En este texto se hace una “introducción a la composición del sector público colombiano y de cómo se lleva su contabilidad.

Así mismo, se presenta la evolución de las principales cuentas fiscales para el Gobierno Nacional Central colombiano durante las últimas décadas”1. Una economía puede dividirse en cinco sectores: sector financiero, sector no financiero, sector público o gobierno y sector de instituciones tipo ONG’s que proveen servicios no mercado a los hogares. Los gobiernos intervienen notablemente en la economía de los países, especialmente en términos de gasto público e impuestos. Este sector público, para el caso colombiano y basado en estándares internacionales del Fondo Monetario Internacional se puede dividir en sector público financiero y sector público no financiero. El sector público financiero, está compuesto por todas aquellas entidades que intervienen en la base monetaria, tales como el banco central con la emisión primaria y los bancos comerciales con la emisión secundaria. El sector público no financiero está conformado por la Administración pública o gobierno central y por las empresas públicas no financieras. La Administración pública puede ser nacional o territorial, constituyendo aquellas instituciones encargadas de la provisión de bienes y prestación de servicios de no mercado a la comunidad y de redistribuir el ingreso y la riqueza. Por estos bienes de provisión gratuita, el gobierno central financia este gasto con el cobro de impuestos. La Administración pública también puede ser central o descentralizada. Las entidades de la Administración central tienen autoridad política y administrativa en el territorio nacional. Las entidades descentralizadas, aunque son independientes del gobierno, este les asigna recursos financieros y pautas administrativas. Las empresas públicas no financieras se financian con la provisión de bienes y servicio por lo cual generan utilidades. Para la provisión de bienes y servicios y la redistribución de la riqueza entre los ciudadanos colombianos el gobierno debe incurrir en gastos. Los gastos del gobierno como parte del sector público no financiero (SPNF) se dividen en gastos corrientes y gastos de capital. Los gastos corrientes, son los gastos empleados en funcionamiento, es decir, pago de salarios a los servidores públicos; pago de intereses por concepto de deuda pública, interna o externa; gastos de inversión y transferencias que comprenden prestaciones sociales hacia la seguridad social y transferencias al Sistema General de Participaciones (SGP) dirigidas hacia departamentos y municipios. Por otro lado, así como el gobierno central incurre en gastos también tiene fuentes de ingreso; estos se clasifican en ingresos corrientes y en ingresos de capital. Los ingresos corrientes, se pueden dividir en ingresos tributarios y en ingresos no tributarios. Los ingresos tributarios, hacen referencia son aquellas “transferencia obligatorias”2 que recibe el gobierno de los distintos actores de la economía, es decir, los impuestos, tales como impuesto a la renta, impuesto sobre bienes y servicios, impuesto sobre el comercio y las transacciones internacionales y otros impuestos como el impuesto al timbre o a la seguridad democrática. Los ingresos no tributarios son aquellos que no establecen una transferencia obligatoria que provienen de propiedades del gobierno, excedentes financieros de empresas públicas no financieras, multas, etcétera. Los ingresos de capital son los recibidos por venta de activos como edificaciones y maquinaria o terrenos. Para que el balance de las operaciones que realiza el gobierno central se encuentre en equilibrio, los gastos deben ser iguales a los ingresos. Cuando los gastos son mayores a los ingresos, se incide en déficit y el gobierno necesita solventar los gastos en los que debe incurrir, razón por la cual debe endeudarse. La acumulación de estos déficits año tras año se traduce en deuda. La deuda se puede dividir en deuda pública bruta y deuda pública neta. La deuda pública bruta es igual a la deuda del SPNF y la deuda pública neta corresponde la deuda pública bruta restándole la deuda del gobierno central.

1 2

ALONSO C. Julio C., et al. Sector público y déficit fiscal. En : Apuntes de economía. No. 9; (jun. 2006). p.3.

Ibíd., p. 15.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful