P. 1
Una Mirada a Las Obligaciones de Medio y de Resultado 2

Una Mirada a Las Obligaciones de Medio y de Resultado 2

|Views: 243|Likes:
Published by Hernán Zambrano

More info:

Published by: Hernán Zambrano on Feb 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2015

pdf

text

original

Universidad del Desarrollo Facultad de Derecho

“UNA MIRADA A LAS OBLIGACIONES DE MEDIOS Y DE RESULTADO”

Autor: Hernán Zambrano

0

Justificación de la aplicación de esta distinción…………… Págs.ÍNDICE I. Pág. INTRODUCCIÓN………………………………………………… ………………………………………………. 9-11 6. 15 Pág. Tendencias y criterios modernos acerca de la distinción y su aplicación a la responsabilidad profesional…………… Págs. Págs.. 16 BIBLIOGRAFÍA …………………………………………. Importancia de la distinción en el Derecho Civil Chileno…… Págs.. 11-14 III.. Pág. 5-6 3.. IV.. Pág. 3-5 2. CONCLUSIÓN ……………………………………………. 8 5.. 6-7 4. Las obligaciones de medios y de resultado: distinción entre ambas y elemento al que atiende tal distinción ……. 1 . Relevancia jurídica de esta distinción………………………… Págs. 2 Págs. DESARROLLO 1.. Ámbito de aplicación………………………………………….. 3-14 II.

Ahora. en consideración a la naturaleza de la prestación. la relevancia jurídica que reviste tal distinción y la importancia de su aplicación en el Derecho Civil Chileno. en la obligación del médico o del abogado. a su turno. de la diligencia en cuestión. No podría en justicia entenderse. También se señalarán algunas particularidades en torno a las tendencias modernas relativas a la distinción y su aplicación a la responsabilidad profesional. la seguridad en la producción del resultado es bastante cierta y depende. en ambas situaciones. Así por ejemplo. la prestación está constituida por la actividad en sí. el esfuerzo realizado para la consecución del resultado. INTRODUCCIÓN El objetivo del presente trabajo radica en el desarrollo del tema de las obligaciones de medios y de resultado. así también su tratamiento normativo debiera ser desigual. modificación y extinción de buena parte de estas obligaciones es diversa. que no existe incumplimiento o inejecución al no satisfacer determinado interés del acreedor. Lo anterior escapa a la injerencia directa de éstos.I. Debemos señalar que existen distintas relaciones obligacionales en el Derecho Civil y el trato que se les da a éstas debe ser. El nacimiento. la distinción existente entre ambas y su justificación. evolución. pues depende de variados factores ajenos a su influencia. en justicia. en general. Las prestaciones que derivan de una u otra obligación son distintas. De lo anterior se colige. cuando se trata de obligaciones en que el resultado querido por el acreedor es inherente a la obligación y por tanto forma parte de ésta. difiere de la de construir una obra por parte de un albañil o de la de prestación de alimentos o entregar un cuerpo cierto. Distinto es el caso de quien se obliga a entregar una cosa o a construir una obra. la obligación que asume el abogado de llevar un caso o la de un médico de atender un paciente. esto si el deudor ha actuado con la debida diligencia. La lógica dicta que sólo podrían obligarse a actuar con determinada diligencia. cumpliendo con cierto grado de diligencia. Se tratará. sólo se entenderá cumplida la obligación satisfaciendo la expectativa del acreedor. 2 . en consecuencia el trabajo del deudor en cuanto tal. diferenciado. teniendo en mente la consecución de cierto objetivo querido por el acreedor. que el médico estuviese obligado a sanar al paciente o el abogado a ganar el juicio. con miras a la producción del resultado. como en otras.

ello dependerá de si tal expectativa es o no exigible. El deudor puede o no ser garante de la obtención de lo querido por el acreedor. sea o no exigible la obtención de la expectativa por el acreedor. Situando la distinción dentro de las obligaciones de hacer. estaremos frente a una obligación denominada de resultado. la prestación consiste en la conducta debida de dar. hacer o no hacer alguna cosa a favor de otro. se encuentre en condiciones de ser exigible por el acreedor y. 209. Existen diferencias de naturaleza que se evidencian en la responsabilidad generada por su incumplimiento. JORDANO FRAGA (1991) p. lo debido en una obligación de resultado es en opinión de Jordano Fraga: “una determinada alteración en la realidad física o jurídica. LAS OBLIGACIONES DE MEDIOS Y DE RESULTADO: DISTINCIÓN ENTRE AMBAS Y ELEMENTO AL QUE ATIENDE TAL DISTINCIÓN La mayor parte de los autores se manifiesta en el sentido de que la prestación. que la distinción atiende al objeto de la relación obligacional. así el contenido de la prestación del obligado no involucra el logro del fin o la producción del resultado. pero no así en la de medios. no abarcando la obligación directamente la expectativa. en las de medios. 5-6. DESARROLLO 1. por tanto. En el evento de que esta expectativa del acreedor. en la que el deudor no es garante más que de su propia actuación diligente. exigible por el acreedor. en que el contenido de la obligación del deudor es un hacer. objeto de la relación obligatoria. 1 La prestación aludida tiene distintas formas de configuración. 4. cuando se realiza la conducta con la diligencia debida. Distinto es el caso de las prestaciones de medios o de actividad. 7. lo es cuando se trata de una obligación de resultado. agotándose en el simple despliegue de una actividad o conducta diligente.II. debida por el deudor. incluye la expectativa del acreedor. lo que no sucede en las obligaciones de medios. En las obligaciones de resultado. que en el caso de las obligaciones de resultado. por consiguiente. sólo se verifica el cumplimiento a través de la obtención del interés o expectativa del acreedor 4. preexistente a la constitución del vínculo obligatorio” 3. En relación a lo prescrito por el artículo 1438 de nuestro Código Civil. De lo anterior se colige. llamada por algunos autores como interés primario 2. además de organizada 1 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. ÁNGEL YAGÜEZ Y ZORRILLA RUIZ (1985) p. 2 3 4 3 . consiste en un comportamiento debido por el deudor y. MENGONI (1954) p.

6 7 8 9 4 . siguiendo su lex artis. es precisamente la consecución del resultado y no la actividad o los esfuerzos que realiza el deudor. sino que se requiere para tal cumplimento. diremos que no basta con el ejercicio de la actividad diligente para el cumplimiento de la obligación. 536 y ss. de llevar a los pasajeros sanos y salvos a su destino. el segundo no se obliga a pagar una remuneración al primero a causa de su curación. ALESSANDRI RODRÍGUEZ Y SOMARRIVA UNDURRAGA (1991) pp. de la consecución de la expectativa en cuestión. la causa de la obligación en un contrato de arrendamiento de obra. 16-17. la del médico que celebra un contrato de prestación de servicios de salud con el paciente. El facultativo. es sin duda la curación de la enfermedad que lo aqueja. respecto del paciente estos cuidados constituyen un interés de carácter secundario. a su turno. Lo anterior no es del todo preciso. constituyendo esto la causa de la obligación. pues el médico o deudor no se ha obligado a satisfacer el interés primario o expectativa del paciente o acreedor. Debemos señalar que muchos de los problemas que genera esta distinción. JORDANO FRAGA (1991) pp. en sí misma es un resultado y éste no coincide con la expectativa del acreedor. En la esfera de los contratos bilaterales. a saber. 302 y ss. dicen relación con su propia denominación construida por Demogue “obligaciones de medios o de medio y de resultado” 8. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. En sentido diverso. sino que por los cuidados diligentes que. Así por ejemplo. se obliga a cuidar diligentemente al paciente. el facultativo debe prestar. En el caso del médico y su paciente. En el caso del transportista y la obligación que surge respecto de éste. A modo de ilustración de lo anterior resulta conveniente analizar algunos casos emblemáticos de éstas obligaciones. identifica el resultado directamente con lo querido por el acreedor. fallezca o simplemente siga igual de enfermo y esto sea por causas no imputables al médico. la expectativa del acreedor equivale a la causa objetiva de su obligación correlativa 7. o paciente en este caso. Tapia Suarez 5 CABANILLAS SÁNCHEZ (2000) pp. la causa objetiva de la obligación de una parte es la obligación correlativa de la otra 6. El objeto de la obligación del médico son precisamente los cuidados señalados y constituyen el programa de prestación al cual se obliga. Esta diferenciación así estructurada. resultando generalmente irrelevante que no se obtenga el interés o expectativa en cuestión. En el caso que el paciente. 10. el interés primario del acreedor. pues en la obligación de medios la actividad diligente del deudor. empeore. esto conforme a la lex artis de su ciencia y con miras a producir el resultado de su sanación. 9 Citando a la doctrina nacional. DEMOGUE (1925) pp. 275 y ss. o la obligación que tiene el transportista de llevar al pasajero sano y salvo a su destino. con ocasión de la teoría de la causa objetiva de los actos jurídicos. 5 A menudo se explica la diferencia entre ambas clases de obligaciones. no se configurará una inejecución de la conducta debida.hacia la consecución de la expectativa del acreedor. En el primer caso y siguiendo los conceptos de Mengoni. en las obligaciones de resultado.

a razón de lo anterior. la consultora escogida entrega los informes técnicos en forma completa y exacta. como “aquellas en que el deudor se compromete a realizar todo lo necesario para lograr el fin deseado por el acreedor”. A razón de lo anterior. con miras a la satisfacción de la expectativa del acreedor. una persona celebra un contrato de “Consulting” para determinar la viabilidad de una empresa. 11 12 5 . Lo primordial en la obligación de medios es el ejercicio diligente del deudor. así también respecto de las posibles causales de exoneración de responsabilidad. La calificación de una obligación como de medios o de resultado. 382. a su turno. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. RELEVANCIA JURÍDICA DE ESTA DISTINCIÓN La distinción tiene su razón de ser en el diverso compromiso asumido por el deudor. de la carga de la prueba de la culpa o bien la coexistencia de la responsabilidad objetiva y subjetiva. TAPIA SUAREZ (1941) p. invierte. Es una distinción que ayuda al juez a determinar cuando una obligación se ha cumplido efectivamente o no. diremos que el contrato de “Consulting” tiene como objeto central. Al momento de analizar si es responsable la consultora de las perdidas del empresario. que dice relación con dos formas distintas de configurar la obligación en atención a su objeto. se indica en estos que el negocio estaría dando dividendos al cabo de tres meses. El empresario. la asesoría en materias técnicas a 10 TAPIA SUAREZ (1941) p. las de medios. la validez de la clasificación no se ve realmente afectada. incide directamente a nivel del cumplimiento. 11 En general las críticas que se le han formulado a esta distinción son de carácter formal. Lo fundamental se relaciona con el cumplimiento o incumplimiento de la obligación. a través de todos los medios que estén a su alcance. 12 2. el incumplimiento se producirá entonces por la inejecución de esa actividad diligente. En la obligación de resultado lo esencial es que el deudor se obliga a satisfacer determinada expectativa del acreedor. pues se refieren a la relatividad de los conceptos medio y resultado y no a lo esencial de la distinción.define a las obligaciones de resultado como: “aquellas en que el deudor se compromete a obtener el fin deseado por el acreedor” 10 y. pasan los tres meses y más aun y no obtiene ganancia alguna. en relación con la obtención o no de la expectativa del acreedor. 383. Por ejemplo. En relación con tales consecuencias tiene sentido determinar la relevancia jurídica de la distinción. sólo porque éste no obtiene lo deseado. existiendo incumplimiento cuando esto no se consigue. 177-178.

el primero a que el alumno aprobara y el segundo a concluir la obra en forma satisfactoria de acuerdo a lo pactado. pues esta surge del incumplimiento. b) Propende a la seguridad jurídica 15 Entrega certeza poniendo límites claros en la determinación del cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. 3. lo anterior configura la obligación como de medios. junto con el régimen de prueba de la responsabilidad contractual. permaneciendo el hecho objetivo del incumplimiento. el tratamiento normativo puede ser el mismo para un abogado que pierde un juicio y para aquel que no efectúa un informe en derecho. se obligara en los mismos términos que un albañil a construir una obra. Cómo típica obligación de resultado tenemos el contrato de Obra. esto aunque la consultora tuviera efectivamente culpa en el fracaso del negocio por presunción de culpa o asesoramiento deficiente o incompleto. genera el incumplimiento de la obligación contraída. 14 15 6 . que sirve de guía particular a un alumno en la preparación de un certamen. no constituyendo una causal de exoneración de responsabilidad. Así como tampoco. tratando igual a situaciones análogas y distinto a situaciones que son diversas. que es coincidente con el interés primario o expectativa del acreedor. 112-113. dañoso e imputable. sólo podría ser una causal que lo exime de responsabilidad. La ausencia de culpa del contratista no constituye cumplimiento. Resultaría del todo injusto que el profesor. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. en él la no realización de la debida prestación. hace lo propio con el cumplimiento de la obligación. del deber de cierta prestación. 34. En el instante en que el consultor prueba su diligencia.través del desarrollo de un ejercicio diligente 13. 33. 13 CABANILLAS SÁNCHEZ (1993) pp. JUSTIFICACIÓN DE LA APLICACIÓN DE ESTA DISTINCIÓN Existen variadas razones de relevancia jurídica que se exponen a continuación: a) “Propende a una solución más equitativa en casos de responsabilidad contractual” 14 A través de esta teoría se logra una compresión más clara de los fenómenos de cumplimiento e incumplimiento en materia contractual y se evita la arbitrariedad. esto especialmente en lo que dice relación con las obligaciones de hacer.

el precio es función del riesgo: P(r). se elevaría claramente el precio de las prestaciones. c) Económicamente es más adecuada i. produce que el valor de su remuneración tienda a ser más alto que en caso contrario. jamás la ausencia de culpa será equivalente al cumplimiento 16. o sea. 2. se considera dentro de ella y se recarga al acreedor. la promesa del albañil. 34-35. este concurre el primer día y posteriormente desaparece por un lapso de tres meses. a todas luces injusto. Graficando lo anterior tenemos la obligación de un albañil de construir un techo. asumiendo el riesgo de un evento aleatorio el deudor. el considerar a todas las obligaciones como de medios. en cuanto tal. ante los tribunales de justicia. no es legalmente exigible al deudor. pero esta requería de materiales que detallaban los planos y que no se encontraban en el mercado. alega que hizo todo lo que estaba a su alcance por terminar la obra. Precio de la remuneración = P. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. El acreedor de la obligación observará que su expectativa o interés primario. considerando a la obligación del médico como de resultado. 16 FROSSARD (1965) p. desincentiva también la inversión y cooperación. esto a través de seguros de responsabilidad. pues el riesgo que subyace. El no hacer la distinción. cuando regresa. cuyo costo en definitiva sería cargado al acreedor. ya que la promesa que contiene el contrato deja de ser realmente exigible. Lo anterior desincentiva la contratación porque el precio de la remuneración correlativa del deudor es función del riesgo 17. 17 18 7 . El hecho de considerar a una obligación de resultado como de medios. habiendo hecho todo lo posible el albañil para cumplir con la obra. los efectos económicos serían igualmente nocivos. En este caso. el riesgo de que no se cumpla la expectativa del acreedor o paciente. Si se considerara a todas las prestaciones como de resultado. pero bajo el nivel de interés primario del acreedor. en los términos del contrato. riesgo = (r). 18 ii.En la obligación de medios. en cambio en la de resultado. la ausencia de culpa equivale al cumplimiento de la misma. En el evento contrario. no quedaría otra solución que pagarle el precio pactado que se le debe. Tratándose de una obligación de resultado. debiera ser soportado por el médico o deudor. A modo de ejemplo. jamás se entendería como cumplida en el caso en cuestión. lo que lo desincentivará a invertir y se encontrarán además fundamentos para que el deudor incumpla o cumpla.

ÁMBITO DE APLICACIÓN Se encuentra fundamentalmente asociado al ámbito contractual. más que considerar el alea u otros criterios doctrinarios. SOMARRIVA UNDURRAGA Y VODANOVIC H. dada por el nivel de diligencia de que responde. Resulta procedente también señalar. en este caso se incluye una cláusula limitativa de responsabilidad. de medio” 19. donde se produciría una traslación del peso de la prueba del deudor al acreedor. 21 A mayor abundamiento. salvo que por decisión de las partes se modifiquen y se aplique el régimen de la obligación de medios.4. Con ocasión de determinar si una obligación es de medios. 174. 20 21 8 . pues. 19 ALESSANDRI RODRÍGUEZ. y no el logro de un determinado resultado”. atendidos los casos. (2001) p. en palabras del profesor Alessandri en estas obligaciones: “uno de los contratantes puede obligarse a proporcionarle al otro una ventaja determinada o sólo a realizar lo posible para proporcionársela. RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. lo prescrito por el profesor Pablo Rodríguez Grez. no así a las delictuales y cuasidelictuales. La distinción carecería de base en nuestra legislación y sólo produciría cierto grado de distorsión en lo central del concepto y contenido de la obligación. aplicable a las obligaciones legales y cuasicontractuales. 13. RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. Así lo refiere en lo tocante a la responsabilidad profesional. En el campo contractual. en una opinión diametralmente distinta. cual es el trabajo mismo del deudor y no el resultado que produce o la obra que deriva de él. no totalmente. el autor lisa y llanamente no cree en la existencia de la distinción más que como factor de alteración del Onus Probandi. 23. Esto se encuentra vinculado directamente con la naturaleza de la obligación. la distinción se aplica a las obligaciones de hacer. Con respecto a las obligaciones de dar y no hacer estás serán de resultado. ya que puede resultar. 20 El autor arguye que todas las obligaciones serían de medios pues: “la obligación impone al sujeto pasivo (deudor) una “conducta típica”. y la del segundo. hay que estarse al objeto de la obligación. añadiremos algunas particularidades cuando nos refiramos al apartado de la aplicación de la distinción a la responsabilidad profesional. el primer supuesto es una obligación de resultado.

presentaría una cortapisa sólo virtual para validar la distinción. Además. su cumplimiento a la consecución de un interés primario o expectativa del acreedor. 180. en que se ha situado en este trabajo la importancia de la misma. que la doctrina considera de medios. 24 A propósito de la distinción. que la ausencia de culpa también tendría capacidad exonerativa. toda vez. en general por nuestros tribunales. pues como ya se ha dicho. 25 La distinción debiera aplicarse sin problema alguno en nuestro Derecho Civil. Por ello el artículo 1547 del C. la doctrina nacional se encuentra dividida. sea ésta de medios o de resultado y no constituye un escollo para que la prestación sea diversa. 180. no se ha condicionado. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. sólo se logra a través de la prueba del caso fortuito y. Lo que sí. en otras oportunidades. puede decirse que esta distinción ha sido parte en forma implícita del Derecho Civil Chileno. pero con ocasión de la discusión de donde se centra el ámbito de la prueba de la culpa. un deber de comportamiento diligente. sumado al principio de buena fe contractual. IMPORTANCIA DE LA DISTINCIÓN EN EL DERECHO CIVIL CHILENO Desde hace ya bastantes años. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. esto por lo que sigue: a) Lo relacionado con la inversión de la carga de la prueba en la culpa es de orden secundario. Lo anterior. según el caso de que se trate. 22 En ciertos tipos de obligaciones. pues se ha dicho que la exoneración de responsabilidad contractual. lo fundamental es el cumplimiento o incumplimiento de la obligación. es una inversión de la carga de la prueba de la culpa y en relación a las causales de exoneración. justamente en el ámbito. Sólo se aplica como presunción de culpa y como factor de imputación de responsabilidad. 180. no con respecto a la determinación del cumplimiento de la obligación.5. 23 24 25 9 . que se haya establecido el incumplimiento material de la obligación. 179. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. o la consecución de un interés primario o expectativa. nunca se ha aplicado un régimen diferenciado de responsabilidad relacionado con esta distinción. han existido decisiones variadas y a veces contradictorias. es una 22 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. genera que lo relevante de esta distinción se aplique en nuestro derecho.C. nuestra jurisprudencia ha aplicado en forma implícita esta distinción. Así.. ya que lo que señala es irrelevante respecto del cumplimiento o incumplimiento de la obligación. 23 Lo que no se encuentra considerado en general por nuestra jurisprudencia.

28 iii. corresponde a lo contrario de la diligencia. esto por lo que sigue: i. 27 28 10 . 27 c) Según señala nuestro Código Civil en el artículo 2158. no siendo la carga de la prueba de la culpa. en la especie. iv.C. una aplicación del fundamento de la teoría de las obligaciones de medios y de resultado. La culpa es una forma específica de incumplimiento cuando se trata de obligaciones de medios. asociada al incumplimiento. ésta presenta dos funciones que se relacionan con las obligaciones de medios y de resultado: • • Una integradora del deber de prestación. 180-181. Así. En cuanto a la diligencia en materia contractual. Si se rechaza la forma de interpretación propuesta. la carga de la prueba de la culpa. 26 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. 181-182. es de aplicación de las reglas generales establecidas en el artículo 1698 del C. en caso de que exista un incumplimiento imperfecto. no se daría la inversión de la carga de la prueba en la culpa y no por la existencia de una presunción de culpa. ii. la carga de la prueba de la culpa o negligencia como cumplimiento imperfecto. por una presunción de incumplimiento. debiera ser del acreedor que demanda indemnización de perjuicios. 26 b) En las obligaciones de medios. esto de acuerdo a las reglas generales del Onus Probandi. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. el acreedor debe probar que el deudor ha incumplido. La culpa. Si existe cumplimiento imperfecto en una obligación de medios y se demanda indemnización de perjuicios.distinción. así considerada. Este incumplimiento se traduce. La carga de la prueba. referida ésta. en una función de integración de la prestación. que en los hechos. ésta es común a todo tipo de obligación. sino más bien. en la negligencia en el hacer o actividad que posibilitaba la obtención de la expectativa del acreedor. del acreedor en la obligación de medios. en ella el objeto de la obligación es un comportamiento diligente y se da sólo en las obligaciones de medios. existe allí. En este sentido la diligencia es el perfecto cumplimiento de una obligación de medios. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. 182. ha efectuado la jurisprudencia desde el siglo XIX. (Onus Probandi). es del acreedor que demanda perjuicios. no importando el tipo de obligación o infracción. v. Otra evitativa de la imposibilidad sobrevenida de la prestación. a la culpa como criterio de incumplimiento material de la obligación del mandatario y no como factor de imputación de responsabilidad.

múltiples comentarios y críticas. En cuanto a la ausencia de culpa. lo que se obtiene a través de la comparación con el comportamiento diligente exigible al hombre ideal. La misma. Existiendo la presunción de culpa como factor de imputación en materia contractual.La culpa por su parte. Los elementos que lo componen se determinan en relación con el grado de diligencia de que responde el deudor. 183. No así en las de resultado. como factor de imputación. aún. no es causal de exoneración de responsabilidad de por sí. a propósito de los fundamentos que se leen a continuación: a) En las obligaciones de medios. sino un elemento constitutivo del caso fortuito y se relaciona con ser diligente. pues no se satisfacen por la actuación diligente. corresponde a la negligencia en la evitación del evento externo que impide el cumplimiento de la obligación. consagrada por nuestro Código Civil y que se aplica con carácter general. 183-184. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. esta sucita. Es en este sentido en que debe aplicarse el artículo 1547 del Código Civil. tenemos al caso fortuito. más que en la culpa en sí. donde esta diligencia nunca equivale al cumplimiento. constituyen el cumplimiento o pago. se muestra como un defecto en la conducta debitoria. puesto en las mismas circunstancias. 30 6. c) Como única causal de exoneración de responsabilidad. por tanto. 30 11 . 29 La responsabilidad civil contractual y las causales de exoneración de ésta. la prueba de la diligencia. Esta culpa. b) La prueba de la diligencia. la responsabilidad tiene su base en el incumplimiento del contrato y en la ausencia de prueba que posibilite la exoneración del deudor. sino por el producto de la actividad en cuestión que coincide con el interés primario o expectativa del acreedor. como forma de incumplimiento material en las obligaciones de medios. especial atención entre los autores y genera. para evitar el evento externo que produce la imposibilidad de cumplir. TENDENCIAS Y CRITERIOS MODERNOS ACERCA DE LA DISTINCIÓN Y SU APLICACIÓN A LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL Dada la importancia de la distinción en cuestión. tienen las mismas reglas para las obligaciones de medios y de resultado. ésta se excluye como causal de exoneración de responsabilidad. esto respecto de las conductas exigibles señaladas anteriormente. 29 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. junto a la función que integra el contenido de la obligación. tiene su correlato en la función integradora de ella y no en la evitativa de la imposibilidad sobrevenida. en la vereda opuesta a la diligencia. acreditado el incumplimiento.

Así considerado. citando a ESMEIN. Lo anterior es descrito por el profesor Pablo Rodríguez como un compromiso en la realización de una conducta que se describe por las partes en el campo contractual o en la ley. Así por ejemplo. de resultado. califican a la distinción como extremadamente simplista. a saber: la conducta debida. existe sólo una presunción de que el obligado no ha cumplido. incluyendo el caso fortuito. ningún obligado asumiría la realización de un fin determinado. 34 El deudor se encuentra obligado “a desplegar sus mejores esfuerzos u obrar con el máximo cuidado o con la diligencia media”.En lo medular. no existiría responsabilidad. 32 33 34 12 . como se observa por ejemplo en las prestaciones de índole profesional. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) pp. Lo mismo ocurriría con ocasión de la responsabilidad extracontractual y legal pues “es la norma la que determina la diligencia y cuidado que se imponen al sujeto pasivo (dañador)”. produciéndose un traspaso de deudor a acreedor. 25-26. no serviría para probar la existencia de las obligaciones de medios. cabe señalar lo referente a la posible inexactitud de que sería objeto la distinción. 33 Dicho lo anterior. sólo existirían obligaciones de medios o. las de resultado. en estricto rigor. 22. constituiría en sí misma un resultado o la actividad que realiza un constructor de obra es un medio para la consecución de la misma. como ya se ventiló en otro apartado. esta distinción. Nos detendremos en este punto. Acreditándose lo anterior. dice el profesor Pablo Rodríguez. Lo anterior. A renglón seguido. sino sólo cuando es garante de todo evento. a contrario sensu. 32 Este deudor se obligaría sólo en términos de hacer todo lo posible para lograr un determinado resultado. 22. observamos la opinión de diversos autores que se expresan en el sentido de que. debiendo satisfacer un “deber de conducta” tipificado en la ley. a su turno. podría decirse que la labor del médico conducente a la sanación. y el proyecto o finalidad que se propone alcanzar. citando a PLANCQUEEL. la denominada prestación. el deudor rara vez se compromete a lograr un resultado. existe una confusión entre 2 conceptos. Lo anterior haría imposible establecer una distinción radical. 31 Por otra parte. no sería posible separar el resultado de los medios que lo producen. 31 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. En este tipo de responsabilidad. pudiendo éste probar en contrario de que ha actuado con la debida diligencia y cuidado comprometido. en el evento que se despliegue la conducta debida y no se logre el fin querido. y. que constituye la obligación propiamente tal. ya que. Los que se sitúan en el primer grupo. no tendría más sentido que el relativo a la alteración del peso de la prueba. Ahora bien. junto con el hecho de que en todas las obligaciones existen distintos resultados y medios implícitos. RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. esto considerando que existen infinidad de prestaciones posibles. la que opera en subsidio de la autonomía de la voluntad. RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. 25.

si lo haría en relación a una serie de actos intermedios. Le cure del medico sono un mezzo per la guarigione del malato. “el deudor con el propósito de alcanzar la prestación y el acreedor con miras a facilitar y no entorpecer la conducta de su contraparte”. • En último término.” La traducción es nuestra. En el caso de la prestación médica. 25. el médico que no se obliga a la sanación del paciente. Reconocemos una cierta relatividad en los conceptos de medio y resultado. tanto el médico como el paciente actúan en atención a la obtención de un resultado.” 38 El autor. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. 37 Así por ejemplo. tenemos a aquellos que prescriben que todas las obligaciones serían de resultado. citando a MENGONI: “un fatto valutato come mezzo in ordine a un fine successivo. 39 13 . citando a MARTON. que todas las obligaciones. esto a razón de lo que sigue: • Todo contrato se realizaría con miras a obtener un resultado.Únicamente observaríamos el vínculo obligacional en su estado natural: una conducta típica que se determina con ocasión del grado o nivel de culpa de que se responde. En palabras de Alejandro García: “una mera objeción a la terminología propuesta por Demogue. en orden a un fin próximo. Esto es. sea que provengan de contratos unilaterales o bilaterales. pero es un resultado si el propósito tomado en consideración es lo que se cura. en este sentido. que dispone que la objeción más grave. rappresenta giá un risultato quando sia considerato in se stesso come termine finale di una serie teleologica piú limitata. nos referiremos someramente a la refutación de las críticas a las posturas anteriormente dichas. ya es un resultado en sí mismo. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. involucran a ambas partes y estipulan el grado de diligencia o cuidado a que deberán atenerse. orientada a un fin. 22 RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. 23. poner determinada inyección para una intervención quirúrgica. 27. 36 37 38 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. En la obligación de medios siempre se requerirá de resultados parciales. no existiendo lugar para las de medios. se señala por el autor. 27. La obligación y el vínculo que se desprende de ésta. así podría decirse que en todos ellos éste está presente. ma sono un resultato se le scopo preso in considerazione é quello di essere curato. 36 En otro acápite. llega a esta conclusión luego de analizar a Mengoni. impone a ambas partes un deber de conducta que se complementa para lograr la ejecución del fin proyectado. es justamente. la relacionada con la relatividad de la clasificación medioresultado: “un hecho considerado como un medio.” 39 35 RODRÍGUEZ GREZ (2009) p. 35 Finalmente. pero ésta sólo tiene carácter conceptual y no dice relación con la distinción. La atención médica es un medio de curación de los enfermos. cuando se considera éste como una fecha final de una serie limitada.

son más bien formales y no logran alterar lo esencial. A su turno. tanto de un comportamiento como de la producción de resultados. En general se observa que las críticas. 40 En todo vínculo obligacional se requiere. que de acuerdo a lo señalado por la doctrina moderna en general. equivale al resultado en las obligaciones de medios. “que nos hallamos ante dos posibles modos de definir la prestación debitoria (de hacer). 42 40 GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. diremos en este apartado. en las obligaciones de resultado. 23. el acreedor es destinatario de la utilidad de un comportamiento productivo que es debido por el deudor. El resultado debido corresponde precisamente a la utilidad en cuestión. GARCÍA GONZÁLEZ (2002) p. éstas no tendrían valor alguno. esto es.” 41 En torno a las cláusulas limitativas o exonerativas de responsabilidad. Este comportamiento debido. RODRÍGUEZ GREZ (2009) p.Existe un hecho notorio. sobre JORDANO FRAGA. ellas desvirtuarían la naturaleza misma de la obligación. como se señala en un apartado anterior. éste coincide con la obtención de la expectativa del acreedor o interés primario. 41 42 14 . particularmente cuando dicen relación con daños físicos o psíquicos en la persona. éste es que cualquier obligación en general tendrá por objeto la producción de un resultado. 30. 27-28. En este entendido. En lo tocante a la responsabilidad profesional.

ha propiciado soluciones más equitativas y fortalecido la seguridad jurídica. 15 . pudiendo tener incluso aplicación menor en obligaciones legales y cuasidelictuales. En el caso de las obligaciones de resultado. que es la posible configuración de la prestación de hacer de dos modos diversos. el incumplimiento estará dado por la insatisfacción por parte del deudor. En el ámbito contractual. se colige que la distinción tratada es fundamental. atingente a la diferenciación conceptual. CONCLUSIÓN De lo expuesto. al que se obligó conseguir para el acreedor. tiene la distinción. permite a nuestra judicatura determinar fehacientemente cuando una obligación se ha incumplido. Tal es el valor.III. La distinción en cuestión. pues incide con una claridad meridiana en el cumplimiento de las obligaciones. Sus críticas revisten. que a juicio nuestro. de la expectativa o interés primario. un carácter eminentemente formal. en la carga de la prueba de la culpa y en lo relacionado con las causales de limitación o exoneración de responsabilidad. Esta distinción ha sido recogida en forma implícita y permanente por nuestra jurisprudencia. la obligación está constituida por un hacer. no así a la distinción propiamente tal y a lo medular de ésta. por lo general. Con ocasión de las de medio. caso en el cual es irrelevante si se logra la consecución del interés primario. así el incumplimiento se generará por la inejecución de una actividad denominada como diligente y que debe realizarse con miras a satisfacer la expectativa del acreedor.

en el Mercantil y en el Laboral. Librerie Generale de Droit et de Jurisprudence.IV. TAPIA SUAREZ. Año X. Ricardo y ZORRILLA RUIZ. II. París. V. Arturo. Universidad de Concepción. SOMARRIVA UNDURRAGA. Arturo y SOMARRIVA UNDURRAGA. parte I. Obligaciones de Medios y de Resultado. t. t. Antonio (2000): Los deberes de Protección del Deudor en el Derecho Civil. René (1925): Tratado de las Obligaciones en General. 5ta edición. Joseph (1965): La Distinción entre las Obligaciones de Medios y las Obligaciones de Resultado. Antonio (2001): Tratado de las Obligaciones. Librarie Arthur Rousseau. Manuel (1991): Derecho Civil. (Editorial Jurídica de Chile). Obligaciones de medios y de resultado”. CABANILLAS SÁNCHEZ. FROSSARD. (Editorial Conosur). en Anuario de Derecho Civil. en Revista de Actualidad Jurídica (Facultad de Derecho Universidad del Desarrollo). Pablo (2009): “Sobre la responsabilidad profesional”. BIBLIOGRAFÍA • ALESSANDRI RODRIGUEZ. (Casa Editorice Dottor Francesco Vallardi). Luigi (1954): “Obligaciones de Resultado y Obligaciones de Medios”. GARCÍA GONZÁLEZ. DEMOGUE. 2da edición. JORDANO FRAGA. RODRÍGUEZ GREZ. • • • • • • • • • • • 16 . Milán.. (Bosch). (Civitas). (Editorial Jurídica Conosur). en extracto de Revista de Derecho Comercial. Santiago. Memoria de Prueba. ANGEL YAGÜEZ. N°19. Alejandro (2002): Responsabilidad Civil Contractual. en Anuario de Derecho Civil. Francisco (1991): “Obligaciones de Medios y de Resultado”. ALESSANDRI RODRIGUEZ. Parte Preliminar y Parte General. Antonio (1993): Las Obligaciones de Actividad y de Resultado. Madrid. CABANILLAS SÁNCHEZ. MENGONI. Manuel (1985): “La frustración del fin del contrato. Barcelona. Santiago. Orlando (1941): “De la responsabilidad civil en general y de la responsabilidad delictual entre contratantes”. Manuel y VODANOVIC H.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->