Dieta y Nutrición

Mª Luisa Pérez Troya Los desórdenes nutricionales en los loros domésticos son el problema más común y más complicado que se encuentra en la práctica veterinaria con estas aves. Esta frecuencia tan alta responde a diferentes factores. Uno es que los requerimientos nutricionales no han sido suficientemente estudiados. Otro es que normalmente son mantenidos con dietas caseras inexactas o monoingredientes (a partir de pipas de girasol). Otro más es que no siempre todos los loros tienen las mismas necesidades o estas necesidades cambian a lo largo de la vida del animal. No come igual un pollo que un loro de 40 años. La alimentación incorrecta no permite un adecuado desarrollo del animal, predispone a la aparición de enfermedades y en última instancia puede provocarle la muerte. Los loros son prácticamente omnívoros, con especial predilección por la fruta. La mayoría de estas aves viven en climas subtropicales y van a comer una variedad muy grande de frutas, semillas, brotes de ramas, savia de árboles, cortezas, insectos, pollos de otras aves e incluso carroña. Imitar su dieta natural con productos accesibles en los mercados es casi imposible. De hecho alimentarlos sólo con fruta puede conllevar notables deficiencias, pues las frutas que toman en la naturaleza son muy variadas y la mayoría de ellas tienen una composición nutricional bastante distinta a la que podemos consumir los humanos. En cada mes del año las aves se nutren de forma diferente, aprovechando lo que la naturaleza les ofrece. En primavera, semillas tiernas, insectos. En verano, frutos y vegetales. En otoño las bayas y en invierno las semillas secas. Aunque sería casi imposible enumerar las necesidades de todas y cada una de las especies de loros, si es cierto que, entre las mantenidas en cautividad con más frecuencia, se conocen algunas peculiaridades notables que se enumeran a continuación: - Los loros grises tienen unas necesidades especiales de calcio, por lo que los piensos deben ser muy ricos en formas asimilables de este mineral, o bien suplir con queso o con yogurt 3 veces a la semana. Son incapaces de obtener calcio procedente de sus propios huesos (movilización del calcio óseo) en respuesta a los bajos niveles de calcio en la sangre. - Los amazonas y cacatúas blancas son animales que engordan con muy poca comida, por lo que se hace necesario impedir su obesidad controlando la cantidad de pienso ofrecida a diario, ya que acabaran con todo de forma insaciable. Los amazonas y las cacatúas, aunque parezca que no comen, engordan constantemente. Los guacamayos y las cacatúas negras necesitan cantidades extras de grasa en su dieta, por lo que no les debe faltar nueces, almendras o combinaciones de frutos secos. - Los eclectus tienen especial necesidad de ingesta de vitamina A, por lo que se recomienda proporcionarles fruta fresca a diario. - Los loris necesitan muy poca proteína en la dieta y tomar néctar, cosa que se puede suplir ofreciéndoles los preparados comerciales que imitan la composición del néctar de flores natural. Hay dos sistemas para alimentar correctamente a un loro: 1. Lo más parecido a su alimentación natural, ofreciendo una dieta variada constituida por semillas (mejor germinadas), fruta y verdura frescas, y fuentes de proteína (queso, yogurt, pescado, carne, huevo). Cuando las aves consumen alimentos con mayor contenido en agua (frutas, verduras) los excrementos suelen aparecer más líquidos, simplemente porque están orinando más. La porción urinaria de sus excrementos es más

abundante. No hay que confundir esto con diarrea. 2. Pienso extrusionado. Este sistema de alimentación resulta más cómodo para el propietario y en principio, es una alimentación más completa y equilibrada. Las diferentes marcas existentes lo suelen recomendar como único alimento, pero conviene suplementarlo con alimentos frescos. Existen aves que aceptan muy bien esta dieta, mientras que en otras puede ser muy difícil que lleguen a consumirla. Las aves psitácidas tienen un pico poderoso y unas patas perfectamente adaptadas para manipular, sujetar y romper diferentes tipos de semillas, frutas y vegetales. Una dieta exclusivamente a base de pienso puede resultar aburrida para estas aves, ya que prácticamente no tienen nada que hacer con el pienso, ya listo para ser comido. No olvidemos que la salud de un animal es la conjunción óptima de muchos aspectos diferentes de su mantenimiento. De la misma forma, las dietas homogéneas o sin cambios pueden contribuir a un empobrecimiento ambiental de estas inteligentes aves. Se ha relacionado problemas de picaje de plumas con dietas aburridas. Las semillas germinadas, como su nombre indica son semillas a las que se deja brotar colocándolas en remojo en un lugar templado durante 24 horas y después colocándolas en una bandeja en un lugar oscuro y templado durante otras 24 - 48 horas. Los brotes se lavan antes de darlos a las aves. La ventaja de las semillas germinadas es que durante el proceso de germinación se elevan los niveles de proteínas y vitaminas, haciendo de éstas un complemento ideal de la dieta. Con frecuencia, muchas aves también consumen con agrado alimentos cocinados para consumo humano. Hay que evitar fritos, alimentos condimentados, dulces y un exceso de carne o pescado. En caso de dietas deficientes o cuando se precise un aporte extra de vitaminas (épocas de cría, muda, enfermedad, etc.) se pueden emplear complementos vitamínicos, siempre mejor mezclados con el alimento que en el agua de bebida. Por último señalar que existen unos alimentos que están totalmente prohibidos a los loros. No deben comer cacao en ninguna de sus formas, puesto que el cacao contiene teobromina como sustancia excitante, a la que son muy sensibles los corazones de los loros, pudiendo producirles la muerte súbita. Tampoco se les debe dar aguacates debido a que contienen sustancias cardiotóxicas. Los alimentos conservados por medio de la sal no son comida sana para las psitácidas, ya que las especiales características de sus riñones hacen que se pudieran intoxicar por sal muy rápidamente. Y por último no ofrecerles perejil, (es de la familia de la cicuta), que en los loros resulta ser una planta venenosa. PROTEÍNAS Y VITAMINAS EN PSITACIDAS: Mª Luisa Pérez Troya PROTEINAS: Se encuentran en la carne, pescado, leche, queso, mantequilla, huevos. Son esenciales para la formación y mantenimiento de los tejidos corporales. Ayudan a la formación de queratina, importante en la formación del pico, plumas y garras. VITAMINA A: Está en las manzanas, zanahorias, maíz, queso, pescado, huevos, derivados lácteos, espinacas, lechugas, plátanos y tomates. Son requeridas para el normal desarrollo óseo y la formación del sistema inmunológico contra enfermedades. VITAMINA B: En las levaduras y en las semillas de trigo. Esencial en el crecimiento y en la eclosión de los huevos. Crucial en el metabolismo de los ácidos grasos y carbohidratos; y en el mantenimiento del sistema nervioso. VITAMINA C: Se encuentra en los cítricos. En la formación del tejido conectivo. VITAMINA D: Sintetizada por la piel cuando le da la luz del sol. También se encuentra en los huevos y en los aceites de pescado. Importante en la producción de queratina, en la formación de la cáscara de huevo y responsable en la regulación del balance de ciertos minerales. Frutas con gran cantidad de vitaminas y minerales: Manzanas, plátanos, naranjas, melocotones, peras. Verduras con gran valor nutricional: Zanahorias, apios, maíz, col, diente de león, espinacas. ALIMENTACIÓN PSITÁCIDAS Mª Luisa Pérez Troya FRUTAS

ACONSEJADAS Manzana Pera Cerezas Fresas Piña Plátanos Mandarinas Melocotones FRUTAS DAÑINAS Pomelos Limones Ciruelas (producen alteraciones digestivas) GRANO ACONSEJADO Cañamón Pipas de girasol Semillas de Lino Arroz integral Maíz Alpiste Trigo, avena, chufa VERDURAS Diente de león Hojas de cerraja Hojas de berro Acelgas, Apio Espinacas Zanahoria en dados Endibia Tomate Lentejas y garbanzos VERDURAS DAÑINAS Lechugas Patatas Judías verdes GOLOSINAS Mijo en rama Nueces Cacahuetes Avellanas Dátiles Higos secos PROTEINAS Tenebrio Lombrices de tierra Grillos Insectos Huevos Queso Carne Pescado CALCIO Escudos de sepia Calcio en polvo Conchas de ostras Pan mojado en leche VENENO Perejil Acedera Leche pura (diarreas) Chocolate Aguacate PLANTAS TÓXICAS: Acebo, bonetero, estramonio, glicina, aro manchado, tejo, muguete, laurel rosa, lirio, guisante de olor, enebro, rododendro, falso narciso, flor de nieve, dedalera, carro de venus, espuela de caballero. MADERAS TÓXICAS: Tejo, sicómoro, laurel

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful