You are on page 1of 4

Introducción a la Gnosis Luciférica

1. Hay un principio y origen, fuente de todos los espíritus, tanto de los ángeles, demonios y hombres, y ese origen es la divinidad o Dios. Los gnósticos nombran a la divinidad “el Pléroma” (palabra griega que significa plenitud), “El Incognosible” (pues es desconocido por la mayoría de los hombres), “El Abismo”, “El Origen” y “La Fuente”.

2. En el Pléroma estaba el conjunto de espíritus, pues el espíritu es eterno e

increado, siempre fue y siempre será. El conjunto era parte de Dios. Es decir así

como un cuerpo está formado por muchas células, así también Dios está formado por la unidad de los espíritus.

3. A pesar de que Dios está formado por el conjunto de espíritus, Dios tiene una personalidad propia y por tanto cada espíritu puede mantener una relación con él. Este concepto paradójico de Dios formado parte de todos y a su vez manteniendo una personalidad propia e independiente es llamado en sánscrito achintia bheda abheda(„inconcebible diferencia y no diferencia‟). A cada espíritu se le llama eón (“emanación”) de Dios. El conjunto de eones forma el Pléroma.

4. En el Pléroma todos los espíritus eran iguales, es decir no había una jerarquía (P. ej. arcángeles, ángeles, potestades, hombres, etc.) ni distintos rangos de autoridad entre ellos, todos estaban unidos y fundidos por el amor en la divinidad.

5. Desde siempre y por siempre existirá la libertad, el libre albedrío, es decir la capacidad de los espíritus de hacer el bien o el mal.

6. En algún momento los espíritus del conjunto decidieron establecer una

jerarquía. Los eones pasarían a formar parte de un sistema graduado, diferenciado por autoridades de menor a mayor nivel, dejando atrás el estado de

igualdad inicial.

7. Las posiciones en el sistema jerárquico serían temporales, esto es,

periódicamente los espíritus ocuparían cada grado de la escala jerárquica de manera rotatoria y periódica

 

8.

En algún momento, uno de los espíritus, estando en una posición elevada, se envaneció por el sentimiento que en él despertaba su autoridad y “poder” sobre los espíritus que en ese momento se encontraban en rangos inferiores. Ese deseo de poder lo llevo al extremo de querer esclavizar a sus hermanos eternamente ó hasta que su poder lo permitiera. Buscando la sumisión, e inclusive la adoración de sus espíritus hermanos.

9.

Este espíritu egoísta planificó la forma en que habría de dominar a los espíritus de rango inferior. Concluyendo y creando finalmente, y por medio de su poder temporal, dos cosas:

I.

Crear de un mundo, tomando como imagen a imitar el Pléroma, del cual el sería su “dios” y “creador”. De este hecho es que los gnósticos han llamado a este espíritu egoísta “el Demiurgo” (palabra griega que significa creador).

II.

“Encadenar” a los espíritus inferiores en cuerpos hechos de barro. Este punto abarcaría lo siguiente:

a.

Crear cuerpos limitados y de material despreciable (barro).

 

b.

Crear una “amnesia espiritual” en los eones encadenados, esto es, que dichos espíritus no pudieran recordar su origen divino y eterno, sino que vivieran “desnudos e ignorantes”.

c.

Infundir obediencia al Demiurgo por medio de su voluntad en ellos, y esto por medio de “soplar su aliento” en su interior, es decir establecer su voluntad por medio de la creación del alma, que no es más que el soplo del Demiurgo, “su voluntad en el hombre”.

d. Prohibir a los espíritus encadenados todo tipo de acceso al conocimiento de su verdadero origen y la verdadera identidad y motivos del Creador.

e. Instigar la multiplicación de los seres en su mundo por medio de la procreación

(“multiplicad y llenad la tierra, Génesis 1:28).

Por lo anterior es que los gnósticos siempre han despreciado al cuerpo y al alma, las cuales no son más que obra del Satán-Demiurgo-Creador.

10. El Demiurgo persuadió a espíritus de rangos más bajo que él a ayudarle a su

obra de esclavizar a los eones inferiores, esto a cambio de poder y adoración de dichos espíritus cautivos. A los espíritus rebeldes y ayudantes del demiurgo los gnósticos los han llamado Demonios, Potestades de la materiay Arcontes.

11. El libro del Génesis nos detalla la creación del mundo y el encadenamiento de los espíritus inferiores por parte del Demiurgo, está última inició a la orden del

Demiurgo de “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Génesis

1:26).

12. Algunos espíritus de rango medio, que por tanto el Demiurgo no pudo esclavizar, pero que sin embargo no tenían el poder de derrotarlo, al menos por el momento, quedaron horrorizados y llenos de ira al ver la tiranía del Demiurgo y sus arcontes. Estos espíritus idearon una forma de de liberar a su hermanos esclavizados. De aquí podemos ver que se crearon dos bandos entre los espíritus superiores al hombre, unos a favor de su esclavitud eterna, liderados por el Demiurgo, y otros los libertadores de los espíritus.

13. El líder de los espíritus liberadores fue Lucifer (el portador de la luz del Incognoscible), quien primeramente, y después de una batalla con las potencias de la materia, pudo dejar en tierra una gema con un increíble poder espiritual llamado el Grial, artefacto que podía, y puede aún, hacer que el hombre, recuerde su origen divino, su verdadera esencia espiritual, la identidad del Demiurgo y sus ángeles, y la forma de liberarse de la creación/prisión material.

14. El conocimiento que puede darle al hombre la capacidad de liberarse de la tiranía del Demiurgo es la gnosis (palabra griega que significa “conocimiento”)

15. El Grial fue llamado de manera distorsionada en la Biblia “el árbol del conocimiento de bien y del mal(Génesis 2:9) y debido a ello fue que el Demiurgo-Satanás prohibía al hombre acceder a él.

16. Para Lucifer no fue suficiente dejar el Grial en el mundo del Demiurgo, sino que el mismo, renunciando a su poder en el Pléroma decide descender al infierno/creación del Demiurgo a mostrarles el camino de regreso a sus hermanos encadenados.

17. La descripción del descenso al mundo material por parte de Lucifer con el fin de despertar al hombre está narrado en el Génesis, quien tomó la forma de la serpiente, el animal más astuto.

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.(Génesis 3:1-6)

18. El Demiurgo, que temporalmente era más fuerte que Lucifer, castiga a éste por haber abierto los ojos de los espíritus encadenados, pues les mostró que ellos

también “podían ser (y de hecho eran) como el supuesto dios(Génesis 3:5) y

termina encadenando al libertador, condenando a muerte y sufrimiento al ser humano, y maldiciendo la tierra.

Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” (Génesis 3:14-19).

19. A pesar de su castigo Lucifer triunfa y logra transmitir la Gnosis a lo espíritus encadenados, y más aún, logra engendrar por medio e Eva, un linaje que declarará la guerra y expondrá el conocimiento de la gnosis a la humanidad.