P. 1
Situacion Actual y Prospectiva d Ela NiÑez y La Juventud Colombia 2004 Encuesta Nacional Rumbos

Situacion Actual y Prospectiva d Ela NiÑez y La Juventud Colombia 2004 Encuesta Nacional Rumbos

4.0

|Views: 12,739|Likes:
Published by psicologos911

More info:

Published by: psicologos911 on Nov 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/19/2013

pdf

text

original

El tema de la educación como proceso de socialización e incorporación de la norma
por parte de los niños y las niñas y jóvenes que han formado parte de los ejércitos
irregulares, se presenta como el aspecto más determinante al momento de
contemplarlo analíticamente. Lo dicho anteriormente, no prescinde, para nada, de la
educación como factor de cualificación técnica y productiva de los y las jóvenes,
puesto que encontramos que aquí el asunto puede ser más complejo.

Si observamos las cifras, a partir de la investigación realizada en el marco de la
iniciativa “Educación Compromiso de Todos”16

, podremos comprender con más
claridad este planteamiento. La investigación muestra una cobertura bruta para
primaria de 111.2% y para secundaria de 84.2%. Lo cual supondría unas garantías en
cuanto al acceso y permanencia en la institución educativa formal. Sin embargo, el
comportamiento que muestra la participación de la población joven que habita el
sector rural, contrasta con el anterior planteamiento. Esto obliga a pensar en la
relación entre la inadecuada estructura curricular y la inserción social y laboral de
dicha población17
.

De igual manera, habría que considerar la valoración que desde los mismos jóvenes
se realiza sobre la educación, pues al parecer la necesidad de sobrevivir y dar cuenta
de las condiciones materiales de existencia se imponen ante la posibilidad de

16

Situación de la Educación Básica, Media y Superior en Colombia. Educación Compromiso de Todos. Casa
Editorial El Tiempo, Fundación Corona y Fundación Antonio Restrepo Barco. Bogotá, Marzo de 2002.

17

Hablamos de población joven que habita el sector rural, dado que es mayoritariamente ésta población la que
participa en los ejércitos irregulares y se desvincula de los mismos.

CONFLICTO ARMADO

62

permanecer en la institución escolar. Por otra parte, pareciera que no hubiera una
identificación del valor agregado que incorpora la educación en un o una joven.

De otro lado, las altas tasas de repitencia y deserción en el contexto rural colombiano
permiten pensar que el papel que debe cumplir la escuela, como escenario e
institución de socialización e incorporación social de los y las jóvenes, está
reproduciendo relaciones sociales de exclusión y marginalidad. Esto hace pensar
entonces que el paso por la institución educativa no garantiza la incorporación de las
diferentes herramientas para desarrollarse plenamente de acuerdo con las demandas
de una sociedad en transformación y en un mundo globalizado.

Un aspecto central tendría que ver con la valoración que tienen los y las jóvenes de
la educación, desde donde aparece una inversión muy larga en tiempo, grande en
recursos y sacrificios, que a la postre no redunda en garantías sociales mínimas. De
otro lado, el nivel de escolaridad de los padres parecería determinar de manera
especial dicha valoración.

Finalmente, el clima educativo en el seno de la familia, es el factor de mayor
incidencia en los logros educativos de los niños, niñas y jóvenes, seguido por la
capacidad económica de los hogares, en siguiente lugar, la infraestructura física y por
último el nivel de organización familiar. El insuficiente aprendizaje en la
escolaridad básica se traduce en rezago en la escolaridad media. A su vez éste
último, combinado con extraedad, presiona la deserción.

Ahora bien, un tema aparte lo refleja la dinámica inflexible que contiene la escuela
versus la flexibilidad de la vida de los y las jóvenes. Este tema tiene que ver de
manera especial, con factores que inciden en la repitencia y deserción escolar.
Pareciera que la cultura escolar tuviera un camino inflexible y en una dirección
distinta al camino y la dirección de las culturas juveniles. Como evidencia de lo
anterior no solo resultan las estructuras curriculares, los horarios y las relaciones
entre maestro y alumno, también son expresión de ello las rígidas dinámicas y
funcionamientos escolares que no posibilitan articularse con los diferentes ámbitos
extracurriculares y que forman parte de la comunidad, del mundo y ámbito juvenil y
que a la postre resulta mucho más seductor de un lado y mucho más prevenido y
reactivo de otro.

Finalmente, en el contexto rural, frente a la poca participación en la educación
secundaria, las posibilidades de lograr algún tipo de inserción laboral y
reconocimiento social son menores. De cada cien matriculados en primero de
primaria tan solo logran terminar el bachillerato 16, es decir, habría una deserción o
interrupción de 84 jóvenes, teniendo claro que en la mayoría de los municipios
rurales solo existe un colegio y queda en el caso urbano del municipio generalmente.

63 SITUACIÓN ACTUAL Y PROSPECTIVA DE LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD EN COLOMBIA

5.4 NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES VÍCTIMAS DE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS,
MINAS ANTIPERSONALES Y SECUESTRO

Este aparte hace alusión a las situaciones devastadoras del conflicto armado, que
dejan huellas indelebles sobre niños, niñas y jóvenes, y que son en cierta medida
consecuencias secundarias de los enfrentamientos, pero que por secundarias no dejan
de ser altamente aniquiladoras, dadas las implicaciones que tienen en la población
infantil y juvenil para sus proyectos de vida.

Como producto de los enfrentamientos entre actores armados y la fuerza pública, se
implementan medidas para resistir los combates y proporcionarse mecanismos de
defensa de los ejércitos, se trata de las minas antipersonales que los ejércitos
irregulares dejan sembradas en los lugares donde han realizado actividades militares,
como mecanismos para evadir la persecución por parte de la fuerza pública o
proporcionarse mayores garantías para la huida de dichos escenarios del conflicto
armado.

Para el caso de las minas antipersonales, los lugares donde más se presentan casos de
niños, niñas y jóvenes víctimas de estas prácticas, guardan una coherencia en cuanto
a los lugares donde más tienen frecuencia y realización los conflictos armados. Se
trata de los mismos departamentos con algunas pocas variaciones, los casos con
mayor presencia de población infantil y juvenil como víctimas de minas
antipersonales son respectivamente Antioquia con 32.8% (51 casos), Cauca con
12.5% (20 casos) Santander con 9.4% (15 casos) y Tolima con 8.8% (14 casos).
Importante mencionar que el total de víctimas de estas minas es de 159,
presentándose una mayor presencia en la población masculina (122 casos) que en la
femenina (31 casos). Seguramente tiene esto que ver con el tipo de actividades y
roles que realizan y desempeñan, en el contexto rural y familiar, niños, niñas y
jóvenes, donde prevalece una mayor movilidad en hombres, dadas las labores que
demanda la producción agrícola, en relación con las actividades del hogar que son
atribuibles a las mujeres.

De igual manera, los artefactos explosivos, donde se encuentran granadas de
fragmentación, armamentos, explosivos, entre otros, dejan similares secuelas,
presentando un panorama similar en cuanto a número como a lugar donde ocurren
dichos fenómenos deplorables. En una relación muy parecida al fenómeno de las
minas antipersonales, los artefactos explosivos presentan sus mayores frecuencias en
los departamentos de Antioquia con 20.1% (30 casos), Bolívar con 12.1% (18 casos),
Santander con 10.1% (15 casos), Caquetá con 9.4% (14 casos) y Norte de Santander
con 8.1% (12 casos). De la misma manera y guardando similares proporciones, el
número total de niños, niñas y jóvenes víctimas de estos artefactos es de 149 casos,
distribuidos mayoritariamente en población masculina con 112 casos y con 32 casos
para las mujeres.

CONFLICTO ARMADO

64

En cuanto al secuestro en particular, como en el caso de menores víctimas del
conflicto armado es importante resaltar que, aunque las cifras se mantienen altas, ha
habido un proceso de significativa disminución durante los últimos años, lo que
permite pensar en un horizonte más alentador para niños, niñas y jóvenes en un
futuro inmediato, independientemente de la intensidad y desenlace del conflicto
armado interno. Seguramente esto tiene que ver con la presencia en Colombia de
organismos multilaterales, con la implementación del Derecho Internacional
Humanitario y en general con la puesta en práctica y ejercicio de las organizaciones
de derechos humanos.

Para el caso del secuestro, las cifras muestran una disminución del orden del 20%
entre los años de 1999 y 2003. Cosa muy similar ocurre en relación con niños, niñas
y jóvenes víctimas del conflicto armado, de manera general, donde se ha presentado
una disminución del orden de casi el 50% entre los años de 1996 y 2003, pues del
72% se ha pasado gradualmente al 44%, permitiendo pensar en un proceso de
disminución gradual de dicho fenómeno.

65 SITUACIÓN ACTUAL Y PROSPECTIVA DE LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD EN COLOMBIA

6. ANÁLISIS DE LA PARTICIPACIÓN DE NIÑOS, NIÑAS,
ADOLESCENTES Y JÓVENES CON LA INTENCIÓN DE CONSTRUIR
INDICADORES

El presente capítulo de tipo exploratorio – conceptual, pretende dar lineamientos
para la construcción de indicadores en el tema de la participación de niños, niñas,
adolescentes y jóvenes en el país.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->