introducir texto a buscar

BUSCAR

INICIO

POLÍTICA

BERTAN

OCIO Y CULTURA

SOCIEDAD

LA REAL

OPINIÓN

STYLO

GIPUZKOA ACTIVA

blogs

heme

Editorial Mesa de redacción La pregunta al lector Blogs
Inicio Opinión Tribuna abierta

Cartas al Director

Tribuna abierta

Columnistas

¿Sabía que...

Encuestas

COLABORACIÓN

ÚLTIMA HORA

Los árabes y la dinámica de las  revoluciones
POR CARLOS AITOR YUSTE ARIJA, * HISTORIADOR - Martes, 6 de Marzo de 2012 - Actualizado a las 05:26h votos comentarios (?) tweet Recomendar

05:28 La emoción fucsia 05:28 Equiparadores 05:28 Cine 05:28 AUDIENCIAS 4 de marzo 05:28 Eligen a dedo 05:28 Onda vasca

SI bien cada momento de la historia es diferente del anterior, también comparten todos muchos  puntos en común. A fin de cuentas, sus protagonistas últimos, los seres humanos como usted o  como yo, siempre somos los mismos. Más evolucionados, mejor educados, más interconectados,  pero los mismos hombres y mujeres en esencia. Prueba de esto es que acontecimientos históricos tan diferentes tanto por su época como por el  lugar en el que se produjeron como las revoluciones francesa (1789) y rusa (1917), e incluso otras como las diversas revoluciones americanas del s. XIX o las que a lo largo del siglo XX agitaron a múltiples naciones del Tercer Mundo, comparten una serie de puntos comunes. Una  especie de patrón de actuación general a todas ellas. En primer lugar, esto es lógico, las revoluciones las comienzan siempre grupos oprimidos. Sin  embargo, y esto ya sí es menos obvio, no se trata nunca de las enormes masas de oprimidos,  sino que se trata de pequeños grupos con fuerza pero sin poder real: los burgueses en la Francia  de Luis XVI, los mencheviques y bolcheviques en la Rusia de Nicolas II, los criollos en la América  de Bolivar… Grupos pequeños que, eso sí, saben ganarse el apoyo de la gran masa de  oprimidos, de la que se ponen a su frente, aunque nunca lleguen a formar parte de ella. Ni lo pretendan siquiera. En segundo lugar está el hecho de que, una vez amalgamados los intereses de esa minoría  detonante y de esas masas inflamables, al ser activadas las revoluciones, se desata un enorme torrente de ilusiones: los campesinos aspiran a adquirir tierras, los obreros mejoras en sus fábricas, los burgueses reconocimiento… Todos comparten su deseo de cambiar las cosas, de derribar el régimen previo, pero cada cual aspira a construir un futuro diferente. Y por esto mismo  se derivan el tercer y cuarto punto general a todas las revoluciones a lo largo de la historia: que las revoluciones implican una gigantesca turbulencia interna, una gran inestabilidad y que, a consecuencia de esta misma, tarde o temprano a toda revolución le sigue una contrarrevolución,  dirigida por una facción de los revolucionarios, y dirigida a imponer el orden y la calma sobre sus  antiguos compañeros de viaje más díscolos, sobre todo aquellos que aspiran a seguir la  revolución o a exportarla a otros países. A Lenin le siguió Stalin, a la Convención francesa el  Directorio y luego Napoleón, y los indios americanos son el triste testimonio de que los nuevos  gobiernos independientes posimperiales no les trataron en absoluto mejor de lo que les habían  tratado antes los virreyes europeos. Algo así está pasando ahora mismo en los países árabes que hace unos meses ardían en el  fuego revolucionario. En Egipto el ejército, cuya indolente posición posibilitó la caída de Mubarak,  se niega ahora a ceder un ápice de su poder y reprime a quienes siquiera lo proponen. En Túnez  son los islamistas los que están erradicando poco a poco todo lo que de occidental (léase liberal,  socialista, demócrata, comunista, nacionalista…) pueda haber en el país para acercarse cada vez  más a las teocracias del Golfo como Arabia Saudita, a cambio de ingentes sumas de  petrodólares. Y en Libia, pese a que aún campa el caos, son los islamistas más radicales del  Grupo Islámico Combatiente Libio, los que se están haciendo más fuertes. De momento vuelta a  la poligamia y a la ley islámica. Parca revolución la suya. No son no, en absoluto, partidarios de Al Qaeda. Poco o nada comparten con el perfil del vesánico terrorista aislado en la frontera de Afganistán y Pakistán o en las yermas tierras de  Somalia. Sin embargo oírles hablar de mujeres y homosexuales provoca algo más que una 
VÍDEOS FOTOS GALERÍAS LO + LEÍDO LO + VOTADO

LO + COMEN

intensa desazón. A su vez, la enorme inestabilidad desatada tras las revoluciones está convirtiendo al Magreb y a  sus vecinos del sur, los países del Sahel, en una auténtica olla a presión en la que el tráfico de  armas y la libre circulación de células terroristas es moneda común de cada día. Tanto es así que  las consecuencias de esta inestabilidad han llegado ya a las puertas de Nigeria, hasta hace poco un remanso de paz y de entendimiento entre religiones. Son dinámicas propias de todas  revolución y poco se puede hacer ante esto, como poco se pudo hacer en otras revoluciones  pasadas. Intervenir militarmente como se hizo en 1793 contra Francia o en 1917 contra la URSS sería un error como lo fue entonces. Aunque también es cierto que, por esto mismo, permitir que  los islamistas más radicales terminen de laminar a los demócratas norteafricanos que  sobrevivieron a los dictadores ya depuestos también sería algo imperdonable. En todo caso, una buena idea puede ser ocuparse menos de nuestras inversiones estratégicas  en esos países y algo más de sus sociedades. A fin de cuentas uno, en cualquier momento de la  historia y en cualquier lugar y cultura, esto también es una constante, solo recoge lo que siembra. 

votos

comentarios

(?)

tweet

Recomendar

Cargando comentarios...

Publicidad

Promociones

Suscríbete

Distribución

Trabajos de impresión www.noticiasdenavarra.com Mapa web www.deia.com

Suscripción po Boletín

internet@noticiasdegipuzkoa.com © Diario de Noticias-Edición Digital Avda. Tolosa 23 20018 Donostia

Visite también www.noticiasdealava.com Aviso legal Condiciones de uso

Contacto

Auditada por OJD

Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902