P. 1
Resumen - Ana Laura Bronstein - Adrián Carbonetti (2006) "Creación de la Casa de Aislamiento de la ciudad de Córdoba"

Resumen - Ana Laura Bronstein - Adrián Carbonetti (2006) "Creación de la Casa de Aislamiento de la ciudad de Córdoba"

|Views: 21|Likes:
Published by ReySalmon

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: ReySalmon on Apr 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/17/2012

pdf

text

original

Ana Laura Bronstein – Adrián Carbonetti (2006) CREACIÓN DE LA CASA DE AISLAMIENTO DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA

INTRODUCCIÓN

Uno de los aspectos menos trabajados en la historia social de la salud y la enfermedad en Córdoba es la conformación de su sistema sanitario y especialmente de sus hospitales públicos. A principios del siglo XX comenzaron a constituirse la mayoría de los hospitales públicos que existen en la ciudad de Córdoba: el Hospital de Clínicas, el Hospital Tránsito Cáceres de Allende, el Hospital Misericordia, el Hospital Córdoba y el Hospital Rawson. En el trabajo se analiza el proceso de conformación y construcción del Hospital Rawson, denominado antes de 1921, la Casa de Aislamiento. La construcción de este establecimiento tiene una larga historia en términos de la intencionalidad del Estado, que según Garzón Maceda comienza en el año 1893, momento en que se establece la primera ordenanza para el establecimiento de una casa de aislamiento y culmina en 1918 cuando se inaugura el nuevo edificio que cambiará de nombre en 1921. Se analiza la formación del Hospital Rawson partiendo de la hipótesis de que si bien es cierto que el Estado no tenía los recursos necesarios para la construcción de este hospital, también es cierto que no existió la necesidad higiénico-sanitaria para su construcción. La hipótesis es que la construcción del edificio comienza en 1915 debido a la necesidad de internar enfermos de tuberculosis, que en ese momento, se constituía en el problema sanitario más importante para la ciudad de Córdoba.
CARACTERÍSTICAS URBANAS DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA AL COMENZAR EL SIGLO XX

A partir de las últimas décadas del siglo XIX, como consecuencia de la inserción del litoral argentino como productor de materias primas, en la nueva división internacional del trabajo que comenzaba a gestarse como consecuencia de los adelantos tecnológicos que marcaban la segunda etapa de la Revolución Industrial, el papel de Córdoba, como paso obligado del comercio del centro y norte argentino, se reforzó. El desarrollo de la inmigración desde el otro lado del Atlántico la convirtió en centro administrativo de una amplia región del sur de la provincia del mismo nombre que se poblaba y desarrollaba, justamente, por aquel fenómeno. El acentuar su papel como vaso comunicante de la economía del interior le dio un dinamismo como pocos a la antigua ciudad colonial que sufrió una modernización creciente en todas sus estructuras. Este movimiento modernizador fue acompañado por un crecimiento poblacional importante, fruto de la convergencia de inmigración intraprovincial y la que llegaba desde el otro lado del Atlántico. Es importante hacer notar que la migración fue el motor esencial del crecimiento poblacional de Córdoba. No así la fecundidad y la disminución de la mortalidad ya que hasta fines del siglo XIX y las primeras décadas del XX la ciudad observaba un régimen demográfico pretransicional. El período comprendido entre fines del siglo XIX y principios del XX, se caracterizó por una fuerte mortalidad infantil que tenía como causa la persistencia de enfermedades como gastroenteritis, neumonías, bronconeumonías, etc., y la aparición recurrente de enfermedades epidémicas como cólera, viruela, de las cuales la última es la de influenza de 1919-1921, y viruela en 1923. La ciudad de Córdoba no ingresó al proceso de transición demográfica hasta mediados de la década de 1920, cuando comenzaron a disminuir las muertes por epidemias. No obstante, siguieron persistiendo alunas enfermedades endémicas como la fiebre tifoidea, las neumonías y bronconeumonías, la gastroenteritis que aumentaban la mortalidad infantil y la tuberculosis, una de las que generaba mayores tasas de mortalidad. A esto se sumaba un crecimiento urbano sin un sustento económico e industrial suficiente para generar trabajo en aquellos inmigrantes que llegaban a la ciudad. Es así que se formaron barrios en la periferia de la ciudad caracterizados por condiciones deficientes tanto de habitación como de higiene, donde se alojaban los elementos marginales de la sociedad, los obreros, los desocupados, las prostitutas, los delincuentes, etc. Este fenómeno llevaba a un descenso de las condiciones de vida de una gran parte de los habitantes cordobeses. La modificación de la traza urbana se caracterizó por el nacimiento y desarrollo de algunos barrios periféricos, como Alta Córdoba, Nueva Córdoba, Pueblo General Paz, Pueblo Nuevo, etc., que poseían como denominador común, salvo el segundo, el ser barrios obreros y de marginales, donde predominaba la construcción del rancho o la casa antihigiénica, donde habitaban familias con alto grado de hacinamiento. La falta de agua potable, pozos contaminados, la manipulación antihigiénica de los alimentos y la suciedad, eran elementos comunes en los sectores marginales de la sociedad. A esto se sumaba un sistema asistencial de salud, deficiente para la cantidad de habitantes de la ciudad de Córdoba, y que se traducía en un peligro constante para los pobladores, debido a la recurrencia de enfermedades infecciosas. Apenas el Hospital San Roque y el Hospital de Niños completaban el sistema sanitario público. Recién en la década de 1910 fue fundada la Casa de Aislamiento para enfermos infectocontagiosos en un edificio que no había sido construido para tal fin. En los primeros años de segundo decenio, se construyó el Hospital de Cínicas como una iniciativa de la Universidad Nacional de Córdoba. También en esa década se ponía la piedra fundamental del Hospital Córdoba, aunque se construcción y posterior inauguración se llevó a cabo en la década de 1930. Sin embargo, las condiciones del sistema sanitario fueron cambiando. En la década de 1920 se iban a construir dos hospitales destinados a enfermos de tuberculosis. Además, en 1925 era fundado el Dispensario Antiluético para la lucha en contra de otra de las enfermedades que obsesionaba al Estado provincial y a la medicina cordobesa, la sífilis.

1

EL IMPACTO DE LAS ENFERMEDADES SOBRE LA POBLACIÓN DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA

Durante los primeros años del siglo son frecuentes las epidemias, que indudablemente generaron un crecimiento de la mortalidad en la población de la ciudad de Córdoba; este fenómeno coincide a su vez con tasas muy altas de mortalidad por enfermedades de carácter endémico. Hacia la primera mitad de la década de 1920, los excesos de mortalidad por epidemias tienden a desaparecer en la ciudad de Córdoba. Si bien en un primer momento, hasta 1912-1915, las enfermedades epidémicas influyen sobre las tasas de mortalidad general; luego de ese período su incidencia sobre el comportamiento de la mortalidad general disminuye notablemente, y son las enfermedades endémicas las que estarían influenciando más fuertemente el comportamiento de la mortalidad en la ciudad. PROYECTO Y CONSTRUCCIÓN DE LA CASA DE AISLAMIENTO Si bien la ciudad de Córdoba vivió desde el siglo XIX innumerables epidemias de diversa índole, el nacimiento de una Casa de Aislamiento como medida efectiva, concreta y pública ante las epidemias, el contagio y la mortalidad que estas acarrearon, recién verá la luz en 1903: no era un edificio construido para tal fin, sino una casa alquilada al efecto. Si bien existió desde 1910 un proyecto de ordenanza para la construcción de un Hospital Regional de Infecto-Contagiosos (evolución de la Casa de Aislamiento), que se concretará recién en 1918, existen diferentes consideraciones que dan cuenta de la necesidad de esta institución en el marco de la salud pública cordobesa. En 1915, la acuciante realidad de los enfermos hacia efectivo un proyecto de Ordenanza dictado el 2 de setiembre del mismo año para su construcción. Esta obra, “…llamada a llevar una exigencia perentoria de la salud pública, que vive constantemente amenazada por la falta de aislamiento de las personas atacadas de enfermedades infecto-contagiosas (…) sobre todo en el renglón de la tuberculosis…” estaba íntimamente relacionada con el crecimiento exponencial de esta enfermedad.
CONCLUSIONES

La construcción de la Casa de Aislamiento no fue una necesidad para la elite gobernante cordobesa. El predominio de las epidemias como problema sanitario y social no requería un gasto de construcción de grandes dimensiones como el que se llevo a cabo. Fue la tuberculosis la desencadenante de la decisión de construir un hospital con pabellones que permitiera el aislamiento de enfermos con un mal que debía ser tratado durante un tiempo prolongado y que requería, a su vez, una construcción con ciertas y determinadas características de carácter higiénico sanitarias de acuerdo a las pautas de la época. La construcción de la Casa de Aislamiento fue producto, entonces, de una necesidad concreta: el aislamiento de tuberculosos, enfermedad que se había conformado en el principal problema de la ciudad, de difícil solución.

[BRONSTEIN Ana Laura, CARBONETTI Adrián, Creación de la Casa de Aislamiento de la ciudad de Córdoba, Ponencia presentada en V Jornadas Municipales de Historia de Córdoba - La historia de la ciudad de Córdoba en los últimos cien años. 1906-2006, Córdoba, 11, 12 y 13 de octubre de 2006.]

2

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->