You are on page 1of 1

Nombre chino: Número de orden: Horas gobernadas: Dirección del signo: Estación y mes: Signo occidental: Elemento fijo

: Tronco:

NIU Segundo 1 a.m. - 3 a.m. Norte-Noreste Invierno - Enero Capricornio Agua Negativo

El signo del Buey o del Búfalo simboliza la prosperidad alcanzada gracias a la fuerza de espíritu y al trabajo duro. Una persona nacida en este año será confiada, tranquila y metódica. El sujeto es un trabajador paciente e incansable, que sigue la rutina y las convenciones. Si bien, en general, tiene una mentalidad imparcial y es un buen oyente, es difícil hacerle cambiar de idea porque es obstinado y a menudo tiene fuertes prejuicios. Sin embargo, gracias a su carácter constante y confiado, el nativo Búfalo alcanzará posiciones de autoridad y responsabilidad. No se echa atrás, cuando el deber lo llama. Pero debe estar atento de no exagerar. Bajo su aspecto más bien modesto pero implacable, el Búfalo esconde una mente lógica y determinada. La inteligencia y la destreza son celadas detrás de una fachada reticente y poco comunicativa. Pero si bien es sustancialmente introvertido, su índole enérgica puede transformarlo en un orador acreditado y elocuente, cuando se le presenta la necesidad. En los momentos de incertidumbre, su presencia de espíritu, el rechazo de dejarse intimidar y la innata confianza en sí mismo servirán para restablecer el orden. Camina con la frente alta. Un individuo nacido bajo este signo es sistemático. Sigue modelos fijos y tiene un gran respeto por las tradiciones. Es más, tiende a hacer exactamente lo que se espera de él y es tan previsible que puede ser criticado injustamente por la falta de imaginación. Pero el diligente Búfalo solamente haciendo las cosas en el orden justo puede esperar de conseguir un éxito perdurable. Su mente es transparente. Nunca actuará a tientas en la vida esperando que la suerte lo ayude. Lo que las personas nacidas bajo otros signos pueden lograr con la astucia y el espíritu, el Búfalo lo realiza con tenacia y abnegación. Puedes contar con sus promesas: cuando da la palabra, la mantiene. La opinión de los demás no le interesa demasiado. Se dedica con todo su empeño a la tarea que tiene delante y la lleva a su fin. Detesta las cosas dejadas a medias