Poemas de Vampiros: Baudelaire. El Vampiro. Charles Baudelaire.

Tú que como una cuchillada entraste en mi triste pecho, tú que, fuerte cual un rebaño de demonios, viniste, loca, a hacer tu lecho y tu dominio en mi espíritu humillado. --Infame a quien estoy unido como a su cadena el galeote, corno al juego el jugador, como a la botella el borracho como al gusano la carroña, --¡maldita seas, maldita! Rogué al rápido puñal que mi libertad conquistara dile al pérfido veneno que socorriese mi cobardía. Mas ¡ay! puñal y veneno despreciándome, me han dicho: "No mereces que te arranquen de esa maldita esclavitud, ¡imbécil! --si de su imperio nuestro esfuerzo te librara, tus besos resucitarían de tu vampiro ¡el cadáver!". Charles Baudelaire.