APUNTES DE MÁQUINAS

HIDRÁULICAS

3º Curso de Ing. Técnica en Mecánica





Almandoz Berrondo, Jabier
Mongelos Oquiñena, Mª Belén
Pellejero Salaberria, Idoia






Dpto: Ingeniería Nuclear y
Mecánica de Fluidos


Escuela Universitaria Politécnica
Unibertsitate Eskola Politeknikoa
Donostia-San Sebastián

































Desde que se comenzó a impartir el Plan
Renove con el que esta asignatura pasó a 7,5
créditos, los profesores que la imparten
comenzaron a elaborar unos apuntes siguiendo el
programa de dicha asignatura.

La base de estos apuntes han sido los
apuntes que el catedrático del área de Mecánica de
Fluidos, ya jubilado, Fernando Santos, elaboró a lo
largo de los años para la Escuela Superior de
Ingenieros de la Universidad de Navarra, de ellos se
han seleccionado parte y se han completado con
trabajos realizados por el resto de profesores del
área.

El trabajo de elaboración de unos apuntes es
arduo y laborioso, y los profesores esperamos que
sean útiles para los alumnos.

Por primera vez, para el curso 2006-07 se
presentan los apuntes casi al completo de la
asignatura, los primeros capítulos están dedicados
a los conceptos básicos y fundamentales de
Máquinas Hidráulicas a continuación se pasa al
estudio de turbinas y centrales hidráulicas y
eólicas, terminando con el estudio de las bombas e
instalaciones de bombeo simples.

Quedan por preparar dos capítulos uno
dedicado a bombas de desplazamiento positivo, y
otro a ventiladores, la idea es intentar completarlos
para el siguiente curso

En esta tercera edición se han modificado
algunas cosas y se ha intentado eliminar las erratas
encontradas.

Para terminar, nuestro deseo es que sean de
utilidad a nuestros alumnos y que ellos nos aporten
sus ideas, críticas constructivas, así como erratas
que puedan existir, con el fin de poder mejorarlos.

Donostia- San Sebastián Septiembre 2008

Los profesores











































ISBN–13: 978-84-690-5856-5
Nº REGISTRO: 07 / 37962
Índice de materias



i
Indice de materias pág



Tema 1.- Máquinas Hidráulicas definición, clasificación.
Fundamentos y descripción.

1.- Definición de máquina. Clasificación ......................................... 1
2.- Clasificación de Máquinas Hidráulicas ....................................... 2
3.- Definición de turbina hidráulica, tipos actuales. ........................... 5
3.1.- Turbinas de acción y de reacción............................................ 5
3.2.- Descripción general................................................................ 5
3.2.1.-Turbinas de acción................................................................ 5
3.2.2.-Turbinas de reacción............................................................. 7
3.2.3.- Clasificación de turbinas ...................................................... 12
4.- Definición de turbobomba hidráulica, elementos ........................ 12
5.- Máquinas de desplazamiento positivo........................................ 14
5.1.-Bombas de desplazamiento positivo ........................................ 14
5.1.2.- Bombas alternativas............................................................. 15
5.2.3.- Bombas rotativas.................................................................. 17
6.- Otras máquinas hidráulicas. Bombas especiales....................... 19
7.- Fundamentos de máquinas hidráulicas ..................................... 21


Tema 2.- Fundamentos de turbomáquinas hidráulicas

1.- Definiciones y clasificaciones .................................................... 23
1.1.- El rodete.................................................................................. 23
2.- Formas de representación.......................................................... 25
2.1.- Representación de los rodetes radiales................................... 26
2.2.- Representación de las turbomáquinas diagonales .................. 26
2.3.- Representación de las turbomáquinas axiales ........................ 27
3.- Descomposición del movimiento en las turbomáquinas.............. 28
4.- Modificaciones del triángulo de velocidades .............................. 31
5.- Conceptos en turbinas ............................................................... 38
5.1.- Alturas..................................................................................... 38
5.2.- Caudales................................................................................. 39
5.3.- Potencias ................................................................................ 39
5.4.- Perdidas.................................................................................. 39
5.5.- Rendimientos .......................................................................... 39
6.- Conceptos en turbobombas ....................................................... 40
6.1.- Alturas..................................................................................... 40
6.2.- Caudales................................................................................. 41
6.3.- Potencias ................................................................................ 41
6.4.- Perdidas.................................................................................. 41
6.5.- Rendimientos .......................................................................... 41
7.- Ecuación Fundamental de las turbomáquinas............................ 42
7.1.- Turbinas .................................................................................. 42
7.2.- Turbobombas.......................................................................... 47
8.- Teoría hidrodinámica del ala portante ........................................ 49
Indice de materias


ii


pág

Tema 3.- Semejanza en turbomáquinas

1.- Métodos para el estudio de las turbomáquinas .......................... 55
2.- Semejanzas geométrica, cinemática y dinámica ........................ 57
3.- Semejanza hidrodinámica absoluta............................................ 58
4.- Semejanzas hidrodinámicas restringidas.................................... 60
5.- Número de Camerer o velocidad específica dimensional ........... 62
6.- Cualidades y aplicaciones de la velocidad específica................. 64
7.- Coeficientes característicos u óptimos de velocidad................... 66
8.- Diferencia entre los rendimientos del prototipo y modelo............ 67


Tema 4.- Análisis dimensional aplicado a las turbomáquinas

1.- Fenómeno físico existente en una turbomáquinas....................... 71
2.- Cálculo de los parámetros adimensionales ........................... .. .. 73
3.- Teorema fundamental de las turbomáquinas homólogas ...... .... 75
4.- Otros parámetros adimensionales......................................... .... 77
5.- Ejemplos de turbomáquinas homólogas................................ .... 78
6.- Obtención de los parámetros adimensionales mediante
semejanzas .......................................................................... .... 80
7.- Velocidad específica adimensional........................................ .... 82


Tema 5.- Centrales Hidroeléctricas

1.- Generalidades............................................................................ 85
2.- Formación del salto de agua. Topografía apropiada................... 85
3.- Disposición de conjunto de una central hidroeléctrica ................ 88
4.- Saltos total, bruto, neto y efectivo. Energía producida................ 92
5.- Clases de central: de agua corriente y de agua acumulada........ 94
5.1.- Coeficientes de utilización de la central y del río ..................... 94
6.- Caudal de un río, aforos............................................................. 96
7.- Relación entre la producción y el consumo de energía
eléctrica...................................................................................... 98
8.- Centrales de acumulación por bombeo ...................................... 100
9.- Obras civiles de una central hidroeléctrica ................................. 103
9.1.- Presas..................................................................................... 103
9.1.1.- Presas de material incoherente o suelto............................... 103
9.1.2.- Presas de material coherente o presas de fábrica................ 104
9.2.- Canal de derivación. Galería o túnel. Tubería forzada............. 107
9.3.- Obras accesorias para el servicio de la central........................ 108







Índice de materias



iii

pág

Tema 6.- Turbinas de acción

1.- Definición de turbina hidráulica. Clasificación............................. 111
2.- Turbinas de acción..................................................................... 113
3.- Descripción, misión y funcionamiento de los elementos de una
turbina Pelton............................................................................. 114
4.- Diagrama de transformación de energía de una turbina Pelton.. 121
5.- velocidad específica dimensional en función de otras
características de la turbina Pelton. Intervalo de valores de la
velocidad específica .................................................................. 124
6.- Consideraciones sobre las velocidades en una turbina Pelton
Diagrama de velocidades .......................................................... 126
6.1.- Triángulos de velocidades teóricas.......................................... 127
6.2.- Triángulos de velocidades reales ............................................ 128


Tema 7.- Turbinas de reacción

1.- Disposición de conjunto de una turbina Francis ......................... 131
2.- Descripción misión y funcionamiento de cada uno de los
elementos de una turbina de reacción........................................ 131
3.- Diagrama de transformación de energía de turbinas de
reacción ..................................................................................... 136
4.- proceso evolutivo de las turbinas de reacción. Evolución
del rodete con la velocidad específica........................................ 138
4.1.- Turbina Francis ....................................................................... 138
4.2.- Turbina Hélice......................................................................... 139
4.3.- Turbina Kaplan........................................................................ 142
4.4.- Turbina Deriaz......................................................................... 142
4.5.- Turbina Bulbo.......................................................................... 143
4.6.- Turbina Straflo......................................................................... 144
5.- Velocidad específica en función de otras características de
una turbina Francis. .................................................................. 145
6.- Diagramas de velocidades a la entrada y salida del rodete.
Rodetes lentos, normales y rápidos ........................................... 146
7.- Fenómeno de la cavitación. Descripción y expresiones de
cálculo........................................................................................ 149
8.- Selección del tipo de turbina ...................................................... 152
9.- Materiales empleados en la construcción de las turbinas........... 154


Tema 8.- Curvas características de turbinas hidráulicas

1.- Obtención de las variables para el trazado de curvas
características............................................................................ 157
2.- Curvas características de dos variables ..................................... 158
2.1.- Par – velocidad de giro............................................................ 158
2.2.- Potencia – velocidad de giro.................................................... 159
2.3.- Caudal – velocidad de giro...................................................... 160
Indice de materias


iv


pág


2.4.- Potencia – rendimiento....................................................... 161
3.- Curvas características de tres o mas variables. Curvas colina 161
4.- Curvas características de máquinas reales ........................... 163


Tema 9.- Turbina Eólicas

1.- Generalidades de la energía eólica ............................................ 167
1.1.- Evolución histórica................................................................... 167
1.2.- Situación actual ....................................................................... 168
2.- Tipos y descripción de turbina eólicas........................................ 168
2.1.- Aerogeneradores de eje vertical por sustentación................... 169
2.2.- Aerogeneradores de eje horizontal .......................................... 169
2.2.1.- Rotor .................................................................................... 170
3.- Hipótesis de Rankine.................................................................. 171
3.1.- Potencia Máxima del viento..................................................... 173
3.2.- Fórmula de Betz...................................................................... 174
4.- Datos sobre la energía eólica..................................................... 175
4.1.- Energía rentable...................................................................... 176
5.- Aspectos medioambientales....................................................... 177
5.1.- Impacto por erosión................................................................. 177
5.2.-Impacto visual .......................................................................... 177
5.3.- Impacto sonoro........................................................................ 177
5.4.- Impacto sobre la avifauna........................................................ 177


Tema 10.- Elementos de una turbobomba

1.- Definición y clasificación de bombas hidráulicas ........................ 179
1.1.- Clasificación de las bombas hidráulicas .................................. 180
1.1.1.- Bombas de desplazamiento positivo..................................... 180
1.1.2.- Turbobombas ....................................................................... 181
2.- Disposición de conjunto de una turbobomba.............................. 181
3.- Rodete ....................................................................................... 182
3.1.- Tipos de rodete ....................................................................... 182
3.2.- Evolución del rodete con la velocidad específica..................... 184
4.- Carcasa y sistema difusor de la turbobomba.............................. 186
4.1.- Carcasa................................................................................... 186
4.2.- Sistema difusor de la turbobomba ........................................... 187
5.- Sistemas de sellado ................................................................... 188
5.1.- Sistemas de sellado interno..................................................... 188
5.2.- Sistemas de sellado externo.................................................... 190
5.2.1.- Caja prensaestopas.............................................................. 190
5.2.2.- Cierres mecánicos................................................................ 192
6.- Atenuación de empujes axiales .................................................. 195
6.1.- Discos compensadores de empujes axiales ............................ 197
6.2.- Tambores compensadores...................................................... 198
7.- Atenuación de empujes radiales................................................. 199
Índice de materias



v
pág


8.- Eje y casquillos de protección. Rodamientos. Acoplamientos..... 200
8.1.- Eje y casquillos de protección ................................................. 200
8.2.- Rodamientos........................................................................... 201
8.3.- Acomplamientos...................................................................... 201


Tema 11.- Tipos constructivos de turbobombas

1.- Bombas de una etapa ................................................................ 203
2.- Bombas multicelulares o multietapadas ..................................... 204
2.1.- Grado de admisión.................................................................. 205
2.2.- Apoyo del eje del rodete.......................................................... 206
2.3.- División de la carcasa.............................................................. 206
3.- Bomba de pozo.......................................................................... 208


Tema 12.- Transformación de energía en un sistema de bombeo

1.- Diagrama de transformación de energía en un sistema de
bombeo. Diagrama de pérdidas de carga. .................................. 209
1.1.- Diagrama de transformación de energía.................................. 209
1.2.- Pérdidas de carga en un sistema de bombeo.......................... 212
2.- Alturas manométricas de la instalación y la bomba .................... 214
3.- Curva característica de una instalación simple de bombeo ........ 215


Tema 13.- Curvas características teóricas de turbobombas

1.- Introducción................................................................................ 219
2.- Variables que relacionan las cc.................................................. 219
3.- Clases de cc............................................................................... 219
4.- Obtención de la cc teórica de una turbobomba .......................... 220
5.- Cc ideal de una turbobomba ...................................................... 220
5.1.- Influencia de β
2
........................................................................ 221
5.2.- Prerrotación ............................................................................ 222
5.3.- Cc potencia absorbida-caudal ................................................. 224
6.- Imperfecciones en el guiado....................................................... 224
6.1.- Modificación de las cc con caudales reducidos ....................... 226
7.- Pérdidas..................................................................................... 227
7.1.- Pérdidas hidráulicas ................................................................ 227
7.1.1.- Pérdidas por conducción...................................................... 227
7.1.2.- Pérdidas por choque ............................................................ 227
7.2.- Cc considerando las pérdidas hidráulicas................................ 228
7.3.- Pérdidas volumétricas ............................................................. 230
7.4.- Pérdidas mecánicas ................................................................ 232
8.- Expresión analítica de la cc teórica de la turbobomba................ 233
9.- Parámetros que afectan a la cc de una trubobomba .................. 234
9.1.- Expresión de Euler .................................................................. 234
9.2.- Imperfecciones en el guiado.................................................... 235
Indice de materias


vi

pág



9.3.- Perdidas hidráulicas ................................................................ 236
9.4.- Perdidas volumétricas ............................................................. 236
9.5.- Pérdidas orgánicas.................................................................. 237
9.6.- Variables del líquido ................................................................ 237
9.6.1.- Influencia de la gravedad...................................................... 237
10.- Cc en función de la velocidad específica.................................. 238
11.- Conclusiones............................................................................ 240


Tema 14.- Curvas características reales de turbobombas

1.- Banco de ensayo de bombas ..................................................... 241
1.1.- Construcción de curvas características ................................... 244
2.- Variables del fluido..................................................................... 245
2.1.- Efectos de la densidad ............................................................ 245
2.2.- Efectos de la viscosidad.......................................................... 246
2.3.- Influencia de la gravedad ........................................................ 248
2.4.- Efecto del paso del tiempo en un sistema de bombeo............. 248
3.- Rendimiento en función de la velocidad específica y caudal ...... 249
4.- Estabilidad de funcionamiento.................................................... 251
5.- Interpretación del funcionamiento de las turbobombas en el
segundo y cuarto cuadrante ....................................................... 253
6.- Código de ensayos para la recepción de turbobombas .............. 255
7.- Expresiones analíticas de las cc prácticas de turbobombas ....... 256
7.1.- Bombas radiales...................................................................... 257
7.1.1.- Curva característica altura-caudal ........................................ 257
7.1.2.- Cc rendimiento-caudal.......................................................... 257
7.1.3.- Cc potencia-caudal ............................................................... 258
7.2.- Cc de bombas diagonales y axiales ........................................ 258
7.2.1.- Cc altura-caudal y potencia-caudal....................................... 258
7.2.2.- Cc rendimiento-caudal.......................................................... 259


Tema 15.- Regulación de las turbobombas

1.- Métodos para regular el funcionamiento de las turbobombas..... 261
2.- Variación de las cc de una turbobomba al variar N..................... 261
3.- Problemas sobre modificación de la velocidad de giro de la
bomba ................................................................... 263
4.- Variación de las cc de una turbobomba al tornear el rodete....... 265
5.- Variación de la cc de una bomba al modificar la anchura del
rodete en su salida .................................................................... 267
6.- Problemas sobre modificación del diámetro del rodete y de la
anchura del mismo .................................................................... 268




Índice de materias



vii
pág


Tema 16.- Funcionamiento de las turbobombas

1.- Precauciones a adoptar en la puesta en marcha de las
bombas ..................................................................................... 271
1.1.- Cc de la puesta en marcha de las turbobombas...................... 275
2.- Arrastre de las bombas .............................................................. 278
3.- Cavitación en las bombas .......................................................... 279
3.1.- Descripción del fenómeno....................................................... 279
3.2.- Evaluación de la cavitación en las turbobombas ..................... 281
3.2.1.- Factores que dependen del MPS disponible ........................ 283
3.2.2.- Factores que dependen del MPS requerido ......................... 284
3.3.- Parámetro de cavitación de Thoma......................................... 284
3.4.- Obtención del MPS requerido de una turbobomba.................. 285
3.4.1.- Ensayo con variación de la presión en el depósito de
aspiración............................................................................. 286
3.4.2.- Ensayo mediante maniobrado de una válvula de
aspiración............................................................................. 288
4.- Bombas funcionando en grupo................................................... 290
4.1.- Disposición en serie ................................................................ 290
4.2.- Disposición de bombas funcionando en paralelo..................... 291
4.3.- Alternativa entre hacer funcionar dos bombas en serie o
en paralelo ............................................................................. 293


Tema 17.- Instalaciones de bombeo simples

1.- Introducción................................................................................ 295
2.- Expresión de la curva característica de la instalación................. 297
2.1.- Selección de la bomba mas idónea......................................... 300
2.2.- Punto de funcionamiento......................................................... 303
2.3.- Costo energético ..................................................................... 306
2.4.- Rendimiento esperado de una bomba..................................... 306
3.- Regulación del caudal en un sistema de bombeo....................... 307
3.1.- Modificación del punto de funcionamiento mediante la
variación de la instalación ...................................................... 307
3.1.1.- Variación de la altura piezométrica....................................... 307
3.1.2.- Maniobrado de válvula ......................................................... 308
3.1.3.- Modificación de la sección de salida..................................... 311
3.2.- Modificación del punto de funcionamiento mediante cambios
en la bomba ........................................................................... 311
3.2.1.- Variación de la velocidad de giro.......................................... 311
3.2.2.- Torneado del rodete............................................................. 314
4.- Problemas sobre cavitación en un sistema de bombeo.............. 316
5.- Instalaciones de sobrepresión.................................................... 317
5.1.- Hidroceles ............................................................................... 320
6.- Destalles constructivos de una instalación de bombeo............... 320
6.1.- Naturaleza del líquido a bombear............................................ 321
6.2.- Factor de utilización ................................................................ 322
6.3.- Servicio de mantenimiento ...................................................... 322
Indice de materias


viii

pag

6.4.- Fiabilidad del servicio .............................................................. 322
6.5.- Número de grupos................................................................... 322
6.6.- Tipos de energía disponible..................................................... 323
6.7.- Caudal requerido..................................................................... 323
6.8.- Altura a engendrar................................................................... 323
6.9.- Tubería de aspiración.............................................................. 324
6.10.- Tubería de impulsión............................................................. 325
6.10.1.- Golpe de ariete................................................................... 326
6.11.- Caseta de bombas ................................................................ 330
6.12.- Caseta de llaves del depósito superior .................................. 332
6.13.- Mantenimiento de una bomba ............................................... 332
7.- Cuadro de perturbaciones y causas posibles de una turbobomba 333
7.1.- Perturbaciones ........................................................................ 333
7.2.- Lista de posibles motivos de perturbación en las turbobombas 334
7.2.1.- Defectos en la instalación..................................................... 334
7.2.2.- Defectos en la bomba........................................................... 334


Bibliografía ........................................................................................... 337



























Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

1

TEMA 1.- MÁQUINAS HIDRÁULICAS, CLASIFICACIÓN
FUNDAMENTOS Y DESCRIPCIÓN.


1. - DEFINICIÓN DE MÁQUINA.- CLASIFICACIÓN

Máquina, según el diccionario "es el conjunto de aparatos combinados para recibir
cierta forma de energía, transformarla y restituirla en otra forma mas adecuada, o para
producir un efecto determinado".

Máquina de Fluido corresponde a una máquina del primer tipo, que reciben
energía aportada por un fluido y la restituyen en forma de energía mecánica, o bien a la
inversa, absorben energía mecánica y con ella incrementan la correspondiente a un fluido.

Pueden definirse también las máquinas de fluidos como aquellas máquinas que
utilizan un fluido como elemento intercambiador de energía.

Es preciso advertir que no todas las máquinas que utilizan algún fluido pueden
considerarse máquinas de fluidos si no solamente las que los utilizan para intercambiar la
energía fundamental de la máquina, por tanto no pertenecen a este grupo aquellas que
sólo los utilizan como refrigerante o lubricante.

Pasando al tema de la clasificación de las máquinas de fluidos hay que observar
que todas las clasificaciones se realizan siguiendo distintos criterios, unas veces más y
otras menos acertados, que conducen a agrupaciones diferentes, más o menos útiles o
convenientes; no siendo, en muchos casos excluyentes sino coincidentes.

Un primer criterio de la clasificación de las máquinas de fluidos puede ser
atendiendo a la densidad del fluido, es decir a dividirlas en aquellas que funcionan con
gases o con líquidos.

Esta clasificación conduce a separar los ventiladores y las turbobombas, y las
turbinas hidráulicas y las eólicas que están basadas en los mismos principios de
funcionamiento, comportándose el aire en tales casos como si fuera incompresible. Por
ello se rechaza este criterio de clasificación. Un criterio alternativo es el grado de
compresibilidad del fluido.

Otro criterio, igualmente desaconsejable, es considerar el movimiento del órgano
donde se intercambia la energía, clasificando las máquinas de fluidos en alternativas y
rotativas, pues se introducen en el mismo grupo máquinas tan dispares como el motor de
explosión y la bomba aspirante-impelente, o las turbobombas y las bombas de
engranajes, o se separan las bombas alternativas y las rotativas cuyo principio de
funcionamiento es idéntico.

Una cuestión que conduce a otra clasificación es el sentido de conversión de la
energía: de mecánica en energía del fluido o a la inversa. Esta clasificación que puede
parecer mas acertada, conduce a tratar conjuntamente las turbinas de gas y las


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

2 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

hidráulicas; y los compresores, las bombas y los ventiladores, que aún tienen algunas
similitudes, sus diferencias son considerables para poderlas estudiar al mismo tiempo.

Por último, dentro de los criterios aquí rechazados, se encuentra el principio de
funcionamiento de la máquina, que si bien a primera vista parece una cuestión
fundamental y que indudablemente los es, se desaconseja por reunir en la misma
agrupación el compresor y la bomba alternativa, la turbina hidráulica y la turbina de gas,
que aunque tienen conexiones evidentes no son suficientes para estudiarlas
conjuntamente, dadas sus respectivas especificaciones.

Dado que anteriormente se ha rechazado el criterio de la densidad del fluido por
comportarse los gases en algunos casos como incompresibles, un criterio alternativo es el
grado de compresibilidad del fluido. Esto nos lleva a la clasificación definitiva de las
máquinas de fluidos atendiendo al comportamiento del fluido como incompresible o
compresible

Máquinas Hidráulicas: son aquellas que utilizan como medio intercambiador de
energía un fluido que se comporta como incompresible: bomba hidráulica, ventilador
turbina hidráulica, aerogenerador etc.

Máquinas térmicas: son las que utilizan como elemento intercambiador de energía
fluidos que se comportan como compresibles, donde los fenómenos termodinámicos
tienen una incidencia fundamental: compresor, turbina de gas etc.

Máquinas Hidráulicas

Máquinas de Fluidos:

Máquinas Térmicas

Este criterio delimita con toda perfección los dos campos de las máquinas
hidráulicas y térmicas sin dar lugar a confusión alguna.



2.- CLASIFICACIÓN DE MÁQUINAS HIDRÁULICAS

Una vez definidas y delimitadas las máquinas hidráulicas y térmicas, en este
apartado se presentan diferentes clasificaciones de las primeras, que en casi todos los
casos son aplicables, en paralelo a las segundas.

El primer criterio que aplicaremos por ser el más importante es el que clasifica las
máquinas hidráulicas atendiendo a su principio de funcionamiento: se las tienen
turbomáquinas, y las máquinas de desplazamiento positivo.

Las Turbomáquinas basan su funcionamiento en el teorema de la cantidad de
movimiento, o en el teorema del momento de la cantidad de movimiento, también llamado
teorema del momento cinético, que al aplicarlo a estas máquinas se denomina Teorema
de Euler o teorema fundamental de las turbomáquinas.

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

3
Las máquinas de desplazamiento positivo se fundamentan en el teorema de
Pascal, es decir la máquina consigue incrementar la presión en un punto, transmitiéndole
la presión hidrostática íntegramente a todo el fluido que se encuentra aguas abajo.



Todas las turbomáquinas
disponen de un órgano
fundamental que gira sobre su eje,
donde se produce el intercambio
de energía, que recibe el nombre
de rodete o impulsor. Estas
máquinas se denominan también
rotodinámicas.

En la figura 1.1 puede verse
el corte esquemático de una
turbobomba.

Las bombas hidráulicas de
desplazamiento positivo consiguen
de forma diversa, mediante
succión, atrapar el líquido en un
pequeño recinto y cerrado éste, lo
desplazan hacia otro punto de la
máquina sometido a presión donde
lo depositan. La presión obtenida
por la bomba será la que exista en
su salida, es decir depende de la
instalación en la que trabaja. Estas
máquinas son reversibles, es decir
que si se aplica una presión en una
parte de la máquina se pueden
desplazar los órganos de éste,
constituyendo un motor hidráulico.

Fig.: 1.1.- Esquema de una turbobomba



Las máquinas de desplazamiento positivo, también llamadas volumétricas, se
dividen a su vez en máquinas alternativas y rotativas, según que el órgano intercambiador
de energía se desplace alternativamente o gire alrededor de un eje. Estas últimas se
denominan también rotoestáticas. En las figuras 1.2 y 1.3 se representan el corte
esquemático de éstas dos máquinas.

Turbomáquinas
Máquinas Hidráulicas
Alternativas
M. de desplazamiento positivo
Rotativas



Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

4 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas


Fig.: 1.2. - Esquema de una bomba alternativa Fig.: 1.3. - Esquema de una bomba rotativa
.


Un criterio para clasificar las máquinas hidráulicas que conduce a una división muy
importante es el sentido de conversión de energía.

Se denominan máquinas motoras a aquellas que transforman la energía del fluido
en movimiento de las máquinas: turbinas hidráulicas y eólicas, motores hidráulicos.

Se llaman máquinas generadoras a aquellas en las que la energía mecánica se
transforma en hidráulica: bombas y ventiladores.

Las turbinas hidráulicas o eólicas son las turbomáquinas que transforman la
energía hidráulica en mecánica. Reciben agua o aire con una gran cantidad de
movimiento y hacen que disminuya, para así generar una fuerza propulsora y con ella un
par motor. Este par es el que hace girar al generador, mediante el cual se produce la
energía eléctrica.

Se denomina motor hidráulico a la máquina que transforma la energía hidráulica,
obtenida previamente mediante una bomba hidráulica, en energía mecánica empleándose
ésta en realizar directamente un trabajo. Se trata de máquinas de desplazamiento
positivo. Se utilizan fundamentalmente en los circuitos oleohidráulicos.

Los antiguos molinos hidráulicos que utilizaban la energía hidráulica de los cursos
naturales y la convertían en energía mecánica, utilizándola directamente para moler
grano, desplazar fuelles, mover martinetes, elevar agua, etc., eran turbomáquinas.

Las turbobombas y los ventiladores convierten la energía mecánica en energía
hidráulica. Estas máquinas reciben una fuerza motora del exterior que permite
incrementar la cantidad del movimiento y, por tanto, la energía del fluido. Las bombas de
desplazamiento positivo incrementan la presión de una u otra forma y la transfieren al
líquido ubicado en el mismo recinto.



Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

5
Energía Motor Energía Bomba Energía Motor Energía Trabajo
Eléctrica Eléctrico Mecánica Hidráulica Hidráulica Hidráulico Mecánica


E.Hidráulica Turbina Energía Generador Energía Máquina Energía Trabajo
Natural Hidráulica Mecánica Eléctrica Mecánica



3.- DEFINICIÓN DE TURBINA HIDRÁULICA, TIPOS ACTUALES Y
DESCRIPCIÓN GENERAL.

Turbina hidráulica se puede definir como aquella máquina que transforma la
energía hidráulica aportada por un fluido incompresible (agua) en energía mecánica,
mediante la variación del momento de la cantidad de movimiento, en resumen es una
turbomáquina hidráulica motora.

El elemento fundamental de la turbina es el impulsor llamado rodete o rueda, es el
único elemento giratorio, y es donde se verifica la transformación de energía hidráulica en
mecánica.

Además del rodete constan de una serie de elementos, situados aguas arriba del
rodete, que tienen la misión de introducir el agua con la dirección y condiciones precisas.
A su salida se encuentran otros órganos que tienen el objetivo de evacuar
convenientemente el agua hacia el canal de desagüe.

Existen en la actualidad dos grandes tipos de turbinas hidráulicas, las de acción y
las de reacción; al primer grupo pertenece la turbina Pelton y al segundo la francis y sus
derivadas: hélice, kaplan, bulbo, deriaz y straflo.


3.1.- TURBINAS DE ACCIÓN Y DE REACCIÓN

Se llaman turbinas de acción o vena libre, a aquellas en las que el agua mueve el
rodete exclusivamente con energía cinética. Es decir las turbinas Pelton.

Se llaman turbinas de reacción o de vena forzada a las que utilizan energía
cinética y de presión para mover el rodete. A este grupo corresponden las turbinas:
Francis, Hélice, Kaplan, Deriaz, Bulbo y Straflo.


3.2.- DESCRIPCIÓN GENERAL

3.2.1.- Turbinas de acción

La turbina Pelton o de acción, consta fundamentalmente del distribuidor, llamado
así mismo inyector, y de la rueda o rodete.

El inyector tiene como misión introducir el agua en el rodete de forma conveniente;
es una prolongación de la tubería forzada, terminando en forma atoberada que reduce la


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

6 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

sección, con salida a la atmósfera, de esta forma la energía de presión que el agua posee
a su entrada se convierte totalmente en energía cinética. Puede tener de 1 a 6 inyectores,
pero en todo caso la admisión del agua en el rodete es puntual.

El rodete está constituido por un cubo unido al eje, con una serie de cazoletas
dispuestas en su periferia. El chorro formado a la salida de cada inyector incide
tangencialmente sobre las cazoletas, convirtiéndose la energía cinética del agua en
energía mecánica.

La turbina, arrastrando el generador eléctrico, permite la obtención de la energía
eléctrica a partir de la energía mecánica de aquella.

Fig.: 1.4.- Disposición de conjunto de salas de máquinas, una con turbina Pelton y otra con Kaplan

Las turbinas de acción se emplean en centrales hidroeléctricas cuyo salto sea
grande y el caudal relativamente pequeño, es decir en aquellos casos en que la relación
caudal- altura es reducida, y por tanto corresponden a velocidades específicas bajas, en
particular el número de Camerer estará comprendido entre 5 y 36 aproximadamente.

Fig.: 1.5.- Inyector de una turbina Pelton
Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

7






Fig.: 1.6.- Rodete de una turbina Pelton



Fig.: 1.7.- Cazoleta de una turbina Pelton

Al necesitar saltos grandes con caudales reducidos, las turbinas Pelton se
emplean en centrales de cabecera de cauce, es decir próximas al nacimiento de los ríos,
donde, por una parte, llevan fuertes pendientes, pudiéndose obtener así grandes
desniveles entre puntos relativamente próximos. Por otro lado las cuencas vertientes en
las cabeceras de cauce son reducidas.


3.2.2.- Turbinas de reacción

Las turbinas de reacción tienen una concepción notablemente diferente a las de
acción, como se ha podido observar de la figura 1.4.

En primer lugar, el elemento situado aguas arriba del rodete, llamado distribuidor,
transforma parte de la energía de presión, que tiene el agua a la entrada de la turbina, en
energía cinética.

El distribuidor en este caso rodea todo el rodete, llegando el agua por la totalidad
de la periferia de éste, siendo por tanto la admisión del agua total.



Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

8 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

El rodete, único órgano transformador de energía hidráulica en mecánica, es de
diseño diferente según el tipo de turbina de reacción de que se trate, pero en esencia está
formado por el cubo, unido al eje, y una serie de alabes dispuestos en la periferia de
aquél.












Fig.: 1.8.- Corte
meridional de
una turbina
Francis






Fig.: 1.9.- Corte
transversal de
una turbina
Francis

El agua a la salida del rodete tampoco sale a la atmósfera, sino que penetra en un
tubo llamado tubo difusor o tubo de aspiración, generándose a su entrada una depresión,
cuya misión fundamental es aumentar la energía hidráulica absorbida por el rodete.

El tubo difusor desemboca en el canal de desagüe, que devuelve el agua al cauce
natural.

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

9
En conjunto las turbinas de reacción están formadas por los siguientes elementos:
Cámara espiral, antedistribuidor, distribuidor, rodete, y tubo difusor.

Las turbinas de reacción se utilizan para una gamma muy amplia de alturas y
caudales, donde la relación caudal-altura es mayor que las correspondientes a turbinas
de acción. Los valores más bajos de dicha relación corresponden a las turbinas Francis y
los más elevados a las Hélice, Kaplan, Deriaz , Bulbo y Straflo, más o menos por este
orden.

El número de Camerer de las diferentes turbinas toma los siguientes valores
aproximados:

Francis : 50 < n
s
< 400 ; 15 < nq <120

Hélice, Kaplan, Deriaz: 400 < n
s
< 700 ; 120 < nq < 210

Kaplan, Deriaz, Bulbo, Straflo: 700 < n
s
< 1300 ; 210 < nq < 390




Fig.: 1.10.- Cámara espiral de una turbina Francis




Las centrales hidroeléctricas con turbinas de reacción están ubicadas en el cauce
medio o terminal de los ríos, incluso en su propia desembocadura, como es el caso de las
centrales mareomotrices, que aprovechan tanto el propio caudal del río, como el flujo y
reflujo de las mareas.




Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

10 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas














Fig.: 1.11.- Antedistribuidor de una turbina Francis


Fig.: 1.12.- Distribuidor y rodete de una turbina Francis

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

11














Fig.: 1.13.- Rodete de una turbina Francis


Fig.: 1.14.- Turbina Kaplan parcialmente desmontada

A medida que el río discurre por su cauce va disminuyendo la pendiente y
reduciendo su cota, disminuyendo las posibilidades de generar salto, pero
incrementándose su cuenca vertiente y por lo tanto su caudal.



Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

12 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

3.2.3.- Clasificación de turbinas. Diferencias fundamentales y campos de aplicación



DIFERENCIAS FUNDAMENTALES ENTRE TURBINAS

Turbinas de Acción

Turbinas de Reacción

Tipos

Pelton

Francis, Hélice, Kaplan,
Deriaz, Bulbo, Straflo
Admisión Por puntos total
Elementos Inyector y Rodete Cámara espiral,
Antedistribuidor,
Distribuidor, Rodete, Tubo
difusor
Energía aportada Cinética: c
2
/2g Cinética y de presión:
c
2
/2g + P/γ
Campo de trabajo: Q/H Pequeña Media y Grande
Número de Camerer 5 - 36 50 - 1300

Tipo de Central

Cabecera de los ríos
Cauce medio y terminal del
río, y en las
desembocaduras de los
ríos



4.- DEFINICIÓN DE TURBOBOMBA HIDRÁULICA, ELEMENTOS
FUNDAMENTALES. CAMPOS DE APLICACIÓN


Las turbobombas se basan, al igual que las turbinas, en el teorema de la cantidad
de movimiento, o más exactamente en teorema del momento de la cantidad de
movimiento, también llamado teorema del momento cinético y teorema de Euler.

Es decir estas máquinas mediante el giro producido por un motor de arrastre
generan una fuerza exterior sobre el rodete que tiene como consecuencia el incremento
de la cantidad de movimiento del fluido que atraviesa la máquina de manera continua y la
presión en la sección de salida de aquel.

La turbobombas, son máquinas cuya misión es incrementar la energía de los
líquidos, transformando la energía mecánica que reciben del motor de arrastre en energía
hidráulica siendo su principio de funcionamiento, como ya se ha indicado, el teorema del
momento cinético, también llamado teorema de Euler.

Este tipo de bombas es sin duda el más empleado y el que se utiliza
universalmente para trasegar casi todo tipo de líquidos a cualquier altura, solamente
líquidos muy viscosos, caudales muy pequeños y alturas muy grandes ofrecen dificultades
a este tipo de máquinas.

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

13
Se trata de turbomáquinas con funcionamiento y diseño parecido a las turbinas de
reacción. Constan de una carcasa donde se encuentra el rodete o impulsor y el sistema
difusor.

En el rodete se transforma la energía mecánica recibida del motor de arrastre en
energía hidráulica de presión y velocidad; en el sistema difusor parte de la energía
hidráulica de velocidad se convierte en energía de presión.

El sistema difusor puede adquirir distintas formas pero la más frecuente es la de
voluta o caracol, que hace de colector y donde la sección de paso aumenta, disminuyendo
así la velocidad aumentando la presión, tal como puede apreciarse en la figura 1.15

Fig 1.15.- Turbobomba

Las turbobombas se clasifican a su vez, teniendo en cuenta la dirección del flujo con
relación al eje de giro en: radiales, diagonales y axiales. (figura 1.16)







Fig 1.16: Tipos de
rodetes de las
Turbobombas



Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

14 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

Las turbobombas radiales y las diagonales son análogas a las turbinas Francis,
mientras que las axiales son similares a las turbinas Hélice.

En este tipo de bombas el caudal y la altura engendrada vienen relacionados entre
sí, siendo la curva característica más o menos descendente (figura 1.17). Otras variables
importantes son la potencia absorbida y el rendimiento.








Fig 1.17: Curvas
características de
una Turbobomba

En muchos textos y en casi todos los catálogos las turbobombas reciben el
nombre de bombas centrífugas, nombre no totalmente apropiado, ya que corresponde
solo a las radiales y en alguna medida a las diagonales. El nombre de turbobombas, que
poco a poco va tomando peso, es más idóneo dado que se trata de una turbomáquina.
También se denominan rotodinámicas.


5.- MÁQUINAS DE DESPLAZAMIENTO POSITIVO:: BOMBAS
ALTERNARIVAS: BOMBAS ROTATIVAS. MOTORES HIDRÁULICOS

Las Maquinas de desplazamiento positivo se basan en el principio de Pascal, es
decir en conseguir de alguna manera incrementar la presión en un punto del líquido para
que esta elevación se transmita íntegra e inmediatamente a todos los puntos del fluido.
Constan de un elemento denominado "desplazador" que precisamente desplaza
positivamente el líquido, de ahí su nombre, desde una zona donde hay líquido a una
presión reducida a otra donde se encuentra líquido a una presión superior, donde lo
deposita. O bien, en el caso de los motores hidráulicos, desde una zona donde hay líquido
a una presión elevada a otra donde se encuentra el líquido a una presión baja


5.1.- BOMBAS DE DESPLAZMIENTO POSITIVO

Este tipo de bombas tienen un principio muy sencillo como es el teorema de
Pascal, y una construcción difícil que las hacen en bastantes casos de coste elevado.
Esta dificultad es consecuencia de la necesidad de dar estanquidad a la separación entre
las zonas de presión elevada y reducida, y la de la propia bomba con el exterior, se
Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

15
clasifican a su vez en bombas alternativas y en bombas rotativas, distinguiendo la forma
con que se mueve el elemento desplazador del líquido.


5.1.2.- Bombas alternativas.

Dentro de las bombas alternativas existe una subclasificación que las divide en
bombas de émbolo y de membrana, considerando la esencia del elemento que se
desplaza alternativamente.

Las bombas alternativas constan esencialmente de una carcasa cilíndrica con un
émbolo desplazable en uno y otro sentido y una serie de válvulas que comunican las
tuberías de aspiración e impulsión con el interior de la carcasa.

El émbolo al desplazarse axialmente en uno y otro sentido crea, por una parte, una
depresión que aspira el líquido del depósito de aspiración, y por otra, una compresión que
lo desplaza hacia la tubería de impulsión. Como puede observarse en la fase de succión
la cámara está a presión inferior a la atmosférica, mientras que en la otra el líquido
situado en la cámara incrementa su presión al disminuir su volumen hasta el momento en
que abre la válvula de impulsión, instante en que el líquido situado en la cámara empieza
a pasar a la tubería de descarga. En ocasiones las válvulas se sustituyen por simples
lumbreras u orificios.

















Fig. 1.18.- Bombas alternativas de embolo

Se emplean para elevar caudales relativamente pequeños a gran altura, o mejor
en la mayoría de los casos para generar grandes presiones, que posteriormente
produzcan notables esfuerzos. Los líquidos empleados no deben de ser muy viscosos ni
llevar sólidos en suspensión o estar sucios.

Una cualidad de estas bombas es ser autocebantes, es decir, no requieren que se
llene de líquido la tubería de aspiración para comenzar a trasegar aquel, ya que el émbolo
al desplazarse genera un volumen que crea naturalmente una depresión. Un
inconveniente es que no tienen funcionamiento continuo, si no que es cíclico, dado que es
preciso convertir el movimiento giratorio del motor de arrastre en movimiento lineal, ello
lleva consigo ciertas irregularidades en el suministro, defecto que puede atenuarse de
distintas formas, como se verá más adelante.



Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

16 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

Los elementos fundamentales de este tipo de bombas son la cámara cilíndrica, el
pistón o émbolo que se desplaza en su interior, el vástago que relaciona el émbolo con el
elemento motor y las válvulas o lumbreras. Entre el émbolo y el cilindro y entre éste y el
vástago, en el punto de salida hacia el exterior, es preciso producir la estanquidad
suficiente para que el líquido no pase de una a otra cara del émbolo y no salga al exterior
respectivamente.

Existe una variante de bomba alternativa, denominada de diafragma, que consiste
en sustituir el émbolo por una membrana, se emplean para trasegar caudales reducidos a
pequeñas alturas (figura 1.19)













Fig: 1.19: Bomba
alternativa de
diafragma

El caudal que proporciona la bomba es en principio independiente de la presión de
la impulsión, ya que será equivalente al volumen de una embolada por el número de éstas
por unidad de tiempo; sin embargo, la presión hace que se produzcan pérdidas
volumétricas, es decir que parte del líquido pase a la otra cara del émbolo e incluso fugue
al exterior, o bien las válvulas no se abran o cierren en el momento adecuado, por ello el
caudal disminuye algo a medida que se incrementa la presión. La curva característica que
relaciona presión y caudal es por tanto prácticamente una recta vertical (figura 1.20). La
regulación del caudal puede conseguirse mediante la variación de la velocidad de giro o
gracias a la modificación de la cilindrada.

La altura o presión engendrada teóricamente no tiene tope, sin embargo en la
práctica está limitada por cuestiones tecnológicas obvias que aconsejan que cada tipo de
bomba no exceda de una determinada presión, e incluso lo normal es impedir pase ésta
de un determinado valor mediante una válvula de seguridad. Se construyen bombas
alternativas de émbolo para presiones de hasta 1.000 bar

e incluso mayores.

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

17





Fig:1.20. Curva característica de
una bomba de desplazamiento
positivo


Es muy frecuente que una bomba alternativa esté formada por una serie de
émbolos dispuestos paralelamente o perpendicularmente al eje del motor de arrastre, y
desfasados sus ciclos, consiguiendo de esta manera incrementar el caudal y minorar la
discontinuidad de cada émbolo (figura 1.21)











Fig. 1.21.- Bombas alternativas múltiples


5.1.3.- Bombas rotativas.

Las bombas rotativas, también denominadas rotoestáticas, constan de un cuerpo
de bomba de forma variable, dentro del cual están dispuestas unas piezas móviles
giratorias que provocan el desplazamiento positivo del líquido.

Las piezas móviles están dispuestas de tal forma que generan volúmenes en una
zona de la carcasa, creando automáticamente una depresión que aspira el líquido, a
continuación lo desplaza y por último lo deposita en otra zona donde el líquido se halla a
presión.

Estas bombas carecen de válvulas, requiriendo un ajuste perfecto entre las
distintas piezas, para impedir que el líquido retroceda y de esta forma obtener un alto
rendimiento. Se utilizan, en general, para obtener grandes presiones, y por lo tanto para
generar grandes fuerzas; solo pueden trabajar con líquidos viscosos, que sirven a la vez
de lubricantes, con un alto grado de limpieza

Existen numerosos tipos de bombas rotativas de difícil clasificación; en la figura
1.22. se muestran una bomba de engranes externos, y en la 1.23 una serie de máquinas
de este tipo.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

18 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas













Fig. 1.22.- Bomba de engranes
externos







Fig. 1.23.- Bombas de
Desplazamiento Positivo
Alternativa y Rotativas

Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

19
Aunque estas bombas carecen de válvulas son también autocebantes, su
funcionamiento no es continuo, pero su discontinuidad es menor que en las bombas
alternativas dado el menor tamaño de cada recinto y su mayor número. El caudal
producido es así mismo independiente de la presión engendrada, siendo su curva
característica similar a la de aquellas. Se construyen para presiones de hasta 600 bar e
incluso superiores; los caudales forzosamente son reducidos.


6.- OTRAS MÁQUINAS HIDRÁULICAS : BOMBAS ESPECIALES

El resto de las bombas que no es posible catalogar como bombas de
desplazamiento positivo o turbobombas se pueden incluir dentro de un tercer grupo
denominado bombas especiales. Entre estas pueden caber por ejemplo las bombas
turbina, bombas Hytor, bombas de chorro, tornillo de Arquímedes, ariete hidráulico,
bomba mamut, bombas transportadoras de polvos, etc.

El incremento de la energía de posición, con interés práctico, sólo lo efectúa un
ingenio ideado por Arquímedes, denominado "Tornillo de Arquímedes", que todavía se
utiliza hoy en día.

Consiste, tal como se muestra en la figura 1.24, en un tubo al que se le arrolla
exteriormente una chapa en espiral, todo ello ubicado en un canal circular o semicircular
dispuesto en plano inclinado, encontrándose su extremo inferior sumergido en un canal o
depósito alimentador. Produciendo un giro al tornillo se consigue, gracias al rozamiento,
que el agua se eleve hasta un punto superior donde se vierte.


Fig.1.24: Tornillo de Arquímedes

El ángulo de inclinación con que se dispone el tornillo es del orden de 30º y la
velocidad de giro oscila entre 30 y 60 rpm; el rendimiento alcanza el 75%.

Lógicamente la altura de elevación tiene un límite, pues el tornillo no puede tener
apoyos intermedios; normalmente no se construyen longitudes superiores a los 15 m, y


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

20 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas

por tanto la altura máxima conseguida se reduce a los 7,5 m aproximadamente, si bien
pueden conseguirse alturas superiores disponiendo tornillos de Arquímedes en serie.

Para tener un orden de valores diremos que un tornillo de Arquímedes de tamaño
medio que puede tener un diámetro exterior de 300 mm, permite elevar un caudal de 15
l/s, existiendo piezas que elevan caudales muy superiores, de hasta 6 m
3
/s. Es obvio que
pueden disponerse tornillos de Arquímedes en paralelo para incrementar el caudal.

El aumento exclusivo de la energía cinética de un líquido mediante una bomba no
puede conseguirse con buenos rendimientos. Si se quiere obtener una gran velocidad se
realiza mediante una transformación hidráulica de energía de presión en energía de
velocidad mediante una fuerte reducción de la sección de paso. Por otra parte no interesa
realizar el transporte de un líquido con una velocidad importante pues llevaría consigo
grandes pérdidas de carga.

Sin embargo sí que existen unos aparatos que incrementan la velocidad de los
líquidos, denominados eyectores, o bombas de chorro, si bien el incremento de la
velocidad del líquido no es el objetivo final del ingenio, pues realmente su finalidad es
mezclar dos líquidos o un líquido y un gas; se trata de unas bombas que carecen de
elementos móviles (figura 1.25), que utilizan como elemento motor líquidos en
movimiento.

Fig 1.25.- Principio del eyector

El líquido "motivador" pasa por una boquilla por la que por efecto Venturi se
incrementa fuertemente su velocidad, reduciéndose la presión por debajo de la
atmosférica, se aprovecha esto para succionar otro líquido, o un gas, que se mezcla con
el anterior en una cámara; a continuación se incrementa la sección para disminuir la
velocidad y aumentar la presión.



Máquinas Hidráulicas. T-1

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

21
7.- FUNDAMENTOS DE MÁQUINAS HIDRÁULICAS

• Ecuación general de la estática de fluidos.
• Ecuación de la hidrostática (escalas de presión y unidades).
• Calculo de fuerzas sobre superficies.
• Ecuación de la continuidad.
• Ecuación fundamental de la dinámica de fluidos perfectos o ecuación de Euler.
• Ecuación de Bernoulli.
• Ecuación del teorema de la Cantidad de Movimiento.
• Ecuación del teorema del momento cinético.
• Ecuación de Navier-Stokes.
• Análisis dimensional y teorema de π.
• Flujo de un fluido ideal.
• Teoría de la capa límite.
• Flujos en conductos cerrados.





































Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián

22 Clasificación, Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas











































Máquinas Hidráulicas. T- 2 23

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 2: FUNDAMENTOS DE LAS TURBOMÁQUINAS
HIDRÁULICAS


1.- DEFINICIONES Y CLASIFICACIONES

Como ya se ha visto en el capítulo anterior las turbomáquinas se basan en el
teorema de la cantidad de movimiento o, para ser más exactos, en el teorema del
momento de la cantidad de movimiento, es decir, en el teorema del momento cinético.
Si se aplica a la máquina una fuerza mecánica exterior, ésta se convierte en un
incremento de la cantidad del movimiento del fluido, transformándose así la energía
mecánica en hidráulica. Si, por el contrario, al atravesar el fluido la turbomáquina se
reduce la cantidad de movimiento del fluido, se generará una fuerza mecánica hacia el
exterior, transformándose la energía mecánica en hidráulica.

Recalcando, las turbomáquinas hidráulicas y matizando en su definición se puede
decir que son máquinas de fluido que intercambian energía hidráulica en mecánica, o
a la inversa, gracias a la variación de la cantidad de movimiento que se produce al
pasar el fluido de manera continua por los conductos de su órgano fundamental, que
gira sobre su eje, denominado rodete.

El flujo continuo que atraviesa la turbomáquina es una diferencia esencial con
las máquinas de desplazamiento positivo, donde el fluido atraviesa el órgano que
transforma la energía, aquí denominado desplazador, de una manera discontinua o
discreta.


1.1.- EL RODETE

El rodete es el único lugar de la máquina donde se produce la transformación
energética fundamental de la máquina, es decir donde la energía hidráulica se
convierte en mecánica, o a la inversa. Además, las turbomáquinas disponen de otros
elementos, situados aguas arriba y aguas abajo del rodete con el fin de que el fluido
penetre rodete y salga de él en las mejores condiciones posibles, a fin de optimizar su
rendimiento y por tanto el de la turbomáquina. En estas partes también se producen
transformaciones energéticas pero no del tipo señalado en el rodete. De hecho se
producen transformaciones de energía hidráulica de velocidad en presión o viceversa
y también obviamente conversiones de energía hidráulica o mecánica en calorífica, allí
donde se producen pérdidas irrecuperables.

El rodete de la turbomáquina está formado en principio por el cubo que va
unido al eje de la máquina, por la llanta que lo perimetra y por varios álabes dispuestos
entre ambos. Entre cubo, llanta y dos álabes consecutivos se forman los conductos
por donde discurre el fluido (figura 2.1). Lógicamente existen diversos tipos de rodetes
que pueden ser algo diferentes a lo aquí descrito.

El rodete es la parte fundamental de la máquina, de tal manera que en ciertos
casos se hace la abstracción de considerarlo como único elemento de aquella. Dentro
del rodete la zona donde se ubican los álabes es su parte fundamental por excelencia,
haciendo en bastantes casos una abstracción parecida a la indicada para el rodete con
relación a la máquina.


24 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 2.1 - Rodete de una turbomáquina
Los rodetes o quizás las turbomáquinas, pues tanto montan, se clasifican,
teniendo en cuenta la dirección que lleva el flujo a atravesar el rodete con relación a su
eje, en radiales, diagonales o mixtas y axiales (figura 2.2).

Las variables fundamentales del rodete o de la turbomáquina son el caudal que
trasiega y la altura con que trabaja. Aunque una máquina es capaz de trabajar en
infinitos puntos, es decir con distintos caudales y alturas, su punto de diseño, es decir
aquel en que el rendimiento es máximo, es el punto fundamental, al cual se refieren la
mayoría de las consideraciones que se realizan.


a/ Rodete radial

b/ Rodete diagonal



c/ Rodete axial

Fig 2.2. – Rodetes radial, diagonal y axial de una turbomáquina

Máquinas Hidráulicas. T- 2 25

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Las máquinas radiales trabajan con caudales relativamente pequeños y alturas
relativamente grandes, o mejor expresado con una relación caudal / altura reducida,
mientras que las axiales lo hacen a la inversa para valores de dicha relación elevada.
Las diagonales o mixtas lo hacen en campos intermedios. La realidad es que no es
fácil establecer fronteras pues existe una continua evolución del rodete a medida que
varia la mencionada relación.

Para conocer la tipología del rodete habrán de tenerse en cuenta las siguientes
consideraciones. En primer término según el teorema de la continuidad, la sección de
paso del fluido es proporcional al caudal e inversamente proporcional a la velocidad.
En segundo lugar la velocidad del flujo, según Torricelli, es proporcional a la raíz
cuadrada de la altura. Por último la altura con que trabaja la turbomáquina,
adelantamos, es función del desarrollo del rodete o alternativamente de su diámetro
exterior, siendo éste más grande con mayor altura.

Teniendo en cuenta lo anterior para trabajar con una relación caudal / altura
reducida se requerirá un rodete de sección de paso pequeña, diámetro grande y
anchura de rodete pequeña. Se entiende por anchura la distancia existente entre cubo
y llanta. Estamos ante un rodete de tipo radial como el que se muestra en la figura 2.2
a). Como se observa tiene una llanta de bastante superficie y un cubo paralelo a la
llanta, formando dos platillos enfrentados. Tanto la sección de paso a la entrada como
a la salida de los álabes es la superficie lateral de un disco. Los álabes normalmente
tienen una simple curvatura.

Al ir aumentando la relación mencionada, es decir a medida que disminuye la
altura y aumenta el caudal, el rodete evoluciona continuamente: aumenta la sección de
paso, disminuye el desarrollo de los álabes y el diámetro exterior, se mayora la
anchura del rodete, se minora la importancia de la llanta y aumenta el tamaño de la
zona del cubo próxima al eje, tal como se aprecia en la figuras 2.2 b). Estamos ante un
rodete diagonal. La sección de paso a la entrada de los álabes de una turbina puede
ser la superficie lateral de un disco, la de un tronco de cono o bien la de una
determinada superficie de revolución; la de salida puede ser la superficie lateral de un
tronco de cono o una determinada superficie de revolución. En el caso de
determinados ejercicios se adopta la de un círculo o la de una corona circular. Los
álabes en este caso poseen una doble curvatura. En el caso de las bombas es a la
inversa, es decir su salida es la entrada de las turbinas y viceversa.

Si continua aumentando la relación Q/H llega un momento en que, con el fin de
aumentar la sección de paso, desaparece la llanta, se incrementa substancialmente el
tamaño del cubo y los álabes pasan trabajar en voladizo. Estamos ante las máquinas
axiales (figura 2.2 c)). Aquí las superficies de paso a la entrada y salida de los álabes
resultan ser coronas circulares, en bastantes casos de áreas iguales.

2.- FORMAS DE REPRESENTACIÓN

Teniendo en cuenta que los álabes reciben su nombre porque están formados
por superficies alabeadas, la representación en el plano del dibujo del rodete y de la
trayectoria del fluido al atravesarlo alcanza cierta dificultad.

Para intentar solventar tal problema los planos de representación usuales son:
el meridiano o axial, el transversal y el desarrollado. El primero contiene el eje de la
máquina, el segundo es normal a él y el tercero se obtiene por desarrollo de la
superficie lateral de un cilindro.

26 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Los métodos de representación en un plano son: por corte o indeformado, por
circularidad y por ortogonalidad. Un punto del rodete o de la trayectoria queda
indeformado cuando se encuentra en el mismo plano de representación; en el método
de representación circular cada punto considerado se representa girándolo un
determinado ángulo respecto al eje de la máquina hasta que la trayectoria del giro
corte con el plano de representación. La representación ortogonal consiste en
trasladar el punto considerado por perpendicularidad al plano donde se representa.


2.1.- REPRESENTACIÓN DE LOS RODETES RADIALES

Los planos de representación normalmente utilizados son: meridiano o
axial y transversal. En el plano meridiano la representación del cubo y la llanta es por
corte; la de los álabes y la de la trayectoria es circular. En el plano transversal el cubo
o la llanta se representan en alzado, mientras que los álabes son cortados y las
trayectorias no se deforman, ya que las trayectorias recorridas por las partículas en el
interior de los conductos, formados entre cada dos álabes, la llanta y el cubo, se
encuentran en planos transversales. Se denominan rodetes radiales porque la
representación de la trayectoria de una partícula en un plano axial al atravesar el
rodete es un radio, aunque en la realidad las trayectorias, tanto relativa como absoluta,
son espirales alojadas en un plano transversal, tal como se aprecia en la figura 2.3.
Aunque todo lo anterior no es del todo riguroso, sobre todo en algunas máquinas, es
una buena aproximación a la realidad para facilitar su estudio.




2.2.- REPRESENTACIÓN DE LAS TURBOMÁQUINAS DIAGONALES

Tienen una representación más compleja que las estrictamente radiales pues
sus álabes, como ha quedado dicho, poseen una doble curvatura, por tanto cualquier
representación de éstos en plano sufre alguna deformación.


Fig. 2-3.- Turbomáquina radial: a) Plano meridiano; representación circular (1-2 línea de corriente
relativa proyectada circularmente); b) Plano transversal; representación indeformada (en las TM
radiales el triángulo de velocidades se encuentra en este plano)
1
2
flujo
(b)
relativa del
Máquinas Hidráulicas. T- 2 27

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 2.4.- Turbomáquina diagonal: a) Plano meridiano; representación circular; b) Plano transversal;
representación ortogonal (deformada)

Los planos de representación usuales son el meridiano y el transversal con
análogas indicaciones a las señaladas para los rodetes radiales. Las trayectorias de
las partículas del flujo siguen aquí superficies de revolución. El plano transversal
requiere una representación ortogonal, pero precisa varios cortes para una
visualización suficiente (figura 2.4).


2.3.- REPRESENTACIÓN DE LAS TURBOMÁQUINAS AXIALES

En este tipo de máquinas pueden utilizarse los tres planos de representación:
meridiano, transversal y desarrollado. En el primero el cubo queda seccionado



Fig. 2-5. - Turbomáquina axial: a) Plano meridiano; representación circular; b) Plano transversal;
representación ortogonal; c) Plano desarrollado; representación en desarrollo cilíndrico (los triángulos
de velocidad aparecen indeformados en este plano).

1
2
relativa del
flujo
(b)
a)
28 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

mientras que los álabes y la trayectoria se obtienen por circularidad. En el plano
transversal el cubo queda igualmente cortado y álabes y trayectoria se representan por
ortogonalidad. Se denominan rodetes axiales porque la representación de la
trayectoria del flujo al atravesar el rodete en el plano meridiano es paralela al eje, si
bien en la realidad se inscribe en la superficie lateral de un cilindro. Por este motivo se
utiliza el plano desarrollado donde los alabes quedan cortados y la trayectoria no se
deforma (figura 2.5)


3.- DESCOMPOSICIÓN DEL MOVIMIENTO EN LAS TURBOMÁQUINAS.
DIAGRAMA DE VELOCIDADES

El movimiento de una partícula de fluido al atravesar el rodete de una
turbomáquina puede referirse a un observador situado fuera de la máquina o a otro
que se traslade en el propio rodete, es decir puede estudiarse el movimiento absoluto
de la partícula o el relativo respectivamente.

Teniendo en cuenta lo anterior cada partícula posee tres velocidades:
Velocidad absoluta

• Velocidad relativa w

• Velocidad de arrastre u

verificándose entre ellas la relación vectorial:
w u c + =
La velocidad de arrastre u, es la velocidad tangencial o circunferencial del
propio rodete, tiene la dirección de la tangente a la circunferencia donde se ubique el
punto considerado, el sentido de la marcha del rodete y como módulo ω ωω ω r, o su
equivalente (2 π r N)/60, donde ω y N son la velocidad angular expresada en
radianes/s y número de vueltas/min respectivamente y r el radio del punto
considerado.

Las velocidades de una partícula cualquiera se representan mediante el
diagrama o triángulo de velocidades, los cuales tienen una gran importancia en el
estudio de las turbomáquinas, sobre todo los correspondientes a los puntos situados a
la entrada y salida de los álabes del rodete, en el momento de funcionamiento óptimo.

Además de las velocidades indicadas existen otras dos particularmente
interesantes (figura 2.6): La velocidad absoluta proyectada sobre la de arrastre,
representada por c
u
, denominada velocidad periférica o tangencial, y la velocidad
absoluta proyectada sobre un radio, representada por c
m
, llamada velocidad
meridiana, radial o de gasto. La velocidad periférica juega un papel primordial en el
cálculo de la potencia de la máquina como se verá más adelante. La velocidad de
gasto recibe tal nombre porque al multiplicarla por la sección transversal de paso
proporciona el caudal, también llamado gasto. Por otra parte se suele utilizar la
velocidad relativa proyectada sobre la de arrastre, representada por w
u
, con una
validez exclusivamente operacional sin contenido conceptual.

Máquinas Hidráulicas. T- 2 29

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 2.6. - Diagrama de velocidades en el rodete de una turbomáquina


El ángulo que forman las velocidades de arrastre y absoluta se denomina α αα α. El
ángulo que forman la velocidad relativa y el sentido contrario de la velocidad de
arrastre, se llama β ββ β. Si se trata de un punto situado a la entrada del álabe todos los
valores llevarán el subíndice 1 y si es a la salida el 2. Si se trata un punto genérico no
lleva subíndice.

En la Fig. 2.7, en el corte transversal de una turbobomba se ha dibujado la
trayectoria relativa de una partícula de fluido a su paso por el rodete que es la
trayectoria que vería un observador fijo al alabe, moviéndose solidario al mismo. La
trayectoria absoluta de la partícula es la que vería un observador desde unos ejes fijos
externos. La trayectoria relativa sigue naturalmente el contorno de los alabes, no así la
trayectoria absoluta, porque los alabes del rodete están en movimiento. Si el rodete no
girase las trayectorias absoluta y relativa coincidirían.












Fig: 2.7.- Trayectorias absoluta y relativa de
una partícula de fluido que atraviesa el rodete
de una turbobomba

En la figura 2.8 se representan los diagramas de velocidades correspondientes a la
entrada y salida de los álabes de una turbina. Las turbinas de reacción disponen
previamente a la entrada del rodete un elemento denominado distribuidor formado por
una serie de álabes fijos dispuestos a modo de corona o cintura en la periferia del
rodete, tal como se muestra en la figura.
30 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


l distribuidor tiene como misión que el fluido entre en el rodete en la dirección
conveniente. El fluido discurre entre cada dos álabes consecutivos del distribuidor,
llegando al rodete con una determinada dirección marcada por aquellos, de tal forma
que la velocidad absoluta de salida de los álabes del distribuidor es coincidente, en
principio, con la velocidad absoluta a la entrada del rodete.

Conociendo la velocidad absoluta y la velocidad de arrastre a la entrada del
rodete se puede saber la velocidad relativa a la entrada del rodete, en módulo
dirección y sentido. Pues bien, trabajando la turbina en su punto de máximo
rendimiento, esta velocidad relativa ha de ser tangente a los álabes del rodete a su
entrada con el fin de que no se produzcan choques, ya que éstos originarían pérdidas.

Teniendo en cuenta lo anterior se deduce que el ángulo α αα α
1
define en todo
momento la dirección de los álabes del distribuidor en su salida y el ángulo β ββ β
1
,

en funcionamiento óptimo, define la dirección de los álabes del rodete a la
entrada.

El fluido después de entrar en el rodete sigue una trayectoria paralela a sus
álabes saliendo con una velocidad relativa tangente a ellos. Componiendo esta
velocidad con la de arrastre a la salida del rodete se obtiene la velocidad absoluta a la
salida, en módulo, dirección y sentido. Pues bien en el punto de máximo rendimiento
esta última velocidad, es decir la velocidad absoluta a la salida ha de ser radial, en
cuyo caso la velocidad periférica será nula, tal como se aprecia en la figura 2.8. El
ángulo β ββ β
2 22 2
define en todo momento la dirección de los álabes a la salida. En
funcionamiento óptimo α αα α
2
es 90º, c
m2
= c
2
y c
u2
= 0.

Si la turbina no trabaja en el punto óptimo, también denominado de placa, la
velocidad relativa a la entrada del rodete no será tangente a los álabes del mismo,
produciéndose choques a la entrada, ni su velocidad absoluta a la salida será radial,
disminuyendo el rendimiento de la máquina por ambos motivos.



2
w
1
2
u
2
2
2
2
1
w
1
1
1
u
1
C
Cm
Cu
1
C
Cm
=

Fig: 2.8. - Diagrama de velocidades de una turbina
Máquinas Hidráulicas. T- 2 31

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

w
2
C
2
2
2
2
1
u
1
1
w
1
C
1
=Cm
1
Cm
Cu
2
2
Cu =0
1


Fig: 2.9. - Diagramas de velocidades teórico en turbobombas

En el caso de turbobombas la trayectoria seguida por el fluido es centrífugo en
vez de centrípeto como es en las turbinas, es decir el fluido entra por el centro y sale
por la periferia en lugar de entrar por la periferia y salir por el centro como lo hace en
las turbinas.

En el caso óptimo y en el punto de entrada de los álabes de una bomba la
velocidad relativa ha de ser tangente a los mismos para que no se produzcan
choques y la velocidad absoluta ha de ser radial. En su salida el fluido sale del rodete,
en principio, tangente al álabe, tal como se observa en la figura 2.9, si bien el triángulo
a la salida aquí expuesto queda modificado tal como se explica a continuación.


4.- MODIFICACIONES DEL TRIÁNGULO DE VELOCIDADES A LA
SALIDA EN UNA TURBOBOMBA

La teoría elemental del álabe o teoría de Euler afirma que los triángulos de
velocidades son idénticos para todos los puntos que tienen el mismo radio y que el
fluido sale de los álabes con una velocidad relativa tangente a los mismos.

Lo anterior requeriría que el rodete estuviese formado por infinitos álabes
infinitesimales o por infinitos conductos de sección transversal infinitesimal, para que
cada partícula de fluido fuera perfectamente guiada al atravesar el rodete y se
verificarán los triángulos de velocidad teóricos de entrada y salida del rodete.

Sin embargo, esto no es así y, para un radio dado, las velocidades absoluta y
relativa no son uniformes; incluso en ausencia de rozamientos, turbulencias o
despegamientos de la vena fluida de las paredes se producen ciertos efectos, que
modifican los diagramas de velocidades, debido a lo que se denominan
imperfecciones en el guiado.

Si las velocidades del fluido en puntos con el mismo radio situados a uno y otro
lado de un álabe, o dicho de otra manera situados en las caras activa y pasiva del
álabe, fuesen iguales, significaría que las presiones en dichos puntos serían también
32 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

iguales. Esto implicaría que no habría transferencia de energía del álabe al fluido,
cosa que evidentemente no es así.

En el rodete de la turbobomba las fuerzas que originan el momento de
reacción, del mismo módulo pero de sentido contrario al momento motor de la
turbobomba, son las debidas a la presión normal que ejerce el fluido sobre los álabes.
La fuerza total del fluido integrada por las fuerzas elementales de la presión a uno y
otro lado de la cara del álabe no puede ser nula y por tanto la distribución de presiones
ha de ser tal que se verifique esta condición.

Según la ecuación de Bernoulli en un fluido ideal la energía total es la misma
en dos puntos cualesquiera de una línea de corriente:

p
1
/ρg + z
1
+ c
1
2
/2g = p
2
/ρg + z
2
+ c
2
2
/2g

Si el fluido atraviesa una turbobomba recibe energía hidráulica que expresada
en altura, es decir en energía por unidad de peso, es la siguiente (expresión que se
deduce en el apartado 7 del tema):

Sumando este valor al primer término de la Ec. Inicial de Bernoulli se obtiene:

p
1
/ρg + z
1
+ c
1
2
/2g +
g
w w
g
c c
g
u u
2 2 2
2
1
2
2
2
1
2
2
2
1
2
2

+

+

= p
2
/ρg + z
2
+ c
2
2
/2g

Simplificando:

p
1
/ρg + z
1
+ w
1
2
/2g – u
1

2
/2g = p
2
/ρg + z
2
+ w
2
2
/2g – u
2

2
/2g

Es decir:

p/ρg + z + w
2
/2g – u
2
/2g = Cte.

Esta es la ecuación de Bernoulli del movimiento relativo válido para las
turbobombas.

En el rodete de la turbobomba en un radio cualquiera r = cte. y u
2
/2g = cte.,
siendo el influjo de la gravedad despreciable en el rodete de una turbobomba; además
según la teoría unidimensional la velocidad relativa w es la misma en todos los hilos de
corriente luego en cada radio w = cte. Por tanto según la ecuación anterior la presión p
=cte. Se concluye que el momento que ejerce el fluido sobre los álabes es nulo.

Como consecuencia se deduce que las velocidades de los mencionados
puntos no son iguales, de tal forma que entre la cara activa y pasiva de un conducto
existente entre dos álabes consecutivos se produce un gradiente de velocidades
(figura 2.11). El resultado de lo anterior es que la trayectoria relativa del fluido no es
paralela a tangentes a los álabes, nada mas que en zonas próximas a la cara anterior
o activa de éstos.
Máquinas Hidráulicas. T- 2 33

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián














Fig: 2.10.– Distribución simétrica de las
fuerzas tangenciales de presión de la teoría
unidimensional.


Fig 11. - Distribución de velocidades entre las caras activa y pasiva de los álabes

Las partículas restantes adquieren una velocidad con una ligera componente
tangencial dirigida en el sentido contrario al de rotación, tal como señala la figura 2.10
b. Es decir, lo que ocurre es que el flujo se “retrasa” con relación al álabe que le
conduce, llevando una dirección no tangente a él.

Otro efecto a considerar es el siguiente. En las turbomáquinas el flujo es
irrotacional, es decir la velocidad angular promedio de todas las partículas de fluido es
cero, ya que el fluido parte del reposo. La única manera de que una partícula de fluido
pueda obtener una velocidad angular cualquiera es a partir de la acción de un par de
torsión sobre ella. En el caso de las turbomáquinas el flujo es muy turbulento, por tanto
la influencia de la viscosidad es despreciable, es decir los esfuerzos cortantes pueden
considerarse nulos. Las únicas fuerzas que actúan sobre la partícula de fluido son las
34 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

de presión y las de gravedad, ninguna de las cuales es capaz de ejercer un par de
torsión neto sobre la partícula de fluido. Se concluye que en ausencia de viscosidad
una partícula de fluido que tenga inicialmente una velocidad angular cero mantiene tal
condición, es decir el flujo permanece irrotacional. Por tanto las partículas de fluido al
atravesar el rodete de la turbomáquina mantienen su orientación primitiva respecto del
eje de la turbobomba.

El rodete imprime al fluido una aceleración tangencial, pero la partícula en su
movimiento absoluto no adquiere ninguna rotación. Esta inercia de las partículas
fluidas al giro respecto del eje de la turbobomba produce una rotación relativa de las
partículas en sentido contrario con relación al rodete que gira, es decir un torbellino
relativo. La Figura. 2.12. sirve para explicar este fenómeno.

Otra explicación más simplista de la cuestión afirma que las partículas de fluido
tiene una inercia al giro, que en el curso de la rotación, tienden a guardar su
orientación primitiva con relación a ejes fijos.



Fig. 2.12.- Giro relativo de una
partícula de fluido, igual y
opuesto al giro del rodete.
Siguiendo la trayectoria absoluta de la partícula se observa que no se modifica
su orientación respecto del eje de la turbobomba a su paso a través del rodete.

Sin embargo, en la trayectoria relativa respecto del rodete, la partícula va
girando en sentido contrario al de la rotación de la turbobomba para mantener su
orientación primitiva respecto del eje de la máquina.

En el rodete el torbellino relativo se superpone al movimiento de
desplazamiento relativo del fluido con relación al rodete. (Fig. 2.13)

La distribución final de las velocidades relativas en el rodete es la composición
de las velocidades relativas de los dos tipos de movimiento, que tienen lugar
simultáneamente

La Fig. 2.14,a representa la distribución de velocidades relativas en la teoría
unidimensional (sin torbellino relativo), la Fig. 2.14,b representa la distribución de
velocidades relativas debida al torbellino relativo y la Fig. 2.14,c representa la
distribución final de las velocidades relativas, debida a la composición de ambos
movimientos.
Máquinas Hidráulicas. T- 2 35

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián










Fig. 2.13.- Remolino relativo en el
rodete.



























Fig. 2.14.- Corriente relativa en un
rodete de turbobomba; a) teoría
unidimensional; b) remolino
relativo; c) superposición de ambos
movimientos.


36 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En el rodete con nº finito de álabes, debido al remolino relativo que en el rodete
con nº infinito de álabes no puede tener lugar, se ha perdido la disimetría de la
distribución de presiones y ha aparecido una fuerza debida a la presión del fluido en
dirección contraria de la velocidad u, que es la reacción del fluido a la fuerza impulsora
del rodete (Fig. 2.15).

En el estudio detallado de la distribución de velocidades y presiones en las dos
caras de cada álabe, se observa y se ha medido experimentalmente que existe un
gradiente en la actividad del álabe en la dirección del flujo, siendo máxima a la entrada
y nula a la salida.




Fig. 2.15.- Variación de la velocidad relativa w a un radio r y
distribución asimétrica de las fuerzas de presión sobre el álabe.

En la parte activa del rodete se produce una acelerada variación de las
velocidades que contribuye a modificar el triángulo de velocidades a la salida con
relación al previsto en la teoría unidimensional (Fig.2.16).



Fig. 2.16.- Modificación de la velocidad a la salida del rodete

Máquinas Hidráulicas. T- 2 37

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Esto se deriva de que en la línea AB normal al álabe I la distribución de
velocidades relativas es tal que en A es superior a B, del álabe II (w
A
> w
B
)

Por otra parte la velocidad en el punto exterior de la cara activa del álabe II se
debe igualar a la velocidad del punto exterior de la cara pasiva del mismo álabe,
porque ambas caras convergen en el mismo punto. Por tanto w
C
ha de hacerse igual a
w
A
, produciéndose en el segmento BC de la cara activa un importante gradiente de
velocidades relativas, que se corresponde con el gradiente negativo de presiones que
se produce en ese mismo segmento.

La velocidad relativa media del arco AC no será muy diferente de w
A
y en una
primera aproximación se puede considerar igual a ella.

El ángulo que adquiere esta velocidad, que se representa por β
3
, es menor al
ángulo de salida del álabe β
2
, siendo el ángulo de desviación β
2
- β
3
= 5÷10º

En la Fig. 2.17 se representan las modificaciones de los triángulos de velocidad
de entrada y salida respecto a los originales de la teoría unidimensional.

2
w'
2
w
2
C
2
2
C'
2
2
2
1
u
1
1
w
1
C
Cu
2
2
Cu'

Fig. 2.17.- Triángulos de velocidades de entrada y salida con nº infinito y finito de álabes

En particular el ángulo β
2
ha disminuido hasta el nuevo valor de β
2
’, así como
la componente periférica c
u2
al nuevo valor de c’
u2
. La disminución de c
u2
afecta a la
altura engendrada. Este fenómeno es menos acusado con rodetes de mayor número
de álabes y menor anchura, pues el rozamiento del fluido con las paredes sólidas
disminuye la circulación relativa; igualmente se hace menor con rodetes de mayor
diámetro de salida.

Los álabes reales en nº finito tienen además un cierto espesor, que afecta a los
triángulos de velocidad de entrada y a la salida en menor medida. Los álabes suelen
construirse redondeados a la entrada y afilados a la salida, es lo que se denomina
perfil de ala de avión. La influencia del espesor de los álabes puede despreciarse
muchas veces a la salida pero no a la entrada.

Resumiendo, por las causas señaladas, la dirección de la velocidad relativa a
la salida es diferente a la dirección de la tangente al álabe, sufriendo una desviación
que normalmente vale de 5º a 10º. Como consecuencia de todo lo anterior el triangulo
38 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

de velocidades a la salida del álabe se modifica tal como se aprecia en la figura 2.17,
disminuyendo la velocidad periférica a la salida lo que provoca una disminución de la
altura engendrada por la bomba. Es importante señalar que esta disminución no
representa una pérdida energética.

Esta desviación existe, incluso, en un funcionamiento óptimo de la máquina; no
es fácil de determinar y aumenta rápidamente con el paso relativo de los álabes, es
decir con el cociente entre la distancia entre dos álabes y la longitud de su desarrollo.
El problema no se resuelve disminuyendo el ángulo β
2
a β
2

, pues las pérdidas por
imperfección en el guiado harían que el ángulo de salida fuese menor que β
2

.

Como ya se ha indicado en la figura 2.17 se representan los diagramas de
velocidades real y teórico a la salida de la bomba superpuestos. Algunas bombas
poseen a su salida un difusor formado por una corona de álabes ubicados en la
periferia del rodete. La velocidad absoluta c
2
’ habrá de ser tangente a estos álabes
para que no se produzcan choques.


5.- CONCEPTOS EN TURBINAS: ALTURAS, ENERGÍAS, CAUDALES,
POTENCIAS, PÉRDIDAS Y RENDIMIENTOS

Conviene antes de adentrarse en el estudio particularizado de determinadas
cuestiones de turbinas y de bombas conocer una serie de términos conceptuales de
muy frecuente uso en las explicaciones, referidos a alturas, energías, caudales,
potencias, pérdidas y rendimientos.

Dado que tanto las turbinas como las turbobombas tienen sus particularidades,
se tratan separadamente, sí bien las analogías son frecuentes.

5.1.- ALTURAS O ENERGÍAS

En primer término se recuerda y advierte que una altura, usada con enorme
frecuencia en la hidráulica, pues tiene unidades de longitud, es una energía por unidad
de peso, siendo por ello dependiente del caudal; a pesar de ello en la mayoría de los
casos por concisión de lenguaje se dice que es una energía. Sin embargo y como es
sabido en el Sistema Internacional la fuerza no es una entidad fundamental, por tal
motivo la Norma CEI nº 41, 3ª edición, que rige el estudio de las turbinas, prescribe
que se ha de utilizar la energía por unidad de masa en vez de la energía por unidad de
peso que se venía utilizando hasta hace poco tiempo. Su unidad es el J/kg y se
representa por E. Igual que en el caso anterior por concisión de lenguaje en muchas
ocasiones se le denomina simplemente energía. La relación entre altura y energía es:
E = g H

A continuación se exponen las alturas o energías que aparecen en el estudio
de las turbinas.

• Altura o energía neta (H
n
o E
n
) es la energía, lógicamente hidráulica, puesta a
disposición de la turbina. Es frecuente denominar a la altura salto.

• Altura o energía efectiva (H
e
o E
e
) es la energía mecánica obtenida por la turbina,
se denomina también altura o energía útil (H
u
o E
u
). La mayor parte de la energía
hidráulica recibida por la turbina (H
n
) se transforma en energía mecánica y el resto
son pérdidas hidráulicas que se convierten en energía calorífica.
Máquinas Hidráulicas. T- 2 39

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


• Altura o energía real (H
r
o E
r
) es la energía mecánica recibida por el generador
eléctrico. De la energía mecánica obtenida por la turbina hay que restar las
pérdidas orgánicas, es decir, las producidas en cojinetes, rodamientos y demás
elementos mecánicos de la turbina.

5.2.- CAUDALES

• Caudal total (Q
t
) es el caudal que recibe la turbina, también denominado
turbinable.

• Caudal útil (Q
u
) es aquél que atraviesa el rodete, también llamado turbinado.

• Caudal perdido (Q
p
) es aquella parte del caudal total que no atraviesa el rodete,
sino que circula por el huelgo existente entre aquel y la carcasa de la turbina, y que
por lo tanto no sirve para producir energía mecánica. Q
t
= Q
u
+ Q
p
.

5.3.- POTENCIAS

• Potencia neta (P
n
) es la potencia hidráulica puesta a la disposición de la turbina.
P
n
= ρ g Q
t
H
n


• Potencia efectiva (P
e
) es la potencia mecánica producida por la turbina también se
denomina útil. P
e
= ρ g Q
u
H
e


• Potencia real (P
r
) es la potencia mecánica recibida por el generador. También se
denomina potencia al freno o al eje. P
r
= ρ g Q
u
H
r
.

5.4.- PÉRDIDAS

• Pérdidas hidráulicas o manométricas (h
fh
o h
fm
). Son las pérdidas de energía
producidas al atravesar el fluido la turbina por rozamiento y cambios de sección y
dirección en los conductos que conforman la máquina, además de las pérdidas por
choque.

• Pérdidas orgánicas o mecánicas (h
fo
). Son las pérdidas mecánicas existentes en
los elementos mecánicos de la máquina.

• Pérdidas volumétricas (Q
p
). Se trata del caudal perdido y no aprovechado.

5.5.- RENDIMIENTOS

• Rendimiento manométrico o hidráulico (η
m
o η
h
). Evalúa el comportamiento
hidráulico de la turbina. η
m
= H
e
/H
n


• Rendimiento orgánico o mecánico (η
o
). Evalúa el comportamiento mecánico de la
turbina. η
o
= H
r
/H
e


• Rendimiento volumétrico (η
v
). Contempla las pérdidas volumétricas. η
v
= Q
u
/Q
t


• Rendimiento global (η
g
). Considera la totalidad de las pérdidas, siendo por tanto la
relación entre las potencias real y neta. Es el producto de los tres rendimientos
anteriores. η
g
= η
m
η
o
η
v

40 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


• En el tratamiento práctico de la turbina no es posible desglosar los tres
rendimientos, siendo normal reunir en uno solo el producto de los rendimientos
volumétrico y manométrico, considerando aparte el orgánico.

• Normalmente los rendimientos volumétrico y orgánico son muy elevados y
próximos a la unidad (0,98 a 0,99). Es frecuente considerarlos como la unidad y
suponer que el rendimiento global es equivalente al manométrico.


6.- CONCEPTOS EN TURBOBOMBAS: ALTURAS, ENERGÍAS, CAUDALES,
POTENCIAS, PÉRDIDAS Y RENDIMIENTOS

A continuación se explican las mismas cuestiones que se acaban de realizar en
turbinas al caso de turbobombas.

6.1.- ALTURAS

La norma ISO que trata sobre las bombas denomina altura a la energía por
unidad de masa dividida por la gravedad, salvando de esa manera el escollo
presentado por el Sistema Internacional, pudiendo utilizar las alturas en el estudio de
las turbobombas con las ventajas que ello reporta.

• Altura de Euler (H
E
) es la energía hidráulica bruta que produciría la turbobomba en
el caso de que se cumpliera la teoría elemental del álabe y no se produjesen
pérdidas por imperfecciones en el guiado. La altura de Euler recibe en algunos
textos el nombre de altura teórica con un número infinito de álabes (H
t∞
), al
considerar que dicha teoría se cumpliría en el caso hipotético de que el rodete
poseyera infinitos álabes, de tal forma que cada partícula fuera perfectamente
guiada. Esta altura se obtendría si se verificasen los triángulos de velocidades
teóricos a la salida del rodete.

• Altura interna (H
i
) es la energía hidráulica bruta real producida por la bomba. Es la
energía que se obtiene a partir del diagrama de velocidades real. En algunos
textos se le denomina altura teórica (H
t
). La altura interna es la altura de Euler
menos las pérdidas por imperfecciones en el guiado. H
i
= H
E
- h
fig


• Una cuestión importante a tener en cuenta es que las pérdidas por imperfecciones
en el guiado, como ya se ha indicado anteriormente, no son pérdidas energéticas,
ya que la altura de Euler es una energía inexistente, procedente de considerar
unas velocidades inadecuadas en el momento de aplicar el teorema de la cantidad
de movimiento (7).

• Altura absorbida (H
a
) es la energía mecánica absorbida por la bomba y transmitida
por el motor de arrastre. La turbobomba tiene una serie de pérdidas orgánicas que
se analizarán detenidamente en el momento oportuno.

• Altura manométrica (H
m
) es la energía hidráulica útil obtenida por la turbobomba;
ciertos autores prefieren denominarla útil o efectiva, pero su nombre universal es
altura manométrica. Expresada de otra manera es la energía hidráulica útil que la
bomba le comunica al líquido. Se obtiene restando las pérdidas hidráulicas a la
altura interna. H
m
= H
i
– h
fh


Máquinas Hidráulicas. T- 2 41

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

6.2.- CAUDALES

• Caudal total (Q
t
) es el caudal que circula a través de los conductos del rodete de la
turbobomba.

• Caudal útil (Q
u
) es aquél que llega a la bomba y el que se conduce hacia la tubería
de descarga de la bomba.

• Caudal perdido (Q
p
) es aquella parte del caudal total que habiendo salido del
rodete retorna hacía su entrada, y que no resulta útil en el bombeo. Debido a que
entre la salida y entrada del rodete existe un gradiente positivo de energías, parte
del caudal que circula por el rodete, retorna por el huelgo formado entre la llanta de
la rueda y la carcasa de la bomba, constituyendo un cortocircuito hidráulico. Q
t
=
Q
u
+ Q
p


6.3.- POTENCIAS

• Potencia de Euler (P
E
) es la potencia hidráulica bruta que se obtendría si se
cumpliera la teoría elemental del álabe

• Potencia interna (P
i
) es la potencia hidráulica bruta real obtenida por la bomba o
sea la parte de la potencia mecánica recibida del motor de arrastre convertida en
hidráulica. P
i
= ρ g Q
t
H
i


• Potencia manométrica (P
m
) también denominada efectiva o útil; es la potencia
proporcionada al líquido bombeado. P
m
= ρ g Q
u
H
m


• Potencia absorbida (P
a
) es la potencia absorbida por la bomba al motor de
arrastre. P
a
= ρ g Q
a
H
a


6.4.- PÉRDIDAS

• Pérdidas hidráulicas o manométricas (h
fh
o h
fm
). Análogas a las de las turbinas.

• Pérdidas volumétricas (Q
p
). Comentadas más arriba.

• Pérdidas orgánicas o mecánicas (h
fo
). Son las pérdidas que se producen en la
parte mecánica de la máquina. Se producen además de las pérdidas mecánicas
comentadas en turbinas un tipo de pérdidas específico que se tratará más
adelante.

6.5.- RENDIMIENTOS

• Eficacia del álabe (e
a
) es el cociente entre la altura interna y la de Euler. E
a
= H
i
/H
E
.
Evalúa la manera más o menos perfecta del guiado del líquido al atravesar el
rodete. No se representa con el símbolo normal de los rendimientos (η) por no
tratarse de un rendimiento energético.

• Rendimiento manométrico o hidráulico (η
m
o η
h
). Evalúa el comportamiento
hidráulico de la turbobomba, considera por tanto las pérdidas hidráulicas dentro de
la bomba. η
m
= H
m
/H
i


• Rendimiento volumétrico (η
v
). Considera las pérdidas de caudal. η
v
= Q
u
/Q
t

42 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• Rendimiento orgánico o mecánico (η
o
). Evalúa el comportamiento mecánico de la
turbobomba. η
o
= H
i
/H
a


• Rendimiento global (η
g
). Contempla el rendimiento energético total de la bomba η
g

= P
m
/P
a
. Es el producto de los tres rendimientos anteriores. η
g
= η
m
η
o
η
v


• En la práctica no es posible desglosar cada rendimiento. Sin embargo es
interesante realizar el citado análisis para observar donde se producen las
pérdidas y tratar de minorarlas. En multitud de ocasiones no se habla más de que
de uno solo, suponiéndose que los rendimientos orgánico y volumétrico son la
unidad, y que el manométrico es igual al global. Sin embargo hay que hacer
constar que en la práctica, tanto las pérdidas orgánicas como las volumétricas, en
determinadas turbobombas, pueden alcanzar valores no despreciables.


7 ECUACIÓN FUNDAMENTAL DE LAS TURBOMÁQUINAS O ECUACIÓN
DE EULER

La ecuación fundamental de las turbomáquinas tiene como finalidad conocer la
potencia producida por la máquina y otros parámetros, mediante la aplicación del
teorema de la cantidad de movimiento en el cual están basadas. En primer lugar se
procede a deducir y explicar la Ecuación de Euler para el caso de turbinas, para más
tarde siguiendo los mismos criterios y procedimientos, hacerlo para las turbobombas.

7.1.- TURBINAS

Consideremos el rodete tipo de una turbina de reacción, esquematizada en la
figura 2.18. Se adopta como volumen de control el existente entre las secciones de
entrada y salida de la rueda, el cubo, la llanta y los álabes. Siendo la superficie de
control aquella que lo envuelve. Recordamos que la trayectoria es centrípeta.

Las fuerzas exteriores a que está sometido el volumen de control considerado
son:
• La fuerza de la gravedad G o peso del líquido alojado en el volumen de control,
cuyo punto de acción está situado en el eje de la máquina.
G
M

Fig 2.18 - Corte meridiano del rodete de una turbina
Máquinas Hidráulicas. T- 2 43

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• La fuerza debida a la presión π
1
producida por el líquido situado aguas arriba de la
sección de entrada del rodete 1. Para el rodete esquematizado en la figura esta
sección es la superficie lateral de un disco, por lo que π
1
está constituida por
infinitas fuerzas elementales radiales, teniendo en cuenta que las fuerzas de
presión son normales a la superficie considerada.

• La fuerza debida a la presión π
2
producida por el agua situada aguas abajo de la
sección de salida del rodete 2. Esta sección en el rodete considerado es una
corona circular perpendicular al eje de la máquina. La fuerza π
2
en todo caso
estará formada por fuerzas elementales paralelas al eje, además su resultante será
paralela al eje, tendrá su punto de acción en el mismo y será coincidente con él..

• La fuerza producida π
m
por el cubo, la llanta y los álabes sobre el agua, tendrá un
centro de acción y una dirección desconocidas en principio, habiéndola dispuesto
en la figura 12 de una manera arbitraria.

Se aplica a continuación el teorema de la cantidad de movimiento al
mencionado volumen de control. Se recuerda que dicho teorema se expresa diciendo
que la suma de las fuerzas exteriores es igual a la cantidad de movimiento en la
sección de salida menos la cantidad de movimiento en la sección de entrada, ambas
por unidad de tiempo.:
( )
1 2
C C Q F
ext
− =

ρ

Tomando momentos respecto del eje de la turbomáquina se obtiene la
ecuación del momento de la cantidad de movimiento o teorema del momento cinético:

) (
1 1 2 2
c r c r Q M
externos
r r r r
r
∧ − ∧ =

ρ


que expresa lo siguiente: “ La suma de los momentos externos que actúan sobre un
volumen de control es igual a la variación del flujo del momento de la cantidad de
movimiento entre la salida y entrada del volumen de control”.

La expresión del teorema de la cantidad de movimiento considerando estas
fuerzas externas es la siguiente:

( )
1 2 2 1
c c Q G
M
r r r r r
r
− = + + + ρ π π π


Tomando momentos respecto del eje de la turbobomba, es decir, aplicando el
teorema del momento cinético:

( )
1 1 2 2
2 1
c r c r Q M M M M
M
G
r r r r
r r r r
∧ − ∧ = + + + ρ
π π π


Se recuerda que el momento de una fuerza respecto a un eje es el momento
de la fuerza proyectada sobre un plano perpendicular al eje considerado respecto al
punto de corte de dicho plano con el eje.
44 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El momento de las fuerzas de gravedad respecto al eje de la turbina es igual a
cero, pues dichas fuerzas pasan por el eje. El momento de la fuerza π
1
es igualmente
nulo porque, tal como se ha dicho más arriba, está formada por fuerzas elementales
radiales que pasan todas por el eje. El momento de la fuerza π
2
es también nulo dado
que aquella es paralela al eje y su resultante coincidente con él.

Si la turbina tuviera el eje horizontal o en cualquier otra posición los resultados
anteriores no variarían. En determinadas turbinas la sección de entrada está ubicada
en la sección lateral de un tronco de cono, pasando las fuerzas elementales π
1

también por el eje, siendo, por tanto, su momento respecto al eje cero. La sección de
salida de las máquinas puede ser la superficie lateral de un disco, las fuerzas
elementales π
2
consiguientes serían radiales y su momento nulo. En otras ocasiones,
en máquinas diagonales , la sección de salida se encuentra en la superficie lateral de
un tronco de cono o en una determinada superficie de revolución, en tales ocasiones
las fuerzas elementales π
2
pasan por el eje y no crean momento. En las
turbomáquinas axiales y en otros casos particulares suceden cosas análogas y los
momentos mencionados son igualmente nulos.

Por último sobre el momento de la fuerza π
m
hay que hacer las siguientes
consideraciones. La fuerza π
m
es la fuerza que hace el cubo, llanta y álabes sobre el
fluido y, debido al principio de acción y reacción, será igual pero de signo contrario que
la fuerza que efectúa el fluido sobre dichos elementos. La fuerza propulsora del rodete,
la que crea el momento motor es precisamente esta última ya que es el fluido el
elemento propulsor. De todo esto se deduce que Mπ ππ π
m
= - M, siendo M el momento
motor mecánico que se genera en el rodete de la turbina.

Sustituyendo en la ecuación del teorema del momento cinético:

) (
1 1 2 2
c r c r Q M
r r r r
r
∧ − ∧ = − ρ


) (
2 2 1 1
c r c r Q M
r r r r
r
∧ − ∧ = ρ



) . . (
2 2 1 1 u u
c r c r Q M − = ρ




expresión que se conoce con el nombre de ecuación fundamental de las
turbomáquinas, o Ecuación de Euler, donde se ha suprimido la expresión vectorial.

Esta ecuación es impecable en su demostración pero puede resultar errónea si
no se aplica debidamente. Una correcta aplicación pasa por adoptar los verdaderos
valores en cada punto de entrada y salida, lo que exige una integración. Es frecuente
resolver el problema dividiendo el fluido que atraviesa el rodete en filetes paralelos a
cubo y llanta y aplicar a cada uno la expresión anterior, asimilando las secciones de
entrada y salida a sendos puntos representativos; la suma de los momentos parciales
proporcionará el momento total. En determinadas ocasiones, para acelerar el cálculo y
obtener resultados aproximados, todos los puntos de la sección de entrada o salida se
asimilan a uno solo, cosa que resulta exacta en la entrada y bastante menos a la
salida.
Máquinas Hidráulicas. T- 2 45

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Del análisis de esta ecuación se deduce que el momento motor no depende de
las velocidades que previamente pueda tener la máquina, ello quiere decir que las
turbomáquinas poseen par de arranque propio y no necesitan ningún elemento
adicional para ponerse en marcha, lo que representa una importante ventaja sobre
otras máquinas motrices, como por ejemplo, los motores de explosión.

Para obtener la potencia efectiva de la turbina, es decir la potencia mecánica
en el rodete de la Turbina, bastará multiplicar el momento por la velocidad angular:

P
e
= M. ω = ρ Q (r
1
.c
u1
. ω - r
2
. c
u2
. ω)

Como ω.r
1
= u
1
y

ω.r
2
= u
2
:


( )
2
2
1
1
U C U C Q P
u u e
− = ρ



que es otra forma de escribir la ecuación fundamental de las turbomáquinas.

La potencia efectiva se puede expresar también de la siguiente manera::

P
e
= H
e
Q ρ g

Siendo H
e
la altura efectiva, es decir la energía hidráulica por unidad de peso
que se transforma en energía mecánica por unidad de peso en el rodete de la turbina.
Q representa el caudal útil o turbinado, es decir el caudal que atraviesa el rodete de la
turbina,
P
e
= ρ Q (u
1
c
u1
- u
2
c
u2
) = H
e
Q ρ g

( )
2
2
1
1
1
U C U C
g
H
u u e
− =

De esta expresión podemos obtener una consecuencia importante en el diseño
del rodete, para conseguir una altura efectiva máxima, es decir para el punto nominal:

H
e
⇒ máxima → u
2
c
u2
= 0 , como u
2
≠ 0 se tendrá que
cumplir c
u2
= 0 es decir α αα α
2
= 90º

Por tanto el triángulo a la salida del rodete debe de ser rectángulo, lo cual nos
va a definir en función de las variables de la turbina (Q, N) el ángulo β ββ β
2
de los álabes a
la salida del rodete.

El rendimiento manométrico de una turbomáquina se define como el cociente
entre la altura efectiva y la altura neta, es decir evalúa las pérdidas hidráulicas de la
turbina, luego:
46 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


η
m
= H
e
/H
n

) u c u (c
H g
1
2 u 1 u
m
2 1
− =
m
η

Otra manera de expresar la ecuación fundamental permite extraer
consecuencias muy importantes para el diseño del rodete de la turbina.
:
Si en la expresión de la altura efectiva se sustituye c
u
por su equivalente
c.cos
1
se puede escribir:

) (
1
2
α α cos u c - cos u c H
2 2 1 1 1 e
g
=

aplicando a la ecuación anterior la ley de los cosenos:

w
2
= u
2
+ c
2
- 2 u c cos α

g
w w u u c c
2
) ( ) ( ) (
2
1
2
2
2
2
2
1
2
2
2
1
− + − + −
=
e
H

Esta ecuación merece alguna discusión. Puesto que su segundo miembro es
una suma de tres diferencias de cuadrados y la altura efectiva H
e
interesa que sea lo
mayor posible, se observa que es conveniente que se verifique:

• c
2
< c
1
: es decir que es bueno disminuir lo más posible la velocidad absoluta
de salida del agua, en relación con la de la entrada.

• u
2
< u
1
: es interesante que la sección de salida posea el menor radio posible
en comparación con el de la de entrada.

• w
2
> w
1
:conviene aumentar la velocidad relativa del agua al ir atravesando la
rueda, los álabes han de formar conducciones convergentes.

Las turbinas siguen en lo posible estas indicaciones, sin embargo, no es
absolutamente necesario que se verifiquen estas tres condiciones simultáneamente,
basta que su suma sea lo mayor posible, dependiendo la forma de conseguirlo del tipo
de turbina de que se trate.

En las turbinas axiales las fórmulas obtenidas anteriormente se simplifican ya
que las partículas situadas en la misma trayectoria, tienen el mismo radio y, por tanto,
u
1
= u
2
= u, con lo que en este caso se tienen fórmulas similares a la siguiente:

) (
2 1
u u
c c u Q − = ρ
e
P


Máquinas Hidráulicas. T- 2 47

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


7.2.- TEOREMA DE EULER APLICADO A LAS TURBOBOMBAS

En el caso de turbobombas el flujo tiene el sentido contrario al de las turbinas,
es decir es centrífugo, penetra por el centro y sale por la periferia, con lo cual donde
en éstas es la entrada en aquellas es la salida y viceversa.

En la figura 2.19 se representa un corte esquemático de una turbobomba, con
la misma nomenclatura que para el caso de turbinas.
G
M


Fig 2.19 - Corte meridiano esquemático del rodete de una turbobomba

Siguiendo el mismo proceso y haciendo análogas consideraciones que en el
caso de turbinas, se van obteniendo las siguientes expresiones:

1 2
M M G − = + + +
m
π π π
2 1


1 2 2 1
M M G
M M M M M M − = + + +
m π π π


En esta ocasión los tres primeros términos son también nulos por idénticos
motivos que en el caso de turbinas. En referencia al cuarto término hay que notar que
es precisamente el momento motor, sin necesidad de cambiarle el signo, ya que éste
se produce por el empuje de los alabes sobre el líquido. Luego:

1 2
M M
M M M − =
Teniendo en cuenta lo anterior y haciendo las mismas consideraciones que en
el caso de las turbinas para calcular los momentos de la cantidad de movimiento, se
pueden deducir las siguientes expresiones para el caso de turbobombas:

( )
1 u 2 u
r c r c Q M
1 2
− = ρ
o bien:
P
E
= ρ Q
t
(c
u2
u
2
- c
u1
u
1
)
48 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Debiendo de tomar en todo caso el caudal total pues es el que atraviesa el
rodete. Por otra parte la potencia será de Euler o interna según se adopte el triángulo
de velocidades teórico o real respectivamente.
( )
1
1
2
2
1
U C U C
g
H
u u E
− =
o alternativamente:

( )
1
1
2
2
1
U C U C
g
H
u u I
− =

De esta expresión, como en el caso de turbinas, podemos obtener una
consecuencia importante en el diseño del rodete, para conseguir una H
i
máxima, es
decir para el punto nominal:

H
i
⇒ máxima → u
1
c
u1
= 0 , como u
1
≠ 0 se tendrá que
cumplir c
u1
= 0 es decir α αα α
1
= 90º

Por tanto el triángulo a la entrada del rodete debe de ser rectangulo, lo cual nos
va a definir en función de las variables de la bomba (Q, N) el ángulo β ββ β
1
de los álabes a
la entrada del rodete.

El rendimiento manométrico (H
m
/H
i
) adopta la siguiente expresión:


1
u
1 2
u 2 u
m
m
c u c
H g

= η

realizando análogas transformaciones que en el caso de turbinas se obtiene:

( ) ( ) ( ) | |
2
2
2
1
2
1
2
2
2
1
2
2
m
m
w w u u c c
g
H − + − + − =
η


de donde se deducen las siguientes consecuencias, para que H
m
sea máximo:

• c
2
> c
1
: Es conveniente aumentar lo más posible la velocidad absoluta de
salida con relación a la de la entrada.

• U
2
> u
1
:

Es interesante que el rodete de la turbobomba tenga diámetro de
salida grande con el fin de aumentar u
2
, con relación al de entrada, o bien que la
bomba gire a gran velocidad.

• w
1
> w
2
: Conviene que la velocidad relativa disminuya al atravesar el rodete, es
decir que los conductos del rodete sean divergentes.

Si se comparan estas consecuencias con las deducidas para el caso de
turbinas se observan que casi son opuestas. Como se dijo en aquella ocasión no es
posible cumplir las tres consecuencias a la vez, ya que incluso se contradicen, lo
importante es que la suma de las tres diferencias sea máxima.
Máquinas Hidráulicas. T- 2 49

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


8.- TEORIA HIDRODINÁMICA DEL ALA PORTANTE

Cuando el número dé álabes es reducido, cosa que ocurre normalmente en las
máquinas axiales, éstos se comportan como si trabajaran aislados, independientes
unos de otros. Su estudio y desarrollo se puede abordar mediante la ecuación de
Euler que se acaba de estudiar, pero además se puede aplicar la denominada teoría
del ala portante o del ala de avión que se trata a continuación.

En primer término se recuerda de una manera rápida dicha teoría en sus
aspectos más descriptivos.

Si se tiene un flujo permanente, indefinido y unidireccional de un fluido de
densidad constante, y se introduce en él un cilindro inmóvil de longitud infinita, para
evitar los efectos de envergadura, con su eje longitudinal perpendicular a la dirección
de la corriente, el cilindro sufre una fuerza de arrastre en la dirección de la corriente,
pero no recibe ninguna acción en el sentido perpendicular a ella. Exactamente lo
mismo ocurre si se introduce un perfil con un plano de simetría paralelo a la dirección
del flujo (figura 2.20).




Fig 2.20 - Fuerzas producidas sobre un perfil cilíndrico inmóvil y un perfil simétrico situados en un flujo


Si el flujo que contiene el sólido es laminar el fluido no se despega de aquel,
pero cuando aparece la turbulencia se produce una separación de la vena fluida en
puntos diferentes que dependen del número de Reynolds. Para el caso de régimen
eminentemente turbulento que es el caso más frecuente en la turbomaquinaria el
despegamiento de la capa límite se efectúa un poco aguas abajo del punto de mayor
espesor del perfil.

Los esfuerzos que produce el flujo sobre el perfil son debidos a la
presión y a la tensión de cortadura en la capa límite. Las fuerzas de presión, normales
a la superficie sólida, se pueden descomponer en dos: una paralela a la dirección del
flujo y otra perpendicular. Las fuerzas según la dirección del flujo tienen un valor
positivo distinto de cero, ya que la presión en la cara aguas arriba es superior a la de
aguas abajo donde se forma la estela. Sin embargo las fuerzas normales a la dirección
del flujo se anulan dos a dos, pues el perfil tiene un plano de simetría y las fuerzas en
las áreas especulares se anulan dos a dos (figura 2.21).

50 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián






Fig 2.21 - Fuerzas de
presión sobre un perfil
cilíndrico inmóvil en el seno
de un flujo

Por otra parte los esfuerzos cortantes debidos a la tensión de cortadura en la
capa límite, tangentes a la superficie del perfil producen una componente en la
dirección del flujo positiva, mientras que la componente normal se anulan dos a dos en
las áreas especulares (figura 2.22).







Fig 2.22. - Fuerzas de
cortadura sobre un perfil
cilíndrico inmóvil en el
seno de un flujo

Ahora bien, si al primer cilindro introducido en el flujo, se le comunicara una
rotación, este recibiría, entonces, además del esfuerzo longitudinal, un esfuerzo
transversal de sustentación (figura 2.23.)







Fig 2.23. - Fuerzas producidas
sobre un perfil cilíndrico sometido a
un giro

Si al perfil cilíndrico se le hace girar, por ejemplo en el sentido contrario a las
agujas del reloj, se tiene que las fuerzas de presión son análogas al caso anterior,
pero las debidas a la tensión de cortadura se modifican. Así se tiene que las que se
producen en superficies especulares no son iguales, pues son distintas las
variaciones de velocidad en tales superficies, apareciendo el esfuerzo de sustentación
(figura 2.24). Este fenómeno se conoce con el nombre de efecto Magnus, el cual
puede apreciarse fehacientemente cuando al golpear una pelota se le somete a una
giro.
dF = τ dA = µ (u/e)dA
estela
dF = P.dA
dF = P. dA
dF’ = P’ .dA
P’.dA
Máquinas Hidráulicas. T- 2 51

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Esta acción transversal también se consigue, introduciendo en el flujo un perfil
disimétrico, o bien, uno simétrico, cuando su eje de simetría no sea paralelo a la
dirección del flujo, sin necesidad de comunicarle una rotación. Lo mismo sucede si en
el flujo se introduce un perfil simétrico respecto un plano de simetría con la dirección
del flujo no paralela a dicho plano. La misma situación se produce, en todo caso, si se
introduce en el seno del flujo un perfil de ala de avión, también conocido con el nombre
de Kutta-Joukowsky (figura 2.24). Se suele denominar perfil de ala de avión por ser
este vehículo muy popular, pero perfiles más o menos análogos se utilizan en las
máquinas hidráulicas.






Fig: 2.24. - Fuerzas de
presión sobre un perfil
cilíndrico sometido a un
giro


El teorema de Kutta-Joukowski dice que un perfil disimétrico introducido en el
seno de una corriente permanente, indefinida y unidireccional sufre un esfuerzo
transversal de sustentación, mientras que el esfuerzo longitudinal de arrastre es nulo.
Esto realmente sería ideal, porque un ala de avión estaría provista de un esfuerzo de
sustentación, mientras que no sufriría ninguna acción contraria a su avance.


Fig: 2.25. - Fuerzas producidas sobre un perfil


52 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Sin embargo esto en la realidad esto no es así sino que los perfiles están
sometidos a ambos esfuerzos. Para conocer sus verdaderos valores es necesario
recurrir al túnel aerodinámico o al canal hidrodinámico, donde mediante ensayos
pueden llegar a conocerse.

Estos esfuerzos, deducidos mediante el teorema de la cantidad de movimiento,
tienen las siguientes expresiones:
2
2
2
'
z z
2
x x
V
A k F
V
A k F


=
=
ρ
ρ

donde:
• k
x
y k
z
son los coeficientes de arrastre y sustentación que se determinan en
túnel aerodinámico o canal hidrodinámico.

• ρ es la densidad del fluido.

• A y A’ son las áreas proyectadas de la superficie del perfil sobre planos
perpendiculares a las direcciones consideradas respectivas.

• V

es la velocidad del flujo no perturbado por la presencia del perfil.

Dichos coeficientes dependen en gran medida del ángulo que forma la
dirección del flujo con la de la cuerda del perfil, llamado ángulo de incidencia (figura
2.26).

En la figura 2.27 pueden observarse la variaciones sufridas por los valores de
k
x
y k
z
al modificarse dicho ángulo.

Fig 2.26 - Ángulo de incidencia de un perfil en un flujo








Fig 2.27 - Coeficientes
de arrastre y
sustentación en función
del ángulo de incidencia
AB cuerda
Máquinas Hidráulicas. T- 2 53

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

De este gráfico, obtenido en túnel aerodinámico, se deduce lo siguiente:

• La fuerza de sustentación F
z
es máxima para un determinado valor del ángulo de
incidencia, manteniéndose alto en un entorno reducido, disminuyendo
apreciablemente al apartarse del ángulo de incidencia óptimo.

• La fuerza de arrastre se mantiene casi constante para un amplio campo de valores del
ángulo de incidencia, incrementándose, en algunos casos, notablemente a partir del
ángulo óptimo de incidencia para el esfuerzo de sustentación.

• Para un ángulo de incidencia nulo, k
z
tiene todavía un valor positivo; únicamente para
un cierto valor negativo de aquel el empuje transversal se hace negativo.

De todas maneras cada perfil tiene un comportamiento diferente que tan solo
puede conocerse a través de ensayos. Los perfiles empleados en maquinaria
hidráulica son normalmente gruesos y no demasiado disimétricos.

Si se dibuja ahora un nuevo diagrama, en el que se dispone k
z
en ordenadas y
k
x
en abscisas, se obtiene un gráfico como el de la figura 2.28 en el que el punto A
proporciona el perfil óptimo o de máxima finura, es decir aquel en el que k
z
/k
x
alcanza
el valor más alto.









Fig: 2.28 - Diagrama de la finura
de un perfil

















54 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





































Máquinas Hidráulicas. T-3 55

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 3: SEMEJANZA EN TURBOMÁQUINAS


1.- MÉTODOS PARA EL ESTUDIO DE LAS TURBOMÁQUINAS


Como es sabido el estudio de la dinámica de los fluidos es posible abordarlo
mediante tres procedimientos diferentes: El Lagrangiano, el Euleriano y el
Experimental. Los tres métodos representan la realidad mediante arquetipos con
mayor o menor fortuna, los dos primeros lo consiguen por medio de un análisis
matemático y el tercero mediante la contemplación del fenómeno real.

El método Lagrangiano, basado en la mecánica clásica de los sólidos,
estudia la trayectoria de las partículas; es un método científico, que intenta
aproximarse al máximo a la realidad, pero, por ahora, con escaso éxito y con
resultados prácticos poco significativos. Se puede afirmar que es un método que
promete más que lo que da.

El método Euleriano, teniendo en cuenta la difusividad de las partículas de
fluido y su escasa unidad temporal, considera lo que sucede en puntos fijos del
espacio a lo largo del tiempo; se trata de un procedimiento ingenieril muy práctico, con
un gran poder aplicativo. Al contrario que el método anterior este procedimiento da
más que lo que promete.

A pesar de todo, ante la incapacidad manifiesta de los dos métodos
precedentes de poder abarcar bastantes fenómenos de la dinámica de los fluidos,
incluso partiendo de hipótesis grandemente simplificadas, en determinadas ocasiones
se recurre al método Experimental, que no hace otra cosa que reproducir en
laboratorio o in situ el fenómeno real, observándolo con atención, haciéndole adoptar
diferentes situaciones, realizando mediciones de todos los parámetros medibles y en
una palabra conociéndolo en su propia realidad.

El primer objetivo del estudio del fenómeno que sucede dentro de una
turbomáquina es conocer el comportamiento del flujo y poder deducir el
desplazamiento de cada partícula de fluido en su seno.

Teóricamente todo proceso de dinámica de fluidos y en particular el que se
genera dentro de una turbomáquina, podría ser resuelto a partir de las ecuaciones
diferenciales del movimiento, la ecuación de la continuidad, la ecuación de estado y la
ecuación de la transformación termodinámica que sufra aquel, junto con las
condiciones en los límites.

Así se tendrían seis ecuaciones, las ya mencionadas, con seis incógnitas:
las tres componentes de la velocidad, la presión, la densidad y la temperatura.

Los resultados de las ecuaciones vendrían dadas en función de la posición de
la partícula en un determinado lugar y el instante en que el fenómeno se produce. Las
constantes de integración se determinan gracias a las condiciones en los límites. De
esta manera se habría conseguido el objetivo planteado.

En el caso concreto de las máquinas hidráulicas las cosas se simplifican al
comportarse el fluido como incompresible y ser el proceso cuasi isotérmico, con lo cual
las ecuaciones necesarias se restringen a las cuatro señaladas en primer término. Por
56 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

otra parte si se estudia un régimen permanente el fenómeno es además independiente
del tiempo

A pesar de todo, incluso en las máquinas hidráulicas, las cosas en la realidad
son mucho más complejas a lo previsto en la teoría y ni las ecuaciones diferenciales
del movimiento son perfectamente conocidas, más que en contados casos, ni los
datos necesarios de partida son suficientemente fiables ni fácilmente trasferibles a las
ecuaciones.

Por todo lo anterior tanto el método Lagrangiano como el Euleriano fracasan
en el estudio de las turbomáquinas y es absolutamente imprescindible recurrir al
método Experimental si se desea conocer el fenómeno con cierta profundidad.

Se trata de un procedimiento indudablemente muy oneroso que requiere
mucho tiempo para obtener resultados y que por tanto se recurre a él en aquellos
casos en que los otros dos métodos han fracasado y el tema lo exige por su
trascendencia económica, por cuestiones de seguridad o por motivos importantes de
otra índole.

Las dificultades del método Experimental se agravan cuando el tamaño de los
fenómenos que han de reproducirse alcanzan grandes dimensiones, como es el caso
de muchas turbomáquinas, principalmente las turbinas hidráulicas. En estos casos no
sólo es un grave problema la construcción de grandes turbinas, que hay que ensayar y
modificar hasta conseguir un buen rendimiento, sino que es preciso construir
instalaciones anejas de grandes proporciones y trabajar con enormes caudales. Todo
lo anterior resulta prohibitivo y al borde de lo imposible.

Para resolver tal dificultad se recurre al estudio de modelos en tamaño
reducido y a aplicar entre la máquina real, denominada prototipo, y el modelo
determinadas relaciones de semejanza.

Fueron los franceses Charles de Bossut y el Conde de Buat, en el siglo XVIII,
los primeros que reprodujeron en laboratorio fenómenos hidráulicos y son
considerados los padres de los laboratorios hidráulicos de hoy en día. Sin embargo fue
más tarde, avanzado el siglo XIX, cuando el francés Frederic Reech y el inglés Willian
Froude establecieron los primeros criterios de semejanza, siendo los precedentes de
los grandes laboratorios de este siglo.

Para llevar a cabo el diseño de una turbomáquina de importancia se realizan
los pasos siguientes:

La turbomáquina que se trata de construir interesa que trabaje de manera
óptima con unas condiciones o parámetros predeterminados, como son el caudal, su
potencia, su velocidad de giro y el rendimiento deseado, entre otros. Con estos datos
de partida, con los conocimientos teóricos disponibles y sobre todo con datos y la
experiencia de anteriores construcciones, se efectúa un prediseño de la máquina.

Basado en este prototipo de partida se construye una turbomáquina semejante
a la diseñada, realizada a la escala conveniente, que se denomina modelo.

Esta máquina se ensaya en un laboratorio especial para comprobar sus
resultados; a la vista de estos se modifican determinadas partes de la turbomáquina
con el fin de mejorar su comportamiento y por lo tanto su rendimiento; así se continúa
hasta el momento en que se considere que se ha alcanzado un techo en su
perfeccionamiento.
Máquinas Hidráulicas. T-3 57

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Una vez concluidos los ensayos se construye la máquina a escala real, que se
denomina prototipo, semejante al modelo definitivo que habrá recibido una serie de
mejoras sobre el modelo de partida.

Si se trata de diseñar y construir una turbomáquina de tamaño pequeño o
medio, que no permita económicamente la realización de ensayos, se podrá construir
semejante a una máquina realizada anteriormente cuyo buen comportamiento se
conoce a priori.


2 .- SEMEJANZAS GEOMÉTRICA, CINEMÁTICA Y DINÁMICA

Para realizar lo relatado en el apartado anterior, previamente se habrá de
contestar a una serie de preguntas: ¿Cómo habrán de ser las turbomáquinas
semejantes para poder aplicar los resultados de la una a la otra? ¿Cómo se
trasladarán los resultados de una máquina a su semejante? ¿Es suficiente con que
exista semejanza geométrica entre las dos máquinas? ¿Qué se necesita para que
haya semejanza de funcionamiento entre el comportamiento de dos máquinas? ...

Analizando la cuestión se deduce que indudablemente entre modelo y
prototipo, trabajando de manera semejante, deberán existir ciertas analogías, que
serán de orden geométrico, cinemático, dinámico, etc, las cuales reciben el nombre de
semejanzas y se explican a continuación.

Semejanza geométrica: La primera semejanza o analogía que ha de existir, que
resulta intuitiva y evidente, es la geométrica; habiendo de haber entre dos máquinas
semejantes una correspondencia biunívoca punto por punto. A estos puntos de una y
otra máquina los denominaremos, en una primera aproximación, puntos
correspondientes.

Esta vi univocidad o correspondencia punto por punto entre modelo y prototipo
lleva consigo lógicamente la de línea por línea, superficie por superficie, volumen por
volumen y masa por masa.

Si las máquinas se comportaran como esculturas y carecieran de movimiento
bastaría la semejanza geométrica para declararlas semejantes, siendo corriente, al
hablar de manera coloquial, considerar que solo existe esta clase de semejanza. Pero
hay que tener en cuenta que una máquina es capaz de funcionar en infinitos puntos
diferentes y que obviamente no en todos el comportamiento de las máquinas es
semejante aunque sean ellas geométricamente proporcionales e incluso se trate de la
misma máquina.

Semejanza cinemática: Por ello al comenzar la turbomáquina a desplazarse, a
producirse movimientos, es preciso introducir el concepto de correspondencia de
tiempos y posiciones.

Para que exista una semejanza cinemática es preciso que puntos
correspondientes ocupen posiciones correspondientes en instantes correspondientes,
lo cual exige además que aquellos estén sometidos a velocidades y aceleraciones
correspondientes, no siendo suficiente que sean sólo en módulo sino también en
dirección y sentido.
De lo anterior se deduce en primer término que puntos correspondientes han
de poseer diagramas de velocidades semejantes geométricamente y en segundo lugar
que partículas de fluido correspondientes deberán recorrer trayectorias igualmente
58 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

semejantes geométricamente y que las líneas de corriente correspondientes han de
tener la misma cualidad.

Semejanza dinámica: Al producirse fuerzas en las turbomáquinas es necesario que
exista, además de las dos semejanzas señaladas en los párrafos precedentes,
semejanza dinámica, es decir que puntos correspondientes de la máquina o del fluido
estén sometidos a fuerzas correspondientes.

La palabra correspondiente en la semejanza geométrica tiene un significado
evidente, está claro que tienen que verificar una escala geométrica. En los otros casos
tiene que existir indudablemente una escala pero con un concepto algo diferente que
se analiza en las próximas preguntas.

En virtud de la segunda Ley de Newton, es decir dada la existencia de la
relación F = m.a, si entre dos máquinas se verifican dos semejanzas cualesquiera,
geométrica, cinemática ó dinámica, necesariamente se cumple la tercera.

Para conocer las correspondencias que existen entre otros procesos físicos es
necesario estudiarlos detalladamente con el fin de deducir las semejanzas que se han
de cumplir entre ellos, por si pudieran existir otro tipo de fenómenos que exigiera el
cumplimiento de otras analogías, como por ejemplo eléctricas o electromagnéticas.


3.- SEMEJANZA HIDRODINÁMICA ABSOLUTA

La ecuación diferencial que representa el movimiento de un fluido viscoso,
conocida como de Navier-Stokes, que comprende los términos correspondientes a las
fuerzas de la gravedad, de inercia, de presión y viscosas, se escribe:

− − = − ∇
→ → → →
g d z j d p V gra gra
1
ρ
µ
ρ


donde: g es la aceleración de la gravedad
grad z el gradiente de posición
j la aceleración del fluido
ρ la densidad del mismo
grad p el gradiente de presión
µ la viscosidad dinámica del fluido
∇ V la laplaciana de la velocidad

Esta ecuación define el movimiento de un fluido, por tanto ha de representar
tanto el comportamiento del flujo existente en el prototipo como en el modelo.

Conocidas las dimensiones del prototipo y definido su flujo por la expresión de
Navier-Stokes reseñada, los términos de la ecuación que define el comportamiento del
modelo se obtendrán multiplicando los de la expresión correspondiente al prototipo por
ciertas relaciones denominadas escalas.
Adoptemos para las longitudes la escala geométrica λ, para los tiempos la
escala temporal θ, para las presiones cinemáticas (p/ρ) la relación α y para las
viscosidades cinemáticas (µ/ ρ) la escala k.

La Norma UNE 1-026-83 denomina escala a la relación entre la medida lineal
de la representación de un elemento de un objeto sobre un dibujo original y la medida
Máquinas Hidráulicas. T-3 59

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

lineal del mismo elemento del objeto real. Tomando este punto de partida definiremos
como cualquier escala, bien sea de longitudes, tiempos, presiones cinemáticas o
viscosidades cine´maticas, a la relación entre el valor de cualquier parámetro en el
modelo y el valor del mismo parámetro en el prototipo. Es decir:

p
m
p
m
p
m
p
m
k
p
p
t
t
D
D
|
¹
|

\
|
|
¹
|

\
|
=
|
¹
|

\
|
|
¹
|

\
|
= = =
ρ
µ
ρ
µ
ρ
ρ
α θ λ


Multiplicando cada término de la ecuación de Navier-Stokes de partida por las
relaciones correspondientes se obtendrá la ecuación que define el flujo en el modelo.

En el cálculo de dichas relaciones hay que tener en cuenta la ecuación
dimensional de cada término, considerando las escalas empleadas. Así se aprecia que
los dos primeros términos tienen dimensiones de longitud partido por tiempo al
cuadrado, dado que el gradiente de posición es adimensional, y el tercero de
presiones cinemáticas dividido por la longitud. El cuarto término posee dimensiones
de viscosidades cinemáticas multiplicadas por las correspondientes a la laplaciana de
V, siendo las dimensiones de ésta las de velocidad partidas por longitud al cuadrado.

Con todo ello se tiene como expresión que define el comportamiento del
modelo:

(
¸
(

¸

∇ −
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸


(
¸
(

¸



→ → → →
2
1
2 2
1
λ
λθ
ρ
µ
λ
α
ρ θ
λ
θ
λ k
V p grad j z grad g

Para que las dos ecuaciones definan fenómenos físicos semejantes entre el
movimiento del fluido del modelo y del prototipo deben ser obligatoriamente iguales o
proporcionales, pues si así no fuese se trataría de hechos físicos diferentes, es decir
ni proporcionales ni semejantes.

Por tanto se habrá de verificar que:

n
k
=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

λθ λ
α
θ
λ
θ
λ
2 2


Si el valor de n fuese diferente de la unidad el gradiente de posición vendría
multiplicado por ng, lo que equivale a decir que el fenómeno físico habría de estar
sometido a una gravedad distinta de la terrestre, lo cual es imposible.

Para atestiguar lo anterior se remite al lector a la demostración de la ecuación
general de la Estática de fluidos, cuya expresión es:

F d p
→ →
− =
1
0
ρ
gra

donde F

representa las fuerzas de volumen por unidad de masa. Si estas fuerzas se
suponen derivadas de un potencial conservativo, se escribirá:

60 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

gra gra dU d p
→ →
+ =
1
0
ρ

y si el potencial conservativo es el gravitatorio se sabe que U = - gz, con lo que se
tiene:
g d z d p gra gra
→ →
+ =
1
0
ρ


donde el factor que multiplica al gradiente de posición es la aceleración de la
gravedad, que obviamente no puede ser otra que la terrestre.

Por ello es necesario que n sea igual a la unidad. Resolviendo el sistema de
ecuaciones planteado, teniendo en cuenta que por una cuestión operativa de facilidad
de definición la primera escala que se elige es la geométrica, se deduce:

2
3
2
1
λ λ α λ θ = = = k ; ; (A)

lo que significa que establecida una escala de longitudes quedan fijadas
automáticamente las escalas restantes, de tiempo, presiones cinemáticas y
viscosidades cinemáticas.

Con el cumplimiento de estas relaciones, así como que los fenómenos de
modelo y prototipo trabajen en el mismo campo gravitatorio terrestre, se obtiene entre
ambos lo que se denomina semejanza hidrodinámica absoluta.

Las relaciones anteriores indican que una vez fijada la escala de longitudes
queda determinada la dependencia entre las viscosidades cinemáticas del prototipo y
del modelo, lo cual afirma que los fluidos utilizados en ambas máquinas han de ser de
diferente viscosidad y por tanto tienen que ser fluidos distintos.

Abordado este problema se comprueba que en el caso de turbinas, tanto
hidráulicas como eólicas, en el de ventiladores y en ocasiones en el de bombas no es
fácil por no decir imposible encontrar fluidos alternativos, suficientemente económicos,
a los que emplean los prototipos . El ensayo de modelos de grandes turbinas
hidráulicas requiere, por otra parte, un caudal lo suficientemente importante como para
desechar toda solución que no utilice agua en los ensayos.

Entonces resulta que si la gravedad y la viscosidad de los fluidos a emplear en
prototipo y modelo han de ser iguales, la escala geométrica, según se observa de las
relaciones (A), habrá de ser la unidad, lo cual atestigua que no se puede obtener una
semejanza hidrodinámica absoluta entre máquinas de diferente tamaño, trabajando en
el mismo campo gravitatorio y con el mismo líquido, y por tanto no es factible ensayar
con modelos reducidos.


4.- SEMEJANZAS HIDRODINÁMICAS RESTRINGIDAS

Para salvar tal eventualidad, es decir para poder ensayar con una
turbomáquina de diferente tamaño al prototipo en el mismo campo gravitatorio y con el
mismo fluido, es preciso recurrir a lo que se denominan semejanzas hidrodinámicas
restringidas, las cuales desprecian y no consideran algunos de los términos de la
ecuación de Navier-Stokes.
Máquinas Hidráulicas. T-3 61

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


La primera de dichas semejanzas, llamada de Reech-Froude, supone que es
despreciable el término de la viscosidad, cosa que así resulta en regímenes muy
turbulentos, como sucede normalmente en las turbomáquinas. Entonces, no teniendo
en cuenta el ultimo término de la fórmula de Navier-Stokes, habrá de verificarse:

1
2 2
=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

λ
α
θ
λ
θ
λ


de donde se deduce que:

1 ; ;
2
1
= = = = n y valor cualquier k de ademas λ α λ θ

de lo anterior se observa que elegida la escala geométrica, quedan definidas la de
tiempos y la de presiones cinemáticas, existiendo libertad para adoptar la relación de
viscosidades cinemáticas, siendo normal y lógico utilizar el mismo fluido en prototipo y
modelo.

Otra semejanza restringida es la de Reynolds, que desprecia el gradiente de
posición frente al de presión, cuestión que es cierta en la mayoría de las
turbomáquinas dado que la diferencia de cotas entre su entrada y salida es reducida
comparada con el gradiente de presiones.

En este caso no se considera el primer término de la ecuación de Navier-
Stokes y por tanto no es necesario que las ecuaciones resultantes sean iguales sino
tan solo proporcionales, pues no tiene incidencia la gravedad. Por tanto se cumplirá:

n
k
=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

λθ λ
α
θ
λ
2


de donde se tiene:
valor cualquier n teniendo
k
k
tiene se resiones primeras dos las en n do sustituyen
k
n n k
n
n
; ;
: , exp
2
2
3
2
2
1
2
3
λ
θ
λ
α
λ
λ
λ
θ λ α
= =
= → = = =


Lo cual significa que esta semejanza hidrodinámica restringida permite elegir
arbitrariamente la escala de viscosidades cinemáticas, por lo que es posible emplear el
mismo fluido en prototipo y modelo, en cuyo caso se tendrá:

1 ;
1
2
2
= = = k de ademas λ θ
λ
α


En la semejanza restringida de Reynolds sucede lo mismo que en la de Reech-
Froude, que elegida la escala de longitudes quedan definidas las correspondientes a
tiempos y a presiones cinemáticas, existiendo libertad para elegir la de viscosidades
cinemáticas.
62 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por último se pueden suponer despreciables ambos términos a la vez, es decir
el correspondiente a la viscosidad y el de la gravedad; en tal caso se denomina
semejanza hidrodinámica restringida geométrica; hipótesis que pueden
mantenerse en un buen número de turbomáquinas, que trabajen con regímenes muy
turbulentos y prácticamente en un plano horizontal.

En este caso no se consideran los términos primero y último de la ecuación de
Navier-Stokes, pudiendo adquirir n y k cualquier valor. Se habrá de cumplir:

n =
(
¸
(

¸

=
(
¸
(

¸

λ
α
θ
λ
2

lo que significa que:

α θ λ
2 2
=


En esta semejanza se produce otro grado de libertad adicional con respecto a
las anteriores ya que además de poder elegir arbitrariamente las relaciones de
gravedad y viscosidad y la escala geométrica habrá de adoptarse además la escala de
tiempos o la de presiones cinemáticas.

La relación entre las presiones cinemáticas (α) es igual a la relación de
presiones en el caso en que se utilice el mismo fluido en prototipo y modelo, como es
práctica cuasi universal, ya que entonces obviamente la densidad es la misma. Las
presiones vienen impuestas por las alturas netas H
n
o energías másicas netas E
n
con
que trabajan. Esta variable es fácil de adoptar como punto de partida en los ensayos
de turbinas mediante la bomba que produce el salto; en el caso de ensayo de bombas
serán las relaciones de las alturas manométricas las que proporcionan α Por este
motivo se elige libremente la escala de presiones cinemáticas, resultando, por tanto, la
de tiempos dependiente de la geométrica y de la de presiones.


5.- NÚMERO DE CAMERER O VELOCIDAD ESPECÍFICA DIMENSIONAL

Las variables de los fenómenos físicos que suceden en el interior de
turbomáquinas semejantes que tienen un funcionamiento igualmente semejante se
pueden relacionar entre si mediante determinaciones emanadas de la semejanza
hidrodinámica restringida geométrica que se acaba de estudiar.

Como se ha indicado en el apartado anterior se adoptan libremente las escalas
de longitudes y de presiones cinemáticas. Como también se ha adelantado esta última
escala se elige fijando la relación entre las alturas con que trabaja la turbomáquina,
neta en el caso de turbinas y manométrica en el caso de bombas.

Cuando se tienen dos máquinas geométricamente semejantes cuyo
funcionamiento es igualmente semejante se dice que tienen comportamiento
homólogo o que están trabajando homológicamente. Hay veces que de manera
indebida se dice que dos máquinas geométricamente semejantes son homólogas,
porque tienen posibilidad de serlo; pero esto no es correcto por que la semejanza
geométrica es una condición necesaria, pero no suficiente, para funcionar
homológicamente. Se advierte que, por lo tanto, una turbomáquina no es siempre
homóloga de si misma.

Máquinas Hidráulicas. T-3 63

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Hasta ahora se ha hablado del prototipo y de su modelo, pero realizando un
tratamiento más general hay que referirse a la Familia de turbomáquinas que está
formada por infinitos miembros, todos ellos geométricamente semejantes entre si.

Realizadas estas consideraciones, a continuación se deducen las relaciones
existentes entre las principales variables de los fenómenos físicos estudiados en el
prototipo y en el modelo, o en cualesquiera miembros de la familia, cuando funcionan
homológicamente.

Previamente es bueno recordar que según Torricelli una velocidad es igual a
gH 2
multiplicado por el coeficiente de velocidad correspondiente, donde H es la
altura que produce dicha velocidad. Los coeficientes de velocidad son iguales en el
caso de que se trate de flujos homólogos, ya que las velocidades o bien los diagramas
de velocidad tienen que ser semejantes para pintos correspondientes.

Todo lo anterior permite escribir:

λ
λ
λ
1
/
/
.
.
.
.
2
2
2
1
2
2
3
2
2
1
2
1
|
¹
|

\
|

=
′ ′
=

|
¹
|

\
|

=
′ ′
=

|
¹
|

\
|

=
′ ′
=

|
¹
|

\
|

=

=

H
H
L V
L V
N
N
H
H
H Q
H Q
P
P
H
H
A V
A V
Q
Q
H
H
H g
gH
c
c


donde c representa cualquier velocidad de cualquier punto de la turbomáquina, Q un
caudal, P una potencia, N la velocidad de giro y H la altura neta o manométrica, según
se trate de turbinas o bombas respectivamente. Este último valor puede ser sustituido
evidentemente por E
n
/g, es decir por la energía másica neta dividida por la gravedad.
La escala λ es la relación entre cualquier longitud de la máquina del numerador y del
denominador. La relación de potencias tendría que ir multiplicado en el numerador y
en el denominador por los respectivos pesos específicos en el caso de que los fluidos
fuesen diferentes.

Los valores del numerador y del denominador han de pertenecer a dos
máquinas cualesquiera de la familia y en todo caso tienen que ser las dos variables
totalmente correspondientes.

Concretando ahora, el numerador lo referiremos al modelo y el denominador al
prototipo. Despejando λ de la cuarta ecuación sustituyendo su valor en la tercera se
obtiene:
2
1
4
5
|
¹
|

\
|

|
¹
|

\
|

′ =
P
P
H
H
N N


donde N es la velocidad a que tendría que girar el modelo para trabajar
homológicamente con el prototipo, siendo las alturas y las potencias de ambas
máquinas las indicadas en dicha ecuación.

En el caso que se utilizaran diferentes fluidos en prototipo y modelo el segundo
término de la ecuación anterior iría multiplicado por el cociente entre el peso específico
del modelo y del prototipo

64 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

2
1
2
1
4
5
|
¹
|

\
|

|
¹
|

\
|

|
¹
|

\
|

′ =
γ
γ
P
P
H
H
N N


Con el fin de relacionar los resultados de cualquier máquina de la familia y
teniendo en cuenta que distintos laboratorios podían trabajar con diferentes alturas,
Camerer propuso referirlos todos a una máquina ideal que tuviera la potencia de un
caballo y trabajara con un salto de un metro.

Al sustituir en la ecuación anterior P por 1 caballo y H por 1 metro el valor de la
velocidad de giro de dicha máquina ideal sería:

n
N P
H
s
=
1
2
5
4


Este parámetro se denomina número de Camerer o velocidad específica y
se define como la velocidad de giro expresada en revoluciones por minuto a que
tendría que girar una máquina homóloga al prototipo y al modelo que bajo el salto neto
de un metro diera la potencia de un caballo. Este parámetro fue propuesto por
Camerer para turbinas pero es aplicable igualmente a bombas.

Se le denomina en ocasiones, también, velocidad específica dimensional para
distinguirla de otro parámetro que tiene las mismas misiones, cronológicamente más
tardío, que se estudiará más adelante.

Si los fluidos empleados en prototipo y modelo fuesen diferentes la velocidad
específica de Camerer tendría la siguiente expresión:


2
1
4
5
2
1
|
¹
|

\
|

=
γ
γ
H
P N
n
s




6.- CUALIDADES Y APLICACIONES DE LA VELOCIDAD ESPECÍFICA

El Número de Camerer tiene la cualidad de no contener el diámetro ni ninguna
magnitud longitudinal de la máquina, no necesitando, por tanto, particularizarlo para un
determinado miembro de la familia.

Si se ensayan las turbomáquinas de una familia y se calculan los Números de
Camerer y los rendimientos trabajando en una serie de situaciones diferentes se
puede representar en unos ejes coordenados la línea que relaciona tales variables (fig
3.1). Lógicamente la curva obtenida es la misma para todos los miembros de la familia
pues en cada uno de los puntos en que trabajan homológicamente tienen el mismo
rendimiento y también la misma velocidad específica ya que, como hemos dicho, no
depende de la magnitud de la máquina
Máquinas Hidráulicas. T-3 65

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 3.1 Variación del rendimiento en función de la velocidad específica

Si se ensayase otra familia de máquinas se obtendría otra curva rendimiento -
velocidad específica diferente.

Analizando las curvas de la figura 3.1 se observa que una turbomáquina puede
funcionar en infinitos puntos, entre los cuales destaca uno sobre los demás y
obviamente es aquel que proporciona el rendimiento máximo.

Pues bien, con arreglo a este factor, es decir según la velocidad específica que
proporciona el rendimiento máximo, se clasifican las turbomáquinas, denominándose
precisamente a este valor velocidad específica de la turbomáquina. Es cierto que la
máquina puede funcionar con otros valores de la velocidad específica pero estos serán
velocidades específicas de funcionamiento o de trabajo pero no reciben el nombre de
velocidad específica de la turbomáquina.

Si bien a cada velocidad específica le corresponde un determinado tipo de
turbomáquina, de una manera general se puede afirmar que a las que son de tipo
radial les corresponde una velocidad específica reducida, mientras que las axiales
alcanzan valores elevados (fig 3.2).

Por convención en turbinas es normal adoptar el salto neto como H, la
potencia efectiva como P y el caudal total. En bombas es usual utilizar la altura
manométrica, la potencia útil y el caudal igualmente útil. Debido a las unidades
empleadas y a la aparición posterior de la velocidad específica adimensional (4.5) el
uso del Número de Camerer va remitiendo poco a poco.

Por otra parte la velocidad específica ha resultado ser el parámetro definitorio
de una turbomáquina, el valor que mejor define su comportamiento y que de una
manera más completa la representa.

Lo anterior se confirma por el hecho de que las empresas fabricantes de
turbomáquinas y los investigadores que en ellas trabajan han realizado una base de
datos de enorme utilidad tomando este valor como punto de partida.


66 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

velocidad específica reducida velocidad específica elevada

Fig 3.2 Tipos de turbomáquinas en función de la velocidad específica


A lo largo de los años estudiaron las máquinas que fueron construyendo cuyo
rendimiento consideraban bueno, de ellas calcularon su velocidad específica y
anotaron una serie de variables constructivas y funcionales. Con estos valores
realizaron una serie de gráficos en unos ejes coordenados, representando la velocidad
específica en abscisas y determinados parámetros en ordenadas. Era interesante que
estos últimos valores fuesen independientes del tamaño de la máquina y de la altura o
energía con que trabajasen para que tuviesen una posterior utilidad para todos los
miembros de la familia y su aplicación fuera lo más general posible. Por ello se trata de
ángulos, relaciones de magnitudes longitudinales de la máquina y coeficientes de
velocidad. (3.7)

Todos los datos obtenidos representados en ejes cartesianos constituyen una
serie de nubes de puntos que pueden ser sustituidas de manera aproximada por
curvas, lo que constituye una base de datos de gran trascendencia aplicativa. En el
momento de diseñar una nueva turbomáquina se calcula la velocidad específica,
mediante datos de partida absolutamente fundamentales, y a partir de los gráficos
mencionados se obtienen una serie de parámetros que permiten conocer unos valores
muy valiosos para el diseño de la nueva máquina.


7.- COEFICIENTES CARACTERÍSTICOS U ÓPTIMOS DE VELOCIDAD

La velocidad de un fluido circulando por un conducto es, según la ecuación de
Torricelli, como se ha recordado anteriormente, proporcional a
E a bien o gH 2 2 y equivalente a un coeficiente de velocidad multiplicado por
dicho factor, siendo H o E la energía estática, por unidad de peso o de masa
respectivamente, a que está sometido dicho punto.

Como consecuencia de ello cualquier velocidad existente en una turbomáquina
en cualquier punto sigue la mencionada expresión. Por otra parte sabemos que los
miembros de una familia de turbomáquina trabajando homológicamente tiene iguales
los respectivos coeficientes de velocidad.

A estos coeficientes de velocidad se les denomina en el caso de las
turbomáquinas coeficientes característicos de velocidad o coeficientes óptimos de
velocidad.

Siguiendo lo anterior se puede escribir:

Máquinas Hidráulicas. T-3 67

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

:
c k gH c k gH
u gH u gH
w gH w gH
c gH c gH
c k gH c k gH
u u
m m m m
1 1 2 2
1 1 2 2
1 1 2
1 1 2 2
1 1 21 2
2 2
2 2
2 2
2 2
2 2
= =
= =
= =
= =
= =
ξ ξ
λ λ
µ µ



donde k k k y k
m m 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2
, , , , , , , , ξ ξ λ λ µ µ son los coeficientes característicos de las
diferentes componentes de velocidad a la entrada y a la salida de la turbomáquina.

Por otra parte se utilizan los coeficientes característicos para escribir
determinadas expresiones de manera diferente. En el caso de la ecuación
fundamental de las turbomáquinas se obtienen, en el caso de turbinas, las siguientes
ecuaciones:
( ) ( )
( )
2 2 1 !
2 2 1 ! 2 2 1 1
. . 2
:
2 . 2 2 . 2
1 1
ξ µ ξ µ η
ξ µ ξ µ η
− =
− = − =
m
u u m
donde de
gH gH gH gH
gH
u c u c
gH


y para el caso de turbobombas se tendrá análogamente:
( )
2 2 1 !
. . 2
1
ξ µ ξ µ
η

=
m


8.- DIFERENCIA ENTRE LOS RENDIMIENTOS DEL PROTOTIPO Y DEL
MODELO

Teóricamente el rendimiento obtenido en el prototipo es igual al del modelo si
es que trabajan homológicamente; sin embargo en la práctica esto no es del todo
cierto, siendo el rendimiento de aquel algo superior al esperado.

Para que las cosas sucedieran tal como indica la teoría sería necesario que se
cumpliera con rigurosidad la semejanza geométrica, pero esto no es factible
conseguirlo en determinados puntos por muchas precauciones que se adopten para
obtenerlo. Nos estamos refiriendo fundamentalmente a la rugosidad de las superficies
de los álabes y otras zonas de las máquinas y a la magnitud de ciertos intersticios y
pequeños huelgos que poseen las máquinas, ya de por si muy reducidos en el
prototipo, por lo que no resulta fácil construirlos a la escala geométrica del conjunto.

Por estas causas, que algunos denominan "efecto de escala", las pérdidas
hidráulicas son relativamente menores en el prototipo que en el modelo y el
rendimiento de aquel alcanza un valor superior al de éste.

Algunos investigadores han obtenido fórmulas semiempíricas que facilitan el
rendimiento esperado del prototipo en función del correspondiente al modelo, donde
intervienen, entre otros factores, las rugosidades de las paredes y los radios
hidráulicos de los conductos de ambas máquinas.
68 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián









Fig 3.3 .- Coeficientes optimos de velocidad y dimensionamiento de turbinas en función de la
velocidad específica dimensional
Máquinas Hidráulicas. T-3 69

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián









Fig 3.4 .- Coeficientes optimos de velocidad y orden de magnitud de dimensionamiento distribuidor para
turbinas Francis en función de la velocidad específica dimensional
70 Semejanza en turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

































Máquinas Hidráulicas. T- 4 71

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 4: ANÁLISIS DIMENSIONAL APLICADO A LAS
TURBOMÁQUINAS



1.- FENÓMENO FÍSICO EXISTENTE EN UNA TURBOMÁQUINA

El capítulo anterior ha puesto de manifiesto las dificultades encontradas para
llegar a conocer de una manera suficientemente fehaciente los fenómenos físicos que
se verifican en las turbomáquinas, y que aunque la estricta teoría parece aportar las
ecuaciones necesarias para resolver el problema, al pasar a la práctica esto no es así
pues aparecen aspectos cuasi insalvables.

Al estudiar experimentalmente el problema se observa que el fenómeno
depende de un buen número de variables que dificulta extraordinariamente su estudio.
Por este motivo el método de tratamiento de los fenómenos físicos aportado por el
análisis dimensional resulta ser un auxilio casi imprescindible para investigar el
comportamiento de las turbomáquinas. En este tema se estudian las mismas
cuestiones contempladas en el capítulo precedente pero empleando esta herramienta,
que resulta tan importante que en algunos momentos llega a parecer un principio más
que un medio.

Como es conocido, la experiencia es la única forma válida que existe para
conocer cuales son las entidades que entran en juego en un fenómeno físico, así
como la relación de definición que las vincula.

Por otra parte, en un fenómeno físico existen variables independientes y
variables dependientes; las primeras son aquellas entidades que pueden sufrir
modificaciones sin que las restantes variables independientes se alteren. Obviamente
las variables dependientes son función de las independientes, función que
evidentemente existe, que es inalterable, que define el fenómeno físico, pero que en la
mayoría de los casos el ser humano la desconoce.

En los hechos físicos existen variables que son absolutamente determinantes y
definitorias, las cuales presiden el fenómeno y una ligera variación suya alteran
substancialmente el comportamiento de aquel. Sin embargo hay otras entidades de
menor importancia relativa que, aunque sean independientes, tienen un papel poco
significativo; estas entidades en un tratamiento del fenómeno riguroso habría que
tenerlas en cuenta, pero uno pragmático o posibilista prescindiría de ellas.

Pues bien, empezando a ceñirnos al estudio de las turbomáquinas, la
experiencia afirma que el fenómeno que se verifica en el interior de un miembro de
una familia de turbomáquinas podría definirse, en una primera versión, mediante siete
entidades, seis de ellas independientes, siendo totalmente desconocida la función que
las relaciona.

El fenómeno se concretará, en primer término por el tamaño de la máquina,
siendo obviamente el diámetro del rodete la magnitud más representativa de la
misma. Las restantes dimensiones de aquella, sean cuales sean, tendrán la misma
relación con el diámetro en todos los miembros de la familia.

Además el fenómeno estará definido por las características del fluido como son
la densidad y la viscosidad; por otra parte tienen relevancia en el fenómeno
72 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

aspectos funcionales como el caudal y la velocidad de giro. Por último también
influye la aceleración de la gravedad.

Resumiendo y concretando, el fenómeno estudiado depende de las seis
variables independientes siguientes:

- Diámetro del rodete - D
- Densidad del fluido - ρ
- Viscosidad cinemática del fluido - ν
- Caudal – Q
- Velocidad de giro - N
- Aceleración de la gravedad - g

De estas seis variables independientes se derivan todas las restantes
entidades que entran en juego en el fenómeno, como puede ser la diferencia de
presiones entre a entrada y la salida de la máquina, la potencia, cualquier altura, la
energía por unidad de masa, el rendimiento, el par mecánico, etcétera.

Por ejemplo la diferencia de presiones ∆p vendrá expresada por:

∆p = f(D, ρ, ν, Q, N, g)

El estudio en profundidad de un fenómeno físico que depende de siete
variables resulta extraordinariamente laborioso y al borde de lo imposible, bien sea
realizado mediante ensayos experimentales o gracias a arquetipos matemáticos.

Para abordar el problema con mayor facilidad se recurre al análisis dimensional
y, principalmente, al teorema de π o de Vaschy-Buckingham, que permite que la
dependencia del fenómeno se limite a un número de variables menor.

Recordemos que dicho teorema expresa que si un fenómeno físico depende de
(m - 1) variables independientes, tal hecho puede ser estudiado con arreglo a las
variaciones que sufren (m - n) parámetros adimensionales, siendo n el número de
magnitudes fundamentales del sistema de unidades que se emplee.

Es decir que si un fenómeno físico se define mediante la expresión:

f(E
1
, E
2
,... E
m
) = 0
igualmente se definirá por:
f(π
1
, π
2,
... π
m-n
) = 0

designando por π los parámetros adimensionales.

Según el teorema de π, los parámetros habrán de constituirse siguiendo las
siguientes observaciones:

- Obviamente habrán de ser adimensionales
- Habrán de estar formados por entidades que entren en juego en el hecho
físico, bien sean independientes o no.
- Serán independientes entre si. Su única ligazón será la que define el
problema físico
- Se pueden formar infinitos grupos de parámetros adimensionales.
Máquinas Hidráulicas. T- 4 73

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

- Cualquier entidad podrá ser sustituida por un producto de
entidades que posea la misma ecuación dimensional que aquella. Estas
variables deberán pertenecer al hecho físico.

Volviendo a nuestro caso concreto, se tiene que m = 7 y que el numero de
entidades fundamentales del Sistema Internacional de medidas es n = 3, con lo que el
número de parámetros adimensionales resultante es m - n = 4.

Esto significa que el fenómeno existente en una turbomáquina que en principio
había que estudiarlo teniendo en cuenta las variaciones que sufrían siete entidades
puede ser conocido gracias a las modificaciones que ofrecen tan sólo cuatro
parámetros adimensionales. El teorema de π afirma que existe una ecuación que
relaciona tales parámetros y que como tal representa el comportamiento del
fenómeno, pero dicha expresión sigue siendo desconocida.


2.- CÁLCULO DE LOS PARÁMETROS ADIMENSIONALES

Para conocer los parámetros adimensionales se sigue cualquiera de los
procedimientos conocidos. Aquí se utiliza el método de las ecuaciones, para ello se
empieza presentando el cuadro de dimensiones de cada una de las entidades que
aparecen en la ecuación que define el problema.

∆ ∆∆ ∆p D ρ ρρ ρ ν νν ν Q N g
M 1 0 1 0 0 0 0
L -1 1 -3 2 3 0 1
T -2 0 0 -1 -1 -1 -2

Se adoptan como variables repetidas, D, r y N. Entre estas entidades acumulan
las tres magnitudes fundamentales, tal como es necesario.

Para el cálculo del primer parámetro adimensional se procede como sigue:

π ρ
α β γ α β β γ
1
1 1 2 3 0 0 0
= = =
− − − −
∆p D N M L T L M L T M L T


de donde:
1 + β= 0
-1 + α - 3 β= 0
-2 - γ = 0

de donde α = -2; β = -1 y γ = -2 ; con lo que se obtiene el primer parámetro
adimensional:
π
ρ
1
2 2
=
∆p
N D


Continuando en el proceso:

π ρ
α β γ α β β γ
2
3 1 3 0 0 0
= = =
− − −
QD N L T L M L T M L T


de donde:
β= 0
3 + α - 3 β = 0
74 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

-1 - γ = 0

es decir α = -3; β= 0 y γ = -1; con lo que se tiene:

π
2
3
=
Q
ND

análogamente:

 π ν ρ
α β γ α β β γ
3
2 1 3 0 0 0
= = =
− − −
D N L T L M L T M L T

con lo que:
β= 0
2 + α  - 3 β = 0
-1 -  γ = 0

por lo que

α = -2; β = 0 y γ = -1; y el tercer parámetro adimensional es:

π
ν
3
2
=
ND

por último:

π ρ
α β γ α β β γ
4
1 2 3 0 0 0
= = =
− − −
g D N L T L M L T M L T
es decir:
β = 0
1 + α - 3β = 0
-2 - γ = 0

con lo que α = -1; β = 0 y γ= -2; siendo por lo tanto:

π
4
2
=
g
DN


A continuación se efectúan determinadas modificaciones en los parámetros
obtenidos permitidas por el teorema de π, con el fin de deducir otros parámetros más
conocidos y que la experiencia ha mostrado como más útiles.


π
ρ
ρ
ρ
1
2 2 2 2 2 2
= ≡ =
∆p
N D
gH
N D
gH
N D

π
ν
ν ν
3
2
2
= ≡ ≡ =
ND
ND VD
R
e

π
4 2
2 2 2 2
= ≡ ≡ ≡ =
g
DN
DN
g
D N
gD
V
gD
F

Los parámetros adimensionales definitivos resultantes, conocidos con el
nombre de parámetros de Rateau, son , por lo tanto, los siguientes:


µ
R
gH
N D
=
2 2

Máquinas Hidráulicas. T- 4 75

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

denominado parámetro de altura o altura específica, o también coeficiente de
presión si no se hubieran realizado las modificaciones anteriores. De manera análoga
el producto gH puede sustituirse por E, con lo que el primer parámetro también podría
escribirse así:
µ
R
E
N D
=
2 2


δ
R
Q
ND
=
3


conocido como parámetro de caudal o caudal específico

R
VD
e
=
ν


que obviamente es el número de Reynolds, y por último:

F
V
gD
=
2


que representa el número de Froude.

Teniendo en cuenta el teorema de expresado más arriba se sabe que existe
una ecuación que define el fenómeno físico que se verifica en una turbomáquina, que
responde a la siguiente relación de definición:


( ) 0 = F R f
e R R
, , ,δ µ


cuya expresión es desconocida. Con esto se ha conseguido poder estudiar el
problema con arreglo a las modificaciones que sufren cuatro variables en vez de las
siete de partida, con la consiguiente reducción de las dificultades de tratamiento del
problema.

Esta ecuación es equivalente, a efectos de definición del fenómeno físico, a
aquella que relaciona las siete entidades anteriores mencionadas más arriba y a la
ecuación de Navier-Stokes (3.3).


3.- TEOREMA FUNDAMENTAL DE LAS TURBOMÁQUINAS HOMÓLOGAS

Teniendo en cuenta lo anterior se está en condiciones de enunciar el Teorema
fundamental de las turbomáquinas homólogas o quizás, mejor dicho, el Teorema del
análisis dimensional aplicado a las turbomáquinas, conocido también con el nombre de
Combes - Bertrand - Rateau.

Pero antes de su enunciado es conveniente recordar el Principio de la
Homogeneidad que conduce al teorema que ahora interesa enunciar.

Un hecho físico es definido por una ecuación que relaciona las variables
independientes que entran en juego con una variable dependiente, tal como:

f(E
1
, E
2
E
3
...,E
m
) = 0
76 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Esta ecuación se ha de verificar inexorablemente sea cual sea el sistema de
unidades elegido y sean cuales sean las magnitudes de las entidades del fenómeno,
ya que éste subsiste en todo caso.

Para que así sea se tiene que cumplir el mencionado principio de la
homogeneidad, es decir la ecuación debe ser homogénea con relación a las
entidades fundamentales del sistema de unidades adoptado; masa, longitud y tiempo
en el SI.

Si se utiliza para el estudio el teorema de π, el fenómeno se define por:

f(π
1
,
 π
2
, π
3
.........,
 π
m
) = 0

Pues bien, para que dos fenómenos físicos sean semejantes es necesario y
suficiente que los parámetros adimensionales sean iguales dos a dos, y si esto se
verifica las relaciones de definición serán iguales .

Esto se explica por el carácter adimensional de los parámetros y por el
principio de homogeneidad; cualquier parámetro adimensional está formado por un
numerador y un denominador que poseen la misma ecuación dimensional, lo que
significa que los parámetros quedan multiplicados o divididos por el mismo factor, y
por tanto no se alteran, cuando en el fenómeno se hace M veces más grande o más
pequeña la masa, L veces más grande o más pequeña la longitud o T veces más
grande o más pequeño el tiempo.

Una vez recordado lo anterior se está en disposición de enunciar el teorema
fundamental de las turbomáquinas homólogas que dice que si se tiene una familia
de turbomáquinas que poseen iguales los parámetros de Froude, de Reynolds y de
Caudal, tienen igual el de Altura y por lo tanto disfrutan de funcionamiento semejante,
es decir trabajan como máquinas homólogas.

La igualdad de los cuatro parámetros, de Altura, Caudal, Reynolds y Froude,
equivale a lo que en el capítulo anterior se ha denominado semejanza hidrodinámica
absoluta.

Como ya se mencionó en el primer apartado de este tema, existen unas
variables que influyen en un problema de una manera más decidida que otras y hay
unas fuerzas que tienen una incidencia tal que anulan prácticamente a otras; de igual
manera unos parámetros adimensionales son más importantes que otros, hasta tal
punto que algunos pueden despreciarse por su mínima influencia en el fenómeno.

Siguiendo este criterio y tal como se supuso en el tema precedente en el caso
de la denominada semejanza hidrodinámica restringida de Froude se prescinde de los
efectos de la viscosidad y por lo tanto no considera la influencia del número de
Reynolds, con lo que la ecuación que definiría el fenómeno de una turbomáquina con
tal hipótesis sería:


( ) 0 = F f
R R
, ,δ µ


En este caso el teorema fundamental de las turbomáquinas homólogas se
expresaría diciendo que si se tiene una familia de turbomáquinas que tienen iguales
los parámetros de Froude y de Caudal tendrían igual el de Altura y sus
funcionamientos serían semejantes.

Máquinas Hidráulicas. T- 4 77

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La semejanza hidrodinámica restringida de Reynolds estima que la variación
de la energía de posición es muy reducida en comparación con la diferencia de
presiones, por lo que se puede prescindir del efecto de la gravedad, es decir se puede
considerar que el número de Froude no participa de manera significativa en el
fenómeno. En tal caso la expresión que define el hecho será:

( ) 0 =
e R R
R f , ,δ µ

y el teorema de fundamental de las turbomáquinas homólogas diría que si se tiene una
familia de turbomáquinas que poseen iguales los parámetros de Reynolds y de
Caudal, tendrán igual el de Altura y sus comportamientos serán semejantes.

Por último la semejanza hidrodinámica restringida geométrica, que es la
utilizada con mayor asiduidad, prescinde de las fuerzas de la gravedad y de
viscosidad, es decir no considera el influjo de los números de Reynolds y de Froude,
con lo que el fenómeno físico existente en una turbomáquina queda definido por la
sencilla expresión:

( ) 0 =
R R
f δ µ ,


Con esto el Teorema fundamental de las máquinas homólogas queda
expresado por: Si se tiene una familia de turbomáquinas que tiene igual el parámetro
de Caudal tienen también igual el de Altura y por tanto sus funcionamientos serán
homólogos.


4.- OTROS PARÁMETROS ADIMENSIONALES

Como ya se ha recordado más arriba, se pueden formar infinitos parámetros
adimensionales siguiendo las observaciones del análisis dimensional y del Teorema
de , de los cuales, unos son más útiles o han alcanzado mayor fortuna que otros,
según el caso de que se trate. Sin embargo no aparecerán nuevos parámetros que
definan el fenómeno de manera conceptualmente diferente.

Pues bien, además de los coeficientes de Caudal y de Altura ya establecidos,
existen otros que adquieren gran importancia en algunos momentos y que es
interesante presentar.

La potencia es una entidad muy empleada en el estudio de las turbomáquinas y
por lo tanto es conveniente el cálculo de algún parámetro en que aparezca. Para ello
se multiplican los coeficientes de caudal y de altura tal como sigue:

µ δ
ρ
ρ ρ
τ
R R R
gH
N D
Q
ND
gQH
N D
P
N D
. = = ≡ =
2 2 3 3 5 3 5


parámetro que se conoce con el nombre de Coeficiente de Potencia.

De manera análoga se obtienen otros muchos parámetros adimensionales,
entre los que destacan los siguientes:
78 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Coefiiente de Par
C
N D
Coeficiente de apertura
Q
D gH
R
R
→ =
→ =
γ
ρ
φ
2 5
2


y el que puede denominarse coeficiente fundamental, que no es otro que el
rendimiento:
η
ρ
=
P
gQH
e


Lo acabado de conocer permite expresar de una manera más completa el
Teorema fundamental del análisis dimensional aplicado a las Turbomáquinas
afirmando que si se tiene una familia de turbomáquinas que tienen iguales
cualesquiera de los parámetros adimensionales, son iguales todos los demás y por lo
tanto el rendimiento, siendo su funcionamiento homólogo. Se entiende que esto es en
el caso en que no sean considerados los números de Reynolds y de Froude

Es usual representar en unos ejes cartesianos determinados parámetros
adimensionales, disponiéndolos en ordenadas, en función del coeficiente de Caudal,
situado en abscisas. Experimentando en una familia de máquinas se obtendrían
gráficos similares a los de la figura 4.1. Obviamente las curvas son iguales para
cualquier miembro de la familia.


Fig 4.1 Curvas características de una turbomáquina


Es conveniente aclarar que los puntos A y B de la curva rendimiento -
coeficiente de caudal (fig 4.1) no son homólogos aunque tengan el mismo valor
numérico de aquel, pues no poseen el mismo valor conceptual.


5.- EJEMPLOS DE TURBOMÁQUINAS HOMÓLOGAS

Teniendo en cuenta el teorema expresado en el apartado precedente se puede
conocer el comportamiento de un miembro de una familia de turbomáquinas conocido
el de otro miembro o el de si misma trabajando en otra situación, siempre que entre
ambos exista homología.

Si se estiman válidas las suposiciones de prescindir de la gravedad y de la
viscosidad, es decir si se puede adoptar la semejanza restringida geométrica, basta
Máquinas Hidráulicas. T- 4 79

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

con igualar cualesquiera de los parámetros adimensionales conocidos o las relaciones
de Camerer (3.4) para conseguir importantes deducciones.

De lo acabado de indicar y de los propios parámetros se deduce que entre
puntos homólogos existen, entre otras, las relaciones siguientes:

- Las alturas varían proporcionalmente al cuadrado del diámetro del rodete.
- Las alturas son proporcionales a la velocidad de giro al cuadrado.
- El caudal se modifica proporcionalmente al cubo del diámetro.
- El caudal es directamente proporcional a la velocidad de giro.
- La potencia varía según el diámetro a la quinta.
- La potencia es proporcional a la velocidad de giro a la tercera.

De esta manera, es decir igualando parámetros de Rateau o relaciones de
Camerer, se pueden hallar importantes relaciones que sirven para conocer de una
manera convincente el comportamiento de las turbomáquinas.

Procediendo así se puede resolver, por ejemplo, la cuestión siguiente: ¿Que
correspondencia habrá entre los puntos homólogos de una turbomáquina cuando gira
a diferentes velocidades?

Para resolver tal cuestión se igualan los parámetros de caudal y de altura,
teniendo en cuenta que se trata de la misma máquina, por tanto con el mismo
diámetro, trabajando en el mismo campo gravitatorio. Observando lo anterior se
escribirá:
te cons
N
H
N
H
N
H
N
H
te cons
N
Q
N
Q
N
Q
N
Q
tan .....
tan .....
2 2
3
3
2
2
2
2
1
1
3
3
2
2
1
1
= = = = =
= = = = = =


Dividiendo, ahora, el cuadrado de la primera expresión por la segunda se
obtiene:
2
2
3
2
3
2
2
2
1
2
1
:
tan .....
Q k H donde de
te cons
H
Q
H
Q
H
Q
H
Q
= →
= = = = =


Lo que representa que los puntos homólogos se encuentran en una familia de
parábolas que pasan por el origen de coordenadas. En la figura 4.2 se representan las
curvas que relacionan la altura con el caudal, tomando la velocidad de giro como
parámetro.

Análogamente se podría conocer la relación que habría de tener la potencia
con el caudal o la que ligaría cualquier otro par de variables para que la misma
máquina a diferentes velocidades de giro trabajara de manera homóloga.

De manera similar se podrían resolver los problemas que se presentaran entre
miembros de una familia de turbomáquinas actuando en diferentes situaciones, pero
siempre haciéndolo de manera semejante; para ello se utilizará el mismo método de
igualación de parámetros adimensionales o de relaciones de Camerer (3.4).
80 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 4.2 Curvas características altura-caudal para diferentes velocidades de giro y curvas de
igual rendimiento

A título indicativo exponemos al lector el enunciado siguiente para su
resolución: Si se tienen una serie de turbomáquinas geométricamente semejantes
funcionando a la misma velocidad de giro ¿qué relación habrán de tener los pares de
variables que se elijan, si se desea que las máquinas funcionen de manera homóloga?

Es importante advertir que en la resolución de cada cuestión hay que
contemplar el grado de influencia que pueda existir de las fuerzas de gravedad o
viscosas, para conocer si se puede prescindir o no de la necesaria igualación de los
parámetros de Reynolds o de Froude. Incluso en determinadas técnicas será preciso
contemplar otras entidades que aquí no se han tenido en consideración, pero que
pudieran tener un valor significativo en algún caso concreto y no podrían despreciarse
sin inducir a error.

Así por ejemplo si se trata de estudiar una turbomáquina que trabaje con un
fluido que se comporte como compresible influye de manera decisiva la
compresibilidad del fluido y al estudiar el fenómeno con el auxilio del teorema de ,
aparece el número de Mach:
ρ k V / = Μ
, siendo k el módulo de elasticidad
volumétrico.

Si se estudia un fenómeno con superficie libre puede haber casos en que
tenga incidencia la tensión superficial y aparezca como parámetro adimensional el
número de Weber: W = V
2
Lρ /σ, siendo σ precisamente la tensión superficial.


6.- OBTENCIÓN DE LOS PARÁMETROS ADIMENSIONALES MEDIANTE
SEMEJANZAS

Tal como se ha reseñado al principio de este tema el análisis dimensional es
una magnífica herramienta para facilitar la resolución de muchos problemas físicos,
pero no supera la categoría de herramienta; esto significa que aquello que lo que con
ella se obtenga no es nuevo y normalmente puede ser conseguido por otros
procedimientos.
Máquinas Hidráulicas. T- 4 81

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por tanto la deducción de que si existe homología los parámetros
adimensionales se igualan dos a dos se podrá deducir por otros métodos. A
continuación se demuestra tal aseveración mediante las semejanzas geométrica y
cinemática.

Si existe semejanza cinemática se verifica la proporcionalidad de los diagramas
vectoriales de velocidad (fig 4.3). Según esto se puede escribir:


















Fig 4.3 Diagrama de velocidades a la salida del rodete de una turbobomba

te cons
U
C
m
tan =
2
2
D
Q
C D C A C Q
m m m
∝ → ∝ = . .
ND
DN
U ∝
Π
=
60


sustituyendo C
m
y U en la primera ecuación se tiene:

R
te cons
ND
Q
ND
D Q
δ = = = tan
/
3
2
(1)

Lo que significa que el coeficiente de caudal tendrá el mismo valor con
máquinas funcionando de manera homóloga.

El caudal Q y la altura H se relacionan entre si por la fórmula de Torricelli
Q C A gH
d
= 2 , donde C
d
es el coeficiente de gasto que permanece constante con
funcionamiento semejante y A es la sección transversal del paso del flujo. Esto permite
escribir:

R d
te cons
gH D
Q
gH A
Q
C φ = = ∝ = tan
2
2
(parámetro de apertura) (2)
eliminando Q entre (1) y (2) se tiene:
w
2
C
2
2
2
Cm
2
2
2
Cu

82 Análisis Dimensional aplicado a Turbomáquinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

R
te cons
D N
gH
µ = = tan
2 2


Lo que indica que si existe homología se verifica la igualdad del coeficiente de
altura. De análoga manera se podría obtener la igualdad de los restantes parámetros
adimensionales.

Con el mismo fin se pueden utilizar las relaciones de Camerer alcanzando
idénticos resultados.


7.- VELOCIDAD ESPECÍFICA ADIMENSIONAL

Entre los infinitos parámetros adimensionales que se pueden obtener hay unos
particularmente interesantes y son aquellos que no contienen el diámetro, es decir que
no dependen del tamaño de la máquina.

Por ejemplo se puede obtener un parámetro como tal de la siguiente manera:

( )
( )
3
2 4
3
2 2
2
3
3
2
gH
Q N
D N
gH
ND
Q
R
R
=
|
¹
|

\
|
=
µ
δ


Como puede observarse en este parámetro no aparece el diámetro, pero es
más conocido el que se obtiene extrayendo su raíz cuarta.

( )
4
3
2
1
gH
NQ
N
s
=


Recibe el nombre de velocidad específica adimensional por tener exactamente
el mismo contenido conceptual y las mismas aplicaciones que el número de Camerer
(3.4) y ser históricamente posterior a él. La velocidad específica adimensional tiene la
ventaja adicional de además de ser adimensional no depender del rendimiento de la
máquina. El número de Camerer depende del rendimiento al aparecer en su
numerador la potencia efectiva y de los pesos específicos en el caso de que se
utilizaran diferentes fluidos.

La Norma 41 3ª edición del Comité Electrotécnico Internacional (CEI) prescribe
que la velocidad de giro se exponga en revoluciones por segundo y se represente por
n; por otra parte, como ya se ha indicado más arriba, utiliza la energía por unidad de
masa E en vez de energía por unidad de peso H, recomendando la utilización de la
siguiente expresión para la velocidad específica:

( )
( )
4
3
2
1
E
Q n
N
QE
=

Máquinas Hidráulicas. T- 4 83

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En algunos casos se emplea la denominada velocidad específica científica que
introduce la velocidad de giro ω en rad/s, escribiéndose así:

( )
( )
4
3
2
1
2E
Q
π
ω
ν =


Todas las velocidades indicadas carecen del diámetro y no es necesario
advertir que le son aplicables todos los conceptos y particularidades señaladas para
cualquier número adimensional.

Los fabricantes de turbinas utilizan como parámetro n
q
que es un
parámetro dimensional:

4 / 3
2 / 1
/
3
n
s m
rpm q
H
Q
N n =


Se puede obtener la relación con otras velocidades específicas:

4 / 3
2 / 1
) (
H
P
N n
cv af
s
=
Suponiendo η ηη η del 90%: P
ef(cv)
= H,Q.1000.0,9 /75 = 12. H. Q ; sustituyendo:
( )
q s
n
H
Q
N
H
Q H
N n . 464 , 3 464 , 3
. . 12
4 / 3
2 / 1
4 / 5
2 / 1
= = =


s s q
n n n . 3 , 0 . 2887 , 0 ≅ =


( )
4 / 3
2 / 1
4 / 3 4 / 5
4 / 3 2 / 1
4 / 5
2 / 1
) (
23 , 1151
.
. ) . . 12 (
60 ). (
. . 12
gH
Q
n
g H
g Q H
rps n
H
Q H
N n
s
= = =

s s
N n 23 , 1151 = → N
s
= 0,00087 n
s

Como puede deducirse existen muchas velocidades específicas
adimensionales o no, que emplean unas unidades u otras; por eso es conveniente e
incluso necesario cerciorarse al referirse a ellas, sobre todo si se habla de sus valor
numérico, de que expresión se trata y que unidades se utilizan, para evitar que se
produzcan errores de apreciación.
84 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



















































Máquinas Hidráulicas. T - 5 85

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


TEMA 5: CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

1.- GENERALIDADES

Este capítulo está dedicado a las centrales hidroeléctricas. Actualmente, la energía
eléctrica se produce, principalmente, en las centrales hidráulicas y térmicas, bien sean
éstas convencionales o nucleares.

Las centrales térmicas convencionales transforman en calor la energía de algún
combustible fósil (carbón, petróleo, fuel, gas, etc... ), produciendo vapor de agua, que se
utiliza en mover las turbinas de vapor, que, a su vez, transmiten su movimiento a los
generadores de energía eléctrica. Las centrales nucleares son similares a las térmicas,
convencionales, si bien emplean la energía atómica del uranio enriquecido, en vez de
combustible normal.

Las centrales hidroeléctricas utilizan como combustible la "hulla blanca", es decir la
energía hidráulica que posee el agua en sus cursos naturales, las turbinas hidráulicas la
transforman en energía mecánica y los generadores, por último, en energía eléctrica.

Para conseguir el aprovechamiento de la energía hidráulica que contiene el agua
en su curso natural, es necesario realizar en él una serie de transformaciones, más o
menos profundas, además de construir determinados elementos auxiliares; todo ello
constituye la central hidroeléctrica, que se estudia de una manera general en este tema.


2.- FORMACIÓN DEL SALTO DE AGUA. TOPOGRAFÍA APROPIADA

Antes de explicar los lugares apropiados para formar un salto de agua,
recordemos que un plano topográfico es la representación gráfica de las características
geográficas del terreno mediante líneas de nivel o líneas de igual cota, es decir gracias al
sistema acotado.

Según las formas de las líneas de nivel se puede comprender perfectamente las
características geográficas del terreno, como son los ríos con sus vaguadas, los montes
con sus picos y laderas, etc. En la figura 5.1 se tiene un plano topográfico de una zona de
Guipúzcoa a escala 1:10.000, en el cual puede observarse lo acabado de exponer.

La naturaleza presenta magníficos saltos naturales, que con ligeras
transformaciones y sin grandes costos, pueden aprovecharse para construir una central
hidroeléctrica. También se ofrece un buen salto natural en los lugares en que los ríos
forman meandros de gran desarrollo, es decir en aquellos parajes en que dos puntos de
un río se encuentran cercanos en planta pero existiendo entre ellos una gran diferencia
de cotas. (figura 5.2).
86 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Máquinas Hidráulicas. T - 5 87

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Fig. 5.1 - Plano topográfico de una zona de Guipúzcoa a escala 1:10.000








Fig. 5. 2- meandro

Además de los saltos naturales se pueden crear saltos artificiales de diversas
formas pero en esencia de las dos maneras siguientes:

• Elevando la cota natural del agua mediante una presa dispuesta en el
cauce natural

• Por medio de la derivación del cauce natural del río por un canal de menor
pendiente que aquel, hasta obtener entre ambos la diferencia de niveles que se crea
conveniente.

En la pregunta siguiente se estudia la disposición de conjunto de una central
hidroeléctrica y las diferentes maneras de formar el salto.













Fig. 5. 3 - Ubicación de una presa
88 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Las líneas de nivel en el punto de ubicación de una determinada presa tienen .la
forma indicada en la figura 5.3 en la que se han trazado los perfiles transversal y
longitudinal, pudiendo apreciarse la zona inundada al llevar a cabo su construcción.

Es importante conocer la capacidad que posee el vaso formado tras una presa, el
cálculo de su volumen se realiza mediante las denominadas curvas hipsométricas (figura
4), las cuales representan en abscisas las alturas desde la parte inferior de la presa y en
ordenadas la superficie de la lámina de agua correspondiente. El volumen de una capa
elemental de agua será: dV = S. dh y por tanto la masa de agua embalsada para una
determinada altura de presa H
1
, equivaldrá al área rayada de la figura 5.4.








Fig. 5. 4 - Curva
hipsométrica



3.- DISPOSICIÓN DEL CONJUNTO DE UNA CENTRAL HIDROELÉCTRICA

Como se ha indicado en la pregunta anterior, la formación de un salto de agua, se
puede obtener elevando el nivel superficial de ésta sobre el natural, bien atajando el agua
con una presa, o bien derivando el río por un canal de menor pendiente que su cauce,
para conseguir una diferencia de cotas entre canal y río, o bien mediante sistemas mixtos.
Estas aguas hay que conducirlas a continuación a las turbinas, bien, directamente a las
cámaras de éstas o por medio de una tubería.

Las disposiciones del conjunto son bastante variadas, tomando una u otra según
las características topográficas del terreno y otros muchos aspectos de cada caso. Las
partes esenciales de que consta son, en una disposición general, las siguientes:

1 Presa o azud de derivación
2 Canal de derivación
3 Depósito de carga
4 Tubería forzada.
5 Casa de máquinas
6 Canal de desagüe
La disposición del conjunto de estos elementos viene indicada en la figura 5.5
Algunas de sus partes pueden ser subterráneas, horadadas en la tierra.


Máquinas Hidráulicas. T - 5 89

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

No siempre las centrales hidroeléctricas constan de todos estos elementos, sino
que debido a las características propias de cada caso pueden faltar algunos de ellos. En
la figura 5.6 se pueden observar distintas disposiciones del conjunto. La disposición
segunda de la segunda columna corresponde a la central de Aldeadávila que
actualmente es la que tiene una mayor producción en España.



Fig. 5.5 - Disposición general de una central hidroeléctrica. Planta esquemática


Con el fin de conseguir un máximo aprovechamiento del agua, la disposición
indicada en la figura 7 es más perfecta, ya que se efectúa la toma por debajo del nivel
superior de la presa, sustituyendo el canal de derivación por una galería o tubería de
presión, no perdiendo de esta manera la energía de posición generada por la presa.


Fig. 5.6- Perfil longitudinal esquemático de una central con galería de presión


Cada una de las partes esenciales de las disposiciones de conjunto mencionadas
tienen las misiones que se describen a continuación.
90 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





Fig.5.7 - Esquemas en planta de diferentes disposiciones de conjunto de centrales hidroeléctricas



Máquinas Hidráulicas. T - 5 91

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La presa puede tener una o dos misiones: elevar la cota del nivel superior del agua
y/o servir de almacén para regulación del caudal, según como se utilice.

• Si el canal sale de la parte superior del embalse, la presa sirve únicamente para
elevar el nivel superior de agua.

• Si el canal parte de la zona baja del embalse, la presa sirve de almacén, pero no
para elevar la cota, ya que ésta se pierde en el momento que el agua cae al canal.

• Si a la salida de la presa se dispone una galería de presión o tubería forzada, ésta
tiene entonces, la doble misión de elevar la cota y de almacenar agua.

• En ciertas ocasiones el canal sirve para conducir el agua a un lugar con topografía
más idónea para realizar el salto.

• En bastantes casos la presa solamente tiene como finalidad derivar el agua hacia
un canal, en tal caso recibe el nombre de azud.

El depósito de carga tiene como objetivo regular el caudal a tiempo corto, para
responder a las variaciones de las necesidades de agua de las turbinas, por modificación
de la potencia solicitada a las mismas, puesto que el embalse tarda demasiado tiempo en
dar respuesta apropiada, faltando o sobrando agua si no existiera el depósito de carga.
Cuando el caudal requerido se altera, se modifica el nivel del depósito de carga, variando
la pendiente del canal y regulándose en un determinado plazo de manera natural el
caudal necesario en las turbinas.

En la tubería forzada se produce la transformación de energía hidráulica de
posición en energía hidráulica de velocidad y presión, fundamentalmente esta última. En
la sala de máquinas la energía hidráulica de velocidad y presión se transformará
sucesivamente en energía mecánica en las turbinas hidráulicas y en eléctrica en los
generadores eléctricos. Por último el canal de desagüe devuelve el agua al río. También
puede aprovecharse simultáneamente un río con sus afluentes e incluso ríos distintos. En
la figura 8 se encuentran algunas de las diferentes disposiciones posibles.







Fig. 5.8 -
Disposiciones de
conjunto de
centrales
hidroeléctricas.
Plantas

92 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

4.- SALTOS TOTAL, BRUTO, NETO Y EFECTIVO. ENERGÍA PRODUCIDA

El salto total en una central hidroeléctrica se define como el desnivel existente
entre el punto de la cola del remanso que se forma aguas arriba de la presa y el punto de
salida del canal de desagüe, es decir, la diferencia de cotas existente entre el principio y
el final de la zona del río influenciada por la central. Al cambiar la posición de tales puntos
con el caudal que lleva el río, el salto total varía, siendo máximo lógicamente en los
momentos de máximas avenidas.

Pero este salto como es obvio no es aprovechable íntegramente, debido a las
pérdidas de energía que secuencialmente se van produciendo en el proceso. Estas
pérdidas, en una central cuya disposición sea la indicada en la figura 5, son las siguientes:
hf
1
- pérdida debida al remanso
hf
2
- pérdida debida al espesor de la lámina vertiente sobre la presa en el
momento de vertido de las aguas sobrantes
hf
3
- pérdida en la entrada del canal
hf
4
- producidas en el canal de derivación
hf
5
- pérdidas en la tubería forzada
hf
6
- pérdidas en la turbina
hf
7
- pérdidas en el canal de desagüe

Además del salto total son importantes conceptualmente hablando otros saltos o
alturas, relacionados con aquel y con las pérdidas indicadas. Altura bruta es el desnivel
existente entre el nivel superior del depósito de carga y el comienzo del canal de desagüe,
es decir es la energía disponible en el punto en que el agua penetra en la tubería forzada.
Numéricamente: H
b
= H
t
- (hf
1
+ hf
2
+ hf
3
+ hf
4
+ hf
7
)

La altura neta representa la energía puesta a disposición de la turbina, siendo su
valor: H
n
= H
b
– hf
5
. Salto efectivo es el convertido en energía mecánica por la turbina, es
decir: H
e
= H
n
– hf
6

A partir de la energía mecánica obtenida por la turbina, existen otra serie de
pérdidas hasta el momento en que la energía eléctrica se utiliza en los puntos de
consumo; que se concretan normalmente en los siguientes:

hf
8
- pérdidas orgánicas en la propia turbina
hf
9
- pérdidas en los generadores de energía eléctrica
hf
10
- en los transformadores elevadores
hf
11
- en la línea de transporte en alta tensión
hf
12
- en los transformadores reductores
hf
13
- en la línea de transporte en baja tensión

y por último las pérdidas en la máquina que emplea la energía eléctrica.

Hay que hacer constar que se pueden definir otros tipos de saltos, y que los textos
no se ponen de acuerdo en ello, siendo cuestión, tan sólo, de nomenclatura.

La potencia producida por una central hidroeléctrica viene expresada por la
fórmula:
P = ρ g Q H expresado en W en el caso de emplear el SI.
Máquinas Hidráulicas. T - 5 93

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig. 5.9 - Perfil longitudinal de una central hidroeléctrica. Saltos total, bruto, neto y efectivo.

94 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La potencia obtenida dependerá del la altura empleada, si en esta fórmula se adopta la
altura efectiva se obtendrá la energía mecánica obtenida en las turbinas, y si se adopta H
n

se calculará la potencia neta. La energía producida será el producto de la potencia por el
tiempo.


5.- CLASES DE CENTRAL. DE AGUA CORRIENTE Y AGUA ACUMULADA

Se denomina central de agua fluyente a aquella que utiliza el caudal que en cada
momento lleva el río, o una cantidad inferior, y no tiene capacidad para acumularla. Es
decir que las turbinas instaladas utilizan en todo caso un caudal igual o inferior al que
discurre por el río en todo instante, pudiendo trabajar con carga total o parcial o bien estar
paradas, cuando requieren un caudal superior al que fluye por el cauce. Únicamente se
construye un azud de derivación de las aguas, vertiendo por encima de él las sobrantes.

Las centrales de agua acumulada almacenan agua en momentos de abundancia
para emplearla en tiempos de escasez, procediendo así, a una regulación del río. La
variabilidad de los caudales en muchos ríos es verdaderamente notable, así en
Guipúzcoa, pueden pasan de llevar 1 a 20.000 l/s, por km
2
de cuenca vertiente, siendo,
todavía, menos homogéneos, en otras zonas.


5.1.- COEFICIENTES DE UTILIZACIÓN DE LA CENTRAL Y DEL RÍO.

En el momento de redactar el proyecto de una central hidroeléctrica resulta difícil
adoptar cual ha de ser su potencia instalada, pues si se realiza para una potencia
pequeña la central podrá funcionar muchas horas, pero se perderá un gran volumen de
agua, mientras que si se proyecta para una potencia relativamente grande se tendrá un
aprovechamiento bueno del agua y escaso de la central.

Se define entonces como coeficiente de utilización de la central al cociente de
dividir la energía obtenida por la misma a lo largo de un tiempo determinado entre la que
se podría haber obtenido, en funcionamiento ininterrumpido, si se hubiese dispuesto agua
suficiente para ello. Para dar una idea del valor del coeficiente de utilización de una
central hay que decir que un funcionamiento de 4000 a 5000 horas por año es bueno, no
alcanzándose tal grado de uso en muchas ocasiones. El año normal tiene 8760 horas,
por lo que un coeficiente de 0,5 puede considerarse como bueno.

Por otra parte el coeficiente de utilización del río resulta de dividir el volumen de
agua utilizada por la central en un determinado tiempo, por el total llevado por el río en
el mismo período.

En una central hidroeléctrica trabajando de manera aislada para atender a un
determinado consumo, estos dos coeficientes. son antitéticos; sin embargo en una
utilización conjunta de las centrales de un sistema, como es normal, ambos coeficientes
pueden mejorarse.




M
á
q
u
i
n
a
s


H
i
d
r
á
u
l
i
c
a
s
.

T

-

5





























































































9
5












D
t
o
.

I
n
g
.

N
u
c
l
e
a
r

y

M
e
c
á
n
i
c
a

d
e

F
l
u
i
d
o
s
.
































E
.
U
.
P
o
l
i
t
é
c
n
i
c
a

d
e

D
o
n
o
s
t
i
a
-
S
a
n

S
e
b
a
s
t
i
á
n



C
L
A
S
I
F
I
C
A
C
I
Ó
N


D
E


C
E
N
T
R
A
L
E
S



H
I
D
R
O
E
L
É
C
T
R
I
C
A
S


C
O
N
C
E
P
T
O


D
E
N
O
M
I
N
A
C
I
Ó
N

C
A
R
A
C
T
E
R
Í
S
T
I
C
A
S

D
e

a
g
u
a

f
l
u
y
e
n
t
e

N
o

c
u
e
n
t
a
n

p
r
á
c
t
i
c
a
m
e
n
t
e

c
o
n

r
e
s
e
r
v
a

d
e

a
g
u
a
,

o
s
c
i
l
a
n
d
o

e
l

c
a
u
d
a
l

s
u
m
i
n
i
s
t
r
a
d
o


s
e
g
ú
n

l
a
s

e
s
t
a
c
i
o
n
e
s

d
e
l

a
ñ
o
.

P
o
r

l
a

f
o
r
m
a

d
e

u
t
i
l
i
z
a
r

e
l

a
g
u
a

d
e
l

r
í
o

D
e

a
g
u
a

e
m
b
a
l
s
a
d
a

E
l

p
r
o
v
i
e
n
e

d
e

g
r
a
n
d
e
s

l
a
g
o
s
,

o

p
a
n
t
a
n
o
s

a
r
t
i
f
i
c
i
a
l
e
s
,

c
o
n
o
c
i
d
o
s

c
o
m
o

e
m
b
a
l
s
e
s
,

c
o
n
s
e
g
u
i
d
o
s

m
e
d
i
a
n
t
e

l
a

c
o
n
s
t
r
u
c
c
i
ó
n

d
e

p
r
e
s
a
s
.

D
e

r
e
g
u
l
a
c
i
ó
n

S
o
n

c
e
n
t
r
a
l
e
s

c
o
n

p
o
s
i
b
i
l
i
d
a
d

d
e

a
l
m
a
c
e
n
a
r

v
o
l
ú
m
e
n
e
s

d
e

a
g
u
a

e
n

e
l

e
m
b
a
l
s
e
,

q
u
e

r
e
p
r
e
s
e
n
t
a
n

p
e
r
í
o
d
o
s

m
a
s

o

m
e
n
o
s

p
r
o
l
o
n
g
a
d
o
s
,

d
e

a
p
o
r
t
e
s

d
e

c
a
u
d
a
l
e
s

m
e
d
i
o
s

a
n
u
a
l
e
s
.

D
e

a
g
u
a

e
m
b
a
l
s
a
d
a

D
e

b
o
m
b
e
o

C
e
n
t
r
a
l
e
s

q
u
e

a
c
u
m
u
l
a
n

m
e
d
i
a
n
t
e

b
o
m
b
e
o
,

e
s

d
e
c
i
r

s
e

p
u
e
d
e
n

c
o
m
p
a
r
a
r

a

l
o
s

a
c
u
m
u
l
a
d
o
r
e
s

d
e

e
n
e
r
g
í
a

p
o
t
e
n
c
i
a
l

D
e

a
l
t
a

p
r
e
s
i
ó
n

E
l

v
a
l
o
r

d
e
l

s
a
l
t
o

h
i
d
r
á
u
l
i
c
o

e
s

s
u
p
e
r
i
o
r

a

l
o
s

2
0
0

m
,

s
i
e
n
d
o

l
o
s

c
a
u
d
a
l
e
s

r
e
l
a
t
i
v
a
m
e
n
t
e

p
e
q
u
e
ñ
o
s



2
0

m
3
/
s
.

E
s
t
á
n

e
n

z
o
n
a
s

a
l
t
a
s

d
e

m
o
n
t
a
ñ
a
.

D
e

m
e
d
i
a

p
r
e
s
i
ó
n

L
a
s

q
u
e

d
i
s
p
o
n
e
n

d
e

s
a
l
t
o
s

h
i
d
r
á
u
l
i
c
o
s

e
n
t
r
e

2
0
0

y

2
0

m
,

d
e
s
a
g
u
a
n
d
o

c
a
u
d
a
l
e
s

d
e

h
a
s
t
a

2
0
0

m
3
/
s

p
o
r

c
a
d
a

t
u
r
b
i
n
a
.

D
e
p
e
n
d
e
n

d
e

e
m
b
a
l
s
e
s

r
e
l
a
t
i
v
a
m
e
n
t
e

g
r
a
n
d
e
s
.

P
o
r

l
a

a
l
t
u
r
a

d
e
l

s
a
l
t
o

D
e

b
a
j
a

p
r
e
s
i
ó
n

A
s
e
n
t
a
d
a
s

e
n

v
a
l
l
e
s

a
m
p
l
i
o
s

d
e

b
a
j
a

m
o
n
t
a
ñ
a
.

E
l

s
a
l
t
o

e
s

i
n
f
e
r
i
o
r

a

2
0

m

y

l
o
s

c
a
u
d
a
l
e
s

p
u
e
d
e
n

s
u
p
e
r
a
r

l
o
s

3
0
0

m
3
/
s
.








































































































































































































































































96 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

6.- CAUDAL DE UN RÍO, AFOROS.

Antes de empezar el proyecto de una central es fundamental conocer las
disponibilidades de agua, cuestión que ofrece grandes dificultades, habiendo ocasiones
en las que existe poca fiabilidad de los datos obtenidos o disponibles.

Indudablemente lo mejor es aforar el río diariamente confeccionando estadísticas
de los caudales que fluyen por él. La forma de aforar es variada, debiendo elegir la más
adecuada según el caudal a medir y la exactitud requerida en los resultados.

El aforo de los ríos se complica por la heterogeneidad de las secciones
transversales y por la desigualdad en la distribución de velocidades en una sección.
(figura 10). Una forma de medir el caudal es mediante vertederos de pared delgada;
dispuestos, a ser posible, en un estrechamiento del cauce, para que sea menos onerosa
su realización y la lámina líquida vertiente resulte lo suficientemente gruesa, para poder
aplicar las fórmulas conocidas.







Fig. 5.10 - Curvas isótacas

En grandes ríos no puede emplearse este procedimiento porque la realización del
vertedero tropieza con grandes dificultades constructivas y económicas; en estos casos
se recurre a la medición de la velocidad de la corriente en distintos puntos de una sección
transversal.

Para ello se emplean molinetes, aparatos que disponen de una pequeña hélice,
que relaciona su número de vueltas con la velocidad del flujo, habiendo sido tarado
previamente en un canal hidrodinámico.







Fig. 5.11 - División en cuadrículas

Para conocer el caudal se divide la sección transversal del cauce en cuadrículas,
se coloca el molinete en el centro de cada una, obteniendo sus velocidades respectivas;
Máquinas Hidráulicas. T - 5 97

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

el caudal se obtiene mediante el sumatorio de las áreas por las velocidades.

El procedimiento es muy laborioso, de aquí que las casas constructoras de
molinetes den fórmulas empíricas, para que con dos o tres medidas se obtenga el caudal
total. Métodos más modernos convenientemente informatizados, pero basados en los
mismos conceptos, facilitan el conocimiento del caudal.

Una forma rápida de conocer el caudal que lleva el río en una sección concreta es
realizar un estudio previo que permita relacionar aquel con la altura de la lámina de agua.
Se construye una arqueta en una margen del río donde se ubica un linnígrafo que registra
directamente el caudal.

Otro procedimiento es el llamado "químico". Consiste en arrojar sobre la corriente
una sustancia soluble, normalmente sal común, durante un tiempo determinado (p gramos
por segundo). Luego se mide la concentración en un punto aguas abajo (q gramos por
metro cúbico); conocidos ambos datos se puede hallar fácilmente el caudal, (p/q metros
cúbicos por segundo). No es muy exacto.

Un procedimiento sencillo y económico es el uso de flotadores lastrados, que al
disponerlos en el cauce y medir el tiempo que tarda en recorrer una determinada longitud,
permite calcular con facilidad la velocidad del flujo.

En determinados casos al comenzar la planificación de una central no existen
bastantes aforos y aunque en ese momento se intente completarlos, pueden no ser
suficientemente representativos, dada la enorme variabilidad de los caudales de unas
épocas a otras, e incluso de unos años a otros.

En estos casos puede ser útil acudir a los datos pluviométricos, que pueden
proporcionar datos interesantes mediante comparaciones, asimilaciones y
extrapolaciones.

Para calcular el caudal del río mediante la pluviometría habrán de conocerse los
datos siguientes:

- Extensión de la cuenca vertiente. Para ello se tomará un plano de la zona a
escala conveniente, se situará el punto donde se proyecta la presa, se trazarán
los límites de la cuenca vertiente, y por último se medirá la superficie de la
cuenca.
- Lluvia caída en la cuenca en mm (1 mm de lluvia es equivalente a 1 litro de
agua por metro cuadrado). Este dato se toma de las medidas realizadas por la
estación meteorológica más cercana a la cuenca; cuanto más exhaustivos
sean los datos pluviométricos, más fiabilidad tendrán los caudales obtenidos.
- Coeficiente de escorrentía del lugar. Este coeficiente es el tanto por uno de
lluvia caída que llega al río, es decir, el tanto por uno de agua que deja escurrir
la vegetación.

Conocidos estos datos, es decir, la cuenca vertiente en m
2
, la pluviometría LL en
un tiempo determinado en mm, y el coeficiente de escorrentía E, se calcula el caudal que
ha pasado por el punto escogido en el tiempo determinado, mediante la fórmula:

Q = S . LL . E litros / tiempo determinado
98 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Este método puede proporcionar datos muy interesantes de caudales circulantes por un
río, siendo muy conveniente compararlos con los obtenidos por métodos directos.

Por otra parte es muy importante conocer el caudal que lleva el río en caso de
máximas avenidas; en los textos existen numerosas fórmulas con que calcularlo,
facilitando resultados, muchas veces muy poco concordantes. Entre todas estas fórmulas
una de las que parece más adecuada para los ríos de la cuenca norte de España, es la
debida a Zapata, que viene expresada por:

Q = 21 S 0,6

donde: Q es el caudal de máximas avenidas en m
3
/s y S es la superficie de la cuenca
vertiente en km
2

Indudablemente el caudal de máximas avenidas depende del período de retorno
considerado, aumentando con éste. Se denomina período de retorno al tiempo en que
probabilísticamente sólo se alcanzará una vez el caudal calculado y no quedará
sobrepasado. La relación de caudales para diferentes períodos de retorno se estima
directamente proporcional a los logaritmos decimales de los períodos considerados.


7.-- RELACIÓN ENTRE LA PRODUCCIÓN Y EL CONSUMO DE ENERGÍA
ELÉCTRICA

Es muy remota la utilización de la energía hidráulica por parte del hombre, pero ha
sido empleada de forma imperfecta hasta épocas relativamente recientes. En un principio
la energía hidráulica transformada en mecánica, se aprovechaba directamente, y sin
transformaciones intermedias, en mover molinos harineros, batanes, sierras, fuelles de
forjas, etc, aparatos muy toscos, de escaso rendimiento y que únicamente utilizaban la
energía cinética y la de posición que pudieran tener el agua en ríos. Debido a que la
energía no podía transportarse las industrias habían de instalarse en las mismas orillas de
los ríos.

En el siglo pasado con el desarrollo por una parte de las turbinas hidráulicas y por
otra de los generadores de electricidad, se produjo un avance revolucionario con respecto
a la producción de energía, y ello fue una de las causas fundamentales de haber llegado a
la sociedad industrial en que vivimos.

En los primeros momentos la energía eléctrica no podía transportarse a grandes
distancias con buen rendimiento, por ello las industrias se tenían que instalar cerca de los
ríos, aunque no estrictamente en sus orillas. En esos primeros momentos del desarrollo
de las centrales hidroeléctricas, cada industria o grupo de industrias eran abastecidas por
una central próxima. Cada central trabajaba independientemente de las restantes, sin
relaciones entre si.

Pero el rapidísimo progreso de la industria eléctrica, sobre todo en lo relativo a
líneas de alta tensión, ha hecho posible poder transportar energía a grandes distancias,
sin casi pérdidas. Actualmente se construyen en España líneas de 380 kV que pueden
transportar la energía a cientos de km con un alto rendimiento, e incluso superiores en los
países más adelantados industrialmente.
Máquinas Hidráulicas. T - 5 99

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig. 5.12 - Carga horaria y atención del consumo

Esto ha hecho posible, en primer lugar, poder utilizar saltos hidráulicos magníficos
que antes no eran aprovechables por no tener un núcleo de consumo cercano o por estar
situados en zonas impracticables. En segundo lugar ha sido posible relacionar todas las
grandes centrales de producción con todos los puntos de consumo, mediante una red
mallada de líneas eléctricas de transporte de alta tensión. Esto último ha traído consigo la
enorme ventaja de atender a los consumos con mucha mayor seguridad de suministro y
poder utilizar la producción que más conviene en cada momento. Estas grandes redes no
son exclusivamente nacionales sino incluso internacionales.

UNESA (Unidad Eléctrica S.A.) es una sociedad que reúne a todas las grandes
empresas españolas de producción de energía eléctrica, con el fin de programar y
coordinar la producción y el consumo, tanto a largo como a corto plazo, de una manera
que se tiende sea óptima. Igualmente existe un organismo internacional, al que
pertenecen casi todos los países de Europa, que tiene el mismo papel que UNESA, pero
a escala europea.

Las centrales térmicas, sean convencionales o nucleares, han de funcionar
normalmente de forma constante para obtener un alto rendimiento, no pudiendo ponerse
en marcha y pararse con facilidad; por ello no pueden adaptarse a las variaciones de los
consumos a lo largo del día. Las centrales hidroeléctricas, sin embargo, pueden adaptarse
fácilmente al consumo, con puesta en marcha y parada rápida, además de poder
funcionar a media carga, conservando alto el rendimiento.

Debido a las características señaladas en los párrafos anteriores la producción de
las centrales térmicas se utiliza para atender al consumo base (figura 5.12) funcionando
de manera continua, y las centrales hidroeléctricas, dada su gran elasticidad, atienden al
resto de los consumos, adaptándose a la curva de demanda.

100 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig. 5.13 - Carga horaria y atención del consumo en una primera época


Fig. 5.14 - Curva de carga horaria y tipo de energía consumida en la actualidad


8.- CENTRALES DE ACUMULACIÓN POR BOMBEO

En España hasta 1960 la producción de energía eléctrica procedía, en un gran
porcentaje, de las centrales hidroeléctricas (figura 5.13) ; pero, la demanda de energía,
fue aumentando notablemente de año en año y los recursos hidráulicos quedaron
insuficientes para atender a la . potencia solicitada en horas punta, además de estar
siempre supeditados a la pluviometría.
Máquinas Hidráulicas. T - 5 101

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Para aumentar la seguridad en el suministro de energía, y para poder atender a la
demanda de horas punta, se empezaron a construir grandes centrales térmicas
convencionales.
Al seguir aumentando la energía demandada se siguieron construyendo centrales
térmicas y se empezaron a construir las primeras centrales nucleares, con lo cual se llegó
a la situación siguiente: La potencia instalada en las centrales térmicas, convencionales y
nucleares, era superior a la que se necesitaba en horas valle, y como es necesario que
éstas funcionen de manera continua, aparecieron momentos del día en que sobraba
energía, perdiéndose inútilmente. (Figura 5.14)



Fig. 5.15. - Curva de carga horaria y atención del consumo con centrales de acumulación por
bombeo.


Para que esto no suceda existen dos soluciones, la primera consiste en trasladar
consumos de las horas punta a las horas valle, penalizando económicamente el consumo
en horas punta y primándolo en horas valle. La solución es aceptable pero no total, ya que
cuando más adelantado es un país más acusa las diferencias entre horas punta y horas
valle.

La segunda solución, la ideal, consiste en almacenar de alguna manera la energía
sobrante en horas valle. Por ahora la única forma posible de almacenar energía en
cantidades industriales es hacerlo en forma de energía de posición del agua.

Para ello se utiliza la energía sobrante en la elevación de agua, desde un
depósito inferior a otro superior, para posteriormente en momentos de máxima demanda
turbinar el agua anteriormente elevada para obtener energía (figura 5.15). En algunas
ocasiones puede proceder la energía sobrante, no solo de centrales térmicas, sino
también de hidroeléctricas en épocas de grandes lluvias o de deshielo, o bien otras
energías alternativas como la eólica.

102 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Las centrales de acumulación por bombeo fueron construidas inicialmente en
Alemania Occidental, Estados Unidos, Luxemburgo etc.

Hoy día se han construido en casi todos los países industrializados.

La disposición del conjunto de estas centrales, que se denominan de acumulación
por bombeo, es variada, pero en esencia consiste en dos embalses a distinta cota,
enlazados por una tubería, tal como muestra la figura 5.16. En el embalse superior se
recogen las aguas bombeadas desde el inferior, en las horas valle; en el embalse inferior
se almacenan las aguas turbinadas desde el depósito superior, en horas punta.

La evolución, históricamente, es como sigue:

• Turbina con generador y bomba con motor separado.
• Turbina y bomba con un moto-generador común.
• Turbo-bomba reversible (en el caso de turbinas de reacción).

Los factores que se deben tener en cuenta, para escoger entre las tres
posibilidades actualmente son: costo, eficiencia. Rango de cargas, manera de operar el
sistema, tipo de arranque permitido, etc.

La máquina reversible desarrollada en la década de los cincuenta ha llegado a ser
la más aconsejable para grandes aprovechamientos, ya que puede manejar grandes
caudales. En lo que se refiere a costos es muy ventajosa ya que reduce a la mitad el
número de tuberías válvulas etc. Sin embargo, la turbo-bomba tiene menor rendimiento
cuando gira con el mismo número de revoluciones en la operación turbina y en la
operación bomba.

Fig 5.16 - Perfil esquemático de una central de acumulación por bombeo

El rendimiento de la turbo-bomba disminuye de un 3 a 4% respecto del de la
turbina Francis. Este inconveniente podría ser eliminado adoptando dos velocidades
diferentes, una para la operación bomba y otra para la turbina, pero ello complica mucho
la máquina.

Finalmente las turbo-bombas necesitan mayor tiempo para cambiar de una
operación a otra.

Máquinas Hidráulicas. T - 5 103

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Si la turbina es de acción es necesario instalar una bomba. En España existen
varias centrales de este tipo, destacando la de Torrejón en el Tajo y la de Vilariño en el
Tormes(1970) dotada con seis grupos generadores con turbinas reversibles que bombea,
salvando 400 m de desnivel, en horas adecuadas, con una potencia de bombeo de 726
MW; así como la ampliación de Aldeadávila en el Duero que entró en servicio a finales de
1986 está dotada de dos grupos turbo-bomba 210.000kW cada uno.

9.- OBRAS CIVILES DE UNA CENTRAL HIDROELÉCTRICA

9.1.- PRESAS

La presa es el elemento que retiene las aguas de una corriente natural,
formándose tras ella un embalse para regular el caudal, o tan solo con el cometido de
derivar las aguas. Una primera clasificación de las presas las divide en dos grandes tipos,
las constituidas por materiales incoherentes y las formadas por materiales coherentes.

Las primeras se construyen con tierra o con piedra que se mantienen unidas por
su coherencia natural, resistiendo el empuje del agua por su propio peso. La
impermeabilidad se obtiene por apelmazamiento del material o gracias a la construcción
de pantallas de fábrica. De este grupo forman parte las presas de tierra, las de escollera
y las mixtas, en la que entran ambos materiales.

Los materiales coherentes que forman el segundo tipo de presa se construyen de
mampostería y fundamentalmente de hormigón, siendo estos mismos los que dan
resistencia e impermeabilidad a la presa. A este grupo pertenecen las presas de
fábrica en sus diversas modalidades: de gravedad, de bóveda y de contrafuertes.


9.1.1.- Presas de material incoherente o suelto

• Presas de tierra. Se forman a base de grandes cantidades de tierra, son las más
antiguas; se construyen de este tipo, cuando se dispone de tierra de buena calidad, en
abundancia y de fácil transporte, o en aquellos lugares en que la construcción de una
presa de fábrica resulta difícil.

Se utilizan para alturas no demasiado elevadas, pero en lugares donde se dispone de
poderosos medios mecánicos, se construyen de tamaño considerable. La sección

Fig 5.17.- Presas de tierra. Sección transversal.
104 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

transversal de las presas de tierra es trapezoidal con anchuras en coronación de 3 a 6
metros y con taludes, aguas arriba entre 1/2 y 1/3 y aguas abajo entre 1/1,5 y 1/2,5 (figura
5.17). En las presas de bastante altura el talud de aguas abajo presenta unos banqueos o
plataformas horizontales a media altura, para disminuir la velocidad del agua de lluvia y
evitar erosiones. Con este mismo fin se plantan arbustos, y se hacen canalizaciones para
dar salida por los costados al agua. Las aguas sobrantes deberán evacuarse por
vertederos de fábrica, construidos para tal fin.

El sistema de construcción de este tipo de presas viene. caracterizado por la forma
de impermeabilizarlas para evitar filtraciones, desde este punto de vista se distinguen:

1) Presas de tierra apisonada, sin impermeabilización especial, formadas por
tierras arcillosas suficientemente impermeables.

2) Presas de tierra formadas por material permeable que exigen un
aislamiento especial, con impermeabilización artificial. Esto se consigue revistiendo el
talud aguas arriba o disponiendo un núcleo intermedio. (figura 5.18). La
impermeabilización aguas arriba se suele hacer con arcilla impermeable y el núcleo del
segundo a base de arcilla o bien de fábrica.


Fig 5.18 - Impermeabilización de presas de materiales íncoherentes

• Presas de escollera. Están formadas por un macizo de escollera, es decir con
piedras de un cierto tamaño, y una capa impermeabilizante. Se constituyen cuando la
cimentación para presa de fábrica no es conveniente; cuando en la zona hay roca
extraíble con facilidad, cuando las de otro tipo son de difícil construcción por
desfavorables condiciones meteorológicas; y cuando se trata de terrenos sísmicos


9.1.2.- Presas de material coherente o presas de fábrica.

Se construyen presas de fábrica cuando a profundidad accesible hay buena roca
para cimentar, y en las cercanías existe piedra y arena en gran cantidad para la
fabricación de hormigón. Las presas de fábrica se agrupar en tres tipos: de gravedad, de
arco o bóveda y de apoyos múltiples o contrafuertes.
Máquinas Hidráulicas. T - 5 105

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Entre las de hormigón, las de mayor utilización son las de gravedad, por ser las
más sencillas, no exigir condiciones singulares en la zona de construcción y permitir
amplios desagües por encima de ellas.

• Presas de gravedad Se denominan así porque resisten por su propio peso, que
se opone a los distintos empujes que pueda sufrir, fundamentalmente el hidrostático.
Estos empujes pueden producir el vuelco de la presa, o bien el deslizamiento en el propio
terreno. Las fuerzas actuantes son: el peso propio, el empuje hidrostático del agua, el
empuje del hielo en la superficie libre, el empuje de tierras al pie del muro, la reacción del
terreno y la posible subpresión en la junta de fundación (figura 5.20). La seguridad exige
que no se produzcan tracciones en ninguna sección del muro.


Fig 5.19 - Esfuerzos producidos sobre una presa de gravedad

• Presas de arco o bóveda. Estas presas forman realmente una estructura resistente
en forma de arco o bóveda, que transmite los esfuerzos a los cimientos y a los estribos
laterales, que, a su vez, los transmiten al terreno. Los esfuerzos transmitidos son
importantes, por ello, se presta mucho, este tipo de presas, para construirse en barrancos

Fig 5.20 – Presa de gravedad y de arco
106 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

estrechos y rocosos. Son mucho más económicas, que las de gravedad, pero su cálculo
es más complicado y su construcción más difícil y comprometida.

Fig. 5.21.- Presa de bóveda. Detalle del perfil

• Presas de apoyos múltiples. Se denominan también presas de gravedad
aligeradas, ya que pretenden emplear mejor el material. Constan de una serie de
contrafuertes verticales intermedios, ensanchados hacia aguas arriba para formar unas
cabezas en T unidas entre si para cerrar el paso del agua y recibir su empuje, esto lleva a
estructuras más ligeras. Los esfuerzos son transmitidos por los contrafuertes a los
cimientos de la presa.


Fig.5.22.- Presa de contrafuertes. Detalle del perfil

Máquinas Hidráulicas. T - 5 107

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

9.2.- CANAL DE DERIVACIÓN. GALERÍA O TÚNEL. TUBERÍA FORZADA.

• Canal de derivación. Como se ha explicado más arriba el canal de derivación
tiene como finalidad fundamental generar energía de posición, derivando el agua
represada por un canal de menor pendiente que la del cauce natural. Un problema que se
ha de resolver es fijar la pendiente del canal, que resulta ser una cuestión casi
exclusivamente económica.

Si se proyectase el canal con una pendiente fuerte, su sección transversal sería
pequeña, así como el coste del canal; sin embargo se perdería bastante cota y por ello
disminuiría la potencia disponible y la energía obtenida. Si, por el contrario, se diseña el
canal con una pendiente pequeña, la sección transversal resultante será grande, así como
su coste; pero se habrá perdido poca energía de posición y la potencia disponible y la
energía obtenida serán mayores que en el caso anterior.

Las pendientes de los canales de derivación suelen oscilar entre dos milésimas y
dos cienmilésimas, siendo muy frecuente proyectarlos con una milésima. El cálculo del
canal, una vez conocida la pendiente, se realiza suponiendo régimen permanente y
uniforme, utilizando cualquiera de las fórmulas conocidas.

La velocidad del agua tiene un límite obligado, para que el flujo no erosione el
canal y no lo deteriore con el tiempo. Esta velocidad tope depende del material de que
esté constituido el canal; así por ejemplo para un canal de arcilla será del orden de 0,5
m/s, si se traza de hormigón 2 m/s y si está realizado en roca sana, podrá alcanzar hasta
los 5 m/s.

• Galería o túnel. Cuando el terreno es abrupto o montañoso es frecuente conducir
el agua por galerías o túneles horadados en la montaña, siendo su pendiente
normalmente de una milésima y la velocidad admisible de 2 a 3 m/s. Hay que tener
especial cuidado en su construcción con el fin de evitar fugas, siendo muchas veces
necesario impermeabilizar sus paredes. Estas galerías pueden funcionar como tuberías o
como canales, es decir con superficie libre

• Depósito de carga. Se ubican en el extremo del canal de derivación, consisten
generalmente en un simple ensanchamiento del canal de derivación. Al tener como misión
la regulación a corto plazo del caudal requerido por las turbinas su volumen depende de la
longitud del canal de derivación y del poder de respuesta del embalse a las
irregularidades de consumo de las turbinas.

• Tubería forzada. La tubería forzada es la conducción que conduce el agua
desde la cámara de carga a las turbinas; en ella se efectúa el salto transformándose la
energía potencial en energía de presión y de velocidad. La velocidad puede llegar a ser
del orden de 5 m/s y superior, aunque no es conveniente no sobrepase valores elevados.

El material empleado en su construcción es variado: fundición, chapa, palastro de
acero, palastro de hierro, hormigón armado, etc. Las más utilizadas actualmente son las
de palastro de acero, porque resisten mejor las grandes presiones a que están sometidas.

En el cálculo del diámetro influye poderosamente los aspectos económicos, ya que
si se utiliza un diámetro pequeño, la tubería forzada resulta menos onerosa, pero, tiene
108 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

mayor pérdida de carga, que reduce el salto neto y por tanto la energía producida; sin
embargo si se elige un diámetro mayor, el costo inicial será más elevado pero el salto
neto será superior y por lo tanto la energía obtenida en la central.

Fig 5.23 - Estudio del diámetro más económico

El diámetro más económico es el que hace mínima la suma de las pérdidas de
beneficios por disminución del salto y la amortización e intereses del capital. El problema
se resuelve gráficamente de la siguiente forma: Se calculan, para diversos diámetros, las
pérdidas de carga en la tubería traducidas en pesetas. Este valor será igual al producto
del precio de kilovatio hora por las horas anuales de funcionamiento de la central y por la
energía que se podía haber obtenido con la pérdida de carga de la tubería. Por otra parte,
para cada diámetro, se calcularán los intereses y amortizaciones correspondientes. Con
ello, se trazará un gráfico tal como el que se muestra en la figura 5.23. El mínimo de la
suma de las dos curvas indicadas proporciona el diámetro más económico.

El cálculo del espesor de la tubería forzada tendrá en consideración la carga estática,
las sobrepresiones por golpe de ariete y su disposición sobre el terreno como viga
continua, al disponerse sobre machones, al ir a la intemperie como es más corriente.


9.3.- OBRAS ACCESORIAS PARA EL SERVICIO DE LA CENTRAL.

Además de las partes descritas en los apartados precedentes una central
hidroeléctrica requiere otra serie de obras accesorias; destacando entre ellas: los
aliviaderos, obras de toma, desagües de fondo, chimeneas de equilibrio y escalas de
peces, además de los elementos eléctricos, que no corresponden a esta asignatura.

• Aliviaderos. Todo embalse ha de poseer aliviaderos que, de manera automática,
sean capaces de derivar el caudal de agua sobrante en el momento más desfavorable,
que obviamente es aquel en que estando el embalse lleno se produce una avenida
extraordinaria, sin necesidad de la intervención del personal de vigilancia. Esta descarga
se consigue con rebosaderos, desagües de fondo, sifones, compuertas o válvulas
automáticas.
Máquinas Hidráulicas. T - 5 109

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


• Obras de toma. Tienen por objeto derivar del embalse el agua que se trata de
utilizar en las turbinas, tiene forma muy variada según cual sea la disposición del conjunto
de la central. La entrada de agua podrá hacerse a distintas cotas según la altura
alcanzada por el embalse; dispondrá de compuertas, sifones, rejas u otros elementos
para impedir el paso de cuerpos extraños.

• Desagüe de fondo. Tiene como finalidad fundamental el vaciado total del vaso
para proceder a su limpieza, si bien también coadyuva a evacuar agua en caso de
grandes avenidas.

• Chimenea de equilibrio. Las variaciones de la demanda de potencia de una
central, lleva consigo que entre en funcionamiento el regulador de la turbina, con el fin de
variar el caudal que accede a ella. La gran inercia de la masa líquida hace que esta no se
adapte tan rápidamente como el regulador, pidiéndose producir sobrepresiones debidas al
golpe de ariete. La chimenea de equilibrio, situada generalmente al final de la galería de
presión y antes de la entrada en la tubería forzada, tiene la misión de atenuar las
oscilaciones de la masa líquida, y atenuar las consecuencias del golpe de ariete (figura
5.24).


Fig 5.24 - Perfil esquemático de una central con chimenea de equilibrio


• Escala de peces. Son obras especiales que se construyen en las presas, para
que los peces migratorios puedan subir por el curso del río y aquellas no sean un
obstáculo infranqueable para ellos. Pueden ser de construcción variada pero en esencia
consisten en una rampa escalonada con plataformas en donde puedan descansar los
peces. En la figura 5.25 se muestra el perfil longitudinal de dos tipos diferentes.




110 Centrales Hidroeléctricas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 5.25.- Escalas de peces








Máquinas Hidráulicas. T - 6 111

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 6: TURBINAS DE ACCIÓN

1.- DEFINICIÓN DE TURBINA HIDRÁULICA. TIPOS ACTUALES DE TURBINAS
HIDRÁULICAS: TURBINAS DE ACCIÓN Y DE REACCIÓN.


Turbina Hidráulica, como ya se ha visto anteriormente, se puede definir como una
máquina hidráulica motora cuyo principio de funcionamiento se basa en la variación del
momento de la cantidad de movimiento, su campo de trabajo son las centrales
hidroeléctricas.

Existen en la actualidad dos grandes tipos de turbinas hidráulicas, las de acción y
las de reacción; al primer grupo pertenece la turbina pelton y al segundo la francis y sus
derivadas: hélice, kaplan bulbo, deriaz y straflo.

Toda turbina hidráulica tiene un órgano principal, denominado rodete o rueda, que
gira sobre su eje, por donde pasa el agua de manera continua y se transforma su energía
hidráulica en mecánica, siendo su principio de funcionamiento el teorema de la cantidad
de movimiento.

Además constan de una serie de elementos, situados aguas arriba del rodete que
tienen la misión de introducir el agua con la dirección y condiciones precisas. A su salida
las turbinas de reacción disponen de otro órgano que tiene el objeto de evacuar
convenientemente el agua hacia el canal de desagüe.

El agua, antes de efectuar el salto, tiene toda su energía en forma de energía de
posición; el salto se efectúa de manera canalizada en la tubería forzada; a su término, en
el punto anterior de entrar el agua en la turbina, la energía de posición ha desaparecido
habiéndose convertido una pequeña parte en energía cinética y, el resto, en energía de
presión.

En las turbinas pelton el agua, al pasar a la rueda, entra en contacto con la
atmósfera, transformándose toda la energía de presión en cinética, actuando sobre el
rodete, únicamente de esta forma.

En las turbinas francis y en sus derivadas el agua al entrar en el rodete no toma
contacto con la atmósfera, por lo que en dicho punto la energía de presión se ha
transformado en cinética tan sólo de manera parcial.

Otra diferencia esencial entre ambos tipos de turbinas es que en las primeras el
agua llega a su rodete en uno o varios puntos afirmándose entonces que es de admisión
puntual, mientras que en las segundas accede al rodete por los 360º de su periferia,
diciéndose entones que la admisión es total.

Éstas son las diferencias fundamentales de funcionamiento entre los dos tipos de
turbinas; ello lleva consigo que sean radicalmente distintas en su concepción y diseño.

La turbina pelton se utiliza en centrales hidroeléctricas que disponen de un salto
relativamente grande y un caudal relativamente pequeño, mientras que las turbinas
112 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

francis y sus derivadas se emplean en centrales con alturas relativamente menores y
caudales relativamente mayores, tal como se concretará más adelante.

Como consecuencia de lo anterior las turbinas pelton se emplean en centrales
hidroeléctricas de cabeceras de ríos dónde es fácil generar alturas brutas importantes
dadas las fuertes pendientes que llevan aquéllos, pero en las que el caudal es
forzosamente reducido dada su limitada cuenca vertiente. Este tipo de centrales son
normalmente de agua acumulada y disponen de un canal de derivación de bastante
longitud para generar el salto bruto necesario.

Las centrales que emplean turbinas de reacción corresponden a cauces medios de
los ríos hasta su desembocadura, llegándose a aprovechar el flujo y reflujo de las mareas
en las centrales mareomotrices.

Estas centrales disponen normalmente de canales de derivación o galerías de
presión de menor longitud que las que utilizan turbinas pelton e incluso pueden llegar a
carecer de ellos. Pueden ser centrales de agua acumulada, o de agua fluyente en los
casos en que es económicamente inviable regular el río. A medida que el cauce discurre
va disminuyendo su pendiente, minorando las posibilidades de generar salto, pero
incrementándose su cuenca vertiente, y por lo tanto su caudal.

La turbina pelton consta fundamentalmente del inyector, y de la rueda o rodete. El
inyector tiene como misiones la introducción del agua de manera puntual y en la dirección
conveniente en el rodete, la conversión de toda la energía de presión en energía cinética
y la regulación del caudal; se trata de una prolongación de la tubería forzada que termina
en forma atoberada, reduciéndose la sección, con salida a la atmósfera. Puede tener de 1
a 6 inyectores.

El rodete está constituido por un cubo unido al eje mediante enchavetado, con una
serie de cazoletas dispuestas en su periferia. El chorro formado a la salida de cada
inyector incide tangencialmente sobre las cazoletas, convirtiéndose en el rodete la energía
cinética del agua en energía mecánica.

El generador eléctrico arrastrado por la turbina hidráulica transforma la energía
mecánica recibida en energía eléctrica.

Las turbinas de acción se emplean, como ya ha quedado dicho, en centrales
hidroeléctricas cuyo salto sea grande y el caudal relativamente pequeño, o más
exactamente en aquellos casos en que la relación caudal - altura sea reducida, lo que
corresponde a velocidades específicas bajas, que para el caso concreto del número de
Camerer está comprendida entre 5 y 36 rpm aproximadamente.

El grupo de turbinas de reacción disponen como órganos más fundamentales el
distribuidor, el rodete y el tubo difusor. El primer elemento tiene unos fines análogos al
inyector en las turbinas pelton, es decir sirve para transformar, en este caso
parcialmente, la energía de presión con que el agua accede a él en energía cinética,
introducir el agua en los 360º del rodete en la dirección conveniente y regular el caudal.

El rodete, único órgano transformador de energía hidráulica en mecánica, es de
diseño diferente según el tipo de turbina de reacción de que se trate, pero en esencia está
Máquinas Hidráulicas. T - 6 113

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

formado por el cubo, unido al eje, y una serie de álabes dispuestos en la periferia de
aquél.

El agua a la salida del rodete tampoco sale a la atmósfera, sino que penetra en
una conducción, denominada tubo difusor o tubo de aspiración, generándose a su entrada
una depresión, teniendo como misión fundamental incrementar la energía hidráulica
absorbida por el rodete, tal como se explicará más adelante . Por último a la salida del
tubo difusor el agua sale a la atmósfera en el canal de desagüe.

En la tercera pregunta se detallan cada uno de los elementos de esta máquina, así
como su funcionamiento, pudiendo apreciarse en sus figuras el conjunto y cada una de
las partes de la turbina.

Las turbinas de reacción se utilizan para una gama muy amplía de alturas v
caudales, pero en todo caso para una relación caudal - altura mayor que las
correspondientes a las turbinas de acción. Los valores más bajos de dicha relación
corresponden a las turbinas francis y los más elevados a las hélice, kaplan, deriaz, bulbo
y straflo, más o menos por este orden.

Concretándonos en el número de Camerer y el valor de nq las diferentes turbinas
trabajan entre los valores aproximados siguientes:

- Pelton ( una boquilla): 5 < n
s
< 36 rpm ; 1,5 < n
q
< 11

- Francis: 50 < n
s
< 400 rpm ; 15 < n
q
< 120
• francis lenta: n
s
entre: 50 –100 rpm ; n
q
entre 15 - 30
• francis normal: n
s
entre: 100 - 200 rpm; n
q
entre 30 - 60
• francis rápida: n
s
entre: 200 - 400 rpm; n
q
entre 60 - 120
- hélice, kaplan, deriaz 400 < n
s
< 700 rpm ; 120 < n
q
< 210
- kaplan, bulbo, straflo 700 < n
s
< 1.300 rpm; 210 < n
q
< 390


2.- TURBINAS DE ACCIÓN
Una vez conocidas las turbinas hidráulicas en sus aspectos más generales, el
presente capítulo se dedica al estudio del primer tipo de turbinas, es decir a las
denominadas de acción. En la práctica las turbinas de acción se restringen casi a una
sola, es decir a la pelton, pues aunque existen otras tienen una presencia casi anecdótica.

En la figura 6.1, puede observarse la turbina denominada Ossberger, también
llamada Banki-Mitchell cuyo rodete está formado por una serie de álabes dispuestos en
una corona circular, entre dos discos.

La tubería forzada concluye en un inyector más o menos trococónico de sección
rectangular con una válvula similar a la de mariposa con perfil aerodinámico. Esta válvula
puede estar dividida en dos partes, de 1/3 y 2/3 de su longitud respectivamente, por un
plano normal a su eje; de esta manera se posibilita, mediante la actuación sobre una u
otra parte del perfil, la regulación caudal a un tercio, dos tercios o los tres tercios del
caudal normal. Por otra parte el perfil puede girar sobre su eje para obtener una
regulación más fina del caudal.
114 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


El rodete esta formado por una serie de álabes o placas alabeadas dispuestos en
la periferia de una círculo, unidos mediante dos discos laterales. El agua procedente del
inyector incide puntualmente sobre unos álabes del rodete atravesándolos de manera
centrípeta y penetrando en la parte central del mismo, para después incidir de nuevo
sobre otros álabes y atravesarlos, esta vez de manera centrífuga, yendo a parar el agua
posteriormente al canal de desagüe.

La utilización de este tipo de turbinas se reduce a potencias reducidas, con
caudales y alturas pequeñas, siendo por su simplicidad útil para microcentrales.








Fig 6.1 - Cortes transversales de la turbina Ossberger o Banki-Mitchell

Una vez explicada esta turbina de una manera sucinta, el tema continúa tratando
con algún detalle, en exclusiva, las turbinas pelton.


3.- DESCRIPCIÓN, MISIÓN Y FUNCIONAMÍENTO DE LOS ELEMENTOS DE
UNA TURBINA PElTON.

La disposición de conjunto de la sala de máquinas con turbina pelton puede
observarse en las figura 6.2, representándose de manera esquemática en la figura 6.3 la
propia turbina.

En el caso de la figura 6.2, el agua procedente de la tubería forzada llega a un
pantalón donde se divide el caudal en dos partes iguales que alcanzan sendos inyectores
desde los cuales el agua pasa a la atmósfera formando otros tantos chorros que
incidiendo sobre los álabes del rodete lo hacen girar sobre su eje, transformándose así la
energía hidráulica en mecánica. El rodete arrastra al generador eléctrico. Desde la rueda
el agua cae directamente al canal de desagüe.

El inyector cuyas misiones ya son conocidas es una prolongación de la tubería
forzada que termina en una tobera o boquilla de forma convergente; en ella se
Máquinas Hidráulicas. T - 6 115

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

transforma toda la energía de presión en energía cinética ya que el chorro sale
directamente a la atmósfera.


Fig 6.2.- - Disposición de conjunto de una sala de máquinas con turbina pelton

En su interior se encuentra una aguja terminada en un punzón, desplazable
axialmente, que deja libre entre éste y la tobera una corona circular de mayor o menor
sección de paso según la posición que ocupe, regulando así el caudal, tal como se
demuestra en la figura 6.3

La velocidad con que sale el chorro del inyector es igual a la velocidad absoluta
con la que entra en los álabes del rodete. Viene definida por la fórmula de Torricelli:

n
gH k c 2
1 1
=

donde k
1
es el coeficiente de la velocidad absoluta que se mantiene prácticamente
constante, por lo que la velocidad depende del salto neto. k
1
tiene normalmente un valor
comprendido entre 0,97 y 0,98.

Se recuerda que la altura neta es igual a la bruta menos las pérdidas de carga en
la tubería forzada. Por otra parte la variación de caudal conlleva la modificación de las
pérdidas de carga, pero al ser éstas muy pequeñas frente al salto bruto, puede afirmarse
que el salto neto oscila muy poco cuando varía aquél

Como consecuencia la velocidad del chorro permanece cuasi constante con lo que
la regulación del caudal ha de hacerse modificando la sección de paso en el inyector, es
decir, desplazando la aguja con su punzón.

El maniobrado de la aguja se consigue mediante un cilindro oleohidráulico con su
correspondiente circuito. Dichos elementos se ubican en el exterior en los inyectores
normales, aprovechando algún codo de la tubería forzada. Existen también inyectores
rectilíneos que llevan todos los mecanismos de maniobra en su interior, no necesitándose
ningún codo, evitando las consiguientes pérdidas de carga que en él se produce.
116 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

.
La aguja con su punzón se guía axialmente mediante unas placas radiales, unidas
a un manguito y a la parte exterior del inyector, que sirven, por otra parte, para quitar al
agua el efecto de rotación que le hubiera producido el codo situado inmediatamente
aguas arriba.



Fig 6.3. - Inyector y deflector de una turbina pelton

El inyector lleva unos resortes dispuestos de tal forma que si se produjera una
rotura la aguja tendería a abrir el paso del agua; esto tiene por objeto evitar el golpe de
ariete que se formaría si la aguja cerrara bruscamente.

La turbina puede tener uno o varios inyectores, llegando a un máximo de seis, en
turbinas de eje vertical.

La regulación de la turbina ha de conseguir que su velocidad de giro permanezca
constante independientemente de la carga que se le exija pues el generador eléctrico
debe producir electricidad con una frecuencia fija. Si la carga solicitada al generador
eléctrico disminuyera o aumentara, la velocidad de giro del grupo turbogenerador lo haría
en sentido inverso debiendo ser limitada al máximo tal variación.

Con el fin de conseguir todo esto último la turbina lleva un tacómetro que al variar
la velocidad a causa de una alteración de la carga, actúa sobre el regulador que hará en
último término desplazar la aguja del inyector hasta el punto preciso en el que se consiga
el caudal necesario para la nueva carga.

Hay que advertir que la potencia producida por la turbina es proporcional a la
altura neta y al caudal y como se ha explicado anteriormente la primera sufre una
variación mínima.

Si la carga solicitada al generador y por tanto a la turbina se anulara
repentinamente, el rodete tendería a embalarse, el tacómetro actuaría sobre el regulador
desplazando la aguja hasta cerrar la sección de paso.

Pero si se cerrara bruscamente el paso del agua, se producirían, debidas al golpe
de ariete, fuertes sobrepresiones en la tubería forzada, totalmente inadmisibles. Sin
Máquinas Hidráulicas. T - 6 117

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

embargo es conveniente por motivos eléctricos que el agua no alcance al rodete, tan
pronto como sea posible, para detener el grupo cuanto antes.


Fig: 6.4 - Turbina pelton con cuatro inyectores rectilíneos

Para conseguir lo anterior es decir, cortar rápidamente el caudal que llega a los
álabes y que no se produzca el golpe de ariete las turbinas pelton van provistas de un
dispositivo muy sencillo llamado deflector. Este mecanismo consiste simplemente en una
lengüeta metálica, que al ser maniobrada abraza el chorro desviándolo de su trayectoria
normal y enviándolo directamente al canal de desagüe.

El regulador actúa rápidamente sobre el deflector y lentamente sobre la aguja; una
vez cerrado el paso de agua con el punzón el deflector vuelve a su posición primitiva.

Algunas turbinas pelton, llevan incorporados un inyector auxiliar de frenado, que
actúan sobre el dorso de las cazoletas cuando la máquina debe pararse en el menor
tiempo posible. También algunas turbinas de un solo distribuidor llevan incorporado un
118 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

inyector auxiliar de arranque, con objeto de producir un par motor que facilite la puesta en
marcha.

El otro órgano fundamental de la turbina pelton es el rodete, está formado por una
serie de álabes especiales dispuestos en la periferia de un cubo. El chorro procedente del
inyector ha de incidir tangencialmente sobre los álabes, también denominados palas,
paletas y cucharas o cazoletas por la forma que presentan.

Los álabes están formados por dos semicazoletas gemelas, siamesas y simétricas,
separadas por una arista afilada. El plano que pasa por dicha arista, normal a la cazoleta
y al eje de la máquina, es su plano de simetría.



El chorro penetra en la cazoleta por la arista que lo divide en dos partes iguales,
cada una de las cuales contornea la semícazelota correspondiente. Con esta división se
consigue anular los empujes axiales que pudieran producirse al generarse dos fuerzas
iguales y de sentido contrario.

Las cucharas tienen, una incisura o corte en la parte delantera, denominada
escotadura, que tiene por objeto que el chorro llegue a una cazoleta determinada en las
mejores condiciones de perpendicularidad, sin que sea estorbada por la siguiente. Si
careciera de tal escotadura la cazoleta siguiente le robaría parte del chorro cuando éste
estuviera llegando en las mejores condiciones de perpendicularidad, mientras que la
nueva cazoleta lo recibiría en condiciones más desfavorables.

Hay que advertir que el chorro se encuentra en una alineación fija mientras las
cazoletas se desplazan, por ello una determinada cazoleta empieza a recibir el chorro en
una posición concreta, mientras avanza va aumentando la cantidad de chorro que recibe,
luego pasa a recibirlo todo, transcurrido un lapso de tiempo la cazoleta siguiente empieza
a robarle parte del mismo y por último le roba la totalidad.

Por otra parte la dirección con que penetra el chorro en la arista de la cazoleta se
modifica continuamente siendo importante con el fin de aumentar la fuerza propulsora que
lo haga en las mejores condiciones de perpendicularidad.




Fig: 6.5. - Vista esquemática y real de un rodete de una turbina pelton
Máquinas Hidráulicas. T - 6 119

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 6.6. - Rodetes de turbinas pelton

Arista del
Escotadura
Alabe
2

Fig: 6.7. - Cazoleta de una turbina pelton

Las semicazoletas en sus zonas laterales, donde los semichorros las abandonan,
tienen una inclinación con relación al plano de simetría de la cuchara, tal como se aprecia
en la figura 6.7, con la misión de que el agua al salir en sentido contrario a la marcha de la
rueda no choque contra el dorso de la cazoleta siguiente, frenando la máquina. Dicho
ángulo será el
2
en el triángulo de velocidades de la partícula que sale del álabe.

Como es lógico, al ser la cazoleta receptora del chorro, todas sus dimensiones
serán función del diámetro de aquél. Dichas dimensiones están comprendidas entre los
valores siguientes:

120 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 6.8. - Alzado y secciones de la cazoleta de una turbina pelton

• Anchura b = (2,5 a 4)d.
• Altura h = (2 a 3,5)d.
• Profundidad t = (0,8 a 1,5)d.
• Paso aproximadamente igual a la altura. Se denomina paso al arco
existente en el diámetro nominal de la máquina. El diámetro nominal de la
máquina es el de la circunferencia tangente al eje del chorro.
• Ángulo de corte 2γ= 14º a 30º.
• Ángulo de salida β
2
= 4º a 7º.

El agua al salir del rodete lleva cierta energía cinética y tiene algo de energía de
posición, que han de ser contabilizadas como pérdidas en la turbina. Para que esta
energía no deteriore el punto donde caiga se prevé un colchón de agua, tal como se
puede observar en la figura 6.2, disposición de conjunto.

El rodete de la turbina pelton se encuentra rodeado de la correspondiente carcasa,
que tiene por objeto dirigir el agua hacia el canal de desagüe sin entorpecer la marcha de
la rueda y servir de cierre a la máquina.

Las turbinas pelton funcionan muy bien con caudal variable, manteniendo alto el
rendimiento con relación al punto óptimo incluso con el 15% del caudal nominal Se
entiende por punto nominal u óptimo el de mejor rendimiento. Esta ventaja hace que la
turbina pelton pueda adaptase muy bien a las cargas variables. Sin embargo no admiten
variaciones de velocidad. Este inconveniente carece de importancia al necesitar que las
turbinas giren a una velocidad constante.

El tamaño de las turbinas tiene dos limitaciones: el gálibo de los medios de
transporte y el tamaño de las fundiciones, dado que normalmente el rodete se fabrica en
una sola pieza con posterior mecanizado.

Para paliar estos problemas las cazoletas pueden fundirse separadamente del
cubo de la rueda, y unirse a él mediante pernos o soldadura, lo cual, sin embargo, no es
usual.

Máquinas Hidráulicas. T - 6 121

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El eje de la turbina puede ser horizontal o vertical; actualmente se hacen con la
primera disposición en máquinas de pequeña potencia y con la segunda para medias y
grandes potencias con el fin de obtener un mejor equilibrado mecánico.

La cuchara de estas turbinas tal como hoy se construye, fue ideada por el
americano de Ohio, L.A. Pelton, en 1879 del cual recibe su nombre. Es posterior
cronológicamente a la francis.

4.- DIAGRAMA DE TRANSFORMACIÓN DE ENERGÍA DE LA TURBINA
PELTON

Con el fin de comprender mejor el funcionamiento de las turbinas se estudian en
este apartado las transformaciones energéticas, fundamentalmente hidráulicas, que sufre
el agua en la tubería forzada y en la propia máquina.

Para ello se emplea el sistema denominado de franjas verticales donde en cada
una de ellas se reflejan las transformaciones energéticas a que está sometida el agua.

En estos diagramas se analizan las distintas formas de energía hidráulica
existentes en cada punto: la energía potencial o de posición; la energía piezométrica, o
sea la suma de las de posición y presión; y la energía total, resultante de sumar a la
anterior la energía cinética o de velocidad, que dispone el agua en cada punto. Asimismo
se refleja la conversión de la energía hidráulica en mecánica.

En la figura que se acompañan se representan esquemáticamente, mediante
franjas verticales, el depósito de carga, la tubería forzada, el inyector o distribuidor de la
turbina, y su rodete.

La línea horizontal que pasa por la lámina superior de agua del depósito de carga
representa precisamente el plano de carga de partida, es decir, la energía disponible en
forma exclusivamente de posición. El plano que coincide con la lamina superior del
comienzo del canal de desagüe es el de comparación o de energía cero. Como origen de
la presión se adopta la presión atmosférica local.

Se estudia la transformación de los tres tipos de energía separadamente, es decir,
se empieza por la de posición, representada por la línea continua, siguiendo con la
piezométrica, reflejada por una línea de ralla punto y terminando con la total, señalada
mediante una línea discontinua.

La presión en cada punto se conoce por la ordenada existente entre la línea
piezométrica y la de posición. Si aquélla se encuentra por encima de ésta la presión será
positiva y si es al revés existirá una depresión. La energía de velocidad, siempre positiva,
será la ordenada existente entre la línea de altura total y la piezométrica.

Por otra parte hay que advertir que los diagramas presentados son cualitativos, no
siendo totalmente cuantitativos pues resulta difícil realizarlos fielmente a escala.

El plano que pasa por la lamina superior del depósito de carga, viene representado
en la figura.6.9, por su traza. Si a cada cota de ésta línea se le restan las pérdidas de
122 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

energía habidas hasta el momento se obtendrá la cota correspondiente a la línea de
alturas totales, es decir la energía disponible en cada punto.

El agua tiene en el depósito de carga una energía exclusivamente potencial dada
por la altura del plano de carga sobre el plano de cota 0. Al comienzo de la tubería
forzada se genera una cierta cantidad de energía cinética a costa de la energía de
posición. A lo largo de la misma se va transformando la energía de posición en energía de
presión. Obviamente se produce en la tubería una pérdida de energía a costa de la
energía de posición.

En un punto cualquiera como el b, el agua tiene una energía potencial o de
posición, ab, que va decreciendo a medida que desciende la tubería; una energía de
presión, bc, que complementariamente con la anterior va creciendo; una energía cinética,
cd, que permanece constante a lo largo de la tubería mientras no cambie su diámetro, y
finalmente, una energía perdida, de, que irá creciendo a lo largo de toda instalación.

Al llegar el agua a la turbina pelton, concretamente a la entrada de su primer
elemento, el inyector, el desglose de energías es el siguiente:
• fg energía de posición
• gh energía de presión
• hi energía de velocidad
• ij pérdida de energía en la tubería forzada.
Como puede apreciarse la energía de presión es muy importante, mientras que la
cinética es pequeña, mantenida constante a lo largo de la tubería forzada. La energía de
posición prácticamente ha desaparecido.

Al cruzar el agua el inyector la energía de posición se conserva, kl, la totalidad de
la energía de presión se trueca en cinética, lm, a excepción de las pérdidas consiguientes,
mn. La energía de presión se anula al ponerse el agua en contacto con la atmósfera.

Si el inyector no disminuyera su sección transversal frente a la de la tubería
forzada el agua saldría a la atmósfera con la misma velocidad que en aquélla,
produciéndose unas fortísimas pérdidas de carga en la conducción y reduciéndose muy
notablemente la altura neta disponible. Al reducirse la sección de salida la velocidad en la
tubería forzada se limita a una velocidad que produce una pérdida de carga en la misma
reducida.

A la salida del inyector el agua entra en el rodete, donde se transforma
prácticamente la totalidad de la energía hidráulica de velocidad en mecánica, pq,
conservando aquélla todavía una reducida energía de posición, ño, prácticamente igual a
las anteriores, fg y kl, y una energía cinética, op, correspondiente a la velocidad de salida
del rodete; las pérdidas habidas en el rodete en la transformación de la energía hidráulica
en mecánica en el rodete se evalúan con gr. La energía hidráulica que el agua posee al
salir del rodete, ñp = no + op, tiene carácter de pérdida, pues no puede aprovecharse.
Máquinas Hidráulicas. T - 6 123

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig: 6.9. – Diagrama de transformación de energía en una turbina pelton

124 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Aquí acaba, en el caso de la turbina pelton, el proceso de transformación; el resto
se reduce a un salto de agua desde la salida de la turbina al nivel del canal, salto en el
que el agua pasa su energía potencial restante a energía cinética por efecto de caída
libre; esta energía se transforma en calor al chocar contra el colchón de agua desde la
que sale hacia el canal de desagüe, a excepción de la energía de velocidad residual del
agua en el canal, st.

En el diagrama encontramos tres alturas o saltos fundamentales:
• La altura bruta H
b
o desnivel existente entre las láminas superiores del depósito
de carga y el canal de desagüe.
• La altura neta Hn o energía puesta a disposición de la turbina, if. También
podría optarse por llamar salto neto a ig, siendo la diferencia relativa muy
pequeña, al trabajar las turbinas pelton con saltos importantes.
• La altura efectiva H
e
o energía mecánica obtenida por la turbina, pq.

La relación entre la altura efectiva y la neta es el rendimiento manométrico de la
turbina. El cociente entre las alturas neta y bruta es el rendimiento de la tubería forzada.

5.- VELOCIDAD ESPECIFICA DIMENSIONAL n
q
EN FUNCIÓN DE OTRAS
CARACTERÍSTICAS DE LA TURBINA PELTON. INTERVALO DE VALORES DE
LA VELOCIDAD ESPECÍFICA.

El parámetro nq, ya conocido, es función de la velocidad de giro, caudal y altura
neta, se trata de calcularlo en función de otras características de forma que se pueda
conocer el campo de variación de dicha velocidad y deducir importantes consecuencias.

Como se sabe, n
q
, viene definido por:

4 / 3
2 / 1
n
q
H
x
Q
N
n
|
¹
|

\
|
=
La velocidad de giro N se puede expresar en función del diámetro del rodete y de
la velocidad de arrastre:
n
gH
N D
u 2
60
1
1
1
ξ
π
= =
Donde ξ
1
es el coeficiente característico de la velocidad de arrastre y D
1
el diámetro
nominal del rodete, es decir la de aquella circunferencia coaxial con la máquina tangente
al eje del chorro. De la expresión anterior se deduce que:

1
2
1
) 2 (
1
60
D
n
gH
N
π
ξ
=
Máquinas Hidráulicas. T - 6 125

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por otro lado:
n
gH k x
d
c x
d
Q 2
1
4
2
1
4
2
π
π
= =


donde c
1
es la velocidad absoluta del chorro, d su diámetro, x el número de éstos y k
1
el
coeficiente característico de la velocidad absoluta.

Sustituyendo el valor del caudal y el de la velocidad de giro en el número n
q
y
después de realizar operaciones y simplificaciones se obtiene:

1
1
1
67 , 157 k
D
d
n
q
ξ =

Para modificar n
q
no existe otra alternativa que variar d/D
1
, ya que ξ
1
, y k
1
tienen
muy poco margen de variación.

Los límites prácticos de dicha relación, facilitados por la experiencia
aproximadamente son:
7
1
200
1
1
< <
D
d


lo que lleva consigo una limitación de las velocidades especificas en las turbinas pelton.

Si ξ
1
está comprendido entre 0,425 y 0,49, k
1
entre 0,97 y 0,98 el campo de
variación del número nq estará entre 0,33 y 11. Sin embargo en general no se fabrican
turbinas con una velocidad específica menor que 1,5.

Más arriba se ha dicho que el tamaño de las cazoletas depende del diámetro del
chorro o de los chorros. Pues bien, el diámetro de éstos depende del salto y del caudal,
siendo inversamente proporcional a aquél y directamente a éste. Por otra parte, como es
fácilmente demostrable, el diámetro del rodete es directamente proporcional a la altura
neta.

De todo esto se deduce que turbinas que trabajan con un pequeño caudal y un
gran salto, es decir, con n
q
pequeña, disponen de cazoletas pequeñas con relación al
tamaño del rodete, y por lo tanto con un cubo importante.

Cuando aumenta la velocidad específica, es decir, se incrementa el caudal y
disminuye la altura, crece el tamaño de las cazoletas y disminuye relativamente el
diámetro del rodete y por tanto de su cubo, aumentando la relación entre el tamaño de
aquella y la dimensión de éste. Obviamente entre ambos extremos existe una continua
evolución.
126 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Resumiendo
D grande, es decir, rodete grande
Si H grande y Q pequeño
ns baja d pequeño, por tanto cazoleta pequeña
Rodetes grandes con cazoleta pequeñas

D pequeño, es decir, rodete pequeño
Si H pequeño y Q grande
ns alta d grande, por tanto cazoleta grande
Rodetes pequeños con cazoleta grandes


La relación diámetro de chorro - diámetro de rodete esta limitada superior e
inferiormente por los siguientes motivos. Con valores muy pequeños de dicho cociente se
tienen rodetes muy grandes con cucharas muy pequeñas, ya que el tamaño de éstas es
función de d. Con un chorro así y teniendo que vencer unos fuertes rozamientos, debido
al gran peso del rodete, se tendrán bajos rendimientos orgánicos, aunque el manométrico
sea aceptable.

Si la relación d/D
1
fuera grande se tendrían turbinas, con grandes cucharas en
relación al diámetro del rodete con problemas del movimiento del agua al atravesar las
cucharas, pues estas no cabrían en la circunferencia del rodete.

6.- CONSIDERACIONES SOBRE LAS VELOCIDADES EN UNA TURBINA
PELTON. DIAGRAMA DE VELOCIDADES.

De entre los infinitos triángulos que se pueden definir para el caso de una turbina
Pelton, tanto en el tiempo como en el espacio, se va a estudiar el caso más sencillo,
haciendo la abstracción de suponer que tanto el chorro como la cazoleta siguen una
trayectoria rectilínea.

Continuando con el método unidimensional, se consideran los triángulos de
velocidades de una línea de corriente media, representativa del flujo. En realidad los
triángulos de velocidad son distintos en cada línea de corriente.

En el inyector de la turbina, que consta esencialmente de una tobera y una válvula
de aguja, se acelera el agua, transformándose prácticamente toda la altura neta de la
turbina en altura cinética del chorro, salvo las pérdidas hidráulicas del inyector.

La potencia de la turbina se regula variando el caudal, como en las restantes
turbinas. En la turbina Pelton el caudal se regula mediante el desplazamiento rectilíneo
de la válvula de aguja.

La turbina Pelton es tangencial, por lo tanto u = u
1
= u
2.



Máquinas Hidráulicas. T - 6 127

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

6.1.- TRIÁNGULOS DE VELOCIDADES TEÓRICOS

Triángulo de velocidad de entrada:

Teóricamente el agua sale del inyector de la tobera a la presión atmosférica con
velocidad absoluta
n
H g c 2
1
= , es decir, no hay pérdidas de carga hidráulicas en el
inyector y toda la altura neta se transforma en energía cinética H
n
= c
1
2
/2g. El chorro tiene
la misma dirección tangencial del movimiento del rodete siendo por tanto α
1
= 0º

Las cazoletas giran a una velocidad de arrastre u, definida por la velocidad de
rotación de la rueda, u = π.D.N/60, donde D es el diámetro característico de la turbina
Pelton, es decir, el diámetro del círculo con centro en el eje del rodete y tangente al eje
del chorro.

Con c
1
, α αα α
1
y u
1
queda definido el triángulo teórico de entrada, siendo w
1
= c
1
– u
1

tanto vectorialmente como en módulo y β
1
= 180º, hecho que ocurre en el punto de
entrada cuando el eje del chorro es normal a la cazoleta.

Triángulo de velocidad de salida:

A la salida de la cazoleta w
2
= w
1
, si se supone que no hay rozamiento en la
misma.

La velocidad absoluta a la salida c
2
queda definida por la suma vectorial de la
velocidad de arrastre y la velocidad relativa:
2 2 2
w u c + = .

Idealmente c
2
= 0, ya que la velocidad absoluta del flujo a la salida de la cazoleta
c
2
no puede aprovecharse y se trata de una pérdida, porque la turbina carece de tubo de
aspiración. Por tanto convendría que fuese lo menor posible, incluso nula para que toda
la energía cinética por unidad de peso correspondiente a la velocidad absoluta de entrada
c
1
se transformase en energía mecánica en la rueda, obteniéndose el rendimiento óptimo.


Para ello tendrían que cumplirse las siguientes condiciones:
u
u
w
2
2
w
1
w
1
2
C
u=----
1
C

Fig: 6.10 - Diagramas de velocidades ideales a la entrada y salida del rodete
128 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

- El módulo de la velocidad de arrastre debería ser la mitad del módulo de la
velocidad absoluta a la entrada: u
1
= c
1
/2. Por tanto a la entrada de la cazoleta se verifica
que w
1
= u
1
= c
1
/2.

- En el diseño de la cazoleta el ángulo β
2
debe ser nulo, β
2
= 0.

De esta forma se anularía la velocidad absoluta a la salida c
2
, obteniéndose la
máxima transformación de la energía cinética por unidad de peso en energía mecánica
por unidad de peso en la cazoleta.

Con u
2
, w
2
y β
2
queda definido el triángulo teórico de salida. El ángulo de
desviación θ teórico es 180º.

En la Fig. 6-10. se representan estos triángulos de velocidades ideales o teóricos.


6.2.- TRIÁNGULOS DE VELOCIDADES REALES

- Realmente a la entrada:

60
2
2
1
1 1
1 1
N D
gH u
gH k c
n
n
π
ξ = =
=


donde el valor de k
1
= 0.97 – 0.99, es decir se producen pérdidas hidráulicas en el
inyector. Y ξ
1
= 0,44 - 0,46

- α
1
≈ 22-25º
- β
1
= 170-175º

Asimismo a la salida:

- La velocidad relativa w
2
tiene dirección conocida, ya que sale tangente al álabe, es
decir, forma un ángulo β
2
con el plano de simetría de la cuchara. Su módulo, sino
hubiera pérdidas en el rodete, sería igual a w
1
, pero al existir éstas w
2
es menor
que w
1
. Las pérdidas producidas se evalúan tomando w
2
= φ  w
1
, teniendo φ un
valor menor que la unidad, del orden de 0,85.

- c
2
= 0 representa una condición límite. En la realidad el agua debe salir del rodete,
por tanto la velocidad absoluta a la salida no puede ser nula, porque si lo fuera el
agua abandonaría la cazoleta por gravedad, vertiendo sobre otras cazoletas,
entorpeciendo su marcha y disminuyendo el rendimiento orgánico o mecánico de
la turbina. En el triángulo real para que el rendimiento sea óptimo c
2
deberá ser
perpendicular a u
2
. Ahora bien, se advierte que el ángulo α
2
tiene un valor próximo
a 90º, menor o mayor, pero que no es necesariamente ángulo recto, aún
trabajando en el punto óptimo.

Máquinas Hidráulicas. T - 6 129

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

- Por último tal como se ha comentado anteriormente la cazoleta debe tener una
inclinación lateral (θ) para que el flujo que sale de una cazoleta en sentido
contrario al giro de la rueda, no choque contra el dorso de la siguiente, frenándola.
Esta condición determina el ángulo β
2 mínimo.
Normalmente β
2
= 5 –20º.

En la Fig. 6-11y 6.12. se representan los triángulos de velocidad reales.

1
1
1
1
1
w
u
C

Fig: 6.11.- Triángulo de velocidad real a la entrada de la turbina Pelton.

C
w
2
2
u
w
1
C
2
2
u
2
2

Fig: 6.12.- Triángulo de velocidades real a la salida de una turbina Pelton.

Para terminar se debe recordar que el triángulo de velocidades que se produce en
una turbina Pelton es muy complejo, pues el chorro no incide sobre la cazoleta en la
dirección de su marcha más que en un solo instante y por tanto el triángulo de entrada no
se reduce a una recta sino que es un triángulo que se modifica continuamente.

De todas formas para simplificar en la resolución de problemas se supondrá que a
la entrada la dirección de la velocidad absoluta y la de arrastre es la misma y por tanto
también la de la velocidad relativa, es decir su módulo será la diferencia de los módulos.
w
1
= c
1
– u
1

130 Turbinas de acción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Aunque este triángulo de velocidades a la entrada del rodete es de un caso
particular resulta ser sumamente representativo, pudiéndose utilizar como valor medio
para resolver numerosas cuestiones.

















Máquinas hidráulicas. T- 8 131

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 7: TURBINAS DE REACCIÓN

1.- DISPOSICIÓN DE CONJUNTO DE UNA TURBINAS FRANCIS

Como ya se ha resaltado en el tema 6 la diferencia fundamental entre las
turbinas de acción y de reacción es que en estas últimas el rodete no trabaja en
contacto con la atmósfera y por tanto recibe el agua con energía hidráulica tanto de
velocidad como de presión. Por ello en el distribuidor no se produce una
transformación total, sino solamente parcial, de la energía hidráulica de presión en
energía hidráulica de velocidad.

Se denomina precisamente grado de reacción en este tipo de máquinas al
cociente entre las energías que recibe el rodete en forma de presión y la total; es decir:

g
c
g
p
g
p
2
2
1 1
1
+
=
ρ
ρ
ε

Por otra parte, otra diferencia fundamental entre ambos tipos de turbinas es
que el distribuidor de las máquinas de reacción no introduce el agua en el rodete de
manera puntual, como en las de acción, sino que lo hace por sus 360º de manera
uniforme.

Hablando ya exclusivamente de las turbinas de reacción, este grupo está
constituido por una serie de máquinas diferentes, con la mayoría de los elementos
comunes y con un funcionamiento similar, pero con ciertas particularidades que se
explican en este apartado.

El órgano diferenciador es el rodete, existiendo cierta disparidad en la
trayectoria del agua a su paso, teniendo un proceso evolutivo en su topología a
medida que se incrementa la velocidad específica.

Las turbinas de reacción ordenadas, en principio, según valores crecientes de
la velocidad específica son: francis, hélice, kaplan, deriaz, bulbo y straflo.

La disposición de conjunto de una turbina de reacción puede entenderse
perfectamente a través de la correspondiente a una turbina francis, teniendo en
cuenta, como se ha dicho, que el rodete y la trayectoria del agua va a evolucionar en
las otras turbinas. En las figuras 7.1 se representan unas vistas de dicha máquina.


2.- DESCRIPCIÓN, MISIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE CADA UNO DE LOS
ELEMENTOS DE UNA TURBINA DE REACCIÓN

El agua, procedente de la tubería forzada, atraviesa sucesivamente los
siguientes elementos de la máquina, antes de llegar al canal de desagüe, y por lo tanto
salir a la atmósfera.
132 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• Cámara espiral
• Antedistribuidor
• Distribuidor
• Entrehierro
• Rodete
• Tubo difusor


Fig: 7.1.- Vista de Turbina Francis

Comenzando por el elemento situado más aguas arriba, es decir, por el primero
que se encuentra el agua al entrar en la turbina, la cámara espiral, comienza donde
concluye la tubería forzada, tiene como misión principal repartir el agua de manera
uniforme en los 360º del antedistríbuidor de la máquina, al que envuelve, y como
misión secundaria proporcionarle al agua una determinada dirección.

Su forma es similar a la de un caracol o de una voluta, de ahí que reciba
también estos nombres; su sección transversal, por tanto, disminuye continuamente ya
que al ir distribuyendo caudal al órgano siguiente ha de pasar por ella cada vez menos
caudal. En la figura 7.2, se presenta una voluta de una determinada turbina.

El antedistríbuidor está formado por una serie de álabes o simplemente placas
curvadas, dispuestos en la periferia de un círculo en la parte interior de la voluta,
envolviendo el distribuidor. Carecen de movimiento.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 133

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Tiene una doble misión, la primera proporcionarle al agua una cierta dirección,
y la segunda darle rigidez estructural a la cámara espiral, a la va solidaria. No todas
las turbinas francis ni de reacción disponen de voluta y antedistríbuidor.

El distribuidor está constituido por una serie de álabes dispuestos igualmente
en la periferia de un círculo, ubicados inmediatamente después del antedistríbuidor y
antes de la rueda. No giran respecto al eje de la turbina, pero si tienen la posibilidad de
girar algunos grados respecto a un eje propio de manera solidaria.

Tiene como misiones conducir el agua hacia los álabes del rodete con la
dirección conveniente y regular el caudal variando la sección de paso, tal como se
hace en las turbinas pelton. Los álabes del distribuidor al girar pueden llegar a
solaparse y, por lo tanto, cerrar totalmente la circulación del flujo.






















Fig 7.2. - Cámara espiral y antedistribuidor de una turbina de reacción

Fig: 7.3.- Distribuidor y rodete, álabes y accionamiento del distribuidor: a) cerrado. B) abierto.
134 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El perfil de los álabes es aerodinámico, sus ejes respectivos tienen forma de
espiral logarítmica, porque teóricamente con este diseño se obtiene un máximo
rendimiento al no ceder el agua energía a aquellos.

Todos sus álabes giran al unísono gracias a un sistema de bielas y un anillo
común que hace de manivela, el cual es mandado por el regulador (figura 7.3).

El rodete, órgano fundamental de la máquina, único elemento donde se
produce la transformación de energía hidráulica en mecánica, está constituido por
álabes dispuestos en círculo alrededor de un cubo y perimetrados por una llanta. El
rodete, unido al eje de la máquina por un sistema de enchavetado, gira sobre su eje
arrastrando al generador eléctrico (figuras 7.4, 7.5).













Fig: 7.4. - Distribuidor y rodete de una turbina francis

Entre distribuidor y rodete obligatoriamente ha de haber un huelgo dado que el
primer elemento es estacionario y el segundo móvil, el espacio vacío existente entre
ellos, de mayor o menor volumen, que se denomina entrehierro.

A la salida del rodete el agua pasa al tubo difusor, último elemento de la
máquina, tiene por objeto recuperar parte de la energía que todavía posee el agua a la
salida del rodete, gracias a la depresión a que se forma en este punto.

El tubo difusor, es una simple conducción, sin ningún elemento móvil. Puede
ser recto o acodado, es decir formar un codo. Su comienzo tiene siempre una sección
transversal circular, siendo su sección meridiana troncocónica en los rectos. Los
acodados en su desarrollo su sección transversal se puede transformar hasta
convertirse en rectangular con ángulos redondeados. La sección transversal
siempre tiene una superficie creciente hacia aguas abajo, disminuyendo así la
velocidad del flujo con lo que aumenta la presión.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 135

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián






Fig :7.5. - Rodetes de turbinas francis

Dado que aguas abajo del tubo difusor se encuentra el canal de desagüe
abierto a la atmósfera, es señal irrevocable de que en su comienzo existe una
depresión, tal como ya se ha resaltado anteriormente.

De esta manera dado que el Bernoulli que el agua tiene a la salida del rodete
cuando la turbina tiene tubo difusor es menor que si no lo tuviera, se obtiene una
mayor transformación de energía de hidráulica en mecánica, aumentando el
rendimiento de la turbina.

La depresión máxima a la salida del rodete puede ser del orden de 3 mca
absolutos, y la recuperación de energía de 4 a 6 m. Cuanto mayor sea la depresión se
tendrá mayor recuperación de energía.

Por otra parte, con tubo difusor se puede levantar la cota de la sala de
máquinas por encima del nivel de máximas avenidas, sin perder altura del salto en
momentos de aguas normales y bajas, evitando las desastrosas consecuencias de
aquellas.

Sin embargo es muy importante controlar al máximo la depresión formada a la
salida del rodete, pues si fuese excesiva se produciría el peligroso fenómeno de la
cavitación.

La misión del deflector de las pelton en las turbinas de reacción lo lleva a cabo
un elemento denominado descargador, aunque de una manera más imperfecta.
Consiste en una conducción con una válvula colocada en derivación en la cámara
espiral, antes del distribuidor, de tal manera que cuando se anula la carga se abra la
válvula mencionada, enviando el agua en una buen porcentaje directamente al canal
de desagüe.

El eje de las turbinas francis se dispone en posición horizontal para pequeñas
potencias y vertical para medias y grandes, igual que en las pelton. En ambos casos
para conseguir un mejor equilibrado mecánico.
136 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Las turbinas francis se utilizan para alturas menores de 400 m y caudales
medios o grandes. La relación entre el caudal y la altura es mayor que en las pelton,
pero menor que otros tipos de turbinas de reacción.

Al modificarse el caudal el rendimiento disminuye, con relación al nominal, más
que en las pelton, mientras que lo hace menos al cambiar la velocidad de giro, si bien,
como se ha dicho antes, es una ventaja que carece de utilidad.

3.- DIAGRAMA DE TRANSFORMACIÓN DE ENERGÍA DE TURBINAS DE
REACCIÓN.

Igual que en el caso anterior de la turbina pelton, el agua tiene en el depósito
de carga una energía potencial equivalente a la altura que hay desde la lámina
superior de dicho depósito al plano de referencia. Análogamente en la tubería forzada
las cosas ocurren exactamente del mismo modo a lo dicho para la turbina pelton.

Al entrar en el distribuidor, el agua posee una energía de posición, ab, de
presión, bc y cinética, cd, siendo de, las pérdidas a lo largo de la tubería forzada.

En el distribuidor las cosas ocurren de un modo esencialmente distinto al caso
de la turbina pelton; en ésta el agua perdía toda su presión al tomar contacto con la
atmósfera, mientras que en la francis, el agua al no suceder tal cosa conserva parte de
su energía, gh, en forma de presión y transforma el resto en energía cinética hi. La
energía de posición, fg se conserva y la pérdida en el distribuidor es ij.

Con el fin de facilitar la compresión del presente diagrama, se supone en
primer lugar que la turbina francis carece de tubo difusor, es decir, se hace la
abstracción de que el agua sale a la atmósfera inmediatamente después de atravesar
el rodete. Posteriormente se considerará el caso con tubo difusor, es decir, el real.

En el primer caso, es decir, sin tubo difusor, a la entrada del rodete el agua
tiene una energía total fi mientras que en su salida la energía se desglosa así:
• kl energía de posición
• lm energía cinética
• mn energía mecánica obtenida, H
e

• nñ pérdida de energía en el rodete
• energía de presión nula
Las dos primeras cantidades tienen carácter de pérdidas, pues no son
aprovechables, sucediendo lo mismo que en el caso pelton.

Para estudiar el caso real en el que la turbina dispone de tubo difusor se
procede, para facilitar la explicación, a estudiar las transformaciones energéticas de
aguas abajo a aguas arriba, partiendo del principio del canal de desagüe.

Teniendo en cuenta que se trabaja con el mismo caudal que en el primer caso,
al salir el agua del difusor tiene una energía total, op, igual que antes; al entrar en el
mismo el agua tendrá una energía total igual a op más la pérdida en el tubo difusor,
donde no se producen las pérdidas de carga que existen en una caída libre, sino que
son las corres pendientes a una conducción canalizada, y por tanto, notablemente
inferiores.

Si se estiman estas pérdidas en rs, la energía total a la entrada del tubo difusor
valdrá: op + rs = ks.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 137

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




Fig: 7.6.- Diagrama de transformación de energía de una turbina de francis



138 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Esta energía total, se compondrá, como siempre, de tres sumandos:
• Energía de posición, kl
• Energía de velocidad, lm. No habrá variado con relación al caso de carecer
la turbina de tubo difusor puesto que no se modifican ni la sección ni el
caudal.
• La energía de presión será el sumando que complete la energía total ks.
ks = kl + lm + energía de presión, luego la energía de presión tendrá un
valor negativo, con un módulo equivalente a ms

Esto último indica que en el punto de salida del rodete o entrada al tubo difusor
se produce una depresión.
De lo anterior, se deduce que a la salida del rodete se tiene el siguiente
desglose de energías:
• kl energía de posición.
• lm energía cinética.
• - ms energía de presión.
• sn energía hidráulica transformada en mecánica, H
e

• nñ pérdida en el rodete

Como consecuencia de lo anterior se deduce que gracias a la presencia del
tubo difusor se ha obtenido que el rodete produzca una altura efectiva suplementaria
equivalente a ms y se incremente por tanto el rendimiento de la máquina.

Por último el diagrama se completa fácilmente uniendo i con s y p para terminar
de trazar la línea de alturas totales, y h con t y o para hacer lo mismo con la línea
piezométrica, siendo st igual a ml.

4.- PROCESO EVOLUTIVO DE LAS TURBINAS DE REACCIÓN.-
EVOLUCIÓN DEL RODETE CON LA VELOCIDAD ESPECÍFICA.

4.1.- TURBINA FRANCIS

Las turbinas francis funcionan con buen rendimiento para valores n
q

comprendidos entre 15 y 120 rpm.

El rodete de las turbinas francis evoluciona en su topología al aumentar su
velocidad específica de la forma que a continuación se explica. El incremento de n
s

conlleva fundamentalmente una disminución de la altura neta y un incremento del
caudal. Por otra parte, dado que la velocidad de flujo, según Torricelli, depende
directamente de la altura neta, un aumento de n
s
conduce a una disminución de
aquélla. Como consecuencia de todo lo anterior al incrementarse n
s
, teniendo en
cuenta el teorema de la continuidad, es necesario una superficie transversal de
circulación del flujo mayor.

Con velocidades específicas reducidas dentro del campo de las turbinas de
reacción el rodete está formado por un cubo que se desarrolla en un gran disco,
paralelamente a éste y a corta distancia se dispone una gran llanta, igualmente en
forma de disco. Entre cubo y llanta se alojan los álabes. El flujo en su trayectoria
centrípeta cambia de dirección 90º después de salir de los álabes. La distancia entre
cubo y llanta se denomina altura o anchura del rodete, existiendo este parámetro tanto
a la entrada del rodete como a su salida. Este tipo de rodetes o de turbinas se
denominan radiales, las trayectorias de las partículas de agua se ubican en planos
perpendiculares al eje.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 139

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Al irse elevando la velocidad específica y por tanto necesitarse una mayor
sección de paso el rodete va evolucionando de tal manera que se incrementa la altura
del rodete, la entrada al rodete pasa de ser la superficie lateral de un disco a la
superficie lateral de un tronco de cono, el cubo posee un disco menor, la llanta
disminuye su tamaño, la trayectoria de las partículas se diagonaliza situándose en
superficies de revolución, el cambio de dirección del flujo se efectúa dentro de los
canales formados por los álabes y, por último, el entrehierro aumenta de tamaño.




Fig 7.7 - Evolución de una turbina Francis

El diseño de esta turbina fue realizado por el inglés Francis a mediados del
siglo XIX conociéndosele desde entonces con ese nombre.

4.2.- TURBINA HELICE

En un afán de disminuir los rozamientos dentro del rodete, con el objeto de
aumentar el rendimiento de la máquina, la firma Lawasek suprimió la llanta de la rueda
francis, disponiendo los álabes en voladizo. Por otra parte al seguir incrementándose
la velocidad específica y necesitarse por tanto una sección transversal mayor se
eliminó la llanta, formándose la denominada turbina hélice.

Por lo tanto esta máquina es una evolución de la turbina francis, siendo similar
a ella en todos sus elementos, cámara espiral , antedistribuidor, distribuidor y tubo
difusor, pero diferente en el rodete, apareciendo un entrehierro de notable importancia
donde cambia de dirección el flujo, antes de penetrar en los álabes del rodete.

La figura 7.8 muestra la disposición de conjunto de casi la totalidad de una
central hidroeléctrica con una turbina hélice. Son normalmente centrales de agua
fluyente, ante la imposibilidad manifiesta, tanto desde el punto de vista técnico como el
económico, de regular el caudal. Disponen de un canal de derivación de cierta longitud
con el fin de obtener un pequeño salto. La tubería forzada de corta longitud queda
embebida en la presa que conforma el salto.

El rodete esta formado por un amplio cubo con álabes solidarios a él,
trabajando en voladizo y por tanto sin llanta. Los álabes tienen forma aerodinámica, su
número es reducido, tres a seis normalmente. La trayectoria de las partículas de agua
en el interior de los alabes es axial, o mejor dicho está ubicada en la superficie lateral
de un cilindro coaxial con el rodete (figura 7.9)

El tubo difusor no permite un grado de conicidad de más de unos 12 a 15º,
pues sino se produciría un despegamiento de la vena líquida de las paredes con la
consiguiente cavitación Por otra parte la velocidad de salida del rodete ha de ser
reducida substancialmente en el punto de salida del tubo difusor; para tener un orden
(b1 /D1) creciente
con ns
140 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

de valores puede ser de 8 m/s a 1 m/s. Esto exige mayorar la sección transversal en el
punto de salida del tubo difusor de manera importante.

Fig 7.8 - Disposición de conjunto del depósito de carga, tubería forzada y sala de máquinas de
una central hidroeléctrica con turbina hélice o kaplan

Pues bien todo lo anterior requiere un tubo difusor largo, pero al disponer de
poca diferencia de cotas entre salida de aquél y la entrada en el canal de desagüe, se
necesita implantar un tubo acodado que permite el desarrollo que se precise tal como
se observa en la figura 7.8. El elemento rayado dentro de él es un simple obstáculo
con perfil aerodinámico que tiene como finalidad minorar la posibilidad de que se
despegue la vena líquida de las paredes.

Se emplea para saltos muy reducidos con gran caudal; su rendimiento baja
notablemente con relación al nominal al variar éste, mientras que se mantiene alto al
modificar la velocidad de giro.

Fig 7.9 - Esquema parcial de una turbina hélice o kaplan.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 141

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Como se ha subrayado en la pregunta 2.8 la fuerza de sustentación de un flujo
sobre un perfil, o sea, el par propulsor de la turbina disminuye fuertemente en relación
al nominal, al variar el ángulo de incidencia de aquél sobre el álabe. Si se modifica el
caudal en una turbina hélice, cosa que sucede al modificarse la altura neta, se altera el
ángulo de incidencia, disminuye el empuje transversal sobre los álabes, y por lo tanto
desciende el rendimiento de la máquina.

Es de observar que cuanto más reducida es la altura neta mayor es la variación que
sufre, fundamentalmente por modificación de los niveles del río; de lo cual se deduce
que el caudal no sólo se altera con la sección transversal de paso, regulada.


Fig 7.10 - Turbina kaplan

142 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En un principio la turbina hélice se diseñó pensando en que su eje tuviera una
disposición vertical si bien con la evolución que ha sufrido con los años ha ido
modificando tal idea como se explica en los párrafos siguientes.

4.3.- TURBINA KAPLAN

En 1922 el ingeniero checoslovaco Kaplan tuvo la feliz idea de hacer
orientables los álabes de una turbina hélice, es decir, les dió la posibilidad de girar al
unísono respecto de un eje propio. De esta manera consiguió que al variar el caudal
pudiera mantenerse el ángulo de incidencia óptimo del flujo sobre el perfil,
manteniendo la fuerza de sustentación y, por tanto, alto el rendimiento. Es como si se
tuvieran muchas turbinas hélice en una sola, o dicho de una manera más técnica la
turbina kaplan es la envolvente de infinitas turbinas hélice diseñadas para caudales
diferentes. La ventaja de la nueva turbina es tan grande que la turbina hélice no se
utiliza hoy día.

Los álabes giran sobre su propio eje, todos al unísono, gracias a un
mecanismo situado en el propio cubo de la rueda, tomando la orientación debida,
según el caudal turbinado. El resto de la máquina es igual a la hélice. Se emplean
para saltos muy bajos y grandes caudales (figura 7.10).


4.4.- TURBINA DERIAZ

La turbina deriaz, construida por primera vez en 1957 para la central del
Niagara (Estados Unidos), debida al ingeniero del mismo nombre, posee una doble
evolución sobre la kaplan. Una primera diferencia estriba en que el eje de los alabes
no es perpendicular al eje de la rueda, como en las kaplan, sino que disponen de una
cierta inclinación, con el fin de conseguir suavizar el cambio de dirección del flujo
(figura 7.11).

Por otra parte fue diseñada para trabajar de manera reversible, es decir como
turbinas y como bombas, denominándose turbinas – bombas, en centrales de
acumulación por bombeo.

Fig 7.11 - Sección transversal de una turbina deriaz

Máquinas Hidráulicas. T- 7 143

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



4.5.- TURBINA BULBO

Con el fin de trabajar cada vez con alturas menores y caudales mayores y por
otra parte reducir la pérdida de carga producida en la trayectoria seguida por el agua
en la turbina kaplan que exige cambios fuertes de dirección, se desarrollaron
soluciones para disponer el eje de ésta última turbina en una disposición no
estrictamente vertical y conseguir trayectorias todavía más axiales.

En la figura 7.12 se representan varias soluciones tanteadas, en la tercera de
las cuales se transmite el giro de la turbina al generador mediante dos engranajes
cónicos de ejes perpendiculares. Esta solución requiere disponer junto al rodete un
habitáculo capaz de alojar dichos engranajes. Ésta solución fue el antecedente de la
turbina bulbo.

Este tipo de turbina tiene la particularidad de disponer junto al rodete y coaxial
con él un bulbo dentro del cual se aloja el generador eléctrico junto a todos los
mecanismos de maniobra, recibiendo de ahí su nombre.

Son turbinas axiales, ya que el flujo no cambia en ningún momento
sustancialmente de dirección dentro de la turbina, consiguiendo con ello, además de
un rendimiento óptimo, una economía notable en la obra civil que lleva aneja (figura
7.13).

Fig 7.12 - Turbinas kaplan con eje no vertical
144 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El antedistribuidor y el distribuidor análogos a las turbinas ya conocidas se
apoyan sobre el propio bulbo. Los álabes de la rueda pueden llegar a orientarse de
tal manera que la máquina puede ser doblemente reversible, es decir, puede funcionar
con flujo en los dos sentidos y hacerlo como turbina o como bomba.

Se utilizan lógicamente para saltos reducidos con grandes o pequeños
caudales. Su utilización más espectacular ha sido en la central mareomotriz de la
Rance, ubicada en la Bretaña francesa, donde hay instalados 24 grupos reversibles de
10.000kW cada uno.


4.6.- TURBINA STRAFLO

Se trata de la turbina más reciente, experimentada con éxito en la central
mareomotriz de Annapolis Roval, situada en la bahía de Fundv de Canadá. Se trata de
una turbina apta para un caudal grande con un salto muy reducido, es decir con
velocidad especifica muy elevada.

La diferencia que tiene con la turbina bulbo, es que el rotor del generador se
sitúa en la periferia de la rueda y solidaria a sus álabes, y el estator lógicamente en su
exterior. Los álabes pueden girar para poderse adaptar a las variaciones de caudal,
para ello están unidos al rotor mediante una especie de rótula.

En la figura 7.13 se puede observar un dibujo esquemático del conjunto de la
turbina y de su rodete.



Fig 7.13 - Corte transversal de la central mareomotriz de La Rance con turbina bulbo

Máquinas Hidráulicas. T- 7 145

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 7.14 - Turbina straflo


5.- VELOCIDAD ESPECIFICA EN FUNCIÓN DE OTRAS
CARACTERÍSTICAS DE UNA TURBINA FRANCIS. INTERVALO DE
VALORES DE LA VELOCIDAD ESPECÍFICA.

De manera análoga que para las turbinas pelton y con idéntica finalidad se
calcula n
q
en función de otras características de una turbina francis.

El caudal en este caso responde a la expresión:

1 1 1 1 1 1
2 b D gH k b D c Q
n m m
π π = =

siendo c
m1
la velocidad de gasto a la entrada del rodete; D
1
es el diámetro del rodete a
su entrada; b
1
la altura del rodete a la entrada; D
1
b
1
la superficie correspondiente a la
sección de entrada de la turbina que resulta ser de manera exacta o aproximada la
superficie lateral de un disco y k
m1
es el coeficiente característico de la velocidad de
gasto a la entrada

Sustituyendo el caudal en la expresión de la potencia, y el valor de ésta y de la
velocidad de giro en la fórmula de la velocidad especifica, análogamente a lo hecho en
6.5, operando y simplificando, se obtiene:
146 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

1
1
1
1
33 , 315
m q
k
D
b
n ξ =
Comparando esta expresión con la correspondiente a la de la turbina pelton, se
observa lo siguiente:
• El coeficiente numérico es el doble.
• El cociente entre el diámetro del chorro y el del rodete ha sido sustituido
por la raíz cuadrada de la relación entre la altura y el diámetro del rodete.
• El rendimiento y el coeficiente característico de la velocidad de arrastre a la
entrada tienen la misma influencia en ambos casos.
• La raíz cuadrada del coeficiente característico de la velocidad absoluta del
chorro se sustituye por el de la velocidad de gasto.

De la fórmula expresada se deduce que si se desea modificar la velocidad
específica habrá de variarse ξ
1
, b
1
/D
1
o k
m1
.

El campo de variación de k
m1
, no es muy amplio pues sí se hace muy pequeño,
la sección transversal consiguiente deberá ser grande, y si se toma grande la
velocidad de gasto puede resultar excesiva. La experiencia fija como límites inferior y
superior aconsejables 0,1 y 0,4 respectivamente.

El cociente b
1
/D
1
tampoco tiene un campo de variación grande, pero define de
una manera importante la tipología del rodete de la turbina francis que le corresponde.
Otra posibilidad de variación de n
q
es ξ
1
; según el valor que tome este coeficiente se
definen distintos tipos de rodete de turbina francis.

6.- DIAGRAMAS DE VELOCIDADES A LA ENTRADA Y SALIDA DEL
RODETE.- RODETES LENTOS, NORMALES Y RÁPIDOS.

Si se compara el coeficiente

con el correspondiente al de la velocidad
absoluta a la entrada proyectada sobre la de arrastre, es decir a la velocidad periférica

1
; se definen los tres tipos de rodetes siguientes:
• lentos ξ
1
< µ
1

• normales ξ
1
= µ
1

• rápidos ξ
1
> µ
1












rodete lento rodete normal rodete rápido
Fig 7,15 - Triángulos de velocidades a la entrada de los álabes
µ
1
∝ c
u1
µ
1
∝ c
u1

ξ
1
∝ U
1



k
1
∝ C
1
ξ
1
= U
1
; µ
1
= c
u1

µ
1
∝ c
u1

k
1
∝ C
1

k
1
∝ C
1

Máquinas Hidráulicas. T- 7 147

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Estos tres tipos de rodetes tienen los triángulos de velocidades que se definen
en la figura 7.15

Según se estudió en 3.6 el rendimiento manométrico se define con la siguiente
expresión:
η
m
= 2(ξ

µ

- ξ
2
µ
2
)

Para que éste rendimiento sea óptimo, en principio el producto ξ
2
µ
2
ha de ser
nulo, para ello el triángulo de velocidades a la salida deber ser como el de la figura
7.16: entonces el rendimiento se expresará por:
η
m
= 2ξ

µ










Fig 7.16 - Triángulo de velocidades a la salida en el punto nominal

Si se toma en una primera aproximación un rendimiento de 0,9, en el caso de
rodete normal, estos coeficientes valdrán:
ξ
1
= µ
1
= 0,67
de aquí se tiene que si ξ
1
< 0,67 el rodete será lento y si es superior será rápido.

Observando los tres triángulos de velocidades a la entrada y el de la salida, se
deduce que si el rodete es del tipo lento el agua al cruzarlo debe modificar fuertemente
su dirección; si el rodete es normal el cambio de dirección es menos brusco y si es
rápido, muy suave. Esto queda reflejado en la figura 7.17 que representa un rodete
desarrollado.

Fig 7.17 - Esquema de un rodete desarrollado de una turbina francis lenta
ξ
2
∝ U
2
C
u2
∝ µ
2
= 0

K
2
∝ C
2
λ
2
∝ w
2
148 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Con el fin de que el flujo al atravesar el rodete no tenga ensanchamientos y
estrechamientos, que llevarían consigo pérdidas de energía, se construyen los álabes
con espesor variable, tal como puede observarse en la misma figura.

Lógicamente cuanto más tenga que variar el flujo su dirección tanto mayores
serán las pérdidas de energía por este motivo, por ello en general los rodetes rápidos
tendrán un rendimiento superior al de los lentos.

En la figura 7.18 puede verse la evolución del rodete y de los triángulos de
velocidades para diferentes valores de n
s
o nº de Camerer.




Fig 7.18 evolución del rodete con n
s


Máquinas Hidráulicas. T- 7 149

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.- FENÓMENO DE LA CAVITACIÓN. DESCRIPCIÓN Y EXPRESIONES DE
CÁLCULO.

Como ya se ha resaltado en el apartado anterior, a la salida del rodete en las
turbinas de reacción se produce una depresión con el objetivo de incrementar. la
energía absorbida por aquél, de tal manera que cuanto mayor sea la depresión
formada, tanto mayor será la altura efectiva y por ende el rendimiento de la máquina.

Debido a lo anterior puede suceder que la depresión sea tal que se produzca el
fenómeno que se conoce con el nombre de cavitación, lo cual debe evitarse a toda
costa pues ocasiona grandes trastornos en la máquina.

La cavitación es un fenómeno que consiste en la formación en los líquidos de
cavidades, de ahí su nombre, llenas de vapor de líquido y de gases disueltos en él.
Estas cavidades o burbujas se forman cuando en algún punto se alcanza una presión
equivalente a la tensión de vapor, momento en el que el líquido se vaporiza.

La cavitación se visualiza con toda claridad en una jeringuilla hipodérmica. Al
aspirar con rapidez un líquido se genera una fuerte depresión, se alcanza una presión
inferior a la presión de vapor, el líquido se vaporiza y se forman multitud de burbujas
en el interior de la jeringuilla, a pesar de haber succionado el líquido con la aguja
convenientemente sumergida y tener la garantía de que no haya entrado aire.

El fenómeno de la cavitación es muy complejo, todavía no totalmente conocido,
que en principio tiene dos orígenes, uno químico y otro físico.

Por una parte el líquido, el agua en el caso de las turbinas, siempre lleva
disuelto en su seno una cierta cantidad de gases (del orden del 2% en volumen),
fundamentalmente aire y principalmente oxígeno, dada su mayor solubilidad con
respecto a la del nitrógeno.

Pues bien, según expresa la Ley de Henry, la cantidad de gases disueltos en
un líquido es directamente proporcional a la presión, de tal manera que cuando ésta
desciende disminuye la solubilidad, expulsando el líquido parte de los gases que lleva
disueltos.
En el caso que nos ocupa el agua expulsa el aire por la superficie que lo
perimetra y, cuando tiene posibilidad de hacerlo, en las burbujas que se forman en su
interior, tal como veremos en seguida.

Siguiendo el razonamiento, el aire expulsado al encontrarse en contacto con
paredes metálicas las oxida. Posteriormente agua, al discurrir a una cierta velocidad,
l erosiona las paredes arrastrando el óxido formado, dejando la pared con posibilidad
de una nueva oxidación. Es decir, se produce un ciclo repetitivo de corrosión seguida
de erosión.

Con todo lo dicho, se deduce que el fenómeno descrito tendrá consecuencias a
largo plazo, no siendo la causa de las funestas consecuencias que tiene la cavitación.
El principal motivo no es debido, por tanto, a causas químicas, sino a orígenes físicos
como a continuación se explica.

Cuando el líquido pasa por posiciones de presión igual o menor a la de su
presión de vapor, el líquido se vaporiza, formándose burbujas en mayor o menor
cantidad, con un volumen unitario del orden de décimas dé milímetro cúbico. Es
150 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

precisamente en dichas burbujas donde se depositan los gases en exceso que posee
el líquido al descender su solubilidad.

A continuación, debido al flujo y a la turbulencia de éste, dichas burbujas pasan
a ocupar puntos de mayor presión, volviéndose a licuar, pero haciéndolo de forma
violenta.

Esto es debido a que el vapor ocupa un volumen enormemente mayor que su
equivalente en líquido, del orden de 1800 veces más; cuando se licua sucede lo
contrario produciéndose un vacío que ha de llenar el agua que lo rodea, generándose
repentinas implosiones que ocasionan presiones puntuales potentísimas, de más de
1000 bares.

Cuando se producen estas implosiones junto a las paredes del rodete se
originan numerosos esfuerzos que hacen trabajar, además, al material a fatiga. Como
consecuencia se producen fisuras, aprovechando los poros de aquél, el material se
desgarra y se originan arranques del mismo, produciendo una pérdida de peso
apreciable, llegando a adquirir un aspecto de terrón de azúcar basto.

Dichas implosiones ocasionan un ruido característico, como si la máquina
tuviera gravilla en su interior, algo parecido al de una hormigonera. Además, se
producen vibraciones, desalineación de ejes y como consecuencia de todo lo anterior
una fuerte disminución del rendimiento. Además se origina una gran disminución de la
vida de la máquina. Obviamente el grado de estas consecuencias dependerá del nivel
de cavitación producido.

De todo lo anterior se deducen dos conclusiones contradictorias, la primera es
que la cavitación es un fenómeno que hay que eludir a toda costa; pero la segunda es
que debido a que la depresión a la salida del rodete conduce a un incremento del
rendimiento de las turbinas de reacción, en ocasiones es conveniente acercarse a la
cavitación.

Por ello es indispensable conocer a fondo el fenómeno, recurriendo si es
preciso al ensayo en modelos reducidos, con el fin de aproximarse a la cavitación pero
sin caer en ella.

Numerosos investigadores se han dedicado lógicamente a estudiar este
fenómeno, habiendo deducido límites aconsejables que no se deben sobrepasar.

De entre ellos resalta, por su extraordinaria sencillez de aplicación, la expresión
de Luchinger, válida exclusivamente para turbinas francis, que señala que para no
producirse cavitación la velocidad específica de funcionamiento debe estar por debajo
del límite definido por:
rpm
H
n
n
s
84
10
850 . 6
+
+
<
Tal expresión tiene tan sólo en cuenta el salto neto de la central por lo que
debe utilizarse solamente como aproximación.

Otro investigador, el alemán D. Thoma realizó estudios experimentales más
profundos en los que tuvo en cuenta además la presión atmosférica local y la altura del
tubo difusor, es decir, la diferencia de cotas entre la salida del rodete y la lámina
superior del comienzo del canal de desagüe.
Máquinas Hidráulicas. T- 7 151

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig 7.19 Deducción parámetro de Thoma

Como se ha deducido adoptó como parámetro para el estudio el factor
adimensional que lleva su nombre:
n
s a
H
H H −
= σ
dónde H
a
es la presión atmosférica local expresada en metros de columna de agua,
definida por la expresión:
mca
A
H
a
900
33 , 10 − =
en la que A es la altitud del punto donde se encuentre la turbina, expresada en m; H
s

es la altura del tubo difusor expresada en m y H
n
la altura neta expresada igualmente
en m.

En su estudio Thoma calculó dicho parámetro para una serie de turbinas en
funcionamiento, y lo relacionó con la velocidad específica, llegando a deducir que
existe una frontera mas o menos nítida que delimita la cavitación.

En la figura 7.20 se acompaña el gráfico obtenido por dicho investigador donde
figura el número de Camerer en abscisas y el parámetro de Thoma en ordenadas. Los
puntos negros corresponden a turbinas que trabajan con una cavitación acentuada, los
puntos blanquinegros señalan una cavitación parcial, y los blancos ausencia de
cavitación.

Con lo anterior Thoma dibujó tres líneas que delimitan fronteras de diferentes
grados de cavitación. Lo prudente, lógicamente, es no atravesar la situada más arriba.

La expresión analítica de la línea superior, que nos permitirá calcular el factor
de Thoma límite en función de la velocidad específica dimensional es la siguiente:

σ σσ σ > 2,1.10
-6
n
s
2
+ 1,2. 10
-4
n
s
+ 0,01
152 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




8.- SELECCIÓN DEL TIPO DE TURBINA

El criterio para conocer el tipo de turbina que corresponde a una determinada
central hidroeléctrica es la velocidad específica, ya que se sabe qué cada turbina
funciona con buenos rendimientos en un determinado campo de valores de aquélla.

Por tanto la selección del tipo de turbina pasa por conocer la velocidad de giro,
la potencia efectiva y la altura neta si se utiliza el número de Camerer o la velocidad de
giro, el caudal y la altura neta si se emplea la velocidad específica adimensional.

Si se adopta el número de Camerer se toman como datos de partida:
• Salto neto
• Caudal turbinable
• Rendimiento supuesto de la turbina.

a continuación:

• Con H
n
, Q y η se calcula la potencia efectiva, P
e
.
• Con P
e
y H
n
se calcula el número de Camerer en función de la velocidad y
del número de chorros en el caso pelton.

Se advierte que la velocidad específica es un parámetro que es propio del
rodete más que en sí de la turbina. Si se trata de una turbina pelton el caudal que se
adopta es el denominado unitario es decir, el de cada chorro y si se habla de una
turbina francis doble el caudal a adoptar es la mitad del total.

Si una vez calculada la velocidad específica se decide seleccionar una turbina
pelton se juega con la velocidad de giro y el número de chorros hasta obtener una
velocidad específica dentro del campo en que aquélla trabaja con buen rendimiento.




Fig 7.20 - Ábaco de cavitación de Thoma
Máquinas Hidráulicas. T- 7 153

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Si se trata de una turbina de reacción en primer término hay que conocer la
velocidad especifica máxima con que ha de trabajar la turbina para que no exista
cavitación y a continuación se adopta la velocidad de giro para que se cumpla tal
limitación.

Para unos datos de partida determinados habrá varias soluciones al problema,
elegir la más idónea se sale del ámbito de la asignatura; solamente cabe decir que es
conveniente que el número de polos del generador y el número de chorros, en el caso
pelton, deben ser limitados en turbinas de media y pequeña potencia.

En la siguiente tabla se indican datos orientativos para la selección de turbinas
para los diferentes intervalos de potencia neta.

Potencia neta N
X =nº chorros
η ηη η
Pelton
η ηη η
Francis

< 500 kW microcentral 1000-3000 1 0,8 0,82
500-5000 kW minicentral 1000-3000 1, 2 0,85 0,85
5000-10000 kW midicentral 500 -3000 1, 2, 4 0,88 0,9
> 10.000 kW maxicentral Cualquier N 1, 2, 4, 6 0,9 0,93

Veamos un ejemplo: se tiene una central hidroeléctrica que dispone de un
caudal de 6 m
3
/s con una altura neta de 500 m. Suponemos que el rendimiento de la
maquina sea del 90%. Con estos datos se tiene:

P
e
= ηρgQH
n
= 0,9.9800.6.500 = 26.460.000 W = 36.000 CV

5 , 0 5 , 0 25 , 1 5 , 0 25 , 1
08 , 0
500
000 . 36
x
N
x
N
x H
P N
n
n
e
s
= = =

Se recuerda que el número de Camerer está preparado para que la velocidad
de giro se exprese en rpm, la potencia efectiva en CV y la altura neta en m.

O bien:
( ) ( )
5 , 0 4 / 3
2 / 1
4 / 3
2 / 1
023 , 0
500
) / 6 /
x
N x N
H
x Q
N n
q
= = =

Si en primer término se piensa en una turbina pelton, teniendo en cuenta que
una turbina de este tamaño, bastante importante, arrastra directamente al generador,
la velocidad de giro de la turbina ha de ser de sincronismo, es decir:

p
f
N N
o sincronism
60
= =

donde: f es la frecuencia de la electricidad a generar en H
z
, 50 en Europa, y p el
número de pares de polos del generador. Con esto se tiene que las velocidades de
sincronismo son 3.000, 1.500, 1.000, 750 rpm, etc.

Con todo lo anterior podemos pensar en una turbina pelton de cuatro chorros y
750 rpm de velocidad de giro, con lo que:

154 Turbinas de reacción

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

rpm n
s
1 , 30
4
750
08 , 0
5 , 0
= = ; 62 , 8
4
750
023 , 0
5 , 0
= =
q
n
número de Camerer con que trabajan las turbinas pelton con buen rendimiento.

Si se pensara solucionar el caso con una turbina de reacción lo primero que se
ha de calcular es el límite de n
s
para que no se produzca cavitación, lo haremos con la
expresión de Thoma, supondremos que la central se encuentra en la cota 400 m
n
s a
H
H H −
= σ

H
a
= 10,33 – 400/900 = 9,885 mcagua

N
N
H
P N
n
n
e
s
08 , 0
500
000 . 36
25 , 1 25 , 1
= = =

σ(Factor de Thoma) > 2,1.10
-6
n
s
2
+ 1,2. 10
-4
n
s
+ 0,01

H
n
= 500 m

Partiendo de las velocidades de sincronismo, se calcula n
s
y σ , con
este valor se obtiene la altura límite del tubo difusor, con ello se elige la
solución. En nuestro caso se obtiene una n
s
< 50 , es decir está fuera del
campo de trabajo de las turbinas Francis.


9.- MATERIALES EMPLEADOS EN LA CONSTRCCIÓN DE LAS TURBINAS
HIDRÁULICAS.

El órgano que está sometido a condiciones y esfuerzos más desfavorables es
el rodete. El material, con el que se construya debe tener las siguientes cualidades:

• Resistencia a la corrosión.
• Resistencia a la abrasión.
• Resistencia a la erosión.
• Gran resistencia mecánica.
• Resistencia a la fatiga.
• Resistencia a los golpes.
• Facilidad de mecanizado.
• Durabilidad del mecanizado.
• Fácil colabilidad.
• Fácil soldabilidad.


Máquinas Hidráulicas. T- 7 155

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La elección del material a emplear es una cuestión de compromiso, puesto que
no existe ninguno que posea todas las cualidades anteriores en forma optima. Por ello
hay que dar prioridad a unas, sacrificando otras.

La fabricación es por moldeo, con mecanizado posterior.

La resistencia a la corrosión se consigue añadiendo al acero, cromo,
manganeso o niquel, constituyendo los llamados aceros inoxidables. Estos metales
mejoran igualmente la templabilidad y la facilidad de soldadura.

La buena colabilidad se obtiene con un acero cuyo intervalo de solidificación
sea pequeño.

Los aceros con bajo porcentaje de carbono, menor del 0,3, se sueldan
fácilmente. Sin embargo la resistencia mecánica, se halla en aceros con elevado
porcentaje de carbono.

La adicción de manganeso mejora la resistencia a la erosión, sobre todo
cuando su trabajo normal recibe frecuentes golpes.

Normalmente se utilizan aceros especiales con adicción de gran tanto por
ciento de otros materiales.

Debido a que el rodete trabaja sumergido en agua, es necesario que tenga
resistencia a la corrosión, empleándose aceros del 12 % de cromo, es decir
inoxidables.

También se utilizan los bronces de aluminio (89% de cobre y 11 % de
aluminio),que tienen una excelente resistencia mecánica y a la corrosión, buena
colabilidad, pero un difícil mecanizado y soldado.

El punzón de las turbinas Pelton y los álabes del distribuidor de las turbinas
Francis y de sus derivadas se construyen con materiales muy seleccionados, ya que
están sometidos también a condiciones muy desfavorables.

La cámara espiral de la turnaba Francis y derivadas se hacen de fundición para
pequeñas potencias y de palastro de acero envuelto en hormigón armado para las
grandes.

La carcasas de las turbinas se fabrican normalmente con fundición gris, con
algunos aditivos para mejorar sus características
Máquinas hidráulicas. T- 8 157

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


TEMA 8: CURVAS CARACTERÍSTICAS DE TURBINAS
HIDRÁULICAS

1.- OBTENCIÓN DE LAS VARIABLES PARA EL TRAZADO DE CURVAS
CARACTERÍSTICAS.

Se entiende por curva característica de una máquina la representación gráfica
de su funcionamiento, siendo en el caso de las turbinas hidráulicas
extraordinariamente útil.

La representación se realiza en un sistema de ejes coordenados cartesianos,
figurando en abscisas, en ordenadas, y como parámetros las entidades que entran en
juego en el fenómeno físico, y definiendo las escalas convenientes de éstas, se anotan
sus magnitudes.

Cada punto de las curvas características es un punto de funcionamiento de la
máquina, de tal manera, que aquellas podrían ser definidas como “el lugar geométrico
de los puntos en que puede funcionar una turbina hidráulica”.

Se ha intentado por todos los medios trazar estas curvas por procedimientos
analíticos basados en la teoría, introduciendo variaciones y aproximaciones; pero
todos los intentos han sido baldíos. El único procedimiento válido es el ensayo
concienzudo de las máquinas.

En el laboratorio, o bien con la máquina real instalada en la central, se realizan
los ensayos necesarios haciendo funcionar la turbina de todas las maneras posibles,
tomando medidas de las diferentes variables.

Estas variables son: altura neta, caudal turbinado, grado de abertura del
distribuidor, potencia útil y revoluciones por minuto de la máquina.

Para tomar estas medidas se necesita un manómetro para medir la altura neta;
un caudalímetro para conocer el caudal, un freno tipo Prony o vatímetro para conocer
la potencia útil, y un tacómetro para medir la velocidad de giro de la máquina.

Con estos valores, y ya en gabinete, puede calcularse otras variables, con que
construir otras curvas características, como son: potencia absorbida, velocidades
específicas, par, y sobre todo el rendimiento manométrico.

Con los valores calculados se pueden construir las curvas características de la
turbina ensayada, estas tienen el inconveniente de que no pueden ser comparadas
con facilidad con las correspondientes a otras turbinas.

Con el fin de facilitar estas comparaciones, se refieren todos los datos
obtenidos, a los que tendría una máquina imaginaria homóloga, cuyo rodete tuviera un
metro de diámetro y se dispusiera en un salto de un metro de altura neta.

Esta máquina imaginaria, sus curvas y sus variables. Suelen recibir el nombre
de “máquina once”.

158 Curvas características de turbinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Los resultados obtenidos en los ensayos de la máquina se transfieren a los de
máquina once, aplicando la igualdad de los parámetros adimensionales de Rateau.

Por ejemplo; ¿Cuál sería la potencia once conocidos todos los datos de la
máquina real?.

Se representa con el subíndice 11 las variables de la máquina once, y sin
subíndice las de la máquina real,

Igualando los parámetros adimensionales de potencia, se tiene:

5 3 5
11
3
11
11
D N
P
D N
P
ρ ρ
=


Es decir:

5 3 3
11
11
D N
P
N
P
=


Y las alturas específicas:

2 2 2
11
2
11
11
D N
gH
D N
gH
=
, o sea :
2 2 2
11
1
D N
H
N
=


despejando N
11
de la segunda ecuación, y sustituyéndola en la primera se tiene:

2 3 2
11
/
H D
P
P =


De esta manera se pueden conocer todas las variables de la máquina once,
hay que tener en cuenta que el grado de apertura, el rendimiento y la velocidad
específica son los mismos para ambas máquinas por ser adimensionales.

Con estos datos, o bien con los de la máquina real, se está ya en disposición
de construir toda clase de curvas características, que se comentan en las preguntas
siguientes.


2.- CURVAS CARACTERÍSTICAS DE DOS VARIABLES.

Una vez realizados los ensayos y los cálculos consiguientes, se pueden
construir diferentes curvas características; de entre ellas, con sus dos variables, cabe
destacar las siguientes:


2.1.- PAR – VELOCIDAD DE GIRO

Llevando a abcisas la velocidad de giro N y a ordenadas el par C, tomando
como parámetro el grado de apertura, se obtiene la figura 8.1.

Máquinas Hidráulicas. T- 8 159

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Observando esta curva característica se sacan las siguientes consecuencias;

1. Para un valor dado de la admisión, el par decrece al aumentar la
velocidad de giro de una manera sensiblemente lineal.
2. Las turbinas poseen par de arranque.
3. La velocidad para la que se anula el par motor, es decir la velocidad de
embalamiento, es prácticamente igual para todos los grados de
apertura.


2.2.- POTENCIA – VELOCIDAD DE GIRO

Conocida la velocidad de giro N y el par C, la potencia valdrá:

60
2 N C
P
π
=


La curva característica correspondiente se indica en la figura 8.2, de ella se
deduce:











Fig: 8.1.- Curva característica
par – velocidad de giro








Fig: 8.2.- Curvas características
potencia – velocidad de giro.
160 Curvas características de turbinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

1. La curva característica potencia – velocidad de giro, forma una
parábola, lo que se puede demostrar analíticamente con facilidad.

2. El máximo de la potencia se alcanza para una velocidad
aproximadamente igual a la mitad de la de empalamiento.


2.3.- CAUDAL - VELOCIDAD DE GIRO

En la figura 8.3, se presenta esta curva característica para las turbinas pelton,
y francis lenta, normal y rápida.




Fig: 8.3.- Curvas características Caudal – velocidad de giro


Estas curvas demuestran:

1. En las turbinas pelton el caudal es independiente de la velocidad de
giro, como puede saberse recordando su funcionamiento.

2. En la turbinas francis lentas el caudal disminuye al aumentar la
velocidad de giro, ya que al tener un rodete de diámetro grande la
fuerza centrífuga aumenta al aumentar la velocidad y dificulta la entrada
de agua.

3. En las turbinas francis rápidas el caudal aumenta al aumentar la
velocidad de giro, pues el rodete tiene diámetro pequeño y la fuerza
centrípeta al pasar el codo del álabe es superior a la centrífuga.

4. En las turbina francis normales el caudal será aproximadamente
independiente de la velocidad de giro.


Máquinas Hidráulicas. T- 8 161

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

2.4.- POTENCIA – RENDIMIENTO

En la figura 8.4 se representan las curvas características potencia –
rendimiento para los diferentes tipos de turbinas.

En ellas se observa:

1. En las turbinas pelton el rendimiento se mantiene bastante alto al variar
la potencia, como ya se vio en capítulos anteriores.


2. En las turbinas francis y sobre todo en las de hélices, el rendimiento
baja fuertemente al variar la potencia.

3. La turbina kaplan mantiene muy alto el rendimiento al modificarse la
potencia, ya que tiene la posibilidad de orientar las palas
convenientemente. Su curva característica sería la envolvente de las
correspondientes a una serie de turbinas de hélice con álabes de
diferente inclinación.






Fig: 8.4.- Curvas características Potencia - rendimiento


3.- CURVAS CARACTERÍSTICAS DE TRES O MÁS VARIABLES.- CURVAS
COLINA

En cada uno de los puntos con los que se han construido las curvas “potencia –
velocidad de giro”, se pueden anotar los valores del rendimiento y de la velocidad
específica.

De la misma manera con que se procede en un plano topográfico para trazar
las líneas de nivel, se dibuja la familia de curvas que tienen el mismo rendimiento y la
misma velocidad específica, adquiriendo alguna de estas curvas la misma forma que
las líneas de nivel de una colina, de ahí su nombre.

162 Curvas características de turbinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

De esta forma en un mismo gráfico se dispone de información sobre la
potencia, la velocidad de giro, el grado de apertura, el rendimiento y la velocidad
específica; en la figura 8.5 se representan estas curvas.












Fig: 8.5.- Curvas características
tipo “colina”
Analizando este gráfico se deducen las consecuencias siguientes:

• El punto de máximo rendimiento no coincide con el de máxima potencia,
ni está situado en la curva de apertura total. En general, se diseñan las
turbinas, de forma de conseguir el máximo rendimiento con un grado de
apertura del 80% al 90%, y no para un grado de admisión total.
Indudablemente la turbina debe alcanzar su optimo para la velocidad de
régimen.

• Las curvas que forman las líneas “isoetas” (curvas de igual rendimiento)
son partes de elipse, mas o menos deformadas, y similares a las que
tiene una colina en un plano topográfico, de ahí su nombre de “curvas
colina o curvas concha”.

• La dirección del eje de las “elipses” y su excentricidad depende del tipo
de turbina ensayada.

• Las curvas correspondientes a las turbinas pelton (figura 8.5) tienen su
eje mayor próximo a la vertical y con una excentricidad bastante grande;
ello es debido a que si se varía la potencia, o lo que es lo mismo el
caudal, ya que el salto se mantiene constante, el rendimiento se
mantiene, pues hay bastante distancia en el sentido de las ordenadas
entre las curvas isoetas. En cambio, si se modifica la velocidad de giro,
el rendimiento disminuye notablemente, pues las curvas están más
juntas en el sentido de las abcisas.


Con objeto de apreciar mejor lo que antecede, se han dibujado en la figura 8.6
unos cortes en los sentidos de las ordenadas y de las abcisas de la figura 8.5.

Máquinas Hidráulicas. T- 8 163

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 8.6.- Curvas características: Rendimiento – potencia y Rendimiento – velocidad de giro

En las turbinas francis, el eje mayor de las elipses se inclina, y éstas pierden
excentricidad; ello es debido a que al variar el caudal, el rendimiento no se mantiene
alto como en las pelton, y al variar la velocidad de giro tampoco disminuye tan
fuertemente.

La turbina hélice es el caso opuesto a las pelton, el eje mayor es
sensiblemente horizontal y la excentricidad de las elipses también es fuerte; la causa
es que al variar el caudal el rendimiento disminuye notablemente, mientras se
mantiene alto al variar la velocidad de giro.

Lo mismo que se ha indicado con la curva “potencia – velocidad de giro” se
puede hacer con la curva “par – velocidad de giro” o con la “caudal – velocidad de
giro”, pudiendo llegar a consecuencias análogas.


4.- CURVAS CARACTERÍSTICAS DE MÁQUINAS REALES
Teniendo en cuenta las siguientes funciones o variables y curvas de la figura
8.7.
N
11
Velocidad de la rueda de ensayo en rpm bajo altura neta de 1 m.
P
11
potencia de la rueda de ensayo en CV bajo una altura neta de 1 m.

I Curvas de potencia P
11
en función de N
11
tomando como parámetro
al abertura del distribuidor.
II Curvas de igual velocidad específica n
s

III Curvas isoetas ( curvas colina)
164 Curvas características de turbinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 8.7.- Curvas en colina de una turbina pelton (turbina compuesta de una rueda y un
chorro)

Fig: 8.8.- Curvas en colina de una turbina francis

N
11
Velocidad de la rueda de ensayo en rpm bajo una altura neta de 1 m
Q
11
Caudal en m
3
/s bajo una altura neta de 1 m.

Máquinas Hidráulicas. T- 8 165

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

I Curvas Q
11
en función de N
11
tomando como parámetro la abertura
del distribuidor.
II Curvas de igual velocidad específica.
III Curvas colina (igual rendimiento).




Fig: 8.9.-Curvas colina de una turbina hélice trazadas para dos ángulos de incidencia de los álabes del
rodete



G
Fig: 8.10.- Curvas colina de una turbina kaplan

N
11
Velocidad de la rueda de ensayo en rpm bajo una altura neta de 1 m.
P
11
Potencia de la rueda de ensayo en CV bajo una altura neta de 1 m.
i Ángulo de incidencia de los álabes del rodete.
β Ángulo de inclinación de las directrices del distribuidor.

I Curvas de igual abertura.
II Curvas de incidencia constante.
III Curvas de igual velocidad específica.
IV Curvas colina (igual rendimiento).


166 Curvas características de turbinas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





Máquinas Hidráulicas . T - 9 167

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián


TEMA 9: TURBINAS EÓLICAS


1.- GENERALIDADES DE LA ENERGÍA EÓLICA

Dentro de las posibilidades de las distintas energías renovables. La eólica, por
su grado de desarrollo, sus costes y su carácter limpio e inagotable, tiene un alto
potencial de aplicación, como recurso energético endógeno, en aquellas áreas que
cuentan con el viento necesario para permitir su aplicación.

El aprovechamiento de la energía eólica se realiza mediante el empleo de
aeroturbinas, que pueden ser de diversos tipos, tamaños y potencias. Para diferentes
aplicaciones pueden instalarse bien individualmente o como colectivo. Recibiendo en
este último caso la denominación de "Parque Eólico".

Una instalación eólica está constituida por un conjunto de equipos necesarios
para transformar la energía contenida en el viento en energía útil, disponible para ser
utilizada.

Dentro de las aplicaciones de la energía eólica, se distinguen varios tipos
claramente diferenciados:
• Instalaciones cuyo objetivo es verter energía eléctrica a la red de
distribución mediante la utilización de aerogeneradores. En general son
instalaciones por encima de 1MW.
• Instalaciones eólicas concebidas como apoyo energético para todo tipo de
centros de consumo. Estas instalaciones incorporan aerotubinas que
suministran potencia en forma eléctrica, mecánica o hidráulica.
• Instalaciones cuyo objetivo es el suministro de energía a equipos de
desalación, bombas de elevación de agua en pozos, etc. Puede ser el único
suministro de energía o bien actuar como sistema de apoyo.
• Instalaciones no conectadas a la red y de pequeño tamaño
(minigeneradores) cuyo servicio es la electrificación de viviendas aisladas u
otros consumos.


1.1.- EVOLUCIÓN HISTÓRICA


Las primeras referencias de molinos de viento en la Península Ibérica, datan de
la Edad Media. De los siglos XVI al XIX quedan multitud de restos y algunos autenticas
reliquias: molinos manchegos y andaluces empleados fundamentalmente en moler
cereales y en irrigación.

Mas modernamente a finales del XIX y principios del XX hubo un nuevo auge
en el país con la aparición de miles de aerobombas.

En la época actual el desarrollo de la energía eólica, comienza en el año 1978
de la mano del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo dando lugar a la
instalación de un prototipo de aerogenerador de 100 kW en Tarifa (Cadiz).

A lo largo de los años 80 la naciente industria del sector fue desarrollándose,
con la colaboración del Ministerio de Industria y Energía, que convocaron dos
168 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

concursos para el desarrollo de prototipos, y mediante actuaciones legislativas que se
concretaron en la ley sobre Conservación de la Energía. A finales de 1990 se
encontraban instalados 7 MW y el estado de la tecnología nacional permitía la
realización de instalaciones de maquinaria nacional con potencia unitaria de 150 kW.


1.2. - SITUACIÓN ACTUAL.


En España existen actualmente varios fabricantes con tecnología nacional y
otros que cuentan con transferencia tecnológica, disponiendo entre todos de una
capacidad de fabricación superior a 200 MW anuales.
El nivel tecnológico español, en la gama comercial de potencias unitarias
situada entre 500 kW y 1500 kW, y diámetros de rotor entre 45 y 65 m, puede ser
comparado con el de los países más avanzados.


2. - TIPOS Y DESCRIPCIÓN DE TURBINAS EÓLICAS











Fig: 9.1.-Tipos de rodetes

A lo largo del tiempo han ido apareciendo diferentes sistemas para el
aprovechamiento de la energía contenida en el viento. En general han sido máquinas
rotativas de muy diverso tamaño en las que el impulsor o rodete está unida a un eje.

La clasificación básica de estas máquinas ha sido por la posición de su eje:
vertical u horizontal. El accionamiento de los rodetes, es básicamente por sustentación
en la mayor parte de los casos, si bien algunos dispositivos de eje vertical son
accionados por resistencia.





Máquinas Hidráulicas . T - 9 169

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

2.1. - AEROGENERADORES DE EJE VERTICAL POR SUSTENTACIÓN

Básicamente representados por los generadores Darreius y Giromill, este tipo
de tecnología presenta ciertas ventajas de carácter estructural al no necesitar
mecanismo de orientación así como poder instalar el generador eléctrico en tierra.

El mayor desarrollo lo ha conseguido el aerogenerador Darreius debido a las
características aerodinámicas de las palas que permiten aprovechar el viento dentro
de una banda amplia de velocidad.

Dentro de las desventajas, cabe destacar su menor producción energética a
igual potencia instalada respecto a un generador convencional, así como la necesidad
de motorizar el aerogenerador para su arranque.





a) Aerogenerador Darreius


b) Aerogenerador de eje horizontal

Fig: 9.2.- Aerogeneradores: a) de eje vertical, b) de eje horizontal


2.2. - AEROGENERADOR DE EJE HORIZONTAL

Es el tipo mas desarrollado, utilizándose desde tamaños del orden de watios a
grandes aerogeneradores por encima del MW de potencia.

Con relación a la posición del rotor respecto a la torre, los rotores son
clasificados como a sotavento (rotor aguas debajo de la torre) o barlovento (rotor
aguas arriba de la torre), esta última disposición es la mas utilizada.

170 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

En general estas turbinas constan de un rotor que capta la energía del viento y
un sistema de conversión de energía, que mediante un multiplicador y un generador
transforman la energía mecánica en eléctrica. El conjunto de completa con un bastidor
y una carcasa, que alberga los mecanismos, así como una torre sobre la que va
montado todo el sistema y los correspondientes subsistemas hidráulicos, electrónicos
de control e infraestructura eléctrica.

2.2.1. - Rotor

Es la parte de la máquina eólica que transforma la energía del viento en
energía mecánica. La superficie barrida por el rotor es el área de captación del sistema
y es un dato clave del mismo. La relación: área / potencia nominal indica que para la
misma potencia instalada se va a obtener mas energía cuanto mayor sea dicha
relación. Valores cercanos a 2,2 son hoy día normales en localizaciones con velocidad
media alta ( > 7 m/s), mientras que se tiende a elevar este valor por encima de 2,5
para emplazamientos de medio y bajo potencial. En este caso los límites técnicos son
las altas velocidades tangenciales en punta de pala, que obligan a que los rotores
deban girar a menos revoluciones, en este sentido la velocidad variable y el tipo de
tecnología juegan un papel fundamental.

El rotor está compuesto por el eje de giro, las palas, y el buje que alberga el
sistema de amarre de las palas al eje de giro. El rotor junto al multiplicador configura
el llamado tren de potencia.

Los rotores se clasifican básicamente por ser de paso fijo o variable según que
el amarre de la pala al buje sea fijo o permita un movimiento de giro sobre su propio
eje. La posibilidad del cambio de paso de pala, permite una mayor producción
energética debido a una mejor adaptación aerodinámica de la pala al viento incidente.
Como contrapartida el paso variable supone una complejidad adicional al sistema,
mayores costes de inversión y mantenimiento o una menor robustez constructiva.










Fig: 9.3.- Principio de funcionamiento

Existen además rotores con palas fijas y sistema de regulación por basculación
de todo el conjunto, en tal caso la regulación de potencia se consigue por disminución
del área de captación.

Atendiendo a la velocidad de giro del rotor, se pueden clasificar en rotores de
velocidad de giro fija y variable.
Máquinas Hidráulicas . T - 9 171

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián


Las palas generalmente están fabricadas en resina de poliéster reforzadas con
fibra de vidrio






1.- pala
2.-Rodamiento pala
3.-Actuadordel pitch
4.-Cubuerta del buje
5.-Buje
6.-Control orientación
7.-Torre
8.-Alojamiento cojinete
principal.
9.-Amortiguadores
10.-Multiplicadora
11.-Freno de disco
12.-soporte gondola
13.-Eje cardan
14.-Generador
15.-Transformador
16.-Anemómetro
17.-Armario control
18.-Cubierta gondola
Fig: 9.4.- Vista interna de un aerogenerador


El buje, fabricado normalmente en fundición, alberga en su interior el sistema
de actuación de la pala (paso variable) o los conectores del sistema de freno
aerodinámico (paso fijo).

El eje al que va amarrado el buje, generalmente es hueco para permitir en su
interior las conducciones para el control de potencia.


3. - HIPÓTESIS DE RANKINE

Las hélices son aparatos que obtienen una fuerza de propulsión gracias a una
variación de la cantidad de movimiento.

Rankine y Froude establecieron en 1889 las hipótesis básicas para su estudio.
Dichas hipótesis son las siguientes:

• Flujo unidimensional.
• Flujo permanente.
• Viscosidad nula.
• Ausencia de torbellinos.
• Fuera de la estela no influye el movimiento de la hélice.
• Densidad constante.
• Reparto de presiones y velocidades según el esquema adjunto.



172 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián



ESTELA V
1


V
1

V
4



V
1

1 2 3 4

V




V
1
V V
4
Fig: 9.5.- Estela de la hélice y

1 2 3 4

distribución de Velocidad y
presión.

P

P
2


P
1
P
4



P
3




El fluido, al atravesar la estela, disminuye su velocidad entre la sección 1 y 2
(aumentando la sección transversal del flujo ya que es permanente), debido a ello la
presión aumenta.

Al pasar a través de la hélice el fluido aporta su energía a dicha hélice
disminuyendo la presión.

Entre la sección 3 y 4 la presión aumenta para llegar a 4 con la presión
correspondiente a la exterior y para ello la velocidad disminuye (aumentando de nuevo
la sección transversal).

La velocidad V no cambia al pasar el fluido a través de la hélice desde la
sección 2 a la 3. Las presiones en 1 y 4 así como a lo largo de la superficie límite de la
estela, son las del fluido no perturbado.

Máquinas Hidráulicas . T - 9 173

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

Aplicando Bernoulli entre 1 y 2, y entre 3 y 4, al no existir pérdidas de energía,
según las hipótesis establecidas, se verifica:

B
1
= B
2
⇒ (P
1
/γ) + V
1
2
/2g = (P
2
/γ) + V
2
2
/2g

B
3
= B
4
⇒ (P
3
/γ) + V
3
2
/2g = (P
4
/γ) + V
4
2
/2g

Sumando las dos ecuaciones miembro a miembro y teniendo en cuenta que:

V
2
= V
3
= V, y P
1
= P
4


(P
1
/γ) + V
1
2
/2g + (P
3
/γ) + V
3
2
/2g = (P
2
/γ) + V
2
2
/2g + (P
4
/γ) + V
4
2
/2g

reduciendo: V
1
2
/2g + (P
3
/γ) = (P
2
/γ) + V
4
2
/2g ⇒ (P
2
- P
3
) = ρ ρρ ρ (V
1
2
-V
4
2
)/2

Aplicando el teorema de la cantidad de Movimiento en el volumen de control
formado por la estela de la hélice:

-R
(hélice/estela)
= ρ Q (V
4
- V
1
) ⇒ R (←) = ρ Q (V
1
- V
4
)

F
(fluido/hélice)
(→) = (P
2
- P
3
) A
hélice

Por tanto: (P
2
- P
3
) A
hélice
= ρ Q (V
1
- V
4
)

Q = A
hélice
V sustituyendo: (P
2
- P
3
) = ρ ρρ ρ V (V
1
- V
4
)

Igualando las dos expresiones:

(V
1
2
-V
4
2
)/2 = V (V
1
- V
4
) y reduciendo

V = (V
1
+ V
4
) / 2


3.1.- POTENCIA MÁXIMA DEL VIENTO.

Teóricamente, la potencia o energía por unidad de tiempo que existe en un flujo
de aire a su paso por una superficie A, siendo V
1
la velocidad del flujo, viene dado por:

P = 1/2 ρ Q V
1
2
= 1/2 ρ A V
1
3

Siendo P la potencia en W, ρ ρρ ρ la densidad del aire en kg/m
3
, A superficie en m
2

y V
1
la velocidad en m/s.

Al instalar un sistema de captación, la energía por unidad de tiempo aportada a
la hélice, o aprovechada por el rotor, está dada por la diferencia de energías entrante y
saliente en la estela de dicha hélice:

P
a
= 1/2 ρ Q (V
1
2
- V
4
2
)

El caudal que atraviesa el área barrida por la hélice es: Q = A
h
V

174 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

P
a
= 1/2 ρ A
h
V (V
1
2
- V
4
2
)

Se define coeficiente de potencia C
p
, o rendimiento a la relación entre la
potencia aprovechada por el rotor P
a
y la existente en el viento P:

C
p
= P
a
/ P

La potencia aprovechada por la máquina en función de la velocidad del viento,
da lugar a la conocida como curva de potencia de la máquina, una vez que se le
introducen los rendimientos correspondientes al tren de potencia.

Vviento
Potencia
Paso variable
Paso fijo
Zona 1 Zona 2 Zona 3
0 Va Vn Vc
Pn

Fig: 9.6.- Diagrama de potencia en función de la velocidad del viento.

Desde 0 a V
a
la velocidad del viento es inferior a la de arranque de la máquina,
no produciéndose energía.

Desde V
a
hasta V
p max
la aeroturbina está generando energía en orden
creciente hasta la posición en la que la máquina genera su potencia máxima. Dentro
del rango de operación de la máquina, se encuentra su punto de potencia nominal,
que se corresponde a la velocidad del viento considerada como nominal (V
n
). En la
zona 3: se mantiene la potencia nominal mediante los mecanismos de control. Y
finalmente a la V
corte
: se para el aerogenerador, por razones de seguridad.

Desde la posición de potencia máxima hasta la de freno (V
p
) la aeroturbina
intenta mantenerse aproximadamente a la potencia nominal sirviendose de los
mecanismos de control. La mayor o menor adaptación de la aeroturbina a la potencia
nominal dependerá del tipo de turbina: paso fijo, paso variable, velocidad variable,
basculación, etc.


3.2.- FORMULA DE BETZ

El coeficiente de potencia tiene un máximo teórico del 59 % y que es conocido
como límite de Betz:

C
p
= |1/2 ρ A
h
V (V
1
2
- V
4
2
) | / |1/2 ρ A
h
V
1
3
|

Reduciendo y sustituyendo valores:

C
p
= (V
1
+ V
4
) (V
1
2
- V
4
2
) / 2 V
1
3
= (V
1
3
+ V
1
2
V
4
- V
1
V
4
2
- V
4
3
) / 2 V
1
3

Máquinas Hidráulicas . T - 9 175

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián



Llamando: α = V
4
/ V
1


C
p
= 1/2 (1 + α - α
2
- α
3
)

Calculando el máximo del coeficiente de potencia:

d C
p
/ d α = 1/2 ( 1 - 2α - 3α
2
) = 0 ⇒ α = 1/3 y α = -1

d
2
C
p
/ d α
2
= 1/2 (-2 -6α) ⇒ para α = 1/3 ⇒ d
2
C
p
/ d α
2
< 0 ⇒ máximo

Sustituyendo α = 1/3 se obtiene el valor máximo del coeficiente de potencia:

C
p
= 0,59 Formula de Betz

En la práctica C
p
puede alcanzar valores superiores al 40%


4.- DATOS SOBRE LA ENERGÍA EÓLICA

Para la puesta en marcha de los aerogeneradores es necesario un viento de 4
m/s (14,4 km/h) de velocidad. Para alcanzar el valor nominal el viento debe ser de 16
m/s y para trabajar con potencia constante 25 m/s.

La velocidad permanente de giro de las palas se mantiene en 30 rpm cuando la
producción es alta, esto significa que la velocidad lineal en la punta de la pala es de
250 km/h

Para la instalación de un parque eólico, es necesario como mínimo una
velocidad media del viento de 6,3 m/s.
Cada torre de apoyo mide 40, 45, ó 50 m, tienen un diámetro de 3 m en la base
y se mantienen en una base de hormigón de 10 por 10 metros cuadrados. Las palas
de la hélice miden alrededor de 20 m.

El aerogenerador puede pesar entre 52 y 58 toneladas: la torre entre 28 y 36
toneladas; el generador, que se coloca encima de la torre, 18 toneladas y el rotor con
las palas 8,5 toneladas.

Los aerogeneradores actuales son de 500 -750 kW, en un futuro próximo serán
de 1000-2000 kW.

Actualmente el costo de inversión es de 900 Euros/kW y para el año 2010 se
espera que el costo sea de 600 Euros/kW.

En Euskadi el viento existente es Norte/Sur. Los parques eólicos se colocan en
los montes orientados en dirección Este/Oeste y a una altitud de unos 800 m.

Las sierras donde se construyen los parques deben de tener una longitud de 2
km, la distancia entre los aerogeneradores es de 100 m. A lo ancho,en cambio, la
ocupación suele ser de 40 m.

Dentro de cada torre de apoyo se coloca el transformador, que eleva la baja
tensión que produce el aerogenerador (650 V) a una tensión media de 20.000 V. Esta
176 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

energía se transporta por medio de cables situados a un metro de profundidad,
poniendo cajas de registro cada 30 m. En la subestación se eleva la tensión de 20.000
V hasta 200.000 V y se hace la unión con la red eléctrica general por medio de torres
de alta tensión.

Hoy en día el precio del kWh domestico es de 15 pta. Según la situación del
parque el gasto de un parque eólico esta entre 2-3 pta/kWh.

La Unión Europea quiere que las energías renovables tengan un peso del 12%
para el año 2010.



Posible potencia en EUSKAL HERRIA

Si se construyen 22 parques eólicos

Alava 324 MW (72,3%)
Vizcaya 36,6 MW (8,2%)
Guipuzcoa 87,6 MW (19,5%)

Total 448,2 MW
Funcionando ≈ 2100 horas al año

687.668 MWh al año
81.664 MWh " "
177.731 MWh " "

8 - 10 % del consumo
Si se construyen 46 parques eólicos:

En total 1.300 MW


22 % del consumo



4.1.- ENERGÍA RENTABLE

El auge que ha sufrido la energía eólica se ha debido en gran parte a la
rentabilidad de las inversiones. Pero ¿cuáles son los factores que han convertido en
algo apetecible para la iniciativa privada?

• El desarrollo tecnológico en los aerogeneradores, ha hecho que los índices de
potencia (inversión total/potencia instalada) hayan disminuido notablemente.
• Los parques tienen una vida útil no inferior a los 20 años y la inversión puede
amortizarse en 7 o 10 años dependiendo del parque.
• Está incentivado con subvenciones regionales, nacionales y comunitarias.
• La política institucional hace que la compra del kWh producido en un parque eólico
se vea favorecido frente a otras fuentes de energía.
• La energía eólica proporciona beneficios sociales mucho mayores que los
suministrados por las energías convencionales. Así, la energía eólica crea muchos
más puestos de trabajo por teravatio hora producido al año.

Máquinas Hidráulicas . T - 9 177

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

DESGLOSE DEL COSTE DE UN PARQUE EOLICO
Obra civil
8%
Sistema eléctrico
12%
Ingeniería
8%
Aerogeneradores
72%

Fig: 9.7.- Repartp del costo de un parque eólico



5.- ASPECTOS MEDIOAMBIENTALES

La interacción de un parque eólico sobre el entorno circundante se produce de
distintas formas y su nivel de impacto es de muy diversa consideración. A continuación
se analizan los impactos mas relevantes.


5.1.- IMPACTO POR EROSIÓN

La erosión producida por los movimientos de tierra necesarios en un parque
eólico está directamente relacionada con la extensión de los caminos necesarios para
acceder a la planta, y a cada una de las máquinas, ya que los movimientos para
cimentación o edificios no son en general importantes en relación a los primeros.


5.2.- IMPACTO VISUAL

La percepción de un parque eólico es fuertemente subjetiva y depende de la
motivación del observador. No obstante estudios realizados en los Países Bajos
indican que el número de máquinas, su tamaño y disposición son factores
fundamentales. El factor mas importante, al parecer, es el tipo de paisaje sobre el que
se instala el parque..


5.3.- IMPACTO SONORO

El ruido en los aerogeneradores procede de dos causas fundamentales: ruido
aerodinámico y ruido mecánico. Un cuidado diseño del rotor puede reducir de forma
notable el ruido aerodinámico y el adecuado aislamiento podrá reducir el de origen
mecánico. El problema no es preocupante, ya que los parques se instalan en lugares
relativamente alejados de las zonas pobladas.


5.4.- IMPACTO SOBRE LA AVIFAUNA

La interacción con la avifauna se produce fundamentalmente por impacto de
las aves sobre los aerogeneradores, por electrocución o impacto sobre las líneas
178 Turbinas Eólicas

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

eléctricas, por un lado, y por perturbar sus hábitos de nidificación o alimentación, por
otro.

Si bien se ha encontrado aves heridas o muertas por choque contra los
aerogeneradores, el problema no parece alcanzar proporciones preocupantes. En
cuanto a las líneas, el problema puede minimizarse cuidando el trazado de las mismas
y utilizando dispositivos para hacer visibles los cables. En todo caso, parece
aconsejable un estudio detallado antes de la instalación del parque, especialmente en
corredores de aves migratorias, zona de alta densidad de nidificación y, en general,
zonas de especial incidencia ornitológica.





















Máquinas Hidráulicas. T - 10 179

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

TEMA 10.- ELEMENTOS DE UNA TURBOBOMBA


1.- DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN DE BOMBAS HIDRÁULICAS

Las bombas hidráulicas son máquinas receptoras cuya misión es incrementar
la energía de los líquidos, transformando la energía mecánica que reciben del motor
de arrastre en energía hidráulica.

La energía hidráulica, como es conocido, es la suma de tres clases de energía:
de posición, de velocidad y de presión; por lo tanto una bomba hidráulica ha de ser
capaz de aumentar uno o más de dichos tipos de energía.

El incremento de la energía de posición, con interés práctico, sólo lo efectúa un
ingenio ideado por Arquímedes, denominado "Tornillo de Arquímedes", que todavía se
utiliza hoy en día.

Consiste, tal como se vió en el tema 1 de la asignatura, en un tubo al que se le
arrolla exteriormente una chapa en espiral, todo ello ubicado en un canal circular o
semicircular dispuesto en plano inclinado, encontrándose su extremo inferior
sumergido en un canal o depósito alimentador. Produciendo un giro al tornillo se
consigue, gracias al rozamiento, que el agua se eleve hasta un punto superior donde
se vierte.

El ángulo de inclinación con que se dispone el tornillo es del orden de 30º y la
velocidad de giro oscila entre 30 y 60 rpm; el rendimiento alcanza el 75%.

Lógicamente la altura de elevación tiene un límite, pues el tornillo no puede
tener apoyos intermedios; normalmente no se construyen longitudes superiores a los
15 m, y por tanto la altura máxima conseguida se reduce a los 7,5 m
aproximadamente, si bien pueden conseguirse alturas superiores disponiendo tornillos
de Arquímedes en serie.

Para tener un orden de valores diremos que un tornillo de Arquímedes de
tamaño medio que puede tener un diámetro exterior de 300 mm, permite elevar un
caudal de 15 l/s, existiendo piezas que elevan caudales muy superiores, de hasta 6
m
3
/s. Es obvio que pueden disponerse tornillos de Arquímedes en paralelo para
incrementar el caudal.

El aumento exclusivo de la energía cinética de un líquido mediante una bomba
no puede conseguirse con buenos rendimientos. Si se quiere obtener una gran
velocidad se realiza mediante una transformación hidráulica de energía de presión en
energía de velocidad mediante una fuerte reducción de la sección de paso.

Por otra parte no interesa realizar el transporte de un líquido con una velocidad
importante pues llevaría consigo grandes pérdidas de carga.

Sin embargo sí que existen unos aparatos que incrementan la velocidad de los
líquidos, denominados eyectores (tema 1), o bombas de chorro, si bien el incremento
de la velocidad del líquido no es el objetivo final del ingenio, pues realmente su
finalidad es mezclar dos líquidos o un líquido y un gas; se trata de unas bombas que
carecen de elementos móviles que utilizan como elemento motor líquidos en
movimiento.
180 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

El líquido "motivador" pasa por una boquilla por la que por efecto Venturi se
incrementa fuertemente su velocidad, reduciéndose la presión por debajo de la
atmosférica, se aprovecha esto para succionar otro líquido, o un gas, que se mezcla
con el anterior en una cámara; a continuación se incrementa la sección para disminuir
la velocidad y aumentar la presión.

Tratando las posibles formas de incrementar la energía de un líquido se han
visto aquellos casos que elevan sólo la energía de posición y sólo la de velocidad,
restan ahora las maneras de aumentar la energía de presión y aquellas que
incrementan mas de un tipo de energía; pero resulta que no existen bombas que
eleven la energía de posición, salvo el tornillo de Arquímedes, pues entre la entrada y
la salida de cualquier bomba la diferencia de cotas es nula o reducida, por ello dentro
de las bombas que elevan mas de un tipo de energía sólo se tienen las que aumentan
o trabajan con una combinación de la energía de presión y de velocidad.

Visto lo anterior quedan por considerar las bombas que sólo elevan la energía
de presión y aquellas en las que intervienen las energías de presión y de velocidad.


1.1.- CLASIFICACIÓN DE LAS BOMBAS HIDRÁULICAS

En el momento de realizar la clasificación de las bombas hidráulicas se puede
casi afirmar que solamente existen dos grandes grupos de bombas: las que elevan
únicamente la energía de presión, denominadas bombas de desplazamiento positivo, y
las que incrementan una combinación de las energías de presión y velocidad,
llamadas turbobombas. Podría añadirse a esta clasificación un tercer grupo,
denominado de bombas especiales, que a modo de cajón de sastre reuniera una serie
de bombas no clasificables en los grupos anteriores, en el que figuraran el tornillo de
Arquímedes, los eyectores y otra serie de aparatos que sirven también para
incrementar la energía de los líquidos que utilizan distintas técnicas en las que ahora
no vamos a entrar.

1.1.1.- Bombas de Desplazamiento Positivo

Las bombas de desplazamiento positivo se basan en el principio de Pascal, es
decir en conseguir de alguna manera incrementar la presión en un punto del líquido
para que esta elevación se transmita íntegra e inmediatamente a todos los puntos del
fluido. Constan de un elemento denominado "desplazador" que precisamente desplaza
positivamente el líquido, de ahí su nombre, desde una zona donde hay líquido a una
presión reducida a otra donde se encuentra líquido a una presión superior, donde lo
deposita.

Las bomas de desplazamiento positivo o bombas volumétricas tienen una
construcción difícil que las hacen en bastantes casos de coste elevado. Esta dificultad
es consecuencia de la necesidad de dar estanquidad a la separación entre las zonas
de presión elevada y reducida, y la de la propia bomba con el exterior.

Este tipo de bombas se clasifica a su vez en bombas alternativas y en bombas
rotativas, distinguiendo la forma con que se mueve el elemento desplazador del
líquido.

En el capítulo 1 se dio una visión general de las máquinas de Desplazamiento
Positivo, por ello en este capítulo no se va a insistir mas en ellas.

Máquinas Hidráulicas. T - 10 181

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

1.1.2.- Turbobombas

Las turbobombas se basan, al igual que las turbinas, en el teorema de la
cantidad de movimiento, o más exactamente en teorema del momento de la cantidad
de movimiento, también llamado teorema del momento cinético y teorema de Euler.

Es decir estas máquinas mediante el giro producido por un motor de arrastre
generan una fuerza exterior sobre el rodete que tiene como consecuencia el
incremento de la cantidad de movimiento del fluido que atraviesa la máquina de
manera continua y la presión en la sección de salida de aquel.

Este tipo de bombas es sin duda el más empleado y el que se utiliza
universalmente para trasegar casi todo tipo de líquidos a cualquier altura, solamente
líquidos muy viscosos, caudales muy pequeños y alturas muy grandes ofrecen
dificultades a este tipo de máquinas.

1.1.3.- Bombas especiales

El resto de las bombas que no es posible catalogar como bombas de
desplazamiento positivo o turbobombas se pueden incluir dentro de un tercer grupo
denominado bombas especiales. Entre estas pueden caber por ejemplo las bombas
turbina, bombas Hytor, bombas de chorro, tornillo de Arquímedes, ariete hidráulico,
bomba mamut, bombas transportadoras de polvos, etc.


2.- DISPOSICIÓN DE CONJUNTO DE UNA TURBOBOMBA

La turbobomba, como se ha indicado más arriba, es una turbomáquinas con
funcionamiento y diseño parecido a las turbinas de reacción. Constan de una carcasa
donde se encuentra el rodete o impulsor y el sistema difusor.


Fig 10.1.- Turbobomba


182 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

El que una bomba sea de un tipo u otro define no solamente su
comportamiento, sino que además y como resulta obvio corresponden a tipologías
diferentes, sobre todo del rodete, que es el órgano fundamental de la máquina. A lo
largo de estos apuntes se podrán ir observando las diferencias entre dichos tipos de
bombas, e instamos al lector que las vaya deduciendo.


3.- RODETE

3.1.- TIPOS DE RODETES

Los tres tipos de rodetes, análogamente a lo visto en turbinas son: rodete
radial, diagonal y axial. Es preciso hacer constar que no hay unas fronteras definidas
entre los tres , sino que existe una evolución suave entre unos y otros.

Las bombas más utilizadas corresponden a las radiales y mixtas o diagonales,
que son las que pueden denominarse centrífugas dada la trayectoria del líquido, y que
como ya se ha adelantado dan nombre, indebidamente a la totalidad de las
turbobombas.









a) b) c)
Fig 10.2: Turbobombas: a) Bomba centrífuga, b) Bomba helicocentrífuga o diagonal, c) Bomba axial o de
helice

Desde otro punto de vista, los rodetes pueden clasificarse en cerrados,
semiabiertos y abiertos. Los primeros disponen de una llanta de cierta importancia y
un cubo que se prolonga paralelamente a aquella (figura 10.3), les corresponden
valores de velocidad específica pequeños o medios (rodetes a, b y c de la figura 10.5).

Los rodetes semiabiertos carecen de llanta, adoptando esta forma
normalmente cuando el líquido trasegado contiene muchas materias en suspensión,
cuerdas o melazas, a fin de evitar obstrucciones y nudos (rodete d de la figura 10.5).

Los rodetes abiertos carecen de llanta y su cubo es reducido; coinciden
sensiblemente con las bombas de flujo axial de alta velocidad específica, similares a
las turbinas hélice (rodete e de la figura 10.5).

Máquinas Hidráulicas. T - 10 183

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián



Fig 10.4: Vista de rodetes: semiabierto,

Y abierto

Los materiales más usuales con que se fabrican los rodetes son los aceros
más o menos aleados hasta llegar a los inoxidables, el bronce y los plásticos, estos
últimos para los casos, en general, más elementales.

La selección del material pasa fundamentalmente por las características
químicas y temperatura del líquido a trasegar, por la cantidad y propiedades abrasivas
o erosionantes de las sustancias en suspensión o arrastradas por el líquido, por la


cerrado semiabiero abiero rodete diagonal abiero

Fig 10.3: Cortes axiales de rodetes

El rodete se fabrica, en general, por fundición con posterior mecanizado y está
formado por una sola pieza, si bien en algunas bombas elementales pueden
construirse con procedimientos más sencillos, como por ejemplo, por conformado de
chapa y unión de piezas, mediante soldadura e incluso remache.


184 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

resistencia que ha de ofrecer a la cavitación, por el servicio que ha se soportar la
bomba y por la economía deseada.

El bronce es el material más utilizado en el caso de trasegar agua y líquidos no
corrosivos cuyas temperaturas no superen los 120 ºC; se emplea el acero inoxidable
cuando los líquidos superen dicha temperatura, sean corrosivos o se requiera una
gran resistencia a la cavitación. Las fundiciones de hierro solo se emplean si se
desean bajos costos iniciales.

En todo caso, la rugosidad de las paredes por donde ha de circular el líquido
debe ser pequeña, con el fin de reducir en lo posible las pérdidas por rozamiento.

3.2.- EVOLUCIÓN DEL RODETE CON LA VELOCIDAD ESPECÍFICA

La velocidad específica, como ya quedó reflejado en la parte de estos apuntes
dedicada a las turbomáquinas, es el parámetro que por sí sólo mejor define el
comportamiento de estas máquinas.

En el estudio de las bombas se utilizan diferentes expresiones de la velocidad
específica, estando todas ellas basadas en los mismos conceptos y poseyendo las
mismas utilidades.

Además del número de Camerer y de la velocidad específica adimensional se
suelen utilizar otras expresiones, conceptualmente idénticas, pero con distinta forma,
de entre ellas se tiene la siguiente:

N
NQ
H
sQ
u
m
=
1
2
3
4
(número de Brauer)

donde N, la velocidad de giro, se expresa en rpm, Q
u
el caudal útil de la bomba en
m
3
/s y H
m
la altura manométrica en m. Esta expresión se deriva de la velocidad
específica adimensional en la que se ha eliminado la gravedad, teniendo por tanto
dimensiones.

En América se utiliza la misma expresión pero el caudal se mide en galones
por minuto (1 galón tiene 3,785 l) y la altura en pies (1 pie es igual a 304,8 mm). La
velocidad de giro se toma en rpm. Lógicamente resulta una velocidad específica
convencional con dimensiones; en tal caso la representaremos con N'
s
.

En algunas ocasiones y dado el valor reducido que posee la velocidad
específica adimensional se utiliza esta misma multiplicada por 1000, siendo su
representación N
sf
.

Es conveniente recordar que el número de Camerer (n
s
= NPu
1/2
/ Hm
5/4
) es
función de la potencia útil y por tanto del peso específico del líquido, con lo cual un
mismo rodete posee diferentes valores de aquél para cada líquido, mientras que las
restantes expresiones son independientes del peso específico del líquido trasegado.

Se recuerda igualmente que aunque se suele hablar de velocidades
específicas de la bomba, realmente corresponden al rodete. Por lo tanto en una
bomba multietapada de rodetes en serie, la altura que debe adoptarse en el cálculo de
Máquinas Hidráulicas. T - 10 185

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

aquella es la correspondiente a un solo rodete; de manera análoga en el caso de
rodetes dobles ha de tomarse la mitad del caudal.

Teniendo en cuenta las expresiones de la velocidad específica, y sin considerar
la velocidad de giro, se puede afirmar que valores reducidos de dichos parámetros
corresponden a bombas que trasiegan caudales relativamente pequeños con alturas
manométricas relativamente grandes y viceversa.

Considerando lo anterior se puede deducir que existe un paralelismo entre el
tipo de bomba que atiende a la dirección del flujo y la velocidad específica,
correspondiendo a las bombas radiales valores reducidos, a las axiales altos y a las
diagonales intermedios.

En la figura 10.5 se representan secciones meridianas de diferentes rodetes y
en el cuadro adjunto se indican los valores aproximados de las expresiones de sus
correspondientes velocidades específicas.
















(a) (b) (c) (d) (e)

Fig 10.5. Secciones meridianas de rodetes de diferentes velocidades específicas


Valores aproximados de las expresiones de la velocidad específica para diferentes
rodetes

1 2 3 4 5
n
s
N
s
N
sq
N'
s
N
sf

a
b
c
d
e
35 a 110
110 a 180
180 a 300
300 a 500
500 a 1200
0,03 a 0,09
0,09 a 0,15
0,15 a 0,24
0,24 a 0,40
0,40 a 1
10 a 30
30 a 50
50 a 80
80 a 135
135 a 330
500 a 1500
1500 a 2500
2500 a 4000
4000 a 6500
6500 a 16500
30 a 90
90 a 150
150 a 240
240 a 400
400 a 1000

1- Número de Camerer
2- Velocidad específica adimensional (n
s
=1.214 N
s
)
3- Número de Brauer (N
sQ
=332,3 N
s
)
4- Velocidad específica convencional (N'
s
=17.170 N
s
)
5- N
sf
=1000, N
s
= 3 N
sQ



186 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián


4.- CARCASA Y SISTEMA DIFUSOR DE LA TURBOBOMBA


4.1.- CARCASA

Con el fin de poder montar y desmontar el rodete dentro de la carcasa es
necesario diseñar ésta en dos partes. Esta división puede realizarse en un plano
perpendicular al eje, en un plano transversal o bien en un plano axial que contenga a
aquél.

En las construcciones normales y más usuales se realiza mediante un plano
normal al eje, teniendo esta disposición el inconveniente de que para proceder a la
apertura de la carcasa es preciso desmontar previamente la tubería de aspiración o al
menos la brida que comunica con ella.

Las bombas en que se divide la carcasa por un plano que contiene al eje,
normalmente horizontal, se denominan impropiamente de cámara partida. En esta
construcción tanto la brida de aspiración como la de impulsión se sitúan en la parte
inferior de la cubierta, en planos normales al que contiene la partición de aquella, con
la gran ventaja de que no es necesario desmontar ningún elemento de la instalación
para inspeccionar las bombas, pues basta con desatornillar los pernos que unen las
dos partes de la carcasa.

Es una solución que se utiliza en los casos en que se disponen rodetes dobles
o combinaciones de rodetes serie-paralelo; se utilizan en general para caudales
importantes, en bombas de potencia relativamente grande, siendo su costo elevado.

En las figuras 10.6 y 10.7 se representan estos tipos de bombas











Fig 10.6.- Bombas de cámara partida., división de la carcasa por un plano meridiano




Máquinas Hidráulicas. T - 10 187

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián





















Fig 10.7.- bombas en voladizo, división de la
carcasa en plano normal al eje












4.2.- SISTEMA DIFUSOR DE LA TURBOBOMBA

El sistema difusor, que, como se ha dicho, tiene las misiones de transformar la
energía cinética en energía de presión y de recoger y conducir el líquido hacia la brida
de salida de la bomba, está formado generalmente por la misma carcasa de la bomba.

Existen difusores de diferentes tipos, entre ellos se tienen:

• Simplemente una voluta colocada inmediatamente después del rodete, tiene
forma de caracol terminada en un tronco de cono, tal como se observa en la
figura 10.8.a). Las secciones por donde pasa el líquido van aumentando de
tamaño, con la consiguiente disminución de velocidad e incremento de la
presión.

• Difusor cilíndrico, consistente en una zona cilíndrica ubicada a la salida del
rodete, que al aumentar la sección de paso del líquido disminuye su velocidad.
En general se proyecta un difusor de caracol a continuación



Fig 10.8.- a) bomba con difusor de voluta; b) bomba con difusor de álabes + voluta; c) bomba
con difusor de alabes + zona cilíndrica.

188 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

• Difusor liso móvil; en este tipo los álabes del rodete no terminan con él sino algo
antes, con lo cual dentro del propio impulsor se forma un difusor cilíndrico
móvil. En general lleva incorporado a continuación un difusor de caracol.

• Difusor de álabes, es el más perfecto de todos, está formado por unos álabes
fijos dispuestos en círculo y situados a continuación del rodete. El número de
álabes es normalmente reducido, entre 5 y 10. Su perfil, o mejor dicho el eje de
su perfil, se aproxima al de una espiral logarítmica, para que el líquido a su
paso, no ceda energía. A continuación de este tipo de difusor se coloca
generalmente otro del tipo de caracol (fig 10.8, b) y c) ).

Si la bomba es multicelular, el difusor dispone siempre de álabes entre cada
dos rodetes consecutivos, ya que entonces tiene la doble misión de ser difusor de uno
y distribuidor del siguiente ( Fig 10.9).









Fig 10.9.- Difusor de álabes en bomba
muticelular

La carcasa o cubierta de una bomba centrífuga, forma generalmente el difusor
de voluta y sirve de cierre. Su diseño debe ser tal, que permita con facilidad
desmontar, reparar y sustituir cualquier pieza de la máquina.


5.- SISTEMAS DE SELLADO

Se denominan sistemas de sellado a los procedimientos empleados para evitar,
en lo posible, por una parte, que el líquido que circula por el interior del rodete retorne
a su entrada, formando cortocircuitos hidráulicos, y por otra que no fugue al exterior de
la bomba, por el huelgo existente entre la carcasa y el eje de la bomba, al penetrar
éste en el interior de aquella.

Los elementos que atenúan los cortocircuitos hidráulicos constituyen el sistema
de sellado interno, y los que evitan las fugas al exterior forman el sistema de sellado
externo.

5.1.- SISTEMAS DE SELLADO INTERNO

Entre la carcasa que es inmóvil y el rodete que gira a una gran velocidad
lógicamente ha de existir un huelgo, por el que necesariamente circulará una cierta
cantidad de líquido del punto de mayor energía al de menor.

En este caso el punto de mayor energía se encuentra a la salida del rodete y el
de menor a su entrada; como consecuencia parte del líquido que circula por el interior
Máquinas Hidráulicas. T - 10 189

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

del rodete desde su entrada a su salida, regresa por su exterior, es decir entre la
carcasa y la llanta de la rueda, formando lo que se ha dado en llamar cortocircuito
hidráulico.

Para atenuar el caudal perdido se ha de reducir el huelgo lo más posible, pero
al mismo tiempo no se debe producir contacto alguno entre rodete y carcasa, que
ocasione pérdidas mecánicas importantes.

Para conseguir tal fin se emplean los denominados anillos de cierre o anillos
rozantes, fabricados de materiales idóneos y con la precisión necesaria, dispuestos en
la carcasa y en algunos casos también en la parte periférica del rodete.



Fig 10.9: Turbobomba. Sistema de sellado interno

La sección transversal y posicionamiento de los aros de cierre es muy variada,
comenzando por un simple anillo de sección rectangular dispuesto en la carcasa, y
siguiendo por un doble anillo situados en carcasa y rodete, por anillos en L, y
concluyendo en anillos de cierre laberínticos más o menos complejos. (Figura 10.9)

El asunto consiste en que la diferencia de energías existente a uno y otro lado
del sistema de sellado, que lógicamente no se altera por la presencia del anillo de
cierre, produzca el mínimo caudal, y para ello hay que poner las mayores dificultades
posibles al paso del líquido; expresado de otra manera diremos que conviene que el
anillo rozante posea la mayor longitud equivalente posible, además de que la sección
transversal de paso sea mínima.

Esta sección transversal no puede minorarse todo lo que se quiera pues la
distancia entre carcasa y rodete no puede reducirse demasiado ya que podrían
producirse contactos entre aquellos. Este huelgo es del orden de las 4 décimas de
milímetro.

Una forma de incrementar las dificultades al trasiego del líquido, o sea de
aumentar su longitud equivalente, es, en los anillos de cierre en L y laberínticos,
cambiar bruscamente la sección de paso, de manera que se produzcan
transformaciones de energía cinética en energía de presión y a la inversa, con las
consiguientes pérdidas. Los lugares donde en los anillos laberínticos el líquido cambia
de sentido y se aprovecha para realizar cambios bruscos de sección de paso, se
denominan cámaras de alivio.

190 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

También se disponen aros de cierre en el cubo de la rueda para evitar que se
produzcan cortocircuitos hidráulicos cuando aquel se perfora para evitar los empujes
axiales, tal como se explicará más adelante.


5.2.- SISTEMAS DE SELLADO EXTERNO

Otro punto que hay que estanqueizar es aquel en el que el eje de arrastre
penetra en la carcasa de la bomba, produciéndose un huelgo entre el elemento móvil y
el fijo. Para ello se dispone la caja prensaestopas o los cierres mecánicos.


5.2.1.- Caja prensaestopas

La caja prensaestopas consta de unos anillos de material elastomérico que
envuelve el eje, al sometérseles a un empuje axial se dilatan radialmente y consiguen
la estanquidad necesaria, sin embargo es conveniente dejar formar entre eje y anillos
una película de líquido que haga de lubricante.

Como consecuencia se produce, por una parte, un cierre total entre la
empaquetadura y la parte estática del sistema, es decir con la cubierta, y, se propicia
la formación de una película de líquido entre el eje y aquella, de forma que se permita
la circulación y salida de una pequeña cantidad de líquido, que lubrique y refrigere el
sistema.

De esta manera se consigue que la energía consumida por el rozamiento entre
empaquetadura y el eje sea mínima, y además que el caudal perdido se reduzca a un
valor totalmente inapreciable, una o dos gotas por segundo, equivalentes a un caudal
inferior a los 0,4 litros por hora.








Fig 10.10.- Sistema de sellado externo.
Caja prensaestopas



Un goteo inferior es inadecuado pues puede propiciar la desaparición de la
película y producir desgastes en el eje o en el casquillo que lo defienda, e incluso la
anulación del goteo puede significar en ocasiones que el aire exterior penetre en el
interior de la bomba. Un goteo superior es innecesario, pudiendo reducirse sin más
que dar un pequeño giro al tornillo de apriete de la empaquetadura.

Máquinas Hidráulicas. T - 10 191

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián


Fig 10.11.- Caja prensaestopas y vista de la empaquetadura

El sistema recibe el nombre de caja prensaestopas por que primitivamente se
utilizaba la estopa como empaquetadura; actualmente el material utilizado es variado,
amianto grafitado, metálico, teflón...., dependiendo del líquido a elevar. La
empaquetadura, normalmente de sección transversal rectangular, puede estar
formada por anillos independientes, o bien disponerse de manera continua formando
una espiral (figura 10.12).

a)
b)
c)

Fig 10.12.- Diferentes empaquetaduras: a)cordón de asbesto grafitado; b) espiral metálica;
c) Combinación de diferentes metales en forma de anillo.
Cuando el líquido que se trasiega no es apto para que forme la película
refrigerante y lubricante, como por ejemplo cuando su temperatura es elevada, es un
líquido ácido o abrasivo o contiene partículas en suspensión, es necesario introducir
en la caja prensaestopas un líquido limpio y frío, desde el exterior. Para ello las cajas
disponen un anillo agujereado en una zona intermedia de la empaquetadura por el que
penetra el líquido gracias a un sistema auxiliar de bombeo (figura 10.13).







Fig 10.13.- Caja prensaestopas con líquido
auxiliar


192 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

El anillo, que suele recibir el nombre de jaula del sello, se ubica más o menos
próximo a la parte interior de la carcasa según las características del líquido
trasegado; así se tiene que si el líquido es sucio o arenoso, y no interesa que forme
película entre casquillo y empaquetadura, la jaula se coloca muy próxima al interior de
la bomba. Sin embargo cuando no interesa que el agua exterior de sellado penetre en
la bomba la jaula se sitúa en el lado opuesto.




Fig 10.14.- Anillo farol o jaula de sello
En ciertas ocasiones en que el líquido trasegado tiene una alta temperatura la
caja prensaestopas dispone de una camisa que la envuelve por la que se hace circular
agua fría.

En algunos casos en que el eje penetra en la carcasa en la zona de aspiración
de la bomba y con el fin de que no entre aire del exterior, se introduce líquido a presión
por la parte intermedia de la empaquetadura, gracias a una tubería o conducto que
procede de la zona de impulsión de la bomba (figura 10.15).

En todo caso la caja prensaestopas es un punto débil de la bomba que debe
ser mantenido con atención durante el funcionamiento de la máquina.


















Fig 10.15.- Conexión de la caja prensaestopas
y la impulsión



5.2.2.- Cierres mecánicos

Un sistema de sellado más moderno, fiable y duradero que la caja
prensaestopas es el formado por los denominados cierres mecánicos.

Estos constan de dos anillos de material cerámico dispuestos uno fijo al eje de
la bomba y el otro a la carcasa. Lógicamente se ubican en los mismos puntos que las
cajas prensaestopas, es decir en aquellos en que el eje penetra en el interior de la
bomba. Los dos anillos se presionan el uno contra el otro mediante muelles (figuras
10.16 y 10.17).

Máquinas Hidráulicas. T - 10 193

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián


Mientras que en la caja prensaestopas el cierre se realiza en una superficie
cilíndrica que envuelve el eje, en los cierres mecánicos el sellado se efectúa en un
plano anular perpendicular al eje de la máquina.


Fig 10.17.- Cierre mecánico. Esquema y despiece.

Estos sellos pueden disponerse en el interior de la carcasa o en su exterior, y
pueden ser simples o bien dobles, es decir formados por uno o dos pares de aros
(figura 10.18).












Fig 10.16: Sistema de sellado
externo. Cierre mecánico.
194 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián


a)
b)
Fig 10.18.- a) Sello de montaje interior. b)Sello mecánico doble


Máquinas Hidráulicas. T - 10 195

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

El sellado mediante este procedimiento es cuasi perfecto, pues la película que
se forma entre los dos aros es finísima, produciendo a lo sumo en la salida una
neblina de líquido. El inconveniente que tiene es lógicamente su costo relativamente
elevado, que no pueden soportar las bombas mas elementales.

Los cierres mecánicos constan de dos discos de material cerámico apretados
por muelles entre sí, dispuesto uno de ellos fijo al eje y el otro fijo a la carcasa; de esta
manera, dada la casi nula rugosidad de los materiales cerámicos, se consigue una
prácticamente total estanquidad.





Fig 10.19.- Elementos de un cierre mecánico


6.- ATENUACIÓN DE EMPUJES AXIALES

El rodete de la bomba está generalmente sometido a esfuerzos axiales
descompensados lo que representa un inconveniente mecánico que es conveniente
resolver.








Fig 10.20.- Empujes
axiales

La cara de aspiración del rodete está sometida en su parte central a una
presión muy reducida, incluso inferior a la atmosférica, y su corona circular externa a
una presión próxima a la de impulsión de la bomba; mientras tanto la cara posterior del
rodete se encuentra toda ella a esta última presión; como consecuencia el rodete está
sometido a un empuje axial hacia la aspiración (figura 10.20).

196 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

La solución más empleada para evitar tal descompensación es muy simple, lo
que se hace es perforar el cubo del rodete en varios puntos situados a la misma
distancia del eje y próximo a éste, de tal forma que se crea una cámara tras el cubo
que posee sensiblemente la misma presión que en la succión (figura 10.21).







Fig 10.21.- Compensación del empuje axial mediante perforación del rodete

Para atenuar la circulación de líquido que evidentemente se producirá
se dispone en la parte exterior del cubo del rodete un anillo de cierre auxiliar que forma
con la carcasa el sistema de sellado interno necesario.

Con esta solución se consigue eliminar substancialmente el empuje axial; el
empuje residual que pudiera subsistir lo resistirán en última instancia los rodamientos.

Las bombas que tiene rodetes dobles o bien tienen varios rodetes
convenientemente dispuestos, se compensan los esfuerzos y no producen empujes
axiales (figura 10.22).




Fig 10.22.- a)Rodete doble con empuje axial compensado. b) Bomba de 4 pasos con impulsores
opuestos




Máquinas Hidráulicas. T - 10 197

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

6.1.- DISCOS COMPENSADORES DE EMPUJES AXIALES

En determinadas construcciones especiales las bombas disponen de discos
compensadores con el fin de eliminar los empujes axiales.

Este sistema de compensación consiste en situar en el eje y en el lado opuesto
a la aspiración un disco fijo a aquel, y en la carcasa un contra disco. El disco y el
contra disco tienen una superficie de contacto con un huelgo entre ambos; tras ella se
crea una cámara, denominada de equilibrio, que se une a la aspiración mediante un
conducto auxiliar (figura 10.23).



Fig 10.23.- Disco compensador del empuje axial

De esta manera se consigue que en el lado opuesto a la aspiración exista una
superficie anular, equivalente a la de succión, sometida a la misma presión que la
aspiración, consiguiendo así que los esfuerzos sean iguales en uno y otro sentido.

Por otra parte esta solución tiene la ventaja que los empujes se compensan
automáticamente, pues, por ejemplo, cuando el esfuerzo axial resultante sea mayor en
el sentido del cubo de la rueda (hacia la derecha en la fig 10.23), el huelgo existente
entre disco y contra disco se hará mayor, se producirá una circulación de líquido de la
cámara de equilibrio hacia la aspiración, lo cual significa que se produce una mayor
presión en la cámara de equilibrio que en la aspiración, lo que producirá un mayor
esfuerzo en el sentido de la aspiración y eliminará el empuje axial indeseado.

En el caso contrario en que el esfuerzo axial sea superior en el sentido de la
aspiración (hacia la izquierda en la fig 10.23), los hechos sucederán a la inversa,
disminuirá el huelgo entre disco y contra disco, se minorará la circulación de líquido
entre cámara y aspiración, bajará la presión en la cámara, y se equilibrarán los
esfuerzos.



198 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

6.2.- TAMBORES COMPENSADORES

Otra solución especial para la eliminación de empujes axiales son los tambores
compensadores, consistentes en un cilindro, denominado tambor, dispuesto fijo al eje
en el lado opuesto a la aspiración, que gira dentro de un contratambor fijo a la carcasa,
existiendo entre ambos un pequeño huelgo; junto a ellos y en lado opuesto a la
aspiración se crea una cámara de equilibrio que se pone en contacto con la aspiración
mediante un conducto auxiliar (figura 10.24).



Fig 10.24.- Tambor compensador de empuje axial

En dicha cámara de equilibrio el tambor tiene una superficie transversal
equivalente a la de la succión donde la presión es próxima a la de aspiración,
produciéndose esfuerzos similares en uno y otro sentido, consiguiendo así eliminar los
esfuerzos axiales.

Este sistema, de forma similar que el de los discos compensadores, tiene la
virtud de equilibrar automáticamente los esfuerzos axiales.








Fig 10.25.-Combinación de disco y
tambor de equilibrio



Máquinas Hidráulicas. T - 10 199

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

7.- ATENUACIÓN DE EMPUJES RADIALES

El reparto de presiones alrededor del rodete es homogéneo en el punto
nominal de funcionamiento de una bomba, pero cuando éste trabaja con caudales
diferentes aparece un reparto de presiones desequilibrado, que origina esfuerzos
radiales no compensados (figura 10.26), que pueden llegar a ser importantes para
caudales reducidos, tal como se aprecia en la figura 10.27.


Fig 10.26 Empujes radiales compensados y descompensados

Debido a este motivo, si una bomba va a funcionar con frecuencia en dicha
zona de trabajo, es preciso diseñar el eje de la máquina para que soporte los
esfuerzos radiales originados, ya que lo normal es que el eje se dimensione para los
esfuerzos que se originan en su punto nominal.






Fig 10.27 Empujes radiales en
función del caudal


Una solución que consigue un cierto equilibrado de los esfuerzos radiales para
caudal variable es disponer un sistema difusor con doble voluta, que consiste en situar
dentro de ella una pared intermedia (figuras 10.28).

200 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián


Fig 10.28.- Voluta doble


8.- EJE Y CASQUILLOS DE PROTECCIÓN. RODAMIENTOS.
ACOPLAMIENTOS


8.1.- EJE Y CASQUILLOS DE PROTECCIÓN

El eje de la máquina, también denominado árbol y flecha, es el elemento que
transmite el efecto de giro del motor de arrastre al rodete de la bomba. El eje ha de
diseñarse de tal forma que soporte el par motor, el peso del rodete y las fuerzas
axiales y radiales, así como la posible fatiga, y por otra parte debe producir en su
funcionamiento flechas inferiores a los huelgos de diseño entre las partes estáticas y
dinámicas de la máquina.

Atendiendo a otras consideraciones, la velocidad de giro de la máquina debe
ser diferente en un 25 al 30% de alguna de las velocidades críticas de las partes
rotatorias de la bomba.

El eje suele diseñarse escalonado para facilitar el montaje del rodete,
disponiéndose normalmente el diámetro máximo en un punto donde se sitúa aquel. En
el momento de seleccionar el material para construir el eje deben tenerse en cuenta el
nivel de esfuerzos que ha de soportar, fundamentalmente la fatiga, las características
del líquido circulante, especialmente si es corrosivo, y la sensibilidad a la formación de
grietas.

Se utiliza acero ordinario para líquidos no corrosivos a baja temperatura, y
aceros inoxidables y metal monel (68% Ni, 29% Cr, Fe , Mn, Si y 3% C) en caso en
que las solicitaciones externas sean más desfavorables.

Generalmente el eje se protege mediante casquillos o camisas en aquellos
puntos en que puedan producirse fricciones, corrosiones o desgastes; de esta manera
en el caso de que se produzcan rayaduras u otros deterioros se podrán renovar los
casquillos y no se necesitará cambiar el eje, mucho más costoso. Por ello se disponen
casquillos fundamentalmente en las cajas prensaestopas.

En otras ocasiones se utilizan los casquillos para separar elementos y facilitar
el montaje, como entre dos rodetes en el caso de bombas multicelulares, en la zona
de cojinetes, en ciertos escalones del eje y en otros puntos singulares.

Máquinas Hidráulicas. T - 10 201

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia- San Sebastián

El material de que están constituidos los casquillos en la zona de la
empaquetadora debe resistir los rozamientos, debiendo admitir un rectificado muy fino.
Suelen ser de bronce duro, acero al cromo o aceros inoxidables.


8.2.- RODAMIENTOS

En los puntos de apoyo del eje se emplean rodamientos, eligiendo estos según
el tipo de esfuerzos que vayan a recibir (axial, radial, ...).

Se suelen utilizar rodamientos de bolas en bombas de un escalón y
rodamientos de collares en bombas multicelulares. Uno de los rodamientos de apoyo
se le deja desplazable axialmente, con objeto de amortiguar algo los empujes axiales.

Los rodamientos no se suelen colocar directamente sobre el eje sino que se
utilizan casquillos intermedios que facilitan su montaje y mantenimiento.


8.3.- ACOPLAMIENTOS

El eje del motor de arrastre y el de la bomba han de unirse mediante algún
procedimiento, de forma que aquel arrastre a éste.

En una gran mayoría de los casos motor y bomba giran a la misma velocidad y
no requieren ningún sistema reductor intermedio, pero sí precisan de un acoplamiento.

Los acoplamientos pueden ser rígidos o flexibles. En los primeros no se
permite ningún desalineamiento angular y sus giros siempre han de ir al unísono. En
los flexibles se permite una pequeña desalineación y en el momento del arranque y
parada admite ciertas amortiguaciones. Normalmente se utiliza este último tipo por su
mayor flexibilidad.

En máquinas de pequeño tamaño se suele disponer un eje común para la
bomba y el motor eléctrico de arrastre, no precisando por tanto ningún acoplamiento;
recibe el nombre de montaje monobloc.



Fig 10.27.- Acoplamiento de presión






202 Elementos de una turbobomba

Dto. Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de. Donostia San Sebastián

















Máquinas Hidráulicas T – 11 203

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 11.- TIPOS CONSTRUCTIVOS DE TURBOBOMBAS


1.- B0MBAS DE UNA ETAPA

Las bombas se denominan monoetapadas, monofásicas o monocelulares
cuando disponen de un solo rodete,

Como ya se ha estudiado, atendiendo a la dirección que sigue la trayectoria del
fluido al atravesar el rodete de la máquina en relación con su eje de giro se tienen las
turbobombas radiales, diagonales y axiales.

El que una bomba sea de un tipo u otro define no solamente su
comportamiento, sino que además y como resulta obvio corresponden a tipologías
diferentes, sobre todo del rodete, que es el órgano fundamental de la máquina. A lo
largo de estos apuntes se podrán ir observando las diferencias entre dichos tipos de
bombas, e instamos al lector que las vaya deduciendo.

Es preciso hacer constar que no hay unas fronteras definidas entre estos tres
tipos de máquinas, sino que existe una evolución suave entre unos y otros.

La velocidad específica, como ya quedó reflejado en la parte de estos apuntes
dedicada a las turbomáquinas, es el parámetro que por sí sólo mejor define el
comportamiento de estas máquinas.











Fig 11.1.- Bomba monoetapada en 3
dimensiones
En el estudio de las bombas se utilizan diferentes expresiones de la velocidad
específica, estando todas ellas basadas en los mismos conceptos y poseyendo las
mismas utilidades.

Se recuerda igualmente que aunque se suele hablar de velocidades
específicas de la bomba, realmente corresponden al rodete. Por lo tanto en una
bomba multietapada de rodetes en serie, la altura que debe adoptarse en el cálculo de
aquella es la correspondiente a un solo rodete; de manera análoga en el caso de
rodetes dobles ha de tomarse la mitad del caudal.



204 Tipos constructivos de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

2.- BOMBAS MULTICELULARES O MULTIETAPADAS

En ocasiones se disponen dentro de una sola carcasa una serie de rodetes
iguales dispuestos en serie de tal forma que el líquido pasa de la salida de un rodete a
la entrada del siguiente,

Entre cada dos rodetes consecutivos, en serie, es preciso disponer un sistema
difusor doble de álabes, la primera parte del sistema obliga al líquido a cambiar su
dirección y sentido, además de conseguir una cierta transformación de la energía
cinética en presión, la segunda parte del sistema difusor es centrípeta y hace de
embocadura hacia el siguiente rodete.

Atendiendo a esta cuestión las bombas se llaman multietapadas, multifásicas o
multicelulares cuando poseen varios rodetes.




















Fig: 11.2.- Bomba trifásica, con rodetes en
serie


Como se estudiará más adelante la altura manométrica de una bomba
depende del diámetro exterior del rodete, pero lógicamente esto tiene un límite, por
ello se utilizan las bombas multietapadas cuando se desea obtener una gran altura
manométrica o generar una gran presión, ya que lógicamente cada rodete las
incrementa. También se utilizan para extraer líquidos de pozos en que el diámetro de
éstos limita el que puedan tener los rodetes.


Se advierte que la velocidad específica es un parámetro que corresponde al
rodete y no a la bomba, y que por lo tanto al calcularlo se debe utilizar el caudal que





Fig 11.3.- Combinaciones de rodetes dentro
de una misma carcasa

Máquinas Hidráulicas T – 11 205

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

pasa por cada uno y la altura manométrica que se engendra, tal como se ha indicado
anteriormente.

Además de la disposición de rodetes en serie dentro de una misma carcasa, en
determinadas construcciones más o menos especiales se disponen dentro de una
única carcasa rodetes iguales en paralelo e incluso en disposiciones mixtas, es decir
formando composiciones serie-paralelo o paralelo-serie.

En el caso de disposiciones en paralelo el caudal se distribuye por partes
iguales en cada rodete, engendrando todos la misma altura manométrica. Es
frecuente la bomba que dispone de lo que se llama rodete doble, con una doble
entrada y una salida común, con un plano de simetría perpendicular al eje (fig 11.4).











Fig: 11.4.- Admisión de la bomba

En la figura 11.3 se esquematizan varias combinaciones de rodetes de los
tipos mencionados.

Estas disposiciones como puede comprenderse sirven para incrementar la
altura, si los rodetes se disponen en serie, o para aumentar el caudal, si se montan en
paralelo o para conseguir ambos objetivos a la vez. Insistimos en que en todo caso la
velocidad específica de la bomba es la de un sólo de sus rodetes.


2.1.- GRADO DE ADMISIÓN

Se dice que la bomba tiene una admisión simple cuando el líquido entra al
rodete en un solo punto y doble cuando lo hace por dos lugares.

La entrada a la bomba siempre se efectúa por un solo punto a través de la
brida de aspiración pero una vez en su interior el líquido puede bifurcarse o no para
acceder al rodete o rodetes.

Realmente una inmensa mayoría de las bombas son de simple admisión,
siendo doble solamente cuando se disponen rodetes en paralelo o bien en los casos
de rodete doble, que al fin y al cabo es como si se montaran dos rodetes en paralelo
(fig 11.4).

206 Tipos constructivos de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

2.2.- APOYO DEL EJE DEL RODETE

El rodete puede estar dispuesto en voladizo con un simple apoyo o bien
situarse el eje entre dos puntos de apoyo.

Las bombas de menor tamaño normalmente son de simple apoyo con rodete
en voladizo teniendo la embocadura de entrada el mismo eje que aquél, penetrando el
líquido en la bomba axialmente. La brida de aspiración se sitúa en un plano normal al
eje, mientras que la de salida suele disponerse perpendicular al anterior, si bien puede
recibir otras disposiciones.

En los casos en que el eje está biapoyado la brida de entrada se sitúa de tal
manera que el líquido entra perpendicularmente al eje y ha de cambiar de dirección
90º para acceder al rodete. La brida de salida se encuentra generalmente en un plano
paralelo a aquel en que se halla la brida de aspiración.

Lógicamente en las soluciones de simple apoyo el eje taladra una sola vez la
carcasa y requiere un único sistema de sellado que impida la fuga del líquido al
exterior (11.5), mientras que con el doble apoyo el eje atraviesa dos veces la carcasa
y precisa dos sistemas de sellado.

2.3.- DIVISIÓN DE LA CARCASA

Con el fin de poder montar y desmontar el rodete dentro de la carcasa es
necesario diseñar ésta en dos partes. Esta división puede realizarse en un plano
perpendicular al eje, en un plano transversal o bien en un plano axial que contenga a
aquél.



Fig 11.5.- Bomba de simple apoyo con rodete en voladizo
Máquinas Hidráulicas T – 11 207

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En las construcciones normales y más usuales se realiza mediante un plano
normal al eje, teniendo esta disposición el inconveniente de que para proceder a la
apertura de la carcasa es preciso desmontar previamente la tubería de aspiración o al
menos la brida que comunica con ella.

La división de la cámara en un plano transversal al eje es una construcción
especial, poco utilizada.

Las bombas en que se divide la carcasa por un plano que contiene al eje,
normalmente horizontal, se denominan impropiamente de cámara partida. En esta
construcción tanto la brida de aspiración como la de impulsión se sitúan en la parte
inferior de la cubierta, en planos normales al que contiene la partición de aquella, con
la gran ventaja de que no es necesario desmontar ningún elemento de la instalación
para inspeccionar las bombas, pues basta con desatornillar los pernos que unen las
dos partes de la carcasa.

Fig. 11.6.- Bomba (de cámara partida) con rodete doble y doble apoyo

Es una solución que se utiliza en los casos en que se disponen rodetes dobles
o combinaciones de rodetes serie-paralelo; se utilizan en general para caudales
importantes, en bombas de potencia relativamente grande, siendo su costo elevado
(fig 11.6).

En las figuras 11.7 y 11.8 se representan cortes de determinadas bombas
indicando la posición de los elementos citados y otros de menor importancia.


208 Tipos constructivos de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig: 11.7.- Bomba multietapada (de cámara partida) con doble apoyo.

3.- BOMBAS DE POZO






1: cuerpo de impulsión
2: Cojinete.
3: Casquillo intermedio.
4: Impulsor.
5: Célula.
6: Eje.
7: Casquillo célula.
8: Conductor eléctrico.
9: Rejilla de aspiración.
10: Mangón de acoplamiento.
11: Cuerpo de aspiración.
12: Cierre mecánico.
13: Estator.
14: Rotor.
15: Cojinete axial.
16: Membrana compensadora



Fig. 11.8.- Bomba multietapadas de pozo.
Máquinas Hidráulicas T – 12 209

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


TEMA 12 .- TRANSFORMACIÓN DE ENERGÍA EN UN SISTEMA
DE BOMBEO


1.- DIAGRAMA DE TRANSFORMACIÓN DE ENERGÍA EN UN SISTEMA DE
BOMBEO. DIAGRAMA DE PÉRDIDAS DE CARGA.


1.1.- DIAGRAMA DE TRANSFORMACIÓN DE ENERGÍA EN UN SISTEMA DE
BOMBEO.

Se denomina aquí Sistema de Bombeo al conjunto formado por una parte por
la bomba y por otra por las conducciones y depósitos situados aguas abajo y aguas
arriba de aquella; se reserva el nombre de Instalación de Bombeo precisamente a esta
segunda parte.

Un sistema de bombeo convencional consta fundamentalmente de depósito de
aspiración, tubería de aspiración, bomba, tubería de impulsión y depósito superior a
donde se conduce el líquido.

El diagrama de transformación de energía es un método por el cual se
representan las sucesivas transformaciones hidráulicas que se verifican en el sistema;
el diagrama que a continuación se explica utiliza el método de las franjas verticales,
donde cada elemento del sistema de bombeo queda representado por una franja
vertical.

En la figura 12.1 se representa el esquema del sistema elegido para el estudio
y el diagrama de transformación de energía correspondiente. La bomba es una
turbobomba, representada por sus dos elementos principales: rodete y sistema
difusor. Las energías que se contemplan son evidentemente las energías de posición,
presión y velocidad.

Se adopta como plano de referencia de cotas el que pasa por la lámina
superior del depósito de aspiración, que se considera abierto y por tanto en contacto
con la atmósfera. Las presiones se refieren a la atmósfera local, es decir se adoptan
presiones manométricas.

En primer lugar se estudia la energía de posición, que viene representada en la
figura por la ordenada existente entre el plano de referencia y la línea de trazos. Esta
energía es nula en el depósito de aspiración; en la tubería de aspiración aumenta
hasta alcanzar la cota de la bomba, que se supone constante en rodete y sistema
difusor; por último crece en la tubería de impulsión hasta alcanzar la cota del depósito
superior.

La ordenada entre el plano de referencia y la línea de punto y raya, representa
la suma de las energías de posición y de presión, es decir la energía piezométrica; por
lo tanto, la energía de presión será la ordenada entre la línea de trazos y la de punto y
raya.


210 Transformación de energía en un sistema de bombeo

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 12.1 Diagrama de transformación de energía en un sistema de bombeo


Máquinas Hidráulicas T – 12 211

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Por lo tanto cuando la línea de punto y raya se encuentra por encima de la de
trazos la presión es positiva, y si es a la inversa, negativa. En el depósito de
aspiración, al estar éste en contacto con la atmósfera, ambas líneas son coincidentes.

En el momento en que el líquido entra en la tubería de aspiración ocurren dos
hechos:

• Se crea una energía de velocidad.
• Se produce una pérdida de carga por estrechamiento brusco y en la válvula de pie,
que se dispone en ese punto. La válvula de pie es una pieza especial compuesta
de una válvula antirretorno y un filtro; la primera impide el retroceso del líquido, y el
segundo denominado alcachofa o cebolleta, dificulta la entrada de cuerpos
extraños en la tubería de aspiración.

Ambos sucesos se pueden producir gracias a la existencia de una energía de
presión, ya que el líquido todavía no ha recibido ninguna energía, es decir se produce
una transformación de energía de presión en velocidad y en calor, motivado por la
pérdida de carga. Por tal causa se engendra una depresión.

En la tubería de aspiración:

• aumenta la energía de posición
• se producen pérdidas de energía en la tubería y en las piezas especiales
existentes, lo cual se puede conseguir y vencer igualmente gracias a la energía de
presión, pues el líquido sigue sin recibir ninguna clase de energía, con lo que la
depresión habrá aumentado.

En el momento en que el líquido entra en el rodete recibe una energía, pues
éste es el órgano donde se transforma la energía mecánica en hidráulica. Gracias a
ello la presión pasa de negativa a positiva y se aumenta la energía de velocidad del
líquido. En el sistema difusor aumenta la energía de presión, a costa de la energía de
velocidad, saliendo el líquido de la bomba con una determinada energía de presión y
una moderada energía cinética.

Por último, en la tubería de impulsión la energía de presión se convierte en
energía de posición y se vencen las pérdidas de carga producidas en la conducción.
La energía de presión se hace nula en el momento en que el líquido alcanza el
depósito superior.

La ordenada entre el plano de referencia y la línea de trazo continuo,
representa la energía total, es decir la suma de las energías de posición, presión y
velocidad. La ordenada entre la línea de punto y raya y la de trazo continuo
corresponde a la energía cinética. En el depósito de aspiración, al ser la velocidad
nula, ambas líneas coincidirán.

En el momento, en que el líquido entra en el depósito de aspiración, se genera
una energía de velocidad, a costa de la energía de presión, como ya se ha indicado.

En toda la tubería de aspiración, la energía de velocidad permanece constante
al tener, generalmente, la misma sección en toda ella.


212 Transformación de energía en un sistema de bombeo

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


En el rodete la velocidad aumenta, convirtiéndose parte de ésta en energía de
presión en el sistema, lógicamente con las consiguientes pérdidas que conlleva toda
transformación energética. En la tubería de impulsión la energía cinética permanece
constante en toda su longitud sino se modifica el diámetro, perdiéndose cuando llega
el líquido al depósito superior.

Una vez explicado el diagrama, se indica a continuación el significado
de cada ordenada; sin embargo hay que resaltar, que el gráfico de la figura es
cualitativo, no estando las ordenadas representadas rigurosamente a escala.

Así se tiene:

• AC representa la depresión en la entrada de la tubería de aspiración, siendo
equivalente a la suma de la energía cinética en la tubería de aspiración más las
pérdidas de carga en la válvula de pie.

• BC es la energía cinética en la tubería de aspiración, constante a lo largo de ella.
BC = ED.

• AB indica pérdida de carga en la válvula de pie.

• GD señala la depresión en la entrada de la bomba, suma de la energía de posición
en ese punto más la pérdida de carga en toda la tubería de aspiración.

• FE representa la energía total negativa que existe a la entrada de la bomba.
Puede ser negativa, debido a que el origen de las presiones consideradas es la
atmosférica local.


1.2 PÉRDIDAS DE CARGA EN UN SISTEMA DE BOMBEO

En la figura 12.2 la línea de trazo continuo representa la energía total en cada
punto. En el caso hipotético de que no se hubieran producido pérdidas en las tuberías
y el rendimiento del rodete y del sistema difusor fuese la unidad, dicha línea quebrada
habría sido diferente y se hubiera situado lógicamente más arriba. La diferencia entre
las ordenadas de las líneas de alturas totales que podríamos llamar teórica y real
representa las pérdidas de carga.

Las pérdidas de carga en las tuberías vienen indicadas en el diagrama por un
descenso en las líneas de alturas totales, estas líneas serían horizontales en al caso
de no existir pérdidas.

Por ello la línea teórica en la aspiración sería AR en lugar de la real ABE,
alcanzando, por tanto, el valor RE las pérdidas en la aspiración.

Si el rendimiento del rodete fuese la unidad la altura total real aguas abajo del
rodete no sería R'K sino que la línea de alturas totales iría a parar a un punto final
situado más arriba, por ejemplo S, siendo por ello KS las pérdidas en el rodete. Con lo
cual sino existieran pérdidas ni en la tubería de aspiración ni en el rodete la línea de
alturas totales teórica partiría del punto R y concluiría en el T, trazando la recta RT
paralela a ES.
Máquinas Hidráulicas T – 12 213

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




Fig 12.2 Diagrama de pérdidas de carga en un sistema de bombeo
214 Transformación de energía en un sistema de bombeo

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


A partir de la salida del rodete si no se produjeran pérdidas la línea de alturas
totales sería la horizontal TUV, siendo evidentemente WÑ las pérdidas en el sistema
difusor y XP las producidas en la tubería de impulsión, incluyendo en éstas, y como
tal, la energía cinética de llegada del líquido al depósito superior.

Concretando lo anterior se tienen las pérdidas siguientes:

ST = pérdidas en la tubería de aspiración
SK = pérdidas en el rodete
ÑW = pérdidas en el sistema difusor
PX = pérdidas en la impulsión las cuales pueden ordenarse en
esta otra forma:

ST+PX = pérdidas en la instalación
XY = pérdidas en la bomba


2.- ALTURAS MANOMÉTRICAS DE LA INSTALACIÓN Y LA BOMBA

Se denomina Altura manométrica de la instalación a la energía necesaria para
trasegar un determinado caudal de líquido desde el depósito inferior al superior, es
decir será la diferencia de energías entre ambos depósitos más la pérdida de carga en
las tuberías de aspiración e impulsión.

En el gráfico de la figura 12.1 la altura manométrica de la instalación vale:

(OP- O) + EF + SÑ = LS + RL + SÑ = RÑ.

Por otra parte Altura manométrica de la bomba es la energía útil que la bomba
le comunica al líquido, es decir será la diferencia de energías totales que tiene el
líquido entre la salida y la entrada de la bomba para un determinado caudal.

Como puede apreciarse ambas alturas manométricas, la de la instalación y la
de la bomba, corresponden a conceptos totalmente diferentes, que conducen a
expresiones matemáticas distintas como en seguida se verá:

En el gráfico de la figura 12.1 la altura manométrica de la bomba es:

LÑ - (-FE) = LÑ + LR = RÑ,

valor igual al de la altura manométrica de la instalación.

Es decir que aunque ambos conceptos son diferentes cuando una bomba
trabaja en una determinada instalación las alturas manométricas de ambos tienen el
mismo valor numérico.






Máquinas Hidráulicas T – 12 215

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.- CURVA CARACTERÍSTICA DE UNA INSTALACIÓN SIMPLE DE
BOMBEO

La expresión analítica que define la altura manométrica de la instalación es:

2 1
2 1
2
2 2
2
1
2
1
1
1
1
2
2
1
2
2


+ ∆ + ∆ + ∆ =
+
(
(
¸
(

¸

+ + −
(
(
¸
(

¸

+ + =
f mi
f mi
h
g
v p
z H
h
g
v p
z
g
v p
z H
γ
γ γ


Los dos primeros términos del segundo miembro son independientes del
caudal, siendo por tanto su suma el valor de la altura manométrica de la instalación a
caudal nulo (Hi
0
). Dicho valor se denomina altura piezométrica de la instalación.

Realmente el que un depósito se encuentre presurizado, es a estos efectos,
como si estuviera situado en otra cota geométrica, es decir, a título de ejemplo, un
depósito con una presión de 2 kg/cm
2
, es como si estuviese dispuesto 20 m más alto,
en el caso de que el líquido fuese agua.

Los otros dos términos son función del caudal, el tercero proporcional a su
cuadrado, y el cuarto aproximadamente proporcional a la misma potencia. En la
mayoría de los casos el incremento de la energía cinética suele despreciarse debido a
su poca magnitud. Un caso en que este valor no puede dejar de considerarse es aquel
en que el líquido sale a la atmósfera a través de boquillas, ya que entonces la energía
cinética a la salida puede tener bastante entidad.

La representación gráfica de la expresión anterior se denomina curva
característica de la instalación (cci), la cual viene indicada en la figura 12.3.

Por otra parte la altura manométrica de la turbobomba es igualmente función
del caudal, como más adelante se verá, denominándose curva característica de la
turbobomba (cctb) a la representación gráfica de sus puntos de funcionamiento.



Fig 12.3: Curva característica de la instalación

Si en un mismo gráfico se representan las curvas características de la
instalación y de la turbobomba, al haber de tener las alturas manométricas
h
f
+ ∆V
2
/2g
H
mio
=∆z+∆p/γ
cci H
mi

Q
O
216 Transformación de energía en un sistema de bombeo

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

correspondientes el mismo valor, el punto de funcionamiento será necesariamente el
definido por la intersección de ambas curvas (fig 12.4),.






Fig 12.4: Curvas
características de
instalación y de la bomba.
Punto de funcionamiento.





Si en una determinada instalación variara la diferencia de cotas y/o la
diferencia de presiones entre los depósitos superior e inferior, quedando el resto
invariable, la curva característica de la instalación se desplazaría paralelamente a sí
misma, como indica la figura 12.5, modificándose el punto de funcionamiento al
trabajar con la misma bomba.

Por último, si se cerrara poco a poco una válvula situada en la instalación,
dejando el resto igual, aumentarían las pérdidas de carga, y su curva característica se
iría cerrando en abanico, tal como se indica en la figura 12.6.

El punto de funcionamiento se irá modificando, produciendo un caudal cada
vez menor, hasta llegar a ser nulo, cuando la válvula estuviera totalmente cerrada. En
este caso la curva característica de la instalación sería el eje de ordenadas.







Fig 12.5: Variación de la
cci al modificarse ∆z y/o
∆p/γ







∆z+∆p/γ
H
m
ccb
cci
Q
O
∆(z
2
+p
2
/γ)
∆(z
1
+p
1
/γ)
∆(z+p/γ)
∆(z
3
+p
3
/γ)
ccb
cci
Q
H
Máquinas Hidráulicas T – 12 217

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián










Fig 12.6: cc de la instalación
al variar h
f







En realidad la curva característica de la instalación tiene una segunda rama
para caudal negativo; no obstante en la mayoría de las instalaciones no existe, al
disponer de una válvula antirretorno que impide los caudales inferiores a cero.

En tal caso la curva característica completa de la instalación está formada por
la rama del primer cuadrante y el eje de ordenadas hasta el punto A (fig 12.7).



La curva característica completa de la instalación teniendo en cuenta los
caudales negativos sería la indicada en la figura 12.8. En este caso la altura
manométrica de la instalación vale Hm
i
= (B
1
-B
2
) + h
f
resultando que el primer factor
es negativo y el segundo positivo.





Fig 12.7: Cc completa de la instalación
en el primer cuadrante





∆z+∆p/γ
H
Q
cci
cci
O
H
m
Q
A
O
218 Transformación de energía en un sistema de bombeo

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig 12.8: Cc completa de la instalación.











+Q

B
2
-B
1
+h
f
-H
m
+H
m
B
1
-B
2
+h
f
-Q
A’
A
Máquinas Hidráulicas T – 13 219

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 13: CURVAS CARACTERÍSTICAS TEÓRICAS DE
TURBOBOMBAS


1.- INTRODUCCIÓN

Las curvas características (cc) representan gráficamente el comportamiento de
una máquina, viniendo a ser como el lugar geométrico de sus puntos de
funcionamiento. Esta forma de representación tiene importantes ventajas sobre la
analítica, como son la rapidez y globalidad de visión del comportamiento de la
máquina.


2.- VARIABLES QUE RELACIONAN LAS CC

Las cc representan la forma que evolucionan las variables o entidades que
entran en juego en el fenómeno físico que sucede en la tb en función de otras.

Las entidades más importantes en las tb son: El caudal (Q), la altura (H), la
energía por unidad de masa (E), la potencia útil (Pu), la potencia absorbida (Pa), la
velocidad de giro (N), el par (C), y el rendimiento (η); además de las dimensiones
propias de la máquina y de las variables que definen el fluido: Densidad (ρ),
viscosidad (µ) y temperatura (T).

En determinados casos resulta útil el empleo de parámetros, adimensionales o
no, obtenidos por combinación de varias entidades, o bien mediante el cociente de
dos entidades medidas en situaciones diferentes.


3.- CLASES DE CC

Las cc pueden relacionar variables absolutas, específicas o combinaciones de
variables. Aquellas que relacionan variables absolutas tienen la ventaja de definir
directamente el comportamiento de tb concretas y son tremendamente útiles para
aquel que haya de seleccionarlas y utilizarlas. De entre todas ellas destaca de manera
descollante la que relaciona la altura manométrica con el caudal.

Se entiende aquí por variable específica el cociente adimensional obtenido al
dividir el valor de una variable en cualquier posición por el que posee en el punto de
máximo rendimiento.

Las cc que relacionan variables específicas sirven, para saber el
comportamiento de una máquina, conocido el de otra semejante.

Aquellas cc que relacionan parámetros hallados como combinación de
variables, bien sean adimensionales o no, tienen las ventajas de las anteriores y
además sirven para dar a conocer como se comportan los tb al modificarse
determinadas variables. Las cc obtenidas con combinaciones adimensionales,
es decir con los denominados parámetros adimensionales, sirven además para
saber donde se sitúan los puntos de igual rendimiento, o sea los puntos denominados
homólogos.
220 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

4.- OBTENCIÓN DE LA CURVA CARACTERÍSTICA TEÓRICA DE UNA
TURBOBOMBA
El trazado de la cc teórica se obtiene partiendo de la que podríamos denominar
cc ideal, es decir aquella que se conseguiría en ausencia total de pérdidas, para luego
por el método de las aproximaciones sucesivas llegar a la cc teórica.

La cc ideal está definida por la ecuación de Euler o ecuación fundamental de
las turbomáquinas, verificándose la teoría elemental del álabe, lo que significa, en
esencia, es que tanto la salida como la entrada del rodete queda representada por un
solo triángulo de velocidades para todos sus respectivos puntos y que las velocidades
relativas son rigurosamente tangentes a los álabes.

Los factores que modifican la cc ideal son numerosos, de diversa índole, de
incidencia variable, y desde luego no del todo conocidos. Los más importantes se
pueden ordenar o clasificar, según su diferente implicación en la cc ideal, de la
manera siguiente:

- imperfecciones en el guiado
- pérdidas hidráulicas
- pérdidas volumétricas
- pérdidas mecánicas


5.- CC IDEAL DE UNA TURBOBOMBA

Pº de partida : Ecuación de Euler o fundamental de turbomáquinas:

H
E
= 1/g ( C
u2
U
2
- C
u1
U
1
)

Suponiendo las condiciones de η
max
: C
u1
= 0

H
E
= C
u2
U
2
/ g

U
2
= πD
2
N/60 ; Q = C
m2
A
2
, siendo A
2
= πD
2
b
2










Fig: 13.1.- Triángulo de
velocidades a la salida del
álabe
N = Cte
Máquinas Hidráulicas T – 13 221

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Mediante el triángulo de velocidades a la salida del rodete:


C
U2
= U
2
- C
m2
ctgβ
2
= U
2
- Q ctgβ
2
/ A
2


Sustituyendo en H
E
:

H
E
= U
2
/g (U
2
- Q ctgβ
2
/ A
2
)/g = U
2
2
/g - (U
2
ctg β
2
/ g A
2
) Q

H
E
= A - B Q

Expresión que se representa gráficamente por una recta.




5.1.- INFLUENCIA DE β ββ β
2


Al aumentar β
2
aumenta la velocidad absoluta C
2
y por tanto aumentan las pérdidas
hidráulicas en el rodete y en el sistema difusor , disminuyendo el rendimiento. Por este
motivo y por la mejor configuración de los canales. Las tb actuales se fabrican siempre
con los álabes curvados hacia atrás, es decir, con β ββ β
2
< << < 90º, y en general con valores
comprendidos entre 15 y 35º.












Fig: 13.2.- C:C: ideal de una
turbobomba.
222 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 13.3.- Tipos de álabes con β
2
variable


5.2.- PRERROTACIÓN

Si el caudal es diferente al del punto de máximo rendimiento de la tb que se
llama de adaptación (Q
ad
) la velocidad periférica C
U1
toma un cierto valor y por tanto.

H
E
= (C
U2
U
2
– C
U1
U
1
)/g

C
U1
>0 para Q< Q
ad
; C
U1
= 0 para Q = Q
ad
y C
U1
< 0 para Q >Q
ad


Sustituyendo y calculando mediante los triángulos de velocidades se obtiene:


H
E
= (U
2
2
– U
1
2
)/g - |(U
2
ctg β
2
/ A
2
) –(U
1
ctg β
1
/ A
1
)| Q /g = A’ – B’ Q


Fig; 13.4.- Triángulos de salida del rodete con β
2
variable
Máquinas Hidráulicas T – 13 223

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián















Fig: 13.5.- Influencia de la
prerrotación al variar el caudal





La representación gráfica sigue siendo una recta.









Fig: 13.6.- Incidencia de
la prerotación



224 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


5.3.- CC POTENCIA ABSORBIDA-CAUDAL

La potencia absorbida por la tb. será:

P
a
= γ Q H
E
= γQ (A’ –B’ Q) = γ A’Q - γ B’ Q
2


Expresión que viene representada por una parábola que pasa por el origen. La
potencia se anula para un caudal cero y para Q = A’/B’, haciéndose máxima para:

Q = A’ / 2B’








Fig: 13.7.-CC Potencia -
caudal



6.- IMPERFECCIONES EN EL GUIADO

Para que la altura engendrada por la tb fuese equivalente a la expresada por la
ecuación de Euler sería necesario, entre otras cosas, que se cumpliera con fidelidad
total la teoría elemental del flujo en el rodete, lo que supone régimen unidimensional y
líneas de corriente idénticas y paralelas a la dirección del álabe, guardando una
absoluta simetría respecto al eje de rotación de la tb, es decir exige que el régimen
sea perfectamente uniforme.

Lo anterior requiere que el rodete esté formado por infinitos álabes
infinitesimalmente delgados, o mejor todavía, por infinitos canales de sección
trasversal infinitesimal, con ello cada partícula de fluido estaría perfectamente guiada
al atravesar el rodete y se verificarían con fidelidad los triángulos de velocidades a la
entrada y salida supuestos al establecer la ecuación de Euler.

Como esto no es así, el líquido sufre desviaciones con relación a lo previsto, es
decir se producen lo que pueden denominarse "imperfecciones en el guiado", que
conducen a modificar los triángulos de velocidades a la entrada y salida, y, por lo tanto
a variar la altura engendrada.

El cálculo de esta disminución se ha realizado por diferentes investigadores de
una forma semiempírica más o menos rigurosa y afortunada.

Pfleiderer dedujo la siguiente expresión, en la que intervienen parámetros de la
tb:

K = | || |a (1+ β ββ β
2
) / z| || | | || |2 / (1- (D
1
/D
2
)
2
)| || |
Máquinas Hidráulicas T – 13 225

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Donde a es un parámetro que depende del sistema difusor de la tb; siendo 0,6
si el difusor es de alabes, de 0,65 a 0,85 si solo tiene voluta y de 0,8 a 1,00 si es
cilíndrico o liso. Y z es el número de alabes del rodete. El ángulo β
2
se escribirá en
grados sexagesimales (β
2
/60)

Dicha expresión afirma que las imperfecciones serán menores cuanto mayor
sea el número de alabes; cuando el sistema difusor disponga de alabes; cuanto menor
sea el ángulo β
2
y cuanto más reducido sea el cociente D
1
/D
2
.

La altura interna será: H
i
= H
E
/ (1+K) = A’/ (1+K) – B’ Q /(1+K)

H
i
= A’’+ B’’ Q

Con la expresión anterior puede trazarse la cc Hi-Q que sigue resultando una
recta, que corta a la cc H
E
- Q en el eje de abscisas. Por otra parte de la figura puede
deducirse que las pérdidas por esta causa se minoran al aumentar el caudal.









Fig: 13.8.- Pérdidas por
imperfecciones en el
guiado

Se denomina eficacia del álabe al cociente entre la altura interna y la de Euler,
que como puede observarse es independiente del caudal.

e
H
H k
a
i
E
= =
+
1
1


Hay que resaltar que las pérdidas por imperfecciones en el guiado no son
realmente pérdidas, pues el motor de arrastre nunca llega a proporcionar la energía
necesaria para generar H
E
sino tan solo Hi; sucediendo que las velocidades reales a
considerar en la aplicación del teorema del momento cinético son diferentes a las
previstas en un principio. Podría decirse que por este motivo no se incrementa el costo
de energía, pero si es preciso para conseguir el mismo objetivo realizar una tb de
mayor tamaño que si se verificara la ecuación de Euler, por lo que se tienen mayores
costos de implantación.

226 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


6.1.- MODIFICACIÓN DE LAS CC CON CAUDALES REDUCIDOS

Cuando el caudal es nulo el líquido no se encuentra en reposo, ni siquiera en
un reposo relativo, pues al girar el rodete los alabes producen una sobrepresión en la
cara delantera o activa y una depresión relativa en la otra cara.

Como consecuencia de ello cierta cantidad de líquido fuga de los canales del
rodete al sistema difusor y penetra en el canal respectivo siguiente, existiendo una
circulación a caudal nulo que requiere una potencia no nula, incluso sin tener en
cuenta las pérdidas mecánicas. Por otra parte y tal como se ha dicho más arriba con
caudal nulo se mantiene la circulación relativa formada dentro de cada canal de la
bomba.







Fig: 13.9.- Modificación de la cc H
i
– Q
en la zona de caudales reducidos.

Procediendo a un análisis detenido de los resultados obtenidos en los ensayos
de las tb, y conociendo en alguna medida las pérdidas en ella producidas, se deduce
que para caudales reducidos aquella se aleja de la recta que se ha deducido en los
apartados anteriores, incrementándose notablemente Hi, haciéndose asintótica con el
eje de ordenadas para un caudal nulo.








Fig: 13.10.- Modificación de la cc P-Q en
la zona de caudales reducidos.

Igualmente queda modificada por esta misma causa la cc Pa-Q, para los
caudales próximos a cero.


Máquinas Hidráulicas T – 13 227

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.- PÉRDIDAS

7.1.- PÉRDIDAS HIDRÁULICAS

En el interior de una tb se producen pérdidas hidráulicas en tanto en cuanto
aquella está constituida por una serie de conductos por los que circula el líquido,
desde la brida de aspiración hasta la de salida, pasando por la tubuladura de
aspiración, los canales del rodete y el sistema difusor.

En dichos conductos se producen pérdidas hidráulicas que son clasificables
en:
- pérdidas de conducción
- pérdidas por choque.


7.1.1.- Pérdidas por conducción

Las pérdidas de conducción pueden ser divididas a su vez en:

- pérdidas de rozamiento
- pérdidas de forma

Pueden expresares por: h
fc
= k Q
2


7.1.2.- Pérdidas por choque

Las pérdidas por choque se producen cuando el caudal trasegado por la tb es
diferente al de adaptación, verificándose choques a las entradas del rodete y del
sistema difusor.



Fig: 13.11.- Perdidas por choque

Pueden expresarse por: h
fch
= k
ch
(Q – Q
ad
)
2

228 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


El conjunto de las pérdidas hidráulicas pasa por un mínimo, obtenido por
derivación, para el siguiente caudal:

( )
( )
ch c
ad ch
ad ch c
f
ad ch c f f f
k k
Q k
Q
Q Q k Q k
dQ
dh
Q Q k Q k h h h
h
ch c h
+
=
= − + =
− + = + =
0 2 2
2
2


es decir que las pérdidas hidráulicas mínimas no se producen para Qad sino para un
caudal algo inferior.


7.2.- CC. CONSIDERANDO LAS PÉRDIDAS HIDRÁULICAS

Restando, ahora, las pérdidas hidráulicas a la altura interna se obtiene la cc
(Hm-Q) teórica de una tb. En la figura se representan las diferentes pérdidas
existentes consideradas por el momento hasta alcanzar la cc teórica de la tb.

H
m
= H
i
– h
fc
- h
fch

Se denomina rendimiento hidráulico (η ηη η
h
) o manométrico al cociente Hm/Hi, el
cual resulta ser máximo para un Q < Q
ad
;











Fig: 13.12.- Pérdidas
hidráulicas








h
fc ,
h
fch

h
fh
=h
fc
+h
fch

Máquinas Hidráulicas T – 13 229

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





Fig: 13.13.- Cc teórica de una turbobomba


Fig: 13.14.- Pérdidas en una turbobomba

230 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig: 13.15.- Curva de rendimientos en función del caudal.


7.3.- PÉRDIDAS VOLUMÉTRICAS

Otro factor, ya enumerado, a considerar en las modificaciones que sufre la cc
ideal de la tb, corresponde a las fugas del líquido, denominadas pérdidas
volumétricas. Estas constituyen un caudal que ve incrementada su energía pero que
no resulta útil en el proceso.

En primer término nos referiremos a las fugas producidas en el punto o puntos
en que el eje penetra en la carcasa de la tb. Se trata de un caudal muy reducido en
condiciones de buen funcionamiento de la tb que puede depreciarse totalmente, pues
alcanza valores tan solo de cm
3
/mn.

La pérdida volumétrica que no puede ser despreciada por su magnitud e
importancia es la que se produce entre la salida y entrada del rodete por su parte
exterior, debido al gradiente de energías que existe entre ambos puntos, lo que origina
un reflujo a modo de cortocircuito hidráulico .

Pérdidas de este tipo se producen también:

• Entre los rodetes de fases consecutivas de un tb multietapada.
• Por los elementos compensadores de empujes axiales, bien sean orificios
dispuestos en el propio rodete o tambores o discos de compensación.
• Entre la carcasa y el rodete en rodetes semiabiertos o abiertos.
• En el sistema de refrigeración de la caja prensaestopas.

El caudal de pérdidas no es constante y depende de la diferencia de energías
entre la salida y entrada del rodete y de las características de los anillos de cierre,
cuyo fin disminuir estas pérdidas. Dicho caudal seguirá la siguiente expresión,


Máquinas Hidráulicas T – 13 231

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

facilitada por la ecuación de Torricelli: q mS gH = 2 ; donde S es la sección
transversal de paso de fuga del caudal, H la diferencia de energías entre sus extremos
y m el coeficiente de paso que depende del camino recorrido por el caudal de
cortocircuito.














Fig :13.16.- Pérdidas
volumétricas.


Lógicamente estas pérdidas son tanto mayores cuanto mas elevada sea la altura
manométrica de la bomba; por tanto, salvo en la zona inestable de la curva
característica, disminuirán al incrementarse el caudal.

La cc Hm-Q teórica definitiva se obtiene restando al caudal total el de pérdidas
para cada altura .

El rendimiento volumétrico es : η
v
= (Q - q) / Q = Q
u
/ Q

La cc potencia absorbida - caudal queda alterada por las pérdidas volumétricas en
lo referente al caudal, ya que se precisa la misma potencia para un caudal menor.

232 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián










Fig: 13. 17.- Pérdidas
volumétricas y
orgánicas.








Fig: 13.18.- Cc potencia
absorbida caudal
teniendo en cuenta las
pérdidas volumétricas y
orgánicas

7.4.- PÉRDIDAS MECÁNICAS

Las pérdidas mecánicas, últimas en nuestra aproximación a la realidad, se
pueden dividir en dos grupos: Internas y externas.

Las pérdidas mecánicas internas se refieren a las denominadas de frotamiento
de disco, debidas a los rozamientos del líquido con las paredes exteriores del rodete y
contra algún otro elemento no incluidos en el interior de la rueda ni del sistema difusor,
como pueden ser los tambores o discos de atenuación de los empujes axiales.

Las pérdidas mecánicas externas corresponden a las pérdidas orgánicas
producidas en cojinetes, cajas prensaestopas y otros puntos de rozamiento mecánico.

Las pérdidas por frotamiento de disco son las que tienen una mayor incidencia
y, en principio, las únicas que sufren variaciones al modificarse el punto de
funcionamiento de la máquina.
Máquinas Hidráulicas T – 13 233

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián








Fig: 13.19.- Pérdidas por
frotamiento de disco

Por una parte son proporcionales como toda potencia al cubo de la velocidad
de giro y a la quinta potencia del diámetro de salida. Desde otro punto de vista estas
pérdidas crecen con la rugosidad de los discos del rodete, y con el huelgo entre la
llanta y la carcasa; y disminuyen con el número de Reynolds.

Las pérdidas mecánicas no modifican la cc H-Q, pero si alteran las cc Pa-Q y
η-Q ya que requieren una potencia adicional para ser vencidas, que debe proporcionar
el motor de arrastre.

En cuanto a la cc Pa-Q, la cc sufre un decalaje hacia arriba para cada caudal


8.- EXPRESIÓN ANALÍTICA DE LA CC TEÓRICA DE LA TB.

Altura de Euler H
E
= A - B Q

Altura Interna H
i
= H
E
/(1+K) = A/(1+K) - B Q /(1+K) = A' - B' Q

Altura manométrica H
m
= A' - B' Q - k
c
Q
2
- k
ch
(Q - Q
ad
)
2


Pérdidas volumétricas Q = Q
u
+ q siendo q = m H
m
1/2


Sustituyendo, operando y eliminando subindices de H y Q se obtiene:

H + d H
1/2
+ e H
1/2
Q = a - b Q - c Q
2


Suponiendo d = 0 y e = 0, se obtiene la expresión simplificada;

H = a - b Q - c Q
2


Expresión válida para tb radiales y diagonales, para totalmente diagonales y
axiales es conveniente tomar:
H = a - b Q - c Q
2
- d Q
3




234 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

9.- PARÁMETROS QUE AFECTAN A LA CURVA CARACTERÍSTICA DE
UNA TURBOBOMBA

Analizados los factores que modifican la cc de una tb desde la ideal hasta la
real, ahora se estudia de una manera sistemática la forma en que afectan al trazado
de la cc las diferentes variables que entran en juego en este fenómeno físico.

Este estudio se va a realizar siguiendo el orden establecido hasta el momento,
es decir se empezará con la cc ideal para luego proseguir ordenadamente con los
factores que la modifican.


9.1.- EXPRESIÓN DE EULER

Como se acaba de ver en el apartado anterior la expresión de Euler está
afectada por las variables: N, D
2
, D
1
/D
2
, β
2
, β
1
, b
2
y b
1
, de la forma que se estudia en
los parámetros siguientes.

De la expresión de Euler, lo cual es ratificado por los parámetros de Rateau, se
deduce que:
• la altura varía con la velocidad de giro al cuadrado
• el caudal es proporcional a N.
modificándose la cc ideal tal como señala la figura 13.20. El esquema situado en el
ángulo superior derecho de la figura ayuda a comprender la forma en que se modifica
la cc.
De la misma expresión se deduce igualmente que:

• al incrementarse el diámetro a la salida crecen la altura y el caudal
proporcionalmente a su cuadrado.
• al disminuir D
1
/D
2
aumenta tanto H como Q (figura 13.21)



Fig: 13.20.- Modificación De la cc H
E
-Q con la
velocidad de giro
Fig: 13.21.- Modificación De la cc H
E
-Q con
D
2
y D
1
/D
2


Siguiendo el análisis de la expresión de Euler se observa que:

• el aumento de β
2
lleva consigo la disminución de la cotgβ
2
y por tanto la
modificación de B en el mismo sentido, mientras que A no se altera, con lo que
Máquinas Hidráulicas T – 13 235

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

A/B aumenta, por lo que la recta HE-Q pivota sobre A, disminuyendo su
pendiente como ya se había adelantado (figura:13.22).

Fig: 13.22.- Modificación De la cc H
E
-Q con β
2

y β
1
Fig: 13.23.- Modificación De la cc HE-Q con b2 y
b1.

• el parámetro β
1
afecta a la inversa que β
2
; su incremento reduce B, no altera A,
con lo que A/B disminuye, la recta característica pivota sobre A y aumenta su
pendiente (figura 13.22).

• las anchuras del rodete a la salida y entrada, b
2
y b
1
tienen una incidencia
análoga a los ángulos respectivos (figura 13.23)


9.2.- IMPERFECCIONES EN EL GUIADO

Analizando la expresión debida a Pfleiderer se deduce que las imperfecciones
en el guiado dependen de: z, β
2
, D
1
/D
2
y del tipo de sistema difusor.

De dicha expresión se deduce que: las imperfecciones en el guiado son tanto
menores y por ello la recta cc Hi-Q tanto más pendiente cuanto (figura 13.24):
• mayor sea el número de álabes
• menor sea β
2

• menor sea D
1
/D
2

• a sea menor, es decir el difusor sea más perfecto.








Fig: 13.24.- Modificación De la
Cc: H
E
-Q teniendo en cuenta las
imperfecciones en el guiado.

236 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

9.3.- PÉRDIDAS HIDRÁULICAS

Las pérdidas hidráulicas dependen de las características de los conductos que
conforman la tb por los que circula el líquido, así como del caudal y de la viscosidad
del fluido.

Los parámetros que tienen incidencia son los siguientes:

• rugosidad de las paredes de los conductos, disminuyendo lógicamente
hf
c
con ella.
• longitud del conducto, influyendo por tanto D
2
y la relación D
1
/D
2
,
incrementándose hf
c
con los dos primeros y reduciéndose con el último.
• cambios de dirección y sección, los cuales resultan más favorables con
β
2
reducidos, reduciéndose hf
c.

• el número de álabes; cuanto mayor sea mayor será el perímetro mojado
y menor el radio hidráulico, elevándose las pérdidas hidráulicas por
conducción. Este factor afecta a la inversa que las imperfecciones en el
guiado, existiendo un valor óptimo o de compromiso.
• el espesor reducido de los álabes, el acabado de la proa y popa de éstos,
así como un buen diseño del rodete reduce lógicamente las pérdidas
hidráulicas.
• los factores que afectan las pérdidas por choque son difíciles de evaluar.
Sin embargo puede afirmarse, observando la expresión que las define,
que se incrementan con D
1
, D
2
y N y disminuyen con el factor k de las
imperfecciones en el guiado

9.4.- PÉRDIDAS VOLUMÉTRICAS

Como ya se ha señalado las pérdidas volumétricas más importantes son
proporcionales a la raíz cuadrada del gradiente de energía existente entre la entrada y
salida de la rueda, dependiendo además del tipo de anillos de cierre y de los huelgos
formados entre el rotor y estator de la máquina.

Lógicamente estas pérdidas son tanto mayores cuanto mas elevada sea la
altura manométrica de la bomba; por tanto, salvo en la zona inestable de la curva
característica, disminuirán al incrementarse el caudal.

9.5.- PÉRDIDAS ORGÁNICAS

Entre las pérdidas orgánicas son las de frotamiento de disco las que tienen una
mayor incidencia y, en principio, las únicas que sufren variaciones al modificarse el
punto de funcionamiento de la máquina.

Por una parte son proporcionales como toda potencia al cubo de la velocidad
de giro y a la quinta potencia del diámetro de salida. Desde otro punto de vista estas
pérdidas crecen con la rugosidad de los discos del rodete, y con el huelgo entre la
llanta y la carcasa; y disminuyen con el número de Reynolds.

En este tipo de pérdidas tendrá lógicamente influencia la forma de la caja
prensaestopas o cierres mecánicos, en su caso, el tipo de anillos de cierre, de los
discos o tambores compensadores de empujes axiales, si los tuviere, y de los
cojinetes empleados.

Máquinas Hidráulicas T – 13 237

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

9.6.- VARIABLES DEL LÍQUIDO

En primer término hay que resaltar porque llama extraordinariamente la
atención, que la cc H-Q no depende en absoluto del peso específico del líquido, tal
como se puede deducir fácilmente de un seguimiento detallado de la expresión
analítica que la define; es decir eleva a la misma altura un determinado caudal, bien
sea de aire, agua o mercurio, por esta circunstancia.

Sin embargo y como resulta evidente, el peso específico influye en la cc Pa-Q,
siendo la potencia absorbida por el motor de arrastre directamente proporcional al
peso específico.

Lo que si hace variar las cc en todas sus variables, en algunos casos de una
manera muy sustancial, es la viscosidad del fluido. Al incrementarse ésta se elevan las
pérdidas hidráulicas y se minoran las volumétricas. La explicación de esta cuestión se
encuentra en el análisis detallado de la expresión de Darcy-Weisbach, que facilita las
pérdidas de carga en una conducción.

No existen por el momento expresiones que sean capaces de determinar la
incidencia de la viscosidad en las cc, quedando su conocimiento a expensas de
trabajos experimentales de laboratorio, todavía no muy explícitos, y reducidos a casos
bastante concretos.

Análogamente las cc de la máquina se alteran cuando el líquido contiene
partículas o elementos en suspensión en una cierta proporción.

9.6.1.- Influencia de la gravedad

A título anecdótico hay que hacer notar que la gravedad influye en las cc
modificando la altura manométrica, no afectando ni al caudal ni a la potencia
absorbida.

Las alturas manométricas son inversamente proporcionales al valor de la
gravedad. Las pérdidas hidráulicas son también inversamente proporcionales a g, por
lo que el rendimiento es afectado favorablemente cuando se incrementa su valor.

10.- CC EN FUNCIÓN DE LA VELOCIDAD ESPECÍFICA

Un parámetro determinante en las cc de un tb, es la velocidad específica, bien
sea adimensional, convencional o dimensional.

En las figuras se representan las cc de variables específicas H-Q, Pa-Q y η−Q
para diferentes valores de ns, pudiéndose obtener de ellas las deducciones siguientes:

• La relación (H
0
/Hn) crece con n
s
, pudiendo suceder que para n
s
pequeñas
la cc H-Q tenga un máximo en el primer cuadrante con la consiguiente
inestabilidad en el bombeo.


238 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián









Fig: 13.25.- Evolución de
la cc H-Q con la
velocidad específica.

• La pendiente de la cc H-Q se incrementa con n
s

• La relación P
0
/P
n
aumenta con n
s
, pudiendo ocurrir que para n
s
elevadas la
potencia necesaria con la válvula cerrada sea muy superior a la del punto
nominal.
• La cc η -Q tiene una pendiente más fuerte, tanto en su ascenso como en su
descenso al incrementarse n
s
.
• La cc η-Q es más plana y por tanto más conveniente con n
s
reducida,si bien se
sabe que el rendimiento máximo de una tb crece con n
s
hasta un cierto valor de
ésta, y con el tamaño de la máquina.







Fig: 13.26.- Evolución de la
cc P-Q con la velocidad
específica.
Máquinas Hidráulicas T – 13 239

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián








Fig: 13.27.- Evolución de la
Cc: η-Q con la velocidad
específica.

Por otra parte se tiene que las pérdidas volumétricas y las de frotamiento de
disco disminuyen con n
s
; las pérdidas hidráulicas en el rodete y las orgánicas se
mantienen sensiblemente constantes, y las pérdidas hidráulicas en el cuerpo de la tb
aumentan con n
s
.







Fig : 13.28.- Pérdidas
existentes en la turbobomba
en función de la velocidad
específica

240 Curvas características teóricas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig : 13.29.- Balance de potencias de las turbobombas de doble aspiración en función de la
velocidad específica


11.- CONCLUSIONES

Como conclusión a estas exposición cabe decir que las cc tienen una
extraordinaria importancia y notable utilidad en el caso de las tb, siendo pocos los
momentos que no sea conveniente e incluso necesario recurrir a ellas, bien sea en su
estudio, desarrollo, selección o utilización. Además un estudio profundo de las cc
conduce a analizar casi todos los fenómenos que suceden dentro de la máquina.

Por último para concluir el tema, que indudablemente podría alargarse mucho
más, se enumeran una serie de campos donde las cc pueden ser útiles o necesarios:

• Selección de tb
• Cálculo del punto de funcionamiento de una tb en una instalación
• Estudio de inestabilidad en el bombeo
• Puesta en marcha de las tb
• Comportamiento de las tb en el 2º y 4º cuadrantes
• Cálculo del golpe de ariete en una instalación de bombeo
• Funcionamiento de las tb en grupo, bien sea en serie o en paralelo
• Fenómeno de la cavitación




Máquinas Hidráulicas T – 14 241

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

14.- CURVAS CARACTERÍSTICAS REALES DE
TURBOBOMBAS


1.- BANCO DE ENSAYO DE BOMBAS

En el tema precedente se han estudiado las curvas características teóricas de
una turbobomba, desde la que se ha dado en denominar ideal o de Euler hasta la real;
sin embargo, a pesar del esfuerzo puesto en el empeño, cuando se desean conocer
las curvas características prácticas es imprescindible ensayar la máquina en un banco
de pruebas o bien hacerlo in situ una vez montada la bomba en la instalación donde
ha de trabajar.

Esto es debido, por una parte, al desconocimiento de ciertos factores que
influyen en el comportamiento de la turbobomba y, por otra a, la imposibilidad de
determinar analíticamente con exactitud la serie de parámetros que afectan a las
pérdidas consideradas en el estudio teórico.

La construcción de las curvas características prácticas se realiza por puntos,
cada uno de los cuales representa un modo de funcionamiento de la máquina.
Llevados dichos puntos a unos ejes coordenados se traza la curva que pasa por ellos,
formándose así las curvas características prácticas de las turbobombas. Las curvas
usuales son, como ya es sabido, aquellas en las que figura el caudal en abscisas, y la
altura manométrica, la potencia absorbida o el rendimiento en ordenadas.

Todas las fábricas de bombas disponen de un banco de ensayo constituido por
una serie de aparatos capaces de medir con la mayor precisión las variables que
entran en juego en el fenómeno físico del funcionamiento de la bomba.

Un banco de ensayos consta normalmente de:

• Depósito de aspiración, del cual toma agua la bomba. Este mismo depósito
puede servir del correspondiente a la impulsión, en cuyo caso la altura
geométrica de elevación es nula. Si se adopta esta solución es conveniente
disponer de placas tranquilizadoras que dificulten que la turbulencia
ocasionada al llegar el líquido al depósito alcance a la tubería de aspiración, y
entre aire por ella.

• Silleta de hormigón con una serie de perfiles que permitan disponer y sujetar
rápidamente los zócalos de las bombas.

• Motores eléctricos de distintas potencias con acoplamientos rápidos tipo
universal o doble Cardan, para no tener que proceder a una alineación
delicada de los ejes con el consiguiente ahorro de tiempo. En algunas
ocasiones es interesante disponer de variadores de velocidad.

En determinados bancos la bomba se ensaya arrastrada por el propio motor
con el que posteriormente va a trabajar.

• Tacómetro para conocer la velocidad de giro.

242 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• Aparatos para medir la potencia absorbida por los motores eléctricos, y curva
de rendimientos de los mismos con objeto de conocer la potencia absorbida
por la bomba ensayada.

En algunos casos se disponen de elementos mecánicos capaces de medir
directamente el par absorbido por la bomba.


Fig 14.1 Esquema de un banco de ensayos de bombas

• Tuberías de aspiración de diferentes diámetros para acoplarlas a las distintas
bombas, según su capacidad. Comprenderán normalmente de válvula de pie,
curva de 90º, cono de reducción si fuese necesario y una toma manométrica,
dispuesta en un punto próximo a la entrada de la bomba, con el manómetro
correspondiente.

• Tuberías de impulsión de diferentes diámetros para acoplarlas a las distintas
bombas según su capacidad. Constarán de una válvula de regulación, las
curvas necesarias y de una toma manométrica ubicada a la salida de la bomba
con su manómetro correspondiente.

Las tomas manométricas y los manómetros tipo burdon convencionales han
sido sustituidos últimamente por sensores de presión y manómetros de
medición indirecta con lectura digital.


1- Depósito de aspiración, 2- Depósito superior, 3- Válvula de pie, 4- Tubería de aspiración, 5- Tubuladura de
aspiración o cono de reducción excéntrico, 6- Tubuladura de impulsión, 7- Válvula de regulación. 8
Tubería de impulsión, 9- Deflector, A- Zona de aspiración, B- Zona de tranquilización, C- Zona de medición,
Zona de toma, M- Motor eléctrico con báscula para medición de par, P- Bomba ensayada, S- Válvula de vaciado,
T- Placas tranquilizadoras, V- Tubería de vaciado.

Máquinas Hidráulicas T – 14 243

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• Caudalímetro para conocer el caudal que circula por la bomba. Pueden ser de
medición directa como los venturis, toberas, orificios o vertederos, o bien, y
más utilizados en estos momentos, los aparatos de medición indirecta de
lectura digital, como son los magnéticos, los de rayos gamma, o los de
ultrasonidos.


Fig 14.2 Esquema de un banco de ensayo de bombas

Lo importante en todos los aparatos que se utilicen es que estén perfectamente
calibrados y que se compruebe con una periodicidad corta su veracidad mediante
medidores patrón, además, y como es evidente, de proceder a su lectura de una
manera correcta.

Las tomas manométricas o mejor dicho los manómetros dispuestos a la
entrada y a la salida permiten conocer la altura manométrica engendrada por la
bomba, ya que ésta, como es sabido, es la energía útil proporcionada por la bomba, o
sea
(
¸
(

¸

+ + −
(
¸
(

¸

+ + = − =
e
e e
s
s s
e s m
z
p
g
V
z
P
g
V
B B H
1
2
1
2
2 2 γ γ


La diferencia de energías cinéticas es nula si los diámetros de las tuberías de
aspiración e impulsión son iguales, o bien es un valor prácticamente despreciable si
aquellos son diferentes. En todo caso es un factor fácilmente medible si se deseara.

244 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Las dos tomas manométricas pueden acoplarse a un manómetro diferencial
para que este facilite directamente la diferencia de presiones entre la entrada y la
salida.

Con todo lo anterior se está en disposición de conocer los puntos de
funcionamiento de la bomba pues así es posible medir altura manométrica, caudal,
potencia absorbida y velocidad de giro.

Con estas variables mediante cálculo pueden hallarse la potencia útil y el
rendimiento.

En las figuras 14.1 y 14.2 se esquematizan dos bancos de ensayos.
Actualmente los bancos se han ido perfeccionando mediante sensores, medidores
indirectos, lecturas digitales, transmisión de datos a ordenador, y dibujo de las curvas
en pantalla o en papel mediante plotter.


1.1.- CONSTRUCCIÓN DE CURVAS CARACTERÍSTICAS

Para construir las curvas características altura manométrica - caudal, potencia
- caudal y rendimiento - caudal a una determinada velocidad de giro constante, se
procede como sigue.

Después de haber realizado el montaje correspondiente, se pone en marcha la
instalación, previamente cebada con la válvula o válvulas totalmente abiertas, con lo
cual la curva característica altura manométrica - caudal (cc Hm-Q) del sistema será la
indicada con la letra a de la figura 14.3, si la altura piezométrica de elevación es nula.

Habiendo esperado el tiempo suficiente para obtener el funcionamiento de
régimen, a la velocidad de giro deseada, que se mantendrá constante a lo largo del
ensayo, se anotarán el caudal, las presiones de las tomas manométricas de la entrada
y la salida de la bomba, o bien su diferencia, y la potencia absorbida por el motor
eléctrico.

El punto facilitado con estas medidas estará en la cc de la bomba y de la
instalación y será tal como el A de la figura 14.3.








Figura 14.3.- Construcción de
curvas características de
turbobombas
Después de anotar las medidas anteriores, se maniobra un poco la válvula de
la impulsión, con lo cual se modifica la cc de la instalación, cerrándose algo en
abanico.

Máquinas Hidráulicas T – 14 245

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Conseguido de nuevo el funcionamiento de régimen se anotan las medidas
anteriores, que facilitarán un segundo punto B.

Así se continuará hasta cerrar totalmente la válvula de impulsión, obteniendo
los datos de los puntos C,D... hasta alcanzar el M, es decir la altura manométrica a
caudal nulo (H
o
) .

Con los datos obtenidos se calculan los valores de la altura manométrica, de la
potencia útil y del rendimiento. Con estas nuevas variables se conocen los puntos
necesarios para trazar las curvas deseadas, llevando los valores a unos ejes
coordenados.

Con objeto de facilitar las anotaciones y cálculos necesarios las empresas de
bombas utilizan impresos previamente preparados.

El tramo de la curva situado por debajo de A, no puede construirse, al menos
de disponer de una instalación con altura geométrica negativa, cosa que no merece la
pena, pues el tramo AS no tiene importancia práctica alguna. El punto S, caudal a
altura nula (Q
o
) se suele denominar caudal a chorro libre (fig 14.3).

En el capítulo 17 se incluyen las curvas características de unas determinadas
bombas de una casa comercial trazadas en el banco de ensayos de la fábrica.


2.- VARIABLES DEL FLUIDO

2.1.- EFECTOS DE LA DENSIDAD

Como ya se ha resaltado anteriormente (13.9) y puede llamar
extraordinariamente la atención, la densidad no afecta en absoluto a la curva
característica altura - caudal de la turbobomba, ni tampoco a la que define el
rendimiento en función de caudal. Sin embargo la densidad si influye y de manera
directamente proporcional en la potencia absorbida.

Lo anterior significa que las curvas características H-Q y η-Q de una bomba
obtenidos con agua, son las mismas para el caso en que la bomba trabaje con otro
líquido de diferente densidad, siendo suficiente cambiar las unidades de mca y l/s de
agua por mcl y l/s de líquido, manteniéndose las mismas magnitudes

En el caso de la curva característica P
a
-Q el primer factor habrá de
multiplicarse por la relación de densidades del fluido y del agua, mientras el caudal se
mantendrá.

En cuanto a la curva característica de la instalación la densidad no afecta
evidentemente a la altura geométrica, pero si influye en la altura piezométrica si
alguno de los depósitos se encuentra presurizado, siendo la altura correspondiente a
la diferencia de presiones inversamente proporcional a las densidades. La densidad
no altera la parte variable de la curva, es decir no afecta a las pérdidas de carga de la
conducción.




246 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

2.2.- EFECTO DE LA VISCOSIDAD

La viscosidad es un parámetro que influye de manera considerable en el
funcionamiento de las turbobombas, afectando fundamentalmente al rendimiento y en
menor medida al caudal y a la altura manométrica.

Cuando se modifica la viscosidad del líquido trasegado no se pueden
despreciar sus efectos, y no se produce homología sin que exista la igualdad de los
números de Reynolds, además de los parámetros de Rateau.

Por tal motivo al variar la viscosidad el problema se complica; teóricamente no
se ha obtenido, por el momento, ninguna expresión analítica que relacione las
variables de funcionamiento cuando una bomba trabaja con líquidos de viscosidad
diferente.

La única forma de conocer los efectos de la viscosidad es mediante la
experimentación. En algún caso concreto, como el que ahora se cita, se ha llegado a
conocer la relación de las magnitudes del caudal, altura o rendimiento de una
determinada bomba funcionando con agua y con las correspondientes a otro líquido
de viscosidad diferente.

El caso concreto citado corresponde al ábaco confeccionado por el Hidraulic
Institute de Cleveland (EEUU), que se acompaña; y proporciona resultados correctos
para turbobombas de flujo radial que funcionan dentro del rango de valores
comprendidos en el diagrama (fig 14.4).

Dicho ábaco, dentro de su campo, sirve para trazar las curvas características
de una bomba trasegando un líquido de una determinada viscosidad a partir de las
curvas características de la misma bomba funcionando con agua.

Hay que advertir que aunque los catálogos comerciales a veces no lo
expliciten, las curvas representadas en ellos, o bien los puntos de funcionamiento
indicados, han sido obtenidos en un banco de ensayos trabajando con agua.

La resolución del problema comienza por la selección de puntos de
funcionamiento de la bomba con agua, convenientemente distribuidos a lo largo de las
curvas. Dichos puntos facilitarán las magnitudes de altura, caudal y rendimiento.

A continuación se entra en la parte inferior del ábaco por el caudal Q dispuesto
en abscisas, se sube por su vertical hasta alcanzar la recta inclinada correspondiente
a la altura manométrica; del punto de intersección consiguiente se pasa en horizontal
hasta alcanzar la recta inclinada correspondiente a la viscosidad del líquido. A partir
del nuevo punto de intersección, esta vez verticalmente, se entra en la parte superior
de ábaco, obteniéndose en ella los coeficientes de corrección del rendimiento, caudal
y altura manométrica.

La recta vertical intercepta en primer término a la curva de coeficientes de
corrección del rendimiento que viene facilitado en ordenadas. El rendimiento de la
bomba trabajando en el punto que se estudia y con el nuevo líquido será equivalente
al rendimiento de partida trabajando con agua por el coeficiente hallado. (η
l
= C
η
η
a
).

El segundo punto de intersección de la línea vertical corresponde al coeficiente
de corrección del caudal, siendo las consideraciones a realizar iguales a las del
párrafo anterior (Q
l
= C
Q
Q
a
)
Máquinas Hidráulicas T – 14 247

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




ν
cst
= 7,32 ºEngler – 6,31 / ºEngler

Figura 14.4.- Ábaco para la obtención de los coeficientes de corrección cuando se bombea un
líquido de viscosidad diferente al agua


248 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Con relación al coeficiente de corrección de altura manométrica puede
apreciarse que en el ábaco existen varias curvas que lo definen; para saber cual de
ellas hay que utilizar es necesario previamente calcular la relación entre el caudal del
punto que se está estudiando y el caudal nominal, se entiende funcionando con agua.

Una vez conocido este valor se tomará la intersección de la referida vertical
con la curva correspondiente a la mencionada relación, o en su caso realizando la
necesaria interpolación, y en ordenadas se conocerá el coeficiente de corrección de la
altura manométrica (H
l
= C
H
H
a
)

Todo lo mencionado en los párrafos anteriores se repetirá con cada uno de los
puntos seleccionados, y gracias a los valores correspondientes hallados (H
l
,Q
l

l
) se
trazarán las curvas características de la bomba funcionando con el líquido de diferente
viscosidad a la del agua.

Con relación a la curva característica de la instalación hay que tener en cuenta
que la viscosidad no afecta a la altura piezométrica, pero si a las pérdidas de carga de
la conducción, es decir a la parte variable de la curva, cerrándose esta en abanico al
incrementarse la viscosidad.

2.3.- INFLUENCIA DE LA GRAVEDAD

En el capítulo anterior se habló de la influencia de la gravedad en la curva
característica de la turbobomba. La curva característica de la instalación es afectada
por la gravedad en los factores ∆
p
/γ, ∆v
2
/2g y h
f
, en los tres casos de manera inversa.


2.4.- EFECTO DEL PASO DEL TIEMPO EN UN SISTEMA DE BOMBEO

Un sistema de bombeo es un servicio muy resistente y fiable, que puede
alcanzar una vida dilatada, que requiere tan solo un mantenimiento sin dificultades.
Sin embargo y como es lógico el servicio sufre a través de los años un cierto deterioro
que disminuye su eficacia. La disminución de la eficiencia afecta por una parte al
motor de arrastre y a la bomba en sus tres rendimientos: orgánico, volumétrico e
hidráulico y por otra a la instalación.

El motor eléctrico disminuirá su rendimiento por lo que para igual potencia útil
habrá de absorber de la red una potencia mayor, lo que llevará consigo unas pérdidas
superiores y una sobreintensidad en los devanados, lo cual en si es causa de un
mayor deterioro de la máquina y una disminución de su vida. Sin embargo hay que
tener en cuenta que el motor se selecciona normalmente con cierta amplitud,
trabajando durante años por debajo de su potencia nominal.

La bomba a lo largo del tiempo podrá sufrir desajustes mecánicos en los
sistemas de sellado, en apoyos, en desalineamientos, y en otros puntos, lo cual
llevará consigo una mayor exigencia al motor de arrastre, y se podrán producir los
problemas señalados en el párrafo anterior.

Por otra parte los sistemas de sellado, tanto interno como externo perderán
eficacia y harán disminuir el rendimiento volumétrico, proporcionando la bomba un
menor caudal para la misma altura manométrica.

Máquinas Hidráulicas T – 14 249

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Lógicamente un buen servicio de mantenimiento acusará tales anomalías, y
podrá reparar o cambiar aros de cierre, empaquetaduras, casquillos, rodamientos y
otras piezas para mantener altos tanto el rendimiento orgánico como el volumétrico.

Por último con el transcurso del tiempo se incrementa la rugosidad de las
paredes que conforman los conductos por los que circula el líquido, y se desgastan
determinados puntos de rodete y sistema difusor, con lo que aumentan las pérdidas
hidráulicas, y , por tanto, disminuyó el rendimiento manométrico.

Estos deterioros tiene una reparación más difícil y una sustitución más costosa
que los anteriores.





Fig 14.5 Efecto de los años en una
instalación de bombeo
La medida en que pueden disminuir los rendimientos es una cuestión
extraordinariamente difícil de conocer pues dependen de muchos parámetros
problemáticos de cuantificar, como son las características del líquido trasegado, las
sustancias en suspensión, las velocidades de circulación a través de la máquina,
horas de funcionamiento por año, atención del servicio de mantenimiento, etc.

El paso de los años afecta también a las tuberías y piezas especiales de la
instalación de manera que aumentan las pérdidas de carga y por tanto su curva
característica se cierra algo en abanico; lógicamente no se modifica la altura
piezométrica.

En la figura 14.5 se representan las curvas características de la bomba y de la
instalación al comienzo de su vida y después de transcurrido un tiempo, así como los
puntos de funcionamiento correspondientes.


3.- RENDIMIENTO EN FUNCIÓN DE LA VELOCIDAD ESPECÍFICA Y EL
CAUDAL

Wislicenus G.F. presentó en 1947 un ábaco de los promedios estadísticos de
los rendimientos de las bombas, en función de la velocidad específica y del caudal.
Esta carta fue aceptada rápidamente por los técnicos y sirvió para conocer el nivel de
calidad de una bomba.

La carta que se acompaña (figura 14.6) es una versión actualizada y ampliada
de la anterior, incluida en el manual de bombas de I. Karassik (Bibliografía).

250 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


( )
4 3
2 1
/
/
gH
NQ
N
s
= (N: rps; Q: m
3
/s ; H: m) ;
4 3
2 1
/
/
'
H
NQ
N
s
= ( N: rpm ; Q: galones/m; H: pies

N’s = 17170 Ns

1 galón = 3,785 l

1 pie = 304,8 mm


Fig 14.6.- Rendimiento de las turbobombas en función de la velocidad específica y el caudal. Fuente: I.
Karassik

Dicho ábaco está realizado en unidades anglosajonas y emplea la velocidad
específica convencional, pero puede ser traducido al SI con facilidad.

Se puede observar analizando el ábaco que los rendimientos se incrementan
con la velocidad específica y el caudal, siendo notablemente bajos para velocidades
específicas adimensionales inferiores a 0,03 y caudales por debajo de 6 l/s.

La carta presentada tiene un gran interés, entre otras ocasiones, para conocer
si la turbobomba seleccionada para una determinada instalación tiene un rendimiento
Máquinas Hidráulicas T – 14 251

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

aceptable. I. Karassik señala que en la obtención del ábaco no se han tenido en
cuenta aquellas bombas cuyos rendimientos son excepcionales.


4.- ESTABILIDAD DE FUNCIONAMIENTO

La curva característica altura - caudal de una bomba tiene forma parabólica,
con un máximo, que es conveniente no se encuentre en el primer cuadrante. La
existencia del máximo en esa zona puede llevar consigo, en determinados casos, una
inestabilidad de funcionamiento e incluso una imposibilidad total de bombeo.

Se considera el caso de una turbobomba elevando agua a un depósito de
regulación, destinado a suministrarla, a su vez, a una red de distribución cualquiera.
Se supone que la tubería de impulsión entra en el depósito superior por su fondo.

En primer lugar, y como primera aproximación en el estudio, se desprecian las
pérdidas de carga de la instalación de bombeo, es decir se supone que su curva
característica es una recta horizontal.

Consideremos que la bomba esté funcionando en el punto A, situado en la
rama creciente de su curva característica (figura 14.7). Si en un determinado
momento, y debido a un aumento de consumo en la red servida, o por cualquier otra
causa, disminuye el nivel del depósito, la bomba pasa a trabajar en un punto que
proporciona menos caudal, cuando precisamente se necesita más. Con esto bajará
más todavía la lámina del depósito y se pasará a funcionar en puntos en que la bomba
da cada vez menos caudal, hasta llegar al punto C en que éste se anulará.

Si lo que sucede es a la inversa, es decir que disminuye el consumo en la red,
el depósito aumenta su nivel, y la bomba pasa a trabajar en un punto en que
proporciona más caudal, cuando lógicamente se necesita menos, con lo cual sigue
aumentando el nivel del depósito. Así se llegará a funcionar en el punto M, máximo de
la curva característica, pero como el caudal necesitado es menor que Q
M
, seguirá
elevándose el nivel del depósito.

Suponiendo, como es normal, que la instalación dispone de válvula de
retención, a partir de este momento, al no cortarse las curvas de la bomba y de la
instalación, la bomba pasa a dar un caudal nulo y a funcionar en C (Ho).


En este punto seguirá funcionando, con los inconvenientes que ello lleva
consigo, hasta que el nivel del depósito baje hasta la altura correspondiente al punto
C. En este momento la bomba "brutalmente" empieza a funcionar en el punto D,
proporcionando el caudal Q
d


Como este caudal es superior al de consumo, ya que, en principio, se
necesitaba un caudal menor que Q
A
, irá subiendo el nivel del depósito e irá
recorriendo la rama descendente de la curva, hasta llegar de nuevo a M. En este
momento volverá a suceder lo explicado anteriormente, pasará a funcionar en C y se
repetirá de nuevo el ciclo.

A este funcionamiento cíclico se denomina marcha oscilante, que tendrá un
período que dependerá de la capacidad del depósito, del caudal consumido y de las
curvas de bomba y de instalación.

252 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




Fig 14.7 Problemas de estabilidad de bombeo


Como se ha visto el tramo de curva ascendente AM es inestable, no se debe
funcionar en él. Sin embargo la rama descendente es estable y autorregulable.

Si se trabaja en el punto B de la curva de la figura 14.7, al aumentar el
consumo, el nivel del depósito disminuye, pero automáticamente la bomba
proporciona mayor caudal, pudiéndose alcanzar un equilibrio. Si disminuye el
consumo en la red, aumenta el consumo, pero la bomba inmediatamente proporciona
un caudal menor.

Todas las irregularidades descritas no ocurren si la bomba descarga
directamente a la atmósfera, es decir si la tubería de impulsión penetra en el depósito
por la parte superior, pues en este caso la curva característica de la instalación
permanece inalterable al variar el nivel del depósito.

Si se tienen en cuenta las pérdidas de carga de la instalación, la curva
característica de ésta es una parábola, que se traslada paralelamente a sí misma
cuando varía el nivel del depósito.

El tramo inestable de la curva característica de la bomba, se minora si se
tienen en cuenta las pérdidas de carga de la instalación, pues el máximo a tener en
cuenta se traslada a la izquierda.

En los casos en que la instalación tenga pérdidas de carga importantes, puede
admitirse que el máximo esté situado en el primer cuadrante y tenga una pequeña
zona de inestabilidad, pues cuanto mayores sean aquellas más se traslada a la
izquierda el máximo relativo de la curva característica de la bomba.

Máquinas Hidráulicas T – 14 253

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig 14.8.- Inestabilidad de bombeo con pérdidas de carga en la instalación


5.- INTERPRETACIÓN DEL FUNCIONAMIENTO DE LAS TURBOBOMBAS
EN EL SEGUNDO Y CUARTO CUADRANTE.

En primer término hay que señalar que una tb cuando gira en el sentido
contrario al de diseño posee igualmente su cc, y no trabaja, como podría parecer a
primera vista, como turbina, sino que sigue trabajando como bomba con una cc
notablemente hundida y con unos rendimientos forzosamente pequeños.

Según como sea la cci el caudal proporcionado por la tb cuando gira en el
sentido incorrecto puede ser mucho menor e incluso nulo, tal como se aprecia en la
figura 14.9. Ante este peligro, para evitar tal anomalía, en el momento de poner en
marcha una bomba por primera vez es preciso cerciorarse de que el sentido de giro
sea el correcto.


Figura 14.9.- Punto de funcionamiento con la bomba girando en sentido inverso

254 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por otra parte, como puede deducirse por preguntas anteriores la cc H-Q de
una tb no se restringe al primer cuadrante sino que penetra en los cuadrantes
segundo y cuarto.

Para que no actúe en el segundo cuadrante basta disponer de una válvula
antirretorno en la impulsión, con lo que la parte de la cc correspondiente al segundo
cuadrante queda sustituida por el eje de ordenadas hasta H
0
(altura manométrica a
caudal nulo). En este caso la tb no funcionará nunca en el segundo cuadrante salvo
en el momento de parada de la bomba hasta que la válvula antirretorno se cierre
totalmente.

De todas formas hay que señalar que si se dispone de dicha pieza especial es
para que no se vacíen el depósito elevado ni la tubería de impulsión, pues si la
instalación no dispusiera de válvula antirretorno la bomba no sufriría efectos
perjudiciales acusados. Sin embargo hay que recordar que la presencia de dicha
válvula origina un determinado golpe de ariete.

Siguiendo esta consideración en instalaciones de elevación de agua de pozos
profundos no es usual disponer válvula antirretorno, para minorar el golpe de ariete
por una parte, y para eliminar un punto de relativamente fácil avería, como es dicha
pieza especial, teniendo en cuenta la gran dificultad que conllevaría la reparación de
una avería en tal tipo de instalaciones.

Para que una tb funcione en el cuarto cuadrante es preciso que la altura
piezométrica de la instalación sea negativa, tal como muestra la figura 14.10.

El punto de funcionamiento P
1
es totalmente rechazable, pues la bomba
trabaja en el cuarto cuadrante disipando energía, ya que recibe energía del motor y
del líquido no produciendo ningún beneficio, siendo el caudal proporcionado con la
bomba Q
1
, menor que el que facilitaría sin ella (Q
2
).


Figura 14.10.- Turbobomba. funcionando en el cuarto cuadrante

Sin embargo sí que existen instalaciones con altura piezométrica negativa pero
que funcionan en el primer cuadrante, tal como la señalada en la figura 14.11, pues
aunque aquella es negativa la altura manométrica resultante es positiva.

De todas formas habría la posibilidad de proporcionar el mismo caudal,
instalando una tubería de mayores dimensiones, lo cual es una cuestión económica a
considerar en cada caso.


Máquinas Hidráulicas T – 14 255

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig. 14.11.- Sistema de bombas trabajando con altura piezométrica negativa y altura
manométrica positiva.



Hay que advertir que el caso señalado en la figura 14.10 se da con alguna
frecuencia en la práctica, no debiendo utilizarse aunque la bomba sirva para cebar un
sifón.


6.- CÓDIGO DE ENSAYOS PARA LA RECEPCIÓN DE TURBOBOMBAS

En la actualidad existe el Proyecto de norma Internacional ISO/DIS 9906 bajo
el título: Bombas rotodinámicas - Código de ensayos del funcionamiento
hidráulico - Niveles 1 y 2. Este proyecto, próximo a convertirse en norma sustituye a
las normas ISO 3355 y 2458 que hasta el momento regían para la misma cuestión.
Los niveles 1 y 2 indican el grado de precisión de realización de los ensayos,
correspondiendo el 1 a la precisión superior. En principio seguirá vigente la norma ISO
5198 para casos de gran precisión.

Las mencionadas normas están pensadas fundamentalmente para ordenar las
relaciones entre fabricante y comprador, pero sirve indirectamente para conocer
muchos aspectos de las bombas. Se entiende como bomba rotodinámica cualquier
bomba centrífuga, helicocentrífuga o axial, es decir cualquier tipo de turbobomba.

El proyecto de norma presenta una lista exhaustiva de las variables que entran
en juego en la bomba, con sus definiciones, simbología y unidades correspondientes,
introduciendo precisiones importantes de cada una de ellas.

La norma desarrolla con toda claridad y precisión la forma en que deben
realizarse los ensayos, indicando como deben organizarse, como habrá de ser la
instalación, cuales las condiciones del ensayo, como deben analizarse los resultados y
como han de medirse las variables. La norma incluye una serie de anexos de gran
interés que concreta determinados aspectos del comportamiento de la bombas.

Dirigimos al lector al proyecto de norma o a la norma cuando aparezca de
manera definitiva para conocerla con detalle, sin embargo a continuación se destacan
algunos aspectos relevantes.
256 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Se define como agua limpia y fría a aquel líquido que cumple las condiciones
siguientes:

• Viscosidad cinemática máxima 1,75.10
-6
m
2
/s
• Temperatura inferior a 40ºC
• Densidad no superior a 1.050 kg/m
3

• Cantidad de partículas en suspensión no mayor a 2,5 kg/m
3

• Los sólidos disueltos no pueden superar los 50 kg/m
3


Considera válidos los resultados obtenidos con agua limpia y fría cuando la
bomba trabaje con otro líquido que posea las limitaciones siguientes:

• Viscosidad máxima 10.10
-6
m
2
/s; mínima cualquier valor
• Densidad comprendida entre 450 y 2.000 kg/m
3

• Cantidad de sólidos en suspensión máxima 5,0 kg/m
3
; mínima ninguna

Cuando los ensayos sean realizados a otra velocidad de giro diferente a la
especificada se podrán trasladar los resultados mediante las relaciones indicadas más
adelante en el apartado 15.2, dictadas por la homología, siempre que la velocidad del
ensayo esté comprendida entre el 50% y el 120% de la especificada, aunque una
diferencia superior al 20% puede afectar al rendimiento.


En el caso del NPSH
req
(16.7) se utilizará la relación siguiente:

( )
( )
NPSH
NPSH
N
N
req
ens
req
esp
ens
esp
x
=
|
\

|
¹
|
|


donde x puede tomarse en una primera aproximación igual a 2 si se cumplen las
condiciones siguientes: la velocidad de ensayo se limitará a un campo comprendido
entre el 80% y el 120% de la especificada y el caudal de prueba estará comprendido
entre el 50% y el 120% del valor nominal del ensayo. Si no se respetan estos límites el
exponente x puede alcanzar valores comprendidos entre 1,3 y 2.


7.- EXPRESIONES ANALÍTICAS DE LAS CURVAS CARACTERÍSTICAS
PRÁCTICAS DE LAS TURBOBOMBAS

Aunque como se acaba de explicar las curvas características prácticas de las
turbobombas se obtienen por puntos en los bancos de ensayos y normalmente los
catálogos comerciales las representan gráficamente, en bastantes ocasiones es
conveniente poder tratar el comportamiento de las turbobombas analíticamente. Para
ello es necesario encontrar unas expresiones que las definan con cierta fidelidad.

Dada la diversidad de turbobombas no todas pueden representarse mediante
la misma ecuación; por tal motivo en primer término se explican las expresiones
correspondientes a las bombas radiales o de velocidad específica menor y
posteriormente las diagonales y axiales o de mayor velocidad específica.



Máquinas Hidráulicas T – 14 257

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.1.- BOMBAS RADIALES

7.1.1.- Curva característica Altura - Caudal

La expresión que la representa con suficiente exactitud es:

H = A + B Q + C Q
2


donde, en todo caso, A > >> > 0, pues representa la altura manométrica a caudal nulo (H
0
)
y C < << < 0 ya que la altura es decreciente para valores altos de Q.

B > >> > 0 para n
s
reducidos, es decir para las bombas más radiales, lo cual
representa que la curva posee un máximo en el primer cuadrante.

dH
dQ
B CQ Q
B
C
si B y como C Q
H
H
= + = → =

〉 〈 → 〉
2 0
2
0 0 0
max
max


B < << < 0 para n
s
superiores entre los correspondientes a bombas radiales; en tal
caso Q
max
= -B/2C < 0 y no se forma máximo en el primer cuadrante, siendo la curva
continuamente decreciente.

B = 0 en el caso en que el máximo se sitúa en el eje de ordenadas. En este
caso la expresión se reduce a:

H = A + C Q
2


7.1.2.- Rendimiento - Caudal

La expresión analítica que mejor responde a esta relación, dentro de ciertas
limitaciones es:
η ηη η = B Q - C Q
2


ya que el rendimiento se hace cero para caudal nulo y a chorro libre (Q
0
).

El rendimiento se presenta para un caudal equivalente a Q
0
/2, veamos:

por una parte:
η = B Q + C Q
2
= 0 para Q = 0 y para Q = -B/C (Q
0
)
y por otra
dη/dQ = B + 2CQ = 0 → Q
η max
= - B/2C = Q
0
/2

Resulta obvio afirmar que los valores de A y B de esta expresión no tiene nada
que ver con los correspondientes a la curva H-Q.

En la expresión de la curva rendimiento - caudal en todo momento B > >> > 0 al
mismo tiempo que C < << < 0, dado que el rendimiento máximo se produce para Q > 0 y el
rendimiento disminuye para valores altos de Q.





258 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.1.3.- Potencia - Caudal

La expresión que define dicha relación es similar a la correspondiente altura -
caudal a pesar de que la potencia es proporcional al producto QH, por tanto:

P
a
= A + B Q + C Q
2

donde A > >> > 0 ya que este parámetro representa la potencia a caudal nulo (Pa
0
) que
tiene un valor positivo no desdeñable; B > >> > 0 porque P
a
es creciente con el caudal para
valores menores de éste y C < << < 0 porque P
a
decrece normalmente para valores de Q
algo superiores al nominal.

Se advierte nuevamente a pesar de su obviedad que los valores de A, B y C de
esta expresión son diferentes a los de las otras fórmulas.


7.2.- CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS DIAGONALES Y AXIALES

Las curvas características de las turbobombas de tipo diagonal y axial
presentan un trazado diferente de las correspondientes a las radiales que hace que las
sencillas expresiones de estas últimas sean incapaces de definir con cierta fidelidad
sus condiciones.


7.2.1.- Altura - Caudal y Potencia - Caudal

Debido a lo expresado en el párrafo anterior para representar tales curvas es
preciso añadir a las expresiones correspondientes a las curvas de la bombas radiales
un nuevo término, siendo, por tanto:

H = A + B Q + C Q
2
+ D Q
3


P
a
= A + B Q + C Q
2
+ D Q
3


En ambas expresiones en toda ocasión A > >> > 0 pues representa la altura y la
potencia absorbida a caudal nulo (H
0
y Pa
0
), que lógicamente son positivos. También
en todo momento D < << < 0 ya que H y P
a
disminuyen para caudales crecientes y
aumentan cuando Q decrece mucho.

Lo que sigue se concreta para la curva H-Q pero es válido para la otra
expresión.
H = A + B Q + C Q
2
+ D Q
3


dH
dQ
B CQ DQ Q
C
D
C DB
D
d H
dQ
C DQ Q
C
D
lexion
= + + = → =

±

= + = → =

2 3 0
3
3
3
1
2 6 0
3
2
2
2
2
max
inf
( )



Máquinas Hidráulicas T – 14 259

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Si fuese C < << < 0, teniendo en cuenta que D < << < 0, el caudal donde se produciría el
punto de inflexión sería menor que cero por lo que no se produciría inflexión en el
primer cuadrante, que no es el caso del tipo de bombas que estamos contemplando.

Por lo tanto necesariamente C > >> > 0. Si además C
2
- 3D B < << < 0, véase (1), no
existirá máximo, por lo que la curva será continuamente decreciente con un punto de
inflexión de tangente negativa. En este caso C
2
/3D < << < B y C
2
/3D < << < 0. Esto sucede para
la curva H-Q para valores de velocidades específicas intermedios y para valores altos
en la expresión P
a
-Q.

En el caso en que además de ser C > 0, fuese C
2
- 3D B = 0 el punto de
inflexión tendría una tangente horizontal coincidente con el máximo - mínimo relativo.
Eso significaría C
2
/3D = B < << < 0.

Si C > 0 y C
2
- 3DB > >> > 0 la curva presentará un máximo y un mínimo relativos a
la izquierda y derecha del punto de inflexión, en posiciones simétricas, siendo la
tangente en el mencionado punto positiva.

En este caso 0 > >> > C
2
/3D > >> > B, lo que se verifica para altos valores de la
velocidad específica en la curva H-Q y para valores intermedios en la P
a
-Q.

El mínimo se produce para un caudal positivo ya que B < 0, veamos:

Q
C
D
C DB
D
tengase en cuenta que D
de donde C C DB C DB C
C DB C DB
y como D B
min
( ) =

+

〉 〈
− + − 〈 → − 〈
→ − 〈 → − 〈
〈 → 〈
3
3
3
0 0
3 0 3
3 3 0
0 0
2
2 2
2 2



7.2.2.- Rendimiento - caudal

Es válida normalmente la expresión η ηη η = B Q + C Q
2
equivalente a la de las
bombas radiales. En los casos de bombas de velocidades específicas altas y con el fin
de representar mejor el pico que posee la curva puede utilizarse la expresión:

η ηη η = B Q + C Q
2
+ D Q
3

donde C < << < 0 puesto que carece de punto de inflexión, además de ser B> >> > 0 y D < << < 0.

Por último insistimos en que las letras de las distintas expresiones presentadas
no tiene en ningún momento los mismos valores numéricos.

Aunque ya se ha indicado en el encabezamiento de la pregunta repetimos que
lo que se ha tratado es de encontrar expresiones que representen con la mayor
fidelidad posible las curvas características prácticas resultantes de los ensayos y que
lo ha de hacerse es, a la vista de la forma de estas, elegir la ecuación más idónea.




260 Curvas características prácticas de turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián
































Máquinas Hidráulicas T – 15 261
.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


TEMA 15.- REGULACIÓN DE LAS TURBOBOMBAS



1.- MÉTODOS PARA REGULAR EL FUNCIONAMIENTO DE LAS
TURBOBOMBAS

En el capítulo 12 se estudió cómo puede modificarse el punto de
funcionamiento de un sistema de bombeo variando la curva característica
correspondiente a la instalación, mediante el maniobrado de alguna válvula.

Sin embargo tal solución, aunque es de uso muy frecuente, no debe utilizarse
nada más que circunstancialmente ya que ocasiona pérdidas energéticas, si bien es
una aceptable medida en instalaciones que trabajan con bombas de flujo radial ya que
la potencia absorbida disminuye con el caudal.

Otra forma de regular el funcionamiento del sistema es actuar sobre la bomba
dejando inalterable la instalación, con lo que se consigue modificar la curva
característica de aquella.

Existen varios procedimientos para actuar sobre la bomba, de entre ellos
destacan la variación de su velocidad de giro y el torneado de su rodete. Otros
procedimientos menos usados son la modificación de la anchura del rodete en su
salida, y en el caso de bombas especiales la variación de la inclinación de los álabes
del sistema difusor y de los álabes directrices situados antes del rodete, así como
produciendo una prerrotación con by-pass. Los tres primeros procedimientos se
estudian en los apartados siguientes.


2.- VARIACIÓN DE LAS CURVAS CARACTERÍSTICAS DE UNA
TURBOBOMBA AL VARIAR LA VELOCIDAD DE GIRO.

Al variar la velocidad de giro de una turbobomba se modifican sus curvas
características y por lo tanto la que relaciona la altura manométrica con el caudal, con
lo que se consigue que al trabajar en una determinada instalación proporcione
caudales variables (figura 15.1)

El trazado las curvas características de una bomba cuando gira a un
determinado régimen a partir de las curvas de la bomba cuando trabaja con otro
número de revoluciones se resuelve mediante la homología explicada en el capítulo 4
de la asignatura.

Es decir lo que se trata es de hallar la relación entre un punto de la curva
característica cuando gira a N
1
rpm de la misma bomba cuando funciona a N
2
rpm
teniendo el mismo rendimiento, es decir siendo homólogos.
262 Regulación de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Para el caso concreto de la curva altura - caudal se igualan los parámetros
manométrico y de caudal (4.4):

µ
R
gH
N D
=
2 2
δ
R
Q
ND
=
3


que al permanecer invariables la gravedad y el diámetro se verifica:

cte
N
Q
N
Q
N
Q
cte
N
H
N
H
N
H
= = = =
= = = =
L
L
2
2
1
1
2 2
2
2
2
1
1


lo cual subraya que en puntos de igual rendimiento las alturas manométricas son
proporcionales al cuadrado de la velocidad de giro y el caudal lo es a su primera
potencia.

Dividiendo la primera expresión por el cuadrado de la segunda, con el fin de
eliminar N, se tiene:
H
N
Q
N
H
Q
cte
2
2
2
2
= =

es decir que los puntos de igual rendimiento verifican que:

H = K Q
2

y que por lo tanto están situados en una parábola que pasa por el origen (figura 15.2).

Conocido lo anterior es fácil trazar la curva característica de una bomba
girando a N
2
rpm a partir de la correspondiente curva trabajando a N
1
rpm, pues se
tiene:









Fig 15.1 Modificación del
punto de funcionamiento
de un sistema de bombeo
al variar la velocidad de
giro
Máquinas Hidráulicas T – 15 263
.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián









Fig:15.2.- Curvas de
igual rendimiento al
variar la velocidad de
giro


H H
N
N
Q Q
N
N
2 1
2
2
1
2 2 1
2
1
= =

con lo cual pueden calcularse los puntos A
2
, B
2
, C
2
, ... conocidos previamente A
1
, B
1
,
C
1
, ... y trazarse la curva deseada.

Con las curva potencia absorbida - caudal pueden hacerse las mismas
consideraciones que las ya expuestas, de las que se deduce que los puntos de igual
rendimiento están situados en la curva P=KQ
3
.


3.- PROBLEMAS SOBRE MODIFICACIÓN DE LA VELOCIDAD DE GIRO DE
LA BOMBA.

Los problemas prácticos que fundamentalmente pueden presentarse en el caso
de variar la velocidad de giro son los siguientes:

• Conocidas las curvas características de una bomba girando a un determinado
número de revoluciones trazar las curvas correspondientes de la misma bomba al
trabajar a otro régimen.

• Conocida la curva característica H-Q de una bomba girando a un determinado
número de revoluciones y la curva característica de la instalación en que trabaja, hallar
el punto de funcionamiento cuando la bomba trabaje a otro régimen.

• Conocida la curva característica H-Q de una bomba girando a un determinado
número de revoluciones y la curva característica de la instalación en que trabaja,
calcular la velocidad a que deberá girar para que proporcione un determinado caudal.

El primer problema ha sido resuelto en el apartado anterior. El segundo se
resuelve trazando la nueva curva, y hallando así gráficamente su punto de intersección
con la curva de la instalación, el cual será el punto pedido. No hará falta trazar toda la
264 Regulación de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

nueva curva, sino solamente el trozo situado en el entorno de la intersección con la
curva de la instalación.

Para resolver el tercer problema se procede de la siguiente forma (figura 15.3).

Cuando la máquina gira a N
1
rpm el punto de funcionamiento es el A(H
1
, Q
1
),
pero se pide que proporcione un caudal Q
2
sin variar la curva de la instalación, es
decir que la curva de la bomba pase a funcionar en el punto B(H
2
, Q
2
).

Se calcula el coeficiente de la parábola que pasa por B, H2 = K Q
2
2








Fig: 15.3.- Velocidad
de giro de una bomba
para obtener un
determinado caudal

A continuación se traza la parábola que pasa por el origen y por B, y se halla
gráficamente el punto C (H
3
, Q
3
); al estar B y C en una parábola se trata de puntos
homólogos en los que se verifica:

H
N
H
N
o bien
Q
N
Q
N
2
2
2
3
3
2
2
2
3
3
= =

con lo que podrá calcularse la velocidad de giro N
2
solicitada.

No es necesario trazar toda la parábola, sino únicamente el entorno de punto
de intersección con la cc de la bomba.

Contra esta solución de modificar la velocidad de giro cabe decir tres cosas,
primero que al ser arrastradas las bombas, en la mayoría de los casos, por motores
eléctricos asíncronos, que llevan una velocidad substancialmente constante, éstos no
pueden variar a voluntad la velocidad de giro de las bombas, precisándose motores
eléctricos de velocidad variable o variador de velocidad de algún otro tipo.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que si se aumenta de manera
importante la velocidad de giro, pueden cambiar notablemente las condiciones de
trabajo de la bomba, y los materiales posiblemente pasen a trabajar con tensiones
para los que no hayan sido calculados. Por otra parte, al aumentar la velocidad de giro
pueden aparecer problemas de cavitación (16.3 y 16.4).

Máquinas Hidráulicas T – 15 265
.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por último, hay que señalar que si se disminuye bastante la velocidad de giro,
no se cumple la igualdad del rendimiento en las parábolas, pues se entra en una zona
en que no puede ser despreciado el Número de Reynolds.

Experimentalmente se sabe que las curvas de igual rendimiento se cierran tal
como muestra la figura 15.4







Fig. 15.4 Curvas de
igual rendimiento al
variar la velocidad
de giro

Una fórmula práctica para conocer la variación del rendimiento al disminuir el
régimen es la siguiente:

1 0
1 1
,
'
'
) ( |
¹
|

\
|
− − ≅
N
N
N N
η η



4.- VARIACIÓN DE LAS CURVAS CARACTERÍSTICAS DE UNA
TURBOBOMBA AL TORNEARSE EL RODETE.

Otro recurso para modificar la curva característica de una bomba, y por tanto
el punto de funcionamiento en una determinada instalación, es torneando el rodete, es
decir disminuyendo su diámetro exterior, sin alterar ninguna otra característica de la
máquina y manteniéndose la misma carcasa que constituye el sistema difusor.

Normalmente el ángulo β

formado entre la velocidad relativa y el sentido
negativo de la de arrastre, va modificándose desde la entrada a la salida del rodete.

Sin embargo los impulsores de las bombas se construyen en bastantes
ocasiones de tal manera que en su parte exterior se conserve constante dicho ángulo,
lo que equivale a decir que en esa zona el rodete forma una espiral logarítmica, curva
que como se demostró anteriormente, tiene tal característica.

Q
H
O
266 Regulación de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La construcción así de los rodetes, permite su torneado sin variar el ángulo de
salida β
2
. En el caso de bombas con difusor de álabes es preferible eliminar sólo la
periferia de los álabes del rodete, sin alterar la llanta y el cubo, apareciendo de esta
forma un difusor liso.











Fig: 15.5.- Torneado de rodete.
El proyecto de norma internacional ISO/DIS 9906 que presenta el código de
ensayos para las pruebas de recepción de las turbobombas (14.3), en su anexo F,
prescribe que para aquellos casos en que el torneado no pase del 5% y la velocidad
específica adimensional no sobrepase el valor de 0,24 (11.1.2), que el caudal y la
altura manométrica se modifican atendiendo a las expresiones siguientes:

Q
t
= K Q
a
H
t
= K
2
H
a


( )
( )
2
1
2
1
2
2
2
1
2
2
|
|
¹
|

\
|


=
a
t
D D
D D
K siendo


donde los subíndices t y a indican los valores después y antes del torneado
respectivamente. En los casos en que los diámetros a la entrada o salida no son
constantes se adoptarán sus valores medios.

Con relación al rendimiento permanecen prácticamente inalterables cuando

la
velocidad específica dimensional no supera 0,16 y el torneado no pasa del 3%.

En la práctica y si no hay por medio cuestiones contractuales en los que sea
necesario aplicar lo indicado por la norma internacional, se suele considerar
despreciables los efectos del diámetro a la entrada de la bomba de tal manera que la
variable mencionada se reduce a:

( )
( )
a
t
D
D
K
2
2
=
Zona de
torneado
Espiral Logarítmica
Zona de β
2
= c
te
β
2
Máquinas Hidráulicas T – 15 267
.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

y por otra parte se admiten torneados superiores, suponiéndose que se verifican las
relaciones indicadas más arriba, manteniéndose los rendimientos.

Con relación a las potencias absorbidas hay que recordar que su relación será
equivalente a la existente entre los productos caudal por altura manométrica, siendo
aquella, por tanto, proporcionales a los cubos de los diámetros de salida, si es que no
se considera la influencia de los diámetros a la entrada en el factor K.

Teniendo en cuenta todas estas consideraciones, los problemas resultantes se
resuelven de manera análoga al caso de modificación de la velocidad de giro,
verificándose que:
( ) ( )
( ) ( )
a
a
t
t
a
a
t
t
D
Q
D
Q
D
H
D
H
2 2
2
2
2
2
=
=


además de que los puntos de igual rendimiento práctico se sitúan en parábolas que
pasan por el origen de manera an´loga que en el caso de modificación de la velocidad
de giro.

Es conveniente recordar que antes y después del torneado del rodete de una
bomba no existe semejanza geométrica y que por tanto no se pueden aplicar
relaciones de homología, siendo por eso por lo que se habla de igual rendimiento
práctico.

Por último se advierte que hay que poner cuidado en el momento de realizar
los cálculos previos al torneado del rodete pues se trata evidentemente de una
operación irreversible.


5.- VARIACIÓN DE LA CURVA CARACTERÍSTICA DE UNA BOMBA A
MODIFICAR LA ANCHURA DEL RODETE EN SU SALIDA

Otro recurso para modificar las curvas características de una turbobomba es
alterar la anchura del rodete en su salida.

Esta solución, evidentemente menos útil y versátil, consiste en fundir rodetes
iguales en todo salvo en la distancia entre llanta y cubo, lo cual puede hacerse con
moldes muy parecidos, reduciendo costos.

En este caso, por los puntos de igual rendimiento práctico, la altura
manométrica permanece inalterable pues prácticamente no depende de la variable
mencionada, y el caudal resulta directamente proporcional a ella, ya que:

2 2 2

m
C b D Q π =

manteniéndose fijos el diámetro y la velocidad de gasto en la salida, con lo cual los
puntos de igual rendimiento práctico se sitúan en rectas horizontales en el plano H-Q.
Las potencias evidentemente son también proporcionales a b
2
.
268 Regulación de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Para trazar la curva característica de una bomba con anchura de salida b
2
',
conocida previamente la correspondiente a b
2
, cuya única diferencia es ésta, se
procede como sigue:

Se adoptan varios puntos A, B, C..., calculándose sus puntos correspondientes
A', B', C'... mediante las relaciones indicadas, uniendo posteriormente los puntos
hallados mediante una curva, tal como indica la figura 15.6.

Lógicamente esto de puede realizar dentro de ciertos límites y los resultados
obtenidos con lo que aquí se explica no poseen una gran rigurosidad, pues si la
anchura se modifica mucho, las imperfecciones en el guiado y otros factores harán
que no se cumplan las igualdades indicadas, teniendo en cuenta además que la
carcasa que constituye el sistema difusor es la misma.

Con esto se puede atender con una sola bomba una banda de puntos bastante
amplia, lo mismo que en el caso del torneado del rodete.










Fig: 15.6.- Modificación
de la curva característica
de la bomba al variar la
anchura de su rodete




6.- PROBLEMAS SOBRE MODIFICACIÓN DEL DIÁMETRO DEL RODETE Y
DE LA ANCHURA DEL MISMO

Los problemas que se presentan al tornear el rodete son análogos a los
resueltos en el caso de alteración de la velocidad de giro:

• Conocidas las curvas características de una bomba cuyo rodete tiene un
determinado diámetro, se han de trazar las mismas curvas cuando se tornea aquel en
un tanto por ciento conocido.

Q
H
O
Cctb con b
2
η = c
te

η’
η’’
Máquinas Hidráulicas T – 15 269
.


Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• Conocida la curva característica altura - caudal de una bomba cuyo rodete tiene
un determinado diámetro, y la curva de la instalación en que trabaja, se debe hallar el
punto de funcionamiento si el impulsor se tornea en un tanto por ciento conocido.

• Conocida la curva característica altura - caudal de una bomba cuyo rodete tiene
un diámetro conocido, y la curva de la instalación en que trabaja, ha de calcularse en
que tanto por ciento se debe tornear el rodete para que proporcione un caudal
determinado.

El primer problema se resuelve tomando una serie de puntos H-Q de la curva
característica de la bomba antes del torneado y hallando los valores correspondientes
de la altura y del caudal después del torneado mediante las expresiones indicadas en
el apartado 15.4. Los nuevos puntos se llevarán a un gráfico y se unirán mediante una
curva que es la que define el comportamiento de la bomba una vez realizada dicha
operación. Los puntos de igual rendimiento práctico, en el caso de no considerar la
influencia del diámetro a la entrada están situados en parábolas que pasan por el
origen de coordenadas, análogamente al caso de variación de la velocidad de giro.

Para resolver el segundo problema se traza la nueva curva de la bomba una
vez torneado su rodete, y el punto de intersección con la curva de la instalación, que
permanece inalterable, será el resultado del problema, que se resolverá gráficamente.

No es preciso trazar toda la nueva curva de la bomba, sino únicamente el
entorno de la intersección con la curva de la instalación.

Para resolver el tercer problema se procederá como sigue (figura 15.7):

Antes de tornear el rodete el punto de funcionamiento es el A (H
A
, Q
A
), pero el
caudal solicitado es Q
B
, que al permanecer inalterable la curva de la instalación,
corresponde al punto B (H
B
, Q
B
).









Fig: 15.7.- Curva
característica de la
bomba al tornear el
rodete

De la misma manera que en el caso de modificación de la velocidad de giro se
calcula el factor de la parábola que pasa por el origen y por B, se dibuja por puntos
dicha parábola obteniendo así, gráficamente, el punto C, intersección de la parábola
Q
Q2 Q3 Q1
H
3

H
1


H
2
H
ccb
cci
O
270 Regulación de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

con la curva de la bomba antes de tornear el rodete; como se sabe ambos puntos
tienen el mismo rendimiento práctico, por lo tanto se verificará:

2 2
2
2
2
2
' ' D
Q
D
Q
bien o
D
H
D
H
C B C B
= =


con lo que se podrá calcular el diámetro a que deberá ser torneado el rodete para
funcionar en el punto B, que proporcionará el caudal Q
B
solicitado.

Los problemas que se presentan cuando varía la anchura del rodete son
absolutamente análogos a los que se acaban de ver, pero teniendo en cuenta que los
puntos de igual rendimiento práctico se sitúan en rectas horizontales, pudiendo el
lector resolverlos con gran facilidad.









Máquinas Hidráulicas T – 16 271

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 16.- FUNCIONAMIENTO DE LAS TURBOBOMBAS


1.- PRECAUCIONES A ADOPTAR EN LA PUESTA EN MARCHA DE LAS
BOMBAS.

Antes de poner en marcha una turbobomba, y en el caso más frecuente de que
ésta tenga su eje por encima de la lámina superior del depósito de aspiración, como la
instalación indicada en la figura 16.1, es preciso cebar la bomba.



Fig: 16.1.- Esquema de un sistema de bombeo.

Cebar la bomba significa llenar de líquido la tubería de aspiración y la carcasa
de la máquina, con objeto de que al ponerla en marcha se cree en el punto de entrada
del rodete una depresión suficiente para vencer el desnivel existente entre la lámina
superior del depósito de aspiración y el eje de la bomba más las pérdidas de carga
hasta ese punto.

Si la bomba no se cebara el rodete funcionaría como ventilador vehiculando
aire, creando tan sólo una pequeña depresión incapaz de elevar el líquido hasta la
entrada de la máquina. La curva característica altura - caudal que produciría la bomba
en tal caso sería similar a trabajando con agua, ya que como se sabe dicha curva no
depende de la densidad aunque sí de la viscosidad. Como consecuencia la bomba
generaría una altura manométrica igual a una determinada cantidad H de metros de
columna de aire, la cual es equivalente tan solo a un número menor de H mm de
Depósito superior
Tubería de impulsión
Motor de arrastre
Válvula de regulación
Válvula de retención
Bomba
Tubería de aspiración
Válvula de pié
Depósito inferior
272 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

columna de agua, a todas vistas insuficiente para crear la depresión necesaria a la
entrada de la bomba.

Por otra parte conviene recordar que si el depósito de aspiración no se
encuentra en contacto con la atmósfera, es como si estuviese situado en cota
geométrica diferente a la real, superior si la presión en él fuese positiva, o inferior si
resultase menor que la atmosférica.

Para cebar la bomba, parada ésta, se introduce líquido por un orificio que
disponen estas máquinas en su parte superior, llenando de esta manera la tubería de
aspiración y la carcasa de aquella, adoptando la precaución de instalar una válvula de
pie que impida se escape el líquido por la parte inferior de la tubería de aspiración.

En la figura 16.2 se observa el dispositivo que llevan incorporado algunas
bombas para facilitar el cebado que consiste en una especie de embudo roscado a la
carcasa situado en su parte superior, el cual roscado parcialmente permite el paso del
líquido y si se rosca totalmente cierra el orificio e impide que el líquido trasegado salga
al exterior. En casos especiales la aspiración dispone de una bomba de vacio para
proceder a un cebado automático (fig 16.2).


Fig: 16.2.- Sistema de cebado de bombas

La válvula de pie que se dispone en el punto en que el líquido penetra en la
tubería de aspiración tiene la doble misión de impedir el descebado de la instalación y
de servir de filtro de manera que no penetren sustancias que pueda arrastrar el líquido
que sobrepasen un determinado tamaño. Por tanto esta pieza especial lleva
incorporada una válvula unideccional, también denominada antirretorno o de bloqueo,
y una rejilla que la envuelve.

En el caso en que la lámina superior de líquido del depósito de aspiración esté
en todo momento por encima del eje de la bomba, o mejor dicho, su cota piezométrica
sea superior a la de aquel, no debe instalarse la válvula unidireccional.

El filtro solo puede eliminarse en el caso de que se tenga garantía de la
limpieza del líquido; este elemento suele recibir los nombres de cebolleta, colador,
alcachofa o avispero. En la figura 16.3 se presentan diferentes tipos de la válvula de
pie.
Orificio para el cebado
Embudo para cebado
Máquinas Hidráulicas T – 16 273

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Fig: 16.3.- Válvulas de pie

Con el fin de proceder al cebado con mayor comodidad en instalaciones más
perfectas se dispone de un by-pass entre las tuberías de impulsión y aspiración con
una válvula que una vez abierta permita llenar la carcasa y la tubería de aspiración
con líquido procedente del depósito superior.(figura 16.4).

Por otra parte con objeto de facilitar aún más el cebado se dispone de una
válvula de fuga para expulsar el aire, que en ocasiones dificulta el cebado.



Fig: 16.4.- Cebado de bombas

También existen turbobombas que son autocebantes, que consiguen el cebado
por medio de diferentes artificios. Algunas tienen un rodete auxiliar que crea el vacío, y
otras lo que hacen es recircular el líquido existente en la carcasa expulsando poco a
poco el aire contenido en la aspiración. La carcasa se llena de líquido la primera vez
que se pone en marcha la bomba sin que se vacie en cada parada. Es conveniente su
utilización en instalaciones que vayan a tener poca vigilancia. (figura 16.5).


Cebolleta
Colador
Alcachofa
Avispero
Válvula para cebado
By pass Válvula de purga
274 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fig: 16.5.- Bomba autocebante


Una cuestión muy importante al poner en marcha por primera vez una bomba
es la comprobación de que su sentido de giro sea el correcto, pues si no es así la
máquina proporcionará un caudal notablemente menor que el previsto e incluso se
anulará, dado que en tal caso la curva característica de la bomba desciende de
manera notable (fig: 16.6).


Fig: 16.6.- Curvas de funcionamiento con la bomba girando en sentido incorrecto


Otros aspectos a tener en cuenta en el momento de ponerse en marcha una
bomba por primera vez, o después de una largo período sin funcionar, es la correcta
alineación entre los ejes de aquella y del motor de arrastre; además se debe observar
si el eje gira con facilidad al actuar sobre él con la mano. También es conveniente
hacerla funcionar en vacío cierto tiempo para comprobar que no existen problemas
mecánicos, y que el motor de arrastre no se sobrecalienta. Esto mismo se observará
cuando se ponga en funcionamiento con circulación de líquido.

Igualmente es importante contemplar la fuga que se produce en la caja
prensaestopas con el fin de apretar o disminuir la presión del prensa si fuese
Fuente: Itur
+N
-N
Q
H
Q
1
Q’
1
Q
2
Q’
2
O
P’
2
P
1

P’
1
P
2
Máquinas Hidráulicas T – 16 275

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

necesario. Hay que advertir que un elevado porcentaje de los problemas que se
originan en una instalación de bombeo proceden de una deficiente aspiración.


1.1.- CURVAS CARACTERÍSTICAS DE LA PUESTA EN MARCHA DE LAS
TURBOBOMBAS

Como es evidente en el proceso de puesta en marcha, el grupo motobomba
pasa desde una velocidad nula hasta la de régimen, discurriendo por todas las
intermedias.

Por tanto la curva característica de la bomba pasa de ser el origen de
coordenadas, cuando está parada, a la curva que define la bomba cuando gira a la
velocidad de régimen, tal como se indica en la figura 16.7.

Entre todas las velocidades intermedias hay una particularmente interesante,
es aquella en la que, por primera vez, la bomba genera la altura piezométrica de la
instalación. En el momento en que se alcanza esa velocidad, que llamaremos N
O
, se
trabaja en el punto A de la curva de instalación, y llegará la primera gota de líquido al
depósito superior, en el caso que se encuentre abierta la válvula que normalmente
suele existir en la tubería de impulsión. (figura 16.7).




Fig 16.7.- Curva característica de la puesta en marcha
con la válvula de impulsión abierta

Fig 16.8.- Curva característica par - velocidad de giro en la
puesta en marcha de la bomba, cuando la válvula de
impulsión se encuentra abierta.


A medida que prosigue aumentando la velocidad de giro, la curva característica
de la bomba continúa desplazándose hacia arriba, proporcionando cada vez más
caudal, hasta alcanzar el de régimen.

La curva de la puesta en marcha, es decir los puntos de funcionamiento del
sistema desde que la bomba está parada hasta la velocidad de régimen, y en el caso
en que la válvula de la impulsión esté abierta, es la línea mixta OAP.

Q O
A
H
N
P
N
o
N O
P
C
A
C
p



C
A



C
o
276 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En la figura 16.8 se representa la curva característica par - velocidad de giro,
correspondiéndose las mismas letras de las figuras 16.7 y 16.8 con los mismos puntos
de funcionamiento.

Imaginemos ahora, que cuando se pone en marcha una turbobomba, se
encuentra cerrada la válvula de la impulsión. En este caso, al seguir aumentando la
velocidad de giro a partir de N
o
la bomba sigue sin proporcionar ningún caudal, y la
curva de puesta en marcha es el eje de ordenadas hasta B (figura 16.8).

Ese punto B es el de intersección de la curva característica de la bomba a
velocidad de régimen, con la curva de la instalación con la válvula cerrada, que como
se vio anteriormente es el eje de ordenadas.

Fig:. 16.9.- Curva característica de la puesta en marcha cuando la válvula de la impulsión se encuentra
cerrada.

En este punto seguirá funcionando la bomba mientras no se abra la válvula; al
hacerlo se modifica la curva característica de la instalación, abriéndose en abanico,
trabajando en todos los puntos de la curva característica de la bomba, hasta alcanzar
el punto P en funcionamiento de régimen.

La curva par - velocidad de giro depende, en este caso, de la velocidad
específica de la bomba. Si ésta es baja o moderada, el par solicitado en el punto B es
menor que en el P, tal como lo indica la figura 16.10, en la que también se muestra la
curva de puesta en marcha.

Sin embargo, si la bomba es de velocidad específica alta el par solicitado en el
punto B es superior al correspondiente a P. En tal caso el motor de arrastre podría
llegar a quemarse, si se funcionará en B cierto tiempo.

Si se dispone de guardamotor la bomba se parará y cuando de nuevo se
ponga en marcha, sucederá lo mismo, hasta que se abra la válvula de la impulsión.

Q
O
N
N
o
H
B

P
A
Máquinas Hidráulicas T – 16 277

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Resumiendo: al poner en marcha una bomba de velocidad específica alta con
la válvula de impulsión cerrada, el motor de arrastre puede llegar a quemarse, si no se
dispone de guardamotor o aquel está lo suficientemente sobredimensionado.





(1) con válvula compuerta abierta
(2) con válvula compuerta cerrada
y n
s
baja
(3) válvula de compuerta
cerrada y n
s
alta



Fig: 16.10.- Curva característica par - velocidad de giro de puesta en marcha de la bomba con la válvula
de impulsión cerrada.

Ahora bien, ninguna bomba, cualquiera que sea su velocidad específica,
conviene funcione largo tiempo con la válvula de impulsión cerrada, ya que el líquido
bombeado sirve de lubricante y refrigerante de los elementos de la bomba; si la
bomba no eleva líquido, la energía gastada por ella se transforma en calor, que se
transmite a aquel, el cual eleva su temperatura y puede llegar fácilmente a deteriorar
parte de la máquina.

Tampoco, por este mismo motivo, una bomba debe funcionar largo tiempo en
vacío, pues la energía disipada al transformarse en calor puede terminar estropeando
la máquina.

Por otra parte hay que tener en cuenta que aunque la válvula de impulsión se
encuentre abierta, el agua existente en la tubería de elevación actúa a modo de tapón,
que se elimina a medida que el líquido entra en movimiento; es decir la curva
característica de la instalación es, de entrada, el eje de ordenadas, que se va abriendo
en abanico hasta alcanzar la curva de régimen. El tiempo que tarda en abrirse
depende lógicamente de la masa de agua que exista en la impulsión.
1
2
3
278 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián







Fig: 16.11.- Curva característica de
puesta en marcha de una
turbobomba con la válvula abierta y
llena de líquido


Si la instalación es pequeña puede despreciarse el efecto anterior, pero si es
grande la puesta en marcha se realizará siguiendo la curva indicada en la figura 16.10.
Los puntos intermedios entre A y P corresponden a la intersección de las curvas
características de la bomba y de la instalación en cada instante, la primera a
diferentes velocidades de giro y la segunda en distintas situaciones de la impulsión,

La curva par - velocidad de giro resultante será lógicamente una posición
intermedia entre las señaladas para válvula de impulsión abierta y cerrada, pero en
todo caso hay que tener en cuenta que esto es un estado transitorio y por tanto su
influencia sobre el motor de arrastre es mucho menor.


2.- ARRASTRE DE LAS BOMBAS

En una gran mayoría de los casos, las bombas se accionan mediante motores
eléctricos asíncronos de corriente alterna.

Las velocidades de giro son las correspondientes al sincronismo, menos una
cierto valor debido al deslizamiento, pero manteniendo la velocidad suficientemente
constante independientemente de la carga, si ésta se mantiene por debajo de los
valores nominales del motor.

Para potencias superiores a 750 W el reglamento electrotécnico de baja
tensión exige se disponga algún procedimiento para que no se produzcan
sobreintensidades excesivas en el momento de la puesta en marcha. La solución más
sencilla es utilizar un sistema de estrella - triángulo

Cuando no se dispone de energía eléctrica en las proximidades y es costoso el
tendido de líneas, o en el caso de una instalación de emergencia, las bombas se
accionan mediante motores Diesel o de gasolina. En instalaciones contra incendios es
frecuente la utilización de bombas dispuestas en paralelo una arrastrada por motor
eléctrico y la otra por motor Diesel.

En los lugares en que se dispone de vapor en abundancia, como puede ser en
fábricas donde existen hornos o calderas, es posible accionar las bombas con turbinas
de vapor. Tienen la ventaja de posibilitar una fácil variación de la velocidad de giro.
Q
O
H
B
A
N
N
o
P
Máquinas Hidráulicas T – 16 279

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


También puede conseguirse variar la velocidad de giro con gran facilidad,
mediante motores de corriente continua, y motores especiales de corriente alterna.


3.- CAVITACIÓN EN LAS BOMBAS.

3.1.-DESCRIPCIÓN DEL FENÓMENO

La cavitación es un fenómeno que se puede producir en las máquinas e
instalaciones hidráulicas, cuyas importantes consecuencias tienen el peligro de
perturbar notablemente su funcionamiento.

El fenómeno se produce, de manera similar a las turbinas, cuando la presión
del líquido se reduce a su presión de vapor máxima, instante en el cual aquél se
vaporiza, formándose bolsas de vapor de líquido.

Una vez formadas las bolsas de vapor, éstas son arrastradas hacia zonas de
mayor presión donde se condensan, creándose un vacío, ya que pasan a ocupar un
volumen notablemente menor, produciéndose implosiones que motivan
sobrepresiones puntuales elevadísimas. Es bueno hacer notar que el vapor de agua
ocupa un volumen del orden de 1250 veces superior al del agua.

En cuanto a las sobrepresiones, en el caso de las turbobombas se han llegado
a detectar presiones de 100 MPa (≈1000 bar) e incluso superiores. El tiempo que
tarda en producirse el condensado de las bolsas de vapor es pequeñísimo, del orden
de pocos µs.

Por otra parte con una incidencia menor, pero coadyuvando en el fenómeno,
sucede que cuando el líquido alcanza una presión reducida desprende parte de los
gases que tiene disueltos, dado que, según la ley de Henry, la cantidad de gas
disuelto en un líquido es directamente proporcional a aquella; además la solubilidad es
función de la temperatura, descendiendo al incrementar ésta.

El gas que normalmente tienen disuelto en su seno los líquidos es el aire, con
una mayor riqueza relativa de oxígeno que de nitrógeno, dada su mayor solubilidad.

La cantidad de aire que contiene el agua en condiciones normales es del orden
del 2 al 3% en volumen, es decir que el aire disuelto en un litro de agua ocupará al
desprenderse de ella un volumen de 20 a 30 cm
3
; esto no quiere decir que la
disolución ocupe tal capacidad, puesto que los volúmenes en una disolución gas -
líquido o gas - gas no son aditivos.

Parte del aire disuelto se desprende cuando la presión del líquido alcanza
valores próximos a la de presión de vapor, de tal manera que se forman bolsas de aire
y de vapor del líquido.
El aire, rico en oxígeno, favorece la oxidación de las paredes; posteriormente el
líquido arrastra el óxido si éste no es adherente, y deja las paredes aptas para una
nueva oxidación, produciéndose de esta manera desprendimiento de material.

Pero volviendo a las implosiones señaladas más arriba, cuya importancia
relativa es mucho mayor que la oxidación, éstas producen fuertes vibraciones en la
280 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

máquina, que pueden alcanzar al acoplamiento con el motor de arrastre, e incluso a la
propia cimentación, si la cavitación es severa.

Por otra parte, las implosiones que se verifican junto a paredes, actúan a modo
de martillo neumático entre los poros y fisuras del material, desgarrando y
desprendiéndose éste, adquiriendo el aspecto de un terrón de azúcar. Se conoce que
el colapso de las burbujas no se hace concéntricamente sino que comienza por un
punto a modo de dardo que produce el efecto señalado.

Como consecuencia de todo lo anterior la cavitación conduce a un fuerte
descenso de la altura manométrica, en el caso de turbobombas, y de la altura efectiva,
en el de turbinas, así como del rendimiento.

En el caso de turbobombas, si la velocidad específica adimensional es
reducida, menor de 0,04, correspondiente a máquinas radiales, las cc Hm-Q y η-Q
descienden muy bruscamente en el momento de producirse la cavitación. Si tiene
valores intermedios, entre 0,04 y 0,24, es decir, si las máquinas son diagonales, se
produce una caída de las curvas más suave y menos marcada. Por último para
turbobombas más rápidas, o sea con máquinas axiales, las cc no tienen un punto de
desenganche como en los casos anteriores, sino que cuando se forma la cavitación
las cc descienden en su totalidad respecto de las cc de la máquina sin cavitar (fig.
16.12).








Fig: 16.12.- Efecto de la cavitación sobre la
curva característica H-Q de las turbobombas.

Las turbobombas con velocidad específica más alta tienen un mayor riesgo de
cavitación, pero sus consecuencias son más tolerables.

Lógicamente después de que la bomba haya trabajado con cavitación, cuando
lo haga sin cavitar sus curvas características serán más desfavorables. Por otra parte
la vida de una máquina que cavite es menor de la normal.

H
N
s
reducido
Cctb sin cavitar
Cctb cavitando
Q
N
s
media
sin
con
Q
H
N
s
alta
sin
con
Q
H
Máquinas Hidráulicas T – 16 281

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Dadas las funestas consecuencias que acarrea la cavitación, y teniendo en
cuenta que el riesgo existe en no pocas instalaciones, es absolutamente necesario
conocer la forma o las precauciones a adoptar para evitarla.


3.2.- EVALUACIÓN DE LA CAVITACIÓN EN LAS TURBOBOMBAS

Como se ha señalado la cavitación se produce cuando la presión en un punto
desciende por debajo de la presión de vapor. Por otra parte según se dedujo en el
estudio del diagrama de transformación de energía en una instalación de bombeo,
normalmente la presión disminuye hacia aguas abajo, siendo mínima a la entrada de
la bomba, lógicamente en un punto cercano a la proa de los álabes, donde todavía el
líquido no haya recibido energía del rodete, y en posiciones de mayor cota.

Tomando Bernoulli entre la lámina superior del depósito de aspiración (B) y el
mencionado junto (D) (figura 16.13) se tendrá:








Figura 16.13.- Esquema de la aspiración de
un sistema de bombeo

P
Z
V
2g
hf
P
Z
V
2g
B
l
B
B
2
BD
D
l
D
D
2
γ γ
+ + − = + +

teniendo en cuenta que v
B
2
/2g es nulo en la inmensa mayoría de los casos, restando
la tensión de vapor (p
s

1
) a los dos miembros y ordenando los factores, se tiene:

( )
BD B D
l
s
l
B
2
D
l
s
l
D
hf Z Z
P P
2g
V P P
+ − − − = + −
γ γ γ γ


donde el primer miembro es la energía que tiene el líquido en el punto D por encima
de la presión de vapor, es decir lo que se denomina carga neta de la aspiración sobre
la tensión de vapor (CNA), o lo que es lo mismo, en palabras inglesas Net Positive
Suction Head over vapor pressure.

Las siglas de las cuatro primeras palabras de dicha frase -NPSH-
corresponden a algo que ha alcanzado fortuna, de tal manera que la carga neta de la
aspiración de conoce internacionalmente con el nombre de NPSH.

Válvula de pie
B
D
282 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Ahora bien, realmente se le conoce con el nombre de NPSH disponible, ya que
es la carga neta en la aspiración que dispone el líquido en el punto mencionado.

Como, obviamente, en la fórmula anterior el primer miembro es igual al
segundo, y todos los términos de éste son dependientes de la instalación se puede
afirmar que el NPSH disponible es función exclusiva de ésta.

Por otra parte se sabe que para que no se produzca cavitación, al menos
teórica, es necesario y suficiente que P
D
> P
S
, es decir que
P P
0
D s
l

>
γ
o lo que es
lo mismo:
NPSH disponible >
V
2g
D
2


Pues bien, a V
D
2
/2g se le denomina NPSH requerido, ya que se trata de la
energía mínima que se requiere tenga el líquido en la aspiración para que no se
produzca cavitación.

El término V
D
2
/2g que es la energía cinética existente en un punto interior de la
máquina, depende lógicamente de ésta.

Se sabe que:
2g
W
2g
C
k
2g
V
2
1
2
1
2
D
λ + =

donde C
1
y W
1
son las velocidades absoluta y relativa a la entrada del rodete, pero los
parámetros k y λ son de difícil cálculo analítico.

Volviendo a la ecuación base se podrá escribir:

NPSH
disponible
= NPSH
requerido
+
P P
D S
l

γ


El valor de este último término representa el cuanto se aleja el sistema de la
cavitación, por lo que recibe el nombre de carga de seguridad o NPSH de seguridad.

Este factor depende del técnico diseñador de la instalación y del seleccionador
de la bomba, que a la vista del NPSH disponible de la instalación elegirá una bomba
con un NPSH determinado. Se aconseja que no descienda en ningún momento de 0,5
a 0,90 mcl o bien que NPSH
disponible
sea mayor a 1,3 NPSH
requerido

En la figura 16.14 se han dibujado en unos ejes coordenados, donde en
abscisas se representa el caudal, y en ordenadas en primer término, el valor de

( )
B D
l
S B
Z Z
P P
− −

γ


que es una horizontal al ser independiente del caudal; y en segundo lugar se ha
dibujado el NPSH disponible al restarle al valor anterior la pérdida de carga en la
aspiración.
Máquinas Hidráulicas T – 16 283

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Figura: 16.14.- Representación de los valores NPSH en función del caudal

Por otra parte se ha dibujado el NPSH requerido que es igualmente función del
caudal. La diferencia de ordenadas entre ambas curvas resulta ser la carga de
seguridad, que se reduce al incrementarse el caudal, hasta el punto C, denominado
punto crítico, donde aquella se anula produciéndose en él la cavitación teórica.

3.2.1.- Factores de que depende el NPSH disponible

Para conocer los factores de que depende el NPSH disponible basta analizar
con detalle su expresión:
NPSH
disponible
= ( )
BD B D
l
S B
hf Z Z
P P
+ − −

γ


estos son los siguientes:

• Presión en el depósito de aspiración. Si éste se encuentra abierto a la
atmósfera se recuerda que la presión barométrica depende de la altitud, siguiendo
aproximadamente la relación:

mcagua
m Altitud
(
¸
(

¸

− =
900
33 10
) (
,
P
l
B
γ


• Presión de vapor del líquido, la cual es característica de cada líquido y
de su temperatura.

• Peso específico del líquido bombeado.

• Altura geométrica de aspiración.

• Pérdida de carga en la aspiración, la cual es función de sus
características: longitud, diámetro, material y piezas especiales, así como del
caudal y de la viscosidad del fluido; dependiendo, a su vez, esta última de la
temperatura.
NPSH
requerido
NPSH
disponible
(P
B
-P
s
)/γ
l
–(z
D
-z
B
)
Q
h
f BD
C
D
2
/2g
C
Q
c
(P
D
-P
s
)/γ
l

284 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Es evidente que para conseguir un buen NPSH disponible es conveniente
diseñar la aspiración con amplitud, restringir al mínimo las piezas especiales, diseñar
codos de radio de curvatura amplia y conos de reducción suaves (ángulo formado
entre generatrices opuestas no mayor de 16º)

3.2.2.- Factores de que depende el NPSH requerido

La obtención de un buen NPSH requerido, es decir un valor numérico reducido,
la bomba y el rodete deben tener una sección amplia a la entrada y se han de evitar
desprendimientos de la vena líquida de las paredes. Para ello es interesante que se
verifique en lo posible lo siguiente:

• Velocidad relativa a la entrada - W
1
- pequeño, con ello se conseguirá
aumentar la presión.

• Los álabes han de comenzar cerca del principio del rodete, para que el
líquido sea bien guiado desde el comienzo y dificultar la separación de la vena
líquida de las paredes.

• La proa de los álabes esté bien perfilada, tenga forma aerodinámica.

• Mecanizado lo más perfecto posible, sobre todo a la entrada del rodete
y comienzo de los álabes.

• Espesor reducido en la proa de los álabes con el fin de no minorar
demasiado la sección de paso.

• Número de álabes suficiente para conseguir buen guiado.

• Deben evitarse los radios pequeños en la corona o llanta del rodete,
con la misión de evitar cambios bruscos de dirección que propicien el
despegamiento de la vena.

Por otra parte, el diseño de la tubería de aspiración puede llegar a influir en el
NPSH requerido de manera que es conveniente que entre el último codo y la brida de
entrada a la bomba exista un tramo recto de tubería de al menos 10 veces su
diámetro, para que las líneas de corriente pierdan la deformación producida por el
codo si existiese. Cuando esto no sea posible es conveniente instalar un carrete con
placas radiales que consigan el fin mencionado.

Determinadas bombas poseen una embocadura de entrada de cierta longitud,
que favorece el fenómeno deseado.


3.3.- PARÁMETRO DE CAVITACIÓN DE THOMA

Además existen otros criterios para estudiar la cavitación, uno de ellos es el
denominado parámetro de Thoma, que por convención vale:

σ =
NPSH
H
disponible
m

Máquinas Hidráulicas T – 16 285

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

que tiene la ventaja de ser adimensional, y poder ofrecer las posibilidades de estos
parámetros.

Conocido mediante experimentación el funcionamiento de una serie de
turbobombas se ha podido construir un ábaco en el que dispuestos en ambos ejes el
parámetro de Thoma y N's, y como parámetro la velocidad específica de succión, se
puede llegar a conocer a priori, en el momento de realizar una instalación y para
turbobombas normales, si ésta se encuentra en zona de cavitación o no (figura 16.15).

Se denomina velocidad específica de succión al parámetro adimensional.

( )
4
3
disp
2
1
ss
NPSH g
NQ
N =


En América se utiliza el parámetro convencional deducido del anterior
despojado de la gravedad, con N en rpm, Q en galones por minuto y NPSH disponible
en pies, que se representa por N'
SS

Otra manera de evaluar la cavitación es por la cantidad en peso de material
desprendido después de un cierto número de horas de funcionamiento.

Pero ante esta evaluación hay que tener en cuenta la diferente resistencia de
los materiales con que se fabrican los rodetes ante la cavitación, siendo los mejores
los bronces y los aceros inoxidables.


3.4.- OBTENCIÓN DEL NPSH REQUERIDO EN UNA TURBOBOMBA

Como se ha visto el NPSH requerido es la energía cinética existente en un
determinado punto de la bomba difícil de determinar, siendo dependiente de las
velocidades absoluta y relativa a la entrada del álabe, sin que se conozca su relación.











Figura:
16.15.-
Ábaco
de
Thoma
286 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Por ello si se desea obtener su valor es preciso recurrir a ensayar en la propia
bomba en un banco preparado ex profeso.

Al no ser el NPSH requerido un factor directamente medible, se recurre a
provocar la cavitación, de manera que al anularse la carga de seguridad e igualarse
los NPSH requerido y disponible, sea conocido el primero, al determinar el segundo.

Todos los factores que entran en juego en el NPSH disponible son medibles
directamente, salvo las pérdidas de carga en la aspiración, que pueden conocerse a
través de consideraciones teóricas o, mejor, por medio de mediciones en el propio
laboratorio.

Tomando Bernoulli entre el depósito de aspiración (B) y el punto de entrada de
la tubería de aspiración (E), lo más próximo posible a la bomba, en el que se pueda
disponer un vacuómetro, se tendrá:


P
Z
V
2g
h
P V
2g
Z
B
l
B
B
2
fBE
E
l
E
2
E
γ γ
+ + − = + +

donde se conocen todos los factores menos las pérdidas de carga, ya que V
B
es nula
y la velocidad en E se hallará a través del caudal y la sección de la tubería.

Con esto se puede calcular la pérdida de carga entre B y E que se hace
equivalente a la existente entre B y D al no poder medirse ésta. El error producido es
pequeño, y el resultado obtenido del NPSH disponible estará por el lado de la
seguridad.

La cavitación se provoca variando la instalación de forma que se reduzca el
NPSH disponible, dado que en la bomba no se puede actuar, siendo por tanto el
NPSH requerido inalterable.

Esto se puede conseguir por varios procedimientos; reduciendo la presión en el
depósito de aspiración, disminuyendo la cota de la lámina superior del depósito de
aspiración, aumentando la pérdida de carga en la aspiración, e, incluso aunque menos
factible, incrementando la temperatura del líquido para alterar la presión de vapor.

Pero todavía falta resolver una cuestión: ¿Cuando cavita la bomba? ¿Cómo se
conoce que una bomba empieza a cavitar?.

Una bomba cuando cavita produce un ruido característico, parecido al de una
hormigonera, como si tuviera gravilla en su interior. Ahora bien, en un ensayo no se
puede dejar al laborante adoptar medidas de una manera tan subjetiva, siendo
necesario conocer que el fenómeno se ha producido por un procedimiento totalmente
objetivo.

Al no existir método alguno que señale de forma terminante que la cavitación
se empieza a producir, se ha definido por convención que la situación frontera se
verifica cuando la altura manométrica de la bomba es el 97% de la que se hubiera
engendrado en el caso de no existir cavitación.


Máquinas Hidráulicas T – 16 287

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.4.1.- Ensayo con variación de la presión en el depósito de aspiración

Si el banco de bombas dispone de un depósito de aspiración cerrado con
posibilidades de producir su vacío, se puede modificar su presión, y así disminuir el
NPSH disponible.

Se pone en marcha la bomba haciendo trabajar la instalación en un punto
determinado - M - intersección de las curvas características de la bomba y de la
instalación, ambas conocidas.

Se procede a disminuir la presión en el depósito de aspiración de manera
gradual, de forma que al reducirse el NPSH disponible la bomba se acerca a la
cavitación. Al minorar P
B
la cci se traslada paralelamente hacia arriba, ya que se
aumenta H
io
sin modificarse las pérdidas de carga.

Se continua disminuyendo la presión en el depósito de aspiración hasta que
llega el momento en que se produce la cavitación definida por convención; en dicho
instante la cctb se habrá modificado pasando por el punto S verificándose que: RS =
0,97 RT.

El valor de RS se conocerá mediante los manómetros dispuestos a la entrada y
salida de la bomba, y el de RT se deducirá de la cctb H
m
-Q para el caudal facilitado
por el caudalímetro.

En todo momento se calcula el NPSH disponible que es igual al requerido por
convención, para el caudal OR.

Dicho ensayo habrá de repetirse para una serie de caudales a fin de
determinar la cc completa NPSH requerido - caudal. Normalmente en los catálogos
comerciales esta curva figura en un gráfico situado debajo del correspondiente a la
curva H
m
-Q. La consecución de caudales diferentes se consigue maniobrando en una
válvula de la impulsión.








Figura: 16.16.–
Obtención del NPSH
requerido variando la
presión en el depósito
de aspiración







Si el ensayo fuese realizado mediante la disminución de la cota de la lámina
superior del depósito de aspiración la cuestión es completamente análoga.

Cci disminuyendo P
B
Cctb sin cavitar
cci
Cctb
cavitando
R Q
H
H’
i0

H
io
T
M
S
288 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




Figura 16.17 -
Obtención del
NPSH requerido
variando la
presión en el
depósito de
aspiración sin
conocer la cctb.

El ensayo también puede realizarse sin conocer previamente la curva
característica de la bomba. Para ello se pone en marcha la bomba con la válvula de
impulsión algo cerrada, haciendo trabajar la instalación en un punto determinado T-
intersección de las curvas características de la bomba y de la instalación (figura
16.17).

Se procede a disminuir la presión en el depósito de aspiración de manera
gradual, de forma que al reducirse el NPSH disponible la bomba se acerca a la
cavitación. Al disminuir P
B
la cci se traslada paralelamente hacia arriba ya que
aumenta H
io
mientras las pérdidas de carga se mantienen inalterables. Para mantener
el caudal se procede a abrir la válvula de impulsión de forma que se restablezca el
caudal y el punto T de funcionamiento. Se continuará disminuyendo P
B
hasta que se
produzca la cavitación definida por convención, en dicho momento la cctb desciende y
para el mismo caudal produce una altura manométrica igual al 97% de la definida por
el punto T.
Tanto el valor de RS como el de RT se conocerán mediante los manómetros
dispuestos a la entrada y a la salida de la bomba; el caudal se controlará con el
caudalímetro que disponga el banco, debiendo permancer constante.

En el momento en que se produce la cavitación se calcula el NPSH disponible
que es igual al requerido para el caudal OR.

3.4.2.- Ensayo mediante maniobrado en una válvula de la aspiración

La reducción del NPSH disponible también puede realizarse, aunque de una
manera más imperfecta, mediante el maniobrado de una válvula dispuesta en la
aspiración de la bomba(figura 16.18).

Se pone en marcha la bomba con la válvula de la impulsión algo cerrda,
haciendo trabajar la instalación en un determinado punto M, intersección de las cctb y
cci, ambas conocidas.


cci disminuyendo P
B
cci
cci disminuyendo P
B

Y abriendo la válvula
cctb sin cavitar
cctb
cavi-
tando
R
Q

H
H’
i0

H
i0
O
Máquinas Hidráulicas T – 16 289

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Se procede a continuación a cerrar lentamente la válvula de la aspiración, que
interesa tenga gran facilidad de regulación, abriéndose la válvula de la impulsión para
mantener la altura manométrica y el mismo caudal. Se sigue con el mismo proceso
hasta que se alcance el instante de la cavitación definida por convención, en el cual se
verifica: RS = 0,97 RT. En dicho momento se mantiene el caudal pero no así la altura
manométrica.



Figura 16.18 - Obtención del NPSH requerido mediante maniobra en una válvula de la aspiración.


El valor de RS se conoce mediante los manómetros y el de RT se deduce de la
cctb conocida para el caudal OR facilitado por el caudalímetro. Todo lo demás sería
repetir lo ya explicado.

Análogamente al caso anterior puede realizarse el ensayo sin conocer
previamente la cc H-Q de la bomba, procediendo de manera parecida a la explicada
anteriormente definida en la figura 16.19.

Obviamente el ensayo ha de hacerse manteniendo constante la velocidad de
giro. Al ser el NPSH requerido una altura puede suponerse que se modifica con el
cuadrado de la velocidad. Sin embargo en la práctica no se cumple rigurosamente, de
todas formas está claro que el NPSH requerido aumenta con la velocidad.
cci maniobrando válvula
cci
cctb sin cavitar
cctb
cavitando
T
H
O R Q
M
290 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Figura 16.19 - Obtención del NPSH requerido mediante maniobrado de una válvula de la
aspiración, sin conocer la cctb

Por otra parte tratándose de turbomáquinas geométricamente semejantes el
NPSH requerido varía proporcionalmente al cuadrado del diámetro.


4.- BOMBAS FUNCIONANDO EN GRUPO

Las bombas además de funcionar individualmente pueden hacerlo en grupo,
en serie o en paralelo, o bien combinando estas dos disposiciones.

Estas soluciones se adoptan en los casos en que se requiera aumentar la
altura manométrica o el caudal, o ambos factores a la vez.


4.1.- DISPOSICIÓN EN SERIE

Dos o más bombas se disponen en serie cuando la brida de salida de una se
conecta con la de entrada a la siguiente.

Obviamente el caudal que circula por todas es el mismo y la altura
manométrica total es la suma que proporciona cada una de ellas.

Conociendo la curva característica de cada bomba de puede trazar la
correspondiente al conjunto sin más que sumar las alturas manométricas para cada
caudal, tal como se observa en la figura 16.20.

Si las bombas son diferentes hay que poner cuidado para no hacer trabajar a
alguna en el cuarto cuadrante, en cuyo caso restaría altura manométrica al conjunto
trabajando en la zona que se disipa energía. Es decir no se deberá trabajar con un
caudal superior al menor de los valores de Q
o
(caudal para altura nula) (figura 16.20).

cci
cci maniobrando válvula
cctb sin cavitar
Cctb cavitando
R Q
O
H
H
i0

T
Máquinas Hidráulicas T – 16 291

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián









Figura:16.20 -
Bombas
funcionando en
serie



No es frecuente la disposición en serie puesto que se fabrican bombas
multicelulares, que no es otra cosa que varias máquinas dispuestas en serie dentro de
una misma carcasa.


4.2.- DISPOSICIÓN DE BOMBAS FUNCIONANDO EN PARALELO

Dos o más bombas trabajan en paralelo cuando tienen, en lo posible, las
aspiraciones e impulsiones comunes. En este caso el caudal resultante es,
evidentemente, la suma de los caudales de cada máquina, mientras que las alturas
manométricas de cada bomba son iguales.

Tomando Bernoulli entre la salida y entrada de las bombas, se tiene:




B
E
+ H
m1
= B
S


B
E
+ H
m2
= B
S


Por tanto: H
m1
= H
m2
= B
S
- B
E

Figura:16.21 - Bombas funcionando en paralelo

Por lo tanto, la curva característica Hm-Q del conjunto de dos o más máquinas
trabajando en paralelo, conocidas las correspondientes a las bombas funcionando
aisladamente, se obtiene sumando los caudales para cada altura (figura 16.22).



B
1
B
2
E
S
AB + AC = AD
H
1
+ H
2
= H
s
Q
H
A
D
O

B
1
B
2
Q01
E
Q03
B
C

H
02

H
01
292 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Figura 16.22 - cc de bombas funcionando en paralelo.

Si las bombas son diferentes no se debe hacer trabajar al conjunto con una
altura manométrica superior al menor de los valores Hmo (altura para caudal nulo),
dado que entonces la bomba que tuviera el valor de Hmo menor proporcionaría un
caudal negativo, o en el mejor de los casos, sí dispusieran válvulas antirretorno,
proporcionaría un caudal nulo, con los consiguientes inconvenientes que esto conlleva
(figura 16.22).

En el caso de que no se dispusieran válvulas antirretorno la cc del conjunto por
encima de Hm
01
se correspondería con la línea discontinua, obtenida mediante la
suma algebraica de caudales, y en el supuesto de que las tuvieran se solaparía con la
cc tb 2.

Al definir la manera de como funcionan dos o más bombas en paralelo se ha
indicado que es cuando, en lo posible, tienen las aspiraciones e impulsiones comunes;
pues bien es frecuente, en primer término que las tuberías de aspiración sean
independientes, y en segundo que las tuberías que conexionan las impulsiones tengan
cierta entidad y las pérdidas en ellas producidas no sean despreciables.

En tal tipo de instalaciones, el caudal resultante sigue siendo, evidentemente,
la suma de los caudales de cada bomba, pero las alturas manométricas de cada
máquina ya no son idénticas.

Veamos, tomando Bernoulli entre el depósito de aspiración A y el punto B,
ambos comunes para las dos bombas, se tiene (figura 16.23)




AB + AC = AD
(1 + 2) ΣQ
D
2 1
Q
O
H
m
A
Hm01
Hm02
B C
Máquinas Hidráulicas T – 16 293

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




B
A
– h
fasp1
+ H
m1
– h
fS1-R
= B
R


B
A
– h
fasp2
+ H
m2
– h
fS2-R
= B
R


De donde:

B
R
– B
A
= H
m1
– h
fasp1
- hf
S1-R
=
H
m2
–h
fasp2
– hf
S2-R





Figura 16.23.- Bombas en paralelo con diferente aspiración

es decir que los valores que son iguales no son las alturas manométricas si no los
valores resultantes de restar a éstas las pérdidas de carga en sus respectivas
conducciones entre A y B.

En el caso en que las bombas sean gemelas y las instalaciones simétricas la
consideración anterior será innecesaria.

La utilización de bombas trabajando en paralelo es muy frecuente,
fabricándose además bombas con rodetes y aspiración dobles, que no son otra cosa
que dos bombas dispuestas en paralelo dentro de la propia carcasa.


4.3.- ALTERNATIVA ENTRE HACER FUNCIONAR DOS BOMBAS EN SERIE O EN
PARALELO.

A priori parece que se puede afirmar que cuando se requiere un caudal
importante las bombas deben disponerse en paralelo, y cuando se necesita crear gran
presión se deben situar en serie.

Sin embargo no es exactamente así pues hay que advertir que para conocer el
funcionamiento de una bomba no se puede olvidar nunca la instalación donde vaya a
trabajar aquella.

En la figura 16.24 se observa que cuando la cc de la instalación pasa por
encima del punto A, intersección de las cc de las bombas funcionando en serie y en
paralelo, se obtiene más caudal haciéndolo en serie, que en paralelo, en contra de lo
previsto en un principio.

Por otra parte hay que resaltar que cuando la cci tiene bastante pendiente el
aumento del caudal que se obtiene al disponer dos bombas gemelas en paralelo es
relativamente pequeño con relación al que proporcionaría una sola máquina, y que en
ningún momento el caudal se duplica como pudiera parecer.

Por esto aquí cabe insistir una vez más que en un sistema de bombeo además
de la máquina o máquinas, la instalación tiene una importancia fundamental, y que de
su buen diseño, y posterior montaje, dependerá de manera importante el rendimiento
del conjunto.

B
1
B
2
R
A
S
2
S
1
294 Funcionamiento de las turbobombas

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián



Figura 16.24. - Bombas trabajando en serie y en paralelo.

Obviamente en un sistema con bombas en paralelo, puede hacerse funcionar
una de las máquinas solamente, o la otra, o bien las dos a la vez consiguiendo de esta
manera tres caudales diferentes (figura 16.25).


Figura 16.25.- Bombas funcionando en paralelo.

En algunos casos en que interesa incrementar no solo el caudal sino también
la altura manométrica es posible realizar instalaciones que combinen bombas en serie
y en paralelo.

paralelo
serie
Q O
H
m
H
m02


H
m01



H
mi0
Q
01
Q
02

cctb 1
cctb 2
Q
paralelo
cci
Cctb 2
O
H
H
02

H
01
Cctb1
Q
A
Q
B
Q
C
C
A
B
Máquinas Hidráulica.- T - 17 295

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

TEMA 17.- INSTALACIONES DE BOMBEO SIMPLES

1.- INTRODUCCIÓN

Es indudable que el agua es un elemento vital para el desarrollo de cualquier
actividad humana, bien sea del sector primario como del secundario y terciario. En
muchas ocasiones se dispone de caudal suficiente pero se carece de la energía
necesaria, bien sea en forma de posición, presión o velocidad, por lo que es preciso
suministrársela de alguna manera, cuestión que se efectúa en las denominadas
Instalaciones de bombeo.

Se trata de un tipo de instalaciones cuasi universal, pues prácticamente no
existe industria o servicio que no disponga de alguna; no sólo en el caso del agua
sino en toda clase de líquidos.

Una instalación de bombeo incrementa la energía de un líquido, dicho en otro
lenguaje, aumenta su Bernoulli, es decir eleva su cota, su presión o su velocidad, o
bien una combinación de las mismas, para que con esta energía cumplimente un
determinado servicio.

Para ello el líquido seguirá el proceso, mostrado en el diagrama de bloques
siguiente:

Captación,
Red o
Depósito
Bomba Depósito Uso
Vertido
E≠0
E=0
Conducción


El agua captada en una corriente superficial o subterránea, o tomada
directamente de una red, o bien un líquido existente en un depósito, se trasiega
mediante una bomba, con ella se incrementa su energía y se conduce por una tubería
a otro depósito para su posterior uso. Como caso alternativo se puede enviar el agua
para su utilización sin pasar previamente por ningún depósito. El agua una vez
utilizada se vierte a un determinado lugar, en principio, sin energía.

Las transformaciones energéticas que se verifican en el proceso se explican
en el siguiente diagrama:

E.eléctrica E.hidraúlica Transformaciones
hidraúlicas
E.mecánica Energía
nula
Motor
eléctrico
Bomba Conducción
Uso Vertido


296 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En el motor eléctrico, que en la mayoría de los casos arrastra la bomba, se
convierte la energía eléctrica en mecánica; en la bomba este tipo de energía se
transforma en hidráulica; en las conducciones se verifican transformaciones entre los
tres tipos de energía hidráulica - posición, presión y velocidad - y lo mismo sucede en
el momento de utilización del agua, verificándose posteriormente el vertido, donde la
energía puede considerarse nula.

En todas estas transformaciones energéticas indudablemente se producen
pérdidas, con el consiguiente consumo de energía, pero donde se utiliza y gasta
generalmente más es lógicamente en su uso.

Las instalaciones de bombeo se pueden concretar en los tres tipos que se
esquematizan en la figura 17.1.



Bombeo directo



Bombeo a depósito elevado

Bombeo con sobrepresor


Fig 17.1 Formas de incrementar la energía.

• En el caso de bombeo directo, el agua es captada de un depósito y
bombeada directamente hacia el uso.

• En la segunda instalación, el líquido se eleva a un depósito superior para
posteriormente suministrarlo al usuario mediante gravedad.

• En el tercer caso, es decir, en una instalación de sobrepresión, la bomba
introduce el agua en un recinto presurizado, gracias a una campana de aire
comprimido, verificándose el servicio a partir de éste. Dicho recinto se
denomina depósito sobrepresor.

Máquinas Hidráulicas T – 17 297

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El primer tipo, es indudablemente el más económico, pero no acumula agua
con energía para el caso de avería; por lo que el servicio queda interrumpido en caso
de avería, no permite paradas y puestas en marcha frecuentes; la red del servicio no
tiene respuesta inmediata en el momento de ponerse en marcha la bomba; y la
variación de caudal no se puede obtener de forma económica o fácil. Sólo debe
emplearse cuando el consumo sea continuo en el tiempo y, por tanto, el caudal
necesario bastante constante.

El segundo caso, bombeo a depósito elevado, tiene todos los parabienes
salvo en lo económico. Posee acumulación de agua con energía, el servicio puede
ser intermitente, variable y en todo caso la respuesta es inmediata. Se emplea en
aquellos casos en que la instalación sea importante y se requiera alta fiabilidad.

El tercer procedimiento es un intermedio entre los dos anteriores; su costo es
algo mayor que el de bombeo directo pero notablemente inferior al del depósito
elevado; prácticamente no acumula agua con energía, pero permite un
funcionamiento intermitente, variable y su respuesta es inmediata.

A lo largo de este tema se explica en que consiste una instalación de bombeo,
su cálculo y sus detalles constructivos, las instalaciones de sobrepresión y otros
aspectos de interés.

Aunque en los párrafos precedentes y en los capítulos y apartados siguientes
se hace referencia expresa al agua, por ser el líquido más universal, la mayoría de las
cuestiones aquí planteadas son perfectamente aplicables a otros líquidos.



2.- EXPRESIÓN DE LA CURVA CARACTERÍSTICA DE LA INSTALACIÓN

Tal como ya se ha explicado en el tema 12, el trazado de la curva
característica de la instalación requiere conocer los datos siguientes:

• Cotas y presiones de las láminas superiores de los depósitos de aspiración
e impulsión.

• Características completas de la conducción: diámetros, materiales,
longitudes de las tuberías y número y tipo de piezas especiales.

• Diámetro de boquilla de salida, en el caso en que el líquido saliera a la
atmósfera a través de ella.

Conocidos estos datos se calculará: la denominada altura piezométrica de la
instalación.
Hm
p
z
p
z
io
= +
|
\

|
¹
|
− +
|
\

|
¹
|
2
2
1
1
γ γ


Expresado todo ello en metros de columna del líquido que fluye (mcl); las
presiones deberán medirse con el mismo origen (vacío absoluto, presión atmosférica
local...).


h
f
= h
f
tuberías
+ h
f
piezas especiales

298 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


tanto de la aspiración como de la impulsión, medidas en mcl.

• V
2
/2g en el caso de salida por boquilla, siendo: V = Q / S de donde:

g S
Q
g
V
2
1
2
2
2 2
=

medidos en mcl, para ello se escribirá Q en m
3
/s y S en m
2
, g=9,8 m/s
2
.

Una vez conocido todo lo anterior se dan los siguientes pasos:

• Se escribe la expresión que define la curva característica de la instalación.

• Se calcula la altura manométrica para una serie de caudales.

• Se elige un formato de papel.

• Se adoptan las escalas convenientes para Hm
i
y Q.

• Se trasladan los puntos calculados Hm
i
- Q al papel.

• Se traza la curva que pasa por todos los puntos calculados, la cual es
precisamente la curva característica de la instalación.

A lo largo de este capítulo se desarrolla un ejemplo aplicativo de la teoría que
se va explicando con el fin de conseguir una mejor comprensión por parte del lector.

Ejemplo
Se desea construir la curva característica de la instalación definida en el esquema
adjunto y por los datos siguientes:

Líquido: agua
Cotas: z
1
= 900m z
2
= 930m
Presiones: p
1
= 0 (abierto a la atmósfera)
P
2
=1,96 bar (manométrica)
Conducción: Tubería: fundición;
diámetro: 100 mm
Longitudes: aspiración: 25 m; impulsión: 125 m



Resolución

Altura piezométrica (altura manométrica a caudal nulo).

Máquinas Hidráulicas T – 17 299

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Nota: Se debe resolver esta cuestión siempre en metros de columna del líquido que
fluye y preferentemente en presiones manométricas

Pérdidas de carga

Rugosidad de la fundición = ε = 0,026 cm

Rugosidad relativa = ε/D = 0,026/10 = 0,0026 = 2,6.10
-3

Coeficiente de Hazen-Williams C
HW
= 120
(caso de que ε/D sea frontera se adoptará el C
HW
menor)

Pérdida de carga unitaria para D = 100 mm; J
1
= 3,11.10
-4
mca/|m.(l/s)
1,852
|

Longitudes equivalentes

Los valores indicados sólo deben utilizarse en cálculos rápidos, ya que la
longitud equivalente depende del diámetro de la pieza especial.

Aspiración: válvula de pié 25 m
Codo 90º 5 m

Impulsión: válvula antirretorno 15 m
2 válvulas compuerta 2x5 m
4 codos 90º 4x5 m

Total ---------- 75 m

Longitud equivalente total = 25 + 125 + 75 = 225 m

Pérdida de carga = h
f
= 3,11.10
-4
.225.Q
1,852


H
f
= 0,07.Q
1,852


La expresión analítica de la cci será:

H
mi
= 50 + 0,07.Q
1,852


A continuación se calcula el valor de H
mi
para diferentes valores del caudal Q,
tal como se indica:

Q l/s 2 4 6 8 10 12 14 16
H
mi
mca 50,3 50,9 51,9 53,3 55,0 57,0 59,3 61,9

( ) mcl Z
P
Z
P
Hm
io
50 0 900
9800
10
96 1 930
5
1
1
2
2
= + −
|
|
¹
|

\
|
+ =
|
|
¹
|

\
|
+ −
|
|
¹
|

\
|
+ = ,
γ γ
300 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Nota: no merece la pena en la precisión del cálculo de la pérdida de carga pasar del
dm.

Ahora solo resta elegir el formato del papel y las escalas más idóneas tanto
para H como para Q. El formato usual es el A-4.

Hay veces que en el gráfico no se adopta como origen de coordenadas el
punto (0,0) sino otros valores de H y Q para conseguir mayor definición en la zona de
trabajo. En este caso se ha adoptado el formato mencionado y el origen de
coordenadas (0,0) y como escalas 1cm = 1 l/s y 2,5 mca (fig 17.2).

Una curva queda perfectamente definida con 10 puntos, suficientemente con 8
e incluso con 6 y en algunos casos con menos si el tramo que se desea representar
es reducido; se pondrá especial cuidado en la zona en que se encuentren los
resultados.

Traspasados los puntos calculados al sistema de coordenadas elegido, basta
trazar la curva que pasa por todos y cada uno de los puntos para obtener la curva
característica de la instalación


2.1.- SELECCIÓN DE LA BOMBA MAS IDÓNEA

Para seleccionar la bomba más idónea con el fin de atender al servicio es
preciso conocer en primer término la instalación donde ha de funcionar y el caudal
que se requiere. En la mayoría de los casos la altura piezométrica no es constante
sino que oscila entre determinados valores y en ocasiones el caudal deseado puede
ser igualmente variable. Estas circunstancias evidentemente habrán de considerarse
en el momento de seleccionar la bomba; es usual considerar como hipótesis de
cálculo unos valores medios para la altura piezométrica y el caudal.

Primeramente habrá de seleccionarse el tipo de bomba que se adopte mejor
al servicio, lo cual depende de las características del líquido a elevar y del tipo y
circunstancias de la instalación.

Trazada la curva característica de la instalación y conocido el caudal deseado
se puede saber el punto en que se desea trabajar.

Si se toma la instalación del ejemplo presentado en el apartado anterior y si se
desea obtener un caudal de 10 l/s, el ounto deseado será: P:(55 mca; 10 l/s) (fig
17.2).

Suponiendo que se trata de atender a un servicio de suministro de agua en
condiciones normales, se puede adoptar, por ejemplo, el tipo de bombas
normalizadas de una determinada marca comercial (versión F, de bomba Itur).

En primer término se parte de los diagramas generales de curvas
características facilitadas por el fabricante para la selección de dichas bombas, tanto
para 1450 como para 2900 rpm, que se adjuntan (fig 17.3). Escogiendo la versión de
2900 rpm, que se adapta mejor a la altura manométrica exigida, se entra en abcisas
por el caudal 36 m
3
/h equivalente a 10 l/s, y en ordenadas por la altura 55m,
observando que corresponde al grupo de bombas 40-200b


Máquinas Hidráulicas T – 17 301

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


0 2 4 6 8 10 12 14 16
0
10
20
30
40
50
60
Escal as 1 cm = 1 l/s y 2,5
mca
Puntos calculados
caudal altura
l/s mca
0 50
2 50,3
4 50,9
6 51,9
8 53,3
10 55,0
12 57,0
14 59,3
16 61,9
PUNTO DESEADO : P (55 mca; 10 l/s)
P
H (mca)
Q (l/s)

Fig 17.2 Curva característica de la instalación

302 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Fuente: Itur
Fig 17.3 Curvas características de las turbobombas de un determinado modelo

Ahora se busca el gráfico donde figuran las curvas características de este tipo
de bombas (figura 17.4). Dicho gráfico, como puede observarse, contiene las curvas
características (H,Q) de cinco bombas, que en este caso corresponden a una misma
carcasa con rodetes de diferentes diámetros, probablemente obtenidos por torneado,
viniendo expresada esta medida en mm. Las otras curvas dibujadas en el diagrama
superior indican el rendimiento.
Máquinas Hidráulicas T – 17 303

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





Fig:17.4.- Curvas características de un determinado grupo de turbobombas
304 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


El gráfico intermedio indica la potencia absorbida y el inferior el NPSH
requerido en función del caudal.

Entrando con el punto P(55 m; 36 m
3
/h) en la parte superior de la figura 17.4
se observa que se encuentra situado entre las curvas correspondientes a las bombas
cuyos rodetes tienen 193 y 202 mm de diámetro.

Si se desea obtener un caudal de al menos 36 m
3
/H es preciso elegir la
bomba mayor, es decir la 40/200.bF de 202 mm de diámetro.


2.2.- PUNTO DE FUNCIONAMIENTO

La bomba seleccionada trabajando en la instalación prevista no proporcionará
indudablemente el punto deseado sino otro que será el que corresponde a la
intersección de las curvas características de bomba e instalación.

Para conocer dicho punto deberán dibujarse las dos curvas en el mismo
gráfico, bien en el de la bomba o en el de la instalación, mejor en el de esta última.

Para ello deberán tomarse unos cuantos puntos de la curva característica de
la bomba y llevarlos al gráfico de la instalación:

Q m
3
/h 0 10 20 30 40 50 60
Q l/s 0 2,8 5,6 8,3 11.1 13,9 16,7
H mca 60 61,5 61,5 59,5 56,5 52,2 46,8

Trazando la curva que pasa por estos puntos se tienela cctb, Siendo el punto
de funcionamiento (fig 17.5):

P’ (56,3 mca; 11,3 l/s)

Llevando este punto a la cctb facilitada por el fabricante, se puede observar que el
rendimiento de la bomba es: 69,3% aproximadamente, y 9 hW de potencia absorbida
(fig: 17.4)

Dicha potencia puede conocerse a través de la expresión:

Pa
QH
W kW = =
⋅ ⋅ ⋅
= ≅

γ
η
9800 113 10 56 3
0 693
8897 9
3
, ,
,
.
Máquinas Hidráulicas T – 17 305

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

0 2 4 6 8 10 12 14 16
0
10
20
30
40
50
60
c.c.i.

Escalas 1 cm = 1 l/s y 2,5
Puntos deducidos de la figura 17.4
Bomba 40/200.bF rodete 202 mm Diam.
a 2900 rpm. Fuente: Itur.
PUNTO DE FUNCIONAMIENTO : P (56,3 mca; 11,3 l/s; 69,3
P
H (mca)
Q (l/s)

Fig 17.5 Curva característica de la instalación y de la bomba. Punto de funcionamiento

306 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

En el momento de seleccionar el motor eléctrico de arrastre conviene
sobredimensionarlo en un 20% en el caso de motores pequeños, 15% para valores
medios y 10% en el caso de que sean de gran tamaño. Evidentemente hay que
elegirlos dentro de los motores existentes en el comercio. En nuestro caso concreto
se adopta un motor de 11 kW.

Hay que resaltar aquí que en el momento de seleccionar una bomba no se
puede conseguir que su curva característica pase exactamente por el punto deseado,
ni que el punto de funcionamiento resultante sea el óptimo de la bomba; sin embargo,
habrá que intentar conseguir en lo posible que el rendimiento del punto de trabajo, no
se aleje mucho del correspondiente al punto nominal de la bomba.

En nuestro caso el rendimiento nominal es el 70,5% y el obtenido 69,3%
siendo la diferencia aceptable (fig 17.4)


2.3.- COSTO ENERGÉTICO

El costo de elevación de un m
3
de agua se obtendrá dividiendo el costo de la
energía gastada en una hora entre el volumen de agua elevado en el mismo tiempo.

Suponiendo un costo de 0,09 euro/kWh, se tendrá:

3
023 0
6 3 3 11
09 0
87 0
9
m euro
x
C / , .
, ,
, .
,
=
|
¹
|

\
|
=

El coeficiente 0,87 corresponde al rendimiento del motor eléctrico de 11 kW
cuando trabaja en un punto equivalente a 9/11 de su potencia.


2.4.- RENDIMIENTO ESPERADO DE UNA BOMBA

Con el fin de saber si el rendimiento de una bomba facilitado por el catálogo
de un fabricante o por una oferta es correcto, se dispone del ábaco de Karassik ya
explicado en el capítulo 14.

Teniendo en cuenta lo mencionado entonces se tiene:

El punto nominal de la bomba seleccionada, según la figura 17.4 es:

Q = 12,8 l/s H = 54 m N = 2.900 rpm
Ns = (2.900/60) (0,0128)1/2/(9,8.54)3/4 = 0,0496
Ns' = 0,0496 . 17170 = 849
Q = 203 gpm
El rendimiento esperado es: 68%.

El punto óptimo o nominal de la bomba (P
N
) Itur 40-200 bF Ø 202 mm, según
el fabricante tiene un rendimiento de 70,1%, que puede considerarse excelente
(figura 17.4).
Máquinas Hidráulicas T – 17 307

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.- REGULACIÓN DEL CAUDAL EN UN SISTEMA DE BOMBEO

La variación del caudal proporcionado por una bomba en una instalación de
bombeo se podrá realizar bien modificando la curva característica de la instalación
y/o la de la bomba, tal como se estudió en los temas precedentes (12 y 15).

3.1.- MODIFICACIÓN DEL PUNTO DE FUNCIONAMIENTO MEDIANTE LA
VARIACIÓN DE LA INSTALACIÓN

Considerando la expresión analítica de la curva característica de la instalación
se deduce que puede modificarse aquella por:

• Variación de la altura geométrica

• Variación de la diferencia de presiones

• Variación, en conjunto, de la altura piezométrica

• Variación de la pérdida de carga, normalmente mediante la maniobra de
una válvula, situada siempre en la impulsión.

• En el caso de que el líquido salga a la atmósfera a través de boquillas
con reducción de sección mediante la variación de éste último
parámetro.

3.1.1.- Variación de la altura piezométrica

Normalmente las láminas superiores de los depósitos abiertos a la atmósfera
tienen una cierta carrera, lo que lleva consigo una variación de la altura geométrica y,
por lo tanto, de la altura piezométrica.

Cuando una instalación trabaja con los depósitos presurizados, la presión de
estos es normalmente variable, modificándose por tanto la diferencia de presiones
entre los dos depósitos, y a la postre la altura piezométrica.

Tomando como ejemplo el caso que se viene estudiando, si se supone un
descenso de la presión del depósito superior de 0,98 bar se tendrá:

H
mi
= (900 + 0,98.10
5
/9800) - (900 + 0) + h
f
= 40 + 0,07 Q
1,852


Como puede apreciarse la curva característica de la instalación modificada se
obtendrá desplazando hacia abajo 10 m cada uno de los puntos de la curva primitiva.

De la figura 17.6 adjunta se deduce que el nuevo punto de funcionamiento
será:
P
1
(50,3 m; 15 l/s)

Si se deseara obtener un caudal de 10 l/s modificando la altura piezométrica
de la instalación, la curva característica de ésta habría de pasar por el punto P
2
,
situado en la cctb para una abscisa de 10 l/s; con el fin de conseguirlo habría que
incrementar aquella en un valor equivalente a la diferencia de ordenadas entre P y
P
2
, es decir 3 mca = 0,294 bar.
308 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.1.2.- Maniobrado de válvula

Si se maniobra la válvula de impulsión, se incrementan las pérdidas de carga
en ella, con lo cual la cci se cierra en abanico.

Si en el ejemplo que nos ocupa se maniobra la válvula de tal forma que la
longitud equivalente por tal hecho es de 500 m, se tendrá:

H
mi
= 50 + 0,07 Q
1,852
+ 3,11 . 10
-4
. 500 Q
1,852


H
mi
= 50 + 0,07 Q
1,852
+ 0,16 Q
1,852

H
mi
= 50 + 0,23 Q
1,852



Se supone que no se modifica la presión del depósito superior (1,96 bar).

A partir de esta expresión se obtienen los siguientes puntos:

Q l/s 2 4 6 8 10 12
h mcl 50,8 53,0 56,4 60,8 66,4 72,9

Llevados estos puntos a la figura 17.7 se obtiene el nuevo punto de
funcionamiento:

P
3
(60,1 mcl; 7,8 l/s)

Si se deseara obtener un caudal de 10 l/s mediante la maniobra de una
válvula, la cci habría de pasar por el punto P
2
de la cctb con abscisa de 10 l/s
creándose una pérdida de carga de 3 mca; para ello habrá de crearse una longitud
equivalente de:

3 = 3,11 . 10
-
4
. Le . 10
1,852
→ Le = 135,6 m


Para saber en que posición habrá de disponerse la válvula para conseguir tal
pérdida de carga indudablemente será preciso conocer la curva o curvas que definen
su comportamiento.
Máquinas Hidráulicas T – 17 309

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


0 2 4 6 8 10 12 14 16
0
10
20
30
40
50
60
c.c.i.
3 mca
P
2
P
1
c.c.i.

Escalas 1 cm = 1 l/s y 2,5 mca
Puntos calculados de la nueva c.c.i.
caudal altura
l/s mca
2 40,3
4 40,9
6 41,9
8 43,3
10 45,0
12 47,0
14 49,3
16 51,9
16 48,00
PUNTO DE FUNCIONAMIENTO : P
1
(50,3 mca; 15 l/s)
PUNTO DE FUNCIONAMIENTO : P
2
(58,0 mca; 10 l/s)
P
H (mca)
Q (l/s)


Fig 17.6 Variación de la cci al modificar H
mio
. Nuevo punto de funcionamiento
310 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

0 2 4 6 8 10 12 14 16
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
PUNTO DE FUNCIONAMIENTO: P
3
(60,1 mca; 7,8 l/s)
PUNTO DE FUNCIONAMIENTO: P
2
(58 mca; 10
l/s)
P
3
P
2
P
P
1
H (mca)
Q (l/s)
Puntos calculados de la nueva cci
Q H
l/s mca
0 50
2 50,8
4 53
6 56,4
8 60,8
10 66,4
12 72,9
14 80,5
16 89,1
Escalas: 1cm = 2,5 mca y 1 l/s

Fig 17.7 Variación de la cci maniobrando una válvula. Nuevo punto de funcionamiento


Máquinas Hidráulicas T – 17 311

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.1.3.- Modificación de la sección de salida

Se puede afirmar que la energía cinética en el depósito de aspiración es
siempre nula o despreciable; la energía de salida será igualmente despreciable salvo
el caso en que el líquido salga a través de boquillas con una reducción importante de
la sección con relación a la de la tubería de impulsión. En este caso el incremento de
energía cinética valdrá:

g
v
g
v
g
v
g
v
2 2 2 2
2
2
2
1
2
2
2
= − =



g S
Q
g
v
2
1
2
2
2 2
2
⋅ =

Con el fin de obtener este valor en metros de columna de líquido Q deberá
disponerse en m
3
/s y S en m
2
(g = 9,8 m/s
2
)

Si se modifica la sección de salida obviamente variará v
2
2

/ 2g.


3.2.- MODIFICACIÓN DEL PUNTO DE FUNCIONAMIENTO MEDIANTE CAMBIOS
EN LA CC DE LA TURBOBOMBA

La variación de la curva característica de la bomba se consigue normalmente
mediante dos procedimientos (15):

• Variación de la velocidad de giro
• Torneado del rodete

3.2.1.- Variación de la velocidad de giro

Al variar la velocidad de giro de una bomba se modifica su curva característica
y, por lo tanto, el punto de funcionamiento cuando trabaja en una instalación
concreta.

Teniendo en cuenta lo explicado en el tema 15 si se desea conocer la cc de la
bomba de nuestro ejemplo cuando gire a 2.500 rpm, se emplearán las expresiones:

1
2
2
1 1
743 0
2900
2500
H H H . , ' = =

1 1 1
862 0
2900
2500
Q Q Q . , ' = =

η’
1
= η
1



312 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Adoptando los puntos de la bomba indicados en el apartado 2.2 se tendrá:

H
1
mca 60 61,5 61,5 59,5 56,5 52,5 47,0
Q
1
l/s 0 2,8 5,6 8,3 11,1 13,9 16,7
H’
1
mca 44,6 45,7 45,7 44,2 42 39 34,9
Q’
1
l/s 0 2,4 4,8 7,2 9,6 12 14,4

Llevando estos últimos puntos a la figura 17.8 y trazando la curva que pasa
por ellos, se tiene la cc de la bomba 40-200 bF de 202 mm de diámetro de Itur
girando a 2500 rpm.

Obviamente el punto de funcionamiento de la bomba girando a 2500 rpm en
nuestra instalación será el punto de intersección consiguiente, es decir:

P
4
(44,6 mca; 0 l/s)

ya que no corta a la cci en la rama sino en el eje de ordenadas.

Si ahora lo que se desea es conseguir precisamente el caudal de 10 l/s, lo que
se requiere es hacer pasar la cc de la bomba por el punto P(55mca; 10 l/s).

Para resolver el problema se calcula el valor de:

K = H / Q
2
= 55 / 10
2
= 0,55 (coeficiente de la parábola de puntos homólogos)

A continuación se dibuja un trozo de la parábola H = 0,55 Q
2
a partir del punto
P, dando valores en la ecuación:

Q mca 10 10,5 11
H l/s 55 60,6 66,5


Dibujado este elemento de la curva, se puede obtener el punto de intersección
con la cc de la bomba cuando gira a 2900 rpm que es (figura 17.8):

P
5
( 57,5 mca; 10,2 l/s)

Entre P y P
5
se verifican las relaciones de homología:


2
2
5
2900
N H
H
= o bien
N Q
Q 2900
5
=

de donde N = 2.836 rpm, obtenidas mediante la primera expresión y N = 2.845 rpm
con la segunda; discordancia debida a la lógica inexactitud producida en la utilización
del gráfico.

La modificación de la velocidad de giro se puede conseguir mediante
variadores de velocidad mecánicos, eléctricos o electrónicos.

El rendimiento obtenido en el punto P con la nueva velocidad de giro es
equivalente al del punto P
5
.


Máquinas Hidráulicas T – 17 313

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián




0 2 4 6 8 10 12 14 16
0
20
40
60
80
100
120
140
160
Escalas: 1 cm = 2,5 mca y 1
l/s
Punto homólogo del punto P: P
5
(57,5 mca; 10,2 l/s)
Punto de funcionamiento: P
4
(44,6 mca; 0 l/s)
P
4
c.c.tb. a 2500 rpm
c.c.tb. a 2500 rpm
c.c.i.

P
P
5
H (mca)
Q (l/s)

Fig 17.8 Variación de la cctb al modificar la velocidad de giro. Nuevo punto de funcionamiento


314 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

3.2.2.- Torneado del rodete

Es un método muy simple que permite modificar la curva característica de la
bomba, consistente en recortar el rodete a fin de disminuir su diámetro exterior, como
ha quedado explicado en el tema 15.

Se desea conocer la cc de la bomba de nuestro ejemplo cuyo rodete tiene 202
mm de diámetro exterior, cuando se tornea a 195 mm. Siendo el torneado previsto del
2,5 % y la velocidad específica adimensional de la bomba de 0,0496, la situación se
encuentra dentro de lo indicado en la norma ISO/DIN 9906 para poder aplicar las
relaciones indicadas en el apartado 15,4.

Adoptando los puntos indicados en el apartado 2.2 se tiene:

H
1
mca 60 61,5 61,5 59,5 56,5 52,5 47
Q
1
l/s 0 2,8 5,6 8,3 11,1 13,9 16,7
H’
1
mca 55,9 57,3 57,3 55,4 52,7 48,9 43,8
Q’
1
l/s 0 2,7 5,41 8,01 10,72 13,42 16,12

Llevando estos punto a la figura 17.9 se tiene la cc de la bomba 40-200 bF de
Itur girando a 2900 rpm, de 202 mm de diámetro de rodete, torneado éste a 196 mm,
lo que representa un recorte inferior al 3%.

Obviamente el punto de funcionamiento de la bomba mencionada efectuado
dicho torneado y trabajando en nuestra instalación corresponderá a la intersección de
sus correspondientes curvas, es decir, el punto será:

P
6
( 54,1, mca; 9,1 l/s)

Si se desea conocer el diámetro a que debería tornearse el rodete de la
bomba indicada para que proporcione 10 l/s en nuestra instalación se hace lo
siguiente:

Se traza la parábola que pasa por el origen de coordenadas (0 mca; o l/s) y
por el punto P
5
( 55 mca; 10 l/s).
2
2 2
55 0 55 0
10
55
Q H
Q
H
K . , , = → = = =
- Se obtiene gráficamente el punto de intersección entre la parábola y la
cc de la bomba sin tornear, dicho punto es (figura 17.9):

P
7
(57,5 mca; 10,2 l/s)

- Se calcula el diámetro D’ a que habrá de tornearse el rodete por
cualquiera de las expresiones:

2 1
1
1
/
'
'
|
|
¹
|

\
|
=
H
H
D D o bien
1
1
Q
Q
D D
'
' =

En nuestro caso se obtiene: 197,56 mm mediante la primera o 198,04 mm con
la segunda, valores que no son idénticos por la inexactitud que conlleva todo gráfico.

El rendimiento en este punto es igual al de P
5
Máquinas Hidráulicas T – 17 315

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

torneado del rodete
0
20
40
60
80
100
120
140
160
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18
Q (l/s)
H

(
m
)
P6
P5
P7
202mm
196mm
Pº funcionamiento bomba torneada:P6(54,1m; 9,1
l/s
Pº Homólogo de P5: P7(57,5 mca; 10,2 l/s)

Fig 17.9.- Variación de la cctb mediante torneado de rodete. Nuevo punto de funcionamiento



316 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


4.- PROBLEMAS SOBRE CAVITACIÓN EN UN SISTEMA DE BOMBEO

Los problemas que normalmente pueden presentarse referentes a este tema
son:

• Seleccionar la bomba conocida la instalación donde ha de trabajar con la
condición de que no exista peligro de cavitación.

• Calcular la cota del eje de la bomba que no debe sobrepasarse, conocida la
instalación y la bomba seleccionada, para que no se produzca la cavitación.


En nuestro caso concreto y ya que la bomba ha sido seleccionada, vemos que
se trata la segunda cuestión, es decir, el cálculo de la cota máxima del eje de la
bomba.

Para ello se parte de la ecuación:

NPSH
requerido
+ NPSH
seguridad
= NPSH
disponible


Se resuelve el problema para el punto de funcionamiento; en tal caso el NPSH
requerido para un caudal de 11,2 l/s equivalente a 40,3 m
3
/h es 2m, procediendo a
una interpolación entre las dos curvas inferiores del gráfico facilitado por el fabricante
(figura 17.4).


Suponiendo que se exija:

NPSH
disponible > 1,3.
NPSH
requerido = 2,6 mca


que equivale a 0,6 mca de NPSH
seguridad.

Luego:

6 2, ) ( > + − −

=
fBD B D
a
S B
disponible
h Z Z
P P
NPSH
γ


mca
A P
a
B
33 9
900
900
33 10
900
33 10 , , , = − = − =
γ

donde:

P
B

a
es la presión absoluta del punto B y A la altitud en m
P
S

a
es la presión de vapor (presión absoluta) = 0,3 mca
Z
D
cota de la bomba.
Z
B
cota de lámina superior del depósito de aspiración = 900 m.
h
fBD
pérdida de carga de la aspiración.

h
fBD
= J
1
L Q
1,852
= 3,11. 10
-4
(25+30). 11,3
1,852
= 1,53 mca.


Máquinas Hidráulicas T – 17 317

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Sustituyendo arriba se tendrá:

9,33 – 0,30 – (Z
D
– 900 + 1,53 ) >2,6
de donde:
Z
D
< 904,90 m


5.- INSTALACIONES DE SOBREPRESIÓN

Tal como se ha indicado en el apartado 17.1 otra forma de proporcionar
energía a un líquido es mediante una instalación de sobrepresión.

Consta de un sistema de bombeo normal en el cual el depósito superior se
encuentra presurizado y situado normalmente, junto a la bomba, proporcionándose el
servicio a partir de él.

Este sistema es capaz de atender a un servicio que requiera un caudal
variable e intermitente con respuesta inmediata en todo caso. A continuación se
explica su funcionamiento.

La bomba introduce el líquido en el depósito presurizado, la presión en él se
incrementa a medida que entra el agua, dado que la presurización se consigue
generalmente mediante un colchón de aire comprimido. La presión aumenta hasta un
valor consigna previamente fijado que, acusado por un presostato, para el motor que
arrastra la bomba.

A partir de ese momento el consumo es atendido exclusivamente por el
líquido que se encuentra almacenado en el depósito presurizado; como consecuencia
desciende la presión, hasta el instante en que se alcanza un valor consigna
previamente fijado, que acusado por el presostato pone en funcionamiento la bomba
para que comience un nuevo ciclo.

El funcionamiento del sistema es cíclico con puestas en marcha y paradas de
la bomba periódicas, manteniéndose la presión en el depósito entre dos valores
límites, con lo cual se proporciona, en todo caso, una respuesta inmediata en el
servicio.

El colchón de aire que debe de poseer en todo momento un volumen superior
a un mínimo, se va disolviendo en el agua, por lo que es necesario introducir aire del
exterior periódicamente mediante un compresor u otros procedimientos. En algunas
ocasiones se dispone una membrana de separación entre el líquido y el gas.

En las figuras 17.20 y 17.21 se presentan dos instalaciones de sobrepresión,
la primera toma agua directamente de la red, y la segunda de un depósito abierto a la
atmósfera.

Este segundo tipo es el exigido cuando se ha de tomar el agua de una red, ya
que si lo hiciera directamente de ella, perjudicaría a las tomas más próximas que no
dispusieran de una instalación de este tipo, dada la capacidad de succión de toda
bomba.
318 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Figura 17.20. Instalación de sobrepresión con toma directa de la red

La instalación de sobrepresión realmente comprende dos sistemas
independientes en cuanto a su funcionamiento. El primero está formado por la bomba
con el depósito sobrepesor que cumple el papel de depósito superior. El segundo
sistema comprende el sobrepesor y la red de servicio; en este caso el sobrepresor
hace de alimentador, como si se tratase de un depósito elevado, es decir tiene la
misión equivalente a la de la bomba, y la red es el elemento receptor.

Figura 17.21. Instalación de sobrepresión con toma de depósito abierto a la atmósfera

Máquinas Hidráulicas T – 17 319

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

La altura piezométrica de la instalación del primer sistema es muy variable,
dada la modificación de la presión del depósito sobrepresor.

La curva de funcionamiento de la bomba (fig 17.22), introduciendo agua en el
sobrepesor, comienza en A, cuando el presostato pone en marcha aquella al
disponerse tan solo de la presión mínima; a medida que penetra agua en el depósito
se incrementa la presión y los puntos de funcionamiento siguen la curva de la bomba
hasta alcanzar el punto B, donde ésta interrumpe su marcha al llegar la presión al
nivel máximo y acusarlo el presostato.

En cuanto al segundo sistema, es decir aquel formado por el sobrepesor y la
red de servicio, la curva de la instalación será la que se deduzca de ésta, mientras
que la curva característica del sobrepesor, es decir del alimentador, será una recta
horizontal que se desplaza paralelamente a sí misma, al variar la presión interior de
aquel.

Figura 17.22.- Curva del sistema Bomba - sobrepresor

La curva de funcionamiento será el tramo CD de la curva de instalación,
desplazándose cíclicamente de C a D y de D a C, al modificarse la cc del sobrepesor
(fig 17.23).




Figura 17.23.- Cc del sistema sobrepesor - red

cctb
cci
H
mio
max


H
mio
min

Q
H
O
A
B




320 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


La bomba debe seleccionarse de tal forma que proporcione un caudal
intermedio entre Q
C
y Q
D
(figura 17.23) a una altura manométrica comprendida entre
aquellas que al caudal escogido le corresponderían según las curvas características
extremas del primer sistema (figura 17.22).

Existen unos depósitos sobrepresores que disponen de una membrana entre
el agua y el aire, de tal manera que no se produce la disolución de segundo en la
primera.

5.1.- HIDROCELES

Cuando el caudal requerido es reducido, es decir en el caso de instalaciones
pequeñas, se puede sustituir el tanque de la instalación de sobrepresión, por
hidroceles.



El hidrocel está formado por un depósito de material elástico que se dilata al
introducir agua en su interior, creándose como consecuencia una presión, que se
transmite al servicio.

El resto del sistema y su funcionamiento es análogo al del sobrepesor. No
requieren colchón de aire; por cuestiones obvias van dispuestos en el interior de
recintos metálicos (fig 17.24).


6.- DETALLES CONSTRUCTIVOS DE UNA INSTALACIÓN DE BOMBEO

Antes de proceder a la selección de la bomba o bombas adecuadas para
trabajar en una determinada instalación, es necesario diseñar ésta última, con objeto
de conocer todas las características que conduzcan a una correcta selección de la
máquina.

A continuación se trata de cada una de los detalles de una instalación,
procurando ordenarlos cronológicamente en cuanto a las decisiones a tomar.






Fig 17.24 Hidroceles
Máquinas Hidráulicas T – 17 321

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


6.1.- NATURALEZA DEL LÍQUIDO A BOMBEAR

En primer término es preciso conocer todas y cada una de las características
del líquido a elevar, pues según cuales sean, puede cambiar las características de la
bomba a seleccionar.

Los parámetros a conocer, y numerosas veces a investigar, pues pueden no
ser todos perfectamente conocidos, son:

• Nombre del líquido, es decir si se trata de agua dulce o salada, aguas negras,
ácidos, álcalis, gasolina, gasoil, fuel, aceite, barro aguado, cemento líquido, etc...

• Temperatura del líquido, es un factor de extraordinaria importancia, pues si es
elevada habrá de recurrirse a construir algunos órganos de la bomba con materiales
especiales y a refrigerar los prensaestopas; habiendo de tener muy en cuenta las
dilataciones que pueden sufrir los elementos de la bomba; debiendo por lo tanto
conocer las variaciones de temperatura en el transcurso del trabajo. La temperatura
influye en la presión de vapor y en la viscosidad.

Si se emplean líquidos fríos cercanos a la solidificación, o se va a trabajar al
aire libre en época invernal, es necesario vaciar la instalación y la bomba, cuando se
efectúe una parada que vaya a durar varias horas.

• Presión de vapor, conocida la temperatura y sus variaciones se habrá de
conocer la presión de vapor del líquido, que juega un importante papel en la succión.

• Densidad, es un dato a tener en cuenta en la selección del motor de arrastre, y
en la transformación de las medidas de presión en metros de columna de líquido,
imprescindible, tanto para la aspiración como para la impulsión.

• Viscosidad, hay que tener en cuenta que sufre variación con la temperatura.
Cuando la viscosidad difiere de la del agua, la capacidad, la altura manométrica
engendrada, el rendimiento y la potencia consumida pueden variar notablemente, con
respecto a los valores obtenidos con aquella.

• Partículas o elementos en suspensión. El líquido puede ser limpio o tener
partículas en suspensión. En este último caso es preciso identificarlas y conocer su
tamaño y naturaleza, así como el grado de suciedad. Si las partículas son abrasivas
se deberán emplear materiales especiales. Si el líquido es de naturaleza pulposa o
tiene en suspensión cuerdas, hilos u otros elementos de parecida naturaleza, habrán
de emplearse rodetes abiertos o semiabiertos que no puedan obturarse. En algunos
casos se suelen suprimir los anillos de cierre. En algunas ocasiones se requiere
dilacerar, es decir disponer unos álabes cortantes.

• Análisis químico y factor pH. Según estas características pueden variar los
materiales empleados en la construcción de la bomba, sobre todo del rodete. Para
este elemento, si el pH es inferior a 3,5 se aconsejan aceros inoxidables; entre 3,5 y 6
bronce; entre 6 y 8 bronce o hierro; y superior a 8 acero especial o hierro. En no
pocas ocasiones se utilizan rodetes e incluso difusores y carcasa de materiales
termoplásticos.
322 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


6.2.- FACTOR DE UTILIZACIÓN

Es muy importante saber el porcentaje de tiempo que va a funcionar la
instalación, pues juega un papel fundamental en la calidad de la bomba a seleccionar.

Lógicamente cuanto mayor sea este factor, se seleccionarán bombas de
mayor calidad y si es posible rendimiento, y por lo tanto de más elevado costo de
adquisición.


6.3.- SERVICIO DE MANTENIMIENTO

Es interesante conocer antes de seleccionar la bomba, el servicio de
mantenimiento que dispondrá la instalación durante su funcionamiento.

Si la vigilancia va a ser escasa puede ser conveniente colocar bombas
autocebantes, a disponer para trabajar encarga; además cuanto menores sean los
cuidados que va a tener la instalación, habrá de recurrirse a máquinas de más calidad
en cuanto a solidez, pero con el mínimo de complicaciones técnicas, primando la
fiabilidad.


6.4.- FIABILIDAD DEL SERVICIO

Es preciso saber claramente el servicio que va a atender la instalación, y las
consecuencias que puede tener una parada, según su duración.

En los casos en que se requiera una alta fiabilidad del servicio habrá de
diseñarse el sistema con las seguridades que se estimen convenientes, como por
ejemplo, instalar grupos motobombas de respeto, construir depósitos de aspiración e
impulsión de gran capacidad, duplicar las tuberías del servicio, instalar los by-pass
convenientes, ubicar las tuberías en galerías visitables, seleccionar tuberías de gran
calidad, etc. etc.


6.5.- NÚMERO DE GRUPOS

La turbobomba puede considerarse como una máquina muy fuerte y robusta,
que puede trabajar con un régimen muy continuado, sin tener apenas averías.

De todas maneras, cuando se hace una instalación que vaya a funcionar
durante las 24 horas del día, es conveniente proyectar tres grupos, dos para que
trabajen alternativamente cada 8 horas y el tercero de reserva. En algunos casos de
grandes bombas se prefiere el funcionamiento continuado durante semanas,
disponiendo una bomba de respeto.

Si el trabajo no va a ser tan continuado, pero es importante el mantenimiento
del servicio, se instalarán dos bombas. Únicamente cuando la instalación no va a
funcionar muchas horas al día, y no tiene importancia el que falte el servicio en caso
de avería, puede instalarse un solo grupo.
Máquinas Hidráulicas T – 17 323

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


Por otra parte, puede ser interesante instalar dos o tres grupos para que en
unos momentos funcionen una sola bomba y en otros dos e incluso tres en paralelo,
pudiendo obtener así caudales diferentes.


6.6.- TIPOS DE ENERGÍA DISPONIBLE

La forma más común de arrastrar una bomba es mediante motores eléctricos
asíncronos con corriente trifásica, que mantienen la velocidad suficientemente
constante para la mayoría de los servicios, con independencia de la carga.

Si el motor de arrastre es eléctrico hay que conocer la frecuencia, en Europa
50 períodos por segundo y en América 60, y sobre todo la tensión de alimentación,
que puede ser variable de unos lugares a otros. También es preciso informarse sobre
el tipo de motor y del tipo de protección más conveniente para el ambiente de que va
a estar rodeado.


6.7.- CAUDAL REQUERIDO

Es preciso conocer el caudal a bombear en funcionamiento de régimen,
debiéndose trabajar en un punto próximo al de máximo rendimiento de la bomba.

Es igualmente necesario conocer los caudales límites de funcionamiento; con
ello se sabrán las potencias extremas solicitadas por la bomba, para dimensionar el
motor de arrastre convenientemente. Dichos datos dependen fundamentalmente de la
velocidad específica de la bomba.

Hay que estudiar si con el caudal mínimo puede existir peligro de
sobrecalentamientos de la máquina, o de esfuerzos radiales excesivos sobre el eje,
siendo preciso en algunos casos dotar a la instalación de algún by-pass que impida
que ocurran tales hechos.

Si no existen dichos peligros, pero se piensa que se requerirán durante cierto
tiempo caudales mínimos, la bomba trabajaría en puntos de rendimiento muy bajo.
Por esto cabe estudiar si conviene instalar un grupo motobomba menor en paralelo,
que funcione durante los períodos en que se hayan de elevar caudales reducidos.


6.8.- ALTURA A ENGENDRAR

Es preciso conocer la altura manométrica que deberá engendrar la bomba, y
las variaciones que pueda sufrir, tanto por modificación del caudal bombeado, como
por las variaciones de cota o presión de los depósitos de aspiración e impulsión.

Hay que calcular las pérdidas de carga producidas en las conducciones, y las
diferencias de altura geométrica y de presión entre los depósitos.

Resumiendo, es necesario conocer la curva característica del sistema y las
variaciones que puedan tener lugar, así como el campo donde haya de funcionar.
324 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


6.9.- TUBERÍA DE ASPIRACIÓN

Las condiciones de aspiración de una bomba tienen una extraordinaria
importancia, de las que numerosas veces se olvida en el momento de diseñar la
instalación, siendo la causa en una gran parte de ocasiones del funcionamiento
anómalo de un sistema.

En el tema 16 se ha tratado esta cuestión, por lo que no se considera
necesario volver a él. Sin embargo insistimos en que la tubería de aspiración debe
ser tan corta y recta como sea posible y debe disponerse el mínimo de piezas
especiales.

Es preciso advertir que la cavitación debe evitarse incluso con caudal máximo,
y que la altura de la lámina de líquido en el depósito de aspiración, o la presión en
éste, puede ser variable. No hay que olvidar que la altura sobre el nivel del mar tiene
influencia sobre el valor de la presión atmosférica local, así como la temperatura del
líquido. No puede olvidarse que los filtros ubicados en la aspiración pueden producir
problemas de cavitación.

La vigilancia y limpieza frecuente del depósito de aspiración y, sobre todo, de
la válvula de pie es imprescindible ya que puede producirse tal pérdida de carga en
ésta última que conduzca a la cavitación, e incluso que la bomba se descebe, por
imposibilidad de penetrar el líquido en la tubería.

Es muy útil colocar un hidronivel o sonda que desconecte el motor de arrastre
en el caso de que el nivel del depósito de aspiración baje de un determinado punto.
Algunas veces puede ser conveniente instalar un presostato en la tubería de
aspiración con el fin de acusar cuando la bomba se descebe y detener el motor en tal
caso.

La válvula de pie debe colocarse de tal manera que exista al menos medio
metro por debajo hasta la solera del depósito y medio metro por encima hasta la
lámina superior de líquido. La primera precaución es para que el vórtice que se forma
a la entrada de la tubería no arrastre partículas que en ciertos casos pudieran
haberse depositado en el fondo del depósito; la segunda tiene como motivo evitar que
dicho vórtice arrastre aire junto con el agua. En el caso de bombas sumergibles los
fabricantes indican cual debe ser la profundidad mínima donde se ha de disponer la
bomba, factor denominado sumergencia.

Entre el último codo de la tubería de aspiración y la brida de entrada a la
bomba es conveniente que exista cierta longitud de tubería recta (un metro o bien
cinco veces el diámetro), con objeto de que el líquido pierda el efecto de giro
adquirido en el cambio de dirección. Si esto no es posible se puede instalar un carrete
con aletas radiales que consigan el mismo efecto.

En toda la tubería de aspiración no debe existir ningún punto alto relativo; en
el caso de que el diámetro de la tubería sea mayor que el de la brida de aspiración de
la bomba, cosa muy corriente, se deberá instalar un cono de reducción excéntrico, ya
que si se dispone concéntrico favorecería la formación de bolsas de aire que podrían
terminar descebando la bomba (figura 17.25).

La tubería de aspiración debe de arriostrarse independientemente de la
bomba, con objeto de que no se transmitan mutuamente las vibraciones que se
puedan producir en ellas.
Máquinas Hidráulicas T – 17 325

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián





Figura 17.25.- Conos de reducción a la entrada de la bomba


6.10.- TUBERÍA DE IMPULSIÓN

En la salida de la bomba se proyecta generalmente una válvula de retención
para evitar el retorno del líquido, y una válvula para regular el caudal a elevar.

La colocación de dichas válvulas ha de ser en el orden mencionado con objeto
de que si se averiara la válvula antirretorno, cosa frecuente, pueda desmontarse sin
tener que vaciar el depósito de impulsión, para lo que basta cerrar la válvula de
regulación. Mientras se arregla la válvula mencionada puede sustituirse por un
carrete, y la instalación puede mantener su servicio.

Es frecuente, también, que la tubería de impulsión tenga un diámetro superior
al de la brida de salida de la bomba; en este caso el cono de reducción puede ser
concéntrico.

Tanto la tubería de entrada como la de salida de la bomba debe adaptarse a
la caseta y al terreno donde va ubicada, así como a la posición de las bombas que la
acompañan. Para facilitar el problema, las fábricas construyen la carcasa de la
bomba con diferentes posiciones de las bridas de aspiración e impulsión.

Las pérdidas de carga en las tuberías no deben ser nunca exageradas,
limitándose a ser posible al 2 al 4% de su longitud e incluso menos. Aunque en cada
caso puede realizarse un estudio económico para conocer cual es el diámetro más
aconsejable, se puede decir a priori que las pérdidas deben ser menores cuando
mayor sea el coeficiente de utilización del sistema, es decir, cuando funcione
bastantes horas al día.

Los materiales empleados en las tuberías normalmente son: fibrocemento,
fundición, chapa de acero y plásticos, como PVC o polietileno.

En el caso de que la conducción se disponga a la intemperie y se teman
cambios importantes de temperatura se deben instalar juntas de dilatación que
soporten las deformaciones térmicas. Cuando la tubería no vaya enterrada debe ir
apoyada sobre durmientes colocados a una distancia relativamente pequeña, ya que
en tal caso aquella trabaja como una viga continua apoyada.

Tanto cuando sea alojada en zanja como cuando se disponga a la intemperie
o en cajón o galería, es necesario absolutamente tener en cuenta los esfuerzos
producidos en los cambios de dirección. Es preciso insistir que cuando estos últimos
son bruscos los esfuerzos pueden alcanzar valores muy considerables, equivalentes
326 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

aproximadamente a la presión interior multiplicada por la superficie transversal de la
tubería.

La tubería de impulsión puede entrar en el depósito superior de las tres
maneras indicadas en la figura 17.26. En la primera disposición la altura de elevación
es independiente de la posición de la lámina superior del líquido del depósito de
impulsión y siempre se deberá elevar el líquido hasta el punto de salida a la
atmósfera. Con las disposiciones segunda y tercera se tendrá que elevar el líquido
hasta la cota en que cada momento se encuentre la lámina superior del depósito.

Con estas dos últimas disposiciones, el depósito superior se vaciaría a través
de la bomba cuando ésta se parase si no se dispusiera de una válvula antirretorno.
En la solución segunda se produciría un sifonamiento que invertiría el sentido del flujo
en el caso de que se detuviese la bomba.



Figura 17.26.- Disposiciones de entrada de la tubería de impulsión en el depósito superior


En ciertas ocasiones paralelamente a la tubería de impulsión se instala una
tubería auxiliar para ubicación de cables eléctricos para interconexión entre caseta de
bombas y depósito superior, para telegobernar el sistema.


6.10.1.- Golpe de ariete

La tubería de impulsión debe de resistir la altura estática y la dinámica
producida por el golpe de ariete. Este fenómeno ha de estudiarse con mucho
detenimiento, sobre todo si la tubería es de bastante longitud, la diferencia de cotas
es grande o la instalación importante.

El golpe de ariete, como es sabido, es un fenómeno transitorio que se produce
en las conducciones cuando por alguna circunstancia se corta en mayor o menor
medida el paso del flujo y varía bruscamente su velocidad. Como consecuencia de lo
anterior se originan ondas sonoras que recorren la tubería en uno y otro sentido, las
cuales producen sobrepresiones que pueden llegar a ser importantes y que es
preciso conocer en el momento de diseñar la instalación para seleccionar
debidamente las tuberías y las piezas especiales que puedan soportar aquellas sin
producirse roturas o averías.

En el caso de las instalaciones de bombeo el punto más peligroso es a la
salida de la bomba en el instante en que se cierra la válvula.
Máquinas Hidráulicas T – 17 327

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

El golpe de ariete es más fuerte cuando la válvula se cierra rápidamente que
cuando se hace de manera lenta. Por este motivo la válvula dispuesta en ese punto
no debe ser de mariposa o esférica que basta un cuarto de vuelta para pasar de total
apertura a cierre completo, sino de volante que exige varias vueltas de éste para su
maniobra total, o en todo caso, hay que tomar las precauciones suficientes para que
el cierre de aquellas se realice de manera lenta.

Pero el problema más difícil de resolver es el cierre de la válvula antirretorno
cuando se interrumpe la corriente eléctrica que alimenta al motor, bien por acción
sobre el interruptor de desconexión o por fallo de aquella. En este caso la válvula
antirretorno se cierra automáticamente, produciendo en algunos casos un golpe de
ariete importante.

El cálculo del golpe de ariete producido siguiendo las teorías del Ingeniero
español Enrique Mendiluce se realiza como sigue:

• Se supone a priori una sobrepresión por golpe de ariete, por ejemplo
un 50% de la altura estática.

• Se selecciona la tubería comercial que soporte la presión estática más
la debida al golpe de ariete supuesto. Para seleccionar el diámetro puede adoptarse
una velocidad de flujo del orden de un m/s y adoptar el diámetro comercial más
próximo o inmediatamente mayor que el resultante del cálculo D2/4) V = Q.

• Del catálogo comercial de la tubería se conoce el espesor de la tubería
e, o bien se calcula el espesor que ha de tener la tubería mediante la fórmula de
Barlow (Ing. Fluidomecánica).

• Se calcula la denominada celeridad de las onda:

a
k
D
e
m s =
+
9 900
48 3
.
,
/ (expresión válida sólo para
agua)

donde k = 10
7
/E y E es el módulo de elasticidad del material de que está constituida
la tubería, expresado en N/cm
2
(A 3).

• Se calcula el tiempo que tarda la onda sonora en subir y bajar la
tubería:

T = 2L/a
donde L es la longitud de la tubería de impulsión, expresada en m.

• Se calcula el tiempo que tarda en cerrarse la válvula antirretorno.


T
cv
= + C
C LV
gH
s
m
1
2

328 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián


donde C
1
y C
2
son valores dependientes de la pendiente y de la longitud de la
tubería respectivamente, V la velocidad del flujo en la tubería en m/s y Hm la altura
manométrica con la que trabaja la bomba en mcl.

En todo caso las válvulas restantes deben cerrarse en un tiempo superior
al calculado para el cierre de la válvula antirretorno.

• Si T
cv
> T el cierre se dice que es lento y la sobrepresión por golpe de
ariete valdrá según la fórmula de Michaud:

mcl
T g
LV
H
cv
.
2
= ∆
Si T
cv
< T el cierre es rápido y la sobrepresión se conocerá a través de
la fórmula de Allievi:

mcl
g
V a
H
.
= ∆
• Una vez conocida la sobrepresión se comprobará si el timbraje de la
tubería previamente seleccionada o si el espesor calculado es el correcto, si es así el
problema habrá acabado; si no lo es habrá que repetir el problema tomando como
punto de partida la sobrepresión que acaba de calcularse.

En el caso que se está estudiando como ejemplo se tiene:

- Presión estática = altura piezométrica = 50 mca
- Sobrepresión supuesta por golpe de ariete = 50% de 50 mca = 25 mca.
- Presión total supuesta = 75 mca.

- Conducción formada por tubería de fibrocemento:

Diámetro = 100 mm.
Tipo de tubería = C
Presiones adecuadas de trabajo comprendidas entre 50 y 75 mca.
Espesor de la tubería = 9mm

- Coeficiente K

5 5
000 825 1
10 10
7 7
,
. .
= = =
E
K

- Celeridad de la onda sonora:

a
k
D
e
m s =
+
=
+
=
9 900
48 3
9 900
48 3 55
100
9
946
.
,
.
, ,
/

Máquinas Hidráulicas T – 17 329

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Tiempo que tarda la onda sonora en subir y bajar por la conducción:

T
l
a
s = =

=
2 2 125
946
0 26 ,


Tiempo de cierre de la válvula:

s m
S
Q
V / ,
/ , .
. ,
44 1
4 1 0
10 3 11
2
3
= = =

π



s m
H g
LV C
C T
m
cv
/ ,
, . ,
, . .
,
.
47 1
3 56 8 9
44 1 125 2
82 0
2
1
= + = + =
Como:

82 0 14 0
125
30
1
, , = ⇒ = = C
L
H
g


125 ≤ 500 ⇒ C
2
=2

Tipo de cierre:

Como T
cv
> T, es decir 1,47 > 0,26, el cierre es lento.

- Sobrepresión según Micheaud:

∆H
LV
gT
mca
cv
= = =
⋅ ⋅

=
2 2 125 144
9 8 1 47
24 8
,
, ,
,

- Presión total, es decir presión estática mas sobrepresión por golpe de ariete:

P
t
= 50 + 24,8 = 74,8 mca

- Comprobación:

La tubería seleccionada es adecuada para presiones comprendidas entre 50 y
75 mca, por lo tanto está bien elegida, aunque casi en frontera; si se hubiera
sobrepasado la presión admisible de trabajo habría que haber adoptado la tubería
tipo D de timbraje superior, valida para presiones comprendidas entre 75 y 100 mca,
repitiendo los cálculos anteriores para un mejor remate del problema.




330 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

6.11.- CASETA DE BOMBAS

La disposición de las bombas, tuberías y piezas especiales en la caseta de
bombas debe estudiarse con especial cuidado para que sea fácil su vigilancia,
desmontaje, reparación y en una palabra el mantenimiento del sistema.

Dispondrá de cierta amplitud, estará suficientemente ventilada e iluminada, al
menos artificialmente, y las válvulas tendrán fácil acceso para su maniobra. Habrá de
disponer de desagües para atender a posibles roturas que pueden conllevar la
inundación de la caseta. Igualmente debe atenderse a la disposición de los elementos
eléctricos y de gobierno de la instalación. Se acompaña un ejemplo de caseta de un
caso concreto (figuras 17. 27, 17. 28 y 17.29).

Si las bombas son de cierta potencia y por lo tanto algo pesadas, es muy útil
proyectar un polipasto con el que puedan izarse y trasladarse con facilidad.

Las bombas pueden instalarse sobre el terreno de las siguientes formas:

- Sin anclaje ni cimentación.
- Sin anclaje pero cimentadas.
- Ancladas al suelo pero sin cimentación
- Ancladas al suelo y cimentadas.
- Fundación con pedestal, ancladas y sin cimentación.
- Fundación con pedestal, ancladas y cimentadas
- Montadas sobre apoyos flexibles sobre el suelo
- Montadas sobre apoyos flexibles y pedestal

Mate
Esc
Model
AlmacÚ
Dibuj
Compro
Caseta de
Plant
I.H.I
A A
Baja
d
Hom
Válvulas
Grupo motobomba
B
B


Fig 17.27.- Caseta de bombas. Planta

Máquinas Hidráulicas T – 17 331

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Se utilizará uno u otro tipo de montaje según la potencia de la bomba, la
caseta donde va ubicada, las posibles molestias que puedan causar las vibraciones,
etc.

Mate
Esc
Model
AlmacÚ
Dibuj
Compro
Caseta de
I.H.I
Secci¾n

Fig. 17.28.- Caseta de bombas. Sección AA

Mate
Esc
Model
AlmacÚ
Dibuj
Compro
Caseta de
I.H.I
Secci¾n

Fig 17.29.- Caseta de bombas. Sección BB
332 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

De todas maneras la bomba debe de estar estática y dinámicamente
equilibrada; es preciso exista una perfecta alineación entre el eje de la bomba y del
motor; el zócalo que une bomba y motor debe ser lo suficientemente rígido; la bomba
no debe de estar sometida a esfuerzos verticales o transversales debidos a las
tuberías. En ocasiones se disponen elementos antivibratorios entre bombas y
tuberias. El grupo debe descansar sobre un suelo limpio, plano, nivelado y firme, y a
ser posible en una cota superior al del resto para evitar inundaciones en caso de
rotura de tubería.

Es preciso observar que el sentido de giro de la bomba sea el correcto.


6.12.- CASETA DE LLAVES DEL DEPÓSITO SUPERIOR

Anexo al depósito superior es conveniente disponer de una caseta donde
ubicar las llaves de maniobra del depósito.

Se proyectan las válvulas necesarias para realizar todas las combinaciones
posibles de bombeo y alimentación al consumo. En general, los depósitos se dividen
en dos compartimentos, con el fin de limpiar uno de ellos, mientras el otro mantiene el
servicio.


6.13 MANTENIMIENTO DE UNA BOMBA

La turbobomba es una máquina muy robusta que sufre pocas averías y que
requiere poco mantenimiento, sin embargo para conseguir un servicio prolongado y
libre de dificultades, es conveniente efectuar dos inspecciones completas por año, y
en aquellas que sirvan para elevar líquidos agresivos hará falta una periodicidad más
corta.

Para esto se debe desmontar la bomba por completo y examinar todas las
piezas, sustituyendo las que se precisen. Es importante mantener las tolerancias de
separación entre las piezas fijas y móviles. Debe limpiarse la bomba completamente y
lubricar convenientemente los cojinetes y vigilar los sistemas de sellado.

Una vez montada debe comprobarse su funcionamiento mecánico antes de
hacer el empalme a las tuberías. Debe llevarse un registro de las inspecciones. Si la
bomba es de calidad, los repuestos deben ser de origen.

Durante el funcionamiento el servicio de mantenimiento debe observar el
sistema de sellado externo, la temperatura del motor de arrastre, la permanencia del
cebado, y los ruidos del sistema de los que se pueden deducir posibles anomalías.

A continuación se acompaña un cuadro de anomalías que pueden producirse
en el funcionamiento de las turbobombas y una lista de los posibles motivos de cada
una de dichas averías.
Máquinas Hidráulicas T – 17 333

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.- CUADRO DE PERTURBACIONES Y CAUSAS POSIBLES DE UNA
TURBOBOMBA

7.1.- PERTURBACIONES
Fuente: Worthintong
PERTURBACIONES CAUSAS POSIBLES

La bomba no eleva líquido 1 2 3 4 5 6 8 9 10 12 14 17 18 28 30 40 41

La bomba se desceba después 2 3 4 5 6 7 8 9 16 17 32 33 40 41
de arrancar

La bomba no eleva suficiente caudal 2 3 4 5 6 7 8 9 10 12 14 17 18 27 28 30
35 37 40 41

Presión insuficiente 7 10 12 14 17 18 27 30 35 37 40

Presión excesiva 11 13 15 16 17 31

La bomba consume demasiada 11 12 13 14 16 17 19 20 24 27 28
potencia 31 35 36 37 42 43 44

La bomba vibra o mete demasiado ruido 2 3 4 7 8 9 15 19 20 21 22 23 24 25 27 28
29 36 39 45 46 47 48 49 50

La bomba se recalienta pudiendo 1 13 14 15 19 20 22 23 24 25 29 35
agarrotarse 36 38 39 42 45 46 47 48 49 50

La bomba se gasta rápidamente 1 3 7 15 18 19 24 25 29 34 35 36 44 45

Desgaste excesivo del dispositivo 1 3 14 22 23 26 35 37
hidráulico de compensación
(alta presión)

La bomba pierde en exceso 19 24 25 26 29 33 34 38 40 43 44 45
por el prensaestopas

La empaquetadura se gasta 19 24 25 26 29 32 33 34 38 42 43 44 45
rápidamente

Cojinetes muy calientes o que se 19 20 21 22 24 25 29 35 36 39 45
gastan rápidamente 46 47 48 49 50

334 Instalaciones de bombeo simple

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

7.2.- LISTA DE POSIBLES MOTIVOS DE PERTURBACIÓN EN LAS
TURBOBOMBAS

7.2.1.- Defectos en la instalación

1.- La bomba no está cebada.
2.- La altura de aspiración es excesiva.
3.- No hay bastante carga en aspiración cuando se trata de aspirar en vacío, o
agua caliente o bien líquidos volátiles.
4.- Carcasa o tubería de aspiración sin llenar.
5.- Bolsa de aire en la tubería de aspiración.
6.- Entrada de aire en la tubería de aspiración.
7.- Exceso de aire o gas en el líquido.
8.- Válvula, tubo o boca de bomba, en la aspiración, con obstrucción total o
parcial.
9.- Válvula de pie mal sumergida.
10.- Poca velocidad.
11.- Exceso de velocidad.
12.- Dirección de giro equivocada.
13.- Altura manométrica total pequeña.
14.- Altura de impulsión demasiado grande.
15.- Régimen de caudal pequeño.
16.- Peso específico del líquido mayor del previsto, alguna vez puede ser por baja
temperatura.
17.- Viscosidad distinta a la especificada.
18.- Acoplamiento en paralelo de bombas inadecuadas.
19.- Desalineación entre bomba y motor.
20.- Tensión en la bomba debido a las tuberías.
21.- Falta de rigidez en la cimentación.
22.- Platillos de acoplamiento juntos: el motor empuja.
23.- Obstrucción tubería desagüe de la compensación.

7.2.2.- Defectos en la bomba

24.- Eje torcido.
25.- Eje descentrado.
26.- Eje o casquillo protección, rayado o gastado.
27.- Rodete en malas condiciones.
28.- Rodete obstruido total o parcialmente.
29.- Rodete desequilibrado.
30.- Rodete con diámetro insuficiente.
31.- Rodete con diámetro excesivo.
32.- Cierre hidráulico obstruido.
33.- Anillo de cierre en prensaestopas mal colocado.
34.- Tierra o arena en el cierre hidráulico.
35.- Anillos de ajuste gastados.
36.- Rozamientos en las paredes giratorias.
37.- Falta de alineación entre rodetes y difusores.
38.- El líquido refrigerado no llega a la cámara.
39.- Exceso de refrigeración.
40.- Empaquetadura gastada.
41.- Entrada de aire por el prensaestopas.
42.- Prensaestopas muy apretado.
43.- Empaquetadura mal montada.
44.- Empaquetadura no apropiada.
Máquinas Hidráulicas T – 17 335

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

45.- Cojinetes gastados.
46.- Cojinetes mal montados.
47.- Lubricación deficiente; falta de cantidad.
48.- Exceso de grasa en los cojinetes.
49.- Oxidación de los cojinetes por toma de agua.
50.- Arena en los cojinetes.









































Máquinas Hidráulica.- T - 17 336

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián







Bibliografía 337

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

BIBLIOGRAFÍA


• Mataix, C “ Turbomáquinas Hidráulicas”. Ed. ICAI – 1975

• Karassik, I.J. y otros. “Manual de bombas “. Ed. Mc Graw-Hill

• Santos Sabrás, F. “Apuntes de Máquinas Hidráulicas” Volúmenes 1 y 2. Escuela
de Ingenieros Industriales de San Sebastián, Universidad de Navarra.

• Sedille M. “Turbomachines hydrauliques et thermiques” Tomo II. Ed. Masson et
Cie.

• Comolet R. “ Introducción al analyse dimensionelle et aux problemes de similitude
en Mecaniques des fluides” Ed. Masson et Cie.

• Comolet R. “ Mecanique experimentale des fluids”- Tomo II Ed. Masson et Cie

• Bergeron P. “Cours d’hydraulique appliquée” E.C. des arts et manufactures.

• Varlet H. “ Turbines hydrauliques, et groupes hidroelectriques” Ed. Eyrolles.

• Gomez Navarro J.L. Aracil J.J. “ Saltos de agua y presas de embalse. “ Tomo I E.
Ing. Caminos. Madrid.

• Vivier L. “Turbines hydrauliques et leur régulation “ Ed. Albin Michel

• Viejo M. Alonso P. “Energía hidroeléctrica” Ed. Masson.

• Monitian L. Lenier Mc. Roux J. “ Les microcentrales hydroelectriques” Ed. Masson

• "Energía eólica", Manuales de energías renovables.- Instituto para la
diversificación y ahorro de la energía (IDEA). Biblioteca CINCO DIAS.

• Streeter V.L. Wylie E.B.: " Mecánica de los fluidos": Ed. Mc Graw-Hill

• Alonso Diaz M. " La energía eólica" Revista: Energía, Noviembre-Diciembre
1998.

• Dosierra " Energia Eolikoa " Revista Elhuyar Julio- Agosto 1998.

• Fernández Diez, Pedro “Apuntes de bombas” Departamento de Energía Eléctrica
y Energética de la Universidad de Cantabria.

• Internet:

o www. Eia.edu.co
o www.averly.es
o www.portalindustrial.com
o Pelton.vatew.com.mx
o Etc.

Desde que se comenzó a impartir el Plan Renove con el que esta asignatura pasó a 7,5 créditos, los profesores que la imparten comenzaron a elaborar unos apuntes siguiendo el programa de dicha asignatura. La base de estos apuntes han sido los apuntes que el catedrático del área de Mecánica de Fluidos, ya jubilado, Fernando Santos, elaboró a lo largo de los años para la Escuela Superior de Ingenieros de la Universidad de Navarra, de ellos se han seleccionado parte y se han completado con trabajos realizados por el resto de profesores del área. El trabajo de elaboración de unos apuntes es arduo y laborioso, y los profesores esperamos que sean útiles para los alumnos. Por primera vez, para el curso 2006-07 se presentan los apuntes casi al completo de la asignatura, los primeros capítulos están dedicados a los conceptos básicos y fundamentales de Máquinas Hidráulicas a continuación se pasa al estudio de turbinas y centrales hidráulicas y eólicas, terminando con el estudio de las bombas e instalaciones de bombeo simples. Quedan por preparar dos capítulos uno dedicado a bombas de desplazamiento positivo, y otro a ventiladores, la idea es intentar completarlos para el siguiente curso En esta tercera edición se han modificado algunas cosas y se ha intentado eliminar las erratas encontradas. Para terminar, nuestro deseo es que sean de utilidad a nuestros alumnos y que ellos nos aporten sus ideas, críticas constructivas, así como erratas que puedan existir, con el fin de poder mejorarlos. Donostia- San Sebastián Septiembre 2008 Los profesores

ISBN–13: 978-84-690-5856-5 Nº REGISTRO: 07 / 37962

Índice de materias

i pág

Indice de materias

Tema 1.- Máquinas Hidráulicas definición, clasificación. Fundamentos y descripción.
1.- Definición de máquina. Clasificación ......................................... 2.- Clasificación de Máquinas Hidráulicas ....................................... 3.- Definición de turbina hidráulica, tipos actuales. ........................... 3.1.- Turbinas de acción y de reacción ............................................ 3.2.- Descripción general................................................................ 3.2.1.-Turbinas de acción ................................................................ 3.2.2.-Turbinas de reacción ............................................................. 3.2.3.- Clasificación de turbinas ...................................................... 4.- Definición de turbobomba hidráulica, elementos ........................ 5.- Máquinas de desplazamiento positivo ........................................ 5.1.-Bombas de desplazamiento positivo ........................................ 5.1.2.- Bombas alternativas ............................................................. 5.2.3.- Bombas rotativas.................................................................. 6.- Otras máquinas hidráulicas. Bombas especiales....................... 7.- Fundamentos de máquinas hidráulicas ..................................... 1 2 5 5 5 5 7 12 12 14 14 15 17 19 21

Tema 2.- Fundamentos de turbomáquinas hidráulicas
1.- Definiciones y clasificaciones .................................................... 1.1.- El rodete.................................................................................. 2.- Formas de representación.......................................................... 2.1.- Representación de los rodetes radiales................................... 2.2.- Representación de las turbomáquinas diagonales .................. 2.3.- Representación de las turbomáquinas axiales ........................ 3.- Descomposición del movimiento en las turbomáquinas.............. 4.- Modificaciones del triángulo de velocidades .............................. 5.- Conceptos en turbinas ............................................................... 5.1.- Alturas..................................................................................... 5.2.- Caudales ................................................................................. 5.3.- Potencias ................................................................................ 5.4.- Perdidas.................................................................................. 5.5.- Rendimientos .......................................................................... 6.- Conceptos en turbobombas ....................................................... 6.1.- Alturas..................................................................................... 6.2.- Caudales ................................................................................. 6.3.- Potencias ................................................................................ 6.4.- Perdidas.................................................................................. 6.5.- Rendimientos .......................................................................... 7.- Ecuación Fundamental de las turbomáquinas ............................ 7.1.- Turbinas .................................................................................. 7.2.- Turbobombas .......................................................................... 8.- Teoría hidrodinámica del ala portante ........................................ 23 23 25 26 26 27 28 31 38 38 39 39 39 39 40 40 41 41 41 41 42 42 47 49

Indice de materias

ii
pág

Tema 3.- Semejanza en turbomáquinas
1.- Métodos para el estudio de las turbomáquinas .......................... 2.- Semejanzas geométrica, cinemática y dinámica ........................ 3.- Semejanza hidrodinámica absoluta ............................................ 4.- Semejanzas hidrodinámicas restringidas.................................... 5.- Número de Camerer o velocidad específica dimensional ........... 6.- Cualidades y aplicaciones de la velocidad específica................. 7.- Coeficientes característicos u óptimos de velocidad................... 8.- Diferencia entre los rendimientos del prototipo y modelo............ 55 57 58 60 62 64 66 67

Tema 4.- Análisis dimensional aplicado a las turbomáquinas
1.- Fenómeno físico existente en una turbomáquinas....................... 2.- Cálculo de los parámetros adimensionales ........................... .. .. 3.- Teorema fundamental de las turbomáquinas homólogas ...... .... 4.- Otros parámetros adimensionales ......................................... .... 5.- Ejemplos de turbomáquinas homólogas................................ .... 6.- Obtención de los parámetros adimensionales mediante semejanzas .......................................................................... .... 7.- Velocidad específica adimensional........................................ .... 71 73 75 77 78 80 82

Tema 5.- Centrales Hidroeléctricas
1.- Generalidades ............................................................................ 2.- Formación del salto de agua. Topografía apropiada................... 3.- Disposición de conjunto de una central hidroeléctrica ................ 4.- Saltos total, bruto, neto y efectivo. Energía producida ................ 5.- Clases de central: de agua corriente y de agua acumulada........ 5.1.- Coeficientes de utilización de la central y del río ..................... 6.- Caudal de un río, aforos ............................................................. 7.- Relación entre la producción y el consumo de energía eléctrica...................................................................................... 8.- Centrales de acumulación por bombeo ...................................... 9.- Obras civiles de una central hidroeléctrica ................................. 9.1.- Presas ..................................................................................... 9.1.1.- Presas de material incoherente o suelto............................... 9.1.2.- Presas de material coherente o presas de fábrica ................ 9.2.- Canal de derivación. Galería o túnel. Tubería forzada............. 9.3.- Obras accesorias para el servicio de la central........................ 85 85 88 92 94 94 96 98 100 103 103 103 104 107 108

................6............................................. 4...............Turbina Straflo....... 2. Rodetes lentos.........................................................velocidad específica dimensional en función de otras características de la turbina Pelton...........Materiales empleados en la construcción de las turbinas ....... 4................Turbina Francis .................... 6.......Curvas características de turbinas hidráulicas 1............... 157 158 158 159 160 ........ 7..................... 4.......... 4....... 111 113 114 121 124 126 127 128 Tema 7............................... 6.....................1............Curvas características de dos variables ........ 5............................... Evolución del rodete con la velocidad específica.......... Intervalo de valores de la velocidad específica ............Descripción misión y funcionamiento de cada uno de los elementos de una turbina de reacción....... 6............Turbina Hélice ...Diagrama de transformación de energía de una turbina Pelton ............ 4.................Consideraciones sobre las velocidades en una turbina Pelton Diagrama de velocidades ...............Fenómeno de la cavitación................Turbina Kaplan .............................Caudal – velocidad de giro ........Triángulos de velocidades teóricas.............. 4..... 3....................Selección del tipo de turbina .............................1...Definición de turbina hidráulica.....................................Diagrama de transformación de energía de turbinas de reacción ........................................... 2....................................................Turbina Deriaz... 131 131 136 138 138 139 142 142 143 144 145 146 149 152 154 Tema 8.................................. 4............................................. 6..................................1..Diagramas de velocidades a la entrada y salida del rodete....................................................... 9...........Velocidad específica en función de otras características de una turbina Francis...................... 3.............Turbinas de reacción 1........................................................Turbinas de acción 1.......... ..................2............. 2............... Descripción y expresiones de cálculo.............................................................. normales y rápidos ............. 2... Clasificación......................... 2............Obtención de las variables para el trazado de curvas características.....................Disposición de conjunto de una turbina Francis ..........4.......Descripción............ 2.......proceso evolutivo de las turbinas de reacción............ 8...................................................................................Triángulos de velocidades reales .................................................................Turbina Bulbo...................Potencia – velocidad de giro........................5.......................3....... misión y funcionamiento de los elementos de una turbina Pelton... 4.......................................................3...............Turbinas de acción ..................................Par – velocidad de giro....................Índice de materias iii pág Tema 6.2..........................................2......... 5...........

. 1.................4............1..........................................Atenuación de empujes radiales....2............Carcasa.............................................Evolución histórica..... 5............................ 7............. 6.......................1.......... 6.......................... 5.. 3.......Impacto sobre la avifauna...2.......Sistema difusor de la turbobomba .......................Bombas de desplazamiento positivo.....................................Curvas características de máquinas reales .............Aerogeneradores de eje horizontal...................................Sistemas de sellado .........................Datos sobre la energía eólica ....1............Rodete .....1..... 2......Definición y clasificación de bombas hidráulicas ..................... 3.........................................................................-Impacto visual ... 5...Discos compensadores de empujes axiales .......... 4.2.............. 1............................Sistemas de sellado externo............. 5......................................Indice de materias iv pág 2......................Impacto por erosión...........Curvas características de tres o mas variables...Tipos de rodete ......... 2...........Evolución del rodete con la velocidad específica..................... 3...... 161 161 163 Tema 9....................Energía rentable....Impacto sonoro............................................1...........1........... 2..Generalidades de la energía eólica ..................................... 5..........Turbobombas ............Potencia – rendimiento.... 6..................... 4....Aerogeneradores de eje vertical por sustentación ..........2.................................Hipótesis de Rankine...Sistemas de sellado interno...........2.................Potencia Máxima del viento..................................Turbina Eólicas 1........................................ Curvas colina 4... 3..............................Tambores compensadores ..............................................Situación actual ...1........................................ 1................ 2..................... 5............................Aspectos medioambientales............................................................................2............ 167 167 168 168 169 169 170 171 173 174 175 176 177 177 177 177 177 Tema 10...........................................................................1...................4......... 4......................................................................2.Atenuación de empujes axiales .......................................... 1.....1..1............... 2.2.....................1.....................Caja prensaestopas................................................Disposición de conjunto de una turbobomba .................................Fórmula de Betz ...1..........................................3............ 3.......2.............................2.............1.. 3...... 5............... 5......................................1........................................... 4.....Tipos y descripción de turbina eólicas ........... 179 180 180 181 181 182 182 184 186 186 187 188 188 190 190 192 195 197 198 199 ......Clasificación de las bombas hidráulicas ...............Elementos de una turbobomba 1.........Rotor ...........2.... 5....................Cierres mecánicos................ 5................... 1......... 4............................................................................................1.........2.....................................................Carcasa y sistema difusor de la turbobomba.....2........................ 3.................

.........1....................Introducción......................Pérdidas por conducción ..........Eje y casquillos de protección ..... Rodamientos........ ...... 219 219 219 220 220 221 222 224 224 226 227 227 227 227 228 230 232 233 234 234 235 ..Diagrama de transformación de energía en un sistema de bombeo...1.......................................Imperfecciones en el guiado.......................Tipos constructivos de turbobombas 1..... 8..........................1........Índice de materias v pág 8... 4..................Pérdidas por choque ..2.................................................. 3......................... 2.................Eje y casquillos de protección........................... 2................................................... 1...Pérdidas de carga en un sistema de bombeo.......................................................Curvas características teóricas de turbobombas 1.................Transformación de energía en un sistema de bombeo 1..................... 203 204 205 206 206 208 Tema 12.................. 7........... 5.............Apoyo del eje del rodete.........................................4.. Diagrama de pérdidas de carga........... 5..............3..Rodamientos ......1..........................Grado de admisión ....................... 6......................3............Prerrotación ....................... 2..................Cc considerando las pérdidas hidráulicas..2............Clases de cc.............................................Bombas multicelulares o multietapadas .................... 209 209 212 214 215 Tema 13...Curva característica de una instalación simple de bombeo .......................................Diagrama de transformación de energía.................1.................... 7........................................Expresión de Euler .................... 8.............. 3.......................Pérdidas volumétricas . 9.................. 7... 8...Cc ideal de una turbobomba ................Bombas de una etapa .....................1......... 6...................................Pérdidas mecánicas ..Acomplamientos. 9............................... 7...2...................División de la carcasa.................Alturas manométricas de la instalación y la bomba .................. 8........................................ 3........Pérdidas hidráulicas .......................... Acoplamientos..........Variables que relacionan las cc .... 200 200 201 201 Tema 11...................Bomba de pozo ... 7............Pérdidas...Expresión analítica de la cc teórica de la turbobomba............................................................... 5. 7....... 9................................................................2.............................. 5............1...........2..............................2................ 2......................1................1.................................Obtención de la cc teórica de una turbobomba ....... 2.........................................Imperfecciones en el guiado....... 2.....2..............................................Influencia de β2 ........................................................ 7..........Modificación de las cc con caudales reducidos ..............1..................Parámetros que afectan a la cc de una trubobomba ........................................3............................3............................. 1......................Cc potencia absorbida-caudal .

....................... 4.. 241 244 245 245 246 248 248 249 251 253 255 256 257 257 257 258 258 258 259 Tema 15...........Cc en función de la velocidad específica .............1............................................... 261 261 263 265 267 268 ............Construcción de curvas características ...................4.......Efecto del paso del tiempo en un sistema de bombeo.......2.........2......Conclusiones...... 7...................................3......................................................................... 236 236 237 237 237 238 240 Tema 14......... 7.......................1..............Curvas características reales de turbobombas 1...........................1.......Pérdidas orgánicas........... 7......2...Código de ensayos para la recepción de turbobombas ................Curva característica altura-caudal ..... 9..Expresiones analíticas de las cc prácticas de turbobombas .......1.......Cc rendimiento-caudal............... 5...................................................... 2.......................................Cc rendimiento-caudal........ 3.........................................Regulación de las turbobombas 1......................................1........... 5..................1.. 7.....................................Variación de la cc de una bomba al modificar la anchura del rodete en su salida ..............5...........................................................................................Métodos para regular el funcionamiento de las turbobombas.......Efectos de la densidad .........Influencia de la gravedad........................6..........................Variables del fluido ...........3............Variables del líquido ....3......... 6.................Problemas sobre modificación de la velocidad de giro de la bomba ...............Efectos de la viscosidad ..... 9...Banco de ensayo de bombas .. 3.....................................................................2..........................................................1....................................................................... 7...........1....... 2.2..4...Estabilidad de funcionamiento..Perdidas hidráulicas ..... 2..... 9.......................................Variación de las cc de una turbobomba al variar N.....Interpretación del funcionamiento de las turbobombas en el segundo y cuarto cuadrante .........................6.......Variación de las cc de una turbobomba al tornear el rodete ...Cc potencia-caudal............ 7................Cc de bombas diagonales y axiales ...... 10. 7................... 7..................................2...........................Perdidas volumétricas ...............Bombas radiales................. 2...................... 2...... 11.......Influencia de la gravedad ....................................Rendimiento en función de la velocidad específica y caudal ....1.................................................... 4...................Cc altura-caudal y potencia-caudal.Problemas sobre modificación del diámetro del rodete y de la anchura del mismo .. 6.. 1. 9........................ 2............................Indice de materias vi pág 9..........

....Instalaciones de bombeo simples 1..................................Modificación del punto de funcionamiento mediante cambios en la bomba ...........................................Destalles constructivos de una instalación de bombeo........Cavitación en las bombas ......................................................4................... 4...............Cc de la puesta en marcha de las turbobombas............................................ 3..............1...Índice de materias vii pág Tema 16.......... 6......................................... 6.................... 3.......................Parámetro de cavitación de Thoma ......Ensayo mediante maniobrado de una válvula de aspiración..Torneado del rodete ............. 3...............4....... 3....................2.................Obtención del MPS requerido de una turbobomba ..............Evaluación de la cavitación en las turbobombas ...Servicio de mantenimiento ........................ 2.Naturaleza del líquido a bombear.................Ensayo con variación de la presión en el depósito de aspiración................. 2......Descripción del fenómeno ....... 3......... 6...............Instalaciones de sobrepresión ........1. 3........................................ 3......... 2.....................................1...............1....2.............................................1..1.............Costo energético .........Arrastre de las bombas ...Funcionamiento de las turbobombas 1........1..... 3.........................1...............Expresión de la curva característica de la instalación..................2.....1...............1..........2........ 4..........................Punto de funcionamiento..............Rendimiento esperado de una bomba.2.............................Modificación del punto de funcionamiento mediante la variación de la instalación ........................2......................Factor de utilización ............1........................Disposición de bombas funcionando en paralelo.. 3.......3...........4...............................................Modificación de la sección de salida.......Hidroceles ............. 3............................................................................Factores que dependen del MPS requerido .................. 3...........................2....Precauciones a adoptar en la puesta en marcha de las bombas . 3.................................. 4....................................1.............Problemas sobre cavitación en un sistema de bombeo........................ 3..................................................Alternativa entre hacer funcionar dos bombas en serie o en paralelo ........Factores que dependen del MPS disponible ................... 6.......... 3....1....2..............Variación de la velocidad de giro ................Introducción.......................2......................Bombas funcionando en grupo............. 1.............................................Disposición en serie . 2....... 3................. 3.................. 2...... 2...............................................3.....3............3......... 4..1.................2.............Maniobrado de válvula ....................4.........3............ 5......................2.....2............. 4.....Variación de la altura piezométrica....................Selección de la bomba mas idónea ............................................. 3. 295 297 300 303 306 306 307 307 307 308 311 311 311 314 316 317 320 320 321 322 322 .............. 5................... 271 275 278 279 279 281 283 284 284 285 286 288 290 290 291 293 Tema 17............2.................Regulación del caudal en un sistema de bombeo................

................ 7................Defectos en la bomba........................................8...............................10...........2....................... 6...................7..... 6............................................................................Tipos de energía disponible........... 6........1..............Tubería de impulsión .........Golpe de ariete...10.........Perturbaciones .....................Indice de materias viii pag 6.....................................Defectos en la instalación.............. 6...........6......5.........Lista de posibles motivos de perturbación en las turbobombas 7................... 6.......................... 6..................4.....Fiabilidad del servicio .................... 7..................... 6...2.....................................2.............2............1...................Cuadro de perturbaciones y causas posibles de una turbobomba 7................................11............................. 322 322 323 323 323 324 325 326 330 332 332 333 333 334 334 334 337 .Caseta de llaves del depósito superior .............. 6....Caudal requerido.... 7...................Mantenimiento de una bomba ....12................Altura a engendrar....... 6.....................Número de grupos...................................................... 6........ Bibliografía .............................................................1...................9..........................................Caseta de bombas ...........13.............................Tubería de aspiración......................

Es preciso advertir que no todas las máquinas que utilizan algún fluido pueden considerarse máquinas de fluidos si no solamente las que los utilizan para intercambiar la energía fundamental de la máquina. o para producir un efecto determinado". en muchos casos excluyentes sino coincidentes. y las turbinas hidráulicas y las eólicas que están basadas en los mismos principios de funcionamiento. Ing. comportándose el aire en tales casos como si fuera incompresible. Una cuestión que conduce a otra clasificación es el sentido de conversión de la energía: de mecánica en energía del fluido o a la inversa. por tanto no pertenecen a este grupo aquellas que sólo los utilizan como refrigerante o lubricante. más o menos útiles o convenientes. Un criterio alternativo es el grado de compresibilidad del fluido. transformarla y restituirla en otra forma mas adecuada.Politécnica de Donostia San Sebastián . que conducen a agrupaciones diferentes.Máquinas Hidráulicas. que reciben energía aportada por un fluido y la restituyen en forma de energía mecánica. Por ello se rechaza este criterio de clasificación. es considerar el movimiento del órgano donde se intercambia la energía. absorben energía mecánica y con ella incrementan la correspondiente a un fluido. clasificando las máquinas de fluidos en alternativas y rotativas.DEFINICIÓN DE MÁQUINA. Esta clasificación que puede parecer mas acertada. Un primer criterio de la clasificación de las máquinas de fluidos puede ser atendiendo a la densidad del fluido.MÁQUINAS HIDRÁULICAS. Pasando al tema de la clasificación de las máquinas de fluidos hay que observar que todas las clasificaciones se realizan siguiendo distintos criterios. Máquina de Fluido corresponde a una máquina del primer tipo. no siendo. unas veces más y otras menos acertados. igualmente desaconsejable. según el diccionario "es el conjunto de aparatos combinados para recibir cierta forma de energía. o bien a la inversa. Otro criterio. CLASIFICACIÓN FUNDAMENTOS Y DESCRIPCIÓN . o se separan las bombas alternativas y las rotativas cuyo principio de funcionamiento es idéntico. Esta clasificación conduce a separar los ventiladores y las turbobombas..CLASIFICACIÓN Máquina. . conduce a tratar conjuntamente las turbinas de gas y las Dto. Pueden definirse también las máquinas de fluidos como aquellas máquinas que utilizan un fluido como elemento intercambiador de energía. 1. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. es decir a dividirlas en aquellas que funcionan con gases o con líquidos. o las turbobombas y las bombas de engranajes.U. pues se introducen en el mismo grupo máquinas tan dispares como el motor de explosión y la bomba aspirante-impelente. T-1 1 TEMA 1..

Por último. que al aplicarlo a estas máquinas se denomina Teorema de Euler o teorema fundamental de las turbomáquinas. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. Máquinas térmicas: son las que utilizan como elemento intercambiador de energía fluidos que se comportan como compresibles. y los compresores. aerogenerador etc. El primer criterio que aplicaremos por ser el más importante es el que clasifica las máquinas hidráulicas atendiendo a su principio de funcionamiento: se las tienen turbomáquinas. en paralelo a las segundas. o en el teorema del momento de la cantidad de movimiento. Máquinas Hidráulicas Máquinas de Fluidos: Máquinas Térmicas Este criterio delimita con toda perfección los dos campos de las máquinas hidráulicas y térmicas sin dar lugar a confusión alguna.2 Clasificación. Ing.Politécnica de Donostia San Sebastián . donde los fenómenos termodinámicos tienen una incidencia fundamental: compresor. las bombas y los ventiladores. que si bien a primera vista parece una cuestión fundamental y que indudablemente los es. se encuentra el principio de funcionamiento de la máquina. la turbina hidráulica y la turbina de gas. que en casi todos los casos son aplicables. dentro de los criterios aquí rechazados. ventilador turbina hidráulica. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas hidráulicas.. en este apartado se presentan diferentes clasificaciones de las primeras. Esto nos lleva a la clasificación definitiva de las máquinas de fluidos atendiendo al comportamiento del fluido como incompresible o compresible Máquinas Hidráulicas: son aquellas que utilizan como medio intercambiador de energía un fluido que se comporta como incompresible: bomba hidráulica. Dado que anteriormente se ha rechazado el criterio de la densidad del fluido por comportarse los gases en algunos casos como incompresibles.CLASIFICACIÓN DE MÁQUINAS HIDRÁULICAS Una vez definidas y delimitadas las máquinas hidráulicas y térmicas.U. que aunque tienen conexiones evidentes no son suficientes para estudiarlas conjuntamente. 2. se desaconseja por reunir en la misma agrupación el compresor y la bomba alternativa. Las Turbomáquinas basan su funcionamiento en el teorema de la cantidad de movimiento. turbina de gas etc. que aún tienen algunas similitudes. también llamado teorema del momento cinético. dadas sus respectivas especificaciones. Dto. sus diferencias son considerables para poderlas estudiar al mismo tiempo. y las máquinas de desplazamiento positivo. un criterio alternativo es el grado de compresibilidad del fluido.

1.U. En las figuras 1.Esquema de una turbobomba Las máquinas de desplazamiento positivo.3 se representan el corte esquemático de éstas dos máquinas. Estas máquinas son reversibles. Ing. constituyendo un motor hidráulico. es decir depende de la instalación en la que trabaja. atrapar el líquido en un pequeño recinto y cerrado éste. también llamadas volumétricas.. En la figura 1.1 puede verse el corte esquemático de una turbobomba. es decir la máquina consigue incrementar la presión en un punto. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. mediante succión. transmitiéndole la presión hidrostática íntegramente a todo el fluido que se encuentra aguas abajo. de desplazamiento positivo Rotativas Dto. es decir que si se aplica una presión en una parte de la máquina se pueden desplazar los órganos de éste. lo desplazan hacia otro punto de la máquina sometido a presión donde lo depositan. Todas las turbomáquinas disponen de un órgano fundamental que gira sobre su eje. Fig. T-1 3 Las máquinas de desplazamiento positivo se fundamentan en el teorema de Pascal.: 1. Las bombas hidráulicas de desplazamiento positivo consiguen de forma diversa. Turbomáquinas Máquinas Hidráulicas Alternativas M. se dividen a su vez en máquinas alternativas y rotativas. donde se produce el intercambio de energía.Máquinas Hidráulicas. La presión obtenida por la bomba será la que exista en su salida.2 y 1. Estas últimas se denominan también rotoestáticas.Politécnica de Donostia San Sebastián . según que el órgano intercambiador de energía se desplace alternativamente o gire alrededor de un eje. que recibe el nombre de rodete o impulsor. Estas máquinas se denominan también rotodinámicas.

Nuclear y Mecánica de Fluidos E.: 1.Esquema de una bomba rotativa . obtenida previamente mediante una bomba hidráulica. elevar agua.: 1. Los antiguos molinos hidráulicos que utilizaban la energía hidráulica de los cursos naturales y la convertían en energía mecánica.U. la energía del fluido. mover martinetes. para así generar una fuerza propulsora y con ella un par motor. por tanto. . en energía mecánica empleándose ésta en realizar directamente un trabajo. mediante el cual se produce la energía eléctrica.Politécnica de Donostia San Sebastián . utilizándola directamente para moler grano. Ing. etc.Esquema de una bomba alternativa Fig.. Estas máquinas reciben una fuerza motora del exterior que permite incrementar la cantidad del movimiento y. Las turbobombas y los ventiladores convierten la energía mecánica en energía hidráulica. eran turbomáquinas. Se llaman máquinas generadoras a aquellas en las que la energía mecánica se transforma en hidráulica: bombas y ventiladores. Se denomina motor hidráulico a la máquina que transforma la energía hidráulica. motores hidráulicos. Un criterio para clasificar las máquinas hidráulicas que conduce a una división muy importante es el sentido de conversión de energía. Se denominan máquinas motoras a aquellas que transforman la energía del fluido en movimiento de las máquinas: turbinas hidráulicas y eólicas. Las bombas de desplazamiento positivo incrementan la presión de una u otra forma y la transfieren al líquido ubicado en el mismo recinto. Reciben agua o aire con una gran cantidad de movimiento y hacen que disminuya. Se utilizan fundamentalmente en los circuitos oleohidráulicos. . desplazar fuelles. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Fig. Se trata de máquinas de desplazamiento positivo. Dto. Este par es el que hace girar al generador.3.2.4 Clasificación. Las turbinas hidráulicas o eólicas son las turbomáquinas que transforman la energía hidráulica en mecánica.

HIDRÁULICA. 3. El elemento fundamental de la turbina es el impulsor llamado rodete o rueda. Se llaman turbinas de reacción o de vena forzada a las que utilizan energía cinética y de presión para mover el rodete.Turbinas de acción La turbina Pelton o de acción.2.DESCRIPCIÓN GENERAL 3. A su salida se encuentran otros órganos que tienen el objetivo de evacuar convenientemente el agua hacia el canal de desagüe. Además del rodete constan de una serie de elementos.1. Es decir las turbinas Pelton. situados aguas arriba del rodete. al primer grupo pertenece la turbina Pelton y al segundo la francis y sus derivadas: hélice. Ing. kaplan. A este grupo corresponden las turbinas: Francis. y es donde se verifica la transformación de energía hidráulica en mecánica. Existen en la actualidad dos grandes tipos de turbinas hidráulicas. bulbo. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. las de acción y las de reacción. terminando en forma atoberada que reduce la Dto.DEFINICIÓN DE TURBINA DESCRIPCIÓN GENERAL.1. TIPOS ACTUALES Y Turbina hidráulica se puede definir como aquella máquina que transforma la energía hidráulica aportada por un fluido incompresible (agua) en energía mecánica. mediante la variación del momento de la cantidad de movimiento. T-1 5 Energía Hidráulica Motor Hidráulico Energía Trabajo Mecánica Energía Motor Eléctrica Eléctrico Energía Bomba Mecánica Hidráulica E. consta fundamentalmente del distribuidor... Kaplan. que tienen la misión de introducir el agua con la dirección y condiciones precisas.Politécnica de Donostia San Sebastián . y de la rueda o rodete.2. Bulbo y Straflo.Hidráulica Natural Turbina Hidráulica Energía Generador Mecánica Energía Máquina Eléctrica Energía Trabajo Mecánica 3. deriaz y straflo. 3.TURBINAS DE ACCIÓN Y DE REACCIÓN Se llaman turbinas de acción o vena libre. Deriaz.U. a aquellas en las que el agua mueve el rodete exclusivamente con energía cinética. El inyector tiene como misión introducir el agua en el rodete de forma conveniente.. es el único elemento giratorio. es una prolongación de la tubería forzada. llamado así mismo inyector. Hélice.Máquinas Hidráulicas. en resumen es una turbomáquina hidráulica motora..

Inyector de una turbina Pelton Dto. con una serie de cazoletas dispuestas en su periferia.: 1. La turbina. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. El rodete está constituido por un cubo unido al eje.. de esta forma la energía de presión que el agua posee a su entrada se convierte totalmente en energía cinética.Politécnica de Donostia San Sebastián . Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas sección.U.Disposición de conjunto de salas de máquinas. en particular el número de Camerer estará comprendido entre 5 y 36 aproximadamente. Fig. Fig.4. es decir en aquellos casos en que la relación caudal. y por tanto corresponden a velocidades específicas bajas.. una con turbina Pelton y otra con Kaplan Las turbinas de acción se emplean en centrales hidroeléctricas cuyo salto sea grande y el caudal relativamente pequeño. permite la obtención de la energía eléctrica a partir de la energía mecánica de aquella. Puede tener de 1 a 6 inyectores. Ing.5. arrastrando el generador eléctrico. con salida a la atmósfera. convirtiéndose la energía cinética del agua en energía mecánica. pero en todo caso la admisión del agua en el rodete es puntual. El chorro formado a la salida de cada inyector incide tangencialmente sobre las cazoletas.: 1.altura es reducida.6 Clasificación.

: 1. Ing. llamado distribuidor.2. pudiéndose obtener así grandes desniveles entre puntos relativamente próximos.7. Dto. llegando el agua por la totalidad de la periferia de éste. Por otro lado las cuencas vertientes en las cabeceras de cauce son reducidas. por una parte. siendo por tanto la admisión del agua total. es decir próximas al nacimiento de los ríos. como se ha podido observar de la figura 1. las turbinas Pelton se emplean en centrales de cabecera de cauce.Turbinas de reacción Las turbinas de reacción tienen una concepción notablemente diferente a las de acción.Máquinas Hidráulicas. transforma parte de la energía de presión. que tiene el agua a la entrada de la turbina. 3.Cazoleta de una turbina Pelton Al necesitar saltos grandes con caudales reducidos. T-1 7 Fig. donde.Rodete de una turbina Pelton Fig. el elemento situado aguas arriba del rodete.Politécnica de Donostia San Sebastián . En primer lugar.. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.2.4.6. El distribuidor en este caso rodea todo el rodete.: 1.. en energía cinética.. llevan fuertes pendientes.

Ing. generándose a su entrada una depresión.Corte meridional de una turbina Francis Fig.Corte transversal de una turbina Francis El agua a la salida del rodete tampoco sale a la atmósfera. cuya misión fundamental es aumentar la energía hidráulica absorbida por el rodete.. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas El rodete. es de diseño diferente según el tipo de turbina de reacción de que se trate. que devuelve el agua al cauce natural.U.9. único órgano transformador de energía hidráulica en mecánica.: 1.. Dto. sino que penetra en un tubo llamado tubo difusor o tubo de aspiración.Politécnica de Donostia San Sebastián .: 1. El tubo difusor desemboca en el canal de desagüe. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. pero en esencia está formado por el cubo. y una serie de alabes dispuestos en la periferia de aquél.8 Clasificación. unido al eje. Fig.8.

como el flujo y reflujo de las mareas. Kaplan. 15 < nq <120 Hélice.Politécnica de Donostia San Sebastián . Nuclear y Mecánica de Fluidos E. 120 < nq < 210 Kaplan. Ing. 210 < nq < 390 Fig.: 1.U. Kaplan. Las turbinas de reacción se utilizan para una gamma muy amplia de alturas y caudales. Straflo: 700 < ns < 1300 . Deriaz. El número de Camerer de las diferentes turbinas toma los siguientes valores aproximados: Francis : 50 < ns < 400 . que aprovechan tanto el propio caudal del río. antedistribuidor.Máquinas Hidráulicas. Dto.. como es el caso de las centrales mareomotrices. más o menos por este orden. Bulbo y Straflo. Deriaz: 400 < ns < 700 . Bulbo. incluso en su propia desembocadura. Deriaz .Cámara espiral de una turbina Francis Las centrales hidroeléctricas con turbinas de reacción están ubicadas en el cauce medio o terminal de los ríos. distribuidor. Los valores más bajos de dicha relación corresponden a las turbinas Francis y los más elevados a las Hélice. rodete. T-1 9 En conjunto las turbinas de reacción están formadas por los siguientes elementos: Cámara espiral. y tubo difusor.10. donde la relación caudal-altura es mayor que las correspondientes a turbinas de acción.

U.12.10 Clasificación.. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Fig. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.Antedistribuidor de una turbina Francis Fig.11.: 1.Politécnica de Donostia San Sebastián .Distribuidor y rodete de una turbina Francis Dto.: 1. Ing..

Politécnica de Donostia San Sebastián .Turbina Kaplan parcialmente desmontada A medida que el río discurre por su cauce va disminuyendo la pendiente y reduciendo su cota.Máquinas Hidráulicas.: 1.U.Rodete de una turbina Francis Fig.13. Dto. T-1 11 Fig.14..: 1. disminuyendo las posibilidades de generar salto.. pero incrementándose su cuenca vertiente y por lo tanto su caudal. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. Ing.

caudales muy pequeños y alturas muy grandes ofrecen dificultades a este tipo de máquinas. Es decir estas máquinas mediante el giro producido por un motor de arrastre generan una fuerza exterior sobre el rodete que tiene como consecuencia el incremento de la cantidad de movimiento del fluido que atraviesa la máquina de manera continua y la presión en la sección de salida de aquel. Distribuidor. FUNDAMENTALES. Este tipo de bombas es sin duda el más empleado y el que se utiliza universalmente para trasegar casi todo tipo de líquidos a cualquier altura. Dto. transformando la energía mecánica que reciben del motor de arrastre en energía hidráulica siendo su principio de funcionamiento. como ya se ha indicado.3. Deriaz. Hélice. al igual que las turbinas. CAMPOS DE APLICACIÓN ELEMENTOS Las turbobombas se basan. La turbobombas. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas 3. Kaplan. el teorema del momento cinético.U.36 Cabecera de los ríos 4.Politécnica de Donostia San Sebastián . Ing. y en las desembocaduras de los ríos Energía aportada Campo de trabajo: Q/H Número de Camerer Tipo de Central Cinética: c2/2g Pequeña 5 .DEFINICIÓN DE TURBOBOMBA HIDRÁULICA.Clasificación de turbinas. Bulbo. Rodete. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.12 Clasificación. Antedistribuidor. también llamado teorema del momento cinético y teorema de Euler.1300 Cauce medio y terminal del río. también llamado teorema de Euler..2. Straflo total Cámara espiral. Diferencias fundamentales y campos de aplicación DIFERENCIAS FUNDAMENTALES ENTRE TURBINAS Turbinas de Acción Tipos Admisión Elementos Pelton Por puntos Inyector y Rodete Turbinas de Reacción Francis. Tubo difusor Cinética y de presión: c2/2g + P/γ Media y Grande 50 . o más exactamente en teorema del momento de la cantidad de movimiento. solamente líquidos muy viscosos. en el teorema de la cantidad de movimiento. son máquinas cuya misión es incrementar la energía de los líquidos.

teniendo en cuenta la dirección del flujo con relación al eje de giro en: radiales. En el rodete se transforma la energía mecánica recibida del motor de arrastre en energía hidráulica de presión y velocidad.. tal como puede apreciarse en la figura 1. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. en el sistema difusor parte de la energía hidráulica de velocidad se convierte en energía de presión.15.Turbobomba Las turbobombas se clasifican a su vez.Máquinas Hidráulicas.16: Tipos de rodetes de las Turbobombas Dto.U. diagonales y axiales. disminuyendo así la velocidad aumentando la presión. que hace de colector y donde la sección de paso aumenta. T-1 13 Se trata de turbomáquinas con funcionamiento y diseño parecido a las turbinas de reacción.15 Fig 1. Ing. Constan de una carcasa donde se encuentra el rodete o impulsor y el sistema difusor.16) Fig 1. El sistema difusor puede adquirir distintas formas pero la más frecuente es la de voluta o caracol. (figura 1.Politécnica de Donostia San Sebastián .

Constan de un elemento denominado "desplazador" que precisamente desplaza positivamente el líquido. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.17: Curvas características de una Turbobomba En muchos textos y en casi todos los catálogos las turbobombas reciben el nombre de bombas centrífugas.MÁQUINAS DE DESPLAZAMIENTO POSITIVO:: BOMBAS ALTERNARIVAS: BOMBAS ROTATIVAS. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Las turbobombas radiales y las diagonales son análogas a las turbinas Francis. y una construcción difícil que las hacen en bastantes casos de coste elevado. Fig 1.U.. 5. de ahí su nombre.1. Ing. donde lo deposita. y la de la propia bomba con el exterior. desde una zona donde hay líquido a una presión reducida a otra donde se encuentra líquido a una presión superior. O bien.17).Politécnica de Donostia San Sebastián .14 Clasificación. Esta dificultad es consecuencia de la necesidad de dar estanquidad a la separación entre las zonas de presión elevada y reducida. ya que corresponde solo a las radiales y en alguna medida a las diagonales. es más idóneo dado que se trata de una turbomáquina. En este tipo de bombas el caudal y la altura engendrada vienen relacionados entre sí. desde una zona donde hay líquido a una presión elevada a otra donde se encuentra el líquido a una presión baja 5. Otras variables importantes son la potencia absorbida y el rendimiento. es decir en conseguir de alguna manera incrementar la presión en un punto del líquido para que esta elevación se transmita íntegra e inmediatamente a todos los puntos del fluido.BOMBAS DE DESPLAZMIENTO POSITIVO Este tipo de bombas tienen un principio muy sencillo como es el teorema de Pascal. siendo la curva característica más o menos descendente (figura 1. se Dto. También se denominan rotodinámicas. MOTORES HIDRÁULICOS Las Maquinas de desplazamiento positivo se basan en el principio de Pascal. nombre no totalmente apropiado. en el caso de los motores hidráulicos. El nombre de turbobombas. mientras que las axiales son similares a las turbinas Hélice. que poco a poco va tomando peso.

Nuclear y Mecánica de Fluidos E. es decir. El émbolo al desplazarse axialmente en uno y otro sentido crea.2. mientras que en la otra el líquido situado en la cámara incrementa su presión al disminuir su volumen hasta el momento en que abre la válvula de impulsión. Las bombas alternativas constan esencialmente de una carcasa cilíndrica con un émbolo desplazable en uno y otro sentido y una serie de válvulas que comunican las tuberías de aspiración e impulsión con el interior de la carcasa. o mejor en la mayoría de los casos para generar grandes presiones. 5. Dentro de las bombas alternativas existe una subclasificación que las divide en bombas de émbolo y de membrana. Ing. que posteriormente produzcan notables esfuerzos. una depresión que aspira el líquido del depósito de aspiración. Como puede observarse en la fase de succión la cámara está a presión inferior a la atmosférica. y por otra. Dto. no requieren que se llene de líquido la tubería de aspiración para comenzar a trasegar aquel. T-1 15 clasifican a su vez en bombas alternativas y en bombas rotativas.1. instante en que el líquido situado en la cámara empieza a pasar a la tubería de descarga. ello lleva consigo ciertas irregularidades en el suministro.. considerando la esencia del elemento que se desplaza alternativamente. En ocasiones las válvulas se sustituyen por simples lumbreras u orificios. como se verá más adelante.U. por una parte. si no que es cíclico. defecto que puede atenuarse de distintas formas..Politécnica de Donostia San Sebastián . distinguiendo la forma con que se mueve el elemento desplazador del líquido. Fig. ya que el émbolo al desplazarse genera un volumen que crea naturalmente una depresión. una compresión que lo desplaza hacia la tubería de impulsión. dado que es preciso convertir el movimiento giratorio del motor de arrastre en movimiento lineal. 1. Un inconveniente es que no tienen funcionamiento continuo.Máquinas Hidráulicas.Bombas alternativas de embolo Se emplean para elevar caudales relativamente pequeños a gran altura. Una cualidad de estas bombas es ser autocebantes. Los líquidos empleados no deben de ser muy viscosos ni llevar sólidos en suspensión o estar sucios.18.Bombas alternativas.

la presión hace que se produzcan pérdidas volumétricas. Dto.20). por ello el caudal disminuye algo a medida que se incrementa la presión. La regulación del caudal puede conseguirse mediante la variación de la velocidad de giro o gracias a la modificación de la cilindrada. el vástago que relaciona el émbolo con el elemento motor y las válvulas o lumbreras.000 bar e incluso mayores. sin embargo en la práctica está limitada por cuestiones tecnológicas obvias que aconsejan que cada tipo de bomba no exceda de una determinada presión.19: Bomba alternativa de diafragma El caudal que proporciona la bomba es en principio independiente de la presión de la impulsión. e incluso lo normal es impedir pase ésta de un determinado valor mediante una válvula de seguridad. Entre el émbolo y el cilindro y entre éste y el vástago.U. La curva característica que relaciona presión y caudal es por tanto prácticamente una recta vertical (figura 1. es preciso producir la estanquidad suficiente para que el líquido no pase de una a otra cara del émbolo y no salga al exterior respectivamente. denominada de diafragma. sin embargo. Ing. La altura o presión engendrada teóricamente no tiene tope. Existe una variante de bomba alternativa.19) Fig: 1. Se construyen bombas alternativas de émbolo para presiones de hasta 1. se emplean para trasegar caudales reducidos a pequeñas alturas (figura 1.Politécnica de Donostia San Sebastián . es decir que parte del líquido pase a la otra cara del émbolo e incluso fugue al exterior. ya que será equivalente al volumen de una embolada por el número de éstas por unidad de tiempo. que consiste en sustituir el émbolo por una membrana. en el punto de salida hacia el exterior. el pistón o émbolo que se desplaza en su interior. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Los elementos fundamentales de este tipo de bombas son la cámara cilíndrica. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. o bien las válvulas no se abran o cierren en el momento adecuado.16 Clasificación.

21. consiguiendo de esta manera incrementar el caudal y minorar la discontinuidad de cada émbolo (figura 1. creando automáticamente una depresión que aspira el líquido. Las piezas móviles están dispuestas de tal forma que generan volúmenes en una zona de la carcasa.1..U. para impedir que el líquido retroceda y de esta forma obtener un alto rendimiento. y por lo tanto para generar grandes fuerzas. Se utilizan. T-1 17 Fig:1. en la figura 1. a continuación lo desplaza y por último lo deposita en otra zona donde el líquido se halla a presión. también denominadas rotoestáticas.. con un alto grado de limpieza Existen numerosos tipos de bombas rotativas de difícil clasificación. y desfasados sus ciclos.Bombas alternativas múltiples 5. para obtener grandes presiones. 1.21) Fig. dentro del cual están dispuestas unas piezas móviles giratorias que provocan el desplazamiento positivo del líquido. constan de un cuerpo de bomba de forma variable. solo pueden trabajar con líquidos viscosos.Politécnica de Donostia San Sebastián . requiriendo un ajuste perfecto entre las distintas piezas. Curva característica de una bomba de desplazamiento positivo Es muy frecuente que una bomba alternativa esté formada por una serie de émbolos dispuestos paralelamente o perpendicularmente al eje del motor de arrastre. Estas bombas carecen de válvulas. en general. Dto. y en la 1.23 una serie de máquinas de este tipo.20.Máquinas Hidráulicas. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. se muestran una bomba de engranes externos. Las bombas rotativas. Ing.Bombas rotativas.3.22. que sirven a la vez de lubricantes.

Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Fig.. Ing.Bombas de Desplazamiento Positivo Alternativa y Rotativas Dto. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.18 Clasificación.23. 1. 1..U.22.Politécnica de Donostia San Sebastián .Bomba de engranes externos Fig.

24. siendo su curva característica similar a la de aquellas. Produciendo un giro al tornillo se consigue. gracias al rozamiento. normalmente no se construyen longitudes superiores a los 15 m. Lógicamente la altura de elevación tiene un límite.U. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. bombas de chorro. El caudal producido es así mismo independiente de la presión engendrada. pues el tornillo no puede tener apoyos intermedios. bomba mamut. encontrándose su extremo inferior sumergido en un canal o depósito alimentador. El incremento de la energía de posición. todo ello ubicado en un canal circular o semicircular dispuesto en plano inclinado.Politécnica de Donostia San Sebastián . que todavía se utiliza hoy en día. Consiste. Ing. Se construyen para presiones de hasta 600 bar e incluso superiores. Entre estas pueden caber por ejemplo las bombas turbina. tal como se muestra en la figura 1. ariete hidráulico..Máquinas Hidráulicas. 6. T-1 19 Aunque estas bombas carecen de válvulas son también autocebantes. sólo lo efectúa un ingenio ideado por Arquímedes. etc. denominado "Tornillo de Arquímedes". pero su discontinuidad es menor que en las bombas alternativas dado el menor tamaño de cada recinto y su mayor número. los caudales forzosamente son reducidos. en un tubo al que se le arrolla exteriormente una chapa en espiral. el rendimiento alcanza el 75%.1. bombas Hytor. que el agua se eleve hasta un punto superior donde se vierte. Fig. con interés práctico. y Dto. bombas transportadoras de polvos.OTRAS MÁQUINAS HIDRÁULICAS : BOMBAS ESPECIALES El resto de las bombas que no es posible catalogar como bombas de desplazamiento positivo o turbobombas se pueden incluir dentro de un tercer grupo denominado bombas especiales. su funcionamiento no es continuo.24: Tornillo de Arquímedes El ángulo de inclinación con que se dispone el tornillo es del orden de 30º y la velocidad de giro oscila entre 30 y 60 rpm. tornillo de Arquímedes.

pues realmente su finalidad es mezclar dos líquidos o un líquido y un gas. a continuación se incrementa la sección para disminuir la velocidad y aumentar la presión. permite elevar un caudal de 15 l/s. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. Para tener un orden de valores diremos que un tornillo de Arquímedes de tamaño medio que puede tener un diámetro exterior de 300 mm. que utilizan como elemento motor líquidos en movimiento.Politécnica de Donostia San Sebastián .20 Clasificación. o un gas.U. Ing.5 m aproximadamente. Si se quiere obtener una gran velocidad se realiza mediante una transformación hidráulica de energía de presión en energía de velocidad mediante una fuerte reducción de la sección de paso. Fig 1. si bien el incremento de la velocidad del líquido no es el objetivo final del ingenio.Principio del eyector El líquido "motivador" pasa por una boquilla por la que por efecto Venturi se incrementa fuertemente su velocidad. reduciéndose la presión por debajo de la atmosférica. si bien pueden conseguirse alturas superiores disponiendo tornillos de Arquímedes en serie..25. se aprovecha esto para succionar otro líquido. de hasta 6 m3/s. existiendo piezas que elevan caudales muy superiores. denominados eyectores. o bombas de chorro. que se mezcla con el anterior en una cámara. Dto. Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas por tanto la altura máxima conseguida se reduce a los 7. Por otra parte no interesa realizar el transporte de un líquido con una velocidad importante pues llevaría consigo grandes pérdidas de carga. Es obvio que pueden disponerse tornillos de Arquímedes en paralelo para incrementar el caudal. El aumento exclusivo de la energía cinética de un líquido mediante una bomba no puede conseguirse con buenos rendimientos. se trata de unas bombas que carecen de elementos móviles (figura 1. Sin embargo sí que existen unos aparatos que incrementan la velocidad de los líquidos.25).

T-1 21 7.. Nuclear y Mecánica de Fluidos E. Dto. Ecuación de Navier-Stokes. Flujos en conductos cerrados.Máquinas Hidráulicas. Ecuación del teorema del momento cinético. Ing. Flujo de un fluido ideal. Ecuación del teorema de la Cantidad de Movimiento.Politécnica de Donostia San Sebastián .FUNDAMENTOS DE MÁQUINAS HIDRÁULICAS • • • • • • • • • • • • • Ecuación general de la estática de fluidos. Calculo de fuerzas sobre superficies.U. Análisis dimensional y teorema de π. Ecuación de la continuidad. Ecuación fundamental de la dinámica de fluidos perfectos o ecuación de Euler. Ecuación de Bernoulli. Ecuación de la hidrostática (escalas de presión y unidades). Teoría de la capa límite.

Ing.22 Clasificación. Nuclear y Mecánica de Fluidos E.U.Politécnica de Donostia San Sebastián . Fundamentos y Descripción de Máquinas Hidráulicas Dto.

donde el fluido atraviesa el órgano que transforma la energía. El rodete de la turbomáquina está formado en principio por el cubo que va unido al eje de la máquina.Máquinas Hidráulicas. en el teorema del momento de la cantidad de movimiento. transformándose la energía mecánica en hidráulica. denominado rodete.U. ésta se convierte en un incremento de la cantidad del movimiento del fluido. de una manera discontinua o discreta. Si. o a la inversa. El rodete es la parte fundamental de la máquina. llanta y dos álabes consecutivos se forman los conductos por donde discurre el fluido (figura 2. para ser más exactos..EL RODETE El rodete es el único lugar de la máquina donde se produce la transformación energética fundamental de la máquina.. es decir donde la energía hidráulica se convierte en mecánica. Si se aplica a la máquina una fuerza mecánica exterior. En estas partes también se producen transformaciones energéticas pero no del tipo señalado en el rodete. Nuclear y Mecánica de Fluidos.1. Entre cubo. Lógicamente existen diversos tipos de rodetes que pueden ser algo diferentes a lo aquí descrito. haciendo en bastantes casos una abstracción parecida a la indicada para el rodete con relación a la máquina. situados aguas arriba y aguas abajo del rodete con el fin de que el fluido penetre rodete y salga de él en las mejores condiciones posibles.1). por el contrario.2 23 TEMA 2: FUNDAMENTOS DE LAS TURBOMÁQUINAS HIDRÁULICAS 1. o a la inversa.Politécnica de Donostia-San Sebastián . en el teorema del momento cinético. gracias a la variación de la cantidad de movimiento que se produce al pasar el fluido de manera continua por los conductos de su órgano fundamental. De hecho se producen transformaciones de energía hidráulica de velocidad en presión o viceversa y también obviamente conversiones de energía hidráulica o mecánica en calorífica. al atravesar el fluido la turbomáquina se reduce la cantidad de movimiento del fluido. es decir. a fin de optimizar su rendimiento y por tanto el de la turbomáquina. Dentro del rodete la zona donde se ubican los álabes es su parte fundamental por excelencia. E. que gira sobre su eje. Además. aquí denominado desplazador. T. Dto. por la llanta que lo perimetra y por varios álabes dispuestos entre ambos.DEFINICIONES Y CLASIFICACIONES Como ya se ha visto en el capítulo anterior las turbomáquinas se basan en el teorema de la cantidad de movimiento o. las turbomáquinas hidráulicas y matizando en su definición se puede decir que son máquinas de fluido que intercambian energía hidráulica en mecánica. transformándose así la energía mecánica en hidráulica. se generará una fuerza mecánica hacia el exterior. allí donde se producen pérdidas irrecuperables. El flujo continuo que atraviesa la turbomáquina es una diferencia esencial con las máquinas de desplazamiento positivo. las turbomáquinas disponen de otros elementos. 1. de tal manera que en ciertos casos se hace la abstracción de considerarlo como único elemento de aquella. Recalcando. Ing.

teniendo en cuenta la dirección que lleva el flujo a atravesar el rodete con relación a su eje. Ing. Aunque una máquina es capaz de trabajar en infinitos puntos. es decir aquel en que el rendimiento es máximo. en radiales.Politécnica de Donostia-San Sebastián . Nuclear y Mecánica de Fluidos. al cual se refieren la mayoría de las consideraciones que se realizan. diagonal y axial de una turbomáquina Dto. – Rodetes radial.Rodete de una turbomáquina Los rodetes o quizás las turbomáquinas. E.2). Las variables fundamentales del rodete o de la turbomáquina son el caudal que trasiega y la altura con que trabaja. es el punto fundamental. pues tanto montan. diagonales o mixtas y axiales (figura 2. su punto de diseño.U.24 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas Fig 2. es decir con distintos caudales y alturas. se clasifican.2.1 . a/ Rodete radial b/ Rodete diagonal c/ Rodete axial Fig 2.

En primer término según el teorema de la continuidad.2 c)). mientras que las axiales lo hacen a la inversa para valores de dicha relación elevada. En segundo lugar la velocidad del flujo. se minora la importancia de la llanta y aumenta el tamaño de la zona del cubo próxima al eje. es decir su salida es la entrada de las turbinas y viceversa.2 a). o mejor expresado con una relación caudal / altura reducida. Ing. La sección de paso a la entrada de los álabes de una turbina puede ser la superficie lateral de un disco.2 25 Las máquinas radiales trabajan con caudales relativamente pequeños y alturas relativamente grandes.2 b). Para conocer la tipología del rodete habrán de tenerse en cuenta las siguientes consideraciones. según Torricelli. 2.FORMAS DE REPRESENTACIÓN Teniendo en cuenta que los álabes reciben su nombre porque están formados por superficies alabeadas. T. la de salida puede ser la superficie lateral de un tronco de cono o una determinada superficie de revolución. Para intentar solventar tal problema los planos de representación usuales son: el meridiano o axial. en bastantes casos de áreas iguales. Por último la altura con que trabaja la turbomáquina. el rodete evoluciona continuamente: aumenta la sección de paso. la sección de paso del fluido es proporcional al caudal e inversamente proporcional a la velocidad. la de un tronco de cono o bien la de una determinada superficie de revolución. es proporcional a la raíz cuadrada de la altura. desaparece la llanta. En el caso de determinados ejercicios se adopta la de un círculo o la de una corona circular. Si continua aumentando la relación Q/H llega un momento en que. es función del desarrollo del rodete o alternativamente de su diámetro exterior. En el caso de las bombas es a la inversa. siendo éste más grande con mayor altura. Nuclear y Mecánica de Fluidos. se incrementa substancialmente el tamaño del cubo y los álabes pasan trabajar en voladizo. con el fin de aumentar la sección de paso.Máquinas Hidráulicas. el segundo es normal a él y el tercero se obtiene por desarrollo de la superficie lateral de un cilindro. El primero contiene el eje de la máquina. Los álabes en este caso poseen una doble curvatura. Se entiende por anchura la distancia existente entre cubo y llanta. Estamos ante un rodete de tipo radial como el que se muestra en la figura 2.U. el transversal y el desarrollado. Los álabes normalmente tienen una simple curvatura.. Al ir aumentando la relación mencionada. formando dos platillos enfrentados. adelantamos. Dto. Tanto la sección de paso a la entrada como a la salida de los álabes es la superficie lateral de un disco. Aquí las superficies de paso a la entrada y salida de los álabes resultan ser coronas circulares.Politécnica de Donostia-San Sebastián . Estamos ante un rodete diagonal. Teniendo en cuenta lo anterior para trabajar con una relación caudal / altura reducida se requerirá un rodete de sección de paso pequeña. disminuye el desarrollo de los álabes y el diámetro exterior. Como se observa tiene una llanta de bastante superficie y un cubo paralelo a la llanta. la representación en el plano del dibujo del rodete y de la trayectoria del fluido al atravesarlo alcanza cierta dificultad. se mayora la anchura del rodete. tal como se aprecia en la figuras 2. E. es decir a medida que disminuye la altura y aumenta el caudal. Estamos ante las máquinas axiales (figura 2. La realidad es que no es fácil establecer fronteras pues existe una continua evolución del rodete a medida que varia la mencionada relación. diámetro grande y anchura de rodete pequeña. Las diagonales o mixtas lo hacen en campos intermedios.

26

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Los métodos de representación en un plano son: por corte o indeformado, por circularidad y por ortogonalidad. Un punto del rodete o de la trayectoria queda indeformado cuando se encuentra en el mismo plano de representación; en el método de representación circular cada punto considerado se representa girándolo un determinado ángulo respecto al eje de la máquina hasta que la trayectoria del giro corte con el plano de representación. La representación ortogonal consiste en trasladar el punto considerado por perpendicularidad al plano donde se representa.

2.1.- REPRESENTACIÓN DE LOS RODETES RADIALES Los planos de representación normalmente utilizados son: meridiano o axial y transversal. En el plano meridiano la representación del cubo y la llanta es por corte; la de los álabes y la de la trayectoria es circular. En el plano transversal el cubo o la llanta se representan en alzado, mientras que los álabes son cortados y las trayectorias no se deforman, ya que las trayectorias recorridas por las partículas en el interior de los conductos, formados entre cada dos álabes, la llanta y el cubo, se encuentran en planos transversales. Se denominan rodetes radiales porque la representación de la trayectoria de una partícula en un plano axial al atravesar el rodete es un radio, aunque en la realidad las trayectorias, tanto relativa como absoluta, son espirales alojadas en un plano transversal, tal como se aprecia en la figura 2.3. Aunque todo lo anterior no es del todo riguroso, sobre todo en algunas máquinas, es una buena aproximación a la realidad para facilitar su estudio.
2
relativa del flujo

1

(b)
Fig. 2-3.- Turbomáquina radial: a) Plano meridiano; representación circular (1-2 línea de corriente relativa proyectada circularmente); b) Plano transversal; representación indeformada (en las TM radiales el triángulo de velocidades se encuentra en este plano)

2.2.- REPRESENTACIÓN DE LAS TURBOMÁQUINAS DIAGONALES Tienen una representación más compleja que las estrictamente radiales pues sus álabes, como ha quedado dicho, poseen una doble curvatura, por tanto cualquier representación de éstos en plano sufre alguna deformación.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

27
relativa del flujo

2

1

a)

(b)
Fig: 2.4.- Turbomáquina diagonal: a) Plano meridiano; representación circular; b) Plano transversal; representación ortogonal (deformada)

Los planos de representación usuales son el meridiano y el transversal con análogas indicaciones a las señaladas para los rodetes radiales. Las trayectorias de las partículas del flujo siguen aquí superficies de revolución. El plano transversal requiere una representación ortogonal, pero precisa varios cortes para una visualización suficiente (figura 2.4). 2.3.- REPRESENTACIÓN DE LAS TURBOMÁQUINAS AXIALES En este tipo de máquinas pueden utilizarse los tres planos de representación: meridiano, transversal y desarrollado. En el primero el cubo queda seccionado

Fig. 2-5. - Turbomáquina axial: a) Plano meridiano; representación circular; b) Plano transversal; representación ortogonal; c) Plano desarrollado; representación en desarrollo cilíndrico (los triángulos de velocidad aparecen indeformados en este plano).

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

28

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

mientras que los álabes y la trayectoria se obtienen por circularidad. En el plano transversal el cubo queda igualmente cortado y álabes y trayectoria se representan por ortogonalidad. Se denominan rodetes axiales porque la representación de la trayectoria del flujo al atravesar el rodete en el plano meridiano es paralela al eje, si bien en la realidad se inscribe en la superficie lateral de un cilindro. Por este motivo se utiliza el plano desarrollado donde los alabes quedan cortados y la trayectoria no se deforma (figura 2.5)

3.- DESCOMPOSICIÓN DEL MOVIMIENTO EN LAS TURBOMÁQUINAS. DIAGRAMA DE VELOCIDADES
El movimiento de una partícula de fluido al atravesar el rodete de una turbomáquina puede referirse a un observador situado fuera de la máquina o a otro que se traslade en el propio rodete, es decir puede estudiarse el movimiento absoluto de la partícula o el relativo respectivamente. Teniendo en cuenta lo anterior cada partícula posee tres velocidades: Velocidad absoluta • • Velocidad relativa Velocidad de arrastre

w u

verificándose entre ellas la relación vectorial:

c

= u

+

w

La velocidad de arrastre u, es la velocidad tangencial o circunferencial del propio rodete, tiene la dirección de la tangente a la circunferencia donde se ubique el punto considerado, el sentido de la marcha del rodete y como módulo ω r, o su equivalente (2 π r N)/60, donde ω y N son la velocidad angular expresada en radianes/s y número de vueltas/min respectivamente y r el radio del punto considerado. Las velocidades de una partícula cualquiera se representan mediante el diagrama o triángulo de velocidades, los cuales tienen una gran importancia en el estudio de las turbomáquinas, sobre todo los correspondientes a los puntos situados a la entrada y salida de los álabes del rodete, en el momento de funcionamiento óptimo. Además de las velocidades indicadas existen otras dos particularmente interesantes (figura 2.6): La velocidad absoluta proyectada sobre la de arrastre, representada por cu, denominada velocidad periférica o tangencial, y la velocidad absoluta proyectada sobre un radio, representada por cm, llamada velocidad meridiana, radial o de gasto. La velocidad periférica juega un papel primordial en el cálculo de la potencia de la máquina como se verá más adelante. La velocidad de gasto recibe tal nombre porque al multiplicarla por la sección transversal de paso proporciona el caudal, también llamado gasto. Por otra parte se suele utilizar la velocidad relativa proyectada sobre la de arrastre, representada por wu, con una validez exclusivamente operacional sin contenido conceptual.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

29

Fig: 2.6. - Diagrama de velocidades en el rodete de una turbomáquina

El ángulo que forman las velocidades de arrastre y absoluta se denomina α. El ángulo que forman la velocidad relativa y el sentido contrario de la velocidad de arrastre, se llama β . Si se trata de un punto situado a la entrada del álabe todos los valores llevarán el subíndice 1 y si es a la salida el 2. Si se trata un punto genérico no lleva subíndice. En la Fig. 2.7, en el corte transversal de una turbobomba se ha dibujado la trayectoria relativa de una partícula de fluido a su paso por el rodete que es la trayectoria que vería un observador fijo al alabe, moviéndose solidario al mismo. La trayectoria absoluta de la partícula es la que vería un observador desde unos ejes fijos externos. La trayectoria relativa sigue naturalmente el contorno de los alabes, no así la trayectoria absoluta, porque los alabes del rodete están en movimiento. Si el rodete no girase las trayectorias absoluta y relativa coincidirían.

Fig: 2.7.- Trayectorias absoluta y relativa de una partícula de fluido que atraviesa el rodete de una turbobomba

En la figura 2.8 se representan los diagramas de velocidades correspondientes a la entrada y salida de los álabes de una turbina. Las turbinas de reacción disponen previamente a la entrada del rodete un elemento denominado distribuidor formado por una serie de álabes fijos dispuestos a modo de corona o cintura en la periferia del rodete, tal como se muestra en la figura.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

30

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

1

1

u1 u2

Cu 1 Cm1 C1

w1
2

2

w2

= C2 Cm 2

Fig: 2.8. - Diagrama de velocidades de una turbina

l distribuidor tiene como misión que el fluido entre en el rodete en la dirección conveniente. El fluido discurre entre cada dos álabes consecutivos del distribuidor, llegando al rodete con una determinada dirección marcada por aquellos, de tal forma que la velocidad absoluta de salida de los álabes del distribuidor es coincidente, en principio, con la velocidad absoluta a la entrada del rodete. Conociendo la velocidad absoluta y la velocidad de arrastre a la entrada del rodete se puede saber la velocidad relativa a la entrada del rodete, en módulo dirección y sentido. Pues bien, trabajando la turbina en su punto de máximo rendimiento, esta velocidad relativa ha de ser tangente a los álabes del rodete a su entrada con el fin de que no se produzcan choques, ya que éstos originarían pérdidas. Teniendo en cuenta lo anterior se deduce que el ángulo α1 define en todo momento la dirección de los álabes del distribuidor en su salida y el ángulo β 1, en funcionamiento óptimo, define la dirección de los álabes del rodete a la entrada. El fluido después de entrar en el rodete sigue una trayectoria paralela a sus álabes saliendo con una velocidad relativa tangente a ellos. Componiendo esta velocidad con la de arrastre a la salida del rodete se obtiene la velocidad absoluta a la salida, en módulo, dirección y sentido. Pues bien en el punto de máximo rendimiento esta última velocidad, es decir la velocidad absoluta a la salida ha de ser radial, en cuyo caso la velocidad periférica será nula, tal como se aprecia en la figura 2.8. El ángulo β2 define en todo momento la dirección de los álabes a la salida. En funcionamiento óptimo α2 es 90º, cm2 = c2 y cu2 = 0. Si la turbina no trabaja en el punto óptimo, también denominado de placa, la velocidad relativa a la entrada del rodete no será tangente a los álabes del mismo, produciéndose choques a la entrada, ni su velocidad absoluta a la salida será radial, disminuyendo el rendimiento de la máquina por ambos motivos.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

31
2

C2 Cm 2
2

w
1

1

Cu 2
2

C =Cm
1

1

w

2

Cu1=0

1

u

1

Fig: 2.9. - Diagramas de velocidades teórico en turbobombas

En el caso de turbobombas la trayectoria seguida por el fluido es centrífugo en vez de centrípeto como es en las turbinas, es decir el fluido entra por el centro y sale por la periferia en lugar de entrar por la periferia y salir por el centro como lo hace en las turbinas. En el caso óptimo y en el punto de entrada de los álabes de una bomba la velocidad relativa ha de ser tangente a los mismos para que no se produzcan choques y la velocidad absoluta ha de ser radial. En su salida el fluido sale del rodete, en principio, tangente al álabe, tal como se observa en la figura 2.9, si bien el triángulo a la salida aquí expuesto queda modificado tal como se explica a continuación.

4.- MODIFICACIONES DEL TRIÁNGULO DE VELOCIDADES A LA SALIDA EN UNA TURBOBOMBA
La teoría elemental del álabe o teoría de Euler afirma que los triángulos de velocidades son idénticos para todos los puntos que tienen el mismo radio y que el fluido sale de los álabes con una velocidad relativa tangente a los mismos. Lo anterior requeriría que el rodete estuviese formado por infinitos álabes infinitesimales o por infinitos conductos de sección transversal infinitesimal, para que cada partícula de fluido fuera perfectamente guiada al atravesar el rodete y se verificarán los triángulos de velocidad teóricos de entrada y salida del rodete. Sin embargo, esto no es así y, para un radio dado, las velocidades absoluta y relativa no son uniformes; incluso en ausencia de rozamientos, turbulencias o despegamientos de la vena fluida de las paredes se producen ciertos efectos, que modifican los diagramas de velocidades, debido a lo que se denominan imperfecciones en el guiado. Si las velocidades del fluido en puntos con el mismo radio situados a uno y otro lado de un álabe, o dicho de otra manera situados en las caras activa y pasiva del álabe, fuesen iguales, significaría que las presiones en dichos puntos serían también

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Se concluye que el momento que ejerce el fluido sobre los álabes es nulo.. El resultado de lo anterior es que la trayectoria relativa del fluido no es paralela a tangentes a los álabes. Como consecuencia se deduce que las velocidades de los mencionados puntos no son iguales. de tal forma que entre la cara activa y pasiva de un conducto existente entre dos álabes consecutivos se produce un gradiente de velocidades (figura 2. nada mas que en zonas próximas a la cara anterior o activa de éstos. En el rodete de la turbobomba en un radio cualquiera r = cte. es decir en energía por unidad de peso.U. En el rodete de la turbobomba las fuerzas que originan el momento de reacción. del mismo módulo pero de sentido contrario al momento motor de la turbobomba.Politécnica de Donostia-San Sebastián . Inicial de Bernoulli se obtiene: u − u1 p1/ρg + z1 + c1 /2g + 2 2g 2 2 2 c − c1 + 2 2g 2 2 w − w1 + 2 2g 2 2 = p2/ρg + z2 + c2 2/2g Simplificando: p1/ρg + z1 + w12/2g – u1 2/2g = p2/ρg + z2 + w22/2g – u2 2/2g Es decir: p/ρg + z + w2/2g – u 2/2g = Cte.32 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas iguales. Esto implicaría que no habría transferencia de energía del álabe al fluido.11). Dto. Esta es la ecuación de Bernoulli del movimiento relativo válido para las turbobombas. siendo el influjo de la gravedad despreciable en el rodete de una turbobomba. cosa que evidentemente no es así. La fuerza total del fluido integrada por las fuerzas elementales de la presión a uno y otro lado de la cara del álabe no puede ser nula y por tanto la distribución de presiones ha de ser tal que se verifique esta condición. Según la ecuación de Bernoulli en un fluido ideal la energía total es la misma en dos puntos cualesquiera de una línea de corriente: p1/ρg + z1 + c1 2/2g = p2/ρg + z2 + c2 2/2g Si el fluido atraviesa una turbobomba recibe energía hidráulica que expresada en altura. Ing. y u2/2g = cte. además según la teoría unidimensional la velocidad relativa w es la misma en todos los hilos de corriente luego en cada radio w = cte. son las debidas a la presión normal que ejerce el fluido sobre los álabes. Nuclear y Mecánica de Fluidos. Por tanto según la ecuación anterior la presión p =cte. E. es la siguiente (expresión que se deduce en el apartado 7 del tema): Sumando este valor al primer término de la Ec.

tal como señala la figura 2. Nuclear y Mecánica de Fluidos. En las turbomáquinas el flujo es irrotacional. E. por tanto la influencia de la viscosidad es despreciable.– Distribución simétrica de las fuerzas tangenciales de presión de la teoría unidimensional. es decir los esfuerzos cortantes pueden considerarse nulos. Las únicas fuerzas que actúan sobre la partícula de fluido son las Dto. Es decir. ya que el fluido parte del reposo. T.10. . llevando una dirección no tangente a él. lo que ocurre es que el flujo se “retrasa” con relación al álabe que le conduce.Distribución de velocidades entre las caras activa y pasiva de los álabes Las partículas restantes adquieren una velocidad con una ligera componente tangencial dirigida en el sentido contrario al de rotación.Politécnica de Donostia-San Sebastián . En el caso de las turbomáquinas el flujo es muy turbulento.U. Ing.Máquinas Hidráulicas.10 b. es decir la velocidad angular promedio de todas las partículas de fluido es cero. La única manera de que una partícula de fluido pueda obtener una velocidad angular cualquiera es a partir de la acción de un par de torsión sobre ella. Fig 11. Otro efecto a considerar es el siguiente.2 33 Fig: 2.

Siguiendo la trayectoria absoluta de la partícula se observa que no se modifica su orientación respecto del eje de la turbobomba a su paso a través del rodete. Esta inercia de las partículas fluidas al giro respecto del eje de la turbobomba produce una rotación relativa de las partículas en sentido contrario con relación al rodete que gira. 2. En el rodete el torbellino relativo se superpone al movimiento de desplazamiento relativo del fluido con relación al rodete.34 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas de presión y las de gravedad.Politécnica de Donostia-San Sebastián .14. la Fig. Nuclear y Mecánica de Fluidos. Ing. que tienen lugar simultáneamente La Fig. Por tanto las partículas de fluido al atravesar el rodete de la turbomáquina mantienen su orientación primitiva respecto del eje de la turbobomba.Giro relativo de una partícula de fluido. 2. en la trayectoria relativa respecto del rodete. La Figura. Sin embargo. 2.12. 2.. E.a representa la distribución de velocidades relativas en la teoría unidimensional (sin torbellino relativo). tienden a guardar su orientación primitiva con relación a ejes fijos. es decir el flujo permanece irrotacional.13) La distribución final de las velocidades relativas en el rodete es la composición de las velocidades relativas de los dos tipos de movimiento. sirve para explicar este fenómeno. igual y opuesto al giro del rodete. Dto. debida a la composición de ambos movimientos. Fig.12.c representa la distribución final de las velocidades relativas. 2. es decir un torbellino relativo. que en el curso de la rotación. ninguna de las cuales es capaz de ejercer un par de torsión neto sobre la partícula de fluido. 2. Se concluye que en ausencia de viscosidad una partícula de fluido que tenga inicialmente una velocidad angular cero mantiene tal condición.U. la partícula va girando en sentido contrario al de la rotación de la turbobomba para mantener su orientación primitiva respecto del eje de la máquina. El rodete imprime al fluido una aceleración tangencial.14. Otra explicación más simplista de la cuestión afirma que las partículas de fluido tiene una inercia al giro.b representa la distribución de velocidades relativas debida al torbellino relativo y la Fig. (Fig.14. pero la partícula en su movimiento absoluto no adquiere ninguna rotación.

Remolino relativo en el rodete. Fig.14. T.2 35 Fig.13. 2. Dto.. a) teoría unidimensional.Politécnica de Donostia-San Sebastián .. Ing.Corriente relativa en un rodete de turbobomba.Máquinas Hidráulicas. 2. c) superposición de ambos movimientos. E.U. Nuclear y Mecánica de Fluidos. b) remolino relativo.

Fig. E. siendo máxima a la entrada y nula a la salida..Modificación de la velocidad a la salida del rodete Dto.. se observa y se ha medido experimentalmente que existe un gradiente en la actividad del álabe en la dirección del flujo. 2.36 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas En el rodete con nº finito de álabes.Variación de la velocidad relativa w a un radio r y distribución asimétrica de las fuerzas de presión sobre el álabe.16. debido al remolino relativo que en el rodete con nº infinito de álabes no puede tener lugar. 2.2.U. En el estudio detallado de la distribución de velocidades y presiones en las dos caras de cada álabe. Nuclear y Mecánica de Fluidos.15). se ha perdido la disimetría de la distribución de presiones y ha aparecido una fuerza debida a la presión del fluido en dirección contraria de la velocidad u. 2.16).Politécnica de Donostia-San Sebastián . Ing. Fig.15. En la parte activa del rodete se produce una acelerada variación de las velocidades que contribuye a modificar el triángulo de velocidades a la salida con relación al previsto en la teoría unidimensional (Fig. que es la reacción del fluido a la fuerza impulsora del rodete (Fig.

Máquinas Hidráulicas. T- 2

37

Esto se deriva de que en la línea AB normal al álabe I la distribución de velocidades relativas es tal que en A es superior a B, del álabe II (wA> wB) Por otra parte la velocidad en el punto exterior de la cara activa del álabe II se debe igualar a la velocidad del punto exterior de la cara pasiva del mismo álabe, porque ambas caras convergen en el mismo punto. Por tanto wC ha de hacerse igual a wA, produciéndose en el segmento BC de la cara activa un importante gradiente de velocidades relativas, que se corresponde con el gradiente negativo de presiones que se produce en ese mismo segmento. La velocidad relativa media del arco AC no será muy diferente de wA y en una primera aproximación se puede considerar igual a ella. El ángulo que adquiere esta velocidad, que se representa por β3, es menor al ángulo de salida del álabe β2, siendo el ángulo de desviación β 2 - β3 = 5÷10º En la Fig. 2.17 se representan las modificaciones de los triángulos de velocidad de entrada y salida respecto a los originales de la teoría unidimensional.
2

C2 C' 2
2

w1
Cu2 Cu' 2

C1
1

w2 w' 2

2 2

u1

Fig. 2.17.- Triángulos de velocidades de entrada y salida con nº infinito y finito de álabes

En particular el ángulo β2 ha disminuido hasta el nuevo valor de β2’, así como la componente periférica cu2 al nuevo valor de c’u2. La disminución de cu2 afecta a la altura engendrada. Este fenómeno es menos acusado con rodetes de mayor número de álabes y menor anchura, pues el rozamiento del fluido con las paredes sólidas disminuye la circulación relativa; igualmente se hace menor con rodetes de mayor diámetro de salida. Los álabes reales en nº finito tienen además un cierto espesor, que afecta a los triángulos de velocidad de entrada y a la salida en menor medida. Los álabes suelen construirse redondeados a la entrada y afilados a la salida, es lo que se denomina perfil de ala de avión. La influencia del espesor de los álabes puede despreciarse muchas veces a la salida pero no a la entrada. Resumiendo, por las causas señaladas, la dirección de la velocidad relativa a la salida es diferente a la dirección de la tangente al álabe, sufriendo una desviación que normalmente vale de 5º a 10º. Como consecuencia de todo lo anterior el triangulo
Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

38

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

de velocidades a la salida del álabe se modifica tal como se aprecia en la figura 2.17, disminuyendo la velocidad periférica a la salida lo que provoca una disminución de la altura engendrada por la bomba. Es importante señalar que esta disminución no representa una pérdida energética. Esta desviación existe, incluso, en un funcionamiento óptimo de la máquina; no es fácil de determinar y aumenta rápidamente con el paso relativo de los álabes, es decir con el cociente entre la distancia entre dos álabes y la longitud de su desarrollo. El problema no se resuelve disminuyendo el ángulo β 2 a β2’, pues las pérdidas por imperfección en el guiado harían que el ángulo de salida fuese menor que β2’. Como ya se ha indicado en la figura 2.17 se representan los diagramas de velocidades real y teórico a la salida de la bomba superpuestos. Algunas bombas poseen a su salida un difusor formado por una corona de álabes ubicados en la periferia del rodete. La velocidad absoluta c2’ habrá de ser tangente a estos álabes para que no se produzcan choques.

5.- CONCEPTOS EN TURBINAS: ALTURAS, ENERGÍAS, CAUDALES, POTENCIAS, PÉRDIDAS Y RENDIMIENTOS
Conviene antes de adentrarse en el estudio particularizado de determinadas cuestiones de turbinas y de bombas conocer una serie de términos conceptuales de muy frecuente uso en las explicaciones, referidos a alturas, energías, caudales, potencias, pérdidas y rendimientos. Dado que tanto las turbinas como las turbobombas tienen sus particularidades, se tratan separadamente, sí bien las analogías son frecuentes. 5.1.- ALTURAS O ENERGÍAS En primer término se recuerda y advierte que una altura, usada con enorme frecuencia en la hidráulica, pues tiene unidades de longitud, es una energía por unidad de peso, siendo por ello dependiente del caudal; a pesar de ello en la mayoría de los casos por concisión de lenguaje se dice que es una energía. Sin embargo y como es sabido en el Sistema Internacional la fuerza no es una entidad fundamental, por tal motivo la Norma CEI nº 41, 3ª edición, que rige el estudio de las turbinas, prescribe que se ha de utilizar la energía por unidad de masa en vez de la energía por unidad de peso que se venía utilizando hasta hace poco tiempo. Su unidad es el J/kg y se representa por E. Igual que en el caso anterior por concisión de lenguaje en muchas ocasiones se le denomina simplemente energía. La relación entre altura y energía es: E=gH A continuación se exponen las alturas o energías que aparecen en el estudio de las turbinas. • • Altura o energía neta (Hn o En ) es la energía, lógicamente hidráulica, puesta a disposición de la turbina. Es frecuente denominar a la altura salto. Altura o energía efectiva (He o Ee) es la energía mecánica obtenida por la turbina, se denomina también altura o energía útil (Hu o Eu). La mayor parte de la energía hidráulica recibida por la turbina (Hn) se transforma en energía mecánica y el resto son pérdidas hidráulicas que se convierten en energía calorífica.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

39

Altura o energía real (Hr o Er) es la energía mecánica recibida por el generador eléctrico. De la energía mecánica obtenida por la turbina hay que restar las pérdidas orgánicas, es decir, las producidas en cojinetes, rodamientos y demás elementos mecánicos de la turbina.

5.2.- CAUDALES • • • Caudal total (Qt) es el caudal que recibe la turbina, también denominado turbinable. Caudal útil (Qu) es aquél que atraviesa el rodete, también llamado turbinado. Caudal perdido (Qp) es aquella parte del caudal total que no atraviesa el rodete, sino que circula por el huelgo existente entre aquel y la carcasa de la turbina, y que por lo tanto no sirve para producir energía mecánica. Qt = Qu + Qp.

5.3.- POTENCIAS • • • Potencia neta (Pn) es la potencia hidráulica puesta a la disposición de la turbina. Pn = ρ g Qt Hn Potencia efectiva (Pe) es la potencia mecánica producida por la turbina también se denomina útil. Pe = ρ g Qu He Potencia real (Pr) es la potencia mecánica recibida por el generador. También se denomina potencia al freno o al eje. Pr = ρ g Qu Hr.

5.4.- PÉRDIDAS • Pérdidas hidráulicas o manométricas (hfh o hfm). Son las pérdidas de energía producidas al atravesar el fluido la turbina por rozamiento y cambios de sección y dirección en los conductos que conforman la máquina, además de las pérdidas por choque. Pérdidas orgánicas o mecánicas (hfo). Son las pérdidas mecánicas existentes en los elementos mecánicos de la máquina. Pérdidas volumétricas (Qp). Se trata del caudal perdido y no aprovechado. 5.5.- RENDIMIENTOS • • • • Rendimiento manométrico o hidráulico (ηm o ηh). Evalúa el comportamiento hidráulico de la turbina. ηm = He/Hn Rendimiento orgánico o mecánico (ηo). Evalúa el comportamiento mecánico de la turbina. ηo = Hr/He Rendimiento volumétrico (ηv). Contempla las pérdidas volumétricas. ηv = Qu/Qt Rendimiento global (ηg ). Considera la totalidad de las pérdidas, siendo por tanto la relación entre las potencias real y neta. Es el producto de los tres rendimientos anteriores. ηg = ηm ηo ηv
E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

• •

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

40

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

En el tratamiento práctico de la turbina no es posible desglosar los tres rendimientos, siendo normal reunir en uno solo el producto de los rendimientos volumétrico y manométrico, considerando aparte el orgánico. Normalmente los rendimientos volumétrico y orgánico son muy elevados y próximos a la unidad (0,98 a 0,99). Es frecuente considerarlos como la unidad y suponer que el rendimiento global es equivalente al manométrico.

6.- CONCEPTOS EN TURBOBOMBAS: ALTURAS, ENERGÍAS, CAUDALES, POTENCIAS, PÉRDIDAS Y RENDIMIENTOS
A continuación se explican las mismas cuestiones que se acaban de realizar en turbinas al caso de turbobombas. 6.1.- ALTURAS La norma ISO que trata sobre las bombas denomina altura a la energía por unidad de masa dividida por la gravedad, salvando de esa manera el escollo presentado por el Sistema Internacional, pudiendo utilizar las alturas en el estudio de las turbobombas con las ventajas que ello reporta. • Altura de Euler (HE) es la energía hidráulica bruta que produciría la turbobomba en el caso de que se cumpliera la teoría elemental del álabe y no se produjesen pérdidas por imperfecciones en el guiado. La altura de Euler recibe en algunos textos el nombre de altura teórica con un número infinito de álabes (Ht∞), al considerar que dicha teoría se cumpliría en el caso hipotético de que el rodete poseyera infinitos álabes, de tal forma que cada partícula fuera perfectamente guiada. Esta altura se obtendría si se verificasen los triángulos de velocidades teóricos a la salida del rodete. Altura interna (Hi) es la energía hidráulica bruta real producida por la bomba. Es la energía que se obtiene a partir del diagrama de velocidades real. En algunos textos se le denomina altura teórica (Ht). La altura interna es la altura de Euler menos las pérdidas por imperfecciones en el guiado. Hi = HE - hfig Una cuestión importante a tener en cuenta es que las pérdidas por imperfecciones en el guiado, como ya se ha indicado anteriormente, no son pérdidas energéticas, ya que la altura de Euler es una energía inexistente, procedente de considerar unas velocidades inadecuadas en el momento de aplicar el teorema de la cantidad de movimiento (7). Altura absorbida (Ha) es la energía mecánica absorbida por la bomba y transmitida por el motor de arrastre. La turbobomba tiene una serie de pérdidas orgánicas que se analizarán detenidamente en el momento oportuno. Altura manométrica (Hm) es la energía hidráulica útil obtenida por la turbobomba; ciertos autores prefieren denominarla útil o efectiva, pero su nombre universal es altura manométrica. Expresada de otra manera es la energía hidráulica útil que la bomba le comunica al líquido. Se obtiene restando las pérdidas hidráulicas a la altura interna. Hm = Hi – hfh

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

41

6.2.- CAUDALES • • • Caudal total (Qt) es el caudal que circula a través de los conductos del rodete de la turbobomba. Caudal útil (Qu) es aquél que llega a la bomba y el que se conduce hacia la tubería de descarga de la bomba. Caudal perdido (Qp) es aquella parte del caudal total que habiendo salido del rodete retorna hacía su entrada, y que no resulta útil en el bombeo. Debido a que entre la salida y entrada del rodete existe un gradiente positivo de energías, parte del caudal que circula por el rodete, retorna por el huelgo formado entre la llanta de la rueda y la carcasa de la bomba, constituyendo un cortocircuito hidráulico. Qt = Qu + Qp

6.3.- POTENCIAS • • Potencia de Euler (PE) es la potencia hidráulica bruta que se obtendría si se cumpliera la teoría elemental del álabe Potencia interna (Pi) es la potencia hidráulica bruta real obtenida por la bomba o sea la parte de la potencia mecánica recibida del motor de arrastre convertida en hidráulica. Pi = ρ g Qt Hi Potencia manométrica (Pm) también denominada efectiva o útil; es la potencia proporcionada al líquido bombeado. Pm = ρ g Qu Hm Potencia absorbida (Pa) es la potencia absorbida por la bomba al motor de arrastre. Pa = ρ g Qa Ha

• •

6.4.- PÉRDIDAS • • • Pérdidas hidráulicas o manométricas (hfh o hfm). Análogas a las de las turbinas. Pérdidas volumétricas (Qp). Comentadas más arriba. Pérdidas orgánicas o mecánicas (hfo). Son las pérdidas que se producen en la parte mecánica de la máquina. Se producen además de las pérdidas mecánicas comentadas en turbinas un tipo de pérdidas específico que se tratará más adelante.

6.5.- RENDIMIENTOS • Eficacia del álabe (ea) es el cociente entre la altura interna y la de Euler. Ea = Hi/HE. Evalúa la manera más o menos perfecta del guiado del líquido al atravesar el rodete. No se representa con el símbolo normal de los rendimientos (η) por no tratarse de un rendimiento energético. Rendimiento manométrico o hidráulico (ηm o ηh). Evalúa el comportamiento hidráulico de la turbobomba, considera por tanto las pérdidas hidráulicas dentro de la bomba. ηm = Hm/Hi Rendimiento volumétrico (ηv). Considera las pérdidas de caudal. ηv = Qu/Qt
E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

42
• • •

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

Rendimiento orgánico o mecánico (ηo). Evalúa el comportamiento mecánico de la turbobomba. ηo = Hi/Ha Rendimiento global (ηg). Contempla el rendimiento energético total de la bomba ηg = Pm/Pa. Es el producto de los tres rendimientos anteriores. ηg = ηm ηo ηv En la práctica no es posible desglosar cada rendimiento. Sin embargo es interesante realizar el citado análisis para observar donde se producen las pérdidas y tratar de minorarlas. En multitud de ocasiones no se habla más de que de uno solo, suponiéndose que los rendimientos orgánico y volumétrico son la unidad, y que el manométrico es igual al global. Sin embargo hay que hacer constar que en la práctica, tanto las pérdidas orgánicas como las volumétricas, en determinadas turbobombas, pueden alcanzar valores no despreciables.

7 ECUACIÓN FUNDAMENTAL DE LAS TURBOMÁQUINAS O ECUACIÓN DE EULER
La ecuación fundamental de las turbomáquinas tiene como finalidad conocer la potencia producida por la máquina y otros parámetros, mediante la aplicación del teorema de la cantidad de movimiento en el cual están basadas. En primer lugar se procede a deducir y explicar la Ecuación de Euler para el caso de turbinas, para más tarde siguiendo los mismos criterios y procedimientos, hacerlo para las turbobombas. 7.1.- TURBINAS Consideremos el rodete tipo de una turbina de reacción, esquematizada en la figura 2.18. Se adopta como volumen de control el existente entre las secciones de entrada y salida de la rueda, el cubo, la llanta y los álabes. Siendo la superficie de control aquella que lo envuelve. Recordamos que la trayectoria es centrípeta. Las fuerzas exteriores a que está sometido el volumen de control considerado son: • La fuerza de la gravedad G o peso del líquido alojado en el volumen de control, cuyo punto de acción está situado en el eje de la máquina.

M

G

Fig 2.18 - Corte meridiano del rodete de una turbina Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

43

La fuerza debida a la presión π1 producida por el líquido situado aguas arriba de la sección de entrada del rodete 1. Para el rodete esquematizado en la figura esta sección es la superficie lateral de un disco, por lo que π1 está constituida por infinitas fuerzas elementales radiales, teniendo en cuenta que las fuerzas de presión son normales a la superficie considerada. La fuerza debida a la presión π2 producida por el agua situada aguas abajo de la sección de salida del rodete 2. Esta sección en el rodete considerado es una corona circular perpendicular al eje de la máquina. La fuerza π2 en todo caso estará formada por fuerzas elementales paralelas al eje, además su resultante será paralela al eje, tendrá su punto de acción en el mismo y será coincidente con él.. La fuerza producida πm por el cubo, la llanta y los álabes sobre el agua, tendrá un centro de acción y una dirección desconocidas en principio, habiéndola dispuesto en la figura 12 de una manera arbitraria.

Se aplica a continuación el teorema de la cantidad de movimiento al mencionado volumen de control. Se recuerda que dicho teorema se expresa diciendo que la suma de las fuerzas exteriores es igual a la cantidad de movimiento en la sección de salida menos la cantidad de movimiento en la sección de entrada, ambas por unidad de tiempo.:

∑ F = ρQ (C − C )
ext 2 1

Tomando momentos respecto del eje de la turbomáquina se obtiene la ecuación del momento de la cantidad de movimiento o teorema del momento cinético:

r r r r r M externos = ρ Q ( r2 ∧ c2 − r1 ∧ c1 ) ∑
que expresa lo siguiente: “ La suma de los momentos externos que actúan sobre un volumen de control es igual a la variación del flujo del momento de la cantidad de movimiento entre la salida y entrada del volumen de control”. La expresión del teorema de la cantidad de movimiento considerando estas fuerzas externas es la siguiente:

r r r r r r G + π 1 + π 2 + π M = ρ Q (c2 − c1 )
Tomando momentos respecto del eje de la turbobomba, es decir, aplicando el teorema del momento cinético:

r r r r r r r r M G + M π 1 + M π 2 + M π M = ρ Q (r2 ∧ c2 − r1 ∧ c1 )
Se recuerda que el momento de una fuerza respecto a un eje es el momento de la fuerza proyectada sobre un plano perpendicular al eje considerado respecto al punto de corte de dicho plano con el eje.

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

44

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

El momento de las fuerzas de gravedad respecto al eje de la turbina es igual a cero, pues dichas fuerzas pasan por el eje. El momento de la fuerza π1 es igualmente nulo porque, tal como se ha dicho más arriba, está formada por fuerzas elementales radiales que pasan todas por el eje. El momento de la fuerza π2 es también nulo dado que aquella es paralela al eje y su resultante coincidente con él. Si la turbina tuviera el eje horizontal o en cualquier otra posición los resultados anteriores no variarían. En determinadas turbinas la sección de entrada está ubicada en la sección lateral de un tronco de cono, pasando las fuerzas elementales π1 también por el eje, siendo, por tanto, su momento respecto al eje cero. La sección de salida de las máquinas puede ser la superficie lateral de un disco, las fuerzas elementales π2 consiguientes serían radiales y su momento nulo. En otras ocasiones, en máquinas diagonales , la sección de salida se encuentra en la superficie lateral de un tronco de cono o en una determinada superficie de revolución, en tales ocasiones las fuerzas elementales π2 pasan por el eje y no crean momento. En las turbomáquinas axiales y en otros casos particulares suceden cosas análogas y los momentos mencionados son igualmente nulos. Por último sobre el momento de la fuerza πm hay que hacer las siguientes consideraciones. La fuerza πm es la fuerza que hace el cubo, llanta y álabes sobre el fluido y, debido al principio de acción y reacción, será igual pero de signo contrario que la fuerza que efectúa el fluido sobre dichos elementos. La fuerza propulsora del rodete, la que crea el momento motor es precisamente esta última ya que es el fluido el elemento propulsor. De todo esto se deduce que Mπm = - M, siendo M el momento π motor mecánico que se genera en el rodete de la turbina. Sustituyendo en la ecuación del teorema del momento cinético:

r r r r r − M = ρ Q ( r2 ∧ c 2 − r1 ∧ c1 )

r r r r r M = ρ Q ( r1 ∧ c1 − r2 ∧ c 2 )
M = ρ Q ( r1 . cu1 − r2 . cu 2 )

expresión que se conoce con el nombre de ecuación fundamental de las turbomáquinas, o Ecuación de Euler, donde se ha suprimido la expresión vectorial. Esta ecuación es impecable en su demostración pero puede resultar errónea si no se aplica debidamente. Una correcta aplicación pasa por adoptar los verdaderos valores en cada punto de entrada y salida, lo que exige una integración. Es frecuente resolver el problema dividiendo el fluido que atraviesa el rodete en filetes paralelos a cubo y llanta y aplicar a cada uno la expresión anterior, asimilando las secciones de entrada y salida a sendos puntos representativos; la suma de los momentos parciales proporcionará el momento total. En determinadas ocasiones, para acelerar el cálculo y obtener resultados aproximados, todos los puntos de la sección de entrada o salida se asimilan a uno solo, cosa que resulta exacta en la entrada y bastante menos a la salida.
Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

45

Del análisis de esta ecuación se deduce que el momento motor no depende de las velocidades que previamente pueda tener la máquina, ello quiere decir que las turbomáquinas poseen par de arranque propio y no necesitan ningún elemento adicional para ponerse en marcha, lo que representa una importante ventaja sobre otras máquinas motrices, como por ejemplo, los motores de explosión. Para obtener la potencia efectiva de la turbina, es decir la potencia mecánica en el rodete de la Turbina, bastará multiplicar el momento por la velocidad angular:

Pe = M. ω = ρ Q (r1.cu1. ω - r2. cu2. ω) Como ω.r1 = u1 y ω.r2 = u2:

Pe = ρQ(Cu1 U 1 − Cu2 U 2 )

que es otra forma de escribir la ecuación fundamental de las turbomáquinas. La potencia efectiva se puede expresar también de la siguiente manera::

Pe = He Q ρ g
Siendo He la altura efectiva, es decir la energía hidráulica por unidad de peso que se transforma en energía mecánica por unidad de peso en el rodete de la turbina. Q representa el caudal útil o turbinado, es decir el caudal que atraviesa el rodete de la turbina,

Pe = ρ Q (u1 cu1 - u2 cu2) = He Q ρ g

He =

1 (Cu U 1 − Cu2 U 2 ) g 1

De esta expresión podemos obtener una consecuencia importante en el diseño del rodete, para conseguir una altura efectiva máxima, es decir para el punto nominal:

He ⇒ máxima → u2 cu2 = 0 , como u2 ≠ 0 se tendrá que cumplir cu2 = 0 es decir α2 = 90º
Por tanto el triángulo a la salida del rodete debe de ser rectángulo, lo cual nos va a definir en función de las variables de la turbina (Q, N) el ángulo β 2 de los álabes a la salida del rodete. El rendimiento manométrico de una turbomáquina se define como el cociente entre la altura efectiva y la altura neta, es decir evalúa las pérdidas hidráulicas de la turbina, luego:

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

46

Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas

ηm = He/Hn
ηm
= 1 (c u1 u 1 g Hm − c u2 u 2 )

Otra manera de expresar la ecuación fundamental permite extraer consecuencias muy importantes para el diseño del rodete de la turbina.

:
c.cos
1

Si en la expresión de la altura efectiva se sustituye cu por su equivalente se puede escribir:

He

=

1 ( c 1 u1 cos α 1 g

- c 2 u 2 cos α 2 )

aplicando a la ecuación anterior la ley de los cosenos: w2 = u2 + c2 - 2 u c cos α

He =

(c12

2 − c 2 ) + (u12

2 2 − u 2 ) + ( w2 2g

− w12 )

Esta ecuación merece alguna discusión. Puesto que su segundo miembro es una suma de tres diferencias de cuadrados y la altura efectiva He interesa que sea lo mayor posible, se observa que es conveniente que se verifique: • c2 < c1 : es decir que es bueno disminuir lo más posible la velocidad absoluta de salida del agua, en relación con la de la entrada. • u2 < u1 : es interesante que la sección de salida posea el menor radio posible en comparación con el de la de entrada. • w2 > w1:conviene aumentar la velocidad relativa del agua al ir atravesando la rueda, los álabes han de formar conducciones convergentes. Las turbinas siguen en lo posible estas indicaciones, sin embargo, no es absolutamente necesario que se verifiquen estas tres condiciones simultáneamente, basta que su suma sea lo mayor posible, dependiendo la forma de conseguirlo del tipo de turbina de que se trate. En las turbinas axiales las fórmulas obtenidas anteriormente se simplifican ya que las partículas situadas en la misma trayectoria, tienen el mismo radio y, por tanto, u1 = u2 = u, con lo que en este caso se tienen fórmulas similares a la siguiente:

Pe

=

ρ Q u (c u1 − c u2 )

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Máquinas Hidráulicas. T- 2

47

7.2.- TEOREMA DE EULER APLICADO A LAS TURBOBOMBAS
En el caso de turbobombas el flujo tiene el sentido contrario al de las turbinas, es decir es centrífugo, penetra por el centro y sale por la periferia, con lo cual donde en éstas es la entrada en aquellas es la salida y viceversa. En la figura 2.19 se representa un corte esquemático de una turbobomba, con la misma nomenclatura que para el caso de turbinas.

M

G

Fig 2.19 - Corte meridiano esquemático del rodete de una turbobomba

Siguiendo el mismo proceso y haciendo análogas consideraciones que en el caso de turbinas, se van obteniendo las siguientes expresiones:

G + π1
MG + Mπ 1

+ π2
+ Mπ 2

+ πm
+ Mπ m

= M2

− M1
− MM1

= MM2

En esta ocasión los tres primeros términos son también nulos por idénticos motivos que en el caso de turbinas. En referencia al cuarto término hay que notar que es precisamente el momento motor, sin necesidad de cambiarle el signo, ya que éste se produce por el empuje de los alabes sobre el líquido. Luego:

M = MM 2

− MM1

Teniendo en cuenta lo anterior y haciendo las mismas consideraciones que en el caso de las turbinas para calcular los momentos de la cantidad de movimiento, se pueden deducir las siguientes expresiones para el caso de turbobombas:

M =
o bien:

ρ Q (c u2 r2

− c u1 r1 )

PE = ρ Qt (cu2 u2 - cu1 u1)

Dto. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.

E.U.Politécnica de Donostia-San Sebastián

Politécnica de Donostia-San Sebastián . E. para conseguir una Hi máxima. Si se comparan estas consecuencias con las deducidas para el caso de turbinas se observan que casi son opuestas. lo cual nos va a definir en función de las variables de la bomba (Q. Ing. para que Hm sea máximo: • c2 > c1 : Es conveniente aumentar lo más posible la velocidad absoluta de salida con relación a la de la entrada.U. como u1 ≠ 0 se tendrá que cumplir cu1 = 0 es decir α1 = 90º Por tanto el triángulo a la entrada del rodete debe de ser rectangulo. podemos obtener una consecuencia importante en el diseño del rodete. como en el caso de turbinas. con relación al de entrada. • w1 > w2 : Conviene que la velocidad relativa disminuya al atravesar el rodete.48 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas Debiendo de tomar en todo caso el caudal total pues es el que atraviesa el rodete. Dto. ya que incluso se contradicen. o bien que la bomba gire a gran velocidad. Como se dijo en aquella ocasión no es posible cumplir las tres consecuencias a la vez. HE = o alternativamente: 1 (Cu U 2 − Cu1 U1 ) g 2 HI = 1 (Cu U 2 − Cu1 U 1 ) g 2 De esta expresión. N) el ángulo β 1 de los álabes a la entrada del rodete. El rendimiento manométrico (Hm/Hi) adopta la siguiente expresión: ηm = c u2 g Hm u 2 − c u1 u1 realizando análogas transformaciones que en el caso de turbinas se obtiene: Hm = ηm g [(c 2 2 2 2 − c 1 ) + (u 2 − u1 ) + 2 (w 2 1 − w2 ) 2 ] de donde se deducen las siguientes consecuencias. • U2 > u1 : Es interesante que el rodete de la turbobomba tenga diámetro de salida grande con el fin de aumentar u2. es decir para el punto nominal: Hi ⇒ máxima → u1 cu1 = 0 . es decir que los conductos del rodete sean divergentes. Nuclear y Mecánica de Fluidos. lo importante es que la suma de las tres diferencias sea máxima. Por otra parte la potencia será de Euler o interna según se adopte el triángulo de velocidades teórico o real respectivamente.

Fig 2. con su eje longitudinal perpendicular a la dirección de la corriente. Los esfuerzos que produce el flujo sobre el perfil son debidos a la presión y a la tensión de cortadura en la capa límite. ya que la presión en la cara aguas arriba es superior a la de aguas abajo donde se forma la estela.20 . normales a la superficie sólida.21). Nuclear y Mecánica de Fluidos. Las fuerzas según la dirección del flujo tienen un valor positivo distinto de cero. pues el perfil tiene un plano de simetría y las fuerzas en las áreas especulares se anulan dos a dos (figura 2.U. T. pero cuando aparece la turbulencia se produce una separación de la vena fluida en puntos diferentes que dependen del número de Reynolds. En primer término se recuerda de una manera rápida dicha teoría en sus aspectos más descriptivos.TEORIA HIDRODINÁMICA DEL ALA PORTANTE Cuando el número dé álabes es reducido. Para el caso de régimen eminentemente turbulento que es el caso más frecuente en la turbomaquinaria el despegamiento de la capa límite se efectúa un poco aguas abajo del punto de mayor espesor del perfil.. y se introduce en él un cilindro inmóvil de longitud infinita. para evitar los efectos de envergadura. Ing. pero además se puede aplicar la denominada teoría del ala portante o del ala de avión que se trata a continuación. pero no recibe ninguna acción en el sentido perpendicular a ella.2 49 8.Máquinas Hidráulicas. Sin embargo las fuerzas normales a la dirección del flujo se anulan dos a dos. Las fuerzas de presión. independientes unos de otros. éstos se comportan como si trabajaran aislados. cosa que ocurre normalmente en las máquinas axiales.20).Politécnica de Donostia-San Sebastián . indefinido y unidireccional de un fluido de densidad constante. Exactamente lo mismo ocurre si se introduce un perfil con un plano de simetría paralelo a la dirección del flujo (figura 2. se pueden descomponer en dos: una paralela a la dirección del flujo y otra perpendicular.Fuerzas producidas sobre un perfil cilíndrico inmóvil y un perfil simétrico situados en un flujo Si el flujo que contiene el sólido es laminar el fluido no se despega de aquel. E. Su estudio y desarrollo se puede abordar mediante la ecuación de Euler que se acaba de estudiar. Dto. el cilindro sufre una fuerza de arrastre en la dirección de la corriente. Si se tiene un flujo permanente.

dA P’.) Fig 2.dA Por otra parte los esfuerzos cortantes debidos a la tensión de cortadura en la capa límite. tangentes a la superficie del perfil producen una componente en la dirección del flujo positiva.Fuerzas de presión sobre un perfil cilíndrico inmóvil en el seno de un flujo estela dF = P.dA Fig 2. por ejemplo en el sentido contrario a las agujas del reloj.24). este recibiría. pero las debidas a la tensión de cortadura se modifican. Nuclear y Mecánica de Fluidos. .23.Fuerzas producidas sobre un perfil cilíndrico sometido a un giro Si al perfil cilíndrico se le hace girar. apareciendo el esfuerzo de sustentación (figura 2.Fuerzas de cortadura sobre un perfil cilíndrico inmóvil en el seno de un flujo dF = τ dA = µ (u/e)dA Ahora bien.50 dF = P.22). Ing.dA Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas dF’ = P’ . si al primer cilindro introducido en el flujo. Fig 2.23. además del esfuerzo longitudinal. se tiene que las fuerzas de presión son análogas al caso anterior. mientras que la componente normal se anulan dos a dos en las áreas especulares (figura 2.U. Este fenómeno se conoce con el nombre de efecto Magnus. Dto. Así se tiene que las que se producen en superficies especulares no son iguales. pues son distintas las variaciones de velocidad en tales superficies.22.Politécnica de Donostia-San Sebastián . un esfuerzo transversal de sustentación (figura 2. . el cual puede apreciarse fehacientemente cuando al golpear una pelota se le somete a una giro. E. se le comunicara una rotación.21 . entonces.

también conocido con el nombre de Kutta-Joukowsky (figura 2.Politécnica de Donostia-San Sebastián . . mientras que no sufriría ninguna acción contraria a su avance.Fuerzas producidas sobre un perfil Dto. Nuclear y Mecánica de Fluidos.24. Esto realmente sería ideal. introduciendo en el flujo un perfil disimétrico.U. Fig: 2. uno simétrico.24). Lo mismo sucede si en el flujo se introduce un perfil simétrico respecto un plano de simetría con la dirección del flujo no paralela a dicho plano. pero perfiles más o menos análogos se utilizan en las máquinas hidráulicas. . mientras que el esfuerzo longitudinal de arrastre es nulo. si se introduce en el seno del flujo un perfil de ala de avión.25. sin necesidad de comunicarle una rotación.2 51 Esta acción transversal también se consigue. o bien. indefinida y unidireccional sufre un esfuerzo transversal de sustentación. T. Se suele denominar perfil de ala de avión por ser este vehículo muy popular. Ing. porque un ala de avión estaría provista de un esfuerzo de sustentación.Máquinas Hidráulicas. La misma situación se produce. en todo caso. cuando su eje de simetría no sea paralelo a la dirección del flujo. Fig: 2. E.Fuerzas de presión sobre un perfil cilíndrico sometido a un giro El teorema de Kutta-Joukowski dice que un perfil disimétrico introducido en el seno de una corriente permanente.

27 . Dichos coeficientes dependen en gran medida del ángulo que forma la dirección del flujo con la de la cuerda del perfil. E.26). llamado ángulo de incidencia (figura 2.52 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas Sin embargo esto en la realidad esto no es así sino que los perfiles están sometidos a ambos esfuerzos. tienen las siguientes expresiones: Fx Fz donde: • kx y kz son los coeficientes de arrastre y sustentación que se determinan en túnel aerodinámico o canal hidrodinámico. AB cuerda Fig 2.U. Para conocer sus verdaderos valores es necesario recurrir al túnel aerodinámico o al canal hidrodinámico. 2 V∞ 2 2 ' V∞ = kz ρ A 2 = kx ρ A • A y A’ son las áreas proyectadas de la superficie del perfil sobre planos perpendiculares a las direcciones consideradas respectivas.Politécnica de Donostia-San Sebastián . Ing. Estos esfuerzos.27 pueden observarse la variaciones sufridas por los valores de kx y kz al modificarse dicho ángulo. deducidos mediante el teorema de la cantidad de movimiento. En la figura 2. Nuclear y Mecánica de Fluidos.Coeficientes de arrastre y sustentación en función del ángulo de incidencia Dto. • V∞ es la velocidad del flujo no perturbado por la presencia del perfil. • ρ es la densidad del fluido. donde mediante ensayos pueden llegar a conocerse.26 .Ángulo de incidencia de un perfil en un flujo Fig 2.

• • Fig: 2.2 53 De este gráfico. en algunos casos.Máquinas Hidráulicas. T. kz tiene todavía un valor positivo. La fuerza de arrastre se mantiene casi constante para un amplio campo de valores del ángulo de incidencia.Politécnica de Donostia-San Sebastián . De todas maneras cada perfil tiene un comportamiento diferente que tan solo puede conocerse a través de ensayos. obtenido en túnel aerodinámico. únicamente para un cierto valor negativo de aquel el empuje transversal se hace negativo. Ing. Nuclear y Mecánica de Fluidos.Diagrama de la finura de un perfil Dto. Si se dibuja ahora un nuevo diagrama. disminuyendo apreciablemente al apartarse del ángulo de incidencia óptimo. se deduce lo siguiente: • La fuerza de sustentación Fz es máxima para un determinado valor del ángulo de incidencia.U. incrementándose. es decir aquel en el que kz/kx alcanza el valor más alto. manteniéndose alto en un entorno reducido. Los perfiles empleados en maquinaria hidráulica son normalmente gruesos y no demasiado disimétricos. Para un ángulo de incidencia nulo. E. en el que se dispone kz en ordenadas y kx en abscisas. notablemente a partir del ángulo óptimo de incidencia para el esfuerzo de sustentación.28 . se obtiene un gráfico como el de la figura 2.28 en el que el punto A proporciona el perfil óptimo o de máxima finura.

E.U.54 Fundamentos de las turbomáquinas hidráulicas Dto. Nuclear y Mecánica de Fluidos. Ing.Politécnica de Donostia-San Sebastián .

Por Dto. Los tres métodos representan la realidad mediante arquetipos con mayor o menor fortuna. Teóricamente todo proceso de dinámica de fluidos y en particular el que se genera dentro de una turbomáquina. se trata de un procedimiento ingenieril muy práctico. la ecuación de la continuidad. realizando mediciones de todos los parámetros medibles y en una palabra conociéndolo en su propia realidad. podría ser resuelto a partir de las ecuaciones diferenciales del movimiento. con un gran poder aplicativo. De esta manera se habría conseguido el objetivo planteado. las ya mencionadas. basado en la mecánica clásica de estudia la trayectoria de las partículas. con escaso resultados prácticos poco significativos. la ecuación de estado y la ecuación de la transformación termodinámica que sufra aquel. los dos primeros lo consiguen por medio de un análisis matemático y el tercero mediante la contemplación del fenómeno real. observándolo con atención. haciéndole adoptar diferentes situaciones. considera lo que sucede en puntos fijos del espacio a lo largo del tiempo. junto con las condiciones en los límites. en determinadas ocasiones se recurre al método Experimental.U. Ing. el Euleriano y el Experimental. teniendo en cuenta la difusividad de las partículas de fluido y su escasa unidad temporal. los sólidos. con lo cual las ecuaciones necesarias se restringen a las cuatro señaladas en primer término. con seis incógnitas: las tres componentes de la velocidad. ante la incapacidad manifiesta de los dos métodos precedentes de poder abarcar bastantes fenómenos de la dinámica de los fluidos. por ahora. El método Lagrangiano. Nuclear y Mecánica de Fluidos. Los resultados de las ecuaciones vendrían dadas en función de la posición de la partícula en un determinado lugar y el instante en que el fenómeno se produce. T-3 55 TEMA 3: SEMEJANZA EN TURBOMÁQUINAS 1. En el caso concreto de las máquinas hidráulicas las cosas se simplifican al comportarse el fluido como incompresible y ser el proceso cuasi isotérmico. que no hace otra cosa que reproducir en laboratorio o in situ el fenómeno real. pero. Así se tendrían seis ecuaciones. E. Las constantes de integración se determinan gracias a las condiciones en los límites. Al contrario que el método anterior este procedimiento da más que lo que promete. que intenta éxito y con método que El método Euleriano.MÉTODOS PARA EL ESTUDIO DE LAS TURBOMÁQUINAS Como es sabido el estudio de la dinámica de los fluidos es posible abordarlo mediante tres procedimientos diferentes: El Lagrangiano. Se puede afirmar que es un promete más que lo que da. A pesar de todo. la densidad y la temperatura. incluso partiendo de hipótesis grandemente simplificadas.Politécnica de Donostia-San Sebastián . aproximarse al máximo a la realidad. la presión.Máquinas Hidráulicas. El primer objetivo del estudio del fenómeno que sucede dentro de una turbomáquina es conocer el comportamiento del flujo y poder deducir el desplazamiento de cada partícula de fluido en su seno.. es un método científico.

principalmente las turbinas hidráulicas. que se denomina modelo. ni los datos necesarios de partida son suficientemente fiables ni fácilmente trasferibles a las ecuaciones. incluso en las máquinas hidráulicas. Basado en este prototipo de partida se construye una turbomáquina semejante a la diseñada. Nuclear y Mecánica de Fluidos. Se trata de un procedimiento indudablemente muy oneroso que requiere mucho tiempo para obtener resultados y que por tanto se recurre a él en aquellos casos en que los otros dos métodos han fracasado y el tema lo exige por su trascendencia económica. que hay que ensayar y modificar hasta conseguir un buen rendimiento. por cuestiones de seguridad o por motivos importantes de otra índole. avanzado el siglo XIX. Con estos datos de partida. cuando el francés Frederic Reech y el inglés Willian Froude establecieron los primeros criterios de semejanza. denominada prototipo. sino que es preciso construir instalaciones anejas de grandes proporciones y trabajar con enormes caudales. Por todo lo anterior tanto el método Lagrangiano como el Euleriano fracasan en el estudio de las turbomáquinas y es absolutamente imprescindible recurrir al método Experimental si se desea conocer el fenómeno con cierta profundidad. Ing. como son el caudal. Las dificultades del método Experimental se agravan cuando el tamaño de los fenómenos que han de reproducirse alcanzan grandes dimensiones. los primeros que reprodujeron en laboratorio fenómenos hidráulicos y son considerados los padres de los laboratorios hidráulicos de hoy en día. Fueron los franceses Charles de Bossut y el Conde de Buat. Dto.Politécnica de Donostia-San Sebastián . realizada a la escala conveniente. En estos casos no sólo es un grave problema la construcción de grandes turbinas. Esta máquina se ensaya en un laboratorio especial para comprobar sus resultados. E. las cosas en la realidad son mucho más complejas a lo previsto en la teoría y ni las ecuaciones diferenciales del movimiento son perfectamente conocidas. Para llevar a cabo el diseño de una turbomáquina de importancia se los pasos siguientes: realizan La turbomáquina que se trata de construir interesa que trabaje de manera óptima con unas condiciones o parámetros predeterminados. Sin embargo fue más tarde. su potencia. en el siglo XVIII. se efectúa un prediseño de la máquina. Todo lo anterior resulta prohibitivo y al borde de lo imposible. más que en contados casos.U. su velocidad de giro y el rendimiento deseado. con los conocimientos teóricos disponibles y sobre todo con datos y la experiencia de anteriores construcciones. como es el caso de muchas turbomáquinas. así se continúa hasta el momento en que se considere que se ha alcanzado un techo en su perfeccionamiento. siendo los precedentes de los grandes laboratorios de este siglo.56 Semejanza en turbomáquinas otra parte si se estudia un régimen permanente el fenómeno es además independiente del tiempo A pesar de todo. entre otros. a la vista de estos se modifican determinadas partes de la turbomáquina con el fin de mejorar su comportamiento y por lo tanto su rendimiento. Para resolver tal dificultad se recurre al estudio de modelos en tamaño reducido y a aplicar entre la máquina real. y el modelo determinadas relaciones de semejanza.

puntos correspondientes.U. trabajando de manera semejante.. Semejanza geométrica: La primera semejanza o analogía que ha de existir.. que resulta intuitiva y evidente. CINEMÁTICA Y DINÁMICA Para realizar lo relatado en el apartado anterior. las cuales reciben el nombre de semejanzas y se explican a continuación. volumen por volumen y masa por masa. Analizando la cuestión se deduce que indudablemente entre modelo y prototipo. Nuclear y Mecánica de Fluidos. T-3 57 Una vez concluidos los ensayos se construye la máquina a escala real. Esta vi univocidad o correspondencia punto por punto entre modelo y prototipo lleva consigo lógicamente la de línea por línea. Por ello al comenzar la turbomáquina a desplazarse. Ing. deberán existir ciertas analogías. que serán de orden geométrico. Pero hay que tener en cuenta que una máquina es capaz de funcionar en infinitos puntos diferentes y que obviamente no en todos el comportamiento de las máquinas es semejante aunque sean ellas geométricamente proporcionales e incluso se trate de la misma máquina. que no permita económicamente la realización de ensayos. previamente se habrá de contestar a una serie de preguntas: ¿Cómo habrán de ser las turbomáquinas semejantes para poder aplicar los resultados de la una a la otra? ¿Cómo se trasladarán los resultados de una máquina a su semejante? ¿Es suficiente con que exista semejanza geométrica entre las dos máquinas? ¿Qué se necesita para que haya semejanza de funcionamiento entre el comportamiento de dos máquinas? . a Semejanza cinemática: producirse movimientos. A estos puntos de una y otra máquina los denominaremos. considerar que solo existe esta clase de semejanza. superficie por superficie. se podrá construir semejante a una máquina realizada anteriormente cuyo buen comportamiento se conoce a priori. que se denomina prototipo. Para que exista una semejanza cinemática es preciso que puntos correspondientes ocupen posiciones correspondientes en instantes correspondientes.Politécnica de Donostia-San Sebastián . es preciso introducir el concepto de correspondencia de tiempos y posiciones. Si se trata de diseñar y construir una turbomáquina de tamaño pequeño o medio. en una primera aproximación. no siendo suficiente que sean sólo en módulo sino también en dirección y sentido. 2 . De lo anterior se deduce en primer término que puntos correspondientes han de poseer diagramas de velocidades semejantes geométricamente y en segundo lugar que partículas de fluido correspondientes deberán recorrer trayectorias igualmente Dto. E. dinámico. cinemático. lo cual exige además que aquellos estén sometidos a velocidades y aceleraciones correspondientes.SEMEJANZAS GEOMÉTRICA. Si las máquinas se comportaran como esculturas y carecieran de movimiento bastaría la semejanza geométrica para declararlas semejantes. siendo corriente. es la geométrica. semejante al modelo definitivo que habrá recibido una serie de mejoras sobre el modelo de partida. al hablar de manera coloquial. etc.. habiendo de haber entre dos máquinas semejantes una correspondencia biunívoca punto por punto.Máquinas Hidráulicas.

a. geométrica. semejanza dinámica. Ing. es decir que puntos correspondientes de la máquina o del fluido estén sometidos a fuerzas correspondientes.SEMEJANZA HIDRODINÁMICA ABSOLUTA La ecuación diferencial que representa el movimiento de un fluido viscoso. de presión y viscosas. Nuclear y Mecánica de Fluidos. por tanto ha de representar tanto el comportamiento del flujo existente en el prototipo como en el modelo. Conocidas las dimensiones del prototipo y definido su flujo por la expresión de Navier-Stokes reseñada. como por ejemplo eléctricas o electromagnéticas. La palabra correspondiente en la semejanza geométrica tiene un significado evidente. Al producirse fuerzas en las turbomáquinas es necesario que Semejanza dinámica: exista. E. En virtud de la segunda Ley de Newton. los términos de la ecuación que define el comportamiento del modelo se obtendrán multiplicando los de la expresión correspondiente al prototipo por ciertas relaciones denominadas escalas. de inercia. La Norma UNE 1-026-83 denomina escala a la relación entre la medida lineal de la representación de un elemento de un objeto sobre un dibujo original y la medida Dto. Adoptemos para las longitudes la escala geométrica λ. que comprende los términos correspondientes a las fuerzas de la gravedad.Politécnica de Donostia-San Sebastián . para las presiones cinemáticas (p/ρ) la relación α y para las viscosidades cinemáticas (µ/ρ) la escala k. además de las dos semejanzas señaladas en los párrafos precedentes. necesariamente se cumple la tercera. se escribe: − g gra d z − j = donde: grad z j ρ grad p µ ∇V → → 1 ρ gra d p − → µ → ∇V ρ g es la aceleración de la gravedad el gradiente de posición la aceleración del fluido la densidad del mismo el gradiente de presión la viscosidad dinámica del fluido la laplaciana de la velocidad Esta ecuación define el movimiento de un fluido. conocida como de Navier-Stokes.58 Semejanza en turbomáquinas semejantes geométricamente y que las líneas de corriente correspondientes han de tener la misma cualidad. si entre dos máquinas se verifican dos semejanzas cualesquiera. por si pudieran existir otro tipo de fenómenos que exigiera el cumplimiento de otras analogías..U. para los tiempos la escala temporal θ. cinemática ó dinámica. 3. En los otros casos tiene que existir indudablemente una escala pero con un concepto algo diferente que se analiza en las próximas preguntas. es decir dada la existencia de la relación F = m. está claro que tienen que verificar una escala geométrica. Para conocer las correspondencias que existen entre otros procesos físicos es necesario estudiarlos detalladamente con el fin de deducir las semejanzas que se han de cumplir entre ellos.

Máquinas Hidráulicas. Si estas fuerzas se suponen derivadas de un potencial conservativo. Por tanto se habrá de verificar que:  λ   λ  α   k   θ 2  =  θ 2  =  λ  =  λθ  = n         Si el valor de n fuese diferente de la unidad el gradiente de posición vendría multiplicado por ng. dado que el gradiente de posición es adimensional. lo que equivale a decir que el fenómeno físico habría de estar sometido a una gravedad distinta de la terrestre.U. Con todo ello se tiene como expresión que define el comportamiento del modelo: −1  λ  →  λ  1 → α  µ →  kλθ  − g grad z  2  − j  2  = grad p   − ∇V  2  λ  ρ θ  θ  ρ  λ  → Para que las dos ecuaciones definan fenómenos físicos semejantes entre el movimiento del fluido del modelo y del prototipo deben ser obligatoriamente iguales o proporcionales. T-3 59 lineal del mismo elemento del objeto real. y el tercero de presiones cinemáticas dividido por la longitud. bien sea de longitudes. pues si así no fuese se trataría de hechos físicos diferentes. Tomando este punto de partida definiremos como cualquier escala. Nuclear y Mecánica de Fluidos. E. siendo las dimensiones de ésta las de velocidad partidas por longitud al cuadrado. lo cual es imposible. Ing. tiempos. es decir ni proporcionales ni semejantes. En el cálculo de dichas relaciones hay que tener en cuenta la ecuación dimensional de cada término. Es decir: p  µ   ρ   Dm tm   m k = ρ  m λ= θ = α = p  Dp tp µ     ρ  p  ρ p Multiplicando cada término de la ecuación de Navier-Stokes de partida por las relaciones correspondientes se obtendrá la ecuación que define el flujo en el modelo. Para atestiguar lo anterior se remite al lector a la demostración de la ecuación general de la Estática de fluidos. Así se aprecia que los dos primeros términos tienen dimensiones de longitud partido por tiempo al cuadrado. se escribirá: Dto.Politécnica de Donostia-San Sebastián . a la relación entre el valor de cualquier parámetro en el modelo y el valor del mismo parámetro en el prototipo. cuya expresión es: F− → → 1 ρ gra d p = 0 → donde F representa las fuerzas de volumen por unidad de masa. El cuarto término posee dimensiones de viscosidades cinemáticas multiplicadas por las correspondientes a la laplaciana de V. considerando las escalas empleadas. presiones cinemáticas o viscosidades cine´maticas.

Por ello es necesario que n sea igual a la unidad. es decir para poder ensayar con una turbomáquina de diferente tamaño al prototipo en el mismo campo gravitatorio y con el mismo fluido. El ensayo de modelos de grandes turbinas hidráulicas requiere. en el de ventiladores y en ocasiones en el de bombas no es fácil por no decir imposible encontrar fluidos alternativos.60 Semejanza en turbomáquinas → gra d U + 1 ρ 1 gra d p = 0 → y si el potencial conservativo es el gravitatorio se sabe que U = . se deduce: θ = λ 1 2 . habrá de ser la unidad. teniendo en cuenta que por una cuestión operativa de facilidad de definición la primera escala que se elige es la geométrica. se obtiene entre ambos lo que se denomina semejanza hidrodinámica absoluta. de tiempo. presiones cinemáticas y viscosidades cinemáticas. la escala geométrica. es preciso recurrir a lo que se denominan semejanzas hidrodinámicas restringidas.SEMEJANZAS HIDRODINÁMICAS RESTRINGIDAS Para salvar tal eventualidad. trabajando en el mismo campo gravitatorio y con el mismo líquido. suficientemente económicos.U. Con el cumplimiento de estas relaciones. lo cual afirma que los fluidos utilizados en ambas máquinas han de ser de diferente viscosidad y por tanto tienen que ser fluidos distintos. y por tanto no es factible ensayar con modelos reducidos. según se observa de las relaciones (A). E. Ing. Entonces resulta que si la gravedad y la viscosidad de los fluidos a emplear en prototipo y modelo han de ser iguales. 4. Las relaciones anteriores indican que una vez fijada la escala de longitudes queda determinada la dependencia entre las viscosidades cinemáticas del prototipo y del modelo. Abordado este problema se comprueba que en el caso de turbinas. así como que los fenómenos de modelo y prototipo trabajen en el mismo campo gravitatorio terrestre. a los que emplean los prototipos . con lo que se tiene: g gra d z + → ρ gra d p = 0 → donde el factor que multiplica al gradiente de posición es la aceleración de la gravedad. tanto hidráulicas como eólicas. un caudal lo suficientemente importante como para desechar toda solución que no utilice agua en los ensayos. que obviamente no puede ser otra que la terrestre. por otra parte. las cuales desprecian y no consideran algunos de los términos de la ecuación de Navier-Stokes. Resolviendo el sistema de ecuaciones planteado. Dto.gz.. Nuclear y Mecánica de Fluidos. k = λ 3 2 (A) lo que significa que establecida una escala de longitudes quedan fijadas automáticamente las escalas restantes. lo cual atestigua que no se puede obtener una semejanza hidrodinámica absoluta entre máquinas de diferente tamaño.Politécnica de Donostia-San Sebastián .α = λ .

que desprecia el gradiente de posición frente al de presión.U. habrá de verificarse: α   λ   λ  θ 2  = θ 2  =  λ  =1       de donde se deduce que: 1 2 θ =λ . supone que es despreciable el término de la viscosidad.setiene : α= k λ . Ing. cuestión que es cierta en la mayoría de las turbomáquinas dado que la diferencia de cotas entre su entrada y salida es reducida comparada con el gradiente de presiones. Dto. pues no tiene incidencia la gravedad. por lo que es posible emplear el mismo fluido en prototipo y modelo. como sucede normalmente en las turbomáquinas. Entonces. siendo normal y lógico utilizar el mismo fluido en prototipo y modelo. ademasde k =cualquier valor y n=1 de lo anterior se observa que elegida la escala geométrica. existiendo libertad para elegir la de viscosidades cinemáticas. no teniendo en cuenta el ultimo término de la fórmula de Navier-Stokes. que elegida la escala de longitudes quedan definidas las correspondientes a tiempos y a presiones cinemáticas. θ= 2 λ2 k . T-3 61 La primera de dichas semejanzas.Máquinas Hidráulicas. cosa que así resulta en regímenes muy turbulentos. llamada de Reech-Froude. teniendoncualquier valor Lo cual significa que esta semejanza hidrodinámica restringida permite elegir arbitrariamente la escala de viscosidades cinemáticas. En este caso no se considera el primer término de la ecuación de NavierStokes y por tanto no es necesario que las ecuaciones resultantes sean iguales sino tan solo proporcionales.Politécnica de Donostia-San Sebastián . en cuyo caso se tendrá: α= 1 λ 2 . E. Nuclear y Mecánica de Fluidos. quedan definidas la de tiempos y la de presiones cinemáticas. θ =λ 2 ademas de k =1 En la semejanza restringida de Reynolds sucede lo mismo que en la de ReechFroude. α =λ . existiendo libertad para adoptar la relación de viscosidades cinemáticas. Por tanto se cumplirá:  λ  α   k  θ 2  =  λ =  λθ =n       de donde se tiene: α =λ n θ = λ n k =λ 2 n 2 → n = 3 1 k2 λ 3 sustituyendonenlas dos primerasexp resiones. Otra semejanza restringida es la de Reynolds.

En este caso no se consideran los términos primero y último de la ecuación de Navier-Stokes.U. que trabajen con regímenes muy turbulentos y prácticamente en un plano horizontal.Politécnica de Donostia-San Sebastián . pero esto no es correcto por que la semejanza geométrica es una condición necesaria. es decir el correspondiente a la viscosidad y el de la gravedad. una turbomáquina no es siempre homóloga de si misma. Se advierte que. la de tiempos dependiente de la geométrica y de la de presiones. resultando. por tanto. hipótesis que pueden mantenerse en un buen número de turbomáquinas. Nuclear y Mecánica de Fluidos. pudiendo adquirir n y k cualquier valor. para funcionar homológicamente. porque tienen posibilidad de serlo. por lo tanto. Esta variable es fácil de adoptar como punto de partida en los ensayos de turbinas mediante la bomba que produce el salto. neta en el caso de turbinas y manométrica en el caso de bombas.62 Semejanza en turbomáquinas Por último se pueden suponer despreciables ambos términos a la vez.NÚMERO DE CAMERER O VELOCIDAD ESPECÍFICA DIMENSIONAL Las variables de los fenómenos físicos que suceden en el interior de turbomáquinas semejantes que tienen un funcionamiento igualmente semejante se pueden relacionar entre si mediante determinaciones emanadas de la semejanza hidrodinámica restringida geométrica que se acaba de estudiar. en el caso de ensayo de bombas serán las relaciones de las alturas manométricas las que proporcionan α Por este motivo se elige libremente la escala de presiones cinemáticas. 5. Como se ha indicado en el apartado anterior se adoptan libremente las escalas de longitudes y de presiones cinemáticas. Ing. Hay veces que de manera indebida se dice que dos máquinas geométricamente semejantes son homólogas. Las presiones vienen impuestas por las alturas netas Hn o energías másicas netas En con que trabajan. en tal caso se denomina semejanza hidrodinámica restringida geométrica. Como también se ha adelantado esta última escala se elige fijando la relación entre las alturas con que trabaja la turbomáquina. Dto. E.. como es práctica cuasi universal. Cuando se tienen dos máquinas geométricamente semejantes cuyo funcionamiento es igualmente semejante se dice que tienen comportamiento homólogo o que están trabajando homológicamente. ya que entonces obviamente la densidad es la misma. La relación entre las presiones cinemáticas (α) es igual a la relación de presiones en el caso en que se utilice el mismo fluido en prototipo y modelo. Se habrá de cumplir:  α   λ  θ 2  =  λ  = n     lo que significa que: α θ2 = λ2 En esta semejanza se produce otro grado de libertad adicional con respecto a las anteriores ya que además de poder elegir arbitrariamente las relaciones de gravedad y viscosidad y la escala geométrica habrá de adoptarse además la escala de tiempos o la de presiones cinemáticas. pero no suficiente.

Los valores del numerador y del denominador han de pertenecer a dos máquinas cualesquiera de la familia y en todo caso tienen que ser las dos variables totalmente correspondientes. Concretando ahora. cuando funcionan homológicamente.U. Q un caudal. donde H es la altura que produce dicha velocidad. Nuclear y Mecánica de Fluidos.H ′  H ′  3 1 Q V . N la velocidad de giro y H la altura neta o manométrica. Todo lo anterior permite escribir: 2 gH  H  2 c = =  c ′ 2 gH ′  H ′  P Q. Despejando λ de la cuarta ecuación sustituyendo su valor en la tercera se obtiene:  H  4  P′  2 N = N ′     H′  P  donde N es la velocidad a que tendría que girar el modelo para trabajar homológicamente con el prototipo. P una potencia. todos ellos geométricamente semejantes entre si.Politécnica de Donostia-San Sebastián 5 1 . Previamente es bueno recordar que según Torricelli una velocidad es igual a 2 gH multiplicado por el coeficiente de velocidad correspondiente. Realizadas estas consideraciones. Este último valor puede ser sustituido evidentemente por En/g. E.Máquinas Hidráulicas. Los coeficientes de velocidad son iguales en el caso de que se trate de flujos homólogos. es decir por la energía másica neta dividida por la gravedad. Ing. T-3 63 Hasta ahora se ha hablado del prototipo y de su modelo.A  H  2 2 = =  λ Q′ V ′. a continuación se deducen las relaciones existentes entre las principales variables de los fenómenos físicos estudiados en el prototipo y en el modelo.H  H  2 2 = =  λ P′ Q ′. En el caso que se utilizaran diferentes fluidos en prototipo y modelo el segundo término de la ecuación anterior iría multiplicado por el cociente entre el peso específico del modelo y del prototipo Dto. o en cualesquiera miembros de la familia. La relación de potencias tendría que ir multiplicado en el numerador y en el denominador por los respectivos pesos específicos en el caso de que los fluidos fuesen diferentes. según se trate de turbinas o bombas respectivamente. A′  H ′  N V / L  H 2 1 = =  N ′ V ′ / L′  H ′  λ 1 1 donde c representa cualquier velocidad de cualquier punto de la turbomáquina. ya que las velocidades o bien los diagramas de velocidad tienen que ser semejantes para pintos correspondientes. siendo las alturas y las potencias de ambas máquinas las indicadas en dicha ecuación. La escala λ es la relación entre cualquier longitud de la máquina del numerador y del denominador. pero realizando un tratamiento más general hay que referirse a la Familia de turbomáquinas que está formada por infinitos miembros. el numerador lo referiremos al modelo y el denominador al pr