bobila.blogspot.

com

el fanzine del “Club de Lectura de Novel·la Negra” de la Biblioteca la Bòbila

# ESPECIAL 2012

BIBLIOTECA LA BÒBILA

L'Hospitalet / Esplugues

L'H Confidencial 1

ENTREVISTA

Rafael Alcalde
―Una de les notícies més esgarrifoses que he llegit darrerament és la que anuncia alegrement els passos endavant en la direcció de la interpretació automàtica de les reaccions cerebrals. O sia, els prolegòmens de la lectura del pensament. O sia, bona nit i tapa't. Però en aquesta novel·la la tecnologia no va més enllà d'excusa, d'argamassa. ―Costa explicar una historia a través únicament de diàlegs? ―Escriure tota la novel·la dialogada va començar com a una entremaliadura i va passar a ser una aposta ―amb mi mateix, és clar―. La primera tenia de tot. Em vaig proposar que la segona no tingués ni una entrada de diàleg, i així va sortir. Volia, per a aquesta tercera, just el contrari. Les compensacions són un ritme viu de l'acció i una digestió fàcil de la lectura. ―Penses continuar escrivint novel·les de gènere negre i policíac? ―No sé si policíac, però sí sé que negre. O gris fosc. La gamma que sovint pren la vida corrent. ―Tres novel·les, tres premis. Interès pels premis, dificultat de trobar editorial? ―La primera i l'última vegada que vaig anar directament a una editorial va ser amb l'original de la tesi doctoral, proveït d'una recomanació del tribunal. Em van respondre que no tenia públic objectiu, i probablement tenien raó. Una tesi doctoral, per definició, és espessa. Prefereixo l'anonimat, lectors sense prejudicis i jurats i concursos honestos. I he tingut la sort de trobarne tres de benèvols ―Quins són els teus propers projectes? ―Cada dia agafo el tren per anar a treballar. Escric, sobretot, al tren. És a dir, tracto d'escriure unes línies cada dia. És lent, però és diari. I de tant en tant trobo algun lector a qui li agrada. No es pot demanar més.

―Quan vas començar a escriure i per què? ―Vaig començar a escriure ficció arran de la tesi doctoral. Era sobre Barcelona Traction ―la mare de FECSA―, i era una bona història d'intriga, a banda de l'embolic econòmicofinancer. Hi havia assassinats, suborns, intrigues, diners ―molts diners― i febleses ―moltes, moltes febleses humanes―. Era una llàstima que la història es perdés en el format d'una tesi doctoral. Quan portava unes poques pàgines, les hi vaig passar a la meva dona i vaig preguntar-li ―quan es va recuperar de la sorpresa―: segueixo? I em va dir qiue sí. ―Com et vas acostar a la novel·la negra? Quins són els teus autors favorits? ―Com en la primera novel·la: és la vida la que sovint és negre. Per això les dues que han seguit també tenen aquest color, o alguns de propers. No cal esforçar-se gaire a que surti negre un relat versemblant, proper a la realitat. Autors? Sóc omnívor. Fins i tot Nietzsche es pot prendre com un autor negre. M'agrada de tot: des de la Christie a l'Élmer Mendoza, passant per Vázquez Montalbán, Hammett o Guerrero Casasola. ―Aquesta no és una novel·la negra a l’ús, com la definiries? ― És una novel·la de color gris fosc, producte d'algunes parts negres com el carbó i d'altres més clares. No crec que la intriga estigui barallada amb el que és quotidià. Ans al contrari, em sembla més inquietant que la desgràcia s'acarnissi amb una dona atabalada pel divorci de la seva amiga o amb una noieta boja pel seu xicot que amb el gastat semental del MI6 expert en arts marcials que, peti qui peti, acabarà triomfant a la trama. ―Et preocupa el paper de les noves tecnologies a les nostres vides?

L'H Confidencial 2

AIXÍ COMENÇA…

- Papá, pásame la sal. - Por favor, Begoña; las cosas se piden por favor. Y tomar tanta sal no es bueno. - Menos todavía por la noche. - Bueno, mamá, no me chinches tú también. - Begoña, hija mía, yo no busco chincharte, como tú dices, sino velar por ti. - Pero es que no me dejáis respirar, entre una cosa y otra. - ¿Has oído lo que ha dicho tu hija, Gerardo? - También es tu hija, Magdalena, y claro que lo he oído. Mira, Begoña, dentro de un par de años ya nos podrás hacer callar legalmente. Mientras, obedece, que es por tu bien. - Año y dos meses, papá, año y dos meses. - Mejor, Begoña; año y poco. Pero ya verás como llegará el día que añorarás nuestros consejos. - Lo dudo, papá. Estoy empachada de tantos. - ¿Pero tú has visto el descaro de esta chica, Gerardo? - A ver, Magdalena, pásame ahora tú la sal, que te ha quedado más cerca. ¿Cómo le ha ido hoy el colegio a nuestro tesoro rubio? - Vuestro tesoro rubio quiere cambiar de colegio. - Menudo pronto, Begoña. Pero si acaba de empezar el curso, y llevas cinco años en esa escuela, y contenta. ¿A qué viene eso? - Ay, Gerardo, pareces tonto. ¿Es que no ves que Begoña se ha enamorado? - ¡Mamá! - Bueno, hija, el año pasado te ocurrió algo parecido, así que no es tan difícil sumar dos y dos. ¿Dónde vas, Begoña? ¡Pero si no te has acabado el plato! - Déjala, Magdalena, mañana será otro día. - Pero es que no ha dicho ni buenas noches, Gerardo. - Tanto da, mujer. Y tú tampoco has sido muy delicada. - Cualquiera diría. Estás tú muy protector con Begoña, y la niña es una niña, pero no es de cristal. Lo que pasa es que últimamente apenas paras en casa, y Begoña guarda su peor cara para mí. - De aquí a enero solo tengo el viaje a Viena, aunque el ir y venir a las centrales no me lo quita nadie. - Nadie, Gerardo, no te lo quita nadie - No empecemos por ahí, Magdalena. Trabajo en lo que trabajo, y no puedo evitarlo. ¿Cuánto hace que acepté? ¿Cuatro años? Y tú sabes mejor que nadie quién me aconsejó. - Caramba, Gerardo, no pierdes la ocasión de sacármelo a relucir. ¿Qué quieres de postre? - Nada. Un poco más de vino, y nada más. Y a ti, ¿cómo te ha ido el día? - Regular, rutinario. Estoy algo cansada de todo. Me voy a comer un par de higos. ¿Estás seguro de que no quieres nada más? - Seguro. Suena muy mal, eso de estar cansada de todo. ¿También de mí y de los chicos? - Me refería al laboratorio. - ¿Qué pasa con él? - Nada, Gerardo, es igual. - Mujer, ahora no me dejes así. - Tampoco es nada concreto, por ahora, y los únicos que circulan con libertad son los rumores. Los suizos, la plantilla, las patentes. Habladurías, suposiciones. No sé a qué atenerme. Estos higos están verdes. No valen nada. - Déjalos y tómate este poco de vino. - Basta, Gerardo, no me pongas más que ya me lo noto, y después no hay quien duerma. - ¿Han comprado el laboratorio? - No lo sé con certeza. Se lo he preguntado a Marcelo Ochoa, pero me ha respondido con evasivas. Si no han cerrado el trato, poco faltará. Se habla de que una quinta parte de la gente acabará en la calle.

- Pero si el laboratorio era, quiero decir, es muy provechoso. - Pues, por lo visto, quieren que lo sea más todavía. Algunas tareas son redundantes, dicen. Hace una semana que solo oigo la palabra sinergia. Sinergia arriba, sinergia abajo. - Mal asunto. - Me temo que las sinergias nos aplastarán. - A ti no te tocarán un pelo. - ¿Y tú qué sabes? - Eres demasiado buena, Magdalena. - ¿Bondadosa? - Buena en tu trabajo, no te hagas la despistada. ¿Cuántas de las patentes de los últimos años podías haber firmado como propias? - ¿Qué es peor, Gerardo: ser despedida o tener que decidir a quién echar? - No me digas… - Ya ves dónde estoy. Me veo venir aprietos de un modo o de otro. Feliz tú, escondido en tu Consejo, tan funcionarial y tan calmo. - Joder, Magdalena, ya veo que esta noche estás… -¿Insoportable? - Eso lo has dicho tú, no yo, pero todos tenemos nuestros problemas. Mira, si no, a Begoña. Lo que pasa es que unos los explican más que otros. - ¿Qué problemas tienes tú en tu trabajo, aparte de viajar setenta días cada año y cobrar el doble que yo, con todas mis invenciones? - Oye, Magdalena, si te vas a poner así de sarcástica, mejor lo dejamos. No serás tan ilusa que creerás que lo mío es ver mundo, no dar golpe y forrarme. - Pues a ver, di, hombre, di, que últimamente no me explicas nada. - Será porque cuando llego a casa trato de dejar en la puerta el lastre, pero con lo de si cierran la número seis hay muchas presiones, y todos escurren el bulto. Hace tiempo que Rojas, con la excusa de delegar, me endosa tareas que son suyas, así que tengo que hacer su trabajo y el mío. Ahora, con la discusión de la clausura, peor, y me las tengo que ver con dificultades que ni me competen, ni puedo evitar sentirme responsable. En algunos casos ni siquiera sé qué hacer. Soy un técnico que lleva tiempo soportando funciones de relaciones públicas y que, si me descuido, acabaré tomando decisiones políticas que tendré que asumir si la gente las considera errores, y que se arrogará Rojas si la impresión general es de acierto. A eso me dedico yo últimamente. - Es verdad que parece feo, Gerardo, pero cada cual nota su cruz como la más pesada. Creo que me cambiaría por ti en este mismo instante y sin dudarlo. - Tú ganas, Magdalena. No tengo más fuerzas para discutir. Me voy a escuchar las noticias. - No faltaría más, Gerardo. Yo me voy a relajar recogiendo la mesa y fregando los platos. - Coño, Magdalena, no me fastidies. ¿Para qué pagamos a Gladys? ¿No podemos dejarlo así y que lo arregle mañana? - […] - ¿No? - Gladys no vendrá mañana. Me pidió el día para ir al médico. - Me parece que esta chica tiene mucho cuento. - A mí me parece que esta chica está embarazada. - ¡No fastidies! - Son cosas que nos pasan a las mujeres de vez en cuando. ¿Te acuerdas?

Fragment gentilesa de l’edició de Roca Editorial

- Pero si el laboratorio era quiero decir es muy
L'H Confidencial 3

ALTRES OBRES DE L’AUTOR…
B.T. (a la mierda)
El pulso narrativo, el carácter de los personajes, las voces, la alternancia de perspectivas, el dominio del idioma, el manejo de las situaciones y la inteligente disposición de las más variadas peripecias se acoplan hasta lograr un engranaje preciso que rinde sin alharacas y sin chirridos. Los trazos de escritura, que Rafael Alcalde maneja con el primor de un avezado narrador, se delinean como salidos de una rueca que tuerce las hilazas de una novela deslumbrante. El lector, mientras recorre minuciosa y detenidamente los recovecos de este múltiple relato, se envanece con la emoción de asistir al alumbramiento de un nuevo y gran narrador. Juan March, apodado en medios financieros «el último pirata del Mediterráneo», en una hábil y complejísima operación mercantil, consiguió que su recién formada FECSA adquiriera el completo control de la eléctrica Barcelona Traction Ligth & Power Company Ltd., «la Canadiense», hasta entonces en manos belgas y la más importante compañía eléctrica que operaba en España desde 1911. En esta larga historia de sobornos, mezquindades e intereses económicos se vieron implicadas muchas personalidades del régimen franquista. El proceso judicial se prolongó hasta el polémico fallo del Tribunal de la Haya (1970). Juan Antonio Suanzes, dos veces ministro de Industria, cuya intervención fue decisiva para que FECSA se quedara con Barcelona Traction.

Rafael Alcalde
L’escriptor barceloní Rafael Alcalde ha estat el guanyador de la sisena edició del premi internacional de novel·la negra L’H Confidencial, amb la novel·la ¿Te suena un tal López? El premi, promogut per la Biblioteca la Bòbila i convocat per l’Ajuntament de L’Hospitalet i Roca Editorial, ha recaigut en una obra ambientada en la Espanya actual. El jurat és presidit pel regidor delegat de Cultura de l’Ajuntament de L’Hospitalet, Jaume Graells, i està format per l’editora Blanca Rosa Roca; la cap de Biblioteques de L’Hospitalet, Anna Riera, el director de la Biblioteca la Bòbila, Jordi Canal, i dos lectors apassionats per la novel·la negra, Nancy López, del Club de Lectura de Novel·la Negra, i Paco Camarasa, llibreter de Negra i Criminal i comissari de BCNegra. El jurat destaca en aquesta obra la reflexió que l’autor fa sobre la condició humana i la desaparició de la intimitat en una societat en què les noves tecnologies estan al servei de la comunicació i la seguretat, i l’agilitat d’un text absolutament dialogat que progresa fins abocar-nos en un thriller de conseqüències apocalíptiques. El premi serà lliurat en un acte públic a la Biblioteca la Bòbila el proper 24 de març, en el qual es farà també la presentació de l’obra publicada. Nascut a Barcelona 1961, Rafael Alcalde és llicenciat en Filosofia i doctor en Economia. Actualment exerceix de professor de batxillerat a Vilafranca del Penedès i, fins el moment, ha publicat dues novel·les: B.T. (a la mierda), amb la què guanyà el XI Premio de Narrativa “Alfonso VIII”, i Diario anciano, Premio de Novela Mario Vargas Llosa 2010.

Diario anciano
Augusto Calderón, de setenta y cuatro años, que acaba de ser desahuciado por sus médicos, comienza la redacción de un diario como terapia paliativa. Las circunstancias provocarán que ese cuaderno cambie de manos en cinco ocasiones antes de ser destruido. El diario recogerá miedos, recuerdos, esperanzas confesiones e intrigas de todos y cada uno de los que lo utilizarán a lo largo de sus ciento cincuenta y cuatro días de vida.

Club de Lectura de Novel·la Negra Biblioteca la Bòbila | Fons especial de gènere negre i policíac Pl. de la Bòbila, 1 – 08906 L’Hospitalet | Tel. 934 807 438 | biblabobila@l-h.cat | www.labobila.tk www.l-h.cat/biblioteques | www.diba.cat/biblioteques matins (excepte juliol i agost): dimecres, dijous i dissabte de 10 a 13.30 h. | tardes: de dilluns a divendres, de 15.30 a 20.30 h. Metro L5 Can Vidalet | Trambaix T1-T2-T3 Ca n’Oliveres | Autobusos L’H2, EP1 ________________________________________________________________________________________________

L'H Confidencial 4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful