P. 1
¿Existe una realidad no virtual?

¿Existe una realidad no virtual?

5.0

|Views: 72|Likes:
Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real?
Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real?

More info:

Published by: Eurídice Cabañes Martínez on Apr 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2015

pdf

text

original

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real?

2008

¿Existe una realidad no virtual?
Eurídice Cabañes Martínez http://euridicecabanes.es.tl 1. Introducción De los últimos años a esta parte se habla mucho de realidad virtual, y, con nuestra propensión cultural a hacer dicotomías, ésta se suele presentar como contraria u opuesta a la realidad “real”. Cierto es que el término “realidad virtual” es bastante reciente y está vinculado a entornos simulados por computador, pero ¿podemos hablar de una realidad no virtual? En primer lugar, el acceso que se supone “directo” al mundo “real” se da a través de la interfaz de los sentidos, por lo tanto, cada especie, ya sea ésta natural o artificial, posee su propia realidad virtual. Incluso, dentro de la especie humana, pueden darse diferentes realidades, dado que “el mundo cambia a medida que lo hacen nuestras interfaces” 1 Y en segundo lugar, el hombre, tal como lo definía Nietzsche en Más allá del bien y del

mal, como “animal no fijado” es pura virtualidad, un ser fruto de su cultura en el que nada
esencial se oculta tras sus máscaras. Por todo ello, concluiremos que si existe una realidad, siempre será virtual, al menos en el momento de acceder a ella. 2. Realidad Virtual Lo primero que debemos tener claro antes de empezar con el desarrollo del presente artículo es qué definición de realidad virtual vamos a tomar como base para nuestras reflexiones. Esto, no es una tarea nada fácil, dado que existen innumerables definiciones de realidad virtual y éstas pueden llegar a ser muy diferentes entre si. Podemos ver, por ejemplo, el modo tan sencillo en que la definen Aukstalkanis y Blatner: “la realidad virtual es una forma humana de visualizar, manipular e interactuar con ordenadores y datos

1

Weibel, Peter, “El mundo como interfaz”, Elementos, 40, 2000, pp 23-33 (p26).

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

complejos”2, o los problemas que parece causarle a Claude Cadoz que, tras grandes dudas a cerca de la propia terminología, deshecha la denominación de Realidad Virtual, sustituyéndola por la de “representaciones integrales"3 Podemos encontrar también un gran número de definiciones de realidad virtual que fijan su atención en el interfaz. Interfaz que puede ser de distintos tipos y que, por tanto, generará diferentes definiciones. Veamos algunas de ellas: Por un lado tenemos los llamados sistemas ventanas, que han sido definidos como sistemas de realidad virtual sin inmersión. (lo cual es cuestionable, como veremos más adelante al tratar la inmersión) Todos los que estamos aquí hemos tenido alguna experiencia de realidad virtual de este tipo, la mayoría de nosotros la tenemos a diario. No necesariamente jugando a videojuegos (que seguramente es lo primero que se nos viene a la mente), sino, por ejemplo, sin ir más lejos, cada vez que escribimos un artículo con el ordenador o leemos uno, nos encontramos escribiendo o leyendo en una hoja virtual (aunque para nosotros tiene seguramente el mismo nivel de realidad que si lo hiciésemos en una hoja “real”). En segundo lugar encontramos los sistemas de mapeo por video, consistentes en la incorporación a la pantalla de imágenes que son grabadas con cámaras de video a tiempo real, del usuario o usuarios, que pueden, de este modo, interactuar con imágenes generadas por ordenador, o con otros usuarios.. El usuario puede, a través de este enfoque, simular su participación en aventuras, deportes u otras formas de interacción física. Por poner un ejemplo que nos pueda ser cercano, la videoconsola Wii incorpora este tipo de interfaz. Por otro lado podemos encontramos los sistemas llamados inmersivos, equipados con un casco o máscara que contiene recursos visuales, en forma de dos pantallas miniaturas coordinadas para producir visión estereoscópica y recursos acústicos de efectos tridimensionales. Similar al casco citado, pero sin aislar al sujeto del entorno físico real, tenemos los sistemas de realidad mixta o aumentada, que superponen imágenes sintéticas
Akstalkanis, S. y Blatner, D. (1993) : El espejismo de silicio. Arte y ciencia de la realidad virtual , Página Uno Edit., Barcelona, 282 págs. (Tít.orig.: Silicon Mirage. The art of Science of Virtual Reality, Peachpit Press, Berkeley, 1992). 3 Cadoz, C. (1994): “Le geste, canal de communication homme/machine. La communication instrumentale” en Technique et science informatique, vol nº13, nº1, París, pp.31/61. 2

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

al entorno físico real. (esto es posible incluso sin casco, gracias a las lentillas creadas en la Universidad de Washington que permiten ver imágenes superpuestas a la realidad mediante un michrochip electrónico que incorporan). Este sistema, al que se conoce como realidad aumentada, se puede considerar un híbrido entre la experiencia material y la simulación digital. Otra forma de estos sistemas inmersivos se basa en el uso de múltiples pantallas de proyección de gran tamaño dispuestas octogonalmente entre sí para crear un ambiente tridimensional o caverna en la cual se ubica al usuario que asumirá la tarea de navegación. Estas son los principales tipos de Realidad Virtual partiendo del Interfaz. Me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que algunos tipos son denominados no inmersivas y otros inmersivos, considero que hacer esta distinción es absurdo, en tanto que en todos y cada uno de estos sistemas, el factor más importante es la inmersión. Para estar inmerso en un mundo virtual no son necesarias imágenes proyectadas en las paredes o en un casco, de modo que nos rodeen por completo, la inmersión es un fenómeno más psicológico que físico, consistente en un olvidar el entorno físico real que te rodea hasta acabar por “creer”, como real, el entorno virtual. Esto equivaldría a dar un salto de nuestra vida cotidiana al mundo virtual, mediante una pérdida de autoconciencia que nos lleva a una experiencia más intensa, dado que entramos de lleno en ella: constituye un salto a otro espacio que nos lleva a habitar la ficción. Hemos de llamar la atención sobre el hecho de que no sólo los entornos simulados por ordenador pueden producir este fenómeno, sino que podemos sentirnos inmersos en un libro, una película, nuestros propios pensamientos, etc. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con que estamos pensando en algo muy intensamente, alguien nos habla entonces sentimos que nos “saca” de nuestros pensamientos, por que estábamos inmersos en ellos? Hemos visto dos elementos clave cuando hablamos de realidad virtual: El concepto de interfaz y el de inmersión. Pero seguramente lo que más caracteriza a la realidad virtual, al menos desde nuestra natural propensión a hacer dicotomías, es su oposición a la realidad. Esto es muy problemático, no sólo por el reduccionismo que supone definir la realidad virtual en términos de oposición a la realidad, sino porque es muy cuestionable que exista una realidad no virtual, al menos, desde el momento en que accedemos a ella.

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

Como hemos podido observar, las definiciones de realidad virtual son muchas y muy variadas, y dependiendo de cual adoptemos, variarán considerablemente las conclusiones a las que podamos llegar. Entre todas estas definiciones, nos gustaría destacar la caracterización que hacen Pimentel y Texeira 45, señalando que ésta es “un nuevo camino para explorar la realidad. Una extensión de los sentidos mediante la cual podemos aprender, o hacer algo con la realidad que no podíamos hacer antes. Una técnica que permite también percibir ideas abstractas y procesos para los cuales no existen modelos físicos o representaciones previas"6 Nos gusta especialmente esta definición por varios motivos: El primero es que no parece una definición que se establezca sobre bases dicotómicas de confrontación virtual/real, contraponiéndose, en parte, a las definiciones habituales que consideran que lo que define a un sistema de realidad virtual es su capacidad para estimular los sentidos a los que se dirige haciéndonos percibir algo que no está ahí físicamente. Estas definiciones consideran que un sistema de realidad virtual es un mundo carente de realidad física. Según la definición de la Wikipedia “una realidad ilusoria, pues se trata de una realidad perceptiva sin soporte objetivo (...) ya que existe solo dentro del ordenador”. En la definición de Pimentel y Texeira, decíamos, la realidad virtual no se presenta como opuesta a la realidad, sino que encara la primera como un modo de acceder a la segunda. Es decir, por un lado tenemos la realidad (inaccesible de un modo puro e incontaminado), y por otro tenemos la realidad virtual, como modo de acceso, de decodificación, e interpretación de ésta. Por otro lado nos parece muy interesante el hecho de que no esté enfocada desde la perspectiva del un hardware, de un software, ajeno o externo al propio sujeto experimentador de realidad virtual.
Pimentel, K, y Texeira, K. (1992) Virtual Reality. Through the New Looking Glass Intel/McGraw-Hill New York.; 2ªEdic.1995, 43 5 Levis, D: ¿Qué es la realidad virtual? En http://www.diegolevis.com.ar/secciones/Articulos/Que_es_RV.pdf 6 Madhyastha T. M., Reed, D. A., Data Sonification: Do you See What I Hear?, IEEE Software, Vol 12(2), 85-90, 1995. 4

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

También debemos destacar, que precisamente por los anteriores motivos (y por estar enfocada desde la percepción sensorial y la formación de conceptos abstractos), es una definición poco restrictiva, que bien puede englobar otras realidades no necesariamente relacionados con sistemas de simulación por ordenador. Retomaremos de nuevo esta definición y estas consideraciones a la hora de justificar porqué consideramos cuestionable la posibilidad de habitar alguna realidad no virtual. 3. Los sentidos como interfaz Expresándonos en términos de realidad virtual (siguiendo la definición de Pimentel y Texeira), podemos decir que nuestros sentidos son nuestra interfaz con el mundo (con la realidad). Pero no existe una única interfaz, ni un único modo de establecer una relación con el mundo, puesto que nuestro sistema perceptivo, al ser diferente del del de otras especies del reino animal, sólo es una interfaz más de entre todas las existentes. Normalmente esto no es tenido en cuenta, dado que tendemos a pensar en la percepción en términos de nuestros propios sentidos (nuestra interfaz), olvidando que existen muchos más sistemas perceptivos. Podemos encontrar ejemplos que van desde el conocido sistema de radar del murciélago, que obtiene información emitiendo ultrasonidos, al de la serpiente de cascabel, que tiene una alta sensibilidad a niveles de frecuencia infrarrojos que responde a cambios en la temperatura del medio ambiente, pasando por el pez torpedo, que produce corrientes eléctricas y consta de un receptor neuronal en la piel altamente sensible a las muestras de campos eléctricos fuertes. Cada sistema perceptivo constituye una interfaz con el mundo, que capta unos datos y es incapaz de captar otros. En el caso de la percepción humana, la percepción del sonido sólo es posible entre los 20 y los 20.000 Hz, la percepción visual se limita a la ondas electromagnéticas situadas entre los rayos ultravioletas y los infrarrojos. Y qué decir de nuestra limitada capacidad olfativa con respecto a animales de otras especies. Obviamente nuestro sistema perceptivo es limitado, de modo que los límites de mi mundo constituyen

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

los límites de mi interfaz. Vemos por tanto que tenemos una realidad virtual diferente de otras especies animales debido a un sistema sensorial (interfaz) distinto. Pero eso no es todo, además, precisamente por nuestra condición de humanos, generamos diferentes realidades virtuales, en tanto que modificamos, ampliándolo, nuestro propio sistema sensorial. Lo que podemos percibir del mundo cambia a medida que aumenta la tecnología disponible. Veamos esto, la modificación de nuestros interfaces, es decir, la ampliación de nuestros sentidos mediante la tecnología, ha modificado considerablemente nuestra particular realidad virtual (nuestro modo de relacionarnos con la realidad). Sin ir más lejos, un invento tan sencillo como el telescopio amplió considerablemente los límites de la visión, poniendo a nuestro alcance visual cosas que antes no existían en nuestra realidad. Claro que desde que Galileo en 1609 lo usó para ver a la Luna también este interfaz se ha desarrollado hasta dar lugar a telescopios como el Telescopio espacial Hubble (un telescopio robótico externo a la atmósfera). También los equipos de visión nocturna, que mediante infrarrojos que se reflejan en una pantalla, nos muestran los objetos más calientes como los más luminosos, son un ejemplo de modificación de nuestros límites visuales. Actualmente los recursos tecnológicos disponibles, que constituyen nuestras nuevas interfaces, son enormes. No voy a detenerme en hacer un listado pormenorizado de todos estos recursos, me limitaré a llamar la atención sobre uno en concreto que me parece especialmente interesante: la sonificación. La sonificación consiste en el uso de sonido no hablado (nonspeech audio) para canalizar información o para tratarla 7 y es empleada en múltiples sectores que van, desde la
7 Persaud, Krishna Chandra (Cheadle, GB), Cronly-dillon, John Ronald (Bramhall, GB) 2005. Method and device for visualizing images through sound. United States University of Manchester Institute of Science and Technology (Manchester, GB) 6963656. Application Number: 09/700087. Publication Date:

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

representación de datos (bursátiles, meteorológicos...), a la visión para ciegos. Un ejemplo concreto de sonificación podemos verlo en the vOICe8, un sistema de visión para ciegos consistente en un programa que traduce las imágenes y las convierte en sonidos para que los ciegos puedan “ver con sus oídos” permitiendo que ciegos (incluso ciegos de nacimiento que nunca han visto) perciban imágenes en el cerebro 9 En palabras de Persaud, uno de los creadores de the vOICe: “Los ciegos familiarizados con la tecnología hablan de 'escuchar un cuadro o de oír un paisaje' ya que la computadora se encarga de traducir para ellos las ondas visuales en ondas de sonido. Un paisaje suena como una melodía, pero no una balada linda sino más bien como alguna canción moderna. Por varios años hemos intentado que los ciegos utilicen estas ondas sonoras para escuchar los obstáculos y evitarlos. (...) Es lo que ha ocurrido con el vOICe, las personas comienzan escuchando sonidos y terminan percibiendo imágenes" 10 He puesto este ejemplo por que me parece muy ilustrativo de cómo al cambiar mi interfaz cambio mi mundo. El mundo es una realidad completamente diferente para un ciego de nacimiento que empiece a utilizar The vOICe. De hecho, confirmando la teoría de que la percepción no es actividad incontaminada de interpretación (que desarrollaremos en el siguiente punto del presente artículo), la persona ciega que empieza a utilizar este sistema, debe pasar un periodo de aprendizaje, en el que aprende a interpretar lo estímulos que recibe, antes de poder ver. 4. Percepción, lenguaje e interpretación Hasta ahora sólo hemos visto cómo las realidades percibidas son, diferentes según el
11/08/2005 (http://www.freepatentsonline.com/6963656.html) El programa puede descargarse de forma gratuita en la siguiente página web http://www.seeingwithsound.com/winvoice.htm 9 Persaud, Krishna Chandra (Cheadle, GB), Cronly-dillon, John Ronald (Bramhall, GB) 2005. Method and device for visualizing images through sound. United States University of Manchester Institute of Science and Technology (Manchester, GB) 6963656. Application Number: 09/700087. Publication Date: 11/08/2005 (http://www.freepatentsonline.com/6963656.html) 10 García Alonso, R.: Juego y perspectiva en el segundo Wittgenstein, Cuadernos hispanoamericanos, 663, Septiembre 2005. 8

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

sistema perceptivo, en ese sentido, son siempre virtuales y cambian cuando cambia nuestra interfaz. Hemos visto también que, en tanto que humanos modificamos constantemente nuestras interfaces. Pero hay algo que no hemos tenido en cuenta aún y que aumenta la virtualidad de las realidades percibidas, esto es, que no hay percepción incontaminada de actividad interpretativa. Aclaremos esto, para la asimilación de los datos procedentes de los sentidos, es necesario un sistema cognitivo capaz de construir analizar y manipular símbolos complejos. Este sistema simbólico es necesario a la hora de interpretar y poder extraer información de los datos obtenidos a través de los sentidos, puesto que, como decíamos, no existe una aprehensión directa de la realidad, incontaminada de actividad interpretativa intermediaria, sino que conlleva el desarrollo discriminatorio de descripciones, o esquemas interpretativos que representan el dominio objetivo o final y que se revisan constantemente. Es decir si existe una realidad “real” (que no lo niego), no podemos tener acceso directo a ella, sino que ésta es filtrada como vimos, por las interfaces de los sentidos, pero además, por la interpretación que hacemos de esos sentidos, tanto a un nivel básico de procesamiento de estímulos como a nivel del lenguaje. A nivel de lenguaje, parece obvio que el lenguaje es pura virtualidad. No tenemos más que recordar a Wittgenstein y su teoría de los juegos del lenguaje, según la cual cada juego del lenguaje aporta una determinada perspectiva o punto de vista desde el que se comprende la realidad, o lo que es lo mismo, cada juego del lenguaje, supone una realidad virtual. En este sentido, comentaba Wittgenstein en 1931, “el mérito de Copérnico o de Darwin no fue descubrir una teoría verdadera, sino ofrecer una nueva perspectiva o aspecto para contemplar la realidad"11 También podríamos recordar a Nietztche. Según el cual, la realidad no es sustancial y
11 Nietzsche, Sobre verdad y mentira en sentido extra-moral , versión on-line. www.nietzscheana.com.ar/sobre_verdad_y_mentita_en_sentido_extramoral.

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

estática sino relacional y dinámica, en constante cambio, por lo que el hombre no podría conocerla como tal, sino que simplemente tendría el impulso a la creación de metáforas que devendrían en falsas en el momento en que se tornan en conceptos. Este lenguaje, originariamente metafórico, nos lleva a establecer analogías entre cosas que no son idénticas, analogías que constituyen interpretaciones (interpretaciones dentro del conjunto infinito de interpretaciones posibles), por lo que el error en que caemos al convertirlas en categorías o conceptos consiste en olvidar ese amplio abanico de interpretaciones posibles y tomar estas como espejo fidedigno de la realidad. Nietzsche propondrá por tanto, como método, la interpretación. Método éste que se opone al ideal de conocimiento puro. Un ideal que sólo sería posible se existiera una percepción exacta, pero, según Nietzsche, esto no sería posible dado que entre sujeto y objeto no caben correspondencias lógicas: “Pero, por lo demás, la “percepción correcta” —es decir, la expresión adecuada de un objeto en el sujeto— me parece un absurdo lleno de contradicciones, puesto que entre dos esferas absolutamente distintas, como lo son el sujeto y el objeto, no hay ninguna causalidad, ninguna exactitud, ninguna expresión, sino, a lo sumo, una conducta estética, quiero decir: un extrapolar alusivo, un traducir balbuciente a un lenguaje completamente extraño, para lo que, en todo caso, se necesita una esfera intermedia y una fuerza mediadora”12 Nos encontramos entonces con una realidad sobre la cual sólo podemos formar metáforas constantes y variables, metáforas que constituyen mundos virtuales que creamos con la interpretación. Esto afecta, como es obvio, a la propia realidad del sujeto, pues, si la realidad no es sustancial ni fija, mucho menos lo es el hombre. Si sólo encontrábamos en la filosofía nietzscheana la opción de conocer la realidad a través de un proceso creativo de interpretación, encontramos que tampoco el hombre puede conocerse de otro modo, en primer lugar porque él forma parte de esa realidad, y en segundo lugar, porque hombre es
12 Hay varios casos en este siglo en los que tanto nuestra percepción de la realidad como de nosotros mismos ha sido radicalmente desafiada. Véase, por ejemplo, cómo las teorías cuánticas y de la relatividad alteraron la percepción de la realidad y del sujeto.

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

siempre un ser inacabado en constante construcción (un “animal no fijado”, como lo definía Nietzsche, indefinido e indeterminado, que carece de una identidad definitiva o cerrada a la que poder aferrarse. Condenado a la constante interpretación de si mismo: un hombre que se construye en tanto que se interpreta).
13

Por tanto, si, como decíamos, “el mundo cambia a medida que lo hacen nuestras interfaces”14, es lógico afirmar, que como raza humana, tenemos la capacidad, o estamos condenados (según como se mire), ya no a percibir diferentes mundos, sino de crear, con nuestra percepción interpretativa, diferentes realidades virtuales, tanto sobre la realidad del mundo como sobre nuestra propia realidad en tanto que humanos.

5. Realidades virtuales: espacios de experimentación Teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente, los mundos virtuales simulados por ordenador, se nos presentan como un magnífico espacio de experimentación. En este sentido, este tipo de realidades virtuales nos serían muy útiles para darnos cuenta de la virtualidad de las realidades supuestamente reales. Pero ¿Cómo ocurre esto? Sin ir más lejos, los espacios virtuales generados por ordenador, nos ofrecen un espacio desde el que escapar de la realidad: parece que todas las verdades que basan su legitimidad en la realidad queden en suspenso mientras habitamos el espacio virtual. De este modo, despojándonos de todos los conceptos y categorizaciones, de todos los sistemas de verdad sustentados en la realidad, para ataviarnos con mil máscaras y disfraces diferentes en el juego de la simulación, descubrimos que la propia realidad, todo de cuanto nos habíamos despojado al entrar en el juego, no es más que una máscara más. Lo que nos lleva al descubrimiento de que los conceptos que pesan sobre nuestros cuerpos, todas las categorizaciones a las que nos vemos subyugados en la “realidad” y de las que estamos escapando en el espacio virtual, son igualmente virtuales. Ya no somos esenciales, porque en verdad nunca lo fuimos. De este modo la identidad deja de ser fija e
13 Weibel, Peter, “El mundo como interfaz”, Elementos, 40, 2000, pp 23-33 (p26) 14 Freud, El Porvenir de una Ilusión , cap.7, Ed. Alianza.

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

irrefutable para convertirse en movible, cambiante, nómada, múltiple y plural, abierta a todas las posibilidades del ser. Esto podemos verlo ejemplificado en juegos online en los que los jugadores pueden construir su propia identidad, definir su aspecto físico y su personalidad, etc. Cuando un jugador entra a formar parte de uno de estos juegos, esconde tras su máscara virtual, ya no una identidad real (si es que existe algo así), sino un entramado de relaciones sociales, estereotipos y categorías que conforman nuestras creencias y que condicionan nuestras conductas en el mundo "real". En el mundo virtual, todos asumen su virtualidad y la del resto. Puesto que todos saben que son virtuales, no hay engaño, engaño que sí existe en el mundo “real”, dado que tratan de que aceptemos como real (como esencial), una pura virtualidad compuesta de relaciones sociales estereotipadas por nuestros sistemas categoriales. De este modo, jugando en las realidades virtuales en las que nos convertimos en enmascarados viviendo un carnaval cambiante, percibimos con claridad como en el mundo “real” tampoco poseemos más atributos que nuestro disfraz (ya sea éste el que nosotros mismos nos ponemos o el que otros nos ponen) y como lo pretendidamente real que de un modo u otro afecta a lo que somos y al modo de relacionarnos, tan sólo es una virtualidad más. 6. La realidad como dogma: Como hemos visto a lo largo del presente artículo, la realidad como tal es incognoscible, y siempre será virtual desde el momento en que accedemos a ella, en tanto que debe pasar por la interfaz de los sentidos y la de la interpretación (tanto a nivel de procesamiento de estímulos como a nivel de lenguaje). Teniendo esto en cuenta, podemos afirmar que quienes pretenden tener un conocimiento puro e incontaminado de la realidad, se comportan del mismo modo que los portadores de la verdad objetiva, dada; creada y revelada, de una vez para siempre, por un dios

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

inmutable y eterno. “La conclusión de que las doctrinas religiosas no son sino ilusiones, nos lleva en el acto a preguntarnos si acaso no lo serán también otros factores de nuestro patrimonio cultural, a los que concedemos muy alto valor y dejamos regir nuestra vida; si las premisas en las que se fundan nuestras instituciones estatales no habrán de ser calificadas igualmente de ilusiones, y si las relaciones entre los sexos, dentro de nuestra civilización, no parecen también perturbadas por toda una serie de ilusiones eróticas. Una vez despierta nuestra desconfianza, no retrocederemos siquiera ante la sospecha de que tampoco posea fundamentos más sólidos nuestra convicción de que la observación y el pensamiento, nos permiten alzar un tanto el velo que encubre la realidad exterior. No tenemos por qué rehusar que la observación recaiga sobre nuestro propio ser ni que el pensamiento sea utilizado para su propia crítica."15 Los discursos pretendidamente fundamentados en la realidad, son mayoritariamente dicotómicos. Se articulan, en torno a distinciones como la de naturaleza/cultura, y su correlativa cuando hablamos del sujeto, esta es, la distinción cuerpo/mente. De este modo, se entiende que la acción de la cultura sobre la naturaleza consiste en la aprehensión directa de ésta, presentando una visión de la naturaleza como pasividad. Pero la transformación de la biosfera no constituye una acción de la cultura sobre la naturaleza, sino una forma de definir la naturaleza acorde a los intereses del capital. Lo mismo ocurre con la disciplinación y la medicalización del cuerpo, cuando la dicotomía cuerpo/mente, pretende la preponderancia de la segunda sobre el primero. Igualmente, todo el sistema político-económico-familiar no consiste en la expresión de la realidad de las divisiones políticas, las leyes económicas ni las relaciones sociales y familiares, sino que constituyen una clara estrategia para generarlas. Por tanto, todos los discursos que se pretenden de carácter objetivo, que remiten a la realidad como prueba, están generando realidades virtuales, condicionando el modo en que nos relacionamos con el mundo y con los otros, estableciendo las normas para las
15 Weibel, Peter, “El mundo como interfaz”, Elementos, 40, 2000, pp 23-33 (p26).

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

relaciones políticas, económicas y familiares y, en resumen, reglando nuestras vidas. Pretender la existencia de un mundo real accesible plenamente a los sentidos, por tanto, supone un esencialismo que constituye, a todas luces, un ejercicio de poder, y que, especialmente cuando se trata del sujeto, pretende demarcar identidades fijas, irrefutables y dóciles, sobre las que sea fácil ejercer el control. 7. Rebelarse a la realidad: Frente a esto sólo nos queda rebelarnos contra la realidad, no contra la realidad como tal, pues eso constituiría un absurdo, sino contra las realidades virtuales con pretensión de realidad. ¿En qué consiste? Sencillamente, en desenmascar su virtualidad. Esto requiere de un cuestionamiento reflexivo de cuantos dogmas traten de imponernos, desembarazarnos de cuantas significaciones pesan sobre nosotros, sacudir de nuestros cuerpos cada discurso dogmático y generar interpretaciones constantes, realidades virtuales, siendo conscientes de su virtualidad, revisándolas y modificándolas constantemente, convertirnos en experimentadores nómadas, vagando en los lugares de la subjetivación. Esto no es una tarea fácil, nos exige un arduo y peligroso trabajo puesto que supone poner en cuestión los estratos en los que nos sostenemos y nos sostienen envolviéndonos en un significado unitario que nos impide estallar en la nada o el sinsentido. Tratar de zafarnos de estos estratos tan sólo nos deja la opción, dura si, pero infinitamente creativa del constante juego de la creación artística de la vida, vivir la vida como interpretación, creación constante, siempre inacabada, siempre fluctuante, en permanente cambio, por que la vida no es más que eso, constante cambio y devenir, y el juego es siempre creación porque es siempre nuevo. De este modo, sabernos habitantes de mundos virtuales, nos revela la posibilidad de generarlos, nos otorga la posibilidad y la responsabilidad de crearlos, pero no desde la subjetividad más absoluta, que nos conduciría al solipsismo, sino desde la

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

intersubjetividad y la relacionabilidad. Desde que aceptamos que habitamos y generamos realidades virtuales, pasamos a existir en un estado de construcción y reconstrucción permanente. “Cada realidad del yo cede paso al cuestionamiento reflexivo, la ironía, y, en última instancia, al ensayo de alguna otra realidad a modo de juego. Ya no hay ningún eje que nos sostenga (...) el yo se desvanece totalmente y desaparece en un estado de relacionalidad (...). Al echar por la borda lo verdadero y lo identificable, uno se abre a un mundo enorme de posibilidades.” 16 tanto la reflexión sobre la realidad, sobre los modelos económicos, políticos y familiares, sobre el yo y la idea de sujeto, como la construcción social, dentro de los parámetros de la multiplicidad, nos recuerdan el carácter relativo de los compromisos transitorios, al tiempo que nos ofrecen la posibilidad de establecer ciertos compromisos 17 Es decir, al aceptar la virtualidad de la realidad, al reconocer que habitamos mundos virtuales y conocer con ello la posibilidad de crearlos, todos podemos establecer las reglas a seguir y entre todos podemos cambiarlas. Rebelarse a la realidad supone adoptar el compromiso que supone empezar a generarla. Bibliografía: -Aukstalkanis, S. y Blatner, D. (1993) : El espejismo de silicio. Arte y ciencia de la realidad

virtual, Página Uno Edit., Barcelona, 282 págs. (Tít.orig.: Silicon Mirage. The art of Science of Virtual Reality, Peachpit Press, Berkeley, 1992)
-Cadoz, pp.31/61. -Diego Levis: ¿Qué es la realidad virtual? En http://www.diegolevis.com.ar/secciones/Articulos/Que_es_RV.pdf -Freud, S. El Porvenir de una Ilusión , cap.7, Ed. Alianza.
16 Gergen, K. J: El yo saturado, Paidós, Barcelona, 1992, p38. 17 Ver Gergen, K. J: El yo saturado, Paidós, Barcelona, 1992, p250.

C.

(1994):

“Le

geste,

canal

de

communication

homme/machine.

La

communication instrumentale” en Technique et science informatique, vol nº13, nº1, París,

Actas del Congreso de Filosofía ¿La realidad virtual es real? 2008

-García Alonso, R.: Juego y perspectiva en el segundo Wittgenstein, Cuadernos hispanoamericanos, 663, Septiembre 2005. -Gergen, K. J: El yo saturado, Paidós, Barcelona, 1992. -Madhyastha T. M., Reed, D. A., Data Sonification: Do you See What I Hear?, IEEE Software, Vol 12(2), 85-90, 1995. -Nietzsche, F.: Sobre verdad y mentira en sentido extra-moral , versión on-line. www.nietzscheana.com.ar/sobre_verdad_y_mentita_en_sentido_extramoral. -Persaud, Krishna Chandra (Cheadle, GB), Cronly-dillon, John Ronald (Bramhall, GB) 2005. Method and device for visualizing images through sound. United States University of Manchester Institute of Science and Technology (Manchester, GB) 6963656. Application Number: 09/700087 Publication Date: 11/08/2005 http://www.freepatentsonline.com/6963656.html -Pimentel, K, y Texeira, K. (1992) Virtual Reality. Through the New Looking Glass, Intel/McGraw-Hill New York.; 2ªEdic.1995, 438 págs. -Weibel, Peter, “El mundo como interfaz”, Elementos, 40, 2000, pp 23-33

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->