Sobre la democracia escolar

Hoy, mis apreciad@s Normalistas, deseo compartirles algunas apreciaciones sobre el gobierno escolar. Me parece la mejor aventura que podemos explorar, al igual que el estudio para nuestras vidas, pues se trata de nada más y nada menos que la formación ciudadana. Para ello tengo que partir de la experiencia propia para reflexionar acerca de este ámbito de la vida educativa formal. En 1995, el suscrito se hizo elegir como el primer personero estudiantil con más del 95% de los votos y lo debo en gran parte a la influencia ganada en otros espacios. Por ejemplo, no era una persona que tuviera un solo grupo de compañeros de base, es decir, no pertenecía a ninguna “rosca de amigos”, ni tampoco me dejaba enroscar y eso me permitía pertenecer mejor a todo mi grupo de grado 11º. En segundo lugar, era uno de los jugadores más notables del equipo de voleibol, que en aquel tiempo era de mostrar en la región. Y en tercer lugar, me hice pasar por profesor de español en un grado sexto (6D) y resulta que era el grupo más indisciplinado y recochero del colegio por ser los chicos más grandes de tal grado. Bajo este contexto mi influencia era ya colosal con respecto a otros candidatos ante el estudiantado del Colegio Técnico Industrial Club de Leones. En otras palabras, considero que los candidatos se vayan perfilando como líderes estudiantiles con algunos años de anticipación. Un segundo aspecto que deseo compartir refiere a las motivaciones de los candidatos escolares. No hay que negar que tales cargos brinden popularidad y el/la que niegue que la busca –aunque sea un poco- eso es como negar la mamá. También es un motivo tener una causa constante y lograr una connotación necesaria ante la comunidad. Ejemplo: Sacar adelante un banda marcial para la institución porque se pertenece una banda municipal. Igualmente tener iniciativa para fundar un club deportivo porque es un/a deportista destacado en la ciudad, pero en la institución el deporte no goza de la prioridad indispensable teniendo en cuenta que hace parte esencial de la formación integral. O mucho mejor, sacar a flote un debate sobre la pedagogía de la comunidad educativa (forma, impacto y resultados de la enseñanza docente, formación del pensamiento superior y metacognición en el estudiantado, debatir para qué formamos maestros en una Escuela Normal Superior, etc.). Pueden haber otros intereses, pero destaco esos dos. Un tercer punto tiene como centro meditar en la sensación de soledad que rodea a las personas una vez elegidas porque la comunidad piensa que con la elección ya cumplió su responsabilidad y que ahora eso ya es deber del elegido. No hay cosa más absurda que eso, pero a menudo pasa y cuesta trabajo reconocerlo. Y otro elemento es cómo los representantes calibran el respaldo de su comunidad. Ejemplo: cómo logra movilizar la institución educativa por el tema de seguridad en el sector y barrio al momento de salir e ingresar al colegio, los líos de la plataforma virtual, el debate por el sistema de evaluación, etc. Aquí habrán algunos que le dirán al representante “hágale, que lo respaldamos”, pero éste toma la iniciativa y la gente lo deja solo. En fin, las labores políticas en todo tiempo y lugar, ejérzanse bien o

siempre son algo o muy desagradecidas porque la gente por lo general asume que eligieron un mesías que lo tiene que arreglar todo. no tengan miedo de dar un paso adelante y comprometerse con estos y otros retos que deben lograrse para el bien de todos. pero aún falta mucho por hacer. pero muy pocos para comprometerse a sacar adelante.mal. Por eso.les quiero dejar a toda mi comunidad normalista para que nos demos cuenta que hay muchas cosas por hacer. se requiere la voluntad y el deseo de hacer las cosas. hagámoslo decentemente y con orden y sobre todo HAGAMOS LA DIFERENCIA a partir de este año en materia de gobierno escolar. ¿Dónde están los grupos de estudio? ¿Dónde está el espacio para reunir a los estudiantes que les gusta escribir y leer? ¿Dónde y cómo funciona el Comité de Investigación. el Comité de Convivencia? ¿Dónde hay un grupo propio de danza y artes? ¿Dónde están los estímulos al desempeño académico? ¿Cómo será este año de las nivelaciones y la pérdida de año escolar? ¿Conocemos el presupuesto anual y el plan de inversiones de la institución? ¿Las aulas de ayudas educativas algún día serán reales o seguirán siendo virtuales? ¿Hay algún espacio para atender a los estudiantes más destacados académicamente para fortalecer sus competencias formativas? ¿Habrá docentes que entiendan que su asignatura o área no es la única que existe? ¿Cómo está la situación con los proyectos para el aprovechamiento del tiempo libre? Este tipo de interrogantes –y habrán otros pendientes por supuesto. somos una buena comunidad. Y para ello no se requiere ser un candidato o representante. el Comité de Práctica Pedagógica. Cuenten conmigo y con otros docentes. déjense descubrir como líderes. Hagámoslo bien. finalmente les digo a toda la comunidad normalista de Girardot. . cuando en realidad eligieron a alguien que los guiara en sus responsabilidades y beneficios ciudadanos. hay que abrir espacios.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful