Informacion Clasificada parte 3 Girls Gallagher

La mayoría de la gente sabe que la Academia Gallagher de jóvenes Excepcionales es una escuela para élite. Pero en realidad, la Academia Gallagher es una escuela secreta de espías. Únase a la CIA al legado de Cammie Morgan y sus compañeras espías-en formación-al tomar sus talentos secretos del salón de clases al campo.

Los sucesos que se describen a continuación corresponden a las primeras horas en la que las amigas de Cammie se dieron cuenta de que estaba desaparecida… Y se encuentran en la página web del libro.

Día 6: Zach
Las máquinas eran demasiado fuertes, eso creía Zach. No importaba cuántas veces los oía siempre preocupados de que despertara a Joe. Pero, de nuevo, sería una buena cosa. ¿No? Así que decidió estar loco, las máquinas no eran más fuertes. Fue una cosa bastante fácil de hacer. Últimamente, Zach estaba enojado con todo. "Hey, Joe", dijo Zach. Él disminuyó cerca de la cama del hospital y se hizo mirar hacia abajo en el hombro de él. Los moretones se estaban desvaneciendo. Las quemaduras y los cortes quedaron escondidos debajo de gasa blanca pesada. Él pensó por un segundo que Joe podría abrir los ojos, gritar a Zach por estar ahí en lugar de salir en busca de Cammie. Hubiera sido un gran alivio escucharlo, pensaba Zach. Él deseaba que alguien le diera una excusa para salir corriendo también. "Ellos no me dejan ir", admitió Zach y se sentó en un taburete junto a la cama. Entonces se echó a reír. "Vamos". Él negó con la cabeza. "No tienes que decirlo, Joe. Sé que no me deja hacer nada. Pero la verdad es... Yo no sé ni por dónde empezar a buscarla. No hay charlas en Grecia. Ella robó algo de efectivo de Macey, pero no tarjetas de crédito. Dondequiera que ella este, ella está totalmente fuera de la red ", dijo Zach, y luego algo al respecto le hizo sonreír. "Felicitaciones", le dijo el Sr. Solomon. "La entrenaste bien." Había un hilo suelto de una de las mantas y, nerviosamente, Zach tiró de ella. Se preguntó cuánto podía revelar si se les daba suficiente tiempo. "Tu sabrías cómo dar con ella, ¿no?" Zach sabía que era verdad. "la Madre de Cam y la madre de Bex, dicen que no deberíamos preocuparnos-que lo mejor de la CIA están en ella. Pero no”. Zach sacudió la cabeza. "Lo mejor está aquí. Las madres están mal, Joe. “ Luego se encogió. Madres. La última cosa que quería pensar era en las madres.

"Ella está ahí fuera", Zach finalmente admitió. Había estado llevando las palabras

durante días, pero hay algunas cosas que sólo se pueden decir a un hombre dormido. "Mi madre está ahí fuera, y si se encuentra con Cammie... no puedo dejar que la encuentre". Zach se frotó las manos sudorosas en contra de sus muslos, y luego bajó la vista hacia el alambique, la figura tranquila en la cama. Tenía que ser inteligente. Tenía que ser Joe. Y, sobre todo, tenía que hacer algo. "Zach". Se dio la vuelta al sonido de su nombre al ver a la señora Baxter junto a la puerta. "Es hora de irse." Sí, eso era lo que Zach creía. Era hora de irse.

Día 45: Liz
Liz leyó las instrucciones una vez y otra vez. No debería haber sido tan difícil, se dijo. Llegar, lo hacía bien. (Uno no vuelve a armar y modificar un motor de combustión interna sin ser capaz de tomar las cosas paso a paso, después de todo.) Pero resultó que algunas instrucciones son más fáciles de seguir que otras. Por ejemplo, el libro de recetas claramente decía que los arándanos debían estar "doblados en la mano", pero cuando ella se doblo las mangas y metió las manos en el recipiente que tenía, se dio cuenta de que: 1) No se pueden doblar las cosas que son líquidas, y 2) que realmente no se debe apretar los arándanos, si no quieres que se vea como si hubiera sido un asesinado de Pitufos. Así que Liz miró las instrucciones una vez más y trató de darles sentido. Era sólo lo último de una larga lista de cosas que Elizabeth Sutton no podía hacer. Ella no podía decir a la CIA, donde Cammie podría haber ido.

No podía llamar a la madre de Cammie y obtener algunos consejos sobre las pistas que pudieran interferir en encontrarla. Ella no podía hacer cualquier tarea (ya que, técnicamente, la ausencia de Cammie era visto como una violación de la seguridad por los fideicomisarios de la escuela, todos los materiales clasificados se limitaban a la escuela durante el verano). Y, sobre todo, Elizabeth Sutton no podía dejar de pensar en su amiga, preguntándose dónde había ido y cuando-y si- jamás volvería a verla. Así que Elizabeth Sutton se dirigió al horno. No es que fuera buena en eso. "Tu estas mejorando" dijo su hermana menor cuando Liz tiró de las magdalenas del horno. "Sólo cuatro de doce todavía son fumadores. Es sesenta y siete por ciento un grado que pasa en la Academia Gallagher? " "Es sesenta y seis punto seis seis seis seis “, " ya lo sé ", dijo su hermana. "Yo estaba redondeando. Parecía que podías usar el ascensor. “Liz tomó el molde para muffins a la basura, le dio la vuelta, y cuando las magdalenas no se cayeron, sacó la olla entera que acababa de comprar a su madre. "Lizzie. Tierra a Lizzie... " "¿Qué pasa, Ellie?", dijo Liz, dirigiéndose a la niña pequeña que se apoya en el mostrador. Liz miró a su hermana dirigir su dedo a través de la masa sobrante, probarlo, y luego hacer una expresión terrible. "Yum". "¿Qué quieres?", preguntó Liz. "Por Dios," dijo Ellie. "Puedes ser más agradable, ya sabes. Estos son los momentos especiales de nuestras vidas. “ “Lo siento", dijo Liz. "Yo simplemente no puedo conseguir esto. ¿Sabías que esta receta requiere un poco de sal? En serio. Soy muy buena en la ciencia, me refiero a realmente buena. Y en ninguna parte en cualquier lugar puedo saber cuántos gramos es una pizca. " "¿Qué te pasa?", dijo su hermana, saltando sobre el mostrador. Ella era tan joven. ¿Yo fui alguna vez tan pequeña? Se pregunto Liz. Según los estándares Gallagher todavía era muy pequeña, pero su hermana parecía especialmente

pequeña, y Liz quería protegerla de todos los males del mundo. Se consoló al pensar que había al menos una persona que se preocupaba por que era seguro sano y salvo en el verano. "Lo siento. ¿Quieres ayudarme a hacer las galletas? ", Preguntó Liz. Su hermana se encogió. "Tu prometiste a mamá que no se usarías la mesa de mezclas." "Fue sólo un poco de fuego", dijo Liz, pero su hermana no estaba convencida. "Quiero decirte algo," dijo Ellie.

Día 60: Macey
La casa de Hamptons nunca había sido el favorito de Macey. No le gustaba la arena, y su piel pálida no iba bien en el sol. Pero de todas las cosas la de casa de verano de sus padres, lo que más odiaba Macey, la peor parte era la gente. Su verano era una puerta giratoria de los asistentes y colegas, y amigos de sus padres de la universidad que se presentaban por razones que iban mucho más profundas de lo que parecían. Pero eso estaba bien, se dijo Macey. Ella no era lo que parecía ser. Al menos la casa de Hamptons tenía un gimnasio y una biblioteca y una gran cantidad de canales por satélite para que una niña pudiera ver toda la noche, explorando canales internacionales de noticias para obtener información sobre un espía adolescente en la carrera. "Macey," dijo su madre, irrumpiendo a través de puerta de su dormitorio. "Todavía estas en cama", dijo. "¿Que impactante." "Yo no sabía que estaban de vuelta", dijo Macey. "reuniones de la Junta siempre concluyen el jueves durante la temporada de verano", dijo su madre, como si Macey, la decepción de la familia, no tendría ninguna necesidad de obtener información. "En realidad, Macey, si vas a permanecer hasta altas horas de la noche despierta, por lo menos trata de no actuar sorprendida de que hay gente en esta casa que existe durante el día." Siempre había gente en esa casa, que existe a todas horas, Macey quería decir. Pero

no lo hizo. En Cuando a su familia se refiere, siempre había habido un montón de cosas que Macey no decía. "¿Vienes?", dijo su madre, deteniéndose en la puerta. "tienes un invitado." Entre la puerta giratoria de personas que venian a la casa de verano de los McHenrys ', ninguno de ellos venia a ver a Macey. De hecho, sólo había una persona que Macey podía pensar que podría aparecer, sin previo aviso y en busca de ayuda. Así que antes de que su madre, incluso terminara la frase, Macey estaba fuera de la cama y atornillada al final del pasillo, todavía en pijama, las carreras más allá de la personal con apenas una mirada hasta llegar a la amplia escalera del vestíbulo principal y se quedó inmóvil, mirando fijamente a la joven mujer a continuación. "Está muerta", dijo Macey, mirando a Abby. Estaba en un traje negro de corte, el pelo recogido en una cola de caballo elegante, y llevaba sólo una gota de maquillaje. "No", dijo Abby. "Sólo vine a ver cómo estas." Por un momento Macey se preguntó por qué Abby sonaba tan oficial, pero luego vio que su padre estaba caminando por la puerta y mirando a Macey. "Oh, aquí está", dijo el senador. "Macey, mira quien vino a verte. La Agente... “ "Cameron", dijo Abby. "A partir de la campaña", lleno de ella, como si Macey lo pudiera haber olvidado. "Sí", dijo Macey. "Hola." El senador les dio una sonrisa. "Bueno, voy a dejar que las niñas se pongan al día." Podrían haber ido a la playa, a la terraza acristalada o donde su madre para tomar el té. Era una casa construida para el entretenimiento. Pero Macey llevó a Abby a su dormitorio desordenado y cerró la puerta detrás de ellas.

"¿Por qué estás aquí?", preguntó. Abby se encogió de hombros. "Comprobando como estabas", dijo. "¿Te refieres a comprobar lo que se?" Macey corrigió. "Si has oído hablar de ella-" Abby comenzó, pero Macey la cortó. "no lo he hecho", dijo Macey, pero la mirada de Abby debe de haber traicionado a su escepticismo debido a Macey se quebró, "no lo he hecho. Nosotros no somos los que hemos estado guardando secretos. "Otra mirada escéptica. "Bueno, no se han mantenido secretos últimamente. Y no se guardar secretos acerca de esto. "Macey se dejó caer en su cama con dosel. "Ella se escapó de nosotros, también." Macey se levantó y caminó hacia la ventana, miró hacia las playas de arena blanca y las olas. La vista costaba un millón de dólares, le habían dicho. Ella habría negociado hasta el último centavo por una idea de donde podría estar Cammie. Macey observó la reflexión de Abby en la ventana, y estudió los ojos de Abby, cuando Macey le preguntó: "¿Hay noticias?" "Nada ", dijo Abby lentamente. “Muy bien. Muy bien. Entonces, dime qué puedo hacer ", dijo Macey, de pie. "¿Necesitas dinero, porque yo puedo conseguir dinero. O recursos. Papá tiene un chorro... Así, Abby... "Ella hizo a la mujer acudir a ella. "Dime que hay algo que puedo hacer!" Luego fue el turno de Abby caer sobre la cama. "Esperar, Macey." Afuera, las olas rompían en la playa. "Las clases comienzan el próximo mes. Si no está de vuelta entonces... Hasta entonces, todo lo que podemos hacer es esperar. "

Más Información clasificada Próximamente… En www.dreamsloveworld.blogspot.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful