DEVASTACIÓN DE EUROPA

Al encontraba de..s?rganizada y muy
Desde Stalingrado a Saint·Nazaíre yefes& Mur-
mansk a Bengasi nabia una estela de devastaci6n y destrucción, con
los peores estragos producidos en las central yoriental. La
extensión cieíos dOa'óos·y-ri's'pétciIdas de la producciÓoñ éra-n m1s' grao
ves de 10 que habían sido en la primera guerra mundial. L:¡s m:1f1U'
facturas estaban par?-lizadas, .el C;0!l1ercio estaba casi paroli7.ado, 1:i-
prodüécíón egdcola estaba por los suelos y las comunicaciones estaban
seriamente interrumpidas. Las escaseces de casi todo prevaledan en
tiñá
o
área del Europa se encono
traba ,en .tl!l estado extremadamente débil, con enormes déEcits pre-
supuestarios, ofertas monetarias infladas, una grave escasez de reser-
vas de divisas y fuertes presiones infladorustas. Por supuesto, las
condiciones variaban de un país gCltr0, pero hubo pocos, aparte cfe-
S·ueclaY no-'hubier'an: ·sufrido severamente el ímp:lcto de
varios años de hostilidades. de Europa scdestacnba en
agudo contraste la de Estados Unidos y pronto se hÍ20 evidente
que-la" rareade reconstruír Europa dependía muchísimo de las politi-
por aquel país, porque sin ayuda exterior las pers.l
pectivas ·de una pronta reanimación europea parecían efectivamenteI
muy malas. Afortunadamente, las políticas
guerra . las seguidas después de,
'!a Después de algunas dudas iniciales,
Upidos no se retirÓ, como después de 1920, a un l1ishmiento,
sino que en vez de ello se convirtió, en parte a causa de foctores '
políticos, en canse- : (
cuenc'íá; la reconstrucd6n y la recuperación de EUropa demostraron, "
ser más rápidas y sostenidas de 10 que se hubiera concebido posible I
en 1945.
t'? CóPIAS:
-----
, ,
t'f P.QSTA:. ........",;"."
eLE CÓPlAS
HISTOR.\p., De Lf.\ EGDNOh\!\
eVQ.ol)c!\
'.
,:
.) -
\
-)
t.-
:!
:lQ
",

'Í..
'(
::"
m
tol
1:1
!.<:
t:Jt
U
>Ji
lS
'.
:');.
:Il

r;
,o,
..
1::
" ,

L."..:..-_.=--:¿'-'-, • ....,.,........ ... ',... L.
tuada Francia), de la poblaci6n total europea (sin Rusia)
en 1945-1946 era muy similar a la de antes de la guerra. En
la guerra había s1n;p1emente para cree!:
natural de 1-apoblaC16n. Quizá desde d punto de vista eco-
n6mico fue más importante el efecto sobre la estructura de las pobla-'
Ell los países con grandes pérdidas, com;-Alemama y fu:lsia,11'
un. grave dé.ficit de población en los groPQS de pr5::'
ductlva, Junto con un marcado desequilibrio entre los sexos. En Ale-
mania occidental" por ejemplo, las mujeres sobrepasaban a los hom-
bres en los grupos de edad de 25 a 45 años, en 11 proporci6n de 100
a 77 en 1950, mientras que en el conjunto de la población el exceso
de mujeres ascendía a 3 millones. Otro problema, particularmente
en algunos de los países más devastados y pobres del este, fue la

privó a varios países de valiosos talentos financieros y económicos.
La guerra 'también causó un enorme en la población,
debido al ciudadanos de sus países de
origen. En conjunto, más de-?O despla.
o disJ:ersados. Muchas de estas personas desapare-
cieron por completo de escena, pero .la, de
15 millop.es de..t1p... país
-ª...Q!f9.:. Así, en el período de la inmediata posguerra, la dispersión'y
nuevo asentamiento a!ect6 de alguna manera a la mayoría de países
europeos, con Alemania Poloni ecoslova uÍa so ortando la ma- I
yO! parte de la s.arga. El mayor desplazamiento fue el e los alero-a- /
fuera dél territorio de la. Alemaníade posguerra, quej
se vieron obligados por el acuerdo de Potsdam de 1945 a regresar al ¡
interior de las fronteras alemanas. En.octubre de 1946, habían sidol
transferidos casi 10 millopes .de más de dos terceras par-
tes del total emigraron a las zonas occidentales, que iban a recibir
más tarde una corriente ininterrumpida de gente procedente de Ale-
mania oriental, cuando esta1161a guerra fría. Inicialmente, estaafluen-J'
cia planteó serios problemas económicos y sociales' a la Alemania
occidental, pero can el' tiempo los expulsados representaron Una \
valiosa adici6n a la fuerza de trabajo. En términos relativos, los des.
plazamientos de polacos fueron aún más significativos; grandes canti·
claeles de pOlACOS vohiíeron ele AlemanIa r RusÍfl, rlícntt:1s que la
.........
-
-
,., *ti
E3

:¿,i-;fISI:
:-..f
"Lo '"
'4
-.....,.
-
-
-
" "..,.¡
1=

HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
En 10 que toca a lo?_principales activos producúvos, trabajo y
capital, las .. corno resultado directo de In
guerra, .h1eroñ-n;-iore·s... en ) q::tensi6n del ago-
tamiento- neto'-cle los'· r:ecursos se exagera con facilidad. En amoos
embargo,
Hay> por ejemplo, varias estimaciones diferentes de las pérdidas en
poblaci6n. La cifra más el conjunto de Europa es la
de 40 millones
J
que comprende las bajas militares y civiles causadas
p;r'la' Las civiles sobre'pas'wampuarnente las
de debido a las políticas de' masivo de los na·
zis. Las pérdidas de vidas a causa de enfermedades, epiden:ti.as y gue-
rras civiles fueron muy modestas, mientras que el déficit de natalidad
del período bélico parece haber sido muy bajo. Estos factores proba-
blemente suponen de 5 a 7 millones de personas, excluyendo la Uni6n
Soviética, donde el déficit de natalidad fue bastante alto. Así, aunque
la mortandad directa fue mucho más grave que en la guerra ante·
rior, el precio en vidas que se cobraron los demás factores fue mucho
,.roenor. Sin embargo, aparte de las muertes de becho, unos 35 mi·
\llones de personas fueron heridas, mientras que fueron millones las
ique padecieron desnutrición.
__ pérdidas vari.é.. En conjunto,
Europa septentrional y occidental (excluyendo .Alemania) salió baso
tante bien librada, mientras que Europa central y oriental padeció
'mucho. Más de la mitad del total, unos 25 millones de personas, estu-
vieron Rusi:!.t_mÜ;;ntras "se p-rodujeroU-grandes
pérdidas absolutas en Polonia, Alemania y Yugoslavia. Cerca de una
dePolo'Íiia 'fue muettadurante la gue-
rra, mientras que las pérdidas de Alemania pueden haber superado
los '6 millones, aunque las 'estimaciones varían ampliamente. Las ba-
Ijas en algunos de los países orientales más pequeños, aunque redu-
j ciclas en números absolutos, fueron a menudo muy significativas en
.: relación con sus pobladones totales. Así, en promedio, un 5 por 100
:de.la población de Hungría, Rumania, Checoslovaquia y Grecia pe-
I reci6.
paises, sin embargo> aparte de Francia, Polonia y la Uni6n
Soviética, salieron de la guerra con poblaciones seriamente reducidas.
'Las pérdidas totales fueron compensadas por un notable exceso de
1'1 'Jr1 rnlpn 1"c: 'lll1(-ll'tF<: (" n.,("' :'lrí del
: GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
165
de Alemania llevaban a movimientos adicionales. El resultado neto
\
fue que Palorn ..a ad.quirió una población más homo?énea, mu-
cho menor, .24,8 millones en 1950 frente a 32,1 millones en 19.39.
. La pérdida y destrucdón de activos de capital son-ª-4n
ciles de cuantificar can Combates intensos, junto conttler-
'tes bombardeos y devastaciones deliberfldils significaron que el
II la cierra, la propiedad y el equipo industrial fue más grave de 10
que habia sido en la primera guerra mundial. "Qna esteÍa de devasta-
ción se extendi6 de oeste a este a' través del continente europeo;
teniendo lugir algunos daños en los países ocupados.
En las áreas invadidas de la Uni6n Soviética, por ejemplo, unas
17.000 ciudades y villas y 70.000 pueblos fueron devastados, así
como el 70 por 100 de las instalaciones industriales y el 60 por 100
de los medios de transporte. .sobre
el capital social. Las ciudades fueron particularmente vulnerables a
aéreos y muchas grandes ciudades, especialmente en
Alemania, fueron virtualmente arrasadas. En la mayoría de los países,
incluyendo el Reino Unido, el daño a las estructuras y a la propiedad
urbanas fue considerable. La destrucci6n de viviendas como en por-
centaje del número de antes la guerra IiegÓ-;r:ZO_.J:f9tJºº-_t;n
Alemania, Polonia y del lO-º __
Francia, Gran Bretaña y los l?aj.s>s.l_li1.2_.P9.t._JOO._ ..Ita.li.a y
ciéLf al"4 Noruega.. y La am-
plitud de las magnitudes es semejante para las propiedades no resi·
denciales. El déficit de viviendas por reparar al final de la guerra era
¡enorme, porque la nueva construcción estuvo virtualmente paralizada
¡durante la guerra; excepto en los países neutrales..
de, casas.. destruidas o
.p.'?r Jo menos 6 ñillIones ,para __ de la
de las general, los edifioos; tanto
públicos como privados, EaDlan sufndo gravemente a causa de la
falta de reparaciones y mantenimiento.
Los sistemas de transQorte
e interrumpiaos. En varios países, en Europao!íeñ:
¡ más de la mitad de los puentes del
¡nes de mercancías, sistemas de señalización, estaciones, vías y otras
: instalaciones fueron destruidos o necesitaban reparaciones i.riJ.portan.
\ tes. El material m6vil también estaba seriamente agotado y dañado;
-y .gran parte de lo que qued:::ba estaba disperso a lo ancho de toda
Europa. De
y durante algún tiempo después de la guerral;"ubo poCo
tráfico terrestre regular en Europa, aparte de los .convoyes militares.
1.a .. mejor en otras formas de
Muchos puertos estaban cerrados o dcstruid05;1as vlliSlIUv@cs esta·
ban ruerade servicio, mientras que el uso del transporte por c.a.rre-
tera era limltado. Además, la flota mercante de Europa era 5610 el
61 por lOO'de la de antes de:ra-guerri:'tánt"o-er' oeste como cl este
·se"eñc·ont'rab"anserlamiñ-te"91ect idOsen el transporte. En Francia, ¡
Países Bajos y Alemania, la mayoría de canales y puertos c.staban¡
fuera de servicio, muchos puentes estaban deStruidos y una gran par- \
te del sistema ferroviario estaba temporalmente suspendido.
El catálogo de desastres era semejante en la industria y en h
agricultura. El capi tal circulan jPQ91'.t.rJa ._e.§.t?qaJc}:i..a.m..rm.e
agotado y era casi ínexis.ten.te de
}a.s.Y.tsyersas El e51wpo ,indus
o
__ .. ,-
deteríoro por el tra'bajo la Jaltade ""Pero
en este sector fue __ Cllle en ..
del transporte y de la vivienda, La incidencia de las pérdidas definí·
fue muy desiguaC'sTeñdci' más extensas en los
tares básicos, tales corno el carb6n, el acero y la energía. Hubo, ade-
más, un desequilibrio entre las industrias de bienes de consumo y de'
producción, ya que seIlabía·o--éxpansÍonado-. muchas de estas -últ:.U:ilas
a- có·s"i:;-de las primeras durante la guerra. Al lado de las pérdidas·'
deben colocarse los _a ur:r:entos
guerra, .los cuales; aunque no siempre directamente adecuados a las
necesidades del de P,az, eran Es posible, porl
tanto; que se hubIera producldo poca disDlIDuo6n del stock. de ca-¡
pital. De hecho, las Naciones' Unidas, en un informe publicado enl
1953, todavía sostenían que la .capacidad industrial de Europa al final'
de la guerra era mayor que antes y más adecuada a. sus nuevas nece-I;
sidades. Mientras este i.n.forme puede haber parecido una nota más I
bien optimista y que casi con certeza no se refiere al imperio ruso,
con todo parece que muchos países lograron mantener,e incluso
aumentar en algunos casos, su capacidad industrial. En Gra.p Bre-t
taña, Francia y los países neutrales, la capacidad manufacturera se l
expansionó modestamente, mientras que Roskamp (1965) sugiere quef
Alemania occidentill de hecho tenía una lTI<1vor capacidad industrial
..

l'
..

1I
Ir'
ID
a
it;

'" 1;

'"

'"
166
HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
'1
GUERRA y RECONSTRUCCIÓN
167
173
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
Aunque hubo algunos cambios territoriales importantes después
de la segunda guerra mllndial, éstos no impliearon la extensa divi-
sión de Europa que. había tenido lugar después de 1918. De. hecho,
los vencedores de 1945 no se precipitaron en las negociaciones de
tratados de I'az formales, sino que en su lugar acordaron .infor:trul1-
mente entre ellos los ajustes de fronteras que debían efectuarse. Las
fuertes diferencias olí' as entre los aliados la Unión Soviética
se' tradujeron inevitablemente en la de1ímitac:iQ¡:¡ de esferas - uen-
.fÍa en Europa, 10 que división este<leste.
En ninguna parte esto fue más obvio que en el casQ de Ale-:
mania. Las decisiones concernientes a la futura estructura del I'áIs
se íiIcanzaron por etapas; mucho antes del final de la guerra. Lasj
esferas de influencia fueron determinadas por la Comisión ConsuI.¡
tiva Europea, establecida después de una conferencia en Moscú, enl
octubre de 1943, entre los ministros de Asuntos Exteriores de Esta;
dos Unidos, e! Reino Unido y la Unión Soviética. Esta Comisión
fijó los límites de las zonas de ocupaci6n en Alemania -las tres:'
zonas occidentales que se convirtieron en la Repúblíca Federal Ale-!
roana y la zona soviética, que más tarde sería la República Deroocrá-¡
tica Alemana- y creó efectivamente la división este<leste. Rusia fue
colocada en una la región a! este
J. línea occidental de su zox,ª.Ee se .
después de las conferencias de Yalta y Potsaaiñ, ¡
, enfcl;rej:o y julio de 1945:"Rusia pudo aumentar su territorio coñSi-(
derablemente, principalmente a costa de Polonia, fijándose la fron-
tera occidental de la Unión Soviética en una línea desde la bahfade
Danzig al norte de ,Braunsberg hasta un punto de reunión en las
fronteras de Lituania y Polonia. Esto proporcionó a Rusia un terri·
torio adiciona! de 709.600 kilómetros cuadrados i añadió 25 millo-
nes asu población.
La rivalidad entre el oeste y la Uni6n Soviética se rellej6 en las
negociaciones con Italia, Rumania, BUlgarla,
.8E,ia y Fiñlandia. las que
.pudiera, tort31ecienao todavía más la· UnIón SOV1euca su poSlCl n en
el este. Rumania tuvo que ceder Besarabia y Bukovina a Rusia, mien-,
tras que Finlandia cedía una décima parte de su área agrícola' y una
OCtava p:u;te de su capacidad industrial a aquel país. Hungría fue¡
reducida apro:ciroadamente a sus dimensiones de después de la pri-!
mera guerra mundial, perdiendo Eslovaquia al ,ur, en favor de Che-'
172 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980
. los primeros años veinte, pero lodos los países europeos sufrieron los
desórdenes inflacionistas y monetarios, en mayor o menor medida,
durante e(período de la posguerra. La situación fue peor en' algunos
de los países ocupados y en el este, y en a!gunos países 't'e obligado
el acometer una reforma monetaria. Fue menos severa en Jropa occi-
denta! y Eseandinavia, donde fue superada en muchos easos por con-
troles físicos. .
, Así, en la segunda mitad de 1945, las perspectivas económicas
en Europa distaban mucho de ser brillantes. El problema inmediato
no era de escasez de activoc, a pesar de la fuerte destrucci6n,. sino de
una grave escasez de suministros esenciales, incluyendo
de una población debilitad,U subalirnentada. Se pecesitaban urgen-
temente importaciones para producir una recuperaci6n en 13 produc-
ci6n, pero a CauSa de un .QgjQ.JJ.otencial de
disponía de los medios para pagarlas. La situación de Europa se agra.
1'6 por muchos otros factores, incluyendo grandes deudas publicas,
;;:;:;-evas olas de inflación, pérdida de mercados y relación de inter-
cambio desfavorable, y por trastornos sociales y !,olitico$. Pronto .
se hizo evidente que Europa no podría llevar a cabo la tarea de re-'
construcci6n sin ayuda. Afortunadamente, las políticas de los gobier-
l
nos aliados y de! norteamericano en particular demostraron ser más
constructivas de 10 que habían sido después de la primera guerra
mundial. .
i'
r
i ,
:-.
Ij-.c LA POLÍTICA DE. RECONSTRUCCIÓN
La necesidad inmediata de Europa era de ayuda, que obtuvo so-
bre provisional en un principio y con carácter más perma-
nente bajo el Plan Marshall. Más allá del corto plazo, la solidez de
recuperación europea dependerla también del entorno econ6mico
'internacional, y en particular de las instituciones ideadas para me-
jorar las relaciones econ6micas. Estaban también las cuestiones de los
cambios de fronteras que debían establecerse y el volumen de las re-
paraciones exigibles a los vencidos. En todas estas materias, la polí-
tica determinaba el formato final de los acuerdos adoptados. Aun-
que éstos no fueron siempre ideales, algunos (fe-los más
notorios errores del período posterior a 1918 y, en consecuencia, se
aseguró un fundamento más sólido para la recuperación europea.
I
I
I
!
!
l!
,
,
I
174
HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
GUERRA Y RECONSTRUCCI6N 175
"
f:
J
1
coslovaquia, y Transilvania al norte; en favor de Rumania. Bulgaria
renunci6 al territorio que había tomado a Yugoslavia con el-epoyo
nazi, mientras que la última entreg6 Fiume y una gran parte de la
península de Istria. Italia se desprendió. de sus colonias y cedi6 las
¡islas del Dodecaneso a Grecia. Finalmente, Trieste fue puesto bajo
¡!control internacionRl, pero mis tarde volvi6 a Italia, mientras que el
I Sarre fue incorporado a Francia hasta 1957, cuando fue devuelto a
\ Alemania.
. Aunque los cambios .territoriales no fueron enormes, fueron silt
piJiC?tiyos en términos de los acontecimientos otíticos' osteriores.
-:r:arnbién implicaron movimientos considera es e po lación. Los prin-
CIpales perdedores fueron Alemania y Polonia, mientras que la Uníón
I Soviética fue el beneficiario principal, no s610 en términos de terri-
I torio y poblaci6n, sino también en virtud del hecho de que se le dej6
,en una mejor situación para controlar Europa oriental. Sin embar-
go, en algunos aspecl";s esto puede verse como un beneficio, desde el
punto de vista de Europa occidental, dado que la entre
.el este y el oeste significa una mucho disposici6n por parte de
i U
l
__ y fortalecer a las economías
oce enta es,
Unagran' mejora; comparando con la primera guerra mundial, fue
que se evitó en gr..'lll medida el fiasco de las reparaciones )' deudas
J En 10 que se refiere a
:ClOnes alemanas, el prlllclpal desacuerdo surgió entre la Unión So-
y las potencias occidentales, acerca del volumen qUe debía
\exJg1!se. ,Los rusos querían reparaciones sustanciales, e'l bar.e a que
ellos habían sufrido enormemente a manos de los alemanes; rr.cientras
que los aliados, en particular Estados Unidos, eran menos ambiciosos
én sut demandas, percatándose de que sancionar demasiado 'fuerte-
mente a Alemania perjudicaría la recuperación posterior y de ahíque
debilitaría la posición de Europa occidental. Ambas partes estaban
de acuerdo, sín embargo, en que Alemania debía perder -'Ir. activos
,exteriores y buena parte de su flota, que debía soportar los costes
de la ocupación y la indemnización a las partes perjudicadas, inclu-
, yendo los grupos minoritarios, y que su futuro potencial bélico debía
mantenerse bloqueado, prohibiéndole la producción de' equipo mili-
tar. Negociaciones sucesivas establegeron una fórmula por la que las
¡{o apartir del producto corrie¿;;,
smo a partir el stock de capital existente en Alemania, principal-
'1
'.
me!)te por medio del desman.J.cl;.\míento del emJipo industrial. Este
procedimiento tenía la ventaja de evitar las
que siguieron a la pIÍlDera guerra mundial, cuando los pagos a partir
del producto corriente habían implicado la transferencia de divisas
escasas. El programa original de desmantelamiento se fij6 Q un nivel
relaúvarnente alto y probablemente babrfa paralizado la
alemana durante un tiempo. Afortunadamente, más tarde se redujE,
en forma sustancial y el val0l'total de las I
finalmente cedidas fue absolutamente modesto. Por otra parte, los
costes totales soportados por ,Alemania, en concepto de reparaciones, I
ocupaci6n ,Y costes de indemnizaci6n Y otros fueron mayores
que la ayuda allada que recibió,pero no parallzaron el país Yen su i
mayor parte na implicaron una grave pérdida de divisas. Otros países I
enemigos, incluyendo Alemania oriental, fueron tratados menos favo- '
rabkmente. Los rusos, indignados por el tratamiento indulgente a ,:
Alemania occidental, insistieron en exigir grandes pagos de los paí- \
ses enemigos más pequeños, incluyendo Alemania oriental (véase 1
capítulo 6).
Las deudas de guerra demostraron ser un roblema mucho me-
.nor después de a para la mayona e t:aíses,
Eon la excepción de Gran Bre!)l.ña. La pol1tica norteamericana de
Préstamo y Arriendo. significaba que no debía producirse ningún
cargo por la ayuda y los bienes enviados a los allados (principalmente
Gran Bretaña y la Unión Soviética) durante la guerra, y la mayoría'
de los demás miembros de la coalición allada adoptó un procedi- ¡
miento semejante, Cuando cesaron las bostilidades, los acuerdos de
PréstamQ....Y. Arriendo se terminar.QD,...pcr.o_PJ9pto se vio cla.ramente'
gue Estados Unidos se verla a la
Europa herida por la pobreza. Así desde julío de 1945, Norteamérica
em: ez6 a facilitar a da a Euto a través de varias or anizaciones,
sobre todo a United Naúons ReJief and Rehabilitation ._¡
iration'(Admjnjstraci6n de las Naciones Unidas para Ayuda y Rclía·
'bilitaci6n), y a principios d.,e 1948 se habían distribuido unos 25.000 .
. millones de d6lares por todo el incluyendo Europa orien·
tal. La ayuda se agotó pronto, sin embargo, y en términos de recu.l
peración pareci6 tener inicilílíñente-;"
en conjunto, esto no era sorprendente. En primer lugar, una gran
proporción de se desembolsó más bien indiscriminadamente 1
con'{scasa conslderacl6n, tanto en el caso de naciones prestamistas
176
HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
177





como en el de prestatarias, de los usos más provechosos a Jos que
podía destinarse. En segundo lugar, en las que entonces
¡
prevalecían una buena parte de la se utiliz6 sunplemente para
mantener viva a la poblaci6n, especialmente en Europa En
tercer lugar, gran parte de la ayuda en préstamos, lo que
creaba problemas de deuda para los paises prestatarios;
i casos se impusieron condiciones, como con el présramo bntánico,
\que implicaban la aceptaci6nde converÚbilida.d monetaria y no
en una fecha especlúeada (véase más adelante), FInal·
,mente, las políticas nacionales no siempre llevaban a la recuperaci6n
inmediata' en 106 primeros tiempos del periodo de la posguerra,
las nueva; políticas radicales, incluyendo una intensa nacionalizaci6n
en Gran Bretaña y Francia, la socialización en Europa oriental, y los
'efectos nocivos de la ocupación alemana, así como los desórdenes
l· aricieros y monetarios en general, significaron que muchas ec?no.
mias no se mostrasen inicialmente receptivas a la ,ayuda extranjera.
El reconocimiento de la ineficacia re!ativa de! programa de
fue un factor qlli;,..p.!QPlfi.Q....wl cambio política en 1947. Pero e!
cambio estuvo probablemente más condicionado por el giro de.193
en particular la política. ex;pansionista d: la
Unión Soviética, incluyendo su linea de endure=ento en relaCión
con Alemania, 10 que con e! tiempo culminó en e! bloqueo de Ber·
llin. El temor a disturbios sociales y políticos y la anlerulZa de los
regimenes comunistas en el oeste nada
en la confecci6ndel nuevo programa de ayuda. Cuando se
nueva oferta en junio de 19A1, por .el secretario de Estado George
Marshall se vio claramente que, por razones políticas, se lim.itar.(¡¡
" .prin¡;ipahente a Europa occidental. Además, se condicionó la ayuda
a las naciones receptoras a que éstas cooperasen con el fin de ase·
.mg:ar que la ayuda fuera utilizacb de! modo más efectivo posibk.
Los fondos tenían que ser administrados, por parte de los Estados
Unidos a través de la Economic Coa eration Adíííiñ.istration (Admi·
nistración de Cooperación Económica), mientras que por e aao euro-
peo 16 naciones se unieron para fotmar la Organización Europlia
de Cooperaci6n Econ6mica (OECE), a la que correspondia la tarea de
'.estimar las necesidades nadonales y distribuir la ayuda entre sus
miembros, en tanto que actuaba como una cámara de compensad6n
para los planes económicos a fin de evitar que los paises
no se obstaculizasen mutuamente.
EJiPlan Marshall entr6 en vigor en abril de 1948 y fue diseñado
p¡;ra düi:ai:CüatrOaños, aunque de hecho se .integr6 en el programa
de asistencia para la defensa mutua en 1951, después de lo cual el
énfasis se desplaz6 de la ayuda econ6mica a la militar. El ¡lean
Recovery Progranune (ERP¡ (Programa de Recuperación Europea)
Sé basaba en el principio de úyudar a quienes estaban dispuestos n
ayudarse a si mismos. Proporcionó az:uda para en d61ares las
mercancías y servicios por a los destina-
tarios que ceagasen lo gue_.ellos con
subvenciones por la totalidad limitadas a los casos e emergencia;
mÍentras, que los fondos acumuiados de monedas nacionales debían
utilizarse para promover la recuperaci6n de las e.conomlas nacionales.
Para estimar las necesidades individuales, la OECE utilizó los déficits
comerciales y de pagos, especialmente los déficits de d6lares, como
criterio principal.'. '
En conjunto, los fondos del programa fueron bien administrados;
no fueron derrochados por la mala administración política. como habia
sucedido Con gran parte de la ayuda anterior. Mientras que en el
primer año,. aproximadamente, una parte la..ayuAa
se necesit6 para compra de los fondos fueron
empleados para materias primas y \Jara la reconstrucción de la
cidad productiva. En conjunto, Estados Uniaosliágon-:3ii5'i:óillóiies
de dólares por las mercancías requeridas por las 16 naciones del
...ERP, de los que 5.539 millones'fueron para productos alimenticios
y agrícolas, 6.167 pa;:amercancías industriales y el resto para servi·
cios de una u otra clase. A esto deben añadirse los depósitos 'corres'
pondientes totales de 10.509 d61ares, el 95 por 100 d.e los cuales
estaba a. disposici6n de los países miembros. Es difícil estimar el 'im-
'pacto del programa con alguna precisi6n, pero está c1aro que, sin
ayuda, el proceso de recuperación europeo se habría vistogravemente
difiéultado. El problema crítico era la escasez ew:opes de divisas con
las que comprar las imporraciones que tanto se necesitaban, y en este
aspecto la ayucb fue decisiva para capacitar a los países de la OECE
para cubrir sus déficits exteriores. En el caso de Alemania, por ejem.
plo, el 57 por 100 .de las importaciones de este país entre 1947
y 1949 fueron financiadas por medio de la ayuda exterior. Es verdad
4ue en el año en que se alcan.z61a cifra máxima (1948-1949), las en·
tregas totales en concepto de ayuda ascendieron. a menos del 5 po: I
100 de la renta nacional de Alemania, mientras que la inversión
182 HISTORJA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980
,
GUERRA Y 183
,
! la que marcó el ritmo en términos de expansión indust.rial, aunque el
i producto agrícola estaba por debajo del occiden.tal. Aiemmia, por
otra parte, experiment6 el ritmo más lento de recuperaci6n y no fue
hasta 1951 que la producción industrial super6 la de preguerra,
mientras que en Berlín el nivel de nctivid:1d todü

Related Interests

ia permanecía seria·
mente deprimido.
En lo que se refiere a Europa occidental (incluyendo Escandina.
viaf, J período desde el 'final de la gue;;:-hasta 1950-1951 fue de
c.ontinua aunque hubo interrupciones menoreS. Las poli.
1
ticas gubernamentales probablemente contribuyeron menos B esta
expansión que las ondas sucesivas de estímulos externos, que la capa_o
Icitaron para continuar cada vez que se vela amenazada por el lado
I de la demanda o por el de la oferta. Hasta 1949 hubo pocos signos
de a causa de la gran contW..
ci6n de la demanda de bienes, el eXCeso de liquidez y las presiones
inaacionistas en UlJa u otra forma, en la mayoría de países. La mayor

fue la de obtener suministros adecuados de alimentos, ma·
terios primas y combustible, a causa de las escaseces de la oferta y/o
los problemas del cambio. Afortunadamente, las dificultades de la
oferta fueron considerablemente aliviadas por el flujo de la ayuda
que proporcion6 el estímulo exterior más importañ.
<ZXCn;¡smo tiempo, las presiones fueron gradualmente
amortiguadas por incluyendo controles de una u otra
olIdeas 'antiinflaci2P)stas, .m90ra de la oferta de bienes y re·
ducci?D ,
im ortaci6n-L-i: mejora de la situación presupuestaria. Durante la pri·
mera mitad de ¡ 949, las fuerzas inflacionistas fueron también blo·
queadas por las consecuencias de la reeesi6n tempora! en Norteamé·
rica, aunque en la segunda mitad de dicho año se experimentó un
-,- nuevo impulso a la actividad econ6mica y a los precios, como resul·
tado de las devaluaciones monetarias de septiembre de 1949. Todavía
no había transrurrido un año, y otro estímulo exterior, la guerra de
Corea, produjo una violenta explosión de la demanda especulativa en
la segunda mitad de 1950, que fue seguida por un incremento de la
producción y .:lumentos ndicionnles de los predos en 1951, a conse·
cuencia de la demanda de bienes militares.
Europa 10gr6 una rápida reeuperaci6n
en los dos primeros años después de 1945, de manera que en 1947
la en la
mHod,,'de paises, excepto Austria, Italla, Francia y Países· Bajos.
Sin embargo, la agricultura estaba .trasadA, afectada por. malas cose· 1
chas debidas al mal tiempo, especiaimente en 1946-1947. El duro'
invierno de 1947 también frenó la producción industrial durante'
algún tiempo; además, graves escaseces, especialmente de alimentos
y materias primas, continuaron prevaleciendo a 10 largo de 1947 y
1948. No obstante, el progreso continuó y hacia 195Q·,195.l_casi
.lodos Jos países habían aUjIleJ.l.1.ado s""y.!.od\lcto_ ..
o más por encima teniendo lugar
los mayores avances en algunos de los países más pequeños, Suecia
y Dinamarca (véase cuadro 4.1). Por supuesto, hay que considerar
que algunos países, especialmente Francia, Bélgica y Austria, teman
en 1938 n.ívdes de producción que eran los mismos o ligeramente
inferiores a los de 1929, de modo que el progreso hasta 1950 no
CU.A1JRO 4.1. Europa occidental: (1) Indice de producción industrial
(1937·1938 =. 100) Y (2) india de producción agrícola (1934-1938 = 100)
1 2 1 2 1 2
1941 19<611947 1949 t94811949 19S1 t950119S1
Austria 56 70 123 74 166 98
Bélgica 106 84 122 93 143 111
Dinamarca 123 97 142 97 162 126
Espafia 127 88 130 80 147 86
Finlandia 117 75 106 177 115
Francia 92 82 118 95 134 108
Irlanda 122 100 151 96 176 106
Italia 86 .85 101 97 138 109
Luxemburgo 109 138 175
Noruega 115 98 140 101 158 118
Países Bajos. 95 87 126 104 145 123
Porrogal 112 99 112 95 125 102
Reino Unido 115 117 137 122 155 130
Suecia 141 104 157 109 171 113
Suiza 107 112 120
Las series de producci6n industrial excluyen la construccióo, pero incluyen
electticidad, gas, egua y rnitleda.
Fumn:: Nadones Urudas, Economic Su",.., al Europe 1950, pág. 43. Y
1951, pág. 179.
fue tan llamativo cuando se 10 compara con Gran Bretaña y S:.: eC::J ,
por ejemplo, donde los resultados prebélicos habían sido mejores. LI1
1
agricultura continuaba todavía estando por detrás; en efecto, no fue
hasta el cambio de .década que la mayoría de países recuperó o su-
peró sus niveles de preguerra, e incluso en 1951-1952, el producto
agrlcola bru to de Europa occidental no estaba mucho más del 10
por 100 por encima del nivel del tiempo de puz.
Los progresos de la rentu, especialmente sobre una base per ca·
I
Pita, eran menores que el aumento del producto industrial, en parte
a causa del crecimiento mucho menor en los sectores económicos de
agricultura y servicios. Además, se produjo una pérdida de renta en la
inversi6n ultramurina equivalente a un 1 por 100, aproximadamente,
del producto agregado de los principales países; esta pérdida gravi·
taba más pesadamente sobre Gran Bretaña, Francia y Países Bajos,
aunque en ningún pals superó el 3 por 100 del producto nacional.
Además, el empeoramiento de la relación de intercambio implic6
una pérdida de menos del :3 por 100 del producto de Europa occi-
dental, siendo los países más seriamente afectados Gran Bretaña,
Países Bajos y Dinamarca. Cuando se tienen en cuenta estos factores
junto con el aumento de población, los progresos de la renta real
per capila hasta 1951 se convierten en absolutamente modestos en
muchos cusos. El uumcnto ::1 lo lnrgo del períoJo de 1938 a 1951
fuc menos del la por 100 en los Países Bajos, entre ellO y el 15
por 100 en Gran Bretaña, Francia y Dinamarca, el 20 por 100 en
Suiza y por encima del :30 por 100 en Suecia, mientras que en Italia
fue aproximadamente el mismo que en la preguerra y en Alemania
estuvo claramente por debajo del nivel anterior.
Debido a la debilidad de la situad6n exterior de Europa
1dental en estos años (véase más adelante), el esfuerzo de recuperación
[dependió muchísimo del flu'o de a uda de ultramar. Al mismo clem-
go, sin embargo. las polfticas nacionales tuvieron que acer una
importante contribución. La gran tarea de reconstrucción juntocon
los nuevos compromisos gubernamentales en términos de bienestar
social, pleno empleo y mayor igualdad de las rentas, entre otras cosas
signific6 que generalmente los gobiernos intervinieran mucho más
1
en materias económicas que antes de la guerra. La necesidad de
asignar recursos de inversión escasos también implicó un estricto
control de las variables económicas, mien tras que los problemas de
inflación y desequilibrios exteriores exigían atención.
La gamo. yari6 y s610
es posibleJX)Squcjl1r algunas de las más importantes. Uns. de las
tareas fue la de
en para asegurar el crecimiento rápiJo,
del producto '! de las exportaciones y para mejorar los logros de
productividad. Todq,s dieron
expensas del consumo. El consumo privado fue restringido mediante
controles, mientras que se hadan todos los esfuerzos para estimular
la inversión. Los incentivos incluían el crédito barato y fácil, dispo- ¡
sicíones fiscales favorables y medidas para estimular el ahorro. El'
propio gobierno se convirtió en el mayor inversionista individual"
bien direCtamente en las empresas públicas de su propiedad -espe- .
cialmcnte en Francia y Gran Bretaña, donde una parte sustancial de la!
industria fue nacionalizada poco después de la guerra- o por medio)
de canales intermediarios. Así, en Francia, entre 1947 y 1951, un 1
30 por 100 de todas las inversiones procedla de fuentes gubernamen-
tales y en algunos países la proporci6n fue tan alta como la mitad.
En total, la inversión como proporción de la renta aument6 sustan-
cialmente por encima de los niveles de preguerra, aunque las poli.
ticas gubernamentales no fueran la única razón de ello. Un alto nivel1
de demnnc\a, precios crecientes y un retraso en las inversiones lle·.
varon ;¡ invertir capital y, en la coyuntura, l:t demanda de inversión
fue tan alta que tuvo que ser controlada, a fin de canalizar los re.;
cursos hacia áreas prioritarias. Algunas de las poUtiC:lS demostraron \
estar en conflicto; por ejemplo, incentivos para esún1u1ar el ahorro
y la inversión, pero impuestos elevados sobre los perceptores de las
rentas altas y las empresas. Los controles sobre la asignación de recuro
sos a menudo fueron poco sistemáticos y demasiado rígidos, de ma-
nera que la asignaci6n final no era siempre la óptima. En términos
generales, sin embargo, las políticas de inversión tuvieron éxito; con·
tribuyeron a conseguir un alto nivel de inversión y los recursos no
fueron demasiado mal asignados.
El control de la inflación fue la tarea difkil. Dada la pre·
sión sobre los recursos eSCasos como consecuencia de los fuertes
programas de reconstrucción y el compromiso de las poUticas de pIe.
no empleo y bienestar sodal, junto con el exceso de demanda en toda
lo economía, las autoridades no podían hacer más que mantener la
inílación dentro de unos límites. En efecto, el problema se agrav6
por las políticas de control del período bélico, inciuyendólos subsl·
3 ,
i
l'
il
I
I
li
....
'1
...
11
I
.,.,
"" ...
...,¡
.""
""
,'"'
3
-,"
lO
..
'"
'"

,.
¡o¡¡

11I
..

i
'l
184 HISTORIA DE LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 185
186 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 187
dios a mercandas clave, que significaron la generaci6n de un poten·
cial inllacionista latentc, mientras que del lado de la importaci6n
Ise produjeron fuertes presiones después de la guerra, a causa una
Iescasez mundial de mercaderías en una época de demanda creaente.
La acción política varió, aunque en ningún caso tuvo un éxito com·
pleto. Algunos paises, Dinamarca, Palses Bajos, Noruega, Suecia y
Gran Bretaña, utilizaron una combinaci6n de controles fiscales y
físicos para frenar los precios y la demanda, aunque con el tiem·
po, a medida que los controles frsicos eran gradualmente deSOlan.
telados, el énfasis se desplazó hacia el control de la demanda agre·
gada por medio de medidas fiscales. También se llevaron a cabo
intentos intermitentes para controlar los beneficios y restringir los
salarios. Pero tales controles s610 podian contener la inflaci6n; no
podían detenerla. Además las políticas monetarias poco exigentes COM
laboraron en sentido opuesto. Con el tiempo, a medida que las con-
diciones de la demanda y la oferta se hicieron más normales, las
presiones inflacionistas disminuyeron, para revivÍ! s610 en ocasi6n de
las devaluaciones de 1949 y de la guerra de Corea. A algunos paises,
¡
especialmente Francia e Italia, .les pareci6 más
tuno dejar que los precios subIeran y, por tanto, hiCIeron relauva·
mente poco para frenar la inflaci6n.
Indudablemente, la mayor prioridad en los años de la posguerra
fue la necesidad de mejorar las cuentas exteriores. En los ·tres pri-
I
meros años después de la guerra, e! déficit comercial de Europa occi·
dental superó los 5.000 millones de d6lares, frente a los 2.000 mi-
llones en los años anteriores a la guerra. La cuenta corriente en con-
Ijunto que habla estado aproximadamente equilibrada en 1938, mas·
I traba' un elevado aunque gradualmente decreciente déficit, desde
1
7
.400 millones de dólares en 1947 a 2.500 millones en 1950. Fue
principalmente un desequilibrio de dólares, porque cerca de las tres
Cuartos partes de! déficit acumulado en Europa en e! perlodo de 1946
a 1950 era con Estados Unidos. Dada la incapacidad del área para
ingresar suficientes d6lares, se vio forzada a tomar de sus reservas
y recurrir a grandes créditos para afrontar la diferencia.
No es difícil encontrar las razones de los grandes déficits. La
I guerra habla destruido e! comercio de exportaci6n de Europa, lo que
repercutió en la pérdida de mercados de bienes, tanto para los pro·
veedores locales como para los norteamericanos. Los años de la
guerra y la escasez de recursos significaron que las importaciones s.!'
necesitaban urgentemente en los años de la posgueml, cuando las
exportaciones estaban menos disponibles; el resultado fue que los vo-
lúmenes de exportaci6n disminuyeron más que las importaciones, a
lo largo del pé'rfodo de 1938 a 1947, mientras que las tendencias
desfavorables de los precios tenlan el efecto de aumentar el déficit
monetario total. Además, se había producido disminución'
de ingresos invisibles a trovés de la liquidaci6n de -activos extran·
jeras, de la pérdida de buques y de la actividad ruristica, y una con·
tracci6n de los servicios financieros, al paso que se habla incurrido
en nuevas cargas por servicio de la deuda, sobre todo en Gran Bre·
taña. Finalmente, la situaci6n exterior de Europa fue afectada adver.
samente en los años de la posguerra por un empeoramiento de la
relación real de intercambio y por la sobrevaloración monetaria, al
menos hasta 1949.
Los ajustes a esta nueva situación podían hacerse de varias ma-
neras, aunque en la práctica hubo ciertas dificultades. Las oportuni.
dades para e! ajuste en la cuenta de invisibles eran limitadas, dada
la pérdida de activos exteriores y buques, junto con el crecimiento -
de la flota mundial. Esto signific6 que la carga del ajuste tenla que
caer sobre e! comercio de mercandas, principalmente exportaciones,
porque una gran parte de las importaciones de Europa coosistla en
alimentos y materias primas, y éstas tenIan que aumentar en los Pri-(
roeros años de la posguerra dada la urgente necesidad de merca·
derías. Asl, si todo el ajuste debla tener lugar por e! lado de la expor•.
taci6n, el volumen de exportaciones en promedio tenía que ser del¡f
orden de un 80 por 100 mayor que en 1938, para pagar el mismo
volumen de importaciones, o un 60 por 100 si habla un 10 por 100 '
de ahorro sobre los volúmenes de importaci6n de 1938.
Sin embargo, la situaci6n era ligeramente más complicada que
esto, en virtud del hecho de que una gran parte del déficit era con
el área del dólar. Desgraciadamente, este área era la principal fuente
de suministro de alimentos y materias primas, mientras que la ca·
pacidad de Europa para conseguir d6lares para pagar estas unpona.
ciones era, por una u otra razón, muy limitada. Aparte de los pro-
blemas de la oferta interior, era dificil para Europa conseguir dólares
directamente en e! mercado norteamericano, en gran medida a causa
de la autosuficiencia de Estados Unidos, mientras que los ingresos
indirectos de dólares, procedentes de terceros paises, en los que Euro-
pa había confiado antes de la guerra para cancelar sus cuentas con el
-,
·192
HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 193
hada arriba en la de 1948 y So partir de entonces la
recuperaci6n de Alemania continuó libremente. Fue apoyada por un
gran flujo de ayuda exterior, que proporcionó divisas y fondos de
inversi6n un fuerte -renacimiento de las exportaciones y una oferta
.de flexible, junto con. políticas para estimular l.a
inversi6n y los beneficios, contener los salanos y la
..:lId.lld monetaria. Sin embargo, no fue hasta 1951 que la produCC16::t
industrial superó el nivel de preguerra, mientras que la agricultura y
los servicios se retrasaban. La renta neta per capila se mantuvo toda·
vía. un poco por debajo del nivel de preguerra, a causa del gran flujo
de poblaci6n desde el este. Sin embargo, la economfa se encontraba
en un estado mucho más saludable que unos pocos años antes.
Alemania oriental lo pasó menos bien bajo el dominio soviético,
aunque incluso aquí bubo una notable recuperaci6n después de 1948.
Berlín sin embargo, era otra cosa. La ciudad fue muy dañada por la
guerra', con el resultado de que sus actividades económicas y finan·
cieras fueron gravemente perjudicadas. Pero lo peor todavía. estaba
por venir. Un desmantelamiento de la industria después
de la guerra, seguido de una de la ayuda exte.nor .y del
bloqueo ruso, dejaron a Berlln casi postrada. La l11dus·
trial ya a. un nivel muy bajo en 1946 y 1947, descendiÓ aun más,
por debajo del 20 por 100 del de en 1949.
a renglón seguido se suavizaron las condiCIones con la .renovaC16n
de la ayuda, todavía a mediados de la década de los ClOcuenta la
ciudad se encontraba a notable dis tancia de los antiguos niveles de
actividad económica.
La recuperaci6n en Europa oriental fue al principio más lenta
\
qoe en el oeste, aunque más tarde el este recuperó del terreno
perdido. El desfase inicial no era sorprendente, habida cuenta del
hecho de que Europa oriental había sido devastada. gravoemente
lque la occidental. Cuando cesaron las hostilidades, la producci6n
industrial en la mayoría de los países, aparte de la Unión Soviética,
era la mitad o menos que antes de la guerra, mientras que el pro-
ducto egtfcola se encontraba extremadamente deprimido, Casi todos
los bienes y especialmente los alimentes, escaseaban en gran roa·
oenl ya' no ser por la ayuda reci?ida a través de la
[Administración de las Nadones Urucias para Ayuda y Rehabilita.
ci6n], mucba gente habda muerto de hambre. Los suministros de
ayuda fueron de considerable importancia para Polonia, Coceaslo·
vaquí.a, Hungría y Albania en los años de la inmediata posguerra;
por ejemplo, representaron un 11 por 100 de la renta. nacional polaca
en 1946. Sin embargo, disminuyeron rápidamente después de 19·16
y Europ2. pc:r r;:zones obvias, no fue incluida en el PInn
MarshalL Así, Europa oriental tuvo que afrontar sus dificultades
con una asistencia exterior limitada; la Uni6n Soviética proporcionó
poca ayuda y ciertamente exigió reparaciones a Alemania oriental y
a ]05 antiguos aliados Hungría y Rumania. En 1946, las entregas en
concepto de reparaciones de Alemania oriental y Huogrfa IlScendieron
, a una quinta y una décima partes, respectivamente, de sus ya bajos
niveles del producto nacional. Aunque más tarde los pagos fueron
reducidos proporcionalmente, todavía representaron una grave carga
sobre estos países empobrecidos.
Hubo, además, otros factores que retardaron el progreso. Los
cambios de fronteras y los movimientos de población plantearon
nuevos problemas a Checoslovaquia, Polonia y Alemania oriental.
Las presiones inflacionistas también fueron graves, especialmente en
Hungría y Rumania, donde la espiral creciente de los precios asumió
proporciones hiperint1adorustas antes de que fuera &enada mediante
la introducción de nuevas monedas. Polonia también experimentó un
fuerte aumento de los precios en los primeros dos años después de
,la guerra, pero Checoslovaquia 'f Bulgaria tomaron pronto medidas
para frenar o contener la inflación. En 1948, cuando fue reformada
la moheda alemana oriental, la mayoría de pa{ses habría recobrado
el control de la situaci6n.
Finalmente, todos los países del sector oriental de Europa expe··
rimentaron una revoludón política y social en el perlodo de la pos.'
guerra¡ que implicó un cambio completo en el sistema de relaciones
de propiedad y la aparición del Estado como principal agente de la
actividad económica. Aunque estosca.mbios radicales iban en último;
término a mostrarse bene.6ciosos (al menos en términos de crecimie.n-:
to económico), a corto plazo Causaron un determinado volumen de I
confusión, que probablemente afectó de modo negativo al esfuerzo:
de recuperación. Por otra parte, hubo ciertas ventajas en que el)
com{':rcio exteriotse convirtiera en un monopolio estatal y dismi·'
nuyera en de modo que los problemas de pagos ez:te.l
riores no representaron las mismas dificultades que en el oeste. .
Enta fase de reconstrucción entre 1946 '1 1949, todos los paises
u, - WlCR01'T I
f
194
HIS1'ORIA DB LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 19;
¡
iniciaron la eJCpropiaci6? de comenzando por
¡'reforma agtaria, y allIllsmo uernpo anunCJat?n plan.es de
l
ci6n
de dos O tres años de duraci6n, La 'gran wdusUla fue expropIada
en primer lugar, seguida por la banca, los seguros, el comercio y
rodas las empresas, excepto las más pequeñas. En 1949, la mayorf.a
de las principales ramas de la actividad econ6mica, aparte de la egn·
cultura, pasaron a ser propiedad y ser po: el. Estado. Los
¡
planes de reconstrucci6n concentraron su p:w?palmenr,: ;-n
las grandes industrias, a.unque seestableCJer?n ob¡euvos
nales en otros sectores. Sm embargo; en las pnmeras fases era díflcil
poner en vigor una planificaci6n rigurosa, porque el del Estado
era limitado en virtud del ,hecho de que la empresa pnvada todavía
estaba muy Aun asl, los objetivos planificados para la in·
dustria en su conjunto fueron generalmente alcanzados, y en Polo-
nia y Hungría sustancialmente superados. \JI. finales de 1949, los :no,
delos y los ritmos corrientes de producci6n en los pafses .onen.
tales estaban ampliamente en linea con los obJeuvos y finalidades
trazados por las autoridades. Aparte de Alemania oriental, donde
la politiea represiva de la Uni6n Soviétiea hab!a retrasado el desarro-
llo y aplazado la introducci6n del plan de reconsuucci6n hasta 1949,
la mayorfa de los pafses habla sobrepasado sus niveles de
industrial de preguerra en 1949, en algunos casos por un amplio
margen, mientras que dos años antes los de producci6n
todavla bastante bajos. Por otra parte, la agnculrura y los servlCJOS
se quedaron muy atrás; en 1948-1949, la producci6n agríc<Jla en
Europa oriental, excluyendo la Uni6n Soviética, fue menos del
por 100 del ni,vel de 1934-1938.Asl, los aumentos de renta nac:
o
-
nal fueron mucho más modestos, mientras que los cambros per caplla
variaron considerablemente ,de pafs a pafs, a causa: de los diferentes
movimientos de poblaci6n. De ¡este modo, en Alemania oriental y
Rumania los niveles de renta p'er capita 'eran todavla más bajos que
antes de la guerra, debido a los aumentos d<'poblaci6n y a los relati·
vamente bajos ritmos 'de recuperaci6n. una
pérdida de poblaci6n, pero la renta M,meJor6, a
un grave déficit agrfcola. Por ?tra parte; la renta -per caplla
era en 1950 algo superior al Dlvel de
de pérdidas de poblaci6n y una s6lida base wdusUlal. Sw embargo,
la naturaleza provisional de las estimaciones de la renta para este
perlado no permite que se hagan comparaciones muy precisas. En
resumidas cucntS$, parece poco probable que Europa oriental
su conjunto hubiera recuperado los niveles de renta per capila Be
preguena a finales de los años cuarenta,
Al fuu¡J de la década, cuando la fase de reconstrucci6n iba a ter·
minar, los gobiernos de Eü:ropa oriental dirigieron su atención a u
planilicac:i6n global de sus economias a largo plazo, de acuerdo con
e! sistema soviético, El principal objetivo era desarrollar econornJas
poderosas por medio de la ploni!icad6n central y la direcci6n de la
actividad econ6mica_ Esto suponía una ofensiva final contra la em·
presa ¡lrivada, junto con la extensi6n de la sociaIizaci6n a la agricul.
tura, En 1952 s610 quedaban rastros de la empresa privada fuerade
la agricultura, aunque en cste último caso las operaciones de sociaI.i.za·
d6n aún se mantenían completamente limitadas, excepto en Bulgada,
ChócosJovaquia y Hungrfa, Una segunda caracterlstica fue el cambio
de la estructura fiscal hacia el modelo soviético, esto es, la adop·
", ci6n del impuesto sobre el volumen de ventas, lo que se convir·
ti6 en la principal fuente de ingresos. El aspecto más importaote
del cambio de polltica fue la insrrumentaci6n de planes elaborados
centralmente, que establecían con detalle los objetivos que debían
alcanzarse en los diferentes sectores de la econornfa. Asl, en el plan
quinquenal checo puesto en vigor en 1949, los objetivos de produc-
ci6n fueron determinados para cada sector de actividad, mientras
que las <<Dormas» para la productividad del trabajo y las relaciones
de conversi6n entre recursos y producto final se especilicaban deta·
lladamente. Los tipos de salario y las asignadones materiales debían '
ajustarse a estas normas. Los planes ponian mucho énfasis en la neceo
sidad de impUlsar la inversi6n, concediendo prioridad a las industrias
productoras de bienes duraderos. En lo que se refiere a la serie de
objetivos, estos primeros ejercidos plaoilicados tuvieron éxito e iban
'a ser seguidos por una sucesi6n de planes a lo ¡argo de los, afios cin·
cuenta y sesenta (véase caplrulo 6). , _
La recuperaci6n de la Uni6n fue aún más impresionan-
te, dado el -hecho de que el pals habla sufrido un daño' enorme du-
rante la guerra; Aparte de las grandes pérdidas industriales en las
áreas ocupadas, se habla producido un dafio grave en el sector agrl·
cola, incluyendo sustanciales pérdidas de ganado. Sin embargo la
industria mostró una mayor capacidad de adap'taci6n y, como se
ha hecho notar, la producci6n industrial soviéticn logr6 una notable
recuperaci6n después de! punto mlnimo de 1942, en buena medida
196 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914·1980
como resultado de la creación de una nueva base industrial en el este.
As1, al final de la guerra, el producto industrial en Rusia estaba mu-
cho más cerca del nivel de preguerra que en cualquiera de los países
. orientales. El cuarto plan quinquenal (el tercero había comenzado a
finales dI': los años treinta pero fue interrumpido por la guerra) había
de cubrir el período de 1946 a 1950 y dio prioridad a la recons-
trucción de las áreas devastadas y al desarrollo continuo de la in·
dustria pesada, especialmente en las regiones más nuevas no dañadas
por la guerra. Los resultados fueron impresionantes en el sector
industrial, aunque ]a agricultura no logr6 alcanzar sus objetivos.
En 1950, la producción industrial era mucho más elevada que antes
. de la guerra, teniendo lugar la principal expansión en los bienes de
producci6n. La agricultura, sin embargo, apenas consiguió alcanzar
su a.ntiguo nivel de producción del tiempo de paz. También se pro-
dujo un gran aumento de la renta nacional, pero el grueso de este
aumento fue debido a la inversi6n y a la defensa, y muy poco fue a
elevar los niveles de consumo, que permanecieron cerca o ligeramente
por debajo de los de preguerra.

Las pérdidas de vidas a causa de enfermedades. donde el déficit de natalidad fue bastante alto. epiden:ti./ ~vían fuera dél territorio de la.~~ :.la población de Hungría. . . mientras que las pérdidas de Alemania pueden haber superado los '6 millones. .eJ. pero a.. con Alemania Poloni ecoslova uÍa so ortando la mayO! parte de la s. aparte de las muertes de becho. más de dos terceras partes del total emigraron a las zonas occidentales. ~. estaafluen-J' cia planteó serios problemas económicos y sociales' a la Alemania occidental.P!~~lemJl:-s9.randes g pérdidas absolutas en Polonia..ntras q~e "se p-rodujeroU.!!!FJt~e.de a1emane~..?.'-sln' embargo.?. mientras que fueron millones las ique padecieron desnutrición.. plazamientos de polacos fueron aún más significativos.arga. en el período de la inmediata posguerra.. E3

Related Interests

:¿. un 5 por 100 :de..~~."EQ en la población.r'la' En 10 que toca a lo?_principales activos producúvos.et~p'ortados o disJ:ersados.¡ -~.. las pérd. corno resultado directo de In guerra.!~~le:.la.fueIOn despla.s9:tla.J~. .. com. ~~ paises. que iban a recibir más tarde una corriente ininterrumpida de gente procedente de Alemania oriental. El mayor desplazamiento fue el e los alero-a. Junto con un marcado desequilibrio entre los sexos. Cerca de una quin'ta'iai:te::¿~-i~-'p~b1aci6n dePolo'Íiia 'fue muettadurante la guerra. Ell los países con grandes pérdidas.~ civiles sobre'pas'w ampuarnente ~ las de .h1eroñ-n.ficit de población en los groPQS de ed~rpª~ pr5::' ductlva. ~1..t~· p. cuando esta1161a guerra fría. más de-?O 0?}llon..o~~~~~:i: e¿:~i:'~~3nY~~sri:!deC~~ ~~H:~~~'~.trasJa~o. debido a las políticas de' ext~rmlñio masivo de los na· zis. Más de la mitad del total. quej se vieron obligados por el acuerdo de Potsdam de 1945 a regresar al ¡ interior de las fronteras alemanas.11' hub~ un.Alemania) salió baso tante bien librada.idas_yjª-~5."n~L11. Otro problema.. el precio en vidas que se cobraron los demás factores fue mucho . mientras que en el conjunto de la población el exceso de mujeres ascendía a 3 millones. sin embargo> aparte de Francia. grandes canti· claeles de pOlACOS vohiíeron ele AlemanIa r RusÍfl. trabajo y capital.s. grave dé. la 'Jr1 rnlpn t. En. *ti :-. las mujeres sobrepasaban a los hombres en los grupos de edad de 25 a 45 años..as y guerras civiles fueron muy modestas.~\.~tos fiab1~. en 11 proporci6n de 100 a 77 en 1950.t1p. en promedio.11p~ 4~ . En ottas~ p~labras. En conjunto.. Así.. aunque la mortandad directa fue mucho más grave que en la guerra ante· rior. Europa septentrional y occidental (excluyendo . Muchas de estas personas desaparecieron por completo de escena.t~ j.uchos ciudadanos de sus países de origen.§J_.!?_~~~sta~~-EP~ra?9Q. de maner~ ~ue la poblaci6n total europea (sin Rusia) en 1945-1946 era muy similar a la de antes de la guerra. aunque las 'estimaciones varían ampliamente.~_~i..:.. fueron a menudo muy significativas en . La guerra 'también causó un enorme JJ:~. estuvieron r~presentadóspor. rlícntt:1s que la I .octubre de 1946.é...~ ~nhrp 1"c: 'lll1(-ll'tF<: (" n._...rou~f.. Polonia y la Uni6n Soviética._d. . .-Alemama y fu:lsia.L~ 4i~g-ibu~ióJL(I~Jgs__pérdidas vari..fISI: .("' :'lrí t~Cl~~~ 1.9Q. la guerra había se~do s1n.~. Sin embargo..es de_p_ersº. En términos relativos. .para el conjunto de Europa es la de 40 millonesJ que comprende las bajas militares y civiles causadas gue~ra~ Las .. Las baIjas en algunos de los países orientales más pequeños.s.HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 : GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 165 los'· ~a'sos. pero can el' tiempo los expulsados representaron Una \ valiosa adici6n a la fuerza de trabajo. 'Las pérdidas totales fueron compensadas por un notable de 'Il~ 1'1 tu ada Francia).¡ 1= ~~ . Checoslovaquia y Grecia peI reci6.~I fue .JP.~o ~:::-JO exceso del privó a varios países de valiosos talentos financieros y económicos.. Alemaníade posguerra.q!!.roenor... Quizá desde d punto de vista econ6mico fue más importan te el efecto sobre la estructura de las pobla-' ~~nes.. salieron de la guerra con poblaciones seriamente reducidas. de.~_.l:.p...t~. los des...~_ en ) ~Jj_'121§J_p~~Q_1a q::tensi6n del agotamiento.. Inicialmente.. Estos factores probablemente suponen de 5 a 7 millones de personas.i-. la dispersión'y nuevo asentamiento a!ect6 de alguna manera a la mayoría de países europeos.. país -ª. mientras que Europa central y oriental padeció 'mucho. En amoos e~ obt~e.Q!f9.. Así... Alemania y Yugoslavia. particularmente en algunos de los países más devastados y pobres del este. excluyendo la Uni6n Soviética. varias estimaciones diferentes de las pérdidas en poblaci6n. Así. debido al 9~laz~m1entUe-.f "Lo ' " " ". aunque reduj ciclas en números absolutos. unos 35 mi· \llones de personas fueron heridas..p1emente para ~~~l cree!: _~lento natural de 1-apoblaC16n.. En Alemania occidental" por ejemplo. Rumania. mientras que el déficit de natalidad del período bélico parece haber sido muy bajo.. ~flO}p:1~!p'~p.'~~:.t_mÜ.1r~p~o~.-iore·s..: relación con sus pobladones totales.. -~' '4 Hay> por ejemplo...~err~más de 15 millop. La cifra más acg¡.Rusi:!. En conjunto.neto'-cle r:ecursos se exagera con facilidad. unos 25 millones de personas. habían sidol transferidos casi 10 millopes .

.000 pueblos fueron devastados..lf_g~!~~~~añados e interrumpiaos. ~ general. tares básicos. la flota mercante de Europa era 5610 el 61 por lOO'de la de antes de:ra-guerri:'tánt"o-er' oeste como cl este ·se"eñc·ont'rab"anserlamiñ-te"91ec t idOsen el transporte.indus ~iaLylos _~d~c.rretera era limltado. estaciones. Francia. En las áreas invadidas de la Uni6n Soviética. su capacidad industrial. que se hubIera producldo poca disDlIDuo6n del stock. casas.2_.para ~omp~~~~lA~ficit geri~4~ de la __ i. porl tanto.mente en Europao!íeñ: ~ más de la mitad de los puentes del ferrocarill~ei:ñpá1iiíes7-estaCio: ¡nes de mercancías. ¡ Países Bajos y Alemania.s>s. los edifioos. excepto en los países neutrales ..~1~~Jab!~~?-~_S-"~~~1~rºSLgr~des ª3J.convoyes militares. Además.P9.i_4~d_Ptodtlci~o~.r:ZO_.s~~ l?aj. junto conttler'tes bombardeos y devastaciones deliberfldils significaron que el d~~a II la cierra.forme puede haber parecido una nota más I bien optimista y que casi con certeza no se refiere al imperio ruso. En Francia. El déficit de viviendas por reparar al final de la guerra era ¡enorme.~?s:=a. La destrucci6n de viviendas como en porcentaje del número de antes -d~ la guerra IiegÓ-. ~J~t~_an~9.~ el capital social. unas 17. -y ._~_élg~fa.quirió una población más homo?énea. De he~ho. mientras que el uso del transporte por c...n Alemania. __~e~ero Cllle en .~}o.iº.2."~l1'?s.~orpp'leJ.rJa . Co~? .gran parte de lo que qued:::ba estaba disperso a lo ancho de toda .m. En varios países.º.ten. !p.9~J del ~..te ~l1JE~. el daño a las estructuras y a la propiedad urbanas fue considerable.oi:~..~~~~ ..e incluso aumentar en algunos casos.capacidad industrial de Europa al final' de la guerra era mayor que antes y más adecuada a. "Qna esteÍa de devastación se extendi6 de oeste a este a' través del continente europeo. Gran Bretaña y los J?aí. Francia y los países neutrales.tsyersas ..1as vlliSlIUv@cs esta· ban ruerade servicio.~dE_ jPQ91'.U:ilas có·s"i:. ¡ de Alemania llevaban a movimientos adicionales.az.4el da52-má~g~Y.. 1. • ~ l' 166 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 '1 GUERRA y RECONSTRUCCIÓN 167 a it. .t?qaJc}:i.l~~ ~~! . mientras que Roskamp (1965) sugiere quef Alemania occidentill de hecho tenía una lTI<1vor capacidad industrial _ o fue a- . aunque no siempre directamente adecuados a las necesidades del ti~mpo de P. Al lado de las pérdidas·' deben colocarse los _a u r:r:entos _~~_~~pac.\ te del sistema ferroviario estaba temporalmente suspendido. Combates intensos.portan. El capi tal circulanL~_q(.. El material m6vil también estaba seriamente agotado y dañado.~~ de.!'t~J~govi~#oes. La incidencia de las pérdidas definí· tiv~~· muy desiguaC'sTeñdci' más extensas en los principa1ess_~. . En Gra._e. La amplitud de las magnitudes es semejante para las propiedades no resi· denciales.~ l~s.-e.24.: ""Pero en este sector ~l i~paéto fue _~~cho. ~ial. aparte de los .~~!e ~ guerra. teniendo lugir algunos ¿'~-·fo-s· p. Polonia y Q!". pe~? mu. En la mayoría de los países.a \cho menor.000 ciudades y villas y 70.t.!:~port~ Muchos puertos estaban cerrados o dcstruid05.a y ciéLf al"4 pé!l:~roQj. la propiedad y el equipo industrial fue más grave de 10 que habia sido en la primera guerra mundial.~~9v_aqu~?.~. de ca-¡ pital.. Las ciudades fueron particularmente vulnerables a lo~"-bom5ardeos aéreos y muchas grandes ciudades. vías y otras : instalaciones fueron destruidos o necesitaban reparaciones i. Mientras este i.§~~~p~Áa'y-9.e agotado y era casi ínexis.J~or lO-º__~nAusttia. todavía sostenían que la . porque la nueva construcción estuvo virtualmente paralizada ¡durante la guerra.staban¡ fuera de servicio.t taña._a~~~~!les.n. \ tes.Ita.39.Q y durante algún tiempo después de la guerral.a~o del transporte y de la vivienda._ ~~. muchas de estas -últ:. tales corno el carb6n.t:l. ya que seIlabía·o --éxpansÍonado -.'?r Jo menos 6 ñillIones . El e51wpo .a.rm.sobre de los medios de transporte. eran s~ta?ci~es. sus nuevas nece-I.§.riJ. . El resultado neto fue que Palorn ad. especialmente en Alemania. ~_ª-_~~~o mejor en otras formas de . así como el 70 por 100 de las instalaciones industriales y el 60 por 100 .i_~~to. y :Hupgrí~. incluyendo el Reino Unido.~~ljtenc~as_~~j~?!~p_o.Y.."~Y. por ejemplo.p._JOO.J:f9tJºº-_t.t.. la mayoría de canales y puertos c.los cuales. en un informe publicado enl 1953. el acero y la energía. además.p Bre. sidades. destruidas o gravemer. ~.. Hubo.li.~_tes ocup~ª-~_s. la capacidad manufacturera se l expansionó modestamente. muchos puentes estaban deStruidos y una gran par.deteríoro por el tra'bajo cont~l.-de las primeras durante la guerra.. Noruega._ al2.!2 miILCl.c"~~p~ad~9si_~r tráfico terrestre regular en Europa.8 millones en 1950 frente a 32.mant~iIr!.~~2~adas <:.. El catálogo de desastres era semejante en la industria y en h agricul tura.QQ.t.a situaci~~.!.~~.. ~ • '" '" '" ~ ~. Es posible.l_li1 . fueron virtualmente arrasadas. La pérdida y destrucdón de activos de capital son-ª-4n ~~s ~~~ ciles de cuantificar can prcci~.PUf~~ de }a.a.1 millones en 19.r:t~~~ci6n de las construc~}one!:. sistemas de señalización.Lr:. De hecho. EaDlan sufndo gravemente a causa de la falta de reparaciones y mantenimiento.Jr~as_. Los sistemas de transQorte t~bL~n ~e!Q. un desequilibrio entre las industrias de bienes de consumo y de' producción.~l c. daños en los países ocupados. 1I Ir' ID . tanto públicos como privados. las Naciones' Unidas.s..1ºY la Jaltade . con todo parece que muchos países lograron mantener."ubo poCo Europa.~'-c~~~o. • 1.

te de su capacidad industrial a aquel país.:. mucho antes del final de la guerra. Esta Comisión fijó los límites de las zonas de ocupaci6n en Alemania -las tres:' zonas occidentales que se convirtieron en la Repúblíca Federal Ale-! roana y la zona soviética. Más allá del corto plazo. Pronto . éstos no impliearon la extensa división de Europa que.otencial de expor. 172 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 173 I I I I ! i' i l .. se~taron algunos (fe-los más notorios errores del período posterior a 1918 y.~!1_p. que obtuvo sobre ~abase provisional en un principio y con carácter más permanente bajo el Plan Marshall. incluyendo alirn~V de una población debilitad.:W~j . ~nsiderablemente después de las conferencias de Yalta y Potsaaiñ. RECONSTRUCCIÓN l! . La situación de Europa se agra. Aunque éstos no fueron siempre ideales. y en a!gunos países 't'e obligado el acometer una reforma monetaria.er se f. había tenido lugar después de 1918. Hungría fue¡ reducida apro:ciroadamente a sus dimensiones de después de la pri-! mera guerra mundial.9_4.. e! Reino Unido y la Unión Soviética.1'olar la región a! este ~e J. Rusia fue colocada en una situ~ón fue~. pérdida de mercados y relación de intercambio desfavorable. se aseguró un fundamento más sólido para la recuperación europea. ~i . línea occidental de su zox. Esto proporcionó a Rusia un terri· torio adiciona! de 709. . Las fuertes diferencias olí' as entre los aliados la Unión Soviética se' tradujeron inevitablemente en la de1ímitac:iQ¡:¡ de esferas ~ . Ij-.c D~Dbl\ ~IJI LA POLÍTICA DE. 1'6 por muchos otros factores. . hecho. enfcl. las políticas de los gobiernos aliados y de! norteamericano en particular demostraron ser más constructivas de 10 que habían sido después de la primera guerra mundial. . se hizo evidente que Europa no podría llevar a cabo la tarea de re-' construcci6n sin ayuda. la política determinaba el formato final de los acuerdos adoptados. Se pecesitaban urgentemente importaciones para producir una recuperaci6n en 13 producci6n.ur.600 kilómetros cuadrados i añadió 25 millones su población. . fijándose la frontera occidental de la Unión Soviética en una línea desde la bahfade Danzig al norte de . a pesar de la fuerte destrucci6n.. Rumania tuvo que ceder Besarabia y Bukovina a Rusia.JJ. Fue menos severa en ~ Jropa occidenta! y Eseandinavia. tort31ecienao todavía más la· UnIón SOV1euca su poSlCl n en ~ el este.¡ tiva Europea. que más tarde sería la República Deroocrá-¡ tica Alemana..r . en consecuencia.pudiera. .J.U subalirnentada. establecida después de una conferencia en Moscú. durante e(período de la posguerra. las perspectivas económicas en Europa distaban mucho de ser brillantes. El problema inmediato no era de escasez de activoc. sino de una grave escasez de suministros esenciales. Rumania.QgjQ. entre los ministros de Asuntos Exteriores de Esta. y por trastornos sociales y !.rej:o y julio de 1945:"Rusia pudo aumentar su territorio coñSi-( derablemente. Las decisiones concernientes a la futura estructura del I'áIs se íiIcanzaron por etapas. La rivalidad entre el oeste y la Uni6n Soviética se rellej6 en las ~cesivas negociaciones d~az con Italia. Aunque hubo algunos cambios territoriales importantes después de la segunda guerra mllndial.y creó efectivamente la división este<leste. en favor de Che-' ¡ a mien-.ª. principalmente a costa de Polonia. Ca~~e las l'art~ intent~_ ~aear tOd~Jo que . perdiendo Eslovaquia al .fÍa en Europa. donde fue superada en muchos easos por controles físicos.Q. incluyendo grandes deudas publicas. dos Unidos.olitico$..?_ci6~J.a-E9 disponía de los medios para pagarlas. :-. ! La necesidad inmediata de Europa era de ayuda.:. pero lodos los países europeos sufrieron los desórdenes inflacionistas y monetarios. De. sino que en su lugar acordaron . En ninguna parte esto fue más obvio que en el casQ de Ale-: mania.ia y Fiñlandia. tras que Finlandia cedía una décima parte de su área agrícola' y una OCtava p:u.lpª.':urop. la solidez de ~\la recuperación europea dependerla también del entorno econ6mico 'internacional. los vencedores de 1945 no se precipitaron en las negociaciones de tratados de I'az formales.-evas olas de inflación. Lasj esferas de influencia fueron determinadas por la Comisión ConsuI. en la segunda mitad de 1945. Así. BUlgarla. Estaban también las cuestiones de los cambios de fronteras que debían establecerse y el volumen de las reparaciones exigibles a los vencidos. enl octubre de 1943. y en particular de las instituciones ideadas para mejorar las relaciones econ6micas.9. Afortunadamente.uen.L. en mayor o menor medida.-arªSQQJ. pero a CauSa de un .8E.infor:trul1mente entre ellos los ajustes de fronteras que debían efectuarse.Ee . La situación fue peor en' algunos de los países ocupados y en el este.-ión.. los primeros años veinte. . .. En todas estas materias. 10 que con~a división este<leste.Braunsberg hasta un punto de reunión en las fronteras de Lituania y Polonia.

Otros países I enemigos... Las deudas de guerra demostraron ser un roblema mucho me. comparando con la primera guerra mundial.l peración pareci6 tener s61Q.Los rusos querían reparaciones sustanciales. significaba que no debía producirse ningún cargo por la ayuda y los bienes enviados a los allados (principalmente Gran Bretaña y la Unión Soviética) durante la guerra." en conjunto. eran menos ambiciosos én sut demandas. ocupaci6n . Aunque los cambios . que debía soportar los costes de la ocupación y la indemnización a las partes perjudicadas.o_PJ9pto se vio cla. Bulgaria renunci6 al territorio que había tomado a Yugoslavia con el-epoyo nazi. . en particular Estados Unidos.. sín embargo.pcr.. pero mis tarde volvi6 a Italia. Cuando cesaron las bostilidades. En 10 que se refiere a 1~~Pa.do. Este procedimiento tenía la ventaja de evitar las di. inclu. En primer lugar. activos . y a principios d. yendo los grupos minoritarios. y que su futuro potencial bélico debía mantenerse bloqueado.QQ. La pol1tica norteamericana de Préstamo y Arriendo..!!lli!1_· para la mayona e t:aíses. no s610 en términos de terriI torio y poblaci6n. sino también en virtud del hecho de que se le dej6 . indignados por el tratamiento indulgente a .\míento del emJipo industrial. Eon la excepción de Gran Bre!)l.Y costes de indemnizaci6n Y otros cost~.fic~tade. y la mayoría' de los demás miembros de la coalición allada adoptó un procedimiento semejante. . rr. sobre todo a United Naúons ReJief and Rehabilitation iration'(A dmjnjstraci6n de las Naciones Unidas para Ayuda y Rclía· 'bilitaci6n).nor después de a se~~fgª-..efecto. Norteamérica em: ez6 a facilitar a da a Euto a través de varias or anizaciones. en favor de Rumania.g':!.1imi~. sin embargo.exteriores y buena parte de su flota.. millones de d6lares por todo el continenJ~. dado que la rivalid~d entre .e a que ellos habían sufrido enormemente a manos de los alemanes. incluyendo Europa orien· tal. más tarde se redujE. cuando los pagos a partir del producto corriente habían implicado la transferencia de divisas escasas..1Jl. Por otra parte.. los acuerdos de PréstamQ. La ayuda se agotó pronto.ña.rnac!onales_~_9u~'!.Alemania.QD. Ambas partes estaban de acuerdo. principal- '1 '. Los prinCIpales perdedores fueron Alemania y Polonia. fue que se evitó en gr. El programa original de desmantelamiento se fij6 Q un nivel relaúvarnente alto y probablemente babrfa paralizado la industri~ alemana durante un tiempo.cientras que los aliados.'lll medida el fiasco de las reparaciones )' deudas J ~t. y en términos de recu.J.\ ses enemigos más pequeños.pero no parallzaron el país Y en su mayor parte na implicaron una grave pérdida de divisas. el prlllclpal desacuerdo surgió entre la Unión Sovi~~ca y las potencias occidentales. insistieron en exigir grandes pagos de los paí.C!º~p). de sus colonias y cedi6 las ¡islas del Dodecaneso a Grecia..: ~­ Alemania occidental.._¡ .el este y el oeste significa una mucho m~or disposici6n por parte de i E~t~ddos U nid~s__ pa!!':~J::ldar y fortalecer a las economías e~s oce enta les. en algunos aspecl". Italia se desprendió. mientras que la última entreg6 Fiume y una gran parte de la península de Istria. mientras que la Uníón I Soviética fue el beneficiario principal. mientras que el I Sarre fue incorporado a Francia hasta 1957. Negociaciones sucesivas establegeron una fórmula por la que las r~ aracione~ teof~n.. los costes totales soportados por .Q~~da a la Europa herida por la pobreza. en forma sustancial y el val0l'total de las rep~ finalmente cedidas fue absolutamente modesto. en que Alemania debía perder -'Ir.' rabkmente. -:r:arnbién implicaron movimientos considera es e po lación.e 1948 se habían distribuido unos 25. e'l bar. tanto en el caso de naciones prestamistas I I i ¡ .~e. percatándose de que sancionar demasiado 'fuertemente a Alemania perjudicaría la recuperación posterior y de ahíque debilitaría la posición de Europa occidental.en una mejor situación para controlar Europa oriental._aLoo~os inicilílíñente-. Trieste fue puesto bajo ¡!control internacionRl. y Transilvania al norte.s fueron mayores que la ayuda allada que recibió. incluyendo Alemania oriental. Así desde julío de 1945. . Afortunadamente.. Los rusos.a­ :ClOnes alemanas.000 .Y.. acerca del volumen qUe debía \exJg1!se. smo a partir el stock de capital existente en Alemania.~cieras que siguieron a la pIÍlDera guerra mundial. desde el punto de vista de Europa occidental. Finalmente. gran' me!)te por medio del desman.la ~~. Arriendo se terminar. esto no era sorprendente. Sin embargo. en concepto de reparaciones.174 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCI6N 175 f: " J 1 coslovaquia. incluyendo Alemania oriental (véase 1 capítulo 6). prohibiéndole la producción de' equipo militar. fueron silt piJiC?tiyos en términos de los acontecimientos otíticos' osteriores.cl..1.ramente' gue Estados Unidos se verla oJiligª. cuando fue devuelto a \ Alemania. una gran proporción de l~ a?'ll~a se desembolsó más bien indiscriminadamente 1 con'{scasa conslderacl6n..territoriales no fueron enormes.s esto puede verse como un beneficio. Una mejora.e~###BOT_TEXT###quot; ¡{o apartir del producto corrie¿. fueron tratados menos favo.

ERP.d monetaria y l~ no ~discriminaci6n en una fecha especlúeada (véase más adelante). disposici6n de los países miembros.. Además. por razones políticas.ayuda extranjera. El ~ ¡lean Recovery Progranune (ERP¡ (Programa de Recuperación Europea) Sé basaba en el principio de úyudar a quienes estaban dispuestos n ayudarse a si mismos. en tanto que actuaba como una cámara de compensad6n para los planes económicos ~a. y los 'efectos nocivos de la ocupación alemana. Pero e! cambio estuvo probablemente más condicionado por el giro de .. como con el présramo bntánico. ¡ EJiPlan Marshall entr6 en vigor en abril de 1948 y fue diseñado p¡. de los usos más provechosos a Jos que podía destinarse.?-os i casos se impusieron condiciones.193 . Es verdad 4ue en el año en que se alcan. FInal· . aunque de hecho se . la socialización en Europa oriental.Ecibi~El... plo. una parte considerable_. En conjunto. que los fondos acumuiados de monedas nacionales debían utilizarse para promover la recuperaci6n de las e. pero está c1aro que.c. \que implicaban la aceptaci6nde l~ converÚbilida.:amercancías industriales y el resto para servi· cios de una u otra clase. Cuando se anunC101~ nueva oferta en junio de 19A1.ayuAa se necesit6 para compra de a1imento~. aproximadamente. a menos del 5 po: 100 de la renta nacional de Alemania. como habia sucedido Con gran parte de la ayuda anterior. de los que 5. El reconocimiento de la ineficacia re!ativa de! programa de ~da fue un factor qlli. Es difícil estimar el 'im'pacto del programa con alguna precisi6n. en particular la política. ' .c:iona1es. el 57 por 100 . las políticas nacionales no siempre llevaban a la recuperaci6n inmediata' en 106 primeros tiempos del periodo de la posguerra. el 95 por 100 d. las en· tregas totales en concepto de ayuda ascendieron. mias no se mostrasen inicialmente receptivas a la . Mientras que en el primer año.istration (Admi· nistración de Cooperación Económica). a fin de evitar que los paises no se obstaculizasen mutuamente. Para estimar las necesidades individuales. por parte de los Estados Unidos a través de la Economic Coa eration Adíííiñ.ble en la confecci6ndel nuevo programa de ayuda.acontecimie~l~olíticos. El temor a disturbios sociales y políticos y la anlerulZa de los regimenes comunistas en el oeste jugaronunpap~ nada despre~a.ellos . En el caso de Alemania. incluyendo su linea de endure=ento en relaCión con Alemania. significaron que muchas ec?no. en las co~diciones que entonces prevalecían una buena parte de la ayud~ se utiliz6 sunplemente para mantener viva a la poblaci6n.itar..el secretario de Estado George Marshall se vio claramente que. En segundo lugar.mente. ~n ~g'-. mÍentras. por ejem.wl cambio d~ política en 1947. mientras que la inversión corr:~ I . incluyendo una intensa nacionalizaci6n en Gran Bretaña y Francia.conomlas nacionales. 10 que con e! tiempo culminó en e! bloqueo de Ber· llin. como ' criterio p r i n c i p a l . y en este aspecto la ayucb fue decisiva para capacitar a los países de la OECE para cubrir sus déficits exteriores.176 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 177 • • • • • como en el de prestatarias.e los cuales estaba a. gran parte de la ayuda s~ bas~ba en préstamos.(¡¡ " . no fueron derrochados por la mala administración política. ex. después de lo cual el énfasis se desplaz6 de la ayuda econ6mica a la militar.l~< la. Los fondos tenían que ser administrados.pansionista d: la Unión Soviética.._~l?ro~E:oneda.Q. sin ayuda. Estados Uniaosliágon-:3ii5'i:óillóiies de dólares por las mercancías requeridas por las 16 naciones del . En tercer lugar. el proceso de recuperación europeo se habría vistogravemente difiéultado. con subvenciones por la totalidad limitadas a los casos e emergencia. en~ a los destinatarios que ceagasen lo gue_.estimar las necesidades nadonales y distribuir la ayuda entre sus miembros. mientras que por e aao europeo 16 naciones se unieron para fotmar la Organización Europlia de Cooperaci6n Econ6mica (OECE).167 pa.ipahente a Europa occidental. los fondos del programa fueron bien administrados. lo que creaba problemas de deuda para los paises prestatarios. políticas radicales.prin¡..z61a cifra máxima (1948-1949). a la que correspondia la tarea de '. por . la OECE utilizó los déficits comerciales y de pagos.mg:ar que la ayuda fuera utilizacb de! modo más efectivo posibk. A esto deben añadirse los depósitos 'corres' pondientes totales de 10. las nueva.má~¡¡A~!e los fondos fueron empleados para materias primas y \Jara la reconstrucción de la c~a· cidad productiva. especialmente los déficits de d6lares..integr6 en el programa de asistencia para la defensa mutua en 1951.de las importaciones de este país entre 1947 y 1949 fueron financiadas por medio de la ayuda exterior. se lim. se condicionó la ayuda a las naciones receptoras a que éstas cooperasen con el fin de ase· ..!QPlfi. El problema crítico era la escasez ew:opes de divisas con las que comprar las imporraciones que tanto se necesitaban. así como los desórdenes l· aricieros y monetarios en general. 6.539 millones'fueron para productos alimenticios y agrícolas.. En conjunto. Proporcionó az:uda para pa~ar en d61ares las mercancías y servicios re~dos por Europ~. especialmente en Europa ori~!al.509 d61ares.ra düi:ai:CüatrOaños.p.

el. a causa de la gran contW.195.. . Afortunadamente. especialmente de alimentos y materias primas.:lumentos ndicionnles de los predos en 1951._!"1.1).nuevo impulso a la actividad econ6mica y a los precios.1.3.llD~ 1~reer'!. Europa occidental: (1) In dice de producción industrial (1937·1938 =. produjo una violenta explosión de la demanda especulativa en la segunda mitad de 1950. Bélgica y Austria. el eXCeso de liquidez y las presiones inaacionistas en UlJa u otra forma. Las poli.~a. J período desde el 'final de la gue. de modo que el progreso hasta 1950 no CU.':'erra en la 1expansión I mHod. La mayor ificultad fue la de obtener suministros adecuados de alimentos. GUERRA Y RECONS1~UCCIÓN 183 i producto ! la que marcó el ritmo en términos de expansión indust. afectada por.a_s)lpera4~10s_niy~~e~~!..ªrte o más por encima dt.:t?10gr6 una rápida reeuperaci6n en los dos primeros años después de 1945. No obstante. 179. incluyendo controles de una u otra cla.!'~~&'!. excepto Austria.9i9~grE:des_1!!perá2iits d~ im ortaci6n-L-i: mejora de la situación presupuestaria.trasadA.lgiv_~L9. Aiemmia. pero incluyen electticidad.!.. gas.. Por supuesto. pág.'~ricana que proporcion6 el estímulo exterior más importañ.od\lcto_ indp~.l_casi . como resul· tado de las devaluaciones monetarias de septiembre de 1949. continuaron prevaleciendo a 10 largo de 1947 y 1948.1. Sin embargo. ma· terios primas y combustible. ticas gubernamentales probablemente contribuyeron menos B esta que las ondas sucesivas de estímulos externos.'de paises. que la capa_o citaron para continuar cada vez que se vela amenazada por el lado I de la demanda o por el de la oferta..182 HISTORJA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980 . especialmente Francia. .. indu~ri~.~.. Hasta 1949 hubo pocos signos de deficienciaJJ"aY~?9. Y .ado s""y. pág. a causa de las escaseces de la oferta y/o los problemas del cambio. las fuerzas inflacionistas fueron también blo· queadas por las consecuencias de la reeesi6n tempora! en Norteamé· rica.Q~9ios. 100) Y (2) india de producción agrícola (1934-1938 = 100) ~ 1 1941 2 19<611947 70 84 97 88 75 82 100 . especiaimente en 1946-1947. mientras que en Berlín el nivel de nctivid:1d todü

Related Interests

ia permanecía seria· mente deprimido. Economic Su". la guerra de Corea. la agricultura estaba .. 1951. En lo que se refiere a Europa occidental (incluyendo Escandina. Fumn:: Nadones Urudas. malas cose· 1 chas debidas al mal tiempo. Durante la pri· mera mitad de ¡ 949.. . que fue seguida por un incremento de la producción y .85 98 87 99 117 104 107 1 1949 123 122 142 130 ~42 2 t94811949 74 93 97 80 106 95 96 97 101 104 95 122 109 112 1 19S1 166 143 162 147 177 134 176 138 175 158 145 125 155 171 2 t950119S1 98 111 126 86 115 108 106 109 118 123 102 130 113 120 Austria Bélgica Dinamarca Espafia Finlandia Francia Irlanda Italia Luxemburgo Noruega Países Bajos. las presiones inflacioni~tas fueron gradualmente amortiguadas por _varios_. teman en 1938 n.olIdeas 'antiinflaci2P)stas.re!l. al Europe 1950. además. viaf. de manera que en 1947 la produeci~tl.ívdes de producción que eran los mismos o ligeramente inferiores a los de 1929. <ZXCn.9..ontinua expan~.!l1e.P. teniendo lugar los mayores avances en algunos de los países más pequeños. 43.¡smo tiempo.!ri:ll. y otro estímulo exterior.:-hasta 1950-1951 fue de c. experiment6 el ritmo más lento de recuperaci6n y no fue hasta 1951 que la producción industrial super6 la de preguerra. El duro' invierno de 1947 también frenó la producción industrial durante' algún tiempo.m90ra de la oferta de bienes y re· ducci?D . Italla.tal.s. hay que considerar que algunos países. aunque hubo interrupciones menoreS.i. Porrogal Reino Unido 56 106 123 127 117 92 122 86 109 115 95 112 115 141 Suecia Suiza 118 151 101 138 140 126 112 137 157 Las series de producci6n industrial excluyen la construccióo... las dificultades de la oferta fueron considerablemente aliviadas por el flujo de la ayuda M~i'.A1JRO 4. graves escaseces. aunque el agrícola estaba por debajo del occiden.~~'. Todavía no había transrurrido un año.eE-A~!p~pcj~.rial. a conse· cuencia de la demanda de bienes militares.lodos Jos países habían aUjIleJ..~!9~UQJ. en la mayoría de países. el progreso continuó y hacia 195Q·.r.. aunque en la segunda mitad de dicho año se experimentó un -. egua y rnitleda. Suecia y Dinamarca (véase cuadro 4. Europa occidentnl_~~~"". d~_4.l.l>!. ci6n de la demanda de bienes.':E. Francia y Países· Bajos... por otra parte.

La necesidad de asignar recursos de inversión escasos también implicó un estricto control de las variables económicas.Ja. Dada la pre· sión sobre los recursos eSCasos como consecuencia de los fuertes programas de reconstrucción y el compromiso de las poUticas de pIe.'.. Francia y Dinamarca. Además. 1 fue tan llamativo cuando se 10 compara con Gran Bretaña y S:. Todq. un 1 30 por 100 de todas las inversiones procedla de fuentes gubernamentales y en algunos países la proporci6n fue tan alta como la mitad. pleno empleo y mayor igualdad de las rentas. a fin de canalizar los re. .. Uns. entre otras cosas signific6 que generalmente los gobiernos intervinieran mucho más en materias económicas que antes de la guerra. junto con el exceso de demanda en toda lo economía. esta pérdida gravi· taba más pesadamente sobre Gran Bretaña.. de manera que la asignaci6n final no era siempre la óptima. el empeoramiento de la relación de intercambio implic6 una pérdida de menos del :3 por 100 del producto de Europa occidental. en la coyuntura.. pero impuestos elevados sobre los perceptores de las rentas altas y las empresas. aunque en ningún pals superó el 3 por 100 del producto nacional..optadas yari6 cons!9-e~abkl!le.. Los incentivos incluían el crédito barato y fácil..Q!e y s610 es posibleJX)Squcjl1r algunas de las más importantes. inciuyendólos subsl· .." '" • . La gran tarea de reconstrucción junto los nuevos compromisos gubernamentales en términos de bienestar social. de las tareas princ~l~_s fue la de ~l~Sl nj\!. Así. no fue hasta el cambio de . para asegurar el crecimiento rápiJo. . Francia y Países Bajos.. Cuando se tienen en cuenta estos factores junto con el aumento de población.. las políticas de inversión tuvieron éxito. el 20 por 100 en Suiza y por encima del :30 por 100 en Suecia. en parte a causa del crecimiento mucho menor en los sectores económicos de agricultura y servicios. los progresos de la renta real per capila hasta 1951 se convierten en absolutamente modestos en muchos cusos.. cialmcnte en Francia y Gran Bretaña.... con· tribuyeron a conseguir un alto nivel de inversión y los recursos no fueron demasiado mal asignados.. Debido a la debilidad de la situad6n exterior de Europa occi~ 1 dental en estos años (véase más adelante).184 HISTORIA DE LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 185 i ~ 3 . ticas gubernamentales no fueran la única razón de ello. las polfticas nacionales tuvieron que acer una importante contribución. en Francia. mientras que en Italia fue aproximadamente el mismo que en la preguerra y en Alemania estuvo claramente por debajo del nivel anterior.¡ 3 . aunque las poli. ¡o¡¡ ~ 11I i 'l • .. aproximadamente. e incluso en 1951-1952. incentivos para esún1u1ar el ahorro y la inversión.o por medio) de canales intermediarios. Un alto nivel1 de demnnc\a. por ejemplo. Algunas de las poUtiC:lS demostraron \ estar en conflicto. l:t demanda de inversión fue tan alta que tuvo que ser controlada. El control de la inflación fue la tarea m~ difkil.¡ invertir capital y. del producto agregado de los principales países.. entre 1947 y 1951. la inversión como proporción de la renta aument6 sustancialmente por encima de los niveles de preguerra. varon . donde una parte sustancial de la! industria fue nacionalizada poco después de la guerra.'"' -. En términos generales. sin embargo. li '1 11 I I "" . precios crecientes y un retraso en las inversiones lle·. El' propio gobierno se convirtió en el mayor inversionista individual" bien direCtamente en las empresas públicas de su propiedad -espe. en efecto. Además. eran menores que el aumento del producto industrial. Países Bajos y Dinamarca. En efecto. el esfuerzo de recuperación [dependió muchísimo del flu'o de a uda de ultramar.'" lO .~--ºe inversi6n.: eC::J . se produjo una pérdida de renta en la inversi6n ultramurina equivalente a un 1 por 100. mientras que se hadan todos los esfuerzos para estimular la inversión. . siendo los países más seriamente afectados Gran Bretaña. El consumo privado fue restringido mediante controles.Jnversi6~~ expensas del consumo. El uumcnto ::1 lo lnrgo del períoJo de 1938 a 1951 fuc menos del la por 100 en los Países Bajos.. Los progresos de la rentu. las autoridades no podían hacer más que mantener la inílación dentro de unos límites. el problema se agrav6 por las políticas de control del período bélico. mien tras que los problemas de inflación y desequilibrios exteriores exigían atención. el producto agrlcola bru to de Europa occidental no estaba mucho más del 10 por 100 por encima del nivel del tiempo de puz. Los controles sobre la asignación de recuro sos a menudo fueron poco sistemáticos y demasiado rígidos. no empleo y bienestar sodal.. En total. 1 I con La gamo. dispo. Al mismo clemgo. especialmente sobre una base per ca· Pita. sin embargo. del producto '! de las exportaciones y para mejorar los logros de productividad. il I l' . LI1 agricultura continuaba todavía estando por detrás. d~t~tíca~9.década que la mayoría de países recuperó o superó sus niveles de preguerra. por ejemplo.. donde los resultados prebélicos habían sido mejores. cursos hacia áreas prioritarias.~1-j ?1~~~ en laUndttst1'ia~ bá~.s J~Lpa¡ses dieron ~~~4_a.¡ sicíones fiscales favorables y medidas para estimular el ahorro."" "" . entre ellO y el 15 por 100 en Gran Bretaña.

. e! déficit comercial de Europa occi· dental superó los 5. aunque con el tiem· po. taci6n. a medida que los controles frsicos eran gradualmente deSOlan. se vio forzada a tomar de sus reservas y recurrir a grandes créditos para afrontar la diferencia. telados. las presiones inflacionistas disminuyeron. la situaci6n exterior de Europa fue afectada adver. lo que repercutió en la pérdida de mercados de bienes. Algunos paises. samente en los años de la posguerra por un empeoramiento de la relación real de intercambio y por la sobrevaloración monetaria. No es difícil encontrar las razones de los grandes déficits. frente a los 2. o un 60 por 100 si habla un 10 por 100 ' de ahorro sobre los volúmenes de importaci6n de 1938. aunque en la práctica hubo ciertas dificultades. Fue principalmente un desequilibrio de dólares. al menos hasta 1949. utilizaron una combinaci6n de controles fiscales y físicos para frenar los precios y la demanda. que significaron la generaci6n de un poten· cial inllacionista latentc.les pareci6 políticam:~te más o~r­ tuno dejar que los precios subIeran y. mientras que los ingresos indirectos de dólares. También se llevaron a cabo intentos intermitentes para controlar los beneficios y restringir los salarios. en virtud del hecho de que una gran parte del déficit era con el área del dólar. . Sin embargo. Esto signific6 que la carga del ajuste tenla que caer sobre e! comercio de mercandas. Finalmente. Las oportuni. de la pérdida de buques y de la actividad ruristica. la situaci6n era ligeramente más complicada que esto. Dada la incapacidad del área para ingresar suficientes d6lares. Asl. Con el tiempo. Los años de la guerra y la escasez de recursos significaron que las importaciones s. era dificil para Europa conseguir dólares directamente en e! mercado norteamericano. mas· I traba' un elevado aunque gradualmente decreciente déficit. Aparte de los problemas de la oferta interior. mientras que del lado de la importaci6n se produjeron fuertes presiones después de la guerra. Además las políticas monetarias poco exigentes COM ¡ I laboraron en sentido opuesto. a causa d~ una escasez mundial de mercaderías en una época de demanda creaente. mientras que la ca· pacidad de Europa para conseguir d6lares para pagar estas unpona. La cuenta corriente en conIjunto que habla estado aproximadamente equilibrada en 1938. En los ·tres pri- necesitaban urgentemente en los años de la posgueml. a lo largo del pé'rfodo de 1938 a 1947. Dinamarca. y una con· tracci6n de los servicios financieros. Noruega. el énfasis se desplazó hacia el control de la demanda agre· gada por medio de medidas fiscales. al paso que se habla incurrido en nuevas cargas por servicio de la deuda. procedentes de terceros paises. por tanto. cuando las exportaciones estaban menos disponibles. mientras que las tendencias desfavorables de los precios tenlan el efecto de aumentar el déficit monetario total. y éstas tenIan que aumentar en los Pri-( meros años después de la guerra. dada la pérdida de activos exteriores y buques. Pero tales controles s610 podian contener la inflaci6n. no podían detenerla. para revivÍ! s610 en ocasi6n de las devaluaciones de 1949 y de la guerra de Corea.!' roeros años de la posguerra dada la urgente necesidad de merca· derías. en los que Europa había confiado antes de la guerra para cancelar sus cuentas con el -. se había producido un~ gr~11 disminución' de ingresos invisibles a trovés de la liquidaci6n de -activos extran· jeras. Los ajustes a esta nueva situación podían hacerse de varias maneras. aunque en ningún caso tuvo un éxito com· Gran Bretaña. sobre todo en Gran Bre· taña. Desgraciadamente. a medida que las condiciones de la demanda y la oferta se hicieron más normales. Suecia y La acción política varió. pleto. hiCIeron relauva· mente poco para frenar la inflaci6n.000 millones de d6lares. este área era la principal fuente de suministro de alimentos y materias primas. junto con el crecimiento de la flota mundial.186 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 187 I I dios a mercandas clave. por una u otra razón. tanto para los pro· veedores locales como para los norteamericanos.500 millones en 1950. si todo el ajuste debla tener lugar por e! lado de la expor•. el volumen de exportaciones en promedio tenía que ser del¡f orden de un 80 por 100 mayor que en 1938. el resultado fue que los volúmenes de exportaci6n disminuyeron más que las importaciones. La I guerra habla destruido e! comercio de exportaci6n de Europa. para pagar el mismo volumen de importaciones. porque una gran parte de las importaciones de Europa coosistla en alimentos y materias primas. especialmente Francia e Italia. la mayor prioridad en los años de la posguerra fue la necesidad de mejorar las cuentas exteriores. Indudablemente. en gran medida a causa de la autosuficiencia de Estados Unidos. desde 1 7 . ciones era.400 millones de dólares en 1947 a 2.000 millones en los años anteriores a la guerra. dades para e! ajuste en la cuenta de invisibles eran limitadas. Además. principalmente exportaciones. Palses Bajos. muy limitada. A algunos paises. porque cerca de las tres Cuartos partes de! déficit acumulado en Europa en e! perlodo de 1946 a 1950 era con Estados Unidos.

la mayoría de pa{ses habría recobrado el control de la situaci6n. Alemania oriental lo pasó menos bien bajo el dominio soviético. m~s gravoemente lque la occidental. Finalmente. todavía representaron una grave carga sobre estos países empobrecidos. La ciudad fue muy dañada por la guerra'. Berlín sin embargo. Polonia y Alemania oriental. por ejemplo. habida cuenta del hecho de que Europa oriental había sido devastada. era otra cosa.' guerra¡ que implicó un cambio completo en el sistema de relaciones de propiedad y la aparición del Estado como principal agente de la actividad económica. La recuperaci6n en Europa oriental fue al principio más lenta qoe en el oeste.lld monetaria. descendiÓ aun más. En 1948. la Uni6n Soviética proporcionó poca ayuda y ciertamente exigió reparaciones a Alemania oriental y a ]05 antiguos aliados Hungría y Rumania. seguido de una redu~a6n de la ayuda exte. Hubo. Los cambios de fronteras y los movimientos de población plantearon nuevos problemas a Checoslovaquia. escaseaban en gran roa· oenl ya' no ser por la ayuda reci?ida a través de la ~ [Administración de las Nadones Urucias para Ayuda y Rehabilita. todos los países del sector oriental de Europa expe·· rimentaron una revoludón política y social en el perlodo de la pos. pero Checoslovaquia 'f Bulgaria tomaron pronto medidas para frenar o contener la inflación. era la mitad o menos que antes de la guerra. Aunque más tarde los pagos fueron reducidos proporcionalmente. a una quinta y una décima partes. Cuando cesaron las hostilidades. Aun~ue a renglón seguido se suavizaron las condiCIones con la . nacional polaca en 1946. Polonia también experimentó un fuerte aumento de los precios en los primeros dos años después de . un nivel muy bajo en 1946 y 1947. a causa del gran flujo de poblaci6n desde el este. especialmente en Hungría y Rumania. Aunque estosca. junto con. por debajo del 20 por 100 del ~ivel de pr. que proporcionó divisas y fondos de inversi6n un fuerte -renacimiento de las exportaciones y una oferta . de modo que los problemas de pagos ez:te. un poco por debajo del nivel de preguerra. no fue hasta 1951 que la produCC16::t industrial superó el nivel de preguerra. .y del bloqueo ruso. En 1946. La produ~C1ó~ l11dus· trial ya a.e~erra en 1949. no fue incluida en el PInn MarshalL Así. 0rie!1t~!. representaron un 11 por 100 de la renta. respectivamente. Enta fase de reconstrucción entre 1946 '1 1949. con el resultado de que sus actividades económicas y finan· cieras fueron gravemente perjudicadas. todavía a mediados de la década de los ClOcuenta la ciudad se encontraba a notable dis tancia de los antiguos niveles de actividad económica. Las presiones inflacionistas también fueron graves. las entregas en concepto de reparaciones de Alemania oriental y Huogrfa IlScendieron . Pero lo peor todavía.de tt:l.nor . aunque incluso aquí bubo una notable recuperaci6n después de 1948. aunque más tarde el este recuperó pa~te del terreno perdido. Hungría y Albania en los años de la inmediata posguerra. Fue apoyada por un gran flujo de ayuda exterior. políticas dis~adas para estimular l. a corto plazo Causaron un determinado volumen de confusión.6ciosos (al menos en términos de crecimie. se venir. Los suministros de ayuda fueron de considerable importancia para Polonia. Sin embargo. dejaron a Berlln casi postrada. pc:r r. Sin embargo. mientras que la agricultura y los servicios retrasaban.la guerra. donde la espiral creciente de los precios asumió proporciones hiperint1adorustas antes de que fuera &enada mediante la introducción de nuevas monedas. disminuyeron rápidamente después de 19·16 y Europ2. La renta neta per capila se mantuvo toda· vía. ci6n]. término a mostrarse bene.l riores no representaron las mismas dificultades que en el oeste.a inversi6n y los beneficios.a.mbios radicales iban en último.n-: to económico). estaba Un desmantelamiento par~al de la industria poc~ después por de la guerra. la economfa se encontraba en un estado mucho más saludable que unos pocos años antes.:lId. Coceaslo· vaquí.b:lj~ flexible. todos los paises I u. aparte de la Unión Soviética. Por otra parte. cuando fue reformada la moheda alemana oriental.·192 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 193 hada arriba en la ~egunda mit~d de 1948 y So partir de entonces la recuperaci6n de Alemania continuó libremente.:zones obvias. hubo ciertas ventajas en que el) com{':rcio exteriotse convirtiera en un monopolio estatal y dismi·' nuyera en imp~rtancia. Sin embargo. otros factores que retardaron el progreso.renovaC16n de la ayuda. - WlCR01'T I f . contener los salanos y a~cgurar la est~bl' . Casi todos los bienes y especialmente los alimentes. la producci6n \ industrial en la mayoría de los países. mientras que el producto egtfcola se encontraba extremadamente deprimido. El desfase inicial no era sorprendente. además. de sus ya bajos niveles del producto nacional. mucba gente habda muerto de hambre. Europa oriental tuvo que afrontar sus dificultades con una asistencia exterior limitada. que probablemente afectó de modo negativo al esfuerzo: de recuperación.

En lo que se refiere a la serie de objetivos. la producci6n industrial soviéticn logr6 una notable recuperaci6n después de! punto mlnimo de 1942. Los planes ponian mucho énfasis en la neceo sidad de impUlsar la inversi6n. Aparte de Alemania oriental. parece poco probable que Europa oriental b~ su conjunto hubiera recuperado los niveles de renta per capila Be preguena a finales de los años cuarenta. junto con la extensi6n de la sociaIizaci6n a la agricul. en buena medida . delos y los ritmos corrientes de producci6n en to¿o~ los pafses . excepto las más pequeñas. Sw embargo.: las grandes industrias. cuando la fase de reconstrucci6n iba a ter· minar. c~mo ~onsecuenCJa de pérdidas de poblaci6n y una s6lida base wdusUlal.a M.es de recons~c­ ¡'reforma uernpo lci6n de dos O tres años de duraci6n. tura. en 1948-1949. concediendo prioridad a las industrias productoras de bienes duraderos. esto es. seguida por la banca. pasaron a ser propiedad y ser gestiona~as po: el. lo que se convir· ti6 en la principal fuente de ingresos. Estado. en Alemania oriental y Rumania los niveles de renta p'er capita 'eran todavla más bajos que antes de la guerra. De ¡este modo. afios cin· cuenta y sesenta (véase caplrulo 6). fue menos del ~O por 100 del ni. los objetivos planificados para la in· dustria en su conjunto fueron generalmente alcanzados.onen. Una segunda caracterlstica fue el cambio de la estructura fiscal hacia el modelo soviético.meJor6. a causa: de los diferentes movimientos de poblaci6n. debido a los aumentos d<'poblaci6n y a los relati· vamente bajos ritmos 'de recuperaci6n.Asl. donde la politiea represiva de la Uni6n Soviétiea hab!a retrasado el desarrollo y aplazado la introducci6n del plan de reconsuucci6n hasta 1949. se habla producido un dafio grave en el sector agrl· cola. estos primeros ejercidos plaoilicados tuvieron éxito e iban 'a ser seguidos por una sucesi6n de planes a lo ¡argo de los. Sm embargo. Los tipos de salario y las asignadones materiales debían ' ajustarse a estas normas. y allIllsmo ~teresesanunCJat?n plan. y en Polonia y Hungría sustancialmente superados. Sin embargo la industria mostró una mayor capacidad de adap'taci6n y. El aspecto más importaote del cambio de polltica fue la insrrumentaci6n de planes elaborados centralmente.za· d6n aún se mantenían completamente limitadas. en el plan quinquenal checo puesto en vigor en 1949.i. Al fuu¡J de la década. En 1949.unque seestableCJer?n ob¡euvos pr0v¡sl~­ nales en otros sectores. tales estaban ampliamente en linea con los obJeuvos y finalidades trazados por las autoridades. Los planes de reconstrucci6n concentraron su at~CJ6n p:w?palmenr. mientras que los cambros per caplla variaron considerablemente . la adop· ".194 HIS1'ORIA DB LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 19.vel de 1934-1938. ?~bldo a un grave déficit agrfcola. ChócosJovaquia y Hungrfa. Por otra parte. comenzando por l~ ¡iniciaron agtaria. los objetivos de producci6n fueron determinados para cada sector de actividad. aunque en cste último caso las operaciones de sociaI. dado el -hecho de que el pals habla sufrido un daño' enorme durante la guerra. los :no. excluyendo la Uni6n Soviética. mientras que dos años antes los nive~es de producci6n ~:an todavla bastante bajos. el comercio y rodas las empresas. los aumentos de l~ renta nac:onal fueron mucho más modestos. la agnculrura y los servlCJOS se quedaron muy atrás. aparte de la egn· cultura. la mayorf.a de las principales ramas de la actividad econ6mica. la eJCpropiaci6? de econ~mieos. la naturaleza provisional de las estimaciones de la renta para este perlado no permite que se hagan comparaciones muy precisas. que establecían con detalle los objetivos que debían alcanzarse en los diferentes sectores de la econornfa. como y~ se ha hecho notar. la producci6n agríc<Jla en Europa oriental. la mayorfa de los pafses habla sobrepasado sus niveles de producci~n industrial de preguerra en 1949.-n planilicac:i6n global de sus economias a largo plazo. . incluyendo sustanciales pérdidas de ganado.de pafs a pafs. \JI. El principal objetivo era desarrollar econornJas poderosas por medio de la ploni!icad6n central y la direcci6n de la actividad econ6mica_ Esto suponía una ofensiva final contra la em· presa ¡lrivada. _ La recuperaci6n de la Uni6n Soviéti~a fue aún más impresionante. porque el pod~r del Estado era limitado en virtud del . excepto en Bulgada. En resumidas cucntS$. ci6n del impuesto sobre el volumen de ventas. en algunos casos por un amplio margen. a. los gobiernos de Eü:ropa oriental dirigieron su atención a u ¡ . En 1952 s610 quedaban rastros de la empresa privada fuerade la agricultura. Aun asl. Aparte de las grandes pérdidas industriales en las áreas ocupadas. Por ?tra parte. pero la renta perc~pII. de acuerdo con e! sistema soviético. finales de 1949. los seguros. Asl. la renta -per caplla ch~a era en 1950 algo superior al Dlvel de pregu~. Polo~a"se ~efici6 d~ una pérdida de poblaci6n.hecho de que la empresa pnvada todavía estaba muy ~xtendida. mientras que las <<Dormas» para la productividad del trabajo y las relaciones de conversi6n entre recursos y producto final se especilicaban deta· lladamente. en las pnmeras fases era díflcil poner en vigor una planificaci6n rigurosa. La 'gran wdusUla fue expropIada en primer lugar.

y muy poco fue a elevar los niveles de consumo. sin embargo. pero el grueso de este aumento fue debido a la inversi6n y a la defensa. la producción industrial era mucho más elevada que antes . al final de la guerra. El cuarto plan quinquenal (el tercero había comenzado a finales dI': los años treinta pero fue interrumpido por la guerra) había de cubrir el período de 1946 a 1950 y dio prioridad a la reconstrucción de las áreas devastadas y al desarrollo continuo de la in· dustria pesada. especialmente en las regiones más nuevas no dañadas por la guerra. aunque ]a agricultura no logr6 alcanzar sus objetivos. que permanecieron cerca o ligeramente por debajo de los de preguerra. teniendo lugar la principal expansión en los bienes de producci6n. . apenas consiguió alcanzar su a. orientales. En 1950. Los resultados fueron impresionantes en el sector industrial.196 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914·1980 como resultado de la creación de una nueva base industrial en el este. de la guerra. También se produjo un gran aumento de la renta nacional. La agricultura. As1. el producto industrial en Rusia estaba mucho más cerca del nivel de preguerra que en cualquiera de los países .ntiguo nivel de producción del tiempo de paz.

Related Interests

:¿,i-;fISI:
:-..f
"Lo '"
'4
-.....,.
-
-
-
" "..,.¡
1=

HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
En 10 que toca a lo?_principales activos producúvos, trabajo y
capital, las .. corno resultado directo de In
guerra, .h1eroñ-n;-iore·s... en ) q::tensi6n del ago-
tamiento- neto'-cle los'· r:ecursos se exagera con facilidad. En amoos
embargo,
Hay> por ejemplo, varias estimaciones diferentes de las pérdidas en
poblaci6n. La cifra más el conjunto de Europa es la
de 40 millones
J
que comprende las bajas militares y civiles causadas
p;r'la' Las civiles sobre'pas'wampuarnente las
de debido a las políticas de' masivo de los na·
zis. Las pérdidas de vidas a causa de enfermedades, epiden:ti.as y gue-
rras civiles fueron muy modestas, mientras que el déficit de natalidad
del período bélico parece haber sido muy bajo. Estos factores proba-
blemente suponen de 5 a 7 millones de personas, excluyendo la Uni6n
Soviética, donde el déficit de natalidad fue bastante alto. Así, aunque
la mortandad directa fue mucho más grave que en la guerra ante·
rior, el precio en vidas que se cobraron los demás factores fue mucho
,.roenor. Sin embargo, aparte de las muertes de becho, unos 35 mi·
\llones de personas fueron heridas, mientras que fueron millones las
ique padecieron desnutrición.
__ pérdidas vari.é.. En conjunto,
Europa septentrional y occidental (excluyendo .Alemania) salió baso
tante bien librada, mientras que Europa central y oriental padeció
'mucho. Más de la mitad del total, unos 25 millones de personas, estu-
vieron Rusi:!.t_mÜ;;ntras "se p-rodujeroU-grandes
pérdidas absolutas en Polonia, Alemania y Yugoslavia. Cerca de una
dePolo'Íiia 'fue muettadurante la gue-
rra, mientras que las pérdidas de Alemania pueden haber superado
los '6 millones, aunque las 'estimaciones varían ampliamente. Las ba-
Ijas en algunos de los países orientales más pequeños, aunque redu-
j ciclas en números absolutos, fueron a menudo muy significativas en
.: relación con sus pobladones totales. Así, en promedio, un 5 por 100
:de.la población de Hungría, Rumania, Checoslovaquia y Grecia pe-
I reci6.
paises, sin embargo> aparte de Francia, Polonia y la Uni6n
Soviética, salieron de la guerra con poblaciones seriamente reducidas.
'Las pérdidas totales fueron compensadas por un notable exceso de
1'1 'Jr1 rnlpn 1"c: 'lll1(-ll'tF<: (" n.,("' :'lrí del
: GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
165
de Alemania llevaban a movimientos adicionales. El resultado neto
\
fue que Palorn ..a ad.quirió una población más homo?énea, mu-
cho menor, .24,8 millones en 1950 frente a 32,1 millones en 19.39.
. La pérdida y destrucdón de activos de capital son-ª-4n
ciles de cuantificar can Combates intensos, junto conttler-
'tes bombardeos y devastaciones deliberfldils significaron que el
II la cierra, la propiedad y el equipo industrial fue más grave de 10
que habia sido en la primera guerra mundial. "Qna esteÍa de devasta-
ción se extendi6 de oeste a este a' través del continente europeo;
teniendo lugir algunos daños en los países ocupados.
En las áreas invadidas de la Uni6n Soviética, por ejemplo, unas
17.000 ciudades y villas y 70.000 pueblos fueron devastados, así
como el 70 por 100 de las instalaciones industriales y el 60 por 100
de los medios de transporte. .sobre
el capital social. Las ciudades fueron particularmente vulnerables a
aéreos y muchas grandes ciudades, especialmente en
Alemania, fueron virtualmente arrasadas. En la mayoría de los países,
incluyendo el Reino Unido, el daño a las estructuras y a la propiedad
urbanas fue considerable. La destrucci6n de viviendas como en por-
centaje del número de antes la guerra IiegÓ-;r:ZO_.J:f9tJºº-_t;n
Alemania, Polonia y del lO-º __
Francia, Gran Bretaña y los l?aj.s>s.l_li1.2_.P9.t._JOO._ ..Ita.li.a y
ciéLf al"4 Noruega.. y La am-
plitud de las magnitudes es semejante para las propiedades no resi·
denciales. El déficit de viviendas por reparar al final de la guerra era
¡enorme, porque la nueva construcción estuvo virtualmente paralizada
¡durante la guerra; excepto en los países neutrales..
de, casas.. destruidas o
.p.'?r Jo menos 6 ñillIones ,para __ de la
de las general, los edifioos; tanto
públicos como privados, EaDlan sufndo gravemente a causa de la
falta de reparaciones y mantenimiento.
Los sistemas de transQorte
e interrumpiaos. En varios países, en Europao!íeñ:
¡ más de la mitad de los puentes del
¡nes de mercancías, sistemas de señalización, estaciones, vías y otras
: instalaciones fueron destruidos o necesitaban reparaciones i.riJ.portan.
\ tes. El material m6vil también estaba seriamente agotado y dañado;
-y .gran parte de lo que qued:::ba estaba disperso a lo ancho de toda
Europa. De
y durante algún tiempo después de la guerral;"ubo poCo
tráfico terrestre regular en Europa, aparte de los .convoyes militares.
1.a .. mejor en otras formas de
Muchos puertos estaban cerrados o dcstruid05;1as vlliSlIUv@cs esta·
ban ruerade servicio, mientras que el uso del transporte por c.a.rre-
tera era limltado. Además, la flota mercante de Europa era 5610 el
61 por lOO'de la de antes de:ra-guerri:'tánt"o-er' oeste como cl este
·se"eñc·ont'rab"anserlamiñ-te"91ect idOsen el transporte. En Francia, ¡
Países Bajos y Alemania, la mayoría de canales y puertos c.staban¡
fuera de servicio, muchos puentes estaban deStruidos y una gran par- \
te del sistema ferroviario estaba temporalmente suspendido.
El catálogo de desastres era semejante en la industria y en h
agricultura. El capi tal circulan jPQ91'.t.rJa ._e.§.t?qaJc}:i..a.m..rm.e
agotado y era casi ínexis.ten.te de
}a.s.Y.tsyersas El e51wpo ,indus
o
__ .. ,-
deteríoro por el tra'bajo la Jaltade ""Pero
en este sector fue __ Cllle en ..
del transporte y de la vivienda, La incidencia de las pérdidas definí·
fue muy desiguaC'sTeñdci' más extensas en los
tares básicos, tales corno el carb6n, el acero y la energía. Hubo, ade-
más, un desequilibrio entre las industrias de bienes de consumo y de'
producción, ya que seIlabía·o--éxpansÍonado-. muchas de estas -últ:.U:ilas
a- có·s"i:;-de las primeras durante la guerra. Al lado de las pérdidas·'
deben colocarse los _a ur:r:entos
guerra, .los cuales; aunque no siempre directamente adecuados a las
necesidades del de P,az, eran Es posible, porl
tanto; que se hubIera producldo poca disDlIDuo6n del stock. de ca-¡
pital. De hecho, las Naciones' Unidas, en un informe publicado enl
1953, todavía sostenían que la .capacidad industrial de Europa al final'
de la guerra era mayor que antes y más adecuada a. sus nuevas nece-I;
sidades. Mientras este i.n.forme puede haber parecido una nota más I
bien optimista y que casi con certeza no se refiere al imperio ruso,
con todo parece que muchos países lograron mantener,e incluso
aumentar en algunos casos, su capacidad industrial. En Gra.p Bre-t
taña, Francia y los países neutrales, la capacidad manufacturera se l
expansionó modestamente, mientras que Roskamp (1965) sugiere quef
Alemania occidentill de hecho tenía una lTI<1vor capacidad industrial
..

l'
..

1I
Ir'
ID
a
it;

'" 1;

'"

'"
166
HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
'1
GUERRA y RECONSTRUCCIÓN
167
173
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
Aunque hubo algunos cambios territoriales importantes después
de la segunda guerra mllndial, éstos no impliearon la extensa divi-
sión de Europa que. había tenido lugar después de 1918. De. hecho,
los vencedores de 1945 no se precipitaron en las negociaciones de
tratados de I'az formales, sino que en su lugar acordaron .infor:trul1-
mente entre ellos los ajustes de fronteras que debían efectuarse. Las
fuertes diferencias olí' as entre los aliados la Unión Soviética
se' tradujeron inevitablemente en la de1ímitac:iQ¡:¡ de esferas - uen-
.fÍa en Europa, 10 que división este<leste.
En ninguna parte esto fue más obvio que en el casQ de Ale-:
mania. Las decisiones concernientes a la futura estructura del I'áIs
se íiIcanzaron por etapas; mucho antes del final de la guerra. Lasj
esferas de influencia fueron determinadas por la Comisión ConsuI.¡
tiva Europea, establecida después de una conferencia en Moscú, enl
octubre de 1943, entre los ministros de Asuntos Exteriores de Esta;
dos Unidos, e! Reino Unido y la Unión Soviética. Esta Comisión
fijó los límites de las zonas de ocupaci6n en Alemania -las tres:'
zonas occidentales que se convirtieron en la Repúblíca Federal Ale-!
roana y la zona soviética, que más tarde sería la República Deroocrá-¡
tica Alemana- y creó efectivamente la división este<leste. Rusia fue
colocada en una la región a! este
J. línea occidental de su zox,ª.Ee se .
después de las conferencias de Yalta y Potsaaiñ, ¡
, enfcl;rej:o y julio de 1945:"Rusia pudo aumentar su territorio coñSi-(
derablemente, principalmente a costa de Polonia, fijándose la fron-
tera occidental de la Unión Soviética en una línea desde la bahfade
Danzig al norte de ,Braunsberg hasta un punto de reunión en las
fronteras de Lituania y Polonia. Esto proporcionó a Rusia un terri·
torio adiciona! de 709.600 kilómetros cuadrados i añadió 25 millo-
nes asu población.
La rivalidad entre el oeste y la Uni6n Soviética se rellej6 en las
negociaciones con Italia, Rumania, BUlgarla,
.8E,ia y Fiñlandia. las que
.pudiera, tort31ecienao todavía más la· UnIón SOV1euca su poSlCl n en
el este. Rumania tuvo que ceder Besarabia y Bukovina a Rusia, mien-,
tras que Finlandia cedía una décima parte de su área agrícola' y una
OCtava p:u;te de su capacidad industrial a aquel país. Hungría fue¡
reducida apro:ciroadamente a sus dimensiones de después de la pri-!
mera guerra mundial, perdiendo Eslovaquia al ,ur, en favor de Che-'
172 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980
. los primeros años veinte, pero lodos los países europeos sufrieron los
desórdenes inflacionistas y monetarios, en mayor o menor medida,
durante e(período de la posguerra. La situación fue peor en' algunos
de los países ocupados y en el este, y en a!gunos países 't'e obligado
el acometer una reforma monetaria. Fue menos severa en Jropa occi-
denta! y Eseandinavia, donde fue superada en muchos easos por con-
troles físicos. .
, Así, en la segunda mitad de 1945, las perspectivas económicas
en Europa distaban mucho de ser brillantes. El problema inmediato
no era de escasez de activoc, a pesar de la fuerte destrucci6n,. sino de
una grave escasez de suministros esenciales, incluyendo
de una población debilitad,U subalirnentada. Se pecesitaban urgen-
temente importaciones para producir una recuperaci6n en 13 produc-
ci6n, pero a CauSa de un .QgjQ.JJ.otencial de
disponía de los medios para pagarlas. La situación de Europa se agra.
1'6 por muchos otros factores, incluyendo grandes deudas publicas,
;;:;:;-evas olas de inflación, pérdida de mercados y relación de inter-
cambio desfavorable, y por trastornos sociales y !,olitico$. Pronto .
se hizo evidente que Europa no podría llevar a cabo la tarea de re-'
construcci6n sin ayuda. Afortunadamente, las políticas de los gobier-
l
nos aliados y de! norteamericano en particular demostraron ser más
constructivas de 10 que habían sido después de la primera guerra
mundial. .
i'
r
i ,
:-.
Ij-.c LA POLÍTICA DE. RECONSTRUCCIÓN
La necesidad inmediata de Europa era de ayuda, que obtuvo so-
bre provisional en un principio y con carácter más perma-
nente bajo el Plan Marshall. Más allá del corto plazo, la solidez de
recuperación europea dependerla también del entorno econ6mico
'internacional, y en particular de las instituciones ideadas para me-
jorar las relaciones econ6micas. Estaban también las cuestiones de los
cambios de fronteras que debían establecerse y el volumen de las re-
paraciones exigibles a los vencidos. En todas estas materias, la polí-
tica determinaba el formato final de los acuerdos adoptados. Aun-
que éstos no fueron siempre ideales, algunos (fe-los más
notorios errores del período posterior a 1918 y, en consecuencia, se
aseguró un fundamento más sólido para la recuperación europea.
I
I
I
!
!
l!
,
,
I
174
HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980
GUERRA Y RECONSTRUCCI6N 175
"
f:
J
1
coslovaquia, y Transilvania al norte; en favor de Rumania. Bulgaria
renunci6 al territorio que había tomado a Yugoslavia con el-epoyo
nazi, mientras que la última entreg6 Fiume y una gran parte de la
península de Istria. Italia se desprendió. de sus colonias y cedi6 las
¡islas del Dodecaneso a Grecia. Finalmente, Trieste fue puesto bajo
¡!control internacionRl, pero mis tarde volvi6 a Italia, mientras que el
I Sarre fue incorporado a Francia hasta 1957, cuando fue devuelto a
\ Alemania.
. Aunque los cambios .territoriales no fueron enormes, fueron silt
piJiC?tiyos en términos de los acontecimientos otíticos' osteriores.
-:r:arnbién implicaron movimientos considera es e po lación. Los prin-
CIpales perdedores fueron Alemania y Polonia, mientras que la Uníón
I Soviética fue el beneficiario principal, no s610 en términos de terri-
I torio y poblaci6n, sino también en virtud del hecho de que se le dej6
,en una mejor situación para controlar Europa oriental. Sin embar-
go, en algunos aspecl";s esto puede verse como un beneficio, desde el
punto de vista de Europa occidental, dado que la entre
.el este y el oeste significa una mucho disposici6n por parte de
i U
l
__ y fortalecer a las economías
oce enta es,
Unagran' mejora; comparando con la primera guerra mundial, fue
que se evitó en gr..'lll medida el fiasco de las reparaciones )' deudas
J En 10 que se refiere a
:ClOnes alemanas, el prlllclpal desacuerdo surgió entre la Unión So-
y las potencias occidentales, acerca del volumen qUe debía
\exJg1!se. ,Los rusos querían reparaciones sustanciales, e'l bar.e a que
ellos habían sufrido enormemente a manos de los alemanes; rr.cientras
que los aliados, en particular Estados Unidos, eran menos ambiciosos
én sut demandas, percatándose de que sancionar demasiado 'fuerte-
mente a Alemania perjudicaría la recuperación posterior y de ahíque
debilitaría la posición de Europa occidental. Ambas partes estaban
de acuerdo, sín embargo, en que Alemania debía perder -'Ir. activos
,exteriores y buena parte de su flota, que debía soportar los costes
de la ocupación y la indemnización a las partes perjudicadas, inclu-
, yendo los grupos minoritarios, y que su futuro potencial bélico debía
mantenerse bloqueado, prohibiéndole la producción de' equipo mili-
tar. Negociaciones sucesivas establegeron una fórmula por la que las
¡{o apartir del producto corrie¿;;,
smo a partir el stock de capital existente en Alemania, principal-
'1
'.
me!)te por medio del desman.J.cl;.\míento del emJipo industrial. Este
procedimiento tenía la ventaja de evitar las
que siguieron a la pIÍlDera guerra mundial, cuando los pagos a partir
del producto corriente habían implicado la transferencia de divisas
escasas. El programa original de desmantelamiento se fij6 Q un nivel
relaúvarnente alto y probablemente babrfa paralizado la
alemana durante un tiempo. Afortunadamente, más tarde se redujE,
en forma sustancial y el val0l'total de las I
finalmente cedidas fue absolutamente modesto. Por otra parte, los
costes totales soportados por ,Alemania, en concepto de reparaciones, I
ocupaci6n ,Y costes de indemnizaci6n Y otros fueron mayores
que la ayuda allada que recibió,pero no parallzaron el país Yen su i
mayor parte na implicaron una grave pérdida de divisas. Otros países I
enemigos, incluyendo Alemania oriental, fueron tratados menos favo- '
rabkmente. Los rusos, indignados por el tratamiento indulgente a ,:
Alemania occidental, insistieron en exigir grandes pagos de los paí- \
ses enemigos más pequeños, incluyendo Alemania oriental (véase 1
capítulo 6).
Las deudas de guerra demostraron ser un roblema mucho me-
.nor después de a para la mayona e t:aíses,
Eon la excepción de Gran Bre!)l.ña. La pol1tica norteamericana de
Préstamo y Arriendo. significaba que no debía producirse ningún
cargo por la ayuda y los bienes enviados a los allados (principalmente
Gran Bretaña y la Unión Soviética) durante la guerra, y la mayoría'
de los demás miembros de la coalición allada adoptó un procedi- ¡
miento semejante, Cuando cesaron las bostilidades, los acuerdos de
PréstamQ....Y. Arriendo se terminar.QD,...pcr.o_PJ9pto se vio cla.ramente'
gue Estados Unidos se verla a la
Europa herida por la pobreza. Así desde julío de 1945, Norteamérica
em: ez6 a facilitar a da a Euto a través de varias or anizaciones,
sobre todo a United Naúons ReJief and Rehabilitation ._¡
iration'(Admjnjstraci6n de las Naciones Unidas para Ayuda y Rclía·
'bilitaci6n), y a principios d.,e 1948 se habían distribuido unos 25.000 .
. millones de d6lares por todo el incluyendo Europa orien·
tal. La ayuda se agotó pronto, sin embargo, y en términos de recu.l
peración pareci6 tener inicilílíñente-;"
en conjunto, esto no era sorprendente. En primer lugar, una gran
proporción de se desembolsó más bien indiscriminadamente 1
con'{scasa conslderacl6n, tanto en el caso de naciones prestamistas
176
HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN
177





como en el de prestatarias, de los usos más provechosos a Jos que
podía destinarse. En segundo lugar, en las que entonces
¡
prevalecían una buena parte de la se utiliz6 sunplemente para
mantener viva a la poblaci6n, especialmente en Europa En
tercer lugar, gran parte de la ayuda en préstamos, lo que
creaba problemas de deuda para los paises prestatarios;
i casos se impusieron condiciones, como con el présramo bntánico,
\que implicaban la aceptaci6nde converÚbilida.d monetaria y no
en una fecha especlúeada (véase más adelante), FInal·
,mente, las políticas nacionales no siempre llevaban a la recuperaci6n
inmediata' en 106 primeros tiempos del periodo de la posguerra,
las nueva; políticas radicales, incluyendo una intensa nacionalizaci6n
en Gran Bretaña y Francia, la socialización en Europa oriental, y los
'efectos nocivos de la ocupación alemana, así como los desórdenes
l· aricieros y monetarios en general, significaron que muchas ec?no.
mias no se mostrasen inicialmente receptivas a la ,ayuda extranjera.
El reconocimiento de la ineficacia re!ativa de! programa de
fue un factor qlli;,..p.!QPlfi.Q....wl cambio política en 1947. Pero e!
cambio estuvo probablemente más condicionado por el giro de.193
en particular la política. ex;pansionista d: la
Unión Soviética, incluyendo su linea de endure=ento en relaCión
con Alemania, 10 que con e! tiempo culminó en e! bloqueo de Ber·
llin. El temor a disturbios sociales y políticos y la anlerulZa de los
regimenes comunistas en el oeste nada
en la confecci6ndel nuevo programa de ayuda. Cuando se
nueva oferta en junio de 19A1, por .el secretario de Estado George
Marshall se vio claramente que, por razones políticas, se lim.itar.(¡¡
" .prin¡;ipahente a Europa occidental. Además, se condicionó la ayuda
a las naciones receptoras a que éstas cooperasen con el fin de ase·
.mg:ar que la ayuda fuera utilizacb de! modo más efectivo posibk.
Los fondos tenían que ser administrados, por parte de los Estados
Unidos a través de la Economic Coa eration Adíííiñ.istration (Admi·
nistración de Cooperación Económica), mientras que por e aao euro-
peo 16 naciones se unieron para fotmar la Organización Europlia
de Cooperaci6n Econ6mica (OECE), a la que correspondia la tarea de
'.estimar las necesidades nadonales y distribuir la ayuda entre sus
miembros, en tanto que actuaba como una cámara de compensad6n
para los planes económicos a fin de evitar que los paises
no se obstaculizasen mutuamente.
EJiPlan Marshall entr6 en vigor en abril de 1948 y fue diseñado
p¡;ra düi:ai:CüatrOaños, aunque de hecho se .integr6 en el programa
de asistencia para la defensa mutua en 1951, después de lo cual el
énfasis se desplaz6 de la ayuda econ6mica a la militar. El ¡lean
Recovery Progranune (ERP¡ (Programa de Recuperación Europea)
Sé basaba en el principio de úyudar a quienes estaban dispuestos n
ayudarse a si mismos. Proporcionó az:uda para en d61ares las
mercancías y servicios por a los destina-
tarios que ceagasen lo gue_.ellos con
subvenciones por la totalidad limitadas a los casos e emergencia;
mÍentras, que los fondos acumuiados de monedas nacionales debían
utilizarse para promover la recuperaci6n de las e.conomlas nacionales.
Para estimar las necesidades individuales, la OECE utilizó los déficits
comerciales y de pagos, especialmente los déficits de d6lares, como
criterio principal.'. '
En conjunto, los fondos del programa fueron bien administrados;
no fueron derrochados por la mala administración política. como habia
sucedido Con gran parte de la ayuda anterior. Mientras que en el
primer año,. aproximadamente, una parte la..ayuAa
se necesit6 para compra de los fondos fueron
empleados para materias primas y \Jara la reconstrucción de la
cidad productiva. En conjunto, Estados Uniaosliágon-:3ii5'i:óillóiies
de dólares por las mercancías requeridas por las 16 naciones del
...ERP, de los que 5.539 millones'fueron para productos alimenticios
y agrícolas, 6.167 pa;:amercancías industriales y el resto para servi·
cios de una u otra clase. A esto deben añadirse los depósitos 'corres'
pondientes totales de 10.509 d61ares, el 95 por 100 d.e los cuales
estaba a. disposici6n de los países miembros. Es difícil estimar el 'im-
'pacto del programa con alguna precisi6n, pero está c1aro que, sin
ayuda, el proceso de recuperación europeo se habría vistogravemente
difiéultado. El problema crítico era la escasez ew:opes de divisas con
las que comprar las imporraciones que tanto se necesitaban, y en este
aspecto la ayucb fue decisiva para capacitar a los países de la OECE
para cubrir sus déficits exteriores. En el caso de Alemania, por ejem.
plo, el 57 por 100 .de las importaciones de este país entre 1947
y 1949 fueron financiadas por medio de la ayuda exterior. Es verdad
4ue en el año en que se alcan.z61a cifra máxima (1948-1949), las en·
tregas totales en concepto de ayuda ascendieron. a menos del 5 po: I
100 de la renta nacional de Alemania, mientras que la inversión
182 HISTORJA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980
,
GUERRA Y 183
,
! la que marcó el ritmo en términos de expansión indust.rial, aunque el
i producto agrícola estaba por debajo del occiden.tal. Aiemmia, por
otra parte, experiment6 el ritmo más lento de recuperaci6n y no fue
hasta 1951 que la producción industrial super6 la de preguerra,
mientras que en Berlín el nivel de nctivid:1d todü","static_promo_banner_cta_url":"https://www.scribd.com/"},"eligible_for_exclusive_trial_roadblock":false,"eligible_for_seo_roadblock":false,"exclusive_free_trial_roadblock_props_path":"/doc-page/exclusive-free-trial-props/80375912","flashes":[],"footer_props":{"urls":{"about":"/about","press":"/press","blog":"http://literally.scribd.com/","careers":"/careers","contact":"/contact","plans_landing":"/subscribe","referrals":"/referrals?source=footer","giftcards":"/giftcards","faq":"/faq","accessibility":"/accessibility-policy","faq_paths":{"accounts":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246346","announcements":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246066","copyright":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246086","downloading":"https://support.scribd.com/hc/articles/210135046","publishing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","reading":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246406","selling":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246326","store":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","status":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/360001202872","terms":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246126","writing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","adchoices":"https://support.scribd.com/hc/articles/210129366","paid_features":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","failed_uploads":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210134586-Troubleshooting-uploads-and-conversions","copyright_infringement":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210128946-DMCA-copyright-infringement-takedown-notification-policy","end_user_license":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129486","terms_of_use":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129326-General-Terms-of-Use"},"publishers":"/publishers","static_terms":"/terms","static_privacy":"/privacy","copyright":"/copyright","ios_app":"https://itunes.apple.com/us/app/scribd-worlds-largest-online/id542557212?mt=8&uo=4&at=11lGEE","android_app":"https://play.google.com/store/apps/details?id=com.scribd.app.reader0&hl=en","books":"/books","sitemap":"/directory"}},"global_nav_props":{"header_props":{"logo_src":"/images/landing/home2_landing/scribd_logo_horiz_small.svg","root_url":"https://www.scribd.com/","search_term":"","small_logo_src":"/images/logos/scribd_s_logo.png","uploads_url":"/upload-document","search_props":{"redirect_to_app":true,"search_url":"/search","query":"","search_page":false}},"user_menu_props":null,"sidebar_props":{"urls":{"bestsellers":"https://www.scribd.com/bestsellers","home":"https://www.scribd.com/","saved":"/saved","subscribe":"/archive/pmp_checkout?doc=80375912&metadata=%7B%22context%22%3A%22pmp%22%2C%22action%22%3A%22start_trial%22%2C%22logged_in%22%3Afalse%2C%22platform%22%3A%22web%22%7D","top_charts":"/bestsellers","upload":"https://www.scribd.com/upload-document"},"categories":{"book":{"icon":"icon-ic_book","icon_filled":"icon-ic_book_fill","url":"https://www.scribd.com/books","name":"Books","type":"book"},"news":{"icon":"icon-ic_articles","icon_filled":"icon-ic_articles_fill","url":"https://www.scribd.com/news","name":"News","type":"news"},"audiobook":{"icon":"icon-ic_audiobook","icon_filled":"icon-ic_audiobook_fill","url":"https://www.scribd.com/audiobooks","name":"Audiobooks","type":"audiobook"},"magazine":{"icon":"icon-ic_magazine","icon_filled":"icon-ic_magazine_fill","url":"https://www.scribd.com/magazines","name":"Magazines","type":"magazine"},"document":{"icon":"icon-ic_document","icon_filled":"icon-ic_document_fill","url":"https://www.scribd.com/docs","name":"Documents","type":"document"},"sheet_music":{"icon":"icon-ic_songbook","icon_filled":"icon-ic_songbook_fill","url":"https://www.scribd.com/sheetmusic","name":"Sheet Music","type":"sheet_music"},"summary":{"icon":"icon-ic_globalnav_snapshot","icon_filled":"icon-ic_globalnav_snapshot_fill","url":"https://www.scribd.com/snapshots","name":"Snapshots","type":"summary"}},"nav_categories":["mixed","book","audiobook","magazine","document","sheet_music"],"selected_content_type":"mixed","username":"","search_overlay_props":{"search_input_props":{"focused":false,"keep_suggestions_on_blur":false}}}},"recommenders":{"related_titles_recommender":{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357,157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":null,"track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"gNihUhhuDI/7B8j1F5DUjLq9uAU=","widget_name":"right sidebar","track_id":"flattened_recommender"}},"footer_recommenders":{"recommenders":[{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357],"title_link":null,"title":"Documents Similar To (2) Historia de La Economia Europea (1914-1980) - ALDCROFT, Derek","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"mkItzTxrce4V9i+6uuq37mvZzlM=","widget_name":"document_carousel"}},{"ids":[157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":"More From Guillermina Estevez","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"4/dC29h4/HXlasgJD3Tng51gjLk=","widget_name":"document_carousel"}}]},"seo_new_docs_recommenders":{"recommenders":[]},"documents":{"43528531":{"type":"document","id":43528531,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/43528531/149x198/2dc13901c8/1447609555?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/43528531/298x396/0a61659ff5/1447609555?v=1","title":"arostegui 1","short_title":"arostegui 1","author":"surp34","tracking":{"object_type":"document","object_id":43528531,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"K9OGFKeSpxyaSH/fdn8WLzNlmvM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/43528531/arostegui-1","top_badge":null},"72430959":{"type":"document","id":72430959,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/149x198/ccfb50db43/1359098288?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/298x396/f10f01492c/1359098288?v=1","title":"Argentina dosier de España","short_title":"Argentina dosier de España","author":"Maria Gabriela Kairuz","tracking":{"object_type":"document","object_id":72430959,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"IV4ekLWLZ57+lmLVnBjSK5rAJ+k="},"url":"https://www.scribd.com/document/72430959/Argentina-dosier-de-Espana","top_badge":null},"86663456":{"type":"document","id":86663456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/86663456/149x198/af3f9e249e/1376888051?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/86663456/298x396/c4e8444c68/1376888051?v=1","title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería: la fiebre del lanar, 1850-1890, Sudamericana, Buenos Aires, 1989, Capítulo I \"La cría de ovejas en Buenos Aires\"","short_title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería","author":"HistoriaArgentinaII","tracking":{"object_type":"document","object_id":86663456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"hj/Wxa4WI/N+dyVgtI738iZYPHk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/86663456/4-SABATO-Hilda-Capitalismo-y-ganaderia-la-fiebre-del-lanar-1850-1890-Sudamericana-Buenos-Aires-1989-Capitulo-I-La-cria-de-ovejas-en-Buenos-A","top_badge":null},"92720689":{"type":"document","id":92720689,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/149x198/5339fe0ab1/1368048888?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/298x396/3c82144063/1368048888?v=1","title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","short_title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","author":"Rodrigo Medrano","tracking":{"object_type":"document","object_id":92720689,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"DidiqWoIKYUoeFADnGi5XZdO/fM="},"url":"https://www.scribd.com/document/92720689/22946560-Resumen-de-Historia-Del-Siglo-XX","top_badge":null},"93351019":{"type":"document","id":93351019,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/93351019/149x198/4785fc3ce6/1386428335?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93351019/298x396/00692775df/1386428335?v=1","title":"ALDCROFT","short_title":"ALDCROFT","author":"rrchagaray","tracking":{"object_type":"document","object_id":93351019,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gb3Utmd9DP3k1innOLlzLrwqEu4="},"url":"https://www.scribd.com/document/93351019/ALDCROFT","top_badge":null},"93756485":{"type":"document","id":93756485,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/149x198/62154dc6b9/1445756218?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/298x396/509623d201/1445756218?v=1","title":"La economía mundial en el siglo XX","short_title":"La economía mundial en el siglo XX","author":"Erwin Pérez Sepúlveda","tracking":{"object_type":"document","object_id":93756485,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"NocGDE0sSS4qPOkiTkzG+ZSZZd0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/93756485/La-economia-mundial-en-el-siglo-XX","top_badge":null},"94623560":{"type":"document","id":94623560,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/94623560/149x198/3dae434874/1518132569?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/94623560/298x396/a0c994c879/1518132569?v=1","title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","short_title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","author":"Julio Ignacio Benitez Francisco","tracking":{"object_type":"document","object_id":94623560,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"i+WwJFdkj5uGEIYOnH/2iT83yPo="},"url":"https://www.scribd.com/doc/94623560/Historia-Economica-Mundial-Rondo-Cameron","top_badge":null},"101614357":{"type":"document","id":101614357,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/149x198/a174b9a98b/1498945042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/298x396/7eb55ad7ee/1498945042?v=1","title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","short_title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","author":"opcleo","tracking":{"object_type":"document","object_id":101614357,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ADKG0n96hnYBU5dCmJy7d2vcIrA="},"url":"https://www.scribd.com/document/101614357/Mommsen-Wolfgang-La-epoca-del-imperialismo","top_badge":null},"117470909":{"type":"document","id":117470909,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/117470909/149x198/4e82a0166f/1510460514?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/117470909/298x396/c067e8f1c9/1510460514?v=1","title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","short_title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","author":"Germán López","tracking":{"object_type":"document","object_id":117470909,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o8FJaPxeV17gEVwva2EWf1hKIOM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/117470909/E-H-Carr-La-revolucion-rusa-De-Lenin-a-Stalin-1917-1923","top_badge":null},"127263562":{"type":"document","id":127263562,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/127263562/149x198/6f23d5f28b/1501530956?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/127263562/298x396/bd513f7fc5/1501530956?v=1","title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","short_title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","author":"Toño Vicencio Betanzo","tracking":{"object_type":"document","object_id":127263562,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"KPJsgIW4h0zTEQ3wzqJn8A3RH0Y="},"url":"https://www.scribd.com/doc/127263562/Chang-Ha-Joon-Que-Fue-Del-Buen-Samaritano","top_badge":null},"131176293":{"type":"document","id":131176293,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/149x198/05292f89ed/1400061561?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/298x396/58ef38082a/1400061561?v=1","title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","short_title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","author":"ᙢᕢᒪᐻᓮᘗᗗᔛ ᗗᖆᘜᕧᘙᖶᓲᕬᗗᔜ","tracking":{"object_type":"document","object_id":131176293,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a9gg/by12nm36Vc2INGs+TQ4HnA="},"url":"https://www.scribd.com/document/131176293/Cameron-Rondo-Historia-economica-mundial-caps-6-7-9-10-11","top_badge":null},"145913698":{"type":"document","id":145913698,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/145913698/149x198/b72a345695/1436547848?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/145913698/298x396/663c625d3a/1436547848?v=1","title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","short_title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","author":"jpr82","tracking":{"object_type":"document","object_id":145913698,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"kE7oRXqXwmRptrteAViehpR0KKg="},"url":"https://www.scribd.com/doc/145913698/Aldcroft-Derek-Historia-economica-europea-1914-1980","top_badge":null},"150222972":{"type":"document","id":150222972,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150222972/149x198/2bdfc8836e/1432695453?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150222972/298x396/18a213f83f/1432695453?v=1","title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","short_title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","author":"Agustín Marré","tracking":{"object_type":"document","object_id":150222972,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lIatHnHEcb8nIwgNUpN50rxE6eg="},"url":"https://www.scribd.com/document/150222972/Rondo-Cameron-historia-economica-mundial","top_badge":null},"150997074":{"type":"document","id":150997074,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/149x198/f421cdea4f/1393008373?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/298x396/bf80789bf3/1393008373?v=1","title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","short_title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997074,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a4g6qLAt15il5oE+R1W703QD2Nc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150997074/Zorgbibe-Charles-Historia-de-las-Relaciones-Internacionales-caps-1-3-pdf","top_badge":null},"150997824":{"type":"document","id":150997824,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/149x198/db7659259b/1523851119?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/298x396/53f4440a50/1523851119?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997824,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"b87sq5kYTi42bUtrno+wJr4MGx4="},"url":"https://www.scribd.com/document/150997824/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"150999606":{"type":"document","id":150999606,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150999606/149x198/cc0f3029e1/1393515065?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999606/298x396/818b7b2315/1393515065?v=1","title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","short_title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999606,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"6Zajlt0Pu6Mfv5iBoKiCRZZBQqA="},"url":"https://www.scribd.com/document/150999606/1-Passerin-D-Entreves-Alessandro-Filosofia-de-la-politica","top_badge":null},"150999677":{"type":"document","id":150999677,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/149x198/46998f948a/1405766224?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/298x396/e3e712605d/1405766224?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999677,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sZ7ZXF4vHhfe7KNgCnir2tTiNBc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150999677/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"151440026":{"type":"document","id":151440026,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/151440026/149x198/4d3b80ff9b/1393072997?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/151440026/298x396/34a49b7425/1393072997?v=1","title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","short_title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","author":"Nicolas Antonio Juncal","tracking":{"object_type":"document","object_id":151440026,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Fiu2/JhT/NcwqzTgQ/O8CZyjg2Y="},"url":"https://www.scribd.com/document/151440026/Gourevitch-Peter-La-Segunda-Imagen-Invertida","top_badge":null},"155247627":{"type":"document","id":155247627,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/149x198/eadedc517d/1459717128?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/298x396/c41ffb4443/1459717128?v=1","title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","short_title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247627,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0tZetwIGJa80svTVfnFB/1IDJKw="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155247627/7-Dahl-Robert-Los-dilemas-del-pluralismo-democratico-caps-1-2-y-6","top_badge":null},"155247777":{"type":"document","id":155247777,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/149x198/e237334ec9/1407656042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/298x396/49ec42df75/1407656042?v=1","title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","short_title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247777,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Dqg/nmi+mt3Fzvq24G0FcPSgyFA="},"url":"https://www.scribd.com/document/155247777/Doc-Amb-6-EIDA-de-la-LIMAA","top_badge":null},"155248695":{"type":"document","id":155248695,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155248695/149x198/00ff152927/1412371472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155248695/298x396/dd2099ab2e/1412371472?v=1","title":"Derecho Penal Ambiental","short_title":"Derecho Penal Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155248695,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"tzVy+8GQ5Pwpb3sG1WF/EmbSaqA="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155248695/Derecho-Penal-Ambiental","top_badge":null},"155317714":{"type":"document","id":155317714,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155317714/149x198/7700ffc066/1437147071?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155317714/298x396/345ffefca7/1437147071?v=1","title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","short_title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155317714,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Erx4Szx2bFJ4RiYjNpCQQDHlcrw="},"url":"https://www.scribd.com/document/155317714/Derecho-penal-ambiental-Alemania-Italia-Francia-y-Espana","top_badge":null},"155318954":{"type":"document","id":155318954,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/149x198/31f5f18e12/1440873522?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/298x396/7be772abe0/1440873522?v=1","title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","short_title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155318954,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sHLpMNsrTffUmp+XvdFcCiFqrWE="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155318954/Conferencia-Introduccion-a-la-Tematica-Ambiental","top_badge":null},"155319846":{"type":"document","id":155319846,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/149x198/ea0dea2a24/1374504411?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/298x396/73d3f03315/1374504411?v=1","title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","short_title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155319846,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"X1tO63DdHfjOWBlMIRotX6KqEFk="},"url":"https://www.scribd.com/document/155319846/Articulo-propio-informe-Futuro-Ambiental-en-Argentina","top_badge":null},"155346172":{"type":"document","id":155346172,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/149x198/7517c53d28/1408542027?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/298x396/de69437440/1408542027?v=1","title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","short_title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155346172,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"q/tQCUbc2eGmYFUaPBQqkKP8yvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155346172/Articulo-propio-La-Responsabilidad-Ambiental-en-la-Union-Europea","top_badge":null},"155347115":{"type":"document","id":155347115,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347115/149x198/00e6dd62e7/1439777301?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347115/298x396/b760527ce2/1439777301?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental","short_title":"La Responsabilidad Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347115,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HG+uN1TdqkHF2RSnuoar4f5I0uk="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155347115/La-Responsabilidad-Ambiental","top_badge":null},"155347639":{"type":"document","id":155347639,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347639/149x198/012624253e/1391142021?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347639/298x396/9b27c335cd/1391142021?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","short_title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347639,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pv4QCZVr4FE2PXkXkSatj3+VFB8="},"url":"https://www.scribd.com/document/155347639/La-Responsabilidad-Ambiental-en-America-Latina-PNUMA","top_badge":null},"155349607":{"type":"document","id":155349607,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155349607/149x198/6dc6014ab2/1442587277?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155349607/298x396/886cebc99e/1442587277?v=1","title":"marino-costero.pdf","short_title":"marino-costero.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155349607,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XoSL8JhlYZFvIT2kzOvpdwQjfG8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155349607/marino-costero-pdf","top_badge":null},"155350518":{"type":"document","id":155350518,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155350518/149x198/36f8246694/1404880360?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155350518/298x396/a36a0aa1b7/1404880360?v=1","title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","short_title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155350518,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ZxL4OCHfoK/PF6MIvx8G9AnKwXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/155350518/Exigencias-Legales-Ambientales-Curso-IUPF","top_badge":null},"155351680":{"type":"document","id":155351680,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/149x198/eb9a393b5e/1391772995?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/298x396/74b1602026/1391772995?v=1","title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","short_title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155351680,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WqiDPfh83P8qCQCtRy/j/xrOsBQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155351680/Doc-Amb-Publicacion-de-la-LIMAA-1","top_badge":null},"155353281":{"type":"document","id":155353281,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/149x198/2ef8dd91d3/1408351621?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/298x396/e5fc9a8753/1408351621?v=1","title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","short_title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353281,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2HFZGbNYk/VbCh95TvPmbYa+L5E="},"url":"https://www.scribd.com/document/155353281/artnotasenriquecimientosincausa-1","top_badge":null},"155353510":{"type":"document","id":155353510,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353510/149x198/b5cdc1bbdb/1402211213?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353510/298x396/677ba0615e/1402211213?v=1","title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","short_title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353510,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"55cfmbhCRPsZjcJq9l4O/rXcVm8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353510/Texto-Sobre-Indivision-Sucesion","top_badge":null},"155353776":{"type":"document","id":155353776,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353776/149x198/d925edbcac/1445309752?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353776/298x396/2b6fec025d/1445309752?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353776,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"LhOh1CYxz1aDmSap7rXvbcAvZ+g="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353776/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"155355514":{"type":"document","id":155355514,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/149x198/282777afb3/1408517293?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/298x396/c2b25974a0/1408517293?v=1","title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","short_title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155355514,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Lelg59ST75UXPkB+odVQjG0rOkY="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155355514/DANOS-Y-PERJUICIOS-cromanon","top_badge":null},"157881469":{"type":"document","id":157881469,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157881469/149x198/e68b483a36/1442951440?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157881469/298x396/13ecd6f8aa/1442951440?v=1","title":"Contrato de Seguros","short_title":"Contrato de Seguros","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157881469,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"10WtfsVMAKeImrtEkFU8edsHfQU="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157881469/Contrato-de-Seguros","top_badge":null},"157882117":{"type":"document","id":157882117,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/149x198/f830b827f7/1402420166?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/298x396/591285c263/1402420166?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882117,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"M4b3nQXHw0oZO6doARptCQZNSAM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157882117/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"157882197":{"type":"document","id":157882197,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882197/149x198/3d8486c4b1/1407810352?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882197/298x396/0a3fca2701/1407810352?v=1","title":"El Derecho en La Apicultura","short_title":"El Derecho en La Apicultura","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882197,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pKoPBW9D74RXpmV3Hangv6MpEf0="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882197/El-Derecho-en-La-Apicultura","top_badge":null},"157882273":{"type":"document","id":157882273,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882273/149x198/2abf48e858/1375550448?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882273/298x396/d51a67844c/1375550448?v=1","title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","short_title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882273,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2NY40FUZWl7D62SnA0VI6iXpTvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882273/Ley-Subsidio-Progenitores-de-Desaparecidos","top_badge":null},"157882621":{"type":"document","id":157882621,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/149x198/0093019cc8/1437060797?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/298x396/a3f69ba397/1437060797?v=1","title":"Propiedad Intelectual","short_title":"Propiedad Intelectual","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882621,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Bjw46bAlZ+4wQ+59tvC/EkRkc0I="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882621/Propiedad-Intelectual","top_badge":null},"157882697":{"type":"document","id":157882697,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/149x198/f93e3f4439/1396187954?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/298x396/2beb6c3150/1396187954?v=1","title":"La Representación cambiaria y el cheque","short_title":"La Representación cambiaria y el cheque","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882697,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WdvOsKZE1Vhzp/HVCYQNrmScNC8="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882697/La-Representacion-cambiaria-y-el-cheque","top_badge":null},"158795850":{"type":"document","id":158795850,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158795850/149x198/cd4cf12c30/1397426749?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158795850/298x396/3e1a0e0d79/1397426749?v=1","title":"53530817 Derecho Internacional Publico","short_title":"53530817 Derecho Internacional Publico","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158795850,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o+8EvK6S+Cp6Z7rifJj6Sqni670="},"url":"https://www.scribd.com/doc/158795850/53530817-Derecho-Internacional-Publico","top_badge":null},"158797093":{"type":"document","id":158797093,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158797093/149x198/e5214c421b/1406695913?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158797093/298x396/71dd7e4ab7/1406695913?v=1","title":"COLONIALISMO.docx","short_title":"COLONIALISMO.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158797093,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pj15RgtSQaDg5peAlLm4peZfFgc="},"url":"https://www.scribd.com/document/158797093/COLONIALISMO-docx","top_badge":null},"158798721":{"type":"document","id":158798721,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158798721/149x198/5eafca260a/1406643681?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158798721/298x396/e626ea9ace/1406643681?v=1","title":"Cria obejas.docx","short_title":"Cria obejas.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158798721,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EzwOwRI73qfvN7AYFviJzrIEWPU="},"url":"https://www.scribd.com/document/158798721/Cria-obejas-docx","top_badge":null},"158830966":{"type":"document","id":158830966,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/149x198/b536058bbf/1403202059?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/298x396/ea6652b7cb/1403202059?v=1","title":"PERIODO 1914.docx","short_title":"PERIODO 1914.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158830966,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HHAAYSZwwLoDrcv+yL1M5SE8skM="},"url":"https://www.scribd.com/document/158830966/PERIODO-1914-docx","top_badge":null},"213572474":{"type":"document","id":213572474,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/149x198/84a61f0992/1533808385?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/298x396/d1aa6fe08c/1533808385?v=1","title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","short_title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213572474,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"VG7kDLaNv75bXHUNkBoy+M1RK7c="},"url":"https://www.scribd.com/document/213572474/Ozouf-Mona-y-Furet-Francois-Diccionario-de-la-Revolucion-Francesa","top_badge":null},"213574062":{"type":"document","id":213574062,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/149x198/c7158be897/1445353578?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/298x396/7c363af1e0/1445353578?v=1","title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","short_title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213574062,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"voiMXzHaC0uoFVFD1esg721tRG8="},"url":"https://www.scribd.com/document/213574062/Jackson-Julian-Europa-1900-1945-Introduccion-y-capitulos-1-2-y-3","top_badge":null},"214905504":{"type":"document","id":214905504,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/214905504/149x198/eaf4be8cdb/1493147791?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214905504/298x396/17342f21a3/1493147791?v=1","title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","short_title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","author":"FlorGrimalt","tracking":{"object_type":"document","object_id":214905504,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XYIPXgake0aeU8Rao7DanAapV5s="},"url":"https://www.scribd.com/doc/214905504/Howard-Michael-y-W-Roger-Louis-eds-Historia-Oxford-del-Siglo-XX-2da-parte-capitulo-9","top_badge":null},"232543908":{"type":"document","id":232543908,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/149x198/c27b9adcd2/1404443877?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/298x396/3e2b262c7e/1404443877?v=1","title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","short_title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","author":"Belu Morasso","tracking":{"object_type":"document","object_id":232543908,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ARe6Oa5Qgrj+gYxEt5VMoVfPTXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/232543908/KERSHAW-Decisiones-Trascendentales-de-Dunquerque-a-Pearl-Harbour","top_badge":null},"237079730":{"type":"document","id":237079730,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/237079730/149x198/62fb590050/1435168537?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/237079730/298x396/3dda19a1fb/1435168537?v=1","title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","short_title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","author":"Agustina Ferrer Deheza","tracking":{"object_type":"document","object_id":237079730,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"qfC3YaNrAssANfVsgMA935d6q6I="},"url":"https://www.scribd.com/document/237079730/Overy-Richard-Dictadores-Conclusion","top_badge":null},"244291045":{"type":"document","id":244291045,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/244291045/149x198/4f9e6b7449/1507846673?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/244291045/298x396/92a4328062/1507846673?v=1","title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","short_title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","author":"chinoviaje","tracking":{"object_type":"document","object_id":244291045,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"n23PAZyB4MS4aSH+r6gZycgyOR4="},"url":"https://www.scribd.com/doc/244291045/Paxton-Robert-O-Anatomia-del-Fascismo-Capitulos-3-4-y-5-pdf","top_badge":null},"257793868":{"type":"document","id":257793868,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/149x198/ad46cb91cf/1448015722?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/298x396/4d6125b0fe/1448015722?v=1","title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","short_title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":257793868,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pq5NBf7hucWwkvWYpaC4UQn9Gzc="},"url":"https://www.scribd.com/document/257793868/La-Guerra-Fria-John-Lewis-Gaddis-Caps-1-4","top_badge":null},"258850456":{"type":"document","id":258850456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/149x198/fc348c3a36/1426474472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/298x396/691fc255f6/1426474472?v=1","title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","short_title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","author":"Griselda Sotelo","tracking":{"object_type":"document","object_id":258850456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pcZxDDS4noaRsK+32rGLGS2mq7I="},"url":"https://www.scribd.com/document/258850456/Gaddis-La-Guerra-Fria-Ccaps-5-a-7","top_badge":null},"261525145":{"type":"document","id":261525145,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/261525145/149x198/73cfbad2d2/1492479865?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/261525145/298x396/e281b09ade/1492479865?v=1","title":"Derek h .Aldcroft","short_title":"Derek h .Aldcroft","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":261525145,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lYhe7q50GNi2mJ/PTy1kotK8ASM="},"url":"https://www.scribd.com/document/261525145/Derek-h-Aldcroft","top_badge":null},"267066717":{"type":"document","id":267066717,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/149x198/be7204e027/1486587588?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/298x396/be51997f0a/1486587588?v=1","title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","short_title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","author":"Robinson Salazar Carreño","tracking":{"object_type":"document","object_id":267066717,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gZDbIAHT4o9XvxTuK7tFret/lh8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267066717/Blanning-El-Siglo-XIX-Europa-1789-1914","top_badge":null},"267981407":{"type":"document","id":267981407,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/149x198/ac193307b0/1449963286?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/298x396/1648ae6680/1449963286?v=1","title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","short_title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":267981407,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"wEeUZ08rHvAlBC1GUQ43cDESYn8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267981407/Strasser-Carlos-La-Idea-de-Una-Ciencia-Politica","top_badge":null},"275804163":{"type":"document","id":275804163,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/149x198/4d90098adc/1440448637?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/298x396/0cecdf66dd/1440448637?v=1","title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","short_title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","author":"Luis Enrique Urtubey","tracking":{"object_type":"document","object_id":275804163,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EnIuimMO2DLJ8YJL/BTNMlwI6+M="},"url":"https://www.scribd.com/document/275804163/1-Damill-Mario-Macroeconomia-y-Politicas-Macroeconomicas-Caps-2-3-y-4","top_badge":null},"290069433":{"type":"document","id":290069433,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/290069433/149x198/31e93778ee/1447786292?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/290069433/298x396/70396a37a3/1447786292?v=1","title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","short_title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","author":"thinkguay","tracking":{"object_type":"document","object_id":290069433,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"H5C7r8maD6ONzKnyIWvpueO10Rk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/290069433/El-siglo-XIX-T-C-W-Blanning-pdf","top_badge":null},"316592473":{"type":"document","id":316592473,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/149x198/1bc71022ec/1466739262?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/298x396/0830d37978/1466739262?v=1","title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","short_title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","author":"Mariano Roark","tracking":{"object_type":"document","object_id":316592473,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"RgeZiseyHEDpsCxfGjA9VXHQXp0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/316592473/Fieldhouse-D-Economia-e-imperio-Paginas-1-15-y-74-118-pdf","top_badge":null},"359879681":{"type":"document","id":359879681,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359879681/149x198/9de0494dd6/1506398402?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359879681/298x396/06030e990f/1506398402?v=1","title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","short_title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","author":"Anonymous YNxfRTN","tracking":{"object_type":"document","object_id":359879681,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jnsJU3ukV3NkrRTH0x3BdCKGCgI="},"url":"https://www.scribd.com/document/359879681/Niveau-Maurice-Historia-de-Los-Hechos-Economicos-Contemporaneos-Seccion-II","top_badge":null}}},"seo_roadblock_props_path":"/doc-page/seo-roadblock-props/80375912","signup_context":null,"toolbar":{"search_path":"/search-4gen?allowed_pages=1&auth_token=QXYT%2B8ZiyXh5BXDE1a5QWpuvx4k%3D&authenticity_token=fusBsaHniVTQ9W2P28YQgtlTUI76gxivyXXiE8FAurvbiiwG9sCCIGoAqpN4MB3jnCjODDBjsvmTubszyMdJtg%3D%3D&expires=1540772569&wordDocumentId=80375912&wordUploadId=83460251"},"renewal_nag_props":null}-->

ia permanecía seria·
mente deprimido.
En lo que se refiere a Europa occidental (incluyendo Escandina.
viaf, J período desde el 'final de la gue;;:-hasta 1950-1951 fue de
c.ontinua aunque hubo interrupciones menoreS. Las poli.
1
ticas gubernamentales probablemente contribuyeron menos B esta
expansión que las ondas sucesivas de estímulos externos, que la capa_o
Icitaron para continuar cada vez que se vela amenazada por el lado
I de la demanda o por el de la oferta. Hasta 1949 hubo pocos signos
de a causa de la gran contW..
ci6n de la demanda de bienes, el eXCeso de liquidez y las presiones
inaacionistas en UlJa u otra forma, en la mayoría de países. La mayor

fue la de obtener suministros adecuados de alimentos, ma·
terios primas y combustible, a causa de las escaseces de la oferta y/o
los problemas del cambio. Afortunadamente, las dificultades de la
oferta fueron considerablemente aliviadas por el flujo de la ayuda
que proporcion6 el estímulo exterior más importañ.
<ZXCn;¡smo tiempo, las presiones fueron gradualmente
amortiguadas por incluyendo controles de una u otra
olIdeas 'antiinflaci2P)stas, .m90ra de la oferta de bienes y re·
ducci?D ,
im ortaci6n-L-i: mejora de la situación presupuestaria. Durante la pri·
mera mitad de ¡ 949, las fuerzas inflacionistas fueron también blo·
queadas por las consecuencias de la reeesi6n tempora! en Norteamé·
rica, aunque en la segunda mitad de dicho año se experimentó un
-,- nuevo impulso a la actividad econ6mica y a los precios, como resul·
tado de las devaluaciones monetarias de septiembre de 1949. Todavía
no había transrurrido un año, y otro estímulo exterior, la guerra de
Corea, produjo una violenta explosión de la demanda especulativa en
la segunda mitad de 1950, que fue seguida por un incremento de la
producción y .:lumentos ndicionnles de los predos en 1951, a conse·
cuencia de la demanda de bienes militares.
Europa 10gr6 una rápida reeuperaci6n
en los dos primeros años después de 1945, de manera que en 1947
la en la
mHod,,'de paises, excepto Austria, Italla, Francia y Países· Bajos.
Sin embargo, la agricultura estaba .trasadA, afectada por. malas cose· 1
chas debidas al mal tiempo, especiaimente en 1946-1947. El duro'
invierno de 1947 también frenó la producción industrial durante'
algún tiempo; además, graves escaseces, especialmente de alimentos
y materias primas, continuaron prevaleciendo a 10 largo de 1947 y
1948. No obstante, el progreso continuó y hacia 195Q·,195.l_casi
.lodos Jos países habían aUjIleJ.l.1.ado s""y.!.od\lcto_ ..
o más por encima teniendo lugar
los mayores avances en algunos de los países más pequeños, Suecia
y Dinamarca (véase cuadro 4.1). Por supuesto, hay que considerar
que algunos países, especialmente Francia, Bélgica y Austria, teman
en 1938 n.ívdes de producción que eran los mismos o ligeramente
inferiores a los de 1929, de modo que el progreso hasta 1950 no
CU.A1JRO 4.1. Europa occidental: (1) Indice de producción industrial
(1937·1938 =. 100) Y (2) india de producción agrícola (1934-1938 = 100)
1 2 1 2 1 2
1941 19<611947 1949 t94811949 19S1 t950119S1
Austria 56 70 123 74 166 98
Bélgica 106 84 122 93 143 111
Dinamarca 123 97 142 97 162 126
Espafia 127 88 130 80 147 86
Finlandia 117 75 106 177 115
Francia 92 82 118 95 134 108
Irlanda 122 100 151 96 176 106
Italia 86 .85 101 97 138 109
Luxemburgo 109 138 175
Noruega 115 98 140 101 158 118
Países Bajos. 95 87 126 104 145 123
Porrogal 112 99 112 95 125 102
Reino Unido 115 117 137 122 155 130
Suecia 141 104 157 109 171 113
Suiza 107 112 120
Las series de producci6n industrial excluyen la construccióo, pero incluyen
electticidad, gas, egua y rnitleda.
Fumn:: Nadones Urudas, Economic Su",.., al Europe 1950, pág. 43. Y
1951, pág. 179.
fue tan llamativo cuando se 10 compara con Gran Bretaña y S:.: eC::J ,
por ejemplo, donde los resultados prebélicos habían sido mejores. LI1
1
agricultura continuaba todavía estando por detrás; en efecto, no fue
hasta el cambio de .década que la mayoría de países recuperó o su-
peró sus niveles de preguerra, e incluso en 1951-1952, el producto
agrlcola bru to de Europa occidental no estaba mucho más del 10
por 100 por encima del nivel del tiempo de puz.
Los progresos de la rentu, especialmente sobre una base per ca·
I
Pita, eran menores que el aumento del producto industrial, en parte
a causa del crecimiento mucho menor en los sectores económicos de
agricultura y servicios. Además, se produjo una pérdida de renta en la
inversi6n ultramurina equivalente a un 1 por 100, aproximadamente,
del producto agregado de los principales países; esta pérdida gravi·
taba más pesadamente sobre Gran Bretaña, Francia y Países Bajos,
aunque en ningún pals superó el 3 por 100 del producto nacional.
Además, el empeoramiento de la relación de intercambio implic6
una pérdida de menos del :3 por 100 del producto de Europa occi-
dental, siendo los países más seriamente afectados Gran Bretaña,
Países Bajos y Dinamarca. Cuando se tienen en cuenta estos factores
junto con el aumento de población, los progresos de la renta real
per capila hasta 1951 se convierten en absolutamente modestos en
muchos cusos. El uumcnto ::1 lo lnrgo del períoJo de 1938 a 1951
fuc menos del la por 100 en los Países Bajos, entre ellO y el 15
por 100 en Gran Bretaña, Francia y Dinamarca, el 20 por 100 en
Suiza y por encima del :30 por 100 en Suecia, mientras que en Italia
fue aproximadamente el mismo que en la preguerra y en Alemania
estuvo claramente por debajo del nivel anterior.
Debido a la debilidad de la situad6n exterior de Europa
1dental en estos años (véase más adelante), el esfuerzo de recuperación
[dependió muchísimo del flu'o de a uda de ultramar. Al mismo clem-
go, sin embargo. las polfticas nacionales tuvieron que acer una
importante contribución. La gran tarea de reconstrucción juntocon
los nuevos compromisos gubernamentales en términos de bienestar
social, pleno empleo y mayor igualdad de las rentas, entre otras cosas
signific6 que generalmente los gobiernos intervinieran mucho más
1
en materias económicas que antes de la guerra. La necesidad de
asignar recursos de inversión escasos también implicó un estricto
control de las variables económicas, mien tras que los problemas de
inflación y desequilibrios exteriores exigían atención.
La gamo. yari6 y s610
es posibleJX)Squcjl1r algunas de las más importantes. Uns. de las
tareas fue la de
en para asegurar el crecimiento rápiJo,
del producto '! de las exportaciones y para mejorar los logros de
productividad. Todq,s dieron
expensas del consumo. El consumo privado fue restringido mediante
controles, mientras que se hadan todos los esfuerzos para estimular
la inversión. Los incentivos incluían el crédito barato y fácil, dispo- ¡
sicíones fiscales favorables y medidas para estimular el ahorro. El'
propio gobierno se convirtió en el mayor inversionista individual"
bien direCtamente en las empresas públicas de su propiedad -espe- .
cialmcnte en Francia y Gran Bretaña, donde una parte sustancial de la!
industria fue nacionalizada poco después de la guerra- o por medio)
de canales intermediarios. Así, en Francia, entre 1947 y 1951, un 1
30 por 100 de todas las inversiones procedla de fuentes gubernamen-
tales y en algunos países la proporci6n fue tan alta como la mitad.
En total, la inversión como proporción de la renta aument6 sustan-
cialmente por encima de los niveles de preguerra, aunque las poli.
ticas gubernamentales no fueran la única razón de ello. Un alto nivel1
de demnnc\a, precios crecientes y un retraso en las inversiones lle·.
varon ;¡ invertir capital y, en la coyuntura, l:t demanda de inversión
fue tan alta que tuvo que ser controlada, a fin de canalizar los re.;
cursos hacia áreas prioritarias. Algunas de las poUtiC:lS demostraron \
estar en conflicto; por ejemplo, incentivos para esún1u1ar el ahorro
y la inversión, pero impuestos elevados sobre los perceptores de las
rentas altas y las empresas. Los controles sobre la asignación de recuro
sos a menudo fueron poco sistemáticos y demasiado rígidos, de ma-
nera que la asignaci6n final no era siempre la óptima. En términos
generales, sin embargo, las políticas de inversión tuvieron éxito; con·
tribuyeron a conseguir un alto nivel de inversión y los recursos no
fueron demasiado mal asignados.
El control de la inflación fue la tarea difkil. Dada la pre·
sión sobre los recursos eSCasos como consecuencia de los fuertes
programas de reconstrucción y el compromiso de las poUticas de pIe.
no empleo y bienestar sodal, junto con el exceso de demanda en toda
lo economía, las autoridades no podían hacer más que mantener la
inílación dentro de unos límites. En efecto, el problema se agrav6
por las políticas de control del período bélico, inciuyendólos subsl·
3 ,
i
l'
il
I
I
li
....
'1
...
11
I
.,.,
"" ...
...,¡
.""
""
,'"'
3
-,"
lO
..
'"
'"

,.
¡o¡¡

11I
..

i
'l
184 HISTORIA DE LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 185
186 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 187
dios a mercandas clave, que significaron la generaci6n de un poten·
cial inllacionista latentc, mientras que del lado de la importaci6n
Ise produjeron fuertes presiones después de la guerra, a causa una
Iescasez mundial de mercaderías en una época de demanda creaente.
La acción política varió, aunque en ningún caso tuvo un éxito com·
pleto. Algunos paises, Dinamarca, Palses Bajos, Noruega, Suecia y
Gran Bretaña, utilizaron una combinaci6n de controles fiscales y
físicos para frenar los precios y la demanda, aunque con el tiem·
po, a medida que los controles frsicos eran gradualmente deSOlan.
telados, el énfasis se desplazó hacia el control de la demanda agre·
gada por medio de medidas fiscales. También se llevaron a cabo
intentos intermitentes para controlar los beneficios y restringir los
salarios. Pero tales controles s610 podian contener la inflaci6n; no
podían detenerla. Además las políticas monetarias poco exigentes COM
laboraron en sentido opuesto. Con el tiempo, a medida que las con-
diciones de la demanda y la oferta se hicieron más normales, las
presiones inflacionistas disminuyeron, para revivÍ! s610 en ocasi6n de
las devaluaciones de 1949 y de la guerra de Corea. A algunos paises,
¡
especialmente Francia e Italia, .les pareci6 más
tuno dejar que los precios subIeran y, por tanto, hiCIeron relauva·
mente poco para frenar la inflaci6n.
Indudablemente, la mayor prioridad en los años de la posguerra
fue la necesidad de mejorar las cuentas exteriores. En los ·tres pri-
I
meros años después de la guerra, e! déficit comercial de Europa occi·
dental superó los 5.000 millones de d6lares, frente a los 2.000 mi-
llones en los años anteriores a la guerra. La cuenta corriente en con-
Ijunto que habla estado aproximadamente equilibrada en 1938, mas·
I traba' un elevado aunque gradualmente decreciente déficit, desde
1
7
.400 millones de dólares en 1947 a 2.500 millones en 1950. Fue
principalmente un desequilibrio de dólares, porque cerca de las tres
Cuartos partes de! déficit acumulado en Europa en e! perlodo de 1946
a 1950 era con Estados Unidos. Dada la incapacidad del área para
ingresar suficientes d6lares, se vio forzada a tomar de sus reservas
y recurrir a grandes créditos para afrontar la diferencia.
No es difícil encontrar las razones de los grandes déficits. La
I guerra habla destruido e! comercio de exportaci6n de Europa, lo que
repercutió en la pérdida de mercados de bienes, tanto para los pro·
veedores locales como para los norteamericanos. Los años de la
guerra y la escasez de recursos significaron que las importaciones s.!'
necesitaban urgentemente en los años de la posgueml, cuando las
exportaciones estaban menos disponibles; el resultado fue que los vo-
lúmenes de exportaci6n disminuyeron más que las importaciones, a
lo largo del pé'rfodo de 1938 a 1947, mientras que las tendencias
desfavorables de los precios tenlan el efecto de aumentar el déficit
monetario total. Además, se había producido disminución'
de ingresos invisibles a trovés de la liquidaci6n de -activos extran·
jeras, de la pérdida de buques y de la actividad ruristica, y una con·
tracci6n de los servicios financieros, al paso que se habla incurrido
en nuevas cargas por servicio de la deuda, sobre todo en Gran Bre·
taña. Finalmente, la situaci6n exterior de Europa fue afectada adver.
samente en los años de la posguerra por un empeoramiento de la
relación real de intercambio y por la sobrevaloración monetaria, al
menos hasta 1949.
Los ajustes a esta nueva situación podían hacerse de varias ma-
neras, aunque en la práctica hubo ciertas dificultades. Las oportuni.
dades para e! ajuste en la cuenta de invisibles eran limitadas, dada
la pérdida de activos exteriores y buques, junto con el crecimiento -
de la flota mundial. Esto signific6 que la carga del ajuste tenla que
caer sobre e! comercio de mercandas, principalmente exportaciones,
porque una gran parte de las importaciones de Europa coosistla en
alimentos y materias primas, y éstas tenIan que aumentar en los Pri-(
roeros años de la posguerra dada la urgente necesidad de merca·
derías. Asl, si todo el ajuste debla tener lugar por e! lado de la expor•.
taci6n, el volumen de exportaciones en promedio tenía que ser del¡f
orden de un 80 por 100 mayor que en 1938, para pagar el mismo
volumen de importaciones, o un 60 por 100 si habla un 10 por 100 '
de ahorro sobre los volúmenes de importaci6n de 1938.
Sin embargo, la situaci6n era ligeramente más complicada que
esto, en virtud del hecho de que una gran parte del déficit era con
el área del dólar. Desgraciadamente, este área era la principal fuente
de suministro de alimentos y materias primas, mientras que la ca·
pacidad de Europa para conseguir d6lares para pagar estas unpona.
ciones era, por una u otra razón, muy limitada. Aparte de los pro-
blemas de la oferta interior, era dificil para Europa conseguir dólares
directamente en e! mercado norteamericano, en gran medida a causa
de la autosuficiencia de Estados Unidos, mientras que los ingresos
indirectos de dólares, procedentes de terceros paises, en los que Euro-
pa había confiado antes de la guerra para cancelar sus cuentas con el
-,
·192
HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980
GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 193
hada arriba en la de 1948 y So partir de entonces la
recuperaci6n de Alemania continuó libremente. Fue apoyada por un
gran flujo de ayuda exterior, que proporcionó divisas y fondos de
inversi6n un fuerte -renacimiento de las exportaciones y una oferta
.de flexible, junto con. políticas para estimular l.a
inversi6n y los beneficios, contener los salanos y la
..:lId.lld monetaria. Sin embargo, no fue hasta 1951 que la produCC16::t
industrial superó el nivel de preguerra, mientras que la agricultura y
los servicios se retrasaban. La renta neta per capila se mantuvo toda·
vía. un poco por debajo del nivel de preguerra, a causa del gran flujo
de poblaci6n desde el este. Sin embargo, la economfa se encontraba
en un estado mucho más saludable que unos pocos años antes.
Alemania oriental lo pasó menos bien bajo el dominio soviético,
aunque incluso aquí bubo una notable recuperaci6n después de 1948.
Berlín sin embargo, era otra cosa. La ciudad fue muy dañada por la
guerra', con el resultado de que sus actividades económicas y finan·
cieras fueron gravemente perjudicadas. Pero lo peor todavía. estaba
por venir. Un desmantelamiento de la industria después
de la guerra, seguido de una de la ayuda exte.nor .y del
bloqueo ruso, dejaron a Berlln casi postrada. La l11dus·
trial ya a. un nivel muy bajo en 1946 y 1947, descendiÓ aun más,
por debajo del 20 por 100 del de en 1949.
a renglón seguido se suavizaron las condiCIones con la .renovaC16n
de la ayuda, todavía a mediados de la década de los ClOcuenta la
ciudad se encontraba a notable dis tancia de los antiguos niveles de
actividad económica.
La recuperaci6n en Europa oriental fue al principio más lenta
\
qoe en el oeste, aunque más tarde el este recuperó del terreno
perdido. El desfase inicial no era sorprendente, habida cuenta del
hecho de que Europa oriental había sido devastada. gravoemente
lque la occidental. Cuando cesaron las hostilidades, la producci6n
industrial en la mayoría de los países, aparte de la Unión Soviética,
era la mitad o menos que antes de la guerra, mientras que el pro-
ducto egtfcola se encontraba extremadamente deprimido, Casi todos
los bienes y especialmente los alimentes, escaseaban en gran roa·
oenl ya' no ser por la ayuda reci?ida a través de la
[Administración de las Nadones Urucias para Ayuda y Rehabilita.
ci6n], mucba gente habda muerto de hambre. Los suministros de
ayuda fueron de considerable importancia para Polonia, Coceaslo·
vaquí.a, Hungría y Albania en los años de la inmediata posguerra;
por ejemplo, representaron un 11 por 100 de la renta. nacional polaca
en 1946. Sin embargo, disminuyeron rápidamente después de 19·16
y Europ2. pc:r r;:zones obvias, no fue incluida en el PInn
MarshalL Así, Europa oriental tuvo que afrontar sus dificultades
con una asistencia exterior limitada; la Uni6n Soviética proporcionó
poca ayuda y ciertamente exigió reparaciones a Alemania oriental y
a ]05 antiguos aliados Hungría y Rumania. En 1946, las entregas en
concepto de reparaciones de Alemania oriental y Huogrfa IlScendieron
, a una quinta y una décima partes, respectivamente, de sus ya bajos
niveles del producto nacional. Aunque más tarde los pagos fueron
reducidos proporcionalmente, todavía representaron una grave carga
sobre estos países empobrecidos.
Hubo, además, otros factores que retardaron el progreso. Los
cambios de fronteras y los movimientos de población plantearon
nuevos problemas a Checoslovaquia, Polonia y Alemania oriental.
Las presiones inflacionistas también fueron graves, especialmente en
Hungría y Rumania, donde la espiral creciente de los precios asumió
proporciones hiperint1adorustas antes de que fuera &enada mediante
la introducción de nuevas monedas. Polonia también experimentó un
fuerte aumento de los precios en los primeros dos años después de
,la guerra, pero Checoslovaquia 'f Bulgaria tomaron pronto medidas
para frenar o contener la inflación. En 1948, cuando fue reformada
la moheda alemana oriental, la mayoría de pa{ses habría recobrado
el control de la situaci6n.
Finalmente, todos los países del sector oriental de Europa expe··
rimentaron una revoludón política y social en el perlodo de la pos.'
guerra¡ que implicó un cambio completo en el sistema de relaciones
de propiedad y la aparición del Estado como principal agente de la
actividad económica. Aunque estosca.mbios radicales iban en último;
término a mostrarse bene.6ciosos (al menos en términos de crecimie.n-:
to económico), a corto plazo Causaron un determinado volumen de I
confusión, que probablemente afectó de modo negativo al esfuerzo:
de recuperación. Por otra parte, hubo ciertas ventajas en que el)
com{':rcio exteriotse convirtiera en un monopolio estatal y dismi·'
nuyera en de modo que los problemas de pagos ez:te.l
riores no representaron las mismas dificultades que en el oeste. .
Enta fase de reconstrucción entre 1946 '1 1949, todos los paises
u, - WlCR01'T I
f
194
HIS1'ORIA DB LA ECONOMfA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 19;
¡
iniciaron la eJCpropiaci6? de comenzando por
¡'reforma agtaria, y allIllsmo uernpo anunCJat?n plan.es de
l
ci6n
de dos O tres años de duraci6n, La 'gran wdusUla fue expropIada
en primer lugar, seguida por la banca, los seguros, el comercio y
rodas las empresas, excepto las más pequeñas. En 1949, la mayorf.a
de las principales ramas de la actividad econ6mica, aparte de la egn·
cultura, pasaron a ser propiedad y ser po: el. Estado. Los
¡
planes de reconstrucci6n concentraron su p:w?palmenr,: ;-n
las grandes industrias, a.unque seestableCJer?n ob¡euvos
nales en otros sectores. Sm embargo; en las pnmeras fases era díflcil
poner en vigor una planificaci6n rigurosa, porque el del Estado
era limitado en virtud del ,hecho de que la empresa pnvada todavía
estaba muy Aun asl, los objetivos planificados para la in·
dustria en su conjunto fueron generalmente alcanzados, y en Polo-
nia y Hungría sustancialmente superados. \JI. finales de 1949, los :no,
delos y los ritmos corrientes de producci6n en los pafses .onen.
tales estaban ampliamente en linea con los obJeuvos y finalidades
trazados por las autoridades. Aparte de Alemania oriental, donde
la politiea represiva de la Uni6n Soviétiea hab!a retrasado el desarro-
llo y aplazado la introducci6n del plan de reconsuucci6n hasta 1949,
la mayorfa de los pafses habla sobrepasado sus niveles de
industrial de preguerra en 1949, en algunos casos por un amplio
margen, mientras que dos años antes los de producci6n
todavla bastante bajos. Por otra parte, la agnculrura y los servlCJOS
se quedaron muy atrás; en 1948-1949, la producci6n agríc<Jla en
Europa oriental, excluyendo la Uni6n Soviética, fue menos del
por 100 del ni,vel de 1934-1938.Asl, los aumentos de renta nac:
o
-
nal fueron mucho más modestos, mientras que los cambros per caplla
variaron considerablemente ,de pafs a pafs, a causa: de los diferentes
movimientos de poblaci6n. De ¡este modo, en Alemania oriental y
Rumania los niveles de renta p'er capita 'eran todavla más bajos que
antes de la guerra, debido a los aumentos d<'poblaci6n y a los relati·
vamente bajos ritmos 'de recuperaci6n. una
pérdida de poblaci6n, pero la renta M,meJor6, a
un grave déficit agrfcola. Por ?tra parte; la renta -per caplla
era en 1950 algo superior al Dlvel de
de pérdidas de poblaci6n y una s6lida base wdusUlal. Sw embargo,
la naturaleza provisional de las estimaciones de la renta para este
perlado no permite que se hagan comparaciones muy precisas. En
resumidas cucntS$, parece poco probable que Europa oriental
su conjunto hubiera recuperado los niveles de renta per capila Be
preguena a finales de los años cuarenta,
Al fuu¡J de la década, cuando la fase de reconstrucci6n iba a ter·
minar, los gobiernos de Eü:ropa oriental dirigieron su atención a u
planilicac:i6n global de sus economias a largo plazo, de acuerdo con
e! sistema soviético, El principal objetivo era desarrollar econornJas
poderosas por medio de la ploni!icad6n central y la direcci6n de la
actividad econ6mica_ Esto suponía una ofensiva final contra la em·
presa ¡lrivada, junto con la extensi6n de la sociaIizaci6n a la agricul.
tura, En 1952 s610 quedaban rastros de la empresa privada fuerade
la agricultura, aunque en cste último caso las operaciones de sociaI.i.za·
d6n aún se mantenían completamente limitadas, excepto en Bulgada,
ChócosJovaquia y Hungrfa, Una segunda caracterlstica fue el cambio
de la estructura fiscal hacia el modelo soviético, esto es, la adop·
", ci6n del impuesto sobre el volumen de ventas, lo que se convir·
ti6 en la principal fuente de ingresos. El aspecto más importaote
del cambio de polltica fue la insrrumentaci6n de planes elaborados
centralmente, que establecían con detalle los objetivos que debían
alcanzarse en los diferentes sectores de la econornfa. Asl, en el plan
quinquenal checo puesto en vigor en 1949, los objetivos de produc-
ci6n fueron determinados para cada sector de actividad, mientras
que las <<Dormas» para la productividad del trabajo y las relaciones
de conversi6n entre recursos y producto final se especilicaban deta·
lladamente. Los tipos de salario y las asignadones materiales debían '
ajustarse a estas normas. Los planes ponian mucho énfasis en la neceo
sidad de impUlsar la inversi6n, concediendo prioridad a las industrias
productoras de bienes duraderos. En lo que se refiere a la serie de
objetivos, estos primeros ejercidos plaoilicados tuvieron éxito e iban
'a ser seguidos por una sucesi6n de planes a lo ¡argo de los, afios cin·
cuenta y sesenta (véase caplrulo 6). , _
La recuperaci6n de la Uni6n fue aún más impresionan-
te, dado el -hecho de que el pals habla sufrido un daño' enorme du-
rante la guerra; Aparte de las grandes pérdidas industriales en las
áreas ocupadas, se habla producido un dafio grave en el sector agrl·
cola, incluyendo sustanciales pérdidas de ganado. Sin embargo la
industria mostró una mayor capacidad de adap'taci6n y, como se
ha hecho notar, la producci6n industrial soviéticn logr6 una notable
recuperaci6n después de! punto mlnimo de 1942, en buena medida
196 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914·1980
como resultado de la creación de una nueva base industrial en el este.
As1, al final de la guerra, el producto industrial en Rusia estaba mu-
cho más cerca del nivel de preguerra que en cualquiera de los países
. orientales. El cuarto plan quinquenal (el tercero había comenzado a
finales dI': los años treinta pero fue interrumpido por la guerra) había
de cubrir el período de 1946 a 1950 y dio prioridad a la recons-
trucción de las áreas devastadas y al desarrollo continuo de la in·
dustria pesada, especialmente en las regiones más nuevas no dañadas
por la guerra. Los resultados fueron impresionantes en el sector
industrial, aunque ]a agricultura no logr6 alcanzar sus objetivos.
En 1950, la producción industrial era mucho más elevada que antes
. de la guerra, teniendo lugar la principal expansión en los bienes de
producci6n. La agricultura, sin embargo, apenas consiguió alcanzar
su a.ntiguo nivel de producción del tiempo de paz. También se pro-
dujo un gran aumento de la renta nacional, pero el grueso de este
aumento fue debido a la inversi6n y a la defensa, y muy poco fue a
elevar los niveles de consumo, que permanecieron cerca o ligeramente
por debajo de los de preguerra.

Las pérdidas de vidas a causa de enfermedades. donde el déficit de natalidad fue bastante alto. epiden:ti./ ~vían fuera dél territorio de la.~~ :.la población de Hungría. . . mientras que las pérdidas de Alemania pueden haber superado los '6 millones. .eJ. pero a.. con Alemania Poloni ecoslova uÍa so ortando la mayO! parte de la s. aparte de las muertes de becho. más de dos terceras partes del total emigraron a las zonas occidentales. ~. estaafluen-J' cia planteó serios problemas económicos y sociales' a la Alemania occidental.P!~~lemJl:-s9.randes g pérdidas absolutas en Polonia..ntras q~e "se p-rodujeroU.!!!FJt~e.de a1emane~..?.'-sln' embargo.?. mientras que fueron millones las ique padecieron desnutrición.. plazamientos de polacos fueron aún más significativos.arga. en el período de la inmediata posguerra.. E3 ","static_promo_banner_cta_url":"https://www.scribd.com/"},"eligible_for_exclusive_trial_roadblock":false,"eligible_for_seo_roadblock":false,"exclusive_free_trial_roadblock_props_path":"/doc-page/exclusive-free-trial-props/80375912","flashes":[],"footer_props":{"urls":{"about":"/about","press":"/press","blog":"http://literally.scribd.com/","careers":"/careers","contact":"/contact","plans_landing":"/subscribe","referrals":"/referrals?source=footer","giftcards":"/giftcards","faq":"/faq","accessibility":"/accessibility-policy","faq_paths":{"accounts":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246346","announcements":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246066","copyright":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246086","downloading":"https://support.scribd.com/hc/articles/210135046","publishing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","reading":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246406","selling":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246326","store":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","status":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/360001202872","terms":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246126","writing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","adchoices":"https://support.scribd.com/hc/articles/210129366","paid_features":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","failed_uploads":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210134586-Troubleshooting-uploads-and-conversions","copyright_infringement":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210128946-DMCA-copyright-infringement-takedown-notification-policy","end_user_license":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129486","terms_of_use":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129326-General-Terms-of-Use"},"publishers":"/publishers","static_terms":"/terms","static_privacy":"/privacy","copyright":"/copyright","ios_app":"https://itunes.apple.com/us/app/scribd-worlds-largest-online/id542557212?mt=8&uo=4&at=11lGEE","android_app":"https://play.google.com/store/apps/details?id=com.scribd.app.reader0&hl=en","books":"/books","sitemap":"/directory"}},"global_nav_props":{"header_props":{"logo_src":"/images/landing/home2_landing/scribd_logo_horiz_small.svg","root_url":"https://www.scribd.com/","search_term":"","small_logo_src":"/images/logos/scribd_s_logo.png","uploads_url":"/upload-document","search_props":{"redirect_to_app":true,"search_url":"/search","query":"","search_page":false}},"user_menu_props":null,"sidebar_props":{"urls":{"bestsellers":"https://www.scribd.com/bestsellers","home":"https://www.scribd.com/","saved":"/saved","subscribe":"/archive/pmp_checkout?doc=80375912&metadata=%7B%22context%22%3A%22pmp%22%2C%22action%22%3A%22start_trial%22%2C%22logged_in%22%3Afalse%2C%22platform%22%3A%22web%22%7D","top_charts":"/bestsellers","upload":"https://www.scribd.com/upload-document"},"categories":{"book":{"icon":"icon-ic_book","icon_filled":"icon-ic_book_fill","url":"https://www.scribd.com/books","name":"Books","type":"book"},"news":{"icon":"icon-ic_articles","icon_filled":"icon-ic_articles_fill","url":"https://www.scribd.com/news","name":"News","type":"news"},"audiobook":{"icon":"icon-ic_audiobook","icon_filled":"icon-ic_audiobook_fill","url":"https://www.scribd.com/audiobooks","name":"Audiobooks","type":"audiobook"},"magazine":{"icon":"icon-ic_magazine","icon_filled":"icon-ic_magazine_fill","url":"https://www.scribd.com/magazines","name":"Magazines","type":"magazine"},"document":{"icon":"icon-ic_document","icon_filled":"icon-ic_document_fill","url":"https://www.scribd.com/docs","name":"Documents","type":"document"},"sheet_music":{"icon":"icon-ic_songbook","icon_filled":"icon-ic_songbook_fill","url":"https://www.scribd.com/sheetmusic","name":"Sheet Music","type":"sheet_music"},"summary":{"icon":"icon-ic_globalnav_snapshot","icon_filled":"icon-ic_globalnav_snapshot_fill","url":"https://www.scribd.com/snapshots","name":"Snapshots","type":"summary"}},"nav_categories":["mixed","book","audiobook","magazine","document","sheet_music"],"selected_content_type":"mixed","username":"","search_overlay_props":{"search_input_props":{"focused":false,"keep_suggestions_on_blur":false}}}},"recommenders":{"related_titles_recommender":{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357,157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":null,"track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"gNihUhhuDI/7B8j1F5DUjLq9uAU=","widget_name":"right sidebar","track_id":"flattened_recommender"}},"footer_recommenders":{"recommenders":[{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357],"title_link":null,"title":"Documents Similar To (2) Historia de La Economia Europea (1914-1980) - ALDCROFT, Derek","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"mkItzTxrce4V9i+6uuq37mvZzlM=","widget_name":"document_carousel"}},{"ids":[157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":"More From Guillermina Estevez","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"4/dC29h4/HXlasgJD3Tng51gjLk=","widget_name":"document_carousel"}}]},"seo_new_docs_recommenders":{"recommenders":[]},"documents":{"43528531":{"type":"document","id":43528531,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/43528531/149x198/2dc13901c8/1447609555?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/43528531/298x396/0a61659ff5/1447609555?v=1","title":"arostegui 1","short_title":"arostegui 1","author":"surp34","tracking":{"object_type":"document","object_id":43528531,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"K9OGFKeSpxyaSH/fdn8WLzNlmvM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/43528531/arostegui-1","top_badge":null},"72430959":{"type":"document","id":72430959,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/149x198/ccfb50db43/1359098288?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/298x396/f10f01492c/1359098288?v=1","title":"Argentina dosier de España","short_title":"Argentina dosier de España","author":"Maria Gabriela Kairuz","tracking":{"object_type":"document","object_id":72430959,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"IV4ekLWLZ57+lmLVnBjSK5rAJ+k="},"url":"https://www.scribd.com/document/72430959/Argentina-dosier-de-Espana","top_badge":null},"86663456":{"type":"document","id":86663456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/86663456/149x198/af3f9e249e/1376888051?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/86663456/298x396/c4e8444c68/1376888051?v=1","title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería: la fiebre del lanar, 1850-1890, Sudamericana, Buenos Aires, 1989, Capítulo I \"La cría de ovejas en Buenos Aires\"","short_title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería","author":"HistoriaArgentinaII","tracking":{"object_type":"document","object_id":86663456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"hj/Wxa4WI/N+dyVgtI738iZYPHk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/86663456/4-SABATO-Hilda-Capitalismo-y-ganaderia-la-fiebre-del-lanar-1850-1890-Sudamericana-Buenos-Aires-1989-Capitulo-I-La-cria-de-ovejas-en-Buenos-A","top_badge":null},"92720689":{"type":"document","id":92720689,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/149x198/5339fe0ab1/1368048888?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/298x396/3c82144063/1368048888?v=1","title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","short_title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","author":"Rodrigo Medrano","tracking":{"object_type":"document","object_id":92720689,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"DidiqWoIKYUoeFADnGi5XZdO/fM="},"url":"https://www.scribd.com/document/92720689/22946560-Resumen-de-Historia-Del-Siglo-XX","top_badge":null},"93351019":{"type":"document","id":93351019,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/93351019/149x198/4785fc3ce6/1386428335?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93351019/298x396/00692775df/1386428335?v=1","title":"ALDCROFT","short_title":"ALDCROFT","author":"rrchagaray","tracking":{"object_type":"document","object_id":93351019,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gb3Utmd9DP3k1innOLlzLrwqEu4="},"url":"https://www.scribd.com/document/93351019/ALDCROFT","top_badge":null},"93756485":{"type":"document","id":93756485,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/149x198/62154dc6b9/1445756218?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/298x396/509623d201/1445756218?v=1","title":"La economía mundial en el siglo XX","short_title":"La economía mundial en el siglo XX","author":"Erwin Pérez Sepúlveda","tracking":{"object_type":"document","object_id":93756485,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"NocGDE0sSS4qPOkiTkzG+ZSZZd0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/93756485/La-economia-mundial-en-el-siglo-XX","top_badge":null},"94623560":{"type":"document","id":94623560,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/94623560/149x198/3dae434874/1518132569?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/94623560/298x396/a0c994c879/1518132569?v=1","title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","short_title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","author":"Julio Ignacio Benitez Francisco","tracking":{"object_type":"document","object_id":94623560,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"i+WwJFdkj5uGEIYOnH/2iT83yPo="},"url":"https://www.scribd.com/doc/94623560/Historia-Economica-Mundial-Rondo-Cameron","top_badge":null},"101614357":{"type":"document","id":101614357,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/149x198/a174b9a98b/1498945042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/298x396/7eb55ad7ee/1498945042?v=1","title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","short_title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","author":"opcleo","tracking":{"object_type":"document","object_id":101614357,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ADKG0n96hnYBU5dCmJy7d2vcIrA="},"url":"https://www.scribd.com/document/101614357/Mommsen-Wolfgang-La-epoca-del-imperialismo","top_badge":null},"117470909":{"type":"document","id":117470909,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/117470909/149x198/4e82a0166f/1510460514?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/117470909/298x396/c067e8f1c9/1510460514?v=1","title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","short_title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","author":"Germán López","tracking":{"object_type":"document","object_id":117470909,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o8FJaPxeV17gEVwva2EWf1hKIOM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/117470909/E-H-Carr-La-revolucion-rusa-De-Lenin-a-Stalin-1917-1923","top_badge":null},"127263562":{"type":"document","id":127263562,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/127263562/149x198/6f23d5f28b/1501530956?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/127263562/298x396/bd513f7fc5/1501530956?v=1","title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","short_title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","author":"Toño Vicencio Betanzo","tracking":{"object_type":"document","object_id":127263562,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"KPJsgIW4h0zTEQ3wzqJn8A3RH0Y="},"url":"https://www.scribd.com/doc/127263562/Chang-Ha-Joon-Que-Fue-Del-Buen-Samaritano","top_badge":null},"131176293":{"type":"document","id":131176293,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/149x198/05292f89ed/1400061561?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/298x396/58ef38082a/1400061561?v=1","title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","short_title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","author":"ᙢᕢᒪᐻᓮᘗᗗᔛ ᗗᖆᘜᕧᘙᖶᓲᕬᗗᔜ","tracking":{"object_type":"document","object_id":131176293,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a9gg/by12nm36Vc2INGs+TQ4HnA="},"url":"https://www.scribd.com/document/131176293/Cameron-Rondo-Historia-economica-mundial-caps-6-7-9-10-11","top_badge":null},"145913698":{"type":"document","id":145913698,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/145913698/149x198/b72a345695/1436547848?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/145913698/298x396/663c625d3a/1436547848?v=1","title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","short_title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","author":"jpr82","tracking":{"object_type":"document","object_id":145913698,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"kE7oRXqXwmRptrteAViehpR0KKg="},"url":"https://www.scribd.com/doc/145913698/Aldcroft-Derek-Historia-economica-europea-1914-1980","top_badge":null},"150222972":{"type":"document","id":150222972,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150222972/149x198/2bdfc8836e/1432695453?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150222972/298x396/18a213f83f/1432695453?v=1","title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","short_title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","author":"Agustín Marré","tracking":{"object_type":"document","object_id":150222972,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lIatHnHEcb8nIwgNUpN50rxE6eg="},"url":"https://www.scribd.com/document/150222972/Rondo-Cameron-historia-economica-mundial","top_badge":null},"150997074":{"type":"document","id":150997074,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/149x198/f421cdea4f/1393008373?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/298x396/bf80789bf3/1393008373?v=1","title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","short_title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997074,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a4g6qLAt15il5oE+R1W703QD2Nc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150997074/Zorgbibe-Charles-Historia-de-las-Relaciones-Internacionales-caps-1-3-pdf","top_badge":null},"150997824":{"type":"document","id":150997824,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/149x198/db7659259b/1523851119?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/298x396/53f4440a50/1523851119?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997824,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"b87sq5kYTi42bUtrno+wJr4MGx4="},"url":"https://www.scribd.com/document/150997824/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"150999606":{"type":"document","id":150999606,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150999606/149x198/cc0f3029e1/1393515065?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999606/298x396/818b7b2315/1393515065?v=1","title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","short_title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999606,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"6Zajlt0Pu6Mfv5iBoKiCRZZBQqA="},"url":"https://www.scribd.com/document/150999606/1-Passerin-D-Entreves-Alessandro-Filosofia-de-la-politica","top_badge":null},"150999677":{"type":"document","id":150999677,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/149x198/46998f948a/1405766224?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/298x396/e3e712605d/1405766224?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999677,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sZ7ZXF4vHhfe7KNgCnir2tTiNBc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150999677/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"151440026":{"type":"document","id":151440026,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/151440026/149x198/4d3b80ff9b/1393072997?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/151440026/298x396/34a49b7425/1393072997?v=1","title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","short_title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","author":"Nicolas Antonio Juncal","tracking":{"object_type":"document","object_id":151440026,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Fiu2/JhT/NcwqzTgQ/O8CZyjg2Y="},"url":"https://www.scribd.com/document/151440026/Gourevitch-Peter-La-Segunda-Imagen-Invertida","top_badge":null},"155247627":{"type":"document","id":155247627,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/149x198/eadedc517d/1459717128?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/298x396/c41ffb4443/1459717128?v=1","title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","short_title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247627,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0tZetwIGJa80svTVfnFB/1IDJKw="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155247627/7-Dahl-Robert-Los-dilemas-del-pluralismo-democratico-caps-1-2-y-6","top_badge":null},"155247777":{"type":"document","id":155247777,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/149x198/e237334ec9/1407656042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/298x396/49ec42df75/1407656042?v=1","title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","short_title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247777,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Dqg/nmi+mt3Fzvq24G0FcPSgyFA="},"url":"https://www.scribd.com/document/155247777/Doc-Amb-6-EIDA-de-la-LIMAA","top_badge":null},"155248695":{"type":"document","id":155248695,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155248695/149x198/00ff152927/1412371472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155248695/298x396/dd2099ab2e/1412371472?v=1","title":"Derecho Penal Ambiental","short_title":"Derecho Penal Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155248695,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"tzVy+8GQ5Pwpb3sG1WF/EmbSaqA="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155248695/Derecho-Penal-Ambiental","top_badge":null},"155317714":{"type":"document","id":155317714,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155317714/149x198/7700ffc066/1437147071?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155317714/298x396/345ffefca7/1437147071?v=1","title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","short_title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155317714,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Erx4Szx2bFJ4RiYjNpCQQDHlcrw="},"url":"https://www.scribd.com/document/155317714/Derecho-penal-ambiental-Alemania-Italia-Francia-y-Espana","top_badge":null},"155318954":{"type":"document","id":155318954,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/149x198/31f5f18e12/1440873522?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/298x396/7be772abe0/1440873522?v=1","title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","short_title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155318954,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sHLpMNsrTffUmp+XvdFcCiFqrWE="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155318954/Conferencia-Introduccion-a-la-Tematica-Ambiental","top_badge":null},"155319846":{"type":"document","id":155319846,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/149x198/ea0dea2a24/1374504411?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/298x396/73d3f03315/1374504411?v=1","title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","short_title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155319846,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"X1tO63DdHfjOWBlMIRotX6KqEFk="},"url":"https://www.scribd.com/document/155319846/Articulo-propio-informe-Futuro-Ambiental-en-Argentina","top_badge":null},"155346172":{"type":"document","id":155346172,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/149x198/7517c53d28/1408542027?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/298x396/de69437440/1408542027?v=1","title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","short_title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155346172,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"q/tQCUbc2eGmYFUaPBQqkKP8yvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155346172/Articulo-propio-La-Responsabilidad-Ambiental-en-la-Union-Europea","top_badge":null},"155347115":{"type":"document","id":155347115,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347115/149x198/00e6dd62e7/1439777301?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347115/298x396/b760527ce2/1439777301?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental","short_title":"La Responsabilidad Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347115,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HG+uN1TdqkHF2RSnuoar4f5I0uk="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155347115/La-Responsabilidad-Ambiental","top_badge":null},"155347639":{"type":"document","id":155347639,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347639/149x198/012624253e/1391142021?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347639/298x396/9b27c335cd/1391142021?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","short_title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347639,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pv4QCZVr4FE2PXkXkSatj3+VFB8="},"url":"https://www.scribd.com/document/155347639/La-Responsabilidad-Ambiental-en-America-Latina-PNUMA","top_badge":null},"155349607":{"type":"document","id":155349607,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155349607/149x198/6dc6014ab2/1442587277?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155349607/298x396/886cebc99e/1442587277?v=1","title":"marino-costero.pdf","short_title":"marino-costero.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155349607,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XoSL8JhlYZFvIT2kzOvpdwQjfG8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155349607/marino-costero-pdf","top_badge":null},"155350518":{"type":"document","id":155350518,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155350518/149x198/36f8246694/1404880360?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155350518/298x396/a36a0aa1b7/1404880360?v=1","title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","short_title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155350518,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ZxL4OCHfoK/PF6MIvx8G9AnKwXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/155350518/Exigencias-Legales-Ambientales-Curso-IUPF","top_badge":null},"155351680":{"type":"document","id":155351680,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/149x198/eb9a393b5e/1391772995?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/298x396/74b1602026/1391772995?v=1","title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","short_title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155351680,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WqiDPfh83P8qCQCtRy/j/xrOsBQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155351680/Doc-Amb-Publicacion-de-la-LIMAA-1","top_badge":null},"155353281":{"type":"document","id":155353281,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/149x198/2ef8dd91d3/1408351621?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/298x396/e5fc9a8753/1408351621?v=1","title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","short_title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353281,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2HFZGbNYk/VbCh95TvPmbYa+L5E="},"url":"https://www.scribd.com/document/155353281/artnotasenriquecimientosincausa-1","top_badge":null},"155353510":{"type":"document","id":155353510,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353510/149x198/b5cdc1bbdb/1402211213?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353510/298x396/677ba0615e/1402211213?v=1","title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","short_title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353510,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"55cfmbhCRPsZjcJq9l4O/rXcVm8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353510/Texto-Sobre-Indivision-Sucesion","top_badge":null},"155353776":{"type":"document","id":155353776,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353776/149x198/d925edbcac/1445309752?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353776/298x396/2b6fec025d/1445309752?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353776,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"LhOh1CYxz1aDmSap7rXvbcAvZ+g="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353776/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"155355514":{"type":"document","id":155355514,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/149x198/282777afb3/1408517293?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/298x396/c2b25974a0/1408517293?v=1","title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","short_title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155355514,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Lelg59ST75UXPkB+odVQjG0rOkY="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155355514/DANOS-Y-PERJUICIOS-cromanon","top_badge":null},"157881469":{"type":"document","id":157881469,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157881469/149x198/e68b483a36/1442951440?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157881469/298x396/13ecd6f8aa/1442951440?v=1","title":"Contrato de Seguros","short_title":"Contrato de Seguros","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157881469,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"10WtfsVMAKeImrtEkFU8edsHfQU="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157881469/Contrato-de-Seguros","top_badge":null},"157882117":{"type":"document","id":157882117,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/149x198/f830b827f7/1402420166?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/298x396/591285c263/1402420166?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882117,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"M4b3nQXHw0oZO6doARptCQZNSAM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157882117/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"157882197":{"type":"document","id":157882197,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882197/149x198/3d8486c4b1/1407810352?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882197/298x396/0a3fca2701/1407810352?v=1","title":"El Derecho en La Apicultura","short_title":"El Derecho en La Apicultura","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882197,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pKoPBW9D74RXpmV3Hangv6MpEf0="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882197/El-Derecho-en-La-Apicultura","top_badge":null},"157882273":{"type":"document","id":157882273,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882273/149x198/2abf48e858/1375550448?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882273/298x396/d51a67844c/1375550448?v=1","title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","short_title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882273,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2NY40FUZWl7D62SnA0VI6iXpTvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882273/Ley-Subsidio-Progenitores-de-Desaparecidos","top_badge":null},"157882621":{"type":"document","id":157882621,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/149x198/0093019cc8/1437060797?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/298x396/a3f69ba397/1437060797?v=1","title":"Propiedad Intelectual","short_title":"Propiedad Intelectual","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882621,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Bjw46bAlZ+4wQ+59tvC/EkRkc0I="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882621/Propiedad-Intelectual","top_badge":null},"157882697":{"type":"document","id":157882697,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/149x198/f93e3f4439/1396187954?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/298x396/2beb6c3150/1396187954?v=1","title":"La Representación cambiaria y el cheque","short_title":"La Representación cambiaria y el cheque","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882697,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WdvOsKZE1Vhzp/HVCYQNrmScNC8="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882697/La-Representacion-cambiaria-y-el-cheque","top_badge":null},"158795850":{"type":"document","id":158795850,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158795850/149x198/cd4cf12c30/1397426749?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158795850/298x396/3e1a0e0d79/1397426749?v=1","title":"53530817 Derecho Internacional Publico","short_title":"53530817 Derecho Internacional Publico","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158795850,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o+8EvK6S+Cp6Z7rifJj6Sqni670="},"url":"https://www.scribd.com/doc/158795850/53530817-Derecho-Internacional-Publico","top_badge":null},"158797093":{"type":"document","id":158797093,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158797093/149x198/e5214c421b/1406695913?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158797093/298x396/71dd7e4ab7/1406695913?v=1","title":"COLONIALISMO.docx","short_title":"COLONIALISMO.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158797093,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pj15RgtSQaDg5peAlLm4peZfFgc="},"url":"https://www.scribd.com/document/158797093/COLONIALISMO-docx","top_badge":null},"158798721":{"type":"document","id":158798721,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158798721/149x198/5eafca260a/1406643681?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158798721/298x396/e626ea9ace/1406643681?v=1","title":"Cria obejas.docx","short_title":"Cria obejas.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158798721,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EzwOwRI73qfvN7AYFviJzrIEWPU="},"url":"https://www.scribd.com/document/158798721/Cria-obejas-docx","top_badge":null},"158830966":{"type":"document","id":158830966,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/149x198/b536058bbf/1403202059?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/298x396/ea6652b7cb/1403202059?v=1","title":"PERIODO 1914.docx","short_title":"PERIODO 1914.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158830966,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HHAAYSZwwLoDrcv+yL1M5SE8skM="},"url":"https://www.scribd.com/document/158830966/PERIODO-1914-docx","top_badge":null},"213572474":{"type":"document","id":213572474,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/149x198/84a61f0992/1533808385?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/298x396/d1aa6fe08c/1533808385?v=1","title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","short_title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213572474,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"VG7kDLaNv75bXHUNkBoy+M1RK7c="},"url":"https://www.scribd.com/document/213572474/Ozouf-Mona-y-Furet-Francois-Diccionario-de-la-Revolucion-Francesa","top_badge":null},"213574062":{"type":"document","id":213574062,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/149x198/c7158be897/1445353578?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/298x396/7c363af1e0/1445353578?v=1","title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","short_title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213574062,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"voiMXzHaC0uoFVFD1esg721tRG8="},"url":"https://www.scribd.com/document/213574062/Jackson-Julian-Europa-1900-1945-Introduccion-y-capitulos-1-2-y-3","top_badge":null},"214905504":{"type":"document","id":214905504,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/214905504/149x198/eaf4be8cdb/1493147791?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214905504/298x396/17342f21a3/1493147791?v=1","title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","short_title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","author":"FlorGrimalt","tracking":{"object_type":"document","object_id":214905504,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XYIPXgake0aeU8Rao7DanAapV5s="},"url":"https://www.scribd.com/doc/214905504/Howard-Michael-y-W-Roger-Louis-eds-Historia-Oxford-del-Siglo-XX-2da-parte-capitulo-9","top_badge":null},"232543908":{"type":"document","id":232543908,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/149x198/c27b9adcd2/1404443877?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/298x396/3e2b262c7e/1404443877?v=1","title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","short_title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","author":"Belu Morasso","tracking":{"object_type":"document","object_id":232543908,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ARe6Oa5Qgrj+gYxEt5VMoVfPTXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/232543908/KERSHAW-Decisiones-Trascendentales-de-Dunquerque-a-Pearl-Harbour","top_badge":null},"237079730":{"type":"document","id":237079730,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/237079730/149x198/62fb590050/1435168537?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/237079730/298x396/3dda19a1fb/1435168537?v=1","title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","short_title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","author":"Agustina Ferrer Deheza","tracking":{"object_type":"document","object_id":237079730,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"qfC3YaNrAssANfVsgMA935d6q6I="},"url":"https://www.scribd.com/document/237079730/Overy-Richard-Dictadores-Conclusion","top_badge":null},"244291045":{"type":"document","id":244291045,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/244291045/149x198/4f9e6b7449/1507846673?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/244291045/298x396/92a4328062/1507846673?v=1","title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","short_title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","author":"chinoviaje","tracking":{"object_type":"document","object_id":244291045,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"n23PAZyB4MS4aSH+r6gZycgyOR4="},"url":"https://www.scribd.com/doc/244291045/Paxton-Robert-O-Anatomia-del-Fascismo-Capitulos-3-4-y-5-pdf","top_badge":null},"257793868":{"type":"document","id":257793868,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/149x198/ad46cb91cf/1448015722?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/298x396/4d6125b0fe/1448015722?v=1","title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","short_title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":257793868,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pq5NBf7hucWwkvWYpaC4UQn9Gzc="},"url":"https://www.scribd.com/document/257793868/La-Guerra-Fria-John-Lewis-Gaddis-Caps-1-4","top_badge":null},"258850456":{"type":"document","id":258850456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/149x198/fc348c3a36/1426474472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/298x396/691fc255f6/1426474472?v=1","title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","short_title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","author":"Griselda Sotelo","tracking":{"object_type":"document","object_id":258850456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pcZxDDS4noaRsK+32rGLGS2mq7I="},"url":"https://www.scribd.com/document/258850456/Gaddis-La-Guerra-Fria-Ccaps-5-a-7","top_badge":null},"261525145":{"type":"document","id":261525145,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/261525145/149x198/73cfbad2d2/1492479865?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/261525145/298x396/e281b09ade/1492479865?v=1","title":"Derek h .Aldcroft","short_title":"Derek h .Aldcroft","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":261525145,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lYhe7q50GNi2mJ/PTy1kotK8ASM="},"url":"https://www.scribd.com/document/261525145/Derek-h-Aldcroft","top_badge":null},"267066717":{"type":"document","id":267066717,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/149x198/be7204e027/1486587588?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/298x396/be51997f0a/1486587588?v=1","title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","short_title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","author":"Robinson Salazar Carreño","tracking":{"object_type":"document","object_id":267066717,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gZDbIAHT4o9XvxTuK7tFret/lh8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267066717/Blanning-El-Siglo-XIX-Europa-1789-1914","top_badge":null},"267981407":{"type":"document","id":267981407,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/149x198/ac193307b0/1449963286?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/298x396/1648ae6680/1449963286?v=1","title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","short_title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":267981407,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"wEeUZ08rHvAlBC1GUQ43cDESYn8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267981407/Strasser-Carlos-La-Idea-de-Una-Ciencia-Politica","top_badge":null},"275804163":{"type":"document","id":275804163,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/149x198/4d90098adc/1440448637?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/298x396/0cecdf66dd/1440448637?v=1","title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","short_title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","author":"Luis Enrique Urtubey","tracking":{"object_type":"document","object_id":275804163,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EnIuimMO2DLJ8YJL/BTNMlwI6+M="},"url":"https://www.scribd.com/document/275804163/1-Damill-Mario-Macroeconomia-y-Politicas-Macroeconomicas-Caps-2-3-y-4","top_badge":null},"290069433":{"type":"document","id":290069433,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/290069433/149x198/31e93778ee/1447786292?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/290069433/298x396/70396a37a3/1447786292?v=1","title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","short_title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","author":"thinkguay","tracking":{"object_type":"document","object_id":290069433,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"H5C7r8maD6ONzKnyIWvpueO10Rk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/290069433/El-siglo-XIX-T-C-W-Blanning-pdf","top_badge":null},"316592473":{"type":"document","id":316592473,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/149x198/1bc71022ec/1466739262?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/298x396/0830d37978/1466739262?v=1","title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","short_title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","author":"Mariano Roark","tracking":{"object_type":"document","object_id":316592473,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"RgeZiseyHEDpsCxfGjA9VXHQXp0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/316592473/Fieldhouse-D-Economia-e-imperio-Paginas-1-15-y-74-118-pdf","top_badge":null},"359879681":{"type":"document","id":359879681,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359879681/149x198/9de0494dd6/1506398402?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359879681/298x396/06030e990f/1506398402?v=1","title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","short_title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","author":"Anonymous YNxfRTN","tracking":{"object_type":"document","object_id":359879681,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jnsJU3ukV3NkrRTH0x3BdCKGCgI="},"url":"https://www.scribd.com/document/359879681/Niveau-Maurice-Historia-de-Los-Hechos-Economicos-Contemporaneos-Seccion-II","top_badge":null}}},"seo_roadblock_props_path":"/doc-page/seo-roadblock-props/80375912","signup_context":null,"toolbar":{"search_path":"/search-4gen?allowed_pages=1&auth_token=QXYT%2B8ZiyXh5BXDE1a5QWpuvx4k%3D&authenticity_token=fusBsaHniVTQ9W2P28YQgtlTUI76gxivyXXiE8FAurvbiiwG9sCCIGoAqpN4MB3jnCjODDBjsvmTubszyMdJtg%3D%3D&expires=1540772569&wordDocumentId=80375912&wordUploadId=83460251"},"renewal_nag_props":null}-->

:¿. un 5 por 100 :de..~~."EQ en la población.r'la' En 10 que toca a lo?_principales activos producúvos.et~p'ortados o disJ:ersados.¡ -~.. las pérd. corno resultado directo de In guerra.!~~le:.la.fueIOn despla.s9:tla.J~. .. com. ~~ paises. que iban a recibir más tarde una corriente ininterrumpida de gente procedente de Alemania oriental. El mayor desplazamiento fue el e los alero-a. Junto con un marcado desequilibrio entre los sexos. Cerca de una quin'ta'iai:te::¿~-i~-'p~b1aci6n dePolo'Íiia 'fue muettadurante la guerra. Ell los países con grandes pérdidas.~ civiles sobre'pas'w ampuarnente ~ las de .h1eroñ-n.ficit de población en los groPQS de ed~rpª~ pr5::' ductlva. ~1..t~· p. cuando esta1161a guerra fría. más de-?O 0?}llon..o~~~~~:i: e¿:~i:'~~3nY~~sri:!deC~~ ~~H:~~~'~.trasJa~o. debido a las políticas de' ext~rmlñio masivo de los na· zis. Más de la mitad del total. quej se vieron obligados por el acuerdo de Potsdam de 1945 a regresar al ¡ interior de las fronteras alemanas.11' hub~ un.Alemania) salió baso tante bien librada.idas_yjª-~5."n~L11. Otro problema.. el precio en vidas que se cobraron los demás factores fue mucho . mientras que en el conjunto de la población el exceso de mujeres ascendía a 3 millones. sin embargo> aparte de Francia. grandes canti· claeles de pOlACOS vohiíeron ele AlemanIa r RusÍfl. trabajo y capital.s. grave dé. la 'Jr1 rnlpn t. En. *ti :-. las mujeres sobrepasaban a los hombres en los grupos de edad de 25 a 45 años..as y guerras civiles fueron muy modestas.~\.~tos fiab1~. en 11 proporci6n de 100 a 77 en 1950.t1p. en promedio.11p~ 4~ . En ottas~ p~labras. En conjunto.. Así.. aunque la mortandad directa fue mucho más grave que en la guerra ante· rior. Europa septentrional y occidental (excluyendo . Muchas de estas personas desaparecieron por completo de escena.t~ j.uchos ciudadanos de sus países de origen.§J_.!?_~~~sta~~-EP~ra?9Q. de maner~ ~ue la poblaci6n total europea (sin Rusia) en 1945-1946 era muy similar a la de antes de la guerra. aunque las 'estimaciones varían ampliamente.~_~i..:.. fueron a menudo muy significativas en . La guerra 'también causó un enorme JJ:~. estuvieron r~presentadóspor. rlícntt:1s que la I .octubre de 1946.é...~ ~nhrp 1"c: 'lll1(-ll'tF<: (" n._...rou~f.. Polonia y la Uni6n Soviética._d. . .-Alemama y fu:lsia.L~ 4i~g-ibu~ióJL(I~Jgs__pérdidas vari..fISI: .("' :'lrí t~Cl~~~ 1.9Q. la guerra había se~do s1n.~. Sin embargo..es de_p_ersº. En términos relativos. .para el conjunto de Europa es la de 40 millonesJ que comprende las bajas militares y civiles causadas gue~ra~ Las .. Las baIjas en algunos de los países orientales más pequeños.s.HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 : GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 165 los'· ~a'sos. pero can el' tiempo los expulsados representaron Una \ valiosa adici6n a la fuerza de trabajo. 'Las pérdidas totales fueron compensadas por un notable de 'Il~ 1'1 tu ada Francia).¡ 1= ~~ . Checoslovaquia y Grecia peI reci6.~I fue .JP.~o ~:::-JO exceso del privó a varios países de valiosos talentos financieros y económicos.. Alemaníade posguerra.q!!.roenor... Quizá desde d punto de vista econ6mico fue más importan te el efecto sobre la estructura de las pobla-' ~~nes.. salieron de la guerra con poblaciones seriamente reducidas. de.~_.l:.p...t~. los des...~_ en ) ~Jj_'121§J_p~~Q_1a q::tensi6n del agotamiento.. Inicialmente.. Estos factores probablemente suponen de 5 a 7 millones de personas.i-. la dispersión'y nuevo asentamiento a!ect6 de alguna manera a la mayoría de países europeos.. país -ª. mientras que Europa central y oriental padeció 'mucho. En amoos e~ obt~e.Q!f9.. Así... Alemania y Yugoslavia. particularmente en algunos de los países más devastados y pobres del este. excluyendo la Uni6n Soviética. varias estimaciones diferentes de las pérdidas en poblaci6n. Así. debido al 9~laz~m1entUe-.f "Lo ' " " ". aunque reduj ciclas en números absolutos. unos 35 mi· \llones de personas fueron heridas..p1emente para ~~~l cree!: _~lento natural de 1-apoblaC16n.. En Alemania occidental" por ejemplo. Rumania. mientras que el déficit de natalidad del período bélico parece haber sido muy bajo.. ~flO}p:1~!p'~p.'~~:.t_mÜ.1r~p~o~.-iore·s..: relación con sus pobladones totales.. -~' '4 Hay> por ejemplo...~err~más de 15 millop. La cifra más acg¡.Rusi:!. En conjunto.neto'-cle r:ecursos se exagera con facilidad. unos 25 millones de personas. habían sidol transferidos casi 10 millopes .

.000 pueblos fueron devastados..lf_g~!~~~~añados e interrumpiaos. ~ general. tares básicos. la flota mercante de Europa era 5610 el 61 por lOO'de la de antes de:ra-guerri:'tánt"o-er' oeste como cl este ·se"eñc·ont'rab"anserlamiñ-te"91ec t idOsen el transporte.indus ~iaLylos _~d~c.rretera era limltado. estaciones. Francia. En las áreas invadidas de la Uni6n Soviética. su capacidad industrial. que se hubIera producldo poca disDlIDuo6n del stock. casas.2_.para ~omp~~~~lA~ficit geri~4~ de la __ i. porl tanto.mente en Europao!íeñ: ~ más de la mitad de los puentes del ferrocarill~ei:ñpá1iiíes7-estaCio: ¡nes de mercancías. ¡ Países Bajos y Alemania.s>s. los edifioos. excepto en los países neutrales ..~1~~Jab!~~?-~_S-"~~~1~rºSLgr~des ª3J.convoyes militares. Además.P9.i_4~d_Ptodtlci~o~.r:ZO_.s~~ l?aj. junto conttler'tes bombardeos y devastaciones deliberfldils significaron que el d~~a II la cierra.forme puede haber parecido una nota más I bien optimista y que casi con certeza no se refiere al imperio ruso. En Francia. El déficit de viviendas por reparar al final de la guerra era ¡enorme.~?s:=a. La destrucci6n de viviendas como en porcentaje del número de antes -d~ la guerra IiegÓ-. ~J~t~_an~9.~ el capital social. unas 17. -y ._~_élg~fa.quirió una población más homo?énea. De he~ho. mientras que el uso del transporte por c...n Alemania. __~e~ero Cllle en .~}o.iº.2."~l1'?s.~orpp'leJ.rJa . Co~? .gran parte de lo que qued:::ba estaba disperso a lo ancho de toda .m. En varios países.º.ten. !p.9~J del ~..te ~l1JE~. el daño a las estructuras y a la propiedad urbanas fue considerable.oi:~..~~~~ ..e incluso aumentar en algunos casos.capacidad industrial de Europa al final' de la guerra era mayor que antes y más adecuada a. "Qna esteÍa de devastación se extendi6 de oeste a este a' través del continente europeo. Gran Bretaña y los J?aí. Francia y los países neutrales.tsyersas ..1as vlliSlIUv@cs esta· ban ruerade servicio.~dE_ jPQ91'.U:ilas có·s"i:. ¡ de Alemania llevaban a movimientos adicionales.az.4el da52-má~g~Y.. 1. • ~ l' 166 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 '1 GUERRA y RECONSTRUCCIÓN 167 a it. .t?qaJc}:i.l~~ ~~! . mientras que Roskamp (1965) sugiere quef Alemania occidentill de hecho tenía una lTI<1vor capacidad industrial _ o fue a- . aunque no siempre directamente adecuados a las necesidades del ti~mpo de P. Al lado de las pérdidas·' deben colocarse los _a u r:r:entos _~~_~~pac.\ te del sistema ferroviario estaba temporalmente suspendido. Combates intensos.portan. El capi tal circulanL~_q(.. El material m6vil también estaba seriamente agotado y dañado.~~ de.!'t~J~govi~#oes. La incidencia de las pérdidas definí· tiv~~· muy desiguaC'sTeñdci' más extensas en los principa1ess_~. . En Gra._e. La amplitud de las magnitudes es semejante para las propiedades no resi· denciales.~ l~s.-e.24.: ""Pero en este sector ~l i~paéto fue _~~cho. ~ial. aparte de los .~~!e ~ guerra. teniendo lugir algunos ¿'~-·fo-s· p. Polonia y Q!". pe~? mu. En la mayoría de los países.a \cho menor.000 ciudades y villas y 70.t.!:~port~ Muchos puertos estaban cerrados o dcstruid05.a y ciéLf al"4 pé!l:~roQj. la propiedad y el equipo industrial fue más grave de 10 que habia sido en la primera guerra mundial.~~9v_aqu~?.~. de ca-¡ pital.. Las ciudades fueron particularmente vulnerables a lo~"-bom5ardeos aéreos y muchas grandes ciudades. vías y otras : instalaciones fueron destruidos o necesitaban reparaciones i. Mientras este i.§~~~p~Áa'y-9.e agotado y era casi ínexis.J~or lO-º__~nAusttia. todavía sostenían que la . porque la nueva construcción estuvo virtualmente paralizada ¡durante la guerra.staban¡ fuera de servicio.t taña._a~~~~!les.n. \ tes.Ita.39.Q y durante algún tiempo después de la guerral.a~o del transporte y de la vivienda._ ~~. muchas de estas -últ:. tales corno el carb6n.t:l. ya que seIlabía·o --éxpansÍonado -.'?r Jo menos 6 ñillIones . El e51wpo .a.rm.sobre de los medios de transporte. eran s~ta?ci~es. sus nuevas nece-I.§.riJ. . El resultado neto fue que Palorn ad. especialmente en Alemania. ~_ª-_~~~o mejor en otras formas de . así como el 70 por 100 de las instalaciones industriales y el 60 por 100 .i_~~to. y :Hupgrí~. incluyendo el Reino Unido.~~ljtenc~as_~~j~?!~p_o.Y.."~Y. por ejemplo.p._JOO.J:f9tJºº-_t.t.. la mayoría de canales y puertos c.los cuales. en un informe publicado enl 1953. el acero y la energía. además.p Bre. sidades. destruidas o gravemer. ~.. Hubo.li.~_tes ocup~ª-~_s. la capacidad manufacturera se l expansionó modestamente. muchos puentes estaban deStruidos y una gran par.deteríoro por el tra'bajo cont~l.-de las primeras durante la guerra.. Noruega._ al2.!2 miILCl.c"~~p~ad~9si_~r tráfico terrestre regular en Europa.8 millones en 1950 frente a 32.mant~iIr!.~~2~adas <:.. El catálogo de desastres era semejante en la industria y en h agricul tura.QQ.t.a situaci~~.!.~~.. ~ • '" '" '" ~ ~. Es posible.l_li1 . fueron virtualmente arrasadas. La pérdida y destrucdón de activos de capital son-ª-4n ~~s ~~~ ciles de cuantificar can prcci~.PUf~~ de }a.a.1 millones en 19.r:t~~~ci6n de las construc~}one!:. sistemas de señalización.Lr:. De hecho. EaDlan sufndo gravemente a causa de la falta de reparaciones y mantenimiento.Jr~as_. Los sistemas de transQorte t~bL~n ~e!Q. un desequilibrio entre las industrias de bienes de consumo y de' producción.~l c. daños en los países ocupados. 1I Ir' ID . tanto públicos como privados. las Naciones' Unidas.s..1ºY la Jaltade . con todo parece que muchos países lograron mantener."ubo poCo Europa.~'-c~~~o. • 1.

te de su capacidad industrial a aquel país.:. mucho antes del final de la guerra. Esta Comisión fijó los límites de las zonas de ocupaci6n en Alemania -las tres:' zonas occidentales que se convirtieron en la Repúblíca Federal Ale-! roana y la zona soviética. Más allá del corto plazo. Pronto . éstos no impliearon la extensa división de Europa que.otencial de expor. 172 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 173 I I I I ! i' i l .. se~taron algunos (fe-los más notorios errores del período posterior a 1918 y.~!1_p. que obtuvo sobre ~abase provisional en un principio y con carácter más permanente bajo el Plan Marshall. incluyendo alirn~V de una población debilitad.:W~j . ~nsiderablemente después de las conferencias de Yalta y Potsaaiñ. RECONSTRUCCIÓN l! . La situación de Europa se agra. Aunque éstos no fueron siempre ideales. y en a!gunos países 't'e obligado el acometer una reforma monetaria.er se f. había tenido lugar después de 1918. Hungría fue¡ reducida apro:ciroadamente a sus dimensiones de después de la pri-! mera guerra mundial.9_4.. e! Reino Unido y la Unión Soviética.1'olar la región a! este ~e J. Rusia fue colocada en una situ~ón fue~. pérdida de mercados y relación de intercambio desfavorable. se aseguró un fundamento más sólido para la recuperación europea. ~i . línea occidental de su zox. Esto proporcionó a Rusia un terri· torio adiciona! de 709. . Las fuertes diferencias olí' as entre los aliados la Unión Soviética se' tradujeron inevitablemente en la de1ímitac:iQ¡:¡ de esferas ~ . Ij-.c D~Dbl\ ~IJI LA POLÍTICA DE. 1'6 por muchos otros factores. . hecho. enfcl. las políticas de los gobiernos aliados y de! norteamericano en particular demostraron ser más constructivas de 10 que habían sido después de la primera guerra mundial. . se hizo evidente que Europa no podría llevar a cabo la tarea de re-' construcci6n sin ayuda. la política determinaba el formato final de los acuerdos adoptados. Se pecesitaban urgentemente importaciones para producir una recuperaci6n en 13 producci6n.ur.600 kilómetros cuadrados i añadió 25 millones su población. . fijándose la frontera occidental de la Unión Soviética en una línea desde la bahfade Danzig al norte de . a pesar de la fuerte destrucci6n.. Rumania tuvo que ceder Besarabia y Bukovina a Rusia.JJ. Fue menos severa en ~ Jropa occidenta! y Eseandinavia. tort31ecienao todavía más la· UnIón SOV1euca su poSlCl n en ~ el este.¡ tiva Europea. que más tarde sería la República Deroocrá-¡ tica Alemana..r . en consecuencia.pudiera. .J.U subalirnentada. establecida después de una conferencia en Moscú. durante e(período de la posguerra. las perspectivas económicas en Europa distaban mucho de ser brillantes. El problema inmediato no era de escasez de activoc. sino de una grave escasez de suministros esenciales. Rumania.QgjQ. entre los ministros de Asuntos Exteriores de Esta. y por trastornos sociales y !.rej:o y julio de 1945:"Rusia pudo aumentar su territorio coñSi-( derablemente. Las decisiones concernientes a la futura estructura del I'áIs se íiIcanzaron por etapas. La rivalidad entre el oeste y la Uni6n Soviética se rellej6 en las ~cesivas negociaciones d~az con Italia. Aunque hubo algunos cambios territoriales importantes después de la segunda guerra mllndial.y creó efectivamente la división este<leste. en favor de Che-' ¡ a mien-.ª. principalmente a costa de Polonia. Ca~~e las l'art~ intent~_ ~aear tOd~Jo que . perdiendo Eslovaquia al .fÍa en Europa. donde fue superada en muchos easos por controles físicos.Q. incluyendo grandes deudas publicas. dos Unidos.olitico$..?_ci6~J.a-E9 disponía de los medios para pagarlas. :-. ! La necesidad inmediata de Europa era de ayuda.:. pero lodos los países europeos sufrieron los desórdenes inflacionistas y monetarios. De. sino que en su lugar acordaron . En ninguna parte esto fue más obvio que en el casQ de Ale-: mania.ia y Fiñlandia. tras que Finlandia cedía una décima parte de su área agrícola' y una OCtava p:u.lpª.':urop. la solidez de ~\la recuperación europea dependerla también del entorno econ6mico 'internacional. los vencedores de 1945 no se precipitaron en las negociaciones de tratados de I'az formales.-evas olas de inflación. Lasj esferas de influencia fueron determinadas por la Comisión ConsuI. en la segunda mitad de 1945. Así. BUlgarla. Estaban también las cuestiones de los cambios de fronteras que debían establecerse y el volumen de las reparaciones exigibles a los vencidos. enl octubre de 1943. y en particular de las instituciones ideadas para mejorar las relaciones econ6micas.9. Afortunadamente.uen.L. en mayor o menor medida.-arªSQQJ. pero a CauSa de un .8E.infor:trul1mente entre ellos los ajustes de fronteras que debían efectuarse.Ee . La situación fue peor en' algunos de los países ocupados y en el este.-ión.. los primeros años veinte. . .. En todas estas materias. 10 que con~a división este<leste.Braunsberg hasta un punto de reunión en las fronteras de Lituania y Polonia.

Otros países I enemigos... Las deudas de guerra demostraron ser un roblema mucho me. comparando con la primera guerra mundial.l peración pareci6 tener s61Q.Los rusos querían reparaciones sustanciales. significaba que no debía producirse ningún cargo por la ayuda y los bienes enviados a los allados (principalmente Gran Bretaña y la Unión Soviética) durante la guerra." en conjunto. eran menos ambiciosos én sut demandas. ocupaci6n . Aunque los cambios . que debía soportar los costes de la ocupación y la indemnización a las partes perjudicadas.o_PJ9pto se vio cla. Bulgaria renunci6 al territorio que había tomado a Yugoslavia con el-epoyo nazi. . en particular Estados Unidos.. sín embargo.pcr.. pero mis tarde volvi6 a Italia. Cuando cesaron las bostilidades. En 10 que se refiere a 1~~Pa.do. Este procedimiento tenía la ventaja de evitar las di. inclu. En primer lugar. activos . y a principios d. yendo los grupos minoritarios. y que su futuro potencial bélico debía mantenerse bloqueado.QQ. La pol1tica norteamericana de Préstamo y Arriendo..!!lli!1_· para la mayona e t:aíses. no s610 en términos de terriI torio y poblaci6n. sino también en virtud del hecho de que se le dej6 . indignados por el tratamiento indulgente a .\míento del emJipo industrial. Eon la excepción de Gran Bre!)l.Y costes de indemnizaci6n Y otros cost~.fic~tade. y la mayoría' de los demás miembros de la coalición allada adoptó un procedimiento semejante. . rr. sobre todo a United Naúons ReJief and Rehabilitation iration'(A dmjnjstraci6n de las Naciones Unidas para Ayuda y Rclía· 'bilitaci6n).nor después de a se~~fgª-..efecto. Norteamérica em: ez6 a facilitar a da a Euto a través de varias or anizaciones. en favor de Rumania.g':!.1imi~. sin embargo.exteriores y buena parte de su flota.. millones de d6lares por todo el continenJ~. dado que la rivalid~d entre .e a que ellos habían sufrido enormemente a manos de los alemanes. incluyendo Europa orien· tal. más tarde se redujE. cuando los pagos a partir del producto corriente habían implicado la transferencia de divisas escasas..1Jl. Por otra parte.. los acuerdos de PréstamQ. La ayuda se agotó pronto.ña.rnac!onales_~_9u~'!.Alemania.QD. Ambas partes estaban de acuerdo. principal- '1 '. Los prinCIpales perdedores fueron Alemania y Polonia. fue que se evitó en gr. El programa original de desmantelamiento se fij6 Q un nivel relaúvarnente alto y probablemente babrfa paralizado la industri~ alemana durante un tiempo.cientras que los aliados.'lll medida el fiasco de las reparaciones )' deudas J ~t. y en términos de recu.J.\ ses enemigos más pequeños.pero no parallzaron el país Y en su mayor parte na implicaron una grave pérdida de divisas. el prlllclpal desacuerdo surgió entre la Unión Sovi~~ca y las potencias occidentales. insistieron en exigir grandes pagos de los paí.C!º~p). de sus colonias y cedi6 las ¡islas del Dodecaneso a Grecia..: ~­ Alemania occidental.._¡ .el este y el oeste significa una mucho m~or disposici6n por parte de i E~t~ddos U nid~s__ pa!!':~J::ldar y fortalecer a las economías e~s oce enta les. en algunos aspecl". Italia se desprendió. mientras que la última entreg6 Fiume y una gran parte de la península de Istria. mientras que la Uníón I Soviética fue el beneficiario principal. mientras que el I Sarre fue incorporado a Francia hasta 1957. Negociaciones sucesivas establegeron una fórmula por la que las r~ aracione~ teof~n.. los costes totales soportados por .Q~~da a la Europa herida por la pobreza. en forma sustancial y el val0l'total de las rep~ finalmente cedidas fue absolutamente modesto. en que Alemania debía perder -'Ir.' rabkmente. -:r:arnbién implicaron movimientos considera es e po lación.e 1948 se habían distribuido unos 25. e'l bar. tanto en el caso de naciones prestamistas I I i ¡ .~e. percatándose de que sancionar demasiado 'fuertemente a Alemania perjudicaría la recuperación posterior y de ahíque debilitaría la posición de Europa occidental.en una mejor situación para controlar Europa oriental._aLoo~os inicilílíñente-. Trieste fue puesto bajo ¡!control internacionRl. y Transilvania al norte.s fueron mayores que la ayuda allada que recibió. incluyendo Alemania oriental. Así desde julío de 1945. . Afortunadamente.. Los rusos.a­ :ClOnes alemanas.000 .Y.. acerca del volumen qUe debía \exJg1!se. smo a partir el stock de capital existente en Alemania.~cieras que siguieron a la pIÍlDera guerra mundial. desde el punto de vista de Europa occidental. Finalmente. gran' me!)te por medio del desman.la ~~. Arriendo se terminar. esto no era sorprendente. Sin embargo. en concepto de reparaciones.174 HISTORIA DE LA ECONOMÍA EUROPEA 1914-1980 GUERRA Y RECONSTRUCCI6N 175 f: " J 1 coslovaquia. incluyendo Alemania oriental (véase 1 capítulo 6). prohibiéndole la producción de' equipo militar. fueron silt piJiC?tiyos en términos de los acontecimientos otíticos' osteriores.cl..1.ramente' gue Estados Unidos se verla oJiligª. cuando fue devuelto a \ Alemania. una gran proporción de l~ a?'ll~a se desembolsó más bien indiscriminadamente 1 con'{scasa conslderacl6n..territoriales no fueron enormes.s esto puede verse como un beneficio. Una mejora.e~###BOT_TEXT###quot; ¡{o apartir del producto corrie¿. fueron tratados menos favo.

ERP.d monetaria y l~ no ~discriminaci6n en una fecha especlúeada (véase más adelante). disposici6n de los países miembros.. Además. por razones políticas.ayuda extranjera. El ~ ¡lean Recovery Progranune (ERP¡ (Programa de Recuperación Europea) Sé basaba en el principio de úyudar a quienes estaban dispuestos n ayudarse a si mismos. en tanto que actuaba como una cámara de compensad6n para los planes económicos ~a. y los 'efectos nocivos de la ocupación alemana. Pero e! cambio estuvo probablemente más condicionado por el giro de .. como con el présramo bntánico. ¡ EJiPlan Marshall entr6 en vigor en abril de 1948 y fue diseñado p¡. de los usos más provechosos a Jos que podía destinarse.?-os i casos se impusieron condiciones.193 . Es verdad 4ue en el año en que se alcan. FInal· . aunque de hecho se . la socialización en Europa oriental.Ecibi~El... plo. una parte considerable_. En conjunto. que los fondos acumuiados de monedas nacionales debían utilizarse para promover la recuperaci6n de las e. pero está c1aro que.c. \que implicaban la aceptaci6nde l~ converÚbilida.:amercancías industriales y el resto para servi· cios de una u otra clase. Cuando se anunC101~ nueva oferta en junio de 19A1.ayuAa se necesit6 para compra de a1imento~. aproximadamente. a menos del 5 po: 100 de la renta nacional de Alemania. como habia sucedido Con gran parte de la ayuda anterior. de los que 5. El reconocimiento de la ineficacia re!ativa de! programa de ~da fue un factor qlli. Es difícil estimar el 'im'pacto del programa con alguna precisi6n. en particular la política. ' .c:iona1es. el 57 por 100 . las políticas nacionales no siempre llevaban a la recuperaci6n inmediata' en 106 primeros tiempos del periodo de la posguerra. el 95 por 100 d. las en· tregas totales en concepto de ayuda ascendieron. mias no se mostrasen inicialmente receptivas a la . Mientras que en el primer año.istration (Admi· nistración de Cooperación Económica). a fin de evitar que los paises no se obstaculizasen mutuamente. Para estimar las necesidades individuales. por parte de los Estados Unidos a través de la Economic Coa eration Adíííiñ.ble en la confecci6ndel nuevo programa de ayuda.acontecimie~l~olíticos. El temor a disturbios sociales y políticos y la anlerulZa de los regimenes comunistas en el oeste jugaronunpap~ nada despre~a.ellos . En el caso de Alemania. incluyendo su linea de endure=ento en relaCión con Alemania. significaron que muchas ec?no. en las co~diciones que entonces prevalecían una buena parte de la ayud~ se utiliz6 sunplemente para mantener viva a la poblaci6n.itar..el secretario de Estado George Marshall se vio claramente que. En segundo lugar.mente. ~n ~g'-. mÍentras. por ejem.wl cambio d~ política en 1947. mientras que la inversión corr:~ I . incluyendo una intensa nacionalizaci6n en Gran Bretaña y Francia.conomlas nacionales. 10 que con e! tiempo culminó en e! bloqueo de Ber· llin. como ' criterio p r i n c i p a l . y en este aspecto la ayucb fue decisiva para capacitar a los países de la OECE para cubrir sus déficits exteriores.176 HISTORIA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914·1980 GUERRA Y RECONSTRUCCIÓN 177 • • • • • como en el de prestatarias.e los cuales estaba a. gran parte de la ayuda s~ bas~ba en préstamos.(¡¡ " . no fueron derrochados por la mala administración política. ex. después de lo cual el énfasis se desplaz6 de la ayuda econ6mica a la militar.l~< la. Los fondos tenían que ser administrados.pansionista d: la Unión Soviética.._~l?ro~E:oneda.Q. sin ayuda. Estados Uniaosliágon-:3ii5'i:óillóiies de dólares por las mercancías requeridas por las 16 naciones del . En tercer lugar. el proceso de recuperación europeo se habría vistogravemente difiéultado. con subvenciones por la totalidad limitadas a los casos e emergencia. en~ a los destinatarios que ceagasen lo gue_.estimar las necesidades nadonales y distribuir la ayuda entre sus miembros. mientras que por e aao europeo 16 naciones se unieron para fotmar la Organización Europlia de Cooperaci6n Econ6mica (OECE).167 pa.ipahente a Europa occidental. los fondos del programa fueron bien administrados. lo que creaba problemas de deuda para los paises prestatarios. políticas radicales.prin¡..z61a cifra máxima (1948-1949). a la que correspondia la tarea de '. por . la OECE utilizó los déficits comerciales y de pagos.mg:ar que la ayuda fuera utilizacb de! modo más efectivo posibk. A esto deben añadirse los depósitos 'corres' pondientes totales de 10. las nueva.má~¡¡A~!e los fondos fueron empleados para materias primas y \Jara la reconstrucción de la c~a· cidad productiva. especialmente los déficits de d6lares..integr6 en el programa de asistencia para la defensa mutua en 1951.de las importaciones de este país entre 1947 y 1949 fueron financiadas por medio de la ayuda exterior. se lim. se condicionó la ayuda a las naciones receptoras a que éstas cooperasen con el fin de ase· ..!QPlfi. El problema crítico era la escasez ew:opes de divisas con las que comprar las imporraciones que tanto se necesitaban. así como los desórdenes l· aricieros y monetarios en general. 6.539 millones'fueron para productos alimenticios y agrícolas.. En conjunto. Proporcionó az:uda para pa~ar en d61ares las mercancías y servicios re~dos por Europ~. especialmente en Europa ori~!al.509 d61ares.ra düi:ai:CüatrOaños.p.

el. a causa de la gran contW.195.. . Afortunadamente. especialmente de alimentos y materias primas.:lumentos ndicionnles de los predos en 1951._!"1.1).nuevo impulso a la actividad econ6mica y a los precios.1.3.llD~ 1~reer'!. Europa occidental: (1) In dice de producción industrial (1937·1938 =. produjo una violenta explosión de la demanda especulativa en la segunda mitad de 1950. Bélgica y Austria. el eXCeso de liquidez y las presiones inaacionistas en UlJa u otra forma. Las poli.~a. J período desde el 'final de la gue. de modo que el progreso hasta 1950 no CU.':'erra en la 1expansión I mHod. La mayor ificultad fue la de obtener suministros adecuados de alimentos. GUERRA Y RECONS1~UCCIÓN 183 i producto ! la que marcó el ritmo en términos de expansión indust. afectada por.a_s)lpera4~10s_niy~~e~~!..ªrte o más por encima dt.:t?10gr6 una rápida reeuperaci6n en los dos primeros años después de 1945. No obstante. 179. incluyendo controles de una u otra cla.!'~~&'!. excepto Austria.9i9~grE:des_1!!perá2iits d~ im ortaci6n-L-i: mejora de la situación presupuestaria.trasadA.lgiv_~L9. Aiemmia. pero incluyen electticidad.!.. gas.. Por supuesto. pág.'~ricana que proporcion6 el estímulo exterior más importañ.od\lcto_ indp~.l_casi . como resul· tado de las devaluaciones monetarias de septiembre de 1949. continuaron prevaleciendo a 10 largo de 1947 y 1948.1. Sin embargo. ma· terios primas y combustible. ticas gubernamentales probablemente contribuyeron menos B esta que las ondas sucesivas de estímulos externos.'de paises. que la capa_o citaron para continuar cada vez que se vela amenazada por el lado I de la demanda o por el de la oferta..182 HISTORJA DE LA ECONOMíA EUROPEA 1914-1980 . especialmente Francia. .. indu~ri~.~.. Hasta 1949 hubo pocos signos de deficienciaJJ"aY~?9. Y .ado s""y. pág. a causa de las escaseces de la oferta y/o los problemas del cambio. las fuerzas inflacionistas fueron también blo· queadas por las consecuencias de la reeesi6n tempora! en Norteamé· rica.Q~9ios. 100) Y (2) india de producción agrícola (1934-1938 = 100) ~ 1 1941 2 19<611947 70 84 97 88 75 82 100 . especiaimente en 1946-1947. mientras que en Berlín el nivel de nctivid:1d todü","static_promo_banner_cta_url":"https://www.scribd.com/"},"eligible_for_exclusive_trial_roadblock":false,"eligible_for_seo_roadblock":false,"exclusive_free_trial_roadblock_props_path":"/doc-page/exclusive-free-trial-props/80375912","flashes":[],"footer_props":{"urls":{"about":"/about","press":"/press","blog":"http://literally.scribd.com/","careers":"/careers","contact":"/contact","plans_landing":"/subscribe","referrals":"/referrals?source=footer","giftcards":"/giftcards","faq":"/faq","accessibility":"/accessibility-policy","faq_paths":{"accounts":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246346","announcements":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246066","copyright":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246086","downloading":"https://support.scribd.com/hc/articles/210135046","publishing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","reading":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246406","selling":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246326","store":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","status":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/360001202872","terms":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246126","writing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","adchoices":"https://support.scribd.com/hc/articles/210129366","paid_features":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","failed_uploads":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210134586-Troubleshooting-uploads-and-conversions","copyright_infringement":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210128946-DMCA-copyright-infringement-takedown-notification-policy","end_user_license":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129486","terms_of_use":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129326-General-Terms-of-Use"},"publishers":"/publishers","static_terms":"/terms","static_privacy":"/privacy","copyright":"/copyright","ios_app":"https://itunes.apple.com/us/app/scribd-worlds-largest-online/id542557212?mt=8&uo=4&at=11lGEE","android_app":"https://play.google.com/store/apps/details?id=com.scribd.app.reader0&hl=en","books":"/books","sitemap":"/directory"}},"global_nav_props":{"header_props":{"logo_src":"/images/landing/home2_landing/scribd_logo_horiz_small.svg","root_url":"https://www.scribd.com/","search_term":"","small_logo_src":"/images/logos/scribd_s_logo.png","uploads_url":"/upload-document","search_props":{"redirect_to_app":true,"search_url":"/search","query":"","search_page":false}},"user_menu_props":null,"sidebar_props":{"urls":{"bestsellers":"https://www.scribd.com/bestsellers","home":"https://www.scribd.com/","saved":"/saved","subscribe":"/archive/pmp_checkout?doc=80375912&metadata=%7B%22context%22%3A%22pmp%22%2C%22action%22%3A%22start_trial%22%2C%22logged_in%22%3Afalse%2C%22platform%22%3A%22web%22%7D","top_charts":"/bestsellers","upload":"https://www.scribd.com/upload-document"},"categories":{"book":{"icon":"icon-ic_book","icon_filled":"icon-ic_book_fill","url":"https://www.scribd.com/books","name":"Books","type":"book"},"news":{"icon":"icon-ic_articles","icon_filled":"icon-ic_articles_fill","url":"https://www.scribd.com/news","name":"News","type":"news"},"audiobook":{"icon":"icon-ic_audiobook","icon_filled":"icon-ic_audiobook_fill","url":"https://www.scribd.com/audiobooks","name":"Audiobooks","type":"audiobook"},"magazine":{"icon":"icon-ic_magazine","icon_filled":"icon-ic_magazine_fill","url":"https://www.scribd.com/magazines","name":"Magazines","type":"magazine"},"document":{"icon":"icon-ic_document","icon_filled":"icon-ic_document_fill","url":"https://www.scribd.com/docs","name":"Documents","type":"document"},"sheet_music":{"icon":"icon-ic_songbook","icon_filled":"icon-ic_songbook_fill","url":"https://www.scribd.com/sheetmusic","name":"Sheet Music","type":"sheet_music"},"summary":{"icon":"icon-ic_globalnav_snapshot","icon_filled":"icon-ic_globalnav_snapshot_fill","url":"https://www.scribd.com/snapshots","name":"Snapshots","type":"summary"}},"nav_categories":["mixed","book","audiobook","magazine","document","sheet_music"],"selected_content_type":"mixed","username":"","search_overlay_props":{"search_input_props":{"focused":false,"keep_suggestions_on_blur":false}}}},"recommenders":{"related_titles_recommender":{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357,157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":null,"track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"gNihUhhuDI/7B8j1F5DUjLq9uAU=","widget_name":"right sidebar","track_id":"flattened_recommender"}},"footer_recommenders":{"recommenders":[{"ids":[150222972,267066717,93351019,94623560,214905504,244291045,261525145,213572474,258850456,213574062,86663456,145913698,117470909,93756485,275804163,257793868,72430959,131176293,359879681,267981407,158830966,316592473,290069433,92720689,232543908,151440026,43528531,237079730,127263562,101614357],"title_link":null,"title":"Documents Similar To (2) Historia de La Economia Europea (1914-1980) - ALDCROFT, Derek","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"mkItzTxrce4V9i+6uuq37mvZzlM=","widget_name":"document_carousel"}},{"ids":[157882697,155353776,155355514,157881469,158795850,155353281,158797093,158798721,158830966,157882117,155353510,157882197,157882621,157882273,155351680,155319846,155349607,150999606,155346172,155317714,150997074,155347115,155247627,155318954,150999677,150997824,155350518,155247777,155248695,155347639],"title_link":null,"title":"More From Guillermina Estevez","track_opts":{"compilation_id":"yQDJgrTVGA88Dh4C0Wu0Z240dNA=","module_id":"4/dC29h4/HXlasgJD3Tng51gjLk=","widget_name":"document_carousel"}}]},"seo_new_docs_recommenders":{"recommenders":[]},"documents":{"43528531":{"type":"document","id":43528531,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/43528531/149x198/2dc13901c8/1447609555?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/43528531/298x396/0a61659ff5/1447609555?v=1","title":"arostegui 1","short_title":"arostegui 1","author":"surp34","tracking":{"object_type":"document","object_id":43528531,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"K9OGFKeSpxyaSH/fdn8WLzNlmvM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/43528531/arostegui-1","top_badge":null},"72430959":{"type":"document","id":72430959,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/149x198/ccfb50db43/1359098288?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/72430959/298x396/f10f01492c/1359098288?v=1","title":"Argentina dosier de España","short_title":"Argentina dosier de España","author":"Maria Gabriela Kairuz","tracking":{"object_type":"document","object_id":72430959,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"IV4ekLWLZ57+lmLVnBjSK5rAJ+k="},"url":"https://www.scribd.com/document/72430959/Argentina-dosier-de-Espana","top_badge":null},"86663456":{"type":"document","id":86663456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/86663456/149x198/af3f9e249e/1376888051?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/86663456/298x396/c4e8444c68/1376888051?v=1","title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería: la fiebre del lanar, 1850-1890, Sudamericana, Buenos Aires, 1989, Capítulo I \"La cría de ovejas en Buenos Aires\"","short_title":"4. SÁBATO, Hilda, Capitalismo y ganadería","author":"HistoriaArgentinaII","tracking":{"object_type":"document","object_id":86663456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"hj/Wxa4WI/N+dyVgtI738iZYPHk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/86663456/4-SABATO-Hilda-Capitalismo-y-ganaderia-la-fiebre-del-lanar-1850-1890-Sudamericana-Buenos-Aires-1989-Capitulo-I-La-cria-de-ovejas-en-Buenos-A","top_badge":null},"92720689":{"type":"document","id":92720689,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/149x198/5339fe0ab1/1368048888?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/92720689/298x396/3c82144063/1368048888?v=1","title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","short_title":"22946560 Resumen de Historia Del Siglo XX","author":"Rodrigo Medrano","tracking":{"object_type":"document","object_id":92720689,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"DidiqWoIKYUoeFADnGi5XZdO/fM="},"url":"https://www.scribd.com/document/92720689/22946560-Resumen-de-Historia-Del-Siglo-XX","top_badge":null},"93351019":{"type":"document","id":93351019,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/93351019/149x198/4785fc3ce6/1386428335?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93351019/298x396/00692775df/1386428335?v=1","title":"ALDCROFT","short_title":"ALDCROFT","author":"rrchagaray","tracking":{"object_type":"document","object_id":93351019,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gb3Utmd9DP3k1innOLlzLrwqEu4="},"url":"https://www.scribd.com/document/93351019/ALDCROFT","top_badge":null},"93756485":{"type":"document","id":93756485,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/149x198/62154dc6b9/1445756218?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/93756485/298x396/509623d201/1445756218?v=1","title":"La economía mundial en el siglo XX","short_title":"La economía mundial en el siglo XX","author":"Erwin Pérez Sepúlveda","tracking":{"object_type":"document","object_id":93756485,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"NocGDE0sSS4qPOkiTkzG+ZSZZd0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/93756485/La-economia-mundial-en-el-siglo-XX","top_badge":null},"94623560":{"type":"document","id":94623560,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/94623560/149x198/3dae434874/1518132569?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/94623560/298x396/a0c994c879/1518132569?v=1","title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","short_title":"Historia Economica Mundial. Rondo Cameron","author":"Julio Ignacio Benitez Francisco","tracking":{"object_type":"document","object_id":94623560,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"i+WwJFdkj5uGEIYOnH/2iT83yPo="},"url":"https://www.scribd.com/doc/94623560/Historia-Economica-Mundial-Rondo-Cameron","top_badge":null},"101614357":{"type":"document","id":101614357,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/149x198/a174b9a98b/1498945042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/101614357/298x396/7eb55ad7ee/1498945042?v=1","title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","short_title":"Mommsen Wolfgang - La época del imperialismo","author":"opcleo","tracking":{"object_type":"document","object_id":101614357,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ADKG0n96hnYBU5dCmJy7d2vcIrA="},"url":"https://www.scribd.com/document/101614357/Mommsen-Wolfgang-La-epoca-del-imperialismo","top_badge":null},"117470909":{"type":"document","id":117470909,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/117470909/149x198/4e82a0166f/1510460514?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/117470909/298x396/c067e8f1c9/1510460514?v=1","title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","short_title":"E.H. Carr, La revolución rusa-De Lenin a Stalin 1917-1923","author":"Germán López","tracking":{"object_type":"document","object_id":117470909,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o8FJaPxeV17gEVwva2EWf1hKIOM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/117470909/E-H-Carr-La-revolucion-rusa-De-Lenin-a-Stalin-1917-1923","top_badge":null},"127263562":{"type":"document","id":127263562,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/127263562/149x198/6f23d5f28b/1501530956?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/127263562/298x396/bd513f7fc5/1501530956?v=1","title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","short_title":"Chang Ha Joon - Que Fue Del Buen Samaritano","author":"Toño Vicencio Betanzo","tracking":{"object_type":"document","object_id":127263562,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"KPJsgIW4h0zTEQ3wzqJn8A3RH0Y="},"url":"https://www.scribd.com/doc/127263562/Chang-Ha-Joon-Que-Fue-Del-Buen-Samaritano","top_badge":null},"131176293":{"type":"document","id":131176293,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/149x198/05292f89ed/1400061561?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/131176293/298x396/58ef38082a/1400061561?v=1","title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","short_title":"Cameron,_Rondo_Historia_económica_mundial_(caps._6,_7,_9,10,_11)_","author":"ᙢᕢᒪᐻᓮᘗᗗᔛ ᗗᖆᘜᕧᘙᖶᓲᕬᗗᔜ","tracking":{"object_type":"document","object_id":131176293,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a9gg/by12nm36Vc2INGs+TQ4HnA="},"url":"https://www.scribd.com/document/131176293/Cameron-Rondo-Historia-economica-mundial-caps-6-7-9-10-11","top_badge":null},"145913698":{"type":"document","id":145913698,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/145913698/149x198/b72a345695/1436547848?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/145913698/298x396/663c625d3a/1436547848?v=1","title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","short_title":"Aldcroft, Derek_ Historia económica europea, 1914-1980","author":"jpr82","tracking":{"object_type":"document","object_id":145913698,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"kE7oRXqXwmRptrteAViehpR0KKg="},"url":"https://www.scribd.com/doc/145913698/Aldcroft-Derek-Historia-economica-europea-1914-1980","top_badge":null},"150222972":{"type":"document","id":150222972,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150222972/149x198/2bdfc8836e/1432695453?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150222972/298x396/18a213f83f/1432695453?v=1","title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","short_title":"Rondo Cameron - historia económica mundial","author":"Agustín Marré","tracking":{"object_type":"document","object_id":150222972,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lIatHnHEcb8nIwgNUpN50rxE6eg="},"url":"https://www.scribd.com/document/150222972/Rondo-Cameron-historia-economica-mundial","top_badge":null},"150997074":{"type":"document","id":150997074,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/149x198/f421cdea4f/1393008373?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997074/298x396/bf80789bf3/1393008373?v=1","title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","short_title":"Zorgbibe, Charles_Historia de las Relaciones Internacionales (caps.1-3).pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997074,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"a4g6qLAt15il5oE+R1W703QD2Nc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150997074/Zorgbibe-Charles-Historia-de-las-Relaciones-Internacionales-caps-1-3-pdf","top_badge":null},"150997824":{"type":"document","id":150997824,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/149x198/db7659259b/1523851119?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150997824/298x396/53f4440a50/1523851119?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150997824,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"b87sq5kYTi42bUtrno+wJr4MGx4="},"url":"https://www.scribd.com/document/150997824/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"150999606":{"type":"document","id":150999606,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/150999606/149x198/cc0f3029e1/1393515065?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999606/298x396/818b7b2315/1393515065?v=1","title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","short_title":"1-Passerin D'Entréves, Alessandro_Filosofía de la política","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999606,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"6Zajlt0Pu6Mfv5iBoKiCRZZBQqA="},"url":"https://www.scribd.com/document/150999606/1-Passerin-D-Entreves-Alessandro-Filosofia-de-la-politica","top_badge":null},"150999677":{"type":"document","id":150999677,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/149x198/46998f948a/1405766224?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/150999677/298x396/e3e712605d/1405766224?v=1","title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","short_title":"North, Douglas_El nacimiento del mundo Occidental.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":150999677,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sZ7ZXF4vHhfe7KNgCnir2tTiNBc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/150999677/North-Douglas-El-nacimiento-del-mundo-Occidental-pdf","top_badge":null},"151440026":{"type":"document","id":151440026,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/151440026/149x198/4d3b80ff9b/1393072997?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/151440026/298x396/34a49b7425/1393072997?v=1","title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","short_title":"Gourevitch Peter_La Segunda Imagen Invertida","author":"Nicolas Antonio Juncal","tracking":{"object_type":"document","object_id":151440026,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Fiu2/JhT/NcwqzTgQ/O8CZyjg2Y="},"url":"https://www.scribd.com/document/151440026/Gourevitch-Peter-La-Segunda-Imagen-Invertida","top_badge":null},"155247627":{"type":"document","id":155247627,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/149x198/eadedc517d/1459717128?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247627/298x396/c41ffb4443/1459717128?v=1","title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","short_title":"7-Dahl, Robert_Los dilemas del pluralismo democrático (caps. 1-2 y 6)","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247627,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0tZetwIGJa80svTVfnFB/1IDJKw="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155247627/7-Dahl-Robert-Los-dilemas-del-pluralismo-democratico-caps-1-2-y-6","top_badge":null},"155247777":{"type":"document","id":155247777,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/149x198/e237334ec9/1407656042?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155247777/298x396/49ec42df75/1407656042?v=1","title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","short_title":"Doc. Amb. - 6° EIDA de la LIMAA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155247777,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Dqg/nmi+mt3Fzvq24G0FcPSgyFA="},"url":"https://www.scribd.com/document/155247777/Doc-Amb-6-EIDA-de-la-LIMAA","top_badge":null},"155248695":{"type":"document","id":155248695,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155248695/149x198/00ff152927/1412371472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155248695/298x396/dd2099ab2e/1412371472?v=1","title":"Derecho Penal Ambiental","short_title":"Derecho Penal Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155248695,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"tzVy+8GQ5Pwpb3sG1WF/EmbSaqA="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155248695/Derecho-Penal-Ambiental","top_badge":null},"155317714":{"type":"document","id":155317714,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155317714/149x198/7700ffc066/1437147071?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155317714/298x396/345ffefca7/1437147071?v=1","title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","short_title":"Derecho penal ambiental - Alemania, Italia, Francia y España","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155317714,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Erx4Szx2bFJ4RiYjNpCQQDHlcrw="},"url":"https://www.scribd.com/document/155317714/Derecho-penal-ambiental-Alemania-Italia-Francia-y-Espana","top_badge":null},"155318954":{"type":"document","id":155318954,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/149x198/31f5f18e12/1440873522?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155318954/298x396/7be772abe0/1440873522?v=1","title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","short_title":"Conferencia Introducción a la Temática Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155318954,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"sHLpMNsrTffUmp+XvdFcCiFqrWE="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155318954/Conferencia-Introduccion-a-la-Tematica-Ambiental","top_badge":null},"155319846":{"type":"document","id":155319846,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/149x198/ea0dea2a24/1374504411?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155319846/298x396/73d3f03315/1374504411?v=1","title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","short_title":"Artículo propio (informe) - Futuro Ambiental en Argentina","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155319846,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"X1tO63DdHfjOWBlMIRotX6KqEFk="},"url":"https://www.scribd.com/document/155319846/Articulo-propio-informe-Futuro-Ambiental-en-Argentina","top_badge":null},"155346172":{"type":"document","id":155346172,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/149x198/7517c53d28/1408542027?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155346172/298x396/de69437440/1408542027?v=1","title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","short_title":"Artículo propio - La Responsabilidad Ambiental en la Unión Europea","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155346172,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"q/tQCUbc2eGmYFUaPBQqkKP8yvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155346172/Articulo-propio-La-Responsabilidad-Ambiental-en-la-Union-Europea","top_badge":null},"155347115":{"type":"document","id":155347115,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347115/149x198/00e6dd62e7/1439777301?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347115/298x396/b760527ce2/1439777301?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental","short_title":"La Responsabilidad Ambiental","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347115,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HG+uN1TdqkHF2RSnuoar4f5I0uk="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/155347115/La-Responsabilidad-Ambiental","top_badge":null},"155347639":{"type":"document","id":155347639,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155347639/149x198/012624253e/1391142021?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155347639/298x396/9b27c335cd/1391142021?v=1","title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","short_title":"La Responsabilidad Ambiental en América Latina - PNUMA","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155347639,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pv4QCZVr4FE2PXkXkSatj3+VFB8="},"url":"https://www.scribd.com/document/155347639/La-Responsabilidad-Ambiental-en-America-Latina-PNUMA","top_badge":null},"155349607":{"type":"document","id":155349607,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155349607/149x198/6dc6014ab2/1442587277?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155349607/298x396/886cebc99e/1442587277?v=1","title":"marino-costero.pdf","short_title":"marino-costero.pdf","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155349607,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XoSL8JhlYZFvIT2kzOvpdwQjfG8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155349607/marino-costero-pdf","top_badge":null},"155350518":{"type":"document","id":155350518,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155350518/149x198/36f8246694/1404880360?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155350518/298x396/a36a0aa1b7/1404880360?v=1","title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","short_title":"Exigencias Legales Ambientales - Curso IUPF","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155350518,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ZxL4OCHfoK/PF6MIvx8G9AnKwXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/155350518/Exigencias-Legales-Ambientales-Curso-IUPF","top_badge":null},"155351680":{"type":"document","id":155351680,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/149x198/eb9a393b5e/1391772995?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155351680/298x396/74b1602026/1391772995?v=1","title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","short_title":"Doc. Amb. - Publicación de la LIMAA 1","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155351680,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WqiDPfh83P8qCQCtRy/j/xrOsBQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/155351680/Doc-Amb-Publicacion-de-la-LIMAA-1","top_badge":null},"155353281":{"type":"document","id":155353281,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/149x198/2ef8dd91d3/1408351621?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353281/298x396/e5fc9a8753/1408351621?v=1","title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","short_title":"artnotasenriquecimientosincausa[1]","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353281,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2HFZGbNYk/VbCh95TvPmbYa+L5E="},"url":"https://www.scribd.com/document/155353281/artnotasenriquecimientosincausa-1","top_badge":null},"155353510":{"type":"document","id":155353510,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353510/149x198/b5cdc1bbdb/1402211213?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353510/298x396/677ba0615e/1402211213?v=1","title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","short_title":"Texto Sobre Indivision Sucesion","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353510,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"55cfmbhCRPsZjcJq9l4O/rXcVm8="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353510/Texto-Sobre-Indivision-Sucesion","top_badge":null},"155353776":{"type":"document","id":155353776,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/155353776/149x198/d925edbcac/1445309752?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155353776/298x396/2b6fec025d/1445309752?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155353776,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"LhOh1CYxz1aDmSap7rXvbcAvZ+g="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155353776/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"155355514":{"type":"document","id":155355514,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/149x198/282777afb3/1408517293?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/155355514/298x396/c2b25974a0/1408517293?v=1","title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","short_title":"DAÑOS Y PERJUICIOS cromañon","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":155355514,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Lelg59ST75UXPkB+odVQjG0rOkY="},"url":"https://www.scribd.com/doc/155355514/DANOS-Y-PERJUICIOS-cromanon","top_badge":null},"157881469":{"type":"document","id":157881469,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157881469/149x198/e68b483a36/1442951440?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157881469/298x396/13ecd6f8aa/1442951440?v=1","title":"Contrato de Seguros","short_title":"Contrato de Seguros","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157881469,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"10WtfsVMAKeImrtEkFU8edsHfQU="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157881469/Contrato-de-Seguros","top_badge":null},"157882117":{"type":"document","id":157882117,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/149x198/f830b827f7/1402420166?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882117/298x396/591285c263/1402420166?v=1","title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","short_title":"ACCIDENTE de TRANSITO Ocurrido a La Salida de Una Escuela","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882117,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"M4b3nQXHw0oZO6doARptCQZNSAM="},"url":"https://www.scribd.com/doc/157882117/ACCIDENTE-de-TRANSITO-Ocurrido-a-La-Salida-de-Una-Escuela","top_badge":null},"157882197":{"type":"document","id":157882197,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882197/149x198/3d8486c4b1/1407810352?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882197/298x396/0a3fca2701/1407810352?v=1","title":"El Derecho en La Apicultura","short_title":"El Derecho en La Apicultura","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882197,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pKoPBW9D74RXpmV3Hangv6MpEf0="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882197/El-Derecho-en-La-Apicultura","top_badge":null},"157882273":{"type":"document","id":157882273,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882273/149x198/2abf48e858/1375550448?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/157882273/298x396/d51a67844c/1375550448?v=1","title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","short_title":"Ley Subsidio Progenitores de Desaparecidos","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882273,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"2NY40FUZWl7D62SnA0VI6iXpTvQ="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882273/Ley-Subsidio-Progenitores-de-Desaparecidos","top_badge":null},"157882621":{"type":"document","id":157882621,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/149x198/0093019cc8/1437060797?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882621/298x396/a3f69ba397/1437060797?v=1","title":"Propiedad Intelectual","short_title":"Propiedad Intelectual","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882621,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Bjw46bAlZ+4wQ+59tvC/EkRkc0I="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882621/Propiedad-Intelectual","top_badge":null},"157882697":{"type":"document","id":157882697,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/149x198/f93e3f4439/1396187954?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/157882697/298x396/2beb6c3150/1396187954?v=1","title":"La Representación cambiaria y el cheque","short_title":"La Representación cambiaria y el cheque","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":157882697,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"WdvOsKZE1Vhzp/HVCYQNrmScNC8="},"url":"https://www.scribd.com/document/157882697/La-Representacion-cambiaria-y-el-cheque","top_badge":null},"158795850":{"type":"document","id":158795850,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158795850/149x198/cd4cf12c30/1397426749?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158795850/298x396/3e1a0e0d79/1397426749?v=1","title":"53530817 Derecho Internacional Publico","short_title":"53530817 Derecho Internacional Publico","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158795850,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o+8EvK6S+Cp6Z7rifJj6Sqni670="},"url":"https://www.scribd.com/doc/158795850/53530817-Derecho-Internacional-Publico","top_badge":null},"158797093":{"type":"document","id":158797093,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158797093/149x198/e5214c421b/1406695913?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158797093/298x396/71dd7e4ab7/1406695913?v=1","title":"COLONIALISMO.docx","short_title":"COLONIALISMO.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158797093,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pj15RgtSQaDg5peAlLm4peZfFgc="},"url":"https://www.scribd.com/document/158797093/COLONIALISMO-docx","top_badge":null},"158798721":{"type":"document","id":158798721,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158798721/149x198/5eafca260a/1406643681?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/158798721/298x396/e626ea9ace/1406643681?v=1","title":"Cria obejas.docx","short_title":"Cria obejas.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158798721,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EzwOwRI73qfvN7AYFviJzrIEWPU="},"url":"https://www.scribd.com/document/158798721/Cria-obejas-docx","top_badge":null},"158830966":{"type":"document","id":158830966,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/149x198/b536058bbf/1403202059?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/158830966/298x396/ea6652b7cb/1403202059?v=1","title":"PERIODO 1914.docx","short_title":"PERIODO 1914.docx","author":"Guillermina Estevez","tracking":{"object_type":"document","object_id":158830966,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"HHAAYSZwwLoDrcv+yL1M5SE8skM="},"url":"https://www.scribd.com/document/158830966/PERIODO-1914-docx","top_badge":null},"213572474":{"type":"document","id":213572474,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/149x198/84a61f0992/1533808385?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213572474/298x396/d1aa6fe08c/1533808385?v=1","title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","short_title":"Ozouf, Mona y Furet, François_Diccionario de la Revolución Francesa","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213572474,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"VG7kDLaNv75bXHUNkBoy+M1RK7c="},"url":"https://www.scribd.com/document/213572474/Ozouf-Mona-y-Furet-Francois-Diccionario-de-la-Revolucion-Francesa","top_badge":null},"213574062":{"type":"document","id":213574062,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/149x198/c7158be897/1445353578?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/213574062/298x396/7c363af1e0/1445353578?v=1","title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","short_title":"Jackson, Julian_Europa 1900-1945 (Introducción y capítulos 1, 2 y 3)","author":"JuanGil251","tracking":{"object_type":"document","object_id":213574062,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"voiMXzHaC0uoFVFD1esg721tRG8="},"url":"https://www.scribd.com/document/213574062/Jackson-Julian-Europa-1900-1945-Introduccion-y-capitulos-1-2-y-3","top_badge":null},"214905504":{"type":"document","id":214905504,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/214905504/149x198/eaf4be8cdb/1493147791?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214905504/298x396/17342f21a3/1493147791?v=1","title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","short_title":"Howard, Michael y W. Roger Louis eds._Historia Oxford del Siglo XX(2da. parte, capítulo 9)","author":"FlorGrimalt","tracking":{"object_type":"document","object_id":214905504,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"XYIPXgake0aeU8Rao7DanAapV5s="},"url":"https://www.scribd.com/doc/214905504/Howard-Michael-y-W-Roger-Louis-eds-Historia-Oxford-del-Siglo-XX-2da-parte-capitulo-9","top_badge":null},"232543908":{"type":"document","id":232543908,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/149x198/c27b9adcd2/1404443877?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/232543908/298x396/3e2b262c7e/1404443877?v=1","title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","short_title":"KERSHAW, Decisiones Trascendentales. de Dunquerque a Pearl Harbour","author":"Belu Morasso","tracking":{"object_type":"document","object_id":232543908,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ARe6Oa5Qgrj+gYxEt5VMoVfPTXg="},"url":"https://www.scribd.com/document/232543908/KERSHAW-Decisiones-Trascendentales-de-Dunquerque-a-Pearl-Harbour","top_badge":null},"237079730":{"type":"document","id":237079730,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/237079730/149x198/62fb590050/1435168537?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/237079730/298x396/3dda19a1fb/1435168537?v=1","title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","short_title":"Overy, Richard_Dictadores (Conclusión)","author":"Agustina Ferrer Deheza","tracking":{"object_type":"document","object_id":237079730,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"qfC3YaNrAssANfVsgMA935d6q6I="},"url":"https://www.scribd.com/document/237079730/Overy-Richard-Dictadores-Conclusion","top_badge":null},"244291045":{"type":"document","id":244291045,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/244291045/149x198/4f9e6b7449/1507846673?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/244291045/298x396/92a4328062/1507846673?v=1","title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","short_title":"Paxton,Robert O._Anatomía del Fascismo (Capítulos 3, 4 y 5).pdf","author":"chinoviaje","tracking":{"object_type":"document","object_id":244291045,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"n23PAZyB4MS4aSH+r6gZycgyOR4="},"url":"https://www.scribd.com/doc/244291045/Paxton-Robert-O-Anatomia-del-Fascismo-Capitulos-3-4-y-5-pdf","top_badge":null},"257793868":{"type":"document","id":257793868,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/149x198/ad46cb91cf/1448015722?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/257793868/298x396/4d6125b0fe/1448015722?v=1","title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","short_title":"La Guerra Fria- John Lewis Gaddis (Caps. 1-4)","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":257793868,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pq5NBf7hucWwkvWYpaC4UQn9Gzc="},"url":"https://www.scribd.com/document/257793868/La-Guerra-Fria-John-Lewis-Gaddis-Caps-1-4","top_badge":null},"258850456":{"type":"document","id":258850456,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/149x198/fc348c3a36/1426474472?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/258850456/298x396/691fc255f6/1426474472?v=1","title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","short_title":"Gaddis- La Guerra Fria (Ccaps 5 a 7)","author":"Griselda Sotelo","tracking":{"object_type":"document","object_id":258850456,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pcZxDDS4noaRsK+32rGLGS2mq7I="},"url":"https://www.scribd.com/document/258850456/Gaddis-La-Guerra-Fria-Ccaps-5-a-7","top_badge":null},"261525145":{"type":"document","id":261525145,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/261525145/149x198/73cfbad2d2/1492479865?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/261525145/298x396/e281b09ade/1492479865?v=1","title":"Derek h .Aldcroft","short_title":"Derek h .Aldcroft","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":261525145,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lYhe7q50GNi2mJ/PTy1kotK8ASM="},"url":"https://www.scribd.com/document/261525145/Derek-h-Aldcroft","top_badge":null},"267066717":{"type":"document","id":267066717,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/149x198/be7204e027/1486587588?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/267066717/298x396/be51997f0a/1486587588?v=1","title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","short_title":"Blanning - El Siglo XIX. Europa 1789-1914","author":"Robinson Salazar Carreño","tracking":{"object_type":"document","object_id":267066717,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gZDbIAHT4o9XvxTuK7tFret/lh8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267066717/Blanning-El-Siglo-XIX-Europa-1789-1914","top_badge":null},"267981407":{"type":"document","id":267981407,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/149x198/ac193307b0/1449963286?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/267981407/298x396/1648ae6680/1449963286?v=1","title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","short_title":"Strasser, Carlos_La Idea de Una Ciencia Política","author":"Damián López","tracking":{"object_type":"document","object_id":267981407,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"wEeUZ08rHvAlBC1GUQ43cDESYn8="},"url":"https://www.scribd.com/document/267981407/Strasser-Carlos-La-Idea-de-Una-Ciencia-Politica","top_badge":null},"275804163":{"type":"document","id":275804163,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/149x198/4d90098adc/1440448637?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275804163/298x396/0cecdf66dd/1440448637?v=1","title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","short_title":"1. Damill, Mario_Macroeconomía y Políticas Macroeconómicas. Caps 2,3 y 4","author":"Luis Enrique Urtubey","tracking":{"object_type":"document","object_id":275804163,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EnIuimMO2DLJ8YJL/BTNMlwI6+M="},"url":"https://www.scribd.com/document/275804163/1-Damill-Mario-Macroeconomia-y-Politicas-Macroeconomicas-Caps-2-3-y-4","top_badge":null},"290069433":{"type":"document","id":290069433,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/290069433/149x198/31e93778ee/1447786292?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/290069433/298x396/70396a37a3/1447786292?v=1","title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","short_title":"El siglo XIX (T. C. W. Blanning).pdf","author":"thinkguay","tracking":{"object_type":"document","object_id":290069433,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"H5C7r8maD6ONzKnyIWvpueO10Rk="},"url":"https://www.scribd.com/doc/290069433/El-siglo-XIX-T-C-W-Blanning-pdf","top_badge":null},"316592473":{"type":"document","id":316592473,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/149x198/1bc71022ec/1466739262?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316592473/298x396/0830d37978/1466739262?v=1","title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","short_title":"Fieldhouse, D._ Economía e imperio (Páginas 1-15 y 74-118).pdf","author":"Mariano Roark","tracking":{"object_type":"document","object_id":316592473,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"RgeZiseyHEDpsCxfGjA9VXHQXp0="},"url":"https://www.scribd.com/doc/316592473/Fieldhouse-D-Economia-e-imperio-Paginas-1-15-y-74-118-pdf","top_badge":null},"359879681":{"type":"document","id":359879681,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359879681/149x198/9de0494dd6/1506398402?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359879681/298x396/06030e990f/1506398402?v=1","title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","short_title":"Niveau, Maurice - Historia de Los Hechos Economicos Contemporaneos. Sección II","author":"Anonymous YNxfRTN","tracking":{"object_type":"document","object_id":359879681,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jnsJU3ukV3NkrRTH0x3BdCKGCgI="},"url":"https://www.scribd.com/document/359879681/Niveau-Maurice-Historia-de-Los-Hechos-Economicos-Contemporaneos-Seccion-II","top_badge":null}}},"seo_roadblock_props_path":"/doc-page/seo-roadblock-props/80375912","signup_context":null,"toolbar":{"search_path":"/search-4gen?allowed_pages=1&auth_token=QXYT%2B8ZiyXh5BXDE1a5QWpuvx4k%3D&authenticity_token=fusBsaHniVTQ9W2P28YQgtlTUI76gxivyXXiE8FAurvbiiwG9sCCIGoAqpN4MB3jnCjODDBjsvmTubszyMdJtg%3D%3D&expires=1540772569&wordDocumentId=80375912&wordUploadId=83460251"},"renewal_nag_props":null}-->