You are on page 1of 1

 


or  circunstancias  de  la  vida,  un  día  coincidieron  18  monitos  con  los 
mismos  intereses  por  aprender.  Había  entre  ellos:  el  deportista,  el 
ecologista,  el  estilista  y  muchos  otros.  Al  principio,  les  costó  un  poco 
adaptarse al grupo pues todos venían de sitios distintos, con ambientes diferentes... 

Fueron  pasando  los  días  y  aquel  grupo  de  monitos  ya  se  compenetraban 
bastante.  Algunos  tuvieron  que  abandonaban  antes  de  tiempo,  pero  rápidamente 
fueron sustituidos por otros, de los cuales después de un período consiguieron encajar 
perfectamente. 

Estos  monitos  decidieron  cambiar  el  mundo  para  hacerlo  más  bonito  e 
interesante involucrándose en miles de aventuras… 

Pasaron  por  Jardines  frondosos,  sorprendentes  y  mágicos  enseñándoles  lo 


bonito que era la naturaleza y de las maravillas que era capaz de ofrecerle al mundo. 
Entre plantas, árboles milenarios y arbustos se divirtieron y aprendieron el significado 
de la palabra amistad e imaginaban un paraje verde y silencioso. 

En Cuevas Pintadas por los aborígenes, en su lucha con los españoles le dejaron 
esta pequeña y enigmática tierra, que es la nuestra. Visitamos el poblado prehistórico 
de  Agáldar  y  en  un  pequeño  pestañeo  observaron  como  Guanarteme  el  bueno,  les 
saludaba desde el fondo y les presentaba a su hija Arminda, muy sonriente, la cual les 
invita a descubrir las maravillas de su poblado y lo que hacía para entretenerse. Era un 
sueño tan bonito y real que si parpadeas un par de veces seguidas volvías a la realidad, 
a ver un poblado desierto y en ruinas. 

A  lo  largo  de  nuestro  camino,  aprendimos  a  hacer  muchas  cosas:  gorros 
mágicos de navidad, velas para iluminar nuestros sueños, jabones para mamá… y como 
poder aplicar dichas experiencias a lo largo de nuestra vida. 

No olvidaré los mágicos, divertidos e inolvidables recuerdos con mis 
compañeros que no sé si cambiaran el mundo pero al menos a mi me han 
conquistado. 

Ruth Santana Expósito