,

δφk ˇ . r

Como δ φ es un vector arbitrario, se obtiene la siguiente relaci´n de conmutaci´n o o ˇj , Lk = i r ˇ
jk

ˇ . r

Evaluemos a continuaci´n el conmutador entre el momento lineal y el momento angular. o Usando el conmutador [ˇk , ps ] = i δks y la ecuaci´n (5.7), tenemos r ˇ o ˇ ˇ ps , Lj =
k, jk

[ˇ s , ˇk ] p = −i p r ˇ

js

ˇ p ,

o sea, ˇ ˇ pi , Lj = i
k

ˇ ijk pk

.

(5.8)

ˇ Conociendo los conmutadores de L con los operadores de momento y posici´n, podemos o evaluar el conmutador del operador de momento angular con sigo mismo. Se obtiene: ˇ ˇ Li , Lj = i
k ijk Lk

ˇ

,

es decir, las distintas componentes del momento angular no conmutan entre s´ ı.

5.3.

Invariancia rotacional.

En el Cap. 2, observamos que en un sistema invariante ante traslaciones espaciales el momento lineal se conserva, lo cual en realidad no es sino un corolario del Teorema de Ehrenfest. Ahora mostraremos expl´ ıcitamente, mediante un desarrollo an´logo, la ley de a conservaci´n an´loga, pero para un sistema invariante ante rotaciones. o a Multipliquemos la relaci´n (5.8) por δφj y sumemos sobre j: o − i ˇ ˇ ˇ pi , δ φ · L = δ φ × p .
i

Con esta ecuaci´n y (5.5), se encuentra o ˇ ˇ ˜ ˇ p, Uδφ = δ φ × p . Aplicamos esta relaci´n sobre un autoestado |p0 del operador de momento lineal: o ˇ ˇ ˜p p Uδφ |˜ 0 ˇ = p0 Uδφ |p0 + δ φ × p0 |p0 = ˇ p0 + δ φ × p0 Uδφ |p0 + o (δφ)2 .

5.3. INVARIANCIA ROTACIONAL. De este modo ˇ ˇ ˜p p Uδφ |˜ 0 lo que permite la identificaci´n o ˇ Uδφ |p0 = |Rδφ p0 . ˇ ˜p = Rδφ p0 Uδφ |˜ 0 ˜˜ ,

257

ˇ Sea δ φ = φ/N . Usando el homomorfismo entre los {Uφ } y los {Rφ }, tenemos, al aplicar N ˇ veces Uδφ , ˇ Uφ |p0 = |Rφ p0 . ˇ De este modo los operadores Uφ no s´lo rotan los autoestados de posici´n, sino que tambi´n o o e los autoestados de momento lineal. Repitiendo el proceso que nos llev´ de la ecuaci´n (5.1) o o a la ecuaci´n (5.2), deducimos la siguiente relaci´n entre operadores: o o ˇ ˇ ˇ˜ ˇ U−1 p Uφ = Rφ p . ˜˜ φ ˇ ˇ r, ˇ En general, para un operador F = F(ˇ p ) se obtiene ˜ ˇ ˇ r, ˇ ˇ ˜ ˇ ˜˜ ˜ˇ U−1 F(ˇ p )Uφ = F(Rφˇ, Rφ p ) , ˜ r ˜ φ ˇ como es f´cil de ver al expandir F en series de Taylor. a Para rotaciones en R3 se tiene que: r · r = (Rφ r ) · (Rφ r ) p · p = (Rφ p ) · (Rφ p ) y r · p = (Rφ r ) · (Rφ p ) , ˇ ˇ r ˜ ˇ ˇ ˇ ˇ luego, si F = F(ˇ2 , ˇ · p, p2 ), entonces F es invariante ante Uφ , es decir r ˜ ˜ ˇ ˇ r ˜ ˇ ˇ ˇ˜ ˇ ˜ ˜ ˇ ˇ U−1 F(ˇ 2 , ˇ · p, p 2 ) Uφ = F(ˇ 2 , ˇ · p, p 2 ) . r ˜ ˜ r r ˜ ˜ φ ˇ ˇ Si F es invariante ante Uφ , ∀φ, entonces ˇ ˇ F, Uφ = 0 . Proposici´n: o ˇ ˇ F, Uφ = 0 Demostraci´n: o ˇ ˇ ˇ ˇ ii) Supongamos que [F, L] = 0, entonces, como Uφ es s´lo funci´n del operador L, se tiene o o ˇ ˇ que F, U = 0.
φ

ˇ ˇ ∀φ ⇐⇒ F, L = 0 .

258 ˇ ˇ ii) Supongamos que F, Uφ = 0

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR. ∀φ. Entonces, en part´ ıcular, esta relaci´n se cumple o

para rotaciones infinitesimales δ φ, o sea, ˇˇ ˇ ˇ 0 = FUδφ − Uδφ F ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ i ˇ i = F 1 − δφ · L − 1 − δφ · L F i ˜ ˇˇ iˇ ˇ ˜ = − Fδ φ · L + δ φ · LF i i ˇ ˇ ˇˇ ˇ ˇ ˜ = − δ φ · FL − LF = − δ φ · F, L o sea, ˇ ˇ F, L = 0 . ,

Resumen: ˇ ˇ ˇ ˇ r ˇ r ˇ ˇ ˇ Si el Hamiltoniano H = H(ˇ2 , p2 , ˇ · p ), con ˇ2 = ˇ · ˇ y p2 = p · p, entonces H es ˜ r r ˜ r ˜ invariante bajo rotaciones. La afirmaci´n anterior implica o ˇ ˇˇ ˇ U−1 HUφ = H ⇐⇒ φ ˇ ˇ H, Uφ = 0 ⇐⇒ d ˇ ˇ ˇ H, L = 0 =⇒ L =0. dt

Es decir, un sistema con un Hamiltoniano esf´ricamente sim´trico bajo rotaciones de posici´n e e o y momento lineal, posee como constante de movimiento al momento angular orbital. Hemos visto que los operadores ˇ y p, bajo rotaciones, se comportan igual que los vectores r ˇ 3 usuales en R . En alg´n sentido, podemos entonces decir que ˇ y p son vectores, claro que u r ˇ en un espacio de operadores. Algo an´logo se hace en Relatividad Especial, al definir los a cuadrivectores: del mismo modo que los vectores usuales transforman de cierta manera espec´ ıfica, conservando su norma, bajo rotaciones en R3 , existen objetos, en el espacio de cuatro dimensiones (t, r), que transforman conservando su norma (el intervalo) bajo “rotaciones” (las transformaciones de Lorenz) en dicho espacio. Es natural entonces definir vectores en el espacio de operadores como tr´ de operadores que, bajo rotaciones, transforman del mismo ıos modo que los vectores usuales en R3 , lo cual justifica la siguiente definici´n. o Definici´n: o Operadores vectoriales son un tr´ de operadores en H, que bajo rotaciones transforman como ıo ˇ ˇ ˜ ˇ ˜ r ˜ F Rφˇ, Rφ p = Rφ F ˇ, p r ˜ˇ ˜ ˜˜ ˜ .

Los operadores ˇ y p, entonces, son operadores vectoriales. Pero el producto cruz de dos r ˇ 3 vectores en R tambi´n transforma como un vector ante rotaciones propias, de modo que e ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ L = ˜ × p, p × L, etc., tambi´n son operadores vectoriales. r ˜ e

5.3. INVARIANCIA ROTACIONAL.

259

Como veremos a continuaci´n, varias afirmaciones que hemos demostrado hasta ahora o para el momento angular son en realidad v´lidas para todo operador vectorial. a ˇ Si F es un operador vectorial, se deduce que ˇ ˜ ˇ ˇ ˇ ˜ ˇ ˇ˜ ˜ r ˜ U−1 F ˇ, p Uφ = Rφ F(ˇ, p) , r ˜ ˜ φ o bien,
ˇ ˜ˇ ˜ ˇ ˇ ˜ eiφ·L/ F e−iφ·L/ = Rφ F . ˜

(5.9)

Para rotaciones infinitesimales se obtiene que ˇ ˇ ˜ ˇ ˇ ˜ ˇ i δ φ · L, F ˜ ˇ ˇ ˜ ˜ ˜ U−1 F(ˇ, p) Uδφ = F + r ˜ δφ Por otra parte ˇ ˇ ˇ ˜ ˇ ˜ ˜ Rδφ F(ˇ, p) = F + δ φ × F , ˜ ˜ r luego, reemplazando estas dos ultimas ecuaciones en la definici´n de operador vectorial, se ´ o obtiene la relaci´n o i ˇ ˇ ˇ ˜ δ φ · L, F = δ φ × F . Dado que el ´ngulo infinitesimal δ φ es arbitrario podemos elegir δ φ = δφˆj , concluyendo a e i o sea, ˇ ˇ Fi , Lj = i
k ijk Fk

.

i ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ δ φ · L, Fi = δφj Lj , Fi =
k

ijk δφFk

ˇ

,

ˇ

.

(5.10)

Es inmediato revertir el desarrollo para una rotaci´n infinitesimal δ φ, pasando de la o relaci´n (5.10) a la ecuaci´n (5.9) y aplicando reiteradamente el resultado para rotaciones o o infinitesimales, obtener la relaci´n (5.9) para una rotaci´n finita. De este modo: o o ˇ Proposici´n: Todo operador F que cumple con la ecuaci´n (5.10) es un operador vectorial, o o y a la inversa, todo operador vectorial cumple con relaci´n (5.10). o Los operadores vectoriales satisfacen propiedades an´logas a los vectores en R3 . En para ˇ ˇ ticular, si A y B son operadores vectoriales, entonces se cumple que ˇ ˇ ˜ i) A · B es un invariante ante rotaciones, es decir, ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ˜ ˜ ˜ ˜ ˜ ˜ U−1 A · BUφ = Rφ A · Rφ B = A · B . ˜ ˜ φ ˇ ˇ ˜ ii) A × B es un nuevo operador vectorial ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ ˜ ˜ ˜ Uφ A × B Uφ = Rφ A × Rφ B = Rφ (A × B) . ˜ ˜

260

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

5.4.

Autovalores y autovectores.

A continuaci´n encontraremos los autovalores y autovectores del operador momento anguo lar. Comenzamos esta secci´n recordando algunos de los resultados encontrados en secciones o anteriores. El operador momento angular orbital viene definido por ˇ L = ˇ×p ˜ ˇ r ˜ y satisface las siguientes relaciones de conmutaci´n: o ˇ ˇ Li , Lj = i ˇi , Lj = i r ˇ y ˇ ˇ pi , Lj = i ˇ ijk pk . ˇ Estas tres relaciones derivan de la relaci´n (5.10) y del hecho que ˇ p y L son operadores o r, ˇ vectoriales. ˇ ˇ ˇ Como los tres operadores {Lx , Ly , Lz } no conmutan entre s´ no pueden ser todos ellos ı, incluidos en un conjunto completo de operadores compatibles del systema. De acuerdo a la relaci´n de incerteza de Heisenberg tenemos que: o ˇ . ijk Lk 2 Este resultado contrasta completamente con la experiencia cl´sica: es imposible, en general, a ˇ medir simult´neamente dos componentes del momento angular orbital L. S´lo es posible si a o ˇ j = 0 para las tres componentes j = x, y, z. L
ijk Lk ijk Lk

ˇ

r ijk ˇk

ˇ ˇ Li , Lj = i

ˇ =⇒ (∆Li )(∆Lj ) ≥

Definamos el operador ˇ ˜ ˇ ˇ ˇ ˇy ˇz L2 = L · L = L2 + L2 + L2 . x ˇ2 ˇ Dado que L es un operador vectorial, L es invariante ante rotaciones, y por tanto ˇ ˇ L2 , Lj = 0 j = x, y, z .

Esta ultima relaci´n implica que para cualquier componente i = x, y, z, las magnitudes f´ ´ o ısicas ˇ2 ˇ asociadas a los dos operadores {L , Lj } pueden ser simult´neamente observadas, o sea, pueden a pertenecer a un conjunto completo de observables compatibles. En ese caso existe estados |ψ ∈ H que son simult´neamente autoestados de ambos operadores. No es posible incluir a ˇ otra componente de L en el conjunto de observables compatibles, a menos, como observamos ˇ antes, que L2 tenga autovalor nulo al actuar sobre |ψ . En el desarrollo de la Mec´nica Cu´ntica se encontrar´n en diversas ocasiones tr´ de a a a ıos ˇ ˇx , Jy , Jz ) que satisfacen entre s´ las mismas reglas de conˇ ˇ operadores autoherm´ ıticos J = (J ı mutaci´n del momento angular orbital, esto es, cumplen formalmente con o ˇ ˇ Ji , Jj = i
ijk Jk

ˇ

.

(5.11)

5.4. AUTOVALORES Y AUTOVECTORES.

261

Como ejemplo, el momento angular intr´ ınseco (o spin) de una part´ ıcula elemental cumple tales reglas de conmutaci´n. Tambi´n existen operadores que no tienen relaci´n alguna con la idea o e o intuitiva de “momento angular”, y que tambi´n cumplen con (5.11) como por ejemplo ciertos e generadores de simetr´ de algunos hamiltonianos, como el caso del ´tomo de hidr´geno y ıas a o el oscilador arm´nico bidimensional. As´ pues, para efectos de mayor generalidad, conviene o ı basar los desarrollos siguientes exclusivamente en la relaci´n (5.11), y no usar para nada las o propiedades espec´ ıficas del momento angular orbital. ˇ ˇ La relaci´n (5.11) implica que J es un “operador vectorial” al usar el propio J como o “generador de rotaciones”: ˇ ˇ i i ˜ˇ ˜ ˜ ˇ ˜ e φ·J J e− φ·J = R(φ) J . (5.12) (El operador R(φ) no es necesariamente es un operador de rotaci´n en el espacio real en que o nos desenvolvemos, sino que puede ser una rotaci´n en un espacio abstracto. Cuando J es el o momento angular orbital L, entonces R(φ) s´ corresponde a una rotaci´n en nuestro espacio ı o usual R3 .) A partir de (5.12) se deduce que
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ i i i i ˜ˇ ˜ ˇ ˜ e φ·J J2 e− φ·J = e φ·J J · J e− φ·J = ˇ ˇ i i ˜ˇ ˇ i ˜ˇ i ˜ˇ ˜ ˜ ˜ ˜ = e φ·J J e− φ·J · e φ·J J e− φ·J ˇ ˇ ˇ = R(φ) J · R(φ) J = J2 .

(5.13)

Tomando el l´ ımite φ → 0 en (5.13) (o usando las reglas de conmutaci´n (5.11)) es f´cil o a demostrar que ˇ ˇ J2 , Ji = 0 i = x, y, z . ˇ En el conjunto de operadores compatibles podemos incorporar a J2 y a una componente ˇ2 ˇ ˇ de J. Por fijar ideas, trabajemos con { J, Jz } como observables compatibles y sea |λm un autoestado de ambos observables, es decir, ˇ J2 |λm = y ˇ Jz |λm = m|λm . Usando la ecuaci´n (5.13) podemos escribir o e o sea,
i ˇ J2 e− φ·J |λm i

2

λ|λm

ˇ φ·J

i ˇ J2 e− φ·J =

ˇ

2

λ|λm ,
ˇ φ·J

ˇ

=

2

λ e−

i

|λm

.

De este modo se encuentra que mediante rotaciones del estado |λm es posible obtener otros ˇ2 ˇ autoestados de J con el mismo autovalor λ. En otras palabras, J rota los autoestados de momento angular, pero cambiando s´lo su proyecci´n en z , no su momento angular total. o o ˆ

262

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

ˇ2 Estudiemos con mayor detalle las caracter´ ısticas del espacio de degeneraci´n de J. Para o ello introduzcamos los operadores ˇ ˇ ˇ J+ = Jx + i Jy y ˇ ˇ ˇ J− = Jx − i Jy . ˇ ˇ Dado el caracter autoherm´ ıtico de Jx y Jy , se cumple ˇ J+ y ˇ J−
† †

ˇ = J− ˇ = J+ .

ˇ ˇ Es inmediato mostrar que J+ y J− cumple con las siguientes reglas de conmutaci´n o ˇ ˇ ˇ Jz , J+ = J+ , ˇ ˇ ˇ Jz , J− = − J− y ˇ ˇ J2 , J± = 0 . A partir del ultimo conmutador se deduce que ´ ˇ ˇ J2 J± |λm =
2

(5.14) (5.15)

ˇ λ J± |λm

ˇ ˇ de modo que los J± |λm tambi´n son autovectores de J2 con el mismo autovalor original, e 2 λ. ˇ Analicemos c´mo se comportan estos vectores ante la acci´n de Jz . Para ello reescribimos o o las relaciones (5.14) y (5.15) en la forma ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ Jz J ± = J± Jz ± 1 .

Operando con esta igualdad sobre un vector |λm concluimos que ˇ ˇ Jz J+ |λm y ˇ ˇ Jz J− |λm ˇ = (m − 1) J− |λm ˇ ˇ Es decir, al actuar sobre un vector |λm con los operadores J± , el autovalor de J2 (que es 2 ˇ ı λ) no se altera, mientras que el autovalor ante el operador Jz s´ se modifica (pasa de m ˇ a (m ± 1)). Por esta raz´n, los operadores J± se denominan “operadores de subida” y de o “bajada” respectivamente. De la discusi´n anterior se tiene que o ˇ J+ |λm = α+ (m)|λ, m + 1 y ˇ J− |λm = α− (m)|λ, m − 1 . (5.17) (5.16) ˇ = (m + 1) J+ |λm

5.4. AUTOVALORES Y AUTOVECTORES. Para evaluar las constantes α± resultan utiles las siguientes expresiones ´ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ J + J − = J2 + J 2 − i J x , J y = J 2 − J 2 + J z x y z y ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ J − J + = J2 − J2 − J z . z Tenemos 0 ≤ |α+ |2 = = En forma an´loga a 0 ≤ |α− |2 = =
† ˇ ˇ J− |λm J− |λm ˇ ˇ λm|J+ J− |λm = 2 (λ − m(m − 1)) . † ˇ ˇ J+ |λm J+ |λm ˇ ˇ λm|J− J+ |λm = 2 (λ − m(m + 1)) .

263

(5.18)

(5.19)

Sumando estas dos desigualdades obtenemos que λ − m2 ≥ 0, o sea, √ √ − λ≤m≤+ λ .

(5.20)

Esta desigualdad parece estar en contradicci´n con las relaciones (5.16) y (5.17), pues dichas o relaciones nos llevan a escribir ˇ J±
h

|λm = (constante) |λ , m ± h ,

(5.21)

de modo que, al elegir h suficientemente grande, aparentemente podemos encontrar valores de m = m ± h que no cumplan con la desigualdad (5.20). Esta aparente contradicci´n se o obv´ s´lo si asumimos que la constante involucrada en la ecuaci´n (5.21) es nula a partir de ıa o o cierto valor de h. ˇ Sea m1 el valor m´ximo de m que se puede obtener al aplicar sucesivamente J+ a |λm . a O sea, ˇ J+ |λm1 = 0 . ˇ Al aplicar J− sucesivamente a |λm1 el n´mero cu´ntico m volver´ a disminuir. Despu´s de u a a e aplicarlo h veces, se llegar´ a un valor m´ a ınimo m2 = m1 − h de manera que ˇ J− |λm2 = 0 , con m 1 − m 2 = h ∈ N∗ . (5.22) De las relaciones anteriores y las ecuaciones (5.16) y (5.17) que definen las constantes α± (m) se tiene que α+ (m1 ) = α− (m2 ) = 0 . Usando este resultado en (5.18) y (5.19) se obtiene que 0=
2

(λ − m1 (m1 + 1))

264 0= es decir,
2

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR. (λ − m2 (m2 − 1)) ,

λ = m1 (m1 + 1) = m2 (m2 − 1) . Esta ecuaci´n junto con (5.22) implican que o m1 = y h = −m1 . 2 Denotemos por j al valor m´ximo que puede tomar m (esto es, j = m1 = h/2 = −m2 ). Como a h es entero, j puede ser entero o semientero. Tambi´n se tiene que e m2 = − λ = j(j + 1) . ˇ ˇ Notaci´n: De aqu´ en adelante, siguiendo la tradici´n, los autovectores de J2 y Jz los denoo ı o taremos por |jm . Con esta notaci´n se tiene que: o ˇ J2 |jm = y ˇ Jz |jm = m |jm . De acuerdo a lo dicho anteriormente, los valores posibles para j son j = 0, 1 3 5 , 1, , 2, , . . . , 2 2 2
2

h 2

j(j + 1) |jm

y para un j fijo los valores que puede tomar m son m ∈ {−j, −j + 1, . . . , j − 1, j} , en total 2j + 1 valores.

Debido a la importancia de estos resultados los recapitulamos: ˇ ˇ ˇ Para un tr´ de operadores (Jx , Jy , Jz ), que cumple las leyes de conmutaci´n de momento ıo o ˇ i , Jj = i ijk Jk , se tiene que {J2 , Jz } forman un conjunto de observables comˇ ˇ ˇ ˇ angular J patibles. Al diagonalizar dicho conjunto, el espacio de Hilbert se separa en subespacios Hj ˇ caracterizados por un autovalor bien definido de J2 , 2 j(j + 1) con j entero o semi-entero. Dichos espacios poseen dimensi´n (2j + 1) y una base es o {|jm ; m = −j, −j + 1, . . . , j − 1, j} . Dicha base est´ caracterizada por las ecuaciones a ˇ J2 |jm =
2

j(j + 1)|jm

(5.23)

5.4. AUTOVALORES Y AUTOVECTORES. ˇ Jz |jm = m|J, m ˇ J± |jm = ˇ ˇ ˇ con J± = Jx ± iJy . j(j + 1) − m(m ± 1)|j, m ± 1 ,

265 (5.24) (5.25)

Hacemos notar que cada subespacio Hj es invariante ante la acci´n de cualquiera de las o ˇ componentes del operador vectorial J, esto es, ˇ |ψ ∈ Hj =⇒ Ji |ψ ∈ Hj , lo cual se ve inmediatamente al poner 1 ˇ ˇ ˇ Jx = J+ + J− 2 y 1 ˇ ˇ ˇ Jy = J + − J− 2i y usar las ecuaciones (5.24) y (5.25). Del mismo modo se encuentra que Hj es invariante ante ˇ ˜ ˇ ˜ (J · φ), donde φ es un ´ngulo arbitrario, o bien ante (J · φ)n con n ∈ N . De lo anterior se a concluye (al recurrir a una expansi´n en series de Taylor) que el espacio Hj es invariante ante o ˇ rotaciones generadas por J: |ψ ∈ Hj =⇒ e−iφ·J |ψ ∈ Hj
ˇ

∀|φ|.

ˇ Hasta el momento, hemos construido una serie de operadores a partir de J. Todos permiten mover vectores dentro del mismo subespacio de degeneraci´n asociado a un n´mero o u ˇ ± cambian la proyecci´n en z , y de este modo, cu´ntico dado j. En particular, los operadores J a o ˆ conocido un | jm , podemos en principio encontrar todos los otros vectores del subespacio. Sin embargo, para tener la base completa del espacio necesitamos un operador que permita salir del subespacio de momento angular j, y esto lo conseguimos con el operador vectorial definido a continuaci´n. o ˇ Sea F un tr´ de operadores que cumple las leyes de conmutaci´n ıo o ˇ ˇ F j , Jk = i
jkl F

ˇ ,

(5.26)

ˇ donde J es un operador “tipo momento angular”, i.e. que cumple con relaciones de conmutaci´n (5.11). Si un operador cumple con las reglas de conmutaci´n (5.26) decimos que tal o o ˇ operador es un operador vectorial respecto a J. Definamos ˇ ˇ ˇ F ± = F x ± iF y . (5.27)

A partir del conmutador (5.26) se deduce que tambi´n se satisfacen los siguientes conmutae dores: ˇ ˇ ˇ ˇ J+ , F + = J− , F − = 0

266 y

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

ˇ ˇ ˇ Jz , F ± = ± F ± . ˇ ˇ Proposici´n: Sea |j, m = j uno de los autovectores de {J2 , Jz }, entonces o ˇ F+ |j, j = α|j + 1, j + 1 . Demostraci´n: Sabemos que o ˇ ˇ ˇ Jz , F + = F + , luego ˇ ˇ Jz F+ |jj ˇ ˇ ˇ = F+ Jz + 1 |jj ˇ = (j + 1) F+ |jj (5.28)

ˇ ˇ Esto demuestra que el “ket” o vector (F+ |jj ) es autoestado de Jz con autovalor (j + 1). ˇ 2 sobre tal ket. Usando la relaci´n analicemos ahora el efecto de J o ˇ ˇ J2 = Jz concluimos que ˇ ˇ J2 F+ |jj = = = ˇ ˇ ˇ ˇ (j + 1)(j + 2)F+ |jj + J− J+ F+ |jj 2 ˇ ˇ ˇ ˇ (j + 1)(j + 2)F+ |jj + J− F+ J+ |jj 2 ˇ (j + 1)(j + 2) F+ |jj ,
2 2

ˇ ˇ ˇ ˇ 1 + Jz + J− J+

ˇ ˇ Concluimos que F+ |jj tambi´n es autoestado de J2 con autovalor e j + 1; esto completa la demostraci´n. o

j (j + 1), donde j ≡

En todo caso, la constante α en la relaci´n (5.28) puede que sea nula, no existiendo o criterios generales para saber cuando ello ocurre.

5.5.

Autofunciones del momento angular orbital.

ˇ ˇ ˜ Utilicemos los resultados de la secci´n anterior, particularizados al caso en que J = L = o ˇ × p es el momento angular orbital. ˜ ˇ r ˜ Consideremos un estado |ψ ∈ H arbitrario y expand´moslo en la base de posici´n: a o |ψ = ˇ Al operar sobre ´l mediante Uφ tenemos e
i ˇ Uφ |ψ = e− φ·L |ψ =

d3 rψ(r)|r .

ˇ

d3 r ψ(r ) |Rφ r

5.5. AUTOFUNCIONES DEL MOMENTO ANGULAR ORBITAL.
−1 y cambiando la variable de integraci´n, r → Rφ r, se tiene o

267

e− de modo que r |e−
i

i

ˇ φ·L

|ψ =

−1 d3 r ψ Rφ r |r

ˇ φ·L

|ψ =: e−

i

ˇ φ·L

−1 ψ(r ) = ψ Rφ r

.

(5.29)

Si ψ(r ) = ψ(r), con r = |r|, al usar la invariancia rotacional de ψ(r) y la ecuaci´n anterior, o se obtiene que ˇ Li ψ(r) = 0 i = x, y, z es decir, una funci´n con simetr´ esf´rica posee momento orbital nulo. o ıa e Proposici´n: o ˇ El operador (L)2 = ˇ × p (s´lo) posee autovalores r ˇ ˜ o Demostraci´n: o ˇ2 ˇ Sea | m un autoestado de { L, Lz }. Entonces tenemos i ˇ exp − αLz
2 2

( + 1), con

entero.

| m = e−iαm | m .

Realizando el producto interno con r| , usando la definici´n ψ m (r ) ≡ r | m y haciendo o uso de la relaci´n (5.29 ), sigue que o
−1 ψ m Rαˆ r = e−iαm ψ m (r ) . z

Expresando el vector r en coordenadas esf´ricas (respecto al eje z ), se obtiene e ˆ ψ m (r, θ, φ − α) = e−iαm ψ m (r, θ, φ) ∀α ∈ R . (5.30)

Si elegimos α = 2π en la ultima ecuaci´n, la condici´n de que ψ(r ) sea una funci´n monova´ o o o 3 luada en R , exige que ψ m (r, θ, φ − 2π) = ψ m (r, θ, φ) , de modo que e−2πim = 1 . Esta relaci´n exige que m deba ser entero, y por consiguiente tambi´n o e m´ximo que puede tomar m), o sea, a = 0, 1, 2, 3, . . . (que es el valor

(para el caso del momento angular orbital) .

Usemos la ecuaci´n (5.30) con α = φ. Defininamos ψ m (r, θ, 0) = ψ m (r, θ). Entonces se o encuentra que ψ m (r, θ, φ) = eimφ ψ m (r, θ) . (5.31)

268

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

A continuaci´n deduciremos una expresi´n general para los autoestados de los operadores o o ˇ ˇ L2 , Lz , asociados al momento angular orbital. Comenzamos escribiendo la ecuaci´n (5.25) en la forma o ˇ L+ | m = y ( + m)( − m + 1)| , m − 1 . ˇ Partiendo de | , , aplicando reiteradamente L− , obtenemos los distintos | m : √ ˇ L− | = 2 | , −1 ˇ L2 | − ˇ L3 | − =
3

( − m)( + m + 1)| , m + 1

ˇ L− | m =

=

2

2 (2 − 1)1 · 2| , − 2

2 (2 − 1)(2 − 2)1 · 2 · 3| , − 3 . . . =
k

ˇ Lk | , −

(2 )!k! | , −k . (2 − k)! en forma reiterada

Existen expresiones an´logas a ´stas que se obtienen al operar sobre | , − a e ˇ + . Poniendo − k = m se obtiene con el operador L | m = = 1
−m

( + m)! ˇ −m L | , (2 )!( − m)! − ( − m)! ˇ +m L | ,− (2 )!( + m)! + . (5.32)

1
+m

5.5.1.

Los operadores de momento angular en la representaci´n de o coordenadas.
ˇ r |L|Ψ = r |ˇ × p |Ψ r ˇ ˜ ˇ = r × r |p|Ψ = −i r × r |Ψ ,

Sea |Ψ ∈ H un vector arbitrario. Entonces

o sea, ˇ ˜ r |L|Ψ = −i ˜ × ˜ Ψ(˜ ) = L(op) Ψ(˜) . r r r Ac´ L(op) es un operador diferencial que opera sobre funciones complejas. Para cada una de a las componentes cartesianas por separado se tiene: ˇ r |Lx |Ψ = −i y ∂ ∂ −z ∂z ∂y Ψ(r ) ,

5.5. AUTOFUNCIONES DEL MOMENTO ANGULAR ORBITAL. ˇ r |Ly |Ψ = −i y ˇ r |Lz |Ψ = −i x ∂ ∂ −y ∂y ∂x Ψ(r ) . z ∂ ∂ −x ∂x ∂z Ψ(r )

269

Expresemos ahora estas ecuaciones en coordenadas polares esf´ricas: e r= x2 + y 2 + z 2 ,

x = r sin θ cos φ , y = r sin θ sin φ y z = r cos θ . Pongamos −i y ∂ ∂ −z ∂z ∂y =A ∂ ∂ ∂ +B +C ∂θ ∂φ ∂r (5.33)

y encontremos el valor de las constantes A, B, C. Operando con la relaci´n (5.33) sobre x2 + y 2 + z 2 = r: o −i y ∂ ∂ −z ∂z ∂y x2 + y 2 + z 2 = A ∂ ∂ ∂ +B +C ∂θ ∂φ ∂r r .

De aqu´ se obtiene que ı −i lo que implica que

y z z − y = Cr , r r C=0 .

Operando con la relaci´n (5.33), con C = 0, sobre la funci´n x = r sin θ · cos φ se obtiene o o −i o sea, 0 = r (A cos θ cos φ − B sin θ sin φ) . Finalmente, operando con la relaci´n (5.33), con C = 0, sobre z = r cos θ, se obtiene o −i o sea, −i y = −Ar sin θ . De las relaciones anteriores se deduce que A= i r sin θ sin φ = i sin φ r sin θ y ∂ ∂ −z ∂z ∂y z= A ∂ ∂ +B ∂θ ∂φ r cos θ , y ∂ ∂ −z ∂z ∂y x= A ∂ ∂ +B ∂θ ∂φ (r sin θ cos φ) ,

270 y

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

cos θ cos φ = i cotg θ cos φ . sin θ (Otro modo de obtener los mismos resultados es usar la regla de la cadena, y escribir ∂/∂x = ∂r/∂x ∂/∂r + ∂θ/∂x ∂/∂θ + ∂φ/∂x ∂/∂φ, y an´logamente con y y z.) a (op) Podemos ahora escribir el operador diferencial Lx en coordenadas polares esf´ricas: e B=i L(op) = −i x An´logamente, se obtiene a L(op) = −i y y
(op) Lz = −i

y

∂ ∂ −z ∂z ∂y

=i

cotg θ cos φ

∂ ∂ + sin φ ∂φ ∂θ

.

z

∂ ∂ −x ∂x ∂z

=i

cotg θ sin φ

∂ ∂ − cos φ ∂φ ∂θ

x

∂ ∂ −y ∂y ∂x
(op)

= −i

∂ . ∂φ

La forma particularmente simple de Lz no deber´ sorprendernos, ya que justamente ıa ˇ escogimos la base de momento angular como autovectores de Jz , de modo que ´sta es una e direcci´n privilegiada. Notemos tambi´n que esta ultima relaci´n concuerda con (5.31): o e ´ o −i Para L+
(op)

∂ i e mφ = mei mφ . ∂φ

≡ Lx

(op)

+ iLy

(op)

se obtiene

L+

(op)

= i = =

∂ ∂ ∂ ∂ + sin φ + (− ) cotg θ sin φ − cos φ ∂φ ∂θ ∂φ ∂θ ∂ ∂ + (i sin φ + cos φ) cotg θ (i cos φ − sin φ) ∂φ ∂θ ∂ ∂ eiφ + i cotg θ . ∂θ ∂φ cotg θ cos φ
(op)

An´logamente, para L− a

= Lx L−

(op)

− iLy

(op)

se encuentra ∂ ∂ + i cotg θ ∂θ ∂φ .

(op)

= e−iφ −

Para el operador L(op) = L(op) · L(op) se obtiene L(op) = −
2

2

2

1 ∂ sin θ ∂θ

sin θ

∂ ∂θ

+

1 ∂2 sin2 θ ∂φ2

.

Observemos que esto tiene precisamente la forma de la parte angular del Laplaciano en coordenadas esf´ricas. Esto no es casualidad, como se ver´ en el Cap. 6. e a

´ 5.6. LOS AUTOVECTORES EN LA REPRESENTACION DE COORDENADAS.

271

5.6.

Los autovectores en la representaci´n de coordeo nadas.

ˇ ˇ Puesto que en coordenadas esf´ricas los operadores diferenciales asociados a L2 , Lz s´lo e o dependen de θ y φ, se obtiene que tales operadores s´lo imponen restricciones sobre la forma o de la parte angular de la funci´n de onda. o Encontremos la forma expl´ ıcita de las funciones ψ m (r ) = r| m , es decir, los autovectores ˇ ˇ del conjunto de operadores L2 , Lz en la representaci´n de coordenadas. Esta funci´n la o o escribimos de la forma ψ m (r, θ, φ) = f (r)Y m (θ, φ) , donde f (r) es una funci´n de r arbitraria (aunque se exige que f (r) sea continua y que rf (r) o + sea acotada en R ). El momento angular no impone ninguna restricci´n sobre f (r), pero o s´ determina la forma que toma la funci´n Y m (θ, φ). ı o La ecuaci´n (5.31) implica que Y m (θ, φ) se puede escribir como el producto de dos funo ciones, una de las cuales s´lo depende de θ y otra que s´lo depende de φ: o o Y m (θ, φ) = g m (θ)eimφ . ˇ Como ejercicio, evaluemos Lz | m en la representaci´n de coordenadas y mostremos que o efectivamente se obtiene el resultado m. Se tiene: ˇ θφ| Lz | m = L(op) Y m (θ, φ) z ∂ g m (θ)eimφ = m g m (θ) eimφ = −i ∂φ = m Y m (θ, φ) = m θφ| m .

A continuaci´n encontraremos expl´ o ıcitamente las autofunciones de momento angular en representaci´n de coordenadas, utilizando los resultados generales de ´lgebra de operadores o a de la Sec. 5.4. Comenzaremos encontrando Y00 , y luego aplicaremos los operadores de la Sec. 5.5.1, tanto para pasar a estados de momento angular distinto, como para movernos a estados con distintas proyecciones de momento angular m dentro de cada subespacio de momento angular.

5.6.1.

Evaluaci´n de Y00 . o

Consideremos el caso particular en que = 0. Entonces tambi´n m = 0 (recuerde que e para un valor de dado, m s´lo puede tomar los valores − , − + 1, . . . , ). o Al usar (5.25) con J = = m = 0, se encuentra que ˇ θφ| L± |00 = L±
(op)

Y00 (θ, φ) = L±

(op)

g00 (θ) = 0 .
(op)

Al usar las expresiones expl´ ıcitas para los operadores diferenciales L± en coordenadas polares√ ericas concluimos que g00 (θ) debe ser una constante. Elijamos dicha constante igual esf´ a 1/ 4π, a fin de normalizar ante una integraci´n sobre (θ, φ), es decir, o 1 Y00 (θ, φ) = √ , 4π

272 teni´ndose as´ e ı 00|00 =

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

dΩ |Y00 (θ, φ)|2 = 1 .

De este modo se demuestra que toda funci´n de onda, con momento angular orbital = m = o 0, s´lo depende de la cordenada radial r: o Ψ =m=0 (r) = f (r) .

5.6.2.

Evaluaci´n de Y . o

Consideremos ahora el caso m = . Para encontrar la funci´n Y (θφ) = θφ| , usemos o ˇ el resultado dado por la ecuaci´n (5.28) con el operador vectorial F = ˇ. De acuerdo a (5.27), o ˜ r definimos ˇ+ = x + iˇ . ˇ r y Se tiene: |11 = (cte) ˇ+ |00 r |22 = (cte) (ˇ+ )2 |00 r . . . | = (cte) (ˇ+ ) |00 . r (5.34)

En la representaci´n de posici´n el operador (ˇ± ) queda expresado por o o r (x(op) ± iy (op) ) = [r sin θ(cos φ ± i sin φ)] = r sin θ e±i φ . Usando esta expresi´n podemos escribir (5.34) en la rerpresentaci´n de posici´n: o o o Y (θ, φ) = (cte) r sin θ ei φ Y00 (θ, φ) , o bien, Y (θ, φ) = C eiφ sin θ . Ejercicio: (a) Verifique que L+ Y (θ, φ) = 0 . (b) Muestre que la expresi´n (5.35) es la unica soluci´n del tipo eiφ g (θ) que posee la o ´ o ecuaci´n diferencial de la parte (a). o
(op)

(5.35)

La constante de normalizaci´n C se eval´a exigiendo o u dΩ|Y m (θ, φ)|2 = 1 .

´ 5.6. LOS AUTOVECTORES EN LA REPRESENTACION DE COORDENADAS. De esta manera se encuentra que
2π +1

273

1 = |C |

2 0


−1 2

(d cos θ)(sin2 θ)

= 4π|C |2

22 ( !) . (2 + 1)!

Despejando C y eligiendo la fase de acuerdo a cierta forma tradicional, obtenemos Y (θ, φ) = Note que tambi´n se tiene que e | , = (−1) 2 ! (2 + 1)! (ˇ + iˇ ) x y |00 . r (5.36) (−1) 2 ! (2 + 1)! i φ e sin θ . 4π

En lo que sigue usaremos esta relaci´n para evaluar a las dem´s autofunciones del momento o a angular orbital.

5.6.3.

Evaluaci´n de Y m . o
dado por (5.36),

Las restantes autofunciones se obtienen aplicando sucesivamente a | ˇ el operador de bajada L− . De esta manera se obtiene (al usar (5.32)) (−1) | m = 2 ! Como [ˇ− , L− ] = [(ˇ − iˇ ), L− ] = 0 , r ˇ x y ˇ podemos escribir ˇ −m = L− = Luego Y m (θ, φ) = (−1) 2 ! −m · Ahora (2 + 1)
−m

( + m)! (2 + 1) ( − m)!

ˇ L−

−m

(ˇ + iˇ ) x y |00 . r

1 (ˇ − iˇ ) x y 1 (ˇ − iˇ )m x y

ˇ L−

−m

(ˇ − iˇ ) x y
−m

1 ˇ L− ˇ x − iˇ y

(ˇ − iˇ ) . x y

( + m)! 1 · ( − m)! (x − iy)m (x + iy) Y00 (θφ) . r

1 (op) L x − iy −

(x − iy)

1 eiφ = x − iy r sin θ

274 y

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

(x − iy)(x + iy) = r2 sin2 θ . Usando estas relaciones y la expresi´n del operador L− o obtiene (−1) Y m (θ, φ) = 2 !r · 1 2 ! 2 + 1 ( + m)! 4π ( − m)!
(op) −m (op)

en coordenadas polares esf´ricas, se e
m

eiφ r sin θ

·

eiφ L− r sin θ

r2 sin2 θ ∂ ∂ cos θ
−m

=

2 + 1 ( + m)! eimφ 4π ( − m)! sinm θ

(cos2 θ − 1) .

ˇ ˇ A estos autoestados de L2 y Lz se los conoce como arm´nicos esf´ricos. Normalmente, o e aparecen en el contexto de ecuaciones diferenciales como una base para las soluciones angulares para la ecuaci´n de Laplace. Ac´, en cambio, hemos encontrado que los arm´nicos o a o esf´ricos son los autoestados de momento angular, escritos en representaci´n de coordenadas. e o Los arm´nicos esf´ricos se expresan normalmente en t´rminos de las funciones asociadas de o e e Legendre P m (cos θ): Y m (θ, φ) = (−1)m donde, (−1)m ( + m)! P m (x) = 2 ! ( − m)! 1 1 − x2 2 + 1 ( − m)! P m (cos θ) eimφ , 4π ( + m)!
m 2

(5.37)

d dx

−m

(x2 − 1) .

(5.38)

Esta ultima ecuaci´n constituye una generalizaci´n de la llamada “f´rmula de Rodrigues” ´ o o o para los polinomios de Legendre.

5.6.4.

Arm´nicos esf´ricos. o e
L(op) Y m (θ, φ) =
2 2

De acuerdo al an´lisis anterior los arm´nicos esf´ricos cumplen con a o e ( + 1)Y m (θ, φ) ,

(op) Lz Y m (θ, φ) = mY m (θ, φ)

y L± Y m (θ, φ) =
(op)

(

m)( ± m + 1)Y ,m±1 (θ, φ); .
2

Usando la expresi´n expl´ o ıcita en coordenadas polares de L(op) , la primera de estas relaciones es equivalente a la ecuaci´n diferencial o ( + 1) − m2 d + 2 sin θ d cos θ sin2 θ d d cos θ P m (cos θ) = 0 ,

´ 5.6. LOS AUTOVECTORES EN LA REPRESENTACION DE COORDENADAS. ecuaci´n que a veces se usa para definir a los polinomios asociados de Legendre. o A partir de las relaciones (5.37) y (5.38) se puede demostrar que Y ∗ (θ, φ) = (−1)m Y ,−m (θ, φ) = Y m (θ, −φ) . m

275

Tambi´n es f´cil verificar que P m (−x) = (−1) −m P m (x). De las dos relaciones anteriores se e a encuentra que Y m (π − θ, φ + π) = (−1) Y m (θ, φ). Pero (π − θ, φ + π) y (θ, φ) son direcciones diametralmente opuestas en el espacio, de modo que Ψ m (−r) = (−1) Ψ m (r) , (5.39) esto es, una funci´n de onda con momento angular par, = 0, 2, 4, . . ., es invariante ante la o inversi´n espacial, mientras que si = 1, 3, 5, . . . entonces Ψ m (r) es una funci´n impar ante o o la inversi´n espacial. o Las relaciones de ortogonalidad y completitud de los arm´nicos esf´ricos son: o e m| m y Ω|Ω = Ω|
m ∞ +

=

dΩ Y ∗ (θφ)Y m

m

(θφ) = δ

δmm

| m

m| |Ω = θφ|
m

| m

m| |θ φ

=
=0 m=−

Y ∗ (Ω)Y m (Ω ) = δ(Ω − Ω ) . m

(5.40)

En forma expl´ ıcita, algunos de los arm´nicos esf´ricos de orden m´s bajo son: o e a 1 Y00 (Ω) = √ 4π Y1,±1 (Ω) = 3 ±iφ e sin θ = 8π 3 cos θ = 4π 3 8π 3 z 4π r 15 32π x ± iy r
2

x ± iy r

Y1,0 (Ω) = Y2,±2 (Ω) = Y2,±1 (Ω) = Y2,0 (Ω) =

15 ±2iφ 2 e sin θ = 32π 15 ±iφ e cos θ sin θ = 8π

15 (x ± iy)z 8π r2 2z 2 − x2 − y 2 r2 .

5 (3 cos2 θ − 1) = 16π

5 16π

276

CAP´ ITULO 5. MOMENTO ANGULAR.

Cap´ ıtulo 6 Problemas con simetr´ esf´rica. ıa e
En este cap´ ıtulo nos dedicaremos a buscar autoestados de energ´ en sistemas tridimenıa sionales centr´ndonos en forma casi exclusiva a problemas con potenciales esf´ricamente a e sim´tricos. e

6.1.

El problema de dos cuerpos.

ˇ ˇ Consideremos dos part´ ıculas, 1 y 2, interactuando a trav´s de un potencial V (r1 − r2 ). e ˇ Ac´ r1 y r2 son los operadores de posici´n de las part´ aˇ o ıculas en cuesti´n. o El espacio de Hilbert de este sistema compuesto es del tipo H = H1 ⊗ H2 , donde H1 y H2 corresponden a los espacios de las part´ ıculas aisladas. Una base de H es ˇ ˇ {|r1 , r2 = |r1 ⊗ |r2 } (o bien {|r1 , r2 = |r1 ⊗ |p2 }, etc. ), teni´ndose que {r1 , r2 } (o bien e ˇ ˇ {r1 , p2 }, etc. ) son conjuntos completos de observables compatibles, sociados con una y otra ˇ ˇ elecci´n de bases. (Ac´ p1 y p2 son los operadores de momento, conjugados can´nicos de r1 o a ˇ o ˇ y r2 ). En el problema en cuesti´n supondremos que no existe ning´n potencial externo, lo o u cual simplificar´ considerablemente el an´lisis, como se ver´ a continuaci´n. De este modo, a a a o el Hamiltoniano del sistema compuesto es ˇ ˇ p2 p2 ˇ ˇ ˇ H = 1 + 2 + V (r1 − r2 ) . 2m1 2m2 (6.1)

Es claro que este Hamiltoniano es invariante ante una traslaci´n r´ o ıgida de ambas part´ ıculas, digamos en una cantidad a. Poniendo
ˇ ˇ (j) Ua = eia·pj /

y recordando que [ˇ 1i , p2j ] = [ˇ 1i , ˇ2j ] = 0 , i, j = x, y, z , p ˇ p r tenemos
ˇ ˇ ˜ ˇ (1) ˇ (2) Ua Ua = e−ia·(p1 +p2 )/ ≡ e−ia·PT , ˇ

277

278 con

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA ˇ ˇ ˇ PT = p1 p2 = momento total . ˜ ˜ ˇ (1) ˇ (2) ˇ r ˜ ˇ ˇ ˇ (1) ˇ (2) ˇ ˇ (1) r ˇ (1) ˇ (2)˜ ˇ (2) ˇ ˇ Ua Ua H(ˇ1 , ˇ2 , p1 , p2 ) U−a U−a = H(Ua ˇ1 U−a , U˜ ˇ2 U−a , p1 , p2 ) r ˜ ˜ ˜ ˜ ˜ ˜ ˜ a r ˜ ˇ r = H(ˇ1 − ˜, ˇ2 − ˜, p1 , p2 ) a˜ r a ˇ ˇ ˜ ˜

Al particulizar esta relaci´n a nuestro Hamiltoniano (6.1), sigue o
ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ e−ia·PT H eia·PT = H ⇐⇒ [H, PT ] = 0 .

(6.2)

Asi pues, el momento total es constante de movimiento como consecuencia de la simetr´ de ıa traslaci´n r´ o ıgida de las part´ ıculas. ˇ ˇ ˇ ˜ ˜ ˜ r Busquemos un conjunto de observables can´nicos conjugados {PT , R, p, ˇ} que cumplan o ˇ ˇ [Rα , PT β ] = [ˇα , pβ ] = i δα,β r ˇ y ˇ ˇ [Rα , pβ ] = [ˇα , PT β ] = 0 . r ˇ Una posible elecci´n de dicho conjunto es o 1 ˇ R= m1ˇ1 + m2ˇ2 ˜ r ˜ r M ˇ ˇ ˇ PT = p1 + p2 , ˜ ˜ ˇ = ˇ1 − ˇ2 r ˜ r ˜ r y 1 ˇ ˇ ˇ m2 p1 − m1 p2 ˜ ˜ p= M , ,

con M = m1 + m2 . De acuerdo a (6.2), conviene expresar el Hamiltoniano en t´rminos de este nuevo conjunto e de variables can´nicamente conjugadas. Usando que o ˇ ˇ = p + m1 PT ˜ p ˇ ˜ 1 M y sigue, ˇ ˇ ˇ ˇ p2 p2 P2 p2 ˇ ˇ ˇ ˇ H = 1 + 1 + V (r1 − r2 ) = T + + V (r) . 2m1 2m1 2M 2µ Ac´ µ es la masa reducida a m1 m2 µ= . M As´ ı, ˇ P2 ˇ ˇ H = T + H0 , 2M ˇ ˇ = −p + m2 PT ˇ ˜ p ˜ 2 M

¨ 6.2. ECUACION RADIAL DE SCHRODINGER con

279

ˇ p2 ˇ ˇ H0 = + V (r) . 2µ

ˇ ˇ ˇ ˇ Notar que {P, H0 (˜, p)} forman un conjunto de observables compatibles. r ˜ Pasemos a la representaci´n de coordenadas. Se tiene: o ˇ ˜ PT ΨP0 ,E0 (˜, R) = P0 ΨP0 ,E0 (˜, R) , r ˜ r ˜ ˜ ˜ ˇ H0 ΨP0 ,E0 (r, R) = E0 ΨP0 ,E0 (r, R) y ˇ HΨP0 ,E0 (r, R) =
2 P0 + E0 ΨP0 ,E0 (r, R) = E ΨP0 ,E0 (r, R) . 2M

ˇ ˇ ˇ Como H0 no depende de PT ni de R, el sistema de ecuaciones de autovalores representado por las tres ultimas ecuaciones admite soluciones en la forma de productos ´ ΨP0 ,E0 (r, R) = ΨP0 (R)ΨE0 (r) , esto es ΨP0 ,E0 (r, R) = eiP0 ·R/ ΨE0 (r) y ˇ p2 + V (r ) ΨE0 (r) = E0 ΨE0 (r) . 2µ Es precisamente este tipo de ecuaci´n, particularizada al importante caso V (r ) = V (r), la o que se estudiar´ en la siguiente secci´n. a o

6.2.

La ecuaci´n radial de Schr¨dinger. o o

ˇ r) ˇ Consideremos el caso de un potencial esf´ricamente sim´trico, o sea, V(ˇ = V(r) s´lo e e o √ depende de la magnitud r = r · r. Una part´ ıcula de masa reducida µ, movi´ndose bajo la e influencia de tal potencial estar´ descrito por el Hamiltoniano a ˇ p2 ˜ ˇ r, ˇ ˇ r H(ˇ p ) = ˜ + V(ˇ) . 2µ ˇ ˇ ˇ En este caso, los operadores L2 , Lz y H conmutan entre s´ y forman un conjunto completo ı de observables compatibles. Denotemos por |E m los autovectores comunes de estos tres operadores, es decir: ˇ H|E m = E|E m , ˇ L2 |E m = y ˇ Lz |E m = m|E m .
2

( + 1)|E m

280

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

ˇ Antes de proseguir escribamos el operador L2 de otra forma: ˇ L2 = (ˇ × p)i (ˇ × p)i r ˇ ˜ ˇ ˜ r ˜ = ijk i mˇj pk ˇ pm r ˇ rˇ = (δj δkm − δjm δk ) ˇj pk ˇ pm r ˇ rˇ 2 2 = ˇ p + 2i ˇ · p − (ˇ · p)(ˇ · p) − i ˇ · p , r ˇ r ˇ ˜ ˜ ˇ ˜ ˇ r ˜ r ˜ ˜ ˇ r ˜ o sea, ˇ L2 = ˇ2 p2 + i ˇ · p − ˇ · p r ˇ r ˇ ˜ ˜ ˇ r ˜ ˇ Despejemos p2 y usemos la relaci´n o (r · p)(op) = −i r · De esta manera se encuentra que p(op) Ψ(r ) =
2

ˇ·p ˜ ˇ r ˜ ∂ . ∂r

.

= −i r

1 r2

L(op) −

2

2

r

∂ ∂ + r ∂r ∂r

2

Ψ(r )

∂2 1 2 (rΨ(r )) + 2 L(op) Ψ(r ) . 2 ∂r r De esta manera se encuentra que la funci´n de onda ΨE m satisface la ecuaci´n de o o Schr¨dinger, en coordenadas polares, o = − 2r −
2

∂ 2µr2 ∂r

2

r2

∂ ∂r

+

L(op) + V (r) − E 2µr2

2

ΨE m (r ) = 0 .

L(op) es un operador diferencial que s´lo opera sobre las variables angulares θ y φ. Sabemos o que las soluciones son del tipo ΨE m (r ) = RE (r) Y m (θ, φ) . Reemplazando esta expresi´n en la ecuaci´n diferencial se obtiene o o Y m (θ, φ) − d 2µr2 dr
2

r2

d dr

2

+

( + 1) + V (r) − E RE (r) = 0 , 2µr2

o sea, RE (r) satisface la ecuaci´n o − d 2 dr 2µr
2

r2

d dr

2

+

( + 1) + V (r) − E RE (r) = 0 . 2µr2

Con la sustituci´n uE (r) = r RE (r) se obtiene o d dr r2 d dr R = d dr d = dr d = dr d u dr r 1 du 1 r2 − r2 2 u r dr r du d2 u r −u =r 2 , dr dr r2

¨ 6.2. ECUACION RADIAL DE SCHRODINGER o sea,
2

281

2µr

r 2

d2 u + dr2

2

( + 1) + V (r) − E 2µr2

u =0 . r

Multiplicando por − 2µ r se encuentra, finalmente: 2 d2 ( + 1) − − U (r) + k 2 uk (r) = 0 . 2 dr r2 (6.3)

Esta ecuaci´n se conoce con el nombre de Ecuaci´n Radial de Schr¨dinger. En (6.3), U (r) y o o o k 2 est´n definidos por a 2µ U (r) = 2 V (r) y k =E . 2µ Tambi´n es posible definir el potencial efectivo e V (r) = U (r) +
2 ( + 1) r2 2µ 2 2

adquiriendo la ecuaci´n (6.3) el aspecto de un problema unidimensional, con la restricci´n o o uk (r)|r=0 = 0 , lo que equivale a una pared impenetrable en la regi´n r < 0. o Una vez encontradas las soluciones de la ecuaci´n (6.3), la funci´n de onda r |E m viene o o dada por uk (r) r|E m = ΨE m (r, θ, φ) = Y m (θ, φ) . r Como ΨE m (rθφ) tiene que ser finito en el origen (r = 0), la soluci´n de (6.3) debe satisfacer o la condici´n o r→0 uk (r) → 0 . Para una energ´ E fija, la soluci´n general viene dada por ıa o

ΨE (r) =
=0 m=−

Am

uk (r) Y m (θ, φ) , r

(6.4)

donde las constantes (en general complejas) son determinadas por las condiciones de borde. Cuando el espectro es discreto (que es la situaci´n que normalmente ocurre cuando los o potenciales son atractivos y la energ´ es suficientemente baja), los autovalores de la ecuaci´n ıa o radial de Schr¨dinger (es decir el valor de k 2 ), depender´n del valor de que se est´ consio a e derando. Las energ´ discretas en ese caso vienen especificadas por dos n´meros cu´nticos, ıas u a E = En , donde n es el ´ ındice que enumera los autovalores de energ´ para un fijo. Cuanıa do se tienen energ´ discretas, generalmente las autoenerg´ para valores de distintos ıas ıas no coinciden, luego, a menos que exista una degeneraci´n accidental, en la relaci´n (6.4) o o

282

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

ˇ Figura 6.1: (a) Funci´n de onda ΨE , (b) funci´n de onda rotada Uφ ΨE en presencia de un o o potencial esf´ricamente sim´trico. e e se debe suprimir la suma sobre . Esto significa que s´lo existen (2 + 1) funciones linealo mente independientes con energ´ En : {Ψn m (r ) = Rn (r) Y m (θ, φ)}, siendo m el ´ ıa ındice de degeneraci´n. o El origen f´ ısico de esta degeneraci´n se debe al hecho que al rotar un autoestado de o energ´ de un hamiltoniano esf´ricamente sim´trico, el nuevo vector de estado persiste como ıa e e autoestado de energ´ y con el mismo autovalor inicial. En efecto, sea |ΨE autoestado de ıa energ´ ıa: ˇ2 p ˇ ˇ + V(r) |ΨE = E|ΨE . H|ΨE = 2µ Se tiene que
−1 ˇ (Rφ p)2 ˇ ˇ p2 p2 ˇ ˇ ˇ −1 = ˇ ˇ Uφ + V(|r|) Uφ + V(|Rφ−1 r|) = + V(|r|) , 2µ 2µ 2µ

ˇ ˇ ˇˇ esto es, Uφ H = HUφ . Este resultado nos permite concluir de que ˇ ˇ H Uφ |ΨE ˇ = E Uφ |ΨE .

ˇ De este modo, todos los estados Uφ |ΨE poseen igual energ´ Si |ΨE posee momento angular ıa. , el espacio engendrado al rotar |ΨE , o sea, el espacio de degeneraci´n de la energ´ E, posee o ıa dimensi´n (2 + 1). o La figura 6.1 muestra intuitivamente el origen de esta degeneraci´n. En a) se muestra o esquem´ticamente una funci´n de estado ΨE (r ) (simbolizada por las l´ a o ıneas continuas) sometida al potencial V (|r|) (cuyas equipotenciales son superficies esf´ricas, indicadas con l´ e ınea ˇ punteada); en b) se muestra al estado rotado Uφ ΨE (r). Es obvio que ambos estados son degenerados en energ´ ya que la relaci´n entre la funci´n de onda y el potencial es la misma ıa, o o en ambos casos.

¨ 6.2. ECUACION RADIAL DE SCHRODINGER

283

6.2.1.

Propiedades Asint´ticas de la Ecuaci´n Radial de Schr¨dino o o ger.

Analicemos brevemente el comportamiento asint´tico de las soluciones de la ecuaci´n o o radial de Schr¨dinger o d2 ( + 1) − − U (r) + k 2 uk (r) = 0 . 2 2 dr r

L´ ımite r −→ 0 Multipliquemos la ecuaci´n radial por r2 y supongamos que r2 V (r) −→ 0 (en una secci´n o o anterior se vi´ que carecian de sentido f´ o ısico potenciales que divergen m´s fuerte que −1/r2 a en r = 0). Con esta hip´tesis, y descartando los t´rminos despreciables en r = 0, llegamos a o e la ecuaci´n asint´tica o o −r2 d2 + ( + 1) uk (r) ≈ 0 dr2 en r = 0 .
r→0

Esta es la ecuaci´n de Euler siendo las soluciones r +1 y r− . Recordando que Rn (r)un (r)/r, o concluimos que las dos soluciones linealmente independientes de la ecuaci´n radial (de 2o o orden) cumplen Rn ∼ r y Rn ∼ r−( +1) L´ ımite r −→ ∞ Este l´ ımite fu´ ya discutido en el caso unidimensional. S´lo recordemos dos situaciones e o de inter´s: e (i) Si V (r) −→ 0, entonces el espectro se separa en una parte ligada (discreta) y otra parte libre (continuo)1 . Sio En < 0 es un estado ligado, entonces la funci´n de onda radial o cumple un (r) ≈ e−κr , con En = − 2 κ2 /(2µ). Si se trata de un nivel del continuo, entonces un (r) ≈ e±kr , con En =
1

(1)

soluci´n regular o soluci´n irregular . o

(2)

r→∞

2 2

k /(2µ).

Puede darse, sin embargo, que un potencial atractivo no tenga estados ligados en dimensi´n–3, esto dada o n la restricci´n un (r = 0) = 0 antes se˜alada. o

284
r→∞

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

(ii) Si V (r) −→ V0 rα , V0 , α > 0, entonces s´lo son posibles los estados ligados (no existe o regi´n libre en el espacio). En tal caso o un (r) ≈ exp −Cr1+α/2 con C=
2 (α

,

8µV0 . + 2)2

6.3.

La part´ ıcula libre en coordenadas polares esf´ricas. e
1 d r2 dr d dr ( + 1) − k 2 Rk (r) = 0 . r2

La ecuaci´n radial de Schr¨dinger para la part´ o o ıcula libre viene dada por − r2 +

Esta es la ecuaci´n diferencial que satisfacen las funciones de Bessel esf´ricas. Dos soluciones o e linealmente independientes son j (kr) y n (kr).

6.3.1.

Funciones de Bessel esf´ricas. e

En esta subsecci´n resumiremos algunas relaciones importantes que satisfacen las funcioo nes de Bessel esf´ricas. e La funci´n j (kr) es regular en el origen mientras que la funci´n n (kr) es singular en el o o origen. Estas funciones est´n relacionadas con la funci´n de Bessel de orden semientero de a o acuerdo a: π J 1 (kr) j (kr) = 2kr + 2 y π 1 (kr) . J n (kr) = (−1) 2kr −( + 2 ) Dependiendo del problema, en lugar de usar la base de soluciones j (kr) y n (kr), puede resultar ser m´s conveniente usar otro par de funciones linealmente independientes; las a as´ llamadas funciones de Hankel esf´ricas. Estas vienen dadas por ı e h± (kr) ≡ n (kr) ± ij (kr) . El comportamiento asint´tico de estas funciones y el comportamiento en la vecindad del o origen viene dado por π z→+∞ 1 j (z) −→ sin z − , z 2 n (z) −→ h± (z) −→
z→+∞ z→+∞

1 π cos z − z 2

, ,

( + 1) 1 ±i(z− π ) 2 · 1±i e − ... z 2z

6.3. LA PARTICULA LIBRE j (z) −→ y n (z) −→ (2 − 1)!!
z→0 z→0

285 z (2 + 1)!! 1 z
+1

1−

z2 + ... 2(2 + 3) z2 + ... 2(2 − 1) .

1+

Sea f (z) cualquiera de las funciones j (z), n (z), o h± (z), entonces f (z) satisface las siguientes relaciones de recurrencia (2 + 1)f (z) = z (f +1 (z) + f −1 (z)) , f (z) = y f −1 (z) = El Wronskiano W (n , j )(z) es: W (n , j ) (z) = n (z) Si dj (z) dn (z) 1 − j (z) = 2 . dz dz z d +1 + dz z f (z) . (6.5) − d −1 + dz z f −1 (z)

= 0, usando (6.5), esta ultima ecuaci´n se puede escribir de la forma: ´ o n (z)j −1 (z) − j (z)n −1 (z) = Algunas de las funciones en forma expl´ ıcita son: j0 (z) = j1 (z) = sin z z 1 . z2

sin z cos z − z2 z cos z n0 (z) = − z cos z sin z n1 (z) = − 2 − . z z Dos relaciones muy importantes son:

e y

ikz

=
=0

(2 + 1)i j (kr) P (cos θ)

+

e

ik·r

=
=0 m=−

4πi Y ∗ (θk , φk ) j (kr) Y m (θ, φ) . m

(6.6)

286

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

Figura 6.2: Gr´fico esquem´tico de j (kr). El punto de inflexi´n, que coincide con el punto de a a o retroceso cl´sico, corresponde al valor en que la energ´ E es igual a la del potencial efectivo a ıa Vef f (r) = 2 ( + 1)/(2µr2 ).

6.3.2.

Funci´n de onda para la part´ o ıcula libre.

ˇ ˇ ˇ Para la part´ ıcula libre, {H, L2 , Lz } son un conjunto completo de observables compatibles. Las funciones que son autofunciones de estos tres operadores en forma simult´nea son: a Ψk m (r, θ, φ) = j (kr)Y m (θ, φ) , (6.7)

y respecto a los tres operadores tienen los autovalores E = 2 k 2 /(2µ), 2 ( + 1) y m, respectivamente. La soluci´n (6.7) es una soluci´n particular de la ecuaci´n de Schr¨dinger o o o o para la part´ ıcula libre. La soluci´n general para una energ´ fija viene dada por o ıa Ψk (r ) =
m

A m j (kr)Y m (θ, φ) ,

donde los coeficientes A m son determinados por las condiciones de borde. En particular, para una onda plana Ψ(r ) = exp(ik · r), la expansi´n viene dada por la o ecuaci´n (6.6). o La figura 6.2 muestra esquem´ticamente el comportamiento de la funci´n regular j (kr). a o Ejercicio: Recurriendo a un ´lgebra de operadores, diagonalice el conjunto de observables compatibles a ˇ ˇ ˇ ˇ H = p2 /(2µ), L2 , Lz , siguiendo las siguientes instrucciones: (a) Demuestre que para = 0, las autofunciones con energ´ ıa Ek = vienen dadas por Ψk, =m=0 (r) = A sin(kr) cos kr −B . kr kr k 2µ
2 2

6.4. PARTICULA EN UNA CAJA ESFERICA ˇ (b) Demuestre que el operador momento lineal p satisface ˇ ˇ p+ , H = 0 ,

287

ˇ ˇ ˇ donde p+ = px + iˇ y . Luego, usando el hecho que p es operador vectorial, concluya p que i ˇ p+ Ψk00 (r) = Ψk (r ) . (c) Luego demuestre que i y adem´s que a [ˇ + , (ˇ + iˇ )] = 0 . p x y (d) Combinando los resultados anteriores concluya finalmente que Ψk (r ) = x + iy r r 1 ∂ r ∂r Ψk00 (r) = Rk (r) Y (θ, φ) . p+ f (r) = (x + iy)
(op)

1 ∂ f (r) r ∂r

Identificando (salvo una constante multiplicativa) a [(x + iy)/r] con los arm´nicos o esf´ricos Y (θ, φ), concluimos que la funci´n radial Rk se puede escribir en la forma e o Rk (r) = A j (kr) + B n (kr) , con j (kr) = − y n (kr) = − r k 1 ∂ r ∂r − cos kr kr . r k 1 ∂ r ∂r sin kr kr

6.4.

Part´ ıcula en una caja esf´rica. e

Consideremos ahora una part´ ıcula restringida a moverse al interior de una cavidad esf´rica e de radio a, es decir, supongamos que el potencial viene dado por V (r) = La soluci´n para una energ´ E = o ıa
2 2

∞ 0

r>a . r≤a y proyecci´n m fija, es o

k /2µ, momento angular r≤a.

Ψk m (r ) = j (kr)Y m (θ, φ)

Debido a que r = 0 es accesible para el sistema, la soluci´n n (kr)Y m (θ, φ) resulta no ser o f´ ısicamente aceptable (ya que es singular para r = 0).

288

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA Cuadro 6.1: Ceros de las funciones de Bessel esf´ricas j (x). e n 1 1 1 2 1 2 Xn nomenclatura degeneraci´n o 3.142 1s 1 4.493 1p 3 5.763 1d 5 6.283 2s 1 6.988 1f 7 7.725 2p 3

0 1 2 0 3 1

Para r > a el potencial es infinito, luego la funci´n de onda debe anularse para esos o valores. Como Ψ(r ) debe ser continua, se debe tener que Ψk m (r = a, θ, φ) = 0 lo que se cumple s´lo si o j (ka) = 0 . (6.8) Esta ecuaci´n nos da los niveles discretos de energ´ (para un dado). En efecto, sean Xn, , o ıa n = 1, 2, . . ., las ra´ de j (x), entonces (6.8) implica que k no puede tomar cualquier valor, ıces sino que s´lo los valores o Xn . k = kn = a Consecuentemente, la energ´ s´lo puede tomar los valores ıa o E = En =
2 Xn . 2µ a2 2

∀ θ, φ ,

·

Los ceros de las funciones de Bessel con distintos valores de no coinciden, luego la degeneraci´n de cada nivel s´lo se debe al n´mero cu´ntico m. As´ pues, la degeneraci´n de un o o u a ı, o nivel En es 2 + 1. La tabla 6.1 da los ceros de las funciones de Bessel en orden creciente. Es usual designar el momento angular que tiene un nivel de energ´ con una letra de ıa acuerdo a la convenci´n siguiente: o =0 =1 =2 =3 =4 =5 s p d f g h

El n´mero cu´ntico n se denomina n´mero cu´ntico principal. u a u a La energ´ del estado fundamental “1s” es ıa E10 = π , 2µa2
2 2

6.4. PARTICULA EN UNA CAJA ESFERICA siendo la funci´n de onda correspondiente o Ψ100 (r ) = Aj0 (kr)Y00 (θ, φ) = ¯ A πr sin r a .

289

6.4.1.

Inclusi´n de un carozo. o

Consideremos ahora el mismo problema, pero agreg´ndole un carozo (n´cleo) repulsivo al a u centro, es decir, consideremos una part´ ıcula de masa µ movi´ndose en el potencial dado por e   ∞ r<b 0 b≤r≤a . V (r) =  ∞ r>a Encontremos la soluci´n para un momento angular y proyecci´n m fijos. Para b ≤ r ≤ a, o o la part´ ıcula es libre y la soluci´n general de la ecuaci´n de Schr¨dinger es o o o Ψk m (r ) = ( j (kr) + αn (kr) ) Y m (θ, φ) . (6.9)

En este caso no hay raz´n para excluir de la soluci´n la funci´n n (kr), ya que el origen no o o o est´ en la regi´n donde la expresi´n (6.9) es v´lida. a o o a Para r = b y r = a la soluci´n (6.9) debe anularse, o sea, o Ψk
m

(r = a, θ, φ) = Ψk m (r = b, θ, φ) = 0

∀θ, φ .

Usando (6.9) se deduce que debe cumplirse j (ka) + αn (ka) = 0 y j (kb) + αn (kb) = 0 . Eliminando α de estas ecuaciones se obtiene la relaci´n que define los valores de k posibles: o j (ka) j (kb) = . n (ka) n (kb) Para = 0 se obtiene expl´ ıcitamente que sin(ka) cos(kb) − sin(kb) cos(ka) = 0 , o sea, sin(k(a − b)) = 0 . Los valores de k posibles (para kn0 = = 0) son nπ , a−b n = 1, 2, . . . .

Para la energ´ del estado fundamental se obtiene ıa E10 = π2 . 2µ (a − b)2
2

290

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

Con b = 0 este resultado coincide con el obtenido anteriormente. Evaluando α podemos tambi´n escribir la funci´n de onda del estado fundamental; ´sta resulta ser: e o e ¯ a−b Ψ100 (r ) = A πr πr a−b πa a−b πr a−b

sin

− tan

cos

,

¯ donde A es una constante de normalizaci´n. o

6.5.

La funci´n hipergeom´trica confluente. o e

En las dos secciones siguientes se usar´ la funci´n hipergeom´trica confluente. Recordaa o e remos en esta secci´n su definici´n y algunas de sus propiedades. o o Definici´n: o La funci´n o
1 F1 (a, c; z) ≡ 1 +

a(a + 1)z 2 a(a + 1)(a + 2)z 3 az + + + ... c1! c(c + 1)2! c(c + 1)(c + 2)3!

se llama la funci´n hipergeom´trica confluente. o e Usemos la notaci´n o [a, c, n] ≡ con [a, c, −1] ≡ 1 . Con esta notaci´n obtenemos: o d 1 F1 (a, c; z) = dz y d2 1 F1 (a, c; z) = dz 2
∞ ∞

a(a + 1) . . . (a + n) c(c + 1) . . . (c + n)

n=1

z n−1 [a, c, n − 1] (n − 1)!

n=2

z n−2 [a, c, n − 1] . (n − 2)!

6.5. LA FUNCION HIPERGEOMETRICA CONFLUENTE Evaluemos d2 d d z 2 1 F1 (a, c; z) + c 1 F1 (a, c; z) − z 1 F1 (a, c; z) − a 1 F1 = dz dz dz ∞ z n−1 cz n−1 = [a, c, n − 1] − [a, c, n − 1] + (n − 2)! (n − 1)! n=1

291

+(−1)
n=0 ∞

znn zn [a, c, n − 1] + a [a, c, n − 1] n! n!

=
n=0

zn cz n znn [a, c, n] + [a, c, n] − [a, c, n − 1]+ (n − 1)! n! n! az n [a, c, n − 1] n! =0 ,

+(−1)

=
n=0

a+n zn a+n [a, c, n − 1] n +c −n−a n! c+n c+n φ1 (z) = 1 F1 (a, c; z)

o sea, la funci´n o es una soluci´n particular de la ecuaci´n o o d2 φ dφ + (c − z) − aφ = 0 . 2 dz dz Otra soluci´n linealmente independiente es o z φ2 (z) = z 1−c 1 F1 (a − c + 1, 2 − c; z) . La soluci´n φ1 (z) es regular en el origen, en efecto: o φ1 (z = 0) = 1 F1 (a, c; 0) = 1 . La soluci´n φ2 (z), en tanto, diverge en el origen si c > 1; en efecto, ah´ se comporta como o ı 1−c z . Algunas propiedades de la funci´n hipergeom´trica confluente 1 F1 (a, c; z) y algunas relao e ciones que cumple, son: z 1 F1 (a, a; z) = e ,
1 F1 (a, c; z)

(6.10)

= ez 1 F1 (c − a, c; −z) ,

(c − a) 1 F1 (a − 1, c; z) + (2a − c + z) 1 F1 (a, c; −z) = a 1 F1 (a + 1, c; z) , (a − c + 1) 1 F1 (a, c; z) + (c − 1) 1 F1 (a, c − 1; z) = a 1 F1 (a + 1, c; z) y d a 1 F1 (a, c; z) = 1 F1 (a + 1, c + 1; z) . dz c Note que si el primer argumento de la funci´n hipergeom´trica es un entero negativo, entonces o e es un polinomio de grado n:
1 F1

(−n, c; z) = polinomio de grado n si n ∈ N .

292

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

6.6.

El oscilador arm´nico en tres dimensiones. o

En una secci´n anterior resolvimos el problema del oscilador arm´nico tridimensional o o en coordenadas cartesianas. Ahora encontraremos la soluci´n usando coordenadas polares o esf´ricas. e El potencial para el oscilador arm´nico isotr´pico es o o 1 V (r) = µω 2 r2 . 2 Introduciendo la coordenada adimensional ξ= y poniendo u(r) = u(ξ) ¯ se obtiene para u(ξ) la ecuaci´n diferencial ¯ o d2 ( + 1) − ξ2 − +2 2 dξ ξ2 donde ≡ u(ξ) = 0 , ¯ r /(µω)

E . ω Realicemos otro cambio de variable, z = ξ 2 y usemos la notaci´n u(z) = u(ξ). Para u(z) se o ˜ ¯ ˜ obtiene la ecuaci´n diferencial o 2 d ( + 1) d2 + 4z 2 − z − +2 dz dz z u(z) = 0 . ˜ (6.11)

Para z −→ ∞, esta ecuaci´n toma la forma o 4 d2 − 1 u(z) = 0 . ˜ dz 2

Las soluciones de esta ecuaci´n son exp(−z/2) y exp(z/2). De estas dos soluciones s´lo la o o primera es f´ ısicamente aceptable (ya que para r −→ ∞, es decir, z −→ ∞, la funci´n de onda o debe tender a cero). De la discusi´n anterior se desprende que la soluci´n (6.11) satisface: o o u(z) −→ e− 2 . ˜ Para z −→ 0 la ecuaci´n (6.11) toma la forma o 2 d d2 ( + 1) + 4z 2 − u(z) = 0 . ˜ dz dz z
z→∞
z

Planteando una soluci´n del tipo z s se obtiene que s debe satisfacer la ecuaci´n o o 2s + 4s(s − 1) − ( + 1) = 0 ,

´ 6.6. OSCILADOR ARMONICO o sea, 4s2 − 2s = ( + 1). De las dos soluciones de esta ecuaci´n: o s= 1 1± 4 1 + 4 ( + 1) = 1 (1 ± (2 + 1)) , 4

293

s´lo la con el signo positivo es aceptable, ya que para r −→ 0 la soluci´n u(z) debe anularse. o o ˜ Por lo tanto, cerca del origen, la soluci´n de (6.11) tiene la forma o u(z) −→ z s , ˜ +1 . 2 Las observaciones anteriores sugieren plantear para u(z) la expresi´n ˜ o s= u(z) = e− 2 z s w(z) . ˜ Veamos qu´ ecuaci´n diferencial resulta para w(z). Para ello, evaluemos la primera y segunda e o derivadas de u(z). Se tiene: ˜ d d −z s e 2 z w(z) u(z) = ˜ dz dz z z 1 z dw(z) = − e− 2 z s w(z) + se− 2 z s−1 w(z) + e− 2 z s 2 dz z 1 s dw(z) = e− 2 z s − w(z) + w(z) + 2 z dz y d2 u(z) = dz 2 1 s − + 2 2 + e− 2 z s = e− 2 z s
z z z

z→0

con

1 s w(z) + w (z) + − + 2 2 1 s s − w − 2 w + w + w” 2 z z 1 s s 1 s 1 s − + − + w + w − w − 2 w + w + w” 2 z 2 z 2 z z e− 2 z s
z

.

Con estas expresiones se obtiene, despu´s de alguna ´lgebra, la ecuaci´n diferencial que e a o cumple w(z): d2 1 d z 2 + 2s + − z + n w(z) = 0 , (6.12) dz 2 dz con 1 n≡ −s− . 2 4 La ecuaci´n (6.12) es la ecuaci´n hipergeom´trica confluente. La soluci´n regular en el origen o o e o es 1 w(z) = 1 F1 (−n, 2s + ; z) . 2

294

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA Cuadro 6.2: Oscilador arm´nico tridimensional. o n 0 0 0 1 0 1 0 1 2 0 1 2 0 3 1 4 2 0 Λ 0 1 2 2 3 3 4 4 4 (n + 1) E/ ω notaci´n o 1s 3/2 1p 5/2 1d 2s 7/2 1f 2p 9/2 1g 2d 11/2 3s degeneraci´n o parcial 1 3 5 1 7 3 9 5 1 degeneraci´n o total 1 3 6 10 15 paridad + − + − +

Ejercicio: r→∞ Demuestre que para que se tenga u(r) −→ 0, la funci´n hipergeom´trica 1 F1 (−n, 2s + 1 ; z) o e 2 debe ser un polinomio, es decir, la serie debe terminar. Esto s´lo ocurre si n es un entero no o negativo. Del ultimo ejercicio se desprende que n = 0, 1, 2 . . .. Esta condici´n sobre n nos da las ´ o autoenerg´ discretas del sistema: ıas En = ω = con n = 0, 1, 2, . . . y 2n + 2s + 1 2 ω = ω 2n + + 3 2 ,

= 0, 1, 2, . . . . La funci´n de onda correspondiente es o ξ
+1 1 F1

Nn ξ2 Ψn m (r ) = exp − ξ 2

3 −n, + , ξ 2 Y m (θ, φ) . 2

La energ´ del oscilador arm´nico tridimensional s´lo depende de Λ = 2n + , con Λ = ıa o o 0, 1, 2, . . .. Λ se denomina n´mero cu´ntico principal : u a 3 En = EΛ = ω(Λ + ) . 2 La tabla 6.2 muestra los n´meros cu´nticos, la energ´ y la degeneraci´n de los distintos niveles u a ıa o de energ´ del oscilador arm´nico tridimensional. (Compare esta tabla con los resultados que ıa o se obtuvieron para el mismo problema usando coordenadas cartesianas.) Es claro que la relaci´n entre Λ y los n´meros cu´nticos de la soluci´n en coordenadas o u a o cartesianas nx , ny , nz es: Λ = nx + ny + nz . Analizando el problema en coordenadas cartesianas encontramos que la degeneraci´n de o EΛ es 1 (Λ + 1)(Λ + 2) (´sta se puede obtener contando los distintos tr´ de enteros mayores e ıos 2 o iguales a cero (nx , ny , nz ) cuya suma es Λ).

´ 6.6. OSCILADOR ARMONICO

295

Puesto que la simetr´ esf´rica del oscilador arm´nico tridimensional s´lo explica la degeıa e o o neraci´n (2 + 1) asociada a cada valor del momento angular total, el hecho de que existan o estados degenerados en energ´ con distintos valores de corresponde a una situaci´n exıa o cepcional, que se da s´lo con muy pocos potenciales centrales V (r) (otro caso especial es el o potencial coulombiano V (r) = α/r). Esta degeneraci´n en energ´ entre estados con distintos valores de se puede explicar en o ıa ˇ t´rminos de simetr´ del Hamiltoniano H en el espacio de configuraci´n (p, r) de dimensi´n e ıas o o 6; all´ el Hamiltoniano b´sicamente corresponde a la norma euclideana de un sexti–vector del ı a espacio (p, r): 1 ˇ2 ˇ H= V , 2µ con ˇ V = (ˇ x , py , pz ; µωˇ, µωˇ, µωˇ) . p ˇ ˇ x y z ˇ Cualquier operador unitario U que preserve la norma euclideana en este espacio de dimensi´n o ˇ invariante. En efecto, si 6, dejar´ a H a ˇ ˇˇˇ ˜ UVU−1 = V , con V 2 = V2 , entonces ˇˇˇ ˇ UHU−1 = H ˇ ˇ y, por tanto, si H|ΨE = E|ΨE entonces U|ΨE es degenerado con |ΨE . De hecho existen operaciones unitarias que sin corresponder a rotaciones euclideanas en el espacio ordinario R3 , dejan a V 2 invariante. Son justamente estas operaciones de simetr´ ıa ˇ las que explican la degeneraci´n adicional del oscilador arm´nico tridimensional (ver de H o o subsecci´n siguiente). o Escribamos en forma expl´ ıcita las funciones de onda para los 3 primeros estados. Para el estado 1s (es decir, n = 0 y = m = 0) se tiene que
1 F1

3 0, ; ξ 2 2

=1.

Para el estado 2s, (es decir, n = 1 y
1 F1

= m = 0) se tiene que 3 −1, ; ξ 2 2 2 = 1 − ξ2. 3

Para el estado 1p se tiene que
1 F1

5 0, , ξ 2 2 7 0, ; ξ 2 2

=1

y para el estado 1d
1 F1

=1 .

296

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

De esta manera las funciones de onda son: Estado 1s Estado 1p Estado 1d Estado 2s 2 r |100 = √ exp (−ξ 2 /2) 4 π r |11m = r |12m = r |200 = 8 √ ξ exp (−ξ 2 /2) Y1m (θ, φ) 3 π 4 2 2 √ ξ exp (−ξ /2) Y2m (θ, φ) 15 π 8 √ 3 π ξ2 − 3 2 exp(−ξ 2 /2)

6.6.1.

Operadores de subida y bajada.

Recordando los desarrollos del oscilador arm´nico unidimensional introduzcamos operao dores de subida y bajada definidos por: ˇ aj ≡ √ y 1 ˇj ˇ a† = bj = √ (µωˇj − iˇ j ) . r p 2µ ω Los conmutadores de estos operadores con el Hamiltoniano son ˇ ˇ [H, aj ] = − ωˇj a y ˇ ˇ ˇ [H, bj ] = ω bj . ˇ ˇ Ejercicio: Demuestre que si |ΨE es autovector de H (es decir, H|ΨE = E|ΨE ), entonces ˇ pero con autoenerg´ E − ω. An´logamente, ˇ el estado aj |ΨE tambi´n es autoestado de H, e ıa a ˇ j |ΨE es autovector de H con autoenerg´ E + ω. ˇ muestre que el estado b ıa De esta manera, tenemos tres operadores de subida y tres operadores de bajada. ˇ ˇ Definamos ahora el operador a = (ˇ1 , ˇ2 , ˇ3 ) y b = ˇ† . Estos operadores son operadores a a a ˜ a ˇ vectoriales respecto a L (demu´strelo como ejercicio), es decir, cumplen las siguientes reglas e de conmutaci´n: o ˇ [ˇj , Lk ] = i jk a a ˇ y ˇ ˇ [bj , Lk ] = i
jk

1 (µωˇj + iˇ j ) r p 2µ ω

, j = x, y, z

ˇ b .

Note que son operadores vectoriales a´n cuando no son autoherm´ u ıticos.

´ 6.6. OSCILADOR ARMONICO Sean {|Λ m } los autovectores del oscilador arm´nico tridimensional, es decir, o 3 ˇ H|Λ m = ω Λ + 2 ˇ L2 |Λ m = y ˇ Lz |Λ m = m|Λ m . Entonces: Proposici´n 1: o ˇ ˇ ˜ b · b|Λ m ∝ |Λ + 2, , m .
2

297

|Λ m ,

( + 1)|Λ m

Demostraci´n: o ˇ ˇ ˇ ˜ Siendo b un operador vectorial se tiene que b · b es invariante ante rotaciones, y, por tanto, ˇ ˇ ˇ ˜ [Lj , b · b] = 0 para j = x, y, z. (Demuestre la expresi´n anterior evaluando expl´ o ıcitamente el conmutador). En particular, se tiene que ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˜ ˜ ˜ L2 b · b = b · bL2 y ˇ ˇ ˇ ˇ ˇˇ ˜ ˜ ˜ Lz b · b = b · bLz . Usando estas expresiones se encuentra que ˇ ˇ ˇ ˜ L2 b · b|Λ m ˇ ˇˇ ˜ = b · bL2 |Λ m ˇ ˇ ˜ = b · b 2 ( + 1)|Λ m ˇ ˇ ˜ = 2 ( + 1) b · b|Λ m

,

ˇ ˇ ˇ ˜ o sea, b · b|Λ m es autovector de L2 con autovalor 2 ( + 1). De la misma manera se ˇ ˇ ˇ ˜ demuestra que b · b|Λ m tambi´n es autovector de Lz con autovalor m. Concluimos que e ˇ ˇ ˜ el operador b · b no afecta la parte angular de los autoestados. ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ ˜ Evaluemos ahora H b · b|Λ m . Para el conmutador [H, b · b] se tiene que ˇ ˇ ˇ ˜ [H, b · b] =
j

ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ bj [H, bj ] + [H, bj ]bj ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ bj bj = 2 ω b · b .
j

= 2 ω Usando este conmutador se encuentra que ˇ ˇ ˇ ˜ H b · b|Λ m = =

ˇ ˇˇ ˇ ˇ ˜ ˜ ˜ b · bH + 2 ω b · b |Λ m ω Λ+2+ 3 2 ˇ ˇ ˜ b · b|Λ m ,

298

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

ˇ ˇ ˇ ˜ o sea, b · b|Λ m es autovector de H con autovalor ω(Λ + 2 + 3/2). Con esto queda demostrada la proposici´n. o Definamos ahora los operadores ˇ ˇ a+ = ax + iˇy a y ˇ ˇ ˇ b+ = bx + iby . Proposici´n 2: o ˇ b+ |Λ y ˇ a+ |Λ ∝ |Λ − 1, + 1, + 1 . Demostraci´n: o ˇ ˇ ˇ ˇ Debido a que b es un operador vectorial es claro que b+ |Λ es autovector de L2 y Lz con ˇ ˇ autovalores 2 ( + 1)( + 2) y ( + 1), respectivamente. El conmutador de b+ con H es ˇ ˇ ˇ [H, b+ ] = ω b+ (demu´strelo como ejercicio). Luego e ˇˇ Hb+ |Λ = = ˇ ˇ ˇ b+ H + ω b+ |Λ 3 ˇ ω(Λ + 1 + )b+ |Λ 2 ∝ |Λ + 1, + 1, + 1 .

,

ˇ ˇ o sea, b+ |Λ es autovector de H con autovalor ω(Λ+1+3/2). Con esto queda demostrada la proposici´n. o Proposici´n 3: o ˇ ˇ a+ b+ |Λ ∝ |Λ, + 2, + 2 . Demostraci´n: o ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ e Es f´cil demostrar que a+ b+ conmuta con H (demu´strelo como ejercicio). Luego a+ b+ |Λ a ˇ con el autovalor ω(Λ + 3/2). Usando la proposici´n 2 se encuentra que es autovector de H o ˇ + |Λ es autovector de L2 y Lz con autovalores 2 ( +2)( +3) y ( +2), respectivamente. ˇ ˇ ˇ a+ b Con esto queda demostrada la proposici´n. o Esta ultima proposici´n concuerda con la tabla de autoestados que se mostr´ anterior´ o o mente para el oscilador arm´nico tridimensional, pues en ella aparecen como degenerados o estados con un ∆ = 2; por ejemplo, para E = 9 ω son degenerados los estados con = 1 y 2 = 3; para E = 11 ω son degenerados los estados con = 0, 2 y 4. 2 Recordemos un resultado que ya hemos demostrado.

´ 6.6. OSCILADOR ARMONICO Proposici´n 4: o ˇ L− |Λ m ∝ |Λ, , m − 1 . Usando las proposiciones 1–4 se demuestra ahora f´cilmente que: a ˇ ˇ ˇ Λ− ˇ ˜ (L− ) −m b+ (b · b) 2 |000 ∝ |Λ m .

299

(6.13)

Ac´ (Λ − )/2 debe ser entero no negativo. Si Λ es par entonces = 0, 2, 4, . . . , Λ, y si Λ es a 1 impar entonces = 1, 3, 5, . . . , Λ. De lo anterior se concluye que Deg(EΛ ) = 2 (Λ + 1)(Λ + 2). Como este resultado coincide con el obtenido usando coordenadas cartesianas, se concluye ˇ que la relaci´n (6.13) representa la forma m´s general posible de un autoestado de H. o a Ejercicio: Demuestre que ˇ ˇ ˇ (L− ) +2−m a+ b+ |Λ ∝ |Λ, + 2, m .

Definamos ahora los operadores ˇ ˇˇ ˇ ˇ Jij = i ai bj − aj bi y ˇ ˇˇ ˇ ˇ Kij = ai bj + aj bi . Demuestre como ejercicio que estos operadores son autoherm´ ıticos. Tambi´n demuestre que e son constantes de movimiento para el oscilador arm´nico tridimensional, es decir, demuestre o que ˇ ˇ ˇ ˇ [H, Jij ] = [H, Kij ] = 0 . De ac´ se concluye que el operador unitario a ˇ U = exp −i
i=j

ˇ λij Jij +
ij

ˇ τij Kij

,

con (λij , τij ∈ R) deja invariante al Hamiltoniano: ˇˇˇ ˇ UHU−1 = H . Son precisamente ´stos los operadores asociados a transformaciones que preservan la norma e ˇ del sexti–vector V mencionado anteriormente. ˇ ˇ ˇ Note que, en particular, Jjk = 1 jk L . Mientras las constantes de movimiento Jij ˇ representan la conservaci´n del momento angular, las constantes de movimiento Kij est´n o a asociadas cl´sicamente al hecho que un potencial arm´nico lleva a ´rbitas el´ a o o ıpticas, las cuales (por no precesar) mantienen fijos en el espacio los puntos de retroceso (esto es, el periasto y el apoastro). De este modo, existe una relaci´n entre el hecho que el problema cu´ntico posea o a una degeneraci´n “extra” (normalmente llamada “degeneraci´n accidental”) y el car´cter o o a cerrado de las ´rbitas cl´sicas. Una situaci´n an´loga vuelve a presentarse en el ´tomo de o a o a a hidr´geno (problema asociado a las ´rbitas keplerianas cl´sicas). o o a

300

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

Figura 6.3: Potencial coulombiano atractivo.

6.7.

El ´tomo de hidr´geno. a o

En esta secci´n consideraremos el problema de una part´ o ıcula de masa µ ligada por un potencial de la forma (ver figura 6.3) V (r) = − Ze2 . r

Deseamos encontrar los estados ligados, o sea, los estados estacionarios con energ´ E < 0. ıa Definamos γ > 0 a trav´s de e 2 2 γ . (6.14) E=− 2µ Con esta nomenclatura la ecuaci´n radial de Schr¨dinger para el presente problema es o o d2 2γn ( + 1) − γ2 + − uγ (r) = 0 2 dr r r2 µZe2 . (6.15) γ 2 Repitamos el an´lisis realizado para el problema del oscilador arm´nico tridimensional, esto a o es, analicemos el comportamiento de las soluciones de la ecuaci´n diferencial para r −→ 0 y o r −→ ∞. La ecuaci´n radial de Schr¨dinger para r → ∞ es o o n≡ d2 − γ 2 u(r) = 0 . dr2 Dos soluciones linealmente independientes son u(r) = eγr y u(r) = e−γr . con

6.7. EL ATOMO DE HIDROGENO

301

La primera de estas es f´ ısicamente inaceptable pues u(r) debe tender a cero para grandes valores de r. Cerca del origen de la ecuaci´n radial de Schr¨dinger toma la forma o o d2 ( + 1) − u(r) = 0 . dr2 r2 Busquemos soluciones del tipo u(r) = rα . Con este Ansatz se obtiene para α α(α − 1) − ( + 1) = 0 , o sea, α1 = − y α2 = + 1 . Como u(r) debe ser regular en el origen, el primer valor de α resulta ser inaceptable. Luego la soluci´n f´ o ısica se comporta cerca del origen de la forma u(r) −→ r
r→0 +1

.

La discusi´n anterior sugiere introducir la funci´n f (r) definida por o o u(r) = r
+1 −γr

e

f (r) ,

y buscar la ecuaci´n diferencial que satisface. Para la primera y segunda derivada de u(r) se o obtiene d u = ( + 1)r e−γr f − γr +1 e−γr f + r +1 e−γr f dr y d2 u = r dr2
+1 −γr

e

( + 1) 2( + 1) − γ + γ2 f + 2 r r .

+2

+1 − γ f + f” r

Con la ayuda de estas relaciones se encuentra que la ecuaci´n diferencial para f (r) es o f” + 2 Cambiemos de variable ρ ≡ 2γr ¯ y llamemos f (ρ) = f (r) . De esta manera la ecuaci´n se simplifica un poco: o ρ d2 d ¯ + (2 + 2 − ρ) − ( + 1 − n) f (ρ) = 0 . dρ2 dρ +1 2 − γ f + γ (n − ( + 1)) f = 0 . r r

302

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA Cuadro 6.3: Niveles de energ´ del ´tomo de hidr´geno. ıa a o n 1 2 3 nr 0 1 0 2 1 0 3 2 1 0 0 0 1 0 1 2 0 1 2 3 (n ) En /RZ 2 Nomenclatura 1s 1 2s 1/4 1p 1/4 3s 1/9 3p 1/9 3d 1/9 4s 1/16 4p 1/16 4d 1/16 4f 1/16 deg. parcial 1 1 3 1 3 5 3 5 7 deg. total paridad 1 4 9 1 16 + + − + − + + − + −

4

Esta es la ecuaci´n de la funci´n hipergeom´trica confluente. La soluci´n regular en el origen o o e o es ¯ f (ρ) = 1 F1 ( + 1 − n, 2 + 2; ρ) . Igual que en el caso del oscilador arm´nico, la serie hipergeom´trica debe ser un polinomio o e para que el comportamiento de u(r) para r −→ +∞ sea aceptable. Esto implica que −( + 1 − n) debe ser un entero no negativo, o sea nr = n − − 1 , con nr = 0, 1, 2, . . . . De esta relaci´n se deduce que o n = nr + + 1 , o sea, n a su vez tambi´n debe ser un entero positivo. Esta condici´n nos da los niveles de e o energ´ discretos que posee el sistema. Para las energ´ de los autoestados se obtiene (usando ıa ıas las ecuaciones (6.14) y (6.15)) la expresi´n o En = −
2 γ = 2µ 2µ 2 2

µ2 Z 2 e2 4 n2

=−

µZ 2 e4 RZ 2 =− 2 . 2 2 n2 n

La energ´ depende s´lo de n, el n´mero cu´ntico principal. R es la constante de Rydberg. ıa o u a Note que para un mismo valor de n, el umero cu´ntico puede tomar varios valores distin´ a tos (si simult´neamente se var´ tambi´n el n´mero cu´ntico nr ). Para n fijo, el m´ximo valor a ıa e u a a que puede tener el momento angular es max = n−1. El hecho de que exista una degeneraci´n o en energ´ entre estados correspondientes a distintos momentos angulares orbitales , es una ıa consecuencia de las simetr´ especiales que posee este particular sistema (ver discusi´n que ıas o se presenta en la subsecci´n siguiente). o La tabla 6.3 muestra las energ´ degeneraci´n, paridad y los n´meros cu´nticos de los ıas, o u a distintos autoestados del ´tomo de hidr´geno. a o Para el estado con n´meros cu´nticos n, , m, la funci´n de onda viene dada por u a o r |n m = Ψn m (r, θ, φ) = Cn r e−γr
1 F1

( + 1 − n, 2 + 2; 2γr) Y m (θ, φ) ,

6.7. EL ATOMO DE HIDROGENO donde la constante de normalizaci´n Cn es o (2γ) (n + )! Cn = (2γ)3 . (2 + 1)! 2n(n − − 1)!

303

El n´mero cu´ntico nr = −( + 1 − n) da el n´mero de nodos radiales que posee de la funci´n u a u o de onda. Para un n fijo, la degeneraci´n del nivel es o
n−1

Deg(En ) =
=0

(2 + 1) = n2 .

Escribamos expl´ ıcitamente algunas funciones de onda. Para el estado fundamental 1s, los n´meros cu´nticos son n = 1 y = m = 0, por lo tanto, u a C10 eγr Ψ100 (r, θ, φ) = C10 e−γr 1 F1 (0, 2; 2γr) Y00 = √ 4π 3 γ −γr = e , (6.16) π con Z µZe2 = γ= . 2 a0 Aqu´ a0 es el radio de Bohr. Sustituyendo γ en (6.16) se obtiene ı Ψ100 (r ) = Z a0
3/4

1 Zr √ exp − a0 π

.

Escribamos ahora la funci´n de onda para el estado 3p (los n´meros cu´nticos son n = 3, o u a = 1): Ψ31m (r) = C31 r e−γr 1 F1 (−1, 4; 2γr) Y1m (θ, φ) . Pero
1 F1

(−1, 4; 2γr) = 1 −

γr 2

y para el estado 3p la constante γ es γ= luego, Ψ31m (r) = C31 r 1 − Zr 6a0 exp − Zr 3a0 Y1m (θ, φ) . 1 µZe2 Z = , 2 3 3a0

Finalmente, evaluemos < r > para el estado fundamental. Se tiene: <r> = = d3 r |Ψ100 (r )|2 Z a0
3

1 4π π

dr r3 exp −
0

2Zr a0

=

3a0 . 2Z

304

CAP´ ITULO 6. PROBLEMAS CON SIMETRIA ESFERICA

Figura 6.4: (a) Orbita kepleriana (el apoastro es fijo y M es una constante de movimiento). (b) Orbita en un potencial no kepleriano (el apoastro precesa).

6.7.1.

Degeneraci´n accidental del ´tomo de hidr´geno. o a o
p2 ˇ ˇ ˇ H= + V(r) 2µ

Escribamos el Hamiltoniano del ´tomo de hidr´geno en la forma a o

α . r En vista de la simetr´ esf´rica del Hamiltoniano tenemos inmediatamente tres constantes ıa e ˇ x , Ly y Lz . Por otra parte, si pensamos cl´sicamente, tenemos otras tres ˇ ˇ de movimiento: L a constantes de movimiento. Estas tres constantes adicionales est´n asociadas al vector que a apunta en la direcci´n del “apoastro” (o punto de m´xima elongaci´n) de la ´rbita, como o a o o se indica en figura 6.4. Este vector que apunta en la direcci´n del apoastro (y que mantiene o constante su m´dulo) se llama vector de Runge–Lenz y viene dado por o V (r) = M= 1 r L×p−p×L +α . 2µ r

con

Esta expresi´n se ha escrito de modo que, al sustituir las variables cl´sicas por operadores o a ˇ cu´nticos, el operador M resultante sea un operador autoherm´ a ıtico. Es f´cil demostrar que a ˇ ˇ H, Mj = 0 , j = x, y, z , ˇ luego, el operador M tambi´n es una constante de movimiento cu´ntica. e a ˇ Transformemos el operador M usando el operador unitario de las rotaciones. Tenemos
ˇ ˜ˇ ˜ ˇ ˇ ˇ ˜ ˇ ˜ˇ ˜r eiφ·L/ M(L, p, ˇ) e−iφ·L = M(Rφ L, Rφ p, Rφˇ) ˇ r ˜ Rφ ˇ r 1 ˇ ˇ ˇ ˇ ˜ = = Rφ M . R φ L × Rφ p − Rφ p × Rφ L + ˜˜ ˜˜ ˜ 2µ |Rφ r|

(6.17)

6.7. EL ATOMO DE HIDROGENO

305

ˇ Ac´ Rφ = R(φ) es el operador de rotaci´n en R3 . La ecuaci´n (6.17) demuestra que M es un a o o operador vectorial. ˇ ˇ Ejercicio: Demuestre que [Mi , Lj ] = i
ijk Mk .

ˇ

Denotemos por {|n m } a los autoestados del ´tomo de hidr´geno que simult´neamente a o a ˇ L2 y Lz con autovalores En , 2 ( + 1) y m, respectivamente. Inˇ ˇ son autoestados de H, ˇ ˇ ˇ ˇ troduzcamos los operadores M± = Mx ± iMy . Por ser M un operador vectorial, se tiene que ˇ M+ |n00 = C |n . (C es una constante de proporcionalidad. Se puede probar que C = 0 si ≤ n − 1, pero que C =n = 0.) ˇ Aplicando − m veces el operador L− se concluye que |n m ∝ con ˇ L−
−m

ˇ M+ |n00 ,

= 0, 1, 2, . . . , n − 1 y m = − , . . . , + .

ˇ ˇ ˇ ˇ Como [Lj , H] = [Mj , H] = 0, se concluye que ˇˇˇ ˇ UHU−1 = H , con
˜ ˇ ˜ ˇ U = e−i( φ·L + θ·M )/ ˇ

De este modo el grupo de simetr´ del Hamiltoniano del ´tomo de hidr´geno es un grupo ıa a o bastante amplio; posee 6 par´metros para enumerar sus elementos. (Se puede probar que a dicho grupo es isomorfo al grupo de operaciones euclideanas en R4 ). Es justamente este hecho lo que explica la degeneraci´n extra (a veces llamada degeneraci´n accidental) que o o ˇ con energ´ E, entonces el conjunto posee el ´tomo de hidr´geno. Si |ΨE es autoestado de H a o ıa ˇ (φ, θ)|ΨE ; (φ, θ) ∈ R6 }, ser´ degenerado con |ΨE . completo de funciones {U a

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->