P. 1
Análisis de un Concepto Local de Educación para el Desarrollo Sustentable

Análisis de un Concepto Local de Educación para el Desarrollo Sustentable

|Views: 150|Likes:
Published by Pablo Olivos
Olivos, P. y González, R. (2005). Análisis de un Concepto Local de Educación para el Desarrollo Sustentable. Revista Ideas Ambientales, 2, 6-16.
Olivos, P. y González, R. (2005). Análisis de un Concepto Local de Educación para el Desarrollo Sustentable. Revista Ideas Ambientales, 2, 6-16.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Pablo Olivos on Feb 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/26/2013

pdf

text

original

ANÁLISIS DE UN CONCEPTO LOCAL DE EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE.

Pablo Olivos Jara Roberto González Munizaga Email: polivos@conama.cl; rhgonzalez@conama.cl RESUMEN: Estudio cualitativo que analiza el concepto de Educación para el Desarrollo Sustentable en una muestra no probabilística (n=64) de representantes del Consejo de Desarrollo Sustentable. Los resultados permiten describir el fin, los medios, la visión de ser humano y su relación con el ambiente, en los contenidos de las definiciones analizadas. A la luz de esta descripción se plantean desafíos para la formulación de la Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable en Chile. PALABRAS CLAVES: Educación Ambiental, Educación para el Desarrollo Sustentable ABSTRACT: This cualitative study analize the concept of Susteinable Development Education in a no parametrical sample (n=64) of Susteinable Development Council. The main results show us the purpose, means, human concept, environment and their relations. This contents let us impruve a proposal of National Policy of Susteinable Development Education in Chile. KEY WORDS: Environmental Education, Susteinable Development Education

1.- Introducción Más de tres décadas de trabajo en Educación Ambiental (EA) han permitido fortalecer un conjunto de iniciativas, de pedagogía formal y no formal, siendo en la actualidad un campo educativo ampliamente difundido y uno de los primeros ámbitos en ser considerado necesidad educativa general en todo el mundo. En Chile esto se materializó a través del Objetivo Fundamental Transversal (OFT) "La Persona y su Entorno", regulado por la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza Nº18.962 (LOCE), de fines de 1990 (decretos 40/1996 -actual 240- y el 220/1998), fuente de inspiración de numerosos programas de mejoramiento educativo (PME), actividades curriculares de libre elección y acciones específicas de apoyo a la labor docente. Desde mediados de los años 70 se ha construido una base conceptual y metodológica en numerosos encuentros y seminarios especializados, que se han transformado en hitos para la EA, tales como "El Seminario Internacional de

6

Educación Ambiental" (en Belgrado 1975), la "Conferencia Intergubernamental de Educación Ambiental" realizada en Tibilisi (en Georgia 1977) y el "Congreso Internacional sobre Educación y Capacitación Ambiental" (en Moscú 1987), entre otros. A partir de estos eventos y las aplicaciones cotidianas en EA, se han producido fuertes cuestionamientos a las orientaciones y desarrollo futuro de los programas educativo-ambientalistas, generándose procesos de cambio en sus orientaciones básicas y estrategias de implementación (Febres-Cordero y Floriani, 2002; Caride, 2000; Tréllez, 2000; Breitting, 1997; Calvo, 1997). Frente a estos cuestionamientos un enfoque propuesto ha sido el de asimilar a la EA dentro del campo emergente de la Educación para el Desarrollo Sostenible (Fien y Tilbury, 2002; Hesselink, van Kempen y Wals, 2000; González, 1999). Esta propuesta ha ido cobrando forma en numerosos encuentros, tales como la reunión de Ministros de Educación en la "Cumbre de Las Américas"1, realizada en Brasil en 1998, y por su puesto, la reunión de la Asamblea general de las Naciones Unidas que, en diciembre de 20022, proclamó el "Decenio de las Naciones Unidas para la Educación con miras al Desarrollo Sostenible (20052014)", designando a la UNESCO como órgano responsable de la promoción del Decenio, iniciativa ratificada en el grupo de trabajo de Educación de la APEC, en agosto de 2004, y la reunión de especialistas en gestión pública de educación ambiental de América Latina y el Caribe, realizada en Venezuela, en noviembre de 2004. 2.- Marco Conceptual y Teórico Para explicar la transición desde el concepto de Educación Ambiental (EA) al de Educación para el Desarrollo Sustentable (EDS), compararemos las visiones educativas detrás de dos instrumentos vigentes, concebidos con casi diez años de diferencia. Nos referimos a la Ley General de Bases del Medio Ambiente Nº19.300 de Chile3 y el Resumen de la Implementación Internacional de la Década de la EDS, preparado por UNESCO (2005). En el Título I de la mencionada Ley 19300 se indican disposiciones generales, entre ellas un conjunto de definiciones tales como Desarrollo Sustentable y Educación Ambiental. Adhiriendo a la propuesta que en 1987 formulara la comisión Brundtlan y en consecuencia con lo debatido y acordado en la Cumbre de la Tierra en 1992, la ley define en su letra "g" el Desarrollo Sustentable como "el proceso de mejoramiento sostenido y equitativo de la calidad de vida de las personas, fundado en medidas apropiadas de conservación y protección del medio ambiente, de manera de no comprometer las expectativas de las generaciones futuras".
1

Donde se presentó el documento “Educación para un Futuro Sostenible en América Latina y el Caribe" realizado con el apoyo de la UNESCO y la OEA, en el que se recogen los elementos fundamentales para orientar los procesos educativos en el marco del desarrollo sostenible en la región. 2 Resolución 57/254 3 Promulgada el 1º de marzo de 1994, por el Presidente de la República Patricio Aylwin Azocar y publicada en el Diario Oficial el día 9 de marzo de 1994.

7

En la letra "h" del mismo título, la ley define Educación Ambiental como el "proceso permanente de carácter interdisciplinario, destinado a la formación de una ciudadanía que reconozca valores, aclare conceptos y desarrolle las habilidades y las actitudes necesarias para una convivencia armónica entre seres humanos, su cultura y su medio biofísico circundante". Ambas definiciones no difieren del concepto de educación y de desarrollo que podemos sustraer de las propuestas de UNESCO. En un documento de Julio de 2003, el organismo internacional expone su aproximación a la EDS del siguiente modo: “la educación es el agente determinante de la transición hacia el desarrollo sostenible, por su poder de hacer progresar las capacidades de las personas y de transformar en realidades sus aspiraciones concernientes a la sociedad. La educación no se limita a impartir capacidades científicas y técnicas, ella refuerza la motivación, la justificación y el apoyo social a las personas que los buscan y los aplican. La comunidad internacional está desde ahora convencida de que necesitamos desarrollar –por la educación – los valores los comportamientos y los modos de vida que son indispensables para un devenir viable. La educación para el desarrollo sostenible está en ese punto donde ella representa el proceso de aprendizaje que permite tomar las decisiones propias para preservar a largo plazo el futuro de la economía, de la ecología y de la igualdad en todas las comunidades . Crear capacidades de manera a elaborar una reflexión orientada hacia el futuro constituye la principal misión de la educación” (UNESCO, 2003, pp 5). Así, respecto de sus contenidos y objetivos, tanto la propuesta institucional chilena de 1994 como la de UNESCO coinciden en la formación de un "ciudadano", atendiendo a dimensiones macrosociales, como las valóricas y culturales, dimensiones conceptuales y otras de carácter individual como lo son el desarrollo de habilidades y actitudes, todas orientadas a la relación del ser humano con su entorno. No obstante, siguiendo con la comparación de conceptos, esta vez un poco más detalladamente, podemos identificar diferencias en los enfoques pedagógicos subyacentes a cada propuesta. La incorporación en el Título II de la Ley 19.300 de la EA como "instrumento de gestión ambiental", fue uno de los avances más importantes para su consolidación como estrategia de planificación. En el artículo 6, se describe este rol como: "El proceso educativo, en sus diversos niveles, a través de la transmisión de conocimientos y de la enseñanza de conceptos modernos de protección ambiental, orientados a la comprensión y toma de conciencia de los problemas ambientales, deberá incorporar la integración de valores y el desarrollo de hábitos y conductas que tiendan a prevenirlos y resolverlos".

8

Sin embargo, a pesar de orientarse a similares objetivos que la EDS, como ya se mencionó, el instrumento esta definido como un proceso cuyos métodos o medios son la "transmisión de conocimientos" y la "enseñanza de conceptos", reproduciendo la relación pasivo-activa y unidireccional de los actores involucrados en el proceso de enseñanza aprendizaje. Como si los expertos debieran enseñar a los legos todo lo que éstos no saben para el logro de los objetivos de la EA. La propuesta UNESCO (2003) aporta una visión dinámica del proceso, derivada justamente del concepto de desarrollo, pues se enfoca más en el progreso de "capacidades" de las personas y la consideración espacial a su particular visión del mundo a través del reconocimiento de sus "aspiraciones concernientes a la sociedad" y su capacidad para "tomar decisiones propias". Por lo tanto, la EDS está acompañada de una visión educativa mucho más participativa, con esperanzas centradas en todas las personas y no sólo en los "expertos", quienes son concebidos ahora como facilitadores de un proceso. Por esta razón, para ser consecuente con esta nueva concepción participativa, toda definición y estrategia de EDS debe pasar por un proceso de reconstrucción y resignificación que involucra a los agentes educativos que se verán implicados en ella. Así es como UNESCO recalca que su propuesta no corresponde a un modelo universal de EDS, ya que este debe ajustarse de acuerdo a los contextos locales, sus prioridades y formas de acercarse a ellas. Cada nación debe definir sus propias acciones para la Década, en el encuentro de sus condiciones ambientales, sociales, económicas y culturales, es decir, considerando las particulares formas de ser, comportarse y pensar de su comunidad. Esto implica reconocer las prácticas, identidades y valores que juegan un rol fundamental en el proceso de construcción común de acuerdos. Además, esta reconceptualización de la Educación Ambiental esta en el concierto de observaciones que en Chile se conversan acerca de las formas de organización y participación ambiental, incluso institucionales, como lo ha subrayado la evaluación internacional a la que se sometió el país ante la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) durante el año 2004 (OCDE-CEPAL, 2005). La Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA), junto al Ministerio de Educación (MINEDUC), han iniciado el proceso de construir una Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable, bajo la coordinación de CONAMA, en el contexto de la Década declarada por Naciones Unidas. Este estudio es uno de los primeros pasos destinados al aterrizaje local de esta iniciativa global. 3.- Metodología Se he trabajado con un diseño no experimental, de carácter constructivista, empleando un procedimiento de análisis de segundo orden para la construcción de un concepto de Educación para el Desarrollo Sustentable, a partir de los resultados obtenidos en grupos focales.

9

3.1 Población y muestra Una de las estructuras de organización participativa con la mayor cobertura de actores son los Consejos de Desarrollo Sustentable (CDS), suscritos como compromiso junto a la Agenda 21 por los países asistentes a la Cumbre de Río en 1992. Su función es asesorar al presidente de la república en materias medio ambientales. En el caso chileno, el CDS se constituyó por Decreto Supremo nº 90 del 5 de junio de 1998, y esta compuesto por 107 miembros provenientes de las organizaciones de las mujeres, los jóvenes, los trabajadores, los empresarios, las organizaciones y autoridades locales, los profesionales y científicos, los pueblos indígenas y organizaciones no gubernamentales, presididos por el Ministro Secretario General de la Presidencia. En una primera etapa se desarrollaron tres talleres focales macroregionales, en el contexto de la preparación de la quinta reunión nacional anual del CDS agrupando a los representantes de cada una de las 13 regiones del país (zona norte 1ª a la 4ª, zona sur 8ª a la 12ª y zona centro 5ª a la 7ª más la región metropolitana), participando un total de 64 personas de diversos ámbitos. En una segunda etapa se desarrolló un grupo focal con 6 participantes, incluidos los investigadores, expertos en temas medio ambientales y educativos que forman parte del Comité Editorial que construye el Documento Base de Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable. 3.2 Instrumentos En grupos focales se presentó el contexto del cambio de visión desde la Educación Ambiental hacia la Educación para el Desarrollo Sustentable, planteándose la necesidad de construir un concepto que refleje la visión local de éste último, tal y como lo sugiere UNESCO en sus propuestas. Así, en cada uno de los tres talleres de la primera etapa, todos los participantes contestaron de forma individual y por escrito, en tarjetas, la siguiente pregunta: ¿Qué entendemos por Educación para el Desarrollo Sustentable?. 3.3 Análisis Los resultados han sido procesados según un procedimiento de análisis de segundo orden. En primer lugar, una vez transcritas todas las tarjetas, se realizó un análisis de contenido a las definiciones escritas por cada participante, tras lo cual se identificó categorías de contenido, destinadas a identificar ideas fuerza en las definiciones, que permitieran posteriormente elaborar una definición general de EDS. Una vez con las categorías definidas (empleando palabras y frases literales, escritas en cada tarjeta), se procedió su análisis colectivo con un grupo focal de expertos nacionales en materias ambientales y educativas, que forman parte del Comité Editorial antes mencionado. Con las categorías y el análisis colectivo se procedió a la problematización de concepto de Educación para el Desarrollo Sustentable de la muestra, en base a los supuestos y conceptos implícitos y explícitos en ella.

10

4.- Análisis de Resultados De la primera etapa del análisis de contenidos se identificó 15 categorías, referidas a los siguientes temas: Valores, Desarrollo sustentable, Contenidos, Uso de los recursos naturales, Equidad social, Impactos en los procesos naturales, Ciudadanos, Currículo, Conductas, Actitudes, Conciencia, Desarrollo económico, Responsabilidad, Concepto de Educación, Garantías. Con los contenidos de las definiciones agrupadas en cada categoría se definió cada una de ellas (ver anexo 1). Como las categorías surgen de tarjetas que enfrentan la misma pregunta, muchas de sus definiciones no son excluyentes. Así por ejemplo, cuando los integrantes de la muestra hablan de Valores, se refieren a la formación del ser humano en todas sus dimensiones, a partir de un proceso de transmisión de valores como la solidaridad, el respeto por el medio ambiente y la explotación racional de los recursos naturales, desarrollando la sensibilidad y responsabilidad con el entorno mediante la transmisión de ciertos Contenidos relativos a la educación cívica, ambiental, identidad, sexualidad, temas étnicos y formación bilingüe, equidad social (reparto de la riqueza) y derechos humanos. Todas ellas materias referidas al mejoramiento de la calidad de vida. "Es un proceso que aspira a la formación del ser humano en todas sus dimensiones, a partir de un proceso de transmisión de valores en los componentes cívico, ambiental, sexual, bilingüe, étnico" (Consejero CDS, reunión macro zona centro 24 de mayo 2005) Cuando mencionan el Desarrollo Sustentable hablan de un proceso en que intervienen variables económicas, sociales y ambientales, que debe promover una sociedad más equitativa a través de la búsqueda concertada del equilibrio entre el hombre y la naturaleza, atendiendo a las características de cada región, en relación a lo que queremos y nos imaginamos para el futuro. Definición que aparece muy relacionada a otra categoría conceptual, la de Responsabilidad, referida a la búsqueda de ciudadanos sensibles, educados y responsables con su entorno, desarrollando las dimensiones de su ser y su cultura, es decir, educar para vivir en un mundo mejor, más armónico, en el cual se despierten las mentes a la creatividad, con mayor compromiso y respeto. Debe resaltar la responsabilidad de toda la sociedad a través del control social sobre el modelo de desarrollo y la responsabilidad individual frente a los impactos sobre el medio ambiente. "OJO: El término más adecuado es RESPONSABLE en vez de SUSTENTABLE. Ejemplo: el desarrollo RESPONSABLE permite sociedades SUSTENTABLES y ello se logra a través del equilibrio colectivo. Educar para el desarrollo responsable promueve una sociedad más sustentable a través de la búsqueda concertada del equilibrio entre el hombre y la naturaleza" (Consejero CDS, reunión macro zona centro 24 de mayo 2005).

11

Del análisis colectivo que en segunda instancia se realizó sobre estas categorías, el grupo de especialistas destacó algunas ideas clave que nos permiten leer los resultados de forma global, hacia una definición de EDS, identificando algunos supuestos y una visión particular sobre la experiencia educativa. A modo global, se comenta que los contenidos de las categorías tienden a la integralidad, nombrando varios elementos a la vez muy interdependientes, como se acaba de ejemplificar. No obstante, los contenidos que componen las definiciones proporcionadas por la muestra deja ver un sesgo ambientalista, al reforzar la relación ser humano - ambiente, por sobre las dimensiones socioculturales del mismo, como lo indica la misma definición de medio ambiente de la Ley 19300. También se indica la necesidad de enfatizar la pertinencia de contenidos locales. Además, todas las definiciones de sustentabilidad integran una perspectiva intergeneracional, pero dan por supuesto una imagen o sueño, respecto de las expectativas de esas futuras generaciones. Desde el punto de vista educativo, los resultados muestran a la educación como un proceso de formación. Muy interesante resulta ver como la muestra tiene una visión de la educación muy actualizada, reconociendo en los contenidos propuestos un medio para un fin, dejando ver un entendimiento más amplio (la educación no es solo contenidos). Cuando se posiciona la formación de ciudadanos como un fin importante para la EDS, se está reconociendo un espacio importante a la educación no formal, caracterizada por un perfil del concepto de responsabilidad, lo que evidencia un salto cualitativo en cuanto a la comprensión de lo que significa educación actualmente. Así, podemos identificar algunas cualidades interrelacionadas en la descripción del concepto local de Educación para el Desarrollo Sustentable, que se pueden exponer en el siguiente esquema: Un concepto Local de Educación para el Desarrollo Sustentable, en una muestra de representantes del Consejo de Desarrollo Sustentable, en Santiago de Chile Fin Medios Modelo de ser Relación humano con el ambiente Valores Contenidos (educación cívica, Ciudadano Desarrollo (como la ambiental, identidad, responsable y Sustentab solidarid sexualidad, temas étnicos y solidario. le con ad), formación bilingüe, equidad acentos concienci social como reparto de la regionale a, riqueza, derechos humanos e s y actitudes impactos ambientales) supuesto y s Integración curricular. conducta ambiental Garantías educativas y de s. es. perfeccionamiento.

12

Equidad Social (calidad de vida)

Uso de los recursos naturales.

5.- Discusión y Conclusiones Estos resultados plantean profundos desafíos a la tarea de formular una Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable, ya que predomina en la muestra una visión de la sustentabilidad orientada al cuidado del ambiente. Hoy se integran nuevos conceptos y contenidos de ámbitos socio culturales. De ahí la necesidad de aclarar desde un comienzo qué se entenderá por Desarrollo Sustentable. En contraposición con la visión parcial del desarrollo en esta materia, respecto del concepto y proceso educativo se observa una visión más actualizada, que persigue la formación y desarrollo de un ser humano responsable, un ciudadano. Esta visión permite abrir hoy un debate ético acerca del fin, los contenidos y métodos educativo-evaluativos de la EDS. Hay contenidos que revelan una demanda explícita por que la EDS responda a la pertinencia local del Desarrollo, lo que se puede abordar bajo la concepción del territorio como espacio educativo, que releva el papel del patrimonio de memoria, conocimiento y experiencia rescatable de los horizontes históricos (identidad local) y territoriales (identidad material). El educador pasa a ser el mediador que facilita la interpretación de la realidad, adecuando los comportamientos a las necesidades y posibilidades del entorno inmediato, redescubriendo el valor de lo cotidiano. Entonces, entre los grandes desafíos de una Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable esta el introducir con fuerza la dimensión socio cultural en la relación ser humano – entorno, para ampliar la visión de la sustentabilidad, limitada a lo ambiental; orientar las acciones educativas formales y no formales, derivadas de la Política, al desarrollo de un ciudadano responsable de sus acciones a través de la identificación y promoción de valores, conciencia, actitudes y conductas; destacar los acentos locales en una educación que problematiza la realidad inmediata, valorando esfuerzos que, más que potenciar la educación para el desarrollo sustentable, oriente una discusión acerca de la sustentabilidad del desarrollo. 6.- Referencias Breitting, 1997, Hacia un nuevo concepto de Educación Ambiental. Monitor Educador 63/64: 8-15. Calvo, S. 1997. Redefinir la Educación Ambiental: De las recomendaciones de Tbilisi a la Agenda 21. Ponencia presentada en el II Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental. Guadalajara.

13

Caride, J.A. 2000. Educación Ambiental y Desarrollo Humano: Nuevas Perspectivas Conceptuales y Estratégicas. Conferencia dictada en el III Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental. Caracas. Febres-Cordero y Floriani, 2002. Políticas de Educación Ambiental y Formación de Capacidades para el Desarrollo sustentable. De Rio a Johannesburgo. La transición hacia el desarrollo Sustentable. Seminario organizado por el PNUMA/INE-SEMARNAT/Universidad Autónoma Metropolitana. Fien y Tilbury, 2002. The Global Challenge of Sustainability. In: Education and Sustainability Responding to the Global Challenge. IUCN. Cambridge. González Gaudiano, E. (1999). Adaptado del Artículo publicado en Revista “Agua y Desarrollo Sustentable”, México, Gobierno del Estadio de México. (Presidente Regional para Mesoamérica de la Comisión de Educación y Comunicación de la UICN) Hesselink, van Kempen y Wals, 2000. International Debate on Education for Sustainable Development. IUCN. Gland y Cambridge. CONAMA, 1994. Ley 19.300 General de Bases del Medio Ambiente, Santiago, Chile. Ley Nº18.962 Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), (decretos 40/1996 -actual 240- y el 220/1998) OCDE-CEPAL. (2005). Evaluación del desempeño ambiental, Chile. CEPAL. Tréllez, 2000, La Educación Ambiental y las utopías del siglo XXI. Tópicos en Educación Ambiental. 2(4): 7-20. UNESCO, (2003). El Decenio de las Naciones Unidas para la Educación con miras al Desarrollo Sostenible (enero 2005 – diciembre 2014). Marco de referencia para un esbozo del Programa de aplicación internacional para el Decenio (http://portal.unesco.org/education/es/file_download.php/2ae4e58334335ab303 3695a382a5d463espanolDraftScheme.doc) UNESCO, (2005). UN Decade of Education for Sustainable Development 20052014. International Implementation Scheme, DRAFT. 7.- Anexos Anexo 1: Categorías de contenido y sus definiciones

Pregunta: ¿Qué entiendo por Educación para el Desarrollo Sustentable? Valores: Formación del ser humano en todas sus dimensiones, a partir de un proceso de transmisión de valores, como la solidaridad, el respeto por el medio ambiente y la

14

explotación racional de los recursos naturales. Además debe buscar desarrollar la sensibilidad y responsabilidad con el entorno mediante la transmisión de contenidos pertinentes, en particular en los ámbitos de la educación cívica, ambiental, sexual, bilingüe, étnica, etc. Desarrollo sustentable: Proceso en que intervienen variables económicas, sociales y ambientales. Este debe promover una sociedad más equitativa a través de la búsqueda concertada del equilibrio entre el hombre y la naturaleza, atendiendo a las características de cada región, en relación a lo que queremos y nos imaginamos para el futuro. Lo anterior solo es posible mediante la responsabilidad de toda la sociedad a través de un control social sobre el modelo de desarrollo. Contenidos: La Educación para el Desarrollo Sustentable es un proceso que aspira a la formación del ser humano en todas sus dimensiones, lo que requiere de la generación de un sistema educativo que englobe todas las materias referidas al mejoramiento de la calidad de vida, tales como: educación cívica, educación ambiental, identidad, sexualidad, temas étnicos, formación bilingüe, equidad social (reparto de la riqueza), derechos humanos, entre otros. Uso de los recursos naturales: Es el procedimiento y método de enseñanza que permite hacer conciencia, formar y entregar conocimientos a las personas para la explotación racional de los recursos naturales (uso, manejo, preservación, conservación, recuperación) desarrollando modelos de equilibrios óptimos entre el aprovechamiento de los recursos, el bienestar económico y social de la población, sin comprometer los sueños de las futuras generaciones. Esto demanda del desarrollo políticas consensuadas para el real compromiso nacional en beneficio de las futuras generaciones y de la generación de estrategias educativas tanto formal como no formal. Equidad social: La Educación para el Desarrollo Sustentable es una educación para todas y todos, durante toda la vida, integral, que tiene como principio la interdependencia y el respeto intergeneracional, para que las futuras generaciones puedan mejorar su calidad de vida a través de un desarrollo económico con equidad social y conservación ambiental. Impactos en los procesos naturales: Entender los procesos naturales en su contexto temporal, y conocer cómo éstos son impactados por acciones humanas de las cuales cada uno de nosotros es responsable, en su acción y mitigación. Ciudadanos: La Educación para el Desarrollo Sustentable debe formar ciudadanos integrados, sensibles, educados, responsables y respetuosos con su entorno, para preocuparse y ocuparse de los problemas de la sociedad actual a través de la transmisión de conocimientos pertinentes. Además, debe promover la realización de acciones que permitan hacer partícipe y fortalecer el pensamiento y el actuar

15

ciudadano en una búsqueda que armonice la conservación, preservación y recuperación de los recursos naturales en armonía con el desarrollo social, cultural y económico. Currículo: La Educación para el Desarrollo Sustentable debe integrar en la malla curricular de los establecimientos educativos en Chile contenidos ambientales, de derechos humanos, educación cívica, educación sexual, entre otros. Conductas: La Educación para el Desarrollo Sustentable debe incorporar procesos de aprendizaje que permitan producir cambios conductuales, a través de la creación de sensibilidades, percepciones y prácticas de respeto en el uso del entorno, sin alterar los macroequilibrios entre la conservación de la naturaleza, el desarrollo económico y la sustentabilidad social en distintas escalas territoriales. Actitudes: Desarrollo de acciones tendientes a generar cambios de actitudes, a través de la entrega de conocimientos y procesos demostrativos, destinados a la formación de conciencia sobre la importancia del Desarrollo Sustentable. Conciencia: Creación de conciencia, a través de procesos educativos que entreguen conocimientos y procesos demostrativos adaptados a la realidad del educando y su entorno, respecto del mundo que nos rodea, valorar y cuidar los recursos para el futuro. Desarrollo económico: Entregar las bases para producir desarrollo económico sin alterar o depredar los ecosistemas, incorporando conceptos de respeto por la biodiversidad y por la vida en la tierra. Para ello se necesita que las políticas estén de la mano con la mantención y resguardo de nuestro patrimonio. Responsabilidad: La Educación para el Desarrollo Sustentable, o Responsable, debe buscar formar ciudadanos sensibles, educados y responsables con su entorno, desarrollando las dimensiones de su ser y su cultura, es decir, educar para vivir en un mundo mejor, más armónico, en el cual se despierten las mentes a la creatividad, con mayor compromiso y respeto. Debe resaltar la responsabilidad de toda la sociedad a través del control social sobre el modelo de desarrollo y la responsabilidad individual frente a los impactos sobre el medio ambiente. Concepto de Educación: La Educación para el Desarrollo Sustentable es una visión integrada entre el cuidado del medio ambiente y como la sociedad hace uso de los recursos naturales. Para ello promueve conocimientos, conceptuales y prácticos, en la forma interrelacionada. Garantías: Garantía de acceso a educación de calidad y perfeccionamiento para la actualización de los docentes.

16

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->