P. 1
M 2002 Maria Margarita Espinoza Blas

M 2002 Maria Margarita Espinoza Blas

|Views: 190|Likes:
Published by latinoamericanos

More info:

Published by: latinoamericanos on Mar 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2014

pdf

text

original

UNIVERSIDAD

NACIONAL DE MÉXICO

AUTÓNOMA

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS

LA POLÍTICA EXTERIOR DE MÉXICO HACIA CUBA (1890-1902)

T
QUE

E
PARA

S
OBTENER

I
EL

S
TITULO DE*

MAESTRA

EN

ESTUDIOS

LATINOAMERICANOS
P R E S E N T A :

MA. MARGARITA /ESPINOSA BLAS

ASESORA: DRA: LAURA MUÑOZ MATA

MÉXICO, D. F.

MARZO DE 2002

A mi padre por su amor y sus silencios.. A mi madre por la eterna algarabía...

AGRADECIMIENTOS
En primera instancia agradezco a La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo por el respaldo que me brindó para realizar los estudios de posgrado. De forma particular al doctor Gerardo Sánchez Díaz, director del Instituto de Investigaciones Históricas, porque confió en mí en todos los sentidos. Dentro de la misma institución doy gracias infinitas a la doctora Ma. Del Rosario Rodríguez Díaz por su amistad incondicional y sus acertados consejos en los terrenos académico y personal, pues aparte de brindarme toda la libertad para ausentarme de nuestro centro de trabajo y darme prerrogativas especiales para que me dedicara de tiempo completo a mi investigación; también supo construir un diálogo intenso alejado del quehacer académico. Por otra parte, agradezco a la doctora Laura Muñoz Mata por guiarme en la elaboración de esta tesis, por el tiempo dedicado en revisar concienzudamente el trabajo e interesarse porque éste fuera de calidad. Asimismo, hago extensivos los agradecimientos a los doctores Enrique Camacho Navarro, Mónica Toussaint, Rosario Rodríguez y Felicitas López-Portillo Tostado, por ei interés demostrado al revisar el texto final y hacer valiosas sugerencias. De forma especial reconozco mi deuda con la doctora Felá por la atención esmerada en la corrección de la tesis y por los útiles consejos sobre la redacción; reconozco, sin embargo, que los errores presentes son mi responsabilidad. Y cómo no agradecer la compañía, amistad y solidaridad de otras personas. A mi familia que siempre ha estado pendiente de mis "locuras". A Verónica por el cariño que nos une y por ser testigo de la evolución de mis manías. A Adriana que

siempre ha significado un puerto generoso y seguro para las alegrías y las penas. A Gabriela por hacerme sentir en casa y brindarme su apoyo y cariño. A Donají por los excelentes momentos y por su constante amistad. A Cristina porque también estuvo en esto desde el principio y confió en que iba a salir. A Argelia por compartirme sus secretos y por las divertidas charlas. A Pepe por aquel concierto y a Manuel V. por muchas razones que él sabe. Igualmente reconozco la voluntad del matrimonio Morales de aceptarme en su casa de La Habana Vieja para que revisara el Archivo Nacional de Cuba. Hago extensiva la gratitud para el Archivo de Relaciones Exteriores de México y la Hemeroteca Nacional -en especial al personal del Fondo Reservado- por las facilidades que me dieron para revisar los materiales. También agradezco a Elba de la Hemeroteca Universitaria Mariano de Jesús Torres, por dejarme explorar sin cortapisas el rico legado hemerográfico que guarda el acervo nicolaita.

La reclusión hace que todo se aleje, incluso la memoria inmediata se aleja. Lo sucedido hace unos segundos es distante. Todo el pasado es irreal. Sólo vienen nítidas a la memoria remembranzas, evocaciones: los primeros pantalones largos, los ajos alucinados de los zapatistas a caballo entrando en la ciudad, la inundación de la escuela preparatoria y la mezcla de asombro y placer que nos causaba ver los desagües botando agua en lugar de tragarla, el beso robado a una sirvienta, un navajazo en la piel que se siente sólo cuando la navaja ha salido y tu heridor y tú mismo contemplan con estupor la sangre que han causado. Lo sucedido en los últimos años tiene un tufillo a vieja historia, retorno de eternidades, irrealidad. Son reales, ¿lo son?, las ventanillas enrejadas, mi mente enrejada entre estas paredes acolchadas, mis falsos recuerdos, mis verdaderos recuerdos, esta historia. ¿Sólo las verdades esenciales son reales? ¿O son ellas acaso las mayores mentiras? Retornamos como sombras Paco Ignacio Taibo II.

ÍNDICE LA POLÍTICA EXTERIOR DE MÉXICO HACIA CUBA (1890-1902)

INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO 1 EL MÉXICO DE PORFIRIO DÍAZ Y LA POLÍTICA EXTERIOR 1.1 Estabilidad y conciliación: antesalas del progreso 1.2 Estados Unidos. Factor en la política exterior de México 1.3 Las tareas impostergables de política exterior 1.3.1 Otras metas del porfiriato 1.4 La profesionalización del aparato exterior

CAPÍTULO 2 CUBA: IDEAS Y PERCEPCIONES DE LA ÉPOCA PORFIRISTA 2.1 La fuerza de la memoria 2.1.1 Los lazos de fa historia 2.2 Cuba en el enfoque oficial del porfiriato 2.2.1 Los argumentos geopollticos 2.2.2 Cuba, sustento del mito liberal 2.3 Las representaciones de Cuba en el cierre de siglo 2.3.1 Las miradas colonialistas 2.3.2 Las voces independentistas

CAPÍTULO 3 UNA POLÍTICA DE CONTRAPESOS 3.1 La política de espera: informar para prever 3.2 La búsqueda del equilibrio. 1895-1897 3.2.1 ¿Una política prevista? 3.2.2 La aplicación del pacto 3.2.3 La práctica y los discursos de la neutralidad mexicana 3.3 La anexión como alternativa oficiosa 3.3.1 Una geopolítica a la mexicana 3.3.2 Los antianexionistas en México: ios argumentos

CAPITULO 4 LA GUERRA DEL 98 Y SUS SECUELAS 4.1 La guerra hispano-cubano-norteamericana de 1898 4.1.1 La neutralidad. La mejor arma diplomática 4.1.2 La aplicación de la neutralidad 4.1.3 Una política de consensos 4.2 México ante el nuevo status cubano 4.2.1 El gobierno de México frente al cambio insular 4.2.2 ¿Cuba liberada o dominada? La discusión mexicana

CONCLUSIONES

FUENTES

INTRODUCCIÓN

Desde los años cincuenta del siglo XX, los estudiosos de los acontecimientos internacionales se dividieron en "teóricos" e "historiadores". La separación surgió a raíz de las diferencias en los métodos para interpretar el rico campo de las relaciones internacionales. Ambas posturas se dirigieron a invalidar el campo de la otra y caminaron por senderos diferentes, donde no se vislumbraba cuándo y dónde convergerían. Los teóricos reclamaban a los historiadores el pobre alcance científico de sus investigaciones porque sus métodos privilegiaban el relato diplomático, olvidando el papel que jugaba el análisis de las estructuras, y porque centraban su atención en acontecimientos del pasado. Así, los teóricos, aún cuando retomaran algunos elementos aportados por la historia, sostenían que competía a ellos estudiar el presente, pues sólo ellos podían elaborar modelos prácticos para la acción.1 Por otra parte, los historiadores de fas relaciones internacionales

construyeron también sus trincheras para defenderse de los teóricos, de quienes cuestionaron su afán de encontrar "leyes", su construcción insistente de hipótesis, teorías y generalizaciones que encajonaban a fuerza en una realidad que contradecía de principio a fin las interpretaciones. Esta división provocó por largo tiempo un enfoque sesgado de las relaciones internacionales: de un lado aquellos encargados de interpretar el presente desde la construcción teórica y los otros Brunello Vigezzi, u "Teóricos" e "historiadores" de las relaciones internacionales. Discusiones y perspectivas", en Jean-Baptíste Duroselle, Todo imperio perecerá. Teoría sobre las relaciones internacionales, México, Fondo de Cultura Económica, 1998, pp. 3
1

encaminados a una lectura desde el campo de la historia. No ha sido sino hasta años recientes que los esfuerzos se han dirigido a derribar dichos estereotipos, con el fin de encontrar soluciones que tiendan a cimentar de forma sólida el importante estudio de las relaciones internacionales. Esta renovación tiende a reivindicar y conciliar los aportes de los dos campos: la historia y la teoría. En esa tarea se reconoce el trabajo del francés Jean Baptiste Duroseile como el pionero en el intento de conciliar la historia y la teoría, cuando propuso una teoría de la historia de las relaciones internacionales. El hilo conductor del historiador francés considera que todo estudio científico de las relaciones internacionales debe fundarse en la historia. En ese sentido, evalúa el carácter histórico de los acontecimientos para estudiar "la evolución, fa cadena indispensable para comprobar las continuidades, las creaciones, la existencia eventual de las regularidades".2 A partir de Duroseile, los nuevos enfoques de la joven disciplina de la historia de las relaciones internacionales intentan, sino dejar de lado el paradigma estatocentrista, sí ampliar los factores que intervienen en la toma de decisiones en materia exterior. A partir del concepto de "fuerzas profundas" propuesto por los internacionalistas franceses Pierre Renouvin y Jean-Baptiste Duroseile, se han revalorizado otros aspectos como los factores geográficos, económicos, sociales, institucionales, psicológicos e ideológicos; antes abordados como elementos aleatorios en las relaciones internacionales.3 La propuesta también considera

440-442. 2 Duroselle, Todo, op. cit, pp. 21-22. 3 Juan Carlos Pereira, "La historia de las relaciones internacionales como disciplina

infructuosa la discusión sobre política interna y política exterior. La predominancia de la una sobre la otra es relativa. El acontecimiento, como suceso único, es el que determina cómo se da la relación entre los factores externos y los internos y cómo influyen en las decisiones estatales en política internacional.4 Con este breve bosquejo de la discusión imperante ponemos el acento en lo complejo que aún resulta ofrecer un estudio integral que apunte a una interpretación teórica e histórica de las relaciones internacionales. Más que ofrecer un marco teórico para explicar la política internacional de México durante el porfiriato, lo cual implicaría otro tipo de proyecto, pretendemos explicar cómo fue la política del régimen hacia Cuba a partir del análisis de las "fuerzas profundas"; es decir, encontrar los distintos factores y causas que influyeron en la planeación de estrategias desplegadas hacia la isla. Un estudio desde la perspectiva histórica permite comprender cómo México ha planteado y diseñado las líneas a seguir en sus relaciones con la isla caribeña de ascendencia hispana con la que comparte una amplia gama de intereses geográficos, históricos y políticos. Asimismo, permite desentrañar las causas y condicionantes que han influido en la toma de decisiones respecto a la política exterior mexicana, y las continuidades o rupturas que el Estado mexicano ha mostrado en su trato con la vecina isla del Caribe. Nuestro estudio parte de la premisa que todo análisis de política exterior tiene que contemplar las características internas del país y el tipo de proyecto
científica", en Juan Carlos Pereira, (coord.) Historia de las relaciones internacionales contemporáneas, Barcelona, Ariel, 2001, pp. 19,20. 4 Duroselle, Todo, op. cit, p. 55. 5

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->