N.

° 49 • FEBRERO 2001

PUBLICACION CIENTIFICO TECNICA PARA EL PROFESIONAL DE LA CLINICA DE PEQUEÑOS ANIMALES

Director:

Dr. Fidel San Román Ascaso

PATOLOGÍA DE REPTILES
AULA VETERINARIA
Dirige y coordina esta monografía:

Dr. Nicasio J. Brotóns Campillo

CANIS ET FELIS N.o 49

taff
PROGRAMA 2000
N.o 49 (Febrero) PATOLOGÍA DE REPTILES Nicasio J. Brotóns

N.o 50 (Abril)
ZOONOSIS Guadalupe Miró N.o 51 (Junio) ERLIQUIOSIS Gustavo Sánchez Miguel Tesouro N.o 52 (Agosto) TERAPÉUTICA DEL DOLOR Paloma García N.o 53 (Octubre) GARGANTA, TRÁQUEA Y SENOS Mercedes Sánchez N.o 54 (Diciembre) ENFERMEDADES DEL DESARROLLO Pilar Llorens

DIRECTOR: Dr. Fidel San Román Ascaso Director del Hospital Clínico Veterinario. Catedrático de Cirugía Facultad de Veterinaria. Universidad Complutense de Madrid

Dirección Editorial: Guillermo Garzón Fdez.-Conde Coordinación Editorial: Elena Malmierca Lerma Dirección de Producción: Fernando Latorre Margolles Dirección Artística: José Luis García Alonso

DIRECTOR HONORíFICO: Dr. Juan José Tabar Barrios Centro Policlínico Veterinario “Raspeig” San Vicente. Alicante

Coordinación de Realización: Isabel Velasco Granados Maquetación: Pablo Bravo Avilés Reproducción Fotográfica e Infografía: Enrique Leiva Hidalgo

DIRECTOR DE LA MONOGRAFíA: Dr. Nicasio J. Brotóns Campillo Clínica Veterinaria Médano (Alicante)

Supervisión y Corrección de Textos: Marta Martínez Sandoval Asistente de Corrección: Guillermo Rodríguez Peñacoba Composición de Textos: Mª Dolores Llano García

COLABORADORES: A. Martínez-Silvestre A. Ramis

Colaboradores: Mª Luz Franco Fdez.-Conde Beatriz García Martín Cristina Plaza Fonseca Publicidad Madrid: Mariló Santos Carreras

Pasaje Virgen de la Alegría, 14 Teléfono 91 405 72 60 / 91 405 15 95. Fax 91 403 49 07 e-mail: aulaveterinaria@aulaveterinaira.com http://www.aulaveterinaira.com 28027 Madrid
Publicación bimestral. Reservados todos los derechos de edición. Se prohíbe la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de este número, ya sea por medio electrónico o mecánico, de fotocopia, grabación u otro sistema de reproducción, sin autorización expresa del editor. Tarifa de suscripción anual: Mediante domiciliación bancaria de 6.656 ptas. Mediante contra reembolso de 8.656 ptas. Ejemplar suelto: 1.850 ptas. (IVAincluido). Empresa periodística núm. 3.725. Depósito legal: M. 1137-1993 ISSN: 1133-2751 Imprime: EGRAF, S.A.

PATOLOGÍA DE REPTILES

CANIS ET FELIS N.o 49

ndice
EDITORIAL TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS

PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO

ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

ENFERMEDADES PARASITARIAS

ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES

PATOLOGÍA DE REPTILES

Queremos expresar nuestro sincero agradecimiento a la editorial Luzán 5 y en especial al Dr. por ello. mientras que el capítulo sexto aporta toda la información necesaria para el diagnóstico postmortem. Somos conscientes de que es imposible abarcar toda la patología de reptiles en una monografía de apenas 70 páginas.CANIS ET FELIS N. también queremos agradecer la disposición y la colaboración del Dr. Dentro de este grupo de “nuevos animales de compañía”. Antonio Ramis (de la Unidad Docente de PATOLOGÍA DE REPTILES . creemos que pueden ser de mayor utilidad para el veterinario clínico de pequeños animales. mediante la realización de necropsias y estudio macroscópico de las lesiones. los reptiles constituyen un subgrupo con más de 6. hoy por hoy no es extraño encontrar casos clínicos de estos nuevos animales de compañía en cualquier clínica veterinaria. Asimismo. La escasez de obras de consulta sobre estas especies editadas o traducidas al castellano dificulta en gran medida el diagnóstico y tratamiento de las patologías con las que con frecuencia debe enfrentarse el veterinario clínico de pequeños animales. Aunque este incremento ha sido mucho mayor en las grandes ciudades y en la costa mediterránea. con mayor o menor repercusión en las distintas zonas geográficas de España. que presentan una gran diversidad en cuanto a sus características anatómicas y fisiológicas. y. así como en sus cuadros patológicos.000 especies. Asimismo. Juan José Tabar (como director honorífico de Canis et Felis) por la oportunidad que nos brindaron para ofrecer nuestro “granito de arena” y contribuir así a un mejor conocimiento de las patologías de reptiles mantenidos como animales de compañía. por su frecuencia de presentación en la clínica diaria. explicando cómo y donde deben llevarse a cabo. hemos creído conveniente incluir dos capítulos dedicados al diagnóstico: el capítulo primero hace referencia a las técnicas terapéuticas más habituales.o 49 ditorial E N la última década hemos asistido a un incremento considerable de las consultas de animales exóticos en todas las clínicas y consultorios veterinarios privados y en los hospitales clínicos de las facultades de veterinaria. hemos centrado nuestros esfuerzos en explicar con mayor detenimiento aquellas patologías que. por recóndita que sea su ubicación.

o 49 Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona) en la elaboración del capítulo sexto. BROTÓNS CAMPILLO Clínica Veterinaria Médano. NICASIO J. en Masquefa. Para la realización de esta monografía se han revisado numerosísimas citas bibliográficas que hemos enriquecido con nuestra experiencia personal adquirida tanto en el trabajo cotidiano en la clínica veterinaria de reptiles como con los animales que se reciben en el Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña (CRARC).CANIS ET FELIS N. Campello (Alicante) ALBERT MARTÍNEZ-SILVESTRE Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña (CRARC) PATOLOGÍA DE REPTILES .

J. se describen las técnicas para la extracción de muestras de sangre. 03560 Campello (Alicante) L A anamnesis detallada y la exploración sistemática constituyen los pilares básicos para el diagnóstico en la mayoría de las patologías de reptiles. intravenosa e intraósea. En este capítulo. electrocardiografía y endoscopia. Sin embargo. intramuscular. intracelómica. orina y heces. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . San Ramón. 77. con especial mención de las utilidades prácticas de cada vía. Por último. tales como la radiología. subcutánea. ecografía. así como los principios básicos para la realización de otras técnicas diagnósticas. en numerosas ocasiones es necesario confirmar el diagnóstico mediante la realización de pruebas complementarias antes de establecer el protocolo terapéutico. se describen las técnicas para la administración de fármacos por vía oral.PATOLOGÍA DE REPTILES N. BROTÓNS Clínica Veterinaria Médano.

mientras que. se favorece su exposición.— Extracción de sangre en la vena coccígea ventral de una pitón real albina (Phyton regius). aunque en las hembras esta técnica es más complicada. Habitualmente se recomienda colocar al paciente en decúbito dorsal. esta técnica no está justificada. 1. Antes de proceder a la extracción. redireccionándola craneal o caudalmente. En algunas especies existe un arco óseo que protege la vena y que dificulta esta técnica. también se ha descrito el abordaje de esta vena desde el surco lateral de la cola10 (fig. Sujetando la cola firmemente. es frecuente la formación de hematomas4. el sexo y el tamaño del animal. 2). Asimismo.3.7. El autor desaconseja la extracción de sangre en esta vena. Vena coccígea ventral Descrita en saurios y ofidios2. con un ángulo de entrada de unos 45°.PATOLOGÍA DE REPTILES TÉCNICAS PARA LA EXTRACCIÓN DE MUESTRAS DE SANGRE L elección del punto de venipunción varía según la especie. Sin embargo. evitando con ello pinchar los sacos genitales y los hemipenes en los machos4.9.5. la aguja debe seguir una trayectoria caudodorsal hasta alcanzar las vértebras coccígeas (fig.8. El punto idóneo para la inserción de la aguja se localiza a un tercio de la distancia entre la apertura cloacal y el extremo de la cola9. y arqueándola ventralmente. En ofidios. debe lavarse la zona con una solución jabonosa yodada2 desinfectándola posteriormente con alcohol. en opinión del autor. La cantidad máxima de sangre extraída nunca debe ser mayor del 0. Vena coccígea dorsal Útil en quelonios. por lo que en ocasiones es necesario retirar suavemente la aguja. En cualquier caso. es preferible dirigirla craneodorsalmente.5. entre la cicatriz umbilical y la pelvis de saurios y ofidios. En los saurios. A Fig. Vena abdominal ventral Transcurre por la línea media del abdomen7.4. Nótese la dirección caudodorsal de la aguja. debido a la menor longitud de su cola. porque resulta muy difícil realizar una buena hemostasia tras la extracción. en saurios. Venas palatinas La toma de muestras de sangre en las venas palatinas ha sido ampliamente descrita en la literatura científica como lugar de venipunción en ofidios1.8% del peso corporal1. esta técnica sólo es practicable en animales de gran tamaño y requiere el empleo de agujas finas (25-27 G)6 y curvadas. sujetándolo firmemente entre varios auxiliares. para optimizar el ángulo de entrada7.6. ya que resulta muy difícil realizarla en condiciones asépticas y la aguja puede vehicular microorganismos al torrente sanguíneo. La aguja se introduce por la zona TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . La aguja se introduce entre dos escamas en la línea media 2. 1).

Manteniendo la extremidad anterior extendida hacia delante. En las tortugas marinas. se introduce la aguja en un punto justo proximal a la inserción del tríceps en el hombro. la yugular derecha está más desarrollada que la izquierda6 pero la extracción es posible en Fig. Fig. con un ángulo de inclinación de 45°. En saurios. Debe tenerse en cuenta que la sangre obtenida en otras localizaciones (excepto la extraída por cardiocentesis) se contamina fácilmente con linfa 12. pero en los quelonios puede ser necesario profundizar algo más medialmente. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . ambos lados (fig. puede ser de gran utilidad cuando se requiera realizar analíticas repetidas en un mismo paciente. se sitúa muy superficialmente y apenas hay que introducir la punta de la aguja. Vena yugular En opinión del autor. el lugar de elección son los senos venosos postoccipitales9. el veterinario puede sujetar la cabeza entre el dedo pulgar (sobre el cráneo) y el índice (por debajo de la mandíbula). hasta alcanzar el aspecto dorsal de las vértebras coccígeas14 (fig. Mientras un auxiliar sujeta al paciente firmemente. 3. en la línea media6. Manteniendo el cuello completamente extendido y ligeramente rotado. es posible llegar a ver la vena que hace prominencia en la piel del cuello en una línea imaginaria que transcurre desde la escama timpánica hacia la entrada del tórax6.— Extracción de sangre en la vena coccígea ventral mediante un abordaje desde el surco lateral de la cola en una iguana verde ( Iguana iguana).— Extracción de sangre en la vena coccígea dorsal en un ejemplar macho de Testudo marginata. 4). Vena braquial/plexo braquial Descrita en saurios y quelonios11. paralelamente al eje longitudinal del húmero (fig. a ambos lados de la línea media6. Normalmente. que comunican con las venas yugulares y se localizan entre la protuberancia occipital y el borde libre del espaldar. 5). puede considerarse como el lugar de elección en un elevado número de especies de quelonios.13.PATOLOGÍA DE REPTILES dorsal de la cola. 2.14. 3). con las extremidades anteriores extendidas a ambos lados del espaldar.

ya que la estructura ósea del caparazón obliga a taladrar un orificio en el peto para la inserción de la aguja13.15.5 x 16 mm (25 G) en ofidios pequeños hasta 0. La heparina de litio es el anti- Fig. dirigiéndola craneodorsalmente4 con un ángulo de entrada de unos 45° (fig. El corazón de las serpientes se localiza entre el 15-25% (terrestres y arborícolas) y el 2545% (acuáticas) de su longitud narinaapertura cloacal16. Después de atravesar la musculatura cardiaca. Como excepción. lo que hace desaconsejable la cardiocentesis como técnica habitual para la extracción de sangre.— Extracción de sangre en la vena braquial en una iguana verde (Iguana iguana). la card i o c e n tesis podría practicarse en varanos (Varanidae) y tegus (Teiidae).— Extracción de sangre en la yugular derecha de un galápago leproso (Mauremys leprosa). el corazón se sitúa en el centro del cinturón pectoral. es posible apreciar cómo la aguja penetra en la cavidad ventricular4. Fig. 5. El grosor y la longitud de la aguja dependen del tamaño del animal. En la mayoría de los saurios. La aguja se introduce en el borde caudal de la 1ª ó 2ª escama ventral. El choque de la punta puede localizarse por visualización directa o mediante el empleo de un Doppler de flujo. El punto de referencia para introducir el taladro es el punto de unión entre las placas pectorales y las abdominales17. se retira la aguja antes de traspasar la sangre al tubo. con un poco de práctica puede considerarse como el mejor método para la obtención de sangre en ofidios4. caudalmente al punto donde se observe el latido cardiaco. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . debe aplicarse presión digital sobre la zona para favorecer la hemostasia4. MANIPULACIÓN DE LAS MUESTRAS DE SANGRE Una vez obtenida la muestra. Nótese la escasa penetración de la aguja. Después de la extracción. para evitar dañar las estructuras celulares y provocar hemólisis.6. recomendándose desde 0.PATOLOGÍA DE REPTILES Cardiocentesis Aunque no está exento de riesgo. 6). 4. ya que en estas especies el corazón se localiza caudalmente al esternón.8 x 40 mm (21 G) en serpientes de más de 1 kg. Tampoco se recomienda en quelonios.

PATOLOGÍA DE REPTILES coagulante de elección en reptiles8. edad. estado nutricional y época del año21. Puede obtenerse información adicional en los textos de Carpenter JW et al. Para ello. La última gota que queda en el cono de la jeringuilla puede aprovecharse para realizar una extensión sobre un porta. ocurriendo lo contrario en verano21. justo por delante de la región púbica (fig.25. se introduce una aguja 22 G medialmente. La muestra se seca al aire y se fija y tiñe según el método de May-Grunwald-Giemsa. los linfocitos alcanzan su valor mínimo y los eosinófilos el máximo. que ha de ser lo más fina posible. cada laboratorio debería obtener sus valores de referencia. sexo. TÉCNICAS PARA LA OBTENCIÓN DE MUESTRAS DE ORINA Tradicionalmente los análisis de orina se han empleado muy poco en la clínica de reptiles. Esto se debe a que las muestras excretadas se encuentran contaminadas con heces. 7). 23. En invierno. El hemograma se completa con la obtención del valor hematocrito y la concentración de hemoglobina. el abordaje es muy similar. aunque los resultados deben interpretarse con precaución. Sin embargo. ya que de esta forma se evita pinchar accidentalmente la vena abdominal ventral que transcurre por la línea media. así como de las técnicas empleadas. puede emplearse una sonda metálica curvada2 y lubri- TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS .22 y Fudge AM et al. pipeteando la porción urinaria para separarla de la porción fecal. 6. Existe una gran variabilidad en el recuento de leucocitos. se realiza en la fosa inguinal izquierda. El recuento diferencial (fórmula leucocitaria) también varía según la época del año. ya que el lóbulo hepático derecho está muy desarrollado y desplaza a la vejiga hacia el lado izquierdo. En quelonios. permite al clínico obtener una gran cantidad de información para el diagnóstico de numerosas patologías 24. por lo que en ocasiones es necesario obtener la muestra mediante lavado cloacal.20. La orina de los reptiles es muy rica en sales de ácido úrico y su presencia no debe considerarse patológica. Los animales que padecen periodos prolongados de anorexia defecan muy esporádicamente.24. dependiente de la especie. TÉCNICAS COPROLÓGICAS Las muestras de heces han de ser siempre frescas. edad y sexo. El recuento de hematíes y leucocitos puede realizarse simultáneamente empleando como diluyente la fórmula de Natt y Herrick21. salvo que existan depósitos en forma de arenilla o urolitos. la cateterización vesical es complicada y algunas especies (ofidios y algunos saurios) no poseen vejiga urinaria4. Colocando al animal en posición vertical (con la cabeza hacia arriba).18.— Cardiocentesis en una pitón real (Phyton regius). En los reptiles que no poseen vejiga. En saurios. el urianálisis Fig. La cistocentesis es el método más fiable para la obtención de muestras de orina en las especies que poseen vejiga4. no hay más remedio que emplear las muestras una vez excretadas. Por ello. al permitir tanto el estudio hematológico como bioquímico19. Los valores de bioquímica sérica varían ampliamente en función de la especie.

Conociendo el peso de la muestra y el volumen de solución salina empleado. pneumonía. de forma similar a como se hace en pequeños mamíferos. timpanismo. Siempre debe observarse una porción de la muestra diluida con suero. introduciéndola suavemente por la apertura cloacal (fig. aunque requieren mayor mA/s y KV. sobre todo en los recién importados y en los mantenidos en condiciones de semilibertad.— Lavado cloacal en una Iguana iguana empleando una sonda metálica curvada lubrificada. La parasitación intestinal es muy frecuente en reptiles.— Cistocentesis en la fosa inguinal izquierda de una tortuga mora (Testudo graeca). existiendo un saco ciego en la zona dorsal que debe evitarse. Con el resto de la muestra puede realizarse una flotación en solución salina sobresaturada. para la detección de protozoos flagelados y ciliados (ver capítulo 3: Enfermedades parasitarias). A continuación. Como medios de contraste puede emplearse aire (pneumocistografía)28. Una vez alcanzado el colon. entre porta y cubre. girándola alternativamente a derecha e izquierda. esperando uno o dos minutos antes de aspirar la muestra. TÉCNICAS RADIOLÓGICAS Los estudios radiológicos son muy útiles en la evaluación de enfermedad ósea metabólica (EOM). Las películas de mamografía proporcionan imágenes de calidad superior27. urolitiasis. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . diagnóstico de gestación. la apertura del colon en la cloaca se localiza ventralmente. distocia. puede teñirse con una tinción vital de mertiolato o lugol.PATOLOGÍA DE REPTILES ficada con vaselina. En ofidios. luxaciones. En general. 8). 8. fracturas. se introduce suero fisiológico (10 ml/kg)2 y se realiza un masaje de la cavidad celómica (saurios y ofidios). sin colorantes. Fig. cuerpos extraños. 7. coprostasis. El examen coprológico debe realizarse de un modo rutinario en todos los pacientes. depósitos de ácido úrico calcificado (gota). En quelonios. se recomienda el empleo de película y chasis de tierras raras26 para disminuir el tiempo de radiación y mejorar la definición. puede obtenerse un resultado cuantitativo mediante recuento de huevos u ooquistes en cámara de Thoma. oste- Fig. el masaje puede sustituirse por pequeñas aspiraciones y reintroducciones del suero. omielitis y tumores óseos.

40.30. evitando así la interfase de aire entre la piel y el transductor42.o. i. que queda inmóvil y permite un posicionamiento adecuado durante algunos segundos (fig. suelen emplearse cajas de cartón para evitar que deambulen sobre la superficie del chasis. pueden emplearse diversos métodos. ya que. 10). ECOGRAFÍA Tiene más utilidad en saurios y ofidios.)33. 9. las ventanas acústicas se reducen a las fosas pecto- Fig. debe permitirse que el gel contacte con la piel durante algunos minutos antes de iniciar el estudio ecográfico. En quelonios. 10.)32 o iopamidol (1.. En ofidios.31. Esta técnica consiste en aplicar una presión constante con torundas de algodón sobre ambos globos oculares durante uno o dos minutos (fig. Cuando no se disponga de haz horizontal de rayos X.35.37.41. i.0 y 7. Para la inmovilización durante los estudios radiológicos. en quelonios.v.36.000 mg/kg i. En pacien- Fig.— Compresión de los globos oculares para estimular la respuesta óculo-vaso-vagal como técnica de inmovilización en una Iguana iguana. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . para que impregne bien el área subescatal26. 11). En animales de tamaño mediano o grande. con lo que se produce vasodilatación. se recomienda el empleo de tubos de plexiglás26.v. puede utilizarse una plataforma de corcho con forma de “L”. amidotrizoato (500-1. sujetando el caparazón con bandas de esparadrapo a la pared vertical de esta estructura29. Si se precisa realizar estudios radiográficos de las extremidades.5 MHz26. para las proyecciones laterolaterales y anteroposteriores (fig.39.— Inmovilización de una Iguana iguana mediante la estimulación de la respuesta óculo-vaso-vagal tras la compresión de los globos oculares. puede ser necesaria la sedación con ketamina29. En saurios y ofidios. 9). Todos estos efectos conducen a una relajación del paciente. es necesario mantenerlas extendidas para evitar la superposición de las estructuras óseas del caparazón4.PATOLOGÍA DE REPTILES sulfato de bario (5 ml/kg en tránsitos gastrointestinales) 29. Las sondas más empleadas son las de 5.000 mg/kg.31 (de longitud y diámetro adecuados al tamaño del animal).38. da buenos resultados la inmovilización por estimulación de la repuesta óculo-vaso-vagal34. disminución de la presión arterial y bradicardia por estimulación del nervio vago. En algunos saurios. rales e inguinales35.

En quelonios. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . la ultrasonografía es de mayor utilidad que la radiología para visualizar adecuadamente los órganos en la cavidad celómica.41. que aparecen como estructuras esféricas anecoicas.38. así como los puntos de colocación de los electrodos para establecer patrones electrocardiográficos fisiológicos en las distintas especies. se están desarrollando novedosos estudios ecocardiográficos en distintas especies de reptiles27.35.42 (fig. 12. No obstante. la temperatura corporal) durante el registro electrocardiográfico.— Estudio ecográfico del aparato reproductor de una Iguana iguana.35. Nótese la presencia de huevos no calcificados en el oviducto. Fig. ya que el líquido ascítico actúa como medio de contraste acústico.7-2. Actualmente. Fig. Pueden emplearse electrodos tipo pinza de cocodrilo o parches de los habitualmente utilizados en pediatría humana. La ecografía puede resultar de gran ayuda en la exploración del aparato reproductor40. riñones y vejiga urinaria. principalmente) y las estructuras oculares. 12). que aportan nuevos datos sobre fisiología y patología cardiaca. aunque también puede emplearse para evaluar otros órganos intracelómicos26. mientras que en ofidios se recomienda aplicarlos en zonas craneal y caudalmente al punto donde se observe el choque de la punta. además de servir como técnica de monitorización durante la anestesia.— Posicionamiento de una Testudo graeca sobre una plataforma de corcho en forma de “L” para realizar una radiografía anteroposterior empleando un haz vertical de rayos X. permitiendo una buena diferenciación de estos órganos41. es muy importante estandarizar previamente las condiciones de temperatura ambiental (y.9 mm) y de longitud media o alta para tes con ascitis.39 (hígado. 11. ENDOSCOPIA Se recomienda el empleo de ópticas rígidas de escaso diámetro (1. 13). se recomienda colocar los electrodos inmediatamente por delante y por detrás del cinturón pectoral (fig. Transductor sectorial de 5 MHz. por lo tanto.PATOLOGÍA DE REPTILES ELECTROCARDIOGRAFÍA La electrocardiografía puede ser de utilidad en el diagnóstico de arritmias cardiacas en reptiles. En iguanas. pueden colocarse en las axilas y en las fosas inguinales.

Además de emplearse como técnica diagnóstica (visualización directa de órganos y toma de muestras para biopsia)44.45. 14). aunque es más seguro y sencillo el empleo de sondas metálicas curvas46.— Bifurcación de la tráquea en los dos bronquios principales en una Iguana iguana.7 mm. 14. el estómago se encuentra localizado aproximadamente a la mitad de la longitud narina-apertura cloacal. empleando una óptica rígida de 2. por lo que es de gran importancia mantener el cuello del animal completamente estirado durante toda la operación. 13. cloacoscopias y broncoscopias37. gastroscopias. aunque en ocasiones no es necesario alcanzar el estómago. Imagen obtenida mediante broncoscopia. resulta algo más Fig. Fig. conseguir una mayor versatilidad. la longitud de la sonda a introducir puede calcularse midiendo la distancia que existe entre el borde craneal de la placa gular y el borde caudal de las placas abdominales (fig. sobre todo si no se tiene mucha experiencia. Para realizar ga st roscopias en ofidios de tamaño mediano o grande.47. En ofidios. también sirve como técnica terapéutica (extracciones de cuerpos extraños en aparato dige st i vo o aparato respiratorio). pudiendo depositarse la medicación en el esófago. Las técnicas más habituales son laparoscopias.PATOLOGÍA DE REPTILES TÉCNICAS PARA LA ADMINISTRACIÓN DE FÁRMACOS Vía oral La administración de fármacos por vía oral requiere el empleo de sondas gástricas46. El esófago transcurre paralelo a las vértebras cervicales.— Colocación de electrodos por delante y por detrás del cinturón pectoral para la realización de un electrocardiograma en una iguana común (I g u a n a iguana). Siempre es mejor lubrificar la sonda con vaselina. puede ser necesario el empleo de ópticas flexibles43.43 (fig. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . aunque también más gruesas). En quelonios. En saurios. Pueden emplearse sondas de material plástico adaptando sondas urinarias o trozos de tubo de equipos de infusión. dada la gran diferencia de tamaño entre las distintas especies de reptiles. 15).4 4 (más largas.

con ennegrecimiento y necrosis. No se recomienda en camaleones. 16). 15. con un ángulo aproximado de 45° con respecto al húmero2 (fig. En saurios. insertando la aguja en dirección ventral. puede emplearse la musculatura dorsal. los fármacos potencialmente nefrotóxicos o aquellos que se metabolizan por vía renal deben inocularse en las zonas corporales craneales6 (ofidios y saurios) o en las fosas pectorales (quelonios). TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . recomendándose utilizar el espacio existente entre dos escamas consecutivas. se emplea la musculatura dorsal de la cola a ambos lados de las vértebras coccígeas y en dirección ventral. debe ejercerse una ligera presión digital después de la inyección para evitar la salida de parte del Fig. nunca debe introducirse la aguja a través de una escama cutánea. por la tanto. debe sujetarse firmemente la extremidad extendida en dirección caudal e insertar la aguja entre dos escamas cutáneas.— Calculando la medida de la sonda esofágica en una tortuga mora (Testudo graeca) en base a la distancia entre el borde craneal de la placa gular y el borde caudal de las placas abdominales. En general. recomendándose la inoculación en el primer tercio de la longitud total46. Vía intramuscular En ofidios. la piel es poco elástica y no permite la administración de grandes volúmenes de fármacos por esta vía. debido a que en muchas ocasiones se producen irritaciones severas de la piel. ya que ésta es la masa muscular mejor desarrollada y. En todos los casos. pero. difícil calcular la posición del estómago. Vía subcutánea En la mayoría de los reptiles. en términos generales. la que permite la inoculación de volúmenes más grandes. 16. En esos casos. excepto cuando los fármacos a emplear posean una conocida nefrotoxicidad o se eliminen principalmente por vía renal. Debido a la existencia de un sistema venoso portal renal Fig.— Administración de fármacos por vía intramuscular en el tríceps en una Iguana iguana. hay que recurrir a la inoculación en el tríceps.PATOLOGÍA DE REPTILES (aunque recientes investigaciones aportan datos que parecen demostrar la existencia de un sistema colateral que lo contrarresta). se sitúa en el primer tercio del tronco. Para ello. aunque sin profundizar excesivamente para evitar atravesar la totalidad de la masa muscular.

En ofidios. Siempre debe realizarse una aspiración antes de la inoculación para comprobar que no se ha penetrado en ningún órgano intracelómico o en algún vaso sanguíneo importante. es una técnica arriesgada. para evitar dañar la vena abdominal ventral. por lo que la vía intramuscular sólo se emplea cuando el volumen a inocular es relativamente pequeño. levantando al mismo tiempo el extremo caudal del caparazón para conseguir desplazar lo mejor posible todo el paquete visceral intracelómico. insertando la aguja en el punto más ventral. ManteFig. en un punto justo craneal al extremo proximal de la extremidad posterior y con un ángulo de entrada de unos 30° en dirección craneomedial36. Cuando se precise inocular volúmenes mayores.— Administración de fármacos por vía intramuscular en la musculatura pectoral de una tortuga mediterránea (Testudo hermanni). esta técnica se realiza con el animal en decúbito dorsal2. por debajo del antebrazo y lo más ventralmente posible (fig. teniendo la precaución de no insertar la aguja en la línea media. niendo la extremidad posterior extendida. entre el muslo y el puente espaldar-peto. En quelonios. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . en dirección craneal. hay que recurrir a la inyección en la musculatura pectoral36. sobre todo para administrar volúmenes relativamente grandes de fármacos que resultan impracticables por vía intramuscular o subcutánea.PATOLOGÍA DE REPTILES líquido inyectado a través del orificio cutáneo2. paralelamente a la superficie interna del peto. En saurios. La aguja debe insertarse paralelamente al peto. pues resulta difícil conseguir desplazar los órganos intracelómicos para evitar dañarlos. y con un ángulo de entrada de unos 30° en dirección craneodorsal.— Celocentesis en una Iguana iguana. se recomienda colocar al paciente en posición lateral. el punto de referencia está situado en la fosa femoral. Estos músculos unen las extremidades anteriores a la superficie interna del peto. 17. En cualquier caso. insertando la aguja en la zona ventral. Los quelonios presentan una muscultura muy poco desarrollada en las extremidades. entre dos escamas. 18. Vía intracelómica Se emplea esporádicamente. insertando la aguja en el cuadrante caudal derecho de la cavidad celómica. Fig. la zona más segura es la comprendida en el cuadrante más caudal del cuerpo. 17).

manteniendo flexionada la articulación de la rodilla. En saurios. manteniendo la extremidad flexionada para exponer la mayor superficie posible (fig. como. colocado en estos casos al paciente en decúbito ventral. Vía endovenosa Es especialmente útil cuando se requiere obtener un efecto farmacológico rápido. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . dado que las paredes venosas son muy finas y frágiles. pueden producirse infiltraciones no deseadas en el tejido perivascular. por ejemplo. El procedimiento es el mismo que el descrito en la técnica para obtención de muestras de sangre. Es conveniente realizar una incisión con una hoja de bisturí entre dos Fig. Por este motivo.— Introducción de un catéter intraóseo en la meseta tibial de una Iguana iguana. por lo que el Fig. se recomienda insertar el catéter en la meseta tibial2. paciente debe mantenerse anestesiado con isoflurano durante toda la maniobra. aunque el fallecimiento del paciente puede prolongarse durante algunas horas. es muy útil como sustitución de la administración de fármacos por vía intravenosa (especialmente en la sueroterapia). 20.PATOLOGÍA DE REPTILES La vía intracelómica puede emplearse para administrar grandes volúmenes de anestésicos como método de eutanasia.— Comprobación radiográfica de la correcta colocación del catéter intraóseo en el canal medular de la tibia de una Iguana iguana. 19. 19). el suministro urgente de soluciones de calcio en animales que padecen crisis hipocalcémicas2 o cuando se necesita practicar la eutanasia del enfermo2. La introducción del catéter resulta dolorosa.36. El mismo procedimiento empleado para la administración de fármacos por vía intracelómica puede emplearse como técnica diagnóstica para la obtención y análisis de exudados alojados en la cavidad celómica (celocentesis)2 (fig. Los catéteres intraóseos deben estar provistos de un fiador para evitar el taponamiento de la luz de la aguja durante la introducción de la misma en la médula ósea. es importante inyectar los fármacos muy lentamente y realizar aspiraciones seriadas para poder garantizar que el vaso sigue canalizado durante toda la intervención2. 18). en la administración de algunos anestésicos. Vía intraósea En saurios y quelonios. aunque.

La profundidad de penetración debe calcularse previamente en función de la longitud total de la tibia. Este puente óseo se encuentra bastante calcificado en superficie. esperando unos segundos para comprobar la salida de sangre por el extremo superior del trocar. también se ha descrito la colocación del trocar en la cavidad medular del fémur. pues la tibia es generalmente demasiado fina y estrecha. la correcta colocación del trocar puede comprobarse mediante radiografías de la extremi- dad2. 20). En quelonios. apreciable por palpación36. puede emplearse la cavidad medular del fémur. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . el extremo superior del trocar se sutura a la piel. se retira el fiador. Si no brota sangre. El punto de entrada es el borde libre caudal. además de que. teniendo en cuenta que el extremo del trocar no debe alcanzar la epífisis distal de la misma. paralelamente al peto. buscando siempre la posición más centrada y taladrando en dirección craneal. En cualquier caso. Sin embargo. Como alternativa. realizando giros a derecha e izquierda y siguiendo el eje longitudinal de la tibia. Una vez colocado en posición. insertándolo desde su extremo distal. Una vez alcanzada la profundidad deseada. realizando un vendaje con material autoadherente para fijar el trocar y evitar que se mueva o se salga. Este procedimiento resulta complicado en quelonios con un peso inferior a 500 gramos. esta técnica presenta la desventaja de que se puede dañar la articulación de la rodilla36. el trocar se sujeta a la placa cutánea empleando resina epoxy de rápida polimerización.PATOLOGÍA DE REPTILES escamas antes de taladrar con el extremo del trocar que ha de introducirse lentamente. el extremo superior del trocar roza constantemente con el suelo del terrario. En caso de que el trocar esté mal colocado se observará una extravasación del suero en la musculatura. el lugar de elección para la introducción del catéter intraóseo es el puente óseo que une el espaldar con el peto. debe aspirarse con una jeringuilla o también puede introducirse una pequeña cantidad de suero fisiológico36. una vez colocado. Finalmente. pudiendo contaminarse con mayor facilidad. señal inequívoca de que la posición es correcta. por lo que para la introducción de la aguja se hace necesario realizar un orificio con una broca fina estéril.36 en proyecciones laterolateral y dorsoventral (fig. En saurios.

McGraw-Hill Interamericana Editores. Page CD: Biology and Medicine of Turtles and Tortoises. Watson J. En: Ackerman L. Willette-Frahm M: Técnicas de obtención de sangre en anfibios y reptiles. Jackson OF. Husbandry and Health Care of Reptiles (3 Vol). British Small Animal Veterinary Association (BSAVA). PP: 170-183. Chelonian Venipuncture Techniques. A J Vet Res. Lloyd M. New York. Husbandry and Health Care of Reptiles (3 Vol). Sainsbury AW. En: Ackerman L. Kansas City. N ew Jersey. 24. Churchill Livingstone. Watson J: Diagnostic Procedure: Urinalysis. 1980. 13. P P: 6372. Missouri. Gopherus agassizii. Ruiz GJ: New methods of obtaining blood and cerebrospinal fluid from marine turtles. The Medical Care of Iguanas and o ther common Pet Lizards. et al. Seminars in Avian and Exotic Pet Medicine 6(2): 63-74. 25. 22. Prezant RM. Neptune City. 1987. Mashima TY. 1991. Lloyd M. Barten SL. Wolfe Publishing Ltd. Zool. Proceedings 1st Annual Conference of the ARAV. Husbandry and Health Care of Reptiles (3 Vol). 1997. En: Beynon PH (Ed). Gottdenker NL. Mautino M. Janssen L. 12. Watson J. En: Beynon PH (Ed). 1996. 10. 1994. Con temporary Issues in Small Animal Practice 9. Effect of venipuncture sites on hematologic and clinical biochemical values in desert tortoise. En: Fudge AM: Laboratory Medicine. GV: Exotic Animals. The Biology. Avian and exotic pets. PP: 822-825. 21. 2000 11. Observations on Urinalyses of Clinical Normal Captive Tortoises. 30. Fudge AM. 9. Proceedings 5th Annual Conference of the ARAV. PP: 1451-1455. 1992. A practical method for performing venipuncture in snakes. 3. The Biology. The Biology. 1997. TFH Publications Inc. WB Saunders Co. 2000. Jarchow JL. Mader DR. Vet Clin North Am Small Anim Pract 23(6): 1213-1249. 19. Exotic DVM Veterinary Magazine 2(1): 35. Manual of Reptiles. 1998. British Small Animal Veterinary Association (BSAVA). Proceedings 4th Annual Conference of the ARAV. Neptune City. En: Rübel GA. Philadelphia. Rosskopf WR. TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS Y TERAPÉUTICAS . TFH Publications Inc. Jenkins JR: Diagnostic and Clinical Techniques. Nelson W: Diagnostic Imaging: Radiography. PP: 50-62. Jacobson ER. 1988 29. Avian and exotic pets. Morris PJ. 1992. New Jersey. Neptune City. Snakes. Taylor B. TFH Publications. Laboratory Sampling in Reptile Patients Do’s and Dont’s. Neptune City. Anaesthesia. 28. Phlebotomy Techniques in Snakes. 7. Texas. Greystone Publications. Schildberg BJ. Reptilian blood sampling and artifacts considerations. Reptiles and Amphibians.PATOLOGÍA DE REPTILES BIBLIOGRAFíA 1. 20. Lawton MPC. Herpetologica 36: 17-20. 1997. 23. Mader DR. Texas. Bayón A. Rupiper DJ. 16. En: Ackerman L. 56(1): 19-21. Radiological and related investigations. 27. Manhattan. SA. Examen del sis tema cardiovascular en iguanas (Iguana iguana). Murray MJ. En: Beynon PH (Ed). 2. 14. 1982. Woerpel RW. Jacobson ER. 2000. 1993. 1996. The Biology. WB Saunders Co. 6. 26. N ew Jersey. Reptile Medicine and Surgery. 31. PP: 264-276. Diagnostic Procedures: Chemistry. Manual of Reptiles. PP: 258-264. Pittsburgh. Morris PJ. 1992. PP: 176-221. PP: 1-18. En: Mader DR. Silverman S. Gabrisch K. 27: 97-107. 18. Exotic Animal Formulary. PP: 826-833. 17. Kollias Jr. Neptune City. Frye FL: Hematology as applied to Clinical Reptile Medicine. 1995. Am. Vet Clin North Am Small Anim Pract 23(6): 1251-1270. Bull ARAV 9 (1): 26-29. En: Kirk: terapéutica Veterinaria de Pequeños Animales. New Jersey. PP: 681-688. PP: 703-713. 15. Jacobson ER. Resúmenes de la 1ª Reunión Científica GMCAE (AVEPA). Houston. Diagnostic Techniques in Reptile Medicine. Bull ARAV 9 (4): 30-32. Indications and applications of clinical techniques in the green Iguana. New Jersey. Madrid. 1997. Laboratory Medicine. WB Saunders Co. 8. Scaling of cardiovascular physiology in snakes. Manual of Reptiles. 1997. Husbandry and Health Care of Reptiles (3 Vol). Vet Clin North Am Small Anim Pract 23(6): 1179-1212. 1993. TFH Publications Inc. PP: 209-279. Jacobson ER. 1997. 1996. Laboratory Investigations. Isenbügel E. Vet Med Small Anim Clin 77: 820. Innis CJ. Vol XII. En: Mader DR. Kansas. Rosenthal K. 1999. 5. En: Ackerman L. En: Jacobson ER. Fudge AM et al. 1998. Campbell T. 1997. 1991. Owens DW. British Small Animal Vete ri n a ry Association (BSAVA). En: Frye FL: Reptile Care (2 Vol). TFH Publications Inc. Diagnostic Imaging. Philadelphia. 4. New approach to venipuncture in lizards. 1999. Wolvekamp P (eds): Atlas of Diagnostic Radiology of Exotic Pets. Seymour RS. 1993. Reptile Medicine and Surgery. Carpenter JW. Evaluation of the Reptile Patient. WB Saunders Co. Diagnostic Procedures: Hematology.

TFH Publications. Proceedings 5th Annual Conference of the ARAV. PP: 19-34. Proceedings 4 th Annual Conference of the ARAV. 41. Lawton MPC. Pp: 185208. 46. Berlin. Schildger B. NonChemical Restraint of Iguanidae for Radiograph. New Jersey. En: Jacobson ER. Diagnostic Imaging: Ultrasonography. Bennett RA. Proceedings 5th Annual Conference of the ARAV. 33. Husbandry and Health Care of Reptiles (3 Vol). Clinical. Houston. Raiti P: Transcoelomic ultrasonography of the reptile reproductive tract. New Jersey. 39. Aspects of Ultrasonography of the Lizards. Missouri. Houston. et al: The Application of Endoscopic and Ultrasonographic Methods to the Study of Reptiles. Hands Free. Radiology and Imaging. An Introduction to Reptile Endoscopy. Texas. 1997. Intravenous U rography and Cystography in Tortoises. Texas. 1997. Proceedings 6th Annual Conference of the ARAV. WB Saunders Co. 38. 2000. PP: 613-627. Houston. 1996. Proceedings 4 th Annual Conference of the ARAV. Vet Clin Nor th Am Exotic Anim Pract. 1988 45. Ohio. 36. Jarchow JL. Bonner BB. 1994. Schildberg B. 35. En: Frye FL. Frye LF. Kölle P. Philadelphia. 3(1): 257-332. Proceedings 4 th Annual Conference of the ARAV. Kansas City. PP: 299-321. Columbus. 1999. .PATOLOGÍA DE REPTILES 32. Endoscopic Examination of the U rogenital Tract in Reptiles. Divers SJ. Kansas City. 44. En: Ackerman L. 1997. Klingenberg. 1993. Houston. Redrobe S: Aspects of Ultrasonography of Chelonians. The Biology. Con temporary Issues in Small Animal Practice 9. 2000 43. Pittsburgh. 34. New York. 42. Missouri. Proceedings 5th Annual Conference of the ARAV. Ultrasound in Reptiles. Kuoni W. 1998. Reptile Care (2 Vol). Proceedings of the XVIII WSAVA Congress. Neptune City. Hospital Care of the Reptile Patient. 1998. Diagnostic and Therapeutic Te ch n i ques. Texas. Churchill Livingstone. Exotic DVM Veterinary Magazine 1(6): 27-32. Proceedings 4 th Annual Conference of the ARAV. Kollias Jr. 1997. Neptune City. 47. TFH Publications Inc. 1991. Reese S. Texas. 37. Redrobe S. 40. RJ: Therapeutics. GV: Exotic Animals. Grumbles JS. Missouri. Proceedings 1st Annual Conference of the ARAV. Chelonians Therapeutics. Reptile Medicine and Surgery. Kansas City. Redrobe S: Aspects of Ultrasonography of the Snakes. Texas. En: Mader DR. Rübel GA. Hochleithner C. 1998. 1997.

MARTÍNEZ-SILVESTRE Centre de Recuperació d´Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC). todas ellas son suficientemente ilustrativas como para conocer la importancia del manejo de estas especies en la prevención de enfermedades. De todos modos. se ha incluido alguna enfermedad más propia de instituciones zoológicas o centros de acogida.PATOLOGÍA DE REPTILES A. A PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO . s/n. 08783 Masquefa. En cualquier caso. Santa Clara. Barcelona L selección que se ha realizado en el presente capítulo corresponde a procesos patológicos observados en su mayor parte en la clínica diaria.

). Sólo las uñas pueden tener pequeños vasos sanguíneos. y ni las dietas ni el substrato son los adecuados. con intentos de huida (Physignatus cocincinnus). Puede tener que repetirse esta acción algunos meses después. Generalmente no están vascularizadas y no representan una gran dificultad. abrasivos). De modo preventivo./kg. y también conviene asegurar un substrato parecido al natural (tierra para hozar. el animal se alimenta de una dieta excesivamente blanda. hasta que se forman verdaderas erosiones.i. aparecen problemas de este tipo. Animales con estereotipias (Iguana iguana) o bien en condiciones de terrario inadecuadas (rincones del terrario no romos. se debe proporcionar a los animales dietas con alimentos duros y mor- Fig. hurgan.— Sobrecrecimiento del pico córneo en una tortuga mediterránea (Testudo hermanni) mantenida largo tiempo en un piso. o bien intentan seguir un comportamiento innato de meterse en cualquier grieta u oquedad. EROSIÓN/ABRASIÓN ROSTRAL Son muchas las especies de lagartos y serpientes que intentan huir de una situación estresante. En todos los casos es recomendable administrar una dosis única de vitamina A (5. vive sin material abrasivo en el substrato o está mantenido en un suelo enmosaicado. Las heridas que se provocan en la cabeza se colonizan por multitud de microorganismos. con exteriorización de la dermis e incluso de los huesos subyacentes (fig.2. PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO . Como consecuencia de estos comportamientos en el terrario. En estos casos (fig... Se observa únicamente en tortugas1. Además. ramas. con lo que se puede dar E L desarrollo continuado del pico y de las uñas en tortugas es algo fisiológico. por ello. El tratamiento consiste en el recorte quirúrgico de las partes sobrecrecidas. También es frecuente en animales muy inquietos. Las porciones sobrecrecidas de la boca son frágiles y pueden romperse con lo que ésta queda totalmente deformada. se ha relacionado un proceso de falta de vitamina A en animales adultos como factor predisponente al crecimiento excesivo de las partes córneas.000 u. en los hábitats donde viven. suele ocurrir en situaciones de estrés. El crecimiento de estas estructuras córneas es continuo y. mordisquean.).PATOLOGÍA DE REPTILES SOBRECRECIMIENTO DE BOCA Y UÑAS disqueables (semillas. raíces. afilados. 2). que sangran al cortarlas. 1. escarban y hacen un sinfín de actividades dirigidas a controlar este crecimiento. 1).. hojarasca. El animal deja de alimentarse correctamente o se desplaza con dificultad. se van lacerando las escamas craneales de la cabeza. activos y exploradores (Python sp. el exceso en el desarrollo de las láminas de queratina lleva a una deformación tal que impide la correcta funcionalidad de las estructuras donde se produce.. y con dietas blandas e inadecuadas. cartílagos. vía intramuscular).). En cuanto estos animales viven en cautividad.

PATOLOGÍA DE REPTILES

una gran variedad de infecciones. El tratamiento consiste en corregir el defecto de instalación en el terrario y aplicar un antibiótico adecuado local o sistémico, si es necesario3. Los animales recién adquiridos deben estar tranquilos y sin demasiadas causas de estrés a su alrededor. Se han de evitar sustos e intenciones de huida, sobre todo en colecciones zoológicas con afluencia de público. La cuarentena que se debería realizar rutinariamente en todos los centros zoológicos sirve de ayuda para que el animal recién llegado se acostumbre a la presencia humana y a las nuevas instalaciones, antes de ponerlo en exposición y arriesgarse a provocar automutilaciones como la descrita. DISECDISIS/RETENCIÓN DE MUDA Nuevamente, se trata de una consulta muy común en clínica herpetológica. La muda de los reptiles es un hecho fisiológico relacionado con los fotoperiodos, la humedad ambiental y el ritmo de crecimiento del animal (y, por lo tanto, con la dieta), todo ello regulado por la función tiroidea. Las principales causas predisponentes son un ambiente seco o bien una humedad relativa demasiado baja, ausencia de un lugar apropiado para el baño, caquexia, nutrición desequilibrada y desórdenes endocrinos o enfermedades sistémicas4,5. La mayoría de retenciones de muda se observan en serpientes y lagartos, aunque pueden encontrarse de vez en cuando en quelonios acuáticos (fig. 3). Además, la frecuencia de muda varía considerablemente entre especies, edad, periodo de crecimiento, balance endocrino y factores externos al reptil. Los individuos jóvenes suelen tener mudas más frecuentes que los adultos. Puede ser útil tomar muestras de

Fig. 2.— Aspecto de las escamas rostrales de una pitón real (Python regius) tras repetidos intentos de pasar por un orificio del terrario. Se observa descamación y exteriorización del tejido óseo.

las áreas retenidas y analizarlas para descartar procesos infecciosos sistémicos o parasitaciones por ácaros. Es muy importante realizar una anamnesis detallada y completa. El tratamiento consiste en humedecer con agua tibia el animal y realizar una extracción manual con ayuda de un hisopo húmedo. Se tiene que actuar con mucho cuidado, sobre todo con las escamas de la cabeza (por ejemplo, escamas oculares). Se han relacionado procesos de disecdisis en serpientes con problemas de hiper o hipofunción tiroidea, por lo que se recomienda asegurar la correcta funcionalidad glandular y actuar en consecuencia (ver capítulo 3: Enfermedades nutricionales y metabólicas). QUEMADURAS Muchas serpientes tienen la tendencia a desplazarse hacia los focos de calor. En muchas ocasiones, la temperatura es demasiado baja en el terrario, y los reptiles se acercan tanto al foco calorífico que se producen quemaduras. De modo casi sorprendente, el reptil se “quema voluntariamente” con tal de estar caliente. En otras ocasiones, las lesiones son fruto de accidentes (acuarios con agua hirviendo). Los incendios forestales también son una causa de quemaduras importantes en las tortugas silvestres6,7.

PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO

PATOLOGÍA DE REPTILES

Por tanto, en cautividad, las causas de estos accidentes consisten en lámparas incandescentes fácilmente accesibles, esterillas eléctricas o resistencias en contacto directo y prolongado con el animal, termostatos averiados o incapacidad del reptil para escoger un lugar frío en el terrario. El calor continuado provoca destrucción de los tejidos afectados. En la piel, posteriormente, se crea una escara necrótica que puede provocar cambios de pigmentación o vitíligo en la zona, una vez regenerada 11. Cuando las lesiones se dan en la cabeza, suelen crearse obstrucciones de los nostrilos o de las fosetas térmicas por el proceso de cicatrización. Si las lesiones son internas, puede llegar a ser necesario la amputación de la porción afectada (fig. 4). Se deben desbridar las zonas necróticas, aplicando pomadas antibióticas y epitelizantes y administrando antibióticos de amplio espectro. Se ha comprobado la eficacia de la sulfadiacina argéntica tópica. Es conveniente administrar electrolitos con complejo multivitamínico B y ácido ascórbico. El volumen de fluidos re qu e rido varía considera b l e m e n te según el grado de la lesión y la especie tratada, pero suele realizarse una rehidratación parenteral a razón del 4% del peso vivo. De este modo se asegura una correcta perfusión renal durante las primeras 24 horas. Si las quemaduras afectan a más del 30% del animal, es conveniente aplicar fluidoterapia intraósea al menos durante las primeras 48 horas8. HIPOTERMIA Un excesivo descenso de las temperaturas, cambios bruscos de temperatura

Fig. 3.— Retención de escamas en una tortuga cabezona asiática (Platisternon megacephala). Este animal acuático estaba mantenido en un terrario sin acceso al agua.

con predominio de las más bajas o un mantenimiento térmico inadecuado producen efectos locales y sistémicos, dependiendo de la gravedad y duración de las causas.

Fig. 4.— Chamaeleo fischerii con lesiones por quemadura interna. Se observa un ennegrecimiento de la extremidad, que tenía una necrosis muscular por haber estado unos segundos accidentalmente en el interior de un microondas.

PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO

PATOLOGÍA DE REPTILES

Se debe poner gradualmente (entre 2 a 4 horas) al reptil a su temperatura corporal óptima. Se han de tratar los procesos secundarios como catarrales o de disbacteriosis intestinal y administrar antibióticos bactericidas, puesto que, ante el deficiente estado immunitario del animal, no es recomendable el uso de bacteriostáticos. En ocasiones, los tejidos u órganos congelados se han de amputar proximalmente a la línea de demarcación entre tejido vivo y necrótico. Para evitar esta situación, se debe mantener siempre al reptil a su temperatura corporal óptima y revisar el estado de los termostatos. En reptiles hibernantes, han de asegurarse lugares con temperaturas no muy oscilantes ni congelantes. MORDISCOS DE PRESAS Las serpientes jóvenes, asustadizas o estresadas pueden tener mucha precaución al comer y no hacerlo cuando alguien las mira, o tener un carácter retraído y que les haga incluso “temer” al ratón que les pasa por delante. Estas serpientes tienen muchas probabilidades de que el ratón acabe mordiéndolas. En otros casos, en el momento de la caza, la presa puede quedar mal capturada y, en un acto lógico de defensa, morder y provocar graves heridas al depredador (fig. 5). Se debe procurar mantener como máximo dos horas a la presa dentro del terrario con la serpiente. En caso de accidente, es importante suturar las heridas y aplicar antibioterapia local y/o sistémica. La vehiculación de microorganismos en el momento del mordisco del ratón es muy común y se han llegado a diagnosticar casos de micobacteriosis en animales atacados por roedores. GANGRENA DE COLA Y DEDOS Todas las estructuras periféricas terminales de muchas especies de lagartos (dedos, cola) están vascularizadas por vasos de apenas 0,5 mm de diámetro. Cualquier cambio que produzca una vasoconstricción u obturación duradera de esa vena o arteria provocará una irremediable gangrena seca, que acabará con la caída de la parte afectada. Las causas más comunes son el frío en especies tropicales, traumatismos, infecciones, parásitos hemáticos y tromboembolismo9. El aspecto inicial es el de ennegrecimiento de la zona

Fig. 5.— Laceración en el cuello de una pitón real (Python regius ), producida por el ataque de una de sus presas: un hámster (Cricetus sp.).

Puede darse un proceso de malfuncionamiento de enzimas digestivas, con lo que se enlentece la digestión y puede llegarse a un proceso de timpanismo o retención de heces. Este cuadro se complica generalmente con problemas de disbacteriosis intestinal. La hipotermia afecta también al estado immunitario provocando una importante depresión de la respuesta humoral y celular, en respuesta a estímulos antigénicos3. En esta situación, el animal sufre generalmente infecciones bacterianas secundarias (procesos riníticos en quelonios, etc.)12. Si la temperatura llega a límites demasiado bajos, se pueden dar congelaciones focales en extremidades o cola, que llevan a procesos de gangrena seca. La necrosis de tejidos dérmicos por congelación es otra causa impor tante de vitíligo.

PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO

por lo que el animal pierde el apetito al no poder digerirlo.PATOLOGÍA DE REPTILES afectada. Masturbación La vida en soledad de muchos reptiles hace que. superpoblación. está pendiente la realización de etogramas que permitan conocer cómo se com portan estos animales en una correcta cautividad. Se debe averiguar radiográficamente o por endoscopia la localización de la obstrucción e intervenir para su extracción. Puede ser útil administrar protectores de la mucosa gástrica en caso de ulceraciones provocadas por cuerpo extraño. Las iguanas macho se dirigen a sus propietarias PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO . Las anomalías del comportamiento clásicamente estudiadas son cuatro: Ingestión de cuerpos extraños Es consecuencia del estrés. hecho que en cautividad les puede provocar úlceras gástricas según el material que ingieran.) y muchas de saurios y crocodilianos. Puede también probarse. piedras y otros cuerpos extraños de pequeño tamaño es normal en algunas especies de quelonios (Cuora sp. pelean con ellos e incluso los copulan. La nutrición parenteral y la fluidoterapia se deben proporcionar durante el postoperatorio.— Gangrena digital completa en la extremidad posterior de una iguana común (Iguana iguana).) o confusiones de presa (en algunas serpientes que han vivido durante mucho tiempo en cautividad) por activación del estímulo de caza y alimentación con objetos no apropiados. En la mayoría de los casos. PROBLEMAS COMPORTAMENTALES La patología del comportamiento es muy compleja. el único tratamiento consiste en la amputación de la zona afectada. Los más utilizados son la cimetidina.10. los cuerpos ingeridos quedan durante largo tiempo en el estómago. por confusión de presa. etc. ranitidina y sucralfato. 6. no representan grandes diferencias en relación al resto de animales. La ingestión de lodo. por lo que el tratamiento más rápido y eficaz es el quirúrgico. con lo que está en peligro la vida del animal. reorienten sus instintos hacia objetos lo más parecidos posible a su pareja sexual. con agentes tópicos que incrementan la vascularización. Los crocodilianos son propensos a ingerir materiales no digestibles a causa de su comportamiento innato. Los machos de tortugas de tierra se dirigen ansiosos hacia los zapatos de sus propietarios. El acceso quirúrgico al aparato digestivo. Sólo puede repercutir en la salud del animal cuando es consecuencia de situaciones anómalas (ingestión de materiales por aburrimiento. Fig. estrés. Puede desencadenarse una grave obstrucción intestinal. Generalmente. 6). aunque con un éxito relativo. pérdida de vitalidad y aspecto acartonado (fig. en el momento de búsqueda de pareja. y más aún en especies de las que todavía no se tienen valores ni estudios suficientes como para valorar cuáles son los patrones de conducta fisiológicos2. monotonía y. En la mayoría de los casos. como el dimetilsulfóxido (DMSO). así como los tipos de sutura y mantenimiento postoperatorio. No suele ser efectivo el uso de fármacos eméticos. más raras veces.

lo mejor es seguir un tratamiento conservador y dejar que desaparezca. sino el dominante. En iguanas y varanos machos ha sido de utilidad proporcionar muñecos de trapo o goma que parezcan sus parejas. Nuevamente. Agresividad territorial También frecuente en animales tenidos en espacios pequeños o muy masificados. dependiendo de la especie. La mejor solución es separar.. En cautividad. la castración no es un sistema totalmente infalible para eliminar la fuente hormonal causante de este desequilibrio. PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO . al menos.) que se asemejen a sus parejas para vaciar en ellos la pulsión reproductora2 (fig. llegando a ser molestas e incluso a hacer daño por mordiscos y arañazos. sólo se recomienda en casos en que hay agresividad añadida. El macho anteriormente dominante establece una lucha por el poder para mantener así su dominancia ante un posible rival. Muchas tortugas de agua se conforman buscando elementos del decorado (piedras. Agryonemys horsfieldii. En otras ocasiones.. 8). Suele ocurrir entre machos y tras la introducción de un macho nuevo en la instalación. en una instalación aparte.. esto es imposible. llegando a poder soportar densidades de cientos de animales en 50 m2 (tortuga de Florida. La solución a este problema comportamental es compleja y debe adaptarse a cada caso en particular. Contrariamente. El macho inofensivo se deja para que conozca al resto Fig. Iguana iguana. El animal sujeta una piedra del tamaño de la hembra y busca el cuello imaginario para morderla mientras la copula. Las luchas en la naturaleza suelen acabar con la retirada honrosa del macho sumiso o perdedor. con el macho dominante nuevamente. Muchas especies son tremendamente tolerantes. otras no toleran ver a un macho rival en cientos de metros cuadrados (Geochelone sulcata. Suele tardar de entre unas semanas a dos meses. 7). y la huida sólo pospondrá un nuevo encuentro. el único sustituto eficaz es una pareja real. debiéndoseles juntar unos pocos meses al año. donde se calmará solo. sólo en aquellos en que realmente exista mucha agresividad y no sea posible controlarla con métodos paliativos o sustitutivos del estímulo. corchos. en los que los animales puedan satisfacer sus necesidades. al cabo de horas o días.— Comportamiento de masturbación en una Pelodiscus sinensis. Existe la alternativa de administrar diacepam (2.. De este modo.).5 mg/kg. en la que puede haber lesiones graves para los animales afectados.PATOLOGÍA DE REPTILES (por reconocimiento olfativo de ciertas feromonas humanas) y las cortejan. troncos. La castración no es en absoluto recomendable en todos los casos. Los casos en que el animal no tiene agresividad. 7. En estos casos. por vía intramuscular) durante los periodos en que duran estos comportamientos. suelen remitir por sí solos al cabo de unas cuantas “pseudocópulas” tranquilizadoras. Tra chemys scripta). lo cual implica estar dispuesto a adquirir y mantener otro animal en el terrario o. la batalla deja de ser ritual y se convierte en una pelea sangrienta (fig. Además. en un terrario aparte. que buscará otros territorios u otras hembras a las que copular. no el macho sumiso.

El resto de enfermedades que cursan con caquexia/anorexia son enfermedades de origen somático (infecciosas. Fig. En ese momento. PATOLOGÍA LIGADA AL MANEJO . 9). morirían antes de llegar al comprador final. 8. parasitarias. junto con com- Fig. y tratarlos. El animal debe estar tranquilo. este síndrome ha sido un estupendo cajón de sastre donde se incluían todas aquellas enfermedades que pasaban por alto durante la práctica clínica diaria. Síndrome de maladaptación Durante demasiado tiempo. estrés térmico. cuando esté calmado. en el caso de que fueran portadores de alguna enfermedad. y. en un lugar caliente y a refugio de espectadores. Se observa la piel acartonada y relieves óseos marcados.— Intensa caquexia por maladaptación en una iguana común (Iguana iguana). Aunque muy variable en función del animal. perros. Los animales afectados tienen un aspecto de intensa caquexia y suelen verse solitarios. mientras que el vencido tiene una importante herida nasal. se puede volver a poner en la instalación. podrían aislarse éstos del resto.PATOLOGÍA DE REPTILES de animales de la instalación y se establezcan nuevos lazos y jerarquías. Nuevamente. El tratamiento del síndrome de maladaptación incluye la administración de fluidoterapia intraósea o subcutánea (Ringer 25 ml/kg cada 24 horas). manipulación excesiva o procesos de adaptación a continuas situaciones cambiantes. El más agresivo. se debe evitar la masificación de animales en cautividad. evitando así la diseminación de enfermedades de reptiles. niños. De modo preventivo. De este modo. 9. etc. Se observa que el macho dominante tiene la posición mas beligerante. etc. se deberían instaurar de modo efectivo los terrarios de cuarentena en todos los comercios que se dedican a la importación de especies exóticas. apáticos y debilitados en algun rincón de terrarios o instalaciones de reptiles recién importados10 (fig. Se considera síndrome de maladaptación el proceso que lleva a que un animal que está en buenas condiciones corporales acabe caquéctico y anoréxico tras múltiples cambios de instalación. esta terapia suele ser efectiva durante dos meses de tratamiento.) y no puramente comportamental. ya no será el jefe y seguramente estará mas apaciguado.— Pelea entre dos machos de tortuga rusa (Agryonemys horsfieldii). plejos vitamínicos inyectables y alimentación enteral con compuestos nutritivos administrados mediante sondaje gástrico.

1998. 7. En: Ackerman L (Ed): The biology.1: 191-206. 789-790. 654-680. Emergency care of reptiles. Kaplan M. De vaux B. 1. Proceedings of the ARAV. Harvey-Clark CJ. 1998. 3(1): 46-57. Merchán M. 5: 67-72. 1999. 2(1): 9-14. Madrid. with observations on effects of bushfires and latitudinal variation in populations of eastern Africa. Congreso Nacional de AVEPA. Respiratory disease in chelonians. Campbell KLI. husbandry and health care of reptiles. Sang de la Terre. Geochelone pardalis. TFH Publications Inc. PP. Tortugas de España. 1998. Kabigumila JD. Surgery. Impact of agricultural development on a Population of Wood tur tles (Clemmys insculpta) in Southern Quebec. Lambert MRK. 8. New Jersey. 1998. Tanzania. La tortue sauvage. Canada. 1998. TFH Publications Inc. Roger Bider J. Frye FL. 1998. En: Ackerman L (Ed): The biology. Boyer TH. 1999. 10. 11. 898-941.) in captivity. TNAVC Proceedings. Common problems of box turtles (Ter rapene sp. PP. 2. Martínez Silvestre A. 1998 9. Management of common reptile emergences. in Serengeti National Park. Bo yer TH. 12. 1998. Saumure RA. 4. husbandry and healthcare of reptiles. Antiquaria. 6. Chelonian Conservation and Biology. New Jersey. Vet Clin North Am: Exotic Anim Pract. 1998. husbandry and health care of reptiles. Bennett RA. 715-734. Algunos métodos clínicos útiles para la medicina y la cirugía herpetológicas. 5. En: Ackerman L (Ed): The biology. 1992. Jacobson ER. 3(1): 37-45. On growth and morphometrics of leopard tortoises. PP. 241-245. Chelonian Conservation and Biology. . Reptile rehabilitation. Bull ARAV. 3. TFH Publications Inc. Paris. Dermatologic (skin) disorders. New Jersey.PATOLOGÍA DE REPTILES BIBLIOGRAFíA 1. Kiedrowski M.

en definitiva. la enfermedad ósea metabólica (casi siempre relacionada con dietas carentes en calcio y vitamina D3) es la enfermedad nutricional observada con mayor frecuencia en la clínica diaria. B ROTÓNS Clínica Veterinaria Médano. bien por escasez de recursos (diferentes tipos de insectos para reptiles insectívoros y omnívoros) o por falta de información sobre los requerimientos nutricionales de cada especie. hiperuricemia y gota). esta enfermedad está relacionada con causas nutricionales.) o por desequilibrios en su producción endógena (hipertiroidismo. Sin lugar a dudas. en muchas ocasiones resulta muy complicado ofrecer dietas equilibradas a los reptiles mantenidos en cautividad. J. hipervitaminosis A. Se incluye también en este capítulo la urolitiasis vesical. ya que. C y E).PATOLOGÍA DE REPTILES N. que puede dar lugar a hipotiroidismo) o de vitaminas (A. B1. No obstante. San Ramón. Además. Estas carencias favorecen la aparición de enfermedades nutricionales que son muy frecuentes en reptiles cautivos. 77. 03560 Campello (Alicante) T ODAVÍA se desconocen muchos detalles sobre la alimentación de reptiles en libertad. así como las enfermedades debidas a excesos en algunos de estos elementos y vitaminas por causas iatrogénicas (hipercalcemia.. tales como las dietas hiperproteicas en saurios y quelonios herbívoros y/o la hipovitaminosis A.. pero muy raras o nunca descritas en animales en libertad. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . también son frecuentes las manifestaciones debidas a carencias de otros elementos (como la falta de yodo.

pero estas técnicas rara vez son necesarias. aunque en gran parte se debe a que no ven el alimento. los enfermos están anoréxicos.8. La vitamina A existente en el saco vitelino de la mayoría de los neonatos es suficiente para cubrir las necesidades durante los primeros seis meses de vida.2. Se recomienda una dosis de ataque por vía intramuscular o subcutánea de 400 a 5.12. los síntomas clínicos suelen desarrollarse a partir de esa edad.6. Puede acompañarse de lesiones en la mucosa oral (hiperqueratosis)5. continuando con esa misma dosis por vía oral cada 7-14 días hasta la remisión de los síntomas9.8. como los de los conductos pancreáticos.)1. siendo más práctica la confirmación del diagnóstico según la respuesta al tratamiento con vitamina A10. 1. aun en el caso de que se empleen dietas carentes de esta vitamina5. Los primeros síntomas son oculares y se manifiestan por blefaritis uni o bilateral y blefaroedema 1. el hecho de que no hayan sido estudiadas en profundidad no implica que no existan numerosas afecciones relacionadas con desequilibrios metabólicos en estas especies. los túbulos renales y/o la uretra. Ello se debe principalmente al ofrecimiento de dietas incorrectas o desequilibradas. así como de infecciones en oído medio (fig. aunque también se ha descrito en iguanas3 y en cocodrilos4. Sin embargo.7. 2) o en el tracto respiratorio5. Nótese el severo blefaroedema que impide la apertura normal de los párpados. Por este motivo.11. Las lesiones observadas se deben a una metaplasia escamosa que provoca una excesiva queratini zación de los epitelios mencionados8. El diagnóstico se basa en la historia clínica. 1).8. AS HIPOVITAMINOSIS A/ HIPERVITAMINOSIS A La carencia de vitamina A es un problema frecuente en galápagos y en tortugas de caja (Terrapene spp. Conviene limpiar el exudado ocular aplicando gasas húmedas calientes y emplear un colirio con asociación de antibióticos y cor- Fig. es muy probable que se hayan producido daños irreparables en órganos internos. se verán también afectados1. Por otro lado.— Avitaminosis A en un galápago leproso (Mauremys leprosa).9.000 UI/kg6. Si después del tratamiento se consigue que el enfermo abra los ojos y se comprueba que continúa anoréxico. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . El tratamiento consiste en la corrección de la dieta y en la administración de vitamina A. otros epitelios de revestimiento. Normalmente.9. la sintomatología y las lesiones10. Si no se trata a tiempo. que llega a obliterar completamente los ojos (fig. jamón de York o carne de pollo como único alimento)6.PATOLOGÍA DE REPTILES INTRODUCCIÓN L enfermedades nutricionales son muy frecuentes en la clínica de reptiles mantenidos en cautividad. agravando el pronóstico.10 (rinitis y pneumonía) (ver capítulo 4: Enfermedades Infecciosas). La principal causa de hipovitaminosis A es el empleo de dietas pobres o carentes de carotenoides (gammarus. existe todavía un gran desconocimiento en lo que respecta a las enfermedades de origen metabólico en reptiles.6. Podría confirmarse mediante la determinación de vitamina A en tejido hepático11 (biopsia) o de retinol en plasma10.

Se recomienda el empleo de enrofloxacina por vía subcutánea en las fosas pectorales en dosis de 5-10 mg/kg/día 6. HIPOVITAMINOSIS B1 (TIAMINA) La carencia de vitamina B1 está relacionada con el empleo de dietas a base de pescados ricos en tiaminasas5. Es pues más frecuente en crocodilianos. antibióticos. deben emplearse sueros intracelómicos y aplicar pomadas antibióticas para evitar infecciones secundarias. Como prevención.— Otitis en un galápago de Florida (Trachemys scripta elegans). Debe sospecharse la carencia de esta vitamina en reptiles alimentados exclusivamente a base de pescado que pierdan peso aun manteniendo un apetito adecuado12. irritabilidad12. Cuando existe sintomatología. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . es necesaria una terapia antibiótica parenteral para combatir las infecciones secundarias. aunque es impres- Fig. y para evitar recidivas. 2.10.— Áreas eritematosas con descamación de la piel en un ejemplar de Testudo marginata.12. Al mismo tiempo.8 o diente de león y hojas de brócoli en reptiles herbívoros10. Debido a la gran confusión existente en la literatura científica en cuanto a la dosis correcta de vitamina A que debe emplearse en casos de avitaminosis. involuntariamente el veterinario puede desencadenar una hipervitaminosis A iatrogénica de consecuencias muy graves10. con concentraciones de vitamina A iguales o superiores a 100.8. 3) con formación de vesículas5. que en pocos días da lugar a áreas eritematosas (fig. puede observarse disminución del tono muscular. Ésta se caracteriza por descamación de la piel.PATOLOGÍA DE REPTILES ticoide. 3.000 UI/ml. debe recomedarse el empleo de dietas ricas en carotenoides. anorexia y ceguera5. asociada a avitaminosis A. El tratamiento consiste en la administración parenteral de tiamina en una única dosis de 100 mg/kg. quelonios acuáticos y serpientes de agua.10. como consecuencia directa de una hipervitaminosis A iatrogénica. por alteración de la flora intestinal que participa en la síntesis de esta vitamina 5. La hipovitaminosis B1 puede desencadenarse también como consecuencia del empleo indiscriminado de Fig. y dado que los preparados que existen en el mercado están fabricados para su empleo en grandes mamíferos.13. como pescado entero e hígado en galápagos5. Para su tratamiento. Nótese la gran deformación de la membrana timpánica derecha.

25.25-dihidrocolecalciferol (vitamina D3). Esta deficiencia está también relacionada con un aumento de la mortalidad fetal en crocodilianos18.5.12. por lo tanto. escoliosis. ENFERMEDAD ÓSEA METABÓLICA (EOM) Es probablemente el cuadro patológico de origen nutricional que se observa con mayor frecuencia en la clínica de reptiles mantenidos en cautividad5. En ocasiones. fracturas espontáneas.25. previene o reduce los mecanismos de peroxidación8.20. cifosis.27.5.25-0. Deben tratarse con vitamina E (50-100 UI/kg/día)8. por defecto en la síntesis de colágeno. los alimentos ricos en fitatos (como la soja y sus derivados) u oxalatos (como las espinacas)25 reducen la absorción de calcio a nivel intestinal26.8. la EOM en algunos casos puede ser consecuencia de enfermedad renal. La lesión más frecuente es esteatitis5 (nodulaciones amarillas o marrones en tejido graso subcutáneo o intracelómico)16.8.19 y selenio (0. Esta vitamina es necesaria para la absorción del calcio a nivel intestinal y.PATOLOGÍA DE REPTILES cindible corregir la dieta o suplementarla con al menos 33 mg de tiamina por kg de pescado12. Como prevención.21. La enfermedad puede también desarrollarse cuando los animales no se exponen a radiación solar no filtrada o el terrario carece de iluminación ultravioleta B (UVB)21. HIPOVITAMINOSIS C La carencia de vitamina C se ha descrito en ofidios y saurios carnívoros8.25.23. matoria granulomatosa de la grasa corporal8. Por último. 5 y 6) son reblandecimiento con o sin engrosamiento mandibular (saurios). pueden presentarse casos de EOM en animales que reciben dietas correctamente equilibradas en calcio pero que no reciben radiación UVB (solar o artificial).28. por ello. que responde produciendo una gran cantidad de hormona paratiroidea (PTH) para vehicular calcio desde el tejido óseo y compensar esta deficiencia 24. Esto se debe a que la vitamina C participa en la hidroxilación del aminoácido prolina. deformaciones óseas (fusiones intervertebrales. necesaria para la síntesis endógena de precursores de la vitamina D3. 4.12. Además. en pacientes de riesgo. ablandamiento del caparazón (quelonios). ya que en estos casos el fósforo no puede eliminarse adecuadamente por vía urinaria y la hiperfosforemia estimula también la producción de PTH24.8. Además. En ofidios.17.5 mg de selenato sódico/kg)19 por vía parenteral. temblores musculares (relacionados con hipocalcemia)24. La PTH estimula la producción de 1.8. Para el tratamiento se recomienda emplear ácido ascórbico por vía intramuscular a razón de 10-20 mg/kg/día5. La vitamina E actúa como antioxidante y. Se debe a un desequilibrio en la ingestión de calcio/fósforo21.8.24. La vitamina C.23.15. También se ha descrito hipovitaminosis C como causa predisponente de estomatitis infecciosas1. puede sintetizarse en el tejido renal5.14 y también a nivel de la flora intestinal5.15 (ver capítulo 4: Enfermedades infecciosas).24. Los síntomas más típicos (figs. Esto ocurre con dietas que contienen un exceso de fósforo soluble o una falta de calcio (en cantidad o calidad)23. cursa con ruptura espontánea de la piel5. la única sintomatología apreciable es la anorexia seguida de la muerte del paciente1. por lo que otras posibles causas de hipovitaminosis C podrían ser la insuficiencia renal y el empleo indiscriminado de antibióticos12. lordosis. La peroxidación de los ácidos grasos poliinsaturados ingeridos origina una rección infla- ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS .8.22.8. La hipocalcemia estimula la glándula paratiroides. HIPOVITAMINOSIS E Se ha descrito en crocodilianos. galápagos y ofidios alimentados con presas muy obesas o de alto contenido en grasas1.25. puede suplementarse la dieta diariamente con 15-25 UI de vitamina E 8. además de corregir la dieta. arqueamiento de huesos largos)21. necesario para la formación de nuevas proteínas. que contribuye a la absorción intestinal del calcio28. en reptiles. Habitualmente se relaciona con el empleo de roedores que no han sido alimentados inmediatamente antes de ser ofrecidos como presas5.

como síntoma típico de enfermedad ósea metabólica en esta especie. gusanos y moluscos.24. ya que no existe tracción alguna sobre él25. proteínas totales. albúmina. fósforo. deben evitarse los alimentos ricos en fósforo (como jamón de York. la lechuga y el tomate como dieta básica debe complementarse con otras verduras y frutas con mejor índice calcio/fósforo. 4. endurecimiento de masas musculares (por calcificación intramuscular). fluorescente UVB 290310 nm) y la dieta. humedad. hígado. En la tabla 1 Fig. 8). el animal puede morir o pueden quedarle secuelas óseas. Siempre deben realizarse radiografías de todo el esqueleto para poder evaluar la gravedad de cada caso (fig. La analítica bioquímica debe incluir. insectos. Si no se trata a tiempo. El tratamiento consiste en corregir las condiciones del terrario (temperatura zonal. carne magra. la determinación de los siguientes parámetros: calcio.PATOLOGÍA DE REPTILES parálisis de los miembros (por compresiones medulares)21. al menos.25. Una de las secuelas observadas con mayor frecuencia en iguanas es el acortamiento mandibular (fig. 7). aunque en ocasiones están relacionadas con depósitos de sales de calcio sobre la musculatura. coprostasis (por enlentecimiento del peristaltismo intestinal). Asimismo. la sintomatología y las lesiones. En iguanas y quelonios herbívoros. etc. recomendándose dietas a base de pescado completo. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . En galápagos y otros reptiles carnívoros u omnívoros. anorexia y letargia21. ácido úrico y SGOT-AST. El diagnóstico se basa en la historia clínica (condiciones de manejo y dieta empleada).). 5.— Deformaciones de las extremidades relacionadas con el padecimiento de enfermedad ósea metabólica en una Iguana iguana. gammarus. es necesario llevar a cabo un completo análisis sanguíneo (hemograma y bioquímica sérica) para establecer el pronóstico y el plan terapéutico más adecuado. Fig. mientras que el maxilar crece a un ritmo adecuado. Estas deformaciones pueden ser consecuencia de fracturas o arqueamientos de los huesos largos.— Engrosamiento y reblandecimiento mandibular en una iguana verde (Iguana iguana). Este defecto se debe a que en estadios juveniles la musculatura de la base de la lengua ejerce una tracción sobre el hueso mandibular impidiendo su normal desarrollo. suplementando con calcio y vitamina D3.

70-1 1.00-1 2.53-1 3.95-1 5.20-1 1.40-1 2.08-1 5.20-1 1.90-1 1.91-1 2.40-1 1.30-1 2.10-1 1.PATOLOGÍA DE REPTILES TABLA I VERDURAS Y FRUTAS RECOMENDADAS PARA LA ALIMENTACIÓN DE REPTILES HERBÍVOROS POR SU BUENA RELACIÓN CALCIO/FÓSFORO Alimento Hojas de nabo Hojas externas de col o repollo Col china Papaya Cilantro Hojas de brócoli Berros Brotes de mostaza Colinabo Perejil Acelgas Grelos Hojas de coliflor Col rizada Endivias Higos Diente de león Naranjas Tronco y ramas de brócoli (sin la flor) Hojas de remolacha Higos chumbos Apio (troncos) Cebolletas Apio (hojas) Puerros Mandarina Frambuesas Berenjena Fresas Moras Cociente calcio/fósforo 7.20-1 3.66-1 2.56-1 4.40-1 2.70-1 1.50-1 4.46-1 3.35-1 2.60-1 2.92-1 3.91-1 2.50-1 1.76-1 2.20-1 ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS .00-1 3.25-1 3.36-1 2.

28 (hasta un total de cuatro administraciones)29. Fig. se encuentra hoy en día en discusión29. el que mejores resultados parece dar es el glucobionato de calcio al 10%. cada siete días20. 90. Algunos autores recomiendan su uso en dosis de 1. administrándolo por vía oral a razón de 100-200 mg/kg/día durante un periodo mínimo de dos meses29. son muy útiles para evaluar posibles secuelas y/o recidivas.5 UI/kg cada ocho horas por vía subcutánea30. Es muy importante mantener un aporte adecuado de calcio durante todo el tratamiento con calcitonina para evitar hipocalcemias iatrogénicas20. 7. Estos controles permiten al clínico tomar decisiones sobre la duración del tratamiento y ajustar dosis según los resultados obtenidos. aunque la dosis definitiva debe decidirse en base a los resultados analíticos.21.PATOLOGÍA DE REPTILES se adjunta un listado con los alimentos recomendados y su relación calcio/fósforo. aunque debe hacerse lentamente para evitar trombosis. 180 y 360 días Fig. Asimismo. En nuestra experiencia. si el clima lo permite. Además. 180 y 360 días)29.— Deformación del caparazón en forma de “pagoda china” en un galápago de Florida (Trachemys scripta elegans) con enfermedad ósea metabólica. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS .28. Se recomienda llevar a cabo un seguimiento de cada caso mediante estudios radiográficos (a los 90. aunque en nuestra experiencia se obtienen resultados satisfactorios con una pauta bien distinta: 50 UI/kg vía i. Para el aporte de calcio puede emplearse lactato cálcico21. como secuela por haber padecido enfermedad ósea metabólica en su etapa juvenil. de iniciar el tratamiento) y analíticas bioquímicas seriadas (a los 30. es imprescindible emplear una fuente de luz ultravioleta con una longitud de onda comprendida entre 290 y 310 nm29 o exponer al paciente durante 3-4 horas diarias al sol directo.— Acortamiento mandibular en una Iguana iguana adulta. 6. puede ser necesario iniciar el tratamiento con glucobionato cálcico por vía endovenosa o intraósea. Es conveniente también administrar cada 3-7-10 días (según el tamaño del animal) una gota de Hidroferol® (equivalente a 240 UI de vitamina D3 en forma de 25hidroxicolecalciferol) por vía oral29.m.21. En aquellos casos en los que exista parálisis muscular por hipocalcemia severa. El empleo de calcitonina de salmón para prevenir nuevas emigraciones de calcio desde el hueso hacia la sangre. glicerofosfato cálcico21 o glucobionato de calcio.

pienso para carnívoros domésticos. tanto en estadios previos a la oviposición como cuando se producen fenómenos de reabsorción de los óvulos25. enlentecimiento intestinal. y se caracteriza por depósitos de uratos en las articulaciones24. en los galápagos. por empleo indebido de gentamicina o sulfamidas (con actividad nefrotóxica) durante tiempo prolongado5. aparato urogenital (insuficiencia renal. En ocasiones. pero debe confirmarse mediante analítica sérica (la calcemia puede alcanzar valores superiores a 40 mg/dl)5 y radiografía21 (pueden verse áreas radiodensas correspondientes a los depósitos de calcio) (fig. ya que en este g rupo de animales el producto final del metabolismo de los compuestos nitrogenados no es el ácido úrico. Además de corregir la dieta. etc. El diagnóstico presuntivo sólo puede establecerse con una profunda anamnesis y realizando un análisis de ácido úrico en sangre. En cuanto a la gota articular. distocia). alteraciones neurológicas. El diagnóstico se basa en la historia clínica y la sintomatología. La sintomatología se manifiesta por un engrosamiento de las articulaciones (a veces de sólo un dedo).32. En estos casos. es mucho más frecuente en reptiles herbívoros a los que erróneamente se les ofrece dietas ricas en proteínas5. la hipercalcemia conduce a la formación de depósitos de sales de calcio en tejidos blandos (en forma de hidroxiapatita cálcica)25. También es frecuente en reptiles a los que se les priva del agua de bebida y que. articular o periarticular.33. como cuando se incluyen piensos para carnívoros domésticos en la dieta de reptiles herbívoros. hasta que se compruebe una normalización de la calcemia. médula espinal y encéfalo (parálisis.24. Sin embargo.38. que da lugar a inmovilidad por dolor articular5. coma)25. Los reptiles acuáticos son menos susceptibles al padecimiento de esta enfermedad.24 (carne magra. aorta y grandes vasos (insuficiencia cardiaca). bazo (infarto esplénico). manifestándose a veces sólamente con anorexia. cualquier lesión que se produzca en el epitelio del túbulo renal conducirá a una disminución en la excreción de uratos24. el hígado.32. La más frecuente es la gota visceral. también se pueden dar algunos casos iatrogénicos. tráquea y bronquios (hipertensión pulmonar. La sintomatología en estos casos es poco evidente.31. Son frecuentes las recidivas al cesar la medicación y el fallecimiento de muchos pacientes debido a la irreversibilidad de las lesiones. piel (calcinosis cutis). siendo los órganos más afectados el saco pericárdico. Por lo tanto. la gota puede clasificarse en gota visceral. La sintomatología y las lesiones son muy variables dependiendo del lugar donde se produzcan estos depósitos: musculatura cardiaca. El ácido úrico se elimina en forma de uratos por secreción activa en la porción proximal de los túbulos renales. jamón de York. Como en muchas ocasiones el tejido renal se encuentra afectado.5 UI/kg/8 horas por vía subcutánea5. la lesión debe estar ya calcifica- ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . disnea). sea realmente la consecuencia de una avitaminosis A. padecen un estado de deshidratación5.21. 9). Sin embargo. sino que son capaces de producir grandes cantidades de urea y amoniaco 5.). La hiperuricemia puede presentarse en cualquier tipo de reptil. estos cristales son visibles radiográficamente (aunque. se recomienda realizar una sueroterapia por vía intraósea mientras dure el tratamiento. también pueden originarse estados hipercalcémicos patológicos cuando se emplean dietas excesivamente ricas en calcio y vitamina D35. durante varias semanas. Según su localización. coprostasis). para el tratamiento se recomienda el empleo de calcitonina de salmón en dosis de 1.PATOLOGÍA DE REPTILES HIPERCALCEMIA La hipercalcemia puede ser fisiológica en hembras grávidas. Por último.26.25. la corteza renal y el bazo5. Una vez que el estado de hiperuricemia se instaura. GOTA La formación de depósitos de uratos en el parénquima visceral o sobre las superficies articulares como consecuencia de un estado de hiperuricemia persistente se denomina gota26. es mucho más rara5. De aquí que a veces la hiperuricemia. por lo tanto. los depósitos de uratos pueden producirse en cualquier órgano o tejido. aparato digestivo (disfagia. para ello.

la respuesta al tratamiento con Tiamazol confirmaría el diagnóstico. por lo que las muestras susceptibles de contener uratos no deben formolarse. Fig. Por otro lado. Fig.24. La sintomatología se caracteriza por letargia y. debe recordarse que los cristales de uratos se disuelven en formol. para evidenciar los cristales de uratos5. y en aquellos que reciben dietas ricas en agentes bociógenos (nitratos). La retención de heces es consecuencia del enlentecimiento del peristaltismo intestinal como consecuencia directa de la hipocalcemia.— Hipercalcemia en una Iguana iguana.38. probenecid34. salvo en aquellos casos en los que el diagnóstico sea precoz. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . HIPOTIROIDISMO/HIPERTIROIDISMO Se desconocen todavía muchos aspectos de las endocrinopatías en reptiles. 8. El pronóstico es sombrío. Sin embargo. cuando menos. Nótese la calcificación de las paredes de los principales vasos sanguíneos a su salida del corazón.37. Se ha ensayado con alopurinol12. La confirmación puede realizarse tomando una muestra mediante aspiración de la lesión con aguja fina y tinción citológica de rutina. se han descrito casos de hipotiroidismo (bocio) en reptiles a los que se le suministra aguas blandas pobres en yodo. da)5. siendo especialmente sensible la culebra del maizal (Elaphe guttata)40.35. ya que no existe ninguna medicación completamente eficaz. en ocasiones. Aunque los resultados de la analítica de T3 y T4 en sangre pueden ser ambiguos40. se conoce el papel de la función tiroidea en la ecdisis 39.38.37 y colchicina12. Nótese las finas corticales de los callos óseos femorales. La mayoría de los casos se presenta en individuos de edad avanzada. contradictorios5. puede observarse un abultamiento en la región cervical ventral en la entrada del tórax15.36.37 pero los resultados son.15. como algunas verduras5. Al realizar biopsias.38.PATOLOGÍA DE REPTILES El tratamiento consiste en corregir la causa.34. así como la presencia de cuerpos extraños radiopacos (gravilla) ingeridos por el animal en un intento de reponer la calcemia.— Radiografía dorsoventral de una Iguana iguana que padece enfermedad ósea metabólica. 9. por lo que el hipertiroidismo puede considerarse como una causa desencadenante de ecdisis repetidas en ofidios 40.

La formación de depósitos minerales (arenilla) o cálculos. Cuando se trata de cálculos mayores.32. En reptiles herbívoros. La avitaminosis A puede actuar como causa predisponente42.PATOLOGÍA DE REPTILES UROLITIASIS VESICAL Sólo los quelonios y algunos saurios poseen vejiga urinaria41. Además. al ascender retrógradamente desde la cloaca junto con el reflujo de orina procedente de los uréteres32. donde parte del agua es reabsorbida antes de la eliminación definitiva de la orina por la cloaca41. La orina formada en los riñones fluye a través de los uréteres hasta la cloaca. está relacionada con estados de deshidratación prolongados23. El diagnóstico puede realizarse en base a la historia clínica y la palpación cuidadosa de la cavidad celómica23 (en saurios). Las deformaciones de los huesos largos son secuelas del padecimiento de enfermedad ósea metabólica en una edad temprana.41 y el empleo de dietas hiperproteicas42 (sobre todo en reptiles herbívoros). que podría determinar la formación del núcleo de futuros cálculos42. por lo que la producción de ácido úrico es lenta y su eliminación —en forma de uratos— también lo es23. o material proteico diverso) tengan un papel importante en la formación del núcleo del cálculo. 10. piedras.32.23. coprostasis. Debe confirmarse mediante radiología23. En estos casos. propiamente dichos.41 (fig. La mayoría de los urolitos descritos en reptiles es tán compuestos por ácido úrico o por uratos41.32. ya que da lugar a hipertrofia y posterior metaplasia de los epitelios. En el caso del epitelio de la vejiga. distocia y/o parálisis de los miembros posteriores41. esto conllevaría un acúmulo de células cornificadas sobre su superficie. Cuando se trata de pequeños depósitos de ácido úrico o arenilla. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . el animal está apático y anoréxico. Fig. es necesario recurrir a la celotomía y cistotomía5. el nitrógeno de origen proteico deriva de alimentos vegetales. Las reptiles afectados de urolitiasis vesical son asintomáticos23. hasta que el tamaño del cálculo es tal que origina disquecia. existiendo después un reflujo retrógrado hacia la vejiga.42.41. aunque también se han descrito cálculos de oxalato en Iguana iguana 43. se especula con la posibilidad de que materiales de origen gastrointestinal (como arena. el tratamiento consiste simplemente en dar un adecuado aporte hídrico al enfermo (recomendándose la sueroterapia intraósea) y en corregir la dieta.— Urolitiasis vesical en una Iguana iguana. 10) (cálculos palpables) o ultrasonografía (en el caso de pequeños depósitos de sales o “arenilla”)42.42. presentando un grado de deshidratación más o menos importante.

4. 1996. 20. Zwart P. Malabar. En: Webb GJW. 1991. hypovitaminosis A and iatrogenic hypervitaminosis A in chelonians. Tratamiento y controles post-tratamiento en Iguánidos con enfermedad ósea metabólica: Resúmenes de la 3ª Reunión Científica GMCAE (AVEPA). En: Bonagura JD (ed): Kirk’s current vete ri n a ry therapy XIII. 8. Frye FL. Ophtalmology. Patología ocular en reptiles. Klingenberg RJ. Reptile Care: An atlas of diseases and treatments. 1967. 5. 7(4): 5-8. 37-39. Brady PS. Common problems and treatment of the green iguana (Iguana iguana). Klassen S: A vitamine ESelenium responsive condition in a green iguana. 19 (4): 227-242. Guide for Successful Captive Care. PP. Scott PW. Philadelphia. Manual Clínico de Reptiles. Treatment of articular gout in a Mediterranean pond turtle. husbandry and health care of reptiles (3 Vol). Vet Clin N Am/Small Anim Pract 23: 1213-1249. 18. Common dermatologic problems in pet reptilia. 1989. Malabar. 31. 23. WB Saunders Co. Driggers T. Jackson OF (eds): Diseases of the reptilia (2 Vol). Philadelphia.PATOLOGÍA DE REPTILES BIBLIOGRAFíA 1. WB Saunders Co. Murcia. 1995. Seminars in Avian and Exotic Pet Medi cine 4 (4): 205-219. Albert A. Testudo graeca. 1996. F rye FL. Bayón A. 7. 1995. 1987. 16-37. Neptune City. Iguana iguana. Bulletin of the ARAV. Martínez-Silvestre A. 13. Boyer TH. Nutrition and nutritional disorders. Fletcher KC. En: Webb GJW. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales. 35. Treatment with allopurinol and probenecid for visceral gout in a greek tortoise. 32. Lance VA. Nutritional diseases. 10. Ascorbic acid requirements of garter snakes: plains (Tamnophis radix) and eastern (T. especially in folivorous reptiles. 29. Whitehead PJ (eds): Wildlife management: Crocodiles and Alligators. Clinical nutrition of reptiles and amphibians. Internal medicine. CV Mosby. PP. Farnsworth RJ. A practical guide for feeding captive reptiles. Frye FL. WB Saunders Co. Steatitis in captive crocodilians. Pathologia Vet 4: 201. 15. Foggin CM. Whitehead PJ (eds): Wildlife management: Crocodiles and Alligators. Lawton MPC. FL. Reptile Clinician’s Handbook. TFH Publications Inc. Ullrey DE. 1991. FL. Vitamine A sources. 25. Nutritional diseases. 1992. En: Ackerman L: The biology. Metabolic bone disease. FL. Krieger Publishing Co. 1992 37. 1998. Elkan E. Mader DR. McCance KL. J Zoo Anim Med 13: 38-42. Proc Nut Soc 56: 1105-1117. husbandry and health care of reptiles (Vol 3). 409-428. 26. Cooper JE. J Am Vet Med Assoc 153: 845-847. Bulletin of the ARAV. PP. 1990. Wright K. Grass-Iatros Ediciones. BSAVA. small animal practice. Malabar. The ocular disease of young terrapins caused by vitamine A deficiency. Husbandry and clinical evaluation of Iguana iguana. NJ. Frye FL. Boyer TH. Vitamine E deficiency in zoo reptiles. En: Beynon PH (ed): Manual of Reptiles. 1179-1182. 1992. En: Beynon PH (ed): Manual of Reptiles. En: Cooper JE. Diseases of Iguana iguana. 19.sirtalis sirtalis). 6. St Louis. Neptune City. Hoessle C. 1999. birds and ungulates. Proceedings of the 3rd annual meeting of the ARAV. En: Fowler ME (ed): Zoo and wildlife medicine. 1994. Brannian RE. WB Saunders Co. Harvey-Clark CJ. TFH Publications Inc. 2. 14. WB Saunders Co. Bonner BB. TFH Publications Inc. Krieger Publications Co. J Zoo Anim Med 17: 42-45. Mauremys leprosa. 17. PP. Manolis SC. 24. Brotóns NJ. PP. Frye FL. 21. Diseases and disease control crocodile farms in Zimbabwe. Brotóns NJ. Use of oral allopurinol and saline dialysis in management of hyperuricemia in Chilean tortoise. 1996 11. PP 97. 7(4): 4-5. 1999. 1998. The medical care of iguanas and other commom pet lizards. PP. 16. The box turtle: a practicioner’s approach. New South Wales. 27. 1989. Chelonian Therapeutics. Philadelphia. En: Kirk RW (ed): Current veterinary Therapy X Small Animal Practice. Muro J. 385-392. Neptune City. Sacramento. 33. 28. Vosburgh KM. Proceedings of the 2nd ARAV annual meeting. NJ. New South Wales. En: A ckerman L: The biology. Wallach JD. 1986. Surrey. The impor tance of calcium in relation to phosphorus. 1997. En: Mader DR: Reptiles Medicine and Surgery. 34. Beatty. Talavera J. 2000. Dierenfeld ES. 1995. Compend Cont Ed Pract Vet 14: 1335-1343. Hormonal control of reproduction. Compend Cont Ed Pract Vet 13: 1265. PP. 1968. 1991. 1997. CA. Beatty. PP. NJ. 1997 36. Hueter SE. 2(1): 7. 1987. Anderson NL. 30. Surrey. 791. 1995. Frye FL. Boyer TH. Wallach JD. Pathophysiology: The biological basis of disease in adults and children. Tampa. Barten SL. Bulletin of the ARAV. Krieger Publications Inc. Ware SK. 1993. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . 1978. 1991. Nutritional secondary hyperparathyroidism in g reen iguanas. 9.. Philadelphia. Jackson OF. Martínez-Silvestre A. Manolis SC. Donoghue S. 574-592. PP. Hypovitaminosis A and Hipervitaminosis A. 1981. 3. J Zoo Wildl Med 20: 311. 775-802. BSAVA. Bull Assoc Rept Amphib Vet 1: 8. 1982. 1991. 123128. 22. FL. 12. Anderson NL. En: Mader DR: Reptiles Medicine and Surgery.

PATOLOGÍA DE REPTILES En: The Veterinary Clinics of North America. Diagnostic Imagine and Therapy of Bladder Calculi in Green Iguanas (Iguana iguana). 1996 41. 104-117. Bennett RA. Rossi JV. Resúmenes de la 1ª Reunión Científica GMCAE (AVEPA). PP. 39- 46. PP. 43. 2000 38. Brotóns NJ: Urolitiasis vesical en Iguana iguana. 1996. En: Reptile Medicine and Surgery. En: Mader DR: Reptiles Medicine and Surgery. Nutrition. Schildger BJ. ENFERMEDADES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS . 1996. 295296. Philadelphia. Philadelphia. Mader DR. WB Saunders Co. Donoghue S. 1996 39. 1998. Lagenberg J. 1995. En: Mader DR: Reptiles Medicine and Surgery. WB Saunders Co. WB Saunders Co. Madrid. 148-174. PP. PP. Proceedings of the 5 th International Colloquium on the Pathology of Reptiles and amphibians. 42. Alphen a/d Rijn. The Netherlands. Dermatology. En: Mader DR: Reptiles Medicine and Surgery. Philadelphia. Snakes. Soft Tissue Surgery. Exotic Animal Practice 3(1): 257-332. 40. Funk RS. WB Saunders Co.

77. Además. se dan datos acerca del cuadro lesional que provocan y se señalan los aspectos básicos para un buen tratamiento mediante el uso de fármacos antibióticos. En el presente estudio se enumeran las principales bacterias. M ARTÍNEZ-SILVESTRE1 1Centre Y N. J. 03560 Campello (Alicante) L enfermedades infecciosas tienen una impor tancia cada vez mayor en la clínica de reptiles. Los agentes causantes son mayoritariamente bacilos Gram negativos. B ROTÓNS2 de Recuperació d´Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC). San Ramón. Barcelona 2Clínica Veterinaria Médano. AS ENFERMEDADES INFECCIOSAS . virus y hongos que se aíslan de procesos sis témicos o locales en reptiles. Santa Clara s/n. pero en general podría decirse que puede aislarse cualquier tipo de microorganismo. El delicado estado inmunitario de esta clase de animales hace que sean muy frecuentes las infecciones secundarias a otros procesos.PATOLOGÍA DE REPTILES A. 08783 Masquefa.

serología o prevalencia están realizadas en Pseudomonas aeruginosa6. Streptomyces. La presencia de microorganismos potencialmente patógenos en el ambiente donde viven los reptiles es un hecho común. la mayoría de estudios sobre antibioterapia. Así pues. mal instalado o mantenido en un espacio pequeño está immunodeprimido. Micro coccus. Por otro lado. se encuentra una gran variedad de asociaciones simbióticas. la práctica demuestra que en otros casos la etiología de ese mismo cuadro clínico es muy diversa y. se corresponde a una invasión de microorganismos oportunistas. agentes como Pseudomonas. por tanto. No debe pretenderse que el agua donde viva un reptil sea estéril. En cualquier agua estancada se desarrolla una intensa actividad microbiana de modo natural. existe la discusión de cómo debe interpretarse la presencia de un determinado agente en un reptil. sino de restablecer ese equilibrio inmunológico perdido. Entre ellos. El característico equilibrio entre el reptil hospedador y el microorganismo puede hacer difícil la diferenciación entre portadores asintomáticos y enfermos reales 5. En efecto. de hecho. En todas las enfermedades infecciosas descritas en reptiles se cita un agente causal como causa determinante de la misma. y. hospitalizado. Brevibacterium. cabe destacar bacterias heterótrofas de los géneros Achromobacter. Spirillium o Vibrio. recién comprado.2. AS Incluso en muchas enfermedades descritas en reptiles. La posibilidad de que este animal acabe manifestando una enfermedad infecciosa es muy elevada.PATOLOGÍA DE REPTILES INTRODUCCIÓN L enfermedades infecciosas en reptiles tienen una especial importancia como consecuencia del delicado equilibrio que existe en estos animales con respecto al ambiente en el que viven. hipotérmico. Flavobacterium. el estrés. la humedad ambiental o la alimentación. es posible encontrar enfermedades causadas por la presencia concomitante de parásitos.. parásitas y comensales entre diferentes grupos de microorganismos. De este modo. Si bien en muchas ocasiones esto es cierto. La presencia de un agente bacteriano no sólo puede estar relacionada con una enfermedad per se. Esto. En la clínica diaria. el sistema immunitario de los reptiles está sujeto a variaciones dependientes de la temperatura. Por otro lado. el tratamiento comúnmente basado en aminoglicósidos que se aplica en muchas ocasiones es ineficaz en presencia de microorganismos anaerobios. los agentes causales son especies de microorganismos que en vertebrados superiores se considerarían inocuas o hallazgos ocasionales en cultivos y aislamientos de rutina3. mal alimentado. etc. La curación de la enfermedad dependerá por tanto no sólo de un adecuado tratamiento antibiótico. debe pensarse que cualquier reptil que entra en la consulta se encuentra potencialmente immunodeprimido. casi siempre se reducen a unas pocas especies bacterianas comunes en la patología infecciosa de reptiles. Vibrio. deben tomarse las medidas oportunas de manejo y profilaxis. Bacillus. que están directamente implicados en el reciclaje de la materia orgánica en estos ambientes4. Flavobacterium o Nocardia han sido ya asociados a patologías locales y sistémicas3. Pseudomonas. unido a terapias activas frente a estos microorganismos que se aplican sin conocer la causa real de enfermedad. agua. sino que puede ser un factor predisponente a una reinfección que ENFERMEDADES INFECCIOSAS . bacterias y virus en un mismo hospedador1. Micromo nospora. hace que no se conozca con seguridad la gravedad de las infecciones por anaerobios en reptiles7. Además. se considera que un reptil recién importado. por ello. En condiciones normales. recién transportado. como por ejemplo el aislamiento de Clostridium en hemocultivos en saurios aparentemente sanos. en el suelo. el aislamiento rutinario en herpetología ignora en ocasiones la presencia de estos. Estos factores afectan de un modo más directo a las defensas naturales de los reptiles que a las de los mamíferos y aves. Cualquiera de estas especies podría ser un potencial patógeno en un herpeto immunosuprimido y. Nocardia. Si bien las causas determinantes pueden ser muchas en función del microorganismo implicado. De este modo.

Actualmente se están realizando aislamientos. Hasta el momento.— Típico aspecto de una tortuga de tierra (Testudo graeca) con rinitis. se observa estomatitis purulenta. 1. Se ha descrito una nueva especie causante del cuadro clíni- co como Mycoplasma agasizii. Proteus o Aeromo nas9 (fig. predisponiéndolos a infecciones secundarias (ver capítulo 3: Enfermedades nutricionales y metabólicas). generando consecuentemente enfermedades septicémicas8. La falta de vitamina A provoca la desestabilización de los epitelios respiratorios. se da un empeoramiento progresivo del estado del animal. en la mayoría de animales afectados se han visto cuerpos de inclusión y partículas del tipo herpesvirus mediante microscopia electrónica. consecuencia de inmunosupresión o de un aumento de la carga bacteriana en el ambiente. En fases avanzadas. 1). La enfermedad tiene una alta morbilidad y mortalidad10.). De este modo. caquexia. dificultad respiratoria. Rinitis vírica Actualmente. todos los estudios realizados confirman que la rinitis crónica y de mayor mortalidad en quelonios terrestres se debe a la infección por un herpesvirus. Pseudomonas. la rinitis se inicia como entidad primaria o secundaria a una infección de los senos. y muerte.PATOLOGÍA DE REPTILES realmente origine la enfermedad. ENFERMEDADES INFECCIOSAS . Por ejemplo. De estas rinitis se suelen aislar Staphiloco cos. La rinitis es un síntoma común a varias enfermedades: Rinitis secundaria a sinusitis Generalmente relacionada con hipovitaminosis A. es la única des- Fig. aplicación de técnicas diagnósticas mediante PCR y detección serológica en animales afectados. Rinitis alérgica Descrita como consecuencia de cambios estacionales en tortugas de climas mediterráneos o con grandes oscilaciones térmicas verano-invierno. Rinitis por micoplasmas La presencia de micoplasmas como causantes del cuadro de rinitis es muy frecuente en las tortugas terrestres americanas (Gopherus spp. con moqueo. Si bien aún falta confirmar la etiología realizando infecciones experimentales. COMPLEJO RINITIS-ESTOMATITIS EN TORTUGAS TERRESTRES Es una de las enfermedades más graves que afectan a las tortugas terrestres. en quelonios. se ha descrito que Serratia marcescens es un microorganismo con elevada capacidad de proteolisis que favorece la acción posterior de Citrobacter. La presencia de exudado nasal de aspecto purulento debe alertar sobre la múltiple etiología de este signo clínico. En estos casos. Rinitis bacteriana primaria Generalmente.

PATOLOGÍA DE REPTILES cripción que sugiere una patología de tipo alérgico en tortugas 3. colubridae y viperidae como causante de neumonía hemorrágica. como alteraciones en la termorregulación o en la búsqueda de alimento. estertores). Las lesiones macroscópicas son inaparentes14.— Imagen de microscopia (x 1. el consumo de acido ascórbico es mayor de lo habi- ENFERMEDADES INFECCIOSAS . Sólo raras veces se ha descrito en procesos septicémicos. o también “IBD”) Actualmente se cree que el agente causal es un retrovirus. estomatitis y muerte súbita. así como a una enfermedad que provoca manchas grisáceas en la piel (llamada “Grey Patch Disease”). Adenovirus Causante de hepatitis y enfermedades de afección visceral diseminada en boidos. complicada con estomatitis y glositis12.000) de la cavidad nasal en una tortuga mora (Testudo graeca) con herpesvirosis. se ha asociado a sintomatología respiratoria (rinitis. Poxvirus Las lesiones causadas por estos virus se han descrito localizadas principalmente en la piel de la cabeza. VIROSIS Herpesvirus Se trata de uno de los virus más localizados y diagnosticados en reptiles11 (fig. datos estos últimos que contrastan con los retrovirus conocidos. pulmones o hígado13. Enfermedad de los cuerpos de inclusión (“Inclusion Body Disease”. En condiciones de estrés. En tortugas terrestres. 2. El riesgo de contagio es muy elevado y representa una de las peores enfermedades contagiosas conocidas hasta el momento en serpientes15. pudiéndose observar causando lesiones en bazo. ha podido comprobarse la formación de cuerpos de inclusión intranucleares e intracitoplasmáticos. El diagnóstico debe realizarse mediante microscopia. Paramixovirus Diagnosticado principalmente en ofidios de las familias boidae. En el margen del tejido se observan cuerpos de inclusión anfófilos. sibilancias. Estos cuerpos de inclusión se observan en los acini pancreáticos y en células hepáticas 16. En ofidios. pueden haber casos de enfermos crónicos e incluso eliminadores asintomáticos. Si bien se ha demostrado su actividad transcriptasa inversa positiva. o “Green Turtle Fibropapilloma Disease”). ESTOMATITIS EN OFIDIOS Este proceso suele coincidir con una estado de immunodepresión del animal afectado. En tortugas marinas se han visto asociados a fibropapilomas (la fibropapilomatosis de la tortuga verde. la zona periocular es una de las principales áreas de aislamiento de poxvirus17. Fig. En quelonios y crocodilianos. 2). provocando crecimien tos de tipo papilomatoso y cambios comportamentales en el animal afectado.

hinchazón mandibular y deformaciones que llegan en ocasiones a alcanzar las órbitas oculares. En ocasiones hay presencia de tialismo o sialorrea. observándose úlceras a lo largo del cuello. es conveniente administrar el antibiótico no sólo sistémico. como inquietud y un ligero incremento en la agresividad. los de caparazón blando18 (fig. sobre todo. el aislamiento bacteriano puede dar resultados muy variables. sino también sobre las úlceras. ante este cuadro. Se observan acúmulos de pus en paladar y enrojecimiento de la mucosa oral. La patogenia de esta enfermedad comprende tres estadios: Fase 1: inicial. El animal deja de alimentarse. Fase 2: medio. cionaban esta enfermedad. De este modo. nuevamente. 3). Aunque puede afectar a cualquier quelonio. También hay cambios comportamentales. Se da en tortugas y no existe un único agente causal. 4). Se observa caída de dientes. El cultivo microbiológi- ENFERMEDADES INFECCIOSAS . La enfermedad no se limita al caparazón. se le otorgaba a Beneckia (Vibrio) quitinovora la etiología. Ligado. La antibioterapia debe realizarse basándose en los resultados obtenidos mediante antibiograma. ENFERMEDAD ULCERATIVA CUTÁNEA SEPTICÉMICA Es un proceso similar al anterior pero de curso sistémico. la absorción percutánea del fármaco se optimiza. Se recomienda el empleo de fluidoterapia hasta que la remisión de las lesiones permita practicar la alimentación enteral forzada. Se obser van petequias en el paladar.PATOLOGÍA DE REPTILES tual y esta situación predispone a lesiones gingivales y bucales. actualmente se asume que. sino que se disemina por todo el cuerpo. Otras causas de estomatitis son heridas provocadas durante la caza-captura e incluso retenciones de muda. Intenso acúmulo de pus en encías y paladar. El animal no se alimenta. son especialmente susceptibles los acuáticos y. extremidades y cola. Si bien en las primeras publicaciones que men- Fig.18. El animal todavía es capaz de alimentarse. 3. El antibiograma permite asegurar un tratamiento. a condiciones poco higiénicas de mantenimiento. Fase 3: avanzado. en ofidios esta enfermedad está mayoritariamente causada por bacterias Gram negativas 35 (fig. En más raras ocasiones afecta a la cabeza. Si bien en quelonios las estomatitis pueden asociarse con agentes virales. dejando al animal en un lugar seco. Si bien en algunas citas bibliograficas se cita a Citrobacter freeundii como agente causal. ENFERMEDAD ULCERATIVA DEL CAPARAZÓN Provocada por contaminación del caparazón con bacterias ambientales patógenas oportunistas en condiciones no higiénicas de mantenimiento.— Anaconda joven ( Eunectes notaeus) con abundante exudado purulento cayendo de la boca. típico de la estomatitis en fases avanzadas. de las lesiones pueden aislarse otros microorganismos como Straphilococcus o Pseudomonas29. En ocasiones.

o deberse a la proliferación bacteriana ambiental o. como Alcaligenes spp. Se puede observar un material amarillento que colapsa la luz alveolar.19. OTITIS Frecuente en quelonios. Pueden ser transmitidos por los manipuladores. puede llegar a provocar graves deformidades del encéfalo y de las estructuras craneales internas19. Provocada por contaminación de heridas cortantes en la cabeza o en la cavidad oral. Nuevamente. entre otros. Recientemente. Una hipovitaminosis A puede ser la causa predisponente de este tipo de infecciones. Se trata de una bacteria siempre pre- Fig. NEUMONÍA La neumonía es un diagnóst i c o común en procesos septicémicos provocados por Mycobacterium10.22 y Enterococus durans 23. pueden encontrarse agentes inusuales ambientales causantes de cuadros neumónicos. incluso.— Detalle del interior del pulmón de una tortuga africana (Geochelone pardalis) con neumonía avanzada. 4. ENFERMEDADES INFECCIOSAS . se han descrito en España microorganismos poco comunes en patología de reptiles. seguido de antibiograma. colonización de la orofaringe y posterior vehiculización de los gérmenes hacia el oído medio. Se observan ulceraciones antiguas. Pseudo monas20 o Serratia marcescens21. Se provoca un absceso de tamaño creciente que. al alterar el epitelio de los conductos de Eustaquio y del oído medio. ser consecuencia del tratamiento con antibióticos inadecuados. 5). ya cicatrizadas y otras recientes con material necrótico en su interior. Generalmente se aíslan microorganismos aerobios Gram negativos3. en condiciones hospitalarias. para poder emitir un pronóstico ajustado18. ENTERITIS-SALMONELOSIS La presencia de Salmonella en reptiles pasa muchas veces desapercibida.PATOLOGÍA DE REPTILES co es obligado. 5. a consecuencia de la ingestión de aguas contaminadas. Fig.— Aspecto del caparazón en una tortuga de caparazón blando (Pelodiscus sinensis). De todos modos. con el tiempo. la mayoría de procesos neumónicos están causados por gérmenes Gram negativos (fig.30.

enrofloxacina (u otra quinolona como la ciprofloxacina o la norfloxacina). Se ha descrito que la presencia de Salmonella en casos severos se instaura de modo sistémico y afecta al aparato respiratorio26. así como el excesivo e indiscriminado uso de antibióticos en clínica de animales exóticos. que progresan hacia el interior. enteritis difteroide necrotizante y hepatitis. 6). sea o no a causa de una salmonelosis. cuando el reptil está enfermo. La sintomatología y severidad del proceso dependen del agente infeccioso involucrado y de la capacidad de respuesta del animal afectado. o bacteriostáticos en reptiles con el sistema immune debilitado.PATOLOGÍA DE REPTILES sente en el aparato digestivo de la mayoría de especies. ni tampoco aminoglicósidos en reptiles deshidratados o con la función renal comprometida. En estos casos. La micobacteriosis es una de las antropozoonosis más frecuentes en reptiles (fig. La característica formación de los abscesos en reptiles hace que no se pueda reabsorber el material purulento sin intervención quirúrgica y sólo con antibioterapia. especialmente. Los agentes más comunes como causantes de septicemias son Klebsiella pneumoniae28. Aeromonas o Corinebacterium spp. la prevalencia de Salmo nella en colecciones zoológicas se hace más intensa que en animales solitarios o tenidos como mascotas25. hacen recomendable el uso de antibiogramas en prácticamente todas las enfermedades de etiología infecciosa35. Se han aislado muchos agentes causales como Pseudomonas. SEPTICEMIAS Muchos procesos inicialmente locales acaban por diseminarse en condiciones favorables. Los antibiogramas mínimos deberían contrastar la actividad de al menos cinco antibióticos: sulfamida-trimetroprim. fluores cens29. HEPATITIS Puede ser multifocal. de modo que un tratamiento puede solu- ENFERMEDADES INFECCIOSAS . Mycobacterium spp. Pseudomonas aeruginosa y P. Muchos de los casos observados en reptiles aconsejan verificar la presencia del agente causal en el manipulador32.30 o Arizo na31. Las cepas patógenas se eliminan. Escherichia. Tratamientos de elección El uso de antibióticos en enfermedades que cursen con la formación de abscesos debe preceder siempre a su extracción quirúrgica. No se recomienda testar cloramfenicol. puede desencadenarse un desequilibrio de la flora digestiva que provoca diarreas. gentamicina (u otro aminoglicósido como la amikacina). La presencia de agentes gram negativos es la causa más comun de septicemias en muchas especies de crocodilianos27. tetraciclinas y algún macrólido o penicilina. La pauta antimicrobiana practicada de modo sistémico no llega a afectar al interior sólido y no irrigado de los abscesos en reptiles. De este modo. En importaciones en condiciones estresantes o en animales a los que se les cambia bruscamente el ciclo hibernatorio. CONSIDERACIONES SOBRE LA TERAPIA ANTIMICROBIANA Antibiograma El complejo entramado de agentes causales y hospedadores que se han descrito. destruyendo la capa ósea subyacente y provocando osteolisis y osteomielitis34. debe descartarse salmonelosis como causa primaria. con un patrón difuso o con un único absceso interno.33 ABSCESOS-OSTEOMIELITIS La presencia de osteomielitis también se ha visto asociada a infecciones del caparazón de tortugas acuáticas. La dosis infectiva de Salmonella es muy baja y una eliminación puntual puede infectar a varios animales que convivan en un mismo terrario e incluso a la especie humana24. Pero existen agentes bacterianos unidos clásicamente a enfermedades septicémicas y raramente locales.

Soler (CRARC. Aznarte y V. ENFERMEDADES INFECCIOSAS .— Abscesos múltiples en el hígado de una tortuga mediterránea (Testudo hermanni) con micobacteriosis. Facultad de Veterinaria. confirmando el carácter sistémico del proceso. Universidad Complutense de Madrid). se ha comprobado que la gentamicina administrada por vía endovenosa en tortugas tiene una vida media 33 veces superior a la que tendría en un mamífero36. Téllez. Briones (Servicio de Microbiología de Animales Exóticos. Masquefa. Se pueden apreciar también algunos abscesos en la aurícula derecha y en la membrana celómica. P. Jacobson (Universidad de Gainesville.PATOLOGÍA DE REPTILES cionar el problema momentáneamente. endoscopia y/o tomografía computerizada8 para descartar la presencia de septicemias o microabscesos en vísceras que comprometerían el tratamiento aplicado. El aclaramiento renal de estas especies es absolutamente distinto al de los animales en que se han hecho la mayoría de pruebas farmacocinéticas de antibióticos. Los aminoglicósidos son nefrotóxicos. E. G. alteraciones de Fig. Aun así. conducta e incluso anomalías reproductivas. El cloramfenicol puede provocar alteraciones sanguíneas por depresión de la médula ósea. pero con un alto riesgo de recidiva. Florida). Esto puede provocar sobredosificaciones no deseadas. la vejiga urinaria permite cierta absorción de su contenido. tortugas de tierra). Barcelona). la mayoría de las dosis de los antibióticos están extrapoladas de su uso en medicina de pequeños animales e incluso de medicina humana. 6. factor que provoca un segundo pico de absorción de un antibiótico que iba a ser eliminado. El diagnóstico en estos casos debe realizarse mediante laparotomía exploratoria. además. todos los abscesos deben extraerse sin olvidar que pueden existir abscesos internos que no son visibles externamente. Efectos indeseables Los antibióticos utilizados tienen varios efectos indeseables. Si bien aún no se ha podido confirmar en reptiles. Gustavo Pappaterra (Servicio de Patología Infecciosa. No es recomendable experimentar en animales en los que aún no se conoce bien el aclaramiento renal o la capacidad metabólica hepática de ciertos fármacos. Florida). S. en muchos reptiles (por ejemplo. estos riesgos se han constatado en muchas especies vertebradas. Por ello. El uso de fórmulas alométricas basadas en constantes metabólicas a partir de requerimientos energéticos específicos se hace entonces imprescindible. así como F. Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona). Mateu de Antonio. Como consecuencia. AGRADECIMIENTOS Nuestro mayor agradecimiento a todas las personas que han aportado datos para la redacción del presente artículo: J. lo cual aconseja cierta cautela en el uso de este fármaco. Origgi y E. Dosificación La dosificación debe ajustarse siguiendo las indicaciones de publicaciones e investigaciones realizadas hasta la fecha. Guyot (Ashton Research Center.

Ram say E. Guerrero R. Moragas A. 23.. 1994. Heard DJ. Marco A. En boidos: 9 casos. SCUD. Grass-Iatros Ediciones. 1999. Congreso Nacional de AVEPA. Heard DJ. Occurrence of Salmonella in cold-blooded animals in Gran Canaria. 16. 1995. 27.Orós J. Heldstab A. Comp.. Frye F. 1999. Pettan-Brewer KCB.Martínez Silvestre A.Dis. Rodríguez JL. 32. J. Neumonías por alcalygenes spp. Aust. Path. Millefanti M. 6. Ramis A. 1997. 1986.Jacobson ER. Jessop M. 7. 19 (2): 99-106. Hartfield A. 143: 639. Bestetti G. Neptune City. ( Ab st ra c t ) 1989. Vet Record. 1978. 32(3): 521-526. 19. Scase T. Septicemia por enterococus durans en una culebra bastarda (Malpololn monspessulanus). 1999. JAVMA 173: 1115-1116. 25.: Isolation of Clostridium spp. Jacobson ER. Newell SM. Zschock M. Detection of herpesvirus-like and papillomavirus-like particles associated with diseases of tortoises. Ruiz JM.. 10. 11. Anaerobic bacterial infections in reptiles. Pseudomonas fluorescens septicaemia in a g reen iguana. and use of magnetic resonance imaging in diagnosing systemic disease.. 17. Berger R. Arizona septicemia in three boa constrictor. Tellez S. Mateu E. Ellis GA. Chelonian m ycoplasmosis. Gough. Jackson CG. Pye GW. Ramis A. Respiratory and digestive lesions caused by Salmonella arizonae in two snakes. 24. XXXIV: 236. J . Dis. Martínez-Silvestre A. 1998. 1997. Herpetopathologia. Bull ARAV. 26. J. 8: 275-276. Gobel Th.Foz A. Septicaemic cutaneous ulcerative disease in the turtle. 14. Wild. Novak SS Seigel RA. Gopherus agassizii. Boever WJ. Salmonella and reptiles: veterinary guidelines. Stewart JS. 9(2): 4-7. Cranial asymmetry with massive infection in a box turtle.Diss. Ramsay EC. Testudo graeca. Lowenstine LJ: Herpesvirus particles associated with oral and respiratory lesions in a California desert tortoise (Gopherus agasizii).3: 45-47. 1989. 13. Fernández-Bellón H. Pye GW. Martínez-Silvestre A. Chlamidiae and Cryptosporidae in snake gastroenteritis. Med. Bull ARAV 7(2): 12-15. 1999. 1978. TFH Publications. 1991. Schmidt RE. Hobbs RP. 22(4): 484-4 87. Fulton M. Mateu E. Bull ARAV. Briones V. Aust Vet Jou. 1990. 1972. New Jersey. 1997. 1986. 5. 21(2): 180-184.PATOLOGÍA DE REPTILES BIBLIOGRAFíA 1. Serratia marcescens infection in a Gopher tortoise (Gopherus poliphemus). Drew ML. 9(1): 15-22. Williams J. Poxvirus infection in two crocodiles.Berschauer RL.Montesinos A. Jacobson ER. from the blood of captive lizards: Real or pseudobacteremia ? Bull ARAV. Brunetti L. 1999. Morris P. 1999. J. Bull ARAV. 1996. Zoo. Hanel R. RE. 76(6): 415-417. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales. 1999. An. Peq. Klebsiella pneumoniae infection with secondary hypopion in a tokay gecko lizards. Flanagan JP. 1991 31. Dennis PM. Ladds PW. Echeita A.1: 101-108. 29. 1999. Usera MA. 30. 36: 160-170. 11. Jacobson ER. Santana P. Mader DR. 3. Dennis PM. PP.Bradley T. Newell SM. Chase D. Roy C. Fernández A. Rideout B. 2000. 33. Antonie van Leeuwenhoek. Vet. Jurado J. Schildger BJ. Majó N. Congreso Nacional de AVEPA XXXV: 254. O-serovars and antibiotic sensibility of Pseudomonas aeruginosa strains from birds and reptiles. Gram-negative septicemia in american alligators (Alligator mississippiensis). Wild. 1-635.Bonney H. Melville L.Martínez Silvestre A: Manual clínico de Reptiles. 20. Herráez P. Prince R. Reptile Care. Martínez-Silve st re A. Mycobacterium chelonei iatrogenic infections. 2: 14. Ohara M. Micobacteriosis en una to rt u ga mediterranea. 2. Demostration of virus. McLaughlin GS. Proceedings of the ARAV. Jackson MM.Martínez-Silve st re A. Hepatic abcess due to Corynebacterium spp. and use of magnetic resonance imaging in diagnosing systemic disease. Buenviaje GN. Ojeda MM. Scase T. Ophidian paramyxovirus. 9. Majó N. Raidal SR. 9(4): 8-11. 8. J Vet Med. 15. 1: 99-101.Vet Med/Small Anim Clin. Aznarte P. McArthur S. Meeting of the European Society of Veterinary Pathology. Microbial communities. 1975. Drury SEN. 9 (1): 69-75. Jacobson ER.Monzón-Moreno C. Arteaga E. 1998. Proceedings of the ARAV. 9(4): 8-11. J. Bio-science. Clin. 1. Serratia marcescens infection in a Gopher tortoise (Gopherus polip hemus). 1: 165. Gram-negative bacterial infections and cardiovascular parasitism in green sea turtles (Chelonia mydas). Wild. Vet. Bull ARAV. Canary Islands. 12. EJCAP. 1998. 115: 185-189. J. 1996. ENFERMEDADES INFECCIOSAS . Journal of clinical microbiology 319-321. Navarro G. 69(1): 15-16. Ngu yen A. Ed. 1992. 1996 21. 17: 272. Margulis L. 2.36(4): 292-2 9 6 . Mohr FC. Martínez-Silve st re A. Marco A. November: 1357-1358. an Atlas of Diseases and Treatments. An update on inclusion body disease of boid snakes. 18. Bacteriological features of rhinitis in Captive Greek tortoises. The european journal of companion animal practice 6(1): 19-21. Caso clínico: Herpesvirosis en tortuga de desierto america na (Gopherus agasizii). 22. in Desert tortoise. 28. Adenovirus hepatitis in a boa constrictor (Boa constrictor). 4. Wild. Angulo FJ. Barcelona. Proceedings of the ARAV. Heard DJ. 68: 191-194.

3. Austin F. Jacobson ER. Dis. Howerth EW. Nettles VF. 33(1): 78-87. Homer BL. Comp. 1998 36. husbandry and health care of reptiles. Isaza R. Driggers T. 34. New Jersey. J. Wild.PATOLOGÍA DE REPTILES 8(1): 13-15.3: 130-134. Shell disease in river cooters (Pseudemys concinna) and yellow-bellied turtles (Trachemys scripta) in a Georgia (EEUU) lake. En: Ackerman L (ed): The biology. 593-612. 1992. Shotts EB. 1998. 35.Jacobson ER. Infectious diseases. PP. ENFERMEDADES INFECCIOSAS .Garner MM. 1987. TFH Publications Inc. Part II: Infectious diseases. Cont. Diseases of reptiles. Herrington R. Ed.

B ROTÓNS1 1Clínica Y A. trematodos y pentastómidos pueden ser asintomáticas. El diagnóstico debe basarse en la identificación de los parásitos o de sus larvas y huevos. Barcelona 2Centre A UNQUE en los reptiles de vida libre las parasitosis se encuentran en equilibrio simbiótico con el hospedador. las parasitosis por cestodos. J. ENFERMEDADES PARASITARIAS . 77. gastroscopias y biopsias de mucosa gástrica). MARTÍNEZ-SILVESTRE2 Veterinaria Médano. Por otro lado. por lo que a veces el diagnóstico sólo es posible tras la realización de la necropsia. Los ectoparásitos pueden desencadenar procesos de disecdisis y anemia. aunque la consecuencia más importante de las parasitosis externas radica en la posibilidad de transmisión de numerosas enfermedades infecciosas de las que los insectos y ácaros son los hospedadores intermediarios o los vectores de transmisión. Las deficientes medidas de manejo y alimentación son causas predisponentes en el desarrollo de la mayoría de las parasitaciones por protozoos y vermes. s/n. aunque en las criptosporidiosis puede ser necesario recurrir a técnicas diagnósticas complementarias (radiografías de contraste. El tratamiento debe encaminarse a la eliminación de los parásitos (tanto en el hospedador como en el medio ambiente). Santa Clara. San Ramón. 03560 Campello (Alicante) de Recuperació d´Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC). en los reptiles mantenidos en cautividad este equilibrio se rompe y con frecuencia da lugar a enfermedades parasitarias de gran repercusión clínica. 08783 Masquefa. ya que contribuyen al deterioro del sistema inmunitario de los reptiles. pero siempre será necesario corregir las medidas de manejo y alimentación.PATOLOGÍA DE REPTILES N.

cuando los reptiles se mantienen en cautividad. pudiendo pasar desapercibidas. Los insectos pueden dar lugar a procesos de anemia y miasis en los escamosos y los quelonios. 1). Acariformes Existen multitud de familias y géneros que parasitan a los reptiles. Algunas garrapatas pueden actuar como transmisoras de hemoparásitos y virus3. debe tenerse en cuenta que en algunos quelonios la ivermectina es tóxica. la localización más frecuente es junto a la apertura cloacal (fig.3. por lo que su uso está contraindicado. Argas. En estos casos. puede emplearse una gota de alcohol.5. Las garrapatas y otros ácaros afectan principalmente a reptiles terrestres. La principal causa de este dese quilibrio es el estrés derivado de la propia cautividad3. Para desprenderlas. Ixodes y Ornithodo ros4. 2) o bajo las escamas corporales. una vez muerta. En quelonios. se recomienda aplicar una gota de una dilución 1:10 de ivermectina en propilenglicol sobre la cabeza de la garrapata y. Garrapatas Se conocen al menos siete géneros de garrapatas que parasitan a los reptiles: Ambliomma. Asimismo. Su mayor importancia clínica estriba en su papel como potenciales vectores o transmisores de protozoos. tirar de ella teniendo la precaución de extraer completamente el aparato masticador para evitar la formación secundaria de abscesos6. desinfectantes yodados o clorados o aceite de oliva para reblandecer el punto de anclaje antes de proceder a su extracción. este delicado equilibrio se rompe dando lugar con frecuencia a la aparición de enfermedades parasitarias. pudiendo ser causa de infecciones cutáneas y abscesos. Haemaphysalis. filarias. Todas ellas producen dermatitis focales en los puntos donde se anclan. ODOS Fig.6.PATOLOGÍA DE REPTILES INTRODUCCIÓN T los reptiles en estado libre se encuentran parasitados en mayor o menor grado1. siendo su presentación anecdótica en reptiles acuáticos3. Parásitos y hospedadores conviven en equilibrio sin llegar a causar patologías aparentes. mientras que. mientras que en crocodilianos los parásitos más habituales son las sanguijuelas3. ECTOPARÁSITOS Existe una gran variedad de ectoparásitos que pueden producir problemas sanitarios en reptiles mantenidos en cautividad.7. contribuyendo también las malas condiciones de manejo y el aporte de dietas incorrectas o desequilibradas. Aponomma. pueden ser responsables de procesos de disecdisis. 1.— Garrapatas (Hyalomma aegyptium) en fosa inguinal y femoral de una tortuga mora (Testudo graeca ) procedente del norte de África. Sin embargo.2. Los más frecuentes son Ophyonissus ENFERMEDADES PARASITARIAS . en ofidios. Las parasitaciones masivas pueden dar lugar a una anemia grave6. bacterias y virus6. Sin embargo. Hyalom ma. parafina8. quedando en ocasiones camufladas por el patrón de distribución cromática propio de cada especie. se localizan principalmente en las fosas pectorales e inguinales (fig.

Dado que en la mayoría de las ocasiones estos parásitos se localizan en el interior de la boca.)5. Se han descrito principalmente en caimanes americanos (Alligator spp.9. sobre todo en tortugas marinas y crocodilianos3. puede ser necesario realizar antibiogramas a partir de muestras cutáneas.15. además de tratamientos tópicos con pomadas antibióticas.6. aunque siempre debe evaluarse la carga parasitaria y el tamaño del hospedador frente al riesgo de mordeduras a los manipuladores de estos animales. con el consecuente desarrollo de sus larvas (miasis).PATOLOGÍA DE REPTILES natricis (que produce dermatitis subescatal en ofidios y se ha propuesto como transmisor de Aeromonas hydrofila)3. debiendo extraerse el mayor número de larvas posible y llevando a cabo una limpieza meticulosa de todas las heridas con suero fisiológico y soluciones y yodadas diluidas6.— Parasitación por garrapata (Aponomma sp.13. deben emplearse otros productos como triclorfon al 0. En ocasiones. Recomendamos el empleo de ivermectina por vía subcutánea a razón de 0. Ixodiderma en lagartos)4. Éstas emigran a través del tejido subcutáneo o muscular ocasionando inflamaciones locales o difusas y contribuyendo a la instauración de infecciones bacterianas secundarias. Las sanguijuelas pueden contribuir a la transmisión de hemoparásitos como Haemogre garina crocodilinorum3.11 o piretrinas.12. su eliminación puede resultar difícil.) junto a la apertura cloacal de una pitón real (Phyton regius).14. ya que es bien conocida su toxicidad en numerosas especies y. Fig. Geckobiella en gekos. aclarando la piel con abundante agua tibia)7. Sanguijuelas Son los ectoparásitos más frecuentes en los reptiles acuáticos.8.2%8. En general. se recomienda el empleo de lavados con vinagre o soluciones alcohólicas. Miasis El mayor problema que provocan los insectos en los reptiles es la deposición de sus huevos sobre las heridas o en la mucosa cloacal. puede ser necesario el empleo de antibióticos por vía parenteral para combatir las infecciones secundarias. 3). que precisan tratamientos agresivos con antibióticos y acaricidas por vía parenteral. El tratamiento recomendado es quirúrgico8. 2. por lo tanto.10 (excepto en quelonios.6. Como tratamiento tópico para combatir las infecciones secundarias. Para establecer la antibioterapia más adecuada. Las parasitaciones masivas en individuos jóvenes pueden ocasionar anemia e infecciones bacterianas focales o sistémicas3.2 mg/kg6.4. El pequeño tamaño del parásito puede hacer que pase desapercibido a los ojos del propietario durante algún tiempo. Las parasitaciones por acariformes pueden dar lugar a dermatitis graves complicadas con infecciones bacterianas secundarias (fig. 4). ENFERMEDADES PARASITARIAS . El interior del terrario deberá tratarse también con sprays o soluciones a base de piretrinas para erradicar las formas larvarias de los trombicúlidos2. trombicúlidos (que sólo parasitan a los reptiles en sus estadios larvarios —sólo poseen seis patas—) y pterigosámidos (Hirstiella en iguánidos (fig. sobre todo en individuos de gran tamaño. hemos empleado con éxito pomadas de sulfadiacina argéntica.

En ocasiones puede producirse prolapso de cloaca. Sin embargo. Deben realizarse varias extensiones que pueden teñirse con lugol antes de su observación al microscopio óptico3.3.16. en una sola dosis de 125 mg/kg4. cuando se dan malas condiciones de manejo. manteniendo cerrada mecánicamente la cloaca durante un par de minutos.PATOLOGÍA DE REPTILES PROTOZOOS Amebiasis Es una de las parasitosis por protozoos más importantes en la clínica de reptiles. lo más importante es realizar una buena prevención18.2. mientras se realiza un ligero masaje abdominal antes de reaspirar la muestra con la misma sonda.3. El diagnóstico se basa en la coprología. no deben mantenerse en el mismo terrario reptiles de órdenes distintos. aunque normalmente una sola dosis es suficiente. el estrés consiguiente conduce a un estado de inmunodepresión que favorece la proliferación de los parásitos. El tratamiento de elección es metroni- Fig. siendo además imprescindible realizar una correcta higienización del agua de bebida.16. Deben emplearse también antibióticos de amplio espectro. aunque en la mayoría de los quelonios y crocodilianos convive en simbiosis con el hospedador. debiendo identificarse los trofozoitos (con un sólo núcleo) y los quistes cuatrinucleados3. Las lesiones se localizan principalmente en el ciego y el colon. Si se afecta el hígado. Puede administrarse nuevas dosis a los tres y cuatro días. en saurios y ofidios puede dar lugar a una enteritis fulminante. especialmente en ofidios y saurios. que. Los síntomas clínicos incluyen anorexia.3. 3. la mayoría de ellos no producen ninguna sintomatología o son parasitaciones autolimitantes. adelgazamiento. dazol por vía oral mediante sonda gástrica. lo mejor es introducir una pequeña cantidad de suero fisiológico intracloacal mediante una sonda metálica de punta roma. nunca deberían albergarse en el mismo terrario saurios u ofidios junto a quelonios1. Para ello. regurgitación de alimentos sin digerir y diarrea severa con sangre1 o moco verdoso y pequeños trozos de mucosa intestinal3. lavando los recipientes de agua con una solución de lejía después de cada uso y retirando los excrementos tantas veces como sea necesario17. El agente comúnmente aislado es Entamoeba inva dens1.— Hirstiella trombidiiformis aislada de la piel de una Iguana iguana recientemente importada que padecía una dermatitis generalizada (x 400 aumentos). se producen áreas de necrosis celular o abscesos 1. Debe limpiarse y desinfectarse a fondo el terrario y todos los accesorios del mismo al menos una vez al mes. Los roedores empleados para alimentar serpientes que no sean consumidos no deben emplearse con posterioridad en otros ofidios. Coccidiosis Existe una amplia gama de coccidios que parasitan a los reptiles. la vía de entrada es agua contaminada con heces de quelonios o cocodrilos3.17. pudiendo ser nece- ENFERMEDADES PARASITARIAS . ya que con frecuencia se producen infecciones bacterianas secundarias2. Por este motivo. Los quistes pueden identificarse también mediante flotación fecal1. Para ello. No obstante. En la mayoría de las ocasiones. Dada la alta mortalidad asociada a este proceso. acompañada de hepatitis1 y/o nefritis3.

aunque resultados negativos no descartan la enfermedad22. Nyctothe rus y Balantidium (ciliados).2. Sin embargo. Leptomonas (flagelados). La sintomatología es común a otras enteritis.21.18. Los síntomas clínicos más destacables son anorexia. este abultamiento se corresponde con una gastropatía hipertrófica. gastritis.16. eritromicina junto con trimetoprim-sulfametoxazol. En el tratamiento puede emplearse sulfadiacina por vía oral.26. Actualmente.23. Flagelados y ciliados Las parasitaciones por protozoos flagelados y ciliados son poco frecuentes y de poca importancia clínica. El diagnóstico se basa en el estudio coprológico (o ais- ENFERMEDADES PARASITARIAS . En cualquier caso.PATOLOGÍA DE REPTILES sario el empleo de anticoccidiósicos. Asimismo. Los parásitos más frecuentemente aislados pertenecen a los géneros Trichomo nas. Los géneros de mayor importancia clínica son Caryospora (en ofidios y saurios)1. pues se describía con frecuencia en serpientes aparentemente sanas mantenidas en terrarios aisladamente y en condiciones de manejo óptimas. Los únicos desinfectantes que parecen tener efecto sobre la infectividad de los ooquistes son el formol en solución al 10% y los amonios al 5%28. permaneciendo asintomáticos toda su vida. el diagnóstico debe basarse siempre en la identificación de los ooquistes en las heces3. debe mantenerse al paciente correctamente hidratado mediante la administración de sueros intracelómicos o intraóseos.22. El diagnóstico se basa en la sintomatología. se discute si el contagio pudiera producirse a partir de roedores enfermos que se emplean en la alimentación de ofidios y saurios carnívoros3. No existe ningún tratamiento eficaz.22.24.19. Cuando existe sintomatología. Los ciliados del género Hexamita pueden parasitar también el aparato urinario de los quelonios3. Son más patógenos en saurios y ofidios.3. Cuando se sospeche esta enfermedad. manteniendo la temperatura zonal a unos 32°C y extremando las medidas higiénicas. a veces con sangre. ya que con frecuencia los ooquistes pasan desapercibidos en el estudio coprológico.20. no existen test inmunológicos o serológicos comercializados 22. Hexamita. Se ha comprobado que algunos animales excretan periódicamente criptosporidios durante años. que produce una deshidratación grave del enfermo.25. Es una enfermedad que comenzó a describirse en reptiles en la década de los 801. No se entendía bien su patogenia y epidemiología.16. con engrosamiento de la pared gástrica19. Criptosporidiosis Aunque el género Cryptosporidium se incluye taxonómicamente dentro de los coccidios. espiramicina22 y paromomicina22.20. Microscópicamente. Conviene mantener bien hidratado al paciente mediante la administración de sueros intracelómicos o intraóseos. ésta se caracteriza por anorexia. se describe separadamente por reunir una serie de características distintas a éstos. continuando con una dosis de mantenimiento de 40 mg/kg/día durante cinco días más. La concurrencia de otras patologías o la depresión del sistema inmunitario acentúan la sintomatología y la gravedad del proceso22. Por ello. Pueden realizarse radiografías con contraste de bario para diferenciar el engrosamiento de la pared gástrica de un posible cuerpo extraño obstructivo22. enteritis y —en ocasiones— abultamiento en la zona de proyección del estómago1. Giardia.22. Eime ria1 e Isospora3.18. adelgazamiento progresivo y la instauración de un proceso diarreico más o menos severo1. ya que aunque en ocasiones se consiguen resultados coprológicos negativos. en la mayoría de los casos pueden aislarse criptosporidios en la mucosa gástrica en los estudios anatomopatológicos realizados post-mortem. regurgitaciones. las infestaciones mixtas pueden dar lugar a una diarrea muy acuosa.29. es muy importante controlar las condiciones del terrario. para evitar la toxicidad renal de la sulfadiacina. Se ha ensayado con trimetoprim-sulfadiacina27. es recomendable realizar una tinción Stamp o Ziehl Neelsen modificada de las heces previa flotación en sacarosa. pérdida de peso. a razón de 75 mg/kg el primer día de tratamiento. En la actualidad. También es posible realizar extensiones y tinciones de muestras obtenidas por lavado gástrico o por gastroscopia3.

Tal es el caso de los géneros Goezia. también existen géneros de áscaris que son poliespecíficos. El pronóstico es bueno si el tratamiento se instaura precozmente.3. 5). en general. Así. y la familia Anisakidae. Se cree que estos parásitos se alimentan preferentemente del alimento ingerido por el hospedador.30 Los oxiúridos son el segundo grupo de nematodos más común en los reptiles. Se alojan a lo largo de todo el tracto gastrointestinal. Orneoascaris y Terranova. Los nemátodos estrongílidos que parasitan a los reptiles pertenecen a los géneros Diaphanocephalus3 y Kalicepha lus1. En la actualidad se conocen más de 100 especies distintas que. Parasitan a quelonios. saurios y algunos ofidios. estrongílidos. mientras que en quelonios son más frecuentes los géneros Angusticaecum y Sulcascaris4. se describen principalmente parasitaciones por áscaris de los géneros Ophidascaris y Polydelphis3. Parasitan principalmente a ofidios1 y ocasionalmente a algunos saurios3. por lo que las lesiones más frecuentes son ulceraciones de la mucosa gastrointestinal1. Sin embargo. Existe una cierta especificidad parásito/hospedador. ENFERMEDADES PARASITARIAS . Los nematodos ascáridos se dividen en dos familias: la famila Ascarididae. alimentándose de sangre del hospedador. que parasita a la mayoría de los reptiles terrestres y acuáticos de agua dulce. aunque hay que tener en cuenta que las muestras de heces han de ser muy frescas y debe realizarse un análisis directo para evitar que se desequen y pasen desapercibidos. omnívoros e insectívoros y “potitos de inicio a la verdura”. En general. VERMES Nematodos Es la parasitosis del tracto digestivo más frecuente en la clínica de reptiles. presentan una gran especifidad por el hospedador3.2. aunque no se han descrito en crocodilianos3. que parasita a los reptiles marinos3. pueden agruparse en cinco grandes grupos: ascáridos. llegando algunos a alcan- zar los 20 cm de longitud3 (fig. Son de pequeño tamaño. Los más importantes en la clínica diaria son los tres primeros. acantocéfalos y capillaria. y se agrupan formando madejas en el intestino grueso.— Dermatitis bacteriana en Iguana iguana cuya etiología primaria resultó ser una parasitosis por Hirstiella trombidiiformis. mezclándolas con yogurt natural o con bolos de heces frescas de animales sanos. En general. oxiuros. Fig. y que parasitan a reptiles de distintos órdenes. 4. escasos milímetros. Nutribén‚ en herbívoros). en orina)3. en ofidios. que en ocasiones pueden llegar a producir una obstrucción intestinal31. son nematodos de gran tamaño. para reponer la flora bacteriana. Debe practicarse también una alimentación forzada por sondaje gástrico con dietas adecuadas según las especies (a/d‚ Hill’s Prescription diet‚ en carnívoros.PATOLOGÍA DE REPTILES lamiento de Hexamita spp. aunque también producen lesiones en la mucosa gástrica e intestinal3. mientras que en las parasitosis por protozoos flagelados da mejores resultados el empleo de paromomicia en dosis de 100 mg/kg/día durante cuatro días consecutivos. En algunos casos será necesario mantener al animal con sueroterapia intracelómica o intraósea para evitar la deshidratación. Como tratamiento para las parasitosis por protozoos ciliados se recomienda metronidazol1 en una única dosis de 260 mg/kg por vía oral.

Los síntomas en estos casos son anorexia. pero necesitan artrópodos (mosquitos y garrapatas principalmente) como ve c to res y hospedadores intermediarios 3. no es suficiente con administrar fármacos parasiticidas al enfermo. 6). vía oral2 (tres dosis) 3. sino que deben eliminarse los huevos y formas lar varias presentes en el medio o en hospedadores intermediarios. depende de muchos factores. La administración de estos fármacos a las dosis indicadas requiere el empleo de volúmenes relativamente grandes. (Contraindicado en anorexia. por lo que debe practicarse un sondaje gástrico (fig. ya que se cree que. la sintomatología es en ocasiones subclínica.5. se han descrito también parasitosis por filarias en reptiles. — Fenbendazol: 50-100 mg/kg/14 días. de más de 10 cm de longitud. 7). como roedores o insectos. la existencia de enfermedades concurrentes y el estado inmunitario del hospedador. tales como la carga parasitaria. La mayoría de las parasitaciones son subclínicas.3. Las larvas de estos nematodos se localizan en los vasos sanguíneos de numerosas especies de reptiles3.4. aunque los adultos pueden llegar a producir úlceras y nodulaciones granulomatosas en la mucosa gastrointestinal.— Testudo graeca eliminando un ejemplar adulto de Angusticae cum spp. El tratamiento debe ir encaminado a romper el ciclo del parásito. ya que su hospedador definitivo son los anfibios3. La sintomatología. los nematodos del género Capillaria se alojan en el tracto intestinal sin producir ninguna sintomatología. Por otro lado. El diagnóstico se basa en la observa- ENFERMEDADES PARASITARIAS . pueden evolucionar hasta producir perforaciones de la pared intestinal con la consecuente celomitis difusa de pronóstico muy grave. todos los reptiles que se mantienen en cautividad soportan un mayor o menor grado de estrés inherente al propio hecho de la cautividad. Por ello.2 mg/kg/14 días (dos dosis) oral. la cantidad de alimento disponible. pueden vivir en simbiosis participando en la digestión de determinados nutrientes32. en todos los casos recomendamos que se instaure un tratamiento tan pronto sea detectada la presencia de parásitos en el tracto gastrointestinal. Sin embargo. Sólo tienen importancia clínica cuando parasitan los conductos biliares y el hígado. lo que ha dado lugar a largas discusiones sobre la conveniencia o no de instaurar un tratamiento parasiticida16. por lo que tarde o temprano pueden desarrollar una sintomatología que llegue a poner en peligro la vida de estos animales. Además. vía oral (tres dosis) 3. desde nuestro punto de vista. Si no se tratan. regurgitación y diarrea o estreñimiento3. sc. Los acantocefálidos son parásitos eventuales en ofidios y quelonios. (Contraindicado en quelonios) 2.PATOLOGÍA DE REPTILES Fig. Los antiparasitarios más empleados son los siguientes: — Mebendazol: 100 mg/kg/14 días por vía oral2 (aplicando al menos tres dosis) 3. Por este motivo. Por último.6. común a todas las parasitaciones por nematodos. im. las lesiones que comienzan por ser simples irritaciones o ulceraciones superficiales de la mucosa intestinal. cuando existe un gran número de parásitos pueden producirse obstrucciones e intususcepciones intestinales que conducirán a la muerte del enfermo. al menos algunos de estos parásitos.) — Oxfendazol: 66 mg/kg/14 días. Así. 5. — Ivermectina: 0. El diagnóstico debe confirmarse siempre mediante estudios coprológicos de sedimentación y flotación fecal (fig.

excepto en los crocodilianos3. Sin embargo. en la cámara anterior del ojo4 o en el interior de grandes vasos (vena cava caudal y sistema portal renal principalmente)3.6 o de ejemplares a d u l tos dura n te la realización de necropsias3. se localizan en la musculatura o en el tejido subcutáneo y su extracción es posible tras la incisión de los mismos3.3. Los trematodos pertenecientes al orden Dige nea son los más frecuentes6.6.4.3. no existe ningún tratamiento efectivo contra las filarias adultas. son hallazgo de necropsia1 (fig.6. existiendo una gran diversidad de familias y géneros que pueden parasitar distintos órganos o sistemas.33. Los quistes viscerales producidos por las larvas-2 de Mesocestoides pueden ser detectados por ecografía o mediante laparoscopia. ENFERMEDADES PARASITARIAS . esta patología es mucho menos frecuente que las parasitaciones por nematodos. Como parásitos gastrointestinales propiamente dichos. Como tratamiento se recomienda praziquantel por vía oral o intramuscular.4. Trematodos Se han descrito parasitosis por trematodos adultos o sus larvas pertenecientes a tres órdenes distintos3: Monogenea (en vejiga urinaria. libres en la cavidad celómica 4. Cestodos Se han descrito parasitaciones del tracto gastrointestinal por cestodos en todos los órdenes de los reptiles. nariz y esófago de quelonios marinos)1. Los quistes de Sparganus spp.5 mg/kg/14 días por vía subcutánea en saurios y de 8 mg/kg/14 días por vía intramuscular o subcutánea en ofidios. tal como se refleja en la tabla I. en dosis de 7-8 mg/kg. 6.PATOLOGÍA DE REPTILES ción directa de las micro fi l a rias en muestras de sangre 4.5. aunque se ha s u ge rido que la elevación de la temperatura del terrario hasta 37°C durante 48 horas puede desencadenar la muerte de las filarias adultas6.3. Fig. 8). empleando normalmente moluscos como hospedadores intermediarios1. El diagnóstico es muy complicado. Sin embargo.14. pero en la mayoría de los casos el diagnóstico es post mortem3. (x 400 aumentos). Como micro fi l aricida puede emplearse ivermectina en dosis de 200 µg/kg16. Los adultos que se localizan en la cavidad oral pueden extraerse manualmente3. este tratamiento no es efectivo para eliminar los quistes de Mesocestoides o Sparganus spp3.3. La mayoría de estas parasitosis son asintomáticas o su sintomatología no es aún bien conocida3. El tratamiento recomendado es praziquantel en dos aplicaciones de 3. ya que estas parasitosis casi siempre son asintomáticas 3 y. Sin embargo. En estos últimos casos. repitiendo a las dos y a las cuatro semanas6.— Huevos de oxiúridos en un estudio coprológico a partir de heces frescas de una Testudo marginata. Los dos últimos tienen un ciclo indirecto. las filarias adultas suelen encontrarse en tejido subcutáneo. En algunos casos es posible aislar sus huevos en muestras coprológicas o a partir de lavados pulmonares1. Las filarias que se localizan en tejido subcutáneo suelen producir nodulaciones en la piel y pueden eliminarse realizando una pequeña incisión 3.6 (en aparato digestivo de quelonios acuáticos) y Digenea1.4. sólo se consideran tres órdenes de cestodos. Aspidogastrea1. en ocasiones.

Los adultos se localizan en los pulmones1. AGRADECIMIENTOS Al Profesor Agustín Estrada (del Departamento de Parasitología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza). Las pentastomiasis de reptiles en libertad suelen ser asintomáticas1.— Desparasitación de Testudo graeca mediante sondaje gástrico.3.35. pero se localizan siempre internamente.5. lesionando el parénquima. Fig. aunque el tratamiento con ivermectina en dos dosis de 200 µg/kg por vía intramuscular o con levamisol en dosis de 10 mg/kg por vía oral puede ser efectivo4.3. pudiendo servir estas lesiones como punto de entrada de numerosas infecciones bacterianas secundarias3.33. por su inestimable ayuda en la identificación de las garrapatas de los reptiles que habitualmente acuden a consulta. Los crocodilianos neonatos mantenidos en cautividad parecen ser los más susceptibles a esta parasitosis3.4. 7. empleando una sonda de plástico fabricada con un trozo de tubo de un equipo de infusión.34. ENFERMEDADES PARASITARIAS .PATOLOGÍA DE REPTILES TABLA I CESTODOS MÁS HABITUALES EN REPTILES Orden Género Hospedadores Varánidos Varánidos y algunos ofidios Ofidios Ofidios y algunos galápagos Ofidios e iguánidos Proteocephalidea Proteocephalus Acantothenia Crepidobothirum Ophiotaenia Pseudophyllidea Mesocestoididea Cyclophillidea Mesocestoides (larvas-2) Diphilobothriidae (Sparganus) “Spargganosis” Ofidios y algunos saurios Pentastómidos Los pentastómidos son realmente artrópodos primitivos3. No existe ningún tratamiento definitivo33.13.4.6. Los reptiles pueden actuar tanto como hospedadores intermediarios como definitivos1. Sus larvas tienen cuatro apéndices a modo de extremidades3.

in South Florida. Frye FL. Cryptosporidium Controversy: When do you consider a reptile Crypto-Free ?. 1991. 34. Common dermatologic problems in pet reptilia. Forrester DJ. PP. Cryptosporidium in snakes with hypertrophic gastritis. Academic Press. 1. Funk RS. Vol. Reptile care: An atlas of diseases and treatments. PA. 1987. Camin JH: Mite transmission of a hemorrhagic septicemia in snakes. Freed PS et al. Parasitic diseases of reptiles. in wild and captive reptiles. Frank W. 1996. 14. Kollias GV Jr. Bull ARAV 2: 2-3. Boyer DM. 9 (Exotic animals). Stradberg JD. 1997. Jacobson ER. J Parasit 34: 345-354. 10. Rosskopf WJ. Proceedings of the 11th International Herpetological Symposium. Patterson SJ et al. Greiner EC: Nematode parasites of iguanine lizards. J Wildl Dis 25(1): 20. Boyer TH: Triclorphon spray for snake mites (Ophionyssus natricis). TFH Publishing Inc. Jaboson ER (eds): Diseases of amphibians and reptiles: Plenum. 1976. Malabar. PP. 1984. 1992. 185-203. Bull ARAV 2: 78. 21. Texas. FL. Gould WJ. 1997. 12. 1986. 139-144. Krieger publishing inc. 162-181. 31. Parasitic diseases of reptiles. Houston. WB Saunders Co. NJ. 1993. 7. Tzipori S. Maxwell LK. 17. Campbel HW Jr. 25. Barnard SM. Ivermectin as a treatment for snake mites. En: Jacobson ER. Mader DR: Acariasis. CA. Seminars in avian and exotic pet medicine 5 (2): 64-74. 2. 18. 1986. 22. Use of chemotherapeutics in reptile medicine. CA. J Am Vet Med Assoc 189: 1126-1128. ENFERMEDADES PARASITARIAS .— Huevo de cestodo obtenido a partir de un segmento encontrado en el intestino delgado de una Iguana iguana al realizar la necropsia (x 400 aumentos). Norambrock R et al. J Parasit 60(4): 673.: Contemporary issues in small animal practice. 15. 1988. 8. Pittsburgh. ectoparasites. 1997. Wright K. Upton SJ. 1996. Mader DR. Endoparasitic diseases of reptiles. 1996. 1982. Davis. Gainsville FL. Upton SJ. 3. WB Saunders Co. PP 601. Texas. 28.PATOLOGÍA DE REPTILES Fig. Upton SJ. En: Hoff GL. A comparative study on the biology of Cryptosporidium serpentis and Cryptosporidium parvum (Apicomplexa: Cryptosporidiidae). Philadelphia. Freed PS. 20. PP. Jackson OF (eds): Diseases of the reptilia. 1. Houston. Larsen R (eds): Proceedings First Annual Alligator Production Conference. Proceeding of the 7 th Avian Exotic Animal Medicine Symposium. 1992. Seminars in avian and exotic pet medicine 4 (4): 205-219. Miasis in two box turtles. Parasitology. JAVMA 199: 1067-1068. 4. J Small Exotic Anim Med 2: 141142. Cranfield MR. MacCoy DM.: Cryptosporidiosis. WB Saunders Co. 1993. 1982. Corwin RM. 8. 1981. Klingenberg RJ. Boever WJ. 6. PP: 182-195. En: Mader DR: Reptile medicine and surgery. En: Fowler ME (ed): Zoo an wildlife medicine (2ª ed). Vet Rec 111: 414. San Diego. 1989. Sawyer RT. J Parasitol 68: 509. 23. Vet Clin North Am (Small Anim Pract). Tilley M. 1994. Pp 219-245. Cryptosporidiosis in Reptiles. PP: 11-17. Jacobson ER. 27. En: Cooper JE. WB Saunders Co. PP. New Jersey. En: Mader DR: Reptile medicine and surgery. Sprent JFA: Ascaridoid nematodes. PP: 341-346. Bodri MS. Endoparasites. Lakeside. Neptune City. Campbell I. Cryptosporidium spp. 33. Vol. 11. Impactation due to oxyurid infection in a Fiji Island iguana. En: Cardeilhac P. 1994. 35-48. 30. 19. Boyce WM. Neptune City. En: Proceedings st Annual ARAV Meeting. En: Mader DR: Reptile medicine and surgery. En: Kirk RW (ed): Current veterinary therapy VIII: Small Animal Practice. BIBLIOGRAFíA 1. 1983. A veterinary guide to the parasites of reptiles. Lane TJ. 35. J Zoo Wildl Med 21(4): 463 . PP. Wilson SC. 16. Parasites of the American alligator. 1991. Vet Med Small Anim Clin 71: 183-184. 32. Schumacher J: Parasitology. Cryptosporidiosis. 5. 1984. Chicago. Vol. J Am Vet Med Assoc 185 (11): 1419. 26. En: Ackerman L: The biology. En: Proceedings 4th Annual ARAV Meeting. Cherry RH. 57-59. TFH Publishing Inc. Montali RJ et al. Illinois. Jacobson ER. 1995. Kane KK. PP 169-173. 1974.mississipiensis. 1989. Understanding reptile parasites. Effects of disinfectants on survival of Cryptosporidium oocysts. 1977. Harvey-Clarck CJ. Vet Pathol 14: 606-617. Greiner EC. PP: 359-363. Common parasitic diseases of reptiles and amphibians. PP: 689-702. 9. Mader DR. Lane TJ et al. Telford SR Jr. 13. 291-379. Sebekiosis in captive alligator hatchlings. Cranfield MR. Advanced Vivarium Systems. 1992. their importance to husbandry and suggestions toward their prevention and control. 23: 11791212. Carpenter JW. Snakes. En: Proceedings 4th Annual ARAV Meeting. husbandry and health care of reptiles. Cardeilhac P. Lane T. Ayer AL: Parasites of American alligators. Brownstein DG. Frye FL. Jacobson ER. Georgi ME. 29. Ialeggio DM. 1996. A. 24. PP. 1981. Placodbella multilineata (Hirudinea) from the American alligator in Florida. Graczyk TK. Godshalk CP. 1993. Implications of cryptosporidiosis in emerald tree boas (Corallus caninus). McAllister CT. 3. 1948. Gastric hipertrophy associated with cryptosporidiosis.

RAMIS2 1Centre de Recuperació d´Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC). MARTÍNEZ-SILVESTRE1 Y A. el estudio de las lesiones macroscópicas no justifica la no remisión de las muestras a un laboratorio de histología para su estudio microscópico. por lo que el protocolo de recogida de las muestras debe ir también dirigido a la de tección de agentes causales (cultivos microbiológicos. Por último.). se hace hincapié en el orden de extracción de cada una de las vísceras para su estudio macroscópico. s/n. En este capítulo se definen las directrices anatomopatológicas macroscópicas en reptiles. el estudio microscópico histológico no siempre es suficiente para establecer un diagnóstico. etc. Además. toxicología.PATOLOGÍA DE REPTILES A. virología. Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona L A relativamente alta mortalidad de los reptiles en la clínica diaria hace que los estudios post mor tem alcancen un alto valor diagnóstico. relacionándolas con las patologías que con mayor frecuencia darán lugar a dichas lesiones macroscópicas. Barcelona 2Unitat d´Atatomía Patológica. describiendo con detalle todos los pasos que han de seguirse para realizar la necropsia desde la recepción del cadá ver. Santa Clara. No obstante. dado que ninguna de las lesiones que se describen es patognomónica de algún proceso descrito por un agente causal. se describen pormenorizadamente las lesiones que más habitualmente se observan en los distintos órganos y aparatos. Asimismo. 08783 Masquefa. fúngicos. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES .

y esto llevaría a errores diagnósticos graves si no se remiten las m u e st ras para un posterior análisis microscópico. En nuestra práctica. El principal análisis previo es la citología por impronta visceral. muchas causas de muerte son imposibles de detectar tanto macroscópica como microscópicamente (muerte por hipotermia. maladaptación. y sin la información necesaria previa a la necropsia es prácticamente imposible conocer el origen de muerte. Por ello. timo o tiroides. o la herpesvirosis sistémica en quelonios) no tienen ninguna repercusión en el aspecto macroscópico de las vísceras. La utilidad del estudio de cadáveres es elevada por cuanto nos proporciona información sobre cuadros patológicos. etc. Estos especímenes tienen alterados la textura. su estudio microscópico es poco definitorio debido al alto grado de lisis celular por congelación. puesto que pueden descuidarse otras si cabe más importantes. No se recomienda la realización de estudios post mortem en animales congelados. comportamental.). la adenovirosis en boidos. pautas preventivas a aplicar en los animales vivos o accesos quirúrgicos e intervenciones que pueden realizarse en cadáveres antes de practicarlas en un paciente vivo. fúngicos. por ello. Como consecuencia. Contrariamente. En estas especies aún poco conocidas. MÉTODO Y PREPARACIÓN L mortalidad de reptiles en la clínica diaria es muy elevada. etc. Debe considerarse que la fijación del tejido en formol no ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . Por otro lado. estrés. Los estudios anatomopatológicos de reptiles son de reciente instauración1 y. debemos considerar que aún no se conocen con gran certeza cuáles son los aspectos típicos de ciertas enfermedades comunes. No debe buscarse directamente una lesión diagnosticada in vivo. Para el estudio histopatológico deberán incluirse las muestras recogidas en formol al 10%. Mediante técnicas citológicas puede hacerse una primera valoración que servirá para orientar al patólogo a la hora de interpretar las lesiones microscópicas 3.). se pretende enfocar la mayoría de cuadros lesionales a fin de orientar al clínico en el diagnóstico macroscópico de lesiones viscerales. existen muchas posibilidades de realizar estudios post mortem en estas especies. La necropsia debe ser sistemática. médula ósea. ordenada y completa. toxicología. Es por ello imprescindible una correcta A Aunque el presente trabajo define las directrices anatomopatológicas macroscópicas en reptiles. Además. además de remitir las muestras para el análisis mediante microscopia debe tenerse en cuenta todo un protocolo de recogida dirigido a la detección de agentes causales (cultivos microbiológicos. Ninguna de las lesiones que se comentan más adelante es patognomónica de algún proceso descrito por un agente causal. En la práctica con especies exóticas es demasiado frecuente descuidar la visualización o remisión al laboratorio de órganos como el pene. en verano esta cifra debe ser reducida a seis horas. En el presente artículo. no debe separarse ello de la remisión a un laboratorio de histología para su estudio microscópico. encéfalo. virología. Deberán recogerse todos los tejidos posibles para enviar a su análisis posterior.PATOLOGÍA DE REPTILES INTRODUCCIÓN anamnesis y un completo historial del paciente que se va a necropsiar2. además. bazo. Siempre pueden hacerse análisis previos a la remisión de tejidos al laboratorio. debe considerarse que muchas de las enfermedades que se observan en reptiles (por ejemplo. coloración y aspecto macroscópico de la mayoría de sus vísceras y. Si bien toda necropsia debe ser realizada antes de las primeras 24 horas de la muerte del animal. deben explorarse todas las vísceras. la realización de este tipo de estudios tiene un valor científico muy elevado y cualquier error en el muestreo puede inutilizar el valor diagnóstico de la necropsia realizada. la realización de estudios post mortem en reptiles muertos durante el mes de agosto ha mostrado autolisis celular en los tejidos de animales necropsiados posteriormente a las seis horas de la muerte.

se inicia realizando una incisión longitudinal ventral siguiendo la línea alba. Muchos procesos patológicos dejan ya signos en la membrana celómica (gota. el orden de extracción de las vísceras para su estudio macroscópico es el siguiente: Corazón Tras inspeccionar y abrir el pericardio. tienen una posición dorsal. factores que pueden dificultar un estudio posterior4 . Están firmemente adheridos a la pared costal. En saurios y crocodilianos. Antes de extraerse. Digestivo Separando el esófago desde su inicio en la cavidad bucal. En quelonios. La manutención de reptiles en terrarios favorece que.PATOLOGÍA DE REPTILES es inmediata. se separa estómago del resto y se abre longitudinalmente el intestino para observar todo su contenido. En ofidios. al hacer la necropsia con el animal en decúbito supino.). se realizan incisiones transversales a ésta siguiendo la parte ventral de las extremidades. nos los encontraremos después de haber retirado completamente todas las vísceras. por lo que. Retirando la membrana se accede a la cavidad celómica. Respiratorio Se extraen los pulmones con cuidado. es posible extraer el tiroides y/o el timo. debe analizarse esta membrana antes de proceder a cortarla. debe separarse el plastrón del resto del caparazón a partir de dos cortes (mediante sierra para tejido óseo) realizados en la zona de unión más estrecha de plastrón y espaldar. Hígado En la mayoría de reptiles está formado por dos grandes lóbulos. debe separarse el corazón. REALIZACIÓN DE NECROPSIAS La realización de necropsias en reptiles debe seguir una serie de pasos estandarizados. etc. la densidad específica o la población celular mediante la observa- ción con técnicas rutinarias de citología. es suficiente con la incisión longitudinal ventral. Posteriormente. Además. se debe retirar la pared costal mediante un costótomo antes de proceder a inspeccionar vísceras internas. Llegados a este punto. se retira la piel o el plastrón y se localiza de inmediato la membrana celómica. debe presionarse ligeramente la vesícula biliar para comprobar que existe un correcto vaciado. En la mayoría de especies. Junto con el corazón. la vesícula biliar es extrahepática.). así como el estado de la mucosa. Posteriormente. El grado de penetración del formol en los tejidos es de aproximadamente 1 mm por hora4. En iguánidos y otros saurios. En tortugas. saurios ápodos. formando un conjunto con el esplenopáncreas. donde puede recogerse líquido celómico y cuantificar el contenido en proteínas. En los reptiles ápodos (ofidios. se extrae todo el aparato digestivo cortando las membranas mesentéricas de sostén hasta la región cloacal. Reproductor Se extraen las gónadas y se sigue el trayecto natural de las mismas hasta la cloaca (conducto epididimario u oviduc- ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . Todo ello puede hacer que durante el estudio histológico se observen tejidos autolíticos de animales cuya necropsia se realizó inmediatamente después de la muerte. al igual que en el resto de animales3. en el momento de la muerte. celomitis. los tejidos con alto contenido en grasa requieren mayor tiempo de fijación. Una vez realizadas estas incisiones iniciales. el lóbulo derecho tiene una prolongación caudal que progresa hasta situarse prácticamente en el polo craneal del riñón derecho. la elevada temperatura ambiental active de inmediato el crecimiento bacteriano y la descomposición enzimática de los tejidos. incluyendo el seno venoso posterior y los principales troncos arteriovenosos. etc. En saurios.

En la realización de la necropsia se observa: — Atrofia serosa. Posteriormente se extraen. Se observa también variación en la coloración y densidad del líquido celómico. la mayoría de las ascitis descritas y observadas en reptiles se han vinculado a malfunción renal (insuficiencia renal. Escherichia o Salmonella1. En ocasiones. Muchas de las neoplasias descritas en cavidad celómica son metástasis de otros tumores viscerales. — Ascitis. Se aíslan de este tipo de lesiones los géneros Pseudomonas. rugoso y coloración blanquecina a rojiza. Se aprecian los cuerpos grasos sin contenido lipídico y. puede detectarse una inflamación acompañante. friabilidad y dureza de los riñones. corresponde a una diseminación de una celomitis o proceso séptico. Las tortugas de tierra e iguanas están especialmente predispuestas a sufrir una excesiva concentración de la orina en periodos de deshidratación o de enfermedad renal. Es una inflamación del tejido graso. Observada como consecuencia de un fallo renal en la eliminación de líquidos. textura. — Celomitis/peritonitis. levantar el suelo de la cintura pélvica. 1) Los acúmulos de uratos en vejiga urinaria son comunes y normales en la mayoría de especies terrestres que poseen vejiga urinaria. se aprecia una diseminación del mismo que invade estructuras viscerales próximas. El color del tejido graso celómico se torna oscuro y se observan abundantes vasos sanguíneos concentrados en los consumidos depósitos grasos. La nomenclatura de estos crecimientos anómalos en reptiles responde a los mismos criterios que en pequeños animales 9. — Esteatitis. Proteus. y en las hembras de algunas especies (por ejemplo. abdomen distendido. En la mayoría de ocasiones. El crecimiento de estas neoplasias puede ser muy acelerado. tamaño. glomerulonefritis. se observan cálculos en veji- ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA Cavidad celómica La presencia de alteraciones en la cavidad celómica se manifiesta generalmente con incremento del volumen celómico. en ocasiones. coloración. vado esteatitis en animales intervenidos por una celotomía que han sufrido infección postquirúrgica . Sistema urinario Urolitiasis (fig. aparte del crecimiento principal. Suele cursar con acúmulo de material purulento en la cavidad celómica. Si bien el diagnóstico diferencial incluye otros orígenes como cardiopatías o hepatopatías. Es una inflamación de la serosa celómica. como en las familias Iguanidae o Lacerti dae.7. Se debe controlar la presencia de proteínas elevadas. como miocardio o hígado.PATOLOGÍA DE REPTILES to). en la familia Testudinidae) una estructura clitoriana bien desarrollada. Se trata de una importante depleción del tejido graso debido mayoritariamente a consumo y ausencia de reposición 1. — Neoformaciones: pueden localizarse crecimientos anómalos en la cavidad celómica. etc. como tumoraciones de aspecto heterogéneo. En los machos se explora el pene/hemipenes. generalmente secundaria a una infección5.)1. Las lesiones ocasionadas son acúmulos purulentos unidos a las serosas viscerales y en suspensión en el líquido celómico. para lo cual es necesario en muchas especies. así como esteatitis infecciosa unida a necrosis del tejido graso6. Aeromonas. llegando a deformar el cuerpo del animal8. Urinario Se analiza la posición. Se ha obser- ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . dolor a la palpación e inquietud. Una muestra para observación citológica y una tinción de Gram serán determinantes del diagnóstico. Bajo estas condiciones.

El riñón aparece rosáceo. Se observa un agregado consolidado de material urinario que toma forma de piedra. como oxalato (ver capítulo 3: Enfermedades nutricionales y metabólicas). El crecimiento del cálculo es concéntrico y. 1. se debe siempre monitorizar la función renal y descartar un proceso de gota visceral. convirtiéndose en núcleos de precipitación que formarán un futuro cálculo7. Se aprecia su composición en láminas concéntricas y su cara externa más frágil que el núcleo interno. También se han encontrado casos debidos a ingestión de cuerpos extraños que. con una coloración más pálida de lo normal. parásitos. enfermedad. La pared de la vejiga urinaria no suele estar lesionada. hipotérmicos o estresados. 2) La inflamación del riñón es un hallazgo inespecífico. rodeado de arenilla. 2. descrito unido a bacterias. y sólo en algunas ocasiones se han descrito otras composiciones. Si la necropsia se realiza tras meses después del inicio de la Fig. se observa una marcada nefromegalia (ver después). La presencia de agregados se ha descrito asimismo en crías de menos de dos años ligada a una alimentación excesiva en proteínas y a un incorrecto manejo10. en la necropsia. enfermedades metabólicas e incluso neoplasias1.— Aspecto rosáceo y con punteado blanco-amarillento de los riñones en un Chamaeleo callyptractus. ascienden y se alojan en vejiga urinaria. Nefritis (fig. para poder así clasificar la inflamación. Esta imagen indica que sufren un proceso inflamatorio. aunque la posibilidad de que exista inflamación es elevada y sólo mediante observación microscópica puede descartarse una urocistitis. En el parénquima renal puede observarse un punteado amarillento generalizado (generalmente de etiología Fig. a nivel del urodeo. Únicamente la histología permitirá diferenciar qué tipo celular es el implicado. siempre veremos un centro duro. El contenido mayoritario en los cálculos de reptiles es ácido úrico. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . El tamaño incrementa de un modo variable en función de la cronicidad del proceso.— Cálculo urinario extraído de una iguana común (Igua na iguana).7. rodeado de una periferia granulosa y desmenuzable. Ante este cuadro. Un correcto diagnóstico histopatológico servirá para descartar todas estas causas.PATOLOGÍA DE REPTILES ga urinaria comúnmente en especímenes del género Testudo o Geochelone deshidratados.

13. En reptiles. Además. La mayoría de lesiones renales provocan insuficiencia renal. Aparato digestivo Estomatitis Se observan distintos cuadros en función de la gravedad y del tiempo que ha transcurrido desde el inicio de la enfer- ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES .11. en sangre. nefritis. con lo que éste precipita al nivel de la cápsula de Bowman y forma tofos e inflamación panglomerular asociada1. lesiones inflamatorias e incremento del volumen renal1. para ver el riñón debe cortarse la arcada pélvica para poder acceder al espacio extracelómico donde se aloja esta víscera. Problemas como la gota renal. Un riñón mucho más grande de lo normal puede verse cuando éste sobresale de su alojamiento normal en la pared dorsal de la arcada pélvica o en el techo ventral del área sacra.— Aspecto hiperplásico y congestivo de un riñón en una tortuga africana (Geochelone pardalis). Además. pueden encontrase punteados dispersos amarillentos o blanquecinos. las neoplasias recientemente descritas a nivel renal aconsejan la remisión de cualquier riñón anómalo para un estudio microscópico12. o el padecimiento de una hipovitaminosis A son factores predisponentes a una malfunción renal y a la consecuente aparición de gota15. Gota renal Los acúmulos de ácido úrico en los glomérulos enfermos deben describirse como gota renal y no como gota visceral.10. 4). membrana celómica o pulmones11. tienen orígenes distintos. arterias y venas principales. y el proceso inflamatorio acompañante predispone a una variación en el grado de solubilidad del ácido úrico Fig. 3) En la mayoría de los reptiles. sino también a neoformaciones tisulares. en ocasiones crepitante al corte (fig. Si bien este último caso es excepcional. El animal tenía además retención de heces y orina por compresión de la cloaca a su paso entre los riñones. punteado blanquecino (relacionado con gota o hipercalcemia) y trayectos blanquecinos (asociados a lesiones parasitarias). etc. músculo. 3. adjudicándose sólo en algunos casos de esta enfermedad un posible factor congénito14. insuficiencia renal crónica. cualquier malfunción del riñón provoca una anomalía en la filtración glomerular. El origen de la malfunción renal puede deberse a una dieta desequilibrada.8. como el corazón. La gota renal se ha asociado también a casos de hipoplasia renal. Este cuadro se observa macroscópicamente como un punteado blanquecino difuso por el parénquima renal. pero cursan con lesiones macroscópicas parecidas 10. de modo que una dieta excesiva o carente en calcio. deben verse también tofos en otros focos de depósito visceral típicos de reptiles. Nefromegalia (fig. Para diagnosticar una gota visceral. osteodistrofia renal. exceptuando los quelonios y ofidios. el crecimiento anómalo del volumen renal puede no sólo deberse a una malfunción de origen metabólico o infeccioso.PATOLOGÍA DE REPTILES bacteriana).

Se observan placas purulentas al nivel de las comisuras bucales. malestar pero sin pérdida del apetito). Estas placas purulentas llegan a desarrollarse mucho y casi a obliterar la luz esofágica (fig. entre otras bacterias)18. Se observa un punteado blanco difuso por todo el parénquima.— Exposición de un riñón con un corte sagital del mismo. presencia de pus. dependiendo del tiempo que lleve instaurada la enfermedad. siguiendo tres presentaciones: leve (petequias en encías. moderada (hemorragias gingivales. anorexia) y severa (esofagitis. riesgo de neumonía por aspiración de este pus vía traqueal). principalmente. este hallazgo debe sugerir un diagnóstico de estomatitis vírica. 5. Gastritis El cuadro clínico de gastritis cursa con producción de fibrina en mayor o menor grado. en quelonios se han descrito causas virales. citología e incluso biopsia para histología antes de aplicar un tratamiento certero.PATOLOGÍA DE REPTILES medad hasta la muerte del animal. La estomatitis en serpientes representa un cuadro muy común. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . Se observa una hiperemia en la mucosa esofágica. la esofagitis va estrechamente asociada a estomatitis. es preciso recurrir a la toma de muestras para microbiología. Normalmente está asociada a gastritis y/o estomatitis. Al corte. En estos casos de estomatitis-gingivitis. en los glomérulos. por clamidias o mycoplasmas. Una impronta citológica permitirá ver abundantes cristales de ácido úrico y la histología revelará la presencia de tofos úricos.17. pérdida generalizada de dientes. En ofidios. acompañadas de estomatitis.18. 5). 4. Casi siempre la mucosa gástrica está engrosada y endu- Fig. podía notarse una ligera crepitación.— Aspecto de las placas purulentas en encía y paladar de una tortuga gigante de las Islas Galápagos (Geo chelone nigra). gingivitis y en muchas ocasiones traqueítis o laringitis. Fig. Si bien en ofidios la causa más común es bacteriana7. siendo el hallazgo de herpesvirus común en tortugas de tierra de muy diversas especies1. Esofagitis La inflamación del esófago rara vez se presenta aisladamente. material purulento abundante.16. Tanto las estomatitis bacterianas como las víricas tienen el mismo cuadro macroscópico. aunque existen otras causas descritas (fúngica. pérdida de dientes. En tortugas.

La gastritis puede ir acompañada o no de enteritis. protozoos como Criptospori dium. se aísla Cryptospori dium de animales afectados en colecciones zoológicas1. La enfermedad causa una gran mortalidad y el tratamiento aún no se ha establecido con seguridad. como Serpinema. la gravedad del proceso. En ocasiones son hemorrágicas. como enteritis o intususpección duodenal. Sólo en ocasiones se han observado ulceraciones perforantes. Úlcera gástrica Las ulceraciones en el estómago corresponden generalmente a la ingestión de productos absolutamente inadecuados (aspirinas. etc. En ofidios. En procesos sépticos entéricos que se diseminan. y de estas lesiones se aísla Salmonella en muchas ocasiones19. En las enteritis de quelonios e iguanas es muy importante realizar el aislamiento microbiológico. puede ser origen de infecciones secundarias7.. En todos estos casos se obser va una o varias ulceraciones al nivel de la mucosa gástrica.. este proceso no necesariamente ha de estar relacionado con un proceso infeccioso secundario. En cualquier caso. El animal tenía abundante sangre digerida en intestino y palidez visceral. En ocasiones. El animal afectado deja de comer debido a la existencia de inflamación severa de la mucosa intestinal.21. Hepatitis granulomatosa La presencia de granulomas en el hígado es común en cualquier proceso séptico sistémico y también en enferme- Fig. fármacos diversos. recida. que sigue distintas evoluciones dependiendo del agente causal. La presencia de parásitos anclados a la mucosa gástrica. bebidas alcohólicas. la úlcera gástrica se observa simultáneamente a otras patologías intestinales. Las gastritis se atribuyen generalmente a un problema bacteriano. Se aprecian tres úlceras en la mucosa fúndica. Aunque frecuente.9. provocando un cuadro de gastritis necróticodifteroide. hongos. Estos casos suelen producir melena y hematoquecia y son de difícil curación. 6). A veces.PATOLOGÍA DE REPTILES en geckos y otros saurios20. En algunos casos. así como enteritis necróticas asociadas a la presencia de Sal monella. 6. debe abrirse todo el trayecto intestinal para delimitar adecuadamente el cuadro lesional. Se han visto enteritis fibrinosas. neoplasias o cuerpos extraños1.). siendo la melena abundante un síntoma previo a la muerte. Enteritis Se trata de una causa relativamente común de mortalidad en reptiles. las úlceras perforantes y sangrantes se encuentran rodeadas de un tejido pardo-negruzco que se corresponde con una fase de necrosis de la mucosa (fig.7. Más raramente son consecuencia de agentes patógenos como parásitos estrongílidos. También se han descrito asociadas a lesiones inducidas por parásitos como Entamoeba invadens (ver capítulo 5: Enfermedades parasitarias). La criptosporidiosis representa una de las enfermedades más graves en colecciones zoológicas y se empiezan a detectar casos no sólo en serpientes sino también ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . suele observarse una esplenitis apostematosa.— Estómago de iguana común (Igua na iguana). para evitar contagios entre los animales y posibles zoonosis. la hemorragia producida provoca presencia de sangre en intestino y en heces.

enfermedad ósea metabólica. Intususpección Se han diagnosticado muy pocas in vivo y la mayoría son diagnósticos post mortem. incluyendo las infe c c i o n e s b a c te rianas. se produce una liberación de toxinas al torrente circulatorio. formando una hepatitis granulomatosa multifocal22 o bien estar dispersos por todo el parénquima hepático y ser de tamaño pequeño. Estos últimos suelen deberse a procesos sépticos que no sólo afectan al hígado. entre otras. dañando a la cubierta hepática y creando un cuadro de perihepatitis fibrinosa. éste puede pasar desapercibido o crear cuadros de enteritis. En nuestra experiencia. la causa de muerte puede estar relacionada con obesidad y malfunción hepática. la falta de ejercicio y la no hibernación. independientemente de la etiología. Existen casos de afección externa del hígado. se observan abultamientos endurecidos y amarillentos. trayectos parasitarios o infestaciones de larvas de nematodos23. son las causas de que se dé un proceso de metamorfosis grasa en los hepatocitos. toallas y zapatillas (grandes serpientes constrictoras) o corteza de substrato (varanos. piedras (crocodilianos. protruyendo de éste. que se observa mucho más pálido. así como distensión de la misma (colecistitis). para descartar etiologías bacterianas o víricas que producen cuadros poco aparentes. no estando relacionadas con la intensidad de las mismas. Al corte del hígado se ve inflamación en los canalículos biliares y.PATOLOGÍA DE REPTILES dades infecciosas que afecten únicamente a éste. Lipidosis hepática Se trata de un hallazgo muy común en la mayoría de necropsias de reptiles mantenidos en cautividad. iguanas) y un largo etcétera. el aspecto de las lesiones neoplásicas en el hígado no suele ser amarillento. césped artificial (iguanas y tortugas terrestres).. como la herpesvirosis17. El hígado suele tener una coloración normal. enlentecimiento térmico intestinal o enteritis infecciosas. Cuando el cuadro descrito se cronifica y hay necrosis. mientras que los primeros están más relacionados con infecciones por Mycobacterium7. Se ha visto asociada a ingestión de cuerpos extraños. tornillos y clavos (tortugas de tierra). sino con el proceso de diseminación (hemático o biliar) del agente causal. Puede variar desde una decoloración ligera hasta un hígado de aspecto totalmente amarillo. Las causas de estas colangitis pueden ser múltiples. gastritis. sin llegar producir granulomas). describiéndose como hepatitis granulomatosa miliar o diseminada. El empleo de una dieta demasiado rica en nutrientes. Pueden ser de gran tamaño y únicos. tamaño y forma del cuerpo extraño. Ante este cuadro macroscópico. toxemia y muerte. y. como la septicemia por Pseu domonas. sino de color blanco o más pálido que el color normal hepático.. Pueden observarse afecciones de los conductos biliares en infecciones hepáticas. en ocasiones. Sólo en algunas ocasiones se han encontrado en el aparato digestivo de reptiles anzuelos. En ocasiones. que en ocasiones llega a gangrenarse. galápagos). plásticos (tortugas acuáticas). Dependiendo de la naturaleza. Cuerpos extraños El diagnóstico suele ser radiológico. por lo que se recomienda realizar un estudio laboratorial posterior. como impactaciones de oxiuros de difícil eliminación en saurios24. se aprecia un intenso engrosamiento de la pared de la vesícula biliar. El cuadro lesional es el mismo que en pequeños animales. En ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . El acúmulo de lípidos intrahepático provoca un decoloramiento del parénquima hepático. Los únicos signos son anorexia y dolor abdominal o posturas antiálgidas. Estos casos deben remitirse para su estudio microscópico. El proceso mecánico que lleva a una intususpección puede también estar relacionado con parásitos. las lesiones hepáticas no son tan claras (ligera palidez difusa. observándose un enrojecimiento de la mucosa intestinal invaginada.

si bien no es diagnóstico de Mycobacterium. Puesto que no existe una gran irrigación en sacos aéreos. y también pueden verse anclados a dicha mucosa. en ocasiones este examen debe complementarse con un aislamiento de los huevos mediante estudios coprológicos rutinarios. En Boidae.PATOLOGÍA DE REPTILES el resto de casos. viremias o traumatismos severos. Obsérvese la presencia de exudado purulento en los sacos más ventrales y en las áreas pulmonares caudales. Aerosaculitis Se observan acúmulos de material purulento en los sacos aéreos. deberá siempre realizarse un estudio citológico adecuado para descartar este agente como sospecha primaria. (Para su catalogación. Las hemorragias en vías pulmonares sólo se observan en casos de intensa bacteriemia. Debe prestarse Fig. Cabe destacar la presencia de pus en los alveolos y el aspecto congestivo de todo el pulmón. 7. 8. La presencia de parásitos en el aparato digestivo es generalmente un hallazgo ocasional de la necropsia y sólo en raras ocasiones está vinculado a la muerte del reptil Los parásitos que lesionan la mucosa digestiva dejan pequeñas ulceraciones. Fig. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . especial atención en ofidios y camaleónidos (fig. que.— Aspecto de un pulmón en pitón india (Python molu rus).— Pulmones de un camaleón (Chamaeleo senegalensis) con sus característicos sacos aéreos digitiformes. el pus puede quedar acantonado y tener un difícil tratamiento mediante fármacos que lleguen al foco de infección vía hematógena. Aun así. la principal afección pulmonar corresponde a una neumonía hemorrágica intersticial.) Aparato respiratorio Bronconeumonía catarral purulenta Generalmente. Parasitosis Las lesiones en el aparato digestivo causadas por parásitos son macroscópicamente inespecíficas y deben contrastarse con un detallado examen histológico para conocer el tipo de parásito. se detecta una neumonía granulomatosa. ver capítulo 5: Enfermedades parasitarias. consecuente con una infección por paramixovirus (fig. 8). en ocasiones hemorrágicas. 7). la lipidosis es un hallazgo generalmente irrelevante.

En ocasiones. sólo se observan áreas enrojecidas en las coanas. sino también del hueso y provocando fracturas espontáneas u osteomielitis. tanto cautivas como de vida libre. Penicillium). La musculatura se observa pálida y el tacto de todo el esqueleto es muy blando. sino que compromete la vida del animal al extenderse el proceso séptico. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . provocando una osteomielitis que no sólo deforma de modo irreparable el caparazón. puede encontrarse de tres a diez veces incrementada de tamaño. en lugar del enrojecimiento propio de cualquier inflamación. Sistema nervioso Encefalitis En muy pocas ocasiones se analiza el encéfalo en una necropsia. se pueden encontrar fecalomas por enlentecimiento del tránsito intestinal (ver capítulo 3: Enfermedades nutricionales y metabólicas). La glándula paratiroides. Se han visto encefalitis asociadas a septicemias bacterianas. afectando a piamadre y aracnoides. Este problema es especialmente común en to rt u gas de agua dulce. pueden observarse abscesos tanto internos como entre la masa encefálica y el hueso craneal. El aspecto macroscópico es de enrojecimiento general. clamidias y rinitis bacterianas secundarias a procesos alérgicos o de immunosupresión18. según la cronicidad de los mismos. Sistema músculo-esquelético Miositis La inflamación de la musculatura estriada responde a procesos sépticos locales y también sistémicos. Se observan abscesos de variado tamaño. En ocasiones. escoriación cambio de color y fragilidad del h u e s o 2 5. con lo que se hace claramente visible. en ocasiones afectando también a la mucosa oral o a los ojos. Éste presenta una marcada osteoporosis y también se observa induración muscular. puesto que se han descrito rinitis por herpesvirus. Desde el punto de vista macroscópico. Sea por el pequeño tamaño del animal o por la dificultad para extraerlo del cráneo. Enfermedad ósea metabólica (EOM) Las lesiones anatomopatológicas se observan a nivel de las corticales óseas y de todo el tejido muscular alrededor del hueso. de un modo incompleto. provocando caída de escamas. Rinitis La inflamación de la mucosa nasal es un proceso relativamente frecuente en tortugas de tierra de varias especies. Sólo mediante un detallado análisis histológico puede confirmarse la etiología del proceso. Se han aislado tanto agentes bacterianos (Proteus. En animales afectados de rinitis crónica. por tanto. etc. la mayoría de necropsias se practican. En ocasiones. se puede diseminar el proceso séptico. creando no sólo destrucción del músculo. micoplasmas. comprometiendo la vida del animal. normalmente imperceptible. son hallazgos casuales de necropsia. Se observa una dermatitis bullosa necrotizante que provoca necrosis del tejido óseo y del dérmico adyacente. Suelen ser diseminaciones de infecciones localizadas en tejido subcutáneo o glándulas cutáneas (por ejemplo. mordiscos. Pueden llegar a invadir tejidos circundantes.PATOLOGÍA DE REPTILES Desde los sacos aéreos. Bramhamella) como fúngicos (Aspergillus. tanto europeas como americanas. las dermatitis infecciosas pueden acabar afectando a la base ósea del caparazón. Tegumento Dermatitis En las to rt u gas. glándulas femorales de las iguanas) a causa de heridas. el proceso de consumo de reservas y el estado de anemia grave provocan un aspecto pálido de la mucosa nasal. observándose asimismo estomatitis y queratoconjuntivitis.

) Se han descrito algunos papilomas cloacales en tortugas de tierra7 y papilomas en el dorso de lagartos verdes (Lacerta bilineata (viridis)). vena cava. La observación microscópica de estas estructuras debe complementarse con un examen concienzudo del riñón11. comprometiendo la vida del animal27. la micosis se puede volver sistémica.. granulado y con aspecto de “constelación” dispersa en aurículas. La diseminación hemolin- Fig.— Aspecto de el corazón en una tortuga mediterránea (Testudo hermanni). citología o histología para confirmar el diagnóstico presuntivo. pero no determinantes. sólo se dan micosis cuando existe un estado de immunosupresión previo o bien se han aplicado antibioterapias prolongadas.PATOLOGÍA DE REPTILES vecinas. se puede realizar cultivo. 9). acuáticas. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . En algunos casos se han visto cambios locales de coloración de las escamas e incluso gangrena de las áreas afectadas con posteriores amputaciones espontáneas26. músculo estriado o vasos linfáticos28. Otras estructuras menos frecuentes también se han descrito afectadas por gota. ventrículo. al reventar. contaminan estructuras Fig. Las lesiones cursan con pápulas que progresan a pústulas tras una invasión bacteriana de las mismas (fig. Papilomas La presencia de neoplasias de esta naturaleza se cita en muchas especies de tortugas (marinas. Micosis superficial La presencia de hongos en la piel es común en la mayoría de reptiles. Se forman bullas que se rompen y. como el paladar. Ante este cuadro. 10). La deformación y la distinta coloración de las escamas afectadas son sugestivas de micosis.. arteria aor ta y tron cos principales debe hacer sospechar en primer lugar de gota visceral (fig. 9. Se observa un punteado blanco disperso por todo el miocardio y venas principales. 10. En casos graves. seno venoso.— Alteración dérmica causada por crecimiento fúngico en una lagartija (Podarcis bocagei). Aparato circulatorio Gota visceral La obser vación de un depósito difuso blanquecino. Sin embargo. Imagen altamente sugestiva de gota visceral.

Miocarditis granulomatosa Es un hallazgo relativamente frecuente en reptiles que tienen signos evidentes de septicemia. han sido descritas en cocodrilos infectados por micoplasmas (Mycoplasma lacerti y Mycoplasma crocodili). L. Pseudomonas). Frye (Facultad de Veterinaria. 11). Hemopericardio Se ha constatado en muy pocos casos. provocando deformación e incluso crecimientos aparatosos y fácilmente visibles29. Universidad de Davis. haciéndose evidentes a través del pericardio.— Hemopericardio en el corazón de una tortuga de Florida (Tra chemys scripta elegans). se recomienda enviar el máximo número de muestras para su análisis microscópico. California). asociadas a artritis fibrinosa y a neumonía hemorrágica. AGRADECIMIENTOS Para la redacción del presente artículo han sido muy importantes los consejos y experiencias compartidas con el Dr. Las pericarditis. y en otros casos la deformación es externa. M. no crepitante y difuso. y normalmente va acompañada de miocarditis. Domingo (Departamento de Anatomía Patológica. Universidad Autónoma de Barcelona). El aspecto globoso se debía a la ruptura de la aurícula derecha y a la posterior extravasación de la sangre por el espacio pericárdico. aunque no es común. Se localizan abscesos de diámetro variable insertos en el interior del miocardio. En ocasiones. crepitantes y forman agregados. pinchazos e incluso manipulación por el veterinario (cardiopatía de captura) (fig. Dr. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria) y el Dr. Generalmente debido a septicemias por Gram negativos (Pseu domonas). Leucemia Son las neoplasias del aparato cardiocirculatorio más descritas en clínica de reptiles. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . Marco. Se observa un agregado amarillento. A. Pueden estar acompañados de pericarditis. los peculiares cuadros inflamatorios6 pueden llegar a provocar falsos diagnósticos tumorales. una vez que se ha instaurado el proceso. fática de los cristales es rápida. pero en estos casos sospechosos. Puede verse afectación hepática y de conductos linfáticos.PATOLOGÍA DE REPTILES Pericarditis Raras veces se presenta sola. F. Generalmente unido a situaciones de estrés agudo o sobreesfuerzo en reptiles con obesidad o en situaciones muy tranquilas que de improviso se tornan peligrosas (ataques. De estas lesiones se aíslan comúnmente microorganismos aerobios Gram negativos (con frecuencia. J. mientras que éstos son blanquecinos. Fig. En reptiles. ocupando gran parte del espacio pericárdico y casi siempre afectando el músculo cardiaco subyacente. Facultad de Veterinaria. Dr. Facultad de Veterinaria. Orós (Departamento de Anatomía Patológica. 11. No hay un aspecto macroscópico fiable. protruyen al interior del ventrículo. fibrinoide en el pericardio. Se diferencia de los depósitos de uratos (gota visceral pericárdica) por su color amarillento.

Lowenstine LJ.A. Systemic mycosis caused by Penicillium griseofulvum in a seychelles giant tortoise (Megalochelys gigantea).TFH Publications. 120: 89-95. Joy JE. Antiquaria. Wild.11: 1202-1204. 1999. Ed. New Jersey. Bolet. Schröder-Gravendyck AS. 27. Buenviaje GN. Euthanasia and necropsy. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales. Shalev M. Pseudacris crucifer crucifer (Anura. 8(1): 13-15. Neoplasia in snakes at the National Zoological Park. Mader DR. Buerget C. Koh SG. PP. Bentley JM. 28. 450 pp. Rodríguez F. 1988. 6. 13. 17.R. Journal of veterinary diagnostic Investigation 8: 398-399. 24. 1999. J. 1976. Ariel E. Clothier RH. Wild. 1998 23. Herpetopathologia. 2. Tortugas de España. Grass. 1998 3. Lymphangitis due to gout in Reptiles. Shell disease in river cooters (Pseudemys concinna) and yellow-bellied turtles (Tra ch e mys scripta) in a Georgia (USA) lake. Martínez Sil vestre A. 4. Gravendyck M. 1998 15. Dermatitis micótica en una población salvaje de Podarcis bocagei. Jacobson ER.183. Mader DR. Rodríguez JL. Intrahepatic larval nematode infection in the northern spring peeper. 18. Isaza R. 1997 16. Bergada J. 1991. Galán P. J. Coleonyx mitratus. Gota visceral en quelonios: descripción y caso clínico.. Zwart P. 14. Am. Tucker S.PATOLOGÍA DE REPTILES BIBLIOGRAFíA 1. Philadelphia. 23-27. Congreso Nacional de AVEPA. En: Mader DR (Ed): Reptile medicine and surgery. 11: 25-30. J. Vet. Herpetol. Walker EM. J. Hipoplasia renal y gota visceral en un ejemplar juvenil de falsa coral de Sinaloa (Lampropeltis triangulum sinaloae). 1996. 27(3): 521-525. 1-635. 1996. Reptile care. Gastritis causada por Salmonella arizonae en cinco serpientes sin afectación i n te stinal. Herpetopathologia. Comparative pathology of inflamation in the higher vertebrates (Reptiles. 1999. Rivero M. Caso clínico: Herpesvirosis en tortuga de desierto americana (Gopherus agasizii). Mohr FC. Rodríguez JR. Necropsy (postmortem examination). Garner MM. 19. Clin. 1997. Whasington. Martínez Silvestre A. Marschang RE. Poveda JB. Herpesvirus particles associated with oral and respiratory lesions in a California desert tortoise (Gopherus agasizii). Establishing the time of death in reptiles and amphibians. in west virginia. Corwin RM. Wild. 19(2): 99-106. 1997. 29. 1999. Martínez Silvestre A.Vet Record. 1996. 20. Pether J. 1996. WB Saunders Co. Bolon B. Gopherus agassizii. J Comp Path. Cardeilhac PT. Goldberg SR. Jacobson ER. 198. 1999. Nichols DK. 21. husbandry and health care of reptiles. 32(3): 521-526. 33(1): 78-87. New Jersey.. birds and mammals).. Dis. Ed. Pequeños Animales Revista Técnica Veterinaria. Majó N. Ramis A. Manual Clínico de Reptiles. Merchan Fornelino M. Pettan-Brewer KCB. Shotts EB. Kane KK. Dis. Frye FL. Wild. Dumonceaux GA. Upton SJ. 1999. Orós J. 9. Montali RJ. Asoc. Garner MM: Anterior coelomic rhabdomyosarcoma in a central american banded gacko. Smith AJ. Martínez Silvestre A. Biliary cryptosporidiosis in two corn snakes (Elaphe guttata). Herp. Pether J. 1997. Rev. Esp. 858-870. Homer BL. Esp. XXXIV: 234. February: 183-184. 32(2): 340-343. JAVMA 171: 872-875. Rev. 400 pp. Balls M. 7. PP. En: Ackerman L (Ed): The biology. Med. Boever WJ. in Desert tortoise. Aust. Dis. Neoplasia in reptiles and amphibians: Terminology and criteria. Ramis A. Larsen RE. 16: 36-46. Howerth EW. Drew ML. 12. Orós J. Renal adenocarcionoma in a reticulated python (Python reticulatus). Vet. 1996. Proceedings VI Annual Conference of the ARAV./Small Anim. 5. Holshuh HJ: A case of leukemia in the desert spiny lizard (Sceloporus magister). Ladds PW. 9(1): 23-25.. Fox JG. Crank AG. Murphy JC. Orós J. Ar gelés MA. 140: 374-375. Herrington R.V. Mosier DA. 1999. an atlas of diseases and treatments. J. Estudio postmortem de 110 casos. 22. 1: 4-6. TFH Publications. Concurrent gout and suspected hypovitaminosis A in crocodile hatchlings. Kaleta EF. ANATOMÍA PATOLÓGICA MACROSCÓPICA EN REPTILES . Ass. 8. Bull ARAV. Catao-Dias JL. 26. Vete ri n a ry Record. hylidae).1: 123-124. Comp. 1. Esp.. 1977. Vol. DC (1978-1997). J. Vet. Herp. 139: 295-2968. Med. 1989 10. Berschauer RL. Mycotic Enteritis in a Chameleon and a Brief Review of phycomyoses of animals. Ed. 99(1): 1-26. Proceedings of the A. Fernández A. Steatitis and fat necrosis in captive alligators. 1989. Nettles VF. Dis. Hepatic abcess due to Corynebacterium sp. 1991 2. J. PP. 11. Fernández A. Martínez Silvestre A. 10: 3540. Ramírez AS. Majó N. Impaction due to Oxyurid infection in a Fiji island iguana (a case report). Oberst RD. 75(4): 247-248. 1998. 1983. Path. Martínez Silvestre A. 12: 49-55. 25. Cimon KY. Brote de mortalidad infantil en tortuga mediterránea: Testudo hermanni hermanni. 1994. Frye F. Ramsay E.