You are on page 1of 2

CONQUISTA MILITAR Y CONQUISTA ESPIRITUAL1

Los valores culturales que dejaron

Después de una conquista militar, sigue una conquista espiritual, para que de esta forma el
pueblo conquistado quede en completo dominio de sus conquistadores. Este es el factor
común que se ha seguido en algunas de las grandes conquistas realizadas a través de la
historia. España siguió este mismo esquema. Continuó con similares acciones, en sus
dominios coloniales en gran parte de América. En las nuevas tierras, recientemente
descubiertas, cosa que seguramente aprendió por haber sido conquistados y sojuzgados por
el dominio Árabe.
En la nueva España, en el siglo XVI se estaba llevando a cabo la conquista de las
nuevas tierras, asimismo se comienza a realizar el proceso de evangelización, por parte de
los españoles. Conquista armada y conquista espiritual, como ya es bien sabido por todos los
estudiosos de la historia de México. Una vez que Hernán Cortés y sus hombres (con la
ayuda principalmente de muchos pueblos mesoamericanos) logran derrotar a los mexicas,
llegaron las primeras órdenes religiosas, para llevar a cabo la evangelización. Tres son las
principales órdenes religiosas; las Órdenes de San Francisco, Santo Domingo, también
llamada Orden de Predicadores y la de San Agustín. “Los franciscanos arribaron en 1524,
los dominicos en 1526 y los agustinos, siete años más tarde. Toda la labor fue realizada por
esas órdenes, las demás llegaron cuando el proceso ya había prácticamente concluido”.2
Mientras en la Nueva España se emprende la labor evangelizadora, en Europa, entre
los siglos XVI y XVII se dan muchos procesos históricos que repercutieron más tarde en ese
continente que habría de llevar por nombre América y el cual fue descubierto de manera
azarosa.
En ese mismo periodo colonial en el arte, se desarrolló el Barroco, que perduró un
tiempo mucho mayor en la Nueva España que en la misma Metrópoli, y cuyas máximas
representaciones, se observan en las magníficas construcciones arquitectónicas de las
diferentes iglesias. En la pintura hubo una exigencia por representar imágenes usando como
elemento de textura la técnica claro-oscuro.
Existió una continuación de la evangelización. Esto se realiza por medio del teatro
evangelizador que permitió dar paso al barroquismo en la Nueva España. El barroquismo
tomó un carácter más propio y genuino en este lugar. Es importante destacar que surgen los
primeros trabajos literarios de Juan Ruiz de Alarcón, pero su mejor opción es irse a la
metrópoli donde destacó ampliamente. Se sigue con las construcciones de templos,
seminarios, colegios y monasterio.
En una época de hambre, rebeldías, tumultos, tormentas e inundaciones que
caracterizaron la segunda mitad del siglo XVII, en la Nueva España, surgieron también
grandes personalidades como fueron: Sor Juana Inés de la Cruz, Juan López de Avilés,
Francisco de Sandoval, Alonso Ramírez de Vargas y el ilustre hombre de ciencia y respetado
escritor Carlos de Sigüenza y Góngora.
A la llegada de los frailes, y entre ellos podemos mencionar cuatro grandes
personalidades como lo fueron: Pedro de Gante, Vasco de Quiroga, Bernardino de Sahagún
y Bartolomé de las Casas. Los indígenas de la Nueva España, eran aún politeístas, sin
embargo estos frailes se dieron a la tarea de; primero dar protección a los aborígenes de las
1
Ensayo publicado en la Gaceta Zona XI, No. 10.
2
Enrique Semo ( Coord. ), México un pueblo en la historia, p. 227.
nuevas tierras, luego estudiar sus costumbres, su lengua, enseñarles artes, oficios,
agricultura, entre otras cosas. ¿Con qué finalidad? Con la finalidad de encaminarlos a la
conversión de lo pagano al cristianismo. ¿Por qué y para qué? Como en las primeras líneas
de este texto lo mencioné, fue el de realizar una efectiva conquista pero además, el tener una
intención de cumplir aquello que se promovió fuertemente en Europa: La salvación
universal, que se traduce como el cumplimiento de las promesas de Dios al pueblo elegido.3
Para los españoles, la colonia sirvió como fuente inagotable de riqueza, para los
habitantes de la Nueva España en el siglo XVI fue un siglo de sojuzgamiento, choque
transcultural, un periodo traumático; sin embargo, las órdenes religiosas aportaron cosas
muy buenas, siendo esta la institución que asumió la responsabilidad de la educación de los
indígenas. Su postura es diferente a la del conquistador.
Por último diremos, que las mayores explotaciones en América se presentaron entre los
siglos XVI y XVII, pero también el mayor número de hospitales se fundó entre esos siglos,
en la época colonial. Lo cual nos indica un sentido de protección hacia los habitantes de la
Nueva España, pero no tiene nada de misión providencial; es sólo un acto humano, la parte
generosa de la conquista.

JOEL NEGRETE HDEZ.


Marzo del 2007.

3
Guy Rozat Dupeyron, Indios imaginarios e indios reales, TAVA Editorial, México, 1992, p.p 8-13.