E En nv ví íe e s su us s c co om me en nt t a ar r i i o os s a al l l l i i b br r o o d di i r r e ec ct t a am me en nt t e e a a l l o os s a au ut t o or r e es s

: :
A Al l e ex xa an nd de er r M Ma ar r t t i i n ne ez z < < A AL LE EX XM MP P0 04 46 6@ @G GM MA AI I L L. . C CO OM M> >
Para ci t ar est e l i bro puede ut ili zar el si gui ent e format o:
Mar t i nez Pi ch ar do y Sar mi ent o Tor t ol er o ( 2005) Capit al Humano y Crecimient o
Económico en Venezuel a. Edi ci ón a t ext o compl et o en
www. eumed.net / li bros/ 2005/ mpst /



T TA AB BL LA A D DE E C CO ON NT TE EN NI I D DO O

AGRADECI MI ENTOS..............................................................................................
DEDI CATORI A........................................................................................................
LI STA DE TABLAS Y GRÁFI COS.............................................................................
ABREVI ATURAS Y ACRÓNI MOS............................................................................
I NTRODUCCI ÓN.....................................................................................................
Just ificación…………………………………………………………………………………….………………..
Obj et ivo General……………………………………………………………………………………………….
Obj et ivos Específicos……………………………………………………………….……….……………….
Hipót esis del Est udio.............................................................................................
CAPI TULO I . EVOLUCI ON SOCI OECONÓMI CA DE VENEZUELA ( 1950- 2002) …...
I .1.- I nt roducción…………………………………………………………………….………………………..
I .2.- Product o I nt erno Brut o……………………………………….………………………………………
I .3.- I nversión Privada………………………………………….……………………………………………
I .4.- I nflación……………………………………………………………………………………………………
I .5.- Tipo de Cambio…………………………………………….……………………………………………
I .6.- Tasas de I nt erés………………………………………………….…………………………………….
I .7.- Educación…………………………………………………………………………….……………………
I .8.- Salud………………………………………………………………………………………………………..
CAPI TULO I I . REVI SI ÓN DE LA LI TERATURA…………………………………………............
I I .1.- I nt roducción………………………………………………….………………………………………….
I I .2.- Capit al Humano…………………………………….………………………………………………….
I I .2.1.- Met odología de Cálculo del Capit al Humano…………………….…………………..
I I .3.- Capit al Humano y Crecimient o Económico…………………………………………………..
I I .3.1.- Est udios Teóricos…………………………………………………………….……..…………
I I .3.2.- Est udios Empíricos…………………………………………………….………………………
CAPI TULO I I I . LA EDUCACI ÓN EN VENEZUELA………………………………………...........
I I I .1.- I nt roducción……………………………………………………………………………………………
I I I .2.- Evolución Hist órica de la Educación en Venezuela (1950-2002)……….……………
I I I .2.1.- Educación Preescolar……………………………………………….……………………….
I I I .2.2.- Educación Primaria……………………………………………….………………………….
I I I .2.3.- Educación Secundaria………………………………………………………………………
I I I .2.4.- Educación Superior………………………………………….……………………………….

I I I .3.- Const rucción de las series de St ock de Capit al Humano para el sist ema
educat ivo en Venezuela (1950-2002)……....………………………………………...…….
I I I .3.1.- St ock de Capit al humano para la educación Primaria y Secundaria……….
I I I .3.2.- St ock de Capit al humano para la educación Superior……………………….….
CAPI TULO I V. ANÁLI SI S EMPÍ RI CO……………………………………………………...............
I V.1.- I nt roducción……………………………………………………………………………….……………
I V.2.- Result ados Empíricos……………………………………………………………….……………….
I V.2.1.- Est imaciones para el PI B y PI BNP………………………………………………………
I V.2.2.- Est imaciones para el PI B y PI BNP incluyendo el capit al humano
agregado ( HT)....................................................................................
I V.2.3.- Est imaciones para el PI B y PI BNP con el component e (HPRI )….……………
I V.2.4.- Est imaciones para el PI B y PI BNP con el component e (HSE)….…….………
I V.2.5.- Est imaciones para el PI B con el component e (HSU1)………………………….
I V.2.6.- Est imaciones para el PI BNP con el component e (HSU1)………………………
I V.2.7.- Est imaciones para el PI B con el component e (HSU2) Dat os corregidos....
I V.2.8.- Est imaciones para el PI BNP con el component e (HSU2) Dat os corregidos
I V.2.9.- Est imaciones para el PI B y PI BNP combinando los component es (HPRI ,

HSE Y HSU1)…………...………………………………………………………………………
I V.2.10.- Est imaciones para el PI B y PI BNP combinando los component es (HPRI
y HSU2)…………………………………………………………………………………………..
I V.2.11.- Est imaciones para el PI B y PI BNP combinando los component es (HSE y
HSU1)..……..............…….…………………………………………………………………..
I V.2.12.- Est imaciones para el PI B y PI BNP combinando los component es (HPRI
y HSU2)……………………….…………………………………………………………………..
I V.2.13.- Est imaciones para el PI B y PI BNP combinando los component es (HPRI ,
HSE, HSU1 y HSU2)…………..........…………………………………………………….
I V.3.- Modelo de corrección de errores de Engle y Granger……………………………………
I V.3.1.- Est imaciones en primeras diferencias del PI B…………………………..………….
I V.3.2.- Est imaciones en primeras diferencias del PI BNP……………………..….……….
CAPI TULO V. CONCLUSI ONES Y PERSPECTI VAS……………………….........………………
FUENTE DE DATOS Y METODOLOGÍ A……………………………………………………..............
REFERENCI AS BI BLI OGRÁFI CAS…………………………………………………………...............
APÉNDI CE A. DATOS...……………………………………………………………………….......... ........
APÉNDI CE B. GRÁFI COS……………………………………………………………………..................
ANEXOS. DI APOSI TI VAS DE LA PRESENTACI ÓN DEL TRABAJO DE GRADO.......

I
A AG GR RA AD DE EC CI I M MI I E EN NT TO OS S

A Di os y La Vi r gen por habernos bendecido con el don de la vida y
acompañarnos en cada met a emprendida.
A nuest ros queridos Padr es, por t odo el amor, paciencia, dedicación y apoyo
que nos han brindado. Gracias a ellos hoy por hoy hemos alcanzado nuest ros sueños y
anhelos más preciados.
A nuest ras Fami l i as, por el inmenso cariño, comprensión y ent usiasmo; ellas
nos mot ivan a ser cada día mej ores.
A nuest ros apreciados Ami gos, con quienes compart imos moment os de
alegrías, t rist ezas, angust ias y felicidad a lo largo de t odos est os años de carrera, y que
permanecerán en nuest ras memorias a pesar del t iempo y la dist ancia.
A la Facul t ad de Ci enci as Económi cas y Soci al es, nuest ro segundo hogar,
por concedernos el honor de pert enecer a su comunidad y formarnos como verdaderos
profesionales universit arios.
Al Profesor Emi l o J. Medi na- Smi t h, nuest ro t ut or y padrino, quien con su
excelent e supervisión y experiencia nos guió por el camino más seguro de lograr el
éxit o, además de compart ir con nosot ros gran part e de sus conocimient os, t iempo y
esfuerzo, t rat ándonos como sus hij os y dej ar que lo t rat ásemos como a un padre,
Gracias Profesor.
A la Prof. Mar i l yn de Benej am, nuest ra t ut ora sent iment al, quien dedicó
t iempo y esmero en enseñarnos la met odología empírica ut ilizada en est e t rabaj o
además de sus valiosos consej os. A la Prof. Soni a Al bar r asi n quien nos brindó su
valiosa colaboración en la present ación de est e t rabaj o. A la Lic. Car en Si l va (la novia
de Alex) por ser de gran ayuda en las t raducciones de est e t rabaj o.
Para finalizar, agradecemos a t odas aquellas personas que de una u ot ra forma
han colaborado y aport ado un granit o de arena en la realización de est e t rabaj o.





II
D DE ED DI I C CA AT TO OR RI I A A

A Di os por darme la dicha de la vida, arroparme con su mant o e iluminarme los
caminos para poder alcanzar est e sueño hecho realidad.
A Mi s Padr es por la crianza t an sólida que me han dado y por enseñarme que
lo único que import a en est a vida es luchar y luchar aunque las circunst ancias no lo
permit an; “ Mami en est a ocasión yo t riunfe y t e lo debo a t i, est e logro es en
homenaj e a t i.”
A mis hermanos l os mor ochos por creer en mi, a mis lindas y bellas sobrinas
Wi l mi y Gabi por iluminarnos a t odos la vida con sus t ravesuras e inocencias. A mi t ía
Zena por soport arme en su casa mient ras se realizaba est e sueño, a mi prima
Mi ur i k a y a mi primo Homy, por inspirarme a lograr mis met as, con sus ganas de
seguir mi ej emplo.
A t odos mis amigos por darme el apoyo necesario para alcanzar est e logro, en
especial a Mai t e que se ha convert ido en part e de mi familia. A mi gran amigo José
por est ar ahí siempre, a Emi l i o mi t ut or, mi padrino y mi pana, que nunca dudo en
aconsej arme por el buen camino del t riunfo, a Nat a quien creyó en mí firmement e y
en general a t odos, muchas gracias.
Finalment e y con mucha pero mucha import ancia le dedico est e logro a mi
novia Car en, quien vivió conmigo casi en carne propia, t odos los sufrimient os pero
t ambién alegrías que implicaron alcanzar t al anhelado sueño, “ Mi amor gracias a t i
t odo lo que hago t iene sent ido, espero que me sigas apoyando por siempre.”
En general a t oda mi familia y a t odas aquellas personas que de una u ot ra
manera aport aron su valioso granit o de arena, para que est e sueño casi imposible al
principio, se convirt iera en realidad y así pasar a ser la llave que me abra muchos
caminos de t riunfo en la vida, gracias por su apoyo y que Dios con su gloria los llene
de bendiciones....

ALEXANDER ARTURO



III
A Di os t odo poderoso por iluminarme y darme las fuerzas para llegar hast a acá
A mis Padres Vi l ma y Jul i o, que son la fuent e inspiradora de t odos mi éxit os,
por el apoyo que me han brindado t oda mi vida, por su amor, por est ar a mi lado
siempre y sobre t odo por ser un digno ej emplo de vida. Est e t riunfo es de ust edes. Los
Amo
A mi gemela Vi l ma Mel i sa, por est ar conmigo desde el día en que nací,
ayudándome a superar t odos los obst áculos que se me han present ado a lo largo de
mi vida y por brindarme esas palabras de alient o cuando más las necesit é. Te dedico
hoy mi t riunfo, que t ambién es t uyo, porque sin t i no lo habría podido lograr.
A mi hermano Jul i o El adi o, por ser t an especial y por est ar conmigo en las
buenas y en las malas, prot egiéndome siempre.
A mi novio Ji ver , por llegar a mi vida y llenarla de luz, porque desde que t e
conocí me has dado mucha felicidad, amor, t ernura y comprensión, y sobre t odo, por
t u paciencia y amor incondicional.
A mis Ti os y en especial a mi t ía Eni l de por ser como una segunda mamá y
cuidar de mí en los días de mayor presión.
A Pat y y Mi k a, que más que unas amigas son mis hermanas, por est ar
conmigo en las buenas y en las malas, y sobre t odo, por la amist ad que me han
brindado desde el día en que las conocí y espero que dure para siempre. Las quiero
mucho
Finalment e, pero no menos import ant e, le dedico est e logro a t oda mi familia y
a t odas aquellas personas que de alguna u ot ra forma han colaborado conmigo a lo
largo de mi carrera. Gracias por t ant o Amor y que Dios los Bendiga
MALVI MELI NA


IV
L LI I S ST TA A D DE E T TA AB BL LA AS S Y Y G GR RÁ ÁF FI I C CO OS S

L LI I S ST TA A D DE E T TA AB BL LA AS S
Pág.
Tabla 1.1.- Tipo de Cambio anual durant e el periodo 1950-2003.............................
Tabla 1.2.- Tasas Act ivas y Pasivas anuales de los principales Bancos Comerciales…
Tabla 1.3.- Evolución de los indicadores de mort alidad en Venezuela......................
Tabla 1.4.- Esperanza de vida al nacer de los venezolanos (1950-2002)..................
Tabla 1.5.- Presupuest o del Minist erio de Sanidad y Asist encia Social 1950-1999……
Tabla 4.1.- Autocorrelación de los Logaritmos de las Variables................................
Tabla 4.2.- Test Dickey-Fuller Aument ado para los Logarit mos de las Variables………
Tabla 4.3.- Aut ocorrelación de los Logarit mos de las Variables en Primera
Diferencia................................................................................................
Tabla 4.4.- Test Dickey-Fuller Aument ado para las Diferencias de las Variables………
16
19
21
21
22
89
90

91
92

L LI I S ST TA A D DE E G GR RÁ ÁF FI I C CO OS S

Gráfico 1.1.- Product o I nterno Brut o real Per Capit a en Venezuela (1950-2002)…....
Gráfico 1.2.- I nflación Promedio Anual (%) para el periodo 1951-2002....................
Gráfico 1.3.- Evolución del Tipo de Cambio Anual Durant e el periodo 1970-2003……
Gráfico 1.4.- Evolución anual de las Tasas Act ivas y Pasivas...................................
Gráfico 3.1.- Mat rícula Total de la Educación Preescolar (1952-2002).....................
Gráfico 3.2.- Tasa de Crecimient o de la Matrícula en Educación Preescolar (1953-
2002)……………...……………………………………………………………………..….
Gráfico 3.3.- Mat rícula Total de la Educación Primaria (1950-2002)........................
Gráfico 3.4.- Tasa de Crecimient o de la Mat rícula en Educación Primaria (1950-
2002)…………...…………………………………………………………………..……….
Gráfico 3.5.- Mat rícula Total de la Educación Secundaria (1950-2002)....................
Gráfico 3.6.- Tasa de Crecimient o de la Mat rícula en el nivel Secundario (1950-
2002)……..………………………………………………………………………..………….
Gráfico 3.7.- Mat rícula Total de la Educación Superior (1950-2002)........................
Gráfico 3.8.- Tasa de Crecimient o de la Mat rícula en el nivel Superior (1950-
2002)…………….....………………………………………………………………….…….
11
14
17
19
52

53
56

57
59

60
63

65
V
A AB BR RE EV VI I A AT TU UR RA AS S Y Y A AC CR RÓ ÓN NI I M MO OS S
ACF Función de Aut ocorrelación.
ADF Prueba de Dickey Fuller aument ado.
AME Años Medios de Escolaridad
BCC Bonos Cero Cupón
BCV Banco Cent ral de Venezuela.
BM Banco Mundial.
CENDES Cent ro de Est udios del Desarrollo
CEPAL Comisión Económica para la América Lat ina y el Caribe
CH Capit al Humano
CNU Consej o Nacional De Universidades
CP Cort o Plazo
CRDW Prueba de Coint egración Durbin-Wat son.
DF Prueba de Dickey Fuller.
EE.UU. Est ados Unidos de América
FMI Fondo Monet ario I nt ernacional.
HPRI St ock de Capit al Humano para la educación primaria.
HSE St ock de Capit al Humano para la educación secundaria.
HSU(1) St ock de Capit al Humano para la educación superior.
HSU(2)
St ock de Capit al Humano para la educación superior. A part ir de los dat os
corregidos por la (OPSU)
I Formación brut a de capit al fij o real a precios de 1984
I + D I nvest igación y Desarrollo
I DH Í ndice de Desarrollo Humano
I NE I nst it ut o Nacional de Est adíst ica
I NP Formación brut a de capit al fij o real no pet rolera a precios de 1984
K Capit al Brut o Tot al real a precios de 1984
KNP Capit al Brut o Tot al No Pet rolero real a precios de 1984
MCO Mínimos cuadrados ordinarios.
ME Minist erio de Educación
MSAS Minist erio de Sanidad y Asist encia Social
LP Largo Plazo
OCEI Oficina Cent ral de Est adíst ica e I nformát ica (Act ual I NE)
OEI Organización De Est ados I beroamericanos
OPSU Oficina de Planificación del Sect or Universit ario
PEA
Población económicament e act iva de la nación, personas en edad de
t rabaj ar (mayores a 15 años).
PI B Product o I nt erno Brut o
PI BNP Product o I nt erno Brut o no pet rolero
6



PI BR Product o I nt erno Brut o real a precios de 1984
PI BRNP Product o I nt erno Brut o no pet rolero real a precios de 1984
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
PO Población Ocupada Tot al
PONP Población Ocupada Tot al del sect or no pet rolero
PT Población Tot al del t errit orio en millones de habit ant es.
PTF Product ividad Tot al de los Fact ores
PyME Pequeña y Mediana Empresa
REC Coint egración a Largo Plazo.
UNESCO Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cult ura
“ ...La escuel a puede def i ni r se como una i nst i t uci ón
especi al i zada en l a pr oducci ón de f or maci ón
di f er enci ándose de l a empr esa ( ...) Al gunas escuel as,
como l as de pel uquer os, se especi al i zan en un of i ci o,
mi ent r as que ot r as, como l as uni ver si dades, of r ecen
una ex t ensa y di ver sa gama de posi bi l i dades ( ...) En
l o que se r ef i er e a l a adqui si ci ón de conoci mi ent os
j ur ídi cos, el cambi o ha si do del apr endi zaj e en l os
buf et es de abogados a l as f acul t ades de der echo y en
cuant o a l a de l os de I ngeni er ía de l a ex per i enci a en
el puest o de t r abaj o a l as escuel as t écni cas...”
* Gary S. Becker ( 1930- ) , economist a est adounidense, premio Nóbel de Ciencias Económicas en 1992 por
ext ender el dominio del análisis microeconómico a un amplio rango de comport amient os humanos fuera del
mercado. Nació en Pot t sville, inició sus est udios universit arios en la Universidad de Princet on y los culminó en
la de Chicago, baj o la t ut ela de Milt on Friedman y Theodore William Schult z. Trabaj ó en la Oficina Nacional de
I nvest igación Económica y fue profesor en las universidades de Columbia y Chicago, donde colaboró con
George J. St igler.

Gary S. Becker ( 1966)

*

I I N NT TR RO OD DU UC CC CI I Ó ÓN N

n las décadas precedent es a la Segunda Guerra Mundial (1939-45), Venezuela se
caract erizó por t ener una economía basada casi exclusivament e de la rent a
provenient e de la act ividad pet rolera, la cual generó al país elevados ingresos por
concept o de export aciones. Est e hecho conduj o que para finales de los años 40, el país
present ara una sit uación de holgura financiera ( ver Sosa Piet ri, 2003). De hecho, exist e
evidencia empírica de t rabaj os present es en la act ualidad, que indican que el país creció
en un 12% en promedio durant e la década de los años 40 (ver e.g. Faria, 2003, pp. 123).
Las est adíst icas del Banco Cent ral de Venezuela (BCV) reflej an que durant e los primeros
años de la década de los 50, el product o int erno brut o (PI B) real de Venezuela regist ró
una t asa de crecimient o económico de aproximadament e 9% anual. Mient ras t ant o la t asa
de crecimient o poblacional se increment ó en un 4%, la más alt a en la hist oria del país,
product o de la not able disminución de la mort alidad y debido al impact o de las
inmigraciones provenient es fundament alment e del cont inent e europeo. En ést e periodo de
prosperidad, el ingreso per cápit a creció anualment e en un 5,4% en promedio, y ello se
debe a la incorporación de las act ividades pet roleras (ver e.g. Naim y Piñango, 1989).
De t al manera que al ref erirse a la t asa de crecimient o económico, se observa que
coincide con la arroj ada por los países asiát icos durant e el periodo 1960-90, considerados
hoy en día como verdaderos “ milagros económicos” lo cual les permit ió alcanzar para
finales de la década de los años 90 el ingreso per cápit a de los Est ados Unidos (ver Barro
y Sala-i-Mart in, 1992). Asimismo cabe mencionar que el ingreso por habit ant e en
Venezuela represent aba para finales de la década de los años 50, el equivalent e al 80%
del PI B per cápit a de los Est ados Unidos (EE.UU.), lo que sugiere que durant e las décadas
E
I nt roducción____________________________________________________________ 2
precedent es a los años 60, el país obt uvo elevadas t asas de crecimient o económico. Est a
sit uación le permit ió aument ar el gast o público debido principalment e a la aplicación de
polít icas de sust it ución de import aciones, es decir, producir en el país lo que se import a,
para así generar nuevos empleos(ver e.g. Torres, 2001). Ot ra caract eríst ica de est e
periodo de prosperidad, es la exist encia de expect at ivas opt imist as por part e de la mayoría
de los agent es económicos, donde se concebía que la t endencia ascendent e de la riqueza,
pudiera result ar en una const ant e mej ora en la dist ribución del ingreso.
No obst ant e, debe resalt arse el hecho de que est a prosperidad llega a su fin en
1978, cuando se regist ró el últ imo repunt e significat ivo en la act ividad económica del país,
por lo cual el país no fue capaz de mant ener el espect acular desempeño económico
regist rado en las cuat ro décadas ant eriores. Es por ello, que al realizar una comparación
con los rest ant es países de Lat inoamérica, resalt a el hecho de que mient ras en 1976
Venezuela ocupaba el primer lugar en t érminos de ingreso per cápit a, dos décadas
después el país se ubicó en el oct avo lugar y a nivel mundial paso del puest o 29 al 51,
est o ocurrió debido, ent re ot ros aspect os, a la caída de los precios pet roleros, a las
erradas polít icas económicas, la sust ancial evasión fiscal, la caída en la t asa de inversión lo
cual conduj o sin duda alguna a la crisis de las inst it uciones bancarias y el cierre de
algunas de ellas (ver Francés, 1999, pp. 55). De hecho Venezuela fue uno de los 20 países
en el mundo, ent re muchos ot ros, que present o t asas negat ivas de crecimient o para el
periodo 1960-90, ent re los cuales figuran naciones como el Chad, Mozambique, Zambia,
Hait í, Nicaragua y Guyana.
En efect o, la t asa promedio int eranual de crecimient o económico disminuyó
cont inuament e a finales de la década de los años 60, t ornándose negat iva durant e la
década de los años 80 y práct icament e nula durant e los años 90. Si bien ent re 1976-96 el
ingreso per cápit a creció en promedio en 2,14%, la población creció al 2,18%, lo que
implico que el PI B por persona se reduj era en un 0,04% para dicho período present ando
su primer debacle (ver Faria, 2003). Est a sit uación conduj o a un aument o significat ivo en
los niveles de pobreza y un det erioro de la desigualdad en el ingreso. Efect ivament e para
1998 la clase más rica de la población que ronda en un 10% de la misma, recibió mas del
40% de los ingresos generados en el país, dej ando casi al 90% de la población en un
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 3
est ado de pobreza, que se vio increment ado durant e ese periodo, y t odavía sigue su rut a
de crecimient o en las post rimerías del siglo XXI .
Es necesario resalt ar que para principios de la década de los años 60 comienza el
est ablecimient o de un parque indust rial, el cual se lleva a cabo con éxit o est imulado por la
polít ica de sust it ución de import aciones propuest a por la Comisión Económica para la
América Lat ina y el Caribe (CEPAL) a los países de Lat inoamérica en la década de los años
60, pero para Venezuela, dicha est rat egia no permit e la compet encia y la eficacia de los
sect ores del país, con respect o a los sect ores int ernacionales, concebido principalment e a
su caract eríst ica de aj ust ador t ardío que conllevo, de igual modo, a que dichas polít icas en
vez de lograr los frut os esperados, originara perdidas cuant iosas al país en infraest ruct ura
indust rial, la cual se envej eció y det erioró con el paso del t iempo a causa de la falt a de
incent ivos a la inversión y renovación t ecnológica en dicho sect or, est o aunado t ambién al
hecho de que el gast o en inversión publica por part e del Est ado era dest inado casi en su
t ot alidad al desarrollo del sect or pet rolero, que para la época represent aba el sect or con
mas part icipación en la generación t ot al de la rent a del país. (ver Bit ar y Mej ías, 1989)
Por ot ra part e, se puede mencionar que, exist en áreas de la economía y de la
sociedad donde la acción gubernament al represent a una necesidad fundament al para
crear las bases del crecimient o económico en Venezuela y propiciar del mismo modo un
desarrollo económico sost enible.
Se ha argument ado con mucha insist encia que la formación de Capit al Humano
(CH), represent a el indicador más confiable del desarrollo económico y social de un país.
De hecho, ést e const it uye en los modelos de crecimient o económico mas recient e, el
det erminant e fundament al del avance t ecnológico en t odos los sect ores económicos y
responsable en gran medida, de aquellos países que se enrumban a la senda del
desarrollo económico. La Educación, por ej emplo, represent a uno de los component es más
significat ivos en la acumulación de capit al humano y a su vez en la creación de nuevas
t ecnologías.
Si bien es ciert o se han invert ido ingent es proporciones de recursos económicos en
el desarrollo del capit al humano, los result ados a pesar de ser favorables, no cumplen aun
con un mínimo necesario para las exigencias del país, además est án muy por debaj o de
I nt roducción____________________________________________________________ 4
los result ados que se hubiesen podido lograr con las cuant iosas sumas invert idas. Sin bien
la inversión en salud y educación regist rada en Venezuela, como porcent aj e del I ngreso,
se compara de forma muy favorable con la regist rada por ot ros países lat inoamericanos, la
misma se encuent ra muy por debaj o a la regist rada por los países indust rializados.
No hay duda de que ha exist ido fallas en la planificación económica y al mismo
t iempo en su ej ecución, caract erizado por la falt a de cont inuidad en la gest ión, t ant o por
part e de quienes reciben, o deben recibir los servicios, como por part e de quienes deben
ofrecerlos y administ rarlos (ver Francés, 1999).
Es import ant e señalar que una población dot ada de niveles adecuados de
capacit ación educat iva const it uyen el ingredient e primordial para increment ar el capit al
humano en Venezuela, una población debilit ada, desnut rida, cult ivo de enfermedades y de
vicios, no ofrece el mej or insumo para la formación de un sólido st ock de capit al humano,
que permit iría por lo t ant o foment ar el crecimient o sost enido de una economía.
De est e modo, el obj et ivo fundament al del present e t rabaj o será realizar un
análisis de las principales variables educat ivas en Venezuela con la finalidad de const ruir
en primer lugar, series de st ock de capit al humano para los t res sect ores educat ivos:
Primaria, Media y Superior, ut ilizando como medida del capit al humano en la población, la
cant idad de escolaridad realizada en cada nivel educat ivo. Es import ant e señalar que la
const rucción de est as series represent an una primera aproximación para el calculo del
st ock de capit al humano en Venezuela, en t ant o que su uso como inst rument o de polít ica
económica debe ser limit ado puest o que dichas series carecen de ot ros component es que
pudieran ser import ant es para una correct a valoración cuant it at iva del capit al humano
1
.
Las razones de la limit ación de las series const ruidas en est a invest igación, serán
discut idas con mas det alle en el capit ulo t res de est e mismo t rabaj o.
En segundo lugar se t endrá como obj et ivo subsiguient e, el analizar la cont ribución
del capit al humano medido a t ravés de ést os dat os, sobre el crecimient o económico en

1
Además es import ant e señalar, que en la ciencia económica act ual se observan crit icas y cont roversias de
caráct er ideológico y pract ico, que limit an el uso de un buen mét odo para la valoración del capit al y sobre t odo
para medir el capit al humano, por ser est a una variable cualit at iva y llena de muchas caract eríst icas que
definen en ciert o modo su valor en t érminos cuant it at ivos.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 5
Venezuela durant e el periodo 1950-2002. Para ello se part irá de un modelo economét rico
con post ulados neoclásicos, donde se procura incluir el st ock de capit al humano, con el
obj et ivo preciso de analizar el efect o que ej erce dicho component e sobre el increment o de
la product ividad t ot al de los fact ores (PTF) en el cort o y en el largo plazo, a t ravés de su
relación con los demás input s capit al físico y fuerza laboral.
El est udio const a de cinco capít ulos. En el primer capit ulo se realizará un breve
recuent o de la evolución socio-económica en Venezuela ut ilizando para ello algunas
variables económicas y sociales relevant es t ales como: El Product o I nt erno Brut o (PI B), la
inversión, la t asa de I nflación, el t ipo de cambio, las t asas de int erés y ent re los
indicadores sociales t enemos la salud y la educación, durant e el periodo 1950-2002.
En el segundo capit ulo se hará una revisión de las principales t eorías relacionadas
al concept o de capit al humano, además de los t rabaj os relacionados a la met odología de
calculo y adicional a ello se present aran los dist int os aport es lit erarios t ant o t eóricos como
empíricos, que relacionan al capit al humano explícit ament e con la t eoría del crecimient o
económico.
En el t ercer capit ulo se analizará brevement e el comport amient o de la educación
en Venezuela para los últ imos 50 años y se procederá a explicar la met odología ut ilizada
para el calculo de las series de st ock de capit al humano en los sect ores educat ivos de
primaria, secundaria y superior, además de una det allada explicación sobre las vent aj as y
desvent aj as del uso pract ico de est os indicadores.
En el cuart o capit ulo se coment aran los result ados empíricos obt enidos de los
modelos plant eados y a su vez se analizará la posible relación a cort o y a largo plazo ent re
las series const ruidas de st ock de capit al humano y el crecimient o del product o en
Venezuela. Finalment e en el quint o capit ulo se present aran los coment arios finales y las
perspect ivas del present e est udio.
I nt roducción____________________________________________________________ 6
J JU US ST TI I F FI I C CA AC CI I Ó ÓN N
enezuela ha manifest ado disminuciones en su t asa de crecimient o económico desde
finales de la década de los 70. Para un país desarrollado dicha sit uación es grave y
despiert a de inmediat o un est ado de alarma, debido a que los niveles de vida o de
bienest ar de la población se ven afect ados drást icament e, los niveles de inversión se
reducen, el desarrollo del recurso humano se hace limit ant e, la capacidad innovadora
t iende en la mayoría de los casos a ser nula y en consecuencia se experiment an
reducciones sust anciales en la producción agregada int erna.
Est as caract eríst icas, ent re ot ras, se evidencian de forma clara en Venezuela en las
últ imas décadas. Por ej emplo el I ngreso per cápit a para el año 2000, es el mismo que se
regist ro en 1954, est o nos lleva a concluir que Venezuela a ret rocedido 50 años en su
crecimient o económico, est a sit uación es grave después de observar que el PI B per cápit a
en el año 1978 fue el más alt o de su hist oria. El salario real para 1998 era la mit ad del
salario que devengaba un t rabaj ador en 1982 (ver e.g. Torres, 2001), la inversión anual
en la economía llego a su máximo en 1978 (un cuarent a y ocho por cient o del product o
int erno brut o) y comenzó a descender post eriorment e por la caída de los rendimient os
(ver e.g. Francés, 1999).
Para el año 1983, la caída de los precios del pet róleo desest imulan y alej an
t ambién a la inversión, desde ese mismo año, la inversión anual se ubica en un porcent aj e
que no supera el 30% del product o int erno brut o (PI B). Est a disminución ha afect ado
drást icament e los niveles de inversión exist ent e, y sobre t odo, los niveles de inversión en
el sect or indust rial que han originado que el parque indust rial exist ent e se est e
envej eciendo al no ser reemplazado.
En cuant o al desarrollo del recurso humano en Venezuela, han habido alt os y
baj os, a pesar de que est e sect or ha sido privilegiado por el hecho de que el est ado ha
dedicado ingent es sumas de recursos financieros al desarrollo de la educación como
component e primordial de la formación de capit al humano, sin embargo, no han sido
suficient es ni siquiera para alcanzar los est ándares mínimos de calidad a nivel
V
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 7
int ernacional, lo cual se ha t raducido de est e modo en una disminución sust ancial de la
product ividad laboral de cada individuo del país.
Si bien es ciert o, hace mas de 30 años el surgimient o de los esfuerzos sist emát icos
y organizados en mat eria de planificación, permit ieron que se cobrara cuerpo a la idea de
capit al humano como fact or clave en la rent abilidad de la inversión en educación, donde
se sugiere que no bast a el capit al, las maquinarias ni los proyect os si no se cuent a con las
personas necesarias, o en ot ras palabras, sino se dispone del recurso humano calificado.
Hoy en día la preocupación por la Educación, posiblement e como consecuencia de la
descomposición que padece el país, est a present e en el discurso social. Est o es un buen
sínt oma: “ la sociedad venezolana enferma comienza a buscar las causas de sus males más
allá de sus sínt omas” (ver Duplá, 1997, p. 514); est o nos conduce a pensar, que si bien la
preocupación de los modelos de crecimient o radicaba en la disminución de la
product ividad como consecuencia de poca acumulación de capit al físico que se t raduce en
baj os niveles de inversión, ahora se present a la necesidad de considerar en buena part e a
la inversión en educación como fact or fundament al del crecimient o económico, la cual
permit e mej orar las apt it udes int elect uales de cada individuo pert enecient e a la fuerza
laboral y corregir de est e modo su product ividad en el t rabaj o impulsando el crecimient o
del ingreso en el largo plazo.
Por ej emplo, De La Fuent e (2002, pp 41) indica:
“ Una de las caract eríst icas que diferencia las nuevas t eorías del
crecimient o económico desarrolladas en los últ imos quince años ha sido
el enriquecimient o del concept o referido al capit al humano, mient ras que
los modelos neoclásicos t radicionales se cent raban casi exclusivament e
en la acumulación de capit al físico (est ruct uras y maquinaria)” .

En est e sent ido las cont ribuciones más recient es han at ribuido una import ancia
crecient e a la acumulación de capit al humano y conocimient o product ivo, así como a la
int eracción ent re est os dos fact ores int angibles. Por lo t ant o en Venezuela, el desarrollo
del recurso humano parece indicar que ha est ado present e en las ant iguas y act uales
polít icas de crecimient o aplicadas al país, a pesar de que sus result ados no han sido los
más favorables.
I nt roducción____________________________________________________________ 8
Debido a los efect os negat ivos que ha generado la persist ent e caída del ingreso
real, la cual afect ó de forma progresiva el bienest ar de los venezolanos y además de la
falt a de incent ivos a la react ivación indust rial, desarrollo del recurso humano y disminución
consecuent e de la capacidad innovadora, que ha provocado la disminución de la capacidad
product iva del país. Es necesario, por lo t ant o, est imar cual ha sido el impact o del capit al
humano en Venezuela sobre la t asa de crecimient o económico durant e los últ imos 50
años, haciendo mucho hincapié en la variable escolaridad (o Logro educat ivo) como fact or
clave para la formación de capit al humano. La met a final es verificar empíricament e si
exist e una relación inequívoca ent re dichas variables en el largo plazo.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 9
O OB BJ JE ET TI I V VO OS S D DE E L LA A I I N NV VE ES ST TI I G GA AC CI I Ó ÓN N
G Ge en ne er r a al l e es s
 Est imar series de st ock de capit al humano para Venezuela, ut ilizando para ello la
información provenient e de los sect ores de educación primaria, secundaria y superior
para el periodo 1950-2002.
 Cuant ificar el impact o de los st ocks de capit al humano en los niveles de producción
(CP) y sobre la t asa de crecimient o económico en Venezuela (LP) en los últ imos 50
años, mediant e un modelo economét rico cuyo fundament o reside en una función de
producción agregada de cort e neoclásico, a la cual se le incorpora el capit al humano
como un t ercer fact or de producción.
E Es sp pe ec cí íf f i i c co os s
 Const ruir una serie de st ock de capit al humano para la educación primaria a part ir de
los dat os primarios sobre escolaridad disponible en el país, para el periodo 1950-2002.
 Const ruir una serie de st ock de capit al humano para la educación secundaria a part ir
de los dat os primarios sobre escolaridad disponible en el país, para el periodo 1950-
2002.
 Const ruir una serie de st ock de capit al humano para la educación superior a part ir de
los dat os primarios sobre escolaridad disponible en el país, para el periodo 1950-2002.
H HI I P PO OT TE ES SI I S S D DE EL L E ES ST TU UD DI I O O
 Verificar la posible relación posit iva de cort o y largo plazo exist ent e ent re las variables
educat ivas const ruidas y la t asa de crecimient o económico de Venezuela durant e el
periodo 1950-2002.
 Verificar los posibles ruidos de est imación de las variables educat ivas const ruidas para
Venezuela basándose en la hipót esis plant eada por De la Fuent e (2002).

“ ...Pasado, pr esent e y f ut ur o, por t ant o, n o t i enen
sol uci ón de cont i nui dad, aunque al gunos hechos,
sucesos o deci si ones de gr an i mpor t anci a pueden ser
t omados como una r upt ur a o di scont i nui dad. El
t i empo es una di mensi ón úni ca, un f l ui r const ant e
que sol o par a f i nes anal ít i cos puede ser f r agment ado.
La compar aci ón i nt er t empor al de si t uaci ones o
pr ocesos ocur r i dos en di f er ent es pl anos del t i empo
hi st ór i co o l ógi co ( especul at i vo) per mi t e l a f i cci ón
met odol ógi ca de l a r ever si bi l i dad f i gur ada en t al es
acont eci mi ent os…”
* Profesor t it ular Jubilado de la UCV. Premio Municipal de Lit erat ura 1991 con la obra Los pr ocesos
económi cos y sus per spect i vas, en el género: Prosa. Base de dat os de la Bibliot eca Nacional de Venezuela.

D.F. Maza Zavala ( 1987)

*

C CA AP PI I T TU UL LO O I I
E EV VO OL LU UC CI I Ó ÓN N S SO OC CI I O O- - E EC CO ON NÓ ÓM MI I C CA A D DE E V VE EN NE EZ ZU UE EL LA A
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )

I I . .1 1. .- - I I N NT TR RO OD DU UC CC CI I Ó ÓN N
no de los t emas que se ha est udiado en los últ imos años con mayor at ención es el
comport amient o de la producción en Venezuela la cual ha t enido sus alt ibaj os con el
pasar de los años, pero lo mas import ant e a dest acar son los cambios que han afect ado a
las dist int as variables macroeconómicas dent ro de las cuales se dest acan el product o
int erno brut o (PI B), la inversión privada, la inflación, el t ipo de cambio, las t asas de int erés
y los principales indicadores sociales, como lo son la salud y la educación, indicadores que
se ubican como los más t rascendent ales del país, es por est a razón, que en el present e
capít ulo se analizaran est os cambios y de est a manera con el apoyo de dat os hist óricos se
podrá inferir cómo ha evolucionado la economía de Venezuela en los últ imos 50 años.
I I . .2 2. .- - P PR RO OD DU UC CT TO O I I N NT TE ER RN NO O B BR RU UT TO O
En lo que respect a al comport amient o del PI B real per capit a en Venezuela para los
últ imos 50 años, es import ant e not ar que el país ha ret rocedido 50 años en su crecimient o
económico, est o se debe a que el ingreso real por habit ant e del país para el 2002, es
equivalent e al salario real de una persona en 1950 (ver Grisant i, 2003), como lo muest ra
el Gráfico 1.1, donde se puede apreciar clarament e dicho ret roceso.

U
Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 11

G Gr r á áf f i i c co o 1 1. .1 1
P Pr r o od du uc ct t o o i i n nt t e er r n no o B Br r u ut t o o r r e ea al l P Pe er r C Ca ap pi i t t a a
e en n V Ve en ne ez zu ue el l a a ( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
Fuent e: Gr i sant i A, 2003

Es import ant e señalar que Venezuela t uvo un crecimient o sost enido, ést e se inicia
en la década de los años 50 y llega a su máximo nivel de crecimient o económico en 1978,
est e crecimient o es at ribuible principalment e al ascenso de los precios del pet róleo que
desde 1934 se encont raban en aument o y por ende los ingresos en est e mismo orden, lo
que represent aba el t riple de ent radas al fisco con respect o al año 1973, pero es a part ir
de ahí, donde empieza la declinación de los precios del pet róleo y como el Gobierno
est aba acost umbrado a manej ar alt os ingresos pet roleros, para dedicarlos al gast o, no se
preocupaba de ej ercer una gerencia eficient e (ver Torres G., 2000).
Por ot ro lado, no se le puede at ribuir únicament e a la caída de los precios del
pet róleo, el descenso que se ha venido observando en la economía venezolana, por
cuant o t ambién se t ienen ot ras causas (aunque muy ligadas al pet róleo) vale la pena
mencionar como punt o de primer orden el acont ecimient o donde la indust ria del Pet róleo
paso a manos del Est ado en 1975, (debido a que ant es eran las t ransnacionales las que se
encargaban de la exploración, y explot ación del pet róleo), inst alándose así grandes
empresas que se encargarían de la elaboración de mat eria prima y así poder export ar
product os mas elaborados, pero lo que el est ado no t omó en cuent a fue la compet encia
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 12
ext ranj era, la cual era una amenaza para est as empresas aunado a est o la ideología
rent ist a que se t enia del pet róleo y no como part e de la economía nacional hizo que se
est ancaran los planes de expansión de la indust ria nacionalizada. (ver Melcher, 1995)
Ot ro fact or desencadenant e de la declinación del crecimient o del PI B, es la
est rat egia de “ crecimient o hacia adent ro” el cual consist ía en la sust it ución de
import aciones, donde se pensaba que lo que se import aba se podía producir en el país,
est o t raj o como consecuencia grandes dist orsiones en la economía, debido a que est a
est rat egia venia acompañada de una prot ección a las indust rias nacionales, con la
finalidad de que la compet encia ext ranj era no las afect ara y aunado a los elevados
ingresos pet roleros de la época, se podía deducir que la sust it ución de import aciones era
exit osa, pero es de hacer not ar que dicha prot ección se convirt ió en un circulo malicioso,
ya que por t iempo indefinido se producían int ernament e product os cuyos cost os eran muy
alt os comparados con los exist ent es en el ext ranj ero, además, con la prot ección del
Est ado est as empresas podían seguir funcionando en el país, afect ando cada vez mas a
los consumidores, con product os más cost osos y de baj a calidad (ver Torres, 2001).
I I . .3 3. .- - I I N NV VE ER RS SI I Ó ÓN N P PR RI I V VA AD DA A
Ot ro aspect o que merece especial at ención es el relacionado a la inversión privada, la cual
t ambién ha t enido una alt a volat ilidad durant e las ult imas 5 décadas.
Las empresas privadas en Venezuela son muy het erogéneas, puest o que van desde
grandes fábricas, hast a empresas familiares o las act ualment e denominadas pequeñas y
medianas empresas (PyME), est o sin incluir a los sect ores menos formales, que t ambién
forman part e de las empresas privadas, por lo t ant o, se manej a poca información
confiable sobre las empresas privadas debido a la informalidad de las mismas, sin
embargo, est as empezaron a aparecer durant e la década de los 80, e incluso en años
ant eriores debido a que, Venezuela gozó durant e muchos años de inversión ext ranj era,
gracias a la exist encia de grandes empresas privadas, pero después de la nacionalización
del pet róleo y del hierro, est as inversiones fueron ext inguiéndose (ver Naim, 1989).
Cabe señalar, a modo de resumen que las empresas que empezaron a surgir en la
década de los 80, present aban las siguient es caract eríst icas:
Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 13
 No exist ía, compet it ividad ent re las empresas, aunque podría at ribuirse a que los
mercados no eran suficient es para que ent re las empresas exist iera compet encia.
 Eran poco rent ables, debido a que t enían pocos compet idores, pocos proveedores,
pocos client es, además de sindicat os, periodist as, y burócrat as que generalment e
buscan sus int ereses personales por encima de los del empresario.
 Se dedicaban al mercado nacional, y les era casi imposible, abarcar mercados
ext ranj eros.
 Se dedicaban a ofrecer diversos product os y negocios complet ament e diferent es,
es decir, eran muy diversificadas, sin cont ar con el t iempo y el capit al suficient e
que j ust ifique t al diversificación.
 Debido a la diversificación de product os o servicios, las empresas t enían que
endeudarse para cubrir t ales gast os, a t al punt o, que el capit al de los accionist as
era más pequeño que la deuda t ot al de las empresas.
 Y por ult imo eran familiares. (ver Naim, 1989)

Hoy en día es muy difícil hablar de inversión privada, debido a la alt a volat ilidad de
las t asas de int erés, del t ipo de cambio, de la inflación, es decir, de la inest abilidad polít ica
act ual, es por ello que la inversión privada ha venido ext inguiéndose durant e la últ ima
década.
I I . .4 4. .- - I I N NF FL LA AC CI I Ó ÓN N
Ot ro t ema que t iene mucha import ancia en el ámbit o económico nacional es la inflación, la
cual no f ue un t ema de preocupación, durant e el periodo 1950-1960, por cuant o dicho
indicador siempre se mant uvo est able y baj o, t eniendo pequeños cambios, pero es en la
década de los años 70 durant e el gobierno del president e Carlos Andrés Pérez, donde la
inflación disminuyó en un 5% aproximadament e, y ya para el año 1979 est a t endencia se
reviert e por cuant o la misma aument ó alcanzando un déficit de un 21% aproximadament e
(ver Gráfico 1.2), es de hacer not ar que est e déficit fue absorbido por el gobierno, es decir
financiado por la comunidad financiera ext ranj era, const it uyendo de est a manera una
especie de maquillaj e con la cual se podía mant ener la inflación mas o menos est able, y
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 14
de est a forma el gobierno podía cont inuar aument ando el gast o público, sin necesidad de
incurrir en est rat egias como por ej emplo la devaluación, t ambién es import ant e señalar
que debido al surgimient o de la crisis mexicana en 1982, est e apoyo fue perdiendo la
acept ación de la comunidad financiera int ernacional, y est o fue provocando que se
inst aurara un sist ema de t asas múlt iples las cuales se conservaron hast a la culminación
del periodo del President e Lusinchi.
G Gr r á áf f i i c co o 1 1. .2 2
I I n nf f l l a ac ci i ó ón n P Pr r o om me ed di i o o A An nu ua al l ( ( % % ) )
p pa ar r a a e el l p pe er r i i o od do o 1 19 95 51 1- - 2 20 00 02 2
( 20,0)
0,0
20,0
40,0
60,0
80,0
100,0
120,0
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01 03

Fuent e: Banco Cent r al de Venezuel a y El abor aci ón Pr opi a

Por ot ro lado, ya para 1983 la inflación seguía cont rolada anualment e en apenas
un 7% aproximadament e, pero los siguient es dos años la misma marchó en forma
inest able y es a part ir de ahí que realment e empezó a crecer. De aquí en adelant e
comenzaron las devaluaciones por part e del gobierno, ello con la finalidad de cubrir los
déficit s, lo cual afect aba de una manera más alarmant e a la inflación. Además sumado a
est o una polít ica de flot ación limpia en 1989 que provocó a los gobiernos de t urno la
capacidad de no podía soport ar el peso de la inflación por lo que se implant aron unas mini
devaluaciones en 1994, las cuales eran usadas principalment e para financiar los déficit s,
pero finalment e el est ado no t uvo mas remedio que monet izar la economía imprimiendo
cada vez mas dinero inorgánico del Banco Cent ral de Venezuela (BCV) y est o desde luego
Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 15
no lograba frenar la inflación, mas bien la aument aba. Sin embargo el fact or mas
desencadenant e de la inf lación fue la crisis financiera de 1994, ya que el BCV se asumió la
t area de t ener que imprimir más dinero inorgánico y ello con la finalidad de prest ar ayuda
a los bancos comerciales que se encont raban en problemas (ver Veneconomía, pp. Web).
Finalment e con la implement ación de las polít icas act uales, las cuales se han
puest o en práct ica sin un verdadero conocimient o de part e del gobierno sobre las
necesidades más apremiant es que se deben at ender en cada caso en part icular, la
inflación es cada vez mayor, siendo la causa principal el financiamient o del déficit . Por ot ro
lado y aunado a est o las polít icas fiscales expansivas, y los cont roles de cambio, parecen
indicar que la inflación present a un crecimient o indet enible.
I I . .5 5. .- - T TI I P PO O D DE E C CA AM MB BI I O O
Durant e las décadas de los 70 hast a principios de los 80, el t ipo de cambio era fij o con
una t asa única de 4,30 Bolívares por Dólar, (ver Tabla 1.1). Con una economía en
crecimient o, sin inflación y con alt os ingresos pet roleros, se reflej o una alt a est abilidad
monet aria, es así por t ant o que el bolívar se mant uvo siempre const ant e con un “ t ipo de
cambio fij o” , cabe asimismo resalt ar que es a part ir del famoso “ viernes negro” (18 de
febrero de 1983) donde se devalúa la moneda de 4,30 a 8,63 aproximadament e, y es a
part ir de ahí que empieza a usarse un “ sist ema de cambio múlt iple” el cual culmina en el
año 1989 y desde ese año hast a 1994 el t ipo de cambio fue “ único y flot ant e” con ciert as
“ mini devaluaciones diarias” al final del periodo (ver Garay, 2002).
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 16
T Ta ab bl l a a 1 1. .1 1
T Ti i p po o d de e C Ca am mb bi i o o B Bs s. ./ / $ $ P Pr r o om me ed di i o o P Po on nd de er r a ad do o A An nu ua al l
D Du ur r a an nt t e e e el l p pe er r i i o od do o 1 19 95 50 0- - 2 20 00 03 3

AÑO
PROMEDI O
EN BS./ $
AÑO
PROMEDI O
EN BS./ $
57 3,35 80 4,30
58 3,35 81 4,30
59 3,35 82 4,30
60 3,35 83 4,30
61 4,55 84 13,30
62 4,54 85 13,70
63 4,54 86 21,10
64 4,50 87 28,23
65 4,50 88 33,94
66 4,50 89 39,23
67 4,50 90 47,44
68 4,50 91 57,31
69 4,50 92 68,55
70 4,50 93 92,10
71 4,40 94 126,84
72 4,40 95 174,14
73 4,30 96 466,50
74 4,30 97 488,63
75 4,30 98 549,17
76 4,30 99 604,77
77 4,30 00 722,66
78 4,30 01 1158,93
79 4,30 02 1604,68
Fuent e: Banco Cent ral de Venezuel a

Por ot ro lado con el advenimient o de la crisis financiera en 1994, se mant uvo un
t ipo de cambio fij o de 170 Bolívares por Dólar aproximadament e hast a finales del 95 y
luego fue de 280 Bs./ $ aproximadament e hast a marzo del 96 (ver Gráfico 1.3).
Post eriorment e se implant o un régimen de bandas (abril del 96 hast a febrero del 2002)
para que el bolívar fluct uara librement e, el cual no podía sobrepasar un t ope máximo, ni
baj ar hast a un mínimo (ver Garay, 2002).






Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 17
G Gr r á áf f i i c co o 1 1. .3 3
E Ev vo ol l u uc ci i ó ón n d de el l T Ti i p po o d de e C Ca am mb bi i o o B Bs s. ./ / $ $ P Pr r o om me ed di i o o P Po on nd de er r a ad do o A An nu ua al l
D Du ur r a an nt t e e e el l p pe er r i i o od do o 1 19 95 50 0- - 2 20 00 03 3
0,00
200,00
400,00
600,00
800,00
1000,00
1200,00
1400,00
1600,00
1800,00
5
7
5
9
6
1
6
3
6
5
6
7
6
9
7
1
7
3
7
5
7
7
7
9
8
1
8
3
8
5
8
7
8
9
9
1
9
3
9
5
9
7
9
9
´
0
1
Tipo de Cambio (Bs./ $) prom ponderado anual

Fuent e: Banco Cent r al de Venezuel a y El abor aci ón Pr opia
I I . .6 6. .- - T TA AS SA AS S D DE E I I N NT TE ER RÉ ÉS S
El escenario de las t asas de int erés durant e el periodo que va de 1950 hast a principios de
los años 70, era considerado est able (como la mayoría de los indicadores económicos de
esa época), debido a la ausencia de volat ilidad de los mercados monet arios
int ernacionales, además el t ipo de cambio permanecía fij o y no exist ían expect at ivas sobre
la devaluación de la moneda, por lo t ant o las t asas pasivas superaban a las arroj adas por
EE.UU, alcanzando t asas reales cerca de un 7%. Empero, durant e el periodo 1970-1980,
las t asas de int erés fueron más volát iles, debido a la inest abilidad financiera ext erna, y a
pesar de ello, el gobierno consideró como polít ica cont rolar las t asas pasivas y act ivas,
provocando una gran fuga de capit ales al ext erior, debido a que aquí las t asas act ivas
eran mas baj as (12% aproximadament e) que las t asas pasivas de EE.UU (21%
aproximadament e). Est a masiva fuga de capit ales obliga al gobierno a imponer cont roles
cambiarios en 1983. (ver Veneconomía, pp. web)
Sin embargo la sit uación financiera empeoro aun más, debido al declive de las
t asas act ivas y est o combinado con una inflación que se encont raba alrededor del 29%
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 18
además el Bolívar en el mercado libre era devaluado, ya que las personas que solicit aban
crédit os, iban inmediat ament e a comprar dólares con la finalidad de mej orar la sit uación
exist ent e en el país, el BCV ut ilizo las “ operaciones de descuent o” y las del “ mercado libre”
imprimiendo dinero.
De t al manera que fue hast a el gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuando realment e
se decide aplicar la liberalización de las t asas de int erés en 1989, y además se empezó a
emit ir por part e del BCV los famosos “ Bonos cero Cupón ” (BCC), que no t enían riesgos y
era uno de los mas preferidos por los bancos. Por ot ro lado las t asas pasivas eran alt as en
t érminos reales, y las act ivas aun más, lo que conduj o a t al punt o que la t asa del BCC
represent ara a las act ivas.
Pero es a part ir de 1994, cuando las t asas de int erés caen dramát icament e (ver
Tabla 1.2 y Gráfico 1.4), at ribuible al exceso de dinero que había en la economía como
medida de ayuda a los bancos en crisis. Es por ello, que las t asas pasivas reales en un
moment o llegaron a ser negat ivas, t ant o es así, que el BCV t uvo que int ervenir,
subiéndolas y mant eniendo una banda, de un mínimo de 10 dígit os aproximadament e por
debaj o de las del BCC, y máximo 15 dígit os aproximadament e por encima. Sin embargo,
las t asas reales seguían negat ivas y est o se mant uvo así hast a 1996, cuando el est ado
const riñó la liquidez, para financiar el déficit int erno, provocando que las t asas reales
alcanzaran valores posit ivos. A part ir de 1996 las t asas pasivas y act ivas van disminuyendo
hast a 1998 cuando aument an considerablement e, pero es a part ir de 1999 cuando se
reducen las t asas act ivas debido a un acuerdo ent re el BCV, el gobierno y el sist ema
bancario. Por lo t ant o para el 2003 se regist ran unas t asas de int erés reales negat ivas
debido a la const ant e baj a de las t asas de int erés de los últ imos 5 años.
Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 19
T Ta ab bl l a a 1 1. .2 2
T Ta as sa as s A Ac ct t i i v va as s y y P Pa as si i v va as s ( ( % % ) ) P Pr r o om me ed di i o o p po on nd de er r a ad da as s a an nu ua al l e es s
d de e l l o os s p pr r i i n nc ci i p pa al l e es s B Ba an nc co os s C Co om me er r c ci i a al l e es s d de e C Co ob be er r t t u ur r a a N Na ac ci i o on na al l

AÑOS TASA ACTI VA
TASA
PASI VA
1991 38,30 27,62
1992 42,46 28,40
1993 61,78 38,75
1994 56,51 27,06
1995 40,24 22,12
1996 37,22 18,36
1997 22,16 6,84
1998 45,21 10,25
1999 31,89 7,05
2000 23,91 3,35
2001 25,64 2,40
2002 37,08 3,90
2003 24,05 6,17
Fuent e: Banco Cent r al de Venezuel a

G Gr r á áf f i i c co o 1 1. .4 4
E Ev vo ol l u uc ci i ó ón n d de e l l a as s T Ta as sa as s A Ac ct t i i v va as s y y P Pa as si i v va as s ( ( % % ) ) P Pr r o om me ed di i o o p po on nd de er r a ad da as s
a an nu ua al l e es s d de e l l o os s p pr r i i n nc ci i p pa al l e es s B Ba an nc co os s C Co om me er r c ci i a al l e es s d de e C Co ob be er r t t u ur r a a N Na ac ci i o on na al l
0,00
10,00
20,00
30,00
40,00
50,00
60,00
70,00
91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03
TASA ACTI VA TASA PASI VA

Fuent e: Banco Cent r al de Venezuel a y El abor aci ón Pr opi a
I I . .7 7. .- - E ED DU UC CA AC CI I Ó ÓN N
Así pues, el sist ema educat ivo venezolano, se encont raba en crecimient o en las décadas
post eriores a la democracia, debido a que se realizaron grandes esfuerzos para expandir la
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 20
misma, logrando a principios de la década de los años 80 que aproximadament e un 49%
de la población en edad escolar
2
se encont rara insert a dent ro del sist ema educat ivo. No
obst ant e, en la act ualidad, la educación a pasado a un segundo plano, dej ando de lado la
calidad de la misma, lo que result a lament able ya que el det erioro del sist ema educat ivo
ha sido una de las causas del decrecimient o del país (ver Torres, 2001).
Dada la import ancia de est a variable, en el capit ulo I I I se abordo con mayor
det enimient o por ser obj et o de est e est udio principal de la present e invest igación.
I I . .8 8. .- - S SA AL LU UD D
Venezuela posee indicadores de salud not ablement e mej ores que ot ros países en vías de
desarrollo, sin embargo, es convenient e analizar cada uno de ellos por separado, y ver
cual es su repercusión en el crecimient o económico del país.
Si bien es ciert o la mort alidad ha disminuido en alrededor de 10 def unciones por
cada mil habit ant es en 1950 a 5 aproximadament e por cada mil habit ant es en 1982, (ver
Tabla 1.3). Est o se debe principalment e a causa de la mort alidad infant il que descendió
cerca de un 60% ent re 1950 y el 2000 (ver Galli y García, 1989, pp.454). Sin embargo,
para 1992 la t asa de mort alidad rondaba alrededor de 4,5 por mil habit ant es y de 5 para
1998, la cual se mant iene hast a el 2003.
Es import ant e señalar, que ent re las principales causas de mort alidad de los
venezolanos para la década de los años 50 se encuent ran las enfermedades del corazón,
cáncer y accident es ( esencialment e de t ransit o) aunque t ambién t ienen que ver las
enfermedades del paludismo, sarampión, fiebre t ifoidea y dift eria ent re ot ras, algunas de
ellas siguieron vigent es después de 1980, aunque para 1995 las principales causas se
debían principalment e a las enfermedades del aparat o circulat orio, los t umores y ciert as
afecciones generadas por el periodo prenat al (ver Venezuela, 1998).

2
Las personas que se encuent ran aproximadament e ent re 6 y 23 años de edad son consideradas en edad
escolar.
Capit ulo I . Evolución Socioeconómica de Venezuela (1950-2002)__________________ 21
T Ta ab bl l a a 1 1. .3 3
E Ev vo ol l u uc ci i ó ón n d de e l l o os s i i n nd di i c ca ad do or r e es s d de e m mo or r t t a al l i i d da ad d e en n V Ve en ne ez zu ue el l a a
Año
Tasa de mor t al i dad
Gener al ( Mi l es de hab)
Tasa de Mor t al i dad
i nf ant i l ( Mi l es de hab)
1950 10,2 79,3
1960 7,2 55,2
1970 6,5 42,1
1980 5,5 31,8
1982 5,5 32,0
1998 4,97 18,86
1999 4,99 18,56
2000 5,01 18,18
2001 5,03 17,84
2002 5,05 17,50
2003 5,07 17,16
Fuent e: Gall i y Gar cía 1989 e I nst i t ut o Naci onal de Est adíst i ca

Por ot ra part e cabe señalar como segundo indicador de salud a la esperanza de
vida, ya que la misma ha aument ado considerablement e durant e las ult imas cinco décadas
(ver Tabla 1.4) ya que para la década de los años 50 est a rondaba por los 55 años, y para
el 2003 es de alrededor de 73 años, aument ando casi 20 años.
T Ta ab bl l a a 1 1. .4 4
E Es sp pe er r a an nz za a d de e v vi i d da a a al l N Na ac ce er r
d de e l l o os s v ve en ne ez zo ol l a an no os s ( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
Año Esper anza de Vi da
1950 55,19
1960 58,06
1970 63,85
1980 67,70
1990 71,20
2000 73,34
Fuent e: I nst i t ut o Naci onal de Est adíst i ca

Finalment e hay que t omar en consideración como ult imo indicador de salud al
presupuest o publico empleado en el sect or salud, el cual como se puede observar en la
Tabla 1.5, ha est ado increment ándose de 120 millones de Bs. aproximadament e en 1950
a cerca de 820.000 millones de Bs. en 1999 pero est as cifras absolut as no son un
indicador confiable de cuant o se dest ina realment e al sect or salud, ya que si se observa el
porcent aj e del presupuest o del Minist erio de Sanidad y Asist encia Social (MSAS) con
respect o al presupuest o t ot al se observa que en 1950 est e rondaba por el 7%
aument ando en 1970 hast a un 9% aproximadament e, evidenciándose que el increment o
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 22
no es considerable. Es import ant e señalar que en 1994 el presupuest o llega a su mas baj o
valor (como porcent aj e del presupuest o nacional) est o se debe a la crisis financiera que
at ravesó en ese año el país. Después de ese año creció levement e, auque t odavía se
puede evidenciar que en 1950 se le ot orgaba mas presupuest o por concept o de salud que
en regist rado en 1999, el cual es más o menos un 6% del presupuest o nacional.

T Ta ab bl l a a 1 1. .5 5
P Pr r e es su up pu ue es st t o o d de el l M Mi i n ni i s st t e er r i i o o d de e S Sa an ni i d da ad d y y A As si i s st t e en nc ci i a a S So oc ci i a al l
1 19 95 50 0- - 1 19 99 99 9 ( ( m mi i l l l l o on ne es s d de e B Bs s. ., , a a p pr r e ec ci i o os s c co or r r r i i e en nt t e es s) )
Año
Pr esupuest o
del MSAS
% del
pr esupuest o Nac.
1950 122,60 7,50%
1960 474,80 8,60%
1970 879,70 8,80%
1980 4.453,10 6,10%
1991 50.844,90 5,03%
1992 83.152,70 6,57%
1993 79.775,00 5,19%
1994 114.541,00 3,17%
1995 178.490,70 4,27%
1996 261.350,70 3,22%
1997 680.546,00 4,93%
1998 757.348,40 5,27%
1999 819.512,50 5,56%
Fuent e: Gal l i y Gar cía 1989 y Veneconomía



“ ...Un enf oque que i ncl uya el capi t al humano
pr esent a gr andes vent aj as. La pr i mer a der i va del
hecho de que t eni endo en cuent a t ant o el capi t al
humano como el mat er i al se cor r egi r ía buen númer o
de pr ej ui ci os económi cos. La ex cesi va i mpor t anci a
at r i bui da a l as f uent es mat er i al es de f l uj os de r ent as
es uno de el l os ( …) La segunda gr an vent aj a del
concept o de capi t al humano r esi de en su ut i l i dad
par a el anál i si s de l as di f er ent es act i vi dades
or gani zadas que aument an aquel l as capaci dades
humanas que mej or an l as per spect i vas de r ent a
r eal ...”
* Theodore William Schult z ( 1902-1998 ) , economist a est adounidense nacido en Arlingt on, en Dakot a del Sur.
Est udió en el Sout h Dakot a St at e College y en la Universidad de Wisconsin. Su int erés por el ent orno social le
llevó a est udiar Economía. Desde 1946, como direct or del depart ament o de Economía de la Universidad de
Chicago, se cent ró en est udiar la import ancia de los recursos humanos en la agricult ura, especialment e en los
países en desarrollo. Crit icó la import ancia que los países en vías de desarrollo ot orgaban al proceso de
indust rialización a cost a del sacrificio de la agricult ura. En 1979 compart ió el Premio Nóbel de Economía por su
t rabaj o sobre economía agraria.

Theodore William Schult z ( 1968) *

C CA AP PÍ Í T TU UL LO O I I I I
R RE EV VI I S SI I Ó ÓN N D DE E L LA A L LI I T TE ER RA AT TU UR RA A

I I I I . .1 1. .- - I I N NT TR RO OD DU UC CC CI I Ó ÓN N
n el present e capít ulo se realizará una breve revisión de los diferent es enfoques que
la lit erat ura económica ha proporcionado sobre el t ema obj et o de est udio, ent re los
cuales dest acan la t eoría sobre el capit al humano, debido a la import ancia que ést e t iene
sobre el crecimient o y el desarrollo de los países. Por lo t ant o se comenzará haciendo una
revisión de los dist int os aport es que sobre el t ema han proporcionado los grandes e
insignes economist as como los son: Alfred Marshall, Theodore Shult z, Robert Lucas, Gary
Becker, ent re ot ros. Es import ant e dest acar que muchos de ellos han sido galardonados
con el premio nóbel en ciencias económicas. Durant e el desarrollo de est e capit ulo se hara
mucho hincapié en las diferent es formas de cálculo del capit al humano, así como de los
dist int os enfoques t eóricos y práct icos considerados para realizar la medición.
Post eriorment e se hará una revisión sobre los diversos est udios t eóricos y empíricos
publicados hast a la act ualidad, que relacionan direct ament e al capit al humano con la
t eoria neoclasica del crecimient o económico.
E
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 24
I I I I . .2 2. .- - C CA AP PI I T TA AL L H HU UM MA AN NO O
La aplicación de la t eoría económica a la est ruct ura del capit al humano puede iluminar la
discusión que en mat eria educat iva debe hacerse. De hecho, el insigne economist a Alfred
Marshall, en su clásica obra t it ulada Principios de Economía, enunció que “ El capit al más
valioso de t odos es el que se ha invert ido en seres humanos” (ver Marshall, 1930, pp.
787-8).
Sin embargo, la ciencia económica comienza de verdad a t omar en cuent a el papel
del capit al humano a part ir de los aport es de Schult z (1961) quien plant eó por primera
vez:
“ Aunque el hecho de que los hombres adquieren habilidad y
conocimient os út iles es algo evident e, no es evident e, sin embargo, que
habilidad y conocimient os sean una forma de capit al, que ese capit al sea
en gran part e un product o de la inversión deliberada, que en las
sociedades occident ales ha crecido a un rit mo mucho más rápido que el
capit al convencional (no humano), y que su crecimient o bien puede ser
el rasgo más caract eríst ico del sist ema económico. Se ha observado
ampliament e que los increment os de la producción nacional han sido
relacionados en gran manera con los increment os de la t ierra, horas de
t rabaj o y capit al físico reproducible. Pero, la inversión en capit al humano
es probablement e la principal explicación de esa diferencia...”

Vale mencionar asimismo, el hecho de que Becker (1964) fue quien reconoce el
valor del capit al humano. De hecho lo considera como un fact or económico primario en su
est udio sobre el conocimient o, donde a demás concluye que el mayor t esoro que t ienen
las sociedades es el capit al humano que poseen, refiriéndose a ést e como habilidades y
dest rezas que las personas van adquiriendo a lo largo de su vida, bien sea por medio de
est udios formales, como las escuelas, o por conocimient os informales, que son lo que
adquieren las personas por medio de la experiencia, y es aquí precisament e donde Becker
(1964) pone mas énf asis, donde señala que: “ Muchos t rabaj adores elevan su
product ividad aprendiendo en el puest o de t rabaj o nuevas t écnicas o perfeccionando las
ant iguas” quedando evidenciado que ha pesar de que la formación en el puest o de t rabaj o
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 25
no es una inst it ución que se encarga de educar a las personas, ayuda a que el individuo
aument e su product ividad fut ura. (ver febrero y Schawart z, 1997, pp. 75)
En at ención a est o, Lucas (1988, pp. 20) señala que donde “ un t rabaj ador con
capit al humano h(t ) produce lo equivalent e a dos t rabaj adores con 1/ 2h(t ) cada uno, o un
t rabaj ador a medio t iempo 2h(t )” , est o es así para lo propósit os de su est udio y en el
ámbit o general para est e insigne invest igador, la t eoría del capit al humano sugiere lo
siguient e: “ cuando un t rabaj ador dedica t iempo a muchas act ividades en el periodo act ual
afect a su product ividad, pero no su nivel de h(t ) en periodos fut uros” . Es por ello que más
adelant e indica:
“ I nt roducir en el modelo el capit al humano, involucra especificar la forma
en que los niveles de capit al humano afect an la producción act ual y la
forma en que la act ual asignación de t iempo afect a la acumulación de
capit al humano...”

Es por ello que Barro (1997) menciona: “ el capit al humano es una medida clara del
efect o acumulado de act ividades como la educación formal y el adiest ramient o en el
t rabaj o” . Sin embargo, el aut or señala que el concept o de capit al humano es definido,
“ como los años de adiest ramient o específicos de las personas” y se aproxima al usado en
cont ext os del mercado de la mano de obra (ver e.g. Heckman y Klenow, 1997), que
t oman en cuent a, “ cambios en la calidad de la fuerza de t rabaj o debido a cambios
observables t ales como el nivel de educación y experiencia” por lo que Barro (1997)
expresa que est e concept o de capit al humano es mas limit ado que la noción usada en los
modelos t eóricos de crecimient o basados en la acumulación ilimit ada de capit al humano
expresados por Lucas (1988), Becker (1964).
I I I I . .2 2. .1 1. .- - M ME ET TO OD DO OL LO OG GI I A AS S D DE E C CÁ ÁL LC CU UL LO O D DE EL L C CA AP PI I T TA AL L H HU UM MA AN NO O
En los t iempos precedent es al est udio del capit al humano incluyendo los t iempos act uales,
la lit erat ura económica nos ofrece una gran variedad de mét odos que consideran modelos
y formulas de est imación o calculo, propiament e dicho, de series est adíst icas sobre capit al
humano. En efect o cabe dest acar lo siguient es.
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 26
El primer mét odo est á const it uido por una medición a t ravés del promedio de años
de escolaridad de la población (se incluyen t res niveles: básico, medio y diversificado),
est e mét odo calcula por separado el promedio de años de escolaridad, separando la
población en hombres y muj eres pert enecient es a la fuerza laboral ocupada, dicha
escolaridad en muchos casos es denominada educación formal, ent re los aut ores que
ut ilizan la present e met odología se encuent ran Serrano (1996), Barro y Lee (2000), Barro
(2002), De La Fuent e (2002), y Giménez y Simón (2002), ent re ot ros.
Además, ot ra aproximación plant eada por Serrano (1996) es aquella donde se
divide la población ocupada en dos grupos, un grupo de individuos cualificados, que han
t erminado un ciert o nivel educat ivo y ot ro de individuos no cualificados que no han
complet ado ese nivel educat ivo requerido, por lo t ant o el nivel medio de capit al humano
de la población ocupada puede expresarse como un promedio ponderado de los niveles
medios de capit al humano de la población cualificada y la no cualificada. Est e indicador se
puede est imar a t ravés de la siguient e formula:

H = h
c
v
c
+ h
n
(1- v
c
)
1
(2.1)
donde:
h
c
= Nivel de Capit al Humano medio de los cualificados
h
n
= Nivel de Capit al Humano medio de los no cualificados
v
c
= Proporción de cualificados dent ro de la población ocupada


1
Sin embargo, ant es de ut ilizarla, el aut or est udia la relación ent re la elast icidad-product o de la proporción de
cualificados (γ
c
) y la elast icidad-producto del capital humano (β), llegando a la siguiente expresión:
|
|
|
|
|
.
|

\
|
|
|
.
|

\
|
− +
− =
c
n
c
c
h
h
y
ϑ
β β
1 1
1

Aquí se puede apreciar el sesgo que exist e ent re ambos parámet ros, donde el mismo será mayor, cuant o
menor sea la proporción de cualificados dentro de la población ocupada δ
c
y cuant o menor sea la diferencia
ent re el capit al humano medio de los cualificados, h
c
respect o a los no cualificados h
n
. Est o implica que la
elast icidad-product o será diferent e dependiendo del nivel educat ivo a part ir del cual se defina la sit uación de
cualificación.
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 27
El segundo mét odo general lo const it uye la medición de un component e
denominado “ logro educat ivo” que se realiza a t ravés de la combinación del índice de
alfabet ismo con la t asa combinada de mat ricula básica, media y superior, la t asa
combinada de mat ricula es un aport e a la invest igación sobre el capit al humano elaborado
por la UNESCO y reflej a el número de j óvenes en edad escolar comprendido ent re seis (6)
y veint it rés (23) años de edad que se encuent ran dent ro del sist ema escolar, su calculo
part e como base de la t asa brut a de mat ricula t omándose un valor máximo de mat ricula
del 100% de la población ubicada ent re las edades mencionadas ant eriorment e y como
valor mínimo el 0% de la población pert enecient e a ese rango de edad.
Consecuent ement e, para el cálculo de la t asa brut a de mat riculación, de modo t al
que se pueda incluir la educación primaria, básica, media (diversificada, profesional) y
universit aria, se suman t odas las mat riculas regist radas a comienzo del periodo y se
dividen ent re la población de seis (6) a veint it rés (23) años. De t al modo que para su
cálculo se ut iliza la siguient e formula:

MAT = MBas + MMed + Msup (2.2)
Proy 6 – 23 años
donde:
MAT: (Tasa brut a de mat riculación).
MBas: Mat ricula en Educación Básica.
MMed: Mat ricula en Educación Media.
MSup: Mat ricula en Educación Superior.
Proy 6-23: Población proyect ada de edades ent re 6 y 23 años

El calculo de la t asa de alfabet ismo es la relación que exist e ent re las personas de
edades ent re quince 15 años y más, que se encuent ran en una capacidad razonable de
leer y escribir (nivel de alfabet ismo) y la población t ot al considerada para ese grupo de
edades.
Finalment e el component e de logro educat ivo se calcula como un promedio sobre
la base de la t asa de alfabet ismo y la t asa de mat ricula combinada, donde a cada una se
x 100
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 28
les ot orga una ponderación relat iva, est a met odología es ut ilizada act ualment e por el
PNUD para realizar el calculo del I DH y en Neira et al. (1998).
Como t ercer component e clave se ut iliza la variable salud de la fuerza de t rabaj o
medida a t ravés de los dat os disponibles sobre la expect at iva de vida de la población, est e
component e de salud mide en esencia los índices de mort alidad y morbilidad, pero se
considera que generalment e una mayor esperanza de vida viene asociada a mej ores
niveles de salud acompañado de baj os niveles de mort alidad y morbilidad, ent re los que
usan dicha formulación t enemos Naciones Unidas (1998), Bloom-Canning y Sevilla (2004),
Giménez y Simón (2002).
Bloom et al (2004), int roducen en el calculo del capit al humano, los años de
escolaridad y la esperanza de vida y agregan una medida de la experiencia laboral
agregada donde comput an para cada país considerado en su est udio, 22 combinaciones
de las cat egorías de edades compuest a por hombres y muj eres en grupos de edades de
15-19, 20-24,...., 60-64, 65+. La experiencia consist e simplement e en la cant idad de
t iempo t ranscurrido en la fuerza laboral, para cada grupo calcularon el promedio de años
de escolaridad menos la edad a la que comenzó la escolaridad, la cual asumieron
uniformement e como seis (6), en dicho calculo usaron cuat ro medidas del promedio de
años de escolaridad derivado de Barro y Lee (2000), y dividieron la población ent re
hombres y muj eres de edades ent re 15-24 años y más de 25 años, Bloom et al (2004)
concluyen que est a medida de la experiencia es razonable para los hombres, ya que, para
el caso de las muj eres se podría exagerar el calculo de la experiencia laboral debido a que
son las que frecuent ement e pasan periodos fuera del mercado laboral.
Por ot ro lado, Giménez et al (2002), exponen que hay dos indicadores que se
ut ilizan con frecuencia para medir el capit al humano, los cuales son: los años medios de
est udio de la población (AME) y el t ant o por cient o que la misma ha complet ado un
det erminado nivel de est udios
2
, pero que dej an de lado muchas mat ices que se
encuent ran dent ro del concept o de capit al humano. Es por ello, que est os aut ores

2
En la invest igación se plant ea que los mej ores result ados se han obt enido considerando la finalización de los
est udios de enseñanza secundaria. Knj oiwj e cwoej cefkj csd cweokj c wecokrok kcv wock wec ckwepopo cewpo
o
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 29
proponen una nueva medida para la medición del capit al humano, que sea un indicador
más elaborado t omando en cuent a la educación formal e informal, haciendo la
especificación de que el capit al humano puede ser innat o o adquirido, el innat o
comprende act it udes físicas e int elect uales, donde la salud y la aliment ación ej ercen
mucha influencia sobre ést as, por su part e, el adquirido es el que se forma a lo largo de la
vida de las personas, por medio de sus est udios y la invest igación y est á conformado por
la educación formal e informal y la experiencia laboral. De est a manera se const ruye un
nuevo indicador de capit al humano considerando t odas est as variables, las cuales se
explicaran a cont inuación:
El Capi t al Humano I nnat o: además de las apt it udes físicas e int elect uales hay
que considerar, que se deben sat isfacer unas mínimas condiciones de salud y
aliment ación, por lo t ant o, el indicador sanit ario que eligieron los aut ores es el gast o
corrient e per cápit a en salud, medido en dólares aj ust ados por la PPA, donde se est ablece
un umbral (que sería la mediana de la dist ribución), y por ende, los países que est én por
debaj o de ese umbral se le considerará un det erioro en las posibilidades de desarrollo de
su capit al humano, así t endremos.

Si x
i
> u ⇒S
i
= 1
Si x
i
< u⇒S
i
- 1 -
( )
( )
1
1
α
β
(
¸
(

¸


− −
u x Min
u x
i
i
(2.3)

Con
0 1
1 1
≥ > α β y

donde:
Si : efect o de las condiciones de salud sobre el capit al humano en un país i
xi : gast o corrient e per cápit a en salud de un país i, medidos en dólares aj ust ados por la
PPA.
i: 1, 2, ..., N Siendo N el numero de países obj et o de est udio
u: Umbral est ablecido, en est e caso, la mediana de la dist ribución.

Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 30
El Capi t al Humano Adqui r i do: est a compuest o, a su vez, por t res component es:
1) Educaci ón Formal : es la que comprende la educación primaria y secundaria,
y en su est udio Giménez et al (2002) ut ilizaron el gast o público por alumno en
dólares de 1985 aj ust ados por la PPA, por lo t ant o, se procederá a ponderar los
años medios de est udio de la población según la calidad de la misma:


( )
2
1 α
i
i
i
x Max
x
C + =
(2.4)
Con y 0
2
≥ α
donde:
C
i
: efect o de la calidad de la educación sobre la educación formal recibida en un país i
X
i
: media del gast o publico en educación por alumno en educación primaria y secundaria,
medido en dólares aj ust ados por la PPA
i = 1,2,...,N Siendo N el numero de países obj et o de est udio

Finalment e la educación formal queda expresada de la siguient e manera:

Ef
i
= AME . C
i
(2.5)

donde:
Ef
i
: Educación Formal
AME: años medios de est udio
C
i
: Calidad de la Enseñanza recibida

2) Educaci ón I nf or mal : la cual abarca t oda la información recibida fuera de los
ámbit os educat ivos académicos clásicos, de est a forma, los aut ores han elaborado un
índice de acceso a los medios de información, donde se pueden ut ilizar dat os const ruidos
por el Banco Mundial, sobre el uso de est os medios y el result ado será:

Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 31

Me
y
x
Me
j
i

=
1
(2.6)
Donde:
Y
j
: número de unidades del medio j por cada mil habit ant es
j : 1,..., Me
Me: medios de comunicación
X
i
: promedio de unidades medidos del país i
i= 1,2,...N Siendo N el numero de países obj et o de est udio

Una vez est udiados est os medios, debemos considerar la import ancia de los
mismos en la adquisición del capit al humano, según la siguient e formula:


( )
3
1 α
i
i
i
x Max
x
M + =
(2.7)
Con y 0
3
≥ α
donde:
x
i
: promedio de unidades de medio del país i
M
i
: efect o de los medios sobre el capit al humano en un país j
i= 1,2,...N Siendo N el número de países obj et o de est udio

A cont inuación, Giménez et al (2002) proceden a const ruir ot ro indicador, de
adquisición de la educación informal, t omando en cuent a la difusión de la información por
escrit o, debido a que la t ransmisión de conocimient os por medio de la lect ura es muy
import ant e, para ello se ut ilizara información sobre la cant idad t ot al de papel usada, con
fines cult urales, para poder t omar en cuent a, además de los medios impresos, los
fot ocopiados y los manuscrit os. Est e indicador se calculará así:

Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 32

( )
4
max 10 Pr
1 α
i
i
í
x omedio
x
p + =
(2.8)
con y 0
4
≥ α
donde:
x
i
: papel de uso cult ural consumido en un país i (t oneladas por habit ant e)
P
i
: efect o del consumo de papel sobre la adquisición de capit al humano en le país i
i= 1,2,...N Siendo N el numero de países obj et o de est udio

Es de hacer not ar que no t odas las personas podrán disfrut ar de est os medios, por
lo que hay que considerar a las personas alfabet izadas, es por ello que se emplearán
est adíst icas de alfabet ización:

A
i
: t asa de alfabet ización del país i

Cabe señalar la import ancia que Giménez et al (2002) dan a la familia en la
invest igación, ya que para ellos j uega un rol fundament al, debido a que mient ras más
grande sea la misma, menos at ención se le prest a a cada hij o, por lo t ant o los aut ores
consideran un número det erminado de hij os u, por encima del cual la at ención que recibe
cada individuo se reduce, de forma exponencial de acuerdo al t amaño de la unidad
familiar:

Si xi> u ⇒Fi= 1
Si xi< u⇒Fi = 1 -
( )
( )
5
2
α
β
(
¸
(

¸



u x Max
u x
i
i
(2.9)
Con 0 1
5 2
≥ > α β y
donde:
F
i
: efect o del numero de hij os sobre el capit al humano en un país i
x
i
: t asa de fecundidad del país i
i= 1,2,...N Siendo N el numero de países obj et o de est udio
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 33
u: números de hij os est ablecidos como umbral
3


Teniendo en cuent a t odos est os fact ores, el índice de educación inf ormal, EI ,
quedara de la siguient e manera:

EI
i
= M
i
.P
i
.A
i
.F
i
( 2.10)

siendo:
EI
i
: índice de educación informal
M
i
: índice de medios
P
i
: índice de papel cult ural consumido
A
i
: t asa de alfabet ización
F
i
: índice de posibilidades de educación de los hij os

3) Experi enci a Labor al : los aut ores opt aron por calcular el número de años que
el ciudadano medio ha t rabaj ado en su país, los años medios de experiencia laboral, el
periodo medio durant e el cual el t rabaj ador arquet ípico se ha encont rado desempleado y
así t endremos:

Ex
i
= EMP
i
– EI MT
i
– TMD
i
(2.11)
EI MT
i
= ( )
( )
¹
´
¦
≤ +
> + +
16 6 16
16 6 6
i
i i
AME si
AME si AME
donde:
Ex
i
: indicador de experiencia laboral
EMP
i
: edad media de la población
EI MT
i
: edad media de incorporación al mercado de t rabaj o
TMD
i
: t iempo promedio durant e el cual un individuo ha est ado en sit uación de desempleo

3
Para ef ect os práct icos, Giménez et al ( 2002) señalaron como umbral, t res hij os por muj er
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 34
AME
i
: años medios de escolaridad

Para incluir est a medida en el indicador de capit al humano, los aut ores elaboraron
una ponderación basada en el indicador de experiencia laboral que modif ique el indicador
de capit al humano de la siguient e forma:


( )
6
max
1 α
i
i
i
x
x
+ = Ε
(2.12)
con y 9
6
≥ α
donde:
Ex
i
: indicador de experiencia laboral en un país i
E
i
: efect o de la experiencia laboral sobre el capit al humano en el país i
i= 1,2,...N Siendo N el numero de países obj et o de est udio

De est a manera Giménez et al (2002) complet aron el índice de Capit al humano que
quedará como:
I H
i
= Ef
i
. EI
i
. E
i
. S
i
(2.13)

donde:
I H
i
: índice de capit al humano
Ef
i
: índice de educación formal
EI
i
: índice educación informal
E
i
: índice de experiencia laboral
S
i
: índice de salud
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 35
I I I I . .3 3. .- - C CA AP PI I T TA AL L H HU UM MA AN NO O Y Y C CR RE EC CI I M MI I E EN NT TO O E EC CO ON NÓ ÓM MI I C CO O
En est a sección se realizará un breve análisis de los est udios más dest acados que han sido
publicados con respect o a la lit erat ura de crecimient o económico y capit al humano
respect ivament e. En la primera part e se realizará un breve recuent o de los dist int os
est udios t eóricos sobre la lit erat ura de capit al humano. Post eriorment e en la segunda
part e se discut irá la evidencia empírica exist ent e relacionada a nuest ro t ema de est udio, el
mismo permit irá mej orar el análisis empírico que será part e de los ant ecedent es del
est udio del Capit al Humano y Crecimient o económico en Venezuela.
I I I I . .3 3. .1 1. .- - E Es st t u ud di i o os s T Te eó ór r i i c co os s
El modelo pionero de crecimient o económico propuest o por Robert Solow y Trevor Swan,
nos present a una economía desarrollada, con un escenario de compet encia perfect a,
población const ant e y ocupación plena en los mercados de t rabaj o y bienes. Un punt o
muy relevant e de est e análisis es el caráct er decrecient e de la product ividad marginal del
capit al, o t asa de ganancia de largo plazo, la cual conduce a alcanzar su nivel de est ado
est acionario donde se iguala a la t asa de int erés de mercado (su cost o de oport unidad). El
crecimient o de la economía est á ent onces limit ado por esa cont inua caída de la
product ividad marginal del capit al y de est e modo la conduce a un nivel est acionario de
largo plazo, donde sólo puede ser cont rarrest ado con un cambio t ecnológico o shock en la
product ividad t ot al de los fact ores (PTF) de caráct er exógeno. El impact o de dicho cambio
es incorporado en la función de producción de la firma represent at iva a t ravés de un
residuo calculado a part ir de la diferencia ent re el nivel del product o y la part icipación
relat iva de los dist int os insumos.
Est e modelo de crecimient o económico neoclásico hace ent onces una
diferenciación ent re dos t ipos de efect os sobre la economía: los de nivel y los de
crecimient o. La diferencia ent re ambos descansa en que el últ imo af ect a la t asa de
crecimient o, en t ant o los efect os de nivel sólo alt eran la posición del sendero de
crecimient o pero no la t asa. De acuerdo al enfoque de Solow- Swan, los efect os de nivel
est arían det erminados por los increment os (o disminuciones) de la propensión a ahorrar, o
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 36
bien por aument os del capit al per cápit a result ant es de mayores inversiones realizadas por
los agent es. En cambio, los efect os de crecimient o serían inducidos por una variación
exógena en la t asa de crecimient o de la población o por una innovación (cambio t écnico
neut ral en el sent ido de Harrod: K/ Y const ant e en el t iempo), provocando un capit al más
escaso y así mismo elevando su product ividad marginal (t asa de beneficio en el largo
plazo).
Cuando una economía ha alcanzado el est ado est acionario se hace inconvenient e
seguir acumulando capit al físico en el t iempo. Llegado est e punt o, los consumidores
est arán maximizando su bienest ar puest o que el nivel de gast o es el máximo y t odos los
beneficios se invert irán (regla dorada de Phelps), así como t ambién se mant endrá
inalt erada la part icipación de los fact ores en el ingreso t ot al.
En posición a est e modelo la mayoría de los invest igadores que han realizado
aport es a la lit erat ura del crecimient o económico a part ir de la década de los años 60 han
incluido al capit al humano como un det erminant e del desarrollo económico. De igual
forma est os modelos enfat izan su caráct er complement ario más que ant agónicos con el
modelo neoclásico. En est e marco, la acumulación de capit al físico no es descart ada como
uno de los fact ores det erminant es del crecimient o, no obst ant e la acumulación del capit al
humano surge como el fact or primordial del progreso t écnico y por ende del crecimient o
económico. Cabe dest acar que ent re los est udios pioneros en est a área se pueden
encont rar los t rabaj os de Schult z (1968), Lucas (1988), Romer (1990), Grossman y
Helpman (1991), Young (1991), Mankiw, Romer y Weil (1992), ent re ot ros.
En est e marco Schult z (1968) est ablece en su est udio la import ancia de incluir el
concept o de capit al humano en los est udios de crecimient o económico debido a que:
“ la formación de capit al humano, especialment e a t ravés de aquellas
act ividades que se han convert ido en organizadas y especializadas en la
economía moderna, es de una magnit ud capaz de alt erar radicalment e
las est imaciones convencionales de ahorro y la formación de capit al...”

En t al sent ido Schult z (1968) señala que las formas de capit al humano son fuent es
de fluj os adicionales de rent a que cont ribuyen al crecimient o económico. Así mismo, ést e
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 37
es capaz de alt erar los salarios y los sueldos de los individuos t ant o en t érminos absolut os
como relat ivos.
Mas adelant e, Schult z (1968) asevera que por consiguient e la brecha de ingresos
se hará más grande ent re el que simplement e realiza un "t rabaj o", y aquel que posee
“ capit al humano” y lo combina con su t rabaj o, y por supuest o con el capit al físico
disponible. De allí se encuent ra las j ust ificaciones a “ invert ir” en educación formal, así
como dest acar la import ancia de la formación profesional product o de la experiencia
laboral. En el caso del capit al humano, el cálculo del int erés y del rendimient o es un t ant o
más difícil. Al t rat arse de un capit al abst ract o, las t écnicas de medición de lo concret o y
físico son poco út iles.
Finalment e Schult z (1968) concluye, expresando que:
“ Los nuevos conocimient os referent es a la inversión en capit al humano
son ya t ot alment e sat isfact orios por lo que respect a al comport amient o
de la ofert a y los t ipos de rent abilidad dent ro del t rabaj o y de la
educación. Es, no obst ant e poco lo que se sabe t odavía acerca de los
fact ores de aument o de la demanda de est as capacidades adquiridas,
part e int egrant e del crecimient o económico...”

Sobre la base de los aport es precursores de Theodore Schult z y de Gary Becker
sobre capit al humano, Lucas (1988) plant ea un modelo de crecimient o con la
especificación de la función de producción muy similar a la del modelo neoclásico, en est e
modelo plant ea la exist encia de ext ernalidades, a part ir de la acumulación del capit al
humano, que refuerzan la product ividad del capit al físico y conducen a la economía a un
crecimient o sost enido. El capit al humano se puede acumular de dos formas dist int as. En
forma del result ado de un proceso de aprendizaj e en la firma o “ learning by doing” , ó,
como product o de la educación formal del individuo y su crecimient o depende de su nivel
inicial y del esfuerzo dedicado a su acumulación.
4


4
La novedad en est e caso est á en la exist encia de efect os int ernos y ext ernos sobre el capit al humano. Los
primeros son efect os del capit al humano de un individuo sobre su propia product ividad, en t ant o que los
segundos dependen del promedio de capit ales humanos individuales, y son ext ernos porque t odos se
benefician con ellos al punt o de que la decisión de un t rabaj ador individual posee una mínima influencia en el
t ot al
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 38
Est as ext ernalidades mencionadas por Lucas (1988) funcionan, en t érminos
generales, como un mecanismo endógeno que acelera el proceso de crecimient o, al
impedir la caída de la rent abilidad marginal del capit al y mant ener los incent ivos de
mercado a la acumulación (inversión), evit ando de est e modo la llegada de un est ado
est acionario del t ipo solowiano.
Al cont rario de lo plant eado por Solow (1956), Romer (1990) propuso un modelo
de crecimient o endógeno donde sost iene que la t asa de crecimient o económico de los
países no depende sólo de la t ecnología, que ahora es endógena, sino t ambién de las
preferencias ínt er t emporales del consumidor. Est o implica que ambos fact ores son
det erminant es en la asignación de capit al humano al sect or de invest igación y desarrollo
(I + D). Por un lado, cuant o menor sea la t asa de int erés, el valor present e descont ado de
la corrient e de ingresos net os, que represent a el rendimient o del capit al humano, será
mayor. Por lo t ant o, se asignará una cant idad mayor de ese fact or a la invest igación y por
consiguient e la t asa de crecimient o se increment ará. Por el ot ro, un increment o
permanent e en las exist encias del capit al humano en la población, (la cual Romer t oma
como un dat o), conduce a un increment o en la razón de nuevos diseños -capit al físico y a
un increment o más que proporcional en la cant idad de capit al humano dedicado al sect or
de I + D. Es por est o que se vuelve a regenerar un círculo virt uoso, en el cual se impulsa la
t asa de innovación, la cual a su vez, induce a un increment o en la t asa de crecimient o de
la economía.
De igual forma, Grossman y Helpman (1991), proponen un modelo donde la base
del crecimient o se encuent ra en el aument o del st ock de conocimient os y en la
acumulación de capit al humano. Pero a diferencia de Romer (1990), el st ock de capit al
humano result a ser una variable endógena, la cual depende de la decisión que t oman los
individuos, con similar capacidad de adquirir habilidades, ent re emplearse como
t rabaj adores o dedicar su t iempo a la educación formal. De est e modo el salario pagado a
cada t rabaj ador calificado crece en proporción a su acervo de capit al humano acumulado,
y por ende la dot ación t ot al de est e fact or depende del salario relat ivo ent re el empleo
calificado y el no calificado. De igual forma, allí se observa como crece la product ividad
media del capit al humano que se acumula formalment e (por el incent ivo a dest inar más
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 39
t iempo a la educación), y de est e modo se eleva el salario relat ivo y t ambién con ello la
cant idad de t rabaj adores calificados disponibles para el sect or de (I + D), en consecuencia,
se obt iene un increment o en la t asa de innovación y del crecimient o económico. Por esa
razón, Grossman y Helpman (1991) ponen especial énfasis en el rol de la inversión pública
en educación como fuerza propulsora del crecimient o económico.
Por su part e, Young (1991) incorpora a t ravés de un modelo de “ learning by doing”
muy próximo al plant eado por Lucas (1988), dos import ant es supuest os result ant es de su
análisis del progreso t écnico. Primero, hay subst anciales efect os derrame en el desarrollo
del conocimient o ent re dist int as indust rias. Est o implica que las mej oras de aprendizaj e
informal redundarán en mej oras organizat ivas a nivel de la plant a indust rial que podrán
derramarse hacia ot ros sect ores de act ividad fabril, y así promover un círculo virt uoso que
acelere el crecimient o de la product ividad. El segundo supuest o plant ea la exist encia de
fuert es rendimient os decrecient es en el proceso de “ learning by doing” . Est o significa que
el aprendizaj e est aría limit ado en cada bien a un período de t iempo det erminado. Por lo
t ant o en t odo moment o la act ividad económica se dividirá ent re indust rias con su proceso
de aprendizaj e agot ado (que no pueden cont ribuir a aument ar la product ividad en ot ras
indust rias) y aquellas en que dicho proceso de aprendizaj e cont inúa. Para que el círculo
virt uoso de la product ividad no se agot e es necesario que el “ learning by doing” sea un
proceso cont inuo a t ravés de la int roducción permanent e de nuevos product os y de la
reasignación del t rabaj o hacia los mismos.
Cabe señalar que, Mankiw, Romer y Weil (1992), plant ean un modelo donde
dest acan la import ancia de considerar al capit al en un sent ido más amplio que abarque
ot ras formas de capit al no físico. Para incorporar est a idea, Mankiw et al (1992)
const ruyeron lo que ellos mismos baut izaron como un “ modelo de Solow ampliado” , el
modelo considera por lo t ant o, la inclusión de t res fact ores de producción: capit al, t rabaj o
en el sent ido convencional, y el capit al humano en su forma de educación y del t iempo
dedicado al aprendizaj e de nuevas habilidades (en lugar de t rabaj ar), para una t ecnología
de t ipo Cobb-Douglas, los aut ores suponen “ que t ant o el capit al físico como el capit al
humano se pueden acumular” . La idea de incluir el capit al humano se origina de observar
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 40
que el fact or t rabaj o en diferent es economías present a diferent es niveles de educación y
diferent es niveles de habilidad.
I I I I . .3 3. .1 1. .- - E Es st t u ud di i o os s E Em mp pí ír r i i c co os s
Una innovación import ant e de la nueva lit erat ura sobre el crecimient o (y sobre t odo
aquella que relaciona específicament e al capit al humano), es que ha vinculado los est udios
empíricos más est rechament e con las predicciones de la t eoría económica. Baj o est e
marco, los est udios act uales t ienden a derivar especificaciones economét ricas más
precisas, incorporando luego est a relaciones a los dat os.
Para iniciar est e análisis, Barro (2001) realiza una est imación donde expresa el rol
de la educación como det erminant e del capit al humano. En el análisis dist ingue el papel
que j uega la cant idad de educación, como medida del capit al humano, a t ravés de los
años medios de escolaridad culminados o logrados, incluyendo además, la calidad de la
misma, medida por los punt aj es obt enidos en los exámenes de dist int as áreas básicas,
ciencias, mat emát icas y lect ura comparables int ernacionalment e. Para analizar los efect os
del crecimient o de la educación, Barro (2001) ut ilizó como fuent e de dat os, un panel de
alrededor de 100 países observados desde 1965 a 1995, en cort es t ransversales de 10
años.
En los result ados iniciales del est udio empírico, el aut or mide el capit al humano por
la cant idad de educación, basado en el valor al inicio de cada periodo de años de
escolaridad culminados de un grupo de la población con edades de 25 años en adelant e,
aunque explica t ambién, que los result ados son similares para personas de 15 años en
adelant e, de est e modo indica que el crecimient o est á posit ivament e relacionado con el
nivel inicial del promedio de años de escolaridad realizada de hombres adult os en los
niveles secundarios y superiores, considerando además, que t rabaj adores con est a
experiencia educacional podrían ser capacit ados con nuevas t ecnologías arroj ando
result ados que sugieren un rol import ant e para la difusión de t ecnologías, las est imaciones
implican que al increment ar en un año la escolaridad realizada, la t asa de crecimient o de
la economía aument ara en 0,44% al año, por ot ro lado, los result ados arroj an que el
crecimient o est á relacionado de forma insignificant e con los años medios de escolaridad
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 41
realizados por muj eres a nivel de secundaria y superior, para el aut or est e result ado
parece indicar que muj eres con niveles alt os de educación, no son bien ut ilizadas en los
mercados laborales de muchos países, para est e caso, el coeficient e encont rado es
negat ivo (-0,0011). En ot ro result ado, Barro (2001) demuest ra que el crecimient o est a
insignificant ement e relacionado con la escolaridad masculina en el nivel primario, el
coeficient e est imado es de 0,0011, por ello no lo considera import ant e en su t rabaj o y
recalca más import ancia a la formación a nivel secundario y superior, sin embargo aclara
que est a escolaridad es un requisit o previo para la educación secundaria y pudiera, por lo
t ant o, afect ar al crecimient o por est a vía.
Para medir la calidad de la educación, Barro ut iliza información sobre el punt aj e de
est udiant es en pruebas de ciencias, mat emát icas y lect ura, a pesar de que est e mét odo
present a un defect o en cuant o al ret ardo en los valores de punt aj e de las pruebas que
permit en influenciar, por ot ro lado, t empranos valores sobre el crecimient o económico.
Pero para efect os de las est imaciones, Barro demost ró que los result ados son similares si
se omit e est a propuest a y se consideran variables t ales como, el t ot al de años de
escolaridad de la población adult a, la relaciones est udiant e-profesor y los índices de
abandono escolar propuest as en Barro y Lee (1997). Los result ados para los efect os de la
prueba de punt aj es sobre el crecimient o, arroj an que para la prueba de ciencias exist e una
part icular y muy fuert e relación posit iva sobre el crecimient o económico, est o implica que
aument os unit arios en las not as de est a prueba permit irán un increment o del 1% al año
en la t asa de crecimient o y est a est imación combinada con la variable de escolaridad
realizada mant iene de igual forma la relación posit iva considerada, las calificaciones de
mat emát icas t ambién arroj an posit iva significancia sobre el crecimient o, pero no t an fuert e
como las calificaciones en ciencias; los punt aj es en lect ura indican una relación
inconsist ent ement e negat iva con el crecimient o, pero dicho coeficient e se vuelve posit ivo
cuando est a variable es incluida con la calificación de ciencias o mat emát icas. Por lo t ant o,
el t rabaj o concluye que los result ados ant eriores sugieren que t ant o la calidad como la
cant idad de escolaridad son import ant es para el crecimient o económico, pero los mismos
result ados indican que el efect o de la calidad escolar es mucho mas import ant e.
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 42
De igual modo, Barro (2002) realiza un t rabaj o con similar herramient a en cuant o a
la met odología empírica aplicada en Barro (2001), en él represent a un sist ema donde
est ima el crecimient o del PI B per cápit a para un panel de 84 países en los periodos 1965-
75; 1975-85 y 1985-95, la diferencia ent re ambos t rabaj os la encont ramos en que Barro
(2002) considero la import ancia de la salud, medida en su forma de esperanza de vida al
nacer, relacionado con el capit al humano, ést e especifica: “ Si bien un país que present a
un PI B per cápit a inicial det erminado, el crecimient o t iende a verse favorecido a t ravés de
mayores niveles iniciales de educación y salud” , baj o est a idea, los result ados empíricos
arroj ados por Barro (2002) indican una relación posit iva y marginalment e significat iva del
promedio de años de escolaridad para los varones adult os, relacionándolo al capit al
humano, además de una relación significat ivament e posit iva para el logarit mo de la
esperanza de vida al nacer, en consecuencia, dicho result ado indica que el mej oramient o
de la salud, en su forma de esperanza de vida, represent a un component e del capit al
humano que predice el crecimient o subsiguient e de la economía. Además de est as
est imaciones, int roduce en el sist ema los años medios de escolaridad de las muj eres
adult as al comienzo del periodo, para el cual arroj a result ados de similares proporciones a
los observados en Barro (2001), el coeficient e est imado es negat ivo y marginalment e
significat ivo, no obst ant e, agrega de igual modo que en Barro (2001), los años de escuela
primaria obt eniendo est imaciones negat ivas para la educación primaria masculina y
posit ivas para la primaria femenina, pero ninguno de los dos coeficient es encont rados son
est adíst icament e significat ivos, la causa de est os result ados se discut en en Barro (2001).
Por su part e, De la Fuent e y Doménech (2001), est udian la import ancia que t iene
el uso de una buena base de dat os sobre escolaridad para lograr, de est e modo, conseguir
un claro y creíble efect o de est a variable sobre la product ividad, su est udio combina dos
ingredient es, el primero la import ancia de ut ilizar mej ores dat os sobre capit al humano, el
segundo la ut ilización de un modelo mas ext enso y especificado del modelo neoclásico del
capit al humano, que permit en relacionar la t asa de crecimient o de la product ividad con la
difusión t ecnológica. Ant es de los result ados empíricos, De la Fuent e et al (2001) explican
la relevancia que t iene el t rabaj ar con dat os de capit al humano que no hayan sido
calculado con errores, est o implica que si los valores de est a variable han sido medidos
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 43
con niveles de errores, sus variaciones a cort o plazo podrían arroj ar result ados menos
exact os y poco creíbles en relación a sus niveles, est o incurre en una predisposición de los
coeficient es relevant es con respect o a cero en muchas especificaciones sensibles.
Las est imaciones se realizan ut ilizando una nueva serie de escolaridad realizada
(const ruida por De la Fuent e y Doménech, 2001), para una muest ra de 21 países
pert enecient es a la OECD en el periodo 1960-1990. Ut ilizando un sencillo modelo de
crecimient o agregado, con la adición del capit al humano como insumo en la función de
producción, para permit ir de est e modo, la dif usión t ecnológica sobre la product ividad
t ot al de los fact ores dif erenciada a t ravés de los países. Los result ados arroj an que la
variable de capit al humano present a un posit ivo y significant e efect o sobre el crecimient o,
el coeficient e est imado es 0,271 y implica que aument os de un año en la escolaridad
realizada permit irá un increment o del 0,3% al año el la t asa de crecimient o, además los
result ados muest ran una part icipación relat iva del capit al humano a la PTF de 0,353 para
el inicio del periodo en 1960 y de 0,472 para 1990, est a diferencia, aunque poco
significat iva para el periodo muest ral, es at ribuida a los dist int os niveles de eficiencia
t écnica ent re los países considerados en el est udio, est imaciones similares para est a serie
de dat os sin corrección de errores, arroj an coeficient es negat ivos e inconsist ent es con la
relación capit al humano y crecimient o, est os result ados permit en corroborar la hipót esis
plant eada por De la Fuent e y Doménech (2001), acerca de la import ancia de la calidad de
los dat os educacionales para est imaciones del crecimient o. En conclusión De la Fuent e et
al (2001), encont raron que el uso de una nueva serie de dat os sobre escolaridad, sin
presencia de errores de medición, permit en explicar el 80% de la variación del la t asa de
crecimient o de la product ividad y además est a arroj a un result ado sensible a los
parámet ros t ecnológicos considerados.
De igual forma, De la Fuent e (2002) hace mención: “ Los modelos de capit al
humano y crecimient o part en de la hipót esis de que los conocimient os y habilidades de la
población t rabaj adora inciden posit ivament e sobre su product ividad” , en su est udio t rat a
de demost rar que la inversión educat iva, a su punt o de vist a, si ej erce influencia en la
product ividad y por ende, en el crecimient o de un país, sin embargo, ot ros aut ores
consideran lo cont rario (Prit chet t , 1999), a lo que el aut or responde que est o es debido, a
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 44
“ La mala calidad de los dat os de escolarización que se han ut ilizado en los est udios
empíricos sobre los det erminant es de crecimient o” .
Más adelant e el aut or señala, que las t asas de escolaridad son un buen indicador
(pero no el más idóneo) del fluj o de inversión educat iva, debido a que los niveles medios
de formación adult a, responden a fluj os de inversión de una manera gradual y con
ret ardos. Es por ello, que para su est udio De la Fuent e (2002), recopiló información sobre
la dist ribución por nivel de la población adult a, donde ut ilizó el sent ido común (emit iendo
j uicios de valor) para reconst ruir un perfil razonable de la evolución del nivel medio de
formación, para los países en est udio y así est imar el desglose de la población por los
niveles de formación, calculando el número medio de los años de escolaridad t eniendo en
cuent a la duración t eórica de los diferent es ciclos educat ivos de cada país.
Es import ant e dest acar, que para De la Fuent e (2002) es t rascendent al, acabar con
los errores de medición que generan una infravaloración del impact o que el capit al
humano ej erce sobre la product ividad, además la mayor part e de las bases de dat os de
los diferent es países sobre escolarización cont ienen cant idad subst ancial de ruido, est o es,
debido a la inconsist encia de las dat as primarias ut ilizadas para la const rucción de los
mismos, lo que ocasionan ruidos que t ienden a empañar la relación ent re las variables de
int erés, que da una variabilidad espuria en el st ock de capit al humano que no corresponde
a cambios proporcionales con el nivel de product ividad, por lo que De la Fuent e (2002)
hace mención, al "Rat io de Fiabilidad” que “ mide la relación ent re el ruido de una señal
cont enidos en las dist int as series y se const ruye a part ir de un análisis de la capacidad de
cada una de ellas para explicar el comport amient o de las demás” est e rat io es muy út il, ya
que corrige el sesgo de at enuación, y así se pueden conseguir est imaciones consist ent es y
veraces, y de est a manera, el valor est imado del coeficient e del capit al humano en una
regresión de crecimient o deberá aument ar con la calidad de los dat os educat ivos.
Finalment e De La Fuent e (2002) concluye, que:
“ Las series de escolarización más ut ilizadas en la lit erat ura de
crecimient o cont ienen una cant idad import ant e de ruido, que reflej a
diversas deficiencias en los dat os primarios. Para int ent ar mej orar el
cont enido informat ivo de est os dat os, hemos elaborado nuevas series
educat ivas (...) ut ilizando información no explot ada previament e y un
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 45
procedimient o ad hoc que int ent a minimizar el error generado por
cambios en los crit erios de clasificación. También hemos const ruido un
indicador est adíst ico de la calidad de las dist int as series educat ivas” .

De est a forma, De la Fuent e (2002) puede comprobar que la inversión en capit al
humano es fundament al para el crecimient o, cuyo efect o sobre la product ividad ha sido
subest imada en est udios ant eriores debido a la mala calidad de los dat os de escolarización
Bloom, Canning y Sevilla (2004), est iman un modelo baj o el marco de la t ípica
función de producción agregada del modelo neoclásico de crecimient o, en ella ident ifican
la relación del capit al humano con la educación, como medida de la misma, e incluyen dos
nuevas variables que los microeconomíst as han ident ificado como fundament ales para
medir el capit al humano, est a son la experiencia laboral y la salud. Est os aut ores
consideran la salud baj o la idea de que “ Los t rabaj adores más sanos son física y
ment alment e más enérgicos y robust os, por lo t ant o son mas product ivos y ganan salarios
más alt os” ; y el obj et ivo es corroborar que esa evidencia micro se observa a nivel macro
en un efect o de la salud de la población sobre el crecimient o económico en la forma de
esperanza de vida; t ambién consideran la experiencia laboral basándose en evidencia
microeconómica la cual indica que la experiencia laboral t iene un impact o en las ganancias
de los t rabaj adores, incluyendo para est e efect o, la experiencia de la mano de obra direct a
dent ro del modelo que ellos cont rolan y cuyo obj et ivo de est imación es el mismo
considerado para la salud.
En est e t rabaj o Bloom et al (2004), est iman los parámet ros del modelo usando un
panel de países observados cada 10 años para el periodo 1960-1990 y obt ienen medidas
de la cont ribución relat iva de cada uno de los fact ores considerados en el modelo además
de la cont ribución de la PTF al crecimient o económico. Los result ados principales del
t rabaj o, comparados con los est udios empíricos microeconómicos, arroj an que la salud
t iene un posit ivo y est adíst ico efect o significat ivo sobre la t asa de crecimient o económico,
lo cual indica, que una mej ora anual en la esperanza de vida de la población se t raduce a
un aument o del 4% anual en la t asa de crecimient o del ingreso, t ambién los aut ores
encont raron que la educación, en su forma de escolaridad realizada, present a un
coeficient e pequeño y est adíst icament e insignificant e y la experiencia laboral present a un
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 46
coeficient e negat ivo, est o sugiere que la experiencia reduce los ingresos agregados, aun
cuando se compara con los result ados de la evidencia microeconómica la cual revela que
ést a increment a los salarios individuales, pero los result ados son posit ivos cuando se
incluye la esperanza de vida ya que arroj a coeficient es posit ivos y est adíst icament e
significat ivos, est o sugiere, por t ant o, que cada año adicional de aument o en la esperanza
de vida eleva la product ividad de los t rabaj adores y la conduce a un increment o del 4% en
el ingreso, por lo t ant o el result ado result a ser levement e más f uert e que el ef ect o
encont rado en la mayoría de los est udios sobre la cont ribución de la salud en el
crecimient o económico. En base a lo ant erior, Bloom et al (2004) concluyen que la salud
t iene efect ivament e un posit ivo y significant e efect o est adíst ico sobre el crecimient o
económico, lo cual indica que dicho efect o es at ribuible a que los crecient es gast os en
mej oras de la salud solo se j ust ifican purament e en la base de sus impact os sobre la
product ividad laboral, absolut ament e apart e del efect o direct o que ést a t iene sobre la
mej ora del bienest ar, lo cual apoya a las inversiones en salud como forma de capit al
humano.
Por ot ro lado, Giménez et al (2002), hacen mención a que el capit al humano puede
ser innat o o adquirido, donde el Capit al Humano innat o: son las act it udes, físicas e
int elect uales, con las que el ser humano nace, donde la mismas son la fuerza, el sent ido
de equilibrio o la dest reza manual; y las act it udes int elect uales son la int eligencia, la
at ención o la concent ración, donde la salud y la aliment ación ej ercen mucha influencia
sobre est as. En cambio el adquirido es el que se forma a lo largo de la vida de las
personas, por medio de sus est udios y la invest igación y est á conformado por la educación
formal e informal y la experiencia laboral que se irá formando a t ravés de la educación
formal e informal recibida y por la experiencia laboral acumulada.
Es import ant e dest acar que Giménez et al (2002), expresa que el capit al humano
adquirido est á compuest o por t res component es: primero la Educación Formal: que es la
que comprende la educación primaria y secundaria, donde ést e es el indicador que se
ut iliza t radicionalment e para medir el capit al humano, aquí se cent ran en él la educación
de t ipo académico, con la salvedad de que est ará corregida por la calidad de la misma, ya
que est a afect a en gran medida los result ados de dicha educación, segundo la Educación
Capit ulo I I . Revisión de la Lit erat ura_________________________________________ 47
I nformal: la cual abarca t oda la información recibida fuera de los ámbit os educat ivos
académicos clásicos, ent re los cuales dest acan, el aut oaprendizaj e, la inst rucción que las
personas reciban de sus familiares y su ent orno, por los medios de t ransmisión de
información y la asimilada individualment e y por últ imo la Experiencia Laboral: la cual,
según los aut ores “ const it uye un fact or det erminant e en la product ividad de los
t rabaj adores”
Mas adelant e, Giménez et al (2002) hacen una comparación de los índices de
capit al humano que son ut ilizados con frecuencia en est udios empíricos, con el nuevo
indicador (que ellos mismos elaboraron) ut ilizando veint iséis (26) variables que est án
relacionadas con el capit al humano y los result ados fueron los siguient es: en diecinueve
(19) de los veint iséis (26) el nuevo indicador present a una máxima correlación, lo cual
const a la bondad de est e indicador.



“ ...La cuest i ón educat i va se ha puest o de moda en
Venezuel a ( ...) . Hace 10 o 12 años se menci onaba el
t ema educat i vo sol ament e el día 15 de Ener o y
cuando una banda del i ct i va desmant el aba un l i ceo
( ...) . Hoy en día, l a pr eocupaci ón por l a educaci ón,
posi bl ement e como consecuenci a de l a
descomposi ci ón que padecemos, ést a pr esent e en el
di scur so soci al ...”
* Javier Duplá es Jesuit a, invest igador del CERPE ( Cent ro de Reflexión y Planificación Educat iva) , miembro del
Consej o Nacional de la Nación.

F. Javier Duplá ( 1997)

*

C CA AP PI I T TU UL LO O I I I I I I
L LA A E ED DU UC CA AC CI I Ó ÓN N E EN N V VE EN NE EZ ZU UE EL LA A

I I I I I I . .1 1. .- - I I N NT TR RO OD DU UC CC CI I Ó ÓN N
n la act ualidad exist e un amplio consenso en considerar a la educación como el fact or
primordial del crecimient o económico y del desarrollo social, en at ención a est o,
dicho proceso desprende alt os beneficios sociales cuando exist e mayor formación en los
individuos (ver Frances, 2000). Sin embargo, la generación y el mant enimient o de la
misma ost ent a muchos problemas element ales, t ales como: el det erioro de las
inst alaciones, la escasez de recursos, los docent es sin formación para ej ercer su f unción,
la ineficacia administ rat iva, y lo que casi const it uye un insult o para los venezolanos el
desprest igio de la escuela oficial, con su inevit able consecuencia: la desvalorización de la
escolaridad por las últ imas generaciones. (Ver Nacarid, 2000).
Cabe señalar, que la educación como proceso social es amplia y diversa, por ello se
le relaciona con t odas las act ividades humanas, ent re las cuales est á la adquisición de
conocimient os o habilidades, pero lo que result a más import ant e, es su función como
formadora de valores, act it udes, aspiraciones y expect at ivas. (ver Hung y Piñango, 1989).
Paralelament e a lo ant es señalado, const at amos, con gran asombro, el det erioro lat ent e
en muchos aspect os de la educación y por ende del sist ema escolar venezolano,
especialment e durant e los últ imos veint e años, y ello es debido a que se han acumulado
carencias y deficiencias cuyas manifest aciones más evident es son: el increment o de la
exclusión, la disminución de la escolaridad, el baj o rendimient o en compet encias básicas y
el at raso en comparación con ot ros países de América Lat ina.
E
Mart ínez A. y Sarmient o _M._______________________________________________ 49
De lo ant es expuest o se desprende, la falt a de una mej or polít ica social dirigida
hacia la educación, la escasa credibilidad que t iene la escuela como inst it ución social en el
país, y además, de un aument o en la deficiencia del proceso de formación y act ualización
de los profesionales de la docencia en los diferent es niveles del sist ema educat ivo.
En base a lo ant erior, en est e capít ulo se t rat a con más precisión, y en una visión
más cuant it at iva, la evolución hist órica por la cual ha pasado el sist ema educat ivo del país,
por ser una variable import ant e, y por demás, obj et ivo clave de est a invest igación. En la
primera part e se revisará de forma precisa la evolución de la educación en sus dist int os
niveles educat ivos (Preescolar, Primaria, Secundaria y Superior) y post eriorment e se
explicará la met odología ut ilizada en est e t rabaj o para el cálculo de las series de st ock de
capit al humano en los niveles de educación primaria, secundaria y superior para el periodo
1950-2002.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 50
I I I I I I . .2 2. .- - E EV VO OL LU UC CI I Ó ÓN N H HI I S ST TÓ ÓR RI I C CA A D DE E L LA A E ED DU UC CA AC CI I Ó ÓN N E EN N V VE EN NE EZ ZU UE EL LA A ( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
La evolución de la Educación en Venezuela se realizó de una forma lent a. Desde el inicio
del siglo XX y hast a finalizada la dict adura de Marcos Pérez Jiménez (1948-58), es decir,
las escuelas que impart ían la educación primaria y secundaria, además de las rest ant es
inst it uciones como las de educación superior fueron creciendo lent ament e, pero es
precisament e a principios de la década de los años 60, donde la educación venezolana
present ó una expansión espect acular, est imulado por un proceso de masificación
educat iva que se t ornó favorable y un aument o en el acceso a la educación de forma
not oria para t odas las clases sociales del país (ver Naim y Piñango,1989).
Por lo t ant o, no es de ext rañarse que el gran desarrollo del sect or educat ivo en
Venezuela para los años 60, se deba principalment e a la caída de la dict adura, que t raj o
consigo profundos cambios al sist ema educat ivo, ent re los que dest acan el inicio del
proceso conocido con el nombre de la “ democrat ización de la enseñanza” , con especial
at ención a los sect ores de educación primaria y secundaria, por lo que se crearon nuevas
inst it uciones y se increment aron el número de maest ros y profesores. (ver Pérez et al,
1996). Cabe señalar, que una segunda explicación post erior de est e desarrollo del sist ema
educat ivo se encuent ra ligada al ent orno económico favorable que present aba el país para
los años 70, sust ent ado ent re ot ras cosas, en un aument o de los precios del pet róleo en
los mercados int ernacionales, lo cual permit ió la ent rada de grandes cant idades de divisas
al país, sit uación no esperada en la hist oria recient e de la rent a pet rolera en la cual se
apoyaba el Est ado Venezolano (ver Hung y Piñango, 1989). Con base a lo ant erior, se
inicia post eriorment e una polít ica educat iva agresiva, sust ent ada en la t eoría del Capit al
Humano y la cual se encuent ra de manera explicit a en el V Plan De La Nación, donde el
Est ado Venezolano, además, se fij a una polít ica desarrollist a para las áreas económico y
social, incluyendo por supuest o la educación.
En at ención a lo ant erior, en est e apart ado se realizará un recorrido relacionado al
comport amient o legal y mat ricular de la educación preescolar, primaria, secundaria y
superior en los últ imos 52 años, y se pudrá apreciar de una forma más ilust rat iva, las
t endencias t ant o posit ivas como negat ivas, del sist ema formal de la educación. Para ello
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 51
se ut ilizaron los dat os recopilados en ést a invest igación, los cuales se encuent ran basados
en las cifras oficiales publicadas por el Minist erio de Educación, a t ravés de diversas
publicaciones ent re las cuales dest acan las est adíst icas educacionales y memoria y cuent a
(1950 hast a 2002) referent e a mat rículas iniciales del sist ema educat ivo nacional.
I I I I I I . .2 2. .1 1- - E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r e ee es sc co ol l a ar r
Durant e la época en que se inicia la democracia en Venezuela (1958), la educación
preescolar est aba mant enida en un alt o porcent aj e en manos del sect or privado, eso t raj o
como consecuencia que solo podían t ener acceso a ella, los niños cuyos recursos
económicos le permit ieran pagar est e t ipo de plant eles, los demás t enían que esperar los
siet e años de edad para ingresar a la escuela. Cabe señalar que debido al inminent e
desarrollo de la educación preescolar en el país, cuyo crecimient o para el año 1964 se
ubica en at ención a 21.800 niños aproximadament e, de un universo de 957.000 niños
aproximadament e que conformaban la población escolar para ese año, precisament e en el
periodo que va desde 1964 hast a 1969 se crea la oficina de planeamient o int egral de la
educación del minist erio de educación (EDUPLAN), donde est a adscrit a la subcomisión de
educación preescolar cuyo obj et ivo primordial fue; elaborar el programa, las guías de
est udios, y ot ros inst rument os curriculares del nivel. (ver Vargas 1995)
Por ot ra, part e, es de hacer not ar que la educación preescolar fue inst it ucionalizada
como nivel obligat orio del sist ema educat ivo, en la Ley de Educación de 1980, debido a
que ant es era una dependencia adscrit a a la educación primaria y secundaria, pero es a
part ir de est a fecha cuando realment e es considerada obligat oria y como un requisit o
indispensable para ent rar a la educación primaria. (ver Pérez et al, 1996)
Por ot ra part e, cabe señalar, que en lo concernient e a la evolución de la mat rícula
t ot al del sist ema educat ivo, para el nivel de educación preescolar en Venezuela, el Gráfico
3.1 muest ra clarament e dicho comport amient o.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 52

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .1 1
M Ma at t r r í íc cu ul l a a T To ot t a al l d de e L La a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r e ee es sc co ol l a ar r
( ( 1 19 95 52 2- - 2 20 00 02 2) )
1

5
2

5
4

5
6

5
8

6
0

6
2

6
4

6
6

6
8

7
0

7
2

7
4

7
6

7
8

8
0

8
2

8
4

8
6

8
8

9
0

9
2

9
4

9
6

9
8

0
0
0
2 C
1
-
100.000
200.000
300.000
400.000
500.000
600.000
700.000
800.000
900.000
Años
N
ú
m
e
r
o

d
e

N
i
ñ
o
s

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

En lo que respect a al año 52 la educación preescolar cont aba con apenas 10.578
niños mat riculados, est a proporción represent a sólo el 0,19% de la población t ot al para
ese año, para el año 1980, o sea 28 años después, el sist ema cont aba con 344.287 niños
inscrit os en la educación preescolar, cifra que represent aba el 2,28% de la población t ot al,
lo cual indica un crecimient o promedio int eranual del 14,2% para el periodo 52-80 que es
a t odas luces espect acular. Cabe señalar, que para el año 2002 (últ ima cifra oficial
publicada) la mat rícula de educación preescolar asciende a 863.364 niños inscrit os, lo cual
represent a un 3,4% de la población t ot al y donde se observa un increment o int eranual
desde los años 80 de 4,4% en promedio.
A j uzgar por lo ant erior, la t asa de crecimient o int eranual de la mat rícula de
educación preescolar (Gráfico 3.2) ha most rado un comport amient o en concordancia con

1
El periodo considerado en est e análisis no part e de 1950, puest o que los dat os de educación preescolar est án
disponibles solament e a part ir de 1952, debido a que para los años 1950 y 1951, los regist ros est án incluidos
en la mat rícula de educación primaria. Una j ust ificación adicional de la carencia de est os dat os puede verse en
Valecillos ( 1993) .
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 53
la hist oria socio-económica de Venezuela, t ant o que para el período 1952 hast a 1980, la
t asa de crecimient o promedio int eranual de los inscrit os en preescolar se sit uó en un
14,2%, la más alt a de t odos los niveles educat ivos, pero el aument o mas alt o se observa
precisament e en el periodo lect ivo 1974-75 donde el crecimient o de la mat rícula es del
63,5% con respect o al año ant erior, clarament e est a cifra coincide con las alt as t asas de
crecimient o económico y poblacional que experiment o el país en la década de los años 70.

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .2 2
T Ta as sa a d de e C Cr r e ec ci i m mi i e en nt t o o I I n nt t e er r a an nu ua al l d de e l l o os s M Ma at t r r i i c cu ul l a ad do os s e en n
E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r e ee es sc co ol l a ar r
( ( 1 19 95 53 3- - 2 20 00 02 2) )
5
3

5
5

5
7

5
9

6
1

6
3

6
5

6
7

6
9

7
1

7
3

7
5

7
7

7
9

8
1

8
3

8
5

8
7

8
9

9
1

9
3

9
5

9
7

9
9

0
1 C
1
-10,0
0,0
10,0
20,0
30,0
40,0
50,0
60,0
70,0
( % )
Años

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

Consecuent ement e, dicho comport amient o se est anca a principios de los años 80
hast a el año 2002, regist rando una leve recuperación para 1982 (22,3%), est o se le
at ribuye a una clara expansión del sist ema educat ivo acompañada de la creación de
inst it uciones privadas en est e nivel y a una alt a capacidad de pago a est e servicio
favorable para t odos los niveles de la población.
Es import ant e observar del gráfico ant erior que en la segunda mit ad de la década
de los años 80 el crecimient o de est e nivel educat ivo no ha sido favorable en comparación
con años ant eriores y la t endencia indica que con las polít icas act uales del sect or
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 54
educat ivo, no exist e posibilidad de recuperar los niveles arroj ados en los años 70 (ver e.g.
Sabino, 2003). No es para nada avent urado afirmar que el baj o comport amient o
mat ricular en el nivel de preescolar para los años 90, se deba explícit ament e al déficit
present e en la clase media baj a y baj a de la población que no puede cubrir las
necesidades de educación de sus niños. Por ende est os result ados sugieren que para la
clase alt a y media alt a de la población ya se t enían cubiert as las necesidades de educación
de los niños en edades comprendidas de 4 a 6 años. No obst ant e, en lo que respect a a la
t asa de crecimient o de la mat rícula de educación preescolar para los últ imos 50 años, est a
se ubicó en un 10% anual en promedio, t asa que se encuent ra acorde con el
comport amient o de la t asa de crecimient o poblacional arroj ada para el mismo periodo de
est udio.
I I I I I I . .2 2. .2 2- - E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r i i m ma ar r i i a a
En cuant o a la educación primaria, la misma t iene su base legal en la Ley de Educación
(1980), donde se est ablece como principal met a, la cont ribución del profesor a la
formación int egral del alumno (ver Ley de Educación, 1980).
Por ot ra part e, cabe señalar que durant e la década de los años 70 se realizaron
reformas educat ivas, en las cuales se rediseñaron planes y programas con la finalidad de
aument ar la cobert ura de la educación primaria. Post eriorment e en la década de los años
ochent a es iniciada con la aprobación de la Ley de Educación y el 13 de j unio de 1980 se
decret a la creación del subsist ema de educación básica cuya duración de nueve años
2
. Por
su part e est e nivel educat ivo básico llega a consolidarse en 1988, mediant e los
inst rument os requeridos para t al fin, t ales como: programas de est udio, manuales del
docent e, además se incluye la educación ambient al en el diseño curricular de la misma.
Finalment e, para el periodo 1990-94, se implement aron una series de polít icas que
permit ieron adapt ar al venezolano a las necesidades y requerimient os del país, t omando
en cuent a que dent ro del sist ema curricular debían incorporarse asignat uras como

2
Para efect os de est a invest igación se cont inuó llamando Educación primaria, a pesar de que en 1980 su
nombre fue cambiado por educación básica y en vez de seis grados como los present ados en est a
invest igación corresponden a nueve grados de est udio.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 55
educación para el t rabaj o, concibiendo la educación como una t area a lo largo de la vida
del est udiant e, además, de la enseñanza de valores element ales, t ales como el de libert ad,
solidaridad y j ust icia. (ver Pérez et al, 1996)
En lo que respect a a la educación primaria (Gráfico 3.3) se puede apreciar que
para 1950, los niños inscrit os en est e nivel t ot alizaron en 471.799
3
represent ando el 10%
de la población t ot al, para el año 1960 el increment o de la mat rícula es espect acular,
1.074.434 niños ya se encont raban inscrit os en t odas la escuelas primarias del país, la
cifra represent a el 14% de la población t ot al en ese año, y la t asa de crecimient o
int eranual promedio de la mat rícula t ot al durant e la década de los años 50 fue del 8%,
result ado que no es de ext rañar para la present e expansión educat iva en esa década.
Sin embargo, para la década de los años 80 el crecimient o en la mat rícula se hace
más lent o, los regist ros muest ran que para 1980 el número de mat riculados en est e nivel
t ot alizó en 2.456.815, represent ando el 16,28% de la población t ot al, para los años 90 se
regist raron 3.036.219 niños inscrit os en primaria (15,27% de la población t ot al) y en las
cifras disponibles para el año 2002 la mat rícula t ot alizó en 3.506.780, represent ado el
13,97% de la población t ot al, lo cual permit e apreciar de forma not oria la disminución
consecuent e de dicha mat rícula desde los años 90.

3
Es import ant e aclarar lo siguient e: hast a 1952 las cifras incluyen a los niños inscrit os en la educación
preescolar, ya que los dat os publicados por la fuent e principal Minist erio de Educación ( M.E.) t abula los dat os
de forma conj unt a, pero a part ir de 1952 si se encuent ran disponibles los dat os de ambas variables por
separado.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 56

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .3 3
M Ma at t r r í íc cu ul l a a T To ot t a al l d de e L La a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r i i m ma ar r i i a a
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
5
0

5
2

5
4

5
6

5
8

6
0

6
2

6
4

6
6

6
8

7
0

7
2

7
4

7
6

7
8

8
0

8
2

8
4

8
6

8
8

9
0

9
2

9
4

9
6

9
8

0
0
0
2
C
1
-
500.000
1.000.000
1.500.000
2.000.000
2.500.000
3.000.000
3.500.000
4.000.000
Años
N
ú
m
e
r
o

d
e

N
i
ñ
o
s

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

El balance de los result ados en la educación primaria revelan que desde 1950
hast a el 2002 la t asa de crecimient o int eranual de los alumnos inscrit os en t odas las
escuelas primarias nacionales se sit úa en alrededor del 4% anual. En el Gráfico 3.4 se
puede observar un int eresant e increment o int eranual de la mat rícula en educación
primaria para 1960 del 22,5%, la t asa más alt a regist rada hast a ahora en est e nivel, el
increment o not orio es product o precisament e del proceso democrát ico est imulado por las
polít icas educat ivas hacia la masificación de la escuela primaria en t odo el país, al igual
que en los regist ros de educación preescolar, la gran part e de la población t enía acceso a
las escuelas primarias, públicas y privadas, gracias a los alt os niveles de equidad con los
que cont aba el país en esa época. Del mismo modo, se puede observar un not orio
est ancamient o en el crecimient o de est e nivel educat ivo desde principios de los años 80, el
cual se ha mant enido relat ivament e est able hast a principios de los años 90 arroj ando una
t asa de crecimient o promedio int eranual del 2,14 %.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 57

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .4 4
T Ta as sa a d de e C Cr r e ec ci i m mi i e en nt t o o I I n nt t e er r a an nu ua al l d de e l l o os s M Ma at t r r i i c cu ul l a ad do os s e en n
E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r i i m ma ar r i i a a
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
C
1
- 5,00
0,00
5,00
10,00
15,00
20,00
25,00
( % )
Años

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

La gran disminución de la mat rícula regist rada hast a los moment os, es j ust ificable
por el hecho de que, es precisament e en est e nivel donde se observan alt os niveles de
deserción
4
el cual han inf luido de forma significat iva sobre el crecimient o de los alumnos
inscrit os en las escuelas primarias.
La deserción es uno de los problemas recurrent es de la educación primaria en
Venezuela, algunos la llaman “ Expulsión” escolar y represent a una magnit ud t an alt a en el
país, que exist e la posibilidad de afirmar, que si no se resuelve est e problema a t iempo, el
país seguirá disminuyendo sus posibilidades de salir del subdesarrollo. Si bien es ciert o,
una gran part e no det erminada de est os niños regresan al sist ema educat ivo en la
modalidad de educación de adult os, es posible que mucho más de la mit ad t odavía
queden desprovist os de los medios element ales para llevar una vida humana digna. Es por

4
Según el Minist erio de Educación ( M.E.) la deserción es definida como; el abandono de ciert o nivel educat ivo
ant es o después de culminado el periodo lect ivo en curso. Para mas información sobre est a variable, se
pueden consult ar las publicaciones periódicas del M.E. ent re las cuales se encuent ran la Memoria y Cuent a y
las Est adíst icas Educacionales las cuales muest ran series de deserción desde los años 70.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 58
ello que radica la import ancia de est imular el desarrollo en est e nivel a t ravés de polít icas
de inversión en educación eficient es con la finalidad de poder dot ar a la gran mayoría, de
las necesidades fundament ales para el desarrollo int elect ual a t emprana edad.
I I I I I I . .2 2. .3 3. .- - E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Se ec cu un nd da ar r i i a a
Est e nivel se fundament a en las finalidades generales y especificas cont empladas en la Ley
de Educación (1980), ent re las cuales dest acan: la consecución del proceso format ivo del
alumno el cual ha sido iniciado en los niveles que la preceden, además de ampliar el
desarrollo int egral del alumno y su formación cult ural, así como t ambién, que el alumno
posea la capacidad de definir el campo de est udio fut uro para que pueda incorporarse al
t rabaj o product ivo. (ver Ley de Educación, 1980)
Por ot ra part e, cabe señalar que el plan de est udio de educación secundaria est a
basado en el conj unt o de asignat uras orient adas a ampliar el rango de aprendizaj e de los
alumnos en cuant o a los aspect os, cult urales, psicológicos y pedagógicos, est ablecidos en
la normat iva legal vigent e para est e nivel (ver Pérez et al, 1996).
Es import ant e mencionar, que para la inserción de los egresados de la educación
secundaria a la educación superior, se t oman en consideración un conj unt o de normas
est ablecidas en el proceso nacional de admisión a la educación superior el cual es
supervisado por el consej o nacional de universidades (CNE). Ent re las cuales dest acan: el
ingreso a t ravés de la oficina de planificación del sect or universit ario (OPSU), el cual por
medio del sist ema de preinscripción ofert a a t odos los aspirant es, la posibilidad de ingresar
a las diferent es inst it uciones de educación superior, cuyo principal requisit o para opt ar a la
preinscripción, es la present ación de la prueba de apt it ud académica (PAA), cuyo
result ado, promediado con el record académico de los aspirant es, conformarán el índice
académico, que será el indicador que decide la oport unidad del alumno.
Por ot ra part e la segunda forma de ingreso, est a compuest a por las diferent es
pruebas que ofert an cada universidad, en las dist int as carreras, sin embargo, para opt ar a
est a opción el alumno deberá est ar preinscrit o.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 59
Por ot ra part e, el crecimient o de la mat rícula en el sub sect or de la educación
secundaria (al igual que preescolar y primaria) es t ambién not oria durant e el periodo de
est udio (Grafico 3.5).
G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .5 5
M Ma at t r r í íc cu ul l a a T To ot t a al l d de e L La a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Se ec cu un nd da ar r i i a a
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
C
1
0
200.000
400.000
600.000
800.000
1.000.000
1.200.000
1.400.000
1.600.000
1.800.000
2.000.000
N
ú
m
e
r
o

d
e

J
o
v
e
n
e
s
Años

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

En t ant o que para el año 1950, donde no exist ían t ant as escuelas secundarias
como ahora, el número de inscrit os para ese año fue de 26.954 j óvenes, lo cual
represent ó un 0,5% de la población t ot al, es decir, menos del 1% de la población para ese
año, est e result ado indica que para 1950 el 10% de la población t ot al est udiaba primaria y
sólo el 0,5% realizaba est udios de secundaria. A comienzos del periodo democrát ico est as
t endencias empiezan a increment arse, debido al aument o del número de escuelas a nivel
nacional, t ant o que para 1960 la mat rícula de educación secundaria fue de 127.198
j óvenes represent ando un 1,6% de la población t ot al, est o implica que desde 1958,
alrededor de 50.000 j óvenes iniciaron est udios de secundaria en solo 3 años.
Cabe señalar, que debido al crecimient o de la mat rícula en los años 60 y al
aument o del número de inst it uciones educat ivas para el mismo periodo, la misma se ubicó
para principios de los años 80 en 820.660 alumnos inscrit os, represent ando un 5,4% de la
población t ot al, es decir, el número de j óvenes que iniciaron est udios secundarios ent re
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 60
1960 y 1980 fue de casi 700.000 j óvenes, represent ando un aument o int eranual del 10%
respect ivament e en 20 años. Es import ant e t ener en cuent a, que al igual que en primaria,
la deserción a est e nivel se hace lat ent e para la primera mit ad de la década de los años
80, y puede apreciarse clarament e un crecimient o muy lent o hast a finales de los años 90 y
una recuperación a principios del 2000.
Es por ello que la t asa de crecimient o int eranual de la mat rícula de educación
secundaria (Grafico 3.6) se ha increment ado en los últ imos 52 años en 9%
aproximadament e, y el crecimient o más not orio ocurrió a finales de la década de los años
50 y en la primera mit ad de los años 60, donde la t asa de crecimient o promedio int eranual
fue del 17,54% en ese int ervalo de años. Debe resalt arse el hecho de que dicha t asa fue
la más alt a regist rada hast a ahora para est e nivel educat ivo.

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .6 6
T Ta as sa a d de e C Cr r e ec ci i m mi i e en nt t o o I I n nt t e er r a an nu ua al l d de e l l o os s M Ma at t r r i i c cu ul l a ad do os s e en n
E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Se ec cu un nd da ar r i i a a
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
C
1
-20,00
-10,00
0,00
10,00
20,00
30,00
40,00
50,00
( % )
Años

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

Post eriorment e, se puede apreciar una disminución de dicha t asa en la segunda
mit ad de la década de los años 60 ubicándose en 9% aproximadament e. En el rest o de los
años, desde principios de los años 70 hast a las puert as del 2002, la t asa de crecimient o
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 61
promedio int eranual de los inscrit os en la educación secundaria disminuyó en 5%
aproximadament e y se mant uvo más o menos est able a excepción de una leve
recuperación en el periodo 70-84 donde la t asa de crecimient o int eranual fue en promedio
7%, pero est a recuperación significó un efect o compensación, ya que las t asas fueron
negat ivas para los años 73, 79 y 80 (ver Gráfico 3.6), ubicándose en un 8% en promedio,
lo que implica una disminución en t érminos reales de 1% en la t asa de crecimient o, cifra
que no parece indicar t ant a gravedad en la evolución de la educación secundaria para el
periodo 70-84.
I I I I I I . .2 2. .4 4. .- - E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Su up pe er r i i o or r
Es import ant e dest acar, que como consecuencia del auge pet rolero de la década de los
años cincuent a la educación en Venezuela no era considerada como una prioridad para el
gobierno, debido a que para la época las necesidades de mano de obra calificada eran
solucionadas con la inmigración europea de empleados t écnicos y profesionales. Cabe
señalar que para 1950, en Venezuela exist ían únicament e 3 universidades, la Cent ral, la
de los Andes y la del Zulia, debido a que en el periodo de dict adura los est udiant es
universit arios eran los principales oposit ores del gobierno. (Ver Morles et al, 2000).
Por ot ra part e, con el levant amient o de la democracia en 1958, nace la aut onomía
del sect or universit ario, y el auge de las mismas, además, del aument o de la rent a
pet rolera y de la implant ación del modelo de sust it ución de import aciones, el cual permit ió
un rápido crecimient o de las inst it uciones que impart ían la educación superior (ver Sierra,
2004). Sin embargo, est e increment o de inst it uciones no ha garant izado el aument o de la
calidad sino más bien t odo lo cont rario, ya que proliferaban las inst it uciones que no
reunían los requisit os mínimos para un t rabaj o académico digno de considerarse en ese
nivel superior. (Ver Tunnermann, 2000).
Cabe señalar, que para 1970, se poseían aproximadament e 12 inst it uciones, de las
cuales 9 eran públicas (ver Sierra, 2004). Sin embargo para ese mismo año, se
implement ó una reforma en la Ley de Universidades que t uvo como principal propósit o
t ener un mayor cont rol por part e del gobierno sobre las universidades, t ant o en lo
académico, administ rat ivo y financiero ent re ot ros. En ella se le confiere más poder al
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 62
Consej o Nacional de Universidades (CNU), ot orgándole nuevas funciones en lo
concernient e a responsabilidades normat ivas y la dist ribución del presupuest o de las
universidades públicas, además se crea la Oficina de Planificación del Sect or Universit ario
(OPSU) como organismo se asesoría t écnica del CNU en cuant o a la programación de las
mismas (ver Morles et al, 2000).
Finalment e en 1980 exist ían 62 inst it uciones aproximadament e, de las cuales 13
eran universidades públicas (ver Sierra, 2004), además en ese año el Congreso Nacional
aprueba una Ley Orgánica de Educación más avanzada, con el fin de reorient ar el
desarrollo de est e sect or e int roduce nuevos element os que servirían para sist emat izar la
het erogeneidad inst it ucional present e en la época. (Ver Morles et al, 2000)
Por ot ra part e, con relación al subsist ema de educación superior, las cifras
muest ran un increment o acelerado en el t amaño de la mat rícula a finales de los años 50 y
est e se acent úa a principios de los años 70 (Gráfico 3.7). En t ant o que para la década de
los años 50 el número de inscrit os en las universidades t ot alizó 22.000 alumnos
aproximadament e, lo cual represent ó sólo el 0,3% de la población t ot al, est e regist ro
aument ó en 85.000 alumnos universit arios inscrit os para los años 70, un 0,8% de la
población t ot al, 300.000 en los años 80 (2,4% de la población para ese año), luego se
duplica en los años 90 a 600.000 alumnos inscrit os aproximadament e represent ando un
3% de la población t ot al y finalment e para el 2002 la cifra asciende a casi 900.000
est udiant es universit arios inscrit os en el sist ema, lo que significa un 4% aproximadament e
de los 23 millones de habit ant es que se encuent ran en el país.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 63
G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .7 7
M Ma at t r r í íc cu ul l a a T To ot t a al l d de e L La a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Su up pe er r i i o or r
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
50 52 54 56 58 60 62
64 66 68 70 72
74 76 78
80 82
84 86
88 90
92 94
96
98
00 02
C
1
-
100.000
200.000
300.000
400.000
500.000
600.000
700.000
800.000
900.000
Años
N
ú
m
e
r
o

d
e

P
e
r
s
o
n
a
s

Fuent e: Mi ni st er i o de Educaci ón ( M.E.) y El abor aci ón Pr opi a

Vale la pena dest acar, que est e increment o de la mat ricula en la educación
superior vino acompañado, por la inserción de la muj er en est e sect or durant e las últ imas
t res décadas, sobre t odo en áreas de conocimient o que ant es eran dominadas por el
hombre, ent re las cuales dest acan, las Ciencias sociales, Las Ciencias de la Educación,
aunque en menor medida t ambién dest aca la incorporación de la muj er en el área de
ingeniería, arquit ect ura y Tecnología (ver Sierra, 2004)
Por ot ra part e, en lo que respect a a la t asa de crecimient o int eranual de la
mat rícula en la educación superior (Gráfico 3.8), ést a demuest ra que en promedio el
sist ema ha crecido a una t asa del 15% los últ imos 52 años, cifra bast ant e alt a para los
acont ecimient os pocos posit ivos por los que ha t rascurrido est e nivel educat ivo desde la
década de los años 50 hast a ahora. En est e marco, se observa que la t asa de crecimient o
int eranual más pronunciada de la mat rícula universit aria se present a a mediados de los
años 50 ubicándose en un promedio de 38,6% anual, t asa que es muy faborable a pesar
de que en el país exist ían apenas t res universidades, y est e sect or no est aba en su
máximo desarrollo,
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 64
Del mismo modo, se puede observar que dicha t asa present a una clara disminución
desde principios de los años 60 hast a una recuperación observada en la primera mit ad de
los años 70, la t asa de crecimient o promedio int eranual para ese periodo se ubicó en
13,19%. Cabe señalar, que durant e los años 70 est a t asa de crecimient o aument ó 3
punt os en comparación con la arroj ada a finales de los 60, ubicándose en casi 16% para
esos años. Luego disminuye nuevament e a principios de los 80 mant eniéndose más o
menos est able hast a finales del año 2000 t eniendo ést a un valor promedio de crecimient o
int eranual del 5%. Para el año 2002 est a t asa se recupera 5 punt os y cierra el ciclo con
una t asa de crecimient o promedio del 10% en solo 2 años
5
.
La desaceleración en la mat rícula de educación superior a part ir de los años 80,
puede ser explicada por diversos mot ivos. Primero por el hecho de que el crecimient o de
la mat rícula llega a su t ope de máximo crecimient o en el año 73 (23%). Por ot ra part e,
hay que señalar la sit uación por la que at ravesó el país y en general América Lat ina
durant e la década de los años 80, la cual fue denominada por algunos aut ores como la
“ década perdida” en t odos los aspect os.

5
Ent re las polít icas sociales exist ent es en la act ualidad implement adas por el gobierno, se present an unos
programas educat ivos paralelos a la educación formal denominados “ Misiones Educat ivas” en t odos los niveles
de la educación y que t ienen como finalidad insert ar al sist ema educat ivo aquella porción de la población que
no ha podido incursionar en el sist ema formal exist ent e. Est os programas fueron creados a part ir del año 2000
y siguen vigent es hast a la act ualidad, lo que implica que dicha polít ica social nos pueden llevar a concluir que
el increment o en la t asa de mat riculados en t odos los niveles del sist ema educat ivo regist rada en los últ imos 3
años, se deba explícit ament e a la implant ación de est os programas, pero en est a invest igación no se encont ró
evidencia est adíst ica que permit iera corroborara dicha afirmación, ello debido fundament alment e a que los
dat os suminist rados por el Minist erio de Educación no cont ienen en la act ualidad t odos los que se relacionan
a los mat riculados para dichos sist emas educat ivos.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 65

G Gr r á áf f i i c co o 3 3. .8 8
T Ta as sa a d de e C Cr r e ec ci i m mi i e en nt t o o I I n nt t e er r a an nu ua al l d de e l l o os s M Ma at t r r i i c cu ul l a ad do os s e en n
E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Su up pe er r i i o or r
( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) )
50 52 54 56 58 60
62 64 66 68
70 72 74
76 78
80 82
84 86
88
90 92
94
96
98
00 02
C
1
-20,00
0,00
20,00
40,00
60,00
80,00
100,00
120,00
140,00
160,00
180,00
Años
( % )

Fuent e: M.E. y El abor aci ón Pr opi a

A modo de resumen la evolución de la educación en Venezuela ha t enido sus
efect os posit ivos y negat ivos, pero dicho comport amient o no es de ext rañarse si
recordamos que los cambios en el sist ema educat ivo venezolano han sido muy lent os, y
aunado a est o a t ravés de nuest ra hist oria cont emporánea hemos experiment ado cambios
dramát icos en el crecimient o poblacional, en la t ecnología, y la economía en general, por
lo t ant o, no es de ext rañarse los efect os observados en las t asas mat riculares de los
diferent es niveles educat ivos, las cuales se deben fundament alment e a una serie de
ineficiencias que se han hecho más evident es con la act ual crisis económica por la cual
at raviesa el país, además, de la disminución de los recursos económicos que ant es hacían
posible disimular t ales ineficiencias, ent re las cuales dest acan: la falt a de capacit ación
docent e en los diferent es niveles educat ivos, la baj a calidad de los servicios que ofrecen
las inst it uciones públicas, ent re ot ras. (Ver Duplá, 1997).
Por ot ro lado, es import ant e acot ar que ha habido un avance significat ivo en la
incorporación de la muj er, en t odos los est rat os del sist ema educat ivo y en especial al de
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 66
la educación superior, por ello en los últ imos años se ha observado una gran inclusión en
la mat rícula universit aria de la muj er, lo cual se evidencia en que las mismas forman part e
en muchas carreras universit arias, compit iendo abiert ament e en el mercado laboral con
los hombres (ver Kliksberg, 2002).
Por consiguient e, la muj er venezolana ha increment ado de manera not able su
part icipación en el mercado laboral, ello se debe por un lado, al aument o de la necesidad
que ha t enido la muj er de obt ener ingresos adicionales para el mant enimient o de su
hogar, o colaboración al mismo, y por el ot ro al increment o del número de hogares donde
la madre es la j efe del mismo. De t al manera, que est os acont ecimient os han aport ado al
est ablecimient o de un nuevo pat rón, donde la part icipación de la muj er venezolana en la
act ividad económica del país ha venido increment ándose, aunado a est o, hay que acot ar
la crisis económica que ha azot ado al país desde 1980 hast a nuest ros días, lo cual ha
venido presionando a las muj eres, a t al punt o que las mismas en la búsqueda de una
solución se ven en la necesidad de conseguir un t rabaj o, que les permit a alcanzar un nivel
que en algunos casos, llega a la subsist encia, de ellas y de su familia. (ver Cacique, 2000).
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 67
I I I I I I . .3 3. .- - C CO ON NS ST TR RU UC CC CI I Ó ÓN N D DE E L LA AS S S SE ER RI I E ES S D DE E S ST TO OC CK K D DE E C CA AP PI I T TA AL L H HU UM MA AN NO O P PA AR RA A
E EL L S SI I S ST TE EM MA A E ED DU UC CA AT TI I V VO O E EN N V VE EN NE EZ ZU UE EL LA A ( ( 1 19 95 50 0- - 2 20 00 02 2) ) . .
En el capit ulo I I de est e t rabaj o se revisaron los dist int os enfoques exist ent es en la act ual
lit erat ura de crecimient o económico referent e a la met odología de medición del capit al
humano, variable que según la t eoría económica present a un caráct er más cualit at ivo que
cuant it at ivo (ver e.g. Romer, 1990), y que además ha sido obj et o de serias discusiones en
la ciencia económica por su dificult ad de ser medido, ya que exist en paradigmas de
caráct er ideológico que rest ringen el uso de la misma como norma est ándar a nivel
mundial, pero a pesar de ello, la misma ha sido cuant ificada de forma aproximada en
muchas maneras.
Las series que miden el st ock de capit al humano exist ent es hast a ahora en muchos
t rabaj os de invest igación, han permit ido desarrollar una amplia discusión en la lit erat ura
referent e al capit al humano, debido a los posibles errores de medición que puedan t ener
las fuent es de dat os educat ivas, (además de ot ros component es que det erminan de forma
crucial al capit al humano) ya que el mismo represent a uno de los component es mas
significat ivos de la formación de capit al humano. Est e t ipo de discusiones pueden est ar
respaldadas en De la Fuent e y Doménech (2001), y De la Fuent e (2002).
Est os invest igadores en part icular, sugieren que es muy import ant e acabar con los
errores de medición que generan una subvaloración del impact o que el capit al humano
ej erce sobre la product ividad en el largo plazo, además la mayor part e de las bases de
dat os de los diferent es países sobre escolarización cont ienen cant idad subst ancial de
ruido, at ribuible a la inconsist encia de las dat as primarias ut ilizadas para la const rucción
de los mismos, el cual ocasiona sesgos o “ ruidos” que t ienden a empañar la relación ent re
las variables de int erés y a su vez originan la presencia de variabilidad espuria en el
cálculo del st ock de capit al humano que no corresponde a cambios proporcionales con el
nivel de product ividad (ver De la Fuent e et al, 2001).
Ot ra de las razones que limit an el uso de series de capit al humano, además de los
errores que se pueden encont rar en las series de escolarización, es el hecho de que en la
ciencia económica exist e una dificult ad inherent e de encont rar un enf oque solidó para
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 68
medir el capit al propiament e dicho y de igual forma para expresar un valor real que mida
el capit al humano present e en la población de cualquier país del mundo.
Est a cont roversia se relaciona al hecho de que en la pract ica, det erminar un valor
cuant it at ivo para el capit al humano, que sea comparable a t ravés de los países, represent a
una limit ación not oria puest o que exist en fact ores económicos y sociales ent re los países
que det erminan de dist int as maneras, los niveles de capit al humano en las personas. Est as
cont roversias en su mayor part e se cent ran en ideologías t eóricas, muchas veces sin lógica
ni razón sost enible, pero no se puede negar sin duda alguna que muchas de ellas son
valederas y de igual forma import ant es (ver Jones, 1979).
Un ej emplo de ello se cent ra en la idea de que el capit al humano, para las dist int as
pract icas economét ricas, es medido a t ravés de ot ros fact ores cruciales para su
det erminación, además de la escolaridad realizada. Ent re los mas ut ilizados en est udios de
est a cat egoría, se encuent ran por ej emplo los t rabaj o de Barro (2001,2002) donde el
capit al humano, en su forma de logro educat ivo, es medido a t ravés de la cant idad de
educación y de la calidad de la misma. Asimismo, la salud es considerada en diversos
est udios empíricos como un component e crucial que det ermina los niveles de capit al
humano, así como la experiencia laboral y ot ros indicadores de suma import ancia
6
(ver
e.g. Bloom et al, 2004).
El argument o defensivo de omit ir est as rest ricciones, en muchos de los casos, se
refiere que para llevar a cabo la medición del impact o que pudiera t ener el capit al humano
sobre la t asa de crecimient o de la economía, es necesaria la información o dat os
est adíst icos que puedan medir de forma cuant it at iva las dist int as variables que det erminan
en el fondo los niveles de capit al humano en la población. Uno de los problemas not orios
que se present an con regularidad en est e t ipo de est udios, es la falt a de dat os est adíst icos
que pudieran enriquecer la confiabilidad de t rabaj ar con dat os de capit al humano.
Para ello en est e t rabaj o se t iene como obj et ivo primordial, realizar un primer
int ent o de const rucción de series de st ock de capit al humano en Venezuela para el sect or

6
En est os t érminos, seria int eresant e la discusión sobre la influencia de variables como la migración de capit al
humano ent re los países, las defunciones, los ret iros del mercado laboral ( j ubilaciones) , los cuales act úan
como una fact or depreciant e en los niveles exist ent es de capit al humano.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 69
educat ivo en sus t res niveles, medido a t ravés de la cant idad de educación present e en la
población. Es import ant e dest acar que exist e la posibilidad de considerar ot ros
component es para el calculo de est as series, como lo son la calidad de la educación, la
salud y la experiencia laboral, ent re ot ros ya mencionados ant eriorment e. Pero por
razones de t iempo y falt a de dat os est adíst icos, el present e t rabaj o no incluye est os
component es. En t ant o, que el uso de est as series para nuevas invest igaciones deben
considerar las limit aciones expresadas de las mismas en est a invest igación.
La met odología que se aplicará en est e t rabaj o part e de los post ulados más
simples que se pueden encont rar en la lit erat ura económica, puest o que el horizont e
t razado en est e est udio no pret ende abarcar los posibles problemas exist ent es en los
dat os primarios sobre escolaridad en Venezuela, y adicional a ello la falt a de dat os
est adíst icos en el país, rest ringe la ut ilización de ot ros indicadores. Es import ant e aclarar,
que los result ados obt enidos en est e t rabaj o sobre las series de st ock de capit al humano,
los cuales se explicarán a cont inuación, no son comparables con ot ras fuent es o t rabaj os
publicados, debido a la ausencia de ant ecedent es en Venezuela, de est udios que
relacionen una est imación semej ant e con la present ada en est a invest igación, est o sugiere
que si se present an errores de medición semej ant e a los plant eados por De la Fuent e
(2002), se evit ará j uzgar en t odo sent ido la fiabilidad de los dat os primarios publicados por
las fuent es educat ivas oficiales a nivel nacional y no se invest igaran sus posibles errores
de cálculo.
El fin últ imo será cont rast ar a nivel empírico (Capit ulo I V) la posible relación en el
largo plazo de est as series de st ock de capit al humano const ruidas, con la evolución del
crecimient o económico en Venezuela en los últ imos 50 años.
I I I I I I . .3 3. .1 1. .- - S St t o oc ck k d de e C Ca ap pi i t t a al l H Hu um ma an no o p pa ar r a a l l a a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r i i m ma ar r i i a a y y S Se ec cu un nd da ar r i i a a. .
Ant es de ent rar de lleno en el cálculo propiament e dicho del st ock de capit al humano para
la educación primaria y secundaria, es import ant e int roducir la idea principal de nuest ro
enfoque. La met odología ut ilizada en est e t rabaj o para calcular series de st ock de capit al
humano part e del simple significado de acumulación de capit al físico. En t érminos
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 70
generales la acumulación de capit al se refiere al crecimient o de las exist encias de capit al
desde sus dot aciones iniciales hast a ciert o periodo de t iempo
7
.
El modelo neoclásico del crecimient o económico sugiere que si un país
det erminado present a niveles baj os de st ock de capit al físico en el periodo t , la const ant e
acumulación de capit al físico, t raducido en alt os niveles de inversión, impulsará la t asa de
crecimient o de la producción conduciendo de est a manera al país a una senda de
crecimient o económico de largo plazo (ver Solow, 1956; 1957). En base a est o, la
ecuación que represent a la acumulación de capit al físico se expresa de la siguient e
manera:

K
(t )
= (K
(t -1)
+ I
(t )
) – D
(t )
(1)
Donde:
K
(t )
: represent a el st ock de capit al físico exist ent e en el periodo t

7
En est a sección hemos omit ido por razones de espació, las fuert es razones de considerar la import ancia a
nivel hist órico de la discusión sobre el “ valor real del capit al” y la dificult ad inherent e de la ciencia económica
de medirlo. En base a est o se hará un breve coment ario en est e pie de pagina.
A part ir del origen de las ideas keynesianas, los post ulados y mét odos expresados en la t eoría neoclásica del
crecimient o económico, han est ado somet idos a una serie de polémicas, donde la discusión part e de las ideas
expuest as por un conformado grupo de economist as dist inguidos de la llamada Escuela de Cambridge, de la
facult ad de economía de la Universidad de Cambridge.
La act it ud expresada hast a ahora, de omit ir los argument os emit idos por la crit ica de la Escuela de Cambridge,
a pesar de sus sólidos pret ext os de caráct er met odológico, han sido obj et o de censura. De hecho algunos
invest igadores afirman sin duda alguna, que se ha abusado en exceso de la misma en nombre de la lógica, la
rect it ud y la coherencia que se espera cont enga la t eoría económica ( ver e.g. Medina-Smit h, 1997, pp. 105) .
La principal def ensa a est a crit ica fue llevada a cabo por un grupo de economist as no menos dist inguidos del
I nst it ut o t ecnológico de Massachusset s ( M.I .T.) en Cambridge, Massachusset s, ent re los que se encuent ran a
Paul Samuelsom, Robert Solow y Franco Modigliani. Est os insignes economist as insist ían que el valor del
capit al, es decir, la t asa de beneficio, se det ermina a t ravés de la product ividad marginal del capit al, puest o
que el mismo represent a un insumo en la función de producción agregada, y debe ser medido de est a manera,
en lo cual se deduce que la t asa de beneficio est á relacionada a la eficiencia en la producción independient e
de la dist ribución de la rent a ( ver Jones, 1979) .
Por ot ro lado los post ulados expresados por la moderna Escuela de Cambridge la cual est uvo asociada por
economist as insignes, ent re los cuales se encuent ra Roy Harrod, Richar Kahn, Piero Sraffa, Nicolas Kaldor,
Michael Kalecki y la profesora Joan Robinson ent re ot ros, expresaron por el cont rario que no exist ía nada
parecido a la product ividad marginal del capit al, ya que la misma no podrá mant enerse medida según los
post ulados ricardianos del capit al, puest o que la cant idad de capit al debe expresarse en t érminos del t iempo
de t rabaj o necesario para producir los diferent es component es de un equipo de capit al, usando a su vez un
t ipo de int erés dado que reflej e los diferent es periodos de t iempo de elaboración por el cual t ranscurren dichos
periodos. Por el cont rario est a idea se alej a de la realidad, ya que, la misma es una medida int uit iva del capit al
con relación al papel que j uega como agent e product ivo en la sociedad capit alist a ( ver e.g. Medina-Smit h,
1997 y Jones, 1979) .
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 71
K
(t -1)
: represent a el st ock de capit al físico para el periodo t -1
I
(t )
: represent a la formación brut a de capit al fij o (I nversión) realizada en el periodo
t , es decir las ent radas de capit al anualment e.
D
(t )
: represent a el consumo de capit al fij o originada en el periodo t , es decir
represent a las salidas de capit al anualment e.
En est e marco, lo que se pret ende hacer para calcular el st ock de capit al humano
en cada nivel de sist ema educat ivo, es una adapt ación semej ant e a lo plant eado en la
ecuación (1). Por consiguient e el indicador represent ará ent onces la población exist ent e
en el país para el periodo t que present a ciert o nivel educat ivo logrado o aprobado. En
ot ras palabras, lo que nuest ro st ock pret ende medir es aquella part e de la población t ot al
que present a un nivel educat ivo det erminado ya alcanzado (medido en N° de personas).
En est e sent ido nuest ra ecuación quedaría expresada de la siguient e manera:

H
(t )
= (H
(t -1)
+ E
(t )
) * (1- S
(t )
)

(2)
Donde:
H
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para ciert o nivel educat ivo t erminado,
exist ent e en el periodo t .
H
(t -1)
: represent a el st ock de capit al humano para ciert o nivel educat ivo
t erminado, exist ent e en el periodo t -1.
E
(t )
: represent a las ent radas de personas al sist ema educat ivo en un nivel
det erminado de est udio alcanzado para un periodo t . En nuest ro análisis est as ent radas
suponen aquellas personas que egresan en ciert o nivel de est udio y ent ran a formar part e
del conj unt o de personas acumuladas del periodo t -1.
S
(t )
: represent a las salidas de personas del sist ema educat ivo en un nivel
det erminado de est udio, est as salidas son represent adas por el (%) de personas que
fallecen en un periodo t y no forman part e del st ock acumulado para ese periodo.
Una vez expresada la ecuación mat emát ica que se ut ilizará para el cálculo de las
series de st ock de capit al humano. Procederemos a explicar cuales f ueron los dat os
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 72
primarios de escolaridad que se ut ilizaron para darle significado real a los component es de
la ecuación (2).
Para calcular el St ock de Capi t al Humano en l a Educaci ón Pr i mar i a, se part ió
de la siguient e ecuación:

HPRI
(t )
= (HPRI
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
) (3)
Donde:
HPRI
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para la educación primaria en el
periodo t , medido en N° de niños y j óvenes con la educación primaria complet ada.
HPRI
(0)
: represent a nuest ro valor inicial de HPRI , o como lo definiría la t eoría
económica, est e valor represent a las dot aciones iniciales del recurso. Como nuest ro
obj et ivo es const ruir la serie part iendo desde el año 1950 hast a el 2002, el valor mas
exact o que nos permit e represent ar el st ock inicial de niños y j óvenes con la escuela
primaria aprobada en Venezuela, son los dat os correspondient es a los censos de población
y vivienda que se realizan cada 10 años a nivel nacional, suminist rados por la Oficina
Cent ral de Est adíst ica e informát ica (OCEI )
8
. Est o implica que el valor inicial serian los
regist ros de personas que declaran t ener aprobada la educación primaria para el censo de
población y vivienda de 1950
9
.
S
(t )
: represent an las salidas, es decir el (%) de defunciones que pueden ocurrir
anualment e en est e nivel. Para medir est a variable se t omo la serie de def unciones t ot ales
desde 1950-2002 suminist rada por la OCEI y se dividió ent re la población t ot al para cada
año, obt eniendo un porcent aj e de defunciones que post eriorment e se le aplica al st ock de
CH brut o y de est e modo se obt iene la cifra en t érminos net os.
EGR
(t )
: represent an las ent radas al sist ema de los niños y j óvenes que aprueban o
egresan de la educación primaria anualment e. Para est a variable se puso un part icular
empeño en la present e invest igación, de const ruir una serie aproximada para los niños y

8
Act ualment e est a I nst it ución se llama I nst it ut o Nacional de Est adíst ica ( I NE) , y comenzó a funcionar con est e
nombre a finales de los años 90.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 73
j óvenes que egresan de la educación primaria anualment e, est o por el hecho de que las
series de N° de graduados en los niveles de primaria y secundaria anuales no se
encuent ran publicadas en las dist int as fuent es emit idas por el Minist erio de Educación
(M.E.)
10
. Es por est o que a cont inuación se explicará a grosso modo la met odología de
cálculo ut ilizada para est imar los egresados en la educación primaria y la misma servirá
para calcular los egresados en la educación secundaria
11
.
Egr esos: para el cálculo de est a variable se part ió de la siguient e ecuación:

EGR
(t )(x)
= [ M.I .
(t )(X)
– (M.I .
(t + 1)(x+ 1)
– M.I .
(t )(X)
)] (4)

Donde M.I .
(t )(x)
son los alumnos inscrit os (o mat ricula inicial) del periodo “ t ” para
“ x” nivel o grado de est udio y M.I .
(t + 1)(x+ 1)
represent a los alumnos inscrit os (o mat ricula
inicial) para el periodo lect ivo inmediat o siguient e t + 1 y el nivel que le sigue a “ x” es decir
“ x+ 1” , o sea la prosecución de un año a ot ro. Para ilust rar con un ej emplo lo expresado
en la ecuación 4, considérese lo siguient e:
Se quiere conocer cuant os fueron los graduados en educación primaria, es decir los
que aprobaron el 6° grado de primaria, en el periodo lect ivo 2000/ 2001, de est a forma se
t iene:

EGR
(2000/ 01)(6°)
= [ M.I .
(2000/ 01)(6°)
– (M.I .
(2001/ 02)(7°)
– M.I .
(2000/ 01)(6°)
)] (5)


9
Por mot ivo de t iempo en est e t rabaj o de grado, no se pudo conseguir el dat o para el censo del año 50, por lo
que los cálculos ent re el año 1950 y 1960 se aproximaron ut ilizando los dat os censales de 1961.
10
Es por t odos conocido que cada vez que se aprueba un nivel educat ivo, el Minist erio de Educación como
inst ancia general de est e sect or, emit e cert ificados de aprobación en cada nivel. Est a medida es la mas exact a
para represent ar a los egresados de un nivel en especifico, pero lament ablement e est os dat os no est án
disponibles en los anuarios est adíst icos que publica est a I nst it ución periódicament e.
11
Una posible variable PROXY que sirve para medir los niveles de escolaridad realizada, sobre t odo para la
educación secundaria, son los result ados de la prueba de act it ud académica ( PAA) , sin embargo el uso de la
misma present a una falla import ant e relacionada a la doble cont abilización de est udiant es que aspiran ingresar
en el sect or universit ario, puest o que en muchas universidades exigen t ener vigent e el requisit o de la
present ación de la PAA, y la renovación de la misma es la que origina la doble cont abilización de un mismo
est udiant e año t ras año.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 74
Para ello se necesit a el valor de M.I .
(2000/ 01)(6°)
que no es ot ra cosa si no la
mat ricula de los inscrit os en el 6° de primaria para el periodo lect ivo 2000/ 2001, est e valor
es 489.599 alumnos inscrit os
12
, del mismo modo se requiere M.I .
(2001/ 02)(7°),
es decir, el
número de mat riculados en el 7° de la educación secundaria para el periodo lect ivo
2001/ 2002 (en ot ras palabras est a mat ricula represent a la misma cort e de j óvenes
inscrit os en el periodo 2000/ 01), cuyo valor es 566.553 alumnos inscrit os, ahora si se
sust it uyen est os dat os en la ecuación (5) t enemos:

EGR
(2000/ 01)(6°)
= [ 489.599 – (566.553 – 489.599)]
EGR
(2000/ 01)(6°)
= [ 489.599 – (76.954)]
EGR
(2000/ 01)(6°)
= 412.645

El result ado que arroj a la segunda component e de la ecuación 5 (76.954) encierra
el result ado de t res variables fundament ales:
1) Los posibles alumnos repit ient es del 6° grado de primaria para el periodo lect ivo
2000/ 2001.
2) Los posibles desert ores que abandonaron la escuela durant e el periodo lect ivo
2000/ 2001 del 6° grado de primaria y aquellos que la abandonan después de aprobar
el 6° en el mismo periodo, es decir que no cont inua en el 7° grado de la educación
secundaria para el periodo 2001/ 2002.
3) Y por últ imo, los posibles niños y j óvenes que se reincorporan y se inscriben en el 7°
grado del periodo lect ivo 2001/ 2002 que en algún moment o t ambién aprobaron el 6°
grado, y que por lógica t ambién se consideran egresados de la educación primaria
pero no son t omados para el calculo ya que no represent an la cort e que sigue una
prosecución escolar.

12
Todos los dat os de mat riculas iniciales en t odos los niveles fueron ext raídos de los inf ormes est adíst icos
publicados por el Minist erio de Educación ( Memoria y Cuent a y Est adíst icas Educacionales) , con lo cual se
reunió la serie desde el año 1950 hast a el 2002 revisando los 52 libros disponibles para no caer en errores de
omisión de dat os.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 75
Por deducción simple, se plant ea que si est e result ado es rest ado nuevament e a
M.I .
(2000/ 01)(6°)
que represent a el primer component e de la ecuación 5, se recogerían de
forma exact a los graduados (o aquellos que aprobaron el 6° grado en el periodo
2000/ 2001) del año 2001. Por lo t ant o, y según lo explicado ant eriorment e, 412.645 niños
y j óvenes aproximadament e, aprobaron la educación primaria en el año 2001. Est a cifra
represent a las ent radas en la ecuación 3 la cual permit e realizar el cálculo del st ock de
capit al humano en la educación primaria. Cabe dest acar que dicho cálculo se realizó para
cada año, es decir se cálculo la serie complet a de graduados en educación primaria desde
1950 hast a el 2002, los result ados de las est imaciones se encuent ran en el Apéndice de
est e mismo t rabaj o.
En t ant o una vez explicado est o, ya se t ienen los 3 component es necesarios para
calcular el st ock de capit al humano en la educación primaria, expresado mediant e la
ecuación 3:
HPRI
(t )
= (HPRI
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
) (3)

El comport amient o de est e indicador expresa que para la educación primaria el
st ock de capit al humano muest ra un crecimient o acelerado durant e la década de los años
50, la máxima t asa se observa a principios de los 60, un 20% aproximadament e, pero a
part ir de est a década se aprecia que la evolución de est a t asa disminuye lent ament e,
aunque no se regist ran t asas negat ivas en t odo el periodo, es not able observar que la
acumulación de capit al humano para la educación primaria se ha increment ado hast a
nuest ros días de forma menos que proporcional y sin ningún indicio de recuperación de las
t asas observada para los años 50, t ant o así que la t asa de crecimient o promedio
int eranual para la década de los años 50 y principios de los 60 se ubica en
aproximadament e 14%, mient ras que en el rest ant e de los años hast a el 2002 la t asa
promedio de variación int eranual descendió a 8%, disminución bast ant e significat iva para
encerrar un periodo t an largo de casi 40 años (ver Apéndice Gráfico).
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 76
Por ot ro lado, para calcular el St ock de Capi t al Humano en l a Educaci ón
Secundar i a, nos basamos en la misma hipót esis expresada en la ecuación 2, y la misma
permit ió derivar la siguient e expresión:

HSE
(t )
= (HSE
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
) (6)

Donde:
HSE
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para la educación secundaria en el
periodo t , medido en N° de j óvenes con la educación primaria complet ada.
HSE
(0)
: represent a el valor inicial de HSE, la cifra corresponde a los censos de
población y vivienda que se realizan cada 10 años a nivel nacional, suminist rados por la
Oficina Cent ral de Est adíst ica e informát ica (OCEI ). Est o implica que el valor inicial serian
los regist ros de personas que declaran t ener aprobada la educación secundaria para el
censo de población y vivienda de 1950
13
.
S
(t )
: represent an las salidas, es decir el (%) de defunciones que pueden ocurrir
anualment e. Para medir est a variable se t omo la serie de defunciones t ot ales desde 1950-
2002 suminist rada por la OCEI y se dividió ent re la población t ot al para cada año,
obt eniendo un porcent aj e de defunciones que post eriorment e se le aplica al st ock de CH
brut o y de est e modo se obt iene la cifra en t érminos net os.
EGR
(t )
: represent an las ent radas al sist ema de los j óvenes que aprueban o
egresan de la educación secundaria anualment e. Est a variable es calculada de la misma
manera que en la educación primaria por las mismas razones ant es expuest as. La
diferencia en el cálculo de los egresados en est e nivel radica en el hecho de que dicha
aproximación pudo ser posible solo hast a el 4t o año del ciclo diversificado y profesional,
los mot ivos de est e cort e de nivel se debe a los siguient es aspect os:

13
Por la misma razón expresada en primaria, los limit es de espacio y t iempo en est e t rabaj o de grado, no
permit ieron conseguir el dat o para el censo del año 50, por lo que los cálculos ent re el año 1950 y 1960 se
aproximaron ut ilizando los dat os censales de 1961.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 77
1) La educación secundaria en Venezuela est a dividida en dos t ipos de escuelas, las
primeras son las convencionales donde se impart e la educación secundaria en 5 años y
la menciones de est udio son de “ Bachiller” .
2) Las segundas son las escuelas t écnicas y la duración de est udio es en promedio 6 años
y las menciones varían dependiendo de la especialidad, las mas usual es la mención
“ Técnico Medio” .
Est o nos permit e inferir lo siguient e; la gran mayoría de la población que culmina
los est udios secundarios lo hace en las escuelas convencionales, es decir, aquellas que
t ienen una duración de est udio de 5 años, mient ras que una proporción muy baj a de la
población ext iende sus est udios a 6 años en las escuelas t écnicas. Con est o queremos
especificar que no es posible est imar los egresados de la educación secundaria mediant e
el enfoque plant eado en est e t rabaj o, puest o que necesit aríamos las mat riculas de
alumnos inscrit os en el 1 año de la educación superior, dat o que t ambién fue imposible de
encont rar por razones de t iempo en est e t rabaj o de grado. Pero de ser así, el cálculo se
est aría realizando de forma errada, puest o que en Venezuela exist e evidencia que
confirma, que no t odos los que se gradúan en la educación secundaria cont inúan est udios
en la educación superior. La medida mas exact a seria ent onces, obt ener t odos los
regist ros de t ít ulos de bachiller y los t ít ulos de la mención t écnico medio emit idos por el
Minist erio de Educación, pero est o se escapa de los obj et ivos propuest os en est e t rabaj o.
En base a lo ant erior, el cálculo de los egresados se hizo t omando las mat riculas
iniciales del 4t o y 5t o año del ciclo diversificado y profesional en t odas las menciones, para
obt ener de est e modo la población que t iene aprobado el 4t o año del ciclo diversificado y
profesional y que se encuent ra próximo a culminar la escolaridad complet a. Si bien es
ciert o, est e cálculo no mide con exact it ud la escolaridad complet a para el nivel secundario
de est udio, al menos recoge la población t ot al que est á próxima a graduarse en t odas las
menciones consideradas en est e nivel.
Est e sesgo puede ser respaldado si se t rabaj a baj o el supuest o de que, en
Venezuela, la probabilidad de que un est udiant e del 4t o año del ciclo diversificado y
profesional no culmine la t ot alidad de los est udios secundarios es muy baj a, ya que el
mismo culminará los est udios, bien sea en las escuelas convencionales o t écnicas en los 5
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 78
o 6 años respect ivament e o bien en las modalidades educat ivas especiales como lo son los
para-sist emas y la modalidad de educación de adult os.
Es por ello, que en est e t rabaj o de grado, el cálculo del st ock de capit al humano
para la educación secundaria aproxima, en ciert a manera, la porción de población que
t iene la escolaridad secundaria realizada o alcanzada. Para efect os de medir el capit al
humano de la población en est e nivel educat ivo, dicho cálculo no sugiere mucho margen
de error.
A manera de conclusión se t iene, que el st ock de capit al humano para la educación
secundaria se calculará ut ilizando la ecuación 6.

HSE
(t )
= (HSE
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
) (6)

Donde el único dat o variant e será el de HSE
(0)
, ya que el dat o censal para est e
nivel t iene que ser, la población que declara aprobado el 4t o año del ciclo diversificado y
profesional de la educación secundaria. Los result ados de las est imaciones se encuent ran
en el Apéndice de est e mismo t rabaj o.
A modo de análisis los result ados del calculo de est a serie reflej an que la educación
secundaria present a un comport amient o similar a la primaria, en t ant o que la t asa de
crecimient o es pronunciada durant e la década de los años 50 y se est anca levement e
durant e los 60, alcanzando su máximo a principios de los años 70 y post eriorment e se
observa una not able disminución en la velocidad del crecimient o, t ampoco se regist ran
t asas negat ivas durant e t odo el periodo pero es import ant e analizar que t ant o para la
educación primaria como la secundaria no present an t endencias de recuperación para las
t asas alcanzadas durant e los años 50 y 60.
Una de las razones que fundament an est e descenso en los niveles de educación
primaria y secundaria se encuent ran relacionada a las dist int as reformas educat ivas por
las cuales ha t rascurrido el sist ema en est os niveles, los dat os est imados pudieran reflej ar
de una forma mas clara los result ados de la aplicación de est as polít icas educat ivas.
Generalment e la inversión en educación es evaluada a t ravés de los increment os en la
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 79
t asa de mat ricula escolar, a nuest ro j uicio, analizar la t asa de ret orno de las inversiones en
educación a t ravés del análisis de la evolución de los inscrit os en las escuelas primarias y
secundaria no represent a el mej or indicador de eficiencia para est as inversiones, puest o
que expresan solament e las ent radas al sist ema educat ivo que represent an un logro solo
en el cort o plazo, la mej or forma de ver si las reformas educat ivas implement adas, han
sido favorables para el sist ema educat ivo venezolano, no solo en el cort o plazo sino en el
largo plazo, es observar cuant o de esos mat riculados han culminado la escolaridad
primaria y secundaria, sin descart ar por supuest o la ut ilización de ot ros indicadores de
logro educat ivo, como la evolución en la calidad de la educación y las condiciones de salud
que pudieran complement ar en ciert o modo el present e análisis.
I I I I I I . .3 3. .1 1. .- - S St t o oc ck k d de e C Ca ap pi i t t a al l H Hu um ma an no o p pa ar r a a l l a a E Ed du uc ca ac ci i ó ón n S Su up pe er r i i o or r . .
Para realizar el cálculo del st ock de capit al humano en la educación superior, se
part e de igual modo de la ecuación general N° 2, en t ant o que la adapt ación de variables
en est e sect or originan por lo t ant o la siguient e ecuación para el sect or universit ario:

HSU
(t )
= (HSU
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
)

(7)

Donde:
HSU
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para la educación superior en el
periodo t , medido en N° de j óvenes y adult os t it ulados en la educación superior.
HSU
(0)
: represent a el valor inicial de HSU, la cifra corresponde a los censos de
población y vivienda que se realizan cada 10 años a nivel nacional, suminist rados por la
Oficina Cent ral de Est adíst ica e informát ica (OCEI ). Est o implica que el valor inicial serian
los regist ros de personas que declaran t ener t ít ulos en educación superior para el censo
de población y vivienda de 1950.
S
(t )
: represent an las salidas, es decir el (%) de defunciones que pueden ocurrir
anualment e. Para medir est a variable se t omo la serie de defunciones t ot ales desde 1950-
2002 suminist rada por la OCEI y se dividió ent re la población t ot al para cada año,
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 80
obt eniendo un porcent aj e de defunciones que post eriorment e se le aplica al st ock de CH
brut o y de est e modo se obt iene la cifra en t érminos net os.
EGR
(t )
: represent an las ent radas o el fluj o de personas que egresan anualment e
de la educación superior y pasan a formar part e del st ock de t it ulados universit arios
resident es en el país. A diferencia de la educación primaria y secundaria, los dat os de
egresados de la educación superior si est án disponibles en las publicaciones anuales del
Minist erio de Educación, pero est os dat os a pesar de disponerse en series largas,
present an problemas de omisión de dat os caract eríst icos en est e nivel.
Se t iene conocimient o que desde 1870, el Minist erio de Educación es el principal
ent e gubernament al encargado de publicar t odos los dat os correspondient es al sect or
educat ivo en Venezuela, dichos dat os son t abulados y publicados a part ir de los informes
anuales que emit e cada zona escolar y cada inst it ución del sect or universit ario (ent iéndase
Universidades, I nst it ut os Universit arios, Pedagógicos, Colegios Universit arios, et c.), los
dat os del sect or universit ario con regularidad present an fallas de omisión y son publicados
independient ement e de ellos, ya que el Minist erio de Educación solo se encarga de
publicar lo que suminist ra anualment e el sect or universit ario
14
. A part ir de 1970 se crea la
Oficina de Planificación del Sect or Universit ario (OPSU), est a I nst it ución pasa a ser el ent e
gubernament al encargado de t abular t oda la información relat iva al sect or universit ario.
Debido a est a caract eríst ica, se procedió ent onces a compilar los dat os sobre
egresados del sect or universit ario suminist rados por el Minist erio de Educación y
post eriorment e los publicados en los informes est adíst icos de la OPSU. Al comparar est os
result ados se corroboró la exist encia de not ables diferencias ent re los dat os de un mismo
año. La misma fuent e ( OPSU) declara que est os dat os son corregidos anualment e puest o
que son informes que provienen del sect or universit ario y muchas veces dichos dat os,
para el año de la publicación, no est án complet os y a medida de que est os son corregidos
se publican en ediciones post eriores con los respect ivos arreglos.Una vez ent endido el
problema de est as series, para efect os de est a invest igación se est imaron dos series de

14
Est a aseveración fue confirmada personalment e por los int egrant es del equipo de t rabaj o de la División de
Est adíst ica del Minist erio de Educación.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 81
st ock de capit al humano para la educación superior, una en base a los dat os primarios
obt enidos de los anuarios est adíst icos del Minist erio de Educación, y ot ra serie ut ilizando
los dat os post eriorment e corregidos por la Oficina de Planificación del Sect or Universit ario
(OPSU). En t ant o dicho calculo quedara expresado en las siguient es ecuaciones:

HSU1
(t )
= (HSU
(0)
+ EGR
(t )
) * (1- S
(t )
)

(7.1)

HSU2
(t )
= (HSU
(0)
+ EGRc
(t )
) * (1- S
(t )
)

(7.2)

Donde:
HSU1
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para la educación superior en el
periodo t , medido en N° de j óvenes y adult os t it ulados en la educación superior (Calculado
a part ir de los dat os primarios sobre egresados universit arios suminist rados por el M.E).
HSU2
(t )
: represent a el st ock de capit al humano para la educación superior en el
periodo t , medido en N° de j óvenes y adult os t it ulados en la educación superior (Calculado
a part ir de los dat os corregidos sobre egresados universit arios suminist rados por la OPSU).
HSU
(0)
: represent a el valor inicial de HSU, la cifra corresponde a los censos de
población y vivienda que se realizan cada 10 años a nivel nacional, suminist rados por la
Oficina Cent ral de Est adíst ica e informát ica (OCEI ). Est o implica que el valor inicial serian
los regist ros de personas que declaran t ener t ít ulos en educación superior para el censo
de población y vivienda de 1950.
S
(t )
: represent an las salidas, es decir el (%) de defunciones que pueden ocurrir
anualment e. Para medir est a variable se t omo la serie de defunciones t ot ales desde 1950-
2002 suminist rada por la OCEI y se dividió ent re la población t ot al para cada año,
obt eniendo un porcent aj e de defunciones que post eriorment e se le aplica al st ock de CH
brut o y de est e modo se obt iene la cifra en t érminos net os.
Capit ulo I I I . La Educación en Venezuela______________________________________ 82
EGR
(t )
: represent an las ent radas o el fluj o de personas que egresan anualment e
de la educación superior y pasan a formar part e del st ock de t it ulados universit arios
resident es en el país, los dat os son suminist rados por el M.E.
EGRc
(t )
: represent an las ent radas o el fluj o de personas que egresan anualment e
de la educación superior y pasan a formar part e del st ock de t it ulados universit arios
resident es en el país, los dat os son suminist rados y corregidos por la OPSU. De igual
manera, los result ados de las est imaciones se encuent ran en el Apéndice de est e mismo
t rabaj o.
Un sondeo de est os result ados
15
indica que el comport amient o de la educación
superior en comparación con la primaria y la secundaria es t ot alment e dist int o puest o que
la t asa de variación int eranual muest ra un crecimient o sost enido desde los años 50 hast a
finales de los años 70 est e crecimient o coincide con la expansión de las inst it uciones de
educación superior regist radas en ese periodo, el máximo crecimient o se logra en el año
73, a part ir de allí la t asa empieza a decrecer con leves recuperaciones en los 80 y en los
90.
Una limit ación present e en las series de capit al humano calculadas para la
educación superior, se refiere a la omisión de ot ras variables relevant es, que permit en en
ciert a forma depurar los posibles errores que se generan en est a serie, ent re las cuales
t enemos por ej emplo, la exist encia de personas con dos t ít ulos universit arios en
Venezuela, que egresaron de dos carreras dist int as durant e el periodo de est udio. Est a
caract eríst ica puede generar el fenómeno de la doble cont abilización que pudiera empañar
los result ados esperados por est a variable. Ot ro fact or clave puede referirse al fenómeno
de la migración de profesionales venezolanos, fenómeno que se hizo not ar de forma
significat iva a principios de los años 80 (ver De la Vega, 2003). Est as migraciones
represent an una salida en el st ock de KH en la educación superior, ya que al est ablecerse
dicha población en ot ros países, dej arían de aport ar al crecimient o económico en
Venezuela. Adicional a ello ot ra de las salidas pudiera t raducirse como aquella porción de
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 83
la población con est udios universit arios que se encuent ra j ubilada y sale del sist ema,
puest o que ya no aport a a la producción de manera act iva. Todas est as variables son de
suma import ancia para depurar est a serie y obt ener de est a manera, un st ock de capit al
humano mas represent at ivo del sect or universit ario en Venezuela, pero la falt a de dat os
est adíst icos de est as variables rest ringen el uso de las mismas para la met odología
plant eada en est e t rabaj o.

15
El análisis se realiza en base al calculo de HSU2, ya que la serie de egresados universit arios ut ilizadas para
el calculo reflej an los dat os corregidos y emit idos por la Oficina de Planificación del sect or Universit ario
( OPSU) .



“ ...La t eor ía consi der a un cuer po de hi pót esi s
sust ant i vas y est a ha de j uzgar se por su poder de
pr edi cci ón r espect o a l a cl ase de f enómenos que
i nt ent a < < ex pl i car > > . Úni cament e l a evi denci a
empír i ca puede most r ar si es < < acept ada> > como
val i da o < < r echazada> > .”
* Friedman, M., “ La Met odología de la Economía Posit iva” , en Ensayos sobre Economía Posit iva, Madrid:
Edit orial Gredos, 1967, pp.14

Milt on Friedman ( 1953) *

C CA AP PI I T TU UL LO O I I V V
A AN NA AL LI I S SI I S S E EM MP PI I R RI I C CO O

I I V V. .1 1. .- - I I N NT TR RO OD DU UC CC CI I Ó ÓN N
os modelos present ados en est e capit ulo son ut ilizados para medir la evolución del
product o int erno brut o en Venezuela considerando la inclusión del st ock de capit al
humano en los t res niveles de la educación en Venezuela, ést os se encuent ran basados en
simplificaciones economét ricas de la t eoría neoclásica del crecimient o económico. Es
import ant e aclarar que no t odos los modelos est imados en est a invest igación siguen las
bases de una función de producción neoclásica, puest o que ent re las variables
explicat orias est ará present e la Formación Brut a de Capit al Fij o para algunos casos, y
como se sabe ést a variable no ent ra en una función de producción neoclásica, debido a
que no represent a un fact or de producción, se sabe que el st ock de capit al fij o es la
variable por excelencia en una función de producción y la formación brut a de capit al fij o
represent a el fluj o de la misma, es decir, la t asa de crecimient o del st ock de capit al fij o.
Para las est imaciones economét ricas se ut ilizó una met odología moderna, la cual
gira en t orno al análisis de coi nt egr aci ón, y al mecani smo de cor r ecci ón de er r or es
( MCE) , mét odo propuest o por primera vez por Sargan (1984) y post eriorment e
desarrollado por Engle y Granger (1987)
1
.

1
Ganadores del Premio Nóbel en economía en el año 2003
L
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 85
El mét odo de coint egración t iene como propósit o det erminar si una regresión de
variables en niveles, que no son est acionarias, generan un error que se comport a de
manera est acionaria. Est o se debe a que la evolución t emporal de las variables es, en gran
medida común, o que las t endencias de las variables se compensan exact ament e para dar
una combinación lineal est acionaria. Por est o se dice, que al t rat ar series coint egradas, se
est a refiriendo clarament e a una relación que t iene un comport amient o est able en el Largo
plazo (ver e.g. Guj arat i, 2003).
Exist en varias alt ernat ivas para det erminar la presencia de relaciones a largo plazo
ent re las variables, ent re est as se encuent ran: el mecanismo de corrección de errores de
Engle y Granger (1987), Johansen (1988).
El procedimient o de Engle y Granger (1987) que se ut ilizará en est a invest igación,
consist e en una est imación de dos pasos donde la t écnica de coint egración es est imada en
una relación est át ica. El primer paso consist e en que si dos series son no est acionarias en
sus niveles, pero si lo son en sus primeras diferencias, se dice que la serie es int egrada de
t ipo 1 (I
(1)
). Al realizar la est imación con variables de est e t ipo por el usual mét odo de
MCO, generalment e para series de periodos largos, los result ados economét ricos pueden
arroj ar buenos indicadores (R
2
alt os, buena signif icancia de los parámet ros, et c), aunque a
priori se supusiera que no exist e ninguna relación ent re las variables, en est e caso se
est aría t rat ando de regresiones de t ipo espurias. El mej or indicador pract ico para det ect ar
posibles regresiones espurias en est a et apa, lo propuso Granger y Newbold donde
plant ean que si el coeficient e “ d” de Durbin-Wat son es mas baj o que el R
2
(R
2
> d)
ent onces se sospecharía de posibles regresiones espurias.
En base a est o Engle y Granger (1987) plant ean que a pesar de las posibles
sospechas espurias de las regresiones, si se logra comprobar que los errores de
est imación de los modelos con variables de t ipo I
(1)
en niveles, t ienen un comport amient o
est acionario, se dice que las variables t ienen t endencias est ocást icas pero que su
combinación lineal, es decir los errores de est imación, son I
(0)
es decir est acionarias, por
lo que ambas variables pueden est ar coint egradas, est o se puede t raducir en que las
variables present an una relación de equilibrio a largo plazo.
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 86
La segunda et apa de est imación, sugiere que es posible obt ener una especificación
dinámica de cort o plazo, que sea compat ible con la relación de equilibrio en el largo plazo.
Para est o, se emplea el mecanismo de corrección de errores, el cual represent a una
aproximación más común de las sit uaciones donde se desea incorporar la t eoría
económica del largo plazo con los desequilibrios en el cort o plazo. Las est imaciones en
est a et apa se llevan a cabo ut ilizando las variables en su primera diferencia, adicional a
ello se int roduce una nueva variable, los residuos del modelo est imado en niveles, o mej or
llamado “ error de equilibrio” , est adíst icament e lo que se pret ende explicar es que los
errores est imados en niveles, corrigen los desequilibrios que pudieran ocurrir en la primera
et apa de est imación, est as pruebas funcionan independient ement e una de la ot ra, por lo
t ant o si el coeficient e est imado de los residuos se acerca al valor uno, se corrobora la
exist encia de coint egración en est a et apa, puest o que los aj ust es de las series son mas
rápidos ant e cambios est ruct urales y se pueden llegar a observar mej or en una
especificación de cort o plazo, ya que, el largo plazo no capt ura de forma precisa los
cambios que pudieran causarse sobre las series en el cort o plazo.
Los modelos ut ilizados en est e t rabaj o son de t ipo exponencial pero pueden
t ransformarse en un modelo lineal mediant e el cambio de variable, es decir, t rabaj ando a
cada variable en su logarit mo. Est a modificación t iene la vent aj a de que los parámet ros de
las variables son aproximaciones de las elast icidades y además permit e evit ar el problema
de la het erocedast icidad y la no est acionariedad de la variables en est udio.
Las variables ut ilizadas en la est imación son las siguient es: como indicador de
crecimient o económico se t omo el product o int erno brut o (PI B) real así como el product o
int erno brut o real no pet rolero (PI BNP)
2
, como indicadores de acumulación de capit al
brut o fij o, se t omo el st ock de capit al brut o t ot al real (K) y no pet rolero real (KNP) así
como la formación brut a de capit al fij o t ot al real (I ) y la no pet rolera real (I NP), como
indicadores de la fuerza laboral se ut ilizo la población económicament e act iva (PEA) y sus
PROXI S como lo son la población t ot al (PT) y la población ocupada t ot al (PO) además de

2
En est e t rabaj o de grado no se procede a est imar el PI B pet rolero, debido a la influencia de ot ras variables
fundament ales para correr modelos en est e sect or, en t ant o que dichas variables se escapan de los obj et ivos
plant eados en est a invest igación.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 87
la población ocupada en el sect or no pet rolero (PONP), y por ult imo como indicador de
capit al humano se ut ilizaron las series de st ock de capit al humano para la educación
primaria, secundaria y superior (HPRI , HSE, HSU1 Y HSU2 respect ivament e) const ruidas
en est a misma invest igación.
En t ales variables se observo una clara t endencia crecient e a lo largo del t iempo, lo
cual reflej a la no est acionariedad de las variables obj et o de análisis, est o se debe a la
exist encia de raíces unit arias (no est acionariedad) en la est ruct ura est ocást ica de las
mismas.
Las ecuaciones a ut ilizar part en en un primer int ent o de una función de producción
neoclásica, en un segundo paso se plant eara una ecuación mas informal donde se incluye
la formación brut a de capit al fij o, en t ant o que la est ruct ura de las mismas queda de la
siguient e manera:
LPI B = f (LK, LT, LHT)
LPI BNP = f (LKNP, LT, LHT)
LPI B = f (LI , LT, LHT)
LPI BNP = f (LI NP, LT, LHT)
Donde:
LPI B: represent a el logarit mo del PI B real
LPI BNP: represent a el logarit mo del PI B real no pet rolero
LK: represent a el logarit mo de K real
LKNP: represent a el logarit mo del KNP real
LI : represent a el logarit mo de la I real
LI NP: represent a el logarit mo de la I no pet rolera real
LHT: represent a el logarit mo del st ock de capit al humano agregado y en sus t res
derivaciones: primaria, secundaria y superior
3
.
Desde el punt o de vist a de la t eoría económica se espera que t ant o K, I , T y H
present en elast icidades mayores que cero, puest o que ant e increment os en los niveles de

3
Est a variable incluida en el análisis, represent a una simple sumat oria de los t res st ock de CH calculados en
est e mismo t rabaj o. Lo que se pret ende es calcular el efect o agregado de los t res st ock.
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 88
inversión, st ock de capit al fij o, fuerza laboral y el st ock de capit al humano, los niveles de
product o (PI B) serán mayores y por ende su t asa de crecimient o.
I I V V. .2 2. .- - R RE ES SU UL LT TA AD DO OS S E EM MP PI I R RI I C CO OS S
El primer paso a considerar en est e análisis es la revisión de la est acionariedad de
las variables en est udio, ut ilizando el análisis de las aut ocorrelaciones de la variable en
función de sus rezagos y el t est de Di ck ey- Ful l er Aument ado. Est udios empíricos han
demost rado que la mayoría de las series económicas muest ran una t endencia, crecient e o
decrecient e, en su comport amient o a lo largo de los años. El component e t endencial de
las series económicas puede ocasionar import ant es dificult ades desde el punt o de vist a del
análisis de regresión, est as dificult ades est án referidas al t ema de la regresión espúrea
(explicada ant eriorment e) donde se considera que series no est acionarias aparent an est ar
alt ament e correlacionadas cuando de hecho no exist e verdadera relación ent re ellas.
Una serie es est acionaria cuando su dist ribución de probabilidad no depende del
t iempo. Est o implica que a pesar de sus oscilaciones la serie t iende a converger a un valor
medio fij o y su varianza es const ant e, de ser así se est aría hablando de est acionariedad
débil. El caso mas caract eríst ico de una variable no est acionaria es el de aquélla que sigue
un rumbo aleat orio o como alguno aut ores la suelen llamar “ Caminat a Aleat oria” (ver e.g.
Guj arat i, 2003). Dado que la mayoría de las series económicas crecen o decrecen
t endencialment e, exist e la firme presunción de que no son est acionarias.
La presencia de no est acionariedad de las variables económicas la podemos
deducir en un primer int ent o a t ravés del análisis de la función de aut ocorrelación y a
t ravés del correlograma. Est e análisis gráfico plant ea que una variable es no est acionaria
si su coeficient e de aut ocorrelación comienza con un valor muy alt o en el primer rezago y
del mismo modo est e t iende a disminuir de forma muy lent a hacia cero, conforme el
rezago se prolonga, pero est a prueba no represent a una evidencia est adíst ica fiable, solo
ilust ra y da una idea de la posible presencia de raíz unit aria en una serie
4
, la prueba

4
Las pruebas de aut ocorrelación para det ect ar raíces unit arias, pueden observarse para cada variable en los
apéndices gráficos de est e mismo t rabaj o.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 89
formal por excelencia es la arroj ada en los t est de Dickey-Fuller y Dickey-Fuller
Aument ado.
Como puede observarse en las t ablas 4.1 y 4.2, las variables en est udio, acept an la
presencia de raíces unit arias en las series, ya que los valores observados para los
est adíst icos DF y ADF son menores, en valores absolut os, que los valores crít icos al 90% y
95% de confianza. Adicional a est o los coeficient es de aut ocorrelación de las variables
muest ran un descenso bast ant e lent o, est e argument o puede observarse mediant e la
represent ación grafica de cada una de las variables (ver apéndice gráfico).



T Ta ab bl l a a 4 4. .1 1
A Au ut t o oc co or r r r e el l a ac ci i ó ón n d de e l l o os s L Lo og ga ar r i i t t m mo os s d de e l l a as s V Va ar r i i a ab bl l e es s
VARI ABLES PERI ODO
REZAGOS
1 2 3 4 5
LPI B 1950-2002 0,92999 0,86073 0,79292 0,72282 0,65670
LPI BNP 1950-2002 0,94259 0,87958 0,81876 0,75829 0,70027
LK 1950-2002 0,94144 0,88319 0,82581 0,76907 0,71307
LKNP 1950-2002 0,94263 0,88554 0,82900 0,77273 0,71685
LI 1950-2002 0,92022 0,81109 0,71368 0,61866 0,53624
LI NP 1950-2002 0,92531 0,81853 0,71979 0,62582 0,54367
LPT 1950-2002 0,94413 0,88813 0,83171 0,77512 0,71968
LPEA 1950-2002 0,94655 0,89295 0,83885 0,78426 0,71919
LPO 1950-2002 0,94602 0,89279 0,83984 0,78807 0,73215
LPONP 1950-2002 0,94797 0,82850 0,84138 0,78753 0,73259
LHPRI 1950-2002 0,94498 0,88847 0,83075 0,77196 0,71219
LHSE 1950-2002 0,95458 0,90741 0,85852 0,80793 0,75559
LHSU( 1) 1950-2002 0,95416 0,90644 0,85765 0,80680 0,75449
LHSU( 2) 1950-2002 0,95411 0,90618 0,85701 0,80563 0,75298








Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 90

T Ta ab bl l a a 4 4. .2 2
T Te es st t D Di i c ck ke ey y- - F Fu ul l l l e er r A Au um me en nt t a ad do o p pa ar r a a l l o os s L Lo og ga ar r i i t t m mo os s d de e l l a as s V Va ar r i i a ab bl l e es s
S SI I N N T TE EN ND DE EN NC CI I A A
VARI ABLES PERI ODO DF ADF( 1) ADF( 2) ADF( 3)
LPI B 1954-2002 -3,3823 -3,1656 -3,1687 -5,9070
LPI BP 1954-2002 -2,5573 -2,5642 -2,4844 -2,4182
LPI BNP 1954-2002 -3,5204 -2,8523 -2,6982 -2,6439
LK 1954-2002 -5,5471 -1,2172 -2,0925 -1,7076
LKNP 1954-2002 -7,3704 -1,5359 -2,3496 -1,8569
LI 1954-2002 -1,8430 -2,2222 -2,0357 2,0214
LI NP 1954-2002 -1,5972 -2,0763 -1,8367 -1,8341
LPT 1954-2002 -11,8387 -7,8542 -4,3492 -3,7703
LPEA 1954-2002 -2,8096 -2,9223 -2,6725 -2,3304
LPO 1954-2002 0,02401 0,1054 0,1242 0,1051
LPONP 1954-2002 -0,39358 -0,3628 -0,35517 -0,34117
LHPRI 1954-2002 -14,8713 -4,4049 -4,7017 -4,5072
LHSE 1954-2002 -3,7220 -3,7318 -3,2008 -2,8477
LHSU( 1) 1954-2002 1,7804 0,68933 0,1416 -0,26710
LHSU( 2) 1954-2002 1,5258 -0,77132 -1,4595 -1,8855

Debido a est a afirmación se ut ilizaron las primeras diferencias de cada una de las
variables para det ect ar si son o no est acionarias. En la t abla 4.3 y 4.4 se present an los
result ados arroj ados por los t est de Dickey-Fuller aument ado, est os muest ran que la gran
mayoría de las variables llegaron a ser est acionarias, debido a que el valor es mayor, en
valores absolut os que el valor crít ico, a excepción del st ock de capit al físico y el st ock de
capit al humano para la educación superior que no pasaron la prueba, est o permit e
C CO ON N T TE EN ND DE EN NC CI I A A
VARI ABLES PERI ODO DF ADF( 1) ADF( 2) ADF( 3)
LPI B 1954-2002 -1,7193 -1,7234 -1,6459 -1,6589
LPI BP 1954-2002 -2,4419 -2,5389 -2,3578 -2,5059
LPI BNP 1954-2002 -0,68490 -0,84270 -0,82232 -0,72671
LK 1954-2002 -0,03502 -2,4147 -1,1037 -1,4535
LKNP 1954-2002 0,58207 -1,6115 -0,41522 -0,71372
LI 1954-2002 -1,2838 -1,8815 -1,5166 -1,4907
LI NP 1954-2002 -1,1857 -1,7517 -1,3725 -1,3096
LPT 1954-2002 -0,09136 0,26705 -0,11058 -0,19387
LPO 1954-2002 -2,6398 -2,2459 -2,1962 -2,6989
LPONP 1954-2002 -1,9894 -1,9412 -2,1186 -2,1285
LPEA 1954-2002 0,22547 0,58171 0,55926 0,22397
LHPRI 1954-2002 -1,6994 -2,8899 -3,8171 -3,8276
LHSE 1954-2002 1,8001 -3,3091 -3,1448 -2,9620
LHSU( 1) 1954-2002 -2,5990 -2,0817 -2,0260 -2,0124
LHSU( 2) 1954-2002 -3,2213 -1,2625 -1,3585 -1,2330
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 91
asegurar la posible presencia de variables int egradas de t ipo I
(2)
, es decir est acionarias en
su segunda diferencia
5
.
Con respect o a las demás variables se verifica su caract eríst ica de
no est acionarias en sus niveles, pero est acionarias en sus primeras diferencias, es decir
est as variables son de t ipo I
(1)
lo que permit e de est e modo realizar las pruebas de
coint egración sin ningún t ipo de problemas a nivel est adíst ico.


T Ta ab bl l a a 4 4. .3 3
A Au ut t o oc co or r r r e el l a ac ci i ó ón n d de e l l o os s L Lo og ga ar r i i t t m mo os s
d de e l l a as s V Va ar r i i a ab bl l e es s e en n P Pr r i i m me er r a a D Di i f f e er r e en nc ci i a a
VARI ABLES PERI ODO
REZAGOS
1 2 3 4 5
DLPI B 1951-2002 0,14452 0,05282 0,16241 -0,05913 0,09005
DLPI BP 1951-2002 0,05324 -0,12245 0,15310 -0,14675 0,09521
DLPI BNP 1951-2002 0,31381 0,20221 0,14326 0,06865 0,13028
DLK 1951-2002 0,92136 0,79604 0,67068 0,55553 0,44027
DLKNP 1951-2002 0,92378 0,82451 0,72670 0,63330 0,54176
DLI 1951-2002 0,30645 -0,04478 -0,08499 -0,03156 0,17852
DLI NP 1951-2002 0,36618 -0,03827 -0,09144 -0,01788 0,18445
DLPT 1951-2002 0,65721 0,76231 0,63567 0,61376 0,53646
DLPEA 1951-2002 0,02107 0,15250 0,22162 0,29935 0,05849
DLPO 1951-2002 -0,24644 0,01118 0,15009 -0,09686 -0,14316
DLPONP 1951-2002 -0,11309 0,07391 -0,03798 0,012052 -0,45295
DLHPRI 1951-2002 0,94912 0,91450 0,86596 0,79789 0,73475
DLHSE 1951-2002 0,95398 0,89468 0,82102 0,72045 0,61357
DLHSU( 1) 1951-2002 0,51501 0,51597 0,44636 0,37903 0,31314
DLHSU( 2) 1951-2002 0,75097 0,73176 0,59254 0,49248 0,45498








5
En est e t rabaj o no se invest igaran las posibles causas del origen de variables I
(2)
puest o que desconocemos a
nivel economét rico las caract eríst icas de una variable de est e t ipo, además la lit erat ura exist ent e referent e a
est e t ema es bast ant e limit ada en el mundo académico. A nivel económico lo único que se puede aseverar y
con mucha precaución, es que est e t ipo de variables present an una cant idad sust ancial de ruido y una hist oria
det rás de ella que explica su comport amient o.
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 92
T Ta ab bl l a a 4 4. .4 4
T Te es st t D Di i c ck ke ey y- - F Fu ul l l l e er r A Au um me en nt t a ad do o p pa ar r a a l l a as s D Di i f f e er r e en nc ci i a as s d de e l l o os s
L Lo og ga ar r i i t t m mo os s d de e l l a as s V Va ar r i i a ab bl l e es s

S SI I N N T TE EN ND DE EN NC CI I A A
VARI ABLES PERI ODO DF ADF( 1) ADF( 2) ADF( 3) ADF( 4)
PI B 1953-2002 -5,6969 -4,1701 - - -
PI BP 1953-2002 -6,3447 -5,2900 - - -
PI BNP 1953-2002 -4,6689 -3,3684 - - -
DLK 1955-2002 -1,3744 -2,1492 -1,6535 -1,7974 -
DLKNP 1955-2002 -0,96439 -1,6162 -1,1956 -1,3378 -
DLI 1953-2002 -4,8423 -4,6782 - - -
DLI NP 1953-2002 -4,7310 -4,7319 - - -
DLPT 1953-2002 -2,9731 -0,8329 - - -
DLPEA 1953-2002 -6,7710 -4,0384 - - -
DLPO 1953-2002 -8,8112 -5,6237 - - -
DLPONP 1953-2002 -7,5680 -4,6976 - - -
DLHPRI 1956-2002 -0,6921 -0,42785 -0,57276 -1,0221 -1,0600
DLHSE 1956-2002 -0,97448 -1,1544 -1,3786 -2,1225 -2,1480
DLHSU( 1) 1955-2002 -4,1176 -2,7667 -2,2495 -2,1038 -
DLHSU( 2) 1955-2002 -2,6002 -2,4734 -2,3613 -2,3118 -

* pasa l a pr ueba con un 99% de conf i anza
* * pasa l a prueba con un 95% de conf i anza
* * * pasa l a pr ueba con un 90% de conf i anza

El número de rezagos incluidos en la t abla 4.2 son aquellos para los cuales se
acept a la hipót esis nula que indica la presencia de raíces unit arias, mient ras que los
C CO ON N T TE EN ND DE EN NC CI I A A
VARI ABLES PERI ODO DF ADF( 1) ADF( 2) ADF( 3) ADF( 4)
DLPI B* 1953-2002 -6,5345 -5,1369 - - -
DLPI BP* 1953-2002 -6,4119 -5,4255 - - -
DLPI BNP* * 1953-2002 -5,6422 -4,3626 - - -
DLK 1955-2002 -1,4443 -2,8277 -2,0849 -2,4178 -
DLKNP 1955-2002 -1,3687 -2,8217 -2,2107 -2,4723 -
DLI * 1953-2002 -4,9110 -4,8025 - - -
DLI NP* 1953-2002 -4,8708 -4,9763 - - -
DLPT* 1953-2002 -8,9749 -4,1582 - - -
DLPEA* 1953-2002 -7,7522 -4,9510 - - -
DLPO* 1953-2002 -8,7082 -5,5616 - - -
DLPONP 1953-2002 -7,4910 -4,6494 - - -
DLHPRI * * 1956-2002 -3,8132 -3,5267 -3,5965 -4,1239 -4,2146
DLHSE* * * 1956-2002 -3,3161 -3,1661 -3,1384 -3,6415 -3,6447
DLHSU( 1) 1955-2002 -4,1906 -2,6576 -1,9793 -1,7025 -
HSU( 2) 1955-2002 -2,3112 -1,9547 -1,5970 -1,5947 -
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 93
rezagos most rados en la t abla 4.4 indican que se rechaza la hipót esis nula de presencia de
raíces unit arias, por lo t ant o las variables present an est acionariedad.
Cabe señalar, que una vez realizado el est udio de la est acionariedad de las
variables, se procederá en la siguient e sección a present ar los modelos a est imar y sus
respect ivos result ados. Como t odas las variables analizadas present an al menos una raíz
unit aria, se correrán los modelos y consecuent ement e se les aplicara una prueba de raíz
unit aria a los t érminos de pert urbación con la finalidad de det erminar si t ales variables
económicas t ienen una relación de equilibrio est able en el largo plazo.
Debido a la presencia de un gran numero de variables en est e est udio, los modelos
que se present aran a cont inuación t rat an de englobar t odas las posibles permut aciones
que se pueden hacer, sin salirse, claro est a, de los post ulados económicos, para capt ar los
efect os esperados por cada variable.
En est e t rabaj o se corrieron un t ot al de 200 simulaciones para capt urar solo
aquellos modelos que nos permit en a nivel económico y empírico validar o rechazar la
t eoría económica plasmada en est e est udio. Del result ado se obt uvieron un t ot al de 88
modelos que pasaron la validación económica y est adíst ica, est os serán present ados a
cont inuación de una forma resumida para evit ar alargar demasiado el cont enido de est as
paginas, el número de permut aciones se debe a que el est udio se realizo en base a la
est imación del PI B agregado y el no pet rolero, y adicional a est o se ut ilizaron t odas las
variables que pudieran servir de PROXY
6
a la fuerza laboral.

6
PROXY significa la aproximación de una variable propuest a en un modelo t eórico, ut ilizando ot ra que pudiera
significar lo mismo, o simplement e la sust it uye de forma art if icial.
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 94
I I V V. .2 2. .1 1. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y P PI I B BN NP P
Ecuaci ones:
1.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPT + ε
1.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPT + ε
1.3 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPEA + ε
1.4 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + ε
1.5 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPT + ε
1.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + ε
1.7 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPONP + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6 1.7
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
1,4109 2,4212 2,9507 3,4599 1,5216 2,2041 2,8983
(0,048) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000)
LK
0,5286
(0,012)
LI
0,3069 0,3448 0,3501
(0,000) (0,000) (0,000)
LI NP
0,313 0,353 0,35896
(0,000) (0,000) (0,000)
LPT
0,2507 0,8317 1,0688
(0,414) (0,000) (0,000)
LPEA
0,7089 0.93265
(0,000) (0,000)
LPO
0,6542
(0,000)
LPONP
0,85653
(0,000)
R
2
0,93591 0,9710 0,9568 0,9455 0,99541 0,98994 0,98179
R
2
AJUST 0,93335 0,9698 0,9550 0,9433 0,99523 0,98954 0,98106
CRDW 0,20454 0,2639 0,1942 0,1740 0,80785 0,4432 0,28319
DF -1,6905 -2,2872 -2,1245 -2,2728 -3,5113 -2,5302 -1,9318
ADF -2,1765 -2,0569 -2,0806 -2,3177 -2,8305 -2,1788 -1,9222

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 95
I I V V. .2 2. .2 2. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y P PI I B BN NP P i i n nc cl l u uy ye en nd do o e el l c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o
a ag gr r e eg ga ad do o( ( H HT T) ) . .
Ecuaci ones:
2.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPT + β
3
LHT + ε
2.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPEA + β
3
LHT + ε
2.3 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + β
3
LHT + ε
2.4 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
3
LHT + ε
2.5 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPT + β
3
LHT + ε
2.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + β
3
LHT + ε
2.7 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHT + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 2.1 2.2 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
-2,7314 -1,1523 -1,0079 0,496 0,90506 -0,01546 -0,858
(0,001) (0,011) (0,017) (0,000) (0,025) (0,966) (0,000)
LK
0,20655
(0,185)
LI
0,20111 0,21842 0,247
(0,000) (0,000) (0,000)
LI NP
0,295 0,274 0,245
(0,000) (0,000) (0,000)
LPT
-1,4855 0,79351
(0,000) (0,000)
LPEA
-0,49236 0,25963
(0,000) (0,020)
LPO
-0,34681
(0,0000)
LHT
0,73244 0,48032 0,43084 0,289 0,0936 0,26226 0,362
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,119) (0,000) (0,000)
R
2
0,96741 0,98486 0,98475 0,9802 0,99563 0,9944 0,9937
R
2
AJUST 0,96542 0,98394 0,98381 0,9795 0,99537 0,9941 0,9935
CRDW 0,40183 0,50618 0,54884 0,3685 0,80896 0,62168 0,5502
DF -2,6505 -3,2664 -3,2151 -2,8933 -3,5952 -3,136 -2,7824
ADF -4,0395 -3,3724 -0,129 -2,6654 -3,1779 -3,2502 -3,2735


Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 96
I I V V. .2 2. .3 3. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l
h hu um ma an no o ( ( H HP PR RI I ) )
Ecuaci ones:
3.1 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + β
3
LHPRI + ε
3.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LHPRI + ε
3.3 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPT + β
3
LHPRI + ε
3.4 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + β
3
LHPRI + ε
3.5 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPONP + β
3
LHPRI + ε
3.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHPRI + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 3.6
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
-0,2557 0,574 0,8132 0,425 0,22984 -0,720
( 0,380) ( 0,000) ( 0,002) ( 0,089) ( 0,363) ( 0,000)
LI
0,21493 0,232
( 0,000) ( 0,000)
LI NP
0,285 0,273 0,258 0,225
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LPT
0,7346
( 0,000)
LPEA
0,3712
( 0,000)
LPO
-0,199
( 0,004)
LPONP
0,2308
( 0,000)
LHPRI
0,3745 0,294 0,1148 0,22165 0,2692 0,365
( 0,000) ( 0,000) ( 0,007) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
R
2
0,9880 0,9862 0,99605 0,99524 0,9946 0,9929
R
2
AJUST 0,98760 0,9856 0,99581 0,99495 0,9943 0,9927
CRDW 0,65165 0,5096 0,87011 0,71371 0,58046 0,4813
DF -3,40250 -3,2327 -3,6269 -3,19 -2,6826 -2,4121
ADF -3,30340 -2,9563 -3,3107 -3,1781 -2,8505 -2,8680
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 97
I I V V. .2 2. .4 4. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l
h hu um ma an no o ( ( H HS SE E) )
Ecuaci ones:
4.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPEA + β
3
LHSE + ε
4.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LHSE + ε
4.3 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPEA + β
3
LHSE + ε
4.4 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHSE + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 4.1 4.2 4.3 4.4
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
-1,3529 1,121 -1,9363 -0,152
( 0,158) ( 0,000) ( 0,004) ( 0134)
LK
0,65167
( 0,000)
LKNP
0,69578
( 0,000)
LI
0,282
( 0,000)
LI NP
0,279
( 0,000)
LPEA
-0,8303 -0,81153
( 0,016) ( 0,001)
LHSE
0,31758 0,267 0,31725 0,344
( 0,020) ( 0,000) ( 0,003) ( 0,000)
R
2
0,94287 0,9552 0,97785 0,9857
R
2
AJUST 0,93937 0,9534 0,9765 0,9851
CRDW 0,24144 0,1831 0,31598 0,2752
DF -2,1823 -2,4786 -2,2265 -2,6918
ADF -2,7627 -2,4748 -2,911 -2,9776




Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 98
I I V V. .2 2. .5 5. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o ( ( H HS SU U1 1) )
Ecuaci ones:
5.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPO + β
3
LHSU1 + ε
5.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPT + β
3
LHSU1 + ε
5.3 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPEA + β
3
LHSU1 + ε
5.4 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + β
3
LHSU1 + ε
5.5 LPI B = β
0
+ β
1
Lk + β
2
LHSU1 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 5.1 5.2 5.3 5.4 5.5
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI B
CONSTANTE
6,6625 3,9993 7,0792 8,2715 0,602
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LK
0,5187
( 0,000)
LI
0,18797 0,1582 0,1688 0,169
( 0,000) ( 0,000) ( 0,001) ( 0,001)
LPT
1,7387
( 0,000)
LPEA
2,2212
( 0,000)
LPO
1,6024 1,9543
( 0,000) ( 0,000)
LHSU1
-0,5792 -0,29091 -0,5486 -0,5004 -0,147
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,001)
R
2
0,98041 0,9916 0,99027 0,9667 0,9480
R
2
AJUST 0,9792 0,991 0,98967 0,9647 0,9459
CRDW 0,6006 0,8292 0,7373 0,3883 0,2587
DF -2,814 -3,5223 -3,1771 -2,7707 -1,8857
ADF -3,4203 -3,2462 -3,5319 -2,9564 -2,7431





Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 99
I I V V. .2 2. .6 6. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B BN NP P c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o
( ( H HS SU U1 1) )
Ecuaci ones:
6.1 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPT + β
3
LHSU1 + ε
6.2 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPEA + β
3
LHSU1 + ε
6.3 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPONP + β
3
LHSU1 + ε
6.4 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPT + β
3
LHSU1 + ε
6.5 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + β
3
LHSU1 + ε
6.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPONP + β
3
LHSU1 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 6.1 6.2 6.3 6.4 6.5 6.6 6.7
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
1,8712 3,8373 4,3772 2,0443 4,2845 3,9808 0,230
( 0,001) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,056)
LKNP
0,5898 0,4996 0,6137 0,867
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LI NP
0,27406 0,2659 0,32394
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LPT
0,9887 1,3514
( 0,002) ( 0,000)
LPEA
1,3543 1,6721
( 0,000) ( 0,000)
LPONP
1,1398 1,1378
( 0,000) ( 0,000)
LHSU1
-0,2243 -0,3931 -0,4069 -0,09339 -0,2767 -0,1138 -0,070
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,157) ( 0,013)
R
2
0,9802 0,9823 0,98898 0,9965 0,9947 0,9825 0,9758
R
2
AJUST 0,979 0,98123 0,98831 0,9963 0,9943 0,9814 0,9748
CRDW 0,3513 0,3874 0,41765 0,9937 0,6938 0,2856 0,2847
DF -2,0442 -2,066 -2,0623 -3,8529 -2,5995 -1,7271 -1,9724
ADF -2,6884 -2,8002 -3,1718 -3,1703 -2,3346 -1,8454 -2,6194


Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 100
I I V V. .2 2. .7 7. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o
( ( H HS SU U2 2) ) ( ( D Da at t o os s c co or r r r e eg gi i d do os s) )
Ecuaci ones:
7.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPO + β
3
LHSU2 + ε
7.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPT + β
3
LHSU2 + ε
7.3 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPEA + β
3
LHSU2 + ε
7.4 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + β
3
LHSU2 + ε
7.5 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LHSU2 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 7.1 7.2 7.3 7.4 7.5
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP
CONSTANTE
8,7750 4,1418 8,0164 9,9374 0,608
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,004)
LK
0,5354 0,933
(0,000) (0,000)
LI
0,2038 0,1826 0,1739
(0,000) (0,000) (0,002)
LPT
1,8901
(0,000)
LPEA
2,6537
(0,000)
LPO
2,2567 2,4696
(0,000) (0,000)
LHSU2
-0,8402 -0,3388 -0,7062 -0,6994 -0,125
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,013)
R
2
0,9784 0,9904 0,9878 0,9632 0,9426
R
2
AJUST 0,9771 0,9898 0,9870 0,9609 0,9403
CRDW 0,7260 0,7511 0,6451 0,4762 0,2394
DF -2,9750 -3,2709 -2,8086 -2,8917 -1,8236
ADF -3,1201 -2,9242 -2,8899 -2,6181 -2,6707





Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 101
I I V V. .2 2. .8 8. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B BN NP P c co on n e el l c co om mp po on ne en nt t e e d de e c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o
( ( H HS SU U2 2) ) ( ( D Da at t o os s c co or r r r e eg gi i d do os s) )
Ecuaci ones:
8.1 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPT + β
3
LHSU2 + ε
8.2 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPEA + β
3
LHSU2 + ε
8.3 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LPONP + β
3
LHSU2 + ε
8.4 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPT + β
3
LHSU2 + ε
8.5 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + β
3
LHSU2 + ε
8.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LHSU2 + ε
8.7 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHSU2 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 8.1 8.2 8.3 8.4 8.5 8.6 8.7
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
1,8414 4,1085 5,9866 2,1212 4,8682 0,216 -0,237
( 0,004) ( 0,002) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,079) ( 0,072)
LKNP
0,5545 0,5351 0,6252 0,854
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LI NP
0,2762 0,2725 0,433
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
LPT
1,0067 1,4190
( 0,010) ( 0,000)
LPEA
1,4995 1,9335
( 0,003) ( 0,000)
LPONP
1,6242
( 0,000)
LHSU2
-0,2384 -0,4586 -0,6028 -0,1144 -0,3709 -0,061 0,341
( 0,002) ( 0,001) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,051) ( 0,000)
R
2
0,9779 0,9788 0,9896 0,9966 0,9948 0,9746 0,9766
R
2
AJUST 0,9765 0,9775 0,9890 0,9964 0,9945 0,9736 0,9757
CRDW 0,3165 0,3277 0,4583 1,0383 0,7777 0,2745 0,2640
DF -1,9174 -1,8605 -2,0991 -3,9129 -2,7413 -1,8632 -2,3858
ADF -2,5797 -2,5749 -3,0080 -3,2997 -2,4200 -2,5537 -2,2960

Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 102
I I V V. .2 2. .9 9. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co om mb bi i n na an nd do o l l o os s c co om mp po on ne en nt t e es s d de e
c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o ( ( H HP PR RI I , , H HS SE E y y H HS SU U1 1) )
Ecuaci ones:
9.1 LPI B = β0 + β1 LK + β2 LPO + β3 LHPRI + β4LHSU1 + ε
9.2 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LPEA + β3 LHPRI + β4LHSU1 + ε
9.3 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LPO + β3 LHPRI + β4 LHSU1 + ε
9.4 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LHPRI + β3LHSU1 + ε
9.5 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPT + β3 LHPRI + β4 LHSE + ε
9.6 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPEA + β3 LHPRI + β4 LHSE + ε
9.7 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LHPRI + β3 LHSE + ε
9.8 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LPEA + β3 LHPRI + β4 LHSU1 + ε
9.9 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LHPRI + β3 LHSU1 + ε
9.10 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LHPRI + β3 LHSU1 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 9.1 9.2 9.3 9.4 9.5 9.6 9.7 9.8 9.9 9.10
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
4,693 4,759 1,759 0,349 -2,365 -2,402 -0,592 1,297 -0,122 -0,674
(0,000) (0,005) (0,031) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,311) (0,410) (0,000)
LK
0,254
(0,027)
LKNP
0,551 0,496 0,542
(0,000) (0,000) (0,000)
LI
0,168 0,173 0,194
(0,000) (0,000) (0,000)
LI NP
0,237 0,269 0,276
(0,000) (0,000) (0,000)
LPT
-1,204
(0,000)
LPEA
1,441 -0,846 0,666
(0,011) (0,000) (0,125)
LPO
1,088 0,327
(0,000) (0,114)
LHPRI
0,200 0,133 0,328 0,367 0,350 0,220 0,275 0,176 0,208 0,285
(0,005) (0,150) (0,000) (0,000) (0,000) (0,004) (0,000) (0,019) (0,001) (0,000)
LHSE
0,149 0,221 0,086
(0,086) (0,032) (0,010)
LHSU1
-0,437 -0,384 -0,162 -0,071 -0,067 -0,104 0,079
(0,000) (0,002) (0,009) (0,000) (0,486) (0,000) (0,000)
R
2
0,9834 0,9907 0,9899 0,9893 0,9814 0,9814 0,9939 0,9953 0,9806 0,9951
R
2
AJUST 0,9820 0,9899 0,9890 0,9887 0,9799 0,9799 0,9935 0,9949 0,9794 0,9948
CRDW 0,5915 0,7298 0,6454 0,6605 0,3598 0,3764 0,5535 0,7162 0,3459 0,7004
DF -2,7683 -3,3141 -3,4177 -3,4086 -2,2080 -2,2670 -2,7788 -3,0403 -2,0508 -3,3149
ADF -3,6605 -3,5936 -3,7113 -3,5017 -3,2674 -3,1971 -3,2957 -2,9668 -2,8284 -3,4146
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 103
I I V V. .2 2. .1 10 0. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co om mb bi i n na an nd do o l l o os s c co om mp po on ne en nt t e es s d de e
c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o ( ( H HP PR RI I , , y y H HS SU U2 2) )
Ecuaci ones:
10.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPO + β
3
LHPRI + β
4
LHSU2 + ε
10.2 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPT + β
3
LHPRI + β
4
LHSU2 + ε
10.3 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPEA + β
3
LHPRI + β
4
LHSU2 + ε
10.4 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LPO + β
3
LHPRI + β
4
LHSU2 + ε
10.5 LPI B = β
0
+ β
1
LI + β
2
LHPRI + β
3
LHSU2 + ε
10.6 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LPEA + β
3
LHPRI + β
4
LHSU2 + ε
10.7 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LHPRI + β
3
LHSU2 + ε
10.8 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHPRI + β
3
LHSU2 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 10.1 10.2 10.3 10.4 10.5 10.6 10.7 10.8
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
5,888 2,764 3,485 2,855 0,450 2,283 -0,185 -0,633
(0,000) (0,002) (0,009) (0,003) (0,000) (0,026) (0,243) (0,000)
LK
0,167
(0,098)
LKNP
0,522
(0,000)
LI
0,197 0,183 0,157 0,195
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000)
LI NP
0,265 0,271
(0,000) (0,000)
LPT
1,190
(0,008)
LPEA
1,072 1,031
(0,021) (0,005)
LPO
1,479 0,652
(0,000) (0,010)
LHPRI
0,266 0,146 0,237 0,332 0,379 0,142 0,228 0,279
(0,000) (0,101) (0,000) (0,000) (0,000) (0,007) (0,001) (0,000)
LHSU2
-0,609 -0,248 -0,344 -0,291 -0,081 -0,170 -0,011 0,083
(0,000) (0,000) (0,003) (0,001) (0,000) (0,059) (0,001) (0,000)
R
2
0,9853 0,9909 0,9906 0,9908 0,9894 0,9956 0,9799 0,9947
R
2
AJUST 0,9841 0,9901 0,9898 0,9901 0,9888 0,9952 0,9787 0,9944
CRDW 0,7190 0,7764 0,7382 0,7247 0,6734 0,7867 0,3343 0,6532
DF -2,9302 -3,4115 -3,3131 -3,5127 -3,4048 -3,0329 -2,0004 -3,1455
ADF -3,6467 -3,1608 -3,4099 -3,8231 -3,4737 -2,9117 -2,7816 -3,2555
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 104
I I V V. .2 2. .1 11 1. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co om mb bi i n na an nd do o l l o os s c co om mp po on ne en nt t e es s d de e
c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o ( ( H HS SE E y y H HS SU U1 1) )
11.1 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LPO + β3 LHSE + β4 LHSU1 + ε
11.2 LPI B = β0 + β1 LK + β2 LHSE + β3LHSU1 + ε
11.3 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LHSE + β3 LHSU1 + ε
11.4 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPT + β3 LHSE + β4 LHSU1 + ε
11.5 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPEA + β3 LHSE + β4 LHSU1 + ε
11.6 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LPONP + β3 LHSE + β4 LHSU1 + ε
11.7 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LHSE + β3 LHSU1 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 11.1 11.2 11.3 11.4 11.5 11.6 11.7
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
5,491 1,016 1,217 0,925 2,080 1,544 0,221
(0,000) (0,000) (0,000) (0,089) (0,043) (0,090) (0,027)
LK
0,4075
(0,000)
LKNP
0,410 0,409 0,493
(0,000) (0,000) (0,000)
LI
0,1168 0,1573
(0,018) (0,004)
LI NP
0,2439
(0,000)
LPT
0,417
(0,188)
LPEA
0,697
(0,069)
LPO
1,1788
(0,000)
LPONP
0,449
(0,069)
LHSE
0,272 0,409 0,493 0,294 0,251 0,304 0,349
(0,001) (0,000) (0,000) (0,001) (0,006) (0,000) (0,000)
LHSU1
-0,460 -0,301 -0,219 -0,278 -0,358 -0,142 -0,239
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,047) (0,000)
R
2
0,9732 0,9656 0,9652 0,9844 0,9849 0,9870 0,9838
R
2
AJUST 0,9709 0,9635 0,9630 0,9831 0,9836 0,9859 0,9828
CRDW 0,3291 0,3598 0,2465 0,4371 0,4460 0,2577 0,4182
DF -2,9176 -2,5323 -2,7327 -2,3851 -3,3508 -2,1672 -2,4338
ADF -3,4886 -3,3007 -3,1667 -3,3367 -3,3416 -2,8487 -3,4267

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 105
I I V V. .2 2. .1 12 2. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co om mb bi i n na an nd do o l l o os s c co om mp po on ne en nt t e es s d de e
c ca ap pi i t t a al l h hu um ma an no o ( ( H HS SE E y y H HS SU U2 2) )
12.1 LPI B = β0 + β1 LK + β2 LPO + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.2 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LPEA + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.3 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LPO + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.4 LPI B = β0 + β1 LK + β2 LHSE + β3LHSU2 + ε
12.5 LPI B = β0 + β1 LI + β2 LHSE + β3 LHSU2 + ε
12.6 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPT + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.7 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPEA + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.8 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LPONP + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.9 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LPEA + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.10 LPI BNP = β0 + β1 LI NP + β2 LPONP + β3 LHSE + β4 LHSU2 + ε
12.11 LPI BNP = β0 + β1 LKNP + β2 LHSE + β3 LHSU2 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 12.1 12.2 12.3 12.4 12.5 12.6 12.7 12.8 12.9 12.10 12.11
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52 52 52 52 52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
7,269 7,588 7,085 0,970 1,142 1,121 2,839 4,995 4,432 2,372 0,138
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,044) (0,012) (0,000) (0,000) (0,019) (0,170)
LK
0,376 0,346
(0,001) (0,016)
LKNP
0,301 0,266 0,513 0,441
(0,013) (0,021) (0,000) (0,000)
LI
0,167 0,069 0,157
(0,000) (0,165) (0,006)
LI NP
0,249 0,212
(0,000) (0,000)
LPT
0,604
(0,071)
LPEA
2,489 1,037 1,760
(0,000) (0,016) (0,000)
LPO
1,902 1,670
(0,000) (0,000)
LPONP
1,353 0,685
(0,000) (0,014)
LHSE
0,192 0,061 0,378 0,510 0,545 0,410 0,403 0,167 0,085 0,363 0,454
(0,032) (0,375) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,054) (0,157) (0,000) (0,000)
LHSU2
-0,820 -0,705 -0,749 -0,370 -0,268 -0,399 -0,564 -0,606 -0,391 -0,293 -0,317
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,001) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,008) (0,000)
R
2
0,9804 0,9878 0,9758 0,9628 0,9641 0,9847 0,9855 0,9904 0,9951 0,9878 0,9836
R
2
AJUST 0,9788 0,9870 0,9738 0,9606 0,9619 0,9834 0,9843 0,9896 0,9947 0,9868 0,9826
CRDW 0,6706 0,6545 0,4598 0,3404 0,2443 0,4417 0,4576 0,4645 0,7679 0,2675 0,4089
DF -3,1024 -2,8923 -3,1915 -2,5141 -2,6964 -2,3874 -2,3433 -2,1498 -2,1540 -2,0452 -2,4417
ADF -3,4502 -3,0221 -3,5661 -3,2983 -3,0952 -3,4371 -3,4588 -3,2594 -2,7817 -2,8671 -3,4933
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 106
I I V V. .2 2. .1 13 3. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s p pa ar r a a e el l P PI I B B y y e el l P PI I B BN NP P c co on n l l o os s c co om mp po on ne en nt t e es s d de e c ca ap pi i t t a al l
h hu um ma an no o ( ( H HP PR RI I , , H HS SE E, , H HS SU U1 1 Y Y H HS SU U2 2) )
Ecuaci ones:
13.1 LPI B = β
0
+ β
1
LK + β
2
LPO + β
3
LHPRI + β
4
LHSE + β
5
LHSU2 + ε
13.2 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LHPRI + β
3
LHSE + β
4
LHSU2 + ε
13.3 LPI BNP = β
0
+ β
1
LI NP + β
2
LHPRI + β
3
LHSE + β
4
LHSU2 + ε
13.4 LPI BNP = β
0
+ β
1
LKNP + β
2
LHPRI + β
3
LHSE + β
4
LHSU1 + ε
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 13.1 13.2 13.3 13.4
PERI ODO 50-02 50-02 50-02 50-02
N° DE
OBSERVACI ONES
52 52 52 52
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
5,881 0,019 -0,820 0,143
(0,000) (0,904) (0,000) (0,371)
LK
0,166
(0,115)
LKNP
0,395 0,464
(0,000) (0,000)
LI


LI NP
0,322
(0,000)
LPO
1,476
(0,000)
LHPRI
0,264 0,075 0,367 0,046
(0,000) (0,307) (0,000) (0,536)
LHSE
0,004 0,385 -0,227 0,308
(0,963) (0,001) (0,006) (0,002)
LHSU1
(-0,227)
0,000
LHSU2
(-0,610) (-0,295) (0,228)
0,000 0,000 0,000
R
2
0,9853 0,9839 0,9955 0,9839
R
2
AJUST 0,9837 0,9826 0,9951 0,9826
CRDW 0,7186 0,4173 0,8277 0,4206
DF -2,9354 -2,3890 -3,4043 -2,3960
ADF -3,6583 -3,4705 -2,8941 -3,3986

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 107
De los result ados present ados ant eriorment e se puede analizar lo siguient e. Las
est imaciones del PI B y PI BNP en función de sus f act ores de producción básicos (sin incluir
capit al humano) son validados económica y est adíst icament e, est o quiere decir que t ant o
el st ock de capit al físico, la formación brut a de capit al fij o y la fuerza laboral present an
una elast icidad posit iva con respect o al ingreso, es decir, se det ermina que los niveles de
ingreso est án posit ivament e relacionado de forma significat iva con sus fact ores de
producción básicos y la formación brut a de capit al físico. Asimismo no fue posible
encont rar un vect or de coint egración que relacionara un equilibrio est able ent re las
variables en el largo plazo, est e result ado se puede ver en los baj os valores del DF y el
ADF para los residuales de las est imaciones. Puest o que en principio se observó que t odos
los R
2
arroj ados fueron alt os, pero el coeficient e de correlación “ d” Durbin-Wat son en
t odos los casos fue muy baj o, es decir se generaron regresiones espurias, ya que las
variables se alej an mucho ent re si, al t ranscurrir el t iempo.
En las siguient es est imaciones se incluyeron los component es de capit al humano
en sus t res niveles. Las est imaciones se hicieron en fases puest o que se quiso demost rar
de forma det allada el impact o, t ant o individual como en conj unt o, de las variables
const ruidas con respect o a los niveles de ingreso. De est a forma se det erminó
empíricament e que el impact o del capit al humano en conj unt o (HT) que represent a la
sumat oria de HPRI , HSE, HSU, sobre el crecimient o ha sido significat ivo económica y
est adíst icament e, pero no se consiguió evidencia de la presencia de un equilibrio est able
en el largo plazo ent re las variables, puest o que t ampoco se encont ró un vect or de
coint egración, al menos en est a primera et apa de est imación, para variables consideradas,
debido al alt o R
2
y al baj o Durbin-Wat son, adicional a est o los DF y ADF para los
residuales fueron muy baj os lo que afirma que no exist e coint egración en los modelos
est imados ut ilizando las variables en niveles.
Consecuent ement e se est imaron los efect os individuales de cada component e del
capit al humano const ruido. Por ej emplo los modelos est imados para el PI B y PI BNP
incluyendo HPRI , demost raron que la escolaridad en la educación primaria present a un
claro efect o posit ivo sobre los niveles de ingreso, t ant o económico como est adíst ico a nivel
individual, pero a pesar de arroj ar un R
2
considerablement e alt o, el Durbin-Wat son
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 108
(CRDW) no lo supero en ninguno de los casos, generando de est e modo la sospecha de
regresión espurea, est a sospecha es confirmada si se observan los valores de los t est DF y
ADF de los residuales, al no pasar la prueba se puede afirmar que t ampoco se encont ró un
vect or de coint egración que demost rara el equilibrio est able en el largo plazo ent re el
st ock de capit al humano para la escolaridad primaria y los niveles del product o. Con est os
result ados parciales se puede concluir que los poco alent adores result ados obt enidos se
deben principalment e a la presencia de gran cant idad de ruido caract eríst ico de los dat os
económicos en Venezuela, debido a la presencia de los dist int os cambios est ruct urales por
los cuales ha t ranscurrido el país.
Asimismo las est imaciones realizadas incluyendo el capit al humano en la educación
secundaria (HSE) , arroj an result ados semej ant es a los arroj ados con HPRI . Pero de igual
forma no fue posible encont rar evidencia de un ef ect o a largo plazo de la escolaridad en el
nivel secundario sobre los niveles de ingreso nacional.
Es import ant e acot ar que el nivel secundario de la educación en Venezuela ha sido
el mot or clave del desarrollo int elect ual de la fuerza laboral, lo que implica que su aport e
al crecimient o es considerado con mas relevancia que la misma educación primaria (sin
rest arle import ancia), puest o que ést e nivel ha det erminado en los últ imos 50 años la
formación de capit al humano en gran part e de la fuerza laboral. Con lo dicho
ant eriorment e el lect or se puede est ar pregunt ando, si la educación secundaria ha
aport ado mas a la product ividad donde queda la educación superior en Venezuela?. Si
observamos la evolución de los t it ulados en la educación superior (ver Apéndice Gráfico)
podemos observar que la misma a t enido un comport amient o at ípico con respect o a los
rest ant es variables educat ivas, est a evidencia pueden corroborarse con los análisis de
est acionariedad ilust rados ant eriorment e, en dicho análisis se det ermino que el
component e educat ivo en el nivel superior t iene gran cant idad de t endencia que explica su
comport amient o, t ant o así que se pudo demost rar con los t est de raíces unit arias que la
variable no es est acionaria ni en su primera diferencia, es decir la variable a part e de
cont ener gran cant idad de ruido cont iene una gran cant idad de información hist órica que
puede det erminar su comport amient o a fut uro, est o puede verse en los gráficos (ver
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 109
Apéndice) en niveles y en primera diferencia, el component e t endencial de est a variable es
mayor que los rest ant es st ock de capit al humano.
Para verificar est o se corrieron modelos t ant o para HSU1 como para HSU2 y se
obt uvieron result ados que demuest ran que en los últ imos 50 años la educación superior
no ha permit ido aport ar efect os significat ivos sobre los niveles de producción, est o se
evidencia en t odos los modelos est imados, puest o que el signo de HSU siempre fue
negat ivo y est adíst icament e significat ivo, pero dicha aseveración carece de evidencia a
largo plazo puest o que la pruebas de coint egración demost raron que no exist en, en
ninguno de los casos evidencia de una relación est able en el largo plazo ent re las
variables.
A nuest ro j uicio, los result ados poco alent adores para la educación superior,
parecen est ar en concordancia con las limit aciones que present a est a serie de capit al
humano, las cuales ya han sido discut idas ant eriorment e (ver Capit ulo I I I ). Est o
represent a una advert encia de que dicho st ock de KH para la escolaridad a nivel superior,
represent a, para nuest ra invest igación, un primer int ent o aproximado de medir el capit al
humano exist ent e en el país para la educación superior, y que su uso de igual forma debe
ser limit ado. Es import ant e dest acar que quedan abiert a las puert as a ot ras
invest igaciones semej ant es a est a, que pudieran mej orar la calidad de los dat os
const ruidos en est e t rabaj o.
I I V V. .3 3. .- - M Mo od de el l o o d de e c co or r r r e ec cc ci i ó ón n d de e e er r r r o or r e es s E En ng gl l e e y y G Gr r a an ng ge er r
Sabemos clarament e que el aport e mas import ant e a nivel empírico de la t eoría
neoclásica, es cont rast ar las hipót esis en el largo plazo. Debido a que en la sección uno,
no se pudo evidenciar ef ect os a largo plazo ent re las variables de est udio, en est a sección
se int ent ará buscar la evidencia que explique la exist encia de una verdadera relación de
equilibrio est able ent re las variables, mediant e las pruebas de coint egración relacionadas
al mét odo de corrección de errores adapt ado a la met odología plant eada por Engle y
Granger (1987).
Para ello se escogerán los modelos más import ant es de la sección 1 que servirán
para el análisis que se quiere present ar a cont inuación y se est imarán de nuevo pero
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 110
ahora en sus primeras diferencias como lo est ipulan Engle y Granger. Es import ant e acot ar
que el modelo de corrección de errores es aplicable para aquellas variables que son
est acionarias en sus primeras diferencias, ya que los modelos deben cont ener variables
I
(0)
para poder ser est imados, es decir el proceso de diferenciación elimina las t endencias
present es en las series, de est e modo se elimina el problema de la regresión espuria.
Como los modelos son en primera diferencia, se supone que t odas las variables deben ser
est acionarias a est e nivel. Con est o se quiere especificar que dicha met odología no podrá
ser aplicada para los st ock de capit al físico y el st ock de capit al humano para la educación
superior, puest o que exist e sospecha de que est as variables posiblement e sean del t ipo
I
(2)
, si se incluyen en sus primeras diferencias se est arían est imando modelos con
variables I
(0)
y I
(1)
, lo cual seria absurdo para una pract ica economét rica. Por lo t ant o los
modelos que se est imaran a cont inuación no incluyen est as variables. Para simplificar el
análisis se t omo la población ocupada como PROXY de la fuerza laboral en t odos los
modelos.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 111
I I V V. .3 3. .1 1. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s e en n P Pr r i i m me er r a as s D Di i f f e er r e en nc ci i a as s d de el l L Lo og ga ar r i i t t m mo o d de el l P PI I B B
Ecuaci ones:
1.1 DLPI B = β
0
+ β
1
DLI + β
2
DLPO + RES(-1)
1.2 DLPI B = β
0
+ β
1
DLI + β
2
DLHT + RES(-1)
1.3 DLPI B = β
0
+ β
1
DLI + β
2
DLHPRI + RES(-1)
1.4 DLPI B = β
0
+ β
1
DLI + β
2
DLHSE + RES(-1)

R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 1.1 1.2 1.3 1.4
PERI ODO 51-02 51-02 51-02 51-02
N° DE
OBSERVACI ONES
51 51 51 51
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI B LPI B LPI B LPI B
CONSTANTE
0,0131173 -0,041596 -0,026794 -0,0299
( 0,256) ( 0,013) ( 0,046) ( 0,209)
DLI
0,24999 0,30069 0,30337 0,28459
( 0,000) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,000)
DLPO
0,43591
( 0,118)
DLHPRI
0,607
( 0,000)
DLHSE
0,672
( 0,014)
DLHT
0,785
( 0,000)
RES( -1)
-0,092915 -0,42218 -0,46698 -0,27212
( 0,105) ( 0,000) ( 0,000) ( 0,002)
R
2
0,48364 0,65629 0,67107 0,53917
R
2
AJUST 0,45136 0,63481 0,65051 0,51037
CRDW 1,8127 2,0548 2,0444 1,8553
DF -6,3638 -7,4173 -7,4206 -6,5578
ADF -4,69 -4,4934 -4,5839 -4,6847






Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 112
I I V V. .3 3. .2 2. .- - E Es st t i i m ma ac ci i o on ne es s e en n P Pr r i i m me er r a as s D Di i f f e er r e en nc ci i a as s d de el l L Lo og ga ar r i i t t m mo o d de el l P PI I B BN NP P
Ecuaci ones:
2.1 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLPONP + RES(-1)
2.2 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLPONP + β
3
DLHT + RES(-1)
2.3 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLHT + RES(-1)
2.4 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLPONP + β
3
DLHPRI + RES(-1)
2.5 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLHPRI + RES(-1)
2.6 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLHSE + RES(-1)
2.7 DLPI BNP = β
0
+ β
1
DLI NP + β
2
DLPONP + β
3
DLHSE + RES(-1)
2.8 DLPI BNP = β0 + β1DLI NP + β2DLHPRI + β3DLHSE + RES(-1)
R Re es su ul l t t a ad do os s E Em mp pí ír r i i c co os s
ECUACI ON 2.1 2.2 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7 2.8
PERI ODO 51-02 51-02 51-02 51-02 51-02 51-02 51-02 51-02
N° DE
OBSERVACI ONES
51 51 51 51 51 51 51 51
VARI ABLE
DEPENDI ENTE
LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP LPI BNP
CONSTANTE
0,01074 -0,17377 0,0017546 -0,016907 0,007468 0,0052344 -0,0075229 0,016784
(0,247) (0,229) (0,894) (0,205) (0,522) (0,730) (0,631) (0,210)
DLI NP
0,22717 0,21925 0,24802 0,21462 0,24234 0,25778 0,22703 0,25531
(0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000) (0,000)
DLPONP
0,62509 0,4622 0,50923 0,5109
(0,007) (0,025) (0,013) (0,020)
DLHPRI
0,354 0,281 0,509
(0,003) (0,022) (0,001)
DLHSE
0,319 0,258 -0,343
(0,060) (0,122) (0,046)
DLHT
0,384 0,352
(0,006) (0,014)
RES( - 1)
-0,099255 -0,29575 -0,3089 -0,29529 -0,24337 -0,21007 -0,19747 -0,41992
(0,135) (0,006) (0,004) (0,009) (0,014) (0,011) (0,015) (0,000)
R
2
0,6259 0,6911 0,65703 0,70464 0,64791 0,61842 0,65599 0,70175
R
2
AJUST 0,60252 0,67025 0,6356 0,6795 0,6259 0,59457 0,62671 0,67637
CRDW 1,7081 1,7495 1,8723 1,7893 1,9201 1,8796 1,6953 -7,3902
DF -5,9282 -6,1018 -6,5558 -6,2401 -6,7186 -6,6387 -5,9306 -5,173
ADF -3,2626 -3,6021 -4,2041 -3,6867 -4,236 -4,2301 -3,414 1,9574




Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 113
Los result ados de las est imaciones ant eriores, reflej an que efect ivament e se pudo
verificar la exist encia de coint egración en est a segunda et apa del análisis economét rico,
puest o que se verifico la exist encia de vect ores de coint egración ent re las variables para
las especificaciones de cort o plazo.
Sobre la base de lo ant erior se t iene que el impact o agregado del st ock de capit al
humano (HT) sobre la t asa crecimient o del PI B, es posit ivo y significat ivo a nivel
económico y est adíst ico, además de present ar una relación de equilibrio est able en el
cort o plazo, est o se reflej a en el alt o valor de la “ d” de Durbin-Wat son mayor que el R
2
, de
est a forma se verifica la ausencia de una posible regresión espurea, adicionalment e los
coeficient es est imados para la variable de los residuales “ error de equilibrio” son negat ivos
en t odos los casos y cercanos al valor uno, y al ser significat ivos se corrobora la exist encia
de coint egración en est a segunda et apa, est o se t raduce a que los cambios sobre las
variables est udiadas encuent ran su aj ust e en un periodo promedio de 2 años. Adicional a
est o la prueba DF y ADF sobre los t érminos de pert urbación de las ecuaciones est imadas
en primera diferencia, reflej an alt os valores que permit en rechazar la hipót esis de
exist encia de raíz unit aria, y se corroboran al mismo t iempo los result ados de
coint egración obt enidos.
Los result ados para HPRI y HSE son favorables, exist e evidencia de coint egración
ent re las variables en los modelos de corrección de errores, es decir la relación de
equilibrio es est able para una especificación de cort o plazo, debido a que los modelos
arroj aron R
2
relat ivament e acept ables, Durbin-Wat son alt os, y los parámet ros son
validados económicament e y significat ivos a nivel est adíst ico, además el coeficient e del
“ error de equilibrio” es negat ivo, cercano a uno y significat ivo, lo que permit e corroborar la
exist encia de coint egración en est a et apa.
Asimismo se verifica que la escolaridad primaria y secundaria present a una relación
posit iva y significat iva sobre los niveles de ingreso y su t asa de crecimient o en Venezuela.
En t ant o est e result ado indicar que est os niveles de escolaridad han det erminado, de
manera significat iva en los últ imos 50 años los niveles de capit al humano exist ent es en la
población.
Capit ulo I V. Análisis Empírico_______________________________________________ 114
Est o nos permit e concluir que el aport e de los st ocks de capit al humano
const ruidos en est e t rabaj o sobre la t asa de crecimient o económico en Venezuela se ve
not oriament e mas claro en una especificación economét rica de cort o plazo, puest o que los
modelos est imados en niveles, es decir, especificaciones de largo plazo, no son capaces de
capt urar los cambios a nivel est ruct ural por los que t ranscurre la variable en el cort o plazo.



“ ...La ex per i enci a I nt er naci onal I ndi ca que más años
de escol ar i dad y mayor cal i dad de l a enseñanza es l a
f or mul a mas ef ect i va par a f or mar mej or a l a gent e
( ...) . La combi naci ón de ambos el ement os, l a
cant i dad de años de escol ar i dad y l a cr eci ent e cal i dad
de l a enseñanza, puede gener ar una enor me
di f er enci a ent r e el capi t al humano de un país y el
ot r o...”
* Torres, G. ( 2001) Un Sueño para Venezuela, Caracas: Banco Venezolano de Crédit o, pp. 69

Gerver Torres ( 2001) *

C CA AP PI I T TU UL LO O V V
C CO ON NC CL LU US SI I O ON NE ES S Y Y P PE ER RS SP PE EC CT TI I V VA AS S

n la década de los años 50, la economía venezolana gozaba de una est abilidad en los
principales indicadores macroeconómicos, con un una t asa de crecimient o del PI B real
aproximadament e del 9% en promedio int eranual, esas cifras se mant uvieron durant e
varios años, en t ant o que para 1960 el país cont aba con un ingreso promedio equivalent e
al 80% (aproximadament e) al de Est ados Unidos. (ver Faria H, 2003). Lament ablement e
la senda de crecimient o present ada en la década de los 60 y 70 no se sost uvo y a su vez
ha venido regist rando un descenso hast a la act ualidad, est o debido a los cambios
est ruct urales present es en est e periodo, que han afect ado direct ament e la t asa de
crecimient o de la economía, disminuyéndola consecuent ement e.
De igual forma, la educación en Venezuela, variable que represent a uno de los
component es mas significat ivos en la acumulación de capit al humano en las personas, ha
sufrido muchos alt ibaj os, debido a que la misma ha est ado creciendo a t asas cada vez
menores, empezando en 1950 con un crecimient o aproximadament e del 12% y llegando
al año 2002 con una t asa de alrededor del 4%, observándose una disminución
considerable del 8% aproximadament e durant e las últ imas cinco décadas (ver Sabino,
2003). Est a disminución puede ser explicada por las dist int as crisis que ha at ravesado el
país. A comienzo de la década de 1950 se regist ró un increment o sust ancial en el st ock de
educación primaria y secundaria, más no así en la educación superior, lo que concuerda
con el auge que at ravesaba la economía en esa época. Consecuent ement e a comienzos de
la década de los años 70 comienza el descenso en la t asa de escolaridad realizada en
t odos los niveles, mant eniéndose más o menos est able hast a los t iempos act uales (ver
Apéndice gráfico).
E
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 116
Cabe señalar, que el int erés por la educación como ingredient e fundament al para
la formación de capit al humano, ha aument ado en los últ imos años sobre t odo en las
economías mas desarrolladas del mundo, debido a la gran influencia que t iene est e sect or
en el crecimient o de la economía, por t al mot ivo en est e t rabaj o de grado se midió la
evolución del ingreso en Venezuela y su t asa de crecimient o, incluyendo en los modelos
est imados el st ock de capit al humano const ruidos para los niveles de la educación
primaria, secundaria y superior.
De est a manera se pudo verificar empíricament e que no exist e una relación de
equilibrio est able en el largo plazo ent re las variables ingreso y st ock de capit al humano, al
menos para la primera et apa del mecanismo, mas si se evidencio en la segunda et apa de
la est imación. Cabe acot ar que en el st ock de capit al humano de la educación superior no
se incluyo en el modelo de corrección de errores por exist ir la sospecha de ser una
variable I (2), lo que sugiere que no ha podido aport ar efect os significat ivos en el
crecimient o
1
, (ver capit ulo I V), sin embargo, la educación primaria y la educación
secundaria, si muest ran comport amient os acordes a la hist oria económica del país. Como
punt o final las conclusiones arroj adas en est a invest igación expresaron lo siguient e:
 Se verifico empíricament e que el st ock de capit al humano const ruido para los niveles
de educación primaria y secundaria culminados, cont ribuyeron de forma significat iva al
crecimient o económico en Venezuela durant e el periodo 1950-2002.

1
Aunque es import ant e aclara que las limit aciones present es en el calculo de est a serie no permit en
corroborar buenos result ados, debido a las necesarias razones que exist en de incluir una gran variedad de
caract eríst icas import ant es, que permit irían depurar los posibles errores comet idos en est a est imación, a
t ravés de la met odología plant eada en est e t rabaj o para calcular dichas series.
Capit ulo V. Conclusiones y Perspect ivas______________________________________ 117
 Asimismo se det ermino que exist e una relación inversa del st ock de capit al humano
const ruido para el nivel de la educación superior en Venezuela sobre los niveles de
ingreso y su t asa de crecimient o, puest o que los parámet ros est imados arroj aron
signos negat ivos en t odos los casos y al no ser significat ivos, se corrobora en ciert a
manera, los post ulados considerados en la hipót esis expresada por De la Fuent e
(2002) donde plant ea que los errores en los dat os primarios sobre escolaridad pueden
empañar las relaciones exist ent es ent re las variables económicas y el st ock de capit al
humano. Además la falt a de inclusión de ot ras variables que pudieran enriquecer los
result ados arroj ados por est a variable, indican que exist e una clara presencia de
limit aciones de t ipo ideológico y pract ico sobre las series const ruidas, por lo que est a
invest igación por razones de t iempo, no pudo abarcar est as consideraciones.
 En t ant o se t iene que los result ados obt enidos parecen indicar que los niveles
primarios y secundarios de la educación en Venezuela det erminaron de forma
import ant e para los últ imos 50 años los niveles de capit al humano present e en la
población, y a pesar de lo result ados obt enidos para la educación superior se concluye
que no exist e un clara evidencia de cual ha sido la part icipación de est e nivel
educat ivo, como capit al humano, sobre el crecimient o económico en Venezuela. Sin
embargo, est os result ados sugieren, que la ausencia de ot ros fact ores exógenos en el
calculo de la serie, ent re los cuales podemos considerar la migración de t alent o, los
ret iros o j ubilaciones de muchas personas en el mercado laboral, las personas
discapacit adas que no aport an de manera significat iva a la generación de riquezas, la
escasa part icipación de la población femenina capacit ada en el mercado laboral
2
, ent re
ot ros, oscurecen el verdadero efect o esperado de est a variable sobre los niveles de
ingreso, lo que permit e verificar que la escolaridad realizada a nivel superior en la

2
Se ha discut ido ampliament e que en Venezuela exist e una clara evidencia que confirma, que la part icipación
femenina en el sect or de la educación superior, es significat ivament e mayor que la part icipación masculina,
puest o que la muj er venezolana pasa mucho mas t iempo fuera del mercado laboral que el hombre, ya que la
misma dedica mas t iempo al est udio que al t rabaj o. Adicional a est o, es posible afirmar que el proceso de
incorporación de la muj er en el mercado laboral es mucho mas lent o, en comparación con la del hombre.
Asimismo es import ant e dest acar que los result ados obt enidos para el st ock de KH en la educación superior,
pudieran est ar fuert ement e correlacionados al nivel de part icipación de la muj er en la fuerza laboral, pero de
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 118
población no ha sido negat iva, es decir, no se argument a con seguridad que el proceso
educat ivo a nivel superior en los últ imos 50 años, halla sido ineficient e debido a los
result ados expresados por el signo negat ivo arroj ado en los modelos est imados. Por el
cont rario la j ust ificación se cent ra en la idea de que la población capacit ada con
niveles superiores de escolaridad realizada en Venezuela, no ha sido ut ilizada de forma
correct a en el proceso product ivo del país para el periodo 1950-2002.

igual modo se afirma, que est e t rabaj o carece de evidencia empírica que permit a validar lo expuest o en est a
sección.


F FU UE EN NT TE E D DE E D DA AT TO OS S Y Y M ME ET TO OD DO OL LO OG GÍ Í A A

ara la elaboración de est e est udio se ut ilizaron dat os con una periodicidad anual,
específicament e el periodo comprendido ent re 1950 y 2002. Es preciso indicar, que
una de las principales razones por la cuales se consideró como año inicial 1950, es que la
gran mayoría de los indicadores macroeconómicos en Venezuela, ut ilizados para realizar
las est imaciones, empiezan a publicarse de forma oficial por las dist int as fuent es en 1950,
ot ra razón indica que a pesar de que exist en obras publicadas como la de Asdrúbal
Bapt ist a ent re ot ras que muest ran series económicas para Venezuela desde 1830, es
import ant e aclarar que dichas series son est imaciones hacia at rás y no t uvimos el
at revimient o de j uzgar si dichas series son de caráct er confiables o no, por lo que se
considero un periodo donde cada dat o represent a una información oficial emit ida por cada
ent e gubernament al encargado de la información referent e a los regist ros de los
indicadores económicos en Venezuela. Lo que se pret ende en est e t rabaj o es descart ar los
posibles errores que se puedan comet er al emit ir j uicios de los result ados obt enidos por
concept o del uso incorrect o de los dat os, por ot ro lado la escogencia del año 2002 como
limit e final del periodo, implicó que hast a la fecha de finalización de est e t rabaj o t odos los
dat os ut ilizados son oficiales, mient ras que los observados para el 2003 y 2004 fueron
dat os emit idos de forma preliminar por las dist int as fuent es.
Asimismo, la principales Fuent es est adíst icas consult adas que permit ieron obt ener
las series de dat os, fueron:
El Minist erio de Educación (ME), como ent e principal emisor de t oda la inf ormación
est adíst ica referent e al sect or educat ivo en Venezuela desde 1870. El mismo permit ió
obt ener por medio de sus publicaciones periódicas Memoria y Cuent a y las Est adíst icas
Educacionales, las fuent es primarias para llevar a cabo la const rucción de los st ock de
capit al humano.
De igual modo la Oficina de Planificación del sect or Universit ario (OPSU) es el ent e
gubernament al encargado de emit ir los informes est adíst icos referent e a mat riculas y
egresos del sect or universit ario en Venezuela desde 1970.
P
Fuent e de Dat os y Met odología_____________________________________________ 120
Asimismo en el I nst it ut o Nacional de Est adíst ica (I NE) cuyo ant iguo nombre fue
Oficina Cent ral de Est adíst ica e I nformát ica (OCEI ), se encont raron disponibles los dat os
censales ut ilizados en la invest igación desde 1950, además de est ar disponibles t odas las
series referent e a los indicadores de población y fuerza laboral.
Para las series est adíst icas sobre ingreso nacional se ut ilizaron las publicaciones
periódicas emit idas por el Banco Cent ral de Venezuela (BCV), como lo son el I nforme
Económico y ot ros bolet ines impresos ent re los cuales se encuent ran las Series
Est adíst icas de los Últ imos Cincuent a Años coordinada por I gnacio Ant ivero, y Las
est adíst icas Socio-laborales de Venezuela 1936-1990 coordinada por Héct or Valecillos.
Est os dat os se complement aron en gran medida con la información recopilada por
Asdrúbal Bapt ist a en su obra las Bases Cuant it at ivas de la economía venezolana, publicada
por ult ima vez en 1997.
La met odología ut ilizada en est a invest igación es de t ipo empírica, en ot ras
palabras, una invest igación empírica pret ende corroborar con la realidad y de forma
cuant it at iva los post ulados y supuest os expresados en una hipót esis t eórica.
La invest igación se conf ormo por dos fases: la primera est a conformada por la
met odología ut ilizada para el Cálculo de las series de st ock de capit al humano. Asimismo
una segunda fase relacionada a la met odología economét rica ut ilizada para las
est imaciones. A modo de resuma en se puede coment ar lo siguient e: Puest o que en est e
t rabaj o se ut ilizaron variables cuyo comport amient o depende del t iempo, fue necesario
analizar la est acionariedad de est e t ipo de series(para una explicación mas det allada, ver
Cap. I V, pp.74).
Las est imaciones economét ricas se cent raron en una met odología moderna, la cual
gira en t orno al concept o de coi nt egr aci ón plant eado inicialment e por Engle y Granger
(1987) y los model os de cor r ecci ón de er r or es ( MCE) . Es import ant e precisar que
t odas las est imaciones se realizaron ut ilizando la últ ima versión disponible del programa
economét rico para series de t iempo Microfit , versión 4.0 desarrollado por Pesaran y
Pesaran (1997).


R RE EF FE ER RE EN NC CI I A AS S B BI I B BL LI I O OG GR RÁ ÁF FI I C CA AS S

Banco Cent ral de Venezuela (2002) “ BCVozeconómico, Bolet ín Económico I nformat ivo
Mensual,” Caracas, N° 7 (Oct ubre).
Banco Cent ral de Venezuela. “ Tasas de I nt erés Anual Nominal Promedio de los Seis
Principales Bancos Comerciales Cobert ura Nacional (Porcent aj e),” en
ht t p: / / www.bcv.org.ve/ cuadros/ 1/ 1617.asp?id= 33.
________________________. “ Í ndice De Precios Al Consumidor Área Variaciones
Acumuladas Met ropolit ana De Caracas Serie Desde 1951,” en
ht t p: / / www.bcv.org.ve/ excel/ 4_1_14.xls?id= 87.
________________________. “ Tipos De Cambio Promedio Ponderado Del Banco Cent ral
De Venezuela y De Los Bancos Comerciales (Bolívares / Us $),” cuadros I I .5-a,I I 5-b
yI I 5-c.Enht t p: / / www.bcv.org.ve/ cuadros/ series/ balanzadepagos/ Cap%EDt uloI I .xls.
Bapt ist a, A. (1997) Bases Cuant it at ivas de la Economía Venezolana, Caracas: Fundación
Polar.
Barro, R. J. (1997) Det erminant s of Economic Growt h: A Cross-Count ry Empirical St udy,
Cambridge, Massachuset t s (MA): The MI T Press.
Barro, R. J. (1997) Macroeconomía: Teoría y Polít ica, Madrid: Mc Graw Hill.
Barro, R. J. (2001) “ Human Capit al and Growt h,” American Economic Review: Papers and
Proceedings, Vol. 91, Nº 2 (May): pp. 12-17.
Barro, R. J. (2002) “ Cant idad y Calidad del Crecimient o Económico,” Revist a de Economía
Chilena, Banco Cent ral de Chile, Vol. V, N° 2 (Agost o), pp 15-35.
Barro, R. J. and Lee, J. (1993) “ I nt ernat ional Comparisons of Educat ional At t ainment ,”
Journal of Monet ary Economics, Vol. 32, N° 3 (December), pp. 363-94.
Barro, R. J. and Lee, J. (1996) “ I nt ernat ional Measures of Schooling Years and Schooling
Qualit y,” American Economic Review: Papers and Proceedings, Vol. 86, N° 2 (May),
pp. 218-23.
Barro, R. J. and Lee, J. (1997) “ Det erminant s of Schooling Qualit y,” Unpublished
manuscript , Harvard Universit y, (July); Económica (Pendient e de Publicación).
Barro, R. J. and Lee, J. (2000) “ I nt ernat ional Dat a on Educat ional At t ainment Updat es and
I mplicat ions,” Working Paper N° 42, Harvard Universit y, Cent er for I nt ernat ional
Development , Cambridge, (MA). (Pendient e de Publicación).
Barro, R. J. y Sala-i-Mart in, X. (1992) Crecimient o Económico, New York: McGraw-Hill.
Referencias Bibliográficas__________________________________________________ 122
Becker, G. (1964) Human capit al, Universit y of Chicago Press, (Chicago).
Benhabib, J. and Spiegel, M. (1994) “ The Role of Human Capit al in Economic
Development : Evidence from Aggregat e Cross-Count ry Dat a,” Journal of Monet ary
Economics, Vol. 34, N° 2 (Oct ober), pp. 143-74.
Bit ar, S. y Mej ías, T. (1989) “ Mas I ndust rialización: ¿Alt ernat iva para Venezuela?,” En El
caso Venezuela. “ Una I lusión de Armonía” , Ediciones I ESA, 5t a edición, Caracas,
pp. 102-21.
Blanchard, O. (2000) Macroeconomía: Teoría y Polít ica con Aplicaciones para la América
Lat ina., Buenos Aires: Prent ice Hall.
Bloom, D., Canning, D. and Sevilla, J. (2004) “ The Effect of Healt h on Economic Growt h: A
Product ion Funct ion Approach,” World Development , Vol. 32, N° 1 (July), pp 1-13.
Casique, I . (2000) “ Trabaj o femenino ext radomést ico y riesgo de disolución de la primera
unión. El caso de las muj eres urbanas en la Región Capit al de Venezuela,”
Universidad Nacional Aut ónoma de México.
Clement e, R. (2004) “ Crecimient o Económico y Product ividad en Venezuela, 1950-2000,”
Revist a del Banco Cent ral de Venezuela, Vol. XVI I I , N° 1 (Enero-Junio) , Caracas,
pp 13-40.
Cuadrado Roura, J. R. (Compilador) (2001) Polít ica Económica: Obj et ivos e I nst rument os,
Madrid: Mc Graw Hill.
De La Fuent e, A. and Doménech, R. (2000) “ Human Capit al in Growt h Regressions: How
Much Difference Does Dat a Qualit y Make?,” Cent re for Economic Policy Research,
(London), Discussion Paper N° 2466.
De La Fuent e, A. and Doménech, R. (2001) “ Schooling Dat a, Technological Diffusión, and
t he Neoclassical Model,” American Economic Review: Papers and Proceedings, Vol.
91, N° 2 (May), pp 323-27.
De La Fuent e, A. (2002) “ Capit al Humano y Crecimient o: Nuevas series de escolarización y
algunos result ados para la OCDE,” Revist a de Economía I ndust rial, I nst it ut o de
Análisis Económico (CSI C), Vol. VI , N° 348, pp 41-52.
De La Vega, I . (2003) “ Emigración I nt elect ual en Venezuela: El caso de la ciencia y la
t ecnología,” Revist a I nt erciencia, Vol. 28, N° 5 (May), pp. 259-67.
Duplá, J. (1997) “ La Cuest ión Educat iva en Venezuela,” en Venezuela Análisis y Proyect os,
Ediciones SI D, N° 600 (Diciembre), pp.514-19.
Engle, R. y Granger, C. (1987) “ Co-int egrat ion and Error Correct ion: Represent ación,
Est imación and Test ing,” en Economet rica, Vol. 55, pp. 251-76
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 123
Faria, H. (2003) “ Las Bases de la Est abilidad,” en 10 aut ores y 7 propuest as para rehacer
a Venezuela, Venezuela: Edit orial Panapo, 2da. Edición, pp. 123-55
Febrero y Schwart z (1997). La esencia de Becker. Edit orial Ariel, S.A. Barcelona
Fost er, A. and Rosenzweig, M. (1996) “ Technical Change and Human-Capit al Ret urns and
I nvest ment s: Evidence from t he Green Revolut ion,” American Economic Review:
Papers and Proceedings, Vol. 86, N° 4 (Sept ember), pp. 931-53.
Francés, A. (1999) Venezuela Posible Siglo XXI , Caracas: Ediciones I ESA.
Galli y García (1989) “ El sect or salud: Radiografía de sus males y de sus remedios,” En “ El
caso Venezuela” . Una I lusión de Armonía. Ediciones I ESA. Quint a edición. Caracas,
pp. 454.
Garay, U. (2002) “ El Cost o de Venezuela ¿A Qué le Temen los I nversionist as?,” Debat es
I ESA, Vol. 8, N° 1 (Julio-Sept iembre), pp. 58-62.
Garay U, (2002). “ Dos Décadas de Polít ica Cambiaria en Venezuela,” Debat es I ESA, Vol. 8,
N° 1 (Julio-Sept iembre), pp. 58-62.
Giménez, G. and Simon, B. (2002) “ Una Nueva Perspect iva en la Medición del capit al
Humano,” Depart ament o de Est ruct ura, Hist oria Económica y Economía Publica,
Universidad de Zaragoza, Document o de Trabaj o N° 2 (Febrero) , pp 1-
28.(Pendient e de Publicación).
Grisant i, A. (2003) “ Crecimient o Económico, Polít ica Fiscal y Volat ilidad: Venezuela ha
Dest ruido part e de su Pot encial de Crecimient o,” Mimeo, Present ación de
PowerPoint , (Marzo).
Grossman, G. and Helpman, E. (1991) I nnovat ion and Growt h in t he Global Economy,
Cambridge, Massachuset t s (MA): The MI T Press.
Guj arat i, D. (2003) Economet ría, Colombia, Edit ora: Emma Ariza Herrera. Traducción de la
4era. Edición de Basic Economet rics, edit ado por McGRAW-HI LL, I NC.
Hanushek, E. (1986) “ The Economics of Schooling: Product ion and Efficiency in Public
Schools,” Journal of Economic Lit erat ure, Vol. 24, N° 3 (Sept ember), pp. 1141-177.
Hanushek, E. and Kimko, D. (2000) “ Schooling, Labor-Force Qualit y, and t he Growt h of
Nat ions,” American Economic Review: Papers and Proceedings, Vol. 90, N° 5
(December), pp. 1184-208.
Heckman, J. and Klenow, P. (1997) Human Capit al Policy, Mimeo, Universit y of Chicago.
Hung, L. y Piñango R. (1989) “ ¿Crisis de la Educación o Crisis del Opt imismo y el
I gualit arismo?,” En El caso Venezuela. “ Una I lusión de Armonía” , Ediciones I ESA,
5t a edición, Caracas, pp. 422-50.
Referencias Bibliográficas__________________________________________________ 124
I nst it ut o Nacional de Est adíst ica (I NE). “ Evolución del Í ndice de Desarrollo Humano en
Venezuela, período 1950, 1960, 1970, 1980, 1990–2002,” en
ht t p: / / www.ine.gov.ve/ condicionesdevida.
Johansen, S. (1988) “ St at ist ical Análisis of Coint egrat ing Vect ors,” Journal of Economic
Dynamics and Cont rol, N° 12, pp. 231-54.
Kliksberg, B. (2002) “ La discriminación de la muj er en el mundo globalizado y en América
Lat ina: un t ema crucial para las polít icas públicas,” VI I Congreso I nt ernacional del
CLAD sobre la Reforma del Est ado y de la Administ ración Pública, Lisboa, Port ugal.
Ley Orgánica de Educación (1988). Gacet a Oficial Nº 2635. Ext raordinario. 28 de j ulio de
1980.
Jones, H., (1975). Modern Theories of Economic Growt h. London: The Macmillan Press.
[ Traducción al Cast ellano como I nt roducción a las Teorías Modernas del
Crecimient o Económico. Barcelona, España: Ant oni Bosch Edit ores, 1979] .
Lucas, R. Jr. (1988) “ On t he Mechanics of Economic Development ,” Journal of Monet ary
Economics, Vol. 22, N° 1 (July), pp. 3-42.
Mankiw, N., Romer, D. and Weil, D. (1992) “ A Cont ribut ion t o t he Empirics of Economic
Growt h,” Quart erly Journal of Economics, Vol. 107, N° 2 (May), pp. 407-37.
Marshall, A. (1930) Principles of Economics, Londres, Ap. E, 8a. Edit ion, pp. 787-8.
Mark, B. and Pet er J. (2000) “ Does Schooling Cause Growt h?,” American Economic
Review: Papers and Proceedings, Vol. 90, N° 5 (December), pp 323-27.
Medina-Smit h, E. (1997) “ Dinero y Crecimient o Económico: Auge, Ocaso y Resurgimient o
de los Modelos Neoclásicos,” Revist a FACES, Año 7, N° 14, pp. 9-26.
______________ (1997) . Dinámica Económica. Una I nt roducción Hist órica de las Teorías
Modernas de Crecimient o Económico. Trabaj o de Ascenso para opt ar a la Cat egoría
de Profesor Asist ent e, Valencia, Venezuela: Universidad de Carabobo.
Melcher D. (1995). “ La indust rialización de Venezuela,” Revist a Economía, Universidad de
los Andes, I nst it ut o de I nvest igaciones Económicas y Sociales, N° 10 (Merida), pp.
77-8.
Minist erio de Educación (M.E.) (1953) Memoria del Minist erio de Educación 1948-1952,
Caracas, Vol. 77, N° 73, pp 240-47; 301-53.
__________________________ (1954) Memoria del Minist erio de Educación 1953,
Caracas, Vol. 78, N° 74, pp 156-65; 204-34.
__________________________ (1955) Memoria del Minist erio de Educación 1954,
Caracas, Vol. 79, N° 75, pp 154-58; 171-76; 217-307.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 125
__________________________ (1956) Memoria del Minist erio de Educación 1955,
Caracas, Vol. 80, N° 76, Cuadros N° 1-40; 41-46, pp 114-54; 180-86; 208-09; 243-
391.
__________________________ (1957) Memoria del Minist erio de Educación 1956,
Caracas, Vol. 81, N° 77, pp 65-83; 135-232.
__________________________ (1959) Memoria del Minist erio de Educación 1957,
Caracas, Vol. 82, N° 78, Cuadros N° 1-69; 70-89; 90-154.
__________________________ (1959) Memoria del Minist erio de Educación 1958,
Caracas, Vol. 83, N° 79, Cuadros N° 1-68; 69-128; 129-62.
__________________________ (1960) Memoria del Minist erio de Educación 1959,
Caracas, Vol. 84, N° 80, pp E-2--E-113; E-115--E-210; E-211--E-248.
__________________________ (1961) Memoria del Minist erio de Educación 1960,
Caracas, Vol. 85, N° 81, Cuadros N° E-13; E-209--E-261; E-317--E-363.
__________________________ (1962) Memoria del Minist erio de Educación 1961,
Caracas, Vol. 86, N° 82, Cuadros N° E-17; E-225--E-293; E-375--E-447.
__________________________ (1963) Memoria y Cuent a del M.E. 1962, Caracas, Vol.
87, N° 83, Cuadros N° 1-64; 69-153; 154-207, pp VI -25--VI -163; VI -193--VI -330,
VI -333--VI -414.
__________________________ (1964) Memoria y Cuent a del M.E. 1963, Caracas, Tomo
I I , Vol. 88, N° 84, Cuadros N° 16-34; 70-155; 156-212, pp 42-76; 190-352, 366-
468.
__________________________ (1965) Memoria y Cuent a del M.E. 1964, Caracas, Tomo
I I , Vol. 89, N° 85, Cuadros N° 16-34; 70-194; 195-221, pp 42-76; 169-435, 193-
495.
__________________________ (1966) Memoria y Cuent a del M.E. 1965, Caracas, Tomo
I I , Vol. 90, N° 86, Cuadros N° 16-43; 90-207; 208-242, pp 42-92; 204-457, 461-
512.
__________________________ (1967) Memoria y Cuent a del M.E. 1966, Caracas, Tomo
I I , Vol. 91, N° 87, Cuadros N° 22-49; 96-214; 217-250, pp 54-104; 216-469, 476-
534.
__________________________ (1968) Memoria y Cuent a del M.E. 1967, Caracas, Tomo
I I , Vol. 92, N° 88, Cuadros N° 27-54; 101-216; 217-256, pp 164-212; 322-559,
563-622.
Referencias Bibliográficas__________________________________________________ 126
__________________________ (1969) Memoria y Cuent a del M.E. 1968, Caracas, Tomo
I I , Vol. 93, N° 89, Cuadros N° 27-53; 100-201; 204-239, pp 56-103; 212-395, 402-
459.
__________________________ (1970) Memoria y Cuent a del M.E. 1969, Caracas, Tomo
I I , Vol. 94, N° 90, Cuadros N° 27-53; 100-203; 213-36, pp 52-99; 202-403, 424-
462.
__________________________ (1971) Memoria y Cuent a del M.E. 1970, Caracas, Tomo
I I , Vol. 95, N° 91, Cuadros N° 27-53; 100-223; 226-82, pp 50-97; 206-459, 466-
559.
__________________________ (1972) Memoria y Cuent a del M.E. 1971, Caracas, Tomo
I I , Vol. 96, N° 92, Cuadros N° 29-79; 112-52; 153-91, pp I -60..I -132; I I -20..I V-43,
V-3..VI -40.
__________________________ (1973) Memoria y Cuent a del M.E. 1972, Caracas, Tomo
I I , Vol. 97, N° 93, Cuadros N° 32-89; S-12--N-15; ES-1--EA-30, pp I -76--I -152; I I -
20--I V-33, V-4--VI -39.
__________________________ (1974) Memoria y Cuent a del M.E. 1973, Caracas, Tomo
I I , Vol. 98, N° 94, Cuadros N° P-53--P-104; M-10--A-63; S-1--S-13; pp I -94--I -170;
I I -30--I V-99, V-4--V-30.
__________________________ (1975) Memoria y Cuent a del M.E. 1974, Caracas, Tomo
I I , Vol. 99, N° 95, Cuadros N° P-63--P-114; M-15--A-65; S-2--S-6; pp 242-318;
544-988, 993-98.
__________________________ (1976) Memoria y Cuent a del M.E. 1975, Caracas, Tomo
I I , Vol. 100, N° 96, Cuadros N° P-64--P-115; M-15--A-52; S-1--S-8; pp 104-80;
430-881, 885-92.
__________________________ (1976) Anuario Est adíst ico del M.E. 1975-76, Caracas,
Vol. 101, N° 97, Cuadros N° P-66--P-235; M-15--A-48; S-1--S-8; pp 234-541; 570-
1004, 1007-1016.
__________________________ (1977) Anuario Est adíst ico del M.E. 1976-77, Caracas,
Vol. 102, N° 98, Cuadros N° P-66--P-117; M-15--A-48; S-1--S-13; pp 263-342;
619-1108, 1111-1136.
__________________________ (1979) Memoria y Cuent a del M.E. 1978, Caracas, Vol.
103, N° 99, Cuadros N° I I -1--I I I -314; I V-1--V-1; VI -1--VI -12; pp 313-82; 385-435,
439-56.
__________________________ (1979) Anuario Est adíst ico del M.E. 1978-79, Caracas,
Vol. 104, N° 100, Cuadros N° P-66--P-117; M-14--A-28; pp 115-192; 371-685.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 127
__________________________ (1981) Memoria y Cuent a del M.E. 1980, Caracas, Vol.
105, N° 101, Cuadros N° 1.1-3.15; 1.1-3.8; 1-16, pp 521-72; 575-610; 613-36.
__________________________ (1982) Memoria y Cuent a del M.E. 1981, Caracas, Vol.
106, N° 102, Cuadros N° 1.1-1.48; 1-1.20; 1.1-1.2, pp 427-95; 499-556; 559-65.
__________________________ (1983) Memoria y Cuent a del M.E. 1982, Caracas, Vol.
107, N° 103, Cuadros N° 1.1-1.46; 1.1-1.20; 1.1-1.3.1, pp 319-91; 395-446; 446-
49.
__________________________ (1984) Memoria y Cuent a del M.E. 1983, Caracas, Vol.
108, N° 104, Cuadros N° 1.1-1.46; 1.1-1.20; 1.1-1.3.2, pp 361-428; 431-84; 487-
92.
__________________________ (1985) Memoria y Cuent a del M.E. 1984, Caracas, Vol.
109, N° 105, Cuadros N° I I .1-I I I .47; I V.1-V.20; VI .1-VI .3.1, pp 277-345; 349-406;
409-13.
__________________________ (1986) Memoria y Cuent a del M.E. 1985, Caracas, Vol.
110, N° 106, Cuadros N° I I .1-I I I .47; I V.1-V.18; VI .1-VI .3.2, pp 295-363; 367-422;
425-31.
__________________________ (1987) Memoria y Cuent a del M.E. 1986, Caracas, Vol.
111, N° 107, Cuadros N° I I .1-I I I .46; I V.1-V.18; VI .1-VI .3.1, pp 415-82; 487-552;
555-60.
__________________________ (1988) Memoria y Cuent a del M.E. 1987, Caracas, Vol.
112, N° 108, Cuadros N° I I .1-I I I .45; I V.1-I V.3.1; V.1-V.3.1, pp 439-503; 507-44;
547-51.
__________________________ (1989) Memoria y Cuent a del M.E. 1988, Caracas, Vol.
113, N° 109, Cuadros N° I I .1-I I I .27; I V.1-I V.17; V.1-V.3.1, pp 469-511; 515-36;
539-43.
__________________________ (1990) Memoria y Cuent a del M.E. 1989, Caracas, Vol.
114, N° 110, Cuadros N° I I .1-I I I .25; I V.1-I V.16; V.1-V.3.2, pp 469-512; 515-37;
541-46.
__________________________ (1991) Memoria y Cuent a del M.E. 1990, Caracas, Vol.
115, N° 111, Cuadros N° I .1-I I I .24; I V.1-I V.21; V.1-V.2.3, pp 615-73; 677-702;
705-10.
__________________________ (1992) Memoria y Cuent a del M.E. 1991, Caracas, Vol.
116, N° 112, Cuadros N° I .1-I I I .24; I V.1-I V.24; V.1-VI .5, pp 581-644; 647-79;
683-96.
Referencias Bibliográficas__________________________________________________ 128
__________________________ (1993) Memoria y Cuent a del M.E. 1992, Caracas, Vol.
117, N° 113, Cuadros N° I I .1-I I I .27; I V.1-I V.27; V.1-VI I .7, pp 587-642; 645-79;
683-722.
__________________________ (1994) Memoria y Cuent a del M.E. 1993, Caracas, Vol.
118, N° 114, Cuadros N° I I .1-I I I .28; I V.1-I V.27; V.1-VI I .7, pp 553-610; 613-47;
651-88.
__________________________ (1995) Memoria y Cuent a del M.E. 1994, Caracas, Vol.
119, N° 115, Cuadros N° I I .1-I I I .36; I V.1-I V.36; V.1-VI I .7, pp 739-808; 811-54;
857-96.
__________________________ (1996) Memoria y Cuent a del M.E. 1995, Caracas, Vol.
120, N° 116, Cuadros N° I I .1-I I I .32; I V.1-I V.27; V.1-VI I .7, pp 638-99; 702-34;
736-69.
__________________________ (1997) Est adíst icas Educacionales y Presupuest o,
Separat a de la Memoria y Cuent a del M.E. 1996, Caracas, Vol. 121, N° 117,
Cuadros N° I I .1-I I I .21; I V.1-I V.28; V.1-VI I .4, pp 67-120; 137-71; 175-99.
__________________________ (1998) Memoria y Cuent a del M.E. 1997, Caracas, Vol.
122, N° 118, Cuadros N° I I .1-I I I .31; I V.1-I V.28; V.1-VI I .4, pp 543-606; 609-46;
647-72.
__________________________ (1999) Memoria y Cuent a del M.E. 1998, Caracas, Vol.
123, N° 119, Cuadros N° I I .1-I I I .31; I V.1-I V.28; V.1-VI I .4, pp 411-76; 479-513;
517-41.
Minist erio de Educación Cult ura y Deport e (M.E.C.D) (2000) Memoria y Cuent a del M.E.
1999, Caracas, Vol. 124, N° 120, Cuadros N° I I .1-I I I .30; I V.1-I V.27; V.5-VI I .4, pp
359-425; 428-64; 467-510.
__________________________ (2001) Memoria y Cuent a del M.E. 2000, Caracas, Vol.
125, N° 121, Cuadros N° I I .1-I I I .31; I V.1-I V.27; V.1.1-VI I I .20, pp 389-458; 461-
97; 501-48.
__________________________ (2002) Memoria del M.E. 2001, Caracas, Vol. 126, N°
122, Cuadros N° I I .1-I I I .25; I V.1-I V.29; V.1.1-VI I .4, pp 339-403; 405-44; 446-73.
__________________________ (2003) Memoria del M.E. 2002, Caracas, Vol. 127, N°
123, Cuadros N° I I .1-I I I .29; I V.1-I V.30; V.1.1-VI I .7, pp 373-427; 431-62; 465-91.
Minist erio de Foment o (MF) (1966) I X Censo de Población y Vivienda 1961, Caracas, Part e
A, Cuadros 14-15, pp. 122-30.
______________________ (1975) X Censo de Población y Vivienda 1971, Caracas, Tomo
V, Cuadros N° 7, pp. 181-83.
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 129
______________________ (1985) XI Censo de Población y Vivienda 1981, Caracas,
Cuadros I I .6-I I .8, pp. 175-81.
Naim, M. (1989) “ La empresa privada en Venezuela ¿Qué pasa cuando se crece en medio
de la riqueza y la confusión?,” en El caso Venezuela. “ Una I lusión de Armonía” ,
Ediciones I ESA, 5t a edición, Caracas, pp. 154-80.
Naim, M. y Piñango, R. (1989) “ El caso Venezuela. (Una I lusión de Armonía),” en El caso
Venezuela. “ Una I lusión de Armonía” , Ediciones I ESA, 5t a edición, Caracas, pp.
538-79.
Neira, I ., Exposit o, P. y Aguayo, E. (1998) “ El Capit al Humano en América Lat ina en el
Periodo 1965-90 y su cont ribución al desarrollo Económico,” Working Paper series
Economic Development Facult y of Economics, Universit y of Compost ela, N° 25, pp
1-16.(Pendient e de Publicación).
Nehru, V.; Swanson, E. and Dubey, A. (1995) “ A New Dat abase on Human Capit al St ocks
in Developing and I ndust rial Count ries: Sources, Met hodology and Result s,” Journal
of Development Economics, Vol. 46, Nro. 2 (April), pp. 379-401.
Oficina Cent ral de Presupuest o (OCEPRE) “ Resumen Hist órico De La Ley De Presupuest o Y
Modificaciones Desde 1994,” en ht t p: / / www.ocepre.gov.ve/
Oficina Cent ral de Est adíst ica e I nformát ica (OCEI ) (1993) El Censo 90 en Venezuela 1990,
Caracas, Cuadros 6-9, pp. 166-76.
Oficina Cent ral de Est adíst ica e I nformát ica (OCEI ) (1998). “ Met odología de Calculo para
el Í ndice de Desarrollo Humano,” en I nforme sobre Í ndice y Ent orno del Desarrollo
Humano en Venezuela, Caracas, pp 95-104.
Oficina de Planificación del Sect or Universit ario (OPSU). Bolet ines Est adíst icos, N° 13, 15,
16, 17, 18 y 19.
Pérez y Carrasquel (1996) “ Sist ema Educat ivo Nacional de Venezuela” . I nforme para el
Minist erio de Educación de Venezuela y la Organización de Est ados
I beroamericanos. En ht t p: / / www.campus-oei.org/ quipu/ vzla
Rodríguez, N. (2000) “ Prioridades de invest igación en educación,” en Agenda Académica,
Universidad Cent ral de Venezuela Facult ad de Humanidades y Educación, Vol. 7,
Nº 1.
Romer, P. (1990) “ Endogenous Technical Change,” Journal of Polit ical Economy, Vol. 98,
N° 5 (Oct ober), pp. S71-S102.
Sabino, C. (2003) “ Los Aj ust es Económicos y la Necesidad de una Polít ica Social,” en 10
aut ores y 7 propuest as para rehacer a Venezuela, Venezuela: Edit orial Panapo,
2da. Edición, pp. 185-212
Referencias Bibliográficas__________________________________________________ 130
Sachs J y Larrain F. (1993) Macroeconomía en la Economía Global, México: Pret ince Hall.
Schult z, T (1961) “ I nvest ment in Human Capit al” , American Economic Review: Papers and
Proceedings, Vol. 51, pp. 1-17.
Schult z, T (1968) “ Human Capit al,” in I nt ernacional Enciclopedia of t he Social Sciences,
New Cork: McMillan Company. Traducción al cast ellano como “ Capit al Humano” , en
Enciclopedia I nt ernacional de las ciencias sociales, Vol.2. Madrid: Aguilar, 1974, pp
154-61.
Serrano, L. (1996) “ I ndicadores de Capit al Humano y Product ividad,” Revist a de Economía
Aplicada, N° 11, pp. 177-90.
Solow, R. (1956) “ A Cont ribut ion t o t he Theory of Economic Growt h,” Quart erly Journal of
Economics, Vol. 70, N° 1 (February), pp. 65-94. Traducción al Cast ellano como “ Un
Modelo de Crecimient o,” en Economía del Crecimient o, de Amart ya Sen
(Compilador), Mexico, D.F.: Fondo de Cult ura Económica, 1979, pp. 151-82
Solow, R. (1957) “ Technical Change and Aggregat e Product ion Funct ion,” The Review of
Economics and St at ist ics, Vol. 39, N° 3 (August ), pp. 312-20. Traducción al
Cast ellano como “ El Cambio Técnico y la Función de Producción Agregada,” en
Economía del Cambio Tecnológico de Nat han Rosenberg (Compilador), Mexico,
D.F: Fondo de Cult ura Económica, 1979, pp. 319-36.
Sosa, A. (2003) “ Liberalismo y pet róleo en Venezuela,” en 10 aut ores y 7 propuest as para
rehacer a Venezuela, Venezuela: Edit orial Panapo, 2da. Edición.
Sierra, R. (2004) “ Feminización de la Mat rícula de Educación Superior y Mercado de
Trabaj o en Venezuela (1970-1999)” . Universidad Cent ral de Venezuela, Cent ro de
Est udios del Desarrollo (CENDES) Caracas, Venezuela.
Summers, R. & Hest on, A. (1991) “ The Penn World Table (Mark 5): An Expanded Set of
I nt ernat ional Comparisons, 1950–88,” Quart erly Journal of Economics, Vol. 106, N°
2 (May), pp. 327-68.
Torres, G. (2001) Un Sueño para Venezuela, Caracas: Banco Venezolano de Crédit o.
Tunnermann, C. (1999) “Historia de la Universidad en Am érica Latina”. UNESCO, Caracas
en ht t p: / / www.iesalc.unesco.org.ve/ programas/ nacionales/ vzla.pdf
UNESCO. (1977) St at ist ics of educat ional at t ainment and illit eracy, 1945–1974, Paris:
Unit ed Nat ions.
UNESCO. (1983) St at ist ics of educat ional at t ainment and illit eracy, 1970–1980, Paris:
Unit ed Nat ions.
Unit ed Nat ions (1998) Demographic I ndicat ors 1950-2050, New Cork
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 131
Vargas, S. (1995). “ Veint e años de la Dirección de Educación preescolar” . Document o
conmemorat ivo al XX aniversario de la creación de la dirección de educación
preescolar. Caracas, Minist erio de Educación.
Veneconomía “ I ndicadores Económicos Presupuest o Consolidado Del Sect or Público,” en
ht t p: / / www.veneconomia.com/ files/ I ndicadores/ I ndicador66_43.pdf
Venezuela (1998) “ La Salud en las Americas,” Vol. I I , pp 572
Valecillos, H. (1993) (Compilador) Est adíst icas Socio-Laborales de Venezuela Series
Hist óricas 1936-1990, Banco Cent ral de Venezuela, Tomo I I , Caracas, pp. 167-88
Young, A. (1991) “ Learning by Doing and t he Dynamic Effect s of I nt ernat ional Trade,”
Quart erly Journal of Economics, N° 106 (May), pp. 443-72.















A AP PÉ ÉN ND DI I C CE E A A
D DA AT TO OS S





P Pr r o od du uc ct t o o I I n nt t e er r n no o B Br r u ut t o o ( ( P PI I B B) ) T To ot t a al l y y P PI I B B n no o p pe et t r r o ol l e er r o o
( ( e en n m mi i l l e es s d de e m mi i l l l l o on ne es s d de e B Bs s, , a a p pr r e ec ci i o os s d de e 1 19 98 84 4) )



















Fuent e: Est adíst i cas Fi nanci er as I nt er naci onal es.
Asdr úbal Bapt i st a
Banco Cent r al de Venezuel a ( BCV)









AÑO PI B PI BNP AÑO PI B PI BNP
1950 100,7 66,6 1977 481,6 377,9
1951 112,9 69,4 1978 487,6 389,9
1952 119,7 75,8 1979 494,9 386,8
1953 123,4 80,2 1980 474,2 368,9
1954 137,0 90,0 1981 467,4 365,1
1955 149,0 96,1 1982 451,8 361,2
1956 177,4 104,2 1983 420,1 339,3
1957 203,2 122,2 1984 434,4 349,5
1958 184,8 122,5 1985 430,2 350,5
1959 189,5 127,5 1986 459,0 372,8
1960 187,2 126,2 1987 471,3 384,4
1961 188,9 122,7 1988 497,2 403,2
1962 203,2 128,8 1989 451,0 357,4
1963 208,7 134,2 1990 478,3 371,8
1964 255,5 149,7 1991 524,9 407,4
1965 270,2 160,0 1992 556,7 440,6
1966 270,3 165,5 1993 558,2 433,8
1967 290,8 175,8 1994 545,1 414,9
1968 311,4 192,4 1995 566,6 427,2
1969 315,5 203,3 1996 565,5 415,4
1970 342,0 220,5 1997 601,5 437,3
1971 353,5 231,4 1998 602,6 435,1
1972 355,9 245,0 1999 565,9 410,8
1973 392,3 260,6 2000 584,2 424,2
1974 415,8 278,4 2001 600,5 441,9
1975 420,7 315,3 2002 547,2 408,5
1976 458,0 350,9 2003 - -





C Ca ap pi i t t a al l B Br r u ut t o o T To ot t a al l y y C Ca ap pi i t t a al l B Br r u ut t o o n no o P Pe et t r r o ol l e er r o o
( ( e en n m mi i l l e es s d de e m mi i l l l l o on ne es s d de e B Bs s, , a a p pr r e ec ci i o os s d de e 1 19 98 84 4) )



















Fuent e: Asdr úbal Bapt i st a
Banco Cent r al de Venezuel a ( BCV)
Cál cul os Pr opi os






AÑO K KNP AÑO K KNP
1950 292,2 203,2 1977 1.555,5 1.440,1
1951 319,4 226,8 1978 1.710,1 1.594,2
1952 349,2 251,9 1979 1.858,7 1.739,6
1953 379,0 276,9 1980 1.987,7 1.862,4
1954 409,8 303,4 1981 2.103,0 1.968,2
1955 442,7 332,4 1982 2.203,0 2.054,4
1956 478,5 363,3 1983 2.272,4 2.112,7
1957 523,2 400,5 1984 2.314,6 2.148,2
1958 571,2 439,6 1985 2.342,3 2.171,6
1959 614,9 476,8 1986 2.371,3 2.195,8
1960 650,5 510,1 1987 2.400,0 2.220,7
1961 675,8 535,8 1988 2.440,7 2.257,9
1962 697,7 559,1 1989 2.462,0 2.272,7
1963 719,8 583,2 1990 2.465,7 2.264,3
1964 745,1 610,2 1991 2.482,1 2.260,4
1965 774,1 640,7 1992 2.522,2 2.274,6
1966 804,4 673,2 1993 2.569,9 2.296,4
1967 836,5 708,1 1994 2.596,6 2.302,2
1968 874,3 747,6 1995 2.608,6 2.296,3
1969 917,9 790,9 1996 2.685,0 2.331,0
1970 965,4 838,2 1997 2.779,6 2.383,7
1971 1.020,3 893,6 1998 2.871,8 2.429,9
1972 1.084,2 959,1 1999 2.948,9 2.458,6
1973 1.155,9 1.033,0 2000 3.026,8 2.483,1
1974 1.229,0 1.107,0 2001 3.115,2 2.510,7
1975 1.312,6 1.192,2 2002 3.184,2 2.516,6
1976 1.419,0 1.301,7 2003 - -





F Fo or r m ma ac ci i ó ón n B Br r u ut t a a d de e C Ca ap pi i t t a al l F Fi i j j o o T To ot t a al l y y n no o p pe et t r r o ol l e er r a a
( ( e en n m mi i l l e es s d de e m mi i l l l l o on ne es s d de e B Bs s, , a a p pr r e ec ci i o os s d de e 1 19 98 84 4) )



















Fuent e: Asdr úbal Bapt i st a
Banco Cent r al de Venezuel a ( BCV)
Cál cul os Pr opi os






AÑO I I NP AÑO I I NP
1950 30,8 25,1 1977 175,2 170,3
1951 32,2 26,2 1978 188,3 180,3
1952 36,3 28,3 1979 168,3 157,8
1953 33,7 26,4 1980 149,4 135,6
1954 39,2 31,8 1981 146,2 129,0
1955 39,8 32,7 1982 124,1 103,3
1956 45,6 36,4 1983 97,2 82,1
1957 58,1 45,0 1984 67,3 56,4
1958 55,5 42,7 1985 71,7 61,7
1959 51,7 43,1 1986 78,0 66,0
1960 40,3 35,5 1987 78,5 69,0
1961 32,2 28,8 1988 85,4 74,3
1962 34,1 31,1 1989 63,6 47,9
1963 35,3 32,3 1990 59,8 37,0
1964 41,7 37,8 1991 81,1 49,3
1965 44,7 40,8 1992 104,8 68,6
1966 46,5 43,6 1993 98,7 66,6
1967 49,6 46,7 1994 80,9 55,2
1968 59,1 53,7 1995 81,5 54,1
1969 62,6 55,6 1996 76,4 48,5
1970 69,0 63,4 1997 94,6 43,7
1971 78,0 72,6 1998 92,2 41,0
1972 88,8 84,8 1999 77,1 41,8
1973 96,5 92,4 2000 77,9 41,2
1974 93,1 87,0 2001 87,2 40,9
1975 116,8 113,7 2002 69,0 39,6
1976 141,9 138,7 2003 - -





I I n nd di i c ca ad do or r e es s d de e F Fu ue er r z za a L La ab bo or r a al l
( ( e en n m mi i l l l l o on ne es s d de e H Ha ab bi i t t a an nt t e es s) )

Fuent e: Asdr úbal Bapt i st a
I nst i t ut o Naci onal de Est adíst i ca ( I NE)
Est adíst i cas Fi nanci er as I nt er naci onal es





AÑO PT PEA PO PONP AÑO PT PEA PO PONP
1950 5,1 2,9 1,5 1,5 1977 13,7 7,9 4,2 4,2
1951 5,3 3,0 1,6 1,5 1978 14,2 8,2 4,4 4,3
1952 5,5 3,1 1,6 1,6 1979 14,6 8,6 4,5 4,5
1953 5,7 3,2 1,7 1,6 1980 15,1 8,9 4,7 4,6
1954 6,0 3,3 1,7 1,7 1981 15,5 9,2 4,8 4,8
1955 6,2 3,5 1,8 1,7 1982 15,9 9,5 5,0 4,9
1956 6,5 3,6 1,8 1,8 1983 16,3 9,7 5,0 4,9
1957 6,7 3,7 1,9 1,9 1984 16,7 10,0 5,0 4,9
1958 7,0 3,8 1,9 1,9 1985 17,1 10,3 5,2 5,1
1959 7,3 4,0 2,0 1,9 1986 17,6 10,6 5,4 5,4
1960 7,6 4,1 2,0 1,9 1987 18,1 10,9 5,7 5,7
1961 7,9 4,3 2,0 2,0 1988 18,5 11,3 6,1 6,1
1962 8,2 4,4 2,1 2,0 1989 19,0 11,6 6,3 6,2
1963 8,5 4,6 2,1 2,1 1990 19,5 12,0 6,5 6,5
1964 8,8 4,8 2,3 2,3 1991 20,0 12,5 6,8 6,7
1965 9,1 4,9 2,5 2,4 1992 20,4 12,9 7,0 7,0
1966 9,4 5,1 2,5 2,5 1993 20,9 13,2 7,1 7,1
1967 9,7 5,3 2,7 2,6 1994 21,4 13,6 7,3 7,2
1968 10,0 5,5 2,9 2,8 1995 21,8 14,0 7,7 7,7
1969 10,4 5,7 2,9 2,9 1996 22,3 14,4 7,9 7,9
1970 10,7 5,9 3,1 3,1 1997 22,8 14,8 8,5 8,4
1971 11,1 6,1 3,3 3,2 1998 23,2 15,2 8,8 8,8
1972 11,5 6,4 3,4 3,4 1999 23,7 15,6 8,7 8,7
1973 11,9 6,6 3,5 3,5 2000 24,2 16,0 9,0 8,9
1974 12,3 6,9 3,6 3,6 2001 24,6 16,4 9,7 9,6
1975 12,7 7,2 3,8 3,8 2002 25,1 16,9 9,8 9,7
1976 13,2 7,6 4,0 4,0 2003 - - - -





S St t o oc ck k d de e C Ca ap pi i t t a al l H Hu um ma an no o p pa ar r a a l l o os s n ni i v ve el l e es s d de e E Ed du uc ca ac ci i ó ón n P Pr r i i m ma ar r i i a a, ,
S Se ec cu un nd da ar r i i a a y y S Su up pe er r i i o or r ( ( e en n N N° ° d de e P Pe er r s so on na as s) )
Fuent e: Cál cul os Pr opi os
AÑO HPRI HSE HSU( 1) HSU( 2) AÑO HPRI HSE HSU( 1) HSU( 2)
1950 114.156 44.041 16.191 16.191 1977 3.143.866 744.837 102.138 123.000
1951 124.776 46.368 16.249 16.249 1978 3.398.435 824.328 116.127 136.949
1952 137.453 48.754 16.979 16.979 1979 3.664.870 907.503 130.042 152.165
1953 151.917 51.207 17.084 17.084 1980 3.898.570 996.163 145.214 167.903
1954 167.944 53.560 17.820 17.820 1981 4.179.337 1.086.472 161.064 186.056
1955 187.110 56.249 18.786 18.786 1982 4.491.021 1.178.643 178.398 206.143
1956 219.371 59.393 19.749 19.749 1983 4.803.691 1.274.900 198.813 231.278
1957 255.278 63.241 20.778 20.778 1984 5.117.045 1.377.560 223.624 257.772
1958 296.202 67.992 21.941 22.047 1985 5.437.005 1.486.877 250.132 286.064
1959 351.822 73.317 23.398 23.241 1986 5.774.407 1.598.666 278.460 314.482
1960 409.160 81.293 24.802 24.731 1987 6.119.782 1.714.178 306.812 346.723
1961 492.426 91.394 26.620 26.549 1988 6.495.198 1.831.481 338.367 378.002
1962 581.237 102.815 27.316 27.840 1989 6.881.392 1.950.168 370.143 421.123
1963 680.630 118.812 29.885 30.364 1990 7.280.806 2.069.607 411.997 472.570
1964 790.904 137.242 30.961 33.386 1991 7.701.394 2.192.075 461.194 522.192
1965 910.536 157.766 33.859 36.640 1992 8.135.090 2.320.204 514.615 572.325
1966 1.041.037 180.801 35.218 40.413 1993 8.569.687 2.453.841 569.039 628.061
1967 1.176.940 208.191 36.641 44.281 1994 9.008.059 2.594.389 625.326 683.511
1968 1.324.950 239.320 38.971 48.549 1995 9.423.705 2.732.031 677.628 738.190
1969 1.480.210 275.274 41.228 53.577 1996 9.858.363 2.893.582 732.340 792.532
1970 1.660.304 319.466 42.346 57.165 1997 10.313.992 3.061.425 767.337 852.067
1971 1.858.185 372.363 45.358 63.061 1998 10.765.201 3.232.309 815.247 912.634
1972 2.039.314 421.980 56.479 69.303 1999 11.251.270 3.414.480 863.956 975.439
1973 2.237.621 477.847 61.948 77.365 2000 11.779.416 3.608.719 920.802 1.032.288
1974 2.447.488 537.595 69.657 86.594 2001 12.342.221 3.820.065 995.965 1.107.439
1975 2.670.564 600.234 78.863 96.112 2002 12.926.150 4.038.305 1.075.798 1.187.292
1976 2.901.124 670.552 88.382 109.018 2003 - - - -













A AP PÉ ÉN ND DI I C CE E B B
G GR RÁ ÁF FI I C CO OS S
Apéndice B_____________________________________________________________ 139







A AB BR RE EV VI I A AT TU UR RA AS S Y Y V VA AR RI I A AB BL LE ES S










Abr evi at ur as Var i abl es en Ni vel es

Agr egados Macr oeconómi cos en mi l es de mi l l ones de Bs.
( preci os de 1984)
LPI B Product o I nt erno Brut o Tot al
LPI BNP Product o I nt erno Brut o no Pet rolero
LK St ock de Capit al Físico Tot al
LKNP St ock de Capit al Físico no Pet rolero
LI Formación Brut a de Capit al Físico Tot al
LI NP Formación Brut a de Capit al Físico no Pet rolero
I ndi cador es de Pobl aci ón en mi l l ones de Habi t ant es
LPT Población Tot al
LPEA Población Económicament e Act iva
LPO Población Ocupada
LPONP Población Ocupada del Sect or no Pet rolero

Est i maci ones de St ock de Capi t al Humano par a l os t r es
ni vel es de l a Educaci ón en Venezuel a en mi l es de Per sonas
LHPRI
St ock de Capit al Humano para la Educación Primaria empleando
dat os del Minist erio de Educación
LHSE
St ock de Capit al Humano para la Educación Secundaria empleando
dat os del Minist erio de Educación
LHSU( 1)
St ock de Capit al Humano para la Educación Superior empleando
dat os del Minist erio de Educación
LHSU( 2)
St ock de Capit al Humano para la Educación Superior empleando
dat os de la Oficina de Planificación del Sect or Universit ario
Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 140






A AB BR RE EV VI I A AT TU UR RA AS S Y Y V VA AR RI I A AB BL LE ES S







Abr evi at ur as Var i abl es en Pr i mera Di f er enci a

Agr egados Macr oeconómi cos en mi l es de mi l l ones de Bs.
( preci os de 1984)
DLPI B Product o I nt erno Brut o Tot al
DLPI BNP Product o I nt erno Brut o no Pet rolero
DLK St ock de Capit al Físico Tot al
DLKNP St ock de Capit al Físico no Pet rolero
DLI Formación Brut a de Capit al Físico Tot al
DLI NP Formación Brut a de Capit al Físico no Pet rolero
I ndi cador es de Pobl aci ón en mi l l ones de Habi t ant es
DLPT Población Tot al
DLPEA Población Económicament e Act iva
DLPO Población Ocupada
DLPONP Población Ocupada del Sect or no Pet rolero

Est i maci ones de St ock de Capi t al Humano par a l os t r es
ni vel es de l a Educaci ón en Venezuel a en mi l es de Per sonas
DLHPRI
St ock de Capit al Humano para la Educación Primaria empleando
dat os del Minist erio de Educación
DLHSE
St ock de Capit al Humano para la Educación Secundaria empleando
dat os del Minist erio de Educación
DLHSU( 1)
St ock de Capit al Humano para la Educación Superior empleando
dat os del Minist erio de Educación
DLHSU( 2)
St ock de Capit al Humano para la Educación Superior empleando
dat os de la Oficina de Planificación del Sect or Universit ario
Apéndice B_____________________________________________________________ 141
LP IB
4
5
6
7
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPI B
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLPI B
-0,15
-0,1
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
0,25
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPI B
-0,15
-0,1
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


LPI BNP
4
5
6
7
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPI BNP
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLPI BNP
-0,15
-0,1
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPI BNP
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
0,25
0,3
0,35
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 142
LK
5
6
7
8
9
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LK
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLK
0
0, 01
0, 02
0, 03
0, 04
0, 05
0, 06
0, 07
0, 08
0, 09
0, 1
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLK
-0,4
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


LKNP
5
6
7
8
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LKNP
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLKNP
- 0,02
0
0,02
0,04
0,06
0,08
0,1
0,12
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLKNP
-0,8
-0,6
-0,4
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación

Apéndice B_____________________________________________________________ 143
LI
3
4
5
6
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LI
-0,4
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLI
-0,5
-0,4
-0,3
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLI
-0,4
-0,3
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


LI NP
3
4
5
6
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LI NP
-0,6
-0,4
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLI NP
- 0,5
- 0,4
- 0,3
- 0,2
- 0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLI NP
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 144
LPT
1
2
3
4
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPT
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLPT
0
0,005
0,01
0,015
0,02
0,025
0,03
0,035
0,04
0,045
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPT
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


LPEA
1
2
3
4
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPEA
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLPEA
0
0,005
0,01
0,015
0,02
0,025
0,03
0,035
0,04
0,045
0,05
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPEA
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


Apéndice B_____________________________________________________________ 145
LPO
0
1
2
3
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPO
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLPO
-0,02
-0,01
0
0,01
0,02
0,03
0,04
0,05
0,06
0,07
0,08
0,09
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPO
-0,3
-0,25
-0,2
-0,15
-0,1
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


LPONP
0
1
2
3
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LPONP
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLPONP
-0,02
-0,01
0
0,01
0,02
0,03
0,04
0,05
0,06
0,07
0,08
0,09
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLPONP
-0,3
-0,25
-0,2
-0,15
-0,1
-0,05
0
0,05
0,1
0,15
0,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación

Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 146
LHPRI
10
12
14
16
18
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LHPRI
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLHPRI
0
0,02
0,04
0,06
0,08
0,1
0,12
0,14
0,16
0,18
0,2
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLHPRI
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


LHSE
10
12
14
16
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LHSE
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


DLHSE
0
0,02
0,04
0,06
0,08
0,1
0,12
0,14
0,16
0,18
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLHSE
-0,6
-0,4
-0,2
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación

Apéndice B_____________________________________________________________ 147
LHSU( 1)
9
10
11
12
13
14
15
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LHSU( 1)
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLHSU(1)
0
0,05
0,1
0,15
0,2
0,25
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLHSU( 1)
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación


LHSU( 2)
9
10
11
12
13
14
15
50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 78 80 82 84 86 88 90 92 94 96 98 00 02
Años
LHSU( 2)
0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1,2
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Número de Rezagos
Correlación


DLHSU( 2)
0
0,02
0,04
0,06
0,08
0,1
0,12
0,14
51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89 91 93 95 97 99 01
Años
DLHSU( 2)
-0,2
-0,1
0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Númer o de Rezagos
Correlación














A AN NE EX XO OS S
D DI I A AP PO OS SI I T TI I V VA AS S D DE E L LA A P PR RE ES SE EN NT TA AC CI I Ó ÓN N
D DE EL L T TR RA AB BA AJ JO O D DE E G GR RA AD DO O

Anexo: Diaposit ivas de la Present ación del Trabaj o de Grado_____________________ 149










Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 150











Anexo: Diaposit ivas de la Present ación del Trabaj o de Grado_____________________ 151










Mart ínez A. y Sarmient o M.________________________________________________ 152











Anexo: Diaposit ivas de la Present ación del Trabaj o de Grado_____________________ 153








Sign up to vote on this title
UsefulNot useful