U. . T. . O. . A. . A. . G. . I. .

SOBERANO GRAN INSPECTOR GENERAL GRADO 33°

I. .P. .H. . JUAN ALBERTO SZUHOPA ANGELES 33°

Este Grado, el último y más elevado de la escala jerárquica del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, es más bien el de un dignatario, la más alta de la Orden, que asume la autoridad superior administrativa y que ejerce el poder Supremo Masónico en cada Estado en donde se halla regularmente constituido este Rito. Según el relato histórico de éste Grado, en el año 5786, el Rey Federico de Prusia, en previsión de su próximo fin, quiso designar al poder supremo que ejercía en la Francmasonería como GRAN COMENDADOR DEL REAL SECRETO, en un alto Cuerpo que denominó SUPREMO CONSEJO DE SOBERANOS GRANDES INSPECTORES GENERALES, y con este objeto, él mismo redacto las Grandes Constituciones que llevan su nombre. El Grado 33° es conferido a los Masones que son acreedores a él, por la cualidad, titulo, privilegio, soberanía y autoridad de los Grandes Inspectores Generales de la Orden.

Su misión principal es enseñar e ilustrar a la hermandad y conservar la armonía, unión y amor fraternal entre sus miembros y mantener la regularidad de los trabajos en cada Grado, cuidando de su debida observancia, ocuparse de que se cumplan los Reglamentos, Estatutos y Constituciones, cuidando que la Orden guarde celosamente todos sus secretos y defenderlos en todas las ocasiones y por último, deben ocuparse en trabajos de paz, amor y caridad. El sitio ó Logia en el cual se reúnen y trabajan los Soberanos Grandes Inspectores Generales se llama Consejo Supremo, y la Tenida Asamblea. 1

Los títulos en la Asamblea de éste Grado son: 1.- UN MUY PODEROSO SOBERANO GRAN COMENDADOR, que preside la Asamblea. Representa a Federico II , Rey de Prusia. 2.- UN TENIENTE GRAN COMENDADOR, que es el 1er. Vig. .. 3.- UN GRAN MINISTRO DE ESTADO, que es el 2do. Vig. .. 4.- UN GRAN SECRETARIO GENERAL. 5.- UN GRAN CANCILLER Y TESORERO. 6.- UN GRAN MAESTRO DE CEREMONIAS. 7.- UN GRAN PRIMER EXPERTO. 8.- UN GRAN SEGUNDO EXPERTO. 9.- UN GRAN CAPITAN DE LA GUARDIA. 10.-UN GRAN HOSPITALARIO. 11.-UN GRAN PORTA ESTANDARTE. Y los miembros del Supremo Consejo se llaman Ilustres Soberanos Grandes Inspectores Generales.

La decoración de la Logia esta revestida de colgaduras de color púrpura y en ella están pintados ó bordados esqueletos, huesos cruzados y calaveras. Al Oriente hay un magnifico Trono con un canapé color púrpura y oro. Hacia el medio de la sala hay un altar cuadrangular con una cubierta color carmesí y encima una Biblia y una espada. Al Norte hay un esqueleto humano, de pié, que tiene en la mano izquierda el estandarte blanco de la Orden, y en la derecha un puñal en actitud de herir con él. Encima de la puerta, al entrar, en la parte interior, se lee la divisa siguiente, escrita en una banda azul: DEUS MEUNQUE JUS. (Dios es mi derecho). Al Este hay un candelabro con cinco brazos, al Oeste uno con tres brazos, al Sur uno con dos brazos y al Norte con un solo brazo, formando el todo once luces.

2

El color simbólico del Grado 33° es blanco, denotando pureza y las insignias son: Una gran Banda Blanca de aguas ribeteada en color oro, teniendo en su frente un triángulo de oro brillante el cual tiene en su centro el número 33 en color carmesí y rodeado de una gloria, teniendo una espada de plata con la punta dirigida hacia el centro a cada lado del triángulo, en la parte superior tiene un águila bicéfala coronada con la corona del Rey de Prusia, con las alas extendidas, el pico y las garras de color oro sosteniendo con estas últimas una espada dorada del cual pende la divisa: DEUS MEUNQUE JUS, (Dios y mi derecho) sobre una banda azul, en la superior de la corona hay una cruz Teutónica. En la parte inferior hay una roseta de color blanca, encarnada y verde terminando la punta con flecos de color oro. Encima de esta roseta se encuentran entrelazados el Pabellón Nacional y el Estandarte del Grado 33°, esta banda se coloca de izquierda a derecha. También se lleva Collarín con las mismas inscripciones, según los países u Orientes: El Collarín lo llevan los miembros Activos y la Banda los miembros Honorarios o Supernumerarios. La joya, es un águila de dos cabezas coronada, con las alas extendidas y una espada en las garras con la divisa. Los picos, las uñas y la espada son de color oro. Esta joya pende de una cadena de treinta y tres eslabones de oro puesta en el cuello. También se lleva un anillo de tres aros de un octavo de pulgada de ancho cada uno, teniendo un delta y en su centro grabado el treinta y tres y el lema del Grado ³DEUS MEUNQUE JUS´; en el interior lleva grabado el nombre del portador con las letras: S. . I. . G. ., este anillo se lleva en la mano izquierda. Las condecoraciones descansan sobre una cruz Teutónica: la cual lleva una estrella de nueve puntas, formado por tres triángulos de oro uno encima del otro y entrelazados, en la parte baja del lado izquierdo a la parte superior del lado derecho, una espada y en sentido opuesto una mano llamada ³JUSTICIA´.

3

El centro del escudo de la Orden es de color azul celeste, con un águila exactamente como de la joya, teniendo a la derecha una balanza dorada y a la izquierda un compás y una escuadra entrelazados.

Alrededor del escudo corre una franja circular formada por dos serpientes mordiéndose cada una su propia cola, en donde se encuentra la inscripción latina: ³ORDO AB CHAO´. (El orden emana del caos). De los triángulos pequeños que están formados por la intersección de los mayores que son nueve continuos a la franja, que son de color carmesí, cada uno de ellos tiene una de las letras que componen la palabra: S. A. P. I. E. N. T.I. A. En este Grado no se pone al orden, tampoco hay toques ni marcha.

Hasta el año 1802 el grado 33° fue desconocido. El más alto grado introducido por el H. . Esteban Morín, era el de Sublime Príncipe del Secreto Real, o sea el equivalente al veinte y cinco del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, establecido por los Emperadores del Este y Oeste.

4

Los administradores de la Orden, eran titulados Grandes Inspectores Generales y Disputados Inspectores Generales, pero fueron títulos de rango y no de grado. Todavía hasta el 24 de Mayo de 1801, el hermano John Michell firmaba ³Kados, el Príncipe del Secreto Real´, cuyo documento patentiza que nuestro hermano Federico Dalcho es un Kados, Príncipe del Secreto Real que lo hacía Diputado Inspector General Real. Pero históricamente se toma noticia de la existencia de una masonería de treinta y tres grados llamados Rito Escocés Antiguo y Aceptado, a partir de una circular fechada el 04 de Diciembre de 1802, donde se informa de la creación del Supremo Consejo Grado 33°, en la ciudad de Carolina del Sur, el 30 de Mayo de 1801 bajo la dirección del I. . P. . H. . . John Mitchell como su primer Soberano Gran Comendador, o sea que se adicionaron ocho grados más a los veinte y cinco que el hermano John Mitchell introdujo; y el último de esta serie de treinta y tres grados fue llamado SOBERANO INSPECTOR GENERAL. Siendo este grado legítimamente instituido para establecer un Rito, poseyendo la prerrogativa de establecer sus clases. El segundo Supremo Consejo fue fundado el año siguiente en Santo Domingo por el I. . P. . H. . Conde de Grasse Tilly, este al regresar a su tierra Francia supo crear en 1804 otro Supremo Consejo en París y uno en Milán al año siguiente. Poco después se establecieron Supremos Consejos en los demás países, aceptando sin vacilaciones sus grados y nomenclaturas trayendo como consecuencia que estos continúan siendo las cabezas administrativas en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado en los diferentes Orientes del Mundo. Y en 1875 se realizo en Lausana, SUIZA, la primera Convención en la que se tomaron acuerdos internacionales para la unidad del Rito. En el Rito E. . A. . y A. ., los grados de Aprendiz , Compañero y Maestro se otorgan en las Logias Simbólicas , y los grados: 4°, 14°, 18°, 30°, 31°, 32° y 33° en el filosófico , estos grados mencionados se dan con ceremonia , mientras que los grados intermedios se dan por comunicación , dejándose al estudio individual y profundización a sus adeptos.

HH. ., la Francmasonería, institución que ha sabido conservar el fuego sagrado que le confiaran los sabios de los siglos anteriores, ha tenido días de gloria, de descredito y de persecuciones como todas las sociedades humanas. Fue organizada para ser dichosos a los hombres y para propagar la cultura y la verdad, y sus fundadores fueron esencialmente amigos de la moral, de las ciencias y de la filosofía. La Francmasonería ha servido de modo introductor de la razón entre los hombres. Así como para los sabios la Naturaleza es siempre joven y renueva contantemente sus formas; así como no existe cesación de Vida ni de existencia; así como la Naturaleza es inmutable, inalterable, eterna, y no detiene su caminar aunque los individuos perezcan, así también el género humano es un ser inmortal, cuyos miembros ³los hombres´ no parecen destinados a morir si no para que el cuerpo conserve siempre el fuego de la juventud y el vigor pleno de la edad madura. Era menester, por lo tanto, que los hombres 5

formasen una institución común, para legar a las generaciones futuras los conocimientos adquiridos, los secretos descubiertos y las producciones de su genio creador. Tal era el objeto de la Masonería, objeto sublime porque aspira a unir a los hombres y a todas las generaciones del mundo. Pero, ¿Cuántas alteraciones no ha sufrido la Masonería desde la época en que los misterios descendieron del alto rango que ocupaban?. Ella se retiraba de nación en nación, víctima de horrendas persecuciones, así tenemos que Clemente XII fulmino con los rayos de la Iglesia a los Francmasones con la bula de la excomulgación; y esta determinación fue la señal del destierro casi de la Francmasonería en Europa, era el año de 1740. Se rumoreaba también que Benedicto XIV era Francmasón, y, para acallar sus sospechas y calmar a los espíritus este Papa publico una nueva bula de excomunión. Un edicto del gobierno de Berna, publicado el 03 de Marzo de 1715, suprimió y prohibió la reunión de la Sociedad y Liga de los Francmasones, El Rey Carlos de Nápoles publico en 1751 un edicto prohibiendo las asambleas de los Francmasones, por considerarlas peligrosas. Fernando IV, hijo de Carlos, publico en 1775 un edicto, en el cual se perseguía a los Francmasones por ser culpables de una serie de crímenes de lesa majestad, y la conspiración contra la monarquía y la religión. La lista de persecuciones sufrida por la Orden es demasiado larga, pero si se tiene en cuenta que la mayoría de sus miembros no pudieron conservar la sagrada tradición, y si se piensa en que hablaban un mismo idioma, en que sus manuscritos fueron destrozados y debido a la avaricia de los especuladores, se comprenderá que era inevitable la diversidad de Ritos y Grados extraños a la Institución. En efecto, unos se han extraviado al buscar la luz, y han ido a tientas cuando fundaron sus Ritos. Sus sucesores han seguido un sendero incierto, por el que marchan todavía, pero trabajan y profundizan, y, como su objetivo es idéntico, acabaran por fundirse en un mismo crisol; y no hacen otra cosa que encaminarse hacia un mismo punto siguiendo caminos diferentes; uno llegará a la meta antes que otro, y suele ocurrir que el último no es el menos instruido, porque ha trabajado y adquirido más conocimientos en su camino. "La sencilla y tranquila Masonería no siente envidias, ni ambiciones y medita en paz, alejada del lujo, del tumulto y de las intrigas del mundo; ella es indulgente y compasiva; y sostiene en sus manos puras la antorcha que ha de llenar de luz a los hombres; esa antorcha que nunca le ha servido para provocar incendios y destrucción; se dice que algún día llegará, en que la cúpula del éter servirá de bóveda al templo de la Naturaleza; en que las montañas y los valles serán su teatro; en que las multitudes humanas se congregarán en fiestas fraternales para ofrendar al Gran Arquitecto su júbilo y su alegría en acción de gracias. Este momento que ha de llegar, porque esta prefijado en el destino y en el orden de los siglos, no puede estar muy lejos". La eterna justicia de disminuir los errores populares en su sagrada balanza, mientras aumenta la masa de la cultura, de los principios y de las verdades que han de preparar su triunfo y ha de asegurar la duración eterna de su reinado; entonces, la Masonería se sentará en el seno de las Naciones cual divinidad bienhechora; abrirá el código de sus le yes, y reunirá el homenaje y el agradecimiento de los pueblos. Sí, II. ., PP. . HH. . míos; la sabiduría recorre los siglos apoyándose en la razón, y la verdad ha de triunfar al fin en el mundo a pesar de las persecuciones de que le hacen victima la IGNORANCIA y los odios de ese rencor arraigado del FANATISMO y la AMBICIÓN. Y las órdenes más enérgicas promulgadas contra la Masonería, no sirven ni servirán en realidad para nada contra ella, para Gloria del Creador. 6

7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful