COMUNICACIÓN Y ASPECTOS EDUCATIVOS EN FAMILIAS DE PADRES SORDOS CON HIJOS OYENTES

Asesoría Psicológica

Natalia Cárdenas ncardenas.psicosord@gmail.com Twitter: psicosord

2012

CODAs Children of deaf aduls – Hijos de padres sordos

COMUNICACIÓN Y ASPECTOS EDUCATIVOS EN FAMILIAS DE PADRES SORDOS CON HIJOS OYENTES

“Hijo/a de padres sordos”, es una expresión comúnmente utilizada en la comunidad sorda para identificar a los niños oyentes cuyos padres son sordos. Las estadísticas internacionales demuestran que aproximadamente el 90% de los padres sordos tienen hijos oyentes, a los cuales se les designa como C.O.D.A (Children Of Deaf Adults).

La cifra de personas Sordas en España, estimada en la última encuesta del INE ronda el millón de personas (967.445) Se estima que el número de usuarios/as de la Lengua de Signos en España supera las 400.000 personas. Entre estos usuarios/as no sólo figuran las personas Sordas sino todas aquellas que por razones familiares, afectivas o laborales han aprendido dicha lengua. Con lo que a pesar de no existir un censo de coda´s, sabiendo que el 90% de las personas sordas tendrán hijos oyentes, estamos hablando de una población muy numerosa susceptible de beneficiarse del trabajo que vamos a realizar tanto directa como indirectamente.

Las familias con padres sordos e hijos oyentes son un puente lingüístico y cultural entre dos “mundos”, oyente y sordo, lo que constituye una circunstancia muy especifica tanto en lo que respecta a la comunicación como en el desafío que supone para los padres la crianza de sus hijos.

Actualmente existen numerosas investigaciones sobre las circunstancias que concurren en las familias de niños sordos con padres oyentes, pero es muy escasa (en España prácticamente nula) en lo que respecta a los procesos de comunicación y crianza en familias de CODAs.

En la comunidad sorda la lengua es uno de los aspectos más significativos de su identidad cultural. Aunque no todas las personas sordas utilizan la L.S.E (Lengua de Signos Española), se considera el elemento más importante y cohesionante del colectivo.

Existen varias preocupaciones que rodean a los hijos de padres sordos (Coda´s):

Aun hoy, a pesar de existir servicios de intérpretes de LSE profesionales, los Coda´s siguen siendo utilizados como intérpretes, haciendo de puente comunicativo entre sus padres sordos y el mundo oyente.

Uno de los aspectos más negativos de esta situación es que se espera que los niños interpreten en circunstancias que son inadecuadas, bien sea por el tema a interpretar o por la edad del niño, poniéndoles en situaciones confusas y vulnerables. Esto crea para algunos niños oyentes una presión y una carga negativa, que en muchos casos no son capaces de resistir o negociar (& del Singleton; Tittle.) Es muy importante reseñar que la mayor parte de estas situaciones son encargadas por personas oyentes que al verse en situaciones comunicativas dificultosas con los adultos sordos se dirigen a los hijos convirtiéndolos en los interlocutores principales y dejando al adulto sordo en un segundo plano, utilizan a los niños para que les transmitan la información en lugar de probar los distintos recursos comunicativos que la persona sorda puede tener para comunicarse. Por otra parte, los coda´s también disfrutan de la riqueza asociada al conocimiento de la lengua y de las culturas de ambos mundos, y en su mayoría manifiestan que este rol especial que les ha tocado vivir en el seno de su estructura familiar les ayudó para ganar en responsabilidad, madurez y capacidad empática con los demás (Preston, 1994.)

El instinto de protección hacia sus padres es otro aspecto muy significativo de los coda´s dentro de la unidad familiar. El niño/a oyente puede y suele no interpretar a sus padres las observaciones insensibles o los comentarios hirientes que hacen las personas oyentes que asumen que todos los miembros de la familia son sordos al verlos a todos signar. En otras ocasiones los coda´s sienten rechazo hacia la sordera de sus padres y sienten aislamiento con respecto a sus pares con los que no comparten experiencias similares, así se ven envueltos en situaciones de alta carga emocional negativa que no pueden expresar abiertamente con nadie y menos incluso a sus padres por miedo a herir sus sentimientos.

Los coda´s también corren el riesgo de volverse hipervigilantes y ansiosos, estando permanentemente atentos a sonidos que sus padres no pueden oír por ejemplo ladrones, alarmas, sonidos precursores de peligro… (Filer & Filer) Muchos sienten que esto se podría considerar como un intercambio de roles (cuidado – cuidador) que podría causar más adelante problemas para los padres en años posteriores, en que ocurren las luchas de poder con los adolescentes, no aceptando los limites parentales.

Otro tema, que es quizás el más crítico, en mi opinión, son las peculiaridades en la comunicación entre los padres sordos y los hijos oyentes. Los estudios muestran que la mayoría de los padres sordos "no tienen ningún problema en particular" para aceptar que su hijo sea oyente, sino que por el contrario son "muy conscientes" de que la paternidad les obliga a tratar temas y circunstancias "sobre las que no tienen conocimiento." (Sell)

La estructura de poder de la familia esta muy influenciada por el flujo de información. El flujo de información en una familia de oyentes es abierto tanto dentro del sistema como desde el exterior de la familia y ésta a su vez con la comunidad más extensa, pero el flujo de información cambia drásticamente con la aparición de un miembro sordo; por otra parte, éste flujo puede verse seriamente restringido cuando las familias con los miembros sordos y los oyentes no tienen un sistema de comunicación común (Rienzi.)

Aunque la LSE sea la lengua natural para los padres sordos en la interacción dentro de la familia, es importante observar que distintas díadas dentro del sistema familiar sordo-oyente pueden utilizar diversos sistemas de comunicación, algunos usan la LSE y otros no. Los padres sordos que utilizan la LSE entre ellos, suelen utilizar un modo mezclado de comunicación con sus hijos oyentes, haciendo que la comunicación entre el padre sordo y el hijo oyente no sea siempre eficaz. El padre sordo suele utilizar para comunicarse con su hijo oyente un discurso oral fragmentado apoyado con signos, con el objetivo de facilitarle a éste la comprensión, y espera que el niño le conteste signando correctamente. Esto causa un problema obvio en cuanto a la forma en que el hijo accede a la lengua de signos, cuando la mayoría de los padres no ofrecen un modelo lingüístico correcto. Así, no es inusual que el niño no entienda lo que expresan los padres y viceversa (Rienzi). Los padres sordos suelen tener una noción equivocada: “no hace falta signar a los hijos porque son oyentes”.

Así muchos padres sordos eligen comunicarse oralmente con su hijo, con claridad del discurso reducida y probablemente de forma agramatical. El resultado final de esta situación puede ser que el niño oyente no aprenda signar y la relación padres-hijos sea muy restringida y asimétrica. (Rienzi)

En resumen, la investigación y la literatura en general, muestran que aunque hay algunas cuestiones específicas que influyen en la comunicación, no parece que los padres sordos tengan un riesgo mayor de disfunción familiar grave que las familias oyentes. (Rienzi) Hoy en día, hay muchos recursos disponibles que pueden ayudar a proteger a los coda´s y a sus padres de muchos de los temas tratados.

En primer lugar, los intérpretes profesionales deben utilizarse siempre que sea posible. Los coda´s no deberían interpretar conversaciones de adultos, asuntos legales, asuntos de la escuela… En segundo lugar, los padres sordos deben asegurarse de que aprovechan todos los recursos de los que disponen, para alcanzar la plena independencia y la capacidad de ser el "protector" en el hogar.

Los padres deben tener un debate abierto y franco con sus hijos acerca de la discapacidad y la posible discriminación, de sus propios sentimientos presentes y pasados, generar reflexión, y despertar la conciencia, para dotar a sus hijos de estrategias que les ayuden a no verse en la necesidad de proteger a los padres sordos de los agravios generados por el desconocimiento del resto de la sociedad.

En tercer lugar, y más importante, los padres sordos deben asegurarse de enseñar a sus hijos a utilizar la forma de comunicación predominantemente utilizada por ellos. Es de suma importancia que el niño oyente pueda comunicar sus sentimientos a los padres con fluidez.

Referencias:
Filer, D., & Filer, C. (2000). Practical Considerations For Counselors Working With Hearing Children of Deaf Parents. Journal of Counseling & Development, Winter 2000, Vol. 78, Issue 1. Rienzi, B. (1990). Influences and Adaptability in Families with Deaf Parents and Hearing Children. American Annals of the Deaf, 135, 402-408. Sell, Jill. (2001). Deaf Parents, Hearing Children Face Communication Challenges. http://www.newhouse.com/archive/

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful