Semiótica de los medios masivos.

Oscar Steimberg El pasaje a los medios de los géneros populares Prólogo de Oscar Traversa Semiótica de los medios masivos alude a un asunto arduo e insistente: el de la relación entre el cambio y permanencia en la producción discursiva. ¿Podemos dar fecha de inicio a un procedimiento discursivo?¿sabemos dónde nace y muere una configuración? Para nótale lugar que Steimberg le asigna al género, en el entrejuego entre cambio y permanencia, será necesario prestar atención a dos momentos bien diferenciados: el primero, reconstructivo, donde va al encuentro del espacio que antiguos y modernos le asignaron a esa noción; el segundo corresponde al encuentro con la palabra pública, singular trabajo de terreno donde se perfila la atención que los actores sociales de hoy prestan a esa entidad; el modo en que trabaja (y es trabajada) por la circulación de las voces de todos los días. El género no se define sino a través de la focalización de discursos sobre discursos y de cambios de soporte, que certifican la insistencia de una expectativa social siempre en conflicto con las modificaciones materiales y técnicas de la circulación discursiva, y con las sorpresas de su procesamiento estilístico. I – DE QUE TRATO LA SEMIÓTICA 1.2 – Medios y géneros Entre los dispositivos potenciados por la expansión de los medios masivos se encuentran las clasificaciones silvestres de los discursos sociales: ordenamientos de textos compartidos conflictivamente por distintos operadores semióticos de una misma área cultural. Transposición: Hay transposición cuando un género o un producto textual particular cambia de soporte o de lenguaje; cuando una novela o tipo de novelas pasa al cine, o la adivinanza oral a la televisión, o un cuento o tipo de cuentos a la radio. Vivimos en una cultura de transposiciones. 1.3- Semiótica, lingüística, retórica Toda práctica, cuando influye en los textos, pasa por otros textos; nunca llega a ellos en estado de pureza extrasemiótica. Es previsible, por otro lado, que las distintas perspectivas desde las que se aborde el estudio de la semiótica se superpongan. Casi puede decirse que no es probable que no lo hagan, porque la semiótica existe en estado impuro y aparentemente esa condición se profundiza, de manera similar a lo que ocurre en otras series de textos.

y con un marcado interés inicial por los de los medios masivos. se conecta con esta noción. en la mayoría de los casos. condicionada por un lazo arbitrario. como “las dos caras de una hoja de papel”. que son. en la lengua hablada. uno de los conceptos centrales de la teoría de Saussure: La necesidad de estudiar todo hecho lingüístico en función de sus relaciones. Autonomizar la consideración del funcionamiento del significante. . con otros estudios de relaciones que se irían perfilando. sólo se refieren a los objetos del mundo. la “ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vioda social”. Saussure había publicado –en 1878. 1.La noción de sistema y su asistemática fecundidad Hay un concepto . después. el sincrónico se relaciona con la estructuración en un momento dado de la evolución. el lazo de la arbitraria y difícilmente datable convención social. había crecido. No había ocurrido lo mismo en la semiótica anglosajona. 1. las distintas entidades de esa vocal según estuviera junto a una vocal 1 o una vocal 2. de estudiar una vocal exclusivamente en función de sus relaciones y definirla de esa manera. Una barra pasa a separar los significados –que son los conceptos. que se articularía con su teoría. que debía incluir según Saussure a la lingüística como sólo una de sus disciplinas. Saussure introduce la novedad. S. entonces. Registraba.5. se vería pronto sacudida por cuestionamientos que conducirían también a una asunción de la importancia del establecimiento teórico pierceano.significante y significado seguían paradójicamente unidos. que a partir de la obra de CH. aquellas articulaciones de sonidos que al elemento perceptual agregan reglas de articulación y conformación que permiten referirse a ellos de manera sistemática.un texto sobre las vocales en la lengua indoeuropea. La noción de sistema. en el interior de ella. aunque fuera relativamente . Pierce definía el objeto teórico de una semiosis descripta en términos de sus modos de producción de la significación.de los significantes. al menos en la versión del curso publicada por sus discípulos.4. en Saussure. como relaciones duales.Otros ejes del sussureanismo post-saussureano El polo diacrónico es el que se refiere a la sucesión temporal. La semiología de raíz saussureana. que a su vez se refieren. teórica y metodológicamente. Entre significado y significante no habrá ya una relación directa sino una relación mediada.Barthes: inicialmente. inicialmente fecunda en indagaciones sobre un amplio conjunto de lenguajes sociales.

que presentan diferencias sistemáticas entre sí y que en su recurrencia histórica instituyen condiciones de previsibilidad en distintas áreas de desempeño semiótico e intercambio social. Pero también recorrer en formar paralela y articulada el desarrollo de ambas funciones metadiscursivas: la de las clasificaciones empíricas y operativas y la de la teoría. que abre el campo de la indagación de los efectos que diferentes rasgos textuales producen en relación con la definición del emisor y recptor supuestos por el mensaje. el género no se define sino a través de la focalización de discursos sobre discursos y de cambios de soporte. Objeto cultural con límites fijados con especial nitidez tanto en su nivel enunciativo como en el retórico y el temático. como el campo de las indagaciones de la producción de la significación. Los géneros pueden definirse como clases de textos u objetos culturales. Entendiendo que el espectador televisivo clasifica y selecciona géneros (tanto como programas unitario). Aunque muchos de ellos insistan en la larga duración histórica (como el cuento popular o la comedia).se apeló a la oposición sintagma/paradigma para precisar los términos de una oposición de la antigua retórica que habñia atravesado distintos momentos teóricos y diversas poéticas: la de metonimia/sintagma. salvo en los casos de algunos géneros primarios o . Redes La semiótica se propuso. se trató de acordar algunas definiciones básica acerca de esas clasificaciones. y con las sorpresas de su procesamiento estilístico. entre otras cosas.Presentación: las razones del género. Para Jakobson.Las definiciones del género. II – PROPOSICIONES SOBRE EL GENERO 1. desde el de los estudios literarios hasta el psicoanálisis. en el campo de la investigación de los géneros de la comunicación de masas – y tal vez también en otras líneas de trabajo sobre los géneros-. 1. sea pertinente diferenciar. La confrontación entre género y estilo.Texto y contexto del género 2.. en los momentos en que vivió la ilusión de su autonomía. que certifican la insistencia de una expectativa social siempre en conflicto con las modificaciones materiales y técnicas de la circulación discursiva. en la medida en que la metáfora es una figura del orden del paradigma y la metonimia lo es del sintagma (ya que asocia por contigüidad). Es probable que.6. discriminables en todo lenguaje o soporte mediático. En uno de los trabajos más difundidos de Roman Jakobson –leídos desde diversos campos textuales. 2.Rede.1. los géneros no suelen ser.Un momento capital en la historia de estos cambios es el de la formulación de su teoría de la enunciación por Emile Benveniste.

Tanto el estilo como el género se definen por características temáticas. como el saludo o la adivinanza. no necesariamente personalizables”. El tema se diferencia del contenido específico y puntual de un texto por ese carácter anterior a él. Enunciativo: Según Verón. relacionas. Temático: Según Segré. “ una dimensión esencial a todo acto de significación”. uno de los rasgos característicos del enunciado: su conclusividad. circunscripto por la cultura. retóricas y enunciativas. Rasgos retóricos (como el empleo de una mezcla de jergas en un texto narrativo o informativo) pueden (o deben) circunscribirse también en términos de sus efectos enunciativos (el empleo de la jerga construye una imagen de la emisión y también de la recepción). sobre la base de regularidades enunciativas. tres factores que lo determinan En la concepción de Bajtín. 3. “cuando en un texto se construye una situación comunicacional. Según Durand.el componente enunciativo suele ocupar el primer lugar.el agotamiento del sentido del objeto del enunciado 2. también. En las de estilo. Diferenciándose del motivo en porque puede definirse en la globalidad del texto. previos al texto.Las formas típicas . Las descripciones de género articulan con mayor nitidez rasgos temáticos y retóricos. 2. en este sentido deben entenderse. su condición de expectativas y restricciones culturales (dan cuenta de diferencias entre culturas). retóricos o temáticos ni conjuntos de ellos que permitan diferenciar los fenómenos de género de los estilísticos . genéricas y estructurales de conclusión. Maingueneau. 2. universales. Retórico: Según Bremond.formas simples. “esquemas de representabilidad históricamente elaborados. es posible y se revela gracias a la presencia de tres factores interrelacionados: 1.la intencionalidad o voluntad discursiva del hablante. Enunciado.No hay rasgos enunciativos. “ abarcativa de todos los mecanismos de configuración de un texto que devienen de la “combinatoria” de rasgos que permite diferenciarlo de otro”. pudiendo incluir la relación entre un “emisor y un “receptor” implícitos.2 Género-estilo-género: diez proposiciones comparativas 1. en cambio –organizadas en torno de la descripción de un hacer.

la descripción de conjuntos de rasgos que. mientras que en el estilo se manifiesta la conflictiva imbricación de ese pasado con un presente de producción sígnica todavía en articulación.Evidentemente. por su repetición y su remisión a modalidades de producción características. Recordatorio sobre algunos conceptos de estilo Atendiendo al desarrollo histórico de la noción. pertenecientes o no al mismo medio. que procura definir métodos similares a los de las ciencias naturales. Distintas corrientes marxistas establecen conexiones entre rasgos de estilo y pertenencia de clase. o bien entre estilos o aspectos o momentos de la cultura de una clase dominante.. 3. define enunciativamente modos de contacto con sus practicantes o espectadores. ideal y gracioso El positivismo relaciona los estilos regionales con determinaciones de medio. nos remite más fuertemente a la consideración del cambio históricoy el carácter original de cada momento de la producción discursiva. lenguaje o género. permiten asociar entre sí objetos culturales diversos.. raza y momento. definido tanto en el espacios de una relativa previsibilidad social como en el del acto sintomático y diferenciador (con respecto a la historia o al contexto cultural presente).Es condición de la existencia del género su inclusión en un campo social de desempeño o juegos de lenguaje. agregando previsibilidad a su acotación retórica. puede acordarse de que las definiciones de Estilo han implicado. El estilo Art-Déco. En cada etapa histórica. enunciativa y temática. . retóricos y enunciativos fundan para Bajtín conexiones y coincidencias entre géneros y estilos. insiste en el género un pasado semiótico aún vigente. El género debe restringirse sea en su soporte perceptual (géneros pictóricos o musicales) sea en su “forma de contenido”.La vida social del género supone la vigencia de fenómenos metadiscursivos permanente y contemporáneos. El estilo define sus productos de manera similar al género. no ocurre lo mismo con el estilo. los componentes temáticos. en sus distintas acepciones. antes que diferencias. 4. pero su doble emplazamiento. por ejemplo. Pero la preocupación por los estilos históricos experimenta después otras transformaciones en el siglo de la historia: Hegel define a los momentos estilísticos como partes de una tríada que se repite en cada cultura: estilo severo.

y también operada en sus instancias de recepción y circulación puede generar la progresiva muerte social del género. ubicados en sus espacios genéricos por textos del periodismo impreso o de la radio. Esto implica que deben contener propiedades comunes. define como contrato de lectura: efecto de conjunto de las diversas estructuras enunciativas de un texto. Susan Suleiman señala que. La distancia entre la definición de un género operada en sus instancias productivas y la implicada. lo que hace posible el funcionamiento social del “horizonte de expectativas”.En las artes visuales. ni de su contenido.) se hace leer de determinado modo. en los términos de un intercambio sígnico que lo reconoce en tanto tal. . Eliseo Verón .. y en el campo específico de las artes pláticas.Los géneros hacen sistema en sincronía. Los rasgos de permanencia.. “siendo el género una cierta relación establecida entre el texto y el lector (. 6. cuyos programas son anunciados. estilísticamente “legítima” de hacer o decir. que en una publicación periodística abarcan. “desde los dispositivos de apelación hasta las modalidades de construcción de las imágenes y la de los tipos de recorridos propuestos al lector”. 5. de todos modos . por otra parte. Ya desde Aristóteles. operan como textos metadiscursivos los de distintos géneros Ejemplo múltiples pueden señalarse actualmente en el medio televisivo. no así los estilos Aún se dice “tiene estilo” de alguien que posee la manera elevada. llegar a abolir el componente de redundancia necesario para que el género siga siendo el mismo. contemporaneidad y copresencia de los mecanismos metadiscursivos del género son.Los fenómenos metadiscursivos del género se registran tanto en la instancia de la producción como en la del reconocimiento. la definición de un género pasaba por la comparación y la oposición de sus rasgos con los de otro género que pudiera confrontarse con él en sus elementos constitutivos y aún en sus efectos sociales. El mencionado carácter no idéntico de los fenómenos metadiscursivos de la instancia de producción y de la instancia del reconocimiento del género no puede. ni de su organización”. Nada de eso ha ocurrido nunca con el género. los que permiten establecer diferencias con los que pueden registrarse en relación con el estilo. cuya condición no se agota en las características de su estilo. definidos.

hablar de un período determinado como período de tal o cual autor.). Barroco. Las oposiciones sistemáticas entre estilos surgen de los textos que focalizan oposiciones en diacronía (Renacimiento vs. después. su papel barato y su mala impresión) a la de publicaciones de alta resolución visual. primero.Un estilo se convierte en género cuando se produce la acotación de su campo de desempeño y la consolidación de sus dispositivo metadiscursivos Comentando sus propios recuerdos de lector. naturaleza muerta. etc. un género puede convertirse en la dominante de un momento estilístico De grandes géneros –narrativos. Para el caso de los westerns. el de la obra de vanguardia.) 7.Como efecto de sus relaciones de primacía.Entre los géneros se establecen relaciones sistemáticas de primacía.como la pintura religiosa o histórica parecen desprenderse y aún independizarse. todo mantiene relación de figura-fondo con los géneros principales 9. Isaac Asimov destaca el ascenso social experimentado por las revistas de ciencia-ficción al pasar de la condición de “pulp magazines” (con ausencia de búsqueda gráfica. cabalmente. naturalmente. la enunciativa y la estilística. “Es falso –dice Schucking. un justiciero) como en lo enunciativo (abandonado la narración con “emisor borrado” para incluir “guiños” de complicidad humorística hacía el espectador) y el retórico (por la alteración en el ritmo de la narración. ya que el héroe podía no ser ya. secundaridad o figura-fondo. secundariedad y figura-fondo. otros nuevos: paisaje. relato y “género costumbrista”. la introducción de una ornamentación recargada o grotesca. En una época histórica.El carácter de sistema en sincronía adjudicado así a los géneros no es aplicable a los estilos: el carácter más lábil y menos compartido y consolidado de sus mecanismos metadiscrusivos hace que no puedan reconocerse socialmente en términos de un sentido de conjunto. convirtiéndolo en representante virtual de la época. etc. 10. no así entre los estilos.Las obras “antigénero” quiebran paradigmas genéricos en tres direcciones: la referencial. 8. . con la estabilización entonces de un género diferenciado del “anterior” . El caso límite es. los spaghetti westerns produjeron en su primera época esa quiebre tanto en el orden del tema (con respecto a la justicia. Lo que si es evidente es que en cada época hay ciertos grupos que se convierten en factores dirigentes”.

cuando ingresan en una circulación establecida y socialmente previsible Las obras antigénero pasan a formar parte de alguno de los “horizontes de expectativas” de un medio cuando se estabilizan sus mecanismos metadiscursivos y pueden ser lanzados al mercado.11. . comprados y consumidos en términos de una información o de unplacer previsibles.Las obras antigénero pueden definirse como género a partir de la estabilización de sus mecanismos metadiscursivos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful